Riesgo eléctrico en actuaciones de Bomberos

Share Embed Donate


Short Description

Descripción: manual procedente de Iberdrola...

Description

Riesgo eléctrico en las actuaciones de los bomberos

06/ 2.007

3

06/2007

FRECUENCIA DE LOS ACCIDENTES ELÉCTRICOS Durante siglos los únicos accidentes eléctricos conocidos se limitaban a los accidentes ocasionados por el rayo. Hace alrededor de ochenta años, que el uso industrial y doméstico de la electricidad y la utilización cada vez mayor de esta forma de energía, han sido la causa de la aparición de una nueva clase de accidentes: Los debidos al contacto con conductores o partes bajo tensión. En términos generales, puede decirse, que toda técnica nueva trae junto con ventajas y comodidades, nuevos riesgos. El gran número de víctimas en accidentes automovilísticos, es el ejemplo más patente que podemos citar. La utilización de la electricidad, de perfecto acuerdo con esta regla general, lleva en sí cierto grado de peligro, por lo que es necesario conocerlo, así como su prevención. Esta importancia, como fácilmente se comprende, se acentúa en los profesionales de la electricidad. Debe señalarse, que el número de accidentes no sigue el ritmo de la electrificación de un país. A medida que se fue extendiendo el uso de la electricidad, se tomaron medidas de prevención cada vez mejor estudiadas y legisladas y se protegieron más adecuadamente los aparatos eléctricos. Los estudios estadísticos relativos a la frecuencia de los accidentes eléctricos, deben dividirse en tres apartados: - Accidentes ocurridos durante el trabajo en Empresas Industriales. - Accidentes en los profesionales de la producción, transporte y distribución de la electricidad. - Accidentes domésticos.

4.

07/2006

* ALGUNAS CIFRAS RELATIVAS AL ACCIDENTE ELÉCTRICO (NACIONAL) * ANUALMENTE OCURREN MAS DE 2.000 ACCIDENTES ELÉCTRICOS. ALGUNOS DE ELLOS MORTALES. * LOS ACCIDENTES ELÉCTRICOS SIGNIFICAN APROXIMADAMENTE SOLO EL 0,4% DE LOS LABORALES INCAPACITANTES. * CASI EL 6% DE LOS ACCIDENTES MORTALES SE DEBEN A LA ELECTRICIDAD. Las electrocuciones de tipo doméstico, constituyen un grupo de importancia menor, pero es necesario insistir en la educación del público en cuanto a los riesgos eléctricos se refiere. Los accidentes motivados por la subida a postes que sostienen conductores bajo tensión, o por manipular con cables caídos en tierra por personas sin experiencia, son cada vez más raros, pero, por desgracia, aún siguen presentándose. Pretendemos estudiar con detalles, en qué circunstancias se producen habitualmente los accidentes eléctricos y las medidas de prevención que se desprenden de ello. Estas medidas, cuando se aplican de forma general y perseverante, conducen a una disminución del número de accidentes eléctricos, pese al continuo crecimiento de la utilización de la electricidad.

FALSAS TEORIAS Y ERRORES EN LOS ACCIDENTES ELECTRICOS. En la enseñanza de las lesiones producidas por la electricidad, anidan dos grandes errores que se han difundido durante años y que han sido causa de un considerable retraso en la evolución del tratamiento de este tipo de accidentados, con la consiguiente pérdida de vidas al no existir una asistencia adecuada. El primero de ellos, fue el de expresar numéricamente la magnitud del peligro, admitiendo a rajatabla dosis máximas y mínimas en la descarga eléctrica y creando el concepto de que las bajas tensiones no son peligrosas. En lo tocante a este punto, no hay más que examinar los trabajos técnicos hasta el año 1924, que señalaban: "Las bajas tensiones (hasta 300 voltios), en general, no son peligrosas". Se pensaba que la electricidad era como un veneno que a dosis pequeñas puede ser completamente inofensivo para el organismo, pero que administrado en mayores proporciones, mata.

5.

07/2006

Señala Jellinek, ilustre médico austríaco que ha consagrado su vida al estudio de la patología de la electricidad, que ha contribuido a la idea de que el peligro de un contacto eléctrico encuentra su expresión en los valores numéricos de la tensión, el hecho de que la electrotecnia científica y práctica siempre distingue entre alta y baja tensión, y con este criterio están redactados los diferentes reglamentos de seguridad; además, en la práctica, los locales y conducciones de alta tensión están provistos de indicaciones de precaución que llaman la atención del público, lo que no sucedía en las instalaciones de baja tensión. En realidad, como veremos más adelante, sea cual fuere la tensión, es peligrosa, no avisa, no conoce a nadie, no tiene amigos. La más baja tensión, según nuestras referencias, que ha ocasionado la muerte, ha sido de 60 voltios; al lado de esto, se han descrito casos en los que se soportó la descarga de 120.000 voltios de corriente alterna trifásica. En la segunda y tercera década del siglo actual, se tendió a opinar que las bajas tensiones eran las realmente peligrosas, porque su efecto alcanzaba directamente al corazón, fundamentando esta opinión en el hecho de que había mayor número de víctimas por contactos con baja que con alta tensión. Esto, tampoco es exacto en términos generales; el problema es mucho más complejo. En realidad, no hay que olvidar que si bien hay mayor número de accidentes mortales producidos por la baja tensión, también existen más personas expuestas a este tipo de contacto. No hay que distinguir al realizar los trabajos cotidianos entre alta y baja tensión. Se deben tomar siempre las medidas oportunas de prevención, considerando como peligrosas todas las tensiones de la distribución de energía eléctrica. Jellinek, señaló que, repetidas veces, el médico llamado para un accidente eléctrico, omitía desde el principio todo socorro, si sabía que la tensión era de algunos centenares o miles de voltios. Preguntado un médico por qué omitía tal auxilio, dijo textualmente: "¿Con 5.000 voltios de tensión?, ¡Absolutamente muerto!". Cuando a finales del siglo pasado se produjo la primera víctima de la electrotecnia, se le aplicó el diagnóstico de "muerte por electricidad", que se esparció por todo el mundo, repitiéndose fielmente en toda persona que a consecuencia de una electrocución caía sin señales de vida. La actitud pasiva, de no hacer nada, debe ser totalmente desterrada.

6.

07/2006

El papel del médico se limitaba prácticamente a extender el certificado de defunción, existiendo algunos casos, como los que referimos a continuación, en los que el médico quedó totalmente desairado al prestar un auxilio eficaz los compañeros de la víctima ¾ "En una fábrica escocesa de electricidad, después de abandonar el médico al electrocutado considerándole muerto, reemprendieron los obreros los intentos de reanimación interrumpidos y obtuvieron un éxito completo". ¾ Estando el operario J.M.R. efectuando unos empalmes en una línea aérea, recibió una descarga que le hizo perder el conocimiento. No habían transcurrido más de dos minutos del accidente, cuando V.N.F. comenzó la respiración bocaboca. A los 10-12 insuflaciones empezó a tomar color sonrosado la piel del accidentado, y tras 30-40 ya empezó a respirar espontáneamente. ¾ El productor M.P.G. estaba con otros compañeros realizando el cambio del equipo de medida en un Centro de Transformación. al tratar de localizar la placa de características del transformador de alumbrado, se produjo un arco al acercarse demasiado a las varillas de alimentación del transformador. Perdió el conocimiento y se le incendió la ropa. Sus compañeros, tras apagarle las ropas, comenzaron la respiración boca-boca con éxito. ¾ El operario V.E.M. procedió a empalmar un conductor, y en ese momento, resbaló del poste, cogiéndose de una fase con la mano y haciendo contacto con el cuerpo en el neutro. Rápidamente los compañeros lo separaron del poste y comenzaron la respiración boca-boca sobre el mismo tejado, reanimándole en unos minutos. 2.

MECANISMO DE ACCION DE LA ELECTRICIDAD Las diferentes reacciones que pueden producirse en el organismo humano tras el contacto con conductores bajo tensión, dependen de cierto número de elementos, que son: ¾ ¾ ¾ ¾ ¾

La intensidad de la corriente La resistencia eléctrica del cuerpo La tensión de la corriente La frecuencia y forma de la corriente El tiempo de contacto

7.

07/2006

¾ El trayecto de la corriente en el organismo Aunque la acción de cada uno de estos factores sea muy conocida actualmente, gracias a experiencias que hacen variar a uno de ellos, manteniendo constantes los demás, podemos señalar que no actúan independientemente unos de otros. Existen, por el contrario, interacciones de algunos de estos factores con los demás. Vamos a analizar el papel de estos factores, señalando de antemano que incurriremos en una serie de repeticiones, ya que deseamos explicar detalladamente las perturbaciones que producen en el organismo y las dependencias que existen entre ellos. PAPEL DE LA INTENSIDAD

" La intensidad es la que mata". Este hecho hay que tenerlo siempre presente. Recientemente, por medio de estudios experimentales, se ha precisado los umbrales mínimos, es decir, los niveles, susceptibles de originar ciertas percepciones y trastornos en el organismo. Hay que advertir, y esto es importante, que los valores numéricos que señalamos a continuación, no hay que tomarlos como rigurosamente exactos, sino sólo como indicación de orden de magnitud. Umbral de percepción de la corriente.- A partir de una intensidad de 1,6 miliamperios (mA) con corriente alterna, el 99 por 100 de las personas notan una sensación de cosquilleo al paso de la corriente. Umbral de contracción muscular.- Para valores de intensidad de 10 a 25 mA se produce una contracción muscular que, dependiendo de la forma de contacto y de la parte afectada del organismo humano, la persona puede ser separada bruscamente del punto de contacto o dejarle asido al mismo. Esto puede ocasionar una contractura de los músculos respiratorios, que produciría una asfixia en breves minutos. Debe conocerse que la acción de la corriente eléctrica sobre los músculos se detiene cuando cesa el contacto con un conductor bajo tensión, no siendo probable ninguna perturbación grave si esta suspensión de la respiración no se prolonga más allá del momento a partir del cual la víctima corra el peligro de no poder ser reanimada por medio de la respiración artificial.

8.

07/2006

Las posibilidades de salvar al electrocutado son máximas, si se comienza la reanimación en los dos primeros minutos que siguen al accidente. Umbral de las corrientes peligrosas.- Se considera que, a partir de 80 miliamperios, una corriente alterna de 50 períodos, es susceptible, si su trayecto interesa la región cardíaca, de ocasionar la muerte de la víctima por fibrilación ventricular, ya que este fenómeno es irreversible espontáneamente en el hombre. El límite superior de la intensidad de la corriente susceptible de determinar la fibrilación, ha sido estudiado también. Se ha demostrado que para tiempos de contacto de uno a tres segundos (que son los habituales en caso de accidente eléctrico), la probabilidad de accidentes mortales debidos a la fibrilación disminuye considerablemente si la intensidad de la corriente excede de 3 ó 4 amperios. Umbral de las corrientes susceptibles de determinar una depresión grande del sistema nervioso.- La determinan las intensidades superiores a 3 ó 4 amperios. Esta acción inhibidora de la corriente eléctrica sobre el sistema nervioso, al revés de lo que ocurre cuando actúa sobre el sistema muscular (cesan los fenómenos al terminar el paso de la corriente), persiste durante un tiempo más o menos largo después del paso de la corriente. Por otra parte, mientras los fenómenos de fibrilación son en general irreversibles, los fenómenos de inhibición nerviosa, son temporales y entrañan un estado de muerte aparente. Si las maniobras de reanimación, que pueden permitir una vida latente durante el tiempo necesario para que cese la inhibición, son iniciadas lo suficientemente pronto y prolongadas durante el tiempo necesario, es posible la recuperación de estos accidentados. Se han hecho muchas clasificaciones de las corrientes eléctricas, según su intensidad y su acción sobre el organismo. Vamos a señalar una de las más aceptadas: la de Koeppen.

9.

07/2006

mseg

mA

Categoría I. -Intensidades inferiores a 25 mA. Se comprueba la aparición de contracciones musculares sin ninguna influencia nociva sobre el corazón. Categoría

II.-Intensidades de 25 a 80 mA. Son susceptibles de ocasionar parálisis temporales cardíacas y respiratorias.

Categoría III.-Intensidades de 80 mA a 4 A. Es la zona de intensidad particularmente peligrosa, al producir la fibrilación ventricular. Categoría IV.-Intensidades superiores a 4 A. Producen parálisis cardíaca y respiratoria, así como graves quemaduras. De lo que se deduce que no son las mayores intensidades las más peligrosas, y como es natural, lo mismo puede decirse de las tensiones. Ya señalamos con anterioridad el falso error que ha existido al considerar que a más tensión, más riesgo. Entre otros muchos ejemplos que podríamos citar a este respecto, señalaremos lo ocurrido en las ejecuciones de los condenados a muerte en los Estados Unidos. Cuando empezó a utilizarse la silla eléctrica en 1888, se aplicaron tensiones del orden de los 2.000 V, entre dos electrodos bastante grandes, colocados uno sobre el cuello y otro por debajo de los riñones, y ocurría, en ocasiones, que la víctima soportaba el paso de la corriente, incluso durante minutos, sin más daños que

10.

07/2006

quemaduras, volviendo a la vida cuando se cortaba la corriente. Se observó que al sustituir la tensión de 2.000 V por otra de 200 a 400 V, la víctima moría rápidamente. En el primer caso, las intensidades que se soportaban eran superiores a 4 A, y en el segundo estaban comprendidas en los límites de las intensidades peligrosas que producen fibrilación ventricular. Además la intensidad tiene un papel esencial en la cantidad de calor desprendido por la corriente a su paso por el organismo. Viene dado por la Ley de Joule: 2

Q = 0,24 RI t Q = Cantidad de calor (Calorías) R= Resistencia (Ohmios) I = Intensidad (Amperios) t = Tiempo de paso de la corriente (Segundos) PAPEL DE LA RESISTENCIA ELECTRICA DEL CUERPO Ya hemos señalado cómo experimentalmente se conoce de forma precisa, el papel que juega la intensidad en la acción que la corriente eléctrica ejerce en el organismo. Ahora bien, la resistencia del cuerpo humano no es una constante, sino un elemento que varía según la influencia de diversos factores. Vamos a analizar algunos de ellos. Buenos y Malos conductores. Aislamiento Es un hecho, de sobra conocido, el que distintos cuerpos o sustancias ofrecen más o menos facilidad al paso de la corriente eléctrica, o bien, y viene a ser lo mismo, presentan una mayor o menor resistencia a dicha corriente. No sería difícil confeccionar una relación de materiales conocidos, naturales o industriales, que representaran una escala de valores que, variando poco del uno al siguiente, comprendieran desde los mejores a los peores conductores. Los materiales comprendidos entre los peores conductores son los que se utilizan para aislantes. Interesa hacer notar, que los aislantes son conductores, conductores muy malos, de mucha resistencia eléctrica, pero conductores al fin. Como tales conductores, si están en contacto con elementos a distinta tensión, serán atravesados por una corriente cuyo valor I vendrá dado en la relación.

11.

I =

07/2006

V R

en la que I es la intensidad de la corriente, medida en amperios, V la tensión aplicada en voltios y R la resistencia eléctrica en ohmios. Esta fórmula, de uso general, relaciona entre sí tres magnitudes fundamentales en todos los fenómenos eléctricos y es la expresión de la célebre Ley de Ohm. Hay que advertir que en el caso particular de los aislantes, esta fórmula sólo es válida para corrientes pequeñas, o sea, valores de la tensión relativamente débiles, que serán distintos según la naturaleza y el tipo de aislante considerado. Así pues, cada material tiene una resistencia propia, según su naturaleza, pero la resistencia de un objeto determinado no depende sólo del material de que está hecho, sino también de su forma y tamaño. Un ejemplo claro, lo tenemos con los aisladores; supongamos aisladores de porcelana para 220, para 500, para 10.000 y para 45.000 voltios, todos de porcelana con la misma resistencia específica. El valor que ha de tener la resistencia eléctrica de cada aislador, según sea la tensión que se va a utilizar, se consigue dándole la forma y el tamaño adecuados. Variaciones debidas a la resistencia del suelo Para que se produzca el accidente, es necesario que el cuerpo de la víctima sea atravesado por una corriente eléctrica, para lo cual tiene que establecer contacto por dos sitios con otros buenos conductores que estén a distinto potencial. en la práctica, esto puede ocurrir de tres formas:

Rh = Resistencia global del cuerpo humano.

12.

07/2006

Rp = Resistencia piel en punto contacto. Ri = Resistencia interna miembro TRAYECTO Mano mano → Rh = 2 Mano pies

(Rp+Ri)

→ Rh = 1,5 (Rp+Ri)

Manos pies → Rh = Rp + Ri Mano pecho → Rh = Rp + Ri Manos pecho → Rh = 0,5 (Rp+Ri)

Para que esto ocurra es imprescindible que: ¾ el cuerpo forme circuito derivado entre dos puntos de un mismo conductor: hecho que no suele presentarse. ¾ el cuerpo establezca circuito entre dos conductores a distinta tensión, caso de cortocircuito. Lo más frecuente es, que esté en contacto por un lado con un conductor bajo tensión, y por otro, generalmente los pies, con el suelo. Para calcular la intensidad que atraviesa el cuerpo con una tensión dada, se debe, pues, añadir a la resistencia propia del cuerpo, la de la tierra y la del calzado que lleva la víctima.

13.

07/2006

El suelo corriente (piedra, ladrillos, cemento, madera, etc.), es mal conductor cuando está bien seco, pero cuando se humedece, y más si está empapado de un líquido, su resistencia disminuye considerablemente. Es conocido el clásico ensayo con tres tablas, las tres de la misma madera y de iguales dimensiones, pero con la siguiente diferencia: Una perfectamente seca, otra expuesta algún tiempo a la intemperie en un lugar húmedo y la tercera sumergida en agua hasta quedar bien empapada. En estas condiciones se les puso a las tres, por cada cara, un papel metálico igual, se conectaron estas láminas a 110 V y se midió la corriente en cada uno de los tres circuitos establecidos, obteniéndose: . en la seca: 0,0009 A . en la húmeda: 0,003 A . en la empapada: 0,7 A Como la tensión era en los tres casos de 110 V, podemos determinar la resistencia, valiéndonos de la fórmula ya conocida: R=

V I

que nos da para cada uno de los tras casos: 110 = 122.000 Ω 0,0009 110 = 37.000 Ω 0,003 110 = 0,7

157 Ω

1 1/3 1/800

Dado que la madera tenían en principio la misma resistencia, resulta que sólo la humedad ha disminuido la resistencia a la tercera parte y al empaparse de agua la tabla, la resistencia fue 800 veces menor que la de la tabla seca. Debe tenerse presente al manipular con la electricidad, estas grandes variaciones de la resistencia del suelo, las que hay entre la tierra húmeda, buena conductora, al suelo seco de cemento. Las mismas existen entre las suelas muy húmedas de unas alpargatas y las suelas fuertes de cuero seco y sin clavetear de unas botas.

14.

07/2006

Variaciones de la resistencia del cuerpo humano El elemento esencial de la resistencia del cuerpo humano está constituido por la resistencia de la piel, y ésta puede variar desde unos centenares de ohmios en casos desfavorables, como contactos con el baño o sobre una superficie metálica, hasta un millón de ohmios que se han medido entre mano y mano de un obrero con la piel seca y callosa. Eliminando los valores extremos, que son excepcionales, los límites relativamente normales de la resistencia de la piel, quedan comprendidos entre 1.000 y 100.000 ohmios. La resistencia de la piel, que es la verdaderamente importante, ya que la del medio interno es prácticamente constante, es inversamente proporcional a la superficie de contacto con la fuente productora de electricidad. Esta resistencia varía también según la tensión de la corriente y el tiempo de contacto. Dalziel, ha esquematizado en el cuadro que sigue, los distintos efectos que se producen en el organismo en función de la resistencia para tensiones dadas: Resistencia del cuerpo y

Tensión de la corriente 1.000 Voltios 10.000 Voltios

resistencia de contacto

100 Voltios

500 a 1.000 Ohmios

Muerte cierta.

Muerte probable.

Supervivencia posible.

Quemaduras ligeras.

Quemaduras evidentes.

Quemaduras serias.

Shock molesto.

Muerte segura.

No hay lesiones.

Quemaduras ligeras.

Muerte probable. Quemaduras serias.

Sensación apenas perceptible.

Shock molesto.

Muerte segura.

No hay lesiones.

Quemaduras ligeras.

5.000 Ohmios

50.000 Ohmios

Tiene gran importancia en las variaciones de la resistencia, la diferente situación personal de cada uno. Así como se dice, con razón, que los gustos de cada persona son distintos, del mismo modo podemos afirmar que es igualmente distinta su resistencia a la electricidad. Esta se encuentra notablemente disminuida en individuos enfermos, sobre todo si tienen lesiones en la piel, o con una debilidad constitucional evidente, así como en personas sanas que por cualquier circunstancia se encuentren en condiciones de inferioridad: hambre, sueño, sed, fatiga, preocupaciones. Esto debe tenerse muy en cuenta, ya que puede ocurrir que la misma corriente eléctrica que en algún momento no causó ningún daño en una persona en contacto con ella, en otro puede llegar a producirle incluso la muerte.

15.

07/2006

Ya de antiguo, los médicos preocupados por el estudio de la patología de la electricidad, señalaron que los daños ocasionados por el paso de la corriente, son mayores en una persona despierta que en otra dormida, e igualmente más graves cuando el accidentado no espera la descarga, que si está preparado para ello. A este respecto, se ha hecho un experimento muy demostrativo. Se encierra un gato en una jaula y se le lanza de un modo inesperado una descarga eléctrica; entonces cae y queda durante algunos segundos atontado. Pero si se ha repuesto completamente y se le amenaza con un bastón por delante de los hierros de la jaula, se lanza furiosamente sobre el bastón y queda en acecho mientras se mueve dicho bastón de un lado para otro. Si en el mismo instante en que el gato está en acecho, y sigue con atención el movimiento del bastón, se le aplica una nueva descarga, el efecto de ésta es completamente diferente al de la primera: no es arrojado al suelo, ni se atonta, sino que salta rápidamente a las paredes de la jaula para coger el bastón. Al estar el gato en acecho, tiene la preparación psíquica para la corriente, no experimenta sorpresa alguna y no se produce ningún efecto de terror. Insistimos en la importancia de la humedad de la piel, ya que hemos observado que por este motivo, fundamentalmente, son más frecuentes en verano. En esta época, hay que extremar los cuidados y no exponer la piel desnuda al contacto con conductores bajo tensión. PAPEL DE LA TENSION DE LA CORRIENTE Al aumentar la tensión, disminuye la resistencia. Con tensiones superiores a 2.000 V, la resistencia del cuerpo se reduce a la del medio interno. Como repetidas veces hemos señalado, la tensión de la corriente y la resistencia del cuerpo, son los factores que influyen en la producción de las intensidades peligrosas. En las condiciones habituales de resistencia del cuerpo, el riesgo de fibrilación alcanza su máximo con corrientes cuya tensión varía de 300 a 800 voltios. Pero se comprueba igualmente, que la fibrilación puede producirse en aquellos casos en que la resistencia del organismo es débil con tensiones más bajas: 100 v o 60 V. A este respecto, queremos insistir acerca de cuál es el valor mínimo de la tensión a partir del cual puede producir alteraciones serias en el organismo, sin llegar a la fibrilación ventricular. Si la resistencia del cuerpo fuese de 1.000 ohmios y teniendo

16.

07/2006

en cuenta que intensidades de 25 mA originan en ocasiones parálisis cardíacas y respiratorias que pueden conducir a la muerte, si no se ponen en práctica las maniobras de reanimación, la tensión necesaria para que se produjese esa intensidad, sería: V = I x R = 0,025 x 1.000 = 25 V. Este valor es similar con el indicado que el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión que fija para las tensiones de seguridad en locales húmedos (24 v). Por otra parte, la resistencia muy elevada del organismo, no evita por completo la fibrilación, si la tensión de la corriente es del orden de 1.000 a 2.000 V. PAPEL DE LA FRECUENCIA Y FORMA DE LA CORRIENTE Se ha comprobado que para alcanzar los valores anteriormente definidos, eran necesarias con la corriente continua, intensidades aproximadamente cuatro veces más altas que con las corrientes habitualmente empleadas (alterna de 50 períodos). La corriente continua, muy poco utilizada, produce, en líneas generales, efectos semejantes a los que venimos señalando, si bien hay que advertir que por la electrólisis puede provocar perturbaciones particulares en el organismo. Cuando la frecuencia aumenta por encima de 1.000 períodos, los umbrales de acción de la corriente aumentan, siendo bien conocido que la utilización médica de aparatos de alta frecuencia no ocasiona ninguna percepción dolorosa al paciente, sino solamente un efecto térmico. La importancia de la acción determinada por una corriente, es también función, siendo iguales los demás factores, de las distintas variedades de cada impulso de esta corriente. Cuanto más abruptas sean las pendientes de variación, más importante será la acción. PAPEL DEL TIEMPO DE CONTACTO Era clásico considerar que el tiempo de paso de la corriente no parecía intervenir más que en la producción de quemaduras eléctricas. Hoy se ha demostrado, sin que podamos entrar en detalles, que son un tanto complicados, que para producirse la fibrilación ventricular, es necesario que el tiempo de contacto sea, por lo menos, de un segundo.

17.

07/2006

PAPEL DEL TRAYECTO DE LA CORRIENTE La fibrilación se produce cuando el circuito afecta directamente a la región cardíaca. Cuando el trayecto de la corriente no pasa por el corazón, se necesitan intensidades superiores para producir la fibrilación. En resumen, con tensiones altas la norma es que se produzcan quemaduras eléctricas más o menos graves. Las tensiones por debajo de 2.000 V, son las que habitualmente producen la fibrilación ventricular.

18.

FORMA DE ENTRAR EN CONTACTO CON LA CORRIENTE ELECTRICA

CONTACTO DIRECTO

CONTACTO INDIRECTO

07/2006

19.

3.

07/2006

MANIFESTACIONES CLINICAS DE LOS ACCIDENTES ELECTRICOS El estudio y conocimiento de todas las manifestaciones que la electricidad puede ocasionar en los diversos órganos del cuerpo humano, corresponde al médico, y por ello no lo vamos a tratar en esta ocasión. Solamente señalaremos aquellas reacciones que se producen inmediatamente después del contacto con un conductor bajo tensión. Debe conocerse que, en ocasiones, tienen lugar trastornos al cabo de horas y de días de ocurrido el accidente, por lo que es imprescindible que todo electrocutado, aunque la pérdida de conocimiento haya sido mínima y aparentemente no haya lesiones, sea reconocido lo más rápidamente posible por un médico, quién practicará las exploraciones pertinentes y dictaminará sobre su reincorporación o no al trabajo de un modo rápido. Las manifestaciones clínicas que pueden presentarse después de producirse la descarga eléctrica son las siguientes: ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾

Sacudida eléctrica, sin pérdida de conocimiento Lesiones traumáticas asociadas Estado de muerte aparente Quemaduras y otras lesiones locales Parálisis y convulsiones Trastornos de los órganos de los sentidos

Insistiremos en las más importantes, en aquéllas que, diagnosticadas rápidamente por las personas presentes en el momento del accidente, permiten salvar la vida del lesionado con una actuación correcta. MUERTE REAL Y MUERTE APARENTE Es preciso fijar el concepto de muerte y que diferenciemos de ella el estado de muerte aparente, a la que conduce, en la mayoría de las ocasiones, la electrocución y que es la que pretendemos suprimir con los métodos de reanimación, como se señala en otros capítulos. La muerte aparente representa una vida oculta; es un estado en el que los signos de la vida parecen faltar. No se percibe la actividad cardíaca, ni la respiración, sin que ello signifique la detención definitiva de la vida. Las células del organismo

20.

07/2006

continúan viviendo durante algún tiempo, aunque exteriormente no se aprecie ya ningún signo de vida. De las manifestaciones visibles de la vida, es la consciencia la que generalmente queda abolida primero; luego se suspende la respiración mientras las contracciones cardíacas pueden persistir algún tiempo. Los signos de muerte definitiva son: el enfriamiento del cuerpo, la rigidez y las livideces cadavéricas. Estos signos no se hacen ostensibles más que después de cierto tiempo. Insistimos en el hecho de que cuando se produce una pérdida de conocimiento inmediata en el momento de la electrocución, este estado de muerte aparente no conduce a un estado de muerte real más que después de un tiempo más o menos largo. Es precisamente en el intervalo libre entre el estado de muerte aparente y el de muerte real, cuando se debe intentar reanimar al electrocutado. MECANISMO DE LA MUERTE DEL ELECTROCUTADO El accidente eléctrico forma un grupo aparte dentro del cuadro general de los traumatismos. Es difícil encontrar otro tipo de accidente de trabajo que pueda determinar una detención tan rápida e instantánea de la vida con tan insignificantes y a menudo hasta invisibles, huellas de su acción externa. La correa de transmisión, por ejemplo, agarra y destroza; el martillo comprime y aplasta; la llama chamusca y quema, etc.; pero la electricidad, ¿qué hace?, ¿cómo y dónde actúa?. Aunque estas preguntas están contestadas en el capítulo anterior, queremos insistir en ciertos conceptos. Algunos de los mecanismos que conducen a la muerte real del electrocutado actúan suspendiendo temporalmente las funciones vitales y permiten, si las maniobras de reanimación de urgencia son correctamente aplicadas, conseguir la vuelta a la vida. Otros, los menos, son irreversibles, no permitiendo obtener el éxito deseado. En realidad, la muerte por electrocución tiene su ley propia; no es un problema tan simple como la parada de un péndulo, sino que se trata de un proceso poco claro de las complicadísimas ruedas y palancas de la máquina del organismo. Lo que está

21.

07/2006

totalmente demostrado y éste es un hecho que no debe olvidarse, es que, en términos generales, la gravedad del accidente eléctrico radica en una alteración funcional y, por tanto, si se consigue salvar la vida, no suelen quedar huellas de esta acción de la corriente en el organismo y la persona salvada permanece con todas sus facultades totalmente conservadas. Se han señalado muchos mecanismos como causas del estado de muerte de los electrocutados. En realidad, todos ellos conducen a una asfixia, que podemos calificar de asfixia de la fase cardiopulmonar. Los mecanismos más frecuentes son: ¾ Parálisis de los centros nerviosos superiores. Esta parálisis, o inhibición, es temporal, y con unas eficaces maniobras de reanimación es posible mantener a la víctima en estado de vida latente hasta que cese la inhibición y vuelvan a la normalidad las funciones respiratorias y circulatoria. ¾ Fibrilación ventricular. Las fibras del corazón, que normalmente se contraen todas al mismo tiempo actuando como una bomba que lanza la sangre a los distintos lugares del organismo, en caso de fibrilación ventricular se contraen independientemente, con una gran descordinación y sin la fuerza necesaria para que la sangre llegue a los órganos vitales. ¾ Este estado es prácticamente irreversible espontáneamente en el hombre, y conduce rápidamente, entre cinco y diez minutos, al cese definitivo de los movimientos cardíacos. ¾ Parálisis de los músculos respiratorios. Es debido a una tetanización (fuerte contractura) de estos músculos, bajo el efecto de la corriente. Sean cuales fueren los mecanismos que han determinado el estado de muerte aparente, es preciso tener en cuenta un hecho esencial: la imposibilidad, ante un electrocutado, de precisar si este estado ha sido producido por unos factores que no entrañan más que una acción de inhibición temporal, susceptible, pues, de reaccionar a las maniobras habituales de reanimación, o si ha sido determinado por un estado de fibrilación, espontáneamente irreversible. Era clásico distinguir dos aspectos clínicos en los accidentes eléctricos.

22.

07/2006

♦ "El electrocutado azul", en el que predominan signos asfícticos. ♦ "El electrocutado blanco", en el que la palidez de los tegumentos indica el predominio de fenómenos de síncope cardíaco. De hecho, en el estado de "muerte aparente", es muy difícil comprobar un predominio en favor de la asfixia o del síncope. Se han establecido, asimismo, diferencias, según la forma de la pérdida de conocimiento tras el contacto eléctrico. Cuando ésta es instantánea, la parada respiratoria es inmediata y la parada cardíaca no se presenta más que al cabo de algunos minutos. Se estima que tal síndrome sería consecuencia de corrientes de intensidad alta que producen una parálisis de los centros nerviosos superiores. Cuando la pérdida de conocimiento no es inmediata, la víctima da un grito, a veces tiene tiempo para dar algunos pasos, los movimientos respiratorios que persisten inicialmente, se espacian, se hacen desordenados y luego se detienen. Son debidos estos casos a corrientes que originan una fibrilación ventricular. En la práctica es excepcional que un médico esté presente en el momento de producirse el accidente. son los compañeros de la víctima, los que están junto a esa persona que ha perdido el conocimiento, cuyo pulso y respiración no son perceptibles, los que deben ser capaces de precisar cuál ha sido el mecanismo que ha determinado ese estado de muerte aparente. Fácilmente se comprende que si el diagnóstico es, en muchas ocasiones, difícil para un médico, ni siquiera deben intentarlo los no profesionales de la Medicina. De aquí la regla, que nunca debe olvidarse, de aplicar las maniobras de reanimación a todo electrocutado, no abandonándole hasta que recobre totalmente el conocimiento y pueda ser asistido por un médico. LESIONES LOCALES La corriente eléctrica al atravesar el cuerpo origina, además de las reacciones que ya hemos estudiado, lesiones locales que varían desde las mínimas "marcas eléctricas" hasta amplias quemaduras. A nivel de los puntos de salida y entrada de la corriente se comprueba, al menos, una irritación de la piel. A veces se observa pegado al conductor eléctrico un pequeño fragmento de la piel.

23.

07/2006

Pueden afectarse por la electricidad diversos órganos del cuerpo, sin llegar a producirse un estado de muerte aparente. No tiene interés que los estudiemos ahora, ya que su conocimiento compete únicamente al médico. solamente queremos llamar la atención sobre las lesiones del riñón, ya que, como veremos más adelante, los compañeros de la víctima pueden, con un proceder sencillo, contribuir a mejorar el pronóstico de las mismas. LESIONES TRAUMATICAS ASOCIADAS A menudo, el accidente eléctrico se acompaña de fracturas o contusiones motivadas por contracciones musculares, o por proyección del accidentado lejos del conductor, sobre todo si es desde un lugar elevado. Las más frecuentes son las fracturas de cráneo, columna vertebral y miembros. Es necesario estar advertido de ello, con el fin de, tras reanimar al electrocutado, explorarle, y si existen fracturas, proceder de acuerdo con las normas.

4.

PRIMEROS AUXILIOS EN LOS ACCIDENTES ELECTRICOS Hay que tener presente que toda medida de salvamento es muy problemática si ella pone en peligro la vida de la persona que vaya a practicarla. De ahí, que antes de realizar todo intento de reanimación en el electrocutado, si la víctima ha quedado "enganchada" o "pegada" a los conductores con tensión, es necesario efectuar previamente una operación delicada y posiblemente peligrosa: el desprendimiento de la víctima. En términos generales, las medidas a tomar deben ser las siguientes: a) Cortar inmediatamente la corriente si el aparato de corte se encuentra en la proximidad del lugar del accidente. b) Si esto no fuera posible, se provocará un cortocircuito, colocándose fuera del alcance de los efectos de la corriente, para lograr, mediante la actuación de alguna protección anterior, que quede la línea sin servicio. c) En el caso de que no pudriéramos realizar el corte de corriente, tendríamos que actuar aislándonos del lado de ésta y del lado de tierra, utilizando pértigas o ganchos y banquetas aislantes adecuados a la tensión de que se trate.

24.

07/2006

Si el accidente ha ocurrido a nivel más alto que el suelo, hay que prever la caída de la víctima, actuar con rapidez y sin peligros para el salvador. ACCIDENTADOS POR CORRIENTE DE ALTA TENSION. Ocurre, normalmente, que la Alta Tensión despide el cuerpo de la víctima, pero en caso de permanecer en contacto con el conductor hay que separarla, debiendo los salvadores evitar, ante todo, un nuevo accidente al no actuar con la debida reflexión. Ya se ha hablado de la forma de suprimir el servicio, con todas las garantías para el que maniobre, según las circunstancias y lugar del accidente.

25.

07/2006

Una vez cerciorados, comprobándolo, que no hay tensión, se procede lo más rápidamente posible, pero sin embargo, con el mayor cuidado, a sacar la víctima de la instalación, transportándola a lugar seguro. Si la víctima tuviese los vestidos ardiendo, se rodará sobre el suelo, envolviéndola con mantas, sacos, lonas, etc., arrancándole también los jirones incandescentes. Los extintores que se pueden utilizar son los de espuma, anhídrido carbónico y polvo seco, teniendo cuidado de que el chorro no se dirija a los ojos. Cuando se utiliza agua debe evitarse el mojar las instalaciones con tensión. Si la víctima ha perdido el conocimiento, lo que ocurre en un 20 ó 25 por 100 de los casos, debe intentarse, en primer término, la reanimación. Cuando existen quemaduras, y antes de proceder a la evacuación del herido, deben envolverse éstas con lienzos estériles o recién lavados, o recubrirlas con compresas de gasa estéril. En ningún caso deben aplicarse pomadas ni desinfectantes.

26.

07/2006

Para tratar de evitar los efectos nocivos de la Alta Tensión sobre el riñón, es conveniente, siempre que el accidentado haya recobrado el conocimiento y ello no suponga un retraso en su traslado a un Centro Hospitalario, administrarle una cucharada de café llena de bicarbonato, disuelto en un vaso de agua. Si durante el traslado muestra el herido ganas de orinar, deben recogerse las orinas emitidas para entregarlas al médico. El traslado debe siempre realizarse al Centro Hospitalario bien equipado más cercano.

5.

RIESGOS DE PROXIMIDAD A INSTALACIONES ELECTRICAS DE ALTA Y/O BAJA TENSION. La realización de trabajos en la proximidad de instalaciones eléctricas de alta y/o baja tensión, lleva consigo el riesgo de entrar en contacto con las partes activas de la misma por medio de grúas, andamios, aparatos de transporte objetos de diversa índole como escaleras, etc. Para evitar estos contactos, el personal conocedor de las instalaciones eléctricas y que utilice herramientas, aparatos de elevación, etc., no deberá sobrepasar con estos elementos móviles la distancia de 5 metros cuando la tensión de la instalación es superior a 66.000 V y de 3 m para tensiones inferiores.

27.

07/2006

Si no pueden mantenerse estas distancias, deben ponerse en contacto con el responsable de la instalación eléctrica para recibir instrucciones, pues en ese caso deben tomarse otras medidas preventivas, como son el dejar sin tensión la instalación o bien el construir unos obstáculos o barreras que impidan el contacto de los elementos móviles con las partes activas de la instalación. En las instalaciones subterráneas se dejará la instalación en descargo en los siguientes casos: - Para la realización de trabajos con herramientas manuales cuando la distancia sea inferior a 0,5 m. - Para la realización de trabajos con herramientas o útiles mecánicos cuando la distancia sea inferior a 1 m.

CONDUCTA A OBSERVAR EN EL CASO DE CONTACTO "El contacto con una línea eléctrica de alta tensión no provoca siempre la actuación de los dispositivos de corte de corriente y si así ocurre, la tensión será automáticamente restablecida en un período de décimas de segundo, mediante los dispositivos automáticos de reposición de servicio, por lo tanto deben adoptarse algunas medidas de seguridad para prevenir accidentes". En caso de caída de una línea, se debe prohibir el acceso del personal a la zona de peligro, hasta que se comprueba que no hay tensión. No se debe tocar a las personas en contacto con una línea eléctrica, si no se está suficientemente aislado, o se hará con elementos no conductores.

28.

07/2006

El conductor o maquinista de la máquina que se puso en contacto con las partes activas de una instalación de alta tensión seguirá las siguientes normas: ¾ Guardar la calma incluso si los neumáticos comienzan a arder. ¾ Quedarse en su puesto de mando o en la cabina, debido a que allí está libre de riesgo de electrocución. ¾ Intentar retirar la máquina de la línea y situarla fuera de la zona peligrosa. ¾ Advertirá que allí se encuentra y que no deben tocar la máquina. ¾ No descenderá de la máquina hasta que ésta no se encuentre a una distancia segura de la instalación eléctrica. Si desciende antes, entra en el circuito línea aérea-máquina-suelo y está expuesto a electrocutarse. ¾ Si es imposible separar la máquina y en caso de absoluta necesidad, el conductor o el maquinista no descenderá utilizando los medios habituales, sino que saltará lo más lejos posible de la máquina, evitando caerse o tocar ésta y se alejará a pasos cortos o dando saltos con los pies juntos.

29.

6.

07/2006

INCENDIOS DE INSTALACIONES ELECTRICAS EN TENSION

En caso de incendio con riesgo eléctrico, procurar efectuar el corte de tensión en la zona afectada. De no ser esto posible o tener que demorar en exceso el ataque al incendio con riesgo de gran incremento de éste, utilizar agentes extintores adecuados y no conductores de la corriente, manteniendo entre el aparato extintor y los puntos en tensión de las instalaciones una distancia mínima de:

BT > 1 m HASTA 66 KV > 3 m MAS DE 66 KV > 5 m

DISTANCIAS ENTRE APARATO EXTINTOR Y LOS PUNTOS CON TENSIÓN

Si se utiliza un extintor de agua pulverizada en un fuego de estas características, se prestará especial atención a no entrar en contacto con la zona mojada.

30.

7.

07/2006

MATERIALES DE SEGURIDAD CASCO CON PANTALLA DIELECTRICA TRANSPARENTE

Características. Casco con pantalla integrada o adaptable. Visor de policarbonato transparente dieléctrico, inalterable a los ácidos y autoextinguible. Utilización Para la protección de cabeza y ojos en los trabajos de mantenimiento, reparaciones y en general para todos aquellos trabajos en tensión que impliquen un riesgo de quemaduras y radiaciones producidas por cortocircuitos. Protegen también de las proyecciones de partículas. Verificación y Conservación Comprobar visualmente el buen estado general Limpiarla periódicamente con agua jabonosa y secar con un paño suave.

31.

07/2006

GUANTES AISLANTES Alta tensión: Clase 3 (gruesos) Baja tensión: Case 00 ( finos) Características Guantes fabricados en látex. Utilización Para la protección del riesgo eléctrico, en la realización de maniobras en las instalaciones de M.T. y en contacto en BT Verificación y Conservación ¾ Comprobar visualmente su buen estado general. ¾ Comprimiendo aire en su interior, comprobar que no pierden aire por perforaciones, grietas o poros. ¾ Mantenerlos limpios, lavándolos periódicamente con agua jabonosa y echándoles, luego de secarlos, polvos de talco. ¾ Se deberán revisar cada 6 meses, y desecharlos cuando estén deteriorados ¾ Guardarlos en las bolsas que les acompañan de origen, cuidando de ponerlos separados de útiles cortantes o punzantes. MANOPLAS EXTRACTORAS DE FUSIBLES DE BT

Utilización Para extracción de fusibles en cuadros de B.T.. No son necesarios los guantes aislantes

32.

07/2006

PERTIGAS SIMPLES

Características Pértigas aislantes tipo interior para tensión indicada en sus características. Utilización Para la maniobra de seccionadores sin mando en instalaciones de tensiones indicadas. Es imprescindible usar guantes aislantes de maniobra M.T. y/o banqueta durante el manejo de la pértiga. Limpiarlas antes de usarlas. Verificación y Conservación Comprobar su buen estado general y, en especial, fijarse en que no esté húmeda o mojada. Manteneralmacenadas, lejos de la humedad, y limpiarlas de la suciedad que puedan acumular. ALFOMBRAS AISLANTES PARA BAJA TENSION

Características Fabricadas en caucho o sintéticos de alto poder dieléctrico.. Utilización En zonas de trabajo, como aislamiento del operario que trabaja en instalaciones de B.T., reforzando el aislamiento . Verificación y Conservación Mantenerlas lo más limpias posible, lavándolas periódicamente con agua jabonosa y preservarlas de los focos de calor y de la acción directa del sol.

33.

07/2006

PÉRTIGA DE SALVAMENTO

Características Pértigas destinadas al salvamento de las personas accidentadas en instalaciones eléctricas de interior y de tensión nominal igual o inferior a 66 kV. Está formada por el conjunto Pértiga aislante y gancho de salvamento. La pértiga aislante está formada por un tubo de fibra de vidrio y poliester relleno de espuma de poliuretano con disco de limitación de la posición de las manos, contera antideslizante y cabezal con rosca M12 para fijación del gancho de salvamento. El gancho de salvamento es un arco de acero aislado por inmersión en un baño de material aislante. El aislamiento está ensayado a 5 kV. REANIMADOR

Características Aparato portátil y manual para la respiración artificial de salvamento. Un diseño simple que permite ofrecer una garantía de funcionamiento por la ausencia total de mecanismos. Dispone de unas válvulas de función elemental cuyo tarado no precisa ninguna corrección. Principalmente apto para socorrismo, forma un solo cuerpo dispuesto para su utilización inmediata por cualquier persona con poca preparación

34.

07/2006

DISCRIMINADOR DE TENSION (B.T.) Características Construido su cuerpo de plástico duro aislante, cuyo interior monta un circuito electrónico capaz de discriminar por contacto bipolar el nivel de tensión de 110, 220 y 380 V. Las puntas de prueba están aisladas excepto en los dos últimos mm. Utilización Su objeto principal es comprobar la presencia o ausencia de tensión en toda instalación eléctrica de B.T., pudiendo discriminar el nivel de tensión en caso positivo. Su poder de discriminación de tensión continua o alterna mediante contacto bipolar, queda determinado por el encendido de la lámpara de la ventana correspondiente al nivel detectado y las de nivel inferior.

Verificación y Conservación Comprobar frecuentemente el funcionamiento de las tres lámparas. Reponer el discriminador ante cualquier fallo de funcionamiento.

ALICATES UNIVERSALES AISLADOS Características Herramienta parcialmente aislada. El recubrimiento aislante tiene un espesor mínimo de 1 mm. Deberán poseer las características mecánicas suficientes que les hagan aptos para el uso a que están destinados.

35.

07/2006

Utilización Estos alicates universales están especialmente diseñados para ser utilizados en los trabajos eléctricos de B.T. en tensión. Verificación y Conservación Comprobar visualmente su buen estado general y, especialmente, el desgaste o desajuste de la boca y holgura en el eje de la articulación.

TENAZAS CORTAVARILLAS AISLADAS Características Herramienta parcialmente aislada. El recubrimiento aislante tiene un espesor mínimo de 1 mm. Deberán poseer las características mecánicas suficientes que las hagan aptas para el uso a que están destinadas. Utilización Esta tenaza cortavarillas está especialmente diseñada para utilizar en los trabajos eléctricos de B.T. en tensión. Verificación y Conservación Comprobar visualmente su buen estado general y el desgaste de la boca. Evitar en lo posible que se ensucien, sobre todo de grasas y aceites.

36.

ACTUACIONES TIPIFICADAS DEL SERVICIO DE BOMBEROS CON RIESGO ELÉCTRICO

07/2006

37.

07/2006

SINIESTRO DE VIVIENDA UNIFAMILIAR

1º 2º

Avisar a la Empresa Eléctrica para que proceda a cortar el servicio eléctrico. En su caso, proceder a abrir la alimentación eléctrica: ¾

Actuando sobre los fusibles de la Caja General de Protección (CGP) situados en la fachada o valla.

¾

Actuando sobre el diferencial y/o magnetotérmicos o fusibles del interior de la propia vivienda.



En caso de no ser accesible alguno de los elementos anteriores, actuar sobre la red de alimentación caso de ser una línea aérea con las necesarias medidas de precaución, en evitación de desplome de apoyos de sustentación de la línea aérea por corte de conductores.



En cualquier caso, proceder usando los medios de protección personal y herramientas adecuadas.

38.

07/2006

SINIESTRO DE PISO O FINCA

1º Avisar a la Empresa Eléctrica para que proceda a cortar el servicio eléctrico. 2º En su caso, proceder a abrir la alimentación eléctrica actuando sobre: Ö El diferencial y/o magnetotérmicos o fusibles del interior de la propia vivienda. Ö En determinadas situaciones será más práctico actuar en la centralización de contadores, cortando con el interruptor general de la finca o retirando fusibles del servicio de la vivienda afectada. Ö En ocasiones la mejor posibilidad estará en actuar sobre los fusibles generales instalado en la Caja General de Protección (CGP) situada en el portal o fachada. 3º En caso de no ser accesible alguno de los elementos anteriores, actuar sobre la red de alimentación caso de ser una línea aérea, tomando las medidas de precaución necesarias para evitar el desplome de los apoyos de sustentación de la línea aérea por el corte de conductores. 4ºEn cualquier caso, proceder usando los medios de protección personal y herramientas adecuadas.

39.

07/2006

SINIESTRO EN INDUSTRIA

1º Avisar a la Empresa Eléctrica para que proceda a cortar el servicio eléctrico. 2º Avisar y localizar al responsable de mantenimiento de la empresa o industria afectada para que: En su caso proceda a abrir la alimentación eléctrica en baja tensión. Ö Actuar en el cuadro del servicio eléctrico de la zona afectada (abrir diferenciales, magnetotérmicos o retirar fusibles). Ö Actuar sobre el interruptor general en las instalaciones de Alta Tensión. 3º Controlar la zona afectada por el fuego, evitando el estacionamiento de personas, material y parque móvil debajo de líneas del tendido eléctrico. Prohibir la manipulación de objetos largos, escaleras móviles, etc. debajo o en proximidad de líneas eléctricas. 4º En cualquier caso, proceder usando los medios de protección personal y herramientas, respetando las distancias de seguridad correspondientes, hasta que les sea comunicado por la Empresa Eléctrica o personal de mantenimiento de la Industria afectada que no existe riesgo debido a presencia de tensión o energía eléctrica en las instalaciones afectadas por el incendio.

40.

07/2006

INCENDIO FORESTAL

1 Controlar la zona afectada por el fuego, evitando el estacionamiento de personas, material y parque móvil debajo de líneas del tendido eléctrico. Prohibir la manipulación de objetos largos, escaleras móviles, etc. debajo o en proximidad de líneas eléctricas. 2º Avisar a la Empresa Eléctrica, indicando lo más exactamente posible el lugar y el tipo de instalación eléctrica afectada, con indicación de sus características generales, tipo de aisladores, número y disposición de los mismos, si el conductor eléctrico está aislado o no, si se apoya en postes de madera, hormigón o metálicos. 3º En cualquier caso, proceder usando los medios de protección personal adecuados y respetando las distancias de seguridad correspondientes, hasta que les sea comunicado por la Empresa Eléctrica que no existe riesgo al haberse dejado fuera de servicio y sin tensión la línea eléctrica afectada.

41.

07/2006

RESCATE DE ACCIDENTADOS a) Instalaciones de baja tensión 1º Desprender a la víctima del contacto eléctrico, caso de que este persista. Para ello utilizar el equipo de protección personal y nunca entrar en contacto a mano desnuda con partes desnudas o ropas mojadas de la víctima. En particular, y siempre que sea posible, se debe cortar el servicio eléctrico, tomando las medidas pertinentes para evitar la caída de la víctima, en su caso. 2º Aplicar inmediatamente los primeros auxilios precisos a la situación. 3º Avisar a la Empresa Eléctrica. b) Instalaciones de alta tensión 1º En el momento de conocerse la emergencia se recopilarán los datos necesarios que permitan identificar la instalación en la que se ha producido dicha emergencia, los cuales serán inmediatamente transmitidos a la Empresa Eléctrica para que a la mayor brevedad posible deje sin tensión la instalación afectada. Una vez personados en el lugar del accidente y si la persona accidentada permanece en contacto con la instalación, antes de proceder a su rescate deberán recibir de la Empresa Eléctrica la confirmación de que dicha instalación está fuera de servicio. En el supuesto caso de que dicha confirmación no se produzca, se procederá a retirar a la víctima mediante técnicas concretas de rescate utilizando medios adecuados (pértiga de rescate, guantes aislantes, cuerdas aislantes) de acuerdo a la tensión de la instalación. Prever la posible caída de la víctima. Si la víctima no está en contacto con partes en tensión, proceder a rescatarla alejándola de todas aquellas partes próximas que pudieran permanecer en servicio, no aproximándose más allá de las distancias de seguridad durante esta operación. 2º Aplicar inmediatamente los primeros auxilios precisos a la situación.

42.

07/2006

CABLES EN EL SUELO

a) Líneas de baja tensión 1º Evitar daños a terceros, aislando y controlando la zona. 2º 3º

Avisar a la Empresa eléctrica. En su caso, proceder a abrir la alimentación eléctrica: - Actuando en el Centro de transformación, si es de tipo intemperie, abriendo el interruptor o extrayendo los fusibles correspondientes. - Cortando, desde un apoyo anterior, el/los conductor/es que produce/n el problema, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas para evitar el desplome de los apoyos que sustenta la línea. Debe usarse el equipo de protección personal y la herramienta aislada adecuada. Cortar un solo conductor cada vez. - Nunca debe levantarse un conductor de una línea de Baja Tensión situado en el suelo si no se emplean medios de protección personal y herramientas aisladas adecuadas o bien haberse cerciorado de que se ha cortado el servicio eléctrico.

b) Líneas de alta tensión 1º Evitar daños a terceros, aislando y controlando la zona. Atención a las tensiones de paso y a las transferidas. 2º Avisar a la Empresa Eléctrica.

43.

07/2006

c) Línea caída, sin tocar el suelo Actuar como en el caso anterior de líneas de alta tensión, aún en el caso de que ésta fuere de baja tensión. DESPEJAR ELEMENTOS DE INSTALACIONES a) Instalaciones de baja tensión 1º Controlar la zona en previsión de posibles daños a terceros. 2º Avisar a la Empresa Eléctrica. 3º En su caso, proceder a retirarlos, utilizando el equipo de protección personal. Prestar la máxima atención a la posible formación de cortocircuitos por aproximación o contacto entre conductores o por contacto simultáneo de una parte conductora del elemento a despejar, sobre dos partes a diferente potencial.

b) Instalaciones de alta tensión 1º Controlar la zona en previsión de posibles daños a terceros. 2º Avisar a la Empresa Eléctrica. 3º Esperar a que acuda personal de la Empresa Eléctrica para efectuar el despeje de la instalación de Alta Tensión.

SINIESTRO EN FERROCARRIL ELECTRICO 1º Controlar la zona en previsión de posibles daños a terceros. 2º Requerir a la Empresa de Ferrocarriles el corte del servicio eléctrico. 3º En su caso, requerir de la persona responsable del ferrocarril (convoy) la retirada del pantógrafo de la unidad o unidades motrices. 4º En cualquier caso, proceder usando los medios de protección personal adecuados y respetando las distancias de seguridad correspondientes.

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.