Sombras Del Alma

May 28, 2018 | Author: maria_5206 | Category: Hair, Castle, Sword, Breads, Nature
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: no leido...

Description

Sombras del alma Melissa Good

1

—Matadlos. El hombre que sujetaba el pergamino levantó la mirada y se apresuró a apartar los ojos al posarlos en el rostro frío y distante de la mujer sentada en el trono por encima de él. — ¿Majestad? —murmuró—. ¿Has dicho...? —Matadlos —repitió la mujer con tono tajante—. ¿Qué es lo que no has entendido de eso? No tenemos comida suficiente para alimentar bocas inútiles. —Pero... se les puede enseñar, sin duda. La mujer echó a un lado la cabeza inmaculadamente peinada, mirando a los ojos a un soldado alto que estaba de pie y firmemente cuadrado allí cerca. —Mátalo. —Señaló al hombre con un gesto de su mandíbula de líneas perfectas. —Ama. —El soldado sacó la espada y se acercó al escriba. No hizo ni caso de la expresión de horror y pasmo y echó el brazo hacia atrás, lo lanzó hacia delante y hundió la hoja hasta la empuñadura en el pecho del hombre. Con un gorgoteo, el escriba cayó al suelo. El pergamino salió rodando de su mano, tintineando por el suelo. El soldado limpió su espada en la túnica del hombre y se volvió, recogió el

pergamino y regresó a la tarima. Subió los escalones a zancadas uniformes y musculosas y se arrodilló a los pies de la mujer que estaba en el trono. —Ama. —Le ofreció el pergamino. La mujer se echó hacia atrás la manga bordada y alargó la mano, cerrando los dedos alrededor del objeto de madera. Lo desenrolló y leyó lo que estaba escrito, luego volvió a enrollarlo y lo devolvió. —Sacadlos de los establos y matadlos. Devolvedles a los tratantes el cuerpo del viejo Octos y decidles que si vuelven a traerme una mercancía inútil como ésa, acabarán todos como él. —Sí, ama. —El soldado cogió el pergamino y se alzó, caminando hacia atrás y agachando la cabeza hasta que llegó al pie de la tarima. Luego se giró y señaló a otros dos soldados que estaban cerca, dándoles órdenes precisas en voz baja. Cobraron ánimos y luego lo siguieron, levantaron el cuerpo del mercader entre los dos y lo sacaron a rastras. Su cuerpo dejó un reguero de sangre en las piedras. No era el primero. La mujer se recostó en su asiento y posó los brazos en los reposabrazos de madera tallada del trono. Se quedó contemplando pensativa las manchas del suelo y luego las descartó agitando los dedos. — ¿Stanislaus? — ¿Ama? —El senescal del castillo se acercó y se arrodilló a sus pies con una elegancia enérgica en nada parecida a la del soldado. Echó la cabeza canosa hacia atrás y la miró con confianza, seguro de sus habilidades y del valor que tenía para su soberana. — ¿Alguna noticia del norte? —Un mensajero, ama —replicó Stanislaus de inmediato—. Pero no tiene noticias. Sólo ha dicho que llega Bregos y que todo va bien. Unos ojos azules tan claros que sólo eran hielo teñido se estrecharon.

— ¿Cuándo? —Esta noche. Los largos dedos tamborilearon ligeramente sobre la madera del trono. —Con la venia, ama, he pedido que despejen el cuartel y que preparen los aposentos de Bregos. En los labios bien formados de la mujer apareció una leve sonrisa carente de humor. —Sí, seguro que quiere una almohada limpia donde posar la cabeza — replicó—. Bien. Dile al personal que esta noche cenaremos en el comedor público. —Se levantó y su sorprendente estatura se irguió por encima del senescal arrodillado—. Envía las invitaciones de costumbre. Seguro que todo el mundo desea oír lo que nuestro... afortunado... general tiene que contar. —Ama. —Stanislaus agachó la cabeza como asentimiento. Los ojos gélidos lo contemplaron un momento y luego la mujer pasó ante la figura arrodillada y bajó los escalones. Los soldados ya cuadrados se pusieron aún más firmes al pasar ella, levantando la barbilla. Ella ni los miró, pero tomó nota del movimiento y lo aprobó. El soldado más próximo a la entrada se echó hacia delante y abrió la gran puerta de madera. Ella la suelos cruzó de y salió al gran vestíbulo con su techo altísimo y abovedado y sus mármol. Sus pasos no sonaban. El dobladillo de su toga rozaba ligeramente el suelo al cruzar la silenciosa cámara y subir las escaleras que se alzaban en curva al otro extremo. A mitad de las escaleras, un grito leve y lejano se coló por la ventana cerrada. Se detuvo y ladeó la cabeza para escuchar. Otro grito, interrumpido bruscamente. La mujer escuchó el silencio durante unos segundos y luego se volvió, pasó por una puerta pequeña y casi oculta y desapareció.

Era un patio desnudo y solitario lleno de figuras exhaustas y asustadas. La mayoría apenas tenían edad suficiente para no ser considerados niños, pero todos tenían la expresión de la desesperación absoluta al mirar a los soldados armados que los rodeaban. Las puertas de los establos se abrieron y salieron dos soldados arrastrando un cuerpo salpicado de sangre. Lo tiraron al suelo y fueron al abrevadero cercano, donde metieron las manos en el agua y se las lavaron. Salió otro soldado y cerró la puerta. Se acercó enérgicamente a los esclavos apiñados y los observó. Luego se volvió. —Traedme una ballesta —ordenó—. Su Majestad desea que los matemos y que exhibamos al mercader que los ha traído como ejemplo de lo que no se debe hacer en el futuro. Los esclavos soltaron gritos sofocados y se aferraron los unos a los otros. Dos de la fila de delante estaban abrazadas estrechamente, una chica de pelo castaño y otra rubia más baja. El capitán de la guardia esperó a que le trajeran una ballesta. Luego observó las caras y se fijó en las chicas. Sonrió levemente y señaló a la de pelo castaño. —Traed a ésa. Aquí. — ¡No! —La chica rubia se aferró al brazo de la de pelo castaño. Dos soldados se abalanzaron sobre ellas y agarraron a la chica de pelo castaño. Un tercero apartó a la rubia de un empujón con el extremo de la lanza. —Atrás —gritó el soldado—. ¡Ya te tocará a ti bien pronto! Los soldados arrastraron a la chica y la pusieron contra un poste de madera, astillado y lleno de marcas, colocado en el centro del espacio. La sujetaron, mirando al capitán con confianza mientras éste apuntaba. La chica se quedó paralizada, con los ojos desorbitados al mirar al capitán. — ¡NO! —volvió a gritar la chica rubia. El tercer soldado la golpeó con el extremo de la lanza, tirándola al suelo—. ¡No! ¡No! ¡¡¡¡Lilaaaa!!!!

La ballesta disparó. La chica se derrumbó cuando los soldados la soltaron, cayó al suelo y se dobló sobre la flecha que le salía del pecho. El capitán se la quedó mirando, luego asintió y empezó a cargar de nuevo la ballesta. —El siguiente. Los soldados se acercaron y agarraron a un chico desgarbado, que se debatía inútilmente entre los dos. —No —susurró la chica rubia—. Oh, no. —Calla. —Un chico de pelo castaño se arrodilló a su lado, observando angustiado a los guardias—. Shh... Ya no puedes hacer nada. —Era la única que me quedaba de mi familia —susurró la chica—. Oh, dioses... —Bueno. —El chico sacó valor de alguna parte—. Pronto tú también estarás con ella. Y con el resto de tu familia —le dijo—. Todos lo estaremos. La ballesta emitió un tañido. —El siguiente.

Unas manos de dedos largos estaban apoyadas en el parapeto de piedra que daba al matadero. La mujer observó cómo caía otro cuerpo, sumándose a una pila de figuras andrajosas y flacas que los soldados ya habían amontonado a un lado. Unos inteligentes ojos azules estudiaron a los que quedaban. La mujer avanzó junto al parapeto hasta situarse por encima de donde estaba el capitán. Apoyó el peso en la piedra, evaluando la escena. Los soldados agarraron a una chica bajita y rubia. Tenía el rostro surcado de lágrimas, pero caminaba entre los hombres con la cabeza alta y sólo se vino abajo al pasar junto a la pila de cuerpos, momento en que alargó la mano hacia un brazo delgado e inerte que sobresalía desde el fondo.

Los hombres la colocaron contra el poste ya empapado de sangre y ella apoyó la cabeza, levantando los ojos al cielo, doloridos, buscando algo. Nada más que críos inútiles. La mujer morena suspiró, meneando la cabeza. Qué desperdicio. El capitán de la guardia alzó la ballesta. La mujer que observaba posó la mirada sobre los esclavos que quedaban y luego alzó la mano. Se detuvo un instante y luego se puso los dedos entre los dientes y soltó un agudo silbido. El capitán pegó un respingo como si se hubiera disparado a sí mismo. Bajó la ballesta, se volvió y la vio. —Majestad. —Se acercó rápidamente a ella, deteniéndose ante el muro e inclinando la cabeza—. ¿No se ha hecho como deseabas? —No. —Su voz grave y musical reverberaba ligeramente—. Bregos viene de camino. Necesitan ayuda en las cocinas. —Señaló a los esclavos que quedaban—. Llevadlos allí y limpiad todo esto. —Ama. —El capitán se tocó la sien con gesto de respeto y se dio la vuelta—. Está bien. Ya habéis oído a Su Majestad —alzó la voz—. Todos estos a la cocina y sacad esa basura de aquí. La mujer volvió a apoyar el peso en los antebrazos. Los dos soldados soltaron a la chica rubia, que dejó caer los brazos a los lados como si le pesaran el doble que ella. El guardia la empujó para que volviera con los restantes esclavos y ella tropezó, recuperando el equilibrio en el último momento. El guardia volvió a empujarla, obligándola a pasar junto a los hombres del matadero que estaban sacando los cuerpos a rastras. La chica miró los cuerpos, luego volvió la cabeza y levantó la mirada hacia el parapeto, hacia la mujer alta, vestida con elegantes sedas, que estaba allí observando. Por un momento, sus ojos se encontraron. Luego el soldado empujó de nuevo a la esclava y se la llevaron con los demás.

La mujer morena se quedó mirando un momento más, hasta que desaparecieron. Luego se volvió y regresó a la puerta encastrada en el grueso muro del castillo.

La cocina era inmensa. El techo alto estaba tiznado tras años de humo de los fuegos y en todas partes había grandes mesas de madera rodeadas por esforzados esclavos, en su mayoría mujeres. El capataz metió de un empujón en la estancia a cuatro de los nuevos esclavos y agarró del brazo a una mujer que pasaba. —Hilda. La mujer se detuvo y se limpió las manos en el delantal. — ¿Sí, señor? —Nuevos. Los envía el ama, que espera a Bregos y sus hombres esta noche. —Aajj. —La mujer se tocó la frente, mirando a los cuatro recién llegados—. ¡Por los dioses, si son unos niños! El capataz se encogió de hombros. —Tienen manos y ojos. Que los usen. —Se dio la vuelta y se marchó. La mujer se volvió y miró a las figuras sucias y marcadas por el viaje, apiñadas contra la pared, que la miraban a su vez. —Lo que me faltaba. —Su rostro se endureció—. Pero cómo estáis de guarros. Entrad en esa habitación de ahí y lavaos antes de que contaminéis este sitio. —Los llevó hacia una puerta, empujándolos bruscamente para que entraran en una estancia desnuda y fría llena de pilas de piedra—. Alberot, ven a echar una mano. Un hombre fornido de aspecto cruel se reunió con ella, secándose las manos en un delantal manchado de sangre. —¿Nuevos?

Hilda asintió. —Bueno. —Miró a los recién llegados con asco—. Tráeme ropa para ellos. Vosotros quitaos esos andrajos y para cuando vuelva os quiero ver a todos lavados, si queréis saber lo que os conviene. —Se dio la vuelta y se fue, cerrando la puerta tras ella con un estampido hueco. Los cuatro se miraron con cautela. Al cabo de un momento, el chico de pelo castaño carraspeó y tocó el lado de una pila. —Creo que será mejor que hagamos lo que han dicho. —Miró a la chica rubia que estaba algo apartada, con el rostro como una máscara silenciosa—. Venga. No querrás empezar con mal pie. —Déjame en paz. —La chica se soltó la manga que le había cogido y se fue a la pared del fondo, dejándose caer y rodeándose las rodillas con las manos—. A lo mejor si soy bien mala, me matan. —Oye, ésa no es forma de hablar. —El chico se acercó a ella y se acuclilló a su lado—. Escucha, podríamos haber terminado peor. Al menos aquí seguro que nos dan de comer, no como en el camino. —Me da igual —susurró la chica. —Venga. —El chico le puso una mano en el brazo con delicadeza—. No tardarán en volver. La chica se apartó de él. —Vete. —Deberíamos mantenernos unidos —insistió él—. En un lugar como éste, se necesitan amigos. —Se volvió para mirar a los otros—. A mí me cogieron cuando tenía seis años. Lo sé bien. —Se volvió de nuevo a la chica— . ¿Crees que te van a dejar en paz? ¿Crees que te matarán? Para nada. —La zarandeó—. Sólo te harán desear haber muerto hace muchísimo tiempo. La chica lo miró. Sus claros ojos verdes estaban enrojecidos y agotados. —Yo lo sé —repitió él—. ¿Crees que no puede ser peor? Créeme, es peor que esto. —Despacio, se subió la manga sucia y marrón y les mostró la

parte interna del bíceps. Grabada a fuego en su carne había una marca, rodeada de una cicatriz de piel retorcida—. ¿Esos de fuera? ¿A los que les han clavado las flechas? Esos son los que han tenido suerte. La chica rubia parpadeó y dos lágrimas le resbalaron por ambos lados de la cara, dejando un surco en la mugre. Hundió la cabeza entre las manos y tragó, apretando tanto los puños que se le veían los huesos a través de la piel con una blancura espantosa. El chico de pelo castaño miró a su alrededor. —Echad agua en esa pila, rápido. Antes de que vuelva la vieja. ¡Deprisa! Tras un momento de indecisión, los otros dos obedecieron, cogieron cubos y empezaron a llenar la pila de agua. El chico los miró y luego se volvió de nuevo a la figura acurrucada contra la pared. —Oye. ¿Cómo te llamas? —Volvió a tocarle el brazo—. Yo me llamo Toris. La chica tomó aliento entrecortadamente y se frotó la cara con los nudillos. Lo miró con cansancio por encima del antebrazo. —Gabrielle. —¿De dónde eres? La chica suspiró. —De Potedaia. —Yo sé dónde está eso —le dijo Toris—. No está lejos de donde yo soy. —Estaba —susurró Gabrielle—. Ya no existe. Lo quemaron. —Se le volvieron a llenar los ojos de lágrimas—. Quemaron a mis padres en el granero. Oí cómo gritaban. —Tomó aliento—. No sé por qué tuvieron que matarlos. Toris miró a su alrededor. —Porque no podían utilizarlos. Sólo se llevan a los que pueden utilizar, es por lo único por lo que va a pagar la que gobierna este sitio —le dijo—. Por eso nos estaban matando. Le parecíamos demasiado jóvenes. —Alargó la

mano—. Vamos. Haz lo que dicen. Cuando estés bien aquí, podrás pensar qué hacer a continuación. Gabrielle se lo quedó mirando. En realidad sólo quería cerrar los ojos y que terminara todo. Quedarse dormida y no volver a despertar. El mundo era malévolo y frío y no tenía deseos de seguir existiendo en él, en este castillo oscuro y húmedo lleno de gente que la despreciaba y la odiaba. Qué cerca había estado. Aún sentía la madera del poste contra el cuello y olía el hedor de la sangre a su alrededor. Si cerraba los ojos, veía el rostro frío y seguro del capitán de la guardia y oía de nuevo ese maldito silbido que le había negado la paz. Abrió los ojos. —La mujer de la que hablas, la que gobierna este sitio... ¿era la mujer del parapeto? ¿La que detuvo al hombre de la ballesta? Toris asintió. —Es la señora de este sitio y de todas las tierras que lo rodean. Se oyó un fuerte estrépito desde fuera y pasos que se acercaban. —Vamos —susurró Toris con urgencia—. No querrás que te peguen. — Le tiró del brazo y esta vez, agotada, ella dejó que la levantara y la llevara a la pila. Los otros dos ya se habían desnudado y se estaban lavando, con expresión taciturna. Toris se quitó la camisa, exponiendo su carne medio cubierta de viejas abrasiones y cicatrices, además de la del brazo. Dejó caer la camisa al suelo y metió el cuerpo en la pila, luego se irguió y se frotó los brazos para quitarse la mugre. Con un suspiro, Gabrielle tragó y luego se quitó la andrajosa túnica, sintiendo la fría humedad de la habitación que le atacaba la piel. Cogió agua entre las manos y empezó a lavarse, sin hacer caso de los ojos curiosos de los demás. Metió la cabeza en el agua y se frotó el pelo, luego se irguió y se encogió cuando el líquido frío le corrió por la espalda.

La puerta se abrió de golpe y la vieja regresó, evidentemente enfadada. Tras ella venía una mujer más joven de cara amargada, en cuyas manos dejó un fardo de tela mientras observaba a las cuatro figuras medio vestidas y medio lavadas. —¿Aún no habéis terminado? Me lo tendría que haber figurado. —Sin avisar, agarró una escoba con un extremo de ramitas desgastadas y la descargó contra ellos, golpeando a la chica más cercana en la cara—. ¡Moveos, cerdos inútiles! La chica se apartó a rastras, con la mejilla ensangrentada. —Que se vistan y luego tráelos a los asadores. Al menos podemos usarlos para dar vueltas a los asados. —La mujer más grande empujó hacia las pilas a la más joven que había venido con ella, luego se dio la vuelta y se marchó malhumorada. —Ya la habéis oído —les dijo ásperamente la mujer más joven—. Deprisa. —A pesar de las palabras, ésta al menos parecía menos dura—. No os conviene que Hilda se enfade. Es una zorra. Los cuatro se miraron e hicieron un esfuerzo por acelerar, quitándose el máximo posible de suciedad de la piel con el agua fría y sin jabón. Tras ponerse los andrajos zurcidos pero secos que les habían dado, siguieron a su nueva líder por la puerta, entrando de nuevo en el caos.

Los aposentos reales estaban situados en el ala norte de la fortaleza, en lo alto de una torre que tenía sólo dos pasarelas de piedra que la conectaban con el resto del castillo. Una puerta de arco, de gruesa madera con bandas de hierro, cerraba el paso al interior, pero los guardias apostados fuera se apresuraron a abrirla y se echaron a un lado cuando se acercó la ocupante de los aposentos. Pasó ante ellos y entró en el vestíbulo interior sin decir palabra, aguzando el oído hasta que oyó que la puerta se cerraba tras ella. Dentro reinaba el silencio, las paredes estaban adornadas con tapices y los suelos cubiertos de juncos frescos que crujían ligeramente al caminar sobre ellos.

Al final del vestíbulo, había otra puerta y se detuvo al llegar a ella, posó una mano en la madera y se quedó muy quieta, cerrando los ojos y concentrando todos sus sentidos en lo que la rodeaba. No oyó nada salvo el crujido de las vigas de encima y el susurro del viento. Abrió la puerta y entró. La puerta se cerró silenciosamente cuando pasó. Xena se apoyó en ella y se quedó quieta, moviendo tan sólo los ojos al examinar el interior de sus aposentos. Al cabo de un momento se convenció de que nada había sido tocado en su ausencia. Cruzó el suelo cubierto con una lujosa alfombra hasta una cómoda silla que había detrás de una mesa de hierro forjado y se sentó, alcanzando el frasco con tapón que colgaba de un tirador a un lado. Sus ojos se fijaron con pericia en el tapón antes de quitarlo, se sirvió una copa del contenido y se reclinó en la silla para beberlo. La estancia estaba colmada de lujosa magnificencia. Esta sala exterior era su habitación de trabajo, la sala pública donde concedía pequeñas audiencias a los ayudantes más próximos a sus intereses. A lo largo de las paredes había una elegante colección de muebles finamente tallados y el techo formaba una alta bóveda, con vigas de madera marcadas y tiznadas de humo. Incrustados en las paredes de piedra había candelabros de hierro forjado, cada uno de los cuales sujetaba una vela en buen estado a la espera de ser encendida al caer la noche. Una puerta interior llevaba a sus habitaciones privadas. Dos contraventanas de cristales emplomados que daban a un balcón justo detrás de ella dejaban pasar la luz que se derramaba sobre sus hombros y destacaba el bordado de seda de la toga que llevaba. Un rayo de sol fortuito se metió en su copa, creando una mancha de color rojo sangre sobre la tela que le cubría el muslo. Giró la mano ligeramente, observando cómo corría y se extendía el reflejo. Soltó una suave carcajada y vació la copa, colocándola en la mesa y doblando las manos sobre el regazo justo en el momento en que se oyó un suave golpe en la puerta. Tomó aliento desde las entrañas antes de hablar, añadiendo una resonancia a su tono que sabía que llegaría hasta fuera.

—Adelante. La puerta se abrió despacio, revelando la cabeza canosa de uno de sus ayudantes. Éste inclinó la cabeza con respeto y luego entró y cruzó la estancia, deteniéndose al otro lado de la mesa. —Ama. —Tenía la voz suave y un ligero acento y unos ojos azules sorprendentemente inocentes. —¿Sí? —Observó su cara—. ¿Qué pasa? Él le ofreció dos rollos de pergamino. —Las cuentas de esta estación, Majestad. Las acabamos de terminar. Xena alargó la mano y se echó hacia delante. Cogió los pergaminos que le ofrecía y se echó hacia atrás de nuevo, colocó uno en la mesa y abrió el otro. Sus ojos leyeron rápidamente lo escrito, luego empezaron de nuevo y lo leyeron más despacio. Su mirada se alzó para posarse en la cara del hombre. Éste tragó con los ojos parpadeantes. —Treinta por ciento perdido a causa de los ladrones, ¿eh? —comentó Xena con engañosa suavidad. —Eso es lo que han dicho los municipios exteriores, sí, Majestad — contestó el contable. —¿Y tú te lo crees, Yohans? El hombre se agitó visiblemente. Xena se levantó y rodeó la mesa. Yohans se encogió cuando pasó por detrás de él, pero se quedó quieto. Ella se movió a su alrededor con un movimiento suave y felino que hacía crujir la seda que cubría su alta figura. —¿Tú te crees que el treinta por ciento del tributo que me deben ha sido robado, Yohans? Él soltó aliento.

—La verdad es que no, Majestad —susurró Yohans—. Pero eso es lo que nos han dicho. Xena se apoyó en la mesa y bajó un poco la cabeza para mirarlo a los ojos. —¿Tú qué crees que ha pasado en realidad? Él miró al suelo. Ella le puso el borde del pergamino en la barbilla y le levantó la cabeza, obligándolo a mirarla. Estaba tembloroso, con espasmos en las manos, tan claramente aterrorizado que ni siquiera podía hablar. —Yo creo que esas ciudades han mentido. Él movió la garganta, pero no consiguió emitir sonido alguno. —Yo creo que tú lo sabías. Él la miró fijamente. Se oía el castañeteo de sus dientes. Xena lo contempló impasible. Le entregó el pergamino. —Vuelve allí, Yohans. Diles a esas ciudades que o encuentran ese treinta por ciento robado o voy a ir yo en persona para cobrárselo en pieles. —Su voz se convirtió en un gruñido ronco—. Las suyas. Él levantó la mano y aferró el pergamino. Al cabo de un momento, asintió. —Sí, Majestad. Ella lo miró mientras se marchaba, con paso espasmódico y lo más deprisa que le permitía su dignidad. Cuando la puerta se cerró tras él, Xena soltó un suspiro, rodeó la mesa y se dejó caer de nuevo en su silla. Apoyó la cabeza en el puño, alzó el frasco con la mano libre y se sirvió otra copa de vino. En toda justicia, debería enviar una legión para arrancar el tributo de las ciudades fronterizas. Darles una oportunidad, incluso ésta tan pequeña, para desdecirse y remediar el tema era un error y Xena lo sabía. Bebió un sorbo de vino. Pero también sabía que con Bregos en la ciudad, acompañado de las

tropas que le eran leales, enviar una legión de sus propios hombres a otra parte sería un error aún más grave. Justo después de una campaña triunfal, el cabrón podía incluso decidir ir a por todas esta vez y tratar de arrebatarle el trono. Los ojos claros de Xena se estrecharon. Su rivalidad era bien conocida para cualquiera del reino que tuviera medio cerebro, y hasta ahora Bregos se había mantenido al filo de la navaja, rindiéndole homenaje con bellas palabras al tiempo que se forjaba una base de poder gracias a su indudable capacidad militar y su carisma personal. En realidad, debería matarlo. Xena bebió otro trago. Pero no cabía duda de que sus conquistas habían enriquecido al reino y ella misma estaba al filo de la navaja al aceptar lo que podía de él al tiempo que mantenía a raya su ambición. Vació la copa y la dejó en la mesa, contemplando la fina capa roja que quedaba dentro del cristal transparente. Luego, con un movimiento vertiginoso, cogió la copa y la lanzó al otro lado de la estancia, estrellándola al fondo de la chimenea donde ardía un pequeño fuego. Saltaron chispas cuando el fuego purificó el cristal. Xena se levantó, echando a un lado los papeles de su mesa de trabajo con inquieta impaciencia. Estudió el primero de ellos, luego apartó la pila y los dejó, dirigiéndose a sus aposentos privados.

El fuerte golpe hizo que Gabrielle diera un respingo, aunque le dolía tanto el cuerpo que apenas podía moverlo. Apartó los ojos de la manivela de la que estaba tirando y vio a uno de los que acababan de llegar con ella, el chico que se llamaba Alras, levantándose del suelo. —Cabrón estúpido. La actividad de la cocina se había ido acelerando a medida que pasaba el día y ahora estaba en lo peor. Habían empezado a llegar servidores vestidos de librea y se estaban descolgando fuentes de plata de unos ganchos que había en las paredes, para colocarlas en las mesas de trabajo despejadas.

Gabrielle soltó aliento y volvió a su trabajo. Tenía los hombros casi entumecidos por el esfuerzo. Cuando empezaba a tirar de nuevo, una mano se posó en su espalda y se detuvo, pegándose a la piedra con cautela. —Está bien. —La alta ayudante de cocina había vuelto—. Ya basta... ve a la sala del fondo con todos los demás y come algo. Gabrielle se vio arrastrada con el resto de los esclavos de la cocina y entró en una sala situada al fondo de la cocina que tenía bancos a lo largo de la pared y aire de haber sido muy usada. La estancia ya se estaba llenando de cuerpos, de caras tiznadas y cansadas que la rodeaban y se dirigían hacia una mesa larga y tosca situada al fondo. Alras se colocó a su lado, intercambiando con ella una mueca de cansancio. No habían hablado mucho, pero su experiencia común al menos les daba cierta familiaridad mutua y Gabrielle descubrió que se alegraba de verlo. Había perdido contacto con los otros dos, la chica que había estado con Alras y el alto Toris: los carniceros los habían elegido y se los habían llevado hacía ya tiempo. Llegaron a la mesa y Gabrielle se encontró con que le pasaban un plato y una jarra, vulgares pero en buen estado. Avanzó un poco y un hombre con delantal de cocinero le puso un montón de lonchas de carne y tubérculos asados en el plato, lo cubrió todo con una rodaja de pan y le señaló un barril que tenía detrás. Dejó el plato y llenó la jarra, luego recogió el plato de madera y esperó a que Alras se reuniera con ella. Se sentaron en un banco del fondo y se colocaron los platos en las rodillas, dejando las jarras en el suelo a su lado. Por un momento, Gabrielle se limitó a quedarse sentada, agradecida de tener la pared de piedra detrás, apoyándose en ella y dejando que se le relajara el cuerpo. La estancia se iba llenando cada vez más de trabajadores, algunos de los cuales cogían sus platos y se sentaban directamente en el suelo, pues los bancos estaban ocupados. —No está mal —murmuró Alras, con la boca llena. Gabrielle miró su plato. En él había una cantidad sorprendente de comida, carne cortada de los asados que se había pasado todo el día cuidando

y dos clases de tubérculos. El pan era blando y recién hecho y lo tocó con cansada confusión. Desde que habían sido capturados por los tratantes, la comida había consistido en cortezas rancias de pan negro y, si tenían suerte, agua. A pesar de su agotamiento y de la bruma del horror emocional, su cuerpo captó la diferencia y sintió que se le hacía la boca agua. Cogió un pedazo de pan y se lo metió en la boca, masticándolo. Era ligeramente dulce y muy rico. No se parecía en nada al de su madre. Gabrielle parpadeó y se tragó el nudo que tenía en la garganta. Volvió a apoyar la cabeza en la piedra y miró a los desconocidos que llenaban la estancia, desoladoramente consciente de lo sola que estaba. Al menos, en el viaje hasta aquí había tenido a Lila. Cerró los ojos y apretó la mandíbula para contener un gemido. Había ocurrido todo tan deprisa que ni siquiera le había dado tiempo de despedirse de su hermana y en su mente, volvió a ver la expresión de sobresalto de Lila cuando la flecha... No. Gabrielle se obligó a dejar de pensarlo. Por duro que fuera, sabía que no podía sumirse ahora mismo en el horror de todo aquello. Abrió los ojos y sorbió, pasándose la manga manchada de la túnica por la cara antes de erguirse y volver a centrar su atención en lo que la rodeaba. Algunas miradas se encontraron con la suya y se sorprendió al ver una tímida curiosidad mezclada con indiferencia y cautela en los ojos que la miraban. A lo mejor Toris estaba en lo cierto, reflexionó, bajando la mirada y cogiendo una loncha de carne, colocándola sobre un trozo de pan y dándole un mordisco. A lo mejor éste no era el peor sitio donde podría haber terminado, teniendo todo en cuenta. Tomando aliento temblorosamente, dejó de pensar en su familia por ahora y se concentró en sobrevivir, llenándose el estómago con la abundante comida y sabiendo que tendría tiempo suficiente, largas y solitarias horas en la oscuridad, para llorar.

Xena se detuvo en las sombras de la entrada. Sus ojos recorrieron la gran estancia, donde las velas se agitaban en decenas de candelabros y llenaban el espacio de una luz cálida. Se oía el leve eco del zumbido grave de las conversaciones, pues las mesas de dentro estaban llenas de los nobles de mayor alcurnia que constituían su corte. En una tarima estaba la mesa principal. Detrás, colocada en el centro mismo, estaba su vistosa silla, bañada en oro y forrada con cómodos almohadones. A cada lado, llegando hasta el final de la mesa, estaban los asientos de honor. Xena tenía por costumbre seleccionar a los que favorecía para que se sentaran allí y la competencia para obtener tal honor era feroz. Esta noche les había tocado a dos de sus duques, junto con sus esposas. Estaban de pie allí cerca, cuidándose mucho de no acercarse a la tarima sin que ella estuviera presente, pero lo bastante cerca como para indicar a todos que habían También allí cerca estaba Jellaus, el músico de la corte, con elsido arpafavorecidos. metida debajo del brazo. Había dejado dos asientos vacíos, adelantándose a la entrada cuidadosamente orquestada de su general al regresar. Sabía que Bregos no aparecería hasta que lo hubiera hecho ella, hasta que estuvieran todos sentados y él pudiera entrar con toda la pompa y solemnidad posibles. Xena suspiró, deseando que la velada ya hubiera acabado, pues la pose amablemente antagonista de Bregos la desquiciaba. Se colocó bien la toga de seda que envolvía su alta figura y avanzó, carraspeando levemente para advertir de su presencia a los guardias de la puerta. Se pusieron rígidos, mirándola un instante y luego de nuevo al frente. El guardia de la izquierda rodeó con la mano una vara forrada de fieltro y se enderezó, consciente de la importancia de su papel. Alzó el brazo trazando un arco grandioso y ceremonial y golpeó un gong de bronce que había al otro lado de la puerta. Las voces se callaron. —Su Majestad, defensora del reino, conquistadora de las tierras lejanas, Xena la Despiadada —vociferó el guardia de la derecha.

Los guardias de la sala se cuadraron. Los nobles inclinaron la cabeza y las mujeres exquisitamente vestidas realizaron reverencias perfectas. Xena paseó la mirada por encima de todos ellos, haciéndose con el control del momento antes de pasar junto a los guardias y entrar en la sala, caminando a un paso potente y lento en dirección a la mesa elevada. Al pasar junto a Jellaus, éste cayó de rodillas, agachando la cabeza como homenaje al tiempo que sus dedos acariciaban las cuerdas de su arpa, emitiendo un acorde de música suave. Xena alzó una mano y le tocó la cabeza, revolviéndole un poco el espeso pelo rojizo al pasar y subir los tres escalones hasta la tarima. Se detuvo ante su asiento, apoyando los dedos en la mesa cubierta con damasco. —Podéis alzaros. —Esperó a que lo hicieran, captando las miradas intensas y vigilantes que ahora se dirigían a ella—. Esta noche veremos el regreso de nuestro largo tiempo... ausente... general Bregos. —Bajó el tono ligeramente—. Todos os uniréis a mí para darle la bienvenida. La respuesta fue un grave murmullo de asentimiento. Xena inclinó la cabeza y luego tomó asiento, colocando las manos con precisión sobre los florones dorados de su silla ornamentada y dejando que su falda de seda se acomodara alrededor de sus rodillas. Asintió graciosamente cuando sus duques se acercaron y aceptó sus lugares comunes con una levísima sonrisa.

—Descansad un poco —les dijo el hombre canoso—. Mañana va a haber mucho trabajo. Gabrielle fue con los demás, siguiendo a la masa de esclavos por un pasillo lleno de corrientes de aire. Al final había una gran puerta que enmarcaba un tramo de escaleras anchas y desgastadas. Bajaron en fila y en silencio. Al llegar al final de las escaleras y contemplar una gran sala, una mano la agarró del brazo. —¡Oh! —exclamó Gabrielle—. Toris.

—Shh. Ven. —El chico de pelo castaño la llevó a un lado—. Por aquí. Gabrielle miró a su alrededor, pero se dio cuenta de que allí no había nadie a quien conociera mejor que a Toris. —¿Dónde vamos? Toris dobló una esquina, pasó ante un montón de bañeras apiladas y entró en una zona polvorienta y sin usar de la sala. Gabrielle se relajó cuando vio que los otros dos con los que habían llegado ya estaban allí, sentados contra la pared. —Hola. —Hola —murmuró Alras—. Esto está bastante sucio, pero todos los demás sitios ya están ocupados. —Creo que me da igual. —Gabrielle miró a su alrededor. El suelo estaba cubierto de paja y los únicos muebles sobre los que sentarse eran unos camastros hechos a base de ramas atadas. —He conseguido esto. —Toris sacó un fardo de tela y les dio a cada uno un saco doblado repleto de zurcidos—. No es mucho. Gabrielle cogió el saco que le ofrecía y se sentó en uno de los camastros. —Gracias. Es mejor que nada. El chico de pelo castaño se sentó frente a ella y todos se quedaron callados un rato, mirándose. Estaban cubiertos de mugre y, en el caso de Toris, de sangre. Gabrielle se sentía diez estaciones más vieja y se imaginaba el aspecto que debía de tener, a juzgar por el estado de sus manos. Estaba cansada. No sólo cansada de cuerpo, sino también de alma. A su alrededor, oía a los demás siervos que se movían, preparándose para descansar, lavándose... ah. Gabrielle respiró hondo. Oía el ruido del agua al correr en alguna parte. —Creo que quiero lavarme —dijo. Toris hizo una mueca.

—Ya, pues... tienen una jerarquía para eso. Nosotros somos nuevos. Somos los últimos. —Dobló una mano, haciendo un gesto de dolor—. Lo he descubierto por las malas. Gabrielle suspiró. —Al menos nos han dado de comer. —Sabía que tenía que encontrar algo que hacer hasta que les tocara el turno de lavarse. La idea de dormir con toda la mugre que tenía encima le estaba dando picores, a pesar de todo lo que le había ocurrido—. ¿Qué tal si intentamos ponernos un poco más cómodos? Nadie tenía muchas ganas de hacerlo, ella menos que nadie. Pero se movilizaron y se levantaron para registrar el pequeño espacio lleno de corrientes de aire con la mirada. —Supongo que podemos empezar con algo de paja —dijo Gabrielle—. Parece que tienen mucha. Toris se unió a ella y se pusieron a recoger montones de paja, trabajando juntos en silencio.

El encargado del vino le rellenó la copa e inclinó la cabeza haciendo una reverencia. Xena lo saludó con una leve sonrisa y luego volvió a prestar atención al duque sentado a su derecha. —Majestad, claro que apoyamos absolutamente tu postura —le aseguró el duque Lastay—. Tú sabes que mis opiniones sobre la expansión hacia el sur han sido siempre muy entusiastas. —Por supuesto. —Xena se apoyó en el brazo de su silla—. Dado que tú eres quien más puede ganar gracias a ello. —Añadió una breve sonrisa, desafiándolo a negarlo. No lo hizo. Pero daba igual. Xena comprendía el ansia de tierras que ardía en las entrañas de aquel hombre y no lo culpaba por ello— . Si ocupamos y nos quedamos con todo lo que hay hasta los acantilados, vas a ser un hombre muy atareado. Lastay se acercó más a ella apoyándose en el brazo de su silla y le devolvió la sonrisa.

—Bienvenida sea la tarea, mi reina. A mí me encanta. Xena estaba a punto de contestar cuando oyó un crujido y levantó la mirada para ver cómo se abrían de par en par las grandes puertas de entrada. —Ah. —Se enderezó, irguiéndose en su asiento y recolocándose los pliegues de seda de la toga—. Justo a tiempo. Uno de los guardias golpeó el suelo tres veces con el extremo de la lanza y el ruido llamó la atención de la sala. Xena colocó las manos con precisión sobre los brazos de la silla e inclinó la cabeza, observando la puerta abierta. —Con la venia de Su Majestad —voceó el guardia—. Su excelencia, el general de los ejércitos Bregos el Magnífico desea pasar. Xena jugó con la idea de decir que no. Luego controló sus instintos y asintió una sola vez con la cabeza. Como si vieran la señal, entraron dos columnas de guardias militares, formando un pasillo hasta su tarima. Una vez colocados, se oyeron unas fuertes pisadas de botas que se acercaban. Xena mantuvo la expresión neutra cuando la puerta se llenó con un hombre inmenso, bastante por encima del metro ochenta de estatura y con un peso que era el doble del de un hombre normal. Llevaba una armadura de bronce pulido y una espada sujeta a la espalda con una empuñadura de bronce intrincadamente envuelta en cuero. A pesar de su tamaño, se movía con suma elegancia y una fuerza ágil que demostraba que los adornos eran funcionales, no sólo bonitos. Xena esperó a que se dirigiera hacia ella, sintiendo una mezcla de lástima y admiración por éste que era el mejor de sus guerreros. Bregos era inteligente, lleno de talento, un hábil jefe en la guerra y un despiadado conquistador de tierras en su nombre y, en general, muy guapo. Sólo tenía una cosa importante en su contra. Quería su corona. Xena contempló el rostro bello y anguloso que se iba acercando. Sabía que él la estaba mirando con ojos relucientes tras el casco de guerra que llevaba sobre el pelo negro como el azabache. Suspiró de forma inaudible. Vale, dos cosas. También la quería a ella.

—Mi reina. —Bregos se detuvo ante la tarima y cayó sobre una rodilla, tocándose el pecho como saludo aparentemente humilde—. Llevo muchas lunas anhelando este momento. Los ojos de Xena recorrieron a los presentes, juzgándolos con penetrante intensidad. Dejó que Bregos siguiera de rodillas varios segundos y luego se levantó despacio, rodeó su silla y bajó los cortos escalones de piedra. Se detuvo al final. —Mi fiel Bregos. Cómo me alegro de verte. —Le tocó el casco con la punta de los dedos—. Háblame de tus conquistas. Él alzó la cabeza y dejó que sus ojos recorrieran su cuerpo despacio hasta encontrarse con los de ella. Eran oscuros, de un negro casi líquido, llenos de misterio y difíciles de leer. —Te traigo grandes noticias, ama. En todas las tierras que hay entre donde estamos y el río, ondea tu bandera. Se alzó un murmullo y hasta Xena enarcó ligeramente las cejas. —Tu ambición me emociona, Bregos —dijo despacio, ofreciéndole la mano—. Ven. Siéntate a mi lado y cuéntame todos los detalles escabrosos. Él cogió su mano con la suya, más grande, y la levantó, rozándola con los labios antes de ponerse en pie. Su cuerpo musculoso superaba en estatura con creces a algunos de los guardias y a la mayoría de los nobles, pero la reluciente cabeza morena de Xena estaba casi al mismo nivel que la suya y a pesar de su mayor masa corporal, no conseguía eclipsarla. Ella le dio la espalda y regresó a la tarima, llevándolo hasta el asiento que estaba junto al suyo. Él se quedó firme hasta que ella tomó asiento y luego se sentó a su lado. —Descansad —les dijo a sus hombres con un gesto. Se cuadraron y luego se dieron la vuelta y se retiraron, marchando ante la guardia del castillo con arrogante desprecio. Xena cogió su copa y le dio vueltas mientras el encargado del vino llenaba la copa de Bregos. Éste alzó la suya a su vez y se la presentó. Ella hizo chocar su copa con la de él y los dos bebieron un sorbo. Bregos había estado de campaña seis largas lunas y ella percibía la tensión que lo rodeaba, olía el

aroma almizclado del poder mientras la miraba por encima del borde sobre el que se curvaban sus labios. Seis lunas siendo su propio amo y señor, al mando de sus tropas. Sin responder ante nadie y alabando su nombre sólo de dientes para afuera como autoridad para lo que hacía. Notaba el peligro que había en ello, sabiendo que su triunfal éxito en el campo de batalla no hacía sino aumentar el apoyo que tenía en la capital. El resto de la mesa escuchaba atentamente, fingiendo que no lo hacía. —Bueno. —Xena mantuvo una actitud relajada—. Háblame de mis nuevas tierras. —Así lo haré, ama —dijo Bregos suavemente con voz profunda—. Luego, tal vez, tú me contarás qué me he perdido aquí en casa y qué nuevas tienes tú. —Le sonrió—. No has estado lejos de mis pensamientos, a lo largo de todas mis victorias —dijo—. Te ofreceré mis triunfos y luego, tal vez, tú me honrarás ofreciéndome el honor de ser tu campeón. Xena enarcó una ceja ligeramente, acercándola hacia la línea del nacimiento del pelo. —Como mi general supremo, ¿no es eso algo que la mayoría daría por supuesto? —Del reino sin duda, ama —murmuró él—. Del reino. Xena se reclinó y rodeó su copa con las manos. —¿Acaso no soy yo el reino? Él la miró en silencio, con una leve sonrisa enigmática. —Con un ejército tan victorioso, no tengo necesidad de contar con un campeón personal —afirmó Xena, bebiendo un sorbo de su copa—. A menos que me estés advirtiendo de alguna amenaza, ¿eh, Bregos? El gran general alzó una mano, devolviendo las sonrisas al duque y su esposa que estaban al otro lado del trono. —Jamás, ama —le aseguró—. Pero...

Siempre un pero. Xena lo miró con irónico escepticismo. —Ahora es un gran territorio, Majestad —le recordó Bregos. Abrió la mano y la posó, boca arriba, en el brazo de la silla de ella—. ¿No sería ventajoso para ti contar con una mano derecha fuerte para ayudarte a controlarlo? Xena era consciente de la atención disimulada que se centraba sobre ellos. Al pueblo le gustaba Bregos. Los nobles le daban su aprobación: era de su clase y se sentían cómodos con él. Mucho más cómodos que con ella, en realidad. Era popular con sus hombres y, en el ámbito personal, era guapo, limpio y bailaba estupendamente. Muchos de los presentes esperaban que lo convirtiera en su consorte y ella lo sabía. Bregos lo sabía. Reconocía que había posibilidades mucho peores a la hora de compartir su trono o su cama. El único problema era que Xena no tenía la menor intención de admitir a nadie en su vida. Jamás.

Por fin le tocó a ella. Gabrielle entró cansinamente en los baños, cuyo suelo de piedra estaba empapado de barro y agua. Había dejado que los otros tres el momento que leestaban proporcionaría estarfueran a solas.primero, Se volviópues haciaquería el pilón, cuyos ladosdedepaz madera alisados por el contacto con innumerables manos. —Vale. Abrió la tubería del agua y observó mientras el chorro de líquido oscuro y frío llenaba el pilón. En el baño hacía frío y reinaba el silencio. Una sola antorcha se agitaba contra la pared, llenando el aire de olor a madera quemada y brea. Volvió a poner el tapón y se apoyó en el borde del pilón, viendo un reflejo distorsionado de sí misma en la superficie justo en el momento de meter las manos en el agua. El frío le estremeció la piel, pero cogió el pedacito de jabón que se había encontrado en el suelo y se frotó los brazos, luego

consiguió un poco de espuma y la recogió, con unos puñados de agua, para lavarse la cara. Olía a latón y a tierra. Gabrielle se aclaró la cara, parpadeando para quitarse el escozor de los ojos. Se estremecía por el frío húmedo, pero la sensación de estar limpia era abrumadora y se armó de valor para quitarse los andrajos que llevaba y echarse por encima del borde del pilón, aterrizando de rodillas. El agua subió hasta rodearle el tronco, con una oleada estremecedora de frío, pero aguantó. El jabón le duró lo suficiente para lavarse entera y metió la cabeza debajo del agua para aclarársela antes de salir de un salto del pilón y quedarse de pie desnuda en el suelo con los dientes castañeantes. El trozo de tela que Toris le había dado era suficiente para cubrirle el cuerpo. Se lo enrolló alrededor y cogió los andrajos para lavarlos lo mejor que pudo y escurrirlos hasta secarlos. Después de sacar toda el agua que pudo, dudó, mirando el pilón y preguntándose el resto delde agua. ojos siguieron dos surcos bien marcados en elcómo suelosacar y se dio cuenta queSus tendría que arrastrar el pilón hasta la puerta y vaciarlo fuera. —Dioses —susurró Gabrielle, preguntándose de dónde iba a sacar fuerzas para hacerlo. Apoyó los antebrazos en el pilón y agachó la cabeza. Por un momento, dejó que los temblores la inundaran y el frío aumentó el dolor de su cuerpo tras aquel día largo y odioso. Cerró los ojos y sintió el calor de las lágrimas al resbalarle por la cara, cayendo heladas al agua. —Papá. —Su aliento agitó el líquido turbio—. ¿Me despiertas, por favor? —rogó en voz baja—. Dime que sólo es... un mal sueño. Quiero despertarme y oler el té de mamá y oír a las ovejas fuera y escuchar a Li... — Tuvo que callarse, con el pecho sacudido por los sollozos silenciosos. Despacio, cayó de rodillas, luego se volvió y se sentó en el suelo, rodeándose a sí misma con los brazos y rindiéndose por fin al horror.

Ya era tarde cuando acabó la cena. Xena se levantó y esperó a que todo el mundo se apresurara a levantarse e inclinarse y luego saludó a todos con una elegante inclinación de cabeza. —Nuestro ejército nos ha traído nuevas y ricas tierras —dijo—. Mañana, las reivindicaremos y recompensaremos a los que nos han sido leales.

Se elevó un grave murmullo de aprobación. Casi se podía oler la codicia en el aire. —¿Tal vez, mi reina, el buen general también recibirá una recompensa que anhela? —preguntó la esposa del duque como se llamara, con tono suave y gentil. Se alzó otro murmullo y Xena mantuvo una sonrisa cuidadosamente distante en su rostro al oír los susurros. —Lo que el general reciba como recompensa es algo que queda entre el general y yo. —Ama, no necesito recompensa alguna salvo tu favor —dijo Bregos, inclinando la cabeza con estudiado gesto cortesano—. Soy tu hombre. Vaya. Casi tan estupendo como encontrar ratones en el dormitorio. Xena, sin embargo, le sonrió levemente, consciente de las miradas. —Mi fiel amigo —murmuró—. ¿Qué más podría pedir que una mano derecha fuerte como la tuya? Bregos sonrió ante el cumplido. —¿Me permites el honor de acompañarte hasta tus aposentos, mi reina? Ya veo que das por concluida satisfactoriamente la fiesta de esta noche, ¿no es así? La verdad era que no tenía una manera cortés de negarse. De todas formas, Xena estuvo a punto de hacerlo, pero había aprendido, a lo largo de los años desde que ocupara el trono, a escoger sabiamente sus batallas. Sabía que rechazar a Bregos, en este momento de triunfo evidente, podría poner en duda su favor hacia él, pero también podría poner en peligro el apoyo de los duques a quienes Bregos había enriquecido enormemente gracias a sus conquistas. Xena sintió que la tensión del largo día se posaba sobre ella. Dirigió a Bregos un breve gesto de asentimiento, se dio la vuelta y bajó los escalones. Bregos se unió a ella y atravesaron la sala el uno al lado del otro, mientras los asistentes se inclinaban ante ellos.

Los dos guardias de la puerta se cuadraron y la miraron cuando pasó a su lado y ella les hizo una pequeña señal con la mano. Se relajaron y siguieron en su puesto, mirando de nuevo al frente para observar la sala mientras se vaciaba. —Esas cuevas de hierro que has encontrado parecen lucrativas — comentó Xena, mientras sus pisadas hacían crujir ligeramente los juncos—. Seguro que nuestros herreros harán buen uso del material. —Sí —asintió Bregos con seriedad—. Nuevas armas, para empezar. He reclutado media legión de buenos hombres ansiosos de empuñar la espada. —La miró de reojo—. ¿Cómo has estado tú, mi reina? ¿Van bien las cosas aquí? —Tan bien como siempre —contestó Xena—. La cosecha ha sido buena y sólo ha habido algunos rumores de ataques procedentes del norte. —Yo he oído hablar de una nueva amenaza —dijo el general—. Piratas, hombres salvajes que han estado atacando las ciudades río abajo. Me temo que nosotros podríamos ser su siguiente objetivo. Xena también lo había oído. —Su último objetivo —afirmó suavemente—. Si es que son tan estúpidos que lo intentan. Doblaron la esquina y empezaron a subir las escaleras. Bregos se mordió la lengua hasta que llegaron al rellano superior y entonces carraspeó. —Bien podrían serlo... ama. —Bajó la voz—. A ojos externos, ¿no serían nuestras tierras un premio magnífico? Son ricas y fértiles... y gobernadas por la mano de una mujer sola. Xena se detuvo ante las puertas que daban a su vestíbulo exterior y se volvió. Lo miró con frialdad mientras la luz de las antorchas producía destellos en sus ojos claros. —Ellos no te conocen, ama, como te conocemos nosotros. —Bregos frunció los labios—. Es un riesgo. Xena dejó caer los ojos a un lado, luego alzó la cabeza y le clavó una mirada feroz.

—Correré ese riesgo. —Ama... —Buenas noches, Bregos. —Xena se volvió y soltó el cerrojo de la puerta, la abrió y pasó. Cerró la puerta tras ella, cortando sus protestas. Sabía que esto tendría consecuencias, pero su paciencia estaba casi agotada y en estos momentos, le daba igual. Avanzó y entró en su dormitorio, quitándose los zapatos a patadas mientras se acercaba a la ventana. Las contraventanas estaban abiertas y se apoyó en ellas, dejando que la acariciara el aire fresco de la noche. Estaba saliendo la luna y observó las sombras que se alargaban cuando su luz se derramó por los muros de piedra, tocándola mientras estaba allí de pie y en silencio. Al cabo de un momento pensativo, se volvió y alzó las manos para soltarse los cierres de la toga, se despojó de la prenda y la dejó en una mullida butaca. Desnuda, se acercó a su baúl y lo abrió. Con impaciencia, echó a un lado las bellas prendas de seda y sacó un fardo de tela oscura más basta que se echó despreocupadamente al hombro. Sus oídos se aguzaron al oír que alguien se acercaba, pero se relajó de nuevo al identificar las suaves pisadas de Iridia, su sierva personal casi centenaria. Ni siquiera levantó los ojos cuando se abrió la puerta. —¿Ama? —dijo Iridia con voz temblona—. ¿Vas a necesitar algo? Xena se volvió al tiempo que sacudía la prenda que había sacado del baúl y se la ponía, atándose los cordones por la parte de delante. —Nada —le dijo a la mujer—. Vete a la cama, Iridia. —Su mano rodeó una gruesa tira de cuero y la levantó al encaminarse hacia una pequeña puerta disimulada situada al fondo de sus aposentos. —¡Pero, ama, ya pasa de la medianoche! —protestó la anciana—. ¡Necesitas descansar! Xena se detuvo con una mano en el marco de la puerta y se volvió para mirarla.

—Vete a la cama, Iridia —repitió—. No tengo madre desde los seis años. No necesito una ahora. Escarmentada, la mujer bajó la mirada. —Perdón, ama. Xena siguió su camino, sin hacer el menor ruido con sus pies descalzos.

Gabrielle se quedó por fin sin lágrimas. Estuvo sentada un rato en el suelo, con los ojos cerrados y la cabeza apoyada en los antebrazos. Le dolía muchísimo la cabeza y tenía el pecho irritado. Pero era consciente de que a su alrededor los ruidos del castillo se iban apagando y sabía que tendría que levantarse y regresar con los demás antes de que alguien la encontrara aquí. Alzó la cabeza y tomó aliento con cansancio. La antorcha se había ido consumiendo, pero sus ojos se habían adaptado y sacó fuerzas para ponerse en pie y enfrentarse al pilón. Tenía unas asas en los extremos. Gabrielle dobló las manos y las rodeó con los dedos, sintiendo el hierro que se le clavaba en las palmas. Echó el peso hacia atrás y tiró. No ocurrió nada. Tiró con más fuerza, empujando contra el suelo con los muslos. La madera del pilón crujió ligeramente, pero por lo demás no se movió en absoluto. Hizo una pausa para descansar, contemplando el pilón con irritación. Tal vez hubiera otra forma. Gabrielle se volvió y miró a su alrededor, buscando un cubo. Vio uno en un rincón y fue cansinamente hasta allí, lo cogió y regresó al pilón. Llenó el cubo y se dirigió a la puerta, que abrió con el hombro. Le dio una ráfaga de aire, cargada del olor a sangre seca y descomposición, y se dio cuenta de dónde daba la puerta. El matadero. Gabrielle sintió que sus manos aferraban el cubo y que las recorría un estremecimiento. El patio estaba oscuro, afortunadamente, y se armó de valor para salir y tirar el agua en la tierra.

Cayó con un golpe húmedo. Gabrielle se detuvo y escuchó el eco del lugar, los suaves susurros del viento al pasar por su vacía extensión con un sonido casi como de voces. ¿Sería una de ellas la de Lila? Con decisión, se volvió y regresó dentro, para repetir el proceso.

La habitación era cuadrada. El suelo era de losas de piedra, sin esteras ni hierba que suavizaran su dureza. A lo largo de la pared se agitaban antorchas en unos candelabros, lanzando sombras huidizas por todas partes. En el centro de la habitación había una figura totalmente erguida, con las manos alrededor de la empuñadura de una espada. Al cabo de un momento de inmovilidad, la figura se puso en movimiento, trazando con la espada arcos lentos y suaves que seguían una secuencia rítmica. Los medios círculos se convirtieron en círculos completos y luego estos se convirtieron en ochos serpenteantes. Las manos que sujetaban la espada estaban conectadas a unas fuertes muñecas en las que se marcaban los tendones por el esfuerzo. La figura avanzó, a pasos cortos, girando en círculo al tiempo que el movimiento de la espada susurraba en el aire. Las estocadas se extendieron hacia fuera, pasando de la parte frontal detrás del altodel cuerpo a los lados. músculos tensos, el rostro que estaba torbellino de la Con hoja los se contrajo en una mueca de concentración. El acero cortaba el aire con un grito audible. Las estocadas se hicieron más lentas y luego se detuvieron un instante. Luego la poderosa figura volvió a ponerse en movimiento, lanzándose a un ataque contra un adversario que existía únicamente en su imaginación. La espada soltaba latigazos y cantaba, parando y atacando con una habilidad exquisita. Con los brazos extendidos y fijos, las piernas abiertas para equilibrarse, la hoja giró en círculo y luego bajó y cortó salvajemente el espacio iluminado

por el fuego. El ritmo se aceleró de nuevo y entonces la figura echó a correr, manejando la espada con una sola mano a la carrera. Vueltas y vueltas alrededor de la habitación. La espada volaba de una mano a otra, la carrera alternaba con brincos que se convertían en volteretas completas que finalizaban en saltos. Un minuto tras otro, sin pausa y sin aflojar el ritmo. La guerrera repasaba los movimientos y las habilidades y por fin de sus labios chorreantes de sudor escaparon leves gruñidos de esfuerzo. Una acometida final, atravesando la habitación con estocadas largas y potentes que terminaron cerca de la ventana con un último estallido de acero. Círculos, cada vez más estrechos, cada vez más rápidos. Luego la figura cayó de rodillas, bajando la espada hasta chocar con la piedra. Una chispa salió despedida de la punta al tiempo que un grito fiero resonaba por toda la estancia. En el silencio que siguió, las antorchas se agitaban sonoramente, apagando la respiración ligeramente trabajosa. Xena cerró los ojos y apoyó la frente en la espada. Le vibraba todo el cuerpo, temblando al límite entre el agotamiento y la euforia. Sus manos seguían aferradas a una empuñadura tan caliente que notaba el calor en la cara. Entró una brisa fresca, levantándole el pelo sudoroso de la frente. Tomó una profunda bocanada de aire, gozando en silencio de la única paz que había conocido su alma en toda su vida, agotada por la única libertad que se permitía desde hacía mucho tiempo. Parpadeó y levantó la vista, apoyando la mejilla en la espada. Captaba el olor del bronce y del cuero que envolvía la empuñadura y el aroma terroso de la piedra bajo las rodillas. Su secreto. Xena no pudo evitar sonreír, un poquito. Bajo sus caras togas de seda y su pelo cuidadosamente arreglado, bajo la fachada de frágil realeza, se ocultaba el cuerpo de una guerrera, en perfecta forma por las horas que pasaba a solas en esta misma habitación.

¿Campeón personal? Se le escapó una carcajada suave e irónica. Ella no necesitaba guardaespaldas, no confiaba en ningún soldado abierto al soborno para mantenerse intacta. Los hombres que le eran leales lo sabían. En su época de señora de la guerra había cabalgado con ellos y había demostrado con incontables cuerpos su habilidad en el mortífero arte de la guerra. Pero eso era el pasado. Había transcurrido tiempo suficiente para que la gente a la que gobernaba se hubiera olvidado de sus orígenes o no creyera las historias. Para ellos, era su reina, su señora: una figura distante en las alturas que mantenía el poder con inflexible puño de hierro. Podría haber vivido ese papel. Podría haber aceptado guardias que la mantuvieran a salvo y haber dejado que su habilidad se fuera diluyendo con el tiempo y la vida muelle. Las cocinas conocían muy bien sus gustos y no había nadie que pudiera decirle que no si hubiera querido atiborrarse. Había elegido otra cosa. Había mantenido la disciplina que había aprendido cuando apenas acababa de salir de la infancia y ahora aprovechaba estas sesiones nocturnas para hacer frente a la tensión y el aislamiento del puesto que se había arrogado. La habitación en la que estaba tenía una sola puerta, que llevaba a sus aposentos. En otro tiempo, para otro gobernante, la estancia había sido un harén. Ella la había convertido en un espacio desnudo y absolutamente funcional para liberar la energía y la frustración de su vida diaria, a escondidas de ojos curiosos. Volvió a llenarse de energía y levantó la cabeza, irguiendo el cuerpo y sentándose sobre los talones. Al cabo de un momento, se levantó y fue a la ventana, se sentó en la fría piedra y paseó la mirada por los patios amurallados de piedra de debajo. Era tarde y el silencio reinaba en la oscuridad. Entonces un destello de luz le llamó la atención y se echó hacia delante, observando cuando la puerta de las cocinas se abrió y salió una pequeña figura. Llevaba un cubo y, mientras ella estaba sentada en su atalaya, la figura vació el cubo y se volvió, apoyándose un momento en la puerta.

Había cansancio en esa postura. Xena observó a la figura con cierta curiosidad, preguntándose por qué había un esclavo trabajando a estas horas. Sin duda, ya se tenían que haber retirado. Se puso un brazo en la rodilla doblada y apoyó la barbilla en él, cuando la figura se irguió y desapareció. La paz volvió a reinar en el patio. Xena se quedó donde estaba, dejando que se le enfriara el cuerpo y que la brisa secara el sudor que la cubría. Pero otro ruido le llamó la atención y volvió a mirar hacia la puerta, que se abrió de nuevo. La escasa luz del interior se derramó hacia fuera, recortando el cuerpo del esclavo, que esta vez le daba la espalda. Xena observó cómo la figura salía al patio andando hacia atrás, a todas luces haciendo un esfuerzo físico. El cuerpo tiró con fuerza y apareció el borde del pilón. Con un último tirón, el pilón salió del todo y el esclavo se volvió hacia él con una rabia repentina y visible y lo volcó. Oyó el leve chapoteo del agua al vaciarse. Ladeó la cabeza y sus ojos siguieron a la pequeña figura de la esclava cuando la mujer —el contorno demostraba claramente que se trataba de una mujer— se apartó del pilón y se dirigió al poste clavado en medio del patio. Alargó la mano y tocó la madera llena de marcas. Xena no le veía la cara desde donde estaba, pero la rabia tensa y la angustia eran evidentes, y se preguntó quién sería la esclava. La esclava se acercó más y se apoyó en el poste. Se quedó quieta un momento y luego se echó hacia atrás y, con una violencia sorprendente, descargó el cubo que llevaba en la mano derecha contra la madera con un golpe sólido y resonante. Xena se sobresaltó un poco por la sorpresa. Su mano aferró la empuñadura de la espada, aunque a esta distancia era evidente que no corría peligro. Observó fascinada mientras la esclava golpeaba una y otra vez con el cubo, hasta que por fin salió volando un trocito del poste. La esclava se tambaleó ligeramente. Soltó el cubo y recogió el trozo de madera, estudiándolo a la escasa luz procedente de la puerta de la cocina. Cerró la mano a su alrededor y luego se apartó, recogió el cubo ahora abollado y lo tiró dentro del pilón.

¿Y ahora, se preguntó Xena, qué pretendía hacer la mujer? La esclava abrió más la puerta, empujándola del todo, y luego se volvió y se puso a tirar del pilón para volver a meterlo dentro. Por un momento, su cara quedó iluminada por la luz de las antorchas. Xena frunció los labios pensativa cuando el joven perfil le trajo un recuerdo de un momento anterior del día. Una de las nuevas. Los andrajos que cubrían a la esclava no tapaban gran cosa. Xena vio la promesa de fuerza en ese cuerpo que acababa de pasar la adolescencia, pero también... Siguió mirando. En su rostro se dibujó una leve sonrisa irónica y apartó la mirada. Cuando volvió a mirar, la esclava ya había metido el pilón. Fue a la puerta y miró un momento por el patio, luego soltó un suspiro, con los hombros hundidos, y cerró la puerta. La oscuridad regresó al patio. Xena siguió en la ventana, mirando pensativa la puerta cerrada. Sacar ese maldito pilón a rastras era, en el mejor de los casos, trabajo para dos personas. ¿Por qué no había pedido ayuda la esclava? ¿Por qué hacerlo sola y por qué ese extraño ataque al poste? ¿Por qué se había llevado ese trozo de madera? ¿Para tener un arma? Con un suave gruñido, Xena se levantó y envainó la espada, dejando que su mente diera vueltas al enigma mientras envolvía la vaina con las tiras de cuero y salía de la sala de entrenamiento. Interesante, pensó, contenta de tener algo, por trivial que fuera, que la distrajera de Bregos y sus maquinaciones. Muy interesante.

—Gabrielle. Hubo un momento de total incomprensión. Notó la dura estructura de ramas clavada en la mejilla y se preguntó dónde estaba. —¡Gabrielle! —Las sacudidas en el brazo se hicieron insistentes.

Abrió los ojos y levantó la mirada, para encontrarse a Toris acuclillado a su lado y la estancia detrás de él aún en penumbra y silenciosa. —¿Eh? —Los recuerdos volvieron de golpe, el conocimiento se le asentó en el estómago como una comida indigesta—. Oh. —Shh. —Toris se sentó con las piernas cruzadas a su lado—. He oído a los cocineros que empezaban a levantarse. Casi está amaneciendo. Gabrielle se levantó de donde se había desplomado la noche antes para sumirse en un sueño tan profundo que no creía que se hubiera movido ni un centímetro desde entonces. —Bah. —Se frotó la cara con una mano, tratando de despejarse—. ¿Por qué te has levantado? —Es que no podía dormir —reconoció él. —Ah. —Gabrielle se incorporó despacio, mientras todos los músculos de su cuerpo protestaban—. Oh, dioses. —Hizo una mueca de dolor al cruzar las piernas. Pasarse la mitad de la noche medio acuclillada debajo del asador le había causado agujetas en la espalda y los muslos que ahora se lo recordaban a la fuerza. —Dolorida, ¿eh? —Toris le mostró las manos, que estaban enrojecidas y llenas de ampollas—. Yo también. Gabrielle se enderezó, notando la desagradable sensación de la columna vertebral al crujir. —Sí —susurró. Alzó la mirada, observando su oscuro entorno, y se tragó un nudo que se le formó en la garganta—. Sabes, tiene gracia. — Consiguió levantarse—. Siempre había soñado con marcharme de casa y ver lugares distintos. Toris carraspeó levemente. —Ahora lo único que quiero es volver allí. —Gabrielle apoyó la cabeza en la mano—. Y nunca podré volver a casa, porque ya no existe. —Se calló, mordiéndose el labio por dentro—. Ya no existe.

Toris le dio unas palmaditas torpes en el hombro. —Lo sé —dijo—. Es duro. Duro. Gabrielle se sentía como si estuviera colgada sobre un abismo de desesperanza. —Odio este lugar —murmuró—. Odio a este gente. Odio cómo te lo quitan todo y les importa un bledo. Su acompañante se acercó más a ella. —Sí —dijo—. Eso es lo peor. La que dirige este lugar no tiene corazón. Tanto le daría matarte como mirarte. ¿Viste lo que les pasó a los otros ayer? ¿A tu hermana? Es un animal. Gabrielle lo recordaba. —Sí. —También destruyó a mi familia —le dijo Toris, en voz baja—. Si puedo hacer algo al respecto, lo haré. —¿Qué? —Gabrielle lo miró, sobresaltada. —Shh. —Toris miró a su alrededor—. Olvídalo. Escucha, podemos comer cereales si ayudamos a traer el agua. ¿Quieres? Tengo hambre. Gabrielle tomó aliento para protestar y entonces notó que le rugía el estómago. —Vale. —Suspiró—. De todas formas, seguro que me duele menos si me muevo. Él le ofreció la mano al tiempo que se ponía en pie. —Vamos. Ella le cogió la mano y dejó que tirara de ella hasta ponerla en pie. —Tengo que ir a lavarme la cara —dijo Gabrielle—. Seguro que parezco una oveja a medio esquilar.

Eso hizo sonreír al muchacho moreno. —Qué va. Vamos. —Se la llevó, sin soltarle la mano.

Xena dejó el trozo de pan y cogió la taza de porcelana para beber un sorbo. Dio vueltas en la boca a la infusión dulce, disfrutando del sabor antes de tragarla. El sol entraba a raudales por la ventana detrás de ella, calentándole los hombros cubiertos de seda, e hizo una pausa para estirar el cuerpo, apreciando la sensación de bienestar que eso le producía. Volvió a coger el pan y se detuvo cuando se oyó un leve golpe en la puerta. Ladeó la cabeza ante esta inusual intrusión, sabiendo que muy rara vez la interrumpían tan temprano a menos que hubiera problemas. Xena estrechó los ojos. —¿Tan temprano empiezas, Bregos? —murmuró—. Adelante —dijo en voz alta. Se abrió la puerta y apareció la cabeza canosa de su senescal. —Ama. —La miró con aprensión—. Concédeme un momento, te lo ruego. Oh oh. —Ven aquí, Stanislaus. ¿Cuál es el problema? —preguntó Xena, con tono seco. El senescal entró y se acercó a su zona de estar cerca de la ventana. —Ama, una cosa terrible. Han encontrado a Iridia al amanecer al pie de las escaleras de la cocina. Debe de haberse caído por la noche. Xena juntó los dedos, asimilando esta noticia inesperada. —¿Muerta? —preguntó.

Stanislaus asintió. La anciana había sido su sierva personal desde que había ocupado el trono, pero Xena no lamentó demasiado su fallecimiento. Últimamente, Iridia estaba cada vez más preocupona y su comportamiento excesivamente solícito empezaba a sacar de quicio a Xena. Sin embargo, la cosa sí que le planteaba un problema, porque ahora había que cubrir su puesto. Xena sabía que cualquiera de los demás siervos de más edad, asignados a distintas partes de la fortaleza o al servicio de su corte, se alegraría de ocupar el puesto, pero... Pero. Todos ellos llevaban tiempo suficiente aquí para haber tomado posiciones y, por la naturaleza de su puesto, su siervo personal tendría acceso a ella de una forma absolutamente íntima. —¿Tenía familia? —No, ama. Sus hijos fallecieron hace dos estaciones, cuando la fiebre —murmuró Stanislaus—. Siempre decía que tú eras la única familia que le quedaba. Una ceja oscura se alzó en arco. —Una pena. —Xena meneó la cabeza—. Enterradla. —Se le ocurrió una idea—. Asigna su puesto a uno de los nuevos que nos trajeron ayer. —Pero, ama... —protestó Stanislaus—. Son unos imbéciles. Unos niños. Sin la menor formación. No puedo consentir que tengas que aguantar... Xena desechó sus protestas con un gesto. —No requiero tantos cuidados, los dos lo sabemos, Stanislaus. No tardaré en domarlo o destrozarlo. Prefiero tener a un idiota aquí arriba que a alguien que haya tenido ocasión de aceptar un soborno para meterme una víbora en la cama. Con los labios fruncidos, él reconoció que tenía razón. —Como tú digas, ama.

Los labios de Xena esbozaron una leve sonrisa burlona. —Esta vez elígeme a alguien guapo. Si tengo que aguantar la incompetencia, al menos dame algo agradable de ver. Stanislaus se cruzó de brazos y se tocó la perilla pensativo. —No hay mucho donde elegir, me temo —comentó, mirando a Xena con aire de disculpa—. Son todos unos campesinos muertos de hambre, señora. Xena bebió un sorbo de té. —La pobreza no excluye la belleza, Stanislaus —replicó, con un tono peligrosamente suave—. A menos que a mí me consideres fea. Yo nací en una de esas aldeas de campesinos. Consciente de su metedura de pata, el senescal se ruborizó. —No he querido ofenderte, ama. No puedes estar más lejos de la fealdad. —Clavó los ojos en el suelo. Una risa seca brotó de la mujer, que no le quitaba ojo. —Mira bien a esos terrones vivientes. A lo mejor te llevas una sorpresa. Ya conoces mis gustos, Stanislaus. Satisfácelos. —Majestad. —El senescal inclinó la cabeza, se volvió y escapó por la puerta, dejando que Xena terminara de desayunar. —Mm. —Xena contempló la estancia vacía. La idea de tener algo nuevo y diferente en su entorno más íntimo despertaba su interés y descubrió que estaba más dispuesta a pensar en su posible siervo que en los viejos problemas con Bregos—. ¿Elegirá a la rara?

La cocina,Gabrielle a esa hora temprana, estaba mucho másy agradable la noche anterior. levantó un pesado cubo de agua lo llevó a laque gran olla, vertió su contenido y se apartó para no entorpecer a la cocinera.

—Bien —dio su aprobación la mujer musculosa de mediana edad—. Con esto basta. —Tenía un gran cucharón, que metió en la olla, y empezó a dar vueltas al contenido hirviente. Gabrielle dejó el cubo en el suelo y miró a su alrededor buscando algo más que hacer, pero los panes estaban hechos y las frutas ya estaban cortadas y preparadas en bandejas. Los demás siervos iban entrando en la zona común y los siguió, bastante contenta de hacerse con una jarra de sidra y un cuenco de madera lleno del espeso cereal con trozos de fruta y una rebanada de pan encima. Toris había vuelto a desaparecer. Gabrielle lo buscó con la mirada, luego fue a un rincón alejado de la estancia y se sentó en un banco, usando el pan para coger el cereal y comerlo. Mientras comía, escuchaba las conversaciones que había a su alrededor. Los siervos no paraban de hablar de una de las esclavas ancianas, que se había matado de una caída esa mañana. —Eso es terrible. —Meneó la cabeza. —Peor. —El hombre que había estado hablando se volvió hacia ella, limpiándose la boca—. Iridia tenía su propio puesto en el Hades. Pobrecilla. —En la boca del río Estigia era donde dormía —asintió otra mujer—. Siempre pegaba saltos como una lechuza asustada, sabrán los dioses lo que tuvo que sufrir allí arriba. —¿Qué hacía? —preguntó Gabrielle, con curiosidad. La respuesta quedó cortada de cuajo cuando dos de los guardias entraron en la sala común. —¡Vosotros! —voceó el de más edad—. Todos los que llegasteis ayer, ¡un paso al frente! Las pocas personas que había alrededor de Gabrielle se la quedaron mirando. Sintiéndose enferma, Gabrielle dejó su cuenco y se levantó, uniéndose a los otros pocos de la caravana de esclavos, y se dirigió vacilante hacia los guardias.

—¿Ahora qué? —susurró. —Nada bueno. —Alras estaba a su lado—. Que los dioses nos ayuden. Los guardias los miraron. —Ratas. —El de más edad sacudió la cabeza—. El hombre éste tiene que estar loco. —¿Es de mí de quien hablas? —intervino una nueva voz, y los guardias se cuadraron, pegándose a la pared de piedra. Aparecieron dos guardias más, vestidos con la librea real, flanqueando a un hombre ataviado con la vestimenta de seda de un cortesano—. ¿Acaso pones en duda las órdenes reales? —Mi señor —farfulló el guardia, mortificado. El hombre de pelo gris no le hizo ni caso, se adelantó y examinó al pequeño grupo mientras los demás esclavos observaban en completo silencio. Fue pasando despacio de uno a otro, mirándolos de arriba abajo con ojos serios. Se detuvo ante Alras, le puso un dedo en la barbilla y le volvió la cara hacia la luz. —Ponte allí. —Señaló a la puerta, empujando a Alras antes de seguir por la fila. Gabrielle era la última de la fila. El hombre se paró delante y ella olió el rico aroma de su vestimenta de seda y el perfume del jabón de rosas que emanaba de su cuerpo cuando alzó una mano y le tocó la mejilla. Tenía la cara severa y llena de arrugas, pero no percibió crueldad en él. Tenía la nariz bien formada y ojos astutos que se estrecharon un poco cuando se encontraron con los suyos. Al cabo de un momento, bajó la mano y se volvió, regresando hacia la puerta. Gabrielle soltó un suspiro de alivio absoluto, descubrió que estaba temblando y se esforzó por mantener firmes las rodillas.

El hombre se detuvo al llegar a los guardias. Examinó a Alras, poniéndole una mano en el hombro. El chico lo miró, a todas luces aterrorizado, apretando la mandíbula para que no le castañetearan los dientes. El hombre bajó la mano y se giró en redondo, volviendo a mirar a la fila de esclavos. Con un suspiro de irritación, meneó la cabeza y señaló a Gabrielle. —Tú. Ven conmigo. Gabrielle se lo quedó mirando consternada. Unas manos la empujaron suavemente hacia delante, acompañadas de un susurro. —Buena suerte —dijo el hombre mayor—. Pobrecita. Como en un sueño, avanzó tropezando y los guardias de librea la sujetaron por los brazos. Sus ojos se encontraron con los de Alras por un instante y luego la sacaron de un tirón y se la llevaron.

2

Gabrielle se encontraba en una antecámara de piedra, tras haber sido empujada a su interior por el noble que se la había llevado de la cocina y que le había dicho que se quedara allí. Desorientada y confusa, decidió obedecer y encontró una pequeña banqueta cerca de una pared donde se sentó. Sus ojos recorrieron la pequeña cámara, cuyas paredes estaban cubiertas de tapices que le hacían cosquillas en la nariz con el olor a lana. Eran de colores apacibles, azules y rojos, con diseños solemnes, y acabó estudiándolos, puesto que poca cosa más tenía que hacer. Salvo preocuparse, por supuesto. Gabrielle apoyó las manos en las rodillas y soltó un suspiro. Justo cuando empezaba a tener una mínima sensación de que podía aprender a hacer frente a su nueva vida, se la arrancaban de debajo de los pies y la metían en otra cosa aún más extraña y, por la reacción de los otros esclavos, más peligrosa.

En fin. Apoyó la cabeza en la pared e intentó calmarse el estómago revuelto. La cosa no podía empeorar, ¿verdad? El noble regresó. Llevaba varias telas al hombro y se detuvo para mirarla con ojos cansados e irónicos. —¿Cómo te llamas? —Gabrielle. El hombre asintió. —Gabrielle. Bueno, al menos eso no lo tenemos que cambiar. Es adecuado. —Dejó las telas en el suelo—. Yo soy Stanislaus, senescal de Su Majestad. Gabrielle supuso que debía sentirse impresionada por el título. No tenía ni idea de cómo reaccionar correctamente, de modo que se limitó a mirarlo con aire interrogante. —No tienes la menor de idea de por qué estás aquí, ¿verdad? Ella hizo un gesto negativo con la cabeza. El senescal meneó la cabeza con evidente irritación. —Levanta. Gabrielle así lo hizo, levantándose de la banqueta despacio e irguiéndose cuando él se acercó a ella. Se encogió un poco cuando alargó la mano y la cogió de la barbilla, y tensó el cuerpo preparándose para el golpe que tan vívidamente se imaginaba en su mente. —Estate quieta —le ordenó Stanislaus—. No te voy a hacer daño. Lo observó mientras la examinaba, y pegó un ligero respingo cuando le echó los labios hacia atrás y le comprobó los dientes como si fuera una mula. Por fin la soltó y retrocedió, mirándola de arriba abajo. —Ven conmigo. —La llevó por un angosto pasillo y subieron por unas escaleras. Las paredes eran estrechas y sólo podrían haber subido en fila india,

pero estaban bien cuidadas y limpias—. Ésta es la escalera de los siervos. Debes usar siempre esta escalera. ¿Comprendes? —Está bien —contestó Gabrielle, en voz baja, profundamente desconcertada—. ¿Qué es lo que voy a hacer que requiere que suba y baje por aquí? El senescal se volvió para mirarla por encima del hombro. —La doncella de Su Majestad ha tenido un accidente esta mañana. Tú la sustituirás. —Siguió subiendo por la escalera. Gabrielle se quedó mirando su espalda totalmente pasmada. —Pero... Él se volvió y la miró de nuevo. —¿Qué? —No sé cómo hacer eso. El senescal suspiró y volvió a menear la cabeza. —Ya lo sé. Pero aprenderás, niña. Aprenderás. Su Majestad. Gabrielle recordó, con un estremecimiento de frío, a esa figura oscura y distante de pie en la pasarela, allá en lo alto. Concediendo la vida o la muerte a capricho. Recordó el grito de Lila. Gabrielle cerró los ojos un instante y el grito se fundió con el agudo silbido que había impedido cruelmente que la flecha llegara a su propia garganta. ¿Y ahora iba a servir a este ser? A Gabrielle se le tensaron los músculos de la mandíbula y se obligó a abrir los ojos. Las Parcas seguro que se estaban riendo. Siguieron en silencio durante el resto de la subida, hasta que salieron a una cámara redonda con tres puertas y una entrada abierta de piedra justo a la derecha. Dentro de la entrada de piedra, se veía la espalda de un hombre y cuando cruzaron la cámara se irguió y se volvió.

—Mi señor. —El hombre cogió una caja—. Ya he sacado todas las cosas de la anciana. El senescal examinó la caja y luego hizo un gesto con los dedos. —Tíralas al estercolero. —Le puso una mano a Gabrielle en el hombro y la empujó hacia la entrada de piedra—. Ése es tu espacio. Debes tenerlo ordenado y limpio siempre. —Le puso las telas en el hombro—. Lávate la cara y ponte esto. Date prisa. Estaré esperando aquí, pero si te entretienes, yo mismo te arrancaré la piel a base de frotar y te llevaré desnuda ante Su Majestad. Gabrielle se encontró en una habitación pequeña y estrecha de techo alto. En una pared había un camastro, que ahora sólo era un saco de paja sobre una estructura de madera con un juego de sábanas de lino dobladas en un extremo. Al lado había una mesa de madera con una palangana de agua, una jarra y un baúl de madera de longitud y anchura iguales a sus brazos extendidos. En la mesa había un tosco cepillo y un pequeño trozo de espejo. Cerca de la jarra había un trozo redondo de jabón y un raído paño doblado. Haciendo caso de la advertencia del senescal, no perdió el tiempo explorando. Dejó la tela y se quitó los andrajos que llevaba, fue a la palangana y se lavó rápidamente la cara y los brazos. —No lo pienses, Gabrielle. No lo pienses —se susurró a sí misma, obligando a su cuerpo a moverse. Se puso la ropa que le había dado, descubriendo rápidamente una falda, una blusa y un delantal, todos bien hechos. Le resultaba rarísimo estar vestida con ropa abrigosa e intacta, de tela que olía a sol y colada y le recordaba intensamente a su casa. Le temblaban las manos al atarse el delantal. Las apoyó un momento en la mesa, luego cogió el cepillo e intentó peinarse por primera vez desde hacía semanas. Tenía nudos en los nudos de los enredos, pero se los cepilló rápidamente, hasta que consiguió acicalarse hasta cierto punto. Oyó unas botas en la puerta, se volvió y vio al impaciente senescal que entraba en la estancia. —Estoy... Él la miró con curiosidad, ladeando la cabeza.

—Presentable. Asombroso. —Alargó la mano—. Ven. Gabrielle dejó el cepillo y obedeció, sabiendo que no tenía elección. Dejó que la cogiera de la mano y la llevara fuera, hacia la puerta más grande de la cámara, la que estaba flanqueada por dos guardias bien armados que la miraban con ojos fríos y desconfiados.

—Pero, ama, sin duda podrás entendernos. —Los duques la miraban— . Claro que agradecemos las nuevas tierras, ¿quién no? Pero tememos el día en que los que las tenían antes que nosotros vuelvan para recuperarlas. Estamos en la frontera, como sabes, y eso es motivo de preocupación. Xena estaba sentada en su gran trono, situado en la pequeña tarima de su cámara de audiencias. Juntó los dedos y contempló a los hombres. —¿No queréis las tierras? Puedo encontrar a alguien que sí las quiera. —¡No! —protestó el más cercano—. Ama, nos interpretas mal. Aceptamos tu generosidad encantados, todos lo hacemos. Los demás asintieron. —Sólo nos preocupa el futuro, eso es todo —continuó el hombre—. Nuestros vecinos del norte sin duda se sentirán ultrajados. Estaría bien que se los disuadiera de intentar recuperar sus tierras. Xena perdió la poca paciencia que tenía. —¿Qué es lo que sugerís? —Su tono se hizo más duro—. ¿Que les declaremos la guerra? —N-no... ama. —¿Queréis que vaya a buscar a una docena de sus duques y los clave a unos postes cerca de la frontera? ¿Qué? —Se levantó y se acercó a ellos, que retrocedieron atropelladamente para apartarse—. Soltad de una vez lo que queréis decir o marchaos con vuestros lloriqueos a otra parte. El duque Lastay alzó rápidamente las manos con gesto apaciguador.

—Ama... lo único que nos preocupa es cómo evitar un futuro derramamiento de sangre. Habíamos pensado que tal vez si... es decir, el buen general Bregos tiene muy buena reputación en el campo de batalla, tal vez... Xena se puso en jarras. —Tal vez debería casarme con él, llevármelo a la cama y hacerlo mi consorte, para que podamos usar su buena reputación para mantener limpias nuestras fronteras, ¿es eso? El duque tuvo la decencia de parecer incómodo. —Majestad. Xena alargó las manos a los lados. —¿Es eso? —Les clavó a cada uno una mirada. Ninguno de ellos le hizo frente—. ¿Lo es? —Su voz se hizo más profunda y subió de volumen. El duque Lastay se armó de valor y se acercó a ella, hincando una rodilla en tierra ante ella en señal de humildad. —Mi reina. —Levantó la vista para mirarla valientemente—. También estamos pensando en ti. Xena se señaló el pecho con un pulgar. —¿En mí? —Soltó una carcajada seca—. No me digas que te preocupan los asuntos de mi corazón, Lastay. No tengo, ¿recuerdas? El duque miró a ambos lados y luego bajó la voz. —No, mi reina. —Su tono era serio—. Pero el general, por mucho talento que tenga, debería recordar siempre de dónde procede su autoridad. Xena lo miró y luego a los demás hombres. Estos contemplaban atentamente el suelo de mármol. —¿Qué estás diciendo, Lastay? ¿Pones en duda la lealtad del general? —Se acercó más y con un veloz movimiento, en su mano apareció un puñal. Apoyó la hoja en la barbilla de Lastay y se la levantó, viendo el movimiento debajo del afilado acero que producía él al tragar—. ¿Es así?

—Lo... que digo, mi reina, es que conviene ser prudente —contestó el duque con la voz tensa—. Donde hay poder, existe la tentación de usarlo. Xena presionó con la hoja, obligándolo a levantarse o a correr el riesgo de que le cortara la garganta. Estudió su cara atentamente, observando el tic que se le formaba en el ojo derecho. Luego sonrió e inclinó la cabeza elegantemente, besándolo en los labios antes de apartar el puñal y darle un ligero empujón en la barbilla con la empuñadura. —Gracias, Lastay. Aviso recibido. Al hombre casi se le pusieron los ojos en blanco antes de recuperar el aliento y el equilibrio. Se le puso la cara de un intenso color escarlata, lo cual hizo que su barba destacara vívidamente, mientras ella se reía por lo bajo. —Ama. Xena le dio una palmadita en la mejilla con la mano. —De Bregos me ocupo yo —les dijo—. Vosotros no os ensuciéis las manos y no os interpongáis en mi camino. —Ama. —Lastay inclinó la cabeza. Los demás hicieron lo mismo. Tras echarse unas miradas furtivas, retrocedieron hasta la puerta y se marcharon. Xena fue a su mesa y cogió la copa que había en ella. Bebió un trago del contenido y se aclaródelaasco. boca con él antes de tragarlo, lamiéndose los labios con una leve mueca —Hombres —murmuró. Un golpe en la puerta. Xena se giró y en su cara se formó un ceño. —¿Sí? —ladró, esperándose el regreso de sus leales súbditos. Sin embargo, la puerta se abrió y apareció Stanislaus. —¿Ama? ¿Tienes un momento? Xena dio vueltas al vino que tenía en la copa. —¿Para?

—El arreglo doméstico que solicitaste, ama. Ah. Su nuevo esclavo. Xena tomó un sorbo de vino. —Está bien —asintió—. Adelante. Stanislaus entró, sujetando la puerta abierta y haciendo un gesto a alguien para que lo siguiera. Una pequeña figura pasó dentro y él cerró la puerta tras ella. Avanzó, cogiendo a la recién llegada del brazo y obligándola a caminar. —Tal y como pediste, ama. Se pusieron a la luz de la ventana y Xena se encontró cara a cara con una chica joven de pelo rubio que empezaba a hacerse mujer adulta. Tenía la cara algo redondeada y franca y unos ojos verdes, intensos y profundos, que atraparon los de Xena en un momento inesperado de intimidad. Captó fugazmente una sensación de miedo cauto y luego la mirada se cortó cuando Stanislaus se cruzó entre las dos. —Ama, ésta es Gabrielle. Se encargará de las tareas de Iridia —dijo el senescal—. Me temo que no tiene la menor formación. —Extendió las manos—. Pero es lo que deseabas. —Sí, efectivamente. —Xena dejó la copa y se acercó a su nueva sierva, rodeándola con curiosidad. Vio que los hombros de Gabrielle se encogían cuando pasó por detrás de ella y percibió la expresión alarmada de los ojos de la chica cuando la rodeó y volvió a quedar ante ella—. Ya veo. —Estudió la esbelta figura, cuya cabeza apenas le llegaba al hombro—. Bueno, al menos no tenemos que quitarle a base de golpes las malas costumbres aprendidas, ¿verdad? Los ojos verdes se movieron y se encontraron con los suyos. Xena descubrió en ellos miedo y un valor que no se esperaba, una extraña combinación que no hizo sino aumentar su interés. —¿Verdad? —preguntó de nuevo, directamente. Los labios de Gabrielle se movieron varias veces antes de articular palabra.

—Espero que no. —Tenía la voz suave, pero con un tono subyacente grave y vibrante. Stanislaus tomó aliento para reprenderla, pero Xena lo cortó con un gesto brusco. Volvió a su mesa y se apoyó en ella. —Me servirá, Stanislaus. Gracias. —Ama. —El senescal inclinó la cabeza con elegancia—. Me la llevaré para instruirla en la forma de servirte. —Agarró a Gabrielle del brazo. —No —lo detuvo Xena—. Déjanos —añadió con tono despreocupado. Vio que su nueva sierva tragaba saliva con dificultad y apretaba ligeramente los puños—. Ya le doy yo su primera lección. El senescal dudó y luego asintió. —Como desees, ama. Llámame cuando quieras que me la lleve a su alojamiento. —Stanislaus se inclinó y salió de la habitación, dejándolas a las dos a solas.

Gabrielle notaba que el corazón le latía con tal fuerza dentro del tórax que le sorprendía que no se viera. Era hiperconsciente de la mujer alta y morena que la observaba desde el otro lado de la estancia, y por mucho que lo intentara, ella misma no podía evitar mirarla a su vez. Con el sol detrás, no era fácil ver detalles. Gabrielle sólo veía bien el contorno de un cuerpo vestido de seda que se movía con un poder y una elegancia como nunca había visto hasta entonces. Y los ojos. Claros como el hielo, apenas teñidos de azul, te atravesaban como un cuchillo. Gabrielle sintió que su resolución se disolvía, dejando a su paso un estremecimiento de miedo y aprensión ante lo desconocido. Se dio cuenta de que esta mujer podía hacerle cualquier cosa y que ella no podía hacer nada al respecto. —Bueno. —La voz de Xena la sobresaltó—. ¿Cuánto miedo tienes?

Gabrielle obligó a sus ojos a encontrarse con los ojos fríos y casi burlones que la miraban. Había algo de halcón en la expresión de la mujer y Gabrielle se sentía igual que un ratoncillo a la espera de ser atacado. —Tengo... mucho miedo —reconoció suavemente. Los labios de Xena esbozaron apenas una sonrisa. —Te llevas un punto por ser sincera —dijo—. ¿De dónde eres? Gabrielle parpadeó. —De Potedaia. —Lo conozco —dijo Xena—. Es un pueblucho de mala muerte. Eso le dolió. Gabrielle desvió la mirada hacia el sol que entraba por la ventana. —No, ya no. Lo quemaron. Xena vio el destello de las lágrimas contenidas que había en los ojos de la chica. —Pues así acabaron con las pulgas, supongo —comentó con despreocupación, observando cómo esos ojos se cerraban en un gesto silencioso de dolor—. No me digas que lo echas de menos. A Gabrielle le entraron ganas de salir corriendo. Pero sabía que no podía, tenía que quedarse allí y hacer frente a esta bruja fría y torturadora que parecía deleitarse en pincharla donde más le dolía por simple diversión. Respiró hondo y volvió a mirar a Xena. —Era mi casa —contestó—. Cuando es lo único que tienes y te lo quitan... sí. Supongo que lo echas de menos. Yo sí. Xena se echó hacia delante y apoyó los codos en la mesa. Se apretó el labio inferior con los nudillos y observó a Gabrielle. —Está bien —dijo—. Lo mejor que puedes hacer es olvidarte de todo eso. Aquí no te vas a morir de hambre. Si trabajas duro, tienes comida, tienes

ropa, tienes un techo que te proteja y encima sin goteras. Eso es mejor de lo que podrías haber esperado allí, ¿no? Gabrielle toqueteó la tela de su delantal, pero no respondió. Las cosas no estaban mal en casa. Sí, a veces pasaban hambre, pero la agricultura te ponía a merced del clima, al fin y al cabo. Y en su casa había muy pocas goteras. —Regla número uno. —Xena rodeó la mesa y se acercó a ella—. Cuando se te pregunte algo, responde. —Perdón —dijo Gabrielle—. Es que lo estaba pensando. —Los esclavos que piensan son peligrosos. No lo conviertas en una costumbre. Gabrielle la miró, ahora que estaba cerca, tapando la luz, y podía ver detalles. —¿Por qué querrías tener a alguien cerca que nunca piense en nada? ¿No es eso más peligroso? —Soltó la pregunta antes de pensárselo de verdad, con los ojos prendidos de las facciones elegantes y los pómulos altos del rostro de Xena. Xena se cruzó de brazos. —Podría ser —reconoció—. Pero en un ejército, si te paras a pensar demasiado, puedes acabar muerto. Gabrielle se las arregló para mantener la mirada firme. —Mi hermana y mis amigos de casa... no pensaban en nada y acabaron muertos de todas formas —dijo—. A lo mejor si nos hubiéramos juntado a pensar, ella aún estaría viva y yo no estaría aquí. La figura vestida de seda volvió a rodearla. —¿No te gusta estar aquí, Gabrielle? —No. Xena se detuvo justo detrás de ella. Vio cómo los pelillos rubios de la nuca de la esclava se erizaban y en su cara se formó una sonrisa curiosa.

—Tienes la mala suerte de poseer un cerebro útil. Eso podría ser muy peligroso. Tal vez debería enviarte de vuelta a los establos y dejar que te entierren en estiércol. Los hombros de Gabrielle se estremecieron, pero guardó silencio. —¿Es eso lo que quieres? ¿En lugar de estar aquí arriba vestida con ropa decente, con una cama en vez de un montón de palos? Xena se movió a un lado, observando el perfil de la chica. Despacio, los ojos se volvieron para encontrarse con los suyos. —¿Y bien? La chica rubia tomó aliento. —No —dijo, en voz baja. Los ojos azules rieron maliciosamente. —Olvida el pasado. No puedes volver a él. —Regresó a su mesa y se volvió—. Cuanto antes aprendas eso, mejor. Gabrielle se lo pensó. Era cierto, lo sabía, pero decirlo y conseguir que sucediera, con todo el dolor de sus recuerdos, era una cosa bien distinta. Movió la cabeza bruscamente para asentir, cerrando la mandíbula con fuerza para evitar responder. Xena se rió entre dientes. Luego se colocó delante de Gabrielle y se apoyó en la mesa. Se miraron un momento. Xena señaló la habitación. —Ésta es la habitación pública. Ésa es la privada. No me gusta que las cosas estén fuera de su sitio y no me gusta el desorden. Los ojos de Gabrielle se movieron por la habitación. A pesar de la ornamentación, la estancia sí que estaba muy bien ordenada. —Vale. —Aquí tengo audiencias por la mañana. Puedes ocuparte entonces de la habitación privada y de ésta después de comer.

Gabrielle se dio cuenta de que esto no era tan malo como había esperado. —Vale. Xena se acercó más, sacando provecho de su estatura. —Dos cosas. —Puso un dedo en la barbilla de Gabrielle y se la levantó— . Como hables de cualquier cosa que veas aquí, te mato. A Gabrielle se le cortó la respiración. La expresión de Xena era glacial y absolutamente mortífera. Se dio cuenta de que creía, hasta lo más profundo de su alma, en la verdad total de esa afirmación. —Y dos, Stanislaus te instruirá sobre la manera adecuada de dirigirte a mí —continuó la voz grave—. Te dirá que me llames Majestad o ama o mi reina. Gabrielle captó su olor, un aroma que era una curiosa mezcla de especias y seda. Asintió levemente para indicar que comprendía, sabiendo que iba a tardar un poco en adquirir una costumbre que para Stanislaus ya formaba parte natural de su forma de hablar. —Bien. Xena se inclinó, hasta que quedaron casi nariz con nariz. —Pues no. —Enunció las palabras con precisión. Gabrielle parpadeó, incapaz de apartar la mirada de esos gélidos ojos azules a escasos centímetros de ella. —¿N... no? —No. —Xena regresó a su silla y tomó asiento grácilmente, apoyando las manos en los brazos y metiéndose los pies calzados con zapatillas por debajo del cuerpo—. Eso le producirá un fastidio inmenso. Tienes que decidir si quieres fastidiarlo a él y que te dé un capón o fastidiarme a mí. —Miró a la chica ladeando la cabeza—. ¿Qué decides, Gabrielle?

Qué extraño sonaba su nombre pronunciado por esos labios. Tenía un leve deje vibrante y se descubrió ensayándolo mentalmente. —Pues... mm... —Se lo pensó—. Haré lo que tú quieres. El rostro anguloso se iluminó con una sonrisa. —Sabia decisión.

Gabrielle regresó a la zona pequeña y sin adornos que le habían asignado y se sentó en la cama, agarrándose las manos entre las rodillas. El corazón todavía le latía desbocado en el pecho y los martillazos le estaban levantando dolor de cabeza, cosa que no contribuía a calmar el torbellino de ideas que intentaba captar su atención. ¿En qué lío se había metido? Ser esclava ya era bastante malo, pero en las cocinas con los demás había sido anónima. Ahora se encontraba bajo el ojo de una persona que probablemente la mataría sin motivo y en una situación que apenas conocía y en la que cometer errores sería horriblemente fácil. —Vale —susurró—. Puedes hacerlo. No es más que limpiar un poco y mantener el orden. Como en casa. Pero no era así y lo sabía. Sólo de pensar en volver a entrar ahí bajo esa mirada vigilante y fría, se ponía mala. Y sin embargo. Gabrielle apoyó la barbilla en las manos, contemplando la pared de piedra que había al otro lado de su cama. A pesar del terror, también había algo... interesante... en esa figura regia y temible. Había una inteligencia que no se esperaba. Una concentración cambiante y poderosa que la había dejado muda, pero llena de curiosidad. Xena tenía algo que la intrigaba, hasta el momento en que recordaba que ésta era también la voz que había ordenado matar a su hermana. Entonces Xena dejaba de ser interesante y empezaba a ser detestable. Gabrielle recordó sus burlas sobre Potedaia y apretó la mandíbula.

Zorra, escupió su mente. El roce de unas botas en la piedra le hizo levantar la mirada. Stanislaus apoyó una mano en la entrada de su escondrijo y se asomó, localizándola. —Ah. Bien. —Chasqueó los dedos—. Ven. Te voy a enseñar dónde se guardan las cosas y cómo le gusta a la reina que se haga todo. Espero que lo aprendas rápido, antes de que mande que te ejecuten de pura frustración. Gabrielle soltó aliento y se puso de pie. Se colocó bien el delantal y lo siguió, resignándose a pasar un día largo y difícil.

La palangana volvió a rozar el suelo cuando la hizo avanzar un poco más, aclaró el paño y siguió fregando. Gabrielle se alegraba, al menos, de que Stanislaus la hubiera dejado por fin, convencido al parecer de que poco daño podía hacer fregando el suelo de piedra. Volvió a aclarar el paño y luego miró dentro de la palangana. A pesar de que llevaba más de una marca limpiando, el agua no estaba muy turbia y era evidente que el suelo no estaba tan sucio, para empezar. De hecho... Se volvió y se sentó un momento, descansando las rodillas doloridas. La habitación entera no estaba tan sucia. Ahora estaba en la estancia privada, cuyo techo alto y elevadas ventanas se cernían sobre ella con un silencio crítico. La primera impresión que le había dado el sitio era su pulcritud: aunque tenía un aspecto regio y ornamentado, la habitación tenía una sencillez limpia con su escasez de mobiliario y su suelo amplio y despejado. Miró hacia atrás, comprobando que había llegado a todos los rincones y grietas de la piedra. Se puso en pie y estiró el cuerpo magullado y cansado. La puerta se abrió con un crujido y se quedó paralizada y luego suspiró al reconocer la cabeza morena de Toris. —Hola. Él se coló dentro y cerró la puerta y luego corrió hasta ella. —¡Caray! Te he encontrado. Me han dicho lo que pasó. ¿Estás bien?

Gabrielle señaló en silencio la habitación y luego se encogió de hombros. —Al menos te han dado ropa. —Toris le tiró de la manga—. Eso no es tan malo. —Cierto —asintió ella—. Y un sitio medio decente para dormir, pero me parece que como cometa un solo error, me van a tirar al estercolero por la ventana. Él hizo una mueca irónica de comprensión. —No puedo quedarme mucho, se van a dar cuenta de que no estoy. — Toris bajó la voz—. Ojalá hubiera estado ahí... a lo mejor me habrían elegido a mí y no a ti. —Ha sido mala pata —suspiró Gabrielle—. Este sitio es escalofriante y esa mujer es todavía más escalofriante. Qué zorra. Toris asintió solemnemente. —Lo sé. —Le puso una mano en el hombro—. Aquí todo el mundo lo sabe. Todos quieren que ese otro tipo coja las riendas. —¿Qué otro tipo? —Ese grandote, el general. Ha ganado unas batallas y esas cosas. Quieren que consiga el poder o que se case con ella y la obligue a portarse como es debido. Gabrielle recordó el fuego de esos gélidos ojos azules. —No creo que eso vaya a funcionar. Toris bajó la voz. —Tú mantén los ojos abiertos. Si hacen algo, a lo mejor podemos ayudar. Hoy he hablado con un par de tipos. Gabrielle sintió un escalofrío de desazón por la espalda.

—¿Ayudar a qué? —susurró—. Toris, somos esclavos. Aunque ese otro tipo consiga el poder, seguiremos siendo esclavos. ¿Qué más da? —¿Seguiremos? He oído que ese otro tipo no cree que deba haber esclavos aquí —respondió el chico en otro susurro—. ¿Es que no quieres ser libre? Gabrielle se lo quedó mirando. —¿Es eso cierto? —La idea de la libertad la atravesó de parte a parte, sin pretenderlo en absoluto. Los dos oyeron unos pasos que se acercaban y aguantaron el aliento. Él asintió. —Tú ten cuidado. Agacha la cabeza. Observa. —Y con eso, salió a toda prisa. Gabrielle esperó a que la puerta se volviera a abrir, pero los pasos siguieron por delante de la puerta y se alejaron. Volvió a contemplar la habitación, observándola consternada, y se descubrió planteándose por primera vez una forma de salir del hoyo en el que había caído. ¿Libertad? ¿Realmente podría ser cierto? Se apoyó en la pared, con la cabeza llena de ideas. Un pensamiento seriosobre la obligó a reflexionar. eraellibre, ¿entonces qué? Gabrielle cruzó los brazos el dolor que sentíaSien pecho. No le quedaba nada a lo que volver.

—Maldita sea. —Xena cerró la puerta al pasar y cruzó a largas zancadas la habitación iluminada tan sólo por tres velas. La cena había durado demasiado y había pasado el rato observando a su general mientras éste se dedicaba a sus juegos políticos. Fue a la ventana y puso las manos a cada lado del alféizar, apoyándose en él. Bregos había pasado el día cortejando a los cortesanos, acumulando apoyos de las muchas personas que se sentían mucho más cómodas tratando con su buen carácter masculino que con ella, y había dedicado la noche a estar atentísimo con ella.

Cruzó la habitación externa y abrió de un empujón la puerta de la estancia interior. Su dormitorio también estaba iluminado sólo por unas pocas velas, creando una calma relajante que le acarició los alterados nervios mientras se quitaba las joyas. Una sensación repentina de que había algo distinto la detuvo de pronto y se quedó donde estaba, cerca del gran espejo, mientras recorría la habitación con los ojos. Todo estaba en su sitio, a primera vista, pero... Xena ladeó la cabeza, escuchando atentamente, pero todo estaba en silencio. Cogió el candelabro y giró despacio en círculo, examinando la habitación con cauta atención. Ah. Se acercó a la cama con dosel, envuelta en encajes semitransparentes. Las sábanas estaban limpias: olía el sol en ellas. Pero las esquinas, los dobleces, estaban hechos de una forma que sabía que jamás se había en esteligeramente palacio. Bajórugosa. la mano para tocar la tela, advirtiendo notando con los dedos visto la superficie Reanudó su registro, leves diferencias en la colocación de un jarrón o en cómo estaba puesta una palangana. Después de tantos años, Iridia había desarrollado una rutina invariable como la muerte y ahora esa rutina había desaparecido y en su lugar había algo nuevo. No era desagradable. Xena contempló la habitación con aprobación. La chiquilla había hecho un trabajo aceptable. Estaba segura de que Stanislaus había machacado prácticamente a la chica al inspeccionar el trabajo: a fin de cuentas, la responsabilidad final era de él. Pero estaba satisfecha. Gabrielle. Xena dejó el candelabro y fue a su tocador. Cogió el peine de plata que había allí y lo examinó y luego lo dejó en su sitio. Se había descubierto pensando en su nueva sierva durante el día y ahora que el largo día había acabado, reconoció que sentía curiosidad por la chiquilla. Se soltó la toga que llevaba y se la quitó, la tiró encima del biombo de cuero fino que estaba al lado del espejo y se puso una bata de seda. Se le ocurrió una idea y dejó asomar una leve sonrisa. Fue a la mesita que estaba cerca de las ventanas del balcón, cogió un trozo de pergamino y una pluma y escribió una cosa rápidamente. Luego, descalza, caminó por las alfombras hasta la puerta. Salió a la habitación exterior, fue a la puerta de fuera y la abrió.

Aquí, en sus aposentos, no había guardias. Todo el que estaba dentro de las inmensas puertas se consideraba de confianza. Xena sabía que eso suponía un riesgo, pero tropezar con guardias armados cada vez que decidía dar una vuelta por el pasillo no era algo con lo que estuviera dispuesta a vivir. Todo estaba tranquilo, a estas horas de la noche. Oyó a los guardias en los rellanos inferiores, moviendo las botas mientras montaban guardia. Abriendo la puerta que daba a la cámara superior redonda, se detuvo a escuchar. La cámara estaba vacía y las estrechas escaleras que bajaban hasta las cocinas estaban oscuras y silenciosas. La puerta de abajo estaría cerrada con llave y guardada, lo mismo que la escalera principal que terminaba a su derecha. Volvió a escuchar y ahora captó el suave sonido de una respiración. En silencio, se acercó a la sencilla entrada abierta y se asomó. Apenas visible a la luz de las decon la cámara, distinguió la figura dormida de Gabrielle, echada en antorchas el camastro aire de agotamiento. Su sentido del humor, que a veces era algo peculiar, salió a la superficie y pensó en soltar un alarido que despertara a la chica, trajera a los guardias y creara el caos en los pasillos. No. Vamos a dejar que la chiquilla tenga una noche tranquila, al menos, decidió, recorriendo con los ojos el perfil juvenil e inocente. Ya tendría tiempo de sobra para aterrorizarla por la mañana. Con una última mirada, Xena dejó el trozo de pergamino en la tosca mesa de madera y se fue. Una vez hecho esto, regresó a sus habitaciones y se metió en la cama, deslizándose bajo las ligeras mantas y descansando la cabeza en la almohada. Mañana, decidió, tendría que hacer algo con Bregos. Había que cortar de cuajo su pequeño plan o si no, tendría que plantearse seriamente cortar de cuajo al buen general. Era demasiado peligroso permitir que creara esa base de poder por afinidad que estaba buscando. La ambición estaba bien. Eso lo comprendía. Pero había personas como Bregos que nunca estaban satisfechas con lo que tenían y, en cambio, se veían empujadas constantemente a conseguir más y más y más. Xena reconocía que ella también era así, en cierto modo, pero también sabía que sólo podía haber una persona en la cima, una persona que lo tuviera todo.

Ésa era ella. Y no tenía la menor intención de compartir. Con un ligero suspiro, cerró los ojos. Un olor leve y nuevo llegó hasta ella y movió la nariz. Sus labios se curvaron en una breve sonrisa antes de dejar que el sueño se apoderara de ella.

Gabrielle se despertó antes del amanecer y sus ojos recorrieron el entorno desconocido con vaga confusión. Al cabo de un minuto, sin embargo, recordó dónde estaba y suspiró, escuchando el silencio de la cámara interrumpido únicamente por el suave aleteo de las antorchas. Rodó a un lado y estiró un poco el cuerpo, sintiéndose culpable y agradecida por el colchón relleno de paja que la había protegido durante la noche. La sencilla manta de lana que la tapaba también era de agradecer y por primera vez desde que su vida quedó destruida por los tratantes de esclavos, se despertó con la sensación de haber recuperado cierto grado de equilibrio. Stanislaus le había dado un horario muy meticuloso. Sabía que tenía que bajar temprano a las cocinas para desayunar. Luego limpiaría los aposentos internos de la reina mientras los exteriores estaban ocupados. Cuando la reina se fuera a la sala principal del consejo, limpiaría la habitación exterior y luego bajaría de nuevo a la sala de trabajo para ocuparse de cualquier cosa pequeña que hubiera que hacer. Se había dado cuenta, al bajar a cenar la noche anterior, de que su ascenso había provocado resentimiento entre los demás siervos. Por supuesto, sabían que ella no había elegido el puesto, pero había muchos que llevaban largo tiempo de servicio y que pensaban que debían haber tenido la oportunidad de conseguir lo que, según empezaba a darse cuenta, se consideraba un puesto privilegiado. Gabrielle se arropó con las mantas y bostezó. Todavía tenía algo de tiempo antes de tener que levantarse y ponerse en marcha y le parecía un lujo desmedido poder estar aquí tumbada con relativa comodidad. Pero era duro, porque la normalidad misma de la sensación le recordaba a su hogar. Se preguntó cuánto tardaría esta realidad en eclipsar a

esa otra, hasta que los recuerdos de su familia se desvanecieran y dejaran de dolerle tanto. ¿Llegaría a ocurrir? Se sincera, Gabrielle, se dijo por dentro. Siempre quisiste salir de Potedaia. ¿Cuántas veces intentaste escaparte de casa? Se dejó inundar por una apagada sensación de vergüenza. Echaba de menos horriblemente a su hermana, pero no lo suficiente como para pintar su vida anterior de dorada perfección. Bueno, pues ya tienes lo que querías, ¿no? Ahora vive con ello. Sintió dudas sobre las respuestas que le había dado a la reina el día anterior. ¿Habría sido mejor regresar abajo, donde al menos tenía, si no amigos, sí gente que conocía? Aquí arriba se sentía sola. Ahora que la habían trasladado, los demás siervos parecían apartarse de ella también, incluso cuando bajaba a las cocinas y los ayudaba. Gabrielle palpó el borde de la almohada con el pulgar. Pensó en su aterrador encuentro con la reina. Xena daba miedo, y por lo que había oído comentar abajo, era fríamente despiadada. Pero también era la persona más real y más viva que Gabrielle había conocido en su vida. ¿Qué pensaba la reina de ella? —Mm. —Gabrielle decidió dejar de pensar. Apartó las mantas y se sentó, poniendo los pies en el frío suelo de piedra—. Oouu. —Fue una suave exclamación gutural. Se levantó y se frotó los brazos para calentárselos mientras iba a la palangana. La había llenado de agua la noche anterior y la había tapado con un paño, y al apartar el paño, vio un trocito de pergamino en la mesa. Desconcertada, lo cogió, no recordando haberlo puesto ahí por la noche. Había algo escrito en él, pero con la escasa luz costaba verlo. Gabrielle acercó el pergamino a la entrada, donde las antorchas daban un poco más de luz, y acercó la cara. Buen trabajo. Me quedo contigo. X.

Su cuerpo entero se estremeció por el sobresalto y se le cayó el pergamino. Intentó cogerlo desesperada, lo atrapó en el aire a la altura de las rodillas y lo levantó de nuevo. Miró a su alrededor, pero sólo la miraban las paredes cubiertas de tapices, incapaces de compartir su pasmo. ¿Era una broma? Frotó una letra con el dedo, pero siguió firme en su sitio. La tinta parecía espesa y rica y las letras estaban bien formadas con una inclinación particular. —Esto es una locura —susurró Gabrielle, retrocediendo y sentándose en su camastro—. Esto no lo puede haber escrito ella, ¿verdad? ¿Para una esclava? ¿Por qué se iba a molestar? Volvió a estudiar el pergamino. —Buen trabajo —repitió en voz baja—. ¿Cuándo fue la última vez que oíste eso, Gabrielle? Se quedó mirando el pergamino un poco más, luego se levantó, fue al baúl cuadrado de madera, se arrodilló y lo abrió. Dentro estaban los dos camisones y los dos juegos de ropa que le habían dado. Dobló el pergamino con cuidado y lo metió debajo de la ropa, alisando las capas de lino por encima con dedos cuidadosos. Luego se levantó y fue a la palangana. No era fácil saber qué sentir y admitió su propia confusión. Una parte de ella odiaba a Xena. Una parte de ella recordaba lo que le había dicho Toris el día anterior y sentía el hormigueo seductor de ser libre. Pero otra parte de ella, una parte insaciablemente curiosa, no estaba tan segura. Eso le daba dolor de cabeza. —Vale —dijo por fin en voz alta—. Primero vamos a superar un día más. Metió un dedo en la palangana y se encogió por el frío, luego se armó de valor y empezó a lavarse la cara.

—Muy bien. —Xena examinó los pergaminos—. Brendan, ¿qué ocurre en el cuartel?

Un hombre canoso y tuerto ataviado con media armadura carraspeó. —La cosa está tensa, jefa —reconoció—. El sitio está lleno a reventar y los hombres de Bregos están tan hinchados de orgullo que se les salen las nalgas por las ventanas. Xena contrajo las cejas al imaginárselo. —¿Están dando problemas? —preguntó. El hombre se encogió levemente de hombros. —Nada que se les pueda echar en cara. Sólo hablan —dijo—. Dándose bombo, despreciándonos, ya sabes. La mujer morena asintió. —Sí. Me lo imagino. —Se reclinó en la silla. En su habitación exterior estaban dos hombres con los que había luchado codo con codo, en quienes confiaba todo lo que le era posible confiar en alguien vivo—. ¿Qué van soltando? —Estiércol —afirmó secamente Alaran, su jefe de seguridad—. Hemos tenido varias peleas y anoche casi un duelo. —¿Quién ganó el duelo? —preguntó Xena, con una sonrisa. Alaran bajó la cabeza con modestia. —Creemos que incluso con sus reclutas, estamos más o menos a la par —dijo Brendan—. Alar pensaba que tal vez deberíamos alojarlos en otra parte, pero hemos pensado que cuando oyes a una rata es más fácil darle una patada. —Buena decisión —dijo Xena—. Cuenta con el apoyo de la mayor parte de la corte, y no es que me importe un bledo, pero políticamente se ha colocado en buena posición. —Se levantó y se puso a dar vueltas, con zancadas largas y poderosas que contrastaban totalmente con el vestido largo que se le pegaba al cuerpo—. Preferiría no tener que matarlo, pero necesito una manera de forzar un enfrentamiento que lo derribe. —Hizo una pausa, pensativa—. Si pierde los apoyos y lo hago desaparecer, a nadie le importará. Si lo hago ahora, las cosas podrían complicarse.

Los hombres asintieron. —Sí —gruñó Brendan. —¿Y cuál es el plan? —preguntó Alaran—. La ventaja la tiene él. La sangre vende. En el rostro de Xena se formó una sonrisa no muy agradable. —Ah, eso ya lo sé. —Hizo una pausa dándoles la espalda, se apoyó en la ventana y miró un momento fuera. Luego se volvió—. Pues les daremos sangre. Bregos dice que no puede resistirse a un desafío, así que lo manipularé para que acepte uno. Sus tropas contra las mías. Alaran casi no consiguió ocultar una sonrisa fiera. —Por pura diversión, ¿no es así, señora? —dijo despacio y suavemente. —Pura —sonrió Xena a su vez. —A los hombres les gustará —asintió Brendan con aprobación—. Ya va siendo hora. He oído a algunos refunfuñando que están perdiendo forma. —Así que los derrotamos y hacemos unas risas —dijo Alaran—. ¿Qué pasa con Bregos? —Qué pasa con Bregos —repitió Xena—. El querido y encantador general Bregos. —Frunció los labios—. Su orgullo no le permitirá quedarse a un lado si sus hombres van perdiendo. Luchará —dijo—. Y en el fragor de la batalla, puede pasar cualquier cosa. Alaran se rascó la mandíbula. —Será un bonito entierro de estado —comentó suavemente—. Seguro que está guapo con un sudario. Xena lo miró. —Seguro que parece una salchicha de cordero con un sudario. —Se me quitarían las ganas de comer cordero —siguió Alaran con la broma—. Ya lo creo.

—Mm. —Ella controló una sonrisa. —¿Y si no pica, jefa? —preguntó Brendan—. Es un tipo astuto. Xena se sentó y cruzó los tobillos, jugando con una mano con el puñal delgado y mortífero que usaba para abrir pergaminos. —Entonces tendré que tomar medidas más directas. Los dos hombres asintieron. —Prepararé bien a los hombres, jefa —dijo Brendan con voz áspera—. Sabes que no te decepcionaremos. —Lo sé. —Xena lo miró directamente—. Diles que quiero una gran victoria, Brendan. Si algunos de los cachorros de Bregos acaban muertos, bien. El veterano canoso cayó sobre una rodilla y se puso el puño sobre el corazón, luego se alzó y giró al mismo tiempo, dirigiéndose a la puerta. Alaran se quedó, esperando a que se cerrara la puerta exterior antes de cruzarse de brazos y carraspear. —¿Sí? —dijo Xena despacio. —Es ambicioso, mi reina. —El cambio de Alaran al título formal indicaba su seriedad—. Lo bastante ambicioso como para intentar algo estúpido, como tomar él mismo medidas directas. Los ojos azules como el hielo lo miraron atentamente. —Tú eres mi jefe de seguridad, Alaran. ¿No es eso problema tuyo? Él inclinó la cabeza en un gesto de reconocimiento. —Así es, ama. Si hay un plan, lo descubriré. Es que... —Hizo una pausa— . Desearía que tuvieras más cuidado que de costumbre. —Mm. —Él ve una forma de lograr su objetivo a través de ti —continuó el jefe de seguridad—. Si lo bloqueas, buscará otra forma y, contrariamente a tu real persona, sus métodos no incluyen el honor como prioridad.

—Lo cual quiere decir que va a intentar meterme una víbora en la cama —comentó Xena con seco humor—. A lo mejor me conviene hacerme amiga de mi nueva doncella, ¿mm? —Iba a proponer sustituirla por alguien de los míos —dijo Alaran—. Resulta inquietante que tengas a alguien tan cerca de ti y tan desconocido. Xena cogió una uva y se la metió en la boca, masticándola pensativa. Hizo una pausa y luego, soplando bruscamente, escupió la pepita y alcanzó el candelabro, haciendo que resonara muy levemente. —Déjala —dijo. —Mi reina. —He dicho que la dejes. —Xena lo miró directamente—. Así es problema mío. De mala gana, él inclinó la cabeza. —Como desees. —Saludó y se marchó, dejando ver su irritación sólo por el chasquido exagerado de los tacones de sus botas en el suelo. El silencio cayó sobre la habitación. Xena lo absorbió, organizando sus ideas antes de marcharse para ocuparse de sus audiencias públicas. Volvió la cabeza al oír un leve roce y observó cuando la puerta interior se abrió, revelando la figura algo desaliñada de Gabrielle. La chica se quedó paralizada al darse cuenta de que la habitación no estaba vacía y en sus labios empezaron a formarse disculpas. Xena sonrió y la llamó doblando el dedo. —Justo a quien quería ver.

Gabrielle tragó. —Perdón. Creía que te habías ido. —Dejó la palangana en el suelo y se secó las manos en el delantal, acercándose despacio a la silla donde estaba sentada Xena.

Xena la observó mientras se acercaba. La chica tenía tiznajos en la nariz y en los dos brazos y un arañazo en una muñeca. —¿Qué hacías ahí dentro? Gabrielle parpadeó, un poco confusa. —Limpiar —contestó suavemente. La reina ladeó la cabeza morena. —¿Limpiar el qué? —Debajo de la cama. Interesante. Xena entrelazó los dedos. —Nadie mira debajo de la cama —comentó. La mujer rubia se encogió levemente de hombros. —Eso no quiere decir que no esté sucio. Mm. Xena apoyó la barbilla en los pulgares. —¿Estabas escuchando lo que decíamos aquí dentro? Vacilando, Gabrielle hizo un gesto negativo con la cabeza. —¿Por qué no? —La voz grave se hizo algo más profunda. Gabrielle se sintió un poco tonta, pero contestó. —Tenía la cabeza debajo de la cama —explicó—. No oía nada. Xena se levantó y la rodeó. —A los de seguridad los tienes preocupados, Gabrielle. —¿Yo? —Tú.

Gabrielle se miró las manos arañadas y la ropa sucia y luego volvió a mirar a Xena con ojos interrogantes. —¿Por qué? Xena se acercó a la ventana. La brisa le echó el pelo oscuro hacia atrás. —Porque saben que mis enemigos están buscando un punto débil en mis defensas y creen que ese punto débil eres tú. —Miró a Gabrielle por encima del hombro—. Creen que se te puede usar contra mí. ¿Es así? Gabrielle no tenía ni idea de qué contestar. Tomó aliento y antes de poder soltarlo, se vio atrapada y sujeta por una mano de hierro. Los ojos de Xena se clavaban en los suyos con fiera intensidad. Se quedó totalmente sin habla. —¿Es así? —volvió a preguntar Xena. —Yo... —Gabrielle no podía apartar la mirada de esos ojos—. Espero que no. No quiero hacer daño a nadie. —Le pareció una estupidez descomunal decir eso cuando se encontraba indefensa y a merced de esas poderosas manos. —Te ofrezcan lo que te ofrezcan, Gabrielle... no merece la pena —le dijo Xena suavemente—. Sólo te estarán utilizando y lo único que conseguirás es un billete para la tumba. No supo muy bien cuándo tomó la decisión o si era en realidad una decisión. Gabrielle se descubrió diciendo de repente: —Han dicho que el otro tipo dejaría libres a los esclavos. ¿Es eso cierto? Esto pilló por sorpresa a Xena y se le notó. Se le dilataron los ojos y arqueó el cuello como reacción. —Así que ya han acudido a ti —dijo por lo bajo. —N... no. —Gabrielle menó la cabeza—. Fue sólo... dijeron que estuviera preparada para ayudar si pasaba algo. Xena la soltó bruscamente.

—¿Es cierto? —preguntó Gabrielle—. ¿Que nos dejaría libres a todos? Xena se volvió y fue a la ventana. Este ángulo de ataque no se lo esperaba en absoluto. Había cientos de esclavos en la fortaleza, en su mayoría anónimos, callados... De confianza. —Lo... he pensado y... mm... la verdad es que no creo que lo hiciera — intervino la voz suave de Gabrielle. —¿No? —Pues no, porque al fin y al cabo, alguien tiene que hacer estos trabajos, ¿no? Xena la miró por encima del hombro. —Y no son trabajos agradables. Nadie se quiere pasar el día limpiando porquería —continuó Gabrielle—. O recibiendo golpes o durmiendo sobre palos. —Movió un poco los hombros—. Así que no creo que se fuera a librar de las únicas personas a las que puede obligar a hacerlo. La mujer morena contempló a la figura menuda y rubia que estaba en el centro de la habitación. Luego se enderezó el vestido, cogió el puñal de la mesa y se encaminó hacia la puerta. Se detuvo con la mano en la madera y se volvió. —Tienes razón. Y luego se marchó, dejando a Gabrielle sola en la habitación exterior.

Estaba nerviosa. Xena odiaba estar nerviosa. Hacía mucho tiempo que algo la pillaba por sorpresa estaniforma. entradaposado interioreny salió al parapeto, donde no había de nada nadie,Pasó salvopor unlacuervo el muro picoteando un bicho.

Xena apoyó los brazos en el muro y se quedó mirando los patios. El viento frío soplaba a su espalda y le opuso resistencia, dejando que sus pensamientos se fueran tranquilizando tras el inesperado encuentro. Si Bregos ya estaba seduciendo a los esclavos, su plan estaba más avanzado de lo que ella creía. Las palabras habían sido de tipo general... y eso casi resultaba sospechoso. ¿Le estaba diciendo la verdad Gabrielle? ¿O ya la habían comprado y la chica sólo estaba a la espera? Xena frunció el ceño por la extraña sensación de desilusión. Repasó las palabras de Gabrielle mentalmente y las estudió, escuchando en su recuerdo el tono y la actitud de la chica. Esos ojos verdes se habían encontrado impávidos con los suyos y en ellos Xena había visto lo que pensaba que era sinceridad. —Está bien —le dijo Xena al cuervo, que la miró con un ojo negro y reluciente—. Suponiendo que diga la verdad, alguien ha estado hablando con los esclavos. No es Bregos, ése se perdería tratando de encontrar las cocinas y acabaría en el establo. Así que, ¿quién es? —Graac. —El cuervo saltó hacia ella con curiosidad. Xena alargó la mano velozmente y atrapó al animal, sujetándolo mientras se debatía. Al cabo de un momento se calmó, jadeando con el pico abierto y mirándola fijamente. —Eso es. —Le acarició la cabeza con el pulgar—. ¿Eres como esos esclavos de ahí dentro? ¿Me obedeces porque estás en mis manos? Notó el corazón bajo los dedos, latiendo rápidamente. Tan rápidamente como el de Gabrielle, se dio cuenta. Y sin embargo, seguía con la sensación de que la chica le había contestado con sinceridad, un instinto que a Xena le había salvado la vida en más de una ocasión. ¿Qué debía hacer? Xena cerró un momento los ojos y cuando volvió a abrirlos despacio relucían fríamente a la débil luz del sol. —Has tenido suerte. —Abrió las manos y soltó al cuervo. Éste se alejó a saltitos irregulares, luego abrió las alas y salió volando.

Xena lo siguió con la mirada. Luego se volvió y se encaminó con decisión hacia la puerta.

El caos de la cocina retumbó en los oídos de Gabrielle cuando llegó al pie de la escalera y entró en la sala común de los esclavos. Todavía tenía el corazón un poco acelerado y notaba algún que otro temblor que le recorría las manos. Se cruzó de brazos para disimular y miró a su alrededor. Toris la vio y levantó una mano, haciéndole gestos para que se acercara. Gabrielle se sentía rara. Vio a los otros dos con los que había pasado su primera noche en este lugar y sus rostros conocidos deberían haberla animado. En cambio, las palabras de Toris resonaban en sus oídos y se dio cuenta de que no los consideraba del todo amigos. Del todo seguros. Pero conocía a muy poca gente y por eso fue hasta ellos. Gabrielle advirtió las miradas de soslayo que le dirigían los demás, pero lo dejó de lado al saludar a Toris. —Hola. Alras le sonrió. —Hola. ¿Qué tal arriba? Gabrielle se sentó en el banco a su lado. —No está mal. —Se encogió de hombros. Celeste, la chica, se pasó una mano manchada de hollín por la frente. —¿Que no está mal? Seguro que está mucho mejor que este sitio. Yo estoy agotada y sólo es la hora de comer. —Sí —asintió Alras—. Y te dan ropa decente. —También tiene que enfrentarse a Medusa —les recordó Toris—. ¿Queréis cambiárselo?

Los dos echaron una mirada a su alrededor y luego dijeron que no con la cabeza. Toris se levantó. —Vamos a coger algo de comer —dijo—. Luego podemos ir a nuestra zona y hablar. Gabrielle sintió una punzada de aprensión, pero los siguió hasta las mesas de caballete y cogió su cuenco, lleno esta vez de un guiso espeso y sustancioso. Encima le colocaron un trozo de pan negro que olía a nueces y se alegró de recogerlo junto con la jarra y retirarse a la pequeña zona de atrás que les había encontrado Toris. Se sentaron en los camastros de ramas entretejidas y se quedaron callados un rato, concentrados en comerse el guiso. Gabrielle descubrió que estaba hambrienta, puesto que apenas había desayunado antes de tener que empezar a trabajar. Devoró los gruesos pedazos de carne, agradecida de que en esto, al menos, a los esclavos no se les trataba mal. —Bueno, ¿y cómo es? —preguntó Alras, al cabo de un rato—. Medusa, me refiero. Gabrielle aprovechó un bocado de pan untado como excusa para pensarse la respuesta. —Pues... mm... —Tragó y, como antes, tomó una decisión sin intención consciente de hacerlo—. No la veo mucho. Alguna vez de pasada. Estoy ahí cuando ella no está. Toris la miraba, estudiando su cara con sus ojos oscuros. Gabrielle le devolvió la mirada sin achantarse. —Supongo que no habla con gente como nosotros —comentó él—. Somos como los perros del patio. —Mm. —Gabrielle siguió comiendo. —Dicen que en realidad es una bacante y que merodea por la noche provocando pesadillas —susurró Celeste.

Gabrielle parpadeó, recordando de repente un trozo doblado de pergamino. —Tal vez —dijo—. He estado demasiado cansada para soñar. No lo sé. —Se terminó el pan, mojándolo en el poco guiso que aún le quedaba. Toris partió tranquilamente la mitad de su pan y lo lanzó al cuenco de Gabrielle. Le sonrió cuando ella lo miró sorprendida. —Todavía me queda —le explicó—. Venga. Gabrielle le devolvió la sonrisa. —Gracias —dijo—. Bueno, ¿y vosotros qué habéis estado haciendo? Alras soltó un resoplido. —Limpiar las cuadras. —Agitó los dedos de los pies, manchados de un desagradable color marrón. Miró a Celeste—. ¿Y tú? Se quedó callada un momento. —Me han enviado al cuartel. —Tenía los ojos clavados en el cuenco—. Para los soldados. Todos se quedaron en silencio. Gabrielle la miró con lúgubre comprensión, fijándose ahora en las marcas visibles que tenía en la muñeca y la garganta. —Oh. Celeste la miró. —Debes tener cuidado, Gabrielle. Lo que he oído ahí abajo... tú estás en un lugar peor que yo. —Carraspeó un poco—. Al menos lo único que querían esos tipos era... mm... —Gabrielle se sentía muy inquieta—. Bueno, hasta ahora no he tenido —Ya. problemas. —Aún —susurró Toris—. Hay que parar esto de alguna manera. —Bajó aún más la voz—. Pararla a ella.

El ruido de conversaciones agitadas en la sala común les llamó la atención. Toris dejó su cuenco y se levantó para ver qué ocurría, asomó la cabeza por la esquina y desapareció luego entre la gente. Gabrielle se terminó lo que le quedaba de pan, escuchando atentamente e intentando distinguir las palabras que se oían al otro lado de la pared. Pero unas súbitas carcajadas aliviaron la tensión y Toris regresó, dejándose caer en el camastro con un bufido apagado. —Una de ellas ha acabado en la cama del general —dijo. —¿Y? —preguntó Alras suavemente. —Que el arma no estaba afilada. Gabrielle notó que se le ponían las orejas calientes al ruborizarse. —Mm. —Supongo que está practicando para Medusa —dijo Alras con una risita burlona—. Menuda conquista va a ser ésa. Jamás en la vida. Las palabras surgieron en la mente de Gabrielle inopinadamente. Ni siquiera en la próxima.

Xena entró con paso majestuoso en la gran sala pública del trono, sin hacer caso de los nobles que le hacían reverencias mientras ella avanzaba por el suelo de piedra hasta la tarima. Se volvió e hizo un remolino con el vestido largo que llevaba al sentarse, dejando que los pliegues se posaran elegantemente sobre sus rodillas al mirar a la gente. Bregos entró y secomo inclinó ella un y luego que llevaba a su trono, si ante ocupara lugarsedecolocó honor.en el último escalón Los dedos de Xena se agitaron.

Stanislaus se acercó a ella y se arrodilló, alargándole un pergamino. —Noticias de la frontera oriental, ama. Xena cogió el pergamino y lo abrió. —Ah. —Enarcó las cejas y sonrió—. Parece que hoy tenemos buenas noticias que comunicar —le dijo al puñado de nobles reunidos para hacerle la corte—. Se han expandido a través de dos valles más hasta el mar. —Ah. —Bregos aplaudió con aprobación—. Ésas son tierras ricas, mi reina. —Sí que lo son —asintió Xena, dándose golpecitos en la barbilla con el pergamino, enrollado de nuevo—. Tierras muy ricas, efectivamente, y justo en la costa. —Se podría hacer un buen puerto comercial, ama —asintió el general con aire sabio—. La desembocadura de ese río tiene una buena dársena justo al norte. Xena sonrió. —Como siempre, mi buen general, tus ideas son buenas. Tendré que pensar en cómo podemos sacar el mejor provecho de esto. —Dejó que su mirada se deslizara hasta él—. Llevo mucho tiempo pensando en establecer una fortaleza en la costa, tal vez haya llegado el momento. Los ojos de Bregos se encontraron curiosos con los de ella. —¿Una fortaleza, ama? No hemos recibido amenazas de esa zona. —Todavía —dijo Xena suavemente—. Pero con haciendas tan cerca, es sólo cuestión de tiempo. Sí, creo que una fortaleza en la costa sería muy... buena... idea. —Se apoyó en el brazo del trono—. Hay que pensarlo. —Como tú digas, ama. —Bregos se acarició la barbilla—. Podemos celebrar la buena noticia en el banquete de esta noche.

—Sí, podemos —concedió Xena—. Tenemos mucho que celebrar, de hecho. —Sonrió a los nobles reunidos, que se agitaron, asintiendo y devolviéndole la sonrisa—. ¿No es así? —Muchas cosas, ama —asintió Bregos, con una amplia sonrisa—. Muchas cosas. Xena se echó hacia atrás, con expresión pensativa. Al cabo de un momento, se rió por lo bajo. —Pero primero, tenemos que ocuparnos de unos asuntos. ¿Alguacil? Un hombre vestido con la librea real se acercó rápidamente y se inclinó. —Majestad. —Presenta tus casos. Era una de sus ocupaciones preferidas. Xena observó cuando los guardias trajeron a cuatro hombres y una mujer, encadenados. Entrelazó los dedos y miró a los presos, todos los cuales parecían bastante maltrechos. El alguacil desenrolló un pergamino y lo consultó y luego hizo un gesto para que hicieran avanzar al primer hombre. —Éste es un desertor, ama. La guardia lo pilló huyendo por el bosque, con su equipo. Xena examinó al hombre con rostro impasible. Supuso que era un granjero que se había dejado llevar por el entusiasmo del combate y se había alistado por capricho. Una vez dentro, se había dado cuenta de que se había equivocado. Daba igual. —Tal vez convendría dejarlo marchar, ama —intervino Bregos—. No necesitamos a esta clase de gente. Xena volvió la cabeza y lo miró. —Nadie deserta de mi ejército, Bregos —le dijo—. Aunque ése no sea su sitio para empezar —añadió—. Su sentencia es la muerte. Lleváoslo. —Sus

ojos volvieron a posarse en el preso, que empezó a debatirse aterrorizado—. Amordazadlo —le dijo al alguacil—. Es de los que chillan. Eso no lo soporto. —Sí, ama. —Los guardias se llevaron al hombre a rastras. —¿El siguiente? —dijo Xena, con tono humorístico—. ¿Podemos ver algo más interesante que una deserción? ¿Algún ladrón? Nada como unas cuantas manos cortadas para empezar bien el día. —Sus ojos se posaron en los presos—. ¿Qué ha hecho ésa? El alguacil consultó sus informes. —Mató a un soldado, ama. Xena hizo un gesto con un dedo al guardia, quien arrastró a la mujer hacia delante. La mujer la miraba por entre las greñas. Tenía la cara cubierta de arañazos y por todo su cuerpo se veían grandes moratones. —Has matado a uno de mis hombres, ¿eh? —El cabrón se lo merecía. Me violó —dijo la mujer con voz ronca—. ¡Era un animal! Ah. Esto exigía pensar un poco. Xena se levantó y bajó los escalones, acercándose a la mujer. Se quedó un momento contemplando a la figura magullada. —Eso dices tú. —¡Es cierto! —Pero él no puede contar su versión, ¿verdad? —dijo Xena—. Tal vez te violó o tal vez tú te lo llevaste a la cama y luego le cortaste el cuello. —¿Por qué iba a hacer eso? Xena la agarró de la barbilla y se la apretó. —A lo mejor te gusta matar —sugirió—. A mí me gusta. La mujer intentó soltarse la cabeza.

—¡No! Con un rápido movimiento, Xena la obligó a arrodillarse y se quedó por encima de ella, sujetándole la garganta con los dedos. Apretó despacio, oyendo cómo la respiración de la mujer se iba haciendo cada vez más dificultosa. La mujer la miraba llena de angustia y terror y empezó a ahogarse. Xena miró atentamente a los ojos de la mujer. —¿Cómo te violó? —Me... —jadeó la mujer—. Atrapó... cerca del pozo. Me... arrastró... ¡¡¡ahh!!! —¿Qué pozo? —inquirió la tranquila voz.

aflojó.

La mujer tosió y su pecho se agitó, pero la presión de la garganta no se —Estab... Xena la soltó, flexionó la mano y luego se limpió los dedos en el vestido.

—Soltadla. —Se volvió y regresó a su trono, sentándose y colocándose bien los pliegues de la falda—. Dadle veinte dinares y decidles a los hombres que más vale que no vuelva a enterarme de una cosa así. —Pero... ¡Majestad! —objetó Bregos—. Sin duda la vida de un hombre leal... Xena lo miró con frialdad. —¿Pones en duda mi juicio, general? —Su tono era suave, pero glacial. —Jamás, ama, pero... —Bien. —Xena volvió la cabeza y dejó de prestarle atención. Vio a la presa queLos la guardias miraba conmocionada la sorpresa, con una mano en la garganta. se la llevaron, por tropezando, sin dejar de volverse para mirar hacia la tarima hasta que la puerta se cerró tras ella—. ¿El siguiente?

Gabrielle se pasó el antebrazo por la frente sudorosa y se apoyó un momento en la pala que estaba usando. Miró dentro de la chimenea y por fin vio aparecer a la luz de la tarde la pared de ese espacio largo tiempo sin limpiar. Después de comer, había consultado obedientemente con Stanislaus y resultó que no tenía nada con que ocuparla, por lo que era libre de subir y hacer lo que quisiera. Había elegido la chimenea del dormitorio privado. Pensó que éste sería el último sitio donde entraría Xena antes de que fuera de noche, lo cual le daba tiempo de sobra para eliminar años de hollín y astillas viejas y medio quemadas. Se procuró un cubo y sacó el polvo acumulado y luego barrió lo que no se había podido llevar con el cubo. La gruesas piedras estaban ahora casi limpias, después de haberlas fregado, y se quedó sentada hecha un guiñapo cubierto de hollín examinando su trabajo con una sensación de contento agotado. —¿Qué Hades estás haciendo? Si Gabrielle hubiera podido subir de un salto por la chimenea, lo habría hecho. Pero pegó un respingo donde estaba al oír la voz y se volvió, encontrándose a Xena apoyada en la puerta que daba a la estancia exterior, mirándola. —¡Oh! —dijo casi como un chillido—. Estaba... limpiando —dijo—. Limpiando la chimenea... No esperaba que fuera a venir nadie hasta más tarde. Xena pasó dentro y se sentó. —¿Quién te ha dicho que lo hagas? Gabrielle se frotó los dedos nerviosa. —Nadie —reconoció. —¿Por qué haces cosas que nadie espera que hagas, Gabrielle? — preguntó la mujer morena—. Los esclavos no van por ahí buscándose más trabajo. —Hizo una pausa—. O problemas. Tú sí. ¿Por qué?

Muy buena pregunta, admitió Gabrielle en silencio. ¿Por qué lo hacía? —La verdad es que no lo sé —contestó con sinceridad—. A lo mejor es que aquí me siento tan perdida que estoy intentando encontrarle algún sentido a todo esto... a mi vida. Xena apoyó la barbilla en el puño. —Y yo que pensaba que simplemente me estabas haciendo la pelota para obtener privilegios y tal vez vender mis secretos al mejor postor. Gabrielle se la quedó mirando un momento. —Oh. —Cualquier otro lo haría —comentó Xena—. ¿Por qué ibas a ser tú diferente? —A lo mejor no lo soy. —Gabrielle se miró las manos ennegrecidas—. Y es sólo que todavía no lo sé. —Levantó la cabeza—. Supongo que no me gusta ser esclava. Tal vez he pensado que si te demostraba que podía ser útil, me buscarías algo mejor que hacer. —Ah... Un poco de interés propio no altruista. Ya estamos llegando a alguna parte —rió Xena—. Eres demasiado sincera. Eso te va a matar. Gabrielle la miró con aire desdichado. Se sentía atrapada dentro de una caja cada vez más honda de oscuridad, donde fuera cual fuese su respuesta, estaba mal. Con la sinceridad no ganaba nada salvo burlas, pero no tenía la menor gana de mentir a Xena. De modo que se quedó en silencio y esperó. Xena arrugó la frente al observar a su pequeño enigma rubio. El lenguaje corporal de la chica había cambiado por completo, pasando de cauteloso aunque abierto a hosco y desalentado. No pensaría que Xena se iba a creer sin más lo que decía, ¿no? Xena se esperaba mentiras. En su vida todo el mundo quería algo de ella o tenía algo contra ella. La verdad era algo que había aprendido laboriosa y a veces dolorosamente a extraer poco a poco y a la fuerza. La confianza era algo que ni siquiera existía en su vocabulario.

Contempló a la figura cubierta de hollín sentada en las losas. No había razón para confiar en ella. De modo que ¿por qué, se preguntó Xena, quería hacerlo? ¿Era por su cara redonda e inocente? ¿Por esos bonitos ojos verdes con su peligrosa franqueza? ¿Porque le había contado a Xena el plan de Bregos? Eso bien podía haber sido una estratagema para ganarse la confianza de Xena. —Gabrielle. La mujer rubia alzó la cabeza y la miró. Entonces Xena supo por qué. Porque en esos ojos no había ni miedo ni odio, y en toda justicia debería haber habido ambas cosas. Al parecer, Gabrielle quería confiar en ella, y eso era triste y muy, muy peligroso. Ah, en fin. —Tal vez haya algo mejor para ti —dijo Xena despacio—. En algún momento. Gabrielle parpadeó y tomó aliento. —No cuentes con ello. No es una promesa —dijo Xena—. Pero tienes más redaños que la mitad de mi ejército y más cerebro que la otra mitad. Vaya si no voy a poder buscarte algo más útil que hacer que limpiar chimeneas. Con mucha cautela, Gabrielle sonrió. Era una sonrisa interesante, según descubrió Xena, porque no era falsa. Los ojos de la chica se llenaron de una visible calidez. —Claro, que puedes acabar lamentando haberlo pedido. Ponerse de mi parte puede ser peligroso. Gabrielle miró a su alrededor, luego se miró a sí misma y por fin levantó los ojos de nuevo para mirar a Xena. —Yo... mm... yo creo que es mucho más peligroso ponerse en tu contra. —Mm. —Xena estrechó los ojos—. Lástima que no haya más gente que esté de acuerdo contigo. —Se levantó y se estiró—. Ten cuidado, Gabrielle.

Estás atrapada entre mí y los que están contra mí. Más vale que agaches la cabeza. —Se dirigió a la puerta y salió de la habitación. —Gracias —murmuró Gabrielle al vacío—. Intentaré tener cuidado. 3

La cena la aburría. Xena cambió de postura en la silla por enésima vez, deseando que la velada acabara de una vez. Se había rodeado cuidadosamente de cortesanos que sabía que apoyaban a Bregos, y al propio Bregos le había ofrecido la silla de honor a su derecha. Lo único que le quedaba por hacer era meterlo en la trampa que había planeado luego podría dedicarse ay machacar algo. dar por terminada la noche y marcharse para Xena descubrió que eso le apetecía mucho, cosa que hacía bastante tiempo que no sentía. Tal vez era la frustración de tener que ocuparse de Bregos, pero su cuerpo clamaba por liberarse y no paraba de apretar el puño, deseando sentir la empuñadura de la espada en la palma. ¿Era ya el momento? Xena paseó los ojos con pereza por la multitud, calibrando su humor. Satisfecha, aguzó el oído y escuchó la conversación de Bregos con uno de los terratenientes más ricos, Stefan. —La campaña fue curiosa, sí. —Bregos carraspeó—. Las fuerzas defensivas se habían hecho fuertes en ese valle fluvial y tuve que idear todo un plan para obligarlas a salir. Es un valle cerrado, pensó Xena distraída. ¿Por qué no prenderle fuego sin más y aplicar en sentido literal la expresión salir echando humo? Habrían huido o habrían muerto y se habría tardado menos que las cuatro lunas que le dedicó Bregos. —Y en pleno verano, encima. —Stefan meneó la cabeza—. Tiene que haber sido difícil controlar a los hombres.

¡Ah! Xena dedicó una sonrisa afable y cariñosa a su detestado terrateniente. Qué bien me lo ha puesto. —¿A mis hombres? —Bregos sofocó una carcajada—. Qué va. Son disciplinados hasta decir basta. Con eso no hay problemas. —¿En serio? —Stefan frunció el ceño—. ¡Qué curioso! Precisamente el otro día oí que... Xena aplaudió mentalmente. —Sí... —dijo suavemente, atrayendo su atención—. Stefan tiene razón. Yo misma me enteré el otro día de un problema de mal comportamiento en el cuartel. —Otorgó una cálida sonrisa a Stefan, que se animó como si le hubiera lanzado una moneda—. Muy decepcionante. Bregos se echó hacia atrás, inmediatamente a la defensiva. —Ama, seguro que no fue nada. ¡Alguna pelea amistosa que se ha exagerado! —Así que tú también te has enterado. —Xena se apoyó en el brazo de su silla. Captó la atención sutilmente intensa del resto de la mesa—. Mm... Tengo entendido que fue más que eso. Casi una revuelta, de hecho. —¡Sí! —intervino Stefan, que no quería perder una oportunidad única—. Majestad! ¡Eso es exactamente oí yo! ¡Que los hombres se pusieron¡Sí, como locos y destrozaron la mitad lo delque cuartel! —Mm —asintió Xena sabiamente—. Muy... muy... decepcionante. Bregos se tiró de la barba, pillado totalmente por sorpresa. —Ah, bueno, ama... —Se encogió de hombros ostentosamente—. No fue para tanto. Los ánimos estaban un poco alterados. Ya sabes cómo se ponen los hombres, son muy competitivos —dijo—. El orgullo se puso de por medio y ¿qué más puedo decir? Puedes decir tus oraciones, cerebro de baklava. Xena se acomodó en su asiento, alzando la voz levemente.

—Ah, sí, el orgullo —afirmó—. Puede ser, pero la destrucción de mi propiedad no está sujeta al orgullo ni a ninguna otra excusa, Bregos. El general la miró con desconfianza. —Pero, ama... —Y tampoco podemos dar tanta libertad a los ánimos alterados de los hombres... ¿no estás de acuerdo? —lo apisonó Xena—. Da la impresión de que no podemos controlar a nuestras tropas y ¿qué clase de ejemplo es ése? Bregos la miró parpadeando, sin saber cuáles eran sus intenciones. —Pues... Xena se dio unos golpecitos con los dedos unidos en el caballete de la nariz, dejando que su silencio lo obligara a él a guardar el mismo silencio. —Tenemos que mantenerlos ocupados —dijo por fin, como si se le hubiera ocurrido la idea en ese mismo instante—. Haremos un torneo. Tus tropas contra las tropas de defensa que se quedaron aquí. Así dejaremos que desgasten su orgullo los unos contra los otros. —¡Oh! —Stefan se irguió—. ¡Caramba, Majestad, es una idea brillante! —Por supuesto —replicó Xena, con una sonrisa—. ¿No estás de acuerdo, general? Bregos se quedó pensativo un momento y luego asintió con firmeza. —Como dice el buen duque, brillante, ama. Es una idea perfecta y a los hombres les va a encantar —afirmó—. Cuanto más lo pienso, más me maravillo de tu asombrosa capacidad de gobierno. Alrededor de la mesa todas las cabezas asintieron. —Un plan excelente, mi reina —dijo Lastay—. ¿Y si lo convertimos en una fiesta? Creo que una celebración sería muy bien recibida. —¿Por qué no? —Xena le hizo un gesto—. Me encanta una buena fiesta. ¿Stanislaus? —Se volvió y, como esperaba, encontró a su senescal pegado a su hombro—. Haz planes. Usaremos el campo que hay junto al río.

—Como desees, ama. —Stanislaus se inclinó y se fue. Xena observó cómo se propagaba la noticia, tomando nota de la aprobación y la emoción de los rostros que la rodeaban. ¿Y por qué no? Realmente convenía celebrar una fiesta por el buen año que habían tenido y los éxitos de Bregos, entre otras cosas. —Una sugerencia excelente de veras, ama —dijo Bregos en voz baja, inclinándose hacia ella—. Agradezco la oportunidad de lucir el talento de mis tropas. —En sus ojos se formó una arruga claramente jactanciosa—. Y sé que mis hombres también disfrutarán. —Igual que los míos —dijo Xena suavemente—. Les encantan los desafíos. —Por supuesto, tendremos en cuenta que nosotros llevamos ventaja... —contestó Bregos—. Después de nuestras recientes victorias, es natural que se note nuestra preparación en combate. Pero con todo, será un buen espectáculo. —Cogió su copa y bebió un trago—. Yo estoy deseándolo. Ya te tengo. —Mmm... tal vez —concedió Xena—. Pero después de esos incidentes en el cuartel, yo tendría dudas en cuanto a... la disciplina. —Ama. —Tú sabes cuánto valoro la disciplina, Bregos. —Xena enfrió ligeramente el tono—. Me perturba pensar que podría haber personas que llevan... mis... colores que carecen de ella. —Se volvió y lo miró de cerca, advirtiendo de nuevo el ligero tic que tenía en el rabillo del ojo izquierdo—. ¿Me entiendes? Él aspiró por la nariz. Los músculos de su mejilla se tensaron. —Perfectamente, ama. —Mantuvo la calma superficial de modo admirable—. Me aseguraré... muy bien... de que mis hombres sepan con exactitud cuál es su situación. Ah. Xena captó el desafío de sus palabras y se entusiasmó.

—Bien. —Se echó hacia atrás, observando afablemente a los siervos que se acercaban con el postre. El más cercano se arrodilló ante ella, ofreciéndole un dulce de aspecto sabroso que relucía de miel—. Mis felicitaciones a la cocinera. Hazlo circular —ordenó, observando al hombre, que se irguió y fue al extremo de la mesa con el siervo que lo acompañaba. Era una rutina, pero que ella cambiaba inesperadamente. Empezaban por un extremo y luego por el otro, sirviéndole a ella siempre más o menos hacia la mitad. A alguien que intentara envenenarla le costaría adivinar lo que se iba a servir y, como cambiaba constantemente de compañeros de mesa, uno podría acabar envenenando a su patrón si no era muy hábil. Los siervos llegaron a ella y depositaron un buen pedazo de dulce en su plato inmaculado, haciendo una profunda reverencia antes de seguir adelante. Xena partió una esquina y la mordisqueó, encantada con el dulce sabor a nueces. Se concentró en escuchar a su alrededor, captando palabras de conversaciones animadas y alegres, que en su mayoría trataban deylaretazos fiesta, en un ambiente que se había relajado considerablemente. Únicamente Bregos, a su derecha, irradiaba una sutil tensión, y Xena advirtió que se tiraba de la manga, un hábito nervioso extraño en un hombre tan grande y robusto. Parecía profundamente pensativo. Xena le sopló en la oreja, haciendo que pegara un respingo en la silla y sofocara una exclamación. Se rió entre dientes mientras él recuperaba la calma. —Tienes que relajarte más, Bregos. Uno de estos días te va a dar una fiebre de tanta preocupación. Con una sonrisa forzada, Bregos cogió un trozo de su postre e hizo un esfuerzo visible por olvidarse de sus problemas. Se volvió para atender a una pregunta de su vecino de mesa, apartándose un poco de la silla de Xena. Cómo mejora el ambiente. Xena se terminó su porción de dulce y se lamió delicadamente los dedos. En esa pausa momentánea, de repente se le ocurrió una cosa. ¿Qué estará haciendo Gabrielle? Se lamió el pulgar, curiosa por su curiosidad. Seguro que ha encontrado otro armario que limpiar. Sus ojos se trasladaron a la puerta y se rió por lo bajo. Espero que no se encuentre ningún esqueleto inesperado.

Gabrielle se desplomó en su camastro, apoyando la cabeza húmeda en la pared con alivio agotado. Había trabajado mucho todo el día y justo antes de cenar se quedó desconcertada al ver a Stanislaus, que llegaba para inspeccionar lo que había hecho, recorriendo los aposentos de la reina con mirada meticulosa. Mirada que por fin se volvió hacia ella. —Lo has hecho bien —le dijo Stanislaus, con tono bastante sorprendido—. Está contenta contigo. Sin saber muy bien qué responder a esto, Gabrielle se limitó a asentir. —Increíble. —Stanislaus meneó la cabeza. La llevó a un baúl de madera fajado en bronce metido en un hueco del rellano interior y lo abrió. Metió la mano, hurgó dentro un momento y luego sacó un lío de ropa y se lo entregó— . Ha dicho que te diera esto. Al parecer, Su Majestad piensa que limpias con tanta diligencia que vas a necesitar más ropa. Dicho lo cual, se marchó. Gabrielle echó la cabeza a un lado y alargó la mano, apoyándola en el montón de ropa que había dejado en el camastro. Eran dos juegos más de túnicas y delantales resistentes, aunque de un intenso color azul. También había encontrado pares abrigosas polainas llevarusadas. debajo y, lo más increíble, un par dedos botas dede cuero en buen estado,para aunque —Qué raro —le dijo a la pared vacía que tenía en frente—. Tengo más ropa ahora de la que he tenido en toda mi vida y soy una esclava. —Sus dedos acariciaron la tela y le llegó a la nariz un leve aroma a ropa limpia secada al sol—. Esto no es como se supone que tiene que ser, ¿verdad? Su mente regresó a lo que le había dicho Xena, sobre que si trabajaba, se le daría comida, ropa y cuidados. —Bueno. —Gabrielle agitó un poco los pies descalzos y el aire fresco le puso la piel recién bañada de gallina—. En cierto modo, tenía razón, pero se olvidó de mencionar los pequeños detalles, como que te entreguen a los

soldados para que se acuesten contigo y que te den de latigazos por hablar demasiado. Se había sentido aún más fuera de lugar abajo, durante la cena con Toris y los demás. Era evidente que hasta ellos le tenían rabia y que su experiencia era mucho más desagradable que la de ella. Por una parte deseaba poder lamentarlo, pero por otra pensaba que en realidad no tenía elección, ¿no? Ella no se había elegido a sí misma para venir aquí arriba, y aunque podría haber hecho un trabajo pésimo para que la devolvieran a las cocinas o algo peor... —¿Por qué debería hacerlo? —Gabrielle miró dolida al techo—. Esto no es una fiesta. Trabajo mucho —dijo—. Tengo que aguantar amenazas de descuartizamiento si no hago las cosas bien y visitas pavorosas de Su Majestad. Pero. Gabrielle se puso en pie y se cambió la áspera túnica de trabajo por un camisón, dobló cuidadosamente la camisa y la metió en su baúl. Se sentó, se acercó la ropa nueva y se puso una bota con curiosidad para ver cómo le quedaba. —Mm. —Agitó los dedos de los pies. Le resultaba raro y bastante agradable sentir los límites del cuero alrededor y, aunque gastadas, las botas estaban bien hechas y eran resistentes. Se quitó la bota y la dejó en el suelo, luego se volvió y levantó la tapa de su baúl, donde guardó la ropa nueva. Luego se volvió y se echó en el camastro, soltando un suspiro de alivio de poder quedarse quieta sin hacer nada. Daba gusto sentir el colchón relleno bajo la espalda, calentándole la piel y hundiéndose un poquito al adoptar una postura más cómoda. Se tapó con la manta y se relajó, dejando que su mente divagara un poco por primera vez, quizás, desde que había sido capturada. Sus pensamientos se centraron ni más ni menos que en Xena. Se disgustó y trató de no pensar en eso, concentrándose en cambio en sus pobres amigos de abajo y en su hermana. Cerró los ojos e intentó recordar la voz de Lila, su cara... y se quedó de piedra al descubrir cuánto le costaba. Los recuerdos de su hermana ya se estaban desvaneciendo un poco, no mucho, y no era que fuera a olvidarla, pero incluso el horror de su violenta muerte estaba perdiendo impacto mientras ella misma se concentraba en seguir con vida.

Gabrielle no sabía si debía sentirse avergonzada por eso. Quería a su hermana y la echaba de menos horriblemente, aunque, por supuesto, a veces se habían peleado y habían tenido las discusiones típicas que tienen las hermanas. Si ahora mismo hubieran estado en casa, ¿qué habrían estado haciendo? Las antorchas que estaban fuera de su rincón se agitaron. —Dormir —susurró Gabrielle—. Dormir, con mamá y papá en la habitación de al lado y los corderos fuera. —Sus ojos recorrieron el techo. Aunque a lo mejor ella habría estado despierta. Al ser la mayor, a veces aprovechaba esos momentos, a altas horas de la noche, después de un duro día de trabajo, para liberar sus pensamientos por el mundo de la fantasía e imaginar un mundo distinto, una vida distinta para sí misma. Había querido ser viajera. Una narradora errante, viendo el mundo y vagabundeando por sus límites. —Y aquí estoy. —Gabrielle oyó el tono burlón de su propia voz—. Quería ir a un sitio distinto y mira dónde he acabado. Esto sí que es distinto. Oyó el ligero roce de unos pasos que se acercaban y se quedó en silencio escuchando. Los pasos eran ligeros y rítmicos, acompañados de un levísimo roce de tela. Gabrielle sintió que se le aceleraba el corazón y se preguntó si sería Xena que volvía de cenar. Los pasos se detuvieron fuera de su rincón. Gabrielle volvió la cabeza y miró hacia la puerta, donde vio a una figura alta y morena apoyada en ella, mirándola. Vale. ¿Y cuál era el protocolo cuando la reina aparecía en tu dormitorio y tú estabas en camisón? ¿Levantarse de un salto? ¿Hacer una reverencia? ¿Salir rodando de la cama? —Hola —murmuró Gabrielle, sin saber qué era lo que se esperaba de ella. —¿Estabas hablando sola? —preguntó Xena. Notó que se sonrojaba.

—Mm... sí, creo que sí. —¿Crees? —La reina enarcó las cejas. —Eso hacía —reconoció Gabrielle—. Estaba... pensando. Contándome cuentos, esas cosas. —Ah. —Xena entró un poco más y se apoyó en la pared—. No me digas que cuentas historias. ¿Es así? Estar tumbada la tenía en demasiada desventaja. Gabrielle se sentó en la cama y se envolvió en la manta, mirando a Xena. —Oh, no... es decir, historietas, cosas de niños... —explicó—. Sólo para entretener a mis... —Tuvo que hacer una pausa—. A mis amigos... en casa. A mi hermana, cuando estábamos fuera cuidando de las ovejas. —Mm. —Xena parecía moderadamente intrigada. Gabrielle se seguía sintiendo un poco rara. No tenía sillas, por lo que no podía pedirle a Xena que se sentara y, la verdad, ¿acaso las reinas se dedicaban a vagabundear por los pasillos visitando los alojamientos de los esclavos? Miró a la alta mujer, advirtiendo la elegancia ágil y felina que tenía al moverse. —No era nada. —Probablemente no —asintió Xena—. No tienes edad suficiente para conocer nada interesante de verdad. Gabrielle frunció levemente el ceño. —Pero ha sido un día muy largo —continuó la reina—. Tenía otros planes, pero me voy a quitar esta pesadez de ropa y tú, amiguita, te vas a inventar una historia para contármela. —Xena le sonrió. —Pero... —Gabrielle empezó a protestar, pero se encontró mirando la pared vacía. Xena se había desvanecido sin hacer el menor ruido, dejando atrás un leve aroma a miel y salvia—. ¡Pero no me sé ninguna historia que te pueda contar! Sólo le pareció oír el eco de una risa como respuesta.

Poco después, de algún modo, Gabrielle se encontraba sentada en una pequeña banqueta almohadillada al lado de la chimenea que había limpiado ese mismo día. Su agotamiento había desaparecido oportuna y temporalmente a causa del terror nervioso y se alegraba de tener unos minutos para poner en orden sus ideas mientras Xena se desvestía. Ella había hecho lo contrario. Gabrielle había aprovechado su ropa nueva y se había puesto un par de polainas con una de las túnicas azules por encima y el calor hacía que se sintiera un poco mejor. Justo cuando se estaba relajando, había llegado Xena y tuvo que volver a ponerse en marcha. Gabrielle sintió un vago resentimiento por verse arrastrada a entretener a la reina después del día tan largo que había tenido. Un leve ruido le hizo levantar la cabeza y vio a Xena saliendo de su vestidor, ataviada con una delicada bata atada con descuido a la cintura con un cinturón. Gabrielle parpadeó un poco. Nunca hasta entonces había conocido a nadie que tuviera unas piernas tan largas. Xena se dejó caer en una butaca junto al fuego, colgando una de las mencionadas piernas por el brazo y apoyándose en la otra. —Muy bien. Diviérteme. Gabrielle tomó aliento. Luego lo soltó. —¿Qué... mm... qué te parece divertido? No era la respuesta que Xena esperaba, al parecer. Enarcó ambas cejas oscuras. —¿A qué te refieres? —Bueno. —Gabrielle metió los pies descalzos por debajo del cuerpo y apoyó los antebrazos en las rodillas—. Cuando les contaba historias a mis amigos, a veces lo que a mí me hacía gracia, a ellos no se la hacía. —Ah. —Xena la miró atentamente—. Prueba.

Qué difícil era. Gabrielle intentó volver al pasado y entrar en contacto con esa niña que sabía que había sido en otra época, la que contaba historias en el granero. Pero al hacerlo, le volvieron imágenes de su casa y de su familia con una vívida intensidad y en lugar de humor, lo único que sintió fue dolor. Era abrumador. Se mordió el labio por dentro y parpadeó, con los ojos llenos de lágrimas. Al cabo de un momento, supo que no iba a poder y alzó la cabeza de mala gana, mirando al otro lado de la chimenea para ver a Xena observándola con expresión de curiosidad. —Lo siento. No puedo. —¿No puedes? —preguntó Xena. Gabrielle tomó aliento temblorosamente y se pasó la manga por los ojos. —No —murmuró—. Me... mm... —Sorbió—. Me recuerda a mi casa. Se oyó un ligero crujido cuando Xena se movió en la butaca. —Creía haberte dicho que te olvidaras de todo eso. —Lo sé. —Gabrielle la miró—. Pero... no es tan fácil. Ojalá pudiera olvidarlo. —Sintió que se le escapaban las palabras—. Ojalá pudiera cerrar los ojos y no ver morir a mi hermana ni oír a mis padres gritando mientras se quemaban, lágrimas y sepero calló.no puedo hacerlo. —Notó que se le volvían a acumular las Xena se levantó. Gabrielle se encogió por instinto y se echó hacia atrás, mirando a la mujer que se acercaba con una mezcla de miedo y preocupación. Pero Xena sólo se acuclilló a su lado, tan cerca que Gabrielle vio las chispas de la luz de las velas en la claridad de sus ojos. —¿Tu hermana era la que estaba en la fila justo delante de ti? En silencio, Gabrielle asintió, atrapada en su mirada. Xena se levantó y pasó a su lado, luego al lado de la mesita y llegó a las ventanas, ahora cerradas. Abrió los postigos y miró fuera un momento, luego

se volvió y se sentó en el alféizar. Gabrielle se había vuelto a medias para mirarla y ahora se quedaron mirándose la una a la otra desde cada extremo de la larga habitación. Xena se cruzó de brazos, con el rostro frío e impasible. —Yo vi cómo mataban a mi madre —comentó, casi con tono familiar— . No fue algo que se me haya olvidado. Gabrielle se quedó casi sin aliento. Justo cuando estaba totalmente convencida de que no había ni un solo hueso humano en el cuerpo de esta mujer, iba ella, hacía un quiebro y decía una cosa como ésta. —Entonces... —Oyó el tono ronco de su propia voz—. ¿Por qué hiciste eso? —¿El qué? —preguntó Xena. Gabrielle se la quedó mirando, consciente de que le caían lágrimas por la cara. —¿Ordenar que os mataran a todos? —La mujer morena soltó un resoplido. Se apartó de la ventanta y regresó a su butaca, se acomodó en ella y se colocó bien el borde de la bata con dos largos dedos—. No te corresponde a ti preguntarme eso, esclava. Gabrielle consiguió sostenerle la mirada. Los labios de Xena amagaron una sonrisa. —Porque no me servíais para nada y no estaba dispuesta a pagar la manutención de bocas inútiles. Despacio, los ojos de Gabrielle fueron bajando y se posaron en el suelo. —Mi padre dijo eso una vez —susurró—. Sobre una camada de perritos. Xena se quedó en un silencio total durante tanto rato que Gabrielle por fin levantó la cabeza de nuevo para ver qué estaba haciendo la mujer. Pero estaba allí sentada simplemente mirando a Gabrielle. Por fin habló.

—Y porque si el tratante se os hubiera llevado de aquí, la siguiente parada habría sido para venderos a todos a una casa de putas del río, donde os habrían follado hasta mataros en menos de una luna. Gabrielle se quedó paralizada. —Así que lo maté para que no trajera más niños aquí y decidí que podíais morir de una forma mejor que de inanición en medio de la nada. — Xena se arregló de nuevo el borde de la bata, mirándose distraída las rodillas— . Por eso. —Observó la cara de Gabrielle con interés cuando la chica bajó los ojos despacio y se quedó pensando. —Oh —murmuró Gabrielle. —Podría estar mintiendo —comentó Xena—. A lo mejor lo hice por diversión, para oír los gritos. Gabrielle la miró. —El poder te lleva a hacer esa clase de cosas, Gabrielle. —Xena levantó la mano y cerró despacio el puño—. A lo mejor lo hice para torturaros — sugirió—. Tú tienes que decidir cuál es la verdad. Gabrielle se abrazó las rodillas y se meció ligeramente, poniendo en orden sus caóticas ideas. Era todo demasiado después de un día tan largo y se dio cuenta de que le resultaba prácticamente imposible concentrarse. Xena se levantó de nuevo, pero esta vez Gabrielle no se echó hacia atrás. —Vete —le dijo a la chica—. Te daré otra oportunidad alguna otra noche. Ni siquiera se lo pensó. Gabrielle simplemente se sentía agradecida por el indulto y se levantó e hizo lo que se le ordenaba y, con la cabeza gacha, llegó a la puerta y salió por ella. Xena se quedó mirando un momento la puerta cerrada y luego soltó el aliento que, curiosamente, estaba aguantando. Toda la escena la preocupaba, y dedicó un rato a sentarse de nuevo en su butaca y tratar de averiguar por qué.

Se quedó muy sorprendida al descubrir que no podía.

Gabrielle se hizo un ovillo en su camastro, todavía vestida con la ropa que se había puesto para ir a los aposentos de Xena. Tenía frío y la ropa no lograba evitar que temblara, como tampoco lo lograba la manta en la que se había arrebujado. Pero al cabo de un rato, sintió que se le iba pasando el frío y se le relajó el cuerpo en el colchón. Poco a poco, fue deshaciendo la maraña de sus pensamientos. ¿Qué había pasado ahí dentro? Le dolía el pecho por el torbellino de recuerdos que le había traído la escena. Las palabras de Xena la habían herido como pedacitos de pizarra y le sangraba el alma por su causa. Tú tienes que decidir cuál es la verdad. Gabrielle oyó el eco en su c abeza. —¿Cómo puedo decidir cuál es la verdad? Podrías decir lo que te diera la gana. ¿Cómo podría saberlo yo? Gabrielle pensó en lo que había dicho Xena. Pensó en Lila. Pensó en su casa. Pensó en esa niña que contaba historias. Gabrielle sabía que nunca podría recuperar nada de aquello. Lila había desaparecido, su casa había desaparecido y ya no podía imaginarse siquiera siendo esa niña. ¿O sí? Tú tienes que decidir cuál es la verdad. Cerró los ojos y siguió pensando. Tal vez la verdad era que todo había cambiado y que si quería vivir, tenía que adaptarse a esos cambios. En tenía ciertoenmodo, la un crueldad Xena al ordenarle que dejara atrás el pasado el fondo grano dedebondad.

De verdad. Lo mismo que la crudeza de Xena al hablar de su crueldad tenía ese mismo grano de verdad que se le metía bajo la piel y le hacía cosquillas en la consciencia. ¡Maldición! Gabrielle golpeó el colchón con los puños. Ardía en deseos de odiar a Xena. Quería culparla de todo lo malo que le había sucedido y concentrar en ella, en ese cuerpo alto y superior, toda la rabia acumulada en su interior. Pero. Tú tienes que decidir cuál es la verdad. Odiar a Xena no le devolvería nada. Ni a Lila, ni su casa, ni su vida. Odiar a Xena sólo empeoraría su vida. De modo que si tenía que decidir cuál era la verdad, también tenía que decidir cómo iba a aceptar esa verdad. Podía aceptar el odio o podía aceptar la verdad y seguir adelante. Gabrielle sintió que se iba quedando dormida con una sensación de inevitabilidad. Decidió que la verdad tendría que esperar hasta mañana.

Y así fue. Gabrielle se despertó a la mañana siguiente sintiéndose sorprendentemente descansada. Levantó rápidamente la cabeza y miró hacia la puerta, temerosa de haberse despertado tarde, pero la escasa luz que entraba por la alta ventana de la torre le aseguró que todavía no había amanecido. Se levantó, frotándose los brazos por el frío, y se calzó las botas nuevas antes de ponerse en pie. Ahora que las plantas de los pies desnudos no tocaban la piedra fría pudo entrar en calor un poco mientras se movía por su pequeño nicho. —Brr. —Gabrielle se lavó la cara y las manos y se pasó el peine de madera por el pelo. Observó los claros mechones con mala cara y luego decidió recogérselos. Era tan temprano que tenía tiempo de pasear un poco por su pequeño reino de la torre, de modo que después de arreglarse la ropa, salió por la estrecha puerta de su nicho y entró en la torre misma. Todo estaba en silencio

y el único indicio de ruido era el chisporroteo de las antorchas casi agotadas. Incluso la escalera que llevaba a los niveles inferiores estaba oscura y silenciosa, con la puerta de abajo firmemente cerrada para evitar intrusos. Gabrielle recorrió el perímetro de la torre, tocando los tapices colgados con dedos curiosos. Olían a años y lana, pero los colores con los que estaban tejidos todavía eran brillantes y agradables para la vista. La torre misma, no tardó en darse cuenta, sólo tenía tres entradas. Una era la estrecha escalera que bajaba a la cocina. Las otras dos daban a unas pasarelas que conectaban la torre con el resto de la fortaleza. Los aposentos de la reina estaban, en todos los sentidos, aislados en esta isla de piedra. ¿A propósito? Gabrielle miró un momento la puerta reforzada con hierro que daba al pasillo interior que llevaba a las habitaciones de Xena. ¿Para quedarse aparte, en su torre, lejos de los terrores sobre los que presidía? Gabrielle pasó los dedos por la madera mientras pensaba en su encuentro de la noche anterior. Acabó en la puerta de la pasarela y comprobó el picaporte, algo sorprendida al ver que cedía sin problemas al tocarlo. Abrió la puerta empujándola y aspiró una bocanada de aire fresco y frío. Al otro lado de la puerta se extendía la pasarela de piedra, que terminaba en otra entrada bloqueada al otro extremo. Gabrielle salió y caminó por ella, echando la cabeza hacia atrás para ver el cielo oscuro que poco a poco iba dando paso al leve gris del amanecer en el horizonte. Fue al borde del muro y apoyó los codos en él, mirando al otro lado. Por este lado, los muros daban a un precipicio: la falda de la montaña sobre la que estaba construida la fortaleza caía hasta encontrarse con un río que corría furioso allá abajo. Todo era verde, y contempló campos y pastos con una extensión de leguas que rodeaban pequeños grupos de casas. Parecía... bonito. Gabrielle apoyó la barbilla en las muñecas. La tierra parecía rica y bien cuidada y tenía un aspecto ordenado que le resultaba muy atractivo. Qué distinto de su casa. Potedaia era una aldea de granjeros establecida entre la maleza sobre una pedregosa extensión de tierra que entregaba sus recursos de muy mala gana. Su familia y las demás habían luchado contra la naturaleza y el destino cada año para arrancar los medios de

subsistencia suficientes para seguir con vida. Las ovejas eran su recurso más preciado, pues los animales conseguían sobrevivir con los hierbajos mucho mejor que las vacas y los cerdos que habían intentado criar algunos de sus vecinos. Y estaban tan solos. Sólo había unas pocas aldeas cercanas y casi todas en la misma situación penosa. Todas ellas sometidas a los ataques de cualquier banda de salteadores locales que estuviera cerca y quisiera una comida gratis o un revolcón gratis bajo las pieles. Si hubiera estado en casa... si su casa aún existiera, ¿qué habría estado haciendo? Gabrielle resopló en el aire cargado de rocío y vio el ligerísimo vaho de su propio aliento delante de ella. Habría estado recogiendo agua, bajo la mirada crítica de su padre, y Lila estaría trayendo la leña y las dos tendrían la esperanza de conseguir desayunar sin llevarse una regañina. Bueno. Gabrielle miró a su alrededor, contemplando los altos muros de piedra y la riqueza de la tierra. ¿Esto era mejor o peor? Se quedó pensando, luego se dio la vuelta y fue al muro interior para mirar al otro lado. Desde aquí veía la parte interna de la fortaleza, los patios y las zonas de trabajo. Pero el patio de la cocina no, y tampoco el matadero donde había muerto su hermana. Se asomó y vio salir a los mozos de cuadra, dos de los cuales guiaban a unos caballos grandes y hermosos, evidentemente bien cuidados. Se oyó una voz suave y melodiosa cuando uno de los mozos se puso a cantarle a su animal y Gabrielle vio cómo las grandes orejas negras se inclinaban para escuchar. Más allá, vio que estaban descargando un carro cerca del almacén y ahora el aire le trajo los ruidos de la fortaleza al despertarse y comenzar el día. Gabrielle volvió a apoyar la barbilla en las muñecas.

Xena estaba sentada en el alféizar de la ventana de su sala de entrenamiento. Observaba a la esbelta figura que estaba en la pasarela e iba de un muro al otro, mientras intentaba descifrar qué demonios estaba haciendo la chiquilla.

Incapaz de dormir, se había levantado varias marcas antes y había decidido hacer ejercicio para librarse de su agitación, en lugar de quedarse dando vueltas en la cama. Ahora, cansada y libre de la energía nerviosa, se encontraba ante el enigma que era el causante de su inquietud. Xena se reclinó en la piedra y apoyó la espada sobre la rodilla alzada. La empuñadura le rozaba la barbilla y captaba el olor ácido del bronce y el cuero. Le dolían los hombros y notaba el sudor que se le secaba en la piel. Quería darse un baño y sin embargo, estaba aquí sentada observando a esta pequeña criatura rubia, queriendo saber qué hacía y, lo que era más importante, qué pensaba. Tal vez ésa fuera la diferencia. Xena sopló suavemente a una araña, apartándola de su cabeza y haciendo que huyera hacia su tela. En la cabeza de Gabrielle ocurría algo, algo que ella no lograba descifrar. Eso la fastidiaba. No paraba de pensar que tenía calada a Gabrielle, que sabía cuáles eran sus motivaciones y cómo iba a reaccionar a continuación, y la maldita cría no paraba de demostrar que se había equivocado. Xena reflexionó sobre el objeto de su atención, observando a Gabrielle cuando ésta se apartó del muro y echó la cabeza hacia atrás, volviendo los ojos al cielo. Incluso desde aquí, captaba la pregunta del movimiento, mientras Gabrielle buscaba un sentido en los cielos igual que ella la miraba buscando lo mismo. El comienzo del amanecer destacaba el perfil de la chica, que a Xena le pareció que tenía una agradable simetría. También tenía una dulzura que la monarca al acecho descubrió que le gustaba. Luego la chica enderezó los hombros y respiró hondo, doblando los puños y relajándolos a continuación. Se volvió y se dirigió a la puerta, ajena a los ojos que la observaban. De repente, Xena quiso saber cuál era la decisión que había tomado. Se bajó de su asiento y fue a la puerta oculta de su atalaya para regresar a sus aposentos.

Gabrielle se puso una de sus túnicas de trabajo y se quitó las botas. Ahora ya hacía suficiente calor dentro, o se había movido lo suficiente para quitarse el frío, por lo que la piedra le resultaba fresca bajo los pies, no fría. Dobló con cuidado las polainas y las guardó en su baúl, luego se cepilló de nuevo el pelo y fue a las escaleras que bajaban a las cocinas. Algo la hizo detenerse, en el primer escalón. Se paró y se volvió, intentando dilucidar qué era. ¿Un ruido? Con curiosidad, regresó a la puerta que daba a los aposentos de la reina y apoyó la mano en ella, echándose hacia delante y escuchando con atención. De repente, la puerta se abrió hacia dentro y pegó un respingo cuando una figura alta y vestida de negro se recortó contra el umbral, dando la impresión de estar hecha de sombras y fibra. —¡Oh! —Gabrielle retrocedió, alzando las manos por el susto. La figura se detuvo. Salió el sol y entró luz por las ventanas superiores, ahuyentando las sombras y revelando que el rostro que había en la oscuridad era el de Xena. —Calma. No te voy a hacer daño —afirmó Xena en voz baja. Gabrielle recuperó el aliento, parpadeando mientras miraba a la reina. En lugar de sus túnicas de seda y sus elegantes togas, Xena iba vestida con una sosa y práctica túnica negra acolchada, con hebillas que le ceñían la tela al cuerpo. Llevaba las piernas al aire, lo mismo que los brazos, y estaba cubierta de sudor, el mismo sudor que le empapaba el pelo y se lo pegaba a la cabeza. Apoyada en el pliegue del brazo, llevaba una espada con una gastada vaina de cuero. Poco a poco, el corazón se le fue calmando. Gabrielle dejó caer las manos a los lados cuando se le pasó el susto. —Me pareció oír un ruido —dijo, suavemente. —He golpeado la antorcha con esto. —Xena indicó la espada—. ¿Dónde vas?

—Abajo... mm, abajo a las cocinas. Para ayudar y desayunar algo — replicó Gabrielle—. Estaba... me he despertado un poco temprano y he estado pensando en lo que dijiste anoche. —¿Y? —dijo Xena con tono controlado. Gabrielle se sentía inquieta, como siempre. Pero se obligó a calmarse y pensó la respuesta. —No puedo cambiar lo que ha pasado —dijo por fin—. No puedo olvidarlo, pero no puedo cambiarlo. Lo único que puedo cambiar es el futuro. Xena se relajó, mínimamente. —Buena decisión —alabó a la chica. —Gracias. —Gabrielle carraspeó un poco, mirando por el pasillo vacío—. Lo siento si te he molestado. —No me has molestado —dijo Xena, apoyándose en la puerta—. Me estaba librando de mis frustraciones. Gabrielle la miró con curiosidad. Había algo que no conseguía localizar que era distinto en Xena en ese momento. Alzó los ojos y quedaron capturados por los claros ojos azules de la reina, que chispeaban bajo el sol naciente. Algo. Casi un eco de algo profundamente enterrado en sus recuerdos. Una resonancia que era muy familiar. —Eh. —Xena chasqueó los dedos ante los ojos de Gabrielle—. ¿Sigues dormida? Gabrielle se sobresaltó un poco. —Mm... no. —Meneó la cabeza—. Sólo estaba pensando. Xena descubrió que le gustaba este encuentro mañanero. —¿En qué? —No sabía que las reinas llevaran espada —soltó Gabrielle—. Creía que para eso tenían guardias.

—Ah. —Xena se apartó de la pared y retrocedió, abriendo más la puerta—. Pasa. ¿Ya estás lista para contarme una historia? Gabrielle miró hacia atrás, pero el pasillo seguía vacío. Siguió vacilante a Xena al pasillo interior. —No lo sé. —Entonces te contaré yo una. —Xena abrió de una patada la puerta de su dormitorio y entró, esperando evidentemente que Gabrielle la siguiera. Se volvió al tiempo que dejaba la espada y vio a la chica en el umbral mirándola. La expresión de sus ojos era... indescriptible—. Gabrielle —dijo Xena, bruscamente. Los ojos de la chica se posaron en los suyos con cautela. —¿Qué estás pensando ahora mismo? Dímelo —ordenó Xena. Despacio, Gabrielle ladeó la cabeza pensativa. —Estaba... estaba pensando que vestida así pareces... —Paseó la mirada por la alta figura. Las cejas oscuras de Xena se enarcaron sardónicamente. —¿Menos reina? —dijo con una sonrisa burlona. —Más real —respondió Gabrielle suavemente, mirándola a la cara—. Como si ésta fueras tú de verdad. Desprevenida ante la verdad descarnada de esas palabras, Xena no supo qué contestar. Y las dos se quedaron en silencio, mirándose desde cada lado de la habitación hasta que por fin Xena salió de su parálisis y metió la espada en su cajón. —Bueno —dijo—, desde luego, eso es algo muy discutible. Gabrielle guardó silencio. Xena se dirigió a su sala de baño.

—Siéntate, Gabrielle. Puedes escandalizar al senescal compartiendo mi desayuno, si te atreves. Oh, cielos. Gabrielle soltó despacio el aliento que llevaba mucho rato aguantando. Empezaba a ser un día muy peligroso.

Pero el desayuno no fue tan malo como se esperaba. Gabrielle se sentó en su banquetita cerca del fuego, agradeciendo el calor en la piernas desnudas. Xena tenía abiertas las ventanas de cristales emplomados y una brisa fresca agitaba las telas de la habitación. Tomó un huevo con un bollo de pan. Gabrielle descubrió que le gustaba mucho, ya que los huevos habían sido un manjar poco frecuente en su vida, pues los pocos que ponían sus gallinas iban todos directos a la venta. Mordisqueó el bollo despacio para que le durara, observando en silencio mientras Xena revisaba unos pergaminos que había traído el senescal junto con la bandeja del desayuno. La mirada que le había echado a Gabrielle, por supuesto, podría haber cortado el pequeño vaso de leche que tenía Xena junto a la muñeca derecha, pero la reina le dijo simplemente que dejara la comida para las dos y que ella se encargaría de seguir instruyendo a Gabrielle. Era una sensación muy rara. A Gabrielle le había dado la clara impresión de que al senescal no le hacía gracia que estuviera allí y que no le gustaba la atención que le prestaba Xena. Pero no podía decir nada, de modo que hizo lo que se le ordenaba y las dejó en paz. Xena se había quitado el gastado atuendo negro y se había puesto una bata de seda y dejaba que la brisa le secara el largo pelo negro. Ésta era la primera oportunidad que tenía Gabrielle de mirarla de verdad más de un segundo y descubrió sorprendida que tenía muchas cosas interesantes que no había advertido hasta entonces. Como el hecho de que era mucho más joven de lo que había creído Gabrielle al principio. Sentada frente a ella, leyendo en silencio los pergaminos, sin la habitual energía impaciente que crepitaba a su alrededor, Gabrielle vio que no tenía arrugas alrededor de los ojos y que los firmes contornos de la juventud eran evidentes, ahora que se había echado el pelo

hacia atrás para secárselo. Tenía los pómulos altos, una mandíbula fuerte y las cejas de arco más perfecto que había visto Gabrielle en su vida. —Más indisciplina. —Xena sacudió la cabeza—. Maldita sea, ¿pero qué Hades pensaba ese hombre que estaba haciendo con esos soldados? ¿Es que también ha dejado que corran como salvajes por el campo? Gabrielle se dio cuenta correctamente de que la pregunta no iba dirigida a ella y, sin embargo, le hizo pensar en una cosa que la inquietaba desde la noche anterior. —Tú dijiste que no te gustaba lo que hacían en la ciudad del río con los niños esclavos. Xena levantó la mirada, con una expresión atenta e interrogante en sus penetrantes ojos azules. —¿Sí? —Entonces, ¿por qué permites que los soldados les hagan eso a las esclavas que hay aquí? —preguntó Gabrielle—. No comprendo cuál es la diferencia. El alto cuerpo que estaba frente a ella se quedó inmóvil. —¿Qué? —dijo Xena, en voz baja y ronca. Gabrielle parpadeó. —Algunas de las que llegaron conmigo, las... han... —Fue hablando más despacio cuando Xena se levantó y se acercó a ella—. Enviado al c... cuartel. Con una delicadeza sorprendente, Xena la agarró de los hombros y la puso en pie, observándole la cara con mucha atención. —¿Cuándo? —preguntó, en un tono muy bajo. Desconcertada, Gabrielle resopló. —Ayer, pero...

Xena la soltó y volvió a sentarla en su banqueta. Luego volvió a su sitio y cogió uno de los pergaminos, lo levantó y lo examinó con curiosidad. —No me digas —dijo—. ¿Amigas tuyas? Por alguna razón, Gabrielle sintió un escalofrío por la espalda. —Una de las chicas que fue capturada conmigo, sí. Nos habíamos hecho más o menos amigas. —¿La han violado? Gabrielle recordó el aspecto de la chica y vio los moratones que tenía en la cara y las profundas ojeras. —Eso creo. —Mm. —Xena fue a la puerta y la abrió—. ¿Rejas? ¿Puedes bajar al cuartel y avisar a Brendan? Dile que quiero verlo. —Hizo una pausa y su voz adquirió un tono duro y frío—. Ahora. —Majestad. —El guardia se inclinó y se fue corriendo. Xena se quedó en la puerta, intentando controlar la ira que le revolvía las tripas. Tomando aliento varias veces, se volvió y regresó a su silla, se sentó y juntó las manos. Gabrielle la miraba alarmada, con parte del bollo todavía en la mano, olvidado. —Termina de desayunar —le aconsejó Xena—. No están tan buenos si se quedan fríos. Gabrielle se relajó un poco y se puso a comer de nuevo. —No estaba mintiendo. Los labios de Xena se tensaron en una sonrisa. —Lo sé. —Volvió a quedarse en silencio y Gabrielle siguió comiendo. Al cabo de un minuto, se oyeron pasos apresurados en el pasillo y un ligero golpe en la puerta.

—Adelante —dijo Xena en voz alta. Se abrió la puerta y entró Brendan, que cruzó la habitación e inclinó la cabeza. —¿Ama? El guardia me ha dicho que deseas verme. —Aquí Gabrielle... —contestó Xena—, me ha dicho que una de las esclavas de abajo fue enviada ayer al cuartel y usada para el placer sexual de los hombres —dijo—. ¿Es eso cierto, Brendan? Su viejo capitán se quedó sin saber qué decir. Se le cayó un poco la mandíbula y le fue subiendo un rubor desde el cuello. —Ah... ama... —¿Lo es? —preguntó Xena de nuevo, esta vez con tono frío. Brendan vaciló y luego asintió. —Sí, ama, lo es. No parecía posible, pero el tono de Xena se hizo aún más glacial. —Eso es muy triste, Brendan. ¿Cómo ocurrió? El veterano resopló. —No fue algo... el capitán de Bregos lo ordenó y al imbécil del chico al que envió no se le ocurrió pensar que no debía hacerlo y el más imbécil del guardia de las cocinas no tuvo el sentido común de impedírselo —dijo—. Cuando nos dimos cuenta de lo que estaba pasando, sus hombres estaban diciendo que así es como se tiene que dirigir un ejército y que... —Brendan carraspeó y Xena se levantó y se acercó a él—. Que sienten lástima de nosotros porque tú tienes esa norma. —¿Sabes qué hombres lo hicieron? —preguntó Xena con tono tajante. Brendan la miró. —Sí.

—Bien —asintió Xena—. Sal. No te muevas. Ahora mismo salgo. —Lo empujó hacia la puerta y esperó a que saliera, luego fue a su guardarropa y sacó unas prendas—. Ya me has dicho dos cosas muy valiosas, Gabrielle. Estás demostrando ser toda una joya. Gabrielle la miró cuando pasó a su lado a grandes zancadas. —Gracias —murmuró, totalmente desconcertada—. Pero qué... —Sshh. Tú espera. —Xena se metió en su vestidor—. Tú espera y verás. Vale. Gabrielle se tragó lo que le quedaba del bollo e hizo lo que se le ordenaba. Fuera lo que fuese, tenía la sospecha de que no iba a ser agradable.

Xena miró a su alrededor al tiempo que avanzaba por el estrecho pasillo hacia el cuartel. Sabía que Brendan y Gabrielle la seguían de cerca y notaba la furia que hervía en sus entrañas. Llegaron a una puerta pequeña y poco llamativa y se detuvo apoyando la mano en ella antes de abrirla. —Guardad silencio, a menos que os diga que habléis —les dijo. Ambos asintieron. Abrió la puerta y entró. El cuartel estaba fresco y, a esta hora, bastante oscuro. Había un grupo de hombres congregado en un extremo, y a pesar de la estrechez del lugar, la estructura estaba bien cuidada y ordenada. Xena oyó que Gabrielle tomaba aliento bruscamente y examinó el interior, tratando de ver lo que le había provocado esa reacción. Sus ojos se posaron en un catre cerca de la pared del fondo, donde una pequeña figura estaba allí tirada como se podría haber hecho con una muñeca de trapo. Sin hacer ruido, Xena se volvió y miró a Brendan. Éste se negó a mirarla a los ojos. Xena señaló la cama y empujó ligeramente a Gabrielle para que fuera allí. Esperó a que su joven esclava estuviera con la figura inerte y luego se volvió y contempló la estancia. Nadie la había visto aún y tuvo un momento para planificar su ataque.

Cerca de la puerta principal había un hombre alto y fornido, que no paraba de reír. Tenía el cinturón colgado de los hombros y los botones de los pantalones desabrochados. —¿Ése es el capitán de Bregos? —le preguntó Xena a Brendan. —Sí —contestó Brendan susurrando—. Ama... —Ni te molestes. —Xena lo apartó. Se preparó y avanzó hacia la puerta, dando varios pasos antes de que advirtieran su presencia. Todo el mundo se apresuró a formar, inclinándose y haciendo reverencias, y el hombre que estaba cerca de la puerta se abrochó los botones rápidamente y se pasó una mano por el pelo alborotado. —Ama —murmuraron varios de los soldados, pero nadie la miraba directamente. Lo sabían. El capitán de Bregos se irguió y tras vacilar un instante, la saludó. —Majestad. Xena se detuvo a corta distancia de él. Se volvió y miró hacia atrás. —¿Gabrielle? La mujer rubia la miró con expresión de sufrimiento. Xena asintió y luego volvió a fijarse en el capitán. —¿Qué es eso? —preguntó con tono apacible, señalando la cama por encima del hombro. Los ojos del hombre se posaron en el cuerpo y luego regresaron a ella. —Una simple diversión, Majestad —dijo—. Nada más. Xena lo miró directamente a los ojos. —¿Sabes lo que eres, capitán? —En su cara se formó una sonrisa indolente.

Él la miró enarcando una ceja con gesto arrogante. —No, Majestad. ¿El qué? Xena dejó caer el brazo derecho al costado y cerró los dedos alrededor de la empuñadura del cuchillo que cayó en su mano. Afirmó el cuerpo y atacó, con un movimiento veloz como el rayo que cruzó el cuerpo del hombre y le cortó el cuello de oreja a oreja. La sangre salió a borbotones y él se tambaleó hacia atrás, atragantándose y ahogándose con su propia sangre hasta morir. Xena le pegó una patada en la entrepierna y observó cómo se desplomaba en el suelo, sobre un charco de intenso color rojo que se iba extendiendo debajo de él. —Eres una simple diversión. —Le dio la vuelta con el pie, contemplando su agonía espasmódica con rostro impasible—. Nada más. Con un último gorgoteo, el hombre murió. Xena dio la vuelta al puñal y lo limpió en la manga del soldado más cercano, que estaba petrificado de pasmo a su lado. Miró al resto de los hombres. —Los esclavos que hay aquí... son míos —dijo—. Si alguno de vosotros vuelve a tocar a uno de ellos, os abriré en canal y os colgaré en el patio de la cocina. —Enunciaba las palabras despacio y con claridad—. ¿Me comprendéis todos? —Ama —susurraron como respuesta. —Bien. —Xena miró a su alrededor y se fijó en algunos de sus propios hombres que estaban allí—. El hecho de que vosotros os quedarais a un lado y dejarais que ocurriera esto me llena de asco. No sois mejores que él. — Entrecerró los ojos—. Y lo recordaré. —Se volvió, dejando que su capa flotara a su alrededor, y regresó a la puerta interior. Al llegar a la altura de Gabrielle y la cama de la pobre esclava, se detuvo—. ¿Está muerta? Gabrielle la miró. —No —dijo—. Pero seguro que desea estarlo. Xena asintió.

—Brendan, que la lleven a la enfermería. Diles a los sanadores que debe recibir los mejores cuidados. —Ama —susurró el veterano. —Luego ven a verme —añadió Xena. El hombre hundió los hombros. —Sí, ama. Xena echó un último vistazo a su alrededor y sacudió la cabeza. —Gabrielle. —Sostuvo la puerta abierta—. Vámonos. —Ama. —Brendan se atrevió a alzar la cabeza—. ¿Qué le digo a Bregos? Por la mente de Xena pasaron varias cosas muy selectas que estuvo a punto de decir en voz alta. —Dile que necesita un nuevo capitán —soltó—. Entre otras cosas. —Se volvió y siguió a Gabrielle por la puerta, cerrándola de golpe al salir con tal fuerza que desprendió una pequeña piedra que había en la pared encima de ella. La piedra rodó por el pasillo y se detuvo, balanceándose—. La respuesta a tu pregunta, Gabrielle, es que no lo permito. Gabrielle soltó un leve suspiro de tristeza. Por furiosa que estuviera ante el horror al que habían sometido a la otra esclava, nunca se había esperado que Xena aplicara semejante castigo al que lo había hecho. La vida no significaba nada para Xena, ¿verdad? —Oh —logró decir. Xena ladeó la cabeza y la observó a la luz de las antorchas del pasillo. —¿Contenta de haber terminado de desayunar antes de que hiciera eso? —preguntó, con humor negro. Los atónitos ojos verdes la miraron desconcertados. —Vamos —suspiró Xena, perdiendo ese momento de humor—. La verdad es que no tiene gracia. He dejado pasar demasiadas cosas. —Frunció

el ceño y echó a andar por el pasillo, arrastrando un remolino de polvo tras ella.

Gabrielle notó el silencio a su alrededor al entrar en la cocina. Respiró hondo y siguió avanzando, con la cabeza alta mientras rodeaba las cajas y llegaba a la sala común. Se puso en la cola con los demás y guardó silencio, consciente de los ojos clavados en ella. —Es la chica de la reina. Apenas captó el susurro. Gabrielle cogió un plato de madera y aceptó la gruesa rebanada de pan que a continuación fue cubierta por un estofado de cordero aún más espeso. Hacía ya tiempo que había pasado el mediodía y el desayuno parecía haber quedado perdido en el pasado, teniendo en cuenta todo lo que había ocurrido. Cogió su plato y una jarra de sidra y se dirigió a los bancos, donde se sentó, colocándose el plato en las rodillas. Nadie se sentó a su lado. Gabrielle frunció el ceño, pensando que lo que hacían no era muy justo, pero al menos podía comer algo tranquila. Tranquilidad que se vio interrumpida, por supuesto, cuando Toris se sentó a su lado y estiró en el suelo los pies incrustados de mugre. —Hola —lo saludó—. ¿Seguro que te quieres sentar aquí? Creo que llevo la peste escrita en la frente. Toris dejó su jarra y sorbió. —Qué va. —Miró a su alrededor—. Sólo están celosos. —Cogió un trozo de cordero y se lo comió—. Además, todo el mundo se ha enterado de lo que ha ocurrido hoy en el cuartel. —Le dio un ligero codazo—. Así que te entiendes bien con ella, ¿eh? Gabrielle recordó lo que había dicho sobre Bregos. —¿Que me entiendo con ella? —Mantuvo la mirada gacha—. No me parece. Sólo estaba en el sitio equivocado en el momento equivocado. Hice una pregunta y resultó ser más importante de lo que creía. Toris comió en silencio durante unos minutos.

—Bueno, pues esa pregunta podría haber inclinado por fin la balanza. —Bajó la voz—. Hasta sus hombres están furiosos. ¡Bien hecho! De repente, el cordero perdió su atractivo. —¿Qué quieres decir? —Escucha. —Toris la agarró de la muñeca—. No necesitas saberlo. Si no sabes nada, no puedes decirle nada y meternos a todos en un lío. Gabrielle dejó el pan y se volvió para mirarlo. —¿Entonces por qué estás aquí hablando conmigo? ¿Por qué no te vas y finges que soy una especie de gusano como hacen todos los demás? No me hace falta que te sientes aquí para decirme que sabes cosas pero que no puedes contármelas. —Se soltó la muñeca—. ¡Estoy hartísima! ¡Yo no pedí que me llevaran allí, así que podéis coger vuestra actitud y metérosla por donde os quepa! —dijo alzando la voz, que resonó por la amplia estancia, en medio de un repentino silencio. —¡Vale! ¡Vale! —la apaciguó Toris—. ¡Sólo intento ayudarte! —¿Ayudarme? —Gabrielle volvió a levantar la voz—. ¡Anda ya! Estáis todos tramando cosas contra la reina... y deja que te diga que ha sido ella la que nos ha defendido hoy y que ha sido ella la que ha salvado a una de nosotras de ser violada una y otra vez. ¡No tu general! No me estás ayudando, ¡ni siquiera te estás ayudando a ti mismo si crees que él nos dejaría marchar! —¡Gabrielle! —Toris le tapó la boca con la mano—. ¡No lo comprendes! Gabrielle empujó el plato a un lado y le apartó la mano de un tirón. —No, el que no comprende eres tú. —¡Sshh! —Toris volvió a taparle la boca—. ¡¡¡Cállate antes de que nos maten a todos!!! Gabrielle miró a su alrededor y descubrió un círculo de rostros amenazantes que los rodeaban.

—Será mejor que nos libremos de ella. Está al tanto —dijo uno de los hombres más altos. —¡No! —lo contradijo Toris con severidad—. ¡Dejadla en paz! ¡Es la única llave que tenemos para llegar allí, recordadlo! —¡Está hechizada por la reina, idiota! ¡Es que no te das cuenta! — contestó el hombre alto—. ¿Es que quieres morir? Dame a esa moza. ¡Yo me ocuparé de ella y la cortaré bien para que la cocinera le dé de comer su cuerpo a esa bruja de arriba! Gabrielle se preparó para luchar, comprendiendo de repente lo apurada que era su situación. Plantó los pies en el suelo, a pesar de que Toris la tenía agarrada, y se lanzó hacia delante, arrastrándolo con ella al tirarse contra las piernas del hombre alto. Éste cayó por encima de ellos y soltó una maldición, al tiempo que ella rodaba hasta soltarse. Se levantó de un salto y salió corriendo hacia la escalera, derribando a dos de los cocineros que entraban corriendo para ver qué pasaba. Notó una mano que le agarraba la camisa al llegar a las escaleras, pero llevaba tanta velocidad que logró soltarse y subió las escaleras corriendo de dos en dos. Una vez en lo alto se detuvo para recuperar el aliento y se volvió, atisbando angustiada por la oscura escalera. Oyó unos gritos que venían de abajo y luego se hizo el silencio. Jadeando, se apoyó en la pared y notó que le empezaban a temblar las piernas como reacción de su cuerpo ante lo que había ocurrido. O lo que había estado a punto de ocurrir. Sintiéndose revuelta, entró tambaleándose en su pequeño nicho y se desplomó en su camastro, sin saber si vomitar o llorar. Oyó unos pasos que se acercaban y se aferró al costado del camastro, contemplando la abertura que daba a su espacio con los ojos desorbitados. Pero quien apareció era Stanislaus, que se detuvo un momento antes de entrar y acercarse a ella. Gabrielle se puso tensa, pero Stanislaus levantó la mano con gesto tranquilizador y se acuclilló a su lado. —Tranquila. La respiración acelerada de Gabrielle resonaba en el silencio.

—Tranquila, Gabrielle. No pasa nada —le dijo el senescal, con tono amable—. No pasa nada. Los ojos verdes lo observaban con atención. —¿Tú también estás con ellos? —preguntó Gabrielle. —No. —Stanislaus meneó la cabeza—. Yo soy de Xena, en cuerpo, corazón y alma. Siempre lo he sido. —Le puso una mano en la rodilla—. Pero tú estás en una posición peligrosísima, pequeña. Gabrielle hundió los hombros. —Ya lo sé —susurró—. ¿Pero qué puedo hacer? Sorprendentemente, el senescal se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y apoyó los codos en los muslos. —Ésa es la cuestión, ¿verdad? Tienes que saber, Gabrielle, que en esta fortaleza ha habido conspiraciones desde que mi ama empezó a reinar. Siempre se cuece algo. No tienes por qué preocuparte por ello. —Oh —dijo Gabrielle—. Es tan confuso. —Efectivamente —asintió Stanislaus—. Y tú te has puesto de por medio, porque mi ama te ha tomado cariño. Eso no es bueno para ti, me temo. Te ha tomado cariño. Gabrielle dio vueltas a esa idea en su cabeza. —Pero no es culpa mía. —Claro que no —asintió él—. ¿Cómo puede serlo? Sólo intentas sobrevivir, como hacemos todos. Pero hay algo en ti que le ha llamado la atención, poderosamente —dijo—. Eso es peligroso para las dos. Para ti, porque sólo eres una esclava y, por lo tanto, sacrificable. Para ella, porque les abres un camino para penetrar sus defensas que si no, no tendrían. Gabrielle se encogió ante la verdad de esta afirmación. —¿Qué debo hacer? Stanislaus pareció reflexionar sobre la pregunta.

—Porque quiero a mi reina, voy a hacer lo siguiente. Te voy a sacar de aquí, Gabrielle, y te pondré en el camino de tu libertad —le dijo, con gran seriedad—. Esta noche nos iremos de aquí. Un amigo de confianza te llevará aprovechando la oscuridad y jamás tendrás que volver a ver este sitio. Libertad. Gabrielle sintió una oleada de vértigo. —¿Sabe la reina que estás haciendo esto? —preguntó. —No. —Stanislaus meneó la cabeza—. Y se pondrá furiosa conmigo cuando lo descubra. Pero es lo mejor para las dos, ¿lo comprendes, Gabrielle? Ella asintió. —Lo comprendo. Él soltó un suspiro casi de alivio. —Quédate aquí. No hagas ruido. Cuando se haga de noche, vendré a buscarte. —Muy bien —le contestó Gabrielle—. Gracias. Él alargó la mano y le revolvió el pelo, luego se puso en pie y se sacudió los ropajes de terciopelo. —Te estás arriesgando mucho, ¿verdad? —preguntó Gabrielle de repente. Stanislaus la miró desde arriba. —Más de lo que te puedes imaginar. —Inclinó ligeramente la cabeza y luego salió por la puerta y se alejó, sin que sus botas hicieran apenas ruido sobre las piedras. Gabrielle. Vasmuy a sorprendida ser libre. al Dejarás todo atrás. ¿No por es increíble? Parpadeó, descubrir queesto le caían lágrimas las mejillas y que el corazón le pesaba como un trozo de plomo en el pecho.

Xena se detuvo cerca de la pared y escuchó. Regresaba de la corte vespertina, donde Bregos se había hecho notar por su llamativa ausencia. Problemas de estómago, había dicho su mayordomo en su defensa, disculpándose sentidamente ante Xena en su nombre. Lo más probable era que se le hubiera puesto mal el estómago por la muerte de su capitán y, haciendo alarde de prudencia, en opinión de Xena, quería dar tiempo a su reina para que se calmara antes de enfrentarse a ella. Eso dio una alegría perversa a Xena. Sin embargo, al regresar a sus aposentos, captó un olor extraño que salía del pasillo principal y fue a investigar. Olisqueó y siguió adelante, rastreando el olor hasta una pequeña puerta rara vez usada cuyo cerrojo estaba casi soldado por la herrumbre. Casi. Xena movió el mecanismo, que olía a grasa de cerdo, aplicada recientemente. Se le pusieron los pelos de punta y abrió la puerta con cuidado, acercó el ojo a la rendija y atisbó fuera. Ah. Ante ella vio la grupa de un caballo, el srcen del olor que había estado siguiendo. Si huele a caca de caballo, tiene que haber un caballo cerca. Abrió más la puerta y salió a la luz del sol poniente. Había dos caballos atados a una pica de hierro incrustrada en la pared, totalmente equipados y cargados con pertrechos de viaje en el lomo. —¿Qué tenemos aquí? —murmuró Xena. Se levantó la brisa. Con ella se le pusieron de punta los pelos de la nuca y se quedó rígida, volviendo la cabeza mientras intentaba localizar la amenaza que le había indicado su instinto. El levísimo ruido de una cuerda tensada fue el único aviso que tuvo y se giró en la penumbra cada vez mayor y alargó las dos manos como un relámpago, cerrando los dedos alrededor de los astiles de dos flechas de ballesta. Y entonces una puñalada de fuego abrasador le atravesó la espalda y se tambaleó hacia delante, cayendo casi sobre los cuartos traseros de los caballos. Se giró en redondo por puro instinto, bloqueando el dolor lo suficiente como para esconderse detrás de uno de los caballos, protegiéndose el cuerpo de cualquier otra flecha.

¡Maldición! El dolor era increíble. Notaba la punta de la flecha profundamente incrustrada dentro de ella, y mantuvo la serenidad con voluntad de hierro. ¡Cabrones! Oyó el ruido de unas armas al caer y luego pasos a la carrera. Estaba demasiado oscuro para ver nada, pero por la misma razón, sabía que estaba demasiado oscuro para que sus atacantes la vieran a ella. De hecho, no sabía con quién estaba más furiosa, si con los hijos de bacante que le habían disparado o con ella misma por caer en la trampa. Tres ballestas. Una más que las manos que tenía para atrapar las flechas y un disparo afortunado. Maldiciendo suavemente, se apoyó en el caballo y echó la mano hacia atrás, rozando con los dedos el astil de la flecha que le salía de la espalda. Sólo por tocarlo se tuvo que morder con fuerza el labio inferior y notó el sabor de la sangre en los labios. Obligándose a conservar la calma, tomó aliento varias veces y dejó que se le tranquilizaran los nervios. Vale. Tenía problemas. Xena trazó un recorrido en su cabeza. Tenía que volver a sus aposentos y sacarse esta maldita cosa. ¿Cómo? Dejó eso para cuando llegara y despacio, con dificultad, emprendió el largo camino de regreso.

Estaba vestida con su ropa más abrigosa. Las polainas, metidas en las botas de cuero, una camisa y la túnica azul por encima. Gabrielle estaba sentada en su cama, rodeándose las rodillas con los brazos, esperando. Sabía que había algo que quería hacer. Sabía que salir de aquí, dejando atrás a Xena sin una palabra, era algo que la atormentaba por motivos que ni siquiera comprendía. Sabía que tenía la notita que le había dejado Xena oculta dentro de la camisa, un trocito precioso de nada que para ella tenía un valor inexplicable. En la mesa, al lado de la palangana, había dejado a cambio un trozo doblado de pergamino, su única posibilidad de dejar a esta mujer extraña, que le daba un miedo casi mortal, unas pocas palabras, por insignificantes que fueran. No te conozco. Tú no me conoces. Pero serás una parte de mi vida que nunca olvidaré, por razones malas y buenas a la vez. Tú me quitaste todo lo que tenía

en el mundo y, sin embargo, me diste una parte de mí misma que de otra forma jamás habría descubierto. Buena suerte. Que te vaya bien. G. Con un suspiro, Gabrielle se abrazó más las rodillas, intentando calmar el dolor que sentía en el pecho. Echó un vistazo a la puerta y vio los últimos restos de luz y al hacerlo, oyó el leve roce de unos pasos que se acercaban. Enderezando los hombros, se irguió y posó las manos en las rodillas. Clavó los ojos en la puerta y esperó, oyendo los pasos que se acercaban cada vez más. Y entonces se detuvieron. Gabrielle se levantó, echando un último vistazo a su pequeño espacio. Apretó ligeramente los puños y luego los relajó abriendo las manos sobre la gruesa tela que le cubría los muslos, lista para salir en cuanto entrara Stanislaus. La luz de las antorchas quedó bloqueada y dio un paso hacia la puerta, pero se detuvo cuando la oscura silueta se transformó no en la figura baja y fuerte del senescal, sino en una figura más alta y más esbelta que se plantó vacilante ante ella. —Gabrielle. —La voz de Xena sonaba ronca. Casi se le salió el corazón del pecho. —¿Sí? —susurró Gabrielle. —Necesito tu ayuda. Todos sus pensamientos sobre Stanislaus la abandonaron de golpe. —Claro... ¿qué ocurre? —Ven conmigo. —Xena se volvió y regresó por donde había venido, con movimientos vacilantes. Gabrielle la siguió, deteniéndose en la puerta al oír unos pasos más pesados que subían por las escaleras de atrás. Stanislaus. La libertad.

Les dio la espalda y desapareció por el pasillo interior de la reina, oyendo cómo se cerraba la puerta tras ella con una sorprendente falta de pesar. 4

Gabrielle siguió a la figura en sombras hasta la habitación interior, cerrando la puerta al pasar. Se dio cuenta de que algo iba mal y cuando Xena fue hacia la ventana y se volvió a medias, sus ojos se posaron en una línea delgada y protuberante que le marcaba la parte de atrás de la toga. —¿Qué...? Xena se apoyó en la pared. —Ven aquí. —Vale. —Gabrielle obedeció deprisa y se detuvo al percibir el fuerte olor a cobre de la sangre—. ¿Estás...? —Así de cerca, vio cómo se tensaban los músculos de la mandíbula de Xena y oyó su respiración levemente fatigosa—. Herida... yo... qué... —Gabrielle, cállate —la cortó Xena. Con un chasquido de dientes, Gabrielle obedeció. Xena tomó aliento. Qué pocas opciones tenía. —Tengo una flecha en la espalda —continuó Xena, entre dientes—. Necesito que me la saques. —Que... —Espontáneamente, Gabrielle se acercó más y entonces vio que la delgada línea era, en efecto, el astil de una flecha—. Por los dioses... —Ni en sueños —replicó Xena—. Esto es obra de agentes más mortales. Coge esto. —Sacó la mano despacio de la toga y la alargó hacia Gabrielle. En ella había un grado de confianza que no se había permitido desde hacía más años de los que quería recordar.

—¿No debería ir a buscar a un sanador? —Gabrielle alargó la mano para coger aquello y se quedó atónita al notar que sus dedos se cerraban alrededor de la fría empuñadura de un cuchillo. Estuvo a punto de dejarlo caer: el peso era sorprendente y soltaba destellos a la luz de las velas al acercárselo más. —No. —Xena apoyó el hombro en la pared, notando el frío de la piedra en la mejilla—. Haz lo que te diga. Corta la tela alrededor de la flecha. —Estaba helada por algo más que la pared, bien consciente de la afilada hoja que tenía a la espalda. Vacilando, Gabrielle obedeció, acercándose más para ver mejor lo que hacía. Despegó con cuidado la toga de la piel y usó el cuchillo para cortarla. El ruido de la hoja al cortar la tela le pareció anormalmente fuerte, hasta que cayó en la cuenta de que se debía a que tanto Xena como ella estaban aguantando la respiración. Soltando el aliento, Gabrielle cortó más la toga y destapó la piel alrededor del astil de la flecha. Era horrible. La punta de la flecha estaba hundida en la carne de Xena y a su alrededor la piel estaba rota y ensangrentada, teñida de un vivo azul moteado. —Está... —Feo —terminó Xena por ella—. ¿De qué color es el astil? Apartando los ojos del agujero, Gabrielle lo miró con atención. —Amarillo. —¿Y las plumas? No se veía bien a la luz de las velas. Gabrielle se acercó más. —Azules, creo. Xena maldijo en voz baja. —No es mi día de suerte. —Rodeó con la mano un trozo de hierro clavado en la pared y se preparó—. Es de doble punta. Coge el cuchillo y corta alrededor del astil hasta que consigas soltarlas las dos.

Gabrielle estuvo a punto de morderse la lengua. —¿Que corte... alrededor... dentro de ti? —consiguió decir a duras penas. Los labios de Xena esbozaron una levísima sonrisa llena de dolor. —Ahí es donde está la puñetera cosa. Gabrielle se quedó mirando el punto. —No sé si puedo hacerlo —susurró. —Claro que puedes —dijo Xena, controlando apenas su genio—. Tienes imaginación, o eso dices. Imagínate que soy una zanca de cordero que estás cortando. —Pe... —Gabrielle. —Xena suavizó el tono—. Preferiría no morirme aquí de pie discutiendo contigo. —Se hizo un silencio detrás de ella y luego notó el roce delicado de una mano en el hombro. Por supuesto, un sanador habría sido la solución más razonable, pero ahora mismo Xena no sabía si tenía uno solo en toda su ciudad que no se hubiera vendido. ¿Estaba segura siquiera de esta chiquilla? Casi se echó a reír. Le había dado a Gabrielle motivos más que sobrados para aprovechar la oportunidad que le estaba brindando y... Xena aspiró con fuerza al sentir que el dolor lacerante empeoraba. —Busca la pluma que tiene una raya negra —dijo—. Las puntas irán en dirección contraria. —Pero se había quedado sin opciones. O Gabrielle la salvaba o la mataba. Gabrielle acercó más la vela. —Pon un ratito la punta del cuchillo en la llama. Gabrielle advirtió que le temblaba la mano al obedecer. El reflejo de la llama en la hoja rebotaba por toda la habitación. Por fin la apartó y vio que el metal se enfriaba, con un color ligeramente ennegrecido. Marcó dónde estaba

la pluma de la raya negra y colocó la punta de la hoja sobre la piel de la espalda de Xena. Notó que la superficie se movía cuando Xena tomó una profunda bocanada de aire, y en ese momento se dio cuenta del poder que tenía en la mano. Podía matar a Xena. Ahora mismo. Lo único que tenía que hacer era abalanzarse con fuerza y Lila quedaría vengada. ¿Lo sabía Xena? Gabrielle levantó la mirada. Xena tenía la cabeza apoyada en la pared y vio los nudillos blancos de su mano aferrada al trozo de hierro. Sus ojos miraban por la ventana y en el reflejo de esa ventana la mirada de Gabrielle se encontró con la suya. Xena lo sabía. Gabrielle intentó sonreír con aire tranquilizador. No le pareció que tuviera mucho éxito, de modo que apartó los ojos de los claros destellos azules y se concentró en la tarea que tenía entre manos. —Lo... lo voy a hacer —dijo—. Ahora. Xena se apoyó más en la pared y cerró los ojos. —Adelante. Se detuvo, tocando la piel de Xena con la punta. —¿Por qué confías en mí para que haga esto? Por un momento, Xena se quedó inmóvil, respirando. —Porque no hay nadie más —dijo por fin—. Hazlo. Gabrielle clavó los ojos en la flecha y se obligó a mover la mano, obligó a la hoja a entrar en la carne magullada. Apareció una línea de sangre y sintió que se le atenazaba el estómago, pero la superficie que tenía bajo las manos no se movió, ni siquiera se estremeció, y continuó avanzando con el cuchillo. La punta encontró cierta resistencia y entonces notó un ligerísimo encogimiento por parte de Xena. —Lo siento.

Torció un poco la hoja y cortó alrededor de la punta, liberándola y provocando otro chorro de sangre. Le tapaba la vista y tuvo que esperar un momento hasta que se detuvo. Luego hundió la hoja de nuevo, más hondo, buscando la segunda punta. Xena estaba inmóvil como una piedra debajo de ella, pero Gabrielle oía la dificultad con que respiraba y sabía que debía de estar haciéndole un daño espantoso. Le empezó a temblar un poco la mano, pero siguió adelante, notando por fin que el borde de la hoja se deslizaba alrededor de la segunda punta. Soltando aliento suavemente, se puso a trabajar por el otro lado, echando un vistazo al rostro reflejado en la ventana, donde vio el gesto de agonía plasmado en la mandíbula apretada. —Ya casi —dijo con suavidad. Xena asintió levemente, pero no habló. Gabrielle cortó por el otro lado, aliviada al descubrir que la punta estaba más cerca de la superficie por este lado. Apartó la carne y buscó la última punta, avanzando a tientas, pues el lento flujo de sangre le tapaba toda la vista. Se le resbaló la mano y notó que el cuchillo se hundía más de lo que esperaba y el cuerpo de Xena pegó una sacudida debajo de ella. —No... no pasa nada. —Sacó un poco el cuchillo, que rozó la punta de la flecha y por fin la soltó. El astil de la flecha se movió en su otra mano al sacarlo con cuidado y la punta cubierta de sangre salió limpiamente del cuerpo de Xena. —Ya está fuera. —Se apresuró a poner la flecha en el alféizar de la ventana, mientras Xena cambiaba de postura y abría los ojos—. ¿Qué hago ahora? —Dejó el cuchillo al lado de la flecha. Xena miró cansada las armas, con la mente sobrecargada de hacer frente al dolor. Le dolía respirar. Pensar le dolía aún más, y tardó más de lo que le parecía que tendría que haber tardado en asimilar el aspecto de esa flecha junto a ese cuchillo en el alféizar. —¿Sangra mucho? —preguntó por fin. —Sí —contestó la voz suave de Gabrielle.

—Coge esa palangana... hay un paño ahí. Echa agua en el agujero. Eso era más fácil, al menos. Gabrielle cogió el agua e hizo lo que se le ordenaba, escurriendo el paño una y otra vez encima de la herida hasta que poco a poco dejó de salir sangre. —Ahora, en ese primer cajón, hay una caja. —Xena tenía los ojos cerrados—. Dentro hay una bolsa de polvo y unos paños. Pon el polvo donde tenga peor aspecto y tápalo con los paños. Gabrielle dejó la palangana, intentando no ver el contenido rojo. Abrió el cajón y encontró la caja que había mencionado Xena, tocando con los dedos una cubierta de cuero labrada gastada por el uso. Abrió la caja y hasta ella llegó un olor a hierbas, extraño y potente, que estuvo a punto de hacerla estornudar. Sacó la bolsa y los paños. En el fondo de la caja había un juego de cuchillos pequeños y delgadas agujas de hueso, que tintinearon suavemente al mover la bolsa. Llevó los objetos, sacó un puñado de polvo y lo echó con cuidado sobre la herida, que seguía sangrando. Se mezcló con la sangre y oyó que Xena tomaba aliento con fuerza. —¿Escuece? —Un poco —murmuró Xena. Gabrielle dobló los paños y los apretó sobre la herida. —Ya está. —Coge ese paño. Véndame con él para sujetarlo todo. Gabrielle obedeció rápidamente, sujetando el extremo del vendaje y dudando al darse cuenta de que iba a tener que pasar el otro extremo alrededor del cuerpo desnudo de Xena. —Adelante. No tengo cosquillas —murmuró Xena. Gabrielle se echó hacia delante, rozando el cuerpo de la reina con el suyo al pasar los brazos a su alrededor, tras lo cual agarró el extremo rápidamente y lo ató bien.

—¿Ya? —Eso creo. —Gabrielle examinó su labor y luego se echó hacia atrás. —Bien. —Despacio, Xena se irguió, agarrándose desesperadamente al tiempo que se ponía totalmente blanca. El dolor era increíble, pero ahora podía respirar sin sentir el repugnante tirón de la flecha en su interior. Había otra cosa que también parecía distinta, algo relacionado con el cuchillo que tenía junto a la mano derecha. Se volvió, apoyándose en la pared mientras observaba la cara pálida y tensa de Gabrielle. Sacó un poco de humor de alguna parte. —El orinal está en el rincón —dijo suavemente—. No tardes. Podría morir desangrada. Gabrielle apretó la mandíbula visiblemente y tragó. —Estoy bien. Los ojos de Xena recorrieron su cuerpo. Advirtió la ropa que llevaba Gabrielle, pero en ese momento estaba demasiado cansada para preguntar al respecto. Haciendo acopio de sus escasas fuerzas, se apartó de la pared y fue despacio hasta la cama, se detuvo al llegar a ella y se echó después en su blanda superficie. Se tumbó boca abajo e hizo un gesto a Gabrielle. —Ven aquí. Gabrielle se acercó y se acuclilló al lado de la cama. —Siéntate. —Xena señaló el suelo—. Si llama alguien, si se mueve algo ahí fuera, despiértame. —Está bien. Xena puso la cabeza en la almohada, observando el perfil de Gabrielle. Había una mancha de sangre en la mejilla de la chica: su sangre. —¿Gabrielle?

Los claros ojos verdes, casi ocres a la luz de las velas, se volvieron hacia ella. —¿Por qué no me has matado? Con los ojos abiertos de par en par y las pupilas dilatadas, Gabrielle la miró fijamente. —Tú me has preguntado por qué confiaba en ti, así que... —Xena sintió que el dolor cedía un poco y que un reparador letargo se iba apoderando de ella—. ¿Por qué no has aprovechado la oportunidad? ¿Para vengarte por lo de tu hermana? ¿Probablemente llevarte una recompensa de todos los que están aquí? Gabrielle se frotó la cara con la mano. Tomó aliento y miró a los ojos curiosos de Xena. —Porque has confiado en mí —reconoció suavemente—. Y porque matar está mal, sea a quien sea. Xena la observó con los ojos medio cerrados y entristecidos. Luego el dolor la obligó a cerrarlos del todo y se rindió a él, esperando que su confianza siguiera depositada en buenas manos.

Gabrielle esperó a que su cuerpo dejara de temblar y se relajara antes de levantar la cabeza del brazo y echarse hacia atrás. Habían ocurrido tantas cosas en tan poco tiempo que le parecía que su mundo había vuelto a tambalearse una vez más y que todo lo que la rodeaba era extraño. Miró de lado y examinó el rostro dormido de la reina, tan cerca de ella. Incluso ahora, veía la tensión en la frente de la mujer y sospechó que el dolor no le permitía descansar por completo. Gabrielle no podía ni imaginarse soportando esa clase de dolor. Había visto a hombres, en su aldea, con heridas poco importantes causadas por el ganado o por las herramientas, chillando como locos por lesiones que ni podían compararse con lo que tenía Xena.

Había sido muy valiente al quedarse ahí de pie mientras Gabrielle le hurgaba en la carne con ese cuchillo, y con independencia de lo que sintiera por Xena, no había forma de que Gabrielle pudiera negar eso. Jugueteó con el cordón de la manga de su camisa, manchado de rojo por la sangre de Xena. Xena también había sido valiente al fiarse de ella con ese cuchillo, y había algo en esa muestra de confianza que le llegaba a un punto tan profundo que aún sentía los ecos. Sabía que podía levantarse e ir en busca de Stanislaus. Probablemente se estaría preguntando dónde estaba, pues sus planes se habían venido abajo en el momento en que ella no se había quedado esperándolo. ¿Vendría aquí a buscarla? ¿Qué le diría ella? Bueno. Gabrielle se levantó y contempló lo que la rodeaba. Lo primero es limpiar todo esto. Cualquiera que viniera olería la sangre, y tenía la impresión de que Xena no quería que nadie supiera lo que le había pasado. Primero, la sangre del suelo. Fue a la puerta y se asomó, comprobando que el pasillo estaba en silencio y vacío. Rápidamente, salió y fue a la puerta principal, la abrió con cautela y se asomó al vestíbulo circular. También estaba vacío. Soltó un suspiro de alivio y corrió a su nicho, cogió sus útiles de limpieza y otra túnica y regresó corriendo al aposento de la reina. Xena seguía dormida y la toga rota dejaba ver el vendaje y gran parte de su espalda. Gabrielle la miró un momento, luego dejó sus cosas en el suelo y levantó las sábanas de seda, tapando con delicadeza a la reina herida hasta la cintura. Pensó que lo más prudente era que no tuviera nada en la espalda que pudiera apretarle. Observó la apacible respiración de Xena y luego se volvió y se puso a trabajar para limpiar las manchas de sangre del suelo. Tardó un poco, porque la sangre se había colado en la piedra, pero siguió en ello y por fin las losas volvieron a estar limpias. Gabrielle contempló el montón de trapos ensangrentados. ¿Y ahora qué? Sus ojos se posaron en la flecha y el cuchillo. Se levantó y los estudió. Metió la flecha con cuidado en el cajón, al lado de la bolsa de hierbas. Limpió

el cuchillo y lo envolvió en un paño, colocándolo al lado de la flecha antes de cerrar el cajón con firmeza. Fue a la palangana, la llevó al excusado y tiró el contenido por el hueco. Luego echó más agua de la jarra y la movió, tirándola después también por el hueco. Recogió todos los trapos manchados de sangre e hizo un paquete con ellos, luego fue a la chimenea y los tiró con cuidado al fuego. Las llamas devoraron la tela con ansia. Saltaron chispas mientras se consumía la sangre, hasta que del paquete sólo quedaron cenizas. Gabrielle se dio la vuelta, satisfecha con la limpieza. Cogió la túnica limpia que había recogido y se cambió rápidamente y luego hizo una bola con la túnica manchada. Se pasó los dedos por el pelo y dejó a un lado la túnica enrollada, cerca del recogedor de cenizas. ¿Y ahora qué? Gabrielle se mordisqueó el labio por dentro, luego asomó la cabeza a la sala exterior y vio algo de fruta que supuso que había sobrado del almuerzo. Cogió agradecida unas cuantas piezas y se las llevó al dormitorio, luego volvió a sentarse al lado de la cama con las manzanas y las peras en el regazo. Tomó aliento profundamente y lo soltó, seleccionó una pera y le dio vueltas entre los dedos en busca de un buen punto para hincarle el diente. Por instinto, miró a la derecha antes de morderla y parpadeó sorprendida al descubrir que Xena la estaba mirando, con los párpados entornados. —Oh. —Eso lo dices mucho —comentó Xena. —Supongo. —Gabrielle dejó la pera—. ¿Puedo traerte algo? Eso debe de doler mucho. —¿Alguna vez te has aplicado una tea ardiente a la piel durante una marca? —Mm... no. —Mm —suspiró Xena—. Hay una... —Se calló un momento y cerró los ojos.

Obedeciendo un instinto que llevaba en lo más profundo de su ser, Gabrielle alzó la mano y tocó la mano que ahora aferraba la ropa de cama, sintiendo una sorda compasión por otro ser humano lleno de dolor. Los ojos azules de Xena se abrieron de golpe y se clavaron en ella. Gabrielle apartó rápidamente la mano y volvió a dejarla en el regazo. Una cosa era la compasión. Otra cosa era que te arrancaran los dedos de un mordisco. —¿Has quedado con alguien esta noche? —preguntó la reina de repente. —¿Qué? —Gabrielle arrugó el entrecejo. —Estás vestida para salir. ¿Dónde ibas? —Los ojos azules estaban llenos de dolor, pero muy atentos. Observaban la cara de Gabrielle intensamente y así de cerca no había forma de ocultarles nada. Gabrielle se miró las botas. ¿Será ésta la primera mentira?, se preguntó Xena. ¿Tan pronto han llegado a ti, chiquilla? —La gente dice... que es peligroso para ti que yo esté aquí —dijo Gabrielle—. Así que me iban a sacar y dejarme marchar libre. —Esperó a terminar de hablar para levantar los ojos y mirar a Xena. —¿Quién te ha dicho eso? —preguntó Xena—. ¿Stanislaus? Gabrielle asintió. Se oyó un resoplido grave y siseante. —Cabrón. —Pero... —Gabrielle estaba confusa—. Dijo... es decir, lo que dijo tenía sentido —farfulló—. Y dijo que era... —¿Mío? —El tono de Xena rezumaba un sarcasmo mortífero—. ¿En cuerpo, corazón y alma? —Cerró los ojos y meneó la cabeza—. Gabrielle, nadie es mío. No tengo amigos y no tengo a nadie en quien confiar. Como mucho,

tengo aliados ocasionales y personas que me dicen que me quieren para que no las mate. Gabrielle apoyó la barbilla en el brazo, sintiéndose un poco estúpida. Xena contempló el joven perfil. —Eso explica lo de esos caballos de fuera —se dio cuenta. La cabeza rubia se alzó y se volvió. —¿Caballos? —Mm. —Un gesto de asentimiento—. Qué puñetera ironía —murmuró Xena—. Creo que me he llevado tu flecha. Los cabrones estaban esperando a quienquiera que fuera a marcharse con esos caballos. Los ojos verdes se dilataron. —¿No creerías de verdad que te iban a dejar salir por las puertas sin más, verdad? —El tono de la reina estaba teñido de un cinismo irónico—. Otra esclava fugada, una flecha en la espalda. Ni siquiera lo habrían recogido en el informe de guardia. Gabrielle volvió a bajar la cabeza, sintiéndose ahora estúpida de verdad. Contempló el fuego sombríamente, detestando sobre todo el tono desdeñoso de Xena. —No lo sabía —susurró. Stanislaus la habría llevado ahí fuera y entonces... Y entonces habría muerto, probablemente. Echó un vistazo a Xena, que había vuelto a cerrar los ojos, visiblemente dolorida. En cambio, por alguna razón, Xena había decidido salir y ahora sufría lo que podría haber sufrido Gabrielle si las cosas hubieran sido distintas por un mero instante. Alargó la mano y volvió a cubrir la de Xena, pero esta vez, cuando los ojos azules se abrieron y se fijaron en ella, no se movió. —Lo siento. Pensaba que estaba haciendo lo correcto.

Xena soltó un suspiro. Stanislaus, no sabes la suerte que has tenido esta noche. —Ya te había advertido sobre lo de pensar, ¿no? Inexplicablemente, Gabrielle le sonrió. Por primera vez, una sonrisa auténtica, que le iluminó la cara e hizo chispear sus ojos verdes. Xena se preguntó cuándo había sido la última vez que alguien le había sonreído de verdad. No conseguía recordarlo. Sintió que el dolor volvía a apoderarse de ella y quiso cerrar los ojos, pero si lo hacía, dejaría de ver esa sonrisa tan interesante. Y ahora, con ese agujero en la espalda, sus problemas se habían agravado muchísimo. Tendría que cambiar sus planes y parecía que la joven Gabrielle acababa de convertirse en una parte importante de ellos. Débilmente, Xena le devolvió la sonrisa. Con flecha o sin ella, se alegraba de haber deshecho la pequeña conspiración de Stanislaus. Ahora sólo le quedaba decidir qué iba a hacerle por ello.

Gabrielle se terminó la segunda manzana, mordisqueando alrededor del corazón hasta que no quedó nada salvo el núcleo duro de las semillas y las semillas mismas. Ya era cerca de medianoche y Xena se había vuelto a quedar dormida, con el cuerpo totalmente relajado por fin y la respiración pausada y profunda. Todo estaba en silencio y muy apacible. Gabrielle se levantó y llevó los restos de la fruta a la bandeja, luego se lavó las manos y se las secó. Contuvo un bostezo y miró a su alrededor, intentando pensar en lo que debía hacer para montar guardia toda la noche. Aunque... Gabrielle sonrió con ironía. La idea de que ella pudiera montar guardia era muy graciosa. Sabía que en realidad no estaba guardando a Xena, sino más bien dándole un aviso rápido en caso de que sucediera algo. Xena podía cuidar de sí misma, a juzgar por lo que había visto en el cuartel, aunque ahora que estaba herida...

Gabrielle contempló la figura inmóvil de la cama y suspiró. Se sentía muy confusa: sus emociones saltaban de acá para allá como un cordero lechal y empezaba a tener dolor de cabeza. ¿Ocurriría algo? Gabrielle paseó un poco por la habitación, estirando las piernas entumecidas por haber estado sentada tanto tiempo junto a la cama de Xena. Un golpe suave en la puerta puso fin a sus especulaciones. Gabrielle se colocó bien la túnica y fue a la puerta, la abrió ligeramente y se asomó. Al otro lado, Stanislaus la miró. —Ah. Así que estás aquí. —Estrechó los ojos—. Ya puedo decirle a la guardia que deje de buscarte. Encontré tu celda vacía y supuse que te habías hartado de esperar. Ay, madre. Gabrielle controló su ataque de pánico. —La reina me pidió que hiciera una cosa —contestó en voz baja. —¿Ah, sí? ¿Y de qué se trataba? —quiso saber el senescal. Gabrielle lo miró fijamente. —Una tarea —contestó por fin. —Tal vez debería preguntárselo a ella. —Puso la mano en la puerta y empujó, pero el cuerpo de Gabrielle estaba apoyado en la parte de dentro y, aunque pesaba poco, no se movió. De repente, la idea de dejarlo pasar y ver la herida de Xena no le pareció nada buena. —Es... mm... tarde. No creo que quiera que la molesten —le advirtió Gabrielle suavemente. —¿Y si dejamos que lo decida ella? —Empujó con más fuerza—. Apártate o te aparto yo. Gabrielle se mantuvo firme.

—No te conviene hacer eso —le dijo, con insistencia—. No le va a gustar. —¿Quién eres tú para decir lo que le va a gustar o no? —contestó Stanislaus, con tono furioso—. Pequeña zorra... ¡apártate! —No. —Gabrielle notaba el dolor agudo que le hacía la puerta al incrustarse en su pierna, pero se apoyó en ella con todo su peso—. No me voy a apartar. Ha dicho que no quería que la molestaran. ¿Es que no tienes que respetar sus deseos, o todo ese discurso sobre lo de "cuerpo, corazón y alma" no era más que una mentira? Los empujones cesaron. El hombre se echó hacia atrás y la miró. —Si esos son sus deseos —dijo—. Podrías estar mintiendo. —Elegiría una mentira mejor —le contestó Gabrielle. —¿Ah, sí, eh? —murmuró el senescal—. Tal vez sí. Gabrielle se relajó un poco, pero siguió vigilándolo y bloqueando la puerta con el muslo. —Bueno —especuló Stanislaus con tono frío—. Tu tarea para la reina... debe de haber sido... muy entretenida. —Pues sí —replicó Gabrielle con cautela. —¿Y ahora? —Su actitud parecía haber cambiado por completo—. ¿Está...? —Y ahora está durmiendo —contestó Gabrielle. En el rostro de Stanislaus se formó una mueca de entendimiento. Alzó la mano e hizo un gesto rápido, como si tirara una toalla usada. —Pues que así sea. —Se quitó una mota de polvo del hombro y se acercó—. Sin embargo, te ordené que me esperaras —declaró—. Y no lo has hecho. —Ella me ordenó otra cosa. —Gabrielle mantuvo la mirada firme—. No soy tan estúpida como para no saber a cuál de los dos debo obedecer. —Se

preguntó, de repente, si de verdad él formaba parte de la conspiración que había acabado clavándole una flecha en la espalda a Xena. ¿O era también una víctima? ¿Por qué se comportaba de una forma tan extraña? Él se cruzó de brazos. —Yo quería librarte de sus atenciones, Gabrielle. Es una desgracia que el destino haya decidido otra cosa —dijo el senescal, con un suspiro—. Demasiado poco, demasiado tarde, al parecer. ¿Eh? Gabrielle dio vueltas a esas inesperadas palabras. ¿Pero no era ya objeto de la atención de Xena? —Lamento que tu plan no haya funcionado. Pero tal vez haya sido lo mejor. Sorprendentemente, él se echó a reír, con cierto tono desagradable. —¿Para ti? Tal vez sí. Tal vez no. —Y entonces se dio la vuelta y se marchó, cerrando la puerta exterior al salir con un firme chasquido. Gabrielle hizo lo mismo con la puerta interior, apoyándose en ella y tomando aliento muy temblorosa. Sacudió la cabeza, levantó la mirada y se sobresaltó un poco al ver que Xena la miraba desde la cama con sus intensos ojos azules. Pero esta vez logró sofocar la exclamación. —Mmrff. —Buen trabajo —dijo Xena—. Ven aquí. Respirando hondo e irguiendo los hombros, Gabrielle obedeció. Dio la vuelta a la cama y se sentó al lado con las piernas cruzadas. Xena cambió de postura con dificultad, apoyando la cabeza en el brazo doblado para mirarla. —Has conseguido la respuesta a una pregunta que me estaba haciendo y ahora no tengo que romperle el brazo para conseguir la respuesta yo misma. Qué bien. —¿Eso he hecho?

Xena asintió ligeramente. —Le has hecho pensar que me he aprovechado de ti y ha destapado sus cartas. Bien hecho. Gabrielle contrajo las cejas rubias sobre los ojos verdes. —¿Eso he hecho? Xena se rió por lo bajo. —Sí, eso has hecho. Gabrielle frunció el ceño, con el rostro muy pensativo. Por fin, volvió a sacudir la cabeza y levantó la mirada. —La verdad es que no sé de qué estaba hablando —reconoció—. Y sigo sin saberlo. Por el rostro de Xena pasó una expresión que era una mezcla de diversión irónica y leve mortificación. —¿Cuántos años tienes? —Diecisiete —dijo Gabrielle. —Virgen, ¿a que sí? —Los ojos azules chispearon cansados. Ante la inesperada pregunta, Gabrielle notó que le subía un rubor que le calentaba la piel. —Yo... mm... —Carraspeó—. Tenía un... bueno, sólo que nunca, aah... —Miró a Xena—. Sí. Xena alzó una mano y se frotó el caballete de la nariz. —Qué suerte la mía —comentó—. Con diez mil posibles esclavas ahí fuera y acabo con ésta. —Alzó los ojos para mirar a Gabrielle—. ¿Recuerdas lo que le estaban haciendo a tu amiguita en el cuartel? Desconcertada por el cambio de tema, Gabrielle se puso rígida.

—Sí. —Pues eso es lo que mi viejo, querido, dulce y leal amigo Stanislaus piensa que te estoy haciendo yo. Gabrielle sintió un frío enfermizo al oír aquello. Se quedó mirando a Xena sin saber qué decir, intentando interpretar la fría expresión de su rostro. —P... —Notó un mal sabor en la boca—. ¿Por qué iba a pensar eso? — preguntó—. ¿Es que tú...? Xena escuchó las palabras que acabaron en silencio. Su momento de diversión desapareció, ahuyentado por los serios ojos verdes que la miraban. Se quedó pasmada al darse cuenta de que su respuesta no sólo importaba de verdad a esta chiquilla, sino que a ella le importaba que le importara. Mala señal. —¿Que si violo a la gente? —terminó por fin la pregunta de Gabrielle— . No. —Observó un estremecimiento que movía la ropa por todo el cuerpo de la chiquilla cuando se relajó—. Nunca he tenido que hacerlo —añadió Xena, con una sonrisa muy irónica—. Por lo general acuden de buen grado. No soy fea, y acostarse con la reina nunca viene mal, ni para tu carrera ni para tu reputación. Gabrielle asintió. —Eso lo entiendo —replicó gravemente—. Eso es lo que quiere Bregos, ¿verdad? —Pues sí —murmuró Xena con aprobación—. Pero los rumores se propagan de todas formas —dijo—. Sobre todo cuando me intereso por lindas esclavitas rubias y no consiguen entender qué me traigo entre manos. Sorprendentemente, Gabrielle se ruborizó de nuevo, hasta las raíces de su pelo claro. Xena enarcó una ceja ligeramente. —Que hablen. Así es más fácil para mí tenerte a mi lado para que me cambies estos malditos vendajes —dijo—. Creo que esta noche el objetivo

auténtico era Stanislaus y de paso pensaban quitarte a ti de en medio para asegurarse. Gabrielle tragó con dificultad. —Bregos quiere dar un golpe. —Xena bajó la voz—. Tiene al ejército de su lado y se está trabajando a la nobleza. A menos que lo aplaste totalmente, tiene posibilidades. Tú me vas a ayudar a detenerlo. —Pe... —¿Por qué no lo mato sin más? —Los ojos de Xena se movieron inquietos por la habitación—. ¿Y convertirlo en mártir? No. Tengo que cortarle las alas de cuajo... destruir su imagen... su reputación, lo primero —dijo—. Luego lo mataré. Gabrielle sintió el peligro que flotaba a su alrededor y supo que se encontraba en una situación muy mala. Suspiró despacio, sabiendo también que tenía muy pocas opciones a las que agarrarse. Si se volvía contra Xena, estaba muerta. Si no lo hacía y el plan de Xena fracasaba, estaba muerta. Si el plan de Xena salía bien... bueno, de todas formas seguro que acababa muerta, porque ¿de qué le serviría a Xena después? Lo único que sabía, después de lo que había visto en el cuartel, era que desde su punto de vista, al menos, estaba del lado adecuado, incluso a pesar de lo que le había ocurrido a Lila. Y ¿quién podía saberlo? En el peor de los casos, a lo mejor moría y volvía con su familia antes de lo que pensaba. ¿Eso sería tan malo? Gabrielle se contempló las manos, notando una mancha de sangre que le había quedado en el pulgar. —Gabrielle. La voz le puso de punta los pelos de la nuca, un poquito. Gabrielle miró a la reina. El rostro de Xena estaba muy serio. —No lamento la decisión que tomé —afirmó, con tono claro—. Y no me disculpo por ello. —Su expresión cambió un poco y apareció un ligerísimo ceño

en su frente mientras sostenía la mirada de Gabrielle—. Pero lamento que perdieras a tu hermana por ello. Atrapada por esos ojos, por esas palabras, Gabrielle sintió que algo cambiaba en su interior, alterando su visión de la mujer que tenía delante de una forma extraña. No cambiaba la muerte de Lila. No hacía a Xena menos responsable: de hecho, la reina parecía aceptar esa responsabilidad y cargar con ella directamente, sin intentar buscarle excusas. Se quedó pensando en eso. Tal vez ésa fuera la diferencia. No había excusa. Tal vez eso hacía que el hecho de que Xena lamentara causarle dolor a Gabrielle fuera algo más profundo. Quería decir que ella significaba algo para Xena. Ella. Gabrielle. Ahora lo único que le quedaba a Gabrielle por decidir era... si eso era bueno o algo muy, muy malo. Soltó el aliento que había estado aguantando. —Gracias —susurró—. Yo también lo lamento. Las dos se quedaron en silencio un rato. —Haré todo lo que pueda para ayudarte —dijo Gabrielle de repente— .han La razón de queaStanislaus intentara noche... es empezado tantearme. —Mirósacarme... a Xena, esta advirtiendo lo porque atentosabajo que estaban sus ojos—. Creo que querían que los ayudara a hacerte daño. Xena parpadeó. —Tan pronto —murmuró—. Maldición. —Les dije que eran unos estúpidos. Xena la miró. —Seguro que eso no les sentó bien. —No, la verdad —dijo Gabrielle—. Creo que querían matarme. — Frunció el ceño—. Parece que hoy es una idea popular.

—Mm. Pues me alegro de que no lo hicieran. —Xena sintió que el dolor de su espalda aumentaba de nuevo y recordó cuánto odiaba estar herida—. Habría tenido que matarlos si lo hubieran hecho y en estos momentos no estoy en condiciones. Gabrielle levantó la vista al oír eso. Advirtió la mueca de dolor que Xena no conseguía disimular del todo y alargó la mano por reflejo y luego la dejó caer. Xena frunció los labios con gesto irónico. —Hay una botella de vino en la cómoda. Tráela. Gabrielle se levantó y recogió la botella y una copa que encontró al lado y las llevó a la cama. Sirvió un poco de vino en la copa, un líquido espeso y rojo incómodamente parecido a la sangre que se había pasado marcas limpiando. Luego miró a Xena. —Mm. —Sí. —Despacio, la reina se incorporó y pasó las piernas por el borde de la cama. Se detuvo un momento con los ojos cerrados, con la cara presa de una estoica concentración. Luego se irguió y abrió los ojos—. Deja eso. Coge la otra copa. se izquierda le ordenaba y volvió la segunda Xena cogió laGabrielle botella hizo con lo la que mano y sirvió uncon poco de vino copa. en ella. La botella le temblaba en la mano y sofocó una maldición al volver a dejarla. Alzó la copa que había servido Gabrielle y miró a la chica. —Bienvenida al Hades, Gabrielle. —Se echó hacia delante y entrechocó su copa con la que sujetaba Gabrielle—. Tú quédate a mi lado y trataré de que no te echen de comer a Cerbero demasiado pronto. —Bebió un sorbo de vino y enarcó las cejas, esperando. Despacio, Gabrielle se llevó la copa a los labios y bebió, haciendo una ligera mueca por el extraño sabor. Al cabo de un momento, tragó y descubrió que no estaba tan malo como había pensado al principio. Era fuerte y potente y provocaba un claro estremecimiento en las entrañas. Se lamió los labios pensativa.

De hecho, un poco como la propia Xena. Gabrielle contempló su copa y se preguntó si realmente sabía en lo que acababa de meterse.

Xena se sentó con cuidado en su silla de la estancia exterior pública. Llevaba una toga suelta y holgada de tela ligera, pero hasta ese peso en la espalda le resultaba casi intolerable. El vino le había permitido dormir la noche anterior, pero despertarse por la mañana había sido doloroso y aunque Gabrielle había hecho todo lo que había podido, el cambio de vendaje había estado a punto de acabar hasta con la estoica resolución de Xena. Pobre chiquilla. Xena echó un vistazo a la puerta interior, donde Gabrielle se estaba ocupando de sus habituales tareas de limpieza. Pero había un cambio: Xena le había ordenado que se mantuviera lejos de las cocinas. Había ordenado al siervo que le traía la bandeja por las mañanas que duplicara la cantidad y le dijo a Gabrielle que así seguirían las cosas hasta que averiguara qué Hades estaba ocurriendo y en quién exactamente podía... bueno, no confiar. Por alguna razón, a Xena no le pareció que eso le importara demasiado a Gabrielle. De hecho, la chica parecía muy aliviada por ello, y tomó nota mental para descubrir lo que había ocurrido de verdad allí abajo. Bueno. Pasemos a otros temas menos divertidos. Como estar sentada. Xena respiró hondo y cerró los ojos, concentrando su voluntad hacia dentro y obligando al dolor a desaparecer de su consciencia. Al cabo de un momento, alzó la cabeza y abrió los ojos. Luego cogió una campanilla y tocó. Casi al instante, se abrió la puerta y entró Stanislaus. —Ama. —Inclinó la cabeza, pero ella advirtió que sus ojos la estudiaban rápidamente al hacerlo. —Stanislaus. —Xena apoyó las manos en los brazos de su silla—. Quiero que me des una explicación.

Él se puso rígido. —Quiero saber por qué has intentado quitarme a mi esclava —siguió Xena—. Sobre todo cuando sabes lo contenta que estoy con ella. —Ama. —Habla o muere. —Xena subió una mano hasta la barbilla y en sus dedos se materializó una daga, con cuya empuñadura se acarició suavemente la barbilla. Advirtió el pasmo absoluto de sus ojos y vio cómo la sólida certeza que tenía del puesto que ocupaba con ella se desplomaba hecha cenizas. Con frialdad, le sostuvo la mirada—. Estoy esperando. Xena observó que el hombre temblaba. Se acercó a ella y cayó de rodillas a sus pies, agachando la cabeza. —Vi un peligro para ti, ama. —No me digas —comentó Xena. Él alzó la cabeza ligeramente. —La vi como una debilidad... una forma de llegar hasta ti por parte de tus enemigos —dijo—. Los otros saben cómo manejarla. Posiblemente cierto, reconoció Xena. —Sólo creían saberlo —dijo—. Igual que tú sólo creías conocer lo que piensa. Stanislaus levantó la mirada. —Ama, es un peligro para ti —afirmó suavemente, con tono convincente. Xena sonrió por dentro, observando la empuñadura de la daga. —Ah,y sí, Stanislaus. Lo es —murmuró la en reina—. no como piensas —terminó, adoptó un tono severo—. Déjala paz. SiPero alguien, ya seas tú o cualquier otro, vuelve a meterse con ella, os cortaré el cuello y ni siquiera lo sentiré.

Él tragó con dificultad. —Ama. Xena se echó hacia delante, eliminando de su mente la sacudida de dolor en la espalda. —Díselo a todo el mundo, Stanislaus —dijo con voz ronca—. Es mía. Los hombros del senescal se hundieron un poco. —Sí, ama —asintió sumisamente. Xena se levantó y lo rodeó, luego lo agarró del pelo y lo puso en pie de un tirón. Sólo su férreo control logró que ella misma siguiera en pie, pues una descarga de dolor al rojo vivo estuvo a punto de hacerla caer de rodillas. Tomó aliento. —No vuelvas a hacerlo jamás —le gruñó al oído—. Jamás hagas cosas a mi espalda, aunque pienses que estás haciendo lo correcto. ¡¡¡¡Comprendido!!!! Él asintió, una vez. —Anoche estuviste a punto de morir —le dijo Xena—. ¿Lo sabías? Stanislaus la miró con evidente miedo. —¿A... ama? —Te estaban esperando fuera, Stanislaus. A ti y a la pequeña Gabrielle y a quienquiera que hubieras obligado a seguir tus planes. Unos hombres con ballestas. Él dejó de respirar. Se le dilataron los ojos por completo y se quedó mirándola espantado. Xena lo apartó de un empujón, manteniendo apenas su propio equilibrio. —Más vale que vuelvas a repasar quiénes son tus amigos, ¿mm? —dijo con tono burlón—. Porque creo que te has equivocado por lo menos una vez.

Él se estiró las mangas, con expresión confusa. —Ama... yo... te lo juro, sólo quería ayudar. —Mm. —Xena regresó a su silla y se sentó agradecida—. Sí, a ti mismo sobre todo, pero sí, eso lo sé. —Soltó aliento con cuidado—. Si no, estarías descuartizado en la puerta —dijo—. Déjame. Él se inclinó profundamente. —Ama. Lo miró mientras se marchaba, bien erguida en la silla hasta que se cerró la puerta. Entonces se apoyó en uno de los brazos de la silla, para quitarse presión de la espalda, al tiempo que de sus labios brotaba una maldición en voz baja. —Maldita sea. —Notaba que le caía el sudor por la nuca y por un momento, la habitación dio vueltas a su alrededor. Cerró los ojos. Oyó unos pasos pesados que se acercaban y una voz grave y sonora fuera. Dolorosamente, volvió a erguirse en el momento en que se oyó un leve golpe en la puerta. Tardó un momento, pero logró controlar su respiración lo suficiente para responder: —Adelante. Entró Bregos. Avanzó con seguridad, se detuvo ante la silla e inclinó la cabeza con elegancia. Hoy llevaba un sobrio atuendo cortesano, una túnica bien cortada y polainas ceñidas que destacaban su excelente figura. —Majestad —la saludó. —Bregos. —Xena notó la tensión de su propia voz. —Me gustaría hablar contigo sobre el tema de mi capitán. —Tu difunto capitán —dijo Xena. Bregos vaciló, observándola atentamente.

—Así es. —Frunció los labios—. Un desafortunado accidente. —No. —A Xena casi le hizo gracia—. Bregos, como mi general, sin duda te darás cuenta de que no es posible cortarle el cuello a un hombre por accidente —dijo—. Ese cabrón infringió mis normas y ha pagado por ello. Cualquier otro que quiera intentarlo... bueno... tengo muchos granjeros que solicitan fertilizante. Bregos se acercó a la ventana y miró fuera. Xena se apoyó despreocupada en el brazo de su silla, como si se volviera para mirarlo. —Ama, no era lo que parecía. —Bregos, corta el rollo —suspiró Xena—. ¿Qué parte del cuerpo violado de una mujer crees que no conozco? El cabrón podría haber usado al menos su propio miembro, no lo que usara para excavar una zanja en la mujer del tamaño de una pata de buey. El general suspiró. —Ama, no era más que una esclava. —Era mi esclava —le dijo Xena—. Mi propiedad, con tareas, con un propósito elegido por mí que no incluía servir de juguete sexual para soldados aburridos. —La valía vida más de ese hombre... —Bregos Esseunvolvió, los hombros—, que la de ella, Majestad. crimenenderezando contra el pueblo malgastar de esa forma la vida de uno de sus soldados. —Es un crimen contra mí infringir mi norma —replicó Xena—. Y para mí, su vida no valía más que la de la chica. —Los hombres no lo comprenden. —Pues explícaselo en términos más sencillos. —Xena sintió que su paciencia, que nunca era muy abundante, empezaba a escasear—. ¿Qué es lo que les cuesta entender de "no podéis violar a las siervas del castillo"? Si tanta necesidad tienen, diles que se monten los unos a los otros. Él se volvió para mirarla.

—Majestad, los hombres no lo aceptan. Xena echó la cabeza a un lado y lo miró. —¿Estás diciendo que estás de acuerdo con ellos, Bregos? —Valoro a mis hombres. —Bueno. —Xena cruzó despacio los tobillos, metiéndolos debajo de la silla—. Pues entonces tendré que quitarte el cargo. Él parpadeó sorprendido. —¿Majestad? —Su tono sonaba incrédulo. Xena juntó las manos sobre el estómago. —Mis normas no cambian. O las obedeces y me apoyas, o dejas de estar a mi servicio. —No puedes... Xena se echó a reír. —Claro que puedo. —Luego su tono se hizo serio—. Y lo haré. —Se echó hacia delante—. Bregos, ¿merece la pena jugarte el puesto? Él se mordisqueó el labio por dentro, un gesto curiosamente infantil para un hombre de su tamaño. —Majestad... ¿no ves las razones? —En esta habitación, por ninguna parte. —Xena lo miró fijamente—. Elige con prudencia lo que vas a hacer, general. Sacudiendo levemente la cabeza, Bregos le hizo una reverencia apresurada, luego fue a la puerta y se marchó, sin mirar atrás. Xena cerró los ojos despacio y sintió que la habitación se alejaba un poco y que los ruidos de fuera le zumbaban en los oídos como un eco molesto.

Un suave carraspeo estuvo a punto de hacerle dar un respingo. Abrió los ojos, volvió la cabeza y vio a Gabrielle en el umbral mismo de la puerta interior, con una jarra y una copa en las manos. —He pensado que te apetecería beber algo. —Gabrielle levantó la jarra—. Y... mm... —Sus ojos se posaron en la espalda de Xena—. Estás sangrando. —Ah. —Xena hizo una mueca—. Ya me parecía a mí que era demasiado caliente para ser sudor. —Miró la jarra—. ¿Qué es eso? —Vino frío. Xena logró sonreír ligeramente. —Gabrielle, vales tu peso en oro. —Asintió—. Dame. Voy a beber un poco de eso y luego puedes ponerme otra capa de vendajes en ese agujero que tengo en la espalda. Gabrielle le sirvió una copa y se la pasó y luego dejó la jarra. —¿Lo que ha dicho el general es cierto? —¿Qué parte? —Xena bebió agradecida unos cuantos tragos del vino frío. —Lo de que los hombres valen más que los esclavos. Xena dio vueltas al vino en la copa. —Si lo miras de cierta manera, sí —asintió—. Un soldado que lucha, jugándose la vida por el territorio... que está entrenado, está preparado... se le podría considerar de más valor. —Vio que el expresivo rostro de Gabrielle adoptaba un gesto pensativo, con una arruga en el entrecejo—. Pero para mí eso no tenía nada que ver. Infringió una norma y Bregos lo sabe. Lo que intenta hacer ver es que a él y a los que están con él no les gusta esa norma. —Mm. —Gabrielle se quedó reflexionando. Miró a Xena—. Creo que volverá a infringirla, sólo para ver hasta dónde puede llegar. En los ojos de Xena apareció un leve destello risueño.

—Creo que tienes razón. Los labios de Gabrielle esbozaron una ligera sonrisa y luego se relajaron. —Le has dicho a Stanislaus que yo era un peligro para ti —dijo suavemente—. ¿Qué querías decir con eso? ¿Es que no has creído lo que te he dicho? Xena apoyó la barbilla en el puño, con una expresión muy irónica. —Sí —dijo—. Pero sabía que él no comprendería lo que quería decir y tú tampoco. —Oh. —No te preocupes por eso, Gabrielle. —Xena vació la copa y se levantó dolorida de la silla—. Porque a mí no me preocupa. —Despacio, fue cojeando al dormitorio—. De hecho, ahora mismo es la menor de mis preocupaciones. Con cara de desconcierto, Gabrielle recogió la jarra y la siguió. —Vale —suspiró—. Si tú lo dices. —Ooh —dijo Xena despacio—. Alguien que de verdad hace lo que yo digo. Mi corazón no lo va a poder resistir. —Se tumbó en la cama boca abajo y soltó aliento, a la espera del tacto delicado de Gabrielle. Deseándolo. Sus labios se curvaron en una sonrisa irónica.

Gabrielle se dejó caer en su camastro, estirando las piernas y relajándose con un suspiro. Había limpiado los aposentos de la reina y Xena se había ido a las audiencias de la tarde. Se preguntó si eso era en realidad buena idea. Para ella era evidente que Xena estaba sufriendo mucho, y aunque había descansado después de la visita de Bregos, le había costado levantarse y marcharse.

Gabrielle se tocó el delantal manchado de sangre y reconoció que estaba preocupada por la mujer. No conseguía explicarse por qué, pero eso era lo que sentía y no podía negarlo. —Por mi propio interés —dijo en voz alta—. Sé que si le pasa algo, estoy frita. Tamborileó con los dedos en el borde del camastro y contempló el techo. Luego suspiró. —Sí, ya. —Psss. A Gabrielle casi se le paró el corazón. Aferró el borde de la cama y se echó hacia delante, pero sólo vio la cabeza de Toris que asomaba despacio por la esquina de su nicho. —Ah, eres tú. —Sshh. —Toris se deslizó dentro y se acercó a ella, acuclillándose al lado de su camastro—. Caray. ¿Estás bien? —Tenía los ojos clavados en su delantal. —Sí. —Gabrielle le observó la cara. —Me he enterado de lo que ha pasado. —Toris la miró con lástima—. Lo siento. En la frente de Gabrielle se formó un pequeño surco. —¿Lo ves? Tendrías que haberte quedado abajo. Ya sé que ese tipo daba miedo, pero te habríamos mantenido lejos de ella —le dijo Toris—. Él no lo decía en serio... sólo tenía miedo. —Dijo que me iba a matar —dijo Gabrielle, despacio. —No... no. —Toris le puso una mano en la rodilla—. Gabrielle, te necesitamos. —La miró muy serio—. Necesitamos que nos ayudes. Ahora que ya sabes cómo es en realidad, nos ayudarás, ¿verdad? —¿Cómo es en realidad?

—Lo que te ha hecho, Gabrielle. No es distinto de lo que hizo ese soldado en el cuartel y ella lo mató por eso. Pero no pasa nada si lo hace ella. ¿Es eso justo? ¡Ahora ves por qué todo el mundo está en su contra! Gabrielle se quedó mirando al vacío un momento y luego lo miró. —¿Qué es lo que queréis que haga? En la cara de Toris apareció una sonrisa. —Sabía que te unirías a nosotros. —Soltó un suspiro de alivio—. Ven abajo, esta noche, y te lo enseñaremos —dijo—. Y lo haremos deprisa, para que no tengas que seguir sufriendo con ella. —Meneó la cabeza—. Pero qué zorra. Cómo ha podido hacer eso después de lo que le hizo a tu hermana... ¡¡¡¡delante de ti!!!!

suelo.

Gabrielle notó que se le ponía un nudo en la garganta. Bajó la vista al

—Lo siento —dijo Toris con tono más suave—. Escucha, ven esta noche y te lo prometo... será la última noche que tendrás que preocuparte por ella. —Vale. —Gabrielle siguió con la cabeza gacha—. Ahí estaré. Él le apretó el hombro. —Bien —dijo. Alzó una mano y le tocó la mejilla delicadamente—. Todo irá bien, Gabrielle —le prometió, luego se levantó y salió del nicho. Gabrielle apoyó los codos en las rodillas y la barbilla en las manos entrelazadas.

Xena caminaba despacio por el jardín, deteniéndose con frecuencia para mirar por encima del muro. Para todos los que la observaban, parecía que estaba simplemente enfrascada en una costumbre conocida, que era inspeccionar las distintas zonas de la fortaleza con aire despreocupado. Lo cierto era que cada paso era una agonía. Xena apoyó las manos en el muro de piedra y observó una sesión de entrenamiento que se estaba llevando a cabo en ese momento. Varios de sus hombres estaban agrupados

en un extremo del campo de entrenamiento y al cabo de un momento, la vieron allí de pie. Xena aguantó la respiración, estudiándolos. Luego se relajó, cuando empezaron a moverse en su dirección. Brendan salió del cuartel, la vio también y dirigió inmediatamente sus pasos hacia ella. —Ama. —Brendan llegó el primero, puso las manos en el muro y saltó por encima—. ¿Puedo hablar contigo? Xena se apoyó un poco más en el muro, volviéndose a medias hacia él. —Adelante. Él vaciló y luego se arrodilló. Tal vez fuera el dolor. Xena sintió un levísimo nudo en la garganta. —Ama, esto es lo que ha pasado —dijo Brendan—. Nosotros sabíamos que estaban haciendo algo malo. Pero... —Hizo una pausa—. Nos dieron un golpe bajo. Nos dijeron... —¿Os dijeron que si me lo contabais, erais una panda de nenazas? — adivinó Xena. Él la miró furtivamente. Xena sonrió a medias. —¿Y que así era como funcionaban los ejércitos de verdad? Brendan suspiró. —Sabéis que no es así —comentó Xena. —Sí —asintió el soldado veterano—. Pero, ama... no fue culpa de los hombres. —¿No? Él levantó la mirada.

—Fue culpa mía. Yo sé más que la mayoría. Debería haber acudido a ti. —Despacio, sacó su puñal y se lo ofreció, con la empuñadura por delante—. Te he fallado. Xena cogió el puñal y lo examinó. Era consciente, por su visión periférica, de que sus hombres y algunos de los de Bregos estaban observando la escena. Brendan tenía razón, por supuesto, y ella lo sabía. Comprendía el orgullo que le había impedido hacer lo que sabía que ella quería, pero eso no cambiaba el hecho de que al no tomar medidas había hecho que la situación se prolongara. Por eso, según lo había decretado ella, el castigo era la muerte y él lo sabía. Ésa era su ley. Xena alargó la mano libre y enredó los dedos en su pelo gris, agarrándolo bien y echándole la cabeza hacia atrás. Él la miró con tranquila aceptación, con los ojos desbordantes de tierna confianza. Se afianzó y luego blandió el puñal que tenía en la otra mano, cortándole el pelo con un zumbido audible. Luego levantó la mano y examinó su obra. —Con eso basta. —Le entregó el puñado de pelo, que le había dejado la parte superior de la cabeza extrañamente rapada—. Tu orgullo te ha metido en esto, así que tendrás que soportar tener este aspecto hasta que te vuelva a crecer. —Luego dio la vuelta al puñal y se lo devolvió. Él tragó y lo cogió. —Ama. —Lo siento. Sé que tenías muchas ganas, pero hoy no me apetece matar a nadie. —Xena le revolvió el pelo corto de la cabeza—. Vamos. —Se volvió a apoyar en el parapeto mientras él se levantaba—. Tenemos que estar preparados para mañana, Brendan —dijo en voz baja—. Va a intentarlo. —Sí —asintió el veterano—. Lo estaremos. —La miró tranquilamente a los ojos—. Gracias, Xena.

Eso la hizo sonreír de verdad, a pesar del dolor. Le hizo un gesto para que se fuera y siguió paseando, aguzando el oído para captar los susurros bajos y emocionados que dejaba atrás. Mejor. Xena asintió por dentro, tratando de decidir si debía ignorar el dolor creciente que tenía en la espalda. Una idea estúpida, probablemente. Examinó sus opciones y eligió un sendero que la dejaría cerca de la pequeña puerta que daba a las escaleras de la torre. De todas formas, ya era hora de ver qué estaba haciendo Gabrielle.

—Está muy rojo —murmuró Gabrielle. —Seguro que sí —murmuró Xena a su vez—. Es lo que parece. Gabrielle contempló descontenta la herida, preguntándose si había hecho algo mal. La zona por donde había entrado la flecha estaba hinchada y caliente al tacto. —Maldición. —Xena apoyó la barbilla en la muñeca—. Está bien. Coge el cuchillo que usaste anoche. De mala gana, Gabrielle se levantó y se acercó a la cómoda, abrió el cajón y sacó la afilada daga. Regresó a la cama y volvió a arrodillarse al lado de Xena. —Vale. Xena cogió unos pliegues de las sábanas y los apretó con el puño. —Hay una línea oscura donde entró la flecha, ¿verdad? —Sí. —Corta ahí. Gabrielle vaciló. —¿Qué? —preguntó—. ¿Estás segura? Así se va a volver a abrir.

Xena enarcó una ceja en su dirección. —¿Ahora eres sanadora? —preguntó—. Tú haz lo que te digo, ¿vale? Confusa, Gabrielle limpió la hoja con cuidado y la colocó, luego se mordió el labio por dentro y apretó sobre la línea oscura. La hoja atravesó la piel de Xena con un chasquido casi audible y al cortar, un líquido de color rojo claro mezclado con un amarillo sucio empezó a manar de la herida. —Oh. Terminó y se echó hacia atrás y entonces miró a Xena. La reina estaba absolutamente inmóvil y sólo los nudillos totalmente blancos que rodeaban la ropa de cama indicaban lo que estaba sufriendo. —Ya está. —Gabrielle le puso la mano a Xena en el brazo. Despacio, los ojos azules se abrieron parpadeando. —Lávalo bien —dijo Xena con tono ronco y casi lejano. Gabrielle obedeció, mojando el trapo que había estado usando para lavar la herida y escurriéndolo encima de la espalda de Xena. Repitió el proceso una y otra vez, hasta que la herida quedó limpia y vio que estaba mucho menos hinchada. —Tiene mejor aspecto. —No me digas —masculló Xena. Le echó una mirada a Gabrielle. —Lo siento —se disculpó la chica rubia—. Sólo hago preguntas porque no comprendo y quiero hacerlo. —Ya. —Xena cerró los ojos—. Echa ahí mucho polvo de ése antes de poner el vendaje. A lo mejor tengo suerte y no tienes que volver a hacerlo. — Abrió despacio la mano, que se le estaba quedando dolorosamente rígida de aferrar las sábanas. Maldición, pero qué dolor. Gabrielle secó delicadamente la zona, luego cogió las hierbas en polvo y cubrió la herida con ellas, asegurándose de que entraban en la zona recién

cortada. Luego sustituyó el vendaje por uno limpio y volvió a atar los extremos de la tela alrededor del cuerpo de Xena. —¿Qué es ese ruido? —preguntó Xena de repente, al oír un leve rugido. Las manos de Gabrielle se detuvieron a mitad de la operación. —Mm. —Se miró a sí misma algo avergonzada—. Lo siento... creo que soy yo —explicó—. Que tengo hambre, supongo. Xena miró hacia la ventana y vio que ya se había puesto el sol. —Sal y dile al guardia que esta noche voy a cenar en mis aposentos. Paso de la corte —dijo—. Con esto y el humor que tengo, seguro que uso los pinchos de carne para clavar a sus sillas a los cortesanos que me molesten. Gabrielle recordó la promesa que le había hecho a Toris. —Yo podría traerte la bandeja, si quieres. —No. —Xena meneó la cabeza—. Díselo al guardia. Él sabe lo que tiene que hacer —dijo—. Dile que mande subir una bandeja doble... si no, me voy a pasar toda la noche en vela con ese ruido. Cuando se estaba levantando, Gabrielle se detuvo y miró a Xena con inseguridad. ¿Le estaba tomando el pelo? Un ojo azul la miró seriamente. Gabrielle recogió la palangana y fue a la puerta. Decidió que Toris tendría que esperar a otra noche.

—Gracias —murmuró Gabrielle, cuando el guardia depositó con cuidado la bandeja en la habitación exterior—. Caray, eso es mucho. El guardia, un hombre mayor con una fina cicatriz que le cruzaba la cara desde el ojo hasta la mandíbula, sonrió levemente. —Su Majes ha pedido doble, ¿no?

—Pues sí. —Pues eso es lo que hay. —El guardia se sacudió las manos y salió de la habitación, dejando que Gabrielle se ocupara de los diversos platos. —Mm. —Olisqueó con placer—. No creo que pueda dejar nada de todo esto. —Agarró las asas y consiguió levantar la bandeja—. ¡Uuuf! —Se le escapó un gruñido—. Esperemos que no acabe tirándolo todo por la habitación. Con cuidado, cruzó la habitación exterior y se alegró de haber dejado la puerta interior ligeramente entornada. La empujó con el pie, se metió en la habitación interior y logró llegar a la mesa de trabajo sin tirar nada. —Ah. —Xena volvió la cabeza cuando la chica dejó la bandeja en la mesa. Gabrielle estaba delineada por la luz de las velas de pie junto a la ventana. ¿Cómo era esa expresión que había oído en una ocasión? Una alegría para la vista. Nunca había sabido realmente qué quería decir, pero ahora sospechaba que quería decir que podías mirar a alguien mucho tiempo sin cansarte—. ¿Eso que huelo es cordero? —Chuletas —confirmó Gabrielle. —¿Te molesta? —preguntó Xena. La chica rubia apartó la mirada de su tarea. —¿Que si me molesta el qué? —Comer chuletas de cordero. Con eso de que creciste como pastora. —Mm... no. —Gabrielle le llevó un plato y lo dejó con cuidado en la mesilla de noche—. Los corderos parecen muy monos, pero no lo son — explicó—. Te muerden en cuanto pueden. Así que nunca me ha importado comérmelos, aunque normalmente no lo hacíamos, a menos... mm... —Que uno palmara. —Xena se puso de lado y examinó el plato con poco interés—. Ya. —Cogió una chuleta por el hueso y la mordió, masticando pacientemente—. ¿Vas a comer conmigo o te vas a quedar ahí sentada? Gabrielle vaciló.

—No sabía qué... —Frunció el ceño. —Gabrielle, no existe un protocolo para comer con la reina cuando está echada en la cama y tú estás sentada en el suelo a su lado, así que olvídalo y cógete unas puñeteras chuletas —le dijo Xena de mal humor. La chica rubia se levantó sin decir nada y fue a la bandeja. Xena mordisqueó su chuleta de cordero mientras observaba a Gabrielle sirviéndose la cena. —No tengo mucha hambre, así que más vale que compenses —le dijo— . Si no, empezarán las habladurías abajo. Gabrielle se detuvo y miró por encima del hombro. Xena se limitó a enarcar las cejas. —Vale. —Gabrielle regresó y se sentó en el suelo cruzada de piernas, colocándose un plato lleno en el regazo. Jugueteó un momento con una larga judía blanca, por fin la cogió y la mordió—. Tienes unos cocineros estupendos. —Tengo que tenerlos. —Xena arrancó pulcramente los últimos restos de carne de una chuleta, la dejó en el plato y eligió otra—. De lo primero que se empieza a quejar un ejército es de la comida. No merece la pena buscarse problemas. —¿Es por eso por lo que los esclavos comen lo mismo? —Pues sí. —Xena la observó—. Es una putada de vida y además incomodísima, pero no mucho peor de lo que era antes para ellos. —Pero no eres libre. —Gabrielle la miró muy seria. Los labios de Xena se curvaron irónicamente. —Nadie lo es —dijo—. Piénsalo. ¿Lo es Bregos? ¿Lo son esos malditos nobles pelotilleros? ¿Lo es el ejército? Nadie lo es, Gabrielle. Todo el mundo es esclavo de algo en algún momento. Gabrielle nunca lo había pensado de esa forma. Reflexionó un momento y luego levantó la vista.

—¿Incluso tú? Los ojos azules se dilataron y se endurecieron ligeramente. —¿Yo? Gabrielle asintió. —Has dicho todo el mundo... ¿eso te incluye a ti? —Se puso a roer un hueso. Xena dedicó un momento a examinar la pregunta, alegrándose de que al menos la conversación la distrajera del dolor que tenía en la espalda. Hacía mucho tiempo que no tenía a alguien con quien conversar que no estuviera constantemente en guardia y midiendo cada palabra. Le daba un gusto loco y no tenía ni idea de por qué. Tal vez no fuera más que aburrimiento. —Yo soy la única que me controla —dijo Xena por fin—. Y me gusta que sea así. Gabrielle masticó el cordero despacio, pensando a su vez. —Yo creo que he tenido que tomar más decisiones propias desde que estoy aquí que en toda mi vida —dijo, con un leve matiz de sorpresa en el tono—. Qué raro. —Así que... ¿eres más libre ahora, como esclava, que cuando eras una campesina libre? Gabrielle dejó el hueso y frunció el ceño. —Eso no tiene sentido. —No. —Xena inhaló con fuerza al sentir una aguda punzada de dolor— . Pero es cierto y lo sabes. —Apartó un poco su plato—. ¿Qué hay en esa jarra? Al ver las facciones de Xena tensas de dolor, Gabrielle dejó su plato, se puso en pie a toda prisa y se acercó a la mesa. Olisqueó la jarra. —Hidromiel.

—Ahh. —Xena ya estaba saboreando la miel—. Tráelo aquí. Gabrielle llenó una copa grande y se la llevó, parpadeando un poco por el olor fuerte y especiado de la bebida. —Caray. Xena bebió un sorbo, dándole vueltas en la boca antes de tragar. —Muy bueno —murmuró—. El primer lote del año... no creía que estuviera ya listo. —Miró a Gabrielle, que se había sentado de nuevo en la alfombra y había vuelto a coger su plato—. Toma. Prueba. —Le alargó la copa. Gabrielle levantó despacio la mano y cogió la copa, se la llevó a los labios y bebió un sorbo con cautela. Le devolvió la copa y tragó, arrugando la frente. Era dulce y fuerte y le picaba un poco en la boca. Incluso después de haber tragado, el sabor seguía allí, llenándole la nariz con su rico aroma. —Mm. Xena movió la copa despacio y bebió otro trago. —¿Te gusta? No estaba muy segura. —Creo que sí —reconoció Gabrielle—. Lo único que teníamos en... casa... era cerveza. —Arrugó la nariz—. No era muy buena cerveza. —En ese caso, toma un poco, pero no demasiado —le advirtió Xena. Gabrielle se levantó y cogió la jarra, sirviéndose una pequeña cantidad en la segunda copa de la bandeja. Llevó la jarra, la puso en la mesilla y se sentó. Contemplando su plato de chuletas a la brasa y judías y su copa, pensó que la comida era probablemente la mejor que había tenido en su vida. Pensativa, bebió un poco de hidromiel, reflexionando en silencio sobre los otros esclavos que estaban abajo en la sala común. —Bueno. —La voz de Xena interrumpió sus reflexiones y la obligó a levantar la mirada—. ¿Qué hacíais para divertiros, allá en la granja?

Gabrielle comió otro poco de cordero y por fin sintió que las quejas de su estómago iban cediendo. —A veces jugábamos a la pelota... o saltábamos a la cuerda —dijo—. O si hacía mal tiempo, juegos de palabras. Juegos de palabras. Xena detectó una posible distracción para no pensar en su espalda. —¿Qué clase de juegos de palabras? —preguntó. —Mm... —Gabrielle se chupó los dedos—. Adivinanzas, sobre todo. — Se sintió un poco tonta—. Una persona pensaba en algo, como... un animal o una planta. Y los demás intentaban adivinar lo que era haciendo preguntas. —Mmm. —Xena dejó su copa en la mesa—. ¿Sabes qué? —Notaba que el dolor empezaba de nuevo y por dentro se maldijo a sí misma, a los arqueros, al destino y a la mala suerte que había hecho que fueran tres hombres los que habían tendido la emboscada en lugar de dos—. Cámbiame este maldito vendaje y luego jugaremos a tu juego. Gabrielle se quedó pasmada. ¿Xena quería jugar a su juego de infancia? Algo desconcertada, se levantó y retiró el plato de Xena, dejando el suyo aparte para acabárselo más tarde. Fue y cogió la palangana y los paños, fue a la cisterna de agua y llenó la palangana de agua fresca y limpia. Regresó con la palangana y la dejó en el suelo, arrodillándose al lado de la cama. Xena ya se había puesto boca abajo y Gabrielle vio una mancha de sangre y pus en la parte de atrás de su túnica. Soltó un ruidito de consternación, apartando la tela de la herida con cuidado al tiempo que bajaba el hombro de la túnica y descubría la espalda de Xena. Su piel, aparte de la zona que estaba dañada, era lisa y suave. Gabrielle escurrió el trapo y limpió la zona, que aunque hinchada, no parecía tan irritada como antes. —Parece un poco mejor —le dijo a Xena, que tenía la barbilla apoyada en la muñeca.

—Pues la sensación es que está peor —murmuró Xena—. Maldita sea. —Entornó los ojos—. Si pillo al cabroncete que me alcanzó le voy a arrancar los testículos despacio antes de destriparlo. Gabrielle, prudentemente, no contestó a eso. Continuó su labor, apoyando una mano en el hombro de Xena mientras se concentraba en limpiar la sangre seca y las manchas amarillas. De repente se dio cuenta de lo cerca que estaba de Xena. Ahora que había limpiado toda la sangre, también se dio cuenta de que la piel de la reina tenía un olor agradable, levemente especiado. —¿Gabrielle? Casi dio un salto. —¿Sí? —En ese baúl de ahí, al fondo, hay una caja. Tráela. —¿Quieres que termine esto primero? —No. —Xena resopló—. Esas hierbas no funcionan. Quiero probar con otra cosa. Gabrielle enjugó la herida por última vez. —Vale. —Dejó el paño en la palangana y se levantó, secándose las manos en el delantal mientras iba al pesado baúl reforzado en bronce que estaba pegado a la pared sin llamar la atención. Soltó el cierre y abrió la tapa y al instante una extraña vaharada de olores le invadió los pulmones. Dentro, en la parte de arriba, había pieles. Las apartó con cuidado y descubrió cuero y una armadura de bronce, todo ello bien engrasado y cuidadosamente doblado. Encima de ello había una bolsa de cuero fina y desgastada más o menos del tamaño de su cabeza. Gabrielle la tocó, inclinada sobre el baúl, y sus dedos detectaron un objeto duro y circular en su interior. —¿La caja tiene cuadrados oscuros en la tapa? —Eso es.

Gabrielle la sacó con cuidado. La caja era de madera y al mirarla de cerca, se dio cuenta de que estaba hecha con trozos de madera de distintos colores hábilmente encajados unos con otros. Era impresionante: una obra maestra de artesanía que hasta sus ojos inexpertos reconocían. —Caray. Es increíble. —La llevó donde estaba tumbada Xena—. Qué bonita es. Xena echó una mirada a la caja que Gabrielle sujetaba reverentemente entre las manos. En su cara apareció una expresión curiosa. —Gracias —murmuró—. La hice yo. —Y añadió—: Hace mucho tiempo. Gabrielle la depositó con cuidado, soltó el cierre de bronce y abrió la caja. La tapa se alzó silenciosa sobre sus bisagras de clavija y reveló unos trozos de pergamino doblados, cada uno con algo garabateado y desvaído encima. —¿Cuál? —Déjame ver. —Xena tocó varios paquetes y por fin seleccionó uno. Se lo acercó a la nariz y lo olió, haciendo una mueca por el fuerte olor—. Sí, es éste. —Se lo dio a Gabrielle—. Espolvoréalo, sólo un poquito. —Bajó de nuevo la cabeza mientras Gabrielle abría el pergamino, que crujía por el paso del tiempo. Le vinieron recuerdos de la época en que hizo esos paquetes y se perdió en ellos un momento. Gabrielle cogió con cuidado una pequeña cantidad de la hierba desmenuzada y seca y, acercándose mucho, la espolvoreó sobre la herida. Ante su sorpresa, la hierba pareció disolverse y apareció una espuma blancuzca, que no tardó en borbotear hasta desaparecer. Miró la cara de Xena, que tenía una curiosa expresión soñadora. —Vale... ¿eso es todo? Despacio, los claros ojos azules se alzaron y llegaron a los suyos. —¿Se ha disuelto? Gabrielle asintió, con una ligera mueca.

—Bien. —Xena resopló—. La puñetera ha conservado el efecto. Vale, ahora déjalo así. —¿Sin vendar? —Sí. —La reina se movió un poco—. Si lo tapas, a veces se pone peor. Gabrielle tomó nota de eso para usos futuros. Volvió a meter el paquete en la bonita caja y cerró la tapa. Fue al baúl y guardó la caja, tapándola cuidadosamente con las pieles antes de cerrar la tapa. Pero además de la caja, percibía que en ese baúl había historia, y el cuidado con que estaba todo colocado en su interior la llevaba a comprender que se trataba de partes de Xena que tenían mucha importancia para ella. Más misterios. Gabrielle regresó junto a la cama y se paró al ver una de las almohadas de la reina en el suelo donde antes se había puesto de rodillas. Fue a recogerla, pero la mano de Xena le sujetó la muñeca. —Oh... —Déjala. Siéntate en ella. —Xena señaló la almohada—. Más vale que te pongas cómoda. Gabrielle miró parpadeando el suave y blando objeto, forrado de rica seda. —¿Quieres que me siente en tu almohada? Por alguna razón, a Xena eso le hizo gracia. Sus hombros se estremecieron ligeramente mientras se reía en silencio. Luego suspiró. —Siéntate —ordenó, señalando la almohada—. Es hora de jugar. Tú primero. Más que nerviosa, Gabrielle obedeció y se sentó en la almohada de cara a la reina. Al estar ahora al mismo nivel, advirtió los pequeños destellos de humor que flotaban en los ojos de Xena y se permitió relajarse. —Vale. —Frunció los labios y pensó un momento—. Ya he elegido algo.

—Muy bien. —Xena estiró el cuerpo un poco, obligándose a no pensar conscientemente en la incomodidad—. Más vale que sea algo bueno. —Creo que lo es. —Más vale que no sea una oveja —le advirtió Xena y la chica no pudo evitar sonreír levemente. —No lo es —contestó Gabrielle—. Sabía que tenía que ser algo muy bueno para que tardes un poco en adivinarlo. —¿Ah, sí? —Una ceja oscura se movió ligeramente—. ¿Y eso por qué? Apareció otra sonrisa, esta vez más relajada. —Porque eres muy lista. Se miraron a los ojos y no apartaron la mirada. El silencio se alargó, hasta que Xena lo rompió con un suspiro. —No lo bastante lista como para evitar que me clavaran una flecha en la espalda, Gabrielle —dijo—. ¿Animal? —Hizo un movimiento descuidado y se le cortó la respiración. Gabrielle alargó la mano por instinto y cogió la mano de Xena, que descansaba cerca del borde del colchón. Sus dedos se juntaron y se apretaron, hasta que por fin el cuerpo de Xena se relajó cuando el dolor cedió. —Sabes... cuando estaba escuchando a esos hombres de abajo hablar de lo estupendo que era ir a la guerra... no hablaban de estas cosas. Xena abrió los ojos con cansancio y la miró. —No —dijo—. Si lo hicieran, nadie querría luchar, ¿no? ¿Si supieran que se iban a pasar días... semanas... llenos de dolor, y eso si no morían directamente? —Mm. —Gabrielle meneó la cabeza ligeramente—. Tal vez sería mejor que lo supieran. Así habría menos gente para luchar... y morir. —Miró a Xena— . Ésa no puede ser la mejor manera. Xena miró sus manos, que seguían unidas, y luego a Gabrielle.

—Los humanos matan por naturaleza, Gabrielle. Eso no lo puedes cambiar. —Pero su tono era amable—. Aunque es una idea bonita. — Carraspeó un poco—. ¿Animal? Gabrielle se dio cuenta de que no le iba a soltar la mano. —Mm... no —dijo—. No es un animal. —¿Vegetal? —No. —¿Mineral? —No. —Gabrielle, tiene que ser una de esas cosas. —Lo siento, pero de verdad que no. Un suspiro. —¿Vivo o muerto? —Vivo. —Ya estamos llegando a algo. ¿Tiene cerebro? —No creo. —Ah, eso reduce las posibilidades. ¿Bregos? Por otro impulso repentino, Gabrielle descubrió que se estaba riendo. Le dio una sensación extrañísima. 5

Bueno, Xena. ¿Cuándo fue la última vez que te despertaste con alguien durmiendo en el suelo a quien no hubieras tirado ahí? Xena se entretuvo con

la idea, mientras la primera luz del día entraba por sus ventanas. ¿Y que dejaras con vida? Gabrielle estaba dormida hecha un ovillo sobre la alfombra, con la cabeza rubia sobre la almohada de seda que le había dado Xena y tapada con una túnica de Xena para protegerse del frío. Xena contempló a la chica unos minutos, tratando de averiguar qué era lo que tanto le fascinaba de la chiquilla. Era una monada. Era valiente y tenía el atractivo de un cachorrito recién nacido. Vale. Y además de esos que tienen las orejas caídas. —Pero a mí no me gustan los cachorritos —murmuró Xena—. Salvo para comer. —Con un suspiro, volvió a bajar la cabeza y continuó su observación. Gabrielle era pequeña y delgada, pero los ojos guerreros de Xena veían los indicios de fuerza y su cuerpo estaba bien proporcionado para su tamaño. Xena miró de nuevo. Su cuerpo estaba bien proporcionado con independencia del tamaño. Tenía los hombros rectos y firmes y un tronco esbelto, la cintura delgada y estrecha, pero muslos bien torneados. Sus extremidades eran, por supuesto, más cortas que las de Xena, pero proporcionadas para su cuerpo y con músculos suficientes para ser algo más que meramente funcionales. Mmf. Vale, es una ricura. Vale. Xena asintió ligeramente. Te la quieres llevar a la cama. ¿Y por qué no lo haces? ¿Porque le has dicho que no violas esclavas? Xena estudió la mandíbula ligeramente redondeada. ¿Porque confía en ti? Una risa irónica. No, porque es una virgencita inexperta que sería tan divertida como darse un revolcón con un maniquí de esgrima. Ah, Gabrielle. Xena se puso de lado con cautela e hizo una mueca cuando su herida protestó. Sintió una acometida de rabia por eso, y contra sí misma, y gruñó un poco.

Lo suficiente como para despertar a la chiquilla, al parecer. Xena miró por encima del hombro y vio una cabeza rubia y despeinada que se alzaba algo alarmada. —Tranquila. Gabrielle se frotó los ojos para despejárselos. —Lo siento, me... mm... me ha parecido oír algo. —Tenía la voz ronca y carraspeó un poco—. Un ruido. —Pues sí. —Xena se incorporó despacio y apoyó el peso en los codos firmes sobre las rodillas—. Has oído a una vieja guerrera quejándose. —Se obligó a ponerse en pie y se acercó a la ventana. El cielo estaba nublado y al mirar hacia el horizonte, vio unos nubarrones negros que venían hacia ellos. Por los dioses. Xena soltó un suspiro, moviendo la cabeza. Era justo lo que necesitaba: que el desafío se retrasara un día. Un día más para curarse, para estar más o menos en condiciones de enfrentarse a la conspiración de Bregos. Era como si los mismos dioses estuvieran velando por ella. —Zeus, te debo una. Gabrielle se puso a su lado. —¿Por qué le debes una? —Apoyó las manos en el alféizar de la ventana junto a las de Xena. —Por eso. —Xena señaló el cielo—. Vamos a tener que retrasar los juegos de guerra —le dijo a la chica—. Así tengo un poco más de tiempo. —No lo entiendo. —Gabrielle apoyó el peso en las manos y se asomó— . ¿No iban a luchar los hombres entre sí? —Así es... ¿pero no te das cuenta, Gabrielle? No es entre ellos... es entre Bregos y yo. Si él pierde, pierde su reputación de mala manera y puedo librarme de él sin problemas. —Vale. —Gabrielle seguía confusa—. Pero... Xena entornó los ojos y se rió suavemente.

—No puede permitir que sus hombres pierdan. Tendrá que intervenir de su lado... y entonces yo tendré que intervenir del nuestro y estaremos cara a cara —dijo—. Y entonces puedo acabar con él. Gabrielle se lo pensó. —Sigo sin entenderlo —confesó—. ¿Por qué no os enfrentáis él y tú desde el principio? Xena suspiró. —Porque él no aceptará un desafío directo mío, Gabrielle. Se supone que es mi vasallo. Pero si todo forma parte de los juegos, puede hacer como que está metido en el jolgorio —explicó—. Es todo cuestión de encontrar el momento justo. —Oh. —Gabrielle se mordisqueó el labio inferior—. Vale. Xena la miró. —Parece una estupidez, ¿verdad? —Bueno... —Ah-ah. —Xena le dio un golpecito debajo de la barbilla—. Nada de mentiras, Gabrielle. Tengo una corte entera de mentirosos y sólo una como tú. No vayas a cambiar. Eso le mereció una sonrisa tímida. —Parece peligroso —dijo Gabrielle—. Para ti, con tu espalda y todo eso. —Lo es. —Xena volvió a contemplar las tierras—. La vida es peligrosa. Ya deberías saberlo. —Mientras miraba, empezó a llover, una lluvía fría y desagradable, y sintió la humedad en la piel de la cara. Era áspera y fría y le dio la bienvenida. —Supongo que sí —contestó la chica en voz baja—. Pero si la lluvia hace que sea menos peligroso para ti, me alegro.

El sentimiento la sorprendió, de una forma extraña. Xena agarró la pica de hierro que había junto a la ventana y observó a un halcón que daba vueltas por el cielo, sin hacer caso de la lluvia. —¿Y por qué, Gabrielle? —Se volvió—. Si yo muero, la vida podría ser mucho mejor para ti —dijo—. ¿A ti qué te importa si me pasa algo? En lugar de contestar, Gabrielle fue a recoger la almohada, alisando la superficie antes de colocarla en la cama. Dobló la túnica con cuidado y también la dejó, todo ello en medio de un silencio cargado interrumpido únicamente por los truenos. Por fin se volvió y miró a Xena, con expresión turbada. —No sé por qué es así —dijo—. Sólo sé que me importa. —¿Ah, sí? Gabrielle asintió. —Una esclava a la que le importa si vivo o muero. Lo nunca visto. — Xena se apoyó en el alféizar. Observó mientras la chiquilla bajaba los ojos y un rubor avergonzado le cubría las mejillas—. No sé si me gusta esa idea. Ahora en el rostro de Gabrielle se advirtió que estaba confusa y herida. —Lo siento —murmuró—. No sabía que estaba mal que te importe algui... eso. —¿O es que piensas que soy tu seguro para comer? —Xena la pinchó sin piedad—. Es eso. Si estiro la pata, tú tienes que volver a dormir sobre ladrillos. Gabrielle se quedó en silencio, con expresión dolorida. Xena esperó, pero no recibió respuesta. —O a lo mejor es que me hoy me he levantado con mal pie y estoy siendo una zorra —dijo, intentando con cautela un poco de humor, advirtiendo que sus preguntas no estaban teniendo el efecto que pretendía. De nuevo, ninguna respuesta.

Xena frunció el ceño y poco a poco se irguió y fue donde estaba la chica. Puso una mano en la mejilla de Gabrielle y le levantó la cabeza, para mirarla a los ojos. Se encontró con tanta confusión e infelicidad que estuvo a punto de abofetear a la chiquilla. —¿Qué te pasa? Gabrielle dio un paso atrás, apartándose de ella. —Creo que será mejor que me ponga a trabajar. —Se dio la vuelta y rodeó la cama, recogió la palangana y fue a buscar agua a la cisterna. Le dio la espalda a Xena mientras la limpiaba y aclaraba los paños que había usado para ocuparse de la herida de Xena. Frunciendo el ceño, Xena se acercó a ella cojeando y le puso una mano en el hombro. —Gabrielle. —¿Sí, Majestad? La reina enarcó ambas cejas oscuras. —Oye. —Puso la otra mano en el otro hombro de la chiquilla y la obligó a darse la vuelta—. Creía que te había dicho que no hicieras eso. Los ojos verdes la miraron. —Así es como debe dirigirse a ti una esclava, Majestad —replicó suavemente—. No quiero hacer nada más que sea inapropiado. Era ridículo. Xena se la quedó mirando. La puñetera cría estaba enfadada... ¡enfadada con ella! Gabrielle estaba enfadada con ella porque... Xena tomó aliento. Porque la había tratado como a una basura. Mm. Los esclavos eran basura, ¿no? Así que lo que quería decir Gabrielle, supuso, era que si así era como se la consideraba, así era como iba a actuar. Pero así no era como la consideraba Xena.

—Discúlpame, Majestad. —Gabrielle se zafó de sus manos y recogió su cubo de limpieza, cruzó la habitación y se marchó. Xena se quedó plantada en medio de su propio dormitorio, pasmada. —Espera un momento. —Xena alzó las manos—. ¿Cuándo se ha ido todo esto al Hades sin avisar? —se quejó en voz alta—. Anoche todo iba bien, ¿no? Y entonces recordó ese momento, cuando Gabrielle se echó a reír y estuvieron jugando a las adivinanzas, y se dio cuenta de que había cometido un error muy grave. Había dejado que Gabrielle creyera que había logrado algo que no era cierto. Xena tomó aliento, recordando esos cálidos ojos verdes que la miraban y la sonrisa que le había producido su juego. ¿O sí lo había logrado? Se vio obligada a reconocer que, queriéndolo o no, había dejado que Gabrielle penetrara un poco en la personalidad interna que mantenía estrictamente oculta a todos los demás. —Por Hades, Xena. Le has dado tu propia almohada y tu túnica, ¿y ahora le dices que no es más que una vulgar guarra? ¿Pero qué te pasa? ¿Tan pronto has olvidado cómo se reina, dado que ya no lo haces? Mascullando una maldición, fue a la puerta y la abrió, sobresaltándose ligeramente al encontrarse allí con Gabrielle, que iba cargada con el cubo lleno de agua. —Entra aquí. —Le hizo un gesto para que pasara. —Sí, señora. —Gabrielle entró, fue a la sala de baño y dejó sus útiles en el suelo. —Gabrielle. —Xena se acercó cojeando y la agarró—. Deja eso. — Sostuvo a la chica para que no se moviera—. Mírame. Despacio, los neblinosos ojos verdes se alzaron y esperaron, ensombrecidos por un dolor que Xena realmente no comprendía. —Yo no le importo a nadie, Gabrielle. No sé qué hacer con alguien que dice que le importo —le dijo Xena—. Salvo preguntarme por qué o qué saca de ello.

Un leve gesto de asentimiento. —Lo sé —admitió Gabrielle—. Pero no puedo evitarlo, es lo que siento y la verdad es que no sé por qué... tal vez tengas razón. Tal vez sólo estoy mirando por mí. —Se le cayeron los hombros, sin que se le hundieran del todo, pero casi—. No sabía que estuviera tan mal sentir una cosa así. ¿Mal? Xena suspiró. —No está mal —dijo—. O al menos, para ti no está mal —se corrigió— . Así que anímate, ¿quieres? No eres una esclava cualquiera. Yo no le doy mi almohada a cualquier esclava. Gabrielle se irguió un poco. —Y desde luego que no dejo que cualquier esclava tenga mi vida en sus manos —siguió Xena, en un tono más serio—. Así que ve a buscar una bandeja de desayuno y luego podemos cambiar estos puñeteros vendajes. Hoy las audiencias van a ser largas. Con aire un poco más alegre, Gabrielle asintió. —Vale —dijo—. Ahora mismo vuelvo. Xena la miró marchar, frunciendo el ceño por el nudo que tenía en la boca del estómago. La puerta se cerró tras la chica con un chasquido terminante que no hizo nada para aliviárselo. ¿Qué Hades le estaba pasando? Tenía medio ejército sublevado, un general que se preparaba para arrebatarle el trono y aquí estaba, preocupada por los sentimientos heridos de una pequeña esclava a la que apenas conocía. —Debo de estar perdiendo la cabeza —suspiró quejumbrosa, meneando la cabeza—. A lo mejor debería empezar a jugar otra vez a las cartas. —La idea le gustó y a ella se le sumó la imagen de una compañera de juegos. Podría enseñar a jugar a la chiquilla. Es más lista que los dos últimos duques con los que lo intenté. De mucho mejor humor, se dirigió a la sala de baño.

Era difícil saber qué sentir. Gabrielle bajó de dos en dos las escaleras hasta la cocina. Por un lado, todavía se sentía mal por lo que le había dicho Xena, pero por otro, era interesante saber por qué se lo había dicho y, en cierto modo, algo triste. Yo no le importo a nadie. Gabrielle sintió una punzada en el pecho al recordar esas palabras. Xena no parecía molesta por eso, pero qué cosa tan horrible de creer: que no le importabas a nadie en el mundo entero y que si alguien decía que sí, sólo era porque quería algo de ti. ¿Era eso cierto? Se examinó por dentro atentamente. ¿Simplemente quería algo de Xena... le estaba haciendo la pelota como lo hacían los aprendices de Potedaia con sus maestros? ¿Para conservar una posición cómoda para sí misma? Bueno, a lo mejor sí. Gabrielle notó que fruncía el ceño. A lo mejor sólo lo hacía por su propio interés. Pensó mucho en eso mientras bajaba el último tramo de escaleras. Por alguna razón, no le parecía que estuviera haciendo eso. A pesar de todos los motivos que sabía que tenía para congraciarse con Xena, en lo más profundo de su corazón sabía que había dicho lo que había dicho porque era lo que creía de verdad. Sí que le importaba. Estuviera bien o mal, ya fuera algo inteligente o increíblemente estúpido, lo cierto era que había una parte de ella que no quería ver sufrir a Xena porque... bueno, no sabía muy bien por qué, pero a lo mejor tenía algo que ver con que no quería ver sufrir a nadie. Pero eso no era todo. Gabrielle se alisó la falda con manos nerviosas, sabiendo que había otra verdad debajo de todo aquello. Había algo más que se agitaba en su interior y que era extraño y muy nuevo. Algo que le hacía cosquillas en la boca del estómago sólo con oír la voz de Xena. Algo que le aceleraba el corazón cada vez que estaba cerca de Xena. Algo que le dolía por dentro cuando Xena despreciaba sus palabras. Con un suspiro, Gabrielle dejó a un lado la idea al llegar al pie de las escaleras. Ya tendría tiempo más tarde para pensar en ello. Lo primero era lo

primero y el desayuno estaba esperando. Sólo de pensarlo, le rugió el estómago. Pero al entrar en la cocina, no tuvo tiempo de pensar en nada, pues unas manos bruscas la agarraron y la tiraron al suelo. —¡Eh! —gritó Gabrielle por puro reflejo. —¡Cállate, putita traidora! —contestó una voz airada, antes de que la levantaran en volandas y se la llevaran.

Xena se apoyó en el tocador, mientras sus dedos jugaban distraídos con uno de los paños. Seguía con las entrañas atenazadas, no obstante, y se puso a hacer pequeños nudos en el trapo. Alguien llamó a su puerta interna y frunció el ceño. —Más vale que sea Gabrielle o algo igual de bueno. —Dolorida, fue a la puerta y la abrió, para encontrarse a Alaran—. ¿Qué? —Ama. —Alaran parecía preocupado—. ¿Puedo hablar contigo, por favor? A regañadientes, Xena se echó hacia atrás y abrió la puerta. —Es temprano y no estoy de buen humor. Que sea rápido. Su jefe de seguridad entró y se puso en jarras. —Majestad, con perdón, ¿pero qué Hades estás haciendo? Xena enarcó una ceja bruscamente. —¿Qué? —Me he pasado todo el día de ayer escuchando a mis espías contarme historias que corren desbocadas por toda la fortaleza sobre ti. Que has matado a un soldado y luego has obligado a una esclava a hacer lo mismo por lo que lo mataste. ¿Es eso cierto?

Alaran era, de todos sus súbditos, el único que se atrevía a hablarle de esa manera y el único al que Xena se lo toleraba. Era responsable de su seguridad y hacía tiempo que le había dado permiso para plantarse ante cualquier cosa que pensara que afectaba a ese tema. Sin embargo. Con un rápido movimiento, Xena lo cogió de la garganta y lo empujó contra la pared, pillándolo por sorpresa e inmovilizándolo. Había preguntas y había preguntas. —¿Y si es así? —gruñó Xena, apretando la mano. Alaran jadeó, verdaderamente sobresaltado. Xena lo soltó. —Lo que hago en mis aposentos privados no es asunto de la plebe, del ejército o tuyo. Él se irguió y volvió a colocarse bien la túnica. —Mis más profundas disculpas, ama. No quería faltarte al respeto — dijo suavemente—. Es sólo que eso ha causado mucho resentimiento entre las filas y me preocupa, me preocupa mucho que la influencia que tiene Bregos con ellos se vea afianzada con esto —explicó—. Eso es algo que cuesta contrarrestar. Sí.emplomados. Xena suspiró A y volvió a la ventana, mirando obsesivamente cristales veces detestaba este lugar. Había momentospor en sus los que deseaba volver a ser una señora de la guerra salvaje y fiera, llevando a sus tropas de un campamento a otro, libre de cambiar sus planes por mero capricho. Éste era claramente uno de esos momentos. Pero qué harta estaba hoy de las intrigas de la corte. —Dicen que te has vuelto contra los hombres. —Alaran bajó la voz. —No me he vuelto contra nadie —dijo Xena con aspereza. —Ama, conozco tu norma, pero si tú...

Xena se volvió y lo miró. —No he incumplido ninguna de mis propias normas, Alaran —le dijo— . Necesitaba una razón para que Gabrielle me atendiera personalmente y si las cosas han salido así, que así sea. Qué le vamos a hacer. Alaran parecía confuso. —Ama, no lo entiendo. Y debería entenderlo, reconoció Xena. Tendría que haberlo sabido cuando ocurrió. Era su jefe de seguridad y una de las poquísimas personas en las que sabía que podía medio confiar. Se lo había ganado. —Ya sé que no lo entiendes —suspiró. —Ama, si deseas llevarte a alguien a la cama, como tú dices no es asunto mío, pero... Xena se volvió. —No lo he hecho —lo interrumpió. —¿Ama? Era, de un modo bastante retorcido, algo deliciosamente irónico. Xena, en sus años más jóvenes y salvajes, había mantenido una reputación cuidadosamente cultivada sobre sus actividades en la cama de la que todavía hoy se hablaba en susurros. Lo que se suponía sobre Gabrielle era, por supuesto, prueba de ello. —No me la he llevado a la cama. Alaran la miró parpadeando, pillado como rara vez lo pillaban, por sorpresa. —¿No?

¿Majestad?

—Miró

a

su

alrededor,

claramente

desconcertado—. Pero... Xena había descubierto, últimamente, que en momentos de gran tensión su sentido del humor tendía a hacer acto de presencia de formas muy inesperadas.

—He decidido interesarme por la alfabetización de los campesinos. Le estaba enseñando a leer —le dijo Xena, con la cara muy seria—. Es un poco lenta, pero va aprendiendo. —Decidió que era divertido ver cómo los ojos de Alaran se movían por todas partes, menos hacia los suyos—. Le cuestan las bes. Su jefe de seguridad carraspeó. —Ah... ehm... bueno, ama, eso es... mm... Qué mala eres. Xena se apoyó en el alféizar, quitándose presión de la espalda horriblemente dolorida. —Al parecer, nuestro amigo Stanislaus comparte tu preocupación —le dijo, perdiendo su expresión divertida—. La otra noche intentó sacar de la fortaleza a mi rubia amiguita. —Ah. —La expresión de Alaran indicaba que lamentaba que el plan hubiera fallado. —Al parecer, alguien pensó que estaríamos mejor sin él. —El tono de Xena se hizo glacial—. Por suerte para él, pero no para mí, encontré sus caballos antes de que pudiera usarlos, y los que lo esperaban me encontraron a mí. Alaran se quedó boquiabierto por el pasmo total. —¡Ama! —Así que, —Xena se apartó un mechón de pelo de los ojos con un resoplido—, o echaba a perder la reputación de Gabrielle o me arriesgaba a que se supiera que me habían clavado una flecha en la espalda. —Enarcó una ceja sardónicamente—. No ha sido una de mis decisiones más difíciles. Mala suerte para Gabrielle, pero sospecho que sobrevivirá. —Por los dioses —exclamó Alaran—. Pero ¿y el combate? ¿Estás malherida? Ama, no puedes... —Puedo —cortó Xena—. Estaré bien. No fue un disparo tan malo. La chiquilla hizo un buen trabajo vendándomelo. Mientras Bregos no sepa que tiene una ventaja, estaremos bien. —Se volvió a medias, en el momento en

que un trueno estremecía las paredes—. ¿Lo ves? Los dioses están de nuestra parte, Alaran. Hasta me han dado un día más. Alaran se reunió con ella en la ventana. —Ama, te arriesgas mucho —murmuró, evidentemente consternado— . Si esto se sabe, Bregos será la menor de nuestras preocupaciones. Detrás de esto hay algo más. Xena contempló la tormenta. —Alguien que intenta desesperadamente llegar a mí, sí —asintió—. Alguien tan desesperado que intenta eliminar a aquellos que piensa que están más cerca de mí y conseguir otra oportunidad. —¿Otra, ama? Los claros ojos azules se volvieron y lo miraron atentamente. —Las ancianas resbalan, Alaran, pero rara vez en el momento más oportuno. Una ráfaga de viento echó hacia atrás los cortinajes, introduciendo un frío gélido en la habitación.

—¡Basta! —Gabrielle forcejeó en las manos del que la tenía capturada—. ¡Suéltame! —¡Cállate! —El hombre se metió en un hueco y la tiró contra la pared— . Ya está... ya la tenemos. Gabrielle cayó al suelo, atontada, y rodó, pero unas manos la aferraron y unas botas se estamparon contra sus costillas. Por instinto, se hizo un ovillo y agachó la cabeza. Unos viejos recuerdos cobraron espantosa y vívida presencia y se estremeció por reflejo. —¿La tienes? Bien —intervino una nueva voz y Gabrielle sintió unas manos que tiraban bruscamente de ella. Intentó soltarse, pero la volvieron a estampar contra la pared y unos dedos duros la agarraron por la barbilla y la obligaron a levantar la cabeza.

Parpadeó intentando enfocar la cara de un hombre, un rostro desaliñado y con barba en el que había una mueca de rabia. —¿Qu... qué queréis? —exclamó Gabrielle—. ¡Yo no he hecho nada! El hombre apretó más la mano. —Tú eres la nueva puta de la reina, ¿verdad? Gabrielle tragó con dificultad, atrapada entre la verdad y lo que Xena quería que se supiera. —¿Verdad? —repitió el hombre, más fuerte. —Soy su doncella —contestó por fin Gabrielle, con voz áspera—. Sí. —Doncella —dijo el hombre riendo—. Sí, ésa es una forma de llamarlo. —La agarró con más fuerza—. Escúchame, putita. Tienes información que quiero y me la vas a dar, ¡ahora mismo! —No sé a qué te refieres... —¡Cállate! —El hombre le pegó de repente una bofetada en la cara—. Yo hablo, tú respondes. ¿Entendido? Estaba en un lío. Gabrielle sintió que el corazón se le aceleraba. Estaba metida en un buen lío y aquí no había nadie que pudiera sacarla de él salvo ella misma. —¿Qué quieres? —Eso está mejor. —El hombre se inclinó más sobre ella—. ¿Qué sabes? Gabrielle tragó, alzando una mano para protegerse de la figura amenazadora que se cernía sobre ella. —Nada... —¡¡Respuesta equivocada!! —El hombre la abofeteó violentamente. La cabeza de Gabrielle chocó con la pared y vio las estrellas. Sintió que le apretaban la camisa alrededor de la garganta y de repente la levantaron, medio ahogada—. Está bien. —El hombre estaba cara a cara con ella,

echándole encima el aliento, que apestaba a algo aqueroso—. Ahora escucha, puta. Vas a hablar, y bien deprisa, o te parto en dos. Gabrielle intentó respirar, luchando con sus manos. —Pe... —Está ocurriendo algo en los aposentos de esa bacante con la que te han llevado y quiero saber lo que es. ¿Qué oculta? —El hombre la acercó de un tirón, clavando sus ojos en los suyos—. ¡Dímelo! La mano que le apretaba el cuello se aflojó ligeramente. —Pe... yo no... —Gabrielle sintió que el pánico empezaba a apoderarse de ella. —¡Sí que lo sabes! —El hombre la zarandeó con violencia—. ¡Lo sabes y sabes que lo sabes, puta! —¡¡Eh!! —interrumpió una nueva voz—. ¿Qué estás haciendo? ¡Para! Toris. Gabrielle intentó mirar por encima del hombro de aquel tipo. —¡Toris! —¡Vete de aquí, idiota! —gritó el hombretón—. ¡No te he dicho que vengas! —Se volvió y pegó una patada, alcanzando a Toris es la rodilla y tirándolo al suelo. Luego se volvió y estampó de nuevo a Gabrielle contra la pared—. ¡Habla, zorra! ¡Llevas días ahí arriba y sabes lo que trama! —¡No! —Gabrielle notó que le caía sangre por la barbilla—. ¡No sé de qué estás hablando! —¡Mientes! —El hombre la golpeó otra vez, y otra. El dolor era increíble. Era como si le ardiera la cabeza. —¡NO! —¿Qué está pensando? ¿Qué está haciendo? —le gritó el hombre, salpicándole la cara de saliva—. ¡Lo sabes, tienes que haberla oído hablar! ¡Ha tenido reuniones con su gente! ¡¡Dímelo!! ¡¡¡Dímelo!!!

—¡NO! —le gritó Gabrielle—. ¡No lo sé! ¡No habla conmigo! —¡Mientes! Esta vez el golpe le sacudió hasta el último hueso del cuerpo. Gabrielle sintió que se quedaba sin aliento y se hundió entre sus manos. —No —susurró esta vez, con la boca llena de sangre. —¡Dímelo! —La voz chocaba contra ella con más fuerza que cualquier golpe. —¡Basta! —interrumpió Toris de nuevo—. ¡No sabe nada! El hombre soltó a Gabrielle y se volvió contra Toris. Lo agarró de la camisa y lo empujó contra la pared. —Pedazo de idiota. ¡Claro que lo sabe! Gabrielle supo que sólo tenía un momento. Sólo un momento mientras el hombre estaba distraído. Se dio la vuelta y se arrastró a lo largo de la pared, oyendo las voces enfurecidas que cada vez gritaban más detrás de ella. Le dolía todo el cuerpo y le parecía que la cabeza le pesaba demasiado. Fue palpando el camino, mientras los sonidos empezaban a crear un eco desagradable. Sus dedos tocaron la fría piedra y luego el calor de la madera. —¡He dicho que la dejes! ¡Sólo es una pobre desgraciada! ¡Xena se ha quedado con ella y la ha convertido en su compañera de cama, no en su confidente! —vociferó Toris—. ¿Y yo soy un idiota? ¡El idiota eres tú! ¡Podíamos haberla usado para introducirnos en los aposentos de Xena! El ruido de los cuerpos al forcejear le causaba un impacto casi físico. Gabrielle se levantó centímetro a centímetro, hasta que notó el picaporte de la puerta bajo los dedos. Cayó hacia atrás y tras un largo y terrible momento en que se negó a moverse, de repente se abrió hacia dentro acompañada de una ráfaga de lluvia fría. La atravesó a rastras y salió a los elementos. Las piedras heladas bajo sus dedos estaban mojadas y se resbaló en ellas, le fallaron las rodillas y cayó boca abajo por las escaleras dando tumbos duros y dolorosos hasta el patio de abajo.

Aturdida, se quedó allí tumbada un momento, intentando recuperar el aliento. Oyó voces por encima de ella, gritando en la tormenta, y eso la azuzó. Se puso dolorida a cuatro patas y se alejó a rastras, doblando la esquina del corral de ganado y desapareciendo de la vista de la puerta. ¿Y ahora qué? Gabrielle se llevó una mano a la frente y sintió calor y cuando se miró la palma, vio la mancha roja que se llevaba la lluvia. Necesitaba ayuda. Alzó los ojos y miró a su alrededor, sin ver nada más que los desnudos muros grises. No había ayuda para ella, pensó su mente sin emoción. Echó la cabeza ligeramente hacia atrás y miró hacia la torre. No había ayuda. Aquí estaba sola. No podía confiar en nadie. Ni siquiera en Toris. La había ayudado, sí, pero sólo para poder usarla para sus propios fines. Un dolor agudo le atravesó la cabeza y gimió, incapaz de contener el ruido. Luego clavó los ojos en las estrechas escaleras que subían hasta la pasarela de la torre y empezó a arrastrarse penosamente. Sabía que sólo había un lugar donde podía esconderse. Un lugar donde tal vez no vinieran a buscarla.

La puerta se cerró tras la alta figura de Alaran. El jefe de seguridad le había prometido seguir el rastro de los arqueros y con mucha delicadeza, con mucha cautela, había reñido a Xena por no decírselo antes. —¿Se lo tendría que haber dicho? —preguntó Xena al techo—. Se supone que tiene que saberlo todo. Pero no lo había sabido. Lo cual, bien pensado, no era malo, porque si él no lo sabía, tal vez nadie más lo sospechaba tampoco. Ya, ya. Da igual. Xena echó una mirada fulminante a la puerta, notando que empezaba a enfurecerse. Ceñuda, miró la vela, que se había consumido casi una marca entera desde que se había marchado Gabrielle. ¿Tanto follón había en las cocinas? Sintió un escalofrío por la espalda. Irritada, se volvió y cerró las ventanas.

A lo mejor Gabrielle le estaba preparando algo especial. Parecía de las que hacían ese tipo de cosas, razonó Xena. Un poco de melón, tal vez. O más hidromiel. Chasqueó los dedos. Seguro que era eso. La vela siguió ardiendo, consumiéndose más. Sin ni siquiera darse cuenta, Xena había empezado a dar vueltas. A pesar del dolor que la sacudía a cada paso, sentía el impulso de moverse, empujada por algo inefable dentro de ella que clamaba por salir. A la ventana, de vuelta a la puerta, de vuelta a la ventana. Se apoyó en la ventana, casi sin aliento, contemplando la lluvia. Fuera, el mundo era gris e informe, pues la lluvia hacía casi invisibles las estructuras. Y luego se volvió, con toda esa confusión hecha un nudo centrado en sus entrañas en torno a un solo pensamiento. ¿Dónde estaba Gabrielle? Con un leve suspiro de irritación, recorrió una vez más la habitación y esta vez no se detuvo en la puerta. La abrió de un tirón y salió por ella, dirigiéndose a las escaleras que bajaban a la cocina. Cuando ya había bajado dos escalones, un ruido la detuvo. Echó la cabeza a un lado y escuchó atentamente, pero no volvió a oírlo. Xena se volvió y reemprendió la marcha, pero algo la detuvo, se dio la vuelta una vez más y subió de nuevo al vestíbulo circular. Se colocó en el centro mismo, bajando la cabeza ligeramente para concentrarse. Nada. Xena frunció el ceño, preguntándose si había perdido la cabeza. Respiró hondo y entonces sus instintos la envolvieron suavemente, empujándola hacia la puerta exterior. Los siguió como siempre hacía, confiando en ellos cuando no podía confiar en nada más. Su mano se posó en el picaporte y lo movió, abrió la puerta y salió a la pasarela azotada por la lluvia. El frío gélido le dio en la cara y estuvo a punto de retroceder, pero ese mismo instinto la impulsaba a seguir, y a pesar de la agonía que le suponía cada paso, salió a la lluvia. Agachó la cabeza y apartó la cara de lo peor del aguacero y sus ojos se posaron en la puerta interior de madera que llevaba al patio de debajo. Vaciló y entonces sus oídos captaron de nuevo el sonido que la había alertado. Un gemidito. Como un cachorrito que se hubiera perdido y estuviera llamando a su madre. Xena fue a la puerta y la abrió, mirando los escalones de

piedra. Parpadeó para quitarse la lluvia de los ojos y divisó una pequeña figura acurrucada hacia la mitad de la escalera. Una oleada ardiente de sangre le calentó la piel y un ataque de urgencia hizo desaparecer el dolor en cuanto Xena echó a correr escalones abajo, manteniendo el equilibrio más por un milagro de agilidad innata que por un esfuerzo consciente. Al alcanzar a esa pobre figurita acurrucada, ésta alzó la cabeza, con el pelo claro oscurecido por la lluvia lacerante, y la miró, con unos neblinosos ojos verdes asustados que al encontrarse con los suyos perdieron el miedo al tiempo que una mano temblorosa se alargaba hacia ella con gesto de súplica. —Xe... Y así sin más, bajo aquella lluvia fría, Xena sintió que algo cambiaba en su interior. Un muro que había levantado a lo largo de años de penalidades se vino abajo al caer de rodillas en los escalones y agarrar esa mano que se alargaba hacia ella, tirando de Gabrielle al tiempo que un trueno estremecía el cielo por encima de ellas. Envolvió a la chica en sus brazos protectoramente, notando que las manos de Gabrielle se aferraban a su túnica. —Tranquila —se oyó decir a sí misma. —E... —La chica luchaba por hablar—. F... ff... —Ya te tengo —le dijo Xena—. Ya estás bien.

Xena.

Gabrielle temblaba, y se pegó más a ella y hundió la cara en la túnica de

Xena miró a su alrededor, agachando la cabeza para escapar del diluvio mientras repasaba sus opciones. Sí. Tenía a Gabrielle. Ahora la pregunta era: ¿qué iba a hacer con ella? Sus ojos subieron por las escaleras y luego volvió la cabeza para contemplar a la figura silenciosa que tenía prácticamente subida a su regazo. Maldición.

Xena abrió la puerta de una patada, sacudió la cabeza para quitarse el pelo mojado de los ojos y cruzó la habitación hasta la cama. Depositó con

delicadeza sobre las sábanas el cuerpo chorreante que llevaba en brazos y luego cayó de rodillas a su lado cuando el dolor se impuso por fin a su resistencia. Sus manos aferraron las sábanas, dejando manchas rojizas, y se quedó allí de rodillas, jadeando largo rato. —Aaajj —Por fin soltó un resoplido de hartazgo y levantó la cabeza, con la agonía controlada. Lo primero era lo primero. Se puso de pie, fue a la puerta y la cerró. Luego se quitó la túnica empapada que llevaba y se puso una camisa, se pasó los dedos por el pelo con impaciencia al tiempo que cruzaba de nuevo la habitación y sacó su equipo del baúl. Regresó a la cama y se acomodó al lado en el suelo, apoyando los codos en la superficie y examinando a su pequeño y empapado premio. Gabrielle tenía los labios azules y temblaba visiblemente. Abrió los ojos con dificultad y se encontró con la cara de Xena, fijó en ella la vista y se le dilataron los ojos un poco. —¿Qué ha pasado? —preguntó Xena con firmeza. Los labios se abrieron para responder, pero a Gabrielle le castañeteaban los dientes demasiado para decir nada inteligible y al cabo de un momento cerró la boca con fuerza y a continuación los ojos. Con impaciencia, Xena la tapó con las mantas, envolviéndola en seda y plumas de ganso. Vio unas contusiones en la cara de la chica y por lo menos un corte en el cráneo, cuya sangre manchaba su pelo rubio de un marrón rojizo. Ella misma apretó la mandíbula al ver estas lesiones. Parecía que a la chiquilla la hubiera arrollado un carro de provisiones. Cogió la cara de Gabrielle entre las manos. Notó el frío gélido en las palmas y oyó un leve suspiro de alivio que brotaba del pecho de la chica cuando sus manos le calentaron la piel fría. —Eh. —Xena bajó la voz. Los músculos rígidos que notaba bajo los dedos se relajaron un poco. Frotó delicadamente las mejillas de Gabrielle con los pulgares y al cabo de un momento, abrió los ojos de nuevo y se le llenaron de una extraña emoción que Xena no reconoció. Pero era curioso el calor que sintió ella por dentro al verlo.

—¿Mejor? —preguntó Xena. Gabrielle asintió débilmente. —¿Qué ha pasado? —dijo Xena, volviendo a su primer objetivo—. ¿Qué Hades hacías ahí fuera? ¿Huías? La chica asintió de nuevo. —¿De qué? ¿De mí? —preguntó la reina, encogiéndose por la extraña punzada que sintió en el pecho al preguntar eso. —N... no... —balbuceó Gabrielle—. F... fui a l... —Volvieron a castañetearle los dientes—. Lo ss... siento. Frío. Xena la arropó mejor. —Fuiste a la cocina y te atacaron —adivinó. Gabrielle asintió. —¿Por qué? —insistió Xena. Sabía que había que ocuparse de las heridas de la chica, pero primero necesitaba la información. —Querían saber tu secreto —le dijo Gabrielle. ¿Mi secreto? Xena frunció el ceño. —¿A qué se referían? Gabrielle meneó la cabeza. —No sé —susurró—. Sólo dijeron que estaba pasando algo y que yo tenía que decirles lo que era. Ah. Xena maldijo por dentro. Con lo bien que creía que lo estaba ocultando. Minúsculos cambios en su programa, pequeñas alteraciones en su modo habitual de hacer las cosas: eso había bastado para que empezaran a circular rumores, y encima ella misma les había dado alas al quedarse con la pequeña Gabrielle.

—Así que se lo dijiste —resumió—. Está bien. —Su cerebro se puso en marcha, cambiando sus planes de acuerdo con estos nuevos y desagradables acontecimientos. La chica la miró débilmente. Sacó la mano de las mantas y cogió la de Xena. —No —dijo—. No se lo dije. Los procesos mentales de Xena se pararon en seco. —¿Qué? —Miró con más atención a su joven paciente—. ¿Qué quieres decir con que no se lo dijiste? Te pegaron, ¿no? ¿O es que todo eso te lo has hecho cayéndote por la puñeteras escaleras? Los ojos de Gabrielle se abrían y cerraban con dificultad. —No se lo dije —susurró—. No... lo juro... —Alzó la voz—. Les dije... les dije... que no hablabas conmigo —consiguió decir con voz ronca—. Y entonces... —Se llevó la mano a la cabeza. Xena se la cogió y se la sujetó. —Y entonces te pegaron. —Sí —asintió Gabrielle suavemente—. Ay. Oh, chiquilla. Xena suspiró. —Está bien. —Abrió su equipo—. A ver qué te han hecho. —Examinó la cabeza de Gabrielle con cuidado, deteniéndose al oír la rápida exclamación sofocada cuando sus dedos tocaron una gran inflamación justo encima de la oreja derecha de la chica. Apartó la mano y vio que la tenía cubierta de sangre—. Qué bonito. —Torció el gesto—. Cabrones estúpidos. Me pregunto si por esto debería abrirlos en canal primero y arrancarles los intestinos después o meterles la mano por la garganta y hacerlo desde dentro. Gabrielle tragó sonoramente. Xena la miró.

—No me irás a decir que sientes lástima por ellos, ¿verdad? — preguntó—. No me decepciones, Gabrielle. —Sus manos se movieron por la cabeza de la chica, limpiando la herida y el pelo pegado de alrededor. Se acercó más para ver mejor y parpadeó al notar la corriente cálida del aliento de Gabrielle a través de la tela ligera de su camisa—. No... me decepciones — repitió, con tono más suave. Gabrielle se quedó callada unos segundos. —Si les haces daño por hacerme daño a mí... ¿quién gana en realidad? —preguntó por fin. —No se trata de ti —le dijo Xena, haciendo una mueca al examinar una larga raja que tenía Gabrielle encima de la oreja—. Se trata de mí. Siempre se trata de mí. Recuérdalo. —Decidió que darle puntos mientras la chiquilla estaba consciente no era algo que quisiera hacer y se conformó con limpiar bien la herida y vendarla—. He hecho correr la voz de que eres mía. Si te hacen daño y no reciben un castigo por ello, la que pierde soy yo. —Le dio un golpecito a Gabrielle en la barbilla—. Y no me gusta perder. —Oh. —¿Qué más? —preguntó Xena bruscamente. Gabrielle frunció el ceño y alzó vacilante la mano para tocarse la cabeza. —Mm... Xena volvió a cogerle la mano y se la bajó a la cama. —No te toques. ¿Qué más te duele? —Dio la vuelta a la mano de la chica y le examinó el brazo y luego el otro. Tenía moratones y rasguños cerca de los codos por la caída, pero nada que pareciera serio. Gabrielle la miró desconcertada, pero no hizo nada para protestar por el tratamiento. —Te he mojado las sábanas —murmuró. —Pues sí. Unos azotes con un fideo blando y a la cama sin cenar. — Xena continuó examinándola—. ¿Te duele ahí?

—Ay. —Parece que sí. Parece que te has fracturado una costilla. —Xena meneó la cabeza—. Cabrones. —Se echó hacia atrás y apoyó los codos en la cama. Se quedaron mirándose un rato en un silencio algo incómodo. —Gracias por venir a ayudarme —dijo Gabrielle por fin, mordisqueándose el labio inferior—. Subir esas escaleras era bastante difícil. —Mmm. —Xena la miró atentamente—. Podías haberte metido en los almacenes —dijo—. O haber salido al patio por la puerta exterior desde allí. ¿Por qué se te ocurrió subir las escaleras? —Esperó a que Gabrielle respondiera, curiosa por saber qué iba a decir la chica. Los dedos manchados de sangre trazaron despacio un dibujo al azar sobre las sábanas de seda y Gabrielle lo siguió con los ojos casi como hipnotizada, hasta que por fin echó la cabeza a un lado y levantó la mirada. —Yo... —Dudó—. Sabía que necesitaba ayuda. Xena enarcó las cejas bruscamente. —¿Y se te ocurrió subir aquí? No tengo fama de ayudar a las esclavitas con problemas, Gabrielle —le dijo a la chica—. Grave error. Pero esta vez, los cálidos ojos verdes no se amedrentaron. Bajaron a la superficie de la cama y luego subieron despacio hasta el pelo de Xena, empapado por la lluvia. En la cara de Gabrielle apareció una leve sonrisa, casi pícara. —Pero estaba en lo cierto, ¿no? Xena estrechó los ojos y se acercó. —¿Eso crees? —preguntó, con tono peligroso. —Sí —susurró Gabrielle, sin dejar de sonreír. —Pues te equivocas —dijo Xena—. Había salido a dar un paseo y tú estabas en medio. Tenía que apartarte.

Gabrielle miró hacia la ventana, azotada por la lluvia. —Me gusta pasear bajo la lluvia. ¿Algún problema con eso, esclavita? Gabrielle volvió a mirar a Xena a la cara. Xena suspiró y apoyó todo su peso sobre los codos encima de la cama. Prácticamente pegó la nariz a la de la chica. —Escúchame bien —gruñó—. Si alguna vez le dices a alguien que he hecho esto, te convierto en abono para ovejas. ¿Entendido? —Miró ferozmente a Gabrielle, indignada cuando en los ojos que la miraban apareció un leve destello risueño. —Vale —asintió Gabrielle suavemente—. Jamás se lo diré a nadie, lo prometo. Seguían nariz con nariz. Xena advirtió por primera vez unas pequeñas motas doradas en las profundidades de los ojos de Gabrielle. —Pues muy bien —dijo—. A ver si nos entendemos. Gabrielle respiró hondo un par de veces antes de responder. —Nos entendemos. —Bien. —Xena se irguió, sofocando un improperio cuando su espalda protestó. Se puso en pie despacio y recogió su equipo, pero luego lo dejó otra vez donde estaba—. Podríamos necesitarlo más tarde —le dijo a Gabrielle—. ¿Te duele la cabeza? —Eh... sí —dijo Gabrielle—. Me duele casi todo. —Te han sacudido en la cabeza —le dijo Xena—. Dentro de nada, te vas a encontrar mucho peor. —Mm. —Gabrielle ya se sentía peor. Tenía el estómago atenazado y le empezaba a subir un lento dolor ardiente por el costado, donde se había chocado con las escaleras—. Y ni siquiera te he traído el desayuno. Sorprendentemente, Xena se echó a reír por lo bajo.

—Baja la cabeza y relájate. Yo me ocupo del desayuno. —Hizo una pausa y el humor desapareció de su rostro—. Y de otras cosas. —Puso la mano sobre la cabeza de la chica y le pasó los dedos ligeramente por el pelo rubio casi seco—. Como me has mojado las sábanas, te toca dormir en ellas. Quédate aquí. No te muevas. Mojada o no, eso le pareció maravilloso. —Está bien —asintió Gabrielle. —Era una orden, no una petición, Gabrielle. —Xena le tiró suavemente de un mechón de pelo—. Intenta recordar que soy una mujer despiadada, sin corazón y con conocidas tendencias homicidas, ¿vale? —Sí, señora. —Obedientemente, Gabrielle cerró los ojos y dejó que se le relajara el cuerpo en la blandura de la cama. —¿Gabrielle? La chica la miró. —¿Cómo se llamaba? Gabrielle meneó la cabeza. —No lo sé —contestó con sinceridad—. Nunca lo había visto — añadió—. Era... mm... —¿Grande y feo? —sugirió Xena. —Algo así, sí —dijo Gabrielle—. Tenía... tenía barba. Olía mal. Xena torció el gesto. —Recuérdame que empiece a pedir más esclavas pequeñas y bonitas —murmuró—. ¿Algo más que notaras? ¿Algo que dijeran? Gabrielle trató de recordar. —Sólo que sabían que ocultabas algo... uno de ellos... entró y trató de detener al tipo grande. Dijo que podrían haberme usado para entrar aquí, para llegar a ti. —Miró a Xena—. Pero yo nunca les habría dejado.

La reina la miró desde arriba con una sonrisa triste. —¿En serio? —Volvió a revolver el pelo rubio de Gabrielle—. Seguro que los habrías parado en seco, ¿eh? Gabrielle reconoció lo improbable que era con su propia sonrisa. —Descansa —ordenó Xena con firmeza. Las pestañas rubias se cerraron despacio. Xena se quedó mirándola un momento, con los dedos aún enredados en el pelo de Gabrielle. Luego movió los hombros y retrocedió un paso, con un ceño pensativo. Sus ojos se pusieron fríos como el hielo. Flexionó las manos y se dirigió a su vestidor.

Los esclavos estaban todos alineados en el patio del ganado, bajo la lluvia. Temblaban, mirando asustados a los guardias apostados junto a los muros, cada uno de ellos con una ballesta bien engrasada. Hombres de Xena, todos ellos. Llevaban la característica insignia de la cabeza de halcón en la parte derecha del pecho, un siniestro blasón amarillo que los señalaba como su guardia personal. La puerta de las cocinas se abrió de golpe y apareció Alaran, que avanzó y miró a su alrededor antes de volverse y asentir. Seguía bajo el alero del tejado, pero apenas, y algunas gotas de lluvia oscurecían su armadura de cuero. Silueteada a la luz de las antorchas, apareció Xena. Se colocó en el umbral y se detuvo, mirándolos a todos con ojos fríos. a ser sencillo —dijo—. toda la—Esto tarde. va A mí memuy da igual. Depende de También vosotros.puede ser breve o durar Se la quedaron mirando.

—Uno de vosotros ha pegado a mi doncella —dijo Xena—. O el que lo ha hecho da un paso al frente o lo empujáis vosotros, o empiezo por este extremo de la fila y os voy matando a todos hasta que aparezca o estéis todos muertos. Las figuras empapadas se movieron y se miraron entre sí. Varios de ellos gimotearon. —Estoy esperando. —Xena juntó las manos con serenidad—. Voy a contar hasta diez. —Miró a Alaran—. ¿Tienes la ballesta preparada? Alaran alzó el arma, apoyó la culata en la rodilla y la amartilló. Estalló un trueno. —A lo mejor tenéis suerte y Zeus me indica la dirección correcta — comentó Xena—. Moriréis más rápido si lo hace él. Nadie se movió. —Muy bien —sonrió Xena—. Empieza por ése. —Señaló a un hombre fornido y con barba. —Ama. —Alaran levantó el arma y se colocó la culata en el hombro. Apuntó y luego apretó el gatillo con un tirón curiosamente delicado. La flecha alcanzó al esclavo en la garganta. Cayó con un áspero gorgoteo, aferrando la flecha con las manos. Pataleó, salpicando a los de alrededor de agua fangosa. Xena observó, esperando a que los gruñidos y el gorgoteo terminaran antes de devolver su atención a los esclavos. —¿El siguiente? —preguntó, con tono humorístico. Todos temblaban, grises por la lluvia y casi indistinguibles—. ¿No? Vale. —Señaló de nuevo—. Ésa. —Su dedo señalaba a una mujer mayor. Alaran terminó de amartillar la ballesta, luego la alzo y apuntó, con el rostro frío como una máscara. —Ama.

Justo en ese momento un cuerpo pesado tropezó hacia delante y cayó a los pies de Xena, salpicándola de barro. Ella bajó la mirada. —Ah. El hombre se dio la vuelta rodando y miró enfurecido hacia atrás. —¡Cabrones! —gritó—. ¡Traidores asquerosos! Malditos, maldi... Xena se hartó del ruido y le pegó una patada en la cabeza. El hombre volvió a caer boca abajo en el barro. Lo miró con un leve desconcierto. —Y yo que pensaba que primero tendría que cargarme a media docena. Parece que no te querían tanto como creías. —Sus ojos se posaron en sus hombres—. Levantadlo. Los soldados obedecieron al instante, agarraron al hombre y lo pusieron en pie, sujetándolo quieto al tiempo que le daban la vuelta para mirar a Xena. —Zor... —Ah-ah. —Xena se movió como el rayo que centelleaba encima de ellos. Lo agarró de la garganta y tensó los dedos, cortándole el habla. Miró por encima del hombro a los esclavos reunidos y tiró de él hacia un lado, para que vieran bien—. ¿Todo el mundo está mirando? —Ama. —Alaran se acercó—. Permíteme. Xena se limitó a mirarlo. Luego se echó a reír y dejó que su otra mano surgiera de la manga, revelando su puñal preferido. El esclavo empezó a forcejear. Xena le clavó la mirada con ferocidad. —Ah... así que ahora tienes miedo, ¿eh? —se burló—. Cuando no se trata de una chiquilla bonita a la que estás pegando. Él soltó un gruñido grave. —Mi chiquilla bonita —gruñó a su vez Xena—. Ponedle la mano en la pared.

Los soldados le estiraron el brazo y obedecieron. Xena le incrustó el puñal en la muñeca, sintiendo la conmoción que atravesaba el cuerpo del hombre. Empujó con más fuerza, luego tiró hacia abajo y hacia arriba, cortando huesos y tendones. Sacando el puñal de un tirón, se lo entregó al soldado, luego agarró la mano del esclavo y se la arrancó directamente del cuerpo. Con gesto descuidado, la tiró por encima del hombro. —Ahora. —Le soltó la garganta—. ¿Quién es tu papá? El hombre chilló. Xena alzó la mano y le pegó un puñetazo en la boca. Él dejo de chillar. —Repetimos —dijo ella—. ¿Quién te ha comprado? Él sacó la lengua con gesto agónico. —¿Quieres perder eso también? —preguntó Xena. —B... —dijo el hombre medio ahogado—. Bregos. —Vaya —suspiró Xena—. Y yo que esperaba que fuera la cocinera. — Volvió a agarrarlo de la garganta—. Me estoy hartando de sus recetas. Él tenía los ojos casi desorbitados. Con la rapidez de un halcón, Xena le pegó una puñalada en la cara: la hoja entró y salió de su ojo en un instante. La sangre salió despedida hacia fuera y el hombre intentó gritar. Los soldados lo mantuvieron inmovilizado. Xena atacó de nuevo, cortándole el otro ojo. La sangre le caía por la cara, empapando la mano que todavía le aferraba la garganta. —Pe... te... te lo he dicho... —Ya. —Xena se rió entre dientes—. Pero yo no te he dicho que te fuera a dar nada por ello. —Apretó la mano, aplastándole la tráquea. Ya no podía ni gritar, pero su pecho seguía moviéndose. Xena bajó el cuchillo, luego dio un paso hacia delante y hundió la punta en su tripa. Lo giró despacio y luego tiró hacia arriba, haciéndole un agujero y

arrancando un grito torturado de su pecho a pesar de la mano que seguía sujetándolo. Entonces lo soltó y alargó la mano con el cuchillo bajo la lluvia, dejando que le limpiara la sangre. —Colgadlo en la puerta —le ordenó a Alaran, antes de volverse de nuevo hacia los esclavos—. Allí morirá bien despacio. Podéis mirar, si queréis. —Les sonrió—. Hoy está lloviendo, así que podéis aprovechar el entretenimiento gratuito. Los esclavos estaban apiñados muertos de terror, negándose a mirarla a los ojos. Dos de los más cercanos sollozaban histéricamente. —¿No? —Xena sacudió las últimas gotitas de sangre de su puñal—. Bueno, ya no voy a tener que preocuparme de que nadie vuelva a molestar nunca más a mi amiguita, ¿verdad? —Paseó su mirada de halcón por la muchedumbre. Todos agacharon la cabeza—. Bien —dijo—. Porque si alguien lo hace, haré que lo que le ha pasado a él parezca un chiste. Dejó que sus palabras causaran efecto. Luego lamió una gota de lluvia de la punta del puñal y se rió entre dientes.

Gabrielle se despertó al oír un fuerte trueno. Abrió los ojos parpadeando y miró su a su alrededor totalmente confusa por un momento, incapaz de reconocer entorno. Entonces sintió el dolor y lo recordó. Con un quejido, volvió a apoyar la cabeza con precaución en la almohada, aspirando una bocanada de aire llena de olores poco conocidos. La herida del cráneo la estaba matando. Se la tocó con la mano y sus dedos palparon con cautela los contornos bajo el vendaje que le había puesto Xena. Xena. Los pensamientos de Gabrielle viraron y siguieron por un camino totalmente distinto. Su inverosímil salvadora. Sabía que Xena debía de haber cargado con ella escaleras arriba y Gabrielle sabía que eso debía de haberle dolido. Si cerraba los ojos, casi recordaba el trayecto, con su cuerpo

tembloroso de frío pegado al de Xena mientras la reina subía corriendo las escaleras. Qué fuerte era, recordó haber pensado Gabrielle. Los brazos que la sujetaban no temblaban y el corazón que oía por tener la oreja pegada a Xena sonaba firme. Qué segura se había sentido. De qué forma tan delicada la había tocado Xena, al calentarle las mejillas. Qué sensación tan extraña. Gabrielle se quedó ahí tumbada, llena de diversas emociones que alejaron el dolor por un instante. Ni siquiera sabía qué era lo que sentía, salvo que le cortaba la respiración con un dolor que parecía surgir de su misma alma. Era como tener hambre, pero sin saber de qué. Deseó que Xena regresara y al pronunciar esas palabras mentalmente, Xena regresó. La puerta se abrió y ella se puso de lado con mucho dolor, para ver a la reina que avanzaba vestida con una túnica suelta de seda negra. Xena fue a la palangana de agua que estaba sobre la cómoda y se lavó las manos, usando el jabón de olor ligeramente especiado que había al lado. —Bueno —le dijo a Gabrielle—. ¿Cómo te sientes? Gabrielle se chupó los labios, que tenía secos y ásperos. —Sedienta. Xena la miró por encima del hombro, con los claros ojos azules aún inmersos en una tormenta que iba cediendo. —Ah. —Fue a coger un odre lleno de algo que gorgoteaba y volvió a la cama—. Se me olvidó dejarte esto. —¿Cómo te sientes tú? —preguntó Gabrielle con timidez, cogiendo el odre.

—Como una persona a la que le han disparado una flecha en la espalda y ha tenido que pasarse el día cargando con lindas esclavitas rubias. ¿Por qué? —Los labios de Xena esbozaron una sonrisa divertida al ver cómo se sonrojaba Gabrielle. Se sentó en una silla al lado de la cama y poco a poco fue soltando la fiera tensión, contemplando con fascinación distraída cómo se agitaban y doblaban sus dedos por su propia voluntad. Gabrielle aspiró por la boquilla del odre y tragó el agua con sensación de alivio. Sus ojos vagaron un poco y de repente advirtió una mancha seca de color rojo en el brazo de Xena. Sangre. Miró el perfil de Xena, cuyas facciones destacaban a la luz apagada y tormentosa que entraba por la ventana. —¿Has...? —Vaciló, pues no sabía qué preguntar, ni si quería saberlo. Xena volvió despacio la cabeza y la miró. —¿Que si he hecho qué, Gabrielle? —preguntó con tono frío—. ¿Que si he encontrado al que te atacó? —Vio el parpadeo de la chica—. Ah, sí. Lo he descubierto. ¿Quieres saber lo que le ha pasado? Gabrielle tragó, deseando retirar la pregunta. No quería saberlo. Sabía que era algo malo, sabía que era culpa suya. Entristecida, se limitó a levantar la cabeza y mirar a Xena en silencio. Y se quedó pasmada al descubrir no una burla, sino una apacible y distante compasión en los ojos de la reina. —Muchas de las cosas que hago, las hago porque es lo que tengo que hacer para conservar el poder en mis manos, Gabrielle —dijo Xena—. No voy a mentirte diciéndote que no me gusta. Sí que me gusta —añadió—. Pero todo es por una razón. Si tengo que sacrificar unas cuantas vidas para mantener el control, lo haré. Gabrielle tomó aliento y lo soltó. —No se trataba de ti —insistió Xena en voz baja—. Tú no has causado el destripamiento de este hombre ni su muerte. Lo he hecho yo, y lo he hecho

porque lo que hizo iba en contra de mi voluntad y eso no lo puedo tolerar. ¿Me comprendes, Gabrielle? La chica asintió en silencio. Xena alargó la mano y le tocó el pelo, notando que la chica se encogía. Le sorprendió lo mucho que le dolía el gesto y frunció el ceño, turbada por el remolino de emociones que sentía por dentro. —¿Gabrielle? Los ojos verdes se posaron despacio en los suyos. Xena le tocó el vendaje. —No quería que volviera a pasarte esto. Gabrielle soltó aliento, mordisqueándose el labio por dentro. —Todo tiene un precio, ¿verdad? —Sí, efectivamente. La chica asintió. —Lo comprendo. Xena se relajó un poco. —Pero no te gusta —adivinó, tirando ligeramente del pelo rubio. —No —contestó Gabrielle con sinceridad—. No me gusta. —No pasa nada —dijo la reina—. No tiene por qué gustarte. —Apoyó la mano en la cabeza de la chica, haciendo una leve mueca al notar el calor bajo la palma—. ¿Te duele la cabeza? —Sí. Xena quitó la venda y descubrió debajo la inflamación que esperaba.

—Bueno, te propongo una cosa, amiga mía. Ya que sigues coherente, si me echas una mano con mi espalda, veré qué puedo hacer con esto. ¿Vale? Amiga mía. Gabrielle volvió a sentir el confus o torbellino de emociones. ¿Lo era? ¿Quería serlo? Miró a Xena y de repente, por primera vez, al mirar a esos ojos distantes, consiguió atravesar el hielo, por un segundo, y descubrió otra cosa allí al fondo que la miraba a su vez. Una persona. —Vale. —Gabrielle tomó su decisión—. Pero date prisa. No me encuentro muy bien. Xena se levantó y se quitó la túnica, luego se arrodilló al lado de la cama, presentando su espalda desnuda a los ojos de Gabrielle. Le pasó el equipo que tenía en la mesa y apoyó los codos en la rodilla, frotándose con los dedos la sangre seca del brazo y observando las escamas rojizas que caían al suelo. Gabrielle trabajó en silencio unos minutos, tocando la piel de Xena con delicadeza y suavidad. —Mm... ¿Xena? —¿Sí? —Lo tienes otra vez todo rojo. Maldita sea. —Sí, eso me parecía. —Estamos las dos hechas un desastre, ¿eh? Xena suspiró. —Sí. —Se volvió y miró por encima del hombro—. Pero lo superaremos.

Sorprendentemente, para ella, Gabrielle sonrió a pesar del evidente dolor que sufría. De la misma manera, Xena le devolvió la sonrisa. Fuera, la lluvia seguía cayendo, lavando la sangre que manaba de la figura colgada en la puerta, cuya cabeza ya se había doblegado a la muerte.

—Ama, hay mucho malestar. —Stanislaus se retorció las manos. —¿Y? —Xena estaba sentada en su silla, en la estancia pública. Toqueteó sin ganas un racimo de uvas—. Es el tiempo. Después del torneo de mañana, todo se calmará. —Pero, ama... —Stanislaus. —A Xena se le habían agotado sus siempre escasas reservas de paciencia—. Lo sé. Déjalo —le ordenó—. Sé lo que trama Bregos. Mañana, me ocuparé de ello, y si alguien sigue sintiendo malestar después de eso, más le vale sentir ese malestar muy, muy lejos de aquí. —Los esclavos están agitados, ama. Después de lo de esta mañana. — Stanislaus se enfrentó a su genio, cosa rara en él—. Estoy preocupado. Xena lo miró. —Vale. —Contempló una uva—. Ve abajo y diles que si vuelvo a oír que están molestos, volveré a bajar en persona y les daré motivos para que se sientan molestos de verdad. —Lo miró con frialdad—. No estoy de humor, Stanislaus. Él suspiró. —Ama. Un ligero golpe en la puerta señaló una agradable interrupción. —Adelante. Se abrió la puerta y entró Alaran, que echó una mirada severa a Stanislaus mientras cruzaba la estancia y doblaba la rodilla ante Xena.

—Ama, tengo noticias. —Llevaba una bandeja, que dejó en la mesa cuando se alzó. Xena lo miró enarcando una ceja. —Mis hombres han sabido algo de los hombres que estaban en las murallas. Xena sintió un picor en los omóplatos. —Ah. —Juntó los dedos—. ¿Y? —Han escapado, ama. Huyeron de la fortaleza esa misma noche. — Alaran parecía decepcionado—. Mis espías me dicen que no sabían si su misión había tenido éxito o no. Algo que había salido bien. Xena se relajó en su silla. —Está bien. ¿Has enviado a alguien tras ellos? —Sí, ama. Dos de mis mejores hombres —le aseguró su jefe de seguridad—. Los traerán de vuelta. Vivos o hechos pedazos, según se presenten las cosas. Stanislaus se encogió disimuladamente. —Buen trabajo —dijo Xena, felicitando a Alaran—. Comunícame cualquier noticia que recibas. —Muy bien, ama —asintió Alaran—. No eran soldados —añadió—. Eran de las provincias exteriores y llegaron aquí unos días antes que Bregos. —No me digas —murmuró Xena—. ¿De las zonas recién conquistadas? —No. —Alaran meneó la cabeza—. De Tracia. —¿Tracia? —Xena tamborileó con los dedos sobre el brazo de la silla— .averiguaremos ¿Quién será su dueño, me pregunto? —dijo pensativa—. Da igual. Lo —decidió—. Quiero dos hombres fuera de la puerta de mis aposentos privados, Alaran, durante la cena. Él asintió.

—¿Para proteger a la pequeña? Xena vio que Stanislaus fruncía los labios. —Sí. —Volvió a juntar los dedos—. Sé que ningún esclavo se acercará a ella, pero hay suficientes incertidumbres como para andarse con cautela. —Ama... —intervino Stanislaus—. ¿Merece la pena hacer algo así por una como ella? —preguntó—. Ya hay tanta alteración... Alaran carraspeó. —Su Majestad ya ha contestado a esa pregunta —dijo—. ¿O es que te has perdido la diversión de esta mañana? —dijo con tono áspero. —No —dijo el senescal—. Ahora mismo le estaba hablando a Su Majestad del malestar de los esclavos por eso. —¿Malestar? —Alaran se echó a reír—. Tienen suerte de estar vivos para contarlo. ¡Díselo! ¡Idiotas! ¡Mira que hacer caso de las tentaciones de Bregos! —Se puso las manos en las escurridas caderas—. Me parece a mí que ya se han olvidado. Se han acostumbrado a la beneficencia de Su Majestad. Mm. Xena ladeó la cabeza. La beneficencia de Su Majestad. Sonaba bien. —Tiene razón —afirmó tajantemente—. Todo el mundo se ha apoltronado y Bregos se ha aprovechado de ello. Ya es hora de reestructurar las cosas, y el combate de mañana será sólo el principio. Stanislaus irguió los hombros. —Muy bien, ama. Haré lo necesario para que circule la voz —le dijo—. Tal vez es lo que todos necesitan oír. —Hizo una profunda reverencia, se volvió y fue en silencio a la puerta, la abrió y salió rápidamente. Xena resopló. —Qué pedazo de cretino —masculló—. Te juro que ese hombre tiene el cerebro de una babosa del Egeo. Alaran tosió, controlando una sonrisa.

—Ama, ¿cómo está la pequeña? Mis espías me dicen que la trataron cruelmente. —Sí, pobrecita —suspiró Xena—. Le dieron una paliza del Hades, pero cerró la boca y no les dijo nada. —Se levantó y, llevada por una sensación de inquietud, se puso a pasear delante de la chimenea—. Se pondrá bien. Alaran la miraba con ojos curiosos. —¿Y tú, mi reina? Xena respiró hondo, sintiendo las cuchilladas de dolor en la espalda. —Viviré —dijo—. Y mañana, haré lo que tenga que hacer —añadió—. ¿Has comprobado la bandeja? —Personalmente, ama —le aseguró Alaran. —Bien. —Xena apoyó las manos a ambos lados de la bandeja, contemplando el contenido tapado—. No tiene sentido tentar al destino. — Levantó la mirada—. ¿Dónde está Bregos? —En sus aposentos, ama. Esperando a que deje de llover. Sus capitanes y él estuvieron entrenando temprano. Parecían de buen humor. —El jefe de seguridad titubeó—. Los hombres se están empezando a enterar de lo que ha sucedido esta mañana. —¿Y? —Xena mantuvo la vista clavada en la bandeja. —Lo que he oído, ama, es que celebran el regreso de la dirigente que conocíamos. Xena sonrió. Levantó la cabeza y miró a Alaran.

Gabrielle se agitaba en la cama, con el pelo empapado de sudor pegado asalían la frente. Era evidente que estaba perdida en la fiebre y de su garganta con dificultad palabras suavesmedio y guturales.

—Maldición. —Xena empujó la puerta para cerrarla y dejó la bandeja en el tocador. Fue a la cama y se sentó, poniendo una mano en el hombro de la chica—. ¿Gabrielle? —¿Mamá? —susurró Gabrielle—. ¿Eres tú? —Se agarró a los dedos de Xena—. He soñado que estabas muerta. Todos... papá y... —Abrió los ojos parpadeando y miró fijamente a Xena a la cara—. ¿Mamá? —No —le dijo Xena—. No soy tu madre. —Vio cómo cambiaba la expresión de sus ojos—. No estás en casa. A Gabrielle se le puso la cara triste y su mirada recorrió la habitación. —No era un sueño... —Se le quebró la voz—. ¿Verdad? Se han... ido todos. —En su cara apareció una expresión de desesperación y desamparo—. Todos se han ido. —Sí, se han ido —dijo la reina—. Pero tú estás aquí y... yo estoy aquí. —Colocó la mano libre en la cabeza febril de Gabrielle—. Y en estos momentos estás totalmente ida. —¿Sí? —gorjeó Gabrielle suavemente—. Me siento rara. —Miró a Xena—. ¿Tú eres mi amiga? Vaya, muy buena pregunta. Xena observó a la chiquilla con seriedad. Desde luego, ella no era amiga de nadie. Sin embargo. —Sí —le dijo Xena—. Ahora mismo, soy lo más parecido a una amiga que tienes aquí, Gabrielle. Eso pareció apaciguar a la chica. Se tranquilizó, sin dejar de sujetar la mano de Xena, mientras sus ojos verdes inyectados en sangre parpadeaban despacio a medida que se relajaba. —Vale. —Yo cuidaré de ti —dijo Xena—. Así que no te preocupes. La respiración de Gabrielle era más pesada que antes.

—Echo de menos a mamá —susurró—. Nos hacía galletas. Las palabras la conmovieron de una forma inesperada y le trajeron recuerdos que creía que llevaban muchísimo tiempo enterrados en el polvo. —Sí. —Xena acarició el pelo mojado de sudor—. La mía también — siguió hablando en voz baja—. Sabes, las estaba haciendo el día que llegaron los soldados y la mataron. Gabrielle la miró. —Era mi cumpleaños —añadió Xena, permitiéndose sentir de nuevo aquel horror por un breve instante. —Oh. —La chica pareció comprender—. Qué horrible. —Sí, lo fue —asintió la reina—. Ya no celebro mi cumpleaños, desde entonces. —Liberó los recuerdos deliberadamente, desterrándolos de nuevo a las profundidades de su experiencia. —¿E... echas de menos a tu mamá? —preguntó Gabrielle. Xena se lo pensó. Luego meneó despacio la cabeza. —La verdad es que no la recuerdo. —Oh. —Gabrielle sorbió un poco—. Ojalá yo tampoco. Xena trazó una línea por la frente de la chica, alisando las arrugas que le marcaban la piel. —Algún día —prometió—. Un día te despertarás y el pasado habrá quedado en el pasado y tú seguirás adelante. Gabrielle se aferró a su mano, acercándola y pegando la mejilla a los nudillos de Xena. —Me duele —dijo—. Todo me duele. —Sí, lo sé —le dijo Xena—. A ver qué puedo hacer al respecto. —Se soltó con delicadeza la mano de los dedos de la chica y fue a su equipo, sacó varios paquetes de hierbas y los llevó a la bandeja. Destapó la jarra y olió el

contenido, gruñendo con aprobación. Echó una porción de los tres paquetes en una de las copas y añadió una cantidad de vino, dándole vueltas para mezclar las hierbas. Lo olió de nuevo y tomó un trago para probarlo, juzgando el sabor antes de regresar a la cama y sentarse. —Está bien. —Xena pasó un brazo por debajo del cuerpo de la chica y la levantó—. Ven aquí. Tienes que beberte esto. —Acercó la copa a los labios de Gabrielle—. Vamos. No querrás que me enfade, ¿verdad? Temblorosa, Gabrielle cogió la copa, se la llevó a los labios y bebió. —¿Qu... qué es? —preguntó, lamiéndose los labios. —Vino de moras —le dijo Xena—. ¿Te gusta? —Mm. —Gabrielle rodeó la copa con la mano—. Bueno. —Eso es. —Xena cogió la copa cuando terminó y la puso en la mesa. Sonrió ligeramente al ver las manchas moradas que tenía la chica en los labios. Ya se le estaban cerrando los ojos por las hierbas y su cuerpo se relajó por completo apoyado en el de Xena—. Cuando te despiertes, te sentirás mejor. Prometido. —Prometido —farfulló Gabrielle, apoyando la cabeza en el hombro de Xena. Durante un rato, Xena se quedó ahí sentada, asimilando la extraña sensación de sujetar a alguien contra ella. A pesar del dolor que tenía en la espalda, le resultaba raro y nuevo tener a esta pizca de esclava a quien cuidar, y Xena quería examinar la sensación. Era como tener una mascota, decidió por fin. Como el perrito que recogió cerca de Esparta y que tuvo con ella durante una campaña entera hasta que el maldito animal murió destrozado por un jabalí. Recordó que se puso furiosa consigo misma por sentirse mal por ello. Recordó que se puso furiosa consigo misma por echar de menos al estúpido animal.

Xena miró la cabeza rubia acurrucada en su hombro y recordó el solemne juramento que se había hecho a sí misma de no volver a sentir cariño por nada nunca más. No merecía la pena, se había dicho a sí misma. ¿Y esto merecía la pena? La mirada turbada de Xena se paseó por la habitación y se posó en la lluvia que golpeaba las ventanas. 6

Estaba muy oscuro. Gabrielle abrió los ojos con un esfuerzo, despierta por el dolor de cabeza, y descubrió que había casi tan poca luz como cuando tenía ojos cerrados. Había unrojizo levísimo gris plateado entraba por lalos ventana y un resplandor igualresplandor de leve procedente de laque chimenea. Calculó que pasaba con creces de la medianoche y mientras escuchaba, casi oyó el silencio de la fortaleza posándose a su alrededor. Las sábanas que la abrigaban y la ropa que llevaba estaban secas y, aparte del dolor de cabeza y de pecho, estaba relativamente cómoda. No te sorprendas, Gabrielle, se recordó a sí misma con ironía. Estás en la cama de la reina. Lo cual le trajo otro pensamiento asustador a la cabeza. ¿Dónde estaba la reina, de cuya cama se trataba? Gabrielle escuchó de nuevo y oyó el ligero crujido de un leño en la chimenea y el suave golpeteo de los cristales emplomados de la ventana y... Y la respiración de otra persona. Oh-oh. Gabrielle tomó aire nerviosa. La respiración sonaba bastante cerca. Despacio, volvió la cabeza hacia la izquierda, escudriñando la oscuridad para distinguir el difuso contorno de otra persona que dormía en la cama a su lado. Bueno. Gabrielle tragó. Era bastante razonable que Xena durmiera en su propia cama, ¿no? A fin de cuentas, era una cama muy grande y la reina estaba al otro lado, con espacio de sobra entre las dos. Contempló la figura en sombras. Xena estaba durmiendo boca abajo, con un brazo alrededor de la

almohada y el otro sobre la superficie de la cama. Gabrielle veía la curva de su pómulo y el suave movimiento de las mantas que le tapaban el cuerpo. Las mismas mantas que tapaban a Gabrielle. Por alguna razón, la mera idea le dio calor y al mismo tiempo sintió un pequeño y extraño escalofrío por la espalda. Se agitó un poco, con mucho cuidado, intentando no moverse ni hacer ruido mientras intentaba estirar el cuerpo. Tenía las piernas entumecidas y le dolían las magulladuras de las rodillas, además de las que tenía en los codos. Tenía las costillas muy delicadas, pero todo eso no era nada comparado con el dolor de cabeza. Sacó la mano de debajo de las mantas y se tocó el punto, notando que el vendaje que lo cubría estaba endurecido por algo que supuso que era sangre seca. La herida le dolía, pero ahora eran más punzadas agudas de dolor que el tenso palpitar que era antes. Gabrielle cerró los ojos e intentó relajarse, pensando levantarse que y... tenía mucho tiempo antes de que amaneciera y tuviera que ¿Y? ¿Esperaría Xena que llevara a cabo sus tareas de costumbre, aunque estuviera herida? Xena lo había hecho, pensó Gabrelle. Había acudido a sus audiencias y había hecho sus inspecciones, aunque le dolía horriblemente la espalda. Sin duda, esperaría lo mismo de Gabrielle, ¿no? Dio vueltas a la idea. Bueno, pues le demostraría a Xena que ella era digna de eso. Se levantaría y haría lo que tuviera que hacer, por muy mal que se encontrara. Hala. Gabrielle soltó aliento y movió los dedos de los pies. Luego se detuvo y volvió a moverlos, dándose cuenta de que estaban desnudos. ¿No se había puesto las botas el día anterior? Con curiosidad, bajó una mano y se tocó la pantorrilla para estar segura. No, no estaba calzada con las botas, eso estaba claro. Volvió a subir la mano y la colocó sobre su estómago junto con su compañera. Si sus botas habían desaparecido, ¿dónde se habían metido? Y lo que era más importante, ¿quién se las había quitado? Volvió la cabeza ligeramente, lo suficiente como para que el perfil dormido de Xena entrara en su visión periférica. ¿Lo había hecho la reina? Gabrielle tamborileó con los dedos sobre su estómago. Por algún motivo, la idea de que Xena le quitara las botas era muy... mm... bueno, por otro lado,

Xena la había subido hasta esta habitación y... Le pareció recordar, vagamente, haber hablado con Xena después de eso, pero no estaba segura. Se sincera, Gabrielle. Ahora mismo no estás segura de un montón de cosas, le dijo su conciencia en voz baja en medio de la noche. Descansa un poco. Seguro que lo vas a necesitar. Con firmeza, cerró los ojos y se acomodó un poco más en el colchón gloriosamente blando. El edredón de plumas de ganso y seda era ligero como una pluma encima de ella, y decidió aprovechar al máximo esta oportunidad única en la vida. Mañana, volvería a su camastro. El sueño volvió a apoderarse de ella y una vez más se dejó llevar relajadamente.

Por una vez, a Xena no le hizo mucha gracia ver el amanecer. La débil y pálida luz grisácea le dio en los párpados y los abrió de mala gana, colocando el cuerpo entumecido en una postura un poco más cómoda. Sólo de mover el brazo sintió una puñalada y resopló irritadísima. Luego bajó los ojos para examinar el perfil de la persona que compartía la cama con ella. Incluso a la escasa luz, las lesiones de la chica eran evidentes, y Xena dejó que eso la distrajera de sus propios problemas. Cabrón. Dedicó un momento para regodearse en el recuerdo de destripar al esclavo que había pegado a la chiquilla. Se lo tenía más que merecido, y si no hubiera estado molesta por la herida, se habría tomado su tiempo y lo habría torturado debidamente. Le habría cortado la otra mano, tal vez. Luego los testículos. A lo mejor la lengua... una oreja... reflexionó Xena agradablemente. Mm. A lo mejor se lo puedo hacer a Bregos. Se animó ante la idea y volvió a estirar el cuerpo, tirando esta vez de ese punto tenso y doloroso que tenía en la espalda. Notó un chasquido y luego hizo una mueca al notar una humedad cálida en el punto donde había entrado la flecha. Bueno, ésa era una forma de conseguir que saliera el pus. Con un suspiro, Xena salió de debajo de las mantas y se levantó, observando a su joven compañera de cama un momento antes de darse la vuelta y entrar en silencio

en la sala de baño. De todas formas, era hora de prepararse, y podía aprovechar el tiempo de sobra que había conseguido levantándose tan temprano. Abrió la espita de la cisterna de agua y se quedó mirando mientras el líquido transparente llenaba la bañera de mármol. Dejó que el agua le corriera por la mano y se alegró de que tuviera una temperatura tan buena. No le gustaba bañarse con agua caliente, pero tampoco le gustaba ya tanto bañarse en agua fría como el hielo. Xena esperó a que se llenara la bañera, luego cerró el agua y se quitó la camisa, se metió en la bañera y se puso de rodillas. Sabía que la mayoría de las personas de su posición habrían tenido siervos para lavarlas. Sabía que la mayoría de sus nobles los tenían. Pero Xena había pasado demasiados años en los campos de batalla para sentirse cómoda con tanta gente tan cerca de ella en una situación tan vulnerable. Y este baño, el baño previo al combate, era una vieja superstición y siempre lo tomaba sola. Cogió el jabón que estaba en la jabonera talladasuya y empezó a frotarse. Primero las manos y los brazos. Se aclaró la espuma de las muñecas y siguió subiendo por los brazos hasta los hombros, todavía restallantes de músculos aunque sin el bronceado que siempre tenía cuando era soldado. Otro aclarado y luego se lavó el tronco, mirando entre sus pechos para frotarse el jabón en un vientre que se había esforzado por mantener plano, a pesar de las tentaciones de los cocineros y de las distracciones de su corte. Sus sesiones nocturnas en la habitación de arriba le habían proporcionado algo más que una liberación de las tensiones y estaba orgullosísima de saber que cada pieza de su armadura seguía encajando como cuando se retiró del combate, para gobernar el reino. Se pasó el jabón por los muslos, que eran tan musculosos que si hubiera sido un poco más baja, habrían parecido desproporcionados. Pero le daban potencia, fuerza para equilibrar la velocidad del tronco, y se los frotó con una sensación de cariño irónico, trazando con el dedo algunas de las cicatrices que le marcaban la piel. Ahora que ya había terminado con eso, se sentó en la bañera y metió despacio la espalda y los hombros en el agua, sintiendo el fuerte escozor cuando el líquido entró en el agujero que tenía en la espalda. Se lavó primero el pelo, frotando la oscura melena y sumergiéndose después para aclararse todo el jabón. Al emerger, se torció y siseó al sentir una puñalada de dolor.

Maldición. Xena intentó llegar al punto, pero la herida estaba en un sitio que no alcanzaba. Maldijo en silencio, luego suspiró y metió los hombros en el agua, esperando que al menos eso hiciera algún bien a la maldita herida. Aguzó el oído al captar un movimiento en la otra habitación. Roce de sábanas, sí, y el ruido de alguien saliendo de ellas. Oyó el leve roce de unos pies descalzos en el suelo y luego un débil siseo de dolor. —Gabrielle —llamó. Una pausa. —¿Sí? —La tímida respuesta era a medias un susurro, a medias habla normal—. Lo siento. No quiero... mm... molestarte. Voy a lavarme y... mm... —Gabrielle, calla y ven aquí —ordenó Xena. Se acercaron unos pasos vacilantes y luego apareció en el umbral la figura de una mujer rubia, bajita y desaliñada con la cara magullada y dulces ojos verdes. Por alguna razón, la imagen hizo sonreír a Xena. —Necesito tu ayuda un momento. Creía que iba a poder hacer esto, pero no alcanzo esa puñetera herida de flecha. Los ojos de Gabrielle se posaron en la bañera, luego en su cara y de nuevo en la bañera. Un suave rubor coloreó su piel clara. —Mm... vale. —Cruzó la estancia, rodeando rápidamente la figura sumergida de Xena y apartando la mirada. —¿Cómo tienes la cabeza? —le preguntó Xena. —Mm... —Gabrielle cogió el jabón que le tendía Xena y se puso a lavar con mucho cuidado alrededor de la herida—. Me duele. Xena alzó una mano mojada y tocó la frente de la chica, sobresaltándola. —Al menos ya no estás delirando como una loca. El contacto con su espalda cesó.

—¿Eso... eso he hecho? —preguntó Gabrielle. —Oh, sí. Te pusiste a cantar canciones guarras, intentaste meterme mano... eres una fierecilla cuando tienes fiebre, sabes. Gabrielle se quedó sin aliento. —Pe... yo... —Je —se rió Xena—. Nunca pensé que tuvieras esa faceta, Gabrielle. — Volvió la cabeza despacio y echó una mirada a la chica, que estaba colorada como un tomate y a todas luces mortificada—. Oye... ¡que no he dicho que me importara! Si acaso, aquello hizo que el rubor de Gabrielle se intensificara y al menos consiguió que Xena dejara de prestar atención a su espalda. —Más vale que controles eso o te va a empezar a sangrar la cabeza. —Lo siento —susurró Gabrielle—. Yo... mm... no recuerdo nada de eso. —Bajó la cabeza y se concentró en su tarea—. No sabía... —Y se quedó callada sin saber qué decir. —Vaya, vaya —se apiadó Xena—. Menuda fiebre ha tenido que ser. ¿Qué tal tengo la espalda? Las manos de la chica se detuvieron de nuevo. —Oh —exclamó—. Caray. —¿Eso es bueno o malo? —Xena la miró, alegrándose de ver que la chiquilla estaba recuperando un color más normal—. Oye, no te irás a desmayar, ¿verdad? Gabrielle no estaba muy segura. Apoyó las manos en el borde de la bañera y trató de recuperar el aliento. Sólo de pensar en lo que había hecho... lo que había dicho... por todos los dioses. ¿Cómo podía haber hecho una cosa así? Y lo que era más importante, ¿por qué se lo había aguantado Xena? ¡Podría haberla matado! ¡¡¡O algo peor!!! —¡GABRIELLE!

La voz le hizo pegar un respingo y sofocar un grito. Parpadeó, enfocando de nuevo la mirada en la reina. Xena tenía un codo apoyado en la bañera y la miraba con esos ojos increíblemente azules. —¡Sí! —Relájate, ¿quieres? —dijo Xena riendo. Gabrielle aspiró aire con fuerza, lamentándolo de inmediato cuando sus costillas protestaron enérgicamente. —Oh. —Se agarró a la bañera, olvidando por el momento el embarazoso episodio—. Ay. —Vale —le dijo Xena—. Cálmate. Deja de quedarte como lela. Al cabo de un minuto, el dolor cedió y pudo volver a erguirse. Gabrielle metió el paño en el agua y siguió limpiando la herida de la espalda de Xena. Salía pus amarillo del centro y lo limpió todo con cuidado. —Está bastante feo —le dijo a Xena. —Ésa es la sensación —asintió Xena—. Esperemos que tu cabeza no tenga el mismo aspecto. —Apoyó la cabeza en el brazo—. Apriétalo. —¿Qué? —¿Te lo he dicho en dialecto micénico o qué? —preguntó la reina, malhumorada—. Esa porquería tiene que salir. Aprieta por los dos lados. —Oh... eso te va a doler —protestó Gabrielle. —No, ¿en serio? —soltó Xena—. Tú hazlo. Gabrielle dejó el paño, se detuvo un momento y luego, vacilando, puso los dedos sobre la piel enrojecida a ambos lados de la herida. Notó el calor bajo los dedos y al presionar ligeramente, vio un leve movimiento cuando los músculos de la espalda de Xena se encogieron. Pero su cara ni se inmutó, advirtió Gabrielle. Vio que Xena se agarraba al borde de la bañera con la mano y se tensaba mientras esperaba.

—¿Sabes una cosa? —dijo, mientras apretaba con cuidado la herida y veía que del centro brotaba un líquido desagradable. —¿Qué? —dijo Xena con tono tranquilo. —Que eres una persona muy valiente. —Gabrielle terminó su tarea, advirtiendo que la hinchazón se había reducido considerablemente. Xena ladeó la cabeza y se volvió para mirar a la chica. —¿Sabes una cosa? Gabrielle se detuvo y la miró con timidez. —¿Qué? —Que anoche no te comportaste como una puta —dijo la reina. —¿No? —exclamó Gabrielle—. ¿En serio? Oh, qué tentaciones le entraron. Xena observó esos grandes ojos verdes que la miraban con tanta sinceridad. —No. Era una broma. El cuerpo de Gabrielle se hundió como reacción, la viva imagen del alivio. —Ah —suspiró—. Menos mal. No quería que pensaras que era... mm... bueno. —Se concentró en la herida. Xena observó su perfil y vio que las comisuras de sus labios se tensaban en una sonrisa inconsciente. Gabrielle aclaró la zona una y otra vez, hasta que desapareció hasta el último rastro de líquido amarillo. —Creo que ya está. —Bien. —Xena puso una mano a cada lado de la bañera y se levantó, pasando el cuerpo por el borde. Se sacudió vigorosamente, lanzando una lluvia de agua por toda la estancia y encima de su otra desventurada ocupante.

Gabrielle retrocedió, apartando los ojos y mirando a su alrededor en busca de algo útil como... ah. —Toma. —Le pasó a Xena una toalla inmaculada, perfectamente doblada. La reina la aceptó y se envolvió el cuerpo con ella. Luego le puso a Gabrielle una mano en la barbilla y le ladeó la cabeza, le quitó el vendaje de la cabeza y la examinó. —Creo que has tenido suerte, amiguita mía. —Xena pasó un dedo por la zona, que estaba cerrada y parecía estar curándose—. Ojalá yo pudiera decir lo mismo. Debía de haber algo en la punta de esa flecha. —Se volvió y entró en el dormitorio, tirando de Gabrielle—. Vamos. Nos espera un largo día y voy a necesitar ayuda para ponerme mis cosas. Gabrielle la siguió obedientemente, aunque en realidad no podía hacer otra cosa. Ni quería hacer otra cosa, se dio cuenta de repente. Confusa por ello, descubrió que estaba sonriendo sin ningún motivo aparente. Suspiró. A lo mejor sólo necesitaba desayunar.

Se sentaron a la mesa de la habitación exterior, compartiendo el contenido de una bandeja traída personalmente por Alaran y repleta de platos llenos hasta losiluminándolas bordes de sabrosa comida. el sol asomaba por el borde de la ventana, con una bandaFuera, de color dorado. Gabrielle estaba sentada con las piernas cruzadas en una de las grandes butacas de brazos, cuya superficie casi se la tragaba. Llevaba un nuevo vendaje en la cabeza y Xena un nuevo vendaje en la espalda y las dos escuchaban el informe de situación del jefe de seguridad. —Bueno —terminó Alaran—. Los hombres están preparados, mi reina. El campo de batalla está dispuesto y, por lo que parece, va a ser un día estupendo para los juegos. Hasta el tiempo ha mejorado: fuera hace fresco suficiente para que mi armadura me resulte cómoda.

—Bien. —Xena apiló trozos de carne y huevos en una rebanada de pan doblada y dio un bocado—. Reúnelos a todos en el cuartel. Cuando me vista, quiero hablar con ellos. —Ama —asintió Alaran—. Lo agradecerían. —Movió los ojos ligeramente y advirtió la mirada interesada de Gabrielle—. ¿Cómo te encuentras, pequeña? Pillada con la boca llena, Gabrielle se apresuró a tragar. —Está bien —contestó Xena por ella—. Me la voy a llevar hoy conmigo. Será mi escudera. ¿Yo? Gabrielle se quedó sorprendida y casi se olvidó de preguntarse qué, exactamente, era una escudera. —Excelente, majestad —dijo Alaran—. Me tranquiliza saber que vas a tener cerca a alguien en quien confías. —Se levantó—. Voy a reunir a los hombres. Mis espías me dicen que anoche había calma en el lado de Bregos, pero que sus hombres parecen muy... seguros. —Ya. —Xena se metió una uva en la boca—. Panda de perdedores. Alaran sonrió, saludó y se fue. Xena volvió la cabeza y contempló a su compañera de mesa. —¿Hay suficiente para ti? —Apoyó los codos en la mesa y la barbilla en los puños. Gabrielle se lamió los labios por reflejo y tragó. —Mm... sí, gracias —dijo—. Está buenísimo. Xena resopló, levantando la cabeza y frotándose las sienes. —Normalmente estaría de acuerdo contigo —reconoció—. Pero ese agujero de flecha me está desquiciando y me quita el apetito. —Jugó con otra uva. La herida también le estaba dando fiebre, lo sabía por los ligeros escalofríos que le corrían por la piel.

Cogió su copa de cerveza matutina y bebió un buen trago, luego la dejó y tomó con decisión otro bocado de huevos. —¿Xena? Levantó la mirada. —¿Sí? —Mm... ¿por qué no les dices simplemente que esperen un par de días más? —preguntó Gabrielle—. Tú eres la reina y todo eso. Ah. La reina y todo eso siguió masticando su bocadillo improvisado, mirando por la ventana mientras reflexionaba sobre la pregunta. —Podría —dijo—. Pero ahí fuera se está preparando una gran tormenta, Gabrielle. La noto. Si espero... la tormenta podría estallar en el momento en que le viniera bien. No puedo permitirlo. Tiene que ser en un momento que a mí me venga bien... aunque eso sea incómodo para mí personalmente en este momento. Gabrielle mordisqueó un bollo cubierto de huevos. —Oh. —Así que, —Xena se terminó su bocadillo—, hoy corto de cuajo las ambiciones de Bregos. —Se bebió la copa de un trago—. Y esta noche, lo celebramos. —Se levantó y se estiró y luego se puso a pasear por la estancia pública para entrar en calor. Gabrielle sabía que esa celebración se refería a Xena y su corte. No a gente como ella. Pero estaba de acuerdo con que se alegraría mucho si la reina conseguía lo que quería, porque eso parecía más seguro para todo el mundo. No se fiaba de Bregos en absoluto: hasta ahora todas las personas que defendían sus intereses y a las que había conocido o la habían insultado o le habían dado una paliza. Tampoco la gente de Xena había sido mucho mejor, pero al fin y al cabo, aquí estaba sentada a la mesa con la reina, comiendo bollos y una mermelada de moras muy buena y huevos en su compañía. —¿Qué hace una escudera? —preguntó.

—¿Has terminado? —le preguntó Xena. Gabrielle examinó su plato vacío y luego levantó la mirada con humor para encontrarse con los ojos de Xena. —Sí. —Vamos. Te voy a enseñar lo que hace una escudera. —Xena le hizo un gesto, esperando a que se levantara y se reuniera con ella en la puerta que daba a la habitación interior antes de pasar dentro. Xena fue al baúl que estaba pegado a la pared y lo abrió. De él salió ese mismo olor a aceite y cuero e hizo una pausa, con una leve sonrisa en la cara, antes de retirar las pieles que tapaban el contenido y tirarlas al suelo. Gabrielle se arrodilló al lado del baúl y miró dentro. Sintió un cosquilleo de intriga en la piel mientras observaba a Xena sacando varios objetos y mirándolos. Primero, unas cosas de cuero. Gabrielle sabía que eran de cuero, pero tenían lengüetas y piezas que escapaban a su comprensión. Xena depositó esas cosas de cuero en el respaldo de la silla y continuó. Luego, sacó su espada, envainada, y se la pasó a Gabrielle. —Pon eso en la mesa de ahí. Gabrielle cogióyylasefunda sorprendió porantes el peso. Miró con el curiosidad empuñadura de la bronce de cuero de depositar arma en la la mesa. Se volvió y vio a Xena sujetando la desgastada bolsa de cuero que ya había visto antes, pero la reina tenía una expresión extraña. Fue al lado de Xena. —¿Qué es eso? Xena desató la bolsa y la abrió, revelando un reluciente círculo metálico. Lo cogió y lo sacó y se quedó mirándolo con silenciosa admiración. Gabrielle notó que tenía el borde afilado y un dibujo grabado a ambos lados. Por un lado también llevaba piedras de colores brillantes. Era precioso.

—Caray —dijo—. Es increíble. —Sí que lo es —asintió Xena suavemente. —¿Qué es? La reina entrecerró los ojos. —Es un chakram —contestó—. Es... muy especial. —Al cabo de un momento, lo volvió a meter en la bolsa y la cerró y luego se la pasó a Gabrielle—. Ponlo con la espada. Gabrielle así lo hizo, consciente del peso que descansaba sobre sus manos al depositarlo. Se volvió y regresó a toda prisa y vio que Xena estaba sacando unas cosas de metal. Bronce, pensó, placas con hebillas y más trozos de metal. Xena lo puso todo también en el respaldo de la silla, junto con más placas y otras cosas más. Se quedó al lado del baúl, apoyando las manos en el borde. El desayuno le había aliviado la sensación de náusea y el dolor de cabeza que tenía, y ahora una sutil sensación de expectación la empezaba a distraer de sus propias lesiones. Observó mientras Xena sacaba una prenda de lino bien doblada y luego retrocedió un paso cuando la reina cerró la tapa del baúl y dejó la prenda de tela encima. —Bien. —Xena se puso en jarras y pensó un momento—. Lo primero es lo primero. Tráeme un nuevo vendaje y una tira larga de tela. Gabrielle controlaba ya perfectamente esa tarea. No tardó en tener los objetos solicitados. Al volver con ellos, Xena se quitó la túnica de los hombros y cayó grácilmente sobre una rodilla ante ella. —Pon el nuevo vendaje encima de la herida y pásame el trozo largo alrededor del cuerpo todas las veces que puedas, apretando mucho. —¿No te lo cambio? —preguntó Gabrielle—. El vendaje, me refiero. —No. Lo quiero como protección. Gabrielle frunció el ceño y luego se le despejó la cara al caer en la cuenta de lo que pretendía Xena. Dobló el vendaje para hacer un cuadrado

más pequeño y lo colocó encima de la parte peor de la herida. Luego puso encima el extremo de la tira de lino y vaciló. Xena se rió por lo bajo, cogió el extremo de tela, se lo pasó alrededor del cuerpo y se lo dio de nuevo cuando ya estaba al otro lado. —Gracias. —Gabrielle lo cogió y lo situó con cuidado encima del vendaje. Pasó la tela por la espalda de Xena y se detuvo de nuevo. —Vamos. —Xena la miró por encima del hombro—. No te voy a morder. Con una levísima sensación de vergüenza, Gabrielle se acercó más y rodeó a Xena con los brazos. —Lo sé... es que no tengo los brazos muy largos —explicó—. Así es un poco... Xena sintió el calor en los hombros cuando la chica se pegó a ellos. Sonrió con aire burlón. —Sí, sí que lo es, ¿verdad? —comentó, mientras la tela se ceñía alrededor de su pecho. Oyó a Gabrielle soltar aliento y sintió una caricia de calor inesperado cuando el aliento de la chica le rozó la piel del cuello. Vale, la regañó su conciencia. Deja ya de jugar con la chiquilla, viejo putón verbenero. —Ya está. —Gabrielle completó la tarea y se echó hacia atrás—. Creo que aguantará. Xena se levantó y movió los hombros dentro de su nuevo vendaje. —Un rato —gruñó—. Sí. —Soplando para apartarse un poco de pelo de los ojos, observó su entorno. Luego cogió la prenda doblada de encima del baúl y se quitó la túnica, cambiándola por la capa interna de su armadura—. Vale, tráeme eso. —Señaló. Gabrielle fue a la silla, cogió la cosa de cuero y se la llevó. Era flexible y aunque llevaba guardada no sabía cuánto tiempo, la superficie estaba bien cuidada y maleable. Se la entregó a Xena con mucho cuidado. —¿Qué es eso?

Xena se la metió por abajo y tiró para subirla. Se deslizó por su cuerpo y quedó colocada en su sitio, cubriéndole la mayor parte del tronco. Se ajustó los tirantes con cuidado. —Armadura. Comprueba la espalda, asegúrate de que me tapa ese punto. Gabrielle la rodeó y así lo hizo, metiendo el borde del vendaje de lino debajo de la superficie de cuero. —La parte de arriba tapa justo donde está. Ay. Xena notó la presión, que distaba mucho de ser agradable. —Ya lo noto. —Tomó aire con fuerza, conteniéndolo mientras el dolor iba en aumento y por fin cedía. Molesto, pero decidió que podía arreglárselas. Hizo unos últimos ajustes en los tirantes y luego señaló—. Ahora eso. Gabrielle se acercó a las cosas de metal y cogió la más grande. Regresó con ella, contemplando a la alta figura que tenía delante. Xena ya parecía muy distinta. La armadura de cuero era oscura y ceñida y delineaba su cuerpo de una forma que no tenía nada que ver con las togas que llevaba normalmente. Xena se metió la cosa de metal por la cabeza y dejó que le cayera sobre el pecho. Gabrielle se dio cuenta de que estaba diseñada para protegerle los hombros y el pecho durante el combate. —Ven aquí. —La reina la miró—. Abróchame esas correas debajo del brazo. Gabrielle se acercó y agachó la cabeza de lado para estudiar los cierres. Los agarró, pasó la lengüeta por la hebilla y se detuvo al darse cuenta de que había varios agujeros. —¿Cuánto aprieto? —El segundo agujero —murmuró Xena, ocupada con una pieza de metal. Pues en el segundo agujero. Le parecía un poco flojo, pero no iba a discutir con Xena por ello. Gabrielle pasó al otro lado y repitió el proceso,

consciente del fuerte olor metálico del bronce y del rico aroma almizcleño del cuero. Arrugó la nariz. Era como estar cerca de un caballo ensillado, salvo que la propia Xena olía mejor. —Vale. —Se echó hacia atrás. Xena movió los hombros y soltó aliento, al tiempo que se ponía unas bandas de cuero en los brazos que iban encima de los bíceps. Al ponérselas, Gabrielle advirtió que la reina, de hecho, tenía unos bíceps impresionantes. Era una observación interesante, pero duró poco porque entonces la reina añadió unas protecciones de cuero para la parte inferior de los brazos que llevaban cordones. Alargó un brazo hacia Gabrielle. —Ata. Gabrielle así lo hizo. Apretó con cuidado los cordones de cuero, cerrando los extremos de la cosa de cuero. —¿Qué son estas cosas? Xena la miró. —Brazales —replicó, doblando las manos. El cuero se tensó a su alrededor, una sensación en otro tiempo familiar que ahora le resultaba un poco extraña. Se sentó en la cama se puso las botas, abrochando cierres—. Intentas protegerte las ypartes importantes del cuerpo oloslaspesados partes que tienden a recibir muchos cortes. —Oh. —Gabrielle observó mientras Xena se colocaba unas cosas metálicas en las rodillas y se las abrochaba y luego se colocaba otras tiras alrededor de las pantorrillas. Luego se levantó de nuevo y se puso de puntillas, dejando caer el cuerpo con un ruido suave y ligero de metal y cuero. Levantó la espada y se la deslizó a la espalda, metiéndola en las correas diseñadas para sujetarla. Por fin, cogió el chakram y se quedó mirándolo, antes de colgárselo de la cadera con un gancho casi oculto. Se volvió de cara a Gabrielle y señaló su cuerpo. —¿Qué te parece?

Era... Gabrielle notó que la imagen de la mujer le colmaba los sentidos y que de repente la capa de armadura hacía que una figura que ya era más grande que la vida misma pareciera inmensa. Se sintió diminuta al lado de Xena y un poco abrumada por la aureola de poder que ahora flotaba a su alrededor. —Distinto de la seda, ¿eh? —Xena se cruzó de brazos. —Mm... caray. Sí. —Gabrielle tomó aliento—. Estás muy... mm... Xena alargó las manos y enarcó ambas cejas. —Heroica —terminó la chica, en voz baja. Xena soltó un resoplido. —No... en serio —insistió Gabrielle—. Yo... bueno, una de las historias que contaba en casa era sobre una gran guerrera, que luchaba contra todos los gigantes y defendía a la gente insignificante y tú eres justo como pensaba que sería esa guerrera. La reina se la quedó mirando un momento, luego alargó la mano y agarró con firmeza a Gabrielle por la mandíbula, levantándole la cara. —Escúchame bien —dijo, en un tono muy serio—. Yo no soy una heroína, esclavita. Las pestañas claras de Gabrielle se agitaron por el sobresalto. —Soy una carnicera —dijo Xena, mirándola directamente a los ojos—. He matado a hombres sólo porque me molestaban. He incendiado aldeas. He pasado a cuchillo a mujeres y niños y eso no me quita el sueño por las noches. Hay tantas probabilidades de que yo salve a una persona insignificante como de que salte por encima de la luna. La chica tomó aliento. —Soy una asesina y una persona brutal y no cometas el error de pensar otra cosa —terminó Xena—. ¿Me entiendes, Gabrielle? Los hombros de Gabrielle se movieron y se irguieron.

—Creo que sí —replicó en un tono muy suave—. Y puede que seas todo eso. —¿Puede? —ladró Xena. —Pero mi corazón ve en ti más que eso —dijo la chica—. Puedes decirme que me equivoco, pero creo que no. Despacio, Xena dejó caer la mano. Sus instintos le exigían que mandara de un bofetón a la chiquilla al otro lado de la estancia por esa impertinencia. Podía hacerlo, lo sabía. Bien sabían los dioses la cantidad de veces que lo había hecho con otros. De hecho, sus dedos se doblaron y los músculos de su hombro se tensaron, a la espera del estallido de violencia. Tal vez hasta Gabrielle se lo esperaba. Como el ataque de una serpiente, se movió, echó el brazo hacia atrás y lo descargó directo contra la cabeza de la chiquilla. Los ojos verdes no vacilaron, no se encogieron, y cuando el movimiento se detuvo y se hizo más lento y pasó de un golpe a una tierna caricia, Xena no supo cuál de las dos se quedó más sorprendida. —Tú, —puso un dedo en la punta de la nariz de Gabrielle—, me vas a dar problemas. En la cara de la chica apareció una levísima sonrisa. —Venga, Gabrielle. Vamos a ver cómo mueren hombres y a ver si tengo oportunidad de manchar mi espada de sangre. —Xena fue a su armario y sacó una túnica de seda cargada de brocados. Se puso la prenda por encima de la armadura y se la abrochó. Luego contempló a la chica—. No puedes ir con eso. Gabrielle parpadeó. Xena fue al baúl y lo abrió, se inclinó y sacó algo de dentro. Se quedó mirando un momento la tela doblada, luego se volvió y se la lanzó a Gabrielle. —Ponte eso. —Se dio la vuelta y desapareció en el interior de la sala de baño.

Tardó sólo un momento. Gabrielle se puso las gruesas polainas negras y la pálida camisa de color dorado cremoso, que se metió por dentro antes de ponerse la pesada túnica por encima de la cabeza. La sensación era... muy extraña. El olor de la ropa era el mismo olor a bronce, el mismo olor a cuero que había olido en Xena, pero esto era... Se colocó bien la túnica y la miró. En el pecho llevaba una cabeza dorada de halcón, con un siniestro ojo negro. Xena volvió a entrar y se quedó mirándola. —Servirá. —Se acercó y abrochó el cinturón de la túnica, ciñéndola al cuerpo de Gabrielle. La chica pasó los dedos por encima del halcón. —Los hombres del cuartel llevaban esto... ¿qué significa? La reina le pasó un dedo por el pómulo, provocando un hormigueo no del todo desagradable por la espalda de Gabrielle. —Significa que eres mía —le dijo—. ¿Lo eres, Gabrielle? El corazón le hacía cosas muy raras en el pecho. Gabrielle tuvo que tragar varias veces antes de poder contestar. Volvió a mirar a aquellos ojos azules. —No lo sé —contestó, con toda la sinceridad que pudo—. No sé lo que eso significa. Y, sorprendentemente, eso hizo sonreír a Xena. —Buena respuesta —dijo, felicitando a la chica y dándole un pellizquito en la nariz—. Vámonos. Era desconcertante. Gabrielle se sentía como si estuviera en uno de esos empinados senderos de montaña de su casa, resbalándose por la superficie de guijarros sueltos, manteniendo apenas el equilibrio mientras iba derecha al borde del precipicio. Qué miedo.

Pero qué emoción, curiosamente. Gabrielle se atusó el pelo con los dedos y siguió a Xena por la puerta, preguntándose qué les traería el día a las dos.

Se detuvieron en la entrada de la fortaleza. Gabrielle levantó la mirada y vio banderas de colores a lo largo de la gran avenida de piedra que bajaba hasta el campo de batalla, y por primera vez se dio cuenta de lo enorme que era aquel sitio. No era fácil hacerse una idea, con lo poco que había visto. Los muros de piedra se extendían leguas y más leguas a ambos lados, y en este lado de la fortaleza, el camino principal pasaba junto a los ondulados campos que iban a usar para los juegos y seguía hacia grupos de poblaciones que se veían a lo lejos. Potedaia, admitió con tristeza, habría cabido en un minúsculo recodo del camino. Llevaban una guardia personal de soldados, situados cuidadosamente a ambos lados de Xena, todos ellos ataviados orgullosamente con el mismo tabardo que llevaba ella. Gabrielle miró a derecha e izquierda, observando a los altos y fornidos hombres y... miró con más atención. Uno de los soldados era una mujer, casi tan alta como Xena, con un cuerpo tan musculoso que casi no había manera de distinguirla de los hombres. Hacía un día realmente maravilloso. Era fresco y soleado, y al contemplar los campos que tenía delante, vio que ya había mucha gente congregada allí. A un lado, habían levantado graderíos de madera y asientos para la gente importante. En ellos ya había personas elegantemente vestidas conversando y la elevación les ofrecía una vista excelente de los campos. En el camino, los comerciantes hacían buen negocio vendiendo sidra y alimentos, y cuando Gabrielle aspiró con fuerza, captó el aroma a nueces y canela procedente del más cercano. Todo era alegre y vistoso, y sin embargo... Y sin embargo. Gabrielle se preguntó si el hecho de que ella conociera las luchas que se estaban desarrollando entre bastidores era la causa de que percibiera una oscuridad al fondo de toda esa alegría. No por parte de los

comerciantes ante los que pasaba, ni por parte de los plebeyos que paseaban por allí, sino por parte de los soldados que la rodeaban. —Parece una gran fiesta, ¿verdad? —comentó Xena, en voz baja. Saludaba asintiendo con elegancia a las personas que se inclinaban a su paso. —Sí —murmuró Gabrielle. —A la gente le encanta la sangre —dijo la reina—. Si les das un buen espectáculo, se olvidan de sus propias frustraciones durante un rato. Gabrielle siguió caminando detrás de Xena, intentando seguir el ritmo de sus largas zancadas. Cuando estaba a punto de poner en entredicho lo que acababa de decir la reina, se acordó de los inviernos en Potedaia. Esos largos días, cuando se tenían que quedar metidos en sus chozas, haciendo todo lo posible para no morir congelados. Había mucha tensión y... Estallaban los ánimos. La chica asintió en silencio por dentro. Tal vez era entonces cuando el control de su padre se... pero en cualquier caso, siempre era peor en invierno. Y, en los peores momentos, los dirigentes del pueblo se reunían y organizaban a los chicos y a los hombres para que boxearan o pelearan y declaraban al campeón del pueblo. Las mujeres unían su talento y sus recursos y tejían tal vez un gorro, tal vez una camisa si tenían suficiente para ello, para dárselo al que ganara. Todo el mundo lo pasaba bien, viendo pelear a los hombres. Gabrielle lo recordaba claramente, recordaba su orgullo cuando fue su regalo, cuando fue ella la que entregó un cuchillo con mango de hueso al ganador del último invierno. Había encontrado la vieja hoja, la limpió primorosamente, la afiló y le puso el mango, hecho con el grueso fémur de una oveja sacrificada, después de que su padre lo hubiera tallado para que encajara en la mano de un hombre. Al hombre se le iluminó la cara y le dio un beso, de pura alegría. Qué bien se sintió ella. Gabrielle dejó vagar la vista por el gentío, que iba aumentando a medida que se le sumaban más personas que venían por los caminos desde los pueblos, y asintió de nuevo. Se dio cuenta de que Xena tenía razón, sólo que aquello era a una escala mucho mayor de lo que Gabrielle se

había planteado nunca, pues aquí competían ejércitos, en lugar de granjeros con los puños desnudos. Pero la gente era igual en todas partes. —Eh. —La voz de Xena la sobresaltó un poco—. ¿Qué Hades estás mascullando? Gabrielle carraspeó. —Lo siento. Estaba pensando. —Ya estamos otra vez. —La reina hizo una mueca. ¿Era posible que apenas unos días antes ese tono la hubiera dejado estremecida? Gabrielle soltó aliento, maravillada de lo rápido y lo mucho que había progresado todo. Ahora una parte de ella comprendía que la provocación era el estilo de Xena, que pinchaba y picaba para ver qué clase de reacción obtenía. Había una larga caminata hasta los campos. A Gabrielle le dolía la cabeza y se preguntó cómo se sentiría Xena, con tanta sacudida en la espalda. Echó una mirada furtiva a la cara de la reina y la vio totalmente relajada, sin dar muestras de molestia alguna. Xena caminaba tranquilamente, disfrutando al parecer de las pleitesías de la gente sin una sola preocupación en el mundo. Sin embargo, llegaron donde estaban los vendedores y Xena aflojó el paso, mirándolos atentamente. El panadero la miró a su vez, nervioso. Xena se detuvo y lo contempló con ojos fríos. —Majestad... ¿te desagrada este puesto? —preguntó el hombre con temor. —Mm. —Xena sacudió la cabeza—. Odio el amarillo y el negro. Mala combinación. Gabrielle, por puro reflejo, se miró a sí misma y luego a los soldados que las rodeaban. Levantó la vista hacia Xena.

—¿Sabes qué? Puedes conservar la cabeza si le das aquí a mi pequeña Gabrielle el pastel de nueces más grande que tengas —prosiguió Xena alegremente—. Y que sea rápido. Tengo que iniciar una batalla. El comerciante hurgó entre sus mercancías y corrió hasta ellas, inclinándose y encogiéndose al ofrecerles un pastel envuelto. —¡Un honor, Majestad! ¡¡¡Un honor!!! Xena examinó la ofrenda. —¿Ése es el mejor que tienes? —preguntó con aire escéptico. El hombre calló de rodillas. —Majestad. —¿A ti qué te parece, Gabrielle? —La reina se volvió hacia su hasta entonces silenciosa sombra. Apoyó el antebrazo despreocupadamente en el hombro de la chica. Gabrielle era consciente de que tenía todas las miradas encima. Miró el pastel y luego a Xena. —A mí me parece estupendo —dijo, encogiéndose ligerísimamente de hombros, consciente también de lo cerca que tenía a Xena y de la mano relajada cerca de su barbilla. —Ah. —Le acarició la mejilla ligeramente—. Eres demasiado fácil. Está bien. Levanta —le ordenó al comerciante. El hombre se apresuró a levantarse y le entregó el pastel a Gabrielle, con evidente alivio. —Gracias, Majestad... ¡gracias! —Retrocedió hasta su puesto y se puso detrás, algo tranquilizado por su escasa protección. —Gracias. —Gabrielle le sonrió, aceptando la golosina que tan bien olía. Miró a Xena—. Gracias —repitió, en voz más baja. ¿De verdad soltaron un destello pícaro esos ojos azules?

—El primer trozo es para mí —respondió Xena—. Venga, date prisa y pártelo. Era justo. Gabrielle obedeció y partió un buen trozo del pastel de hojaldre, cubierto de una capa de miel, nueces y canela. Se lo ofreció a Xena y entonces estuvo a punto de tragarse la lengua cuando, en lugar de cogerlo con la mano, la reina echó la cabeza hacia delante y se lo quitó de los dedos, lamiéndole un instante las puntas de los mismos al retirar el pastel. —Mm. —La reina soltó un ruido de aprobación—. No está mal. —Se enderezó y rodeó los hombros de Gabrielle con el brazo—. ¿Puedes comer y caminar al mismo tiempo? En medio del torbellino de emociones que la embargaba, Gabrielle sacó fuerzas de flaqueza para asentir. —Bien. —Xena echó a andar y la escolta se cuadró y mantuvo el paso con ella. Lo único que Gabrielle sentía era el calor del brazo sobre sus hombros y el cuerpo pegado al suyo a la izquierda y las pequeñas descargas de sensación que seguían haciéndole cosquillas en los dedos y por todo el brazo. Siguió caminando mecánicamente, escuchando el inesperado trueno de su propio corazón, y se preguntó qué podía estar pasándole. —¿Te vas a comer eso? —preguntó Xena—. ¿O lo vas a seguir agitando para saludar a la gente? Gabrielle cortó un trozo y se lo metió en la boca. —Escucha. —Xena bajó la voz—. Se supone que eres mi nueva esclavita de amor, así que intenta no ponerte colorada cada vez que me acerco a ti, ¿vale? Como era de prever, Gabrielle se puso colorada. Xena se rió por lo bajo y luego su voz se apagó en un suspiro. Gabrielle notó que apoyaba un poco más el peso en sus hombros y al echarle una mirada rápida, vio el gesto de dolor que pasó por el rostro de Xena, disimulado rápidamente. Ah. Ahora todo empezaba a tener sentido. Con sensación de alivio, Gabrielle se pasó con cuidado el pastel a la mano derecha y rodeó con aire

despreocupado la cintura de Xena con el brazo izquierdo, para sostenerla todo lo posible. La respuesta fue un leve tirón de pelo cuando Xena notó la presión, y soltó aliento, contenta de haberse dado cuenta de todo y haber hecho lo que debía. Mordisqueó el pastel mientras avanzaban, captando las miradas atentas de la gente cuando sus ojos dejaban a Xena y se posaban en ella. En ellos había una mezcla de lástima y envidia, una mezcla extraña, y a veces un asco evidente. Esto por parte de los de más edad, de los más acaudalados, y Gabrielle llegó a la conclusión de que seguramente no les gustaba la idea de que una esclava tuviera trato con su reina. Pues bueno. Ése no era su problema y tampoco lo había elegido ella. Al ir acercándose a los campos, el gentío iba en aumento, y el paso de Xena aumentaba también el caos, pues nobles y plebeyos se esforzaban por llamarle la atención con profundas reverencias y extravagantes gestos de pleitesía. Al pie de la rampa que subía hasta el graderío, seis soldados montaban guardia, para dejar pasar únicamente a los notables. Todos hincaron una rodilla en tierra cuando Xena se acercó. Su guardia de honor se separó y se colocó a ambos lados de la rampa, girándose y cuadrándose. Xena los saludó agitando la mano con descuido al empezar a subir la rampa, al final de la cual las esperaba Alaran. Gabrielle se terminó el pastel mientras subían y reservó el último bocado para ofrecérselo a Xena cuando llegaron donde estaba el jefe de seguridad. La reina se rió por lo bajo y lo aceptó, quitándoselo una vez más a Gabrielle de los dedos con la boca. —Ama. —Alaran las miraba con aire indulgente—. Los hombres esperan, como has pedido. —Bien. —Xena se tragó el bocado y se quitó con la lengua un pedacito de hojaldre de los labios—. Vamos allá. —Quitó el brazo de los hombros de Gabrielle y se colocó bien la túnica, esperando a que Alaran empezara a andar delante de ella y siguiéndolo hasta una pequeña plataforma situada en el graderío principal.

Gabrielle los siguió, con los hombros mucho más ligeros y más fríos. Pero el pastel había estado muy bueno y todo ese interludio parecía haberle aliviado el dolor de cabeza. Caminó por las planchas de madera detrás de Xena, pasando entre dos grupos de postes y bajando dos toscos escalones hasta una pequeña extensión cuadrada situada justo encima de donde estaban reunidas las tropas. Había muchos hombres cerca de la plataforma, cientos de ellos, todos vestidos con pieles y armadura de color oscuro, con armas en las manos o sujetas a la espalda. Llevaban cascos, en su mayoría abollados por el uso, y escudos igualmente marcados. Como ella, todos llevaban también tabardos negros con la cabeza de halcón dorada. Vio que la primera fila de soldados la miraba y luego miraba a Xena, aceptando al parecer su presencia sin cuestionarla. Era una sensación muy rara. —Hola, chicos. —Xena se apoyó en el soporte de madera que sujetaba la plataforma. Se levantó un griterío, al principio ininteligible y poco a poco reconocible como el nombre de Xena. Gabrielle estuvo a punto de taparse los oídos como reflejo, de lo fuerte que era. Miró más allá de los soldados reunidos, hacia el otro lado de la plataforma, donde Bregos estaba reunido con sus hombres. Más de uno había vuelto la cabeza para mirar. —Bonito día para luchar, ¿verdad? No como algunos de los que teníamos ahí fuera —dijo Xena, y le respondieron unas risas irónicas y algunos gritos—. Sólo quería que supierais que hoy he apostado bastantes dinares por vosotros. Ya sabéis que detesto perder. —¡No vamos a perder, general! —gritó uno de los hombres de la primera fila. Todos miraban a Xena. Gabrielle aprovechó para mirarlos a todos y vio sobre todo rostros duros y avejentados, algunos con cicatrices visibles. Estos eran guerreros veteranos, y la expresión que veía en sus ojos mientras miraban a la reina era, en su humilde y juvenil opinión, lo que tenía que ser. Estos hombres admiraban a Xena. La idea hizo que Gabrielle se sintiera mucho

mejor, puesto que casi había empezado a creer que en este sitio no había nadie que estuviera de parte de Xena. Estos hombres sí. —¿Sabéis qué? —les dijo Xena—. Quien gane en combate singular... se lleva la paga entera de un año. Gritos enardecidos. —Y cuando hoy ganéis... todos os llevaréis algo especial de mi parte — añadió Xena—. ¡Así que salid ahí fuera a machacar! Los hombres levantaron las armas en el aire y gritaron: —¡Xena! ¡Xena! ¡¡¡Xena!!! Tan fuerte que la plataforma de madera se estremeció. Xena alzó una mano como reconocimiento, luego se dio la vuelta y se dirigió a los escalones que llevaban a sus asientos. Gabrielle se unió a ella. —¿Qué les vas a dar si ganan? —preguntó con curiosidad. —A ti —replicó Xena. Luego la miró—. Es broma. Ya la había vuelto a pillar. Gabrielle soltó aliento. Vio que Bregos dejaba a sus hombres y subía para reunirse con ellas en la plataforma de arriba del todo donde estaba el trono de Xena y que estaba cubierta con una gruesa alfombra. Las gradas y los campos se estaban llenando y había humanidad hasta donde alcanzaba la vista. Al subir detrás de Xena, también vio el campo de batalla que se extendía ante ellas. Era un campo ondulado, salpicado de montículos. Había unas estructuras de madera a cada lado y trincheras recién cavadas en la tierra. Captó el olor de la tierra oscura y de la hierba. El viento le refrescaba la cara y el sol caía sobre sus hombros y bañaba el campo. Gabrielle se movió y miró a Xena, que estaba de pie a su lado delante del trono.

La reina contemplaba el campo. Sus manos se doblaron y apretó los puños. Por un intante, cuando las tropas empezaban a moverse por la hierba, bajó la guardia y en su cara apareció una expresión de pena y pérdida. Eso despertó la curiosidad de Gabrielle.

Xena se acomodó en su trono, controlando una mueca de dolor cuando la espada que llevaba debajo de la túnica le presionó la herida de flecha. Sin embargo, el fastidio que le causaba el dolor iba más allá de la molestia física, porque quería decir que no iba a poder disfrutar como era debido de los combates del día y eso la cabreaba muchísimo. —Un día estupendo para esto, ¿eh, Majestad? —Bregos estaba sentado en una silla más pequeña a su lado, con las botas sobre la rica y gruesa alfombra que cubría la superficie de madera—. Creía que íbamos a tener que abrirnos paso a través del barro, pero la lluvia se ha parado en el momento justo. —Yo estaba deseando estar aquí sentada bajo la lluvia helada — comentó Xena—. El sol es un aburrimiento. —Cruzó los tobillos y entrelazó los dedos, contemplando distraída el campo de batalla. Los hombres de Bregos superaban en número a los suyos, eso lo sabía, y observó sus organizadas maniobras mientras se colocaban por el campo para el comienzo de la batalla. Bregos miró hacia donde estaban sentados los nobles, en bancos con cómodos cojines y siervos que los atendían. —Están corriendo los dinares. —Eso espero, desde luego. Él la miró, pues no se esperaba ese comentario. —Sin duda, habrá algunos que se van a llevar una decepción, Majestad. —Sólo si han apostado indebidamente. —Xena se rió entre dientes, desde lo más profundo de la garganta.

—Efectivamente —asintió Bregos suavemente, recostándose en su silla. Sus ojos se posaron en Gabrielle, que observaba en silencio y estaba sentada con las piernas cruzadas a los pies de Xena. —¿Un nuevo miembro de tu casa, Majestad? Xena acarició distraída el pelo rubio de Gabrielle, que era suave y de textura más bien sedosa. —Algo así —asintió—. Gabrielle ha demostrado ser un elemento de gran encanto y mucho talento para mis aposentos. —Volvió la mirada hacia Bregos y vio la expresión fría y especulativa de su rostro. —Curiosos ojos —comentó el general—. ¿Ha sufrido alguna... desgracia? Veo que está magullada, Majestad. La acusación velada estuvo a punto de hacerle recibir un codazo que bien podría haberle roto la mandíbula. En cambio, Xena se limitó a soltar otra risa entre dientes. —Pásate por la puerta... —Comprobó la altura del sol—. Después de comer, tal vez. Gabrielle apoyó la cabeza en el trono de la reina, parpadeando un poco bajo la brillante luz del sol. Tenía las costillas delicadas y muy doloridas y todavía le dolía un poco la cabeza. La presión de los dedos de Xena sobre su cuero cabelludo era, sin embargo, curiosamente reconfortante. Al ver a Bregos de cerca sólo confirmó la opinión que ya tenía de él. Gabrielle se acordó de un hombre, un comerciante de Potedaia que se parecía mucho a él. De puertas para fuera, tenaz y alegre, un pilar de la comunidad, pero en realidad se dedicaba a robar los dinares a todo el mundo y a tener líos con las esposas de otros a su espalda. Rastrero. Esperaba que Xena tuviera mucho cuidado. Deseó poder hablar con Toris y decirle lo equivocado que estaba... lo necios que eran los esclavos por depositar sus frágiles esperanzas en este hombre. Sonó un cuerno.

—Allá vamos —comentó Xena. Vio que uno de los escuderos de la batalla subía trotando a su plataforma, portando un gran cuadrado rojo de tela. Se levantó cuando llegó ante ella y aceptó la bandera, dándole un golpecito con ella en la cabeza antes de alzar los brazos y levantar la bandera en el aire. Los hombres del campo soltaron un grito. Xena se quedó así un momento, consciente de todas las miradas centradas en ella y consciente también de lo expuesta que parecía estar. Cualquier ballestero decente situado cerca del borde del campo o un arquero desde algo más lejos podría alcanzarla. Le hacía gracia estar ahí plantada, ofreciéndose como blanco, y ver si alguien se atrevía a disparar. Detrás de ella, oyó que Bregos se movía en su silla. ¿Estaba haciéndole una señal a alguien? ¿La iba a atacar él mismo? Xena sabía que tenía guardias detrás, pero se podía comprar a cualquiera. —Ten cuidado, señor. Hay un bulto ahí, delante de ti. Xena oyó la voz de Gabrielle, algo más fuerte de lo que era necesario, y sonrió tensamente. Casi a cualquiera. —Gracias, chica —respondió la voz de Bregos, con tono irritado—. Sólo estaba estirando la rodilla. Con ademán triunfal, Xena dejó caer la bandera. Luego se quedó mirando, observando a las primeras filas de soldados que avanzaban unas contra otras, corriendo y sorteando las zanjas, y por fin retrocedió los pocos pasos que la separaban de su trono y se sentó. Miró a la derecha. Gabrielle vigilaba a Bregos con la expresión más peligrosa que era capaz de poner con esa carita tan preciosa que tenía. Xena alargó la mano y acarició con los nudillos la mejilla de la chica. Gabrielle la miró rápidamente y ella le guiñó el ojo, sonriendo ligeramente. Alaran apareció en la plataforma, se acercó y se arrodilló a su lado. —Ama...

Xena lo miró por encima de la cabeza de Gabrielle. Los ojos de su jefe de seguridad se posaron en el perfil de Bregos y luego volvieron a mirarla. Xena le sonrió. Luego volvió la cabeza y prestó atención al campo. Las primeras líneas cargaban una contra otra en el primer choque de la batalla. Sin decir palabra, Alaran se alzó y se situó detrás del trono, apoyando una mano en el respaldo y quedándose inmóvil y vigilante. Gabrielle apoyó los codos en las rodillas, con el corazón todavía acelerado en el pecho. Al ver que Bregos se levantaba y miraba la espalda desprotegida de Xena, había estado segura de que le iba a hacer algo. Tenía una expresión tormentosa y amenazadora, aunque no tenía armas en las manos. Y la mirada que le había echado a ella cuando le llamó la atención. Gabrielle se estremeció. Casi palpaba el peligro que la rodeaba. Al contemplar el caos del campo de batalla, se preguntó cuál de los dos sitios era en realidad más peligroso. No era fácil distinguir lo que estaba pasando. En esos momentos chocaban dos líneas de hombres, a caballo. Oía los gritos de los animales y los alaridos de los hombres y al fijarse, vio el vivo reflejo del sol en las armas. ¿Se iban a matar de verdad los unos a los otros?, se preguntó de repente. ¿Estaba a punto de ver...? Oh, dioses. Gabrielle volvió la cabeza y se apoyó en el trono, con el estómago revuelto. La imagen de los dos hombres, uno de los cuales blandía una enorme arma redonda sujeta a un palo con la que golpeaba al otro, se le quedó grabada en la mente. El segundo hombre salió despedido a un lado y cayó inerte al suelo. —Eh. —Xena le dio un tironcito en la oreja. De mala gana, Gabrielle alzó la cabeza y la miró. —¿Van a morir todos? —susurró, mirando a los ojos claros de Xena—. ¿Por un juego? —¿Morir? —Xena enarcó las cejas y miró rápidamente hacia el campo y luego a Gabrielle de nuevo—. ¿Esos hombres? No, a menos que sean mucho más descuidados y estúpidos de lo que deberían. La norma es incapacitar al

adversario, no matarlo. Los hombres saben cómo se hace. Si te dan en el casco, te tiras al suelo y te quedas ahí, así funciona. ¿Por qué? Gabrielle soltó un suspiro de alivio. —¿De verdad creías que iba a dejar que todo mi ejército cascara ahí fuera? —Xena parecía no dar crédito. —No sabía qué pensar —contestó Gabrielle—. Nunca he visto nada como esto. —Ah. —La reina le puso una mano en la cabeza y se la volvió, obligándola a mirar el campo—. Yo te lo explico. ¿Ves esos edificios? —Señaló las estructuras—. Seis a cada lado. Cada ejército tiene que capturar los del otro e izar su bandera en ellos. El primer bando que capture todos los edificios del otro, gana. —Oh. —Gabrielle veía ahora a los hombres metidos en las trincheras que rodeaban cada estructura. Las dos grandes líneas de soldados del frente se esforzaban por ganar terreno, avanzando y retrocediendo—. Así que... ¿los de los caballos hacen como un agujero y luego los demás hombres pasan por él? —Eso es —asintió Xena—. Ahora mira. Esos seis tipos de delante, ¿ves cómo se están organizando? —dijo—. Van a abrir brecha en la línea y luego esos hombres que están detrás de ellos entrarán por esa brecha y se dividirán a ambos lados, atacando al enemigo por detrás. —¡Oh! —Gabrielle observó mientras los caballos cargaban. Los jinetes llevaban largos escudos con los que golpeaban a los hombres que luchaban cerca de las trincheras, apartando a algunos de los jinetes enemigos y pasando por encima de los hombres de a pie. Los jinetes que abrían brecha llevaban unas cosas redondas y grandes sujetas a unos palos y al pasar, golpeaban al enemigo en la cabeza con ellas, provocando un fuerte estrépito metálico por todo el campo de batalla—. ¡Pero eso tiene que doler!

dolor.

—Bueno, es la guerra —comentó Xena—. No te preocupes. Les gusta el

—¡Maldita sea! ¡Vigiladlos! —gritó Bregos de repente, agarrando los brazos de su silla. Xena se rió entre dientes. —Has perdido la línea, Bregos. Descuidado. Muy descuidado. — Observó cuando una legión de soldados de infantería entró como un torrente por la brecha, mientras los jinetes mantenían abierto el espacio suficiente para que ellos entraran a la carrera. Se iban dividiendo al pasar, la mitad hacia un lado y la mitad hacia el otro. Corrieron por el barro a toda velocidad y atacaron la línea de Bregos por detrás—. ¡Ja! —Estúpidos. —Bregos rechinaba los dientes. Gabrielle oía el ruido desde donde estaba. Observó a los soldados que luchaban, encogiéndose cuando se golpeaban con las armas, segura de que por lo menos algunos estaban sufriendo lesiones con todo aquello. Y efectivamente, los capitanes de Bregos hicieron sonar un cuerno y los soldados que luchaban empezaron a retirarse hacia la primera de las estructuras fortificadas. El plan de Xena parecía estar funcionando. Observó el rostro de la reina, que sonreía mientras sus manos apretaban y soltaban inquietas los brazos del trono. —¿Tú antes hacías esto? —le preguntó Gabrielle. Xena se quedó inmóvil un instante y luego la miró. —Sí —reconoció—. Mucho mejor que él. —Indicó al furibundo Bregos—. ¡Bregos! Los de tu avanzadilla... ¿es que están ciegos? ¡Mira eso! — Alzó la mano y señaló el punto donde un grupo de hombres desaparecía bajo una emboscada—. ¿De qué granja has sacado a estos borregos? —añadió con desprecio. —Maldito sea el Hades. —Bregos se levantó de un salto—. Discúlpame, Majestad. Tengo que hablar con mis capitanes. ¡¡¡Son demasiado blandos con tus hombres!!! —Fue al borde de la plataforma y bajó a la carrera por los escalones, echándose a un lado la capa al pasar junto a algunos de los nobles sentados. —Ah. —Xena se reclinó—. Ahora huele mejor por aquí, ¿no crees?

—Ama, cuídate de su furia —murmuró Alaran—. Podría ordenar a sus hombres que no hagan caso de las normas de combate. Xena asintió. —Baja y haz circular la voz —le dijo al jefe de seguridad—. Si los cretinos de Bregos derraman sangre mortal, se acabó lo que se daba y tienen mi permiso para matarlos. Alaran vaciló. —Majestad, aquí estás muy expuesta —protestó suavemente—. Y los guardias... —Tranquilo. —Xena lo empujó hacia los escalones—. Gabrielle me protegerá. Vete. De mala gana, Alaran se marchó de la plataforma, echando una dura mirada a los guardias antes de desaparecer escalones abajo. Se hizo el silencio cuando se marchó y se quedaron observando la marcha del combate. Los hombres se habían situado detrás de la primera de las fortificaciones de Bregos y los hombres de Xena planeaban un ataque. —No creo que yo pudiera protegerte gran cosa —dijo Gabrielle. Xena se rió suavemente. —Alaran se olvida de que soy más que capaz de protegerme yo solita —dijo—. De hecho, parece que mucha gente lo ha olvidado. —El tono humorístico desapareció y se hizo más amenazador—. Tengo sed. Ve a ese segundo nivel de ahí y tráete un odre de ese vendedor —le dijo a Gabrielle. Gabrielle se levantó, se colocó bien la túnica negra y se dirigió al borde de la plataforma. A medio camino se detuvo y se volvió. —Mm... Xena le lanzó una cosa. —Toma. Aunque si le dijeras que es para mí, no tendrías que pagar. No se lo digas.

Gabrielle atrapó la moneda y se la guardó en el puño mientras reemprendía la marcha. Bajó de la plataforma y vio al vendedor que le había indicado Xena y que le daba la espalda observando la batalla. Había varias otras personas alrededor y notó una sensación de emoción que iba en aumento cuando los hombres de Xena lanzaron su ataque. —Les ha hecho creer que lo tienen atrapado. —Es astuto. Ahora los rodeará y atacará por detrás. —El general no va a dejar que sus chicos pierdan para nada. Para nada. Gabrielle dio un golpecito al vendedor en el hombro. —Disculpa. El hombre, que era el que había dicho lo último, se volvió. —¿Eh? Qu... ¡ah! ¡Perdón, señora! —Miró nervioso a su alrededor—. ¡No te he visto llegar en absoluto! En absoluto... ¿qué se te ofrece? —Uno de esos, por favor. —Gabrielle señaló los odres de vino que llevaba colgados del hombro. Él se descolgó uno y se lo entregó. —Aquí tienes, señora. Dos dinares, por favor. Gabrielle le dio la moneda y esperó pacientemente mientras él la estudiaba con los ojos como platos. Al cabo de un momento, hurgó en la bolsa que llevaba al cinto y contó el cambio, entregándoselo con manos temblorosas. Ella aceptó las monedas. —Gracias. —Dime... dime si el vino no es de tu agrado, señora. —El vendedor la miró parpadeando. —Vale. —Gabrielle asintió, retrocediendo unos pasos antes de darse la vuelta y regresar a la tosca escalera de madera. Cuando llegó a ella y alargó la mano para empezar a subir, oyó que alguien susurraba su nombre con insistencia.

—¡Gabrielle! Se detuvo y miró a su alrededor y luego miró debajo de la plataforma. Vio un par de ojos claros que la miraban a su vez. —¿Toris? —susurró—. ¿Eres tú? —Sshh. —Toris asomó la cabeza con cautela por debajo de los soportes de madera—. No debo estar aquí. He venido para ver si podía hablar contigo antes de... —¿Antes de qué? —Gabrielle se hizo a un lado y se apoyó en los soportes, tapándolo para que nadie lo viera. Parecía sucio, cansado y desesperado. —No puedo decirte nada —le advirtió—. Estás demasiado cerca de ella y no puedo arriesgarme a que lo descubra... podría morir más gente. —¿Más gente? —Sshh. Tú escúchame. Necesito saber una cosa, Gabrielle. Necesito saber si... si vengo y te pido que hagas algo, ¿puedo contar contigo? —¿De qué se trata? —No te lo puedo decir. Gabrielle lo miró. —¿Es contra ella? Él no respondió de inmediato. —Mató a tu hermana ante tus propios ojos, Gabrielle. Recuérdalo. Recuerda cómo gritó. Recuérdalo. Ve a la puerta y verás lo que queda de Malcom. Pregúntale qué sintió al cortarle los ojos. Gabrielle se lo quedó mirando, con una sensación de náusea en las entrañas. Toris la agarró del brazo.

—Si vengo y te lo pido, ¿puedo contar contigo, Gabrielle? —preguntó, con ferocidad. Tras un instante de parálisis, Gabrielle le cogió la mano y lo miró intensamente a los ojos. —No. Él hizo una mueca, mostrando los dientes. —Entonces morirás con ella, Gabrielle. Morirás, igual que tu hermana. —Pues moriré —replicó Gabrielle—. Últimamente he estado tantas veces a punto de morir que ya me da igual. Pero escúchame tú, Toris. —Esta vez fue ella quien lo agarró a él—. Te has equivocado de bando. El que podría morir erestú. Él se soltó y se echó a reír, pero no resultó muy convincente. —Adiós, Gabrielle. Lo siento. —La miró por última vez y se metió por debajo de un soporte, desapareciendo en la oscuridad de debajo de las plataformas. Gabrielle soltó aliento y apretó las manos temblorosas. Se irguió y volvió a poner la mano en la escalera, pero sofocó un grito cuando alguien se la cogió y la sujetó. Allí estaba Alaran. La examinó un momento y luego sonrió. —Deja que te ayude a subir, pequeña —dijo—. Y tú puedes hablarme de tu amigo. —No es mi amigo —susurró Gabrielle. —No, no lo es —asintió el jefe de seguridad—. Desde tu punto de vista. Pero desde el mío, te acaba de hacer un gran favor. —Empezó a subir y esperó a que ella lo alcanzara—. Ha contestado a las preguntas que me hacía sobre si una joven tan encantadora como tú, que se ha ocupado de entablar una relación tan estrecha con mi ama, podría convertirse en una víbora que la picara.

Gabrielle sintió que tiraba de ella para subirla por la escalera hasta la plataforma superior. Miró al otro lado de la superficie de madera, donde Xena estaba sentada en su trono, observándolos. —Ama —la saludó Alaran, al acercarse. Gabrielle le dio a Xena el odre y el cambio y se sentó en la alfombra a su lado, sintiéndose mareada y confusa. —¿Se han puesto en contacto con ella? —preguntó Xena. —Sin la menor duda, ama —dijo Alaran. Gabrielle alzó la cabeza y miró a Xena. —¿Y? Alaran suspiró, pero se quitó una bolsa del cinto y se la entregó. —Ama, ya debería saber que no debo apostar contra tu parecer. —Sí, deberías saberlo. —Xena dejó caer indolentemente la bolsa en la alfombra al lado de Gabrielle—. ¿Ya estás satisfecho? Alaran la saludó inclinando la cabeza y luego se volvió cuando alguien lo llamó. Al borde de la plataforma había un hombre de librea que le hacía gestos con cierta insistencia. —Disculpa, Majestad. Xena lo despidió agitando los dedos. Esperó a que Alaran se marchara con el soldado antes de volverse y contemplar a Gabrielle. —Gracias. Totalmente desconcertada, Gabrielle sólo pudo quedarse mirándola. Se oyó un rugido de la multitud. Xena se levantó y se acercó al borde delantero de la plataforma, observando el campo. Levantó una mano y soltó su propio alarido, cuando una bandera amarilla y negra se izó sobre la primera estructura de Bregos. Luego se volvió y regresó, tomó asiento y se apoyó en el brazo del trono.

Gabrielle se frotó las sienes. —¿Todo eso era un truco? —murmuró—. ¿Sólo para ver si yo...? —No —la interrumpió Xena—. Alaran era el que necesitaba pruebas. Yo no. —¿De verdad le has cortado a alguien los ojos? Xena se echó hacia atrás. —Sí, así es —dijo—. Y le corté la mano y le saqué las tripas y lo dejé en las puertas para que muriera. —Sacó el tapón del odre y bebió un sorbo—. Y me gustó hacerlo. Helada, Gabrielle se quedó contemplando el campo de batalla, donde ahora los hombres estaban agrupados en torno a una segunda estructura. Vio que Bregos entraba en el campo, montado a caballo. Gritó a sus hombres y cabalgó hacia la estructura sitiada. Sus tropas lo vieron y lo aclamaron y los espectadoras también soltaron sonoros gritos de apoyo. —Ahora les dará una patada en el culo y si tiene suerte, lucharán hasta que ninguno de los dos bandos pueda seguir avanzando y entonces yo tendré que luchar con él para resolver el empate —comentó Xena—. O si no la tiene, perderá y le ofreceré luchar con él para salvar su honor —dijo—. En cualquiera de los dos casos, ya es mío. —¿Y si ganan sus hombres? —No ganarán —le dijo Xena—. Él tiene más hombres, pero yo me he quedado con los listos. —¿Y si gana él si lucháis? —No ganará —susurró Xena. —Pero tú estás herida... —No importa. —La reina contempló el campo de batalla—. Siento su vida en mis manos.

Poco a poco, Gabrielle se dejó caer contra el trono. Había hecho su elección y en el fondo de su corazón, esperaba que fuera la correcta, pasara lo que pasase en ese campo o... Echó la cabeza hacia atrás y miró a Xena. La reina la estaba mirando, bebiendo del odre. —¿Por qué me has dado las gracias? —Detesto perder —dijo Xena—. Hasta ahora, cada vez que he confiado en alguien, he perdido. —Su rostro esbozó una breve sonrisa—. Ha sido agradable ganar por una vez. —Se inclinó por encima del brazo del trono y cogió a Gabrielle de la barbilla, le levantó la cara y la besó suavemente en los labios—. Así que gracias. Y en ese momento, Gabrielle encontró su corazón y perdió el alma. Ocurrió rápidamente, entre una inhalación y la siguiente, y cuando Xena se apartó de ella y se miraron a los ojos, lo único que pudo hacer fue esperar que los dioses no se estuvieran riendo demasiado de ella. Seguro que ya lo hacían las Parcas. 7

No era frecuente que la pillaran por sorpresa. Xena parpadeó, sintiendo que se le cortaba el aliento. ¿En qué me acabo de meter? Se descubrió incapaz de apartar la mirada de los ojos de Gabrielle, y allí sentada, le pareció que se hundía cada vez más en esa mirada franca y sincera. Entonces el ruido de la multitud penetró la situación y recuperó el control de lo que estaba haciendo. Logró que su cara sonriera con ironía y le dio un pellizquito a Gabrielle en la nariz, luego se reclinó en su trono y fingió observar el combate. Pero al cabo de un momento, echó un vistazo a Gabrielle. La chica había vuelto a apoyar la cabeza en el trono y rodeaba el soporte con la mano, acariciando delicadamente la madera con el pulgar. Tenía los ojos abiertos, pero hasta Xena seladaba que de estaban desenfocados, y una levísima sonrisa le tensaba piel cuenta a ambosdelados la boca. Xena respiró hondo e intentó que se le calmara el corazón. La inesperadísima reacción de su cuerpo ante lo que no había considerado más

que un gesto sin importancia la sorprendía y preocupaba. A fin de cuentas, Gabrielle sólo era una esclava, sólo era una... Los dedos de Xena se agitaron, formando casi un puño. Maldición, quería volver a hacerlo. Esclava o no, ya no podía seguir negando su atracción por la chica rubia sentada a su lado. Sentía un cosquilleo por todo el cuerpo, y de todos los momentos más inoportunos... Maldita sea, Xena. A ver si te concentras, se regañó a sí misma mentalmente. ¡Estás en medio de una lucha por tu puñetero trono! ¡Olvídate de la puñetera chiquilla! Gabrielle escogió ese momento para levantar la cabeza y apoyar la barbilla en el brazo del trono, contemplando con ojos tímidos el rostro de Xena. Ésta la miró a su vez. —¿Qué? —preguntó, notando con cierta sensación humorística la rendición que se apoderaba de ella—. No me irás a preguntar por qué he hecho eso, ¿verdad? Gabrielle meneó la cabeza. —Lo que hay que ver —dijo Xena. —Yo... mm... —En la voz de Gabrielle se percibía un tono ronco que hizo aguzar el oído a Xena—. Pensaba que era todo parte de la actuación. —Hizo una pausa—. ¿No? Xena dio vueltas a la idea. Una salida fácil. Buena elección. Además, en realidad no estaba interesada en una pobre chiquilla campesina, ¿verdad? De una aldea sucia y miserable situada en el quinto pino, ¿verdad? Entornó ligeramente los ojos y medio sonrió. —¿Te ha gustado? —preguntó. Gabrielle parpadeó. —¿Qué? Xena le agarró una oreja y se la examinó.

—¿Te ha gustado que te besara? —preguntó—. ¿Sí? ¿No? ¿Tengo que explicarte lo que es? ¿Hasta ahora sólo tenías experiencia con las ovejas? ¿Qué? Los neblinosos ojos verdes bajaron la vista unos segundos y luego volvieron a mirarla. —Sí —dijo—. Me ha gustado. —Bien. —Xena se echó hacia atrás y se obligó a concentrarse en el campo. Se levantó y se acercó a la parte delantera de la plataforma, cubriéndose los ojos mientras observaba la reanudación del combate. Bregos se había puesto al mando de sus hombres y estaban defendiendo ferozmente la segunda estructura. Calculó que la iba a conservar y que luego haría retroceder a sus hombres, y entonces echó la cabeza hacia atrás y miró hacia el sol con un ligero ceño. Se dio cuenta de que quería que terminara. Quería que sus hombres hicieran lo que se les había ordenado y combatieran hasta el empate, para que ella pudiera salir ahí fuera, saldar cuentas con él y acabar con todo de una vez. Le dolía la espalda, y las maquinaciones de todos los que la rodeaban le atacaban los nervios, que en estos momentos tenía de punta y muy sensibles. Por otro lado... vio a dos de los hombres de Bregos saltar por encima de la estructura y aterrizar encima de varios de los suyos en una maniobra valiente y osada. Por otro lado, volver a sus aposentos con la pequeña y bonita Gabrielle en estos precisos momentos probablemente tampoco le convenía. Ella, Xena, podía ser una cabronaza, pero le había dicho a la chiquilla que no violaba esclavas y, maldición, Gabrielle no iba a ser la primera. Ah. Eso es. Xena vio que sus hombres empezaban a retroceder mientras los hombres de Bregos soltaban alaridos triunfales. —Ya estamos llegando a alguna parte. —De repente sintió una presencia a su espalda y se volvió para encontrarse a Gabrielle de pie a su lado, mirando el campo. El viento le echaba el pelo claro hacia atrás, descubriendo el vendaje que llevaba en la cabeza. Vestida con los colores de su casa, parecía mucho menos una niña y mucho más la persona compleja y puñeteramente interesante que Xena había ido descubriendo poco a poco.

—¡Oh! —exclamó Gabrielle—. ¡Mira! Xena así lo hizo y vio a dos soldados, uno suyo y otro de Bregos, enzarzados en feroz combate cerca de la parte delantera del campo. La muchedumbre aclamaba y se echaba hacia delante y la excitación cargaba el ambiente. Éste no era un combate fingido, los dos luchaban muy en serio y se atacaban con espadas largas bien afiladas y templadas. —Mm. —¿No habías dicho que sólo era un juego? Los labios de Xena esbozaron una sonrisa tensa. —Nunca es sólo un juego, Gabrielle —dijo—. Si metes a un montón de niños con un montón de cosas afiladas en un espacio pequeño y con ganas de alardear, correrá la sangre. Como si supiera que iba a ocurrir, su hombre soltó un alarido salvaje y brutal y le cortó el brazo a su adversario, del que brotó un chorro de sangre a presión. —Aprovecha... aprovecha... —murmuró Xena por lo bajo, soltando un leve siseo cuando el soldado aprovechó que su adversario se tambaleaba para hundir la espada en el pecho del hombre. hombre de Bregos cayóde pesadamente al suelo. Su hombre lo pisó y sacó suElarma, alzándola cubierta una reluciente capa roja. El ejército de Bregos gritó enfurecido. El hombre de Xena se volvió y los apuntó con la espada. —¡Eso es lo que le ocurre a un cobarde! ¡Estaba huyendo! —Buen chico —dijo Xena suavemente. —¿Tú sabías... que iba a hacer eso? —dijo Gabrielle con un susurro ronco. —Yo le dije que lo hiciera —replicó la reina.

Bregos cabalgó hacia el hombre. En su rostro se percibía la ira. Pero al acercarse, los hombres de Xena cerraron filas alrededor del que había matado y varios de sus jinetes cabalgaron para cortarle el paso a Bregos. —¡Vuelve al combate, general! —gritó Xena—. ¡Estás en medio de una guerra! Bregos hizo girar a su montura para mirarla. —¡Ha derramado sangre, Majestad! Xena echó las manos a los lados con un elaborado encogimiento de hombros. —Si un hombre de mi ejército huyera del combate, lo menos que podría esperar es que sus camaradas lo mataran, no quedarme esperando a que lo hiciera el enemigo —respondió. Un leve ruido de risas flotó por el campo y Bregos se puso congestionado. El hombre volvió de un tirón la cabeza de su caballo y lo espoleó para regresar a la estructura del fondo, que los hombres de Xena habían conquistado y ahora se preparaban para defender contra un ataque. Gabrielle resopló y se volvió, mirando por encima de la plataforma hacia las montañas que tenían detrás. —¿Matar gente es de verdad la respuesta? Xena la miró. —¿La respuesta a qué? —¿A todo? —Los neblinosos ojos verdes observaron su cara—. Tiene que haber una forma mejor. Xena echó la cabeza a un lado y dio vueltas a la idea. —Pues si la hay, yo no la he encontrado. Buena suerte. —Regresó y cogió el odre de vino del respaldo de su trono, apoyándose en el sillón de madera mientras bebía—. ¿Qué crees que le puedes hacer a alguien, aparte de matarlo? ¿Cortarle cosas? —preguntó—. Ya lo intenté. Eso sólo los

cabreaba y al final tenía que matarlos de todas formas cuando intentaban atacarme a mí. Gabrielle volvió a sentarse en la alfombra, rodeándose las rodillas dobladas con los brazos. —¿Y no puedes...? —Se quedó pensando—. Podrías encerrarlos. —¿Y eso es mejor? ¿Alguna vez has visto una mazmorra por dentro? — dijo Xena riendo por lo bajo. Gabrielle levantó la mirada. —¿Y tú? —Sí —asintió Xena, ya sin humor—. Pasé un tiempo en una. Preferiría haber muerto. —Mm —murmuró la chica. —La misericordia sólo genera intentos de asesinato, Gabrielle. —Xena volvió a sentarse en el trono—. La misericordia genera desprecio. La misericordia no te lleva a ninguna parte, porque la mayoría de las personas a las que matas no tienen nada más que puedas arrebatarles que tenga importancia para ellas. —Sólo su vida —dijo Gabrielle. —Exacto. —Como yo —susurró la chica—. Eso es lo único que tengo, así que supongo que tienes razón. ¿Qué otra cosa podrías quitarme? Xena descubrió que tenía un nudo en la garganta de lo más inconveniente y sorprendente. Se apresuró a tragar un sorbo de vino para librarse de él. —Tú no cuentas —contestó bruscamente—. Nadie te va a matar, al menos mientras yo siga aquí. Gabrielle se levantó, fue al trono y se sentó a su lado. Se quedó un rato mirándose los dedos entrelazados y luego miró a Xena.

—Espero que sigas aquí mucho tiempo. —Seguro que lo esperas. —Xena se descubrió sonriéndole. Le pasó el odre—. ¿Tienes sed? —Un poco. —Gabrielle cogió el odre y bebió un poco—. Gracias. — Tragó—. ¿Xena? —¿Síííí? —dijo la reina gravemente. —¿Qué pasaría... si no hicieras algo como...? —¿Como matar al tipo que te pegó? —Xena adivinó fácilmente la pregunta—. En tu caso, que seguirías siendo un blanco, en peligro de que te volviera a suceder lo mismo cada vez que salieras de la torre. En mi caso... significaría que me habría achantado... que no habría protegido a alguien a quien he acogido en mi casa. Significaría que me habría hecho débil y eso significa que alguien vendría por mí, para ver si eso quería decir que podría matarme fácilmente. —Mm. —No se puede evitar, Gabrielle. —La voz de Xena se hizo algo más suave—. Matas a la gente para que la gente no te mate a ti o a las personas que te... a las personas de las que eres responsable. No hay que darle más vueltas. Así es como funciona la naturaleza. —Pues no es justo —dijo Gabrielle. —La naturaleza no es justa. La vida no es justa —afirmó la reina con absoluta certeza—. Los fuertes viven y se reproducen, los débiles pierden y mueren —dijo—. Yo soy fuerte y estoy en la cima y tengo intención de que siga siendo así, y si eso significa matar a cualquiera que intente arrebatarme lo que es mío, lo haré. Sin lamentaciones. Gabrielle bebió un último trago del odre y se lo devolvió. Miró directamente a Xena, alzando ligeramente la barbilla cuando la reina enarcó las cejas. —Pues entonces creo que tengo suerte —reconoció—. De ser tuya, quiero decir.

Xena no pasó por alto el hormigueo que le subió por la espalda al oír aquello. —Ahhh... Ya lo has decidido, ¿eh? Asintió levemente. —Sí. —Ya decía yo que eras lista. —Xena acarició con los dedos la mejilla de Gabrielle y no se sorprendió al ver que las claras pestañas se cerraban al sentir la caricia. Pero un segundo después, volvieron a abrirse y Gabrielle la miró a los ojos. —Y... mm... ¿Xena? —¿Mm? —Nadie besa a las ovejas. Xena sintió que se le escapaba una carcajada por puro reflejo. —O sea, ya sé que seguro que has oído historias y a veces los chicos se dejan llevar... pero no hay besos de por medio —explicó Gabrielle, con una sonrisa que le arrugaba la piel alrededor de los ojos—. En serio. —Ya. —Se sintió encantada al ver que su pequeña esclava daba muestras de un principio de sentido del humor, cosa de la que había estado dudando seriamente—. ¿Me estás diciendo que conoces el tema de la cigüeña, Gabrielle? —Bajó de nuevo la voz, con un tono suave de curiosidad. Sonrojándose, Gabrielle se encogió un poco de hombros y sonrió. —Algo así, sí —reconoció—. ¿Sabes cómo se aparean las ovejas? Xena echó un ojo al campo, donde las tropas de Bregos estaban asaltando la estructura capturada. —No... ¿cómo? —preguntó, volviendo a mirar a la mujer que tenía al lado.

—Muy maaaaal —baló Gabrielle, con la cara totalmente seria. Xena se tapó los ojos, sacudiendo la cabeza y riendo. —Me lo he buscado. —Echó una mirada a Gabrielle—. Nuevo decreto real. Prohibidos los chistes de ovejas. —Descubrió que su mano se alargaba de repente para volver a tocar la cara de la esclava y se detuvo, dándose cuenta con sensación de pasmo de lo natural que empezaba a ser para ella hacer eso. De cuánto deseaba hacerlo. Extraño, porque nunca había sido muy dada a tocar a la gente, ni siquiera a aquellos con los que se acostaba, más allá de lo estrictamente necesario. Despacio, dejó que su mano volviera al brazo del trono, sintiendo un dolor inusual en el pecho. ¿Qué estaba pasando? Muy seria, Xena observó el rostro de Gabrielle, advirtiendo su inocencia mientras la esclava la miraba. El dolor fue en aumento y decidió que no le importaba gran cosa lo que fuera. Alzó la mano de nuevo y le revolvió el pelo a Gabrielle, absorbiendo la repentina calidez que le llenó los ojos con ese gesto. Era una sensación agradable y Xena decidió que le gustaba. Se oyó un clamor en el campo de batalla y volvió la mirada, para ver la bandera de Bregos que ahora se izaba por encima de la estructura capturada. Xena vio que sus líneas volvían a formarse y sintió una callada tensión que empezaba a acumularse en sus entrañas, sabiendo que pronto le tocaría a ella estar ahí fuera, oliendo la hierba y la tierra y la sangre. Y a Bregos. Sus dedos jugaron con el pelo sedoso. Deseó que ya hubiera terminado.

Estaban sucediendo muchas cosas en el campo y a su alrededor. Pero Gabrielle se contentaba con quedarse sentada en silencio, sin moverse, absorbiendo la caricia rítmica en la cabeza. Tenía tanta emoción girando por dentro que era muy difícil hacer otra cosa que quedarse ahí sentada. Tenía la sospecha de que si intentaba levantarse, se caería como una zanahoria blanda y acabaría en el mismo sitio.

Era ya todo demasiado. Por su cabeza pasaban mil preguntas y era demasiado agotador intentar desentrañar qué estaba ocurriendo. Era más fácil quedarse apoyada en el trono y aspirar el olor de Xena y recrearse en los recuerdos de un beso y en el consuelo de una caricia despreocupada. Oh, ya sabía que no quería decir nada. Gabrielle soltó aliento suavemente. A fin de cuentas, era una esclava. Sólo representaba un papel con el que Xena se divertía y que para ella no significaba nada. Pero nunca se había sentido así. Ni siquiera cuando salía con chicos en casa, las cosas eran así. Pérdicas fue el primero en besarla años atrás y no había sido como esto. Esto era como estar dentro de una llama brillante... esto era como estar rodeada de un torrente de agua... esto era como... Un suspiro. Oh, Gabrielle, qué idiota eres. Basta ya. Se quedó contemplando el campo, observando a los hombres que corrían de acá para allá, atacando. Retrocediendo. Mamá siempre decía... "Gabrielle, un día te enamorarás y será increíble, ya lo verás". Se acercó un poco más a los soportes del trono de madera. Bueno, mamá... tenías razón. Aunque la verdad es que me alegro de que no estés aquí para verlo. Papá se avergonzaría muchísimo de mí. Pero... esto es real, reconoció Gabrielle con tristeza. Yo no pedí que ocurriera. No lo deseaba. O a lo mejor sí, pero no... no así. No... cuando no quiere decir nada. Seguro que las Parcas se estaban riendo. Burlándose de ella. —Eh. Gabrielle alzó la cabeza y volvió a apoyar la barbilla en el brazo del trono, mirando a la reina a la cara. Los ojos azules centelleaban risueños al mirarla a su vez y el corazón de Gabrielle volvió a acelerarse. —Tú y yo, —Xena le puso un dedo en la nariz—, tenemos que hablar más tarde. Gabrielle parpadeó. —¿Sí?

—Sí, en efecto —dijo la reina—. Después de que terminemos con esta charada pedante y yo pase un rato machacando al personal —añadió—. Hablaremos de la cigüeña. —Una sonrisa—. Y de las ovejas. —Una ceja se alzó—. Y de nosotras. —Le revolvió el pelo a Gabrielle, luego se levantó y se colocó bien la túnica—. Vamos. Gabrielle se levantó a toda prisa y siguió a la reina, que avanzaba hacia el borde de la plataforma. En el campo, vio que ambos bandos volvían a enfrentarse cada uno a un lado de la trinchera central, cuyos bordes se habían desmoronado y estaban salpicados de hoyos llenos de fango. Se detuvo detrás de Xena, mientras la reina se preparaba y se erguía cuan alta era, con el viento echándole el largo pelo oscuro hacia atrás y revelando su perfil anguloso. ¿Nosotras? Gabrielle estuvo a punto de seguir andando hasta quedarse sin plataforma. ¿De verdad ha querido decir...? —¡¡¡Bregos!!! —La voz de Xena atravesó fácilmente el ruido de la muchedumbre. Abrió los brazos a ambos lados, rozándole el pecho a Gabrielle con la mano derecha—. ¡No he venido aquí para ver un empate! Gabrielle miró nerviosa a su alrededor. —Sabes... alguien podría dispararte estando aquí arriba. —Lo sé —replicó Xena en voz baja—. No te preocupes. Si lo hacen, cogeré las flechas. —¿En serio? —¡Majestad! ¡Necesito tiempo para que funcione mi estrategia! —gritó Bregos a su vez, levantándose sobre los estribos—. ¡Sólo es mediodía! —¡No estás avanzando! —vociferó Xena. Luego bajó la voz—. En serio. —Pero... ¿cómo consiguieron...? —Gabrielle miró por reflejo la espalda de la reina. —Tres hombres, tres ballestas, tres flechas. —Xena levantó las manos y agitó los dedos—. Dos de éstas. —Ahh —suspiró Gabrielle maravillada—. Caray.

—¡Mis hombres están jugando contigo! —Xena levantó la voz de nuevo. Sus tropas respondieron con gritos, saludándola agitando las armas. Xena fue hacia la escalera—. Vamos, Gabrielle. Ya es hora de guarrear con los chicos. —Mm... vale. —Siguió a Xena hasta la escalera y se mantuvo pegada a ella mientras descendía y pasaba ante la muchedumbre con paso majestuoso. Los nobles se inclinaban a su paso y ella pasó ante ellos sin mirarlos, hasta que llegó a la primera fila de espectadores, cerca del borde del campo. Aquí, la plataforma estaba a pocos metros del suelo. Los guardias hicieron sitio a Xena, apartando bruscamente a hombres y mujeres bien vestidos para que la reina tuviera espacio. Aquí, Gabrielle olía de verdad el campo, un olor rico y penetrante. Vio a algunos de los soldados, cubiertos de barro y algunos de sangre, metidos a cada lado de la trinchera. Había hombres tirados en el suelo cerca del borde del campo y algunos se movían, otros no. —Tu problema, Bregos, —Xena se puso cómoda—, es que tus hombres no están en forma, no tienen suerte y están descolocados. No puedes tomar la trinchera desde este lado, porque el ángulo está en tu contra y nosotros tenemos el terreno elevado. —Señaló. La cara entera de Bregos se contrajo. —Majestad, no veo que a tus fuerzas les vaya mucho mejor. La multitud empezó a murmurar. Algunos miraron rápidamente a Xena. Algunas de las miradas no eran favorecedoras. Xena lo notó. Dobló las manos. Alzó un brazo e hizo una señal. Con un alarido, sus tropas salieron disparadas de la trinchera y atacaron. Bregos apenas pudo quitarse de en medio y rodeó al galope la retaguardia de sus líneas, exhortando a sus hombres a gritos. Retrocedieron unos cuantos metros, defendiéndose de los atacantes, a quienes seguían superando en número. Un lado de la línea se vino abajo. Bregos galopó hacia ese punto, golpeando y cortando con la espada la masa de soldados enzarzados. Uno de

los hombres de Xena se estampó con su caballo y él atacó al hombre, golpeándolo en la cabeza y tirándolo al suelo cubierto de sangre. Gabrielle volvió la cabeza e intentó no ver ni oír. Bregos se esforzó, pero una sección de sus hombres se tambaleó y se derrumbó bajo el ataque. Volvieron a retroceder. Xena oía las quejas que empezaban a correr a su alrededor en voz baja. Observó la carnicería con aire tranquilo e indiferente. Hasta que bajó la mirada y vio a su pequeña acompañante, que estaba blanca como una sábana y temblorosa. —¿No puedes detener esto? —susurró Gabrielle. —No. Pero él sí. —La reina le rodeó los hombros con un brazo. Alzó la otra mano e hizo una señal y unas tropas de reserva atravesaron el agujero que había en las líneas de Bregos, obligándolas a retroceder paso a paso. Él se dio cuenta. Bregos se apartó de la línea que ya no podía seguir manteniendo y cabalgó hacia ella. —¡Ama! Xena lo dejó sin saber qué iba a hacer durante un momento, luego se puso dos dedos entre los dientes y soltó un fuerte silbido. La batalla se detuvo yterreno. sus hombres se quedaron alerta, armas en ristre, pero conservando el —¿Sííííí? —¡Estoy disfrutando muchísimo! —dijo Bregos. —Yo también —asintió Xena. —Pero... ¡hoy hemos perdido buenos hombres! —El general se hinchó—. Tienes razón. ¡Este empate debe terminar! —¿Ahora que estás perdiendo? Anda ya, cerebro de mierda — murmuró Xena por lo bajo—. Debería dispararte sin más —añadió,

volviéndose a un lado cuando Alaran llegaba apresurado hasta ella—. Ah. Aquí estás. Justo a tiempo para el espectáculo. —Majestad... lo sabe —susurró Alaran—. ¡Sabe lo de tu herida! Gabrielle lo miró con los ojos entornados, olvidada al otro lado de Xena. —Lo intentará. —Xena lo apartó de un empujón—. ¿Y bien, Bregos? — Alzó la voz—. ¿Tenías algo que proponer? Mis hombres esperan. —¡Majestad! —siseó Alaran. —¡No hay necesidad de que mis... nuestros preciados soldados corran más riesgos! —gritó Bregos—. ¡Yo mismo dejaré zanjada la cuestión! ¡Me ofrezco, Majestad! ¡Me ofrezco a defender el honor de mis hombres, en combate singular, contra el campeón que tú elijas! La multitud rugió, respondiendo al noble gesto. Los hombres de Bregos corearon su nombre, visiblemente aliviados. —Majestad, deja que luche yo con él —dijo Alaran con voz ronca—. ¡No caigas en su trampa! Xena alzó la mano y esperó a que se hiciera el silencio. No tardó en llegar. Juntó las manos a la altura de la cintura. —Está bien —asintió—. Bregos, acepto tu valiente, generoso y noble ofrecimiento de zanjar esta cuestión con tu propio... cuerpo. Algo sorprendido, claramente, ante sus palabras, Bregos se inclinó noble y elegantemente en la silla. —Majestad, me haces un honor del que no soy digno. —Ah, tú lo has dicho —soltó Xena. —Aguardo tu decisión, ama. Nombra a tu campeón y presentaremos nuestra vida y nuestro honor ante ti y nuestro noble pueblo. —¡Ama! —Alaran llegó a tirarle de la manga—. ¡Por favor! Xena se volvió y lo miró, con una expresión fría como el hielo.

—Vete —le ordenó—. Éste es mi sitio. Alaran hizo un evidente esfuerzo para no responder, obligó a su cuerpo a hacer una reverencia y luego retrocedió para colocarse cerca de la guardia, hirviendo de rabia en silencio. —Xena —susurró Gabrielle. —¿Tú también quieres luchar con Bregos? —La reina se volvió hacia ella, enarcando ambas cejas. —Mm... —La chica miró al otro lado de Xena—. Ah... no, pero... Alaran y yo éramos los únicos que sabíamos lo de tu espalda. Si Bregos lo sabe... Xena la miró con resignación, casi tristeza. —Ya te dije que tú eras la única excepción a la regla, ¿no? —Le apretó el hombro a Gabrielle y se volvió para mirar a Bregos—. Acepto, Bregos. Él se inclinó. —Llama a tu campeón, ama. Xena se soltó tranquilamente el cierre de su túnica de seda y se la quitó. Una ola de pasmo recorrió a la muchedumbre cuando aparecieron su armadura y sus armas y ella se irguió cuan alta era. —Ya te lo dije —dijo en medio del silencio—. Yo no necesito un campeón personal. Dejó que el eco de sus palabras se desvaneciera, luego se volvió y le entregó su túnica a Gabrielle. —Guárdame esto, ¿quieres? Gabrielle la cogió como si fuera una joya. —Ten cuidado —dijo—. Ese hombre da repelús. Xena sintió los ojos del gentío clavados en ella. Paseó la mirada despacio por la multitud y luego posó los ojos en Gabrielle. Con estudiada calma, inclinó la cabeza y cedió de nuevo a un impulso, notando que Gabrielle

se echaba hacia delante cuando sus labios se tocaron. Esta vez dejó que durara más que un instante, luego se apartó y le guiñó un ojo a la esclava. —No veas cómo voy a ser la primera en salir caminando de ese campo. —Le dio una palmadita a Gabrielle en la mejilla, luego se volvió y saltó de la plataforma, aterrizando en el suelo sin el más mínimo traspiés. Los soldados rompieron las líneas cuando Xena se acercó, avanzando ágilmente a largas zancadas por el suelo desigual. Se detuvo a cierta distancia del caballo de Bregos y lo miró, apoyando las manos ligeramente en los muslos. —¿Vas a bajar aquí o tengo que tirarte de ese feo jamelgo? —Notó que perdía el barniz de la realeza y que empezaba a resurgir la luchadora despiadada que había sido toda su vida. Él notó la diferencia. Desmontó despacio y dio una palmada a su caballo en la grupa para que se alejara trotando. Las tropas formaron un círculo a su alrededor, la mitad de ella, la mitad de él, y sobre el campo de batalla flotó un espectro, cuya risa sacudió las banderas y estandartes que bordeaban la hierba. Xena dedicó un momento a mirar a su alrededor. El campo entero estaba rodeado por el populacho y los graderíos estaban cargados hasta los topes de más nobles de los que creía tener en el reino. Los ojos de todos la miraban. Ojos hambrientos, y se dio cuenta de que había muchos entre la multitud que no querían que dejara el campo de una pieza. La odiaban. Lo sabía. La única seguridad que tenía era el anillo de hombres que tenía detrás. Y el único amor que podía encontrar estaba de pie en uno de los bordes, con una túnica de seda sobre los hombros. —Xena. —Bregos estaba tan cerca que podía hablar en voz baja—. Si te gano, tendré tu mano y compartiré ese trono. Xena se limitó a sonreír. —Si me ganas, estará vacante. Será todo tuyo. A él se le endureció la expresión.

—Que así sea. —Sacó la espada y la movió hacia ella con una reverencia exagerada—. Me inclino humildemente ante los deseos de mi ama —dijo en voz alta—. Y sólo quiero cumplir su voluntad. Xena se centró. Hizo acopio del dolor que le atravesaba el cuerpo y lo desechó, despejándose la mente para el inminente combate. Colocó su cuerpo sobre su centro de equilibrio y sacó la espada de la vaina, girándola con indiferencia en la mano para apuntarla hacia atrás, recogida en el brazo. Dobló ambos dedos índices. —Vamos —ronroneó, terminando con una risa baja—. Ven a por mí, pomposo carnicero de pacotilla. Y él así lo hizo.

Al principio pensó en simplemente arrollarla, aprovechando su estatura y su peso para pasar por encima de ella y acabar rápido el duelo. Xena apenas tuvo tiempo de colocarse antes de que atacara, y sus estocadas rápidas y competentes le dejaron claro que no se iba a andar con delicadezas. Pero eso estaba bien, puesto que ella tampoco lo iba a hacer, y paró su estocada inicial y se coló limpiamente por debajo de su brazo, pegándole una patada en el trasero al volverse con un ágil movimiento. Su hombres se echaron a reír. Xena deseó poder reír. Por mucho que quisiera disfrutar de esta pequeña escaramuza, la herida le estaba echando a perder la diversión y sabía que no iba a poder alargarlo mucho tiempo antes de que empezara a afectarla de forma peligrosa. Esperó a que Bregos se volviera y la siguiera y entonces tuvo que agacharse cuando él lanzó una estocada feroz contra su cabeza. —Chico malo. —Paró su espada y la volvió, haciéndolo retroceder en la otra dirección y continuando el movimiento con un giro elegante que colocó su arma en la posición adecuada para darle en la parte delantera de la armadura, cortando profundamente la cota metálica que le cubría el pecho. Eso le paró los cascos. Probó otra estrategia, pasando de la fuerza bruta a la habilidad. Era buen espadachín, y ahora la atacó con estocadas ágiles, rápidas y cortantes. Xena sonrió. Esto le gustaba mucho más. Entró en el baile

con una sensación de auténtico disfrute, parando su ataque y dándole la vuelta, anticipándose a sus movimientos y esquivándolos, bloqueando sus golpes y contrarrestando cada una de sus estocadas con las suyas. Notaba la magia que estaban tejiendo. Incluso en los ojos de la joven Gabrielle, que observaba fascinada desde la plataforma inferior. Xena sonrió ferozmente y continuó el ataque, consciente de esa atención embelesada. La fiebre del combate estaba ahora eliminando el dolor, y cogió la empuñadura de la espada con las dos manos y movió la hoja trazando una apretada red de estocadas, soltando destellos que flotaban por todo el campo cuando el sol daba en el borde de la espada. Bregos se movió para bloquearla y ella retrocedió un paso, luego se agachó ligeramente y cuando él le lanzó una patada en redondo, ella se desplegó y salió despedida del suelo, saltando casi su propia altura por el aire yhacia dando unadesviando voltereta la hacia delante al tiempo que de golpeaba la espada atrás, de él, que estuvo a punto hundir con la punta en la hierba. Se giró en medio del aire y aterrizó, sin detenerse siquiera: simplemente aprovechó el impulso y lanzó una patada perfectamente calculada que lo alcanzó en la mandíbula. Él retrocedió tambaleándose, sin llegar a perder el equilibrio, pero aturdido. Xena se echó a reír e hizo un molinete con la espada en la mano. Avanzó con ligereza y atacó, y a punto estuvo de arrebatarle la espada de las manos. Él tuvo que agarrarla deprisa para no perderla y ahora la cara se le puso roja de rabia y vergüenza. —Esto. —Xena cortó hacia el campo, movimiento que él paró—. Te queda. —Volvió hacia atrás y él paró, pero ella se detuvo casi a mitad de estocada y atacó hacia abajo y hacia la izquierda, esquivando su hoja y haciéndole un profundo corte en el muslo—. Muy grande. —Eso es lo que tú te crees. —Bregos se recuperó y se lanzó contra ella. Conservó la espada en la mano y atacó con furia—. Se acabaron los juegos.

Gabrielle sentía que el corazón se le había quedado encajado para siempre en la garganta. Aferraba la túnica de Xena, que tenía colocada en torno al cuello, mientras veía a los dos combatientes girando el uno alrededor del otro. Le costaba creer lo que veía: esta Xena era muy distinta de la Xena a la que más o menos se había acostumbrado en los últimos días. Utilizaba la espada con tal poder y tal elegancia que era casi como ver un baile, sólo que este baile era mortal. Cuando Xena saltó por encima de Bregos y dio una voltereta en el aire, Gabrielle casi soltó un grito. ¡Era increíble! Por un momento, se olvidó de lo grave que era la situación, mientras sus ojos seguían ese cuerpo esbelto y musculoso en su ágil vuelo. Ahora, sin embargo, estaba preocupada. Bregos atacaba de verdad a Xena, golpeándola con su espada más grande al tiempo que soltaba gruñidos que le hacían a un hacia cerdoatrás, grande y gordo. se daba cuenta de queparecerse intentabamucho empujarla pero Xena Gabrielle no cedía terreno, con las piernas firmes sobre el suelo desigual y los músculos protuberantes en claro relieve bajo la piel mientras paraba una estocada tras otra. Bregos lanzó una estocada contra su costado derecho y Xena la paró, bajó la hoja al pasar junto a Bregos y giró, manteniéndolo delante de ella cuando él también giró. Él se pasó la espada a la otra mano y atacó: justo contra su hombro herido. En lugar de parar el golpe, Xena se dejó caer sobre una rodilla y luego se alzó inesperadamente, agarrando la espada con ambas manos, y lo golpeó en el pecho, empujándolo hacia atrás con una exhibición de pura fuerza bruta. Él se tambaleó y, cuando ella estaba recuperando el equilibrio, vio la oportunidad y pasó a su lado de un salto, se giró y la golpeó en la espalda con todas sus fuerzas. Gabrielle casi sintió ella misma el horrible dolor. Vio que Xena se quedaba clavada en el sitio, por un instante, y estaba tan cerca que hasta vio cómo cerraba esos ojos claros tan deprisa que casi se lo podría haber imaginado. sabía quecomo no era así, y se le puso un nudo en las entrañas, soltando unPero gemido grave reacción inconsciente. Y entonces Xena se volvió. Arqueó el cuerpo, bajó la cabeza echándola hacia delante ligeramente y toda la diversión desapareció de su ser. Clavó los

ojos en Bregos y avanzó hacia él, sin hacer el menor intento de protegerse de su espada. Ella llevaba la suya aferrada en la mano y la hacía girar mientras avanzaba, a velocidades cada vez mayores a medida que se acercaba a él. —¿Tienes un problema, Majestad? —se burló Bregos—. ¿No te encuentras bien, tal vez? —Levantó la espada y la atacó, pero apenas tuvo oportunidad de preparar el arma antes de que ella se le echara encima, con un ataque tan rápido y tan duro que el ojo casi no podía seguirlo. Golpeó su espada contra la de él al tiempo que de su garganta brotaba un gruñido grave, su arma cortó el acero que él llevaba y se lo retorció en las manos. Tiró con fuerza y la espada salió volando de las manos del hombre. Éste retrocedió un paso e intentó sacar el puñal. Xena se giró y lanzó una estocada a la altura de la cintura, alcanzándolo en el brazo y destrozándole el hueso al atravesarle el brazo. Él gritó espantado. Xena terminó de sacar su puñal medio desenvainado y siguió avanzando mientras él retrocedía, bajó el puñal y atacó, hundiéndole la hoja en la entrepierna. Él cayó de rodillas y luego se desplomó a sus pies. Sin hacer ni una pausa, Xena lo tumbó boca arriba de una patada y levantó la espada, dándole la vuelta y cogiendo la empuñadura con ambas manos después de soltar el puñal, y se preparó para atravesarlo como a un cerdo. Tomó aliento y eso le hizo levantar la cabeza lo suficiente para que sus ojos pasaran por encima de los soldados pasmados y estremecidos y se fijaran en un par de neblinosos ojos verdes desorbitados de horror que estaban clavados en ella. Xena bajó la vista y miró al hombre ahora indefenso que yacía a sus pies. La sangre manaba a chorros de su entrepierna, de su brazo y del corte que tenía en el muslo. Se retorcía de agonía. De su garganta surgían gritos de dolor casi como los de un niño. El olor de la sangre subió hasta sus sentidos y se los colmó. La muerte estaba aquí y ella sabía que debía aprovecharla. Esta vida era suya. Miró su espada, manchada ya de esa misma vida.

Xena paseó la mirada por la multitud: la mayoría de pie, muchos horrorizados, todos a la espera de que lo matara. Todos sabían que lo iba a hacer, lo percibía en sus rostros. En los rostros de los hombres de Bregos. En los rostros de sus propios hombres. Todos los sabían. Menos Gabrielle. Xena sintió que la invadía una extraña sensación de curiosa paz y retrocedió, dio la vuelta a la espada que tenía en la mano y se apoyó la hoja en el hombro. Se quedó mirando a Bregos con expresión impasible. —Fracasado —dijo, y luego se volvió y se enfrentó al círculo de hombres. Primero, miró a los capitanes de Bregos—. Lleváoslo. —Señaló al general caído con la espada—. Yo empezaría con un torniquete en el brazo. — Vio que se la quedaban mirando—. ¡MOVEOS! —vociferó. Dos de ellos avanzaron, con mucha vacilación. Xena no les hizo ni caso y se volvió hacia sus propios hombres. Estos sacaron las armas y las alzaron y se inició un cántico. Música para sus oídos. Su nombre. Alzó su propia espada y los saludó, aceptando la aclamación. Luego se volvió hacia el populacho. Ahí no había alegría. Sabía que la mayoría había apostado por Bregos, contaba con Bregos, y ahora... veía la rabia en los rostros de los nobles. Bueno, al Hades con todos ellos. Ella no les había dicho que eligieran el bando equivocado. Su plan había funcionado, pero en realidad no había dado el resultado que esperaba. Y ahora tenía la espalda atravesada de dolor, donde él la había golpeado durante el combate. Pero su ejército estaba agrupado detrás de ella, coreando su nombre, y ante tal fuerza armada el populacho se unió, hasta que el campo tembló con el sonido de su victoria, azotándola mientras salía del campo caminando con majestuosa dignidad hacia la plataforma. Se detuvo justo delante y alzó la mano con que llevaba la espada, sujetándola en alto. —Nuestro reino es fuerte —gritó—. Que nuestros enemigos... —Hizo una pausa deliberada, recorriendo a los nobles con la mirada—. Tomen nota.

La marea dio la vuelta y el populacho la aclamó. Xena sintió que se animaba mientras regresaba a la plataforma, a la chica rubia que la esperaba allí. Reprimiendo el dolor salvajemente, subió las escaleras hasta arriba y volvió a levantar la espada, girando y recogiendo la adulación. Gabrielle la miró cuando se dio la vuelta. —¿Estás bien? —preguntó la chica, en voz baja. No. Xena soltó aliento, envainando la espada y saludando al gentío, que seguía gritando y aclamándola, y a sus guerreros, que seguían coreando su nombre. —Ah, me siento como si tuviera una pica clavada en el omóplato derecho, tengo un dolor de cabeza que podría tumbar a un semental en celo y hasta he tenido que tocarle la bragueta a ese hombre —soltó entre dientes— . Nunca he estado mejor, Gabrielle. ¿Y tú? —Me alegro de que se haya terminado. —¿Terminado? —Xena sonrió tensamente—. Por ahora. —Agitó la mano, saludando a la multitud—. ¡Que empiecen los combates singulares! — ordenó en voz alta—. ¡Tengo dinares que regalar! Los soldados aplaudieron, los suyos como locos, los de Bregos de muy mala gana, y los encargados de las listas empezaron a dividir a los combatientes. —¿Quieres... quieres sentarte? —susurró Gabrielle. —No. —Xena reconoció que estaba mareada—. Quiero tumbarme. Gracias a los dioses que soy la reina y puedo hacer lo que me salga de las narices. —Le puso a Gabrielle el brazo sobre los hombros con aire despreocupado—. Vamos. —Alzó un poco la voz para que la oyera la gente—. Te voy a enseñar de qué va eso de la lujuria de combate, nena. Gabrielle vio las miradas, pero le dio igual. Rodeó con cuidado la cintura de Xena con el brazo y se alejó con ella del campo rumbo a la torre, dejando la carnicería atrás. —Me alegro de que no lo mataras.

—Yo no. —Xena suspiró con fastidio. —La gente quería que ganara él. —Lo sé —dijo la reina. —Creo que si lo hubieras matado, lo habrían convertido en un héroe. Xena miró a su joven acompañante, dándose cuenta de que tenía razón. —No es ningún héroe. —No. Pero a lo mejor ahora ya lo saben —dijo Gabrielle—. La heroína eres tú. —No empieces. —Alguien tiene que ser el héroe. —Yo no.

Subieron hasta los aposentos de la reina, donde el clamor del campo llegaba apenas flotando por las ventanas abiertas. Hacía fresco y había silencio en las habitaciones, y Xena se apoyó agradecida en la pared mientras se soltaba las hebillas de la armadura. Notó una caricia en el otro lado y bajó la mirada para ver a Gabrielle soltando las de ese costado, con el ceño fruncido por la concentración. —Bueno, ¿qué piensas? —¿Qué pienso? —Gabrielle consiguió desabrochar el cierre y levantó la mirada—. ¿De qué? —Cómo no. —La reina medio sonrió—. Por una vez que quiero que pienses y no lo haces —comentó—. Del combate. —Oh. —Gabrielle frunció el ceño—. ¿El grande con todos los hombres o el tuyo?

—El mío. —Xena se sacó la armadura por encima de la cabeza, usando el brazo bueno. La dejó con cuidado encima del baúl—. Ya te he dicho que siempre se trata de mí. —Me dio miedo —reconoció Gabrielle. —Miedo. —Xena se sentó en el baúl, estirando las piernas hacia delante—. No creía que estuviera tan oxidada. Gabrielle se arrodilló a su lado y luchó con las tiras que sujetaban la protección de las piernas, moviendo las extrañas hebillas. —No... tú me has parecido increíble. Es sólo que tenía miedo de que te hiciera daño. —Y me lo ha hecho —admitió Xena en voz baja—. El muy cabrón sabía exactamente dónde, además. —No creo que se haya dado cuenta nadie. —La chica quitó la armadura y la estudió con curiosidad y luego la dejó al lado del peto—. Creo que pensaron que te habías puesto furiosa sin más. El dolor la atacó de golpe. Xena se echó hacia delante y apoyó los codos en las rodillas, hundiendo la cara entre las manos un buen rato. Los largos días de lucha con el dolor estaban agotándola: se dio cuenta de que ya no estaba acostumbrada a vivir con la necesidad de hacer eso, y por un segundo estuvo a punto de volver a enfurecerse. Entonces una mano le tocó el brazo y unos dedos se lo rodearon, mientras el pulgar de Gabrielle le acariciaba la parte interna del antebrazo consolándola sin decir nada. Tampoco estaba acostumbrada a eso. Cuando estaba ahí fuera con su ejército, los sanadores no perdían el tiempo consolando a los pacientes. A veces, ni siquiera perdían el tiempo hablando. Si tenías suerte, te advertían antes de empezar a coserte. Xena levantó la cabeza y apoyó la barbilla en los puños. —¿Qué aspecto tiene? —Hizo un gesto con la barbilla para indicarse la espalda, sin dejar de advertir la intensidad de los ojos de la chica mientras la miraba.

Gabrielle trasladó la mano del brazo de Xena a su hombro y se inclinó por encima de ella para mirar. Inhaló hondo ante lo que vio. —Oh, Xena. La reina arrugó la frente y luego hizo una mueca. —A ver si lo adivino. Eso quiere decir que no me estás felicitando por la bella disposición de mis omóplatos. —Es... —La propia Gabrielle hizo una mueca—. Creo que cuando te golpeó, la parte de atrás de esa cosa de metal... —Mi armadura —comentó Xena. —Se clavó donde tienes la herida. —Gabrielle se inclinó más—. Está... sangrando mucho. —El borde de la parte donde iba sujeta la espada de Xena se había incrustado en el agujero ya torturado que tenía en la espalda, abriéndolo y añadiendo una nueva raja justo debajo. Tenía el traje de cuero empapado de sangre y a Gabrielle le dolía sólo de mirarlo. —Ah. —Xena volvió a dejar caer la cabeza entre las manos y se frotó la cara—. Eso explica que lo tenga como lo tengo. —Con un hondo suspiro, plantó bien los pies y se obligó a levantarse—. Dioses, qué harta estoy de esto. —Se dirigió penosamente hacia la sala de baño—. Si sangra tanto, vas a tener que coserlo. Gabrielle la había seguido obedientemente. Ahora se paró en seco. —¿Coserlo? ¿Te refieres a ti? Xena la miró por encima del hombro. Una de sus cejas se alzó hasta el nacimiento del pelo. —Olvídalo. He dicho una estupidez. —La chica sacudió la cabeza—. Es que no se me da muy bien coser. Xena se desató el traje de cuero y se lo quitó con cuidado, encogiéndose cuando un trocito del cuero cortado se desprendió de la raja que tenía en la espalda.

—Échame agua ahí. Gabrielle fue a la palangana y metió un paño de lino de buen tamaño. Xena se acercó y se quedó a su lado, apoyada en la encimera de mármol. —Bueno. —¿Bueno? —Gabrielle aclaró con cuidado la herida recién abierta. —Dime lo increíble que he estado —dijo la reina—. Consigue que me olvide de esto y de que tengo que volver ahí fuera más tarde y ponerme de celebraciones con todos esos cabrones. Gabrielle se concentró en su tarea un momento. El daño que había sufrido la espalda de Xena era ahora evidente, una vez lavada la sangre, y vio que aparte del nuevo corte, el golpe también había penetrado la vieja herida profundamente, abriéndola de nuevo. Dentro, había una sustancia desagradable y la lavó con cuidado. —Creo que se te ha abierto algo que tenías dentro de la primera herida. —¿Sí? —Xena no parecía fastidiada y, de hecho, la reina volvió la cabeza y miró a Gabrielle con interés—. ¿Está saliendo porquería? Gabrielle asintió. —Ja —resopló la reina—. Ese cabrón estúpido hasta puede que me haya hecho un favor —dijo—. Ya me parecía a mí que había algo que no se estaba curando. Normalmente no tarda tanto. —¿Quieres decir... que esto es bueno? Ahora le tocó a Xena asentir. Volvió a apoyarse en la encimera, repasando el combate mentalmente, recordando sus movimientos y reviviendo los momentos buenos y los malos. Pensó que la primera parte había ido bastante bien. El manejo de la espada por parte de Bregos era aceptable, aunque no podía compararse con el de ella. Habían combatido de una forma bastante decente y entonces... ¿Por qué la había golpeado Bregos en la espalda? Xena se concentró en esa pregunta, tratando de dejar a un lado el creciente dolor. Ganar sin poner

en evidencia la debilidad de ella le habría hecho quedar mejor... ¿fue simple frustración? ¿O era que sabía que iba a perder? Pensaba que había sido muy lista al tenderle la trampa al general. Pero ¿y si...? Xena entrecerró los ojos, recreando la atmósfera extraña y tensa que rodeaba el campo de batalla. ¿Y si él hubiera planeado lo mismo, sólo que no se esperaba que fuera ella la que se enfrentara a él? —Vale —dijo Gabrielle, por fin—. Creo que ya está. Con el ceño fruncido, Xena se irguió y luego se agarró a la cómoda cuando una acometida de vértigo estuvo a punto de hacerla caer al suelo. Ohoh, esto no es bueno. —Vale. —Recuperó el control con gran esfuerzo—. Ha llegado el momento de darle a la hierba de lo lindo. Con cuidado, soltó la encimera de mármol, le hizo un gesto a Gabrielle para que fuera delante de ella y siguió a la chica hasta el dormitorio. —Vale. —Xena se miró las botas cubiertas de barro y luego miró las sábanas de seda. Esbozó una leve sonrisa burlona y luego echó el cuerpo en la cama, deslizando las manos hacia delante y soltando aliento—. Trae aquí esa maldita caja. Gabrielle cogió la caja del escritorio y se la llevó. —Ya la tengo. —Vale —repitió Xena—. El paquete ése de polvos blancos. Échalo todo por encima de todo lo que está abierto. —Calmó la respiración, consciente de lo que estaba pidiendo. —Creía que escocía. —Y yo creía que era la reina y daba las órdenes. Gabrielle le puso una mano en la nuca. Era agradable, ese contacto. Xena cerró los ojos y esperó, oyendo el crujido del pergamino. Es bueno para ti, Xena. Es bueno para ti. Es bueno para ti... es... ¡¡¡¡hijo de bacante!!!! Cerró los ojos con fuerza y mordió, saboreando la sangre dentro de la boca al

morderse el labio inferior. Era como si alguien hubiera prendido fuego a su carne. Apretó las manos sobre las sábanas, cerrando los puños que aferraban la tela con tal fuerza que la seda rechinó. Aguantó la respiración y los músculos de los muslos se le contrajeron mientras su cuerpo reaccionaba al dolor. Gabrielle rodeó con la mano el puño de Xena y se quedó mirando, impotente, mientras la reina yacía sufriendo. En su espalda, el polvo blanco borboteaba y siseaba, con un aspecto casi vivo al mezclarse con la sangre que salía de la herida. Por fin, notó que el cuerpo de Xena se relajaba. Miró el perfil anguloso y a la polvorienta luz del sol vio los indicios de humedad en las pestañas cuando abrió los ojos claros. —Va... vale. —Xena tenía la voz ronca y carraspeó—. Al fondo de la bolsa, hay... agujas de hueso. Hilo. —¿Estás segura de que quieres que lo haga ahora? —Gabrielle metió la mano en la bolsa y sacó los delgados trozos de hueso, que tintinearon suavemente en su mano. —Gabrielle... deja que te diga una cosa que he aprendido a la fuerza — dijo Xena—. Si tienes que hacer algo desagradable, hazlo deprisa y de una sola vez. No lo alargues. —Respiró hondo—. Intenta hacer los puntos pequeños. Detesto las cicatrices desiguales. Gabrielle enhebró una de las agujas con un poco de hilo y se detuvo, examinando la espalda de Xena. —Este ángulo es un poco incómodo —murmuró—. No puedo... debería hacerlo desde arriba y... Xena se incorporó penosamente sobre los codos. —Siéntate. —Indicó la cama y esperó a que la esclava lo hiciera, balanceándose ligeramente cuando la cama aceptó el peso de la chica—. De cara a mí. —Gabrielle se giró a medias—. Vale. ¿Qué tal así? —Xena se echó hacia delante y le puso la cabeza en el muslo, echando el brazo por encima de las rodillas de Gabrielle—. ¿Mejor? —Perfecto. —A Gabrielle se le quebró la voz.

A pesar del dolor, eso hizo sonreír a Xena. —Pues muy bien, adelante. —Notó el primer pinchazo vacilante de la aguja y suspiró. —Tienes muchas cicatrices en la espalda. Los recuerdos la invadieron. —Lo sé —dijo Xena—. Todos esos trucos tan estupendos los aprendí a fuerza de golpes. —Se concentró en respirar con regularidad—. Yo era de una aldea no muy lejos de la tuya, sabes. —¿En serio? —En serio —murmuró la reina—. Mi madre era posadera. No era una posada grande, pero era un buen sitio para vivir —dijo—. Un día pasó un señor de la guerra... no debió de gustarle, supongo. Así que sus hombres y él arrasaron el sitio. —Oh... —Madre intentó impedírselo. Absurdo. —Xena meneó la cabeza—. La hicieron pedazos y la tiraron al camino. Mis hermanos y yo huimos al bosque. Gabrielle se quedó en silencio. La voz de Xena incluso había cambiado, haciéndose más profunda y un poco más suave, y se preguntó si la reina se daba cuenta. Se esforzó por ser lo más delicada posible, dejando a un lado el torrente de emociones que hacía que la cabeza le diera vueltas. —Nos separamos. Li y yo... fuimos tirando durante un tiempo, pero él era tan pequeño... al final nos cruzamos con un cerdo cabrón llamado Cortese que nos atrapó a los dos y nos echó a un foso como cebo para sus guerreros. —Xena resopló—. O aprendías a luchar o morías. Yo aprendí. Era espantoso. Gabrielle no lograba imaginarse pasando por una cosa así y encima siendo tan pequeña. —¿Te escapaste? La reina se rió suavemente.

—No —dijo—. Crecí y sobreviví hasta que fui lo bastante buena como para enfrentarme a Cortese. Fue la primera persona a la que maté. —Sus ojos parpadearon despacio—. Me apoderé de su ejército y el resto... —¿Y tu hermano? ¿Qué fue de él? —Mi hermano —murmuró Xena—. Mi único amigo. —Se quedó callada un momento—. Vivió el tiempo suficiente para ver cómo subía al trono. —Su pulgar se movía despacio por encima de la tela oscura de las polainas que llevaba Gabrielle—. Entonces se dieron cuenta de que él era mi punto débil. Gabrielle cerró los ojos y dejó las manos quietas un momento. —Lo degollaron y dejaron su cuerpo en el patio donde lo encontré, aquella bonita mañana de verano. —La voz de Xena era tranquila, casi pensativa—. Maté a treinta y dos de ellos por eso. Los destripé y dejé que murieran empalados por toda la avenida principal. Incapaz incluso de hablar, Gabrielle se mordió el labio inferior y vio que una lágrima que le resbalaba por la mejilla caía en el hombro de Xena. —Pobre Li —susurró Xena—. Lo único que quería era ser soldado y llevar mis colores. —Sus dedos tocaron la tela oscura—. Esto era suyo. Tú eres más o menos de su tamaño. —Oyó un ruido extraño y volvió la cabeza para levantar la mirada. Gabrielle tenía los ojos cerrados y la cara bañada en lágrimas—. Oye. ¿Por qué lloras? Gabrielle abrió los ojos y tomó aliento temblorosamente. —Porque tú no lo haces. Xena se la quedó mirando largo rato, luego volvió a bajar la cabeza y suspiró, sombríamente maravillada. —Oh. Gabrielle dejó la aguja. Puso a un lado la bolsa y la caja y luego, con mucho cuidado, rodeó los hombros de Xena con los brazos y la estrechó. Xena notó la presión y parpadeó, un poco sorprendida.

—¿Qué haces? —Mm... —Gabrielle sorbió—. Te abrazo. Era... Xena sintió el calor que la rodeaba de una forma más que física. Era relajante, y descubrió que le gustaba. —Ah. Contigo todos los días aprendo algo nuevo, ¿verdad? —Notó el movimiento cuando Gabrielle respiró hondo y su tripa le presionó la parte de atrás de la cabeza—. ¿Ya has terminado con la espalda? —Sí, eso creo —contestó Gabrielle, sorbiendo de nuevo—. Está todo cerrado. —Bien. —Xena, sin embargo, no tenía la menor gana de moverse—. Voy a darle un minuto para que pase de un dolor horroroso a un dolor normal y luego tenemos que volver a salir ahí fuera. —Vale —susurró Gabrielle, que se quedó sentada en silencio y apoyó las manos en los brazos de Xena. Las dos se quedaron unos minutos escuchando los ruidos que entraban por la ventana. Luego tomó aliento—. ¿Xena? —¿Mm? —La reina tenía los ojos cerrados. —Me gustaría ser tu amiga. Apareció un ojo azul que se clavó en su cara. —No eres tan estúpida —le dijo Xena—. No tienes deseos de morir, ¿verdad? —Sí que lo soy. —Gabrielle sonrió levemente—. Y a lo mejor sí los tengo. —Miró a la reina sin arredrarse—. ¿Me dejarás? Xena se concentró en el cielo que se veía por la ventana, sabiendo en el fondo de su corazón que la decisión ya no dependía de ella. No había forma de dar marcha atrás. El riesgo estaba asumido, la suerte estaba echada y sólo quedaba descubrir qué precio iba a tener que pagar por ello. Qué precio iba a tener que pagar Gabrielle. Dio una palmadita suave a Gabrielle en la pierna.

—Ya lo he hecho. No paso mucho tiempo en el regazo de mis enemigos —le dijo a la chica—. Aunque por qué ibas a querer como amiga a una megalómana homicida es algo que no comprendo. Gabrielle la miró con tiernos ojos verdes. —De algún modo tienen que mejorar su situación en el mundo las pastorcillas vírgenes e ignorantes. Xena sacó una sonrisa de alguna parte. —¿Sabes qué, Gabrielle? —Cerró los ojos y se relajó—. Cada vez me gustas más. Se volvió a hacer el silencio, mientras Gabrielle veía cómo la respiración de la reina se iba haciendo más regular y lenta. Se sentía como si todo su mundo estuviera, una vez más, cambiando ante sus ojos. Pero esta vez, era para mejor. —Lo mismo digo —susurró, encontrando su propia sonrisa, en lo más profundo de su ser, que iluminó una parte de ella que era totalmente nueva— . Lo mismo digo.

Xena durmió un rato. Gabrielle se había recostado contra el cabecero intrincadamente tallado de la cama y pensó que también debía de haberse quedado dormida, puesto que el sol había cambiado claramente de inclinación cuando miró por la ventana. Se sentía mejor gracias a eso. Se le había pasado el dolor de cabeza y la molestia que sentía en las costillas también había cedido. Gabrielle reprimió un bostezo y se miró distraída la mano, que de algún modo había acabado enredando los dedos en el pelo de Xena. Frotó un mechón entre el pulgar y el índice y descubrió que tenía una textura espesa y fuerte. Eso tenía sentido, razonó Gabrielle. Todo lo demás de Xena era fuerte, así que ¿por qué iba a ser distinto su pelo? Era de un negro profundo y reluciente y decidió que era bonito y que le gustaba. Aunque en realidad qué más daba lo que opinara ella, pensó sonriendo con cierta tristeza. No le parecía

que Xena prestara mucha atención a ninguna opinión que no fuera la suya, y si una mañana se despertaba y decidía que quería tener el pelo verde, pues se lo teñiría de verde como la hierba y aquí paz y después gloria. Intentó imaginarse a Xena con el pelo verde, pero sólo consiguió reírse. El color oscuro le sentaba bien y hacía que el color claro de sus ojos resultara aún más llamativo. Se lo había dejado suelto durante el combate y cuando se movía, se agitaba en torno a su cabeza y parecía flotar en el aire. El combate. Gabrielle observó el perfil de la reina, relajado al dormir. Había estado nerviosa durante el combate, pero en cierto modo también había sido emocionante. Xena se movía con tanto poder y elegancia, era tan increíble de ver que casi se te olvidaba que se trataba de un combate a muerte. Era evidente que superaba a Bregos con creces: hasta Gabrielle, que nunca hasta entonces había visto un combate a espada, se había dado cuenta de ello. O a lo mejor sólo era que estaba predispuesta. Gabrielle dedicó un momento a reconocer la poderosa atracción que sentía por Xena y se confesó a sí misma que seguramente estaba influida por un enamoramiento bastante serio. Le daba un poco de vergüenza, pero también era agradable sentirse llena de algo que no fuera miedo y desesperación. Una parte de ella intentaba seguir recordándole que era una esclava y que tenía poca importancia. Pero al resto de ella le costaba mucho aceptar esa idea con la cabeza de Xena descansando sobre su regazo y el brazo de la mujer enrollado a su alrededor. ¿Realmente ella era importante para Xena? Gabrielle creía que sí, aunque no sabía hasta qué punto. Xena era importante para ella. Y tampoco era sólo porque en estos momentos controlaba la existencia de Gabrielle. Contra todo pronóstico, había descubierto que la reina le caía bien de verdad, aunque normalmente pasaba de darle unos sustos mortales a dejarla sin habla de la vergüenza y de ahí a... Gabrielle frunció los labios con ironía, recordando esos besos que le había dado. Pero pensaba que eso formaba parte del papel que estaban representando ante la gente, fingiendo para hacerla pasar por lo que al parecer toda la fortaleza daba por supuesto que era. Ah, bueno.

Justo entonces, estuvo a punto de salir levitando de la cama cuando una caricia lenta y provocativa en la parte interna del muslo le puso todos los nervios del cuerpo de punta. —¡Yaaayy! —intentó controlar el grito sobresaltado. —¿Cosquillas? —preguntó Xena, con una risa suave. Gabrielle recuperó la lengua, que se le había perdido por alguna parte en el momento en que sus sentidos se despertaban rápidamente. —Mm... un poco, sí. Poco a poco, la reina fue estirando el cuerpo y al moverse sus músculos se agitaron visiblemente bajo la piel suave. Levantó la cabeza y se colocó medio de lado, flexionando las manos al tiempo que miraba hacia la ventana. Enarcó una ceja al ver el ángulo del sol. —Parece que nos hemos perdido parte de la fiesta —comentó—. Menos mal que soy la reina y no tengo que mandar que nos azoten por ello, ¿eh? Gabrielle sofocó una carcajada. —¿Cómo tienes la espalda? Xena reflexionó sobre la pregunta, doblando el brazo ligeramente. Le dolía. Por Ares en el Olimpo, cómo le dolía, pero por primera vez desde que le habían disparado, esa sensación de profunda inquietud interna había desaparecido y la palpitación malsana que la acompañaba había quedado sustituida por una agonía normal. —No está mal —informó, al tiempo que se sentaba en la cama y se contemplaba las largas piernas, estiradas encima de las sábanas. Sabía que debía ir a ocupar el puesto central en las festividades. El problema era que no le apetecía nada. De hecho, había una serie de cosas que habría preferido hacer en cambio, la mayoría de ellas relacionadas con comida, vino y cuerpos desnudos. Sin embargo.

Con un suspiro casi silencioso, Xena se apartó de la cama y se levantó, sintiéndose mucho mejor después de su siestecilla. Fue a su guardarropa y lo estudió. Ante ella colgaban en silencio bellas prendas, cargadas de bordados y, en algunos casos, chorreantes de hilos y encajes de oro. Gabrielle se unió a ella en silencio, quedándose a un lado mientras la reina decidía qué ponerse. —Esto es muy bonito —murmuró, alzando una mano para tocar la manga de un vestido reluciente de tela suave y envolvente. —¿Eso crees? —Xena la miró con atención. La chica asintió. —¿Qué más hay previsto para hoy? ¿Sólo los combates? Xena estudió el vestido con ojo crítico. Luego lo descolgó y se lo tiró a Gabrielle con descuido, depositándolo encima de su cabeza, y se quedó mirando con aire divertido mientras se desenredaba. —No son sólo los combates. —Eligió una prenda distinta para ella misma—. Habrá actuaciones y canciones, todas esas frivolidades artísticas. Gabrielle frunció el ceño, mirando el vestido que tenía en las manos y luego a Xena. —¿Querías hacer algo con esto? —preguntó, con tono de duda. —Sí. —Xena dejó su elección en el respaldo de una silla cercana—. Quería vértelo puesto. —Apoyó la mano en la jamba de la puerta de la sala de baño—. Por fin voy a poder asistir a una de estas estupideces con alguien con quien hablar que tiene más que un dedal de cerebro. Date prisa. Desapareció. Gabrielle se quedó allí plantada un momento, sintiendo el peso de la tela increíblemente suave colgada sobre sus brazos.

—Oh —dijo por fin, hablando con el aire—. Gracias. —Meneando ligeramente la cabeza, fue al viejo baúl y dejó ahí el vestido, luego se quitó la librea negra y dorada y la colocó sobre el baúl con delicada reverencia. Ajustándose un poco los paños menores, tomó aliento y luego se colocó el seductor vestido alrededor del cuerpo y se lo ató. Se echó un vistazo en el espejo, mordiéndose el labio al contemplar el resultado. —Mm. —Parpadeó al verse, sorprendida por su inesperado y elegante aspecto—. ¿Sabes qué, Gabrielle? Tienes ahora mismo más dinares en la espalda que toda Potedaia en una estación completa. Jugueteó con el nudo del hombro, que sujetaba el vestido al tiempo que dejaba al descubierto buena parte de su espalda y hombros. Pensó en lo mucho que le habría gustado a Lila llevar algo así. Al cabo de un momento, miró de mala gana a los ojos verdes del espejo que la miraban a su vez, sintiendo una punzada de dolor sordo. Debería echarlos más de menos. Debería pensar más en ellos , la reprendió su conciencia. Ellos ya no están y yo estoy aquí, riendo y pasándolo bien. Qué mal está eso. Contempló su reflejo. ¿Verdad? No oyó absolutamente nada que la advirtiera, pero levantó ligeramente los ojos y de repente se encontró con los penetrantes ojos azules de Xena que la miraban en el espejo. —Oh. Mm... La reina la agarró por los hombros y le dio la vuelta hasta que quedaron cara a cara. —Sabes —comentó Xena—, esto no te queda ni la mitad de mal de lo que pareces creer a juzgar por esa expresión. Gabrielle logró sonreír levemente. —Mm... no, no es eso. Es que estaba... —Se calló. —A ver si lo adivino. Pensando —dijo Xena—. ¿De qué se trata esta vez?

La reina iba vestida con una bella toga, toda bordada con fantásticos dragones. Las colas de los dragones se entrelazaban y formaban un cinturón atado elegantemente en torno a su cintura. Gabrielle lo admiró un momento antes de decidir cómo contestar. —No es nada. Es que me están ocurriendo tantas cosas tan deprisa últimamente... me cuesta saber qué es lo que debo sentir. Xena ajustó un poco la tela reluciente que la envolvía. —No lo intentes —le aconsejó—. Vive el momento en el que estás. — Un gesto de asentimiento—. Me gusta. A mí este trapo me llega por aquí y escandaliza a los nobles. —Se señaló la parte superior del muslo—. Además, mostrar mi espalda en estos momentos es una pésima idea. Gabrielle se miró las rodillas, casi tapadas por el vestido. Pensó en lo que había dicho Xena y se dio cuenta de que en la situación en la que se encontraba, en realidad no había nada más que tuviera sentido. —Supongo que ser baja tiene sus ventajas en ocasiones. —Levantó la mirada—. ¿Pero no se escandalizarán de todos modos al verme vestida así? —Pues no. —Xena apoyó ligeramente las muñecas en los hombros desnudos de Gabrielle—. Esperan de mí que vista a mis consortes con la ropa adecuada. Normalmente no las saco con andrajos de cocina. Gabrielle cobró intensa conciencia del poder de la presencia de la reina, al tiempo que asimilaba sus palabras. ¿Consorte? Eso era de cara al público, seguro. ¿No? —Vale. —Soltó aliento y notó que se le cerraban un poco los puños como respuesta a la tensión de su cuerpo. Xena echó la cabeza a un lado. —¿Esa gente te da miedo? —No —dijo Gabrielle.

—¿Estar aquí te da miedo? Gabrielle frunció levemente el ceño. —No... —¿Entonces qué te da miedo? —preguntó la reina—. ¿Yo? Un suspiro. —No tengo miedo. Xena se echó hacia delante y la besó, esta vez con una intensidad lenta y relajada muy distinta a la anterior. Cogió la cara de Gabrielle con una mano y bajó la otra por su espalda, pegando más sus cuerpos. Gabrielle ni siquiera tuvo tiempo de pensar en qué debía hacer. Su cuerpo reaccionó al contacto y una oleada erótica le produjo un cosquilleo por toda la superficie de la piel. Xena se detuvo y apartó un poco la cabeza, mirándola con los ojos medio cerrados. —¿Ahora tienes miedo? —Observó los oscurecidos ojos verdes que la miraban. Gabrielle estaba sin aliento. Se limitó a decir que no con la cabeza. —Ahh —sonrió la reina—. Ya me parecía a mí que tu reacción de antes no era la de una esclava oprimida obligada a hacer esto por las apariencias. Así que te gustó de verdad, ¿eh? Aún sin habla, Gabrielle asintió tímidamente. —Gabrielle, a pesar de esos cuentos de vieja, esto no hace que te salga pelo en las manos ni te deja muda —le dijo Xena—. Pero al parecer sí que hace que te pongas colorada. Notaba el calor y por fin recuperó el aliento. —Sí... bueno, yo... mm... no me esperaba que fueras a hacer eso y... supongo que cuando me llevo una sorpresa... mm...

—Te pones colorada como un tomate. —Sí. —Gabrielle por fin tuvo las agallas de mirar a Xena a los ojos. Las profundidades visibles en ellos, que veía por primera vez, la sorprendieron. Era como si se hubiera abierto una puerta y pudiera ver más allá de la fachada oscura y gélida, un poquito. Seguían muy pegadas y notaba el calor del cuerpo de Xena a través de la fina tela que la cubría. Xena alzó la mano y acarició la mandíbula de Gabrielle con la punta de los dedos. —Yo... —Gabrielle se armó de valor—. Creía que sólo intentabas engañar a la gente. La reina sonrió. —Yo nunca hago nada por el simple beneficio de otros —dijo, con un tono más profundo—. Si mato a alguien... es porque quiero hacerlo. —Su pulgar se detuvo y acarició el labio inferior de Gabrielle—. Y si beso a alguien, es porque realmente quiero hacerlo. Gabrielle sintió que se le paraba el corazón literalmente. Desde luego, se le cortó la respiración, antes de recuperarla con un ligero jadeo. —Así que por eso te dije que tenemos que hablar —terminó Xena, dándole un pellizquito en la nariz—. Y lo haremos, cuando termine toda esta puñeta y haya acabado con la insurrección de Bregos. —Se echó hacia atrás y contempló a su joven esclava con aire de aprobación—. Vámonos. Si me quedó aquí mucho tiempo, empezarán de nuevo las habladurías y no necesito más complicaciones. Fue al largo tocador de mármol y cogió el peine de plata que había en él, luego se volvió y se lo ofreció a Gabrielle. —¿Te importa hacer esto por mí? Levantar tanto el brazo es como un grano en el culo y en otras partes en estos momentos. ¿Importarme? Gabrielle casi tropezó al obligar a su cuerpo a moverse y coger el peine de la mano de Xena, y se puso a peinar con cuidado las largas guedejas oscuras mientras Xena se acomodaba en el borde del baúl. Eso le dio un respiro para pensar en lo que acababa de ocurrirle.

Pero a los pocos segundos, Gabrielle se dio cuenta de que tardaría media vida en pensar en lo que acababa de ocurrirle. De modo que lo dejó todo a un lado y se limitó a disfrutar de la sensación del pelo de Xena en las manos y del cosquilleo que aún sentía en la piel y del cálido y dulce conocimiento de que las emociones que se agitaban en su interior no eran sólo suyas. Xena estaba sentada en silencio. El dolor que tenía en la espalda estaba empeorando, hasta el punto de que le costaba ignorarlo. Su pequeña escena con Gabrielle la había distraído un poco, pero ahora se iba filtrando en su conciencia inmediata. Lo único que deseaba era volver a meterse en la cama y meter en ella a Gabrielle. Las ganas de abandonar la tensión y el caos de las fiestas de fuera y explorar esta nueva, interesante y cada vez más absorbente distracción que en estos momentos dedicación al deber. la estaba peinando bastaban casi para superar su Pero... Tenía gente a la que machacar y confabulaciones que destruir. Las esclavas rubias con adorable tendencia a sonrojarse tendrían que esperar hasta después del baño de sangre. Con un suspiro levemente irritado, se levantó y le quitó el peine a Gabrielle de la mano. Echando una mirada al revuelto pelo rubio, Xena sonrió ligeramente y luego pasó por él las púas de plata. Sólo mucho más tarde, mucho después de que hubieran salido de la torre y bajado a la fiesta, cayó en la cuenta de lo que había hecho exactamente. Y para entonces, empezaba a comprender por qué.

Gabrielle siguió a Xena y a la guardia que habían recogido en el momento en que salieron de la torre para regresar a los terrenos de la fiesta. Desde lo alto del camino, veía jinetes, gente a caballo que iba y venía, y oía los gritos emocionados de la multitud. Advirtió que los hombres de Xena parecían estar por todas partes y que sus túnicas negras y amarillas llamaban la

atención en las plataformas de espectadores, pero los hombres de Bregos parecían haberse disuelto en la bruma. Se descubrió sonriendo burlonamente y sin piedad. A medida que se acercaban, también advirtió que los nobles, que habían rendido corteses pleitesías a Xena anteriormente, ahora se mostraban mucho más serviles y saludaban a su paso con mucha más ceremonia. Dos de los duques llegaron incluso a arrodillarse y le ofrecieron acompañarla hasta lo alto de su atalaya. ¿Se lo permitiría Xena? A Gabrielle le parecía buena idea, sólo para conseguir que todo el mundo estuviera más amable y tranquilo después de lo de esta mañana. Aunque supiera, y Xena supiera, y toda esta gente supiera que habían tenido la esperanza de que ella perdiera y, como no había sido así, ahora tenían que volver a enfrentarse a ella... con todo, pensaba que tal vez Xena sacaría más de todo aquello si no daba muestras de rencor. —Ah, que como podido conmigo, ¿ahora queréis volvamos a serasíamigos? —La no voz han de Xena resonó por encima de los ruidosque del campo. Ah, vaya. Gabrielle arrugó la nariz como reacción. Adiós a esa idea. —Ama, ¿cómo puedes decir algo así? ¡Todos contábamos con tu victoria! —protestó el duque—. ¡Nadie se esperaba otra cosa! ¡Pero si nos ha parecido horrible que el general aceptara luchar! ¡Horrible! ¡Se ha llevado su merecido! —¡Sí, ama! ¡Justo! —Varios de los demás nobles se habían apiñado cerca de él. Xena los contempló a todos con mirada gélida. Gabrielle se acercó a ella por la izquierda, juntando las manos con timidez y llamando la atención de Xena. —Majestad... —Vio que las cejas oscuras se enarcaban—. Hubo mucha... mm... consternación durante el combate. —Hizo una pausa—. Yo lo... oí. —Ah, ¿en serio? —Xena captó el mensaje sin mucha dificultad—. Vaya, eso enternece ese corazón mío cuya existencia tanto se pone en duda.

—Sí, mi reina —murmuró Gabrielle, sin dejar de advertir el brillo risueño de esos ojos tan azules. Tampoco le pasó desapercibida la repentina y fascinada atención de los nobles, que estaban pendientes de ella con el ansia de un saco lleno de sanguijuelas. —Está bien —cedió Xena—. Vamos. Quiero ver las carreras. — Emprendió el ascenso de las escaleras, con Gabrielle trotando tras ella. Los nobles las siguieron sumisamente y todos llegaron a la plataforma superior donde estaba el trono de Xena. La reina fue hasta él con paso majestuoso, se volvió y se sentó, al tiempo que su toga hacía un giro y se posaba a su alrededor con un sonoro susurro. Colocó bien las manos sobre los brazos del trono y los observó a todos mientras se acercaban a ella. Gabrielle eligió un sitio y fue a sentarse a los pies de Xena, sorprendiéndose cuando la reina sacudió un dedo ante ella. Xena señaló a un guardia. —Trae eso. Ponlo aquí. —Indicó un mullido asiento, que el soldado cogió de inmediato y colocó al lado del trono—. Siéntate. —Miró a Gabrielle mientras ésta obedecía y se alisaba la tela suave y blanda por encima de las rodillas. El sol, que ya había superado su punto más alto y se dirigía hacia el horizonte, la bañaba en su luz y se reflejaba en su pelo rubio. Al cabo de un momento, la chica la miró—. ¿Consternación? Gabrielle la miró parpadeando con inocencia. —Bueno, la había —murmuró suavemente. —Porque yo iba ganando —susurró a su vez Xena, apoyándose en el brazo del trono. —¿Serviría de algo restregárselo en las narices? —preguntó Gabrielle. —Serviría para que yo me sintiera mejor. —La reina suspiró y se reclinó en el trono, pero con cuidado de no presionar su herida contra el tapizado—. Y ya te he dicho que siempre se trata de mí, ¿no? —Sí, me lo has dicho —asintió Gabrielle. Observó a los nobles que se estaban acomodando en los asientos alrededor de Xena y una ráfaga de aire

le trajo el olor a carne a la parrilla. Vio que los siervos de los nobles se dirigían al srcen del olor y se levantó—. ¿Te gustaría un poco...? —Sí. —Xena parecía divertida—. Y una jarra del vino más fuerte que encuentres. —Le dio a Gabrielle una palmadita en la cadera—. Ten cuidado — añadió, en tono más bajo—. Puede que parezcan sapos, pero tienen muchas verrugas desagradables. —Observó a Gabrielle mientras ésta alcanzaba a los demás siervos y se unía a ellos. Xena se dio cuenta de que desconfiaban de ella, pero a los pocos minutos de la charla que les estaba dando la chica rubia, su lenguaje corporal se relajó. El duque Lastay tuvo las agallas de ocupar el que había sido el asiento de Bregos justo a su lado. Xena volvió la cabeza y lo miró, admitiendo que de todos sus duques, Lastay era el que le resultaba menos molesto. Y encima no era feo. —Estoy muy decepcionada —le dijo. —Majestad. —Lastay se inclinó más hacia ella, maniobra valiente dadas las circunstancias—. No todo es lo que parece. Yo intenté avisarte. Sí, reconoció Xena con justicia. Eso era cierto. Efectivamente, lo había hecho. —El hombre se lo tenía demasiado creído —le dijo el duque—. Hizo muchas promesas. —Mm. —Xena contempló el destello de colores cuando cuatro hombres cruzaron a caballo el campo, ahora libre de trincheras y obstáculos— . Tendría que haberlo matado. —Por su tono se veía que lo lamentaba de verdad—. Era un idiota. —Pero un buen soldado —dijo Lastay—. Y, Majestad, hablé con él cuando acababa de llegar. Creía de verdad que iba a ser bien recibido por ti. Tu rechazo fue un golpe terrible para él. Xena volvió la cabeza y lo miró. —¿Estás diciendo que todo esto es culpa mía por no haber dejado que ese cabrón se metiera en mi cama? —dijo con voz airada.

—¡Ama! ¡Por favor! —exclamó el duque—. Tú eres dueña de tu voluntad, eso lo saben todos. Xena hizo una mueca. —Lastay, cuando termine de soportar esta estúpida fiesta, colocaré cabezas sobre picas a lo largo del camino del río cuando descubra quién respaldaba a Bregos en esto. Haz llegar eso a tus compinches —espetó esto último, escupiendo las palabras como si fueran clavos—. Considérate afortunado porque tú intentaste advertirme y lo recuerdo. Las manos de Lastay aferraron los brazos de su asiento, pero asintió. —Ama, lo comprendo —murmuró—. Me ocuparé de que se conozca tu voluntad. Y de que todos los que iban vestidos de seda y terciopelo se cagaran de miedo. Se iban a pasar días limpiando la ropa. Xena soltó un gruñido satisfecho y entrelazó los dedos. —Bueno. ¿Cómo está tu mujer? —¿Majestad? —Tu mujer. —Xena admiró a uno de los caballos, un bayo alto y saltarín de crin y cola oscuras—. He visto que no está contigo. Lastay se relajó un poco. —Ah... está en casa, Majestad. Nos acabamos de enterar de que está esperando un hijo. —Sonrió por puro reflejo. —¿Sí? —Xena lo miró—. ¿Tuyo?

Los camareros que estaban junto a las parrillas de carne no estaban listos todavía, de nobles modo que Gabrielle tuvo que esperar con el pequeño grupo de siervos de los a poca distancia. —Así que tú eres la nueva... acompañante de la reina.

Gabrielle correspondió a la leve sonrisa de la mujer baja y musculosa que estaba a su lado. —Sí, así es —asintió con calma—. Me llamo Gabrielle. —Le ofreció la mano. Tras vacilar un momento, la mujer le estrechó la mano. —Alavaria. Soy la sierva personal del duque Lastay —le dijo—. Éste es Banren. —Su compañero saludó con desconfianza a Gabrielle inclinando la cabeza—. Sirve al duque Sigland. Gabrielle se dio cuenta de que ésta era una jerarquía de esclavos muy distinta a la de las cocinas inferiores. —Encantada de conoceros —replicó cortésmente. Los siervos que la acompañaban iban todos muy bien vestidos, con la librea de sus amos o con ropa igualmente elegante. Le recordaban un poco a Stanislaus, por la forma en que se mantenían distantes, como si quisieran ser considerados como algo más que los esclavos que en realidad eran todos. —Nuestra reina siempre ha sido conocida por sus decisiones drásticas —dijo Banren. Tenía un tono engolado y pretencioso—. Tú llegaste en la partida de esclavos de la semana pasada, ¿verdad? Gabrielle era consciente de toda la gente que estaba escuchando. —Así es —asintió. —Menuda experiencia para estrenarte —murmuró Alavaria—. Un puesto difícil, sin duda. —Bueno, —Gabrielle tenía público y no iba a desperdiciarlo—, al principio yo también lo pensé. Pero estaba equivocada. La reina ha sido muy cortés y más que amable conmigo. Creo que tengo mucha suerte. Todos se la quedaron mirando como si le hubiera salido otra cabeza debajo del brazo y se hubiera puesto a cantar.

—Damas, caballeros, ya estamos listos. —El encargado de la cocina se reunió con ellos, apretándose las manos muy tenso—. Por favor, permitid que os ayudemos. Por un momento, nadie se movió. Luego todos miraron a Gabrielle, esperando evidentemente a que ella avanzara la primera. Fue entonces cuando cayó en la cuenta de lo que había conseguido Xena al darle ese reconocimiento aparentemente sin importancia. La había colocado en la cima de la pirámide, y como sierva personal de Xena tenía precedencia sobre todos los demás esclavos del reino. Había pasado de lo más bajo a lo más alto, y las personas que la rodeaban no estaban muy contentas con ello. Gabrielle carraspeó y pasó con cuidado ante Alavaria, recordando la advertencia de Xena sobre los sapos. El encargado de la cocina se inclinó ante ella y la condujo a las mesas donde estaban instaladas diversas bandejas de comida. —¿Qué le apetece hoy a la reina, señora? —¿Aparte de ella? El oído de Gabrielle captó el comentario. Levantó la vista y miró detrás de las mesas, pero nadie se atrevió a mirarla a los ojos. Reconoció a algunos, pero no había señales de ninguno de los otros cautivos de la partida de esclavos. Meneando ligeramente la cabeza, se concentró en elegir el almuerzo de Xena. Había asados enteros y en lonchas. Señaló un par de cada clase y añadió a la bandeja una hogaza recién hecha de grueso pan y mantequilla con miel. —Unas judías verdes, por favor. —Paseó la vista por todo lo que había—. Y un cuenco de fruta. Las mesas estaban decoradas con flores recogidas de los campos que daban un rico y fuerte aroma al aire. Impulsivamente, Gabrielle seleccionó varias de las más bonitas y las colocó en la bandeja antes de cogerla. —¿Hay...? —Se calló cuando un hombre alto ataviado con la librea de la corte se acercó a ella y se inclinó ligeramente.

—Soy el vinatero del castillo, señora —dijo el hombre con tono suave— . ¿Desea la reina un buen vino con la comida? —Sí, por favor. —Gabrielle observó mientras él iba a un cofre y seleccionaba una botella—. ¿Quieres traerla? —preguntó, viendo que la botella estaba sellada. Con una sonrisa muy feliz, el hombre asintió y se inclinó. Se metió la botella debajo del brazo y la siguió mientras subía de nuevo por las escaleras. —¿Puedo llevar eso por ti, señora? —se ofreció—. Parece que pesa. Pesaba y no era fácil subir las escaleras con todo aquello. Gabrielle le entregó la bandeja con una cálida sonrisa. —Gracias. —Estaba un poco sorprendida por el ofrecimiento, pero lo atribuyó a que éste era uno más que quería congraciarse con Xena, y lo siguió hasta el nivel superior. Allí vio que habían colocado soportes de metal en la plataforma, espaciados para recibir las bandejas. El vinatero dejó la bandeja en los más cercanos a Xena, se alzó, se inclinó primero ante ella y luego se volvió y se arrodilló ante la reina. —Majestad. Xena le hizo un gesto para que se levantara y se acercara. Pero a Gabrielle no le pasó desapercibida la rápida mirada en su dirección ni la sonrisa de medio lado. Le devolvió la sonrisa y luego se arrodilló junto a la bandeja y se dedicó a organizar el contenido. A su alrededor, oyó a los demás siervos que regresaban y hacían lo mismo y, echando un rápido vistazo, vio a Alavaria a un lado y a Banren, más corpulento, al otro. La estaban mirando y notó la envidia que teñía esas miradas. Le recordaba un poco al círculo de mujeres que había en Potedaia. Usaban uno de los cuartos traseros de la posada común, y en los meses de invierno todas las mujeres se reunían allí y se dedicaban a coser, a hacer calceta y a las pequeñas artesanías que sacaban adelante a sus pobres hogares. En la mesa siempre había habido una jerarquía, por la cual las esposas de los hombres más poderosos, como el alcalde, el herrero o los comerciantes

más ricos, se sentaban al fondo de la mesa, más cerca del fuego. Cuanto menos importante eras, más frío era tu asiento. Gabrielle miró las sillas colocadas en la plataforma, con Xena en su trono central con la mejor vista. La gente, pensó, es igual en todas partes, ¿verdad? Preparó un plato para Xena y lo cogió, sujetándolo con una sola mano. Luego cogió otra cosa de la bandeja y se levantó, acercándose hacia donde estaba sentada la reina. Xena acababa de recibir una copa de vino del vinatero y daba vueltas al espeso líquido rojo mientras observaba a Gabrielle acercarse. El vinatero se había echado a un lado para hablar con Lastay y Gabrielle tenía el camino despejado hasta ella y, acercándose y arrodillándose con toda la gracia posible, le ofreció el plato. Xena lo aceptó, con una sonrisa divertida. Puso el plato en la pequeña mesa de madera colocada junto a su trono y le guiñó un ojo. Entonces Gabrielle levantó la otra mano y le ofreció a Xena la flor que tenía en ella. Con un parpadeo sobresaltado y una ceja bruscamente enarcada, Xena alargó la mano y la cogió, examinando la alegre flor con desconcertado asombro. Gabrielle se limitó a esperar, observando el sutil baile de emociones que pasaba por el rostro de la reina. Pensó que o Xena aceptaba la flor o se la tiraba a la cara, y sonrió cuando la reina eligió hacer lo primero y se la llevó a la nariz para oler su fragancia. Luego alargó la mano y le dio un golpecito a Gabrielle en la cabeza con la flor. —Ve a coger tu comida. Gabrielle obedeció, regresando a la bandeja y seleccionando lo que quería de ella. Cuando terminó y volvió a su asiento al lado de la reina, se encontró con que Xena seguía examinando la flor con ojos curiosos, dándole vueltas con los dedos de una mano mientras bebía su copa de vino. Se metió los pies por debajo del cuerpo y se alegró de que el sol le calentara la espalda. Se había vuelto a levantar una brisa fresca que agitaba

las banderas, y mordisqueó un trozo de carne mientras observaba a dos hombres que cargaban el uno contra el otro montados a caballo. Se le pusieron los ojos redondos cuando se pusieron de pie sobre las sillas de un salto y aún más redondos cuando saltaron al pasar el uno al lado del otro, aterrizando en el caballo contrario sin caerse. —¡Caray! —exclamó, mirando a Xena—. ¡Qué increíble! Xena tenía la barbilla apoyada en la mano, sin soltar la flor, con una leve sonrisa bailándole en los labios. —Ya lo creo —asintió—. Hoy están pasando aquí muchas cosas increíbles, ¿verdad? —¿Sí? —preguntó Gabrielle, atrapada en esa mirada. —Pues sí. —La reina volvió la cabeza y contempló los campos, la muchedumbre y las banderas ondeantes—. Desde luego que sí. 8

El sol se estaba poniendo, bañando el campo de azules y grises, para cuando terminaron las competiciones. El aire había refrescado y Gabrielle se frotó los brazos desnudos mientras observaba el final de la última carrera, en la que un caballo con los colores morado y amarillo se puso a la cabeza de todos los demás. Al parecer el caballo era del duque Lastay, según indicó su repentino grito de entusiasmo. Gabrielle vio que el jinete frenaba y alzaba el puño en el aire al pasar ante ellos. Y era un bonito caballo. Era dorado, con la crin y la cola claras, y llevaba la cabeza bien alta. Gabrielle se volvió y miró a Xena. La reina también miraba al caballo, con aire pensativo, casi triste. —Supongo que no siempre se puede ganar —murmuró la mujer rubia. Xena soltó aliento despacio.

—Merecía ganar. Es un buen animal. —Se apoyó en el brazo del trono, acercándose más a Gabrielle—. Es de buena cepa. Gabrielle observó al caballo. —Es muy bonito. —Bonita. Gabrielle se volvió y miró el perfil de la reina. —¿Conoces a esa yegua? —Conocía a su madre. En el poco tiempo que conocía a Xena, era la mayor muestra de emoción que Gabrielle había percibido en su voz. Más incluso que cuando habló de su hermano. Pero no tuvo ocasión de averiguar a qué se debía, porque en ese momento empezaron a sonar unos cuernos. Hizo una mueca dolorida. Xena hizo una mueca aún mayor, cuando uno de los cuernos desafinó horriblemente. —Ay. —Sí. —La reina se puso en pie—. Es hora de trasladar la fiesta dentro. —Se aflojó el cinturón, se metió la flor debajo y volvió a ceñírselo. Los nobles se levantaron a su alrededor y se inclinaron apresuradamente mientras su guardia formaba en torno a ella—. Vamos, Gabrielle. —Alargó la mano. Tras vacilar un instante, la mujer rubia se adelantó y se puso a su lado, agarrando con timidez la mano de dedos largos que se cerró alrededor de la suya. Era algo muy inesperado y más cálido de lo que esperaba, pero Gabrielle no se detuvo a pensarlo más de un segundo. Se vio arrastrada al interior del círculo de guardias al lado de Xena y se sintió muy contenta de quedarse ahí mientras empezaban a bajar las escaleras. —¡Majestad! —Lastay se acercó corriendo—. Majestad, ¿has visto a mi yegua? Xena se detuvo y lo miró por encima de las cabezas de los guardias.

—La he visto. Buena raza —afirmó—. Presentaré los premios en la cena de la corte. Aseguraos de que comparecen todos los ganadores. —Puso una mano en la espalda de Gabrielle y echó a andar de nuevo, dejando atrás a los nobles. Cuando llegaron a la plataforma inferior, Stanislaus se reunió con ellos. Gabrielle se quedó un poco sorprendida. Hacía tiempo que no veía al senescal, y medio se había esperado que Xena lo hubiera desterrado por su conspiración para librarse de ella. Advirtió que se acercaba a la reina con cautela, pero Xena no pareció sorprendida de verlo allí. —Ama. —¿Sí? —replicó Xena—. ¿Está preparado el banquete? —Sí, ama, está preparado —le dijo el senescal—. Tal y como has ordenado. —Bien —dijo Xena—. Me voy a cambiar y a quitarme toda esta maldita polvareda de encima. —Miró fijamente a Stanislaus—. Quiero todo lo que necesito al lado del trono para cuando llegue allí o empezaré a cortar cabezas. —Ama. —El hombre se inclinó. —Y asegúrate de que asiste todo el mundo —gruñó Xena. Stanislaus se inclinó aún más y se volvió, desapareciendo por otro tramo de escaleras más deprisa de lo que se podía pronunciar su nombre. Gabrielle se preguntó si a la reina le estaba molestando mucho la espalda. Tanteó el terreno, acercándose más. Xena le pasó un brazo por los hombros y la estrechó, apoyándose en ella disimuladamente mientras caminaban. Contenta de haberlo adivinado, Gabrielle la sostuvo con cuidado alrededor de la cintura, absolutamente agradecida por el calor, pues el aire del anochecer soplaba contra ellas. Al ver las miradas de los guardias y de los nobles que las seguían, supo lo que estaban pensando. Por alguna razón, ya no le molestaba. Gabrielle se preguntó si no desearía incluso lo que pensaban que era la verdad. —Ama, concédeme un momento. —Alaran surgió de la nada.

—¿Qué? —El mal humor de Xena era muy evidente en su tono. Hasta Gabrielle, que conocía a la mujer desde hacía muy poco tiempo, lo percibió claramente. El jefe de seguridad entró en el círculo de guardias y se colocó al otro lado de Xena. —Vengo de ver a los sanadores —dijo en voz muy baja—. Ama, se trata de Bregos. Xena lo miró. —¿Muerto? —No. —Porras. —La reina suspiró. —Ama, se ha ido —le dijo Alaran suavemente—. Se lo han llevado de la enfermería. Nadie... —Hizo una pausa, mirándola con intención—. Nadie ha visto quién se lo ha llevado. —Su rostro moreno estaba muy serio—. Y sus hombres están en el cuartel. Xena reflexionó pensativa sobre la noticia. —¿Podemos meter a alguien allí? —Sería difícil —reconoció Alaran—. Conocen a casi todos mis hombres. —Se pellizcó el labio inferior—. Pero tal vez. Puedo intentarlo. —La miró—. Sus hombres piensan que alguien lo engañó para que te desafiara. —Efectivamente —dijo la reina con tono apacible—. No es culpa mía que fuera tan estúpido de tragárselo. —Ama, quiero poner guardias en la torre —dijo Alaran—. No me fío de nada de esto. Tengo los pelos de punta. —Su tono era muy serio—. Nadie pone en duda tus capacidades. Yo nunca lo he hecho y, después de hoy, nadie debería. Pero no merece la pena correr tales riesgos. Xena caminó en silencio un poco más.

—Vale —contestó—. No es mala idea. Pero asegúrate de que son hombres en los que confías, Alaran. —Una pausa—. O que no te gustan nada y no te importaría verlos muertos si hacen el menor gesto extraño delante de mí. El jefe de seguridad gruñó y en su cara se dibujó una levísima sonrisa. —Ama, como siempre, aprecio tu sentido del humor. —Como siempre, mi sentido del humor es retorcido como una vid — replicó Xena—. Vigila también a los de los encajes, Alaran. Voy a hacer saber que no me han gustado las apuestas de esta mañana —le dijo—. Supongo que tú te has aburrido. Alaran suspiró. —Sí, ama. —La miró y luego sus ojos se encontraron con los de Gabrielle—. Pequeña, me aseguraré de que los guardias sepan que deben tratarte con total cortesía. —Gracias —murmuró Gabrielle. —O les arrancaré la lengua —añadió Xena amablemente—. Pon algunas personas más en el banquete de esta noche. Quiero enterarme de lo que se dice. Curiosamente, Alaran pareció animarse ante eso. —Excelente, ama. Me ocuparé de ello. —Se inclinó elegantemente ante ella y saludó a Gabrielle con la cabeza, tras lo cual se deslizó entre dos guardias y se alejó en dirección opuesta. Xena estuvo callada durante el resto de la subida por la larga rampa hasta la fortaleza. Parecía sumida en profundas reflexiones y Gabrielle pensó que más valía no interrumpirla. Se limitó a caminar al lado de la reina, dándole todo el apoyo que podía. Daba la casualidad de que su estatura contribuía muy bien a ello. Sus hombros estaban justo al nivel adecuado para que Xena se apoyara en ellos, y se alegró de tener esa excusa para estar cerca de ella. Deseó que la caminata durara un poco más. Pero terminó en la torre y soltó de mala gana el brazo con que rodeaba a la reina cuando los guardias les

abrieron la puerta. Xena entró en la cámara interior, frenó cuando apenas había cruzado la puerta y se detuvo. Se volvió y miró a Gabrielle con seriedad. Luego señaló a uno de los guardias. —Coge todo lo que hay ahí. —Indicó el pequeño cubículo de Gabrielle— . Y llévalo ahí dentro. —Señaló con la barbilla el pasillo interior. El guardia y Gabrielle se miraron, mientras la reina desaparecía en sus aposentos interiores.

Xena cruzó la habitación pública y fue a la ventana. Apoyó una mano a cada lado y miró fuera, tomando una profunda bocanada de aire para calmar la agitación que sentía por dentro. Al cabo de un momento, se sentó en el alféizar y se apoyó con cuidado en la pared sobre la parte ilesa de su espalda. Dejó caer la cabeza contra la piedra con un leve golpe. Alzó una mano y se frotó un lado de la cara, al tiempo que se sacaba la flor del cinturón y se quedaba mirándola. Sólo era una flor. Sus dedos le dieron vueltas. Podía tirarla y, sin embargo, se la había quedado: su aroma ligero y especiado y su vivo color le habían llamado la atención. Se descubrió preguntándose por qué. ¿Por qué se la había dado Gabrielle? Xena frunció el entrecejo mientras contemplaba el cielo oscurecido. No era que nunca hubiera recibido regalos. Sus súbditos se los daban a la más mínima excusa, para comprarle un favor o para que se fijara en ellos. Pero Gabrielle ya contaba con su atención y la chica era lo bastante lista como para saberlo. Así que, ¿por qué una flor? La reina se planteó la posibilidad de que simplemente fuera cosa del carácter de la esclava, puesto que parecía ser de naturaleza abierta y generosa. Tal vez. Sabes, Xena, podrías preguntárselo sin más si no tuvieras tanto miedo de la respuesta, se burló de sí misma. ¿Qué es lo que quieres que signifique

esta cosa? Miró la flor, recordando la expresión de los ojos de Gabrielle cuando se la ofreció. Un regalo de un corazón sincero. ¿Cuándo había sido la última vez que le habían ofrecido eso? Un conocimiento se posó sobre ella, íntimo e ineludible. ¿Cuándo fue la última vez que quisiste dar algo a cambio? Xena cerró los ojos y en su cara se formó una sonrisa irónica. Muy bonito. El reino entero quiere que te cases con Bregos y vas tú y para fastidiar, lo conviertes en eunuco y te enamoras de tu doncella. Hay que reconocértelo, Xena. Eres srcinal. Ah, en fin. La reina contempló la aparición de las primeras estrellas titilantes. Alguna vez tenía que ocurrir, ¿no? El sentido común le decía que tenía que poner fin a aquello. Su propio sentido del honor, el poco que tenía, no veía con buenos ojos que la chiquilla no tuviera elección, que no tuviera más opción que hacer lo que ordenaba Xena. Miró la flor. Pero Gabrielle no había tenido que hacer eso, ¿verdad? Nadie la había obligado a elegir la flor, nadie le había ordenado que se la diera. Nadie había forzado la expresión cargada de emoción de sus ojos cuando se la ofreció. ¿O era sólo una buena actuación? Xena soltó aliento, volvió la cabeza y se quedó parada al descubrir de repente a Gabrielle en el umbral de la habitación interior, mirándola en silencio. Cuando sus ojos se encontraron, la reina sintió la atracción innegable que había entre ellas y supo, supo con certeza que fueran cuales fuesen los motivos... Esto, al menos, era real. Había una verdad entre ellas que trascendía a los papeles que representaban. Bueno.

—¿Todo listo? —preguntó Xena—. Con tanta confabulación, no estoy dispuesta a que te quedes en el pasillo esperando a que un imbécil sin sentido común y con menos cerebro intente atacarte. Gabrielle sonrió y asintió. Se acercó y se quedó junto a la ventana, apoyando el hombro en la piedra. —¿Quieres que ponga eso en agua? —preguntó, mirando la flor—. Así durará más. Los ojos de Xena soltaron un destello risueño. Había aprendido que la vida hacía lo que hacía y si eras lista, aceptabas lo que te daba. Ella era lista. De una dentellada, arrancó la flor y la masticó, notando el sabor dulce y algo picante de los pétalos en la boca. —Qué va. —Se la tragó y vio que los ojos de Gabrielle parpadeaban por la sorpresa—. A mí me van los placeres instantáneos. Podemos conseguir más en la cena. Se levantó, le echó un brazo por los hombros a Gabrielle simplemente porque sí y la llevó de vuelta al dormitorio.

—Creo que está mejor. —Gabrielle examinaba la espalda de Xena—. Ya no está tan rojo y no está hinchado. —Ya —murmuró Xena, con los ojos cerrados—. Después de lo que me hiciste antes, espero por Hades que no. Gabrielle limpió cuidadosamente alrededor de los puntos, observando la tranquila respiración de Xena. —Sé que te dolió mucho, pero al menos ha servido de algo —dijo, tocando ligeramente con la yema de los dedos la contusión oscura causada por el golpe de Bregos que ahora cruzaba el omóplato de la reina. Incluso con la lesión, Gabrielle veía la belleza que había debajo. La piel de Xena era lisa y suave y cubría a la perfección los huesos y la llamativa

musculatura que había debajo. Su columna vertebral se curvaba bajo la mano de Gabrielle, arropada entre dos gruesas fajas de músculos a cada lado. Xena tenía la toga suelta alrededor del cuerpo de las caderas hasta abajo y un brazo doblado alrededor de la almohada mientras esperaba a que Gabrielle terminara. El resto de su cuerpo estaba desnudo, y a Gabrielle cada vez le resultaba más difícil concentrarse en su tarea, a medida que se hacía cada vez más consciente del cuerpo tumbado ante ella. Consciente de su simetría y de la maravillosa escultura de sus proporciones. —Yo creo que es que tienes talento con las manos. Gabrielle levantó la mirada y las manos en cuestión se quedaron inmóviles. —¿En serio? —Sí. —Xena siguió con los ojos cerrados, pero mostró media sonrisa— . Tienes un toque delicado. La mayoría no lo tiene. —Bueno, es que intento no hacerte daño —dijo Gabrielle—. Sé que te tiene que doler mucho. —Siguió trabajando un poco más—. ¿Te... han herido así en alguna otra ocasión? —Le resultaba un poco raro preguntarlo, pero no sabía muy bien qué otro tipo de charla intrascendente podía mantener con la reina. —Mmm. —Xena dio vueltas a la pregunta—. Unas cuantas veces, sí — contestó—. Tengo una cicatriz, en la parte inferior de la espalda, que cruza la columna. ¿La ves? —No... ah, sí. —Gabrielle tuvo que apartar un poco la toga—. Caray. —Iba a caballo con mis hombres, atacando una ciudad que está al oeste de aquí —dijo Xena—. Nos encontramos con una banda de espartanos. —Ooh. —Una lucha dura —reconoció Xena—. Eran buenos esos tipos. Alcanzaron a uno de mis capitanes y lo cortaron en dos y luego fueron a por

mí. Acabé con los cabrones que mataron a mi hombre, pero dos de ellos me vinieron por detrás y trataron de derribarme de la silla de un mandoble. —¿Eso es... de una espada? —Sin pensar, Gabrielle alargó la mano y pasó un dedo por la cicatriz. Los ojos de Xena se abrieron de par en par. Volvió ligeramente la cabeza y los músculos del vientre se le contrajeron por la inesperada caricia. —Aah... sí. —Carraspeó—. Un espadón. Estuve chorreando sangre durante todo el trayecto de vuelta a nuestro campamento. Suerte que eso no nos echara encima a los lobos. —Parece horrible. —Gabrielle frunció el ceño. —Fue una gran historia para contar alrededor del fuego —dijo Xena, en desacuerdo—. Aunque tardé una vida en curarme. Yo... —La reina soltó aliento con aire irónico—. Teníamos un viejo, un sanador que habíamos recogido en alguna parte. Me dijo que no montara a caballo y menudo caso le hice. Gabrielle siguió limpiando despacio, pues no quería que el momento terminara demasiado pronto. —Yo creo que la herida más grave que he tenido en mi vida fue cuando me mordió nuestra cerda —le dijo a Xena—. En la rodilla. Xena se rió por lo bajo. —También sangré mucho, pero no es una historia tan interesante para nada —dijo la esclava—. Cogí a uno de sus lechones, para jugar con él, y no le hizo mucha gracia. —Seguro que no —dijo la reina—. Yo odio a los cerdos. Un año me atacó un jabalí fuera de Tracia. El maldito me clavó un colmillo justo aquí. — Xena se tocó la pierna, apartando la toga para destapar una cicatriz rugosa. —Ay.

—Sí. —Xena se miró la vieja herida—. Me cabreé. Solté las armas, lo agarré y forcejeamos en el barro hasta que le rompí el apestoso cuello — recordó—. Lo asamos para cenar. Hacía media luna que no comíamos tan bien. —¿Pasaste mucho tiempo ahí fuera con tu ejército? —preguntó Gabrielle con curiosidad—. Parece que has tenido muchas aventuras. Xena volvió la cabeza para mirarla. —El tiempo suficiente para conquistar las tierras desde las montañas que hay al norte de aquí hasta el mar. —En sus ojos asomó un destello—. Fue un camino muy largo desde donde salí hasta llegar a este montón de almohadas hedonistas. Gabrielle terminó y contempló su trabajo con satisfacción. —Vale —dijo—. Creo que ya no puedo hacer más. —¿Estás segura? —preguntó la reina. La rubia esclava asintió. —Pues entonces ven aquí y siéntate. —Xena dio unas palmaditas en la cama. Gabrielle se levantó y llevó la palagana a la sala de baño. Luego volvió, rodeó la cama y se posó con cuidado en su superficie de cara a Xena. Estaba descalza y llevaba una de sus túnicas de trabajo, y decidió sentarse con las piernas cruzadas. —La cena será larga, aburrida y posiblemente peligrosa —dijo la reina— . Lo que quiero que hagas es que te quedes sentada y observes a todo el mundo. Escucha lo que dice la gente. —Está bien. —Gabrielle apoyó los codos en las rodillas—. Pero yo creía que ya se habían acabado los problemas. Xena resopló. —Ah, adorable amiguita mía... los problemas nunca se acabarán mientras yo siga aquí. No lo olvides.

¿Adorable? Gabrielle aguzó las orejas. —Intentaré recordarlo. La reina gruñó y entrecerró los ojos. Sus pestañas largas y oscuras aletearon y luego alargó la mano despacio y tocó la pierna de Gabrielle. —¿Ésa de qué es? ¿Eh? Al cabo de un momento de mirarla como tonta, la esclava se miró su propia pierna al sentir hormigueos eléctricos alrededor del punto donde Xena tenía apoyada la mano. —Oh. —Los recuerdos la inundaron, llenándola de desolación—. Nada interesante. Xena contempló la irregular línea blanca, en la parte interna del muslo de su esclava. Levantó la mirada y vio el eco de una pena antigua en el rostro de Gabrielle, un vacío silencioso en sus ojos que, francamente, la sorprendió. Gabrielle dejó a un lado sus pensamientos, buscando algo que desviara la curiosidad que advertía en esos claros ojos azules. —Sabes, tu historia sobre los espartanos me ha recordado algo que oí una vez en casa, en la posada. Tiene un secreto. Xena observó las emociones que pasaban por el expresivo rostro de Gabrielle. ¿Dejo que se lo guarde? Xena percibía que no era nada relacionado con ella. Pero sí era algo del pasado de la chica. Y dado lo joven que era, ¿cúanto pasado podía tener sobre el que ocultar secretos? —¿Sí? ¿Y qué es? —Decidió esperar a ver si Gabrielle se lo revelaba. —Era sobre un guerrero, un espartano que se había visto separado de su ejército y acabó vagando errante por la tierra buscando una forma de volver a casa... Mientras Xena escuchaba, vio que la cara de Gabrielle cambiaba sutilmente y que su voz, siempre suave y algo melódica, se hacía más profunda a medida que hablaba.

—Un día fue capturado por una tribu de feroces guerreros y... Xena se olvidó del secreto y se dejó llevar por la historia. —Pero era tan valiente, le hicieran lo que le hiciesen, que se ganó el respeto de los guerreros. Se ganó su respeto, pero también atrapó la imaginación de la hija del jefe de la tribu... El dolor de la espalda fue desapareciendo y simplemente se concentró en disfrutar del relato, observando mientras Gabrielle se erguía y empleaba las manos para trazar una figura en el aire, describiendo un escudo. Captaba la admiración en el tono de Gabrielle al hablar del guerrero, narrando su valor y el honor con el que obtuvo el afecto de la muchacha, pero que lo condenó como enemigo de la tribu. Se preguntó si el guerrero de la historia sabía la suerte que tenía de ser recordado y recreado por innumerables jóvenes, impresionados por el romanticismo del relato. ¿Qué historias contarían de ti, Xena? , se burló de sí misma en silencio. ¿Sobre cuántos hombres masacraste? —Y el soldado decidió aceptar el desafío, pero dijo que si ganaba, la tribu tendría que dejarlo marchar. Aceptaron, pues sabían que lo iban a vencer, y entonces empezó el combate... Xena suspiró por dentro. —Duró todo el día, porque el soldado era espartano, y de todos los pueblos de la tierra, los espartanos conocen la guerra mejor que nadie. —Mm. —Y perdió —dijo Gabrielle—. Porque al final, él era sólo uno y los de la tribu eran muchos, y lo que aprendió fue que sin amigos, hasta el mejor de los guerreros puede ser derrotado. —Juntó los dedos y se los miró—. Pero incluso en la derrota, su valor impresionó tanto a la tribu que emprendieron un gran viaje, para llevar su cuerpo de vuelta a Esparta. Xena sintió un repentino nudo en la garganta.

—Y lo llevaron a casa —terminó Gabrielle, en voz baja. Las dos se quedaron calladas un momento. Por fin Xena se movió y soltó aliento. —Buen trabajo, narradora. Gabrielle se había estado contemplando las manos unidas, al parecer profundamente ensimismada. Ahora levantó la cabeza y miró a Xena, con cara de sorpresa. Tomó aliento para responder y luego lo soltó, cerrando los dientes con un chasquido al final. Xena dio unas palmaditas a la esclava en la pierna. —Sabes, yo... —Gabrielle hizo una pausa—. No creía que conservara eso dentro de mí. —Arrugó el entrecejo—. Recuerdo la última vez que... —Se calló—. Bueno, de todas formas, me alegro de que te haya gustado. —Ya sabía yo que si esperaba lo suficiente, me contarías una historia digna de oírse —le dijo la reina, con una leve sonrisa en los labios—. Tendremos que buscarte algo más que contar. En la cara de Gabrielle apareció una sonrisa de contento. —Bueno, seguro que si me quedo aquí, encontraré muchas —le dijo a la reina—. Y mucho más interesantes que una cerda furiosa, eso seguro. Xena enarcó una ceja. —Ah, ésas serán historias para asustar a los niños. —Sofocó una carcajada—. ¡Historias de Terror de Gabrielle, recién salidas del horno, dos dinares el ejemplar! La joven esclava se echó a reír. —No serán historias de terror —protestó, bajando la mano sin darse cuenta para agarrar la de Xena—. Serán sobre ti. Eso las pilló a las dos por sorpresa y durante largos segundos, se quedaron en silencio. Interrumpido por el gruñido grave de la reina.

—Gabrielle. —Xena le echó una mirada sardónica, pero no apartó la mano—. Yo no soy material para historias —dijo—. Al menos, no soy material para historias a no ser que estés inventando relatos para asustar a los niños para que se porten bien. Gabrielle ladeó la cabeza y sus neblinosos ojos verdes atraparon la luz danzante de la vela mientras examinaba el rostro de Xena. —Bueno —dijo por fin, suavemente—, supongo que entonces tendré que aceptar lo que haya. Interesante forma de expresarlo. Xena volvió a pensar en lo agradable que era tener a alguien con quien charlar. Aunque ese alguien en realidad no tuviera elección. Casi tan agradable como tener a alguien que te cogiera la mano.

—Me quedo con eso. —Gabrielle sonrió y le quitó de las manos la jarra de vino blanco al sorprendido sirviente. Vestida de nuevo con su elegante librea negra, hasta ahora había pasado el tiempo al lado de Xena o moviéndose por la sala con los oídos bien atentos. Xena había querido vestirla de gala y sentarla a su lado a la mesa, pero Gabrielle le había señalado que si lo que buscaba era información, sería difícil obtenerla de esa manera. Xena había puesto mala cara. A Gabrielle le dio la sensación de que la reina estaba debatiéndose de verdad entre lo que quería hacer y lo que sabía que se debía hacer, y había tardado más de lo que se esperaba en decidir aceptar su sugerencia. La librea del halcón era cómoda y le gustaba llevarla. Se había echado un vistazo furtivo en el espejo y había decidido que el atuendo destacaba su color de piel y pelo y que el tabardo con cinturón le sentaba bien. Hacía que se sintiera parte de algo, y cada vez que pasaba ante uno de los hombres de Xena que montaban guardia, captaba una sensación de camaradería que la llenaba de emoción.

Regresó con la jarra de vino, elegida al azar entre los sirvientes que circulaban por la sala, a la mesa elevada de Xena, un largo trayecto a través de la inmensa sala del banquete. Ésta era la primera vez que veía esta estancia, que Xena había descrito como la "mayor cueva de putas de la tierra". Se había dado cuenta de que Xena tenía un sentido del humor muy peculiar, pero al observar a las masas de nobles que se acercaban para postrarse a los pies de Xena, ofreciéndole pequeños regalos y pleitesía, Gabrielle se hizo una idea de lo que quería decir la reina. La sala era aproximadamente el triple de grande que el comedor normal que ya había visto, y el techo era tan alto que no conseguía ver bien los adornos que lo circundaban. Unas lámparas de aceite colgantes iluminaban el interior con una cálida luz dorada y el suelo de piedra estaba cubierto de gruesas alfombras horrible tejidas asin mano una reverberación ellas.que apagaban lo que sin duda habría sido Las paredes estaban cubiertas de alegres tapices y las mesas estaban dispuestas en un semicírculo inmenso, dejando un amplio espacio abierto ante el asiento elevado de Xena, y los escalones de mármol que llevaban hasta él también estaban cubiertos de alfombras salpicadas de pétalos de flores. Había mucho ruido y los olores de los diversos platos de la cena flotaban en el aire. A un lado tocaba un grupo de músicos de la corte, para deleite de Gabrielle. Le encantaba la música, y como ella misma era totalmente incapaz de producirla, rara vez había tenido ocasión de oírla. Los dos guardias del fondo de la sala, que bloqueaban el acceso a los escalones que subían a la mesa de Xena, se echaron a un lado cuando se acercó para dejarla pasar. Uno era el veterano, Brendan, que además le guiñó el ojo. Gabrielle le sonrió y subió trotando los escalones. El ornamentado trono de Xena le daba la espalda, pero veía la curva del hombro de la reina y su brazo, apoyado en el del trono. El hombro se movió y apareció el perfil de Xena cuando se acercó, pues al parecer la había oído llegar.

—Ah. Gabrielle —comentó Xena—. ¿Qué golosina me traes ahora? — Se volvió a medias, dejando de prestar atención al grupo de hombres ricamente vestidos reunidos ante ella—. ¿Eso es vino? —Sí. —Gabrielle se arrodilló a su lado y le mostró la jarra—. Es ese blanco y dulce. —Ooh... qué deprisa aprendes —la felicitó Xena—. Dame. —Alargó su copa de plata y cristal, vaciada recientemente, y observó mientras Gabrielle se la llenaba limpiamente. Luego se acomodó de nuevo y miró a los nobles, amigos de Lastay, que acababan de regresar de un viaje al sur—. Habladme de la provincia, caballeros. —Colocó la mano libre ligeramente sobre la espalda de Gabrielle, que seguía de rodillas, y movió los dedos trazando un leve dibujo. Gabrielle dejó ambas manos en la jarra, gozando de la caricia que sentía en la espalda mientras escuchaba lo que decía el hombre más cercano, un duque alto de pelo plateado, vestido elegantemente de granate y gris. Contó una historia sobre cómo se habían encontrado con unos viajeros del lejano oriente, que estaban interesados en entablar relaciones comerciales con ellos. —¿De dónde venían? —preguntó Xena con tono tranquilo—. He oído hablar mucho de los misterios de esas regiones. —Eran muy diferentes, Majestad —asintió el duque—. Hablaban con un tono musical y sus ojos eran oscuros y carecían de párpados. —Subió con cautela los escalones y se arrodilló ante ella, ofreciéndole una cajita—. Tenían cosas de gran belleza para comerciar. Xena dejó su copa en la mesa que tenía al lado. Cogió la caja y la examinó. Era de una sustancia sorprendentemente pesada, de un blanco cremoso, tallada de una forma increíblemente intrincada. —Interesante. —Abrió la tapa con el pulgar y enarcó las cejas al ver que estaba llena de perlas multicolores. —Un regalo para ti, mi reina —murmuró el duque—. Los viajeros nos dijeron que habían oído hablar de nuestro reino y que ellos también venían de un lugar gobernado por poderosas reinas, y que tal vez podríamos encontrar otras similitudes y comerciar con ellos.

—Mm. —Xena estaba realmente bastante impresionada con el regalo. No era ostentoso, pero daba una idea del tipo de recursos que había detrás— . ¿Qué es lo que querrían recibir a cambio? ¿Si tienen esta clase de riquezas? —preguntó, mirando al duque con interés. —Majestad, no lo dijeron. —El duque parecía mortificado—. Aunque intentamos preguntárselo, con delicadeza. —Vaya, vaya. —Xena se apoyó en el brazo de su trono y le mostró la caja a Gabrielle—. ¿Qué te parece? Gabrielle estudió la caja, secándose la condensación de la jarra que tenía en la mano antes de tocar la talla con un dedo pasmado. —Es preciosa —murmuró—. ¿Eso son animales? Nunca he visto nada igual. —Yo tampoco —murmuró a su vez Xena—. Jelas, lo has hecho muy bien. Gracias —le dijo al duque, que sonrió satisfecho bajo su bigote gris bien recortado—. Tendremos que investigar más a fondo esta oportunidad para el comercio. Enviaré una delegación para averiguar más cosas sobre estos viajeros y ver dónde nos llevan. —Miró a Jelas con aprobación—. Hazme saber si conoces a alguien interesado en dirigir esa delegación, ¿de acuerdo? Jelas sonrió de oreja a oreja. —Majestad, yo mismo lo haré encantado, pues sabes que presumo de tener alma de aventurero, y me encantaría representar tus intereses de esa forma. Buen chico. Xena le hizo un gesto elegante de asentimiento. —Esperaba que dijeras eso. Ven a verme mañana a la corte y hablaremos. —Majestad. —Jelas hizo algo más que una reverencia. Se postró grácilmente a sus pies, tocándole el calzado con la frente, y luego se alzó para reunirse con el pequeño grupo arrodillado detrás de él. Se detuvo un momento y luego la miró a los ojos—. Lamento profundamente no haber cruzado las puertas de la ciudad hasta ahora mismo, mi reina. Es un dolor haberme perdido lo de esta mañana.

—Seguro —comentó Xena con humor, y vio cómo se daba la vuelta y regresaba con sus seguidores, que se levantaron y se apiñaron muy emocionados a su alrededor. Meneó la cabeza ligeramente y volvió a mirar la caja, la abrió y metió un dedo curioso en el montón de perlas. Eligió una, de un bonito color gris plateado, y la sacó—. Mm. Gabrielle soltó aliento. Nunca había visto nada tan bonito: la luz del aceite parecía recogerse dentro del brillo de la perla y reflejarse en sus profundidades. —Caray. —Mm —murmuró Xena de nuevo—. Siempre me han gustado las perlas —dijo—. Coges una cosa tan fea como una ostra, le metes dentro un poquito de arena molesta, ¿y qué obtienes? —Sus dedos dieron vueltas a la perla delicadamente—. Una de las paradojas más interesantes de la vida. — Sus ojos miraron de lado, para observar el rostro de Gabrielle—. Un poco como tú. Toma. —Le entregó la perla. Vacilante, Gabrielle la cogió. Se quedó con la perla en la palma de la mano un momento antes de mirar a Xena con aire interrogante. —No te la tragues —le aconsejó la reina, con tono apacible—. Y tampoco la lengua. Gabrielle cerró la mano alrededor de la perla y sonrió con expresión incrédula. —Gracias —susurró, consciente periféricamente de los ojos curiosos que las miraban. Pero los ruidos de la sala se desvanecieron cuando se miraron a los ojos y el corazón se le aceleró al ver la inesperada ternura en la mirada de Xena. Y entonces la reina parpadeó y aquello desapareció y el caos volvió a filtrarse. —Eso es por encontrar una buena jarra de vino en este sitio —dijo Xena con tono indiferente, reclinándose en su trono. Cogió un ala de pato de su plato y le dio un bocado.

Sonrió mientras masticaba. La reina alargó entonces la mano y le ofreció el ala a Gabrielle, con cierto brillo travieso en los ojos mientras esperaba a ver qué hacía la esclava. Pillada en el momento en que guardaba la perla para no perderla, Gabrielle se quedó unos instantes mirando aquel objeto con aire sobresaltado. —Oh... ah... —¿No te gusta el pato? —preguntó Xena con aire inocente. —Nunca lo he probado —confesó Gabrielle. —Siempre hay una primera vez. —Más brillo travieso—. No podemos consentir que seas virgen del pato... también. Gabrielle se puso muy colorada, pero tomó aliento y se echó hacia delante, mordisqueando el ala con cautela. El sabor era muy distinto a lo que se esperaba y se lamió los labios. —Mm. —Observó la cara de Xena, no vio más que indulgencia divertida y se inclinó para dar otro bocado, esta vez acercándose osadamente a los dedos de la reina. —Vaya, eso promete —dijo Xena, recuperando su ala e hincándole el diente. ¿Promete? Gabrielle masticó su bocado de sabroso pato y se lo tragó. ¿Promete qué? Dejó la jarra de vino en el suelo y se colocó en una posición semisentada. Intentó concentrarse en las voces que la rodeaban, pero por alguna razón sus oídos parecían estar sintonizados con la alta figura sentada a su izquierda. Cada crujido de la toga de Xena le resultaba anormalmente fuerte. Cada movimiento de la toga de la reina le cortaba la respiración. La voz de Xena era lo que anhelaba oír, no el necio parloteo de los cortesanos. Gabrielle contempló la sala, intentando desentrañar la pasión que notaba que iba creciendo en su interior. Le resultaba salvaje y fuera de control,

y lo único que pudo hacer fue quedarse sentada sobre las pantorrillas y escuchar al arpista derramando notas tintineantes por encima del zumbido de la sala. Vamos, Gabrielle. Se supone que estás haciendo algo importante. Ahí podría haber gente planeando todo tipo de maldades. El aroma a carne especiada la hizo parpadear de repente y enfocó la mirada en un trozo que tenía justo delante de la nariz. Oyó la risa suave de Xena cuando se echó hacia delante y lo cogió con la boca y, antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo, se lo echó hacia la parte de atrás de la boca y lamió los restos de salsa que habían quedado en los dedos de Xena. La risa de Xena se desvaneció bruscamente y Gabrielle tardó un momento en hacer acopio de valor para mirarla, descubriendo tan sólo una expresión de intriga e interés en su cara. En ese silencio cargado, tragó y se chupó los labios, sintiendo que le faltaba el aliento. —Mm... —Era incapaz de apartar la mirada de los ojos de Xena—. Interesantes especias. Por primera vez, en la sonrisa que le lanzó Xena no había nada de control. Era una sonrisa amplia que le iluminaba los ojos y la hacía parecer muchos años más joven. Gabrielle sintió que la cautivaba y prácticamente se la tragaba entera. Era mucho más embriagadora incluso que el vino de la jarra que tenía entre las rodillas. —Muy interesantes. —Xena interrumpió el momento bruscamente—. De hecho, tengo que averiguar qué le ha puesto la cocinera. —Tras dirigir una larga mirada a Gabrielle, se volvió y apoyó la barbilla en el puño, contemplando a un grupito más de nobles. Gabrielle recogió las manos en el regazo, sintiendo una sobrecarga emocional. Se obligó a prestar atención a las mesas cercanas, donde vio expresiones que iban del escándalo a la rabia y a la indulgencia. Un hombre la señaló y meneó la cabeza.

Gabrielle controló apenas el impulso de sacarle la lengua. Dejó que se le calmara el corazón y luego se concentró en escuchar los retazos de conversación que oía rebotando en las paredes y que los que hablaban no tenían intención de que ella oyera. Allí había mucha rabia. Gabrielle lo había comprendido mientras se movía entre el gentío. Muchos de los nobles habían respaldado a Bregos, y encima bastantes de ellos habían perdido dinero en beneficio de los nobles que se habían mantenido leales a Xena. También había miedo. Miedo de que Xena supiera quién había desertado y miedo de lo que la reina fuera a hacer al respecto. Gabrielle había oído una historia, mientras esperaba con el resto de los siervos para recoger las toallas calientes para que sus amos y amas se limpiaran antes de cenar. Uno de los hombres de más edad le estaba contando a todo el mundo la historia de un duque que había decidido hacerse con el trono y había intentado asesinar a Xena durante un baile de celebración en la misma fortaleza donde ahora estaban. Les contó que Xena lo había descubierto y cuando todo el mundo llegó para el baile, la cabeza del traidor era uno de los adornos y había partes de su cuerpo colgadas en lo alto girando como farolillos de papel. Gabrielle se creía esa historia. El arpista se estaba acercando, alzando ahora la voz con una alegre melodía al ritmo de los dedos que se movían por las cuerdas de su arpa. Sus ojos se encontraron con los de ella por un instante y sonrió. Ella le devolvió la sonrisa, disfrutando de su talento. —Jellaus —llamó Xena, haciendo un gesto al músico para que se acercara—. Ven aquí. El hombre terminó su canción, se inclinó ante los aplausos y luego llegó rápidamente al trono de Xena. Se arrodilló ante ella, aferrando el arpa contra el pecho, e inclinó la cabeza. —Mi reina, ¿en qué te puedo servir? —preguntó, mirándola. Xena miró a Gabrielle.

—¿Te gusta la música? —Mucho —contestó Gabrielle al instante—. Todos los años íbamos a la gran fiesta del mercado y lo mejor era oír las canciones y ver los bailes. Me encanta. Jellaus le echó una sonrisa radiante. —¡Una joven de gustos muy finos! —dijo riendo—. Ya veo que, como siempre, Su Majestad ha sabido elegir bien a quien la sirve. —Tocó un acorde en el arpa cuyo tono perfecto resonó con belleza—. Ya que eres una amante de la música... ¿le has pedido ya a Su Majestad que te dé una muestra de la que es una de las mejores voces del reino, Gabrielle? Gabrielle ladeó la cabeza, luego se volvió y miró a la reina, que tenía una expresión irónica, casi peligrosa. —Jellaus —gruñó Xena suavemente. —Sólo digo la verdad, mi reina. —Jellaus se inclinó, poniéndose una mano sobre el corazón. —Entonces, ¿qué tal si tocas algo que nos distraiga de todo este estiércol? —le dijo Xena—. Antes de que acabemos enterrados en él. El músico aceptó la reprimenda con una sonrisa e hizo una pausa antes de ponerse delicadas. a tocar el arpa. La nueva melodía que eligió era más lenta y de tonalidades —Muy bien, ama —dijo—. Da la casualidad de que acabo de terminar una nueva canción y sería un inmenso honor para mí que fueras la primera en oírla. —¿Tiene por lo menos una decapitación? —inquirió la reina—. ¿O un ejército rindiéndose en masa? —Aahm... —Jellaus moduló su acordes—. Mi reina, en esta canción, tal vez se pierde la cabeza y sin duda se pierden los corazones, en una rendición de distinta índole. —Dicho lo cual, se lanzó a cantar, sacando una pierna para equilibrarse al tiempo que se apoyaba en la rodilla derecha.

Gabrielle escuchó, embelesada. La canción trataba de un halcón solitario que se pasaba los días guardando un risco rocoso que era su hogar. Un día el halcón fue a cazar y se encontró un ratón y se lanzó sobre él, pero en lugar de matarlo y comérselo, lo llevó de vuelta a su nido y lo cortejó. Gabrielle pensó que eso no parecía muy propio de un halcón, pero la canción era muy bonita. Al cabo de un momento, se miró el pecho y se sintió como una idiota mientras prestaba atención a las palabras y caía en la cuenta de lo que decía de verdad la canción. No se atrevía a mirar a Xena. Entonces oyó suspirar a la reina y tuvo que mirarla, atisbando por el rabillo del ojo. Xena tenía la barbilla apoyada en el puño y el rostro pensativo y distante. Pero al poco, la reina notó su mirada y se volvió. —Si te pones a soltar chilliditos, te pongo sobre mis rodillas y te doy una azotaina delante de la sala entera —advirtió a Gabrielle, pronunciando las palabras casi sin sonido. —Yo nunca haría eso —susurró Gabrielle a su vez. —Bien. —Xena sonrió. —Pero sé mover la nariz. —La chica rubia se lo demostró, añadiendo de paso unos ruiditos agudos. La reina se tapó la cara con una mano y sofocó una carcajada. Levantó la mirada cuando Jellaus terminó con un melódico rasgueo de dedos. —Jellaus, ésa ha sido la canción más estúpida que te he oído jamás — lo acusó. —Gracias, mi reina. —El músico le hizo una profunda reverencia—. ¿Puedo cantar otra? Xena echó un vistazo al gentío, valorando el ambiente. —Claro —dijo—. Que sea menos estúpida esta vez.

—Sí, mi reina, así será —dijo Jellaus sonriendo. Volvió a colocar el arpa y se puso a tocar de nuevo, esta vez una conocida balada. Xena volvió a acomodarse para escuchar, después de levantar la mano y hacer una breve señal. Al fondo de la sala, Alaran asintió y salió por la puerta. Gabrielle se dejó absorber por la música, contenta de que hubiera acabado el día y llena de una excitación curiosa y alegre por lo que todavía estaba por venir. Parecía que el día había salido bien después de todo.

Xena dio vueltas al rico hidromiel de su copa. Delante de ella había filas de soldados, algunos con heridas vendadas, y los demás ganadores de la fiesta. Dar premios era una de sus actividades preferidas, y la tarea le apetecía casi tanto como la que venía después, en la que daría su castigo a aquellos que le parecía que habían cometido alguna falta. Hasta la espalda le estaba dando un respiro. O tal vez las cuatro copas de hidromiel la habían convencido de que la espalda le estaba dando un respiro. En cualquier caso, no iba a protestar por la disminución del dolor que llevaba días atormentándola. Sus oídos detectaron a alguien acercándose por detrás de ella y notó que en su cara se formaba una sonrisa muy inesperada. ¿Qué le traería ahora su pequeña e inteligente Gabrielle? ¿Más cotilleos? ¿Más hidromiel? ¿Su sola presencia, que a Xena le empezaba a resultar más que atractiva? Se volvió hacia la derecha cuando apareció su esclava, que se sentó en el pequeño escabel acolchado que Xena había pedido para ella. Tenía el pelo rubio ligeramente revuelto, algunos de cuyos mechones se le metían en los ojos, y movió la cabeza para apartárselos al tiempo que le ofrecía a Xena la bandeja que llevaba. —He encontrado esto. He pensado que te gustaría. Xena examinó los delicados pasteles. —Ya. —Apoyó la mandíbula en la mano—. ¿Y por qué has pensado eso, sesuda amiguita mía?

—Pues —dijo Gabrielle—, más que nada porque sé que te gusta mucho la fruta dulce, así que... —miró la bandeja—, me he arriesgado. —Ooh... cada vez más valiente, ¿eh? —Xena eligió un pastel y se lo metió en la boca, recreándose en el sabor—. El riesgo ha valido la pena. Me encantan. —Señaló la bandeja—. Prueba. Gabrielle cogió el pastel más pequeño y le dio un mordisquito. —Oh. —Parpadeó, sorprendida—. Caray, qué bueno. —Sí. —Xena alargó la mano con indolencia y le pasó los dedos a Gabrielle por el pelo suave—. Escucha —dijo—. Ahora viene la parte divertida. Puedes ver cómo reparto los premios, pero después de eso quiero que subas a la torre. Gabrielle disfrutó de la caricia, pero no de las palabras. —¿Por qué? —Porque lo digo yo y soy la reina —le dijo Xena—. Porque voy a hacer cosas muy desagradables que no quiero que veas —dijo—. A ver si procuramos recordar que la que manda soy yo, ¿vale? La chica parpadeó. —Vale —contestó Gabrielle suavemente. —Bien. —Xena cogió otro pastel y se lo comió. —Pero me gustaría quedarme. La reina dejó de masticar y la miró. Los neblinosos ojos verdes la miraron a su vez, dulces e inocentes. —¿De verdad crees que me importa lo que quieren los esclavos, Gabrielle? —preguntó con un tono áspero rayano en la ira. —No —contestó Gabrielle con sinceridad—. Pero no soy una niña y me quiero quedar.

Xena miró a su alrededor. El grupo de nobles más cercano estaba a cierta distancia y nadie estaba lo bastante cerca como para haberlas oído. Sus instintos le decían que estaba en peligro. Su reacción ante un desafío estaba profundamente arraigada en su interior, tan sólida como el suelo de piedra sobre el que descansaba su trono. Gabrielle debía ser castigada. En su mente no había la menor duda al respecto. ¿O sí? Xena sintió una extraña confusión al intentar dar forma a una reprimenda. A lo mejor era el hidromiel, razonó. Había bebido una copa o dos más de lo que solía y había sido un día muy largo, al fin y al cabo, así que... Xena. Su conciencia le dio un golpecito en la cabeza. Corta el rollo. Si dejas pasar esto, vas a abrir una trampilla por la que te acabarás cayendo. Se acercó un poco más y miró a Gabrielle directamente a los ojos, preparándose para atacar. La esclava estaba ahí esperando, mirándola con ojos confiados y la mano posada en el brazo del trono. Bueno, ¿y por qué no dejar que se quede? Xena se debatió por dentro. ¿Es que te importa que te vea destripando a alguien, Xena? Descubrió la verdad reflejada en la mirada tranquila de Gabrielle y se quedó pasmada. Sí, me importa. Me importa. Xena bajó los párpados y dedicó un momento a serenarse. Luego se enderezó y volvió a mirar a su esclava. —¿Por qué? Gabrielle ladeó la cabeza con aire interrogante. —¿Por qué quieres quedarte a mirar? —preguntó Xena—. ¿Es que empieza a gustarte la sangre? —N... no. —La chica meneó la cabeza—. Es que... no quiero que pienses que me da miedo ver cosas. No soy una cría. —Afirmó la mandíbula—. Además, forma parte de la vida en este sitio, ¿verdad?

¿Verdad? Xena se sintió cansada de repente. Se recostó en su asiento y paseó la mirada por la sala. —Sí, supongo que sí —murmuró—. Está bien. Quédate si quieres. Gabrielle se movió, levantó la mano y la posó en el brazo de Xena, con dedos cálidos y reconfortantes. —Gracias —susurró—. Creo que seguramente lo voy a lamentar, pero gracias de todas formas. Xena sintió que las cosas se le iban de las manos. —Creo que yo también lo voy a lamentar, pero de nada —suspiró—. Pásame esa bandeja. Ya que voy derechita al Hades, bien puedo disfrutar por el camino. Desconcertada pero complaciente, Gabrielle obedeció.

Xena estaba de pie ante su trono. Alaran se acercó y se arrodilló, llevando en sus manos la espada de ella envainada. Respetuosamente, se la ofreció presentándole la empuñadura. Ella la rodeó con la mano y la desenvainó, con un susurro metálico al salir del cuero. A las lámparas de aceite se habían sumado antorchas en las paredes y el interior de la sala estaba ahora lleno de sombras oscilantes. El gentío se había acomodado, todo el mundo había consumido vino e hidromiel en grandes cantidades y ahora se notaba un ambiente tirante e inquieto. —Muy bien. Todo el que haya ganado una condecoración, un paso al frente —ordenó Xena. Con cierta emoción, los ganadores de las carreras y el tiro con arco se adelantaron despacio. Xena fue a una mesilla colocada cerca del borde de su estrado y contempló los objetos que había en ella. Deslizó limpiamente la espada por la hilera de condecoraciones y las levantó, cintas de tela de vistosos colores de las que colgaban medallones de metal.

Los medallones llevaban su cara estampada. Xena se los quedó mirando mientras se balanceaban. Los detestaba. Quien hubiera forjado esas malditas cosas le había dado aspecto de gorgona, y Xena tenía vanidad más que suficiente para sentirse molesta. Había perseguido al escultor, pero el muy cabrón había huido de la ciudad antes de que pudiera atraparlo. Xena tomó notal mental para ordenar que volvieran a forjar los medallones, luego se acercó a la hilera de hombres y mujeres y alargó la espada, desafiándolos a que cogieran una medalla de la hoja. La misma hoja que había derrotado a Bregos. La misma hoja que llevaba desde que se hizo por primera vez con el mando de un ejército y pudo permitirse tener un arma forjada a mano para ella. La espada estaba manchada con la sangre de por lo menos mil adversarios, y aunque sabía que la hoja era de un tono plateado que relucía apagadamente, a menudo veía en ella un tono rojizo al mirarla. —Vamos... moveos o empiezo a ponéroslas con esto. Una joven, miembro de los jinetes, fue la primera en adelantarse. Llegó hasta Xena y se arrodilló y luego quitó con cuidado la primera medalla de la espada. —Mi reina. Xena alargó la mano y le revolvió el pelo. —Bien hecho. Cómo no, tenía que ser una chica la única con agallas. Sorprendida, la mujer se sonrojó y casi tropezó al retroceder, a punto de chocarse con el siguiente ganador que avanzaba despacio. Todos tenían miedo, pero también estaban emocionados, y Xena aprovechó el momento para mirarlos a todos a los ojos. Algunos se negaban a mirarla. Tomó nota de ellos. Otros se atrevían a encontrarse con su mirada, pero con desconfianza y cautela. También tomó nota de esos.

Luego había unos cuantos que recogían su condecoración con una mezcla de maravilla y deleite y cuyos rostros se iluminaban con tímidas sonrisas cuando los miraba. Esos pocos obtenían un guiño y una sonrisa de su carismática reina y sin darse cuenta quedaban atados a ella en un abrir y cerrar de ojos. Poquísimos, suspiró Xena. Tengo que empezar a reclutarlos más pronto. Últimamente he estado ganduleando y eso es lo que obtengo. Una vez entregadas todas las medallas, Xena se apoyó la espada en el hombro y contempló la sala. —Los ganadores de la batalla, venid aquí. Desde los rincones de la sala, sus hombres se adelantaron, cruzando con seguridad la estancia hasta reunirse delante de ella. No todos ellos, por supuesto, sino los oficiales que regresarían al cuartel con las felicitaciones. Xena esperó a que se alinearan y luego hizo un gesto a Stanislaus para que se acercara. El senescal del castillo llevaba en los brazos un adornado cofre de madera que llevó hasta ella. El peso era evidente por lo que le costaba andar. —Brendan —llamó Xena. El veterano capitán dejó su puesto de guardia y rodeó el estrado del trono para colocarse ante Xena. Cayó de rodillas sin vacilar y se puso el puño sobre el corazón. —Majestad. —Brendan, te prometí un premio especial si tus tropas se alzaban con la victoria. —Sí, Majestad... pero el premio de llevar tu estandarte a la victoria era la recompensa que todos queríamos —dijo Brendan—. No queremos más. —Encantador, pero el altruismo nunca ha sido uno de mis defectos, y tampoco os he entrenado para eso —comentó Xena con seco humor—. Da la casualidad de que he podido hacer unas cuantas apuestas sobre la batalla gracias a los buenos oficios de algunos de nuestros invitados. —La reina señaló

el cofre con la espada y luego señaló a Brendan—. Dáselo. Compártelo con los hombres, Brendan. Se lo han ganado. A Brendan se le quedó la cara petrificada del pasmo y se apresuró a levantarse para recoger el cofre. —Ama. —Abrazó el cofre de madera—. Tu generosidad no conoce límites. Xena alargó el brazo y le dio un golpecito en la cabeza con la hoja de la espada. —Mi generosidad es esporádica y ecléctica en el mejor de los casos, y todo el mundo lo sabe. Vamos, llévate eso de aquí antes de que te caigas y salgan monedas rodando de aquí a las puertas exteriores. —Se volvió y contempló la sala—. Estoy segura de que todo el mundo estará de acuerdo con que sus dinares han ido a parar a buenas manos, ¿mm? Había rostros malhumorados que la miraban desde bastantes puntos de la sala. Notó que un humor frío se apoderaba de ella. Xena sonrió. —Es una lástima que nuestro general no pueda reunirse aquí con nosotros, ¿es eso lo que estáis pensando? —preguntó con sorna—. ¿Los que lo empujabais para que intentara derribarme de esa gran silla roja de ahí atrás? Se elevó un grave murmullo. —¿Como tú, duque Edagar? —Xena lo señaló con la espada. Edagar era un hombre corpulento y con barba a quien ella llamaba el lameculos barbudo de Bregos. Indignado, Edagar se levantó. —¡Majestad, protesto! ¡Soy un súbdito de lo más leal! Xena avanzó hacia él, desafiándolo a que se mantuviera en el sitio. Por el rabillo del ojo vio a Gabrielle situada detrás del trono, mirándola.

—¿Leal? No creo que sepas siquiera cómo se deletrea leal, Edagar — dijo con indolencia. —Majestad. Xena notó que el miedo de la sala iba en aumento. La espada que llevaba al hombro era una poderosa amenaza y lo sabían. —¿Te crees que no conozco tu pequeño plan? —Se acercó más—. ¿Te crees que no conozco las mentiras que has propagado, los cuentos que te has inventado? A Edagar le temblaban las rodillas y Xena se dio cuenta. Sus ojos se clavaron en los de él. Lo castigaría de modo ejemplar y, con suerte, sólo habría que tirar un conjunto de partes corporales delante de las puertas. El fuego oscuro prendió en su interior y el ansia de matar, mantenida a raya todo el día, salió a la superficie. Edagar lo vio en sus ojos. Cayó de rodillas y luego boca abajo, tapándose la cabeza con las manos. Xena se plantó por encima de él. —No sólo eres un traidor, encima eres un cobarde. —Volvió la cabeza hacia Alaran, que estaba muy atento a su lado—. Levantadlo. Alaran y uno de sus así lo los hicieron, los brazos y sujetándolo en hombres volandas entre dos. levantando al duque por —Agachaos —comentó Xena con indiferencia. Los dos hombres agacharon la cabeza y ella atacó, con una fuerte estocada de revés que le cortó la cabeza limpiamente y la mandó volando al otro lado de la mesa del banquete. Su esposa gritó. Xena la miró impasible. Se cayó de la silla y siguió chillando presa de un terror absoluto, emitiendo un alarido que atravesaba la sala en espeluznante contrapunto con el chisporroteo de las antorchas. Xena paseó la mirada despacio por toda la sala.

—¿Todo el mundo comprende lo que estoy... apuntando? —Tuvo que sonreír ante el macabro humor. Aparte de los gritos de la mujer, el silencio era total. —Bien. —Xena limpió su espada en la sobrevesta de lino de Edagar. Se dio la vuelta y subió los escalones hasta su trono, haciendo molinetes distraídos con la espada en la mano. La voz de la mujer se quebró en sollozos histéricos, pero Xena no se volvió. Se sentó en su trono y se puso la espada en las rodillas. Sólo entonces, tras respirar hondo, miró a la derecha, donde estaba sentada Gabrielle. La esclava tenía la mirada clavada al frente, con los labios apretados contra las manos recogidas. —¿Me vas a escuchar la próxima vez? —preguntó Xena. Gabrielle asintió ligeramente. Xena jugueteó con la empuñadura de la espada, notando una sensación de náusea en la boca del estómago. Normalmente se sentía bien después de matar, pero al ver el temblor de las manos de Gabrielle, le costaba sentir algo que no fuera una leve depresión. Observó mujer de éste. a los guardias que sacaban a rastras el cuerpo de Edagar y a la Le dolía la espalda. Xena hizo un gesto a Jellaus para que empezara a tocar de nuevo y los susurros rompieron por fin el silencio. El sonido del arpa era casi surrealista, pero le resultaba relajante, de modo que se recostó en su trono y escuchó. Al cabo de unos minutos, Gabrielle se irguió y apoyó las manos en las rodillas, tomando aliento con fuerza y soltándolo después. Se volvió para mirar a Xena. Xena le devolvió la mirada.

—¿Cómo sabías que era él quien estaba detrás de todo? —preguntó Gabrielle, con voz suave. —No lo sabía —le dijo la reina—. Le he dado un castigo ejemplar para que los demás cabrones que estaban confabulados se lo piensen dos veces antes de volver a hacerlo. La esclava asintió ligeramente. —¿Sabes quiénes son? —Sí. Otro ligero asentimiento. —Entonces se lo podrías haber hecho a todos, ¿no? —Tendría que haber afilado esto un par de veces, pero sí. —Xena sonrió inexorable—. Podría haberlo hecho. Pero si los matas a todos, te quedas sin base para los impuestos. —Oh. —Gabrielle se frotó los ojos. Xena sólo podía imaginarse la visión que intentaba borrarse de ellos. —¿Sabes qué? —¿Qué? —La esclava la miró. —Ya he tenido suficiente por una noche. Vámonos. —Xena se levantó, haciendo un gesto a Alaran para que se acercara con la vaina—. Quiero quitarme esta maldita toga y lavarme la peste de este sitio. —Cogió la vaina de cuero y deslizó la espada dentro—. ¿Te has ocupado de todo? —Sí, Majestad. —Alaran parecía casi relajado—. Los hombres... estaban muy contentos con tu regalo —le dijo—. Y mis espías me dicen que... los que apoyaban a Bregos lo lamentan muchísimo. —Mm... más les vale —gruñó Xena—. Me voy a la torre. Si alguien se emborracha, mételo en las mazmorras durante siete días y cóbrale una multa de cien dinares.

—Ama. —Alaran se inclinó—. Ha sido un día muy provechoso. Xena vio que Gabrielle se colocaba en silencio a su lado, con los ojos cargados de evidentes y dolorosas sombras. —Sí. —La reina se pasó la espada a la mano izquierda y apoyó la derecha en el hombro de Gabrielle. Medio se esperaba que la chica se encogiera, y sintió un pequeño destello de calor cuando no lo hizo—. Yo me he forrado. Venga, niña. Vamos a ponernos cómodas. Gabrielle se irguió y consiguió sonreír dulcemente. —¿Estás bien, Majestad? —preguntó Alaran de repente, acercándose más—. Lo cierto es que me había olvidado de que estabas herida. —¿Eso? No es más que un rasguño. —Xena echó el brazo por los hombros de Gabrielle y empezó a bajar los escalones—. Ahora al menos podemos dejar toda esta historia detrás y seguir adelante. —Tienes razón, Majestad. —Alaran se quedó mirándolas mientras se iban—. Sí que podemos. Gabrielle esperó hasta que salieron de la sala y echaron a andar hacia la gran escalera antes de hablar. —¿Sabes una cosa? Xena suspiró. —¿Que soy una una puta zorra asesina, fría y despiadada, sin sentido de la moral y aún menos conciencia? —Mm... —Gabrielle carraspeó un poco—. No... que ese Alaran me da grima. —Es un espía. Es grimoso. —Oh. Xena avanzó por el pasillo, agradecida por la brisa fresca tras el calor sofocante de la sala de banquetes.

—¿No piensas que sea una puta zorra asesina, fría y despiadada, sin sentido de la moral y aún menos conciencia? —No. —Gabrielle la rodeó con el brazo—. Simplemente una persona muy fuerte que hace lo que cree que tiene que hacer. Xena la miró. —Creo que me acabas de proponer matrimonio —comentó, sintiendo que se aclaraba una pequeña parte de la tiniebla—. Muy impulsiva eres tú, ¿no? Gabrielle soltó aliento y se le relajaron los hombros. —Me alegro mucho de que todo haya terminado. —Bonito cambio de tema. —Incluso a oscuras, Xena notó el rubor. Desterró el largo día de su mente y se concentró en el futuro. Bregos estaba eliminado. La rebelión estaba aplastada. Tenía una chica bonita en sus brazos y, con suerte, ahora podría dedicar un tiempo a curarse en paz. Y a conocer a Gabrielle un poco mejor, ahora que parecía que la chica no había salido huyendo despavorida tras el entrenimiento de la velada. Todavía. 9

Gabrielle se metió en su nuevo cubículo, aguzando un oído para oír las órdenes que estaba dando Xena al personal de fuera. Se detuvo en el centro de la estancia y miró a su alrededor, sorprendida pero contenta por el espacio que la rodeaba. El techo era alto y la habitación, aunque reconoció que más bien era un armario, era casi cuadrada, y en las paredes había numerosos estantes pequeños y nichos donde poner cosas. Mientras que su anterior espacio era evidentemente una simple curva olvidada de la pared, éste tenía luz y hasta una alfombra gastada pero respetable que cubría buena parte del suelo de piedra.

Su camastro estaba junto a la pared, así como el pequeño baúl, y fue a él para empezar a quitarse la librea. Pero su mente no paraba de volver a la cena, y se descubrió reviviendo la horrible escena con que había terminado: no tanto la visión de Xena matando al duque como el grito desgarrador de la esposa que había dejado atrás. Resonaba dentro de ella y le recordaba intensamente al momento en que vio cómo la flecha atravesaba el pecho de Lila, y le estaba costando mucho volver a superar esa imagen, a pesar de que sabía que Xena había hecho lo que había creído necesario. Como con Lila. Gabrielle alisó el halcón amarillo con los dedos, atrapada una vez más en la paradoja en que se estaba convirtiendo rápidamente su vida. En justicia, la naturaleza de Xena y su despiadada afición a las matanzas deberían repelerla. Y sin embargo, Gabrielle se sentía cada vez más atraída por la peligrosa y mortífera reina, a pesar de que la lógica indicaba que debía ser al contrario. Incluso verla eliminar al duque sólo le había hecho sentir compasión por la esposa del hombre, en lugar de horror ante la muerte misma del hombre. ¿Se estaba empezando a acostumbrar? Gabrielle se sentó y se quitó las botas. ¿Tenía razón Xena? ¿Empezaba incluso a gustarle toda esa agitación? Se levantó y se quitó las polainas, luego se quitó la clara camisa dorada, la dobló pulcramente y la puso encima del tabardo. Las paredes de piedra conservaban un frío que le puso la carne de gallina por toda la piel desnuda y se frotó los brazos distraída mientras intentaba encontrarle sentido. Y se dio cuenta de que no podía encontrárselo, al menos en ese momento. Detestaba la violencia y los juegos mortíferos de la corte. Pero aunque Xena era el centro de todo ello, Gabrielle sabía que no podía odiar a la reina. Todo lo contrario. Cerró los ojos en un gesto de tranquila confirmación. ¿Podía odiar todo lo que representaba Xena y querer a la propia Xena? Sus oídos captaron el ruido que hacía Xena al entrar en la sala de baño y notó que el corazón le saltaba en el pecho. Bueno, eso que se agitaba en sus entrañas no era miedo. Virgen o no, hasta ahí llegaba.

Suspiró, metió las botas debajo del camastro y se levantó, pasándose los dedos por el pelo mientras iba a su pequeño baúl para sacar una camisa de dormir. Se la metió por la cabeza y guardó su librea bien doblada, luego se detuvo cuando se iba a levantar al ver una cajita de aspecto olvidado en un rincón de la estancia. Curiosa, se acercó y se agachó a su lado, levantó el cierre y abrió la tapa para mirar dentro.

Por una vez, quería agua caliente. Xena metió un dedo en el líquido que humeaba suavemente y asintió con aprobación a los dos esclavos que habían traído los cubos. —Estupendo. Ahora fuera —les dijo y se quedó mirando mientras el guardia se los llevaba por la puerta hasta el pasillo. Esperó a que se cerrara la puerta y luego volvió a entrar en la sala de baño y apoyó los brazos en el borde de la bañera de mármol—. Mm. —Xena se quedó mirando el agua un momento. Luego fue al nicho de piedra excavado en la pared y cogió un frasquito, le quitó el tapón y olió con cautela—. Oye —murmuró—. Mejor que flores. —Volvió y espolvoreó parte de las sales de baño en el agua, llenando el aire de un ligero aroma a sándalo y especiada canela. Dejó el frasco en su sitio, fue a su armario y se soltó el cinturón ornamentado de la toga, advirtiendo la salpicadura de sangre que manchaba la tela en un reguero que iba del hombro a la cadera. Con una mueca, se quitó la toga y la dejó encima de un perchero de madera del armario. Examinando lo que tenía, eligió una corta bata de seda y se la deslizó por los hombros, atándose el delgado cordón de hilos entretejidos alrededor de la cintura sin apretar. Contempló su imagen en el espejo y luego se pasó una mano por el pelo para ahuecarse un poco el flequillo. Una ceja se enarcó con absoluto sarcasmo. —Ohhh... qué fuerte te ha dado —acusó a su reflejo—. La última vez que te acicalaste fue para tu caballo. Sacudiendo la cabeza con aire medio asqueado, dio la espalda al espejo. Descalza, entró en silencio en el dormitorio y se apoyó en una cornisa fuera de

la puerta que daba a la estancia donde había ordenado poner las cosas de Gabrielle. Era un espacio muy reducido, más bien un armario que ella nunca había usado y donde los anteriores ocupantes del castillo habían guardado sus montañas de ropa lujosa y objetos personales. Pero era más grande que el nicho de fuera y tenía un candelabro de pared para una lámpara de aceite que iluminaba el interior con un agradable y cálido resplandor. Dentro todo estaba en silencio. Xena desplegó los brazos que tenía cruzados y fue a la puerta, atisbando dentro. Gabrielle estaba sentada en su camastro, apoyada en la pared con las piernas dobladas debajo del cuerpo. Tenía un trozo de pergamino en las manos y lo estaba leyendo, al parecer totalmente absorta por lo que ponía. Xena sonrió al verla. Luego se puso los dedos entre los dientes y soltó un penetrante silbido que hizo que Gabrielle estuviera a punto de salir levitando del camastro y cayera al suelo. —¡Uaauu! —exclamó la esclava, agarrándose el pecho—. ¡Oh! —Je je. —Xena entró y miró a su alrededor, con las manos sobre las caderas escasamente cubiertas—. Bueno, es mejor que el escobero de ahí fuera. Gabrielle recuperó el aliento y volvió a perderlo al mirar a los oscurecidos ojos azules que la miraban. —Ahm... sí... es... me gusta. —¿Sí? —Xena se acercó y se sentó a su lado en el camastro, haciendo crujir el colchón y chirriar las tiras de sujeción de debajo—. ¿Qué es eso? — Señaló el pergamino. —Oh. —Gabrielle miró el escrito—. Me lo he encontrado en esa caja de ahí. Es un poema. —Se lo ofreció a Xena—. Es precioso. ¿Lo has escrito tú? —¿Yo? —La reina soltó una carcajada sardónica—. Gabrielle, antes prefiero despellejar ratas con los dientes que escribir poesía. —Pronunció la última palabra como si fuera una palabrota—. ¿Poesía? ¿Yo?

La esclava dejó el pergamino en su regazo y se rascó la mandíbula. —Lo siento —se disculpó con voz suave—. Tiene una "X" al final y por eso pensé... Xena le arrebató el pergamino y lo miró. —Esa X debe de ser por anónimo —dijo por fin, tirándole el pergamino de vuelta—. Nunca lo había visto. Gabrielle toqueteó el pergamino. —¿Me lo puedo quedar? La reina se cruzó de brazos y la miró detenidamente. —No es mío. ¿A mí qué más me da? —Vio la sonrisa que se empezaba a formar en el rostro de Gabrielle y decidió cambiar de tema—. Tengo un baño caliente esperando. La esclava dobló el pergamino cuidadosamente y lo metió en su baúl. —¿Quieres que te lave el hombro? —preguntó. —Quiero que te metas en la bañera conmigo y me laves entera — contestó Xena, con un brillo pícaro en los ojos. Vio que los ojos verdes que la miraban se dilataban hasta un tamaño casi cómico y que los músculos a ambos lados de la cara de Gabrielle se aflojaban y se le abría la mandíbula. Con una sonrisa burlona, alargó la mano y echó la cabeza de la esclava a un lado—. Creo que se te está saliendo el cerebro. Ten cuidado. Gabrielle cerró la boca con un ligero chasquido al entrechocar los dientes. Sin embargo, se quedó en silencio, con los ojos como platos y casi asustados. No era eso lo que quería Xena. —Oye. —Le dio unas palmaditas a Gabrielle en la mejilla—. Ha sido un día muy largo y la verdad es que estoy demasiado cansada para violarte en plan sádico. Tranquilízate. —Observó el expresivo rostro de la chica—. ¿Gabrielle?

Gabrielle soltó aliento. —Mm... lo... siento. Es que... me ha sorprendido. Xena frunció los labios. —Ven. —Se levantó del camastro y alargó la mano—. No pido agua caliente a menudo y sería un crimen desperdiciarla. Tímidamente, Gabrielle se levantó y cogió los dedos que se le ofrecían, agarrándolos mientras seguía a Xena a través del dormitorio hasta la sala de baño. La bañera desprendía un delicado vapor que olía maravillosamente. Gabrielle estaba asustada y excitada, y el corazón le empezó a dar vuelcos en el pecho al sentirse arrastrada hacia la bañera de mármol. —No es más que un baño. —Xena le cogió la mejilla con delicadeza—. No te desmayes cuando te metas, porque te ahogarás y eso me echará a perder el día, ¿vale? El humor la ayudó. Gabrielle bajó los ojos, sabiendo que se estaba sonrojando, pero asintió. Xena contuvo una risa irónica, desató los cordones de la camisa de la esclava y se la quitó por encima de la cabeza. Momentos después, añadió su propia bata y tiró ambas prendas a un lado. Luego pasó por encima del borde de la bañera, metiéndose en el agua agradablemente caliente y guiando a Gabrielle para que hiciera lo mismo. Lo cual fue difícil, puesto que la chiquilla seguía con los ojos cerrados. Xena aprovechó la oportunidad para estudiar su cuerpo desnudo, advirtiendo las bonitas proporciones y, cosa sorprendente, las escasas cicatrices, aparte de la que tenía en la pierna. La chica tomó aliento con fuerza y sus costillas se expandieron, bien visibles bajo la clara piel. Xena alargó la mano y tocó un ligero bulto que había en una de ellas, lo cual hizo que a Gabrielle se le escapara una exclamación sofocada. Sin embargo, la reina decidió que no era el momento de indagar para encontrar las piezas de este rompecabezas concreto.

Ya habría tiempo para eso. —Oye. —Xena le dio una palmadita a Gabrielle en la mejilla y vio el aleteo de las claras pestañas al abrirse—. Que no soy un perro lazarillo. — Señaló hacia abajo—. Siéntate. La bañera tenía tamaño más que suficiente para las dos y, una vez instalada, Gabrielle pareció relajarse un poco. Miró a su alrededor, tocando el costado de la bañera con una sensación de maravilla. Y bien podía sentirse así. Era de mármol rosa y sin duda la bañera más bonita a este lado de Roma. Xena apoyó el hombro en la piedra y cogió el jabón de la jabonera, dejando caer un poco de espuma al agua. Jugando, sopló algunas burbujas hacia Gabrielle y cuando le tocaron el pecho, la chica por fin levantó la vista y la miró a los ojos. —Bueno. Al parecer, Gabrielle había superado la vergüenza. —Bueno —respondió, con la voz algo ronca. —Pues aquí estamos. Desnudas, en una bañera llena de agua caliente, con velas románticas al lado... —Xena se acordó de sonreír para que la chiquilla supiera que hablaba en broma. precioso —contestó Gabrielle suavemente—. Nunca yme había bañado—Es en agua caliente. Es estupendo. —Sacó la mano del líquido dejó que le resbalara por los dedos—. Yo era... en nuestra familia yo era la mayor, así que acababa lavándome con agua bastante fría, en un barreño de madera y con mi hermana. —Yo acababa en arroyos helados la mayor parte del tiempo — reconoció Xena, riendo por lo bajo—. Hasta que conquisté a todo el mundo y me hice con este sitio. Ahora puedo tener agua caliente siempre que quiera y voy y nunca la pido. —Alargó la mano, capturó la de Gabrielle y se la frotó ligeramente con el jabón—. Además, es un aburrimiento bañarte sola en esta bañera. Vale. Gabrielle notó que el corazón se le calmaba y se dedicaba por fin a la tarea de mover la sangre por su interior en lugar de intentar salírsele por

la garganta. No es más que un baño, como ha dicho, Gabrielle. Estás aquí, es agradable, está jugando... tranquila. Se le relajó el cuerpo y decidió probar a jugar un poco ella misma. Gabrielle se acercó un poco y cogió el jabón, formó un poco de espuma con los dedos y le lavó la mano a Xena con ella. —Tienes unas manos muy bonitas. Xena enarcó las cejas. —Tengo unas zarpas del tamaño de las de un oso con las que puedo cascar nueces o estrangular a un caballo, Gabrielle. —Abrió la mano, mostrando la palma musculosa y los largos dedos. —Pero son bonitas. —Gabrielle no hizo caso de lo que decía y siguió enjabonando el apéndice en cuestión—. Te pegan... son del tamaño adecuado para ti. Me acuerdo de una señora que vivía en Potedaia... era bastante bajita. —Como tú. —Más baja. —Ah. Una enana. —Los ojos de Xena chispearon aún más. —Bueno, tenía las manos casi del mismo tamaño que las tuyas — continuó Gabrielle—. Eran rarísimas. —Examinó su obra—. Pero las tuyas son perfectas. Xena alargó un dedo y dejó una raya de jabón en la nariz de Gabrielle. —Si tú lo dices. —Vio que los ojos de la chica casi se ponían bizcos para mirarle el dedo—. ¿Sabes qué? —¿Qué? —Gabrielle sopló unas burbujas por el agua con distraído deleite. —Que eres una ricura. Los ojos verdes, que se habían puesto redondos, la miraron parpadeantes.

—¿Sí? Xena le acarició la mejilla, notando el calor que brotaba bajo sus dedos. —Sí —contestó con seriedad—. Eres adorable y eso me gusta mucho. Gabrielle se encontró con serias dificultades para hablar. Los labios de Xena esbozaron una sonrisa. —Ahora tú tienes que decirme algo agradable a mí —la instruyó con humor—. Y que no sea sobre mis manos, eso no cuenta. La chica rubia abrió los labios, luego se detuvo y respiró hondo. —Mm... —¿Mm? —Eres la persona más bella que he visto en mi vida. Xena meneó las cejas. —Mm... buen comienzo —felicitó a su compañera de baño—. Bueno, vamos a lavarnos para que podamos continuar la conversación en un lugar más seco. Gabrielle se preguntó seriamente, después de eso, si era posible que hubiera salido flotando de la bañera, porque ella no recordaba haber hecho ningún esfuerzo para salir.

Acabaron delante de la chimenea, sentadas en la gruesa alfombra en lugar de las butacas para ahorrarle a Xena la presión en la espalda. Ahí sentada, con su bata tejida y las largas piernas cruzadas por debajo del cuerpo, la reina tenía un aspecto mucho menos imponente, con una copa de sidra caliente en las manos. Gabrielle sospechaba que simplemente se estaba adaptando al torbellino en el que ahora vivía. En lugar de preocuparse por lo que estaba pasando y, lo que era más importante, lo que iba a pasar, se limitó a sentir el

tacto de la alfombra de piel de carnero, el sabor de la sidra y la visión de esta bella e interesante mujer que tenía la rodilla casi pegada a la suya. Le gusto. Gabrielle casi podía saborear la dulzura de las palabras.Le parezco mona. Ni siquiera Pérdicas, allá en casa, que había sido lo más parecido que había tenido a un novio, la había mirado como la miraba Xena en ese mismo momento. Claro, que Xena estaba mucho más guapa toda despeinada y desaliñada de lo que lo podría haber estado Pérdicas en su mejor día, y Gabrielle estaba segurísima de que ella tampoco había mirado a Perdi como miraba a Xena. Por un momento, se preguntó qué habría sido de Pérdicas. No estaba en Potedaia el día que los atacaron los traficantes de esclavos, y se sintió algo mal de pensar que hubiera regresado a casa para encontrarse con que todo había desaparecido. Miró a Xena, que contemplaba el fuego, profundamente ensimismada. ¿Cómo sería ver cómo mataban a tu familia, siendo pequeña? Gabrielle se concentró e intentó recordar cómo eran las cosas cuando ella era pequeña, cuando su mundo era sencillo: simplemente mamá y papá, el bebé que había sido Lila y mantas cálidas y sol. Contempló el perfil de Xena, con sus rasgos fuertes y sus ángulos inflexibles, y trató de imaginársela de niña. No era fácil. Como si percibiera la observación, Xena se libró de sus profundas meditaciones y se volvió para mirar a Gabrielle a los ojos. Alzó la copa y bebió de ella y luego la alargó en silencio hacia la chica. Gabrielle tocó un lado con su propia copa y las dos bebieron. Xena se giró para que pudieran mirarse cara a cara y sus rodillas rozaron las de Gabrielle. —Bueno. Pues aquí estamos.

mm...

—Aquí estamos —repitió Gabrielle, con una leve sonrisa—. Estoy... —¿Asustada?

—No... en serio, no. Xena enarcó las cejas. —¿En seeerioooo? —dijo despacio, alargando el sonido—. ¿Ya no tienes miedo de mí, Gabrielle? No me lo creo. Bueno... La rubia cambió de postura y se concentró en su copa, cuya superficie levemente humeante le traía el rico aroma a manzanas. Oyó que Xena se movía y cuando se quiso dar cuenta, los dedos de la reina se estaban deslizando por su pelo, dándole un tironcito. —No lo estoy. —Gabrielle echó un vistazo a la que antaño la había atormentado—. Asustada... Sólo estoy un poco... mm... —¿Mm? —Xena trazó indolente el contorno de una de las orejas de la esclava, un apéndice bien formado de un bonito color rosa—. ¿Un poco qué? —Deslizó el pulgar por el pómulo de Gabrielle y notó la presión casi imperceptible cuando ésta se arrimó un poco más a la caricia. —Ne... nerviosa —balbuceó Gabrielle suavemente. —Ahh —rió Xena, casi en un susurro—. ¿Por qué estás nerviosa, Gabrielle? ¿Ya has estado escuchando otra vez esos cuentos de vieja sobre los grandes misterios de... "ahí abajo"? —bromeó—. ¿Tienes miedo de lo que podría hacerte? ¿Es que crees que te podría acabar saliendo otra cabeza o algo así? Gabrielle no pudo evitar reírse, un poquito, al imaginárselo. Se obligó a relajarse y miró a Xena a los ojos. La luz del fuego suavizaba el azul glacial y de nuevo vio unos destellos de humanidad allí al fondo. —No, la verdad es que no. Es decir... —Toqueteó la copa y sonrió—. Tengo diecisiete años, no doce. —Ahh —repitió Xena—. Sabes, normalmente no tengo estas conversaciones con mis conquistas núbiles —comentó relajadamente—. La paciencia no es una virtud mía. Las cejas de Gabrielle se contrajeron.

—Ya me he dado cuenta —dijo, estudiando la cara de Xena—. Sé que puedes hacerme lo que quieras y que yo no puedo hacer gran cosa al respecto. —Vio que los ojos de la reina se nublaban con un escudo de cautela—. Así que, ¿por qué no lo haces? Xena se quedó callada un momento, bebiendo la sidra mientras reflexionaba. —Porque ya te he dicho que yo no violo a las esclavas, y es cierto. No lo hago. —Oh. —La rubia se mordisqueó el labio inferior y luego se sonrojó ligeramente—. Bueno, ¿y es realmente una violación... si a la otra persona le parece bien? —Tartamudeó al decir esto último y el rubor se intensificó. Echó un vistazo al rostro de Xena y en él vio una mezcla de emociones que la sorprendió. —Depende de si la esclava dice la verdad... o sólo quiere obtener mi favor... o tiene demasiado miedo para decir que no —replicó Xena apaciblemente—. ¿De qué se trata, Gabrielle? —Clavó una mirada en la esclava, ahora feroz e intensa. Gabrielle frunció levemente el ceño y luego ladeó la cabeza con aire pensativo. —¿Y bien? —La voz de Xena se transformó en un gruñido. —Estoy intentando averiguar... —dijo la esclava—, si intentas asustarme, —cogió la mano de Xena—, o ahuyentarme. —Sosteniéndole la mirada a Xena, le levantó la mano y le besó delicadamente los nudillos—. ¿De qué se trata, Majestad? Y Xena se vio pillada. Se quedó mirando a Gabrielle largo rato, petrificada. —No quiero nada de ti salvo lo que tú quieras darme. —El tono de Gabrielle era serio y sincero—. Sí, estoy asustada y nerviosa, y no tengo ni idea de en qué me estoy metiendo, pero... —Miró la mano de la reina, inmóvil en la suya.

La mano se alzó despacio, sin que ella dejara de sujetarla entre sus dedos, y se posó en su mejilla. Gabrielle sintió el pulgar de Xena que le acariciaba el pómulo y con la ternura de ese gesto, cobró valor para volver a mirar a aquellos insondables ojos azules. —Pero quieres hacerlo de todos modos. —Xena sonrió despacio. Gabrielle asintió vacilante. La reina rodeó la mano de Gabrielle con sus dedos y se la apretó, la levantó y la estudió con una intensidad oscura y fiera. Su conciencia se tambaleó al borde del abismo durante un segundo y luego se precipitó con una sensación de vuelo vertiginoso. Apretó más la mano y miró a su esclava. —Yo también —dijo, con una sonrisa—. Así que, dado que no vas a salir huyendo... Oh-oh. Gabrielle tomó aliento, notando la creciente emoción entre las dos. —Ven aquí. —Xena le puso la mano a Gabrielle en la nuca y la acercó, echándose hacia delante para besarla. Las palabras eran una cosa, pero Xena sabía mejor que casi nadie que la auténtica verdad se encontraba más a menudo en los silencios que había entre ellas. Notó que Gabrielle se apoyaba en ella, una rendición relajada ante sus caricias que provocó un incendio en sus propias entrañas. Exploró los labios de la rubia, saboreando la manzana especiada que había en ellos al tiempo que sus dedos trazaban los contornos de la cara de Gabrielle. Su cuerpo gruñó, con un deseo que palpitaba en su interior mientras profundizaba el beso, dejando que su otra mano tocara el costado de Gabrielle. Las costillas que tenía bajo los dedos se expandieron bruscamente y notó la levísima explosión de aire entre sus labios. El contacto se hizo más sólido y el calor del cuerpo de Gabrielle se filtró a través de la tela mientras subía explorando, acariciando cada costilla que se notaba claramente a través de la piel, hasta que llegó a la firme curva del pecho de la esclava.

De la garganta de Gabrielle surgió un ruidito medio sorprendido. Xena se rió suavemente por lo bajo y exploró más hondo con la lengua, a punto de soltar su propio graznido refinado cuando la mano de Gabrielle le acarició delicadamente la parte superior del muslo. La caricia era tan reverente que se sintió hechizada. Xena se apartó para tomar aire y observó mientras los párpados de Gabrielle se abrían aleteando, revelando unos neblinosos ojos verdes que se habían puesto casi de color avellana por la pasión. Con una sonrisa, la reina frotó su nariz con la de ella, sorprendiendo a la joven, que soltó una risita al tiempo que intentaba recuperar el aliento. Xena se dio cuenta de que a ella también le costaba un poco respirar y que su cuerpo la instaba a continuar, y sus dedos trazaron una línea lenta sobre el pecho redondeado de Gabrielle y notaron cómo se tensaba el pezón en el centro bajo la ligera camisa. —¿Te va gustando? —preguntó. —Ahm. —Gabrielle tuvo que tragar antes de poder responder—. Es... mm... —¿Intenso? —le susurró Xena al oído, mordisqueándole el lóbulo, y oyó el aire que se escapaba del pecho de Gabrielle en un gemido apenas audible— . Mmm... me gusta que alguien aprecie lo que hago. Gabrielle se acercó más, alargó la mano y se detuvo. —¿Puedo...? —Nooo —le dijo Xena, con perversa alegría—. Que te rompo los dedos. —Mordisqueó la punta de la nariz de Gabrielle y la miró a los parpadeantes ojos verdes—. Es broma... adelante. Gabrielle sonrió, un poquito, y le acarició el brazo a Xena al tiempo que ladeaba la cabeza para recibir otro beso, más apasionado. Xena se descubrió gozando inmensamente del momento. Tenía la sospecha de que iba a seguir gozándolo, y su cuerpo iba despertando a la sensación de las caricias inseguras de Gabrielle. La mitad de su conciencia

todavía tenía sus dudas, pero otra parte mayor de sí misma iba tomando el control, deseando esta intimidad con una fuerza que, con franqueza, le resultaba sorprendente. Tal vez fuera por la inocencia de Gabrielle. Xena soltó los cordones de la camisa de la esclava. O tal vez fuera por la forma en que respondía a las caricias de Xena, como si estuviera tocando un arpa y los murmullos de la esclava fueran su música. —Caray —murmuró Gabrielle, cerca de su oreja—. Qué bien sabes. O tal vez fuera porque era una ricura absoluta. Xena sintió que sus dudas saltaban por la ventana. —Gracias. —Apartó la camisa de un hombro de Gabrielle y alcanzó la piel desnuda—. ¿Pero sabes qué? Gabrielle había encontrado el hueco que había en la parte delantera de su bata y pasó un dedo curioso por el ombligo de Xena. —¿Qué? La reina inhaló con fuerza. —Que sabría mucho mejor en la cama. —¿En serio? Xena la rodeó con el brazo y la estrechó, regodeándose en el calor cuando sus cuerpos se tocaron. —Créeme. —Se levantó despacio, levantando a Gabrielle con ella. —Te creo —replicó Gabrielle con sencillez—. Pero no sé muy bien... Xena acalló sus palabras con un beso, pegando su cuerpo al de la esclava y acariciando con la mano el costado de Gabrielle. —No te preocupes —le susurró al oído—. Yo te enseño. La cama las acogió. Xena se estiró cuan larga era y luego planificó su ataque.

Gabrielle observó la silueta de Xena iluminada por la luz de las velas mientras se acomodaba en la blanda superficie de la cama, sintiendo un hormigueo por todo el cuerpo. El miedo que la había embargado ya estaba desvaneciéndose, sustituido por la excitación y una emocionante expectación. Xena tenía la bata medio abierta. Gabrielle se preguntó si debía soltarle el cinturón, y alargó la mano y cogió la suave tela justo en el momento en que notó que Xena se arrimaba más a ella. Lo siguiente que sintió fue una caricia de aire frío cuando su camisa se izó por encima de sus caderas y el calor sólido, casi sorprendente, de la mano de Xena al tocarle la piel de debajo. Se le empezó a acelerar la respiración de nuevo, lo cual hizo que se sintiera un poco mareada. No soltó el cinturón de Xena cuando la reina la hizo rodar suavemente y así consiguió su propio objetivo, que era abrir esa bata. Ooh. De repente, Gabrielle se encontró a Xena inclinada sobre ella. Vio un destello de luz y entonces cayó en la cuenta de que Xena tenía un puñal en la mano. Se le contrajo la garganta y sintió que se le desorbitaban los ojos al mirar a la reina, preguntándose por unos largos y horribles instantes si no habría cometido un terrible error. Xena debió de verlo en su cara. La cabeza de la morena se ladeó, moderando la intensidad de su mirada, y le guiñó un ojo a Gabrielle con gesto tranquilizador. Pero el cuchillo se acercó y Gabrielle no pudo evitar cerrar los ojos al notar la presión de la hoja en la tripa. Oyó el ruido del cuchillo al penetrar la tela de su camisa, un suave chasquido que le cortó la respiración por completo. La presión subió por su cuerpo, pero tras ella no llegó el dolor, hasta que oyó un ligero ruido cuando la hoja cortó los cordones cerca de su garganta. Luego hubo silencio. Siguió con los ojos cerrados y el corazón tan acelerado que no conseguía contar las palpitaciones. Había dejado de ser divertido y, por supuesto, había dejado de ser excitante.

Le entraron ganas de llorar. —Gabrielle. —El tono de Xena era inesperadamente tierno. Atemorizada, se obligó a abrir los ojos. El cuchillo había desaparecido y Xena se inclinaba por encima de ella. —Tengo un agujero en la espalda. Hacer un esfuerzo para quitarte la ropa no entraba dentro de mis planes —le dijo la reina. Gabrielle soltó el aliento. —Oh. —¿De verdad creías que iba a echar a perder todo ese jugueteo previo para cortarte en pedazos? —preguntó Xena, y en su voz se percibía un tono extraño. Gabrielle se sintió un poco tonta. —Lo siento —susurró—. No sabía qué estaba pasando. Xena se colocó a su lado, rozando el cuerpo de la esclava con el suyo. Metió una mano bajo la cabeza de Gabrielle y se acercó a ella, hasta pegar casi su nariz a la de ella. —Escúchame. —Se apoderó de los ojos de la esclava, dando ligera rienda suelta a su propia personalidad—. No te voy a hacer daño. Gabrielle soltó aliento, notando que se le pasaba parte de la tensión. Estaba deseosa de creer a Xena, y al mirar a esos ojos azules iluminados por las velas, algo dentro de su corazón le aseguró que podía hacerlo. Vacilando, alzó la mano y acarició la mejilla de Xena, explorando esos fuertes rasgos con curiosidad al tiempo que notaba la sonrisa de la reina bajo los dedos. —Vale. —¿Me crees? —preguntó Xena, apartando la camisa cortada y pasando la mano por la tripa ahora desnuda de Gabrielle. Gabrielle asintió, notando que su cuerpo respondía con fuerza a las caricias.

La reina bajó la cabeza y mordisqueó ligerísimamente a su esclava en la clavícula y luego se irguió para mirarla de nuevo a los ojos. —Podría hacerte daño, si quisiera. —Lo sé —susurró Gabrielle. —Pero no quiero —dijo Xena—. Quiero hacer que te sientas bien. — Cogió el pecho de Gabrielle y le pasó delicadamente el pulgar por encima del pezón—. Quiero que disfrutes con esto y que no me tengas miedo. ¿Crees que lo conseguirás? Gabrielle acarició los labios de la reina con los nudillos, pues su cuerpo ya conocía su propia respuesta. Asintió y la necesidad de perderse de nuevo en esos preciosos ojos se convirtió en el centro de sus pensamientos. El miedo se disipó y el frío que había dejado desapareció cuando los labios de Xena tocaron los suyos, devolviéndole ese dulce sabor. El cuerpo de Xena se apretó contra el suyo. Gabrielle rozó la cadera de la reina con la mano al tiempo que notaba las caricias de Xena subiendo por su tripa, explorándola con curiosidad. Le daba gusto. Gabrielle inhaló aire, tragando para humedecerse la garganta, que se le había quedado repentinamente seca. Los labios de Xena bajaron y le chuparon la base de la garganta al tiempo que la reina metía una rodilla entre las suyas. Eso le dio mucho gusto y soltó aliento, haciendo vibrar las cuerdas vocales inesperadamente con un sonido grave. Xena se echó a reír suavemente y su aliento calentó la piel de Gabrielle. Gabrielle sintió que ese mismo calor le envolvía el pecho y luego una descarga estuvo a punto de lograr que se le salieran los ojos de las órbitas, cuando los labios de Xena jugaron con ella y la mordisquearon. Era una sensación increíble, como si le cayeran pequeños rayos por toda la piel, y quiso sentir más. Xena parecía dispuesta a ello, porque mientras continuaba haciendo lo que estaba haciendo, también se puso a acariciar a Gabrielle por la parte interna de la pierna y eso...

Gabrielle notaba un fuego que le ardía en las entrañas, cálido y extraño y más irresistible que cualquier cosa que hubiera sentido hasta entonces. Le aceleraba el corazón y apenas lograba controlar las reacciones de su cuerpo. Enredó los dedos en el pelo oscuro de Xena y se echó hacia delante, hundiendo la cara en la piel con aroma a especias del cuello de la reina. Otra sensación de fresco, cuando sus paños menores fueron retirados, y las caricias de Xena se hicieron de lo más personales. Gabrielle notó una presión que iba en aumento en su interior y que era casi insoportable y soltó un quejido. —¿Te hago daño? —le dijo la voz ronca de Xena en la oreja, acompañada de un lametón y unos mordisqueos en el lóbulo. —N... aujj... n... —Gabrielle no sabía qué estaba haciendo Xena, pero tenía el cuerpo entero como si estuviera a punto de tener un ataque de convulsiones—. ¡Oh! —Lo voy a interpretar como un no —dijo Xena riendo y agachó la cabeza y empezó a bajar por el cuerpo de Gabrielle besuqueándolo. Notaba que las manos de la esclava le aferraban el pelo y se puso a explorar el esbelto cuerpo con una sensación de alegre placer. Era como si hiciera lo que hiciese, tocara donde tocase, aquello fuera justo la acción y el punto adecuados para volver loca a su pequeña amiga. Nunca hasta entonces había tenido a nadie que reaccionara de tal manera con ella y el poder era, incluso para una persona tan acostumbrada al poder como Xena, embriagador. —Aujjj. —Esta vez el quejido brotó de las entrañas de Gabrielle. Xena notó que el cuerpo de Gabrielle se arrimaba más a sus caricias, tensándose a medida que esas caricias se hacían más insistentes. Penetró un poco más y al hacerlo, un brazo fuerte le rodeó el cuello, sorprendiéndola con su fuerza, al tiempo que el cuerpo de Gabrielle se arqueaba hacia ella. La esclava soltó un alarido. Xena pensó vagamente que eso era mucho más agradable que un grito de terror.

Gabrielle se sentía como si la piel se le estuviera volviendo del revés. Agarró a Xena, olvidándose por completo del miedo, y se aferró a ella mientras su cuerpo se estremecía por las convulsiones fruto de una sensación tan poderosa que por un momento dejó de oír, hasta percibir únicamente el trueno de su propio corazón. No se detuvo, sino que alcanzó la cima y se precipitó sobre ella, atravesándola y haciendo que se le pusieran de punta los pelos de la nuca con un extraño escalofrío cuando el aire de la habitación se coló entre ellas. Por un largo instante, lo único que sintió fue calor y luego su cuerpo empezó a respirar de nuevo a medida que la sensación se suavizaba y se iba deteniendo, y los labios de Xena volvieron a capturar los suyos juguetonamente y se apoderaron de su aliento. Dioses. Gabrielle sólo pudo corresponder débilmente, acariciando la mejilla de Xena con los dedos. —Aujj. —Mmmm... ¿Eso es bueno o malo? —La voz de Xena envolvió su mente. —Bb... m... uau. —Mm... a mí me parece que bueno. —La reina siguió acariciándola y el cuerpo de su esclava se relajó pegado a ella. Gabrielle se acurrucó en el cuello de Xena, aspirando su aroma. —Incre... íble —soltó—. Caray. Xena se detuvo un momento y la miró como si de repente se le hubiera ocurrido una cosa. —¿Te ha gustado? —Sintió que Gabrielle asentía—. Bien. Una caricia indecisa en la tripa la sorprendió un poco. Xena notó que los dedos de la chica la exploraban con vacilante curiosidad. —¿Me enseñarás a hacer eso? —susurró Gabrielle.

Xena se rió por lo bajo. —Oh, eso espero —dijo—. Lo haremos despacito y con calma. Tenemos mucho tiempo. —Mm. —Gabrielle le dio un abrazo repentino y algo inesperado—. Había oído tantas historias de miedo... no ha sido así en absoluto. —Claro que no. —Xena la besó, segura ahora de sus derechos—. En esas historias había hombres. —Mm... sí —asintió la esclava, dibujando los labios de Xena con el pulgar—. No saben lo que se pierden, ¿eh? La reina soltó una risa malévola, una carcajada grave y plena que le resonó por todo el pecho. —Oh... qué rápido aprendes. Qué suerte tengo. —Se rió suavemente— . ¿Lista para la primera lección? Gabrielle se echó a reír con ella, preguntándose por qué había tenido miedo.

Pero había sido un día muy largo y Xena decidió postponer su pequeña sesión de instrucción cuando un movimiento imprudente con el hombro le trajo bruscamente el recuerdo de la herida que había sufrido. Se conformó con un período de besos cálidos y lánguidos y lentas caricias con las manos mientras reposaban juntas apaciblemente. Estaba claro que Gabrielle había comprendido la idea de decirle cosas bonitas. Xena no recordaba la última vez que le habían dicho tan a menudo lo guapa que era. Y por boca de alguien que lo decía de verdad. La reina contempló el techo, reconociendo su propia vanidad con una sonrisa irónica. Pero no tenía sentido negar que eso le gustaba y que su ego apreciaba la atención bastante más de lo que ella pensaba que debía.

Ahora estaban en silencio, salvo por el leve chisporroteo de los leños en la chimenea, y a oscuras. Xena estaba tumbada de medio lado, con un brazo alrededor del cuerpo relajado de Gabrielle mientras contemplaba los débiles destellos rojizos que flotaban por la habitación. Estaba cansada y casi soñolienta. No tardaría en cerrar los ojos y dejar que la oscuridad se apoderara de ella, pero era agradable estar simplemente echada en la cama y no estar sola, por primera vez desde hacía mucho tiempo. Gabrielle estaba hecha un ovillo, con el cuerpo pegado al de Xena, y la reina notaba el calor constante de la respiración de la chica en las costillas. A la escasa luz, veía el perfil de Gabrielle, medio tapado por el pelo alborotado, y al ver la sonrisa apenas visible, en la cara de Xena se formó una sonrisa parecida. Gabrielle. Xena dio vueltas al nombre en su cabeza, disfrutando de su ritmo. Había tenido muchas relaciones de una sola noche en el pasado. Xena prefería encontrar a alguien de buen aspecto y llevárselo a la cama, liberar la energía sexual que tenía acumulada y luego echarlo de una patada en el culo antes de que se consumieran las velas. Pero esta vez no. Xena frotó un mechón de pelo rubio entre los dedos. No tenía el menor deseo de echar a Gabrielle de su cama, de sus aposentos o de su vida. Esta chiquilla le gustaba. Le gustaban su coraje y su inocencia y el fuerte corazón que Xena percibía bajo la capa de juventud. Quería quedarse con ella. Xena suspiró con satisfacción. Y siempre conseguía lo que quería.

Durante un rato, Gabrielle se quedó allí tumbada con los ojos cerrados. Habían ocurrido tantas cosas que quería tener tiempo de estudiar cada una de ellas antes de dejar que la vida siguiera fluyendo a su alrededor, y esta tranquila oscuridad parecía un buen lugar para hacerlo.

Notaba el brazo de Xena a su alrededor y el calor del cuerpo de la reina en el aire fresco de la habitación era muy reconfortante, al igual que ese olor que empezaba a serle familiar y que parecía formar parte de ella. Gabrielle pensó un momento en dónde estaba. La sensación surrealista de todo ello casi hacía que la cabeza le diera vueltas. Lo que le había pasado la noche anterior casi hacía que la cabeza le diera vueltas. Recordar lo maravilloso que había sido casi hacía que otras partes le dieran vueltas. Bueno, pues... Pues ahora ya era de verdad lo que todo el mundo pensaba que era. Gabrielle lo meditó con total seriedad. La compañera de cama de la reina. Le temblaron un poco los hombros cuando se le escapó una risita inesperada. Todos lo decían como si fuera una especie de horror. Gabrielle sospechaba ahora que, lejos de ser un papel despreciado, todo el mundo lo envidiaba en secreto. Xena tenía razón: era una mujer bellísima y prácticamente chorreaba sensualidad, hasta tal punto que Gabrielle notó que de nuevo sentía un hormigueo por dentro sólo de pensarlo. No se parecía en nada a lo que había ocurrido en el cuartel. Xena no la había tratado como a un animal de cuadra en absoluto: la había tratado como... Gabrielle abrió los ojos y la escasa luz que entraba por la ventana y la de la chimenea le mostraron los contornos desnudos del cuerpo de Xena a pocos centímetros de su nariz. Costaba recordar que hasta hacía muy poco tiempo había sentido terror ante esta mujer. Xena la había tratado como a alguien a quien valorara. Alguien cuyo bienestar era importante para ella. Era una sensación muy especial. Gabrielle sabía que nunca la había experimentado hasta entonces. En casa sólo había sido una más de las chicas de la aldea, otro par de manos, otra boca que alimentar. Era raro que hubiera tenido que convertirse en esclava para saber lo que era esto. Le parecía muy mal, muy al contrario de como debía ser, pero

daba igual: era la verdad, y se alegraba de saber ahora lo que se sentía al ser apreciada sólo por ser ella misma. ¿Pero cuánto durará? Gabrielle soltó aliento. ¿Se cansará de mí ahora? Ahora que Xena había conseguido lo que quería, ¿enviaría a Gabrielle de vuelta a las cocinas y eligiría a otra persona? —Eh. Gabrielle estuvo a punto de saltar de la cama al notar una ligera palmadita en el trasero. —Errrgrr. —Logró sofocar un grito y se colocó boca arriba, levantando la mirada hacia Xena—. Mm... Hola. —¿Por qué no estás durmiendo? —preguntó Xena. —Mm... es que estaba... Xena le tapó los labios con los dedos. —Deja que demuestre mi regia omnipotencia. Estabas pensando, ¿a que sí? Gabrielle asintió. —¿En qué? ¿En qué? ¿Debía decírselo a Xena o a la reina le parecería una impertinencia? Gabrielle se mordisqueó el labio mientras pensaba. Algo de la oscuridad y de la íntima situación le quitó cualquier miedo. —En lo que va a pasar ahora. Xena se rió por lo bajo. —¿No puedes esperar a que se haga de día? Vaya, vaya. Gabrielle se dio cuenta de cómo sonaba lo que había dicho y tuvo que sofocar una risita. —No era eso lo que... quería decir.

—Mm. —La voz grave de la reina le zumbó en los oídos—. ¿Quieres decir qué pasa ahora que te he seducido vilmente y me he acostado contigo? Esto del sonrojo empezaba a ser molesto de verdad. Gabrielle se frotó la cara. —Que te tiro al vertedero para que te usen como trapo para secar los platos —le dijo Xena—. Y yo paso a la siguiente conquista. Gabrielle la miró y vio un brevísimo destello de luz en sus ojos. —¿En serio? Xena sonrió. —No. De algún modo, una parte de ella ya lo sabía. Gabrielle encontró la mano de Xena desplegada sobre su tripa y la cogió, entrelazando los dedos con los de la reina. —No encuentro muy a menudo gente a la que pueda tolerar y mucho menos que me guste. A esas personas me gusta mantenerlas a mi lado todo el tiempo posible —continuó Xena—. Así que no te preocupes por eso. —Vale. —Gabrielle se arrimó más—. Me alegro. —Ah, te alegras, ¿eh? —Xena se descubrió riendo—. Sí, yo también. — Inesperadamente, sintió una necesidad impulsiva y se rindió, cogió a Gabrielle entre sus brazos y la estrechó. Oyó el gorgoteo de sorpresa que soltó la chiquilla y entonces Gabrielle le devolvió el abrazo con bastante entusiasmo. Curioso. Aquello hizo que el corazón se le acelerara casi tanto como con las tímidas caricias de Gabrielle la noche antes. Xena sintió una emoción cálida y desconocida que crecía en su interior, dulce como la miel, y que se intensificó cuando Gabrielle le puso la cabeza en el hombro y le dio un beso ligero, casi como la caricia de una pluma, en la parte alta del pecho. Xena apoyó la mejilla en la cabeza de Gabrielle y se hundió en la sensación. Era tan distinta de todo lo que había conocido en su vida, no el fuego de la sensualidad, sino algo mucho más tierno y amplio.

Le gustaba. Se sentía bien por razones que en realidad no tenían nada que ver con el sexo. Con una mano, acarició la espalda de Gabrielle. La chica tenía un brazo alrededor del estómago de Xena y lo tensó para darle un ligero achuchón. —Tú sigue haciendo eso y te tendré a mi lado durante el resto de tu vida. Gabrielle levantó la cabeza, con los ojos visibles a la luz de la luna, y miró a Xena sorprendida. Xena la miró enarcando una ceja. A la esclava se le puso carita de felicidad y luego bajó la cabeza de nuevo y volvió a abrazar a Xena. Xena dejó que se le cerraran los ojos y, sumida en el calor de esta novedosa sensación, permitió que el sueño se apoderara de ella por fin.

Gabrielle llevaba la cabeza bien alta cuando bajó los últimos escalones hasta la cocina. Iba vestida con una de sus túnicas azules de trabajo, pero la llevaba encima de las polainas y las botas para protegerse del frío de la fortaleza. El tiempo había vuelto a cambiar antes del amanecer y fuera hacía un día nublado y tormentoso. Muchas cabezas se volvieron cuando entró en la sala y se detuvo un momento para echar un vistazo alrededor en busca de alguno de los esclavos que habían llegado con ella y para aspirar el aire cargado del olor avellanado de las gachas de avena. Al no ver a ninguno de sus amigos, Gabrielle se volvió y fue a la chimenea, consciente de que la gente se apartaba de ella mientras cruzaba la abarrotada cocina. —Hola —saludó a la cocinera en voz baja—. Necesito el desayuno para Su Majestad. La mujer, la misma que con tanta crueldad los había tratado a ella y a los demás cuando llegaron, se secó las manos a toda prisa y asintió.

—Sí, por supuesto. ¿Qué le apetece a Su Majestad? Oh. Gabrielle contempló las cosas que había. Buena pregunta. Se preguntó si a Xena le gustaban las gachas, que a la propia Gabrielle nunca le habían hecho demasiada gracia. Tal vez fuera la versión de su madre, que sabía bastante parecida al engrudo que usaba el carpintero para sellar las juntas de los muebles que hacía allá en Potedaia. Sin embargo, podía añadir fruta y frutos secos, sobre todo esas nueces negras que ella misma había recogido a menudo en el bosque, y pensó que una hogaza de pan recién hecho compensaría con creces si resultaba que Xena sentía lo mismo que ella por las gachas. Observó a la cocinera mientras ésta sacaba una bandeja de plata y dos personas más dejaron sus tareas y se acercaron para ayudar. Colocaron en la bandeja unos cuencos de plata, primorosamente pulidos. Gabrielle eligió una jarra al azar de entre las jarras de plata que había ahí cerca y fue al barril de sidra, pensando que la costumbre de Xena de comer lo mismo que comía todo el mundo era probablemente una idea de lo más inteligente. Stanislaus entró por el otro extremo de la cocina. La vio y se apresuró a acercarse, inspeccionando la bandeja con ojo de lince. —Buenos días, Gabrielle —la saludó—. ¿Su Majestad está despierta, pues? —Sí, está despierta —contestó Gabrielle, incapaz de reprimir del todo una sonrisa. El senescal la miró atentamente. —Ya —murmuró—. Tengo su programa para el día de hoy. Debo repasarlo con ella. —Se marchó dándose aires de importancia, sintiendo al parecer que su posición había vuelto a quedar confirmada gracias a los hechos del día anterior. Gabrielle lo miró mientras se iba, luego miró a su alrededor y se dio cuenta de que el ambiente era, efectivamente, distinto al que había sido unos días antes. Había una quietud... una vigilancia que le ponía los pelos de punta

y le hacía preguntarse qué se había conseguido en realidad con la derrota de Bregos. Vigiló a los cocineros mientras llenaban el cuenco de gachas humeantes y se acercó con su jarra de sidra al tiempo que cogía un plato con una hogaza de pan caliente y mantequilla de hierbas y lo dejó todo al lado de las gachas, que ya estaban servidas. —Un poco de esa fruta, por favor. —Señaló. Una de las que la estaban ayudando le trajo un cuenco y ella lo puso en la bandeja. Luego cogió las asas de la bandeja de plata y se volvió. Vio que todas las miradas se apartaban de ella cuando cruzó la cocina hasta la puerta guardada, donde dos de los hombres de Xena estaban plantados con las piernas separadas a cada lado del pie de la escalera. Nadie se acercó a menos de un cuerpo de distancia de ella. Un silencio incómodo rodeaba a Gabrielle cuando pasó entre los guardias y emprendió la subida, sin que ellos le impidieran el paso o comentaran nada. Llegó al final de las escaleras a tiempo de ver a Alaran cruzando el vestíbulo redondo. Llevaba puesta su ropa cortesana y parecía algo preocupado. Se acercó a ella e inspeccionó la bandeja, con un breve gesto de asentimiento. —¿Has vigilado los cuencos? —preguntó secamente. Gabrielle asintió. —Bien. —Alaran la condujo hacia la sala exterior de la reina. Abrió la puerta y se echó a un lado para dejarla pasar, luego la siguió al interior y cerró la puerta detrás de ambos. Stanislaus estaba esperando en la sala, mirando por la ventana y observando el día, que estaba empeorando. A Xena no se la veía por ninguna parte, lo cual no era extraño, puesto que Gabrielle había dejado a la reina en la cama. Pasó junto al senescal y fue a la puerta interior, empujándola ligeramente con la cadera para abrirla.

—Disculpadme. —Les sonrió levemente y se metió en el dormitorio de dentro, dejándolos ahí fuera con una sensación de placer irónico. Xena levantó la mirada cuando entró. La reina seguía echada en la cama, con el cuerpo desnudo tapado por la sábana superior de seda, y estaba repasando un pergamino. —Qué rápido. —Bueno. —Gabrielle depositó la bandeja—. No es que haya tenido que cocinarlo yo. La reina se rió por lo bajo. —¿Sabes? —¿Cocinar? —Gabrielle apartó la mirada de su tarea—. Claro. Xena se puso de lado y apoyó la cabeza en una mano. —No me digas. Mm. —Se quedó pensando—. Pues creo que esta noche me vas a hacer la cena. —Hizo una pausa, observando la sonrisa tímida y contenta que iluminaba el rostro de Gabrielle—. Dos veces. La chica rubia detuvo lo que estaba haciendo y atisbó por encima del hombro. Tenía cara de duda. —Sí, estaba hablando de sexo —dijo Xena con indolencia—. Sabes, Gabrielle, tienes que superar esa mentalidad de pastora. Gabrielle arrugó la nariz y acabó sonriéndole tímidamente. —Tienes visitas ahí fuera. —Indicó la puerta. —Pues qué pena —dijo Xena—. A ver si lo adivino, ¿Alaran y Stanislaus? —Sí. Xena se colocó boca arriba y se puso una mano detrás de la cabeza. —Si los dejo ahí esperando el tiempo suficiente, a lo mejor hasta se les ocurre algo útil que contarme —decidió—. ¿Eso son gachas?

—Sí. —Gabrielle echó trocitos de fruta y nueces. Luego derramó un poco de miel encima de las espesas gachas. —Las odio. —Yo también —reconoció Gabrielle—. Pero si les pones muchas cosas, no están tan mal. —Mmmm... —Xena meneó la cabeza—. No, no... no podrías poner nada en ese cuenco que me animara a probarlo, Gabrielle. —Hizo una pausa, pensativa—. Ni siquiera si tú te metieras dentro, creo yo. Los hombros de Gabrielle se estremecieron de risa. —¿Acaso pones en duda mis habilidades culinarias? —preguntó—. Bueno, también he traído pan y fruta. —Vaya. ¿Tan fácilmente te rindes? —Xena descubrió que estaba disfrutando inmensamente de esta conversación en broma—. Venga, que puedes hacerlo mejor. La esclava cogió uno de los cuencos, se acercó y se arrodilló en la alfombra al lado de la cama con su ofrenda. —¿No podrías probarlo al menos? —Grrrrrr... —Xena hizo una mueca. Gabrielle sonrió. —¿Por favor? —Si no me gusta, ¿te puedo cortar un dedo? —La reina estrechó los ojos y se le puso un aspecto extraordinariamente fiero para tratarse de una mujer desnuda bajo una sábana de seda. —Mm. —Gabrielle se encogió y dobló las manos—. Supongo, si de verdad quieres hacerlo. Xena la dejó esperando unos segundos y por fin habló.

—Vamos, a ver si te atreves. —Abrió la boca y alzó las cejas con gesto de invitación. Animada, Gabrielle cogió la cuchara. —Ah ah ah. —Xena movió la cabeza con aire de advertencia. Agitó los dedos. —Oh. —La esclava dejó la cuchara y luego cogió con cuidado un poco de gachas con el dedo índice. Esperó un segundo para asegurarse de que no se le iba a caer y luego alargó la mano osadamente y depositó las gachas en la boca a la espera de la reina. Los dientes de Xena se cerraron inmediatamente sobre su dedo y lo sujetaron con fuerza. A Gabrielle se le dilataron los ojos. La reina sonrió pérfidamente, sujetándola al tiempo que su lengua lamía la pequeña porción de gachas. Al cabo de un momento, abrió la mandíbula y soltó el dedo de Gabrielle, luego tragó con cara de auténtica sorpresa. —Mm. —Se chupó los labios—. ¿Qué le has puesto? —¿Te ha gustado? —Gabrielle se examinó la mano, donde ahora se veían leves pero evidentes marcas de dientes. —No, me da asco y quiero asegurarme de que nadie vuelve a hacer una cosa con ese sabor —comentó Xena con humor—. ¿Qué le has puesto? Gabrielle adivinó que le estaba tomando el pelo. —Manzana, nueces, canela y miel. —Le ofreció una cucharada a Xena— . ¿Te ha dado suficiente asco como para probar otro poco? —Dame eso. —Xena le arrebató el cuenco y se sentó en la cama, apenas tapada por la sábana—. Tú ponte lo que quieras. Gabrielle se levantó y regresó a la bandeja, satisfecha con su éxito. En casa había sido su única y modesta habilidad, puesto que prácticamente

cualquier otro tipo de tarea doméstica se le daba fatal. Se preparó un cuenco y lo dejó a un lado, luego cortó unas rebanadas de pan y las untó de mantequilla de hierbas. Sirvió sidra en una de las copas de cristal y la llevó, junto con el pan, a la cama de Xena. Xena la miró cuando volvió a arrodillarse. —¿Sabes cuál es tu problema? —preguntó de repente—. Que llevas demasiada ropa puesta. —P... —Gabrielle se mordió la lengua sin querer—. Ay. Mm... hace frío. —Aquí dentro no. —Los ojos de Xena chispeaban por encima del cuenco de gachas. Se echó a reír por lo bajo al ver la cara de Gabrielle y luego se inclinó hacia ella—. ¿Qué tal tengo el agujero de la espalda? Gabrielle dejó el pan y la sidra en la mesa y apoyó una mano en el hombro de la reina, observando la herida de la espalda. —Oh. —Murmuró sorprendida. La irritación inflamada de la piel se había reducido mucho y la parte donde había cosido la herida para cerrarla tenía costra y parecía intacta—. Nada mal, la verdad. —Mm. —Xena flexionó un poco el brazo—. Lo noto mejor. —Se irguió y volvió a sus gachas—. Sólo necesitaba descansar un poco... de hecho, creo que voy a decretar que el día de hoy sea un día para quedarse en la cama. — Cogió con la cuchara lo último que quedaba de gachas y se lo tragó—. ¿Qué te parece, esclava? —Pues... —Gabrielle cogió el cuenco—. ¿Yo también me puedo quedar en la cama? —preguntó, tartamudeando ligeramente. Xena pasó un dedo por la costura interna de las polainas de Gabrielle, subiendo por el interior del muslo. —Por supuesto —dijo—. ¿No te gusta pasar los días de lluvia en la cama, Gabrielle? Gabrielle se volvió y miró por la ventana, donde la lluvia racheada hacía vibrar los cristales.

—No, nunca he podido hacerlo —reconoció—. No nos dejaban quedarnos en la cama después del amanecer, porque había muchas cosas que hacer. Yo me encargaba de los animales. —Pues parece que éste es tu momento de experimentar cosas por primera vez, ¿no? —Xena bebió de su copa—. Tú desayuna. Yo voy a librarme de esos bichejos de la otra habitación y luego podemos hacerte miembro del club de los que duermen de día. Sintiendo una mezcla de excitación sensual y vergüenza, Gabrielle volvió a la bandeja de la mesa y cogió su cuenco, se sentó en la silla acolchada que había junto a la mesa y cogió una cucharada. Sabía que Xena se estaba levantando de la cama y entrando en la sala de baño, pero logró obligarse a sí misma a clavar los ojos en su desayuno, en lugar de quedarse mirándola con la boca abierta. Poco después, Xena salió vestida con una bata escarlata de tejido grueso adornado con una tira de suave piel blanca. Se ciñó el cinturón alrededor de la cintura y fue a la puerta, guiñándole un ojo a Gabrielle antes de pasar por ella. Oooh... Gabrielle dio un bocado al pan. Xena caminaba de una forma muy sexi, y se preguntó por qué no se había dado cuenta hasta ahora.

—Muy bien. —Xena fue a su gran silla y se sentó en ella, encarándose a sus dos servidores—. Hablad rápido. Tengo planes para hoy en los que no estáis incluidos ninguno de los dos. Alaran se inclinó hacia Stanislaus. El senescal bajó la cabeza cortésmente. —Ama, se me había ocurrido consolidar tu victoria convocando a los nobles leales para que coman hoy contigo. —No. —Xena meneó la cabeza—. Nada de audiencias para hoy. No voy a asistir a la corte ni al salón de baile para cenar. —Pero...

—¿Estás duro de oído? A lo mejor eres demasiado viejo para ocuparte de estas cosas —dijo la reina con tono tajante. —Ama... —intervino Alaran—. Mi estimado colega ha tenido una idea excelente. Los leales se sentirían más unidos a ti gracias a ello. —Me importa un bledo —dijo Xena—. Convocadlos para mañana si queréis. Hoy no. —Señaló hacia la ventana—. ¿Creéis que les gustaría viajar hasta aquí con la que está cayendo? Me pasaría el resto del invierno eliminando la peste a lana mojada de mis aposentos. —Casi todos se han quedado en la fortaleza, ama —murmuró Stanislaus. —Bien. Pues que les sirvan en sus aposentos, con atentos saludos de mi parte —dijo la reina—. Que el personal ponga algo bonito en la bandeja, como rosas o tal vez una rata muerta. Algo que demuestre mi gentil aprecio por su lealtad. Stanislaus se toqueteó la perilla. Luego asintió. —Eso estaría bien, ama —afirmó—. Les prepararé algo maravilloso — dijo—. Pero que no aparezcas hoy... —Tendrá que ser un hecho aceptado. Si alguien pregunta, diles que estoy pasando el día repasando las apuestas que hizo todo el mundo según me han informado mis espías, para ver qué medidas correctoras podría aplicar. Stanislaus gruñó, parpadeando mientras asimilaba el mensaje. —Eso les hará pensar. —Lo dudo, a menos que se quiten los pantalones para airear el cerebro. —Xena torció el gesto. —Muy bien, ama. ¿Le digo entonces al servicio que te traiga la cena? — preguntó el senescal—. Creo que la cocinera ha conseguido faisán, que sabe que te gusta. Xena sonrió.

—Ya tengo planes para la cena. Dile a la cocinera que no, gracias. Frunciendo el ceño, Stanislaus se rindió. Hizo una reverencia. —Muy bien, ama. —Se giró con elegancia y se dirigió a la puerta exterior, metiéndose las manos en las mangas de la túnica. Xena esperó a que cerrara la puerta. Luego se volvió para mirar a Alaran. —¿Y bien? El jefe de seguridad se cruzó de brazos. —Los hay que están muy descontentos, mi reina, pero son pocos y tienen miedo de tus hombres —declaró—. El festejo de anoche en el cuartel fue prodigioso. Los hombres están muy satisfechos y cuentan historias sobre tu victoria contra Bregos en cada esquina. —Bien. —Xena se relajó—. Ya pensaba yo que el combate había puesto fin a muchas cosas. Pero mantén vigilados a esos malditos liantes que apoyaban a Bregos. Son demasiado estúpidos para no querer seguir agitando el cotarro. Alaran asintió. —Es posible, mi reina. Aunque después de la cena de anoche, la mayoría lleva camisa de cuello alto. Los dos se rieron entre dientes. Xena dobló la mano. —Ah... hacía mucho tiempo que no hacía una cosa así. Qué gusto me dio —reconoció—. Qué gusto me dio todo. —Y fue muy impresionante, señora, como lo recordábamos todos. — Alaran le sonrió—. Ha sido bueno, muy bueno que los que no han estado contigo sobre el terreno vieran esa destreza. Muchos se han quedado sorprendidos. —Mm. —Xena asintió—. Viene bien recordárselo de vez en cuando. — Cambió de postura y se apoyó en un brazo de la silla—. ¿Algo más?

—¿Te encuentras bien, mi reina? —preguntó Alaran en voz baja—. Me pareció que ese cabrón te alcanzaba durante el combate. —La observó atentamente, sin que lo pareciera. —Nunca me he sentido mejor —replicó Xena, con tono suave e indolente—. Gabrielle me ha estado cuidando muy... muy bien. —Estiró los brazos por encima de la cabeza y luego entrelazó los dedos detrás de la nuca. El tirón le dolió, pero no tenía nada que ver con lo que había sido el día antes. Una buena noche de descanso, efectivamente—. Mantén los ojos abiertos, Alaran. Hay algo que no me huele bien. —Como desees, mi reina —murmuró Alaran—. Aunque creo que lo que has hecho ha puesto fin de verdad a las conspiraciones más oscuras. Los claros ojos de Xena lo observaban como los de un halcón. —Ah. Bueno, me alegro de oírlo. —Sonrió—. Tal vez ahora podamos pasar a actividades más provechosas. Como expandir los territorios del este y encontrar ese misterioso reino que me ha regalado esa caja tan bonita. Alaran sonrió a su vez. —Efectivamente, mi reina. Hay cosas mucho mejores a las que dedicar tu atención. —Se inclinó profundamente—. Te dejo para que descanses, pues. ¿La pequeña también está bien? Muchos advirtieron su presencia a tu lado durante todo el día. —Gabrielle es espectacular —le dijo Xena—. Y puedes hacer correr la voz por mí de que verla a mi lado es algo a lo que todo el mundo ya puede ir acostumbrándose. Alaran enarcó las cejas. —¿Sí, Majestad? —Sí —replicó Xena. El jefe de seguridad pasó la punta de la bota por el suelo de piedra de la sala, frunciendo los labios antes de hablar.

—Majestad, si me permites la osadía... uno de los temas que provocó el débil intento de insurrección por parte de Bregos es la incertidumbre que sienten los nobles acerca de la continuidad de tu reinado. —Que se aguanten —dijo Xena—. Diles que dejaré el trono al burro más bonito del corral si me da la gana. No estoy dispuesta a tolerar que dicten cómo debo vivir mi vida, Alaran. —Ama... —¡FUERA! —Xena se enfureció con una brusquedad pasmosa—. ¡Déjame! Alzando las manos, Alaran no insistió. —Como desees, ama. —Retrocedió hasta la puerta y salió de la habitación, sin apartar los ojos de la mujer enfurecida sentada en la silla junto a la ventana. Xena se quedó ahí sentada hasta que se le pasó el ataque de rabia. Las manos le temblaban sobre los brazos de la silla y cerró los ojos, intentando librarse de la descarga de emoción que le había provocado la protesta de Alaran. La puerta interior se abrió despacio y la cabeza rubia de Gabrielle asomó por el borde. Xena se levantó y se colocó bien la bata, luego se apartó de la silla y se dirigió a la puerta interior. —Bueno, ya está. —¿Sabes una cosa? —Gabrielle le abrió la puerta y se echó a un lado para que pudiera pasar—. Creo que no me gustan esos tipos —le dijo a Xena— . No me gustan nada. Xena la rodeó con el brazo y la estrechó, encantada cuando esa agradable sensación se produjo de nuevo.

—Tienen su utilidad, Gabrielle —le dijo a la chica—. No te preocupes por ellos. Bueno. ¿Dónde estábamos? Creo que te había dicho que te libraras de la ropa, ¿no? El aguanieve hacía vibrar los cristales de la ventana y las dos la miraron. Xena se olvidó de la irritación que había sentido momentos antes y se concentró en la cercana presencia de Gabrielle. Alaran era un maldito obsesivo, desde hacía años. Los nobles podían refunfuñar, pero Xena sabía que a la hora de la verdad, no tendrían agallas para enfrentarse a ella. ¿Acaso lo ocurrido con Bregos no lo había demostrado? ¿Qué más daba lo que quisieran? —Ven aquí. —Xena agachó la cabeza y besó a Gabrielle en los labios, saboreando la sidra que quedaba en ellos. Ella tenía lo que quería, aquí mismo. Que se fueran todos al Hades. 10

La tormenta aullaba en el exterior. Pero Gabrielle sólo la oía de forma semiconsciente, pues estaba concentrada en su primera exploración del cuerpo de otra persona. La piel de Xena era suave y tenía algo de sedoso, pero como había descubierto Gabrielle, bajo la capa de suavidad había un poder agazapado, músculos y huesos que se agitaban y movían mientras ella intentaba aplicar lo que había aprendido la noche anterior. Xena hacía ruidos interesantes. Gabrielle descubrió rápidamente que si hacía algo que le gustaba a la reina, ésta ronroneaba. No como un gato, pero era un ruido grave y zumbante que le salía de lo más hondo del pecho. Lo oyó por primera vez cuando cogió tímidamente el pecho de Xena en su mano y lo acarició. Volvió a oírlo cuando sustituyó los dedos por la boca, al principio no muy segura y luego con mayor confianza al pasar la lengua por la areola encogida del pezón. Resultaba embriagador oír ese sonido. Gabrielle sintió un fuego que prendía sus propias entrañas mientras avanzaba delicadamente, acariciando

con la otra mano el otro pecho de la reina al tiempo que los dedos de Xena se movían a ritmo lento por su pelo. Pegó su cuerpo desnudo al de Xena, regodeándose en el calor que contrastaba con el aire fresco de la habitación. Su muslo se deslizó entre los de la reina y notó una súbita presión cuando su pierna se vio atrapada un instante y luego liberada. Bajó la mano por el costado de Xena, siguiendo la curva de su cadera hasta la pierna, notando ese poder increíble bajo los dedos, y luego trazó una línea por la piel de la parte interna del muslo y oyó otro ronroneo. Era un poco peligroso, un poco pavoroso. Gabrielle no sabía muy qué estaba haciendo y la posibilidad de hacer algo estúpido o peor aún pesaba sobre su mente mientras se esforzaba por recordar lo que a ella le había dado más gusto, aunque con todo aquel placer las cosas eran más bien una especie de bruma erótica y difusa. Tenía la esperanza de que Xena también se sintiera así. Gabrielle juró hacer todo lo posible para que así fuera. Sentía un cosquilleo por todo el cuerpo, al recordar lo que había sentido con las caricias seguras de la reina, y cerró los ojos, frotando su cuerpo por el de Xena mientras la exploraba delicadamente. Esta vez oyó un gruñido. Gabrielle abrió un ojo y levantó la mirada, para encontrarse con la sonrisa fiera de Xena, que la miraba a su vez. —¿He hecho algo mal? —Tomó aliento. —Noooooo. —Xena se incorporó usando sólo los músculos del estómago y besó a Gabrielle en la boca—. Ya debería haberme imaginado que alguien que limpia debajo de la cama sabría hacer esto sin problemas. — Acarició la cara de Gabrielle con una mano—. Pero no me muerdas. —¿Morderte? —Gabrielle parpadeó—. Yo nunca haría eso. —Buena chica. —Xena la besó de nuevo, gozando del hormigueo que sentía por todas partes. Dejó caer de nuevo el cuerpo y volvió a luchar con su voluntad, tan acostumbrada a llevar la voz cantante que le resultaba difícil quedarse ahí tumbada y dejar que Gabrielle experimentara. Quería agarrar a

la chica y mostrarle esto... y esto otro... y así... pero también tenía el deseo igual de fuerte de ver qué sorpresas podría tenerle reservadas Gabrielle. Como eso. Xena reprimió un gemido cuando la lengua de Gabrielle encontró un punto sensible. Sus manos aferraron las sábanas y sintió que su cuerpo se arqueaba, apretándose contra el de Gabrielle al tiempo que la esclava la empujaba un poco, cambiando el peso al deslizarse hacia abajo. Sus caricias eran vacilantes, pero Xena notaba la reacción en lo más profundo de su vientre y esta vez no reprimió el grave sonido de aprecio. Notó que Gabrielle hacía una pausa y que el omóplato que tenía bajo la mano izquierda se alzaba cuando respiró hondo antes de que sus atenciones se hicieran muy íntimas. Las caricias ligeras cobraron seguridad cuando ella gimió su aprobación y entonces todo se conectó y perdió la noción de dónde estaba, con el cuerpo doblado alrededor del de Gabrielle en una serie de contracciones repentinas y temblorosas. Por un momento, no pudo ni respirar. Luego sus pulmones se obligaron a sí mismos a expandirse y aspiró aire en el pecho, soltando un profundo gemido al exhalar. Hacía mucho tiempo que no permitía que alguien le hiciera eso. Soltó un poco a Gabrielle y notó que la propia chica empezaba a respirar de nuevo y cayó en la cuenta difusamente de que seguramente le había vuelto a dar un susto inmenso. Pero tenía que recuperar el aliento antes de poder ocuparse de eso. Todavía se sentía atravesada de temblores cosquilleantes y notó el tacto suave de Gabrielle, que la acariciaba ligeramente al tiempo que ella acariciaba la cara de la chica, pegada al vientre de Xena. Cuando sintió que se le calmaba un poco la respiración, tiró de Gabrielle para subirla y la besó, notando el rubor acalorado de la cara de la esclava a través de los dedos. —Buen trabajo —susurró en una oreja muy rosa—. Me quedo contigo. Notó que Gabrielle sonreía. Sus manos recorrieron el cuerpo de Gabrielle, advirtiendo la excitación por sus caricias, cosa que la hizo sonreír, al reconocer el principio de un ansia por ella que a la reina le resultaba halagadora al máximo.

Sí. Se la iba a quedar. Xena cerró los ojos cuando unos besos ligeros como una pluma empezaron a subir por su garganta. Sin la menor duda.

Xena estaba tumbada de lado, contemplando la tormenta que sacudía los cristales emplomados de la ventana. No le apetecía nada moverse, y pasó su atención del clima a la visión más interesante que era la figura pequeña de Gabrielle atareada cerca del fuego. Su nueva compañera de cama estaba haciendo la comida. A Xena más bien le apetecía comerse a Gabrielle, pero reconoció que un cuenco de lo que fuera eso que olía maravillosamente tampoco estaría nada mal como aperitivo. Tener a alguien que cocinara para ella personalmente, de esta forma, era una experiencia muy novedosa. A la mayoría de los anteriores compañeros de cama de Xena se les daba peor la cocina que a ella y a los demás no les habría confiado una cuchara en su presencia y mucho menos un cuchillo de cortar. No era que no tuviera siervos, porque los tenía en cantidad. Pero ninguno de ellos quería de verdad hacer cosas por ella. Tenían que hacerlas. Xena estaba convencida de que a Gabrielle le gustaba de verdad hacer cosas por ella y quería hacerlas. O al menos, eso se había dicho a sí misma. Pero al observar el perfil de Gabrielle, relajado y sonriente mientras trabajaba, le costó obligarse a creer otra cosa. —Oye, Gabrielle. —¿Mm? —La chica apartó la vista de su tarea. —Ven aquí un momento. Gabrielle dejó la olla que acababa de remover a un lado del fuego, se levantó y cruzó el suelo de piedra con silenciosos pies descalzos hasta llegar al lado de Xena. Se arrodilló junto a la cama, apartándose el pelo rubio de los ojos, y esperó, observando el rostro de Xena.

Xena alcanzaba con la vista hasta el fondo de las profundidades transparentes de sus ojos. Sinceros. Confiados. —¿Te gusto? Sorprendidos. —Q... —Gabrielle se calló y parpadeó, interiorizando sus pensamientos por un instante—. ¿Que si me gustas? —Eso te he preguntado, sí —replicó la reina con paciencia—. ¿Y bien? El rostro de la chica se quedó inmóvil, observando la cara de Xena. —Que si me gustas —dijo suavemente, casi como si reflexionara—. Me gustaban mis amigos de casa. Me gustaban los corderos. Me gustaba mirar las estrellas por la noche cuando las ovejas estaban pariendo. ¿Qué córcholis quería decir con eso? Xena arrugó el entrecejo. —Creo que en tu caso, es algo más que que me gustes —continuó Gabrielle, de repente—. Porque siento más por ti que lo que sentía por cualquiera de esas cosas. Oh. Eso ha sonado muy bien, pensó Xena. —Ah. Vale. Bien. —¿Por qué? —preguntó Gabrielle, con curiosidad. —Por saber —dijo la reina—. No es una situación a la que esté muy acostumbrada —añadió—. A la mayoría de la gente no. Es decir, no le gusto. —Pasó los dedos por el pelo de Gabrielle—. Tenía la esperanza de que a ti sí. Gabrielle sonrió. —Pues sí. —¿Incluso a pesar de que soy una déspota hedonista y tú eres mi esclava indefensa? —preguntó Xena—. ¿Incluso a pesar de que hice matar a tu hermana?

—Tú no mataste a mi hermana —respondió Gabrielle con tono apagado—. Mandaste matar a unos esclavos, una de los cuales resultó ser mi hermana. Eso supone una gran diferencia para mí —dijo—. Y tú no me hiciste esclava. Simplemente me compraste cuando ya lo era. Xena se lo pensó. —Has tenido que pensar mucho para llegar a esa conclusión, ¿verdad? Gabrielle asintió. Xena le tocó la mejilla. —Me alegro de que sepas pensar. —Acarició el pómulo de Gabrielle con el pulgar—. Pero tomo nota de que no has negado lo de la déspota hedonista. —En sus ojos apareció un brillo risueño. La chica bajó la mirada un momento y sus labios esbozaron una sonrisa. —Me alegro de gustarte, Gabrielle. A pesar de todo eso. —Xena captó la sinceridad de su propia voz y supuso que Gabrielle también la había oído, porque levantó la mirada y se le puso la cara seria—. Me alegro. Se quedaron mirándose un ratito en silencio. —Bueno, ¿qué hay de comer? —Xena le dio unos empujoncitos en la tripa con los nudillos—. Te oigo rugir desde aquí. Gabrielle se miró a sí misma y luego sonrió con timidez. —Es una sopa que hacía para nosotros cuando estábamos en los pastos —dijo—. Nada del otro mundo. —No lleva cordero, ¿verdad? —No. —Gabrielle se levantó y regresó al fuego, donde se puso a dar vueltas a su creación con una cuchara de madera—. Pero comíamos esto y pan con queso. —Sirvió la sopa casera en uno de los cuencos de porcelana y lo dejó en la bandeja, luego cogió con cuidado la rebanada de pan que había tostado al fuego y la puso en un plato, cubriéndola de oloroso queso de cabra. Repasando su obra, cogió la bandeja y la llevó a la cama de Xena.

—Alto ahí... nada de migas en la cama. —Xena sonrió, apartó las sábanas y salió de debajo de ellas, se levantó e hizo un gesto a Gabrielle para que volviera por donde había venido—. Allí. —Cogió su bata y se la puso, atándosela al reunirse con la rubia delante de la chimenea. Se sentó en el cómodo butacón y observó mientras la bandeja quedaba depositada a su lado—. Eso está mejor. —Hizo un gesto señalando—. Siéntate. Obedientemente, Gabrielle se sirvió un cuenco, así como una rebanada de pan y queso. Se acomodó en la otra butaca, subió las piernas y las cruzó, sentándose encima de ellas, y luego apoyó el pan con queso en una rodilla al tiempo que probaba una cucharada de sopa. Un fuerte estallido de truenos la obligó a levantar la vista hacia la ventana y al apartar la mirada, se encontró con los ojos de Xena. La reina la señaló moviendo despacio la cuchara. —Sabes cocinar. —Indicó la sopa—. Esto supera a cualquier cosa que me haya dado nunca esa pomposa cocinera importada de ahí abajo. —Xena pegó un mordisco al pan con queso y le guiñó un ojo—. Casi te saboreo en ella. Como era de prever, Gabrielle se sonrojó. Sonrió encantada por las alabanzas y jugó con una cucharada de su propia sopa antes de metérsela en la boca. Pero su mente no paraba de volver a la pregunta de Xena y reflexionó sobre su respuesta mientras las dos seguían comiendo. Xena tenía razón. Había tenido que pensar mucho para aceptar lo que sentía y comprender la sensación de culpa que aún tenía por ello. Pero tenía que enfrentarse a sí misma con honradez y no podía negar la fuerza de lo que sentía por Xena. Y aún más, no quería negarla. Una parte muy pragmática de sí misma le decía simplemente que lo más conveniente para ella era seguir en íntimo contacto con Xena, ayudarla, servirla, hacerla feliz. El pragmatismo la ayudaba a calmar la culpabilidad, pero si era de verdad sincera consigo misma, sabía que ese pragmatismo no tenía nada que ver con la emoción profunda, salvaje y apasionada que sentía cada vez que miraba a Xena a los ojos. ¿Que si me gusta?

—¿Xena? —se oyó decir Gabrielle. —¿Sííííííí? —respondió la reina, con la boca llena de pan y queso. Gabrielle levantó los ojos y la miró, encontrándose con esos increíbles ojos azules. —Te quiero. Xena se la quedó mirando un buen rato. Luego tragó. —¿Sí? Gabrielle asintió. La reina pareció sumirse largo rato en una profunda introspección. Luego sus ojos se posaron en el cuenco que tenía en la mano. —Bueno —murmuró suavemente—. A lo mejor ése es el ingrediente especial que lleva esto. Ahora sé a qué sabe el amor. Gabrielle chupó su cuchara presa de un deleite inesperado. —Qué cosa tan poética acabas de decir. Xena enarcó una ceja. —No empieces con eso —advirtió, con una sonrisa que no casaba con el tono. —Sí, señora. —Gabrielle sonrió a su vez. —Tampoco empieces con eso. Sus ojos se encontraron y en el silencio que se hizo entre ellas, los de Xena comunicaron miles de cosas que Gabrielle absorbió llena de felicidad, preguntándose si la reina se daba cuenta siquiera. Volvió a rugir el trueno y decidió que los días lluviosos empezaban a gustarle muchísimo.

—Cuéntame una historia. —Xena rodeó la cintura de Gabrielle con los brazos y apoyó la cabeza en el respaldo de la butaca. Habían terminado de comer y se había puesto a la rubia en el regazo y ahora estaban relajándose y contemplando la lluvia—. Una historia graciosa. —¿Graciosa? —repitió Gabrielle. —Sí, ya sabes... que haga reír. —Xena soltó un brazo y pasó los dedos por las costillas desnudas de Gabrielle. La reacción fue totalmente inesperada. Gabrielle chilló y casi le dio una convulsión, estallando en un torrente de carcajadas. —Vaya. —Xena miró a su acompañante con interés—. Pero qué cosquillas. —Repitió el experimento, con los mismos resultados—. Gabbbbrriiieeellle —ronroneó al oído de la chica, riendo por lo bajo. —Iii... oh, para... por favor. —Gabrielle se agitó, intentando agarrar los ágiles dedos de Xena—. Oooo... —Jo jo jo. —Xena estaba encantada con esta nueva diversión. —¡Yau! Xena se echó a reír. —¡¡¡Aayyyy!!! —Eh, en mi oreja no. —Xena seguía riendo, pero le dio un respiro a Gabrielle y detuvo la tortura, volvió a rodear la cintura de la esclava con el brazo y le dio un achuchón—. ¿Lo ves? Ni siquiera has tenido que contarme una historia para hacerme reír. —Aajjj. —Gabrielle soltó algunas risitas más al tiempo que se frotaba la cara—. Lo siento. Se me había olvidado que tenía tantas... mm... caray. — Tomó aliento con fuerza—. Vale... Mm, una historia graciosa, ¿no? —Sí. Tiene que ser más graciosa que el ruido que acabas de hacer —le informó Xena—. Así que más vale que se te ocurra algo bueno, porque eso ha sido graciosísimo. —En su cara se formó una sonrisa provocativa—. O si no,

tendré que buscarme mi propia diversión otra vez... —Liberó una mano y agitó los dedos. —Eerrrr. —Gabrielle se calmó—. Bueno, lo intentaré. A ver... ¿te gustaría oír la historia del cerdo Horacio? —¿El cerdo Horacio? —La reina le echó una mirada—. Ah, ya veo por dónde va a ir esto. —Volvió a agitar los dedos. —Noo... no. —Gabrielle se apresuró a agarrar la mano amenazadora— . En serio, es gracioso. —Entrelazó instintivamente sus dedos con los de Xena, notando su fuerza cuando la reina los apretó con naturalidad. —¿Ah, sí? —Xena contempló sus manos entrelazadas con curiosidad— . ¿Qué gracia puede tener un cerdo? —Cuando lo embadurnas de grasa, mucha —le aseguró Gabrielle. —¿Grasa? —Una ceja oscura se enarcó con desconfianza—. ¿Untaste a un cerdo de grasa? —Bueno... más o menos, sí... fue más bien un accidente, pero... —Vale. Oigámoslo. —Colocó los pies en un pequeño escabel acolchado diseñado para ese fin. Advirtió que Gabrielle no parecía dispuesta a soltarle la mano y, como eso le hacía sentirse bien, Xena no estaba dispuesta a soltarse. Era muy extraño esto de sentirse bien. Xena hurgó en sus recuerdos e intentó encontrar otro ejemplo y, a pesar de su amplia y variada experiencia vital, tuvo que reconocer que no podía. Sujetar la mano de Gabrielle hacía que se sintiera bien. Estar sentada a su lado hacía que se sintiera bien. Tocarla hacía que se sintiera bien. De hecho, no parecía capaz de soltar a la chiquilla. Se alegraba de gustarle a Gabrielle. No, se corrigió Xena. De que la quisiera. Que la quisiera. Bueno, eso también era extraño. Xena no se esperaba que la esclava fuera a decirle eso, por muy cierto que fuera. O tal vez sí se lo esperaba. Xena parpadeó, presa de una sensación muy poco habitual de confusión. Se había sentido muy bien cuando oyó a Gabrielle

decir eso, como nunca se había sentido hasta entonces. Vagamente, creía saber por qué: muchas personas de su pasado le habían dicho eso, pero sabía que ésta era la primera persona a quien había deseado oírselo decir. Y se lo había dicho. —¿Xena? —La voz de Gabrielle interrumpió sus reflexiones—. ¿Estás bien? —Claro. —Xena carraspeó—. ¿Por qué piensas que no? —preguntó bruscamente—. ¿Qué pasa con el cerdo? —Bueno... —Gabrielle era muy consciente de que se encontraba al alcance de esos malditos dedos—. Es que estaba haciendo ruidos de cerdo y no has reaccionado, así que he pensado... —¿Qué? —La reina la miró—. No estabas haciendo eso. Gabrielle la miró parpadeando con inocencia. —¿Sí estabas haciéndolo? —Oink —gruñó Gabrielle suavemente—. Oink... oink... —Sonrió al ver la expresión de Xena—. Sí, eso estaba haciendo. —Mmff. —Xena mantuvo la dignidad—. Estaba pensando —dijo—. Haz eso otra vez —le ordenó—. Venga. Gabrielle resopló y gruñó obedientemente. Xena intentó disimular la risa. —Pero qué cosa tan mona. —Se inclinó con indolencia y mordisqueó la oreja de Gabrielle, haciendo que el gruñido se cortara y se convirtiera en un chillidito—. Pero qué cerdito tan gracioso. —Se calló y arrugó el entrecejo—. ¿Eso lo he dicho yo? Gabrielle se echó a reír suavemente. —Vale, vale. Sigue con la historia. —La reina volvió a recostarse y prestó atención, dejando a un lado las ideas molestas y confusas que le zumbaban

por la cabeza—. Luego a lo mejor vamos abajo para elegir lo que quiero que me hagas de cena. Gabrielle se giró un poco para poder ver la cara de Xena mientras hablaba. El fuego crepitaba alegremente a su lado y su luz suavizaba los ángulos marcados del rostro de la reina, dándole un aire más delicado. Una ligera sonrisa bailaba en los labios de Xena y Gabrielle sabía que en la suya también había esa misma tensión, y se permitió sentir un instante de emoción que ahora comprendía que era felicidad. Era una sensación rarísima. No tenía miedo y no estaba preocupada, simplemente estaba muy contenta de estar acurrucada con Xena en este cómodo butacón contando historias al amor de la lumbre. —Vale, pues érase una vez un cerdo llamado Horacio. —¿Por qué? —preguntó Xena de repente. —¿Mm? —¿Por qué Horacio? —¿Y por qué no? —preguntó Gabrielle—. Como iba diciendo, el cerdo Horacio se levantó un buen día y... —¿Le pusiste tú ese nombre? La esclava dejó de hablar y miró a la reina. —Mm... Los ojos azules soltaron un destello risueño. —Qué mal escucho, ¿eh? —Xena la abrazó un poco más y apoyó la mejilla en la cabeza rubia de Gabrielle—. Lo siento. Venga. —Érase una vez un cerdo llamado Horacio —salmodió Gabrielle—. Vivía en una granja con todos sus hermanos y hermanas y con su madre, Eunicia. Xena se echó a reír en silencio.

—A Eunicia le gustaba mordisquear su corral, y a base de morder, hizo un pequeño agujero en el rincón. El agujero era demasiado pequeño para que pudiera pasar Eunicia, pero mordió y mordió y mordió y seguía siendo demasiado pequeño para ella, pero no... —Para Horacio. —Justo. —Gabrielle levantó sus manos unidas y se las puso en el pecho—. Así que Horacio, que era un cerdito muy listo, se coló por el agujero y se fue de aventuras. —Seguía notando la risa de Xena—. Todavía no hemos llegado a la parte graciosa. La reina soltó una risita disimulada. —Les pusiste nombre a tus cerdos. —Claro —dijo Gabrielle—. ¿Tú no lo haces? —Gabrielle, yo no les pongo nombre a las cosas que me voy a comer — le dijo Xena y luego hizo una pausa y sonrió con sorna—. Tú ya venías con nombre, así que eso no cuenta. Gabrielle metió una mano dentro de la bata de la reina y le hizo cosquillas en las costillas, llevada de un súbito instinto. —¡Ah! —exclamó Xena—. ¡Oye! La esclava le volvió a hacer cosquillas. —Oh, cielos. —Notó que la piel se estremecía bajo sus dedos—. Majestad, creo que tienes cosquillas. —No es cierto. —Xena intentó agarrar la mano que tenía dentro de la bata—. Nunca las he tenido y jamás las tendré... ¡¡¡oye!!! —Rodeó a Gabrielle entre sus brazos, dado que no conseguía atrapar esos deditos, y la levantó en volandas, se alzó de la butaca y saltó con ella a la cama—. Ahora vamos a ver quién hace cosquillas a quién. —Oh... oh... oh... ¡jo! —Gabrielle se revolvió, pero la reina le quitó la camisa en un abrir y cerrar de ojos y de repente se vio atacada por unos roces

ligeros que empezaron por la parte de detrás de los muslos—. ¡¡¡¡Ooooooooooo!!!! —Seguro que esto es peor... —Xena soltó una risilla malévola, bajó la mano y le hizo cosquillas detrás de las rodillas. —¡Aujjjj! —Gabrielle lo confirmó con un aullido torturado—. ¡¡¡¡¡Aaaauuuu!!!!! —Se retorció y se hizo un ovillo y luego tocó a la reina en la parte de atrás de la pierna para devolverle la pelota—. ¡Ja! —Pero bueno, pedazo de... —Xena se echó a reír, esta vez a carcajadas y con cierto desenfreno—. ¡Me las vas a pagar! ¡No podrás levantarte cuando termine contigo! —Tumbó a Gabrielle boca arriba, le pilló las piernas y luego le atacó las costillas. La chica soltó un alarido que estuvo a punto de conseguir que a Xena se le saltaran los ojos de las órbitas. Se inclinó a toda prisa y la besó para evitar una repetición, al tiempo que sus dedos traviesos empezaban a moverse más despacio, pasando del juego a la seducción. Cuando levantó la cabeza, miró a Gabrielle a la cara y vio que la chica tenía ahora los ojos cerrados y que su boca sonreía. Xena trazó un círculo alrededor del ombligo de Gabrielle con la punta del dedo y notó que la superficie empezaba a moverse por la risa. Los neblinosos ojos verdes se abrieron y la miraron. Se sonrieron. Entonces la chica se soltó una mano y volvió a atacar las costillas de Xena. —¡¡¡Yaaaay!!! —Xena intentó zafarse, rodando de lado para escapar. Enganchó sus extremidades a las de Gabrielle y lucharon por un trozo de piel, acabando hechas un inesperado ovillo de risas en el centro de la cama. Xena dejó que se le fuera pasando la risa, sintiéndose agradablemente cansada por el ejercicio tan poco habitual. Rodeó a su nueva compañerita de cama con los brazos y las piernas y la pegó a su cuerpo, con una sensación de puro contento animal extraña por su repentina presencia. Tenía la vaga sospecha de que podía sentirse realmente feliz. Al menos por ahora.

—Por esas escaleras no. —Xena señaló en cambio las escaleras principales—. Las odio. Son demasiado estrechas y encima apestan. —Cruzó en cabeza el vestíbulo redondo, apartándose los pliegues de su larga toga para poder andar. La tormenta seguía arreciando allí fuera y por toda la fortaleza soplaba una corriente húmeda que agitaba las antorchas en sus candelabros de pared. Gabrielle se alegró de seguirla. Miró a su alrededor al bajar por las grandiosas escaleras, asimilando el esplendor de los estrechos tapices tejidos de la pared que alternaban con columnas de hierro y alguna que otra tronera. —Qué bonito. —Es una escalera. —Xena miró a su alrededor. —Pues es mucho más bonita que la escalera que conozco —se corrigió Gabrielle, con una sonrisa. Y, desde luego, era mucho más ancha. Calculó que seis hombres podrían haber subido los escalones codo con codo sin tocarse. —Ahh... Claro. No te han llevado a hacer la visita pomposa, ¿verdad? — dijo Xena—. Bueno, eso puedo arreglarlo. —No creo que me llevaran a hacer ninguna visita. Stanislaus me advirtió de que no debía pasear por aquí. —Ya, ya —murmuró Xena—. No se puede permitir que los esclavos vean todos los rincones, ¿verdad? Podrían encontrar un agujero donde esconderse. Gabrielle la miró, no muy segura de lo que querían decir el tono o el contenido de lo que había dicho. No sabía si Xena se estaba burlando de los esclavos o si se estaba burlando de Stanislaus y sus normas o qué. Pero sabía que en lo que decía había algo de verdad. Dada una oportunidad, cualquiera de los que había conocido abajo que no tuviera un cargo como el de Stanislaus o la cocinera estaría encantado de ocultarse en un escondrijo si pudiera. —Mm —gruñó—. Bueno, siempre podrías tratarlos mejor. Xena la miró.

Gabrielle se encogió ligeramente de hombros. —O sea, podrías hacer que quisieran estar aquí. Como has dicho, la vida es muy dura ahí fuera. Creo que si la gente eligiera libremente cambiar su libertad por un sitio donde vivir y buena comida, trabajaría mucho mejor. —Gabrielle, es evidente que has vivido toda tu vida en una granja de pastores. Nadie quiere ser esclavo —añadió la reina con una leve sonrisa para suavizar las duras palabras—. Servidumbre voluntaria... ¿no ves la contradicción? —Sí la veo. —Gabrielle dio un saltito para seguir las largas zancadas de Xena, admirando su porte orgulloso y erguido y sus elegantes movimientos— . Pero... como decías tú el otro día, ¿no es todo el mundo esclavo de algo en realidad? O sea, mira al ejército. —No son esclavos —afirmó Xena con firmeza. —No, pero aceptan trabajar para ti y morir por ti, ¿no? —A cambio de algo, por supuesto. A cambio de alojamiento, comida y un sueldo —dijo Xena—. Eso no es esclavitud, es un trabajo. —Vale. —Gabrielle levantó la mirada y vio los inmensos estandartes que colgaban del techo bajo el que estaban pasando—. ¿Y pueden dejarlo sin más y marcharse? No hubo respuesta. Gabrielle miró a la reina, que la observaba con los ojos entornados. —¿Pueden? Xena apartó la mirada cuando llegaron al pie de las escaleras, haciendo un leve gesto con la cabeza a los dos guardias que había allí. Se cuadraron y se colocaron la mano en el pecho, con los ojos clavados al frente. Ella señaló un largo y grandioso pasillo que torcía a la derecha y echó a andar por él, callada hasta que pasaron ante las primeras puertas cerradas de madera ornamentada metidas en unos profundos nichos a ambos lados. —No me gustan los desertores —dijo por fin—. La mayoría de los hombres lo saben.

Gabrielle absorbió las palabras. —Vale, entonces... —Gabrielle. —Xena dejó de andar y se volvió hacia ella—. Esta conversación se ha terminado. —Su tono adquirió una seriedad sin compromisos. La esclava se calló y le devolvió la mirada un momento. Tomó aliento. —Está bien. Xena se volvió y siguió andando. Al cabo de unos minutos de silencio, miró hacia atrás, donde Gabrielle la seguía muy callada, con la cabeza algo gacha y los ojos clavados en el suelo de piedra. Las palabras de la esclava la habían irritado y había estado a punto de perder los estribos con la chiquilla. Tal vez Gabrielle lo sabía. Xena estudió el perfil de la esclava por el rabillo del ojo. Además, estaba diciendo tonterías. Xena no tenía tiempo de escuchar tonterías. Ya... y estabas pidiendo escuchar una historia sobre cerdos... ¿por? , intervino de repente su molesta conciencia. Para adquirir... datos valiosos sobre las habilidades granjeras de los campesinos del lejano oeste por si decides invadirlos, ¿verdad? punto de tirar a su de una patada por la troneraXena más estuvo cercana.a Cállate, le ordenó. Esoconciencia era distinto. —Disculpa, ¿me has preguntado algo? —dijo Gabrielle, en voz baja. —No —replicó Xena ásperamente. —Oh. Perdón. Siguieron caminando. Al cabo de un ratito, Gabrielle se irguió, echando los hombros hacia atrás y levantando la barbilla. Xena seguía mirando a la chiquilla por el rabillo del ojo. Entraron en el gran vestíbulo que por un lado daba a los comedores y por el otro a la rampa

en cuesta que bajaba hasta la cocina. Se detuvo nada más pasar por la puerta y alargó la mano para agarrar a Gabrielle del hombro. La rubia se detuvo y esperó. —Recuerdo la primera vez que entré en este sitio —dijo la reina con voz apagada—. Acababa de vencer al ejército del rey anterior y había decapitado a ese cabrón en el campo de batalla. Gabrielle se volvió y la miró. —Estaba cubierta de sangre... de mugre, de mierda de caballo, de todo —continuó Xena—. Y entré aquí, por esa puerta... —Señaló el inmenso umbral de doble puerta—. Tras quince años de no tener hogar, ahora tenía esto. —Se acercó más y echó el brazo por los hombros de Gabrielle—. Tuve que buscar una forma de conservarlo. Algunas de las cosas que hice fueron crueles, y la intención era asustar tanto a la gente que no les quedara más remedio que hacer lo que yo decía sin objeciones. Gabrielle se relajó ligeramente, al oír las palabras que había bajo esas palabras. —Muchos hombres murieron para que yo consiguiera esto. —Xena la miró con absoluta seriedad—. No voy a hacer ningún cambio que pueda llevarme a perderlo. Gabrielle tomó aliento. —No quería decir eso —replicó suavemente—. Quiero hacerlo más seguro para ti. Quiero que la gente te mire y se sienta feliz de estar aquí. — Una pausa—. Como yo. Xena sintió que se le cortaba la respiración al quedar atrapada en esa tierna mirada. —Es... una bonita idea —dijo—. Pero eso no va a pasar nunca, niña. — Sacudió levemente la cabeza y señaló la rampa con la barbilla—. Vamos. A ver en qué lío nos podemos meter. Tras dudar un instante, Gabrielle decidió abandonar sus argumentos por ahora. Rodeó la cintura de Xena con el brazo y caminó a su lado,

reprimiendo una sonrisita al notar que Xena la estrechaba un poco más, casi como si quisiera reconfortarla. Probó a estrechar a su vez a la reina y vio la sonrisa que aparecía en su cara. —¿Xena? —¿Mm? —Siento haberte enfadado. No era mi intención... Sólo quería que pensaras en lo que estaba diciendo. La reina soltó aliento. —No me he enfadado —dijo—. Casi me he enfadado, pero no del todo. Tal vez a la próxima. —Soltó a Gabrielle cuando llegaron a la rampa y se colocó bien la toga al acercarse a la entrada. Los dos guardias que estaban a cada lado del pasillo se cuadraron cuando llegó a su altura. Alzó la mano y se relajaron, siguiendo la figura más menuda de Gabrielle con ojos interesados cuando pasó trotando detrás de la reina. Este pasillo era más pequeño que los de arriba, pero seguía siendo más grande que los túneles de la cocina. Gabrielle vio largas mesas de caballete colocadas contra las paredes a cada lado y alargó la mano para tocar una con los dedos al pasar. Zonas de servicio, recordó, donde se depositaban las bandejas de comida y bebida para llevarlas a la sala de banquetes situada medio nivel más arriba. Delante de ella captaba el olor de la cocina, sobre todo el humo de los fuegos y el aroma a carne asada. La cena parecía ser carne de vaca, y aunque habían comido un buen almuerzo, el estómago le rugió sólo de pensarlo. Gabrielle suspiró. —¿Eres tú? —Xena se rió por lo bajo—. Voy a ordenar al sanador que te examine para ver si tienes lombrices. —Le revolvió el pelo a Gabrielle afectuosamente—. Será mejor que busquemos algo que sea fácil de cocinar para ti. No quiero que te desmayes de hambre ni nada.

Entraron en la cocina. Los ojos se posaron en ellas con sobresalto y luego prácticamente todo el personal se inclinó o cayó de rodillas. Xena se detuvo, justo en el umbral, y se puso en jarras. Observó la cocina con un par de ojos azules muy gélidos. Vio señales de un ligero abandono en los rincones y una sensación de disgusto se apoderó de su vientre. De forma fría y deliberada, cruzó la estancia a largas zancadas y fue a los asadores, observándolos atentamente. Luego se volvió y fulminó a la cocinera con la mirada. —¿Cuándo fue la última vez que se limpiaron? —Mm... Majestad. —La cocinera juntó las manos sobre su amplio pecho—. E... esta semana pasada... es que hemos tenido mucho trabajo y... Xena cruzó la cocina y agarró a la mujer del pelo, levantándole la cabeza y echándosela hacia atrás para obligarla a mirar a la reina a los ojos. —¿Demasiado trabajo para aseguraros de que no nos morimos de contaminación y suciedad? —gruñó—. Creo que tus prioridades están mal. — Dobló la otra mano y cerró los dedos alrededor de su puñal, apuntando a la mujer debajo de la barbilla—. Y francamente, estoy harta de tu comida. Gabrielle sabía que sólo tenía unos segundos. Cruzó la estancia a la carrera, llegó al lado de Xena y pasó el brazo por el de la reina, que blandía el puñal, poniéndole una mano en el hombro. —Majestad —rogó—. Recuerda los juegos. Ha sido caótico. Xena se quedó paralizada cuando Gabrielle la tocó, allí, en medio de la cocina delante de todos los esclavos. Por suerte, su cuerpo se quedó inmóvil en lugar de reaccionar y eso, sólo eso, fue lo que le salvó la vida a Gabrielle. Volvió los ojos hacia la rubia y dejó salir la rabia. Gabrielle no apartó la mirada. —Es cierto. —Se encogió ligerísimamente de hombros—. Pero me quedaré aquí y lo limpiaré. Eso sacó a Xena de su parálisis.

—Y un Tártaro que vas a hacer eso —dijo con tono cortante, antes de volverse de nuevo hacia la cocinera—. Volveré a bajar mañana por la mañana. Si hay una sola mota de suciedad en este sitio, morirás y cubriré tu puesto con una de las vacas del corral. A la mujer le temblaba la mandíbula. Xena la soltó, limpiándose la mano en la blusa de la mujer con cara de asco. Luego volvió su atención sobre Gabrielle, que seguía aferrada a su brazo. Gabrielle la soltó y se echó hacia atrás, mirándola a la cara. Y esperó. Xena se dio cuenta de repente de que la chica estaba convencida de que le iba a pegar. Que había decidido actuar sabiendo que el resultado iba a ser el castigo y el dolor. Apretó el puño y vio que Gabrielle cerraba los ojos y que la frente se le tensaba de forma involuntaria. La reina tenía todo el derecho a hacerlo, Xena lo sabía, y sabía que no sólo tenía el derecho, sino que era lo que se esperaba de ella. Y sin embargo, no pudo. Soltó aliento con un suspiro explosivo y se dio la vuelta. Maldita sea. Maldita sea. Se volvió de nuevo y vio que Gabrielle la miraba con una expresión tranquila, cálida... insondable. Eso hizo que se estremeciera, porque estaban pasando cosas en su interior que ni siquiera conseguía empezar a comprender. MALDITA SEA.

Xena estaba alteradísima. Gabrielle estaba sentada en silencio junto al fuego, sacando las cosas que la reina había elegido y decidiendo qué hacer con ellas. Detrás de ella, Xena daba vueltas de un lado a otro, con una agitación tensa tan evidente que a Gabrielle le dolían las muelas sólo de oírla. Se dio cuenta de que eso la estaba angustiando y se quedó mirando con tristeza una cebolla, sintiendo que tenía el estómago hecho un nudo. En parte era porque sabía que había hecho una cosa, varias cosas, que habían enfurecido a Xena y, aparte de tener miedo de lo que pudiera hacer la reina,

se sentía inesperadamente llena de dolor por haber perdido el relajado compañerismo que habían compartido apenas unas horas antes. Tenía unas ganas absurdas de llorar y eso no tenía nada que ver con la cebolla. Era como aquella vez que rompió el viejo cuenco de mezclas de su madre, el que había heredado de su propia madre. Había sido un accidente, pero Gabrielle vio la pena en los ojos de su madre y supo que no podía hacer nada para devolverle el cuenco hecho añicos. Así se sentía ahora, como si tuviera en las manos los trozos rotos de algo que acababa de empezar a conocer, sin una forma de volver a juntarlos y repararlos. Eso la llenaba de tristeza. Con un suspiro, dejó las verduras y cogió una bandeja. En ella había dos grandes pescados, cuyos ojos ciegos la miraban iracundos a la luz del fuego. El pescado no era algo con lo que tuviera mucha experiencia, puesto que el único río que había cerca de Potedaia servía a la aldea para todo y los peces tendían a mantener las distancias. Pero de vez en cuando, su padre cambiaba un poco de cordero o una madeja de lana por una ristra de truchas, y había visto cómo las preparaba su madre cuidadosamente. De modo que ahora estudió los pescados, intentando decidir si debía filetearlos o no. Un ligero choque le hizo dar un respingo. Se volvió y vio a Xena tirada en uno de los butacones, con la cabeza apoyada en el puño y la cara malhumorada. Los fríos ojos azules estaban clavados en Gabrielle y ésta supo que si intentaba filetear algo bajo esa mirada, acabaría perdiendo un pulgar como mínimo. Bueno, Gabrielle... tú te has metido en esto. Tú has hecho que se enfade. Ahora haz algo al respecto. Gabrielle se armó de valor y se secó las manos, luego se levantó y se acercó a la figura algo agitada de Xena. Los ojos de la reina la siguieron mientras ella se sentaba a su lado y recogía las manos sobre el regazo. —¿Algún problema? —preguntó Xena, con brusquedad.

Era como si nunca hubieran estado cerca la una de la otra. Gabrielle tuvo que callarse y tragarse un nudo inmenso que se le había formado en la garganta. —¿Y bien? —ladró la reina. No. Gabrielle sintió el dolor hasta el fondo de su alma. El cuenco estaba roto. Se levantó sin decir palabra y regresó al fuego, se arrodilló junto a los pescados y cogió un cuchillo pequeño y de hoja redondeada que había preparado antes. Las lágrimas brotaron de sus ojos y cayeron sobre la tabla de madera, oscureciéndola mientras trabajaba en silencio, y su propia respiración le resonaba áspera en los oídos. Oyó que Xena se levantaba, pero siguió dando la espalda a la reina y con la cabeza gacha incluso al notar la cercana presencia de Xena detrás de ella. Y entonces estuvo a punto de que se le escurriera el cuchillo y de cortarse cuando la reina se sentó en el suelo justo a su lado. Se arriesgó a echar un vistazo y vio el rostro de Xena tan turbado que le resultó difícil apartar la mirada. De modo que no lo hizo. Se sentó sobre los talones, se pasó el brazo por los ojos y sorbió. Xena cogió una judía y la lanzó rabiosa al fuego, observando las chispas que saltaban de ella. Cogió otra y repitió la acción, haciendo una mueca de rabia con los labios. Bueno. Gabrielle volvió despacio a su tarea. Se preguntó por qué Xena había cambiado su cómoda butaca por el suelo. No parecía que quisiera impedir que Gabrielle siguiera con lo que estaba haciendo, ni que quisiera hablar con ella, ni siquiera mirar el fuego. Así que, ¿por qué estaba ahí? Meneando levemente la cabeza, Gabrielle decidió rellenar los pescados y asarlos. Abrió los vientres limpiamente y sacó las entrañas y luego los limpió cuidadosamente con manos que casi no temblaban bajo la mirada severa de la reina.

Luego cogió los trocitos de verduras que había cortado y los metió dentro de los pescados, junto con varios puñados de grano, y luego envolvió cada pescado en un trozo de pergamino húmedo y los colocó al lado del fuego para que se hicieran. Vale. Gabrielle limpió la bandeja, se levantó y la llevó a una mesa lateral. Se limpió las manos y volvió la cabeza, observando a la figura inmóvil que estaba junto al fuego. Parte de la rabia parecía haberse calmado, pero vio que el puño de Xena, apoyado en su rodilla, no paraba de apretarse y relajarse. Irguió los hombros y regresó al fuego, sentándose al lado de la reina con las piernas cruzadas. Durante un rato, las dos se quedaron contemplando las llamas. Luego Gabrielle volvió la cabeza y miró el perfil taciturno que tenía al lado. —¿Quieres hablar de ello? Muy despacio, la reina echó la cabeza a un lado y la miró iracunda. —¿Qué? Algo encajó. —¿Quieres hablar de ello o simplemente quieres sacar la espada y cortarme la cabeza, como a los otros? —Gabrielle hizo un esfuerzo para decir esto último—. tirarme por las escaleras? Seguro que con esoque lo consigues y así esto no se¿O pondrá perdido y quien me sustituya no tendrá limpiarlo. No tenía ni idea de qué había sido de su miedo. Sólo sabía que había sido sustituido por un valor maníaco y por la intensa necesidad de atravesar esa mirada glacial para encontrar el atisbo vacilante de la amiga que había visto antes. Por un instante, Xena se la quedó mirando. Luego las largas pestañas oscuras se cerraron y apoyó la cabeza en el brazo, con el cuerpo absolutamente inmóvil. La necesidad tácita hizo que Gabrielle alargara la mano y la pusiera en el hombro de la reina, sorprendida al notar un estremecimiento de la piel al tocarla.

—Xena —dijo en voz baja. El sonido vibró en su interior y Xena tuvo que hacer un inmenso esfuerzo para no responder. Sentía el pecho como si se lo estuvieran partiendo, con un dolor tan intenso que tuvo que morderse el labio por dentro hasta que sangró. Quería estar furiosa. Quería atacar y destruir esta cosa que la tenía confusa e insegura y desequilibrada como nunca en su vida. Y sin embargo, su cuerpo se arrimaba al cálido contacto que sentía en el hombro y deseaba mucho más. Su parte animal, en la que tanto podía confiar normalmente, se estaba desprendiendo de su fiera capa externa y respondiendo de formas totalmente inesperadas, esquivando su voluntad con terca persistencia. Notó que el brazo de Gabrielle se deslizaba alrededor de sus hombros y luego la presión cuando la chiquilla apoyó la cabeza en su brazo. Y Xena se vino abajo. Se desprendió de la rabia y aceptó el consuelo que le ofrecía Gabrielle, sintiendo que la tensión acerada que había en su interior se relajaba al dar a su cuerpo lo que éste exigía. El contacto. Gabrielle le acarició la cara cuando apoyó la cabeza en la de la esclava. Xena dejó de luchar y reconoció ante sí misma, por fin, que había violado su primera y más importante norma. El único juramento que se había hecho a sí misma tras la muerte de Liceus, cuando se aisló del resto de la humanidad. —Escucha... estoy... sé... que he hecho una estupidez y sé que estás muy enfadada conmigo por ello... pero... Xena, es que... —Lo sé —susurró Xena con los ojos cerrados—. Has hecho lo que creías correcto. Gabrielle soltó aliento suavemente. —Sí —reconoció—. Sé... lo que le haces a la gente que te hace eso. — Tragó audiblemente—. Y... no te culpo si tú... —Gabrielle. —Xena se sentía apaciblemente exhausta—. Cállate. No te puedo matar.

La esclava se quedó callada. —Ni siquiera te puedo echar la bronca. Sería tan capaz de tirarte por las escaleras como de volar por encima de la luna en paños menores. —Xena notó que Gabrielle se movía ligeramente y supo que la chiquilla la estaba mirando, seguro que por debajo de ese adorable y espeso flequillo rubio. —Oh —dijo Gabrielle, con muy poca srcinalidad—. Mm. —Además... por Hades. A lo mejor tenías razón —continuó Xena—. Mi ejército... el primero que tuve, se guareció en una cueva durante el primer invierno después de que lo juntara. Yo no tenía ni puta idea de cómo dirigir las cosas y los perdí a casi todos de enfermedad porque no se me ocurrió mantener el sitio limpio. —Oh. —Todos esos cuerpos —siguió Xena con tono apagado—. Todavía huelo la muerte... oigo los gritos. —Su tono era distante—. Qué forma de aprender una lección, Gabrielle. Gabrielle se quedó callada un momento. —Lo siento. —Yo también lo sentí. Cuesta mucho encontrar un ejército —comentó la reina—. Gabrielle, que la pero mayor delcuando tiempohay me comporte una lunática sedientapuede de sangre, departe vez en un motivocomo para ello. Otro momento de silencio. —¿Entonces por qué te detuviste ahí abajo? Ah, sí, ésa es la cuestión. —Porque tú querías —replicó Xena con sorprendente sinceridad—. Y eso me obligó a detenerme el tiempo suficiente para pensarme dos veces lo que estaba haciendo. —Oh.

—No me gusta pensar dos veces, Gabrielle —dijo la reina—. Es peligroso. Gabrielle notaba la presión de la mejilla de Xena en la cabeza y, a pesar de lo que decía la reina, ésta no daba muestras de querer apartarse. A Gabrielle tampoco le apetecía apartarse y pensó que eso era buena señal. Las palabras de Xena la turbaban y la obligaban a pensar mucho en muchas cosas y sobre todo en que el mundo nunca se podía ver en blanco y negro. Ya no, en cualquier caso. —Lo siento —repitió suavemente. —Y yo —replicó Xena—. Porque eso ha hecho que me dé cuenta de una cosa aún más peligrosa. —Soltó aliento con pesadumbre. —¿El qué? —preguntó Gabrielle, intentando imaginar la respuesta. —Que estoy enamorada de ti. Ni siquiera en sus sueños más calenturientos producto de una cena de verduras con especias se podría haber imaginado tal respuesta. Gabrielle sintió que se le desorbitaban los ojos y se quedó mirando el fuego por encima de la rodilla de Xena sumida en una sorpresa total. —Bft. —Se le escapó un pequeño ronquido de la garganta. —Mm. Ironía, tu nombre es Xena —musitó la reina. El peligro se presentaba en imágenes en blanco y negro, vívidas en su visión interna. Su cara esbozó una sonrisa irónica y se movió, rodeando a Gabrielle con el brazo y aceptando, por fin, lo que le había ocurrido. De todas formas, era lo único que podía hacer. Contra esto, contra el poder y la intensidad de lo que sentía por esta pizca de pastorcilla, estaba indefensa como un recién nacido y lo sabía. El peligro no tardaría en llegar. Por ahora, bien podía disfrutar de la felicidad que le ofrecía. El futuro ya se encargaría de sí mismo.

Gabrielle pinchó el pescado con cautela y decretó que estaba casi hecho. Había mucho silencio en la habitación y el ruido que hacía el fuego le parecía muy fuerte. Casi tan fuerte como la respiración de Xena, que le calentaba el borde externo de la oreja izquierda. La reina estaba enrollada alrededor de Gabrielle, con la barbilla apoyada en su hombro. Era como llevar un manto vivo, pero intentar no pensar en ese manto vivo estaba haciendo que la preparación de la cena resultara algo precaria. Ni siquiera sabía por qué intentaba no pensar en ello, salvo que le parecía una lástima quemar un pescado tan bueno. Gabrielle se había dado cuenta hacía unos minutos de que no tenía hambre, que la cena le daba igual y que tenía tal enredo de emociones corriéndole por el cuerpo que no creía que fuera capaz siquiera de tragar. Los brazos de Xena le rodeaban relajados la cintura y sus piernas rodeaban las de Gabrielle, sentadas como estaban en el suelo delante del fuego. La reina tenía los ojos casi cerrados y parecía disfrutar de la intimidad tanto como Gabrielle. Me ama. Gabrielle tenía ganas de cantar. Tenía ganas de dar botes en el sitio y de estremecerse de felicidad, pero temía echar a perder la paz soñolienta de Xena si hacía algo más que sonreír. Era un giro de los acontecimientos increíble y muy inesperado tras la tensión de las últimas horas. —¿Está ya la comida? —El murmullo grave de Xena le hizo cosquillas en la oreja. —Eso creo, sí —replicó Gabrielle. Volvió la cabeza y se encontró con la nariz pegada a la de la reina. Llena de osadía, inclinó la barbilla y dio un beso a Xena en los labios, notando el movimiento de la suave superficie cuando Xena sonrió. Se detuvo y se apartó un poco para calibrar la reacción de la reina ante su audacia. Xena se echó hacia atrás y tiró de ella hasta que estuvo medio tumbada en el regazo de la reina. Entonces Xena le devolvió el beso con lenta pasión.

Ooh. Buena reacción. Gabrielle miró a la morena cuando ésta levantó la cabeza, sonriéndole y dejando ver parte de la felicidad que sentía por dentro. Los ojos de Xena se animaron visiblemente. Gabrielle se dio cuenta de que el hielo había desaparecido. Alzó la mano y acarició la mejilla de Xena, atravesando con la mirada los expresivos ojos azules de la reina hasta llegar a su alma. La persona que se encontró mirándola a su vez no era lo que se esperaba y su vulnerabilidad y sinceridad la sorprendieron. Pero Xena parpadeó, casi como si se diera cuenta, y luego le guiñó un ojo al tiempo que señalaba la chimenea. —Si ya está la comida, vamos a comer —dijo—. Cógela y llévala a la mesa de ahí fuera. Yo voy a buscar algo de beber para acompañar. —Agachó la cabeza y besó a Gabrielle de nuevo, mordisqueándole los labios y explorando delicadamente con la lengua—. ¿Te parece un buen plan? Gabrielle asomó la punta de la lengua mientras miraba a Xena. —Me parece genial —asintió. —Bien. —Xena la levantó. Se puso en pie y se estiró, luego se sacudió y salió del dormitorio a la estancia exterior, dejando que Gabrielle se ocupara de los dos olorosos paquetes de lo que esperaba que fuera pescado hecho. Gabrielle se enjugó el sudor de la frente, deseando de repente que la ventana estuviera abierta para dejar pasar un poco de aire fresco. Colocó la bandeja de madera y se puso manos a la obra. Los paquetes soltaban vapor, de modo que los sacó con cuidado de las brasas y los puso en la bandeja, apartando los dedos mientras los abría. Ooh. Al menos olían bien. Gabrielle echó un vistazo dentro, contenta por el estado de sus obras maestras. Con una sonrisa, cogió la bandeja y la llevó a la puerta, pasando por ella a la habitación exterior. Se detuvo al ver la mesa puesta con velas danzarinas y relucientes copas de cristal. Xena apareció con una botella larga, que puso a la luz,

contemplando sus doradas profundidades, y luego le hizo un gesto despreocupado a la esclava para que se acercara. —Oh. Xena se detuvo cuando estaba abriendo la botella y la miró con una ceja enarcada. —¿Oh, qué? —preguntó—. Ven. Gabrielle se acercó y depositó la bandeja. —Qué bonito. —Señaló la mesa—. ¿Cómo lo has hecho tan rápido? —Yo... —Xena llenó elegantemente su copa y luego inclinó la botella para llenar la de Gabrielle—. ...Sé hacer muchas cosas. —Mm. —Gabrielle empujó la bandeja hasta el centro de la mesa—. Creo que eso ya lo sabía. —¿Ah, sí? —La reina se rió relajadamente—. Abre esas cosas, a ver qué tenemos. Gabrielle abrió el pergamino y lo dobló hacia atrás, revelando el pescado que tan bien olía. Sirvió uno en el plato de porcelana que había ante el gran asiento de Xena y luego puso el que quedaba, más pequeño, en su propio plato. —Oye. —Xena parecía estar de un humor muy alegre—. Me has dado el grande. —Bueno. —Gabrielle dejó el pergamino en la bandeja—. Tú eres la reina. —Se encontró con los ojos de Xena y le devolvió la sonrisa—. Y eres más grande que yo. Xena se puso en jarras y miró a la esclava. —Ya lo creo —dijo, sacudiendo ligeramente la cabeza, y luego se puso detrás de la silla de Gabrielle y la apartó. Y esperó. Gabrielle miró la silla y luego a ella, sin saber qué pasaba.

—Siéntate —le dijo Xena. Con cautela, Gabrielle se colocó delante del asiento, muy sorprendida cuando de un empujón la silla quedó debajo de ella y acabó sentada de golpe. —¡Oh! —Miró por encima del hombro a Xena, que seguía con las manos en el respaldo de la silla—. ¿Por qué has hecho eso? Xena apoyó los brazos en la madera y sonrió de medio lado. —Porque es lo que se hace con las mujeres que aprecias —dijo—. Es... mm... lo cortés. —Ocupó su asiento y levantó la copa, cuyas profundidades cristalinas mostraban un profundo color ámbar gracias al rico hidromiel que había servido en ella—. Esto te gusta. Gabrielle cogió su propia copa y la olió. —Oh, sí. —Sonrió—. Me gusta. Tienes razón. Xena alargó su copa hacia Gabrielle. —Pues por nosotras. Nosotras. Gabrielle se sintió distinta de repente. Se sintió distinta porque al mirar a Xena a los ojos, supo que la reina la veía de forma distinta, y era un cambio muy agradable. Hizo chocar el borde de su copa con la de Xena. —Por nosotras —repitió suavemente. Bebieron, mirándose a la luz de las velas. Gabrielle se irguió un poco en su silla, controlando el impulso de atusarse el despeinado pelo rubio. Dejó la copa, notando el agradable fuego del hidromiel al bajar hasta su estómago. —¿Quieres oír el resto de la historia del cerdo? —No. —Xena investigó su plato, levantando el tenedor de plata de dos puntas y abriendo el pescado. La carne era blanda y aromática y los granos de dentro habían absorbido los jugos y se habían ablandado. Olía maravillosamente. Xena cogió un poco de pescado con el tenedor y se lo metió en la boca, saboreándolo despacio antes de tragar—. Quiero hablar de ti. — Pasó la lengua por las puntas del tenedor.

Gabrielle levantó la vista de su plato, algo sorprendida. —¿De mí? —Dejó el tenedor y bebió un sorbo de hidromiel—. ¿Por qué de mí? Yo creo que sería mucho más interesante hablar de ti. —¿De mí? —Xena dobló el codo y apoyó la cabeza en el puño mientras miraba al otro lado de la mesa—. Ya lo sabes todo de mí. —No, no es cierto. —Gabrielle se rió suavemente—. Seguro que si nos conociéramos durante el resto de nuestra vida, seguiría sin saberlo todo de ti. —Dejó la copa. Xena se metió más pescado en la boca y lo masticó. —Haces una trucha muy buena, Gabrielle —dijo, cambiando de tema— . ¿Dónde aprendiste a cocinar? Gabrielle comió algo de grano. —Pues, —tragó—, supongo que simplemente me aficioné a ello. En la granja no había nada más que se me diera bien —reconoció—. No sé coser, ni hacer cestas, ni tejer... mi padre me dijo que o encontraba algo que pudiera hacer o me... —Gabrielle dejó de hablar durante varios segundos—. Bueno, el caso es que uno de mis amigos de la aldea era hijo de la posadera y consiguió que su madre me enseñara el oficio, más o menos. Xena observaba a su compañera en silencio, comiendo y pensando. —¿Gabrielle? —¿Sí? —Los cálidos ojos verdes se encontraron con los suyos. —¿Eras más feliz allí o aquí? —preguntó Xena—. No me parece que lo estuvieras pasando muy bien antes de que te atraparan los traficantes de esclavos. La rubia rodeó la copa con las manos y bebió despacio. Había muchas respuestas para esa pregunta y tenía que decidir cuál era la que merecía oír Xena. —No estaba mal —contestó por fin, medio encogiéndose de hombros.

—¿Querías quedarte allí? —preguntó Xena. —No —contestó Gabrielle, tras dudar un instante—. Siempre... Todo el mundo se reía de mí por eso, la verdad, pero siempre quise salir a ver mundo... ya sabes, ver otros sitios, conocer gente... —Miró a Xena—. Y aquí estoy. Supongo que conseguí lo que quería después de todo, ¿no? —Supongo que sí —murmuró Xena—. Aunque seguro que no era el camino que querías tomar para llegar aquí. Gabrielle se quedó contemplando el interior de su copa. Pensó en la última noche que había pasado en casa, en los gritos y la rabia que habían hecho que su excursión al río del día siguiente fuera un alivio. —A veces no puedes elegir el camino —dijo, con los labios tensos—. Pero... si tenía que seguir este camino, me alegro de que me llevara hasta aquí. —Yo también me alegro —dijo Xena—. Hacía mucho tiempo... que no tenía a alguien con quien pudiera simplemente... hablar. —Se quedó mirando con el ceño fruncido la copa ahora vacía que tenía en las manos—. Se me había olvidado cómo era. Gabrielle se levantó y cogió la botella de hidromiel, llenando la copa de Xena y luego la suya. Se quedó de pie, acariciando el hombro de Xena con la mano sin decir nada mientras la reina bebía. —Yo... —Se calló, tomó aliento y empezó otra vez—. Yo tampoco tenía mucha gente con quien hablar allá en casa. La mayoría de mis amigos eran... ninguno quería hacer nada más que quedarse en Potedaia, casarse y tener hijos. —Ah. —Pensaban que yo era rara —confesó Gabrielle. —Y lo eres —le dijo Xena, con los ojos risueños—. Pero a mí me gusta. —Cogió a Gabrielle de la mano y tiró de ella para sentarla en su regazo, rodeándola con un brazo. Cogió un tubérculo de su plato y se lo ofreció a la rubia.

Gabrielle rodeó a Xena con los brazos y aceptó el bocado, estrechándola simplemente porque podía. Xena dejó su copa y le devolvió el abrazo y luego se quedaron ahí sentadas un rato, abrazadas sin más. Notaba la presión del cuerpo de Gabrielle a su alrededor, y al tomar aliento, el olor de la chica le llenó los pulmones. Pasó una mano por el costado de Gabrielle y notó un beso ligerísimo en la nuca como respuesta. El estallido de un trueno las sobresaltó a las dos. Xena se levantó de un salto como pura reacción, sin dejar de sujetar a Gabrielle al tiempo que cogía un cuchillo de la mesa y se agachaba, todo ello antes de que su mente consciente le diera un capón y le señalara la ventana. —Ueey —exclamó Gabrielle suavemente. Otro trueno y el exterior del castillo recibió el impacto de un rayo que hizo temblar los platos sobre la mesa y derramó un poco de hidromiel de la copa de Gabrielle. Con un estampido, un cristal de la ventana se rompió y cayó hacia dentro y la habitación se llenó del olor de la tormenta al entrar el viento. Xena soltó a Gabrielle y se acercó a la ventana, pero se detuvo cuando otro rayo impactó con la parte externa de la fortaleza, rompiendo el resto de los cristales de la ventana. El granizo se coló dentro, volando por la habitación. —Mm... Majestad... —Gabrielle nunca había visto una tormenta tan violenta. Ni siquiera la que casi había destruido el redil de las ovejas había sido así de fuerte—. No sé si... —Yo sí sé. —Xena agarró la botella de hidromiel y a Gabrielle y salió corriendo hacia el dormitorio, esquivando piedras de granizo, cruzó la puerta y la cerró de golpe tras ella—. Que me ahorquen si necesito que Zeus me persiga hasta la cama. —Comprobó los postigos, que seguían firmes, dejó la botella, luego lanzó a Gabrielle a la enorme cama y se tiró detrás de ella.

Tal vez la tormenta de fuera creara un poco de peligro extra. Gabrielle sintió una serie de escalofríos que le atravesaban el cuerpo al caer en la cama, sin tiempo apenas de estirarse antes de que la superficie se combara bajo el peso de Xena cuando la reina se unió a ella. La luz escasa dibujaba el contorno del cuerpo de la reina al colocarse entre Gabrielle y el fuego. Gabrielle alargó las manos hacia ella cuando su cuerpo reaccionó a la energía que sentía tan cerca. Sus manos tocaron la piel desnuda y se deslizaron por ella, al tiempo que Xena se inclinaba a medias sobre ella, sosteniendo el peso en los codos. —Bueno. —La voz de Xena era grave—. Éste es un sitio tan bueno como cualquier otro para aguantar la tormenta, ¿no? Gabrielle notaba la respiración de Xena bajo las manos y sintió que un fuego le prendía las entrañas mientras sus dedos exploraban los poderosos contornos. —Sí —contestó escuetamente, casi sin oír el traqueteo de las ventanas golpeadas por el granizo. Su propio corazón prácticamente lo ahogaba y se le aceleró cuando Xena se acercó más, le cogió los cordones de la camisa con los dientes y se los arrancó. Sintió un leve escozor cuando uno de ellos le dio en la garganta y luego el frío cuando una manga se apartó de su hombro, destapándole el pecho. Esta vez era diferente. Gabrielle dio la bienvenida a los labios que le acariciaban la garganta. Esta vez sólo sentía excitación y la necesidad creciente y un deseo que le quemaba la piel. El miedo no tenía nada que ver con ello. Trazó los contornos de los pechos de Xena con dedos provocativos, a la escucha de ese ronroneo profundo y zumbante, y sonrió cuando se produjo, momentos después. La mano de Xena se deslizó por su otro hombro, despojándola de la camisa, que bajó hasta su cintura. Gabrielle bajó la cabeza e intercambió caricia por caricia, besuqueando el cuello de Xena y saboreando su piel con lametones desconcertantemente desenfrenados.

Qué gusto daba. Daba todo tanto gusto, y el ansia de recibir más fue en aumento. Deslizó los labios por la superficie sedosa de la piel de Xena, jugando con su sensible pezón al tiempo que notaba una caricia que subía despacio por la parte interna de su muslo. Xena le mordisqueó el ombligo juguetonamente y ella soltó un chillidito. Las dos se echaron a reír. Gabrielle pasó los dedos por el pelo de Xena, encantada al sentir cómo se deslizaba por su piel. Tiró suavemente y ladeó la cabeza, encontrándose con unos labios que se juntaron con los suyos y una lengua que se coló entre ellos, enrollándose alrededor de la suya. Bajó una mano, recorriendo el vientre de Xena, y notó que los músculos se tensaban bajo su caricia. Ahí había una cicatriz. Gabrielle tomó nota difusamente para preguntar de qué era. Más tarde. El muslo de Xena se deslizó entre los suyos y de repente se encontró boca arriba, explorada delicadamente. Eso la colocó en una posición perfecta para hacer algo ella misma y dejó vagar los dedos y los labios, tocando y saboreando todo lo que lograba alcanzar. El rugido de un trueno atravesó la fortaleza, coincidiendo con el rugido de placer que, inesperadamente, emitieron las dos. No era fácil concentrarse y Gabrielle sintió que su cuerpo se arqueaba casi sin control, al tiempo que continuaba sus caricias, y oyó un segundo gemido grave por parte de Xena cuando el cuerpo de la reina se apretó contra el suyo. Las dos estaban sudando, a pesar del frío, y su lengua saboreó la sal de la piel de Xena al recorrer con besos la línea central de su tronco. No sabía si fue pura suerte o simplemente la fusión natural de su mutua necesidad, pero notó que el cuerpo de Xena se tensaba al mismo tiempo que el suyo respondía a una marea creciente de deseo y sus voces se alzaron en un aullido único. Gabrielle aguantó la respiración mientras las olas agitadas de convulsiones la atravesaban de parte a parte y notó que los músculos de Xena se contraían encima de ella mientras la reina compartía el momento.

Fue impresionante. Gabrielle esperó a que se apaciguara la intensidad y olisqueó la piel de Xena, deslizando su cuerpo por el de la reina en un éxtasis de pasión vertiginosa. Le parecía que ningún contacto era suficiente y se enrolló alrededor de Xena, deseosa de sentirla por todas partes. —Mm. —Los labios de Xena estaban cerca de su oreja—. Qué biiieeeennn... Vamos a probar otra vez. Oh, sí... Gabrielle se rió débilmente. Si en esto consiste ser una esclava de amor, chica, qué subestimado está. El granizo golpeaba malhumorado las ventanas emplomadas y el viento gemía, impotente contra el fuego que ardía dentro.

Xena se despertó y descubrió que el sol le daba en la cara. Abrió los ojos parpadeando sorprendida y escudriñó la ventana, que mostraba un cielo ya despejado. La tormenta había terminado, al parecer, y el tiempo se había aclarado, todo mientras ella dormía. Pero el aire era frío, y se dio cuenta de que la tormenta debía de haber traído el comienzo del invierno. Notaba la sequedad del aire, aunque donde ella estaba, se encontraba muy calentita y a gusto. El edredón contribuía a ello, pero descubrir el cuerpo de Gabrielle encima de ella era lo que le producía el auténtico calor, y contempló la despeinada cabeza rubia con pasmado cariño. Estaba apoyada en su hombro y Gabrielle le había echado por encima un brazo y una pierna, atrapándola con una presión ligera, pero muy evidente. Cerró los ojos y simplemente se permitió sentir la confianza de ese abrazo. Era la primera vez, en una vida cargada de experiencias, y se regodeó en ello. Fuera lo que fuese lo que esperaba que fuera el amor, desde luego no era esto. Se movió ligeramente y besó a Gabrielle en la coronilla, notando que se pegaba más a ella como reacción inconsciente.

Ah. Hacía mucho tiempo que no sentía una paz como ésta. Xena abrió despacio los ojos y contempló el techo. Si es que la había sentido alguna vez. Recordaba a medias una época, cuando era muy pequeña, antes de que el terror llegara a Anfípolis. Una cocina caliente, su madre... sus hermanos. Risas. Pero eso había sido hacía mucho tiempo y había perdido la capacidad de desear siquiera volver a una época en que lo único que le importaba era estar caliente, bien alimentada y feliz. Xena arrugó levemente el entrecejo. Pero en cierto modo, Gabrielle tocaba esa parte de ella y le hacía recordar lo que había sido tener familia. ¿Eso era bueno? Xena frotó despacio la espalda desnuda de Gabrielle. Sentir cariño por algo suponía arriesgarse a perderlo. Eso lo había aprendido por las malas. ¿Pero no merecía la pena correr ese riesgo? ¿Acaso no llevaba sola suficiente tiempo? Soltó aliento, reconociendo la soledad largo tiempo ignorada de la que se había rodeado con total deliberación. Bueno, Gabrielle era suya. Xena examinó el perfil de la chica. Suya voluntariamente, además de suya por derecho de propiedad, y al contrario que sus anteriores compañeros de cama, ésta era digna de recibir a cambio su confianza y su amor, porque había demostrado serlo. En fin. ¿Qué iba a hacer ahora? No podía consentir que Gabrielle siguiera actuando como su doncella, por mucho que detestara la idea de permitir a otro esclavo la entrada a sus aposentos. Tenía que encontrar un puesto para Gabrielle acorde con su posición como amante de Xena. Xena reconoció que podía nombrarla su consorte sin más, pero... Sus ojos estudiaron la mandíbula ligeramente redondeada. Eso sería un desperdicio de recursos. La chiquilla era inteligente y tenía un talento que Xena sabía que a ella, por desgracia, le faltaba. Xena decidió meditar un poco la respuesta a su pequeño enigma rubio antes de tomar cualquier decisión. Entretanto, tendría que ordenar a Stanislaus que buscara a otro esclavo para limpiar los suelos, después de que ella reanudara hoy sus actividades habituales. Sabía que el cambio de tiempo

la dejaba sin excusas para no atender a sus obligaciones y tenía cosas que hacer y gente a la que acosar después de escaquearse un día de sus deberes estatales. Y ya iba a empezar tarde. Xena observó la mancha de sol que se arrastraba despacio por el suelo. No recordaba la última vez que había dormido hasta después del amanecer, pero por otro lado... una sonrisa maliciosa... tampoco recordaba la última vez que había pasado la mayor parte de la noche haciendo el amor. Ah, bueno. Xena echó un último vistazo a la ventana y admitió el hecho de que tenía que levantarse e ir a hacer de reina. Delicadamente, hizo cosquillas a Gabrielle en la espalda, observando el rostro de la chica dormida, que se fue tensando poco a poco al tiempo que su cuerpo se agitaba. Al cabo de un momento, Gabrielle abrió los ojos y parpadeó un poco y luego levantó la cabeza. —Mm. —Miró soñolienta a la reina—. Hola. —Buenos días. —Xena colocó la punta de un dedo en la nariz de la esclava—. Te vas a tener que buscar otra almohada. Yo tengo que ir a tiranizar a las masas. Gabrielle bajó la mirada. —Oh. Lo siento. —Se apartó de la reina, colocándose de lado y apoyándose en el codo—. Mm... sí. Tengo mucho que hacer... la habitación exterior está hecha un desastre. —Ya encontraré a alguien que se ocupe de eso —le dijo Xena—. Quiero que tú hagas otra cosa, dado que eres tan lista, además de mona. —Sonrió cuando un rubor subió por el cuello de Gabrielle, tiñéndola de un encantador tono rosa a la luz del sol—. Quiero que te pasees por la fortaleza... que descubras lo que piensa la gente de verdad. Gabrielle dudó y luego ladeó la cabeza. —¿Por qué piensas que puedo hacer eso?

—Pooorqueeee... —La reina recorrió los labios de su compañera de cama con la punta de un dedo—. Si lo puedes hacer conmigo, lo puedes hacer con cualquiera. Todavía se está cociendo algo y quiero saber qué es. Despacio, Gabrielle asintió. —Vale. —Alargó la mano y cogió la de Xena, se la llevó a los labios y la besó—. Haré todo lo que pueda. —Rodeó los dedos de la reina con los suyos y se frotó la mejilla con sus nudillos—. Pero no sé si alguien querrá hablar conmigo abajo. —Tal vez no —murmuró Xena—. Pero te aseguro que los nobles sí querrán. Te ofrecerán el mundo, corderito mío. —Dobló los dedos, estrechando los de la chica—. Cualquier cosa con tal de llegar a mí. —Mi mundo no es nada si tú no estás en él —contestó Gabrielle con sencillez—. Así que no tienen nada que ofrecerme. Ooh. Xena se quedó absolutamente encantada. —Tienes alma de poeta, Gabrielle. ¿De dónde la has sacado? —Y le tomó el pelo—: ¿Alguien se la dejó junto al río? Gabrielle sonrió melancólica. La reina se rió por lo bajo y le dio una palmada en el trasero. —Está bien. En marcha. Tengo que ver los daños que ha causado esa maldita tormenta de anoche. Vamos a sorprender a la corte y a ver en qué lío nos podemos meter. —Apartó las sábanas y salió de la cama, dedicando un momento a estirarse por completo en el aire frío—. Ahhhh. —Caray. Xena se volvió y se puso en jarras, enarcando una ceja con aire malicioso. —Vaya, Gabrielle. ¿Ya estás perdiendo la timidez pastoril? —No... o sea... —Gabrielle salió apresuradamente de la cama y rodeó a la reina, mirándole la espalda—. Tienes mejor la espalda.

Xena movió el omóplato y probó a doblar el brazo. Ya no le dolía. —Ah. —Hizo girar el hombro y luego extendió el brazo en diagonal sobre el cuerpo con cuidado—. Vaya, ¿qué te parece? Supongo que pasar un día en la cama puede curar cualquier cosa. —Se rió entre dientes, sacudiendo la cabeza, y se encaminó hacia la sala de baño—. Lástima que no se me ocurriera antes del combate. Gabrielle se quedó mirándola, hipnotizada por la fuerza ágil que se agitaba bajo la piel de Xena, iluminada por el sol. La herida del hombro estaba cerrada y sólo una línea oscura de puntos señalaba dónde había estado. No había hinchazón, ni irritación, y pronto hasta esa línea oscura habría desaparecido, dejando atrás tan sólo el recuerdo del horror que, en cierto modo, las había unido. Entonces se acordó de la otra cicatriz y salió trotando detrás de la reina, con un montón de preguntas ya preparadas en la punta de la lengua. Su mundo estaba cambiando una vez más, sólo que esta vez ella formaba parte del cambio y le gustaba. 11

Xena se detuvo al llegar a la entrada de su sala de audiencias y se estiró la antes de pasar al interior la estancia. bastante en llena, pero susmanga sensibles oídos oyeron cómo sedecortaban las Estaba conversaciones curso al ser advertida su presencia. Vio las caras que se volvían hacia ella, observó la profundidad de las reverencias y en sus entrañas estalló un hormigueo de alarma. Saludando a la gente con una elegante inclinación de cabeza, pasó al interior de una sala privada más pequeña que había detrás para recibir el informe de seguridad que sabía que la estaría esperando. Efectivamente, Alaran ya estaba allí, mirando por la ventana con el ceño fruncido. Se volvió al entrar Xena y se inclinó, luego se irguió cuando se acercó la reina. —Ama.

Xena lo saludó con la cabeza y luego tomó asiento, entrelazando los dedos y enarcando las cejas. —¿Y bien? Alaran frunció los labios. —Ama, no sé cómo decirte esto. —Bueno. —La reina hizo entrechocar los pulgares—. Puedes abrir la boca y empezar a hablar o puedo despellejarte y obligarte a gritar la noticia. Elige. —Decidió sonreír, para indicar que no lo decía en serio. Su jefe de seguridad no pareció muy reconfortado. —Ama, ha habido... muchos de los soldados se han ido. Lo último en el mundo que se esperaba oír. —¿Qué? —Xena se echó hacia delante ligeramente. —Los hombres de Bregos, mi reina —dijo Alaran—. Ayer... durante la tormenta. Se escaparon de la ciudad. Xena se puso en pie de repente, sobresaltando a su jefe de seguridad. Se acercó a él, reprimiendo las ganas de agarrarlo por la pechera de la túnica. —¿Me estás diciendo que la mitad del ejército ha desertado? —dijo suavemente, pero hasta ella se daba cuenta del tono cortante de su voz. Alaran lo oyó sin duda y se puso visiblemente pálido—. ¿La mitad de mi ejército? Alaran tragó. —Ellos... no se consideraban tus hombres, ama —le dijo, alzando la cabeza con valor—. Consideraban a Bregos su líder y... —¿Y? —dijo Xena. —No querían servir a tus órdenes —terminó Alaran en voz baja—. Se escaparon por las cocinas.

Xena se volvió y fue a la ventana, apoyando las manos a cada lado con lo que le pareció una admirable muestra de control. —Así que los ayudaron —comentó—. Todo el mundo estaba en el ajo, ¿eh? —No todo el mundo, ama —dijo Alaran—. Uno de tus hombres lo descubrió, antes del amanecer, y vino a buscarme. Los claros ojos azules de Xena contemplaron el sol. —Y tú has esperado para decírmelo. Alaran se quedó callado. Xena se volvió y lo miró. —Ama, dijiste... —empezó a decir él. Xena cruzó la distancia que los separaba en un abrir y cerrar de ojos. Lo agarró y lo levantó en vilo, desatando por fin su genio. —Estúpido cabrón —gruñó, girándose y estampándolo contra la pared—. No vales ni la ropa que llevas puesta. A él se le dilató la nariz. —Ama. —¿Por cuánto te han comprado, Alaran? ¿Te ofrecieron una hacienda? —Xena lo sostuvo en el sitio con poco esfuerzo—. ¿Con qué te han comprado? ¿Con mierda de vaca? Eso es lo que vales. —Se volvió a medias y lo tiró al suelo. —¡No! ¡Ama! —Alaran se puso una mano encima de la cabeza, protegiéndose cuando ella se lanzó sobre él—. ¡Eres injusta conmigo! Xena le pegó una patada con todas sus fuerzas y oyó el crujido cuando él se estrelló en la pared. Lo atrapó al rebotar y volvió a levantarlo, agarrándolo por el cuello con las dos manos. —¿Que soy injusta contigo? —Apretó—. Tú eres responsable de mi seguridad. Has dejado que la mitad del ejército deserte y has permitido la insurrección en la zona de los esclavos. ¿Que soy injusta contigo?

Él se ahogó e intentó respirar. —He obtenido más información valiosa de mi doncella en la última media luna que de ti. ¿Por qué? —preguntó Xena mordazmente. —A... Le chorreaba sangre de la nariz. —En ese período has dejado que casi me asesinen dos veces. ¿Y dices que soy injusta contigo? —La voz de Xena se convirtió en un susurro áspero. Alaran cerró los ojos e inclinó la cabeza, aceptando lo que sabía que iba a ocurrir. Xena lo soltó y lo dejó caer al suelo. Se arrodilló a su lado y lo agarró del pelo, obligándolo a echar la cabeza hacia atrás. Lo miró fríamente a los ojos, que tenía inyectados en sangre y asustados, llenos de desesperación. —Ahora —dijo—, dime la verdad.

Gabrielle cruzó el inmenso vestíbulo inferior, deteniéndose un momento para volver a apreciar su grandeza, de camino a los archivos de la fortaleza. Xena le había dicho que fuera allí, para empezar a escuchar. Xena. Gabrielle se descubrió sonriendo al pensar en su nombre, mientras doblaba por el primer pasillo, contando las puertas hasta llegar a la quinta. Había sido tan increíble despertarse por la mañana con ella y sentir la delicadeza de sus caricias. Increíble. Gabrielle abrió la puerta empujándola y atisbó dentro. El olor a pergamino la asaltó y reprimió un estornudo al entrar en la sala y mirar a su alrededor. Cerca de las ventanas había una hilera de mesas de madera para los copistas y sus ocupantes levantaron la cabeza cuando entró, mirándola con curiosidad. —Hola.

El que estaba más cerca de la puerta se levantó y se acercó. Llevaba una recia túnica de trabajo, manchada de tinta, y una pluma, además de otra metida detrás de la oreja. —Buenos días, señora —la saludó—. ¿Hay algo que pueda hacer por ti o por Su Majestad? Gabrielle se irguió un poco dentro de su librea negra y dorada. —Pues sí, la verdad. Su Majestad querría ver las actas de los impuestos de la última cosecha, por favor —dijo—. Gracias. El hombre sonrió y le dedicó media reverencia, luego se volvió y se puso a hurgar en los estantes. Cada estante estaba lleno de rollos de pergamino y cogió uno y luego otro, examinando su contenido con atención. Gabrielle lo dejó buscando y se paseó por la sala. Algunos de los estantes tenían etiquetas escritas a mano, trozos de pergamino pegados en los bordes o trozos de madera con letreros más permanentes fijados con pequeños clavos. Informes sobre las tierras de alrededor, en su mayor parte, y vio listas de propiedades y actas de matrimonios... Con curiosidad, Gabrielle cogió una y la abrió, leyendo los nombres escritos dentro con diversas caligrafías. Ella había sido una de las poquísimas personas de su aldea que sabían leer y escribir. El único motivo por el que su padre le había permitido aprender con el viejo magistrado era porque tenía la esperanza de obligarla a ser la maestra del pueblo, una vez muriera la anciana que había ocupado ese puesto durante muchos años. Era un cargo relativamente bueno y su padre pensaba que así valdría más para el matrimonio. Aprender a leer había sido como si se le abriera la puerta al mundo, después de pasarse casi un año ahorrando cuartos de dinar para comprarse un pergamino viejo y ajado que llevaba en su interior algo que no tenía precio. Una historia. Una historia sobre un lugar lejano y unas personas que no vivían en su aldea, ni pensaban como ella, ni se comportaban como las personas que la rodeaban.

Gabrielle recordaba cómo había fantaseado con esa historia y cómo le había despertado la imaginación para intentar crear formas distintas de terminar la historia o acciones distintas para la gente que aparecía en ella o... Aquello había impulsado sus primeros intentos vacilantes de crear sus propios relatos y le había dado un pequeño espacio de luz en una vida por lo demás bastante sosa. Volvió a colocar el pergamino en su sitio y siguió paseando, hacia el fondo de la sala, donde los estantes estaban más polvorientos y el pergamino era más viejo. Cerca del último de los cubículos encontró una pila de trozos de pergamino muy estropeados y cogió uno, examinándolo con curiosidad. Era un dibujo, de una pequeña aldea vista desde lo alto de una colina. Estaba hecho con una especie de tinta y en algunos puntos las líneas casi se habían desvanecido. La tierra ondulante en la que se encontraba le resultaba vagamente conocida, de un lugar que nuncapero habíasabía visto.que el perfil de las chozas y las calles era el Le dio la vuelta y vio unas letras al dorso y se acercó más, inclinando el pergamino hacia la ventana para ver mejor. Anf. Pronunció la palabra en voz baja, preguntándose si podría ser la abreviatura de Anfípolis, el pueblo de donde Xena había dicho que era. —¿Sabrá siquiera que esto está aquí? —murmuró Gabrielle por lo bajo, metiéndose el pergamino debajo del brazo mientras hojeaba algunos otros. Se detuvo al llegar a uno y parpadeó asombradísima al reconocer un tosco boceto de la propia Xena, con un rostro más salvaje y más joven que el que había visto al despertar, bajo un letrero en el que se ofrecían mil dinares por su captura. Se busca. Gabrielle se quedó mirando las palabras fascinada. Señora de la guerra asesina. Con discreción, se metió también ese pergamino debajo del brazo, maravillada por la increíble paradoja que era la reina. Se volvió y regresó hacia las mesas, donde su amigo el escriba estaba juntando una ordenada pila de hojas, atándolas juntas con un cordel. Se volvió y se las ofreció, con otra pequeña inclinación. —Señora, tal y como has pedido.

—Gracias —Gabrielle las cogió—. ¿Cómo te llamas? El escriba pareció algo sorprendido por la pregunta. —Dirk, señora. Gabrielle le estrechó la mano. —Hola, Dirk. Yo soy Gabrielle —dijo—. Encantada de conocerte. Si un áspid se le hubiera puesto a bailar en el hombro, no creía que el hombre pudiera haberse quedado más sorprendido. Le estrechó la mano con cuidado e inclinó la cabeza. —Un honor, señora. Hemos oído tu nombre. Seguro. Gabrielle se descubrió sonriendo con ironía. —Gracias. —Se soltó de su mano y sonrió a sus compañeros escribas y luego se dio la vuelta y salió de la sala de archivos, decidida a regresar en cuanto tuviera un momento libre para explorar más a fondo sus secretos. El vestíbulo estaba más lleno ahora y descubrió que era el centro disimulado de atención al cruzar el espacio abierto, de camino a la sala de audiencias de la reina con sus actas. Uno de los duques, uno al que recordaba como más o menos amistoso con Xena, se le acercó. Era asombroso, pensó maravillada, lo bien que conocía Xena a esta gente. Se detuvo cuando el hombre llegó a su lado y lo miró interrogante. —¿Señor? —Te deseo buenos días, joven señora. —El duque le hizo una reverencia bastante elaborada—. Soy el duque Lastay y tengo el honor de estar al servicio de la reina. —Sí, señor, te recuerdo de la fiesta —respondió Gabrielle—. ¿Puedo hacer algo por ti? —En absoluto... soy yo el que desea hacer algo por ti. ¿Puedo llevarte esas cosas? Deduzco que acudes a ver a la reina —se ofreció Lastay—. Se ha enterado de la terrible noticia y debe de estar de pésimo humor.

Gabrielle aguzó los oídos. Estuvo a punto de preguntarle de qué estaba hablando, pero se contuvo, pensándoselo mejor, y en cambio le entregó las actas. —Gracias, señor, sí, me dirigía hacia allí —le dijo con mucha seriedad, echando a andar a su lado hacia la sala de audiencias—. ¿Has oído algún otro detalle? Lastay hizo un gesto negativo con la cabeza, frunciendo los labios con preocupación. —Sólo lo que ya sabemos todos, joven señora. Me temo que algo malo amenaza a nuestra reina, pues ¿por qué si no decidiría abandonarnos la mitad del ejército? Por nada bueno, de eso estoy seguro. ¿La mitad del ejército????? A Gabrielle se le dilataron los ojos. Seguro que no han sido... No, había visto a Brendan de lejos al salir de la torre. Así que no eran los favoritos de Xena... no eran aquellos a los que había recompensado tan bien apenas dos días antes. La única posibilidad restante era más que evidente. —¿Malos perdedores, tal vez? —sugirió suavemente. Lastay suspiró y meneó la cabeza. —Más que eso, me temo. Nuestra reina ha inquietado a muchos. Su reinado... ah, en fin. —Bueno, a mí me pareció que demostró lo fuerte que es el otro día — dijo Gabrielle. —Ah, pero al hacerlo, volvió a demostrar lo solitaria que es su corona, sin un heredero. ¿Y si hubiera sucedido lo peor? —preguntó Lastay astutamente—. Nuestra cultura se basa en la continuidad. Con Su Graciosa Majestad, eso es difícil de determinar. Gabrielle reflexionó sobre eso. —Bueno. —Se encogió ligeramente de hombros—. A ver, Xena es la reina porque es la más fuerte. Aunque tuviera un bebé, ese bebé no sería el más fuerte, ¿y cuánto duraría con todo el mundo intentando matarse entre sí?

—Miró a Lastay, que se había quedado algo boquiabierto—. Alguien acabaría haciéndose con el poder, porque sería el más fuerte. De modo que tal vez la reina piense que para qué se va a molestar. Llegaron a las puertas de la sala exterior y los guardias que había a cada lado se apartaron para abrirlas y que pudieran entrar. Lastay estaba callado cuando entraron, llamando la atención de todo los que estaban de pie en la sala, esperando con diversas actitudes de alarma. —¿Qué ocurre? —preguntó el duque bruscamente. Le contestó un fuerte estrépito, procedente de la sala interior. Todo el mundo lo miró y luego a Gabrielle. Con una sensación de náusea, Gabrielle cogió las actas de manos de Lastay y se dirigió a la puerta. El día no se presentaba bien.

Xena levantó la mirada cuando se abrió la puerta. Sujetaba el cuerpo destrozado de Alaran entre las manos y cuando sus ojos captaron la expresión de Gabrielle, lo soltó y lo dejó caer sin vida al suelo. El charco de sangre producido por su puñal se extendió despacio a sus pies y por un largo instante, se quedó ahí plantada, mirando a Gabrielle, que se había quedado paralizada. Entonces Xena regresó a su trono y se sentó en él, apoyando las manos manchadas de rojo en las rodillas. Gabrielle cerró despacio la puerta y se apoyó en ella, presa de una sensación de horror al ver el cadáver. Alaran no le caía bien, pero la visión de sus ojos abiertos y vidriosos le daba ganas de sentarse y vomitar. Apartó la vista de él y miró en cambio a Xena, captando en su rostro una expresión de abatimiento y dolor que la llevó a cruzar la sala hasta la reina. Xena no levantó la cabeza ni la miró. Contemplaba el cuerpo del jefe de seguridad y soltó aliento. —Ya te lo dije —musitó por fin—. Cada vez que confío en alguien, pierdo.

Vacilante, Gabrielle le puso una mano en el hombro. —Xena. —Todo el mundo tiene un precio, Gabrielle —dijo Xena, con tono distante—. El suyo era una hacienda, de la que ser dueño. —Hizo una pausa— . Nunca me lo pidió a mí. Nunca dijo nada. —Su tono adquirió ahora un matiz de queja agotada—. Me vendió sin más. Gabrielle notó que el hombro que tenía bajo los dedos se hundía. —Oh. Caray —murmuró—. No pensé que... —Pero no era cierto, y por eso dejó de hablar antes de continuar con la mentira. Alaran no le había caído bien desde el principio y siempre había pensado que no era tan leal a Xena como parecía—. ¿Cuánto tiempo hacía que...? —Su mirada se posó en el cuerpo y tragó—. ¿Que lo conocías? Xena contempló la figura tirada y de repente le pegó una patada. —Demasiado. Gabrielle se estremeció sin poder evitarlo y se apartó un poco. —Cabrón —soltó la reina—. Te compraron con un par de vacas y una choza. Escoria. Gabrielle suspiró apesadumbrada. —A lo mejor sólo quería tener un lugar que pudiera considerar suyo. Los claros ojos de Xena se estrecharon. —¿Y por qué no me lo pidió a mí? —gruñó—. Bien saben los dioses que se atrevía a todo lo demás. —Volvió a dar una patada al cuerpo, haciendo que la mano golpeara la piedra con un ruido húmedo y desagradable. No podía seguir mirando. Gabrielle se volvió y apoyó la cabeza en la madera del trono. —A lo mejor tenía miedo —dijo, con tono apagado.

Hubo un momento de silencio, en el que sólo se oyó la respiración de las dos. —Sí —dijo por fin Xena, con un movimiento curioso e inquieto. La reina volvió la cabeza y miró a Gabrielle con atención—. Bueno, ¿cuál es tu precio, Gabrielle? ¿Cuándo voy a perder contigo? Gabrielle se vio capturada por esos ojos, por el dolor desnudo que había en ellos. —Yo no tengo precio —soltó, como reflejo—. Yo no... —Claro que lo tienes. —Xena se levantó de golpe y se apartó de ella, dirigiéndose a las altas y majestuosas ventanas—. Todo el mundo lo tiene, amiga mía, todo el mundo. ¿Eso es cierto? La rubia se apoyó en el brazo del trono y se lo pensó. ¿Qué la llevaría a ella a volverse contra Xena? ¿Cuál era su precio? ¿Qué podrían darle para que quisiera abandonar a la reina? ¿O hacerle daño? Gabrielle miró hacia la ventana y vio a Xena con la cabeza apoyada en el antepecho en una actitud de desaliento silencioso que la conmovió hasta lo más profundo del alma. Incapaz de resistir la emoción, Gabrielle se levantó y se acercó donde estaba Xena, pegando el cuerpo a la pared para poder ver el rostro de Xena. —Lo siento. Los ojos azules se posaron en ella, tristes y distantes. —¿Sí? —preguntó la reina—. ¿Por qué? Gabrielle frotó la piedra con el pulgar. —Porque... —Carraspeó para librarse de una repentina ronquera—. Mm... porque no hay nada que pueda decir... ninguna promesa que te pueda hacer que signifique nada en realidad. No son más que palabras. Xena soltó aliento suavemente.

—Mis palabras —continuó Gabrielle—. ¿Y qué valor tienen las palabras de una esclava? ¿O de una pastora? —Se sentó en el alféizar de la ventana, de espaldas a los cristales—. Debería ser fácil comprarme. No tengo nada. Xena la estaba mirando y Gabrielle lo notaba. Sin embargo, mantuvo la vista en el suelo, sin atreverse a ver qué había en la expresión de la reina. —Así que... no sé cuál es mi precio, Xena —terminó en un susurro—. Pero sí sé que preferiría morir antes que traicionarte. Ahora, por fin, alzó la cabeza y se encontró con los ojos de Xena. —Así que... si tú sabes cuál es mi precio, por favor, no dejes que lo averigüe nunca. La reina se quedó mirándola un momento, luego se volvió y se sentó en el alféizar al lado de Gabrielle. Se quedaron ahí sentadas juntas en silencio y luego Xena apoyó los codos en las rodillas y dobló las manos cubiertas de sangre. Soltó un levísimo resoplido de risa. —¿Quién Tártaro soy yo para juzgar eso? Gabrielle se levantó y esquivó con cuidado el cuerpo de Alaran al dirigirse al adornado aparador, donde había una palangana y una jarra. Las cogió, rodeando la palangana con cuidado con un brazo, y volvió con ellas. Se colocó a los pies de Xena, arrodillándose ante ella, y echó el contenido de la jarra en la palangana. Luego levantó la palangana y la puso sobre el pequeño escabel que había al lado de la ventana. Cogió un paño que estaba cerca del escabel y lo metió en el agua, lo escurrió y cogió la mano derecha de Xena con la suya. Los largos dedos se estremecieron con el contacto, pero Xena no se apartó. Gabrielle se puso a lavar la piel ligeramente helada. —¿Qué haces? —preguntó Xena, suavemente. Gabrielle levantó la mirada. —Lavarte la sangre de las manos.

Inesperadamente, la reina se echó a reír, con un matiz seco y amargo. Apartó la mano de golpe y se levantó, se alejó de Gabrielle a largas zancadas y agarró el cuerpo de Alaran con las dos manos. Lo levantó y se lo echó al hombro, luego fue a la puerta de la sala exterior y la abrió. —Tomad. —Xena se quitó el cuerpo del hombro y lo tiró al suelo en medio de todos ellos—. Si lo desolláis, uno de vosotros tendrá una bonita alfombra. —Dejó que su mirada fulminara a cada uno de los estremecidos nobles—. Será un conjunto a juego cuando descubra a sus amos. Girándose en redondo, volvió a entrar en la sala interior y cerró la puerta con tal estruendo que los candelabros de pared temblaron y una copa saltó del aparador y rodó por el suelo. Se detuvo a media zancada al ver a Gabrielle agachada sobre las piedras, lavándolas con el paño con aire de intensa concentración. —¿Qué estás haciendo? La esclava miró la superficie enrojecida y luego la miró a ella un instante. —Limpiar esto. —No te he pedido que lo limpies —soltó Xena—. ¡Levanta! Gabrielle dudó, luego se levantó con la palangana, retrocediendo cuando Xena se acercó a ella. Dejó el agua en el aparador y se quedó al lado, observando a la reina que se acercaba. Gabrielle sintió que se le aceleraba el corazón. Se pegó a la pared, bien consciente de encontrarse atrapada. El momento en que se había despertado con la reina parecía muy lejano y muy antiguo, y por un instante se preguntó si todo aquello no habría sido un error muy, muy grave por parte de las dos. Xena se detuvo a apenas un brazo de distancia de ella, doblando las manos y mirándola furibunda. —¿Me tienes miedo? —Sí —reconoció Gabrielle.

—¿Por qué? ¿Por qué? Gabrielle sintió que el miedo y la rabia se enfrentaban en su interior. ¿Pero qué preguntaba esta mujer? ¿Sabía siquiera lo que estaba diciendo... o le importaba? —Porque matas a la gente con mucha facilidad y acabas de mencionar que yo podría ser una amenaza para ti —consiguió decir—. ¿No debería tener miedo? ¿Cómo crees que podría sentirme si no? ¿No es eso lo que quieres, que la gente te tenga miedo? Xena la miró. —Sí —dijo—. Eso es exactamente lo que quiero. Quiero que todo el mundo me tenga miedo. —Colocó las manos manchadas de sangre a cada lado de la cabeza de Gabrielle y la miró fijamente a los ojos. Acorralada, Gabrielle sólo pudo quedarse ahí. Su rabia se evaporó, sustituida no por el miedo, sino por una profunda tristeza. Notó que se le llenaban los ojos de lágrimas, pero intentó no parpadear, para que no se le derramaran. —¿Qué estás pensando, Gabrielle? —preguntó Xena, bruscamente. Gabrielle tomó aliento, pero no habló, pues sabía que eso traicionaría sus emociones. —¿Gabrielle? —El tono de la reina bajó peligrosamente—. Te he hecho una pregunta. La esclava tragó y carraspeó suavemente. —Estaba... p... pensando que... mm... enamorarse no siempre es bueno —contestó con sinceridad—. Ahora mismo desearía no haberlo hecho. Se hizo un silencio total en la sala que duró largos segundos. Gabrielle alzó por fin los ojos para encontrarse con los de su torturadora y descubrió en ellos una inesperada tristeza comparable a la suya. —¿De verdad? —preguntó Xena.

Gabrielle asintió. —¿Porque he hecho eso? —La reina señaló el suelo. Gabrielle dijo que no con la cabeza. —Porque quieres que te tenga miedo —susurró—. Y eso me hace daño. La mirada de Xena se interiorizó un instante. Luego se apartó de la pared y regresó a su trono, dejándose caer en él y apoyando la cabeza en la mano. —Pues vete de aquí —le dijo a Gabrielle—. Porque así es como deben ser las cosas. Gabrielle miró la puerta, sabiendo que sólo tenía que cruzarla para librarse del peligro de esta estancia. Se apartó de la pared y empezó a andar, pero se encontró al lado de Xena en lugar de al otro lado de la sala rumbo a la seguridad. —He dicho que te vayas —repitió Xena. Ahora estaba lo bastante cerca como para ver el temblor de los dedos de Xena, apoyados en su frente. —¿Xena? —¿Qué? —espetó la reina. Gabrielle se arrodilló a su lado, se apoyó en el brazo del trono y la miró a los ojos. —¡He dicho que te vayas! —gritó Xena, pasándose rápidamente la mano libre por la cara—. ¡Ahora! Pero las lágrimas le dijeron a Gabrielle todo lo que necesitaba saber y el miedo salió de ella con la misma facilidad que su aliento. Con cautela, puso una mano en la rodilla de Xena, sabiendo que se arriesgaba a sufrir un daño horrible y sin que le importara en realidad. Xena se movió y la agarró, con una mano en cada hombro.

Gabrielle reprimió el pánico y agarró los bíceps de la reina con las manos, mirándola directamente a los ojos. Estuvieron un rato haciendo equilibrios, al borde de la violencia. —Lo siento —susurró Gabrielle, amándola a pesar de todo—. Siento haber dicho eso. —Soltó una mano y tocó con ternura la cara de Xena, secando el último rastro de una lágrima—. Por favor, no hagas que me vaya. Quiero estar contigo. No hubo la menor reacción y luego Xena parpadeó. Soltó los hombros de Gabrielle y dejó caer las manos hasta la cintura de la esclava, mirándola con expresión cansada y perpleja. —¿Por qué? —preguntó, sacudiendo levemente la cabeza. Muy buena pregunta. En realidad sólo había dos respuestas sinceras, y admitir un ataque de locura no parecía muy buena idea en ese momento. —Porque te quiero —dijo, ofreciendo la segunda—. Aunque sé que probablemente no quieres oír eso. Sorprendentemente, las palabras parecieron relajar a la reina. Movió el cuerpo y soltó aliento. Bajó despacio la cabeza, hasta apoyar la frente en la de Gabrielle. odias? —¿Por qué dices eso? ¿Crees que preferiría que me dijeras que me Gabrielle se relajó un poco también. —No. Xena suspiró. —Tal vez lo preferiría —musitó—. Al menos entonces no tendría que preocuparme de que te volvieras en mi contra. Gabrielle soltó despacio la respiración que había aguantado. —Xena...

—Sí, lo sé —la interrumpió la reina—. Lo sé. —Despacio, rodeó a Gabrielle con los brazos y la estrechó—. Tú confías en que no te corte la cabeza, lo menos que puedo hacer yo es confiar en que no me vendas al mejor postor. —Se quedó mirando por encima del hombro de Gabrielle, con los ojos clavados en sus propias manos manchadas de rojo—. Pocas opciones, amiga mía. Pocas opciones. La esclava respiró hondo. —Bueno... ¿y ahora qué? Xena apoyó la barbilla en el suave pelo de Gabrielle. —No lo sé, Gabrielle —reconoció suavemente—. Simplemente no lo sé. Gabrielle la abrazó, pues no tenía nada más que añadir a eso. La reina gruñó suavemente. —Eh. ¿Tienes agua? —Echó la cabeza hacia atrás y miró a la rubia—. Tengo los dedos pegajosos. —Eso lo puedo arreglar. —Gabrielle consiguió sonreír—. Vamos. Se dirigieron juntas al aparador. Xena metió las manos en el agua y se quedó mirando mientras Gabrielle se las lavaba.

Gabrielle había retirado la palangana de agua y estaba sentada en un pequeño escabel cerca del borde del estrado de Xena, observando a la reina mientras ésta pensaba. La mujer sentada en el trono llevaba largo tiempo meditando en silencio y sus claros ojos azules se movían inquietos por la sala en un rostro por lo demás inmóvil. Fuera lo que fuese lo que estaba pensando, al parecer no era muy agradable, a juzgar por la severa mirada. Gabrielle se sentía algo inútil. Sabía que Xena estaba intentando pensar qué hacer, y también sabía que ella tenía muy poca experiencia o conocimientos para ayudarla a hacerlo. Sin embargo, quedarse ahí sentada sin

más tampoco servía para nada y Xena no le había dicho que no pudiera intentar ayudarla, de modo que... Con un levísimo suspiro, se levantó, subió los escalones hasta lo alto del estrado y se sentó con las piernas cruzadas a los pies de Xena. Casi de inmediato, Xena se movió y alargó la mano, tirándole de la oreja. —Hola. Gabrielle se alegró del reconocimiento. Miró a la reina. —Las cosas están muy complicadas, ¿verdad? Xena asintió gravemente. —Sí, en efecto. —Le acarició distraída el pelo a Gabrielle, entrelazando los dedos con sus claras guedejas—. Bueno, ¿y qué harías tú para solucionarlo, mm? ¿Un festín con chuletas de cordero? Gabrielle apoyó los codos en las rodillas y la barbilla en los puños. —Mm... no, no creo —dijo—. A mí me parece que todo el mundo está muy enfadado por algo, pero no logro entender por qué. Xena la miró con irónico desconcierto. —Ya. —Es decir... —La esclava se arrimó un poco más—. No es que aquí las cosas vayan fatal. Todo el mundo parece estar bastante bien, o sea, aparte de los esclavos, y todo es muy bonito y hay mucha abundancia y todo eso. —Sí —asintió de nuevo la reina—. En eso tienes razón. La cosecha de este año ha sido el doble que la del año pasado y todo el mundo ha conseguido ganar mucho dinero con el excedente. Gabrielle se mordisqueó el labio por dentro.

—Bien, vale... pues... —Arrugó la frente—. Entonces... ¿cuál es el problema? —Levantó la mirada—. ¿Por qué está todo el mundo tan enfadado? ¿Si todo va tan bien? Xena miró al otro lado de la sala, posando los ojos en el retrato inmenso, casi de tamaño natural, de ella misma cargada de joyas y sedas que adornaba la pared. —¿Por qué? —musitó—. Porque me odian, Gabrielle. —¿Te odian? La reina asintió. —Me presenté aquí y derroqué a uno de ellos —comentó—. El tipo al que le quité el trono era rey desde hacía veinte años y su familia llevaba al mando desde que Zeus usaba pañales. —Xena se apoyó en el brazo del trono— . Y llegué yo, una mocosa campesina con una chusma de ejército que arrasó el territorio, y se lo quité todo. —Oh. —Me odian. Aunque fuera Afrodita hecha carne y me paseara por las tierras repartiendo pasteles de nueces a los niños, me odiarían, y no puedo hacer absolutamente nada para cambiarlo —concluyó Xena—. Da igual que yo sea mejor gobernante de lo que lo fue jamás el viejo como se llamara y que tengan ahora más desde que me siento en este grano en el culo al que llaman trono. Gabrielle asimiló todo aquello. —Pues menuda estupidez —reconoció. —Sí. —Xena apoyó la cabeza en la mano. —¿No puedes hacer un trato con ellos? La reina se quedó en silencio un momento. —Ningún trato que yo pudiera aceptar jamás. Ahí es donde entraba Bregos. Estaban intentando obligarme a aceptarlo como marido.

—Puaj. En el rostro de Xena apareció una leve sonrisa. —Ah, estás empezando a desarrollar gustos finos, ¿eh? —Te he elegido a ti, ¿no? —se atrevió a bromear Gabrielle, a pesar de la seriedad del momento—. Aunque hubieras aceptado casarte con Bregos... con eso no habrían obtenido de verdad lo que buscaban, ¿no? Tú habrías seguido al mando. —Mm. —Xena se encogió de hombros a medias—. Creo que pensaban que si me casaba y me asentaba... si tenía unos cuantos críos, a lo mejor me amansaba lo suficiente para que ellos pudieran controlarme. Para que Bregos pudiera controlarme. Gabrielle la miró. —¿Tú crees que eso es cierto? Xena tardó bastante en contestar. —No lo sé. —Volvió a tirar a Gabrielle de la oreja—. ¿Qué piensas tú? Su esclava reflexionó sobre la pregunta. —Yo creo que no —dijo—. Creo que tú... una vez, cuando era pequeña, había un lobo que atacaba a las ovejas cerca de nuestra aldea. —Gabrielle, has cambiado de dirección tan deprisa que te cuelgan los pechos por el hombro. —Je je —se rió Gabrielle ligeramente—. No, en serio... los hombres del pueblo se juntaron, con todos los perros, y fueron tras el lobo. —Se rodeó las rodillas con los brazos—. Al cabo de mucho tiempo, lo acorralaron y fueron a matarlo, porque había matado algunas ovejas. —Razonable —comentó Xena. —Eso pensaban ellos también —asintió Gabrielle—. Pero cuando lo atacaron, el lobo luchó con ellos con tal ferocidad que tuvieron que huir.

Xena resopló. —Yo me quedé. —¿Sí? —La reina sofocó una risa. —Quería ver si estaba bien o no —confesó Gabrielle—. Así que me escondí detrás de un arbusto, en dirección contraria al viento que soplaba en el agujero donde se había metido el lobo, y esperé y vigilé... —¿Mm? —Xena se echó hacia delante, intrigada. —Y al cabo de un rato, salió el lobo, con tres bebés. —¿Bebés? —Xena enarcó las cejas de golpe—. Yo he oído un viejo cuento romano sobre eso. —Bebés de lobo —explicó la esclava—. Cachorritos o lobeznos o como se llamen. —Miró a Xena—. La loba era su madre y no quería que nadie les hiciera daño y estaba dispuesta a arriesgar la vida robando las ovejas para que tuvieran suficiente alimento y no murieran. —Mm. —Así que yo creo que tú serías así —concluyó Gabrielle—. Creo que serías feroz y no dejarías que nadie hiciera daño a tu bebé ni que te atacaran. Xena se reclinó, con expresión pensativa. —Creo que puede que tengas razón —dijo—. Pero jamás lo averiguaremos, porque no tengo la menor intención de reproducirme. —Oh —dijo la esclava—. Pues qué pena, porque seguro que tendrías unos bebés monísimos. La reina soltó un bufido elocuente. —No,Yotútendría tendrías bebés monísimos. un dedo a Gabrielle—. unosunos terrores larguiruchos que —Le seguroclavó que destrozaban la fortaleza. En fin. Vamos a dejar de hablar de reproducción y a tratar de pensar qué vamos a hacer ahora.

—Vale —dijo Gabrielle—. ¿Qué les ofrecía Bregos a todos estos tipos? ¿Aparte de un hombre al mando? Ah. Buena pregunta. Xena echó la cabeza a un lado. —Seguridad —decidió por fin—. A estos malditos imbéciles amanerados y cubiertos de seda les da un miedo horroroso el cambio. Bregos les ofrecía una oportunidad de hacer planes a largo plazo. —Oh. ¿Y por qué tú no? —Porque yo no tengo un órgano masculino del tamaño de un cacahuete pelado con el que prometerles un heredero. —El rostro de Xena se contrajo con una mueca feroz—. Y que me ahorquen si me voy a llevar a uno de ellos a la cama sólo para que se queden todos tranquilitos. Gabrielle pensó que a ella eso tampoco le haría mucha gracia. Aunque llevaba muy poco tiempo compartiendo la almohada de Xena, descubrió que no le gustaba la menor insinuación de que tuviera que compartirla, sobre todo con alguno de los nobles a los que había conocido hasta ahora. —Puaj. —Mm. —¿Pero no podrías llegar a una especie de acuerdo, con algunos de ellos? ¿Sólo se pongan tu parte?pero... —preguntó Gabrielle—. Ya sé que has dichopara queque podrías... en fin,deobligarlos, —No me irás a soltar ese discurso sobre la cal y la arena, ¿verdad? —¿Eh? —Gabrielle frunció el ceño—. ¿Qué tiene que ver eso con hacer un trato? Xena se levantó y se puso a pasear. —No quiero hacer un trato, Gabrielle. Quiero traerlos a todos y aliviar mi frustración cortándoles el cuello —dijo—. Jamás respetarán un trato conmigo, así que ¿para qué molestarme? —¿Lo has intentado alguna vez?

—Gaaabrrieeelle... La esclava se levantó y se unió a los paseos de la reina. —Bueno, ¿lo has hecho? ¿Tan malo sería hacer el intento? Xena se volvió y la miró con exasperación. —Sí —soltó—. Sería malo para mi imagen, porque todo el mundo sabe que yo no hago tratos. Las dos dieron vueltas de un lado a otro. —Bueno. —Gabrielle lo intentó por otro lado—. ¿Tu imagen está funcionando ahora? Xena suspiró. —Gabrielle, escucha. —Se detuvo y miró a la esclava. Tras un momento de silencio, frunció el ceño—. A lo mejor podría hablar con Lastay. Ése no está tan mal. Gabrielle sonrió. —De hecho... —Xena se puso en jarras—. Creo que tengo algo por lo que estaría dispuesto a tomar partido —dijo—. Sal ahí y dile que entre. Luego quiero que bajes al cuartel y busques a Brendan. Dile que no lo hago responsable por lo de los hombres de Bregos. Quiero verlo lo antes posible, ¿de acuerdo? —De acuerdo —dijo Gabrielle. Se volvió y se dirigió a la puerta, con cuidado de esquivar la mancha de sangre del suelo. Se volvió cuando estaba a punto de salir y miró a Xena a los ojos—. Estoy segura de que esto va a funcionar, Xena. Ya lo verás. Xena la miró mientras salía y en su cara apareció una sonrisa levemente sardónica. —Lo dudo, pequeña e inocente amiga mía... pero qué Hades. Lo intentaré. Al menos eso retrasará el baño de sangre.

Regresó a su asiento, cruzando las piedras manchadas de sangre, y cogió la copa de vino que había estado bebiendo. Se acomodó en su trono y bebió un trago, repasando mentalmente lo que tenía planeado decir. Como había dicho, Lastay estaba bien. Procedía de una familia que había obtenido sus tierras cuando ella derrocó al anterior rey. Por esa razón, no formaba parte en realidad de la vieja red nobiliaria del reino, y tampoco estaba predispuesto para preferir al llorón impotente al que había masacrado antes que a ella. También era muy listo. Xena descubrió a regañadientes que casi le caía bien. Aunque no tenía sentido hacérselo saber. Clavó una mirada iracunda en la puerta cuando se abrió y vio que Lastay se encogía cuando le dio de lleno. —Entra —gruñó—. Tenemos que hablar. Él cerró la puerta e irguió los hombros. —Sí, ama. —Carraspeó—. Estoy, como siempre, a tu disposición. Xena se rió entre dientes. —Gracias. Pero le he prometido a Gabrielle que intentaría hablar antes de disponer de ti, así que ven aquí antes de que me levante y te arrastre de las amígdalas. Lastay sonrió débilmente y avanzó, como si marchara a su perdición. Gabrielle bajó trotando las escaleras principales, sintiéndose muy bien por haber logrado que Xena pensara al menos en resolver su problema mediante el diálogo. Sabía que la situación era muy seria, pero en el fondo de su corazón, también estaba convencida de que salir a matar a todo el mundo no era realmente la respuesta adecuada. Tenía que haber un modo mejor. Llegó a la planta baja y cruzó el vestíbulo hasta el largo pasillo que llevaba a los patios, sin poder creer que tan pocos días antes hubiera recorrido

el mismo camino para ver cómo Xena salvaba a otra esclava. Cuántas cosas habían cambiado. Ella había cambiado. Gabrielle se colocó bien el tabardo y abrió el pestillo de la puerta, la empujó y salió. Hacía frío, pero también sol, y aspiró una bocanada de aire limpio mientras se dirigía al cuartel. Los patios estaban tranquilos hoy, y al mirar a la derecha, donde estaba el barracón que había visitado la última vez con Xena, vio que las puertas y los postigos de las ventanas estaban abiertos de par en par, con un evidente aire de abandono. Frunciendo el ceño, Gabrielle giró a la izquierda rumbo al otro barracón, éste claramente mejor cuidado y evidentemente ocupado. La puerta se abrió cuando llegó a ella y se echó hacia atrás cuando un soldado alto y rubio salió del edificio. El hombre se detuvo al verla y vaciló. —Señora. Gabrielle le sonrió. —Sólo Gabrielle —dijo—. Estoy buscando a Brendan... ¿está dentro? El hombre alto la miró un momento y luego abrió la puerta y se la sostuvo. —Está, señora. ¿Vienes de parte de la reina? —Sí. —Gabrielle observó su cara con atención. Su sonrisa amable la tranquilizó. —Entonces eres doblemente bienvenida. Pasa. —La siguió—. ¿Brendan? Un paso al frente, señor. La reina te requiere. Gabrielle entró y se detuvo. Este barracón era muy distinto del otro. Muy distinto.

—Siéntate. —Xena indicó el pequeño escabel que había usado Gabrielle. Se quedó mirando a Lastay con los ojos entornados mientras él se

acomodaba a su lado y alzaba los ojos hacia los suyos con expresión cauta, pero sorprendentemente sincera—. No estoy contenta. —Ama, no espero que lo estés —replicó Lastay con calma—. El grado de traición del buen general es ahora evidente para ti. Xena lo miró. —¿Tú lo sabías? —preguntó con aire despreocupado, y él juntó las manos. Advirtió que le temblaban. Hizo una pausa antes de contestar y movió los pies. —Sí, ama, lo sabía. La reina se quedó sorprendida. No de que el duque lo supiera, sino de que lo admitiera, conociendo su temperamento. Eso le hizo subir puntos en su estima, aunque sospechaba que él no lo sabía. —Ah —murmuró—. ¿Debería matarte ahora? Lastay levantó la cabeza. —Puedes hacerlo, ama —dijo—. Pero de todos los que profesan arrodillarse ante ti, yo soy el menor de tus enemigos. —Mm... sí. —A Xena no le quedó más remedio que asentir—. Bueno, salvo por mi pequeña Gabrielle, por supuesto —añadió—. ¿Y qué debería hacer contigo, Lastay? Te he dado tierras... animales... esclavos... el mayordomo del castillo compra tu grano... y tú te vuelves contra mí. El duque suspiró. —No, ama. —Meneó la cabeza—. Lo que dices es cierto... has sido más que generosa. He dicho que sabía lo que se tramaba... no que estuviera de acuerdo con ello. Yo podía perderlo todo, si Bregos ganaba. Xena se levantó y se puso a dar vueltas a su alrededor. —Eso dices tú —dijo suavemente—. ¿Pero por qué tendría que creerte, Lastay?

Él estaba sudando, incluso con el frío que hacía en la sala. —Ama, yo nunca te he mentido. Ella se detuvo justo detrás de él. —Eso dices tú. —Su mano apareció despacio y la hoja brillante de su puñal se movió mientras ella la hacía girar con agilidad entre los dedos. Vio que movía la espalda y empezaba a respirar con más dificultad y casi olió el miedo que emanaba de su cuerpo. Puaj. —Pero en realidad no sé si eso es cierto o no... ¿Verdad? —dijo Xena, pasándole el borde de la hoja por la nuca. Los pelos del cuello se fueron erizando a su paso y vio las gotas de sudor que se formaban en el nacimiento del pelo. —No, ama —susurró él. La punta del puñal se detuvo en el centro mismo de su columna, en un pequeño hueco de la base del cráneo, donde con un simple empujón podría penetrar y matarlo. Xena estudió el pequeño encaje de pelo oscuro que bajaba por el centro de su cuello y se imaginó el aspecto que tendría bañado en sangre. —Lastay —dijo Xena—. No voy a salir huyendo como un perro apaleado. Él no contestó. —Soy la gobernante de esta tierra y tengo intención de seguir siéndolo, a toda costa, y eso incluye mataros a todos y cada uno de vosotros y sustituiros por carreteros. —Sí, ama —dijo Lastay—. Eso lo sé. Xena se apoyó en el puñal, un poquito. —¿Qué es lo que quieren, Lastay? —preguntó—. ¿Aparte de otra persona en el trono?

El duque tragó sonoramente. Se frotó los pulgares, tensando el cuerpo para resistir el impulso de moverse o de volverse. —Tú... —Hizo una pausa—. Tú les revuelves la bilis, ama. —Ooh. Qué gran sorpresa. —Xena se echó a reír por lo bajo. Lastay hizo algo inesperado. Se irguió, empujando contra la hoja, que rompió la piel antes de que Xena pudiera apartarla. Luego volvió la cabeza y levantó la mirada hacia ella. —Ama, tú nos desprecias. Xena bajó el cuello y lo miró atentamente. —Sí, es cierto. —¿Entonces por qué esperas que te seamos leales? Mm. Xena jugó con el puñal que tenía en la mano y cruzó la sala hasta la jarra de cristal llena de vino. Aprovechó el acto de servirse otra copa para tener tiempo de pensar en eso. —No lo espero. —Dio vueltas al vino en la copa y bebió un sorbo—. Me odiáis, Lastay. Él cerró los ojos despacio, luego los abrió y centró la mirada en ella. —No todos nosotros, ama. —Ah-ah... nada de mentiras. —Xena lo señaló con el puñal. —No miento —afirmó Lastay—. Matarme no cambiará ese hecho. Pero sí, ama, la mayoría te odia —dijo—. Denigras su virilidad. Xena regresó a su trono y se sentó. —Ah, sí. Xena la Despiadada, capadora real del reino. —Se apoyó la hoja del puñal en el labio inferior—. Lastay, nunca seré la gobernante que desean. Él soltó un suspiro de alivio.

—No, ama. No lo serás. La reina le sonrió. —Pero tú podrías —dijo—. ¿Quieres ser mi heredero? Al ver la cara del duque, Xena decidió que podría acostumbrarse a ver una reacción distinta del miedo. En realidad, era bastante agradable. Aunque no se lo iba a reconocer a Gabrielle, por supuesto. Al menos por ahora.

Gabrielle paseó la vista por el barracón. Había algo de... de salvaje en él que era totalmente distinto del ambiente que había en el cuartel de los hombres de Bregos. En las paredes había pieles de animales y los camastros estaban cubiertos con pieles en lugar de mantas de lana. Olía a almizcle y a acero y a cuero. Había armadura colgada por todas partes, en perchas de madera, bien cuidada, aunque también bien usada. En la pared del fondo colgaba un estandarte negro, con un halcón dorado en el centro. Un lado estaba hecho jirones y quemado, pero el cuidado con que estaba conservado era evidente. Apareció Brendan, que avanzó hacia ella. Iba vestido con un par de calzones de cuero y una camisa de tela de color verde y se iba limpiando las manos con un trapo mientras se acercaba a ella. —Buenos días, señora. —Sólo Gabrielle —le corrigió Gabrielle, con una sonrisa—. Su Majestad me ha dicho que venga a buscarte. En lugar de parecer asustado, Brendar parecía contento por el llamamiento. —Pues deja que me ponga un tabardo, se... Gabrielle lo señaló meneando el dedo.

Brendan sonrió. —Está bien, pues Gabrielle. —Fue a su espacio, situado en la parte delantera del barracón, un lugar de honor evidente—. Jeras, vamos a salir al patio cuando vuelva, para desentumecernos un poco —le dijo al hombre alto y rubio—. Ya es hora de que esta fortaleza vuelva a ser nuestra. —Sí, señor —asintió Jeras enérgicamente—. ¿Le podrías pedir a Su Majestad que...? —¿Venga a mirarnos? —Brendan lo miró por encima del hombro. —Que se una a nosotros —terminó Jeras—. La echamos de menos durante las prácticas. Gabrielle escuchaba con interés, loca de contento de oír palabras sobre la reina que no estaban llenas de envidia o disgusto. —Creo que ella también os echa de menos —intervino suavemente. Todos los hombres se volvieron para mirarla. —No hay muchos amigos en esa torre. Brendan se irguió y fue hasta ella, ladeando la cabeza. —Yo diría que sólo una, en realidad —le dijo—. Pero no sé si Su Majestad querría venir a pasar el rato en el barro con nosotros. Gabrielle se limitó a sonreírle. —¿Es cierto lo de Alaran? —preguntó Jeras de repente. Eso le borró la sonrisa de la cara. Gabrielle recordó el horror y sintió de nuevo el escalofrío que le corría por la nuca. Era consciente de los hombres que la rodeaban con curiosidad y respiró hondo antes de levantar los ojos para encontrarse con los de Jeras. —Sí, es cierto. —Ah —gruñó Brendan—. Tiene que haberle dolido.

Jeras resopló. —Era un cabrón chaquetero y tú lo sabes, Bren. Esta vez por fin ha dado la cara. —Sí. —Brendan se colocó bien el tabardo e hizo un gesto a Gabrielle para que fuera delante de él—. No me refería a él. —Siguió a Gabrielle hasta la puerta y la abrió y luego salió con ella al aire frío y seco—. Sé que Su Majestad debe de estar disgustada con nosotros. Gabrielle echó un vistazo al barracón vacío. —Me ha dicho que te diga que no te hace responsable de eso. —No. —Brendan suspiró—. Pero yo sí. —Meneó la cabeza—. Cabrones estúpidos. No reconocen a un líder ni aunque les caiga encima. Demasiado centrados en sus puñeteros egos para pensar como es debido. —¿Dónde crees que han ido? —preguntó Gabrielle. —Ahí fuera. —Brendan se protegió los ojos y miró hacia las montañas— . Donde desearía que estuviéramos nosotros, a veces —dijo—. Por muy calientes que sean los catres o por muy buena que sea la comida. —Entonces... —indagó Gabrielle delicadamente—. ¿Por qué no te has ido con ellos? ¿Si eso es lo que quieres de verdad? El veterano soldado la miró. —Si ella fuera, yo la seguiría —dijo—. Todos nosotros. Gabrielle caminó a su lado un rato en silencio, mientras se acercaban a los muros de piedra y la pesada puerta de madera. —¿Por qué? —preguntó de repente—. Aquí todo el mundo la odia. Brendan la detuvo delicadamente justo fuera de la puerta. Se apoyó en el muro y dejó caer sus manos ajadas sobre los muslos. —¿Por qué? —Y lo pensó—. Sangró por nosotros. —Se miró una cicatriz que tenía en los nudillos—. Estuvo a punto de morir por nosotros.

En cierto modo, eso no le sorprendió a Gabrielle en absoluto. —Un pueblucho de mala muerte... unos cuantos paramos allí, sin meternos con nadie —continuó Brendan—. Simplemente pedimos comida y algo de cerveza... y pagamos por ello, ya lo creo que pagamos. Pero los del lugar nos reconocieron por un cartel de recompensa y pensaron que se iban a forrar, así que se escabulleron y nos delataron a la guardia. —Mm —murmuró Gabrielle. —Pensamos que estábamos muertos. Para recibir la recompensa daba igual. —Brendan alzó la cara hacia el sol—. Nos tenían atados y marcados, medio muertos, cuando Xena nos encontró. Había estado haciendo una expedición de reconocimiento y al volver descubrió que habíamos desaparecido y se montó en el caballo y salió al galope. Tomó aliento con fuerza. —Mientras viva, recordaré cómo llegó allí, ella sola contra una legión —dijo—. Luchó y luchó y luchó como un animal salvaje hasta que huyeron con el rabo entre las piernas... y ella nos cortó las cuerdas y nos bajó. —Caray. —No había nada que no tuviera cortado o roto. —Brendan meneó despacio la cabeza—. Pero nos salvó. Y además, volvió y quemó ese maldito pueblucho hasta los cimientos por aquello. Gabrielle recordó ser transportada por un largo tramo de escaleras de piedra bajo la lluvia. —No descubrimos hasta mucho tiempo después que aquel lugar maldito era el pueblo donde nació. Oh. Gabrielle se quedó sin aliento de repente, al tiempo que algo que sabía intentaba asomar con fuerza a su consciencia, algo que había oído, algo que... —Bueno, eso es porque me lo has preguntado, pequeña. No hagamos esperar a Su Majestad. —Brendan le abrió la puerta—. Y, ¿Gabrielle?

Distraída, lo miró. —¿Sí? Brendan le puso una mano en el hombro. —Me alegro muchísimo de que por fin haya encontrado a alguien que la haga reír. Hacía ya demasiado tiempo. Ese algo que sabía se alejó flotando, fuera de su alcance. —Gracias. —Gabrielle le sonrió y luego entró por la puerta, con Brendan detrás—. A veces ocurren cosas y no comprendes por qué, pero al final todo sale bien. —Hizo una pausa—. La quiero. —Y yo. —Brendan le puso la mano en la espalda y echaron a andar hacia el vestíbulo.

—Ama, estoy estupefacto —murmuró por fin Lastay. —Casi lo dices bien. —Xena se apoyó en el brazo de su trono y cruzó los tobillos. —¿Ama? —Olvídalo. —La reina se rió suavemente—. Lastay, no quiero fundar una dinastía. No me apetece que me llamen la reina madre y no tengo la menor intención de casarme con un ricachón almidonado sólo para que esta tierra se quede contenta. ¿Me comprendes? La actitud del duque había cambiado por completo. Ya no estaba nervioso y ahora su lenguaje corporal revelaba una aprobación cautelosa y un claro interés. —Creo que sí, mi reina. La puerta exterior se abrió y Gabrielle se deslizó dentro. Se detuvo al verlos y miró a Xena con expresión interrogante.

—Pasa, genio. —Xena le hizo un gesto para que avanzara—. ¿Has traído a Brendan? Gabrielle abrió la puerta y se echó a un lado para dejar pasar al veterano soldado. Caminaron juntos hasta el estrado. Gabrielle se alegró de ver que el duque parecía ileso, y ocupó su lugar al lado de Xena, arrodillándose junto al trono mientras la reina reanudaba su conversación. ¿Genio? Recordó de repente ese comentario de pasada. —De modo que si no voy a parir una camada de cachorros para vosotros, me parece a mí que tengo que dejar claro quién va a ser el desgraciado que se quede con este trabajo cuando yo me harte de él —declaró Xena. Lastay entrelazó los dedos y apoyó la barbilla en ellos, acurrucado como estaba en el pequeño escabel. —¿Yo? Xena asintió. Brendan se echó a reír por lo bajo y se situó en el primer escalón, una posición que hasta entonces había pertenecido a Alaran. Lastay se recuperó. —Pero... Majestad, nosotros... yo creía que le habías dicho al consejo... todo el mundo ha creído siempre que te... Xena volvió la cabeza y miró a Gabrielle. —¿Qué te parece, debo dejarle este lugar a alguien que ni siquiera es capaz de terminar una frase? —Mm. —La propia Gabrielle estaba un poco asombrada por la actitud de Xena—. Yo creía que a las reinas les iba todo eso de las dinastías. —A esta reina no. —Xena meneó la cabeza—. Ya te lo he dicho, nada de reproducción.

—Pero, ama, ¡te habías planteado tomar consorte! —objetó Lastay—. No es que me sienta más que honrado por tu ofrecimiento, pero que nombres a un heredero... ¡eso ni siquiera se había pensado! —Sí, bueno. —Xena seguía observando el rostro de Gabrielle—. Eso era antes de que encontrara a alguien con quien quisiera pasar el tiempo. Se hizo un momento de silencio incómodo. Xena no hizo ni caso y se entretuvo trazando la línea del rubor de Gabrielle, subiendo por el arco de su cuello hasta la mejilla con un dedo ocioso. —Así que se acabó hablar de consortes, Lastay. ¿Quieres encargarte de ser mi heredero o no? El duque tomó aliento sonoramente. —Majestad, sería el mayor de los honores para mí. —También sería el mayor de los incordios para ti —dijo Xena—. Todo el mundo va a ir a por ti. —Sí —murmuró él—. Soy consciente. —Aumentaré tus concesiones de tierras y te daré un estipendio real — dijo la reina, volviendo por fin la cabeza para mirarlo—. Si quieres algo, lo pides. Si descubro que estás conspirando para destronarme, te arranco las tripas. ¿Entendido? Lastay asintió. —Majestad, si me permites, usaré su codicia para construir una auténtica base de apoyo a tu reinado. No deseo ese trono. —Sus ojos se posaron en la mancha de sangre del suelo y luego volvieron a su cara—. Pero sobre todo, no deseo que otros lo tengan. Xena se echó a reír. —Lastay, sabes que podrías morir por esto. El otro día sin ir más lejos una panda de cretinos me disparó. Él levantó la cabeza de golpe, con los ojos desorbitados por la sorpresa.

—¿Majestad? ¿Miente? ¿Finge que no lo sabe? , se preguntó Xena. —Vamos, seguro que te has enterado. Bregos contaba con eso para ganar nuestro pequeño combate. Lastay se levantó y se puso a dar vueltas por la sala, turbado. —No... parecían ansiosos por aceptar nuestras apuestas, pero... —Hizo un ruidito, entre un bufido y un escupitajo—. Cabrones. Xena apoyó la cabeza en el puño y lo miró con cierta diversión. —Pero no te hirieron, mi reina, así que el plan no les salió bien —fue la conclusión de Lastay. ¿Se lo digo? La reina se debatió con una estrategia poco familiar. —No le quites méritos a mi fama de ser la persona más dura del reino, mi pequeño duquecito —dijo—. Tenía un agujero en la espalda por el que te habría cabido el puño. —¡No! —Lastay miró a Gabrielle, por alguna razón—. ¡No es cierto! Gabrielle asintió solemnemente. —¿Bregos? —El duque parecía atónito—. ¡Qué locura! ¡Jamás le habrían permitido aceptar la corona de esa forma! Era... —Lastay se calló, incómodo. —¿Sí? —La voz de Xena había bajado hasta convertirse en un murmullo grave y sonoro. Clavó los ojos en Lastay, sin el menor rastro de humor—. ¿Era qué, Lastay? Brendan se movió, percibiendo el cambio. Inconscientemente, se acercó un poco más al trono de la reina. El duque se quedó paralizado. Gabrielle puso la mano en el brazo del trono de Xena y se apoyó en él.

—Si sabes algo, debes contarlo —intervino suavemente y por primera vez. Su voz sonó aguda y extraña en la gran sala e hizo que Xena volviera la cabeza y se la quedara mirando—. Tienes que empezar a confiar en algo — continuó la esclava, mirando al duque a los ojos—. Y elegir dónde depositas tu lealtad. No puedes jugar a dos bandas. Lastay se quedó callado y luego suspiró. —Sí, muchacha. —Regresó al pequeño escabel y se sentó en él, chupándose el labio inferior al tiempo que cruzaba las botas por delante y apoyaba los codos en los muslos, en una postura nada propia de un duque que resultaba casi adolescente por su informalidad. Xena se echó hacia delante y besó a Gabrielle en los labios. Luego volvió a prestar atención al duque y esperó, dando vueltas a los pulgares delante de ella. —¿Y bien? —Bregos era su hombre de paja —dijo Lastay—. Algunos de los grandes terratenientes se juntaron y le ofrecieron el mundo si conseguía llevarte a la cama y dijeron que lo respaldarían. —Jugueteó con uno de los cordones de sus botas de cuero—. No era para ponerlo en tu lugar. —Alzó la cabeza y miró a Xena—. Por mucho que te odien, es el temor a ti lo que mantiene a los enemigos fuera de nuestras fronteras, mi reina, y ninguno de ellos es tan estúpido como para no saberlo. —¿Incluso con las victorias de Bregos en combate? —preguntó Xena, muy satisfecha por dentro. —Aún así —dijo el duque—. Así que oír que levantó la mano contra ti, ama, me deja de piedra. Y Xena no creía que lo hubiera hecho él en realidad, de modo que tenía sentido. Bregos se habría aprovechado gustoso de su herida, pero en realidad no creía que tuviera las agallas o la ambición para intentar hacerse con el gran premio. Aunque le sería cómodo creerlo —eso dejaría limpiamente zanjado ese pequeño misterio— sabía que había piezas de este rompecabezas que todavía no estaban en sus manos.

—¿Por qué no me lo dijiste sin más, Lastay? ¿En lugar de hacer insinuaciones como una solterona haciendo calceta en una esquina? — preguntó Xena—. ¿Qué te jugabas? Lastay se quedó contemplando el suelo durante largos segundos. —Tenían a mi esposa, ama —confesó. Ahora le tocó a Xena quedarse de piedra. —¿Qué? —Se levantó y fue hasta él, lo agarró por la nuca y lo levantó— . ¡¡¡Idiota!!! ¿Por qué Hades no dijiste nada? —vociferó a pleno pulmón, haciendo temblar los vasos del aparador. Gabrielle se levantó a toda prisa y se acercó trotando, con Brendan pisándole los talones. Le puso una mano en la espalda a Xena y miró atentamente al duque. —¿Todavía la tienen? ¡Es horrible! —Gggaaabbbrriellle —dijo Xena con tono muy grave—. Éste es mi interrogatorio. —Se volvió de nuevo a Lastay—. ¿La tienen? —Lo zarandeó con fuerza. —N... ¡ama, por favor! Xena dejó de zarandearlo, cosa que sustituyó por una mirada fulminante. —Ellos... Es su primo, mi reina. Me dicen que está bien —dijo Lastay—. No tengo motivos para creer que no sea así. Xena tamborileó con los dedos sobre su frente. Luego se detuvo y ladeó la cabeza. —¿Quieres recuperarla? —preguntó. —¡Ama! —protestó el duque—. ¡Es mi amada esposa! La reina se encogió de hombros. —Sólo era una pregunta. —Lo soltó—. ¿Brendan?

—¿Majestad? —El soldado se acercó a ella enérgicamente—. ¿Quieres que averigüe dónde tienen a la damita? —No. Eso me lo va a decir Lastay. Tú reúne a un puñado de hombres a los que no les importe hacer operaciones de tapadillo —le dijo Xena—. Que preparen los caballos para salir cuando oscurezca. Brendan inclinó la cabeza. —Los dirigiré yo mismo, ama. —Se volvió y salió rápidamente, cerrando la puerta tras él. —Te apuesto a que no —murmuró Xena por lo bajo—. Está bien, Lastay. Desembucha. —Ama... dijeron que no le harían daño. —El duque alzó las manos—. Estoy negociando con ellos para recuperarla... no hay necesidad de que arriesgues a ninguno de los hombres. —Te equivocas. —Xena dio vueltas por la estancia, moviendo la toga a su alrededor mientras se movía—. Saben que no estabas de acuerdo con ellos, saben que estás aquí dentro hablando conmigo y que todavía no he lanzado tu cuerpo por esa puerta. Tienen algo con que presionarte y eso... —Xena se volvió y lo señaló—. No lo puedo permitir. Lastay suspiró, con cara rara. —Lo comprendo, ama. La reina dio más vueltas. —Su primo es Evgast, ¿no? Tiene una casa aquí en la ciudad y ese feo montón de piedras que hay al oeste. —Mis hombres han estado vigilando la casa, ama. No creen que esté ahí —murmuró Lastay. —Claro que no. Eso sería fácil —resopló Xena—. Está bien. Escucha. Te voy a echar de aquí a patadas y más vale que hagas saber que te encuentras en mi lista de los que la han cagado, ¿comprendido?

El duque asintió. —¿Para no darles motivos para trasladarla u otra cosa, ama? —Exactamente. —La reina lo agarró por la parte de atrás de la túnica y echó a andar hacia la puerta—. Intenta mostrarte debidamente asustado y asegúrate de que le dices a todo el mundo lo asquerosa que soy. Agarró el picaporte y abrió la puerta de golpe. —¡La próxima vez, te sacaré hecho pedacitos, mosquito descerebrado! —Con un empujón, tiró a Lastay a la sala exterior. Los nobles reunidos se apartaron a toda prisa, y advirtió que se habían llevado el cuerpo de Alaran— . ¿Alguien más? —gruñó. Una serie de rostros paralizados le devolvieron la mirada. —Si alguien tiene más quejas, más le vale optar por la vía de Bregos — les dijo la reina con aspereza—. Porque me aperece matar. —Se dio la vuelta y les cerró la puerta de golpe en las narices, luego se giró en redondo y regresó a su asiento a largas zancadas. Se volvió, se colocó bien la falda y se sentó, luego señaló a Gabrielle y dobló el dedo—. Ven aquí. Gabrielle obedeció. —Siéntate. —Xena se señaló el regazo. —¿Segura? —preguntó la esclava. —No, Xena. Ahora siéntate. Gabrielle se sentó y se vio envuelta por los brazos de Xena en un maravilloso y sorprendente abrazo. —Esto se está complicando mucho —dijo. —No, para nada. —Xena la besó—. Sólo se está poniendo interesante. —Mordisqueó la punta de la nariz de Gabrielle—. Muy interesante. —Se dio cuenta de que era como si se estuviera despertando de una larga siesta. Ah, sí.

Se estaba poniendo el sol. Xena estaba en la pasarela superior de piedra fuera de su torre y contemplaba el paisaje, disfrutando del viento fresco que le revolvía el pelo despeinándoselo por completo. Olía el cambio en la brisa, el rico aroma a humo de leña y turba quemada en las chimeneas a medida que el frío caía sobre la tierra. En algún lugar, a cierta distancia, olía a carne asada. Eso le dio rabia, con cierto desapego, porque su forma de gobernar les había dado la riqueza que permitía sacrificar el excedente de animales para carne, en lugar de mantenerlos hasta la decrepitud por una última posibilidad de obtener leche o crías. Ella había conseguido eso. Cuidaba bien de la tierra y, en el fondo de su corazón, sabía que había hecho un buen servicio a la gente que vivía de ella. Sólo había que echar un vistazo a las listas de nacimientos para saberlo. La puerta se abrió detrás de ella y aguzó los oídos, practicando un jueguecito consigo misma que empleaba para mantener los sentidos en forma. Unas botas rozaron la piedra. Xena se concentró en el sonido, advirtiendo su ligereza. Captó una ligera inhalación y oyó el roce de la madera de la puerta un pasar hombro No sehabían había crujido abiertouna lo suficiente paraen dejar a undelgado soldado, al loscerrarse. goznes apenas vez, en absoluto las tres veces que eso habría exigido. Por lo tanto, o tenía a un chiquillo a la espalda o algo mucho más agradable. Los pasos, casi insonoros, se acercaron. El cuero apenas rozaba la piedra y se oía un leve crujido de ropa de lana. —Ah, Gabrielle. —Xena se apoyó en el parapeto, contemplando con confianza la luz que se iba enrojeciendo—. ¿Has venido a ver una romántica puesta de sol con tu tirana preferida? La esclava llegó a su lado y puso las manos sobre la piedra. —¿Cómo sabías que era yo? —preguntó.

—Sé hacer muchas cosas —replicó Xena—. Una de ellas es saber quién se acerca furtivamente por detrás. —No me estaba acercando furtivamente. —Gabrielle se apoyó en la piedra, absorbiendo la luz del sol—. Qué bonito, ¿verdad? —dijo, maravillada por el paisaje—. Mira qué dorada es la luz... ¡y esos árboles! Es como si relucieran. Xena ladeó la cabeza y examinó en cambio el perfil bañado en oro que tenía al lado. Envidiaba la maravilla que se veía en esos neblinosos ojos verdes, algo que ella misma había perdido hacía mucho tiempo. Aunque la vida de Gabrielle hasta ahora no había sido nada fácil, seguía conservando eso. ¿Pero por cuánto tiempo? Xena volvió a fijarse en el horizonte. —Te voy a llevar a un sitio privado mío, esta noche —le dijo a la esclava—. Quiero que te quedes ahí y que no te muevas hasta que yo vuelva. Gabrielle se volvió hacia ella, con desconcierto. —¿Dónde vas? ¿A una misión inútil? La propia reina no pudo evitar preguntárselo. —Voy con los hombres que voy a enviar a buscar a la moza de Lastay —le dijo a Gabrielle—. Quiero asegurarme de que se hace bien... sin fallos. —Oh. —Gabrielle cruzó los brazos encima del parapeto del muro y apoyó la barbilla en las muñecas—. ¿No puedo ir contigo? —No —soltó la reina, mirándola con severidad—. Es peligroso y probablemente conseguirías que nos maten a todos. Gabrielle lo aceptó, asintiendo de mala gana, pero guardó silencio, paseando la vista por los árboles iluminados por el sol. Lo que Xena decía era cierto, probablemente, y dado que no tenía la menor idea de cómo merodear por la noche para intentar liberar a una mujer secuestrada, era lógico que se quedara aquí, en un lugar seguro.

Gabrielle suspiró. Sí, era lógico, pero sabía que quedarse sentada en un sitio preguntándose qué estaba pasando y esperando que no ocurriera nada malo iba a ser horrible. ¿Y si ocurría algo? Sus ojos se posaron en el perfil de la reina. ¿Y si le ocurría algo a Xena? ¿Qué haría? Sabía que volver ahora a la zona de los esclavos sería un destino peor que la muerte para ella: allí no tenía amigos, y tampoco entre la nobleza, salvo la mujer a cuyo lado estaba. Sin la protección de Xena, calculaba que su vida podría durar unos días. ¿Unas horas? —¿Por qué Hades quieres venir conmigo? —preguntó Xena de repente. Gabrielle dio la espalda al sol y se cruzó de brazos al mirar a la reina. —Porque no quiero estar aquí si tú no vuelves. La cejas oscuras de Xena se enarcaron bruscamente. —¿Qué? ¿Qué te hace pensar que no voy a volver? —La reina se echó a reír—. No es una guerra, Gabrielle. Sólo vamos a hacer un pequeño asalto, nada más. La esclava encogió un hombro. —A veces pasan cosas —reconoció suavemente—. ¿Y si vuelve a haber tres flechas? Xena se volvió también y rodeó con un brazo los hombros de Gabrielle. —Venga. Ayúdame a ponerme esa armadura. —Echó a andar hacia la puerta—. Eso debería impedir que tres o cuatro de esas malditas lleguen a tocarme la piel. —Pero se sentía conmovida por la sinceridad de la preocupación que notaba en la voz de Gabrielle, aunque lo que la preocupara fuera probablemente su propio pellejo—. Haría falta mucho más que unos costrosos guardias de una fortaleza para llevarme a la pira, amiga mía. Gabrielle alargó la mano y abrió la puerta. —Ya lo sé, es que...

Ocurrió tan rápido que ni siquiera lo vio. Hubo un estallido de aire que olía a humanidad sucia y cayó al suelo de piedra cuando Xena la apartó de un empujón. Las cosas se movían a su alrededor, pero ella se hizo un ovillo por puro instinto y se pegó al muro, tratando de evitar el peligro. Xena vio el brillo del acero y soltó un grito salvaje, que dejó paralizado al hombre el tiempo suficiente para que ella soltara las manos del cuerpo de Gabrielle y le clavara los dedos en la muñeca de la mano que sujetaba el cuchillo. Echó el cuerpo hacia atrás, tirando de la figura vestida de cuero, y se giró, aprovechando el impulso para estamparlo contra el muro de piedra del otro lado de la puerta. Notó que los huesos del brazo que tenía bajo los dedos se rompían y oyó el leve golpe metálico del cuchillo al caer al suelo. Entonces le rodeó el cuello con la otra mano y tocó dos puntos de presión. El hombre empezó a ahogarse y cayó de rodillas, lo cual le dio ocasión de examinarlo. Se dio cuenta de que era un esclavo de las cocinas, a juzgar por cómo iba vestido. Se echó hacia atrás y lo miró sin emoción mientras el hombre luchaba por respirar, agarrándose el cuello con los dedos sin poder hacer nada. Gabrielle se levantó apresuradamente del suelo y se aferró a su brazo. —¡Xena! —¿Mm? —La reina se limpió las manos en la toga. —¿Qué haces? Xena miró al hombre y luego a su esclava. —Ver cómo muere, ¿por qué? —Pero... ¡no ha hecho nada! —protestó Gabrielle, con los ojos desorbitados de horror. Reconoció al hombre como uno de los que se ocupaban del ganado en el patio, un tipo tranquilo y amable que se había

sentado frente a ella durante una de las pocas comidas que había tomado en las cocinas y que le había sonreído. —Ha subido hasta aquí, con un cuchillo en las manos —le dijo Xena—. Aquí por eso se muere, Gabrielle. Todo el mundo lo sabe. —Pero... ¡a lo mejor ha sido un error! —Gabrielle vio que la cara del hombre se ponía azul—. Oh, dioses. —Cayó de rodillas a su lado e intentó facilitarle la lucha—. Dioses... no hagas esto. —¡Gabrielle! —¡No! —Las manos de la esclava se posaron impotentes en la cara del hombre—. ¡No te ha hecho nada! Las manos de Xena se agitaron, al verse atrapada en una sensación de confusión impropia de ella. —¡Justo! ¡Le he dado yo primero! —¡Pero no ha atacado! —¡Lo habría hecho! —A Xena le entró una extraña sensación de rabia y absurdo por todo aquello—. ¡Apártate de él! —Dioses. —Gabrielle casi sollozaba—. Oh, dioses, por favor, no... — Notó que el hombre se ponía rígido bajo sus manos. Xena vaciló y entonces miró el cuchillo que estaba en el suelo, a punto de señalarlo como prueba de que lo que estaba haciendo era correcto. Sus ojos se clavaron en él. Entonces soltó un taco, una sucia blasfemia que estuvo a punto de rajar las piedras, al tiempo que se agachaba junto al hombre, apartando las manos de Gabrielle mientras intentaba encontrar el... punto... exacto... Al hombre se le pusieron los ojos en blanco, su cuerpo se arqueó y de repente, se desplomó y se relajó, con un estremecimiento. El jadeo de su respiración resonaba en el parapeto.

Xena se levantó y se acercó al muro, apoyando las manos en él y contemplando los árboles, muy perturbada. Gabrielle vio que el rostro del hombre se iba poniendo menos amoratado y que su pecho se agitaba a medida que recuperaba la vida, aunque seguía inconsciente. Le entró una inmensa sensación de alivio y se levantó, fue al lado de Xena y la abrazó. —Gracias. —Estrechó a la reina. Xena sintió que sus brazos rodeaban a Gabrielle por puro instinto. Miró por encima del hombro de la esclava a la figura tirada en el suelo, estremecida hasta lo más profundo de su ser por el error que había estado a punto de cometer. —No ha sido por ti —dijo, con voz ronca, siguiendo con los ojos el contorno del cuchillo para pezuñas tirado mudamente en el suelo de piedra. A su lado había un pedazo de algo que podría haber sido una piedra, pero ella sabía que no lo era. Una pezuña de caballo. Había una razón para que hubiera alguien aquí arriba, con esas cosas, y hacía tanto tiempo que nadie la consultaba por su habilidad con los animales que se había olvidado por completo de ello. —Me da igual —le dijo Gabrielle—. Sólo me alegro de que lo hayas hecho. —Sorbió un poco y levantó la mirada hacia Xena—. Tiene que haber algo mejor que la violencia. Xena la estrechó y apoyó la mejilla en el pelo de Gabrielle. La errónea petición de piedad de la esclava había salvado a Xena de cometer un error estúpido, eso era todo. No había motivo para dejar que creyera que Xena había cambiado de idea como una blandengue. Y sin embargo, guardó silencio. Gabrielle la abrazó aún más fuerte y soltó aliento, calentando la piel de Xena cerca del esternón.

Xena la estrujó a su vez y su cuerpo se fue relajando de la tensión del combate. Notó los últimos rayos de sol que le daban en la espalda, calentándole los omóplatos y prolongando sus sombras unidas por la pasarela hasta caer sobre el ganadero, que empezaba a moverse débilmente. El hombre se sujetó la muñeca rota con la otra mano y rodó de lado, jadeando con fuerza y mirándola con los ojos desorbitados y absolutamente aterrorizados. Has tenido suerte. Xena soltó aliento y organizó sus ideas. Estaba claro que tenía que asegurarse de que la cámara superior estuviera bien protegida y Gabrielle bien oculta cuando se marchara. A pesar de su petición, la reina sabía que ni en sueños se la iba a llevar al asalto. Rotundamente no. 12

La luna se alzó despacio, asomando por encima de los muros de la fortaleza y derramando su apagada luz plateada sobre las figuras oscuras y los animales que piafaban inquietos. En lo alto, los estandartes se agitaban con la brisa nocturna y el roce de la tela sonaba por encima del leve martilleo metálico de un herrero que estaba trabajando y el ruido del ganado en sus corrales. En el patio, los hombres estaban a la espera, sujetando las bridas con una mano mientras hacían una última comprobación de las armas que cubrían sus cuerpos protegidos con armadura. El cuero era oscuro y los aperos de los caballos estaban ennegrecidos con hollín del fuego. La puerta del establo se abrió y un caballo salió al espacio abierto, con los hombros a más de treinta centímetros por encima de los demás y su pelaje de un denso y sedoso color negro que no reflejaba en absoluto la luz de las antorchas, que parecía sumirse en sus oscuras profundidades. —Está bien, en marcha. —Xena acomodó las rodillas, con una sensación de placer por encontrarse de nuevo a lomos de un caballo. Hacía ya tiempo, y sospechaba que lo iba a pagar con agujetas al final de la noche, pero el

ejercicio le apetecía mucho, no obstante. Montar a caballo era algo que llevaba en su ser, y su dominio se notaba en los sutiles movimientos del cuerpo que hicieron girar en círculo al gran semental sin el menor esfuerzo—. Quiero llegar allí, coger a la moza y volver antes de que nadie se dé cuenta de lo que está pasando. —Ama —la saludó Brendan, y dio la señal. Los hombres montaron, formando alrededor de la reina, que estaba sentada cómodamente en medio de ellos. —Manteneos juntos. Quiero estar de vuelta mucho antes de que salga el sol —dijo Xena—. Voy a dar una sorpresilla a todo el mundo durante la corte de la mañana y no quiero llegar tarde. —Una presión sobre el hombro la hizo mirar atrás—. ¿Estás lista? —gruñó a los redondos ojos verdes que la miraban a su vez. Gabrielle estaba sentada detrás de ella en el caballo, con los brazos bien ceñidos alrededor de la cintura de Xena. Lo miraba todo con una sensación de pasmo y maravilla, pero hacía todo lo posible por no mirar hacia el suelo. —Eso creo. —¿Eso crees? Gabrielle se movió un poco. —Nunca había montado a caballo —dijo, un poco sorprendida de lo grandes que eran una vez estabas encima de ellos. —Cómo no. Otro ejemplo de virginidad —comentó la reina—. No me puedo creer que haya dejado que me convenzas para que te lleve. Se me deben de estar saliendo los sesos por algún lado. —Sacudiendo la cabeza, cogió las flexibles riendas con una mano y contempló a su pequeño destacamento, captando los destellos de la escasa luz reflejada en los ojos que la observaban. Sospechaba que se estaban preguntando qué pintaba ahí la chiquilla rubia pegada a su espalda tanto como se lo preguntaba ella, pero parecía haberla invadido un espíritu temerario que únicamente la llevó a soltar una carcajada muy seca.

Le gustaba sentir la armadura sobre la piel. El aire frío le daba aún más gusto y, de algún modo, ese montoncito de calor vivo pegado a su espalda parecía encajar. En realidad, tampoco había hecho falta que Gabrielle la convenciera. —Lo vas a lamentar, sabes. —¿Sí? Xena se volvió, sonriendo malévolamente por entre el flequillo oscuro que le caía sobre los ojos. —Te vas a pasar una semana sin poder juntar las rodillas. Gabrielle la miró parpadeando. —Oh. —Mm. —La reina se echó el manto sobre las rodillas—. Aunque pensándolo bien, a lo mejor no lo lamentas. Depende de lo que creativa que me ponga. La cabeza rubia se echó a un lado y Gabrielle frunció el entrecejo. —¿De lo creativa que te pongas? Xena le echó una mirada. —Cuando cuente hasta tres, sonrójate —instruyó a su esclava—. Tengo frío en los hombros. —Oh. —Efectivamente, Gabrielle se sonrojó. Apoyó la mejilla en la espalda de la reina, con una sensación de miedo y emoción por la aventura que iban a vivir, además de un hormigueo sensual en el vientre al comprender lo que había querido decir Xena. No se había esperado que Xena fuera a cambiar de idea cuando bajaban de la torre, pero mientras le abrochaba la armadura a la reina, Xena se volvió de repente y le sujetó la cara, estudiándola intensamente. Y de repente, iba con ella. Eso fue todo. Confuso, pero Gabrielle estaba segura de que Xena tenía una buena razón.

—Seguro que merece la pena. La reina se rió por lo bajo y llevó al caballo hasta donde esperaban los demás miembros del equipo de asalto. —Buenas noches, chicos —saludó al grupo. —Majestad. —Brendan acercó su caballo a ella y se inclinó en la silla, tan cómodo como ella—. Nos haces un gran honor. —¿Dejando que me acompañéis? Sí, cierto. No hay de qué —replicó Xena, con una risilla maliciosa—. Vais a cabalgar tras mis faldones reales y a lo mejor, si tenéis suerte, mi pequeña Gabrielle os incluirá en su historia sobre todo este asunto. —Dio una palmada a la esclava en la pierna. —¿Una historia, mi reina? —preguntó Brendan—. ¿Es que tenemos a una narradora? —La tenemos. —Xena hizo un gesto a uno de los mozos de cuadra para que abriera una puertecilla poco llamativa oculta en la curva del muro. Tenía el tamaño suficiente para que pasaran montados, si se agachaban. Xena tuvo que agacharse más que nadie, dada su estatura y la del semental, pero lo hizo con elegancia, inclinando el cuerpo a un lado y enderezándose cuando avanzaron por un estrecho pasillo de piedra que terminaba en otras puertas gruesas y reforzadas con barras. Todos guardaban silencio y sólo se oían los cascos de los caballos al salir en fila india por las puertas abiertas por los mozos que trotaban por delante de ellos. La noche se extendía ante ellos y un sendero poco transitado bajaba desde las puertas por las que acababan de salir hasta el camino. Los ruidos sonaban apagados, el roce y los golpes de los habitantes mezclados con el movimiento inquieto del ganado, mientras pasaban por la ciudad para adentrarse en el campo oscuro. Xena esperó hasta que hubieron pasado el mercado y las aldeas externas y quedaron ocultos por los árboles de cada lado del camino. —Ahora escúchame, ratoncito almizclero —le murmuró a Gabrielle volviendo la cabeza.

—No soy un ratoncito almizclero —protestó Gabrielle apaciblemente, echando la cabeza hacia atrás y mirando las estrellas—. Oh... ¡mira! —¿Qué? —Xena comprobó la zona rápidamente. —¡No, ahí arriba! —susurró Gabrielle—. ¡Se mueve! —Señaló una estela de luz. Xena se quedó mirando. —¡Pide un deseo! —la instó la esclava—. ¡Si pides un deseo al ver una de ésas, se hará realidad! —Gabrielle —dijo la reina con tono divertido. —¡Es cierto! Xena sacudió la cabeza y se rió por lo bajo. —Diez mil esclavos y he tenido que elegir a ésta. —Suspiró en broma. El camino estaba vacío ante ellos, tal y como se había esperado. El bosque se extendía a ambos lados y bajaba hasta el valle del río, donde se hacía un poco más ancho al cruzar el vado y entrar en las fértiles tierras del otro lado. La fortaleza de Evgast estaba situada al abrigo de una hondonada del siguiente valle y cualquiera que se acercara era fácilmente visible desde sus murallas de piedra. Tendría que buscar una forma de entrar menos evidente, pero hasta entonces se acomodó y decidió disfrutar simplemente del paseo. —Bueno. —¿Mm? —Gabrielle se acercó más. Uno de los pulgares de la chica la acariciaba sin pensar justo encima del ombligo y a Xena le producía una distracción deliciosa. —¿Qué has deseado? —preguntó, posando la mano libre en el muslo de la esclava. —No te lo puedo decir.

Xena volvió la cabeza. —¿No puedes? —gruñó. —Si no, no se hará realidad —explicó Gabrielle—. No se lo puedes decir a nadie. —Apoyó la mejilla en el hombro de la reina mientras observaba el panorama—. Qué noche tan bonita hace. ¿Bonita? Xena observó el paisaje. Estaba iluminado por la débil luz de las estrellas y la luna nueva era apenas una franja en el horizonte. —Si tú lo dices —dijo—. Ahora escucha. Cuando lleguemos donde vamos, te voy a subir a un árbol y vas a mantener la boca cerrada y a esperarnos hasta que volvamos. ¿Entendido? —Vale. —Mm... —Xena le acarició el costado de la rodilla a través de las polainas—. Me encanta que me obedezcan sin rechistar —dijo suavemente— . Es una de las razonas por las que quería dominarlo todo. Gabrielle observó las orejas del caballo que se movían hacia delante y hacia atrás, como si él también estuviera escuchando a Xena. —¿Qué vas a hacer? Xena mantenía un ojo a ambos lados del bosque, pues la precaución de una vida entera le despertaba unos instintos que tenía que reconocer que tenía oxidados en el mejor de los casos. De repente, cobró conciencia de que hacía mucho tiempo que no dejaba la seguridad de sus tropas y su fortaleza para moverse por el territorio prácticamente sola. ¿Realmente era buena idea? Frunció el ceño, turbada por la idea. Su plan era relativamente sencillo, en teoría. Se adentraría con su pequeño grupo en las colinas y se colaría en el castillo de Evgast. Éste vivía en el centro del reino, y hacía años que no se veía ni a un triste bandolero por la zona. Estaba segura de que podrían entrar, encontrar a la chica y volver a salir.

¿Pero sería tan fácil? ¿Se estaba engañando? ¿Estaba chiflada por salir y arriesgarse en un loco intento de...? ¿De qué? No. Desechó la idea. Hacía esto porque sabía que lo iba a hacer bien y... Xena volvió a fruncir el ceño. —¿Por qué Hades estoy haciendo esto? —preguntó en voz alta. Gabrielle supuso que se dirigía a ella y reflexionó sobre la pregunta cuidadosamente. —¿Porque quieres ayudar al duque y ponerlo de tu parte? — aventuró—. Y es estupendo que lo hagas. Mm. Xena hizo una señal para que los hombres avanzaran y apretó los costados del semental con las rodillas. El movimiento del caballo cambió del paso al trote largo, y notó que Gabrielle se agarraba a ella de repente con todas sus fuerzas. —Eso me parece bien —dijo—. Asegúrate de que recuerdas todos los detalles heroicos, ¿mm? —Ahhhh... —Gabrielle se movía ahora más deprisa de lo que se había movido en toda su vida. El viento le echaba el pelo hacia atrás y parpadeó por el escozor que el aire frío le producía en los ojos—. Eeeeso sssería más fffácil si no mmme ssssubieras a un ááárbol. Xena le echó un vistazo. —Estás tartamudeando. —E... el cabbballo bbbbota. —Ahh... Puedo hacer que deje de botar. ¿Te gustaría? Gabrielle asintió enérgicamente.

Xena se rió entre dientes y apretó las rodillas, echándose hacia delante y soltando un leve grito. El caballo echó a correr a galope tendido, alargando el paso mientras los árboles pasaban zumbando a su lado. —¿Mejor? —le gritó a su pasajera. —¡Iiiiaaaaauuuuuuuuu! —Gabrielle rodeó el cuerpo de Xena con los brazos y se aferró a ella con todas sus fuerzas. Sentía la risa de la reina y sentía cómo se movía su musculoso cuerpo siguiendo el movimiento del caballo. Daba miedo y era muy incómodo y le daba la sensación de que se iba a caer de un momento a otro. Y entonces, pensó que si se pegaba a Xena como una lapa y se movía al mismo tiempo que ella, la cosa mejoraría un poquito. Sólo un poquito. Atravesaron la noche como un trueno, bajando a toda velocidad por el camino hacia el río. Estaba oscuro y en lo alto, el cielo parecía lleno de estrellas fugaces. Gabrielle decidió que o iba a ser la mejor aventura de su vida o la peor pesadilla que podría imaginar jamás. Pero si los dioses la escuchaban y le concedían su deseo... entonces Xena y ella estarían bien. Y... Su cuerpo se fundió un poco más con el de la reina. Xena tenía razón en una cosa. Iba a ser una historia buenísima.

Xena se arrastró sobre la cresta de la colina, gozando perversamente de la sensación del suelo frío y duro bajo las rodillas y los codos. Pasó despacio por encima de una raíz ya en la cima, se asomó un poco y contempló el valle de debajo. El pequeño castillo estaba bien iluminado con antorchas y las puertas estaban guardadas por no menos de seis tipos de aspecto fornido, armados con lanzas largas de punta irregular. Xena también advirtió las estrechas

troneras de las murallas de piedra, donde distinguía apenas los levísimos destellos de las ballestas montadas en su interior. Despacio, volvió la cabeza y observó el terreno que rodeaba al edificio, asintiendo un poco al ver el espacio estrictamente despejado que no permitía que ningún intruso se acercara inesperadamente. Buena planificación, por desgracia para ella. Sus ojos siguieron la onda de luz creada por las estrellas en el pequeño arroyo que corría junto a las murallas, que ofrecía más protección y se llevaba los desechos del castillo en su corriente apestosa. Mm. Xena miró el agua atentamente. Ladeó la cabeza y escuchó intensamente y a lo lejos oyó un fuerte gorgoteo procedente de la loma que había detrás del castillo. Calculó los hombres que llevaba consigo, luego se apartó de la cresta y regresó donde estaban esperando los hombres y Gabrielle. —Parecen muy atentos en la puerta, ama —comentó Brendan, en voz baja—. Casi como si esperaran problemas. Sí. —Evgast sabe que tiene un premio ahí dentro —dijo Xena—. No es inconcebible que Lastay intentara entrar. —Señaló la loma—. Tenemos que dejar los caballos aquí. Llevadlos a ese grupo de árboles de ahí. Brendan miró. —¿Sí, ama? ¿Y luego? —Luego trepamos. —Xena le sonrió con alegre perversidad—. Espero que puedas, viejo. —Le dio una palmadita en la cabeza y echó a andar hacia el grupo de árboles, con Gabrielle siguiéndola calladamente. —¿Xena? —murmuró la esclava, cuando llegaron a los árboles—. ¿Puedo hacerte una pregunta? —¿Puedo impedírtelo? —La reina llevó a su gran montura al interior del espacio protegido y ató la brida. Se apartó cuando el resto de los hombres siguieron su ejemplo—. ¿Mm? —Sus dedos encontraron la barbilla de Gabrielle y se la levantaron.

—Claro. —¿Qué? —preguntó Xena. —¿No podrías ir a la puerta de entrada y simplemente pedir que te la entreguen? Xena se la quedó mirando. Con una ceja enarcada. —Es decir, tú eres la reina. Tendrían que hacerte caso, ¿no? —siguió la esclava. —Mm. —Xena rodeó los hombros de Gabrielle con el brazo y echó a andar colina arriba con los hombres apiñados a su alrededor—. Podría hacerlo —reconoció—. Pero no quiero. Avanzaron en silencio por entre los árboles y Xena los guió colina arriba. Gabrielle estuvo callada un ratito y luego volvió a levantar la mirada. —¿Por qué no? —Dos razones —contestó la reina—. Primero, porque Evgast ha ido ya tan lejos que puede haberle dicho a su gente que la mate si alguien se acerca al castillo. —Oh —murmuró Gabrielle—. Caray. Eso sería malo. —Mm —asintió Xena—. Y segundo, porque para mí la única diversión que hay en esto es burlar a ese cabroncete y robarle su premio ante sus propias narizotas. —Ah. —Y tengo la intención de divertirme al máximo esta noche —terminó Xena—. Sobre todo porque creen que estoy ocupada en mis aposentos entregada a rituales hedonistas cuya pobre mente no podría llegar a imaginar siquiera. —Agachó la cabeza mientras caminaba, capturando elegantemente los labios de Gabrielle y explorándolos sin perder el paso ni tropezar con la más mínima ramita—. ¿Comprendido? Gabrielle asintió.

—Sí, creo que sí. —Bien. —Xena llegó al final de la cómoda cuesta y soltó a su esclava, examinando el risco de piedras que tenía delante—. Vale. —Flexionó los dedos—. Ahora las cosas se ponen difíciles. Yo voy primero y los demás me seguís. Si os caéis, mantened la boca cerrada. Nada de gritos. Gabrielle se quedó mirando mientras la reina se soltaba el manto y lo colgaba pulcramente de la rama de un árbol. Iba vestida con su armadura, pero le había añadido polainas tejidas metidas en las botas y una cota de malla de color negro que le cubría los brazos y la hacía casi invisible en la oscuridad. Xena empezó a trepar por las rocas, eligiendo los asideros con cuidado y moviéndose con tranquila y cauta precisión. Al cabo de un momento, Gabrielle se dio cuenta de que los hombres estaban esperando a que ella empezara, por lo que avanzó apresuradamente, se agarró a las piedras y subió detrás de la reina lo más deprisa que pudo. Gabrielle no tardó nada en darse cuenta de que no era fácil en absoluto. Xena hacía que pareciera que no costaba casi nada, pero los bordes de las piedras le cortaban las manos y la energía necesaria para izar el cuerpo era casi más de lo que podía soportar. Pero oyó a los hombres que empezaban a trepar tras ella, soltando palabrotas sofocadas, y se sintió un poquito mejor por eso. Era duro para ella, pero al menos pesaba poco. Ellos no. El camino se hizo más empinado y luchó por agarrarse a un asidero que había usado Xena. La piedra estaba un poco resbaladiza por el aire nocturno y se le escurrió la mano, lo cual la hizo caer contra las rocas con un golpe doloroso. —Ay —dijo sin voz, recordando la advertencia de Xena. —¿Estás bien, pequeña? —murmuró Brendan, justo debajo de ella. —Sí —susurró Gabrielle, recuperando el aliento y sujetándose mejor a la piedra. Tiró de su cuerpo hacia arriba y elevó la mirada, para encontrarse con un par de gélidos ojos azules que la miraban a su vez—. Lo lamento. —Sí, eres lamentable —dijo la reina mordazmente.

Gabrielle la miró parpadeando, escocida por las palabras. A fin de cuentas, no era como si se hubiera pasado toda la vida subiendo montañas. —Al menos para esto. —Xena bajó la mano, la agarró por la espalda de la túnica y la izó al siguiente repecho con la misma facilidad que si hubiera sido un saco de trigo—. Me alegro de que tengas otras cosas buenas. Vamos. Como Xena la llevaba sujeta, el ascenso se hizo mucho más fácil. Gabrielle subió por encima del último tramo de rocas y se tumbó boca abajo al lado de la reina. Al cabo de unos minutos, los otros se reunieron con ellas y se arrastraron para atisbar por encima del risco. Ahora estaban al otro lado del castillo. Gabrielle vio las murallas de la parte posterior, tan imponentes como las de delante, de superficie gris interrumpida tan sólo por dos puertas guardadas y una especie de corral de madera que cubría un montón de rocas situadas al fondo mismo. Xena hizo un gesto a Brendan para que avanzara. Señaló a los guardias que estaban en la puerta más cercana a ellos. El veterano soldado asintió y luego retrocedió por la línea, le dio un golpecito en el hombro a uno de los hombres y le indicó que tenía que seguirlo. Gabrielle los observó mientras se iban y vio cómo su armadura se fundía rápidamente con el oscuro follaje a medida que bajaban poco a poco por la loma. Le resultaba asombroso el silencio con que se movían y observó fascinada apenas un amago de sombra mientras avanzaban a gatas. Se pegó mucho a la oreja de Xena. —¿Qué van a hacer? Xena volvió la cabeza y la miró. —Eliminar a los guardias —dijo. —Oh. —Gabrielle se quedó mirando un momento más, hasta que el significado de esas palabras caló y le corrió un escalofrío por la espalda—. ¿E...? —Sí —dijo la reina, con precisión—. Cierra los puñeteros ojos.

Gabrielle le sostuvo la mirada largos segundos. Luego se volvió y apoyó la barbilla en el antebrazo, clavando la mirada en los guardias desprevenidos iluminados por la luz de las antorchas. A esta distancia no eran más que unas figuritas, sus leves movimientos apenas se veían y era imposible distinguir sus facciones. ¿Eso hacía que mirar resultara más fácil? Gabrielle tragó. Podían ser tipos normales, como los hombres que Xena se había traído. Podían ser el hermano de alguien. O el marido. Imaginó la cara de Brendan. O el padre. Pero no tardarían en ser simplemente cadáveres. Gabrielle no conocía a ninguno de ellos, pero se sentía triste, y se preguntó si era esto lo que le tenía reservado la vida a partir de ahora. ¿Debería acostumbrarse sin más? ¿Podría? Se movió y miró el perfil de Xena. La reina apoyaba el peso en los codos y observaba la fortaleza con ojos tranquilos y alerta. La belleza de sus rasgos fuertes y marcados era evidente incluso a la escasa luz de las estrellas, y Gabrielle volvió a preguntarse cómo era posible que en el interior de la mujer que tenía al lado hubiera tanta sangre y muerte. Algo más a lo que tendría que acostumbrarse, ¿no? Gabrielle soltó aliento y por un instante deseó no haber pedido venir. —¿Puedo saltarme este detalle heroico cuando cuente la historia? — murmuró para sí misma meneando levemente la cabeza. Xena fingió no oírla. Siguió mirando con confianza, observando el ligerísimo movimiento que sabía que eran sus hombres bajando para ocuparse de las cosas. En cuanto los guardias estuvieran muertos, podría entrar por allí, y a estas horas de la noche contar con un período de tiempo seguro para encontrar lo que estaba buscando. Dejaría a dos de sus hombres fuera por si alguien echaba un vistazo a la puerta y todo saldría a pedir de boca para todo el mundo. Un eco le zumbaba molesto en los oídos. Salvo para los guardias de Evgast, claro. Echó una mirada a Gabrielle y vio el aleteo de las claras pestañas de la chica en un perfil que era la imagen viva de la consternación pensativa.

Maldita sea. Sentir que tenía que justificar sus decisiones era algo que la sacaba de quicio. Xena frunció el ceño y no hizo caso de la esclava, concentrándose en organizar bien su plan. Pero segundos después, se encontró mirando de nuevo a Gabrielle. La chica había dejado de mirar a los guardias para dedicar su atención a un pequeño escarabajo que tenía delante de la nariz, al que le puso un dedo cauteloso delante y observó mientras subía por encima para continuar su camino. ¿Por qué Hades haría alguien algo así? , se preguntó Xena. —Eh. Hubo una breve pero clara vacilación antes de que Gabrielle levantara la mirada hacia ella. Los labios de la esclava estaban curvados en una levísima sonrisa y luego se relajaron mientras esperaba a ver qué quería Xena. ¿Qué quiero de ella?, pensó Xena, contemplando ese rostro dulce e inocente. —Escucha. —Colocó la punta del dedo índice en la nariz de Gabrielle— . Vivimos en un mundo desagradable. No se puede ser amable con todo el mundo. —Ya lo sé —dijo Gabrielle—. Pero... —Dirigió la mirada al castillo—. ¿No podrías haberlos atado simplemente? Xena suspiró. —No. —Volvió a fijarse en los guardias, vio una sombra que se deslizaba a la derecha de ellos y tomó una bocanada de aire expectante—. Para empezar, no tenemos cuerda —comentó—. Y para continuar... —La reina se calló, con una arruga en el entrecejo—. Ahora ya es demasiado tarde. —Se volvió y apoyó la barbilla en los puños—. Todo el mundo preparado para avanzar. Gabrielle se debatió consigo misma unos minutos, obligando por fin a sus ojos a clavarse en los guardias. Cerró los puños en el suelo por delante de ella, agarrando dos puñados de hojas y palitos y sintiendo cómo se le clavaban en las palmas.

Uno de los guardias miró a su compañero situado al otro lado de la puerta, haciendo un gesto apenas visible con la lanza. El otro agitó una mano diminuta como respuesta. Casi se los imaginaba compartiendo un chiste, allí solos en medio de la noche. Y mientras observaba, incapaz de apartar la mirada, dos sombras se despegaron del suelo y cayeron sobre la puerta. El guardia más próximo a ella hizo amago de reaccionar, luego su lanza cayó al suelo y a continuación él, agarrándose la garganta al caer. Al otro guardia no le dio ni tiempo de gritar. Estaba de pie y de repente ya no era más que un guiñapo de tela en el duro y frío suelo. La muerte los había alcanzado en silencio y en silencio las sombras oscuras levantaron los cuerpos y los ocultaron en los matorrales de donde habían salido. —Muy bien —las felicitó Xena en voz baja. Gabrielle se miró las manos. Despacio, las abrió y dejó caer las hojas, sintiéndose enferma y bastante triste. Entrelazó los dedos y apoyó la frente en ellos, aspirando el olor de la tierra mientras rezaba una pequeña oración a Hades por el viaje de los dos hombres a sus dominios. —Vamos. —Xena agarró a Gabrielle por la parte de atrás de la túnica y la puso en pie, remontó el risco y empezó a bajar por la loma hacia el castillo— . No querrás perderte la diversión, ¿verdad? Gabrielle acabó trotando cuesta abajo detrás de la reina, hacia la puerta iluminada por las antorchas. Estuvo a punto de pararse al ver a los dos guardias apostados a cada lado, pero luego se dio cuenta de que eran los hombres de Xena con los tabardos de los guardias. No se veía ni rastro de los guardias srcinales mientras se acercaban. Brendan movió el cerrojo cuando llegaron, abrió la puerta despacio y agachó la cabeza cuando Xena pasó a su lado y se deslizó dentro del castillo. —Buen trabajo. —La reina le dio una palmadita en la mejilla. —Sí. Nada mal para un viejo, ¿eh? —Brendan se rió por lo bajo.

La puerta se cerró tras ellos y Gabrielle se encontró en un pequeño patio cerrado donde no había nada salvo una serie de barriles viejos. —Muy bien —murmuró Xena—. Eso ha sido lo fácil. Separaos. Vosotros dos... —Señaló a dos de los cuatro hombres que quedaban—. Id a la escalera de la torre. Aseguraos de que nadie suba por aquí y nos bloquee la salida. —Sí, ama. —Los dos hombres se alejaron. —Vosotros dos, buscad el cuartel y las cuadras —ordenó Xena—. Gabrielle y yo buscaremos a la chica. Cuando silbe, volved aquí preparados para salir pitando. —Ama. —El más alto se tocó la frente y los dos se fundieron en la oscuridad. Gabrielle se quedó con Xena a solas en el patio. Notó que se le aceleraba el corazón, pues de repente se dio cuenta de que se iba a ver implicada en el plan que se le había ocurrido a Xena. No tendría la seguridad de un árbol anónimo donde ocultarse. Iría donde fuera Xena y se arriesgaría a cualquier cosa que la reina tuviera en mente. Era profundamente terrorífico. ¿Y si hacía algo mal? ¿Y si las pillaban? ¿Y si...? —Oye. —Xena le dio una palmadita en la mejilla—. Que no te entre el pánico. Nos irá bien. No hay nadie en este sitio que pueda tocarme siquiera. Estás a salvo como un bebé. Gabrielle la miró parpadeando e intentó proyectar una seguridad que no sentía. —Vale. —Vamos. —La reina le puso una mano en el hombro y echó a andar, colocando las botas con cuidado al avanzar por el pasillo—. Nada de chillidos. Ya. Gabrielle apretó las mandíbulas. Para ella es fácil decirlo.

—¿Dónde está todo el mundo? —susurró Gabrielle, lo más bajito que pudo. Xena y ella estaban al pie de una larga escalera de piedra en espiral dentro de la torre más cercana a la puerta de atrás—. Qué silencio. —Mm. —La reina apoyó la mano en la piedra y se inclinó como si estuviera escuchando sus silenciosos secretos—. Cenando, probablemente. — Se irguió, al parecer satisfecha—. No hables. No arrastres los pies o te... —¿Me los cortas? —sugirió Gabrielle, en un murmullo bajo—. Jo, qué estropicio. Xena le dio una palmadita en la mejilla. —Así me gusta. Sigue desarrollando ese sentido del humor. —Empezó a subir por las escaleras, colocando los pies con cautela mientras izaba el cuerpo despacio. Ladeó la cabeza y escuchó, aguzando los oídos para captar el más mínimo sonido procedente de arriba mientras guiaba a Gabrielle. La torre estaba vacía, casi demasiado vacía. La reina sintió una punzada de nervios mientras seguía subiendo, consciente de la responsabilidad bajita y rubia que llevaba pegada a la cadera. ¿Estaba chiflada por haberse traído a Gabrielle? Xena frunció el ceño y se detuvo en medio de la escalera para levantar la cabeza y examinar lo que conseguía ver del superior. Allí ardía una sola antorcha y oía el leve roce de la llama enrellano la piedra del muro. No se oía una respiración, no se veía un movimiento que pudiera indicar que había un guardia. —Mm. —Xena reanudó su sigiloso ascenso, con una mano en el hombro de Gabrielle al doblar la última curva y llegar a la puerta de arriba—. Alto. —Xena se arrodilló y examinó el suelo, tocando con los dedos una mancha oscura que había delante de la puerta. Olió con cuidado, luego se levantó y pegó la oreja a la puerta. Al otro lado detectaba apenas un murmullo de voces graves y el corazón se le aceleró como reacción—. Quédate detrás de mí.

Gabrielle no tenía la menor intención de quedarse en otro sitio. Se ocultó tras la figura reconfortante y sólida de la reina cuando Xena puso la mano sobre el picaporte y lo movió sin hacer ruido. El corazón le latía a tal velocidad que se estaba mareando y se concentró en respirar hondo mientras la puerta de madera se abría ligeramente. Salió una bocanada de aire que olía a juncos y humo de aceite y el olor cosquilleante de la lana. Tras un momento de inmovilidad absoluta, Xena abrió un poco más la puerta, deslizó el cuerpo dentro y tiró de Gabrielle para meterla detrás de ella. Querías una aventura, se recordó Gabrielle a sí misma al notar cómo se cerraba la puerta, aislándolas en un pasillo de techo alto abovedado y una serie de puertas encastradas. Pues ya la tienes, así que ahora cállate y haz lo que ella diga. Había una fina alfombra de lana en el suelo y tapices en las paredes que daban calor al interior. Había antorchas bien puestas en candelabros de pared a intervalos regulares a lo largo de todo el pasillo, pero aparte de eso, estaba vacío. Gabrielle oía apenas unas voces, a lo lejos, y al asomar la cabeza por detrás del codo de Xena también vio otra cosa. Al final del pasillo había otra puerta, pero ésta era diferente. Tenía barrotes de hierro y un candado grande y pesado aseguraba la entrada, que parecía lo bastante fuerte como para resistir incluso el golpe de un gigante. Gabrielle se preguntó de repente cómo había sabido la reina dónde tenía que ir exactamente. Quiso preguntárselo, pero un solo vistazo al rostro serio de Xena la convenció de que debía guardarse la lengua dentro de la boca y sus pensamientos para sí misma. Pero sí entendía por qué no había guardias. Nadie podía entrar en esa habitación. Sin embargo, los barrotes de hierro no parecieron desalentar a la reina. Por alguna razón, eso no le sorprendió gran cosa a Gabrielle. Xena se volvió y posó las manos sobre los hombros de Gabrielle, con los ojos serios y muy intensos. La echó hacia atrás, pegándola a la pared y dentro de un pequeño nicho. Luego la soltó y le puso un dedo en la nariz a Gabrielle. —No te muevas —dijo sin voz.

Gabrielle asintió. Sin hacer ruido, Xena se volvió y bajó por el pasillo. Al acercarse a la primera puerta se detuvo, asomó la cabeza por la esquina y examinó el espacio antes de continuar. Sus movimientos eran ágiles y ligeros y parecía irradiar una vigilancia que Gabrielle percibía desde el final del pasillo. Había una extraña belleza en todo ello. Aguantó la respiración cuando Xena llegó a la siguiente entrada y su cuerpo se quedó totalmente inmóvil. Con ojos horrorizados, Gabrielle vio que la puerta se abría, derramando luz de velas al pasillo, y salió un hombre, limpiándose la boca con el dorso de la mano. Pasó justo al lado de la mujer alta y morena que estaba pegada a la pared y ni siquiera vio el brazo que le rodeó el cuello y se lo rompió. El suave crujido golpeó a Gabrielle directamente en la boca del estómago. Vio que el hombre se desplomaba en brazos de Xena y vio la expresión fría de los ojos de la reina mientras metía el cuerpo en un rincón oscuro al otro lado de la puerta. Ya no había belleza. Gabrielle cerró los ojos para no ver la imagen de los ojos fijos del hombre, que la miraban antes de que se le torciera la cabeza y su vida se extinguiera entre una inhalación y la siguiente. Con cautela, Xena se asomó a la habitación. Luego se volvió y levantó al desdichado hombre, se puso el cuerpo al hombro como si fuera un saco de trigo y lo tiró dentro de la habitación. Cerró la puerta tras él y se sacudió las manos. Sus ojos se encontraron con los de Gabrielle. Luego Xena se volvió y continuó pasillo adelante hacia la habitación cerrada. Era como estar atrapada en una pesadilla. Gabrielle pegó los hombros a la piedra, obligando a su cuerpo a no darse la vuelta y salir corriendo como deseaba hacer con tanta desesperación. No quería estar aquí. No quería ver morir a nadie más, ni ver a Xena poner en práctica esas oscuras habilidades de las que tanto parecía enorgullecerse.

Intentó no pensar en esas mismas manos tocándola. Dándole una palmadita en la mejilla. Gabrielle se sentía enferma y bastante avergonzada. Bajó la mirada al suelo y rezó para que todo acabara deprisa, antes de que las descubriera alguien más. Xena llegó a las puertas de hierro y examinó el candado. Estaba muy satisfecha de sí misma hasta ahora, pues había adivinado sin equivocarse la arquitectura de Evgast y recordaba el interior de su castillo, que sólo había visto una vez. Su sentido del oído le decía que todavía no había nadie más en la torre y movió los ojos por el pasillo antes de concentrarse en el candado de hierro que tenía en las manos. ¿Estaba Gabrielle observando lo lista que era? Xena miró hacia donde había dejado a la esclava. Frunció el ceño al advertir la postura de Gabrielle y se preguntó qué Hades de problema podía tener la chiquilla ahora. Como si notara la mirada de Xena, Gabrielle levantó los ojos, se encontró con los suyos y luego los apartó, incapaz de sostenerle la mirada. Pero ese breve instante fue suficiente, casi más que suficiente, para hacer que Xena dejara el candado, diera la espalda a la puerta y regresara por el pasillo. Se olvidó de su misión, se olvidó de la cautiva. Sólo le interesaba la figura pequeña y rubia acurrucada en un rincón oscuro al otro extremo de las paredes de piedra. Llegó donde estaba la chica y alargó la mano, tocándole la cara con gesto interrogante. Gabrielle se apartó, encogiéndose casi. Xena sintió... Se quedó mirando a la esclava, pasmada por la descarga de dolor que la atravesó al ver ese leve movimiento. Volvió a alargar la mano y vio que Gabrielle se pegaba a la pared, apartándose de sus dedos. Ninguna de las dos habló. Xena se miró las manos, luego se volvió y miró la segunda puerta al recordar lo que había hecho. Volvió a mirar a Gabrielle, que contemplaba infelizmente el suelo.

La reina sintió que se le hundían los hombros. Las emociones que tenía dentro eran casi excesivas y el peligro que las rodeaba iba en aumento proporcionalmente. Descubrió que le traían sin cuidado la cautiva o el castillo o Evgast o... el dolor se concentraba directamente en la esclava que tenía ante ella. Debía volver a su trabajo. Xena se debatió consigo misma. Estaba loca por quedarse aquí plantada. ¡Loca! De modo que cayó sobre una rodilla en el pasillo, aceptando su locura al tiempo que dejaba que esta necesidad que tenía primara sobre todo lo demás, a pesar de la increíble estupidez que sabía que era. Ahí, al menos, se encontró con unos dulces ojos verdes que la miraban sorprendidos. Xena alzó la mano, se señaló el pecho y luego señaló a Gabrielle. Se tocó un lado de la boca e hizo un gesto, abriendo y cerrando los dedos en una imitación del habla. Gabrielle miró nerviosa por el pasillo y luego a ella de nuevo. Las voces sonaban más fuertes y oyó un leve ruido metálico de algo que golpeaba con otra cosa escaleras abajo, cerca del final del pasillo. Xena no se movió, sin hacer caso del peligro. Alargó la mano, con la palma hacia arriba, sin apartar los ojos del rostro de la esclava. Gabrielle dudó. No sabía qué le estaba pidiendo Xena, pero al mirar a esos ojos azules, supo que tenía que responder o huir. Con un suspiro pensativo, colocó su palma encima de la mano que le ofrecía Xena. Cuántas cosas la miraban a su vez. Cuántas emociones tempestuosas. ¿Estaba haciendo el estúpido? Estaban en un lugar muy peligroso, ¿cómo podía cuestionar nada de lo que hacía Xena para que lograran salir de él? Gabrielle tomó aliento, incapaz de apartar los ojos de los de la reina. Sentía que allí había una conexión, con ella, que desafiaba el envoltorio de su juvenil moralidad. No podía negarlo. Su corazón se entregó, sin querer negarlo, relegando su sentido del bien y del mal para acariciar al espíritu inquieto arrodillado ante ella.

Xena se levantó, le apretó un momento la mano y luego se la soltó. Se quedó mirando a Gabrielle largos segundos, luego alzó el brazo pausadamente y acarició con los nudillos la mejilla de la chica. Esta vez, Gabrielle no se encogió. Siguió mirando a la reina en silencio, todavía angustiada, pero no se movió cuando los dedos le tocaron la cara. Satisfecha, Xena asintió, luego se volvió y de nuevo avanzó ágilmente por el pasillo y llegó a la puerta asegurada justo cuando cuatro soldados subieron las escaleras y doblaron la esquina delante de ella. Atacaron sin vacilar.

Xena no estaba bien equilibrada. Hizo frente al ataque y logró conservar la piel intacta durante los primeros momentos, esos momentos críticos en los que a menudo se perdía la vida junto con la reputación. No perdió el tiempo enfadándose consigo misma, aunque sabía que ella misma se había metido de lleno en este embrollo por su loca necesidad de congraciarse con su esclava. Merecía que la destriparan por eso, reconoció la reina al tiempo que arrancaba una lanza de manos de uno de los guardias y se ponía a trabajar. Idiota. Idiota. Xena atacó con veloz agilidad, golpeando con la lanza al hombre que tenía más cerca en la cabeza, el pecho y la entrepierna al ritmo de su cántico interior. Otros dos se le echaron encima. No tenía espacio suficiente para esquivarlos sin caerse por las empinadas escaleras. Sintió un fuerte golpe en la parte posterior de la cabeza y todo se puso oscuro por un momento y los ruidos resonaron con ecos extraños cuando su consciencia se apagó por un instante. Pero su cuerpo siguió luchando. Se retorció y salió rodando de debajo del hombre, le incrustó un pie en las costillas y se lo quitó de encima con la fuerza de las piernas. El hombre gruñó, el único ruido que había hecho cualquiera de ellos hasta ese momento, y ella se levantó de un salto para descargar un derechazo en redondo contra la cabeza del segundo hombre, que la levantaba en ese instante.

Sus sentidos la avisaron y agarró la mano que intentaba sujetarla por detrás, la retorció, tiró y lanzó a su nuevo adversario hacia el suelo. El hombre cayó, pero la agarró de la pierna al rodar y ella sintió que perdía el equilibrio. Maldición. Xena lanzó una patada al notar que caía al suelo y oyó el grito cuando conectó con algo. Un cuerpo pesado cayó sobre la parte inferior de su propio cuerpo. Aterrizó y rodó, pero el hombre que tenía encima la tenía atrapada y no tenía dónde hacer palanca para quitárselo de encima. Se quedó paralizada, al oír el ruido del acero encima de su cabeza con una brusquedad sorprendente, y supo que ahora estaba en inesperado peligro mortal. Se retorció y levantó instintivamente el brazo por encima de la cabeza para protegerse, sabiendo que arrinconada contra la pared no tenía posibilidad de desenvainar la espada. Levantó los ojos y vio cómo descendía la hoja, vio los ojos fríos y resueltos que había detrás y se dio cuenta de que era probable que su locura le fuera a costar la vida. Bueno, pensó Xena, en ese instante de tranquilidad antes de que la muerte la encontrara. Al menos le había dado tiempo de descubrir lo bien que sentaba un abrazo. Los brazos del hombre se abatieron y la hoja cortó el aire hacia ella con un movimiento casi ralentizado. Con ese mismo movimiento ralentizado, notó que algo se acercaba, un cuerpo que se movía deprisa y se estampó con el soldado con... la fuerza... necesaria... Para que la espada se clavara en el hombre que tenía Xena encima de las piernas, en lugar de en ella, y la sangre del soldado saltó en un chorro que los bañó a los dos. La hoja se enganchó en un hueso. Xena se soltó una pierna, pegó una patada tremenda en la cara al dueño de la espada y oyó el crujido al romperle la mandíbula. El hombre giró y cayó y ella logró soltarse del hombre tirado en el suelo y se levantó de un salto. Los dos hombres restantes se lanzaron contra ella. Sabía que no tenía tiempo de desenvainar la espada, por lo que los agarró a los dos por la cara, clavándoles los dedos en los ojos, e hizo chocar sus cabezas con fuerza suficiente para romperles el cráneo.

Se desplomaron. Xena se quedó inmóvil, escuchando atentamente, pero no se oían más pasos en las escaleras. Se irguió despacio y vio a una figura pequeña acurrucada cerca de los barrotes de hierro, que la miraba a la luz de la antorcha. Gabrielle. La esclava se frotó la cara con una mano y se incorporó, levantándose con las piernas flojas. Tenía la piel salpicada de sangre y estaba temblando. Me ha salvado la vida, cayó en la cuenta Xena, con cierto asombro. Pero no había tiempo para pensar en eso. Xena se volvió, cogió al primer hombre y lo arrastró a la habitación donde había metido a su otra víctima. Repitió el proceso con los otros tres y sólo entonces se acercó a la puerta reforzada con hierro, donde aún estaba Gabrielle. Ya es hora de salir pitando de aquí. Xena cogió de nuevo el candado y sacó su delgado puñal de la vaina. Lo hizo girar entre los dedos, luego metió la punta en el candado y cerró los ojos, recuperando una más de sus oxidadas habilidades de un pasado que cada vez parecía más lejano.

La mujer que estaba dentro de la habitación levantó la mirada cuando se abrió la puerta, con los ojos desorbitados de miedo y alarma. —¡Oh! —Era pequeña, sólo un poquito más alta que Gabrielle, y tenía el pelo largo de color castaño. —Sshh. —Xena se puso un dedo en los labios—. Vamos. —Estrechó los ojos al ver las evidentes contusiones en la cara de la cautiva y cómo cojeaba al levantarse vacilante y acercarse a la puerta. —Mi reina —dijo la mujer con voz temblorosa e insegura, posando la mirada en la cara de Gabrielle cuando la esclava asomó por detrás de supuesta salvadora armada—. ¡Corres un gran peligro!

—No, yo no. —Xena tiró de ella sin miramientos para que avanzara—. Pero otra gente sí, si no salimos de aquí. —Dio un empujoncito a Gabrielle para que saliera por delante de ella y se detuvo, escuchando de nuevo antes de continuar. Una vez fuera, se paró, se volvió y cerró la puerta. Cogió el candado y se agachó un poco para asegurarlo. —¿Estás bien? —preguntó Gabrielle, suavemente. La mujer contempló la túnica de Gabrielle y luego asintió. —Todo lo bien que se puede esperar, pero si los hombres del duque nos oyen... —Perderán las orejas. —Xena terminó su tarea y echó a andar por el pasillo, empujando a las otras dos mujeres por delante de ella—. Moveos. —Pero, Majestad, ¿es que él no sabe que estás aquí? No me he enterado de que hubiera un banquete... Xena se detuvo en la puerta del extremo y se volvió para echarle una mirada divertida. —Lastay tenía que casarse con una vela tan mortecina como él. —Posó la mano en la madera y ladeó la cabeza—. Cállate y sígueme. La mujer se calló, con expresión ofendida y desconcertada. Gabrielle la observó un momento y luego se acercó más a ella. —Ha venido a rescatarte —susurró, viendo cómo a la mujer se le dilataban los ojos por la sorpresa—. En serio. —¿De verdad? —susurró la noble a su vez. Al captar la mirada fulminante de advertencia de Xena, Gabrielle se limitó a asentir, sonriendo casi al ver que la mujer miraba a la reina con ojos sorprendidos pero agradecidos. Xena abrió la puerta y la cerró al instante al oír roce de botas en los escalones.

—Ah... no siempre cae sangre a gusto de todos. —Empujó a un lado a Gabrielle y a la dama y desenvainó la espada, la hizo girar con una mano y esperó, con la otra mano ligeramente apoyada en la puerta—. Callaos, no os mováis. Gabrielle suspiró, se mordió el labio inferior e hizo una mueca. Xena la miró. Por un instante, sus ojos se encontraron. Luego Xena estrechó los suyos. —¿Sabes una cosa? —gruñó suavemente—. Eres como un grano en el culo, Gabrielle. La esclava parpadeó y luego volvió a parpadear cuando la reina envainó la espada. La puerta se abrió y dos hombres entraron en el pasillo, pasando junto a las tres mujeres silenciosas mientras continuaban su conversación totalmente ajenos a lo que ocurría. Xena esperó a que pasaran ante ella, luego se giró y lanzó el pie, golpeando a los dos hombres en la parte posterior de la cabeza en rápida sucesión. Con estruendo, cayeron al suelo sin sentido. Xena soltó un resoplido conteniendo la risa. —Pero por otro —Agarró a la noble de la manga y laagarrar empujóa hacia la puerta—. Eso lado... ha sido muy divertido. —Se volvió para Gabrielle, pero la esclava ya estaba deslizándose a su lado y, ante su sorpresa, sus dedos se enredaron con los de ella por un instante y se los apretaron. Xena sintió que el calor le cubría toda la mano y le hacía subir un hormigueo por el brazo antes de desaparecer, y se quedó mirando los hombros de Gabrielle que se alejaban delante de ella. Con media sonrisa, Xena las siguió a las escaleras, poniéndose en cabeza de nuevo rápidamente mientras bajaban. Llegaron al pie de las escaleras y entonces sus sentidos la alertaron y agarró a sus dos protegidas, pegándolas a la pared detrás de ella, tras la curva de las escaleras.

La puerta exterior se abrió de golpe y un escuadrón de soldados entró corriendo, subiendo por las escaleras con aire de urgencia. Desenvainaron las armas a la carrera y las hojas metálicas arañaron la piedra. Xena mantuvo la espalda pegada a la pared, con un brazo alrededor de las otras dos mujeres. Notaba la tensión rígida de la esposa de Lastay a un lado y, cosa mucho más agradable, la esbelta figura de Gabrielle relajada contra ella al otro. La clave era permanecer en silencio. Se quedó mirando al último soldado que subía por las escaleras y le envió mensajes mentales para que no mirara hacia abajo. El hombre tropezó, con las manos ocupadas al intentar sacar la espada de la vaina que llevaba a la cadera. Soltando un taco, se detuvo, sacó el arma de un tirón y, avergonzado, miró a su alrededor furtivamente. Sus ojos bajaron, posándose en las sombras del pie de la escalera, y guiñó los ojos a la escasa luz. —¡Eh! ¡Imbécil! ¡Muévete! —lo llamó una voz desde arriba. Soltando otro taco, el soldado dejó lo que creía haber visto y subió al trote por las escaleras. Xena se relajó ligeramente y esperó hasta que oyó que abrían la puerta de arriba y el ruido de las botas de los hombres al pisar la alfombra del piso superior. —Vamos —ordenó, abrió la puerta de un tirón y las hizo pasar, cerrándola tras ellas y echando el pestillo. El patio de fuera estaba vacío y Xena lo cruzó lo más deprisa posible, oyendo leves gritos y ruido de carreras a lo lejos. No le cabía la menor duda de que se había dado la voz de alarma, y se concentró en salir del castillo y volver a los caballos antes de que la fortaleza se convirtiera en una colmena de furiosa actividad. En la muralla, se detuvo cuando la puerta interior se empezó a abrir y sacó la espada de un solo movimiento al tiempo que abría la puerta del todo de una patada con la punta de la bota.

Apareció una cabeza de halcón y se relajó, saludando con la cabeza al hombre cuando éste se apartó de un salto y las dejó pasar. Xena cerró la puerta de golpe y envainó la espada, contenta al ver que los otros dos guardias que había apostado venían corriendo hacia ella. —¿Ya estamos todos? —¡Ama, han dado la alarma! —exclamó el más próximo de los dos hombres—. He oído al capitán de la guardia correr a las puertas... —Más razón aún para que huyamos en dirección opuesta. —Xena los empujó hacia las puertas exteriores—. Rápido... rápido... —Agarró a la mujer de Lastay y la lanzó en brazos del más grande de los hombres—. Póntela al hombro. —¡Majestad! —protestó la mujer sofocadamente y soltó un gritito cuando el soldado obedeció a su ama. Xena la agarró de la mandíbula, ahora del revés, y se la apretó. —Cállate —gruñó la reina—. No he venido aquí a morir. Con el labio tembloroso, la mujer obedeció. Xena colocó a Gabrielle delante de ella y salieron corriendo hacia la puerta. Se abrió de par en par cuando la alcanzaron y Brendan asomó la cabeza preocupado al oírlos. —Rápido. Rápido. Rápido —ladró Xena en voz muy baja—. Afuera y a correr. Cruzaron las puertas y salieron disparados, mientras Brendan apagaba las antorchas que iluminaban el exterior y cerraba las puertas de golpe. La oscuridad los envolvió cuando salieron del sendero pedregoso y se adentraron en los matorrales a la carrera, azotados por el aire frío que llevaba a sus oídos los ruidos de la creciente actividad que había detrás. Pero Xena sabía que estaban libres. Los guardias de Evgast estarían ahora por todo el castillo, registrándolo antes de intentar buscar en el exterior. Y cuando lo intentaran... Aguzó los sensibles oídos y oyó el ruido de golpes furiosos en una puerta. Se rió entre dientes y puso una mano en la espalda de Gabrielle, pues

la esclava corría justo delante de ella. La oscuridad los tapaba ahora por completo y sólo el leve roce de sus pasos revelaba su posición. Lo habían conseguido. Xena soltó aliento, consciente sólo en ese momento de lo tensa que había estado. Sintió un ligero escalofrío por todo el cuerpo y notó una clara flojedad en las rodillas que le resultaba irritante y sorprendente al mismo tiempo. No hacía tanto tiempo, ¿no? —Hemos dejado los carros de heno aparcados justo delante de las puertas del granero, ama —le dijo el alto soldado rubio—. Así tardarán más en perseguirnos. —Buen trabajo —le dijo la reina secamente. —Ha sido fácil, contigo ahí, ama —comentó Brendan—. Nosotros sólo hemos posado tan guapos. Xena recordó ese momento en que había mirado a la muerte a los ojos y llegó Gabrielle y la apartó por ella. —Sí —resopló—. Una experiencia muy dulce. —Miró a la mujer rubia y esbelta que corría a su lado, de cuyos labios entreabiertos salía un tenue vaho de respiración—. Y con un montón de nueces y miel que no me esperaba. Gabrielle la miró, tropezó ligeramente cuando se le enganchó el pie en unos hierbajos y estuvo a punto de caerse. —¡Uaau! Xena la agarró por detrás de la túnica y le echó una mirada divertida al enderezarla.

Bajaron por la pendiente de rocas, bastante más deprisa que a la subida. Brendan se detuvo en la cima y miró por donde habían venido, antes de bajar corriendo hasta donde estaban atados los caballos. —No nos siguen antorchas, ama. —Bien. —Xena desató a su gran semental negro—. Ven aquí. —Tiró de Gabrielle y de repente la sujetó por la cintura y la levantó para sentarla en el

caballo—. Delante. No quiero correr el riesgo de cortarte esa linda cabecita si tengo que luchar. Gabrielle se sujetó a la parte delantera de la silla, echándose hacia delante cuando la reina puso las manos en el arzón de la silla y en la parte trasera y de un salto se sentó detrás de ella. Notó el calor inmediato del cuerpo de Xena pegado a ella y decidió que le gustaba bastante el cambio de posición cuando la reina la rodeó con los brazos y cogió las riendas con las manos. Se alegraba de que estuvieran todos otra vez a caballo. Se alegraba de que hubieran salido del castillo. Gabrielle tenía la mente tan llena de cosas en que pensar que le costaba concentrarse en alguna concreta. Le dolían las piernas, tanto de correr como de montar a caballo, y tenía los labios cortados por el viento que volvía a soplar con fuerza ahora que se habían puesto en marcha. Vale. Soltó aliento, haciendo una mueca de dolor cuando el caballo se puso al trote. La esposa de Lastay iba sentada de lado en la silla, sujeta por uno de los hombres, y no parecía estar mucho más cómoda, así que supuso que montar a caballo era una de esas cosas a las que uno se tenía que acostumbrar. Una cosa más a la que se tendría que acostumbrar. Gabrielle soltó despacio un largo suspiro, posando la mirada en las fuertes manos unidas delante de ella. Al cabo de un momento de inmovilidad, soltó las manos de la silla y cubrió los dedos de Xena con los suyos. —Eh —sonó la voz de la reina, grave y vibrante detrás de su cabeza—. Entretenme. ¿En qué estás pensando esta vez? Gabrielle se volvió y la miró, apenas capaz de distinguir sus rasgos en la oscuridad. —¿De verdad soy como un grano en el culo? —preguntó. Xena apoyó la barbilla en el pelo revuelto de Gabrielle. —Sí —dijo—. Pero eres una monada y estoy colada por ti, así que por esta vez te perdono. Siguieron cabalgando en silencio durante unos minutos.

—Es que... —dijo por fin Gabrielle—. Es que yo no creo que hacer daño a la gente sea el único medio —reconoció suavemente—. La violencia no es la respuesta para todo. La reina soltó aliento sonoramente. —Eso es porque eres una pastorcilla joven e ignorante que no tiene ni puñetera idea de qué va la vida. Gabrielle reflexionó sobre la verdad de esa afirmación. —Puede —dijo—. Pero sabía lo suficiente para no querer que tú perdieras la tuya. —Su voz sonaba triste y se le hundieron los hombros—. Para lo que haya valido. Xena ladeó la cabeza y observó a su pequeño enigma rubio. No paraba de hacer daño a Gabrielle y una parte de ella reconocía ese hecho con inquietud. No quería hacerlo, al menos no creía que quisiera, pero ella era quien era y Xena se conocía lo bastante bien como para saber que no era algo que quisiera o pudiera cambiar. Gabrielle volvió a poner las manos en la silla y se irguió, apartándose un poco de ella. Eso no le gustó a Xena. Frunció el ceño, dándose cuenta de que quería gustarle a Gabrielle y que quería que la chica quisiera estar con ella. No quería ahuyentarla de su lado, como había hecho con el resto del mundo. Pero lo estaba haciendo y lo sabía. El problema era que la mera idea le dolía mucho más de lo que se había imaginado en su vida. Cambiarlo supondría cambiarse a sí misma y Xena sabía con certeza que tampoco quería hacer eso. La reina contempló pensativa la cabeza de Gabrielle. ¿O sí? Una fría ráfaga de viento le dio en el pecho, que Gabrielle ya no le calentaba, y la respuesta a su pregunta se le apareció con una fuerza que no se esperaba. —Gabrielle. La esclava la miró de nuevo, esperando en silencio.

—Para mí lo ha valido todo. —Xena saboreó la sinceridad de sus propias palabras—. Gracias. —Soltó una mano de las riendas y la puso en el hombro de Gabrielle—. Soy perro viejo, amiga mía. No creo que a estas alturas me resulte fácil aprender trucos nuevos. Gabrielle se la quedó mirando y una vez más las sombras grises desaparecieron de sus ojos. —Bueno... —replicó vacilante—. Supongo que eso me convierte a mí en un cachorrito que no se sabe ningún truco. ¿A lo mejor podemos hacer como un intercambio? Xena sintió que en su cara aparecía una sonrisa muy inesperada. —Sí, a lo mejor —asintió, con la voz algo ronca—. A lo mejor podemos. —Sus ojos bajaron para encontrarse con los de la esclava y absorbió el afecto que ahora veía en ellos. Eso era algo que deseaba. Xena deslizó el brazo alrededor de la cintura de Gabrielle y la estrechó, notando que la chica se acurrucaba contra ella. Se sintió bien. Tenía la fuerte sospecha de que Gabrielle también se sentía bien, a juzgar por la sonrisa inconsciente que tenía la chica en la cara. ¿Hasta dónde estarían dispuestas a llegar las dos para conservar esto? Era una pregunta para la que Xena no tenía respuesta. Todavía. Llegaron al camino y pusieron rumbo a casa, evidentemente muy animados, pues Brendan se puso a cantar una canción verde de viaje y los hombres se unieron a él, alzando sus voces broncas que el viento se llevaba bruscamente mientras seguían cabalgando.

Xena miraba la chimenea, observando el aleteo hipnótico de las llamas que consumían una pila nueva de leños recién montada en sus profundidades. Estaba vestida con una abrigosa bata de lana, tras haberse quitado la armadura y haberse bañado, y disfrutaba de la sensación de la tela seca y suave sobre la piel.

La esposa de Lastay estaba sentada en una de las historiadas sillas públicas al otro lado de su sala de audiencias, agotada y sucia, pero agradecida. —Majestad... —dijo de repente. —¿Sí? —Xena salió de su ensimismamiento y descansó la cabeza apoyándola en un puño. —Tengo una gran deuda contigo. Xena le echó una leve sonrisa. —Bonita familia tienes —comentó. La mujer suspiró, alzando por instinto la mano para apartarse un mechón de pelo de la frente. —Mi señor Evgast es un hombre de mucho carácter, como Su Majestad sin duda ya sabe. —Es un cretino —respondió Xena apaciblemente—. Y tu marido lo es aún más por no acudir antes a mí y comunicármelo. La mujer no contestó, pero su silencio era muy elocuente. Xena cruzó los tobillos y deseó que Gabrielle se diera prisa y regresara de una vez. Como si respondiera a su capricho real, se oyó un golpe suave en la puerta exterior. —Adelante. —Clavó los ojos en la puerta y notó que le bailaba una sonrisa en los labios cuando se abrió y apareció una cabeza rubia. Gabrielle abrió la puerta del todo y se echó hacia atrás, para dejar pasar al duque Lastay. Éste vio a su esposa y corrió hacia ella con un grito de alegría, al tiempo que ella se levantaba de un salto y corría a sus brazos. La alegría del tono del duque era franca y sincera, y no pudo evitar sonreír al oírla. Cerró la puerta, se dio la vuelta y vio que Xena la miraba. Los ojos azules tiraban de ella y cruzó la sala penosamente con las piernas absolutamente doloridas hasta llegar al lado de la reina. Con un suspiro de cansancio, se

acomodó en el escabel cercano al sillón real y deseó poder ir a lavarse y echarse. Xena alargó la mano y le tiró de la oreja. Gabrielle se irguió y la miró. —Estás como si se te hubiera sentado encima mi caballo —comentó la reina con tono informal—. Ve a bañarte. —Majestad —interrumpió Lastay, llamando la atención de la reina al cruzar la sala y caer de rodillas ante ella—. No valgo el regalo que me has hecho. —Posó la frente en el suelo a sus pies, con la voz temblorosa de emoción. Xena se planteó pegarle una patada en la cabeza. Luego suspiró, reconociendo que puesto que se había tomado tantas molestias para que se congraciara con ella, pegarle una patada en la cara echaría a perder todo ese esfuerzo. —La próxima vez, confía en mí —dijo—. No te la juegues. Lastay levantó la mirada hacia ella. —Gabrielle me ha dicho que has sido tú, en persona, quien la ha liberado, arriesgándolo todo por ello —dijo, en un susurro curiosamente ronco. visto. También había un nuevo brillo en sus ojos que nunca hasta ahora había —Efectivamente —dijo Xena—. Ya sabes lo que se dice, si quieres que las cosas se hagan bien, hazlas tú mismo —añadió alegremente—. ¿Algún problema? —No, Majestad —contestó Lastay—. ¿Puedo contárselo a otras personas? —Claro —replicó la reina—. Ahora coge a tu mujer y lárgate de aquí. Tengo cosas que atender. —Hizo una pausa—. Y ya puedes estar preparado para la corte de mañana. Sin sonrisitas.

Lastay se levantó e hizo una profunda reverencia, luego retrocedió alejándose de ella, ofreciéndole la mano a su dama. —Estaremos preparados, mi reina. Te lo prometo. —Esperó a que ella se reuniera con él y entonces, sorprendentemente, la levantó en brazos e hizo una reverencia más, tras lo cual fue a la puerta y salió por ella. —Ja. —Xena tenía una clara sensación de placer por la adulación—. Sabes, Gabrielle, no lo tenía por romántico. Creía que se había casado con ella por sus tierras y para que le diera críos razonablemente guapos. Gabrielle, que había estado apoyada en el sillón, levantó ahora la mirada. —Estaba preocupadísimo —le dijo a la reina—. Qué agradable ha sido decirle que su mujer estaba bien. Qué emocionado estaba. —Mm. —Xena sonrió pensativa. —Está convencido de que eres maravillosa por haberlo hecho tú misma —añadió la esclava, enredando los dedos en el extremo del cinturón que ceñía la bata de Xena—. Dijo que sabía que habías dicho que te ocuparías de ello, pero que no se esperaba en absoluto que fueras y... mm... —Lo hiciera. —Xena soltó aliento—. Ya... bueno... —Hizo un repaso de la noche—. Me ha sentado bien. —A mí no me ha sorprendido. —No, ¿eh? —Xena cedió al impulso y se puso a acariciar el pelo de Gabrielle—. ¿Le has contado una historia descabellada? —No. —Gabrielle sintió que el agotamiento empezaba a dominarla. Pasó la mano del cinturón a la pierna de Xena, deseosa de sentir su cálida fuerza—. Sólo le he dicho la verdad. De repente, Xena quiso ese abrazo. Se levantó, cogió a Gabrielle de la mano y la levantó también. En cuanto la esclava estuvo de pie, la reina la rodeó con los brazos y se recreó en el momento cuando Gabrielle la estrechó a su vez de buen grado. Se había quitado el tabardo y estaba en camisa y polainas, y Xena notaba el calor de su cuerpo que penetraba la bata que llevaba.

Le frotó la espalda a Gabrielle. —Vamos, ratoncito almizclero. —No soy un ratón almizclero. —Gabrielle siguió abrazada a Xena. —Tienes que discutirlo todo, ¿verdad? —Xena cerró la puerta de la habitación interior tras ellas y entonces se detuvo sorprendida. Sobre la gruesa alfombra de piel que había delante de la chimenea estaba preparado un juego de copas de cristal y platos de porcelana y esperando a un lado había una fuente de comida que olía maravillosamente y una botella de vino. La habitación estaba iluminada con velas, que daban un toque romántico a una estancia que creía haber dejado árida y vacía no hacía mucho tiempo—. ¿De dónde Hades ha salido todo esto? Gabrielle carraspeó ligeramente, agachando un poco la cabeza y sonrojándose. Xena la miró. —Yo... mm... —dijo Gabrielle—. He pensado que te gustaría. Xena miró el panorama parpadeando, repasó cómo había tratado a su joven compañera en el curso de la noche y se dio cuenta de que probablemente lo único que se merecía era un trozo de carbón y una copa de agua de fregar. —Uuf —murmuró por lo bajo y se dio la vuelta y entrelazó los dedos por detrás del cuello de Gabrielle—. ¿Sabes qué? —¿Qué? —murmuró Gabrielle. —Sí que me gusta. —Xena ladeó la cabeza y besó a Gabrielle con efusividad—. Pero creo que la que se lo merece de verdad eres tú. Vamos. — Estrechó a la esclava y la llevó hacia la sala de baño—. Primero, vamos a ponerte algo más cómodo. Si de verdad hubiera sido un cachorrito, pensó Gabrielle, habría estado meneando el rabito a toda velocidad, incluso con lo cansada que estaba.

Por cansada que estuviera, quería el consuelo del abrazo de Xena. Con sangre o sin ella, quería sentir las manos de la reina en su cuerpo y la sensación de su aliento sobre su piel y la intimidad que era su única sujeción en un mundo que daba mucho miedo. Xena la besó en la coronilla con sencillo afecto. Meneó el rabito.

Gabrielle abrió los ojos y paseó la mirada soñolienta por la gran habitación hasta las ventanas teñidas de rosa. Estaba acurrucada bajo el suave y mullido edredón, pegada al cuerpo de Xena con la cabeza descansando en el hombro de la reina. Era una sensación... Gabrielle notaba la presión del brazo de Xena, que le rodeaba ligeramente los hombros. Era una sensación distinta de cualquier otra que hubiera conocido en su vida, eso seguro. Por un instante, logró quitarse de la cabeza el hecho de que Xena fuera quien era y regodearse simplemente en la sensación de aceptación que le entraba al despertarse en brazos de la reina. La parte mala merecía la pena por esto. Gabrielle frotó distraída con el pulgar de lado la piel desnuda de Xena, justo encima de su ombligo. Estaba convencida de que a la reina le gustaba de verdad... de hecho, en el fondo de su corazón sentía que Xena la amaba, a su manera, igual que sabía que ella amaba de verdad a Xena. A Xena le importaba lo que ella pensara. Gabrielle recordó ese momento en el castillo la noche antes, cuando la reina dio la espalda a su misión sólo por acercarse a ella y tranquilizarla. A sus propios padres nunca les había importado lo que ella pensara. A nadie que hubiera conocido en su vida le había importado lo que ella pensara. Pero a Xena sí le importaba. Ella era importante para Xena. Por eso, aunque algunas cosas que hacía la reina la horrorizaban, Gabrielle quería quedarse con ella, estar con ella... para poder despertarse de esta forma y saber que era una parte importante de la vida de otra persona.

Reconoció que era bastante egoísta. Pero también era cierto. La luz rosada de la ventana aumentó y Gabrielle suspiró, al saber que esto de estar ahí acurrucada acabaría pronto al empezar el día. Tenía la esperanza de que fuera un buen día. Notó que Xena se empezaba a despertar, pues el cuerpo de la reina se movió y se fue tensando al tiempo que el corazón se le aceleraba bajo la oreja de Gabrielle. Se descubrió deseando oír la voz de Xena, a pesar de su tono a menudo cáustico, y ver sus bonitos ojos azules en cuanto se abrieran. —Mm —gruñó Xena suavemente—. Hola, ratón almizclero. Ratón almizclero. Gabrielle suspiró por dentro. —¿Xena? —¿Sííííí? —La reina le rascó la espalda con la punta de los dedos, bajando por la columna de Gabrielle con el pulgar. —¿Qué es un ratón almizclero? Xena se rió suavemente. —Es que... me han llamado cosas tontas, como ardillita, pero al menos eso sé lo que es —continuó Gabrielle—. Así que, ¿qué es un ratón almizclero y por qué te recuerdo a uno? —¿Ardillita? —preguntó Xena, ladeando la cabeza para contemplar los rasgos desaliñados pero adorables de Gabrielle. La chica asintió, alzando una mano para tocarse la mejilla. —Cuando era pequeña... —¿Eras más pequeña? —bromeó Xena, con una sonrisa. cuando joven, tenía unos mofletes muy gordos — explicó—Vale, Gabrielle—. Así era que más me llamaban ardillita... ardilla... ya sabes. —Hizo una pausa—. ¿O no lo sabes?

—Ahh. —Le acarició la cara con dedos sorprendentemente tiernos—. No te pareces a un ratón almizclero. Es sólo que me gusta cómo suena —le dijo a la esclava—. Pero son bastante monos. Como ratas grandes de pelo bonito. —Y añadió—: Y a mí me llamaban muchas cosas cuando era más joven, pero no te gustaría oír ninguna de ellas. —Oh —replicó Gabrielle, con suavidad—. Supongo que era peor que ardillita, ¿eh? —Pues sí. —Xena la acercó más a ella, aspirando hondo cuando sus cuerpos se pegaron—. Zorra, puta... bestia... escoria... —recitó—. Me parece recordar que una vez me llamaron puta zorra capada... eso sí que fue especial. —Ah. Xena sonrió levemente, con la mirada perdida por encima de la cabeza de Gabrielle. —Bueno, acababa de descuartizar al padre de aquel tipo. No se le puede echar en cara, la verdad —dijo—. Era el día en que cumplí trece años y acababa de empezar con el ciclo. Un día pésimo todo él. Gabrielle levantó la cabeza y se quedó mirando, con los ojos desorbitados, a su compañera de cama. Xena se encogió de hombros. —Creo que la cosa más emocionante que me pasó a mí antes de que vinieran los tratantes de esclavos... —dijo Gabrielle—. Fue que nuestro arroyo se desbordó y acabó depositando seis ovejas y el gallinero en nuestro dormitorio. —Mm. —La reina se rió entre dientes—. Desayuno en la cama por las bravas. Eso le hizo gracia a Gabrielle y se echó a reír. Xena parpadeó al oír el sonido ligero y alegre que llenó la habitación. Decidió que le gustaba y estrechó un poco a Gabrielle, sonriendo cuando la chica la abrazó a su vez.

—Muy bien. Basta de bromas antes de desayunar. —Aflojó los brazos y Gabrielle se apartó de ella, estirándose. —¡Ayay! —exclamó Gabrielle sorprendida al estirar las piernas. Las tenía como dos palitos de pan retorcidos y al moverlas, le subió una descarga de dolor hasta la entrepierna—. ¡Gran Hera! Xena rodó hasta ella, poniéndole una mano preocupada en el hombro. —¿Qué te pasa? Anoche no te mordí tan fuerte, ¿verdad? —Buf... no. —Gabrielle hizo una mueca de dolor, agarrándose los muslos—. Ay. —Ah. —Xena se incorporó y las sábanas de seda cayeron de su cuerpo desnudo cuando se dio la vuelta y deslizó una mano por debajo de la pierna de Gabrielle—. Mi virgen de los caballos. Es cierto. —Ya notaba los nudos bajo las manos—. Échate. Gabrielle dejó de intentar incorporarse y se relajó sobre los codos mientras las manos de Xena subían por sus muslos. La luz de la mañana entraba por la ventana y bañaba su figura desnuda, haciendo que Gabrielle se olvidara casi por completo del dolor que tenía en las piernas, absorta en la visión. Los largos y fuertes dedos le masajeaban los músculos de las piernas, aflojando los nudos y lanzando pequeñas sacudidas de una sensación totalmente distinta a través de ella cuando las manos de la reina empezaron a subir desde sus rodillas. El dolor fue cediendo, aunque no estaba segura en absoluto de si se debía a lo que estaba haciendo Xena o al simple hecho de que era ella la que lo estaba haciendo. Gabrielle se dio cuenta de repente de la estudiada preocupación que adornaba las facciones de Xena, que tensaba la frente al trabajar, aliviando lo que sin duda la reina debía de considerar una tontería de molestia con la misma habilidad sin alardes que había empleado con las lesiones de Gabrielle después de que casi la capturaran. —¿Xena? Los claros ojos azules la miraron.

—Gracias. Las manos de Xena continuaron su masaje mientras miraba a Gabrielle, con la cabeza morena ladeada ligeramente. —¿Por qué? La chica bajó los ojos. —Por eso. —Indicó los dedos de la reina—. Ya sé que te parece algo... de debilucha... ¿no? Xena bajó la mirada, con expresión de leve desconcierto. —¿Debilucha? —Estiró despacio la pierna derecha de Gabrielle y se puso a trabajar con la izquierda—. Gabrielle, no poder andar porque no puedes juntar las rodillas no es de debilucha. —Se rió por lo bajo—. Me acuerdo de la primera vez que monté a caballo... Estuve montando desde el amanecer hasta el anochecer, sin parar. No pude andar durante dos días después de aquello. Gabrielle agitó los dedos del pie derecho y notó que los calambres estaban ahora mucho mejor. —Oh. —No tenía a nadie que me hiciera esto —continuó Xena, con tono más apagado. Gabrielle la miró. —Ahora sí tienes a alguien. Xena alzó los ojos y se encontró con los suyos. Le bailaba una sonrisa en la comisura de los labios. —Mm —murmuró—. Sólo por eso casi merecería la pena volver a aprender a montar. —Se inclinó y besó a Gabrielle en la parte interna del muslo, atenta para oír, como así fue, la suave inhalación de Gabrielle—. ¿Sabes una cosa, Gabrielle? Gabrielle tomó aliento entrecortadamente.

—¿Qué? Xena colocó las manos a ambos lados de las caderas de Gabrielle y se echó hacia delante, mirándola como un gato grande y hambriento, si bien sugestivamente desnudo. —Que eres la primera persona que conozco por la que he tenido el menor deseo de hacer una cosa así. —Bajó la cabeza y besó a Gabrielle en el ombligo—. Debe de ser amor. Gabrielle la miró, tratando de recuperar el aliento al tiempo que su cuerpo empezaba a arder. Lo único que veía era a una persona por la que sentía algo tan fuerte que eso eclipsaba todo lo que sabía que era Xena. —Debe —susurró, alzando la mano para pasar los dedos por el pelo de Xena. Debe. Sus labios se juntaron y Gabrielle se dio cuenta de que, como poco, no iba a tener que preocuparse de andar durante un rato. Lo cual le parecía estupendo. Nota de Atalía:En

esta parte, Xena le toma el pelo a Gabrielle preguntándole si tiene cerezas y cuando Gabrielle le dice que sí, Xena le contesta que ya no. No he encontrado una forma equivalente de hacer este doble sentido en español, así que lo explico de antemano: en inglés la palabra "cereza", aparte de a la fruta, se refiere al virgo o himen, y existe la expresión, bastante vulgar, "reventar la cereza", que quiere decir "desvirgar". De ahí la broma de Xena, tan fina ella.

13

Xena caminaba despacio por la pasarela, disfrutando del sol en la cara y el viento frío a la espalda. Miró a su acompañante de reojo y sonrió levemente al ver la expresión de interés de Gabrielle.

—¿Qué tal las piernas? Los neblinosos ojos verdes miraron hacia abajo y luego se volvieron hacia ella. —Oh, están bien —dijo Gabrielle—. Mm... ¿dónde vamos? —Abajo —le dijo Xena—. Tengo que ir a la corte y esto me ha parecido más fácil que saltar por la ventana. —Mm... vale, es que nunca he venido por aquí y me preguntaba... — Gabrielle pasó los dedos por los muros cubiertos de musgo. —Ahhh... siempre curiosa. —La reina la llevó por un nuevo sendero, donde los muros que tenían a ambos lados se alzaban hacia el cielo y situado entre ambos extremos había un arco de hierro forjado. Xena se detuvo ante el portón, corrió el cerrojo, lo abrió con un chirrido de protesta e hizo un gesto señalando hacia dentro—. Vamos. Gabrielle la miró y luego entró por el portón. Se detuvo a media zancada y miró encantada y asombrada a su alrededor al descubrirse dentro de un exuberante y hermoso jardín. —¡Oh! —suspiró, abriendo mucho los ojos. Había flores de todos los colores imaginables y hierbas aromáticas y árboles cargados de fruta que colgaba por encima de los grandes parterres—. ¡Oh, cielos! Xena se apoyó en el muro, mirándola con una leve sonrisa. Tenían que ir a la corte de la mañana y, de hecho, ya llegaban un poco tarde, pero se había acordado de este lugar mientras caminaban y había decidido enseñárselo a su encantadora compañerita de cama. El jardín era agradable, suponía. Era donde los cocineros cultivaban todas las hierbas que usaban y la fruta y las verduras para la cocina real. Estaba rodeado por muros y el agua del pozo suministraba humedad a la tierra rica y oscura, de forma que incluso cuando los campos de alrededor morían durante el invierno, esta pequeña parcela de tierra permanecía fértil. El aire estaba cargado del aroma a cosas en crecimiento y era apacible como pocos lugares lo eran en su reino.

Gabrielle atrapó un puñado de flores y acercó la cara a ellas, absorbiendo su aroma y soltando un arrullo. Luego eligió una, la arrancó con cuidado, regresó donde Xena y se la ofreció con timidez. La reina aceptó la flor, la olisqueó y luego le dio vueltas entre los dedos. —¿Y esto? —Porque sí. —Gabrielle se volvió y aspiró una profunda bocanada del aire perfumado—. Este sitio es una preciosidad. —Se acercó a un árbol rebosante de albaricoques y tocó uno, luego se volvió y miró a Xena. —Adelante. —Xena siguió dando vueltas a la flor mientras observaba cómo elegía la fruta, sabiendo que una parte del suculento objeto no tardaría en llegar a ella. Así era Gabrielle, según había descubierto. A la esclava le encantaba compartir. Lo cual era muy cómodo, porque a Xena no le gustaba nada—. Venga. Vamos a la corte. Podemos volver aquí más tarde si quieres. —¿Si quiero? —Gabrielle se echó a reír—. Me encantaría vivir aquí. Es increíble. —Dividió el albaricoque en dos y le ofreció la mitad a Xena—. ¿Tú pasas mucho tiempo aquí? La reina resopló, al tiempo que sostenía el portón abierto. —No. Me muero de aburrimiento, pero sabía que a ti te iba a gustar. — Mordisqueó la aromática fruta mientras seguía a Gabrielle al interior del pasillo y apoyó el antebrazo en el hombro de la esclava mientras caminaban— . Escucha... cuando dejemos instalado a mi presunto heredero, haremos una visita a todo este lugar. Ya va siendo hora de que haga una inspección. —Vale. —Gabrielle dio un bocado al albaricoque, que estaba jugoso y muy dulce—. Me gustaría ver todos los rincones y recovecos. Seguro que se cuentan historias de este sitio. —Y añadió—: ¿Podemos hacer una comida campestre en el jardín? —Claro —replicó Xena sin pararse a pensarlo. Entonces se dio cuenta de lo que había dicho y frunció el ceño. ¿Ella iba a hacer una comida campestre en el jardín?

—Caray... sería estupendo —dijo Gabrielle—. ¿Crees que a los nobles les molestará lo de Lastay? Parece que a muchos les cae bien, por lo que les oí decir a sus siervos la otra noche. Comida campestre. Xena soltó aliento. —No creo que se lo esperen —dijo—. Además, eso les va a bajar los humos a los capullos que más ganas tienen de quitarme de en medio. Uno de los motivos de más peso que tienen para agitar las aguas es que no tengo heredero —explicó, cuando entraban en la parte principal del castillo—. Así que les voy a dar uno... y no es lo que se esperan. Gabrielle reflexionó sobre lo que había dicho la reina mientras la seguía hacia la gran escalera que llevaba a la sala de audiencias formal. En lugar de su túnica negra, hoy llevaba una abrigosa camisa de lana de Xena, con un cinturón de cuero repujado alrededor de la cintura que convertía a la camisa más bien en un vestido de buen corte que le llegaba hasta las rodillas. Le daba una sensación agradable y olía a Xena y mientras caminaba iba tocando el tejido y sonreía. Las cosas estaban mejorando. Cuando estaba cruzando el pasillo superior mientras Xena se ponía su bella toga, había oído hablar a dos de los siervos, que cuchicheaban emocionados sobre el rescate de la esposa de Lastay. Oyó cómo mencionaban el nombre de Xena y, por primera vez desde que estaba en la fortaleza, el tono al decirlo no era como si fuese una maldición. Se lo había dicho a Xena y, aunque la reina se limitó a soltar un resoplido risueño, le dio la impresión de que a Xena le parecía estupendo. Y ahora había visto el jardín más bonito que se podía imaginar. Se terminó el albaricoque y se lamió el jugo de los dedos, pensando ya con ilusión en la comida campestre y en la idea de pasar unos momentos de paz con la reina a la sombra de esos árboles.

La sala ya estaba atestada cuando entraron. Xena avanzó con aire imponente y el gentío se apartó como de costumbre, pero detectó un matiz de respeto añadido en las reverencias, y su ego sonrió encantado. Subió sin esfuerzo los escalones que llevaban hasta su trono y se volvió, dejando que los

pliegues de su toga giraran a su alrededor al tomar asiento en el centro exacto del trono. Despacio, volvió la cabeza para observar a la multitud y posó los ojos por fin en la pequeña figura de Gabrielle, situada con los demás siervos cerca de la pared del fondo. Xena se llevó dos dedos a la boca y emitió un penetrante silbido y sonrió cuando la cabeza de su esclava se volvió de golpe y los neblinosos ojos verdes se fijaron en ella. La reina alzó una mano y dobló el dedo índice indicándole que se acercara. Gabrielle fue hacia allá, abriéndose paso con timidez entre la masa de nobles, ajena a todas las miradas posadas en ella. Subió trotando los escalones hasta llegar al lado de Xena y apoyó una mano en el brazo del trono, ladeando la cabeza con curiosidad. —¿Deseabas algo? Xena le sonrió. —A ti, constantemente —ronroneó—. Coge tu hoja de nenúfar y siéntate, ratón almizclero. Gabrielle reprimió su propia sonrisa cohibida, cogió su escabel, lo colocó al lado del trono de la reina y se sentó en él. Le dolían las piernas sin la menor duda, pero el masaje de Xena había hecho maravillas y si estiraba las botas un poco hacia afuera y cruzaba los tobillos, estaba bastante bien. Los dedos de Xena jugueteaban con el pelo de su esclava mientras la reina contemplaba a su público y hacía una señal al mayordomo para que abriera la sesión. Las caricias relajaron a Gabrielle, que observó con profundo interés cuando el mayordomo golpeó el suelo con su larga vara. —Atención, atención —proclamó el hombre—. Su Majestad, Xena la Despiadada, os ha convocado a todos aquí para anunciar algo muy importante. —Se volvió a medias y miró a Xena, que le hizo un gesto con los dedos de la mano libre—. Su Majestad va a hablar. Todos los ojos se volvieron hacia Xena. Se hizo un silencio expectante que fue en aumento cuando ella se irguió en su asiento y paseó la mirada por encima de todos ellos.

—He decidido —dijo gravemente—, tras meditarlo bien... Gabrielle observó los distintos grupúsculos de nobles que estaban juntos. Vio a Lastay a un lado de la sala, esperando apaciblemente. Al otro lado de la sala estaban algunos de los hombres que sabía que habían respaldado a Bregos y que miraban a la reina con desconfianza y atención. —Nombrar a un heredero —terminó Xena despacio, arrastrando las palabras. La sala se quedó estupefacta. Gabrielle se dio cuenta de que era lo último que se esperaban que dijera y también vio que no todos estaban contentos. —¿Un heredero, Majestad? —preguntó el más anciano de los duques, dudando—. Sin duda no tienes necesidad de nombrar a un heredero, dada tu belleza. Xena le echó una mirada tolerante, pero severa. —Ah, Jeren, lo cierto es que soy tan increíblemente bella que ningún hombre podría estar jamás a mi altura. Así que... ¿qué puedo hacer? Un murmullo bajo fue extendiéndose por la sala. Xena esperó a ver si alguien más tenía algo inteligente que decir, luego pensó que le iban a salir canas si seguía esperando y continuó. —Me gustaría que todos asistierais a un gran banquete esta noche, donde tengo intención de nombrar oficialmente a mi heredero y sucesor. Podéis traer regalos. Todos los duques se miraron entre sí. —¿Es uno de nosotros, Majestad? —preguntó Jeren, con tono quejumbroso. —¿Uno de vosotros? Por supuesto que no. Es mi pequeña Gabrielle — contestó Xena—. Le gusta la fruta y la ropa bonita. No os olvidéis de traer montones.

Un silencio sepulcral, acompañado de la mirada desorbitada de Gabrielle. —Estúpidos. Sí, uno de vosotros —bufó la reina—. ¿Acaso creéis que la castigaría con el suplicio de vuestra presencia? Ni en esta vida ni en ninguna otra. —Colocó una mano en el hombro de Gabrielle—. De modo que tenéis todo el día para haceros a la idea. Habéis querido que os dé un futuro, muy bien, pues cuidado con lo que pedís. La noticia había causado revuelo, sin duda alguna. Xena se reclinó, satisfecha de sí misma. Estaba claro que había pillado desprevenidos a los secuaces de Bregos. Sin embargo. —Majestad. —Evgast se acercó pesadamente—. Quisiera llamar tu atención sobre un suceso horrible, sin ánimo de menoscabar tu excelente y felicísimo anuncio. —¿Ah, sí? —Xena cruzó los tobillos—. Dime. —Majestad, mi castillo fue atacado anoche —afirmó Evgast—. Por una legión. Xena recorrió su propio cuerpo con la mirada, luego volvió la cabeza y miró a Gabrielle. Se le escapó la risa. —¿Una qué? —Una legión de hombres, Majestad. Invadieron mi hogar y mataron a mis hombres. Exijo justicia. La reina apoyó la barbilla en el puño, mirándolo en silencio. Dejó que el silencio se alargara y se apoderara de toda la sala, consciente del profundo interés, sobre todo por parte de los partidarios de Evgast. —¿Exiges justicia? —dijo con tono burlón—. Evgast, eres un imbécil, ¿o es que esta mañana te has apretado demasiado la faja? —¡Majestad! —El noble estaba claramente ofendido.

—No fue una legión, cretino. —Xena se levantó y se fue acercando a él—. Fui yo. —Se señaló el pecho con el pulgar. Luego hizo una pausa y miró por encima del hombro—. Y mi amiguita de ahí. Evgast se quedó mirándola. —¿Quieres justicia? Te voy a dar justicia. —Xena desenfundó su puñal y lo agarró del cuello—. Traidorzuelo asqueroso. —¡No! ¡Majestad! —El duque le agarró la mano y se la sujetó desesperadamente—. ¡Eres injusta conmigo! El atacado he sido yo, ¿recuerdas? Xena echó un vistazo a los demás nobles. Los partidarios de Evgast estaban cabreados. Les sonrió. —Secuestraste a una duquesa —dijo en tono bajo—. La tuviste presa para hacerte con el apoyo de su duque. A mí eso no me pareció bien. Evgast la miró fijamente, luego volvió la cabeza y miró furioso a Lastay. Lastay le sonrió amablemente. —¿No te habías dado cuenta de que ya no estaba? —preguntó Xena— . Me aseguré de cerrar la puerta al salir. El duque entornó los ojos. —No estaba presa. Estaba bajo mi protección, Majestad. Por su propia voluntad. ¡Huía de él! —Evgast señaló a Lastay—. ¡La maltrataba cruelmente! —¿No me digas? —dijo Xena con tono ligero—. ¿Cómo se maltrata a alguien cruelmente, Evgast? —Su mano hizo un movimiento vertiginoso y le atravesó la lujosa túnica hasta clavarse levemente en su carne—. ¿Así? —¡¡¡¡Auuuujjjjj!!!! —chilló el hombre. —Enclenque. —Xena dio la vuelta al puñal y lo golpeó—. No es más que una herida superficial. —Lo soltó y lo miró mientras caía al suelo—. Guardias, llevadlo a las celdas —ordenó—. Dictaré su sentencia esta noche. —Alzó los ojos y miró a la pasmada multitud—. Qué bien lo vamos a pasar, ¿eh?

Hizo un molinete con el puñal y lo enfundó de nuevo en la vaina oculta, luego se volvió y regresó a su trono, se sentó y los miró a todos. Tenía una sensación de energía nerviosa que llevaba un tiempo echando en falta, y ardía en deseos de recuperar el control que sus duques le habían ido esquilmando y devolver a su reino la organización que le había dado srcinalmente. Gabrielle se movió un poco y la miró. Bueno, con una ligera diferencia. —¿Sííííí? —¿Alguna vez te han dicho que eres muy graciosa? —preguntó la esclava. —No —contestó Xena con aire digno—. Maté a la última persona que lo llegó a insinuar. Se miraron. —Eres muy graciosa —dijo Gabrielle, con una sonrisa ligeramente traviesa en los labios. —Mm. Una esclava picarona. Mi clase preferida. —Xena le sonrió a su vez y luego se dirigió al gentío que seguía murmurando y esperando—. Eso es todo. Se acabó la corte. —Se volvió hacia el mayordomo, que seguía allí al lado en al personal que voy—Se a hacer una inspección. Si alguien Vamos quiere salirsilencio—. huyendo,Dile ahora es el momento. levantó—. Venga, Gabrielle. a buscar follón. —¿Buscarlo? —murmuró la esclava, mientras trotaba detrás de la alta reina—. A mí me parece que ya lo armamos nosotras. Xena se echó a reír.

—Ama, han venido algunos hombres pidiendo alistarse —dijo Brendan suavemente mientras la seguía por el cuartel—. En vista de que todos los hombres de Bregos se han ido, no nos vendrían mal algunos reclutas nuevos.

—Mm. —Xena observó los barracones ahora impolutos y asintió con regia satisfacción—. Si lo piden por los motivos adecuados y no porque sean unos malditos espías. —Demasiado bobos para ser espías, Majestad —replicó el soldado—. Pero podrían estar bien como piqueros. —Está bien —asintió Xena—. Escucha, vamos a organizar un combate de entrenamiento para mañana, para remachar la idea de que no quiero más división de lealtades. —Sí, ama. Xena llegó al borde del patio y se detuvo, contemplando los carros de suministros bien alineados y los maniquíes de entrenamiento apoyados en los muros. Colocó una mano en la piedra y notó el calor, arrebatado celosamente al sol y conservado a pesar del frío de la noche. Aún recordaba cuando, largo tiempo atrás, tenía que acurrucarse pegada a las piedras del pozo de una pequeña aldea para conseguir que dejaran de castañetearle los dientes y con la esperanza de que a algún aldeano se le hubiera caído un trozo de pan que se pudiera comer. Ahora contempló la fortaleza que tenía delante, sólida a la brillante luz del día y bien próspera, y asintió con seriedad por dentro. Mía. —¿Alguna noticia de Bregos? —Volvió la cabeza y miró a Brendan. El soldado se quedó pensativo. —No, pero esta mañana llegó un comerciante y se puso contar una historia extraña sobre unos hombres que lo habían sacado del camino y se habían llevado su mercancía. Pero no sé si sólo nos estaba tomando el pelo. Xena meditó sobre esa noticia. —Búscalo —decidió—. Tráemelo.

—Ama. —Brendan se tocó el pecho y retrocedió, se giró y se dirigió a las puertas por las que se bajaba a la ciudad. La reina se quedó a solas. Se apoyó en el muro y disfrutó un rato del panorama, repasando los resultados de su inspección. No había sido ni mucho menos tan nefasto como se temía. Su visita a las cocinas había sacudido a todo el mundo y tenía la sospecha que desde entonces se había fregado mucho. Había descubierto muchas cosas, pequeños detalles, que se habían dejado pasar, y ahora que estaba a solas tranquilamente en un rincón de sus dominios, tenía que plantearse cuánto de todo eso era culpa suya. ¿Su reclusión en sus aposentos había sido un poquito excesiva? —Me alegro de ver a Su Majestad por aquí fuera. La voz de Jellaus la sorprendió y se volvió para ver al juglar allí cerca, con el arpa metida en su funda de cuero colgada del hombro. Xena lo miró con los ojos entornados antes de asentir ligeramente. —Se me ha ocurrido merodear un poco para dar un ataque de nervios a todo el mundo. Hacía tiempo que no lo hacía. El músico sonrió y se apoyó en el muro a su lado. —El aire del castillo se ha renovado en estos últimos días, Majestad. Eso es buenosobre —dijo—. Y hoy estoy contra oyendo toda clase de historias descabelladas el ataque de anoche el castillo de Evgast. La reina sonrió. —Cretino. —Se rió entre dientes—. Hacía tiempo que no lo pasaba tan bien, eso lo reconozco. —Miró al músico—. Voy a hacer que Gabrielle se lo cuente a todo el mundo esta noche. —Ah. —Jellaus sonrió—. Tu florecilla dorada —dijo—. Es dulce y encantadora... un alma verdaderamente buena, como rara vez he visto. Xena le sonrió a su vez.

—Es estupenda —reconoció la reina en voz baja—. A veces las Parcas te tiran un hueso y ni siquiera te das cuenta hasta que llevas un tiempo royéndolo. —Se quedó contemplando el vacío, con un brillo tierno en los ojos. Jellaus la observó en silencio un momento y luego se apartó del muro. —Ah. Así que el halcón está totalmente prendado del ratoncillo, ¿eh? —dijo, tomándole el pelo levemente. Xena se quedó callada y luego se limitó a asentir ligeramente. Le dio al músico una palmada en la espalda y se alejó hacia los corrales a paso tranquilo, aspirando una bocanada de los aromas de la tierra con un risa suave y pensativa. Jellaus se la quedó mirando y luego se volvió cuando Brendan entró por la puerta a su lado. —Ah, viejo amigo. Las cosas están cambiando otra vez, ¿eh? —Ya era hora —gruñó el veterano soldado—. Ha hecho falta media revolución para llamar la atención de Su Majes, pero no ha olvidado cómo meter a la gente en cintura, te lo aseguro. —Se rió entre dientes—. Qué gusto me ha dado. Ha vuelto a su ser. El juglar seguía contemplando a la figura que se alejaba. tal vez,ha pero yo creo que es tanto queenhaya vuelto a su ser—Tal comovez, queBrennie, últimamente encontrado un no nuevo interés la vida. — Se rió irónicamente—. Intervención de las Parcas, eso seguro. —Ah —gruñó Brendan—. ¿Te refieres a la pequeña? Jellaus asintió. —Tiene agallas esa niña —dijo el soldado—. Jamás pensé que una mocita como ella pudiera gustarle a Su Majes. —Más que gustarle, amigo mío. —Jellaus echó a andar siguiendo los pasos de la reina—. Más que gustarle.

—Comida campestre —se dijo Xena a sí misma, al terminar su inspección de la armería y doblar la esquina del pasillo que conducía al jardín— . Xena la Despiadada, asesina de millares, va a hacer una comida campestre. —Llegó al portón de hierro forjado y se detuvo, rodeando los gruesos barrotes con las manos y mirando a través de ellos. El sol ya estaba en lo alto e inundaba el jardín, atravesando los árboles con sus rayos dorados y avivando los colores de las flores y los frutos. Xena aspiró hondo y captó la presencia de algo asado y especiado allí dentro que sospechaba que no había crecido en los arbustos. También oía, levemente, a alguien que canturreaba. —¿Qué diablos se hace en una comida campestre? —se preguntó la reina, al tiempo que abría el portón y entraba como si fuera la dueña del lugar. Cosa que, por supuesto, era. Avanzó sigilosamente por entre los ricos parterres, acechando despacio a su presa, que se movía en el centro mismo del jardín justo delante de ella. Acercándose a los arbustos sin hacer ruido, apartó con cuidado algunas de las olorosas ramas y atisbó a través de ellas. Gabrielle estaba en el centro, arrodillada sobre un cuadrado de lujosa tela extendido sobre la blanda hierba. Sobre la tela había platos y una bandeja llena de cosas ricas. Xena se lamió los labios, apreciando la selección y apreciando aún más la luz del sol que se colaba por la fina tela que cubría a Gabrielle, delineando su esbelto cuerpo. La esclava no era consciente al parecer de su presencia y canturreaba suavemente para sí misma mientras colocaba fruta recién cogida en la fuente que tenía delante. Levantó los ojos cuando terminó y miró a su alrededor, con una sonrisa franca y llena de alegría que le iluminó la cara y los ojos. Xena soltó aliento, dejó las ramas, rodeó el arbusto y miró a Gabrielle, sonriendo a su vez. —Vaya, vaya, vaya... ¿qué tenemos aquí? Gabrielle sonrió aún más al verla.

—Una comida campestre —dijo—. Te gustan, ¿verdad? La reina se acercó y se dejó caer sobre la tela, estirándose de lado y apoyando la cabeza en una mano. —No tengo ni la más remota idea —le dijo a su esclava con franqueza— . Nunca había hecho ninguna. —¿En serio? —En serio —dijo Xena—. Pero sí he comido en el suelo, a caballo, en cumbres de montañas, en el agua y en lo alto de un árbol. —¿En serio? —Gabrielle arrugó la nariz—. No parece muy divertido. —No lo era. —Xena alargó la mano y capturó una uva que soltó de su tallo y se metió en la boca—. Esto es mucho más agradable —reconoció—. ¿Qué es eso? Gabrielle estaba sacando una mullida almohada de seda. La colocó y le dio unas palmaditas. —Bueno, es para ti. Xena la examinó. —Ya lo creo que sí... es mi almohada. —Se arrastró hasta ella, se puso boca arriba, bajó la cabeza y estiró el cuerpo con deleite. Por encima de ella, los manzanos formaban un arco, que les daba sombra y la bañaban en el dulce aroma de su fruta—. Mm... qué gusto. Gabrielle se acomodó a su lado. —Eso me ha parecido. Una ceja oscura se enarcó en su dirección. —¿Y ahora qué? —Pues... —Gabrielle cogió un racimo de uvas y eligió una, que inspeccionó antes de ofrecérsela a la reina—. Soy tu sierva personal, así que... te voy a servir.

—Ah, ¿en serio? —Los ojos azules de Xena soltaron un destello risueño. —En serio. Sus días se estaban llenando de experiencias nuevas, ¿verdad? Xena reflexionó sobre su situación, sintiéndose en una posición muy vulnerable ahí tumbada prácticamente a merced de Gabrielle. Sin embargo, le había dado a la esclava verdadera ventaja sobre ella en un momento de gran incertidumbre y había demostrado su valía una y otra vez, de modo que... —Está bien. —Xena cruzó las manos sobre el estómago y las piernas por los tobillos—. Sírveme. —Cerró los ojos y esperó, segura de que Gabrielle no intentaría hacerle una guarrada como meterle una zanahoria en la boca. Un ojo azul se abrió y contempló a la esclava. ¿O sí? Gabrielle miró la fuente y seleccionó un trozo de pato frío, lo mojó en una salsa oscura y especiada y lo acercó a los labios de la reina. Estos se abrieron y sus dientes blanquísimos se cerraron sobre la ofrenda, mientras Xena la miraba perezosamente con un ojo. Era un poco como dar de comer a un gato salvaje. Gabrielle esperó a que Xena masticara el pato, con la esperanza de que contara con la aprobación de la reina. Apareció una lengua rosa, acompañada de una sonrisa. —Más. Gabrielle sonrió aliviada y volvió a la fuente. —Ah-ah. —Xena le atrapó la mano—. Sin dedos. La esclava la miró parpadeando, algo confusa. —¿Sin dedos? —Sííííí —ronroneó la reina, enseñando los dientes y chasqueándolos. Gabrielle la miró y luego miró la fuente. Se lamió los labios. —Quieres que te...

—Mm-mmmmmmm... —Te voy a poner perdida. —No importa. —Xena sonrió con aire provocativo—. Para eso tienes la lengua. —Hizo una pausa—. Bueno, para eso tienes la lengua además. — Estudió la viva coloración resultante—. Oh, eso me recuerda... ¿tienes cerezas? Gabrielle suspiró y se frotó la cara. —Sí. —Alargó la mano hacia un montón de esas frutas rojas. —No, no tienes. La esclava se detuvo con un puñado de ellas. —Mm... sí que tengo. —Ya no. —Xena soltó una risilla por lo bajo—. Vamos... dame una de ésas y te enseño un truco. Gabrielle, desconcertada pero complaciente, se puso una cereza entre los dientes y se inclinó, mordiéndola ligeramente cuando los labios de Xena se encontraron con los suyos y la reina arrancó la mitad que le correspondía de la fruta. Entonces el contacto se transformó en un beso y no le entró ninguna prisa por echarse hacia atrás cuando la mano de Xena le sujetó la nuca y sus lenguas se exploraron mutuamente. —Mm —susurró Gabrielle—. Qué truco tan estupendo. —A que sí. —Xena le mordisqueó el labio—. Creo que me podría aficionar a las comidas campestres, a este paso. —Volvió la cabeza ligeramente y escupió el hueso de la cereza, totalmente mondo, en los arbustos. Luego regresó a Gabrielle—. ¿Y ahora? Gabrielle le enseñó un trozo de melocotón. —Con esto vamos a tardar un poco. La reina sonrió al compartir la fruta.

—Bien. Comidas campestres. Su mano libre subió por el muslo de Gabrielle. Había cambiado de opinión sobre las comidas campestres. Una uva se introdujo en su boca y los labios de Gabrielle mordisquearon los suyos mientras la compartían. Ah, sí.

Gabrielle contempló en silencio a una abeja muy atareada en la selección de la flor perfecta sobre la que posarse y totalmente ajena a la persona que la observaba con tanta atención. El aire fresco agitaba la hierba y, allí sentada, pensó que rara vez, por no decir ninguna, había experimentado un momento más apacible que éste. Xena había colocado su almohada en la pierna de Gabrielle y estaba relajada entre sol y sombra, con los ojos cerrados y una mano sobre el brazo de la esclava que le rodeaba el estómago. Era muy agradable. El pulgar de Xena le acariciaba despacio la piel del antebrazo y ella estaba en la posición perfecta para contemplar el rostro de la reina y admirarlo. Y vaya si había cosas que admirar. Gabrielle observó embobada la sombra de una hoja que se deslizabadepor caballete la bonita nariz de La la reina y dejaba manchas moteadas solelsobre sus de párpados cerrados. simetría de su cara era muy evidente desde este ángulo, y se quedó maravillada por lo guapa que era su reina. Su reina. La frente de Gabrielle se frunció levemente. Le había dicho alegremente a Xena que era "suya"... y era cierto, pero en el fondo de su corazón sabía que acababa de reconocer ante sí misma lo cierto que era eso también a la inversa. —Gggggaaabbbrrieeelle —ronroneó Xena. Uno de sus ojos se abrió y miró a la esclava. —¿Sí? —Gabrielle le sonrió—. ¿Cuáles son los deseos de mi reina?

—Mmmmm... —De la garganta de la reina brotó una risa suave—. Desearía que estuvieras desnuda y cubierta de miel. —Los ojos azules se abrieron con fingida inocencia esperanzada—. ¿Se va a cumplir mi deseo? —Mm. —Gabrielle se miró a sí misma—. Jo, para eso haría falta mucha miel. Xena se echó a reír. —Sí, ya lo creo... y acabarías con palitos y piedrecitas por todas partes. Pero es una idea divertida. —Levantó la mirada hacia Gabrielle—. Tal vez en otro momento. Con mucha ternura, Gabrielle puso la mano en la mejilla de Xena. —Vale. Una ceja de Xena fue ascendiendo despacio. —¿Puedo preguntarte en qué estás pensando ahora mismo? Gabrielle asintió. —Estoy pensando en lo increíblemente guapa que eres —dijo—. Y en lo bonitas que son tus cejas y en lo preciosos que son tus ojos y... Xena sonrió ampliamente. —Tú sigue —la animó—. Estoy disfrutando de lo lindo. La nariz de la esclava se arrugó con una sonrisa maravillosa. —Ah, Gabrielle. —Xena cerró la mano alrededor de la de la esclava y la sujetó—. ¿Sabes una cosa? —Observó atentamente el rostro de su esclava y vio los restos de la sonrisa alrededor de sus ojos—. Me gustas muchísimo. Gabrielle ladeó la cabeza con leve aire interrogante. —¿Te gusto? La reina asintió despacio.

—Me gustas —dijo—. Me gusta tenerte a mi alrededor, con independencia de que seas una monada y que no estés mal en la cama. La esclava se quedó muy pensativa durante largos segundos. —Eso no es lo mismo que querer, ¿verdad? —Mm-mm. —Xena negó con la cabeza—. No es lo mismo en absoluto. —Examinó la mano de Gabrielle, frotando los nudillos de la chica con el pulgar—. ¿Sabes cuánto tiempo hace que no tenía a alguien que me gustara? Gabrielle fue a negar con la cabeza, pero dudó. —¿Tu hermano? —Y encima eres lista. —Xena se rió suavemente—. Sí. —Su rostro se puso pensativo—. Él también era el único con el que podía hablar de verdad. —Una pausa—. Dioses, cómo lo echo de menos. Tras una leve vacilación, Gabrielle volvió a tocar la cara de Xena, dándole compasión sin palabras. —Creo... —Reflexionó en silencio un momento—. Creo que tú tenías una relación mucho más íntima con tu hermano que yo con Lila —confesó la esclava en voz baja—. Al hacerme mayor ya no podía hablar con ella. Xena la miró atentamente. —¿Os peleabais mucho? —preguntó—. Li y yo sí... a tortas y esas cosas. —No. —Gabrielle negó una vez con la cabeza—. Lila era más grande que yo... aunque era más joven —contestó—. Además, nos la cargábamos cuando nos peleábamos. —Ah —murmuró la reina—. Ventajas de no tener padres, supongo. Los ojos verdes se llenaron de calidez por un instante cuando Gabrielle la miró. —Sí, supongo.

Xena ya casi saboreaba el secreto, que brillaba levemente a través de la tristeza que se reflejaba en los ojos de Gabrielle. —¿Tú te llevabas bien con los tuyos? —preguntó—. Creo que yo seguro que volvía loca a mi madre... era esa clase de cría. Gabrielle se echó hacia atrás y luego se levantó inesperadamente y se puso a recoger las cosas de la comida, dando la espalda a Xena. —Pues... —Su voz parecía dudosa—. Estaban bien, supongo. Mi madre era muy estricta. Ya sabes. —La verdad es que no. —Xena se puso las manos detrás de la cabeza y avanzó con cautela, tanteando como si estuviera haciendo esgrima con un adversario muy hábil—. Lo que recuerdo de mi madre... no es mucho — reconoció—. Olores, sobre todo. A cocina. La ceniza del fuego. Especias —dijo la reina—. Tenía... una voz bastante musical. Un poco como la tuya, sólo que más grave. —Mm —murmuró Gabrielle—. Bueno, la mía no tenía nada de musical. Pero estaba bien. Sólo quería que hiciéramos nuestras tareas, que la casa estuviera en orden, que las cosas estuvieran en su sitio, ese tipo de cosas. No estaba tan mal. Xena lo digirió. —¿Y tu padre? No hubo respuesta. Los ojos azules de la reina se abrieron un poco más y se puso de lado, echando la cabeza hacia atrás para mirar a la figura inmóvil de su esclava. —Yo no llegué a conocer al mío —añadió—. Creo que murió. Los hombros de Gabrielle se agitaron y movieron, como si estuviera tomando aliento. Luego volvió la cabeza y miró a Xena a los ojos. Ahí estaba el secreto. Xena lo captó en el dolor que rodeaba los ojos de Gabrielle y en su forma de apretar los labios. Había una turbulencia hosca que ya de por sí lo advertía, y decidió ponerle las cosas más fáciles.

—No te llevabas bien con él, ¿eh? Son cosas que pasan. —Adoptó un tono de voz despreocupado—. Pregúntale a Brendan... él sí que tenía una familia que habría dado miedo a Zeus. Gabrielle bajó la mirada y toqueteó una manzana, con los hombros un poco hundidos. —No, no nos llevábamos bien —susurró. Xena se volvió del todo y se levantó, se deslizó por la hierba hasta Gabrielle y le puso un brazo en el hombro. —Ahí fuera hay cabrones, Gabrielle. Qué más da el grado de parentesco que se pueda tener con alguien —dijo—. A veces hay que dejar eso a un lado. Yo lo sé. —¿Lo sabes? —La esclava la miró. La reina asintió. —Sí. En el pueblo de donde yo era... —Tomó aliento bruscamente—. Pensaron que ganarían un dinero fácil, delatándonos a mi ejército y a mí. — Un mechón de pelo oscuro cayó sobre los claros ojos azules, medio tapándolos—. Quemé ese lugar hasta los cimientos por eso. —¿Por tus hombres? —murmuró Gabrielle. —Escucha —dijo Xena con un tono de voz más suave—. Hay dos clases de familia, Gabrielle. La familia en la que naces... ésa no la puedes elegir, y lo más frecuente es que lo único que une a los miembros es la sangre. —Mm. —La otra clase es la que eliges tú... cuando te encuentras con gente que quieres que forme parte de tu vida. —Y Xena añadió—: Tú eres esa clase de familia, para mí. —Acarició la mejilla de Gabrielle con los nudillos—. Tú eres eso para mí. Gabrielle parpadeó unas cuantas veces, luego cogió la mano de Xena, se la llevó a los labios y la besó. Se acercó más, rodeó a la reina con los brazos y la estrechó, hundiendo la cara en la tela que cubría el hombro de Xena.

Un poco sorprendida, la reina dudó, luego cogió a Gabrielle y se la puso torpemente en el regazo. Se dio cuenta de que estaba sucediendo algo relativamente traumático al notar los temblores que estremecían el cuerpo de la chica, pero no tenía ni idea de qué era o de qué debía hacer al respecto. Eso es lo que consigo al intentar ser agradable, pensó con ironía. La próxima vez, Xena, ponte a charlar del tiempo. Al cabo de unos minutos, los tensos hombros de Gabrielle se relajaron y soltó aliento, calentando la piel de Xena a través de la tela de su toga. —Lo que hiciste... ¿por tus hombres? ¿Lo pasaste mal al hacerlo... por tratarse de quien era? Xena hizo memoria, sorprendida por la pregunta. —¿Te refieres a que era mi pueblo? —Sí. —¿Que si lo pasé mal? —Xena se mordisqueó el labio inferior—. Estaba tan cabreada que creo que ni me lo planteé, la verdad —dijo—. No recordaba a nadie de los de allí... bueno, tal vez a un par de personas. A la única persona que me importaba algo la habían hecho pedazos años antes. —Oh. —Pero... —La reina frunció el ceño—. Recuerdo que esa noche, cuando me acosté, entonces sí que lo pensé. —¿Sí? —murmuró Gabrielle—. A mí también me pesan las cosas en ese momento. —¿Por la noche? Gabrielle asintió. —Mmff. Pues tengo que esforzarme más —comentó Xena—. Creo que me siento insultada o algo así. —No cuando estoy contigo —se corrigió la esclava apresuradamente— . Cuando estoy sola.

—Ah. —La reina bajó la mirada y se llenó de encanto al ver la expresión confiada y relajada de Gabrielle—. Bueno, el caso es que cuando lo pensé esa noche, lo pasé mal —confesó. —¿Sí? —Sí, y también me cabreé. —Xena meneó la cabeza—. Pero era como si hubiera matado una pequeña parte de mí misma, al hacer aquello, aunque los cabrones se lo merecieran. Gabrielle asintió despacio, un poquito. —A mí a veces me cuesta mucho —dijo con tono suave—. Quiero llorar a mi familia... pero hay partes de todo aquello que no... —Una pausa dolorida—. Q... que no echo de menos. Dejó de hablar y se pegó a Xena. Bueno, ¿de verdad quería conocer este secreto? Xena se sentía muy cansada y un poco triste. —¿Gabrielle? —La estrechó un poco más—. No puedo garantizar que tú y yo no acabemos sufriendo con esto... Creo que ya sabes que no soy la persona más segura con la que puedes estar. Una clara pausa y luego Gabrielle tomó aliento. —Eso ya lo sé. —Pero te prometo lo siguiente —dijo la reina con tono tranquilo y claro—. Que mientras estés conmigo y mientras yo pueda, nadie más volverá a hacerte daño si yo lo puedo impedir. —Puso la mano en la mejilla de Gabrielle y la miró a los ojos—. Eres mía. Las claras pestañas de Gabrielle se agitaron, derramando gotitas cristalinas bajo la luz del sol salpicada de sombras. —Soy tuya —susurró—. Y te creo. —Bien. —Xena agachó la cabeza y se besaron.

Gabrielle llevó una palangana de agua a su pequeño cubículo y la depositó. Estaba sola en los aposentos de la reina: Xena se había ido a algún sitio a hablar con alguien y la había dejado para que se lavara y se vistiera para el gran banquete de esa noche. Miró el bonito vestido que le había dado Xena para que se pusiera, de una rica tela verde, que ahora estaba colocado con cuidado a los pies de su cama, y se acercó despacio y se sentó al lado, apoyando la mano en su suavidad al tiempo que se echaba hacia atrás para pensar. Las palabras de Xena la habían afectado mucho más de lo que pensaba que había pretendido la reina. Le habían sacudido algo por dentro y le habían traído recuerdos que le revolvían las tripas y hacían que le temblaran las piernas ahí sentada. Al mirar a Xena a los ojos, en ese jardín, bajo esos árboles maravillosos, se había visto capaz de confiar y, como si cruzara una raya en el camino, lo hizo. Tenía miedo. Subió los pies a su pequeño camastro y apoyó los codos en los muslos, con la cabeza entre las manos. Qué raro, qué mal le parecía renunciar a todos los vínculos que había sentido por su familia y sustituirlos por este vínculo nuevo y peligroso con una mujer a la que a veces le parecía que apenas conocía. Y sin embargo... Gabrielle apoyó la barbilla en los pulgares entrelazados, recorriendo con los ojos los pulcros nichos de su pequeño espacio. Y sin embargo, había algo en Xena que merecía su confianza. La pregunta que se tenía que hacer a sí misma era: ¿quería dar todo lo que era a la reina porque la mujer se lo merecía o porque en realidad ella era una niña asustada incapaz de discernir? ¿De verdad se merecía alguien esa clase de confianza? Gabrielle pensó en Lila y en cómo se sentiría si viera a su hermana entregándose a la mujer que la mandó matar. ¿Qué pensaría Lila de ella? Haz lo que tengas que hacer para sobrevivir, Bri. Casi oía el eco fantasmal de la voz de su hermana. Nadie lo va a hacer por ti.

Con un suspiro, Gabrielle se levantó del camastro y fue a la palangana de agua, cogiendo un paño de lino y una pequeña barra de jabón que le había lanzado Xena horas antes. Olió el jabón y reprimió una leve sonrisa al recordar el olor de la reina. Podía mentirse a sí misma y decir que estaba siguiendo el consejo de Lila. Tal vez podría sentirse mejor si pensaba que actuaba exclusivamente por su propio interés, y tal vez eso reduciría la sensación de culpa. Gabrielle frotó el jabón con el paño y empezó a lavarse la cara con él. Pero lo cierto era que estaba totalmente inmersa en su amor por Xena y era lo bastante honrada como para reconocérselo a sí misma. Quería estar con ella simplemente porque quería estar con ella, quería sentir sus caricias y estar en su presencia y hasta empezaba a apreciar el peculiarísimo sentido del humor de la reina. ¿Era una traición? —Bueno. —Gabrielle se aclaró la cara y empezó con las manos y los brazos—. ¿Sabes qué? Tal vez lo sea —dijo en voz alta—. Pero no lo puedo evitar. Si lo es, supongo que algún día tendré que presentarme en el Tártaro y dar cuentas de ello. Terminó de lavarse y miró por la puerta, calculando la hora por la luz que quedaba en la ventana. Pensó que todavía tenía algo de tiempo antes de tener que vestirse, de modo que fue al aparador y se sirvió un poquito de hidromiel que se llevó de vuelta al camastro. Se sentó y estiró las piernas, agitando los dedos de los pies mientras tomaba un sorbito de su bebida. El embriagador hidromiel le llenó la boca y su rico sabor le hizo emitir un sonido apreciativo al tragarlo. Entonces se le ocurrió una cosa, dejó la copa, se levantó, fue al pequeño baúl y lo abrió. Sacó un fajo de pergamino ajado y una pluma vieja y volvió a su asiento. —Vale. —Gabrielle se sentó sobre las piernas y se puso cómoda, luego colocó el pequeño tintero en el borde del camastro y metió la pluma en él. Inclinada sobre su labor, mordisqueó el extremo de la pluma un momento y luego se puso a escribir con caracteres lentos y cuidadosos.

Xena regresó paseando por el patio del castillo, disfrutando de los últimos rayos de sol que iban desapareciendo por detrás de las murallas. El ocaso daba una leve tonalidad morada a la piedra gris y la brisa fría que se estaba levantando le traía el olor a pinos y piceas del otro lado del camino. Descubrió que sus pasos, increíblemente, la llevaban de vuelta al jardín, y antes de darse cuenta, ya estaba abriendo el portón y entrando en él. —¿Qué Tártaro hago aquí? —Se volvió en círculo, alzando los brazos y dejándolos caer. El jardín estaba ahora en penumbra y silencioso, pero los aromas se habían hecho aún más fuertes y resultaban casi abrumadores para su sensible nariz. Un gran arbusto cercano a la entrada emitía un olor especialmente fuerte, y Xena se acercó a él, examinando las espesas flores blancas apiñadas por toda su superficie. Eran de muchos pétalos y tenían una textura sedosa que a Xena le resultó muy agradable cuando tocó una. También olían muy bien. Xena ladeó la cabeza y luego chasqueó los dedos. —Apuesto a que sé a quién le gustaría un ramo de estas cosas. —Dejó de lado el hecho de que ella, Xena la Despiadada, estaba a punto de coger flores para su novia y se puso al trabajo. Para empezar, tenía que elegir las mejores. Xena dio vueltas alrededor del arbusto como si fuera una catapulta, buscando entre las flores las más grandes y de forma más perfecta. Cogió una docena, y las recogió en la mano de manera que formasen un primoroso ramo circular. Xena ahuecó uno o dos pétalos y luego levantó con cuidado la mano y olió el ramo. —Mm. —Asintió con aprobación, se dio la vuelta y se dirigió al portón. A medio camino, se detuvo, se miró la mano, echó la cabeza hacia atrás y contempló el cielo, luego suspiró y sacudió la cabeza con tal fuerza que le salió el pelo disparado en todas direcciones durante largos segundos—. Estoy perdiendo la cabeza.

Y con ese alegre pensamiento, cruzó con paso firme el portón y bajó por el sendero de piedra hacia las gruesas puertas de madera de la fortaleza. Se abrieron cuando se acercó y saludó inclinando la cabeza con dignidad a los dos guardias de cada lado al pasar junto a ellos con su puñado de vegetación. —Ah, Majestad. —Stanislaus corrió hacia ella y se detuvo a cierta distancia, mirando las flores con cara de desconcierto—. ¿Hay algún problema? ¿Te envío al jardinero? Xena se miró la mano y luego lo miró a él. —No —dijo con aspereza—. ¿Qué quieres? —Todo está como has pedido en la gran sala, ama. —El senescal se frotó las manos—. Tendremos grandes asados y los nuevos barriles que ha abierto el maestro cervecero son excelentes. —Bien. —Xena echó a andar de nuevo—. Asegúrate de que tenemos vino en todas las mesas y que todo el mundo tiene comida de sobra para atiborrarse. No quiero que olviden esta fiestecilla. —Muy bien, ama —asintió Stanislaus—. ¿Doblo la guardia? Xena se detuvo y se volvió. —Si quisiera eso, lo habría pedido —gruñó airada—. Esto no es una trampa, imbécil. Tienen nadie se lede vanlas a arrancar las tripas, a nadie se leque va marcharse a cortar lacontentos. cabeza... Acualquiera dos... y esperemos que no tenga que romperle el cuello a nadie —espetó—. Contentos, ¿me entiendes? ¿Contentos? El senescal parpadeó. —Yo... perdona, ama. ¡Por supuesto! —dijo—. Es sólo que... —Una pausa—. Creía que esta noche ibas a juzgar a Su Excelencia Evgast. Xena estrechó los ojos. —He cambiado de idea. Que se quede esperando en la mazmorra.

—Muy bien, mi reina. —Stanislaus parecía confuso—. Estoy seguro de que tus vasallos estarán contentos de disfrutar de una noche en tu compañía, es sólo que... —¿Que por lo general cenar conmigo es como comer con víboras? — comentó Xena con tono cáustico. —Ama... —Házselo saber a todo el mundo... nadie va a sufrir daño. Esta noche no busco sangre. ¿Comprendido? —dijo la reina—. Incluso los cabrones de Bregos. Están a salvo. —Comprendido, ama. —Stanislaus retrocedió ligeramente—. Me aseguraré de que se hace correr la voz entre los siervos. —Bien —gruñó Xena. Alzó la mano y olió sus flores, luego se volvió y avanzó a largas zancadas por el pasillo, dejando atrás el roce de su toga como una estela.

—Y cuando la oscuridad cayó sobre ellos, el viento llevó hasta el malvado duque el sonido de su risa, pero sus hombres no consiguieron recuperar el premio que ellos llevaban hacia la libertad sobre los cascos atronadores de sus caballos. Gabrielle volvió a masticar la pluma, contemplando sus palabras. —La valiente reina cabalgaba al frente, trayendo a casa un amor perdido, del frío a la luz y al calor de los brazos de su esposo —continuó, probando el sonido de las palabras, y le gustó la forma en que llenaban el pequeño cubículo en el que estaba—. ¿Eso suena bien? —A mí me suena genial. Gabrielle soltó un gritito y se incorporó y luego se relajó al reconocer la voz grave de Xena. —Oh. —Se volvió y miró hacia la puerta, que ahora ocupaba la alta figura de la reina. Estaba algo despeinada y tenía una mano a la espalda—.

Hola. Lo siento. Me he puesto... ya sé que tenía que estar lista, pero me... mm... —Tranquila —la interrumpió Xena—. Yo también me he distraído un poco. —Señaló el pergamino con la barbilla—. Me gusta eso. Gabrielle miró las letras y luego miró a su reina con timidez. —¿Sí? No lo has oído todo, sólo un poquito. Xena sonrió. —Ya sé que me va a encantar —dijo—. Escucha... esta noche va a ser una noche algo especial y... —Hizo una pausa—. Cuenta esa historia. La esclava parpadeó, con expresión algo asustada. —¿Esta noche? ¿Yo? —farfulló—. ¿A... todo el mundo? La reina asintió. Gabrielle sintió que el pánico amenazaba con desbordarla. ¿Que contara su historia? ¿Delante de los nobles? ¿De todo el mundo? Notó que se le caía la mandíbula y que la pluma se le resbalaba de las manos y se puso a respirar más deprisa, al sentir que le faltaba aire. —Ah... ah... Xena cruzó el pequeño espacio de una sola zancada y se sentó de golpe junto a su adorable y pequeña, aunque algo histérica amante. —¡Oye! —Pe... —consiguió soltar Gabrielle con un hilito de voz. —Toma. —Xena le puso el puño delante, desesperada por distraerla. —¿Q... qué? —Mira. —Xena le empujó la cabeza hacia abajo.

La esclava miró el inesperado ramo de flores blancas. Tomó aire y luego se echó hacia delante y las olió. —Oh. —Su tono se suavizó—. Caray... qué bonitas son —dijo casi susurrando—. ¿Para qué son? —Sus ojos se alzaron y se encontraron con los de Xena con expresión interrogante e inocente. Ahora fue a Xena a la que le pareció que le faltaba aire. Tuvo una sensación rarísima, como si se le hubiera pegado la lengua al paladar, y tuvo que carraspear para poder hablar. —Son para ti —dijo por fin. Los ojos verdes volvieron a bajar. —¿Para mí? —Sí. Gabrielle alargó la mano y rodeó los tallos con las manos, entrelazando sus dedos con los de Xena. Se inclinó y volvió a olerlas y luego miró a la reina con timidez. —No tengo que comérmelas, ¿verdad? Xena soltó una carcajada sorprendida. —No. —Deslizó la mano libre por el cuello de Gabrielle, levantándole la cara un poco—. Y de verdad que quiero que cuentes esa historia —añadió—. Quiero que esta gente la oiga. —No... sé si puedo —exclamó Gabrielle. —Puedes —le dijo la reina, con total seguridad—. Soy la reina y lo digo yo. ¿Recuerdas que te dije que se trata siempre de mí? Gabrielle asintió. —Lo recuerdo —asintió—. Está bien. Intentaré hacerlo lo mejor que pueda. —Así me gusta. —Xena la besó.

Mm. Gabrielle sofocó sus nervios temporalmente y gozó del beso. Intentaría hacerlo lo mejor que pudiera, eso era todo lo que podía hacer. El aroma de las flores se alzó flotando a su alrededor.

Una pausa más, otra noche más, antes de una entrada más en su gran salón. Xena se quedó entre las sombras del arco de entrada, dedicando su tiempo de costumbre a observar el interior de la sala antes de permitir que los guardias anunciaran su presencia. Se había quedado aquí muchas veces, por muchas razones. Pero ésta era la primera vez que no estaba sola. Antes, si tomaba amantes, siempre los enviaba por delante, para que ocuparan su puesto como adornos bonitos cerca de su trono. Esta vez, sin embargo, la cosa era distinta. Xena miró de reojo a la figura silenciosa que estaba a su lado observando lo que ocurría con ojos curiosos. Gabrielle llevaba el vestido verde que Xena había elegido para ella y su delicado escote le sentaba muy bien. Alrededor del cuello, la chica llevaba un aromático collar hecho con las flores que le había dado Xena, tejido primorosamente por las ingeniosas manos de Gabrielle. Estaba realmente preciosa. Xena estaba contenta. —¿Lista? —preguntó, ofreciéndole una mano. Los ojos de Gabrielle se dilataron un poco, pero la aceptó y rodeó los dedos de la reina con los suyos. —No, pero no creo que eso te vaya a detener, ¿verdad? —Je... qué listo el ratoncito almizclero —dijo Xena riendo—. Vamos. — Se acercó a la entrada y le dio un azote en el trasero al guardia, que estuvo a punto de clavarse la lanza—. No te duermas. —Majestad —chilló el hombre—. ¡No estaba dormido! —Miró al otro lado de su reina, vio a Gabrielle y parpadeó. Gabrielle le echó una sonrisa tímida pero esperanzada.

—Hola. —Señora mía. Xena le dio otro azote en el trasero. —No. Mía. —Señaló la sala con la barbilla—. Pega ahí unos gritos para que pueda ir a sentarme, preferiblemente con mi amiga en el regazo. El guardia pareció darse cuenta de que su reina estaba de buen humor, porque la advertencia fue acompañada más de una sonrisa que de una mueca, y sonrió al volverse de nuevo hacia la sala y golpear el suelo con el extremo de la lanza. —¡Damas y caballeros! —atronó el guardia—. ¡Inclinaos con temor reverencial ante Su Majestad, Xena la Despiadada! —Con temor reverencial. Eso me gusta —lo felicitó Xena, al pasar a su lado tirando de una complaciente Gabrielle. Siguió sujetando la mano de la chica mientras pasaba con aire majestuoso ante los nobles que le hacían apresuradas reverencias. Al mirar hacia atrás se dio cuenta de que seguramente le estaba dando a su esclava de amor una experiencia que no le apetecía gran cosa, pero Xena pensó que más valía que se fuera acostumbrando. Agarró la mano de Gabrielle con un poco más de firmeza y caminó más despacio, y por el rabillo del ojo vio que la chica enderezaba los hombros al ver que las reverencias se concentraban en las dos. Al cabo de un momento, Gabrielle volvió la cabeza ligeramente y miró a la reina con cierta aprensión. Xena le guiñó un ojo y Gabrielle sonrió. Subieron juntas por los escalones de mármol y Xena echó una mirada de aprobación a la mesa principal meticulosamente dispuesta, llena de cristalería y porcelana que relucían a la luz de las velas. Rodeó la mesa y saludó inclinando elegantemente la cabeza a los dos hombres de librea que apartaron su trono y se inclinaron ante ella. Luego les hizo caso omiso y llevó a Gabrielle al asiento que estaba al lado del suyo, el asiento favorecido, el que Bregos había ansiado. —Siéntate —dijo y Gabrielle la miró sorprendida.

—¿Aquí? —Todavía no tengo regazo. Estoy de pie. Así que sí —dijo la reina con tono de guasa. Esperó a que Gabrielle se sentara toda nerviosa y entonces, sólo entonces, se colocó en su sitio y se sentó en su trono. Un precedente, y lo sabía. Nadie se sentaba antes que la reina. Tras un silencio breve, casi atónito, la gente empezó a moverse, ocupando sus puestos en los asientos que les habían sido asignados en las mesas dispuestas en forma de herradura, con Xena en el vértice mismo. Aparecieron el duque Lastay y su esposa, que subieron despacio los escalones y se inclinaron profundamente ante la reina antes de ocupar su lugar al otro lado de Xena. —Ama —dijo Lastay con tono grave, con los ojos llenos de risueños destellos oscuros—. Hace una noche estupenda. —¿Para ti? Seguro. —Xena le sonrió y luego dirigió una mirada a su esposa, sentada al otro lado de él—. ¿Te ha comido la lengua el gato? —No tenemos animales, Majestad —le aseguró la mujer con mucha seriedad. Gabrielle se echó a reír suavemente, pero no lo bastante para que Xena no la oyera. La reina se volvió y miró a su esclava a los ojos, haciendo un leve visaje con los suyos. —Es increíble que pueda pensar lo suficiente como para reproducirse —murmuró por lo bajo. La esclava se apoyó en el brazo de su asiento más cercano a Xena y la miró. —Yo no recuerdo haber pensado mucho —le comunicó a la reina con una sonrisa encantadoramente inocente. Xena estaba bebiendo un sorbo de su copa de vino, recién llenada por el atento vinatero. Se detuvo a medio trago y volvió los ojos hacia su acompañante. —¿Eso ha sido un chiste sexual? —preguntó.

Gabrielle se sonrojó. —Pero bueno. —Xena se echó a reír—. Pequeña bacante. —¿Algún problema, Majestad? —preguntó Lastay, levantando su propia copa para brindar con ella—. Me atrevo a decir que tu damita no se parece en nada a una bacante, ama. Son unas cosas horribles. Mi padre encargó un tapiz donde aparecen dos de ellas. —¿En serio? —Xena hizo chocar su copa con la de él, periféricamente consciente de los ojos que los observaban con avidez. Bebió otro trago de vino—. No sabía que sentía eso por tu madre y su hermana. No creía que fueran tan feas. Lastay la miró sorprendido y luego estalló en carcajadas. —Muy bueno, ama —reconoció—. Me lo he buscado. Xena se rió y se acomodó en su asiento, observando la sala con una sensación de placer. La gente había empezado a beber las primeras copas de vino y los siervos estaban trayendo fuentes redondas de plata llenas de apetitosos entrantes. Detectaba una sensación de emoción, pero faltaba la habitual atmósfera lúgubre que a menudo causaba su presencia. La gente la miraba, pero en sus ojos había más curiosidad que odio. novedad.para Xenahacer advirtió que también la cabezaUna ligeramente lo mismo, cuandomiraban uno de alosGabrielle. siervos leVolvió ofreció a su esclavita de amor una fuente de canapés interesantes cubiertos de cosas que estaba segurísima de que Gabrielle no tenía ni idea de qué eran. Gabrielle dio un pequeño bocado a un canapé cubierto de pescado picado y lo masticó, alzando las claras cejas con sorpresa y placer ante el sabor. Lo terminó y luego exploró las demás posibilidades, dando cada vez un bocado cauteloso antes de continuar. Era una ricura. Xena se quedó absorta mirándola mientras vaciaba despacio su copa de vino y la alargó con pereza cuando el vinatero se acercó. —Es una nueva cosecha, Majestad —dijo el hombre, con su voz grave— . ¿Te gusta?

Xena examinó el color, un intenso granate, luego lo olió y por fin bebió un trago. Tras una pausa pensativa, asintió. —Muy bueno —lo felicitó—. Dulce. Me gusta. —Indicó la copa de Gabrielle y él la llenó también. —Gracias, Majestad —dijo el hombre—. Como últimamente no has pedido las botellas de costumbre, pensaba que ya no te agradaban mis uvas —añadió—. Me alegra saber que todavía las aprecias. Xena lo miró mientras se volvía hacia un lado para llenar la copa de Lastay, y pensó en lo que acababa de decir mientras bebía despacio el vino. ¿Había flojeado en el consumo? O, con más precisión, ¿se había convertido en algo tan habitual para ella que...? La reina frunció el ceño y dejó la copa, arrugando la frente al repasar el pasado reciente. Seguro que no había estado bebiendo tanto, ¿a que no? —¿Qué pasa? —susurró Gabrielle, acercándose más—. ¿Va todo bien? A que no. Una sonrisa curiosa flotó por el rostro de Xena cuando cayó en la cuenta de que, efectivamente, había ido incrementando poco a poco su consumo a lo largo de las estaciones. ¿Algo con lo que apaciguarse? —Sólo pensaba en los cambios inmensos e inesperados que has causado en mi vida —le comentó a Gabrielle como sin darle importancia—. Nada serio. Bebe. —Indicó la copa que estaba en la mesa—. Está bueno. —Mm... vale. —Gabrielle parecía un poco sin aliento. Cogió el vino y lo probó con cautela—. Caray. Qué bueno está. Xena la miró, con los ojos azules ensombrecidos. —¿Sabe mejor que yo? Atrapada con la boca llena de líquido, Gabrielle tenía muy pocas opciones, y por fortuna eligió tragar en lugar de respirar. —Pe... ah... no.

—Ah. —La reina meneó los hombros, inmensamente satisfecha—. Lo mismo digo. Eso lo explica. —Alzó una mano—. ¡¡¡Jellaus!!! Ven aquí y empieza a tocar. —Su atención volvió a centrarse en Gabrielle—. ¿Sabes bailar? Agarrando la copa con las dos manos, Gabrielle la miró con los ojos como platos. —No. —Sabrás cuando acabe contigo. —Xena sonrió afablemente a su juglar, cuyos hábiles dedos empezaron a rasguear las cuerdas de su arpa. Gabrielle se quedó inmóvil largo rato, escuchando la belleza de la música y dejando que sus alteradísimos nervios se fueran relajando. El vino estaba muy bueno, tenía un sabor ligero y afrutado que parecía inundarle la nariz al beberlo, y aprovechó la excusa de que estaba haciendo eso precisamente para darle tiempo a su cabeza de ajustarse. Era como un sueño. Aquí estaba, sentada al lado de la reina, bebiendo vino y comiendo los dioses sabían qué mientras escuchaba cómo tocaba un juglar real. Y éste era su sitio. Eso era lo asombroso. Este lugar, este asiento le correspondía a ella, y Xena se lo había dejado muy claro a todas las demás personas de la sala. Uuuf. Gabrielle se relajó, un poquito, preguntándose si le sería posible divertirse esta noche. Todo el mundo estaba de buen humor, incluso Xena, y notaba que hoy la gente estaba mucho menos tensa de lo que había visto jamás a lo largo de su breve etapa de servicio con la reina. Miró a Xena y vio que el severo perfil se animaba con una sonrisa mientras la reina escuchaba. Xena la miró y sus ojos se encontraron y su sonrisa se hizo más amplia, iluminando su cara y haciéndola parecer mucho más joven de repente. La sonrisa hizo que Gabrielle le sonriera a su vez y notó una cálida sensación de euforia que estallaba en su interior, haciendo más vivos los colores de la sala y agudizando la sensación de placer que ahora notaba que la

invadía. Era una sensación extraña y alegre y despertó viejos recuerdos en su interior, de un tiempo ya pasado en el que su hermana y ella corrían por el prado, persiguiendo a los corderos y riendo. Caray. Gabrielle alzó impulsivamente su copa hacia la de Xena y la tocó, luego siguió adelante y la llevó a los labios de la reina. Con una sonrisa equivalente, la reina deslizó el brazo por el de Gabrielle y llevó su copa a la boca de la mujer más menuda. Bebieron mirándose el alma. Y ésta, pensó Gabrielle maravillada, era la sensación que producía la felicidad. Caray.

—¿Todo el mundo ha disfrutado de la cena? —La voz de Xena se alzó por encima del suave murmullo de las conversaciones, deteniéndolas—. Yo sí. —No esperó, porque, francamente, no le interesaba recibir una respuesta—. Ahora pasemos al motivo de que haya hecho esta fiestecilla. —Advirtió que todas las miradas se clavaban en ella—. Todos habéis estado clamando para que nombre a un heredero, por si algún día resulta que uno de esos pequeños intentos de asesinato tiene éxito y ya no tenéis que seguir aguantándome. —Majestad... no es eso lo que sentimos. —Uno de los duques más ancianos se levantó. —Oh, calla y siéntate. —Xena añadió una risa para hacerle saber que no lo iba a matar—. Me importan un bledo vuestros sentimientos. —Esperó a que se apagaran las risas bajas—. He decidido daros lo que estabais pidiendo para que dejéis de intentar meterme gilitos inútiles en la cama. —Ama. —Stanislaus se había colocado cerca de ella y ahora se mesaba la barba. —Sólo pensábamos en tu felicidad, ama —volvió a intervenir el duque mayor, sin arredrarse.

Xena hizo una mueca. —He encontrado mi propia felicidad —comentó con tono ligero—. Gracias por intentarlo. No volváis a hacerlo. —Se levantó y palpó detrás del trono, donde había ordenado que colgaran su espada dentro de su gastada vaina de cuero. Al poner la mano encima de ella, la desenvainó y el susurro del acero al rozar el cuero resonó de repente con fuerza en la sala ahora silenciosa. Salió de detrás de su mesa y descendió los escalones, haciendo molinetes lentos con la espada. El peso le resultaba placentero y familiar, y las miradas de creciente aprensión que la seguían también le resultaban placenteras y familiares. No se podía consentir que todo el mundo se apoltronara demasiado, ¿verdad? Xena se detuvo en el centro mismo de la sala y esperó, apoyándose la espada en el hombro. Miró por la sala, asegurándose de que toda la atención estaba centrada en ella antes de hablar. —Queríais un heredero —dijo—. Está bien. Lo tendréis. Lastay, ven aquí. Xena oyó las exclamaciones sofocadas a su alrededor y sonrió tensamente sin dejar de mirar al frente mientras esperaba a que Lastay se colocara bien su elegante capa de seda y bajara para reunirse con ella. Cuando llegó donde estaba ella, cayó de rodillas casi con elegancia y bajó la cabeza. —Majestad... —protestó débilmente el duque mayor—. ¿Puedo hablar? —Sólo si quieres que sirvan tu lengua sobre una tostada —replicó Xena amablemente—. Nombro al duque Lastay mi heredero —dijo sonoramente, bajando la espada y golpeándolo en un hombro con ella—. Obtiene el desafortunado privilegio de ser mi sucesor, para gobernar esta tierra todo el tiempo que desee. —Lo golpeó en el otro hombro—. O todo el tiempo que pueda o hasta que huya despavorido. —Le puso la hoja plana encima de la cabeza—. Buena suerte. Lastay levantó la cabeza con cautela y la miró. —Gracias, ama.

Xena apartó la espada de su cabeza y la volvió, dándole un golpecito casi afectuoso en la mejilla con la hoja. Luego se la volvió a poner al hombro y le ofreció una mano para levantarlo. Él la aceptó y ella tiró de él hasta ponerlo en pie. No era tan alto como ella, pero al menos estaba razonablemente bien proporcionado, y mientras lo miraba, se irguió, con una expresión entre resignada y orgullosa. Muy apropiado, pensó Xena. Stanislaus golpeó el suelo con su vara. —¡Aclamad todos al príncipe Lastay! —proclamó a voces. Xena percibió la vacilación en el aire. —O cobráis —añadió, haciendo un molinete descarado con la espada. La sala prorrumpió en gritos y aplausos. Xena le guiñó un ojo a Lastay, luego le dio un azote en el trasero con la espada y señaló hacia la mesa. —Envía mensajeros —le ordenó a Stanislaus—. Quiero que este anuncio se ponga en cada pueblo que tenga paredes suficientes para pegarlo. —Ama, tus deseos son órdenes para mí. —Stanislaus le hizo una profunda reverencia—. Haré que el anuncio se propague por todo el reino. Xena fue a su asiento, envainando la espada antes de volver a sentarse al lado de Gabrielle. Lastay se quedó atrás, rodeado por la gente que acudía a felicitarlo. —¿Xena? —Gabrielle se arrimó más a ella—. A algunos de estos no les ha gustado nada tu idea. —Lo sé —le dijo Xena, apoyándose en el brazo de su trono y bajando la voz con tono confidencial—. Verás, su plan era meter a Bregos en mi cama, dejarme preñada y luego, cuando pariera a un crío y ellos pensaran que estaba prácticamente indefensa, me matarían y tendrían a Bregos a sus órdenes para dirigir el ejército mientras ellos hacían de regentes para mi crío. —Puaajj. —Gabrielle hizo una mueca—. Qué cosa más horrible...

—Mmmm. —Y ese pobre niño... que crecería sin su madre. Xena se rió sin humor. —Le habría ido mejor —le dijo a su esclava—. Tengo tanto instinto maternal como cerebro tenía Bregos. —Alzó la mano y pasó los dedos por el suave pelo de Gabrielle—. ¿Estás preparada para salir ahí y hacerme quedar bien? Gabrielle se mordió el labio. —Mm... —Respiró hondo—. Sí, estoy preparada. Xena observó su cara. —¿Asustada? La esclava asintió sin dudar. —Relájate —le aconsejó la reina—. Incluso si lo haces fatal, nadie de los presentes dirá lo más mínimo. —Agachó la cabeza y se regodeó en un pequeño beso—. Estoy de buen humor, pero nadie quiere arriesgarse. —Su lengua exploró los labios de Gabrielle, saboreando la dulzura del vino que quedaba en ellos. Sabía que estaba escandalizando a la sala. Deliberadamente, acercó más a Gabrielle, consciente de la respiración que se iba acelerando entre los labios que se encontraban con los suyos. Notó que Gabrielle cambiaba ligeramente de postura y estuvo a punto de perder el control de su propia respiración cuando la mano de la esclava le tocó el costado, acariciándole despacio las costillas a través de la tela de su toga. Xena levantó la cabeza y abrió los ojos, encontrándose con los ojos verdes de Gabrielle, oscurecidos de deseo, a escasos centímetros de los suyos. La reina logró echarle una sonrisa divertida. —Reserva eso para más tarde —susurró.

—Vale —susurró Gabrielle a su vez—. Pero me encantaría que ya fuese más tarde. El rostro de la reina se iluminó con una sonrisa encantadora. —Y a mí —confesó—. Ve y cuenta mi historia. Luego les enseñaremos a todos estos estirados cómo se baila en plan sexi. Gabrielle miró al gentío y luego a ella. —Ooh —murmuró—. Espero poder hacerlo. —¿Contar la historia o bailar conmigo? —le tomó el pelo Xena. —Sí. Xena se echó a reír. Se reclinó en su silla y alargó de nuevo la mano para revolverle el pelo a Gabrielle. —Ya te lo he dicho... lo vas a hacer muy bien —le aseguró a la chica—. Así que adelante y hazlo. Gabrielle volvió a respirar hondo, colocó las manos en los brazos de su silla y se levantó. —Allá voy. —Se apartó de su asiento y volvió a colocarlo en su sitio, luego pasó por detrás del trono de Xena y rodeó la mesa hasta llegar a la parte de delante. Stanislaus se acercó. —¿Hay algún problema, ama? Xena dirigió un ojo azul hacia él. —¿Te ha parecido que había algún problema, Stanislaus? —preguntó, con un ronroneo seductor. El hombre tuvo el mérito de sonrojarse. —No... no, claro que no, ama... sólo me preguntaba si... ah... tu... mm...

—¿Deliciosa esclavita de amor? ¿Sí? —Xena observó a Gabrielle mientras ésta bajaba los escalones, apreciando su delicado contoneo al andar. —Si necesitaba algo, ama. —Stanislaus suspiró—. Estoy seguro de que no es así. La reina se echó a reír de nuevo. —Gabrielle nos va a contar a todos una historia, Stanislaus. Anúnciala. Quiero que todo el mundo se calle y escuche. El senescal asintió, se dio la vuelta y se dirigió al borde de la plataforma. Se detuvo a los pocos pasos y se volvió de nuevo, regresando al lado de Xena. —Ama, ¿cómo la llamo? Xena sabía lo que estaba preguntando. El problema era que ella misma no sabía si conocía la respuesta aún. —Por su nombre —contestó escuetamente—. Es Gabrielle, por si no te has enterado. Stanislaus asintió y reemprendió su misión, colocándose en la parte delantera del estrado y golpeando el suelo con su vara para pedir atención. —Atención, atención. Gabrielle había llegado al centro de la sala y ahora se volvió, sobresaltada, y lo miró. Al cabo de un segundo, miró indecisa a Xena, como buscando seguridad. Aah. Xena le hizo un gesto animándola. La chiquilla parecía petrificada, pero supuso que estaría bien una vez hubiera empezado. Al menos eso esperaba. Tenía ganas de oír la puñetera historia. —Damas y caballeros, Su Gran Majestad, Xena la Despiadada, os ha concedido generosamente que escuchéis una historia de su elección, contada por la favorita de Su Majestad, Gabrielle.

Xena repasó las palabras y decidió no pegarle una patada a Stanislaus por ellas. Se puso cómoda y cruzó las manos sobre el estómago, devolviendo cortésmente los numerosos tipos de miradas lanzadas hacia ella. Al cabo de un momento, la gente se calmó y concentró su atención en Gabrielle, que, de pie en medio de todos ellos, parecía pequeña, nerviosa y un poco sin aliento. Vamos. Xena intentó transmitirle un poco de la bravuconería excesiva que ella siempre parecía llevar encima. ¡Hazlo! Aguantó la respiración, al ver que Gabrielle cerraba los puños y luego los abría, y vio el movimiento de la mandíbula de la chica al lamerse nerviosa los labios. Se le ocurrió una cosa: ¿era justo pedirle que hiciera esto? Era evidente que la chiquilla no estaba en su elemento, y lo último que deseaba Xena era hacerla quedar como una tonta delante de esta sala llena de cretinos de primera. No. Xena empezó a levantarse. Lo cancelaría y sacaría a la chiquilla de este apuro. ¿Acaso estaba loca, obligándola a hacer algo para lo que no estaba preparada sólo porque Xena, egoístamente, así lo quería? Cierto, ella era la reina y estaba en su derecho de hacerlo, pero... Sintiéndose confusa y un poco enfadada, Xena se irguió y se apartó de su trono. Un sonido la detuvo. —Deseo contaros una historia. —La voz de Gabrielle se alzó por el aire, juvenil pero firme, con apenas un matiz de temblor en ella—. Es una historia de osadía y peligro, de un viaje en la oscuridad para deshacer un agravio y devolver la libertad a alguien que la había perdido. Xena se sentó despacio. —Escuchad mi historia. Xena escuchó, sin importarle si nadie más lo hacía, y por primera vez en su vida se vio a sí misma a través de los ojos de alguien que la veía como algo

muy especial. Oyó el tono maravillado de Gabrielle y absorbió los detalles con avidez, resistiendo apenas las ganas de parar a la chica y decirle que volviera a contar algunos de ellos. Yo he hecho eso. Sentía un regocijo casi infantil. Yo entré en un castillo y rescaté a una princesa. —Y entonces, subieron por las escaleras, sigilosas y en silencio, como sombras de venganza se deslizaron por los pasillos. El tono de Gabrielle había adquirido ahora riqueza y seguridad. Xena sintió que estaba sonriendo. Miró hacia un lado y vio que la esposa de Lastay la estaba mirando. Por un instante, sus ojos se encontraron y en lugar de miedo, Xena vio en ellos un tranquilo agradecimiento. Eso era distinto. La reina volvió a prestar atención a su esclava, cuyo cuerpo se iba relajando ligeramente al alzar las manos y empezar a usarlas al ritmo de su discurso. Adorable. Por fin apartó los ojos del rostro de Gabrielle y miró alrededor, descubriendo a una multitud tan absorta en la historia como ella misma. Les gustaba. Lo notaba. Esto era nuevo. Sólo mucho más tarde se dio cuenta de que, de hecho, Gabrielle se había saltado algunos detalles. Pero ya la había perdonado por eso. Ahora mismo, había prometido una lección de baile. Se levantó y se puso a aplaudir cuando la chica terminó y la sala entera se unió a ella, llenando la estancia de sonido mientras ella bajaba los escalones para recoger a la acalorada y abrumada Gabrielle. Al llegar a ella, la esclava levantó la mirada, observó su cara atentamente y sonrió ante lo que encontró en ella. Xena se sintió arrebatada por un impulso irrefrenable y abrió los brazos, estrechando a Gabrielle con fuerza. Sentía que había perdido el control por completo.

Gabrielle la estrujó y se agitó pegada a su cuerpo y Xena se dio cuenta de que le daba igual haber perdido el control. Lo único que le importaba estaba contenido en el círculo de sus brazos. Era terrorífico. Le encantaba. 14

Hacía una noche preciosa, coronada por un cielo absolutamente negro restallante de estrellas que les hacían guiños mientras bajaban por el silencioso sendero de piedra hacia la torre de la reina. Hacía frío y el viento agitaba los estandartes negrosGabrielle y amarillos de una las murallas un ruido satisfactoriamente vigorizante. aspiró profundacon bocanada de aire, dejando que el frío la despertara un poco y le despejara la mente de la imprecisión creada por el vino. Xena caminaba despacio a su lado, tranquila por una vez y al parecer sin la tensión inquieta que solía rodearla. Era tarde, hacía tiempo que había pasado la medianoche, y habían sido casi las últimas en dejar el salón del banquete, en lugar de retirarse temprano como Xena tenía por costumbre. —¿Lo has pasado bien? —le preguntó la reina a su joven acompañante con tono informal. Gabrielle sonrió. —Sí —reconoció—. No creía que contar esa historia fuera a tener ese resultado. Ha estado muy bien. —Echó la cabeza hacia atrás y contempló las estrellas, asombrada como siempre por su cantidad—. ¿A que es una preciosidad? Xena observó el rostro de su esclava, y en el suyo se formó una sonrisa. Alargó la mano y cogió la de Gabrielle cuando la esclava se la ofreció de buen grado, y siguieron caminando sin prisa. Era un contraste muy agradable, el calor de esa mano con el frío de la noche, y casaba con el calor que casi sentía crecer en su interior.

—Me ha gustado la historia. Gabrielle la miró expectante. —¿Pero? —Pero nada —respondió la reina—. ¿Por qué crees que iba a haber un pero? —Ah, pues... —murmuró la esclava—. Es que normalmente no te... gusta algo sin que no te gusten otras cosas. Los ojos de Xena se posaron en la cara de Gabrielle y se quedaron clavados en ella. —¿Estás borracha? —preguntó, medio en broma, deteniendo a Gabrielle y cogiéndole la cara con la mano libre—. No creía que hubieras bebido tanto, ¿no? Los ojos de Gabrielle, tiernos y amorosos a la luz de la luna, la acariciaron como una pluma suavísima. —No... lo sé —dijo—. Estoy un poco aturdida. —Sus dedos acariciaron la piel del brazo de Xena—. Pero así es como suelo estar cuando estoy contigo. —¿Sí? —Xena admiró la curva de la mejilla de la chica, que aún conservaba algo de la redondez de la infancia. —Sí —dijo Gabrielle suavemente—. Es increíble... te miro y me siento como... —Tomó aliento—. Me siento como si flotara. La reina la miró desconcertada. —¿Como si flotaras? —Se acercó más, apoyando los antebrazos en los hombros de Gabrielle y entrelazando los dedos por detrás de la cabeza de la chica—. No quiero que te vayas flotando. Te quiero aquí mismo, en el suelo, conmigo. ¿Comprendes? Gabrielle apoyó la mejilla en el brazo de Xena. —Creo que sí que lo comprendo. —Puso las manos en la cintura de la reina y sonrió—. Te quiero.

Xena contrajo las cejas y en su cara apareció una sonrisa chulesca. Le quitaba años de encima y a Gabrielle le resultó encantadora al máximo. La larga velada de comida y vino la había dejado un poco aturdida, pero sus percepciones se agudizaron cuando la reina se inclinó hacia ella y sus cuerpos se rozaron. Era una sensación cálida y muy agradable, y Gabrielle cerró los ojos cuando los labios de Xena tocaron los suyos. Sabían maravillosamente. Gabrielle abrió la boca un poco y notó la lengua de la reina que la exploraba ligeramente, penetrándola y jugando tiernamente mientras sus pulgares trazaban suavemente la línea de la mandíbula de Gabrielle. Una ráfaga de viento enredó el pelo de ambas, haciéndoles cosquillas en la nariz con el olor a humo de brea de las antorchas del muro que había allí cerca. No era fácil saber cuánto tiempo estuvieron allí, besándose a la luz de la luna. Gabrielle eranoconsciente viento que daba vueltas su alrededor, pero el frío penetraba del el calor que frío se alzó entre ellas cuandoa sus cuerpos se tocaron y se juntaron, pegando la tripa la una a la otra con tal fuerza que las dos tuvieron que respirar al mismo ritmo. Xena echó por fin la cabeza hacia atrás ligeramente y su aliento calentó la piel de alrededor de la boca de Gabrielle mientras miraba a su esclava con ojos perezosos. —¿Sabes qué? Los ojos de Gabrielle se abrieron despacio. —¿Qué? —Creo que será mejor que sigamos andando o vas a acabar de culo en la arena mientras yo hago honor a mi más... que... —Xena la besó ligeramente en los labios—, vigorosa reputación. —Oh. —Los dedos de Gabrielle trazaron una línea por el costado de la reina—. Creo que una cama bien blanda sería más agradable. —Lo que yo digo. —Xena le dio un empujoncito hacia la torre—. Vamos. —Rodeó los hombros de Gabrielle con el brazo y echaron a andar de nuevo. Los guardias que había cerca del muro siguieron mirando al frente cuando

pasaron ante ellos, sin mover un solo músculo al paso de las dos amantes—. ¿Sabes qué parte de la historia me ha gustado más? —comentó Xena plácidamente cuando llegaron a la puerta de la torre y el guardia se la abrió. —¿La parte en la que salvas a la princesa? —preguntó Gabrielle. —Qué va. —La reina se rió entre dientes—. La parte en que esos capullos estúpidos pasaron justo por delante de nosotras en las escaleras — dijo, mientras subían por la amplia escalera circular—. Me reí —añadió—. Lo vi todo de nuevo y me partí de risa. Gabrielle arrugó un poco la nariz. —Seguro que a ellos no les haría tanta gracia —dijo—. Se sentirían muy estúpidos. —Por eso me dio la risa —le informó la reina alegremente—. Qué panda de imbéciles. —Se echó a reír cuando llegaron a lo alto de las escaleras, y cruzaron el espacioso vestíbulo redondo hacia sus aposentos. Los dos guardias que estaban fuera de su puerta se cuadraron y saludaron, inclinándose antes de abrirles la puesta y echarse hacia atrás—. Gracias —dijo Xena—. Ahora fuera de aquí. No quiero que nadie oiga los ruidos que hace mi ratoncito almizclero cuando me lo como. Largo. Los dos guardias salieron corriendo y bajaron con estruendo metálico por las escaleras de servicio que conducían a la cocina sin echar una sola mirada atrás. —Je. —Xena esperó hasta que oyó cómo se cerraba la puerta de abajo y el fuerte roce y golpe del cerrojo al correrlo. Echó un vistazo por el vestíbulo circular, posando los ojos en los tapices colgados y en el nicho a oscuras que había sido antes el pequeño espacio de Gabrielle. Luego se volvió y entró en sus dominios privados, cerrando la puerta al pasar y echando el cerrojo por dentro. Cuando terminó, miró hacia la puerta interior, donde la esperaba Gabrielle recortada por la cálida luz de las velas. Los ecos suaves de ruidos lejanos la distrajeron y ladeó la cabeza para escuchar, pero sus oídos sólo captaron el roce suave de botas y el golpe de la

puerta inferior al cerrarse. Ah. La reina se olvidó del resto del castillo y se concentró en cambio en Gabrielle. Cruzaron juntas la sala exterior y entraron en la interior. Xena cerró la puerta tras ellas y echó un vistazo a su alrededor, descubriendo que la habitación estaba bien iluminada por velas nuevas y que había una palangana de agua limpia esperando en la que flotaban délicados pétalos de flores. La reina cogió uno con curiosidad y lo examinó, echando una mirada inquisitiva a Gabrielle. —¿Te has escabullido esta noche del salón para hacer esto? Debo de haber bebido más vino del que pensaba. Gabrielle se acercó y contempló el agua, apoyando la barbilla en el antebrazo de Xena. —No he sido yo, no —dijo—. ¿Crees que habrá sido Stanislaus? Xena resopló. —Es tan romántico como un cubo de estiércol. No. —Miró más atentamente y vio una botella y dos copas de cristal cerca de la cama—. Ajá. Gabrielle la siguió hasta allí. —¿Qué es eso? La reina quitó el tapón de la botella y la olió. —Ahmmm... —Su voz bajó en un canturreo grave—. Algo que me encanta y que rarísima vez me permito. —Cogió un trocito de pergamino que había al lado de la botella y lo abrió, riéndose un poco al leer lo que ponía—. Es del salidorro de Jellaus. Gabrielle miró el pergamino. —Dulce néctar para el halcón y su ratoncito. —La esclava retrocedió un paso, se puso en jarras, se miró a sí misma y luego miró a Xena—. Sabes, en realidad no soy tan pequeña. Xena dobló el trocito de pergamino y lo metió debajo de la bandeja.

—Sabes, una vez le dije que había encerrado mi corazón en la mazmorra y había tirado la llave —dijo—. Seguro que se está carcajeando con todo esto. —Sus ojos seguían posados en la bandeja y su tono se había suavizado—. Maldito sea. Gabrielle se acercó y rodeó el brazo de la reina con ambas manos, apoyando la cabeza en su hombro. —A mí me gusta. —Cómo no. —Los labios de Xena esbozaron una sonrisa—. Tú le gustas a él casi tanto como le gusta tomarme el pelo a mí por tu causa. —Levantó la botella y sirvió un poco de líquido en las dos copas. Era de un intenso color ámbar y absorbió la luz de las velas cuando le pasó una copa a Gabrielle, revelando un matiz caoba y carmesí en sus profundidades—. Venga, pruébalo. Gabrielle se llevó con cautela la copa a los labios, deteniéndose cuando el licor le acarició la nariz con su aroma poco familiar. Bebió un sorbito y parpadeó cuando el intenso sabor le hizo cosquillas en la lengua casi de inmediato. —Caray. Xena la observó, dando vueltas al líquido en su copa unas cuantas veces antes de beber su propio sorbito. Luego cerró los ojos, cuando el sabor le trajo recuerdos agridulces y dentro de ellos apareció el rostro de su hermano. La última noche que lo vio con vida, habían compartido un poco de esto. Liceus había descubierto un alijo del licor en las profundidades de los sótanos del castillo, oculto durante por lo menos una generación antes de que el hombre al que había derrocado hubiera venido a vivir aquí. Qué orgulloso estaba de sí mismo cuando se lo trajo. Se sentaron delante del fuego y bebieron de la misma copa y se rieron juntos al comentar lo lejos que habían llegado dos mocosos pobres como las ratas hijos de una posadera. Se había convertido en un buen guerrero, recordó Xena con tristeza. Pero no lo bastante bueno como para sobrevivir a la traición de las masas dispuestas a destruirla a ella.

—¿Xena? La reina abrió los ojos, absorbiendo la imagen de otro brillante punto de luz situado bajo esa misma nube. —¿Sí? —¿Qué es esto? Sabe a la sensación del terciopelo. Xena dejó que los recuerdos se desvanecieran y examinó en cambio su copa. —Ni idea —reconoció—. Cada vez que lo bebo, creo que sabe a una cosa distinta. Flores. Naranja. Setas... ¿tú a qué crees que sabe? —Se sentó en la cama y dio una palmadita en la superficie a su lado. Cuando Gabrielle se sentó, rodeó la cintura de la chica con el brazo y esperó la respuesta. Gabrielle saboreó otro sorbo, dándole vueltas en la boca con curiosidad antes de tragarlo. Tras reflexionar un momento, miró a Xena. —A pasión. La reina enarcó ambas cejas bruscamente. —No... mm... —La esclava se sonrojó levemente—. No a eso... es... ejem... —Carraspeó—. Lo que quiero decir es que quienquiera que hiciera esto, lo hizo con mucho esfuerzo y amor. —Ahhh. —Xena se terminó su copa y examinó el fino residuo color miel que quedaba en el cristal—. Así que puedes distinguir eso, ¿eh? —replicó, con tono suave—. A mí sólo me sabe a fruta. Gabrielle dejó su copa y se levantó, deslizó una rodilla entre las de la reina y con osadía, con ternura, cogió la cara de Xena entre sus manos. Con lenta deliberación, mientras se miraban, Gabrielle se echó hacia delante y rozó los labios de Xena con los suyos mientras se concentraba en la profundidad de lo que sentía por dentro. Al cabo de un momento se apartó y descubrió unos ojos oscurecidos hasta un tono casi añil que la miraban.

—¿Lo distingues ahora? Apareció un brillo seductor. Xena se lamió los labios, dejando que la punta de la lengua asomara ligeramente entre los dientes. —Eeeehhh... casi. Hazlo otra vez —ronroneó. Gabrielle obedeció y aspiró un poco de aire al notar que las manos de Xena le exploraban el cuerpo, desatando los cordones del vestido que llevaba. El beso se hizo más intenso y de repente sintió que la levantaban ligeramente cuando Xena la rodeó con los brazos y la habitación rotó cuando la reina se tumbó boca arriba, colocando a Gabrielle encima de ella. Hicieron una breve pausa para respirar y Xena se rió suavemente. —Ahora



lo

distingo.

—Cogió

el

pecho

de

Gabrielle

provocativamente—. A ver qué otros sabores descubro. Gabrielle agarró con los dientes los cordones que cerraban el corpiño de la reina y tiró de ellos, preguntándose qué nuevas sensaciones descubrirían juntas esta noche. Por el momento, parecía ser el final perfecto para un día prácticamente perfecto.

Estaba tumbada en la oscuridad y sólo la escasa luz de las estrellas que entraba por la ventana evitaba que la habitación estuviera sumida en una negrura total. Era muy tarde y Xena sabía que si se quedaba allí un poco más empezaría a ver los primerísimos indicios del cercano amanecer en el cielo. Por ella, podía tardar todo lo que quisiera en llegar. Xena soltó aliento ligeramente, absorbiendo la paz y escuchando el ruido de la respiración de Gabrielle junto a ella. La esclava estaba acurrucada a su lado y sus cuerpos desnudos estaban pegados el uno al otro en el calor de la cama. La mayor parte de su vida había estado sola, reflexionó la reina. Eso era lo que le gustaba. Nadie que la molestase, nadie de quien tuviera que responsabilizarse... si quería quitarse la ropa y bailar desnuda encima de la

cama, nadie que la mirara como si se hubiera vuelto loca... era agradable y relajado y muy cómodo. Entonces, ¿cómo era posible que la presencia constante de Gabrielle se hubiera convertido tan rápido en una parte tan natural de su vida? Xena miró hacia abajo al notar que la esclava se agitaba en sueños, se pegaba más y, advirtió la reina enarcando las cejas, le pasaba un brazo posesivo por encima y acomodaba la cabeza en el hueco del hombro de Xena. —Oye. —Xena frunció el ceño—. Xena la Despiadada no es una almohada. Profundamente dormida, Gabrielle se limitó a soltar un murmullo de felicidad, estrujando a Xena por la cintura antes de relajarse por completo pegada a ella. Xena se la quedó mirando totalmente perpleja. Luego meneó la cabeza y rodeó la espalda de Gabrielle con el brazo, siguiendo con un dedo la tenue línea de pelillos que le bajaba por el centro de la columna. El amor, decidió, te hacía cosas indecentes. En algunas cosas te volvía estúpida. Como en el terreno de la dignidad personal. Sus ojos siguieron el contorno apenas visible de la cabeza de Gabrielle. Y del espacio personal. Pero también sabía que en su vida había habido muy pocas ocasiones en las que se hubiera podido considerar de verdad feliz, y ésta era una de esas ocasiones. Gabrielle era la causa. Estar enamorada era la causa. Xena permitió que se le dibujara una sonrisa en la cara. Ser amada a su vez era increíble. A lo mejor mañana salía a cabalgar con Gabrielle, reflexionó la reina, después de pasar un rato entrenando con sus hombres por la mañana. Luego a lo mejor cogía a un escuadrón y salían a hacer una gira por el reino, para volver a recordarle a todo el mundo quién era la jefa. Una gira real. A Xena le iba gustando cada vez más la idea cuanto más lo pensaba. La idea de obligar a esos cabrones a rendirle honores y hacerle pleitesías y servirla a ella y a sus hombres, en lugar de tenerlos aquí en su castillo, bien contentos y orondos, alimentándose con su ganado y atendidos por sus siervos.

Sí. A lo mejor encontraba a Bregos y a su escoria merodeando allí fuera. Los ojos azules de Xena soltaron destellos de alegría. Podría darles caza y librar al reino de esa plaga al tiempo que restablecía su control sobre los nobles y aumentaba sus fuerzas armadas al conseguir reclutas impresionados por el espectáculo. Sí. Buena estrategia. Xena soltó aliento satisfecha. Arrasar un poco, aplastar a algunos nobles, conseguir unos cuantos regalos... en total, una forma estupenda de pasar unas cuantas semanas antes de que llegara el frío de verdad. El invierno siempre era un suplicio para ella... encerrada la mayor parte del tiempo y teniendo que escuchar los susurros conspiradores que se propagaban en el aburrimiento sofocante provocado por los cortos días. El muslo de Gabrielle se deslizó por encima del suyo, disparando una descarga sensual que le dilató las aletas de la nariz. Xena sospechaba que este invierno no iba a ser ni mucho menos tan aburrido como los anteriores. Al menos para ella. Su mente divagó un momento, agradablemente inmersa en el cuerpo compacto y caliente pegado al suyo, y luego recuperó el hilo y volvió a plantearse el papel que quería que desempeñara Gabrielle en su reino. Puesto que el papel de Gabrielle en la vida de Xena ya estaba establecido. La reina pegó la mano abierta sobre la espalda de la esclava con gesto posesivo. Ésta es mía. Cierto, en el sentido de que todos los esclavos eran suyos, por supuesto, pero también cierto en el sentido de que esta esclava significaba más para ella que cualquier otra persona en toda su vida. Xena reflexionó sobre eso un momento. Luego echó la cabeza hacia atrás y se quedó mirando el dosel de la cama, la única frivolidad extraña que se había permitido en sus aposentos. Para atrapar arañas, por supuesto. Detestaba que le cayeran encima desde el techo.

Gabrielle era su esclava. Ya no tenía elección en la vida. Pero, ¿y si la tuviera? Xena parpadeó. ¿Elegiría quedarse aquí con Xena o se marcharía para vivir su propia vida, libre de la tensión y los peligros de su corte? ¿Debería darle esa elección? Xena sintió la repentina fragilidad de la felicidad que hacía tan poco que había descubierto. Para ser algo que nunca hasta entonces había tenido, se había convertido en algo más importante para ella de lo que esperaba y ahora que lo tenía, no tenía la menor intención de perderlo. Gabrielle era muy joven. Lo bastante joven como para no comprender que no siempre se debían hacer las cosas basándose en lo que pensaban otras personas o por alguna estúpida razón moral. Era capaz de elegir la libertad sólo por pensar que eso era lo que debían hacer los esclavos. Xena tragó con dificultad. No podía arriesgarse. De modo que no, no le daría esa elección a Gabrielle. La mantendría a salvo y a su lado y no dejaría que le pasara nada. Así las dos serían felices. La reina sintió que se le relajaban las entrañas y la paz de la noche volvió a apoderarse de ella. Además, Gabrielle era feliz aquí. Xena lo sabía. Más feliz de lo que lo había sido en casa, ¿no? ¿Acaso esta lujosa cama, dentro de un recio castillo, no era mejor que un pequeño camastro dentro de un redil de ovejas? ¿No lo era? Aquí estaba bien cuidada, tenía comida en cantidad, no tenía que ordeñar corderos en invierno... Xena no tenía ni idea de si los corderos necesitaban ser ordeñados, pero le parecía algo que Gabrielle podría haber hecho. Estaba convencida de que la esclava tenía una vida mucho mejor aquí, con ella. Aquí podía ser alguien. Aquí podía vivir sin temor a morirse de hambre. Aquí tenía a alguien que la quería. Xena soltó aliento suavemente. Aunque ese alguien fuera una arpía manchada de sangre haciéndose pasar por una reina vestida de seda. Te quedarás conmigo para siempre, ¿verdad, Gabrielle?, le preguntó a la chica en silencio. Yo cuidaré de ti. No como con Liceus. Pensé que tenía fuerza suficiente para cuidar de sí mismo y mira lo que le ocurrió. A ti no te ocurrirá eso, te lo prometo.

Xena cerró los ojos, una vez tomada la decisión. Se sentía cómoda con ella... y decidida a seguir juntas y felices durante muchísimo tiempo. Gabrielle murmuró en sueños y sonrió. Xena sonrió a su vez en la oscuridad. Aunque tuviera que sufrir la indignidad de hacer de almohada de vez en cuando. No estaba tan mal, en realidad.

Gabrielle cogió una manzana de la bandeja que había en la estancia exterior y luego salió trotando por la puerta rumbo a las escaleras de la cocina. Xena se estaba bañando, y se le había ocurrido aprovechar la oportunidad para sorprender a su reina con una bandeja de desayuno antes de que tuviera que empezar con las audiencias privadas. Iba vestida con su túnica negra y dorada y estaba de un humor magnífico. Xena la había besado y abrazado al despertarse y le había dicho que la quería. Ese cariño cálido y auténtico había hecho que el corazón de Gabrielle alzara el vuelo, y luego se encontró enzarzada en un combate de lucha libre que las dejó a las dos muertas de risa en medio de la cama. Qué divertido había sido. Gabrielle pensaba que Xena no había tenido muchas ocasiones de divertirse en su vida, porque había reaccionado con una sonrisa absolutamente increíble. También había sido un poquito terrorífico, porque en medio de todo ese forcejeo se había dado cuenta de que la reina era muchísimo más fuerte que ella, y por un instante se preguntó si Xena le haría daño, sin querer. Pero no, la reina la había acunado tiernamente, ganando el combate al atrapar a Gabrielle contra las sábanas y besarla hasta dejarla casi sin sentido. Jo, eso había sido una gozada. Gabrielle mordió su manzana alegremente mientras bajaba las escaleras. Estaba crujiente y dulce y el sabor le parecía inusitadamente maravilloso. Se quedó pensándolo mientras llegaba al pie de las escaleras y corría el pestillo de la puerta, para abrirla de un empujón y entrar en la cocina. Su llegada llamó la atención, cosa poco sorprendente. Gabrielle captó las rápidas miradas, desviadas apresuradamente también, que se posaron en

ella, y el ambiente de leve inquietud que se creó cuando los siervos de la cocina la reconocieron. Con un suspiro, irguió los hombros y se acercó al puesto de la cocinera, sin hacer caso de los susurros que se oían al fondo. —Buenos días. —Buenos días, señora —contestó la cocinera, manteniendo la mirada un poco por debajo de la barbilla de Gabrielle. Lo cual no era fácil, dado que la mujer le sacaba una cabeza de estatura, pero lo consiguió—. ¿La reina desea el desayuno? —Sí, pero no te preocupes. Ya cojo yo lo que necesita —replicó Gabrielle—. ¿Tienes queso de cabra? La cocinera le lanzó una mirada furtiva, luego asintió y se dirigió a la despensa. —Sí, lo tengo. No tardo nada. Gabrielle se terminó la manzana, tiró el corazón al cubo de la basura, luego se sacudió las manos y se puso a examinar las posibilidades que había para el desayuno. Todo el mundo le daba la espalda, pues los siervos habían vuelto al trabajo, lo cual a ella le parecía estupendo. —A ver... dos cestos fue allíy cogió primero, algunasHabía manzanas y perascon de fruta otoño.ahí Lascerca pusoyaparte unosseleccionando bollos, llenos de semillas y cargados del dulce aroma de la miel. Al lado había un cacharro de barro forrado lleno de huevos, redondos y preciosos, y eligió varios, que añadió a su bandeja. —No están hechos, señora —le dijo con voz ronca uno de los hombres de más edad, otro cocinero. —Ya lo sé. —Gabrielle le sonrió—. Ya me ocuparé arriba. El hombre ladeó la cabeza mirándola con interés. —¿Tú cocinas?

—Sí. —Tiene mucho talento. Gabrielle se volvió al oír la voz conocida y se quedó sorprendida al ver a Toris a su lado. Iba vestido con ropa relativamente buena y llevaba el pelo esmeradamente recortado y la cara llamativamente bien lavada. —Hola —dijo, con cierta desconfianza, dada su última conversación—. Hacía tiempo que no te veía. Toris asintió reconociéndolo. —Me han destinado al servicio del duque Lastay —dijo, escuetamente. Ah. Eso explicaba la ropa. Gabrielle se relajó un poco y le sonrió. —Me alegro de oírlo. Me cae bien el duque. —Se volvió cuando se acercó la cocinera, con un taco de queso bien envuelto en un paño—. Gracias. —Cogió el queso y luego se volvió de nuevo hacia Toris. —El duque también habla bien de ti, Gabrielle —comentó Toris—. Parece ser que has logrado la atención de la reina e incluso más, y eso ha mejorado la situación de todos nosotros. —Bueno, hago lo que puedo. —Gabrielle levantó la bandeja. Toris se apartó rápidamente para dejarla pasar y se inclinó a medias, señalando el camino hasta las escaleras con un gesto muy elegante. Tenía mucho mejor aspecto, y ella no pudo evitar alegrarse por él—. Gracias. Se encaminó hacia la puerta y él siguió a su lado, sujetándole la puerta cuando empezó a subir. —Gabrielle —dijo Toris de nuevo, esta vez en voz más baja—. Si subo más tarde, ¿podemos hablar? Ella se detuvo y lo miró. —Claro —replicó—. Si no estoy haciendo nada para Su Majestad.

Él le dio una palmadita en el brazo y se dio la vuelta, dirigiéndose a la mesa de provisiones a paso ligero. Gabrielle se lo quedó mirando un momento y luego se volvió y subió las escaleras, repasando la conversación. Se preguntó qué estaría tramando ahora Toris. Y lo que era más importante, ¿de qué quería hablar con ella? Con un suspiro, meneó la cabeza y se concentró en lo que tenía que hacer. Las explicaciones de Toris no tardarían en llegar y primero ella tenía que pensar en unos huevos. Esperaba recordar cómo se cocinaban.

Gabrielle metió las botas por debajo del cuerpo al agacharse junto al muro del patio de entrenamiento, con los ojos como platos al contemplar el combate que se desarrollaba delante de ella. Dos docenas de los guardias de Xena se enfrentaban entre sí, y a ella le parecía que atizaban mandobles al azar a cualquier cosa que se moviera. Sabía que eso no era cierto, pero le costaba desentrañar qué estaba ocurriendo en medio de todo ese caos. Los hombres gruñían y gritaban y todo aquello le parecía muy brutal y le recordó de repente a la matanza de ganado que se hacía a cierta distancia de Potedaia todos los inviernos. Su padre le había explicado con brusquedad que no había alimento suficiente para mantener a todo el ganado. De modo que los animales viejos, los que ya no tenían edad para aparearse o los que estaban un poco enfermos eran trasladados a un corral situado lejos de la aldea y allí los mataban. Los cuerpos se usaban como comida y las pieles para muchas cosas... hasta las pezuñas se hervían para hacer algo con ellas. Así eran las cosas y Gabrielle lo sabía. Los animales morían para que ella pudiera vivir y, como hija de granjero, sabía que no debía ponerse sentimental. Pero con todo, a veces se preguntaba si los demás animales pensaban en ello, al ver cómo se llevaban a sus prójimos, o si los echaban de menos.

En fin. Gabrielle volvió a prestar atención al forcejeo de los hombres. Un movimiento le llamó la atención y vio una puerta del fondo que se abría, dejando que Xena saliera al campo de entrenamiento. Ooh. De repente, los hombres del patio aceleraron el ritmo y se pusieron a combatir con todas sus ganas. Gabrielle observó a la reina mientras ésta cruzaba por en medio del combate, ataviada con su gastada túnica de entrenamiento, cuya tela ceñida delineaba su cuerpo y producía un cálido cosquilleo en el vientre de Gabrielle. Jo, estaba estupenda, incluso con ese viejo andrajo, porque dejaba al aire mucha piel y se había recogido el pelo en un moño y estaba... Gabrielle cayó en la cuenta de que estaba divagando mentalmente. Suspiró y apoyó la barbilla en las muñecas. Los ojos de Xena se encontraron con los suyos por un instante y volvió a sentir que le ardían las entrañas. La reina le guiñó un ojo y luego alargó el brazo e hizo girar la espada trazando un ocho a la perfección, tan deprisa que Gabrielle apenas lograba ver el movimiento de la hoja. Por otro lado, sí que veía cómo se movían los músculos de la reina, y decidió que la figura larga y esbelta de Xena era muchísimo más sexi que los hombres junto a los que pasaba. Claro, que probablemente ella no era del todo imparcial, reconoció Gabrielle. Pero, la verdad, ver cómo se movía Xena era como ver una danza, por el equilibrio y el garbo que tenía. —Está bien. —La reina se alzó con el protagonismo—. ¿Quién es mi primera víctima? Y además tenía unos modales tan encantadores... Gabrielle tuvo que sofocar una carcajada, al ver las expresiones de mortificación consciente de los soldados. Se reunieron en círculo alrededor de Xena, mostrando su adoración por ella, y la reina lo notó y en su cara apareció una sonrisa mientras esperaba. —¿Y bien? —dijo Xena con tono de guasa.

—Ha pasado tiempo, ama. —Brendan apareció por la puerta del fondo, sujetando en las manos nudosas la espada enfundada en su vaina de cuero—. Dales a los chicos una oportunidad para que recuperen el aliento. Xena alargó la espada y le dio un azote en el trasero con la hoja plana cuando pasó a su lado. —Demasiado tiempo —reconoció—. Me estoy hartando de jugar conmigo misma... así que un poco de caña, chicos. —Dio un paso, luego agachó el cuerpo y giró en círculo, moviendo la espada en una espiral cerrada mientras giraba delante de ellos—. ¡Pilladme! Gabrielle estaba embelesada. Observó pasmada cuando Xena se enfrentó a todos ellos, moviendo el cuerpo con tal agilidad y a tal velocidad que parecía desenfocado. Los hombres se lanzaron contra ella, pero sus espadas se veían desviadas con una serie de movimientos vertiginosos que sólo dejaban el susurro del acero en el viento. —¡Yiiijaaaa! —Xena soltó un alarido y su potente voz atravesó el aire— . ¡Vamos, lentorros! Los soldados redoblaron sus esfuerzos, pero apenas lograban colar una estocada mientras Xena se movía por el interior del círculo, enfrentándose a tres o cuatro de ellos a la vez al tiempo que esquivaba el ataque de otros tres o cuatro. Brendan se acercó a donde estaba Gabrielle agachada y se dejó caer a su lado. —Es increíble, ¿eh? Gabrielle no podía apartar los ojos de aquel torbellino. Casi sentía el palpitar del corazón de Xena y veía el brillo profundo y apasionado de sus ojos al pasar ante ella. —Caray. —Sí —asintió Brendan suavemente—. He visto maestros de esgrima del mundo entero. Pero ninguno de ellos ha logrado tocarla jamás. —Señaló—. ¿Ves eso?

Si era algo referente a Xena, Gabrielle lo consideraba visto. En realidad no estaba prestando mucha atención a nadie que no fuera la reina. —¿El qué? —¿Ves ese movimiento? Cambia de dirección en menos tiempo del que se tarda en pensarlo. Nunca sabes por dónde va a venir. ¿Y no era eso cierto? Gabrielle asintió despacio. —Es... una belleza —susurró, casi capaz de dejar de lado la verdadera razón que había tras esa belleza... la brutalidad mortífera que dejaba esa hoja limpia y plateada llena de sangre roja al ser impulsada por la voluntad inimitable de Xena. Era una paradoja. Xena saltó por el aire, increíblemente, y dio una voltereta sin dejar de desviar las espadas de los hombres, y luego aterrizó limpiamente sobre sus pies, para a continuación dejarse caer sobre una rodilla y parar la estocada conjunta de tres espadas que caían directas hacia su cabeza. Se echó a reír y se levantó de un salto, lanzando a los hombres hacia atrás. Gabrielle captó un destello de movimiento detrás de los hombres y miró al otro lado del patio, donde vio laspara sedas de colores de codazo varios nobles que se habían congregado al otro extremo, mirar. Le dio un a Brendan en las costillas y los señaló con un dedo. —Sí —dijo el viejo soldado—. Ya era hora de que volvieran a ver lo que es. Llevaba demasiado tiempo encerrada en esa torre. Gabrielle pensó en esa figura solitaria que había visto a primera hora del amanecer, cubierta de sudor tras un combate librado entre la reina y sus propias sombras. Se preguntó por qué Xena no había bajado aquí, con estos hombres que era evidente que la adoraban, que compartían con ella el amor por este arte mortífero. ¿Por qué se había aislado, incluso de este contacto? ¿Y por qué ahora salía de nuevo a la luz?

Gabrielle levantó la mirada y se encontró directamente con los ojos de Xena, cuando la reina le echó un vistazo para ver si estaba mirando. Le sonrió, obtuvo una sonrisa a cambio y luego Xena volvió a la refriega. —No ha perdido ni un ápice. —Brendan suspiró—. Ojalá yo pudiera decir lo mismo. —Se levantó con un quejido y se dirigió al combate meneando la cabeza.

Xena terminó de jugar con sus hombres y a continuación decidió hacer una pequeña serie de complejas maniobras con la espada sólo para lucirse. Le gustaba lucirse. La ayudaba, por supuesto, el hecho de tener realmente algo con que lucirse... darse un golpe en la cabeza o tropezar sería muy embarazoso. Xena jamás se daba golpes en la cabeza ni tropezaba en público si podía evitarlo, de modo que estaba cómoda en medio de su círculo de admiradores mientras repasaba algunos de los movimientos más avanzados que se había inventado por pura necesidad y algo de aburrimiento, encerrada en su torre a altas horas de la noche. Si no tenías a nadie con quien practicar, tenías que inventarte otra forma de mantener tu habilidad en forma, ¿no? Además, le divertía ver la cara de Gabrielle mientras la esclava miraba cómo se lucía, y se alegraba de que la chica viera otra faceta de su destreza marcial, la que no suponía gente muerta ni cantidades inmensas de sangre en el suelo. Era una habilidad, una habilidad que se había esforzado mucho por adquirir y de la que se sentía muy orgullosa. Xena bailoteó hacia atrás hasta un poste, del que colgaban tiras de tela. Soltó una y la lanzó al aire, luego alzó la espada y atravesó la tela con una serie de movimientos increíblemente mínimos, afirmando las muñecas y concentrándose todo lo posible. La hoja era un borrón. Luego bajó los brazos, soltó una mano de la empuñadura al tiempo que con la otra hacía un molinete con la larga arma y atrapó la tela cuando cayó flotando cerca de sus rodillas. La levantó.

Parecía un copo de nieve de encaje. Xena esperó. Al cabo de un momento de pasmo, el círculo de hombres se puso a soltar vítores y gritos enardecidos. La reina fue pavoneándose hasta el muro y dejó caer la tela encima de la cabeza de Gabrielle, sobre la que se posó limpiamente, colgando sobre su nariz y dejando unos agujeros por los que asomaban sus ojos verdes. —Toma. —Caray. —Gabrielle sopló, ahuecando un poco la tela—. Ha sido increíble. —Lo sé. —Xena se volvió y señaló a los hombres agitando la espada—. Venga, moveos. Os hace mucha falta el entrenamiento si no podéis manteneros a la altura de una vieja ex señora de la guerra. —Los miró severamente hasta que cogieron las armas de nuevo, esperó a oír el choque de las espadas flotando por el patio y luego se volvió y se deslizó por el muro hasta acuclillarse al lado de Gabrielle, sujetando con las manos la empuñadura de su espada. Gabrielle apartó la tela para poder ver bien a su reina. Xena tenía la piel acalorada y cubierta de sudor y el pelo oscuro aplastado sobre la frente y, sin embargo, tenía un aspecto absolutamente maravilloso ante los ojos reconocidamente predispuestos de la esclava. —Oye, Xena. —¿Sííííííí? —dijo la reina con tono de guasa, sonriéndole ligeramente. —¿Me puedes enseñar a hacer eso? Las cejas oscuras de Xena se contrajeron. —¿A hacer qué? —Echó una mirada a la empuñadura de su espada—. ¿Esto? Gabrielle asintió. —Ha sido como magia. La reina se quedó mirando su espada un momento y luego miró de nuevo a la esclava.

—No. —Su voz adquirió un tono más suave al ver el ceño de Gabrielle— . No te conviene aprender esto, Gabrielle. —Sí que me conviene —protestó Gabrielle. —No. —Xena apartó una mano de la empuñadura y se la puso a Gabrielle en el hombro—. Escucha. —Hizo una pausa—. Si coges una de éstas, te conviertes en objetivo. Gabrielle se frotó el cuero cabelludo y luego miró a la reina. —Ya soy un objetivo —replicó, suavemente—. Quiero aprender a luchar, como ellos. —Indicó a los hombres. Xena se apoyó la espada en la barbilla. Reflexionó un rato, siguiendo con los ojos los movimientos de los soldados que luchaban ante ellas. —Gabrielle. —Se volvió por fin hacia la esclava—. Yo te protegeré. —Ya lo sé. —Gabrielle presentó sus argumentos—. Pero yo quiero saber cómo protegerte a ti. La reina enarcó bruscamente las cejas oscuras. —Bueno, nunca se sabe. —Los labios de la esclava esbozaron una sonrisa a regañadientes—. Por favor, enséñame. Xena frunció el ceño, pues la propuesta le resultaba de lo más desagradable. Sin embargo, tenía que reconocer que Gabrielle tenía algo de razón, puesto que Xena no podía estar con ella todo el tiempo. ¿O sí? Mmm, pensó la reina. —Esto no. —Xena cruzó las manos en torno a la empuñadura de la espada—. Para empezar, eres demasiado pequeña y... si coges esto, tienes que ser capaz de utilizarlo. —Sus ojos se clavaron en los de la esclava—. ¿Puedes hacer eso, Gabrielle? ¿Hundir esto hasta el codo en la tripa gorda de un tipo y dejar que su sangre te corra por el brazo? Gabrielle se encogió con una mueca.

—Ya. —Xena soltó un resoplido—. Veré si se me ocurre otra cosa con la que puedas probar. Gabrielle se sentó cruzada de piernas. —¿Como eso? —Señaló a uno de los soldados, que había cogido una lanza y atacaba a un compañero con ella. —Yo estaba pensando más bien en un palo. —¿Un palo? Xena asintió. —Eso no parece muy peligroso. Los labios de la reina se curvaron en una sonrisa. —Espera y verás. —Limpió la hoja de su espada en el costado de su túnica y la envainó con una risa suave—. Espera y verás.

—Esta noche tráeme la cena a mis aposentos. —Xena señaló juguetonamente a Stanislaus con la espada cuando se lo encontró en el vestíbulo—. ¿Ya está hecho el equipaje? —¿El equipaje, Majestad? —El senescal se acercó corriendo, con cara de desconcierto—. ¿Es que nos vamos a algún sitio? —Ya te lo he dicho, Stanislaus. —Xena lo miró frunciendo el ceño—. Nos vamos de gira real. Antes de que lleguen las nevadas, voy a visitar todas las puñeteras fortalezas del reino. —¿Que me lo has dicho, ama...? —Stanislaus frunció el ceño a su vez— . Te pido disculpas, ama. No lo debo de haber oído. —Pues límpiate las orejas —le aconsejó la reina—. Quiero que una tropa completa y todo lo que necesitemos para viajar estén listos para mañana. Date prisa. El hombre de más edad asintió, tras dudar un momento.

—Como desees, Majestad —murmuró—. ¿Vas a ir hacia el norte o hacia el sur primero? Cuántas cosas hay que hacer... —Ahora parecía preocupado— . Hay que encargar suministros... cielos... Se lo dije, ¿no? A Xena le entró la duda de repente. Ah, en fin. Tampoco la iba a pillar confesando que se había equivocado. —Bueno, pues ponte en marcha —gruñó—. Prepara muchos carros. Voy a traerme muchos regalos. El senescal se escabulló hacia la puerta de salida de la torre, que cruzó casi a la carrera. Xena se apoyó la espada en el hombro y se lo quedó mirando, luego se encogió de hombros y fue hacia las escaleras. Un buen día, decidió mientras subía los escalones de piedra de dos en dos. Había trabajado con los hombres hasta bien pasado el mediodía y luego había visitado los establos y había pasado un rato allí causando estragos mientras inspeccionaba las condiciones de sus animales preferidos. ¿Por qué los habían tenido tan abandonados? Los mozos de cuadra sabían sin lugar a dudas lo mucho que le importaban los animales. Xena meneó la cabeza al llegar a lo alto de las escaleras y entrar en el vestíbulo redondo. Luego se detuvo. ¿Había estado tan absorta en sus actividades solitarias que los hombres simplemente se habían acostumbrado a no tener las cosas perfectas? Despacio, siguió adelante, recorriendo con los ojos los altos tapices colgantes mientras llegaba a las enormes puertas de sus aposentos. Se detuvo y apoyó la mano en el pestillo de la puerta antes de correrlo. Sí, a lo mejor era cierto. Abrió la puerta y entró en el pasillo interior, cerrando la puerta al pasar y mirando alrededor con ojos renovados. El espacio estaba limpio, sí, y despejado. Al fin y al cabo, Gabrielle se había estado ocupando de todo durante varios días antes de que empezaran una relación. Pero de repente a Xena el pasillo le pareció tristón y carente de interés, y se preguntó por qué se había conformado siempre con estos pocos espacios limitados del castillo. Con un leve ceño, abrió la puerta de la estancia exterior y pasó. Se detuvo nada más cruzar la puerta, dio el mismo repaso a la habitación y vio la

misma fealdad sosa que hasta entonces simplemente había pasado por alto. Los muebles eran caros y bien hechos, las paredes estaban bien cuidadas y la alfombra inmaculada, salvo por alguna que otra salpicadurilla de sangre demasiado incrustada en el tejido para poder quitarla. —¿Sabes qué? —le dijo Xena a la habitación—. Este sitio es un puñetero aburrimiento. Con un resoplido, dejó la espada en la mesa y se soltó las correas de su túnica de entrenamiento, rascándose la clavícula al notar el picor del sudor seco. Tenía la intención de darse un baño y lavarse, luego cenar un poco y después entregarse con la joven Gabrielle a una noche de voraces deleites sensuales. Con un ligero bostezo, Xena abrió la puerta de su dormitorio con un hombro y contempló la cama y lo que la rodeaba. —Sí. —Sacudió la cabeza—. Un aburrimiento. Hay que hacer algo con este sitio. Trasladarse, tal vez, a unos de los grandes aposentos del pasillo principal que todos los nobles codiciaban. —¿A quién podría echar, mm? —se preguntó a sí misma mientras estiraba los hombros, y se detuvo cuando el dolor de su reciente herida le impidió el movimiento—. Maldita sea. Se me había olvidado. —Se bajó la túnica de entrenamiento y dio la espalda al espejo, mirando hacia atrás para examinarse la zona. La herida se había cerrado y lo único que quedaba ahora era una línea delgada y oscura, con una serie de moratones alrededor que se iban difuminando alrededor del omóplato. Probó a flexionar el brazo y notó la sensibilidad y el dolor al tirar de la piel. El dolor la fastidió. Sin embargo, reconoció que podía ser mucho peor y al menos la herida ya se estaba curando. Había hecho un gran esfuerzo toda la mañana y supuso que sentir una ligera molestia era de esperar. Colocándose de nuevo la túnica, se volvió de cara al espejo, advirtiendo con una sonrisa sardónica las manchas de barro que le salpicaban los pómulos y que le daban más aire de bribona que de costumbre. Alzó la mano y se quitó una mancha,

luego se pasó los dedos por el pelo endurecido de sudor y contempló el perfil anguloso que se revelaba. Decidió que los hombres habían disfrutado con su presencia. No porque les gustara que les dieran una paliza... Bueno, a algunos sí, pero en fin. Xena se echó a reír en silencio. Se alegraban de que estuviera allí porque su presencia indicaba lo importantes que eran. Eran sus hombres, ella era su reina, y el hecho de que pasara tiempo con ellos los hacía especiales. Lo cual eran, asintió mirando su reflejo. Por alguna razón, se había olvidado de eso en los últimos años y eso, más que nada, era lo que le había dado a Bregos la ventaja a la hora de atraer a los hombres. Bregos comprendía su carisma y había decidido imitarlo. Como los hombres a los que alistaba no la tenían siempre a ella delante, acudían a él como fuente de poder, del mismo modo que los hombres de Xena le eran fieles a ella. Bregos. ¿Dónde estaba ese cabroncete? Xena sospechaba que se lo habían llevado del reino a las tierras de fuera, para sobrevivir si podía y recuperar toda la salud que alguien en su estado podía esperar. Que no era gran cosa, como bien sabía Xena. —Debería haberlo matado —le dijo la reina a su imagen. —¿Y por qué no lo hiciste? Xena se giró en redondo, con los instintos de punta, hasta que sus ojos confirmaron lo que sus oídos ya le habían dicho. Se relajó cuando Gabrielle entró en la habitación, llevando algo en un recipiente. —¿Qué? —Estabas hablando de Bregos, ¿verdad? —preguntó la esclava—. No lo mataste... pero todo el mundo se esperaba que lo hicieras. Los oí hablar detrás de mí. Xena retrocedió un paso, desconcertada al ver que Gabrielle prácticamente la había alcanzado a hurtadillas sin que la reina se diera cuenta.

—¿Cuánto tiempo has estado ahí fuera? —preguntó bruscamente. Gabrielle depositó su carga y se volvió, echando la cabeza ligeramente a un lado. —¿Fuera dónde? —En la otra habitación. —No estaba ahí —replicó la esclava, con tono de desconcierto—. Acabo de entrar por la puerta grande, he cruzado la habitación exterior y he entrado aquí y te he oído hablar. —Pues no... —Xena se calló y meneó la cabeza—. Olvídalo. ¿Qué tienes ahí? —Señaló el recipiente. —Pétalos. —Gabrielle destapó el cuenco. Estaba lleno de flores de vivos colores e intenso aroma que llenaban el aire de un perfume ligero y delicioso— . He pensado que te gustaría echarlos en tu baño. Xena arrancó un pétalo y lo olió. —¿Estás insinuando que apesto? —Mm... no... —Ah... yo creo que sí. —No, en serio. —Gabrielle se acercó y apoyó la cara en la túnica salpicada de barro de Xena. Inhaló y levantó la mirada, agitando levemente las claras pestañas—. No apestas. Xena colocó el pétalo en la cabeza de la chica y le echó una sonrisa apaciguada. —Está bien, trae esas puñeteras cosas ahí dentro, a ver si funcionan. — Se soltó las correas de la ropa al tiempo que se dirigía a la sala de baño. Gabrielle cogió el cuenco y la siguió, lo dejó y rodeó a Xena para inclinarse totalmente y colocar el tapón en su sitio, tras lo cual cogió el primer cubo de agua tibia y lo echó.

—¿No lo quieres caliente? Xena se apoyó en la bañera. —Tú ya me pones bien caliente. El agua ya sería un exceso. Gabrielle se detuvo a medias y la miró, al tiempo que una oleada de rubor teñía su piel a una velocidad asombrosa. —Ahora... dime la verdad. ¿Estabas intentando pillarme por sorpresa ahí fuera? —Xena pasó la punta del pulgar por la mejilla encendida de Gabrielle. Gabrielle dijo que no con la cabeza. —¿De verdad? —No, de verdad —dijo la esclava—. ¿Eso he hecho? Xena suspiró. —Sí. No recuerdo cuándo fue la última vez que me pasó eso — confesó—. No me gusta. Tengo que confiar en que soy capaz de saber si alguien hace algo así. —Un poco turbada, cogió otro cubo de agua y lo vació. —Bueno. —Gabrielle cogió un tercer cubo—. Estabas concentrada... a lo mejor sólo es que estabas pensando mucho. Yo a veces lo hago. Me enfrasco tanto en un poema o en un pájaro o... —Se le apagó la voz cuando Xena se quitó la túnica y se quedó desnuda ante ella—. O... mm... —Ya veo —dijo Xena, sofocando una risa. —Sí. —Gabrielle no apartó los ojos y esbozó una ligera sonrisa burlona—. Yo también. La reina la miró. —¿Qué? Los ojos verdes se alzaron inocentes. —Nada. —Se inclinó para coger otro cubo.

Xena suspiró. —A lo mejor es que me estoy haciendo vieja. —Probó el agua, que estaba agradablemente fresca al tacto—. Los reflejos no pueden durar para siempre, ¿eh? —La reina cogió el cuenco de flores, las echó dentro y se quedó mirando desconcertada mientras se esparcían agitadas por toda la superficie del agua—. Flores en mi baño, esclavas adorables que me pillan por sorpresa... mis aposentos son un aburrimiento... la vida se está yendo al Hades, ¿verdad? —Mm. Xena se metió de un salto en la bañera, salpicándolo todo de agua y pétalos, echándole una ola de agua encima a Gabrielle y dejándola chorreando en el sitio. Alargó la mano, le quitó de la nariz a la chica un pétalo empapado y sonrió. —Más tarde vas a practicar acercarte a mí a hurtadillas, a ver si estoy perdiendo facultades. No olvides quitarte las botas. Gabrielle sopló para apartarse el pelo mojado de los ojos y miró hacia abajo. —Algo más que las botas. —Ooh. Acecho al desnudo. Todavía mejor. —Xena se puso a frotarse los brazos, tras haber recuperado el buen humor—. Va a hacer calor en el tocador de la reina esta noche. —Lanzó un puñado de agua a Gabrielle, que ésta no esquivó. Xena se rió por lo bajo, se reclinó y observó las flores flotantes que se acumulaban contra sus pechos. Volvió a reírse.

—¿Qué opinas, Gabrielle? ¿A que este sitio es un aburrimiento? —Xena estaba tumbada boca arriba sobre la gruesa alfombra de piel de oso y el fuego crepitaba alegremente a su lado.

Gabrielle se apartó a medias de la chimenea, lamiéndose los dedos, y miró a la reina con aire inquisitivo. —¿Un aburrimiento? —preguntó—. ¿Esto? ¿Contigo aquí? —dijo con tono incrédulo. Los ojos azules de Xena la miraron risueños, con su tonalidad clara oscurecida hasta el añil a la escasa luz. —Vaya, Gabrielle. Qué aduladora. —Bueno. —Gabrielle la miró parpadeando—. Es cierto. Si esta habitación fuese seis veces más grande, seguirías llenándola de pasmo. —Se reclinó junto a la reina y se apoyó en el codo, observando el parpadeo de las oscuras pestañas de Xena al reaccionar ante lo que había dicho—. ¿Te estás poniendo colorada? —No —replicó Xena automáticamente. —Yo creo que sí. —Gabrielle alzó la mano y le tocó la mejilla a la reina— . Estás toda caliente. —Es el fuego. Gabrielle tocó osadamente los labios de la reina con la punta de los dedos y no le sorprendió que Xena le mordisqueara la piel. —A mí no me parece que esto sea aburrido, pero sí creo que podrías tener un sitio que fuera más como tú. —Ah. —Xena pasó la mano por el muslo desnudo de la chica—. Sí, tal vez —asintió—. Un par de potros de tortura en el rincón, cadenas colgando del techo, una mancha de sangre o dos en las paredes... acogedor, ¿eh? —Tsss. —Gabrielle decidió arriesgarse un poco. Las manzanas se estaban asando al fuego, desprendiendo un leve aroma a canela caliente por el aire, y lo aspiró al tiempo que se tumbaba despacio, apoyando la cabeza en la tripa de Xena y contemplando a la reina por encima de la elevación de su pecho—. Yo creo que tus habitaciones deberían tener unos tapices grandes y llenos de colores... con escenas maravillosas, de caballos, árboles...

—Batallas —bromeó Xena. —Pájaros y flores —respondió Gabrielle—. Y muchos paisajes bonitos. Los labios de la reina esbozaron una leve sonrisa. Volvió la cabeza sobre la blanda almohada que tenía detrás para mirar el fuego y luego miró de nuevo la cara de Gabrielle. —Mañana, tú y yo haremos un recorrido de esta ratonera y elegiremos un nuevo alojamiento. Luego tú lo decoras. ¿Qué te parece? Gabrielle parpadeó un poco sorprendida. No le parecía una decisión para la que Xena necesitara su opinión, pero estaba muy contenta de que le pidiera que formara parte de ello. —Vale. —Sonrió de oreja a oreja. —Nada de fruncidos y volantes. —Xena le puso un dedo en la nariz. —Jamás. —Gabrielle negó solemnemente con la cabeza. —Nada de corderos haciendo cabriolas por ahí. —¿Ni siquiera uno? —bromeó la esclava—. Ah, vamos, Xena. Haré que pinten uno en el rincón más oscuro. Ni siquiera lo notarás. La reina se rió suavemente. —Me has convencido —dijo—. Pero el nombre se lo pongo yo. —Le resultaba muy extraño estar hablando así, compartiendo esta decisión concreta con otra persona como lo estaba haciendo con Gabrielle. Dándole a elegir dónde iban a vivir las dos. Las dos. Nosotras. Los pensamientos de Xena se perdieron en el tiempo. Nunca hasta entonces había habido un "nosotros". Ni siquiera con Liceus, a pesar de la intimidad que había tenido con su hermano pequeño, había habido un "nosotros". —¿Xena?

—¿Mm? —La reina se olvidó de ese pensamiento y bajó la mirada a lo largo de todo su cuerpo. —Hoy he estado hablando con Jellaus y me ha dicho que podía enseñarme a ser bardo —dijo Gabrielle—. Me gustaría mucho aprender eso también. Xena recordó la noche anterior. —No sé cuánto podría enseñarte o cuánto desea que le enseñes tú a él —comentó, con una sonrisa—. Pero Jell es un buen hombre. Consigue todo lo que puedas de él. —Le caes bien. —Sí, es cierto —reconoció la reina—. Una de las poquísimas personas que hay en el mundo a las que les caigo bien, sin tener muchos motivos para ello. Su padre era el juglar que había aquí cuando me hice con el control. —Oh. —Gabrielle se preguntó qué había sido de él—. ¿Y él heredó su puesto? Xena se quedó callada un momento. —Su padre se encariñó con Liceus. Lo usaron para atraer a Li al patio la noche en que lo mataron. —Cogió la mano de Gabrielle y la sujetó, entrelazando los depero la chica—. Se mató cuando descubrió lo que había pasado.los Yo dedos nuncacon lo culpé, dio igual. —Oh. —Fue uno de los pocos del régimen anterior que se adaptaron al cambio —dijo Xena—. Puse a la madre de Jell en mi nómina y me aseguré de que estuviera bien cuidada hasta que él fue mayor y ella murió. Buena gente. —Hizo una pausa—. No me los merecía. Gabrielle oía el latido del corazón de Xena, al tener la oreja pegada a la tripa de la reina. Xena levantó los ojos y se encontró con los suyos. —Y no te merezco a ti. Pero ahí está él, aquí estás tú... —El tono de Xena era suave y pensativo y encogió un hombro—. He matado y hecho daño

a tanta gente que supongo que ya da igual lo que me pase en esta vida. Mi barca va a atracar en la orilla del Tártaro de todas formas. Gabrielle nunca había visto a nadie que pareciera tan solo como lo parecía Xena en ese momento. —Eso no lo sabes con seguridad —soltó, con la voz un poco ronca—. Tienes toda la vida por delante, Xena. No sabes el bien que puedes hacer. —La gente como yo no tiene una vida larga, Gabrielle —le dijo Xena—. Si se puede hacer el bien, serás tú quien lo haga. No yo. Yo no hago el bien. Sólo hago lo que tengo que hacer, hago lo necesario para mantenerme en la cima. —No me lo creo —dijo Gabrielle. —Ya lo sé. —La reina suspiró—. Jellaus tampoco. Debéis de estar emparentados. Gabrielle se incorporó y se sentó, les dio la vuelta a las manzanas y volvió a tumbarse. —A lo mejor, en cierto modo —dijo—. Los dos escuchamos nuestros sueños. Xena soltó una leve carcajada. —Yo no sueño —dijo—. Si oyes suficientes gritos, dejas de soñar al cabo de un tiempo. —Tomó aliento y miró a su alrededor, claramente incómoda— . Se suponía que a estas alturas teníamos que estar en pelota picada y embadurnadas de miel. ¿Qué ha pasado? —se quejó. Gabrielle dobló la mano y frotó la tripa de la reina con la yema de los dedos, consolándola sin decir nada. Pero al observar la cara de Xena, se dio cuenta de que la fachada fría regresaba sólo a medias y comprendió que se había colado un poco más dentro del enigma que era Xena la Despiadada. Decidió no insistir. —Bueno —dijo Gabrielle con tono despreocupado—. Tengo un poco de miel, pero está en las manzanas y están bastante calientes.

—Ahh... —Xena se relajó ligeramente—. Perverso, pero este año no me va eso de marcar a fuego. —Echó una mirada hacia la chimenea—. Por otro lado, huelen bien. Sácalas. La esclava le soltó la mano de mala gana y se sentó para recoger las golosinas. Metió con cuidado las manzanas asadas en un cuenco de madera y retrocedió a rastras hasta donde estaba reclinada Xena, llevándose una cuchara. —Mm. —Xena se puso de lado y levantó las rodillas, creando un pequeño nicho para que Gabrielle se sentara, y luego se enrolló alrededor de la chica—. ¿Qué tenemos aquí? Gabrielle se apoyó en su prestigioso respaldo y cogió una cucharada de manzana, que le ofreció a Xena con gesto incitante. —Prueba. La reina se echó hacia delante y mordió un poco de lo que había en la cuchara. Volvió a su posición y masticó pensativa. —Ja. —¿Y bien? —Horrible —dictaminó Xena. Gabrielle se quedó mirando el cuenco confusa y consternada. Había estado segura de que a la reina le iba a gustar el dulce, uno que su madre les hacía a menudo a Lila y a ella durante las largas y frías noches de invierno. —Es una pena, pero voy a tener que asegurarme de que no te expones a esto. —Xena alargó la mano y se apoderó del cuenco, atrayéndolo hacia ella—. Voy a tener que comérmelo yo todo. —Alcanzó la cuchara—. Dame. —Oh. —Gabrielle se echó a reír, le pasó el cubierto y se quedó mirando a la reina mientras ésta atacaba el dulce—. Qué graciosa eres a veces. —Tú sigue así y puede que te dé un poco —le dijo Xena con la boca llena. Hizo una pausa y miró a Gabrielle, con un brillo risueño claramente

visible en los ojos—. Es broma. —Cogió un poco de manzana y se lo ofreció a la chica—. Toma. Gabrielle lo tomó y luego se arrimó un poco más, apoyando el codo en el costado de Xena mientras compartían el cuenco, sin hablar y dejando que la música del fuego derramara su paz sobre ellas. Pensó en lo que le había dicho Xena y pensó en lo que le había dicho Xena sin palabras. Se preguntó si lo que había dicho la reina era realmente cierto... que había hecho tantas cosas en la vida horribles y violentas que estaba destinada a pasar la eternidad en las llamas ardientes del Tártaro. Gabrielle no se lo creía. Al contemplar el perfil de Xena, iluminado por el fuego, veía su nobleza empañada y sabía, maldita sea, en el fondo sabía que había algo bueno dentro de Xena que saldría a la luz si la reina lo permitía. Por supuesto, la pregunta era: ¿lo permitiría? ¿O su propia creencia en su maldad le arrebataría esa posibilidad? No, decidió Gabrielle. Sólo necesita un poco de ayuda. Metió el pulgar en la manzana caliente, lo sacó y untó un poco la nariz de Xena, sorprendiendo a la reina. —Ooh. —Se inclinó y se la limpió besándola, luego bajó un poco y besó a Xena en los labios para asegurarse. Las dos se echaron a reír y Xena meneó la cabeza, tras lo cual siguió compartiendo la manzana. Sólo un poco de ayuda. ¿Y dónde, la pinchó de repente su conciencia, vas a acabar tú, Gabrielle? Gabrielle masticó un bocado y en ese momento los ojos de Xena se alzaron de repente y se encontraron con los suyos y por primera vez sintió que había algo entre ellas. ¿Era un entendimiento? Contempló el alma claramente visible que la miraba a su vez y se dio cuenta de que lo que le pasara a Xena en última instancia y dónde acabara eran cosas que le importaban mucho. Mucho.

—¿Te queda algo de miel? —ronroneó Xena—. Se me ocurren otros rinconcillos donde me gustaría echarla. Mucho. Gabrielle señaló una jarrita cerca del fuego y sonrió.

Era tarde. Gabrielle estiró los brazos, saboreando la relajación sensual de su cuerpo al salir al vestíbulo circular para dar un paseíto y pensar. Fue rodeando la circunferencia de la gran estancia, deteniéndose con frecuencia para contemplar los gruesos tapices colgantes. ¿Qué escenas debían tener en su nuevo alojamiento? Gabrielle se detuvo para estudiar la imagen de una batalla cerca de la amplia escalera, cuyos colores se habían transformado en marrones y ocres por la luz vacilante de las antorchas. Deberían tener imágenes de cosas bonitas, decidió. Todos esos caballos en fila tenían un aire muy regio, pero sabía que lo siguiente que iba a ocurrir era que cargarían los unos contra los otros y la gente y los animales sufrirían y morirían. ¿Por qué celebrar eso? Decidió que un buen tapiz de la fortaleza de Xena, rodeada de las bonitas y ricas tierras y el fértil valle de debajo sería mejor. Se sentó en uno de los austeros almohadillados y dirigió la mirada hacia el cubículo donde había vivido bancos hasta hacía poco. Su vida había cambiado para bien. Ahora ya no le cabía la menor duda. Gabrielle apoyó la cabeza en la fría pared de piedra y se frotó los brazos desnudos con las manos al tiempo que su cuerpo saciado sentía un profundo contento. Pensó que tal vez la de Xena también había cambiado para bien, y se preguntó qué pensaba la reina de verdad sobre ellas dos. Ellas. Gabrielle sintió un vértigo de felicidad por estar incluida en los planes de mudanza de la reina. No sólo incluida, sino con la responsabilidad de elegir las cosas. Le daba una sensación de tener un sitio propio en esta extraña unión entre las dos, algo que iba más allá de lo que era ella y lo que era Xena y de lo que eran sus respectivas posiciones.

Era agradable. Gabrielle bostezó, luego subió las rodillas y se quedó un rato contemplando los tapices, preparándose para regresar a los aposentos de la reina, donde había dejado a Xena terminándose lo que quedaba de las manzanas después de que hubieran hecho una pausa muy larga en el curso de la cual habían acabado poniéndose absolutamente perdidas. Para ser alguien que había empezado con tan poquísima experiencia, se estaba aficionando mucho y muy rápidamente a hacer el amor. Gabrielle sonrió con sorna al descubrirse preguntándose si podría convencer a la reina para emprender otra sesión. Sólo de pensarlo... Cerró los ojos. —Gabrielle. La voz masculina le hizo levantar la cabeza y mirar bruscamente a la izquierda para descubrir a Toris al final de la escalera ancha. —Oh. —Recordó lo que le había dicho horas antes—. Hola. Él cruzó el vestíbulo y se sentó a su lado en el banco. —Es tarde. Gabrielle asintió. —Sí. Estaba a punto de volver dentro. Creo que mañana vamos a tener un día muy ajetreado. Toris se rió por lo bajo. —Eso es cierto. El duque tiene a todo el mundo de cabeza preparando sus caballos para la gira real. ¿Tú vas? —Sí. ¿Y tú? —Eso creo —dijo—. ¿Sabes qué dirección van a tomar? ¿O dónde van a ir primero? Gabrielle repasó lo que sabía. —No —dijo—. Xena no ha dicho nada. ¿Por qué?

—Me preguntaba si tenía que guardar mi manto más abrigoso o llevarlo puesto. —Toris se echó a reír de nuevo—. Hacia el sur, el camino es más fácil y hace más calor. Hacia el norte, están las montañas y el invierno llega antes. —Oh, muy lógico. —Sonrió—. Ojalá te lo pudiera decir... supongo que mañana lo averiguaremos. Toris miró a su alrededor y sonrió a medias. —Efectivamente. Hubo un breve silencio y luego Gabrielle carraspeó. —Bueno... mm... ¿de qué querías hablarme? Toris echó un poco las botas hacia delante, apoyando las manos en sus polainas bien ajustadas. —Las cosas están cambiando —dijo—. Quería decirte que lamento haberte presionado tanto antes. No fue justo. Ah. Gabrielle le echó una sonrisa más amistosa. —Tranquilo. Creo... creo que simplemente estabas haciendo lo que te parecía correcto. Yo también. Él asintió despacio. —Sigo creyendo que hacía lo correcto —continuó—. Sé que piensas que estás en un buen sitio, Gabrielle, pero te equivocas. Sólo es cuestión de tiempo que se vuelva contra ti, y creo que eres lo bastante lista como para saberlo. Gabrielle contempló sus recuerdos, esa alma lejana que la miraba tristemente desde esos ojos azules. —¿Por qué dices eso, Toris? Tú no la conoces. —Sí que la conozco —susurró Toris—. Mejor de lo que te puedes llegar a imaginar. Créeme, Gabrielle. Es cierto. Te usará para su propio placer hasta que se canse de ti y entonces te quedarás sin nada.

¿Era cierto? Gabrielle se daba cuenta de que la naturaleza inquieta e impaciente de Xena se podía llegar a cansar de las cosas, y de todas formas ella no tenía mucha experiencia para poder juzgar. —¿Toris? —¿Sí? —Se acercó más a ella, animado por el tono pensativo de su voz. Gabrielle se volvió y lo miró directamente a los ojos. —¿A ti qué te importa? ¿Es que quieres acostarte con ella y tienes celos o qué? Era lo último que se esperaba oír y se quedó claramente boquiabierto. —Es decir, no es que me conozcas, así que, ¿de qué vas? —preguntó Gabrielle con franca curiosidad—. Incluso si lo que dices es cierto, sería una idiota si le diera la espalda, así que, ¿qué es lo que esperas de mí? Él se la quedó mirando. —Escúchame. —Gabrielle alargó la mano y lo agarró de la túnica, acercándolo—. No puedo preocuparme por el futuro, Toris. No puedo cambiarlo. Lo único que sé es que ahora mismo, estoy donde quiero estar, y si intentas fastidiarme, me voy a enfadar mucho contigo. —Gabrielle. —Toris soltó aliento—. Estoy intentando salvarte la vida. Gabrielle lo miró a la cara intensamente. —Es mi vida —respondió por fin—. Me la jugaré. Meneando la cabeza, él se soltó de su mano y se levantó. —¿Te ha pegado ya, Gabrielle? ¿Te ha atado? ¿Se ha entretenido cortándote con su puñal? Ésa es la clase de persona que es. ¿Y tú? Gabrielle se levantó y lo rodeó, dirigiéndose a la puerta de la reina. —En realidad, acabamos de terminar unas manzanas asadas y creo que voy a ver si la convenzo para hacer una pelea de almohadas. —Se detuvo ante

la puerta y se volvió para mirarlo—. Te equivocas, Toris. No la conoces en absoluto. Ni por asomo como la conozco yo. Abrió la puerta y se deslizó dentro, cerrándola al pasar con sólida finalidad. —Necia ciega. —Toris soltó aliento, sacudiendo la cabeza, y se dirigió a la escalera—. Estúpida necia ciega.

Gabrielle se pasó los dedos por el pelo mientras trotaba por la estancia exterior y entraba en la interior, en cuyo aire aún se percibía el aroma a canela. Xena estaba despatarrada en su gran butaca cerca del fuego, con la cabeza apoyada en el puño y los ojos perdidos en las llamas. Estaba vestida con una simple camisa, cuyas sencillas líneas hacían honor a su alta figura, y llevaba el pelo suelto y caído por los hombros. Xena levantó la cabeza y la volvió cuando Gabrielle se acercó. —Ah... ahí estás. Estaba a punto de hacer sonar las alarmas. Gabrielle se acomodó en la alfombra al lado de la butaca. —¿Por qué? ¿Crees que me escaparía? La cara de Xena se contrajo levemente y echó la cabeza a un lado. —N... no —dijo—. Creía que a lo mejor te había raptado alguien. —Yo no me escaparía —le dijo la esclava. —No lo harías —asintió Xena—. Está llegando el invierno y no eres estúpida. Aquí hace calor y tienes tres comidas completas al día. Gabrielle apoyó la cabeza en la rodilla de Xena. Notó que la mano de Xena le tocaba la cabeza y no tardó en llegar la sensación relajante de sus dedos al frotarle ligeramente el cuero cabelludo. —¿Xena?

—¿Mm? —Incluso si estuviéramos a mitad del verano y sólo tuvieras pan duro para comer, me quedaría aquí. —Se volvió y miró a la reina—. Quiero estar contigo. —¿Sí? Gabrielle asintió. —Estar contigo me hace muy feliz. —Observó la cara de la reina—. Me gustas mucho. —¿Te gusto? —Xena alzó las cejas. —Es distinto. —Gabrielle rodeó la pierna de Xena con un brazo y le recorrió la piel suave con los dedos—. Es distinto de querer a alguien. —Es ser amigas —dijo Xena, suavemente. Gabrielle asintió. —Ah —reconoció la reina—. Es... muy distinto tener una amiga. —Se quedó callada largo rato, mientras contemplaban juntas las llamas—. Pero creo que me gusta —susurró por fin la reina. —A mí también. —¿Aunque tu nueva amiga sea una maníaca homicida? La esclava se volvió y levantó la mirada hacia ella. —Bueno, es que lo soy —dijo Xena con tono de guasa, curvando los labios en una sonrisa sardónica. —No siempre lo tienes que ser, ¿verdad? —preguntó Gabrielle—. La violencia no es la mejor forma de solucionar las cosas. La reina suspiró. —Es la más rápida —se quejó.

Gabrielle se limitó a mirarla a los ojos. El expresivo rostro de Xena hizo una mueca irónica. —Ah, está bien. Me lo pensaré —concedió—. Ahora que ya he machacado a unos cuantos y he metido a los conspiradores en cintura. —Sus dedos se deslizaron hacia abajo y siguieron el contorno de la cara de Gabrielle—. Qué Tártaro. Siempre estoy dispuesta a probar algo nuevo. —Una pausa—. Incluso a una pastora virgen. Menuda racha llevo este año. Gabrielle cerró los ojos y frotó la rodilla de Xena con la nariz. Acarició la parte interna de la pierna de la reina y oyó una risa suave y grave detrás de ella. Bueno, no era un gran comienzo, pero era un comienzo. Gabrielle se irguió y se volvió, se deslizó entre las rodillas de Xena y depositó un beso delicado en la parte interna de su muslo. Se echó hacia delante cuando la reina entrelazó los dedos por detrás de su nuca y rodeó la cintura de Xena con los brazos cuando Xena tiró de ella para besarla. —Mmmm... —murmuró la reina en los labios entreabiertos de Gabrielle—. Por ahora está siendo una racha estupenda. Gabrielle se dejó llevar por la necesidad de estar cerca de ella y metió las manos por debajo de la ligera camisa, notando el calor de la piel de Xena en las palmas al acariciarla delicadamente. Debajo de esa piel, los músculos se movieron, agitándose y flexionándose cuando el acero que había debajo del terciopelo hizo acto de presencia y Xena se levantó, cogiéndola en brazos y acunándola como si fuera una niña. La fuerza de Xena era impresionante. Gabrielle notó la facilidad con que la reina la levantaba, en el momento en que Xena se dio la vuelta y se encaminó hacia la gran cama, sin tropezar ni una sola vez, aunque estaban en medio de un apasionado beso. Gabrielle sabía que si Xena quisiera, le podría hacer todo lo que le había dicho Toris y más. Podría. ¿Pero querría? —¿X... xena?

La reina se lanzó hacia la cama, saltando por el aire y aterrizando con ella en un revoltijo de cuerpos y extremidades en el centro de las sábanas. Dio la vuelta a Gabrielle y le lamió la clavícula y siguió subiendo para mordisquearle los labios, y por fin la miró a los ojos. —¿Síííííííí? Por un instante, Gabrielle contempló los ojos llenos de pasión que la miraban desde arriba, seductores y listos para llevarlas a las dos al éxtasis. Y entonces pensó que ya tenía la respuesta, al menos por ahora. —¿Eres una hedonista? —Aaaabsolutamente. —Xena se quitó la camisa por encima de la cabeza y bajó el cuerpo, frotando su piel desnuda contra la de Gabrielle—. ¿Quieres que te enseñe eso también? —Aahn. —Gabrielle rodeó la espalda de Xena con los brazos y la pegó más a ella, deseosa de sentir su cuerpo sobre cada centímetro del suyo. Era tan gozoso que casi no podía respirar. Deslizó las manos hacia arriba y acarició los pechos de Xena cuando la reina pegó su tripa a la de ella. —¿Mm? —Xena le mordisqueó el cuello. —S... sí. —Eso me parecía a mí que querías decir. Ven aquí. 15

Xena fue consciente de dos cosas en el instante mismo en que se despertó. La primera, que estaba sola, y eso no le hizo la menor gracia. La segunda, que por ahí cerca olía como a menta. Con cautela, abrió un ojo e identificó la menta, presente en el vapor que subía tenuemente de una taza de gres colocada en la mesilla junto a su almohada. —Mm. —Xena rodó y se estiró por completo, notando cómo se deslizaban las sábanas de seda por su cuerpo desnudo con un cosquilleo

delicioso. Se incorporó para sentarse con la espalda apoyada en su montón de almohadas y cogió la taza. Al tomar un sorbo, descubrió que no llevaba sólo menta, sino también miel y un toque de naranja, y decidió que esa mezcla le gustaba. Al lado de la taza había un plato pequeño de fruta cortada y se la fue comiendo mientras se permitía el lujo de despertarse despacio. Era un lujo sin la menor duda. Su costumbre era levantarse de la cama nada más amanecer, bañarse, vestirse y repasar los temas de los que tenía que ocuparse durante ese día que comenzaba. Sentada aquí con sus mullidas almohadas, su taza de infusión y su plato de fruta, vaya si no se sentía casi como una reina. No tenía la menor duda de dónde habían salido estos regalos matutinos. El detalle era totalmente propio de Gabrielle, aunque se quedó pasmada de nuevo ante la idea de que la esclava hubiera entrado y salido sin que ella se hubiera despertado. ¿Cómo era posible?, se preguntó Xena. ¿De verdad estaba perdiendo facultades, al estar absorta en esto de estar enamorada, o realmente Gabrielle era tan silenciosa? Agitó los dedos de los pies debajo de las sábanas, moviendo la tela. Tal vez no era tanto que Gabrielle fuera sigilosa. Tal vez era simplemente que ella estaba muy, muy distraída. —¡Hola, Xena! —Gabrielle entró dando brincos en la habitación, con los ojos verdes iluminados de reluciente interés—. ¡Hace un día precioso! —Fue a la cama y cayó de rodillas, apoyando las manos en las sábanas junto al muslo de la reina. Ni la he oído llegar, se dio cuenta Xena totalmente conmocionada. No estaba intentando pasar desapercibida. —Hola. —Se acaban de marchar todos los nobles —le dijo Gabrielle—. Stanislaus ha dicho que se volvían todos a casa para recibirte durante tu gira.

—Ah... bien. —Xena recuperó la calma y bebió un poco de infusión mientras observaba el rostro de su esclava—. Eso quiere decir que podemos ir a elegir nuestra nueva cueva del placer, ¿eh? Gabrielle sonrió, con cierta timidez. —¿Te ha gustado el té? —preguntó, suavemente—. No quería... o sea, sabía que te ibas a despertar muy deprisa, así que pensé que te gustaría tener algo caliente ya preparado. —¿Llevas mucho tiempo levantada? —preguntó Xena con tono despreocupado. La esclava negó con la cabeza. —No, lo acabo de dejar ahí y luego he salido a la muralla... vi que salían todos los carromatos y me he quedado mirando un ratito. —¿Y dejaste abierta la puerta exterior? Gabrielle asintió. —No quería que diera un portazo y te despertara. Ah. Vale. Xena se sintió mucho mejor, puesto que al mirar hacia abajo vio que Gabrielle estaba descalza y, por lo tanto, no oírla cruzar la alfombra a través de dos puertas abiertas no quería decir necesariamente que ella estuviera tan decrépita. —Eres un encanto, ¿lo sabes? Los ojos verdes sonrieron con timidez. —Y haces una infusión muy rica —añadió la reina, saludándola con la taza—. Escucha, he estado pensando en cómo Tártaro llamarte. Gabrielle miró a su alrededor y luego la miró a ella de nuevo. —¿Gabrielle? —preguntó—. No está tan mal, ¿no? Xena alargó la mano y le pellizcó la nariz.

—He dicho que escuches, no que hables —dijo—. Adorable pero picarona esclava de amor no es realmente el título con el que quiero que te anuncien los guardias, por mucho que yo esté de acuerdo con él personalmente. —Oh. —Gabrielle se lo pensó—. Sí, es un poco... mm... —Mm. Así que tenemos que buscar otra cosa para ti —dijo Xena—. ¿Sabes qué? Me lo pensaré mientras estamos en nuestra regia y majestuosa rapiña del reino y lo dejaremos todo arreglado cuando volvamos aquí — decidió—. Ahora, no te me irás a escapar cuando estemos ahí fuera, ¿verdad? Gabrielle la miró con una expresión conmovedoramente herida. Eso perturbó a Xena más de lo que se podría haber imaginado en su vida. —Era broma. —No lo era, ¿verdad? —dijo la esclava con tono apagado—. Realmente te esperas que me escape en cuanto pueda ¿verdad? —Se levantó y se alejó despacio, hasta llegar a la ventana—. ¿Crees que necesitas comprarme con un título? ¿Que necesito una razón para quedarme aquí? Xena tomó aliento y se dio cuenta de que no estaba preparada para hacer frente a esta situación. —Sí, es cierto. —Optó por la sinceridad—. Quiero darte todos los motivos posibles para que te quedes aquí y si eso incluye comprarte, lo haré. Gabrielle se volvió y se la quedó mirando largo rato, con una expresión que era una mezcla de tristeza y comprensión. —¿No crees que tú eres motivo suficiente? La sinceridad volvió a ganar, por algún motivo. —No, no lo creo —contestó Xena en voz baja—. Pero no importa. La rubia volvió a su lado y se sentó en el borde de la cama.

—A mí sí me importa —dijo y luego se quedó callada unos instantes—. Crees que estoy mintiendo. —Yo no he dicho eso. —Xena se sentía algo abrumada por esta repentina situación emocional. —Sí que lo has dicho —susurró Gabrielle—. Porque te he dicho que tú eres la única razón que necesito y si no lo crees, entonces es que no me crees a mí. Xena dejó la taza y se pasó los dedos por el pelo. —Gabrielle. —No sé cómo querer a alguien para obtener un beneficio personal, Xena —la interrumpió la chica—. Todavía no lo he aprendido y no sé si quiero... mmff. —Los ojos de Gabrielle se dilataron ligeramente cuando una de las poderosas manos de Xena le tapó la boca. Xena se inclinó hacia ella. —Te creo —afirmó con claridad. Los ojos de Gabrielle la miraban por encima del pulgar de Xena. —Tienes que ser paciente conmigo, Gabrielle —le dijo la reina—. Eres una experiencia totalmente nueva en mi vida y me va a costar un poco acostumbrarme. ¿Me entiendes? Los ojos se enternecieron. —Y sé que yo soy una experiencia nueva en tu vida, así que tómatelo con calma —añadió Xena. Gabrielle asintió. Xena apartó la mano y luego la usó para revolver el pelo suave y rubio. —No quiero pensar que te vas a escapar, ¿vale? Es que es lo único que he conocido en mi vida. Todo el mundo tiene un puñal que me apunta al culo.

—Lo sé. —La esclava suspiró suavemente—. ¿Por qué tendría que ser yo diferente, eh? Exacto. Xena estuvo a punto de asentir. ¿Por qué tendría que serlo? La reina miró a Gabrielle a los ojos y se quedó capturada por las lágrimas que se iban acumulando en ellos sin caer. —Gabrielle... —Maldita sea, yo soy diferente —soltó la rubia—. No me digas que no lo soy. —Parpadeó y las lágrimas resbalaron por su cara—. Me podría haber escapado ya dos veces y no lo he hecho. ¿Cuántas veces hace falta, Xena? ¿Para que admitas que estoy diciendo la verdad? La reina se sintió de repente muy expuesta, como si el corazón le latiera fuera del pecho, en lugar de dentro. —Creo que... sí... —Le costaba mucho encontrar las palabras—. Creo... que... creo que sí dices la verdad —terminó torpemente, enfadada consigo misma—. Es sólo... —¿Sólo? Xena quería levantarse y marcharse. Por desgracia, Gabrielle estaba sentada encima de las sábanas y tendría que tirar a la chica para hacerlo y, por algún motivo, aunque no era la persona más sociable del mundo, no le parecía que eso fuera a mejorar la situación. En absoluto. —Gabrielle, he dicho que te creo —afirmó Xena con seguridad. —¿Me crees de verdad? —Sí, de verdad —repitió la reina. Gabrielle observó su cara atentamente. —¿Quieres decir... que crees que te quiero con todo mi corazón y que jamás te dejaré?

A la luz del sol, el rubor era imposible de ocultar. Xena sintió cómo le calentaba la cara y lo vio reflejado en el cambio de la expresión de Gabrielle cuando lo vio. Respiró hondo una vez y luego otra. ¿Jamás? Nunca hasta entonces había habido un jamás. Siempre había sido elección suya, intereses frívolos que podía dejar de lado por capricho, impermanentes y fugaces. Gabrielle era muy joven, pero Xena tenía la extraña y vaga sospecha de que esto de jamás no eran simples palabras dichas a la ligera por una boca joven. Muchas personas le habían jurado fidelidad. Muy pocas lo habían dicho en serio. ¿Gabrielle lo decía en serio? Xena miró con cautela a los dulces ojos verdes que la miraban. Quiso poner una señal de alarma en esto, negar el compromiso, apartarse y alejarse de la intensidad que veía en esa mirada. Y sin embargo. Y sin embargo, lo deseaba. Dioses, cómo lo deseaba. Xena conocía los riesgos de abrir ese espacio que había en su interior, pero también sabía que si abría esa puerta que llevaba tanto tiempo cerrada con llave y se asomaba, descubriría que Gabrielle ya estaba allí dentro mirándola a su vez. —Sí —contestó por fin. Gabrielle se secó los ojos con el dorso de la mano y sorbió. —Lo siento mucho —dijo—. No quería ponerme toda... mm... —Sí. —Xena le echó un brazo por los hombros y tiró de ella hasta que se quedaron tumbadas juntas en medio de la cama—. Estás toda mojada. Menos mal que es lo que me gusta. —Se sentía más que turbada por lo que había ocurrido en los últimos minutos y pensó que unos achuchones podrían contribuir mucho a arreglarlo. Gabrielle se pegó bien a ella y la complació, rodeando a Xena con los brazos y estrujándola con ganas. —Ya sé que debo de parecer... o sea, sé que ya debes de haber oído todo esto antes, con toda esa gente que te lo promete todo y eso, pero...

Pero tú eres la única a quien no creer me duele demasiado. —Sí, bueno... dejemos el tema y sigamos adelante —dijo Xena—. Tenemos habitaciones que elegir, lugares donde ir, gente a la que aterrorizar... no podemos perder el tiempo. Pero no soltó a Gabrielle durante largo rato. Tal vez sólo por eso de que un abrazo sentaba bien. Por fin echó una mirada aviesa al sol que iba ascendiendo allí fuera y soltó los brazos, dándole una ligera palmada a la rubia en el trasero para que se pusiera en marcha. —Vamos a armar follón. Gabrielle salió de la cama y se levantó, recogió la bata de Xena que estaba encima de la butaca y regresó a su lado con ella. Se la presentó cuando la reina salió de debajo de las sábanas y atisbó por encima cuando no la cogió. Xena estaba ahí plantada, con los brazos en jarras y ambas cejas enarcadas al máximo. —¿Pasa algo con el panorama que tienes que taparlo? Con expresión confusa, Gabrielle dobló contrita la bata por encima del brazo. —Mm... no —dijo—. Es que las ventanas están abiertas y pensé que podrías tener frío. —Yo... —Xena se acercó a ella y la besó—. Nunca tengo frío. —Le guiñó el ojo a la mujer más menuda, luego la rodeó y se encaminó a la sala de baño, haciendo una pausa para mirar por encima del hombro y sonreír burlona antes de desaparecer. Gabrielle parpadeó unas cuantas veces y luego soltó aliento. De algún modo, decidió, le demostraría a Xena que lo que había dicho era absolutamente cierto. De algún modo.

—¿Esto? —Xena se puso en jarras, vestida ahora con una brillante sobrevesta escarlata que le llegaba hasta las rodillas y gruesas polainas negras metidas por dentro de las botas de montar. Estaba en medio de una habitación inmensa, de techo altísimo abovedado que se extendía hasta una hilera de ventanas de cristales emplomados. Estaba llena de luz y el brillo del sol se derramaba en su interior y se reflejaba en el suelo de losas de mármol y en las paredes forradas de madera de teca. —Gabrielle, podría montar a caballo aquí dentro. La rubia se apartó de las ventanas por las que estaba mirando, que daban a una gran extensión de hierba que había delante de la fortaleza. —Ya lo creo. —Abrió los brazos y fue girando—. ¡Mira qué sitio, Xena! ¡Es estupendo! ¡Te imaginas el sol poniéndose por esas ventanas, y las estrellas! ¡Se podrían ver las estrellas! Xena suspiró. —Es demasiado grande, desagradablemente ostentoso.

demasiado

ornamentado

y

Gabrielle ladeó la cabeza. —¿Eso es bueno o malo? La reina sonrió a regañadientes. —Me estás echando a perder la diversión, ratón almizclero. Yo quería echar de una patada de sus aposentos preferidos a algún cretino culo gordo y estirado. Este sitio no se utiliza desde antes de que llegara yo. —Pero... es precioso —protestó Gabrielle—. Y va a ser genial... ¡podríamos bailar ahí, cerca de la ventana! —Podríamos hacer otras cosas ahí, cerca de la ventana —sugirió Xena con una sonrisa burlona—. Eso daría un buen susto a los jardineros.

Gabrielle se puso en jarras a su vez y suspiró. Llevaba un grueso tabardo azul, sujeto alrededor de la cintura con una simple tira de cuero tostado, y polainas oscuras. La reina se paseó ostentosamente por la habitación, inspeccionando cada rincón, y reconoció de mala gana que tanto espacio abierto casaba muy bien con su idea de bienestar personal. También era silencioso, y las habitaciones delanteras daban a un atrio fácil de guardar, por lo que su sentido de la seguridad también quedaba satisfecho. Y efectivamente, hasta podía montar a caballo aquí dentro. —¡Xena! —La voz de Gabrielle reverberó desde la habitación de al lado—. ¡Ven a ver esto! La reina fue a la puerta y asomó la cabeza por la esquina. Abrió mucho los ojos al ver la inmensa bañera de mármol hundida con sus adornos dorados. Era grotescamente monstruosa y le encantó al instante. —Está bien. Esto va a funcionar. —Caray... ¡es tan honda que me cubre! —Gabrielle estaba inclinada por el borde. —Ah. Así que llega hasta las rodillas, ¿eh? —dijo Xena riendo. no soy tan baja. esclava se la volvió y le echó una acercó —Xena, y se plantó al lado de la —La reina, se puso mano encima de lamirada. cabezaSe y luego la alargó hasta el cuello de Xena—. ¿Lo ves? Xena apoyó cómodamente los antebrazos en los hombros de su esclava. —Está bien. Has elegido unas buenas habitaciones, aunque no pueda echar a nadie. Le diré a Stanislaus que lo prepare todo mientras estamos de gira. La cara de Gabrielle se iluminó con una alegre sonrisa. Xena le sonrió a su vez. Luego se irguió y se volvió, pasando el brazo por los hombros de Gabrielle.

—Pongámonos en marcha. Quiero estar a medio camino de las montañas al anochecer antes de acampar. —¿Eso quiere decir que vamos a dormir al aire libre? —preguntó Gabrielle, con curiosidad. Xena le echó una sonrisa chulesca. —Justamente, pero ahora mismo sólo lo sabemos tú y yo. Se dirigió de nuevo a la habitación más grande y la cruzó, pero se detuvo al llegar justo al centro. —¿Qué pasa? —preguntó Gabrielle. —Nada. —Xena contempló el alto techo. Miró a su alrededor, luego dejó caer el brazo al lado y aspiró aire profundamente hasta el estómago. Abrió la boca, cerró los ojos y emitió una nota clara y pura, sin palabras, solamente un sonido rotundo y bello que llenó la habitación y reverberó por casi todas las superficies. Xena dejó que el sonido se desvaneciera cuando se quedó sin aliento y cerró la boca, lamiéndose los labios una o dos veces y escuchando cómo se disipaban los ecos. —Mm. —Miró de reojo y casi se echó a reír al ver la expresión boquiabierta de Gabrielle—. No está mal. Silbando, salió tranquilamente de la habitación, dejando atrás a Gabrielle, que se había quedado pasmada.

Hacía tanto frío que veía el vaho de su aliento en el aire. Gabrielle se arropó más en el manto sencillo pero grueso que le había colocado Xena sobre los hombros. Estaba montada en su propio caballo, justo detrás del gran caballo negro que montaba Xena. La comitiva era más grande de lo que se había imaginado, con veintenas de soldados de Xena que las rodeaban junto con dos veintenas adicionales de siervos, palafreneros y otros trabajadores. A Gabrielle le resultaba caótico y

confuso, pero en medio de todo ello estaba Xena, sentada con total relajación en su montura, con el largo cuerpo envuelto en su propio manto, bellamente ribeteado. Se habían congregado delante de la fortaleza y ahora estaban esperando a que la reina diera la orden de emprender la marcha. Los soldados iban todos vestidos con su librea negra y dorada, y Gabrielle casi lamentaba no llevar la suya, pero su atuendo azul era más abrigoso y pensó que se podría cambiar cuando estuvieran visitando las fortalezas de los nobles. Entretanto, tenía que enfrentarse a este caballo. No se le había ocurrido que iba a tener uno propio y dado que su experiencia como jinete se limitaba a una sola noche, no sabía muy bien qué hacer con él. Al menos era, afortunadamente, más pequeño que el que montaba Xena, por lo que sus piernas no tenían tanto que abarcar y se sentía más cómoda sobre su cuerpo más menudo. También era bastante mono. Tenía el pelo más largo, con una mezcla de manchas blancas y rojizas. Sobre el cuello tenía una crin espesa y áspera y parecía muy cariñoso. Gabrielle decidió que le gustaba. —¿Xena? —¿Eh? —La reina se volvió a medias en la silla y miró hacia abajo. —¿Cómo se llama? —Gabrielle indicó al caballo. —Canijo. Dioses, a esta mujer le encantaba tomarle el pelo. —Xena. La reina se rió por lo bajo. —No lo sé. Yo sólo les pedí que me encontraran un poni tan lindo como tú. —Observó al animal—. Casi lo consiguen. Llámalo como quieras. —Se volvió para reanudar su conversación con Brendan. Un poni.

—¿Eso es lo que eres? —le preguntó al animal. Éste echó las orejas hacia atrás al oírla y sacudió la cabeza—. ¿Qué tal si te llamo Parches? ¿Te parece bien? —Sus dedos juguetearon con la crin y acariciaron el pelo espeso de sus hombros—. ¿Parches el poni? Parches resopló. Gabrielle lo interpretó como un sí y ahora que se había ocupado de esa cosa tan importante, agarró las riendas y trató de usarlas como lo hacía Xena. La reina sujetaba las suyas entre los dedos de la mano derecha y estaba colocada en la silla como si estuviera sentada en un asiento comodísimo, con el cuerpo totalmente relajado. Gabrielle deseó poder estar la mitad de cómoda. Tiró de la cabeza de Parches un poco hacia la derecha y lo apretó con las rodillas, contenta cuando el animal tuvo en cuenta su petición y la obedeció. Bueno. Llevaba su morral atado detrás de ella, tenía el cuerpo lo más arropado posible con el manto y más o menos creía saber cómo poner en marcha al poni. Estaba preparada. —Majestad, todo listo. —Brendan había llevado a su caballo a un lado para hablar con uno de los carreteros y ahora volvió con ellas—. ¿Qué dirección les digo que tomen? Xena llevó hábilmente a su caballo hacia delante y los hombres se apartaron a su paso mientras ella hacía bailar al gran animal. Se colocó al frente del séquito real y tocó al caballo en los costados con los talones, haciéndolo girar en el sitio para ponerse de cara a todos los presentes. Su capa giró con ella, cayendo sobre su cuerpo como algo vivo al tiempo que ella se levantaba a medias sobre los estribos. Espontáneamente, todos los hombres soltaron un rugido. Y luego, como una marea creciente, se pusieron a cantar su nombre. Xena dejó que siguieran unos minutos, sonriendo mientras se regodeaba en la adulación. Luego alzó las manos, deteniendo los gritos, y todo el mundo se echó hacia delante para escucharla. —Tenemos que ponernos en marcha —dijo la reina—. Brendan, que avancen las tropas. ¡Vamos hacia el norte!

—Por las pezuñas de una oveja, cómo no. —Brendan suspiró con humor por lo bajo—. Nuestra ama nunca opta por el camino más fácil. —Se arropó un poco más con el manto y soltó un silbido—. ¡Ya habéis oído a Su Majestad! ¡Adelante! Los soldados se dividieron en dos columnas y emprendieron la marcha, pasando junto a Xena a cada lado e inclinándose ante ella. Detrás de ellos, irían los carros, y tras estos, los siervos y un contingente de guardias del castillo para vigilar a todo el mundo. Xena esperó a que pasara el último soldado, luego dio la vuelta al caballo y le hizo un gesto a Gabrielle para que se reuniera con ella. —Vale, Parches. Vamos allá. —Gabrielle arreó a su montura, contenta cuando captó la idea y avanzó hacia la reina—. Vamos a correr una gran aventura y volveremos con muchas historias estupendas. —¿Qué has dicho? —preguntó Xena, cuando la rubia se colocó a su lado, y puso en marcha a su propio caballo. —Le estaba diciendo a Parches... —¿Parches? —Xena soltó una risilla. Gabrielle conservó un aire digno. —¿Ves?Bueno, ¿Eso no sonleparches blancos y marrones? —Señaló el costado del caballo—. pues estaba comentando lo bien que lo vamos a pasar. Xena lo asimiló. —No va a dormir en la cama con nosotras —afirmó—. Me da igual lo lindo que sea. La esclava se echó a reír. Xena se rió también por lo bajo, al cabo de un momento. Se apartó el pelo de los ojos y se acomodó en la silla, observando las filas bien alineadas de soldados con mirada satisfecha. Era un gusto estar en el camino, fuera de esa maldita fortaleza, sintiendo otra vez el viento que le azotaba el cuerpo.

Esta vez avanzaba como dueña de todo lo que veía, y vaya si no se lo iba a recordar a todos con precisión. El hecho de que todos sus nobles hubieran salido corriendo para prepararse para su llegada la hacía sonreír por dentro, y ya estaba planeando cómo iba a torturar a los peores de ellos. Los secuaces de Bregos. Decidió que iban a lamentar haberse puesto de su parte cuando terminara. Llenaría sus carros hasta los topes con todo lo que le dieran para intentar hacerse con su favor y les haría pagar todos los meses que los había mantenido bien alimentados a su lado mientras ellos conspiraban. Se inclinarían y se humillarían ante ella y darían de comer a sus hombres... Xena miró hacia la izquierda, donde Gabrielle iba montada en silencio, mientras sus ojos lo observaban todo con infinito interés y deleite. Y también se inclinarían ante su consorte. Xena sonrió. No era una expresión muy agradable. —Oye, Xena. —Gabrielle volvió la cabeza y levantó la mirada—. Eso que cantaste era increíble. —No estaba cantando. —Sí que estabas. Yo te oí. —Eso no era cantar. —La reina estiró las piernas en los estribos, flexionando los muslos y aguzando un oído para captar el leve murmullo de conversaciones a su alrededor—. Si te portas muy bien, más tarde te enseñaré lo que es cantar. Gabrielle se agitó muy contenta. —¿Cuando estemos acampando? Caray... va a ser estupendo. Todas esas estrellas y tú cantando. Xena alargó la mano y le clavó un dedo en el hombro. —¿Qué te pasa a ti con las estrellas? —preguntó. —Es que son tan bonitas —dijo Gabrielle—. Y puedes crear imágenes con ellas y a veces historias completas.

—¿Imágenes? —Sí, es como un juego. Xena miró a su alrededor y asintió complacida cuando el paso se aceleró un poco. —¿Un juego? Me gustan los juegos —dijo—. Tendrás que enseñarme. Gabrielle sonrió. —Tranquila. Te enseñaré. La reina gruñó satisfecha. Prometía ser un viaje muy interesante.

Se dirigieron a las prósperas aldeas que se apiñaban al pie del monte donde estaba la fortaleza. A cada lado del camino se extendían campos recién segados y el olor a heno cortado flotaba como un perfume fresco en el viento. El sol ya pasaba del cenit y cuando llegaron a la primera aldea, el borde del camino se llenó de aldeanos curiosos congregados para mirarlos. Gabrielle se sentía muy extraña al mirarlos. Iban vestidos de forma parecida a ella, con buenos tejidos resistentes y cuero bien cuidado, y notaba sus ojos posados en ella al pasar. ¿Qué estaban pensando? ¿Sentían envidia? ¿O lástima? Un par de ojos garzos le llamó la atención, volvió la cabeza y vio que una joven alta y morena que se parecía muchísimo a Lila la estaba mirando. Sintió un escalofrío por la espalda y cuando la joven le dio deliberadamente la espalda y se alejó, Gabrielle sintió que el frío se apoderaba de ella y se le asentaba con firmeza en las entrañas. Los soldados que llevaban a cada lado mantenían los ojos al frente y la mayoría cabalgaba con una mano en la espada o en la culata de una ballesta con aire deliberado, pero informal. No resultaba amenazador, exactamente, pero Gabrielle vio que los ojos de la gente se posaban en los hombres y luego se apartaban algo incómodos.

Cerca de las afueras del pueblo, un grupo de ancianos salió al camino, bloqueándoles el paso. Gabrielle echó un vistazo rápido a Xena y advirtió la expresión de alerta cauta que se había apoderado del rostro de la reina. Brendan, que iba en cabeza, se detuvo y alzó la mano haciendo una seña a los hombres que iban detrás de él al llegar a la barrera improvisada, haciendo avanzar a su caballo ligeramente hacia los ancianos. Xena mantenía su propia mano a la altura de la cintura. —Quédate aquí —le dijo a Gabrielle, y avanzó con el caballo al trote hacia la tormenta inminente. —Es la reina —le informó Gabrielle a Parches—. Le gusta que la obedezcan. Parches movió las orejas hacia ella. —Ya, a mí tampoco se me da muy bien eso de obedecer. —Gabrielle suspiró, apretó los costados del caballo con las rodillas y fue detrás de Xena— . Por eso siempre tenía problemas en casa, Parches. —¿Qué ocurre? —preguntó Brendan, mirando a los ojos al líder de los ancianos. Eran de la misma edad, pero de mundos totalmente distintos—. Su Majestad avanza por este camino. El anciano miró por encima de su hombro y se puso pálido. —Sí... sí... sólo queríamos hablar con ella, si le place. —¿Y si no? —preguntó Xena, deteniendo a su caballo—. ¿Queréis que os aplastemos? Hubo un murmullo inquieto entre la gente que bordeaba el camino, pero Xena estaba acostumbrada a eso. —¿Y bien? —preguntó, clavando un par de ojos gélidos en el anciano. —M... M... Majestad... —balbuceó el hombre. —¿Qué? —ladró Xena.

—Qué caja tan bonita. —Gabrielle asomó la cabeza por detrás de los cuartos traseros del gran caballo negro. La reina se volvió muy despacio y fulminó a la rubia con una mirada severa. —G... gracias, señora. —El anciano miró agradecido a Gabrielle. —¿Es un regalo para Su Majestad? —preguntó Gabrielle, intentando no levantar la mirada. —¡Sí! ¡Sí! —asintió el hombre—. ¡Majestad, sólo queríamos demostrarte nuestro aprecio con este pequeño regalo! —Avanzó temeroso con el objeto cuadrado, que tenía una tapa de cuero bien repujado con unos adornos grabados en ella. Con un suspiro apenas audible, la reina soltó las botas de los estribos, pasó la pierna derecha por encima del cuello del caballo, se deslizó por el lomo y aterrizó ágilmente en el camino. Brendan se apartó para dejarla pasar y ella fue hasta el anciano, a quien superaba en estatura por bastantes centímetros. Estaba temblando. Xena dejó que se preguntara qué iba a hacer hasta que calculó que estaban a punto de fallarle las rodillas, luego alargó la mano y lo miró enarcando las cejas. Tembloroso, le entregó la caja. Xena la examinó, dándole vueltas en las manos. Estaba primorosamente hecha, forrada de cuero prensado con imágenes grabadas de hojas y frutas entrelazadas alrededor de una imagen muy bien hecha de su escudo real. Pasó un dedo por la superficie y luego miró al anciano. —Muy bonito. El hombre parecía a punto de desplomarse. Xena le sonrió. El hombre se desplomó, levantando una nubecilla de polvo cuando su cuerpo cayó a tierra. Xena enarcó bruscamente las cejas. Los otros ancianos avanzaron vacilantes.

—¿Ase? —dijo la mujer más anciana con voz temblona—. ¿Estás muerto? El humor de la situación le hizo gracia a Xena. Se echó a reír, meneando la cabeza, al tiempo que se volvía y regresaba donde su caballo esperaba pacientemente y entonces alargó el paso con las dos últimas zancadas y saltó por el aire. Agarró el arzón de su silla con una mano y se montó, colocando bien las piernas mientras el caballo relinchaba y se medio encabritaba. —Sacadlo del camino antes de que lo aplastemos —les dijo a los ancianos—. Gracias por la caja. Los residentes de la aldea salieron por fin de su absoluto estupor y empezaron a murmurar entre sí. Dos de los hombres más fornidos se acercaron y levantaron al anciano entre los dos, sacándolo del camino y del paso de la comitiva real. Xena se puso la caja debajo del brazo y silbó por lo bajo. Brendan captó la señal y puso a la columna en marcha de nuevo haciendo chasquear la lengua. —¡Inclinaos todos ante Su Majestad! —vociferó y los soldados desenvainaron las espadas y soltaron un grito. Los aldeanos se unieron prudentemente a los vítores y algunos hincaron la rodilla en tierra cuando Xena pasó ante ellos. Gabrielle la siguió en silencio, observando a la gente que observaba a la reina, contenta de que Xena no hubiera rechazado su humilde regalo. Tampoco pensaba que Xena lo hubiera hecho: había notado que este tipo de cosas le solía gustar, pero creía que esta gente se la había querido entregar de verdad como símbolo de lo que sentían por ella. —Gabrielle. Ah. La esclava azuzó un poco a su caballo, para cabalgar al lado de Xena. —¿Sí?

—¿Qué parte de "quédate aquí" no te había quedado clara? — preguntó Xena. Su tono era frío, y Gabrielle se dio cuenta de que su desobediencia pública no había sido bien recibida. —Bueno. —Se movió un poco—. No dijiste cuánto tiempo tenía que quedarme ahí. Xena volvió la cabeza y la miró. Gabrielle la miró a su vez parpadeando con inocencia. —No tenía intención de interponerme. Sólo quería ver esa caja. Es tan bonita. —Se acercó un poco más—. Lo siento. Xena tamborileó en la silla con los dedos. —Odio que queden resquicios. —Meneó la cabeza—. No hagas eso delante de los hombres, Gabrielle. Gabrielle echó un vistazo a los soldados que las rodeaban. Uno de ellos la miró a su vez y le guiñó un ojo. —Vale —asintió suavemente—. Ya sé que no quieres que nadie piense que puedes ser simpática. —Tú lo has dicho —dijo Xena—. Sobre todo gente que podría ser comprada por el primer cretino con medio dinar que quiera causarme problemas. —Recogió de nuevo las riendas con una sola mano y se volvió a medias, buscando un sitio donde guardar su nueva caja. —¿Quieres que la lleve a uno de los carros? —preguntó Gabrielle. —Sí. —Xena se la pasó—. Hazlo. Gabrielle cogió el regalo y detuvo a su caballo, esperando a que la alcanzaran los carros mientras Xena seguía adelante. Una parte de ella sabía que la reina tenía razón, pero una parte más grande se sentía muy dolida por la regañina y quería pasar unos minutos a solas para calmarse antes de reunirse con la reina.

—Es la reina, Gabrielle. —Suspiró y en ese momento la alcanzó el carro con mucho traqueteo. Dos de las siervas de más edad iban montadas en la parte de atrás, y les entregó la caja—. ¿Podéis poner esto con las cosas de la reina, por favor? —Sí, señora —dijo la mayor de las dos, una mujer bastante arrugada— . Qué cosa tan bonita. —Sí, ¿verdad? —Gabrielle dejó que su caballo caminara junto al carro mientras la admiraba con las otras siervas—. Mirad cómo la han teñido... es precioso. —Sonrió—. Va a ser la segunda caja más bonita que tiene la reina... tiene una de madera que hizo ella misma que es impresionante. —¿Ella misma? —La mujer miró a la alta y regia figura que cabalgaba por delante—. ¡Je! Qué maravilla. Gabrielle siguió su mirada y trató de dejar a un lado el dolor. —Sí que lo es. —Irguió los hombros y sonrió a la mujer—. Gracias. La mujer inclinó la cabeza ligeramente y Gabrielle se apartó del costado del carro y regresó al frente de la columna. Puso a Parches a un paso o dos por detrás del caballo de Xena y se apoyó un poco en el arzón delantero, notando ya la tensión poco habitual de montar en las piernas y la espalda. El camino empezaba a subir un poco en cuesta y se entretuvo contemplando el paisaje. A su lado, Xena guardaba silencio, con los ojos entornados y taciturnos mientras avanzaban. Pero al cabo de un ratito, Gabrielle acabó mirando más a Xena que el entorno que iba pasando. No hablaban, y el camino no tardó en pasar serpenteando por otro pueblo grande, que estaba atestado y lleno de actividad. En una parte de la plaza central se agitaban estandartes y les llegó flotando un retazo de música cuando se acercaban, indicándoles que parecía haber una fiesta. —Ah, han hecho una fiesta y no me han invitado —comentó Xena—. Qué maleducados. Gabrielle se acercó un poquito más.

—Mm... no creo que supieran que ibas a venir. —Probablemente no —asintió la reina. Xena se quedó callada unos momentos, luego volvió la cabeza y miró a Gabrielle. —¿Qué tal las piernas? —Bien —replicó Gabrielle en voz baja, observando el pueblo al que se estaban acercando—. Gracias por preguntar. Los ojos azules la contemplaron ceñudos y Xena acercó su caballo, a punto de contestar. Entonces un sonido les hizo levantar la mirada y causó un estremecimiento por la columna de soldados. Un grito. —Eso no parece tener nada que ver con una fiesta —murmuró Xena. Otro grito y el trueno de cascos de caballos. Xena desenvainó la espada y llamó a Brendan. —¡Problemas! —Se volvió y señaló a Gabrielle con la espada—. Quédate aquí hasta que yo vuelva. Gabrielle soltó aliento y asintió. —Así me gusta. —Xena colocó bien las botas y cabalgó a través de los hombres, colocándose en cabeza—. ¡Adelante! —Puso al caballo al galope y se dirigió hacia el estruendo, que ahora se oía muy bien—. ¡¡¡¡Yijaaa!!!! El resto de la comitiva se juntó en el camino, apiñándose y murmurando entre sí mientras los soldados salían al galope. Gabrielle se quedó sola en silencio, con los ojos clavados en los jinetes que se alejaban a toda prisa. Flexionó las manos sobre las riendas. El caballo se movió debajo de ella, captando su inquietud. Quedarse aquí estaba mal. Lo notaba en los huesos. Lo notaba en el alma.

Los gritos se mezclaron de repente con el ruido del combate. Un caballo relinchó y el ruido desgarró los nervios de Gabrielle y sus músculos se contrajeron. Parches salió disparado, obedeciendo a una voluntad inconsciente que se había impuesto a la consciente, y galopó hacia el ruido de la carnicería mientras Gabrielle se sujetaba con todas sus fuerzas. Pero así y todo, su corazón sonreía triunfal y feroz.

Xena sintió la placentera acometida de la sed de sangre al llevar a sus tropas por encima de la pequeña colina hacia el pueblo. Veía gente corriendo, tropezando, gritando... veía fuego allí delante, una cabaña incendiada que soltaba una espiral de espeso humo negro en el aire. Le trajo recuerdos igual de oscuros, y sintió que se le escapaba un alarido al tiempo que su cuerpo recordaba lo que era causar esos incendios y ver cómo se apartaban los cuerpos a su paso chillando de miedo. Al cruzar atronadoramente la sencilla y recia entrada del pueblo, vio hombres a caballo que hacían lo que ella misma recordaba haber hecho con tanta claridad en sus sueños. Eligió al más grande y cabalgó hacia él, alzando la espada y conduciendo a sus hombres a la batalla desde la otra cara de esa moneda oscura. Por un instante, sintió una profunda punzada de lástima por haber dejado a Gabrielle atrás. Quería que la esclava viera esto, que la viera defendiendo este pueblecito costroso para que pudiera contarle a todo el mundo lo increíble que era Xena. ¿Por qué la había dejado? Por puro despecho. Xena torció el gesto y desechó esos pensamientos, pues necesitaba concentrarse en matar gente. Ya habría tiempo más tarde para volver y llevarse a Gabrielle a un sitio tranquilo y privado y hablar de obediencia. El asaltante, pillado cuando le estaba partiendo el cráneo a un hombre, levantó la mirada y se encontró con sus ojos.

El demonio que llevaba dentro salió a la superficie y cuando Xena alzó la espada y la descargó contra él, su parte más oscura se pensó mejor las cosas y se alegró de que Gabrielle no estuviera allí. —¡Muere, cabrón! La espada atravesó su apresurada defensa y le cortó el cuello, lanzando su cabeza disparada cuando ella aprovechó la inercia que llevaba y su fuerza para cortarle la columna. Sus hombres pasaron al galope a su lado, cayendo sobre los asaltantes con gritos de júbilo. Pillados por sorpresa, los asaltantes apenas tuvieron tiempo de montar una defensa antes de que los soldados de Xena empezaran a destriparlos. Brendan tiró a un hombre del caballo embistiéndolo con una pica, luego golpeó de revés con el arma a otro asaltante que pasaba al galope sujetando a una mujer sobre el cuello de su caballo. El hombre gritó y se agachó, pero conservó la montura y siguió adelante. Xena hizo girar a su caballo sobre las patas traseras y salió disparada tras él. El gran animal negro que montaba ganó velocidad muy deprisa y ella cambió de rumbo a través del pueblo para interceptar al asaltante. Se echó a reír al saltar con su caballo por encima de un carro volcado y su espada golpeó al cabrón justo por encima de las orejas. La parte superior de su cráneo salió volando en una dirección y el cuerpo en otra y el poco cerebro que tenía salpicó el costado del establo del pueblo con el que su caballo intentaba frenético no chocarse. Xena se apiadó del animal y, agachándose, atrapó las riendas que se agitaban al viento y tiró con fuerza, arrancando casi al caballo del suelo para que tomara una nueva dirección. Se detuvieron y la chica que iba tumbada en el lomo del animal se dejó caer a la tierra revuelta. Se arrastró por debajo del caballo hasta esconderse detrás de un abrevadero mientras Xena soltaba las riendas y se giraba rápidamente para volver al combate. Dio un azote al animal en los cuartos traseros con la espada para apartarlo de su camino y miró hacia el abrevadero antes de elegir a su siguiente víctima.

Los ojos de la chica se encontraron con los suyos por un instante, desorbitados y aterrorizados, pero en ese solo instante también profundamente agradecidos. Xena sintió un extraño cosquilleo por la espalda. Luego lo olvidó y se dirigió hacia un hombretón inmenso que se enfrentaba a dos de sus soldados y los estaba superando. Ya olfateaba una buena presa en el aire, y soltó un grito de batalla que hizo volver la cabeza