Técnica y practica del psicoanalisis Ralph R. Greenson1

September 12, 2017 | Author: Victor Cer | Category: Psychoanalysis, Sigmund Freud, Id, Hypnosis, Behavioural Sciences
Share Embed Donate


Short Description

Download Técnica y practica del psicoanalisis Ralph R. Greenson1...

Description

Las óbras clásicas sobre técnica psicoanalítica escritas por Freud, Glover, Sharpe y Fenichel, aunque excelentes, son sólo esbozos que no describen con suficiente detalle lo que el psicoanalista hace realmente cuando analiza a un paciente. El resultado es una gran diversidad de puntos de vista así como vacilación, timidez e indecisión del psicoanalista cuando se trata de revelar sus procedimientos en la práctica del psicoanálisis. Asimismo, debido a la escasa producción de comunicación pública sobre detalles de procedimiento, abundan las conversaciones privadas entre analistas dentro de pequeños grupos cerrados y consecuentemente existen muchas facciones aisladas, hecho que redunda en un aislamiento esotérico y retrasa el progreso científico. Por tal motivo, si bien este libro no eliminará las diferencias de opinión y las controversias en cuestiones técnicas, podrá ser útil como punto común de referencia al exponer sistemática y detalladamente cómo trabaja un psicoanalista cuando analiza los fenómenos psíquicos de un paciente. Técnica y práctica del psicoanálisis contribuye a estimular el debate a fondo, franco y continuo, acerca de la técnica psicoanalítica, con lo cual podrían aclararse y someterse a prueba variaciones, innovaciones y modificaciones, y determinarse su valor científico para el psicoanálisis. 1,11.F.C10 LIS .

1:(1: ■■ ;2

A.GA .=,r.

1"

•.

968 23- 915-3

wi

siglo veintiuno editores

11 11 1 9 789682 319150

técnica y práctica del psicoanálisis ralpla r. greealson

150.195 GS15

traducción de FÉLIX BLANCO

revisión técnica de

TÉCNICA Y PRÁCTICA DEL PSICOANÁLISIS

ANDRÉS MARTÍNEZ CORZOS

por RALPH R. GREENSON

)3KI

siglo veintiuno editores

>X1 siglo veintiuno editores, s.a. de c.v. CERRO DEL AGUA 248, DELEGACIÓN COYOACÁN, 04310, MEX1CO,

D.F.

siglo xxi editores argentina, s.a.

DEDICADO A MIS MAESTROS, DISCÍPULOS Y PACIENTES

LAVALLE 1834 PISO 11-A C-1048AAN, BUENOS AIRES, ARGENTINA

portada de carlos palleiro primera edición en español, 1976 decimocuarta edición en español, 2004 siglo xxi editores, s.a. de c.v. isbn 968-23-19/5.3 primera edición en inglés,1976 1976 by international universities press, inc titulo original: technrque and pracfice ofpsichoanalysis derechos reservados conforme a la ley impreso y hecho en méxico/printed and made in mexico-

1

ÍNDICE

NOTA DE LOS TRADUCTORES

13

RECONOCIMIENTOS

15

I NTRODUCCIÓN

17

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

23

1.1 La evolución histórica de la terapia psicoanalítica 1.1.1 Cambios en los procedimientos técnicos 1.1.2 Cambios en la teoría del proceso terapéutico 1.2 Conceptos teóricos esenciales para la técnica 1.2.1 La relación entre teoría y práctica 1.2.2 La teoría psicoanalítica de las neurosis 1.2.3 La metapsicología del psicoanálisis 1.2.4 La teoría de la técnica psicoanalítica 1.3 Los componentes de la técnica psicoanalítica clásica 1.3.1 La producción de material

23 24 26 30 30 32 35 40 46 46

1.3.1.1 La asociación libre, 46; 1.3.1.2 Las reacciones trasferenciales, 47; 1.3.1.3 Las resistencias, 50

1.3.2 El análisis del material del paciente 1.3.3 La alianza de trabajo 1.3.4 Los procedimientos y procesos terapéuticos no analíticos 1.4 Indicaciones y contraindicaciones de la terapia psicoanalítica: visión preliminar Lista adicional de lecturas

2.

51 58 61 64 69

LA RESISTENCIA

71

2.1 Definición elemental 2.2 La aparición clínica de la resistencia 2.2.1 El paciente calla 2.2.2 El paciente "no siente deseos de hablar" 2.2.3 Afectos que indican resistencia 2.2.4 La postura del paciente

71 72 73 74 74 75

[71

ÍNDICE

8 2.2.5 Fijación en el tiempo 2.2.6 Los acontecimientos externos o de escasa importancia 2.2.7 Evitación de temas 2.2.8 Rigideces 2.2.9 El lenguaje de la evitación 2.2.9.1 El retraso, la inasistencia y el olvido del pago, 79; 2.2.9.2 La ausencia de sueños, 79; 2.2.9.3 El paciente se aburre, 79; 2.2.9.4 El paciente tiene un secreto, BO; 2.2.9.5 La actuación [aaing out], 80; 2.2.9.6 La alegría frecuente en la consulta, 81; 2.2.9.7 El paciente no cambia, 81; 2.2.9.8 Resistencias silentes, 81

2.3 Examen histórico 2.4 La teoría de la resistencia 2.4.1 Resistencia y defensa 2.4.2 Resistencia y regresión 2.5 Clasificación de las resistencias 2.5.1 Según el origen de la resistencia 2.5.2 Según los puntos de fijación 2.5.3 Según los tipos de defensa 2.5.4 Según la categoría diagnóstica 2.5.5 Una clasificación práctica 2.6 Técnica para el análisis de las resistencias 2.6.1 Consideraciones preliminares

82 88 88 93 96 96 99 101 103 105 107 107

2.6.1.1 Dinámica de la situación de tratamiento, 109; 2.6.1.2 Cómo escucha el analista, 110

2.6.2 El reconocimiento de la resistencia 2.6.3 La confrontación, manifestación de resistencia 2.6.4 La aclaración de la resistencia 2.6.5 La interpretación de la resistencia

111 114 117 121

132

2.6.6.1 Las resistencias de las primeras sesiones, 132; 2.6.6.2 Resistencia a la resistencia, 135; 2.6.6.3 El secreto, 137

2.6.7 Desviaciones en la técnica 2.7 Reglas de la técnica relativa a la resistencia 2.7.1 Analizar la resistencia antes que el contenido, el Yo antes que el Ello, y empezar por la superficie

152 154

2.7.3.1 Resistencias menores, 154; 2.7.3.2 Pérdida de las funciones del Yo, 154

Lista adicional de lecturas

3.

157

LA TRASFERENCIA

158

3.1 Definición provisional 3.2 Cuadro clínico: características generales 3.2.1 La impropiedad 3.2.2 La intensidad 3.2.3 La ambivalencia 3.2.4 Los caprichos 3.2.5 La tenacidad 3.3 Estudio histórico 3.4 Consideraciones teóricas 3.4.1 El origen y la índole de las reacciones de trasferencia

158 162 162 163 165 166 167 169 177 177

3.4.1.1 La trasferencia y las relaciones de objeto, 178; 3.4.1.2 La trasferencia y las funciones del Yo, 180; 3.4.1.3 Trasferencia y repetición, 182; 3.4.1.4 Trasferencia y regresión, 185; 3.4.1.5 Trasferencia y resistencia, 187

3.4.2 La neurosis de trasferencia 3.5 La alianza de trabajo 3.5.1 Definición provisional 3.5.2 La literatura 3.5.3 Desarrollo de la alianza de trabajo

189 195 196 198 199

3.5.3.1 Aberraciones en la alianza de trabajo, 199; 3.5.3.2 La alianza de trabajo en el paciente analítico clásico, 206

3.5.4 Los orígenes de la alianza de trabajo

210

3.5.4.1 Las contribuciones del paciente, 210; 3.5.4.2 La contribución de la situación analítica, 211; 3.5.4.3 Las contribuciones del analista, 212

2.6.5.1 Interpretación del motivo de la resistencia, 121; 2.6.5.2 Interpretación del modo de resistencia, 127; 2.6.5.3 Recapitulación, 130

2.6.6 Problemas especiales en el análisis de resistencias

2.7.2 El paciente determina el tema de la sesión 2.7.3 Excepciones a las reglas

75 75 76 77 77

9

I NDICE

141 144

145

3.6 La verdadera relación entre paciente y analista 3.7 Clasificación clínica de las reacciones de trasferencia 3.7.1 La trasferencia positiva y la negativa

219 226 227

3.7.1.1 La trasferencia positiva, 227; 3.7.1.2 La trasferencia negativa, 234

3.7.2 Las reacciones de trasferencia y las relaciones de objeto 3.7.3 Las reacciones de trasferencia y las fases libidinales

239 241

10

ÍNDICE

3.7.4 Las reacciones de trasferencia en función de la estructura 242 3.7.5 La identificación como reacción de trasferencia 245 3.8 Las resistencias de trasferencia 248 3.8.1 La búsqueda de gratificación trasferencial 249 3.8.2 Reacciones de trasferencia defensivas 252 3.8.3 Reacciones de trasferencia generalizadas 256 3.8.4 La actuación de las reacciones de trasferencia 258 3.8.4.1 La actuación dentro del encuadre analítico, 262 3.8,4.2 La actuación fuera del análisis, 265

3.9 Técnica del análisis de la trasferencia 3.9.1 Consideraciones generales 3.9.2 La salvaguardia de la trasferencia

3.9.4 Pasos técnicos para el análisis de la trasferencia 292 3.9.4.1 Presentación de la trasferencia, 293; 3.9.4.2 Esdarecimiento de la trasferencia, 297; 3.9.4.3 Interpretación de la trasferencia, 304; 3.9.4.4 Traslaboración de las interpretaciones de la trasferencia, 310; 3.9.4.5 Adiciones, 318

320 321 324

3.10.2.1 El fin de semana es una fiesta, 324; 3.10.2.2 El fin de semana es una defección, 326; 3.10.2.3 El fin de semana y las funciones yoicas, 327; 3.10.2.4 Otras operaciones clínicas, 328; 3.10.2.5 Los problemas técnicos, 329

3.10.3 Reacciones de trasferencia intratables

330

3.10.3.1 Errores al apreciar la capacidad de trasferencia, 331; 3.10.3.2 Errores de técnica, 338

3.10.4 La cuestión del cambio de analista 3.10.5 Los candidatos en entrenamiento

345 348

Lista adicional de lecturas

349

4. LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA 4.1 Lo que el psicoanálisis requiere del paciente

4.2.2 Rasgos de personalidad y carácter del psicoa-

350 350

370

4.2.2.1 Rasgos relacionados con el entendimiento de lo inconsciente, 371; 4.2.2.2 Rasgos relacionados con la comunicación con el paciente, 374; 4.2.2.3 Rasgos relacionados con el fomento de la neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo, 378

270

279

350 352 355 355 357

4.2.1.1 Entender lo inconsciente, 357; 4.2.1.2 Comunicación con el paciente, 363; 4.2.1.3 Facilitación de la formación de la neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo, 367

267 267

3.9.3.1 Cuando es una resistencia, 279; 3.9.3.2 Cuando se alcanza un nivel óptimo de intensidad, 282; 3.9.3.3 Algunas modificaciones y elaboraciones, 285; 2.9.3.4 Cuando nuestra intervención añadirá nuevo insight, 287

3.10 Problemas especiales en el análisis de las reacciones de trasferencia 3.10.1 Crisis emocionales graves y reactuaciones peligrosas 3.10.2 La hora del lunes

4.1.1 Motivación 4.1.2 Aptitudes 4.1.3 Rasgos de personalidad y carácter 4.2 Lo que el psicoanálisis requiere del psicoanalista 4.2.1 Las destrezas que debe tener el psicoanalista

nalista

3.9.2.1 El psicoanalista como espejo, 270; 3.9.2.2 La regla de la abstinencia, 274

3.9.3 ¿Cuándo analizamos la trasferencia?

11

ÍNDICE

4.2.3 Motivaciones que requiere del analista la situa385 ción analítica 4.3 Lo que requiere el psicoanálisis del encuadre analítico 388 399 Lista adicional de lecturas BIBLIOGRAFÍA

400

NOTA DE LOS TRADUCTORES

Por tener esta obra las características de un manual hemos optado por incluir las citas de la obra de Freud de la edición más difundida hasta la fecha, con sólo escasas diferencias de paginación en reimpresiones anteriores: las Obras completas de Sigmund Freud traducidas por Luis López Ballesteros y Ramón Rey Ardid (Biblioteca Nueva 1967-68, Madrid). Sin restar nada al esfuerzo que representó para su época el paso del tiempo ha puesto de manifiesto las deficiencias de la traducción citada. Para remediarlas los editores de la obra citada han tomado soluciones de compromiso corrigiendo errores, agregando las partes faltantes y finalmente incorporando muchas de las notas de la Standard Edition. Esto ha dado recientemente otra versión en tres tomos con los trabajos ya ordenados cronológicamente y otra edición en diez tomos por los mismos editores. Esta hibridación tampoco resulta totalmente satisfactoria. En espera de la traducción definitiva (al parecer en preparación) hemos optado por lo mencionado al principio. En las citas de la obra de Freud la paginación citada primero remite a la Standard Edition of the Complete Psychological Works of Sigmund Freud. Los números en cursivas remiten a la versión en castellano citada. F.B. A.M.C.

13]

RECONOCIMIENTOS

Es imposible dar las gracias individualmente a todos aquellos que contribuyeron a hacer esta obra Considero mis maestros oficiales a todos los autores anotados en la bibliografía, y sólo deseo expresar aquí mi gratitud de un modo más ,personal. Mi padre, Joel O. Greenschpoon, doctor en medicina y médico general, fue quien me trasmitió su preocupación por y dedicación a sus pacientes y a la profesión de la medicina. Otto Fenichel, mi analista didáctico, me inspiró con su inquebrantable consagración a la enseñanza del psicoanálisis y su incorruptible honestidad. Hay un grupo pnvado que debe quedar en el anonimato por razones de discreción pero al cual debo tal vez la obligación máxima. Me refiero a mis pacientes, que me enseñaron mucho de técnica mientras me dedicaba a tratarlos. Aprendí no poco también de tantos candidatos en preparación en el Instituto de Psicoanálisis de Los Ángeles, a quienes enseñé en seminarios sobre técnica psicoanalítica durante más de veinte años. Los residentes de psiquiatría del Centro Médico UCLA, de Los Ángeles, California, también contribuyeron con su estímulo a mi enseñanza y aprendizaje del psicoanálisis. Hay algunos a quienes deseo dar las gracias individualmente, como los doctores Harma Fenichel, Milton Wexler, Lawrence Friedman, Rudolf Ekstein y Alfred Golberg, con quienes tuve muchas discusiones fructuosas a lo largo de los años sobre cuestiones técnicas. Aproveché particularmente el intercambio de ideas con bastantes colegas míos de Los Angeles que participaron en un seminario de posgraduados sobre problemas técnicos especiales, que duró año y medio, desde el otoño de 1959 hasta el verano de 1960. Fueron éstos los doctores Richard Evans, Gerald Aronson, Arthur Ourieff, William Horowitz, Jack Vatz, Samuel Futterman, Marvin Berenson, Neal Peterson, Norman Atkins y Seymour Bird. Debo asimismo reconocimiento al doctor Richard Newman, que leyó todo el manuscrito original. Nathan Leites me ayudó también mucho en la formulación de algunas definiciones, así como señalándome la importancia de muchos ejemplos clínicos. Debo un voto especial de agradecimiento a Bernard Brodie por su meticulosa labor de corrección de mis descuidos gramaticales y su purificación de mi estilo literario. Bess Kaufman contribuyó [15]

16

RECONOCIMIENTOS

también a la realización de esta tarea. Mi secretaria, de veinte años, Susan Alexander, dedicó muy largas horas a este libro aparte de las obligaciones de su cargo, a partir de la primera redacción, que se hizo en 1953. Lottie M. Newman me animó a continuar la obra en ocasión en que diversos señuelos amenazaban con apartarme de ella, y también me sirvió de experta guía y estimable redactora en las muchas fases que tuvo el libro. Finalmente, y de modo principal, quiero dar las gracias a mi esposa, Hildi, a mi hija Joan y a mi hijo, el doctor Daniel Greenson, por atender a la lectura, leer y corregir las interminables variaciones y cambios de las diferentes versiones que tuvo el manuscrito.

INTRODUCCIÓN

Es mi opinión que a pesar de las muchas dificultades que ello entraña, ha llegado la hora de hacer un texto sobre técnica psicoanalítica. Tengo la impresión de que es muy peligroso permitir que se trasmitan de palabra ambigüedades, divergencias y desviaciones de analista a analizando, de analista supervisor a candidato y de colega a colega en discusiones privadas sin ser debidamente anotadas y reconocidas por lo que son en realidad. Las obras clásicas sobre técnica escritas por Freud, Glover (1955), Sharpe (1930) y Fenichel (1941), aunque excelentes, son sólo esbozos. No describen con suficiente detalle lo que el psicoanalista hace realmente cuando analiza a un paciente. La consecuencia es, por ejemplo, que analizar una resistencia pueda significar una cosa para un analista y algo extrañamente diferente para otro, si bien cada quien estará creyendo que analiza una resistencia de acuerdo con los principios psicoanalíticos clásicos. La mesa redonda sobre "Variaciones en la técnica psicoanalítica clásica" celebrada en el 20 Congreso de la Asociación Psicoanalítica Internacional en París, en 1957, ilustró la diversidad de puntos de vista (véase Greenson et al., 1958). El cuestionario de Glover acerca de las prácticas técnicas comunes, que distribuyó a los miembros de la Sociedad Psicoanalítica Inglesa en 1938, revelaba una cantidad inesperada de puntos de desacuerdo entre los miembros, así como mucha vacilación, timidez e indecisión para revelar sus procedimientos (Glover, 1955, p. 348). La excelente reseña de Helen Tartakoff (1956) sobre libros recientes dedicados a la técnica psicoanalítica ponía de relieve el descubrimiento de que la palabra "psicoanálisis" en el título de cada una de esas obras nuevas se aplicaba con vaguedad a métodos terapéuticos muy diferentes, basados en los postulados teóricos especiales y personales del autor. Confirma esta confusión e incertidumbre el sorprendente hecho de que la Comisión de Evaluación de la Terapia Psicoanalítica, de la American Psychoanalytic Association, quedara disuelta en 1953, tras de seis años y medio de infructuosos debates cuyo objetivo era dar con una definición aceptable de la terapia psicoanalítica (Rangell, 1954). Pueden verse Fromm-Reichmann (1954) y Eissler (1956) como ejemplos [17]

18

I NTRODUCCIÓN

de opiniones muy distintas acerca del significado del psicoanálisis y la psiquiatría dinámica. Un texto sobre técnica psicoanalítica no eliminaría las diferencias de opinión o controversias en cuestiones técnicas pero podría ser útil como punto común de referencia exponiendo detallada y sistemáticamente cómo trabaja un psicoanalista cuando pretende estar analizando ciertos fenómenos psíquicos de un paciente. Debe señalarse que si bien se produce poca comunicación pública sobre detalles de procedimiento, sí hay muchas conversaciones. privadas entre analistas dentro de pequeños grupos cerrados. La consecuencia es que existen muchas facciones aisladas, hecho que redunda en un aislamiento esotérico y retrasa el progreso científico (Glover, 1955, p. 261).

Los que desean proponer innovaciones o modificaciones de procedimiento no suelen hablar con quienes sostienen un punto de vista más tradicional. Tienden a formar camarillas y a trabajar clandestinamente, o por lo menos apartados de la corriente principal del pensamiento analítico. Por consiguiente, es probable que los innovadores pierdan el contacto con aquellos grupos del psicoanálisis que podrían ayudarles a validar, aclarar o enmendar sus ideas nuevas. Los innovadores solitarios tienen tendencia a convertirse en "analistas silvestres", mientras que los conservadores, por su propia insularidad, propenden a la ortodoxia rígida. En lugar de influir unos en otros de modo constructivo, van cada quien por su camino como enemigos, ciegos a cualquier beneficio que pudiera haberles valido el debate franco y continuo. La razón más importante que existe para mantener una tribuna libre sobre técnica psicoanalítica es la necesidad de poner al estudioso serio en contacto con otras técnicas, aparte de las propias de su analista personal y de sus analistas supervisores. Una enorme desventaja de aprender la técnica en unas cuantas fuentes nada más, es el aumento de la probabilidad de que el candidato en preparación conserve ciertos sentimientos y actitudes trasferenciales neuróticos para con sus maestros que les dificultarán descubrir la técnica más apropiada a su personalidad y su orientación teórica. No es raro hallar psicoanalistas jóvenes que llevan el sello inconfundible de su analista personal a tal grado que se asemeja a la servil imitación observada en los adolescentes. Por otra parte, el graduado reciente que se enfrenta a su analista didáctico también puede enmarañarse en una neurosis de trasferencia insoluta. Glover (1955, p. 262) denominaba tales reacciones "trasferencias de entrenamiento" y subrayaba sus efectos perturbadores en el psicoanalista inexperto.

Es un hecho impresionante que los fundamentos de la técnica psi-

INTRODUCCIÓN

19

coanalítica expuestos por Freud en cinco breves trabajos hará unos cincuenta años sirvan todavía de base para la práctica del psicoanálisis (Freud, 1912a, 1912b, 1913b, 1914c, 1915a). Ningún cambio o progreso reconocidos se ha impuesto en la técnica psicoanalítica corriente. Esto es en parte un tributo al genio de Freud, que reconoció muy pronto y con mucha claridad lo que era esencial en la terapia psicoanalítica. Pero hay otras razones para esa falta de progreso. Parece ser un factor decisivo la complicada relación emocional entre el que estudia el psicoanálisis y sus maestros, relación que es consecuencia inevitable de los métodos empleados en la enseñanza del psicoanálisis (Kairys, 1964; Greenacre, 1966a). El análisis didáctico que se lleva a cabo como parte del programa de formación profesional deja un residuo considerable de reacciones trasferenciales que restringen y tuercen el desarrollo del estudiante en el campo del psicoanálisis. Cuando un analista intenta realizar una terapia psicoanalítica con fines didácticos, complica su relación con el paciente asumiendo inconscientemente la responsabilidad de los progresos profesionales del estudiante. Inevitablemente pierde así parte de su incógnito acostumbrado, escinde las motivaciones del paciente y aumenta la tendencia del candidato a la dependencia, las identificaciones, la sumisión y el comportamiento seudonormal. Además, el mismo analista se vuelve parcial, por lo general sin saberlo ni quererlo, en una situación de triángulo compuesta por el estudiante, el instituto psicoanalítico y el analista didáctico. Una de las consecuencias secundarias de los problemas trasferencia-

les y contratrasferenciales no resueltos es la renuencia que tienen los psicoanalistas a revelar francamente a sus colegas cómo operan en la realidad. Este estado de cosas pudo haber influido en el mismo Freud, quien, según iones (1955, pp. 230-1) con frecuencia hablaba de su intención de redactar una exposición sistemática de técnica psicoanalítica, pero nunca lo hizo. Strachey (1958) da a entender que la ausencia de todo examen a fondo de la contratrasferencia en las obras de Freud podría confirmar esta suposición. La renuencia de los psicoanalistas a exponer sus métodos de práctica procede en parte de otra fuente, también relacionada con esto. La labor del psicoanalista depende de muchos procesos íntimos y personales que se producen en su interior (Greenson, 1966). La consecuencia es un sentimiento de vulnerabilidad y falta de protección al revelar cómo analiza uno. Como buena parte del material del paciente es altamente instintualizado y evocativo, y como el entendimiento analítico de un paciente depende de una intimidad empática especial con su in-

20

I NTRODUCCIÓN

terior, pueden producirse reacciones de vergüenza, hostilidad o temor cuando se necesita descubrir esta situación. En consecuencia, no es raro hallar entre los psicoanalistas alguna variedad de miedo al público, exhibicionismo o combinaciones de ambos. Del hecho de que tantos analistas se abstengan de examinar públicamente lo que hacen en su consulta se deduce el que el psicoanalista sea particularmente propenso a caer en una de estas dos posiciones extremas: ortodoxia o sectarismo. La profesión del psicoanálisis es solitaria y uno se siente confortado de pertenecer a un grupo, pero esto bloquea y obstaculiza el progreso científico y favorece el conformismo. En la soledad de la práctica psicoanalítica hay otro riesgo vocacional: la ausencia, en general, de otro observador, de formación analítica también, que vea el desarrollo de la situación analítica. La opinión que tiene el analista de su labor no es enteramente merecedora de confianza y suele deformarse en alguna dirección idealizada. No quiere decir que sería preferible tener observadores o auditores, porque creo que su presencia, aun invisible, deformaría la situación analítica. (Otros autores, en particular Merton M. Gill, han manifestado opiniones diferentes.) Lo que quiero decir es que el psicoanalista, trabajando solo con su paciente y al abrigo del escrutinio de sus pares, está predispuesto a una actitud tendenciosa y poco crítica respecto de su propia técnica. Cuando uno describe con cierto detalle lo que hace en su labor psicoanalítica, no sólo revela buena parte de su implicación afectiva íntima con el paciente sino también, en general, mucho de su propia vida personal. El instrumento singular y más importante de trabajo del psicoanalista es la actividad de su propia mente preconsciente e inconsciente. Es inevitable que si ha de ponerse a contar cómo y por qué abordó tal situación en el análisis se vea obligado a revelar bastante de sus fantasías, sus ideas, los rasgos de su carácter, etc. La humildad y la actitud defensiva ordinarias le harán propenso a evitar la revelación innecesaria de su ser íntimo. Tal vez un libro que describa la práctica de la terapia psicoanalítica clásica contribuya a estimular el debate'a fondo, franco y continuo acerca de la técnica psicoanalítica. Podrían así aclararse y someterse a prueba variaciones, innovaciones y modificaciones y se determinaría su valor científico para el psicoanálisis, amén de favorecer el progreso de la técnica psicoanalítica. Tenía yo la intención de escribir estos volúmenes enfocando los problemas de técnica por orden cronológico, según se presentan en el cur-

INTRODUCCIÓN

21

so de la terapia psicoanalítica. Había planeado empezar por las entrevistas iniciales, la transición hacia el diván, las primeras horas analíticas, etc. Pronto comprendí que resultaría imposible hablar en forma inteligible, yendo a lo hondo y detalladamente, acerca de cualquier problema técnico sin el cabal entendimiento de la resistencia y la trasferencia. Comprendí además que el estudiante saldría beneficiado con algún breve esbozo de ciertos conceptos básicos de teoría y técnica psicoanalíticas que constituirían una orientación preliminar. Por eso estos volúmenes están organizados de modo tal que, después de un estudio introductorio, el primer tomo empieza con los capítulos dedicados a la resistencia y la trasferencia, bases de la técnica psicoanalítica. El último capítulo de este tomo está dedicado a la situación psicoanalítica. Se incluye ahí porque ofrece una visión general de la compleja interrelación entre los diferentes procedimientos y procesos que se desarrollan en el paciente y el psicoanalista. (Véase para el detalle el índice.) El segundo tomo estará organizado de acuerdo con lineamientos más cronológicos. Está dispuesto el texto de modo que cada capítulo técnico empiece con una definición preliminar, ilustrada por ejemplos clínicos sencillos. Viene después un breve examen de la literatura y la teoría, para pasar a continuación a las consideraciones prácticas y técnicas. A todo lo largo de los volúmenes hay referencias bibliográficas a las obras más importantes sobre la materia objeto del estudio. Siempre que hay muchas referencias bibliográficas a un tema escogido, las he anotado al final del capítulo correspondiente con su encabezado específico en una lista adicional de lecturas. Lo he hecho así para evitar la interferencia que produce la lectura del material de listas bibliográficas largas. Al final del libro hay una amplia bibliografía.

1 ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

1.1 LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA TERAPIA PSICOANALÍTICA

Un modo de captar lo esencial de la terapia psicoanalítica es echar una ojeada a su evolución histórica y apuntar los cambios principales que ha habido en los procedimientos técnicos y los procesos terapéuticos. A continuación damos un resumen selectivo de los puntos más importantes al respecto que se hallan en las obras de Freud. A su debido tiempo se verá en el texto una investigación más detallada de cada tema, incluso las contribuciones de los demás. Esclarezcamos la terminología. Empleo la expresión procedimiento técnico para referirme a una medida, un instrumento, un modo de obrar, unos medios a que recurren el terapeuta o el paciente con el fin de favorecer los procesos terapéuticos. La hipnosis, la sugestión, la asociación libre y la interpretación son ejemplos de procedimientos técnicos. Un proceso terapéutico es una serie interrelacionada de sucesos psíquicos dentro del paciente, una continuidad de fuerzas y actos psíquicos que tienen un fin o efecto reparador. Suelen provocarse por los procedimientos técnicos. La abreacción, la recuperación de recuerdos y el insight son procesos terapéuticos. (Véase E. Bibring [1954] para un enfoque metodológico semejante pero más amplio.) La técnica psicoanalítica no se descubrió ni inventó de repente, sino que se fue haciendo poco a poco, a medida que Freud se esforzaba en

24

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

gador científico (Jones, 1953, p. 348; 1955, capítulo 16). Tuvo la audacia y el talento de explorar nuevas regiones del pensamiento con vigor y capacidad creadora. Cuando se veía errado, tenía la humildad de cambiar de técnica y de teoría. Una lectura atenta de los trabajos técnicos y clínicos de Freud revela que sus cambios de técnica no fueron abruptos ni totales. Se puede observar un desplazamiento del interés principal o un cambio en el orden de importancia atribuido a determinado procedimiento o a un proceso terapéutico. De todos modos, es posible delinear diferentes fases en el desarrollo de los procedimientos técnicos y en la teoría del proceso terapéutico. El mismo Freud describió brevemente tres fases, pero esto fue antes de llegar a un punto de vista estructural (1914c).

1.1

.1

CAMBIOS EN LOS PROCEDIMIENTOS TÉCNICOS

Aunque Freud había oído a Breuer hablar del caso de Anna O. en 1882 y había estudiado la hipnosis con Charcot, de octubre de 1885 a febrero de 1886, se limitó a emplear los métodos terapéuticos acostumbrados en la época en que empezó a practicar. Durante unos veinte meses aplicó la estimulación eléctrica, la hidroterapia, el masaje, etc. (Dones, 1953, capítulo 12). Descontento de los resultados, empezó a emplear la hipnosis en diciembre de 1887, según parece con la intención de hacer desaparecer los síntomas del paciente. El caso de Emmy von N., tratada en 1889, es significativo porque en él empleó por primera vez Freud la hipnosis con fines catárticos. Su método terapéutico consistió en hipnotizar a la paciente y ordenarle que hablara del origen de cada uno de sus síntomas. Le preguntó qué la había asustado, hecho vomitar o desconcertado, cuándo había sucedido el caso, etc. La paciente respondió sacando una serie de recuerdos, acompañada a veces de una gran cantidad de afecto. Al final de algunas sesiones Freud sugería que la paciente olvidara los inquietantes recuerdos emergidos. Para 1892 comprendió Freud que su capacidad de hipnotizar pacientes era muy limitada y hubo de decidirse a elegir entre abandonar el tratamiento catártico o intentarlo sin llegar al estado de sonambulismo (Breuer y Freud, 1893-5, p. 108). Para justificar este modo de proceder recordó que Bernheim había demostrado cómo se podía lograr que los pacientes recordaran acontecimientos mediante la sugestión en estado de vigilia (p. 109). Por eso se basó Freud en la suposición de que sus pacientes sabían cuanto tenía una importancia patógena y que sólo se

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA TERAPIA PSICOANALÍTICA

25

trataba de hacer que se lo comunicaran. Mandaba a sus pacientes acostarse, cerrar los ojos y concentrarse. Aplicaba presión en la frente en momentos dados e insistía en que aparecieran los recuerdos (p. 270). Elisabeth von R. (1892) fue la primera paciente que Freud trató por completo mediante la sugestión en estado de vigilia. Para 1896 había abandonado por completo la hipnosis.' Es menos seguro cuándo renunció a la sugestión como principal instrumento terapéutico. De todos modos, para 1896 había ya terminado la esencial obra sobre La interpretación de los sueños, aunque no se publicó hasta 1900. Parece plausible suponer que la capacidad de entender la estructura y el sentido del sueño incrementara su destreza interpretativa. Por consiguiente, Freud pudo confiar cada vez en la producción espontánea de material por parte de sus pacientes. Por medio de las interpretaciones y construcciones podía llegar hasta los recuerdos reprimidos. No se tiene la fecha exacta del descubrimiento del método de asociación libre. Según parece se fue formando entre 1892 y 1896, purificándose gradualmente de la hipnosis, la sugestión, los apremios e interrogatorios que lo acompañaron al principio (Jones, 1953, pp. 242-244. Ya hay indicios de ello en 1889 en el caso de Emmy von N., Breuer y Freud, 1893-5, p. 56). Describe Jones una ocasión histórica en que Freud estaba apremiando a preguntas a Elisabeth von R. y ella le reprochó que interrumpía el curso de sus pensamientos. Freud tuvo la modestia de aceptar esta indicación y así el método de asociación libre adquirió una importancia mucho mayor. Explicaba Freud que al renunciar a la hipnosis y la sugestión le faltaba el ensanchamiento de la conciencia que había proporcionado al analista recuerdos y fantasías patógenos. La asociación libre era un sustituto completamente satisfactorio porque dejaba que los pensamientos involuntarios del paciente entraran en la situación del tratamiento. He aquí cómo describe Freud este método: "Actualmente trata a sus enfermos sin someterlos a influencia personal ninguna, haciéndoles adoptar simplemente una postura cómoda sobre un diván y situándose él a su espalda, fuera del alcance de su vista. No les pide tampoco que cierren sus ojos, y evita todo contacto, así como cualquier otro manejo que pudiera recordar la hipnosis. Una tal sesión trascurre, pues, como un diálogo entre dos personas igualmente dueñas de sí, una de las cuales evita simplemente todo esfuerzo muscular y toda impresión sensorial que pudiera distraerla y perturbar la concentración de su atención sobre su propia actividad anímica... Para apoderarse de estas ocurren1

Véase nota de Strachey y Standard Edition, 2:111.

26

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

cias, Freud invita a sus pacientes a comunicarle todo aquello que acuda a su pensamiento, aunque lo juzgue secundario, impertinente o incoherente" (1904, pp. 250-1; 393-4). El procedimiento de la asociación libre se hizo conocido como la regla básica o fundamental del psicoanálisis (Freud, 1912a, p. 107; 417). La asociación libre ha seguido siendo el método básico y exclusivo de comunicación para los pacientes en tratamiento psicoanalítico. Y la interpretación es todavía el instrumento decisivo y definitivo del psicoanalista. Estos dos procedimientos técnicos imprimen a la terapia psicoanalítica su sello distintivo. Otros medios de comunicación se dan también en el curso de la terapia psicoanalítica pero son asociados, preparatorios o secundarios y no lo característico del psicoanálisis. Estudiaremos este punto en la sección 1.3.4. 1.1.2

CAMBIOS EN LA TEORÍA DEL PROCESO TERAPÉUTICO

Los Estudios sobre la histeria (1893-5) pueden considerarse el comienzo del psicoanálisis. En ellos podemos discernir cómo se afanaba Freud por descubrir lo esencial en el proceso terapéutico del tratamiento de la histeria. Es impresionante observar que algunos de los fenómenos que describió Freud entonces se han convertido en la base de la teoría de la terapia psicoanalítica. Es característico de Freud que empezara luchando por superar algunos obstáculos a su enfoque terapéutico sólo para descubrir después que aquellos obstáculos tenían una importancia capital para la comprensión de la neurosis del paciente y del proceso terapéutico. La perseverancia y la flexibilidad de Freud le permitieron triunfar sobre diversos tipos de obstáculos y así llegó a descubrir el psicoanálisis. En la Comunicación Preliminar (1893), Breuer y Freud (1893-5) sostenían que "los distintos síntomas histéricos desaparecían inmediata y definitivamente en cuanto se conseguía despertar con toda claridad el recuerdo del proceso provocador, y con él el afecto concomitante, y describía el paciente con el mayor detalle posible dicho proceso dando expresión verbal al afecto" (p. 6; 27). Creían que sólo por la abreacción podía un paciente lograr cabalmente un efecto "catártico" y liberarse así del síntoma histérico. Según ellos, aquellas experiencias estaban fuera de la memoria de la paciente en condiciones normales y sólo se podía llegar a ellas por la hipnosis. Las ideas patógenas habían persistido con tanta vivacidad y fuerza afectiva por no haber seguido el proceso normal de desgaste. Entonces, ellos estaban habiéndoselas con afectos en estado de "estancamien-

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA TERAPIA PSICOANALÍTICA

27

to" (p. 17; 32). La descarga de los afectos estancados privaría de su fuerza al recuerdo patógeno y los síntomas desaparecerían. En este punto de la historia del psicoanálisis se consideraba que los procesos terapéuticos eran la abreacción y el recuerdo, con preferencia por la abreacción. Se hipnotizaba al paciente y se trataba de hacerle recordar el hecho traumático porque entonces tendría una experiencia catártica y curativa. Anna O., a quien Breuer tratara en 1882, tenía trances hipnóticos espontáneos en que revivía espontáneamente sucesos traumáticos pasados. Después de reponerse del estado de sonambulismo se sentía aliviada. Las experiencias de Anna O. prepararon así el camino para el método de la terapia catártica. Ella lo llamaba "talking cure" o "chimney sweeping" (p. 30).* Freud iba comprendiendo más y más que dentro de la paciente había una fuerza que se oponía al tratamiento. Cristalizó ese convencimiento en el caso de Elisabeth von R., a quien no podía hipnotizar y que se negaba a comunicarle algunos de sus pensamientos, pese a los apremios de él (p. 154; 89). Así llegó a la conclusión de que aquella fuerza, que era una resistencia al tratamiento, era la misma que impedía a las ideas patógenas hacerse conscientes (p. 268; 110). El fin era defensivo. "El 'no saber' de las pacientes histéricas era en realidad un `no querer saber' " (pp. 269-70; 110-1). La tarea del terapeuta, para Freud, consistía en vencer esa resistencia, y lo hacía mediante el "apremio", presionando, apretando la frente, interrogando, etcétera. Reconocía Freud que la influencia personal del médico podía tener gran valor y proponía que el terapeuta hiciera de elucidador, de maestro y de padre confesor (p. 282; 118). Pero también comprendía que en ciertas condiciones la relación del paciente con el médico podía quedar "perturbada", y ese factor convertía la relación en "el obstáculo más grave que puede oponerse a nuestra labor" (p. 301; 127). Esto puede suceder si la paciente se siente desatendida, si se hace sexualmente dependiente o si trasfiere a la figura del médico las penosas ideas del contenido del análisis (p. 302; 128). Se trataba esto haciéndolo consciente y siguiendo su huella hasta el momento del tratamiento en que apareciera, y entonces se intentaba persuadir a la paciente de que prosiguiera su comunicación a pesar de esos sentimientos (p. 304; 129). Así descubrió Freud los fenómenos de resistencia y trasferencia, pero en lo esencial los consideraba obstáculos para su labor. El objetivo principal era conseguir la abreacción afectiva y recobrar los recuerdos * En inglés en el original. El reporte de Breuer sobre el caso Anna O. no está incluido en la versión española aquí utilizada [T.].

28

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

traumáticos. Las reacciones de trasferencia y las resistencias tenían que evitarse o superarse. En los Estudios sobre la histeria Freud intentó enfocar sus esfuerzos terapéuticos sobre los síntomas individuales de la paciente. Comprendía que esta forma de terapia era sintomática y no causal (p. 262; 107). En el caso de Dora, publicado en 1905 pero escrito en 1901, Freud declaraba que la técnica psicoanalítica había sido revolucionada totalmente (1905a, p. 12; 603). Ya no trataba de hacer desaparecer los síntomas uno por uno. Este método le pareció totalmente inadecuado para la complicada estructura de una neurosis. Ahora dejaba a la paciente que escogiera el tema de la sesión y empezaba a trabajar con cualquier superficie del inconsciente que la paciente presentara en ese momento. Freud parece haber comprendido que un proceso terapéutico no podía efectuarse en una sola operación porque los síntomas neuróticos tenían múltiples causas. Si bien había ya reconocido el principio de la sobredeterminación en sus Estudios sobre la histeria (pp. 173-4; 99) sólo en su trabajo "El método psicoanalítico de Freud", publicado en 1904, lo expuso explícitamente. Declaraba en ese ensayo que el cambio de técnica, de la hipnosis y la sugestión a la asociación libre, condujo a nuevos descubrimientos que "acabaron por imponer una concepción distinta aunque no contradictoria, de la labor terapéutica" (p. 250; 393). La hipnosis y la sugestión ocultan las resistencias y obstruyen la visión que el médico tiene de las fuerzas psíquicas. Evadiendo las resistencias uno sólo puede obtener información incompleta y un éxito terapéutico transitorio. La tarea terapéutica consiste en vencer las resistencias, anular las represiones.., y entonces se colman las lagunas de la memoria. Creo que vemos aquí un cambio en la teoría del proceso terapéutico, de la importancia dominante de la abreacción de los afectos a la superación de la amnesia. Esto no contradice el hecho de que la abreacción tiene un efecto terapéutico. Al favorecer la descarga de tensiones emocionales, se procura al paciente una sensación temporal de alivio. Además, la catarsis es válida porque la descarga emocional reduce la cantidad de afecto y las cantidades pequeñas de afecto son más fáciles de tratar. Más importante es el hecho de que la verbalización que acompaña a la descarga de emociones e impulsos hace posible estudiarlos, más claramente. Pero la catarsis no es ya un objetivo último de la terapia. Creo que es a esto a lo que aludía Freud en su declaración arriba citada de "diferente aunque no contradictoria". Ahora había mayor interés por volver consciente lo inconsciente, suprimir la amnesia y recobrar los recuerdos perdidos. La resistencia se convirtió en una piedra angular de la teoría psicoanalítica y se relacio-

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA TERAPIA PSICOANALÍTICA

29

naba con las fuerzas que habían producido la represión. El analista aplicaba el arte de la interpretación para vencer las resistencias. En el caso de Dora (1905a), Freud puso de relieve por primera vez el papel capital de la trasferencia. "La trasferencia, destinada a ser el mayor obstáculo del psicoanalista, se convierte en su más poderoso auxiliar cuando el médico consigue adivinarla y traducírsela al enfermo" (p. 117; 665). En el post scriptum a este caso describía Freud cómo la paciente había interrumpido el tratamiento por no haber podido analizar los múltiples elementos de trasferencia que interferían en la situación del tratamiento. En el trabajo sobre "La dinámica de la trasferencia" (1912a) describía la relación entre trasferencia y resistencia, la trasferencia positiva y la negativa y la ambivalencia de las reacciones de trasferencia. Merece ser citada una parte de un parágrafo porque declara perfectamente la nueva orientación terapéutica de Freud. "Esta lucha entre el médico y el paciente, entre el intelecto y el instinto, entre el conocimiento y la acción, se desarrolla casi por entero en el terreno de los fenómenos de trasferencia. En este terreno ha de ser conseguida la victoria, cuya manifestación será la curación de la neurosis. Es innegable que el vencimiento de los fenómenos de la trasferencia ofrece al psicoanalista máxima dificultad; pero no debe olvidarse que precisamente estos fenómenos nos prestan el inestimable servicio de hacer actuales y manifiestos los impulsos eróticos ocultos y olvidados de los enfermos, pues, en fin de cuentas nadie puede ser vencido in absentia o in effigie" (p. 108; 418). A partir de 1912, el análisis constante de la trasferencia y la resistencia se convirtió en el elemento central del proceso terapéutico. Posteriormente aquel mismo año ponía Freud en guardia contra las satisfacciones de la trasferencia y aconsejaba que el psicoanalista fuera para sus pacientes como un espejo y conservara su carácter anónimo (1912b, p. 118; 422). En su trabajo "Recuerdo, repetición y elaboración" (1914c) describía el problema especial de actuar en relación con la trasferencia y la resistencia y lo relacionaba con una compulsión de repetir. También empleó el término de "neurosis de trasferencia" para denotar que durante el psicoanálisis el paciente remplaza sus neurosis ordinarias por su implicación con el analista. Esto se amplifica en el capítulo XXVIII* en la "Introducción al psicoanálisis" (1916-7, pp. 454-5; 385-6). En este capítulo se añade algo nuevo al estudio de los procesos terapéuticos cuando menciona Freud que una alteración del Yo es posible al analizar la trasferencia (p. 455; 386). Decía que la labor de interpre• Apartado M de la versión española [T.1.

30

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

tación, que trasforma lo inconsciente en consciente, ensancha el Yo a costa del inconsciente. En El yo y el ello (1923b) expresaba esta idea de modo muy sucinto: "El psicoanálisis es un instrumento que ha de facilitar al Yo la progresiva conquista del Ello" (p. 56; 29). En 1933 escribía Freud que los efectos terapéuticos del psicoanálisis están destinados a "robustecer al Yo, hacerlo más independiente del Superyó, ampliar su campo de percepción y desarrollar su organización, de manera que pueda apropiarse de nuevas partes del Ello. Donde era Ello, ha de ser Yo" (p. 80; 916). De nuevo en "Análisis terminable e interminable" (1937a) afirma Freud que "el papel del psicoanálisis es lograr las condiciones psicológicas mejores posibles para las funciones del Yo; con esto habrá cumplido su tarea" (p. 250; 570). Si examinamos los acontecimientos históricos en los principales procedimientos y procesos de la terapia psicoanalítica podemos observar que se ha renunciado a la hipnosis pero se han conservado todos los demás elementos, aunque con un papel muy diferente en la jerarquía terapéutica (Loewald, 1955). La sugestión no se utiliza para obtener recuerdos y no es ya un recurso principal en el psicoanálisis. Puede utilizarse como una medida temporal de sostén, cuya necesidad tendremos que analizar definitivamente. (Veremos esto en la sección 1.3.4.) La abreacción no se considera ya un fin terapéutico pero es válida de otros modos. El analista sigue intentando atravesar la barrera de la conciencia, pero se sirve de la asociación libre, el análisis de los sueños y la interpretación. El campo principal de la labor analítica es el de la trasferencia y la resistencia. Esperamos hacer consciente lo inconsciente, recobrar recuerdos arrinconados y superar la amnesia infantil. Pero ni siquiera esto es conceptualizado como un objetivo último. El fin del psicoanálisis es en definitiva aumentar la fuerza relativa del Yo respecto del Superyó, el Ello y el mundo exterior.

1.2

1.2.1

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

LA RELACIÓN ENTRE TEORÍA Y PRÁCTICA

Antes de que podamos pasar a un examen más completo y sistemático de los procedimientos y procesos terapéuticos convendría revisar brevemente algunos de los conceptos teóricos básicos del punto de vista psicoanalítico. Hay una relación de reciprocidad entre teoría y prácti-

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA

TÉCNICA

31

ca. Los descubrimientos clínicos pueden conducir a nuevas formulaciones teóricas, que a su vez pueden agudizar nuestra perceptividad y técnica de modo que se logren nuevos conocimientos clínicos. La inversa es también cierta. La técnica defectuosa puede provocar deformaciones en los descubrimientos clínicos, que a su vez pueden conducir a conceptos teóricos erróneos. Siempre que hay falta de integración entre teoría y técnica es probable que salgan perjudicadas ambas (Hartmann, 1951, p. 143). Por ejemplo, podemos tratar más eficazmente una resistencia si tenemos conciencia de las múltiples funciones de resistencia, su relación con las defensas en general, así como su fin en un caso particular. Hay analistas que tienden a separar su conocimiento práctico del teórico. Algunos lo hacen siguiendo al paciente a la deriva hasta que algún fragmento del material del paciente resulta comprensible, y entonces se lo comunican al paciente sin discernir. Abusan de la idea de que la mente inconsciente del analista y su empatía son sus instrumentos más valiosos para la terapia y desdeñan la necesidad de realizar alguna operación intelectual con los datos que puedan haber obtenido. La consecuencia es que no tienen una visión general del paciente, no reconstruyen grandes porciones de su vida y sólo les queda una colección de apreciaciones intuitivas. Los errores en la otra dirección son igualmente graves: hay analistas que formulan teorías con demasiada rapidez basándose en unos cuantos datos clínicos. Para ellos, la experiencia del análisis se convierte en un certamen mental o un ejercicio intelectual. Esos analistas evitan la implicación instintual o emocional con sus pacientes, olvidan la intuición y la empatía y se convierten en recolectores de datos o distribuidores de interpretaciones. La terapia psicoanalítica impone al psicoanalista fuertes y contradictorias exigencias. Tiene que atender al material de su paciente y dejar que sus propias fantasías asociativas y recuerdos funcionen libremente; pero tiene que escudriñar y exponer a sus facultades intelectuales los conocimientos así obtenidos antes de poder trasmitírselos sin peligro al paciente (Ferenczi, 1919a, p. 189). La capacidad de dejarse uno asociar libremente se adquiere con la experiencia del analista que fue exitosamente analizado. Para emplear efectivamente el saber teórico en la práctica hay que dominarlo primero intelectualmente; también tiene que ser accesible cuando se le necesite sin dominar las destrezas clínicas. Si la labor del psicoanalista ha de seguir siendo una disciplina científica, es imperativo que él conserve la facultad de oscilar entre el empleo de la empatía y la intuición por una parte y sus conocimientos teóricos por la otra (Fenichel, 1941, pp. 1-5; Kohut, 1959).

32

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

En los primeros años del psicoanálisis, la mayoría de los progresos se debieron a descubrimientos clínicos. Pero en años recientes parece haber un rezago por la parte de la técnica. Cuando Freud descubrió la capital importancia que tenía analizar sistemáticamente las resistencias de sus pacientes, faltaban unos veinte años para el descubrimiento de las implicaciones de este procedimiento para el Yo. Hoy parece que sabemos mucho más acerca de las funciones del Yo que lo que podemos aplicar directamente a nuestra técnica (Hartmann, 1951). Pero creo que nuestra mayor esperanza de progresar en la técnica está en la mejor integración de los conocimientos clínicos, técnicos y teóricos. 1.2.2

LA TEORÍA PSICOANALÍTICA DE LAS NEUROSIS

La teoría y la técnica del psicoanálisis se basan esencialmente en datos clínicos procedentes del estudio de las neurosis. Aunque en años recientes ha habido tendencia a ampliar el campo de la investigación para hacerle abarcar la psicología normal, las psicosis, los problemas sociológicos e históricos, nuestro conocimiento de esas regiones no ha avanzado tanto como nuestra comprensión de las psiconeurosis (A. Freud, 1954a; Stone, 1954b). Los datos clínicos relativos a las neurosis todavía constituyen el material original más seguro para la formulación de la teoría psicoanalítica. Para comprender la teoría de la técnica psicoanalítica es necesario que el lector tenga un conocimiento práctico de la teoría psicoanalítica de la neurosis. La Introducción al psicoanálisis (1916-7) de Freud y los textos de Nunberg (1932), Fenichel (1945a) y Waelder (1960) son magníficas fuentes condensadas. Aquí sólo podré. esbozar los que me han parecido ser los conceptos teóricos más importantes necesarios para el entendimiento de la técnica. El psicoanálisis afirma que las psiconeurosis se basan en el conflicto neurótico. Este conflicto ocasiona una obstrucción en la descarga de las pulsiones instintivas que se producen en un estado de represión. El Yo se va haciendo menos capaz de manejar las tensiones en aumento y llega un momento en que es vencido por ellas. Las descargas involuntarias se manifiestan clínicamente como síntomas de la psiconeurosis. La expresión "conflicto neurótico" se emplea en singular aunque siempre hay más de un conflicto importante. Por costumbre y comodidad nos referimos a un solo conflicto (Colby, 1951, p. 6). Un conflicto neurótico es un conflicto inconsciente entre un impulso del Ello que busca su descarga y una defensa del Yo que impide la descarga directa del impulso o su acceso a la conciencia. A veces, el mate-

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

33

rial clínico puede revelar un conflicto entre dos exigencias instintivas, por ejemplo, la actitud heterosexual puede emplearse para soslayar deseos homosexuales. El análisis revelará que en tal caso la actividad heterosexual se emplea con fines de defensa para evitar los dolorosos sentimientos de culpabilidad y vergüenza. La heterosexualidad, en este ejemplo, está satisfaciendo una exigencia del Yo y oponiéndose a un impulso instintivo más prohibido: la homosexualidad. Por eso es todavía válida la formulación de que un conflicto neurótico es un conflicto entre el Ello y el Yo. El mundo exterior todavía desempeña un papel importante en la formación de neurosis, pero aquí también tiene que sentirse el conflicto como un conflicto interno entre el Yo y el Ello para que se suscite un conflicto neurótico. El mundo que nos rodea puede movilizar tentaciones instintuales, y tal vez haya que evitar situaciones porque presentan el peligro de alguna suerte de castigo. Entonces tendremos que habérnoslas con un conflicto neurótico si la tentación instintual o el peligro ha de quedar fuera de la conciencia. Un conflicto con la realidad exterior se ha convertido en un conflicto entre el Ello y el Yo. El Superyó desempeña un papel más complicado en el conflicto neurótico. Puede entrar en el conflicto por el lado del Yo o el del Ello o por ambos. El Superyó es la instancia que hace parecer prohibido el impulso instintivo al Yo. Es el Superyó el que hace al Yo sentirse culpable aun de las descargas simbólicas y desfiguradas, y así se sienten de modo consciente como esencialmente dolorosas. El Superyó también puede intervenir en el conflicto neurótico haciéndose regresivamente reinstintualizado, de modo que los reproches que uno se hace adquieren una cualidad semejante a la de una pulsión. El paciente abrumado por la culpabilidad puede entonces verse orillado a situaciones que siempre acaban siendo dolorosas. Todas las partes del aparato psíquico participan en la formación de síntomas neuróticos (véase Fenichel, 1941, capítulo fi; 1945a, capítulos vii, Waelder, 1960, pp. 35-47, la lista adicional de lecturas). El Ello nunca deja de buscar su descarga, y sus impulsos tratan de lograr una satisfacción parcial mediante algunas evacuaciones derivativas y regresivas. El Yo, para calmar las exigencias del Superyó tiene que desfigurar incluso esos derivados instintuales para que aparezcan de alguna forma disimulada, cuyo carácter de instinto apenas sea reconocible. El Superyó hace entonces que el Yo se sienta de todos modos culpable y la actividad instintiva desfigurada ocasiona dolor de muchos modos. Se siente como castigo y no como satisfacción. El factor clave para entender el resultado patógeno del conflicto

34

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

neurótico es la necesidad que el Yo tiene de gastar constantemente sus energías para tratar de impedir a los peligrosos impulsos el acceso a la conciencia y la motilidad. En última instancia, esto produce una insuficiencia relativa del Yo y los derivados del conflicto neurótico original abrumarán el Yo empobrecido y penetrarán en la conciencia y el comportamiento. Desde este punto de vista pueden entenderse las psiconeurosis como neurosis traumáticas relativas (Fenichel, 1945a, capítulos vil, vIII). Un estímulo relativamente inocuo puede remover, algún i mpulso del Ello, relacionado quizá con el depósito instintual acumulado. El Yo empobrecido es incapaz de seguir con su labor defensiva y se ve invadido a tal grado que debe permitir alguna descarga instintiva, si bien ésta también desfigurada y disimulada. Estas descargas involuntarias desfiguradas y disimuladas se manifiestan clínicamente como los síntomas de la psiconeurosis. Ilustremos esto con un ejemplo clínico relativamente sencillo. Hace unos años, una dama joven, la señora A, se presentó a consulta acompañada de su marido. Se quejaba de no poder dejar la casa sola y únicamente se sentía segura con su esposo. Se quejaba además de temor a desmayarse, temor a los vértigos y temor a volverse incontinente. Los síntomas de la señora A se habían presentado súbitamente hacía unos seis meses, estando en una sala de belleza. El análisis, que duró varios años, reveló que el desencadenador real del estallido de sus fobias era el hecho de haberla peinado un empleado varón. Pudimos descubrir por fin el hecho de que en aquel momento recordó cómo le peinaba el pelo su padre cuando era niña. La razón de que hubiera ido a la sala de belleza aquel día era su placentera esperanza de ver a su padre, que iba a visitar a la joven pareja por primera vez desde su casamiento. Él debía parar en su casa y ella estaba, conscientemente, loca de alegría. Pero inconscientemente estaba llena de sentimientos de culpa por amar a su padre y por su hostilidad predominante inconsciente para con su esposo. El sucedido aparentemente inocuo de que se hiciera peinar el pelo agitó en ella ansias incestuosas, hostilidades, culpabilidad y ansiedad. Para acabar, la señora A tenía que estar acompañada por su marido para estar segura de que no lo habían matado sus deseos de muerte. Su presencia le impedía también actuar sexualmente. Los temores de desmayarse, de los vértigos y de la incontinencia eran representaciones simbólicas de pérdida de su equilibrio moral, de su dominio de sí misma, de perder su reputación y verse humillada y caída de su elevada posición. Los síntomas de la joven tenían conexión con las placenteras sensaciones corporales de la infancia, así como infantiles fantasías de castigo. Creo que se puede formular el hecho de la siguiente manera: la peinadura del cabello había agitado en ella impulsos reprimidos del Ello que la pusieron en conflicto con su Yo y su Superyó. A pesar de la ausencia de síntomas neuró-

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

35

ticos notorios antes de la aparición de las fobias, hubo indicaciones de que su Yo estaba ya relativamente menoscabado y que su Ello no tenía suficientes posibilidades de descarga. La señora A llevaba muchos años sin dormir bien, con pesadillas e inhibiciones en su vida sexual. La consecuencia fue que las fantasías movilizadas por la peinadura incrementaron las tensiones del Ello a tal punto que invadieron las infantiles defensas del Yo y se produjeron descargas involuntarias, con la formación al fin de un síntoma agudo.

Hay que señalar otros dos puntos, aunque de momento no hagamos más aclaraciones. El Yo trata de manejar los impulsos prohibidos o peligrosos del Ello recurriendo a los diversos mecanismos de defensa con que cuenta. Las defensas pueden dar buen resultado si permiten la descarga periódica de las tensiones instintivas. Se hacen patógenas cuando excluyen del contacto con el resto de la personalidad total muchas variedades de impulsos libidinales y agresivos (A. Freud, 1965, capítulo v). Al final, lo reprimido retorna en forma de síntomas. Una neurosis adulta se forma en torno a un núcleo desde la infancia. El caso de la señora A demuestra que sus sentimientos sexuales estaban todavía fijados en la imagen infantil que tenía de su padre, y la sexualidad estaba tan prohibida como en sus años de infancia. Aunque se había sobrepuesto a sus neurosis infantiles lo suficiente para poder funcionar eficazmente en muchas actividades de su vida, la señora A seguía neuróticamente involucionada en todo lo relacionado con la sexualidad genital. Las fobias de la infancia y las angustias corporales volvieron con su neurosis adulta. (Las únicas neurosis sin base en la infancia son las puramente traumáticas, que son muy raras, y casi nunca puras. A menudo están relacionadas con las psiconeurosis [Fenichel, 1945a, capítulo vil].)

1.2.3 LA METAPSICOLOGÍA DEL PSICOANÁLISIS

La metapsicología psicoanalítica se refiere al número mínimo de supuestos en que se basa el sistema de la teoría psicoanalítica (Rapaport y Gill, 1959). La labor de Freud sobre metapsicología no es completa ni sistemática y está esparcida por todos sus escritos. El capítulo séptimo* de La interpretación de las sueños (1900), los "Trabajos sobre metapsicología" (Freud, 1915b, 1915c, 1915d, 1917b), y el apéndice a Inhibición, síntoma y angustia (1926a) son las principales fuentes de referencia. En * Parágrafo 9 en la traducción española [T.].

36

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

realidad, Freud sólo formuló explícitamente tres puntos de vista metapsicológicos: el tópico, el dinámico y el económico. El punto de vista genético parecía lógico. Aunque no definió el punto de vista estructural, Freud dio a entender que podría remplazar al tópico (1923b, p. 17). (Véase Rapaport y Gill [1959] y Arlow y Brenner [1964] al respecto.) El punto de vista adaptativo está también implícito y es esencial para el pensamiento psicoanalítico (Hartmann, 1939). Las implicaciones clínicas de la metapsicología indican que para comprender un suceso psíquico cabalmente es necesario analizarlo desde seis puntos de vista: tópico, dinámico, económico, genético, estructural y adaptativo. En la práctica clínica analizarnos las producciones dé nuestros pacientes sólo parcialmente y en fragmentos en determinado intervalo de tiempo. De todos modos, la experiencia nos enseña que aplicamos todos esos puntos de vista cuando tratamos de operar con nuestras intuiciones iniciales. Voy a tratar de hacer un esbozo de estos conceptos. Para un estudio más amplio el lector podrá consultar a Fenichel (1945a, capítulo u), Rapaport y Gill (1959) y Arlow y Brenner (1964). El primer punto de vista que formuló Freud fue el tópico. En el capítulo siete s de La interpretación de los sueños (1900) describía los diferentes modos de funcionamiento que rigen los fenómenos conscientes e inconscientes. El "proceso primario" gobierna el material inconsciente y el "proceso secundario" dirige los fenómenos conscientes. El material inconsciente sólo tiene un objetivo: la descarga. No hay sentido del tiempo, orden ni lógica, y las contradicciones pueden coexistir sin anularse unas a otras. La condensación y el desplazamiento son otras características del proceso primario. El designar un acontecimiento psíquico como consciente o inconsciente implica más que una mera diferencia de cualidad. Los modos de funcionar arcaicos y primitivos son característicos de los fenómenos inconscientes. Ilustremos. Un paciente me cuenta el siguiente sueño: "Estoy construyendo una prolongación en el frente de mi casa. De repente me interrumpe el llanto de mi hijo. Lo busco inquietísimo y lo veo a lo lejos, pero corre alejándose de mí. Empiezo a enojarme y al fin lo alcanzo. Me pongo a regañarlo por correr cuando veo que tiene un corte triangular en una comisura de la boca. Le digo que no hable para que la herida no se agrande. Veo la carne sonrosada bajo la piel y siento como náuseas. Entonces me doy cuenta de que no se trata de mi hijo sino de mi hermano mayor, que me sonríe condescendiente como si * Véase nota anterior [T.I.

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

37

me hubiera tomado el pelo. Me aparto de él pero me siento turbado porque noto que ahora estoy bañado en sudor y acalorado y quizá note que huelo mal." Las asociaciones del paciente pueden condensarse así: Mi hermano mayor solía maltratarme cuando yo era joven, pero tuvo un colapso nervioso y yo fui el más fuerte de los dos. Mi hermano me copia en todo. Cuando me compré un coche para la familia, él se compró otro. "Cuando mi esposa y yo nos embarazamos, él se embarazó." Mi hermano parece tener un problema con su masculinidad. Su hijo todavía lleva ricitos a los cuatro años y no habla. Yo he tratado de convencerle de que no está bien que un niño tenga ricitos. Entonces intervine y le indiqué que había dicho: "Cuando mi esposa y yo nos embarazamos, él se embarazó." El paciente replicó defensivamente que era una manera de hablar. A continuación rió y dijo que tal vez había pensado de niño que él podía concebir un hijo. Su madre había sentido que él no fuera niña, le había rizado el pelo y le había puesto vestiditos. La verdad era que recordaba haber jugado con muñecas hasta los seis años. La herida triangular le recordaba una terrible cortadura que había visto de niño en un compañero de juego. La cortadura le hace pensar en la vagina. Una vez operaron a su esposa de la vagina y se siente mal al recordarlo. Intervengo otra vez y señalo al paciente que el sueño contiene la idea de que vale más estarse callado si se quiere ocultar la cortadura, que se revelará aún más al hablar. El paciente queda pensativo y después dice que teme descubrir algo de sus propias preocupaciones acerca de su masculinidad. Es posible que hubiera alguna actividad de índole homosexual con su hermano, como habíamos supuesto. El sueño y las asociaciones demuestran claramente algunas características de los procesos primario y secundario. "Estoy construyendo una prolongación en el frente de mi casa" parece simbolizar una fantasía de embarazo en el inconsciente del paciente. Esto aparece también después de las asociaciones cuando dice que "Cuando mi esposa y yo nos embarazamos, él se embarazó." La cortada triangular simboliza el modo de ver el paciente la vagina. También insinúa su angustia de castración, que indica el sentir náuseas en el sueño y el sentirse mal al pensar en una operación en la vagina que aparece en sus asociaciones. El hijo se cambia en hermano, pero esto no ocasiona sorpresa en el sueño, ya que la lógica y el tiempo no tienen nada que ver allí. Pero este cambio expresa en forma condensada que superficialmente el paciente puede parecer dominante pero en el pasado y en la situación analítica tuvo y todavía tiene algunas actitudes y fantasías pasivas, anales y femeninas. La cortada triangular es un desplazamiento de abajo arriba, así como una condensación. El niño que corre de él es también una condensación del hijo del paciente, que le inspira deseos y ansiedades homosexuales, el hermano mayor del paciente y él mismo. El análisis está representado por la edificación de una prolongación, por la temerosa espera, por la huida y por la admonición de estarse callado. El analista está representado corriendo tras del niño, enojándose con él por correr y sonriendo condescendiente, y además es el que turba porque podría notar el mal olor. Creo que este sueño y sus asociaciones muestran muchos aspectos caracte-

38

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

rísticos del proceso primario y el secundario tal y como se presentan en un trozo de labor clínica.

El punto de vista dinámico entiende que los fenómenos mentales son resultado de la interacción de fuerzas. Freud (1916-7, p. 67; 180) empleaba el análisis de los errores para mostrar la dinámica: "Conservad en vuestra memoria, a título de modelo, el método seguido en el estudio de estos fenómenos, método que habrá ya revelado a vuestros ojos cuáles son las interacciones de nuestra psicología. No queremos limitarnos a describir y clasificar los fenómenos; queremos también concebirlos como indicios de un mecanismo que funciona en nuestra alma y como la manifestación de tendencias que aspiran a un fin definido y laboran unas veces en la misma dirección y otras en direcciones opuestas. Intentamos pues formarnos una concepción dinámica de los fenómenos psíquicos." Este supuesto es la base de todas las hipótesis relativas a los impulsos instintivos, las defensas, intereses y conflictos del Yo. La formación de síntomas, la ambivalencia y la sobredeterminación son ejemplos de la dinámica. Un paciente que padecía de eyaculación precoz tenía un temor y odio inconscientes a la vagina, que representaba para él una cavidad enorme, tremebunda, que lo podía devorar. Era un albañal sucio, viscoso, difusor de enfermedades. Y al mismo tiempo era la vagina una mama opulenta, jugosa, galactófora que ansiaba tener en la boca. Durante el coito oscilaba entre fantasías de que la enorme vagina se lo tragaría y que su pene erecto rasgaría y destrozaría aquellas delicadas, frágiles paredes hasta hacerlas sangrar. Su eyaculación prematura era un modo de expresar impulsos de manchar y rebajar el odioso órgano, así como el de huir de aquel peligroso y frágil genital. Era también una disculpa simbólica a la que tenía !a vagina: "Sólo soy un niñito que nada más orina en la vagina, sé buena conmigo." La eyaculación prematura era un término medio entre variedades de sensualidad destructiva y su aplicación oral. A medida que el análisis fue progresando y su esposa era verdaderamente su esposa durante el coito pudo ir manifestando su sensualidad agresiva en vigorosa actividad fálica y su oralidad en el jugueteo preliminar.

S CONCEPTO TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

39

do de tensiones instintivas acumuladas, pero las funciones de su Yo todavía

podían realizar sus tareas defensivas bastante bien, de modo que la señora A obraba sin síntomas evidentes. Podía conservar su equilibrio mental evitando las relaciones sexuales con su marido, y cuando tenía que participar, no se deaba excitar sexualmente. Esto requería buena parte de las energías defensivas j de su Yo, pero logró manejar las cosas hasta que se produjo el incidente de la peinadura. En aquel punto, la visita paterna y la peinadura le trajeron del asado recuerdos sexuales y románticos. Además, aumentó su hostilidad para P con el marido. El Yo de la señora A no pudo manejar aquella nueva invasión de apetencias en busca de satisfacción. Los impulsos instintuales se manifestaron en forma de desmayos, vahidos e incontinencia. Esto condujo a una fobia contra su salida de la casa sin la compañía del marido. Para entender plenamente el desplome de las capacidades defensivas de la señora A debemos verlo en función de cambios en la distribución de su energía psíquica. El punto de vista genético concierne al origen y desarrollo de los fenómenos psíquicos. No sólo trata de cómo el pasado está contenido en el presente sino también de por qué en ciertos conflictos se adoptó una solución determinada. Estudia los factores biológico-constitucionales tanto como los experienciales.

El punto de vista económico concierne a la distribución, las trasformaciones y los gastos de energía psíquica. Conceptos como ligazón, neutralización, sexualización, agresivización y sublimación se basan en esta hipótesis.

Ejemplo: un paciente mío, el señor N, pretendía ser el favorito tanto de su madre como de su padre. En apoyo de su aserto citaba cómo le habían permitido ir a un campamento de vacaciones siendo niño, y después a la universidad. Sus dos hermanos menores nunca habían recibido esos beneficios. También decía tener un matrimonio feliz, aunque raramente tenía relaciones sexuales con su esposa y la engañaba con frecuencia. Se sentía una persona fundamentalmente afortunada, aunque padecía de depresiones periódicas y a veces jugaba impulsivamente, por rachas. Una de las principales maniobras defensivas del paciente era coleccionar recuerdos encubridores. Eran recuerdos verdaderos, pero los conservaba para olvidar experiencias desdichadas. En ocasiones lo habían tratado efectivamente como hijo favorito, pero no siempre y no con regularidad. Sus padres eran inconstantes e hipócritas, y eso era un factor decisivo en la conformación de su sintomatología particular. Con frecuencia lo rechazaban y excluían y cuando se quejaba, le recordaban algún placer especial que le habían concedido alguna vez. Lo que sus padres hacían con él conscientemente, mi paciente lo hacía inconscientemente con sus recuerdos encubridores. Negaba la desdicha pasada y actual con formaciones encubridoras que proclamaban lo contrario. Sus períodos de depresión revelaban la tristeza subyacente. El juego era un intento de demostrar que era afortunado, el niño mimado de la diosa Fortuna.

Un ejemplo de economía puede verse en el caso de la señora A, descrita en la sección 1.2.2. Antes de aparecer las fobias, la paciente se hallaba en un esta-

El punto de vista estructural supone que el aparato psíquico puede dividirse en varias unidades funcionales duraderas. Ésta fue la última gran

40

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

contribución teórica de Freud (1923b). El concepto del aparato psíquico compuesto de Yo, Ello y Superyó procede de la hipótesis estructural. Está implícito siempre que hablamos de conflictos interestructurales como formación de síntomas o de procesos intraestructurales como la función sintética del Yo. Un ejemplo clínico es el paciente, descrito antes, de la eyaculación prematura. Cuando empezó el tratamiento perdía la función discriminadora del Yo en las situaciones sexuales. Todas las mujeres eran su madre, todas las vaginas estaban henchidas de fantasías oral-sádicas y anal-sádicas. A medida que fue progresando ya no volvió a ser así en las situaciones sexuales. Su Yo podía diferenciar entre su madre y su esposa; y los anhelos de su Ello pudieron también progresar de orales y anales a fálicos.

Finalmente, hoy formulamos también un punto de vista ndaptativo, aunque Freud sólo lo insinuó. El concepto de adaptación está implícito, por ejemplo, en las proposiciones de Freud acerca de la coordinación entre pulsión y objeto y en las proposiciones de Hartmann y Erikson acerca de la preparación innata para una serie evolutiva de ambientes medios probables (Rapaport y Gill, 1959, pp. 159-60). Todas las proposiciones acerca de la relación con el medio ambiente, los objetos de amor y odio, las relaciones con la sociedad, etc., se basan en esta hipótesis. Todos los ejemplos clínicos empleados por mí anteriormente son también ejemplos de intentos de adaptación.

1.2.4

LA TEORÍA DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA

La terapia psicoanalítica es una terapia causal; trata de contrarrestar las causas de la neurosis. Su objetivo es resolver los conflictos neuróticos del paciente, incluso las neurosis infantiles que sirven de núcleo a la neurosis adulta. Resolver los conflictos neuróticos significa reunir con el Yo consciente aquellas porciones del Ello, el Superyó y el Yo inconsciente excluidas de los procesos de maduración del resto sano de la personalidad total. El psicoanalista aborda los elementos inconscientes por sus derivados. Todos los componentes repelidos del Ello y el Yo producen derivados, "híbridos" no conscientes pero altamente organizados de acuerdo con el proceso secundario y accésibles al Yo consciente (Freud, 1915b, pp. 190-2, 1062-3; Fenichel, 1941, p. 18). El procedimiento que el psicoanálisis quiere que el paciente emplee

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

41

para facilitar la comunicación de los derivados es la asociación libre, el método fundamental del psicoanálisis, la llamada "regla básica" (Freud, 1913b, pp. 134-6, 432-3; 1915b, pp. 149-50; 1046-7). Estos derivados aparecen en las asociaciones libres, los sueños, los síntomas, los lapsus y las actuaciones* del paciente. Se pide al paciente que trate dentro de lo posible de dejar venir las cosas y de decirlas sin importarle la lógica ni el orden; ha de comunicar incluso . lo que le parezca trivial, vergonzoso o descortés, etc. Dejando que las cosas le vengan a la mente, se produce una regresión al servicio del Yo y tienden a salir a la superficie los derivados del Yo inconsciente, el Ello y el Superyó. El paciente procede del pensamiento de proceso secundario estricto en dirección del proceso primario. La tarea del analista consiste en analizar estos derivados por el paciente. (El significado de la palabra "analizar" y otros términos técnicos y clínicos lo veremos en la sección 1.3.) Aunque el que padece una neurosis llega al tratamiento psicoanalítico por el motivo consciente de desear un cambio, hay dentro de él fuerzas inconscientes que se oponen al cambio y defienden la neurosis y el statu quo. Estas fuerzas se oponen a los procedimientos y procesos de tratamiento y se denominan resistencias. Las resistencias proceden de las mismas fuerzas defensivas del Yo que forman parte del conflicto neurótico. En el curso del tratamiento el paciente repetirá todas las diferentes formas y variedades de las maniobras defensivas que empleó en su vida pasada. El análisis de las resistencias es una de las piedras angulares de la técnica psicoanalítica. Como la resistencia es una manifestación de la función defensiva y desfiguradora del Yo, es la resistencia lo primero que trata de analizar la técnica psicoanalítica. Sólo puede ser efectivo el insight si el paciente puede tener y mantener un Yo razonable. Las resistencias interfieren con el Yo razonable y han de ser analizadas antes de que pueda hacerse ninguna otra buena labor analítica. Por ejemplo, un joven parece poco dispuesto a decirme nada negativo de su esposa. Siempre que le halla una falta se apresura a excusarla o a justificar sus defectos. Cuando le señalo esta actitud defensiva empieza por negarla y después reconoce lloroso que tengo razón. Confiesa que trata de ocultar las deficiencias de su esposa porque está seguro de que yo esperaría que se divorciase si supiera "verdaderamente" cuán imperfecta es ella. Prosiguiendo yo con la cuestión del divorcio recuerda el paciente que en la infancia su padre amenaza" Actuación y el verbo actuar traducen a lo largo del texto el tecnicismo

acting 02.d [T.].

42

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS

BÁSICOS

ba a menudo con divorciarse de su madre si la encontraba en alguna falta. Era, pues, evidente que la vacilación del paciente indicaba que temía que yo obrara como su padre. Y quería proteger a su esposa de mí como había querido proteger a su madre de su padre. Sólo después de haber reconocido el paciente esta fuente de resistencia pudo comprender que era él, y no yo, quien había tenido tan fuerte y "paterno" resentimiento contra su esposa. Costó mucho más análisis hacerle llegar a comprender que si bien quería defender a su madre de su padre, él mismo tenía mucho resentimiento contra ella. Inconscientemente deseaba que yo le instara a divorciarse de su esposa, como otrora había deseado que su padre lo hiciera de su madre.

En este ejemplo clínico fue necesario analizar cada aspecto de la resistencia paso a paso para permitir que el paciente viera bien la realidad de la situación. Primeramente, tenía que reconocer que temía que yo le hiciera divorciarse y por eso me ocultaba cosas acerca de ella. Después tenía que comprender que me había confundido con su padre y a su esposa con su madre. Finalmente, el paciente pudo descubrir que por debajo de sus sentimientos de protección para con su madre había también una gran hostilidad. Cada paso dado en el análisis de las resistencias implica que el Yo razonable del paciente tenga la posibilidad de enfrentarse a algún aspecto irracional y deforme de su propia actividad. Este ejemplo clínico nos lleva a otro concepto básico de la teoría de la técnica psicoanalítica. Los pacientes neuróticos son propensos a las reacciones trasferenciales. Es la trasferencia una de las más valiosas fuentes de material para el análisis y una de las más importantes motivaciones, así como el mayor obstáculo para el éxito. La frustración instintual del neurótico tiende a hacerle buscar inconscientemente objetos hacia los cuales desplaza sus impulsos agresivos y libidinales. El paciente tiende a repetir su pasado, en términos de relaciones humanas, para obtener satisfacciones que no tuvo o para dominar tardíamente alguna ansiedad o algún sentimiento de culpa. La trasferencia es volver a vivir el pasado y no entender el presente por querer entenderlo en función del pasado. La importancia principal de las reacciones trasferenciales en la teoría de la técnica se debe al hecho de que si las reacciones de trasferencia se manejan debidamente, el paciente sentirá en la situación del tratamiento y en relación con el psicoanalista todas las relaciones humanas importantes de su pasado que no son conscientemente accesibles a él (Freud, 1912a). La situación psicoanalítica está estructurada de modo que se facilite el desarrollo máximo de las reacciones de trasferencia. La actitud frus-

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

43

trante del psicoanalista y su relativo incógnito contribuyen a hacer aparecer toda la gama de sentimientos y fantasías trasferenciales. No obstante, es el análisis consistente de la trasferencia, dentro y fuera de la situación analítica, el que permite al paciente soportar las diferentes variedades e intensidades de la trasferencia. La trasferencia es también la fuente de las mayores resistencias durante el análisis. Un paciente puede trabajar mucho al principiar un análisis para caerle bien al analista. Es inevitable que el paciente se sienta rechazado en alguna forma porque todos nuestros pacientes han sentido el rechazo en su pasado y la actitud del analista es por esencia nada gratificante. Los sentimientos hostiles del pasado reprimido o los anhelos sexuales prohibidos de la infancia o la adolescencia provocarán en el paciente fuertes tendencias a luchar inconscientemente contra la labor analítica. La calidad y cantidad de las "resistencias trasferenciales" las determinará la historia del pasado del paciente. La duración de estas reacciones también padecerá la influencia de la mayor o menor efectividad con que el psicoanalista analice los problemas de trasferencia que suscitan las resistencias. Hay que añadir una palabra, llegados aquí, acerca de las actitudes relativamente no neuróticas, racionales y realistas del paciente para con el analista: la alianza de trabajo ( Greenson, 1965a). Es esta parte de la relación paciente-analista la que permite al paciente identificarse con el modo de ver del analista y laborar con él a pesar de las reacciones neuróticas de trasferencia. La técnica psicoanalítica está directamente apuntada hacia el Yo, porque sólo éste tiene acceso directo al Ello, al Superyó y al mundo exterior. Nuestro fin es hacer que el Yo renuncie a sus defensas patógenas o que halle otras más propias (A. Freud, 1936, pp. 45-70). Las antiguas maniobras defensivas resultaron insuficientes; la defensa nueva, diferente, o la ausencia de defensa podrían permitir alguna efusión de los instintos sin sentimientos de culpa o ansiedad. La descarga del Ello reduciría la presión instintual y el Yo tendría entonces una posición relativamente más fuerte. El psicoanalista espera inducir los aspectos relativamente maduros del Yo del paciente a contender con lo que otrora desterrara de la conciencia por considerarlo demasiado peligroso. El analista espera que bajo la protección de la alianza de trabajo y la trasferencia positiva no sexual el paciente considerará con una mirada nueva lo que antes le pareciera demasiado amenazador, podrá reevaluar la situación y al fin osará probar nuevos modos de habérselas con el antiguo peligro. Lentamente, el paciente comprenderá que los impulsos instintivos de la in-

44

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

fancia que eran abrumadores para los recursos del Yo infantil y deformados por el Superyó pueden verse de otro modo en la vida adulta. El trabajo psicológico que se hace después de obtenido un conocimiento intuitivo y que conduce a un cambio estable de comportamiento o actitud se llama traslaboración [working through]* (Greenson, 1965b). Consta de procesos como la utilización y la asimilación del insight y la reorientación (E. Bibring, 1954). Lo examinaremos en la siguiente sección. El psicoanálisis trata a su manera de invertir, de dar marcha atrás al proceso de la formación de neurosis y síntomas (Waelder, 1960, p. 46). La única solución segura es lograr cambios estructurales en el Yo que le permitirán renunciar a su defensa o hallar una que permita suficiente descarga instintual (Fenichel, 1941, p. 16). Tratemos de ilustrar una serie típica de sucesos con un ejemplo clínico. Una mujer de veintisiete años, la señora K, busca análisis por varias razones. Durante algunos años ha tenido episodios de sentirse fuera de las cosas, entorpecida, "ida", "como un zombie". Además, presenta períodos de depresión, incapacidad de llegar al orgasmo en las relaciones sexuales y últimamente, una idea impulsiva obsesiva de tener relaciones sexuales con un negro. Este último síntoma la torturaba mucho y fue el que la decidió a pedir tratamiento. Utilizaré este solo síntoma como el punto focal para ilustrar la descripción teórica que he dado de los fines y objetivos de la técnica psicoanalítica. (Véase Altman [1964], informe de una mesa redonda sobre el tema, y en particular la contribución de Ross.) Todas lás psicoterapias tratarían de aliviar a la paciente de sus síntomas, pero sólo el psicoanálisis intenta hacerlo resolviendo los conflictos neuróticos que están en el fondo de los síntomas. Otras terapias podrían tratar de ayudar a la paciente a reforzar sus defensas, o empleando la trasferencia y la sugestión para atenuar o desplazar sus impulsos sexuales en relación con los negros. O quizá tratarían de ayudar al conflicto defensa-instinto sugiriendo algún derivado instintual que fuera posible bajo la protección de una trasferencia de tipo superyoico hacia el psicoterapeuta. Algunos terapeutas utilizarían tal vez drogas para calmar las pulsiones libidinales y de este modo ayudar al asediado Yo de la paciente a salir del paso. Algunos otros quizá propondrían drogas como el alcohol o el fenobarbital, que podrían de momento atemperar las exigencias del Superyó del paciente. Todos estos métodos pueden ser útiles, pero son temporales, ya que no efectúan un cambio duradero en las estructuras psíquicas que entran en los conflictos inconscientes causales. " Hemos preferido utilizar traslaboración como traducción del original alemán Duraarbeiten y del inglés working through por aparecer en varias traducciones técnicas. Otros términos antes utilizados han sido elaboración interpretativa y perlaboración [T.] ,

CONCEPTOS TEÓRICOS ESENCIALES PARA LA TÉCNICA

45

La terapia psicoanalítica trataría de hacer que la paciente tuviera conciencia de todos los diferentes impulsos inconscientes, fantasías, deseos, temores, culpabilidades y castigos que se expresan en forma condensada en su síntoma. La paciente que tomo por ejemplo fue adquiriendo poco a poco el conocimiento intuitivo de que el negro era un disfraz de su padrastro, fuerte, sexualmente atractivo y temible cuando ella estaba en la pubertad. La idea impulsiva obsesiva de tener relaciones sexuales con negros resultó parcialmente derivada de deseos incestuosos disfrazados hacia el padrastro. Era también una pantalla de los impulsos sadomasoquistas y ocultaba una "excrementización" o esfinterización de la sexualidad. El negro representaba también una condensación de un hombre anal-fálico correspondiente a la edad de tres años. La dolorosa índole del síntoma se develó como autocastigo de la culpabilidad por los impulsos prohibidos. Como la paciente pudo ir enfrentándose gradualmente a estos insights su Yo ya no necesitaba gastar tanta energía en tratar de reprimir los impulsos y fantasías prohibidos. Su Yo razonable podía aceptar ahora la noción de que las fantasías incestuosas no son lo mismo que las acciones y que forman parte del crecimiento en nuestra sociedad. La señora K podía ahora reconocer que su Superyó había sido demasiado severo y sádico. Comprendió que se había estado haciendo crueles reproches de un modo parecido a sus fantasías sexuales masoquistas. El pegar y ser pegada y el ensuciarse resultaron ser intentos regresivos de obtener sustitutos para una satisfacción sexual. A medida que la paciente permitía que todos esos fenómenos hasta entonces inconscientes se hicieran conscientes se fue notando un cambio en las tres estructuras psíquicas. El Yo no tenía que echar mano de la represión, las formaciones reactivas y el aislamiento contra los impulsos que quedaban al descubierto. Esto era posible porque su severo Superyó se había hecho menos sádico para con su Yo. Una vez que pudieron ser revelados a la conciencia los impulsos sadomasoquistas, perdieron su intensidad, y los anhelos de su Ello se modificaron en el sentido de buscar el placer genitalmente. La modificación de sus apremios instintuales hizo posible que la señora K experimentara algún placer sexual con su marido y perdió su impulsión obsesiva en relación con los hombres negros. El análisis de las reacciones ele trasferencia y las resistencias desempeñó un i mportante papel en todos estos sucesos. Por ejemplo, los sentimientos sexuales de la señora K por su padrastro se descubrieron cuando comprendió que me sentía sexualmente atractivo "aunque es usted lo bastante viejo para poder ser mi padre". Sus fantasías de ser golpeada aparecieron en el análisis como temor de que yo la golpeara y después como deseo de que lo hiciera. La señora K tenía enormes resistencias a hablar de algunas de sus fantasías sexuales porque se sentía como si la estuviera viendo en el wc. Esto condujo a descubrir su "esfinterización" de la sexualidad. La señora K trabajó mucho en su análisis y al cabo de unos seis meses formó una alianza de trabajo relativamente firme conmigo. A despecho de dolorosas reacciones trasferenciales y resistencias, al fin logró identificarse con mi punto de vista analítico y trató de entender sus reacciones neuróticas.

46

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

La mejoría temporal y parcial movió a la paciente a proseguir con el tratamiento. Pudo entonces permitirse una regresión más profunda en la situación analítica y experimentar formas más primitivas de sus conflictos neuróticos. Los deseos sexuales por los negros tenían también una función defensiva contra fuertes impulsos homosexuales que la inclinabais hacia las mujeres. A su vez se demostró que éstos se debían a impulsos orales de succión para con su madre hondamente reprimidos, que la paciente había sentido como amenaza a su propia identidad. Junto con este conflicto había un enorme encono primitivo contra su madre, percibido como peligroso para la existencia de la madre y también como amenaza a la propia existencia de K. El insight de los distintos niveles del conflicto neurótico defensa-instinto produjo cambios graduales en la estructura del Yo, el Ello y el Superyó de la paciente. Algunas defensas antiguas fueron abandonadas por innecesarias, y se hallaron otras nuevas que hacían posible el placer instintual sin sentimiento de culpabilidad. Se modificó toda la relación entre las estructuras psíquicas y así nació una nueva relación, más efectiva y gratificante, con el mundo exterior.

1.3 LOS COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

Tiene ahora el lector una visión general de la terapia psicoanalítica partir de la evolución histórica y del esquema teórico. Podemos, pues, pasar en esta sección a esbozar una introducción general a la técnica que suele practicarse. Serán definiciones o descripciones operativas de los procedimientos y procesos terapéuticos empleados en el análisis clásico. Se trata de dar un glosario de vocablos y conceptos técnicos y mostrar cómo se emplean algunos de ellos en terapias analíticas parciales y desvirtuadas en comparación con la terapia psicoanalítica (E. Bibring, 1954; Greenacre, 1954; Gill, 1954, y la lista de lecturas adicionales).

1.3. 1

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

47

que tiene el paciente de trabajar en la situación psicoanalítica. Parte de la evaluación consistía en determinar si el paciente tenía en sus funciones yoicas la elasticidad de oscilar entre las funciones yoicas más regresivas que se necesitan en la asociación libre y las funciones yoicas más avanzadas necesarias para entender las intervenciones analíticas, responder a las preguntas directas y resumir la vida cotidiana al final de la hora. El paciente suele asociar libremente sus ideas en la mayor parte de la hora, pero también puede comunicar sueños y otros sucesos de su vida diaria o de su pasado. Es característico del psicoanálisis el que se pida al paciente que incluya sus asociaciones cuando cuenta sus sueños u otras experiencias. La asociación libre tiene prioridad sobre todos los otros medios de producir material en la situación analítica.

Sin embargo, la asociación libre suele emplearse indebidamente al servicio de la resistencia. Toca entonces al analista estudiar esas resistencias para restablecer el empleo apropiado de la asociación libre. También puede suceder que un paciente no pueda detener la asociación libre por un colapso en las funciones de su Yo. Este es un ejemplo de situación de emergencia que puede presentarse en el curso de un análisis. La misión del analista sería entonces tratar de restablecer el pensamiento yoico lógico del proceso secundario. Tal vez tuviera entonces que recurrir a la sugestión y dar órdenes para ello. Se trata de un procedimiento antianalítico, pero está indicado en el caso arriba dicho porque podría tratarse de una reacción psicótica incipiente. La asociación libre es el método principal de producir material en el psicoanálisis. Se emplea en ocasiones especiales en aquellas formas de psicoterapia exploratoria, las llamadas "psicoterapias de orientación psicoanalítica". No se emplea en las terapias antianalíticas, ni en aquellas que refuerzan defensas o de apoyo. Estudiaremos también la asociación libre en el capítulo que trata de qué clase de psicoanálisis requiere el paciente (sección 4.1.2). La introducción de la asociación libre en conexión con la transición al diván se describirá en el segundo volumen.

LA PRODUCCIÓN DE MATERIAL

1.3.1.1 La asociación libre En el psicoanálisis clásico, el modo predominante de comunicar material clínico es que el paciente intente la asociación libre de sus ideas, que por lo general se inicia después de haber concluido las entrevistas preliminares. En éstas, el analista había llegado a valorar la capacidad

1.3.1.2 Las reacciones trasferenciales Desde el tratamiento de Dora, Freud supo que las reacciones de trasferencia y las resistencias del paciente proporcionaban el material esencial para la labor analítica (1905a, pp. 112-22; 653-8). A partir de entonces, la situación analítica se disponía de modo que facilitara el desenvolvimiento máximo de las reacciones de trasferencia del paciente.

:

48

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

Las resistencias apuntan a impedir este desenvolvimiento o a obstruir el análisis de la trasferencia. Tanto la resistencia como la trasferencia son las que comunican información de vital importancia acerca de la historia, reprimida, del pasado del paciente. Los capítulos 2 y 3 de este volumen están consagrados a un examen sistemático y a fondo de estas cuestiones. Aquí trataré tan sólo de ofrecer una orientación preliminar. La trasferencia es sentir impulsos, actitudes, fantasías y defensas respecto de una persona en la actualidad que no son apropiados para tal persona y son una repetición, un desplazamiento de reacciones nacidas en relación con personas que tuvieron importancia en la primera infancia. La susceptibilidad de un paciente a reacciones trasferenciales se debe al estado de insatisfacción de sus instintos y la consiguiente necesidad de oportunidades de descarga (Freud, 1912a). Importa concentrarse en el hecho de que el paciente propende a repetir en lugar de recordar; la repetición es siempre una resistencia en relación con la función de la memoria. Pero repitiendo, reviviendo el pasado, el paciente facilita que el pasado entre en la situación del tratamiento. Las repeticiones trasferenciales introducen en el análisis un material que sin eso sería inaccesible. Debidamente manejado, el análisis de la trasferencia llevará a recuerdos, reconstrucciones, al insight y al final al cese de la repetición. Hay muchos modos de clasificar las diversas formas clínicas de las reacciones de trasferencia. Las designaciones más comúnmente empleadas son la trasferencia positiva y negativa. La trasferencia positiva se refiere a las diferentes formas de apetencias sexuales así como al amor, el respeto o el gusto por el analista. La trasferencia negativa entraña alguna variedad de agresión en forma de enojo, disgusto, odio o desprecio por el analista. Debe tenerse presente que todas las reacciones de trasferencia son esencialmente ambivalentes, y lo que aparece clínicamente es sólo la superficie. Para que las reacciones de trasferencia se produzcan en la situación analítica, el paciente debe estar dispuesto a y ser capaz de correr el riesgo de alguna regresión temporal en lo referente a las funciones del Yo y las relaciones objetales. El paciente debe tener un Yo capaz de regresar temporalmente a reacciones trasferenciales, pero esta regresión ha de ser parcial y reversible, de modo que el paciente pueda ser tratado analíticamente y seguir viviendo en el mundo de la realidad. Las personas que no afrontan la regresión de la realidad y las que no pueden volver fácilmente a la realidad son poco convenientes para el psicoanálisis. Freud dividía las neurosis en dos grupos sobre la base de si un paciente podía o no tener y conservar una serie relativamente cohesiva de reac-

COMPONENTES C OMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

49

ciones de trasferencia y funcionar así de todos modos en el análisis y en el mundo exterior. Los pacientes con una "neurosis de trasferencia" podían, los que padecían una "neurosis narcisista" no (Freud, 1916-7, pp. 341, 414-5, 420-3; 327, 365, 367-9). Freud empleaba también la expresión neurosis de trasferencia para designar esa constelación de reacciones trasferenciales en que el analista y el análisis se han convertido en el centro de la vida emocional del paciente, quien revive sus conflictos neuróticos en la situación analítica (Freud, 1914c, p. 154; 441). Todos los aspectos importantes del mal del paciente se revivirán o repetirán en la situación analítica (Freud, 1905a, pp. 118-9, 655-6; 1914c, pp. 150-4, 439-41; 1916-7, capítulo XXVII [apartado L de la traducción española]). La técnica psicoanalítica está estructurada para garantizar el desarrollo máximo de la neurosis de trasferencia. El anonimato relativo del analista, su no intrusividad, la llamada "regla de abstinencia" y el comportamiento "de espejo" concurren todos al propósito de preservar un campo relativamente incontaminado para la neurosis de trasferencia en desarrollo (Fenichel, 1941, p. 72; Greenacre, 1954; Gill, 1954). La neurosis de trasferencia es un instrumento de la situación analítica y sólo puede anularla la labor analítica. Facilita la transición de la enfermedad a la salud. Por una parte, la neurosis de trasferencia es el vehículo más importante para el éxito del psicoanálisis; por la otra, es la causa más frecuente de fracaso terapéutico (Freud, 1912a, 1914c; Glover, 1955, capítulos VII y VIII). La neurosis de trasferencia puede resolverse sólo por el análisis; otros procedimientos podrán modificar su forma, pero no harán más que afianzarla (Gill, 1954). El psicoanálisis es la única forma de psicoterapia que trata de resolver las reacciones trasferenciales analizándolas sistemática y totalmente. En algunas versiones más breves o desvirtuadas del psicoanálisis se hace así sólo parcial y selectivamente. Uno puede por ejemplo analizar tan sólo la trasferencia negativa cuando amenaza con trastornar el tratamiento o analizarla nada más hasta donde sea necesario para que el paciente pueda colaborar en la situación terapéutica. En tales casos siempre queda un residuo de reacciones de trasferencia no resueltas después de terminado el tratamiento. Esto implica que algo de neurosis no analizada quede sin modificar. En las formas antianalíticas de psicoterapia, las reacciones de trasferencia no se analizan sino que se satisfacen y manipulan. El terapeuta asume el papel de alguna figura del pasado, real o imaginada y satisface algún deseo infantil del paciente. Podría actuar como un padre aman-

50

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

te o alentador, o como un moralista castigador, y el paciente podría sentir una mejoría temporal o incluso creerse "curado". Pero esas "curas de trasferencia" son pasajeras y duran sólo mientras la trasferencia idealizada del terapeuta está intacta (Fenichel, 1945a, pp. 559-61; Nunberg, 1932, pp. 335-40). 1.3.1.3 Las resistencias Resistencia quiere decir todas las fuerzas que dentro del paciente se oponen a los procedimientos y procesos de la labor psicoanalítica. En mayor o menor grado, está presente desde el principio hasta el fin del tratamiento (Freud, 1912a). Las resistencias defienden el statu quo de la neurosis del paciente. Se oponen al analista, a la labor analítica y al Yo razonable del paciente. La resistencia es un concepto operacional, no algo creado por el análisis. La situación analítica es el campo donde se manifiestan las resistencias. Son las resistencias repeticiones de todas las operaciones defensivas que el paciente ha realizado en su vida pasada. Todas las variedades de fenómenos psíquicos pueden emplearse para resistir, pero cualquiera que sea su origen, la resistencia opera por medio del Yo del paciente. Aunque algunos aspectos de una resistencia puedan ser conscientes, la parte esencial la desempeña el Yo inconsciente. Caracteriza la terapia psicoanalítica el análisis total y sistemático de las resistencias. Al psicoanalista toca descubrir la forma en que resiste el paciente, a qué resiste, y por qué lo hace. La causa inmediata de una resistencia es siempre la evitación de algún afecto doloroso como la ansiedad, la culpabilidad o la vergüenza. Detrás de esta motivación se hallará un impulso instintual que desencadenó el afecto doloroso. En definitiva se descubrirá que lo que la resistencia quiere evitar es el miedo a un estado traumático (A. Freud, 1936, pp. 45-70; Fenichel, pp. 128-67). Hay muchos modos de clasificar las resistencias. La distinción práctica más importante es diferenciar las resistencias egosintónicas de las ajenas al Yo. Si un paciente siente que una resistencia es ajena a él, está dispuesto a tratarla analíticamente. Si es egosintónica, puede negar su existencia, tratar de reducir su importancia o de librarse de ella racionalizándola. Uno de los primeros y decisivos pasos en el análisis de una resistencia es convertirla en ajena al Yo para el paciente. Una vez realizado esto, el paciente formará una alianza de trabajo con el analista; y se identificará temporal y parcialmente con él por su disposición a tratar analíticamente sus resistencias.

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

51

Otras formas de psicoterapia tratan de rehuir o vencer las resistencias por medio de sugestiones o de drogas o aprovechando la relación trasferencia]. En las terapias de apoyo, el terapeuta trata de reforzar las resistencias. Esto bien pudiera ser necesario en pacientes susceptibles de caer en un estado psicótico. Sólo en el psicoanálisis es donde el terapeuta trata de descubrir la causa, el objeto, el modo y la historia de las resistencias (Knight, 1952).

1.3.2

EL ANÁLISIS DEL MATERIAL DEL PACIENTE

En el psicoanálisis clásico se emplea buen número de procedimientos terapéuticos en diversos grados. Caracteriza todas las técnicas consideradas analíticas el que tienen por objetivo directo incrementar el insight que el paciente tiene de sí mismo. Algunos procedimientos no facilitan el insight per se pero refuerzan las funciones del Yo necesarias para llegar a la comprensión. Por ejemplo, la abreacción puede lograr que se produzca una descarga suficiente de la tensión instintual, de modo que el Yo asediado no se sienta ya en peligro inminente. El Yo así tranquilizado puede observar, pensar, recordar y juzgar, funciones que había perdido en el estado de ansiedad aguda. Entonces se hace posible el insight. La abreacción es uno de los procedimientos no analíticos frecuentemente aplicados en el tratamiento psicoanalítico. Con frecuencia es una condición indispensable para el insight. Los procedimientos antianalíticos son aquellos que bloquean o reducen la capacidad de insight y comprensión. El empleo de cualquier medida o método de acción que reduce las funciones yoicas de observar, pensar y juzgar entra en esta categoría. Son ejemplos obvios la administración de ciertas drogas y de intoxicantes, las seguridades dadas pronto y fácilmente, ciertos tipos de gratificaciones trasferenciales, digresiones, etcétera. El procedimiento analítico más importante es la interpretación; todos los demás le están subordinados, tanto teórica como prácticamente. Todos los procedimientos analíticos son pasos que conducen a una interpretación o que hacen efectiva una interpretación (E. Bibring, 1954; Gill, 1954; Menninger, 1958). "Analizar" es una expresión taquigráfica que alude a los procedimientos que favorecen el insight. Suele comprender cuatro procedimientos: confrontación, aclaración, interpretación y traslaboración. En los capítulos que siguen veremos ampliamente, con ejemplos clínicos, cómo se ern-

52

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

plea cada uno de estos procedimientos. Ahora me limitaré a dar definiciones e ilustraciones simples. El primer paso para analizar un fenómeno psíquico es la confrontación. El fenómeno en cuestión tiene que hacerse evidente, tiene que resultar explícito para el Yo consciente del paciente. Por ejemplo, antes de poder interpretar la razón que pueda tener un paciente para evitar cierto tema en la hora de consulta tengo que ponerlo frente al hecho de que está evitando algo. A veces el mismo paciente reconocerá el hecho y me evitará ese trabajo. Pero antes de pasar a otra cosa, debe quedar asentado que el paciente discierne dentro de sí el fenómeno psíquico que estamos tratando de analizar. La confrontación lleva al paso siguiente, la aclaración. Por lo general, estos dos procedimientos se funden, pero me parece bueno separarlos porque hay casos en que cada uno de ellos ocasiona problemas distintos. La aclaración se refiere a aquellas actividades que tienden a enfocar nítidamente los fenómenos psíquicos que se están analizando. Hay que extraer los detalles significantes y separarlos cuidadosamente de la materia extraña. La variedad o forma especial del fenómeno de que se trate ha de separarse y aislarse. Tomemos un ejemplo sencillo. Tengo un paciente, el señor N, y le hago ver el hecho de que está resistiéndose, y él lo reconoce; parece estar huyendo de algo. Las asociaciones ulteriores del paciente tal vez lleven hacia la revelación del por qué o a qué resiste. Tomemos el primer caso. Las asociaciones del paciente resistente le inducen a hablar de diversos acontecimientos del pasado fin de semana. El señor N fue a una reunión de padres y maestros en la escuela de su hija y se sintió avergonzado por la presencia de tantos padres de aspecto acomodado. Eso le recuerda su infancia y cómo le disgustaba ver a su padre tratando de congraciarse con sus clientes adinerados. Su padre era un tirano cuando trataba con sus empleados y un "lambiscón" con los ricos. Temió a su padre hasta que salió de casa para ir a la universidad. Después sintió desprecio por él. Todavía lo siente, pero no lo deja ver. Por lo demás, no serviría de nada, porque su padre es demasiado viejo para cambiar. Debe andar ya por los sesenta, y "el poco pelo que le queda" está ya todo cano. El paciente queda callado. Tuve la impresión de que las asociaciones de N señalaban ciertos sentimientos que tenía para conmigo y que eran esos sentimientos los que lo habían hecho resistente en la primera parte de la hora. Me parecía también que probablemente se trataría de desprecio y, más concretamente, del miedo que tenía el paciente de manifestarme directamente el desprecio que le inspiro. Cuando el paciente se quedó callado, dije que me preguntaba si no tbntiría algún desprecio por otro hombre canoso. El paciente enrojeció y su primera respuesta fue: "Creo que usted piensa que me refería a usted. Pues no es así. No siento

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

53

ningún desprecio por usted; ¿por qué había de sentirlo? Usted me trata muy bien, casi siempre. No tengo idea de cómo tratará a su familia o sus amigos. Además, es cosa que no me incumbe. A lo mejor es usted uno de esos que pisotean a los pequeños y se doblega ante los grandes. No lo sé y no me importa." En aquel punto proseguí con el asunto. Repuse que me parecía que le aliviaba no saber cómo era yo fuera de la hora de consulta.. De haberlo sabido, tal vez hubiera sentido desprecio por mí y hubiera temido decírmelo en mi cara. El señor N estuvo callado unos segundos y respondió que si me imaginaba haciendo algo despreciable no hubiera sabido qué hacer con el dato. Esto le recordó una ocasión hacía unas cuantas semanas. Había estado en un restaurante y oído una enojada voz de hombre que maltrataba a un mesero. Cosa de un instante, aquella voz le pareció la mía y el dorso del hombre se parecía al mío. A los pocos momentos se sintió aliviado de ver que no era así. Ahora era posible decirle al paciente que trataba de no sentir desprecio por mí porque si lo sentía temería manifestarlo, igual que con su padre. Era esta compleja pauta específica de reacciones emocionales la que había que aclarar antes de seguir con el análisis de sus resistencias. El tercer paso del análisis es la interpretación. Es el procedimiento que distingue el psicoanálisis de las demás psicoterapias porque en el psicoanálisis, la interpretación es el instrumento último y decisivo. Todos los demás procedimientos preparan la interpretación o la amplifican, y ellos mismos quizá tengan que ser interpretados. Interpretar significa hacer consciente un fenómeno inconsciente. Más exactamente, significa hacer consciente el significado, el origen, la historia, el modo o la causa inconsciente de un suceso psíquico dado. Esto por lo general requiere más de una intervención. El analista emplea su propio inconsciente, su empatía e intuición, así como sus conocimientos teóricos, para llegar a una interpretación. Al interpretar vamos más allá de lo directamente observable y atribuimos significado y causalidad a un fenómeno psicológico. Necesitamos ver las reacciones del paciente para poder determinar la validez que merece nuestra interpretación (E. Bibring, 1954; Fenichel, 1945a, y la lista adicional de lecturas). Los procedimientos de aclaración e interpretación están íntimamente entrelazados. Con gran frecuencia, la aclaración lleva a una interpretación que hace volver a una aclaración ulterior (Kris, 1951). El caso clínico arriba citado así lo indica. Pongamos ahora un ejemplo de interpretación con validación por el mismo paciente. En una sesión, unas dos semanas después de la ya mencionada, el señor N me comunica un fragmento de sueño. Todo cuanto puede recordar es que espera a que cambie la luz roja del semáforo cuando siente que alguien le golpea por

54

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

detrás. Sale furioso y ve, con alivio, que sólo era un niño montado en una bicicleta. Su carro no había sufrido daño. Las asociaciones conducen al señor N a su gusto por los carros, sobre todo los deportivos. Le gustaba en particular la sensación de adelantar a toda prisa a esos gordos y viejos carros caros. Los carros caros parecen muy fuertes pero se desintegran en unos cuantos años. Su pequeño carro deportivo corre más, sube más, dura más que los Cadillacs, los Lincolns y los Rolls Royces. Sabe que es una exageración, pero le gusta pensarlo así. Le halaga. Debe ser un vestigio de sus días de atleta, en que le gustaba ser el más débil que derrotaba al favorito. Su padre eran un "fan" del deporte y siempre estaba ridiculizando los éxitos de mi paciente. Pretendía su padre haber sido un gran atleta en sus tiempos, pero nunca lo probó. Era un exhibicionista, y el señor N ponía en duda que realmente hubiera sido capaz de lograr algo. Su padre coqueteaba con una mesera en el café o hacía alguna observación sexual acerca de las mujeres que pasaban, pero daba la impresión de alardear. De haber sido realmente sexual no hubiera tenido que presumir. Es patente que el material del paciente muestra la comparación entre él y su padre en cuestiones de capacidad sexual. También está relacionado con las personas que se hacen pasar por lo que no son. El afecto más fuerte en sus asociaciones fue el momento en que dijo que le "halagaba" la fantasía de ganar a los carros grandes. Sabía que era una desfiguración, pero le gustaba imaginárselo. En el sueño, su furor se cambia por alivio cuando descubre que quien le había golpeado era "sólo un niño montado en una bicicleta". Me pareció que aquellos dos elementos cargados de afecto debían contener la clave del significado del sueño y de la consulta analítica. Interpreté para mí que el niño en bicicleta significa un niño que se masturba. La luz roja [red light] probablemente se refiere a la prostitución, ya que es común llamar "zona roja" [red light district] a los lugares donde suelen estar las prostitutas. Yo ya sabía que mi cliente decía amar a su esposa pero prefería cohabitar con prostitutas. Hasta este punto del análisis, el paciente no tenía recuerdos de la vida sexual de sus padres. Pero solía mencionar los coqueteos de su padre con las meseras, que me parecieron recuerdos encubridores. Por eso me pareció deber orientar mi interpretación en dirección de su actitud adulta de superioridad respecto de su preocupación infantil por la vida sexual de su padre. (Deliberadamente pasé por alto, de momento, todas las referencias a golpear, detrás, enojo, etcétera.) Hacia el final de la visita dije al señor N que lo veía debatirse con sus sentimientos acerca de la vida sexual de su padre. Parecía decir que su padre no era un hombre muy potente, pero me preguntaba yo si siempre /o habría pensado así. El paciente respondió rápidamente, de hecho, con demasiada celeridad. En esencia parecía correrle prisa convenir en que su padre siempre le había parecido arrogante, baladrón y pretencioso. Ignoraba cómo sería su vida sexual con su madre, pero estaba seguro de que no _había sido muy satisfactoria. Su madre era enfermiza e infeliz. Pasaba casi toda la vida quejándose con él de su padre. El señor N estaba casi seguro de que a su madre le disgustaba el sexo, pero no podía probarlo.

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

55

Intervine en este punto y dije que suponía que la idea de que su madre no gustaba de la actividad sexual con su padre le halagaba. El paciente dijo que no le halagaba pero tenía que reconocer que le procuraba cierta satisfacción, como un triunfo sobre el "viejo". De hecho recuerda ahora haber hallado "revistas de mujeres" (desnudas) ocultas en la recámara de su padre. Recuerda también que una vez halló una cajita de preservativos bajo la almohada de su padre cuando él era adolescente y pensó: "Mi padre debe andar con prostitutas." Intervine y le señalé que los preservativos bajo la almohada de su padre más bien parecían indicar que los usara con su madre, que dormía en la misma cama. Pero el señor N tenía empeño en creer su fantasía, realización del deseo de que su madre no quería la actividad sexual con su padre y que éste no era muy potente. El paciente quedó callado y terminó la hora. Al día siguiente empezó a contarme que estaba furioso conmigo cuando salió de la consulta. Iba manejando locamente, tratando de adelantar a todos los vehículos en la supercarretera, sobre todo los caros. Después, súbitamente, le acometió el impulso de echar carreras con un Rolls Royce si encontraba uno. Un pensamiento fugitivo atravesó su mente. En la delantera del Rolls Royce iban las iniciales R. R. De repente comprendió que aquéllas eran las iniciales del doctor Greenson. Entonces empezó a reír solo en su coche. "El viejo debe tener razón —pensó—; me halaga imaginar que mi madre me prefería a mí y que yo podía vencer a mi padre. Después me pregunté si aquello tendría algo que ver con mi propia, complicada vida sexual con mi mujer."

Yo creo que esta viñeta clínica ilustra los complicados pasos que entran en una simple interpretación, así como que se debe esperar a las respuestas clínicas del paciente para determinar si uno va por buen camino. La reacción afectiva del paciente a mi primera intervención, su prisa en responder, me indicaron que había dado con algo muy sensible. Los nuevos recuerdos de las "revistas de mujeres" y los preservativos confirmaron que en lo esencial iba yo bien. Sus reacciones después de la visita, su cólera, la asociación con el Rolls Royce, la risa y el enlace con su propia vida sexual parecían indicar que la dosificación y el timing eran acertados. (En el tomo II veremos más acerca de la interpretación.) El cuarto paso del análisis es la traslaboración. Se trata de una compleja serie de procedimientos y procesos que se produce después de presentarse un insight. La labor analítica que hace posible el que el insight lleve a un cambio es la traslaboración (Greenson, 1965b). Principalmente se trata de las exploraciones repetitivas, progresivas y elaboradas de las resistencias que se oponen a que el insight conduzca a un cambio. Además de ensanchar y profundizar el análisis de las resistencias son también de particular importancia las reconstrucciones. La traslaboración pone en movimiento muchos procesos circulares en los que el

56

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

insight, el recuerdo y el cambio de comportamiento se influyen mutua-

mente (Kris, 1956a, 1956b). Para ilustrar este concepto de traslaboración volvamos al caso del señor N. En la primera sesión dije cómo había interpretado su fantasía ilusoria de que a su madre no le gustaba la relación sexual y que por eso rechazaba al padre sexualmente, amén de que el padre era impotente. No le gustó mi interpretación, pero más adelante aquel mismo día comprendió que parecía atinada. Para cuando vino a la siguiente cita había amplificado este insight y lo había relacionado con el hecho de que su propia vida sexual con su esposa estaba trastornada. Lo más difícil para él era mirar a su mujer al día siguiente de haber tenido con ella relaciones sexuales. Sentía que le detestaba por haberse conducido sensualmente. Cuando yo lo puse en duda, relacionó sus reacciones con el recuerdo infantil de que su madre lo humillara por masturbarse.. Pero en las semanas siguientes, el señor N cada vez fue adquiriendo mayor conciencia del hecho de que junto a su deseo de que su esposa gozara sensualmente con él, la despreciaba cuando ella se excitaba sexualmente. La sensación de que ella le aborrecía después del coito era una proyección de sus propios sentimientos. Poco después recordó el señor N una vez que su madre hizo un malicioso guiño a su padre al ver dos perros copulando en la calle. Al principio hubo poco afecto en relación con este recuerdo. Pero el paciente se condujo extrañamente con su esposa en aquel tiempo. La encontraba en extremo desagradable, la evitaba por completo sexualmente y buscaba a prostitutas. Yo interpreté por él que parecía estar actuando como él creía que actuaba su padre. El paciente replicó que él no culpaba a su padre por evitar a su madre sexualmente. Aunque su madre había sido una mujer atractiva, él recordaba haberla visto alguna vez en la cama y que "no era precisamente un premio de belleza". Le veía el rostro enrojecido y sudoroso, el pelo lacio y le notaba un olor repulsivo. Estos recuerdos se asociaban con la enfermedad y la menstruación. Yo interpreté que la menstruación se relacionaba con las perras en celo. Después reconstituí para N que era probable que el cuadro de su madre con el rostro enrojecido y sudoroso y el olor repulsivo estuviera relacionado con el verla en el coito con el padre. Apunté la posibilidad de que la idea de que a su madre no le gustaba el sexo y los muchos recuerdos de los coqueteos de su padre con otras mujeres fueran intentos de negar el recuerdo inconsciente de haber visto a su madre excitada sexualmente por su padre. Señalé que el recuerdo de su madre guiñándole el ojo al padre mientras los perros se copulaban era también un recuerdo encubridor de este tipo. El señor N convino en que mi reconstrucción parecía plausible, pero que "le dejaba frío". En otra visita siguiente le dije 9ue el desdén sexual por su mujer y el andar con prostitutas eran otros intentos de "probar" que las mujeres buenas, las mujeres casadas, las que son madres, no se preocupan por lo sexual y que los maridos de esas mujeres no cohabitan con ellas. A la semana siguiente de esta interpretación el paciente comunicó haber tenido la experien-

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

57

cia sexual más satisfactoria de su vida hasta entonces con su esposa. Siguieron a esto varias semanas de resistencia al análisis y a lo sexual, basada en la idea de que todos los mayores son hipócritas y mentirosos, salvo unos cuantos rebeldes y montaraces. Una vez más, el señor N se debatía con los conflictos infantiles en torno a la vida sexual de sus padres. Había tenido que renunciar a la negación de la existencia de su sexualidad, pero los odiaba y despreciaba por su hipocresía. La madre guiñándole el ojo al padre era el compendio de esto. Su esposa también era "falsa", y lo mismo yo y mi esposa. Las únicas personas decentes eran las que huían de la sociedad y los convencionalismos. Era más honrado pagar los servicios sexuales con dinero y no con costosas residencias, vestidos, pieles, carros, etc. Yo interpreté para su beneficio que aquello parecía un intento de rebajar a su padre y a su madre y a otras personas casadas por la rabia y la envidia que le daba el guiño de su madre. Bajo su desprecio se ocultaba la envidia. Y hubiera reaccionado de modo muy distinto si el guiño hubiera sido para él y no para su padre. Reaccionó a esta interpretación y la ulterior reconstrucción con hosco enojo y resistencia. Después, lentamente, durante un período de varias semanas, empezó a cavilar en la relación entre desprecio y envidia. Comprendía que podía tener algún mérito mi formulación. Reconocía a regañadientes que yo tenía razón y le repugnaba renunciar a la idea de que la madre no quería cohabitar con el padre y prefería renunciar al sexo. Si tenía relaciones sexuales, era con sometimiento; y a continuación él hacía impotente al padre en su imaginación. La idea de que su padre excitara sexualmente a su madre lo ponía furioso o lo indignaba. Se sentía como un chiquillo o como un adulto superior. Quizá debiera dejarlos con su vida sexual y dedicarse él a la suya.

Creo que este material ilustra algo de la labor que entraña la traslaboración. Lo descrito abarca un período de unos seis meses. Empieza con el sueño del paciente en su coche deportivo, la luz roja y el niño que lo golpea con su bicicleta. Desde entonces de vez en cuando trabajamos con el problema de sus reacciones emocionales a la vida sexual de sus padres y cómo eso determinó sus propias dificultades sexuales. En la superficie había superioridad respecto del padre y simpatía para con la madre. El padre era un presumido impotente y la madre una no virgen renuente. A continuación, frente a grandes resistencias hallamos llamaradas de ira contra el padre y la madre. Después la madre resultaba repulsiva y él despreciaba a sus dos progenitores. Hacia el final de este período descubrimos envidia de la vida sexual de los padres. Finalmente, el señor N tuvo la noción de que tal vez los dos tenían derecho al retiro y la vida privada en su recámara y que él debía hacer otro tanto. Este no fue el fin del problema sexual de N, pero demuestra la con-

58

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

secución de bastante cantidad de insight útil. Hubo muchos movimientos hacia atrás y hacia adelante, pero continuó el progreso. Por ejemplo, el tema de la homosexualidad no se tocó en este período pero se reasumió posteriormente. Hubo intrusiones de otros problemas y durante períodos más largos o breves, los problemas sexuales pasaron al fondo o se complicaron con ingredientes de agresión. Hubo también fases regresivas en que la libido estuvo implicada en otros niveles. Pero mi objetivo era mostrar un ejemplo de la traslaboración en psicoanálisis. Debe observarse que parte de la labor de traslaboración la realiza el paciente fuera de la consulta. La traslaboración es el elemento que más tiempo consume en la terapia psicoanalítica. Sólo raramente conduce el insight con mucha rapidez a un cambio de comportamiento; y entonces generalmente es transitorio o queda aislado y no integrado. De ordinario se requiere mucho para sobreponerse a las poderosas fuerzas que se oponen al cambio y para asentar cambios estructurales duraderos. La interesante relación entre el trabajo de duelo y la traslaboración, la importancia de la compulsión a la repetición y el instinto de muerte se estudiarán en el tomo u (véase también Freud, 1914c, 1926a, 1937a; Fenichel, 1941, capítulo vi; Greenacre, 1956; Kris, 1956a, 1956b; Greenson, 1965b). Los cuatro pasos que he esbozado representan una versión esquemática de lo que se entiende por analizar un hecho psíquico. Todos los pasos son necesarios, pero algunos puede darlos espontáneamente el paciente, sobre todo la confrontación o parte de la aclaración. Estos pasos no siempre siguen exactamente el orden descrito, ya que cada procedimiento puede producir nuevas resistencias que habrán de tratarse primero. O bien una interpretación puede preceder a una aclaración y facilitar la aclaración de un fenómeno dado. Otra variable es el hecho de que los imponderables de la vida cotidiana pueden invadir la vida del paciente y tomar la precedencia por razones psicoeconómicas sobre todo lo demás que entra en el análisis. De todos modos, la confrontación, la aclaración, la interpretación y la traslaboración son los cuatro procedimientos básicos que aplica el analista en su labor.

1.3.3

LA ALIANZA DE TRABAJO

El paciente psicoanalítico llega al análisis porque su padecimiento neurótico le impulsa a embarcarse en el dificil viaje terapéutico. Su problema es suficientemente grave para inducirle a emprender un progra-

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

59

ma que es para largo tiempo, doloroso y costoso. Sus funciones yoicas y su capacidad de relaciones de objeto' a pesar de su neurosis se consideran suficientemente sanas como para soportar los rigores de la terapia psicoanalítica. Sólo un neurótico relativamente sano puede ser psicoanalizado sin modificaciones ni desviaciones importantes. El paciente psicoanalítico produce el material para el tratamiento por medio de asociaciones libres, reacciones de trasferencia y resistencias. El analista emplea los procedimientos de las confrontaciones, la aclaración, la interpretación y la traslaboración. Pero todo esto no explica cabalmente lo que sucede o deja de suceder en el curso de la terapia. Hay otro ingrediente terapéutico capital, que tiene gran importancia en el éxito o el fracaso del tratamiento psicoanalítico. Me refiero a la "alianza de trabajo", que no es precisamente un procedimiento técnico ni un proceso terapéutico pero es necesario para ambos (Greenson, 1965a). Aquí presentaré sólo un esbozo del tema. Para un estudio a fondo de la alianza de trabajo véase la sección 3.5. La alianza de trabajo es la relación racional y relativamente no neurótica entre paciente y analista que hace posible la cooperación decidida del paciente en la situación analítica. Freud (1913b, p. 139; 435) menciona una "trasferencia aprovechable", una relación que debe establecerse antes de que se le dé una interpretación al paciente. Fenichel (1941, p. 27) habla de una trasferencia "racional", Stone (1961, p. 104) de una trasferencia "madura", Zetzel (1956) de "alianza terapéutica" y Nacht (1958a) de la "presencia" del analista, todo lo cual se refiere a conceptos análogos. Las manifestaciones clínicas de esta alianza de trabajo son la disposición del paciente a realizar los diversos procedimientos del psicoanálisis y su capacidad de trabajar analíticamente con los insighls dolorosos y regresivos que provoca. La alianza se forma entre el Yo razonable del paciente y el Yo analítico del analista (Sterba, 1934). El hecho significante que ocurre es una identificación parcial y temporal del paciente con la actitud y el modo de trabajar del analista que el paciente percibe directamente en las sesiones analíticas regulares. 2 La expresión "relaciones objetales" y otras como "objetos de amor" y "objetos perdidos" me parecen insatisfactorias. Parecen poner algo de impersonal y desapegado en conceptos preñados de intenso sentido personal. De todos modos, he seguido empleándolos porque han sido ampliamente aceptados en los círculos psicoanalíticos y no encuentro un remplazante mejor que satisficiera a todo lo que implican esas palabras. El término "objeto" arranca de la noción de que el Ello necesita objetos para satisfacer las pulsiones. En este sentido, los objetos originales satisfactores de necesidades tienen aparte de esto poco de distintos o (micos.

60

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

El paciente, el analista y el encuadre [swing] analítico contribuyen a la formación de esta alianza de trabajo. La conciencia del padecimiento neurótico y de la posibilidad de que el analista le ayude mueven al paciente a buscar la situación analítica y a trabajar en ella. La capacidad que el paciente tiene de formar una relación relativamente racional, desexualizada y exenta de agresividad con el analista se debe a su capacidad de haber formado relaciones neutralizadas semejantes en su vida pasada. Las funciones del Yo del paciente desempeñan un papel decisivo, ya que la capacidad de establecer una relación múltiple con el analista sólo es posible teniendo un Yo flexible. El analista lleva a la alianza de trabajo su constante interés en el entendimiento y el insight, su continuo análisis de las resistencias y sus actitudes cordiales, empáticas, sinceras y no juzgadoras (Freud, 1912a, p. 105, 416; 1913b, p. 123, 426; Fenichel, 1941, p. 85; Sterba, 1929, pp. 371-2). El encuadre analítico facilita la formación de la alianza con la frecuencia de las visitas, la larga duración del tratamiento, el empleo del diván, el silencio, etc. Esto favorece no sólo las reacciones de regresión y las de trasferencia neurótica sino también la alianza de trabajo (Greenacre, .1954). El modo de trabajar del analista, su estilo terapéutico y el encuadre analítico producen una "atmósfera analítica", que es un medio importante de inducir al paciente a aceptar que someta a juicio algo hasta entonces rechazado. Esta atmósfera favorece la alianza de trabajo y atrae al paciente temporal y parcialmente hacia la identificación con el punto de vista del analista. La atmósfera analítica puede también convertirse en resistencia si da a la labor analítica una apariencia de artificio y de irrealidad. La alianza de trabajo es aquella parte de la relación con el analista que posibilita la cooperación del paciente en la hora analítica. Bajo esta benigna influencia, el paciente quiere entender las intrucciones e inszghts del analista, repasa y vuelve a repasar las interpretaciones y reconstrucciones, y eso contribuye a la integración y asimilación del insight logrado. La alianza de trabajo en unión del sufrimiento neurótico pone el incentivo para realizar la labor analítica; el grueso de la materia prima lo dan las reacciones neuróticas de trasferencia del paciente. Para analizar con éxito la neurosis de trasferencia es necesario que el paciente haya formado con el analista una fiñne alianza de trabajo. La neurosis de trasferencia es el medio que permite al paciente llevar a la situación analítica el material reprimido e inaccesible. La capacidad que tenga el paciente de oscilar entre la alianza de trabajo y las reacciones trasferenciales neuróticas es condición imprescindible para

1

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

61

la labor analítica. Esta capacidad es paralela a la escisión en el Yo del paciente entre un Yo razonable, observador y analizador y otro subjetivo, irracional y experienciante. Esta escisión puede verse en la asociación libre. Cuando el paciente se deja llevar por un recuerdo o fantasía doloroso, el Yo experienciante pasa al primer plano y no hay conciencia del sentido ni lo adecuado de las emociones en ese momento. Si el analista hubiera de intervenir entonces, el Yo razonable del paciente volverá a manifestarse y el paciente podría entonces reconocer que los afectos en cuestión procedían del pasado; habría menos ansiedad y acaso acabarían por aparecer derivados menos deformados. Esta escisión de las funciones yoicas puede verse con extremada claridad cuando uno analiza las resistencias trasferenciales (Sterba, 1929, p. 379). La capacidad de escindir las funciones del Yo hace también posible que el paciente separe la alianza de trabajo de la trasferencia neurótica. Resumiendo: la alianza de trabajo proporciona la motivación cotidiana así como la capacidad de realizar la labor analítica. El material esencial reprimido e inaccesible lo proporcionan las reacciones de trasferencia neurótica, y principalmente la neurosis de trasferencia.

1.3.4

LOS PROCEDIMIENTOS Y PROCESOS TERAPÉUTICOS NO ANALÍTICOS

En el psicoanálisis clásico se emplean en cierto grado otras variedades de procedimientos y procesos terapéuticos, pero tienen por objeto preparar para el insight o hacerlo efectivo. Todas las medidas no analíticas al fin acaban por ser también objeto de análisis (E. Bibring, 1954). Este breve examen se limitará a los tres principales agentes terapéuticos no analíticos. La abreacción o catarsis está relacionada con la descarga de emociones e impulsos reprimidos. Breuer y Freud (1893-5) la consideraron en un tiempo método de tratamiento curativo. Hoy se considera la abreacción válida para dar al paciente el sentido de convicción acerca de la realidad de sus procesos inconscientes. La intensidad emocional puede vivificar los detalles de una experiencia que de otro modo podría permanecer vaga e irreal. La expresión de afectos e impulsos puede procurar una sensación temporal de alivio subjetivo, pero eso no es un fin en sí y de hecho se puede convertir en fuente de resistencia. Por ejemplo, un paciente puede confesar al analista algún hecho culpígeno. Después, creyéndose aliviado, tal vez evite el asunto en lugar de analizar su causa, su historia, su significado, etc. Pero es importan-

62

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

te ayudar a un paciente a volver a vivir las emociones de una experiencia traumática para recapturar detalles importantes que de otro modo podrían pasar inadvertidos. Al tratar con las experiencias de proporciones traumáticas o casi traumáticas, debe animarse al paciente para que vuelva a sentir una experiencia con cuanta intensidad le sea posible. El fin principal es permitir al paciente descargar una cantidad suficiente de tensión para que pueda arreglárselas mejor con el resto. Por ejemplo, un paciente con depresión crónica debe poder sentir el sufrimiento lo suficiente para que pueda laborar analíticamente con efectividad. En el análisis de un paciente con un problema de este tipo fue necesario que durante varios meses pasara una parte de la hora de consulta sollozando incontrolablemente antes de que estuviera en condiciones de laborar analíticamente en su depresión. El mismo principio es válido para los estados de ansiedad. La abreacción en sí no es analítica, ya que no lleva directamente al insight. En el material de casos clínicos que se halla en todo este libro hay muchos ejemplos de cómo puede emplearse la abreacción en la terapia estrictamente psicoanalítica. La sugestión está relacionada con la inducción de ideas, emociones e impulsos en un paciente, independientemente del pensamiento realista del paciente o con exclusión del mismo (E. Bibring, 1954). Se halla en todas las formas de psicoterapia porque se deriva de la relación entre padre e hijo, y las personas acongojadas fácilmente adoptan la posición emocional de un niño respecto del terapeuta padre. Es válida la sugestión en psicoanálisis siempre que ayude al paciente a entrar en la situación analítica y trabajar en ella. Aunque el psicoanalista no garantiza grandes resultados de este tratamiento, el paciente tendrá en él un grado de confianza poco realista debido a las influencias sugestivas que se originan en la actitud de su psicoanalista. Mis pacientes notan en mí un sentido de optimismo subyacente, a pesar de lo que yo diga o de mis opiniones conscientes. En el curso de un análisis hay ocasiones en que es aconsejable animar a un paciente a que trate de soportar algún dolor o frustración. Es mejor si se puede explicar la razón de esta actitud. A veces uno sólo puede decir algo así: "Usted podría sentirse mejor si se encarara con ello." Por lo general estas sugestiones o seguridades tienen éxito. También puede uno-decir cosas como: "Cuando ya no tema recordará sus sueños"; y el paciente empezará a recordar sus sueños. Tiene la sugestión dos peligros principales. Uno es el de servirse de ella innecesariamente y seducir al paciente para que se acostumbre a

COMPONENTES DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA CLÁSICA

63

ese medio regresivo de apoyo. El otro es el de emplearla sin darse cuenta. Entonces no se analizará la influencia sugestiva del analista y el paciente adquirirá, de hecho, un nuevo síntoma neurótico con las sugestiones no analizadas de su analista. Esto sucede cuando se dan las interpretaciones como un dogma. Entonces los pacientes se apegarán a la interpretación como a una idea obsesiva. El artículo de Glover (1931) sobre las interpretaciones inexactas y la sugestión es clásico al respecto (1955, pp. 353-66). El meollo de la cuestión es que la sugestión y las seguridades dadas tienen que reconocerse al fin francamente, introducirse en la situación analítica y analizarse sus efectos. La manipulación es una actividad evocadora que emprende el terapeuta sin conocimiento del paciente. El vocablo ha adquirido una connotación desfavorable en los círculos psicoanalíticos porque la han empleado abusivamente los llamados "analistas silvestres". Pero forma tanto parte de la terapia analítica como la sugestión y la abreacción. Suele emplearse para fomentar diversos procesos que se suscitan durante un análisis terapéutico clásico. (Véase Gill [1954] para el punto de vista clásico al respecto y Alexander [1954a, 1954b] para una cpinión contraria.) Es manipulación quedar callado durante la consulta para dejar que un afecto se robustezca hasta hacerse más demostrable. Es manipulación no analizar la trasferencia para dejarla alcanzar cierta intensidad o reducirse. Es manipulación mencionar la partida próxima cuando el paciente no la menciona. Pero todas estas manipulaciones tienen un objetivo analítico indirecto, que es favorecer el insight. Si se pregunta, hay que reconocerlas, y analizar las reacciones que causen. Otras manipulaciones son más sutiles. Por ejemplo, el tono de voz o la entonación tienen efectos evocadores que pueden traer reacciones y recuerdos al análisis y con ello favorecer los procesos analíticos. Lo capital es tener conciencia de la manipulación o al menos de la posibilidad de que se haya empleado inadvertidamente. En definitiva, debe dársele entrada en el escenario analítico y analizarla tan cumplidamente como cualquier otra intervención del análisis, real o imaginada (Gill, 1954). El desempeño deliberado y consciente de papeles o actitudes es antiana-, lítico puesto que crea una situación no analizable. Hay algo de engaño y trampa en ello cuya consecuencia es una desconfianza real respecto del terapeuta. No pongo en duda el hecho de que pueda ser necesario en ciertas situaciones psicoterapéuticas, pero hace imposible el análisis. La contribución de Eissler a este problema es cabal y sistemática (1950b). (Para un punto de vista divergente véase Alexander, French y colabo-

64

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

radores, 1946, y la lista adicional de lecturas.) Una palabra final a esta introducción a la técnica psicoanalítica. Los términos de "manejo" o "tratamiento" de la trasferencia, etc., se refieren a la adición de medidas no analíticas a los procedimientos analíticos empleados dentro del marco de la terapia psicoanalítica. Los ejemplos clínicos de todo este libro ilustran el punto. El "arte" de la técnica psicoanalítica tal y como se aplica en el psicoanálisis clásico se basa en la mezcla de los procedimientos analíticos con los no analíticos. Es dificil de enseñar. Los principios de las técnicas psicoanalíticas son de enseñanza más fácil. En estos volúmenes tengo la intención de enfocar primordialmente los componentes fundamentales de la llamada técnica psicoanalítica clásica.

1.4 INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA TERAPIA PSICOANALÍTICA: VISIÓN PRELIMINAR

El problema de determinar las indicaciones y contraindicaciones del tratamiento psicoanalítico gira en torno a dos cuestiones distintas pero relacionadas. La primera y más importante es ésta: ¿Es analizable el paciente? La segunda y contingente es: ¿Satisfará el tratamiento psicoanalítico óptimamente las necesidades del paciente? Me gustaría ampliar esta última cuestión con un ejemplo clínico. Supongamos que uno tiene un paciente que desea la psicoterapia y uno le cree capaz de trabajar efectiva y excelentemente en la situación analítica. ¿Le aconsejaría emprender el psicoanálisis si descubre que está a punto de ser llamado a filas? El psicoanálisis es un tratamiento que dura mucho, por lo general de tres a cinco años. Hay que tomar en cuenta la situación total de su vida para decidir si uno le recomendaría o no esa forma de psicoterapia. El problema de la analizabilidad es complejo porque depende de muchos diferentes aspectos y rasgos del paciente, tanto sano como patológico. Además, es necesario también conocer perfectamente las muchas exigencias que el proceso y el procedimiento psicoanalíticos plantean al paciente. El breve resumen de teoría y práctica que llevamos hecho nos permite sólo una opinión preliminar. Tendremos que dejar el estudio definitivo para los últimos capítulos. Freud reconoció (1905a) muy pronto que los criterios aislados, por muy importantes o nítidos que fueran, no permiten un pronóstico exacto de la analizabilidad del paciente. Hay que tratar de evaluar toda la per-

I NDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA TERAPIA

65

sonalidad, y eso es muy difícil a las primeras entrevistas preliminares (Knight, 1952). Sin embargo, es precisamente entonces cuando el terapeuta tiene que hacer sus recomendaciones acerca de la:elección de tratamiento. Las entrevistas preliminares prolongadas y las pruebas psicológicas pueden ayudar con ciertos pacientes; pero en el estado actual de nuestros conocimientos, ni siquiera esta combinación de métodos ofrece pronósticos seguros en muchos casos. Además, las entrevistas prolongadas así como las pruebas psicológicas producen trastornos secundarios. El enfoque médico tradicional para determinar la forma de tratamiento es llegar primero al diagnóstico. Freud (1916-7, p. 428; 372) parece haber tenido esto presente cuando distinguía las neurosis de trasferencia de las narcisistas. Creía él que siendo los pacientes psicóticos esencialmente narcisistas, no podían ser tratados por el psicoanálisis, puesto que no podían desarrollar una neurosis de trasferencia. Esta distinción es todavía válida en lo esencial, pero hoy muchos pacientes que buscan tratamiento no pueden ser puestos en ninguna de las dos categorías, porque presentan rasgos tanto de neurosis como de psicosis. Además, últimamente creen posible algunos analistas realizar análisis clásicos con casos psicóticos y lograr buenos resultados terapéuticos (Rosenfeld, 1952). Pero la mayoría de los psicoanalistas son de opinión que los pacientes de fijación narcisista requieren desviaciones del procedimiento psicoanalítico normal (Frank, 1956; M. Wexler, 1960). Knapp y sus colaboradores (1960) examinaron a 100 postulantes para tratamiento psicoanalítico y vieron que los jueces rechazaban a los considerados esquizoides, limítrofes [bordar line} o psicóticos. Esto está de acuerdo con las ideas de Freud acerca de la tratabilidad de la neurosis de trasferencia en comparación con las neurosis narcisistas. Considero que la mayoría de los analistas estarían de acuerdo con él (Fenichel, 1945a; Glover, 1958, y Waldhorn, 1960). Siguiendo este modo de pensar, la terapia psicoanalítica estaría indicada para la histeria de ansiedad, la neurosis obsesiva y compulsiva, las depresiones psiconeuróticas y las enfermedades llamadas "psicosomáticas". Estaría contraindicada para las diversas formas de esquizofrenia y de psicosis maniaco-depresiva. Otros trastornos del carácter, como las neurosis impulsivas, las perversiones, adiciones, delincuencias y casos limítrofes serían de analizabilidad cuestionable y habrían de ser determinados por los aspectos especiales de cada caso (Fenichel, 1945a; Glover, 1955, 1958). No cabe duda de que un diagnóstico clínico puede tener valor para determinar si el paciente es apropiado para el análisis, pero por des-

66

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

gracia suele costar mucho tiempo llegar a un diagnóstico definitivo. A veces la psicopatología que se presenta es sólo una pantalla superficial tras la cual se halla una patología maligna oculta y latente. La presencia de síntomas histéricos no significa que el paciente sea necesariamente histérico; y viceversa: la sintomatología extraña puede tener la estructura de la histeria. Los síntomas no están tan ligados a los síndromes de diagnóstico específicos como solíamos creer (Greenson, 1959a; Rangell, 1959, y Aaron, 1962). A veces se puede llegar a un diagnóstico seguro sólo al final de un largo análisis. Solía darse por supuesto que la presencia de una fobia indicaba la ansiedad histérica, pero hoy sabemos que las fobias pueden hallarse en pacientes histéricos, obsesivos, depresivos y esquizoides. Otro tanto sucede con los síntomas conversivos, los psicosomáticos, las inhibiciones sexuales, etc. La presencia de un síntoma específico revela algunos aspectos de la patología de un paciente. No nos dice si esta formación patológica es central o periférica, si es predominante o un factor menor en la estructura de la personalidad del paciente. Aunque el diagnóstico nos dice mucho de la patología, tal vez indique relativamente poco de los recursos salutíferos del paciente en cuestión (Knight, 1952; Waldhorn, 1960). Algunos casos obsesivos son pacientes excelentes y otros son inanalizables. Las dudosas categorías de pacientes, por ejemplo las perversiones y los casos limítrofes, tienen diferentes grados de recursos salutíferos. Y es su haber de condiciones favorables, y no la patología, lo que puede ser el factor decisivo. La evaluación completa del paciente y no el diagnóstico clínico o la patología, ha de ser el punto donde se concentre la atención. Knight (1952) ha insistido en el pasado y Anna Freud, en su reciente libro (1965), hace de esto su tesis principal en lo tocante a los niños. (Véase también Anna Freud et al., 1965.) Un buen método para abordar el problema de la analizabilidad es explorar la dotación del paciente en relación con las necesidades especiales de la terapia psicoanalítica. Como ya dijimos, el tratamiento psicoanalítico es una terapia costosa en tiempo y dinero y que se debe prolograr mucho, amén de ser por su misma naturaleza frecuentemente dolorosa. Por eso, sólo los pacientes fuertemente motivados cooperarán de todo corazón en la situación analítica. Los síntomas del paciente o los rasgos discordantes de carácter habrán de causarle suficiente sufrimiento para soportar los rigores del tratamiento. El padecimiento neurótico tiene que interferir en importantes aspectos de la vida del paciente, y la conciencia de su mala condición tiene que conservarse para que el paciente siga motivado. Los problemas triviales y los deseos de

INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA TERAPIA

67

parientes, amantes o patrones no justifican la empresa del tratamiento psicoanalítico. La curiosidad científica o el deseo de adelanto profesional no harán que un analizando se someta a una experiencia analítica profunda a menos que se combinen con una suficiente necesidad terapéutica. Los pacientes que piden resultados rápidos o que tienen una buena ganancia secundaria con su padecimiento tampoco tendrán la motivación necesaria. Los masoquistas que necesitan su dolor neurótico quizá entren en el análisis y después se apeguen al dolor del tratamiento. Presentan éstos un problema para la valoración de su deseo de reponerse. Los niños tienen motivaciones muy diferentes de las de los adultos y también necesitan una evaluación desde un punto de vista diferente (A. Freud, 1965, capítulo 6). El psicoanálisis requiere que el paciente tenga la capacidad de desempeñar, con mayor o menor constancia y repetición, funciones yoicas que se contradicen mutuamente. Por ejemplo, para acercarse a la asociación libre el paciente debe poder regresar en su pensamiento, dejar pasivamente que las cosas se presenten, renunciar al control de sus pensamientos y sentimientos y en parte a su prueba de la realidad. Pero también esperamos que el paciente nos comprenda cuando nos comunicamos con él, que haga alguna labor analítica por su parte, que controle sus actos y sentimientos después de la consulta y que esté en contacto con la realidad. A pesar de su neurosis, el paciente analizable debe tener funciones yoicas elásticas y flexibles (Knight, 1952; Loewenstein, 1963). También necesitamos que el paciente posea la facultad de regresar y recuperarse en su relación con su psicoanalista. Se espera que tenga diversas reacciones de trasferencia regresivas, que las sostenga y que trabaje también con ellas en calidad de colaborador del analista (Stone, 1961; Greenson, 1965a). Los pacientes psicóticos y de orientación narcisista en general no son apropiados para el psicoanálisis (Freud, 1916-7; Knapp et al. , 1960). La facultad de la empatía es esencial para la mentalidad psicológica y depende de la capacidad de identificarse temporal y parcialmente con los demás (Greenson, 1960). Esta es necesaria para la comunicación eficaz entre paciente y analista y deben tenerla ambos. Las personas retraídas y que no se interesan emocionalmente no son buenos sujetos para la terapia psicoanalítica. La asociación libre acaba por conducir al descubrimiento de detalles íntimos, dolorosos, de la vida personal. De ahí que el paciente apropiado deba tener un carácter sumamente honesto e íntegro. También se requiere la habilidad de comunicar inteligiblemente sutiles combinaciones de emociones. Las personas que no pueden pensar con clari-

68

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

dad y tienen dificultades para expresarse no son convenientes tampoco (Fenichel, 1945a; Knapp et ad., 1960). Las personas muy impulsivas, las que no pueden tolerar la espera, la frustración o los afectos dolorosos también son candidatos poco convenientes para el psicoanálisis. Otro grupo de factores que ha de tomarse en cuenta es la situación externa de la vida del paciente. Una enfermedad o incapacidad física grave agotará la motivación de un paciente o lo dejará sin energías para la labor psicológica. A veces una neurosis será un mal menor en comparación con algunas enfermedades desastrosas o algunas situaciones lamentables. Los pacientes que se hallan en plena relación amorosa excitante no suelen ser buenos para laborar en el análisis. La presencia de un cónyuge o padre enojón, agresivo o entrometido puede hacer el psicoanálisis temporalmente impracticable. No se puede realizar una labor analítica en pleno campo de batalla. Tiene que haber alguna oportunidad de contemplación e introspección fuera de la hora analítica. Están también los elementos prácticos de tiempo y dinero, que suelen ser esenciales. Las clínicas psicoanalíticas pueden atenuar la tensión económica, pero hasta ahora no se sabe de nada que pueda remplazar el largo tiempo que requiere el tratamiento psicoanalítico. La escasez de psicoanalistas es un problema verdadero y en algunas partes, decisivo. Todas las consideraciones que anteceden son útiles para determinar si está indicado o no el psicoanálisis para un paciente. Pero años de labor clínica nos han enseñado que sólo la experiencia real de un período de análisis puede determinar con seguridad si un paciente es apto para el psicoanálisis. Parecen ser demasiadas las variables e incógnitas para que cualquier otro método permita hacer pronósticos confiables. Freud (1913b) parece haber tenido conciencia de este problema y declaró que sólo un "análisis de prueba" de varias semanas podría procurar un "sondeo" suficiente de la situación. Fenichel (1945a) concuerda con este punto de vista, pero Glover descubrió que dos tercios de los analistas ingleses no estaban de acuerdo (1955, pp. 261-350). Creo que la diferencia de opinión se basa más en la táctica que en lo sustancial (Ekstein, 1950). De la práctica clínica se desprende que el anuncio de un plazo de tiempo definido como período de prueba complica la situación analítica. Por eso la mayoría de los analistas resuelven el dilema no poniendo límite concreto de tiempo para un análisis de prueba, pero dan a entender el elemento provisional de diferentes modos. Yo he hallado útil indicar n?i modo de ver a los pacientes siguiendo esta pauta: primeramente digo al paciente que creo que el psicoanálisis es el mejor tratamiento para él, atiendo a sus reacciones y espero su decisión. Una vez que ha convenido en emprender el psicoa-

INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA TERAPIA

69

nálisis le explico el papel de la asociación libre y le sugiero que pruebe, dándole a entender que a su debido tiempo ambos estaremos en mejores condiciones para apreciar la elección del psicoanálisis, después de haber laborado juntos cierto tiempo. Deliberadamente soy impreciso acerca de cuánto tiempo será eso, porque la experiencia me ha enseñado que puede variar enormemente. Una vez que el paciente empieza el análisis, me lleva meses y aun años llegar a una decisión clara, y el plazo se alarga cuanto más practico. También es mucho más fácil descartar a los inapropiados para el psicoanálisis, y para trabajar conmigo en particular, que estar seguro del buen resultado terapéutico. Estas cuestiones las veremos muy amplificadas en el volumen u, en las secciones de las primeras horas analíticas y de la terminación.

LISTA ADICIONAL DE LECTURAS

La evolución histórica de la terapia psicoanalítica

Freud (1914b, 1925a), A. Freud (1950b), Kubie (1950), Loewald (1955), Menninger (1958, capítulo 1). La teoría psicoanalítica de la neurosis

Arlow (1963), Brenner (1955, capítulo viii), Fenichel (1945a), Freud (1894, 1896, 1898), Glover (1939, sección II), Hendrick (1934), Lamplde Groot (1963), Nagera (1966), Nunberg (1932, capítulos y , viii, ix), Waelder (1960). La metapsicología del psicoanálisis

Hartmann (1939, 1964), Hartmann y Kriss (1945), Hartmann, Kris y Loewenstein (1946), Zetzel (1963). La teoría de la técnica psicoanalítica

Alunan (1964), E. Bibring (1954), Gill (1954), Hartmann (1951), Kris (1956a, 1956b), Loewald (1960), Loewenstein (1954), Menninger (1958), Sharpe (1930, 1947). Variaciones en la técnica psicoanalítica

Alexander (1954a, 1954b), E. Bibring (1954), Bouvet (1958), Eissler (1958), Fromm-Reichmann (1954), Gill (1954), Greenacre (1954), Greenson (1958b), Loewenstein (1958a, 1958b), Nacht (1958a), Rangell (1954), A. Reich (1958), Rosenfeld (1858). Asociación libre

Kanzer (1961), Kris (1952), Loewenstein (1956). Las reacciones de trasferencia

Glover (1955, capítulos vil, vitt), Greenacre (1954, 1959, 1966b), Hoffer (1956), Orr (1954), Sharpe (1930), Spitz (1956b), Waelder (1956), Winnicott (1956a), Zetzel (1956).

70

ESTUDIO DE LOS CONCEPTOS BÁSICOS

Las resistencias

Fenichel (1941, capítulos i, u), Glover (1955, capítulos rv, v, Kohut (1957), Kris (1950), Menninger (1958, capítulo v), W. Reich (1928, 1929), Sharpe (1930).

2 LA RESISTENCIA

Interpretación

Fenichel (1944, capítulos

v), Kris (1951), Loewenstein (1951).

Traslaboración

Locwald (1960), Novey (1962), Stewart (1963). La alianza de trabajo

Frank (1956), Spitz (1956a), Stone (1961), Tarachow (1963, capítulo 2), Zetzel (1956). Empleo de procedimientos no analíticos E. Bibring (1954), Gil/ (1954), Gitelson (1951), Knight (1952, 1953b), Sto-

ne (1951). Indicaciones y contradicciones para la terapia psicoanalítica

Guttman (1960; véase en particular Karush), Nunberg (1932, capítulo xii), Waelder (1960, capítulo xi).

He escogido el tema de la resistencia para el primer capítulo técnico de este libro porque fue el descubrimiento por Freud de la importancia del análisis de las-resistencias el que introdujo el comienzo del psicoanálisis y de la técnica psicoanalítica (Breuer y Freud, 1893-5, pp. 268-70, 110-11; Freud, 1914-c, p. 147, 438; Jones, 1953, p. 284). El manejo de las resistencias ha seguido siendo uno de los pilares de la técnica psicoanalítica. El psicoanálisis puede distinguirse de todas las demás formas de psicoterapia por el modo de tratar las resistencias. Algunos métodos de tratamiento apuntan a reforzar las resistencias; los denominan terapias de "recubrimiento" o "de apoyo" (Knight, 1952). Otras variedades de psicoterapia pueden tratar de vencer las resistencias o de esquivarlas de diferentes modos; por ejemplo, por la sugestión o la exhortación, o explotando la relación de trasferencia, o por medio de drogas. Sólo en la terapia psicoanalítica tratamos de superar las resistencias analizándolas, descubriendo e interpretando sus causas, fines, modos e historia.

2.1

DEFINICIÓN ELEMENTAL

Resistencia significa oposición. Todas las fuerzas que dentro del paciente se oponen a los procedimientos y procesos de análisis, es decir, que estorban la libre asociación del paciente, que obstaculizan los intentos del paciente de recordar y de lograr y asimilar insight, que operan contra el Yo razonable del paciente y su deseo de cambiar, todas estas fuerzas pueden considerarse resistencia (Freud, 1900, p. 517; 535). La resistencia puede ser consciente, preconsciente o inconsciente y puede expresarse por medio de emociones, actitudes, ideas, impulsos, pensamientos, fantasías o acciones. Es en esencia la resistencia una contrafuerza del paciente, que opera contra el progreso del análisis, contra el analista y los procedimientos y procesos analíticos. Freud había ya (71]

72

LA RESISTENCIA

reconocido la importancia de la resistencia en 1912 cuando declaraba: "El análisis tiene que luchar con las resistencias emanadas de estas dos fuentes, resistencias que acompañan todos sus pasos. Cada una de las ocurrencias del sujeto y cada uno de sus actos tiene que contar con las resistencias y se presenta como una transacción entre las fuerzas favorables a la curación y las opuestas a ella" (Freud, 1912a, p. 103; 415). En función de la neurosis del paciente, las resistencias tienen una función defensiva. Las resistencias se oponen a la eficacia de los procedimientos analíticos y defienden el statu quo del paciente. Defienden la neurosis y se oponen al Yo razonable del paciente y a la situación analítica. Como todos los aspectos de la vida mental pueden tener función defensiva, todos pueden servir para los fines de la resistencia.

2.2

LA APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

Antes de que podamos analizar una resistencia tenemos que ser capaces de reconocerla. Por eso me propongo describir aquí brevemente algunas de las más típicas manifestaciones de resistencia que aparecen en el curso del análisis. Los ejemplos que voy a citar son sencillos y evidentes con el fin de ser claramente informativos para instruir a los principiantes. Debe recordarse que las resistencias se presentan de muchos modos, sutiles y complejos, en combinaciones o en formas mixtas, y los ejemplos solos y aislados no son la regla. Debe también ponerse de relieve que todo tipo de comportamiento puede desempeñar una función de resistencia. El hecho de que el material de un paciente pueda revelar claramente el contenido inconsciente, los impulsos instintuales o los recuerdos reprimidos no impide la posibilidad de que al mismo tiempo esté funcionando una resistencia importante. Por ejemplo, un paciente puede describir vívidamente alguna actividad agresiva en el curso de una hora para evitar el relato de una experiencia que podría revelar que se encuentra frente a una tentación sexual. No hay actividad que no pueda aplicarse a los fines de la resistencia. Además, todo comportamiento tiene tanto aspectos impulsivos como defensivos (Fenichel, 1941, p. 57). De todos modos, los ejemplos clínicos que siguen se limitarán a las manifestaciones sencillas, típicas y más claras de resistencia.

APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

2.2.1

73

EL PACIENTE CALLA

NI ° *Fo*MACtey< Miela que se enÉsta es la forma más trasparente y frecu % nitez. cuentra en la práctica del psicoanalista. Por lo general, significa que el paciente no está dispuesto, consciente o inconscientemente, a comunicar sus pensamientos o sentimientos al analista. Tal vez tenga conciencia el paciente de su oposición, o tal vez le parezca sencillamente que no tiene nada en la mente. En uno u otro caso, nuestra misión es analizar las causas del silencio. Queremos descubrir los motivos de la oposición al procedimiento analítico de la asociación libre, y diremos algo así como: "¿Qué podría hacerle rehuir el análisis en este momento?" O tal vez investiguemos la sensación de no tener "nada en la mente": "¿Qué cosa podría ocasionar ese vacío en su mente?" O bien: "Parece como que de algo hizo usted nada. ¿Qué podría ser?" Nuestro modo de operar se basa en el supuesto de que la mente únicamente está vacía en el sueño más profundo; en otro caso, el "nada" se debe a la resistencia (Freud, 1913b, pp. 137-8, 434; Ferenczi, 1916-7c). A veces, a pesar del silencio, una paciente puede revelar el motivo o incluso el contenido de su silencio inadvertidamente por su postura, sus movimientos, la expresión de su rostro. Desviar la cabeza de la mirada, cubrirse los ojos con las manos, retorcerse en el diván y enrojecer puede significar turbación. Si simultáneamente la paciente se quita el anillo de matrimonio del dedo sin darse cuenta y después mete en él repetidas veces el dedo meñique, parece como que a pesar de su silencio la señora me revela que está inquieta por los pensamientos de sexualidad o de infidelidad conyugal. Su silencio indica que todavía no tiene conciencia de esos impulsos y que se está desarrollando una lucha entre el anhelo de descubrir esos sentimientos y otro impulso contrario de ocultarlos. Pero el silencio también puede tener otros significados. Por ejemplo, puede ser una repetición de un acontecimiento pasado en que el silencio desempeñó un papel importante (Greenson, 1961; Khan, 1963b). El silencio de la paciente puede representar su reacción a la escena primaria. En semejante situación, el silencio no sólo es una resistencia sino también el contenido de un trozo de revivencia. Hay muchos y complejos problemas de silencio que se examinarán en las secciones 2.2.9.8, 3.9.4.1.1 y en el tomo u. En general, y para la mayoría de los fines prácticos, el silencio es una resistencia al análisis y como tal debe manejarse.

74 2.2.2

LA RESISTENCIA EL PACIENTE "NO SIENTE DESEOS DE HABLAR"

Es ésta una variación respecto de la situación anterior. En este caso el paciente no está literalmente callado, pero siente que no tiene ganas de hablar, o no tiene nada que decir. Con mucha frecuencia queda en silencio después de declararlo así. Nuestra tarea es la misma: explorar por qué o de qué siente el paciente que no quiere hablar. El estado de "no tener ganas de hablar" tiene una o varias causas y a nosotros toca conseguir que el paciente trabaje en ello. Es en lo esencial la misma tarea que la de explorar el "algo" que ocasiona la "nada" consciente en la mente del paciente silencioso. 2.2.3

AFECTOS QUE INDICAN RESISTENCIA

La indicación más típica de resistencia desde el punto de vista de las emociones del paciente se puede observar cuando éste se comunica verbalmente pero con ausencia de afecto. Lo que dice es seco, monótono, insulso y apático. Se tiene la impresión de que el paciente no participa, que aquello de que habla no le afecta. Esto es particularmente importante cuando la ausencia de afecto está relacionada con sucedidos que deberían estar muy cargados de emoción. En general, la impropiedad del afecto es una señal muy notoria de resistencia. El discurso del paciente tiene algo extraño cuando no concuerdan la ideación y la emoción.

APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

2.2.4

LA POSTURA DEL PACIENTE

Con mucha frecuencia, los pacientes revelan la presencia de una resistencia por la postura que adoptan en el diván. La rigidez, el envaramiento o el enovillamiento protector pueden indicar que están a la defensiva. Sobre todo, cualquier postura sin cambio, que dure toda una hora, y sesión tras sesión, siempre es señal de resistencia. Si uno está relativamente exento de resistencia, su postura cambia algo en el curso de la hora de consulta. El movimiento excesivo también indica que algo se descarga con movimientos y no con palabras. La discrepancia entre la postura y el contenido verbal es también señal de resistencia. El paciente que habla suavemente de algún acontecimiento pero se retuerce y debate sólo está contando una parte de lo sucedido. Sus movimientos parecen narrar otra parte del relato. Las manos apretadas, los brazos fuertemente cruzados sobre el pecho, los tobillos firmemente unidos son indicios de estarse controlando. Además, si el paciente se incorpora durante la consulta o mantiene un pie fuera del diván está indicando que desea escapar a la situación analítica. El bostezo denota resistencia. El modo de entrar el paciente en la consulta, evitando la mirada del analista o charlando de pequeñeces sin continuar en el diván, o el irse al terminar la hora sin mirar al analista son también indicaciones de resistencia (F. Deutsch, 1952).

2.2.5 Hace poco, un paciente inició su hora declarando que la noche anterior había sentido "gran excitación sexual —de hecho, el mayor placer sexual" de su vida con su nueva novia. Se puso a describirme la experiencia, pero me sorprendía y desconcertaba su elocución lenta y vacilante y sus frecuentes suspiros. A pesar de la visible importancia del contenido verbal, yo notaba que las palabras no concordaban con los sentimientos: alguna resistencia estaba operando. Acabé por interrumpir al paciente diciéndole: "Fue muy emocionante, pero al mismo tiempo triste." Al principio lo negó, pero después, en sus asociaciones, se dejó llevar a decirme que aquella maravillosa experiencia sexual significaba el fin de algo, como una suerte de adiós. Poco a poco fue resultando que había estado rechazando la idea de que una buena vida sexual con su mujer i mplicaba despedirse de sus fantasías sexuales infantiles, que habían seguido viviendo, sin cambio ni cumplimiento, en su mente inconsciente (véase Schafer, 1964).

75

FIJACIÓN EN EL TIEMPO

De ordinario, cuando un paciente habla con relativa libertad habrá oscilaciones entre el pasado y el presente en sus manifestaciones verbales. Cuando un paciente habla constante e invariablemente del pasado sin mezclarle nada del presente o a la inversa, si un paciente habla continuamente del presente sin zambullirse una que otra vez en el pasado, es que hay alguna resistencia operando. El apego a determinado período de tiempo es una evitación, análoga a la rigidez y persistencia en el tono emocional, la postura, etcétera.

2.2.6

LOS ACONTECIMIENTOS EXTERNOS O DE ESCASA IMPORTANCIA

Cuando el paciente habla de sucedidos superficiales, insignificantes o relativamente desprovistos de importancia durante un período de tiempo bastante largo, es que está evitando algo subjetivamente importante.

76

LA RESISTENCIA

Cuando se repite el contenido sin amplificación ni afecto, o sin incremento del insight, hemos de presumir que está operando una resistencia. Si la charla insustancial no llama la atención del mismo paciente por su rareza, tenemos que habérnosla con alguna actividad evasiva. La falta de introspección y reflexión es señal de resistencia (Kohut, 1959). En general, la verbalización, siquiera profusa, que no conduzca a nuevos recuerdos o nuevos insights o mayor conciencia emocional es señal de una actitud defensiva (Martin, 1964). Otro tanto puede decirse de la charla acerca de asuntos externos, aunque sean de gran importancia política. Si la situación externa no conduce a una situación personal, interna, se está expresando una resistencia. Es sorprendente cuán poco hablan los pacientes de los acontecimientos políticos. Recuerdo cómo me impresionó una vez el que ninguno de mis pacientes mencionara el asesinato de Gandhi cuando sucedió. Entre paréntesis, todos los pacientes hablaron de la muerte del presidente Kennedy (véase también Wolfenstein y Kliman [1965]). 2.2.7

EVITACIÓN DE TEMAS

Es muy propio de los pacientes el rehuir las cuestiones penosas. Esto puede hacerse consciente o inconscientemente. Sucede sobre todo con ciertos aspectos de la sexualidad, la agresión y la trasferencia. Maravilla el ver cuánto hablan muchos pacientes y al mismo tiempo como se las arreglan para evitar cuidadosamente toda mención de facetas particulares de sus impulsos sexuales o agresivos o de algunos de sus sentimientos para con el analista. En lo tocante a la sexualidad, los aspectos más delicados parecen ser los relacionados con las sensaciones y las regiones del cuerpo. Los pacientes hablarán de deseos sexuales o de excitación de un modo general, pero son reacios a mencionar un género particular de sensación o apremio corporal que los haya excitado. Relatarán un hecho sexual, pero les repugna mencionar sencilla y directamente la parte o las partes del cuerpo que intervinieron en él. "La noche pasada nos amamos oralmente" o "Mi esposo me besó sexualmente" son ejemplos típicos de este género de resistencia. De modo semejante, los pacientes hablarán en general de sentirse enojados o irritados cuando en realidad quieren decir que estaban furiosos y tenían ganas de matar a alguien. Las fantasías sexuales u hostiles en relación con la persona del analista son también de los temas más cuidadosamente evitados al principio del análisis. Los pacientes podrán manifestar gran curiosidad acer-

APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

77

ca de su analista pero hablarán de él en los términos más convencionales y se mostrarán renuentes a afrontar sus sentimientos sexuales o agresivos. "Me pregunto si es usted casado" u "Hoy parece usted cansado y pálido" son manifestaciones veladas de tales fantasías. Cualquier tema importante que no entra alguna vez en la hora analítica es señal de resistencia y como tal hay que investigarlo.

2.2.8

RIGIDECES

Todo cuanto se vuelve rutina y el paciente lo ejecuta sin modificación en las horas de su visita ha de considerarse resistencia. En el comportamiento sin resistencia siempre hay alguna variación. Verdad es que todos somos animales de costumbres, pero si nuestros hábitos no tienen un objeto defensivo significante, están sometidos a cierto grado de variación. He aquí algunos ejemplos típicos: empezar cada hora recitando un sueño o anunciando que no hubo sueño; empezar cada hora comunicando sus síntomas o sus quejas, o hablando de los sucedidos del día anterior. Precisamente el hecho de empezar siempre del mismo modo estereotipado indica resistencia. Hay pacientes que recogen información "interesante" con el fin de estar preparados para la hora del análisis. Buscan "material" con que llenar la hora, o para evitar los silencios o ser un "buen" paciente, indicios todos de resistencia. En general, el hecho de la rigidez, ya sea el de presentarse constantemente tardío o constantemente puntual, indica que algo se tiene refrenado, que algo se oculta. La forma que adopte la rigidez también puede indicar contra qué es la defensa. Por ejemplo, la llegada habitualmente temprana a la cita puede indicar el temor de llegar tarde, ansiedad típicamente "excrementicia", relacionada con el temor a perder el control del esfínter.

2.2.9

EL LENGUAJE DE LA EVITACIÓN

El empleo de frases hechas, de términos técnicos o el lenguaje vano es una de las más frecuentes indicaciones de resistencia. Suele señalar la evitación de las imágenes vivas y evocadoras del lenguaje personal. Su objetivo es retener la comunicación personalmente reveladora. (Véase Stein [1958] para un estudio más completo de esta cuestión.) El paciente que dice "órganos genitales" refiriéndose al pene está evitando

78

LA RESISTENCIA

la imagen que viene a las mientes con la palabra pene. El paciente que dice que "estaba hostil" queriendo decir que "estaba furioso" está también evitando las imágenes y sensaciones de la furia, en comparación con la insuficiencia del término "hostil". Debe notarse aquí que para el analista es importante el emplear un lenguaje personal y animado cuando habla con sus pacientes. Un médico que llevo analizando varios años se pone a hablarme en jerga médica en plena hora analítica. En tonos pretenciosos me comunica que su esposa tuvo "unas hemorroides dolorosamente protrusivas" inmediatamente antes de una excursión que planeaban a una montaña. Dijo que la noticia le ocasionó un "displacer absoluto" y se preguntó si las hemorroides podrían "extirparse quirúrgicamente" o si habría que posponer aquellas vacaciones. Yo notaba la cólera latente que retenía y no pude impedirme el decirle: "Creo que lo que usted quiere decir es que las hemorroides de su mujer le jodían a usted." Replicó enojado: "Es cierto, hijo de perra, deseo que se las quiten; no aguanto a esas mujeres con sus tumescencias que estorban mis placeres." Este último detalle, entre paréntesis, se refería al embarazo de su madre, que precipitó su neurosis infantil a la edad de cinco años. El empleo del cliché o lugar común aísla los afectos y evita la participación emocional. Por ejemplo, el empleo frecuente de frases como "real y verdaderamente" o "supongo que" o "usted ya sabe", etc., etc., siempre son indicios de evitación (véase también Feldman, 1959). De mis experiencias clínicas con los pacientes en tales situaciones he sacado la conclusión de que "real y verdaderamente" y "de veras" suelen significar que el paciente nota su ambivalencia y tiene conciencia de los contrarios en lo que siente. Desea que lo que está diciendo fuera toda la verdad. "Así lo creo verdaderamente" significa que así quisiera creerlo verdaderamente. "Lo siento de verdad" significa que querría sentirlo de verdad, pero tengo conciencia también del sentimiento contrario. "Creo que estaba enojado" quiere decir que estoy seguro de que estaba enojado pero no me gustaría reconocerlo. "No sé por dónde empezar" significa que sé perfectamente por dónde empezar, pero no me decido a empezar por ahí. El paciente que le dice al analista repetidas veces "Recordará a mi hermana Tilly, ya sabe", suele querer decir que no está nada seguro de que el bobo de su analista la recuerde, y por eso insiste de esa manera. Todas estas son indicaciones harto sutiles pero por lo general repetitivas de resistencia y como tales hay que reconocerlas. Las frases hechas que más se repiten son indicaciones de resistencias de carácter y no pueden tratarse sino cuando el análisis va avanzado. Las aisladas pueden enfocarse al principio del análisis.

APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

79

2.2.9.1 El retraso, la inasistencia y el olvido del pago Es evidente que el llegar tarde a la cita, o no acudir a ella, y el olvidarse de pagar son indicaciones de la renuencia a acudir al análisis o a pagar por él. Esto también puede ser consciente, y entonces relativamente accesible, o inconsciente en el sentido de que el paciente puede racionalizar el caso. Cuando es inconsciente no puede analizarse sino habiendo pruebas de apoyo suficientes para enfrentar al paciente con la posibilidad de que esté haciendo, activa pero inconscientemente, algo por evitar el resultado. Sólo llegados a este punto se puede examinar la causa subyacente de la resistencia. El paciente que se "olvida" de pagar no es meramente renuente a separarse de su dinero sino que además está tratando, inconscientemente, de negar que su relación con el analista sea "sólo" profesional. 2.2.9.2 La ausencia de sueños Los pacientes que saben que sueñan y olvidan el sueño se resisten obviamente a recordar sus sueños. Aquellos que comunican sueños pero cuyos sueños indican esquivación del análisis, como equivocarse de consultorio o ir con otro analista, etc., se están también debatiendo claramente con alguna forma de evitación de la situación analítica. Los pacientes que no recuerdan haber soñado nada en absoluto son, según creo, los que tienen las más fuertes resistencias, porque aquí la resistencia ha logrado atacar no sólo el contenido del sueño sino incluso el recuerdo de haber soñado. Son los sueños el medio más importante de acceso al inconsciente, a lo reprimido y a la vida instintual del paciente. El olvidarse de los sueños es indicio de que el paciente está luchando contra la revelación de su inconsciente y en particular de su vida instintual al analista (Freud, 1900, pp. 517-21; 535-7). Si uno ha logrado vencer una resistencia en una sesión dada, el paciente tal vez responda logrando recordar súbitamente un sueño hasta entonces olvidado, o un fragmento nuevo de un sueño. Otra manera de resistencia es inundar de sueños la hora de consulta y puede indicar el deseo inconsciente del paciente de continuar su sueño en la presencia del analista (Lewin, 1953). 2.2.9.3 El paciente se aburre El aburrimiento en el paciente indica que está evitando el conocimiento de sus apremios instintuales y sus fantasías. Si el paciente está abu-

80

LA RESISTENCIA

rrido significa que ha logrado soslayar el conocimiento consciente de sus impulsos y en su lugar tiene la peculiar tensión vacía del aburrimiento (Fenichel, 1934; Greenson, 1953). Cuando un paciente en análisis está elaborando bien con el analista, ansía el descubrimiento de sus fantasías. El aburrimiento, independientemente de todo lo demás que pueda significar, es una defensa contra las fantasías. Entre paréntesis debe decirse que el aburrimiento en el analista podría indicar que éste está bloqueando sus fantasías en relación con su paciente, reacción de contratrasferencia. También puede significar que el paciente se está resistiendo y que el analista todavía no lo ha descubierto conscientemente, pero su percepción inconsciente lo tiene descontento, inquieto y aburrido. 2.2.9.4 El paciente tiene un secreto Es evidente que el paciente con un secreto consciente está declarando que rehuye algo. Es ésta una forma especial de resistencia y su tratamiento requiere de consideraciones técnicas particulares. El secreto puede ser un sucedido que el paciente quiera tener callado o incluso una palabra que es incapaz de (que no quiere) pronunciar. En este punto, todo cuanto puede decirse es que se trata de una forma de resistencia; hay que designarla así, pero es algo que debe ser respetado, no aplastado, forzado ni averiguado a fuerza de súplicas. Lo veremos con más detalle en la sección 2.6.6.3. 2.2.9.5 La actuación [acting out] La actuación es un fenómeno muy frecuente e importante que se presenta durante el psicoanálisis. Cualquiera que sea el resto de su significado, siempre tiene una función de resistencia. Es una resistencia porque consiste en repetir en acción en lugar de palabras, recuerdos y afectos. Además, en él siempre hay algo de deformación. Desempeña muchas funciones, pero al cabo es necesario analizar su función de resistencia, porque en caso contrario peligraría todo el análisis. Un tipo sencillo de actuación que suele darse al principiar el análisis es que el paciente hable del material de la sesión analítica con otra persona que no sea el analista. Es patente que se trata de una forma de evitación en que el paciente pasa una reacción de trasferencia a otro para evitar y atenuar algún aspecto de sus propios sentimientos de trasferencia. Debe apuntarse como resistencia y explorarse sus motivos. Esta

APARICIÓN CLÍNICA DE LA RESISTENCIA

81

práctica se examinará más detalladamente al describir la actuación de las reacciones de trasferencia (sección 3.8.4) y en el tomo II. 2.2.9.6 La alegría frecuente en la consulta En su conjunto, la labor analítica es grave. No siempre será sombría o lamentable, y no todas las horas analíticas son deprimentes o dolorosas, pero en general se trata por lo menos de una labor muy dura. El paciente puede tener alguna satisfacción por el sentimiento de haber logrado algo y aun algunas veces una sensación de triunfo. A veces, una interpretación acertada hace prorrumpir a paciente y analista en risa espontánea. Pero la alegría frecuente en las sesiones, el gran entusiasmo y el júbilo prolongado indican que algo se está ocultando —por regla general, algo muy distinto, alguna forma de depresión (Lewin, 1950; Greenson, 1962). El súbito paso a la salud, la desaparición prematura de síntomas sin insight, son señales de tipos semejantes de resistencia y como tales habrán de ser tratados. 2.2.9.7 El paciente no cambia A veces parece que uno está trabajando bien y satisfactoriamente con un paciente pero no se- aprecia ningún cambio en la sintomatología ni comportamiento del mismo. Si esto dura bastante y no hay resistencia manifiesta se debe sospechar alguna resistencia oculta y difícil de descubrir. Si el análisis está obrando y por lo tanto influyendo en el paciente, es de esperar que se produzcan cambios en el comportamiento o sintomatología del mismo. Si no hay otros signos de resistencia, es probable que se trate de una forma muy sutil de actuación y de resistencia trasferencial (Glover, 1.955, cap. iv; véase también tomo II). 2.2.9.8 Resistencias silentes Me refiero aquí a esas sutiles resistencias difíciles de determinar y que suelen venir a las mientes cuando uno piensa en el paciente fuera de la situación analítica. El analista suele advertir este tipo de resistencias cuando está describiendo espontáneamente el paciente a alguien. Estas resistencias no se pueden descubrir en una sola sesión, ni siquiera en muchas sesiones, sino sólo cuando uno está a cierta distancia del análisis. Nos las habemos aquí con sutiles resistencias de carácter en el paciente, que al analista le resultan difíciles de combatir, o reconocer. Hay evidentemente un componente de contratrasferencia en el ana-

82

LA RESISTENCIA

lista así como una resistencia caracterológica por parte del paciente (Glover, 1955, pp. 54, 185-6; Fenichel, 1941, pp. 67-9). Pongamos un ejemplo: Llevo muchos años trabajando con una paciente y considero que las cosas van lentamente, pero bien. Querría declarar que me gusta mi paciente y estoy satisfecho de nuestra labor. Pero un día en que me encuentro con el analista que me la envió, me pregunta cómo va la paciente y hete aquí que le digo: "Bien, ya sabe usted que es una Qpetsch." (Es avetsch una palabra yiddish que significa quejicoso crónico, alguien que siempre se está lamentando.) Estoy sorprendido de lo que dije, pero después comprendo: (a) que tenía razón; (b) que no lo había comprendido conscientemente hasta entonces; (e) que inconscientemente yo estaba protegiendo a la paciente de mi descontento con ella. Después de esta conversación empecé a trabajar en este programa con ella y conmigo mismo.

Esta lista de resistencias es muy incompleta. La más grave omisión en ella es naturalmente la de las resistencias debidas a la trasferencia. Pero esta omisión es deliberada porque en el capítulo 3 estudiaré la trasferencia y las resistencias debidas a la situación de trasferencia. Hay otras muchas resistencias típicas que hubiera podido añadir a este esbozo, pero se asemejan a otras ya examinadas. Tomemos por ejemplo el paciente que lee libros y artículos de psicoanálisis con la intención de descubrir las cosas por sí y evitarse así la sorpresa de toparse sin preparación con algún material. Esto es semejante a reunir material para la hora de la sesión con el fin de evitar los espacios vacíos o el silencio. Otro paciente se afana en hacerse socialmente amigo de otros analistas como medio de atenuar sus propias relaciones personales con su analista, que equivale a hablar de la labor analítica fuera de la consulta. Fumar durante la sesión analítica se parece a otras acciones que remplazan a la manifestación de sentimientos y apremios con palabras, etcétera.

2.3 EXAMEN HISTÓRICO Antes de ponernos a estudiar la teoría de la resistencia conviene hacer un breve esbozo de la evolución histórica del punto de vista psicoanalítico al respecto. Más que un intento de resumen sistemático de cada trabajo mencionado, y ya que estos trabajos son fácilmente accesibles al lector, me limitaré a aquellos aspectos de la contribución que señalen un cambio importante.

EXAMEN HISTÓRICO

83

Los Estudios sobre la histeria (1893-5) que escribió Freud con Breuer constituyen un documento notable, porque permiten observar cómo llegó Freud a descubrimientos tan monumentales como la resistencia y la trasferencia. Era propio del genio de Freud que cuando tropezaba con un obstáculo en su camino no se conformaba con soslayarlo o sencillamente superarlo sino que tenía la feliz habilidad de aprovecharlo. Así sucedió particularmente en su labor con la resistencia y la trasferencia. Al describir el caso de Elisabeth von R., a quien trató en 1892, Freud mencionó por primera vez la palabra resistencia e hizo algunas formulaciones preliminares. Creía que la paciente "apartaba" algunas ideas incompatibles y que la fuerza de su resistencia correspondía a la cantidad de energía con que había desprendido las ideas de sus asociaciones. En ese capítulo emitía la hipótesis de que la idea quedaba separada del resto de su vida ideacional y de sus asociaciones libres como un cuerpo extraño (p. 157; .91). Introdujo también las palabras defensa, motivo de defensa y mecanismos de defensa en su estudio del problema (p. 166; 95). En el capítulo sobre "Psicoterapia de la histeria", del mismo volumen, afirmaba Freud que la inaptitud de la paciente para quedar hipnotizada significaba realmente que no se dejaba hipnotizar (p. 268; 110). Uno tenía que vencer en un paciente una fuerza psíquica que se oponía a que las ideas patógenas se hicieran conscientes. Esta fuerza tenía que haber intervenido en la creación del síntoma histérico. Siendo dolorosas las ideas, el Yo de la paciente convocaba para su defensa una fuerza repelente que expulsaba la idea patógena de la conciencia y se oponía a su vuelta a la memoria. Realmente, el no saber del paciente es no querer saber (pp. 268-70; 110-11). La tarea del analista es vencer esa resistencia. Según Freud, la realiza "apremiando", o sea haciendo presión sobre la frente, apremiando para que aparezca el recuerdo, y por otros medios. Se le dice al paciente que debe contar todo, aun lo trivial o embarazoso. Este método opera desasociando la voluntad del paciente de la búsqueda de recuerdos. Lo que emerge es un eslabón intermedio, no siempre un recuerdo (pp. 270-1; 111-2). (Ésta es una contribución importante al concepto de asociación libre.) Las resistencias son tenaces y vuelven una y otra vez. Adoptan muchas formas, y Freud estudió las racionalizaciones del paciente acerca de su resistencia, o el concepto de resistencia a la resistencia (p. 279; 116).

Citemos directamente a Freud en relación con la técnica del manejo de las resistencias: "¿De qué medios disponemos para vencer esta re-

84

LA RESISTENCIA

sistencia continuada? De muy pocos; esto es, de aquellos que, en general, puede emplear un hombre para ejercer una influencia psíquica sobre otro. Ante todo hemos de decirnos que la resistencia psíquica, y más cuando se halla constituida desde mucho tiempo atrás, no puede sino ser suprimida muy lenta y paulatinamente. Es preciso esperar con paciencia. Después ha de contarse con interés intelectual que, una vez iniciada la labor, despierta su curso en el enfermo... Por último —y ésta es nuestra más poderosa palanca— después de haber acertado los • motivos de su resistencia tenemos que intentar desvalorizar tales motivos o, a veces, sustituirlos por otros más importantes... Actuamos lo mejor que nos es posible: como aclaradores, cuando una ignorancia ha engendrado un temor; como maestros, como representantes de una concepción universal más libre o más reflexiva, y como confesores que, con la perduración de su interés y de su respeto después de la confesión, ofrecen al enfermo algo equivalente a una absolución" (p. 282; 117-8).

También planteó Freud las cuestiones de si no se debería emplear la hipnosis y si el empleo de la hipnosis no reduciría el trabajo. Y respondió a ambas cuestiones por la negativa. Emmy von R. era fácil de hipnotizar y ofrecía poca resistencia hasta que se suscitaron las cuestiones sexuales; entonces no pudo ser hipnotizada y se volvió incapaz de recordar. En toda histeria es la defensa la raíz del asunto. Si se quitan las resistencias se halla el material en el debido orden. Cuanto más se acerca uno al núcleo de la histeria, mayor es el grado de resistencia (pp. 284-9; 118-21). En este punto modificó Freud una de sus ideas anteriores y declaró que lo reprimido no es un cuerpo extraño sino más bien una infiltración. Si se quita la resistencia y se puede restablecer la circulación en esa región hasta entonces aislada, puede volver a integrarse. No sirve de nada tratar de llegar al meollo de inmediato, sino que hay que empezar por la periferia (pp. 290-2; 121-3). (Tenemos aquí una comprobación de la regla técnica de que la interpretación ha de empezar por la superficie.) En La interpretación de los sueños (1900), Freud aludió muchas veces al concepto de resistencia. En diferentes lugares hablaba de la censura i mpuesta por la resistencia o provocada por ésta (pp. 308, 321, 530, 563; 411, 417, 542, 557). Es evidente que los conceptos de resistencia y censura están muy íntimamente relacionados entre sí. La censura es a los sueños lo que la resistencia a la asociación libre (p. 520; 536). Anotó la observación clínica de que cuando el analista intenta hacer que el paciente recuerde el fragmento olvidado de un sueño es cuando

EXAMEN HISTÓRICO

85

encuentra la mayor resistencia. Si se logra vencer una resistencia, con frecuencia se puede recordar un sueño hasta entonces olvidado. Fue en sus consideraciones acerca del olvido de los sueños donde declaró Freud que "todo aquello que dificulta la continuación de la labor analítica es una resistencia" (p. 517; 535). "El método psicoanalítico de Freud" contiene la primera declaración inequívoca freudiana de que el factor de la resistencia se ha convertido en una de las piedras angulares de su teoría (1904, p. 251; 394). La hipnosis, la sugestión y la abreacción han sido completamente abandonadas en favor de la asociación libre y el análisis de la resistencia y la trasferencia (p. 252; 394). En el caso de Dora (1905a), Freud describía cómo la relación de trasferencia llegó a ser la mayor causa de resistencia y también cómo "actuaba" el paciente esa resistencia de trasferencia. Al final, esto provocó la interrupción del análisis, porque Freud no comprendía cabalmente su importancia cuando estaba tratando a la paciente, en 1900 (pp. 11620; 315-17). En el trabajo sobre "La dinámica de la trasferencia" (1912a), Freud fue más allá de la mera declaración de que la trasferencia ocasiona las más vigorosas resistencias y es la causa más frecuente de resistencia. Exploró las fuerzas dinámicas que hacen a la libido regresar y oponerse a la labor analítica en forma de resistencia (p. 102; 415). Describía Freud cómo la resistencia acompaña a la psicoterapia paso a paso. Toda asociación, toda acción del paciente en tratamiento debe contar con que habrá resistencia (p. 103; 415). Las asociaciones del paciente son también una transacción entre las fuerzas de resistencia y las que luchan por la recuperación. Igual sucede con la trasferencia. Tiene Freud al respecto una importante nota de pie de página en el sentido de que las batallas en la esfera de la resistencia trasferencia] suelen seleccionarse para los conflictos más amargos en el análisis. Compara la situación con la siguiente situación de combate. "Cuando en una batalla se combate con especial empeño por la posesión de una capilla o edificio determinado, no puede deducirse de ellos que se trata del santuario nacional o del depósito de municiones del ejército. Tales objetivos pueden tener un valor puramente táctico y quizá tan sólo para esa batalla" (p. 104; 416). En el trabajo titulado "Recuerdo, repetición y elaboración" (1914c), por primera vez menciona Freud la compulsión a la repetición, aspecto especial de la resistencia que consiste en la tendencia del paciente a repetir una experiencia pasada en acción en lugar de recordarla. Estas resistencias son particularmente tenaces y requieren una traslabora-

86

LA RESISTENCIA

ción (pp. 150-1; 439). Además, declara en este ensayo que es necesario algo más que señalar la resistencia para superarla. El paciente necesita tiempo para llegar a conocer mejor la resistencia y para descubrir los impulsos instintuales reprimidos que la alimentan (p. 155; 442). (Es ésta una de las pocas observaciones técnicas de Freud acerca de cómo se intenta el análisis de la resistencia.) En la Introducción al psicoanálisis (1916-7), Freud introducía la denominación de "viscosidad de la libido", variedad especial de la resistencia (p. 348; 330). Aquí, también afirma que las neurosis narcisistas presentan una barrera insuperable, inaccesible a la técnica psicoanalítica (p. 423; 369). En Inhibición, síntoma y angustia (1926a), Freud examina las resistencias de acuerdo con su origen. Describe cinco tipos diferentes y tres causas de resistencia. Distingue tres géneros de resistencia procedente del Yo y además una fuente de resistencia en el Superyó y otra en el Ello (p. 160; 65). (Este tema lo proseguiremos en la sección 2.5.) El trabajo "Análisis terminable e interminable" (1937a) contiene algunas aportaciones teóricas nuevas a la naturaleza de la resistencia. Sugiere Freud que hay tres factores decisivos para el éxito de nuestros esfuerzos terapéuticos: la influencia de los traumas, la fuerza natural de los instintos y las alteraciones del Yo (p. 224; 547). Estas alteraciones son las que se hallan ya en el paciente por los efectos del proceso defensivo. Freud amplía también sus especulaciones acerca del por qué es tan lento el proceso analítico en algunos pacientes. Describe pacientes con falta de movilidad en su libido y la atribuye a adhesividad de la libido e inercia psíquica, que designa, "quizá no del todo acertadamente", como "resistencia procedente del Ello" (p. 242; 563). Estos pacientes se hallan acongojados por una "reacción terapéutica negativa" debida a un sentimiento inconsciente de culpabilidad derivado del instinto de muerte (p. 243; 564). Declara también Freud en este trabajo que las resistencias pueden deberse a errores del analista, algunos de ellos causados por los grandes aprietos emocionales de la profesión (pp. 247-9; 567-9). Cierra este ensayo con algunas observaciones clínicas acerca de las mayores resistencias en hombres y mujeres. En las mujeres, la mayor causa de resistencia parece tener relación con su envidia del pene, mientras que en los hombres la mayor resistencia se debe a su temor de tener deseos femeninos pasivos respecto de otros hombres (pp. 250-3; 570-2). En este histórico cuadro general de las ideas freudianas sobre la resistencia puede verse cómo empezó considerándola esencialmente un obstáculo a la labor terapéutica y cómo después fue resultando mucho

EXAMEN HISTÓRICO

87

más. Mientras su técnica primera se concentraba en la abreacción y la obtención de recuerdos, posteriormente las mismas resistencias se convierten en el hontanar de importantísimo conocimiento de la historia del paciente y en particular de su sintomatología. Estas ideas se desarrollan y alcanzan su culminación en "Análisis terminable e interminable", donde el concepto de resistencia abarca también al Ello y el Superyó. Debemos añadir unas palabras de otras contribuciones aparte de las freudianas. El progreso más importante fue el libro de Anna Freud, El Yo y los mecanismos de defensa (1936). Fue el primer intento de sistematizar nuestro entendimiento de los diversos mecanismos de defensa y de relacionarlos con los problemas de las resistencias en el curso del tratamiento psicoanalítico. En esta obra demostraba su autora que las resistencias no sólo constituyen obstáculos al tratamiento sino también i mportantes fuentes de información acerca de las funciones del Yo en general. Las defensas que se manifiestan como resistencias durante el tratamiento realizan también importantes funciones para el paciente en su vida exterior. Las defensas se repiten asimismo en las reacciones de trasferencia (pp. 30-44). Dos trabajos de Wilhelm Reich (1928, 1929) sobre la formación y el análisis del carácter fueron también importantes adiciones al entendimiento psicoanalítico de la resistencia. El carácter neurótico está relacionado con las actitudes y los modos de comportamiento habituales, generalmente egosintónicos, del paciente, que hacen de coraza contra los estímulos externos y contra las sublevaciones instintuales del interior (1928, pp. 132-5). Estos rasgos de carácter tienen que someterse a análisis, pero el cómo y el cuándo son materia de controversia (A. Freud, 1936, p. 35; Fenichel, 1941, pp. 67-8). Las ideas de Hartmann (1964) acerca de la adaptación, la autonomía relativa, las esferas libres de conflicto, los conflictos intrasistémicos y la neutralización entrañan importantes implicaciones para los problemas de técnica. El concepto que tiene Ernst Kris de regresión bajo control o al servicio del Yo es otra contribución descollante (1950, p. 312). Estos conceptos iluminaron y especificaron lo que hasta entonces había estado metido en la casilla que llevaba el marbete del "arte" del psicoanálisis. Finalmente, también me parecen prometedoras algunas de las ideas novísimas en torno a las diferencias de las defensas, resistencias y regresiones en las neurosis y psicosis (Winnicott, 1955; Freeman, 1959; Wexler, 1960).

88 2.4

LA RESISTENCIA

LA TEORÍA DE LA RESISTENCIA

2.4.1

RESISTENCIA Y DEFENSA

El concepto de resistencia tiene una importancia fundamental para la técnica psicoanalítica, y debido a su posición central sus ramificaciones tocan todas las cuestiones técnicas importantes. La resistencia ha de enfocarse desde muchos puntos de vista, para abarcarla debidamente. Nuestro actual examen teórico sólo tocará unas cuantas consideraciones fundamentales de importancia general para el entendimiento de los problemas clínicos y técnicos. Se tratarán cuestiones teóricas más específicas en relación con determinados problemas. Para un enfoque metapsicológico más completo, el lector deberá recurrir a la literatura psicoanalítica (Freud, 1912a, 1914c, 1926a, 1937a; A. Freud, 1936; Fenichel, 1945a, capítulos VIII, Ix; Gill, 1963, capítulos 5 y 6). La resistencia se opone al procedimiento analítico, al analista y al Yo razonable del paciente. Defiende la neurosis, lo antiguo, lo familiar e infantil, del descubrimiento y el cambio. Puede ser adaptativa. La palabra resistencia se refiere a todas las operaciones defensivas del aparato psíquico provocadas en la situación analítica. La defensa se refiere a procesos que ponen a salvo del peligro y el dolor, en contraste con las actividades instintivas que buscan el placer y la descarga. En la situación psicoanalítica, las defensas se manifiestan en forma de resistencias. Freud empleó estos términos como sinónimos en la mayoría de sus escritos. La función de defensa es original y básicamente una función del Yo, si bien todo tipo de fenómeno psíquico puede emplearse con fines defensivos. Esto toca la cuestión suscitada por Arma Freud cuando dice que los muchos y extraños modos de representación que se dan en la labor onírica son instigados a instancia del Yo, pero éste no los ejecuta completamente. De modo análogo, las diversas medidas de defensa no son enteramente obra del Yo, y también pueden emplearse las propiedades del instinto (A. Freud, 1936, p. 192). Esta idea parece relacionada con las nociones de prefase o estado preliminar de la defensa y el problema especial de las defensas en el paciente psicótico en comparación con el psiconeurótico (Freeman, 1959, pp. 208-11). Creo que se puede decir que, cualquiera que sea su origen, el empleo de un fenómeno psíquico con fines defensivos ha de realizarse por mediación del Yo. Ésta es la explicación de la regla técnica de que el análisis de la resistencia debe empezar por el Yo. Resistencia

TEORÍA DE LA RESISTENCIA

89

es un concepto operativo; no es algo nuevo creado por el análisis; la situación analítica sólo se convierte en el escenario donde se manifiestan esas fuerzas de resistencia. Hay que recordar que durante el curso del análisis las fuerzas de resistencia echarán mano de todos los mecanismos, modos, medidas, métodos y constelaciones de defensa que el Yo ha empleado en la vida exterior del paciente. Puede tratarse de los psicodinamismos elementales que el Yo inconsciente emplea para preservar su función de síntesis, tales como el de represión, el de proyección, el de introyección, el de aislamiento, etc. O bien pueden las resistencias consistir en adquisiciones más recientes, como la racionalización o intelectualización que se emplea con fines defensivos (Sperling, 1958, pp. 36-7). Las resistencias operan en el interior del paciente, esencialmente en su Yo inconsciente, si bien ciertos aspectos de su resistencia pueden ser accesibles a su Yo observador y opinante. Tenemos que distinguir entre el hecho de que el paciente esté resistiendo, cómo se resiste, a qué se resiste y por qué lo hace (Fenichel, 1941, p. 18; Gill, 1963, p. 96). El mismo mecanismo de defensa es por definición siempre inconsciente, pero el paciente puede tener conciencia de una u otra manifestación secundaria del proceso defensivo. Las resistencias aparecen durante el proceso de análisis como alguna forma de oposición a los procedimientos o procesos que se están analizando. Al comenzar el análisis, el paciente suele sentir esto como cierta contrariedad en relación con las peticiones o intervenciones del analista más que como un fenómeno intrapsíquico. Al desarrollarse la alianza de trabajo e identificarse el paciente con las actitudes operativas del analista, la resistencia se percibirá como una operación defensiva ajena al Yo dentro del Yo afectivo del paciente. Esto cambia durante el curso del análisis según las fluctuaciones de la alianza de trabajo. Pero debe subrayarse que en todo el curso del análisis, en todos los pasos del camino, siempre habrá alguna contención con resistencias. Puede sentirse intrapsíquicamente o según la relación con el analista, puede ser consciente, preconsciente o inconsciente, desdeñable o imponente en sus efectos, pero la resistencia está siempre presente. El concepto de defensa entraña dos constituyentes: un peligro y un instrumento protector. El concepto de resistencia se compone de tres elementos: un peligro, una fuerza impelente para proteger el Yo (irracional) y una fuerza que impulsa a correr un riesgo, el Yo preadaptativo. Otro paralelo en la relación entre defensa y resistencia es el reconocimiento de que hay jerarquías de resistencia, del mismo modo que postulamos jerarquías de defensa. La concepción de la defensa se refiere

90

LA RESISTENCIA

a diversas actividades inconscientes del Yo, pero podemos distinguir entre los mecanismos de defensa profundos, inconscientes y automáticos y los que están más cerca del Yo consciente. Cuanto más primitivo es el lugar de esta jerarquía ocupado por determinada defensa, y más íntimamente está relacionada con el material reprimido, menos probable es que se haga consciente. Las defensas situadas más arriba en la escala operan más de acuerdo con el proceso secundario y regulan descargas más neutralizadas (véase Gero, 1951, p. 578; Gill, 1963, p. 115). Este razonamiento puede transportarse a nuestro entendimiento de las resistencias, que comprenden también una amplia gama de procesos tanto en términos de si se sirven en su funcionamiento de procesos primarios o secundarios como de si tratan de regular una descarga instintual o neutralizada. Creo poder ilustrar este punto mediante una descripción de lo que sucedía en un paciente que declaró cómo temía "dejarme entrar dentro de él" porque entonces sería devorado, destruido, aniquilado. Cuán diferente es esta resistencia de la de un paciente que me reveló cómo siempre que yo empezaba a hablar se cantaba calladamente una cancioncilla, con el fin de reducir el impacto de lo que yo decía. Defensa y resistencia son términos relativos; la defensa y aquello de que se defiende forman una unidad. El comportamiento defensivo proporcionará alguna descarga para aquello de que se defiende. Todo comportamiento tiene aspectos impulsivos y defensivos (Fenichel, 1941, p. 57). Los crueles reproches que se hace el obsesivo denuncian claramente los impulsos sádicos subyacentes que trata de obviar. Toda defensa es una "defensa relativa" (p. 62). Un fragmento dado de comportamiento puede ser una defensa respecto de una pulsión más primitiva que él mismo, y ese mismo comportamiento puede ser rechazado como pulsión en relación con una defensa más adelantada que él (Gill, 1963, p. 122). Puedo ilustrar esto en términos de unidades de resistencia-impulso según van apareciendo en el curso de un ánálisis. Un hombre de edad mediana, un psiquiatra, me dice que goza plenamente de la actividad sexual con su esposa, "incluso con su húmeda, olorosa vagina". Después añade que "cosa harto extraña", después del coito suele despertar de un sueño profundo y se halla lavándose los genitales en el cuarto de baño. Teniendo en cuenta un examen anterior, trato de explicarle sus actividades de resistencia en la siguiente forma: el que el paciente declare que goza plenamente con su mujer es de contenido instintivo bien claro; pero por otra parte es un intento de agradarme, de mostrarme cuán sano es, y de desvanecer las dudas que yo pudiera tener acerca

TEORÍA DE LA RESISTENCIA

91

de su potencia. Es fácil observar en esto la manifestación impulsiva y a continuación la resistencia. Pero todo ello es defensivo en relación con la frase siguiente, "incluso con su húmeda, olorosa vagina". El aspecto defensivo lo delata la palabra "incluso". Pero esta descripción también contiene de toda evidencia un elemento exhibicionista que satisface un impulso. Es también resistencia frente al significado del siguiente trozo de comportamiento, el lavado en el baño. A esta última actividad se reacciona con rechazo a manera de resistencia ajena al Yo, dados la declaración anterior de cómo gozaba en la vagina y el hecho de que el lavado le pareciera extraño. Pero era también una acción defensiva contra una sensación de suciedad que lo había despertado e impulsado a vencerla lavándose.

Creo que este breve análisis ejemplifica y confirma el concepto de que la resistencia o la defensa son relativas. Los conceptos de "resistencia a la resistencia" y "defensas contra la defensa" son enfoques análogos de este tema (véase Freud, 1937a, p. 239, 560; Fenichel, 1941, p. 61). La jerarquía y estratificación de resistencias e impulsos no debe hacernos esperar que haya una estratificación ordenada de esos componentes en la mente de las personas que se someten al psicoanálisis. Esto lo llevó al extremo Wilhelm Reich (1928, 1929), quien preconizó el análisis de las unidades de resistencia-impulso en orden cronológico inverso. Fenichel (1941, pp. 47-8) y Hartmann (1951, p. 147) subrayaron los muchos factores que pueden trastornar esta estratificación histórica y son causa de "dislocación" y otros estados más caóticos. Querría resumir esta parte del estudio teórico acerca de las resistencias y la defensa citando un párrafo de Merton Gill (1963, p. 123): No podemos trazar una línea bien definida entre los diversos niveles de defensa. Si las defensas existen en una jerarquía, los niveles inferiores deben ser inconscientes y automáticos, y quizá patógenos. Las defensas situadas en alto en la jerarquía deben ser conscientes y voluntarias, y quizá adaptativas. Y naturalmente, en los comportamientos defensivos específicos pueden entrar ambos géneros de características. La idea de que las defensas pueden desaparecer después de un análisis sólo podría sustentarla quien tuviera de la defensa una opinión muy restringida, ya que en una concepción jerárquica las defensas son la urdimbre del funcionamiento de la personalidad tanto como las pulsiones y sus derivados son su trama. Veamos ahora la cuestión de relacionar los motivos y mecanismos de defensa con los motivos y mecanismos de resistencia (A. Freud, 1936, pp. 45-70; Fenichel, 1945a, pp. 128-67). Entendemos por motivo de defensa lo que hizo entrar en acción a una defensa. La causa inmediata

92

LA RESISTENCIA

es siempre la evitación de algún afecto doloroso como la angustia, la culpabilidad o la vergüenza. La causa más distal es el impulso instintual subyacente que provocó la angustia, la culpabilidad o la vergüenza. La causa última es la situación traumática, un estado en que el Yo se ve arrollado y desvalido porque está lleno de una angustia que no puede controlar, dominar ni frenar... un estado de pánico. Es este estado el que el paciente trata de evitar instituyendo defensas a la menor señal de peligro. (Para un estudio denso y lúcido del Yo en la angustia véase Schur, 1953.) Ilustremos esto con un sencillo ejemplo clínico. Un paciente por lo general agradable empieza a hablar evasivamente en una sesión analítica a/ describirme un concierto de la noche anterior. Está claramente turbado y angustiado. Después de reconocer este punto el paciente, exploramos las razones subyacentes y descubrimos que se sentía celoso y resentido porque yo parecía gozar con la compañía de un joven. En sesiones ulteriores descubrimos el hecho de que esta situación de rivalidad movilizó en él la tendencia a una terrible explosión de rabia. Había padecido temibles berrinches de niño cuando parecían dar preferencia a su hermano menor. Parte de su posterior deformación neurótica del carácter era un buen talante irrazonablemente rígido. Creo que este ejemplo revela las causas inmediatas, distales y últimas de la resistencia. La turbación fue el motivo inmediato. El resentimiento celoso era la causa distal de la resistencia. La base última de la resistencia fue el miedo a la rabia violenta.

Las situaciones de peligro que pueden despertar un estado traumático atraviesan un proceso de desarrollo y cambio con las diferentes fases de la maduración (Freud, 53-58). Pueden ser caracterizadas a grandes rasgos como miedo al abandono, miedo a la aniquilación física, sentimiento de no ser amado, miedo a la castración y miedo a perder la propia estimación. En el análisis, todo pensamiento, sentimiento o fantasía que despierte una emoción dolorosa, trátese de asociación libre, un sueño o la intervención del analista, provocará resistencia en algún grado. Si se sondea lo que está oculto detrás del afecto doloroso, se descubrirá algún impulso instintivo peligroso y, a fin de cuentas, algún vínculo con un acontecimiento relativamente traumático de la historia del paciente. El problema del abrirse paso tiene particular pertinencia para la teoría de la resistencia, pues fue discutiendo estos asuntos como Freud introdujo las expresiones "compulsión a la repetición", "viscosidad de la libido" e "inercia psíquica" (II, 439; III, 562-3). Estos fenómenos estaban enlazados por lo que Freud designó "tal vez no muy correctamente" como "resistencia del ello", una manifestación del instinto de

TEORÍA DE LA RESISTENCIA

93

muerte (III, 563). Sin pretender despachar estas ideas sumariamente, debo decir que el concepto de una resistencia procedente del Ello parece imprecisa o contradictoria. Según nuestra definición provisional de resistencia, todas las resistencias operan por el Yo, cualquiera que sea el punto donde se origina el peligro o el modo. El apego a satisfacciones antiguas que implican los términos de adhesividad de la libido e inercia psíquica puede tener alguna base especial instintiva, pero mis experiencias clínicas señalan que en tales casos es el miedo subyacente de las satisfacciones nuevas o maduras lo que hace intratable el antiguo placer. Yo opino que el papel del instinto de muerte en relación con la resistencia parece demasiado complejo y remoto para ameritar un estudio a fondo en un libro de técnica. Me refiero al concepto de un instinto de muerte separado del concepto de pulsiones instintuales agresivas. La interpretación del material clínico a un paciente en función del instinto de muerte tiende demasiado a la facilidad y el mecanicismo. Desde un punto de vista técnico, la compulsión de repetir puede manejarse mejor terapéuticamente considerándola un intento de dominar tardíamente una antigua situación traumática. O bien la repetición puede representar la esperanza de un final más feliz para una frustración pasada. El masoquismo, la autodestructividad y la necesidad de padecer, como mejor pueden enfocarse clínicamente es como manifestaciones de agresión que se vuelven en contra del propio individuo. Según mi experiencia, el interpretar las resistencias como expresión de un instinto de muerte conduce sólo a la intelectualización, la pasividad y la resignación. Me ha parecido clínicamente válido el que en el análisis final hallemos que el mismo motivo básico es correcto para la resistencia como para la defensa: el motivo principal de la resistencia como de la defensa es evitar el dolor.

2.4.2

RESISTENCIA Y REGRESIÓN

Regresión es un concepto descriptivo y se refiere a la vuelta a una forma anterior, más primitiva de actividad mental (Freud, 1916-7, p. 342; 327). Uno tiende a volver a las escalas que fueron puntos de fijación en tiempos anteriores. La fijación y la regresión forman una serie complementaria (1916-7, p. 362, 332; Fenichel, 1945a, p. 65). Se puede entender mejor esta relación recurriendo a la analogía con un ejército que trata de avanzar por tierra enemiga. Dejará el mayor número de tropas de ocupación en aquellos lugares donde haya tenido mayores

94

LA RESISTENCIA

dificultades o la mayor seguridad y satisfacción. Pero al hacerlo, el ejército que avanza se debilita y si hallare dificultades en su camino, volverá a los puntos donde dejara los núcleos más fuertes de tropas de ocupación. Las fijaciones se deben a la disposición innata, los factores constitucionales y la experiencia, que forman una serie complementaria. Sabemos poco de los factores hereditarios y congénitos, pero sí sabemos que las satisfacciones excesivas en un punto dado del desarrollo favorecerán la fijación. Hay renuencia a renunciar a las satisfacciones grandes, sobre todo cuando están combinadas con un sentido de seguridad. Un niño que recibe mucha estimulación anal-erótica a causa de la exagerada preocupación de su madre por sus actividades anales no sólo recibe mucho placer sensual sino que además tiene la seguridad de la aprobación materna. Opinaba Fenichel que las frustraciones excesivas también pueden ser causa de fijaciones (1945a, p. 65). Sostenía que una fijación puede deberse a (a) la esperanza prolongada de que al final se obtendrá la ansiada satisfacción y (b) a que la frustración favorece la represión de las pulsiones implicadas e impide su avance. Las combinaciones de satisfacción y frustración excesivas y cambios particularmente abruptos de una a otra favorecen la fijación. Regresión y fijación son interdependientes (A. Freud, 1965, p. 96). No obstante, debe tenerse presente que la fijación es un concepto de desarrollo y la regresión es uno defensivo. Mi propia experiencia clínica no está de acuerdo con las formulaciones de Fenichel acerca de las causas de fijación y regresión. Yo he observado que las fijaciones las causan principalmente las satisfacciones excesivas y que la regresión se pone en marcha por el dolor o peligro excesivos. Uno no se apega a alguna satisfacción ausente a menos que haya un recuerdo de placer excesivo relacionado con ella. Esto puede ser así sólo en sentido relativo. La satisfacción más avanzada es demasiado peligrosa y la más retrasada es demasiado insuficiente. Por eso, el punto de fijación es el más satisfactorio, porque ofrece la mejor combinación de satisfacción y seguridad. Motiva la regresión la huida del dolor y el peligro. Esto parece cierto siempre que se trata de regresión patológica. El paciente que renuncia a su amor y rivalidad edípicos, su masturbación y su orgullo fálico y exhibicionista y se vuelve otra vez apagadamente desafiante, despechadamente sumiso, orientado hacia lo excrementicio y obsesivo, es un caso de éstos. Si la satisfacción desempeña un papel en la regresión, es porque produce angustia traumática. Si la satisfacción no se hace traumática, causará una fijación en el nivel edípico y no una regresión.

TEORÍA DE LA RESISTENCIA

95

La regresión puede producirse en función de las relaciones de objeto y en relación con la organización sexual (Freud, 1916-7, p. 341; 327). También puede entenderse en términos tópicos, como el paso del proceso secundario al primario. Gill (1963, p. 93) cree que esto implica también una regresión estructural, una regresión en la función perceptiva del Yo, que se manifiesta trasformando los pensamientos en imágenes visuales. Winnicott (1955, pp. 283, 286) afirma que el aspecto más importante de la regresión es la regresión de las funciones del Yo y las relaciones de objeto, particularmente en dirección del narcisismo primario. El estudio que hace Anna Freud (1965, pp. 93-107) de la regresión es el más completo y sistemático. Dice que la regresión puede darse en las tres estructuras psíquicas; puede afectar al contenido psíquico así como al funcionamiento; y puede influir en el objetivo instintual, las representaciones de objetos y el contenido de la fantasía. (Yo añadiría la zona erógena y la imagen de sí mismo a esta lista.) Las regresiones del Ello son más tenaces y adhesivas, mientras que las regresiones en términos de las funciones del Yo son a menudo más transitorias. La regresión temporal en las funciones del Yo es parte del desarrollo normal del niño. En el proceso de maduración, la regresión y la progresión alternan y obran recíprocamente una en la otra. La regresión ocupa una posición especial entre las defensas y parece haber alguna duda acerca de si en realidad su lugar está entre ellas (A. Freud, 1936; Fenichel, 1945a; Gill, 1963). Pero no cabe duda de que el Yo emplea la regresión en muchas formas para fines de defensa y resistencia. El papel del Yo es algo diferente en relación con la regresión. En general parece que el Yo es más pasivo que en otras operaciones defensivas. Con mucha frecuencia se pone en marcha la regresión por una frustración de los instintos en un nivel dado, que mueve las pulsiones a buscar salidas en una dirección retrógrada (Fenichel, 1945a, p. 160). Pero en ciertas condiciones, el Yo tiene la capacidad de regular la regresión, como lo hace en el sueño, en el chiste y en algunas actividades creadoras (Kris, 1950, pp. 312-13). De hecho, en la salud mental y sobre todo en la sensibilidad a los aspectos psicológicos se necesita que las funciones primitivas complementen las más altamente diferenciadas (Hartmann, 1947; Khan, 1960; Greenson, 1960). Como con todas las defensas, es importante discrindfiar entre las regresiones relativamente más patógenas y las adaptativas. Importa también tener presente que la regresión no es un fenómeno total, que lo abarque todo. Por lo general vemos regresiones selectivas. Un paciente puede regresar en ciertas funciones del Yo y no en otras.

96

LA RESISTENCIA

O bien puede haber mucha regresión en términos de objetivos instintuales y relativamente poca en términos de relaciones de objeto. Lo "desigual" de la regresión es un concepto muy importante en la práctica clínica (A. Freud, 1965). Esta discusión tiene importantes implicaciones en términos de proceso terapéutico. Para la terapia psicoanalítica, la regresión es necesaria... y ciertamente nuestro encuadre y nuestra actitud facilitan ese fenómeno (véase capítulo 4; también Menninger, 1958, p. 52). De todos modos, muchos analistas piensan en una cantidad óptima de regresión. Escogemos los pacientes que en su mayor parte pueden regresar sólo temporal y parcialmente. Pero hay alguna diferencia de opinión al respecto. Por ejemplo, Wexler (1960, pp. 41-2) advierte que se tenga cuidado con procedimientos como la asociación libre, que conducirá a ciertos pacientes bordeline o limítrofes al desapego objetal mientras que Winnicott (1965, p. 287) piensa que la misión del analista es favorecer una regresión total inclusive en un paciente psicótico.

2.5

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

2.5.1

SEGÚN EL ORIGEN DE LA RESISTENCIA

A lo largo de sus muchos escritos sobre problemas de defensa y resistencia, Freud intentó varias veces distinguir diferentes tipos de resistencia. En Inhibición, síntoma y angustia distinguió cinco tipos y los clasificó según su origen (1926a, p. 160; 65). (1) La resistencia de represión, con que se refería a la resistencia de las defensas yoicas. (2) La resistencia de trasferencia. Como la trasferencia es un sustituto del recuerdo y se basa en un desplazamiento de los objetos pasados a los presentes, Freud clasificó también esta resistencia como proveniente del Yo. (3) La ganancia de enfermedad o secundaria, que puso también entre las resistencias del Yo. (4) Consideraba cuarta variedad las que requerían de la traslaboración, o sea la compulsión a la repetición y la adhesividad de la libido, que él tenía por resistencias del Ello. (5) Las últimas resistencias que designó Freud fueron las que nacían de la culpabilidad inconsciente y la necesidad de castigo, que creía originarias del Superyó. Glover (1955), en los dos capítulos dedicados a la resistencia defensiva en su libro sobre técnica, clasifica las resistencias de muy diferentes

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

97

modos, pero sigue la clasificación de Freud según las fuentes de resistencia. Fenichel (1941) consideraba poco sistemático este modo de diferenciar y señalaba que el mismo Freud tenía esa impresión (pp. 33-4). Antes de proseguir nuestro estudio de las fuentes de resistencia creo que sería bueno asentar esa verdad evidente de que todas las estructuras psíquicas participan en todos los sucesos psíquicos, si bien en grado diverso. Con esto presente, tendremos menos tendencia a exagerar en la simplificación o la generalización de nuestras formulaciones. De acuerdo con nuestro estudio de la resistencia y la defensa, creo que la función de defensa, la actividad de evitar el dolor, nace del Yo, cualquiera que sea el estímulo provocador. Es el Yo la estructura psíquica que moviliza las funciones de evitación y bloqueo. Puede hacerlo empleando los mecanismos primarios inconscientes de defensa, como la represión, la proyección, la introyección, etc. Pero también puede hacerlo utilizando cualquier otra función psíquica consciente o inconsciente. Por ejemplo, puede emplearse como defensa la actividad heterosexual y dentro del análisis, como resistencia al confrontamiento con impulsos homosexuales. Los placeres sexuales pregenitales no sólo pueden expresar componentes infantiles del Ello sino que, si se convierten en fuente de resistencia, pueden también servir de función defensiva y resistente frente a la situación edípica (Friedman, 1953). Freud, Glover y Anna Freud describen las resistencias del Ello como aquellas resistencias que requieren traslaboración y que proceden de la compulsión a la repetición y la adhesividad de la libido. Según mi opinión, esas resistencias también operan por el Yo. Una actividad instintual particular se repite y permanece intratable al insight sólo si cuenta con la ayuda de las funciones defensivas del Yo. La traslaboración no opera directamente en el Ello sino sólo en el Yo. Para que resulte, hay que inducir al Yo a que abandone su función defensiva patológica. Así puede el Ello participar en las maniobras de resistencia, pero según creo, sólo dejándose utilizar por el Yo para fines defensivos. Debe subrayarse que esta formulación conviene a las neurosis de trasferencia; el problema tal vez sea diferente con las psicosis (Winnicott, 1955; Freeman, 1959; Wexler, 1960). Situación semejante se da con el Superyó. Los sentimientos de culpabilidad pueden hacer que el Yo instituya diversos mecanismos de defensa. Pero podemos ver también situaciones en que el sentido de culpabilidad exige satisfacción y castigo y adquiere caracteres semejantes al Ello. El Yo puede defenderse de esto mediante diversas formaciones reactivas que tienen un carácter supermoral. Vemos esto de modo muy típico en la neurosis obsesiva. Pero en les caracteres masoquistas gra-

98

LA RESISTENCIA

ves podemos ver una situación en que la necesidad del dolor es placentera y en que el paciente atiende a las exigencias de su Superyó y se entrega a un comportamiento que le ocasiona franco dolor. Cuando esto sucede tenemos una resistencia en el análisis, porque este dolor ansiado es en cierto modo placentero y simultáneamente está escondiendo alguna otra angustia (Fenichel, 1945a, p. 166). Desempeña al mismo tiempo una función placentera y una defensiva, de resistencia. Nuestra tarea terapéutica será conseguir que el Yo razonable del paciente reconozca la función de resistencia y persuadirle de que ose afrontar la dolorosa angustia mayor subyacente para poderla analizar. Tengo así la impresión de que cualquiera que pueda ser la fuente original de una actividad, su función de resistencia siempre procede del Yo. Las demás estructuras psíquicas han de entenderse como que operan por el Yo. El motivo de la defensa y la resistencia es siempre evitar el dolor. El modo o los grados de resistencia pueden ser cualquier tipo de actividad psíquica, desde los mecanismos de defensa hasta las actividades instintuales. El estímulo que pone en marcha la maniobra de resistencia puede originarse en cualquiera de las estructuras psíquicas: Yo, Ello o Superyó. Pero la percepción del peligro es función del Yo. Las ideas de Freud sobre la angustia como señal de alarma tienen una importancia fundamental para el enfoque de estas complicadas interrelaciones. Querría yo utilizar el papel del Yo en la angustia para ejemplificar algunas de las cuestiones vitales. En Inhibición, síntoma y angustia describía Freud (a) el Yo como sede de la angustia, (b) la angustia como reacción del Yo y (c) el papel del Yo en la producción de angustia y en la formación de síntomas y de defensa ( / 926a, pp. 132-42, 157-68; 52-7, 64-9). Estos problemas fueron meticulosamente revisados y aclarados por Max Schur (1953) en su trabajo sobre "El Yo en la angustia". Modifica el concepto freudiano de que el Yo produce angustia para señalar el peligro y fomentar las defensas y formula en su lugar: "...el Yo evalúa el peligro y siente algún asomo de angustia. Tanto el evaluar como el sentir hacen de señal que induce las defensas. No sólo en la previsión del peligro sino también en su presencia misma y aun si la situación tiene algo de traumática y si la reacción de angustia del Yo es regresiva, con resomatización, esta experiencia puede servir todavía de señal para que el resto del Yo convoque a las reservas y tome las medidas necesarias. Esta formulación de ningún modo altera el concepto de la función de una angustia como estímulo de la formación de síntomas, la adaptación y la defensa... El Yo es capaz de producir peligro y no angustia. Puede hacerlo manipulando situaciones

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

99

y entregándose a fantasías... El concepto de angustia 'automática' na-

cida en el Ello (o sea en la frustración sexual) se sustituye por el concepto del Yo que evalúa ciertos cambios del Ello como peligro y reacciona con angustia. Esta formulación subraya el hecho de que la angustia siempre es una reacción del Yo" (pp. 92-3).

2.5.2

SEGÚN LOS PUNTOS DE FIJACIÓN

Todos los intentos de clasificar las resistencias se traslaparán necesariamente. No obstante, ayuda al psicoanalista tener listos varios géneros de clasificación, puesto que ello puede ponerle alerta acerca del material típico del Ello, las funciones del Yo, las relaciones de objeto o la reacción del Superyó con que tenga que habérselas. Veamos el siguiente ejemplo de una resistencia anal que se produjo al tercer año de análisis de un joven, el señor Z, quien era esencialmente una personalidad neurótica oral-depresiva. El reconocimiento del carácter anal de una resistencia particular ayudó a extraer y entender el material inconsciente subyacente. El paciente está acostado, tenso y expectante. Los puños apretados, la mandíbula firme, los músculos de sus mandíbulas bien marcados, los pies bien cruzados en los tobillos, el rostro algo enrojecido, los ojos miran fijamente al frente, y calla. Al cabo de unos momentos dice: "Estoy deprimido. Más aún que antes. Me detesto. Me vapuleé despiadadamente la noche pasada... [pausa]. Pero es justificable. Es que no hago nada... [pausa]. No voy a ninguna parte... [pausa]. Estoy en un atolladero. No tengo ganas de trabajar. Me niego a trabajar cuando estoy así... [silencio]. No tengo ganas de caminar... [largo silencio]." Pronuncia las palabras con frases y sílabas breves, recortadas. Las escupe como gotas de lluvia. En el tono, en el modo, en la postura noto que está enojado; más aún, que está rencorosa y desafiantemente enojado. Aunque hable de detestarse sólo a sí mismo, siento que está enojado y rencoroso conmigo. Además me ponen al alba las cosas que dice: "No puedo producir, estoy en un atolladero." Todo ello, el contenido y la actitud, hablan de una reacción anal de rencor. Me callo, y al cabo de un silencio considerable le digo: "No sólo parece usted detestarse a sí mismo, parece también enojado y rencoroso conmigo." El paciente responde: "Estoy enojado conmigo mismo. Me desperté a las doce y cuarto y ya no pude dormir. Tan sólo dormitaba de vez en cuando [silencio]. No quiero trabajar. Querría más bien dejar el análisis y no trabajar en esto. Y usted sabe que casi podría hacerlo. Es extraño, pero casi podría hacerlo. Podría irme en este mismo momento y seguir así por el resto de mi vida. No quiero entenderlo. No quiero trabajar."

100

LA RESISTENCIA

Espero nuevamente y al cabo de un rato digo: "Pero este tipo de enojo nos dice algo. Es más que odiarse usted a sí mismo." El paciente contestó: "No' quiero disipar el enojo. Sé que estoy enojado, pero no quiero darle salida, quiero aferrarme a ello. Estoy todo el día con ello, todo el día así. Todo este odio y enojo. Me detesto: Ya sé que usted dirá que la detestación está ligada a lo excrementicio, pero no quiero decir detestar, quiero decir odiarme, aunque empleé la palabra detestar. No hago sino pensar en asesinato, en ser ahorcado en un patíbulo, y me puedo ver con la cuerda alrededor del cuello sobre la trampa, y se abre y caigo, y espero que se abra la trampa y espero la caída y que se me rompa el cuello. Puedo sentirme, me imagino muriendo. O bien imagino que me fusila un pelotón. Siempre estoy siendo ejecutado por alguna autoridad, por el Estado, por algún organismo. Siento una curiosidad mórbida por ahorcar o ser ahorcado y siempre hay trampas que se abren. Es mucho más frecuente el ahorcamiento que el fusilamiento. En el ahorcamiento hay muchas más variaciones, ocurre mucho más, y durante todo su desarrollo me odio." Otro período de silencio, y después digo: "No es nada más odio y no es nada más a mí mismo." A esto repone el paciente: "No cederé en ello. No se lo consentiré. Usted quiere sacarme algo. No quiero reconocer que hay placer en ello. Tengo la sensación de que a usted no le gusta mi placer, y odio eso. Estoy sencillamente furioso con todo esto. Creo que en realidad a usted no le gusta que yo tenga ningún placer. Usted me acusa, y usted es malo, de mente perversa, usted me ataca. Yo tengo que mantenerme, debo luchar contra usted. Usted parece atento a la suciedad de mi mente, y tengo que negarla y que decir que no hay tal. Y he de convenir en que sería terrible si lo hubiera." En este punto digo: "Sí, y usted parece herirse a sí mismo para impedir que yo diga nada." A esto responde el paciente: "Sí, y me pregunto a qué vienen el ahorcamiento y la trampa, algo tiene que ver con la trampa que se abre y el agua del sanitario que corre. Sencillamente no quiero que usted lo diga. Todavía estoy resentido con usted, y me parece que la autoflagelación es una protección... [pausa]. Sabe usted, es divertido; tengo ahora la sensación de que acaba de empezar mi análisis, que estoy esencialmente por analizar, y me pregunto cuánto durará... pero no importa."

Empleo este caso para ilustrar que el modo de enojo del paciente, el modo de la resistencia, la cólera rencorosa y anal, era el punto inicial de una parte muy importante del análisis. Pasamos del enojo rencoroso a la fantasía de ahorcamiento, que condujo a las fantasías de la higiene excrementicia y otra vez a la proyección de hostilidad anal sobre mí. Los meses siguientes de análisis revelaron muchos importantes determinantes históricos. Pero la clave de todo ello era el carácter anal de su resistencia, el modo en que estuvo enojado precisamente aquel día. Reconociendo que el rencor y la desconfianza son típicos de la fase anal del desarrollo libidinal, el sentimiento de estar en un atolladero, el no querer producir, lo apretado de las mandíbulas, las fantasías de

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

101

vapuleo sádico y masoquista, la vergüenza, todo puede comprenderse como elementos de la fase anal. Eso era crucial en el trabajo con la resistencia de aquella sesión particular. Así como era posible clasificar la resistencia supra como perteneciente a la fase anal, es posible describir las resistencias orales, fálicas, de la latencia y de la adolescencia. El indicio puede darlo el carácter instintivo de una resistencia, o las relaciones de objeto, o el rasgo de carácter que se halla en primer plano, o bien una forma particular de angustia o actitud, o la intrusión de cierto síntoma. Así, en el caso arriba citado podemos enlistar el rencor, la desconfianza, la testarudez, la vergüenza, el sadomasoquismo, la retentividad y el contenerse, la marcada ambivalencia y las recriminaciones obsesivas, todo ello típico de la fase anal. Esto que decimos no tiene la intención de negar las resistencias "desiguales" o heterogéneas. Debe subrayarse que la forma y el tipo de resistencia cambian en un paciente durante el curso del análisis. Hay regresiones y progresiones, de modo que cada paciente manifiesta multitud de resistencias. En el caso arriba citado, por ejemplo, se dedicaron largos períodos analíticos a la traslaboración de pulsiones y angustias fálicas, en que ocupaban el primer plano la culpabilidad por masturbación, las fantasías incestuosas y la angustia de castración. Hubo un período prolongado de resistencias orales y depresión, manifestadas por pasividad, introyección e identificaciones, fantasías suicidas, adicciones pasajeras, anorexia y bulimia, llantos, fantasías de ser salvado, etcétera. 2.5.3

SEGÚN LOS TIPOS DE DEFENSA

Otro enfoque fructuoso de las resistencias consiste en averiguar el tipo de defensa de que se sirve la resistencia. Por ejemplo, podríamos distinguir los nueve tipos de mecanismos de defensa que describe Anna Freud (1936) y ver cómo las resistencias los emplean para oponerse al procedimiento analítico. La represión entra en la situación analítica cuando el paciente "olvida" su sueño o su hora de visita, o cuando de su mente se borran experiencias cruciales o personajes muy importantes de su pasado, etcétera. La resistencia de aislamiento entra en el cuadro clínico cuando los pacientes separan los afectos agitados por una experiencia de su contenido ideacional. Pueden describir un sucedido con todo detalle verbal, pero se advierte en ellos la tendencia a no mencionar ni mostrar ninguna emoción. Esos pacientes suelen aislar la labor analítica del resto de

102

LA RESISTENCIA

su vida. Los insighis ganados en el análisis no pasan a su vida cotidiana. Los pacientes que emplean el mecanismo de aislamiento en su resistencia al análisis suelen conservar el recuerdo de acontecimientos traumáticos, pero la conexión emocional se pierde o desplaza. En el análisis aplicarán mal su proceso pensante para evitar sus emociones. Podríamos proseguir enumerando todos los diversos mecanismos de defensa contra los impulsos y afectos instintuales y describir cómo las fuerzas de resistencia se apoderan de uno u otro y los utilizan contra el procedimiento analítico (A. Freud, 1936, pp. 45-58; Fenichel, 1945a, capítulo tx). Para nuestro propósito actual basta señalar que todos los mecanismos de defensa del Yo pueden emplearse con fines de resistencia. Pero no sólo vemos las defensas simples y básicas utilizadas como resistencia sino que las fuerzas de resistencia se sirven también de fenómenos más complejos. El más importante, con mucho, de todos los tipos de resistencia hallados en el análisis son las resistencias trasferenciales. Estas resistencias, que son fenómenos muy complejos, se tratarán detalladamente en el capítulo siguiente. Aquí sólo quiero señalar que la resistencia trasferencia] tiene que ver con dos grupos diferentes de resistencias: (1) los que aparecen en los pacientes por tener reacciones trasferenciales; (2) los que se forman en los pacientes para evitar las reacciones trasferenciales. Todo el concepto de trasferencia está relacionado con la resistencia, pero las reacciones trasferenciales no han de entenderse sólo como resistencias. Por eso pospondré el estudio de la resistencia de trasferencia hasta que hayamos aclarado nuestro modo de entender la naturaleza de la trasferencia. La actuación es otra maniobra especial de resistencia que merece examen aparte. Nos las habernos aquí nuevamente con un fenómeno que siempre desempeña una función de resistencia en el análisis y tiene un significado complicadísimo. La actuación contiene importantes elementos del Ello y el Superyó, así como funciones del Yo. Definimos el acting out como la representación de un suceso pasado en el presente, que es una versión ligeramente deformada del pasado pero parece cohesiva, racional y egosintónica para el paciente. Todos los pacientes incurren poco o mucho en la actuación durante el análisis, y en los pacientes inhibidos esto puede ser una señal bienvenida.Pero algunos pacientes son propensos a la actuación repetida y prolongada, que los hace difíciles o imposibles de analizar. La analizabilidad depende en parte de la capacidad que tenga el Yo de ligar estímulos lo suficiente para que el paciente pueda expresar sus impulsos en palabras y sentimientos. Los pacientes que tienden a descargar sus impulsos neuróticos en acción plantean un problema especial al análisis. El problema del reconoci-

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

103

miento y manejo de la actuación será estudiado en la sección 3.8.4 y después en el volumen 11. El lector puede familiarizarse con el tema consultando alguna obra fundamental al respecto (Freud, 1905c, 1941c; Fenichel, 1945b; Greenacre, 1950). Las resistencias caracterológicas son otro tipo complejo y en extremo importante de defensa que merece mención especial (W. Reich, 1928, 1929). La cuestión de lo que se entiende por carácter no es fácil de resolver. Para nuestros fines actuales yo simplificaría la respuesta y diría que entendemos por carácter el modo habitual que tiene el organismo de tratar con el mundo interno y externo. Es la posición y postura integrada y organizada constante del Yo en relación con lo que de él se pide. El carácter se compone en lo esencial de hábitos y actitudes. Unos son predominantemente defensivos, otros esencialmente instintivos. Algunos son términos medios. El rasgo caracterológico de la limpieza bien puede entenderse como defensa, como formación reactiva contra el agradable ensuciamiento. Pero podemos ver también el desaliño como un rasgo de carácter que no es formación reactiva sino manifestación de placer en el ensuciarse. Las resistencias caracterológicas se derivan de las defensas de carácter. Plantean un problema especial en técnica analítica porque son habituales, rígidamente fijas y por lo general egosintónicas. Glover (1955) las llama resistencias silentes. En general, el paciente está tranquilo y aun prueba sus defensas caracterológicas, ya que suelen aparecer en la sociedad convencional como virtudes. Las medidas técnicas especiales que requieren las resistencias de carácter serán descritas más adelante, en la sección 3.8. W. Reich (1928, 1929), A. Freud (1936) y Fenichel (1941) deben consultarse para un estudio más profundo de la índole del carácter y de las resistencias de carácter. También debemos describir las resistencias encubridoras que pueden emplear los pacientes con fines de resistencia. Algunos pacientes tienden a emplear mucho los recuerdos, los afectos y la identidad encubridora para arrinconar un recuerdo, afecto o identidad subyacentes más dolorosos. Esta formación defensiva es también un complicado suceso psíquico y contiene importantes satisfacciones, así como defensas (Greenson, 1958a). 2.5.4

SEGÚN LA CATEGORÍA DIAGNÓSTICA

La experiencia clínica nos ha enseñado que ciertas entidades de diagnóstico emplean ciertos tipos especiales de defensa y que por lo tanto

104

LA RESISTENCIA

esas resistencias particulares predominarán durante el curso del análisis. No obstante, en todos los análisis salen a la luz muchas diferentes formas de resistencia. Las entidades clínicas que describimos raramente se ven en forma pura; la mayoría de los pacientes tienen alguna mezcla de patología diferente junto con el diagnóstico central que les damos. Además, mientras dura el análisis vemos regresiones y progresiones temporales que complican el cuadro clínico y el tipo de resistencias. Un ejemplo de esto es el caso del señor Z, que empleé para demostrar la resistencia anal (sección 2.5.2). El paciente tenía un trastorno neurótico, oraldepresivo del carácter. Pero había tenido algún traumatismo anal en la infancia y por eso volvió a vivir un período de rencor, odio y rabia anales en la fase del análisis que queda descrita. Inmediatamente antes de aquel período, su odio fue cuidadosamente aislado y limitado a objetos de amor femeninos especiales en su vida exterior. En la culminación de su rencor anal, desplazó y proyectó su rabia y odio contra mí. Si examinamos un poco las neurosis de trasferencia típicas que tratamos analíticamente, creo que hallaremos las siguientes resistencias predominantes: Las histerias: Represión y formaciones reactivas aisladas. Regresión a las características fálicas. Emocionalidad, somatizaciones, conversiones y genitalizaciones. Identificaciones con objetos de amor perdidos y objetos productores de culpabilidad. Las neurosis obsesivas: Aislamiento, anulación retrospectiva, proyecciones y formaciones reactivas en masa. Regresión a la analidad con formación reactiva de los rasgos de carácter: orden, limpieza y tacañería se convierten en resistencias importantes. Intelectualización a manera de resistencia a los sentimientos. Pensamiento mágico, omnipotencia del pensamiento, meditación. Interiorización de las reacciones de hostilidad y Superyó sádico. Las depresiones neuróticas: Introyecciones, identificaciones, actuación, impulsividad y defensas de pantalla. La instintualidad oral y fálica deformadas regresivamente. Emocionalidad, comportamiento y actitudes contrafóhieos, adictividad y masoquismo. Las neurosis de carácter: Según sea en lo fundamental un carácter histérico, obsesivo o depresivo, sería de esperar que hallásemos los hábitos, rasgos y actitudes que suelen calificarse de rígidos, egosintónicos y "silentes" (Freud, 1908; Abraham, 1924; W. Reich, 1928, 1929; A. Freud, 1936, capítulo vIII; Fenichel, 1945a, capítulo xx).

CLASIFICACIÓN DE LAS RESISTENCIAS

2.5.5

105

UNA CLASIFICACIÓN PRÁCTICA

Todas las clasificaciones arriba descritas tienen sus ventajas y sus limitaciones. Pero la experiencia clínica me impone la mención de otro enfoque esencialmente práctico. Me ha resultado conveniente distinguir las resistencias ajenas al Yo de las egosintónicas. Las ajenas al Yo aparecen extrañas, ajenas y raras al Yo razonable del paciente. Por consiguiente, esas resistencias son relativamente fáciles de reconocer y permiten hacer buen trabajo. El paciente entra fácilmente en alianza de trabajo con el analista en su intento de analizar esa resistencia concreta. He aquí un ejemplo típico: Una paciente hablaba rápidamente, casi perdiendo el aliento, y advertí un temblor en su voz. Parecía estar tratando desesperadamente de llenar hasta el menor momento de la hora analítica. No había pausas, ni momentos de reflexión, nada más una volcadura de fragmentos inconexos de recuerdos. En las entrevistas preliminares estaba yo muy seguro de que la joven era una persona neuróticamente deprimida. No había señales de estado psicótico ni indeciso. Sabía yo también que había estado "en análisis" con un famoso analista en otra ciudad, quien la había considerado paciente analizable. Interrumpí a la paciente y le dije que me parecía asustada, que la notaba deseosa de llenar todo el tiempo de la sesión, como si temiera quedar callada un solo momento. La paciente replicó con extremada timidez que temía que yo la criticara por tener una resistencia si quedaba callada. Yo respondí burlonamente: ",Criticarla por tener una resistencia?" La damita respondió entonces diciéndome que le parecía que su analista anterior obraba como si fuera culpa de ella el tener una resistencia. Lo sentía muy estricto y censurador y como que la consideraba fundamentalmente indigna del psicoanálisis. Eso le recordaba a su padre, que tenía un genio violento y solía gritarle de niña que no valía "para maldita la cosa".

Creo que este ejemplo ilustra bien una resistencia ajena al Yo. Muestra también la facilidad con que se forma una alianza de trabajo con el paciente en el análisis de la resistencia. Veamos ahora en contraste las resistencias egosintónicas, que se caracterizan por parecer familiares, racionales y objetivas. El paciente no nota la función de resistencia de la actividad objeto de escrutinio. Esas resistencias son por ello más difíciles de reconocer para el analista y el paciente, y es más difícil el establecimiento de una alianza de trabajo en relación con ellas. Suelen ser normas habituales, bien asentadas, del comportamiento del paciente, y rasgos de carácter a veces de valor social. Las formaciones reactivas, la actuación, las resistencias caractero-

106

LA RESISTENCIA

lógicas, las actitudes contrafóbicas y las defensas de pantalla entran en esta categoría. Lo que sigue es un ejemplo sencillo. Un paciente ha llegado a su sesión analítica, durante dos años, con dos a cinco minutos de adelanto. En diferentes ocasiones he tratado de atraer su atención hacia esta rigidez, pero nunca le ha parecido problema ni merecedora de análisis. Reconoce que es puntual, pero considera esto una virtud, una señal de autodisciplina y de carácter. No he proseguido en el análisis de este rasgo sino que he laborado con otros aspectos de su neurosis que parecían menos intratables. Al final de una sesión digo al paciente que llegaré unos diez minutos tarde a la cita siguiente porque tengo que ir a la universidad. No hace ningún comentario. En la sesión que quiero comunicar, el paciente parece muy agitado. Me dice que estaba furioso por mi retraso aunque sabe que yo se lo había avisado. Me acusa de torturarlo deliberadamente porque yo sé bien cuánto detesta los retrasos. (Nunca lo había reconocido antes.) Había querido llegar tarde él también, pero una fuerza irresistible lo había empujado a llegar con sus "acostumbrados" tres minutos de adelanto. En la salita de espera no había podido estar sentado tranquilamente. Había sentido la tentación de irse, pero se le ocurrió la idea de que si se "topaba" conmigo en el hall yo podía pensar que iba al baño. Eso era una idea insoportable. No tenía ninguna intención de ir al baño. Aunque hubiera sentido la necesidad de hacerlo no hubiera ido por la temida posibilidad de encontrarse conmigo "cara a cara". De hecho, ahora se le ocurre que llega más pronto para poder usar el baño sin riesgo de un "encuentro" conmigo. Preferiría morir a que lo encontraran "con los pantalones en la mano". Después de esta explosión, el paciente queda callado. Yo no digo nada. Reanuda tristemente: "De pronto comprendo que tengo una nueva fobia: e! miedo de encontrarme con usted en el baño." Yo añado suavemente que el descubrimiento era nuevo pero el temor siempre había estado oculto tras su puntualidad.

Creo que esta viñeta clínica ilustra el problema especial del análisis de las resistencias egosintónicas, que requieren más trabajo que las ajenas al Yo. En realidad, han de hacerse ajenas al Yo para el paciente antes de que pueda realizarse un análisis eficaz. Dicho de otro modo, nuestra tarea será primero ayudar al paciente a establecer un Yo razonable respecto de esa resistencia concreta. Solamente cuando ya esté realizado esto emergerá la resistencia como resistencia ajena al Yo. Entonces se puede esperar la obtención de una historia de esa resistencia y analizarla. Cuando el paciente pueda entender las razones históricas que tiene el origen de la defensa de resistencia podrá distinguir sus necesidades anteriores de esa defensa y su impropiedad actual.

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

107

De ordinario al empezar el análisis se trabaja con las resistencias ajenas al Yo. Sólo después de que el paciente ha logrado formar una alianza de trabajo segura es posible empezar a buscar las resistencias egosintónicas y a laborar con ellas. Estas resistencias se hallan presentes desde el principio, pero no tiene caso atacarlas puesto que el paciente negará su i mportancia o sólo colaborará de labios afuera en su análisis. Hay que haber realizado alguna labor previa con la resistencia ajena al Yo y haber conseguido también una firme alianza de trabajo antes de poder analizar eficazmente las resistencias egosintónicas. Volveremos a ver este tema en la sección 2.6. Se aconseja al lector que compare a W. Reich (1928, 1929), A. Freud (1936), Fenichel (1941) y Sterba (1951) al respecto.

2.6 TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

2.6.1

CONSIDERACIONES PRELIMINARES

Antes de lanzarnos a un estudio detallado de los problemas técnicos conviene revisar algunos puntos fundamentales. La técnica del psicoanálisis nació sólo cuando se analizaron las resistencias sin evitarlas ni superarlas por otros medios. No podemos definir la técnica psicoanalítica sin incluir el concepto de análisis constante y a fondo de la resistencia. Es importante recordar otra vez la íntima relación existente entre resistencias, defensa, funciones del Yo y relaciones de objeto. La resistencia no sólo ha de entenderse como oposición al curso del análisis, si bien es ésta la manifestación clínica más directa y clara. El estudio de las resistencias de un paciente derramará luz sobre muchas funciones básicas del Yo así como sobre sus problemas en la relación con los objetos. Por ejemplo, la ausencia de resistencias puede indicar que nos encontramos ante un proceso psicótico. Una erupción súbita de lenguaje y comportamiento obsceno e insultante en un ama de casa hasta entonces recatada y formal puede ser una manifestación de ello. Además, el análisis de las resistencias ilumina también el modo que tienen de influir intraestructuralmente en las diversas funciones del Yo, el Ello, el Superyó y el mundo exterior. Y las resistencias a los procedimientos terapéuticos repiten los conflictos neuróticos entre las diferentes estructuras psíquicas. En consecuencia, la situación analítica da al analista la oportunidad de observar directamente en el diván analítico

108

LA RESISTENCIA

formaciones de transacción análogas a las formaciones de síntomas. La relación siempre cambiante entre las fuerzas de las resistencias por una parte y el afán de comunicación por la otra puede verse con máxima claridad en los intentos de asociación libre que hace el paciente. Ésta es una de las razones de que se considere la asociación libre el instrumento principal de comunicación en el procedimiento psicoanalítico. Es "analizar" una expresión condensada para denotar muchos procedimientos técnicos que fomentan todos el insight del paciente (véase sección 1.3.2). Con el marbete del "análisis" se comprenden o subsumen por lo menos cuatro clases de procedimientos: confrontación, aclaración, interpretación y traslaboración. La interpretación es el medio más importante de la técnica psicoanalítica. Todo otro procedimiento analítico prepara una interpretación, la amplifica o la hace efectiva. Interpretar significa hacer consciente un acontecimiento psíquico inconsciente o preconsciente. Significa hacer que el Yo razonable y consciente se dé cuenta de algo que tenía olvidado. Atribuimos significación y causalidad a un fenómeno psicológico. Con la interpretación hacemos al paciente consciente de la historia, la fuente, el modo, la causa o el significado de un suceso psíquico dado. Esto suele requerir más de una sola intervención. El analista aplica su propia mente consciente, su empatía, su intuición y vida de la fantasía, así como su intelecto y conocimiento teórico para llegar a una interpretación. Interpretando vamos más allá de lo fácilmente comprensible y observable por el pensamiento lógico y consciente ordinario. Las reacciones del paciente son necesarias para determinar si la interpretación es válida o no (E. Bibring, 1954; Fenichel, 1941; Kris, 1951). Para hacer entrar el Yo del paciente efectivamente en esta labor psicológica es condición previa que lo que ha de ser interpretado sea primero mostrado y aclarado. Para analizar una resistencia, por ejemplo, el paciente tiene que saber primero que hay una resistencia funcionando. Esa resistencia tiene que ser demostrable y el paciente tiene que verse frente a ella. Entonces hay que enfocar nítidamente la variedad particular o el detalle exacto de la resistencia. La confrontación y la aclaración son auxiliares necesarios de la interpretación y como tales han sido reconocidos desde que se amplió nuestro conocimiento de las funciones del Yo (E. Bibring, 1954, p. 763). A veces el paciente no necesita que el analista realice la confrontación, la aclaración o la interpretación porque él puede hacerlas por sí mismo. Otras veces, los tres procedimientos se dan casi simultáneamente, o un relámpago de insight tal vez preceda a la confrontación y la aclaración La traslaboración se refiere esencialmente a la repetición y elaboración

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

109

de interpretaciones que llevan al paciente del insight inicial de un fenómeno particular a un cambio duradero en reacción o comportamiento (Greenson, 19656). La traslaboración hace eficaz una interpretación. Así la confrontación y la aclaración preparan para una interpretación y la traslaboración completa la tarea analítica. Pero es la interpretación el instrumento central y capital del psicoanálisis. 2.6.1.1 Dinámica de la situación de tratamiento La situación de tratamiento moviliza tendencias conflictivas dentro del paciente. Antes de que intentemos analizar las resistencias del paciente sería bueno examinar el alineamiento de las fuerzas que tiene dentro (véase Freud, 1913b, pp. 142-4; 436-7). Empezaré enumerando las fuerzas que se hallan de parte del psicoanalista y de los procesos y procedimientos psicoanalíticos. (1) La aflicción neurótica del paciente, que lo impulsa a trabajar en el análisis, por doloroso que sea. (2) El Yo racional consciente del paciente, que mantiene a la vista los objetivos de largo plazo y comprende las razones de la terapia. (3) El Ello, lo reprimido y sus derivados, todas las fuerzas que dentro del paciente buscan su descarga y tienden a aparecer en las producciones del paciente. (4) La alianza de trabajo, que permite al paciente cooperar con el psicoanalista a pesar de la coexistencia de sentimientos de trasferencia opuestos. (5) La trasferencia positiva desinstintualizada, que permite al paciente atribuir valor excesivo a la competencia del analista. Basándose en unas pocas pruebas, el paciente aceptará al analista como a un experto. La trasferencia positiva instintual también puede inducir al paciente a laborar temporalmente, pero eso es mucho menos seguro y puede volverse lo contrario. (6) El Superyó racional, que mueve al paciente a cumplir sus deberes y obligaciones. El "contrato" de Menninger y el "pacto" de Gitelson expresan ideas semejantes (Menninger, 1958, p. 14). (7) La curiosidad y el deseo de conocerse a sí mismo, que mueven al paciente a explorarse y revelarse a sí mismo. (8) El deseo de progreso profesional y otros tipos de ambición. (9) Los factores irracionales, como los sentimientos competitivos respecto de otros pacientes, el deseo de sacar provecho a su dinero, la necesidad de propiciación y confesión, todos los cuales son aliados temporales y poco seguros del psicoanalista. Todas las fuerzas enumeradas hacen que el paciente labore en la situación analítica. Su valor y eficacia difieren, y cambian durante el curso del tratamiento. Esto se verá más claramente cuando llegue el mamen-

110

LA RESISTENCIA

to de que estudiemos diferentes problemas clínicos en capítulos subsiguientes. Las fuerzas que dentro del paciente se oponen a los procesos y procedimientos analíticos pueden descomponerse como sigue: (1) Las maniobras defensivas inconscientes del Yo, que dan los modelos para las operaciones de resistencia. (2) El temor al cambio y el afán de seguridad, que mueven al Yo infantil a apegarse a las normas neuróticas familiares. (3) El Superyó irracional, que exige sufrir para expiar la culpabilidad inconsciente. (4) La trasferencia hostil, que impulsa al paciente a vencer al psicoanalista. (5) La trasferencia sexual y romántica, que lleva a los celos y la frustración y en definitiva a una trasferencia hostil. (6) Los impulsos sádicos y masoquistas, que llevan al paciente a provocar muchos placeres dolorosos. (7) La impulsividad y las tendencias de actuación, que impulsan al paciente en dirección de las satisfacciones rápidas y contra el insight. (8) Las satisfacciones secundarias producto de la enfermedad neurótica, que incitan al paciente a apegarse a su neurosis. Éstas son las fuerzas que moviliza la situación analítica en el paciente. Cuando uno escucha a éste, es bueno tener presente esa división de fuerzas, harto simplificada. Muchos de los artículos enumerados se examinarán más de cerca en secciones ulteriores de este libro. 2.6.1.2 Cómo escucha el analista Podría parecer innecesariamente pedante poner por escrito cómo debe escuchar el psicoanalista. Pero la experiencia clínica nos ha enseñado que el modo de escuchar éste es un procedimiento tan singular y complejo como la asociación libre para el paciente. Esta cuestión será examinada más a fondo en las secciones 4.2.1.1, 4.2.1.2, 4.2.2.1 y 4.2.2.2. Aquí trazaremos tan sólo un esbozo a manera de instrucción preliminar. El analista escucha con tres objetivos en la mente: (1) Trasladar las producciones del paciente a sus antecedentes inconscientes. Los pensamientos, fantasías, sentimientos, comportamiento e impulsos han de seguirse hasta dar con sus predecesores inconscientes. (2) Los elementos inconscientes han de ser sintetizados en insights significantes. Fragmentos de la historia pasada y presente, consciente e inconsciente, han de ser relacionados para dar un sentido de continuidad y coherencia en función de la vida del paciente. (3) Los insights así obtenidos deben ser comunicables al paciente. Cuando uno escucha, debe estar seguro de que el material descubierto será utilizable constructivamente por el paciente.

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

111

La experiencia clínica ha sugerido unas cuantas líneas directrices fundamentales para la realización de esos objetivos divergentes (Freud, 1912b, pp. 111-17). (1) Uno escucha con una igual atención flotante. Uno no hace un esfuerzo consciente para recordar. El analista recordará los datos importantes si pone atención y si el paciente no está agitando las propias reacciones trasferenciales del analista. La atención no selectiva ni dirigida tenderá a excluir las propias deformaciones tendenciosas y permitirá, por añadidura, al analista seguir el hilo del paciente. Desde esa posición, libremente flotante, el analista puede oscilar y realizar fusiones entre sus asociaciones libres, su empatía, intuición, introspección, pensamiento solucionador de problemas, conocimiento teórico, etc. (Ferenczi, 1928b; Sharpe, 1930, capítulo II). Todas las actividades que estorban la capacidad de realizar las dichas oscilaciones han de ser evitadas. El analista no debe tomar notas si eso estorba su atención libremente flotante. Las notas palabra por palabra son evidentemente contraindicadas, ya que eso falsearía su intención principal. El analista es ante todo entendedor y promotor de insight. No es esencialmente registrador ni colector de datos de investigación (Berezin, 1957). Para escuchar eficazmente, uno debe atender también a sus propias respuestas emocionales, que a menudo le darán indicios importantes. Por encima de todo, el analista tiene que estar atento a sus propias reacciones de trasferencia y resistencia, que pueden estorbarle o ayudarle a entender las producciones del paciente. La situación analítica es esencialmente terapéutica. El analista ha de administrar insight y comprensión para los fines terapéuticos. Escucha para obtener insight y lo hace desde una posición de atención libremente flotante, con respuestas emocionales restringidas, compasión y paciencia. Todas las demás empresas científicas han de hacerse a un lado, con el propósito de ejecutar limpiamente estas complicadas tareas.

2.6.2

EL RECONOCIMIENTO DE LA RESISTENCIA

La primera tarea del analista consiste en reconocer que hay una resistencia. Esto puede ser sencillo cuando la resistencia es patente, como en los ejemplos clínicos citados en la sección 2.2. Es más dificil cuando la resistencia es sutil, compleja, vaga o egosintónica para el paciente. En los últimos casos, el paciente tal vez complique nuestra tarea tratando de encubrir el hecho de que está rehuyendo algo. O quizá sea dificil de determinar la situación porque el material del paciente contenga una mezcla de algún contenido inconsciente del Ello con resis-

112

LA RESISTENCIA

tencia. La observación intelectual del paciente ha de completarse con la empatía del analista para descubrir esas sutiles resistencias. La experiencia clínica y la labor psicoanalítica bajo la supervisión de un analista experto son los mejores modos de aprender a reconocer esas complejas manifestaciones de resistencia. De todos modos, me gustaría ilustrar el problema del descubrimiento de resistencias con un ejemplo clínico para señalar algunos puntos técnicos. Un profesional de treinta y dos años de edad que lleva en análisis unos seis meses empieza su visita del lunes diciéndome que está cansado, tiene dolor de cabeza y se siente algo irritable, pero no puede precisar nada. El fin de semana fue aburrido y aun algo deprimente. Su hija se mojó en la cama por primera vez desde hacía meses y su hijo tuvo una recurrencia de una infección en el oído. El paciente también se hacía en la cama de niño y recuerda cómo lo humillaba su madre por ello. Su hija no soportaba lo que él tuvo que soportar. Su esposa es una niñera mucho más considerada de lo que fuera su madre. Naturalmente, este tipo de responsabilidad es muy cansado y no puede culpar a su mujer por estar tan fatigada siempre. No obstante, ella estaba siempre dispuesta a las relaciones sexuales y aun hacía cosas extraordinarias por darle gusto. Se ofrecía a mamarle el pene, y lo hacía, aunque no muy bien. Tal vez su preferencia por que se lo mamen es una señal de homosexualidad. Sucedió en la visita del viernes, cree. Sí, habíamos hablado de su interés en comparar el tamaño del pene con otros hombres. Esta idea le había atormentado cuando tenía cita con otras mujeres. ¿Preferían a otros que tuvieran el pene más grande? Su hijo parece estar "bien dotado", y tal vez no tenga los problemas sexuales que hubo de padecer el paciente. Alguien dijo una vez que "la anatomía es destino". Pero él nunca ha creído en axiomas y siempre despreció la religión. Lo que antecede es un extracto de lo más importante que dijo en unos cuarenta minutos. Escuchándolo alcancé a distinguir un matiz depresivo y colérico, y el material parecía concordar con ese talante. El fin de semana había sido aburrido, la hija se había orinado en las sábanas, el hijo estaba enfermo, la esposa sólo era medianamente agradable en lo sexual, otros hombres tenían el pene más grande y el destino no había sido muy generoso con él. Siguiéndolo en sus asociaciones esperaba el afloramiento de algún impulso colérico o depresivo subyacente en diferentes momentos de la sesión y no intervine. Pero no sucedió así. Me pareció que el paciente se debatía con alguna fuerte emoción latente, pero su material parecía señalar hacia posibilidades significantes muy diferentes. ¿Estaba enojado con su madre, su destino, su esposa, o estaba todo ello relacionado conmigo? ¿Se sentía más enojado que dolido o deprimido? Yo no tenía certeza acerca del contenido subyacente más importante que buscaba descargarse, ni de si al final se manifestaría solo o se corroborarían las resisten-

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

113

das. Por eso lo dejé proseguir casi hasta el final de la hora. En ese punto decidí intervenir porque pese a la presencia de algunos derivados inconscientes, parecía haber una considerable cantidad de resistencia y sin embargo su Yo razonable debía ser accesible a una interpretación. Le dije: "Siente usted que su madre lo trató mal, y lo mismo su esposa, sus hijos y el destino. Parece ligeramente deprimido y enojado, pero como que refrena sus sentimientos." Apenas pudo el paciente esperar que yo acabara y me soltó: "Sí, hay más. Mientras usted hablaba me disgustaba y enfurecía su tono meloso. Después recordé que antes de la sesión del viernes estaba furioso con usted por tenerme esperando mientras dedicaba parte de mi tiempo a alguna paciente bonita. Creo que no lo mencioné en aquella sesión, pero recuerdo que lo pensé después de irme. Cuando manejaba mi coche de vuelta a la casa di un giro equivocado y casi choco con otro. Aquella noche al dormirme tenía una sensación peculiar en las manos, como si estuvieran paralizadas. Pensé que tal vez necesitaría matar a alguien para curarme. Tal vez lo que necesite sea una explosión de cólera en su presencia. A veces siento que me gustaría retorcer el cuello a todos ustedes, las gentes bondadosas. Son ustedes más hipócritas que yo, porque yo al menos tengo la decencia de presentar síntomas." Creo que la reacción del paciente indica que yo estaba en lo cierto cuando reconocí la presencia de una resistencia y la señalé. Podía haber intervenido en momentos anteriores de la sesión e intentado perseguir alguno de los temas que él presentaba. Por ejemplo, pude haber tratado de hacerle explorar cómo lo había humillado su madre, o su temor a la homosexualidad, que ya había aparecido en la sesión del viernes, o su resentimiento por haberlo defraudado el destino. Pero tuve la sensación de que estaba revoloteando por encima de algunas emociones e impulsos que pugnaban por emerger; por eso decidí enfocar la pugna, o sea la lucha entre los impulsos inconscientes que buscaban descargarse y las resistencias que se les oponían. Esta lucha es lo que apareció más claramente en la superficie en su asociación libre. Nuestra tarea es más sencilla cuando prevalece una u otra cosa de modo bien marcado, como en los ejemplos clínicos de la sección 2.2 o en las llamadas "sesiones buenas", en que los derivados son cada vez menos deformados. Al escuchar al paciente, nuestra primera obligación es determinar si predominan los derivados inconscientes, o sea el "contenido", o las fuerzas de resistencia, o bien si estamos ante un empate. Esto nos lleva a la siguiente cuestión: ¿cómo se reconoce la resistencia cuando el material no está muy claro? La respuesta se basa en nuestro entendimiento de la asociación libre y la oportunidad que ofrece al analizando. Al pedir a éste que deje llegar las cosas a la mente y que las comunique sin la censura social sólita, tratamos de descartar las resisten-

114

LA RESISTENCIA

cias conscientes. El resultado revela la lucha entre las resistencias más inconscientes y los derivados inconscientes del Ello que logran descargar. Fenichel (1941, p. 34) empleaba la analogía de soltar la aguja de una brújula y verla oscilar a uno y otro lado. Hay dos señales de trastorno posible: la aguja no queda quieta sino que sigue moviéndose, o bien se aquieta demasiado pronto, demasiado directamente. En el primer caso, en que la aguja no cesa de oscilar, el paciente habla de cosas heterogéneas que no se localizan en torno a algún impulso inconsciente ni algún denominador común en busca de expresión. La localización se efectuaría si no hubiera en obra resistencias importantes. Cuando la aguja se para con demasiada exactitud y rapidez, podemos suponer que el paciente tiene un programa consciente y está omitiendo los pensamientos errantes que deberían surgir si su asociación se hiciera con relativa libertad. He observado que es útil preguntarse al escuchar al paciente: ¿va hacia algo inconscientemente importante, o en dirección contraria? ¿Se está ahondando el material o haciéndose somero? ¿Está el paciente añadiendo algo significativo o está rellenando la sesión de paja? Si parece ir hacia algo, me quedo quieto hasta ver algo claro. Si parece apartarse de algo, espero hasta que el hecho esté suficientemente claro, y entonces lo reconozco como resistencia y procedo a laborar con ella. A veces me hallo en la incertidumbre. Por lo general, en este caso digo al paciente al final de la sesión que no veo claro lo que está desarrollándose. 2.6.3

LA CONFRONTACIÓN, MANIFESTACIÓN DE RESISTENCIA

El primer paso del procedimiento general para analizar la resistencia se dedicaba a una descripción de lo que el analista debe hacer por sí antes de poder laborar con su paciente en las resistencias. Los puntos siguientes son todos lo pasos que el analista trata de dar en unión de su paciente. Para decirlo brevemente, nuestra tarea es lograr que el paciente entienda que está resistiéndose, por qué se resiste, a qué se resiste y cómo se resiste. El señalar la resistencia puede ser un paso relativamente simple y aun innecesario si la resistencia es evidente para el paciente. Si éste no es el caso, si el paciente no tiene conciencia de su resistencia, es esencial poner al paciente frente al hecho de que hay una resistencia antes de seguir adelante. La capacidad que tenga el paciente de reconocer una resistencia dependerá de dos cosas: el estado de su Yo razonable y la intensidad de la resistencia. Un Yo muy razonable reconocerá la más

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

115

pequeña resistencia y un Yo poco razonable exigirá pruebas abrumadoras para convencerse. Nuestra tarea consiste en calcular, por la observación y la empatía, la condición del Yo razonable del paciente para determinar hasta qué punto ha de llegar la demostración de la resistencia para que el paciente la reconozca como tal. La confrontación del paciente sólo debe emprenderse cuando hay probabilidades de que tenga significado para él y cuando él no logre nada en su intento de negarla o minimizar su validez. La demostración prematura de la resistencia no sólo es perder el tiempo sino además disipar material que podría ser eficaz en algún momento ulterior. Por clara que parezca la prueba de la resistencia, el factor decisivo es si la confrontación tendrá algún significado para el paciente. Veamos un ejemplo sencillo: Una paciente, a poco de empezado su análisis, llega con unos minutos de retraso a su cita y explica casi sin aliento que le fue dificil encontrar un lugar donde estacionarse. En este momento sería un error decirle que eso es una resistencia. Ante todo, uno podría equivocarse y su intervención distraería a la paciente del contenido real que estaba dispuesta a comunicar. Pero además, se habría desperdiciado una oportunidad potencialmente valiosa utilizando un hecho dudoso que la paciente podría fácilmente negar. Esperando en silencio, y si la idea que uno tenía era acertada, a esa pequeña resistencia se añadirán otras. La paciente a que me estoy refiriendo se quedó callada en diferentes intervalos de la sesión. Después dijo que se le había olvidado el sueño de la noche anterior. Nuevo silencio. Mi silencio había permitido que creciera su resistencia, y con ella la probabilidad de que no pudiera negar mi posterior confrontación.

Con el fin de incrementar la demostrabilidad de una resistencia, es aconsejable dejar que se desarrolle. Para ello, el silencio es el método mejor. Pero a veces uno puede utilizar otro procedimiento para incrementar la resistencia y la demostrabilidad. Veamos también aquí un ejemplo clínico: Un joven, el señor S, llega a su sesión al principio de su análisis y empieza diciéndome: "Pues la noche pasada tuve una experiencia conyugal bastante buena con mi esposa. Muy satisfactoria por ambas partes." Y prosigue hablando con bastante reserva de cómo goza "haciendo el amor" con su esposa, y a continuación habla de cosas más bien inocuas. Intervengo y digo: "Mencionó usted antes que había gozado de una 'experiencia conyugal' la noche pasada. Por favor explíqueme lo que entiende por 'experiencia conyugal'." El paciente vacila, enrojece y después empieza entrecortadamente a explicar, hace una pausa y dice: "Creo que usted quiere que yo sea más concreto..." y una nueva pausa. Respondo ahora: "Parece que usted se avergüenza cuando se trata de hablar

116

LA RESISTENCIA

de cosas sexuales." El paciente pasa entonces el resto de la hora describiendo sus dificultades para hablar del sexo. Ha empezado a laborar con sus resistencias.

Para mí era evidente que el paciente se mostraba muy reacio a hablar de su "experiencia conyugal" pero sin embargo trataba de pasar por encima de eso y proseguir hablando de trivialidades. Yo iluminé su renuencia pidiéndole precisamente más detalles de aquella parte de su material. Entonces era insoslayable la existencia de la resistencia. Procedimos, pues, a laborar con su resistencia a hablar de materias sexuales, el tema de vital importancia en aquella sesión. Las dos ilustraciones muestran los dos métodos de facilitar la demostración de las resistencias incrementando la resistencia: el silencio del analista y su petición de mayores detalles en torno al punto resistente. Estos métodos avivarán la resistencia y la harán reconocible para el renuente Yo razonable del paciente. Pidiendo al paciente que advierta su renuencia a hablar de las cosas sexuales, el analista ha hecho cambiar la situación conflictiva para el paciente diciendo de hecho: "No me hable del sexo pero sí de cómo le cuesta hablar del sexo." Tenemos que analizar su resistencia a hablar de cosas sexuales antes de poder analizar eficazmente sus problemas sexuales. Además, no podrá presentar un cuadro inteligible de sus problemas sexuales si no puede comunicarse eficazmente al respecto. Otro procedimiento para ayudar al paciente a reconocer la presencia de las fuerzas de resistencia es señalar todas las pruebas clínicas. En el caso de la señora que llegó unos minutos tarde a su visita porque no hallaba dónde estacionarse, yo esperé que hubiera al menos otros dos signos de resistencia. Entonces intervine diciendo: "Parece usted estar rehuyendo algo. Llega usted un poquito tarde, después se queda callada y ahora me dice que ha olvidado su sueño." La misma paciente está ahora convencida de que huye. Si yo hubiera intervenido al menor signo, ella hubiera podido obviarlo con cualquier racionalización. Debe notarse que yo me conformo con señalar lo que me hizo deducir que ella se resistía. No insistí en que estuviera resistiendo. Le insinué la posibilidad de que así fuera. Si lo hubiera negado, yo no hubiera tratado de convencerla basándome en la prueba clínica. Me hubiera quedado callado para observar si trataba de encubrir las resistencias o si se manifestaban aún más fuertemente. Sólo a un Yo razonable se le puede demostrar algo... hay que esperar a que aparezca un Yo razonable o a que las pruebas sean tan abrumadoras que el Yo razonable más insignificante tenga que reconocerlas.

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

117

2.6.4 LA ACLARACIÓN DE LA RESISTENCIA

Sigamos con el procedimiento para analizar una resistencia. Hemos hecho ver al paciente que tiene una resistencia. ¿Qué hacemos ahora? Nos quedan tres posibilidades: (1) ¿Por qué huye el paciente? (2) ¿De qué huye el paciente? (3) ¿Cómo huye el paciente? Las dos primeras preguntas, el por qué y el de qué pueden considerarse juntas el motivo de la resistencia. La cuestión de cómo se refiere al modo o los medios de la resistencia. Es indiferente que persigamos el uno o el otro, el motivo o el modo de la resistencia. En uno u otro caso, el análisis procederá aclarando la cuestión objeto de escrutinio. Trataremos de concentrar nuestra atención en el proceso psíquico que queremos analizar. Escogeremos y aislaremos cuidadosamente el motivo o modo particular de resistencia que intentamos explorar. Habrá que extraer los detalles significantes y separarlos cuidadosamente de la materia extraña. Empezaré aclarando el motivo de la resistencia porque, en igualdad de condiciones, precede al modo de resistencia, ya que es más productivo. Sólo cuando notamos que el medio de resistencia es notable o insólito empezaremos con esa cuestión. O si ya hemos deducido del material por qué y de qué huye el paciente, exploraremos el método que está empleando. La cuestión de por qué resiste el paciente puede reducirse a la de qué afecto doloroso está tratando de evitar. La respuesta a esta cuestión suele estar más cerca de la conciencia que la respuesta a la cuestión de qué impulsos instintuales o qué recuerdos traumáticos contribuyen al afecto doloroso. Como ya dijimos, el motivo inmediato de la defensa y la resistencia es evitar el dolor, o sea los afectos dolorosos. El paciente resistente trata de soslayar alguna emoción dolorosa, como angustia, sentimiento de culpabilidad, vergüenza o depresión, o alguna combinación de ellas. A veces, a pesar de la resistencia, el afecto doloroso es patente porque el paciente se conduce de un modo que es característico de ese tipo de afecto. Por ejemplo, un paciente que habla con vacilación o con frases hechas o que divaga con trivialidades tal vez delate su sentimiento de vergüenza enrojeciendo o cubriéndose la cara con las manos, volviendo la cabeza para que no le podamos ver ninguna parte de la cara, cubriéndose la región de los genitales con las manos o cruzando de pronto firmemente los muslos. El comportamiento de ocultación indica vergüenza. El temblar, sudar, la lengua y la boca secas, la tensión muscular, la rigidez o los estremecimientos pueden ser señales de miedo. En un paciente que ha estado hablando con un tono de voz lento y plañidero, las mandíbulas apretadas, el sus-

118

LA RESISTENCIA

pirar, el silencio, la dificultad para tragar y los puños tensos quizá indiquen una lucha contra las lágrimas y la depresión. En todos estos casos, yo trato de descubrir las reacciones corporales, no verbales, que se están produciendo, que nos proporcionan a veces indicios acerca del afecto doloroso concreto con que lucha el paciente. Digo: "Parece usted embarazado, asustado, o triste, o a punto de llorar." Digo que parece; ¿por qué no afirmo? En primer lugar, porque podría equivocarme y, en segundo, porque deseo darle una oportunidad si la necesita. Después, tal vez afirme algo más, si estoy bastante seguro de acertar, o si se trata de discutir su renuencia a laborar con las resistencias. Si no puedo averiguar el afecto doloroso en cuestión, preguntaré simplemente: "¿Qué sentimientos trata usted de soslayar?" o "¿Cómo se sentía cuando estaba tratando de describirme su experiencia sexual de la noche pasada?" o "¿Qué siente usted estando ahí acostado y callado?" Tengo que mencionar aquí algunos puntos técnicos de importancia. Mi lenguaje es simple, claro, concreto y llano. Empleo palabras que no puedan entenderse mal, que no sean vagas ni evasivas. Cuando estoy tratando de determinar el afecto particular con que tal vez esté debatiéndose el paciente, trato de ser tan específico y exacto como me sea posible. Escojo la palabra que parece representar lo que está desarrollándose en el paciente, la palabra que refleja la situación del paciente en ese momento. Por ejemplo, si me parece que el paciente está sintiendo un afecto como si fuera un niño, si parece angustiado como un niño, diré: "Parece usted asustado", porque ésa es la palabra de la infancia. Nunca diría "parece usted aprensivo" o "receloso" porque eso no cuadraría, porque son palabras de adultos. Además, "asustado" es gráfico, suscita imágenes y asociaciones, mientras que "aprensivo" o "receloso" son insulsos. Emplearé palabras como avergonzado o tímido si el paciente parece debatirse con sentimientos de vergüenza del pasado. Pero no hablaría de humillación, abatimiento o humildad. Además, trato de calcular la intensidad del afecto lo más exactamente posible. Si el paciente está muy bravo, no diré que "parece enojado" sino "furioso". Empleo la palabra corriente y descriptiva para expresar la cantidad y calidad de afecto que creo en funciones. Diré cosas como: parece usted irritable, o nervioso, o malhumorado, o ceñudo, o grave, o agresivo, o furioso, para describir diferentes géneros de hostilidad. Son muy diferentes las asociaciones de "malhumorado" y las de "hostil". Al tratar de descubrir y esclarecer el afecto doloroso específico y los recuerdos asociados con él, la palabra que uno emplea debe

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

119

ser acertada en tiempo, cantidad, calidad y tono. Diremos más al respecto cuando tratemos de las interpretaciones de trasferencia y el tacto en la sección 3.9.4.3 y en el tomo u. Así como tratamos de esclarecer el afecto que causa la resistencia, trataremos de aclarar el impulso que causa el afecto, si se presentare en el análisis. Pongamos un ejemplo. Un paciente que lleva más de tres años en análisis y que suele tener poca dificultad en hablar de cosas sexuales, súbitamente parece evasivo cuando describe el coito ocurrido aquella mañana temprano con su esposa. Está claro que algo de lo sucedido lo turba. Decido darle una oportunidad de aclarárselo a sí mismo. Finalmente declara: "Me resulta difícil decirle que tuvimos un jugueteo anal esta mañana." Pausa y silencio. Como en general yo tenía una buena alianza de trabajo con él, voy directamente al grano y repito interrogante: "jugueteo anal?" El paciente traga saliva y suspira y replica: "Sí, me dieron ganas de meterle el dedo en el ano, en el ojete quiero decir, y maldito si lo entiendo, porque a ella no parecía gustarle, pero yo persistí. Quería meterle algo por la fuerza y contra su voluntad, quería meterme en ella rompiéndole algo, desgarrarla de alguna manera. Quizá estuviera enojado con ella sin saberlo o tal vez ni fuera con mi esposa. Pero quería hacerle daño allí dentro." Es éste un ejemplo de aclaración parcial de un impulso instintual, en particular el esclarecimiento del objetivo instintual. En este caso, el objetivo era infligir daño intrusivo y desgarrante a una mujer "allá abajo". Durante el resto de aquella sesión y en la siguiente logramos aclarar aún más. La mujer que en su fantasía quería lastimar era su madre, y quería desgarrarle la "cloaca", de donde él imaginaba que había nacido su hermanito cuando él tenía tres años. Los demás significados de esta actividad, en particular los relacionados conmigo, su "anal-ista", nos /levarían demasiado lejos.

Así como hemos esclarecido el afecto doloroso o el impulso prohibido que motiva una resistencia, así podría ser necesario esclarecer el modo de una resistencia, el cómo se resiste el paciente. Antes de que podamos explorar la historia inconsciente de los medios que el paciente emplea para resistir tenemos que estar seguros de que el objeto de la discusión está perfectamente definido para el paciente y el material extraño y ambiguo se ha separado analizando. Por ejemplo, uno de mis pacientes, el profesor X, biólogo muy inteligente y que sabe expresarse perfectamente, tiene un modo extraño de comunicar su sueño. Empieza la sesión declarando que tuvo un sueño interesante la noche pasada y "usted estaba allí, y estaba ocurriendo algo sexual". Después reflexiona un momento en silencio y dice: "No estoy seguro de que fuera anoche,

120

LA RESISTENCIA

tal vez fue esta mañana. Fui a una gran aula y no había lugar para mí. Me. sentí turbado por llegar tarde, como me suele suceder ahora cuando llego con retraso a una reunión. La última vez que sucedió esto tenía que ir a una pequeña oficina cercana y me acerqué una sillita y me sentí hecho un tonto. Así solía sentirme cuando tenía que ir a una de las clases de mi padre, cuando enseñaba en la escuela de verano. Sus clases eran grandes y los alumnos mucho mayores en edad que yo. Era un maestro excelente, pero creo que a él también le imponían los estudiantes, o quizá fuera proyección mía. Ahora pienso que tal vez tenía también tendencias homosexuales que le hacían sentirse incómodo, o quizá sea esto también proyección mía. Sea como quiera, yo estaba en aquella gran aula, que se trasformó en una sala de cine. Algo no funcionaba en la, película y yo estaba furioso con el proyeccionista. Cuando fui a regañarlo vi que estaba llorando. Tenía ojos grandes y amables como de griego, y aquí es donde entra usted. Al menos eso es lo que se me ocurrió cuando me desperté esta mañana. Aquellos grandes párpados caídos rebosantes de lágrimas me recordaron a usted y si pienso en un hombre que llora, me hace sentir suave y amable y supongo que eso tiene relación con la homosexualidad y con mi padre, aunque no puedo recordar que mi padre llorara. Siempre estaba tan absorto en su trabajo y sus aficiones, y sólo manifestaba emoción con mi hermana y mi hermano mayor. Mi hermana estaba en el sueño, en aquella parte en que yo estaba en el cine. Cuando el cine se oscureció y no había nada en la pantalla, ella me dijo que no debíamos haber ido allí. Fue entonces cuando me enojé con usted. Hubo un tiempo en que mi hermana quiso ser actriz; de hecho, solíamos actuar juntos y ella hacía de hombre y yo de mujer. Ahora que lo recuerdo, en el aula casi todos eran muchachos y en el cine casi sólo había muchachas, etcétera." Es ésta una muestra de un modo particular de resistencia que el paciente dejó ver al comunicar sueños o contar un incidente de su vida actual o pasada. Nunca contó el incidente exactamente como había ocurrido sino que solía empezar por el medio, de ahí pasaba al principio, luego al fin, entreverado todo con asociaciones y algunas interpretaciones y a continuación introducía detalles del principio, del medio o del fin que había omitido. No me gustaba interrumpirlo porque no quería turbar la corriente de sus asociaciones. Pero yo nunca estaba seguro del contenido manifiesto que me comunicaba ni de cuáles eran sus asociaciones. Nunca estuve seguro de haber oído entero el sueño o el incidente que me narraba, y si le preguntaba, en sus respuestas había mezcla de hechos, fantasía y asociaciones. Finalmente le pregunté si se daba cuenta del hecho de que no podía contar sencillamente un sueño o un incidente de su vida desde el principio hasta el fin sino que empezaba por el medio y describí en detalle el modo que tenía de comunicarse. Al principio protestó débilmente que él creía que lo que debía hacer era decir las cosas según se le iban ocurriendo, pero sonrió y suspiró al cabo de un ratito y dijo que ya sabía esa tendencia suya a "revolver" los cometidos o las tareas. Después, espontáneamente dijo que nunca leía un libro desde el comienzo, sino que solía empezar por el medio, iba leyendo a trozos hacia

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

121

el final, y después hacia el principio. En la facultad, y tenía muchos años de excelentes estudios de posgraduado, nunca empezó las tareas que le daban para casa desde el principio, sino por el medio o el final. En otras esferas de actividad hacía lo mismo. Estando en la primaria se puso a escribir un libro sobre matemáticas superiores, y siendo principiante en su profesión empezó a enseñar a hombres de mucha más edad que él.

Describiré algunos de los determinantes inconscientes y significados de este modo de resistencia en la sección 2.6.5.2, pero permítaseme decir aquí que el meollo de la cuestión tenía relación con el hecho de que su padre era un profesor y académico muy conocido, y toda la familia era famosa por su aplicación al estudio. Por el momento lo que quiero subrayar es cómo el esclarecimiento del modo de resistencia fue el punto de partida para muchos importantes insights de los factores inconscientes. 2.6.5

LA INTERPRETACIÓN DE LA RESISTENCIA

2.6.5.1 Interpretación del motivo de la resistencia Debo interpolar aquí que a veces no le es necesario al analista señalar y esclarecer la resistencia porque el paciente se encarga de ello espontáneamente. Estos pasos no van necesariamente en el orden descrito, puesto que los dos sucesos pueden darse más o menos simultáneamente. Cuando la resistencia es ya demostrable y clara, estamos listos para interpretar los determinantes inconscientes. Significa esto que tratamos de descubrir los impulsos instintuales ocultos, las fantasías o los recuerdos culpables de la resistencia. (En cuestiones de psicoanálisis es costumbre designar con el nombre de "contenido" los impulsos inconscientes reprimidos o fantasías o recuerdos arrumbados que determinan un hecho psíquico dado.) Al analizar el motivo de una resistencia intentaremos explorar el contenido causante del afecto doloroso que ocasionó la resistencia. Volvamos al paciente S de la sección 2.6.3, que se puso vergonzoso cuando quiso hablar de su "experiencia conyugal". A fin de entender su embarazo trataremos ahora de descubrir qué impulsos, fantasías o sucedidos históricos estaban relacionados con lo que manifestaba de cuestiones sexuales. La exploración del contenido podría' llevarnos a sentimientos, impulsos y fantasías que se presentaron mientras hablaba en la sesión, a reacciones de_trasferencia o a su historia pasada, o bien de uno a otro. Por lo general dejamos al paciente decidir qué camino tomará y le hacemos una pregunta que deja bastante mar-

122

LA RESISTENCIA

gen, como: "¿Qué se le ocurre cuando piensa en hablar del sexo?" El tímido señor S de la "experiencia conyugal" respondió a mi pregunta y empezó a relatar que lo sexual se consideraba tema sucio y prohibido en su casa, que lo regañaban si preguntaba cómo nacían los niños, y le contestaban que eso no era un asunto propio para un chico decente, etc. Posteriormente superó su timidez con los compañeros de estudio, pero todavía reacciona tímidamente cuando surgen las cuestiones sexuales con un extraño o una persona de autoridad. Esto hizo entonces que él me sintiera como extraño y autoridad. Aunque intelectualmente él sabía que yo debía estar familiarizado con todo tipo de experiencias sexuales, reaccionaba como si yo fuera muy gazmoño y lo fuera a regañar. Interpreté para él que en el momento en que mencioné lo sexual me había convertido en figura paterna y él en niñito. Si el paciente no hubiera dejado derivar espontáneamente sus pensamientos hacia mí y hubiera hablado sólo de su turbación en el hogar, yo le hubiera dicho antes de terminar la sesión: "Y ahora usted reacciona como si yo fuera su padre y se turba." El análisis de las resistencias siempre debe comprender el análisis de la resistencia de trasferencia, tema que será elucidado en el capítulo 3. El análisis ulterior de la turbación del señor S al hablar del sexo ocupó un período de varios años. En el proceso de traslaboración descubrimos que sentía como que debía ocultar su interés sexual porque temía ser considerado hipersexuado. Esto tenía conexión con los recuerdos infantiles de jugueteos sexuales con sus hermanas y fantasías sexuales en relación con su madre. Sus fantasías masturbatorias estaban relacionadas con la contemplación de "gente mayor" en el coito y después la contemplación de cómo los flagelaban. Tenía también deseos masoquistas, hondamente reprimidos, de ser flagelado, así como una tendencia a identificarse con el papel de la mujer. El señor S sentía gran angustia en su relación con los hombres, ya que estaba pleno de impulsos instintuales, tanto hostiles como sexuales. Además, no estaba seguro de su identidad genérica, de su esencia masculina. Éste es un relato condensado del análisis de los motivos para su resistencia a hablar de lo sexual.

Pero volvamos al análisis del motivo para la resistencia. El paciente es esquivo porque desea rehuir algún sentimiento doloroso. Pero ¿qué contenido, qué material provoca el afecto doloroso? El hombre de la "experiencia conyugal" revelaba el contenido tratando de hablar de lo sexual a pesar de su timidez. En este caso, estaba claro que la causa inmediata de la turbación y la resistencia era el material sexual. Pero hay casos en que no es tan claro ni por qué ni a qué se resiste el paciente. Un paciente a veces está toda una sesión más o menos callado, sin dar ningún indicio de lo que está ocurriendo ni por sus reacciones corpóreas ni por sus expresiones faciales.. Según mi experiencia, este caso es raro. El silencio absoluto y la ausencia de expresión corpórea y facial parecerían ser indicio de fantasías acerca de la muerte, el coma o un sueño profundo. En las dos ocasiones que sucedió en mi

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS

RESISTENCIAS

123

práctica significaba una combinación de rabia asesina y suicidio (Greenson, 1961). Supongamos que hemos laborado primeramente con el porqué y que hemos descubierto el afecto doloroso específico pero todavía no tenemos indicaciones acerca de lo que lo provocó. Otro ejemplo: una paciente joven, la señora K, mencionada anteriormente (sección 1.2.4) en su tercer año de análisis, había estado laborando muy productivamente y después viene una sesión en que da muestras de considerable resistencia. Empieza la hora diciendo que no sentía ganas de acudir a la visita, que no se le ocurría nada, que por qué no le doy alguna indicación acerca de qué podría decir, su vida se desarrolla perfectamente tranquila, su bebé es estupendo, su nuevo departamento cómodo, tal vez debería seguir adelante sola, en realidad no necesita proseguir el análisis, había ido a una galería de arte y no había comprado nada, tenía cita con un "intelectual", los hombres con quienes se encuentra son "intelectuales" o "idiotas" „ , y así sucesivamente, entreverado el todo con breves silencios. Yo advertía en su tono un dejo de irritabilidad y fastidio. Por eso al cabo de unos diez minutos intervengo y digo: "Parece usted enojada." Responde: "Creo que sí, pero no sé por qué." Digo: "Algo la irrita. Tratemos de encontrarlo. Deje usted que sus pensamientos vaguen de acá para allá con la idea 'algo me fastidia'." La paciente queda callada un momento y luego dice súbitamente: "Oh, olvidaba decirle que mi madre me telefoneó la noche pasada desde Nueva York." Entonces procede a contarme la conversación telefónica y sus reacciones a ella con un tono acerado, frío y un ritmo pomposo y espasmódico. La madre le había reprochado el que no le escribiera, y la paciente estaba furiosa, pero se controlaba y sólo actuaba distante y desdeñosamente. Dice con amargura que le enviará a su madre el cheque acostumbrado, pero que la ahorquen si le escribe. Pausa, silencio. "No tengo intenciones de volver a enredarme con ella... aunque sé que usted querría... Dice usted que eso sería bueno para mi análisis y quizá tenga razón, pero no puedo, y no lo haré, y tampoco quiero complicarme con usted." Guardo silencie. Recuerdo que en la sesión anterior me había hablado de una cita que había tenido con un joven artista, que le pareció interesante y aun fascinante, pero con algo que le repelía. En aquella sesión no descubrimos a qué se debía el sentimiento de repulsión. La paciente pasa a hablarme de su hija de dos años, de cómo le gusta jugar con ella, y cuán hermoso es el cuerpo de la pequeña, no feo como el de una mujer mayor, y cómo le gusta bañarla. Se detiene y de pronto recuerda un sueño: Era miembro de las mujeres ranas que debían ir al puerto de Moscú y grabarse en la memoria lo que vieran bajo el agua. Ésta estaba fría y oscura, pero la protegía su traje de caucho. Había el peligro de que algo estallara y tenía que darse prisa para salir de allí. Tenía la idea de que debía acabar para las cuatro. Las asociaciones de la paciente la condujeron a un cuento que había oído

124

LA RESISTENCIA

de que /as personas que mueren dormidas mueren a las cuatro de la mañana. Tal vez tema ella que yo muera, porque ha sabido que ando mal del corazón. Cuando despertó, le dolía la bóveda del paladar, seguramente la había estado rozando con la lengua en el sueño. Es éste un problema a cuyo fondo nunca hemos llegado. Le duele el estómago. Se siente tensa. Debiera laborar en esto, pero se siente cansada y deprimida. Silencio. En este punto digo: "En su mente inconsciente usted tiene miedo de lo que va a hallar bajo el agua. Está asustada, por eso se pone el traje de caucho, por eso no quiere tentar las cosas, por eso no quiere enredarse... ¿en qué?" La paciente piensa un momento y dice: "Tengo la tentación de correr, de volver a ser como antes del análisis, aburrida y vacía. Estoy cansada de pelear y buscar, quiero descansar y no preocuparme. Usted me apremia, y yo quiero que el trabajo lo haga usted. Anteayer tuve una fantasía de que tenía cáncer en la laringe y no podía hablar y entonces usted tenía que hacer toda la labor." Pausa. Replico: "Usted está enojada conmigo porque yo no le doy gusto, porque no la mimo, porque no soy su madrecita buena." La paciente me grita literalmente: "No diga esa palabra, no la aguanto. La odio y a usted también. Efectivamente, usted quiere ayudarme, pero no quiere hacer el trabajo por mí; yo quiero que sea usted cordial y amable. Y usted nada más trabaja, trabaja y trabaja [pausa]... Supongo que tiene usted razón. Yo quisiera que usted cuidara de mí como yo de mi bebé. Sabe usted, ayer, cuando la estaba bañando, Contemplaba sus genitales, su vulva, y parecía tan hermosa, como una flor, como una fruta apetitosa, un durazno. Se la hubiera besado, sólo que sé que eso no sería bueno para ella." Digo simplemente: "¿Para ella?" La paciente prosigue: "Bueno, no precisamente para ella, creo que también para mí. Eso me recuerda aquel artista, ya sabe, con el que tuve cita hace unos días. Fuimos a la playa y observé que sus muslos eran muy carnosos y su trasero también, como el de una mujer. Tal vez fuera eso lo que me repugnó." Respondo: "Y la fascinó también. Ése era el puerto peligroso que temía usted hallar bajo el agua. Era de eso de lo que huía." La paciente: "Compré a mi hija un bikini de baño, y se ve tan adorable con él —es rojo vivo— que me la comería: al pie de la letra, me la comería todita."

Ésta es una sesión insólitamente productiva para haber empezado con tanta resistencia. Pero la paciente laboró firmemente en su análisis y concluyó una buena alianza de trabajo. Creo que esto es un excelente ejemplo de cómo me gusta buscar las cuestiones motivo de resistencia. Si reexaminamos la sesión, veremos que la paciente comprendía su resistencia, no tenía ganas de acudir a la consulta, no quería implicarse. El primer material de aquella hora no dio indicios definitivos, sólo alguna hostilidad para con los hombres, pero no suficiente para seguir adelante. Entonces la enfrenté a su resistencia y le pedí estableciera la asociación con el sentirse enojada. Esto le hizo recordar su con-

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

125

versación fría y colérica con su madre y su irritación conmigo. Después recordó su sueño, señal de que la interpretación de la resistencia iba por buen camino. El contenido manifiesto de los sueños de angustia muestra limpiamente su temor de descubrir algunos impulsos inconscientes. El abra simboliza, igual que el agua, la madre. La idea de las mujeres ranas apunta algo hacia la homosexualidad. Después recordó también el sueño mientras hablaba de bañar a su hijita. Sus primeras asociaciones la condujeron a su miedo y a su deseo de que yo muriera. Me necesita y me teme. Se frotaba el velo del paladar, repetición de impulsos infantiles de mamar. Después, más resistencia, y no quiere laborar, y su furia ante mi interpretación de que quisiera que yo fuera su "mamita". De este modo, en la resistencia vemos volver los impulsos reprimidos: el temor de sus infantiles deseos por su madre. Después sus asociaciones con su hijita y los francos deseos orales-incorporativos y sexuales respecto de la vulva de ella. Nuevamente un intento de desplazar su angustia hacia su bebé y vuelta a hacerle ver que huye de sus propios temores. Después la confirmación por su asociación con los muslos y el trasero de su amigo el artista. Y la confirmación final de vuelta al rojo (rojo Moscú) del traje de baño de su niña y el ansia de devorarla. La respuesta a la cuestión de qué es lo que está evitando la paciente, qué ocasionó el afecto doloroso que la enojó conmigo y con el análisis, es: trataba de evitar sus anhelos sádicos, homosexuales, orales, activos y pasivos respecto de su madre, su hija y de mí mismo. Tales eran los motivos de su resistencia. Dije anteriormente que al tratar de analizar el motivo de la resistencia uno suele empezar por el intento de descubrir el afecto doloroso, porque éste suele ser más accesible al Yo consciente que el contenido que provoca el afecto doloroso. Esto no siempre es así y a veces el contenido puede revelarse en la hora analítica antes de que estemos al tanto del afecto. Nuestra tarea consiste entonces en perseguir el contenido de la resistencia que, si tenemos éxito, iluminará el afecto. Empezamos con el material que tenemos a la mano y de ahí pasamos a buscar lo que falta: procedemos de lo conocido a lo desconocido. El siguiente ejemplo ilustra cómo fue conocido el contenido de una resistencia antes que el afecto: Un paciente llega a su sesión después de haber estado yo fuera una semana. Informa que tuvo unas vacaciones maravillosas mientras yo estuve fuera. Habla con vehemencia de cómo hizo una breve gira por el campo, de cuán descansado se sintió, qué bien estuvo con su mujer y sus hijos, cómo pudo hacer

126

LA RESISTENCIA

mucho ejercicio físico y leer mucho. Y después, tras de haberme descrito durante cinco minutos lo bien que la pasó en sus vacaciones, se queda sin tener qué decir y súbitamente calla. Yo guardo silencio. Se pregunta de qué habíamos hablado antes de las vacaciones. Pausa. Se pregunta siyo lo recuerdo. ¿Recuerdan los analistas lo que sus pacientes les dicen? Otra pausa. Se pregunta dónde iría yo y que haría en esos días. Se pregunta si fui solo o con mi esposa. Cree que yo parecía algo demacrado y pálido en la última sesión antes de mi ausencia. Recuerda ahora haberse preocupado algo por mi salud. Recuerda incluso haber pensado que tal vez yo muriera. Se pregunta si yo habría dejado el nombre de alguien con quien ir en caso de que me enfermara o muriera. Dice todo esto vacilando mucho, y con muchas pausas. Es evidente que se está resistiendo. Es también del todo evidente que lo que evita es hablar con mayor detalle y sentimiento de sus reacciones ante mi ausencia. Por eso le hago frente diciendo: "Parece usted reacio a hablar verdaderamente de los diferentes sentimientos que tuvo acerca de mí cuando me fui dejándolo a usted en la ciudad." A esto repone rápidamente que sintió mucho que lo dejara, y que eso ya le había sucedido otras veces con anterioridad. Su padre solía salir de vacaciones dejando solos en el hogar a él y a su madre. Después pasa a otros recuerdos, cuando él y su madre se fueron solos y dejaron al padre, cosa que entonces condujo a desear todo género de muertes a su padre. Al final de la hora está claro que los sentimientos dolorosos que trataba de evitar eran sus airados deseos de muerte y su decepción contra mí por haberlo dejado solo.

Propongo esta ilustración a manera de ejemplo de cómo el hecho que motiva la resistencia queda en claro a pesar de la resistencia y se convierte así en el punto de arranque para el análisis de la resistencia. Esto conduce entonces a los afectos, impulsos, fantasías y recuerdos. Nuevamente debe subrayarse que al descubrir el hecho o afecto específico que desencadenó la resistencia, en este caso el hecho, uno va de la resistencia a la historia de ese acontecimiento, afecto o fantasía particulares en la vida del paciente. Ya empiece uno por el afecto o el acontecimiento o la fantasía, al final llega a la historia de los afectos o acontecimientos o la fantasía. Si así se logra, el analista puede entonces volver a la resistencia actual del análisis y señalar al paciente: "Sí... y mi partida parece haber provocado en usted una reacción semejante que usted teme contarme." Una vez más, el paciente comprende que las resistencias que se producen en el análisis son una repetición de los hechos que ocurrieron antes en la vida del paciente. Repitamos: las resistencias no son un artificio de análisis, no son creaciones nuevas, sino repeticiones, reediciones de sucesos pasados. Una nota clínica de importancia que debe reiterarse en este punto es que la causa más frecuente de resistencia es la situación de trasferencia. Todos los ejemplos clínicos que he citado lo corroboran, aunque

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

127

no siempre lo haya yo puesto de relieve. En igualdad de condiciones, o de oscuridad o ignorancia, de todo lo demás, uno tiene que buscar el origen de la resistencia en las reacciones de trasferencia. Veremos esto más de cerca en el capítulo 3. 2.6.5.2

Interpretación del modo de resistencia

A veces, al tratar de analizar una resistencia, no es el rumbo de exploración más prometedor el afecto, el impulso ni el suceso causante. Puede ser que el modo de resistencia, el método o los medios de resistencia, ofrezcan el camino más fructífero para la investigación. Tal puede ser el caso si el modo de resistencia se repite con frecuencia, en cuyo caso tal vez nos las hallamos con un rasgo de carácter. Aunque el análisis del modo no suela ser el primer enfoque del análisis de la resistencia, los métodos típicos y habituales de resistencia tendrán que ser al final el sujeto del análisis, ya que este procedimiento es la puerta para el análisis de las llamadas defensas de carácter. Si el modo de resistencia es extraño y "no corresponde al carácter" del paciente, suele ser un acto sintomático y por lo general más fácilmente accesible al Yo razonable del paciente. Los pasos para analizar el modo de resistencia son los mismos que hemos esbozado para otros aspectos de la resistencia. Ante todo tenemos que lograr que el paciente reconozca que determinado tipo de comportamiento es una resistencia. Esto puede ser sencillo o muy difícil, según sea la actividad egosintónica o ajena al Yo. Si el comportamiento de resistencia es un rasgo de carácter egosintónico, la cuestión estriba entonces en averiguar cuán difícil sea hacer el comportamiento egodistónico; dicho de otro modo, si uno puede contar con la ayuda del Yo razonable del paciente y hacer que se una al analista en la consideración de esa actividad como resistencia (Fenichel, 1941, pp. 66-8). ¿Puede uno separar un Yo razonable del Yo que siente y experimenta el paciente y hacer así que éste explore la actividad en cuestión? La demostrabilidad dependerá de dos factores: primero, de la relación del Yo con la actividad, o sea de hasta qué punto sea egosintónica; y en segundo lugar, de la alianza operativa, o sea de hasta qué punto esté dispuesto el paciente a tomar una actitud analítica. Cuanto más coherente, adaptativa y feliz parece una actividad al paciente, más difícil será persuadirle de que esa actividad es una resistencia. En nuestra sociedad, por ejemplo, no es fácil hacer que una paciente considere su li mpieza habitual en sus asociaciones libres y en su vida exterior como

128

LA RESISTENCIA

algo analizable. La limpieza es una virtud en la sociedad norteamericana, y por ella nos estiman y alaban en nuestra familia. El bombardeo de la comunidad anunciadora contribuye a hacer de la limpieza un ideal del Yo para muchas personas aun más adelante en la vida. Esto es muy diferente del intento de analizar una actividad más ajena al Yo. Por ejemplo, un paciente en una trasferencia hostil muy fuerte se duerme momentáneamente durante su sesión. A pesar de la actitud agresiva para conmigo, el paciente podría reconocer que el dormirse durante la sesión era una resistencia. La situación es más difícil cuando los factores de la realidad se mezclan con las resistencias inconscientes del paciente. Por ejemplo, una paciente pasa buena parte de su hora hablando de los peligros de un ataque con bombas nucleares y de si sería aconsejable trasladarse al medio oeste, donde ella estaría más segura. Cuando insinué que tal vez ella se sentiría más segura alejándose de mí y del psicoanálisis, se enoja visiblemente y calla. Después, me recuerda truculentamente que la gente está construyendo refugios contra las bombas. Tras de una pausa reconozco que hay alguna posibilidad de un ataque nuclear, pero creo que sus reacciones son impropiamente intensas. La mayoría de los expertos son de opinión de que los refugios no son protección suficiente y que tampoco el irse a otro lugar garantizaría su seguridad. Entonces la paciente empieza a hablar. Reconoce que sus temores podrían ser desmesurados, pero nada más el pensar en una explosión atómica la horroriza. Le digo que toda persona razonable teme la guerra atómica, pero que en ella debe haber algo que hace su temor tan fuerte como para pensar en desarraigar su vida. Lentamente, la paciente empieza a hacer asociaciones, sus pensamientos la llevan a su infeliz matrimonio, a sus años de frustración e inhibición y su deseo de "salir de su sistema", de empezar una vida nueva. Ahora estoy en condiciones de demostrarle que es la rabia acumulada dentro de ella la que amenaza estallar. Eso es lo que le hace parecer tan inminente la explosión nuclear, y hace subir su temor de punto hasta convertirlo en terror. La paciente parece entender y en varias sesiones subsiguientes laboramos productivamente con este asunto. Quiero hacer aquí una pausa para subrayar un punto técnico pequeño pero importante. Siempre que los factores de la realidad componen una resistencia, hay que reconocer debidamente esos factores ( Marmor, 1958). Si no se hace así, el paciente se aferrará tanto más tercamente al elemento de realidad de la resistencia y pasará el tiempo tratando de convencer al analista de la lógica de su argumentación. Nótese cómo mi paciente sacó a colación los refugios antibomba cuando quise interpretar su fuga al medio oeste como una huida del análisis. Sólo después de haber yo reconocido que había algo de realidad en su

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

129

temo pudo empezar a laborar conmigo, formar una alianza de trabao. Hasta entonces, su angustia por la bomba nuclear era egosintónica. Mi reconocimiento del factor realidad favoreció la formación de una alianza de trabajo y entonces el temor a la explosión nuclear, al menos en su intensidad, se hizo ajeno al Yo en ella, que pudo entonces laborar con eso como con un problema interno y al fin reconoció que la fuga al medio oeste era una resistencia de trasferencia. Una vez ha reconocido el paciente el aspecto resistencia de su comportamiento, nuestra siguiente tarea es la aclaración o clarificación. Buscamos entonces la pauta de comportamiento fuera del análisis y a continuación perseguimos la historia y el objetivo de esa actividad. ¿Qué ocurrió en la vida del paciente que le hizo adoptar ese modo de resistencia? Volvamos con el profesor X, el que comunicaba sus sueños de una manera "revuelta" (véase sección 2.6.4).

j

r

El profesor X contaba cómo leía los libros de un modo "revuelto" y así hacía

también su trabajo. No podía estudiar sentado a una mesa sino acostado caminando! Esto resultó comprensible cuando supe que su padre había sido un maestro muy conocido, que había preparado a su hijo para seguir sus huellas. El mozo quería rebelarse porque tenía sentimientos hostiles, de celos y rivalidad hondamente asentados contra su padre, y su modo de trabajar era una manifestación de despecho y desafio. Pero también sentía por su padre profundo amor, de fuerte impronta anal y oral pregenitales. Temía acercarse mucho a su padre porque eso significaría penetración y absorción anal y oral. Su historia reveló que a su padre le gustaba hacer el papel de médico cuando el paciente estaba enfermo. El padre le solía tomar la temperatura rectal, administrarle enemas, darle toques en la garganta, etc. El comportamiento "revuelto" era también una manifestación de su lucha contra la identificación con el padre, puesto que esa identificación equivalía a ser devorado y aniquilado. Representaba la vuelta de los anhelos reprimidos de fusión y pérdida de los límites del Yo (véase Greenson, 1954, 1958a; Khan, 1960).

Otro paciente científico solía describir todas sus experiencias con un tono muy desapasionado y con términos técnicos. Entraba induso en detalles muy íntimos acerca de hechos sexuales, pero sin dar jamás señales de emoción. Nunca vacilaba ni se mostraba ansioso, su información era siempre mecánica y completa. Traté de hacerle ver que omitía todas sus reacciones emocionales con el empleo de tecnicismos y la descripción de los hechos como si se tratara de comunicar un experimento impersonal. Era un observador frío y desapegado que informaba a un colega científico, no un paciente que relataba una experiencia íntima a su terapeuta. Durante mucho tiempo, el paciente se justificó diciendo que lo im-

130

LA RESISTENCIA

portante eran los hechos, no las emociones. Luego pude demostrarle que las emociones también son "hechos", pero que él era adverso a reconocer esos "hechos" acerca de sí mismo. El paciente comprendió entonces que cuando me hacía sus comunicaciones soslayaba las emociones porque le parecía vergonzoso que un científico adulto tuviera sentimientos. Además reconoció también que ocultaba sus emociones a los demás, aun a su esposa en sus relaciones sexuales. Este comportamiento lo hacía datar él de su infancia, cuando su padre, ingeniero, manifestaba desprecio por las personas emotivas, a las que consideraba débiles y poco consistentes. Al final el paciente acabó por reconocer que consideraba la manifestación de las emociones equivalente de la incontinencia y la pérdida del dominio de sí. Para él frialdad era igual a limpieza, y calor emocional igual a suciedad y descontrol. El análisis del modo de resistencia, en casos como éste, sólo resulta posible cuando el paciente ya no puede justificar su empleo del método en cuestión. Tenía que hacerse egodistónico antes de disponerse a proseguir el análisis de su antiguo y habitual modo de comportarse. Al paciente arriba descrito le costó más de un año llegar a cambiar de actitud acerca de su modo desapasionado de hablar. Aun cuando logramos averiguar que ese modo de comportamiento databa de conflictos infantiles relacionados con los hábitos de higiene excrementicia y con i mpulsos sádicos anales, no consiguió mantener una alianza de trabajo sólida. Sus angustias subyacentes acabaron por adquirir un tono paranoide y le privaron de motivación genuina para seguir con el análisis. Estaba dispuesto a dejarse analizar sólo si podía seguir igual en lo esencial y emocionalmente inconmovible. Acabamos por convenir en dejar el análisis. 2.6.5.3 Recapitulación Si recapitulamos ahora los procedimientos generales en el análisis de la resistencia podremos delinearlos del modo siguiente: 1] Reconocer la resistencia. 2] Señalar la resistencia al paciente. a] Hacer que la resistencia se vuelva demostrable esperando que se den varios casos. b] Intervenir de modo que se incremente la resistencia; contribuir a que se haga demostrable. 3] Aclarar los motivos y modos de la resistencia. a] ¿Qué afecto doloroso específico hace resistente al paciente?

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

131

¿ Qué impulso instintual concreto ocasiona el afecto doloroso en este momento? ¿Qué método y modo emplea exactamente el paciente para mae] nifestar su resistencia? Interpretar la resistencia. a] ¿ Qué fantasías o recuerdos ocasionan los afectos e impulsos en que se sustenta la resistencia? b] Perseguir la historia y los fines inconscientes de estos afectos, impulsos o acontecimientos dentro y fuera del análisis, y en el pasado. 5] Interpretar el modo de resistencia. a] Perseguir éste y otros modos de actividad semejantes dentro y fuera del análisis. b] Trazar la historia y los fines inconscientes de esta actividad en el presente y el pasado del paciente. 6] Traslaboración. Repeticiones y elaboraciones de los pasos 4] a] y b] y 51 a] y b]. b]

Importa comprender que sólo un pequeño fragmento de esta labor puede realizarse en una sesión dada. Muchas sesiones terminan con la vaga convicción solamente de que hay alguna resistencia operando, y todo cuanto uno puede hacer hacia el final de una sesión así es hacer al paciente la observación de que parece estar evitando o rehuyendo algo. A veces uno puede poner en claro sólo el afecto, y eso incompletamente; a veces sólo el antecedente histórico, otras sólo el modo. Siempre que sea posible y cuanto sea posible se intenta explorar las evitaciones con el paciente, probar hasta dónde puede llegar el paciente con utilidad y significación en una hora dada de este sondeo. El celo del analista por la exploración y el descubrimiento de los fenómenos inconscientes debe desempeñar un papel secundario respecto de lo que pueda resistir y utilizar el paciente. Este no debe ser traumatizado ni se le debe dejar dedicarse a una exploración retozona y juguetona de las resistencias. Importa no interpretar las resistencias prematuramente, porque eso sólo conduce a que el paciente racionalice o intelectualice, o a que haga un certamen intelectual de la interpretación. En uno u otro caso priva a la experiencia de impacto emocional. Y así se añade a las resistencias en lugar de reducirlas. El paciente debe tener la oportunidad de sentir las resistencias, de convencerse de su fuerza y su tenacidad. Conviene saber cuándo hay que ser activo y cuándo pasivo en la labor analítica. La demasiada paciencia puede dejar que el paciente pierda un tiempo

132

LA RESISTENCIA

valioso en que podría laborar eficazmente. La demasiada actividad puede interferir con la capacidad de ser activo del paciente o bien dar satisfacción a sus deseos pasivos; también puede removilizar sucedidos cuando el paciente esté desapercibido y provocar así una situación traumática. Y sobre todo, la demasiada actividad puede hacer que se rehuya el impacto emocional y el análisis de la resistencia se vuelva juego de adivinanzas (véase Freud, 1914c, p. 155, 441-2; Fenichel, 1941, pp. 36-43). Es importante además no coadyuvar a la resistencia del paciente empleando el mismo género de resistencia que él. Si está callado, uno debe tener cuidado de que el silencio propio no sea una contrarresistencia. O si emplea un lenguaje ampuloso, obsceno o manido, hay que evitar seguirle en esa resistencia o hacer lo contrario. Lo que conviene es ser inequívoco e ir al grano, sin tosquedad, jugueteo provocativo ni reproches. Los pasos y el orden que siguen varían según la sesión o el paciente. Uno puede seguir sólo el camino que parece más prometedor en la exploración en un momento dado. Hay que estar siempre atento y dispuesto a cambiar de enfoque, o a seguir con él si parece adecuado. El aliado indispensable del analista en esta tarea es el Yo razonable del paciente. Debe estar presente o deben convocarlo las intervenciones del analista; de otro modo, tiene uno que esperar a que amainen las tormentas emocionales y vuelva el Yo razonable. Esto puede expresarse en función de la relación con el analista. Ha de haber una alianza de trabajo presente o evocable antes de embarcarse en el análisis profundo de la resistencia. Es condición sine gua non de la interpretación (Greenson, 1965a). Esto lo ilustraremos en detalles en el capítulo 3. Finalmente, conviene comprender que por muy diestra y acertadamente que labore uno con las resistencias, éstas retornarán. Debemos recordar lo que dijo Freud de que la resistencia se hallará a cada paso, en cada aspecto, en cada sesión del análisis, hasta que éste termine. Es necesaria la traslaboración para que una resistencia dada pierda su patogénesis. El análisis de resistencias no es un rodeo sino una parte vital y necesaria de todo análisis. 2.6.6

PROBLEMAS ESPECIALES EN EL ANÁLISIS DE RESISTENCIAS

2.6.6.1 Las resistencias de las primeras sesiones A.1 empezar el análisis, en las primeras sesiones, cuando el analista ha

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

133

reconocido una resistencia y se la ha mostrado al paciente, antes de proceder a la exploración del motivo o el modo de la resistencia, hay que considerar la interpolación de los siguientes pasos. 1. Debe decírsele al paciente que la resistencia es una actividad suya. Es una acción que ejecuta inconsciente, preconsciente o conscientemente (Fenichel, 1941, p. 35). No es algo que le sucede al paciente pasivamente, aunque él quizá lo sienta así. Esto tiene su importancia porque muchos pacientes sienten sencillamente que tienen una resistencia, como quien dice que les sobreviene, y propenden a sentirse perdidos o resignados. Yo he comprobado que es bueno educarlos en este punto. Por ejemplo, un paciente me dirá que su cerebro está en blanco. Al cabo de cierto tiempo de esperar he descubierto que es bueno comunicar a mis pacientes que el cerebro parece vacío sólo cuando uno está tratando de evitar o rehuir algo. Entonces les digo que dejen flotar sus pensamientos a la deriva con la noción "estoy evitando algo" y que digan lo que se les ocurra. Inevitablemente aparecerán algunas asociaciones. Puedo acentuar aún el punto recordándoles que su cerebro no está como en blanco cuando están acostados tranquilamente en su casa, o cuando se permiten divagar mientras van manejando un automóvil. Y que igual debe ser aquí, a menos que algo se oponga e impida que las cosas lleguen a su mente o les impida a ellos descubrirlas al paso. 2. Debe decírsele al paciente en un momento apropiado que el descubrimiento y análisis de la resistencia son partes importantes, notorias y respetables del psicoanálisis. La resistencia no es un error, una falta ni una debilidad del paciente. No tiene que sentirse criticable ni rechazado por tener resistencias. Naturalmente, es de capital importancia estar seguro de su propio tono de voz cuando se le señala la resistencia al paciente. Las palabras del analista quizá digan al paciente que está muy bien tener resistencias, pero si el tono es de reproche, las palabras pierden su significado. Hay que hacer comprender al paciente que el análisis de la resistencia es una parte necesaria, inevitable y fructífera del procedimiento psicoanalítico. Después de haber conseguido analizar algún aspecto de una resistencia al principio de un análisis, trato de convencer de la validez de la idea de que el análisis de la resistencia es fructífero y conveniente. Creo que estas intervenciones son importantes en las primeras sesiones porque contribuyen a crear cierto ambiente en la situación analítica. Quiero que mi paciente se sienta con derecho a conocer ciertas cosas de lo que pasa en el análisis, para que sepa que es mi colaborador en la situación analítica. Quiero facilitarle la formación de una alianza

134

LA RESISTENCIA

de trabajo. No quiero que se sienta como un niño, que ha de estar a oscuras, ni que yo soy un experto muy por encima de él. No deseo crear una atmósfera autoritaria, misteriosa ni paternal. Deseo que sea una situación entre dos adultos serios que laboran arduamente, uno necesitado de ayuda y otro experto, pero ambos igualmente serios y responsables en su cooperación. Y deseo proporcionarle cuantos medios educacionales pueda necesitar para ayudarle a ser un paciente analítico, para ayudarle a laborar en el análisis. No quiero convertirlo en analista, pero sí hacer que conozca algunos aspectos del proceso de ser analizado después de haberlos vivido, con el fin de que pueda cooperar conmigo lo mejor de que sea capaz conscientemente. Ampliaremos este punto en la sección 3.5 y en el tomo Cuando un paciente descubre en sí no sólo que se resiste sino a qué podría deberse, o por qué lo hace, nota que ha dado un paso importante en el análisis. Oímos decir a menudo que un paciente está "en análisis". Creo que eso se refiere a la situación arriba explicada. Significa que una parte del Yo del paciente, el Yo observador y razonable, tiene ahora la facultad de echar por su cuenta de vez en cuando una mirada a la parte que siente y experimenta de su Yo y de laborar en calidad de aliado del analista, o sea de identificarse temporalmente con el modo de trabajar de éste. Se ha fundado temporal y parcialmente una alianza de trabajo. De ninguna manera significa esto que él puede analizar cabalmente sus propias resistencias, pero al menos conoce la importancia del análisis de las resistencias y adopta una actitud analítica frente a ellas, en lugar de tratar de evitarlas, ocultarlas o disimularlas. En las primeras sesiones tengo buen cuidado de no emplear la palabra resistencia sino frases como está usted evitando, rehuyendo, esquivando, haciendo regates, andando a las vueltas, ocultándose, jugando al escondite, etc. Aunque la palabra resistencia es del lenguaje corriente, también es un tecnicismo, y trato de evitar su empleo. 3. En las primeras sesiones pongo empeño en preguntar al paciente cómo se sentía mientras iba describiendo algún acontecimiento en su visita. Lo hago para acostumbrarlo a introducir sus emociones y sus reacciones físicas en sus asociaciones. De modo semejante, le pregunto qué se imaginaba mientras estaba en marcha cierta actividad, para que vaya adquiriendo conciencia de la importancia que tiene la vida de su fantasía. Los tres procedimientos arriba descritos tienen en común el objetivo de favorecer la formación de una alianza de trabajo entre el Yo razonable del paciente y el Yo analizante del analista. Esto se describirá más detalladamente en los capítulos 3 y 4 y en el volumen u.

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

2.6.6.2

135

Resistencia a la resistencia

En la práctica clínica suele uno descubrir que "la" resistencia no consiste en una sola fuerza que se opone a un contenido. En realidad, la resistencia puede componerse de más de una fuerza de oposición, distribuidas en capas diferentes. Además, lo que es resistencia en un caso puede ser lo rechazado en otro caso, ya que la resistencia es un concepto relativo (véase sección 2.4.1). Por ejemplo, un paciente dice trivialidades porque le da vergüenza estar callado, y revelar que no tiene nada que decir. Tenemos entonces dos evitaciones en obra: huye de algo que le hace callar y disimula el silencio diciendo trivialidades. En este ejemplo trata el silencio como si fuera un impulso prohibido. Esta situación la denominamos resistencia a la resistencia (Breuer y Freud, 1893-5, p. 279, 116; Fenichel, 1941, p. 62). El empleo de trivialidades por el paciente es la resistencia más superficial y debemos tratarla primero. Nuestra primera tarea será entonces cercioramos de que el paciente se avergüenza de estar callado. Solamente después de esto podemos proceder al análisis de las razones que hay para el silencio subyacente. Una de las causas típicas de este género de resistencia es el deseo del paciente de ser un "buen" paciente, o sea el favorito. El paciente tiene la impresión errada de que los "buenos" pacientes no tienen resistencia. Y así el silencio que estaba encubriendo tenía una asociación instintual. Sucede eso con frecuencia al comenzar un análisis. Otros pacientes se avergüenzan de estar enojados o temer enojarse o ser sexuales, etc., y tratan de disimular el silencio que podría indicar las emociones subyacentes. Otra causa frecuente de resistencia a la resistencia es la reacción a un insighl nuevo y doloroso. El paciente tal vez trate de encubrir su enojo o su angustia ante un nuevo descubrimiento buscando ansiosamente pruebas confirmatorias para acallar interpretaciones ulteriores. Por ejemplo, al empezar un análisis señalé al paciente por primera vez sus sentimientos competitivos, de rivalidad entre hermanas, con sus colegas en el trabajo. Reaccionó coincidiendo rápidamente conmigo y no tardó en hallar unos cuantos ejemplos más en su vida cotidiana y su pasado. Pero a la sesión siguiente, después de una rápida ráfaga de información confirmatoria que continuaba la de la sesión anterior, quedó callado. Parecía inquieto por su silencio y explorando la situación descubrí que buscaba desesperadamente nuevo material para ocultar el hecho de que le dolía mi interpretación y la temía. Le dolía porque sentía como que si yo lo supiera le haría perder su fantasía de ser mi paciente favorito. Trataba de ocultar el deseo de ser mi preferido hundiéndose rápidamente en material doloroso, como si no le importaran mis reacciones.

136

LA RESISTENCIA

Si revisamos la situación de resistencia de este paciente la hallaremos estructurada del siguiente modo: un nuevo insight ocasiona dolor, resentimiento y angustia para conmigo. El paciente teme revelar su enojo conmigo porque eso le haría perder su posición de favorito. Trata de hacer a un lado su hostilidad y busca material de un modo reactivo, contrafóbico, como si dijera: "No me importa lo que descubras de mí; lo que importa sólo es el buen trabajo." Pero el nuevo material se agota porque el resentimiento oculto busca descargarse y pide ser oído. El paciente se siente también culpable por engañarme y el silencio es asimismo una forma de autocastigo. De una manera general, he hallado que los pacientes ocultan sus resistencias por dos razones principales: (1) Porque los avergüenza o asusta la revelación de un estado de resistencia. Resistencia significa defecto y tendrá por consecuencia castigo o pérdida de amor. (2) Porque temen el descubrimiento de una situación causante de resistencia... por lo general para evitar un material que --s parece podría producir una reacción hostil de trasferencia. Son pacientes que temen enojarse y con frecuencia tratan de ocultar su enojo con lo contrario: lisonja y docilidad. Buenos ejemplos son los candidatos en entrenamiento que evitarán mencionar una reunión donde yo dije algo desacertado o hablarán sólo de aquello con que concuerden y se saltarán el resto. Puede haber constelaciones aún más complicadas de resistencia a las resistencias y contenidos diversos. Veamos el siguiente ejemplo clínico de una sola sesión. Un paciente empieza su hora repitiendo con bastante ligereza que su hijita de tres años de edad está enferma, pero que no desea hablar de ello porque no quiere dejarse deprimir. A continuación suelta un chorro de parloteo acerca de anodinos sucesos cotidianos. Como no da señales de volver a la enfermedad de la niña, intervengo y digo: "¿Por qué tiene usted que evitar el hablar de la enfermedad de su hija?" Responde irritado: "¿Por qué no me deja usted en paz? ¿Por qué no cesa de acuciarme?" Y así sucesivamente. Quedo callado. Lentamente empieza a hablar de la enfermedad de su hija, de cómo llamaron a consulta un médico, que les dijo que tal vez necesitara una intervención quirúrgica, y cómo le espantaba esa posibilidad, por miedo de que pudiera morir la niña. Se retuerce en el diván dolorosamente. Por las mejillas le resbalan calladas lágrimas, que ni siquiera trata de enjugar. Sigo en silencio. El paciente hace una pausa momentánea y grita: "¡Quisiera estar muerto! ¡Quisiera matarme!" Silencio. Intervengo ahora y digo: "Entiendo perfectamente que usted se preocupe por su hija, pero no por qué se detesta tanto." Entonces, el paciente revela cuán culpable se siente respecto de la pequeña, que lo frustra porque quiere más a su madre, que lo decepciona por no ser hombre, y él la

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

137

descuida, eso es todo cuanto hace, y merece morir... pausa... "además, a nadie le importo nada de todos modos".

Si revisamos esta sesión veremos cuán complicadas son las resistencias: la evitación desenvuelta del asunto deprimente, el enojo contra mí por acuciarlo, sus temores acerca de la pequeña encubriendo su sentimiento de culpabilidad para con ella, encubriendo su identificación con la niña no deseada, con un reproche para mí por colofón. Esta sesión ilustra cómo se emplean diversas resistencias contra contenidos diferentes, y cómo un contenido puede servir para ocultar otro contenido yacente aún más hondo. El concepto de traslaboración atañe no sólo al descubrimiento de las mismas resistencias en situaciones diferentes y en otros tiempos y lugares sino también al descubrimiento de la gran diversidad de resistencias que se aplican al rechazo de un impulso, un recuerdo, una experiencia dados. Veremos esto con mayor detalle en el volumen u. 2.6.6.3 El secreto

Nuestra tarea en el análisis suele consistir en descubrir los secretos inconscientes del paciente, que no tiene conciencia de los recuerdos ocultados; son secretos para su Yo consciente. Aunque puede tener resistencias inconscientes y preconscientes a nuestras exploraciones, por lo general está de parte del análisis, al menos conscientemente. Pero ocurre a veces que un paciente trate conscientemente de ocultar al analista cierto material. En la mayoría de los casos, esta ocultación consciente y deliberada es pasajera y suele superarla el paciente mismo... que entonces confiesa su secreto. Es muy frecuente que esto suceda dentro de una sola hora analítica. Pero hay pacientes que mantienen su secreto durante largos períodos de tiempo y no pueden superar esa resistencia consciente sin nuestra ayuda. Vale la pena discutir algunos de los problemas especiales que plantea al análisis del secreto, porque si éste no cede al análisis, o si no se maneja debidamente, puede peligrar todo el análisis. El trabajo de Alfred Gross (1951) al respecto debe ser leído por el estudioso. Hay unos cuantos principios fundamentales que deben ponerse especialmente de relieve en lo tocante al método analítico para manejar los secretos. Ante todo, no puede hacerse ninguna concesión en cuanto a nuestra actitud de estar decididos a analizar todos los hechos psíquicos significantes que se producen dentro del paciente. El secreto, por su misma naturaleza secreta, es un hecho psíquico significante y tiene que

138

LA RESISTENCIA

ser analizado. En esto no caben componendas. Freud (1913b, pp. 135fi) manifestó esta opinión con toda claridad al exponer que si el psicoanalista hubiera de permitir algún secreto de cualquier género, todos los recuerdos, pensamientos e impulsos tabúes se esconderían en ese refugio y escaparían al análisis. Establecía la comparación con lo que sucedería en un pueblo si la policía dejara que algún rincón se convirtiera en asilo donde ella no ejerciera su poder. Todos los bribones del lugar acabarían por reunirse allí y no podrían ser capturados. Contaba Freud su experiencia personal de haber intentado analizar a un alto funcionario del gobierno a quien permitió dejar fuera del análisis ciertos secretos de Estado. En tales condiciones resultaba imposible llevar a cabo el análisis. Muchos pacientes tratan de hallar un pretexto para tener secretas ciertas cosas. Dirán, por ejemplo, que no pueden mencionar nombres porque sería indiscreto, porque no se debe involucrar a personas inocentes, etc. La menor concesión de secreto, por cualquier razón que sea, es incompatible con la situación analítica. Un secreto permisible significa el fin de todo análisis eficaz. Estoy en condiciones de confirmar las apreciaciones y conclusiones de Freud con 'algunas experiencias que tuve durante la segunda guerra mundial. Yo estaba encargado de una sección de recuperación de combate en un hospital de la fuerza aérea, donde era mi obligación tratar entre otros a un grupo de oficiales y soldados fugados de los campos de prisioneros del enemigo. Pero aquellos hombres tenían instrucciones de Washington de no revelar a nadie cómo los había ayudado a fugarse la resistencia clandestina. Se hacía eso para proteger a los miembros de la resistencia, que proseguían su valiosa labor. Aquellos fugados padecían estados de angustia muy variados y neurosis traumáticas y necesitaban urgentemente un tratamiento. Pero era imposible aplicarles una psicoterapia eficaz mientras se sintieran obligados a tener secretos ciertos datos. Los nombres de los resistentes clandestinos no tenían importancia en la historia de aquellos hombres, pero el hecho de que se sintieran justificados en retener la información viciaba el tratamiento. Por fortuna recurrí a un psicoanalista que era jefe del servicio de Psiquiatría, el coronel John Murray, quien concertó con Washington que algunos psiquiatras en cada puesto pudieran laborar con material ultrasecreto. Así se les comunicó a los pacientes, y sólo entonces fue posible aplicarles una psicoterapia eficaz. Nuestra actitud básica es que no deben hacerse concesiones en lo tocante a secretos: hay que analizarlos. Pero también importa comprender que es un error recurrir a la coerción, las amenazas o los ruegos para que el paciente cuente su secreto. Es tan impropio obligar a los

. TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

139

pacientes a renunciar a sus secretos como permitir que los guarden. La actitud analítica es que debemos tratar de analizar los secretos como haríamos con cualquier otra forma de resistencia. Tenemos la misma determinación y la misma paciencia. Podremos comprender que el paciente tiene un secreto consciente, pero sabemos que son los factores inconscientes los que hemos de analizar antes de que el paciente pueda revelar su secreto. El paciente conoce el contenido del secreto, pero no tiene conciencia de las importantes razones que hacen necesario mantenerlo callado. Nuestro método será averiguar el motivo del secreto. Digámoslo concretamente. Un paciente me dice que hay algo que no puede comunicarme y que no me comunicará. Mi respuesta es ésta: No me diga cuál es su secreto pero dígame por qué no puede hablarme de él. Es decir: busco el motivo, no el contenido del secreto. Es un método semejante a los procedimientos que esbocé para la práctica del análisis de los motivos que pueda tener la resistencia. Yo preguntaría al paciente qué sentiría si hubiera de contármelo. Si pudiera imaginar que me lo había revelado, cómo se sentiría. Y proseguiría preguntándole: "¿Cómo cree usted que reaccionaría yo si me lo revelara?" Es decir, rastrearía los afectos y fantasías dolorosos que el material secreto suscita en el paciente, incluso la fantasía trasferencia' dolorosa. A continuación investigaría la historia de esa situación dolorosa de trasferencia en su vida pasada, o sea, si eso ya le había sucedido antes. Querría citar un sencillo ejemplo clínico de los puntos arriba mencionados: una paciente, en los seis primeros meses del análisis, me dice que hay una palabra que por más que haga no se decide a pronunciar. Esta paciente suele ser cooperante y veo que lucha consigo misma para decir la palabra. Quedo callado un rato y después, viendo que no consigue comunicarse, le pregunto: "¿Cómo se sentiría si hubiera pronunciado la palabra?" Dice que se sentiría deshecha, aplastada. Se sentiría como un reptil bajo un peñasco, como un insecto, un insectillo sucio y feo. No tengo necesidad de seguir preguntando acerca de su fantasía de trasferencia porque espontáneamente reanuda: "Le daría asco, me odiaría usted, quedaría tan disgustado y afectado que me rogaría que saliera." Quedo callado. La paciente prosigue: "Es ridículo. No obraría usted así... pero yo así lo siento. Reacciono como si la palabra lo trastornara a usted." No digo nada. La paciente prosigue y me cuenta la primera vez que recuerda haber dicho esa palabra en su casa. Estaba comiendo con su madre y dijo la palabra por broma, chistosamente. Su madre quedó desagradablemente sorprendida y se manifestó asqueada. Mandó a la niña, entonces de nueve años, irse de la mesa y lavarse la boca con jabón. La paciente tenía una idea de que la

140

LA RESISTENCIA

palabra era "sucia", pero se espantó ante la reacción de su madre. En este momento, la paciente está en condiciones de decirme la palabra secreta: se trata del obsceno "joder". Aunque la paciente pudo a partir de este momento emplear la palabra "joder" en el análisis, la descripción clínica que queda expuesta no puso fin al análisis de su secreto. El hecho de que la palabra le fuera dicha a su madre en broma y como para molestarla tenía también connotaciones importantes. La palabra "joder" estaba además asociada a muchas fantasías sexuales y sádicas orales y anales (Stone, 1954a). De todos modos, a partir de entonces, la palabra "joder" no fue un secreto consciente; y buscamos los factores inconscientes que la habían vuelto tan aborrecible.

Esta sucesión de hechos es bastante típica. Cuando uno ha analizado el motivo del secreto, junto con las fantasías trasferenciales y los afectos dolorosos, el paciente suele estar en condiciones de confesar el secreto. Pero los problemas técnicos del análisis de los secretos no terminan ahí. El secreto es algo íntimo e importante para el paciente, por muy trivial que pueda parecer cuando se expone a la luz del día. Para el paciente, decir al analista un secreto es revelar algo extremadamente personal y precioso. La información ha de tratarse con todo respeto y delicadeza, pero hay que seguir analizándola. Después de descubierto un secreto puede uno seguir dos caminos, y la elección depende de las reacciones del paciente. Podemos explorar la reacción del paciente al haber descubierto su secreto o investigar el contenido de éste. Con frecuencia, los dos caminos se cruzan. Volvamos a la mujer que no podía decir la palabra "joder". Finalmente, como queda dicho, pudo exponerme esa palabra después de cierta labor en torno a su sensación de turbación. Después de dicha la palabra, quedó en silencio, y yo aproveché la ocasión para preguntarle por él. Ahora estaba reaccionando a su pronunciación de la palabra "sucia". Se sentía como si hubiera defecado en mi presencia; yo la había visto en el acto de mover sus intestinos. A eso equivalía su confesión del secreto. Para ella, el debate con el secreto equivalía a su empeño en ocultar sus actividades de higiene. excrementicia. No era gazmoña para tratar de sus actividades sexuales, pero sí en extremo reservada cuando se trataba del excusado, sobre todo de cosas anales. Su madre había sido muy estricta con la higiene del excusado y la niña había recibido la impresión de que todas las funciones de eliminación eran feas y había que tenerlas secretas... porque si no uno resultaba asqueroso y repulsivo. Sobre todo en lo tocante a los ruidos del excusado, que eran para ella lo más desagradable. El haberme dicho su secreto era como haber soltado gases ruidosamente en mi presencia, situación sumamente dolorosa para la paciente.

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

141

El análisis ulterior de su secreto se produjo unos días después, y hubo muchas alusiones a él en los años siguientes. Me refiero al análisis del contenido: en este caso el análisis de lo que la palabra "joder" significaba para ella. "Joder" era su idea infantil de lo sexual: unión edípica, unión anal, unión oral. Era los sonidos y los olores del coito de los padres, con sus actividades excrementicias, y era la sensual mamada del pecho materno por un niño. Contenía también un componente agresivo primitivo en todos estos niveles (véase Stone, 1954a; Ferenczi, 1911).

Analizar un secreto es cosa muy difícil pero muy provechosa para el análisis. En general, los secretos están relacionados con las secreciones. Siempre contienen algún matiz anal o uretral, y se consideran vergonzosos y repugnantes, o lo contrario, es decir algo muy valioso, que se debe atesorar y proteger. Los secretos también están relacionados con las actividades sexuales secretas de los padres, que el paciente repite por la identificación y que hace para desquitarse en la situación de trasferencia. Además de todo esto, en el secreto y la confesión siempre entran problemas de exhibicionismo, escoptofilia e incitación. El secreto entra inevitablemente en la situación de trasferencia como forma especial de resistencia. Tenemos que interrumpir la sección dedicada a las resistencias especiales por varias razones. Algunos problemas especiales de técnica son demasiado complejos para estudiarlos con provecho tan pronto en esta obra, y los dejaremos para después. Me refiero a la actuación, las resistencias de carácter y el paciente callado, así como a las resistencias que se complican con una actividad que contenga importante satisfacción del Ello, o sea ciertas resistencias masoquistas, resistencias de pantalla y también la resistencia denominada "viscosidad de la libido". En la sección 3.8, dedicada a las resistencias de trasferencia, veremos otras formas especiales de resistencia, porque el elemento trasferencia es de importancia decisiva. En relación con la interpretación examinaré las resistencias debidas a dosificación, elección del momento o tacto de la interpretación impropios, así como las resistencias que preceden o siguen a unas vacaciones y después del contacto social de analista y paciente, etc. (véase tomo u).

2.6.7

DESVIACIONES EN LA TÉCNICA

Habiendo examinado el procedimiento general así como algunos problemas especiales en la técnica de análisis de las resistencias nos pare-

142

LA RESISTENCIA

cerá útil contrastar el punto de vista aquí presentado con dos métodos diferentes. Melanie Klein y Franz Alexander son los jefes de dos escuelas de psicoanálisis que difieren mucho en algunos aspectos de la posición clásica, tanto en la teoría como en la técnica. Aunque esta obra está consagrada ante todo a exponer la técnica psicoanalítica llamada clásica, una descripción breve de estos dos sistemas, divergentes pero i mportantes, tal vez ilumine algunos de los puntos esenciales expuestos. Ambas escuelas de pensamiento han conseguido hacer algunas aportaciones valiosas al psicoanálisis, aunque también hayan sido causa de grandes controversias. Por estas razones, el estudiante debe conocer sus obras básicas (véase Klein, 1932; Klein et al., 1952, 1955; Alexander et al., 1946). Aquí sólo puedo dar una versión muy condensada de sus modos de ver el análisis de las resistencias. Ante todo, llama la atención que la palabra "resistencia" esté totalmente ausente en el índice de las dos primeras obras mencionadas de Klein y que sólo dos veces se halle en la tercera. Mas si leemos los diversos ejemplos clínicos, podemos deducir que Klein y sus partidarios reconocen que a veces sus pacientes están en oposición al procedimiento analítico. Pero este hecho clínico no se trata como yo hice en las páginas anteriores. No se hace ningún intento de formar una alianza de trabajo o terapéutica con el Yo razonable del paciente para hacerle reconocer y entender el motivo, el modo o la historia de su resistencia (Zetzel, 1956). Todas las resistencias se interpretan inmediatamente en función de los impulsos instintuales subyacentes que el analista traduce en fantasías específicas y detalladas, aunque conciernan a tiempos preverbales. Las pruebas clínicas en favor de sus interpretaciones analíticas son a mi parecer notablemente endebles; raramente presentan un material detallado de casos; y las interpretaciones son extrañamente semejantes en paciente tras paciente. Se tiene la impresión de que la historia individual del paciente ha influido poco en la evolución personal y en la neurosis. Citaré como ejemplo algún material clínico de un trabajo de Thorner (1957, pp. 286-7) en una compilación reciente de obras kleinianas. Presenta a un paciente con angustia de examen médico y otros síntomas que comunica un sueño (arañas rojas que entran y salen de su ano) y el doctor que lo examinó dijo al paciente que no veía nada malo en él, a lo que replicó el paciente: "Es posible que usted no vea nada, doctor, pero ahí están de todos modos." El analista kleiniano trata este sueño con la interpretación de que el paciente se siente perseguido por objetos internos malos. El analista comunica a continuación que el paciente aceptó la interpretación con mucho alivio, y a continuación tras-

TÉCNICA PARA EL ANÁLISIS DE LAS RESISTENCIAS

143

mitió a su analista "nuevos recuerdos infantiles" que hicieron de "objetos buenos y saludables". Es peligroso interpretar material de un paciente que uno no conoce, pero en el sueño se ve claro un elemento de resistencia, y es que un doctor es incapaz de ver nada malo en su paciente y el paciente se queja de ello. Este aspecto del sueño no se toma en cuenta. Tal vez sería más atinado decir que se evita esta resistencia hundiéndola en las profundidades. El analista maneja la situación de acuerdo con el tópico kleiniano de interpretar la "persecución" por "objetos internos malos". No se hace intento de llegar hasta la relación actual del paciente con el analista ni sus experiencias históricas personales de exámenes anales, médicos incompetentes, arañas rojas, etc. Se desdeñan las experiencias individuales del paciente. Además, el analista no parece preocuparse por evaluar la disposición del paciente a enfrentarse a los contenidos instintuales; no parece haber concesiones a las cuestiones de dosificación o elección de momento. Desde el momento en que empieza el análisis se hacen interpretaciones de los componentes o introyectos instintuales infantiles más primitivos. Los kleinianos parecen laborar con sus pacientes de un modo que resulta caricatura de la regla técnica que requiere hacer consciente lo inconsciente. No parecen interesados en el problema de la presencia o ausencia del Yo razonable del paciente. Hacen una interpretación del contenido tras otra, dirigida según parece a algún intelecto de tipo computadora, con un Ello estereotipado. Yo participé en un taller sobre las contribuciones de Melanie Klein en diciembre de 1962, presidido por Elizabeth Zetzel, como parte del Midwinter Meeting de la Asociación Psicoanalítica de Estados Unidos. Había allí unos veinte analistas de todas partes de Estados Unidos, de formación, intereses y experiencia diversos. Todos convinimos en que Melanie Klein y sus discípulos habían contribuido valiosamente a nuestro entendimiento de las relaciones de objeto tempranas, las primerísimas variedades de odio y agresión y las vicisitudes especiales de la hostilidad primitiva. Hubo también acuerdo general acerca de que los kleinianos no laboraban con las resistencias como tales, desdeñaban la alianza de trabajo, subestimaban la historia personal del paciente y universalizaban las fantasías complicadas y detalladas de los tiempos preverbales. Alexander y sus partidarios parecían ir al extremo opuesto. Mientras los kleinianos interpretan los anhelos instintuales más infantiles que se ocultan detrás de las resistencias desde el principio del análisis, la escuela de Alexander intenta tratar las resistencias mediante diversas manipulaciones. Su objetivo parece ser ayudar a sus pacientes a eludir

144

LA RESISTENCIA

las resistencias, sobre todo la regresión, que consideran esencialmente dispendiosa, Alexander preconiza manipular la frecuencia de las entrevistas a fin de impedir que el paciente se haga demasiado regresivamente dependiente. Él reduciría la frecuencia de las entrevistas a dos o incluso una por semana. Hay que impedir la tendencia del paciente "a hundirse en una neurosis de trasferencia segura y cómoda" (Alexander et al., 1946, p. 33). Sugiere que cuando un paciente repite un material que ya ha expuesto muchas veces con anterioridad, es bueno interrumpir el tratamiento para que el paciente "descubra cuál de sus dificultades anteriores dura todavía..." (p. 36). Además cree Alexander que el analista "debería animar (y aun pedir) al paciente a que haga aquellas cosas que evitó en el pasado, a experimentar en aquella actividad en que fallara antes" (p. 41). French, colaborador de Alexander, indica claramente su opinión sobre el manejo de las resistencias advirtiendo que no se debe confiar mucho en el insight. Cito ahora de un párrafo en que se trata de los impulsos hostiles: "Con frecuencia es posible eliminar los impulsos hostiles sin llamar al mismo tiempo directamente la atención del paciente sobre ellos, con sólo ayudar al paciente a encontrar una solución al problema subyacente, aferrándose detrás de los impulsos hostiles al problema que les dio auge" (Alexander et al., 1946, p. 131). Es evidente que los métodos de tratar la resistencia preconizados por Alexander y sus partidarios no pueden considerarse psicoanalíticos. Son esencialmente manipuladores y antianalíticos. El paciente no aprende a reconocer y entender sus resistencias, no hay estímulo para el insight como medio de vencer las resistencias, ni intento de modificar la estructura del Yo. El terapeuta omnipotente decide qué resistencias puede manejar el paciente y cuáles debe evitar por siempre. Esto podrá ser - una psicoterapia sintomática eficaz, pero con seguridad no es psicoanálisis.

2.7 REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA Llegados a este punto creo que podemos asentar ciertos principios generales que sirvan de guía en la determinación de nuestro procedimientotécnico. Estas reglas no serán órdenes ni leyes sino más bien indicadores que señalen la dirección general. Todas las reglas han de aplicarse con elasticidad, según el paciente, el analista y la situación. Una medida técnica sólo es válida si uno comprende el problema clínico, las ca-

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

145

pacidades del paciente y los fines que uno trata de lograr. Puede llegarse a la misma meta tomando sendas traveseras y dando rodeos, pero en un viaje largo es de importancia práctica tener en la mente un mapa de carreteras que indique el terreno, la topografía, los obstáculos, etc. Las reglas que siguen son esas indicaciones, y son particularmente válidas cuando uno se siente perdido o vacilante. Freud denominaba las reglas que él puso "recomendaciones" y no pretendía que se aceptaran incondicionalmente. Le parecían tales la diversidad de constelaciones psíquicas y la abundancia de factores determinantes que toda mecanización de la técnica debía resultar ineficaz a veces. No obstante, creía que ciertos procedimientos eran útiles para una situación corriente (Freud, 1913b, p. 123; 426). 2.7.1

ANALIZAR LA RESISTENCIA ANTES QUE EL CONTENIDO, EL YO ANTES QUE EL ELLO, Y EMPEZAR POR LA SUPERFICIE

En los primeros días del psicoanálisis, la técnica se centraba en el intento de obtener los recuerdos reprimidos y la tarea era sencillamente volver consciente lo inconsciente. Podían obviarse las resistencias haciendo interpretaciones a partir de las asociaciones libres del paciente. No tardó Freud en comprender que su empeño era errado, que lo terapéuticamente eficaz no era la obtención del recuerdo olvidado sino la superación de la resistencia. Los recuerdos obtenidos estando las resistencias todavía intactas serían incapaces de lograr un cambio porque sucumbían como anteriormente ante las fuerzas de la resistencia (1913b, p. 141; 436). En 1914 declara Freud que la misión del analista era analizar e interpretar las resistencias del paciente. Si lo logramos, el paciente descubrirá muchas veces recuerdos olvidados y establecerá las conexiones debidas (1914c, p. 147; 437-8). Al reconocerse el papel capital de las fuerzas de la resistencia, remplazó a la antigua formulación tópica de hacer consciente lo inconsciente una formulación dinámica: analicemos las resistencias antes que el contenido (Fenichel, 1941, p. 45). Esta formulación no contradice a la antigua, sino que la modifica. Hacer consciente lo inconsciente sólo es útil si al hacerlo se altera la dinámica de un conflicto neurótico. No tiene caso descubrir lo reprimido para que se halle con las mismas fuerzas defensivas que ya lo reprimieron antes. Primero debe producirse un cambio en la entidad resistente. Los diversos procedimientos para el análisis de las resistencias (véase sección 2.6) apuntan a producir alteraciones favorables en las fuerzas resistentes.

146

LA RESISTENCIA

Es conveniente ahora presentar el punto de vista estructural porque aclara aún más nuestra tarea terapéutica. Nuestro, objetivo último es permitir que el Yo se las arregle mejor con el Ello, el Superyó y el mundo exterior (Freud, 1923b, pp. 56-7; 29-30). En el proceso de análisis puede considerarse que el Yo del paciente tiene dos aspectos y funciones diferentes. El Yo inconsciente, irracional es el iniciador de las defensas patógenas y se ve como el Yo que siente y experimenta durante el tratamiento. El Yo consciente, razonable es el aliado del analista y aparece clínicamente como el Yo observador del paciente durante el análisis (Sterba, 1934). La regla técnica de que uno debe analizar la resistencia antes que el contenido puede expresarse estructuralmente: se debe analizar el Yo antes que el Ello (Freud, 1933, p. 80, 916; Fenichel, 1941, p. 56). Más exactamente: las intervenciones del analista deben tender a hacer que el Yo razonable del paciente se las arregle mejor con las antiguas situaciones de peligro. En el pasado, el paciente sentía esos peligros demasiado amenazadores y su Yo irracional instituyó las defensas patógenas que ocasionaron los síntomas neuróticos. En la situación analítica, con la ayuda de la alianza de trabajo y la debida secuencia de interpretación, esperamos que el Yo razonable del paciente expanda sus facultades a medida que se vaya familiarizando con el modo como puede operar ahora en comparación con el pasado, cómo evaluaba otrora el peligro y cómo podría ahora reevaluar esos peligros, etc. La laboración con el Yo observador del paciente y la mostración de cuán poco razonables son las operaciones del Yo que siente y experimenta posibilitan que el Yo razonable ensanche su soberanía. Analizamos la resistencia antes que el contenido o el Yo antes que el Ello, de modo que cuando interpretamos para el paciente el contenido rechazado, lo tratará de modo más propio y no con la mera repetición de sus pautas neuróticas pasadas. Con el fin de esclarecer el razonamiento que sustenta estas formulaciones, permítaseme un ejemplo clínico: Un paciente joven, el señor Z, I que llevaba aproximadamente año y medio de análisis, empieza la sesión relatando el sueño siguiente: "Soñé que yacía en una cama enorme. Estaba totalmente desnudo. Una mujerota entró y dijo que tenía que bañarme y se puso a bañarme el órgano genital. Yo me puse furioso, y me avergoncé, porque mi genital no se puso erecto." Quedo callado y el paciente empieza a hablar. He aquí el meollo de sus asociaciones: "La mujer del sueño se parecía a una amiga de la familia. En realidad, parecía la madre de mi buen amigo John. Es también amiga de la familia I

Ya se ha tratado del señor Z en las secciones 2.5.2 y 2.5.4.

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

147

y sobre todo de mi madre, pero no es como mi madre. Ella no está mimada. No es una chiquilla mimada como mi madre. Me gusta esa mujer. A menudo deseé tener una madre como ella [pausa]... En el fin de semana tuve una conquista y nos entregamos al jugueteo sexual [pausa}... Es una mujer casada. Y ella estaba deseándolo; de hecho, ella fue la de la iniciativa. Las mujeres que se conducen así son como prostitutas. No saben lo que es el amor, sólo les interesa el sexo. Lo que quieren es que uno les dé gusto. Hablar de todas estas cosas me hace sentir a disgusto... [pausa]." Llegados aquí me parece evidente, ante todo, que nos las habemos con una situación en que el señor Z se debate entre la manifestación y la ocultación de ciertos deseos y temores sexuales infantiles. Si examinarnos el contenido manifiesto del sueño, así como sus asociaciones, no es muy difícil reconocer que este material está relacionado con el paciente de niño, acostado en una cama grande y con el infantil deseo de que su madre le acariciara el pene. Pero también con algo de vergüenza y enojo porque su pene no es tan impresionante como el de su padre. Lo enfadan esas mujeres que prefieren los penes grandes, pero también quiere que jugueteen con el suyo. Ahora todo este contenido es bastante claro, pero sería erróneo pasar a interpretar algo de ello al paciente, porque también es evidente que en el señor Z hay fuertes tendencias a huir.de todo esto, a ocultarlo, a disimularlo. Nótese cuán entonado, evasivo e improductivo es su lenguaje "Estaba totalmente desnudo". Una mujer se pone a bañar mi "órgano genital". Que "no se puso erecto". "Nos entregamos a un jugueteo sexual." Y después el reconocimiento franco: "Hablar de todas estas cosas me hace sentir a disgusto." En semejante situación, en que cierto contenido reprimido pasa al primer plano pero hay también considerable resistencia, me parece inútil pasar al contenido rechazado sin haber analizado antes, y traslaborado parcialmente, alguna resistencia del paciente. Si yo tratara de señalar al turbado Z que parece desear que alguna persona maternal le acaricie el pene me acusaría airadamente de ser un viejo licencioso, o se quedaría en un silencio helado. Estoy bastante seguro de ello porque en otras ocasiones reaccionó de ese modo incluso después de haber yo intentado laborar con sus resistencias. Por eso decido laborar primeramente con éstas y sólo después que vea indicios de cambio en ellas trataré de enfrentarlo al contenido. Cuando queda callado le digo: "Parece usted turbado hoy al tratar de contarme sus experiencias sexuales. Hasta su lenguaje parece afectado." (Digo "hoy" porque hubo ocasiones en que consiguió ser más franco en materias sexuales y así le recuerdo el hecho.) Replica Z: "Bueno, pues... de nada sirve ser crudo [pausa]... No sé qué clase de lenguaje usar aquí. Con frecuencia me pregunto cómo reaccionaría usted ante un lenguaje vulgar. Cómo reaccionaría si yo dijera las primeras palabras que se me vienen a las mientes. Después de lo que dijo usted comprendí que tal vez sea eso lo que usted quiere [pausa]... Sí; no es usted quien me desaprobaría, sino yo. Yo no apruebo ese tipo de lenguaje vulgar... [pausa]. El sueño era tan vívido, y los sentimientos que suscitaba tan fuertes... Me sentía tan infantil."

148

LA RESISTENCIA

Siento ahora que por esta vez el paciente ha conseguido laborar venturosamente con algunos aspectos de su resistencia de trasferencia; comprende que estaba proyectando en mí sus sentimientos de desaprobación, y que eran unos sentimientos impropios. Podíamos haber proseguido con esta resistencia, pero en aquel momento parecía listo para seguir con el contenido del sueño, porque espontáneamente vuelve a los sentimientos que en él tenía. Por eso vuelvo a intervenir: "Se sintió usted enojado y avergonzado pero ¿qué sintió en el sueño cuando la mujer se puso a acariciarle el pene?" Debe observarse aquí que yo voy un paso más allá que el paciente, porque yo no empleo su lenguaje afectado, empleo el lenguaje corriente, y hablo sin rodeos. Digo que la mujer le acariciaba el pene, no que se lo bañaba. El paciente responde al principio por el silencio. Después dice: "Sí, al principio me gustó [pausa]." A continuación dice que cuando estuvo con aquella conquista suya, ella le hizo "eso"... jugueteó con su pene. Pero desea declarar que fue ella la que quiso, no él. No obstante, tiene que reconocer que le gustó; en realidad, le gustó muchísimo; y si tiene que reconocerlo, prefería este tipo de placer sexual a cualquier otro. Pero por alguna razón le parece que está mal [pausa]... La mujer era casada. Su marido era un personaje importante. Estaba encantado de engañar a su marido, pero en realidad no lo engañaba tanto, porque estaban separados. "No era una victoria verdadera, sino vana. Es como en mi trabajo; parece como que estoy trabajando mucho, pero ni es un trabajo verdadero ni trabajo tanto. Así es todo; no quiero hacer nada, quiero que me den algo. Siempre hago como que estoy en actividad, trabajando intensamente, pero en realidad lo que quiero es que alguien me dé algo." El paciente parece estar trabajando bien, y su resistencia ha desaparecido por ahora. Entonces hago otra interpretación. Digo que me parece como que gozaba con la sensación de que una mujer alta le proporcionara placer sexual, y que si bien le gustaba, también estaba avergonzado porque se sentía como un niño. A esto responde el paciente que sí, que en el sueño era tan grande la cama, tan enorme, que en comparación él debía parecer muy pequeño. Hace una pausa y dice: "¿Piensa usted que esto tenga que ver con mi madre? ¡ Qué asco! Si a eso vamos, la mujer con quien tuve la cita tenía los mismos muslazos que me parecían tan repulsivos en mi madre."

Este ejemplo clínico ilustra que empezando por la resistencia fue posible hacer una verdadera labor analítica con ese paciente. Creo que si yo hubiera esquivado la resistencia e ido directamente al contenido, se hubiera producido una colérica negativa o si no, una discusión intelectual o una sumisión, sin emoción ni insight verdaderos. Sirviéndonos de este fragmento clínico corno de una ilustración, tratemos de reexaminar la fundamentación de la regla técnica de analizar la resistencia antes que el contenido. Para que una interpretación o confrontación sea eficaz tenemos que

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

149

estar seguros de que el paciente puede percibir, entender, captar la interpretación o confrontación. Por eso debemos asegurarnos de que el paciente tiene a su disposición un Yo razonable. Analizamos primero las resistencias porque ellas se opondrían a la formación de un Yo razonable. Más exactamente: el paciente conturbado tiene un Yo razonable limitado. Si yo me le planto delante con un contenido desconcertante, perderá incluso lo poco que tiene de razonable. Tengo que laborar en el campo en que pueda servirse de ese Yo razonable limitado suyo. Señalo que se siente turbado, y eso es evidente, eso es accesible a su Yo razonable, eso no le hará correr, puede hacerle frente. Me pregunto con él qué lo turbó hoy, y así le recuerdo indirectamente que no siempre está turbado o desconcertado. Al principio se defiende de modo poco razonable, y dice que no tiene caso hablar con crudeza y se pregunta cómo reaccionaría yo a ello. Su Yo razonable, que no se siente apartado y solo, da un gran paso hacia delante, aumenta su capacidad de ser razonable y osa reconocer que no soy yo quien lo desaprobaría, que es él mismo. Comprende entonces que su reacción es impropia, examina su comportamiento analíticamente, ha formado una identificación parcial y temporal, una alianza de trabajo, frente a su resistencia. Yo he señalado en su comportamiento algo que podría seguir y entender conmigo. Al formar esa alianza conmigo, su Yo razonable se hizo más fuerte y ahora se atrevió a examinar analíticamente lo que había sentido. Yo he logrado producir una división en su Yo, que ahora tiene dos funciones, una de sentir y una de observar. Entonces ha podido incrementar su Yo razonable y observador. El excelente trabajo de Sterba (1934) es una lectura esencial al respecto. Mi conturbado paciente se hubiera enojado o distanciado y no hubiera laborado conmigo si yo hubiera empezado por el desconcertante contenido de sus sueños y sus asociaciones. Yo empecé por algo accesible a su Yo consciente, algo que estaba más dispuesto a reconocer que su propio sentimiento. Para citar otra formulación topográfica: empecé por la superficie (Freud, 1905a, p. 12, 603; Fenichel, 1941, p. 44). Apelé a su razón y pudo reconocer razonablemente que se había quedado desconcertado. Entonces se produjo una alianza de trabajo conmigo y él mismo pudo entonces analizar su impropia reacción de trasferencia para conmigo. De no haberlo hecho, yo lo hubiera interpretado para él. Entonces tuvimos un fuerte Yo razonable con que laborar y yo pude abordar el doloroso material oculto. Decidí trabajar con su deseo de que lo acariciara una mujer grande porque sus fantasías masturbatorias todavía eran una gran fuente de culpabilidad para él, que había ya hecho varios intentos vacilantes de

150

LA RESISTENCIA

laborar en ello anteriormente. Sentía que si podía hacerle reconocer la índole infantil de sus deseos sexuales podría entender mejor su sentimiento de culpabilidad, su impotencia y su vergüenza. Le pregunté qué había sentido cuando la mujer empezó a acariciarle el pene, porque había omitido visiblemente ese punto en el relato de su sueño y no había revelado las reacciones sexuales que tuvo cuando su amiga se lo hizo. La intervención fue muy fructífera porque volvió a debatirse con sus resistencias y al final comprendió que prefería aquel placer sexual pasivo a cualquier otro. Me pareció entonces que podría estar listo para enfrentarse al hecho de que eso era infantil, es decir incestuoso; por eso lo llevé en esa dirección apuntando que aquella actividad lo avergonzaba porque le hacía sentir como un niñito al que diera algún placer sexual una mujerona. Siguió el camino y se debatió con aquella cuestión. Reconoció que le gustaba engañar a los maridos, comprendió que era una victoria vana, y a continuación osó pensar que podría tratarse de su madre, diciendo primero "¿Piensa usted que esto..." Y por fin lo aceptó y lo confirmó. A medida que avanzaba aquella sesión, su pequeño Yo razonable se fue ensanchando y pudo luchar triunfalmente con todo género de resistencias. Durante toda aquella hora pudo observársele batallando con sus resistencias. Si éstas hubieran adquirido mayor poder y hubieran detenido el crecimiento de su Yo razonable, hubiera sido necesario seguir laborando con las resistencias y olvidarse de laborar con el contenido. Son fundamentales estas reglas de técnica: Analizar la resistencia antes que el contenido, el Yo antes que el Ello y empezar desde la superficie. El trabajo con el contenido puede ser más interesante, más chispeante; el trabajo con las resistencias es más lento y pesado. Pero si no se analizan las resistencias del Yo, la labor analítica acabará por estancarse. El paciente terminará, regresará destructivamente, o el análisis se convierte en un juego intelectual o una satisfacción oculta de la trasferencia. La regla que manda analizar la resistencia antes que el contenido no debe entenderse como que significa analizar la resistencia sola o abordarla primero y olvidar el contenido por completo mientras no se resuelva la resistencia. De hecho, no siempre hay una dicotomía marcada entre resistencia y contenido. En los diferentes ejemplos que llevo dados hay muchas ilustraciones de cómo la resistencia se vuelve contenido y cómo un contenido dado puede usarse a manera de resistencia. Además, el análisis de toda resistencia nos lleva a su historia, que es contenido. Finalmente podemos emplear algo del contenido para que ayude a revelar la resistencia. La regla técnica fundamental significa que

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

151

la interpretación del contenido no será efectiva sino cuando las resistencias significantes hayan sido debidamente analizadas. El último ejemplo del paciente conturbado lo ilustra claramente. No pudo laborar con el material mientras no superó su resistencia de trasferencia en grado apreciable. Pasemos a ver ahora un ejemplo de empleo del contenido con el propósito de contribuir al análisis de la resistencia. 2 Una paciente, la señora K, empieza una sesión en el cuarto año de su análisis contándome los siguientes sueños: (1) "Me están fotografiando desnuda, recostada en diferentes posiciones, con las piernas abiertas, con las piernas cerradas..." (2) "Veo a un hombre que tiene en la mano una vara curva; en ella estaba escrito algo que debía ser erótico. Un pequeño monstruo rojo, espinoso mordía a ese hombre con minúsculos, agudos dientes. El hombre tañía una campana pidiendo socorro, pero sólo yo lo oía y al parecer no me importaba." Permítaseme añadir que esta paciente llevaba ya varias sesiones laborando con el problema de su temor de los impulsos homosexuales, que relacionaba con su sexualidad clitoral, por oposición a su sexualidad vaginal. Ahora que había conseguido tener un orgasmo vaginal, se sentía con más audacia para explorar esas regiones. Además, nunca había sentido realmente su envidia del pene y sólo últimamente había comprendido que su actitud —estoy encantada de ser mujer, no hubiera servido para hombre— era una defensa contra una hostilidad honda y hasta entonces intacta respecto del pene viril. Sabiendo todo esto, es evidente que el contenido manifiesto del sueño es una continuación de esas cuestiones. Ser fotografiada desnuda tiene relación con problemas de revelarse desprovista de pene. El hombre de cuya vara no hace caso es seguramente su analista. El monstruo rojo con que éste se debate podría representar una proyección de, o un desquite por, lo que siente acerca del genital masculino. La paciente empieza hablando en un tono de voz algo triste y hueco. Relata los planes para una fiesta que va a dar a su hijita, de dos años y medio. Espera que ésta se divierta, que no se trate de una de aquellas terribles fiestas de cuando ella era niña. Ha salido con su novio y resulta que lo mordía, le reprochaba su pasado decadente, que había sido un tenorio, un perdido. Pausa. Su menstruación lleva un día de retraso, y cree estar encinta, pero no parece preocuparle. Pausa. Siente que tiene dentro algo malo, algo repulsivo, que le recuerda lo que sentía el hombre de El Inmoralista, a quien repelía la tuberculosis de su esposa. Pausa. "Fui a una fiesta aburrida y me disgustó mucho [silencio]. Quisiera que usted dijera algo. Me siento vacía. Me enfurecí con mi niña y le pegué, y después ella fue muy cariñosa [silencio]. Me siento distante y lejana." Intervengo ahora y digo: "Se siente usted lejana y vacía porque parece que tiene miedo de ver aquel odioso monstruo dentro de usted." La paciente res-

2

Mencionada ya en las secciones 1.2.4

y 2.6.5.1.

152

LA RESISTENCIA

ponde: "Era un monstruo rojo, exactamente un rojo oscuro pardusco, como sangre menstrual vieja. Era un demonio medieval, como los que se ven en los cuadros del Bosco. Así soy yo; si yo fuera un cuadro, así sería, llena de todo género de demonios sexuales, movimiento intestinal, homosexualidad y odio. Supongo que no quiero ver mi odio de frente por mí, por

Bill, por mi hijita

y por usted. En realidad, no he cambiado, y yo que creía haber hecho muchos progresos [silencio]." Intervengo: "Últimamente descubrimos un nuevo monstruo: su ira por el pene de los hombres y su disgusto por su vagina. Y quiere usted rehuirlo yéndose al vacío." Replicó la paciente: "Parece usted tan seguro de sí, como si todo lo tuviera resuelto. Tal vez yo esté huyendo. Leí un libro de un hombre que daba coñac a su mujer para que se emborrachara y así fuera una mejor compañera sexual y ella se hacía la borracha para poder dar suelta a sus verdaderas emociones. Quizá yo sea así. Yo les enseñaría a ustedes los hombres de lo que soy capaz sexualmente. A veces tengo la impresión de que bajo esta dócil apariencia de esclava tengo una vena de grandiosidad. Yo les enseñaría a ustedes, pobres `jodedores', lo que era usar el pene si tuviera uno. Sí, mientras Bill se esforzaba la otra noche cuanto podía por darme gusto, lo miré y me cruzó como un relámpago por el cerebro: quién es el 'esclavito' ahora. Y en cuanto a la vara, ahora recuerdo que una vez le pregunté a usted con qué vara medía la neurosis. No me gusta sentirme tan idiota, y a veces es usted y este análisis quien me hace sentirme así. Yo podría ser tan acerada como usted, si me atreviera. Pero después temo quedarme sin usted, o serle repulsiva y que usted me abandone. Creo que ahora tengo más confianza en usted. No es de esperar que Bill aguante todo esto, pero usted debería poder..."

Ofrezco este fragmento de una sesión para mostrar cómo laboré con la resistencia de la paciente trayendo a colación el contenido para que me ayudara. Interpreté para ella que se fugaba al vacío para rehuir el monstruo de su envidia del pene, su odioso pene interno y su identificación masculina. Esta formulación la ayudó a reconocer que estaba tratando de negar y después de proyectar ese odioso introyecto sobre mí y su novio. Pudo ver su efecto productor de resistencia y logró empezar a explorarlo dentro de sí. El esclarecimiento del contenido la ayudó a laborar con su resistencia de trasferencia hostil-depresiva.

2.7.2

EL PACIENTE DETERMINA EL TEMA DE LA SESIÓN

Esta regla de técnica es una prolongación de la regla antigua: empezar toda interpretación desde la superficie. Revisamos esta fórmula topográfica y la expresamos estructuralmente así: empezamos nuestras interpretaciones con lo que es accesible al Yo consciente, razonable del

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

153

paciente. La regla de que analizamos la resistencia antes que el contenido es una aplicación de esta otra regla. Siendo las resistencias producto del funcionamiento del Yo, son más accesibles al Yo razonable que al Ello material. Este razonamiento también es válido para las formulaciones paralelas: analizar la defensa antes que lo reprimido; analizar el Yo antes que el Ello. Freud (1905a, p. 12; 603) hizo en el caso de Dora la recomendación técnica de que se dejase al paciente escoger el tema de que se trataría en la sesión. En aquel tiempo lo relacionaba con su consejo de que empezáramos nuestra labor analítica en la superficie de la mente del paciente. No imponemos nuestros intereses ni nuestros cuidados teóricos al paciente. El método de la asociación libre se basa en nuestro deseo de dejar que el paciente escoja el tema de la hora. Por sus asociaciones tenemos acceso a lo que es la realidad psíquica viva del paciente en ese momento. Sus asociaciones nos revelan lo que le preocupa, lo que trata de salir a la conciencia, lo que le importa. Las asociaciones o la ausencia de ellas nos indican también lo que está tratando de evitar. Por esta razón incluyo esta regla entre las reglas técnicas relativas a la resistencia. Con mucha frecuencia determina el paciente el tema de la hora por lo que le hace callar, por lo que evita, por su manera de evitarlo, etcétera. Esto no significa que el paciente pueda deliberadamente determinar de qué hablaremos. Por ejemplo: un paciente empieza una sesión diciendo: "Quiero hablarle de mi mujer." Y se pone a describir, durante buena parte de la sesión, las extrañas reacciones que tiene su mujer para con él. Yo estoy callado porque me parece que está hablando de algo emocionalmente importante para él y no advierto nada evasivo en sus producciones. Pero en una ocasión se equivoca y dice: "Mi madre es sexualmente muy exigente... quiero decir, mi mujer." En este punto modifico yo el enfoque de su charla pidiéndole que compare a su madre con su esposa. En realidad, no soy yo quien ha cambiado de tema, sino él, inconscientemente. Yo me conformo con seguirlo. Dejar que el paciente "escoja" el tema de la sesión significa: (1) dejar que empiece la hora con el material manifiesto que le interesa, y (2) no imponerle nuestros intereses. Si el material de la sesión de ayer nos pareció muy importante, hay que olvidar ese interés y seguirlo a él mientras esté laborando productivamente. Los candidatos suelen meter importunamente el material de su sesión de supervisión en su labor con los pacientes, aunque no esté nada indicado. Algunos analistas persiguen la interpretación de un sueño cuando no es éste la parte más importante de una sesión, porque les gusta laborar con sueños. (3) El pa-

154

LA RESISTENCIA

ciente escoge el material de la hora para empezar, pero de ese material nosotros seleccionamos lo que creemos debe ser su verdadera preocupación. Por ejemplo, el paciente nos habla de sus placeres sexuales, pero nosotros seleccionamos su turbación al hablar del acto sexual. Seleccionamos lo que nos parece que le interesa verdaderamente, aunque tal vez él mismo no se dé cuenta de ello. Podemos trazar una analogía con el sueño y decir que el paciente escoge el contenido manifiesto, en tanto que nosotros extraemos el material significante latente. 2.7.3

EXCEPCIONES A LAS REGLAS

2.7.3.1 Resistencias menores Aunque la técnica psicoanalítica se distingue de todos los demás métodos por el hecho de que nosotros analizamos las resistencias, no por eso analizamos todas y cada una de las resistencias. Las resistencias pequeñas y temporales pueden manejarse sencillamente callando y dejando que el paciente venza su propia resistencia. O bien puede uno hacer alguna observación facilitadora, como por ejemplo, si el paciente calla o vacila, decir "¿Sí?" o "¿Cómo?", y entonces el paciente se pone a hablar. No tiene uno necesariamente que volver atrás y analizar el significado, el fin o el contenido de todas las resistencias. Esto mientras el paciente parezca vencer las resistencias por sí solo y pueda comunicarse verdaderamente. Pero si la resistencia persiste o aumenta, entonces tenemos que analizarla. Es decir: la regla general es que las resistencias pequeñas y temporales no se analizan y pueden sencillamente superarse. No sólo es innecesario perseguir las resistencias menores, sino que puede alejar del material importante. Además, al paciente debe permitírsele intervenir activamente en la superación de las resistencias. En fin, el andar tras de la menor resistencia puede convertir al analista en un latoso y el análisis en algo insoportable. Es parte del tacto, en el arte de analizar, el saber distinguir entre las resistencias que requieren análisis y las que no. 2.7.3.2 Pérdida de las funciones del Yo A veces se presentan en el análisis situaciones en que hay pérdida de la resistencia por disminución de las funciones del Yo. Entonces nuestra tarea consiste en permitir y aun favorecer la formación de cierto

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

155

grado de resistencia. Esto puede ocurrir en la labor analítica con casos psicóticos o límites, pero también en pacientes neuróticos en el clímax de la revivencia de su neurosis infantil. Las intervenciones necesarias en tales situaciones bien pudieran ser antianalíticas, pero la situación entonces no requiere insight sino medidas de emergencia. Como casos tales se presentan en el curso del análisis, vale la pena pasar unos momentos examinando sus problemas técnicos. En todos los análisis que logran penetrar hasta el fondo de las neurosis infantiles se producen tormentas emocionales. En el colmo de la efusión emocional hay una pérdida, en mayor o menor grado de las funciones del Yo, según la intensidad y la índole del afecto desbordado. Si el caso se produce al comienzo de la sesión, nuestra tarea terapéutica puede ser sencilla. La paciencia y el silencio de apoyo bastarán a dar al paciente bastante oportunidad de descargar su emoción acumulada. A medida que se reducen el pánico, la rabia o la depresión, se puede notar el retorno de una parte del Yo razonable y volver a intentar la labor analítica. Pero si la tormenta emocional no cede o si estalla hacia el final de la hora, resulta necesario intervenir. Aunque lo ideal sería que el paciente descargara a cabalidad sus sentimientos, por razones de conveniencia es necesario interponerse. Sería peligroso dejar que un paciente se marchara en la culminación de una tormenta emocional y sin un Yo razonable en funciones. Nuestra tarea es re-suscitar uno y no ocasionar complicaciones inanalizables. Yo he tenido la experiencia de que los siguientes pasos parecen efectivos con un mínimo de complicaciones. Supongamos que el paciente se debate en la agonía de una intensa reacción dolorosa, solloza violentamente y la sesión se acaba. Yo esperaría casi hasta el último momento para interrumpir, y entonces diría: "Siento mucho interrumpirle cuando está usted tan acongojado, pero me temo que el tiempo se nos agota." Si el paciente reacciona, y es lo que suele suceder, añado: "Tomémonos unos cuantos minutos, hasta que se sienta más compuesto." Doy entonces al paciente una oportunidad de decir algo si lo desea y de todos modos le doy la oportunidad de ver que no estoy angustiado, trastornado ni impaciente. Mi conducta da a entender que me inspira compasión su dolor pero que la realidad debe verse cara a cara. Le ayudo a dominarse recordándole la realidad de la hora que acaba, pero indicando que siento interrumpir el derramamiento de su emoción... y así es en realidad. Finalmente, es importante que el analista haga ver que no le espanta la erupción del paciente y se presente como modelo con que identificarse. Al final de una sesión semejante suelo decir . algo así: "Esta efusión emocional que ha tenido es dolorosa para usted

156

LA RESISTENCIA

pero importante para nuestra labor. Tenemos que entenderla, analizarla y dominar/a." En el análisis se presentan a veces otras situaciones en que el paciente pierde, o teme perder, algunas o muchas de las funciones del Yo. Por ejemplo, un paciente tal vez empiece a parlotear incomprensible, enredadamente, o a balbucear como un bebé. En este caso uno necesita paciencia, aplomo y firmeza. Al fin, hay que interrumpir al paciente y decirle: "Bueno, veamos qué ha pasado aquí. Estaba usted hablando como un chiquillo." Al intervenir de este modo, el analista hace de recordatorio y modelo para el paciente por su Yo razonable temporalmente perdido. Con su tono firme indica que no está espantado, cosa que tranquiliza al paciente. Un paciente puede sentirse presa de pánico, espantado e inerme en el diván. Una de mis pacientes se quejaba de que las palabras se le escapaban y temía orinarse acostada allí. La dejé soportar cuanto me pareció podía y a continuación dije: "Está bien, reanudemos el análisis. Tratemos ahora de examinar todo esto, volvamos al principio y estudiémoslo."

En algunas situaciones hay pacientes que temen perder todo control y se espantan ante la idea de que podrían volverse violentamente agresivos o sexuales. Cuando siento que el espanto es genuino y que hay algo que corrobora sus temores, digo u obro de manera que indique: "No tenga cuidado, no dejaré que usted se lastime, ni me lastime a mí." Como dije antes, estas intervenciones no son analíticas, pero tampoco creo que sean analíticas semejantes situaciones. Empleo procedimientos no analíticos, pero trato de evitar los antianalíticos, o sea acciones que trastornarían el análisis ulterior. Únicamente después de pasada la crisis puede uno reemprender el análisis. Pero tengo la experiencia de que las intervenciones realizadas con intención terapéutica y analizadas después a fondo no perjudican irremediablemente a la situación analítica. Por otra parte, la actitud estrictamente pasiva y silente puede ser un peligro mayor al permitir que el paciente regrese a un nivel traumático. El paciente percibirá acertadamente el silencio y la pasividad del analista como indicios de falta de interés, de angustia y confusión en el analista, y esto puede ser mucho más perjudicial. Cuando así ocurre, el analista necesita hacerse un poco de autoanálisis de su comportamiento de trasferencia. Al terminar este capítulo sobre la técnica del análisis de las resistencias me siento otra vez movido a repetir que las resistencias más importantes son las de trasferencia. No he hecho resaltar esto en los ejem-

REGLAS DE LA TÉCNICA RELATIVA A LA RESISTENCIA

157

plos clínicos citados porque quería examinar primero el concepto de resistencia en general.

LISTA ADICIONAL DE LECTURAS

El paciente calla

Arlow (1961), Glover (1955), Loewenstein (1961), Loomie (1961), Van der Heide (1961), Zeligs (1961). Resistencia y defensa

Freeman (1959), Freud (1916-7, capítulo xix; 1923b, capítulo v; 1926a; 1933), Gero (1951), Hartmann (1951), Hoffer (1954), Kohut (1957), Lamplde Groot (1957), Loewenstein (1954), Sperling (1958), Winnicott (1955).

"Acting out" y resistencia

Altman (1957), Bird (1957), Ekstein y Friedman (1957), Kanzer (1957), Spiegel (1954), Zeligs (1957). Trastornos del carácter y resistencia

Gillespie (1958), Gitelson (1958), Glover (1958), Katan (1958), Nacht (1958b), Waelder (1958). Resistencias ajenas al ego y egosinanicas

Glover (1955), Menninger (1958), Sharpe (1930).

3

DEFINICIÓN PROVISIONAL

LA TRASFERENCIA

de trasferencia por lo general no se da cuenta de esa distorsión. La trasferencia puede constar de algunos de los componentes de una relación de objeto, es decir, puede apreciarse en forma de sentimientos, pulsiones, deseos, temores, fantasías, actitudes e ideas o defensas contra ellos. Las personas que son causa original de las relaciones de trasferencia son personajes importantes y significativos de la primera infancia (Freud, 1912a, p. 104, 416; A. Freud, 1936, p. 18). La trasferencia se produce en el análisis y fuera del análisis, en las personas neuróticas y psicóticas y en las normales. En todas las relaciones humanas hay una mezcla de reacciones realistas y de trasferencia (Fenichel, 1941, p. 72). Antes de proceder a ampliar nuestro esbozo elemental es necesario aclarar la terminología. El encabezado de este capítulo es "La trasferencia", y ésa es la antigua y conocida palabra que introdujo Freud y que la mayoría de los analistas siguen empleando. En años recientes ha habido un movimiento para modificar esta cuestión porque parecía que la palabra "trasferencia" podía inducir a error. "Trasferencia" es singular y los fenómenos de trasferencia son muchos y diversos; gramaticalmente sería más correcto decir "trasferencias". Por desgracia, a mí "trasferencias" me suena artificial y raro, y he tenido que recurrir a un término medio entre la corrección y la familiaridad. Y así prefiero emplear la expresión "reacciones de trasferencia" para referirme a toda la clase de los fenómenos de transferencia. Cuando empleo la palabra "trasferencia", debería entenderla como un nombre colectivo, una forma abreviada de reacciones de trasferencia. Las reacciones de trasferencia siempre son inapropiadas. Pueden serlo por lo que respecta a la calidad, cantidad o duración de la reacción. Se puede reaccionar demasiado intensa o demasiado débilmente, o se puede tener una reacción extraña al objeto trasferencial. La reacción trasferencial es impropia dentro de su contexto actual, pero otrora fue una reacción apropiada a una situación pasada. Tanto se acomodan mal las reacciones de trasferencia a una persona de la actualidad como convinieron exactamente a alguien del pasado.

La formación de la técnica del psicoanálisis se debe en lo esencial a la evolución de nuestro conocimiento de la naturaleza de la trasferencia. Los mayores progresos en la técnica psicoanalítica proceden de los capitales descubrimientos que hizo Freud (1905c) del doble poder de la trasferencia, que es un instrumento de valor insustituible y la fuente de los mayores peligros. Las reacciones de trasferencia ofrecen al analista una ocasión inestimable de explorar el pasado inaccesible y el inconsciente (Freud, 1912a, p. 108; 418). La trasferencia suscita también resistencias que resultan el obstáculo más grave a nuestra labor (p. 101; 414). En toda definición de la técnica psicoanalítica debe figurar como elemento central el análisis de la trasferencia. Toda escuela disidente del psicoanálisis puede describirse por alguna diferencia en el modo de tratar la situación de la trasferencia. Las reacciones de trasferencia se producen en todos los pacientes que reciben psicoterapia. El psicoanálisis se distingue de todas las demás terapias por el modo de fomentar la formación de las reacciones de trasferencia y por su sistemático intento de analizar los fenómenos de trasferencia.

3.1 DEFINICIÓN PROVISIONAL

Entendemos por trasferencia un género especial de relación respecto de una persona; es un tipo característico de relación de objeto. Lo que la distingue principalmente es el tener por una persona sentimientos que no le corresponden y que en realidad se aplican a otra. Fundamentalmente, se reacciona ante una persona presente como si fuera una del pasado. La trasferencia es una repetición, una reedición de una relación objetal antigua (Freud, 1905a, p. 116; 654). Es un anacronismo, un error cronológico. Se ha producido un desplazamiento; los impulsos, los sentimientos y las defensas correspondientes a una persona del pasado se han trasladado a otra del presente. Es primordialmente un fenómeno inconsciente, y la persona que reacciona con sentimientos [158]

159

Por ejemplo, una paciente joven reacciona con lágrimas y enojo porque la hago esperar dos o tres minutos, y fantasea que quiero dedicar tiempo extra a mi paciente favorita. Es una reacción impropia en una mujer de treinta y cinco años de edad, inteligente y culta, pero sus asociaciones conducen a una situación anterior, en que encajaba esa serie de sentimientos y fantasías. Recuerda sus reacciones de niña de cinco años, que esperaba que su padre fuera a su recámara a darle las buenas noches con un beso. Siempre tenía que esperar unos minutos porque para él era una regla despedirse primero de su hermana

160

LA TRASFERENCIA

mayor. Entonces ella reaccionaba llorando, enojándose y con fantasías celosas... precisamente lo que ahora siente conmigo. Sus reacciones son propias de una niña de cinco años, y visiblemente no lo son en una mujer de treinta y cinco. La clave para entender ese comportamiento está en reconocer que es una repetición del pasado, o sea una reacción de trasferencia. Las reacciones de trasferencia son en lo esencial repeticiones de una relación de objeto del pasado. Se ha entendido la repetición de muchos modos y según parece desempeña funciones múltiples. La frustración y la inhibición de los instintos hacen que el neurótico busque ocasiones tardías de satisfacción (Freud, 1912a, p. 100, 414; Ferenczi, 1909). Pero la repetición se ha entendido también como un medio de esquivar los recuerdos, una defensa contra el recuerdo, así como una manifestación de la compulsión de repetir (Freud, 1912a, 1914c; A. Freud, 1936; Fenichel, 1945b). Es ese hecho de que un comportamiento determinado repita algo del pasado el que hace que probablemente resulte impropio en el tiempo presente. La repetición a veces es una duplicación exacta del pasado, una réplica, una revivencia, o tal vez sea una reedición, una versión modificada, una representación deformada del pasado. Si en el comportamiento de trasferencia se trasluce una modificación del pasado, suele ser en el sentido de satisfacer un deseo. Con mucha frecuencia se siente como que las fantasías de la infancia sucedieron realmente (Freud, 1914b, pp. 17-8, 986; Jones, 1953, pp. 265-7). Los pacientes tienen por el analista sentimientos que pueden interpretarse como seducción sexual por el padre, que después resultan ser una repetición de un deseo sucedido originalmente en la fantasía infantil. Los sentimientos de trasferencia activados suelen resultar intentos semejantes de realización de deseos (Freud, 1914c; Fenichel, 1945b; Greenacre, 1950; Bird, 1957). En los pacientes que tratan de terminar en su acting out tareas incumplidas se advierte una prolongación de esta idea (Lagache, 1953). Los objetos que fueron las fuentes originales de la reacción de trasferencia son las personas importantes en los primeros años de un niño. Suelen ser los padres y otros educadores, los dispensadores de amor, comodidad y castigo, los hermanos y hermanas y otros rivales. Pero las reacciones de trasferencia pueden derivarse de figuras posteriores y aun de la actualidad, aunque el análisis revelará que esos objetos ulteriores son secundarios y aun se formaron a partir de las figuras primarias de la primera infancia. Finalmente, debe añadirse que algunas porciones del individuo pueden desplazarse hacia otros, o sea que puede producirse una proyección. También aparecerán en forma de reac-

DEFINFCIÓN PROVISIONAL

161

ciones de trasferencia, pero dudo que este tipo de respuesta tenga su lugar debido en el campo de las reacciones de trasferencia. Lo veremos más detalladamente en la sección 3.4.1. Es probable que las reacciones de trasferencia se produzcan más adelante en la vida con personas que desempeñan una función especial, originalmente a cargo de los padres. Y así los amantes, los jefes, las autoridades, los médicos, los maestros, los actores y los personajes célebres pueden en particular activar reacciones de trasferencia. Además, las reacciones de trasferencia pueden darse también con animales, objetos inanimados e instituciones, pero aquí también el análisis demostrará que se derivan de las personas importantes de la primera infancia ( Reider, 1953a). Todos y cualquiera de los elementos de una relación de objeto pueden entrar en una reacción de trasferencia; cualquier emoción, pulsión, deseo, actitud, fantasía y las defensas contra ellos. Por ejemplo, la incapacidad que tenga un paciente de sentir enojo contra su analista puede proceder de su defensa infantil contra la manifestación de enojo. De niño aprendió que el mejor modo de prevenir terribles querellas con su violento padre era no tener conciencia de su propio enojo. En el análisis no tenía conciencia del enojo que había detrás de su persistente blandura. Durante el análisis pueden producirse identificaciones que pudieran ser reacciones de trasferencia. Uno de mis pacientes adopta uno u otro de mis rasgos de carácter de vez en cuando durante el análisis. Esto sucedía a veces cuando se sentía rezagado respecto de un competidor más venturoso. Era cual si tuviera que hacerse como yo al no poder poseerme como objeto de amor. Su historia indicaba que empleaba este mecanismo cuando competía con sus hermanos mayores por el amor de su padre. Las reacciones de trasferencia son esencialmente inconscientes, aunque algún aspecto de la reacción pueda ser consciente. La persona que siente una reacción de trasferencia puede tener conocimiento de que está reaccionando excesiva o extrañamente, pero no de su verdadero significado. Puede incluso tener conocimiento intelectualmente del origen de la reacción, pero sin conciencia de algún componente o fin emocional o instintual importante. Todas las personas tienen reacciones de trasferencia; la situación analítica no hace más que facilitar su formación y las utiliza para interpretar y reconstruir (Freud, 1905c, 1912a). Los neuróticos son particularmente propensos a las reacciones de trasferencia, como lo son en general las personas frustradas e infelices. El analista es un objetivo primor-

162

LA TRASFERENCIA

dial para las reacciones de trasferencia, pero también lo son todas las personas que tienen importancia en la vida de un individuo. Resumiendo: trasferencia es tener pulsiones, sentimientos, actitudes, fantasías y defensas respecto de una persona actual que no convienen a esa persona sino son una repetición de reacciones formadas en relación con personas importantes de la primera infancia, y desplazadas inconscientemente a figuras actuales. Las dos características sobresalientes de una reacción de trasferencia son la repetición y la impropiedad. (Para una ampliación de esta definición véase sección 3.4.1.)

CUADRO

CLÍNICO

163

nes recordaríamos al paciente y a nosotros mismos que esa reacción franca a la frustración era realista. Si el paciente se hubiera puesto furioso y no sólo enojado, o si se hubiera quedado totalmente indiferente, la impropia intensidad de la reacción hubiera indicado que probablemente nos encontrábamos ante una repetición o una reacción de la infancia. Otro tanto sucedería si su enojo durase horas o si reaccionara a la interrupción con una carcajada. Citemos un ejemplo típico de reacción impropia. Mi teléfono suena repetidamente durante una hora analítica y yo respondo creyendo que se trata de algo urgente. Con gran consternación mía resulta ser un número equivocado y señalo mi enojo murmurando inadvertidamente "maldita sea". El paciente rea-

3.2 CUADRO CLÍNICO: CARACTERÍSTICAS GENERALES

nuda su discurso donde lo dejara. Al cabo de unos minutos le interrumpo para

En esta sección querría familiarizar al estudiante con algunas de las más típicas manifestaciones de los fenómenos de trasferencia tal y como es posible que se presenten durante el análisis. Creo que el mejor modo de conseguirlo es examinar aquellas características ele las reacciones del paciente que indican la posibilidad de una reacción de trasferencia. No hay que olvidar que la presencia de las propiedades que intento destacar no es prueba absoluta de trasferencia, ya que también ha de tratarse de una repetición y una impropiedad.

sintiera? No fue culpa suya." Silencio. Trata de reanudar la conversación ante-

preguntarle cómo se sintió con el telefonazo. Replica: "¿Cómo quería que me

3. 2.1

LA IMPROPIEDAD

En cuanto intentamos ilustrar el cuadro clínico de las reacciones de trasferencia se plantea una cuestión fundamental: ¿no podríamos clasificar como trasferencia todas las reacciones al analista? Según nuestra definición hay que decir que no. Tomemos un ejemplo sencillo: el paciente se enoja con su analista. Este hecho solo no permite determinar si se trata de una reacción de trasferencia. Primero debemos ver si el comportamiento del analista justifica el enojo. Si el paciente se impacientó porque el analista interrumpió sus asociaciones respondiendo al teléfono, yo no consideraría que el enojo del paciente es una reacción de trasferencia. Su reacción parece realista, acorde con las circunstancias y propia de un nivel maduro de funcionamiento. Esto no quiere decir que la reacción del paciente no deba ser tomada en cuenta, sino que esos casos se tratan de modo diferente que los fenómenos de trasferencia. Podríamos explorar la historia y las fantasías del paciente en relación con las reacciones coléricas, pero a pesar de nuestras apreciacio-

rior, pero parece tenso y artificial. Indico entonces que parece estar celando alguna de sus reacciones emocionales, actuando como "debería". Esto hace recordar al paciente haber tenido un relámpago de cólera cuando me oyó contestar el teléfono. A esto siguió un cuadro en que yo le gritaba enojado. El paciente recuerda entonces multitud de ocasiones en que se vio obligado a obedecer las ideas paternas acerca de cómo "debía" comportarse. Yo interpreto para él cómo reaccionó conmigo cual si yo hubiera sido su padre.

La impropiedad de una reacción a una situación actual es la señal principal de que la persona que desencadena la acción no es el objeto decisivo o verdadero. Indica que la reacción probablemente tiene que ver y conviene a un objeto del pasado.

3.2.2 LA INTENSIDAD

En general, las reacciones emocionales intensas al analista denotan trasferencia. Así sucede con diversas formas de amor, y también de odio y miedo. El comportamiento y las actitudes consecuentes, restringidos y no intrusivos, que acostumbra el analista no suscitan reacciones intensas en un plan realista. Aquí también hay que tener presente la propiedad de la reacción. Conviene reconocer que un paciente podría tener razón de reaccionar con gran intensidad si el comportamiento del analista y la situación analítica lo justifican. Por ejemplo: el analista r se duerme oyendo a su paciente. El paciente se da cuenta y al m consigue despertar al analista llamándolo. El paciente se pone furioso porque el analista no reconoce su error y en lugar de aceptarlo interpreta

164

LA TRASFERENCIA

que el paciente inconscientemente quiso dormido mostrándose aburrido. En semejante situación, yo no consideraría la furia del paciente una reacción de trasferencia sino algo esencialmente justificable y propio. De hecho, cualquier otra reacción hubiera sido con más probabilidad señal de trasferencia del pasado. Esto no significa que la reacción del paciente no haya de ser analizada, pero el objetivo analítico último es diferente según tratemos con una reacción de trasferencia o con una realista. Además, siempre hay la posibilidad en todas las reacciones intensas, por justificables que parezcan, de que aparte de la superestructura realista haya también un núcleo de trasferencia. Pero en el curso ordinario del análisis, las reacciones intensas al analista son un indicio harto seguro de reacción de trasferencia. Lo contrario de las reacciones intensas para con el analista, o sea la ausencia de reacciones, es un indicio no menor de trasferencia. Tal vez el paciente tenga reacciones pero las esté refrenando por sentirse desconcertado o asustado. Es ésta una manifestación evidente de resistencia de trasferencia. La situación es más complicada cuando el paciente no tiene conciencia sino de los sentimientos más inocuos y débiles. Es posible que haya sentimientos fuertes en su interior, pero reprimidos, aislados o desplazados. A veces es necesario analizar persistentemente el miedo a reaccionar con emoción ante el analista para que el paciente se anime a permitirse algunas reacciones espontáneas. Estas resistencias a la trasferencia están descritas en el capítulo 2. Aquí quiero mencionar brevemente la frecuente experiencia clínica de que mis pacientes reaccionan de modo muy razonable ante mis idiosincrasias pero propenden a alborotarse por cualquier signo de peculiaridad en otro analista. Es éste un ejemplo bien neto de desplazamiento de una reacción de trasferencia.y hay que reconocer en él una defensa contra los sentimientos de trasferencia respecto del analista del paciente. Resistencia semejante manifiestan los pacientes que reaccionan levemente en la sesión analítica y tienen reacciones emocionales intensas no explicadas para con los extraños fuera de la sesión. Puede suceder que un paciente no se interese mucho en su analista durante un breve período de tiempo porque en su vida estén sucediendo acontecimientos importantes fuera del análisis. Pero la ausencia prolongada de sentimientos, pensamientos o fantasías acerca del analista es un fenómeno de trasferencia 1 una resistencia de trasferencia. El analista es una persona demasiadd importante en la vida del analizando para estar ausente de sus pensamientos y sentimientos por algún período considerable de tiempo. Si el analista verdaderamente no es importante, entonces el paciente no está "en análisis". Tal vez el paciente

CUADRO CLÍNICO

165

esté pasando por el análisis para agradar a alguien o por alguna otra razón que no sea la de seguir un tratamiento. Puede también ocurrir que alguna otra persona en la vida del paciente absorba las emociones intensas de éste y que la ausencia de sentimientos intensos por el analista se deba más que nada a una resistencia de trasferencia. Por ejemplo: un paciente en la primera parte de su análisis está libre de su temor de implicación emocional y más adelante se enamora. Con toda probabilidad, el amor del paciente contiene elementos importantes del pasado, pero la contribución de la situación analítica podrá o no ser de importancia decisiva. Habría que explorar esa situación con todo cuidado y repetidas veces antes de llegar a una conclusión segura. ¿Se ha enamorado el (la) paciente para darle gusto a uno? ¿Se ha enamorado a pesar de uno, porque uno no le da suficiente amor? ¿Se enamora por identificación con uno? ¿Se ha enamorado de alguien que se parece a uno? ¿Es el enamoramiento señal de madurez? ¿Parece haber alguna esperanza realista de que la relación dure y sea feliz? No es fácil responder a estas preguntas; no hay respuestas bien definidas y sólo la exploración prolongada y el tiempo pueden ofrecer una respuesta razonablemente acertada. Ésta es la base de la regla práctica propuesta por Freud de que el analista debe pedir al paciente que no haga cambios de importancia en su vida durante el análisis (1914c, p. 153). Este consejo puede también ser malinterpretado por el paciente debido a las distorsiones de la trasferencia y ha de darse a su debido tiempo y en el contexto apropiado (Fenichel, 1941, p. 29). El hecho de que la duración del tratamiento analítico haya aumentado en los últimos años ha hecho modificar más esta regla. Hoy creo que deberíamos decirle al paciente que sería mejor no hacer cambios de importancia en su vida sin antes analizar suficientemente el cambio pensado. Este problema se verá más ampliamente en el volumen u. 3.2.3

LA AMBIVALENCIA

Todas las reacciones de trasferencia se caracterizan por la ambivalencia, la coexistencia de sentimientos contrapuestos. Se acostumbra en psicoanálisis entender que queremos decir que en la ambivalencia uno de los aspectos del sentimiento es inconsciente. No hay amor por el analista sin odio oculto en alguna parte, no hay anhelos sexuales sin repulsión oculta, etc. La ambivalencia puede descubrirse fácilmente cuando sus sentimientos son caprichosos y cambian inesperadamente. O tal vez

166

LA TRASFERENCIA

un aspecto de la ambivalencia se mantenga tenazmente en la conciencia durante largos períodos mientras se defiende empeñosamente su contrario. Puede también suceder que maneje el paciente la ambivalencia desplazando uno de los componentes a otra persona, con frecuencia otro analista. Esto suele verse en el análisis de los candidatos en entrenamiento, que mantendrán una relación positiva con su analista personal y desplazarán su hostilidad inconsciente a un supervisor o presidente de seminario... o viceversa. No debe olvidarse que también puede haber reacciones preambivalentes en la trasferencia. La figura del analista se escinde en un objeto bueno y uno malo, cada uno de los cuales vive una existencia separada en la mente del paciente. Cuando los pacientes que reaccionan de este modo —y siempre son los más regresionados— son capaces de sentir ambivalencia respecto del objeto entero, es un hecho notable.

167

CUADRO CLÍNICO

de su temor de parecerme ordinaria y poco interesante. Sus sentimientos hacia mí eran de respetuoso pavor y admiración, con la esperanza subyacente de que yo llegara a quererla. Súbitamente, en una sesión, y costándole mucho, reconoce el sentimiento de que está enamorada de mí. Sitúa el comienzo de este sentimiento al final de la sesión anterior, en que observó cómo mis pantalones estaban arrugados y mi corbata torcida. Estaba segura de que eso significaba que yo no era un materialista, ni un capitalista codicioso, sino un soñador, un idealista y aun un artista. Todo el día y la noche estuvo fantaseando acerca de mí de ese modo; sus sentimientos adquirieron mayor intensidad y ese estado de cosas le placía. Aun cuando empezamos a analizar esa reacción y a buscar sus orígenes en el pasado, sus sentimientos persistieron. Al día siguiente se sintió abrumada por la culpabilidad. En la noche le han dolido los oídos a su hijo y a la paciente le parece eso consecuencia de su negligencia; ha pasado demasiado tiempo soñando despierta su nuevo amor en lugar de cuidar a su hijo. Está convencida de que debo despreciar a tan frívola

Citemos un ejemplo clínico. Durante varios años, un caso limítrofe dio respuestas extrañas a mis intervenciones siempre que se sentía angustiado. Lentamente pude ir componiendo las siguientes explicaciones: Cuando se sentía enojado contra mí y me odiaba, se asustaba, y por eso nunca escuchaba mis palabras, que para él eran como flechas envenenadas, y su defensa era hacerse impenetrable a ellas. En esas ocasiones se concentraba su atención sólo en el tono de mi voz, y ponía meticuloso cuidado en percibir los cambios de intensidad y ritmo. Los tonos bajos y el ritmo regular le hacían sentir que le administraba buen alimento, como solía hacerle y servirle su madre cuando comían solos. Los tonos altos y el ritmo irregular significaban que la madre le daba mal alimento porque el padre estaba allí y la ponía nerviosa y le salía mal. Fueron necesarios muchos años de análisis para que llegara a concederme el ser una sola persona y seguir así cuando me amaba, odiaba o temía.

mujer. Cuando intento descubrir la historia de esta reacción siente que la estoy castigando, como se merece. Al día siguiente, el tercero, mi saludo le parece frío, casi un gesto, y mi si-

no se mis pa-

lencio es desdén. Ahora ya no le parezco un idealista o un soñador que

preocupa de su aspecto, sino que soy

arrogante y desdeñoso para con

cientes, "pobres neuróticos ricos". Se defiende, con

su grupo, atacándome,

porque soy uno de esos psicoanalistas de mente malvada que viven de los ricos pero los desprecian. El olor de

mi cigarro puro le parece repulsivo y aun

nauseabundo. A la sesión siguiente, mis intentos de analizar sus sentimientos hostiles le parecen torpes pero cariñosos. Es probable que yo sea bienintencionado y de buen corazón, sólo que caprichoso. Debo haber cambiado de marca de puros y haber comprado otros más caros a causa de su crítica, y agradece mi consideración. Espera que algún día yo sea su guía y mentor, porque ha oído decir que soy un talento. Como callo, le parezco aburrido, convencional y aguafiestas.

3.2.4 LOS CAPRICHOS

Es probable que sea puro estudio y trabajo, sin más interés. Sale de la sesión con la idea de que soy un buen analista, pero pobre de la que se case conmigo.

Otra propiedad notable de las reacciones de trasferencia es su mutabilidad. Los sentimientos de trasferencia suelen ser inconstantes, erráticos y caprichosos. Esto es particularmente así en el principio del análisis. Glover (1955) ha calificado estas reacciones muy atinadamente de reacciones de trasferencia "flotantes".

Es éste un caso harto extremado de mutabilidad, pero ilumina el carácter errático y caprichoso de las reacciones de trasferencia al principio del análisis en algunas pacientes histéricas y neuróticamente deprimidas.

Un ejemplo típico de los cambios súbitos e inesperados que pueden producirse

3.2.5 LA TENACIDAD

en Ja situación de trasferencia es la siguiente sucesión de hechos que se produjeron en una sola semana en el análisis de una paciente joven histericodepresiva, en su segundo mes de tratamiento. Había estado laborando bien a pesar

Es una característica notable de las reacciones de trasferencia el tener una naturaleza contradictoria. Acabo de describir cuán caprichosa y

168

LA TRASFERENCIA

transitoria puede ser la trasferencia, y debo ahora añadir que muchas veces, los fenómenos de trasferencia se distinguen por su tenacidad. Es fácil que las reacciones esporádicas se produzcan sobre todo al principio del análisis, pero las reacciones prolongadas y rígidas suelen aparecer en las fases ulteriores, aunque no hay regla absoluta al respecto. Los pacientes adoptan para con el analista un surtido crónico de sentimientos y actitudes que no ceden fácilmente a la interpretación. Estas tenaces reacciones requieren un largo período de análisis, a veces años. Tan larga duración no significa un estancamiento de la labor analítica, sino que en esos períodos pueden cambiar otras características del comportamiento del paciente y aparecer nuevos recuerdos e insights. El paciente tiene que aferrarse a su posición fija porque los sentimientos que entraña son sobredeterminados y satisfacen importantes necesidades instintuales y defensivas. Estas reacciones tenaces pueden ser relativamente intensas o difíciles de descubrir. Una paciente mía, la señora K, llevaba casi tres años con una reacción de trasferencia positiva, sexual y erótica, para conmigo. Estos sentimientos sobrevivieron y no fueron mensurablemente influenciados por mis persistentes interpretaciones de su función de resistencia, mis prolongados silencios y mis errores y descuidos ocasionales. Sólo después de haber mejorado lo bastante para poder lograr un orgasmo vaginal parcial que contribuyó a reducir su temor a la homosexualidad cambió esta trasferencia positiva crónica. Sólo entonces se atrevió a dejarse sentir conscientemente su odio y aversión contra mí y contra los hombres en general.'

La tenacidad y la falta de espontaneidad son señales de reacciones de trasferencia. Aun en los análisis mejor llevados, las flaquezas humanas del analista podrían a veces provocar hostilidad si no operara una trasferencia positiva defensiva. La labor analítica suele ser dolorosa, y esto también podría ocasionar resentimiento. Y sobre todo, las reacciones de trasferencia proceden del pasado rechazado del paciente y en ello tiene que entrar gran cuantía de agresión inconsciente en busca de descarga. A la inversa, la neutralidad compasiva de la actitud analítica no requiere la hostilidad prolongada de algunos pacientes. La tenacidad y rigidez de las reacciones de trasferencia se deben a una combinación de defensa inconsciente y satisfacción instintual. Las cinco cualidades arriba anotadas son las características más típicas que denotan una reacción de trasferencia. El rasgo sobresaliente, 1

Ya se ha mencionado a la señora K en las secciones 1.2.4 y 2.6.5.1. Véase la sec-

ción 2.7.1 para un informe clínico más detallado del cambio de esta paciente.

ESTUDIO HISTÓRICO

169

que destaca sobre todos los demás y está incluido en ellos, es la impropiedad. Es la impropiedad, en términos de intensidad, ambivalencia, capricho o tenacidad, la que advierte que está operando una trasferencia. Esto es así no sólo cuando se producen esas reacciones para con el analista sino también cuando aparecen en relación con otras personas. Las reacciones que no corresponden al carácter o al lugar son fenómenos de trasferencia.

3.3 ESTUDIO HISTÓRICO

Querría esbozar brevemente las principales contribuciones de Freud y otros a nuestro conocimiento de los problemas teóricos y técnicos relativos a la trasferencia. Voy a examinarlos por orden cronológico, entre 1895 y 1960. Sólo haré resaltar aquellos puntos que considero avances importantes y omitiré muchos trabajos valiosos que en lo esencial son resúmenes o repeticiones. Aconsejo al estudiante que lea ln: trabajos originales. Mi versión del contenido objetivo no sólo está muy condensada sino que es además una selección subjetiva. Esta cuestión se tocó ya en la sección 1.1. La primera descripción y discusión freudiana del papel de la trasferencia se halla en el capítulo sobre la psicoterapia, en los Estudios sobre la histeria (1893-5). Al principio consideraba Freud una desventaja el que el paciente impusiera indebidamente sus relaciones con el médico en primer plano, aunque reconocía que la influencia personal también puede suprimir ciertas resistencias (p. 301; 127-8). Algunos pacientes tenían tendencia a sentirse descuidados, otros temían hacerse dependientes,y aun sexualmente dependientes. Después describió a algunos pacientes que tenían tendencia a trasferir a la figura del médico las ideas congojosas que surgían del contenido de su análisis. Estos pacientes, decía Freud, habían establecido una "conexión errónea" con el analista (pp. 302-3; 128). En algunos casos esto parecía ser un fenómeno regular. Procedió entonces a describir la técnica para manejar esta situación. (1) Había que hacerla consciente. (2) Había que hacer ver cómo era un obstáculo. (3) Había que tratar de descubrir su origen en la sesión. Al principio, Freud se sentía "muy molesto" por este aumento de trabajo, pero no tardó en comprender su valor (p. 304). El caso de Dora es un hito en la técnica psicoanalítica (Freud, 1905a). Con toda humildad y gran claridad describe aquí Freud cómo descubrió la decisiva importancia de la trasferencia por no haberla reconocido

170

LA TRASFERENCIA

y tratado en una de sus pacientes, cosa que ocasionó una interrupción prematura del tratamiento y un fracaso terapéutico. En ese trabajo describía Freud cómo lo que la paciente sentía respecto de su persona eran reediciones, facsímiles, reimpresiones y ediciones revisadas de sentimientos que originalmente estaban dedicados a personas de importancia en el pasado (p. 116; 654). Estos sentimientos parecen nuevos pero en realidad son la reanimación de antiguas reacciones emocionales. Freud denominó este fenómeno trasferencia y lo declaró parte necesaria de la terapia psicoanalítica. Promueve los mayores obstáculos, pero es también un aliado sumamente importante en el tratamiento. Demasiado tarde comprendió que los sentimientos de trasferencia por él habían cambiado y que la paciente ahora estaba reactuando [acting out] con él un fragmento de su pasado. Rompió con Freud como no había osado romper con su amante (pp. 118-9; 655-6), y entonces reconoció Freud que el análisis de la trasferencia hostil era necesario para un buen resultado terapéutico (p. 120; 656-7). El siguiente paso hacia delante es un trabajo de Ferenczi, "Introyección y trasferencia" (1909). Se acercaba a ciertas ideas nuevas acerca de la trasferencia, con algunas de las cuales todavía nos estamos debatiendo actualmente. Señalaba que las reacciones de trasferencia se presentan en los neuróticos no sólo en la situación analítica sino en cualquier otra parte. Consideraba las reacciones de trasferencia una forma especial de desplazamiento y apuntaba que los médicos y no sólo los analistas son particularmente susceptibles de volverse objeto de reacciones de trasferencia. Pero creía que esa predisposición estaba en el paciente y que el analista es sólo el catalizador. Estas reacciones suelen producirse en forma positiva y negativa. Cree además Ferenczi que todos los pacientes neuróticos ansían la trasferencia. Esas personas frustradas tienen tendencia a la introyección y sed de identificación (pp. 47-9). Propenden a introducir la persona del analista en su mundo privado. Comparaba esto con los paranoicos y otros psicóticos que no se introyectan en el analista sino tienden a crear una distancia entre sí y el analista. Pensaba que esta ansia del analista que tenía el paciente se debe a un ansia de estímulo (p. 51). Además, teorizaba que el origen de las reacciones de trasferencia se remonta a ciertas proyecciones de la infancia. El analista es una "figur e; encubridora", una pantalla para los importantes objetos que hay en el pasado infantil del paciente (p. 62). La reacción de trasferencia es un intento de curación. Ferenczi fue más allá y examinó cómo en la hipnosis y la sugestión tratamos también con reacciones de trasferencia que tienen una base sexual y cuyo origen está en las dos figuras parentales. La disposición

ESTUDIO HISTÓRICO

171

del paciente a trasferirse al hipnotizador se deriva del amor o del temor parental (pp. 62-3, 67). Los pacientes entonces se vuelven ciegamente creyentes y obedientes. Reacciones semejantes se producen en la terapia psicoanalítica sin hipnosis. Podemos discernir la diferencia entre trasferencia paterna y materna en la hipnosis, y apreciar cambios, o sea las vacilaciones del paciente entre reacciones de amor, que son reacciones a la madre, y reacciones de temor, que son reacciones del padre. El artículo de Freud sobre "La dinámica de la trasferencia" (1912a), ahonda más en el discernimiento de la trasferencia. La disposición del paciente a tener reacciones de trasferencia procede de sus insatisfacciones (p. 100; 414). Son éstas tan fuertes en el paciente neurótico a causa de su neurosis, y no nacen del procedimiento analítico (p. 101; 415). Las reacciones de trasferencia son indicio de una regresión en la libido. Tanto la trasferencia como las resistencias son formaciones de transacción (pp. 102-3; 415). Cada conflicto del paciente ha de ventilarse en la situación de trasferencia (p. 104; 416). Esto es de capital importancia en el análisis, porque posibilita que el paciente luche en el presente con sus conflictos no resueltos acerca de importantes relaciones de objeto de su pasado. No puede derribarse al enemigo in absentia ni en efigie (p. 108; 418). Es necesario resolver esos problemas en la situación de trasferencia en marcha que se produce durante el análisis. En este trabajo examina Freud algunas de las relaciones entre trasferencia y resistencia, en particular las diferencias entre la trasferencia positiva (o sea sexual y erótica) y la negativa, y cómo influyen en las formaciones de resistencia (pp. 105-6; 416-7). Distinguía entre trasferencia erótica, sexual, y trasferencia negativa, por una parte, y por la otra la reacción de trasferencia de "simpatía", que es positiva y no sexual. Según Freud, todas las reacciones de trasferencia son esencialmente ambivalentes (p. 106; 417). Es interesante observar, apunta Freud, que los pacientes no sólo tienen reacciones de trasferencia con el analista y los médicos sino también con las instituciones (p. 106; 417). El trabajo intitulado "Consejos al médico en el tratamiento psicoanalítico" (1912b) es digno de mención porque en él describe Freud por primera vez la contratrasferencia y la necesidad que tiene el analista de "purificación psicoanalítica". Aquí presenta Freud por primera vez el famoso símil del "espejo". Para resolver la trasferencia es necesario que el analista se mantenga en el anonimato. "El médico debe permanecer impenetrable para el enfermo y no mostrar, como un espejo, más que aquello que le es mostrado" (p. 118; 422). El ensayo freudiano "La iniciación del tratamiento" (1913b) contiene la recomendación de que no se toque el tema de la trasferencia mien-

172

LA TRASFERENCIA

tras no haya señal apreciable de resistencia. Sugería también que no se hagan interpretaciones para el paciente mientras no se haya creado entre analista y paciente una relación de simpatía. Ésta se producirá si manifestamos serio interés por el paciente, laboramos en sus resistencias y mostramos una actitud de comprensión y simpatía (pp. 13940; 435-6). (Yo casi diría que ésta es la primera descripción de la alianza de trabajo.) En el trabajo sobre "Recuerdo, repetición y elaboración" (1914c) examinaba Freud con cierto detenimiento la tendencia del paciente al acting out en la situación de trasferencia. También presentaba una nueva hipótesis para explicar las reacciones de trasferencia, a saber, el concepto de compulsión repetitiva, pero sin ligarlo todavía con el instinto de muerte. Además, en este trabajo se menciona por primera vez el concepto de neurosis de trasferencia (p. 154; 441). La neurosis de. trasferencia es un artificio del tratamiento y remplaza la neurosis ordinaria del paciente. Es curable por la labor analítica. Las "Observaciones sobre el amor de trasferencia" (1915a) son dignas de mención por dos razones importantes. En ellas menciona Freud por primera vez la "regla de abstinencia". Es un principio fundamental, dice Freud, el que se deje persistir las necesidades y los anhelos del paciente para que lo impulsen a realizar la labor analítica (p. 165; 445). Es también una contribución notable por la sagaz presentación personal y literaria que hace Freud del problema de cómo tratar apropiadamente el amor romántico de un(a) paciente por la (o el) analista. Los capítulos dedicados a la "Trasferencia" y la "Terapia analítica" en la Introducción al psicoanálisis (1916-7) son esencialmente una revisión harto sistemática y completa de las ideas fundamentales de Freud acerca de la trasferencia hasta entonces. Es además un estudio de la palabra neurosis de trasferencia como categoría de neurosis por oposición a las neurosis narcisistas, así como un breve examen de los problemas de trasferencia en las psicosis (pp. 445, 423-30; 381, 369-73). En Más allá del principio del placer (1920) expone Freud un cambio fundamental en sus ideas teóricas sobre la índole de los fenómenos de trasferencia. Algunas reacciones de la infancia se repiten en la trasferencia no porque haya esperanza de placer sino debido a una compulsión de repetir aún más primitiva que el principio del placer y que pasa por encima de éste (pp. 20-3; 1103-5). La compulsión de repetir es una manifestación del instinto de muerte (p. 36; 1111). Por primera vez se consideraban las reacciones de trasferencia como manifestaciones tanto del instinto libidinal como del de muerte. Después de estos trabajos no hubo descubrimientos de capital im-

ESTUDIO HISTÓRICO

173

portancia hasta la serie de trabajos técnicos de Glover, publicada en 1928. Constituían la primera descripción clínica sistemática de algunos de los problemas típicos de la formación y resolución de las neurosis de trasferencia y las resistencias a la trasferencia. Glover distinguía diferentes fases en la formación de la trasferencia, así como los problemas típicos en el manejo de las diversas reacciones de trasferencia. Los trabajos técnicos de Ella Freeman Sharpe (1930) aclararon la importancia que tiene el analizar las fantasías del paciente en relación con el analista. En su culta y sensible presentación subrayaba cómo las representaciones del superego, el ego y el id se ponen en juego en fantasías acerca del analista. Las reacciones de trasferencia no sólo son desplazamientos sino que también pueden ser proyecciones. De acuerdo con el modo de ver kleiniano, Ella Sharpe opinaba que el análisis de la trasferencia no es una tarea distinta sino la tarea, de principio a fin, del análisis, y que constantemente ha de estarse buscando la situación de trasferencia. Tiene un valor clínico particular su descripción de algunos de los complicados problemas de las sutiles resistencias de trasferencia que se hallan en el paciente obediente y sumiso. El "Análisis terminable e interminable" de Freud (1937a) es notable porque en él proseguía Freud examinando hipótesis controvertidas acerca de la trasferencia y las reacciones de trasferencia. Hacía resaltar el problema de la trasferencia negativa prolongada y el acting out, que él atribuía a la compulsión de repetir, manifestación del instinto de muerte. Llamaba asimismo la atención hacia los factores fisiológicos y biológicos (pp. 224-6). También examinaba las limitaciones y los endebles pronósticos de la terapia psicoanalítica y los problemas especiales de los pacientes que tenían la llamada reacción terapéutica negativa (pp. 2413). En este artículo tocaba la cuestión de si es o no conveniente que el analista agite problemas latentes en el paciente. Freud sostenía firmemente que el analista no debe manipular la trasferencia y que su misión es analizar, no manipular (pp. 232-4). Los dos trabajos de Richard Sterba sobre trasferencia (1929, 1934) son una importante contribución a nuestro conocimiento del proceso terapéutico. Describió la escisión que se produce en el Yo del paciente cuando puede identificarse parcialmente con la función observadora del analista. El paciente puede así hacerse participante activo del análisis. No sólo produce el material sino que además, basado en la identificación, puede laborar con él analíticamente. Esta idea es el elemento central de lo que después fue conocido por "alianza terapéutica" o "de trabajo". El tomito de Fenichel (1941) sobre técnica revisa en lo esencial, en

174

LA TRASFERENCIA

forma muy condensada, sistemática y completa, la base teórica de la técnica psicoanalítica. Presenta además un esbozo de los pasos técnicos a considerar en el enfoque de los problemas típicos de la técnica. La aportación sobresaliente de Macalpine en "The development of the transference" (1950) es su cuidadosa disección de cómo la misma situación analítica hace de la disposición a la trasferencia del paciente reacciones de trasferencia. Aislaba la autora unos quince factores diferentes que desempeñan algún papel en la inducción de la regresión necesaria en el paciente que está sometido a psicoanálisis. "The role of transference", de Phyllis Greenacre (1954), añadió algunas ideas importantes acerca de los orígenes de la trasferencia, la "matriz" de las reacciones de trasferencia. Explica también cuidadosamente la importancia que tiene salvaguardar la trasferencia, evitar la "contaminación". Su noción de la relación "dispareja" en la situación analítica, la desigualdad entre paciente y analista, es otra idea útil (p. 674). Greenacre comprende que la relación de trasferencia es en extremo compleja y propone que se dedique mayor atención a la división de esa relación (Greenacre, 1959). La Discussion of problems of transference (que se celebró en el 19 Congreso Psicoanalítico Internacional en 1955) es un excelente resumen del actual modo de ver psicoanalítico (véase Waelder et al., 1956). El análisis que hace Elizabeth Zetzel (1956) de la importancia de la "alianza terapéutica" es una contribución destacada. En ese trabajo subraya cuán diferentes son el punto de vista de los analistas clásicos y el de los partidarios de Melanie Klein. A mi modo de ver, esta desemejanza es la base de algunas diferencias importantes de teoría y técnica. El trabajo de Spitz (1956b) profundiza nuestro conocimiento de cómo el ambiente analítico hace revivir algunos de los aspectos primeros de la relación madre-hijo. En su ensayo (1956a), Winnicott pone de relieve las modificaciones de técnica que requieren los pacientes que no tuvieron suficiente cuidado maternal en los primeros meses de su vida. Opina que sólo cuando un paciente ha logrado formar una neurosis de trasferencia podemos fiarnos esencialmente a la labor de interpretación. En un estudio muy sagaz y penetrante sobre la "Acción terapéutica del psicoanálisis" examina Loewald (1960) ciertos elementos no verbales de la relación de trasferencia. Describe un tipo de mutualidad que se parece a las interacciones no verbales, fomentadoras del crecimiento, de la madre con el hijo. Esto depende en parte de las funciones selectivas mediadoras y organizadoras de la madre, que ayudan al hijo a formar una estructura de Yo. El cuadro materno de los potenciales del hijo es parte después de la imagen que de sí mismo se hace el niño.

ESTUDIO HISTÓRICO

175

Un proceso semejante se produce inadvertidamente en la terapia psicoanalítica. El libro de Leo Stone (1961) sobre The psychoanalytic situation es, a mi modo de ver, un importante paso hacia delante en el esclarecimiento de algunos problemas de los fenómenos de trasferencia. El concepto de satisfacciones necesarias, la intención terapéutica del analista y su interés en las diferentes relaciones coexistentes entre analista y paciente representan un avance importante en nuestra teoría y nuestra técnica. Creo que fueron el trabajo de Zetzel sobre la alianza terapéutica y el libro de Stone sobre la situación psicoanalítica los que me condujeron a formular la alianza de trabajo (Greenson, 1965a). La separación entre la relación relativamente no neurótica con el analista y de las reacciones de trasferencia, más neuróticas, tiene importantes implicaciones teóricas y técnicas. El paciente ha de poder formar los dos tipos de relaciones para que sea analizable. No se puede terminar una revisión histórica de tema tan fundamental sin describir brevemente algunos hechos controvertibles. He escogido las dos variaciones actuales que me parecen más importantes entre los psicoanalistas, las escuelas de Melanie Klein y Franz Alexancier. Los partidarios de la escuela kleiniana consideran el cogollo del proceso terapéutico la interpretación del significado inconsciente de los fenómenos de trasferencia. Pero creen que la relación del paciente con su analista es casi por completo de fantasía inconsciente (Isaacs, 1948, p. 79). Consideran los fenómenos de trasferencia en lo esencial como proyecciones e introyecciones de los objetos buenos y malos más infantiles. Aunque estos primeros introyectos surgen en una fase preverbal, los kleinianos esperan que sus pacientes comprendan la significación de esos sucedidos primitivos desde el principio del análisis (Klein, 1961; Segal, 1964). No analizan la resistencia como tal sino que en lugar de eso hacen interpretaciones acerca de las complejas proyecciones e introyecciones hostiles e idealizadas, del paciente respecto del analista. Parece como si esperaran influir en los objetos buenos y malos internos del Yo del paciente interpretando lo que sienten que está sucediendo. No se comunican con un Yo cohesivo, integrado; no tratan de establecer una alianza de trabajo, sino que intentan establecer el contacto directo con los diversos introyectos (Heimann, 1956). Opinan los kleinianos que sólo las interpretaciones de la trasferencia son eficaces. No consideran importante ninguna otra interpretación. Su enfoque es igualmente válido, dicen, para laborar con niños, psicóticos y neuróticos (Rosenfeld, 1952, 1958). No se puede ser justo con estas ideas en una descripción tan breve; es necesario conocer bien to-

176

LA TRASFERENCIA

da esa escuela. El estudiante deberá leer los tres libros más recientes publicados por Melanie Klein y sus partidarios (1952, 1955; Segal, 1964). Para un estudio lúcido e imparcial de esta cuestión véase el capítulo dedicado por Brierly (1951) a la obra de Melanie Klein. Aunque haya mucho en que discordar con el enfoque kleiniano, de todos modos los kleinianos emplean el método psicoanalítico por cuanto interpretan la trasferencia. Alexander y sus partidarios (1946) no están de acuerdo con esa actitud básica de analizar e interpretar la trasferencia. Al contrario, preconizan que ésta se regule, controle y manipule. No debe permitirse que florezca de acuerdo con las necesidades neuróticas del paciente. No debe permitirse que el paciente entre en hondas regresiones, porque éstas lo llevarán a reacciones dependientes que son por esencia resistencias y no productivas. Es mejor evitar la desconfianza y antipatía del paciente; una trasferencia hostil y agresiva es una complicación innecesaria. Los analistas pueden evitar toda mención de los conflictos infantiles y con ello las reacciones de trasferencia dependientes. Es permisible una neurosis de trasferencia de intensidad regular, pero han de evitarse las neurosis de trasferencia intensas. Debe enfocarse mucho más el presente y menos el pasado. Esto es sólo una pequeña muestra de las opiniones expuestas por Alexander y French en su libro Psychoanalytic therapy. Esta obra causó bastante conmoción en los círculos psicoanalíticos norteamericanos (en Europa parecen no haberla tomado en cuenta), porque muchos de sus colaboradores eran psicoanalistas importantes y las opiniones que exponían eran contrarias a muchos principios básicos aceptados de la teoría y la técnica psicoanalíticas. Las repercusiones de este intento de alterar el psicoanálisis condujeron, según me parece, a la implantación de normas fijas de adiestramiento en la Asociación Psicoanalítico. Norteamericana. Se creía que los candidatos formados de acuerdo con los métodos preconizados por Alexander y sus partidarios no habían tenido una experiencia psicoanalítica profunda. Como dije al empezar este capítulo, cada modificación del psicoanálisis denota en qué se aparta de él por el modo diferente que tiene de tratar los fenómenos de trasferencia.

177 3.4 CONSIDERACIONES TEÓRICAS

3.4.1

EL ORIGEN Y LA ÍNDOLE DE LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA

Antes de explorar algunas de las cuestiones teóricas relativas a los fenómenos de trasferencia es imperativa una mayor precisión en cuanto al significado de la palabra. Hay muchas teorías acerca de lo que constituye una reacción de trasferencia y tengo la impresión de que algunas de las divergencias se deben al insuficiente detalle en la definición de los términos que uno usa. Repitamos aquí la definición de trasferencia dada en la sección 3.1. Trasferencia es tener pulsiones, sentimientos, actitudes, fantasías y defensas respecto de una persona actual que no convienen a esa persona sino son una repetición de reacciones formadas en relación con personas importantes de la primera infancia, desplazadaa inconscientemente a figuras actuales.

Esta definición se basa en cuatro proposiciones fundamentales. (1) La trasferencia es una variedad de relación de objeto. (2) Los fenómenos de trasferencia repiten una relación pasada con un objeto. (3) El mecanismo de desplazamiento es el proceso esencial en las reacciones de trasferencia. (4) La trasferencia es un fenómeno regresivo. Para que se considere trasferencia un fenómeno psíquico deben hallarse presentes estos cuatro elementos. Cada uno de los cuatro componentes tiene i mportantes connotaciones teóricas y clínicas. El tratamiento psicoanalítico no crea reacciones de trasferencia, tan sólo las saca a la luz al facilitar su desarrollo. Los fenómenos de trasferencia en los neuróticos son una clase especializada de relación con otra persona. Representan un tipo de región intermedia entre la enfermedad y la vida real (Freud, 1914c). Otros modos de relación con el analista aparecen también durante el tratamiento psicoanalítico. En la terapia psicoanalítica de los pacientes neuróticos se producen también, y desempeñan un papel muy importante, una alianza de trabajo y una relación real. Difieren de los fenómenos de trasferencia y serán consideradas por separado. También pueden presentarse modos más primitivos de relación con el analista. Hay reacciones de carácter ilusorio o psicótico pero no se sabe con seguridad si debe considerarse que son verdaderas reacciones de trasferencia (Freud, 1915b). Con el fin de evitar toda ambigüedad, si se emplea la palabra trasferencia o reacción de trasferencia, sin especificar más, en esta obra nos estaremos refiriendo a fenómenos neuróticos de trasferencia. En muchos pacientes gravemente regresionados podemos apreciar reacciones psicóticas transitorias al terapeuta. Estas

178

LA TRASFERENCIA

manifestaciones son muy diferentes de las reacciones de trasferencia neurótica. Las principales diferencias estriban en el hecho de que el psicótico ha perdido sus representaciones de objeto y por consiguiente ya no puede distinguir entre su persona y el mundo objetivo (Freud, 1915b; M. Wexler, 1960; Jacobson, 1964). Mas no debe olvidarse que los pacientes psicóticos pueden tener componentes neuróticos y sanos, y lo contrario también es cierto (M. Katan, 1954). Vemos pacientes que manifiestan reacciones de trasferencia tanto neuróticas como psicóticas. Hay que distinguir unos de otros los multiformes modos de relación con el analista durante el psicoanálisis porque entrañan importantes diferencias clínicas, teóricas y técnicas. El juntarlas todas simplemente como fenómenos de trasferencia no refleja las complejidades de las relaciones humanas ni las intrincaciones de los procesos terapéuticos que entran en el tratamiento psicoanalítico. 3.4.1.1 La trasferencia y las relaciones de objeto Una reacción de trasferencia en los neuróticos es una relación en que entran tres personas enteras: un sujeto, un objeto del pasado y un objeto actual (Searles, 1965). En la situación analítica suele comprender el paciente, alguna persona significativa del pasado y el analista. Un paciente que llega a asustarse ante su analista del mismo modo que otrora temiera al padre está confundiendo el presente en función de su pasado mientras sea presa de la reacción de trasferencia (Fenichel, 1945a). Pero el paciente neurótico sabe que el analista es su analista y no su padre y sabe asimismo que él, el paciente, no es el analista ni tampoco su padre. Es decir, el neurótico tal vez reaccione temporal y parcialmente como si el analista fuera idéntico que su padre, pera intelectualmente puede distinguir con claridad al analista de sí mismo y de su propio padre. En términos clínicos, el paciente neurótico es capaz de separar su Yo que siente y experimenta de su Yo observador. Puede hacerlo espontáneamente o puede necesitar la ayuda de las interpretaciones del analista. Los fenómenos de trasferencia neuróticos se basan en dos hechos: (1) la capacidad individual de distinguir entre sí y el mundo exterior; (2) la capacidad de desplazar reacciones de una representación de objeto pasada a un objeto actual ( Jacobson, 1964; Hartmann, 1950). Esto significa que el neurótico tiene una personalidad diferenciada y organizada, una entidad distinta y separada de su medio ambiente, que tiene la capacidad de seguir siendo la misma en pleno cambio ( Jacobson,

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

179

1964; Lichtenstein, 1961; Mahler, 1957 [véase Rubinfine, 19581; y Greenacre, 1958). Los niños muy pequeños todavía no han logrado su separación de la madre, su individuación. Los niños mayores tienen ansia de objetos nuevos. En la situación del tratamiento, no repiten meramente el pasado sino que prueban nuevos modos de relación (A. Freud, 1965). Los psicóticos han perdido sus representaciones de objeto internas y se afanan en colmar la sensación de un terrible vacío creando objetos nuevos (Freud, 1915b). Son propensos a fundir y confundir restos de su personalidad con representaciones de objeto. Además, su mundo está lleno de objetos parciales que introyectan y proyectan en sus intentos de construir o reconstruir sus relaciones de objeto perdidas (M. Wexler, 1960; Searles, 1963). Una de mis pacientes esquizofrénicas estuvo convencida durante años de que estaba hecha de jabón, y me acusaba de ello. Estas ideas se basaban en parte en su aceptación literal y concreta de los axiomas "el silencio es de oro" y "la li mpieza es casi santidad". Mis intentos de hacerla hablar significaban para ella la pérdida de su "puro" estado de silencio. Yo había empleado "palabras sucias" y eso la había trasformado a ella en jabón. (Nótese la confusión entre sí misma y el analista.) Pero el problema fundamental era su sensación de vacío, su conciencia de haber perdido su mundo de los objetos. El sentimiento de estar hecha de jabón era un reconocimiento de ello, así como un intento de restitución.

Este género de relación con el analista es muy diferente de las reacciones de trasferencia neuróticas. El lector deberá ver las obras de Freud (1915b, 1911a), Searles (1963), Little (1958) y Rosenfeld (1952, 1954) para más material clínico y teórico sobre los fenómenos de trasferencia en los psicóticos. Las disquisiciones que preceden señalan tan sólo algunos de los problemas existentes tras las diferencias de enfoque terapéutico del niño, el neurótico adulto y el psicótico (A. Freud, 1965). La separación que hace Freud (1916-7) entre neurosis de trasferencia y neurosis narcisista parece basada en razones semejantes. Las personas esencialmente narcisistas no podrán mantener una relación de trasferencia constantemente analizable. Su relación con el terapeuta abundará en fusiones de su personalidad con imágenes de objeto, heraldos primitivos de la identificación ( Jacobson, 1964). Hay transiciones entre relaciones narcisistas y relaciones de objeto, como ha mostrado Winnicott (1953) con el concepto de objetos transicionales. Se aconseja al estudiante serio que lea a Jacobson (1964), Fenichel (1945a), Spitz (1957, 1965) y Mahler (1965)

180

LA TRASFERENCIA

para una visión más cabal de los comienzos de las representaciones de objeto y de la personalidad. Convengo con Greenacre (1954) en que la matriz de la relación de trasferencia es la unión primitiva entre madre e hijo. El hombre no es capaz de resistir muy bien la soledad durante un período de tiempo considerable. La situación analítica moviliza dos series antitéticas de reacciones. El aislamiento sensorial del paciente en él diván suscita el sentimiento de soledad y frustración y el ansia de relaciones de objeto. Por otra parte, la elevada frecuencia de las visitas, la larga duración del tratamiento y la dedicación a las necesidades del paciente despierta recuerdos de la primera intimidad entre madre e hijo. 3,4.1.2 La trasferencia y las funciones del Yo Las reacciones de trasferencia muestran las fuerzas y las debilidades del paciente neurótico según las funciones de su Yo. Como ya dijimos, los fenómenos de trasferencia neuróticos indican que el paciente tiene una representación estable de su personalidad, fuertemente diferenciada de sus representaciones de objeto. Esto implica que su primer desarrollo del Yo ha sido esencialmente bueno, que ha tenido cuidados maternos "bastante buenos" y que se puede relacionar con personas sanas (Winnicott, 1955, 1956b). Cuando "entiende mal el presente en función de su pasado", ese mal entendimiento es sólo parcial y temporal. La regresión en las funciones del Yo es circunscrita y se limita a ciertos aspectos de su relación con la figura de trasferencia. Además, es reversible. Por ejemplo, un paciente mío se debate en la agonía de una intensa reacción de trasferencia hostil. Pasa muchas sesiones quejándose a gritos de que soy in-

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

181

discriminación del Yo estaba disminuida en esa fase del tratamiento. Yo me convertía en su áspero y punitivo padre cuando callaba. El paciente pudo laborar con esta reacción y empezó a entenderla cuando su Yo observador y la alianza de trabajo quedaron restablecidos. En las reacciones de trasferencia hay otros mecanismos que indican una regresión en las funciones del Yo, pero son un suplemento del mecanismo de desplazamiento. Pueden producirse la proyección y la introyección, pero éstas no son el proceso fundamental en la trasferencia neurótica. Pueden operar además del desplazamiento. Deseo insistir en esto porque está en conflicto con las opiniones de la escuela kleiniana, cuyos partidarios interpretan todos los fenómenos de trasferencia sobre la base de la proyección y la introyección (Klein, 1952; Racker, 1954; Segal, 1964). Desdeñan el desplazamiento de una relación de objeto pasada y por ello ignoran relativamente las experiencias históricas del paciente. Creo que esto se debe en parte a que no diferencian la proyección y la introyección del desplazamiento así como a un empleo inexacto de las palabras proyección e introyección. A riesgo de parecer pedante definiré brevemente estos términos según su empleo en la literatura psicoanalítica clásica. El desplazamiento se refiere al traslado de sentimientos, fantasías, etc., de un objeto o una representación de objeto del pasado a un objeto o una representación de objeto del presente. Cuando una persona se proyecta, está lanzando algo de dentro de su representación de sí misma a otra o dentro de otra persona. La introyección es la incorporación de parte de un objeto externo a la representación de sí mismo. Proyección e introyección pueden producirse durante el análisis, pero se producen además del desplazamiento. Son repeticiones de mecanismos proyectivos que una vez se efectuaron en relación con objetos pasados de importancia histórica ( Jacobson, 1964).

competente, insensible y privado de escrúpulos. Pero es puntual en sus citas, escucha con atención mis intervenciones y funciona debidamente en su vida

Veamos un ejemplo de proyección como reacción neurótica de trasferencia. El

exterior. Piensa dejar el análisis, pero no en serio.

profesor X, 2 que padecía de nerviosidad ante el público, se quejó muchas veces durante su análisis de que le parecía que yo me burlaba de él, le tomaba

Un paciente en semejante estado mental se deja llevar por sus sentimientos y fantasías, Se deja regresionar en función de sus relaciones de objeto y sus funciones del Yo. Renuncia parcial y temporalmente a algunas de sus funciones de comprobación de la realidad. (Esto debe distinguirse de la representación de un papel o la simulación.) En el caso citado más arriba, la reacción de trasferencia se puso en marcha al no responder yo a una de sus preguntas. Esta acción mía anuló de momento entre mis cualidades todas aquellas contrarias a su acusación de que yo era incompetente, inescrupuloso e insensible. La función de

el pelo cuando hacía una interpretación o me reía a sus espaldas. Hubo muchos determinantes de esta reacción en la historia del paciente. Se sabía que su padre era muy burlón y gustaba de poner sádicamente en aprietos al paciente, sobre todo delante de la gente. El paciente tenía ahora un Superyó muy estricto y se flagelaba cruelmente por muchas actividades que consideraba vergonzosas. En el curso del análisis su sentimiento de vergüenza se cambió por

2 Véanse también las secciones 2.6.4 y 2.6.5.2.

182

LA TRASFERENCIA

otro de que yo lo avergonzaría si sabía lo que había hecho. El paciente había proyectado en mí partes de su Superyó. Su fantasía de ser humillado por mí no sólo era dolorosa sino que contenía también placer masoquista y exhibicionista. Era un vestigio de su relación infantil con su padre, repleta de fantasías sexuales y agresivas. Pero un aspecto importante de sus fantasías de humillación se basaba en la proyección. En una sesión comunicó avergonzado que se había emborrachado en el fin de semana y había divertido a una reunión de amigos haciendo una imitación de "Greenson el terrible, el gran psicoanalista". Se sorprendió al ver cuánto tiempo podía tener a su público riéndose de su analista. En la hora analítica comprendió que lo hacía a veces en su casa imitando ciertas expresiones o gestos míos cuando había personas que me conocían. El paciente se llenó de temor al hablar de esto; estaba seguro de que "el techo iba a caérsele encima". Esta frase le hizo rememorar un recuerdo hasta entonces olvidado de cómo su padre lo había agarrado burlándose de su modo de hablar. Lo había apaleado despiadadamente y después lo había castigado por llorar. El episodio puso fin al intento del paciente de imitar a su padre y al fin le ocasionó su miedo al público. Me parecería evidente que el paciente había proyectado en parte sobre mí sus impulsos de humillar. Era una defensa contra su hostilidad, una medio de evitar la angustia, así como otras cosas. Pero esta proyección era un suplemento de un determinante básico de su sentimiento de humillación: la historia de un padre que lo había humillado y a quien él ansiaba humillar en venganza.

El acting out de las reacciones de trasferencia indica otros rasgos regresivos en las funciones del Yo en trasferencia. La relación entre trasferencia y recuerdo se estudiará con cierto detenimiento en las secciones siguientes, dedicadas a la repetición y la agresión. 3.4.1.3 Trasferencia y repetición Una de las características descollantes de las reacciones de trasferencia es su repetición y su resistencia al cambio, su tenacidad. Hay muchos factores que desempeñan un papel en este fenómeno y diversas explicaciones teóricas. He aquí sólo algunas de las cuestiones capitales, someramente tratadas. Trasferencia es volver a vivir el pasado reprimido, más exactamente, el pasado rechazado. El carácter repetitivo y la rigidez de las reacciones de trasferencia, en contraste con relaciones de objeto más realistas, arranca del hecho de que los impulsos del Ello que buscan su descarga en el comportamiento de trasferencia se encuentran con la oposición de una u otra fuerza contraria del Yo inconsciente. Las satisfacciones de trasferencia nunca son enteramente satisfactorias porque sólo son

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

183

sustitutos de la satisfacción verdadera, derivados regresivos y formaciones de transacción (Fenichel, 1941). Son el producto de una constante contracatexia. Sólo si la contracatexia, la defensa, se resuelve puede producirse una descarga adecuada. La frustración de los instintos y la búsqueda de satisfacción son los motivos básicos de los fenómenos de trasferencia. Las personas satisfechas y las que se hallan en estado de apatía tienen muchas menos reacciones de trasferencia. Las personas satisfechas pueden modular su comportamiento de acuerdo con las oportunidades y necesidades del mundo exterior. Las personas apáticas son retraídas, con una orientación más narcisista. El neurótico que padece una serie de conflictos neuróticos no resueltos se halla en un estado constante de insatisfacción instintual y por consiguiente de disposición para la trasferencia (Freud, 1912a). Una persona en ese estado acogerá a cualquier persona nueva con ideas promisorias libidinales y audaces, conscientes e inconscientes, que ya existen antes de que el paciente vaya con el analista, y la historia del neurótico está preñada de comportamientos de trasferencia mucho antes de que acuda en busca de tratamiento (Frosch, 1959). Los impulsos rechazados que no llegan a la descarga directa buscan vías regresivas y desfiguradas en sus intentos de lograr acceso a la conciencia y la motilidad. El comportamiento de trasferencia es un ejemplo del retorno de lo reprimido. La persona del analista se convierte en el objetivo principal de los impulsos reprimidos porque el paciente se sirve de ella como de una oportunidad de manifestar sus impulsos frustrados en lugar de hacer frente a los objetos originales (Fenichel, 1941). La trasferencia es una resistencia en ese sentido, pero es un rodeo necesario en el camino hacia cl insight y el recuerdo. El comportamiento no intrusivo y no satisfactor del analista hace demostrables las reacciones de trasferencia del paciente. Las llamadas reglas freudianas (1915a) del "espejo" y de la abstinencia se fundan en esa base. Si el psicoanalista no quiere dar satisfacción a los deseos instintuales neuróticos del paciente, esos impulsos se harán demostrables como desfiguraciones de trasferencia y se convertirán en el vehículo para valiosos insights. Estas cuestiones serán examinadas más a fondo en las secciones 3.9.2, 4.2.1.3 y 4.2.2.3. La repetición de un acontecimiento psíquico puede también ser un medio de lograr el dominio tardío sobre él (Freud, 1920; Fenichel, 1945a). La repetición activa de una experiencia traumática es un caso de ese tipo. El Yo infantil aprende a sobreponerse al sentimiento de desvalimiento repitiendo activamente la situación que otrora provocara la primera sensación de pánico. Los juegos, sueños y pensamientos

184

LA TRASFERENCIA

relativos al hecho doloroso posibilitan la descarga de parte de la excesiva excitación que ha invadido el Yo. El Yo que era pasivo en la situación traumática original reproduce activamente el acontecimiento en el momento que escoge, en circunstancias favorables, y así aprende poco a poco a acomodarse a ella. La repetición de una situación puede conducir de su manejo y dominio al placer. En parte, esto puede deberse a la sensación de triunfo sobre un acontecimiento otrora temido. Esto suele ser transitorio a menos que haya todavía operando un elemento contrafóbico (Fenichel, 1939). Esto significa que el acontecimiento se repite porque se le teme; la repetición es un intento de negar que todavía persiste la angustia. Por ejemplo, la actividad sexual excesiva puede significar que la persona en cuestión está tratando de negar su angustia. Sus acciones indican que está tratando de persuadirse de que ya no tiene miedo. Su sexualidad contrafóbica es también el intento de tener testigos que lo confirmen. La excesiva repetitividad indica que hay ahí un conflicto neurótico. El Yo inconsciente impide la cabal descarga instintual y la actividad ha de ejecutarse una y otra vez. Las reacciones de trasferencia bien podrían enfocarse desde los puntos de vista arriba esbozados. Una relación temerosa con una persona del pasado se repite en el intento de lograr un dominio tardío sobre la angustia que contenía la experiencia original. Por ejemplo, una mujer busca para objetos de amor hombres ásperos y crueles. En la trasferencia reacciona repetidas veces como si el analista fuera cruel y punitivo. Además de sus otros significados, este tipo de reacción puede entenderse fructíferamente como un intento tardío de dominar la angustia original. De niña ella era inerme ante su rudo padre. De paciente selecciona inconscientemente los componentes agresivos de su psicoanalista para reaccionar, como un medio de llegar a dominar su angustia. Repite la situación dolorosa en lugar de recordar la experiencia original. La repetición en acción es un preludio, una preparación del recuerdo (Freud, 1914c; Ekstein y Friedman, 1957). Lagache (1953) añadió un punto valioso a nuestro conocimiento del acting out repetido de los fenómenos de trasferencia. Demostró que el acting out puede ser un intento de terminar tareas incumplidas. Esto está en relación con las ideas de Anna Freud (1965) acerca de los problemas de trasferencia en los niños por su sed de experiencias nuevas. Veremos más detenidamente algunos de estos puntos en la sección 3.8.4 acerca del acting out y las reacciones de trasferencia. El estudio del significado que pueda tener la repetición de los fenómenos de trasferencia nos lleva al concepto freudiano (1920, 1923b,

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

185

1937a) de la compulsión de repetir. Especulaba Freud que la compulsión de repetir es en definitiva derivada de un instinto primitivo de muerte. Creía que hay una pulsión autodestructora en los seres vivos que los impulsa a volver al Nirvana del estado inanimado original. Esta cuestión de teoría se ha debatido calurosamente en los círculos psicoanalíticos y va más allá de las proporciones de este volumen. El lector habrá de leer a Kubie (1939, 1941), E. Bibring (1943), Fenichel (1945a), la excelente mesa redonda reciente al respecto comunicada por Gifford (1964) y Schur (1966). Sólo puedo decir aquí que en mi experiencia jamás me pareció necesario entender o interpretar la compulsión de repetir como manifestación de un instinto de muerte. Clínicamente siempre pareció posible explicar la repetitividad dentro de los límites del principio placer-dolor (Schur, 1960, 1966). Otro problema teórico planteado por la repetitividad de las reacciones de trasferencia es la cuestión de un instinto de dominio (Hendrick, 1942; Stern, 1957). No puede caber duda de que el ser humano es impelido en esa dirección. Parecería empero que el afán de dominar es una tendencia general, un principio general, y no limitado a un instinto específico (Fenichel, 1945a). Los conceptos de adaptación y fijación son también cuestiones relevantes pero nos conducirían demasiado lejos. Las obras de Hartmann (1939, 1951), Waelder (1936, 1956) y E. Bibring (1937, 1943) son particularmente esclarecedoras. 3.4.1.4 Trasferencia y regresión La situación analítica ofrece al paciente neurótico la oportunidad de repetir, por medio de la regresión, todas las fases anteriores de sus relaciones de objeto. Los fenómenos de trasferencia son tan valiosos porque iluminan, además de las relaciones de objeto, las fases del desarrollo de las diferentes estructuras psíquicas. En el comportamiento y las fantasías trasferenciales se pueden observar formas primitivas de funcionamiento del Yo, el Ello y el Superyó. Hay dos puntos generales que deben tenerse presentes a propósito de la regresión en la trasferencia. En el paciente neurótico en la situación de tratamiento vemos regresiones y progresiones temporales. El paciente analizable puede regresionar y de ahí recudir. Los fenómenos de regresión suelen ser circunscritos, no generalizados. Por ejemplo, podemos ver una regresión en el Ello manifestada por impulsos sádico-anales respecto de las figuras revestidas de autoridad. Al mismo tiempo, los impulsos instintuales por un objeto de amor pueden estar operando en un nivel superior y ciertas funciones del Yo estar bastante avanzadas. Esto nos lleva a

186

LA TRASFERENCIA

una segunda generalización. Los fenómenos regresivos son desiguales y por ello cada fragmento clínico de comportamiento de trasferencia ha de estudiarse con mucho cuidado. El estudio que hace Anna Freud (1965) de la regresión ilumina y aclara muchos de esos problemas (véase también Menninger, 1958, y el informe de mesa redonda de Altman 119641), En función de las relaciones de objeto, la situación de trasferencia da al paciente la oportunidad de volver a sentir todas las variedades y mezclas de amor y odio, edípicos y preedípicos. Los sentimientos ambivalentes y preambivalentes para con los objetos salen a la superficie. Podemos ver transiciones entre la impotencia abyecta con el anhelo de intimidad simbiótica y el terco desafio. La dependencia alterna con el rencor y la rebelión. Lo que parece soberbia puede resultar resistencia a revelar una dependencia subyacente. El deseo de ser amado tal vez conduzca a beneficios terapéuticos superficiales, pero quizá esconda un profundo temor a perder su objeto. En general, la índole regresiva de las relaciones de trasferencia se manifiesta en su impropiedad, su ambivalencia y la preponderancia relativa de los ímpetus agresivos. La regresión en las funciones del Yo que se produce en las reacciones de trasferencia puede demostrarse de diferentes modos. La definición misma de trasferencia así lo indica. El desplazamiento desde el pasado indica que un objeto del presente se está confundiendo en parte con un objeto del pasado. La función discriminadora y comprobadora de la realidad del Yo se pierde temporalmente. Se advierte la presencia de mecanismos mentales primitivos como la proyección, la introyección, la disociación y las negaciones. La pérdida del sentido del tiempo respecto de las relaciones de objeto también se asemeja a los aspectos regresivos que observamos en los sueños (Lewin, 1955). La tendencia a poner en acción [act out] reacciones de trasferencia indica una pérdida del equilibrio entre impulsos y control. La creciente tendencia a las reacciones de somatización como manifestación de trasferencia habla también de una regresión en las funciones del Yo (Schur, 1955). La externalización de partes del individuo, Yo, Ello y Superyó, es otra señal de regresión. El Ello también participa de muchos modos en la regresión. Los objetivos y zonas libidinales del pasado se implicarán con la persona del psicoanalista y colorearán el cuadro de la trasferencia. Cuanto más regresiva se hace la trasferencia, tanto mayor será la preponderancia de los ímpetus hostiles, agresivos. Melanie Klein (1952) fue de las primeras en subrayar este punto clínico. Edith Jacobson (1964, p. 16) lo explica basándose en una fuerte regresión y especula en torno a una fase

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

187

intermedia con una energía de pulsión primordial e indiferenciada. Los rasgos regresivos de la trasferencia influyen también en el Superyó. Lo que suele apreciarse es que las reacciones del Superyó del paciente desplazadas al analista son más absolutas. Al principio suelen prevalecer las reacciones de vergüenza. Vemos también regresiones a un tiempo en que las funciones del Superyó se ejecutaban externamente. El paciente ya no siente culpabilidad, y sólo teme ser descubierto. Cuanto más regresiona el paciente, más probable es que sienta en el analista actitudes hostiles, sádicas y críticas hacia él. Débese esto al desplazamiento respecto de objetos pasados, completado por la proyección de la propia hostilidad del paciente sobre el psicoanalista. Antes de dejar este breve examen de la regresión debemos señalar una vez más que el ambiente analítico y sus procedimientos desempeñan un papel importante en la maximización de la aparición de los aspectos regresivos en los fenómenos de trasferencia. Esto lo veremos más detenidamente en el capítulo 4. 3.4.1.5 Trasferencia y resistencia La trasferencia y la resistencia están relacionadas de muchos modos. La expresión "resistencia de trasferencia" suele emplearse en la literatura psicoanalítica estenográficamente para designar la íntima y compleja relación existente entre los fenómenos de trasferencia y las funciones de resistencia. Pero la resistencia de trasferencia puede significar diferentes cosas, y creo que sería prudente aclarar la expresión antes de seguir adelante con el material clínico. Ya hemos visto la formulación básica freudiana (1905c, 1912a, 1914c) de que los fenómenos de trasferencia son el instrumento más poderoso para la terapia psicoanalista. Las reacciones de trasferencia son una repetición del pasado, un volver a vivir, pero no se manifiestan recuerdos. En este sentido, todos los fenómenos de trasferencia tienen un valor de resistencia. Por otra parte, las reacciones al analista proporcionan los puentes más importantes para llegar al pasado inaccesible del paciente. La trasferencia es un rodeo en el camino hacia el recuerdo y el insight, pero es un sendero donde casi no hay más. No sólo ofrece la trasferencia indicios de lo que está rechazado, sino que también puede dar el motivo y el incentivo para laborar en el análisis. Es un aliado poco seguro porque es caprichoso y además produce "mejoramientos de trasferencia" superficiales que resultan engañosos (Fenichel, 1945a; Nunberg, 1951).

188

LA TRASFERENCIA

Ciertas variedades de reacciones de trasferencia ocasionan resistencias porque contienen impulsos libidinales y agresivos dolorosos y pavorosos. Las respuestas de trasferencia sexuales y hostiles suelen ser las más propensas a originar resistencias importantes. Con mucha frecuencia aparecen juntos los componentes eróticos y agresivos. Por ejemplo, una paciente puede tener sentimientos sexuales para con su analista y después ponerse furiosa por su falta de reciprocidad, que siente como rechazo. O bien el paciente es inapto para colaborar en la situación analítica por el temor a la humillación de descubrir sus fantasías infantiles o primitivas. Puede ocurrir que la misma reacción de trasferencia haga al paciente inapto para la labor. Por ejemplo, un paciente quizá regresione a una fase dependiente, muy pasiva, de relación de objeto. El paciente tal vez no se dé cuenta de ello pero lo pondrá en acción [act out] en las horas analíticas. Tal vez aparezca como una seudoestupidez o una inercia beata. El paciente tal vez esté volviendo a vivir algún aspecto primitivo de la relación madre-hijo. En semejante estado, el paciente no puede realizar la labor analítica a menos que el analista consiga restablecer un Yo razonable y una alianza de trabajo. La situación se complica más cuando hay un apego tenaz a ciertas reacciones de trasferencia para ocultar otras clases de sentimientos de trasferencia. Hay pacientes que se empeñan en mantener una fachada de cooperación objetiva con el analista con el fin de ocultar sus fantasías irracionales. A veces un paciente desdobla ciertos sentimientos y los desplaza a otros para no sentir su ambivalencia respecto del analista. Suele suceder que mis pacientes manifiesten gran hostilidad hacia otros psicoanalistas mientras profesan gran admiración por mí. El análisis revelará que las dos series de sentimientos me atañen. Las resistencias más difíciles de vencer son las reacciones llamadas "trasferencia de carácter". En estas situaciones se manifiestan para con el analista como para personas de la vida cotidiana rasgos generales de carácter y actitudes con una función defensiva. Están tan hondamente arraigados en la estructura del carácter del paciente y tan bien racionalizados que es difícil hacerlos sujeto de análisis. Estos problemas se describen más ampliamente en las secciones 3.8.2 y 3.8.3. Resumiendo: la trasferencia y la resistencia se relacionan de muchos modos, y la expresión resistencia de trasferencia condensa este hecho clínico. Los fenómenos de trasferencia son en general una resistencia al recuerdo a pesar del hecho de que indirectamente apuntan en esa dirección. Las reacciones de trasferencia pueden hacer a un paciente inapto para la labor analítica debido a la naturaleza de la reacción. Al-

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

189

ganas reacciones de trasferencia pueden servir de resistencia contra la revelación de otras reacciones de trasferencia. El análisis de las resistencias de trasferencia es el "pan de cada día", el trabajo regular de la terapia psicoanalítica. Se pasa más tiempo analizando resistencias de trasferencia que en cualquier otro aspecto de la labor terapéutica. 3.4.2

LA NEUROSIS DE TRASFERENCIA

Freud empleó de dos modos la expresión neurosis de trasferencia. Por una parte, lo empleaba para designar un grupo de neurosis caracterizado por la capacidad que tenía el paciente de formar y conservar una serie de reacciones de trasferencia relativamente cohesiva, multiforme y accesible (Freud, 1916-7). Así distinguía las neurosis histéricas, fóbicas y obsesivas compulsivas de las narcisistas, las psicosis. En este último grupo los pacientes sólo podían tener reacciones de trasferencia fragmentarias y esporádicas y por eso no se les podía aplicar el psicoanálisis clásico. Empleaba también la denominación de neurosis de trasferencia para designar un fenómeno que se produce con regularidad en las reacciones de trasferencia del paciente sometido a un tratamiento psicoanalítico (Freud, 1905c, 1914c, 1916-7, capítulo XXVII [apartado L]). En el curso del análisis puede observarse que los intereses del paciente cada vez se centran más en la persona del analista. Señalaba Freud (1914c, p. 154; 441), que la compulsión neurótica de repetir del paciente se vuelve no sólo inocua sino inútil al admitirla "en la trasferencia como un campo de juego donde se le permite expandirse en una libertad casi completa y donde se espera que despliegue ante nosotros todo cuanto sea instinto patógeno oculto en la mente del paciente". Si se maneja debidamente la situación de trasferencia, "logramos regularmente dar a todos los síntomas de la enfermedad un nuevo significado de trasferencia y remplazar su neurosis ordinaria por una ` neurosis de trasferencia', de la que puede curársele mediante la labor terapéutica". La neurosis de trasferencia adopta todos los rasgo. de la enfermedad del paciente, pero es una enfermedad artificial y es accesible en todos sus puntos a nuestras intervenciones. Es una edición nueva de la antigua enfermedad. En las primeras fases del tratamiento psicoanalítico solemos ver reacciones transitorias esporádicas, que Glover (1955, p. 37) califica de reacciones de trasferencia "flotantes". Si se manejan debidamente estas reacciones de trasferencia tempranas, el paciente tendrá reacciones de trasferencia más duraderas. Clínicamente, la formación de la neuro-

190

LA TRASFERENCIA

sis de trasferencia se indica por un incremento en la intensidad y duración de la preocupación que el paciente tiene por la persona del analista y los procesos y procedimientos analíticos. El analista y el análisis se convierten en el interés principal en la vida del paciente. No sólo giran los síntomas y las necesidades instintuales del paciente en torno al analista sino que todos los antiguos conflictos neuróticos se removilizan y concentran en la situación analítica. El paciente sentirá este interés como alguna forma o mezcla de amor y odio así como de defensas contra esas emociones. Si predominan las defensas aparecerá en el primer plano alguna forma de angustia o sentimiento de culpabilidad. Estas reacciones pueden ser intensas, explosivas, sutiles o crónicas. En todo caso, una vez instaurada la neurosis de trasferencia, esas constelaciones de sentimientos se hallan en todas partes. En la neurosis de trasferencia, el paciente repite con su analista sus neurosis pasadas. Con el manejo y la interpretación debidos esperamos ayudar al paciente a revivir y finalmente a recordar o reconstruir su neurosis infantil. El concepto de neurosis de trasferencia comprende más que la neurosis infantil porque el paciente volverá a vivir también las últimas ediciones y variaciones de su neurosis infantil. Tratemos de ilustrar esto con un ejemplo clínico.

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

191

dos años cuando acudió en busca de análisis. Intentaré ahora esbozar los principales fenómenos de trasferencia de su venturoso análisis, que duró unos cuatro años y medio, Las primeras reacciones de trasferencia consistieron en su afán de que la aceptara en calidad de paciente; en su fantasía me consideraba el "máximo" analista de la comunidad y por ende garantía de un buen análisis. Al mismo tiempo temía parecerme aburrida, indigna, pero atractiva o intratable. Por una parte, la atraía su deseo de ser una buena paciente y revelar todas sus debilidades y por la otra, su deseo de que yo la amara, la hallara sexual y mentalmente atractiva, y por ende disimulara sus defectos. Yo tenía que compensar su falta de padre considerándola mi paciente favorita, haciendo por ella lo que no haría por ningún otro paciente. Yo sería el padre ideal e incorruptible de quien ella estaría orgullosa y asimismo el padre delincuente que satisfaría sus deseos incestuosos, Muy pronto el síntoma de impulsos de promiscuidad de la señora K se dirigió hacia mí, figura edípica. Esto alternaba con una imagen de mí en calidad de padre severo, censurador, puritano e idealizado. Mientras esto sucedía, el análisis se aplicaba a tratar de entender la gran vergüenza que sentía la paciente por la masturbación, que "descubrió" sólo a los veintiún años y que parecía producirse sin fantasías y con poco alivio orgásmico. El análisis de su sentimiento de vergüenza nos llevó a reconocer que yo no sólo era el padre puritano sino también la madre fanáticamente limpia de los días en que aprendiera la higiene del excusado. El aburrimiento de la señora K y su sensación de vacío se revelaron como defensas contra las fantasías

Me serviré del caso de la señora K. Esta damita llegó al tratamiento psicoa-

sexuales y en el análisis se convirtieron en resistencias. Temía fantasear porque

nalítico porque últimamente la habían estado atormentando ideas e impulsos

eso significaba excitarse, y excitarse era perder el control y mojar las sábanas.

obsesivos de promiscuidad sexual con un negro. Esto alternaba con sus senti-

Esto se manifestó en el análisis por su renuencia a seguir hablando cuando se

mientos de ser un "zombie" o, si no, se sentía vacía, aburrida, despreciable

emocionaba o excitaba. Si yo la veía llorar o sonrojarse, la hallaría poco atrac-

y deprimida. Se había casada hacía poco con un personaje de la comunidad

tiva. Quitaba los "kleenex" de la almohada después de cada sesión porque no

que le llevaba unos veinte años, a quien había amado antes de casarse, pero

quería que yo los viera "sucios". ;Cómo iba a amarla si sabía que era sucia

que ahora le inspiraba resentimiento y temor. El rasgo sobresaliente en su his-

y que tenía que ir al excusado a veces! Yo era el padre idealizado, desexualiza-

toria pasada era el hecho de haberla criado una madre tierna, excéntrica y al-

do y deswaterizado que abandonara a su sucia madre, o bien la madre com-

cohólica, que una veces la adoraba, otras la consentía y a veces la abandonaba.

pulsivainente limpia que odiaba los hijos sucios. Recordó entonces haber visto

El padre abandonó la familia cuando la paciente tenía un año y medio,y los

a su madre ebria y desnuda, y cómo le repelían sus feas partes genitales. Ahora

tres matrimonios posteriores de la madre duraron más o menos un año cada

temía ser como su madre, o llevarla dentro, y la horrorizaba pensar que yo

- uno. Había dos hermanos, de dos y tres años más jóvenes, de quienes la madre

pudiera abandonarla como su padre a su madre. Más quería estar vacía que

no hacía caso y que cuidaba la paciente. Eran sus compañeros, su responsabili-

llena de madre sucia. Pero el vacío significaba silencio y resistencia en el análi-

dad y sus rivales. Eran muy pobres, cambiaban mucho de casa y ella estudiaba

sis, y eso significaba ser mala paciente. Aquí triunfó la alianza de trabajo y

muy poco. Cuando tuvo quince años la muchacha, la madre se empeñó en que

su ansia de ser amada por el padre analista, y pudo seguir laborando con lo

podía valerse sola; y aunque tímida, espantada y sin preparación, la paciente

que ocultaba el vacío.

hizo una buena carrera de modelo de vestidos. A los veinte años, la señora K

Detrás del vacío vino una inundación de fantasías sexuales con gran varie-

conoció a su futuro esposo y se enamoró de él, que le enseñó las cosas buenas

dad de acciones orales, succionantes y escoptofflicas realizadas tanto activa co-

de la vida y se casó con ella unos cinco años después. Ella llevaba casada unos

mo pasivamente con un hombre prohibido. Ese hombre era el analista, o un negro o árabe que era al mismo tiempo sádico y masoquista, Ella y su padre

3

alternaban en sus papeles. En aquel tiempo yo era no sólo el cómplice de sus Véanse también secciones 1.2.4, 2.6.5.1, 2.7. 1 y 3.2.5.

av

enturas sino que además le permitía odiar a su madre, lo que hacía

192

LA TRASFERENCIA

gustosa. En este período del análisis anhelaba la llegada de cada hora analítica y temía los fines de semana y aun de sesión, porque yo me había convertido en el contenido principal de sus fantasías, y el estar ausente de mí significaba vacío y aburrimiento. Se sentía "conectada" conmigo y plena de sentimientos en mi presencia y ordinaria e insípida lejos de la consulta. Lentamente fue comprendiendo que yo estaba decidido a analizarla y que no le temía a ella ni me asqueaban sus impulsos, y entonces se fue permitiendo

193

CONSIDERACIONES TEÓRICAS

das, animadas y reales y procuran un sentido de convicción que no tiene paralelo en la labor psicoanalítica. En su descripción de la neurosis de trasferencia indicaba Freud (1914c) que la neurosis ordinaria del paciente es "remplazada" por la neurosis de trasferencia. Anna Freud (1928) coincide con esto e insiste en que sólo una estructura de ese tipo merece el nombre de neurosis de trasferencia.

la aparición de impulsos más regresivos. Conmigo de padre protector osó recordar sueños ocasionales y fantasías de succión oral, así como impulsos sádicos hacia los hombres femeninos y finalmente las mujeres. Confiando ya más en mí, osó también sentir cierto odio y rabia primitivos contra mí. Primero pudo sentir una hostilidad regular hacia mí en calidad de padre censurador o de madre desaprobadora. Después pudo odiarme por haberle robado su capital, su secreto, y el valioso bulto que sentía tener dentro y que le daba seguridad. Pudo también amarme como buena inversión, seguridad para el futuro, garantía contra el vacío y hombre que le daba su sustancia. En aquel tiempo yo era también su defensa contra la envidia del pene, siendo el hombre pene que ella poseía. En esta fase del análisis, la señora K logró por primera vez sentir el orgasmo durante el coito. Esto le dio ánimos para darse cuenta de fuertes sentimientos homosexuales respecto de su hijita, que pudo reconocer como una repetición con los papeles invertidos de sus impulsos infantiles hacia su madre. El hecho de que pudiera sentir esos impulsos sin detrimento de su capacidad de tener orgasmos sexuales si así lo deseaba le permitió finalmente atravesar una fase violenta de envidia del pene. Podía odiarme furiosamente por poseer un pene, por "desear tan sólo un agujero donde meter esa porquería", porque no me i mportaban un cacahuate en el fondo las mujeres, por dejarlas preñadas y abandonadas. Cuando la paciente logró expresar estos sentimientos y vio que yo no quedaba anonadado ni contrariado empezó a sentir que yo la quería y la aceptaba incondicional y permanentemente... aun cuando no estuviera de acuerdo con ella. Yo me había convertido en una parte de ella que llevaba dentro, segura y permanente: un objeto interno amoroso, parental. Ahora podía permitirse el ser una madre y

esposa cabal y podía laborar para librarse de su odio

y su amor por su madre sin sentirse abrumada por ello. El caso de la señora

K se describirá más detalladamente en el tomo

II.

Este breve esbozo, por compleja que parezca su lectura, no refleja ni con mucho todas las reacciones de trasferencia de la paciente. Indica, según creo, que los síntomas, conflictos, impulsos y defensas de la paciente se centraron en el analista y en el procedimiento analítico y en gran medida remplazaron a su neurosis original. Las neurosis de trasferencia me permitieron observar y laborar con los conflictos de la paciente en el presente vivo. Las experiencias de trasferencias son vívi-

En el material clínico arriba citado puede uno observar cómo en diferentes intervalos la implicación de la señora

K conmigo suplantó a la neurosis original.

Durante un período de tiempo, los impulsos de promiscuidad de la paciente se centraron en mí y estaban ausentes del resto. Sus conflictos relativos a la pérdida de control fueron intensos durante la sesión analítica y tenían que ver con su miedo de dejar salir material sucio y la ocultación de los "kleenex" manchados. Durante este período no desaparecieron sus angustias anales fuera del análisis, pero pasaron a segundo término. Según mi experiencia, el aspecto particular de la neurosis del paciente que se hace activo y vívido en la situación de trasferencia disminuirá en la vida exterior del paciente. Pero es frecuente que sólo empalidezca y se haga relativamente insignificante en comparación con la neurosis de trasferencia... para reaparecer en la vida exterior del paciente cuando otra constelación domine el cuadro de la trasferencia. Por ejemplo, las fantasías de promiscuidad de la señora K se volvieron exclusivamente hacia mí durante un tiempo. Pero cuando el análisis se concentró en sus angustias del excusado y su sentimiento de vergüenza, volvió a tener sus ideas obsesivasimpulsivas en relación con los hombres de piel oscura.

Debe suscitarse otra cuestión acerca del grado en que la neurosis de trasferencia remplaza de un modo general a la neurosis del paciente. Yo he tenido la experiencia de que algunos aspectos de la neurosis del paciente se desplazaban a una figura de la vida exterior del paciente, que entonces parece hacer de figura suplementaria de trasferencia. Por ejemplo, muchos de mis pacientes masculinos se enamoran románticamente de una mujer en el curso del análisis. Es ésta una manifestación de trasferencia, pero se da fuera del análisis. Veremos esto en la sección 3.8.4. Esta cuestión de la neurosis de trasferencia que remplaza la neurosis ordinaria del paciente toca el problema de lo que sucede en el análisis de los niños. Anna Freud (1928), Fraiberg (1951) y Kut (1953) solían decir que los niños pequeños presentan muchas reacciones de trasferencia aisladas pero no llegan a formar una neurosis de trasferencia. Sólo después de resuelto el complejo de Edipo, en la latencia, ve uno la formación de una neurosis de trasferencia en el tratamiento analítico de los

194

LA TRASFERENCIA

niños. Anna Freud (1965) y Fraiberg (1966) han modificado últimamente sus puntos de vista al respecto. Otros niños tienen intensas reacciones, deformadas y resistentes, al analista, que se asemejan a la neurosis de trasferencia de los adultos. Estas reacciones no remplazan a la neurosis antigua en el mismo grado que en el análisis de los adultos (véase Nagera, 1966). Los analistas de niños de la escuela kleiniana no distinguen entre reacciones de trasferencia y neurosis de trasferencia y declaran que los fenómenos de trasferencia en los niños pequeños son idénticos a los de los adultos (Isaacs, 1948). Glover (1955), Nacht (1957) y Haak (1957) han descrito cómo ciertas formas de neurosis de trasferencia pueden resultar un obstáculo para el descubrimiento de la neurosis infantil y conducir a un estancamiento. Una de las causas más frecuentes de esto es la contratrasferencia del analista, que sin saberlo se opone al pleno desarrollo de las reacciones de trasferencia del paciente. Por ejemplo, la cordialidad indebida por parte del analista puede impedir que se desarrolle cabalmente la trasferencia hostil. Por encima de todo, la interpretación incompleta de algunos aspectos de las reacciones de trasferencia puede producir un largo estancamiento de la situación. Veremos más ampliamente esta cuestión en secciones subsiguientes. Podría preguntarse qué hace uno para cerciorarse de que habrá una neurosis de trasferencia. La respuesta es que si la atmósfera analítica es esencialmente de compasión y aceptación y si el analista no cesa de buscar el insight y de interpretar las resistencias del paciente se formará una neurosis de trasferencia. Esto lo veremos más ampliamente en las secciones 3.7 y 3.9. La actitud psicoanalítica clásica respecto de la neurosis de trasferencia es facilitar al máximo su desarrollo. Se reconoce que la neurosis de trasferencia ofrece al paciente el mejor instrumento para facilitar el acceso a las experiencias patógenas rechazadas del pasado. La revivencia con el analista y en la situación analítica del pasado reprimido es la oportunidad más efectiva de sobreponerse a las defensas y resistencias neuróticas. De este modo, el psicoanalista se esforzará en salvaguardar la situación de trasferencia e impedir toda contaminación que pudiera reducir su pleno florecimiento (Greenacre, 1954). Todas las intrusiones de las características y los valores personales del analista serán reconocidas como factores que podrían limitar la extensión de la neurosis de trasferencia del paciente. La interpretación es el único modo de tratar la trasferencia que le permitirá efectuar cabalmente su recorrido. Y en combinación con una alianza de trabajo efectiva conducirá finalmente a su resolución (Gill, 1954; Greenson, 1965a).

ALIANZA DE TRABAJO

195

Las escuelas de psicoanálisis discrepantes tienen un modo diferente de enfocar la neurosis de trasferencia. Alexander, French et al. (1946) exageran los peligros de los elementos regresivos y así preconizan diversas manipulaciones de la situación de trasferencia para evitar o reducir la neurosis de trasferencia. La escuela kleiniana va al extremo opuesto y se basa casi exclusivamente en las interpretaciones de la trasferencia, con olvido de todo lo demás (Klein, 1932; Klein et al., 1952; Strachey, 1934; Isaacs, 1948). Además, desde que empieza el análisis ven ocurrir los impulsos más infantiles y primitivos en la trasferencia y los interpretan de inmediato (Klein, 1961). Finalmente, la historia individual del paciente parece tener poca importancia, puesto que todos los hechos de trasferencia parecen iguales en todos los pacientes. Antes de dejar el examen teórico de la trasferencia debe mencionarse que la situación analítica y la personalidad del analista contribuyen a las reacciones de trasferencia del paciente. Esto lo veremos con cierto detenimiento en el capítulo 4.

3.5

LA ALIANZA DE TRABAJO

Llegados a este punto en nuestro estudio de los fenómenos de trasferencia es necesaria una digresión. Hemos puesto de relieve la gran importancia que tienen las reacciones de trasferencia para el tratamiento psicoanalítico del paciente neurótico.Yo puedo compendiar el punto de vista psicoanalítico diciendo que el psicoanalista pone mucho cuidado en crear una situación analítica que maximice el desenvolvimiento de las diversas reacciones de trasferencia. Éste es nuestro método principal para llegar hasta el material patógeno, que de otro modo es inaccesible. Pero la recogida de datos históricos sólo es parte del proceso terapéutico. Otro componente principal es procurar el insight flor medio de la interpretación. Aunque estos dos factores son muy importantes, no bastan para producir cambios duraderos en el paciente. Para que un paciente neurótico entre en la situación analítica y colabore eficazmente en ella es imperativo que establezca y mantenga otro tipo de relación con el psicoanalista, aparte de sus reacciones de trasferencia. Me refiero a la alianza de trabajo. Yo sostengo que la alianza de trabajo merece ser considerada igual y equivalente de la neurosis de trasferencia en la relación entre paciente y terapeuta (Greenson, 1965a). El trabajo de Elizabeth Zetzel sobre "Current concepts of transfe-

196

LA TRASFERENCIA

rence" (1956) realzó y aclaró mis propias experiencias clínicas en relación con la alianza de trabajo. En ese ensayo introduce ella la expresión de "alianza terapéutica" e indica cuán importante la considera señalando que se puede distinguir entre los psicoanalistas clásicos y la llamada "escuela británica" según manejen o desdeñen este aspecto de la trasferencia. El libro de Leo Stone sobre La situación psicoanalítica (1961) me dio renovado ímpetu para esclarecer y formular el problema de la alianza de trabajo entre paciente y terapeuta. El material clínico en que se basa esta sección procede de cierto número de pacientes que tuvieron dificultades inesperadas en el curso de su terapia psicoanalítica. Algunos de esos pacientes habían seguido uno o varios análisis con otros analistas; otros eran pacientes míos que volvían para un análisis ulterior. En este grupo había pacientes que en cierto modo eran incapaces de ir más allá de las fases preliminares de análisis. Aun después de varios años de analizados no estaban realmente "en análisis". Otros análisis parecían interminables; había una discrepancia notoria entre la abundancia de insight y la escasez de cambio. Los síndromes clínicos que presentaban esos casos eran heterogéneos desde el punto de vista de la categoría de diagnóstico, las funciones y la dinámica del Yo. La clave para entender la patología esencial así como el estancamiento terapéutico debía hallarse en el hecho de no haber logrado el paciente una relación de trabajo firme con el analista. En Cada uno de los casos que voy a describir, el paciente era incapaz de establecer o conservar una alianza de trabajo duradera con el analista y éste descuidaba el hecho, persiguiendo en cambio el análisis de otros fenómenos de trasferencia. Aprecié este error de técnica en psicoanalistas con amplia experiencia clínica y reconocí el mismo defecto en mí al remprender el análisis con pacientes que ya había tratado anteriormente. Laborando con estos pacientes al parecer inanalizables o interminables me impresionó la importancia que tenía separar las reacciones del paciente ante el analista en dos categorías: la neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo. Realmente, esta clasificación no es completa ni precisa, puntos que trataré de aclarar más adelante. Pero esta distinción contribuye a posibilitar el que se conceda igual escrutinio y atención a dos tipos esencialmente diferentes de reacción ante el psicoanalista.

3.5.1

DEFINICIÓN PROVISIONAL

La noción de alianza de trabajo es vieja tanto en la literatura psiquiá-

ALIANZA DE TRABAJO

197

frica como en la psicoanalítica. Ha sido descrita con diferentes marbetes, pero a excepción de Zetzel y Stone se ha considerado de importancia secundaria o no se ha separado debidamente de las demás reacciones de trasferencia. Emplearemos de preferencia la denominación de alianza de trabajo para designar la relación racional y relativamente no neurótica que tiene el paciente con su analista. Es esta parte razonable y objetiva de los sentimientos que el paciente tiene por el analista la que hace la alianza de trabajo. La elección de esa denominación se debe a que subraya su función principal, ya que gira en torno a la capacidad que el paciente tenga de laborar en la situación analítica. Términos como la "alianza terapéutica", de Zetzel (1956), la "trasferencia racional", de Fenichel (1941) y la "trasferencia madura" de Stone (1961) son conceptos semejantes. Pero la designación de alianza de trabajo presenta la ventaja de poner de relieve el elemento más importante: la capacidad que tiene el paciente de laborar con un fin determinado en la situación del tratamiento. Se observa con máxima claridad cuando el paciente se debate en las ansias de una intensa neurosis de trasferencia y sin embargo todavía puede mantener una relación de trabajo eficaz con el analista. El núcleo seguro de la alianza de trabajo lo forma la motivación del paciente para sobreponerse a su mal, su sensación de desviamiento, su disposición consciente y racional a cooperar y su capacidad de seguir las instrucciones y los insights del analista. La alianza se forma en lo esencial entre el Yo razonable del paciente y el Yo analizador del analista (Sterba, 1934). El medio que hace esto posible es la identificación parcial del paciente con el enfoque analítico del analista en su intento de entender el comportamiento del paciente (Sterba, 1929). La alianza de trabajo pasa al primer plano en la situación analítica del mismo modo que el Yo razonable del paciente, el Yo observador y analizador, está separado del Yo que siente y experimenta. Las intervenciones del analista desconectan las actitudes operativas de los fenómenos de trasferencia neurótica del mismo modo que sus interven' ciones separan el Yo razonable del irracional. Estas dos series de fenómenos son paralelas y expresan acontecimientos psíquicos análogos desde diferentes puntos de referencia. Los pacientes que no pueden apartar un Yo razonable y observador no podrán mantener una relación de trabajo, y viceversa. Pero esta diferenciación entre reacciones de trasferencia y alianza de trabajo no es absoluta, ya que la alianza de trabajo puede contener elementos de la neurosis infantil que al final requerirán análisis. Por ejemplo, el paciente tal vez labore temporalmente para conquistar el amor

198

LA TRASFERENCIA

de su analista, y esto en definitiva llevará a fuertes resistencias; o bien la sobrevaluación del carácter y la capacidad del analista puede servir bien a la alianza de trabajo al principio del análisis, pero para convertirse en fuente de mayor resistencia posteriormente. No sólo puede la neurosis de trasferencia invadir la alianza de trabajo sino que esta misma tal vez sea empleada defensivamente para esconder los fenómenos de trasferencia más regresivos. Una ilustración clínica de este punto ocurrió en una paciente mía que se manifestaba constantemente razonable para conmigo y con la situación analítica. Aunque sabía poco de psicoanálisis, aceptaba las frustraciones y restricciones afablemente, sin ninguna señal de enojo consciente ni cólera. Sin embargo, los sueños que a veces llegaba a recordar estaban llenos de furia y rabia harto evidentes. Al indicárselo, la paciente reaccionó como si fuera "sólo" un sueño, y ella no era "responsable" de sus sueños. Aun cuando se olvidara de su hora analítica, lo consideraba un error "natural", y tomaba mi interpretación del temor a su hostilidad subyacente como cavilaciones de un excéntrico que ella toleraba de buena gana.

Sólo después de agotarse sus asociaciones y racionali-

zaciones superficiales y reinar el silencio se hicieron inconfundiblemente claros para ella sus impulsos hostiles y sexuales más regresivos. Entonces reconoció que se había aferrado a la alianza de trabajo como una fachada defensiva.

A pesar de las entremezcladuras, la separación en dos grupos de las reacciones que tiene el paciente para con el analista, trasferencia neurótica y alianza de trabajo, parece tener valor clínico y técnico. Antes de pasar a otro material de caso querría esbozar brevemente algo de la literatura psicoanalítica al respecto. 3.5.2

LA LITERATURA

Freud (1912a, p. 105; 417) habla de los aspectos amistosos y afectivos de la trasferencia que son admisibles en la conciencia y que constituyen "uno de los sustratos del éxito". Respecto del rapport dice: "El primer fin del tratamiento es siempre ligar al paciente a la cura y a la persona del médico. Para ello no hay más que dejarle tiempo. Si le demostramos un serio interés, apartamos cuidadosamente las primeras resistencias y evitamos ciertas torpezas posibles, el paciente establece en seguida, espontáneamente tal enlace... En cambio si adoptarnos desde un principio una actitud que no sea de cariñoso interés y simpatía, destruiremos toda posibilidad de semejante resultado positivo" (Freud, 1913b, pp. 139-40; 435).

ALIANZA DE TRABAJO

199

Sterba (1929) escribió de la identificación del paciente con el analista, que conduce al interés del paciente en la labor que realizan en común, pero no dio a este aspecto de la trasferencia ninguna designación especial. Fenichel (1941, p. 27) describió la "trasferencia racional", una trasferencia positiva de objetivo inhibido necesaria para el análisis. Ya vimos antes cómo insiste Elizabeth Zetzel en la importancia de la "alianza terapéutica". El trabajo de Loewald (1960) sobre la acción terapéutica del psicoanálisis es un estudio penetrante y sagaz de los diferentes géneros de relaciones que tiene el paciente con el analista a lo largo del análisis. Algunas de sus ideas están directamente relacionadas con lo que yo llamo la alianza de trabajo. El libro de Leo Stone está dedicado a las complejidades de la relación entre analista y paciente. En él menciona la "trasferencia madura", que según él (a) estaba en oposición a las reacciones de "trasferencia primordial" y (b) era esencial para un análisis fructífero (p. 106). El simposio sobre "Los factores curativos del psicoanálisis", presentado en el 22 Congreso de la Asociación Psicoanalítica Internacional (véase Gitelson et al., 1962) contenía muchas referencias a las reacciones de trasferencia especiales que entran en la alianza terapéutica y un pequeño estudio sobre cómo contribuye el analista a una "buena" situación analítica. Gitelson hablaba de la armonía en que se basa el comienzo del análisis y que da por resultado la trasferencia. Subrayaba la necesidad de que el analista se presente como un buen objeto y un Yo auxiliar. Meyerson (véase Gitelson, p. 202, nota), Nacht, Segal, Kuiper, Garma, King y Heimann debatieron con él uno u otro aspecto de su enfoque. En cierto modo, el desacuerdo parece deberse a no distinguir claramente entre la alianza de trabajo y los fenómenos de trasferencia más regresivos. Este breve e incompleto examen revela que muchos analistas, entre ellos Freud, reconocían que en el tratamiento psicoanalítico era necesario otro género de relación con el analista aparte de las reacciones de trasferencia más regresivas.

3.5.3

DESARROLLO DE LA ALIANZA DE TRABAJO

3.5.3.1 Aberraciones en la alianza de trabajo

Empezaré describiendo algunos ejemplos clínicos en que el curso del desenvolvimiento de la alianza de trabajo se apartó notablemente del usual en el paciente psicoanalítico. Empiezo por esto porque en el

200

LA TRASFERENCIA

paciente analítico clásico la alianza de trabajo se forma casi imperceptiblemente, en relativo silencio, y al parecer independientemente de toda actividad especial por mi parte. Los casos irregulares ponen de relieve procesos y procedimientos diferentes que se realizan casi invisiblemente en el paciente analítico usual. Hace unos años, un analista de otra ciudad me envió a un señor inteligente, de edad mediana, que llevaba ya más de seis años de análisis. Ciertas condiciones generales habían mejorado en la vida del paciente, pero a su primer analista le parecía que necesitaba más análisis, porque todavía no lograba casarse y estaba muy solo. Desde el primer momento de terapia me sorprendió el que fuera absolutamente pasivo en el reconocimiento y la laboración con sus propias resistencias, y resultó que esperaba que yo se las señalara, como había estado haciendo el analista anterior durante todo aquel análisis. Me impresionó luego el hecho de que en el momento mismo en que yo intervenía tenía una respuesta inmediata, aunque con frecuencia incomprensible. Descubrí que le parecía obligación suya replicar inmediatamente a cada intervención porque creía que sería señal de resistencia, y por ende malo, quedar callado un momento y recapacitar sobre lo que yo había dicho. Al parecer, su analista anterior nunca había reconocido una resistencia en su temor a quedar callado. En asociación libre, el paciente buscaba activamente cosas de que hablar, y si se le ocurría más de una cosa escogía lo que le parecía que yo andaba buscando, sin mencionar las demás. Cuando yo le pedía alguna información, solía responder por la asociación libre, y el resultado muchas veces era extraño. Por ejemplo, cuando le pregunté cuál era su segundo nombre me respondió que Raskolnikov, lo primero que se le ocurrió. Cuando me repuse de la sorpresa y lo puse en duda dijo que creía tener que realizar una asociación libre. No tardé en tener la neta impresión de que aquel hombre nunca había logrado una relación de trabajo con su analista primero. No sabía lo que debía hacer en la situación analítica. Había pasado años acostado frente a un analista, sometiéndose dócilmente a lo que creía que se requería de él, o sea la aso' ciación libre constante e instantánea. Paciente y analista habían estado haciendo una caricatura de psicoanálisis. Verdad es que el paciente había tenido algunas reacciones de trasferencia regresivas, y de ellas algunas habían sido interpretadas, pero la falta de una alianza de trabajo constante había hecho todo el procedimiento amorfo, confuso e ineficaz. Aunque yo reconocía que la magnitud de los problemas del paciente no podía deberse sólo y ni siquiera principalmente a los defectos técnicos del primer analista, me pareció que debía proporcionar al paciente una buena oportunidad de ver si podía laborar en la situación analítica. Además, este esclarecimiento revelaría de modo más vívido la patología del paciente. Por eso, en los primeros meses de nuestra cooperación le expliqué cuidadosamente, siempre que venía a cuento, las diferentes tareas que la terapia psicoanalítica requiere del paciente. Reaccionó como si todo eso fuera nuevo para él y pareció ansioso de

ALIANZA DE TRABAJO

201

trabajar como yo decía. Pero pronto pudo verse que él no podía decir sin más ni más las cosas que se le ocurrían, y se sentía impulsado a descubrir tras de qué andaba yo. No podía estar callado y reflexionar en lo que yo decía; temía los espacios vacíos, que señalaban un peligro espantoso. De estar callado podría pensar, y si pensaba podría estar en desacuerdo conmigo, y eso equivalía a matarme. Su sorprendente pasividad y docilidad se revelaban como una forma de halago, para disimular un vacío interior, una insaciable ansia infantil y una rabia terrible. En un período de seis meses se evidenció de sobra que aquel hombre era de un carácter esquizoide "como si", que no podía soportar las privaciones del psicoanálisis clásico (H. Deutsch, 1942; Weiss, 1966). Por eso lo ayudé a buscar psicoterapia de apoyo con una terapeuta. Una mujer que yo había analizado durante unos cuatro años volvió al análisis conmigo después de un intervalo de seis años. Ambos sabíamos cuando ella lo interrumpió que quedaba todavía buena parte del análisis por realizar, pero convinimos en que un intervalo sin análisis podría aclarar las insólitas oscuridades y dificultades que hallábamos en el intento de hallar una mejor resolución de su trasferencia sadomasoquista, ambivalente, plañidera y apegada a mí. Yo le había propuesto ir con otro analista, porque en general he visto que el cambio de analista es más productivo que la vuelta con el primero. Eso suele ' presentar insights nuevos en las reacciones de trasferencia antiguasy además nuevas posibilidades de trasferencia. Pero por razones externas no fue posible, y tuve que remprender su análisis, si bien con algunas reservas. En sus primeras horas en el diván me sorprendió el extraño modo que tenía de laborar en el análisis. Después recordé rápidamente que eso había sucedido ya anteriormente, sólo que ahora me sorprendió más porque ya había perdido la costumbre; me parecía casi fantástico. Al cabo de un momento determinado en la hora del análisis la paciente se ponía a hablar casi incesantemente, con frases inconexas, parte de recitación de un acontecimiento reciente, alguna frase obscena de vez en cuando sin mencionar su rareza, ni que era un pensamiento obsesivo, y después vuelta a recitar un acontecimiento pasado. La paciente parecía no darse cuenta en absoluto de su extraño modo de hablar y nunca lo mencionaba espontáneamente. Cuando la confronté con ese hecho al principio pareció ignorarlo y después se sintió molesta. Comprendí que en el antiguo análisis había muchas sesiones o partes de ellas en que la paciente estaba muy angustiada y trataba de esconder su conciencia de esa angustia así como el análisis de la misma. Recuerdo incluso que habíamos descubierto parte del significado y de los determinantes históricos de ese comportamiento. Por ejemplo, su madre había sido una gran parlanchina y hablaba a la niña como a una mayor antes de que pudiera entender. Su incomprensible parloteo conmigo era una identificación con su madre y un acting out en la situación analítica. Además, la madre había empleado un río de charla para manifestar su angustia como su hostilidad hacia el marido, que era bastante callado. La paciente adoptó esta pauta de la madre y la reactuaba conmi-

202

LA TRASFERENCIA

ALIANZA DE TRABAJO

203

go en la hora analítica siempre que estaba angustiada y hostil y cuando vacila-

tos. El segundo análisis tuvo un sabor y una atmósfera completamente diferen-

ba entre herirme y apegarse a mí.

tes. En el primer análisis yo tenía una paciente interesante y caprichosa que

Llegamos además a entender que este modo de comportamiento denotaba

resultaba muy frustradora porque me perdía con frecuencia por sus volubles

también una regresión en las funciones del Yo, del proceso secundario hacia el primario, una suerte de "hablar en sueños" conmigo, una repetición del dor-

vericuetos. En el segundo análisis yo seguía teniendo una paciente caprichosa, pero también una aliada que no sólo me ayudaba cuando me perdía sino que

mir con los padres. Este extraño modo de hablar se había presentado muchas

incluso me señalaba que iba por un camino errado antes de que yo lo

veces durante el primer análisis y si bien habían quedado analizados diferentes

comprendiera.

determinantes, todavía persistió en cierto grado hasta la interrupción de aquel análisis. Siempre que trataba yo de enfrentar a la paciente con un mal empleo de uno de los procedimientos del análisis, sus reacciones, o la aparición de nuevo material, nos desviaban, Tal vez recordaba ella algún sucedido histórico pasado que no parecía hacer al caso, o en las sesiones siguientes aparecían algu-

Un joven, el señor Z, 4 vino a mí en busca de análisis después de haber pasado dos años y medio con un analista de otra ciudad, en un análisis que casi no le había afectado en nada. Había obtenido ciertos insíghts, pero tenía la neta

nos sueños o nuevos recuerdos, y nunca llegábamos en realidad al grano de

i mpresión de que su primer analista desaprobaba verdaderamente su sexualidad infantil, aunque el joven comprendía que los analistas no tenían por qué

cómo ella no podía realizar alguna parte de la labor analítica.

despreciar esas cosas. En las entrevistas preliminares, el joven me dijo que le

En su segundo análisis, no me dejé hacer. Cada vez que asomaba la menor

costaba mucho hablar de masturbación y a menudo ocultaba conscientemente

señal de aquella charla inconexa, o cada vez que parecía indicado, le planteaba

ese tipo de información a su analista anterior. Había comunicado a éste la exis-

el problema y la hacía atenerse al asunto, por lo menos hasta que reconociera

tencia de muchos secretos conscientes, pero de todos modos se negaba tenaz-

de qué se estaba tratando. La paciente intentó recurrir a todos sus antiguos métodos de defensa contra mis confrontaciones de sus resistencias. Yo escu-

mente a divulgarlos. Nunca se entregaba de todo corazón a la asociación libre y había muchas horas de largo silencio en que quedaban callados él y su analis-

chaba por muy breve tiempo sus protestas y evasivas y le señalé repetidas veces

ta. Pero el moda de relacionarse conmigo el paciente, su historia y mi impre-

su función de resistencia, No laboré con ningún material nuevo hasta no estar

sión clínica general me llevaron a creer que era analizable, a pesar de no haber

convencido de que la paciente estaba en buena alianza de trabajo conmigo.

podido formar una alianza de trabajo con su primer analista.

Lentamente, la paciente empezó a enfrentarse a su abuso de la regla básica.

Me puse a analizar al señor Z y aprendí mucho de sus reacciones negativas

Ella misma se convenció de cómo a veces conscientemente, otras preconscien-

al analista anterior, algunas de las cuales se debían al modo de llevar éste el

temente, y otras inconscientemente emborronaba el verdadero objeto de la aso-

análisis. Por ejemplo, en una de las primeras sesiones en el diván, el paciente

ciación libre. Resultó evidente que cuando la paciente se sentía angustiada en

sacó un cigarrillo y lo encendió. Yo le pregunté qué sentía cuando decidió en-

su relación conmigo se deslizaba hacia su modo regresivo de "hablar en sueños". Era como quien dice una "obediencia maliciosa". Era maliciosa porque

cender el cigarrillo. Respondió con aspereza que sabía que no debía fumar con su anterior analista y suponía que yo se lo prohibiría también, Le dije al señor

ella sabía que se apartaba de la verdadera asociación libre. Y era obediencia

Z que quería saber qué sentimientos, ideas y sensaciones tenía en el momento

porque se sometía a aquel modo de hablar regresivo, es decir, incontinente.

en que decidió encender el cigarrillo. Entonces reveló que se había sentido algo

Esto sucedía siempre , que sentía cierto género de hostilidad hacia mí. Lo sentía

asustado en la sesión y para que yo no lo viera decidió encender el cigarrillo.

como un impulso de verter sobre mí un río de veneno. Esto la hacía sentir que

Repuse que era preferible que esos sentimientos e ideas se expresaran en pa-

yo sería aniquilado, perdido para ella, que quedaría entonces sola y asustada.

labras y no con acciones, porque así entendería yo con mayor precisión lo que

Rápidamente se zambullía otra vez en su charla ensoñada que era como decir-

ocurría dentro de él. Comprendió entonces que yo no le prohibía fumar sino

me: "Soy una niñita medio dormida que no es responsable de lo que emite.

le señalaba que era más útil para el proceso del ser analizado que él se expresa-

No me deje; déjeme dormir con usted; sólo es orina inocua lo que sale de mí." ( No examinaremos los otros determinantes porque eso nos llevaría demasiado

le dijo antes de ir al diván que lo acostumbrado era no fumar en él, sin explica-

tejos.)

ra con palabras y sentimientos. Él comparó esto con su primer analista que ción, y por ello su primer analista le había parecido arbitrario.

Era una experiencia fascinante el ver cuán diferentemente avanzaba este aná-

En una sesión posterior, me preguntó Z si yo era casado. Repliqué pregun-

lisis respecto del anterior. No quiero dar a entender que la tendencia de esta

tándole que qué creía él. Vacilando me reveló estar jaloneado entre dos series

paciente a emplear defectuosamente su capacidad de regresión en el funciona-

de fantasías, una de que yo era soltero, me gustaba mi trabajo y vivía sólo para

miento del Yo desapareciera por completo. Pero mi vigorosa prosecución del

mis pacientes, y otra de que yo era casado y feliz y tenía muchos hijos. Prosi-

análisis de la defectuosa alianza de trabajo, mi constante atención al mantenimiento de una buena relación operativa, mi negativa a dejarme desviar hacia el análisis de otros aspectos de su neurosis de trasferencia produjeron sus efec-

4

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4 y 2.7.1.

204

LA TRASFERENCIA

guió espontáneamente diciéndome que él esperaba que yo fuera casado y feliz porque así estaría en mejores condiciones para ayudarle en sus problemas sexuales. Después se corrigió él mismo y dijo que le dolía pensar que yo tuviera relaciones sexuales con mi esposa porque eso era turbador y él no tenía que ver con ello. Yo le señalé cómo, al no responder a su pregunta y preguntarle en cambio por sus fantasías en torno a la respuesta nos reveló cuál era su curiosidad. Le dije que no respondería a preguntas cuando me pareciera que se ganaría más con mi silencio, dejándole asociar su propia pregunta. En este punto Z se puso algo lacrimoso y al cabo de breve pausa dijo que al comienzo de su análisis anterior había hecho muchas preguntas. Su analista anterior nunca respondía ni explicaba su silencio. Este silencio del analista le parecía degradante y humillante, y ahora comprendía que sus propios silencios ulteriores eran represalias por la injusticia imaginada. Después comprendió en cierto modo que se había identificado con el desdén supuesto de su primer analista. Z sentía desprecio por la gazmoñería de su analista y al mismo tiempo estaba lleno de severos reproches para consigo, por sus propias prácticas sexuales, que a continuación proyectaba sobre el analista. Fue muy instructivo para mí ver cómo una identificación con el analista anterior basada en el temor y la hostilidad había deformado la relación de trabajo en lugar de conducir a una alianza de trabajo eficaz. Toda la atmósfera de su primer análisis estaba contaminada por sentimientos y actitudes hostiles, desconfiados y vengativos. Esto resultó una repetición del comportamiento del paciente para con su padre, punto que el primer analista había reconocido e interpretado. El análisis de esta resistencia de trasferencia fue no obstante inefectivo en parte debido a que el analista anterior trabajaba de modo tal que constantemente justificaba el comportamiento neurótico infantil del paciente y así favoreció la invasión de la alianza de trabajo por la neurosis de trasferencia. Laboré con Z unos cuatro años y casi desde el primer momento se estableció una alianza de trabajo relativamente eficaz. Pero mi modo de llevar el análisis, que le parecía indicar alguna genuina preocupación humana por su bien y algún respeto por su calidad de paciente, movilizó también importantes resistencias de trasferencia en una fase posterior del análisis. En el tercer año empecé a comprender que pese a lo que parecía una buena alianza de trabajo y una fuerte neurosis de trasferencia había muchos campos de la vida exterior del paciente que no parecían cambiar de acuerdo con la labor analítica. Finalmente pude descubrir que el paciente tenía ahora una inhibición, sutil pero específica: hacer labor analítica fuera de la hora analítica. Cuando se inquietaba fuera de la sesión se preguntaba a sí mismo qué era lo que le inquietaba. Por lo general lograba recordar la situación en cuestión. A veces incluso lograba recordar el significado del hecho que yo le había comunicado en algún punto anterior, pero ese insight solía ser relativamente carente de significado para él; lo sentía extraño, artificial y recordado de memoria. No era insight suyo; era mío y por lo tanto desprovisto de significancia viva para él. Por eso estaba relativamente in albis acerca del significado de los hechos que le turbaban. Aunque parecía haber formado conmigo una alianza de trabajo en la situa-

ALIANZA DE TRABAJO

205

ción analítica, era visible que ésta no seguía fuera de la hora analítica. El análisis reveló que el paciente no se permitía asumir ninguna actitud, ningún enfoque ni punto de vista como los míos fuera de la consulta. Le parecía que permitir eso hubiera equivalido a reconocer que yo había penetrado en él. Esto era intolerable porque a Z le parecía un ataque homosexual, una repetición de graves traumas de la infancia y la adolescencia. Lentamente fuimos llegando a descubrir que el paciente había sexualizado y agresificado el proceso de la introyección. Este nuevo insight fue el punto de partida para que el paciente empezara a saber distinguir entre las diferentes formas de "recibir". Gradualmente el paciente fue logrando establecer conmigo una identificación exenta de homosexualidad, en forma de adopción de un punto de vista analítico. De este modo, una relación de trabajo que no había tenido eficacia condujo al final a un cambio importante y duradero. En el tomo si se describirá con más detenimiento el caso de Z. Finalmente, quiero volver a aquellos pacientes que se aferran a la alianza de trabajo porque les horrorizan los aspectos regresivos de

la neurosis de trasferencia. Estos pacientes forman una relación razonable con el analista y no se permiten sentir nada irracional, ya sea sexual, ya agresivo, o de ambos tipos. La sensatez prolongada en el análisis es una seudosensatez, el paciente se aferra inconscientemente a esa sensatez por diversos motivos neuróticos inconscientes. Veamos un ejemplo. Durante cosa de dos años, un joven profesional que tenía un conocimiento intelectual del psicoanálisis tuvo una actitud positiva y razonable para conmigo, su analista. Si sus sueños indicaban hostilidad u homosexualidad, lo reconocía pero protestaba que él sabía que se debían sentir tales cosas por su analista, pero que "en realidad" no era así. Si llegaba tarde o se le olvidaba pagar la cuenta reconocía también que podía parecer que no quería acudir ni pagar, pero "realmente" no había tal. Tenía violentas reacciones de cólera para con otros psiquiatras que conocía, pero insistía en que se lo merecían y que yo no era como ellos. Se infatuó cierto tiempo por otro analista y "le parecía" que debía hablarle de mí, pero lo decía retozonamente. Todos mis intentos de hacer que el paciente reconociera en su persistente sensatez un medio de rehuir o quitar importancia a sus sentimientos e impulsos más hondos fracasaron. Incluso mis intentos de buscar el origen histórico de su modo de comportamiento fueron infructíferos. Había adoptado el papel de "tipo extravagante", payaso, inconforme inocuo, en sus años de universidad y lo repetía en el análisis. Como no podía lograr que el paciente laborara más, o más consistentemente, con ese material al final dije al paciente que teníamos que encarar el hecho de que así no íbamos a ninguna parte y que debíamos pensar en alguna solución que no fuera seguir el psicoanálisis conmigo. El pacien-

206

LA TRASFERENCIA

te estuvo callado unos momentos y dijo "francamente" que estaba decepcionado. Suspiró y después procedió a una observación de tipo asociación libre, yo le detuve y le pregunté que qué creía que estaba haciendo. Repuso que "suponía" que yo parecía algo enojado. Yo le aseguré que no se trataba de suponer. Entonces me miró lentamente y preguntó si podía sentarse. Asentí y lo hizo. Estaba muy conmovido, sombrío, pálido y claramente afligido. Al cabo de unos momentos de silencio dijo que tal vez lograra laborar mejor si pudiera verme. Tenía que estar seguro de que yo no me burlaba de él, ni estaba enojado ni me excitaba sexualmente. Esto último me pareció extraño y le pedí lo aclarara. Me dijo cómo con frecuencia había imaginado que acaso yo me excitaba sexualmente con su material pero se lo ocultaba. Nunca lo había declarado antes, era tan sólo una idea fugaz. Pero esta "idea fugaz" condujo rápidamente a muchos recuerdos de su padre tomándole la temperatura rectal repetida e innecesariamente. De ahí pasó a multitud de fantasías de índole homosexual y sadomasoquista. La persistente sensatez era una defensa contra ellos, así como un alegre intento de incitarme al acting out con él. Mi comportamiento en la sesión que acabo de describir no estuvo muy bien controlado pero condujo a comprender que la alianza de trabajo del paciente servía para enmascarar la neurosis de trasferencia.

La alianza de trabajo se había vuelto la fachada de la neurosis de trasferencia. Era su neurótica estructura de carácter, que ocultaba al mismo tiempo que manifestaba su neurosis subyacente. Sólo cuando se interrumpió el acting out del paciente y comprendió que estaba a punto de perder el objeto de trasferencia se hizo ajeno al Yo y accesible a la terapia su comportamiento rígidamente razonable. Necesitó varias semanas de poder mirarme a la cara para probar si podía confiarse en mis reacciones. Después se hizo capaz de distinguir entre la sensatez genuina y la sensatez burlona y despechada de su neurosis de carácter, y el análisis empezó a avanzar. 3.5.3.2 La alianza de trabajo en el paciente analítico clásico La palabra clásico se refiere aquí a un grupo heterogéneo de pacientes que son analizables sin modificaciones de importancia por el procedimiento psicoanalítico clásico. Padecen de alguna forma de neurosis de trasferencia, un síntoma de neurosis de carácter, sin ningún defecto apreciable en las funciones del Yo. En tales pacientes psicoanalíticos la alianza de trabajo se forma casi imperceptiblemente, relativamente en silencio y al parecer independientemente de toda actividad o intervención especial por parte del analista. Por lo general puedo ver las primeras señales casi imperceptibles de formación de la alianza de trabajo a los tres o seis meses del análisis. Los primeros indicios de esta evolu-

ALIANZA DE TRABAJO

207

ción suelen ser: el paciente queda callado y a continuación, en lugar de esperar a que yo intervenga, sugiere la opinión de que él mismo parece estar esquivando algo. O bien interrumpe un informe bastante inconexo de algún sucedido y comenta que él debe estar huyendo de algo. Si yo quedo callado, espontáneamente se preguntará qué puede ser lo que lo hace tan evasivo y dejará que sus pensamientos floten a la deriva en asociación libre, que dirá en alta voz. Es evidente que el paciente se ha identificado parcial y temporalmente conmigo y que ahora labora consigo del mismo modo que yo he estado laborando en sus resistencias día tras día. Si examino la situación, por lo general descubro que antes de esto el paciente habrá tenido alguna reacción de trasferencia esporádica, sexual u hostil, que temporalmente ha ocasionado una resistencia fuerte. Pacientemente, con mucho tacto, tengo que señalar esta resistencia, aclarar después cómo operaba, cuál era su objetivo y al final, interpretar y reconstruir su origen histórico probable. Sólo después de algún análisis efectivo de la resistencia de trasferencia parece que el paciente es capaz de formar una alianza de trabajo parcial. Pero es necesario volver al punto donde se inició el análisis para obtener una visión más detallada de su desarrollo. El paciente puede entrar de muchas formas en las entrevistas preliminares. En parte las determina su historia pasada en lo tocante a psicoanalistas, médicos, autoridades y extraños, así como sus reacciones a la enfermedad, a la necesidad de ayuda, y al pedirla, etc. (Gill, Newman y Redlich, 1954). Además, su conocimiento o falta de conocimiento de los procedimientos psicoanalíticos y la fama del analista influirán también en sus reacciones. El paciente llega, pues, a la entrevista inicial con una relación conmigo preformada, que depende de hasta dónde llene las incógnitas con su pasado impropio. Las entrevistas preliminares influyen bastante en las reacciones del paciente al analista, sobre todo en lo tocante a cómo se siente al tener que revelarse así como a sus reacciones a mi modo de enfocar y a mi personalidad. Yo creo que aquí tenemos también una mezcla de reacciones realistas y de trasferencia. El descubrimiento de sí mismo puede producir repercusiones del desvestirse otrora delante de los padres o médicos, etc., y por eso es fácil que cree reacciones de trasferencia. Mi modo de llevar las entrevistas hará otro tanto, cuanto más parezca extraño, doloroso o incomprensible al paciente. Sólo aquellos métodos que parecen comprensibles al paciente pueden producir en él reacciones realistas. Mi personalidad "de analista", tal y como se manifieste en las primeras entrevistas, puede también suscitar reacciones realistas y de trasferencia. Tengo la impresión de que las cualidades que parecen ex-

208

LA TRASFERENCIA

trañas, amenazadoras o no profesionales provocarán fuertes reacciones de trasferencia junto con angustia. Los rasgos que el paciente cree indican una intención, compasión y experiencia terapéutica son susceptibles de producir respuestas realistas, así como reacciones positivas de trasferencia. El material clínico del caso de Z muestra cómo las maneras, la actitud y el modo de proceder del analista al comenzar los dos análisis influyeron decisivamente en la situación analítica. Para cuando he decidido que es el psicoanálisis el tratamiento adecuado tengo ya la impresión de que el paciente en cuestión parece disponer de potencial para la formación de una alianza de trabajo conmigo junto con su neurosis de trasferencia. Mi discusión con el paciente acerca de por qué creo que el psicoanálisis es el mejor método de terapia para él, las explicaciones relativas a la frecuencia de las visitas, duración, honorarios, etc., y la propia estimación que haga el paciente de su capacidad de ajustarse a estas condiciones, tendrán un valor adicional en la revelación de su capacidad de formar una alianza de trabajo. Los primeros meses de análisis propiamente dicho, con el paciente acostado en el diván e intentando la asociación libre, pueden resumirse como una combinación de prueba y confesión. El paciente prueba su capacidad de realizar la asociación libre y de revelar su experiencia, causa de culpabilidad y angustia. Simultáneamente está sondeando las reacciones del analista a sus producciones (Freud, 1915a; Gitelson, 1962). Hay muchos relatos históricos y mucha comunicación de sucesos cotidianos. Mis intervenciones apuntan a señalar y explorar resistencias harto claras y afectos impropios. Cuando el material es muy Jaro, trato de establecer conexiones entre las normas de comportamiento pasadas y las presentes. La consecuencia es que el paciente suele empezar a sentir que tal vez yo lo entiendo. Entonces osa regresionar, se permite sentir algún aspecto transitorio de su neurosis en la trasferencia en relación con mi persona. Cuando consigo analizar esto efectivamente, he logrado establecer al menos temporalmente un Yo razonable y una alianza operativa junto con el Yo que siente y la neurosis de trasferencia. Una vez ha sentido el paciente esta oscilación entre neurosis de trasferencia y alianza de trabajo en lo tocante a un campo, el paciente se muestra más dispuesto a emprender regresiones futuras en ese mismo campo de la neurosis de trasferencia. Pero cualquier aspecto nuevo de la neurosis de trasferencia puede redundar en mejoría o en pérdida temporal de la alianza de trabajo. Una señora ama de casa, de edad mediana y bastante sencilla estaba empezando su segundo año de análisis. En el primer año había tenido gran dificultad

ALIANZA DE TRABAJO

209

en reconocer que a veces notaba sentimientos románticos y sexuales para conmigo, aunque había pruebas inconfundibles de ello en su comportamiento y en sus francos sueños. Se consideraba feliz en su matrimonio y sentía que las fantasías eróticas en torno al analista indicarían que estaba descontenta de su matrimonio. Esto la espantaba porque era en extremo dependiente de su esposo, inconscientemente hostil a él, y tenía un miedo terrible de perderlo. Mis intentos de lograr que la paciente se enfrentara a su trasferencia sexual y a su temor de la misma hacían de esta mujer, en general de buen corazón y ánimo cooperativo, una gruñona despechada y testaruda. En semejante estado solía responder a mis intervenciones diciendo: "¿No reaccionaría así cualquiera, no reaccionaría así todo el mundo? ¿No es natural? ¿No reaccionaría usted así si estuviera en mi lugar?" A medida que fuimos resolviendo algunos de los temores que le hacían resistir a los insights que yo trataba de procurarle, la paciente fue haciéndose capaz de enfrentar sus sentimientos positivos para conmigo y no tuvo necesidad de su defensa de "no lo haría cualquiera" y "no lo haría usted". Al mismo tiempo la paciente pudo reconocer para sí y conmigo que en su matrimonio había defectos sin que eso pronosticara el fin de su seguridad. También empezó a comprender y aceptar mis interpretaciones de algunas causas de los sentimientos sexuales que notaba por su analista. Pudo hacerse a la idea de que algo de lo que sentía por mí procedía de su amor sexual infantil por su padre y su hermano mayor. Había formado una alianza de trabajo bastante firme conmigo en lo tocante a materias heterosexuales. Pero la situación revivió los primeros días de su análisis cuando la agresión empezó a introducirse notablemente en la hora analítica. Por ejemplo, la paciente se volvió desusadamente callada cuando interpreté que su sentimiento de ser rechazada por mí estaba relacionado con el olvidar su pago a fin de mes. Tuvo un cólico gastrointestinal grave con una tremenda diarrea y el temor de estar mortalmente enferma de cáncer. Yo le dije que aquello era una manifestación de la rabia reprimida que sentía contra mí, y al principio lo negó. Repuse que su sentimiento de depender de mí había quedado afectado por mis intentos de interpretar en lugar de darle satisfacción o seguridades, y ella volvió a su "¿No reaccionaría así cualquiera, todo el mundo? ¿No es natural? ¿No lo haría usted en mi lugar?" Después añadió: "Creo que será mejor que vaya a la Clínica Mayo a que me examinen." La alianza de trabajo que había establecido en relación con las cuestiones heterosexuales se desvanecía al entrar en el cuadro clínico la hostilidad. Fueron necesarias semanas de interpretación paciente y meticulosa de las resistencias para restablecer una alianza de trabajo utilizable. La misma serie de acontecimientos se produjo cuando entró en la situación analítica la homosexualidad.

210 3.5.4

LA TRASFERENCIA

LOS ORÍGENES DE LA ALIANZA DE TRABAJO

3.5.4.1 Las contribuciones del paciente Para que se produzca una alianza de trabajo el paciente tiene que ser capaz de formar una variedad especial de relación de objeto. Las personas esencialmente narcisistas no podrán hacerlo. La alianza de trabajo es un fenómeno de trasferencia relativamente racional, desexualizado y desagresivizado. Los pacientes tienen que haber podido formar esas relaciones sublimadas, de objetivo inhibido, en sus vidas exteriores. En el curso del análisis se espera que el paciente pueda regresionar a las reacciones de trasferencia más primitivas e irracionales que están sometidas a la influencia del proceso primario. Mas para llegar a la alianza de trabajo, el paciente tiene que ser capaz de restablecer el proceso secundario, de deshacer una relación de objeto relativamente razonable con el analista a partir de las reacciones de trasferencia más regresivas. Las personas que padecen una grave falta o menoscabo en las funciones del Yo pueden perfectamente tener reacciones de trasferencia regresivas, pero les será difícil conservar una alianza de trabajo. Por otra parte, las que no osan abandonar su comprobación de la realidad siquiera temporal y parcialmente y las que se ven obligadas a apegarse a una forma fija de relación de objeto son asimismo poco convenientes para el psicoanálisis. Confirma esto el hecho clínico de que los psicóticos, los casos límites, los caracteres dominados por los impulsos y los niños pequeños por lo general requieren de modificaciones en la técnica psicoanalítica (Glover, 1955; Gill, 1954; Garma [véase Gitelson et al., 19621). Freud pensaba en esto cuando distinguía las neurosis de trasferencia, fáciles de analizar, de las neurosis narcisistas, no analizables. Como dejamos dicho, la susceptibilidad del paciente a las reacciones de trasferencia se debe a su estado de insatisfacción de los instintos y la consiguiente necesidad de oportunidades de descarga (Ferenczi, 1909). La conciencia del padecimiento neurótico mueve también al paciente a establecer una relación con el analista. En un nivel consciente y racional, el terapeuta ofrece una esperanza realista de aliviar el padecimiento del neurótico. Pero la impotencia del paciente en relación con su padecimiento moviliza anhelos primitivos de padre o madre omnipotente. La alianza de trabajo tiene un componente racional y uno irracional. Todo lo dicho indica que el paciente analizable debe tener necesidad de reacciones de trasferencia, debe tener la capacidad de regresionar y de permitir reacciones de trasferencia neuróticas y además

ALIANZA DE TRABAJO

211

tener en el Yo fuerza o esa forma particular de elasticidad que le permite interrumpir su regresión con el fin de reinstituir la alianza de trabajo razonable y objetiva (Loewald, 1960). Las funciones del Yo del paciente desempeñan un papel importante en la aplicación de la alianza de trabajo de su papel en las relaciones de objeto. Para ejecutar la labor analítica, el paciente tiene que poder comunicarse de diversos modos, de palabra, con sentimientos, y no obstante con cierta limitación en lo tocante a sus acciones. Debe poder expresarse con palabras, de modo inteligible, con orden y lógica, dar informes cuando se necesitan, y además poder regresionar parcialmente y realizar cierta cuantía de asociación libre. Tiene que poder escuchar al analista, comprender, reflexionar, cavilar y hacer labor de introspección. Hasta cierto punto tiene también que recordar, observarse fantasear y comunicarlo. Esto es sólo una lista parcial de las funciones del Yo que deben tener su papel en la capacidad que el paciente tenga de establecer y conservar una alianza de trabajo; esperamos también que en el paciente se forme simultáneamente una neurosis de trasferencia. De este modo, la contribución del paciente a la alianza de trabajo depende de dos propiedades antitéticas: su capacidad de mantener el contacto con la realidad de la situación analítica y su disposición a arriesgarse a la regresión a su mundo de fantasía. La oscilación entre estas dos posiciones es esencial para la labor analítica. 3.5.4.2 La contribución de la situación analítica Greenacre (1954), Macalpine (1950) y Spitz (1956b) han señalado cómo diferentes elementos del ambiente y los procedimientos analíticos favorecen la regresión y la neurosis de trasferencia. Algunos de estos mismos elementos ayudan también en la formación de la alianza de trabajo. La gran frecuencia de las visitas y la larga duración del tratamiento no sólo favorecen la regresión sino indican también los objetivos para largo plazo y la importancia de la comunicación íntima detallada. El diván y el silencio dan la oportunidad de la introspección y reflexión así como la producción de la fantasía. El hecho de que el paciente esté turbado y no sepa nada de eso mientras lo examina alguien relativamente exento de turbación y experto suscita en el paciente el deseo de aprender y emular. Sobre todo, el constante interés del analista en el intento de entender todo lo que sucede dentro del paciente, el hecho de que nada sea demasiado pequeño ni oscuro, feo ni bello para escapar al afán de comprender del analista, todo tiende a provocar en el paciente el deseo de saber, de hallar respuestas y causas. Esto

212

LA TRASFERENCIA

no significa que el sondeo del analista no provoque resistencias y asevera sencillamente que también excita la curiosidad del paciente y su búsqueda de lo causal. Yo añadiría además que el escrutinio constante de cómo parecen estar colaborando el paciente y el analista, el interés mutuo por la alianza de trabajo son en sí factores que contribuyen a reforzar la alianza, fomentan el estudio de sí mismo y la confianza en el analista. 3.5.4.3 Las contribuciones del analista Ya he sugerido que la personalidad y la orientación teórica del analista contribuyen a la alianza de trabajo. Es interesante observar cómo algunos analistas toman posiciones teóricas visiblemente acordes con su personalidad manifiesta y cómo otros suscriben teorías que parecen en contradicción con sus rasgos de carácter. Algunos se sirven de la técnica para proyectar, otros para proteger su personalidad. Esta apreciación no quiere ser crítica a ninguno de los dos grupos, ya que en ambos hemos visto uniones felices e infelices. Yo he visto analistas rígidos que preconizan la más estricta adhesión a la "regla de abstinencia" y que al mismo tiempo tratan de aplicar un tipo de psicoterapia de "experiencia emocional correctora", satisfactora y manipulativa de lo más torpe. He visto muchos analistas en apariencia desenvueltos y descuidados que practicaban una terapia de estricta "regla de abstinencia", y también algunos de carácter semejante que inducen a sus pacientes a actuar (act out) o les conceden algún género de terapia de satisfacción mutua. Algunos analistas practican el análisis que conviene a su personalidad; otros se sirven de los pacientes para descargar sus deseos reprimidos. De cualquier modo que sea, estas consideraciones son relevantes para los problemas relativos al establecimiento de la alianza de trabajo. Pero aquí sólo podemos esbozar brevemente los problemas. La cuestión básica gira en torno a la cuestión de qué orientación teórica del analista y qué características de nuestra personalidad analítica garantizan la formación de una alianza de trabajo así como el cabal desarrollo de una neurosis de trasferencia. Ya he indicado brevemente cómo ciertos aspectos de la situación analítica facilitan la producción de una neurosis de trasferencia. Esto puede condensarse así: inducimos al paciente a regresionar y a formarse una neurosis de trasferencia creando una situación compuesta por una mezcla de privación, un estado semejante al sueño y constancia. He visto pacientes que tenían una neurosis de trasferencia en su labor con varios analistas mientras la situación ofrecía una buena dosis de priva-

ALIANZA DE TRABAJO

213

ción administrada de modo bien calculado y por un tiempo apropiado. Mas para un buen resultado terapéutico se necesita una buena relación operativa. Veamos ahora la cuestión de qué tipo de actitud por parte del analista es más probable que produzca una buena alianza de trabajo. El caso del señor Z indica cómo el paciente estaba identificado con su analista anterior sobre la base de identificación con el agresor, sobre una base hostil (véase sección 3.5.3.1). Esta identificación no producía una alianza terapéutica sino una combinación de despecho y desconfianza, y estorbaba la labor analítica. La razón era que la personalidad del primer analista parecía fría y distante, rasgos que se asemejaban a los del padre de Z, y éste no podía distinguir entre su primer analista y sus sentimientos regresivos trasferenciales. Conmigo reaccionó al principio de forma muy diferente. Era visiblemente capaz de establecer una identificación temporal y parcial conmigo y realizar así la labor analítica. La contribución más importante que hace el psicoanalista a una buena relación de trabajo es la de su diaria labor con el paciente. La constante y firme búsqueda de insight en relación con cualquier parte del material y con todo él, así como con el comportamiento del paciente, es el factor principal. La labor regular y ordenada ayuda al paciente a acomodarse a lo que para él tengan de extraño los procedimientos y procesos psicoanalíticos (Gill, 1954; Stone, 1961). Esto no significa que el analista deba realizar sus diversas tareas analíticas cotidianas con exactitud compulsiva ni ritualismo monótono. Esa rigidez da seguridad acerca de lo que va a pasar, pero no sensación de confianza respecto de un ser humano. Otras inconsecuencias pueden causar dolor al paciente pero no interfieren gran cosa en la formación de una alianza de trabajo. La importancia que el analista concede a cada sesión y la escasez de sus ausencias subrayan la importancia de las sesiones así como de su continuidad, y esto contribuye a convencer al paciente de la necesidad de cooperar seriamente. La disposición del analista a dedicar años de trabajo al bienestar del paciente contribuye de forma semejante. Todas las características del trabajo arriba descritas tienen una importancia fundamental. No creo posible hacer psicoanálisis terapéutico sin ellas. Pero hay otros requisitos más para la eficaz alianza de trabajo. Algunos analistas laboran constante y seriamente y sin embargo les cuesta inducir a la formación de una alianza de trabajo a sus pacientes, quienes tienen una actitud sumisa y obediente en lugar de sentirse aliados y participantes. Impregna la atmósfera del análisis una sutil pero constante tendencia oculta a la angustia y el pavor respecto del analista y la relación operativa. Es posible que el pac:...ate sólo se dé cuenta de

214

LA TRASFERENCIA

este estado de cosas de un modo fugaz y esporádico, porque se expresa en matices delicados y no en fantasías ni acciones francos, ajenos al Yo. Esta actitud de obediencia puede ser también egosintónica respecto del analista, que así muchas veces no logra reconocerla ni someterla al escrutinio analítico. He tenido muchas veces ocasión de ver clínicamente casos de estos cuando he sido el segundo o tercer analista de algún paciente. Por ejemplo, un paciente de edad mediana, profesor de universidad, con un análisis anterior de más de cinco años de duración, no se atrevía a consultar su reloj en la hora analítica. Al empezar la sesión me dijo que tendría que salir cinco minutos antes de lo acostumbrado. Durante la sesión lo vi tratando de echar una ojeada al reloj con el rabillo del ojo, y aun se frotaba la frente mientras lo hacía subrepticiamente. Cuando le hice ver esta evidente evasividad, se sorprendió mucho. Por una parte, le espantaba la confrontación. Por la otra, su propia timidez lo consternaba. Después comprendió que tal angustia había pasado inadvertida y sin analizar durante todo su análisis anterior.

No cabe duda de que este ejemplo indica algunas reacciones de contratrasferencia en el analista, pero la cosa se complica si éste acepta demasiado literalmente dos sugestiones técnicas de Freud. Me refiero al concepto de que el analista es un espejo y a la llamada regla de abstinencia, que veremos más ampliamente en las secciones 3.9.2.1 y 3.9.2.2 (Freud, 1912b, 1915a, 1919a). Estas dos reglas prácticas de Freud han conducido a muchos analistas a adoptar una actitud austera, distante y aun autoritaria para con sus pacientes. Creo que esto es entender equivocadamente la intención de Freud y en el mejor de los casos, una actitud incompatible con la formación de una alianza de trabajo eficaz. Las alusiones al espejo y la regla de abstinencia estaban hechas para ayudar al analista a proteger la trasferencia de la contaminación excesiva, punto que Greenacre (1954) ha ampliado. El espejo alude a la idea de que el analista debe ser "impenetrable" para el paciente y no tratar de imponerle sus valores y normas. Esto no significa que el analista deba ser inanimado, frío e impasible. La regla de abstinencia alude a la importancia que tiene el no satisfacer los deseos infantiles y neuróticos del paciente, pero no significa que hayan de frustrarse todos los deseos del paciente. A veces uno puede satisfacer un deseo neurótico temporalmente. Y la frustración misma de los deseos neuróticos ha de llevarse a cabo de modo que el paciente no quede humillado ni traumatizado. Si bien es verdad que Freud subraya en sus escritos los aspectos de privación en la situación analítica, yo creo que lo hizo porque en aquel

ALIANZA DE TRABAJO

215

tiempo (1912-9), el peligro mayor era que los analistas se permitieran reaccionar exageradamente y actuar con sus pacientes. Entre paréntesis, si leemos los relatos de casos freudianos, no tenemos la impresión de que la atmósfera analítica de sus análisis fuera de frialdad o austeridad. En el registro original del caso del Hombre de las ratas,* por ejemplo, anexo al trabajo publicado por Freud (1909) hay una nota sobre el paciente, con fecha del 28 de diciembre: "Tenía hambre y le di de comer" (p. 303). Y el 2 de enero: "Aparte de esto sólo tenía trivialidades que comunicar, según parece, y hoy pude decirle muchas cosas" (p. 308). Me parece evidente que si deseamos que el paciente forme una alianza de trabajo relativamente realista y razonable, debemos laborar de un modo realista y razonable, teniendo presente el hecho de que los procedimientos y procesos del psicoanálisis, son extraños, originales y aun artificiales. En la situación analítica no caben la afectación, el ritualismo, la timidez, la imposición, el retraimiento ni la indulgencia. En el paciente influirá no sólo el contenido de nuestra labor, sino también el modo, la actitud, los modales, el talante, el ambiente en que laboremos. Reaccionará a aquellos aspectos de que nosotros no somos necesariamente conscientes, y con ellos se identificará en particular. Freud (1913b) dejó sentado que para establecer una concordancia necesitarnos tiempo y una actitud de comprensión y simpatía. Sterba (1929) insistió en el proceso de identificación. El hecho de que el analista esté continuamente observando e interpretando la realidad al paciente hace que éste se identifique en parte con ese aspecto del analista. La invitación a identificarse procede del analista. Desde el comienzo del tratamiento, el analista comenta la labor que han realizado los dos juntos. El empleo de frases como "veamos esto" o "podemos ver" favorece esa tendencia. Glover (1955) subrayaba la necesidad de que el analista fuera natural y sincero y afeaba la pretensión, por ejemplo, de que todos los arreglos de tiempo y pago se hacen exclusivamente en beneficio del paciente. Fenichel (1941) insiste en que por encima de todo el analista debe ser humano y le espantaba el que muchos pacientes suyos se manifestaran sorprendidos por su naturalidad y franqueza. Pensaba que la atmósfera analítica es el factor más importante para persuadir al paciente de que acepte someter a prueba algo anteriormente rechazado. Loewald (1960) va aún más allá y acentúa cómo son necesarias para el pa* No incluido en la traducción española aquí utilizada. Véase la Bibliografía al final

216

LA TRASFERENCIA

ciente las satisfacciones legítimas así como la actitud e intención terapéutica del psicoanalista. Todos los analistas reconocen la necesidad de las privaciones en el procedimiento psicoanalítico; coinciden en principio en que el analista debe ser humano. Pero surge el problema cuando se trata de determinar qué se entiende por humano en la situación analítica y cómo se concilia eso con el principio de la privación. Este tema se verá con mayor amplitud en las secciones 3.9, 3.10, 4.2.2 y 4.2.3. Aquí esbozaré sólo los que considero puntos principales. Esencialmente, la humanidad del analista se manifiesta en su compasión, su interés y su intención terapéutica para con su paciente. Le importa cómo le va al paciente, y no es nada más un observador o un investigador. Es un médico y un terapeuta que cuida a los enfermos y los dolientes, y su objetivo es ayudar al paciente a reponerse. Pero la "medicina" que prescribe es el insight, cuya dosificación calcula cuidadosamente, siempre atento a la meta de largo plazo, sacrificando los resultados temporales y rápidos por los cambios ulteriores y duraderos. Lo humano se expresa también en la actitud de que el paciente tiene derechos y que se le debe respeto como individuo. Hay que tratarlo con la cortesía acostumbrada; la tosquedad no tiene lugar en la terapia psicoanalítica. Si queremos que el paciente trabaje con nosotros como colaborador en el material regresivo que presenta, debemos tener cuidado de que sus aspectos maduros sean constantemente fomentados en el curso de nuestra labor analítica. No debemos olvidar que para el paciente, los procedimientos y procesos del psicoanálisis son extraños, poco razonables y artificiosos. Por mucho que pueda saber intelectualmente, la realidad del psicoanálisis es extraña y diferente y le ocasionará angustia. Pero lo motivan sus trastornos neuróticos y nos considera expertos; por eso se somete y trata de seguir las instrucciones y recomendaciones del analista, al menos conscientemente. El paciente que acude en busca de tratamiento está, al menos temporal y parcialmente, abrumado por su patología neurótica, y en ese estado de desvalimiento relativo es propenso a aceptar sin discriminación cualquier promesa de beneficio. Su desvalimiento ha obligado al paciente a buscar ayuda de donde viniere. Greenacre (1954) y Stone (1961) han descrito así esta relación "dispareja" o "desigual". A fin de contrarrestar la tendencia a someterse por angustia o masoquismo, es necesario que el analista atienda a la necesidad que el paciente tiene de estima y respeto de sí mismo y de dignidad mientras es psicoanalizado. El paciente dócil con frecuencia ocultará sus sentimientos de hu-

ALIANZA DE TRABAJO

217

millación y cólera por temor de perder el amor o granjearse la hostilidad. El analista no siempre podrá impedirlo, pero debe tener presente la posibilidad de que ocurra. No podemos rebajar continuamente a un paciente imponiéndole reglas y ordenanzas sin explicación y esperar que labore con nosotros como un adulto. Si lo tratamos como a un niño con actitudes y esperanzas imperiosas y arbitrarias, se fijará en alguna forma de reacción neurótica infantil de trasferencia. Para la alianza de trabajo es imprescindible que el analista manifieste constante interés por los derechos del paciente mientras dure el análisis. Esto significa que señalemos nuestro interés no sólo por el padecimiento neurótico que llevó al paciente al análisis y que lo hace sufrir fuera de él sino también por el dolor que la situación analítica le impone. El distanciamiento, el autoritarismo, la frialdad, la extravagancia, la satisfacción de sí mismo y la rigidez no tienen nada que hacer en la situación analítica. Veamos algunos ejemplos típicos. Al paciente se le explican todos los procedimientos extraños o nuevos. Yo siempre explico al paciente por qué se le pide que intente la asociación libre y por qué preferimos que se acueste en el diván. Yo espero las cuestiones o respuestas del paciente antes de proponerle' que se acueste. Todo cuanto digo al paciente es con un tono de voz que indica mi conciencia del estado del paciente y mi respeto por él. No hablo para rebajarlo, pero me aseguro de que entiende mis ideas y mi intención. Empleo el lenguaje corriente, evito los tecnicismos y la parla intelectualizada. Lo trato como a un adulto cuya cooperación necesito y que no tardará en sentir graves dificultades al laborar con el material psicoanalítico. Expongo al paciente que le cobraré las consultas canceladas que no pueda emplear con otros pacientes. Le comunico que para no estorbar sus producciones mantendré un silencio relativo. La primera vez que me hace una pregunta, le explico por qué no respondo; a la vez siguiente, callo. Si no comprendo el significado de una sesión, se lo digo así; no despido a un paciente sin una palabra. Si se siente muy turbado al hablar de algún tema por primera vez, reconozco que es doloroso para él pero necesario para el tratamiento, y que debe ser lo más franco posible. Cuando se enoja porque no reacciono a alguno de sus sentimientos, le digo que es mejor desempeño de mi papel mostrarle lo que yo entiendo que dejarle ver mis emociones. Replico a sus peticiones de tranquilización diciéndole que sé cuán mal se siente, pero que el tranquilizarle sólo será una ayuda temporal y engañosa. Si reincide en su petición, por lo general callo. Estoy dis-

218

LA TRASFERENCIA

puesto a admitir la posibilidad de equivocarme en mi interpretación y la modificaré si el material clínico indica que debo hacerlo. Reconozco la posibilidad de que tenga razón él si cree que mis palabras tienen algo de fastidio o dureza, pero insisto en que laboremos analíticamente con el incidente y su reacción al mismo. No interrumpo la sesión cuando está en mitad de una anécdota o en plena reacción emocional fuerte y dejo que la sesión dure algo más de los 50 minutos acostumbrados. Si he llegado tarde, trato de compensar el tiempo en esa sesión o en las subsiguientes. Le comunico con bastante antelación mis planes de vacaciones y le pido que trate de hacerlos coincidir con los suyos. (En el tomo n veremos con mayor detenimiento problemas semejantes.) Si dice un chiste, me permito mostrarle algún gusto o alegría, pero de todos modos trato de analizar por qué lo dijo y me sentiré libre de analizar sus sentimientos por mi risa. Haré otro tanto si reacciono con tristeza o hastío a algo que cuente. No respondo al teléfono durante la sesión. Si hago una excepción, me disculpo e inquiero cuáles fueron sus reacciones. De vez en cuando le pregunto cómo le parece que está laborando conmigo y si cree que estamos progresando. Después de que acaba, suelo comunicarle mis impresiones generales y a continuación analizo sus reacciones a las mismas. Creo ésta una muestra bastante típica de cómo defiendo los derechos del paciente, factor que es un elemento básico en la alianza de trabajo. Quiero poner de relieve que esta defensa de los derechos del paciente no anula ni hace desaparecer las privaciones necesarias. Aunque la alianza de trabajo es parte esencial del proceso psicoanalítico, deben predominar las privaciones si esperamos que el paciente pueda regresionar a la neurosis infantil de trasferencia. El analista tiene que saber oscilar entre la imposición de privaciones y la manifestación de interés por el paciente. A veces debe tomar una posición intermedia, infligiendo dolor con una interpretación pero manifestando compasión por el tono de voz, para hacer soportable el dolor. La oscilación entre el incógnito privador y la preocupación por los derechos del paciente es otra de las diversas condiciones dialécticas que se requieren del psicoanalista. Aunque dejo que el paciente vea cómo .me interesa e implica, mis reacciones tienen que ser discretas. Yo no trato de tomar partido en ninguno de sus conflictos, salvo que laboro contra sus resistencias, contra su perjudicial comportamiento neurótico y contra su autodestructividad. Pero en lo fundamental soy el representante del entendimiento y el insight que procura una atmósfera de trabajo serio, sinceridad, compasión y moderación (Greenson, 1958b).

RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y ANALISTA

219

Este esbozo es mi modo personal de ver cómo trato de resolver el conflicto entre la conservación de la distancia y el acercamiento necesario para la labor analítica. Comprendo que esto es una cuestión muy personal y no lo presento como prescripción exacta para todos los analistas. Pero sostengo que a pesar de las grandes variaciones que puede haber según la personalidad del analista, deben tomarse adecuadamente en cuenta y manejarse estos dos elementos antitéticos si esperamos buenos resultados analíticos. La neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo son fuerzas antitéticas paralelas en los fenómenos de trasferencia; cada una es de igual importancia para una situación analítica óptima. Este problema se volverá a examinar en el capítulo 4.

3.6 LA VERDADERA RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y ANALISTA

Las reacciones de trasferencia y la alianza de trabajo son clínicamente las dos variedades más importantes de relaciones de objeto que se presentan en la situación analítica. También ocurren tipos más arcaicos de interacción humana, antecedentes de la trasferencia así como transiciones a los fenómenos de trasferencia. Estas reacciones primitivas pueden surgir en estados gravemente regresivos y requieren más "manejo" que terapia de insight (Winnicott, 1955, 1956b; James, 1964). Por eso no las examinaremos aquí. Por otra parte, en el curso del análisis también se produce una "relación verdadera". Antes de volver a los fenómenos de trasferencia es necesario discutir y aclarar el concepto de la "relación real" entre paciente y analista. Esto no es tan sencillo como podría parecer a primera vista, porque la palabra "verdadero" tiene dos significados y empleos esencialmente diferentes, cada uno de los cuales puede tener una connotación desemejante para el paciente y el analista. Este tema lo han tratado muchos autores, pero sus sagaces apreciaciones clínicas padecen de la falta de una definición clara (Stone, 1954b, 1961; A. Freud, 1954a, 1965). La palabra "real" en la expresión "relación real" puede significar "realista", orientada hacia la realidad, hacia lo real, no deformada, en contraste con la palabra "trasferencia", que connota lo irreal, deforme e impropio, lo no realista. La palabra real puede significar también lo verdadero, genuino, auténtico y cierto, en contraste con lo artificial, sintético o supuesto. Yo quiero aquí emplear la palabra real para referirme a la relación genuina y realista, entre analista y paciente. Esta distinción es importante porque nos permite comparar lo que hay

220

LA TRASFERENCIA

de real en la relación del paciente con lo que hay de real en la del analista. Tanto en el paciente como en el analista, las reacciones de trasferencia son impropias e irreales, pero genuinas y sentidas. En ambos, la alianza de trabajo es real y adecuada, pero es un artificio de la situación del tratamiento. En ambas, la relación real es genuina y real. El paciente utiliza la alianza de trabajo para comprender el punto de vista del analista, pero sus respuestas de trasferencia toman la precedencia si interviene. En el analista, la alianza de trabajo tiene que tener precedencia respecto de todas sus reacciones francas al paciente. Trataré de aclarar estos puntos con ilustraciones clínicas procedentes de pacientes y analistas. Un joven, en la fase final de su análisis, que duró cinco años, vacila después de una interpretación mía y a continuación declara que tiene algo que decir pero que le cuesta mucho. Estaba a punto de saltárselo cuando comprendió que llevaba años haciendo precisamente eso. Respira hondamente y dice: "Usted siempre habla un poquito de más. Tiene tendencia a exagerar. Sería para mí mucho más fácil enojarme con usted y decirle que está usted un poco mal de la cabeza, o equivocado, o que no da en el clavo, o sencillamente no responder. Es terriblemente difícil explicar esto, porque sé que le va a herir." Creo que el paciente ha percibido atinadamente algunos rasgos de carácter míos y que me dolió algo que me los señalaran. Le dije que tenía razón, pero quise saber por qué era más difícil para él decírmelo sencilla y directamente como había hecho cuando se enojó. Respondió que sabía por experiencia que su salida colérica no me afectaría, porque eso era evidentemente su neurosis, y no me molestaría. Decirme que hablaba demasiado y que exageraba era una crítica personal y eso me dolería. Sabía que yo estaba orgulloso de mi destreza de terapeuta. Antes, hubiera temido que yo me desquitara, pero ahora sabía que no era probable. Además, eso no sería mortal.

Propongo este ejemplo clínico como reacción realista al analista. El paciente había hecho algunas observaciones acertadas y además había sido capaz de predecir mis reacciones sin deformación. Anteriormente, sus percepciones habían sido atinadas, pero sus fantasías acerca de mi reacción eran fantásticas, o sea desfiguradas por la trasferencia. Le había parecido que yo le aplicaría represalias y que podría matarlo. En el pasado había formado una buena alianza de trabajo en lo relativo a sus estallidos de cólera contra mí, pero la alianza no llegaba hasta el realismo crítico para conmigo. Eso sólo se logró en la etapa final. Podemos ver así la importancia de distinguir entre el realismo en las percepciones y el de las reacciones. Unas u otras, o ambas, pueden ser realistas o impropias.

RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y ANALISTA

221

Como dije en la subsección anterior, la capacidad que tenga el paciente de formar una alianza de trabajo depende de su motivación realista de desear ayuda por la cooperación con el analista, que es experto en la materia. Además, el paciente tenía que haber tenido en cierto grado la facultad de formar relaciones de objeto realistas y desinstintualizadas en su vida anteriormente. La dedicación y la destreza del psicoanalista contribuyen objetivamente a la formación de la alianza de trabajo. La constante actitud de aceptación y tolerancia del psicoanalista, su constante búsqueda de insight, su rectitud, su intención terapéutica, y su moderación son el núcleo en que se basa el paciente para establecer una relación de objeto realista. Esos rasgos merecedores de confianza del analista inducen al paciente a formar las diversas identificaciones que serán la esencia de la alianza de trabajo. Los rasgos objetables del analista suelen conducir a reacciones realistas, así como a la trasferencia. En todo caso obstaculizan la formación de una alianza de trabajo. La viñeta clínica arriba citada muestra cómo mi locuacidad y mis exageraciones hicieron al paciente apreciar con realismo que yo estaba narcisísticamente orgulloso de mi talento interpretativo. Esto también ocasionó fenómenos de trasferencia. Al cabo de años de análisis estos rasgos míos ya no producían trasferencia en el paciente, que los percibía como faltas y los aceptaba con realismo. Pudo formar una alianza de trabajo conmigo a pesar de mis flaquezas. En los adultos, todas las relaciones con la gente son una mezcla con distintas proporciones de trasferencia y realidad. No hay reacción de trasferencia, por fantástica que sea, sin un germen de verdad, y no hay relación realista sin algo de fantasía de trasferencia. Todos los pacientes en tratamiento psicoanalítico tienen percepciones y reacciones realistas y objetivas con su analista junto con sus reacciones de trasferencia y su alianza de trabajo. Estos tres modos de relación con el analista están interrelacionados. Influyen unos en otros, se funden unos con otros, y pueden recubrirse unos a otros. A pesar del traslape, es válido clínica y prácticamente separar estas tres clases de reacciones. El paciente tiene percepciones y reacciones realistas desde que comienza el tratamiento, mas suele resultarle difícil expresar las negativas, que rápidamente desencadenan reacciones de trasferencia, pero no son analizables mientras no se establece una pequeña alianza de trabajo a pesar de los recelos del paciente. Esto tal vez no sea posible si los rasgos objetables del analista tocan un campo de gran importancia realista para el paciente.

222

LA TRASFERENCIA

RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y ANALISTA

223

Un joven analista que yo estaba dirigiendo me dijo que uno de sus pacientes,

guntado él que por qué, ella le replicó que él estaba más enfermo que ella. Le

una madre joven, había pasado casi toda una sesión describiendo las terribles

había pagado y se había ido. Al cabo de un rato le pregunté qué había sido

angustias que le había causado la súbita enfermedad de su hijito la noche ante-

del niño. El joven se sonrojó y avergonzado me confesó que se le había "olvi-

rior. El bebé había tenido una fiebre alta con convulsiones y la madre estuvo

dado" preguntar por él. Ese olvido y ese sonrojo me brindaron la oportunidad

como loca hasta que pudo dar con el pediatra. Mientras contaba a mi estu-

de señalarle que tendría problemas en aquel campo, y a continuación insinué

diante lo sucedido lloró varias veces. Acabado el relato, el analista guardó si-

que tal vez le vendría bien un poco más de análisis. El joven convino en ello.

lencio. Cuando ella calló, y después de unos minutos más de silencio por ambas

Estos datos clínicos demuestran el hecho de que un objetable rasgo de carácter del analista puede producir en el paciente reacciones realistas que se oponen al éxito del tratamiento psicoanalítico. (Véase tomo II para un estudio más amplio de este problema y otros relacionados con él.) Es mi opinión que el comportamiento de la joven fue realista y apropiado. Esto no quiere decir que el comportamiento del analista no suscitaría también reacciones de trasferencia, pero en esta situación eso es de importancia secundaria. Permítaseme decir que el comportamiento del analista fue en detrimento de la formación de una alianza de trabajo, porque la paciente pudo sentir que tal comportamiento indicaba un apartamiento hostil o el temor a una implicación de contratrasferencia. Yo sostengo que era posible que el analista manifestara alguna simpatía por el dolor de su paciente sin que ello se convirtiera en satisfacción de trasferencia demasiado placentera. Por ejemplo, podía haber preguntado simplemente a la paciente cómo estaba el niño o qué decía el doctor. Sólo después hubiera sido hacedero analizar las reacciones de la paciente, y eso en dosis compatibles con la capacidad que tuviera ella de soportar más dolor. Muchos analistas han subrayado los peligros de las frustraciones y privaciones excesivas o superfluas ( Glover, 1955; E. Bibring, 1935; Menninger, 1958). Otra ilustración de este problema puede verse en el modo que tiene el analista de manejar sus errores menores de técnica advertidos por el paciente. He conocido analistas que creen erróneo reconocer con un paciente que se ha cometido un error. Se esconden tras de la capa impenetrable del "silencio analítico". He conocido a otros que no sólo reconocen sus equivocaciones sino que abruman al paciente confesando los motivos inconscientes de su error. Yo opino que es autoritario, injusto y humillante ocultar un error al paciente que lo ha advertido. Tal comportamiento del analista provocará una justa desconfianza, que se puede volver inanalizable y conducir a una sumisión intratable o a la interrupción del tratamiento. La efusión de las motivaciones inconscientes que el analista tuvo para su error es una caricatura de sinceridad. El analista aprovecha el predicamento del paciente para su propia satisfacción instintual o por su necesidad de punición. Cuán diferentes son estas reacciones del reconocimiento sincero y franco del error, se-

partes, el analista le dijo que debía tener una resistencia. La paciente no dijo nada. Poco después terminó la sesión. Con esta observación terminó el joven analista su descripción de aquella hora. Yo le pregunté si retrospectivamente estaba satisfecho de su labor en aquella sesión; si no se podía haber hecho algo más. Repuso que le parecía que el largo silencio de ella podía haber significado que se sentía culpable por sus deseos de muerte para con su hijo, pero le pareció bueno esperar para ese planteamiento. Yo le dije que podía haber habido algún deseo de muerte hondamente enterrado en la paciente para con el niño pero que me parecía que su angustia y tristeza eran mucho más patentes y merecían alguna respuesta de parte de él en el curso de la sesión. El estudiante me recordó gravemente cómo Freud dijo que no debemos satisfacer los deseos instintuales y narcisistas de nuestros pacientes. Me abstuve de más comentarios en aquel momento y a la sesión siguiente le pregunté qué había sucedido. El estudiante replicó que la paciente había llegado a la sesión, no había dicho absolutamente nada y había enjugado calladamente las lágrimas que resbalaban por su rostro. De vez en cuando él le había preguntado en qué pensaba. La hora terminó sin más intercambio de palabras. Nuevamente pregunté al joven analista si le quedaba alguna duda acerca de que podía haberse hecho algo más. Se encogió de hombros. Le pregunté si había sabido qué había pasado con el bebé. Me declaró que la paciente no había dicho nada y él no le había preguntado. La última sesión que me contó era la última que tenía la paciente aquella semana y no debía volver a verla hasta después de su sesión dirigida. Sacudí la cabeza incrédulo. Pregunté al estudiante si personalmente no sentía interés ni curiosidad por el bienestar del bebé. Añadí que quizá las lágrimas de la madre indicaban que el estado del niño había empeorado. O quizá indicaban que el comportamiento del analista le parecía un desinterés emocional frío y hostil. El estudiante replicó que yo podría tener razón, pero que creía que yo era demasiado emotivo. Terminé la sesión diciendo al joven que me parecía que su falta de respuesta emocional impediría la formación de una alianza de trabajo. A menos que pudiera sentir cierta compasión por su paciente e indicárselo así, dentro de ciertos límites, no podría analizarla. Pronostiqué que aun cuando volviera la paciente, me temía que el tratamiento no serviría. Cuando un paciente se halla tan acongojado, no solamente es natural sino imperativo manifestarle cierta compasión. A la semana siguiente, el joven analista me comunicó que la paciente había vuelto el lunes en la mañana y le había comunicado que se iba. Habiéndole pre-

224

LA TRASFERENCIA

guido de la pregunta al paciente de cuáles fueron sus sentimientos y asociaciones ante el error y ante nuestro reconocimiento. La situación analítica es desigual en el sentido de que una parte es la enferma y otra el terapeuta y experto. Pero debe ser igual en el sentido de que tanto el paciente corno el analista tienen derechos humanos que debemos salvaguardar. Si un paciente me preguntara por qué cometí un error, primeramente querría yo saber cuáles fueron sus fantasías y a continuación le diría que mis razones no tienen cabida en su análisis, sino en el mío. Del mismo modo respondería a todas las preguntas acerca de mi vida íntima. Yo inquiero las asociaciones y después digo por qué no debo responder. Para que el analista trabaje eficaz y venturosamente en el campo del psicoanálisis importa que sus actitudes analíticas y médicas se deduzcan en lo esencial de su relación real con el paciente. Como dejo dicho en las secciones 1.3.3 y 3.5 y estudiaré más adelante en el capítulo 4, no se puede operar analíticamente sino pudiendo oscilar entre la posición analítica relativamente desapegada y la médica, más implicada. El analista tiene que ser una persona que pueda endopatizar y sentir compasión sinceramente al mismo tiempo que se restringe. Es necesario a veces infligir dolor y dejar que el paciente aguante el sufrimiento. Pero el tratamiento psicoanalítico no puede realizarse en un ambiente de severidad imponente, desinterés glacial o jovialidad prolongada. El analista tiene que saber mezclar y oscilar entre sus funciones bipolares de analizador de datos y curador de enfermos y acongojados. Los verdaderos sentimientos del analista por su paciente deben subordinarse a su alianza de trabajo. Su misión es refrenar aquellas reacciones que vayan en detrimento del proceso terapéutico. Esto no quiere decir que asuma conscientemente un papel que le sea ajeno. Significa que si tiene bien enfocado el cuadro del paciente, productor de material analítico y neurótico doliente, el analista estará en condiciones de corresponder llegando al paciente en calidad de analizador o de terapeuta, o bien de una mezcla de uno y otro. Hay que descubrir y moderar las reacciones de contratrasferencia. También hay que frenar las reacciones fuertes y realistas, pero su naturaleza puede indicar la posibilidad de haber elegido un paciente con el que no podemos laborar. Las reacciones artificiales deben ser necesarias tan sólo como medidas temporales, mientras se pueden movilizar las actitudes analíticas y médicas genuinas. Si así se hace, el paciente tendrá ocasión de obtener experiencia e insight a partir de un tipo único de relación de objeto en que muchas formas de amor y odio se convierten en instrumentos cons-

RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y ANALISTA

225

tructivos y no en meras oportunidades de sentir placer y dolor (Winnicott, 1949; Stone, 1961; Greenson, 1966). Aunque en paciente y analista se forman reacciones de trasferencia, una alianza de trabajo y una relación real mutua, las proporciones y el orden de producción difieren. En el paciente, las reacciones de trasferencia predominan en la larga fase media del análisis. La relación real está en primer plano al principio y vuelve a adquirir importancia en la fase final (A. Freud, 1954a, 1965). La alianza de trabajo aparece hacia el final de la fase introductoria, pero va cediendo periódicamente hasta que el paciente se acerca a la fase final. En el psicoanalista, la alianza de trabajo debe predominar desde el principio hasta el fin. La contratrasferencia siempre debe estar en último término. La relación real sólo debe tener más campo libre en la fase final. Hay veces empero en que consideraciones especiales requieren que el analista deje que sus sentimientos reales se manifiesten antes. La situación del analista joven arriba citada es una en que yo hubiera manifestado claramente mi interés por el niño de la paciente. Yo no veo cómo alguien podría dejarse analizar a fondo por un analista que conservara un despego glacial en semejante caso. Reacciones humanas tales en el psicoanalista son una condición sine qua non para la formación de una alianza de trabajo en el paciente. Algunos pacientes habrá que quieran un analista de tipo computadora, pero es que en realidad estarán tratando de rehuir una verdadera experiencia psicoanalítica. Hay pacientes que tratan de aislar al psicoanalista de la vida real e imaginan que sólo tiene existencia en su consultorio y sus reacciones emocionales siempre son bien atemperadas y controladas. En casos tales he comprobado que convenía mostrarse al paciente de otro modo. Con frecuencia no basta decirlo con palabras. Yo he dejado que el paciente note a veces mi decepción por sus pocos progresos o mi interés por los acontecimientos mundiales. Trato de restringir la intensidad de mis reacciones, pero no todos los días abro la puerta con la misma expresión en la cara ni concluyo la sesión del mismo modo. No planeo esas variaciones, sino que me permito la flexibilidad en tales cuestiones. Opino que es importante mostrar en ciertas acciones y modos de comportamiento que el analista es en verdad un ser humano. Incluso dejo ver a veces alguna flaqueza humana. El libro de Stone (1961) contiene muchas glosas interesantes sobre estas y otras cuestiones análogas. Queda otra situación en que se requiere bastante franqueza de parte del analista, y es la que se presenta cuando éste descubre que él y su paciente están en fundamental desacuerdo en algún asunto político que

LA TRASFERENCIA

226

no puedo trabajar eficazmente con algunos pacientes de opiniones políticas o sociales verdaderamente reaccionarias. En casos tales me ha resultado bueno comunicar a ese tipo de pacientes francamente mi modo de pensar, y lo antes que sea posible en el tratamiento. Le indico que debe considerarse en libertad de buscar otro analista si mi opinión le parece demasiado inquietante. Si mis propios sentimientos en esa cuestión son muy intensos y sus demás cualidades no bastan para hacer agradable al paciente, le declaro que no puedo trabajar con él e insisto en que se busque otro analista. Reconozco, además, que esto es un defecto en mí, para no traumatizarlo. Queda mucho por decir sobre la relación real entre paciente y analista. En el capítulo 4 se tocarán problemas adicionales, y por todo el libro se hallarán más ilustraciones.

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

entre personas. En la siguiente descripción de los tipos de reacción de trasferencia me limitaré a examinar lo predominante, lo clínicamente significante por un período dado de tiempo en un análisis. 3.7.1

DE TRASFERENCIA

No hay ningún modo de clasificar los fenómenos de trasferencia que sea justo con todas sus diferentes variedades. Aunque hagamos por deslindar las muchas formas clínicas de trasferencia, al final nos queda una clasificación poco sistemática de donde están omitidos muchos tipos clínicos importantes o bien abarcamos las variedades clínicamente importantes pero con mucho traslape. El mal menor es sacrificar lo sistemático por completo. Trataré de describir las formas más importantes de reacciones de trasferencia y clasificarlas o etiquetarlas de acuerdo con lo que parece ser el modo de enfoque clínico más útil. Debe tenerse presente que un método de clasificación no excluye a otro. Por ejemplo, podríamos describir una situación como representante de la trasferencia positiva y con igual validez poner al mismo fenómeno la etiqueta de trasferencia materna, etc. Otro punto: estas reacciones de trasferencia no se distinguirán basándose en si son reacciones de trasferencia transitorias y esporádicas o manifestaciones de la neurosis de trasferencia. Ya hemos presentado esta diferenciación en la parte teórica y debe entenderse que todas las categorías de reacciones de trasferencia se dan en ambas formas. Finalmente, debemos comprender que buen número de sentimientos de trasferencia se producen simultáneamente, como ocurre con las relaciones de objeto en general. Teóricamente podríamos describir diferentes estratos o jerarquías de emociones y defensa coexistentes en cualquier relación dada

LA TRASFERENCIA POSITIVA Y LA NEGATIVA

Aunque Freud (1912a) reconoció muy pronto que todos los fenómenos de trasferencia son de naturaleza ambivalente, su medio favorito de designarlos fue trasferencia positiva y trasferencia negativa. A pesar de todas las ambigüedades y los defectos que entraña este modo de clasificar, ha seguido siendo el más empleado por los psicoanalistas practicantes. 3. 7.1. 1

3.7 CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LAS REACCIONES

227

La trasferencia positiva

El término trasferencia positiva es una manera abreviada de designar las reacciones de trasferencia compuestas predominantemente por el amor en cualquiera de sus formas o por cualquiera de sus precursores o derivados. Consideramos que hay trasferencia positiva cuando el paciente siente por su analista amor, cariño, confianza, deseo, gusto, interés, devoción, admiración, infatuación, pasión, ansia, anhelo, ternura o respeto. Las formas atenuadas de amor no sexual ni romántico preparan la alianza de trabajo. Aquí me refiero en particular a sentimientos semejantes a la simpatía, la confianza y el respeto. Otra forma importante de trasferencia positiva se produce cuando el (o la) paciente se enamora de su analista. Es un caso corriente cuando se trabaja con pacientes de sexo opuesto, pero nunca he visto que suceda con pacientes del mismo sexo, salvo con pacientes patentemente homosexuales. Este enamoramiento en el análisis se parece notablemente al enamoramiento en la vida real. Sucede tan frecuentemente en el análisis porque nuestros pacientes han tenido experiencias dolorosas de ello en su vida. Reprimido, emerge en forma de amor de trasferencia durante el análisis. Es tal vez más irracional en grado e infantil en sus manifestaciones que el amor de la realidad. El penetrante y sagaz estudio que hizo Freud (1915a) de este asunto es lectura obligada para todo estudiante serio. La paciente enamorada de su analista presenta muchos problemas técnicos difíciles. Ante todo, el objetivo principal de la paciente es el afán de obtener alguna satisfacción de sus deseos, y se resiste a laborar analíticamente con esas emociones. En las fases intensas de su amor,

228

LA TRASFERENCIA

es dificil, cuando no imposible, tener acceso a su Yo razonable y establecer una alianza de trabajo. Hay que ser paciente y esperar que las violentas emociones pierdan intensidad. En segundo lugar, el amor ardiente de una paciente puede provocar sentimientos de contratrasferencia en el analista. Esto puede suceder sobre todo a los analistas jóvenes e inexpertos, o a los que tienen una vida personal insatisfactoria. La tentación inconsciente entonces es responder de algún modo al amor de la dama, darle satisfacción de alguna forma, o bien volverse áspero y duro con ella por la tentación que su amor presenta. Freud fue inequívocamente claro al aconsejar sobre esta situación (1915a, pp. 163-71; 444-8). No caben términos medios. No se pueden permitir ni las satisfacciones eróticas más inocentes e imperfectas. Cualquiera de esas satisfacciones vuelve el amor de la paciente relativamente inanalizable. Esto no significa que hayamos de conducirnos de una manera insensible y dura. Hay que ser considerado y pensar en la condición de la paciente, pero seguir adelante con la tarea de analizar. Tal vez en ningún otro momento sea tan absolutamente necesaria la actitud analítica de humanidad compasiva y moderada y firmeza. Veamos un ejemplo. Una joven, tímida y huraña, empieza en el tercer mes de análisis a dar señales evidentes de creerse enamorada de mí. Al cabo de varios días de debatirse con sus sentimientos, confiesa llorosa su amor. Y me ruega que no trate este estado de cosas del mismo modo frío y analítico que sus otras emociones. Me implora que no esté callado y distante. Que por favor diga algo, cualquier cosa.„ porque es tan humillante hallarse en esa situación. Llora y solloza y después calla. Al cabo de un rato digo: "Sé que esto es muy duro para usted, peo nos importa que trate usted de expresar exactamente lo que siente." La paciente queda callada un momento y después dice suplicante y enojada: "No es justo, usted puede ocultarse detrás del diván analítico, y yo tengo que revelar todo. Sé que usted no me ama, pero al menos dígame que le simpatizo; reconozca que le intereso algo, que no soy sólo un número para usted: la paciente de las once." Llora y solloza y. vuelve a quedar en silencio. Yo también callo un rato y después digo: "Cierto: no es justo. La situación analítica no es pareja. Su tarea es exponer sus sentimientos y mi trabajo entenderla, analizar lo que se manifiesta. Ciertamente, no es justo." Esta observación pareció ayudar a la paciente. Después pudo expresar mejor su cólera y su humillación. En las sesiones siguientes hubo mezcla de odio y amor, pero fue capaz de laborar con estas reacciones. Creo que por el tono de mi voz y por mis palabras colegía que yo me daba cuenta de su predicamento penoso y que si bien sentía compasión por ella, estaba decidido a proseguir mi labor analítica. Pero por primera vez entraron en el cuadro clínico y hubieron de ser tratados su decepción y su sensación de rechazo ante mi actitud clínica de trabajo y de no complacencia. Lo importante era evitar los peligros gemelos

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

229

de alentar a la paciente falsamente o de infligirle un dolor innecesario que la obligara a reprimir sus sentimientos y a huir de alguna forma.

El amor de trasferencia del paciente siempre se convierte en causa de resistencia. Puede contrariar la labor del análisis por las apremiantes peticiones y anhelos de satisfacción inmediata del paciente. La hora analítica es entonces para el paciente la oportunidad de satisfacción del deseo que tiene de proximidad e intimidad, y así pierde interés por el insight y el entendimiento. Una complicación más es que el paciente por lo general reaccionará a las intervenciones o no intervenciones del analista sintiéndose herido y rechazado y que por ello se negará conscientemente a laborar. La paciente arriba mencionada es un ejemplo de esto. La tarea técnica es alentar la expresión cabal de todo hecho del amor de trasferencia y en el momento debido empezar a laborar con las resistencias del paciente a la labor analítica. Volvamos a la paciente mencionada. Después de reconocer yo que la situación analítica no era justa en el sentido de que ella debía descubrirse y yo tenía por misión analizarla, trató de volver a manifestarme sus sentimientos amorosos. Pero ahora su tono triste, implorante y apremiante tenía un acento de enojo, y aun podía distinguir yo un matiz de amargura: "Sé que tiene usted razón, pero yo me expresaré, piense usted lo que quiera. Es tan duro pedir, implorar amor y obtener el silencio por toda respuesta. Aunque entiendo que usted debe estar acostumbrado; supongo que le sucederá con todas sus pacientes. Me pregunto cómo puede usted resistir... pero en definitiva, a usted le pagan por escuchar." Calló la paciente, y yo también un rato. Ahora tenía ella los ojos secos y abiertos, la boca apretada, las manos firmemente abrazadas al cuerpo. Al rato dije: "Bueno, usted está resentida por la forma como le respondí... por favor, descríbalo con palabras." Y lo hizo; primero fue un torrente de sentimientos de enojo; luego nuevamente una riada de amor, y esto se repitió varias veces. En unas cuantas sesiones fue cediendo la intensidad de estos sentimientos y estuvo lista para laborar. Ahora podía decirle: "Tratemos de entender lo que ha estado sucediendo; tratemos de entender por qué ama usted y cómo ama usted. ¿Qué halla usted de amable en mí?" Al hacer esta última pregunta me ofrezco a la paciente como modelo de cómo podría examinar sus sentimientos de amor. Esto pareció resultar en este punto, y el Yo razonable de la paciente se puso disponible de forma más consistente. Después logramos restablecer la alianza de trabajo y pudimos explorar juntos lo que había ocurrido en las sesiones anteriores. Los detalles del procedimiento de los pasos siguientes se describirán en la sección 3.9. Presenta otro problema técnico especial la paciente algo enterada que

230

LA TRASFERENCIA

pregunta, por lo general en las primeras sesiones: "Doctor, ¿tengo que enamorarme de usted?" Esta pregunta, como todas las demás del análisis, no ha de tener respuesta inmediata; primero hay que averiguar su causa, y no responder inmediatamente. Pero al final resulta aconsejable responder, ya que, según mi opinión, el paciente tiene el derecho de saber algo de lo que se entiende que "ha de" sentir. La mejor respuesta que he hallado a esta pregunta es que todo cuanto "tiene" que hacer un paciente es seguir la regla de la asociación libre, dejar que sus pensamientos y sentimientos vaguen libremente sin censura y comunicarlos con la mayor exactitud posible. No hay norma fija acerca de lo que un paciente debe sentir, ya que cada individuo es diferente. No hay modo de saber qué sentimientos va a tener un paciente en un momento dado respecto de su analista. Dije ya que según mi experiencia, la trasferencia romántica de enamoramiento sólo ocurre cuando paciente y analista son de distinto sexo (salvo con los casos francamente homosexuales). Pero hay que modificar algo esa declaración. Mis pacientes masculinos suelen enamorarse durante su análisis de mujeres que su fantasía relaciona conmigo (esposa, hija, colega, pacientes, etc.). Con frecuencia, su amor indica que el aspecto importante es el lazo que los une conmigo. Mis pacientes masculinos también tienen sentimientos sexuales para conmigo... pero en general sin amor. O bien sienten algún aspecto de amor, pero no simultáneamente con lo sexual. La única excepción a esto son los sueños en que mis pacientes masculinos pueden tener sentimientos sensuales y amorosos para conmigo, en particular si yo aparezco algo disfrazado. La idealización es otra variedad de trasferencia positiva que se da en pacientes de ambos sexos (Greenacre, 1966b). A veces resulta ser el retorno de la adoración al héroe de la fase de latencia. La idealización es particularmente frecuente en los pacientes que han perdido a sus padres por el divorcio o la muerte. Tengo la experiencia de que la idealización es un intento de preservar al analista de impulsos destructores primitivos. Sucede así con todas las reacciones de trasferencia fijas y sin cambio; la rigidez indica que las emociones y los impulsos de índole contraria están refrenados. La actitud de adoración oculta una repugnancia reprimida que cubre un odio primitivo. La envidia superficial es una pantalla contra el desdén que oculta una envidia más regresiva. Todos los fenómenos de trasferencia son ambivalentes porque la naturaleza de la relación de objeto trasferida es más o menos infantil y todas las relaciones de objeto infantiles son ambivalentes. Pero cada

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

231

persona trata la ambivalencia de modo diferente y hay diferentes géneros de ambivalencia dentro de un mismo paciente. Por ejemplo, podemos observar que determinada paciente manifiesta predominantemente sentimientos de amor y admiración para con su analista, pero diseminados entre sus observaciones positivas se hallan algunos destellos ocasionales de sarcasmo o cólera. O bien esa misma paciente puede pasar un período de varias semanas en que sus sentimientos sean casi exclusivamente amorosos y cordiales y después otro período subsiguiente de hostilidad y enojo marcados. Más difícil de reconocer es una situación en que la paciente se deshace de un aspecto de la ambivalencia con otro objeto, frecuentemente otro analista o médico (Greenacre, 1966a). Entonces la paciente suele reservar los sentimientos positivos para su analista y los negativos los desplaza sobre los demás analistas. También ocurre lo contrario. Este tipo de desdoblamiento de la trasferencia es muy frecuente en los neuróticos depresivos y también en los candidatos en formación. La tarea analítica consiste primeramente en reconocer que la ambivalencia se maneja por la división, y hacérselo ver a la paciente. A veces este insight es suficiente para producir un cambio. Pero es frecuente que a pesar del reconocimiento no se produzca ninguna influencia en la situación de trasferencia. Esto significa que la división satisface importantes necesidades defensivas y que las funciones de resistencia de la división han de convertirse en objeto de nuestra labor analítica. Un buen ejemplo de esta situación se ve en un candidato que analicé hace muchos años. Durante un largo período de tiempo su trasferencia manifiesta para conmigo fue constantemente de índole positiva. Me respetaba y admiraba y a pesar de algún desliz que otro siempre era extraordinariamente comprensivo y elogioso conmigo. Por otra parte, criticaba de un modo excesivo cualquier defecto que observaba o creía observar en cualquier otro analista didacta. Yo le hice ver este comportamiento, fuertemente parcial, pero el paciente justificó tenazmente sus reacciones. No obstante, yo seguí interpretando esta forma de comportamiento como resistencia a enfrentar su hostilidad contra mí, y durante mucho tiempo no le hice ninguna otra interpretación. Finalmente, el candidato no pudo disimular más sus sentimientos hostiles. Tuvo un estallido de cólera y me acusó de ser exactamente como los demás analistas didactas: dogmáticos, imperiosos y poco razonables. Él mismo se sorprendió de su estallido y de los intensos sentimientos que se manifestaron. Sólo entonces pudo reconocer que había realizado una división semejante en sus sentimientos respecto de su padre: había mantenido una idealización consciente de su padre mientras constantemente era beligerante y pugnaz con otras figuras de autoridad de su medio.

232

LA TRASFERENCIA

La trasferencia positiva puede sentirse en todos y cada uno de los niveles de desarrollo libidinal, cosa que veremos más detalladamente en la sección 3.7.3. Aquí quiero sólo completar el cuadro de las reacciones de trasferencia positivas y negativas. El analista puede ser la madre tierna y amorosa, dadora de leche o la madre cruel, adversa, que da mala o ninguna leche. Estas reacciones ocurren en pacientes de ambos sexos. Cuando esto sucede se reacciona a las interpretaciones como a una alimentación buena o mala, y el silencio se siente como abandono o comunión beatificarte. El paciente puede entonces hacerse pasivo y dependiente o quejarse con displicencia de que así no se va a nada que valga la pena. En estos períodos pueden darse reacciones depresivas, hipocondriacas y paranoides. El analista puede ser el ente parental benignamente indulgente de la fase anal y las asociaciones libres del paciente copiosas ofrendas fecales profusamente presentadas como regalos. El lado negativo del cuadro es cuando el analista se convierte en el áspero y estricto solicitador del contenido del paciente, el que quiere llevarse sus valiosas posesiones. En estas condiciones el paciente puede volverse testarudo, desconfiado y negador. O bien puede proyectarse esto sobre el analista, que parece testarudo, odioso y negador. El analista puede volverse la figura edípica, amada celosa e incestuosamente, acompañada de culpabilidad y angustia. Puede observarse también el amor de latencia adorador del héroe y el amor adolescente, semejante a la infatuación. En cada caso, el analista tiene que estar alerta al hecho de que ese amor tiene un aspecto negativo latente que debe coexistir y que al fin habrá de sacarse a la luz. Los componentes sexuales de la trasferencia positiva merecen mención especial porque suelen ser la causa de las resistencias más tenaces e intensas. Los pacientes propenden a reconocer sus reacciones emocionales con el analista, pero suelen ser renuentes a reconocer los aspectos sensuales de sus sentimientos. Sin embargo, toda trasferencia positiva, excepto los sentimientos sublimados desexualizados, irá acompañada de algún anhelo libidinoso, y esto significa implicar las zonas del cuerpo, los objetivos instintuales y las sensaciones corporales. Toca al análisis aclarar esos diferentes elementos y educir las fantasías relacionadas con esas sensaciones y actividades. Con mucha frecuencia presentará un sueño los indicios más claros de los anhelos sexuales ocultos.

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

233

y temores homosexuales y tiene el siguiente sueño: "Bajo una enorme ladera en un camión. Estoy sentado atrás, y maneja un hombre que parece ser el jefe de una caravana. Hacemos una pausa y cuando me ayuda a bajar me mete la lengua en la oreja." Las asociaciones del paciente con este material, después de vencer alguna resistencia, me indicaron que la parte trasera del camión y la enorme ladera significaban las nalgas y el ano de un hombretón. Se lo señalé, y esto condujo a asociaciones relacionadas con haber visto desnudo a su padre en el baño de pequeño. La lengua en la oreja le recordó primeramente un juego de cosquilleo que jugaba con un hermano menor. Pero después comprendió que unos días antes me había acusado airadamente de hurgarle en el oído con mis interpretaciones. Lentamente pude ir demostrando al paciente que temía 6 pero también deseaba que le hurgara "in his r-ear". Esto era un derivado del placer anal masoquista que había sentido con los enemas que le administraba su padre.

Debe recordarse que lo revivido en la trasferencia no son sólo los hechos realmente sucedidos sino también las fantasías del pasado. Con mucha frecuencia, las reacciones de trasferencia sexuales son repeticiones de fantasías del paciente relacionadas con el padre o la madre (Freud, 1914b, pp. 17-8; 986). El último ejemplo clínico ilustra la repetición de una experiencia real. Permítaseme un ejemplo de fantasía vuelta a sentir por el mismo paciente. Había mencionado en la sección 2.5.2 que este paciente tenía fantasías obsesivas de que lo ahorcaban. Imaginaba el suceso con vívidos detalles, incluso la sensación del cuello que se rompía y la difusión de sensaciones eléctricas y entumecimiento por todo el cuerpo. En un punto de su análisis resulté yo el verdugo, y me imaginaba echándole el lazo corredizo al cuello y soltando la trampa que lo hacía caer en el espacio, mas lo detenía de una sacudida la cuerda que le quebrantaba el cuello. Era yo el responsable de sentimientos y sensaciones como el quebrantamiento, la sacudida, el rompimiento, la electrización y el entumecimiento. El verdugo llevaba una capucha y al principio se parecía a mí; ya sin máscara, resultó ser su padre. La fantasía obsesiva era el retorno de una infantil: su elaboración y desfiguración masoquista de deseos pasivos e intrusivos en relación con su padre. Era también una proyección de fantasías sádicas respecto de su padre. El ser ahorcado por mí, o sea su padre, era en parte una identificación con su progenitor, en que éste le hacía lo que el niño hubiera querido hacerle a él, y también lo que deseaba que el padre le hiciera (Freud, 1919b). Pero lo que quiero subrayar aquí es que en la trasferencia el paciente vuelve a vivir las fantasías de su pasado.

Un paciente, el señor Z, 5 en su segundo año de análisis se debate con deseos 5

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1 y 3.5.3.1.

Entre diferentes pacientes puede ocultarse uno u otro aspecto de los 6

En el trasero. En inglés, oreja es ear y trasero, rear [T.].

234

LA TRASFERENCIA

sentimientos de trasferencia positiva porque se sienten peligrosos. En los hombres, así suelen considerarse los impulsos homosexuales, contra los que se lucha vigorosamente. Ha dicho Freud (1937a, p. 250; 570) que son de las más tenaces resistencias halladas en análisis. Pero también pueden considerarse peligrosos otros sentimientos. Algunos pacientes temen los sentimientos amorosos y eróticos y forman defensas contra ellos. Sus análisis se caracterizan a veces por la persistencia de una trasferencia "razonable"; otras veces se refugian en una hostilidad o un sarcasmo superficiales pero inveterados que les sirven de defensa y resistencia. La ausencia prolongada de trasferencia positiva suele deberse a defensas y la describiremos más ampliamente con el nombre de trasferencia de defensa (sección 3.8.2). No debemos olvidar que la atmósfera del análisis puede también ocasionar reacciones negativas prolongadas que no son meramente reacciones de trasferencia. Entonces tenemos que hacer frente a dos problemas: la contratrasferencia del analista y el paciente masoquista que se acomoda a ella. Las reacciones de trasferencia positivas producirán fuerte resistencia en el análisis cuando son egosintónicas. Los primeros pasos que deben darse para analizarlas, reconocida ya la reacción de trasferencia, son volver ésta ajena al Yo. La tarea consiste en hacer comprender al Yo razonable del paciente que sus sentimientos de trasferencia están alejados de la realidad, se apoyan en fantasías y contienen alguna motivación oculta. Entonces el paciente estará más dispuesto a laborar con sus sentimientos, a tratar de explorarlos con el fin de seguirles la pista hasta su vida pasada. Pero las reacciones positivas egodistónicas también pueden ocasionar resistencias. Los pacientes se sienten entonces turbados o avergonzados de su amor o sus deseos sexuales. O quizá teman el rechazo o la humillación y por ello traten de ocultar sus emociones. En todos estos casos saldrán al primer plano las resistencias que hayan de descubrirse primero y serán analizadas antes de poder analizar la reacción de trasferencia libidinal. Primero tenemos que analizar la turbación o el temor al rechazo, para después poder ir analizando los demás aspectos de la trasferencia. Ampliaremos esto en la sección 3.8.2. 3.7.1.2 La trasferencia negativa Se usa la designación de "trasferencia negativa" para los sentimientos de trasferencia basados en el odio en cualquiera de sus formas, sus precursores y sus derivados. La trasferencia negativa puede manifestarse

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

235

en forma de odio, enojo, hostilidad, desconfianza, aborrecimiento, aversión, repugnancia, resentimiento, amargura, envidia, disgusto, desdén, fastidio, etc. Siempre está presente en el análisis, aunque a menudo es mucho más difícil de descubrir que las manifestaciones de trasferencia positiva. No sólo los pacientes se resisten al conocimiento del odio de trasferencia sino que el mismo psicoanalista puede inconscientemente hacer el juego de esta resistencia. En mi experiencia, y también la de otros, la trasferencia negativa insuficientemente analizada es la causa más frecuente de análisis estancado (Freud, 1937a, pp, 241-7; 562-7; Glover, 1955; Nacht, 1954; Haak, 1957). Buena parte de lo descrito al examinar la trasferencia positiva tiene sus paralelos en la negativa. No lo repetiremos aquí. Las diferencias más importantes giran en torno a los diferentes géneros de resistencia provocados por la trasferencia negativa. Hay una analogía con la alianza de trabajo, la simpatía no sexual, la confianza y el respeto por el analista, que hacen al paciente estar dispuesto a correr el riesgo de nuevos insi ghts . Desde el punto de vista de la trasferencia negativa hallamos una desconfianza inveterada subyacente que puede volver doloroso todo el procedimiento analítico y hacerlo esencialmente repelente. Si el paciente puede soportar este tipo de trasferencia negativa sin ceder al impulso de interrumpir el análisis, vemos surgir una reacción de trasferencia masoquista, sumisa, crónica. El paciente soporta los rigores de la labor analítica para librarse de ella, para que se acabe. No hay sensación agradable de realización ni de satisfacción en una alianza de trabajo mutuamente sentida. El paciente se somete al análisis porque es incapaz de suspender el tratamiento, y la llegada a la sesión evita la crisis: es una evitación, una activación de la resistencia al análisis asistiendo al mismo. El análisis entero puede convertirse en algo que se soporta porque es un mal menor en comparación con la renuncia real y el batallar con el padecimiento neurótico. Estos pacientes pueden laborar bien y aun eficazmente durante largos períodos de tiempo, pero tarde o temprano habrá que reconocer este tipo de relación de trasferencia por lo que es: una resistencia. Es una defensa sutil, latente, paranoide, o bien un goce masoquista oculto o una defensa contra la trasferencia positiva, o bien una combinación de los tres. Puede ser también una respuesta a algunos sentimientos negativos no reconocidos en el analista, realistas o de contratrasferencia. En los pacientes neuróticos analizables, el masoquismo y la defensa contra los sentimientos de amor son más predominantes, aunque también puede haber algún elemento paranoide.

236

LA TRASFERENCIA

Una vez tuve una paciente así, de treinta y cinco años de edad, comunista ardiente. Trabajaba mucho, pero con encono en su análisis bajo la influencia de una alianza de trabajo sumisa y suspicaz. En la superficie no se podía tener confianza en mí porque yo no era miembro del Partido sino de la clase media. Sin embargo, era su mejor oportunidad de librarse de una neurosis Obleacompulsiva aún más insoportable. En un nivel más profundo, saboreaba el sufrimiento masoquista que imaginaba que yo le imponía. Más abajo todavía estaba su temor, aún mayor, de sentir amor por mí, cosa que la hubiera puesto a mi merced y la hubiera vuelto verdaderamente vulnerable. Y en el fondo de todo ello estaba su miedo a su propia rabia y destructividad primitivas, que le parecía acabarían con ambos si ella amaba y era rechazada. Esta trasferencia sumisa esencialmente negativa fue de todos modos relativamente productiva en largos períodos de tiempo, aunque mucho menos de lo que hubiera logrado una alianza de trabajo genuina. Costó unos dos años el traslaborar parte de la trasferencia masoquista, y una vez realizado esto el análisis avanzó más rápidamente. Después surgió una complicación. La paciente volvió a hacerse muy resistente y a su antigua actitud recelosa. Resultó que esto se debía al hecho de que ella y su grupo comunista estaban planeando algún sabotaje, y como estábamos entonces en la segunda guerra mundial, no me podía decir de qué se trataba. Se preguntaba qué haría yo si me comunicaba los detalles. Yo le aclaré con toda simplicidad que me parecía que en aquellas condiciones no podría analizarla, ya que me vería entre mi obligación con ella como paciente y la lealtad a mi país, etc. Ella pareció tranquilizada por mi respuesta, porque le parecía perfectamente sincera, y cualquiera otra la hubiera hecho dudar. Pero tuve la impresión de que su antigua desconfianza nunca la dejaba, y nuestra labor volvió a su entorpecimiento. Mi ingreso en el servicio militar poco después hizo necesario que yo se la pasara a otro psicoanalista, lo que fue probablemente la mejor solución para los dos.

La aparición de las reacciones de trasferencia negativas al principio del análisis plantea un problema más grave que el temprano amor de trasferencia pasajero. La hostilidad y la irritación al principio del análisis, antes de que esté establecida una buena alianza de trabajo, da al paciente la tentación de actuar y suspender el análisis. La trasferencia negativa temprana tiene entonces que ser perseguida vigorosamente para impedir ese fenómeno. Uno puede permitirse mayor pasividad al laborar con la trasferencia positiva. Pero una vez establecida una alianza de trabajo, la aparición de la trasferencia negativa puede ser un importante signo de progreso. El revivir en la trasferencia la hostilidad y el odio sentidos por las figuras de la primera infancia es una fase sumamente productiva de la labor analítica mientras existe una buena alianza de trabajo. Creo que tal

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

237

suceso es una fase necesaria de todo análisis venturoso. La ausencia de trasferencia negativa, o su aparición sólo en reacciones esporádicas y pasajeras, es señal de que el análisis no está completo. Nuestro más hondo conocimiento de la evolución de la primera infancia parece indicar que han de producirse reacciones de odio prolongadas e intensas contra el analista y deben ser analizadas antes de que pueda pensarse en dar por terminado un análisis. En su "Análisis terminable e interminable" plantea Freud (1937a) la cuestión de si debe o no un analista remover los conflictos latentes no visibles de un paciente. Le parecía que el psicoanalista no tiene el derecho de asumir un papel tan intrusivo ni de manipular la trasferencia. Aunque yo simpatizo con la actitud general de Freud, no estoy de acuerdo con su evaluación del material clínico. Me parece que en aquel tiempo no reconoció suficientemente la importancia de la trasferencia negativa. El análisis del odio de trasferencia es tan importante como el del amor de trasferencia. Convengo en que no atañe al analista inmiscuirse ni manipular, pero desde que Freud descubrió la importancia de los instintos agresivos, muchos analistas han llegado a la conclusión de que es imperativo analizar este aspecto de la trasferencia antes de interrumpir el análisis. A pesar de mis reservas acerca de Melanie Klein y sus partidarios, debo decir en favor suyo que ella insistió en este punto. Los análisis interminables, las reacciones terapéuticas negativas son invariablemente según mi experiencia ejemplos de análisis insuficiente del odio de trasferencia. La trasferencia negativa es importante también en otros aspectos. Suele emplearse para fines defensivos, como resistencia contra la trasferencia positiva. Muchos pacientes, en particular los del mismo sexo que el analista, se aferran a sus sentimientos hostiles porque los usan como defensa contra su amor, en particular los sentimientos homosexuales. Muchos de mis pacientes masculinos preferirían estar enojados y resentidos conmigo por la razón de que así se sienten más a gusto que amándome. El aborrecimiento y el disgusto como reacciones en contra mía son defensas, formaciones de reacción contra impulsos orales, introyectivos. A la postre, la ausencia de trasferencia negativa aparente ha de reconocerse como defensa y resistencia. En un análisis que avanza sin dificultad, la trasferencia negativa acabará por tener un papel importante. Uno de los factores complicantes es la probabilidad de que la contratrasferencia del analista esté implicada en impedir la aparición o el reconocimiento de alguna forma de odio. O el analista se está conduciendo de modo que haga muy difícil para el paciente la expresión

238

LA TRASFERENCIA

de su hostilidad, o bien el analista y el paciente están conspirando para pasarla por alto. A veces los pacientes disimulan su hostilidad con humoradas, pullas o sarcasmos, y de este modo pasa inadvertida. Pero más importante es la división de la trasferencia. Los pacientes hallarán algún analista vicario, otro analista o médico o figura parental a quien demostrar gran hostilidad. Hay que reconocer que ese odio es desplazado de la persona del analista con fines defensivos. El empleo de objetos de trasferencia auxiliares es un fenómeno muy frecuente cuando se intenta tratar la trasferencia negativa, y mucho más con la positiva. A pesar de que reconozcamos la función de defensa y resistencia de esta maniobra, tal vez no sea posible hacer que los sentimientos de trasferencia se dirijan a la persona del analista. Algunos pacientes sostienen tenazmente esta división de la trasferencia, porque el renunciar a ese mecanismo plantea un peligro grande. Mi propia experiencia clínica parece indicar que ese estado de cosas suele ocurrir cuando un paciente perdió el padre o la madre en una etapa muy temprana de su vida. En la neurosis de trasferencia, esos pacientes parecen más propensos a desdoblar su odio contra objetos de trasferencia auxiliares con el fin de preservar al analista de su odio. Aunque yo he laborado enérgicamente para vencer esta resistencia, me parece que a veces mi triunfo es sólo parcial. Una de mis pacientes, cuyo padre abandonó a la familia cuando ella tenía dos años de edad, desplazó su odio por los hombres sobre varias figuras paternas exteriores al análisis y sólo ocasionalmente sentía ese odio directamente por mí. Otro tanto sucedía por la madre. He tenido experiencias semejantes con otros pacientes de este tipo de antecedentes. La trasferencia positiva persistente siempre indica que la trasferencia negativa está escondida, no ausente. El analista tiene que descubrirla y ha de tratar de hacer que el paciente la pueda sentir directamente hacia el analista. Esto significa que idealmente, en todo análisis, ei paciente debe haber sentido las diferentes formas de odio desde todos los niveles libidinales hacia el analista. Por encima de todo, ha de sentirse la rabia primitiva temprana para con la madre en un análisis profundo. Otro aspecto de la trasferencia negativa merece subrayarse. El temor al analista, ya sea en la forma de temor a sus críticas o de una honda desconfianza, ha de reconocerse como derivado de la agresión y la hostilidad. Aquí también los kleinianos han señalado que las reacciones de angustia se derivan esencialmente de impulsos agresivos y aunque yo no concordaría con sus fantásticas y complicadas ideas, mi propia experiencia clínica parece confirmar que aciertan en lo esencial

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

239

de su formulación: el temor al analista es en definitiva derivado de la hostilidad proyectada.

3.7.2

LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA Y LAS RELACIONES DE OBJETO

Otro método práctico para designar un tipo particular de fenómeno de trasferencia es nombrarlo de acuerdo con la relación de objeto de la primera infancia a que debe su origen. Así podemos hablar de una trasferencia paterna, una trasferencia materna, una trasferencia fraterna, etc. Esta designación significa que la reacción de trasferencia del paciente la determinan de modo predominante sus sentimientos e impulsos inconscientes hacia el padre, la madre, etc. En el curso de un análisis, la representación de objeto que determina la reacción de trasferencia sufrirá cambios a medida que avanza la labor analítica. Por ejemplo, un paciente tal vez empiece el análisis con una trasferencia predominantemente paterna, que lentamente se irá trasformando en trasferencia materna. La naturaleza del objeto subyacente que suscita la reacción de trasferencia la determinan sobre todo las experiencias de la vida del paciente (Freud, 1912a, p. 100; 414) . El paciente efectuará la trasferencia de acuerdo con sus necesidades reprimidas en relación con los primeros objetos familiares. A medida que lo reprimido se hace accesible a la conciencia, empero, cambian las necesidades y con ellas la índole de la reacción de trasferencia. Según vamos consiguiendo analizar los sentimientos para con el padre en la trasferencia, por ejemplo, puede aparecer ahora una reacción de trasferencia materna. Pero la persona del analista también influye en la índole de la figura que colorea la reacción de trasferencia. Esto es así, sobre todo, con las reacciones de trasferencia al comienzo del análisis (A. Freud, 1954a, p. 618). Yo he observado que la mayoría de mis pacientes reaccionan conmigo como con una figura paternal en sus primeras reacciones de trasferencia y en la primera fase de su neurosis de trasferencia. Más adelante, aparecen menos decisivos el género y la personalidad. Pero las cualidades personales del analista desempeñan un papel con algunos pacientes que tienen dificultad en dejarse regresionar cabalmente en la situación de trasferencia. Les parece necesario buscar objetos de trasferencia auxiliares fuera del análisis para volver a vivir algunas experiencias del remoto pasado reprimido. Al cabo, en un análisis bien logrado, el analista tendrá que convertirse en figura paternal y maternal al mismo tiempo. Uno puede modificar la designación de trasferencia paterna o ma-

240

LA TRASFERENCIA

terna especificando si es positiva o negativa. Importa recordar que coexisten unas junto a otras diferentes reacciones de trasferencia, unas más conscientes, otras menos, unas más fuertes, otras más débiles. Lo que i mporta es lo predominante, lo urgente, lo que apremia pidiendo descarga, y el conocimiento de que lo contrario debe estar presente en cierto grado, si bien oculto de momento. Por ejemplo, durante el curso de una sesión un paciente manifiesta gratitud por haber podido venir a la sesión, ya que había tenido un fin de semana desastroso. Por debajo de la gratitud logro discernir un tono de resentimiento. El paciente pasa a contarme su hostilidad y el temor a sus superiores en el tra-

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

241

envidia del pene. Mi propia experiencia dínica me conduce a una conclusión diferente: la de que lo más difícil en los hombres es el odio primitivo a la madre y en las mujeres, el amor primitivo a la madre. En este punto debo mencionar el hecho de que la alianza de trabajo se compone de una mezcla de componentes paternos y maternos inconscientes. El analista en tanto que persona médica es por una parte una enfermera que atiende a las necesidades primitivas e íntimas del paciente relativamente impotente y por la otra, un padre que no teme hacer frente a los peligros que espantan al paciente y a cuantos lo rodean (Stone, 1961, pp. 118-20).

bajo. Parecen tan imponentes, y él se siente tan insignificante. Silencio. Después describe su decepción con su hijo menor, que parece tímido e inhibido en su juego con los demás niños. Se pregunta si el chiquillo estaría mejor en otra escuela. Silencio. Le gustó la labor que hicimos con un sueño en la sesión anterior; era interesante, aunque no pareció ayudarle gran cosa. Ha oído decir que a algunas personas les parece una tortura el análisis, pero ciertamente, él no podría decir lo mismo. Él tiene la suerte de tener un buen analista. Él espera la hora analítica... pausa... "Bueno... casi siempre."

Creo que si examinamos el material analítico de este fragmento de una sesión podemos alcanzar a distinguir que el paciente se está debatiendo con la trasferencia negativa hacia el padre. En la superficie uno puede ver sus sentimientos positivos, su gratitud por poder venir, su gusto por la interpretación de un sueño la última sesión, su alivio porque aquel análisis no fuera todo tortura, la suerte que tiene, etc. Pero hay otras señales inconfundibles de su trasferencia paterna negativa y de cómo la teme: su lastimoso fin de semana y el reproche que entraña, su temor y espantada reverencia ante sus superiores, su silencio, la decepción con su hijo, la posibilidad de cambiar de escuela, su poco aprovechamiento y su manera evasiva de hablar. A pesar de la presencia de ciertos signos de la trasferencia paterna positiva, diríamos que este fragmento analítico indica la aparición de la trasferencia paterna negativa y sobre todo el miedo que el paciente le tiene. Tengo la experiencia clínica de que en los pacientes masculinos operan resistencias particularmente fuertes a sentir conmigo el odio temprano oral-sádico que sentían por su madre. Por otra parte, mis pacientes femeninas parecen tener una desusada dificultad en resolver sus resistencias a sentir en mí la figura materna amorosa, dadora del pecho. En su "Análisis terminable e interminable" declara Freud que el aspecto más difícil de analizar en los hombres era su temor de una actitud homosexual pasiva para con los hombres, y en las mujeres, su

3.7.3

LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA Y LAS FASES LIBIDINALES

A veces es útil describir una reacción de trasferencia en relación con cierta fase libidinal de que se deriva (A. Freud, 1936, pp. 18-9). Significa esto que podemos categorizar las reacciones de un paciente a su analista en función de sus objetivos instintuales, de sus zonas instintuales y de las angustias, actitudes y valores concordes con esos componentes instintuales. Por ejemplo, un paciente que reacciona a cada dicho del analista como si fuera el maná y a cada silencio como si se tratara de un abandono, que ansía beber hasta su menor palabra, que es insaciable y teme la separación, está a todas luces reaccionando en un nivel oral, introyectivo. Los sentimientos de amor u odio, confianza o desconfianza del paciente determinan si los siente primariamente como trasferencia oral materna positiva o negativa. Una de mis pacientes solía escucharme con los ojos cerrados y una expresión de embeleso en el rostro. Era evidente para mí que no escuchaba mis palabras sino sólo el sonido de mi voz. Insistiendo yo en este punto acabó por decirme que el sonido de mi voz le recordaba el olor del café que se estaba haciendo en la cocina por la mañana mientras ella dormitaba en su cama de pequeña.

De modo análogo puede reaccionarse al análisis como a una situación de excusado, y el paciente sentirá que debe producir o salir; sus asociaciones son un material precioso a compartir o atesorar, o producciones malolientes que se sueltan con enojo o se ocultan para preservarlas. En esta fase, el paciente tal vez reaccione a las intervenciones del analista como a enemas, intrusiones dolorosas o calas placenteras. Es evidente que el paciente está trasfiriendo al analista y a la situación analítica las experiencias de su fase anal. Puede esperarse ver, ade-

242

LA TRASFERENC

más de los elementos mencionados, angustias relativas al control y 1 autonomía, problemas relacionados con sentir vergüenza, actitudes d despecho, terquedad, sumisión, orden, limpieza, parsimonia, etc. E& probable que el mecanismo predominante de defensa en este tiempo sea el aislamiento. La fase fálica, cuando se vuelve a vivir en relación con el analista y la situación analítica conduce a las más impresionantes experiencias' de trasferencia. Debe tenerse presente que contra esto pueden alzarse fuertes defensas de muchos tipos. Una vez superada la defensa producen reacciones de trasferencia muy vívidas el amor incestuoso y la angustia de castración, la rivalidad celosa y los deseos de muerte, el deseo de un bebé o de un pene, el retorno de fantasías edípicas de masturbación y los sentimientos de culpabilidad que les acompañan. Este método de categorizar las reacciones de trasferencia puede hacerse para todos los niveles del desarrollo libidinal. Para un cuadro más amplio de las posibilidades el lector puede consultar las obras básicas sobre el tema (Freud, 1905d; Abraham, 1924; Fenichel, 1945a; Erikson, 1950; A. Freud, 1965). 3.7.4

LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA EN FUNCIÓN DE LA ESTRUCTURA

A veces se pueden describir mejor algunas reacciones del paciente al analista desde el punto de vista estructural: el analista puede convertirse en representación del Superyó, el Ello o el Yo para el paciente. En la sección 3.4.1.1 se ponía en duda si esto es una verdadera reacción de trasferencia de acuerdo con nuestra definición. Sea como quiera, es útil considerarlas así clínicamente. Al principio del análisis suelen observarse situaciones en que el analista representa una figura de Superyó para el paciente. Esto puede ser transitorio o prolongado, leve o intenso. Cuando el analista adopta la función del Superyó se le siente ante todo crítico, hostil, recusador y negativo. Esto está de acuerdo con nuestras ideas teóricas acerca de la catexia del Superyó con energías pulsionales agresivas (Hartmann, Kris y Loewenstein, 1946, pp. 30-5). La escuela kleiniana cree que la introyección y proyección del analista en el Superyó del paciente son sucesos fundamentales en todos los análisis. El centro del Superyó es para ellos el pecho de la madre, bueno y malo al mismo tiempo (Klein, 1952, p. 434). Pero el material clínico parece prestarse a interpretaciones diferentes según la historia del paciente y el nivel del desarrollo vuelto a vivir en la situación analítica. Cuando el analista se convierte en representa-

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

243

ción del Superyó, siempre está imbuido de impulsos, actitudes y fanta-

sías hostiles. Además de las figuras de crítica existentes en la historia del paciente se suma, se proyecta en ello la propia hostilidad del paciente a esa figura. Y aun la hostilidad del paciente por el analista puede proyectarse también en esa imagen de Superyó. Pero esto cambia en el curso del análisis y hay que tener buen cuidado de evitar las interpretaciones estereotipadas. Ilustremos con un ejemplo clínico. Un paciente de edad mediana vino al análisis a causa de unos rasgos de carácter rígido compulsivos-obsesivos y una depresión neurótica subyacente. En la primera parte de su análisis, constantemente tenía la idea de que yo desaprobaba su modo de trabajar. Asociaba esto rutinariamente con el padre estricto de los días de su infancia. Lentamente se fue evidenciando que el padre no había sido tan desaprobador como el paciente me sentía a mí. Interpreté entonces para él cómo trasfería a mí su propia hostilidad por su padre. Yo recibía hostilidad de dos partes: del recuerdo que el paciente tenía de su padre desaprobador, desplazado hacia mí, y de la irritación del paciente consigo mismo, proyectada sobre mí. Posteriormente descubrirnos aún una tercera causa de hostilidad. Él me despreciaba: yo no era un científico puro sino un materialista y un sensualista. Mi modo de hablar, mi vestimenta, las cosas que había oído de mi le convencieron de que yo era un "comerciante" que vivía espléndidamente, el "Tom Jones" del psicoanálisis. El análisis de estos sentimientos reveló ante todo que detrás de ese desprecio se escondía la envidia. Me tenía envidia y ahora proyectaba el desprecio sobre mí. Creía que yo despreciaba su moral de dase media. Cuando el paciente empezó a cambiar, cambió esta constelación. Se permitió sentir las frustraciones de su vida sexual y se metió en un lío amoroso, una actuación. Primero le pareció que yo desaprobaba su conducta, pero no le importaba. Estaba cansado de hacerse el bueno. Quería su parte debida de placer y si a mí no me gustaba eso, "Mete, doctor". "Estoy cansado de mi perfeccionismo; en realidad, me disgusta tanto corno me disgustaban antes ustedes, los que viven así. Yo soy mejor de tenorio que antes de remilgado. Soy incluso mejor para mi esposa y mis hijos. Ahora temo que usted quiera quitarme eso, pero lo defenderé contra usted. Y le advierto que estoy terriblemente enojado y ningún desgraciado psicoanalista me va a estorbar mis placeres."

Creo que esta viñeta clínica ilustra los muchos cambios y revueltas que da un paciente desde el punto de vista de qué tipo de figura superyoica representa el analista y qué se desplaza y proyecta sobre éste. Primeramente soy un desplazamiento del padre antinstintual. Luego me convierto en el despreciable padre instintual, el "Tom Jones" del psicoanálisis, al que después resulta que en el fondo envidia. En éste pun-

244

LA TRASFERENCIA

to se produce un cambio en el paciente y su Superyó le permite hacerse más instintual. Su nuevo Superyó odia su antigua personalidad, pero el antiguo componente antinstintual vuelve sobre mí; teme que yo interfiera. De todos modos, ahora puede sentir que pelearía conmigo por ello. Creo que este fragmento clínico indica la necesidad de estar alerta a todos los cambios posibles en marcha durante el proceso analítico en función de la relación entre el propio Yo del paciente, su Superyó y el analista. Las interpretaciones estereotipadas desde un punto de vista rígido y estrecho acerca de estas cuestiones limitarían la apreciación que el analista pudiera tener de las intrincaciones envueltas. A veces durante el análisis puede uno observar cómo reproyecta el paciente su Superyó en la persona del analista y se conduce como si no lo tuviera. Esto puede darse cuando los pacientes se sienten estrechamente vigilados y acosados durante el trabajo de la semana y después se entregan desmedidamente a una serie de actividades instintuales en el fin de semana o en otras ausencias del analista. Regresionan a un nivel en que sienten temor respecto de una figura externa en lugar de sentirse culpables internamente. Tenemos otro aspecto de esta situación cuando el paciente regresa a los primeros días del Superyó, en que la mayor parte de las funciones de éste las desempeñaban poderosas figuras parentales externas. Cuando esto ocurre, la figura superyoica en la trasferencia es omnipotente, omnisciente y gravemente agresiva y destructora. El paciente ha desplazado y proyectado sobre el analista la hostilidad, la rabia y el temor que sentía respecto de las primeras figuras parentales, antes de que se separaran claramente de él mismo Gacobson, 1964). Puede también percibirse el analista como una figura del Ello más que superyoica. Sucede esto cuando el paciente desplaza y proyecta sobre el analista los propios anhelos de su Ello. En tales ocasiones puede parecerle al paciente que el analista desea que se masturbe, que sea agresivo, o promiscuo, que realice actos sexuales perversos, etc. Se siente al analista seductor, provocador y tentador. Esto puede hacer a los pacientes actuar como si sencillamente se estuvieran sometiendo a la voluntad del analista. O bien esto podría ocasionar un comportamiento seudosexual y seudoagresivo, que es en realidad un intento de amoldarse al analista y darle gusto. Esta norma puede complicarse porque el comportamiento tal vez sea conscientemente seudoinstintual y no obstante oculte impulsos instintuales reales. Por ejemplo, un paciente relativamente inhibido pasa una noche de relación

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

245

sexual con una mujer extraña, haciendo muchas cosas sexuales que por lo general evita. Al principio dice que estaba algo embriagado y que eso lo llevó a tal situación. Algo más adelante comprende que lo hizo por darme gusto; en realidad, tuvo el pensamiento de que si hace todas esas cosas, el doctor dejará de sondearlo. Sólo mucho después comprende que la capacidad de hacer todas esas cosas indicaba algún deseo latente dentro de sí mismo.

El analista también puede servir de prolongación del Yo del paciente, para comprobar la realidad de acuerdo con la fórmula: ¿qué haría mi analista ahora? ¿Cómo reaccionaría en esta situación? El proceso de utilizar al analista como Yo auxiliar tiene mucha importancia en los pacientes a quienes cuesta comprobar la realidad, en particular los casos límites. Es útil a todos los pacientes en las situaciones de crisis. Tenemos aquí también un precursor de la identificación con el analista, una forma de imitación. Es una transición valiosa para la formación de una alianza de trabajo, en que el paciente se familiariza con el enfoque analítico de los problemas. También puede emplearse indebidamente con fines patológicos y si no se descubre, los pacientes se convierten en copias de sus analistas. Esto lo veremos más ampliamente en la siguiente sección.

3.7.5

LA IDENTIFICACIÓN COMO REACCIÓN DE TRASFERENCIA

Las identificaciones desempeñan un papel importante y complicado en la formación de objeto. Identificaciones tempranas preceden a las relaciones de objeto y hay identificaciones que remplazan a las relaciones con los objetos ( Jacobson, 1964). Parece haber diferentes géneros de identificaciones: algunas son parciales, otras totales; algunas transitorias, otras permanentes; algunas accesibles a la conciencia, otras inaccesibles; algunas egosintónicas y otras egodistónicas. Como todos y cada uno de los aspectos de las relaciones de objeto se repiten en la trasferencia, también pueden producirse identificaciones de todos los tipos. Aquí nos limitaremos a las formas clínicas más importantes de las identificaciones de trasferencia. Para un estudio más amplio de la literatura clásica al respecto puede ver el lector las obras de Freud (1921), Fenichel (1954a), Hartmann, Kris y Loewenstein (1946), Jacobson (1964) y Hendrick (1951). Una forma de identificación, absolutamente necesaria para que el análisis haya de ser efectivo, es la que describimos al hablar de la formación de la alianza de trabajo. Repitamos: cuando el analista hace

246

LA TRASFERENCIA

una interpretación u otra confrontación con el paciente, pide a éste que renuncie temporalmente al Yo que siente y vive, el Yo que asocia libremente, y observe con el terapeuta lo que acaba de sentir. Es decir, se le pide que se identifique parcial y temporalmente con el analista (Sterba, 1929). Al principio sólo lo hace cuando el analista se lo pide, y él tiene que poner en marcha conscientemente este proceso, que después se hace automático y preconsciente. Se aprecia más vívidamente al laborar con las resistencias. Al principio es necesario que el analista señale la resistencia y pregunte al paciente a qué se resiste y por qué. Más adelante, el paciente reconoce por sí mismo que se está resistiendo y se pregunta qué rehuye y por qué. Es éste un indicio de la identificación parcial y temporal con el analista que hace la alianza de trabajo. Cuando se ha logrado dar este paso decimos que "el paciente está en análisis". Este tipo de identificación persiste aun después del análisis. Las personas que han sido analizadas y se encuentran con problemas emocionales hacen por sí mismas algo de autoanálisis. Mientras dura un análisis, los pacientes se identifican con el analista como un medio de habérselas con él como figura creadora de angustia. Yo he visto pacientes de éstos tener súbitos y señalados cambios de comportamiento en su casa y en la situación de trabajo. Un paciente mío, irritable y que se dejaba llevar por sus impulsos, tuvo de pronto una conducta complaciente, razonable y reflexiva. Su familia y sus amigos echaron de ver esta sorprendente metamorfosis, que también se advertía en su modo de trabajar en la hora analítica. Su impetuosidad y sus cambios de humor parecían haber desaparecido. Pero sus asociaciones parecían afectadas y estériles. Después describió un estallido de cólera de uno de sus hijos y me llamó la atención la reacción del paciente, despegada y nada emocional. Se conformó con preguntar al niño qué lo había puesto así. Esto no concordaba en nada con d carácter del paciente. Finalmente comprendí lo que estaba pasando cuando se puso a emplear ciertas palabras y frases que tenían un dejo familiar. Había adoptado el vocabulario que yo estaba acostumbrado a emplear y que le era ajeno. Se había identificado conmigo sobre la base de una identificación con el agresor, mecanismo que describió Anna Freud (1936) como medio de tratar de enfrentarse a un objeto que espanta. El paciente trataba de interpretar su propio material para adelantárseme. Era una resistencia, un modo de defenderse. Había empleado identificaciones semejantes en su pasado para tratar de sobreponerse a su angustia frente a las figuras de autoridad. Este tipo de identificación con el analista suele verse en análisis: el paciente adopta el papel del analista con su familia y sus amigos y aun con el analista mismo.

CLASIFICACIÓN CLÍNICA DE LA TRASFERENCIA

247

Pero los pacientes se identifican también con el analista por otras razones; por ejemplo, como medio de manifestar su ansia de intimidad. Esto se asemeja al tipo de ansia de trasferencia descrito por Ferenczi (1909). Los pacientes que se hallan bajo la influencia de una trasferencia positiva adoptarán los modales, las características, los rasgos y hábitos del analista a manera de manifestación de su amor y, cosa aún más importante, como un medio primitivo de relacionarse con un objeto. Ha de tenerse presente que la identificación es la variedad más temprana de relación de objeto y desempeña un papel decisivo en la formación de la representación de sí mismo y de la estructura del Yo. No siempre es posible separar las diversas funciones de identificación unas de otras (Fenichel, 1945a, pp. 36-9). He visto pacientes masculinos que solían ser atildados en el vestir volverse descuidados y vestir de cualquier modo, como dicen que yo soy. Cambian de marca de cigarrillos y adoptan la misma que yo, o se ponen a fumar cigarro puro si yo lo hago. Un paciente empezó de pronto a estudiar música, cosa que descubrí era atribuible a alguna charla psicoanalítica relativa a que

mi casa se tocaba música de cámara. Estas identificaciones proceden en lo fundamental de un hambre objeta) oral-introyectiva, de una necesidad de volverse como el analista idealizado, de ser amado(a) por él, o, en el nivel más profundo, de hacerse uno con él. Hay todavía otro motivo posible para este género de identificación. Los pacientes se identifican a veces demasiado rápida y ansiosamente con el analista para formar una nueva identidad... para ocultar su identidad verdadera. Esto puede verse en los pacientes llamados de "identidad encubridora" que es una forma del carácter "como si" (Greenson, 1958a). Hay pacientes que presentan el cuadro inverso, y parecen capaces tan sólo de una identificación mínima con su analista. Pueden formar la identificación parcial y transitoria de la alianza de trabajo, pero apenas nada más. He tenido pacientes en análisis durante muchos años que laboraban fuertemente en ello, pero sin identificación alguna conmigo ni siquiera en cosas donde podría ser muy útil. Los pacientes que tienen angustia en la expresión verbal no adquieren mi habilidad verbal. Los que son generalmente tímidos no se identifican conmigo en mi franqueza. Se identificarán conmigo en algún aspecto trivial: se comprarán una pluma como la mía o llevarán las camisas con cuello abotonado, pero no se identificarán conmigo en ninguna característica más importante. Estos pacientes tienen temor a la identificación, contra la cual están en lucha constante. Para ellos, identificación equivale a dejarse avasallar, a ser conquistado o absorbido, a perder su propia identidad. Estos pacientes se debaten contra la identificación con su analisen

248

LA TRASFERENCIA

ta corno en la adolescencia luchaban contra la identificación con sus padres (Greenson, 1954). Se observa identificación extraña, transitoria y súbita en pacientes limítrofes [borderlinel o psicóticos muy enfermos. Para ellos, la identificación es un medio desesperado de aferrarse o de establecer alguna forma de relación con la realidad y los objetos. Hace unos años entrevisté a una señora casada y con dos hijos pequeños con la intención de analizarla. Su comportamiento y su historia no parecían presentar nada mórbido que contraindicara el psicoanálisis. En la primera entrevista le ofrecí un cigarrillo y no lo aceptó, diciendo que no fumaba. En la sesión siguiente vi con gran sorpresa que sacaba una cajetilla de cigarrillos de

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

249

dinámica y estructura y en la dificultad de la tarea técnica. La forma y estructura de la resistencia de trasferencia cambian en el paciente en el curso del psicoanálisis, y cada paciente es un caso único en la sucesión de los diferentes tipos de resistencia. Hay también considerable variación en las formas de resistencia de trasferencia que predominan en un paciente determinado. Debe además tenerse presente que pueden operar simultáneamente varias resistencias de trasferencia y uno de nuestros problemas técnicos consiste en asegurarse de qué constelación de resistencia de trasferencia escogeremos para nuestra labor terapéutica en un momento dado. He seleccionado para su estudio especial aquellos tipos de resistencia de trasferencia que se dan con mayor frecuencia y que pueden aislarse con mayor claridad.

la misma marca que yo consumía, y se fumó unos cuantos. Era el primer indicio de un episodio psicótico incipiente, que empezaba a manifestarse.

3.8.1 3.8 LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

Las resistencias de trasferencia podrían en realidad estudiarse como una categoría de las reacciones clínicas de trasferencia. Pero este grupo de fenómenos de trasferencia tiene una importancia clínica especial y merece mayor atención y una elucidación cuidadosa. Como ya dije, las resistencias de trasferencia son las causas más importantes y frecuentes de obstrucción a la labor analítica (Freud, 1912a). Se pasa más tiempo analizando las resistencias de trasferencia que en cualquier otro aspecto de la labor analítica. La resistencia de trasferencia insuficientemente analizada es la causa más importante de interrupción o estancamiento en los análisis. Por otra parte, el análisis efectivo de las resistencias conduce a la labor analítica más fructífera. La expresión resistencia de trasferencia es una condensación y se refiere a muchas constelaciones clínicas diferentes. En todos los casos es la trasferencia la que ocasiona la resistencia, pero de diversos modos. Por ejemplo, el paciente puede tener sentimientos de trasferencia que trata de satisfacer, no de analizar. O bien puede oponerse al procedimiento analítico porque teme la aparición de ciertas reacciones de trasferencia. O tal vez adopte y se aferre a ciertos sentimientos de trasferencia porque teme otras formas de reacciones de trasferencia, y con el fin de protegerse se opone a la asociación libre. Desde un punto de vista clínico y técnico, vale la pena distinguir diversos tipos de resistencia de trasferencia, porque difieren mucho en

LA BÚSQUEDA DE GRATIFICACIÓN TRASFERENCIAL

Una de las fuentes más sencillas y frecuentes de resistencia trasferencial se halla cuando el paciente tiene fuertes apremios emocionales e instintuales respecto del analista y se afana en satisfacerlos más que en hacer la labor analítica. Esto puede nacer de pulsiones instintuales libidinales y agresivas o de las emociones de amor u odio. Además, todas y cualquiera de las fases evolutivas de los instintos y emociones pueden entrar en ello. Por ejemplo, el (la) paciente puede tener deseos sexuales respecto del analista en un nivel fálico-edípico y una angustia de castración y deseos incestuosos. O bien un paciente puede sentir impulsos pasivos-anales respecto del analista o deseos orales de ser alimentado y cuidado, etc. Cualquiera de esos elementos libidinales puede impeler al paciente a tratar de obtener alguna forma de satisfacción y a renunciar a la labor analítica. A manera de ejemplo, permítaseme citar el caso de una paciente que en diferentes ocasiones fue impulsada por cada uno de los componentes libidinales recién mencionados. Al comenzar su análisis (era una paciente deprimida con un problema de bulimia), solía guardar un silencio triste porque deseaba que yo le hablara. En aquel tiempo, hablarle yo significaba estar dispuesto a alimentarla. Si yo hablaba, significaba que me preocupaba verdaderamente por ella, que la cuidaría, la alimentaría y no la abandonaría. Entonces, si esos deseos eran satisfechos, ella podría laborar, producir, y si no se sentía vacía y sola e incapaz de comunicación. Avanzado el análisis sintió fuertes impulsos sexuales hacia mí, inconfundiblemente de índole incestuosa. Llegaba a la consulta de un humor coqueto y frívolo, decidida a provocar en mí cualquier género de jugueteo sexual, aun cuando fuera sólo verbal. Durante cierto período

LA TRASFERENCIA

250

LAS RESISTENCIAS DE 'TRASFERENCIA

251

de tiempo se negó a laborar con ese material y exigía que primero le manifesta-

un poco brusco la última vez que nos vimos, no tan acogedor como en las pri-

ra yo alguna reciprocidad en mis sentimientos. Más adelante aún, pasó por

meras sesiones. Pero estaba decidida al análisis conmigo. Hubiera esperado cuan-

una fase en que se negaba a producir material a menos que yo la incitara.

to fuera necesario. Estaba cansada de tomar gente inútil o de desecho. "Quie-

Insistía en que yo insertara siquiera un pequeño comentario acerca de su si-

ro lo mejor [pausa]. Quiero lo mejor pero ¿podré conservarlo? ¿Qué me hace

lencio, y entonces podría dejar salir todas las comunicaciones que tenía alma-

creerme merecedora de ello? [Pausa.] Todo cuanto he tenido que valiera la pe-

cenadas. Todos estos diferentes apremios se convirtieron en causa de resis-

na fue porque era bonita. Tal vez por eso me aceptó usted como paciente. Pero

tencia, hasta que logró renunciar a su deseo de satisfacción. Sólo entonces

¿por qué había de soñar que usted me besaba 'abajo'? Ni siquiera sé cómo

estuvo dispuesta a establecer una alianza de trabajo e intentar la labor analí-

se dice eso correctamente. Tal vez me enseñe usted a hablar como es debido.

tica con los diferentes impulsos instintuales que sentía por mí.

¿O acaso está usted ya cansado de oírme? [Pausa.] Tengo problemas sexuales.

Aliado con los ejemplos anteriores y muy frecuente fuente de resistencia es el deseo o necesidad que tiene el paciente de ser amado. Todos los pacientes, en mayor o menor grado y de muchos modos, pasan por períodos en que su deseo de ser amados por su analista remplazan a y bloquean el deseo de acceder a los procedimientos analíticos. El temor de perder el amor o el respeto del terapeuta es una fuente de resistencia siempre presente y subyacente. La novela familiar puede repetirse también en la trasferencia (Freud, 1905d; Frosch, 1959).

de sentirlo a veces es cuando mi marido lo hace con la boca. Entiendo que esto

Me gusta la idea del coito, pero éste no me procura el orgasmo. El único modo significa algo... algo malo." Este sueño planteaba varios problemas dificiles porque contenía evidente actividad sexual al mismo tiempo que resistencias, y era la primera hora analítica de la señora.

El sueño manifiesto parecía declarar que yo le recordaba alguien

de quien estuvo algo enamorada y que yo, no ella, quiero hacerle cosas sexuales con mi boca. Además, le interesaba hacerlo como es debido, y mi interés principal era proporcionarle placer sexual. Podía advertirse el intercambio de papeles entre los dos. Sus asociaciones seguían girando en torno a la cuestión de si yo la aceptaría, de si la conservaría como paciente. Indicaban también

Permítaseme ilustrar este problema con el análisis de la señora K. Me había

la sensación de ser indigna, estar vacía, faltarle instrucción, mientras a mí me

puesto sobre aviso acerca de la gran necesidad de ser amada que tenía la pa-

veía digno y "el mejor". Contenía también la declaración de que sólo podía

ciente, su historia de cómo la había criado una madre irresponsable y de cómo

tener orgasmo con el cunnilingus.

7

su padre la había abandonado a los dos años de edad. Su primer sueño reveló

El problema técnico especial era el de cómo manejar el manifiesto elemento

en las entrevistas preliminares

sexual de su sueño en aquella temible primera hora de análisis. Yo decidí seña-

empezaría el análisis en cosa de dos meses, cuando

yo tuviera horas disponibles. Llegó a la primera sesión y hablamos brevemente

larle su necesidad de ser amada, su temor de que yo la rechazara, y ligar esto de algún modo con el elemento sexual. No hacer caso de lo sexual hubiera sido

de lo que había sucedido entre tanto y de cómo se empleaba el diván. Ella an-

hacerlo parecer "malo", y hablar de ello podría ocultar los elementos de resis-

siaba empezar. En cuanto estuvo acostada me comunicó el siguiente sueño:

tencia y tal vez hacernos entrar demasiado hondo en el análisis. Pero como la

"Llego a mi primera hora analítica, pero usted parece diferente, se parece al

paciente podía soñarla y recordarla, decidí comentar la actividad sexual, y le

doctor M. Me lleva usted a una salita y me dice que me desvista. Me sorpren-

dije aproximadamente lo siguiente: "Debe usted haberse preocupado mucho

do y le pregunto si eso hacen los freudianos clásicos. Usted me asegura que

por la última hora que nos

es así. Me desvisto y se pone usted a besarme por todas partes. Finalmente,

mente la tomaría yo como paciente. A continuación sueña usted que yo em-

se 'dirige abajo'. Me gustó, pero seguí preguntándome si así debía ser eso."

pleo

esta necesidad. Había yo visto a la señora K

y habíamos convenido en que

La paciente reconoció su turbación por el sueño y empezó a hablar. El doctor M. es quien la envió conmigo, y fue objeto de su apasionamiento por cierto

vimos, en que le parecí brusco y se preguntó si real-

sexualmente la boca con

usted

como prueba de que en verdad la acepto."

Había hecho una reconstitución hacia arriba tal y como la describen Berta Bom-

stein (1949) y Loewenstein (1951, p. 10).

tiempo. Parecía muy competente, pero después ella vio que tenía sus defectos.

La paciente escuchó atentamente y replicó: "Es interesante que usted haya

flirteo, lo que le demostró a ella que algo andaba mal

reconocido que a mí siempre me pareció que si un hombre la amaba a una

Él parecía gustar de su

en su vida particular. Elia sabe que yo soy casado y eso la tranquiliza. La exci-

debía ser capaz de emplear la boca sexualmente en una. Son muchos los hom-

ta la idea de estar acostada haciendo psicoanálisis. Temía que yo no lo aceptara

bres que hacen grandes discursos de amor pero se hacen para atrás cuando se

en calidad de paciente, porque había oído que yo tenía pocos pacientes parti-

llega a 'eso'. A mí siempre me desconcierta un poco cuando lo hacen al princi-

culares. Tal vez yo la expulse cuando descubra que es una "nada". Le parecí

pio, y me pregunto cómo pueden aguantarlo, pero creo que eso prueba que la aman a una, al menos sexualmente."

7

La necesidad de ser amada y el terror de ser rechazada eran factores en las Véanse también secciones 1.2.4, 2.6.5.1, 2.7.1, 3.2.5 y 3.4.2.

resistencias de trasferencia de la señora K, Para ella, ser rechazada equivalía

252

LA TRASFERENCIA

a ser abandonada. El abandono provocaba fuerte rabia, que ella dirigía hacia dentro, y por consiguiente sentía que ella no valía "nada". En parte eso era para preservar, para conservar el analista idealizado porque ella temía que su propia hostilidad lo destruyera, y entonces ella quedaría verdaderamente sola y sería verdaderamente "nada".

Puedo dar también ilustraciones del lado agresivo. Hay pacientes que se llenan de impulsos hostiles y destructivos, que inconscientemente se empeñan en acabar con el analista y el análisis en lugar de analizar sus impulsos. Un paciente mío, neurótico depresivo con una colitis ulcerosa, se peleó con su mujer, a la que acusaba de no darle el alimento debido. Salió de su casa hecho una tempestad para acudir a su sesión analítica. A mí me parecía evidente que desplazaba la hostilidad de su madre a su esposa. Cuando me pareció relativamente razonable se lo señalé así. Todo cuanto oyó de esta interpretación fue que yo estaba de parte de su esposa. Aquella noche, a pesar de que llevaba años siguiendo una dieta rigurosa, fue solo a un restorán y comió cuanto pudo de todos los alimentos que le estaban prohibidos. Remató la cena con mucho

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

253

repite y revive, en relación con su analista, sus defensas contra la participación instintual y emocional (A. Freud, 1936, pp. 19-25). Esto puede volverse el atributo y la función principal de la reacción trasferencial. Esta forma de trasferencia puede calificarse de reacción trasferencial defensiva. Estas reacciones siempre son resistencias de trasferencia y tienen por objeto ocultar otros aspectos y formas de los fenómenos trasferenciales. Diversas variedades clínicas típicas se presentan con gran frecuencia y merecen ser aisladas para examinarlas. Una de las formas de reacciones de trasferencia defensivas más comunes es la persistencia del comportamiento razonable y racional con el analista. Tal ausencia prolongada de reacciones irracionales parece superficialmente una ausencia de trasferencia, pero es en realidad una reacción trasferencia], aunque de tipo defensivo. El comportamiento razonable y racional persistente es el lado defensivo de una serie de reacciones bajo las cuales se oculta lo instintivo, lo emocional y lo irracional. Este tipo de reacción trasferencial defensiva suele verse al comienzo del análisis en los que desean ser "buenos" pacientes (Gitelson, 1948, 1954).

coñac y café negro. Aquella noche tuvo agudos dolores, graves vómitos y diarrea. La furia que sentía contra su madre, su esposa y yo mismo la volvió contra sí a manera de desquite, de acuerdo con la fórmula "Me mataré y lo sentirán todos". Además de sus otros significados tiene este comportamiento el de intento de estropear el análisis y herir al analista. Los pacientes que tienen la llamada trasferencia "erotizada" son propensos a una actuación muy destructiva (Rappaport, 1956). Esto se ve también en caracteres muy impulsivos, perversiones, casos límites, etc. Todos estos pacientes tienen resistencias de trasferencia que proceden de impulsos subyacentes de odio. Tratan sólo de descargar esos sentimientos y oponerse a la labor analítica. La tarea técnica consiste en dar con el momento en que uno puede movilizar el Yo razonable. Por lo general, una vez disipada la intensidad de los sentimientos y reducido el apremio de las exigencias instintuales resulta accesible un Yo razonable. Las exigencias de satisfacción menos intensas, sutiles y crónicas son más difíciles de descubrir y de señalar al paciente. Una vez que éste puede reconocerlas resultan también accesibles a la labor analítica.

Ilustraremos esta situación describiendo brevemente a un paciente mío, de cerca de cuarenta años, quien acudió al análisis por una impotencia sexual que duraba ya unos ocho años. La impotencia se limitaba a su esposa, porque con otras mujeres era potente, pero se sentía culpable tanto de su infidelidad como 'áe su impotencia. Sin embargo, no podía renunciar a sus relaciones extraconyugales, a pesar de que amaba a su esposa. Era muy competente y descollante en su labor profesional, un campo de terrible competencia, donde el triunfo requería bastante audacia y aun combatividad. En su análisis era muy concienzudo y cooperante. Trataba cuanto podía de hacer asociaciones libres, comunicaba sueños, intentaba entender mis interpretaciones, hablaba con un sentimiento moderado y no era frío ni demasiado intelectualizado. A veces quedaba en silencio y deseaba que yo dijera algo, pero sabía que los analistas deben ser callados. A menudo le parecía que estaba haciendo pocos progresos, pero se echaba la culpa a sí, ya que estaba convencido de que yo era un analista competente. Cuando tenía un material embarazoso que comunicar se reprochaba el ser muy infantil, puesto que sabía que yo no lo iba a criticar: los analistas estaban acostumbrados a esas cosas. Si yo hacía interpretaciones que no podía aceptar o entender, decía que yo debía tener razón y que sencillamente él era un poco torpe o de lenta entendederas. Entonces yo empecé a señalar cómo sus reacciones siempre eran razonables

3.8.2

REACCIONES DE TRASFERENCIA DEFENSIVAS

Otra forma típica de resistencia trasferencia] se da cuando el paciente

y a preguntarme si acaso alguna vez no tendría algún otro sentimiento o fantasía acerca de mí. Él no tenía idea sino de que yo era un analista competente que hacía cuanto podía. Le hice ver que en algunos de sus sueños había situa-

254

LA TRASFERENCIA

ciones en que yo aparecía muerto o mutilado, y esas imágenes tenían que proceder de su interior. Convino él en que parecía plausible, pero no podía hallar tales sentimientos dentro de sí. Cuando traté de hallar la figura del pasado a la que habría él reaccionado de modo semejante, resultó ser su padre. Para el paciente, el padre era un hombre honrado, concienzudo, muy trabajador, que siempre le había inspirado sentimientos razonables, racionales y cordiales.

Él siempre era tolerante y comprensivo en cuanto a los defectos de su progenitor. Esto estaba en señalado contraste con su comportamiento hostil y combativo para con los otros hombres de autoridad y para con sus competidores. Parecía estar protegiéndonos a mí y a su padre de sus impulsos instintuales inconscientes, pero ¿por qué? Un sueño dio el material clave: Está él en un barco de vela. La vela cuelga de un palo totémico en que hay tres figuras, dos hombres y un niño. La figura de arriba se parece a mí, después viene el niño y al pie está el padre. Sus asociaciones condujeron a lo siguiente: cuando él tenía siete años de edad, su padre había padecido un ataque cardiaco y al paciente le habían hecho creer que eran sus explosiones emocionales (del paciente) las que casi matan al padre. Este material no era nuevo, pero parecía adquirir nueva importancia para el paciente. Vacila unos momentos y después me dice sosegadamente que había sabido que yo una vez tuve un ataque cardiaco. Prosigue diciendo con cordialidad que está seguro de que yo me debo cuidar bien, ya que no dejo de ser un médico. En su tentativa de hablar tranquilizadoramente noto cierta falta de consistencia. Le interrumpo y pregunto: "Algo le preocupa; ¿qué otra cosa está usted pensando?" El paciente suspira, quiere reír y después dice que ha oído que yo tengo más de cincuenta años y que eso le ha sorprendido desagradablemente. Creía que yo era un cuarentón, porque parezco joven y como tal me comporto. Intervengo: "Le ha sorprendido desagradablemente que yo tenga más de cincuenta años. ¿Qué le sugiere esa idea de tener más de cincuenta años?" El paciente dice rápidamente: "Mi padre murió de cincuenta y tres años y no puedo soportar la posibilidad de que usted muera. Ya tengo hartas cosas en la conciencia. No creo habérselo dicho nunca, pero el niño del palo totémico me hizo recordar la muerte de nuestro primer hijo. Le dije que mi mujer tuvo placenta previa, pero hasta ahora no comprendí que yo me siento culpable de haberlo ocasionado por haber tenido un coito con ella poco antes de su hemorragia." Interpreto para él: "Y usted se hizo impotente con su mujer para estar seguro de que nunca volvería a lastimar a otro bebé." Replica: "Sí, yo no merezco el coito con una mujer buena. De mí parece que sólo pueden salir cosas destructivas cuando me dejo llevar. Tiene usted que agradecer que aquí me domine tan bien." Pausa. Silencio. Ahora es patente que detrás de lo sempiternamente razonable, detrás de su trasferencia defensiva hay sentimientos e impulsos tumultuosos. Su modo de

ser razonable conmigo era para protegerme y prer r 6.6uí gv(haberlo ocasionado porfm4E1 65tl.65 . A(erten9 Tmhabh 29or 56.6cuent e edo sóarendo sentie y p58.1te imos tan bien." Pausa. Silen

256

LA TRASFERENCIA

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

257

mente. Las reacciones trasferenciales defensivas suelen hallarse en caracteres seudonormales, en los candidatos que están pasando un análisis didáctico, en los casos clínicos tratados sin honorarios y también en los trastornos neuróticos del carácter que requieren la conservación de una fachada normal. El problema técnico adicional que presentan estos pacientes es la necesidad de revelar la trasferencia defensiva como resistencia, hacerla egodistónica y hacérsela ver al paciente como síntoma (Reider, 1950; Gitelson, 1954). Sólo entonces puede uno proceder al análisis de los impulsos y afectos subyacentes.

mores y defensas moldeados en su carácter y que se han convertido en la superficie que presentan al mundo en general. Estos rasgos son los resultados relativamente fijos, los residuos, las transacciones de diversos conflictos entre instintos y defensas. Este aspecto de la personalidad contiene componentes defensivos e instintuales, a menudo condensados. En el curso de la terapia psicoanalítica, esas reacciones de trasferencia tienen siempre una importante función de resistencia. El estudiante deberá consultar las obras clásicas sobre formación de carácter para una descripción más completa de su dinámica (W. Reich, 1928, 1929; Fenichel, 1945a).

3.8.3

Veamos un ejemplo típico de reacción de trasferencia generalizada. Un señor

REACCIONES DE TRASFERENCIA GENERALIZADAS

Hasta aquí hemos examinado los diferentes tipos de fenómenos y resistencias de trasferencia, hemos descrito las reacciones al analista derivadas de la experiencia con personas significantes específicas del pasado del paciente. El paciente ama, odia o teme al analista del mismo modo que otrora temiera o amara a su padre, su madre, su hermano, etc. El comportamiento de trasferencia del paciente para con su analista suele ser muy diferente de su comportamiento para con la mayoría de las personas en su vida exterior, salvo con los pocos que son figuras de trasferencia semejantes. Las reacciones de trasferencia suelen ser específicas y circunscritas. Mas con el nombre de reacciones de trasferencia generalizadas voy a describir una forma de fenómeno trasferencia! que difiere de todas las formas anteriores precisamente por no ser específica ni circunscrita. En ella el paciente reacciona al analista como a muchas o las más de las personas en su vida. El comportamiento de trasferencia no es distinto, es típico y habitual. Este comportamiento ha sido calificado de "trasferencia de carácter" por Wilhelm Reich (1928, 1929), pero otros han considerado esa denominación engañosa y ambigua (A. Freud, 1936; Sterba, 1951). Lo que distingue esta forma de trasferencia de otras es que las reacciones al analista son las reacciones típicas, habituales y normales del paciente con la gente; la trasferencia es característica de las relaciones de objeto del paciente en general. Es esta cualidad de no especificidad, de ausencia de caracteres distintivos, la que hizo llamarla "trasferencia de carácter". Pero el vocablo "carácter" tiene otros significados y me parece más preciso decir "reacción trasferencia) generalizada". Los pacientes que reaccionan a su analista con trasferencia generalizada tendrán sentimientos, actitudes, impulsos, esperanzas, deseos, te-

de cincuenta y tantos años vino al análisis por un trastorno del dormir y por miedo de hacerse adicto a las píldoras para dormir. Era excepcionalmente exitoso en su profesión y al parecer también en su vida familiar y social. Un factor muy importante de sus diversos éxitos era su propensión al entusiasmo. Siempre bienvenido, ingenioso, cordial, alegre, emocionalmente generoso, franco, sociable, animador, etc. En una palabra: era un entusiasta. Empezó su análisis como empezaba todas sus empresas: con empuje, vigor y optimismo. Iniciaba cada sesión con una salutación atronadora, diseminaba chistes en sus asociaciones; entretejía fascinantes relatos en sus experiencias de la vida y hallaba mis interpretaciones estupendas, notables o deliciosas. Si mis observaciones le dolían, lleno de respeto se apresuraba a confirmarlas. Me miraba, me halagaba, proclamaba mis virtudes por doquier y me buscaba otros pacientes. Aunque conocía el procedimiento normal del psicoanálisis, siempre me estaba invitando a fiestas y concertaba reuniones con personajes que creía podrían interesarme, y si bien yo siempre me negaba, él estaba seguro de que tarde o temprano aceptaría. Tenía la convicción de ser mi paciente favorito, aunque sabía que las reglas del psicoanálisis prohiben semejante comunicación. Este modo de reaccionar conmigo era el que tenía con la gente en general y el que le procuraba el éxito. En todas las esferas de la vida lo consideraban amable y encantador; su familia, sus empleados, sus muchas queridas, funcionarios ejecutivos importantes y artistas famosos. Esta reacción de trasferencia generalizada resultaba difícil de manejar. Ante todo, era necesario que yo constriñera mis reacciones reales y de contratrasferencia. Constantemente tenía que estarle señalando cuán indiscriminado era su comportamiento, cuán promiscuos sus amores, cómo su constante inquietud indicaba un descontento oculto. Poco a poco pude irle demostrando que su inveterado entusiasmo y su idea de ser el favorito eran un mito, una pantalla que trataba de prolongar. Sólo fracasaba en el dormir y en los sueños, donde se veía obligado a dejar su dominio consciente. A los pocos meses de laborar, su entusiasmo se hizo ajeno al Yo, ya no lo aprobaba, comprendía que era fraudulento, y se permitió sentir la depresión subyacente. Cambió la reacción de trasferencia y yo fui varias veces la madre odiosa e hipócrita que lo

258

LA TRASFERENCIA

seducía y rechazaba, el padre airado, etc. Fuera del análisis también cambió su comportamiento. Aunque todavía capaz de entusiasmo y encanto, esto era controlable. Al fin pudo tener algunos enemigos dignos y a veces ser aburrido. Entonces pudo también dormir y soñar (Greenson, 1962). Los problemas técnicos de las reacciones de trasferencia generalizadas son semejantes a los de la trasferencia defensiva, puesto que la trasferencia generalizada siempre tiene un importante fin defensivo y es egosintónica. La primera tarea es hacer la trasferencia egodistónica y dolorosa para que el paciente labore activamente con ella en lugar de tratar de prolongarla. Las resistencias de carácter tienen que cambiarse en resistencias de trasferencia (Fenichel, 1941, p. 68). Entonces la neurosis de trasferencia evolucionará y podrá realizarse una fructuosa labor analítica. En la sección 3.10 veremos otros problemas técnicos. Las reacciones de trasferencia generalizadas se dan en pacientes que tienen sobre todo trastornos del carácter. Cada tipo especial producirá una trasferencia generalizada típica; por ejemplo, un carácter obsesivo tendrá una trasferencia generalizada para con el analista que será una réplica de sus relaciones de objeto obsesivas, aisladas en general.

3.8.4

LA

ACTUACIÓN DE LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA

Desde el caso de Dora, a quien trató en 1900, Freud comprendió cuán i mportante era reconocer y aislar la trasferencia, las resistencias trasferenciales y en particular la actuación de las reacciones de trasferencia. Dora interrumpió el tratamiento por no haber reconocido Freud que una reacción particular de trasferencia de ella se derivaba de su amante y no de su padre. Además, la paciente actuó este aspecto de la trasferencia. Se condujo con Freud como hubiera querido hacerlo con su amante, el señor K; y lo abandonó. Revisando la historia y el final de este caso, Freud (1905a) vino a reconocer la singular importancia de las trasferencias y la actuación de los fenómenos de trasferencia. Volvió al problema de la actuación en varias ocasiones posteriores, sobre todo en relación con su labor sobre la compulsión de repetir (1914c, 1920, 1937a). En años recientes han hecho otros varios autores importantes aportaciones a nuestro conocimiento de la actuación de las reacciones trasferenciales (Fenichel, 1945a, 1945b; Greenacre, 1950; Spiegel, 1954; Bird, 1957 y la lista adicional de lecturas). La actuación se da en muchas clases de circunstancias y no sólo en forma de reacción de trasferencia. La cuestión de la actuación en gene-

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

259

ral se estudiará más ampliamente en el torno II. En esta sección lo veremos sólo en tanto que fenómeno trasferencial que se presenta en el curso del análisis y como variedad especial de la reacción de trasferencia. La actuación es una serie de acciones, bien organizada y cohesiva, que parece ser dirigida a un fin, conscientemente deseada y egosintónica y que resulta una reactuación de un recuerdo pasado. La acción es una repetición ligeramente disfrazada del pasado, pero el paciente no es capaz de recordar las cosas del pasado. Parece atento a actuar en lugar de recordar; es una defensa contra el recuerdo. En el curso del análisis, los pacientes [actuarán] sus reacciones trasferenciales en vez de expresarlas de palabra y sentimiento. La actuación puede ser con el analista o, fuera del análisis, con otras personas. En todo análisis es inevitable algo de actuación. Débese esto en parte al hecho de que el analista ataca las defensas neuróticas y con ello favorece la descarga de afectos e impulsos de modos menos deformados. Se facilita así el paso a las acciones. En segundo lugar, la trasferencia misma es una revivencia, una repetición del pasado, y moviliza impulsos del pasado que pueden manifestarse en comportamiento y acciones. No obstante, también puede ser causa de actuación el manejo equivocado de la trasferencia, sobre todo el análisis insuficiente de la trasferencia negativa. Los errores de dosificación, de elección del momento y de tacto en la interpretación suelen producir la actuación. Las reacciones de trasferencia del analista respecto del paciente pueden también provocarla. Pero la tendencia a reactuar en lugar de recordar aparecerá cuando el material no verbal o preverbal intente manifestarse durante el análisis o bien al acercarnos a un material traumático. La actuación es siempre una resistencia, aun cuando pueda desempeñar alguna función útil temporalmente. Es una defensa contra el recuerdo y contra el pensamiento y se opone a la integración de pensamiento, recuerdo y comportamiento y, por ende, a los cambios de estructura del Yo. No obstante, algunas formas de actuación pueden tener un fin constructivo. Me refiero a la actuación transitoria y esporádica que puede darse al quebrantar defensas inhibidoras rígidas. Este tipo debe diferenciarse de la actuación habitual del reactuador crónico. También puede ser una forma de prueba del acordarse, una primera tentativa del atreverse a recordar (Ekstein y Friedman, 1957). En este sentido es un recodo en el camino que lleva al recuerdo. Mi experiencia clínica parece indicar que el recuerdo reactuado es un recuerdo encubridor (Greenson, 1958a). La distorsión propia de la actuación va siempre en dirección del cumplimiento de un deseo. Las acciones francas son como el contenido manifiesto de un sueño, un intento de cum-

260

LA TRASFERENCIA

plimiento del deseo (Lewin, 1955). Finalmente, la actuación es una forma de comunicación no verbal; a pesar de sus funciones de resistencia es también el intento de alcanzar un objeto (Bird, 1957; Greenson, 1959a). Y puede ser un grito de socorro (Winnicott, 1956b). La actuación es sólo una forma específica de reactuación neurótica que puede darse dentro y fuera del análisis. Debe distinguirse de la revivencia y la acción sintomática, aunque esto no siempre es posible clínicamente. En la revivencia siempre hay una sencilla repetición y duplicación de un suceso pasado. No hay distorsión y conduce fácilmente al recuerdo. Esto suele suceder en los estados de alteración yoica por influencia de drogas o de emociones intensas, en estados de fuga, etc. Las acciones sintomáticas no son bien organizadas ni coherentes; se sienten extrañas, ajenas al Yo, y representan una falla en el funcionamiento de éste. El suceso pasado ha sido grandemente desfigurado y en la acción sintomática sólo puede hallarse un fragmento del suceso. Veamos ejemplos sencillos de actuación, revivencia y acción sintomática. La señora 10 terminaba cada sesión poniéndose en pie y recogiendo los kleenex en que había apoyado su cabeza sobre la almohada. Mientras iba hacia la puerta arrugaba los kleenex en la mano y cuidaba bien de que no se le vieran. Después los echaba al pasar en el cesto de los papeles que estaba debajo de mi escritorio o los metía en su bolso. Hacía esto con la mayor destreza posible y yo tenía la impresión de que esperaba que no me diera cuenta de su tejemaneje. Cuando le señalé ese comportamiento, la señora lo reconoció rápidamente, pero se mostró extrañada de que yo lo hubiera planteado. Su actitud decía: ¿acaso no lo hace todo el mundo? Le parecía que sus reacciones se explicaban por sí solas y sencillamente indicaban un decoro corriente. Y a pesar de mis intentos de entender el significado subyacente, siguió obrando del mismo modo. En una sesión logré algún adelanto al pedirle que asociara ideas a la expresión "pañuelo manchado" que trataba de ocultarme. Esto condujo a recuerdos dolorosos de su vergüenza por la menstruación. El comportamiento con los kleenex continuó. Finalmente empezamos a analizar su terrible vergüenza respecto a su ano, aquella parte de sí misma que tenía que ocultar a toda costa. No podía descargar el vientre cuando había extraños en la casa por miedo de que el ruido o el olor la delataran. Después de descargar sus intestinos pasaba mucho tiempo en el cuarto de baño para dar la impresión de que no se había notado nada. Yo le señalé que obraba con los kleenex como si representaran una actividad excrementicia ocultable. Entonces le llegaron muchos recuerdos de la exageración de su madre en materia de higiene excrementicia y de lim-

8

Véanse secciones 1.2.4, 2.6.5A, 2.7.1, 3.2.5, 3.4.2 y 3.8.1.

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

261

pieza en el baño. Sólo así pudo dejar los kleenex en la almohada al terminar la sesión. La señora K actuaba al final de cada hora analítica: soy una mujer limpia que tiene buen cuidado de que los demás no vean sus actividades del excusado. Nadie debe saber cómo lo hago. No es cierto que yo haga esas cosas sucias; no dejo ningún rastro. Era toda una serie de acciones conexas, bien organizadas y dirigidas a un fin, conscientemente deseadas y egosintónicas, que servían para negar las placenteras actividades excrementicias del pasado, que no podía recordar. En una palabra: era una forma de actuación.

Durante la segunda guerra mundial administré a un artillero de cola de un bombardero B-17 recién vuelto del combate una inyección intravenosa de pentotal sódico. Había estado padeciendo de insomnios, pesadillas, temblores, sudor profuso y una marcada reacción de espanto. Había realizado cincuenta misiones de combate pero no tenía conciencia de ninguna angustia molesta y no le gustaba hablar de combates. Aceptó recibir el pentotal porque le habían dicho que se sentía uno como embriagado y además eso significaba que no tendría que hablar a ningún otro oficial. En cuanto tuvo unos 5cc dentro de la vena saltó a la cabecera de la cama, se sacó la aguja del brazo y empezó a gritar a voz en cuello: "Van a venir a las cuatro, van a venir a las cuatro, hay que tumbados, hay que tumbados o nos tumbarán ellos, esos desgraciados, hay que tumbarlos. ¡Oh, Dios! Tumbarlos, tumbarlos. Vuelven a la una, a la una, tumbarlos, tumbarlos, desgraciados, tumbarlos. ¡Oh, Dios! Estoy herido, no me puedo mover, tumbarlos, tumbarlos, ¡socorro! Alguien que me ayude. Me dieron, me dieron, no me puedo mover, socorro. Desgraciados, ayúdenme; tumbarlos, tumbarlos." El paciente estuvo gritando así unos veinte minutos, con los ojos llenos de terror y sudando por todos los poros del rostro. Con la mano izquierda oprimía el brazo derecho, que le colgaba flácido. Estaba tembloroso y tenso. Al fin dije: "Okay, Joe. Les dimos, les dimos." Con esto cayó en la cama y se sumió en profundo sueño. A la mañana siguiente lo vi y le pregunté si recordaba la entrevista del pentotal. Sonrió avergonzado y dijo que recordaba, pero muy vagamente, haber gritado. Le dije que había hablado de una misión en que le habían herido en el brazo derecho, y que no dejaba de gritar "tumbados, tumbarlos". Me interrumpió: "¡Ah, sí! Recuerdo que volvíamos de Schweinfurt y se nos echaron encima, y volvían a las cuatro y l uego a la una y nos dio el fuego antiaéreo, etcétera." El paciente pudo recordar fácilmente el suceso que había vuelto a vivir bajo la acción del pentotal en forma no desfigurada y accesible, como es típico de la revivencia.

262

LA TRASFERENCIA

Citaré ahora una acción sintomática. Uno de mis pacientes, de mediana edad, no podía estar sentado en mi sala de espera. Estaba en pie todo desconcertado en un rincón que abría la puerta de mi salita de tratamiento, y al instante caminaba hacia mí. Este comportamiento lo desespera, sabe que es extraño, pero se le sobrepone un fuerte temor cuando trata de sentarse. Ha tenido reacciones semejantes en otras salas de espera, que querría ocultar llegando tarde o saliendo y volviendo a entrar con cualquier pretexto. Se hizo más patente cuando empezó a acudir regularmente a su hora analítica y yo me puse a analizar su tendencia a llegar tarde. Al cabo de un año, más o menos, descubrimos los siguientes determinantes de su miedo a estar sentado en la sala de espera. El que lo hallen sentado significa que lo "agarren" sentado, o sea masturbándose. De niño se masturbaba sentado en la taza del WC y se ponía en pie en cuanto oía acercarse a alguien o temía que entraran. En el cuarto de baño de su casa no había llave. Estar él sentado y yo en pie significaba que él era pequeño y yo grande, y sentía como que yo podría atacarlo. Además, su padre había insistido en que se pusiera de pie cuando entraba alguien mayor en la pieza, y ahora obedecía con posterioridad. Se había rebelado contra su padre al entrar en la adolescencia y se sintió culpable al morir su padre de un ataque al corazón. Había descubierto a su padre sentado en una silla, como si estuviera adormecido, para descubrir horrorizado que se hallaba en coma. Estar en pie significaba así para él estar vivo y que lo hallaran sentado, estar como su padre: muerto. Finalmente, estar sentado significaba tomar la posición femenina para orinar, y tenía que estar erguido en mi presencia para indicar que era un hombre. Tenemos aquí un ejemplo de cómo se efectúa una actividad extraña, ajena al Yo, contra la voluntad del paciente, que se ve obligado a ponerla por obra; es un acto sintomático. El análisis revela los muchos sucesos históricos condensados, desfigurados y simbolizados en esa actividad. En los casos bien marcados, la actuación, la revivencia y las acciones sintomáticas son fáciles de distinguir unos de otros. En la práctica clínica uno no suele ver la forma pura y es frecuente que nos encontremos ante mezclas de las tres variedades de reactuaciones neuróticas. Volvamos ahora a nuestro estudio de la actuación de las reacciones de trasferencia. 3.8.4.1 La actuación dentro del encuadre analítico La forma más sencilla de actuar las reacciones de trasferencia se presenta cuando el paciente actúa algo dentro del encuadre analítico. Freud dio el ejemplo del paciente que se conduce en forma de desafío y crítica con su analista y no puede recordar haber tenido ese tipo de comportamiento en el pasado. No sólo siente esas emociones con su analista sino

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

263

que opera en ellas, se niega a hablar, olvida sus sueños, etc. Lleva a la acción sus sentimientos en lugar de comunicarlos; está reactuando un trozo del pasado en lugar de recordarlo (Freud, 1914c, p. 150; 439). Además, no sólo no comprende cuán incongruentes son sus reacciones sino que suele sentir justificado su comportamiento. La actuación es, como ya dijimos, egosintónica. Ilustremos con un ejemplo. Un músico de cuarenta años de edad llegó en busca de análisis porque padecía de insomnio crónico, colitis y una inhibición para el trabajo. Cuando pude darle mi primera hora de la mañana, a las ocho, tuvo una forma notable de empezar la sesión. Ante todo, yo lo oía llegar porque anunciaba su llegada por el hall sonándose ruidosamente la nariz como una trompeta, cada agujero por separado y repetidas veces. Al entrar en la sala de tratamiento daba los buenos días alegre y sonoramente. Después, tarareando bajito, se quitaba el saco y lo ponía en el respaldo de una de las sillas de la consulta. Iba al diván, se sentaba, y tarareando todavía, empezaba a vaciarse los bolsillos. Primeramente ponía la billetera y el pañuelo de los bolsillos de atrás en la mesita lateral; después las llaves y las monedas pequeñas de sus otros bolsillos, y el anillo del dedo. A continuación, con un quejido audible, se doblaba y se quitaba los zapatos, que dejaba muy bien puestos uno junto al otro. Después se desabotonaba el botón superior de la camisa, se aflojaba la corbata, y con un perceptible suspiro de alivio, se acostaba en el diván, se volvía de lado, ponía sus manos juntas entre la almohada y la mejilla, cerraba los ojos y callaba. Al cabo de un momento se ponía a hablar muy suavemente. Al principio le vi hacer todo eso en silencio; parecía increíble que lo estuviera haciendo en serio. Después, cuando comprendí que no se daba cuenta de cuán impropio era aquel comportamiento, decidí tratar de sondear hasta donde fuera posible su significado antes de confrontarlo con él. Era evidente que su actuación estaba relacionada en cierto modo con el disponerse a dormir. Poco a poco empecé a comprender que reactuaba el acto de acostarse sus padres, donde yo era uno de los dos y él otro, o sí mismo de niño. Su historia estaba llena de recuerdos de las terribles batallas que se trababan entre su padre y su madre en la recámara, que le despertaban de su sueño y lo horrorizaban. Aquellas peleas ocurrían a las cuatro horas más o menos de haberse acostado, de niño, y sus insomnios actuales se caracterizaban por su despertar a las cuatro horas de sueño. Estaba actuando conmigo (a) cómo deseaba que sus padres durmieran juntos en paz y (b) cómo fantaseaba de niño que dormía con uno de los dos. Cuando intenté llamar su atención hacia aquel peculiar modo de empezar la sesión se indignó. Nada había de peculiar, extremo ni digno de mención en aquello. Sólo trataba de relajarse y asociar libremente; yo le había dicho bien al comenzar el análisis que todo cuanto debía hacer era relajarse y tratar de decir cuanto se le viniera a la mente. Se estaba, pues, relajando. Verdad era que se sentía algo soñoliento, pero se debía a que era temprano. A regañadien-

264

LA TRASFERENCIA

tes reconoció después que cuando yo le hablaba al terminar la sesión le parecía algo discordante, una intrusión. Comprendió asimismo que si bien por alguna razón extraña le gustaba aquella hora temprana, apenas podía recordar lo que había dicho él o yo. Después le dije que todo aquello se debía al hecho de que llegaba a la sesión para continuar su sueño conmigo. Se desvestía como si fuera a dormir y se acostaba con los ojos cerrados y una expresión de felicidad, porque le parecía como si fuéramos a dormir juntos y tal era el sueño tranquilo que debió haber deseado entre su padre y su madre, o entre él mismo y uno de los dos. Hasta este punto del análisis, el paciente había podido recordar sólo su odio para con los padres por su constante pelear en la noche o por sus deseos sexuales, y su rivalidad celosa de remplazar a su padre o a su madre en la cama

LAS RESISTENCIAS DE TRASFERENCIA

265

reaccionaba admirando mi astucia y gozando vicariamente de mi triunfo supuesto. Le encantaba el análisis y sobre todo que lo analizara yo. Le parecía que éramos una combinación estupenda, yo con mi cerebro y él con su imaginación. Aunque sus síntomas no mejoraban y no alcanzaba mucho insight, el análisis le gustaba. Tuve que señalarle enérgicamente una y otra vez que no parecía acudir al análisis sino a reactuar el deleitoso sentimiento de ser el favorito. Poco a poco fue recordando y contando cómo era también el favorito de la madre y el del padre y después esos recuerdos resultaron un encubrimiento de amargas decepciones que le procuraran ambos.

matrimonial. Mi interpretación de sus deseos de sueño tranquilo fue el primer paso en la reconstitución de los deseos preedípicos del paciente respecto de su

3.8.4.2 La actuación fuera del análisis

padre y su madre (Lewin, 1955).

En los casos citados, el (o la) paciente tiene por su analista sentimientos que no describe ni comunica pero sí pone por obra. Se deshace subrepticiamente de un pañuelo desechable, obra en forma desafiante o se pone a dormir. En los tres se reactúa un trozo del pasado pero el paciente no puede recordarlo y se muestra renuente a analizar su actividad. Al final, resulta que esa actividad es una desfiguración de un suceso pasado, la acción es un intento de cumplir un deseo. El paciente actúa con el analista lo que querría haber hecho en el pasado. Según mi experiencia clínica, la actuación es siempre una recapitulación de un deseo pasado que no pudo ser realizado en su tiempo. La actuación es así un intento tardío de cumplir un deseo. La actuación dentro del marco de la hora analítica tal vez no se limite a determinado episodio o a un hecho solo y acaso se presente durante largos períodos del análisis. He visto pacientes, en particular candidatos en formación, que actúan el papel del paciente "bueno" y quieren meterme a mí en el del "perfecto" analista. Esto puede durar meses y aun años, hasta que uno comprende que hay cierta esterilidad y pobreza en el análisis. Entonces hay que revelar cómo este comportamiento es una resistencia y defensa y descubrir la hostilidad subyacente. He visto una situación paralela en pacientes que mantienen la actitud y el sentimiento de ser mi paciente favorito. Mi paciente soñoliento de las ocho de la mañana era de este tipo. Creía conscientemente ser mi paciente favorito y cuando yo interpreté eso como deseo y necesidad suyos replicó que sabía que mi juramento freudiano me impedía manifestar mis verdaderos sentimientos. Cuando yo hacía interpretaciones que para cualquier otro paciente hubieran sido dolorosas,

Una casada joven inició inopinadamente una intriga amorosa durante su análisis. Me convencieron de que era una actuación de sus sentimientos de trasferencia las siguientes observaciones clínicas: la paciente apenas había conocido a aquel hombre; y era muy distinto de los que solían interesarla. Era artista, actuaba como un profesor y parecía un romano antiguo: eran estas cualidades las que la atraían. La cosa sucedió en ocasión de haber faltado yo a unas cuantas sesiones por estar en una reunión. Había iniciado ella el análisis con una trasferencia positiva que floreció en sexual y erótica. Esto había quedado interpretado y parecía temporalmente resuelto. Recordaba yo que durante la fase de su fuerte amor por mí me describía como profesor y artista. Una vez también me había soñado con una toga romana y en asociación con aquel sueño decía que yo me peinaba a lo romano y que había oído que mi apodo era "Romi". Parecía evidente que la damita estaba actuando sus sentimientos sexuales y románticos con el joven. Hacía con él lo que hubiera querido pero no podía hacer conmigo. Aquellos deseos eran una repetición de deseos hondamente reprimidos que había tenido por su padrastro. Un paciente en análisis de repente forma una relación muy íntima con su médico general, a quien nunca conociera socialmente. Ahora el paciente lo invita con frecuencia a comer y tiene con él conversaciones íntimas. Es evidente que está actuando sus deseos de intimar conmigo fuera del análisis. Cuando ocurre esto, no expresa en la hora analítica su deseo de intimidad conmigo. Mi interpretación de la actuación llevó esos deseos inconscientes (en lo tocante a mí) al análisis.

Es característico, cuando se actúa los sentimientos de trasferencia fuera del análisis, que los impulsos y afectos llevados a la acción no aparecen

266

LA TRASFERENCIA

en la situación analítica propiamente dicha. Un estudiante en análisis conmigo está constantemente criticando la estupidez, flojera e inepcia de sus maestros. Al mismo tiempo, sus sentimientos trasferenciales son constantemente positivos para conmigo. Fueron la falta de trasferencia hostil conmigo y la constante hostilidad respecto de sus maestros las que me hicieron comprender que estaba actuando su trasferencia negativa. La división de la trasferencia ambivalente o preambivalente, con un aspecto actuado fuera del análisis, es una forma común de la actuación y se observa con frecuencia en los candidatos para analistas. Por lo general, la trasferencia ajena al Yo se descarga en algún analista de fuera y sólo los sentimientos egosintónicos se manifiestan al analista personal. Así los sentimientos hostiles y homosexuales se descargarán en otros analistas y las emociones y los impulsos menos inquietantes se reservarán para el analista propio. O bien la división se hará sobre una base de analista "bueno" o "malo", y algún analista de fuera hará el papel auxiliar. Debe recordarse que la actuación que ocurre durante el análisis no sólo está relacionada con la situación de trasferencia. Con mucha frecuencia se descubre que se ha estado efectuando antes del análisis. Los que hacen de coactores en tales situaciones resultarán también figuras de trasferencia (Bird, 1957). Esto lo estudiaremos en el tomo II. Querría ahora dar un ejemplo de combinación de actuación y acción sintomática con participación de la trasferencia. Durante varias sesiones un paciente

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

267

siguientes formulaciones: Mientras estoy callado en la sesión y lo dejo hablar, y cuando estamos en el comienzo de la sesión, le gusta la situación analítica,

como le gustaba estar en su casa con su madre amantísima y sus hermanas. Era placentero y tranquilo. Unos veinte minutos antes de terminar la sesión

el paciente empezaba a temer que yo interrumpiera su secreta alegría del hogar. El rechinido de mi silla o el cambio en mi respiración le recordaban el silbar de su padre. Mis interpretaciones eran como la "voz de la fatalidad", la llegada del padre al hogar, el fin del gusto que el paciente tenía con su madre y sus hermanas. El paciente confirmó estas formulaciones añadiendo que "con toda sinceridad" tenía que reconocer que la llegada del padre al hogar sólo a él molestaba, porque la madre y las hermanas la esperaban ansiosamente. Este ejemplo ilustra cómo en la hora analítica el paciente reactuaba conmigo un trozo de la historia del pasado con su familia. Al empezar la sesión hablaba mucho, y yo representaba la madre y las hermanas, calladas y admiradoras. Hacia el final de la hora, cuando me tocaba hablar yo me convertía en el padre dominante y molesto. Como la situación era egodistónica y muy dolorosa para el paciente, laboró con mucha diligencia en el intento de reconstituir y recordar los hechos pasados que ocultaba aquel reactuar neurótico.

Como ya dijimos, todas las formas de reactuación neurótica pueden darse en forma pura, pero por lo general hallamos mezclas de revivencia, acción sintomática y actuación. El meollo de la cuestión lo determina el que la reactuación neurótica sea egosintónica o ajena al Yo. Siempre hay una resistencia adicional cuando la reactuación es egosintónica. Entonces es más difícil captarse el Yo razonable del paciente, establecer una alianza de trabajo y descubrir o reconstituir los recuerdos subyacentes.

halla defectos a cuanto hago en el análisis. Mi silencio le parece agobiante y mis intervenciones irritantes y hostiles. En realidad, reconoce que le gusta la hora analítica hasta que empiezo o cree que voy a empezar a hablar. Es capaz de predecir cuándo voy a intervenir porque mi silla rechina o mi respiración cambia. Un breve sueño y las asociaciones que suscitó proporcionaron al-

3.9 TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

gunos indicios importantes para el entendimiento de sus reacciones. En el sueño alguien escuchaba a un comentarista de la radio, Gabriel Heater, cuya voz sonaba a fatalidad. El paciente le asocia el hecho de que ese comentarista era

3.9.1

CONSIDERACIONES GENERALES

el favorito de su padre y que toda la familia se veía obligada a escucharlo siempre que el padre comía en casa. Esto le hace recordar cómo la llegada del padre a la casa cambiaba la atmósfera. Era un jarro de agua fría, un aguafiestas para la familia, o al menos para el paciente. Podía éste predecir cuándo iba a llegar el padre porque siempre llegaba veinte minutos antes de las siete y siempre silbaba al acercarse a la casa. Cuando el paciente veía que se acercaban las siete u oía el silbido, se ponía irritable y hostil. Me sorprendieron los muchos paralelos entre el comportamiento conmigo en la hora analítica y la reacción a la llegada del padre al hogar. Le hice las

Conviene notar que el título de esta sección es "Técnica del análisis de la trasferencia" y no "interpretación" ni "manejo" de la trasferencia. La razón de ello es que si bien la interpretación es el instrumento decisivo para tratar los fenómenos de trasferencia en el procedimiento psicoanalítico, también son necesarios otros instrumentos técnicos. La interpretación de una reacción de trasferencia es el paso técnico último en el tratamiento de los fenómenos de trasferencia; pero para interpre-

268

LA TRASFERENCIA

tar ésta eficazmente son necesarios muchos pasos preliminares. Edward Bibring (1954) subrayaba el hecho de que con nuestro mayor conocimiento de la psicología del Yo, el psicoanalista se ha dado cuenta de la necesidad de aclarar cuidadosamente un fenómeno psíquico particular antes de tratar de interpretarlo. Fenichel (1941) y Kris (1951) han subrayado también la necesidad de demostrar e iluminar claramente el sujeto considerado antes de intentar la interpretación de su significado inconsciente. Como dije antes, la demostración, la aclaración, la interpretación y la traslaboración de un hecho psíquico pueden considerarse "análisis" de un fenómeno dado. La razón de poner a discusión el concepto del "manejo" de la trasferencia es que el psicoanalista tiene que hacer algo más que "analizar" para tratarla debidamente. Esta aseveración no debe oscurecer el hecho de que lo esencial y característico del psicoanálisis es el análisis de la trasferencia. Mas para que un hecho psíquico sea analizable puede ser necesario a veces recurrir a otros procedimientos (E. Bibring, 1954; Eissler, 1953; Menninger, 1958, capítulo vi, así como la sección 1.3.4 de este volumen). Por ejemplo, dado que la técnica psicoanalítica clásica apunta a facilitar el desarrollo máximo de todas las variedades e intensidades de las reacciones de trasferencia, y dado que los fenómenos de trasferencia surgen espontáneamente en el paciente, nuestra técnica debe comprender la espera paciente y la no intrusión. El empleo juicioso de la espera en silencio es uno de los instrumentos más importantes para facilitar la formación de la trasferencia. Sin embargo, en un sentido estricto se trata de una manipulación. El silencio en el analista puede ayudar al paciente a tener y sentir una mayor intensidad en sus reacciones de trasferencia. La abreacción emocional final puede procurar al paciente la máxima convicción de que sus sentimientos son reales. Pero el silencio en el analista y la abreacción emocional en el paciente son, estrictamente, medidas no analíticas. Pueden también ser causa de situaciones traumáticas y resistencias masivas a menos que el terapeuta "analice" en el momento debido. Sólo analizando puede uno resolver una reacción de trasferencia y preparar el paso al primer plano de otra variedad e intensidad de reacción trasferencial. La sugestión también tiene su lugar en el manejo de la trasferencia. Pedimos a nuestros pacientes que hagan asociación libre y que dejen aparecer espontáneamente sus sentimientos. Al hacerlo damos a entender que sus sentimientos son lícitos y manejables. Nuestro silencio puede darles a entender también que esperamos que soporten ciertos sentimientos, por dolorosos que sean, y que todo llevará a un fin útil.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

269

Cuando tratamos de averiguar si el paciente recuerda sus sueños, insinuamos que sueña y que puede recordar. Particularmente al principio del análisis, cuando el paciente sabe poco de nosotros y del procedimiento psicoanalítico, es la sugestión la que lo hace arriesgarse a seguirnos. Finalmente, el sentimiento trasferencia' que hizo al paciente sugestionable o manipulable habrá de ser analizado y resuelto. Véase Charles Fisher (1953) para un estudio ulterior de este problema y otros afines. Otro tanto sucede con las demás intervenciones no analíticas. Todas las influencias terapéuticas no autónomas sobre el paciente habrán de ser finalmente llevadas a la conciencia y analizadas a fondo. Pero es i mportante reconocer que las medidas no analíticas son necesarias hasta cierto punto en todo análisis. La sugestión y la manipulación se han desacreditado en los círculos psicoanalíticos por el mal uso que de ellas se ha hecho. No remplazan al análisis, sino que lo preparan o son procedimientos adjuntos. Las interpretaciones por sí solas, el análisis "puro", son un procedimiento no terapéutico, un instrumento de investigación. Aunque esta sección está consagrada al análisis de los fenómenos de trasferencia, los ejemplos clínicos ilustrarán y aclararán las interrelaciones entre las técnicas analíticas y las no analíticas. La debida mezcla de unas y otras hace el arte de la psicoterapia. Hay otros varios factores que hacen el análisis de la trasferencia tan complicado e importante. Ante todo, tenemos las dos propiedades antitéticas de los fenómenos de trasferencia. Por otra parte, la trasferencia misma puede volverse la fuente de máxima resistencia a la labor analítica. Luego también las mismas defensas patológicas son trasferidas y tenemos combinaciones de producciones de trasferencia y resistencias de trasferencia simultáneamente. Una de las cuestiones técnicas constantemente presentes es la de determinar cuándo favorece la trasferencia en curso la marcha del tratamiento y cuando la contraría; cada una de estas situaciones requiere intervenciones diferentes. Tengo la experiencia clínica, y creo que también la tienen otros analistas, de que la causa más frecuente de que un paciente interrumpa prematuramente su terapia psicoanalítica es el manejo indebido de la situación de trasferencia (Freud, 1905a). Hay además otro problema: que para producir material, el paciente tiene que tener una neurosis de trasferencia. Para laborar analíticamente con este material, para asimilárselo, el paciente tiene también que formar una alianza de trabajo. Estos dos hechos se contraponen. ¿Cómo concertarlos? (Véase sección 3.5.) Dedúcese de aquí que la técnica del análisis de los fenómenos de trasferencia requiere atender a estas cuestiones: (1) ¿Cómo salvaguardar

270

LA TRASFERENCIA

la evolución natural de la trasferencia del paciente? (2) ¿Cuándo permitimos que la trasferencia se forme espontáneamente y en qué condiciones es necesario intervenir? (3) Cuando se hace necesario intervenir ¿qué pasos técnicos se requieren para analizar una reacción de trasferencia? (4) ¿Cómo facilitamos la formación de la alianza de trabajo? Tomaré por su orden las tres primeras cuestiones. Añadiré la consideración relativa a la alianza de trabajo en cada parte cuando esté indicado. La alianza de trabajo hay que tenerla siempre presente. 3.9.2

LA SALVAGUARDIA DE LA TRASFERENCIA

El concepto de salvaguardia de la trasferencia se refiere al principio de proteger la relación del paciente con su analista de modo que se pueda formar la mayor variedad e intensidad de reacciones de trasferencia de acuerdo con su propia y única historia individual y sus propias necesidades. En todos los trabajos de Freud sobre técnica podemos hallar varias referencias a y recomendaciones para el modo de hacerlo (Freud, 1912b, 1915a, 1919a). Greenacre aclaró y amplió muchos de esos puntos en un importante trabajo presentado en 1954. Sus ensayos tuvieron particular significación en su tiempo porque había considerables diferencias de opinión entre los principales psicoanalistas norteamericanos acerca de la necesidad de observar los procedimientos clásicos en la técnica psicoanalítica. 3.9.2.1 El psicoanalista como espejo

Freud (1912b) hizo la recomendación de que el psicoanalista fuera como un espejo para su paciente. Esto se ha entendido mal y se ha interpretado que el psicoanalista debía ser frío y no reaccionar con su paciente. Yo creo que Freud quiso decir algo muy diferente. Su referencia al espejo implicaba que el comportamiento y la actitud del analista en los conflictos neuróticos del paciente deben ser "opacos" o sea reflejar para el paciente sólo lo que éste haya manifestado. Los valores y preferencias personales del analista no deben entrar en el análisis de esos conflictos. La constante neutralidad del analista en tales situaciones es la que hace posible mostrar cuán desfiguradas y poco realistas son las reacciones del paciente. Además, con el fin de resultar relativamente anónimo para éste, el analista debe tratar de acallar sus propias reacciones (Freud, 1912, pp. 117-8; 421-2). Sólo de este modo pueden las reacciones de trasferencia del paciente enfocarse claramente para

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

271

ser aisladas y distinguidas de reacciones más realistas. Y sobre todo, con el fin de analizar los fenómenos de trasferencia es importante mantener el campo de la acción recíproca de paciente y analista relativamente libre de contaminación y artificio. Cualquier modo de comportamiento o actitud por parte del analista que no sea de constante y sensible discreción oscurece y deforma el desarrollo y reconocimiento de los fenómenos de trasferencia. Veamos algunos ejemplos de contaminación.

Hace unos años, un paciente mío que tenía úlcera gástrica y depresión pasó un largo período de labor improductiva en el análisis al mismo tiempo que sus síntomas se recrudecían. Ambos reconocimos que estaba operando una resistencia, pero no logramos hacer ningún progreso digno de ese nombre en el sentido de impedir el empeoramiento de los síntomas o la persistencia de la fuerte resistencia. Pasado un período de unos cuantos meses, empecé lentamente a comprender que el paciente había cambiado en algunas de sus actitudes para conmigo. Anteriormente tenía tendencia a bromear o a tirarme ironías inocuas. Ahora era más dócil, pero triste y huraño. Anteriormente, sus malicias eran evidentes y esporádicas. Ahora era superficialmente cooperante pero disimuladamente reacio. Un día me dijo que había soñado con un asno, y después cayó en un silencio sombrío. Al cabo de un silencio de mi parte, le pregunté qué pasaba. Respondió con un suspiro que había estado pensando que tal vez los dos fuéramos unos asnos. Tras de una pausa añadió: "Yo no me muevo y usted no se mueve. Usted no cambiará y yo tampoco [silencio]. He querido cambiar pero me da asco." Quedé perplejo, porque no tenía idea de a qué se refería. Entonces le pregunté que cómo había querido cambiar. El paciente respondió que había tratado de acomodar sus creencias políticas a las mías. Durante toda la vida había sido republicano (y yo lo sabía), y en los meses últimos había tratado de adoptar un punto de vista más liberal porque así era mi tendencia. Le pregunté que cómo sabía que yo era liberal y enemigo de los republicanos. Entonces me dijo que siempre que él decía algo favorable de un político republicano yo le pedía asociaciones. Por otra parte, siempre que decía algo hostil de un republicano yo callaba, como asintiendo. Si decía algo bueno de Roosevelt yo no replicaba palabra. Siempre que atacaba a Roosevelt yo le preguntaba a quién le recordaba éste, como si no fuera necesario probar que odiar a Roosevelt era infantil. Quedé completamente apabullado, porque no me había dado cuenta en lo absoluto de aquello. Pero en el momento en que el paciente lo señaló, tuve que convenir en que así había sido, aunque inconscientemente por mi parte. Pasamos entonces a laborar con el porqué sentía él la necesidad de comulgar con mis ideas políticas. Y resultó que ése era su modo de caerme bien. Pero no había podido soportarlo y además había reducido su estima de sí mismo y le había producido los síntomas de úlcera y la depresión. (El sueño del burro expresaba en forma muy condensada su hostilidad al Partido Demócrata, que tiene

272

LA TRASFERENCIA

un asno por símbolo, y su resentimiento por mi persistente falta de penetración en relación con su predicamento, porque el burro es la imagen de la estupidez y la testarudez. Y también era su imagen de sí mismo.)

Traté hace unos años a otra paciente que había interrumpido su tratamiento con un analista después de un estancamiento prolongado. La causa inmediata de la resistencia no resuelta era el haber ella descubierto que aquel analista era un hombre devotamente religioso, que acudía a la sinagoga con regularidad_ Una amiga de ella se lo había comunicado y después la paciente lo había comprobado por sí misma. La paciente se lo planteó al analista, pero éste se negó a confirmar o negar el hecho. Dijo que le parecía que debían seguir laborando juntos. Por desgracia, la paciente cada vez se enojaba más con las intervenciones e interpretaciones que el analista le había hecho anteriormente y que ahora le parecían destinadas a hacerle aceptar la fe en Dios. El analista lo negó, pero la paciente se mantuvo en su escepticismo. Finalmente decidió que le era imposible seguir laborando efectivamente con él. Esta misma paciente me preguntó si yo era religioso y le dije que no respondería a su pregunta porque me parecía que cualquier respuesta contaminaría nuestra relación. Ella aceptó este modo de ver. Más adelante en su análisis se vio claramente que ella no podía respetar y menos dejarse analizar por alguien devotamente religioso. Además, las evasivas del analista anterior después de haber ella descubierto los hechos se lo habían hecho poco merecedor de confianza.

En ambos casos, la contaminación de la trasferencia estorbó el cabal desarrollo de la neurosis de trasferencia y se convirtió en fuente de resistencia prolongada. En ambos casos, el rasgo de que tuvo revelación el paciente era en extremo doloroso y productor de angustia. Creo que tiene importancia decisiva el modo de tratar estas situaciones. Se suscitan las más graves consecuencias cuando el analista no reconoce esa contaminación. Es igualmente desastroso que el analista se niegue a reconocer la realidad de algo que ya ha trascendido. Sólo la sinceridad por parte del analista y el análisis cabal de las reacciones del paciente pueden reparar tales quebrantamientos del incógnito del analista. No cabe duda de que cuanto menos sepa verdaderamente el paciente del psicoanalista más fácilmente podrá llenar los espacios vacíos con sus fantasías. Además, cuanto menos sepa el paciente del analista más fácilmente puede éste convencerlo de que sus reacciones son desplazamientos y proyecciones. Pero debe tenerse presente que en el mejor de los casos, el incógnito del analista es sólo una cosa relativa ya que todo cuanto se hace en la consulta y en la rutina analítica revela algo del analista. Incluso el empeño del analista en quedar en el anonimato es revelador. Además, el comportamiento frío, seco o en extremo pasi-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA y

273

o estorba la formación de una alianza de trabajo. El paciente no podría dejar que emerjan sus fantasías más íntimas en relación con un analista que sólo deja ver un desapego emocional fijo o una adhesión ritualista a las reglas y las ordenanzas. Verdad es que el conocer al analista puede hacer las fantasías trasferenciales de aparición más difícil, pero el aislamiento estricto y la pasividad excesiva hacen casi imposible la formación de la alianza de trabajo. Producen una neurosis de trasferencia tal vez intensa, pero estrecha e intratable. Greenacre llega hasta insinuar que el analista debe estar oculto al público y no tener ninguna asociación con causas sociales, políticas o científicas (1954, pp. 681-3; 1966b). Pero después de haber vivido uno en una comunidad durante cierto tiempo, no siempre es posible ser desconocido o inidentificable. Este mismo problema nos encontramos cuando los analistas didácticos tratan de analizar a los candidatos en sus propias instituciones, y esto siempre es una circunstancia complicadora. Sin embargo, no es necesariamente un obstáculo inanalizable. Los psicoanalistas conocidos en su comunidad tienen que habérselas también con una trasferencia contaminada. Con frecuencia llegan sus pacientes a las primeras entrevistas con una reacción de trasferencia ya establecida, basada en la fama del analista y las fantasías del paciente. Los analistas que se convierten en tema de discusión pública no sólo contrarían la imagen del analista espejo sino que presentan diversas satisfacciones de trasferencia al paciente. Sin embargo, no es imposible el análisis en esas circunstancias, si el analista atiende a ese problema. El material de trasferencia contaminado ha de llevar al análisis desde el principio y de modo constante, y la reacción del paciente a esa información debe ser cabalmente analizada. (El problema en el análisis didáctico es más serio, porque el analista tiene un poder real sobre la carrera profesional del candidato.) De todos modos, debe señalarse también que muchos pacientes son en extremo intuitivos y recogen bastante conocimiento acerca de su analista precisamente de la labor analítica cotidiana. Algunos pacientes lo hacen antes y otros después, pero al final todos los pacientes llegan a saber bastante de cómo es su analista en la realidad. Mas cualquiera que sea su origen, todo conocimiento acerca del analista ha de hacerse materia de análisis en cuanto se convierte en vehículo de fantasías inconscientes (véase sección 3.6). Pero de todos modos, la "regla del espejo" presenta peligros para la fundación de la alianza de trabajo si se lleva al extremo. El mismo Freud dijo que el objetivo primero del tratamiento es establecer una relación de simpatía con el paciente, y esto sólo se puede lograr adop-

274

LA TRASFERENCIA

tando una actitud de "cariñoso interés" (1913b, pp. 139-40; 435). Véase la sección 3.5.4.3 para mayor estudio de este punto. 3.9.2.2 La regla de abstinencia Hacía Freud (1915a) la importante recomendación de que el tratamiento se llevara hasta donde fuera posible con el paciente en estado de abstinencia. Y lo especificó bien claramente: "La cura analítica ha de desarrollarse, dentro de lo posible, en la abstinencia" (Freud, 1919a, p. 162; 450). "...Por muy cruel que parezca, hemos de cuidar de que la dolencia del enfermo no alcance un término prematuro" (p. 163; 451). Los síntomas del paciente, que lo empujaron al tratamiento, se componen en parte de instintos escondidos que buscan satisfacción. Estos impulsos instintuales se dirigirán hacia el analista y la situación analítica mientras el analista evite consecuentemente dar al paciente satisfacciones sustitutivas. La frustración prolongada inducirá al paciente a la regresión, de modo que toda su neurosis se vuelva a sentir y vivir en la trasferencia, en la neurosis de trasferencia. Pero el permitir satisfacciones sustituto de los síntomas, de cualquier magnitud que sean, dentro o fuera de la situación analítica, privará al paciente de su sufrimiento neurótico y de sus motivaciones para seguir el tratamiento (Glover, 1955, p. 167; Fenichel, 1941, pp. 29-30). La regla de abstinencia ha sido mal entendida y se ha interpretado como que al paciente se le prohibía tener ninguna satisfacción instintual durante el análisis. En realidad, Freud trataba de impedir que el paciente tomara la "huida hacia la salud" prematuramente y efectuara la llamada "cura de trasferencia". Con el fin de conservar una motivación suficiente es necesario: (a) que el psicoanalista señale constantemente al paciente la índole infantil y nada realista de la satisfacción instintual que busca, y (b) que el analista se cerciore de que no está de ningún modo, consciente ni inconscientemente, dando satisfacción a las necesidades instintuales neuróticas infantiles del paciente. Esta segunda parte presenta interés particular para nosotros en el examen de la salvaguardia de la trasferencia. Las satisfacciones de trasferencia de cualquier género no descubiertas ni analizadas pueden impedir la evolución óptima de la neurosis trasferencial del paciente. Una de las consecuencias más frecuentes es la fijación de las reacciones de trasferencia de éste. Por ejemplo, los analistas que se conducen con sus pacientes con una constante y franca cordialidad y con una reacción emocional favorable verán que sus pa-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

275

cientes tienden a reaccionar con una prolongada trasferencia positiva y sumisa. A los pacientes de estos analistas les costará la formación de una trasferencia negativa y hostil. Esos pacientes pueden formar una alianza de trabajo rápida pero frágil, y a continuación sentirán angustia por dejar que sus reacciones de trasferencia se ahonden y ensanchen más allá de la fase primera, positiva y de sumisión. Las satisfacciones de trasferencia que reciben de sus cordiales analistas prolongan su dependencia de esas fuentes de satisfacción y les harán arrinconar la trasferencia negativa. Por otra parte, los analistas que propenden a la imperturbabilidad y la aspereza con frecuencia descubrirán que sus pacientes forman rápida y persistentemente una reacción de trasferencia hostil y negativa. En tales situaciones puede ser dificil para los pacientes entrar honda y ampliamente en otras reacciones de trasferencia. Su desconfianza respecto del analista impide que la neurosis de trasferencia se desarrolle en todo el espectro y la gama de su potencial. Si el análisis dura bastante, estos pacientes tal vez propendan a la formación de una relación de trasferencia sadomasoquista que podrá ser intensa pero que también resultará resistente al análisis y al cambio. Hace poco empecé a tratar a una paciente que llevaba más de seis años de análisis con un analista de otra ciudad. Apenas habían cambiado las quejas de la joven a pesar de haber laborado mucho ella y su analista. Comprendí que algo debía andar mal en la relación paciente-analista al ver que la paciente tenía tendencia a citar al pie de la letra largas interpretaciones que su anterior analista le había dado. Por ejemplo, una vez le pregunté si sabía qué la estaba haciendo tan evasiva en una sesión. Replicó rápidamente que tal vez fuera un intento de castrarme por haber rechazado sus necesidades de dependencia en la sesión anterior. Le pedí explicara qué quería decir exactamente y se turbó y al final reconoció que no estaba segura pero que eso era algo que su anterior analista solía decirle. No se había decidido a pedir aclaraciones porque él le hacía bromas y se había puesto sarcástico en ocasiones anteriores. Decía cosas como : "Es una lástima que tire usted el dinero para venir y no escuchar" o bien: "Tal vez recuerde usted si tampoco doy satisfacción a esta necesidad de dependencia".

Hay otras formas de satisfacción y provocaciones de trasferencia que puede suscitar el deseo inconsciente del analista de ser guía, mentor o padre del paciente. Esto suele hacer que el analista dé consejos, charle, sea excesivamente tranquilizador o se preocupe demasiado. Surge una complicación más grave cuando el analista se hace consciente o inconscientemente seductor. Esto no sólo excita los anhelos in-

276

LA TRASFERENCIA

cestuosos del (o la) paciente sino que provoca una enorme culpabilidad y prolongada idealización excesiva del analista. Y cuando esto se hunde, queda mucha rabia y angustia (Greenacre, 1966b). Puedo resumir esta parte de la discusión declarando que el analista debe tener buen cuidado de no satisfacer los deseos instintuales infantiles de su paciente porque, de hacerlo, impedirá el cabal desarrollo de la neurosis de trasferencia. Por consiguiente, el paciente interrumpirá el tratamiento o tendrá una experiencia analítica estancada, interminable. Pero la "regla de abstinencia", llevada al extremo, se opone a la formación de una alianza de trabajo. Aunque las pruebas clínicas demuestran que es condición sine qua non de las reacciones de trasferencia regresivas la constante frustración de los deseos infantiles del paciente, la frustración excesiva de éste también produce análisis interminables o interrumpidos (véanse Stone, 1961, p. 53; Glover, 1955, pp. 88-107; Fenichel, 1941, p. 74; Menninger, 1958, pp. 53-8). Una de nuestras tareas técnicas fundamentales es por eso conciliar estos dos grupos de requisitos antitéticos (Greenson, 1966). Esto requiere un estudio algo detallado, porque estos requisitos contrarios exigen mucho tanto del psicoanalista como del paciente. Conviene comprender que el modo de manejar el psicoanalista clásico la relación entre paciente y sí mismo es único y artificial al mismo tiempo y se opone al modo usual de relacionarse entre sí los seres humanos. Es una relación desigual y dispareja en que se espera que el paciente se deje sentir y exprese sus más íntimas emociones, sus impulsos y fantasías mientras el analista es una figura relativamente anónima (Greenacre, 1954, p. 674; Stone, 1961, p. 80). En el inicio del análisis, y después de vez en cuando, los pacientes protestarán contra las inequidades de esa situación. (Y si no se quejan, habrá que explorar el porqué.) Primero hay que analizar las quejas del paciente, pero no hay que negar el que esa relación sea desigual o artificial. Yo opino que el paciente tiene derecho a una explicación de las razones que hacen al analista mantener la relación en ese estado. Yo no creo que esto deba ser opcional, porque el paciente necesita que sus derechos estén protegidos. El procedimiento analítico es inevitablemente una experiencia dolorosa, parcial y humillante para el paciente. Si queremos que de ella salga como un ser humano independiente y que nos ayude en calidad de colaborador, no podemos estar humillándolo continuamente sin explicarle cuáles son los medios de que nos servimos. No podemos tratarlo como a un niño y esperar después que se convierta en un individuo maduro. Así como es importante salvaguardar la situación de trasferencia, lo es también mantener los derechos, la estimación de sí mis-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

277

mo del paciente. He ilustrado estos puntos en los diferentes ejemplos clínicos citados en la sección 3.5. El ejemplo más vívido y tal vez el más esclarecedor es el caso del señor Z.9 Es el joven que tuvo varios años de análisis relativamente improductivo en otra ciudad. Parte de la dificultad se debía a la atmósfera que el primer analista creaba con su manera de trabajar. Cuando el joven en una de sus primeras sesiones conmigo sacó un cigarrillo y lo prendió en el diván, yo le pregunté qué sentía al decidir prenderlo. Él respondió que sabía que en su análisis anterior no debía fumar y suponía que aquí sería igual. Yo le dije inmediatamente que lo único que quería saber de momento eran los sentimientos, las ideas y sensaciones que tuvo en el momento en que decidió encender el cigarrillo. En una sesión posterior, el paciente me preguntó si yo estaba casado. Repliqué preguntándole cuáles eran sus fantasías al respecto. Después expliqué y demostré el valor que tenía mi no respuesta. El paciente me dijo entonces que su analista anterior nunca había respondido a las muchas preguntas que él le había hecho al comenzar aquel análisis, pero no se molestó en explicarle su silencio. Este silencio le había parecido degradante y humillante y ahora comprendía que sus propios silencios subsiguientes eran un desquite por la injusticia imaginada. Algo después vio que se había identificado con el supuesto desdén de su primer analista. E! señor Z desdeñaba la gazmoñería de su analista pero al mismo tiempo se reprochaba gravemente sus propias prácticas sexuales, que entonces proyectaba sobre el analista. En el tomo u veremos más detenidamente cómo se determina cuándo tiene derecho el paciente a una explicación. Es necesario que el analista se sienta lo bastante cerca del paciente para que pueda empatizar con los detalles más íntimos de su vida emocional; pero también debe estar lo bastante lejos para entenderlo desapasionadamente. Éste es uno de los requisitos más difíciles de la tarea psicoanalítica: alternar entre la identificación temporal y parcial de la empatía y la vuelta a la posición distante del observador, el apreciador, etc. Para el analista no hay campo de la vida del paciente que deba quedar excluido, pero esta intimidad no debe ser causa de familiaridad. Es una tendencia natural la de responder emocional e instintualmente a las necesidades y los padecimientos íntimos de otro ser humano, pero estas respuestas en el analista deben servir ante todo para su conocimiento del paciente. No debe permitirse que se inmiscuyan en la persona del paciente. Revelada a éste, la simpatía o la indebida compasión del analista podría parecer premio o castigo trasferencia]. Em-

9

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1, 3.5.3.1 y 3.7.1.1.

278

LA TRASFERENCIA

pañaría la superficie anónima, semejante a un espejo, que el analista debe presentar para demostrar que la reacción del paciente es ciertamente una reacción de trasferencia. Pero si uno no manifiesta simpatía por el paciente, ¿cómo puede esperar que éste le revele los aspectos más íntimos y vulnerables de su vida mental y emocional? Es difícil responder a esto. Por una parte, las promesas terapéuticas del analista al paciente deben estar en el fondo de cuanto haga. No es preciso verbalizarlo; pero debe sentirlo el Yo razonable del paciente. El analista atiende a los enfermos neuróticos; no es primordialmente un investigador ni un recogedor de datos sueltos. El análisis es una situación de tratamiento, y el analizando un paciente. Con el fin de empatizar tenemos que sentir en cierto grado la misma suerte de emociones o impulsos que siente el paciente. Pero no debe mostrársele a éste de una manera notoria. Por medio de la empatía recogemos nuestros datos, pero nuestra reacción ha de ser restringida. Nuestra misión consiste en oscilar entre las dos posiciones y combinarlas: la del empatizador participante, la del desapasionado clasificador y dilucidador de datos y la del trasmisor cauteloso pero compasivo de insight e interpretaciones. Ésta es una condensación muy simplificada del arte y la ciencia de la terapia psicoanalítica. Observando las reglas de la conservación del incógnito y la abstención de satisfacciones de trasferencia, el analista puede salvaguardar la evolución de las reacciones de trasferencia del paciente. Pero los psicoanalistas competentes son también humanos con flaquezas y defectos. Dudo de que algún analista sea capaz de tener una compasión y preocupación constantes combinadas con autocontrol durante varios años sin dar algún traspié. Lo esencial para la técnica psicoanalítica es que el analista conozca sus defectos. Deberá ser en especial vigilante en situaciones que sepa potencialmente difíciles para él. Si comete errores, debe reconocerlos y comunicárselo al paciente a su debido tiempo. Después habrá que analizar cuidadosamente las reacciones del paciente a la falla del analista. Un peligro es la tendencia a disculpar el impacto del error en el paciente y a confesar meramente el hecho de que ha habido un error. Otro peligro es exagerar la magnitud del error y por sentimiento de culpabilidad tratar de reparar con el paciente, en lugar de contentarse con analizar a fondo las reacciones del paciente. Cuando se producen errores repetidamente, hay una indicación de que (a) el analista necesita algo de análisis al respecto y (b) tal vez el paciente deba ser enviado con otro analista (véase sección 3.10.4). La salvaguardia de la trasferencia del paciente, aunque fomenta si-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

279

multáneamente la formación de la alianza de trabajo, entraña las mayores exigencias en el desempeño del psicoanálisis clásico. Tiene razón Greenacre cuando dice que el psicoanálisis es un tremendo cabo de vara (1954, p. 684). Además de su constante atención a los sucedidos de sus clientes, el analista tiene que tener la sinceridad y humildad de escudriñar sus propias reacciones personales. En resumen: el analista tiene dos tareas simultáneas, esencialmente contrarias entre sí. Tiene que salvaguardar la formación de la neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo. Para salvaguardar la trasferencia tiene que conservar su anonimato y su actitud de privación respecto de los deseos neuróticos de satisfacción del paciente. Para salvaguardar la alianza de trabajo tiene que defender los derechos del paciente, mostrar una actitud terapéutica consecuente y conducirse de un modo humano. Estos requisitos son muy serios. Es posible que se produzcan errores, y hay que reconocerlos y por ende, hacerlos parte de la materia del análisis. 3.9.3 C CUÁNDO ANALIZAMOS LA TRASFERENCIA? 3.9.3.1 Cuando es una resistencia De nuestra anterior disquisición sobre trasferencia y resistencia se desprendía con claridad cuán íntimamente entrelazados pueden estar estos dos fenómenos. Algunas reacciones de trasferencia causan resistencias, algunas reacciones de trasferencia aparecen como resistencias, otras hacen de resistencias contra otras formas de trasferencia, y algunas resistencias sirven para ocultar reacciones de trasferencia. El punto técnico importante es que siempre que una reacción de trasferencia de cualquier tipo se opone a la labor analítica, cuando su función predominante es de resistencia, o cuando tiene un importante, aunque no predominante fin destructivo, hay que analizar la trasferencia. Pero debemos modificar esta regla de acuerdo con nuestro conocimiento de la alianza de trabajo. Analizamos la resistencia de trasferencia sólo cuando hay presente un Yo razonable, una alianza de trabajo. Si la resistencia trasferencial es importante pero no demostrable, nuestra primera tarea consistirá en hacerla demostrable. Es decir, antes de analizar debemos estar seguros de que hay un Yo razonable, una alianza de trabajo. El procedimiento para lograrlo es exactamente el mismo que describimos para las otras resistencias. Por lo general, el silencio de parte del analista basta para dar fuerte

280

LA TRASFERENCIA

relieve a la resistencia de trasferencia. Si no lo logra, la confrontación hará que el paciente tenga conciencia de la resistencia de trasferencia, por ejemplo con intervenciones como "Parece usted tener miedo de hablarme francamente de tal y tal cosa" o "Parece estar rehuyendo sus sentimientos para conmigo", etcétera. Si estos dos métodos no bastan, puede tratarse de intensPicar la resistencia trasferencia' haciendo preguntas acerca de la parte que el paciente trata de evitar. Veamos un ejemplo sencillo: después de unos cuantos meses de análisis, una joven paciente empieza la sesión diciéndome que esta mañana me veo diferen-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

281

tencias. De todos modos, unas cuantas generalizaciones parecen válidas y útiles. Las reacciones de trasferencia egosintónicas que producirán resistencias porque la egosintonía tenderá a impedir que el paciente escinda un Yo observador cuando el analista trate de hacerle laborar con la trasferencia. En resumen, el paciente no puede crear una alianza de trabajo en lo tocante a algunos de sus sentimientos para conmigo. Esto puede hacer que el paciente defienda, justifique o niegue la relación de trasferencia como material apropiado para el análisis. Es particularmente probable que ocurra en las reacciones de trasferencia sutiles y crónicas. Un ejemplo de ello es la señora K, ya mencionada en las secciones 1.2.4, 2.6.5.1, 2.7.1, 3.2.5, 3.4.2, 3.8.1 y 3.8.4.

te. "Yo diría incluso que atractivo, algo así." Después de una pausa "le parece" tener "sentimientos positivos" para conmigo. A continuación habla de tri-

La señora K conservó durante varios años un cuadro idealizado de mí como

vialidades. Yo se lo hago ver e indico que parece estar esquivando algo. Ella

persona maravillosamente humana. Todo el dolor y las privaciones del trata-

no tiene idea de qué podría ser y prosigue con su asunto, sin mucho empeño.

miento psicoanalítico se lo achacaba ella a la ciencia del psicoanálisis. Yo le

Al cabo de un tiempo, la hago volver al punto donde se puso evasiva y digo

parecía tan sólo el instrumento renuente de esta forma áspera y exigente de

que tengo la impresión de que la huida empezó cuando dijo que "le parecía"

terapia. Mis intentos de identificar esta división de la trasferencia como una

tener "sentimientos positivos" para conmigo. Le pido por favor que me aclare

resistencia la hacían escuchar atentamente, pero no los creía. Incluso le pare-

esto; qué entiende ella por "sentimientos positivos" para conmigo. Entonces

cían una prueba más de mi modestia. Mis errores ocasionales le parecían clara

la paciente queda completamente callada; se retuerce en el diván, cruza las pier-

evidencia de mi honestidad y rectitud. La paciente se negaba a reconocer en

nas, aprieta las manos una con otra. Alcanzo a distinguir un enrojecimiento

este grupo de sentimientos, prolongado e inconmovible, una resistencia, a pe-

en sus mejillas. Después empieza a balbucir: "Ya sabe usted

lo que quiero de-

sar de sueños y lapsus que indicaban patentemente el enojo y el odio latentes.

cir, sentimientos positivos, usted sabe, yo no lo detesto, creo... me parece

Si acasó, reconocía de labios afuera esta noción y confesaba que tal vez intelec-

como que me gusta usted, algo así... usted sabe..." La resistencia se ha hecho

tualmente pudiera seguir mis ideas, pero dentro de sí no podía notar ningún

demostrable. Puedo proseguir con la cuestión de por qué le cuesta tanto decir-

sentimiento hostil hacia mí. Sólo mucho más adelante en el análisis, al decre-

lo. Entonces aparece su temor de que se burlen de ella. Tranquilizada al ver

cer su temor a la homosexualidad y hacerse capaz de gozar la vida sexual con

que no me río, puede describir sus sentimientos de atracción por mí de modo más concreto.

su esposo, osó dejarse sentir algo del odio hondamente arraigado que tenía para conmigo. Sólo entonces creó una alianza de trabajo en lo tocante a su hostilidad contra mí.

La cuestión de la demostrabilidad no queda agotada con esto. Queda todavía el elemento de la intensidad, que debe ser estudiado por sus propios méritos y que desempeña un papel importante en todas las cuestiones relativas a "cuándo interpretamos". Por lo general es más fácil hacer ver un suceso psíquico de gran fuerza que uno más débil. Además, cuanto más intenso un fenómeno dado, mayor será la convicción del paciente confrontado con él. Por eso suele esperarse que la resistencia trasferencial alcance una intensidad que la haga innegable y que lleve consigo también un sentido de convicción. El problema del nivel óptimo de intensidad se seguirá estudiando en la sección 3.9.3.2. ¿Qué tipos de reacciones de trasferencia es más probable que produzcan resistencias? La respuesta no es sencilla, ya que todos los tipos y todas las cuantías de trasferencia pueden producir importantes resis-

Las reacciones de trasferencia intensamente emocionales pueden también producir resistencias. Los pacientes que se debaten en la agonía de un amor o un odio intensos tal vez deseen simplemente descargar esas emociones en el analista y no tengan deseos de analizar, de obtener irdight. Mientras estos sentimientos son preponderantes o egosintónicos, el paciente busca dónde descargar la satisfacción y abreacción. La búsqueda de conocimiento pasa al primer plano solamente cuando disminuye la intensidad de la trasferencia o se siente egodistónica, ajena al Yo. El amor y el odio intensos pueden ser productivos como reacciones de trasferencia si puede movilizarse y mantenerse una alianza de trabajo a pesar de los fuertes sentimientos. Pero en general, y siendo igual todo lo demás, la trasferencia negati-

282

LA TRASFERENCIA

va, hostil y agresiva es más probable que produzca resistencia y una perturbación de la alianza de trabajo que sentimientos positivos, de amor. Es más probable que susciten resistencia que amistad los sentimientos sexuales y amorosos u otras variedades de amor desexualizadas. Los impulsos pregenitales ocasionarán mayores resistencias que los impulsos de madurez mayor. El masoquismo es una gran fuente de resistencia, así como el temor a los anhelos homosexuales primitivos y el odio primitivo a la madre en los hombres y a envidia del pene y el amor primitivo a la madre en las mujeres. De vuelta a la cuestión técnica de cuándo intervenimos en la situación de trasferencia, nuestra primera respuesta es que intervenimos cuando la trasferencia está produciendo una resistencia; primero tratamos de asegurarnos de la presencia de un Yo razonable y una alianza de trabajo y después analizamos la resistencia. No importa la calidad ni la cuantía de la trasferencia: intervenimos cuando vemos señales de resistencia importante, cuando la labor analítica es improductiva, estancada o de una mínima significación emocional. Pero hay otras situaciones trasferenciales que requieren nuestra intervención.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

283

evasiones subsiguientes. La intensidad óptima lleva al paciente a reconocer que sus reacciones de trasferencia son reales y significativas. Cuando ocurre esto, el paciente está listo para laborar analíticamente con la reacción de trasferencia en tanto que experiencia. He aquí un ejemplo de esta situación: Recién empezado su análisis, una paciente plantea juguetonamente la cuestión de si se entiende que debe enamorarse de mí. El hecho de que la plantee indica que hay ya alguna leve trasferencia positiva, pero que en ese momento todavía no es una realidad viva para la paciente. Si yo le dijera que la pregunta misma indica la presencia de esos sentimientos, lo más probable es que la paciente lo negara o lo aceptara medio en broma y después procediera retozonamente con las asociaciones. Esto es lo que suele suceder cuando los candidatos interpretan prematuramente la trasferencia positiva. En el caso que estoy describiendo, yo no hice esa interpretación. Sólo le pregunté de dónde sacaba semejante idea. Después de haberme dicho ella cómo había oído que eso le había sucedido a una amiga que estaba en análisis, yo le dije que no hay regla relativa a la aparición de determinados sentimientos respecto del analista; todo cuanto debía hacer ella era dejar que aparecieran sus sentimientos como quisieran, y entonces trataríamos de entender sus sentimientos originales e individuales. Poco después de esta sesión pu-

3.9.3.2

Cuando se alcanza un nivel óptimo de intensidad

de determinar que la paciente parecía estar sintiendo un aumento de los sentimientos positivos para conmigo. Parecía más consciente de su presentación,

Otra regia útil acerca de cuándo intervenir en la situación de trasferencia: el analista dejará desarrollarse la reacción trasferencia] hasta que llegue a un nivel óptimo de intensidad. Nuestra tarea consiste entonces en definir lo que entendemos por "nivel óptimo de intensidad". No se refiere a una cantidad dada sino que depende del estado del Yo del paciente y de lo que el analista trate de conseguir en el momento elegido. Esencialmente, queremos que la experiencia de la trasferencia sea emocionalmente significativa para el paciente, pero sin que lo abrume. Queremos impacto, no trauma. De ordinario, el analista prefiere dejar que los sentimientos de trasferencia del paciente se desarrollen espontáneamente y se corroboren hasta que alguna resistencia estorbe la labor analítica o la evolución misma de esos sentimientos. Si no hay resistencia, el analista esperará para intervenir a que la intensidad de los sentimientos de trasferencia alcance un punto que haga la reacción de trasferencia genuina y viva para el paciente. Sabemos que esa experiencia lleva consigo un grado de convicción sin igual en el proceso de ser analizado. Las intensidades menores de reacciones de trasferencia pueden conducir a negación, aislamiento, intelectualización y otras resistencias defensivas. Las intensidades mayores a estados traumáticos, reacciones de pánico y las regresiones y

me miraba con algo de coquetería al llegar e irse y había algo de ligero flirteo en ciertas cosas que decía. Como la paciente estaba haciendo alguna labor analítica y yo estaba seguro de que esos sentimientos adquirirían mayor intensidad, no traté empero de analizar la trasferencia en aquel momento. En unos cuantos días mencionó la paciente que parecía interesarse menos en su trabajo, su casa y su esposo. Parecía estar pensando en su "análisis" casi todo el tiempo; incluso durante el coito pensaba en su "análisis". En aquel punto noté que la intensidad de los sentimientos de trasferencia de la paciente era tal que para ella eran reales y vívidos y que el laborar con ellos sería una experiencia significativa y adelantaría el análisis. Por eso intervine entonces y dije a la paciente que me parecía que sus sentimientos por mí habían penetrado en su vida; parecía que yo dominaba el resto de su vida, incluso su vida sexual, y la alenté a hablarme de eso porque era importante. Entonces la paciente empezó a laborar seriamente y maravillada de cuán fuertes se habían hecho sus sentimientos de amor hacia mí. Había desaparecido la petulancia y las ganas de

jugar. Ahora estaba dispuesta a trabajar en serio.

Importa comprender que la capacidad del paciente de soportar fuertes emociones de trasferencia variará en el curso del análisis según sea la emoción de trasferencia y según la firmeza de la alianza de trabajo. Recién empezado el análisis, el paciente puede aguantar intensi-

284

LA TRASFERENCIA

dados menores que cuando está más avanzado. En general, la primera vez que aparece una emoción particular en la trasferencia el paciente estará dispuesto a soportar sólo una pequeña parte de esa emoción de que se forme la resistencia o él regresione. Al principio del análisis es necesario calcular cuidadosamente hasta dónde puede sentir esa emoción el paciente a fin de que sea una experiencia significativa para él. La intervención prematura puede privar al paciente de todo impacto emocional, en cuyo caso la trasferencia sólo habrá servido para que el paciente haga un juego intelectual de la intervención. Por otra parte, la intervención tardía puede hacer que el paciente sienta una emoción tan intensa que se sienta abrumado y regresione. Es necesario que el analista empatice con el paciente para poder evaluar la fuerza de su Yo en un momento dado y sepa cuándo intervenir. La primera vez que aparecen ciertas reacciones de trasferencia durante el análisis intervenimos más pronto; cuanto más frecuente es la aparición de determinada constelación emocional en la trasferencia, más probable es que dejemos formarse intensidades mayores. Naturalmente, el aspecto de las resistencias indicará que es necesario intervenir. Pero deben tomarse en cuenta estas consideraciones generales si no aparecen resistencias. La índole de la reacción de trasferencia puede indicar también qué intensidad de sentimientos puede resistir el paciente. Hablando de un modo general, si la reacción de trasferencia es infantil, deberá interpretarse pronto. Algunas reacciones de trasferencia odiosas y homosexuales pueden necesitar intervención más temprana que otras. El estado de las funciones del Yo del paciente y en particular el estado de las defensas desempeñará también un papel al determinar la intensidad de las reacciones de trasferencia que puede soportar el paciente. La aparición súbita de nuevos sentimientos de trasferencia que aturden al paciente y le provocan angustia y vergüenza requerirá una intervención más rápida que los sentimientos de trasferencia ya habidos anteriormente. Un paciente es más propenso a sentirse abrumado por sentimientos intensos de trasferencia cuando su Yo está relativamente agotado por algún suceso externo. La enfermedad de un hijo que moviliza sentimientos de culpabilidad y hostilidad inconscientes es un caso de éstos. Otra consideración a propósito de la intensidad óptima de las reacciones de trasferencia es la cuestión de cuánto tiempo tendrá que contender el paciente con esos sentimientos de trasferencia hasta la sesión siguiente. Es decir, la intensidad óptima dependerá también de la frecuencia de las visitas del paciente y de cuán cerca esté la próxima. Antes de una festividad o un fin de semana intervendremos más pronto

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

285

(e impediremos una reacción de trasferencia demasiado intensa) que lo que haríamos si el paciente tuviera la próxima hora analítica al día siguiente. Éste es un punto importante en favor de las cinco sesiones psicoanalíticas semanales. Si vemos a nuestros pacientes sobre una base diaria, podemos permitir que se produzcan intensas reacciones de trasferencia que nos llevarán a los sucesos más importantes de la neurosis infantil. Pero si vemos a los pacientes con tal frecuencia que a cada sesión siga un vacío, por ejemplo tres veces a la semana, esos pacientes descubrirán por la amarga experiencia que las reacciones de trasferencia intensas pueden ser traumáticas y evitarán que se desarrollen en ellos esos intensos sentimientos. Por consiguiente, su neurosis de trasferencia nunca alcanza la intensidad deseada y ciertos aspectos de la neurosis infantil nunca serán observados ni resueltos. 3.9.3.3 Algunas modificaciones y elaboraciones A veces puede ser una experiencia importante para el paciente el señalar hasta la menor huella de un sentimiento trasferencial. Tal será el caso cuando junto a una reacción de trasferencia moderadamente fuerte podemos descubrir que asoma otra reacción de trasferencia de coloración contraria. Por ejemplo, un paciente da muestras de tener una trasferencia positiva bastante intensa, donde no obstante alcanzamos a percibir un matiz de hostilidad. Si se utiliza la trasferencia de amor como resistencia contra el reconocimiento de la hostilidad subyacente, podemos interpretar la función de resistencia de la trasferencia positiva. Pero tal vez no se trate de una situación de resistencia sino de la aparición temprana de una ambivalencia hasta entonces desconocida. En tal situación sería acertado señalar el dejo de hostilidad al paciente. Esto depende del estado de la alianza de trabajo, de la disposición del paciente a reconocer una pequeña cuantía de sentimiento de trasferencia y de su disposición a explorarla. Si el estado de la alianza de trabajo es tal que la confrontación sólo produciría negativa y rechazo, sería mejor esperar a una mayor intensidad de reacción de trasferencia o a que las resistencias se vuelvan señalables. Hay ocasiones en que uno señala al paciente la ausencia prolongada de reacciones de trasferencia particulares. Esto también puede ser una experiencia emocionalmente significativa, si la ausencia de ese sentimiento es visible y llama la atención al paciente. Entonces es evidente que está operando una resistencia de trasferencia, que requiere análisis del modo antes dicho. Es importante detener la intervención durante un período bastante prolongado para que la confrontación cause im-

286

LA TRASFERENCIA

pacto y parezca convincente al paciente. La interpretación prematura siempre hace aumentar la resistencia y la tendencia a trasformar la labor analítica en juego intelectual. A veces, la intensidad óptima no es una cantidad moderadamente fuerte de sentimiento de trasferencia, sino una cantidad muy grande. Esto es probable que ocurra hacia el final de un análisis, cuando el paciente ya ha tenido reacciones de trasferencia de intensidad moderada pero no ha sentido la intensidad extrema que se deriva del colmo de la neurosis infantil. El analista tiene que reconocer cuándo es necesario dejar que las reacciones de trasferencia moderadamente intensas aumenten de intensidad, aun hasta lo que puedan parecer proporciones aplastantes, para que el paciente note el gran poder de los sentimientos infantiles. Debe alentarse al paciente a que lo permita, a fin de que entren en los terrenos del psicoanálisis esas emociones infantiles. Para que suceda, es necesaria la capacidad de regresión y ésta se producirá a consecuencia de las abrumadoras emociones. Pero en los pacientes que ticnen una buena alianza de trabajo, sólo es una regresión temporal y una valiosa experiencia terapéutica. Por ejemplo: una mujer en el quinto año de análisis empezó su sesión describiendo cuán agitada se había sentido al salir de su anterior sesión, que había terminado con mi interpretación de que ella luchaba con su envidia del pene y que temía reconocer conmigo que ese tema la trastornaba. Se había sentido enojada y excitada cuando llegó a su casa. Había pasado una noche intranquila y había llegado a la sesión con una mezcla peculiar de temor y ansiedad. En realidad temía la asociación libre de esta sesión; le parecía como que perdería el dominio de sí misma. Temía que llegara a gritar, e incluso a salir del diván y hacerme algo. Mi silencio, que solía tranquilizarla, no la calmó. Como aumentaba su agitación me pareció necesario decir que podía abandonarse, que yo no dejaría que le sucediera nada terrible. La paciente se retorcía, se apretaba las manos y sudaba. Empezó a gritarme: "Lo odio, lo odio. Todo es culpa suya. Quiero su pene para mí, es mío." Después se detuvo. Puso las manos en su región pubia-

287

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

3.9.3.4 Cuando nuestra intervención añadirá nuevo insight Hasta ahora hemos considerado dos indicaciones que determinan cuándo intervenimos en la situación de trasferencia: (1) cuando está operando una resistencia de trasferencia; (2) cuando se ha llegado a un nivel óptimo de intensidad en los sentimientos de trasferencia. Estas dos señales se traslapan a veces, pero otras pueden aparecer aisladas. Otro tanto sucede con la tercera, que es cuando intervenimos para proporcionar al paciente algún insight acerca de la situación de trasferencia. Puede aparecer un nuevo insight mientras estamos tratando de analizar una resistencia de trasferencia, o sólo después de alcanzada una intensidad óptima. Pero hay situaciones de trasferencia que requieren una intervención cuando no es lo decisivo la resistencia o la intensidad de la reacción de trasferencia. Me refiero aquí especialmente a las situaciones de trasferencia que son trasparentes en su significado para el analista pero oscuras para el paciente y cuyo significado sería accesible para el paciente si le presentáramos el nuevo insight. Los problemas de clasificación e interpretación de los fenómenos de trasferencia no son esencialmente diferentes de la clasificación e interpretación de cualquier otra producción del paciente. Esto lo veremos sistemáticamente en la sección 3.9.4.3, dedicada a la interpretación de la trasferencia. Para nuestros fines actuales limitaremos este examen a la cuestión de cuándo sentimos que podemos añadir un nuevo insight significante a la situación trasferencial. Dos consideraciones son esenciales: el estado de la alianza de trabajo del paciente y la claridad del material de que se hará la interpretación o aclaración. El estado del Yo razonable del paciente lo determinará la índole y cuantía de las resistencias, problema que ya hemos visto. La claridad del material de trasferencia que se trata de analizar depende de diversos factores. Uno de los más importantes será la intensidad y las complejidades de los afectos o impulsos hacia el analista. Esto también lo hemos examinado ya.

na y dijo: "Tengo la apremiante necesidad de mojarlo, de mojarlo todo, nada

ocasiones,'° es un buen

más para que vea usted que puedo hacerlo... Para demostrar a usted cuánto

La paciente, señora K, ya mencionada en diferentes

lo odio y lo desprecio... todo es culpa suya... Quiero el suyo, en realidad es

ejemplo de estos problemas. Tenía un Yo razonable y formó una alianza de

mío, es mío, voy a tomarlo, a quitárselo... por favor, démelo, por favor, por

trabajo desde muy temprano en su análisis. Laboraba bien y eficazmente en

favor, se lo ruego..." Entonces empezó a sollozar histéricamente. Al cabo de

su sentimiento sexual y amoroso de trasferencia para conmigo. Tenía fuertes

unos minutos de silencio pude interpretar para ella que había vuelto a vivir

resistencias y llegó a actuar algunos de sus sentimientos, pero nunca en grado

conmigo un fragmento hasta entonces reprimido de su neurosis infantil, un com-

tal que pusiera en peligro su vida ni su análisis. La hostilidad primitiva para

ponente hondamente enterrado de su envidia infantil del pene. 1

() Véanse secciones 1.2.4, 2.6.5.1, 2.7.1, 3.2.5, 3.4.2, 3.8.1, 3.8.4 y 3.9.3.1.

288

LA TRASFERENCIA

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

289

conmigo fue mucho más dificil de alcanzar y planteó un peligro mucho mayor

son y su amigo le dijo que Greenson solía dejar a la gente si no laboraban en

para ella y el análisis. En un momento de esta fase se hizo propensa a los acci-

el análisis. Pero el paciente sabe que no es así, porque después de todo, si uno

dentes, y estuvo peligrosamente cerca de tener alguno automovilístico. Nunca

no puede laborar mucho en el análisis es que tiene resistencias, y entonces hay

pensó seriamente en interrumpir el análisis hasta que empezó a aparecer la hos-

que analizarlas. No se castiga así a la gente y se le corre sin más ni más. Silencio.

tilidad oral-sádica para conmigo en el quinto año de análisis. Uno de los facto-

En el transcurso de la sesión pude notar un cambio de tono en el paciente.

res que complicaron el análisis y minaron la alianza de trabajo en esta fase fue

Al principio parecía algo deprimido y gemebundo... pero sólo ligeramente. Cuan-

el hecho de que al mismo tiempo que afloraba su profunda hostilidad contra

do se puso a hablar de su amigo y de Greenson, su voz se hizo más fuerte,

mí y todos los hombres se debatía con fuertes impulsos oral-sádicos y homose-

casi jocosa, pero forzada. Pude ver una delgada capa de sudor en su frente.

xuales para con su madre.

Cuando calló se frotó las manos en las perneras del pantalón como si las tuvie-

Por fortuna, nuestra labor anterior hizo posible que ella tuviera y conservara

ra húmedas. Para mí era patente que lo que más temía entonces no era perder

una relación heterosexual relativamente consistente y satisfactoria. Además, go-

su empleo ni su esposa sino a mí, su analista, i y así se lo dije. Entonces recordó

zaba de una relación alegre y satisfactoria con su hijita. Estos dos logros, más

cómo le había sorprendido desagradablemente oír decir que un analista podía

el recuerdo de nuestra antigua alianza de trabajo, sostuvieron su vacilante re-

abandonar a su paciente. Nunca se le había ocurrido. Después trató de borr..r

lación de trabajo conmigo y le permitieron traslaborar la trasferencia negativa.

eso de su cabeza por absurdo. Se detuvo y preguntó lleno de aprensión: "¿Es

Llegados aquí quiero describir brevemente otras características del material de trasferencia del paciente que son indicios de que se necesitan nuevos insights . Me refiero al descubrimiento de otros fuertes afectos, contradicciones, repeticiones, semejanzas, simbolismos y asociaciones clave en las producciones del paciente, todo lo cual puede rendir importantes indicios para nuevos significados de la trasferencia. Veamos los siguientes ejemplos clínicos: 3.9.3.4.1 Afectos fuertes. Es tiempo de hacer de la trasferencia el objeto de la interpretación cuando la reacción trasferencial contiene los afectos más fuertes en comparación con el resto del material del paciente. Cuando escuchamos la producción de un paciente tenemos que decidir qué objeto o situación impone la mayor cantidad de afecto. Interpretaremos siempre el aspecto de la trasferencia si parece contener una buena cantidad de afecto. Los afectos en la sesión analítica son indicadores más seguros que en los sueños. La ausencia de afectos donde serían de esperar indica también que se necesita algo de la labor analítica. Otro tanto puede decirse de los afectos impropios.

verdad que los analistas dicen a sus pacientes que se vayan?" Le pedí me dijera qué había imaginado acerca de ello. Quedó callado un ratito, y después sus asociaciones condujeron a una escena pastoral de prados interminables, callados y apacibles, pero en lontananza se veían nubes oscuras y arremolinadas. Esto le hizo pensar en el pintor inglés Turner, cuyos cuadros parecen tan apacibles a primera vista pero resultan tan ominosos cuando uno los estudia atentamente. Intervine en este punto y dije: "Parecía absurdo a primera vista que Greenson pudiera 'correr'

3.9.3.4.2

Contradicciones. Durante más de un año, una paciente tuvo una

trasferencia paterna fuertemente positiva para conmigo, con rasgos edípicos y fálicos. Durante ese tiempo hubo evidencia de gran hostilidad, celos y aborrecimientos para con la madre. En una serie de sesiones se puso a comparar desfavorablemente a su esposo conmigo: parecía tosco, ininteligente y aun brutal. Y yo le parecía amable, inteligente y atento. Pero a pesar de esto me creía fuerte, audaz e imaginativo. Admiraba y anhelaba un hombre masculino que fuera tierno. En el amor había más que lo sexual, y en la vida más que los orgasmos. Deseaba ser amada como un todo, toda ella, completamente envuelta. Quería un hombre al que le gustara estrecharla nada más boca con boca y pecho con pecho.

Por ejemplo, un paciente pasa la

mayor parte de su sesión hablando de su tra-

bajo y del miedo de perderlo; aunque trabaja bien, su jefe parece frío con él. Ignora por qué, ya que hace cuanto puede. Se preocupa también por su matrimonio; es un buen esposo, un buen padre; ¿pensará su mujer en 'otros hom-

Pum out] a un paciente, pero si se

examina detenidamente, la idea es aterradora."

Él la rodearía con sus brazos y la acariciaría y ella se

llenaría de su afectuosidad. Aquí interpreté para la paciente que si bien parecía preferir un hombre viril, también parecía ansiar hasta cierto punto cualidades mías que le parecían femeninas y cordiales. Esta intervención fue el inicio de su reconocimiento de anhelos pregenitales para con su madre.

bres? A continuación me habla de la suerte que tiene de estar en tratamiento cupándose innecesariamente a todas horas. Hacia el final de la sesión mencio-

3.9.3.4.3 Repeticiones. En una sesión analítica, un paciente empieza a hablar de cómo se ha hecho difícil dar con su médico familiar, que parece muy

na que anteayer se encontró a un viejo amigo a la hora de la comida. Hablaron

ocupado y ya no se interesa tanto en

de muchas cosas. El paciente dijo a su amigo que estaba en análisis con Green-

de la educación en Estados Unidos; son pocas las personas que quieren ha-

psicoanalítico; se librará de sus inhibiciones e inseguridades, y no andará preo-

él. Después pasa a hablar del triste estado

290

LA TRASFERENCIA

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

291

cerse maestros; les interesa más hacer dinero, etc. De ahí pasa el paciente a

Creo que este fragmento de la sesión señala, por mediación de los símbolos

hablar de su padre, que si bien siguió con su madre, era evidente que la trai-

y las asociaciones, la lucha del paciente por acercarse a y apartarse de la trasfe-

[green] resultaba re-

cionaba, pero se hacía pasar hipócritamente por un pilar de la sociedad. Des-

rencia homosexual. En muchos sueños anteriores, el verde

pués queda en silencio. Intervengo y le pregunto: "¿Y qué teme hallar en mí?"

presentar a Greenson. Le señalo que parece estar tratando de ahogar sus senti-

Después de unas débiles protestas el paciente describe cómo temía oír pronun-

mientos sexuales "revoloteantes" en torno a Greenson porque eso es un ele-

ciar mi nombre fuera de la consulta por miedo de oír algo decepcionante.

mento espantoso en su vida; viene de atrás. Responde diciendo que a menudo siente un revolotear de excitación cuando yo empiezo a hablar detrás del diván.

3.9.3.4.4 Semejanzas. Un paciente dócil y complaciente describe en una sesión analítica cómo se encolerizó con un amigo suyo. Llevaban juntos en el auto casi una hora y el paciente trató de hacer que su amigo contribuyera a la conversación, pero éste seguía callado, nada más soltaba un gruñido y se negaba a cooperar. ¡Qué egoísta, qué frío y poco considerado! Y así prosigue desahogando su cólera. Cuando se calma le señalo que yo también paso casi una hora con él y raramente contribuyo a la "conversación", sino con un gruñido de vez en cuando. El paciente ríe brevemente y queda callado. Al cabo de una pausa prolongada sonríe y dice resignado: "Bueno, me agarró." Y añade con una risita ahogada: "Casi una hora juntos, sin conversación, sólo gruñidos, sin soltar prenda... sí, ciertamente, eso es." Repliqué a esto: "Usted fue

3.9.3.4.6 Asociaciones clave. A veces, el indicio más importante acerca de si debemos interpretar la trasferencia y qué aspecto de ella debemos estudiar lo da una sola asociación. Ciertas asociaciones toman la precedencia respecto de otras, y aun de otras muchas, porque parecen abrir y mostrar nuevos e importantes campos a la investigación. Estas asociaciones clave se caracterizan por parecer más espontáneas, improvisadas y sorprendentes que las demás. A veces enlazan de modo en verdad sobrecogedor con las asociaciones del analista, y eso indica que tal asociación es potencialmente significante.

capaz de manifestar su enojo con su amigo, pero parece incapaz de hacerlo conmigo por la misma causa." Entonces el paciente dejó de sonreír y empezó

Una paciente recuerda sólo un fragmento de un sueño que tenía relación con

a laborar.

un tumor en su pecho. En sus asociaciones habla de varias amigas que tenían

simiente de su propio aniquilamiento, etc. Esto nos lleva a recuerdos de cómo

tumores, de su miedo al cáncer y de la sensación de llevar dentro de sí la

3.9.3.4.5 Simbolismo.

Un paciente sueña que está en una librería viendo al-

gunos libros viejos. Escoge uno encuadernado en cuero pardo pero no puede

la maltrataban su padre y su madre; de cómo ansiaba padres buenos, del te-

distinguir cuál es el frente y cuál el dorso. Finalmente abre el libro y salta un

mor a las personas que no son de fiar. Mientras escucho, mis pensamientos

escarabajo verde. Trata de matarlo con un periódico, pero sigue saltando de

se centran en torno a la cuestión de quién es el tumor, la madre odiosa y odia-

acá para allá. Se asusta y despierta. Las asociaciones del paciente van a la

da, el padre o yo. Entonces la paciente empieza a hablar de cómo sus pechos

Meiamogrosis de Kafka y él, el paciente, podría ser el escarabajo, trasformado

se hinchan y ponen más sensibles durante la menstruación. Mis asociaciones

en creatura repugnante por culpa del análisis. La vida parecía mucho más sen-

vuelan a sus reacciones ambivalentes ante la idea del embarazo. En este punto,

cilla antes del tratamiento; ahora tiene muchos miedos nuevos. Cuando acudió

la paciente empieza súbitamente a hablar de que tiene hambre y de que siente

al análisis sólo tenía conciencia de no poder enamorarse de una muchacha. Por

unas ganas locas de algo dulce. En son de broma dice que no cree que yo tenga

eso descubrió primero que estaba fijado a la madre y después también al pa-

bombones de chocolate a la mano.

dre. Últimamente ha tenido poco deseo sexual, ¿tal vez por miedo de introdu-

Estas últimas asociaciones de sentirse repentinamente con apetito y de que-

cir lo sexual en la consulta? La encuadernación del libro era como la carpeta

rer algo dulce de mí enlazan con el sueño de un tumor en el pecho, y mis aso-

de cuero que tenía el padre en su mesa de despacho. Y el color era como el

ciaciones con el embarazo me hacen preguntarle: "¿Ha pensado usted última-

de mi librillo de citas. No le espantan los bichos sino en la noche, cuando no

mente en el embarazo?" Responde que su hijita, de tres años de edad, le ha

puede verlos y sólo sentirlos. A veces en la noche siente el revolotear de una

preguntado si es cierto que las señoras llevan a los hijos cerca de los pechos

polilla contra el rostro cuando está leyendo en la cama. Es temeroso y al mismo

y a continuación que por qué no tiene otro hijo. Esto había deprimido a la pa-

tiempo agradable. Le da la sensación repentina de algo pulsante tocándolo, de

ciente, porque su matrimonio había estado fallando últimamente y duda de que

algo... algo sorprendente, casi emocionante. Pero también le asusta, porque

vuelva a quedar embarazada. Cosa que le recuerda el aborto que tuvo a poco

no sabe exactamente de dónde llega. La pulsación es como el momento de la

de casada, y qué lástima, porque sin eso su hija no seria única. Después dice

eyaculación y el orgasmo. El no saber por dónde empieza el libro le recuerda

medio en broma: "Tendría otro hijo si pudiera hacerlo con usted. Pero sé que

que los judíos leen sus libros empezando por el dorso, por atrás y también que

de usted no recibiré nunca más que palabras y el apretón de manos anual cuando

yo soy un analista judío en contraste con su primer analista, que era gentil.

se va usted de vacaciones. Es triste comprender que nunca me tocará usted.

"

LA TRASFERENCIA

292

Esto me recuerda la última vez que fui con mi doctor para una exploración física; me examinó los pechos para ver si había tumores y mientras lo hacía, yo pensaba en usted." Respondo que el tumor de su pecho es el anhelo y el resentimiento no resueltos que tiene de mí. Ríe y dice: "Espero que sea curable. Es probable que tenga usted razón. Olvidé decir que el tumor estaba en la mama izquierda, enci-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

293

necesarios ciertos pasos técnicos adicionales debido a peculiaridades específicas de los fenómenos de trasferencia. A continuación, un bosquejo general del procedimiento para el análisis de la trasferencia. 3.9.4.1 Presentación de la trasferencia

ma del corazón." La asociación clave fue el súbito antojo de algo dulce que tuvo la paciente.

Las ilustraciones de material clínico que anteceden son ejemplos de situaciones que requieren la intervención del analista. En todas las situaciones de trasferencia descritas, el material era relativamente trasparente para el analista, y el Yo razonable del paciente y su alianza de trabajo parecían listos para habérselas con el insight. Cuando estos dos factores son favorables, es necesario que intervenga el analista para añadir más insight. 3.9.4

PASOS TÉCNICOS PARA EL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

Hasta aquí hemos visto dos cuestiones importantes relativas al manejo de los fenómenos de trasferencia: por qué y cuándo analizamos la trasferencia. Ahora llegamos al corazón del problema técnico: cómo analizamos la trasferencia. Esta sección se dedicará a las diversas medidas técnicas y al orden de los procedimientos necesarios para analizar las reacciones de trasferencia del paciente. Todos los pasos que voy a describir son necesarios, pero algunos los dará espontáneamente el paciente y por ello es innecesario que los repita el analista. Esbozaré de un modo bastante esquemático lo que considero orden de procedimiento ideal y simplificado. Mas cada uno de los pasos provocará tal vez nuevas resistencias que requerirán tratamiento e interrumpirán la sucesión ideal de los acontecimientos. O acaso las exploraciones determinadas por cada nueva medida técnica abran tantas regiones nuevas y ocupen tantas sesiones que el factor de la trasferencia no sea ya el elemento principal a averiguar. No obstante, este esquema de pasos técnicos podrá servir de modelo y guía, aun cuando los suce•sos de la práctica clínica nunca se den tan limpiamente ordenados y organizados. Para analizar los fenómenos de la trasferencia tenemos que ejecutar las mismas medidas técnicas base esenciales para el análisis de cualquier fenómeno psíquico; hay que hacer ver el material, aclararlo, interpretarlo y traslaborarlo. Además de estos procedimientos básicos son

Antes de pasar a la exploración de los sentimientos de trasferencia es necesario que el paciente se dé cuenta de que es precisamente su reacción al analista la cuestión objeto del debate. Es posible que esto lo vea bien claro el paciente, y tal vez lo reconozca sin ninguna ayuda del analista. Por otra parte, se presentan situaciones en que al paciente le resulta muy dificil descubrir sus sentimientos de trasferencia. Es imperativo, como primer paso en el análisis de la trasferencia, que el paciente se vea frente a sus reacciones de trasferencia y tenga conciencia de ellas. Si de alguna manera el paciente ignora las reacciones de trasferencia que deseamos investigar, hay que señalárselas. Varias medidas técnicas pueden servir de ayuda para ello. 3.9.4.1.1 Silencio y paciencia. Con mucha frecuencia, el paciente reconocerá espontáneamente una reacción de trasferencia si uno espera que aumente la intensidad de los sentimientos de trasferencia. Este aumento muchas veces se obtendrá sencillamente dejando al paciente proseguir con sus producciones sin intervención por parte del analista. Hay en todo análisis ocasiones en que es necesario que el mismo paciente se dé cuenta de sus reacciones de trasferencia y donde sería impropio que el analista se las señalara. Esto es así sobre todo cuando la intensidad de los sentimientos es bastante fuerte, cuando el paciente hace tiempo que dejó de ser un principiante y cuando existe el peligro de que tenga alguna satisfacción pasiva en abstenerse de participar activamente en nada de la labor analítica. Además, el silencio y la paciencia del analista también iluminarán cualquier resistencia importante que podrían oscurecer las intervenciones demasiado enérgicas por parte del analista. Los analistas difieren mucho en su modo de llevar a cabo el análisis. Y sobre todo en su modo de aplicar el silencio y otras medidas más activas. Hay cabida para mucha variedad dentro del marco del psicoanálisis clásico. Pero todo analista debe saber emplear el silencio y también la intervención activa. Hay ocasiones en que sólo es apropiado uno de estos dos procedimientos. Es necesario saber cuándo es lícita cada una de estas medidas y cuándo es obligada. Los analistas que exageran el silencio o que sólo son capaces de medidas activas no pueden

294

LA TRASFERENCIA

realizar el psicoanálisis eficazmente. El psicoanálisis clásico exige destreza con el silencio y con las palabras. La cuestión de la dosificación, del momento oportuno y del tacto en la interpretación se examinarán en el tomo u. 3.9.4.1.2 La confrontación. Si hemos esperado suficientemente y la reacción de trasferencia se hace accesible al paciente, o sea si es lo bastante vívida para él y no parece provocarle resistencia apreciable alguna, el analista tratará de enfrentarlo a dicha reacción de trasferencia. Dirá algo así: Parece usted enojado o resentido conmigo, parece que siente afecto o cariño por mí, parece sentir un deseo sexual por mí, etc. El lenguaje será sencillo, claro y franco; ya he insistido varias veces en esto. Yo prefiero emplear la palabra corriente más expresiva y evito las evasivas o vaguedades. Digo "enojo" u "odio", "afecto", "amor" o "sexo". Trato de ser preciso sin limitación; se trata sólo de una confrontación. Soy directo pero evito la crudeza o la brusquedad. Empiezo la confrontación con "parece usted", porque no siempre estoy seguro, y deseo que el paciente pueda contradecirme o debatirse todavía. No quiero intimidado ni ser dogmático. Después podré decir: "Estoy seguro de que usted siente...". Pero sólo si estoy verdaderamente seguro y si el paciente debe recibir ya mi opinión precisa. A veces la mera confrontación del paciente con su lucha por expresar sus sentimientos de trasferencia puede servir para sobreponerse temporalmente a la resistencia. Nuestra actitud tolerante y la verbalización ayudan al paciente a sentir que su lucha es impropia e innecesaria. Otras veces, la confrontación sólo es el primer paso en el análisis de la resistencia. Entonces tendríamos que pasar por las fases de aclaración e interpretación descritas en la sección 2.6 a propósito de la técnica en el análisis de las resistencias. La cuestión decisiva es la de si en un momento dado en la sucesión de los acontecimientos el procedimiento indicado es vencer o analizar una resistencia. Si la reacción de trasferencia que deseo hacer ver al paciente es una resistencia de trasferencia, le muestro este hecho. Le señalo que parecía estar evitando alguna actitud o algún sentimiento relacionado conmigo, o si sé más concretamente cuáles son los sentimientos que trata de evitar, se lo digo. Es decir, hago ver al paciente la resistencia y los sentimientos que le causan, empezando siempre por el aspecto resistencia. Digo por ejemplo al paciente: "Parece usted luchar con sentimientos de amor (de odio, sexuales) relacionados conmigo", o "Parece que tiene usted dificultad en expresar su amor (odio, deseo sexual) por mí", etc. Obsérvese nuevamente aquí el lenguaje y el tono. Ade-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

295

más, siempre digo "por mí", "para conmigo", "relacionado conmigo", etc. Porque no quiero que el paciente soslaye el hecho de que esos sentimientos tienen que ver conmigo, con la persona, no con "el análisis" o algún otro concepto más impersonal. Si no estoy seguro de la índole de los sentimientos de trasferencia pero tengo la impresión de que el tema de la sesión es la trasferencia y no hay indicios de que deba callar, puedo hacer la confrontación sencillamente diciendo al paciente: "Me pregunto si no tendrá usted algún sentimiento o reacción para conmigo que no se revela" o "Tengo la impresión de estar envuelto en sus pensamientos y sentimientos" o simplemente: "¿Qué siente usted acerca de mí?" o ",Qué sucede en este momento en relación conmigo?" 3.9.4.1.3 La aplicación de la evidencia. Sólo muestro al paciente la fuente de mi hipótesis cuando me parece deseable la intervención de su intelecto para persuadirle de que se está resistiendo. Entonces tengo que proceder al análisis de esa resistencia. Sólo se recurre a las pruebas para convencer a un paciente de que tiene una reacción de trasferencia cuando de otro modo el paciente podría sentir como que el analista tiene facultades misteriosas... Observo que suelo emplear este método al principio de un análisis, como un medio de indicar al paciente cómo trabaja un analista, para que supere sus ideas acerca de la magia del analista y para ayudarle a la formación de una alianza de trabajo. Así digo por ejemplo a una paciente: Su falta de sentimientos sexuales para con su marido y sus sueños y fantasías de amor conmigo demuestran que está usted interesada sexual y amorosamente en mí. El recurrir a las pruebas es un llamado a la inteligencia del paciente. Puede ser una ayuda valiosa como paso para cultivar en él una alianza de trabajo. Pero hay el peligro de que lleve al paciente a sobreestimar lo intelectual y a evitar el conocimiento emocional de los fenómenos de trasferencia. Hay que estar atento para reconocer cómo reacciona a esta forma de confrontación. En cualquier fase del intento de hacer ver al paciente que está implicado en una reacción de trasferencia, el paciente podría tener una resistencia, o bien podría hacerse visible una hasta entonces invisible. Si esto ocurriera, el análisis de la resistencia debe preceder a todo lo demás. Esto es probable que ocurra sobre todo cuando el analista señala el odio o la cólera del paciente para él en las primeras fases del análisis. El paciente puede volverse resistente y negarse a reconocer esta reacción de trasferencia y en lugar de ello se sentirá criticado. Entonces hay que seguir la pista de este sentimiento de trasferencia de ser criticado

296

LA TRASFERENCIA

antes de poder volver al señalamiento de la trasferencia negativa. Veamos un ejemplo: Un joven en su primer año de análisis empieza la sesión hablando con mucho enojo de un profesor en una de sus clases de posgrado. Su producción es por este estilo: "Habla sin pensar si los estudiantes pueden seguirlo o no. Suelta las cosas al aire, no para nosotros. ¡Qué mal maestro! No me gustaría tenerlo en el próximo semestre. Tendría que obligarlo a tratarme... digo, enseñarme." Pausa. "Supongo que usted sacará algo de esto." El paciente prosigue, pero lo hago volver al lapsus y le pregunto: "¿No está usted queriendo rehuir su enojo conmigo? Su lapsus muestra su enojo... y después trata usted de huir de ello." El paciente recapacita un momento y replica: "Creo que tiene usted razón. Creo que tiene razón. Yo sé que usted hace cuanto puede, pero ese profesor, es el más estúpido hijo de perra... No deberían dejarle enseñar. Me dieron ganas de salir en plena clase, pero le tuve lástima. He sabido que su esposa se suicidó. Probablemente no le queda más que la enseñanza. Mas, ¿por qué habría yo de preocuparme por él? Él es un personaje, todo un profesor, y ni yo ni ninguno de mis compañeros le importamos nada." Y así sigue, por este tenor. Intervengo nuevamente y digo esto: "¿No está usted enojado conmigo porque salgo de vacaciones la semana próxima?" El paciente replica colérico: "No, no estoy enojado. Siempre me está usted acusando de estar enojado. Tiene usted derecho a unas vacaciones. Trabaja usted mucho, así que ¿por qué no había de irse? ¿Por qué había de enojarme yo? Parece como si viera usted eso en un libro. Siempre que un analista va de vacaciones comunica a su paciente que está enojado." Esto lo dice con sarcasmo. "Eso me pone furioso." Pausa. Silencio. Replico: "Se enoja usted incluso cuando le señalo que se enoja, pero su verdadero enojo es porque lo dejo." El paciente replica: "Tal vez. Sé que no dejo de pensar que cuando usted se vaya iré a un restorán de moda y me buscaré una muchacha. Y al diablo con todos ustedes." Replico: "Sí, al diablo con todos quienes lo abandonamos. Usted no nos necesita, usted se buscará alguien de quien estar cerca." El paciente calla un momento y luego dice: "En efecto, yo no lo necesito. Váyase a sus malditas vacaciones. Yo me arreglaré."

Éste es un ejemplo relativamente simple de cómo uno trata de buscar la demostración y aclaración de una reacción de trasferencia, pero tiene que interrumpir la sucesión y dedicarse a las resistencias que asoman. El lapsus del paciente era un claro indicio de su enojo, pero se niega a aceptarlo conscientemente. Entonces se pone a sentir lástima por el profesor. Y vuelta a su enojo por ser rechazado. Trato de ligar esto con mis vacaciones, pero se niega colérico. Señalo esta forma de resistencia y confirmación y finalmente reconoce que fantasea en torno a mis vacaciones y su enojo de verse abandonado. Creo que es necesa-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

rio seguir tras las

297

resistencias hasta que uno moviliza un Yo razonable

en el paciente.

También es importante dar tiempo al paciente de reaccionar a la intervención. Siempre que es posible me aseguro de que queda tiempo suficiente en la sesión para que el paciente reaccione ante mi intervención a la trasferencia. Esto es válido con intervenciones de cualquier tipo, pero sobre todo con las interpretaciones o intervenciones relativas a la trasferencia. Yo no reacciono inmediatamente a su primera respuesta, ya que muchas veces los pacientes responden rápidamente con un sí o un no impulsivo y después, poco a poco, mientras uno los escucha, va comprendiendo que su primera respuesta no era pensada ni exacta. Por lo general refleja sometimiento o desafio. Muchas veces los pacientes se contradicen en su respuesta a la confrontación con la trasferencia. Todas estas reacciones tienen que ser también objeto de análisis. Pero es importante dar tiempo al paciente para reflexionar sobre lo que uno ha dicho y reaccionar a ello. Quiero subrayar aquí que el paciente debe tener tiempo hasta de estar callado en respuesta a la confrontación que hacemos. Hay que poner cuidado no sólo a lo que dice sino a cómo lo dice. Si mi interpretación es acertada, estará de acuerdo conmigo y la aceptará no sólo verbal, también emocionalmente; y añadirá ciertos detalles o recuerdos u otros perfeccionamientos a mis confrontaciones. Si mi confrontación es justa y accesible al paciente, puedo pasar al siguiente procedimiento técnico en el análisis de la trasferencia. Pero muchas veces el paciente necesita tiempo para meditar, para estudiar lo acertado de mi confrontación, así como para establecer asociaciones con ella. Si mi intervención es desacertada, el paciente revelará el desacierto no tan sólo verbalmente, negándola, sino además con alguna suerte de resistencia y comportamiento de evitación. Sin embargo, es posible que la confrontación sea atinada en el contenido pero errada en la elección de momento. Entonces hay que rastrear la resistencia. Además, es también necesario que el analista tenga tiempo de evaluar debidamente la respuesta del paciente. No siempre es fácil determinar si la respuesta del paciente indica aceptación o rechazo, reflexión o escapismo, o bien una combinación de todos estos elementos. 3.9.4.2 Esclarecimiento de la trasferencia Una vez ha reconocido el paciente su implicación en una reacción de trasferencia estamos listos para el siguiente procedimiento técnico: la clarificación de la trasferencia. Ahora deseamos que el paciente afine,

LA TRASFERENCIA

298

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DF LA TRASFERENCIA

299

ilumine, profundice y llene el cuadro de la trasferencia. Hay dos modos principales de enfoque.

Estaba usted sin rasurar y su barba me arañaba la cara. Es extraño, porque

3.9.4.2.1 Búsqueda de los detalles íntimos. Nuestro objetivo último al analizar la reacción de trasferencia del paciente es poder interpretar los orígenes históricos de ese fenómeno. Una de las zonas más fructíferas para recoger indicios que nos lleven hasta la fuente inconsciente es la que constituyen los detalles íntimos de la reacción de trasferencia. Los detalles conducen a afectos, impulsos y fantasías en el paciente. Pedimos a éste, que refine, retoque y estudie lo mejor que pueda los sentimientos que tiene para nosotros. Le pedimos también que incluya las asociaciones que puedan presentársele mientras trata de hacerlo. Veamos un ejemplo:

ces dice respirar apenas, después los deseos masoquistas, el alzarla en los bra-

Mi paciente, la señora K,' I en el tercer mes de su análisis me dice tras mucho vacilar que está teniendo pensamientos sexuales relacionados conmigo. Esto la turba, porque no deja de ser una señora casada. Sabe que yo también estoy

Volvamos a la técnica de la aclaración. Noto que la paciente no añade nada al cuadro de la trasferencia, pero siento que podría hacerlo. Por eso la confronto con ello. Le digo que sé cuán duro es para ella, pero que por favor me diga con más precisión cuál es su fantasía sexual. Soy claro, franco, no exigente pero firme. Cuando ella dice "hacíamos el amor" yo empleo sus mismas palabras para pedirle me explique por favor qué entiende por "hacer el amor". Mis palabras y mi tono de voz no son crudos ni tímidos.

usted siempre está bien rasurado." Reflexionando en la fantasía sexual descrita por la paciente observo: dos ve-

casado y además yo no la querría, después de todo cuanto sé de ella. Silencio. Le parece que todo es una racionalización; es que la turba mucho hablar de sus sentimientos sexuales, es humillante y degradante. Pausa, silencio, suspiro. Mientras va manejando su carro, de repente, como un fogonazo, se le aparece un cuadro en que yo la tengo en los brazos. Cuando está leyendo un libro o viendo una película, me ve en

el papel de protagonista y amante y ella se

siente y ve en el de amada mía. De noche, en la cama, piensa en mí y le dan

zos y el ser yo enorme. Recuerdo que ella había tenido varios episodios de asma a los seis años, más o menos, en una época en que su madre estaba casada con un padrastro sádico. La interpretación de la fantasía de trasferencia parece clara: yo soy el padrastro sádico que satisface sus deseos masoquistas, llenos de culpa y edípicos. Podría hacer la interpretación yo, pero quiero que haga ella el descubrimiento y le pregunto: "¿Quién la arañaba con su barba cuando era usted niñita?" La paciente casi grita: "Mi padrastro, mi padrastro, él me atormentaba frotando su cara contra la mía... y él me levantaba y apretaba y me lanzaba al aire... yo casi no podía respirar. Pero creía que no me gustaba eso."

ganas de telefonearme. La paciente sigue hablando de este modo, describiendo

Una paciente me dice que pensó "besar" mi "órgano genital". En el momen-

los diferentes lugares y ocasiones en que me desea sexualmente; pero noto que

to apropiado le pido por favor me aclare lo que entiende por besarme el pene,

si bien el cuadro se agranda, no adquiere mayor profundidad ni relieve. Tam-

porque su explicación me parece vaga y algo evasiva. Con mi pregunta le se-

bién me parece que tenemos ahí una buena alianza de trabajo, a pesar de su

ñalo que quiero conocer los detalles exactos y que es lícito hablar con realismo.

turbación y reticencia. Por eso le digo en este punto: "La veo llena de deseo

Se lo demuestro por mi modo de hablar. No soy vulgar ni ambiguo. La ayudo

sexual de mí, un deseo que crece y crece, pero parece costarle mucho describir

a traducir diciendo "pene" por "órgano genital". El "besar" lo tendrá que

con precisión lo que querría hacer sexualmente conmigo. Intente expresarlo,

traducir ella sola.

por favor." La paciente responde: "Querría apretarme contra sus brazos, que me estre-

Una paciente me dice que fantaseó una felación conmigo. Cuando me parece

chara usted fuertemente, tanto que apenas pudiera respirar, que me alzara en

indicado le digo que no entiendo lo que quiere decir con felación, que por fa-

sus brazos y me llevara a la cama. Allí haríamos el amor." Pausa larga. Pre-

vor me lo explique. Como carraspea, le digo que parece tener dificultad en

la paciente quitarme violentamente el camisón, besarme fuerte en la boca, tan fuerte que

señalo su resistencia de trasferencia sino le indico además que querría oírle ha-

me haga daño y que apenas pueda respirar. Separarme las piernas a la fuerza y

blar de esas cosas con un lenguaje concreto, vivo, cotidiano.

gunto: "¿Qué entiende por hacer el amor?" "Entiendo —dice

hablar de hacer algo sexual con su boca en mi pene. Al obrar, así, no sólo le

meterme rudamente d pene, que sería enorme y me dolería y me gustaría. [Pausa.] Un detalle divertido se me ocurrió cuando estaba describiendo todo esto.

El mismo modo de proceder es válido también al tratar con pulsioes y sentimientos agresivos. Un paciente me dice que siente hostilidad hacia mí. Mi respuesta es que no entiendo la palabra hostilidad, porque es estéril, ambigua, paco clara. ¿Qué quiere decir en realidad? n

II

Véanse secciones 1.2.4, 2.6.5.1, 2.7.1, 3.2.5, 3.4.2, 3.8.1, 3.8.4, 3.9.3.1 y 3.9.3.4.

LA TRASFERENCIA

300

Si yo siento el impulso o afecto, empleo la palabra más exacta que haya para designarlo. Digo a mis pacientes que hoy parecen odiarme o aborrecerme, y que por favor me hablen de ello, y que manifiesten sus sentimientos en la descripción. Los ayudo a distinguir entre cólera, rabia, odio, resentimiento y disgusto, porque cada uno de esos sentimientos tiene una historia diferente y procede de partes diferentes del pasado del paciente. Animo a mis pacientes a describir sus fantasías agresivas, los objetivos de sus impulsos hostiles y destructivos, porque también son hilos que llevan al ovillo de los diferentes períodos históricos de su vida. Ejemplo: 2 Un joven, el señor Z,' se declara enojado conmigo por cobrarle una sesión

a la que no acudió. Investigando su "enojo" le pregunto lo que entiende en verdad por enojarse. Le "parece" que estaba más que enojado. Mi silencio lo incita a expresar con bastante calor cómo me consideró un hipócrita, que me hacía pasar por científico. Y soy tan comerciante como el miserable tacaño de su padre. Algún día espera tener el valor de frotarme la nariz con toda esa "porquería psicoanalítica". Sería un buen desquite, hacerme lo que yo le hago. A mi pregunta "¿Y qué es lo que yo le hago?" responde: "Me hace arrastrarme por toda esa mierda, nunca cede usted, siempre más, y más, y más.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

301

Laboramos de modo semejante con otros afectos como la angustia, la depresión, el disgusto, la envidia. Indagamos la naturaleza exacta de los sentimientos, tratamos de precisar, ahondar e iluminar qué clase y qué cantidad de emoción entran en ellos. Siempre hay la misma incansable búsqueda de claridad, para saber qué es exactamente lo que siente el paciente y qué es lo que fantasea. Es una actitud abierta, clara, franca, sin temor ni encogimiento, sin crudeza ni timidez. Somos exploradores, pero debemos preservar y no destruir lo que estamos explorando. Debemos servir de modelo al paciente, para que algún día sea capaz de plantearse cuestiones del mismo género. Es necesario repetir que las resistencias pueden aparecer en todas y cada una de las fases en nuestro intento de lograr esclarecimiento. Si la resistencia es significante y resulta un atolladero, la labor de esclarecimiento debe cesar, para proceder al análisis de la resistencia. Por tentador que sea el contenido del material, hay que analizar primero las resistencias importantes. De otro modo, los insights no tendrán sentido para el paciente, y ésta es nuestra principal preocupación. Nuestra tarea más importante es realizar una terapia eficaz, no recoger datos interesantes.

Nunca está satisfecho; produce o vete, parece decir, y nunca es bastante." Puede verse cómo detrás del inocente enojo que le "parece" estaban la furia analsádica y la humillación infantiles. Este mismo paciente, posteriormente en su análisis empieza la sesión diciendo que no le gusta venir, que detesta el psicoanálisis y a mí con él. Cuando le pregunto "¿Y

cómo me odia usted hoy?" responde que hoy me odia con

apasionamiento, con vehemencia rabiosa y apenas controlable. No querría matarme, no; eso sería demasiado civilizado. Querría hacerme pulpa, molerme literalmente, destrozarme hasta hacerme como una jalea, una "pasta" sangrien-' ta y viscosa. Entonces me tragaría de un enorme "sorbetón", como la maldita avena que le hacía comer su madre cuando era niño. Después me cagaría. Sería una mierda venenosa de olor a podrido. Y cuando le pregunté qué haría con aquella mierda venenosa de olor a podrido replicó: "La patearía en la tierra ¡para que pudiera ir usted con mi querida y difunta madre!"

Creo que está ya claro cómo el rastreo de los detalles íntimos de los impulsos destructivos y agresivos conduce a los indicios que hacen posible una interpretación. Siempre que los impulsos de trasferencia surgen en el análisis, nuestra tarea consiste en ayudar al paciente a esclarecerlos en lo relativo a la naturaleza exacta del impulso instintual, su objetivo, zona y objeto. 12

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1, 3.5.3.1, 3.7.1 y 3.9.2.2.

3.9.4.2.2 En busca de lo que pone en marcha la trasferencia. Otro método valioso para clasificar una trasferencia dada es descubrir qué característica o trozo de comportamiento en el analista hizo de estímulo desencadenante. Con mucha frecuencia, el paciente reconocerá espontáneamente que cierto rasgo o actividad del analista provocó una reacción particular. Otras veces, este desencadenador de la trasferencia no sólo será desconocido para el paciente sino que éste opondrá fuertes resistencias a su reconocimiento. A veces, el comportamiento del analista provocará una reacción en el paciente que no sea fenómeno de trasferencia ya que puede ser una respuesta apropiada. Finalmente, debemos comprender que a veces los analistas también pueden estar demasiado inhibidos para explorar con el paciente cuál de sus idiosincrasias personales puede haber sido el estímulo de trasferencia. He sabido de analistas que se empeñan en seguir la huella de toda reacción de trasferencia hasta dar con algún rasgo comportamental del analista. Esto tiene un dejo de necesidad narcisista en el analista, o de sobrevaluación de un procedimiento técnico. Nuestro objetivo es clarificar para interpretar la fuente histórica inconsciente en el pasado del paciente. El desencadenador de la trasferencia puede ser una ayuda valiosa, pero sólo es un medio, no un fin en sí. Hay muchas situaciones

302

LA TRASFERENCIA

clínicas en que la búsqueda del desencadenador de la trasferencia es innecesaria, improcedente o un método menos fructífero.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

303

bien clara de mí y de describir qué me ve de repulsivo." El paciente empieza a hablar poco a poco: "Veo su boca, sus labios, gruesos y húmedos. En las comisuras tiene usted algo de saliva. No querría decírselo, doctor Greenson, pero no estoy seguro de que eso sea cierto." Digo sencillamente que por favor

Veamos unos cuantos ejemplos clínicos de algunos de los puntos mencionados.

prosiga. "Tiene usted la boca abierta, e imagino que huele. Puedo ver cómo

Una paciente empieza su sesión acostada en silencio, sosegadamente, con los

humedece su lengua los labios. Últimamente, cuando he tratado de hablar de

ojos cerrados y, al parecer, en paz y satisfecha. Al cabo de unos minutos de silencio digo: "¿Si?" Sonríe suavemente, suspira y sigue callada. Transcurren

cosas sexuales con usted, eso es lo que veo, y me detiene y me hiela. Ahora

ahora muchos minutos y me impresiona el cuadro, sereno y feliz, que parece

[pausa]."

presentar. De ordinario es muy verbal y productiva, y cuando calla está tensa

temo su reacción [pausa]. Temo ver en usted un viejo lascivo, libidinoso Digo: "Y ahora usted se deja arrastrar sin resistencia por esa idea de que

e inquieta. Empiezo a dejar vagar mis pensamientos por las últimas sesiones

yo soy un viejo lascivo, libidinoso, de labios gruesos y húmedos." El paciente

y me pregunto si podría descubrir alguna explicación a esta reacción insólita.

sigue hablando un rato y de repente recuerda algo de cuando empezó su ado-

En este día, su cita es ya avanzada la tarde debido a un cambio en mi horario. Por lo general viene en la mañana. Afuera es noche ya y en la sala de tratamiento están prendidas las luces.

lescencia, cuando recorría las calles excitado en busca de una prostituta, pero al

mismo tiempo asustado y torpe. En una callejuela oscura alguien se le acer-

có, visiblemente pensando en cosas sexuales. Entendió que aquella persona quería

La paciente sigue callada y cada vez me sorprende más el aura de placer

acariciarle el pene y después chupárselo. El muchacho era incapaz de manejar

que parece desprenderse calladamente de ella. Al cabo de unos veinte minutos

la situación. Desgarrado entre la emoción y el miedo, se mantuvo pasivo y dejó

le digo: "Esta sesión parece diferente. ¿Qué la hace gozar tan calladamente

que se efectuara en

y sólo para usted?" Responde con una voz suave y ensoñada: "Estoy acostada aquí, absorbiendo el apacible ambiente de esta consulta. Es un oasis de paz.

él la actividad sexual. Al principio no estaba seguro de si

era un hombre o una mujer; había sido todo tan rápido, y la callejuela estaba tan oscura... Lo inundaban diferentes emociones. Pero recuerda la boca de aque-

Respiro la fragancia de su cigarro puro, me lo imagino sentado en su sillón,

lla persona, los labios gruesos, húmedos y entreabiertos. Cuanto más habla de

fumando, cómodo y pensativo. Su voz suena a café y buen aroma de tabaco,

aquello más evidente le parece que aquella persona era un hombre, un prosti-

cálido y confortante. Me siento protegida, segura, cuidada. Me parece que es

tuido homosexual. (Un año antes, el paciente había comunicado este recuerdo

pasada la medianoche y que todos en la casa están dormidos menos mi padre

como algo vago, sin detalles.)

y yo. Él trabaja en su estudio y yo aspiro el olor de su puro y le oigo hacerse café. Solía desear meterme cautelosamente en la pieza y apelotonarme junto a él. Lo intentaba siempre, y prometía estarme más callada que un muerto, pero, invariablemente, él me llevaba otra vez a la cama." La paciente misma reconoció que eran la hora avanzada, las luces en el despacho, el aroma de mi puro, mi silencio y mi voz los que habían suscitado un recuerdo de su infancia; el ardiente deseo de estar sola con su padre amoroso

y protector. Se abandona en el diván al placer de que estuvo privada en la in-

Estaba claro que e! paciente volvía a vivir en su relación de trasferencia conmigo la experiencia homosexual de su adolescencia. Lo que estimuló el retorno de aquel sucedido fue su impresión y que yo tenía los labios gruesos y húmedos. Lo ayudé a trabajar con este material haciéndole ver con mi estilo que yo era capaz de hablar de mí como de un viejo repulsivo, lascivo y libidinoso, de labios húmedos y gruesos. La timidez por mi parte hubiera aumentado su angustia; y el resentimiento o el silencio míos hubieran sido para él un reproche.

fancia, pero con el que fantaseara. Mi paciente, el señor Z, 15 entra en una fase del análisis en que le resulta difícil hablarme de sus fantasías sexuales. Ya lleva varios años en análisis, y hemos traslaborado muchos y muy variados aspectos de sus resistencias de trasferencia. Pero esta resistencia concreta parece especial en algo. Hay muchas sesiones

de

charla superficial, ausencia de sueños y mucho silencio. Lo único descollante es que parece que últimamente me está viendo de otro modo. Le apremio para que aclare en qué soy diferente. No sabe; no puede describirlo; pero acaba por soltar, vacilando, que le parezco repulsivo. Entonces le digo clara y francamente. "Está bien, le parezco repulsivo. Trate ahora de hacerse una imagen mental 13

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1, 3.5.3.1, 3.7.1.1, 3.9.2.2 y 3.9.4.2.1.

El analista trata este material del mismo modo que cualquier otro. Cuando una paciente me dice que le parezco sexualmente atractivo, le pregunto qué le parece en mí sexualmente atractivo. Si una paciente declara sentir que me ama, le pregunto qué halla de amable en mí. Si un paciente dice que le doy asco, pregunto qué tengo de asqueante. Cuido de no ser demasiado callado ni demasiado activo, porque todo cambio de técnica en mí indicaría que de algún modo el caso me afecta. Soy tan paciente y persistente en la extracción de detalles íntimos relacionados con las reacciones del paciente para conmigo como con las relacionadas con cualquier otra persona. Trato de manejar sus reacciones de trasferencia amorosas y sexuales del mismo modo que el odio

304

LA TRASFERENCIA

y el disgusto. Esta tarea no es siempre fácil, ni pretendo ser siempre venturoso en ella. El material clínico arriba descrito indica que las cualidades y los rasgos personales del analista, así como ciertas peculiaridades de su consultorio, pueden ser los estímulos desencadenantes para las reacciones de trasferencia. Debo añadir que los pacientes pueden responder de modo semejante al tono de voz y al matiz emocional que perciben en las expresiones del analista. He tenido pacientes que reaccionaron con una fuerte reacción enojada y depresiva cuando les pareció por mi modo de hablar que los estaba rebajando. Hay pacientes a quienes parezco represor, sarcástico, seductor, sádico, crudo, impertinente, etc. En cada caso es necesario separar y aclarar qué rasgo o actividad míos han desencadenado la reacción. Si hay algo de cierto en las acusaciones del paciente, tengo que reconocerlo; pero en todo caso debe analizarse, es decir, aclararse e interpretarse, la reacción del paciente. En cierto sentido, todas las reacciones de trasferencia son desencadenadas por algún aspecto de la situación analítica. Ésta se dispone de modo que facilite las percepciones erróneas regresivas y resucite las reacciones olvidadas del paciente a objetos del pasado. Hay veces en que no es necesario ni útil separar y aclarar lo que provocó la reacción de trasferencia. Basta con analizar el fenómeno de trasferencia de que se trate. En otras ocasiones, el descubrimiento y análisis de las características desencadenantes del analista o la situación analítica puede resultar considerablemente valioso. He puesto de relieve la importancia de este modo de enfoque porque en mi labor orientadora he descubierto que muchos analistas tienden a desdeñar este procedimiento técnico.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

305

las interconexiones de una reacción de trasferencia dada. Esto no se realiza de un solo paso, sino que es un largo proceso. Mediante la demostración o señalamiento y la aclaración tratamos de hacer que el Yo del paciente observe una situación psicológica preconsciente y de fácil acceso. Se pide al paciente que divida su Yo para que una parte pueda observar lo que la otra siente. En la interpretación pedimos al paciente que vaya más allá de lo fácilmente observable y asigne significación y causalidad a un fenómeno psicológico (E. Bibring, 1954). La demostración y la aclaración preparan al paciente para nuestra interpretación. Las interpretaciones, para que sean eficaces, no deben ir más allá de los límites de comprensión, de entendimiento emocional del paciente. Una interpretación es una hipótesis que requiere de las reacciones del paciente para su verificación (Waelder, 1960, pp. 3-27). Las aclaraciones conducen a interpretaciones, y éstas a su vez a nuevas clarificaciones. Con frecuencia, cuando el analista trata de hacer que aclare un fenómeno dado el paciente, éste tropezará con su interpretación, el significado inconsciente. De modo análogo, la exactitud de una interpretación habrá de verificarse a menudo con nuevo material complementario del paciente. Veamos un ejemplo sencillo. Una paciente en su tercer año de análisis presenta una resistencia a acudir a la sesión analítica, porque le parece ver en mí algo fatídico que la espanta. La persuado de que trate de aclarar ese algo fatídico que percibe en mí. Vacilando, empieza a trazar el retrato de un hombre, yo, aparentemente amable pero en el fondo hostil a las mujeres. Y prosigue diciendo que es un hombre en apariencia varonil y activo pero en realidad femenil y pasivo. Es tan pasivo que dejaría que sus pacientes se desangraran hasta morir sin alzar un dedo. En el

3.9.4.3

Interpretación de la trasferencia

momento de decir "hasta morir", jadea: "¡Oh, Dios mío! Ya sé lo que es... es mi padre. Estoy confundiendo a usted con mi padre." Refiérese la paciente

Llegamos ahora al procedimiento técnico que distingue el método psicoanalítico de todas las demás formas de psicoterapia. La interpretación es el instrumento último y decisivo de la técnica psicoanalítica. Todos los demás procedimientos técnicos utilizados en psicoanálisis son la labor preparatoria que hace posible la interpretación. Es más: cualquier otro artificio técnico tiene que llegar a ser sujeto de análisis, y sus efectos sobre el paciente han de ser interpretados. Dentro del marco del psicoanálisis, interpretar significa hacer consciente un fenómeno psíquico inconsciente. El objetivo último de toda interpretación es facilitar al paciente la comprensión del significado de un fenómeno psíquico dado. Interpretamos la trasferencia descubriendo la historia inconsciente, los antecedentes, los orígenes, los fines y

a un episodio de su infancia, cuando tenía cuatro años, en que descubrió que sangraba de la vagina y corrió hacia su padre espantada. Él trató de consolarla diciendo: "No es nada, ya se te pasará, olvídalo." Por muchas y complicadas razones esto fue sumamente inquietante para ella. Este incidente había aparecido muchas veces durante su análisis, pero nunca con el carácter especial de intención siniestra por parte de su padre. Sólo cuan. do empezó a aclarar lo que sentía respecto de mí notó esa sensación fatídica que la condujo a la hemorragia, y ésta a su interpretación espontánea de que provenía de su padre. Después, la paciente procedió a ahondar en su convencimiento de la condición sádica oculta de su padre, que parecía amable y pasivo.

c

Si la demostración y la aclaración de la reacción de trasferencia no onducen directamente a la interpretación, es necesario que el analista

LA TRASFERENCIA

306

dé ciertos pasos técnicos. De un modo general, estos pasos se dirigen hacia el descubrimiento de la historia de esa reacción de trasferencia. El mejor modo de facilitar la exploración de la historia de una reacción trasferencial es estudiar algunos de los componentes que van hacia la formación de esa relación especial de objeto. Solemos elegir para la exploración aquel aspecto de la trasferencia que parece más accesible al Yo consciente y razonable del pacienW. Por eso solemos empezar por las resistencias, si las hay en grado importante alguno. (Véase sección 2.7.1 sobre el análisis de la resistencia antes del contenido.) Si no hallamos funcionando resistencias importantes podemos pasar a explorar cualquier aspecto de la trasferencia que -parezca el más apremiante para el paciente. Si bien son factibles muchos tipos de enfoque, hay tres procedimientos que son los más valiosos cuando se trata de descubrir la historia de una reacción de trasferencia: (1) buscar los afectos e impulsos que en ella entran; (2) rastrear los antecedentes de las figuras de trasferencia, y (3) explorar las fantasías de trasferencia. Estos tres procedimientos suelen fundirse y mezclarse uno con otro. Para mayor claridad los describiré por separado.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

307

madre solía hacerlo. Era terriblemente burlona y le encantaba reírse de mis defectos." Prosigue y no acaba. Antes de terminar la hora hago la interpretación: "Entonces rehuye usted ciertos pensamientos que se le ocurren aquí conmigo porque teme que yo lo atormente como solía su madre." Después de una pausa, replica: "Sí, creo que así es, aunque ahora me parece una tontería." Un año después, este mismo paciente tuvo una sesión que puede resumirse así: llega al consultorio con unos minutos de retraso y se pregunta si eso tendrá alguna significación. Acostado en el diván, suspira y dice que el análisis se le hace pesado últimamente. Acudió a la visita porque le tocaba, pero sin sentir ni esperar ningún placer. Cuando estuve de vacaciones él lo pasó muy bien; según parece, tuvo una vida sexual mucho más libre con su esposa. Desde que volví tiene otra vez comezón anal, así como la apremiante necesidad de masturbarse. Se preocupa por la salud de su padre, quien le ha escrito que tiene hemorroides. Siempre tuvo su padre problemas con el recto. Siempre le gustó tomar al niño la temperatura rectalmente. Últimamente, tuvo la tentación de introducir el dedo en el recto de su esposa durante el jugueteo amoroso. No lo hizo porque no quería tenérmelo que contar, aunque le parecía que a mí me gustaría oírlo. Tal vez el material de este tipo me excita, o tal vez sea eso una proyección suya. Interpreto para el paciente que le parece que tal vez a mí me interesarían sus actividades anales como a su padre. Replica que ha solido pensar en mí cuando hacía algo que le procuraba un placer anal. Sospecha incluso que se siente reacio a acudir a la cita porque desde que volví le parece

3.9.4.3.1 Estudio de los afectos, impulsos y actitudes. El mejor camino que se puede seguir en general cuando se trata de descubrir la causa inconsciente de una reacción de trasferencia es explorar los afectos e impulsos que en ella intervienen. La pregunta que hacemos a nuestros pacientes puede plantearse así: "¿Dónde tuvo usted este sentimiento o impulso anteriormente?" Una pregunta semejante sería: "¿Qué se le ocurre si deja vagar sus pensamientos en relación con estos sentimientos o impulsos?" A veces no tenemos que preguntar explícitamente al paciente de este modo y basta planteárselo con el silencio; las asociaciones espontáneas del paciente nos dan entonces la respuesta. Al empezar el análisis suele ser necesario hacer las preguntas. Después parece como si el paciente se las hiciera solo, calladamente.

Querría ilustrar estos puntos con unos cuantos ejemplos sencillos. A poco de empezado su análisis, el profesor X" reconoce que está saltándose ciertas asociaciones porque teme que lo critique yo. De hecho, hasta es capaz de imaginar que me burlada de él, y no puede soportar esa idea. No le gusta que lo humillen. Después de que ha quedado callado un rato le pregunto: "¿Dónde

tener más pensamientos e impulsos de hacerse cosas en el ano y tiene la impresión de que en él se agita algo homosexual.

Debe observarse que en el primer ejemplo tuve que explorar el afecto haciendo al paciente una pregunta directa. En el segundo, el paciente asoció espontáneamente la vuelta de su comezón anal y la vuelta de su analista con los intereses anales de su padre. Era como si él mismo calladamente se hubiera planteado las preguntas que yo le había hecho la otra vez. El descubrimiento de la actitud trasferencial puede buscarse de un modo análogo al que he descrito para los afectos e impulsos. Podríamos así tratar de desentrañar la historia oculta de cuándo y cómo surgieron en la vida del paciente actitudes como la pasividad, la docilidad, el desprecio, etc. Es más dificil descubrir material acerca de las actitudes, en general, porque con demasiada frecuencia ellas también son egosintónicas. Suele ser necesario volver la actitud ajena al Yo antes de que podamos esperar que el paciente esté en condiciones de producir información significante en sus asociaciones.

le sucedió eso anteriormente?" El paciente responde: "Cuando era niño, mi 14

Véanse secciones 2.6.4, 2.6.5.2 y 3.4.1.2.

3.9.4.3.2 Búsqueda de los antecedentes de la figura trasferencial. Una fuente igualmente importante de información acerca de la formación de una

308

LA TRASFERENCIA

reacción de trasferencia dada puede hallarse determinando las diferentes personas que provocaron una reacción particular de trasferencia. Es decir, tratamos de responder a la pregunta de ¿con quién sintió usted así anteriormente? Es sencillamente un cambio de modo, otra manera de preguntar ¿cuándo sintió usted eso anteriormente? Es frecuente que estas dos cuestiones conduzcan la una a la otra, y no son separables. Pero cada cuestión puede llevar por distintos derroteros según la ocasión. Si conseguimos interpretar una reacción de trasferencia, acabarnos por esperar que podremos determinar a qué objetos pasados y en qué circunstancias fue apropiada esa reacción. La reacción de trasferencia del paciente no es apropiada para el analista pero sí para alguien del pasado. No siempre esperamos llegar de inmediato a los objetos originales, pero sí hallar algún objeto intermedio que acabará por llevarnos al origen. No hay orden cronológico establecido para la aparición de los antecesores de la figura de trasferencia. En este punto, mis apreciaciones coinciden con las de Fenichel (1941, p. 48), quien habló de "dislocación". Están en desacuerdo con W. Reich (1928, 1929), quien subrayó el orden cronológico inverso. El paciente puede pasar del pasado reciente al remoto varias veces en una sesión. O bien las emociones del paciente pueden estar fijas en algún objeto intermedio durante un largo período de tiempo antes de poder pasar a otro objeto. Una reacción de trasferencia dada suele tener antecedentes múltiples, y todas han de ser analizadas para descubrir la cabal intensidad y complejidad de la reacción trasferencia'. Uno de los problemas técnicos en el análisis de las reacciones de trasferencia es el de determinar cuándo ha cambiado su fuente. A veces, sólo cambios muy tenues en algún detalle de la reacción de trasferencia indican un cambio en el objeto productor de trasferencia. Así, en el caso del profesor X" —que se saltaba ciertas asociaciones por miedo de que yo lo humillara— mi interpretación descubrió primero que estaba reaccionando ante mí como

ante su burlona madre, y por parte de ésta la burla

consistía sobre todo en palabras y risas. Después su miedo de que se burlaran de él señalándolo despreciativamente con el dedo pudo relacionarlo él con sus hermanas mayores. En otra ocasión, su temor de ser humillado contenía un

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

309

una galería de humillaciones que fueron los antecesores y creadores de su analista humillador. Cada uno de los antecesores añadía, subrayaba o modificaba algún aspecto de sus fantasías de humillación. No sólo descubrimos los objetos que lo hacían sentir humillado sino que también averiguamos los derivativos y heraldos de cada objeto. La madre que se burlaba de él cuando tenía tres años por hacerse en la cama era una de estas figuras, la que ridiculizaba su pene minúsculo cuando tenía cinco era otra, la que se reía de su escaso pelo púbico cuando tuvo catorce, otra. Una hermana mayor continuó cuando su madre lo dejó en paz y se burló de él por su insuficiente desarrollo sexual hasta los diecisiete años. Por otra parte, su padre lo avergonzaba por ser demasiado curioso en materias sexuales, a los cinco años, y después, ya de adolescente. La pregunta "¿con quién sintió eso anteriormente?" es una de las que se hacen con mayor frecuencia en el análisis de las reacciones de trasferencia. Puede hacerse explícita o implícitamente (en silencio), pero uno no puede dejar de plantear esta cuestión mientras esté produciéndose cualquier reacción de trasferencia de cierta importancia. Esto no es sorprendente porque todos los fenómenos de trasferencia se derivan de experiencias habidas con las personas clave de los primeros años, así como con sus equivalentes y derivados. 3.9.4.3.3 Exploración de las fantasías de trasferencia. Si examinamos los diferentes ejemplos citados para ilustrar cómo podemos enfocar la interpretación de los fenómenos de trasferencia vemos que estamos explorando las fantasías del paciente en relación con el analista. Esta exploración no siempre es explícita; suele ser implícita. Uno pregunta al paciente por ejemplo por qué se salta ciertas asociaciones y él responde que tiene miedo de que yo, el analista, lo humille. En realidad, está diciendo que tiene un sentimiento de vergüenza originado por una fantasía de ser humillado por mí. El paciente relaciona espontáneamente esta fantasía con el que su madre se burlara de él por hacerse en la cama, y así me revela su contenido sin que yo se lo pida claramente. Pero a veces es necesario hacer que el paciente enfoque directamente sus fantasías, en particular cuando los afectos, impulsos u objetos de trasferencia parecen vagos, inaccesibles o improductivos.

elemento de temor físico. Este cambio indicaba la transición hacia el miedo a su padre, que lo humillaba. En otras ocasiones tuvo reacciones de vergüenza

Por ejemplo: el joven señor Z," con tres años en análisis, no puede o no quiere

para conmigo que provenían de sus maestros, sus tíos y tías y sus compañeros

utilizar el

de escuela.

hace patente que teme, consciente e inconscientemente, identificarse conmigo.

En resumen, el análisis de su temor de ser humillado por mí nos llevó a toda 15

Véanse secciones 2.6.4, 2.6.5.2, 3.4.1.2 y 3.9.4.3.1.

insight que ha logrado de sus angustias en las situaciones sociales. Se

Acepta esta interpretación, pero no cambia. Entonces le pido que trate de ima16

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1, 3.5.3.1, 3.9.2.2, 3.9.4.2.1 y 3.9.4.2.2.

310

LA TRASFERENCIA

ginar "que se vuelve como yo" y que me describa la fantasía que estimula en él esta idea. Responde: "No deseo hacerme como usted, tener una mente psicoanalizante como la suya, introspectiva; no quiero nada de usted dentro de mí. Sería como si me tragara una parte de usted, como si le chupara algo, como si respirara sus palabras o tuviera una parte de su cuerpo o su mente dentro de mí. Eso tiene algo de sexual, como tomar su pene en mi boca o tragarme su esperma. No lo haré; sencillamente no cederé." Todo esto dicho con los tobillos firmemente cruzados, los brazos apretados contra los costados, los puños cerrados y las palabras como escupidas entre los dientes. Describiendo esta fantasía, el paciente me reveló su angustia homosexual detrás de su negativa a identificarse conmigo. Ahora pude seguir laborando con él acerca del cómo y el porqué la homosexualidad se había entrelazado con la identificación. La apertura que condujo a este insight procedía de la descripción hecha por el paciente de sus fantasías en relación conmigo.

Con mucha frecuencia, cuando tenemos que laborar por cierto período de tiempo en el análisis de una resistencia determinada podemos abordar la resistencia en cuestión preguntando: "¿Cómo lo espanto hoy a usted?", que en realidad significa cuáles son las fantasías que tiene hoy acerca de mí. He descrito tres métodos importantes de explorar la historia de las reacciones de trasferencia de un paciente: investigar los afectos, impulsos y actitudes; buscar los antecedentes de las figuras de trasferencia; y explorar las fantasías de trasferencia. Hay otros muchos caminos para descubrir la historia de las reacciones de trasferencia, pero tengo la experiencia de que estos tres métodos resultan los más fructíferos. Los ejemplos clínicos que he empleado al analizar los fenómenos de trasferencia pueden dar la falsa impresión de que toda intervención logra que el paciente o el analista descubran afectos, impulsos, actitudes, objetos o fantasías concretos. Muchas veces sólo puede decírsele al paciente que uno tiene la impresión de que lucha con ciertos sentimientos respecto del analista. Puede aceptarlo o negarlo, y las producciones asociativas acaso no lleven de inmediato a ningún material inconsciente bien delimitado. Tal vez hagan falta varias sesiones para que resulte interpretable cierto aspecto concreto de la trasferencia. 3.9.4.4 Traslaboración de las interpretaciones de la trasferencia La experiencia clínica nos enseña que ninguna interpretación de la trasferencia, aunque sea perfectamente atinada, es eficaz durante un largo período de tiempo si es única. Hay que repetirla muchas veces para que llegue a ser eficaz. Además, ninguna interpretación por sí sola puede

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

311

explicar plenamente una reacción de trasferencia del paciente. En el mejor de los casos, una sola interpretación de la trasferencia es sólo una explicación parcial. Para lograr la comprensión plena y un cambio duradero en el comportamiento del paciente se requiere la traslaboración de las interpretaciones. Aunque en el tomo II veremos ampliamente el tema de la traslaboración, quiero describir aquí brevemente la traslaboración de las interpretaciones de la trasferencia. El estudiante podrá consultar los textos clásicos al respecto (Freud, 1914c, 1916-7, 1917b, 1926a, 1937a; Fenichel, 1941; Lewin, 1950; Greenacre, 1956, y la lista adicional de lecturas). 3.9.4.4.1 Consideraciones de índole teórica. El proceso de la traslaboración se refiere básicamente a la repetición y elaboración de insights obtenidos por la interpretación. Es particularmente necesaria la repetición cuando se intenta analizar y vencer las resistencias de trasferencia. Débese esto a la renuencia del Yo a abandonar las defensas antiguas y osar enfoques nuevos; el Yo necesita tiempo para dominar las angustias antiguas y confiar en sus nuevas capacidades de adaptación. Es una experiencia clínica común el obtener poco o ningún cambio la primera vez que se interpreta el significado de una resistencia de trasferencia. Posteriormente, la interpretación idéntica puede producir un fuerte cambio en el paciente, pero después vuelve al antiguo comportamiento de resistencia cuando algún "imponderable" de la vida cotidiana modifica el equilibrio de poder en relación con el Ello o el Superyó. Las resistencias son tenaces y el Yo requiere tiempo para absorber experiencias nuevas con el fin de cambiar. Para entender más a fondo el significado de la reacción de trasferencia es necesario descubrir y rastrear sus muchas trasformaciones y ramificaciones. La sobredeterminación y las funciones múltiples de los fenómenos de trasferencia se encargan de esto. Así, por ejemplo, tenemos que interpretar el significado del comportamiento del paciente en la situación de trasferencia en curso y después estudiar esta misma reacción en relación con la figura original de trasferencia y todas las intermedias. Tenemos además que descubrir cómo puede servir un comportamiento trasferencia] dado de salida instintual en una situación y de resistencia y defensa en otra. O tenemos que seguir cierto fenómeno de trasferencia por las diversas fases libidinales y determinar también cómo ha de entenderse desde el punto de vista del Yo, el Ello y el Superyó. Todo cuanto sigue al nuevo insight y conduce a un cambio de actitud o comportamiento puede considerarse proceso de traslaboración (Greenson, 1965b).

312

LA TRASFERENCIA

3.9.4.4.2 Material clínico. Querría ahora presentar algunos datos clínicos que ilustrarán la interpretación y la traslaboración parcial de una reacción de trasferencia. Este material es producto de tres semanas de terapia psicoanalítica. Un joven, el señor Z, 17 está en su tercer año de análisis. Hasta ahora sus reacciones de trasferencia podrían resumirse diciendo que yo soy primordialmente el padre puritano y amable que quiere al paciente pero critica sus impulsos sexuales y agresivos. El paciente se siente moral y sexualmente inferior. Él es pequeño e imperfecto y su sexualidad es sucia. Yo soy el padre grande, potente y limpio que otrora envidiara, admirara y esperara emular él. En las últimas horas ha aparecido una tenaz serie de resistencias. El señor Z ha olvidado sus sueños o tiene escasas asociaciones. El material de que habla es rancio, con pocas fantasías, sin recuerdos ni insights nuevos. Llega luego una sesión en que comunica el siguiente sueño: está en una casa grande y va de pieza en pieza. Le sigue un mesero que le ofrece constantemente comida, y él se la come. Finalmente conoce a la dueña de la casa, quien le dice cuán contenta estuvo de que pudiera ir, porque sabe que él tiene un negocio bueno y limpio y que es hombre solvente. Le pregunta si le gustan los muebles de la casa, pero él masculla, porque no quiere dar una opinión negativa. Las asociaciones del sueño son esencialmente las siguientes: no le gustan las fiestas grandes, porque se siente incómodo. Sus padres solían dar fiestas grandes, y él trataba de rehuirlas. Su padre era un alegre anfitrión y daba a la gente de comer y beber, y hasta se excedía, porque obligaba a la gente a comer, y esto molestaba al paciente. Así de pesado era el mesero del sueño: seguía al paciente, y éste no podía deshacerse de él. Cosa extraña, en el sueño no dejaba de comer, mientras en la vida real come muy poco en las fiestas. Últimamente ha tenido poco apetito, y él lo atribuye a sus dificultades con el análisis, porque parece que no adelanta nada. Aquí interpreto: "No se traga usted las interpretaciones que le he estado haciendo últimamente. Yo voy por todas partes tras de usted, pero usted no quiere aceptar lo que le ofrezco." El paciente está de acuerdo y dice que siente como que hay algo donde teme entrar. Parece estar atascado. Está descontento de sí mismo, porque cuando empezó el análisis conmigo pensó que le iría mejor que con el primer analista, que era frío y distante. Le pregunto acerca de los muebles del sueño. Dice que él se fija mucho en los muebles, y tiene gran sensibilidad al respecto. Le interesa mucho la decoración de un interior. Pausa larga. Teme que yo piense que eso es femenino. Ha oído decir que los decoradores de interiores suelen ser homosexuales. Pausa. Parloteo. Interpreto para él: "Parece usted temeroso de contarme sus sentimientos homosexuales; más bien sería usted evasivo. ¿Por qué no se arriesga?" 17

Véanse secciones 2.5.2, 2.5.4, 2.7.1, 3.7.1.1, 3.9.2.2, 3.9.4.2.1, 3.9.4.2.2 y

3.9.4.3.3.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

313

Las respuestas del paciente conducen ahora a su temor de mí porque soy cordial y no distante. Se sentiría más seguro si yo fuera frío y distante. En cierto modo soy como su padre: doy demasiado. No puede recordar haber manifestado sentimientos cálidos y afectuosos a su padre. Lo quería, pero siempre a cierta distancia. Después, en la adolescencia, el paciente parece haber considerado al padre tosco y vulgar. "Usted es cordial, pero no tosco ni vulgar," Interpreto: "Pero tal vez tema usted que si deja correr sus pensamientos y senti mientos en dirección de la homosexualidad yo resulte diferente. De cualquier modo, en el sueño yo soy también la dueña de la casa." El paciente responde que no intima con hombres por mucho que le gusten; nunca es muy íntimo ni camarada con ellos. Pero no sabe exactamente qué es lo que teme. En la sesión siguiente, el paciente dice que se despertó a las 4 de la mañana y no pudo dormir. Trató de masturbarse con su fantasía habitual de una mujerota que le acaricia el pene, pero no se excitó. Entonces le invadió el pensamiento de estar en la cama con un hombre y una mujer, y le pareció repugnante. La idea de estar en la cama con un hombre alto, gordo, de pelo entrecano y grueso vientre le daba asco. Le parecía que era yo quien le infundía ideas semejantes. Silencio. Digo: "Y usted no las traga." El paciente es resistente por el resto de la sesión. En las sesiones siguientes es muy resistente. Finalmente en una, tras de un largo silencio, dice que después de la última sesión tuvo una necesidad urgente de orinar y fue al wC del edificio donde está mi consulta. Tuvo mucha dificultad en empezar a orinar. Hace una pausa, y digo: "Tal vez temía usted que yo entrara." Al principio, mi observación pone furioso al paciente; pero se calma y reconoce que así fue, que tuvo ese pensamiento. Silencio. Después le pregunto: "¿Y qué pasaba en el baño con su padre cuando usted era un niñito?" El paciente procede entonces a describir cómo su padre se exhibía desnudo frente a él en el baño y realizaba todas las funciones excretorias sin ninguna inhibición. Pero no pudo recordar cómo se sentía él en aquella situación. Unas cuantas sesiones siguientes se ocupan en su relato de que ha vuelto a la actividad sexual con una amiga antigua, pero que no está satisfecho. Le señalo que creo que se metió en el amorío heterosexual para escapar a los sentimientos homosexuales que habían empezado a aparecer en el análisis. El paciente responde declarándose de acuerdo conmigo. Pero en unas cuantas sesiones siguientes es muy resistente, aunque de otro modo. Finalmente, reconoce que ahora yo le parezco un viejo tosco y repulsivo y tenemos la sesión descrita antes (sección 3.9.4.2.2), ejemplo de cómo el analista puede hacer de desencadenador. El descubrimiento del recuerdo homosexual en la adolescencia lo dejó deprimido, pero había superado algo de su resistencia de trasferencia y se había hecho más productivo. Llega después una sesión en que comunica un fragmento de dos sueños. 1) Viaja en moto. 2) Estaba en un edificio antiguo. Ve a un joven que trata de meter una llave en la cerradura de su cuarto. El paciente se siente molesto pero

314

LA TRASFERENCIA

dice: Permítame que le ayude. Sus asociaciones van a un hotel viejo de Jamaica donde fue sola su madre de largas vacaciones cuando él tenía cinco años.

Él lo visitó posteriormente, cuando estuvo en la armada. No le gusta el edificio donde tengo la consulta: es demasiado moderno. Últimamente estoy sentado detrás de él y al parecer no hago nada. ¿Espero que él haga todo el trabajo? Él nunca ha ido en motocicleta, pero ha oído decir que mi hijo sí. ¿Cómo será tener de padre a un psicoanalista? ¿Se pasearán los psicoanalistas desnudos delante de sus hijos? Reconstituyo para él que cuando tenía cinco años de edad su madre lo dejó con su padre mientras ella se iba de vacaciones. Tal vez en aquel tiempo el ver desnudo a su padre en el cuarto de bario excitara algún sentimiento sexual en él. El paciente reacciona diciendo que no podría recordar. Pero sí recuerda que lo fascinaba el ver los penes de los muchachitos en el campo de vacaciones. Recordó un incidente sucedido a los nueve o diez años, en que acarició el pene de un niño menor. Fue un acto súbito e impulsivo. Estaban los dos solos en la enfermería del campo, enfermos, y los demás habían salido a jugar. El otro chiquillo se sentía solo y lloraba y él subió a su cama para consolarlo y de repente sintió el deseo apremiante de acariciarle el pene. Se espantó de sí mismo y le horrorizó que el chiquillo pudiera hablar. Después recordó haber tenido i mpulsos semejantes cuando se desvestían para ir a nadar en la escuela, pero siempre con muchachos menores que él. Interpreto que me parece que hizo al chiquillo lo que hubiera

querido que su padre le hiciera a él.

El paciente está desagradablemente sorprendido. Replica: "¿Quiere usted decir que la imagen de mi padre como hombre grande y gordo, ventrudo y repugnante servía de pantalla?" Digo: "Así parece. Usted se sirvió de ese cuadro de él para ocultar otro anterior y más atractivo. Él se volvió tosco y vulgar para usted y usted se hizo distante respecto de él como protección." El paciente reflexiona un momento y dice: "Tal vez por eso nunca puedo ser muy amigo de los hombres cordiales e intensos aun cuando me gusten. Debo temer acercarme demasiado [pausa]. Es probablemente lo que sucedió en este análisis entre usted y yo."

Procedimientos técnicos: investigación y reconstitución. Creo que el material que antecede es un ejemplo típico de cómo interpreta uno y traslabora (parcialmente) las reacciones de trasferencia de un paciente. Repito: una interpretación efectiva y cabal no puede realizarse con una sola intervención, sino que requiere repetición y elaboración, o sea traslaboración. El material que he presentado cubre un período de tres semanas. Revisemos la sucesión de los hechos con la atención puesta en los procedimientos técnicos. Mi primera interpretación es que se niega a tragarse mis interpretaciones porque teme la complicación con sus sentimientos homosexuales. El paciente acepta en parte y reconoce que nunca se acerca demasiado a sus amigos masculinos, pero sostiene que no sabe exactamente 3.9.4.4.3

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DF. LA TRASFERENCIA

315

de qué tiene miedo. En la sesión siguiente comunica una fantasía de masturbación en que se introduce el cuadro de un hombre gordo, entrecano y ventrudo. Esto le da asco y le parece que soy yo quien "le infundía ideas semejantes". Se hace resistente durante varias sesiones y yo se lo hago ver, pero nada cambia ni evoluciona. Después el paciente aporta nuevo material al tener que orinar en el wc de mi edificio. Interpreto que su dificultad para la micción está relacionada con una fantasía de que yo estoy en el baño con él y lo atribuyo a sus experiencias infantiles con su padre. Esta vez también el paciente acepta la idea intelectualmente nada más, pero la confirma recordando muchas escenas en el baño con su padre. De todos modos, se resiste a recaptar ningún sentimiento ni impulso. Sigue resistente y recurre a una relación heterosexual para olvidar sus inquietudes homosexuales. Interpreto esta forma de resistencia durante varias sesiones hasta que aparece una nueva forma de resistencia de trasferencia. El paciente revive ahora conmigo la experiencia de estar con un viejo tosco y vulgar que tiene impulsos homosexuales para con él. Se atreve a sentir esto y lo describe en la sesión analítica; esto conduce al descubrimiento de una experiencia homosexual con un prostituido en la adolescencia. En la sesión siguiente consigue recordar sus sueños, que por la trasferencia conducen a asociaciones y recuerdos relacionados con la desnudez de padres e hijos. Hago ahora una reconstrucción y 1e digo que su comportamiento, sus sueños, asociaciones y recuerdos hacen plausible la siguiente construcción: cuando él tenía cinco años de edad y estaba lleno de sentimientos sexuales edípicos, su madre lo dejó solo con su padre y se fue de largas vacaciones. En aquel tiempo, su padre se mostró desnudo frente a él en el cuarto de baño, y eso debe haber sido sexualmente estimulante y atractivo para el paciente. Éste no puede recordar haber tenido estos sentimientos para con su padre, pero confirma mi reconstrucción recordando un derivado de este hecho: la fascinación que le producen los penes de los muchachitos en el campo de veraneo. Entonces recuerda haber tenido actividades y fantasías sexuales con los chiquillos, lo que interpreto como una actuación con los chicos de lo que hubiera querido que el padre hiciera con él. El paciente parece confirmar esta interpretación reconociendo espontáneamente que ha utilizado la figura del padre repulsivo para protegerse de sus sentimientos homosexuales. Entonces comprende que ha estado haciendo lo mismo conmigo en el análisis. En un período de tres semanas, el cuadro de trasferencia que de mí tiene ha cambiado radicalmente. Durante mucho tiempo yo fui el pa-

316

LA TRASFERENCIA,

dre puritano, y como a tal reaccionaba él; fachada que resultó ser una pantalla reactiva tras de la cual me revelaba yo tosco y vulgar. Este cuadro de mi tosquedad y vulgaridad resiste tenazmente al análisis, hasta que a su vez resulta otra pantalla defensiva que oculta la imagen espantosísima: yo, objeto homosexualmente atractivo. En el proceso de traslaboración puede utilizarse todo tipo de procedimiento técnico, pero son dos los más importantes: la búsqueda de la interpretación y la reconstrucción trasferenciales. Entiendo por búsqueda de la trasferencia el hecho clínico de que en todas las sesiones que siguen a una nueva interpretación de la trasferencia, el analista tiene que averiguar lo que ha pasado con la trasferencia después de la nueva interpretación. Una nueva interpretación de la trasferencia tiene que tener repercusiones y por ende representación en la sesión siguiente. La interpretación podrá ser acertada o errada, insuficiente o excesiva; en todo caso habrá algún derivativo de la interpretación a la sesión siguiente. La única excepción puede ocurrir cuando algún sucedido imprevisto e importante de la vida cotidiana se produce fuera del análisis y usurpa temporalmente la dominancia suprema de la situación analítica. De otro modo, una interpretación nueva o diferente de la trasferencia suscitará algún cambio en los recuerdos, sueños, asociaciones, fantasías o resistencias del paciente. El material clínico que acabamos de ver ilustra este punto. El analista tiene que estar atento a lo que sucede en la situación de trasferencia después de haber una nueva o diferente interpretación. Esto no significa necesariamente que continuará con su interpretación al paciente. Puede hacerlo si éste parece indicar que está laborando productivamente con esa interpretación. Puede buscar una variación de la trasferencia si el material del paciente parece señalar en esa dirección. O bien preguntar al paciente qué le pareció la última interpretación si no ve relaciones tangibles o derivadas en el material del paciente. O esperar callada y pacientemente que el paciente labore, con la nueva interpretación, a su manera y su ritmo. En todo caso, el analista ha de estar atento a todos los cambios y fenómenos, así como a la ausencia de cambios, que se produzcan después de cualquier otra interpretación nueva o renovada de la trasferencia. La reconstrucción es otro recurso técnico de particular importancia en la traslaboración del material de trasferencia (Freud, 19376; Kris, 1956a, 1956b). Hay una relación muy estrecha entre interpretación y reconstrucción, y a menudo es imposible separarlas. Las secciones dedicadas especialmente a la interpretación y la traslaboración (tomo u) profundizarán más ampliamente en esta cuestión. Aquí quiero solamente

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

317

subrayar la relación especial existente entre la reconstrucción y las reacciones de trasferencia. Los fenómenos de trasferencia son siempre repeticiones del pasado; el paciente repite con su analista lo que no puede y no quiere recordar. Su comportamiento trasferencial es por eso particularmente apropiado para las construcciones del pasado y es ciertamente esta propiedad de la trasferencia la que le da su singular importancia (Freud, 1914c, 1936b). En el proceso de traslaboración se elaboran, ahondan e interconectan las distintas interpretaciones para hacer más comprensible algún aspecto del comportamiento del paciente. Al tratar de dar significación a un fragmento de este comportamiento suele ser necesario reconstruir, partiendo de las reacciones de trasferencia del paciente, de sus sueños, asociaciones, etc., algún trozo olvidado de su vida pasada. La reconstrucción, labor preliminar, conducirá si es acertada, a nuevos recuerdos, nuevo comportamiento y cambios en la imagen de sí mismo. Con frecuencia es el punto de partida de los "procesos circulares", en que los recuerdos conducen a insights, y éstos a cambios, que a su vez conducen a nuevos recuerdos, etc. (Kris, 1956a, 1956b). Si volvemos al material clínico presentado en la traslaboración, vemos que hice dos reconstituciones. Reconstitución número uno: cuando el paciente tenía cinco años estaba lleno de sentimientos sexuales por su madre. Entonces ella lo dejó solo con su padre y se fue de vacaciones. A consecuencia de este rechazo, sus impulsos sexuales se dirigieron a su padre, quien se exhibía desnudo en el baño delante del chico. La reconstrucción parecía acertada porque movió al paciente a recordar impulsos homosexuales relacionados con los niños. Al fin recordó haber acariciado el pene de uno y haber tenido muchos impulsos y fantasías afines posteriormente. Entonces realicé la segunda reconstrucción: el paciente hizo con un niño lo que quería que su padre hiciera con él. Después se apartó de su padre viéndolo como tosco y vulgar, y posteriormente lo volvió puritano y distante. El paciente confirmó esta reconstitución comprendiendo que evitaba la intimidad con los amigos varones y que hacía otro tanto en su relación conmigo. Esto le convenció aún más de sus sentimientos de amor y afecto por mí, así como de que me necesitaba. Su enorme hostilidad primitiva contra su madre comenzó a aflorar en este punto en el análisis, que parecía confirmar la exactitud de las dos reconstrucciones. El fin de la interpretación es hacer consciente algún suceso psíquico inconsciente para poder entender mejor el significado de un comportamiento dado. Pero las interpretaciones suelen limitarse a un solo elemento, un solo aspecto o una sola constelación. Cuando traslaboramos

318

LA TRASFERENCIA

una interpretación dada de un solo elemento, cuando tratamos de rehacer la historia y las vicisitudes de ese elemento, tenemos que hacer más que interpretar. Tenemos que reconstruir el trozo de vida que estaba acaeciendo en el paciente y en torno suyo y que explicaría el destino de aquel elemento (Freud, 1937b). Incluso tenemos que tratar de reconstruir lo que sucedía en el padre y la madre, por ejemplo, si eso pudiera ayudarnos a explicar lo que ocurrió a ese elemento en el paciente en aquel tiempo. Las buenas reconstrucciones son una valiosa ayuda en la aceleración del avance de la traslaboración. Una reconstrucción acertada conduce a nuevos recuerdos o nuevo material en forma de sueños, asociaciones, formaciones de pantalla, nuevas formas de resistencia o cambios en la imagen de sí mismo (Reider, 1953b). Las reconstrucciones han de hacerse con tiento. No pueden ser demasiado rígidas ni quebradizas porque entonces no podrían colmar las lagunas desconocidas en la historia olvidada del paciente. Por otra parte, no pueden ser muy informes, porque entonces no constituirían un puente suficientemente fuerte que llevara al paciente por encima de los vacíos ignotos. Finalmente, el analista siempre tiene que estar dispuesto a enmendar, modificar o abandonar una parte de la reconstrucción según sean las respuestas clínicas del paciente. 3.9.4.5 Adiciones Antes de dejar la técnica de rutina en el análisis de las reacciones de trasferencia querría añadir algunos puntos menores que he hallado de valor clínico y técnico. Desde el momento en que el paciente conoce al analista, éste es una persona de importancia para aquél. En realidad, hay que modificar esto diciendo que en el momento en que el paciente decide ir con el analista, y antes del encuentro real, el analista es ya una persona de importancia en la vida del paciente. Por eso, toda hora analítica, y la hora analítica entera, tiene algo que ver con este punto. No quiero decir que toda hora y durante toda la hora hallemos material explícito concerniente al analista. Quiero decir que al analizar todo el material clínico, es posible que el analista escudriñe lo que el paciente siente respecto de él, aunque el contenido manifiesto no parezca relacionado con el analista literal ni simbólicamente. No quiero dar a entender que las interpretaciones así recogidas sean siempre utilizables por el paciente. Tal vez sean solamente indicios almacenados para su empleo futuro. A veces, este modo de ver puede aclarar una sesión por lo demás oscura.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

319

Por ejemplo, en una sesión una paciente divaga alegremente por temas muy diversos, va del pasado al presente y de éste al pasado, y nunca dura mucho con un solo asunto. No puedo hallar ningún denominador común ni ninguna carga sobresaliente de afecto en nada del material. Tomo entonces todo el contenido por alusivo a mí y veo las producciones de ella como una traviesa oscilación respecto a mí. Como siento que la paciente no es inaccesible para

mí,

se lo digo. Ríe y replica: "Durante toda la sesión tuve la sensación de estar flotando sobre una apacible escena soleada en el campo. Pero todo eso era el fondo; yo sólo le dije a usted lo que estaba en primer plano. Cuando llegué esta mañana, usted tenía un aspecto estival, y creo que eso fue lo que me puso en marcha. Cuando yo era una niñita, mi madre a veces me daba la sorpresa de preparar súbitamente un picnic en el parque para las dos solitas. ¡Qué felices ocasiones aquéllas, las dos solas en el cálido día de sol!"

Creo que éste es un buen ejemplo de cómo puede explorarse el contenido general de una sesión desde el punto de vista de ¿cuál es la relación de todo esto conmigo? Otro punto técnico es el concepto expuesto por Fenichel (1941) de la interpretación inversa de la trasferencia. Por lo general, cuando el paciente habla del analista tratamos de deducir de quién de su pasado está hablando en realidad. A veces habla de figuras del pasado como forma de resistencia a hablar del analista, como medio de establecer una distancia respecto de éste. Hay que interpretar primero esta última resistencia, y sólo entonces se puede pasar a averiguar el pasado de esa resistencia. Finalmente, la idea de Bornstein (1919) y Loewenstein (1951) de la "reconstrucción hacia arriba" es un útil punto técnico. Cuando las producciones o los sueños de un paciente parecen claras referencias a impulsos muy primitivos y tempranos y hay una duda razonable acerca de si el paciente podrá manejar este material, el analista reconstituye el material hacia arriba. Quiere decir que se sirve del material del paciente; no lo desdeña por completo porque eso podría ocasionar angustia, pero lo interpreta en una dirección menos primitiva. La señora K, que empezó su primera visita con un sueño en que el analista practicaba el cunnilingus en ella, es un ejemplo. Recordará el lector que yo interpreté esto como su modo de obligarme a demostrar que la aceptaba realmente (sección 3.8.1).

320

LA TRASFERENCIA

3.10 PROBLEMAS ESPECIALES EN EL ANÁLISIS DE LAS REACCIONES DE TRASFERENCIA

Hasta ahora he descrito los procedimientos técnicos que deben seguirse para analizar las variedades comunes de las reacciones de trasferencia. Pero a veces se presentan en el análisis de los pacientes situaciones de trasferencia de todas clases de diagnóstico, que tal vez requieran un tratamiento especial. Por ejemplo, una grave tormenta emocional puede hacer que el paciente se embarque en alguna peligrosa actuación de sus sentimientos de trasferencia. En tal situación, la ausencia temporal de un Yo razonable en el paciente tal vez pida una técnica distinta de análisis. Pero en general, ya van veinte años o más que parecen haber aumentado los problemas especiales de origen diverso. Ante todo, después de la segunda guerra mundial parece haber habido un cambio en el tipo de paciente que busca terapia psicoanalítica. En parte, esto puede deberse a la mayor popularidad del psicoanálisis. Por otra parte, ahora estamos intentando tratar psicoanalíticamente a pacientes que antes no hubieran sido considerados aptos para tal tipo de tratamiento (Stone, 1945b; A. Freud, 1945a). Esta mayor vastedad del alcance de la terapia psicoanalítica puede considerarse un intento experimental de aplicar terapéuticamente nuestro mayor conocimiento y experiencia de la psicología del Yo y la evolución en la primera infancia. Pero algunos de los problemas especiales que encontramos tal vez se deban a diferencias de técnica no reconocidas y a errores en el modo de calibrar al paciente. En relación con los problemas especiales del análisis de la trasferencia nos limitaremos aquí a los pacientes que desde el principio parecen convenir para el tratamiento por el psicoanálisis clásico. Antes de embarcarnos en un estudio detallado del problema de la analizabilidad me gustaría volver a algunas de las primeras y básicas ideas de Freud al respecto. Las utilizaré como guía general hasta que podamos elaborar ideas más completas, en el tomo u. Cuando Freud (1916-7) distinguía las neurosis de trasferencia de las narcisistas subrayaba el hecho clínico de que los pacientes que tenían una neurosis de trasferencia podían formar y mantener una serie cohesiva pero multiforme e influenciable de reacciones de trasferencia. Estos pacientes le parecían convenientes para la terapia psicoanalítica. Por otra parte, aquellos pacientes que padecían neurosis narcisistas sólo tenían reacciones de trasferencia fragmentarias y transitorias y eran por ello relativamente inaccesibles a la terapia psicoanalítica y poco apropiados para ella. Aunque se han modificado un poco estas ideas acerca

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

321

de la formación de trasferencia en los casos psicóticos y limítrofes [borderline] creo que es un hecho clínico todavía de aceptación general el de que los fenómenos de trasferencia en tales pacientes no pueden tratarse como es debido por medios predominantemente analíticos (Fenichel, 1945a, capítulo Glover, 1955, capítulos xm, xiv; Zetzel, 1956; Greenacre, 1959). Exduiré de esta presentación el tratamiento de los problemas que surgen en casos claramente psicóticos o límites, así como en los tratados por métodos neta y deliberadamente diferentes del psicoanalítico clásico. Estos problemas van más allá del alcance de este volumen (A. Stern, 1948; Knight, 1953b; Bychowski, 1953; Jacobson, 1954; Orr, 1954). 3.10.1

CRISIS EMOCIONALES GRAVES Y REACTUACIONES PELIGROSAS

Los sentimientos de trasferencia del paciente pueden alcanzar durante cierto tiempo una intensidad que impida al paciente el empleo de su facultad de separar el Yo razonable del Yo experiencia'. Esto suele suceder en la revivencia de la neurosis infantil. Luego nuestra misión terapéutica es contribuir al restablecimiento de un Yo razonable. Muchas veces, la mejor técnica es esperar, dar al paciente la oportunidad de descargar sus sentimientos lo más cabalmente posible. De este modo se le proporciona al Yo la ocasión de reasumir su dominio sobre la situación. A veces incluso será necesario o conveniente dejar que el paciente sobrepase los límites de la sesión. En otras ocasiones tal vez sea prudente señalar que se acerca el fin de la hora a fin de que el paciente pueda rehacerse y prepararse para dejar la sesión. Aunque puede haber el peligro de dar satisfacción a la trasferencia si se concede al paciente tiempo extra, aún puede ser mayor el peligro de dejarle que salga del consultorio sin dominarse, debatiéndose con la agonía de intensas emociones. Hay que recurrir al juicio clínico para determinar qué será lo mejor. Por lo general suelen manejarse así debidamente estas tempestades emocionales. Importa que la actitud y el tono del analista sean pacientes, compasivos y firmes, ni de crítica ni melosos. Suelo decir a mis pacientes hacia el fin de la sesión que siento tener que interrumpirlos pero el tiempo se acaba. Y añadir algo en el sentido de que espero que la próxima vez podamos seguir laborando con este problema. No hago ningún intento de interpretación mientras no parece presente ni accesible un Yo razonable. Sólo cuando sospecho que se puede provocar la aparición de un Yo razonable, y ponerlo a funcionar. Y

322

LA TRASFERENCIA

si estoy seguro del terreno que piso, haré algún intento de interpretación. Puede este intento tener lugar al ceder la intensidad de la emoción, pero también si el Yo razonable no está demasiado hondamente inmerso en las turbulentas emociones y si se precisa la interpretación. En tales condiciones la interpretación acertada puede también servir de llamado a la razón, de punto de reunión para la vuelta del Yo razonable. La clave de la interpretación correcta es comprender que la fuerte tormenta emocional es una reactuación de una situación pasada, un duplicado exacto o una deformación a medida del deseo. Ilustremos: En el curso de una sesión y a mi petición de que me diga más acerca de una experiencia sexual reciente una paciente responde asustándose. Al principio puede comunicar sus sentimientos de temor; le parece como si le estuviera pidiendo que se desvista. Después la situación la arrastra y se espanta. Ya no dice su pánico, sino lo siente, como si estuviera sucediendo en el consultorio. Empieza a gritarme con frenesí: "¡No, no lo haré, no lo haré, no lo haré! Déjeme en paz o gritaré. Váyase, váyase. Ayúdame, Dios mío. Ayúdame. Basta, basta, basta. Por favor, basta. ¡Socorro!..." Y así sigue durante muchos minutos. Como no parece reducirse la intensidad y se acerca el final de la sesión, digo sencillamente: "Señora Smith [pausa], señora Smith, fue el jardinero quien la espantó, señora Smith, el jardinero, y ahora está usted conmigo, con el doctor Greenson." Cuando llamo a la paciente señora Smith no parece oírme, por eso lo repito varias veces. Cuando digo "el jardinero" parece volver a enfocarse; me ha oído, parece tratar de comprender, de orientarse. Para cuando digo que ahora está allí conmigo puede sonreír un poco, como si entendiera de qué se trata. Tarda unos minutos en rehacerse y recobrar su compostura. Ahora puede dejar la sesión dominando sus emociones 'y rumiar la vuelta de la traumática experiencia infantil. Tuve éxito al señalar el significado de la experiencia de trasferencia porque pude sentir que su Yo laborante era accesible y sabía por el material anterior que su experiencia procedía de una seducción en su infancia, por el jardinero. Sabía que podía llegar hasta ella con las palabras "el jardinero" y hacerla volver a la realidad recordándole dónde y con quién estaba. Un paciente llevaba muchos años luchando con su temor de expresarme directamente su enojo y su rabia. Hacia el final de una sesión empieza a describirme lo que me diría si estuviera borracho. Se hace más y más insultante verbalmente, empieza a golpear la pared con el puño, el diván con los pies, y al final se pone de pie de un salto. Llega a mi silla y se para frente a mí agitando el índice y diciendo: "¿Quién demonios se cree usted?" No digo nada, pero cuando él estaba a punto de salir de estampía le pregunto "¿Qué tal se siente decirle

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

323

finalmente a papá que decididamente no es tan grande?" Se da media vuelta y me mira. Lentamente, sus airados rasgos se relajan; sacude la cabeza; camina lentamente de vuelta al diván y se sienta. Después, lentamente, dice: "Bueno, por fin lo hice, por fin, por fin, por fin, al cabo de tantos años; se lo dije todo a usted y a mi viejo, y a mi hermano mayor, y a todos ustedes. Por fin me siento hombre grande y no un chiquillo disfrazado de hombre." Las lágrimas corrían por sus mejillas.

Paralelamente a las tormentas emocionales y a menudo en calidad de componente o consecuencia de ellas, los pacientes volverán a vivir ciertas situaciones del pasado no sólo en palabras y sentimientos sino también en acciones. Me refiero a acciones que pueden ser peligrosas si no se les pone coto. Este comportamiento puede ser una simple revivencia, una actuación ligeramente desfigurada y aceptable para el Yo o un acto sintomático gravemente desfigurado y ajeno al Yo. El primer ejemplo arriba citado de la mujer y el jardinero es una ilustración de la revivencia simple trasferencial. El caso del señor colérico es un ejemplo de combinación de acción sintomática y actuación. El problema técnico es el mismo en uno u otro caso: tenemos que ayudar al paciente a establecer un Yo razonable, o una alianza de trabajo, antes de que deje la sesión, si es humanamente posible. El procedimiento es semejante a lo que he descrito para las tormentas emocionales: esperar a que la actividad se consuma sola, se aquiete. Si entendemos el sentido del comportamiento y puede movilizarse un Yo razonable, hacemos la interpretación más precisa y condensada que nos sea posible. Si ambos métodos fallan o no son aplicables, tenemos que interrumpir el comportamiento poniendo al paciente frente a la realidad y haciéndole ver los peligros que entraña ese comportamiento. Por ejemplo, en el caso del señor encolerizado, ¿qué hubiera pasado si no lo detengo preguntándole qué sentía al poder decir finalmente a su papá que no era tanto como parecía? Le hubiera dicho algo así: "Espere un momento, señor Jones, por favor. Puede usted irse a la hora que quiera, pero me parece que no es ahora un buen momento. Está usted demasiado enojado y trastornado y deberíamos trabajar un poco con ello. No es bueno que se vaya usted en ese estado." En circunstancias semejantes he dicho cosas como "siento que esté usted en esas condiciones y quisiera ayudarle, pero me parece que no entiendo lo que sucede. Trabajemos un poco antes de irse." En una ocasión una paciente, psicótica limítrofe, se alzó del diván y me abrazó diciendo: "Dejémonos de perder el tiempo y amémonos." Yo le detuve firmemente los brazos, la miré a los ojos y dije: "Señora

324 .

LA TRASFERENCIA

Jones, quiero ayudarla y puedo hacerlo laborando. Laboremos, pues, y dejémonos de perder el tiempo." Todas estas situaciones son potencialmente peligrosas para el paciente y deben manejarse como sea dentro de la sesión. El método menos satisfactorio es el empleo de cualquier tipo de fuerza para impedir que el paciente obre de determinada manera. Pero a veces es el único modo posible de impedir que suceda algo peor. El último recurso es entonces el tono firme, aunque compasivo, la súplica de que nos pongamos a trabajar, al mismo tiempo que se sujetan los brazos del paciente. En una palabra, obramos como un padre o madre fuerte y solícito con un hijo que ha perdido los estribos. Problemas afines de la actuación se verán en el tomo II. 3.10.2

LA HORA DEL LUNES

En realidad, este encabezado debería ser "La hora del viernes y la del lunes", o mejor aún, "Reacciones del paciente a la separación del fin de semana". Para abreviar, y también porque Freud habló de "la costra del lunes" ya en 1913, he condensado el título y dejado "la hora del lunes". Sabemos que nuestros pacientes reaccionarán emocionalmente a todas las separaciones del analista. Algunos lo hacen como si el fin de semana fuera una fiesta, un carnaval, y otros como si fuera un abandono, una defección. Ferenczi (1919c) describió las "neurosis del domingo", que se presentan al perder sus pacientes las distracciones y el olvido que les procura el trabajo cotidiano. En Tótem y tabú (1913a) y posteriormente en "El duelo y la melancolía" (1917b), describió algo de la dinámica y de los cambios estructurales que se producían con ocasión de las fiestas. En diversos escritos siguió laborando con estas ideas. Un buen resumen de ellas fue el publicado en 1955 por Grinstein. De todos modos, ninguno de los autores subrayó la importancia central de la situación de trasferencia como determinante de la reacción que el paciente tiene en el fin de semana. Me propongo explorar algunos de los modos típicos que tiene el paciente de reaccionar a la interrupción de fin de semana en la labor analítica.

3.10.2.1 El fin de semana es una fiesta Para algunos pacientes, el fin de semana es ocasión de festejar, un descanso, un respiro; presenta la posibilidad de reponerse de los rigores

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

325

y las exigencias del tratamiento psicoanalítico. Es evidente que cuando esto ocurre es señal de que la labor psicoanalítica se está ejecutando con una resistencia constante. Sorprende la frecuencia con que el paciente disimula la presencia de una resistencia hasta que se revela en la sesión del viernes o la que precede al fin de semana. Ante nuestra sorpresa, el paciente reacciona entonces como en vísperas de una celebración o una fiesta; en este caso debemos inferir la presencia de un resentimiento latente por el tratamiento analítico, que se ha estado desarrollando calladamente en todo el intervalo de labor. Esto indica que el analista debe ser algo parecido a una entidad crítica superyoica para el paciente, quien ha estado laborando en el análisis como a la fuerza, sintiéndose obligado o coaccionado, y se ha sometido sin manifestar su sumisión. El paciente puede o no tener conciencia de esto, pero su reacción ante la vacación que se avecina lo muestra claramente. Los pacientes que se sienten así en la sesión del viernes, antes del fin de semana, y los que se sienten aliviados o contentos al final de cada hora analítica entran en esta categoría. Cuando el analista representa una figura crítica superyoica para el paciente, el comportamiento de éste durante el fin de semana se compondrá de toda la suerte de libertades instintuales. Habrá plétora de actividades libidinales y agresivas, por lo general con un tinte regresivo e infantil. Llama la atención el observar cómo los pacientes se conducen con cierta reserva en su vida sexual durante la semana y en los fines de semana se entregan a muchas actividades pregenitales. Suele advertirse un gran aumento de actividades de placer precopulatoria, masturbación y promiscuidad en los fines de semana. Y hay una exaltación paralela de acciones agresivas. Algunos pacientes actúan en los fines de semana lo que asocian libremente durante la semana. Esos pacientes se conducen como si el analista fuera el portador de su Superyó. La sesión del lunes resulta entonces una hora de confesión y expiación. Para ellos, la hora del lunes es el domingo de confesión. El lunes suelen comenzar recitando todos sus pecados, llenos de sentimiento de culpabilidad y arrepentimiento, temerosos del castigo y avergonzadísimos. Sorprende el ver que cuando estos pacientes se encuentran por casualidad con su analista durante un fin de semana les sobresalta, porque se imaginaban en su fantasía que el analista no existe en el mundo exterior. O bien fantasean que está encerrado en su consultorio y fuera de él no tiene vida. Hay pacientes que se espantan cuando ven a su analista en un concierto o una sala de espectáculos. Algunos incluso no lo reconocen, se vuelven ciegos histéricamente o tienen un escotoma para él. Importa reconocer esta proyección de Ello y Superyó, así co-

326

LA TRASFERENCIA

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

mo las sutiles resistencias que pueden trabajar calladamente en las sesiones los días de la semana.

mente: era su intento de negar la hostilidad y culpabilidad que sentía al volver a la situación analítica. La pérdida de un objeto de amor en los fines de semana puede sentirse asimismo en nivel oral o anal. He visto pacientes que se sentían como que no tenían nada que producir el lunes y otros que llegaban con un montón de material que habían almacenado y conservado para presentarme una gran cantidad en busca de mi aprobación. Para algunos, el fin de semana era una privación oral y volvían el lunes deseosos de que los alimentara, de beber mis palabras en lugar de atender a lo que decían. Una de tales pacientes, la señora de K, solía pasarse todo el fin de semana tomando baños de sol con el afán de remplazar al cordial y amoroso padre sol, como dijo Ferenczi (1914d). Desde un punto de vista técnico, la tarea consiste en advertir la relación que puedan tener las reacciones de fin de semana con la situación de trasferencia y hacer que el paciente se dé cuenta de ella. Es grande el número de pacientes que se resisten a aceptar el significado trasferencia) de su comportamiento de fin de semana. La sesión del viernes y la del lunes tienen una importancia particular en la revelación y el señalamiento de importantes reacciones de trasferencia. Una paciente mía deprimida se estreñía los viernes y retenía su masa fecal en calidad de sustituto mío; sólo podía obrar al volver a su análisis el lunes. Fue el primer adelanto súbito para nuestra comprensión de su relación oralanal conmigo.

3.10.2.2 El fin de semana es una defección Para muchos pacientes, los fines de semana o el intervalo entre las sesiones analíticas denotan la pérdida de un objeto de amor. Para ellos, el descanso significa separación, desapego, desinterés, interrupción o terminación. De una u otra forma, el paciente se conduce como si perdiera un objeto de amor. Con frecuencia reacciona al fin de semana como si entrañara un rechazo por parte del analista. La sesión del viernes suele trascurrir en ira improductiva, porque el fin de semana significa que el analista se va de vacaciones y abandona y deja al paciente. Para este paciente, la hora del lunes significa un enfrentamiento entre él, el excluido, el agraviado, y el analista recusador y ofensor. Para los pacientes neuróticamente deprimidos, la hora del lunes puede representar también una reunión con el objeto de amor perdido y parecer una bienaventuranza. Algunos pacientes se sienten aliviados al descubrir que el analista ha sobrevivido a sus deseos asesinos. Es importante reconocer el nivel en que se siente esto, o por lo menos aquel en que se producen las reacciones predominantes. Y además hay que saber si vemos pulsiones o defensas en primer plano, si vemos comportamiento agresivo o intentos de reparación y restitución. En muchos pacientes, el fin de semana reaviva la situación edípica. Para ellos, el fin de semana es una escena primaria de que han sido excluidos. Luchan con sus sentimientos incestuosos, o tienen otros de culpa, angustia o depresión, o quizá actúan en alguna forma o algún otro aspecto de la situación edípica. Algunos pacientes se debaten con deseos de muerte inconscientes y están angustiados y abrumados por su culpabilidad los lunes cuando se ven con su analista. Unos están tristes y deprimidos por la exclusión. Otros hostiles, y llenos de envidia celosa. Algunos así lo sienten y llegan a la sesión abatidos u hostiles. Otros lo niegan con su comportamiento, como diciendo: "Qué me importa" o "¿Qué falta me haces?" Los hay que trabajan arduamente para compensar sus deseos o su comportamiento culpable y así reparar su falta con el analista. O que enmudecen el lunes por su hostilidad y resentimiento por el rechazo. Algunos tienen reacciones somáticas en los fines de semana a manera de intento de descargar emociones o pulsiones de otro modo inaccesibles. Es típico de los pacientes el llegar habitualmente tarde o habitualmente temprano los lunes. Tuve un paciente que cantaba en la sala de espera todos los lunes y silbaba alegre-

327

cz

5'

3.10.2.3 El fin de semana y las funciones yoicas Para algunos pacientes en estado de regresión relativamente grave, la ausencia del analista puede ser como una pérdida en las funciones del Yo. Esto puede suceder en un paciente neurótico que se debate en la agonía de una intensa neurosis de trasferencia infantil, o bien en cualquier momento en los casos límites. Entonces el analista ha estado haciendo de Yo auxiliar y la separación de él puede ocasionar una pérdida de la comprobación de la realidad, desorientación, despersonalización, pérdida de identidad, etc. Tal vez fuera necesario ver a esos pacientes durante el fin de semana o tener contacto telefónico con ellos. A veces basta con saber el paradero del analista para que sea innecesario convenir su remplazo por un sustituto. El paciente puede tener otros modos de servirse del analista a manera de función yoica en la trasferencia que aflora durante una separación. Tal vez lo utilice para mostrar las exigencias críticas de su Superyó. Entonces, en los fines de semana esos pacientes pueden vol-

328

LA TRASFERENCIA

ver a su estado hipercrítico antinstintual. Tales pacientes no toleran la pérdida de tiempo que representan fines de semana o festividades y tienen que realizar alguna tarea remunerativa o algo con fines culturales o higiénicos. Para algunos de estos pacientes, las tentaciones del Ello en los fines de semana pueden poner en marcha serias reacciones de culpa y vergüenza. Para ellos, la hora del viernes significa embarcarse en una peligrosa aventura y la del lunes la vuelta a buen puerto. 3.10.2.4 Otras apreciaciones clínicas

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

329

Un paciente mío, el señor Z, que detestaba las sesiones del lunes porque no era capaz de reconocer que me había echado de menos, ya que eso denotaría homosexualidad, solía ser rencorosamente improductivo los lunes. Por fin un día pudo expresar cómo sentía que se acercara el viernes y se volvió muy trabajador losnlunes. Una paciente muy deprimida, la señora K, le parecía que cesaba de vivir cuando llegaba el viernes, y estaba como "zombie" los fines de semana porque ya no se hallaba "conectada" conmigo. Cuando consiguió enamorarse fuera del análisis, deseaba impacientemente que llegaran la sesión del viernes y su descanso del fin de semana.

Hay pacientes que dejan de laborar los viernes, de acuerdo con la fórmula "yo te dejo antes de que me dejes tú". Esta cuestión de quién deja a quién puede ser un punto técnico de importancia en pacientes muy enfermos. Con el fin de evitarles la sensación aguda de abandono me ha resultado con frecuencia bueno dejarles que tengan un breve descanso un día o dos antes del mío. No es raro que esos pacientes cancelen su última cita antes de la vacación del analista. He visto pacientes silenciosos o improductivos los viernes para hacer gala de la actitud de "¿Yo qué necesidad tengo de ti?" Desperdician la última hora para hacer ver su desdén por la labor analítica. Cuando en el analista se siente ante todo una figura de odio, la hora del viernes puede significar la puerta libertadora de la aflicción y observarse cierta euforia en el paciente. Pero en tales circunstancias éste tal vez se deprima durante el fin de semana por la orientación hacia dentro de esa hostilidad, o bien le ocasione angustia la espera inconsciente de alguna catástrofe que pudiera acaecer al analista. Las reacciones a la sesión del lunes dependerán de lo que haya sucedido durante el fin de semana y sobre todo, del significado trasferencial que el analista tenga en ese momento; si se está volviendo a un Superyó crítico, un objeto de amor perdido, un objeto de amor rechazante, un Yo necesitado o un Ello tentador: si la figura del analista es amorosa u odiosa, benevolente o áspera, comprensiva o crítica. Independientemente de cómo vaya el análisis, la sesión del viernes es heraldo del fin de semana y hay que tomar en cuenta la próxima separación del analista. De modo análogo, independientemente de otras cosas que puedan suceder en el fin de semana, el hecho de que ocurra algo durante una separación del analista influirá en las otras apreciaciones. No es raro hallar pacientes que reaccionen el lunes con el sentimiento de "estoy peor y es culpa suya, porqué me abandonó el fin de semana". Las reacciones de los pacientes al viernes y el lunes cambiarán con el curso del análisis.

No debe olvidarse que el fin de semana presenta un duplicado válido, en miniatura, de lo que puede esperarse cuando acabe el tratamiento. 3.10.2.5

Los problemas técnicos

Uno de los problemas técnicos es el de restablecer una alianza de trabajo para poder analizar las reacciones del paciente a la separación. Creo que la "costra del lunes" de que hablaba Freud se refería a los residuos del día, los sucesos experienciales de la separación más la resistencia provocada por la misma, que estorba el reanudamiento de la alianza terapéutica. Una vez estos residuos y resistencias expresados y aclarados se puede proseguir con la labor analítica. Otro problema técnico tiene que ver con el momento y la dosificación de una interpretación. Tenemos que tomar en cuenta que la interpretación hecha en viernes o antes de unas vacaciones se le deja al paciente para que la maneje por sí durante cierto tiempo. Por eso, la dosis de nuevos y dolorosos insights deberá ser menor que si la misma interpretación se hiciera otro día regular de trabajo. El analista tiene que ponderar la cuestión de si puede el paciente soportar solo el insight durante ese espacio de tiempo. Recuerdo un error al respecto cuando yo era todavía un analista joven. Una dama joven paciente mía vino un viernes con un sueño que por primera vez contenía imágenes claramente homosexuales. Sus asociaciones también atañían al tema. Hice lo que me pareció una interpretación cuidadosa de sus senti mientos homosexuales para con una amiga maestra de escuela. La reacción de la paciente en la sesión parecía propia. Cuando volvió el lunes estuvo completamente callada, y así permaneció durante más de dos semanas. Después descubrí que se había despersonalizado por completo durante el fin de semana mientras reflexionaba en mi interpretación. Esta cuestión de la dosificación la veremos más ampliamente en el tomo u.

LA TRASFERENCIA

330

Otro problema de técnica es la circunstancia complicadora de lo que el fin de semana pueda significar para el analista. Aunque se trata ante todo de un problema de contratrasferencia y será examinado en el torno II, amerita unas cuantas líneas ahora. Algunos analistas reaccionan a la sesión del viernes como si estuvieran por dejar a sus hijos, con dolor de corazón, preocupación o solicitud, y para otros significa alivio y alegría. Los hay que ven llegar la hora del lunes con alivio por quienes lo tenían preocupado. Otros encaran el lunes con resignación y fatiga, como un trabajo fastidioso. Unos no pueden esperar la hora del lunes o la hora del viernes. Hay algunos incluso que se sienten obligados a trabajar los domingos; y otros que llegan al jueves agotados y sin fuerzas. Debo decir que si bien el análisis es trabajo, debe ser un trabajo agradable, no torturador ni agotador. Es digno de nota el número de analistas que se quejan de su fatiga. Pero sospecho que a veces la queja ya no es precisa, sino sólo una manera de hablar; es una moda elegante decir que está uno agotado. Es como si algunos analistas no quisieran reconocer que les gusta el trabajo que hacen, o como si ese gusto implicara falta de seriedad (Szasz, 1957). Querría añadir aquí que muchos psicoanalistas padecen de exceso de trabajo; esto parecen ser gajes del oficio. Algunos trabajan muchas más horas de las que pueden laborar eficazmente. Me tiene impresionado el número de analistas que se dedican a actividades fatigosas ajenas a su cometido en las noches, como reuniones de comisiones, reuniones científicas, conferencias, seminarios, etc., después de un día cargado de trabajo con los pacientes. Les queda poco tiempo y poca energía que dedicar a su familia, y cuando empiezan la jornada con sus pacientes, ya están cansados. La terapia psicoanalítica es una profesión muy exigente y el exceso de trabajo la hace imposible (Greenson, 1966). Resumiendo: hay problemas especiales técnicos y clínicos en la hora del lunes. Los pacientes reaccionan de muchos modos a la ausencia del analista, según la figura de la infancia que éste represente. Pero el caso es que reaccionan, y hay que interpretar y analizar su reacción. Es necesario restablecer la alianza de trabajo en que interfirieron la separación y la acumulación de experiencias externas. Todo esto lo complica el significado contratrasferencial de la separación del fin de semana.

3.10.3

REACCIONES DE TRASFERENCIA INTRATABLES

Ya hemos dicho que la causa más frecuente de estancamiento es la reac-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

331

ción de trasferencia rebelde al tratamiento. Quiero decir esa variedad especial de resistencia a la trasferencia que se distingue por ser fija, terca e inconmovible a pesar del tratamiento, al parecer adecuado. Es harto extraño que los pacientes con este problema parecen dispuestos a, y aun ansiosos de, seguir años enteros con sus análisis infructuosos. Parecen hallar alguna suerte de combinación de satisfacción y seguridad en la situación analítica que les hace apegarse al tratamiento en lugar de buscar otra solución a sus problemas. Aunque las reacciones de trasferencia intratables pueden darse en grupos muy diversos de pacientes, para el fin de examinar principalmente los problemas técnicos los dividiremos en dos categorías. Es posible distinguir un gran grupo de pacientes cuyo aspecto clínico y cuyo comportamiento, en la superficie, los haría parecer apropiados para el psicoanálisis clásico, y que sólo después de un período de análisis se descubre son inapropiados. El otro grupo de casos intratables lo componen aquellos que se han hecho así a consecuencia de errores, pequeños pero importantes, de técnica. La mayoría de los casos de estancamiento resulta contener una mezcla de ambos grupos de errores. 3.10.3.1 Errores al apreciar la capacidad de trasferencia Solemos esperar que los pacientes que parecen presentar síntomas psiconeuróticos, que no dan señales de psicosis ni de ningún empobrecimiento señalado en sus relaciones de objeto y que parecen tener funciones yoicas razonablemente buenas sean capaces de laborar eficazmente en la situación analítica. Pero la experiencia indica que hay un número considerable de pacientes que parecen capaces de llenar estos requisitos en las entrevistas preliminares pero después resultan impropios para el análisis, aun en los casos en que las entrevistas son en número suficiente y de realización cuidadosa. La patología especial que escapa al descubrimiento en la investigación preanalítica sólo aflora lim-. piarnente en el proceso de análisis y, concretamente, en la aparición de la trasferencia. Sólo entonces comprende uno que la patología del paciente, su capacidad de establecer relaciones de objeto, es defectuosa y se opone al psicoanálisis clásico. La índole del defecto se hallará en la incapacidad de formar alianza de trabajo y en la neurosis de trasferencia. Esta deficiencia supera a todas las demás consideraciones, entre ellas la categoría del diagnóstico. He visto pacientes esquizofrénicos analizables y psiconeuróticos que no lo eran. Lo decisivo para que el paciente resulte analizable parece ser la capacidad de formar esos dos tipos de reacción simultáneamente con el analista (véase sección 3.5).

332

LA TRASFERENCIA

Así pues, sólo la prueba del análisis es la que puede indicar con seguridad si el paciente es o no apto para la terapia psicoanalítica (Freud, 1913b; Ekstein, 1950). Una vez emprendida ésta, puede ser difícil y aun imposible persuadir al paciente de que interrumpa la terapia. Algunos pacientes tal vez se hallen dentro de algo que parece ser una situación psicoanalítica porque necesitan conservar su frágil equilibrio. Sólo la fachada del psicoanálisis es terapéutica para ellos, no las cosas esenciales del procedimiento. Esos pacientes suelen mantenerse en un nivel estacionario y artificial no psicótico con semejante terapia (Fenichel, 1945a, p. 551). Otros pacientes requieren un largo período de terapia preparatoria antes de estar listos para el psicoanálisis propiamente dicho. Trataré de ilustrar esto describiendo algunos casos intratables de pacientes que llevó al análisis equivocadamente un error de apreciación de su analizabilidad. 3.10.3.1.1 Trasferencia erotizada. Me gustaría describir aquí el tipo de paciente que puede parecer superficialmente un psiconeurótico típico pero que a poco de iniciado el análisis resulta tener una trasferencia erótica intratable. No es tan sólo la gran intensidad sino también un factor cualitativo lo que distingue a esos pacientes. Freud (1915a) describe un tipo de paciente neurótica con una fuerte trasferencia erótica que no cedió a la técnica analítica. Lo atribuía él a su elemental carácter pasional, una incapacidad de tolerar sustitutos y una irreductible necesidad de amor. Después, Blitzsten (en una comunicación personal) y Rappaport (1956) han descrito problemas de trasferencia semejantes, cuyo rasgo distintivo es la imperiosa y terca necesidad erótica del paciente. Yo tuve dos casos de estos, ambos mujeres. (Todos los casos de trasferencia erotizada de que he sabido fueron pacientes femeninas en análisis con hombres.) En ambos casos tuve por las entrevistas preliminares la impresión clínica de que estaba tratando esencialmente con una mezcla de elementos histéricos y neuroticodepresivos. Las dos pacientes parecían relacionarse conmigo debidamente en las entrevistas iniciales. No pude hallar defecto de importancia en el funcionamiento de su Yo. Parecían de mentalidad reflexiva, imaginativas, tenían una buena historia de logros, una adecuada vida social, etc. En ambos casos, las quejas de presentación eran de dificultades sexuales y una vida amorosa insatisfactoria en el matrimonio, tendencias al fantaseo celoso obsesivo, promiscuidad y dificultades para dormir. Ambas pacientes tuvieron fuerte trasferencia sexual conmigo en las primeras sesiones en el diván. Sus sentimientos sorprendían por inten-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

333

sos y primitivos. En ambos casos tuve mucha dificultad para lograr que la paciente laborara con ese material. Reconocían sus sentimientos y podían describir sus impulsos y anhelos que expresaban vigorosamente de palabra. Querían y aun exigían proximidad y contacto físico, lo que significaba para ellas incorporación, posesión y fusión. Estaban listas para la acción y apenas podían refrenar la realización de sus impulsos; las frustraban y enojaban la verbalización y el pensamiento. Aunque parecían escuchar mis intervenciones e interpretaciones, no les afectaban ni influían en ellas las medidas analíticas ordinarias. Si aceptaban mi interpretación, era sencillamente de labios afuera y como medio de hacer que yo siguiera hablando. Llegaban apresuradas a la cita, pero no en busca de insight sino sólo para gozar de la proximidad física. Mis intervenciones les parecían irrelevantes. Al principio tuve la impresión de que aquellas pacientes tenían una neurosis de trasferencia erótica aguda, intensa, y muy regresiva. Pero no pude provocar una alianza de trabajo en ellas. Sus reacciones de trasferencia eran totalmente egosintónicas y no sometidas a la autoobservación. Comprendí cuán desesperados eran aquellos casos en su proclamación de amor por mí. Lo que parecía ser un género de pasión sensual era más bien un ansia apremiante, corrosiva. Lo que sentían por mí no era una mera desfiguración neurótica sino más bien una ilusión. Esas reacciones han sido calificadas de psicosis de trasferencia (Little, 1958; Reider, 1957). (En la sección 3.4 estudio las diferencias entre fenómenos de trasferencia neuróticos y psicóticos.) Su gran intensidad e intratabilidad se debía a una angustia terrible. En ambos casos descubrí que la paciente estaba a punto de caer en el abismo del amor homosexual por su madre. Sus reacciones eróticas conmigo parecían ser un último intento desesperado de aferrarse a su identidad sexual. En una de ellas había un elemento adicional que acabó por salir a la luz: Sus extravagantes reacciones eran también una negación en masa del creciente convencimiento que tenía de estar perdiendo el contacto con la gente en general. Había pérdida de las representaciones internas de objeto. Comprendí en breve tiempo que mi apreciación clínica inicial de estas pacientes había sido errónea. La pérdida de contacto visual, la privación sensorial ocasionada por la posición acostada en el diván, movilizaron una intensa sed libidinal de trasferencia y defensa. Aquellas pacientes no eran apropiadas para el psicoanálisis porque no podían soportar las privaciones que impone el psicoanálisis clásico (M. Wexler, 1960). Su capacidad para las relaciones de objeto era demasiado pequeña para que pudieran tolerar todas las vicisitudes de los fenómenos

334

LA TRASFERENCIA

de trasferencia que se producen en el análisis. En las psiconeurosis comunes, junto con la neurosis de trasferencia está la relación de objeto más realista con el analista dirigida hacia la formación de la alianza de trabajo (A. Freud, 1954a). Es esta relación de objeto relativamente realista la que permite al paciente arriesgarse a la formación de una intensa neurosis de trasferencia. Las pacientes que estoy describiendo no tenían la capacidad de formar y mantener semejante relación en esa compleja combinación de intimidad, intensidad y distancia respecto de la situación analítica. Comprendí tarde en lo relativo al diagnóstico que se trataba más bien de caracteres adictivos, guiados por sus impulsos, con tendencias psicóticas. Una vez que hube comprendido las restricciones que tenía su capacidad de formar relaciones de objeto, la disposición a la actuación explosiva y la cercanía de la psicosis, vi que tales pacientes no debían verse expuestas a los rigores del psicoanálisis clásico. Necesitaban una psicoterapia que no pusiera en peligro el delicado equilibrio entre defensa e instinto (Knight, 1953b). Traté de reforzar las defensas, que parecían relativamente sanas, así como las demás funciones yoicas ofreciéndome como Yo y Superyó auxiliar obvio. Las sesiones se realizaron en posición cara a cara, sin insistir mayormente en la asociación libre. Mi actitud fue firme, franca, amistosa, pero ante todo claramente terapéutica. Les hice ver sus errores de juicio y pensamiento y les ofrecí mejores alternativas. Me convertí en su mentor y su guía. Me impuse no ser jamás seductor ni punitivo. Lentamente, por la identificación, mejoraron sus funciones yoicas y junto con ellas, su capacidad de tener relaciones de objeto más maduras. Al fin una de ellas pudo emprender un análisis más clásico con otro analista después de año y medio de psicoterapia. La otra siguió durante cinco años la psicoterapia conmigo, pero esta terapia se hizo más analítica hacia el final. Las razones de esta decisión se estudiarán en la sección 3.10.4, dedicada a la cuestión del cambio de analista.

335

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

portamiento de trasferencia, resistente, rígido e inmutable del paciente no se debe tan sólo al rechazo de los conflictos repetidos de la infancia sino que nos hallamos ante una fachada neurótica de una psicosis o de una perversión subyacente o una combinación de ambas (Pious, 1950). Hace tiempo me pidió consulta un colega en relación con un paciente que había estado tratando psicoanalíticamente durante más de diez años. El paciente había pedido tratamiento por una inhibición para relacionarse sexualmente con las mujeres y además para trabajar con eficiencia. El análisis había ido prolongándose sin gran modificación en los síntomas y no había indicios por parte del paciente (ni del analista) de un deseo de interrumpir el tratamiento. La situación de trasferencia se había estabilizado en una serie constante y uniforme de quejas y reproches por parte del paciente, con un tono gemebundo, salpicadas de vez en cuando con algún estallido de cólera o llanto. El analista escuchaba pacientemente y al fin interpretaba este comportamiento como repetición de algún sucedido de la infancia. Esto solía calmar al paciente, pero a la siguiente sesión repetía todo igual. Este comportamiento alternativo, ora reproches sádicos, ora sometimiento masoquista a la desdicha de su triste condición, también lo efectuaba el paciente, con otras personas en su vida externa. Al. cabo de muchas horas de consulta se me hizo evidente que toda la vida emocional del paciente se limitaba a esas relaciones superficiales de objeto, de índole sadomasoquista. No era tan sólo un síntoma; era un modo de vida que ocultaba una fuerte perversión homosexual latente y tendencias paranoides. Una cuidadosa reconstrucción de la historia de su infancia hizo parecer posible que al empezar la adolescencia hubiera sufrido un quebranto psicótico grave que pasara inadvertido. Su modo sadomasoquista de relacionarse con los objetos era un intento de restitución; era el único modo que tenía de contacto con las personas reales. La situación analítica era un refugio para él: suficientemente distante para estar seguro y suficientemente permisiva para dejarle algo de descarga instintual por la verbalización. Pero el tratamiento era analítico sólo en su estructura superficial. El paciente no tenía terapia de

insight; en rea-

lidad gozaba de una suerte de terapia de juego (Glover, 1955, capítulo x/v; Fenichel, 1945a).

3.10.3.1.2 Perversión y/o psicosis enmascaradas. Me refiero aquí a otro grupo de pacientes con reacciones de trasferencia intratables que son muy diferentes de los casos de trasferencia erotizada salvo en una cuestión: que comparten la propiedad de tener una capacidad muy restringida y pobre para permitir la formación de reacciones de trasferencia. Mientras el paciente erotizado manifestará sus agudos sentimientos de trasferencia a poco de iniciado el análisis, las manifestaciones de trasferencia de estos pacientes son crónicas y poco marcadas. Es corriente que se tarde meses y aun años de análisis en comprender que el com-

Es evidente que para los pacientes del tipo descrito no está indicada la terapia psicoanalítica. Tal vez requieran de una psicoterapia constante para mantenerse igual y no empeorar. Algunos acaso mejoren lentamente con cierta forma de terapia de relación y también con ayuda de drogas. Alguna que otra vez, el paciente puede progresar hasta un punto en donde pueda emprenderse algo de terapia analítica. Me gustaría añadir otros pocos tipos clínicos de psicosis y/o perversión enmascarada que algunos tratan erróneamente por el psicoanáli-

336

LA TRASFERENCIA

sis. He visto pacientes cuya terapia servía ante todo de ocasión de actuar impulsos escoptófilos y exhibicionistas, o casos en que la relación con el terapeuta y la terapia se convertía en una forma de adicción. Todos estos pacientes eran esencialmente caracteres narcisistas que se aferraban tenazmente a la relación con el terapeuta porque casi no tenían otra relación de importancia con los objetos. Estos pacientes tenían una delgada fachada de comportamiento social que daba una impresión falsa en las entrevistas preliminares. Era tal el empobrecimiento de sus relaciones de objeto que no podían permitirse la regresión, que hubiera sido para ellos como caer en un estado de nada, de ausencia de objetos, de catatonia. Su relación con el terapeuta era satisfactoria y egosintónica. No tenían ningún motivo para cambiarla y sí muchas razones para seguir con ella, puesto que era la relación más importante de su vida. El error estaba en el hecho de que se les llevaba hacia una forma de terapia que por su misma naturaleza amenazaría con trastornar lo que más necesitaban: una relación fija y concreta con otro ser humano. En cierto modo esos pacientes tenían razón en resistirse al psicoanálisis y se apegaban al psicoanalista porque eso era imperativo para ellos. Era necesario que el analista comprendiera cómo su valoración había sido un error, cómo aquellos pacientes necesitaban una relación mucho más tangible y visible con un terapeuta capaz de reaccionar favorablemente con ellos y de apoyarlos. Tales pacientes con frecuencia se descompensan y presentan estados psicóticos agudos si se les somete a los rigores de la situación analítica. Comprendo que la opinión aquí expuesta suscitará controversias. Algunos analistas no vacilan en analizar a tales pacientes a la manera psicoanalítica clásica (Rosenfeld, 1952, 1958). Otros están de acuerdo en que se requieren diferentes métodos terapéuticos pero sostienen que debería permitírseles la regresión, y acompañarlos y cuidarlos durante ésta. Una vez se hubieran reconstituido a sí mismos podrían ser analizados. Estoy mucho más de acuerdo con Winnicott (1955). Para otras opiniones y otros procedimientos véase M. Wexler (1960), Freeman (1959) y Saerles (1965). 3.10.3.1.3 Otros tipos de reacciones de trasferencia intratables. Hasta ahora, los pacientes descritos como impropios para el psicoanálisis debido a su propensión a las reacciones de trasferencia intratables podrían clasificarse como casos límites, perversiones o psicosis latentes. Llegaron al tratamiento psicoanalítico porque el diagnóstico exacto no fue discernible sino cuando ya estuvieron envueltos en la situación psico-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

337

analítica. Pero uno ve pacientes esencialmente psiconeuróticos y sin embargo también tienen reacciones de trasferencia intratables. Estos casos no son tan inmutables ni inmodificables como los arriba descritos, pero en su mayor parte son ejemplos extremos de la resistencia de trasferencia descrita anteriormente (véase sección 3.8). Me refiero aquí a aquellas resistencias de trasferencia defensivas que podrían calificarse de reacciones persistentes de trasferencia razonable. Una variedad de este tipo es la reacción de trasferencia idealizada. Hay pacientes capaces de sostener durante años sin interrupción una tenaz trasferencia idealizada positiva para con su análisis. Esta reacción de trasferencia es egosintónica y difícilmente cede al analista. En parte cuesta hacer ver la hostilidad subyacente, porque esos pacientes son diestros para hallar figuras de trasferencia auxiliares contra quienes desplegar su odio. Por otra parte, esta idealización parece ser un tipo de sublimación que place a su narcisismo. Además, la división de su figura de trasferencia hace posible que el paciente preserve la existencia de su analista teniéndolo en la tumba de ese estado idealizado. Si uno persiste en analizar la trasferencia idealizada como si se tratara de una resistencia y no da satisfacciones neuróticas de trasferencia, la idealización acaba por romperse. Entonces pueden verse la enorme rabia y el odio del paciente así como su suspicacia paranoide (Klein, 1952). Esto es lo que recubre la idealización y lo que hace difícil descubrirla. Entre los tipos de resistencias de trasferencia que tienden a volverse impenetrables a la interpretación analítica está la reacción de trasferencia egosintónica altamente generalizada. Es propio de tales pacientes el que suelen reaccionar a todas las personas del mismo modo que con su analista; esa reacción se ha convertido en un rasgo de su carácter. Una variedad típica es el carácter obsesivo que ha separado todas sus emociones de la vida cotidiana y que vive sólo por las ideas y el pensamiento. Este tipo de paciente tiene una resistencia tan hondamente arraigada a todas las reacciones emocionales que tiende a la reacción recíproca con las personas solamente en un plano intelectual. Siente toda emoción espontánea como un peligro que debe combatirse. Sólo el pensamiento y la vigilancia son confiables y virtuosos. En algunos casos, este modo de vivir ha adquirido tales proporciones que tenemos la impresión de estar tratando con una computadora y no con un ser humano. Fenichel (1945a, capítulo >u y) describe un tipo de carácter obsesivo tan cerrado que tal vez se requieran años para que llegue a abrirse y pueda sometérsele al psicoanálisis. Parecen caracteres obsesivos rígidos y fríos cuya neurosis cubre una angustia tan terrible en calidad y cantidad, que el psicoanálisis no le afecta en

LA TRASFERENCIA

338

nada. Mi experiencia parece indicar que suele haber un núcleo paranoide subyacente, dominado por las rígidas obsesiones. Tengo también la impresión de que tales pacientes no deberían ser tratados psicoanalíticamente sino con alguna otra forma de psicoterapia. El analista sentado detrás del diván con intervenciones de tarde en tarde sencillamente hace el juego de las tendencias que el paciente tiene a aislar las emociones y abusar del intelecto. Estos pacientes parecen progresar más en las terapias más limitadas, cara a cara. El paciente con tendencia crónica a la actuación también puede tener reacciones de trasferencia intratables. De vez en cuando nos encontramos con ese grupo de pacientes adictivos y movidos por sus impulsos, cerca de la zona de perversión-psicosis arriba descrita. Los casos de trasferencia erotizada también podrían calificarse de variedad especial de actuación crónica. En una sección dedicada a los problemas de la actuación en el volumen trataremos de profundizar más en esta categoría. Todo esto no agota todos los diferentes tipos de pacientes con reacciones de trasferencia intratables que no se descubren sino cuando ya se emprendió el análisis. Recuerdo un paciente cuyo temor de la homosexualidad era tan grande que no lograba identificarse conmigo, porque le parecía que hacerlo sería dejarse invadir homosexualmente. Durante varios años, su resistencia a la trasferencia fue inmodificable, hasta que conseguí entenderlo y le hice comprender su angustia subyacente. Los distintos ejemplos ya citados ilustran los problemas técnicos y clínicos que quise poner de relieve, a saber los casos de fenómenos de trasferencia intratables debidos primordialmente a la estimación errónea por parte del analista de la capacidad de trasferencia del paciente. Estos pacientes no pueden formar una alianza de trabajo y una neurosis de trasferencia. En algunos casos se forma la alianza de trabajo, pero la invade la neurosis de trasferencia y resulta ineficaz. En otros casos, lo que parece una alianza de trabajo es una neurosis defensiva de trasferencia bien disfrazada. En todos estos casos, hay un defecto capital en la capacidad de formar relaciones de objeto y en las funciones del Yo (véanse secciones 3.4 y 3.5). 3.10.3.2

Errores de técnica

Siempre es cosa delicada hablar de los errores de técnica, porque hay el peligro de parecer arrogante al discutir los errores de los demás o la trampa de parecer inepto o poco sincero al exponer los errores propios. Sin embargo, es necesario hablar de ellos porque no son raros.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

339

Además, tengo la experiencia de que se puede aprender más de esos errores, sobre todo los propios, que de cualquier otra fuente. 3.10.3.2.1 Errores ocasionales. Los errores de técnica a que se deben las reacciones de trasferencia intratables son los defectos de técnica poco visibles, añejos, repetidos e inadvertidos. Groseros errores de técnica que se producen a veces pueden complicar la marcha de la trasferencia, pero como son fáciles de reconocer tanto por el paciente como por el analista, el daño que hacen suele ser temporal y reparable. Si tal no es el caso, esos errores pueden conducir a la decisión de cambiar de analista o de tratamiento. A propósito de este último tipo de error recuerdo cómo al principio de mi carrera dejé pasar inadvertidos los sentimientos hostiles de trasferencia de una paciente que quería desahogar su malhumor por su incompetente internista mientras estaba llena de deseo sexual para conmigo. Interpreté que la situación significaba que estaba resentida con la torpe de su madre y que deseaba a su padre, para ella atractivo. La paciente pareció aceptar esta interpretación por lo menos intelectualmente, pero en casi todas las sesiones de la semana siguiente hubo alguna alusión en sus asociaciones a un auxiliar, maestro o médico torpe o chapucero, junto con los deseos sexuales para conmigo. En aquel momento. no comprendía yo que la aparición repetida de ese material sesión tras sesión indicaba una insuficiencia o inexactitud en la interpretación. Finalmente, la paciente se hizo improductiva, no hubo sueños y poca verbalización. Cuando traté de hacerla laborar en su resistencia pareció renuente; y cuando persistí, de repente prorrumpió en furia y desdén: "Usted insiste en sermonearme porque no laboro, pues ¿por qué no baja usted de su torre de marfil y labora también un poco, o quizá tema manchar sus inmaculadas manos?" Comprendí entonces que no había echado de ver en absoluto la hostilidad de la paciente para conmigo, que había estado presente junto con sus sentimientos de amor. Comprendí también en aquel punto que la misma paciente se daba cuenta de ello, y eso aumentaba su enojo y le añadía un elemento desdeñoso. Pasado un momento le dije: "Supongo que está usted enojada con este inepto doctor, esta ayuda torpe y desmañada que se ha estado manifestando en todas las sesiones últimamente. Hasta ahora no vi ese aspecto, pero ahora lo veo claramente: soy yo." La paciente se rió un poco y bufó otro poco con esta intervención. Al principio protestó, sentía que su enojo y desprecio no iban conmigo, pero después reconoció que la había conturbado mucho lo que le parecía mi evitación de ella. Tenía la impresión de que me asustaba o repelía y que no me dignaba medirme con sus problemas. En un momento posterior de la sesión dije a la paciente que si bien yo no había comprendido que estaba enojada conmigo, esperaba que consintiera en explorar esa cólera que había sentido. La puse a asociar libremente preguntándole qué se le ocurría cuando pensaba en una persona de manos inmaculadas.

340

LA TRASFERENCIA

Mis observaciones y mi actitud parecieron eficaces y la paciente pudo abandonarse a la asociación libre. En aquella sesión y otras posteriores apareció material relativo a un aspecto hasta entonces oculto de su padre, aquel padre altivo y aristocrático a quien admiraba, envidiaba y despreciaba. Mi torpeza, bastante burda, y mi inadvertencia de aquel material significaron un ligero retraso, pero aparte de eso no vi que mi error tuviera otras repercusiones.

Quisiera en este punto insertar unas cuantas observaciones acerca de los principos fundamentales en el intento de manejar un error de técnica. Ante todo, el paciente ha de tener una probabilidad de reaccionar al error. Es otro error más el querer sofocar la reacción del paciente con una disculpa demasiado rápida o quedar callado y sin reaccionar mientras el paciente está traumatizado o se siente en peligro. Hay que reconocer francamente el error, pero el reconocimiento debe ser empleado en extraer más material al paciente, no en calmar ni neutralizar su reacción. No me disculpé formalmente de mi error porque no era cosa de etiqueta ni se trataba de una trasgresión a las reglas de buena conducta. Técnicamente estaba equivocado, pero no era culpable de nada; me dolía el haberla lastimado indebidamente, pero esos son los riesgos del tratamiento y hay que contar con ellos. No traté de explicar las razones de mi error porque ese era problema mío, no de la paciente. No veo motivos para abrumar al paciente con mis confesiones; no tengo por qué hacer del paciente mi terapeuta. Trato de indicarle por las palabras, el tono y la actitud que quiero laborar con sus reacciones ante mi error exactamente igual que haría con cualquier otra cosa que suceda en la vida del paciente. Exploro tan a fondo esto como lo demás, pero no en exceso. Creo que la breve descripción del comportamiento que tuve con mi paciente ilustra los principios generales esbozados.

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

341

go, duplicado, como el de contraparte. No es como en contraataque o contrarrestar, donde significa lo opuesto o contrario, etc. Las reacciones de contratrasferencia pueden conducir a un comportamiento impropio persistente para con el paciente en forma de mal entendimiento constante o de algún comportamiento agradable, seductor o tolerante por parte del analista. Otra vez debo decir que para una exposición más detallada habrá que esperar al tomo II. Pero quisiera ilustrar este punto con un ejemplo clínico condensado. Había estado dirigiendo la labor de un candidato avanzado que llevaba entrenándose muchos años. Era un hombre de considerable capacidad y talento, el tratamiento psicoanalítico del caso iba progresando favorablemente y yo tenía la impresión de que a ambos nos gustaban las sesiones de supervisión. Pero el candidato me dijo que tenía muchas dificultades con una paciente, no sometida a supervisión, que llevaba él tratando varios años y en la que se había formado una trasferencia hostil persistente y reacia. Pasamos varias sesiones discutiendo el tratamiento de

la paciente. Era ésta joven y atractiva y tenía un

trastorno de carácter obsesivo con tendencia señalada a intelectualizar, muchos rasgos de carácter anales y reactivos y una promiscuidad seudosexual compulsivaimpulsiva. Mi primera impresión general fue que el candidato entendía a la paciente y parecía estar manejando debidamente los principales problemas técnicos que presentaba el caso. Después fui comprendiendo poco a poco que tenía mucha mayor necesidad de consultar sus notas cuando se trataba de esta paciente que del otro caso que yo estaba vigilando. Por su propia iniciativa me dijo que le costaba mucho más recordar el material de esta paciente que el de cualquier otro de sus casos. Entonces eché de ver una táctica que empleaba con ella y que yo nunca le había visto antes.

Después de que la paciente había empezado a hablar tras de un si-

lencio la interrumpía y decía: "¿Está usted segura de estar diciéndome verdaderamente lo que piensa?" Señalé la acusación implícita en esa observación, y él dio a entender que ella podría estar desfigurando conscientemente el material. Además, constantemente la interrumpía y no le dejaba libertad de seguir

3.10.3.2.2 Errores debidos a la prolongada interferencia contratrasferencial. Las fallas más graves en el manejo de las reacciones de trasferencia son las poco marcadas, crónicas y no advertidas, que pueden durar años sin que uno las descubra. Pueden deberse a dos causas principales: (a) las reacciones de contratrasferencia y (b) el no haber entendido debidamente al paciente (por razones distintas de la contratrasferencia). Los errores debidos a la contratrasferencia se presentan cuando el analista reacciona a su paciente como si éste fuera una persona importante en la historia temprana del analista. La contratrasferencia es una reacción de trasferencia de analista a paciente, paralela de la trasferencia y su equivalente. El "contra" de contratrasferencia significa análo-

asociando. Si acaso esperaba más tiempo tal vez podría cerciorarse de si estaba ella o no escondiendo algo conscientemente. El estudiante reaccionó a esto enrojeciendo y después defendiéndose, diciendo no saber si en realidad decía eso a su paciente; tal vez fuera un desfiguro de su modo de comunicarlo. Comprendí entonces que mi fiscalización de este caso no era la situación agradable que había sido en el caso anterior... para ninguno de los dos. Cuando el candidato me describía los detalles de su trabajo con la paciente yo advertía una tendencia por su parte a reaccionar a los silencios de la paciente con unos contrasilencios, a ser excesivamente breve y económico en sus intervenciones verbales, e innecesariamente estricto en señalarle cualquier ligera demora en el pago o el que nunca respondiera a una pregunta. En resumen, comprendí que el ambiente de aquel análisis era austero y severo, y aun tal

342

LA TRASFERENCIA

vez áspero y sombrío. Me pareció estar en lo cierto al darme cuenta de que las reacciones hostiles, suspicaces y rencorosas de la paciente a su analista se asemejaban a la actitud del candidato y parecían una respuesta a ella. Me pregunté si yo cedería, me amansaría y dejaría mover por un analista que me tratara del modo que el candidato estaba tratando a la paciente. Eso no era una situación de tratamiento; el médico no estaba tratando de ayudar a un paciente enfermo. Era una verdadera batalla de desgaste apenas disimulada entre dos personas hurañas y enojadas que trataban de vencerse una a otra. Con todo tiento dije al candidato que me parecía que no le gustaba su paciente y que más bien estaba peleando con ella que tratándola. No esperaba ni deseaba que me explicara sus reacciones ni su comportamiento; había esperado que él mismo planteara la cosa a su analista. Pero el estudiante no podía refrenarse, empalideció y tras un momento de pausa se soltó llorando y me declaró que últimamente había empezado a sospechar lo mismo. Comprendió que le encantaba cuando ella cancelaba una cita y que tendía a dedicarle menos de 50 minutos. Además, solía soñar con ella, donde se confundía con su hermana mayor, que le había hecho la vida imposible de niño, etcétera, etcétera.

Lo importante en esta discusión es que aquel hombre sensible y dotado había tratado malamente a una paciente durante varios años, desquitándose inconscientemente con ella de lo que le habían hecho padecer en su infancia. Sus reacciones de trasferencia a esta paciente lo habían trasformado de terapeuta compasivo en contrario estricto y punitivo. La consecuencia había sido que ella reaccionara de un modo en parte de trasferencia y en parte realista a una persona potencialmente dañina. La consecuencia fue una reacción de trasferencia intratable. El candidato emprendió la supervisión regular de este caso con otro supervisor y al parecer, después de resolver sus problemas en su propio análisis, hizo una buena labor en aquel caso. Examinamos la posibilidad de que la paciente cambiara de analista, pero muchos factores se opusieron. En la sección 3.10.4 se ahonda bastante esta cuestión. 3.10.3.2.3 Otros errores de técnica prolongados. No sólo es la contratrasferencia causa de errores capitales en la técnica para tratar las reacciones de trasferencia, aunque suele ser la más frecuente y la más difícil de descubrir. La falta de conocimiento clínico, el conocimiento teórico insuficiente y la ausencia de familiaridad cultural con un tipo de personas pueden tener el mismo resultado. Hace muchos años recuerdo haber oído a un colega describir sus prolongadas dificultades con una paciente. Vi claramente que sus interpretaciones estaban hechas en un nivel edípico y que no había conciencia o reconocimiento de la relación pregenital con la madre a pesar de algún material clínico evidente. Cuan-

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

343

do se lo señalé a mi colega, me dijo que nunca había leído esas "ideas nuevas" y también que nunca se habían presentado en el propio análisis de sí mismo. Unos años después me dijo con cierta desenvoltura que se había sometido a otro poco de análisis y que también había leído bastante y ahora comprendía cuán mal equipado había estado para tratar a aquella paciente. He tenido varias ocasiones de escuchar presentaciones de casos a personas que yo creo se hallaban bajo la influencia de algún sistema teórico defectuoso. Supe de una paciente joven a quien constantemente estaba manipulando su terapeuta, el que sostenía que estaba decidido a i mpedir que se formara en ella una dependencia regresiva respecto de él. No sólo creía esto necesario sino que acortaría el tratamiento y le daría resultados tan buenos y aun mejores que el psicoanálisis "ortodoxo". Se tenía por un analista "progresivo", un "neofreudiano". Para aquella paciente su técnica apuntaba a no dejar que se produjeran silencios largos, la tranquilizaba y alentaba mucho cuando trataba de vencer sus resistencias y mantenía el ambiente de su sesión animado y alegre. Ésta era su intención consciente y en esto parecía triunfar, al menos en un nivel superficial, en las primeras semanas de terapia. Pero cuando la paciente empezó a tener deseos sexuales hacia él, sus maneras animadas y tranquilizadoras me parecieron adoptar un aire provocativo y seductor. Cuando la paciente se enredó en una relación sexual con un hombre mucho mayor y lo exhibió sin pudor ante sus adocenados padres, el terapeuta la felicitó y no hizo interpretaciones de los aspectos incestuosos y destructivos de ese comportamiento. Insistió en que ella estaba emprendiendo una experiencia emocional correctora que él consideraba un gran mejoramiento respecto de su anterior timidez sexual. El no veía en sus propias manipulaciones la manifestación de sus necesidades sexuales, así como una hostilidad por el psicoanálisis. Tampoco reconoció que la nueva (?) promiscuidad de su paciente no era una independencia verdadera sino una forma de sometimiento a él, así como una actuación de su trasferencia sexual. Después de exponer este modo de ver, ya no tuve ocasión de saber de la paciente hasta que leí varios años después sus aventuras en los periódicos. He visto otros ejemplos de pacientes tratados durante años por supuestos "psicoanalistas" que ejercían siguiendo sistemas teóricos y técnicos muy alejados de lo que estoy tratando de presentar aquí como psicoanálisis clásico. A veces aquellos pacientes parecían haber experimentado "curas trasferenciales" y se sentían relativamente bien mientras duraba la trasferencia positiva para derrumbarse cuando ésta cam-

344

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

LA TRASFERENCIA

biaba como resulta inevitable. En otras ocasiones he visto el género de neurosis obsesiva artificial que describe Glover (1955, pp. 353-66) en el capítulo que dedica a la interpretación inexacta. A veces esos pacientes se hacen partidarios fanáticos de cierta forma de psicoterapia y pasan la vida tratando de ganar adeptos para la nueva religión. Los pacientes insuficientemente analizados propenden a actuar su trasferencia positiva en dirección a la escuela de terapia en la que se ha formado su analista o terapeuta. Su amor no correspondido se manifiesta en su adhesión a la jerga del psicoanálisis, en el constante intercambio de intimidades verbales, en la desesperada búsqueda de nuevos adeptos que servirán de testigos de que su fe es la única verdadera. El "fiel creyente" dentro de cualquier forma de psicoterapia resulta tan víctima de reacciones trasferenciales no resueltas como el partidario que ha sido sometido a un "lavado de cerebro". La independencia mental y espiritual sólo puede ser resultado de un minucioso análisis de los fenómenos trasferenciales.

patizar con esta reacción al principio, porque olvidaba este aspecto particular de su vida. A menudo cometía yo errores de dosificación en mis interpretaciones con él porque no me daba cuenta de las angustias u hostilidades especiales que allí entraban. Obstaculizaba mi capacidad de empatía el que yo ignoraba algunos de los peligros particulares existentes en la historia de la vida de un negro sureño. La primera vez que interpreté un objeto sexual desfigurado en un sueño como que era mi esposa puse en movimiento inadvertidamente una intensa angustia. Esto se debía no sólo a que era una figura tabú por ser la esposa de su analista y una figura materna sino además una mujer blanca, y yo no solamente una figura paterna sino también un blanco poderoso. A consecuencia de tales errores y otros muchos, el paciente tuvo una serie de suaves y sumisas reacciones de trasferencia conmigo que duraron años enteros. Sólo después de familiarizado yo suficientemente con sus antecedentes culturales y haber mejorado mi capacidad de empatía osó tener en mí confianza suficiente para que sus sentimientos de trasferencia fueran genuinos e intensos.

Como un último grupo del examen de las causas de reacciones tras-

ferenciales intratables debidas a errores técnicos mencionaré brevemente las situaciones originadas en la incomprensión del analista de la cultura particular a la que el paciente pertenece. Recuerdo los muchos problemas trasferenciales que encaré la primera vez que intenté analizar a un negro sureño. Como se puede imaginar las reacciones trasferenciales y contratrasferenciales se complicaban por nuestros antecedentes tan diferentes. Además de los sentimientos trasferenciales debidos a las figuras familiares del paciente, había intensas emociones derivadas de sus sentimientos para con las personas en general. Esta situación se complicaba por mis propias reacciones ante los sureños y los negros. Y un obstáculo final era mi desconocimiento de la cultura de los negros sureños. Tuve muchas dificultades para valorar la propiedad de algunas reacciones del paciente porque con frecuencia ignoraba yo lo que era la realidad en una situación dada.

345

á

La ilustración que antecede es un ejemplo extremado de cómo el no conocer la cultura del paciente puede estorbar el manejo de la trasferencia. Tuve problemas semejantes, de menor gravedad, cuando traté de analizar a un aristócrata inglés. Había visto yo pacientes relativamente poco analizados tras varios años de tratamiento por proceder de un trasfondo norteamericano muy diferente del de sus analistas europeos. Creo que muchos analistas tienen en cuenta esta posibilidad y cuando envían a algún paciente con otro analista tratan de que no le sea muy ajeno. A veces esto no es posible; entonces hay que tomar en cuenta esta complicación y dedicarle una atención especial. El daño más grave se presenta cuando el analista olvida la disparidad y da por hecho que puede empatizar debidamente con los pacientes de tierras más remotas.

3.10.4

LA CUESTIÓN DEL CAMBIO DE ANALISTA

Por ejemplo, el paciente tenía fantasías que contenían mucha desconfianza y suspicacia en relación conmigo. Durante mucho tiempo ignoré el hecho de que cada vez que llegaba en su coche a mi consulta estaba penetrando literalmente en territorio enemigo. Los conductores de otros vehículos, la policía del barrio y las personas que hallaba en el vestíbulo y el elevador de mi edificio eran para él potencialmente peligrosos. Esta sensación, naturalmente, suscitaba fantasías. No era tan sólo una reacción de trasferencia conmigo ni un derivado de los primeros sentimientos por sus padres. Estos sentimientos adquirían parte de su intensidad por experiencias reales recientes, que le habían sucedido a él o a personas íntimamente relacionadas con él. Tuve muchas dificultades para em-

La discusión de problemas como las reacciones de trasferencia intratables y los errores de técnica parecen llevarnos a la cuestión de cuándo se considera indicado el cambio de analista. Este asunto es complejo y delicado al mismo tiempo; raramente se menciona en la literatura y sin embargo se discute con mucha frecuencia privadamente entre los analistas. Como las dificultades en el desarrollo y el manejo de las reacciones de trasferencia son la causa más frecuente del cambio de analista, está indicado aquí al menos un breve examen de esta cuestión. Un

346

LA TRASFERENCIA

estudio más profundo de este problema se hará cuando hayamos visto temas como el de la analizabilidad, la elección de analista y los problemas de la contratrasferencia. Parece haber renuencia entre los analistas a aceptar el hecho de que podrían ser incapaces de analizar venturosamente a todos los pacientes analizables. En parte esto podría parecer un residuo de las fantasías de omnipotencia, y también puede ser consecuencia de la idea de que el sexo y el temperamento del analista no influyen en las reacciones de trasferencia del paciente. Es verdad que la definición tradicional de trasferencia subraya el hecho de que los fenómenos trasferenciales se originan en el paciente. Pero nuestro mayor conocimiento de la psicología del Yo ha aclarado la importancia de la situación analítica para facilitar los fenómenos de trasferencia. La personalidad y la destreza del analista son partes importantísimas de la situación analítica e influyen en el curso de las reacciones de trasferencia. Para decirlo de otro modo: si bien es cierto que los fenómenos trasferenciales son esencialmente desplazamientos respecto del pasado del paciente, de todos modos el analista no es ni una pantalla completamente en blanco ni un participante totalmente pasivo en el proceso terapéutico. La personalidad y la capacidad del analista influirán en el orden y la intensidad de las reacciones de trasferencia del paciente así como en la facilidad o dificultad de laborar con ellas. Llama la atención el que muchos analistas concuerden en que trabajan mejor en unos casos que en otros pero no relacionen esta diferencia con la cuestión de cuándo está indicado un cambio de analista. El cuestionario de Glover al respecto confirma la gran diversidad de opiniones que reina en este asunto (1955, parte n). La situación es diferente en lo tocante al adiestramiento de candidatos. Según los reglamentos para la formación de candidatos en la American Psichoanalytic Association, a cada candidato se le da la oportunidad de laborar con otro analista si su primer análisis didáctico no se logra. Tal vez los analistas de más edad y con mayor experiencia comprendan mejor sus propias limitaciones. Hay varios indicios para pensar en cambiar de analista. Ante todo, debe estarse seguro de que el paciente es analizable; de otro modo, bien podría suceder que lo indicado fuera un cambio de terapia, no de terapeuta. Si las reacciones de trasferencia no responden debidamente a la interpretación en un período de tiempo suficiente, o sea si tenemos reacciones de trasferencia intratables o si no se producen reacciones de trasferencia importantes, debemos pensar en cambiar de analista. No es fácil determinar cuánto es el espacio de tiempo "suficiente", como

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

347

declara también el cuestionario de Glover (pp. 328-30). Desde un punto de vista puramente subjetivo, yo trato de estar en guardia y no ceder fácilmente a la impaciencia por mi parte, y sin embargo no deseo continuar innecesariamente las luchas prolongadas e improductivas, por testarudez ni orgullo mal entendido. Finalmente creo que el cambio de analista es necesario cuando ha habido errores repetidos por parte del analista o cuando cualquier error ha creado una situación irreversible. Estas diferentes indicaciones con frecuencia son inseparables unas de otras, es decir los errores de técnica causan reacciones de trasferencia intratables o hacen al paciente inanalizable por ese analista en particular, etcétera. Mi propia experiencia clínica me ha enseñado las siguientes reglas relativas al cambio de analista. Después de un período de cuatro años de tratamiento, reviso cada caso para ver si sería aconsejable cambiar de analista. Tengo por costumbre considerar el cambio de analista si no veo señales claras en ese momento de que el análisis está por terminar. Los pacientes que vuelven por un segundo análisis harían mejor en ir con otro analista, y si es posible, de sexo o personalidad diferentes de los del primero. Para los pacientes que perdieron padre o madre en la primera infancia, el sexo del analista puede ser un factor decisivo. Esos pacientes necesitan laborar con un analista del mismo sexo que el padre (o madre) ausente. Sin eso, los pacientes emplean en exceso las figuras auxiliares fuera del análisis como figuras de trasferencia suplementarias. La interprétación coherente de este fenómeno puede redirigir esa reacción de trasferencia para sentirla con el analista. Pero no siempre es así, sobre todo si hay demasiada discrepancia entre la personalidad del analista y los objetos originales que son la fuente de los sentimientos de trasferencia. Por ejemplo, muchos de mis pacientes tienen dificultades en reaccionar conmigo como su figura materna odiosa, pero la mayoría de ellos al fin lo hacen. Hubo un paciente empero que no tenía padre y nunca pudo reaccionar conmigo como su madre odiosa y hubo de revivirla con otras figuras de su medio ambiente. La otra cara de la moneda está relacionada con situaciones que se presentan cuando hay demasiada semejanza entre la personalidad del analista y la fuente original de trasferencia. Esto da lugar a reacciones de trasferencia inanalizables e intratables y requiere también un cambio de analista. Grete Bibring (1935) y Greenacre (1959) han comentado este hecho.

348

LA TRASFERENCIA

TÉCNICA DEL ANÁLISIS DE LA TRASFERENCIA

3.10.5 LOS CANDIDATOS EN ENTRENAMIENTO

LISTA ADICIONAL DE LECTURAS

La aparición de la trasferencia en el análisis de candidatos en preparación psicoanalítica merece mención especial porque la complican varios factores. Ante todo, el analista didáctico es una persona de importancia y autoridad real para el progreso de la capacitación psicoanalítica del candidato. Sus decisiones, tácitas u otras, en materias relativas a la formación del estudiante las percibirá éste como recompensas o castigos importantes que contaminarán la situación trasferencial. Además, el analista didáctico suele también ser instructor, supervisor o analista didáctico de otros candidatos y así entra de modo real en situaciones verdaderamente entre hermanos. Además, al enseñar o leer trabajos, el analista didáctico revela su personalidad al candidato y pierde así la posición anónima relativa que facilita los fenómenos de trasferencia. Finalmente, la misma institución adquiere un significado adicional de trasferencia (Kairys, 1964). Complica más aún toda esta situación el hecho de que el principal motivo consciente para el tratamiento es el deseo que el candidato tiene de capacitarse. La mayoría de los candidatos se niega a reconocer que tiene una importante necesidad de tratamiento o no se da cuenta de ella. En uno u otro caso presentan la apariencia de la normalidad y tienden a apegarse a esa fachada como defensa. En el análisis, la ausencia de sufrimiento apremiante puede bloquear la formación de una neurosis genuina de trasferencia durante largos períodos de tiempo (Reider, 1950; Gitelson, 1948, 1954). Una resistencia más es la tendencia de un candidato a identificarse con su analista didáctico como medio inconsciente de congraciárselo. Por encima de todo, las reacciones de trasferencia negativas tienden a seguir faltando o se expresan tan sólo con humildad y sumisión y después por medio de figuras de trasferencia auxiliares. Como todas estas reacciones es probable que susciten reacciones de trasferencia en el analista mismo, tenemos el grave peligro de que los fenómenos de trasferencia en los análisis de entrenamiento no se desarrollen al máximo y no puedan manejarse tan bien como los análisis efectuados fuera de la situación de capacitación. Esto ha hecho que muchos analistas didácticos propongan un segundo análisis después del didáctico, con otro analista (Freud, 1937a; A. Freud, 1950a; Windholz, 1955; Greenacre, 1966a, y la lista adicional de lecturas).

Evolución histórica del concepto de trasferencia

349

Hoffer (1956), Krapf (1956), Orr (1954), Servadio (1956), Waelder (1956).

La índole y el origen de las reacciones de trasferencia Fairbairn (1958), Greenacre (1966b), Guntrip (1961, capítulo 18), Hartmann, Kris y Loewenstein (1946), Klein (1952), Nunberg (1932, 1951), Segal (1964, capítulo 1).

Primeras relaciones de objeto A. Freud (1965), Greenacre (1958, 1960), Hoffer (1949, 1952), Mahler (1963), Spitz (1965), Winnicott (1957).

La relación real entre paciente y analista Alexander, Frena et al. (1946), De Forest (1954), Ferenczi (1930), Weigert (1952, 1954a, 1954b).

La actuación y las reacciones trasferenciales Altman (1957), Ekstein y Friedman (1957), Kanzer (1957), Rexford (1966), Zeligs (1957).

La traslaboración de interpretaciones de la trasferencia Greenson (1965b), Kris (1956a, 1956b), Novey (1962), Stewart (1963).

Problemas del análisis didáctico Balint (1948, 1954), Bernfeld (1962), G. Bibring (1954), Ekstein (1955, 1960a, 1960b), A. Freud (1950a), Gitelson (1954), Glover (1955), Greenacre (1966a), Grotjahn (1954), Heimann (1954), Kairys (1964), Lamplde Groot (1954), Nacht (1954), Nacht, Lebovici y Diatkine (1961), Nielsen (1954), Weigert (1955).

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

4 LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

Después de haber examinado el análisis de la resistencia y la trasferencia parece lógico tomar por punto focal la situación psicoanalítica. El análisis de la situación psicoanalítica nos ofrece la oportunidad de reexaminar muchos de los procedimientos y procesos que ya hemos descrito desde otro punto de vista. Convergiendo en la acción recíproca de paciente, analista y ambiente obtenemos un insight adicional del gran poder que tiene la situación psicoanalítica como instrumento terapéutico. Además, puede proporcionarnos otra ocasión de esclarecer las complicadas interacciones de los tres elementos esenciales: paciente, analista y ambiente. Aunque la relación existente entre ellos es de interconexión e interdependencia, conviene explorar por separado cada uno de los tres componentes de la situación psicoanalítica. Debemos entonces preguntarnos cuál es la contribución de cada uno, y cómo influye cada uno en la situación psicoanalítica. (El libro de Stone [1961] al respecto nos parece la obra de consulta más amplia.)

4.1 LO QUE EL PSICOANÁLISIS REQUIERE DEL PACIENTE

4.1.1

MOTIVACIÓN

Sólo un paciente fuertemente motivado podrá laborar de todo corazón y con perseverancia en la situación psicoanalítica. Los síntomas neuróticos o rasgos discordantes de carácter tienen que hacer sufrir al paciente lo bastante para que soporte los rigores del tratamiento psicoanalítico. La curiosidad y el deseo de entender han de completarse con la aflicción neurótica para que el paciente tenga una experiencia psicoanalítica algo profunda. Tiene que estar dispuesto a soportar la pena de revelar sus experiencias íntimas cargadas de culpabilidad y angustia; tiene que estar dispuesto a gastar bastante tiempo y dinero, renun[350]

351

ciar a las ventajas secundarias de su padecimiento y además no pensar en resultados rápidos ni temporales. En años recientes, el deseo de resultados más rápidos ha hecho a muchos pacientes recurrir a la psicoterapia breve y a formas abreviadas de psicoanálisis. Han alentado esta tendencia buen número de psicoanalistas que utilizan una amalgama de psicoanálisis y psicoterapia. Este fenómeno ha creado mucha confusión y conflicto en los círculos psicoanalíticos y psiquiátricos después de la segunda guerra mundial, cuando el número de psiquiatras que buscaban preparación psicoanalítica aumentó grandemente y eran muy pocos los analistas didácticos. Libros como los de Franz Alexander y sus adeptos en Psychoanalytic Therapy (1946) y Fireda Fromm-Reichmann (1950) preconizaron diversos procedimientos terapéuticos breves y manipulativos que se hacían pasar por psicoanálisis. (Para una crítica de estos intentos véase Eissler, 1950b, 1956.) Yo opino que todas las formas de psicoterapia pueden ser válidas con tal que uno estudie cuidadosamente sus ventajas, limitaciones y efectos terapéuticos. En muchos casos, las modificaciones y desviaciones respecto del psicoanálisis pudieran ser necesarias para satisfacer las necesidades del paciente (Gill, 1954). Freud (1919a) mismo predijo que algún día tendríamos que hacer una aleación con el "oro puro" del psicoanálisis para poder tratar a un número mayor de pacientes (p. 168; 453). Pero cuando se modifica el psicoanálisis para mitigar las resistencias analizables del paciente o para satisfacer los fines materiales inconscientes del terapeuta, tanto éste como el paciente es probable que padezcan. La cuestión es muy diferente cuando un paciente necesita terapia psicoanalítica pero no está psicológicamente preparado para ella. Por ejemplo, algunos pacientes tal vez no tengan conciencia de hasta qué punto se han restringido sus vidas a consecuencia de su patología. Pudiera entonces ser necesaria alguna psicoterapia preparatoria para hacer comprender al paciente que necesita de una terapia más radical. Anna Freud (1928) describió este problema muy ampliamente en lo tocante a los niños y creo que es válido también para un número creciente de adultos (Rappaport, 1956). Volvamos a la cuestión de lo que le permitiría hacer su motivación al paciente. Su sufrimiento deberá ser bastante para inducirlo a entrar en la situación psicoanalítica en calidad de paciente. Las personas que buscan el psicoanálisis con fines de investigación, para su adelanto profesional, para su entrenamiento o por curiosidad deberían considerarse resistentes y necesitadas de psicoterapia preparatoria. Sostengo que

352

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

sólo quien se siente paciente puede ser analizado con profundidad. Sólo esa clase de persona estará dispuesta a tratar de entrar y laborar en la situación analítica. Esto deja todavía sin resolver la cuestión de si el incentivo es suficientemente fuerte para que permita soportar las privaciones y los estados de regresión que se presentan en el tratamiento analítico. ¿Tiene el paciente motivación suficiente para soportar la desigualdad, la desigualdad de la relación entre paciente y analista que exige la situación analítica? Debería tenerse presente que cuando mencionamos la capacidad que el paciente tenga de soportar el dolor y las frustraciones que son normales en el psicoanálisis no queremos decir que esperamos que reaccione con ecuanimidad o moderación o buen ánimo a las dolorosas situaciones mencionadas. Muy al contrario, esperamos y aun deseamos que reaccione intensamente, con rabia, cólera, rencor, etc., para que esos sentimientos y las defensas contra ellos pasen a formar parte del análisis. Lo que esperarnos es que pueda sentir esas reacciones sin aniquilarse a sí mismo en la situación analítica. Los caracteres orales guiados por sus impulsos, que dominan malamente, y necesitados de satisfacciones rápidas hallan la situación analítica en extremo difícil de sostener. Son propensos a interrumpir el tratamiento por medio de alguna actuación de serias consecuencias. Igualmente difícil pero menos evidente será la sumisión patológica de pacientes con trastornos masoquistas del carácter, que gozarán en silencio el dolor de la situación analítica. Estos pacientes podrán pasar años de algo que parecerá análisis sin cambiar ni quejarse. Los caracteres narcisistas no podrán soportar la austeridad relativa de la relación con el terapeuta, y los pacientes muy retraídos no resistirán a la sensación de distanciamiento entre paciente y analista. Este tema se verá con mayor amplitud en el torno II.

4.1.2

APTITUDES

De todas las psicoterapias actualmente practicadas, el psicoanálisis es el que más exige, y de más formas, a los pacientes. No sólo impone duras pruebas al hacer soportar al paciente privación, frustración, angustia y depresión en la situación analítica. Lo que hace de la terapia psicoanalítica algo tan insólitamente exigente con el paciente es que los procedimientos y procesos del psicoanálisis le imponen la necesidad de llevar a cabo más o menos constante y repetidamente varias parejas

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

353

de funciones yoicas antitéticas, de oscilar entre ellas y también de combinarlas. Se pide que el paciente' sea capaz: (a) de regresionar y progresar, (b) de ser pasivo y activo, (c) de renunciar al control y de mantenerlo y (d) de renunciar a la prueba de la realidad y de conservarla. Para realizar todo esto, el paciente tiene que tener funciones yoicas elásticas y flexibles. Esto parece estar en contradicción con nuestra anterior descripción de la neurosis, resultado de una insuficiencia en las funciones yoicas. Pero lo que caracteriza al neurótico analizable es que el defectuoso funcionamiento de su Yo se limita a aquellas regiones más o menos directamente ligadas a sus síntomas y rasgos de carácter patológicos. A pesar de su neurosis, el paciente tratable conserva la facultad de funcionar con eficacia en las esferas relativamente libres de conflicto (Hartmann, 1951). Así, el paciente analizable tiene que poder desempeñar las funciones yoicas antitéticas arriba mencionadas mientras no choquen demasiado con sus conflictos neuróticos. Como los derivados del conflicto neurótico siempre están buscando descarga, una u otra de esas funciones yoicas opuestas tendrá que entrar al fin en el conflicto neurótico, será menoscabada y se manifestará en forma de resistencia al proceso analítico. Los resultados clínicos sobresalientes serán entonces la pérdida de elasticidad y flexibilidad en alguna función yoica, se pondrá de manifiesto cierta rigidez, o bien se perderá temporalmente cierta función del Yo. Por ejemplo, un paciente tal vez no pueda regresionar en la dirección del pensamiento de proceso primario en asociación libre y seguirá siendo lógico y ordenado en todas sus producciones. O un paciente no podrá suspender la asociación libre cuando se le pida algún dato histórico concreto y ni siquiera advertirá este mal entendimiento. La terapia psicoanalítica requiere que el paciente neurótico tenga un Yo con elasticidad suficiente para moverse entre sus funciones opuestas y para combinarlas, tomando en cuenta las limitaciones que le impone su conflicto neurótico. A medida que avanza el tratamiento esperamos que se produzca un incremento paralelo en el campo de las funciones yoicas flexibles. Disequemos los diversos procedimientos que ejecuta el paciente y los procesos que sufre para ver qué aptitudes son concretamente las que exige de él la situación analítica. Para acercarse a la asociación libre, el paciente tiene que ser capaz de. renunciar parcial y temporalmente a su contacto con la realidad. Pero debe poder dar información exacta, recordar y comprender. Debe poder oscilar entre el pensamiento de proceso primario y el secundario.

354

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

Esperamos de él que se abandone a sus fantasías, que las comunique lo mejor que le sea posible, con palabras y sentimientos comprensibles para el analista. Debe tener una mente suficientemente reflexiva para que pueda empatizar hasta cierto punto con la capacidad de seguirlo que tenga el analista. Pedimos al paciente que sepa escuchar y trate de entender nuestras intervenciones y al mismo tiempo que asocie libremente sus ideas con lo que le hemos dicho. Su Yo tiene que tener elasticidad suficiente para que tenga movilidad para regresionar y volver de ahí (A. Freud, 1936; Zilboorg, 1952b; Loewenstein, 1956, 1963; Bellak, 1961; Kanzer, 1961; Altman, 1964). Debe tener cierta capacidad de laborar con el analista y también dejarse regresionar y sentir diversos tipos e intensidades de amor y odio por él. Para decirlo sucintamente, deberá acostumbrarse a ir y venir entre la alianza de trabajo y la neurosis de trasferencia. Esto significa que en el campo de las relaciones de objeto, el paciente tiene que tener también la flexibilidad necesaria para oscilar entre regresión y progresión y para formar mezclas con diferentes proporciones de ambas. El paciente ha de tener cierta capacidad de soportar la incertidumbre, la angustia y la depresión, las frustraciones y humillaciones que aparecen en el curso del análisis, sin recurrir a acciones destructivas. Necesitamos que se deje llevar por sus emociones en la hora analítica para que sienta que la experiencia es genuina. Pero no deseamos que se haga ininteligible o desorientado. Al final de la hora analítica esperamos que se vaya en su carro sin atropellar a nadie, por mucho que regresionara durante la sesión. Además, esperamos que fuera de ésta piense y cavile en los insights obtenidos en las sesiones y que vuelva con nuevos insights, conexiones, recuerdos y sueños significativos. Pero tampoco queremos que viva toda la vida como en una gigantesca sesión analítica. Pedimos al paciente que no haga ningún cambio radical en la realidad de su situación hasta que esté completamente analizado. Para ello habrá de tener paciencia, posponer la acción pero no entregarse a la resignación ni la desesperación. (Éste es un problema especialmente importante en el análisis de candidatos en entrenamiento.) El psicoanálisis requiere que se relacione tan genuina y espontáneamente como pueda con las personas significantes que lo rodean, pero esperamos que traiga sus experiencias a la sesión. Una y otra vez vemos las dos series contrapuestas de funciones yoicas que debe tener el paciente, quien debe ser al mismo tiempo el que siente y padece y el observador de sí mismo, el pasivo y el activo, el relativamente incontrolado y el que se controla.

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

355

Para producir el material analítico el paciente tiene que ser capaz de regresión y de progresión. En el estado de regresión halla y recoge el material; y lo comunica en el estado de progresión. Antes de poder asimilar los insights que proporciona el analista tiene que comprobar primero su validez, introspeccionarse, reflexionar, rumiarlo y digerirlo todo. Sus funciones yoicas sintéticas e integrantes, en conjunción con su alianza de trabajo, hacen posible la traslaboración. Al cabo de cierto tiempo, los nuevos insights conducen a la reorientación y el reajuste (E. Bibring, 1954). 4.1.3

RASGOS DE PERSONALIDAD Y CARÁCTER

Las motivaciones y capacidades del paciente que le permiten laborar en el análisis están íntimamente relacionadas con sus rasgos de carácter y personalidad y dependen de ellos. Al determinar si un paciente será capaz de satisfacer las exigencias de la situación psicoanalítica es más fácil concretar en lo tocante a los criterios negativos que a los positivos. Las contraindicaciones del análisis son mucho más precisas que las indicaciones (Freud, 1904; Fenichel, 1945a; Knight, 1952, y la lista adicional de lecturas). El examen de los trabajos citados indica que la mayoría de los autores creen que salvo en las psicosis francas y de larga evolución, la categoría del diagnóstico no es un guía seguro. En la estimación de la idoneidad del paciente para el análisis deben estudiarse los rasgos sanos de personalidad y carácter, así como los patológicos. Esto entra ya en el tema de la analizabilidad, que veremos extensivamente en el tomo u. Además, yo opino que los rasgos requeridos del paciente idóneo son cualitativamente semejantes a los requeridos del analista, y prefiero examinarlos primero desde el punto de vista de éste.

4.2 LO QUE EL PSICOANÁLISIS REQUIERE DEL PSICOANALISTA

En la práctica del psicoanálisis terapéutico, el psicoanalista tiene que llevar a cabo ciertos procedimientos técnicos en el paciente y en sí mismo. Para ejecutar estos procedimientos debidamente, el psicoanalista tiene que utilizar ciertos procesos psicológicos que se producen dentro de él, porque las cosas que suceden dentro de su propio cerebro son los medios más valiosos que tiene para penetrar en la mente de otra persona. Por consiguiente, la destreza del psicoanalista está indisolu-

356

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

blemente ligada a su propia mente inconsciente y al grado en que es accesible al empleo por su Yo consciente. Se requiere una gran inteligencia y un elevado nivel cultural, ciertamente, pero aún es más importante que el analista tenga una mente inconsciente inteligible y disponible. El requisito de que todo psicoanalista debe haber pasado por la terapia psicoanalítica para que se le permita tratar psicoanalíticamente a un paciente apunta no sólo a comunicar al analista la convicción personal de la validez de los factores inconscientes y a desensibilizado en aquellas partes donde sus propios problemas podrían deformar su juicio; el análisis personal del analista tiene por objetivo último poner a disposición de su Yo consciente las importantes pulsiones, defensas, fantasías y conflictos inconscientes de su propia vida infantil y sus derivaciones posteriores. Algunos de estos conflictos habrán de ser resueltos, otros modificados en formas más adaptativas, otros seguirán iguales, pero serán enfocables. Lo que tiene importancia capital para el psicoanalista practicante es que sus conflictos inconscientes sean controlables y accesibles para emplearlos en su labor con los pacientes. El grado de resolución sin duda influirá en la destreza de que el psicoanalista pueda disponer. Su capacidad de lograr la satisfacción instintual sin conflicto aumentará la aptitud de su Yo para neutralizar ciertas funciones y reforzar las autónomas, así como la adaptabilidad de su Yo. Otro tanto puede decirse de los conflictos intrasistémicos (Hartmann, 1951, p. 145). La destreza del analista se debe a procesos psicológicos que forman también su personalidad y su carácter. Sus mismos conocimientos e inteligencia están bajo la influencia del grado de resolución de sus conflictos neuróticos. Yo iría aún más allá y diría que las motivaciones que lo llevaron al campo del psicoanálisis también desempeñan un papel en su modo de laborar con los pacientes. Destreza, saber, carácter y motivación son los requisitos esenciales. Todos están relacionados entre sí y ligados a las emociones, pulsiones, fantasías, actitudes y valores, conscientes e inconscientes, del psicoanalista. De todos modos, para ser claros, dividiremos artificialmente estos factores en tres grupos (destrezas, rasgos y motivaciones) en relación con la cuestión de qué es lo que el psicoanálisis requiere del psicoanalista. Recomiendo vivamente al lector los dos hermosos ensayos de Ella Sharpe (1930, 1947) sobre el tema, así como Stone (1961) y Greenson (1966).

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

4.2.1

357

LAS DESTREZAS QUE DEBE TENER EL PSICOANALISTA

4.2.1.1

Entender lo inconsciente

El talento más importante que debe tener el psicoanalista es la facultad de traducir los pensamientos, sentimientos, fantasías, impulsos y modos de proceder conscientes del paciente a sus antecedentes inconscientes. Tiene que ser capaz de advertir lo que está detrás de los diversos temas que toca el paciente en la sesión analítica. Debe escuchar la melodía manifiesta, pero oír también los temas ocultos (inconscientes) de la "mano izquierda", el contrapunto. Ha de contemplar los cuadros fragmentarios que pinta el paciente y ser capaz de trasladarlos a su forma original inconsciente. Veamos un ejemplo sencillo y típico: Un joven dice en su sesión la cólera y el asco que le inspiran las costumbres de su hermana mayor en el excusado. Deja la puerta entornada, y él puede ver accidentalmente sus feos pechos desnudos. Puede incluso oír los diferentes ruidos que hace en el baño, que son repugnantes. Cuando va allí después de ella, trata de no respirar, pero de todos modos huele las emanaciones de su cuerpo y sus polvos. Cuando ve pelos de ella en la tina le dan ganas de vomitar. A pesar de la cólera y el asco que manifiesta conscientemente en alta voz, es bastante fácil distinguir en el fondo el interés sexual del joven por las actividades orgánicas de su hermana. Sus fantasías inconscientes de llevar diferentes partes de ella a su boca le dan asco y náuseas. No se enoja porque sea fea; al contrario: se enoja porque es excitante.

¿Cómo se llega a esta interpretación? La persona que ha superado la amnesia de sus días infantiles puede recordar o imaginar fácilmente cómo el cuarto de baño era escenario de placeres sensuales infantiles y uno de los gozos de los muchachos era atisbar. Las hermanas y las madres fueron sexualmente atractivas para nosotros antes de que se erigiera como una defensa la barrera de la aversión. Uno no ve "accidentalmente" lo que pasa detrás de una puerta entornada sino queriendo. Lo prohibido o inalcanzable puede parecer muy atractivo o feo: los extremos se tocan. No tenemos por qué detenernos a escuchar los ruidos del baño si no nos gustan, como suelen gustarles a los niños conscientemente y a los adultos inconscientemente. El ver el pelo probablemente suscita fantasías relacionadas con otras partes vellosas del cuerpo, y a uno le dan ganas de vomitar sólo si siente algo repelente en la boca. En general, el asco es la reacción al sentimiento o la imaginación de que algo repulsivo está en contacto con nuestro cuerpo. Los niños

358

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

adultos tienen fuertes impulsos de llevarse los objetos placenteros, agradables o excitantes a la boca. Todos los niños lo hacen franca y conscientemente, los adultos más discreta o inconscientemente. El asco impropio indica un deseo reprimido de tocar o llevarse a la boca algo considerado conscientemente "sucio". Si uno ha resuelto estos problemas en sí mismo, no le es difícil escuchar al joven, hacer una asociación con su material y dejarse llevar hacia recuerdos o fantasías latentes y afines del pasado. En este caso no es necesario mucho trabajo intelectual. Nuestras propias asociaciones con hermanas, escenas y ruidos del baño, nuestras propias reacciones de asco en situaciones semejantes pasadas nos llevan rapidísimamente a los impulsos y fantasías ocultas. Para determinar si nuestras asociaciones parecen concordar con la situación del paciente, tenemos que pasar de participante a observador, de empatía a introspección, de la deducción a la intuición, de la participación a la distancia. Para facilitar esas transiciones y oscilaciones, el analista debe escuchar al paciente con una atención siempre igualmente flotante (Freud, 1912b). Desde esta posición uno participa con puntos de vista tanto despegados como comprometidos, y está dispuesto a ir y venir al pasado y al presente a medida que la situación lo requiera. Esta capacidad de oscilar entre observador y participante la han descrito Ferenczi (1928b), Sterba (1929), Sharpe (1930), Reik (1948) y Fliess (1953). En el material del caso arriba citado, yo escuchaba lo que decía el paciente y seguía mis propias asociaciones, hasta que me pareció asir el significado inconsciente de este material para el paciente. Ahora querría describir una situación en que hube de utilizar una serie más complicada de procesos psicológicos. y los

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

359

do" añade sonriente, y después suspira, y ahora llora y las lágrimas le corren por la cara. Estoy maravillado. Repaso rápidamente lo que me ha dicho, pero mis asociaciones no dan indicios que valgan. Pienso en la sesión anterior, pero tampoco me ayuda eso. Creí tener un buen contacto con ella en aquella hora, pero ahora siento que la he perdido. En este punto cambio de modo de escucharla. De escuchar desde fuera paso a escuchar desde dentro. Tengo que dejar que una parte de mí se trasforme en la paciente y he de pasar por sus experiencias como si yo fuera ella e introspeccionar lo que ocurre dentro de mí a medida que va sucediendo. Lo que estoy tratando de describir son los procesos que ocurren cuando uno empatiza con su paciente (véase Fliess, 1953; Schafer, 1959; Greenson, 1960). Me hago vivir los diferentes acontecimientos que la paciente ha descrito, así como la hora analítica, las asociaciones de ella y sus afectos según parece haberlos ido teniendo en la sesión. Vuelvo a las declaraciones de la paciente y trasformo sus palabras en imágenes y sentimientos de acuerdo con la personalidad de ella. Hago asociaciones de esas imágenes con sus experiencias de la vida, sus recuerdos, sus fantasías. Como llevo años laborando con ella, me he construido un modelo de la paciente, compuesto por su aspecto físico, su comportamiento, su andar, sus deseos, sentimientos, defensas, valores, actitudes, etc. Esta maqueta de guía de la paciente la coloco en el primer plano cuando trato de sentir lo que ella sentía. El resto de mí pierde relieve y aísla por el momento. Repasando los acontecimientos descritos por ella (pero esta vez siendo yo la paciente), varias ideas nuevas afloran. Su marido había derramado sobre ella una "lluvia" de besos, decía la paciente. Para mí como observador esto no había suscitado ninguna imagen especial. Pero al convertirme en la paciente me viene a la mente una escena de la infancia: la ducha con el padre. Este había sido uno de los pocos recuerdos alegres que tenía de su progenitor, que solía ser muy gruñón. Un elemento del recuerdo había quedado grabado en la mente de la paciente: que su padre era peludo, cosa que le hacía parecer muy sensual, pero espantable. Cuando ella lo besaba recordaba con gran niti-

Una paciente relata en su sesión una experiencia sexual insatisfactoria con su esposo habida la noche anterior. Ella sentía deseo sexual, pero algo de lo que estaba sucediendo bloqueaba su capacidad de gozar el orgasmo. No sabía con seguridad cuál había sido el hecho perturbador; en el jugueteo preliminar no había habido nada insólito, y sin embargo era allí donde lo había advertido. El esposo la besaba amorosamente, le acariciaba la piel con las manos y la boca, le rozaba los pechos, etc., pero la excitación de ella se desvaneció. La paciente parece algo molesta pero triste también mientras describe su predicamento. Sus asociaciones la arrastran a una comida reciente en una fiesta, pero la tristeza parece aumentar, las asociaciones se pierden y la paciente queda callada. No entiendo su silencio ni su tristeza, por eso le pido que vuelva a la experiencia sexual y deje errar sus pensamientos. Dice tristemente que no había

dez cómo picaba su barba. Ahora el analista piensa en la última observación de la paciente: que "estaba recién rasurado". Al principio había creído yo que esto tenía relación con su madre. Ahora comprendo que el marido recién rasurado, amoroso y considerado había suscitado la imagen contrastante de su deseo sexual reprimido de aquel padre sensual y sádico. Al ocurrírseme estos pensamientos, la paciente empieza a hablar otra vez de aquella comida y de cómo su compañero de mesa masticaba con los labios abiertos... característica que odiaba en su padre. Ahora estoy convencido de que mi empatía me ha permitido descubrir el trastorno inconsciente que se produjo en su experiencia sexual. Su esposo había suscitado recuerdos del padre inconscientemente amado, y por eso no pudo ella lograr el orgasmo, y por eso lloraba tan tristemente porque el marido tenía el rostro liso.

nada nuevo, que no fue culpa de su esposo, que estuvo considerado, apasionado y amable, cualidades todas que suelen complacerla. "Estaba recién rasura-

Esta viñeta clínica ilustra un método válido para captar las sutiles

360

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

y complicadas emociones ocultas de otro ser humano. Empatía significa compartir, sentir lo que siente otro ser humano. Uno participa de la índole, no de la cuantía de los sentimientos. Su motivo en psicoanálisis es llegar a entender; no se hace por placer vicario. Es esencialmente un fenómeno preconsciente; puede provocarse o interrumpirse conscientemente; y puede producirse en silencio y de un modo automático, oscilando con otras formas de relación con la fuente. El mecanismo esencial es una identificación parcial y temporal con el paciente basada en el modelo de trabajo que del paciente lleva dentro el analista, hecha por él con la suma de su experiencia con ese paciente. Al trasladar el modelo operativo que se ha elaborado del paciente al primer plano y rechazar hacia el fondo todo lo que es peculiar y únicamente mío, hago que en esta parte mía penetren las palabras y los sentimientos del paciente. La maqueta reacciona con ideas, sentimientos, recuerdos o fantasías, etc. En el ejemplo arriba citado, la palabra "lluvia", que recordaba la ducha,* provocó la asociación clave en la maqueta: el recuerdo de haber tomado un baño de ducha con el padre; esto condujo a asociaciones con el vello y la barba. Es una experiencia de "ajá", o sea que el modelo guía de mi Yo participante había puesto sobre aviso a mi Yo analizante, el observador. Ahora mi Yo analizante tiene que determinar cuál es el significado del material inconsciente. Esto nos hace recurrir a la intuición, íntimamente relacionada con la empatía. Tanto la empatía como la intuición son medios de lograr una comprensión rápida y profunda. La empatía es un modo de establecer contacto íntimo en términos de emociones e impulsos. La intuición hace lo mismo en el dominio de las ideas. La empatía conduce a sentimientos y cuadros o imágenes, la intuición a la reacción de "ajá", que indica que le atinarnos, o a la reacción de "ay", que indica que fallamos. En el último ejemplo clínico, la empatía me hizo sentir mi pérdida de contacto, y también la relación entre la lluvia de besos y la ducha con el padre. La intuición me dijo que iba por buen camino y rápidamente relacioné la vellosidad con la barba hirsuta y la rasurada, y el llanto de la paciente que fue su consecuencia. Mi empatía por la paciente me hizo sentir que acertaba. Es la empatía una función yoica experiencial, mientras que la intuición parece ser una función del Yo observador. Estos dos fenómenos pueden conducir uno al otro y mezclarse de diversos modos. Pero la empatía exige más emocionalmente, consiste en un interés emocional y * En inglés, shower significa lluvia y ducha o regadera [TI,

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

1

361

requiere la capacidad de regresiones controladas y reversibles, no sólo en términos de las funciones yoicas sino también de las relaciones de objeto. Es parecida a la experiencia creadora del artista que describe Kris (1950). La intuición es menos exigente emocionalmente, es sobre todo un proceso mental, aunque regresivo. Empatía e intuición son la base del talento de captar los significados inconscientes que oculta el material consciente; los mejores terapeutas tienen buena provisión de una y otra. La facultad de empatizar es fundamental, porque sin ella, difícilmente podría hacerse terapia develadora alguna. La facultad de ser intuitivo hace la atingencia, pero sin empatía puede inducir a error y ser poco segura. Hasta ahora, las destrezas del psicoanalista que llevamos descritas están relacionadas todas con el empleo de los procesos preconscientes e inconscientes. La cuestión que ahora se plantea es la del papel que el conocimiento intelectual de la teoría y la práctica psicoanalíticas desempeñan en la situación psicoanalítica. Si bien la familiaridad con y la accesibilidad a nuestra mente inconsciente es la destreza más importante para el psicoanálisis, el conocimiento intelectual de éste no por eso es menos necesario. Es una frase común esa de que nadie queda total o perfectamente analizado, que significa que todos tenemos zonas donde nuestro Yo consciente no puede penetrar. Hay además fluctuaciones y cambios en nuestro equilibrio entre instinto y defensa, en el funcionamiento de nuestro Yo y en el equilibrio contratrasferencia-alianza de trabajo, y todo ello puede reducir temporalmente la accesibilidad o confiabilidad de nuestra mente inconsciente. En tales ocasiones tiene particular importancia la disponibilidad del conocimiento teórico del psicoanálisis. Aun en circunstancias ideales, tal vez se requiera el conocimiento teórico y clínico para explicarse uno a sí mismo el significado de un descubrimiento determinado, obtenido por empatía. Volvamos por ejemplo al último caso clínico de la mujer llorosa y con frustración sexual. La empatía y la intuición descubrieron que la bloqueaban en su excitación sexual pensamientos relacionados con su padre, que amenazaban con hacerse conscientes. Además, se necesita conocimiento clínico para comprender que los impulsos incestuosos suelen ocasionar fuertes sentimientos de culpabilidad que se oponen al placer sexual. El conocimiento teórico de la formación de síntomas nos ayudará a comprender que las lágrimas de la paciente en la sesión, después de haber dicho que su marido estaba perfectamente rasurado, indicaban su tristeza por haber perdido un antiguo objeto de amor: el hombre de rostro hirsuto, su padre. En en el primer ejemplo, el del joven a quien disgustaban los hábi-

362

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

tos de su hermana en el baño, el conocimiento teórico y clínico de las formaciones reactivas nos dirá que la impropia intensidad de afectos señalaba cómo un afecto consciente estaba reprimiendo a uno opuesto. Teniendo presente este conocimiento podemos estar sobre aviso para cualquier prueba confirmatoria. El conocimiento de la vida de los instintos, neurótica y normal, en la infancia nos dice que aquello tan deseado en la infancia puede con el curso de la evolución volverse repugnancia, a fin de que uno pueda satisfacer las exigencias del mundo exterior y del Superyó. En estos ejemplos se completan mutuamente empatía y conocimiento, que a veces pueden remplazarse mutuamente también. La situación favorable se presenta cuando ambos están disponibles y pueden emplearse para su validación mutua. La empatía y la intuición pueden decirme que el joven tiene deseos sexuales reprimidos por su hermana. El conocimiento teórico y clínico verifica esto comparando sus producciones con la teoría de las formaciones reactivas. Mi memoria puede ayudar a ello si recuerdo anterior información del paciente al respecto, o si puedo recordar este material posteriormente cuando se presentan datos relacionados con él. El conocimiento práctico de la teoría de la neurosis tiene la misma relación con la técnica psicoanalítica que el estudio de la patología con la práctica de la medicina interna (Fenichel, 1945a). Da las bases para la labor práctica al determinar los aspectos regulares de diversos síndromes patológicos. El cabal conocimiento de lo típico es el mejor modo de estar preparado para entender lo extraordinario. El trabajo con pacientes, los seminarios de casos clínicos, la lectura de historias de casos proveen la materia prima que se va espigando para formar el armazón teórico. Este conocimiento teórico es en realidad un precipitado y destilado de miles de datos clínicos y debe utilizarse para la labor clínica si se desea evitar el peligro de hacer un psicoanálisis disparatado. La empatía y la intuición no pueden enseñarse, pero el que se dedica a las tareas científicas tiene que aprender lo que se pueda enseñar. El conocimiento teórico no es obstáculo para la psicoterapia intuitiva; al contrario, es una condición sine qua non (Sharpe, 1930; Fenichel, 1945a). Creo que el sistema de entrenamiento de la mayoría de institutos psicoanalíticos sustenta esta opinión. Antes de que se le permita a un candidato tomar a un paciente en tratamiento psicoanalítico tiene que haberse sometido él a algún análisis personal efectivo y haber completado los seminarios dedicados a desarrollo mental, estructura y significado del sueño, teoría psicoanalítica de la neurosis, metapsicología bá-

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

363

sica y fundamentos de la técnica psicoanalítica. Sólo después de haber un candidato pasado varios años de análisis personal y adquirido un conocimiento práctico de la doctrina psicoanalítica lo consideramos listo para empezar a aplicar la técnica psicoanalítica (Lewin y Ross, 1960). 4.2.1.2 Comunicación con el paciente Supongamos que el analista ha comprendido el significado del material del paciente mediante el empleo de la empatía, la intuición y el conocimiento teórico. Le toca ahora comunicárselo al paciente. Él debe decidir, efectivamente, qué es lo que le dirá al paciente, cuándo se lo dirá, y cómo. Volvamos al momento de la hora analítica en que el analista siente que ha comprendido el significado inconsciente del material de su paciente. Tal vez lo haya comprendido en forma vaga e impresionista; tiene que formularlo con palabras e ideas antes de pasar adelante. En el análisis se presentan situaciones en que uno comunica al paciente ideas vagas o presentimientos, pero esto suele hacerse sólo cuando el material es relativamente inocuo. Por lo general, es necesario formular el material con palabras ordenadas de tal modo que resulten lo más claras y precisas que sea posible. El analista quiere establecer contacto y producir una impresión en el paciente. Por eso desea evitar que lo entiendan mal, sobre todo dado que las resistencias del paciente están siempre dispuestas a aprovechar semejante oportunidad. Las palabras, el lenguaje y el tono de voz desempeñan un papel especial y fundamental al tender un puente sobre el espacio que separa al paciente del analista, del mismo modo que otrora lo tendieron entre madre e hijo después de consumada la separación orgánica (Sharpe, 1940; Greenson, 1950; Loewenstein, 1956; Rycroft, 1956; Stone, 1961). El lenguaje y el habla son funciones yoicas relativamente autónomas, pero susceptibles de regresión, reinstintualización y reinvasión por los conflictos neuróticos. Esto es posible que suceda en aquellos pacientes que han tenido dificultad en conservar su identidad separada o en los que se debaten en la agonía de una neurosis de trasferencia hondamente regresiva (Loewald, 1960). El analista tiene que formular con palabras lo que podría decir al paciente. Tiene que trasladar su propio pensamiento, de tipo proceso primario, a uno de tipo proceso secundario. Entonces debe decidir si eso puede decírsele al paciente en ese momento. Aquí tiene que emplear su juicio clínico y su empatía, porque sólo con esas facultades puede determinar primeramente si la información es valiosa y en segundo lu-

364

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

gar, si el paciente puede resistir ese insight sin ser traumatizado. El conocimiento intelectual le ayudará recordando interpretaciones semejantes del pasado o tomando nota de la proximidad de unos días de descanso y separación, etc. Tiene que decidir si no sería mejor esperar a que haya más datos, o quizá a que el mismo paciente llegue a esa interpretación. Una vez ha decidido el analista comunicar la interpretación, tiene que pensar en cómo la formulará. Debo interpolar aquí que esta descripción detallada no implica que cada uno de estos procedimientos se produzca normalmente por separado, poco a poco y en orden de sucesión. A veces será así, pero por lo general se producirán rápida, automática y en gran parte simultáneamente. El modo de determinar cómo comunicar un insight al paciente se ha visto ya en las secciones 2.6, 3.5.4.3 y 3.9.4. En este punto baste decir una vez más que la capacidad de empatía es el instrumento más valioso para decidir en estas cuestiones. La elección de las palabras y el tono bien pudiera determinar si habrá contacto e impacto óptimos, si se coadyuvará a la resistencia o si se causará un traumatismo. El vocabulario del analista tiene que estar destinado al Yo razonable del paciente. El analista debe plantearse la cuestión de cuán cerca del Yo razonable del paciente está el insight que desea impartirle. Cuanto más inaccesible es el material, tanto más cuidado hay que tener con las formulaciones y con las palabras que se empleen. Además, el vocabulario del analista no debe ser muy ajeno al paciente, porque daría un toque irreal a la intervención. Hay que causar efecto, pero no desagradable... y estos matices sólo puede determinarlos la identificación empática del analista con cada paciente según el caso. La energía y la entonación empleadas son a menudo más importantes que las palabras escogidas. El tono y la entonación comunican los sentimientos preverbales y no verbales, y con frecuencia las actitudes inconscientes del analista. Es más, la sensibilidad al tono y la entonación se deriva de las primeras relaciones de objeto, en que la angustia de la separación es un factor capital. El tono facilita o dificulta el contacto y es por ello muy importante para el equilibrio confianza-desconfianza en la relación entre paciente y analista (Loewald, 1960; Greenson, 1961). En la situación analítica, un aspecto importante del arte de comunicarse con el paciente es la destreza del analista en el empleo del silencio. El silencio del analista tiene muchos significados para el paciente, según la situación trasferencia) de éste, así como la contratrasferencia del analista. Además, el silencio es una de las grandes presiones que nuestros pacientes han de soportar en la situación analítica y por ello debe administrarse reflexivamente en calidad y cantidad (Stone, 1961,

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

365

pp. 45-55). El silencio es tanto intervención activa como pasiva por parte del analista. El paciente necesita nuestro silencio porque puede requerir tiempo para que sus pensamientos, sentimientos y fantasías emerjan de su interior. Nuestro silencio ejerce también una presión sobre él para que se comunique y haga frente a sus expresiones y emociones sin distraerse. Nuestro silencio puede parecerle cordial y protector o crítico y frío (Nacht, 1964). Esto acaso se deba a sus proyecciones de trasferencia, pero también a su conocimiento subliminal de nuestras reacciones de contratrasferencia (Greenson, 1961). El analista se comunica con el paciente no sólo con sus interpretaciones o su silencio sino también por otros medios y para distintos fines. Antes de interpretar tenemos que señalar y esclarecer el material objeto de escrutinio. Por ejemplo, antes de descubrir el significado inconsciente de una resistencia hay que demostrar que esa resistencia existe y aclarársela al paciente. Ilustremos: un joven posgraduado de ciencias sociales empieza su sesión diciendo que está decepcionado; había esperado tener un sueño muy "profundo" que revelara las experiencias de su primera infancia, y en lugar de ello su sueño parecía superficial. Todo cuanto recuerda del sueño es que estaba en un cuarto lleno de libros y que se sentía contento de que todos esos libros fueran suyos. Uno de ellos llamaba la atención y tenía que ver con una ejecución. El paciente dice entonces cuán horrendo es imaginarse lo que debe sentir un condenado a muerte. A continuación habla de sus problemas pecuniarios, de sus crecientes gastos y de cómo disminuye su cuenta bancaria. Pasa después a preguntarse cuánto tiempo durará todavía su análisis y a manifestar su frustración por lo lentamente que progresa. En la sesión de ayer parecía ir a alguna parte, pero hoy todo parece difícil. Cómo envidia a la gente que tiene tiempo de sobra para leer novelas, mientras él tiene que pasar todos los momentos libres estudiando. ¡Oh, acabar y ser libre! Esto último lo dice tristemente, y observo su rigidez en el diván y cómo apoya la cabeza en el puño, sobre la almohada. Intervengo en este punto y le pregunto cómo se siente físicamente en ese momento. Responde que tenso y cansado. Siente una tensión en el recto, no como si estuviera lleno y fuera a reventar, sino apretado. Pregunto si no tiene la impresión de retener algo y dice que sí. Tiene la impresión de no abandonarse, como si temiera algo. Y se pregunta qué retiene, y por qué, pero no parece ir a ninguna parte. Señalo que el cuarto lleno de libros del sueño pudiera ser el mío, la pieza donde yo trabajo. ¿Qué le parecería tener un estudio así para él? Al principio reacciona con placer a esa fantasía, pero en seguida pasa a decir cuán imposible sería que él ganara tanto dinero. Ahora se le ocurre un pensamiento: cuando iba ayer hacia su casa saliendo de la sesión pensó en preguntarme si podría saltarse el día de Acción de Gracias sin pagar. Imaginó que me lo pedía y yo

366

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

respondía que no, que debería pagar. Entonces fantaseó que me diría, terco y provocante, que no lo haría. Ayer se olvidó de esos pensamientos pensando que Greenson no sería tan

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

367

hacer la mayor parte del trabajo. Todas estas posibilidades han de tenerse presentes al considerar cuándo y cómo debemos comunicarnos con el paciente.

inconmovible y en definitiva, tenía que pagar, puesto que era razonable, y así sucesivamente. En este momento hace una pausa y dice anhelante: "¿Qué sucedería si una fuerza irresistible tropezara con un cuerpo imposible de mover?" Su padre le había solido hablar de física cuando era niño. "Usted es una fuerza irresistible —dice— y yo soy inconmovible." Silencio. Digo ahora: "Y usted se retuvo porque teme el encuentro conmigo... porque ambos quedaríamos destrozados si usted se abandonara." El paciente suspira. "Puedo pelear con mi mujer, puedo pelear con mis profesores, pero usted es irresistible, un matador."" "Sí —añado— yo soy el verdugo."

Volvamos al comienzo de la sesión. Noto que el paciente se resiste, pero como no estoy seguro de que se le pueda hacer ver convincentemente, espero hasta hallar algún material vívido: en este caso su postura. Lo confronto preguntándole con sencillez y franqueza cómo se siente físicamente en ese momento. Esto conduce a su sensación de tirantez en el recto, que yo califico de retención. Lo confirma con su escasez de asociaciones y su idea de no ir a ninguna parte. Entonces recojo el detalle del sueño que indica su relación con poseer lo que yo poseo y le pregunto en qué le hace pensar esa idea. Sus asociaciones conducen a fantasías posteriores a la sesión anterior, inaccesibles hasta entonces. El combate entre la fuerza irresistible y el objeto inamovible es el combate entre nosotros dos. Por eso se retiene, porque teme sus impulsos agresivos, que podrían acabar con ambos. Esa es la interpretación, pero no hubiera sido posible hacerla de un modo convincente, con verdadero impacto emocional, sin reconocer primero el lenguaje corpóreo de aquella hora (F. Deutsch, 1947, 1952). Las intervenciones facilitadoras que llevan a aclaraciones y explicaciones son un procedimiento necesario e importante de la técnica psicoanalítica. De este modo ayudamos al paciente a producir el material clínico que necesitamos para interpretarlo. Estas intervenciones tienen que hacerse en el momento debido para no oponerse al fluir del material significante. Hay que hacerlas sencilla, franca y claramente para que nos lleven a una mayor iluminación o a mayor estudio y elaboración, No tenemos por qué hacer nosotros todo el trabajo, ni esperar que lo haga todo el paciente. Debemos saber cuándo debemos dirigir al paciente y hasta dónde debemos llevarlo sin volverlo totalmente pasivo y dependiente. Hay situaciones en que vale más para el paciente • En inglés killer, matador, es también el que vence, el destructor, el sacrificador. La idea de verdugo no estaba lejos [T.].

4.2.1.3 Facilitación de la formación de la neurosis de trasferencia y la alianza de trabajo

La situación psicoanalítica exige del psicoanalista la capacidad de relacionarse con su paciente de modo tal que éste tenga una neurosis de trasferencia y forme también una alianza de trabajo. Es éste otro caso en que se pide al analista habilidad para mantener dos posiciones antitéticas, porque las actitudes y técnicas que favorecen la formación de la neurosis de trasferencia son contrarias a las que facilitan la alianza de trabajo (Stone, 1961; Greenson, 1965a). Este asunto ha sido ya examinado detalladamente en la sección 3.5, y ahora nos conformaremos con repetir algunas de las consideraciones principales. Hay dos requisitos básicos que el analista debe cumplir para favorecer la aparición de la neurosis de trasferencia en el paciente: frustrar consecuentemente el ansia de satisfacción y tranquilización neuróticas del paciente, y mantenerse además en un anonimato relativo (véanse secciones 3.9.2.1 y 3.9.2.2). Pero si el analista permanece incógnito y priva además constantemente de satisfacciones al paciente, ¿cómo va a inducirlo a cooperar con él en la alianza de trabajo? Parte de la respuesta está en el hecho de que hay una cuantía óptima de privación e incógnito. La frustración y el anonimato excesivos producirán análisis interminables o inconclusos. Parecen sustentar esto los descubrimientos de otros psicoanalistas, de los cuales el más terminante es Leo Stone (1961, p. 53). Ferenczi (1930), Glover (1955), Fenichel (1941), Grete Bibring (1935) y Menninger (1958) señalan también los peligros de las frustraciones y privaciones en demasía. El analista no tiene que permitir que las privaciones y frustraciones de la situación analítica superen a la capacidad que el paciente tenga de resistirlas. Si lo traumatizan la privación y el incógnito analíticos, pudiera interrumpir el tratamiento, actuar destructivamente o quedar fijado en una resistencia de trasferencia regresiva intratable. El analista podría aplicar indebidamente la idea del incógnito analítico si tiene un temor inconsciente al riesgo y la implicación que entraña esta regla de técnica psicoanalítica. De modo semejante, los impulsos sádicos inconscientes del analista tal vez lo persuadan, sin él darse cuenta, a que aplique privaciones ásperas y superfluas sin razón donde él creería erróneamente estar siguiendo la "regla de abstinencia".

368

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

Los errores de técnica que provienen de una contratrasferencia inadvertida producen situaciones inanalizables. El analista se está entonces conduciendo verdaderamente como una figura parental con sus secretos e intimidades, y así el paciente no puede distinguirlo del pasado (G. Bibring, 1935). Para facilitar la formación de una neurosis de trasferencia en el paciente, el analista tiene que sondear la capacidad que tenga aquél de soportar la fatigosa presión específica del incógnito del analista y sus actitudes privativas. El analista tiene que ser capaz de reconocer y controlar su comportamiento analítico en cuanto a la frustración y angustia que impondrá al paciente. La diferencia entre tensión soportable e insoportable tal vez signifique sólo un matiz en la conducta del analista (Stone, 1961). Veamos ahora el otro componente de la .relación psicoanalistapaciente. No sólo debe el analista fomentar la formación de una neurosis de trasferencia, sino que debe además comportarse de tal modo que garantice la existencia de una alianza de trabajo. Ya he descrito con cierto detalle, en la sección 3.5.4.3, la contribución del analista a la alianza de trabajo. Aquí esbozaré tan sólo las ideas esenciales. 1. El analista tiene que hacer ver en su diaria labor con el paciente que considera cada palabra que éste dice, y cada manifestación comportamental suya merecedoras de seria labor para obtener insight y entendimiento. Nada es demasiado trivial, remoto o repugnante. La gran frecuencia de las visitas, la larga duración del tratamiento, la disposición a hacer todo lo posible por llegar a metas alejadas, la renuencia a perder citas, todo da fe de la dedicación del analista al importante objetivo de lograr el cabal conocimiento del paciente. 2. Detrás de la búsqueda de insight y acompañándola en cada paso del camino está el compromiso terapéutico que el analista ha contraído con el paciente. La dedicación médica del analista al paciente debe manifestarse visiblemente en su cuidadosa estimación de hasta qué punto podrá el paciente aguantar el dolor, en el tacto que tiene cuando es necesario impartir un insight doloroso y en el cuidado de no contaminar innecesariamente la relación personal. 3. El analista tiene que servir de guía al paciente por el extraño nuevo mundo del tratamiento psicoanalítico. A su debido tiempo le explicará las muchas y extrañas reglas y medios necesarios para llevar a cabo el análisis. En cierto sentido, tiene que enseñar al paciente a ser un buen paciente psicoanalítico. Esto no se logra súbitamente, sino con el tiempo. La necesidad de ello varía mucho de un paciente a otro, y suele ser mayor en los pacientes más regresionados. Debe dejarse que el paciente sienta la sorprendente rareza antes de explicarle el fin de

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

369

determinada medida. Las reacciones del paciente deben primero ser objeto de escrutinio, y la enseñanza seguirá a las reacciones espontáneas del paciente, y a éstas su análisis. 4. El analista tiene que salvaguardar el respeto de sí mismo y el sentimiento de dignidad del paciente. Tiene que reconocer la desigualdad de la relación en ciertos campos, y aunque no pueda modificarla, debe comunicárselo así al paciente. El analista no debe tomar una actitud de superioridad, autoritarismo ni misterio. El método psicoanalítico se basa en una relación interpersonal compleja y única que no obedece al capricho sino que sigue una serie de reglas lógicas y objetivas. El tratamiento impone penalidades especiales al paciente, y el analista debe tomarlo en cuenta. Hay que tratar al paciente según lineamientos rigurosos y científicos, pero con respeto, y con la debida cortesía. 5. La relación analítica es una condición humana complicada y frágil para ambas partes. El experto de la situación no debe dejar que sus reacciones impongan al paciente y velen así las reacciones de éste, que son individuales y únicas. Las reacciones del analista deben ser moderadas, delicadas y al servicio del empeño terapéutico, que reconoce el insight y el conocimiento como sus más poderosos agentes. El agente catalítico de este ambiente, el que hace que todos los demás elementos triunfen o fracasen, es la atmósfera analítica, que debe ser de aceptación, tolerancia y humanidad. Creo que este esbozo indica cómo el analista puede resolver el conflicto entre las actitudes de privación e incógnito que requiere la formación de la trasferencia y su papel de terapeuta comprensivo de los enfermos necesario para la alianza de trabajo. Veamos lo que han dicho otros especialistas al respecto. Leo Stone (1961) es sumamente explícito en su descripción de lo que él llama las satisfacciones legítimas del paciente, y creo que en lo esencial estamos de acuerdo. Pero prefiero pensar que lo que hacemos la mayor parte del tiempo es defender los derechos del paciente, porque me parece que nos las habemos aquí con necesidades esenciales que deben ser salvaguardadas y no con deseos, donde podría haber elección. El compromiso terapéutico del analista con el paciente es un requisito absoluto, según creo, y no opcional. Otro tanto se puede decir de la preocupación general por el predicamento del paciente. La compasión, el interés, la cordialidad, todo dentro de ciertos límites, tienen una importancia vital en la alianza de trabajo. Creo que muchos autores de técnica del psicoanálisis han reconocido las dos relaciones contrarias entre analista y paciente pero no llegaron a conceptualizar la alianza de trabajo como contraparte necesaria de

370

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

la neurosis de trasferencia. Por ejemplo, Freud habla de los aspectos amistosos de la trasferencia que son "en el psicoanálisis uno de los sustratos del éxito" (1912a, p. 105; 417). En su trabajo "La iniciación del tratamiento" dice: "Si adoptamos desde un principio una actitud que no sea ésta de cariñoso interés y simpatía,... destruiremos... semejante resultado positivo" (1913b, p. 140; 435). Ferenczi (1928b), hablando de tacto, trata de la mostración de "buena voluntad" del analista al paciente (p. 90). En su trabajo sobre "Los principios de la relajación y la neocatarsis", Ferenczi (1930) describe "el principio de indulgencia, que muchas veces ha de dejarse operar junto al de frustración" (p. 115). El cuestionario de Glover (1955, p. 308) a los psicoanalistas ingleses revela que un tercio creían en dar a sus pacientes alguna señal de actitud positiva y amistosa diferente del "interés profesional". Ideas semejantes pueden hallarse en las obras técnicas de otros muchos autores (Sharpe, 1930; Fenichel, 1941; Lorand, 1946; A Freud, 1954a, y la lista adicional de lecturas). 4.2.2

RASGOS DE PERSONALIDAD Y CARÁCTER DEL PSICOANALISTA

Las destrezas que la situación psicoanalítica requiere del psicoanalista se derivan no sólo de su capacitación y experiencia sino también de su personalidad y carácter, o sea su temperamento, su sensibilidad, sus actitudes, hábitos, valores e inteligencia. Nadie nace psicoanalista y nadie puede hacerse psicoanalista en un instante, por muy bien dotado que esté. La experiencia personal de haber pasado por un psicoanálisis terapéutico (aunque esté combinado con un fin didáctico) es una condición ineludible. Las dotes naturales y la abundante experiencia de la vida pueden unirse para proporcionar talentos especiales a la profesión del psicoanálisis. Pero por valioso que sea, el talento no es todo. La situación analítica tiene exigencias emocionales tan arduas para el analista que si su talento no se apoya en una estructura de carácter analizada no resultará duradero. Los destellos de virtuosismo e inteligencia no pueden iluminar suficientemente la larga senda de la terapia psicoanalítica. Es compleja la relación entre destrezas analíticas y rasgos de personalidad, y el origen de destrezas y rasgos varía de un individuo a otro. En la siguiente sección nos dedicaremos a estudiar las motivaciones del psicoanalista, firmemente entrelazadas con sus rasgos y destrezas. Aquí intentaré tan sólo enumerar las facultades que considero capitales y trazaré los antecedentes más típicos. Una sola fuente puede ser la causa

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

371

aunque compartan el mismo origen, estos rasgos y destrezas pueden ser de diferente fuerza. Por otra parte, un solo rasgo o destreza puede tener múltiples derivaciones. El lector deberá leer el capítulo de Ernest Jones sobre el "Carácter y personalidad", de Freud, como guía en esas exploraciones (1955, pp. 403-434). de muchos rasgos y destrezas y

4.2.2.1 Rasgos relacionados con el entendimiento de lo inconsciente La búsqueda persistente y continuada de insight y entendimiento, tan importante en la terapia psicoanalítica, es resultante de diferentes facetas de la personalidad del analista. Ante todo, tiene que sentir vivo interés por la gente, por su modo de vivir, sus emociones, fantasías y pensamientos. Deberá tener un cerebro de investigador, siempre en busca de conocimiento, averiguador de causas y orígenes ( Jones,1955, pp. 426, 433). La energía que mueve a un hombre en esa dirección nace de la curiosidad, del afán de saber, que debe ser mucho y benévolo. El ánimo poco escudriñador en el analista lo hace víctima del aburrimiento, la indagación demasiado rigurosa inflige al paciente un dolor innecesario. El analista busca el insight para hacer comprender a sus pacientes, no por su propio gusto sádico o escoptófilo (Sharpe, 1930, 1947). Esta actitud sólo es posible cuando la curiosidad ya no está dominada por los instintos. Para poder pasar un día escuchando sin aburrirse, el analista debe ademas de su curiosidad tener placer en escuchar (Sharpe, 1947, p. 120). La sensibilidad especial que permite al psicoanalista distinguir la sutil combinación de afectos en la modulación del tono y el ritmo de la elocución del paciente está relacionada con su apreciación de la música. Las personas que no tienen oído no pueden ser muy buenos terapeutas, según me dice mi experiencia. El analista debe abordar lo incógnito de su paciente, lo extraño y lo disparatado, con un criterio amplio, no con angustia ni aversión. Es bueno liberarse de las restricciones de la sociedad convencional y ser relativamente indiferente a las cosas superficiales de la vida diaria. La vida personal de Freud ostenta estas cualidades en alto grado (Iones, 1955, 1957). El analista debe estar suficientemente familiarizado con sus propios procesos inconscientes para aceptar con humildad la idea de que él también probablemente sea tan extraño como su paciente; lo extraño muchas veces resulta ser algo otrora familiar y después reprimido. La reacción inicial a las producciones del paciente debe ser de receptividad, aunque se requiera algo de credulidad para ello. Sólo así po-

372

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

demos atender debidamente al material del paciente. Es mejor dejarnos engañar siguiendo las producciones del paciente que rechazarlas prematuramente como falsas. La capacidad de suspender el juicio hasta pecar de candoroso hace posible empatizar con el paciente, cosa que al cabo puede llevarnos a entender los motivos subyacentes. Es interesante al respecto observar que Freud era un mal conocedor de la gente (Menschenkenner), como es bien sabido ( Jones, 1955, pp. 412, 420). Una actitud detectivesca y suspicaz aleja al paciente y dificulta la empatía y la alianza de trabajo. (Hay empero algunas excepciones a esto. Con los delincuentes, por ejemplo, sería útil hacerles saber rápidamente que uno está al tanto de sus tretas; véase Aichhorn, 1925; Eissler, 1950a; Redl y Wineman, 1951; Geleerd, 1957.) El analista necesita cierta dosis de escepticismo, pero generoso. Deberá ser capaz de distinguir entre realidad probable y plausible, realidad posible pero fantástica e ilusión y engaño consciente, sin perder de vista los significados inconscientes de la distorsión. La capacidad y voluntad de buscar el insight aun cuando sea doloroso, el amor a la verdad, tienen su origen en objetivos orales tempranos introyectivos e intrusivos, así como fálicos. Las personas que poseen esta cualidad manifiestan independencia de espíritu y valor intelectual frente a lo nuevo, lo adocenado y lo desconocido. En tales personas, el deseo de entender se ha convertido en función autónoma, neutralizada (Hartmann, 1951, 1955). Si el psicoanalista no posee esta capacidad, tenderá al insight restricto, o a mala aplicación de tacto, de elección del momento apropiado y de dosificación de las interpretaciones, y ocasionará dolor y humillación innecesarios al paciente. La facultad de entender la mente inconsciente de otra persona se basa en muchas y variadas aptitudes. La más importante, con mucho, ya dijimos que es la capacidad de empatizar, que es esencialmente un fenómeno preconsciente. Algunos de los rasgos clínicos, dinámicos y estructurales quedan descritos en la sección 4.2.1.1 como parte de las aptitudes del analista. Aquí me gustaría especular acerca de los rasgos de la personalidad que hacen nacer la empatía. Es la empatía un modo de entender a otro ser humano mediante la identificación temporal y parcial. Para lograrla, el analista tiene que renunciar por un tiempo a parte de su propia identidad, y para ello tiene que tener una imagen de sí mismo flexible o vaga. No debemos confundir esto con el desempeño de un papel, que es un fenómeno más consciente. Es más parecido al proceso de "simulación seria" que se siente cuando lo conmueve a uno una obra de arte, una actuación o una ficción (Beres, 1960; Rosen, 1960). Es una forma íntima no verbal

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

373

de establecer contacto (Greenson, 1960). La empatía es un fenómeno regresivo y parece relacionado con las regresiones más o menos controladas que se ven en los individuos creadores (Kris, 1952). Para empatizar, el analista tiene que ser capaz de utilizar esos mecanismos regresivos fácilmente con el fin de recobrar una sensación de afinidad emocional con el paciente. Para que la empatía sea remuneradora el analista tiene que tener abundancia de experiencias personales propias en su vida, de donde pueda tomar para facilitar su entendimiento del paciente. Entra aquí el conocimiento de la literatura, la poesía, el teatro, los cuentos de hadas, el folclor y los juegos (Sharpe, 1947). Todos estos ingredientes producen una imaginación viva y una vida mental inapreciables en la labor analítica. El mundo imaginario del hombre (teatro, música, artes plásticas, cuentos de hadas o ensueños diurnos) tiene que ver con las experiencias universales y vincula a todo el género humano. En estos medios de comunicación estamos más cerca unos de otros que en nuestras actividades conscientes o nuestras instituciones sociales. Este género de afinidad emocional que requiere y procura la empatía se forma en el niño en los primeros meses de vida. La movilizan las actividades no verbales, entonacionales, táctiles de amor y cuidado maternales (Olden, 1953, 1958; Schafer, 1959). Dado que la empatía nace en la primerísima relación entre madre e hijo, parece tener algo de femenino (A. Katan, citado en Greenson, 1960; Loewald, 1960). Para que un analista empatice sin conflicto tiene que haber establecido la paz con su componente maternal. Jones dice (1955) que eso es la bisexualidad mental del analista. En cierto modo, la empatía es un medio de establecer el contacto con un objeto de amor perdido, el paciente no entendido. Puede ser en parte un intento de compensar la pérdida de contacto. Parece sustentar esta idea mi experiencia de que los mejores empatizadores parecen ser los analistas que han superado la tendencia a las depresiones. (Para un punto de vista diferente véase Sharpe, 1930, pp. 17-8.) La empatía i mpone exigencias emocionales al analista y requiere también de un autoescudririamiento constante. Uno tiene que ser capaz de regresión para empatizar y de resurtir de ahí para clasificar los datos así obtenidos y comprobar su validez. Esta alternancia entre la intimidad de la empatía y la distancia de la evaluación caracteriza buena parte de la labor psicoanalítica. Los caracteres rígidamente obsesivos no serán capaces de dejarse empatizar y los guiados por sus impulsos tenderán a deslizarse de la empatía a la identificación, lo que conducirá a la actuación con el paciente. En general, estas personas no son buenas para

374

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

candidatos a la formación psicoanalítica (Eisendorfer, 1959; Greenacre, 1961; Langer, 1962; Vander Leeuw, 1962). 4.2.2.2 Rasgos relacionados con la comunicación con el paciente Cuando el analista ha logrado entender al paciente se encuentra frente al problema de comunicar eficazmente el insight. La capacidad de calcular la dosificación, el momento oportuno y el tacto necesario para una interpretación depende de muchas aptitudes, algunas de las cuales ya hemos estudiado. La empatía con el paciente en el caso dado, el juicio clínico, así como la experiencia de haber vivido situaciones análogas y el conocimiento intelectual de una teoría psicoanalítica, todo contribuye a facilitar la comunicación al paciente del entendimiento adquirido. Pero aquí quiero limitar el examen a aquellos rasgos especiales de importancia para la comunicación y que todavía no hemos visto. El arte de hablar a un paciente es muy diferente de la conversación de sociedad, el interrogatorio o la conferencia. No son aquí de importancia primordial la elocuencia, la erudición ni la lógica. El elemento esencial es una actitud subyacente de intención terapéutica. Este compromiso de ayudar al paciente deberá ser manifiesto o estar latente en todas las interacciones con el paciente, desde la primera entrevista hasta la última. Comprendo que ésta es una cuestión debatible, pero yo quiero que quede bien clara mi posición: creo que sólo las personas enfermas, los que padecen trastornos neuróticos, pueden ser tratadas debidamente por el psicoanálisis. Los aspirantes, los trabajadores de la investigación y los investigadores no pueden tener una experiencia psicoanalítica profunda si no pueden y quieren convertirse en pacientes. Paralelamente a esto que decimos de los pacientes creo que el psicoanálisis profundo es ante todo y sobre todo un método de tratamiento, y por eso sólo pueden aplicarlo los terapeutas, las personas capacitadas y dedicadas a ayudar o curar a los enfermos neuróticos. No creo que un título médico haga automáticamente terapeuta a nadie, ni que la falta de título de doctor en medicina indique una actitud no terapéutica. Estoy convencido de que el deseo que el analista tiene de ayudar al paciente, siempre presente pero controlado, es un ingrediente esencial que permite al analista adquirir esas destrezas sutiles y complejas de la comunicación necesarias para el desempeño de la labor analítica. El lector puede consultar a Leo Stone (1951), que estudia atentamente este problema de un modo semejante, así como Gill, Newman y Redlich (1954). Para una posición diferente véase la descripción que hace Joan Riviere del modo de trabajar de Freud, citado por Jones (1955),

EL PSICOANÁLISIS Y F.I. PACIENTE

375

y también Ella Sharpe. Proseguiremos con este asunto en la sección 4.2.3, dedicada a la motivación del analista. La facultad de impartir insight a un paciente depende de la capacidad de expresar con palabras los pensamientos, fantasías y sentimientos de que el paciente no tiene cabal conciencia y presentárselos de tal modo que los acepte como propios. Tenemos que traducir sobre la marcha de nuestro propio vocabulario al lenguaje vivo del paciente. O más exactamente, debemos emplear aquella parte del lenguaje del paciente que le queremos hacer sentir en el momento de la interpretación. Poc ejemplo, he mencionado antes al profesor X, que padece de una forma de temor o nerviosismo ante el público) Por lo general, el vocabulario cotidiano de este señor era de un nivel elevado de instrucción y cultura. En una sesión, las asociaciones sobre su sueño me indicaron que se estaba debatiendo con sentimientos de humillación que lo habían acosado de niño, entre los cuatro y los siete años. En la sesión sus pensamientos giraban principalmente en torno a la sensación de vergüenza y embarazo que tuvo al ser presentado últimamente en una fiesta donde tenía que pronunciar una breve alocución, y cuando lo veía su esposa desnudo y en pie en la sala de baño. Yo quería hacerle comprender la índole específica de la vergüenza que lo abrumaba en esas ocasiones. Le dije: "Cuando lo presentaron en la fiesta, cuando hizo usted el discurso, y cuando estaba en pie desnudo ante su esposa en la sala de baño, ya no era usted el profesor X ni siquiera Juan X, sino que se había convertido en un pischer." Y empleé la palabra yiddish que solía emplear su madre cuando lo despreciaba de niño por haberse hecho pipí en los pantaloncitos. (La palabra equivalente en inglés sería piddler, meón,) Este insight dio en el blanco, y al principio se desconcertó un poco, pero después recordó vivamente varios incidentes en que le hicieron sentirse un pischer. No era esto un ejercicio intelectual ni una docilidad superficial. El paciente volvió a sentir la terrible vergüenza de ser un pischer, así como su rabia porque la madre le infligía esa humillación. En aquella sesión no sintió ninguna hostilidad contra mí, en parte debido al hecho de que mi tono de voz al hacer la interpretación era muy suave. Y lo era porque yo estaba seguro de que esa palabra de pischer sería en extremo dolorosa para él. En sesiones posteriores, al recordar mi interpretación olvidó el tono prudente que yo empleara y se puso furioso conmigo.

Si revisamos los acontecimientos de esta sesión podemos ver que hay varios modos de hacer la interpretación. Escojo la palabra pis. cher porque parecía ser la más cargada de fantasías para él en aquel momento, la más esclarecedora, y él parecía liste para afrontarla. Era palabra suVéanse secciones 2.6.4, 2.6.5.2, 3.4,1.2, 3.9.4.3.1 y 3.9.4.3.2.

376

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

EL PSICOANÁLISIS Y EL PACIENTE

ya, heredada de su madre pero ahora parte de su propio lenguaje privado, viva y real (véase Ferenczi, 1911; Stone, 1954a). Mi tono de voz amable era un intento de suavizar el dolor que yo sabía le iba a infligir. Estaba seguro de que produciría fuerte impresión, pero no deseaba que fuera exageradamente dolorosa. La facultad de elegir la palabra o el lenguaje adecuados es semejante a la que puede observarse en cuentistas, humoristas o actores satíricos. Me refiero aquí en especial a su destreza verbal, no a su talento literario. Pero esa destreza debe ponerse al servicio de la intención de ayudar y no emplearse en la situación analítica con fines de diversión exhibicionista o sadismo disfrazado. Mis observaciones personales parecen indicar que entre los psicoanalistas, los mejores terapeutas parecen poseer un buen sentido del humor, tener el ingenio ágil y gozar del arte de contar. La facultad de emplear el lenguaje hablado con brillantez y economía es un buen tanto para el analista y paralela a la importancia de la destreza manual para el cirujano, que no puede remplazar al ojo clínico ni al conocimiento de la anatomía y la patología pero hace que el buen cirujano obre con pericia y no torpemente. El psicoanálisis profundo es siempre doloroso, pero la falta de destreza causa dolor innecesario y prolongado. En algunos casos puede significar la diferencia entre éxito y fracaso. La destreza en la comunicación verbal depende también en el psicoanalista de su empleo del silencio. Por eso es imperativo que el analista sea capaz de paciencia. A veces cuesta tiempo entender el material del paciente y con mucha frecuencia, el significado importante sólo se revela después de haber dejado al paciente trazar sus cuadros verbales durante un buen rato en la sesión. Lo que parece tener importancia verdadera en los quince primeros minutos puede resultar una táctica de distracción o un elemento secundario pasados treinta minutos. Ilustremos. El profesor X, ya descrito, 2 el que teme a la presentación en público, a veces estaba obsesionado por la idea de cometer un acto homosexual. En parte esto resultó manifestación de anhelos exhibicionistas y escoptófilos. Además, sus inquietudes homosexuales eran consecuencia del enorme miedo y la hostilidad que le inspiraban las mujeres, En una sesión se puso a hablar nuevamente de su fantasía de hacer algo homosexual, de preferencia con un niño que fuera a entrar en la pubertad. En los treinta primeros minutos de la sesión me pareció patente que estaba deseando hacer con un prepúber lo que hubiera deseado que el padre hiciera con él a esa edad. Me parecía tener im-

2

Véanse secciones 2.6.4, 2.6.5.2, 3.4.1.2, 3.9.4.3.1, 3.9.4.3.2 y 4.2.2.2.

377

pulsos anales activos y pasivos. Esto había aflorado hacía cierto tiempo pero no había quedado debidamente traslaborado. Estaba yo cavilando cómo enfocaría el material cuando observé que había cambiado ligeramente. El paciente hablaba ahora de terribles sentimientos de vergüenza habidos cuando todos sus amigos entraron en la pubertad y tenían vello púbico, pene grande y voz ronca y él era el único todavía sin vello, con pene pequeño y voz aguda. Por eso le avergonzaba desvestirse en la misma pieza que ellos, que se hubieran mofado de su anormalidad sexual. Comprendí entonces que una de las funciones importantes de sus fantasías homosexuales era anular el dolor de ser el pequeño, desquitarse de las antiguas humillaciones y demostrar también que no era ningún error de la naturaleza. Este último punto fue el que el paciente escogió y con él laboró durante varias sesiones productivas a la semana siguiente. Pero eso sólo había aparecido hacia el final de la sesión.

1

Nuevamente debemos insistir en que lo que a primera vista es virtud en el analista puede en realidad resultar algo muy diferente. La paciencia puede resultar una actitud pasiva-sádica oculta para con el paciente o una pantalla de la indecisión obsesiva. Puede también ocultar aburrimiento o pereza mental del analista. Es necesario ser paciente cuando la espera puede aclarar el material o cuando tenemos algún objetivo para largo plazo. Pero debemos recordar que nuestro silencio suele parecerle al paciente una forma de presión fatigante. Es una actividad del analista que tiene multitud de significados para el paciente, según sea la situación analítica y la de trasferencia-contratrasferencia (Lewin, 1954, 1955; Loewenstein, 1956; Stone, 1961, pp. 45-55, 95-105). El paciente necesita nuestro silencio para seguir en detalle sus propios pensamientos, fantasías y sentimientos. Necesita tiempo en parte para olvidar nuestra presencia, o más exactamente para que nuestra presencia real pase al fondo a fin de que él pueda implicarse en sus fantasías y sentimientos de trasferencia. Al paciente puede parecerle nuestro silencio hostil o confortante, exigente o calmante, según sus reacciones trasferenciales. Además, el paciente tal vez descubra en nosotros rastros de sentimientos y actitudes de que no tenemos conciencia. El analista deberá poder soportar el silencio de sus pacientes sin hostilidad ni aburrimiento. En varias ocasiones me ha espantado el que un paciente "supusiera" acertadamente, a pesar de mi silencio y de que no podía verme, que yo estaba impaciente. Sospecho que algunos pacientes notan intuitivamente nuestras actitudes por los mínimos cambios de ritmo e intensidad de nuestra respiración y por pequeños movimientos del cuerpo. El arte de la comunicación verbal con el paciente requiere también

378

LA SITUACIÓN PSICOANALÍTICA

el sentido del momento adecuado para hacer una interpretación. Esto lo veremos más detalladamente en el tomo Deseo dejar sentado aquí que esto del momento adecuado se refiere a divers