Pulido_Israelitas Españoles y Idioma Castellano_ 1904

October 10, 2017 | Author: epapo | Category: Sephardi Jews, Jews, Spain, Spanish Language, Madrid
Share Embed Donate


Short Description

Download Pulido_Israelitas Españoles y Idioma Castellano_ 1904...

Description

-.,

Angel P.alido. wppp

- w 3 T

l * _ p l -

w+

-

(INTERESES NACIONALES) -e.s.-

,

LOS ISRAEllTAS ESPBÑOLES E L IDIOMA CASTELLANO

/.-

_#U

O RIOPIEDRAS EDICIONES Rocafoa, 24') 08029 Barcelona

Depósito legal: B. io.og4-1ggz ISBN: 84-7213-117-3

Impreso en I.impergra€, S.A Calle del Rio, 17. Ripoiiet Pnnted in Span

EL DOCTOR PULIDO Y LOS S E F A R D ~ E ~

El hombre

El doctor Pulido a sus cuarenta años

Angel Pulido Fernández nació en Madrid el 29 de febrero de 1852, donde sus padres, Ramón y Teresa, asnirianos, tenían una pequeña taberna en la calle de Infantas; en la trastienda la familia, compuesta por el matrimonio y cinco hijos, el mayor de los cuales era Ángel. Aprende las primeras letras en la escuela parroquial de San José y en la municipal de la calle de San Bartolomé; buen esnidiante, cursa la segunda ensefianza en las Escuelas Pías de San Antón y en el Instituto de Noviciado. En 1868 ingresa en el Colegio de San Carlos, entonces Facultad de Medicina, donde inicia su carrera de orador y publicista; ya en el primer curso es elegido por el catedrático Pedro González Velasco para dictar una lección; también dirige en esos años la Garetu EscoIar. Al terminar la carrera, en 1873, oposita a la Sanidad de la Armada y poco después, tras sufrir una hemoptisis, decide marchar de Madrid y ocupar un puesto de médico militar en El Ferrol. Una vez restablecido, acepta la oportunidad que le brinda en el Museo Antropológico el doctor Gonzálei Velasco, y regresa a Madrid. Publica en El SigIo Médico diversos artículos, comenzando su carrera de escritor con libros de divuigd-

ción científica: E~oluciónh de Ciencia (1875), Bosquejm médico-saiaIerpara /u mujer (1876) y otros. En 1877 casa con Emilia Martín, matrimonio del que nacerán Angel, biógrafo de nuestro autor, Emilia, Elenita (fallecida cuando contaba un año de edad) y Elena. A sus treinta y dos años ingresa en la Academia de Medicina, primer paso éste de una dilatada carrera institucional: secretario del Museo Antropológico, fundador de la Sociedad Española de Ginecología, Presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Presidente del Consejo de Protección a la Infancia, Director General de Sanidad, Subsecretario de Gobernación, Diputado, Senador, Senador Vitalicio, Vicepresidente del Senado, Presidente de la Conferencia Internacional sobre T&=ndociis (1923). etc. De espíritu batallador y gran perseverancia, colabora con su infiuencia y opiniones en las campañas de vacunación del doctor Ferrán y en las del doctor Esquerdo sobre el tratamiento a los enfermos mentales; lucha por la reforma de la pena de muerte y por la protección a los ciegos; y desarrolla una prolífica actividad como escritor, con más de un centenar de libros publicados y más de dos mil artículos aparecidos en periódicos y revistas, principalmente en E/ Liberai y en E/ SI$ Médim. Es también un orador apasionado y fácil, discípulo de Castelar en el verbo y en las ideas políticas. Impenitente viajero, no se resiste al placer de viajar y escribir sobre lo visto. X

Entre 1903, fecha del viaje que le servirá para reflexionar sobre el problema sefardí (reflexiones que se recogen en el presente volumen), y 1916, fecha del comienzo de una enfermedad depresiva que le acompañará hasta su muerte, emprende una intensa campaña en pro de los sefardies que mantendrá, aunque de un modo más atenuado, hasta el advenimiento de la Segunda República, con una importante conuibución de escritos hasta 1923. A fines de 1932, el 4 de diciembre, Ángel Pulido fallece en Madrid, a los ochenta y dos años de edad. La campaña

Aunque es a Ángel Pulido Fernández a quien se reconoce como el «apóstol de la causa sefardí» en España,' lo cierto es que gran parte de su dedicación a ella se debe a su hijo Ángel. En efecto, es éste quien,

l. G n anterioridad re habian dado algunas aproximaciones de Espana hacia los sefacdíes, principalmente rras la roma de Temán en 1860. Dignas de mcncion son las acciones del conde de Rascó", en 1881, siendo embajador de España e n Turquía, en ayuda a los judíos que huían de los pogmmos zaristar,ofreciendoles venii a España; tambien Segismundo Moiet, ministro del gobierno de Sagasta, se interesó por establecer relaciones m n 10% sefardies. En 1880 el propio doctor Pulido había conocido algunos sefardíes en un viaje por Centroeuropa, como narra en Plumde u.ai.j.jrn, pero será más tarde, en 1903,mando inicie su campaña prodardi.

enviado a Europa a completar sus esnidios de medicina, establece una gran amistad con el médico de la Embajada española en París y director del Hospital español, Alberto Bandelac de Pariente, judío sefardí, que después sería vicepresidente de la C.I.A.P., industria editorial que liderara Ignacio Bauer desde los años veinte hasta los primeros años de la década siguiente. En la amistad con Bandelac está probablemente el origen del interés que en el joven Pulido despiertan los sefardies, interés que manifiesta el 24 de mayo de 1903, cuando El Sigb Médico publica una carta suya enviada desde Viena: «Desde Viena hasta Constantinopla se encuentra repartido un número de judíos que no bajará de dos millones y cuyo idioma es el castellano antiguo, que conservan con heroica tenacidad a través de los siglos transcurridos. Este fenómeno sólo puede explicarse porque el grado de civilización a que llegaron en España era mucho mayor que el alcanzado por los pueblos donde fijaron su residencia. »En Salónica hay 100.000 habitantes, de los cuales 80.000 sólo habian castellano: con el castellano se realizan los negocios comerciales y el idioma castellano es el usado en el seno de las familias. En Constantinopla también es grande la colonia que se expresa en romance. El número de los periódicos escritos en espanol en estas regiones de Oriente, cuya geografía desconocen nuestros gobernantes, es el de 40. En

Viena se ha publicado hasta hace pocos meses, en el mismo idioma, una revista titulada "El Progreso". Algunos jóvenes han fundado recientemente una Sociedad Española Oriental llamada "La Esperanza", Sociedad que ha dado este invierno reuniones a las cuales asistió el mundo elegante austríaco. Establecido este centro en un lugar modesto, su situación es tan próspera, que denvo de poco cambiará por otro su actual domicilio, y hay proyecto de redactar allí otro periódico. Inclinado sobre la gran mesa, el doctor nos explica la enorme actividad que está desplegando en la campana sefardita. Artículos, conferencias, y la preparación de un libro monumental, que se titulará Erpmiolesrinpania, y contendrá una información completa de todos los p p o s sefardies esparcidos por Europa, con fotos y comunicados redactados por ellos mismos. »Se extiende sobre la importancia d i establecer relaciones con esos judíos, hombres prácticos, financieros natos, banqueros, cuya colaboración con nuestros comerciantes e industriales podría atraer a España torrentes de riquera. »A mi no me interesa lo más mínimo el aspecto económico de la campaña..., mejor dicho, me desagrada oír hablar de números en relación con este movimiento de reparación histórica. Ese lirismo financiero del senador hiere mi enmsiasmo rominúco. Creo notar que también don José crispa un poco sus músculos, al oírle ponderar al doctor el poder del om judio.ns La campaña filosefardí de Pulido se desarrolla mediante una serie de sesiones parlamentarias, artículos en la prensa, discursos, conferencias, actuaciones sobre problemas puntuales, creación de institu-

5. Ln N& Madrid 1982.

de un klerto 1. pp. 208~209.Alianza Editorial.

ciones hispano-sefardíes, y la publicación de varios escritos: - ReMmia comerdes hiqunobebreas. Memoria del Con-

greso Geográfico Mercantil de 1913. - El Sejardimu en Erpaña. Discurso pronunciado en

Paris el 8 de noviembre de 1919 con ocasión del homenaje de los sefardíes al Dr. Pulido. Madrid 1919. - E1 Pueblo hispanobebreu, primera base mundial de Erpaña. Madrid 1920. - L a remR6manh hispanohebrea. Madrid 1920. - Esplendor, deraml/o o_v soberania mundial de b lengua erpañob. Madrid 1921. - España en Mamem~,Homenaje al Alto Comisario de España en Marruecos. Madrid 1922. - Mica, [email protected] a b mqer bebrea. Madrid 1923. Como resultado de la campafia se fundaron, con el ya citado doctor Bandelac, las Asociaciones Hispano-hebreas, que actuaban fundamentalmente en Esparia y Marruecos. En el Consejo Central de la Federación de dichas Asociaciones, radicado en Madrid, figuraban, entre otros, José Francos Rodríguez, Antonio Goicoechea, Alberto Bandelac, Ignacio Bauer y Pedro Sáinz Rodriguez, nombres todos ellos que se encontrarán más tarde en el Consejo de Administración de la CIAP (Compañia Iberoamericana de Publicaciones, S.A.), en la que se integraron varias editoriales, como Atlántida, Mundo Latino, Renaci-

miento...6 Junto con estas asociaciones se creó la llamada Casa Universal de los Sefardíes, cuyo presidente en Madrid era un conocido judío de la capital, José Farache, y su secretario general, Manuel L. Ortega, autor de Los Hebnus en Mnmrecos. La campaña sirvió también de acicate para la creación de una prensa judía en lengua castellana en el norte de Marmecos: E/ Eco Iraditu de Tánger, Ko/ Israel (La Voz de Israel) de Larache, Renacimiento de Irael, esta última editada en Algeciras; ayudó a la designación del primer catedrático judío de la España contemporánea, el doctor Abraham Salom Yahuda, en la especialidad de estudios judaicos; propició de alguna forma la creación de la primera sinagoga madrileña, Midrash Abarbanel; e influyó posteriormente en las facilidades dadas para la concesión de la nacionalidad española a los sefardies, inaugurando un sistema que perdura hasta hoy, e n el que se encuentran equiparados, a efectos legales, sefardles e hispanoamericanos. Pero la campaña sirvió ante todo a los intereses nacionales, aunque la historia siguiera por derroteros diferentes a los imaginados por Pulido. Inicialmente no consiguió atraer hacia España a los judíos que empezaban la gran emigración; por ser la influencia francesa, a través de la Alliance Israelite Univcneiie, más activa que la acción española, los sefardies emigraron preferentemente, tras las caldas de los impe-

-

6. Veasc la bibliografía. Catálogo General. CIAP 1930.

rios ommano y austrohúngaro, a Francia, América y Tierra de Israel; fueron muy pocos los que se establecieron en España, y un grupo pequeño pasó a vivir bajo la influencia española en el nuevo Protectorado de Marruecos. La accián positiva de muchos cónsules españoles en los años de la persecución nazi demostró a los sefardíes que existía un lazo entre ambos pueblos más allá de los azares de la poiítica. Esto generó en muchos de ellos, que habían perdido definitivamente su idioma como lengua principal de comunicación, un sentimiento hispanófilo que aún perdura y que puede servir en muchos sentidos a los intereses españoles. Por otro lado, al término del Protectorado de Marruecos, un grupo importante de sefardíes se instaló en España constituyendo, junto a oiras familias judlas llegadas en el reflujo del Holocausto, la base de la comunidad israelita española, aumentada posteriormente con la llegada de inmigrantes hispanoamericanos. A los casi noventa años del inicio de la campaña filosefardí de Pulido, Espaiía se encuentra por primera vez, en cinco siglos, con una comunidad judía estable, pequeña pero activa, que puede ser un elemento dinamizador de la cultura y de la economía de la España de mañana, uniendo el sentimiento con los intereses nacionales, tal y como soiiara Ángel Pulido. Esta fue la campaña prosefardí de un político, médico y escritor, el doctor Ángel Pulido, quien por

1

su esfuerzo personal logró ser Vicepresidente del Senado de España, partiendo de la taberna del centro de Madrid en la que naciera. Si por sus muchas actividades fue un hombre conocido en los más importantes círculos españoles, por su actividad filosefardi su nombre sigue siendo conocido y respetado por una muy importante parte de la población sefardí de todo el mundo.'

I

I

1

«LosIsraelitas Españoles y el Idioma CasteUanow

Diversos propósitos motivan la reimpresión de este libro. El primero es rendir homenaje de recuerdo a quien ha sido el principal artífice del acercamiento entre los sefardíes y el pueblo español. De algún

,'

l

l

!

I

7. Lar comunidades sefardies recordaron al doctor Pulido en difeenter ocnsiones. Asi, en 1932, año de su fallecimiento, la Comunidad Israelita de Madrid, celcbró un servicio religioso en su memoria y, en 1953. centenario de su nacimiento, le tributó un homenaje, al que asistid don Ramón Menender Pidal, entre otras ilustres personalidades. En 1954, en el Parque del Retim de Madrid se erigió un busto en su memoria, en presencia del alcalde de la ciudad, de Julio Blie, enmncer presidente de 1% Gmunidad lsraelira de MadOd, de Ángel Pulido Martín, y uo p p o de sefardies llegados de divcnas procedencias. En 1956 los sefardies le dedicamn un bosqve en Israel. Su propio hijo Angel dina en aquella ocasión: < L o s refardies han cnconrrado en si mismos memoria para honrar a su amigo en un busr8 que se levana en el jardín que fue de los leyes de España en MadOd y, por último, para organizar cace poetico homenak del bosque que vamos a plantar»

modo -se nos antoja- ha sido la labor de ese hombre y la de sus seguidores las que permiten hoy que este quinto centenario de la expulsión de los judíos de España se rememore por ambas partes dando pmeba de sabiduría, insistiendo en que el punto final a una triste historia de ruptura sólo puede ponerse con u n conocimiento más amplio y profundo de nuestra común historia, compartida y separada. Con esta edición, también, se quiere poner a disposición de bibliotecas, estudiosos y público lector en general un texto -muy dificil de encontrar que tiene el mérito de ser la primera obra de interés judío que escribiera el doctor Pulido. rre~rla. ncjn al giisto de V." y lo pido de liacer de clla como bien le plnee. Espero en Dios que me sera mejor y lo servira con el mismo devotamiento. Su afectisimo,

Miiy ilustre Sciior y rcspecta1)le amigo S. Don Doctor Angel Pulido: Mc estimo muy feliz ii;~lcs cspiñules -y ;I iodos ellus li!xxr~rIoslos d~birlosacto6 id8: nniioi.alitlad csiiañulu vO x 5 = llillo) 2. Cual es la organizacion de la Coiiiiinidad i u . raelito-española? R. Por demenesteres del Culto tienen dos sinagogas:

ZCL u i ~ anombrada , pahal gados Gudol calle Nepoli Voda 10. con 314 sillas vara hombres y 146 pira iii~ijdr(>s, ci>n"11 p r ~ ~ ~ ~ ~ 1 etiriiiiü 'ciieral SGS

entre sus coreligionarios como y de parte de sus conciudadanos cristianos. 7. En cuanto a la importancia comercial, excelitando unas cuantas casas de renombre europeo y ricas qiie se ocupan con echos de banco y cerca 500 almas que estan reducidas al socorro de sus hermano^. el resto se ocuDan con echo ~ - - -de maniifacturas S.de comiaion y gozan de una situacion mediana. Existsn unos cuantos medieos.. i~rofesores, arqiiitectns, ingeriieros, artesanos, tipografos, litografos, mas miip pocos se ocupan con industria. 8. En tocante a la cultiira, no existe iino que no haya acabado 6us 4 clases primarias y miichosfrecuentan los lic&os,las escuelas mercantiles, algunos mesmos siguen los cursos iiiiirersitarios. Lo 1ne8mo se puede decir y por las hijas. 9. En Bucarest no existe ni una piiblicacion en idioma judío-espaiiol. 10. Hasta 30 años atras, los negociantes como tambieu todos los otros Judíos-e~pañolesse servian en sus corespondencia recil>roca e ensus iibros de negocio de la lengua judéo-española con caraet-os hebraicos. Hoy, tanto ellos como y sus familias, se sirven lo mas de la lengua romzna. El dialecho espaüol continua aun con todo a ser hablado casi en todas las casas de los Judíos-españoles de Bucare~t,aunque todos, sin eucepcion, se sirven igualmente del romano. 11. En las escuelas confesionales de nuestra comunidad, la traduccion de la Biblia se hace tanto en judéo-español como i: eii Romano. 12. Los Judios españoles gozan de parte de la poblacion cristiana de mayor consideracion y, si en la Rumania no habian tanto número de Judíos poloneses, los Judíos españoles hubiesen aido de mucho tiempo emancipados. &

1:. E n la Rumanin existen inda Coniunidailes eapaliolas en los ciudades: Craiova, Tnrnu Severin, Calafat, Corabia, Ploiesti, Giusgiu y Calarasi. La organizacion de estas Comunidades es casi la mesma como la de la Capital. 14. Estas 7 comnnidades cuentan aproximativamente: Croiova 100 familias=500 almas, TurnuSeverin 40 familias=200 almas, Calafat y Corabia a 20 familias =10U almas, Ploiesti 40 familias =200 almas, Ggiu 50 fainilias=250 almas 6 en fiii CálZras con 40 familias=200 almas; Constanta con 30 familias = 1.50 almas. E n la Mzcntei~iuexisten inda unas cuantas ciudades ande no hay mas de 2-2 familias y mesmo isolo un Judío espaliol. Esto es, en reauinido, lo que puedo responder a 611s ciiestiones 7 acabo declarandole, mil? seiior mio, que estoy con placer y siempre pronto a los ordenes del estimado representante de la siempre querida y dulce España. 1. D. BALLY. Buenrcst 11. 3.1901.

Muy Señor mio: Por no mas tardar con mi respuesta a su estimada carta del 2.3.1904, leescribo hoy estas cnanbaslineds, y al recibir la lista é el voliimen y la lista de la biblioteca econoniica., no faltara de acus'arle al tiempo su recibo. Bien couozco que la constitucion español abroga todas las leyes, tadoa los decretos, efc., etc., con-

trarios a sus disposiciones de tolerancia. Con todo esto un edicto expreso y abrogando al de 1492 es inclispeusable. Con semejante edicto, el gobierno espaííol haria un acto de suma justicia acentiiando ademas ~ublicamenteaue la hace la revocacion

u

.

dcrzili,lís ullirlsron crrio 3 sus hermanos 10s hebreos pedrieron la esperanca de ;lonjados acercarcen de la Patria. El movemiento que osted lo aze con los arliclos escritos en los periodecos Españoles y leidos de jndios en Oriente, despierta en nosotros un sentimiento que estaba escondido al fondo de noestro coracon lcoeur). Si, ablamos la lingua Efipañola, mas nombramos en todos noestros echos a judios Españolesu, tenemos noestras comunidades aparte de los otros judios y non meselamos nada con los juermetode escribirle en este nuestro lenguaje, en lugar de usar del francés, como

lo uso en toda mi correspondencia. Cada uno debe guardar su traje; y el jargon debe quedar con su escritura rabinica, y no hacer coiiio el cuervo que se vistió con las plumas del pavón. No se podrá cambiar esta escritura que el día que se hablara ó se escribiri aquí el mismo 6 muy cercano espsñoi que el de España. No se debe disimular que es una grande reforma. Si no l e es desturvo, le rogo V.6 de enviarme los números de la Ilustracioii esplñola que contienen articulos suyos. Su carta 6 la joventud de Vieua la leí B muchos de mis amigos, y todos quedaron yenos de admiracion y entusiasmo al oír tan nobles palabras. En su carta B la joventud cuando habla V."e la belleza de la leneua .. esnañola V.& sjuiitn 01 cjoml~lo;a1 prccepr(,: y sil c3rt:i 13 cuiisiilero como una piyiiia 110 litrr3tiiri1. S.7 JJaliiiedigrc~;aurlola innteria superflcialniiirire, cuino yo st: In presento, la coiisi(lcrsrd de irnporraiicis: yo creo qiic ileb¿ci~iiccd~.rdela: su ~ e i o r ' u%&beinoy bio~ie1 intur;.s que tt,iir,inus en Iluvir por do quiera hoy nuestros pr(iduc!os y cn

l

aumentar las relaciones con todos los pueblos; y no cabe duda: el medio más seguro, e l más positivo, el m i s indispensable, el más necesario parib este género de relaciones, es el idioma. Pues si en esos sitios tenemos un gran número de individuon que hablan el idioma espaíiol, y en algunos, estos individuos predominan, como en Salónica, dondc el idioma predominante es el castellano,.^^ lepregunto ahora A S. S., después de habérmelo preguntado antes yo mismo: ¿ E s t i el Gobierno español en e l caso de mirar con indiferencia, con desd6n absoluto este asunto, 6 e s t i en el caso de hacer algo? ¿Qué.es lo que podría hacer el Gobierno español en semejante cuestión? Estas son las preguntas q p inmediatamente se le ocurren i cualquiera. A S. S., ya se le podrían ocurrir muchas cosas que á mi seguramento no se me ocurren: pero de todas maneras, yo creo que e n el pueato de S. S. algo haría. Quisás se me ocurriese otra disposición, pero desdeluego estimaría muy neccBario que, por medio de los cónsules, hiciera una información el Ministerio de Estado de losjudíos españoles que hay en todos esos países de Oriente, para darse cuenta de la importancia de s u número; que se estudiara el uso que hacen del idioma eapañol y la clase de publicaciones que tienen, para que supiésemos las publicaciones y sociedades de carhcter. espaiiol que existen en esos sitios; teniendo en cuenta que P menurlo sucede que l a ~ sociedadesque allí se crean ( y hace muy.poco se ba creado una e n Viena), se crean con caracter esy,iGol; es decir, que hay empeiio e n darles esta significación esencial; han de ser de carácter español, y han de tender & cultivar el idioma espa601, y á sumentar las relaciones entre los individuos que tienen este origen nacional, pues como

t.11~ españoles se consideran y españolas se llaman; españoles de Oriente, pues ellos aaí y no de otro modo se llaman. Yo haría, pues, primero esta información; lnego, en segundo lugar, cuidaría mucho de que en estos sitios los cónsnles suviesen hablar esvaiiol v que no se diesc el caso, qÜe algunae veces se da, de quc cii iind psblnción, por ejeinplo, donde hay una parto considcrable de individiios que hablan espaiiol, tengamos nn cónsul que empiece por no poseer idioma nuestro; y luego haria otra cosa, que sería reunir todos eatos documentos, y todop loa datos relativos á los medios de expresión española que existen en los pueblos de Oriente, y dirigirlos al Sr. Ministro de Instrncción pública, para que éste los pasase á la Academia de la Lengua, pues creo que l? Academia de la Lengua debe poner en este asnnto un interés muy grande, debe mirarlo con algún cariño, y debiera procurar, en primer término, por medio de premios y enseñanzas adecuadas, hechas en los t6rminos que le parecieran convenientes, primero, que se Conservase el idioma español en aquellos sitios, y segundo, que el idioma aquel se diferenciase lo menos posible del nuestro, es decir, que no fueran por las fatalidades de los tiempos separdndose cada vez mas estos idiomas, hasta llegar á diferenciarse por completo en un porvenir más ó menos remoto. Crear algunas relaciones, fomentarlas! x,en lo posible, hacer que se establezcan comunicaciones -iirerarias, para que aprecien allí el carifio con que nosotros vemos qne usan nuestro idioma, creo que sería un cometido vara la Academia de 1; LenBua q u e merecería el ailaom de todos los ee$ñil& obra que, A la corta ó á la larga, redundaría en ~

~

beneficio de intereses mis positivos; porque si por el momento parece que con la lengua solo de intereses literarios se trata, a poco que sobre el asnnto se discurra, se comprende muy bien que con la lengna van unidos otros intereses de mayor cuantía. nor lo cual estamos en el caso de conservar, fomentar y difundir la una para que nos sirva de medio do conservar, fomentar y difundir los otros. Es cuanto tenia que decir B S. S.; como advierte, no es un ruego, es una excitación que le dirijo, para que, después de haberla oído, laestime en los terminos que le parezcan convenientes. El Sr. Conde de CASA-VALENCIA: Pido la palabra: El Sr. PRESIDENTE:La tiene S. S. El Sr. Conde de CASA-VALEK~IA: La he pedido para rectificar algunos errorea que involuntariamente ha cometido el Sr. Senador á quien hemos tenido el gusto de oir, raapecto de la Academia Española, la cual se ocupa constantemente y con verdadero interés en todo lo que se refiere á la conservación y difusión del idioma castellano. Decía S. S. que apenas hay académicos correspondientes en el extranjero, y esto es un error que conviene rectificar. La Academia Española tiene importantes y numerosos académicos correspondientes en París, Londres, Berlín, Viena, Roma, Dublin, Bucharest, Colonia, Varsovia, Washington, Estrasburgo, Holanda, Lisboa, Oporto, Lovaina, y otras ciudades, y académicos correapondientes en casi todas las R,epúblicas hispanoamericanas, con las cuales esta en relaciones snmamente íntimas, hasta el punto de que aquellas Academias acuden B la Española á consultar cuantas dudas se les ofrecen respecto del idioma.

El espaü01 se habla y se difunde bastante. Sabrá S. S.. sin duda, que desde hace algunos 6 0 s . en la Universidad de Burdeos es obligatorio el estudio del español. En Londres ocurre un caEo que es imuortante para Esuaña. Allí. á los oue &atan de ingresar en la caFrera dip~ornática,~se les exige, adema3 del Derecho internacional, Historia de los tratados v otros estudios. ous hablen el francés,el alemin-y otro idioma, á eiecci&&l candidato que se presenta áexamen. Pues bien: desde hace algunos años casi todos los candidatos eligen el idioma español, por una razón muy sencilla; porque como Inglaterra tiene Embajada y Legaciones en Esuaña v en las 16 Re~úblicanhispaÜo-americanas,Aese idioma les sirve para ir á cualquiera de esas Legaciones, mientras aue si apreñden el ruso, no les sirva más que eñ San Petersburgo; si el italiano, e n Italia, y si el portugués, en Río Janeiro ó Lisboa. Ha dicho perfectamente S. S. que en Constantinopla, en el barrio de los judíos, no se habla mAs que español. Yo he conferenciado con persona que ha estado allí algún tiempo, y me ba dicho que es verdaderamente curioso oirles hablar el español, porque hablan el de fines del siglo xv, es decir, de la época en que fueron expulsndos de España: que publican un periódico escrito en español é impreso en caracteres hehreoa, y yo tengo en mi poder un ejemplar del Nuevo Testamento, costeado por esos judíos, impreso en español y también en caracteres hebreos. El Sr. PULIDO:Pido la palabra. El Sr. PRESIDENTE: La tiene V. S. E l Sr. PULIDO: Para manifestar al Sr. Conde de Casa-Valencia que no ha reciScado nada de lo que yo he dicho. No había ocasión de rectificar; A

::1

'.,*,. .: . . ,.

,.

~~

>

.~' . ',

.

II

!S

estamos conformes; porque al ~uejarmede que la Academia no tuviera corresponsales, no me refería i todos los países extranjeros, sino que me refería exclusivamente á los pueblos del Oriente de Europa. He leído nombre tras nombre la lista de los corresponsales que tiene dicha Corporación en todas las partes del mundo, para ver los nombres que aparecían como ?ertenecientes al Oriente y Mediodía de Europa, y seguramente que S. S. e e tari conforme conmigo en que ni en Bukarest, ni en Salónica, ni en Adrianópolis, ni en Philopópolis, ni en Constantinopla, ni en Belgrado, ni en otros muchos pueblos. 4113 no he de enumerar uno tras otro, tiene correspónsales la Academia, siendo precisamente donde existen más de estos judíos españoles, y donde se cultiva á su manera nuestra lengua. La Academia no tiene ea esta parte de Oriente y centro de Europa, mas que dos corresponsales, ga lo he dicho: uno en Viena y otro en Budapest. En Viena hay pocos jndios españoles; en Budapest hay más, pero todavía menos que en otras poblaciones. Donde se desenvuelve, donde se desarrolla esta población, es desde esos sitios en adelante, sobre todo en sitios como en Salónica, donde la lenona predominante es la española. El Sr. Conde de Casa-Valencia ha confirmado lo que TO había auantado, d saber: de aue en Burdeós, en AlemanTa y en lnglaterra se-enseña espaüol, pero se enseñacon vista á sus intereses. no para seEvir á los intereses nuestras, sino para'que nosotros resultemos servidores de los interesen suyos. Es decir, que procuran que sus naturales que han de emigrar, que han de ir á otros pueblos donde se habla el espaüol, sepan español, como

procuran también que en esos pueblos se sepa el idioma propio, el suyo, no pa el español, sino los ingleses el inglés, los franceses el francés, los alemanes el alemán, todo esto con vistas de especulación positiva, en las cuales quiero yo que fije la atención el Gobierno. Por eso, haciendo laa mismas, absolntarnente las mismas consideraciones que S. S., y completamente.de acuerdo, sin diserapar en un ápice S. S. con lo que yo he tenido el honor de manifestar, me dirijo al Sr. Ministro de Estado para que, corroboradas mis aürtnaciones por las de labios tan autorizados como los del Sr. Conde de Caaa-Valencia, entienda que esta es una materia de alguna importancia, que bien vale la pena de que S. S. le cledlqne siquiera media hora en cualquiera de los días que va por el Ministerio, y se ocupa con esa actividad que l e caracteriza de las cuestiones internacionales que hay que tratar. Crea, pues, que este asunto del idioma español, por las consideraciones que he apuntado y por otras ique no me extiendo, por no d a r á mi excitación una amplitud que reglamentariamente no le es dable, merece alguna atención y debe ocuppr algo B los cónsules, a! I\linisterio de Estado, y por derivación posterior d la Acalemia de la Lengua, en los términos quo anteriormente he indicado. E1 Sr. Conde de CASA-VALEECIA: Pido la palabra. La tiene S. S. El Sr. PRESIDESTE: El Sr. Conde de CASA-VALEXCIA: Yo pedí' anteriormente la palabra porque me pareció oir 6 S. S. que la Academia Española apenas tenía académicos correspondientes en los países de Europa. Por eso dije que los tenía en casi todas las capitales de Europa. Y en cuanto B los paises á

que se ba referido S. S., le di& que la costumbre constante es no nombrar, para no exponeme á un desaire, sino B los que lo solicitan, y entoncee, con el mavor iilacar, se otorga ese título de aocio correapÓndiente. El Sr. Ivlinistro de ESTADO (Conde de San Usrnardo): Pido la palabra. El Sr. PRESIDENTE: La tiene S. S. (Conde de San DerEl Sr. Ministro de ESTADO nardo): Ue tenido un verdadero gusto e n oir las palabras de mi querido amigo particular, el señor Pulido, y, excepción hecha d e las primeras,dictn, das, exclusivamente, por su benevolencia hacia mi. en todo.10 demas eJtoy total y absolutamente Lni;formn aoreciacfones de S. S. "- - - - - -. ann ..- las Algo ha indicad8 en que me interesa anticipar una idea Decía S. S., conrasón, que seria coiivoniente que no hubiera cónsules en el extranjero que no supieran español; y tanto lo estinio asi,, que en un proyecto de ley de reorganización de la carrera consular, que he tenido la honra de leer eii el Congreao, establécense dos condiciones: primera, saber correctamente el espaíiol; segunda, hablar el idiomii do1 país doiide se reside. Y - -s va .- S . . .S.. oue en esa corriente marcha el actual Ministro ;e Estado. Irogrxmapara h s escuelas, y también iiniformidad de inbtodo, uuiformidad de espíritu; en fin, unidad de dirección por iina secretaria geneml instalada en l-'arís. aqui lo que hace la iiicontest.ablc superioridad de las escuelas de la Alliance isrnilite en todos los est~bleciinientos similares. En lo que precede, he tenido que limitarme A indicacioiies de conjunto; porque para apurar la materia seria necesariauna miiiuciosa y muy larga monografia. Me queda por decir una palabra, ahora, de dos creaciones tipos, que coronan los esfuezos de la 4lLiance: la escuela profebional de Jerusn1í.n y el Instituto agrícola de N i h e l i , cerca de Jaffa. La escuela profesional a~ilZolcs (1) bíblicos, los feos bonetes de pelo y los casacones antedilnviauos! Los talleres de herreros son Ion mis frecuentados: emplean 37 aprendices bajo la vigilancia do uii contcimaeatrefranceis. E1 taller de carpintero ocupa 2G aprendices; la caldererix tiene 21; la escultura en piedra y en madera 13. Vienen después los torneros enmadera, los ebanistas, carreteros, silleros, etc., y, finalmente. telares,, donde trabajan, . . sobre todo, los yemenitas: La sección de escultura ofrece un interés particular. Está confiada a M. Ben-Sion, un artista d e m6rito. oue ha aasado aor nuestra Escuela de Bellas ~ r t e ' sde ~ i r í s . ' El número total de los discípulos es de 115, de los cuales 47 son externos. Terminado su a ~ r e n d i sajc, van d establecorse, ya i su pais de origon, ya i las ciudades principales del litorül, donde su esvecialidad uuede asurrurarlcs trabaio Todas las no&es se dan'curdos eGecialeai losdiseipulos-aloren. dices por los ~~rofesoree de la escuela primaria. Los gastoi generales necesitados por esta institución muy interesante se elevan anualmeute á 125.000 francoa, de los cuales hay que restar próximamente 48.000 francos producidos por los gastos de los talleres. La AZZiance cubre el déficit d e 77.000 francos. El Instituo Agrícola de Michweh fué fundado e n 1870 por el modelo de las Escuelas practicas

.

(1) PapeliUos para rim el pelo.

de Francia. El fin que persigue es formar colonos y no especialistas. El lnstitnto puede ser considerado como un establecimiento de enseñanza superior, por las materias que figuran en el programa. La duración de los estudios ea de cinco años, dedicándose los tres primeros, sobre todo, á la instrucción teórica. Durante los dos Jltimos años, los discípulos se entregan principalmente a los traba'os prácticos, con conferencias durante la noche. k o bajan de 200 sus internos. El director, M. Niego, que es excelente administrador, y todos ios profesores que ha reunido bajo su dirección, han conquistado su diploma en nuestras escuelas auperiores de agricultura: Montpellier, Versalles ó Grignon. Esto es un centro tal de inJtumcia fran-

i

<

cesa, que ya nuest?.a lengua eamienza á extendase entre los árabes de los alrededores. E n 1870 toda esta llanura de Saron no era mas

que un desierto de arena; ahora es un magnífico oasis que acostumbran a visitar los viajeros que pasan para Jaffa. Es la demostración experimental de las riquezas naturales que este país tiene en reserva, y que por todas partes Re pueden poner en valor con la aplicación de los procedimientos científicos europeos. Intelectual y matem'almenlc, todo lleva aqui la impresión francesa. El libro y el objeto vienen de fiancia. Lae máquinas agrícolas de los sistemas mis perfeccionados; el arado, las segadoras y e a dañas mecánicas, aventadoras de vapor, etc., todo ea de nuestra fabricación. De marca francesa son tarnbibn los útiles de brazo, los cueros. tejidos, etc. Los productos químicos para los laboratorios, las especias, las telas para loa vestidos de los n i ños, la lencería, etc., son expedidos por casas frmC66aiI.

i

La biblioteca se compona mi entcrammie de obras francesas, como sucede en todos los estabtecimientos de la Alliance. Cito, al azar, los autores cuyos nombres he viato en manos de los disclyulos, cuando pasé por Mickweh: Corneille, Raoine, Lamartine , Balrac , Flaubert , Snlly-Prndhomme, Daudet, Loti, Bourget, Zola. E n todos los jóvenes a quienes he preguntado sobre sus lecturas. h e comprobado un juicio literario muy formado. Concluidos los estudios, son colocados los alumnos en las colonias israelitas de Palestina y de Siria, como jardineros jefes, jefes de cultivo, o administradores. Otros son colonizados, ya en Chipre, ya en Esmirna, ya en los centros agrícolas de Judea, de Samaria ó de Galilea. Los que han obtenido las notas mejores son enviados al Instituto Agronómico de Paria, donde siguen los cursos como oyentes libres. Se hospedan, durante su estancia, en la Escuela normal israelita de Auteuil.

Mickweh es, por consiguiente, un plantel donde crece ?/ se desarrolla una juventud escogida, identificrtdn con la Francia por h-?S intelectf~ales m u y fuertes. y q u e , aun trabajando con u n propósito definido, n o concurre menos al manienimiento de ~zuestra ~upremaciamoral sobro los pueblos de Oriente. Aruestros agentes consulares de. Pulestina, por lo demás, no se engarían, y janaas han vegateado al persmtal de la Xscuela y á Za Escuela misma las prueóas efectivas de su simpaila (1). ( 1 ) Ni,%nreguiaperronn fidedigna que no falta, sirias3onde ouerir > consulea i biguen irirando a loa irraelirai &pilaleacan marculo dailcu. Si aro f x s a exacto, h s u r l ~qLe eurntiaurlo oi,r cnergla y con i3digi.sei4n. A. P.

- 229 Añado un detalleque tienesuimportancia: hasta esta día el instituto de Mickweh no ha costado menos de un millón de francos, que representan, es verdad, el valor mobiliario, construcciones, material, etc. Los gastos anuales se cifran en 163.000 francos; los gastos de la explotación arrojan pr6ximamente 65.000 francos. Qneda, por tanto, un déficit de 98 000 francos, que cubre la Alliance. En resumen: la acción escolar israelita, en Palestina, en Siria y en Asia menor, aparece bajo este triple aspecto: l.' Escuelas primarias y obras de a~rendizaie.2P Escuela Drofesional de Artes v Oficios. 3." ~ i c u e l asuperio; de Agricultura. H U ~ aquí toda una serie de esfuerzos que se coordinan,. acerca de los cuales nuestro desinterés seria tan impolítico como injusto. E n un artículo que ha publicado recientemente la Revue des Dezix-Mondes-primer cuaderno de marzo,-M. Anatole Leroy-Beanlien, aun comprobando que las escuelas israelitas son cuna de las ramas principales de la enseñanza de la lengua francesa en Oriente., formula en estos términos su homenaje:
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF