Reflexologia Guía práctica

July 14, 2018 | Author: Fundacion Gidek | Category: Reflexology, Self-Improvement, Stress (Biology), Mind, Blood
Share Embed Donate


Short Description

Download Reflexologia Guía práctica...

Description

LAURA NORMAN Thomas Cowan

S

REFLEXOLOGÍA DEL PIE

n

FONTANA

PRACTICA

Q uedan rigurosam ente proh ibidas, sin la au tori­ zación esc rita de los titu lares del «C o p y rig h t», bajo las san cion es e stab lecid as en las ley es, la reprodu cción total o parcial de esta o bra por cu a lq u ier m edio o p roced im ien to , co m p ren d i­ dos la reprog rafía y el tratam iento in form ático, y la distribu ció n de ejem p la re s de ella m ed iante alqu iler o préstam o p ú b licos, a s í co m o la e x p o r­ tación e im portación de eso s ejem p lare s para su d istribución en ven ta, fuera del ám bito de la C o ­ m unidad E c o n ó m ic a Europea.

Título original: F eet First © 1988, Laura Norman r su mi opinión,,¿>Qr> ei¿o§..* t r e j ^ . , i ^ o S f ^ $ < Í o ^ B Laura, los que caracterizan la Valia personal1y pr&fesional dé los médicas‘y cu-jr radores de la New Age. U -;J

n r \\, J .;ji;d in )

; '/ ¡ 'V i l '; !!.. ( < b n ¡ i !

f

f.n u

^ILLIAM L. B hRG.VÍAN

Doctor en medicina

ro!í;v

■>

* ! lV>

íy¡> el pie, encontramos un fascinante centro para com^rendé^y' explicar la ' salud humana. La condición del píe es un reflejo fiel dél estado ^dé Któ pnftcipSles sistemas del cuerpo humano-, piel, esqueleto y musculatura, aparatos secre­ torio. nervioso y circulatorio. El arte y la ciencia de la reflexología hós descu­ bren la importancia que tiene el pie en la mejora de la salud Los métodos que he aprendido en el Centro de RéfleXológía de taürá Nor­ man me han supuesto un valor incalculable en mi práctica clínica dé fnediciná : pedológica, quirúrgica y biomecánica. Los métodos descritos en éste campo pueden mejorar las funciones nerviosas y circulatorias y ayudar al Organismo a conseguir un alto grado de homeostasis. Los beneficios intrínsecos'para él pie incluyen la facultad de acelerar la disolución de cicatrices y adherencias* £>ós-' quirúrgicas o postraumáticas del tejido. Además, las técnicas refiéxólógidas pueden movilizar y. con elío^ coadyuvar a la eliminación de diversos productosele desecho celular que se acumulan en los piés. . .... Pesde luego, una de las ventajas mas altamente beneficíósás de*las técrii^ cas de, la doctora Normán es la facultad de ayiidáKaí páciéñté á óBténéf úñ es­ tado ele relajación profunda. Á través dé ésté prócéso dé relajación, püede obtenerse una mejor postura del pie y de su acción de caminar' con lo cíia! Conseguimos obviamente una mejora de todas las funciones del organismo. Confío en que mis colegas en medicina alopática, más pronto o más tarde, conforme indaguen con mayor profundidad en la compleja problemática de lá sulyd, comenzarán a aceptar y aplicar las técnicas de la doctora Normán para1 disponer,'de un arsenal mucho mas amplio y efectivo frente a los trastórnos dé salucí del ser humano. ' '"'“ l : r -'■ Mis felicitaciones a Laura Norman por ía publicación de esta obra, qÜé rrurfca up liitp^n-la historia de la medicina. B. LEVY Podólogo

CUFFORD

En el transcurso de los siglos han sido ensayados diversos medios para con­ trolar el dolor y aliviar la tensión. Pese a nuestro gigantesco progreso actual, in­ fluidos los vuelos a la luna y las biomecánicas computerizadas, el progreso en ciertas áreas de la ciencia médica no ha sido del todo paralelo al desarrollo tic la revolución industrial. Por otra parte, estamos descubriendo que ciertos métodos que han sido apli­ cados durante siglos vuelven a redescubrirse y son utilizados cada vez más. Ciertamente ahora estamos más abiertos a las medicinas heterodoxas y no nos causa empacho aprender los métodos orientales y las técnicas de antiguos nalurópatas. Prima hermana de la acupuntura, de la acupresión y otras distintas terapias naturales, la reflexología es una de las más convincentes y aplicables como método de control de distintos tipos de dolor y del estrés. La reflexología implica un profundo conocimiento de la anatomía humana, y, en combinación con la destreza de las manos, su aplicación mediante ligera presión supone una profunda acción sobre la red de terminaciones nerviosas del pie humano. Como médico especializado en neurología, y a partir de mi formación aca­ démica y de mi experiencia personal, no puedo sino dar mi más total aprobación a este nuevo-antiguo método. Y espero que muchos médicos más aceptarán e incluirán la reflexología en su acervo de tratamientos terapéuticos. Mis felicitaciones a Laura Norman, auténtica pionera de la reflexología, cuya cálida devoción, encanto y conocimientos puede enseñamos a practicar una ver­ dadera medicina integral. V era Z a b lo z k i

Doctora en medicina

Hu ai:.*!;

,r .



¡i. . ■



En 1983 di una charla sobre reflexología en la Whole Life Expo de Nueva* York ante una pequeña audiencia de dieciocho personas, de las cuales diez eran familiares y amigos. Tres años más tarde volví a hablar en la misma Expo ante centenares de personas. El radical aumento del interés por la reflexología 5 es uno de los signos de nuestro tiempo. Tenemos una conciencia de la salud como jamás pudieron soñar los hombres y mujeres de hace una o dos genera­ ciones. Nosotros hemos descubierto que la salud es una verdadera bendición, que si nos sentimos bien en nuestro cuerpo y en nuestra mente estamos contri­ buyendo a la creación de un bienestar total. Mente, cuerpo y emociones son tres aspectos del ser que están tan íntima­ mente inteirelacionados que, cada vez que actuamos sobre una parte de nues­ tro cuerpo, las resonancias de esa actuación se sienten en el resto de nuestro ser. El hombre es un todo, una unidad. He llegado a la conclusión, lo mismo que otros centenares de terapeutas durante los últimos años, de que la reflexología es uno de los mejores métodos para aportarnos salud y armonía a la totalidad del ser. Cuando empecé mi carrera como reflexóloga. a comienzos de 1979, el clima era más bien desafiante. Muy poca gente había oído hablar de la reflexología pese a que a principios de siglo conociera cierto auge. Conforme mi práctica aumentaba, me invitaban a participar en charlas sobre el tema en la radio y en la televisión, lo mismo que a colaborar en aquellas publicaciones basadas en la vulgarización de la salud. A través de esta actividad descubrí que la gente esta­ ba deseosa, hambrienta, diría incluso, de encontrar cosas buenas: relajación, so­ siego mental, gozar de un cuerpo que funcionase armoniosa y eficazmente. Un aprendizaje de estas enseñanzas, un apostolado para transmitirlas, debería for­ mar parte de cada uno de nosotros. Pero ¿cómo mostrar que ello es posible? A través de la reflexología, un tipo específico de toque, cada presión sobre el pie produce un aumento del bienes­ tar y una relajación en todas las partes del cuerpo. Los resultados que con ella se obtienen son espectaculares ya que vencen con facilidad una amplia gama de trastornos, desde dolencias crónicas a la obesidad, desde el estrés a los do­ lores menstruales de la mujer, etc. Personalmente he tenido el privilegio de ser portadora de esas buenas nue­ vas, el honor de anunciar a centenares de miles de personas lo beneficiosa que es la reflexología. Pero mayor honor y privilegio es la facultad de poder aportar a los demás los saludables resultados que esta terapia nos brinda. Mis primeros contactos con la reflexología se produjeron durante mis tiem­ pos de estudiante en la Universidad de Boston, a comienzos de los años seten­ ta. Como muchos otros estudiantes de mi generación, experimenté con varias . disciplinas mente-cuerpo que durante aquellos años, lentamente, se iban intro­ duciendo en la vida americana: shiatsu, masaje, yoga, meditación trascenden­ tal. técnicas de visualización y los distintos tipos de terapias a base de dietas y

12

MU mejorar la comunicación, para hallar la verdad, la paz y el amor, para inliclir una relajación profunda y una increíble sensación de bienestar a la gran lUtiyoría de mis clientes, quienes se «sienten extraordinariamente bien» después Ue cada sesión. Y es cierto, la reflexología obra profundamente sobré el hom­ bre, tanto en el orden físico como en el mental y en el emocional, a unos niveliü tan hondamente espirituales que no conozco otras disciplinas de la medicifW holística que puedan parangonarse a ella. Tras haber estudiado privadamente con varios reflexólogos de Boston, deci­ dí licenciarme también en esta especialidad. Más adelante contacté con Dwight Uyerci, quien ha hecho más que cualquier otro especialista para promover el método reflexológico desarrollado por su tía, Eunice Ingham. Sin esta infatiga­ ble turca de pioneros educando al público americano e internacionai, especial­ mente entre los profesionales de la medicina alopática, considerando siempre a la reflexología como una disciplina alternativa de salud, el campo de la reflexologia no habría conseguido el gigantesco grado de reconocimiento y aceptación que ha obtenido durante estos últimos años. Después de completar mi curso de prácticas en el Original Ingham Method, comencé a ejercer en Nueva York. Durante los primeros pasos de mi carrera, mientras trabajaba en una institución con niños que sufrían trastornos emocio­ nales y múltiples disminuidos físicos, muchos de los cuales estaban catalogados como «sin esperanza», recurrí a la ayuda de la reflexología y aquellos niños es­ peciales se volvieron más tranquilos, más felices, más espabilados y capaces de aprender con mayor rapidez. El valor de esta práctica se me hizo aún más evi­ dente cuando seguí trabajando con otros niños, con ejecutivos de empresa, atletas, artistas, con hombres de edad avanzada y con algunos amigos también dedicados a la medicina. Y a causa de esta experiencia, viendo como la reflexo­ logía puede revolucionar la vida de personas tan diferentes, me dispuse a escri­ bir un libro que mostrara la forma específica y práctica en que la reflexología puede formar parte de nuestras vidas. Con el transcurso de los años mi propio trabajo ha evolucionado hacia cam­ pos más extensos, hacia programas de mayor profundidad para el adiestramiesto de los reflexólogos. He trabajado con médicos, cirujanos, podólogos, quirólogos, ginecólogos, dentistas, optometristas y fisioterapeutas, profesionales expertos que siempre me han estimulado al comprobar que, a la vez que acep­ taban los beneficios de la reflexología, la recomendaban a sus propios pacien­ tes y clientes para que ellos la descubrieran también. Actualmente, miles de per­ sonas ponen «su pie primero» y asumen la reflexología como algo importante en sus vidas, recibiéndola o dispensándola a otras personas, para enriquecer sus relaciones con la familia, sus amigos y su pareja. Lo que más me gusta de mi trabajo es ver los resultados que obra en la gen­ te: un sentimiento de totalidad, de bienestar y de revitalización de la energía personal. La gente afligida con enfermedades o con trastornos de salud, empie­ za a mejorar con las primeras sesiones. Otros viven la experiencia de sentir sus

13

fuerzas interiores más intensamente, viven la facultad de sentir en libertad^ las fuerzas creadoras de su espíritu, liberado de compulsiones y bloqueos, f : emprenden el camino de la autoexpresión. j Me considero privilegiada porque durante los últimos dieciocho años he vi*¿ vido un sueño como si fuera la realidád. Lo que yo experimentara en mis díasí de estudiante -la relajación total y la Serenidad que le permite a una vivir la vida más creativa y enérgicamente, y eft paz consigo misma-, está siendo ahora experimentado por miles y miles de hombres, mujeres y niños. Hoy la reflexo­ logía es mejor conocida y aceptada tanto por el hombre de la calle como por* los profesionales médicos. Pero todavía queda un largo camino por recorrer* antes de alcanzar el pleno reconocimiento y el lugar que le corresponde entre las demás artes de curar y, sobre todo, en el entramado de la medicina social. Sí, he visto un sueño como una verdad. Y el sueño continúa. Me gustaría ver como la reflexología se convierte en parte importante de nuestra vida social, < ver como se establecen centros reflexológicos en nuestras principales ciudades para hacer que esta terapia sea más fácil y accesible a todos. Reflexología del p ie es el primer paso a dar en esa dirección. El lector observará que este libro es distinto a los otros manuales de reflexo­ logía. En primer lugar está pensado no para lectores anónimos, sino para per­ sonas determinadas cuya vida y actividades son importantes para su calidad de vida; es decir, para el trabajo, el ocio, la relación familiar y la nutrición. Por eso, el lector encontrará en estas páginas el adiestramiento en unas técnicas - o cómo manejar unas herramientas, si lo prefiere- que le llevarán por caminos más cálidos y le impulsarán a un mundo de relaciones más ricas y gratificantes. La reflexología profundiza en las relaciones humanas, inspira la verdad y la ¡ confianza, une a las personas y hace que la comunicación entre ellas sea más fácil y abierta. Espero que con la lectura de Reflexología del p ie le entrará el gusanillo de querer aprender esta técnica y empezará a practicar en usted mismo y en sus amigos. Son varias las formas de incorporar la reflexología a su vida cotidiana. Como irá descubriendo, en la vida de todos nosotros hay un lugar para la refle­ xología, ya sea usted hombre, mujer, niño o anciano, esté casado o soltero, bien o mal de salud. La reflexología no es como una aspirina o un jarabe para la tos, como un remedio que le prescribe el médico cuando usted se encuentra enfermo. La reflexología es. la dosis de revitalización que hace recias y vigoro­ sas a aquellas personas permanentemente atareadas, hombres y mujeres, cu­ yas vidas son un constante ajetreo. Pero más importante aún para la salud del hombre es hacer que la reflexología forme parte de sus vidas. Todo el mundo necesita equilibrio, relajación, momentos de serenidad y reflexión. Una nece­ sidad que puede usted satisfacer con unos sencillos toques en sus pies, para extraer de lo más profundo de sí mismo el caudal de paz y bienestar que tene­ mos oculto en lo más íntimo de nuestro ser. -íi'i itAiqí ÍM .i Hj ii.'* k

i I M»í* />f ? í ;í >1 i' ■ ; 1;,:, t

-I j J!J ;' ¿ ,■1 ^¡ ■í:; ít,1_ ii í 1^í >• ¡f. J

,, M É M i l i É t t t e f t j i a h . «««Mi>* n rMliirii « n a ■ mu i

nli»ilM iám illiMn» ■«» -

C A P I T U L O

1

¿POR QUÉ EL PIE PRIMERO?

El toque es un acto íntimo. Tanto si es un amistoso apretón de manos como si se trata de un Cariñoso abrazo, cuando tocamos a otra persona alga sucede en­ tre nosotros. Si continuamos progresando en el contacto con el otro, el vínculo entre ambos aumenta. Con la participación y el intercambio, nos enriquece­ mos. Podemos dar presentes, alimentos, tiempo, interés o amor, pero en reali­ dad siempre estamos dando el mismo regalo: a nosotros mismos. La reflexolo­ gía ofrece la oportunidad perfecta de hacer el regalo que somos cada uno; un regalo que aporta salud y bienestar a todos aquellos a quienes estimamos. Mi esposo Warren y yo sabemos de inmediato cuándo uno de nosotros está te­ niendo un mal día y qué podemos hacer para remediarlo. «¡Trae aquí un pie!» Y unos minutos después, uno le ha hecho desaparecer al otro toda traza de es­ trés o ansiedad. Tocarse los pies. Algo tan simple y sin embargo tan difícil de hacer. Miles de personas se ponen los zapatos, los calcetines o las medias, sin entrar en contac­ to con sus pies. Y. precisamente por esta carencia, es por lo que la reflexología puede revolucionar nuestras vidas. Porque tocarnos o que nos toquen los pies es algo que de ordinario no hacemos. Tomar un café con un amigo, por su­ puesto; es un acto de cortesía y cordialidad. Pero ¿tocarnos los pies? Y sin em­ bargo, este acto que se sale de lo normal, nos proporciona la preciosa oportu­ nidad de alejarnos de nuestros problemas y actividades cotidianas y nos relaja para proporcionarnos el goce de sentir nuestro «ser» en plenitud. Muchos de nosotros vivimos vidas que tienen muy poco de lo que realmente es la vida. Vi­ vimos inmersos en un océano de aiido, en un coto -tanto en el tiempo como en el espacio- cuyos límites no podemos traspasar, entre interrupciones cons­ tantes, fastidios, responsabilidades y distracciones que nos impiden entregar­ nos totalmente a aquello que más amamos: la vida. La reflexología es el reme­ dio para salir de esa situación angustiante, pues es como una isla en calma dentro del transcurso de cada día. Una isla donde, juntos, podemos detener la conmoción del ajetreo cotidiano, hacer acopio de aquello que realmente nos interesa y poder así regresar a nuestro atareado mundo con más energía y entusiasmo. La reflexología puede ser el primer paso en el descubrimiento de otros ca­ minos que nos hagan vivir vidas más sanas y felices. Poniendo nuestro pie en primer lugar, es decir, sometiéndolo a la reflexología, nos damos cuenta de lo bien que podemos sentimos. Y una vez dado este primer paso, nos posee el deseo de conocer nuevas vías que nos hagan descubrir otras islas tranquilas donde podamos ocuparnos de nosotros mismos y de los seres a quienes ama­ mos. Rigurosos estudios han demostrado que aquellas personas que incorpo­ ran a sus vidas actividades tales como la meditación, la lectura, los hobbies o el ejercicio físico -tanto practicados en solitario Como en equipo- tienden a ser más sanas, más felices y eficientes en todos los aspectos de sus vidas. La refle­ xología puede proporcionarnos el inicio a una nueva clase de relajación y de restablecimiento de nuestra energía. Ánimo, pues, y dé el primer paso ponien-

16

Qué es exactamente la reflexología? La reflexología,-es un método para activar los poderes curativos del cuer, Un método moderno y a la vez antiquísimo. A partir de viejos textos, ilusciones y obras de arte, sabemos que los antiguos chinos, japoneses, indios, n o s y egipcios trabajaban el pie para proporcionar buena salud. En la actuaad, muchas de aquellas técnicas han sido desarrolladas en un moderno fllétodo científico |lamado reflexología. El nexo común entre aquellas doctriantiguas y las teorías modernas es que hay zonas de energía que recorren ¿I cuerpo humano formando áreas reflejas en el pie, las cuales corresponden | la mayoría de los órganos, glándulas, funciones y zonas anatómicas del irU^P0 ' En los primeros años de este siglo, el doctor William Fitzgerald desarrolló la moderna teoría de parcelar en zonas el cuerpo humano, arguyendo que unas partes del cuerpo se corresponden con otras. La prueba de su teoría la estable­ ció anestesiando una zona y, ejerciendo presión sobre ella, verificó que la anestesia se producía también en la zona refleja de la primera. Edwin Bowers, Colega del doctor Fitzgerald, utilizó una demostración aún más radical para Convencer a los escépticos de la validez de la teoría. Mostró como, en una per­ dona que se ofrecía voluntariamente, pinchándole con una aguja en, la-cara, no le producía dolor alguno si al mismo tiempo le presionaba en un punto de la mano, es decir, gn la zona refleja correspondiente al punto que Jg pinchaba en el rostro. En 1930, Eunice Ingham, fisioterapeuta del doctor Joseph Shelby Riley, es­ tudioso y ferviente defensor de la teoría, utilizó zonas de terapia en el trata­ miento de sus pacientes. Llegó a la conclusión de que todas las zonas del cuer­ po tienen acceso en puntos distintos y que, por lo tanto, se puede llegar más fácil y eficazmente a esas áreas por unos puntos que por oj^os. y estaba en !o cierto, pues posteriormente se ha demostrado que el pie, por 514 extrema sen­ sibilidad, es el área donde la respuesta posee mayor eficacia terapéutica. La señora Ingham, prosiguiendo sus experimentos, confeccionó mapas ;de todo el cuerpo humano y, haciendo corresponder las zonas del mismo sobre las zo­ nas del pie, descubrió que una eventual presión sobre uno o varios puntos del pie tenía una eficacia terapéutica mayor que la extraída al trabajar directamen­ te la zona afectada, especialmente cuando se trataba de reducir el dolor. Con esta constatación, nacía la reflexología. La reflexología moderna es a la vez una ciencia y un arte. Como ciencia, exige un estudio riguroso, una fe firme en su práctica, un profundo conoci­ miento de las técnicas y una destreza adecuada. Y como arte curativo, la re­ flexología adquiere sus mejores resultados cuando el reflexólogo la practi-

17

ge; veamos CUaiéS Sóri lóá beneficios que la reflexología nos aporta.

La reflexología reduce el estrés e induce a la relajación profunda El estrés no puede ser evitado. Cada día de nuestra vida Vivimos inmersos en él. En sí mismo, él estrés no es ñi bueno ni malo. Jugar al tenis o dar una fiesta, pese a ser actividades extenuantes, pueden representar al mismo tiempo una gran diversión. El estrés se convierte en problema, sin embargo, Cuando la acti­ vidad que lo produce o bien nbs es impuesta ó bien es el resultado de nuestros problemas, frustraciones, exceso de trabajo o, simplementfe, de nuestro fasti­ dió. Cuando no dominamos el estrés,- bajan las defensas dél organismo y nos hacemos más susceptibles a las molestias físicas y a la enfermedad. Médica­ mente se ha estimado que el 75 % de todas las enfermedades tienen su origen en el estrés o están relacionadas con él. La reflexología lo reduce al proporcio-. nar una profunda y tranquila relajación. Muchos de mis clientes habituales se duermen durante la sesión de reflexología y, al despertar, dicen que ésos trein­ ta o cuarenta minutos de Sueño les son más beneficiosos y restauradores que toda una hoche durmiendo sin descanso. Todos sabemos también lo bien qué nos sentimos si, en medio de un día ajetreado, nos podemos echar un rato y descansar. Pero el hecho de tumbarse es sólo el primer paso. Más allá de este primer paso, se extiende el reino de la relajación y de la páz que ayudan al cuerpo a hiÜlar áü equilibrio y contribuyen a que el flujo de la energía circule suavemente a través de todo el ser. * Cada parteMe nuestro cuerpo puede ser trabajada mediatice rüasajes que ex­ panden la energía a través de los recorridos neuronales. La estimulación de las terminaciones nerviosas envía estimulación a la médula espirfál y! al cerebro, y éstos envían instrucciones a los órganos y los múseulds. En el tejido nervioso hay canales eléctricos; en ellos chocan o se corrompen diversos factores. Cuan­ do las vías neurortaíeá' se deterioran, la función nerviosa se entorpece -los •mensajes son llevados lentamente y sin fiabilidad, ó no son llevados en absolu­ to-, con lo cual los procesos corporales operan a niveles menos óptimos. El reflexólogo estimulé más de siete mil nervios cuando tdca el pie, con lo que se consigue la apertura y la fluidez de las vías neuronáles.

La reflexología mejora la circulación Todós sabemos Ío importante que es que la sangre circulé libremente a tra­ vés del cuerpo, acarreando el oxígeno y los nutrientes "a tódás las células que forman los distintos tejidos dél organismo humano, elirtÜparido al mismo tiem­ po los productos de desecho dé la actividad metabólica y otras toxinas. Muchos de nosotros ño somos conscientes de que los vasos sanguíneos se contraen y

estrés y la tensión, la reflexología permite a los millai res llevar el flujo de sangre más fácil y naturalmente-

La reflexología limpia el cuerpo de toxinas e impurezas El cuerpo dispone de mecanismos para limpiarse a sí mismo. Estos meca­ nismos son principalmente el sistema linfático y el excretorio, los cuales, jun­ to con el sistema tegumentario (nodulos linfáticos, riñones, colon y piel) eli­ minan las toxinas e impurezas. Si cualquiera dé esos sistemas ?e bloquea o su función se hace anómala, las toxinas y los residuos se acumulan en las célu­ las. La salud de un cuerpo es como la salubridad de una casa: tenemos que elimar la basura regularmente. Y mediante la relajación profunda que pro­ porciona la reflexología, todas los sistemas y funciones de nuestro cuerpo trabajan más eficazmente, incluidos aquellos que eliminan los productos de desecho.

La reflexología equilibra la totalidad del sistema El término técnico es «homeostasis», que significa proveerse de un estado de equilibrio dinámico. Para mí significa también uniformidad y eentraje. Los miles de partes y áreas de nuestro cuerpo, funcionan cada una de ellas según sus propias leyes y finalidades, y todas juntas constituyen, un cuerpo.. Para que el cuerpo tenga salud, cada una de sus piezas debe-trabajar so | ^ riamente con las otras. Si una de las piezas queda fuera de servicio, todas las demás sufren. Por ello, para conservar el cuerpo sano y armonioso, a menu­ do se requiere un ajuste. Sólo después de una puesta a punto, un motor gira suavemente, redondo, pues todos sus elementos contribuyen a ello sinérgicamente.

La reflexología revitaliza la energía

,

4

La energía es muy personal; es algo que todos hemos experimentado- Sabe­ mos cuándo nuestros «jugos fluyen» y cuándo no. A veces la energía es exci­ tante y tonificante. Otras veces es tranquila y reposada. Cada experiencia de nuestros niveles de energía es algo muy sutil y personal. Pero una cosa es cier­ ta: la energía fluye y .circula consciente e inconscientemente a través de todo el cuerpo a niveles físicos, emocionales y mentales. Y esta energía, como si del espíritu se tratara, nos prueba con su presencia que es absolutamente impres­ cindible para nuestro bienestar físico y mental. Como en la antigua creencia metafísica del Uno y del Todo, es muy posible que en el universo haya una sola

19

wMiai wiuim oc m ui|jinaiiu 8u; ía energía ’oeoc CHmniOT riUir llU IRM nií' ¿R ifé 1 el polo negativo y el polo positivo que cada átomo y cada célula contienen. En el pensamiento oriental, las energías del yin y del yang deben complemen­ tarse mutuamente. En otros térmimos: para que cualquiera de nosotros nos sin­ tamos bien o simplemente vivos, necesitamos suficiente energía. Mediante la relajación, abriendo las vías a la energía cósmica, la reflexología revitaliza el cuerpo y lo restaura enérgicamente en todos sus niveles. Mi abuela, enferma de cáncer y con ochenta años, habitualmente estaba cansada y tenía muy poca energía para poder cumplir con las actividades dia­ rias propias de una mujer de su edad. Le di regularmente sesiones de reflexolo­ gía, y ella respondió con renovada fortaleza y vigor. Los médicos que la trata­ ban no salían de su asombro al comprobar las cosas que podía haCér gracias a que la reflexología formaba parte de sus cuidados. Pese a que su cáncer no te­ nía remisión, sus niveles de energía y su vitalidad natural mejoraron considera­ blemente.

La reflexología'es una medicina preventiva La prevención de la salud es el acto más importante que podemos hacer para mantenemos a salvo de los peligros de nuestro medio: el estrés, la fatiga, los aditivos químicos en los productos alimenticios, el agua contaminada del suministro urbano, la radiactividad y la pobreza del aire que respiramos, por ci­ tar sólo unos pocos de esos peligros. El esfuerzo añadido a que sometemos dia­ riamente a nuestro sistema inmunológico, debe darnos la seítM de alerta para que hallemos el tiempo suficiente de reposar y relajarnos, pues el sistema in­ munológico funciona eficazmente sólo cuándo una persona domina las ten­ siones de la vida diaria. El sistema inmunológico responde también por siner­ gia, es decir, cuando realza en todo el cuerpo los procesos que mantienen sus propias líneas de defensa. Sólo cuando el cuerpo de una persona está bien equilibrado, muestra buena salud y adecuadas defensas frente al acoso de la enfermedad. Aquellos de mis clientes que son padres o maestros, me dicen que tienen menor propensión a pillar resfriados y gripe durante el invierno, pese a que su alrededor todo sean toses y estornudos. Los adultos no son inmunes frente a los microbios que los niños van dejando por todas partes. Pero la reflexología parece ayudarles a reforzar sus defensas irimunológicas, pese a que no les pre­ serve de pillar un resfriado de tarde en tarde. E igualmente los niños, cuando reciben la ayuda de la reflexología, soil más reacios a contraer la gripe y a los procesos febriles propios del resfriado.

ociosos o ¿ransációs. lo mismo que el ejercicio, la reflexología restaura la alerta mental y aumenta la atención. Reduciendo las tensiones y calmando la men­ te, nos sentimos libres para elaborar nuestros mejores pensamientos, alcanzat nuestras mejores ideas y trabajar más y mejor, con mayor eficacia, al emprender tareas difíciles. Cada sesión de reflexología proporciona el tiempo necesario para gestar nuevas ideas. Como un estimulante café a media mañana o a media tarde, la reflexología nos devuelve a nuestro trabajo con la energía mental que necesitamos para ser más productivos, más creativos.

La reflexología alimenta la amistad La reflexología puede unir a dos personas en una relación especial, íntima, más amical que cualquier otra que usted pueda establecer sin ella, pues nues­ tro flujo, nuestra química personal, se incorpora mutuamente del uno al otro. Cuando usted se siente bien, los otros responden. Mis clientes vuelv en a sus oficinas más pacientes y tolerantes con sus compañeros, de tal forma que su presencia pronto cambia el ambiente de su medio de trabajo. ¡Sentirse a gusto en su piel es contagioso!

La reflexología gratifica al que la practica Todos los que trabajan el cuerpo, es decir aquellos que se ocupan de la sa­ lud humana, le dirán a usted que su trabajo es gratificante. Y no sólo porque ayudan a los demás a sentirse mejor y a gozar de su salud sino, sobre todo, por­ que su acto médico actúa como un canal de saludable energía, porque se esta­ blece un circuito que les aporta también a ellos salud y bienestar. Se sienten se­ renos y centrados. Su atención se fija y se concentra conforme su paciente se relaja y se centra. En realidad, personalmente, el sólo hecho de pensar que debo dar una sesión de reflexología ya tiene sobre mí un efecto sedante. Sé que durante la hora siguiente estaré centrada y serena, al margen por completo del mundo que me rodea. Tras la sesión, el reflexólogo siente una gran satisfac­ ción y percibe otra clase de «latidos» en el pródigo agradecimiento que le mani­ fiesta su cliente.

¿Cuáles son los efectos de la reflexología? Desde la más remota antigüedad, los curanderos empleaban varias meto­ dologías para fortalecer y equilibrar el flujo de energía. Muchos de aquellos sistemas, incluida la acupuntura, el shiatsu y la reflexología parten de la base

21

de que esta energía fluye a través de zonas o meridianos que recorren todo el cuerpo. Los reflexólogos especifican que son diez las energías que recorren verticalmente el cuerpo humano, desde la cabeza a los dedos de los pies, cin­ co a cada lado del cuerpo, recorriendo también los brazos hasta las puntas de los dedos. Pero no sólo es en esas zonas por donde la energía circula longitu­ dinalmente, sino que pasa también a través de todo el ser, de tal forma que una zona localizada en la parte frontal del cuerpo, por ejemplo, puede tam­ bién ser alcanzada desde la parte posterior del mismo. Todos los órganos y partes del cuerpo tienen su correspondencia energética refleja en una o en va­ rias de esas zonas.

Las diez zonas de energía del cuerpo

Cada zona puede ser considerada como un canal por el que fluye la in­ tangible vida de la energía, llamada «chi» o «ki» en la medicina oriental y en el lenguaje de las artes marciales. Estimulando o «trabajando» cualquier zona determinada del pie, mediante el acto de ejercer sobre ella presiones con los pulgares y dedos de las manos, se afecta a la totalidad de la zona refleja a través del cuerpo. Por ejemplo, trabajando una zona en el pie-en la cual se refleje la actividad de los riñones, liberaremos la energía que dichos órga­ nos puedan haber bloqueado en aquella zona, restaurando la normalidad de su función. Trabajando el área refleja de los riñones en el pie, revitalizaremos y equilibraremos la zona entera y mejoraremos el funcionamiento

deL órgano.

,

... ,



,,

xología paieba la existencia cié tal mecanismo, pero saber con exactitud cómo irabaja sigue siendo un misterio. Reputadas teorías, con bases bien asentadas, nos sugieren sin embargo

1

«Éft.

,V

o'úrm’j m ■* VÍ9 no? (wC¡

»»'nim o¡ «*,• ¿cwtart! noixw-nib f'i wtfrtnom i

Aprender las reglas básicas de la reflexología es fácil y divertido. El pie no tiene nada de misterioso#y usted. ajrcj^aj^iariza$C| con sus manos y sus dedos. Juntar las manos a^vc^r^É.ilsjÉ'echia relación que hay entre ambos miembros y S r ^ 2^^ñ&¿áx>ríry petfeodbnar unas técnicas que nos harán más diestros con k^s manos. ^n^pkr>8| lugar, lQ más imputante que de­ bemos recordar es que todos tenemos ujwfiátjuGín senáíbjl|dad aí Cacto. Apren­ der reflexología es en realidad aprehder a perfeccionar unos clones curativos y una disposición para aplicarlos con los que hemos nacido, pero los cuales, desgraciadamente, desconocemos por no haberlos practicado nunca.

Técnicas de relajación Las primeros pasos en las técnicas de relajación son como un preámbulo que ayuda por una parte a su receptor a perder sus inhibiciones y, por otra, le ayuda a usted a concentrarse para dar lo mejor de sí mismo. Por ello, el primer contacto entre sus manos y los pies de su receptor es el más importante, ya que con él se establece un vínculo de confianza. Si para su cliente o receptor es la primera sesión de reflexología, puede sentirse vulnerable al yacer tumbado y pensando en qué va usted a hacerle. Pero esta primera parte de la sesión le de­ mostrará que la reflexología es algo gozoso y divertido, tanto para el que la re­ cibe como para quien la da. Recuerde que trabajar el pie de una persona es algo que debe resultar natural para ambos. Por lo tanto, cualquier ligera vaci­ lación que pueda sentir en sus inicios es también algo perfectamente normal puesto que son los primeros pies que se dispone a manejar. De igual modo, su receptor puede sentirse un poco inquieto al principio si también es su primera experiencia como sujeto de la reflexología. Por todo ello, las técnicas de relaja­ ción que describimos seguidamente disiparán la desazón de su receptor y, a usted, le harán más fácil y placentera su tarea. Practique pues cada movimiento hasta que se sienta cómodo. En el siguiente capítulo, aprenderá cómo sacarle mejor partido a una sesión de reflexología. Quisiera desde aquí animarle para que tenga confianza en sí mismo y sea creativo. Mis alumnQS y mis compañeros están descubriendo constantemente nuevas técnicas. Uno de los instructores de nuestro centro, Holly Papa, ha crea­ do muchas de las siguientes técnicas de relajación que expongo, las cuales he­ mos integrado a las de Dwight Byers y a las mías propias. Estas técnicas le pro­ veerán de la estructura a seguir, a la vez que le permitirán trabajar según su personal inspiración: usted será el primero en sentirse maravillado al ver cómo fluyen sus propias técnicas.

La relajación y la reflexología se practican siempre con los pies desnudos, sin medias ni calcetines. C a d a una de estas técnicas debe aplicarse a cada uno de los pies. En una sesión completa aplicaremos primero todas las técnicas sobre un pie antes de cambiar al otro. Yo siempre aplico a los pies un poco de crema que no sea grasienta al comenzar la sesiórv de re­ lajación. La piel se vuelve mus suave y flexible y los clientes encuentran así más a gusto. Poniendo la crama al empezar la sesión, evHará que luego, habiéndose ya absorbido, sus dedos se deslicen sobre ios puntos reflejos al aplicar presión sobre los mismos. Si de cualquier modo le parece que los pies están demasiado engrasados, aplíqueles un poco de talco o pá­ seles una toalla. Cuando haga una sesión completa de una hora, puede utilizar la mayor parte de las técnicas de relajación e incluso todas ellas. Si por el contrario hace una sesión reducida sobre un área en particular, emplee las técnicas de relajación que corresponden a aquella parte del cuerpo.

Saludo en la parte alta del pie.

Saludo en lá planta del pie.

Saludo al pie: Coja el pie y sujételo con gesto cálido y cariñoso. Establezca el contacto inicial manteniendo presión con sus dedos durante unos pocos minutos.

•mil díinrir*-

Mjl

Etitrelopierno y descargue toxon» lumbar: Caja ambo* pies delicadamente Easeular los talones en las palmos de sus manos sujetando sóbre las articulaciones del tobillo {en el espacio comprendido entre eí pie y la pierna). Apoyenacia atrás y lentamente tire efe los piernas. Et movimiento debe transmitirse hasta (a cadera para así descargar la tensión dé la pórte baja de la espalda. Haga que las purrias tenganbuen contacto con la superficie en que descansan. Proyecte el peso de su cuerpo hacia atrás mientras trabaja. Las piernas pueden alargarse ligeramente. Vea que la pierna esté bien extendida en toda su longitud, desde la articulación de la cadera hasta el pie. Este ejercicio ayuda a aliviar la tensión en la cadera y en la parte baja de la espalda.

Balancee el tobillo: Balancee ambos tobillos imprimiéndoles simultáneamente el mismo movimiento de ida y vuelta, a izquierda y derecha, sujetando con suavidad los taíones con las palmas de sus martas? haciendo rotar sus muñeccocon el movimiento de vaivén indicado. Imagine que está conduciendo un coche sobre un camino empedrado: los pies son el volante y, con sus manos sobrt él, lo mueve tía dirección

Tire de ambas piernas para relajar la

Apriete el pie xjra encontrar el tueco que marca a localización del plexo solar.

i

el plexo solar

Presión con el pulgar: Poniendo una mano sobre la parte alta del pie, en la zona metatarsiana, apriete suavemente y localice el hueco en la planta ael pie que corresponde al plexo solar. El hoyo que aparece en la planta del pie, encima de la línea ael diafragma, es él punto reflejo del plexo solar. Presione con elpulqar sobre este punto. Luego suelte el pie, pero recuerde el punto exacto donde halló el hoyo. Sujete el pie derecho con la mano izquierda y el izquierdo con la mano derecha, teniendo sus dedos sobre el dorso del pie y el pulgar presionando firmemente contra el punto reflejo del plexo solar. Mantenga la presión durante unos segundos; luego aflójela pero no pierda contacto ni con los dedos ni con el pulgar. A continuación, con la yema del pulgar, practique un ligero masaje circular sobre el punto en cuestión. (Cuando cambie de uno a otro pie, con la mano que no vaya a usar para la presión/masaje sujete el pie pasivo, con el 'pulgar1ápóybd&' ; suavemenfé sobre el plexo, ! 1 mientras ejjercé presión córi él pulgar de la otra manó. Ahorré de esta forma la presión de un pie al otro.} 1

¿i¿ín . .MM. >\

Posición de ba manos para la acción deslizante.

Sujete el pie con ambas manos para ejercerla acción deslizante con los dedos.

Pasada: Con su receptor

tumbado en b cama y uste4 de pie o de rodilbs, según la altura, partiendo desde debajo de bs dedos, siguiendo una línea imaginaria que partiría de cada espacio interdigital, deslice su pulgar de arriba abajo ejerciendo presión firme hasta alcanzar la línea del diafragma. Al llegar a este punto disminuya la presión pues la piel se hace más ligera y se notan mejor bs huesos a! tacto. Proyecte el deslizamiento hasta alcanzar el Repita el movimiento de forma qu^coda línea reciba el tirite rlirii ntirei ■ iF i t O " k i

i ’ >ü Cí*“ *

Deslizamiento con el índice: Junte las manos de forma que bs dedos de una se apoyen en la palma de la ótra. Can las mohos juntas en esta posición, sujete el pié de tal forma que sus dedos índice estén en el pie sobre la línea del hombro, con los pulgares, por el otro lado, sujetando el dorso del pie. Sujetando el pie firmemente, proyecte el peso de su cuerpo sobre sus dedos índice y deje deslizar b s manos desde la línea del hombro/ cuello hasta el talón del pie, rodee el tobillo y con movimiento ascendente llegue de nuevo hasta la parte alta del pie. Repita esta fricción varias veces.

Palada inversa con •I Indice / el pulgar.

Pasada invérsa: Empiece éñ la línea dél diafragma, sujetando cada zona de pasada entre el pulgar y el índice. Con él índice en la punta dél pie y el dedo pulgar éh la parte posterior, apriete firmemente y deslice el índice en el arranque de los espacios interdigitales.

Rotaciones alternas con el pulgar Coja un pie con ambas manos, ae forma que tus pulgares estén en la base de los dtdos ael pie y sus dedos sujetando la planta. Ejerza rotación con ambos pulgares a la vez, practicando pequeños movimientos circulares, con el derecho siguiendo el movimiento de las agujas del reloj y con el izquierdo en sentido contrario, alternando una y otra vez el movimiento hasta llegar al tobillo. Ejerza después las mismas rotaciones en la planta del pie, cogiendo éste con los dftdos por la parte de arriba para que los pulgares estén sobre la planta. Trabaje con pequeños movimientos circulares desde el talón a los dedos.

'¿ F l • o *** ,

> /* :

/C"

Rotaciones alternas con los pulgares en la planta y en el dorso del pie.

Vibración: Con las puntas de ios dedos de ambas manos recorra el pie desde la base de los dedos al tobillo, aplicando presión de modo vibratorio. R«p»ta ja acción : c.ick»

Mecido de lq pierna: Debe ser practicado yaciendo el receptor sobre una superficie plana y estable. Sujétele el tobillo con la palma de la mano y acune el pie de un lado a otro mediante una suave rotación de su muñeca.

wol \\ ^

■ r

Estirado de la pierna: Debe practicarse sobre una superficie plana y estable, no sobre almohadas. Ponga una de sus manos bajo el talón del receptor y sujete la articulación del tobillo. > Coja con la otra mano la parte alta del pie. Tire hacia usted. A Cuide que el pie y la pierna " apoyen bien sobre la superficie plana.

Sujeción del tobillo para mecer una pierna.

Rebofe de la pierna: Lo mismo que los anteriores, debe ser practicado sobre superficie firme y estable. Trabaje solamente con una pierna cada vez. Cogiendo el pie suavemente con una mano por encima del talón y sujetando el tobillo, coja con la otra mano la punta del pie, con el pulgar apuntando hacia abajo, hacia el tobillo. Proyecte ligeramente el peso de su cuerpo hacia atrás y mueva la pierna de forma que los mOtcuk» del musió y de la parrtorrUkí^dbeerl, reboten;*' sobre la supartav?fcnap *

í

/

/ /' / /

Rotaciones con los dedos: Con las

Dotación descendente de los dedos por la . planta.

Rotación de los dedos alrededor del tobillo y cUI talón de Aquiles.

puntas de los dedos, con las manos juntas, y siguiendo la columna vertebral del pie, es decir, su línea central, imprima un movimiento circular (en el sentido de las agujas del reloj) con la punta de los dedos de una mano mientras con la otra sujeta el pie firmemente. Empiece en la base de la columna, en la base del dedo gordo, y trabaje la planta hasta el talón siguiendo con la rotación sobre el tención de Aquiles y alrededor del tobillo. Repita el movimiento cambiando de mano para subir por el dorso del pie. Recuerde que debe sujetar firmemente el pie con una mano mientras con la otra le trabaja el dorso. Cuando llegue al tobillo alterne el trabajo de sus manos: sujete con la que trabajaba y siga con la que sujetaba.

Rotación con la punta de los dedos alrededor del hueso del tobillo y a ambos lados del tendón de Aquiles.

Vaivén del tobiiio: Con las

*

Fricción con la palma: Desde la misma posición anterior de vaivén del tobillo, volver las palmas de las manos hacia abajo y continuar el movimiento de vaivén, esta vez con la parte carnosa de la palma. Los dedos pueden trabajar al mismo tiempo por encima del área refleja de la ingle. Friccione vigorosamente con las palmas sobre todo el pie.

palmas de las manos vuelta* nacía arriba, rodee con ella el tobillo del receptor de forma que la parte carnosa de los bordes externos apoyen a cada lado del tobillo. Mueva rápidamente las manos de adelante atrás, con movimientos no simultáneos, de forma aue mientras baja la una suba la otra y viceversa, cuidando siempre que los cantos de las manos trabajen a ambos lados por debajo del hueso del tobillo. Mantenga contacto permanente entre sus manos y el pie durante un tiempo prudencial para no llegar a causarle irritación de piel a su receptor. Si se hace bien el movimiento, el pie tiene que oscilar de un lado a otro.

Vaivén del pie: Deje el pie apoyado sobre la mesa de masajes y ponga sus manos-a cada lado ael pie. Con las palmas abiertas sacuda ligeramente el pie, como si le abofeteara, con una y otra de sus manos, de forma que el pie adquiera un movimiento continuado de vaivén. Puede obtener el mismo efecto moviendo sus manos adelante y atrás, deslizándolas a ambos lados del pie, pero haciendo siempre que cuando una vaya hacia adelante la otra vuelva hacia atrás. El efecto es similar al de un suave palmetazo propinado alternativamente con las manos.

Rotación en los cinco dedos: Presionar con los dedos de la mano sobre los del pie y hacerla girar de una vez. Con la otra mano sujete el pie, con los dedos en el dorso y el pulgar en la planta apoyado firmemente en el punto ael plexo solar. La mano activa debe hacer el trabajo apretando fuerte y friccionando en movimiento de rotación todos los dedos del pie.

O!.: un :í :mí: U obm tuu& l flb v n tnm iunx* D

Vaivén en los dedos:

AV'y,

Estire suavemente cada uno de los dedos.

1•i4 U 'w ' i Hi ^ ' /X-•

í- ^

Haga en cada dedo una rotación adelante y una atrás.

Tirón de los dedos: Coja sucesivamente cada uno de los dedos del pie con el índice y pulgar de su mano. Estire suavemente hacia afuera, con un ligero movimiento como si tratara de desencajarlo.

Tirón y rotación: Sucesivamente, coja con suavidad pero con firmeza la base de cada uno de los dedos del pie con sus dedos índice y pulgar. Al mismo tiempo aue tira suavemente hacia afuera, haga rotar sus deaos de derecha

Aplique los costados de sus dos manos, en la zona muscular vecina a sus dedos meñiques, contra ambos costados del dedo gordo del píe de su receptor. Utililizando al mismo tiempo la mano que tiene en el exterior del pie a modo de apoyo, frote el pulgar con el borde de la otra en un movimiento de vaivén similar al que haría con un serrucho. Con la mano activa ejerza presión sobre la base de los dedos, con un movimiento que tienda hacia el espacio entre dedo y dedo. Dado que esta zona es muy sensible, si su receptor se queja interrumpa la presión. En los otros dedos, dado su exiguo espacio interdigital, utilice los meñiques para practicar la misma fricción, moviendo sus manos arriba y abajo en sentido opuesto.

Rotaciones bajo el tobillo: Sujete el pie por encima del talón, apoyando la articulación del tobillo en la palma de una mano. Con la otra mano, agarre el pie por los dedos y presione conla yema de la mano sobre la yema del pie (sobre los metatarsos) al tiempo que con las puntas de los dedos de la mano hace un movimiento envolvente sobre los dedos del pie del receptor. Después, con esta misma mano, imprima una rotación al pie. El pie debe Divotar sobre la mano que lo sujeta por e talón y el tobillo. Al mismo tiempo que hace pivotar, tire del talón hacia usted. El pie debe describir un semicírculo en ambas direcciones.

Rotaciones sobre el tobillo: Como variación del movimiento anterior, ponga una mano sobre la punta del pie y la otra sobre el tobillo, con el pulpejo formado por la separación entre el índice y el pulgar sobre la articulación frontal del tobillo y los otros tres dedos de la mano sujetando el tobillo por detrás. Con la otra mano sujete los dedos del pie y hágalo rotar varias veces en ambas direcciones, tal como hemos descrito antes. Este proceso, que estimula los puntos reflejos de la ingle y de los órganos reproductores, puede ser ejecutado pasando el pulgar o los dedos por esa zona del tobillo que, dada su

f* '

Tirar del tendón de Aquiles: Coger el talón del pie ae forma que se apoye y descanse sobre la palma de la mano. Con el talón de la otra mano, presionar hacia la eminencia palmar del pie y llevar el talón hacía atrás, hacia usted, como si tiráramos del pie.

Retorcido de columna: Sí su receptor está tumbado en la cama, usted estará de pie. Sí está tumbado en el suelo, usted se pondrá de rodillas a sus pies. Con ambas manos sobre el dorso del pie y tan juntas como sea posible, apoye con los pulgares en la planta y rodee el borde interno del pie haciendo contacto con la zona comprendida entre los dedos pulgar e índice. Acerque una mano a la otra lo bastante para que ambos índices se toquen encima del pie y los pulgares lo nagan debajo. Retuerza adelante y atrás con la mano que tiene más cerca ae los dedos del pie y con la otra sujete la parte de atrás del pie para que no se mueva mientras usted hace el movimiento de torsión. Mantenga los brazos y los codos pegados a los costados para así poder hacer más fuerza. Repita varias veces el movimiento (siempre con las manos tocándose, como hemos dicho) y váyase acercando hacia los dedos hasta haber «retorcido» todo el pie.

i

Posición de las manos para el retorcido de columna.

Haga el retorcido con la mano situada más cerca de los dedos del pie.

o n O S r;„

:«#;obob ¡jjsmrts» ga y dfct i&b atnéwnivorn

4*

!■' oí !.íb o-



.

\ '9 oveu ■.

Palmeteo: Golpee con ei dorso de la mano contra la planta del pie. La punta del pie golpéela con la, palma de la mano. ,

Punchíng: Con el dorso de su puño cerrado golpee la planta del pie. Utilice la parte carnosa del dorso para propinar el golpe, no con los dedos o los nudillos.

Karate: Con los costados externos de sús manos, dé suaves hachazos de karate sobre la palma del pie y alrededor del talón.

Brisa: Esta delicada fricción es el «antídoto» a los hachazos de karate. Deslice suavemente las yemas de sus dedos por encima del pie, de arriba abajo por de ante y por ambos lados, subiendo y bajando desde los dedos al tobillo, con un movimiento tenue que sea apenas una caricia sobre la piel. Repita varias veces el movimiento. Esta fricción es muy adecuada para aplacar bs nervios.

¡Hágalo, decídase!

.9tai¡i,'''.4' i

ul 'b

:Tl

Hay otras diversas técnicas de refc^ación aparte de las que hemos descritc Usted debe crear las suyas propias. GSüíthdO'enseño reflexología a los niños, maravillo de ver lo pronto y natur&lrnfcrite que los pequeños desarrollan suá propios procedimientos de relajación trabajando pies y tobillos. Sus pálmeteos! presiones y puñetazos, sus aguijoneosy SUS tirones, me maravillan tanto come la rigurosidad de su trabajo. Experimente usted todas las técnicas y descubr aquellas que mejor se adapten a su forma de ser o de trabajar. Cualquier varia| cion es válida, siempre que no haga daño a su receptor. Practique la reflexolc gia con sus amigos y sus familiares y verá como día a día aprende cosas nueva^j y, muy pronto, estará en disposición de aplicar la mejor forma de relajación cada persona determinada.

Son dos las técnicas de relajación: una lenta y suave, para la relajación profunda, y la enérgica para vigorizar.

Cada sesión de reflexología debe iniciarse y concluirse aplicando una técni­ ca de relajación. La duración de las mismas es de unos diez minutos, la del cc mienzo, y de tres o cuatro minutos la de finalización. Pero las técnicas de relaja! ción pueden ser aplicadas también durante el desarrollo de la sesión. En otra! palabras: usted no necesita hacer reflexología todo el rato. Cuando note que sif receptor se mueve o se distrae durante la sesión, aplique un par de técnicas d^ relajación y luego siga trabajando normalmente.

I—

■V' . rCM cilí í iAn Á

i -t-n a

r t t n m i i 1- * r t r t r . . , - n '

Técnicas básicas en reflexología

Cómo sujetar el pie Es muy importante sujetar el pie correctamente para poder estimular de ma­ nera adecuada los puntos reflejos y las áreas. (Véanse en la pág. 98 los detalles de las posiciones que ha de adoptar su receptor.) Debe siempre sujetar el pie t'on ambas manos, si bien es sólo una de ellas la que soportará y dará apoyo al pie: la otra lo trabajará realmente. Deberá procurar mantener siempre las ma­ nos paralelas una de la otra, es decir, hacer que ambas ocupen la misma sec­ ción. encima y debajo del pie, y como hemos dicho una haciendo sujeción y *palanca y la otra trabajando. Desde luego, cuando esté trabajando la punta del íple, la palma de la mano le dará el soporte necesario.

7 A.

■A

\

Mueva la mano que sujeta el pie {Jtsde el talón a la punta, conforme vqya progresando su trabajo hacia arriba.

/■

La palma de la mano y el pie forman el apoyo para la mano activa en la punta del pie.

Otra forma de soporte y control del movimiento del pie.

( ' -Y

\ /

f

Otra forma de soportar y controlar el movimiento del pie es presionar el ta­ lón sujetándolo con la mano sobre el metatarso, es decir, donde la planta se abulta, y dejando que los dedos de esta mano se ensortijen sobre los dedos del pie. El pulgar de la mano debe presionar suavemente contra el dedo gordo del pie o contra el meñique, según la mano que esté usted empleando. Practi; que esta forma de sujeción y verá lo fácil que es empujar el pie hacia adelante o hacia atrás. Debe sujetar siempre el pie con firmeza pero con suavidad. Puede ocurrir que al comienzo de la sesión tema estar aplicando demasiada presión. Pero piense que los pies de la mayoría de las personas pueden soportar más de lo ‘ que imaginamos. Con la práctica adquirirá la decisión necesaria para ser lo b as-' tante agresivo cuando convenga, pero sabiendo siempre que aunque sus movi­ mientos sean rudos o enérgicos no causa dolor alguno al receptor. Recuerde también que debe trabajar hasta llegar al umbral del dolor, pero nunca traspo-* nerlo. Observe el rostro de su receptor para ver las señales oportunas: rasgos tensos, sacudidas, repentina inspiración profunda, cambio de ritmo en la respi­ ración. Sienta sus manos libres mientras trabaja el pie, usando una como soporte y trabajando con la otra; luego inviértalas. Es importante trabajar los puntos refle­ jos en tantas direcciones como le sea posible, yendo de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, de arriba abajo y de abajo arriba y así sucesivamente. La razón de esta práctica es que a veces un punto es sensible en una dirección determinada y no en otras. Puede ocurrir también que sea más fácil alcanzarlo o aplicar presión sobre él con una mano que con la otra o en una dirección más

que en otra. Veamos ahora tys seis claves de la técnica reflexológica, desac^g^das por

I. PASO DEL PULGAR l'.l paso o paseo del pulgar se efec­ túa con el borde externo de este dedo. Para encontrar la postura ade­ cuada, ponga la mano sobre la mesa, con la palma hacia abajo, y lome conciencia de, que es el borde externo de la punta del pulgar el que se apoya sobre la superficie, lista será la parte del pulgar que debe entrar en contacto con el pie. lil paso del pulgar consiste en cim­ brear el pulgar-sobre un punto de­ terminado y, a partir de ahí, hacerlo descender progresivamente a pe­ queños pasos (o «mordiscos») a lo largo del pie. Cuando flexione o cimbree el pulgar, procure que sea sólo el dedo el que se mueva, no la muñeca. Practique en primer lugar sobre la mesa, paseando el borde externo del pulgar pasito a paso so­ bre la superficie, y luego páselo a pequeños mordiscos sobre su otra mano o sobre el brazo. A cada paso, luego, haga fuerza o palanca con sus restantes dedos (que tiene apli­ cados al dorso de la mano o a la

murieca) y deje que ei pulgar vaya avanzando siempre a pequeños pa­ sos. Es realrnente el agarre y presión de los otros dedos lo que mueve el pulgar hacia adelante. Ahora esta­ mos explicando el movimiento en detalle, pero practíquelo un poco y verá como se le hace pronto auto­ mático. Lo que debe quedar claro es que los «mordiscos» son realmente mordiscos que practican Jas puntas de sus dedos sobre la carne y la piel de su receptor mientras el pulgar da un paso adelante. El movimiento de paseo del pulgar es siempre hacia adelante, nunca hacia atrás o ha­ cia los lados. Es posible que al principio dé unos pasos más largos de lo necesa­ rio. Les ocurre a muchas personas. Afine pues su técnica y esfuércese en que sus pasos sean lo más cortos posible, pero compruebe que avan­ za, no ocurra que los dé tan peque­ ños que no se mueva de sitio. Mantener la presión es importante. La presión ejercida por las puntas de los cuatro dedos, mordiendo en la piel como si fueran los puntos de apo­ yo de sendas palancas, deberá ser

constante mientras pasea con su pul­ gar. Cuide también de que la posición de la muñeca regule la presión de los dedos. Conforme baja la muñe­ ca, aumenta la presión de los dedos. El paseo del pulgar se hace a lo ancho de las áreas carnosas deí pie. Practique con alguien. Con el pulgar de paseo en la planta, ponga los cua­ tro dedos restantes de la mano en la punta del pie y vaya paseando por zonas a través del área del pecho en la prominencia del pie. Practique en esta área carnosa hasta que en su progresión haya salido de ella y pro­ siga su paseo por cada zona hasta fi­ nalizar todo el recorrido del pie.

Cuando haya recorrido las cua­ tro primeras zonas, empiece con la zona quinta, es decir, el talón. Al al­ canzar la línea del talón, cambie la mano de apoyo y flexione hacia' atrás los dedos del pie con una sua-1 ve presión dél-pulgar. Esta presión | expondrá el tendón de Aquiles en la bóveda y así podrá evitar que su i pulgar pasee cerca de él al tiem po; que tendrá más a su alcance las dis­ tintas áreas reflejas y podrá estimu­ labas más fácilmente. Vaya reposi- ¡ donando sus dedos de apoyo con-i forme sus manos avanzan. Cuide de i que la presión sea lo más firme po­ sible.

Para trabajar los pies desde la línea del talón hacia arriba, como más usual-J mente se hace, aplique el talón de su mano contra los metatarsianos y, con mo-1 vimiento suave, rodee con los dedos de su mano los dedos del pie, como si losj envolviera. Presione con el pulgar contra el dedo gordo o el dedo meñique del pie (Según la mano que esté empleando). Esto le dará control y le permitirá em-l pujar el pie más fácilmente hacia atrás o hacia adelante.

tMJiOWiU-'.í



1Dü"í

U .p ¡>

¡oueii í

atrrod b

Ji yq 'Obi

n

' i

Paseo del dedo sobre el pie en la región del pecho.

Cuando alcance la línea del talón, cambie la mano de apoyo sobre los dedos del pie.

Pasee el pulgar sobre cada una de las zonas a lo largo de lodo el pie.

Controle el

Debe saber que sus manos pueden sufrir calambres si no están habitua­ das a este ejercicio. En poco tiempo y con la práctica, fortalecerá sus músculos y los adiestrará en estos movimientos, aprendiendo cómo usar sus manos adecuadamente tanto en el apoyo como en el soporte. Apren­ derá también a ir alternando sus dedos y pulgares para hacer más fácil la p r á i ^ # j | í i féfliexología.

rw,

2. PASEO D E LO S D ED O S

El paseo de los dedos es similar al paseo del pulgar, excepto que se ejerce con el borde del dedo índi­ ce y no con el pulgar con el que se hace el paseo. Flexione el índice por su primera falange y mantenga rígidos los restantes dedos. Puede dar más soporte a su índice apoyan­ do el pie con su pulgar, en medio del dedo. Practique el paseo de los dedos en el dorso de su mano po­ niendo el pulgar en la palma de la mano y utilizando los otros cuatro dedos a modo de palancas. Confor­

Paseo de los dedos en la mano utilizando el pulgar y otros tres dedos a modo de palanca.

me haga avanzar su pulgar, intej| que los mordiscos sean lo más queños posible y progrese le* mente hacia adelante. Recuerde' puede ayudarse bajando o subi| do la muñeca al efectuar cada mí disco. Puede también utilizar otro dec aparte del índice para hacer este seo, pues, en algunas áreas del pueden adoptar mejor posición qv el propio índice. Generalmente utiliza tan sólo un dedo para cac paseo, pero hay lugares (como en bordes del pie, por ejemplo) done puede y debe utilizar dos dedos pa® hacer más fuerza.

Paseo de los dedos en el borde del pie utilizando dos dedos.

El paseo de los dedos es la mejor técnica para trabajar en el área de los huesos de la punta del pie y alrededor del tobillo cuando la carne dehesa zona es delgada. Los dedos no son tan recios como los pulgares y -jQ ^Jp tpnto trabajan con más sensibilidad en esas áreas sensibles. __ _____________________________ __ __________ ___ "'.tW»..,,.

£

J.

.

.

........................ ....................... .....................

-----

OTACION EN UN PUNTO ■ N r-

slone con el pulgar sobre el que desea trabajar. Los dedos an paralelamente el pulgar en Jo opuesto del pie. Con la sujedc la otra mano, el pie queda Ito. Hágalo flexionar y rotar sod apoyo de la mano en un molento circular mientras presiona emente con el pulgar sobre el to elegido.

Rotación en el punto útero/próstata.

stación en un punto.

Este procedimiento está recomendado para los reflejos sensibles ya que distrae la atención del receptor y no le hace estar pendiente exclusiva­ mente de la presión sobre el punto elegido.

Utilice siempre el pulgar para la rotación en un punto, excepto cuan­ do el punto sea el de) útero/próstata, sobre el cual tendrá que usar el

Como alternativa a la rotación se utiliza la técnica de pivotar en un punto. Básicamente se efectúa ha­ ciendo que el pulgar pasee mientras los otros dedos presionan con fuer­ za el pie por la parte opuesta y lo hacen pivotar hacia usted sobre el apoyo del pulgar. En la práctica se agarra el pie con la mano de suje­ ción y se mantienen los dedos sobre la punta del pie. El pulgar de la otra mano pasea en diagonal a través del área que se deba trabajar. Conforme haga avanzar el pulgar, utilice la mano de sujeción para pivotar o tor­ cer el pie mientras el pulgar prosi­ gue su suave y rítmico avance. Esta técnica sólo es aplicable entre los bordes interno y extermo del pie.

Pivotando en un punto.

5. FLEXION EN UN PUNTO Es el mismo procedimiento que el de pivotar en un punto, sólo que la mano de sujeción mueve el pie hacia adelante y hacia atrás sobre el fiel del pulgar, en lugar de torcerlo o hacerlo pivotar.

■JÉHL

Esta técnica se utiliza para aplicar "■festón a un punto específico que o Icn es de difícil acceso o demasia) pequeño para usar las técnicas 1 paseo. Se utilizan los cuatro de­ is para el apoyo y el pulgar para ‘cetuar la presión (función que ya aprendido en las técnicas de rela­ ción) mediante la aplicación del >rde exterior de la yema sobre el unto específico de que se trate. El lilgar debe llevarse suavemente ucia atrás sin relajar la presión. No lMe que se deslice fuera del punto a tratar. Mantenga la posición durante Unos segundos y después déjela. Practique esta técnica en un área famosa de la palma de su mano y en el centro de la yema del dedo gordo del pie.

Garfio y apoyo.

\

i .

;

Garfio y apoyo sobre la pituitaria

La técnica del garfio y apoyo se aplica en el pie para los puntos corres­ pondientes a la pituitaria, pineal, hipotálamo, curvatura del sigmoide, válcula ileocecal y apéndice.

Ahora que ya ha aprendido las seis técnicas básicas, veamos cómo aplicarla sobre las distintas zonas del pie.

V

- -

Tt t

Proteja e! tendón empujando el dedo gordo hacia abajo.

J

En general, se procede al paseo del pulgar en la planta del pie empezando por la zona 5 y recorriendo las siguientes hasta terminar en la 1. Pero recuerde que debe abstenerse del paseo sobre el tendón, a causa de su extrema sensibi-| lidad, situado entre las zonas 1 y 2. Puede también empujar los dedos hacia adelante si el pie queda poco tenso (caso del pie muy carnoso, por ejemplo) trabajar alrededor del tendón. Necesitará cambiar de mano de tanto en tantoj cada vez que con una u otra le sea más fácil alcanzar un determinado punto. Er realidad, debería pasear cada zona con una mano cada vez.

AREA DE LA CABEZA (En la parte alta del dedo gordo del pie: cerebro, pituitaria, pineal, hipotálamo. En la parte media del mismo dedo: nariz y senos. En la parte baja del tercer dedo: dientes, encías y mandíbula.) Pasee hacia abajo el pulgar, par­ tiendo desde la punta del dedo gor­ do hasta llegar a la base del mismo, y tomando como apoyo el dedo ín­ dice de su mano. Recorra las cinco Zonas en los dos dedos gordos. Haga tres pases en cada uno de los áedos-fesuates: uno bajando por el

centro del dedo y dos pases más,! uno a cada lado del dedo. Haga de| diez a quince pequeños mordiscos en cada paseo. Si fuera necesario,! cambie de mano para tener mejor acceso al dedo. Pasee el pulgar de la mano acti­ va sobre los dedos de los pies y uti­ lice el pulgar y dedos de la manoi de apoyo para tirar dé los dedos! del pie. Recorra hacia abajo la parte ¡ frontal de los dedos y dé aproxima damente el mismo número de mor-| discos más allá de la zona de la base del dedo, recorriendo una | longitud sobre el dorso similár a la I del dedo. ------ ...

los d edosdélos piés de'difúnda (tertófldi dSKtnf permanenremenre encor* vados. Tenga cuidado y no trate ae estirarlos demasiado para trabajarlos más fácilmente. En general, aunque estén encorvados, los ¿ledos de los pies pueden soportar un pequeño estiramiento, pero respete siempre la natu­ ral condición de los dedos de su receptor.

Recorra hacia abajo con el pulgar los cinco zonas del dedo gordo.

Recorra de arriba abajo los dedos menores dando tres pases en cada uno de ellos.

Paseando el pulgar sobre los dedos del pie.

Paseo del dedo bajo el frente de los dedos.

dérple, utilizando el pulgar y el dedo medio de la njano de apoyo para aplic presión. Éstas son las áreas reflejas que estimulan la parte alta del cráneo y cerebro. Puede igualmente hacer este movimiento circular utilizando la ba plana de la uña del pulgar. i Para trabajar el punto reflejo de la glándula pituitaria, debe primero locali-J zario en el centro del dedo gordo. Situándose sobre el punto más ancho defl dedo, trace una línea imaginaria de un lado a otro. No es necesario que la lineal sea horizontal sino que puede ser también inclinada. Crúcela por el centro com una línea imaginaria vertical y la intersección de ambas será el punto reflejo d el la pituitaria. i Trabaje el punto de la pituitaria sujetando el pulgar con la mano de apoybj de forma que el pulgar no se flexione o quede torcido. Ponga los dedos de la l mano activa sobre los dedos de la mano de apoyo. Luego ponga suavemente! la yema de su pulgar sobre el punto de la pituitaria y deslice la mano hasta lal parte central del borde del pie, utilizando la técnica del garfio y apoyo para l aplicar la presión. i Para trabajar los puntos reflejos de las glándulas pineal e hipotálamo, proce-1 da de la misma forma que para la pituitaria, utilizando el garfio y apoyo en el * borde interior del dedo gordo. ¡

X.

Rodee con el índice la punta del dedo gordo.

Rodee las puntas de los dedos con la uña del pulgar.

üz imaginaria • localiza la ndula pituitaria.

Garfio v apoyo en la glándula pituitaria.

RHA DEL CUELLO (Engloba el cuello, tiroides, paraIroides, amígdalas, mandíbula su­ prior e inferior y auxiliares del ojo del oído.) Pasee el pulgar a los dedos a lo Brgo de la línea del cuello y de los ombros (delimitada por la base de

Garfio v apoyo en la glándula pineal y en el nipotálamo.

iD

los dedos y el inicio de la Ix'jveda plantar). Fijada la línea, empuje ha­ cia abajo la bóveda con su mano de sujeción para afinar la masa carnosa (el pulgar puesto en el dorso del pie y los dedos empujando hacia aba­ jo). Pase siempre a través de la línea en ambas direcciones, cambiando de mano cada vez. {Nota: Ésta es la única área donde debe usted utilizar

•'O ■MlOI

Pulgar y dedo paseando por la linea de b$ hombros.

Las áreas reflejas de las glándulas tiroides y paratiroides se encuentran en la base del dedo gordo, justo en­ cima de la línea del cuello. Cuando trabaje esta área, sujete el dedo gor­ do con la mano de apoyo. Los de­ dos de la mano activa descansan so­ bre los dedos de la mano de apoyo. El pulgar pasea a través del área del tiroides/paratiroides y debe hacer al menos dos pases cubriendo el an­ cho de esta área. Cambie de mano cuando invierta la dirección del pa­ seo. Trabaje el punto reflejo de la sép­ tima vértebra cervical sosteniendo el dedo gordo entre el pulgar y las puntas de los dedos. Ponga el pul­ gar de la mano con la que está traba-

con los dedos a través del dorso del dedo gordo. Doble en ángulo su dedo para que encaje en la acanaladura de la base del dedo gordo del pie. Ésta es también el área de las amíg­ dalas así como de las mandíbulas in­ ferior y superior. Trabaje el borde de la línea del cuello y hombros para liberar la energía que bloquea la cabeza y me­ jorar la circulación en los ojos y los oídos. Una forma alternativa de trabajar el área del cuello es la llamada «col­ gado en el borde». Presione el borde del dedo del pie con las puntas de sus i dedos hasta alcanzar en profundidad toda el área del cuello. Aplique pre­ sión firme durante unos pocos s e -“ gundos.

Pulgar paseando el área del tiroides y paratiroides.

Dedo recorriendo la séptima cervical en el borde interno del pie.

« *■

« JW

illU li;

Dedo recorriendo la séptima cervical en el dorso del dedo gordo.

Colgado en el borde de los dedos.

ÁREA DEL PECHO (Pulmones, pechos, corazón, hombros, esófago, bronquios, drenaje linfál co, diafragma, auxiliar del tiroides, timo.) Esta importante área cuenta con cinco movimientos básicos, tres en el fond del pie y dos en la punta. 1. Empuje los dedos del pie hacia atrás con la mano de apoyo, la palma presic nando hacia abajo y con los dedos doblados recogiendo la punta de los dí dos del pie. Pasee luego el pulgar a través de los canales que se forman má allá de los espacios interdigitales y sobre las regatas formadas entre los me tatarsos, desde la línea del diafragma a la línea del hombro en el fondo de pie. Para trabajar esta área necesitará previamente abrirla empujando laprc minencia carnosa de la bóveda por medio del talón de la mano. Empuje ' extienda la molleja del pie y separe los dedos para hacer aparecer en la SU perficie las áreas reflejas. » *

2. Pasee el dedo por los canales, partiendo desde la punta del pie a tod ololar go de la línea del diafragma. Este movimientó contribuirá-a separaf to i'd é dos y, presionando hacia adelante el pie con la mano de apoyo cméáá.M

\mn i»1

Pulgar paseando sobre los canales de los dedos.

Dedo paseando el área del pecho, en el dorso del pie.

Forma alternativa de pasear el dedo por el área del pecho.

Dedo paseando el área ael pecho. Repare en la posición pulgar.

Paseo alternativo del dedo sobre el área del pecho.

puño, le ayudará a trabajar la punta del pie sin tropezar en los canales. Las áreas del drenaje de la linfa, de las cervicales (a utilizar para eliminar pinzamientos en la columna) y de las cuerdas vocales, están en el canal que se forma en la punta del pie, entre el dedo gordo y el índice. 3. Otra forma de pasear el dedo bajo los canales del área del pecho es separan­ do con la mano de apoyo dos dedos del pie mientras el pulgar de la mano activa presiona en la molleja de la bóveda y los dedos pasan por encima del : canal de la punta del pie en un movimiento hacia adelante (nunca hacia los i lados). J¿tÉÍÍÍÉÉra..

Paseo del pulgar a través del área del diafragma.

/ ¿y . / V < "*k

,

\ % V. \

Pivotado en el aiairagma. empujar con fuerza el pie hacia atrás, desde los dedos (para mano grande).

Rotación en la línea del / diafragma. ^ ,

/\ ; \ /* ,

^ ^ '\

r ** r/ j ; fv ? )

X ^

i

* ;,í ~ \ ., j í\ M -f 1 i ¿i \ J 1 ¡ > i v i , { 'j*

/

, l

Punto reflejo en la línea del diafragma.

/ i

..

Presión con el pulgar en el plexo solar.

4. Pasee el pulgar a través de la línea del diafragma, en ambas direcciones. Luego haga rotación, flexione o pivote a través de la línea del diafragma. 5. Utilice el pulgar para presionar en el punto del plexo solar (que está entre la segunda y tercera zona, donde cruza la línea del diafragma). Agarre el pie con una mano, por la punta con los dedos y con el pulgar hacia el fondo del pie, y presione con el pulgar en el punto correspondiente al plexo solar. Mantenga la presión durante unos segundos y luego deje de apretar. Puede también trabajar el pulgar con pequeños movimientos circulares sobre el punto del plexo solar, en ambas direcciones. Termine el paso apoyando suavemente el pulgar sobre el punto, sin aplicar presión.

Y GLÁNDULAS SITUADAS SO BRE LA LÍNEA D E L P EC H O

,

(Recuerde que en el pie derecho están situados los puntos reflejos de las su-J prarrenales, hígado, vesícula biliar, duodeno, páncreas y de la parte alta de le riñones. En el pie izquierdo se localizan los puntos de las suprarrenales, bazc estómago, duodeno, páncreas y la parte de arriba del riñón.) Mire las láminas del atlas a color y familiarícese con todos los órganos vitales y glándulas cuyas áreas reflejas se sitúan entre las líneas del diafragma y de cintura. Recorra con el pulgar esta zona; es preferible qué el paseo lo efectúe diagonalmente, saltando sobre el tendón cuando llegue a él. Incline los dedos! hacia atrás de forma que con la yema del pulgar pueda estirar la piel fina de esa! zona del pie y así abrir las áreas reflejas de la misma. Esta misma precaución le permitirá localizar fácilmente el tendón y evitar que el pulgar lo toque cuando! trabaje cerca del mismo. Trace varias líneas cruzadas en esta amplia zona delf arco de forma que cubra todos sus puntos. Luego invierta sus manos y haga va­ rios pases desde la otra dirección.

í

V

Rayas cruzadas diagonalmente en el área que va desde la línea de la cintura a la del diafragma, en ambas direcciones.

Rotación en el punto de la vesícula.

\

Rotación y pivotado en el punto de las suprarrenales. •>i; •4)

La rotación o el pivotado en los puntos correspondientes a la vesícula (pie derecho, situándose a una distancia equivalente al ancho de dos dedos por encima de la línea de la cintura, zona 4), bazo (pie izquierdo, a dos de­ dos por encima de la línea de la cintura, zona 4) y suprarrenales (a mitad de camino entre las líneas del diafragma y de la cintura en el tabique medio del tendón, zona 1).

DEBAJO DE LA LINEA DE LA CINTURA (Pie derecho: apéndice, válvula ileocecal, colon ascendente, colon trans versal, intestino delgado, riñones, uréter, vejiga; pie izquierdo: colon sigmc de, colon descendente, colon transversal, intestino delgado, riñones, uréter vejiga). \ Los puntos reflejos de los órganos situados por debajo de la zona de la ci tura se trabajarán de la misma forma que -hemos indicado para aquellos otrc situados por encima de la línea de la cintura. Localice en el pie derecho el pun| tb reflejo de la válvula ileocecal (dos dedos por debajo de la línea de la cintur zona 5) y utilice las técnicas del garfio y apoyo. Luego pasee el área del color ascendente en la zona 5"hasta llegar al quinto metatarsiano; dé allí la vuelta, zando un ángulo de noventa grados, sobre el punto hepático, y pasee transveri salmente el área del colon, que está debajo de la línea de la cintura. A continua-l ción practique varios pases diagonales* y horizontales, desde ambas direccio-J nes, a través de toda el área. No olvide relajar la presión cada vez que cruce porl encima del tendón. No olvide tampoco trabajar el área del talón en todas las di-j recciones indicadas. Pasee el pulgar sobre el punto de la vejiga, sobre el área refleja del uréter, ! zona 1 de la línea de la cintura. Cruce el tendón por debajo de la límea de lal cintura y recorra el área entre las zonas 2 y 3 para, finalmente, rotar en el punto j del riñón. En el pie izquierdo, utilizando el pulgar izquierdo, empiece en el punto de | la vejiga. Parta de la intersección de la línea del talón en el interior de la cresta del pie y descienda formando una trayectoria de cuarenta y cinco grados hasta la flexión del sigmoide, entre las zonas 3 y 4. En este punto utilice la técnica del ¡ garfio y apoyo. Luego pase el pulgar sobre el área del colon descendente (zo- j ñas de la 5 a la 1) y haga una rotación en la flexión esplénica y trazando un án­ gulo de noventa grados siga con el pulgar a través del área del colon transversal (zonas 5-1) hasta debajo de la línea de la cintura. Por último, recorra entera- ¡ mente el área desde la línea de la cintura hasta el fondo del talón en varias di­ recciones: vertical, horizontal y diagonalmente.

Garfio y apoyo en la válvula ileocecal

y apéndice.

Paseo del pulgar desde el colon ascendente a la línea de la cintura y a través del colon.

Pases cruzados entre las líneas de la pelvis y de la cintura. N r~

Paseo del pulgar sobre los conducios

de la vejiga, uréter y riñon».

Rotación sobre el punto del riñón.

Garfio y apoyo en el colon sigmoiae.

Paseo del pulgar sobre el colon descendente y transversal.

Modalidad alternativa, de paseo del pulgar desde la vejiga al colon sigmoide.

Una forma alternativa de trabajar la curva o codo del sigmoide es proced de la misma forma indicada pero utilizando el pulgar de la mano derecha has llegar al punto de la vejiga. (Algunas personas tienen más fuerza con su man derecha que con la izquierda y por ello llegan más profundamente al punto i dicado.) Cuando trabaje el colon sigmoide, vaya siempre desde el interior d pie hacia el exterior, deslizando su pulgar diagonalmente; de esta forma obten dremos mayor apoyo.

BRAZO, CODO Y AREAS DE LA MANO En la parte exterior del pie (en la zona 5) están las áreas que corres­ ponden al hombro, brazo, codo y mano. Sujete el pie por la punta con sus dedos para hacer palanca. Pase el pulgar horizontalmente a través del borde exterior del pie y trabaje repetidamente el área comprendida entre las líneas del talón y del hom­

bro. Cada uno de los recorridos qu efectúe debe llegar un poquito más arriba que el precedente. Cambie de manos cuando haya llegado al bor­ de del pie en ambas direcciones. Cuando haya completado el pa­ seo del pulgar sobre toda la longi­ tud del pie, recorra con los otros dedos la misma superficie. En algu­ nos casos, el paseo de los dedos es más efectivo que el del pulgar a causa de que los dedos pueden ex-

ipu uu9 enuLuitciiic la usaxiicma 1 pie.

menie amoa y aoajo soore ei oorae exterior del pie.

Paseo del pulgar por el borde externo del pie desdela línea de la pelvis a la línea del hombro.

Paseo de los dedos sobre el borde externo del pie utilizando el índice y el corazón.

Paseo del pulgar verticalmente por el borde externo del pie.

Paseo de los dedos por el borde externo del pie desde la línea del hombro a la n n c o rdel U talón. in lA n base 87

Tuerza el pie ligeramente hacia afuera. Pase el pulgar a lo largo del área refleja de la columna (zona 1), desde la base del talón a la base de la uña del dedo gordo del pie, área ésta que corresponde a la primera vértebra cervical. Cambie la posi­ ción de sus manos. El pulgar o los dedos recorrerán el área de la sépti­ ma cervical en la base del dedo gor­ do en varias direcciones. Cambie de nuevo sus manos y pasee el pulgar por las áreas reflejas de la columna

sostienen el talón por debajo cuando pasa el pulgar desde la base del talón al área pélvica.

prestársele máyif'SS'iftíélfen al áreS de la columna pasando horizontal mente el pulgar a través del bordd del pie, partiendo de la base del ta| lón y trazando cada recorrido en rección ascendente, de igual me que hiciera antes al trabajar el borc externo del pie para trabajar las áre del brazo, del codo y de la mane Haga rotación y pivote en cada un| de los puntos correspondientes cada una de las vértebras de la ce lumna. (Existen 26 vértebras en esc zona.)

Balancee los dedos desde su apoyo en el tobillo y muévalos hacia arriba conforme su pulgar recorre la zona refleja de la columna vertebral.

El dedo índice recorre la séptima cervical.

88

Paseo del pulgar bajando por la espina dorsal.

Paseo del pulgar a través de la columna.

Rotación en cada vértebra de la espina dorsal.

Pivotado en cada vértebra de la columna.

CADERA, PIERNA Y RODILLA

talón y la zona ósea más distante del lateral del pie. Cuando sus dedos hayan localizado con seguridad esta zona, notará como las puntas de los mismos se hunden ligeramente en la parte carnosa del pie. Es ésta el área que debe trabajar y no las zo­ nas óseas de su alrededor. Pase pues los dedos por esta área, descri­ biendo varios paseos en diferentes direcciones.

En la parte externa del pie hay un dentado triangular que corresponde a la pierna y a la región de la rodilla. Esta área se localizará cuando se quiera trabajar la zona de la cadera y de la parte baja de la espalda. En el exterior del pie, el triángulo lo for­ man la punta del quinto metatarsiano, el borde frontal de la línea del

89

Paseo de los dedos sobre las áreas reflejas de la cadera, rodilla, pierna y parte baja de la espalda.

Paseo de los dedos bajo la cadera, rodilla, pierna y terminación de la espalda.

NERVIO CIÁTICO Y ÁREA DE DOLORES CRÓNICOS

de el tendón de Aquiles hasta el ta- i lón. (Recuerde que esta zona e s 3 muy sensible y, por lo tanto, no debe ejercer presión sobre ella.) Luego pase el pulgar a través de la * línea del nervio ciático, en el fondo ) del talón, y siga pasando los otros dedos siguiendo hacia arriba a lo largo del tendón de Aquiles. Otro , punto donde trabajar el nervio ciático y la cadera se encuentra detrás del tobillo (hueso que por su con­ formación recuerda a la luna cre­ ciente). Pase suavemente los dedos por esta zona, arriba y abajo, varias veces.

El área alrededor del tendón de Aquiles es la que debemos trabajar para aliviar los dolores crónicos de la próstata, del útero, del recto y del nervio ciático. Esta área se trabaja en el interior del pie derecho, suje­ tando la prominencia carnosa de la planta con la mano izquierda e in­ clinando y empujando el pie hacia atrás. Coloque la mano derecha en la punta de la espinilla, cerca de medio palmo por encima del tobillo y recorra con el pulgar el área des­

Paseo del índice por detrás del hueso del tobillo al trabajar el nervio ciático.

Paseo del pulgar por el nervio ciático, en la base del talón.

Recorra con el dedo la parte externa de la pierna y pase por detrás del hueso del tobillo para aliviar el nervio ciático.

v

Pulgar paseando hacia abajo a b largo del nervio ciático.

Paseo de los dedos a ambos lados del nervio ciático.

Utilice el pulgar para pasear so­ bre la parte carnosa del fondo del talón. Pasee con los dedos en las áreas alrededor del tobillo, donde la carne es más fina. La banda que va por encima del dorso del pie desde debajo del tobillo exterior hasta el tobillo interior u opuesto (la cual co­ rresponde a las áreas de la linfa, de la ingle, trompas de Falopio y vasos deferentes), debe ser trabajada con los dedos en ambas direcciones. Suele ser un área muy sensible, pero puede trabajarla con el pulgar si lo hace muy suavemente. Haga rotar el pulgar en el hoyo que hay encima del hueso del tobillo. Efectúe tam­ bién la rotación sobre el mismo hue­ so del tobillo. Los puntos para el útero/próstata (dentro del tobillo) y para los ova­ rios/testículos (fuera del tobillo) pue­ den ser localizados mediante el tra­ zado de una línea imaginaria que va desde el tobillo hasta detrás del ta­ lón. Para localizar exactamente es­ tos puntos, apoye la yema del dedo índice o del pulgar en el tobillo mientras que con la punta del meñi­ que apoya sobre el rincón de atrás del talón. Alinee luego el dedo me-

E1 dedo medio debe perm anecer' la posición en que se haya situac Utilice este procedimiento a amt lados del tobillo. Trabaje el punto del útero/pré tata aplicando el hueco de una sus manos sobre el tobillo mient que con la otra flexiona el dedo : dio hasta alcanzar el punto con yema. Cambie el pie a la otra mar las veces que sea necesario mic tras aplica presión al punto del út ro/próstata. Después de haber localizado área del ovario/testículo en el exte rior de cada pie utilizando el métodd del dedo medio que hemos descrij to. trabaje el punto y el área circunj dante mediante pequeñas rotaciol nes circulares mientras pasea loa dedos. Necesita hacer algunas prácticas antes de que se sienta a gusto y se-¡ guro trabajando todas estas partes del pie. Pero con el tiempo, tras la obligada práctica, sus movimientosj se habrán convertido en una segun­ da naturaleza. No se desanime, pues,| si no llega a la perfección tan rápi­ damente como usted quisiera. Vuel- j va atrás en el libro y disipe cuantas] dudas crea tener.

O ' ' A; Pasee con los dedos en ambas direcciones para trabajar los puntos reflejos de la linfa, la ingle, las trompas de fpk^io y . las vesículas seminales. 92

Rotación del pulgar en el hoyo del área linfa/ingle.

Rotación en el útero/próstata.

Movimientos circulare» del dedo en el área , , ovarios/testículos.

Qué siente nuestro receptor Cada receptor de reflexología acepta nuestro trabajo de una forma propia } personal. No hay dos personas que sientan exactamente lo mismo cuando a les trabaja el pie con la reflexología, lo mismo que una misma persona no sien te lo mismo cada vez que recibe un tratamiento. Cuando hacemos reflexología sin embargo, es importante que sepamos las distintas respuestas que podenao suscitar en nuestro receptor. >> La mayor parte de los receptores experimentan relajación profunda, calma serenidad. No se sorprenda, por lo tanto, si alguno se queda dormido a mitad'd la sesión. Dormir es saludable y la reflexología puede obrar su efecto tanto st t receptor yace en el reino de los sueños como si sigue atentamente cada uno»d los movimientos que usted hace. Cuando finaliza la sesión (¡y el durmiente deí pierta!), el sujeto se siente más equilibrado, revitalizado, animado, tanto que© los primeros segundos que siguen al fin de la sesión puede llegar a sentirse indi so algo desorientado, sobre todo si acaba de despertar de un profundo suerft Algunas personas, sin embargo, pueden experimentar fatiga, especialmenl si durante la sesión han eliminado toxinas (materiales de desecho tales com depósitos de calcio, excesos de ácido úrico, de ácido láctico o de C 0 2). La el minación de toxinas puede ser considerable y por ello tal vez nos sintatfnc cansados. Normalmente, después de la primera o primeras sesiones, el résulti do que siente el sujeto es la fatiga. Las sesiones de reflexología, seguidas fégi larmente, conservan el sistema limpio, tal como le asegurará con pesar cya quier persona que no haya recibido una sesión desde tiempo atrás. mí <

, , . . . . . .«•■viii i wiu va u 'iu u iu iu u 'w im B n Q iü c io n desintoxicación que lleva a cabo la reflexoiogía. La reflexoiogía mejora la circulación de la sangre y libera la energía bloqu da, hecho que puede ser experimentado por su receptor como prurito o p1 zón. A veces la liberación del estrés causa estas sensaciones, las cuales pu~ también ir acompañadas por una ligera sensación de estar flotando. Tamb: es normal que la temperatura del cuerpo descienda ligeramente cuando reía" mos al receptor. Tenga a mano una manta, pues, para el caso de que su rec tor se ponga a tiritar. Ocasionalmente los pies de algunas personas pueden sufrir calambres. Pe usted los eliminará fácilmente practicando al sujeto el toque de la brisa, ret ciéndole los pies o palmeándoselos tal como hizo durante la sesión previa de lujación. Puesto que todos tendemos a contener la respiración cuando sufrirr un dolor o se nos somete a una incomodidad, recuérdele a su receptor que de’ seguir respirando normalmente aunque experimente una de esas molestias. Una vez tuve una cliente que sufría unos calambres terribles en las piernas-1:' en ios pies, y a la cual nada parecía aliviarle. Era una mujer que viajaba muc' y cada vez que concxia a un médico le hablaba de su problema. Al fin, un m ' dico canadiense que se ocupaba de la preparación de los atletas olímpicos, I sugirió que se pellizcara el labio superior, debajo de la nariz, cada vez que tu viera un calambre. Mi cliente asegura que sus calambres desaparecen con e s1 simple pellizco. Por mi parte, les he recomendado lo mismo a otros client ' míos que también sufren calambres, pero sólo unos pocos han hallado alivL, con ese método. Aquellos sujetos que acarrean muchas toxinas e impurezas en su sistei pueden desarrollar lo que ha dado en llamarse una «crisis de salud», la cual pue de empezar durante la sesión de reflexoiogía o poco después. Las reacciones tí picas en las crisis de salud son dolor de cabeza, diarrea, enfriamiento, náusea y congestión de los senos nasales. Dicho así, suena de una forma terrible. P er tranquilícese y tranqulice a su receptor, pues el agravamiento súbito de un sin toma es la señal que anuncia la curación de un malestar. ¡Y ello es también 1 'c más clara señal de que la reflexoiogía es eficaz! Y por supuesto, coincide co­ aquel dicho de la sabiduría popular que afirma que las cosas se ponen peor an j tes de empezar a mejorar. Las crisis normalmente no duran más de veinticuatrq horas. Y, puesto que a cada sesión se van eliminando toxinas e impurezas, coaforme las sesiones vayan progresando las crisis serán menores ya que menos serán las toxinas a eliminar.



Consideraciones generales Ahora que ya ha aprendido cómo practicar ,1a reflexoiogía y sabe qué cabe «aperar de su aplicación, permítame exportarte algunas consideracion^$,geneT rales en torno,» elk. . : h -.mi o í* .;?■

oe refaiacwniQS'uu qiie normalmente son necesarias, pues aquéllas péf&v ha

las cuales nunca se les han trabajado los pies pueden mostrarse ansiosas y nos flexibles. No obstante perderán sus iniciales temores conforme se vayan ostumbrando a la reflexoiogía. Igualmente, aplique menos presión durante la ¡mera sesión y luego vaya aumentándola gradualmente en las siguientes, Reerde también que cuando esté tratando a ancianos, a niños pequeños o a per­ as muy enfermas, debe proceder a la aproximación muy lenta y suavemente. Si descubre reflejos sensibles en los pies (lo que advertirá fácilmente viendo la presión asustada de su receptor, sus sacudidas o sus respingos), cuide de no licar presión sobre los mismos. En lugar de ello, trabaje el pie hasta alcanzar el mbral del dolor y al llegar allí trasládese a otras áreas y vuelva después al área fisible para trabajarla un poco más, pero siempre sin traspasar el umbral del dor, La excesiva sensibilidad en un área determinada es señal de que algo va mal n la correspondiente área del cuerpo. Estos dolores deben diferenciarse de aques otros producidos por granos, verrugas, juanetes, heridas, irritaciones causadas r los zapatos, rozaduras o escarificaciones de la piel, problemas estructurales 'tusadas por posturas defectuosas o defectos hereditarios en la anatomía del pie. Puede ocurrir que necesite de cinco a diez sesiones antes de que su receptor fllmine sus problemas y comience a obtener resultados evidentes. Aquellos otros resultados tales como la relajación, la euforia y la serenidad se obtienen desde lus primeras sesiones, pero no espere que los dolores crónicos se disipen en Una sola noche. La reflexoiogía ni es una panacea ni tiene nada de magia. La medicación, las drogas y el alcohol reducen la sensibilidad. Debe reco­ mendar a sus clientes, por tanto, que se abstengan de cualquier medicación (a no ser que esté prescrita facultativamente) y de ingerir alcohol antes y después de una sesión. A aquellos clientes que el médico les haya prescrito una medica­ ción, deben mantenerla. Pero deberá usted informar a sus médicos de que sus receptores no reciben la reflexoiogía como algo adicional a su tratamiento mé­ dico específico. ¿Por qué? Porque un organismo con sus funciones relajadas saca mayor provecho de la medicación y por ello alcanza un punto donde la dosificación de dicha medicación puede ser disminuida. Aunque la decisión de disminuir la dosis de medicamento es algo que compete única y exclusivamen­ te al médico. La reflexoiogía en ningún momento se propone suplantar al acto médico ni sustituir la medicación por sus toques. Por ello ni usted ni sus recep­ tores deben tomar nunca una decisión semejante. Ello no me impide que per­ sonalmente haya constatado como algunos de mis clientes diabéticos, consultan­ do a sus respectivos médicos, hayan sido capaces de reducir su dosis habitual de insulina. Y la misma constatación sirve para enfermos cardíacos, los cuales han reducido su medicación mientras seguían con regularidad su programa de reflexoiogía. Cuando su receptor le pregunte durante la sesión qué parte del pie/cuerpo le está usted trabajando, respóndale siempre en términos generales. Dígale más bien que se está ocupando de una zona en particular, pero no le especifique qué órgano o glándula le está trabajando. De hecho, los órganos se solapan en el pie del mismo modo que en el cuerpo y, por lo tanto, usted no puede tener la

dula específica, en realidad puede ser una: sensación engañosa; o refleja pul que usted puede haberse desplazado inadvertidamente, Por eUo es mejoro siempre le responda generalizando. Por ejemplo, si su receptor le dice: me. duele» y pregunta qué área del cuerpo corresponde n ese punto del le responda diciéndole que es el corazón o los pulmones, pues su respues provocaría una ansiedad innecesaria. Respóndale simplemente que le estáj bajando el área del pecho. rjj Diga a su receptor que, durante la sesión y después de ella, debe perr cer callado, sin hacerle preguntas. Explíquele, antes de la sesión, que el sil ció es relajante. Hablar consume un montón de energía. Adviértale a su clií que, si le formula alguna pregunta durante la sesión, se la responderá una i terminada la misma. ^ Recuerde que la reflexoiogía no se emplea para diagnosticar la enfermec Que una zona del pie esté sensible en particular no significa necesariamer que haya un trastorno en la correspondiente parte del cuerpo. Sólo un mée experimentado puede diagnosticar con certeza. Lo cual no impide, sin emt go, que algunos utilicen la reflexoiogía para confirmar o fijar con mayor exac tud un diagnóstico puesto que la enfermedad en cuestión se refleja en el áre correspondiente del pie. Finalmente, trabaje los puntos reflejos en diversas direcciones. Cubra cua quier área tanto como sea posible. Usted no siempre puede estar absolutamente seguro de haber cubierto todos los puntos específicos, pues algunos son der siado profundos y otros demasiado pequeños. Por ello, si trabaja en varias direc ciones e insistentemente la misma zona, tendrá más posibilidades de alcanza todos ellos y, al mismo tiempo, descubrirá que algunos puntos revelan sensibil¿ dad o bloqueo, condición que al trabajar el punto en otra dirección antes no había advertido. Con esta versatilidad de aplicación, sus técnicas serán más profunc y eficaces si se despliegan desde un ángulo determinado más que desde otro.

Practique estas técnicas y manipulaciones en usted mismo o en sus amigos?1 hasta que se encuentre lo suficientemente diestro y a gusto con ellas. La mayor/: parte de las mismas le resultarán divertidas. Proporcionan placer, tanto para quien las practica como para quien las recibe. Sólo es cuestión de fijarse al prin­ cipio y dejar después que sus movimientos fluyan naturalmente. Es algo pareci­ do a aprender a conducir. Hay un montón de pequeños detalles que debe us­ ted recordar (lo mismo que las normas básicas), pero, en cuanto se suelta, ya es capaz de hacerlo con los ojos cerrados (aunque, cuidado, ¡la reflexoiogía no es lo mismo que conducir un coche!). . En el próximo capítulo expondremos cómo ponerse a punto para desarro­ llar una sesión de reflexoiogía y cómo agrupar todas las técnicas para llevar a cabo un tratamiento completo. ,; ;

96

I ' 1’ !

nm l i í ^ u l u u i u u s UfcL Plfc'(LAURA

NORMAN)

CEREBRO SENOS/OÍDO EXTERNO SENOS/OÍDO INTERNO/OJOS SIENES PINEAL/HIPOTÁLAMO PITUITARIA LADO DEL CUELLO COLUMNA VERTEBRAL (C1-C7) HOMBRO/BRAZO CUELLO/MÚSCULO AUXILIAR DEL OJO, OÍDO INTERNO, TROMPA DE EUSTAQUIO CUELLO/TIROIDES/PARATIROIDES/AMÍGDALAS BRONQUIOS/AUXILIAR DEL TIROIDES PECHO/PULMONES CORAZÓN ESÓFAGO VÉRTEBRAS TORÁCICAS O DORSALES (T1 -TJ2) DIAFRAGMA PLEXO SOLAR HÍGADO VESÍCULA ESTÓMAGO BAZO SUPRARRENALES PÁNCREAS RIÑONES LÍNEA DE LA CINTURA CONDUCTO DEL URÉTER VEJIGA DUODENO INTESTINO DELGADO APÉNDICE VÁLVULA ILEOCECAL COLON ASCENDENTE INCURVACIÓN HEPÁTICA COLON TRANSVERSAL INCURVACIÓN DEL BAZO COLON DESCENDENTE COLON SIGMOIDE VÉRTEBRAS LUMBARES (L1-L5) HUESO SACRO COXIS NERVIO CIÁTICO

MAPAS REFLEXOLÓGICOS DEL PIE (LAURA NORMAN) 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 56. 57.

COXIS NERVIO CIÁTICO MANDÍBULA SUPÉRIOR/DIENTES/ENCÍAS MANDÍBULA INFERIOR/DIENTES/ENCÍAS CUELLO/GARGANTA/AMÍGDALAS/TIROIDES/PARATIROIDES CUERDAS VOCALES AUXILIAR OÍDO INTERNO LINFA'PECHOS'TÓRAX TÓRAX/PECHOS/GLÁNDULAS MAMARIAS ESPALDA MEDIA TROMPAS DE FALOPIO/VASOS DEFERENTES/VESÍCULA SEMINAL LINFA/INGLE NARIZ ÚTERO/PRÓSTATA ÁREA CRÓNICA-REPRODUCTORES/RECTO

MAPAS REFLEXOLÓGICOS DEL PIE (LAURA NORMAN)

VISTA EXTERIOR IZQUIERDA 9. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49.

HOMBRO/BRAZO NERVIO CIÁTICO MANDÍBULA SUPERIOR/DIENTES/ENCÍAS MANDÍBULA INFERIOR/DIENTES/ENCÍAS CUELLO/GARGANTA/AMÍGDALAS/TI ROI DES/PAR ATIROIDES CUERDAS VOCALES OÍDO INTERNO LINFA/PECHOS/TÓRAX TÓRAX/PECHOS/GLÁNDULAS MAMARIAS

57

VISTA INTERIOR DERECHA 8 1628394041 ■ 5354. 5556-

VÉRTEBRAS CERVICALES (C1-C7) VÉRTEBRAS TORÁCICAS O DORSALES (T1-T12) VEJIGA VÉRTEBRAS LUMBARES (L1-L5) HUESO SACRO COXIS NARIZ TIMO PENE/VAGINA UTERO/PRÓSTATA

42

MAPAS REFLEXOLÓGICOS DEL PIE (LAURA NORMAN) - ÁREAS DE CORRESPONDENCIA

,PIJE = ,MANO PLANTA DEL PIE = PALMA DE LA MANO eirQRSQ ¡eeL ¡PIE = DORSO DE LA MANO 0E'B9(©S«D>O!raBL PIE = PULGAR DE LA MANO OEOOSOEL’PIE = DEDOS DE LA MANO TQBikUO - MUÑECA PANTORRILLA = ANTEBRAZO (cara interna) ESPfNtLLA = ANTEBRAZO (cara externa) fi&0£>illLLA ~ CODO MiUSLO = BRAZO CADERA = HOMBRO

Una sesión de reflexología es mucho más que trabajar el pie. Como ya h e j mos visto, cuando dos personas la practican, los beneficios que se obtiene^ son mutuos, tanto pará el receptor com á pira el práctico^ pues el circuito energía que se crea les enriquece a ambos, tanto a nivel físico como emociona mental y espiritual. Trabajar el pie de una persona es tan beneficioso par quien da la reflexología como para quien la recibe. Dentro de un día ajetreado la sesión de reflexología es un momento muy especial: una porción de tiemp que le permite, tanto a usted como a su receptor, contemplar el futuro con mal yor ilusión. Tanto si la practica en un rato perdido como si la ejecuta en una se| sión bien planeada, la reflexología es beneficiosa puesto que le aporta, a ustec y a él o a ella, un poco más de cuidado, de creatividad; de atención y estimule vital. Ahora que ya conoce los principios y técnicas de la reflexología, debe aprender cómo debe realmente practicarla, es decir, córno desarrollar los conc cimientos que ha adquirido. En primer lugar, debe disponer de una habitador adecuada y prepararla convenientemente para que usted y su receptor se sieni tan cómodos y a gusto. Luego debe considerar el orden del tratamiento, es de-l cir, saber no sólo cómo empezar y cómo terminar la sesión sino también quq| puede hacer durante todo el desarrollo de la misma. Recuerde que conforme usted se familiariza más y más con la reflexología y comprueba los resultados que aporta a su propia vida, al mismo tiempo y casi sin darse cuenta está persoi nalizando la forma de aplicarla. Usted desarrollará un estilo que le será propio.! Pero, por el momento, permítame hacerle algunas sugerencias que mis eolabe radores y yo hemos desarrollado a través de años de trabajo sobre millares dej receptores.

Preparando el medio La reflexología no tiene necesariamente que ser «planeada», pues puede sur-j gir espontáneamente, en cualquier momento y en cualquier lugar, cuando necesita. Pero como al mismo tiempo la reflexología forma parte de su vida, us ted deseará embellecerla con rituales que le aportarán, tanto a usted misme como a su receptor, familiaries y amigos, más placer a los sentidos. En primer lugar, elija una habitación de la casa donde pueda tumbarse có­ modamente. Los reflexólogos profesionales normalmente utilizan una mesa esl pecial para masajes, el llamado «reclinatorio». Hay muchos modelos en el mef| cado y tiene mucho donde elegir. Pero no es necesario que haga una inversión! costosa, pues una cama normal le servirá igual de bien. Hace dieciséis a ñ o s j cuando yo empecé a practicar, recibía en casa las llamadas ¡dfota* clientes acudía a sus h£^ar^, donde les trataba en sus propias cart^^BpBltbs y reía-1 xi su receptor tumbado en el lecho,

una almohada bajo la cabeza, de forma que el cuello le quede en alto y usted pueda observar sus expresiones faciales. Si fuera necesario, póngale también una almohada bajo los pies para que así el peso de los mismos no le moleste y se encuentre usted cómodo durante la sesión. Idealmente, tanto esté trabajan­ do a su receptor tumbado en la cama, en una sofá o en una mesa de masajes, debe tener sus pies a la altura del pecho de usted, pues en esta posición mini­ miza la tensión de sus músculos en los brazos y en la espalda. Si trabaja con el receptor en la cama o en un canapé, siéntese en una silla baja o un puf, e inclu­ so en el suelo, de forma que quede a tal nivel que pueda alcanzar sus pies fácil­ mente. Si su receptor se tumba en el suelo, usted puede sentarse con las piernas cruzadas y dejar que los pies de él descansen sobre una almohada encima de su falda. Busque la postura más cómoda y apóyese contra la pared, el sofá o un mueble, de forma que pueda aliviar la tensión de su espalda mientras trabaja. Experimente y sea creativo hasta hallar el mejor rincón de su casa. A ser posible instálese en una habitación donde pueda disminuir la luz a vo­ luntad, bajando las persianas o corriendo las cortinas, y donde esté al abrigo de ruidos exteriores. Ajuste la temperatura de acuerdo con la estación del año, siempre de forma que los dos se sientan a gusto. Tenga siempre a mano una manta ligera por si su receptor siente escalofríos. En las estaciones frías, una man­ ta da un toque de calidez y hace que muchas personas se sientan más libres y confortables si se cubren con ella: Desconecte el teléfono o ponga el contesta­ dor y prevenga a su familia, especialmente a los niños, de que no le interrum­ pan hasta que haya terminado. A algunas personas les gusta escuchar música de fondo durante la reflexolo­ gía. Otras, por su parte, sólo desean estaren silencio después del ajetreo y del ruido de su trabajo. Puede ocurrir que estén cansados también de soportar mú­ sica de fondo a lo largo de su jornada laboral. Recuerde que la finalidad de su acción es conseguir el relax de su receptor. Por lo tanto, adapte la música a su gusto y no de acuerdo con sus preferencias personales. Si pone música, elija te­ mas suaves y placenteros, piezas «amorosas» o románticas. Una vela y un poco de incienso pueden contribuir también a crear una atmósfera más particular. Muchos de mis clientes disfrutan con cintas que recogen el sonido ambien­ tal de la naturaleza: el rumor de las olas en la playa, el canto de los pájaros, el susurrar de la brisa entre los árboles, ruidos nocturnos... Estas cintas pueden incorporar mensajes subliminales que quizá ayuden a algunos a controlar o me­ jorar otras áreas de su salud, tales como perder peso, abandonar el tabaco, ad­ quirir confianza en sí mismos, adquirir mayor capacidad para el éxito personal o, simplemente, aprender a relajarse más profundamente. Reproduciendo es­ tas cintas durante las sesiones de reflexología podemos obtener grandes venta­ jas ya que, en sí misma, la reflexología induce al individuo a unos niveles de re­ lajación profunda, a los llamados estados alfa, en los cuales el hombre es más receptivo a las sugestiones.

:

:ü '

.. - » ................ ■

ftfÉgMttiÉglj,

»
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.