Martínez Marzoa, F. Polvo y Certeza. Abada, Madrid, 2014

August 1, 2017 | Author: Disculpatis | Category: Existence, David Hume, Knowledge, Infinity, Gottfried Wilhelm Leibniz
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: certeza de cebada...

Description

FELIPE MARTÍNEZ MARZOA

FELIPE MARTÍNEZ MARZOA

LECTURAS Serie Filosofía DIRECTOR

Polvo y certeza

Folla DUQUE

C..aiqJierl«ma dt�ltrl. distn�. COI'Iunacül �lic-.aoU'!Mbma.ci6n -de...-""'....._. deesta_ ...._.....-... b .. o6o p!'I!Sb ,a la ley Ooñpse aCEI),'OltdJo[s¡¡aiddt-�·­ ,..lñf.CEd:ro.ort) $1 nects�tt fotGalJÑ.a• o tSCantar a ¡611 fra�nt:o de ts:ta obra

Q FELIPE MAltTiNEZ MARZOA, 20If C ABADA EDITORES, S.L. Calle del Gobernador,

28014 Madrid

18

20I4

.abadaeditore.s. com

\\�'"'

disei'lo producción

SABÁTICA CUADALUPE GISBERT ....

ISBN

978-84-16160-16-7

lBIC

HPCD

depósito legal M-30644-�014 preimpresión EscA.Rou L�cztssKA impresión

PUNTO VERDE, S.A.

-

o

« o

¡;¡

o

;!

-



PRÓLOGO •

1

término el ar le p em a o ad Nos hemos acostumbr no por refe­ , so ca i m en , do si ha . Ello conse­ o m co sí e u q n au , n rencia a alguna definició de varios o it ós p ro p a a ab at st n co cuencia de algo que se campos a io p ci in pr en fenómenos pertenecientes storia de la hi la de o am tr to er ci diversos; por una parte (cf. mis traba­ t an K tá es al is ab o tr n filosofía en cuyo ce arca hacia ab e u q y y) o h ta as 6 h 8 jos sobre él desde 19 n :mi gú se y, e um H iz y bn un lado por de pronto a Lei un senti­ en a, oz in Sp a én bi m interpretación actual, ta lado el ro ot el ia ac h , y es rt do más problemático a Desca tzsche ; por ie N én bi m ta e qu eo Idealism o, Marx y yo cr ncepto co el l, vi ci ad ed ci otra parte está (la so

POLVO Y CERTEZA

PRÓLOGO

de derecho a ella vinculado); también la ciencia en un

que producida sobre un horizonte determinado por

8

sentido que fue a su vez motivo de averiguación. Estos

las consecuencias de que la ya se hubiese

diversos fenómenos no pudieron ser aclarados sin que

planteado alguna vez, con lo cual ya no podía ser la

ello a la vez vinculase esencialmente unos con otros de

. Este carácter tardío de la modernidad ha

entre ellos mismos, y, por lo tanto, se estableció que

resultado tener que ver con que algo en lo que encaja

constituyen unidad con independencia de si hay o no

la denominación haya de ser algo

una fórmula definitoria única.

muy peculiar. Insistamos en que, en efecto. responde

Ocurre que, sobre la base de ,

a ese nombre y no a alguno. Por ejemplo: el

entró alguna vez y se mantuvo luego, en escritos del

concepto fuerte de estructura sólo es posible sobre base

que ahora suscribe, la expresión . Pudo parecer que se trataba sólo de eludir los

1

( , > e funcione de manera más contundente y per­

sincrónica e intramoderna y nos permitimos a conti­

manente. La validez del principio universal de causali­

nuación recordarla. Si se admite el concepto de lo de

dad está en estricta coimplicación con que ninguna

suyo contingente (es decir: de lo incluso en última ins­

particular relación causa-efecto sea en rigor cierta.

tancia contingente, no sólo contingente por y para un

Una vez admitido (y expuesto en su momento) de

exsistentia está

limitado conocimiento), entonces se plantea el pro­

qué manera la ontologización del término

blema de en qué consiste el que eso contingente, sin

vinculada a la concepción de lo ente como causas de

embargo, sea, cuando, por definición, ha de no poder

efectos y efectos de causas, lo que acabamos de decir de

haber al respecto de-finición y ha de no poder haberla

Hume explica suficientemente el que en él haya iden­

en absoluto (esto es: ante ninguna instancia); sólo que­

tidad inmediata entre y . Ahora

da un sentido posible del que-haya-de-finición, a

bien, identidad inmediata entre estos dos términos se

saber: el que ello podría ciertamente no ser, pero com­

da también en Spinoza, donde, sin embargo , las bases

portando tal no ser el que también todo lo demás que

de esa identidad son otras, incluso contrapuestas. Aquí

es no fuese, en otras palabras: el todo de lo ente como

la percepción como causa de efectos y efecto de causas

aval (o, si se quiere, rehén) de cada detalle de lo ente.

interviene directamente por el hecho de que metacog­

Ya se ha insistido en que vínculo de todo con todo

nitivamente se apunta a

un

orden de derivación en un

quiere decir a la vez vínculo de nada en particular con

conocimiento que ya no sería conocimiento, sino el ser

nada en particular y, por lo tanto, de nada con nada.

mismo, de manera que el orden de dependencia y

La uno-totalidad es a la vez el irremediable aislamiento

derivación en ese conocimiento sería orden causal; no

de cada puntual contingencia; el que cada detalle haya

hace falta, pues, el recurso a lo incluso-en-última­

de ser por así decir todo hace que cada detalle no

instancia-contingente.

dependa en manera alguna de ningún otro. Así que

Sin duda quien se lo pone más difícil a sí mismo,

sólo superficialmente puede sorprender el hecho de

pretendiendo juntar todo, no en eclecticismo alguno,

72

POLVO Y CERTEZA

sino en una síntesis titánica, es Leibniz. Aquí sí hay lo incluso-en-última-instancia-contingente y a la vez la desde-luego-identidad-pero-no-identidad-inmediata de ser y existir. En nuestro capítulo 6 remitíamos a lo ya tantas veces tratado de cómo lo ente-uno-todo, la totalidad , la uno-totalidad, resulta del movimiento de retorno desde la cuestión del ser. Ello queda especialmente bien ilustrado en el argumento sobre la certeza de lo contingente aludido (como argumento e ) al comienzo de este mismo capí­ tulo, y tal fue la razón por la que Hegel calificó de eso de que, para que tal o cual detalle de lo que es no fuese, tendría que no ser todo lo que es, etcétera. Que sea tautológico no sin más, sino precisamente , quiere decir que sigue tautológicamente a no por el , sino por el
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.