Los Judios de Lima y Provincias Del Peru

October 1, 2017 | Author: Frank Ayerve | Category: Jews, Lima, Peru, Sephardi Jews, Immigration
Share Embed Donate


Short Description

Download Los Judios de Lima y Provincias Del Peru...

Description

3

4

5

PALABRAS PRELIMINARES DEL AUTOR No basta tener una historia. Esta debe estar registrada. El pueblo judío existe hoy en día, como resultado de una serie de desarrollos continuos y encadenados que se iniciaron con la "Creación" y el posterior Mandato Divino al Patriarca Abraham, (registrados en la Biblia) y siguieron interminables hasta nuestros días, moldeados por el Destino Mesiánico (que también se desprende de nuestras fuentes). Confiamos que así seguirá, generaciones tras generaciones AMEN! No menos decisiva que su existencia milenaria en su centro de origen, la Tierra de Canaán, Judea, Palestina y hoy Israel, ha sido su existencia dispersa en todo el mundo, que motivó interacciones con diversos medios, pueblos y culturas, lo cual ha enriquecido y nutrido al pueblo judío, su camino y su fé. Considero fundamental que el pueblo judío tenga registrada su historia, en cada una de las épocas y los lugares a los que llegaron sus hombres, ya que cada uno de ellos constituye un eslabón de esta dispersa y extensa cadena, que hoy en día va reencontrando poco a poco su centro y su unidad. No podemos negar que vivimos un proceso asimilatorio y emigratorio, en algunos casos voluntario y en otros forzado, que va extinguiendo a comunidades judías enteras en una serie de lugares del mundo. Lo menos que debiéramos hacer es honrar la memoria y la obra de nuestros antepasados y correligionarios que dejaron su trabajo, su esfuerzo y sus sueños en estas tierras; registrar su historia y rescatar sus logros, sus enseñanzas y su contribución al pueblo judío, al país que los albergó, y a la humanidad entera. Esta obra es la tercera que escribo sobre los judíos del Perú, teniendo estos ideales en mi mente. La primera, se titula" La Inmigración Judía al Perú 1848 - 1948" (1987); como su título lo dice, relata la historia de los inmigrantes judíos al Perú en ese período, aunque poniendo el énfasis en el caso de los judíos de habla alemana, que fue el sector que mantuvo una existencia continua en el Perú durante ese período, a diferencia de los ashkenazim y sefaradim que recién llegaron en el siglo XX. La segunda obra, se titula "Demografía Judía del Perú" (1988); registra la historia judía del Perú en números, pero acentúa la descripción de la comunidad judía en su dimensión actual, analizando las variables demográficas y ensayando las posibles explicaciones a la situación actual y a los procesos que se avecinan en el futuro, de modo que se puedan orientar las políticas comunitarias para encarar exitosamente los desafíos que impliquen las variaciones demográficas futuras. Este tercer libro, pretende registrar y documentar la presencia judía en todos los rincones de nuestro país donde existieron judíos individuales o comunidades

6 Judías, que en su mayoría ya desaparecieron, pero que en su momento dejaron una huella importante para su progreso personal y para el desarrollo de los diversos pueblos del Perú. No podía faltar en una obra así una mención a los judíos de Lima, principal centro de concentración y actividad judía de este siglo. Pero quiero hacer la salvedad de que queda aún mucho por escribir sobre los judíos de Lima, sus instituciones y sus actividades, lo cual podría ser tema de un próximo libro que se dedique extensamente a eso. En esta oportunidad, deseo expresar mi profundo agradecimiento al Ingeniero Hozkel Vumbrand, Presidente de la "Unión Israelita del Perú" y a toda su directiva, por haber apoyado este esfuerzo intelectual desde su origen, con palabras de aliento y apoyo, así como con el compromiso de financiar la publicación de esta obra, gracias a lo cual los lectores la puedan tener hoy en sus manos. Como en las obras anteriores, el producto de la venta de los libros se destinará íntegramente a obras de beneficencia que requiere la comunidad judía. Agradezco también a los alumnos de las promociones XXXIII y XXXIV del Colegio "León Pinelo", cuyos nombres se citan en las referencias bibliográficas, quienes motivados por el tema y en el marco del curso de Judaísmo Contemporáneo que dicto en el Colegio, han hecho una serie de investigaciones sobre los judíos de las provincias en las que radicaron sus abuelos, padres, tíos u otros conocidos Agradezco al Comité Directivo del Colegio "León Pinelo”, por su constante apoyo y por brindarme el espacio para que mis iniciativas literarias puedan cultivarse simultáneamente con mi acción pedagógica dirigiendo el colegio. Agradezco a los numerosos correligionarios cuyos nombres cito en cada capítulo, por su magnífica receptividad a mis solicitudes de información y fotos, que han permitido identificar la presencia de la gran mayoría de judíos que radicaron en provincias en algún momento de este siglo, así como los aspectos más relevantes de la vida judía en Lima. Mención especial merecen Marcos Gabel, Ing. Eduardo Bigio, Ing. Eric Topf, Nissim Mayo, Dr. Marcos Roitman y Michel Radzinsky entre muchos otros que menciono en la Bibliografía. Agradezco a Antonio Cribillero por el diseño de los mapas; a Joel Meneses por la carátula; a Susy Brener por su apoyo secretarial y administrativo y a Janni Inga por el mecanografiado del primer borrador; todos ellos esforzados trabajadores del Colegio "León Pinelo". Por último, agradezco la paciencia y el constante aliento y orgullo que me expresan mi esposa Anat Kehati y mishijos Daniel, Uriel y Talia, así como mis familias Trahtemberg y Kehati, lo que me anima a seguir adelante a pesar de que sé que muchas veces resulta ser a costa de valiosas horas de atención que les corresponden a ellos.

7 Quisiera incluir en estas palabras preliminares, una mención que sirva de homenaje a los intelectuales y periodistas que sintieron la motivación para registrar las experiencias judías acontecidas en nuestra comunidad a través de una serie de medios escritos, que ro sirvieron como útil referencia e inspiración para escribir este libro. Roberto Feldman (Z'L'), fundador y director del quincenario "NOSOTROS" (llamado desde 1970 "NUESTRO MUNDO") por 45 años, desde 1931 hasta 1976 en que falleció. Hernán Zwilich (Z'L'), redactor por 5 años del suplemento en Idish del "Nosotros" "Peruaner Idishe Tzeitung", y luego columnista y humorista de la sección, "EN SERIO Y EN BROMA" que publicó por 45 años en "Nosotros”, "Nuestro Mundo" y "La Unión". Además, autor de dos libros "EN SERIO Y EN BROMA" (1963), y "EL VENDEDOR DE CHISMES” (1966). José Saiman (Z'L'), fundador de "LA VOZ ISRAELITA" que circuló en Lima entre 1933 y 1949. León Miguel Feldman, residente en Arequipa, autor de "MIS MUSAS" "EL DERROTERO DE LA FELICIDAD" (1964) Y "LA CONFESION DE UNA MUJER” así como innumerables cuentos premiados por la Universidad Nacional de Arequipa en los años 1,940's Emilio Marazzani Mindreau (Z'L'), apasionado de la temática cultural judía, autor del "ALMANAQUE CULTURAL PERUANO" (1948) y luego editor de la revista "CUADERNOS PERUANOS-JUDIOS" desde la década de 1950, y autor de la antología de artículos y fotos "1870-1970 - CIEN AÑOS DE VIDA JUDIA EN EL PERU" (1970). Jacobo Gomberoff N. (Z'L'), dirigió en los 1,930's "LA VOZ ISRAELITA" hasta que viajó a Chile. Luego de retornar, asumió a fines de los 1950's el cargo gerencial en la "UNION ISRAELITA", desde donde Dubicó las revistas mensuales "KOL ISRAEL" (1962) y "LA KEHILA EN LAS NOTICIAS" (1967), hasta su fallecimiento en Diciembre de 1969. Jean Rottman, crítico de arte y hombre de letras, colaborador de "NOSOTROS" desde 1944, tenía su columna "ESTE RINCON DEL OLVIDO" en los 1960's. Jorge Dajes, conferencista sobre temas filosóficos judíos, coautor del libro "CUATRO GRANDES ESCRITORES Y EL MUNDO JUDIO" (Joyce, Kafka, Proust, Mann) 1983. José Zighelboim, colaborador desde los 1970's como articulista de "NUESTRO MUNDO", "LA UNION” y la "JTA".

8 Isaac Goldemberg, radicado en Estados Unidos, autor de dos novelas sobre la vida judía en el Perú "LA VIDA A PLAZOS DE DON JACOBO LERNER" (1977) y "TIEMPO AL TIEMPO" (1984). Michael Ziegel (Z'L'), Trudy Schydlowsky y Nissim Alcabés. Directores por largos años del boletín diario de la Jewish Telegraphic Agency (JTA) que circula desde 1945 hasta la fecha. laacov Hasson, articulista de "Nosotros" desde los 1960's, editor de "PARA SU INFORMACION" de la Oficina de Relaciones Humanas, y luego desde 1975 editor de "LA UNION", revista mensual oficial de la Asociación Judía del Perú. Además ha publicado un libro de poesías "CANTO A MI PROJIMO" (1985). Enrique Tinman, activista judío desde su infancia, que al llegar a la madurez de su vida escribió la novela autobiográfica "BUMA, DEL PUEBLO ELEGIDO" (1988). Maly Karl, activista de causas judías desde que llegó al Perú sobreviviendo el Holocausto, que relata sus memorias en su libro "ESCAPE A LA VIDA" (1989). He dejado para el final a mi apreciado amigo José Feldman (Z'L'), el brillante intelectual y políglota judío que por más de 30 años colaboró con artículos de fondo sobre la más variable gama de temas en "Nosotros", "Nuestro Mundo” "La Unión", "JTA” y periódicos locales como "El Callao". Era un judío que en su juventud abrazó ideas revolucionarias, en su madurez fue un apasionado defensor de la democracia y el Estado Judío Integro, y en su vejez asistía diariamente a la sinagoga para nutrirse del espíritu judío, para así seguir inspirando su pluma. Indudablemente merece un reconocimiento central. A todos ellos, gracias en nombre de la Historia Judía del Perú.

Lima, Enero de 1989

LEON TRAHTEMBERG SIEDERER.

10

INDICE Pág. Palabras preliminares del autor Indice Introducción Mapa de la dispersión de los judíos en el territorio Peruano (1920-1960)

5 10 13 19

CAPITULO I: Los Judíos de Lima Mapa Primera Parte: Los Judíos de Lima 1848-1966 Fotografías de los judíos de Lima 1930-1966 Plano de ubicación geográfica de las sinagogas y colegios a los que asistían los judíos Segunda Parte: Los Judíos de Lima 1966-1989 Fotografías de los judíos de Lima 1966-1988 Los Judíos del Callao Fotografías de los judíos del Callao Los judíos de las provincias de Lima: HUACHO, SUPE, BARRANCA, HUARAL Y CAÑETE Fotografías de los judíos de las provincias de Lima

21 23 45 64 65 77 99 104 106 109

CAPITULO II: Los Judíos de la Costa y Sierra Norte Mapa Los judíos de Piura y Tumbes Fotografías de los judíos de Piura Los judíos de Lambayeque Los judíos de Cajamarca Fotografía de los judíos de Cajamarca Los judíos de La Libertad Fotografías de los judíos de Trujillo Los judíos de Ancash

111 113 118 119 120 121 122 130 135

CAPITULO III: Los Judíos de la Costa y Sierra Sur Mapa Los judíos de Ica Fotografías de los judíos de ICA Los judíos de AREQUIPA Fotografías de los judíos de AREQUIPA Los Judíos de TACNA

137 139 143 145 156 163

11 CAPITULO IV: Los Judíos de la Sierra Central y Oriental Mapa Los judíos de Junín, Pasco, Ayacucho, Apurímac, Huánuco Fotografías de Judíos de Huancayo, Ayacucho, Cuzco y Huánuco Los judíos de Huancavelica Los judíos de Cuzco Los judíos de Madre de Dios y Puno

165 167 171 175 177 179

CAPITULO V: Los Judíos de la Amazonía Mapa Los judíos de Loreto, San Martín y Ucayali Fotografías de los judíos de Iquitos

181 183 195

Anexo I Población judía en el Perú entre 1920 y 1988

201

Anexo II País de nacimiento de los judíos que residieron en el Perú en el siglo XIX.

203

Anexo III País de nacimiento y origen étnico de los judíos inmigrantes al Perú en el siglo XX.

205

Mapa: Ciudades de origen de los inmigrantes judíos al Perú en el primera mitad del siglo XX . Anexo IV Empresas y profesionales judíos anunciados en las revistas judías de Lima (1931-1949)

208

209

Anexo V Apellidos judíos en el Perú

233

Anexo VI Tabla de presidentes de las instituciones judías de Lima.

246

13

INTRODUCCION La vida judía en provincias se inició aproximadamente en 1920, cuando parte de los judíos sefaraditas que llegaron a Lima a principios del siglo, se esparcieron en las principales capitales de provincia, principalmente Arequipa, Trujillo, Piura y Huancayo, hacia las cuales viajaron los jóvenes emprendedores para iniciar su vida comercial. Más adelante, en las dos décadas desde 1920 hasta 1940 llegaron a Lima judíos de origen ashkenazita, parte de los cuales también se dispersó por todo el Perú. El único núcleo judío que no puede incluirse en este proceso, es el de los judíos de Iquitos, quienes no llegaron allá desde Lima, sino que lo hicieron provenientes de las ciudades de Belén do Pará y Manaos (Brazil), utilizando la ruta del río Amazonas, aproximadamente entre 1880 y 1912, año en que terminó el atractivo comercio del caucho. A pesar de la gran diversidad de experiencias que corresponden a cada comunidad judía en provincias, es posible establecer una serie de patrones comunes a todas ellas, que permiten tener una buena idea sobre la vida de los judíos en provincias, independientemente del lugar específico al que se haga referencia. Entre estos rasgos comunes podemos mencionar los siguientes:

1)

La inmigración se inició en la década de 1920. En cada caso el núcleo judío alcanzó su mayor dimensión y apogeo entre 1930 y 1945. A partir de entonces empezó un lento proceso de emigración hacia Lima, que duró unos 20 años, aunque fue más rápido hasta mediados de los 1950'S. Para 1965, ya no quedaban núcleos judíos en provincias. Las pocas familias que quedaron, generalmente tenían una parte de su familia en Lima y viajaban con cierta frecuencia a la capital para fines comerciales, familiares y rituales.

2)

Prácticamente todos los inmigrantes que fueron a provincias, con la sola excepción de los pocos profesionales que hubo, se dedicaron inicialmente a ser mercachifles ambulantes, para trabajar lo que se llamaba "la clientela". Estos judíos compraban mercadería en las tiendas de los judíos ya establecidos en Lima, quienes les daban crédito para vender la mercadería en las provincias (principalmente telas y pasamanería). Poco a poco fueron ampliando su actividad, comprando en las provincias productos como oro, plata, granos y pieles que luego traían a Lima para su comercialización. Debido a los Decretos Supremos del Presidente Oscar R. Benavides, el del 26 de junio de 1936 y otros que le siguieron, se restringió el comercio ambulante y se exigió a los comerciantes establecerse en locales fijos, lo que modificó la dinámica de la actividad comercial judía, que empezó a concentrase en

14 tiendas tipo bazar, vendiendo telas, ropa, locería, etc. Algunos también se iniciaron en procesos industriales. Paradójicamente las restricciones comerciales que parecían atentar contra la posibilidad de trabajo de los ambulantes y viajeros judíos, los impulsaron a reorientar su actividad comercial en momentos que ya se encontraban comercialmente maduros, con mucha experiencia y algo de capital, lo que les permitió establecer tiendas y seguir prosperando. Entre los profesionales que llegaron a Lima, hubo músicos, médicos, ingenieros, psicólogos y científicos sociales, que dictaron cátedra en la Orquesta Sinfónica Nacional y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Algunos se fueron a vivir a las provincias, donde era más fácil revalidar títulos y encontrar trabajo, especialmente los médicos y farmacéuticos. También hubo ingenieros y catedráticos que fueron contratados por compañías nacionales y por las Universidades de Trujillo y Arequipa. Los principales asentamientos judíos en provincias, (a excepción del ya mencionado caso de Iquitos) se ubicaron en las ciudades a las que había acceso directo por las carreteras o líneas terreas, como Huancayo, Arequipa, Trujillo, Chiclayo, así como en las ciudades que tenían acceso directo a un puerto marítimo, como Callao, Moliendo, Salaverry, Eten, Paita y Talara. Todo esto resulta comprensible por la naturaleza de la actividad comercial que realizaban, que requería un constante movimiento terrestre (y a veces marítimo) entre ciudades, así como la facilidad para recepcionar las mercaderías desde diversos polos de desarrollo comercial que habían en el país. También ocurrió que muchos inmigrantes que desembarcaron en uno de los puntos mencionados, se instalaron en las ciudades aledañas, principalmente en los departamentos de Lima, Lambayeque, La Libertad y Arequipa. Todo esto ayuda a explicar también porque es qué hubo judíos que aparecen en diversas épocas con diferentes lugares de residencia, así como la importante cantidad de heridos y fallecidos en accidentes de tránsito interprovinciales, como el recordado caso de León Barac que murió en un accidente en la carretera de Satipo a Lima. Los judíos inmigrantes supieron explotar un vacío que existía en la actividad comercial, con las ventas ambulantes y al crédito (cobraban semanalmente a sus clientes hasta que cancelaban las deudas), que los habitantes del lugar no desarrollaron porque no tenían la costumbre de movilizarse de un lugar a otro del país. Generalmente los oriundos de cada ciudad, crecían en ella en función a los recursos que habían, a la espera que vengan vendedores a proveerles de las mercaderías que requerían para su consumo. Esto permitió a los judíos progresar económicamente y ganar la seguridad que les hacía falta por haber sido en su mayoría muy pobres cuando se iniciaron "de la nada", con "una mano adelante y otra atrás” como solían decir. Pero

15 Simultáneamente, su gran dinamismo y actividad favoreció marcadamente al desarrollo económico de las ciudades en las que vivieron ya que conectaron comercialmente a las ciudades entre sí, abriendo mercados a los fabricantes y distribuidores generalmente concentrados en la capital. Este fue el gran beneficio que recibió el Perú de los inmigrantes judíos en el Siglo XX. Recordemos que los inmigrantes judíos de Alemania, Francia e Inglaterra que llegaron al Perú en el siglo XIX, también favorecieron notablemente el desarrollo comercial de Lima ya que muchos eran agentes de empresas europeas y otros contribuyeron como profesionales en diversos rubros como la Geología y la Ingeniería (construcción de líneas de ferrocarril, planificación urbana). También hubo economistas y capitalistas independientes que desarrollaron el comercio de piedras preciosas y joyas, bolsa de valores, casas de cambio, cigarrillos y negocios de importación y exportación de telas, guano, minerales y algodón.

6)

A pesar de que los judíos de provincias por razones de idioma, costumbres, rituales, educación de los hijos, seguridad, ayuda mutua, etc. solían congregarse generalmente entre sí mismos para fines sociales y comerciales, no faltaron aquellos que por su importancia comercial o profesional tuvieron contacto con muchos habitantes de la ciudad, llegando a acceder a importantes cargos públicos y a recibir diversos reconocimientos oficiales. Han habido varios alcaldes judíos en provincias, y reconocimientos oficiales como la Orden del Sol otorgado al arqueólogo Hans Horkheimer, o la designación del nombre "Moisés Benzaquen" para el Aeropuerto de Yurimaguas.

7)

Casi la totalidad de los testimonios de judíos que residieron en provincias coinciden en señalar que los peruanos fueron muy acogedores y hospitalarios y casi no se recuerdan incidentes antisemitas o expresiones de xenofobia. Siempre se escuchan palabras de reconocimiento y agradecimiento a los pobladores de las diversas zonas del país, que supieron darle un espacio y una oportunidad a los inmigrantes judíos.

8)

En cuanto a la vida judía en sí, resulta interesante que la mayoría de los ashkenazitas que dieron su testimonio no recordaban haber conocido a judíos sefaraditas en provincias, a pesar de que hay evidencias que también hubo sefaraditas en provincias. Esto se debe a que los "ashkenazitas" y los "sefaraditas" (incluyendo a los de Lima) solían hacer una vida diferenciada, sin integrarse, relacionándose solamente para fines comerciales o para asuntos de interés común. Recién durante la 2da. Guerra Mundial, se unieron todos los judíos de Lima para defenderse de los brotes antisemitas y para apoyar las campañas judías en favor de las víctimas del Holocausto perpetuado por los nazis contra los judíos. Para esa época ya había un acuerdo tripartito (incluyendo a los alemanes) para mantener un "Hogar para Inmigrantes" (1939); para el uso y administración común del cementerio (1940); se fundó el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú" (1942) y luego se fundó el Colegio "León Pinelo" (1946).

16 Sin embargo, dado que los sefaraditas ya estaban instalados en Lima cuando llegaron los ashkenazitas, en el aspecto comercial hubo mucha relación, ya que los primeros dieron facilidades y crédito a los segundos para poderse iniciar en la actividad comercial, estableciéndose un vínculo que se mantuvo) todo el tiempo.

9)

Los rituales y rezos judíos se realizaban en Trujillo, Arequipa y Callao, en los locales alquilados para servir como Club Social y Sinagoga, mientras que en las otras ciudades se realizaban en las casas de los judíos más conocedores de la tradición. En ocasión de las Festividades de "Pesaj", "Rosh Hashaná"| y "Yom Kipur", los judíos de las provincias donde habían pocos correligionarios, se trasladaban a las capitales de departamento más cercanas donde! podían incorporarse a los servicios religiosos que se realizaban de acuerdo a la ley judía. Lo mismo ocurría para el caso de un "Brit Milá" o "Bar Mitzvah'T En ocasiones, los judíos venían a Lima para el "Brit Milá" de sus hijos, para una 1 "Bar Mitzvah" o matrimonio, aunque durante los primeros años la mayoría se| realizaron en las mismas capitales de departamento. Con la llegada del Rabino Moisés Brener para la "Unión Israelita (1934), en| ocasiones se le invitó a viajar a las provincias para oficiar como "Mohel" o para los servicios religiosos especiales. Pocos judíos fueron enterrados en provincias. La gran mayoría fueron traídos! de alguna forma a Lima para ser enterrados en el "Cementerio Israelita de Baquíjano".

10) La mayoría de los inmigrantes que llegaron fueron varones solteros, o casados pero con esposa y familia a las que habían dejado en Europa, Medio Oriente o Nor Africa, mientras hacían fortuna. Algunos llegaron con sus esposas y otros las trajeron al Perú una vez que se instalaron. Pero para los solteros del la primera generación de inmigrantes no habían mujeres judías con las cuales casarse. De allí que varios tuvieron que quedarse solteros o tuvieron hijos con mujeres peruanas pero sin concretar el matrimonio; otros optaron directamente por el matrimonio mixto, en el afán de establecer una familia sólida y permanente. Algunos lograron que sus esposas se convirtieran, mientras que otros no lo j hicieron y sus hijos debieron convertirse más adelante, ya que de acuerdo a la ley judía el hijo de madre no judía no es considerado judío, salvo que ella se haya convertido antes del nacimiento o que el hijo mismo se haya convertido) posteriormente. En aquella época el mismo Rabino Brener, acompañado por testigos religiosos, se ocupaba de las conversiones previas al matrimonio, para poder celebrar los matrimonios de acuerdo a ley judía.

11) En cuanto a la educación general, los hijos eran formados en los colegios nacionales o particulares, según lo que había en cada zona, aunque para las mujeres se preferían los colegios de religiosas, evitando los colegios mixto

17 Para la educación judía, la total responsabilidad caía sobre la familia misma y las costumbres y prácticas rituales se realizaban en el hogar. Sólo en Lima Callao, Trujillo y Arequipa pudo contarse en algunas épocas con un (a) profesor(a) de hebreo para iniciar a los jóvenes en este idioma y en la cultura judía.

12)

A mediados de la década de 1940, los primeros inmigrantes de las provincias ya tenían hijos en edades universitarias e hijas en edades de matrimonio; muchos judíos habían alcanzado prosperidad, dominaban el idioma castellano y conocían Lima por los viajes frecuentes y/o por referencias de familiares y amigos que residían en la capital. A su vez, Lima ofrecía un potencial económico mucho mayor que las provincias, así como el atractivo de un ambiente judío formal, organizado, tanto a nivel de sinagogas y rabinos, como a nivel de movimientos juveniles; a partir de 1946 contaban también con el colegio integral judío "León Pinelo”. Para los jóvenes universitarios, las universidades limeñas ofrecían mejores posibilidades de formación profesional. Las jóvenes judías, tenían en Lima la oportunidad de conocer a muchos jóvenes judíos con los cuales formar pareja para un matrimonio. Y así fue que poco a poco los judíos de provincias empezaron a trasladarse a Lima, hasta que a mediados de la década de 1960 prácticamente ya no quedaron núcleos judíos en provincias. Así terminó la historia de los judíos en las provincias, una historia de retos y logros, que contribuyeron a la prosperidad de los inmigrantes, y que además benefició al desarrollo profesional y comercial del Perú. En los capítulos que siguen, luego de exponer en el primer capítulo los aspectos principales sobre la vida judía en Lima, se entrará en detalle a los aspectos particulares referidos a cada provincia donde se ha identificado la residencia de judíos. Se adjuntan además fotos de la época y del lugar, gracias al aporte de innumerables colaboradores que dieron su testimonio, cuyos nombres aparecen en las referencias bibliográficas respectivas. También se incluyen fotografías de tumbas judías dispersas en los diversos cementerios cristianos del Perú donde se enterró a los judíos, ya que salvo el "Cementerio Israelita de Iquitos" y el "Cementerio Israelita de Baquíjano" (Lima) no hubo otro cementerio judío en el Perú. Estas tumbas, a falta de testimonios vivos o documentos, constituyen una evidencia concreta y permanente de la presencia judía en todo el Perú

18

DISPERSION DE LOS JUDIOS EN EL TERRITORIO PERUANO 1920 – 1960 En el mapa que se muestra a continuación, se encuentran las cifras aproximadas de cabezas de familia y solteros mayores que radicaron en cada ciudad. Al lado de esta cantidad se indica la cantidad que resulta de incluir a las esposas e hijos.

Totales Aproximados entre 1920 y 1960 Total de cabezas de familia y/o solteros mayores en Provincias: 600. Total de personas, incluyendo esposas e hijos en Provincias: 1500. Estimado para la ciudad de Lima en 1947:2800 judíos. Estimado para todo el Perú en 1947:4000 judíos. Obsérvese que los judíos se ubicaron principalmente en las ciudades capitales de los departamentos del Perú, con fácil acceso a las carreteras principales, tanto las costeñas como las de penetración a la sierra. También se les encuentra cerca de los principales puertos marítimos de la costa así como los fluviales de la selva. Esto se debe a la naturaleza propia de su actividad comercial, así como al hecho de que inicialmente muchos de ellos se instalaron en las ciudades anexas a los puertos de su desembarco como inmigrantes. En total, podemos considerar que aproximadamente 1500 judíos vivieron en las provincias en algún período entre 1920 y 1960. Finalmente, debe tomarse en cuenta que muchos judíos que residieron en una época en una provincia, en otra época residieron en otra provincia, por lo que el número total de 1500 judíos no debe ser tomado como el número total de judíos que habían fuera de Lima, sino como el número de personas que han sido ubicadas en algún momento en alguna provincia. El número total de judíos que vivieron fuera de Lima, por ejemplo en 1947, podemos estimarlo en 1200, mientras que en Lima residieron los

19

21

23

PRIMERA PARTE : LOS JUDIOS DE LIMA ENTRE 1848 – 1966 La vida judía en Lima tiene una larga historia, que se inició en el siglo pasado y continúa ininterrumpidamente hasta hoy. La parte central de este capítulo está dedicada al período 1920-1966 en que los judíos llegaron a Lima y de allí se dispersaron por las provincias (a excepción del caso de la Amazonia), para luego reconcentrarse en la capital dando por terminada su experiencia en las provincias. Además, este fue el período de la integración comunitaria, que permitió especialmente en la década de 1950 emprender grandes obras para beneficio de toda la comunidad, que perduran hasta hoy. La inmigración de los judíos a Lima ha sido detalladamente tratada en mi libro "La Inmigración Judía al Perú 1848-1948" publicado bajo los auspicios de la "Asociación Judía de Beneficencia y Culto de 1870" en 1987. Pero para poder ubicar adecuadamente la presencia judía en Lima que nos ocupa en este capítulo, haré una breve reseña del período previo. Los judíos europeos tuvieron una suerte muy cambiante durante el siglo pasado, ya que por un lado se beneficiaban con las reformas liberales que se lograban al triunfar las revoluciones (1820,1830,1848) pero se perjudicaban cada vez que triunfaban las alianzas conservadoras y absolutistas como la del Congreso de Viena de 1815 y la Santa Alianza de Austria-Prusia-Rusia. El colapso de la revolución de 1848 trajo la crisis económica y política a Europa, aunada a un fuerte antisemitismo, que llevó a 10 millones de europeos, entre ellos muchos judíos, a salir de Europa y tentar fortuna en América. El Perú era en aquella época un país abierto a la inmigración y particularmente favorable a la inmigración de blancos europeos, aunque este deseo no se cumplió ya que no podía competir de igual a igual con Argentina, Uruguay o Estados Unidos, por la Falta de oportunidades económicas, la inestabilidad política y las malas condiciones de salud. Los pocos inmigrantes europeos que llegaron al Perú fueron representantes de compañías extranjeras, que hacían negocios con el Perú, o gente vinculada a ellos, y profesionales contratados por el gobierno para diversos fines. Más bien fueron otros grupos los que llegaron masivamente al Perú: cerca de 65,000 negros (1790-1802); 90,000 chinos (1849-1874) y 40,000 japoneses(1900- 1930). Estos inmigrantes llegaron para cubrir plazas de mano de obra barata en los ferrocarriles, haciendas azucareras y algodoneras, y en la minería. A partir de 1930 el gobierno restringió la inmigración al percatarse de que la política de atracción a los europeos no daba resultado y que había que dar empleo a los indígenas peruanos, especialmente provincianos, que emigraban del campo a la ciudad . Esta corriente restrictiva a la inmigración se acentuó en 1936 y significó prácticamente un cierrapuertas durante la 2da. Guerra Mundial.

24 En este contexto, los judíos que llegaron hasta 1936 no tuvieron problemas para radicarse en el Perú; muchos siguieron llegando hasta 1939, pero ya se tuvo que apelar a una serie de recursos especiales, incluyendo pagos de grandes sumas de dinero para conseguir las visas necesarias. Para eso entonces había en el Perú unos 3,000 judíos, cuyo número subió a 4,000 al terminar la 2da. Guerra Mundial. De ellos cerca de 1,200 vivieron en provincias y el resto en Lima, repartidos en 3 sectores: alemanes (20%), sefaraditas (20%), ashkenazitas (60%). En el siglo pasado, los inmigrantes judíos que se afincaron en Lima fueron en su mayoría hombres solteros, procedentes de zonas de habla alemana en Europa (78%) y el resto principalmente de Francia, Inglaterra, Polonia y EE.UU. Se dedicaron al comercio de banca, casa de cambios y corredores de bolsa de valores; diamantes y joyas; importación de algodón y textiles; importación de cigarros y sombreros; además de negocios locales de confección y otros, así como exportación de algodón y guano (fue famoso el Contrato Dreyfus-1869). Entre los profesionales llegaron ingenieros que trabajaron en el Politécnico, y en la construcción de ferrocarriles contratados por Enrique Meiggs. En 1868 los judíos que habitualmente se agrupaban con sus connacionales ingleses, alemanes o franceses, empezaron a congregarse entre sí para tratar asuntos vinculados a las necesidades del ritual judío para los entierros, ya que si bien era cierto que los esporádicos fallecimientos culminaban en entierros en el Cementerio Británico (protestante), en 1868 estalló una epidemia de fiebre amarilla muriendo 10 judíos, lo que les hizo tomar conciencia de la urgencia de tener una organización judía y la propiedad de un cementerio propio. En ese entonces habían unos 300 judíos en Lima. Fue así como en 1869 se constituyó un directorio provisional y en 1870 se creó la "Sociedad Hebrea de Beneficencia", reconocida oficialmente el 1® de julio de 1873 bajo la presidencia de Natazius Hurwitz. En marzo de 1875 se inauguró el "Cementerio Israelita de Baquíjano", en un terreno que había sido adquirido en 2 partes (1874-1875) a un precio muy barato, de Enrique Meiggs, gracias a quién además, se logró que la Embajada de EE.UU. solicitara al Ministerio de RR.EE. el permiso para abrir un cementerio judío, (lo cual se obtuvo el 7 de abril de 1869). La vida judía giró en torno a la "Jevra Kadisha", al cementerio y a la celebración de las altas festividades de Rosh Hashaná y Yom Kipur, para las cuales se congregaron en los primeros años en la casa de Moisés Moses, y más adelante en la del Doctor David Señor de Castro, quien desde su llegada al Perú en 1871 ofició de "Mohel" y paulatinamente se convirtió en el líder espiritual de los judíos. Para las altas fiestas se alquilaron locales de las logias masónicas. La guerra con Chile (1879-1884) trajo la ruina económica al Perú, país perdedor en todos los aspectos. Varios judíos emigraron del Perú al quedar en la bancarrota, y otros se quedaron pero bastante afectados como para invertir en el desarrollo de la "Sociedad", que tenía entre sus planes adquirir un local para una sinagoga y contratar a un profesor para dar educación hebrea a los niños judíos. Los judíos que quedaron asistían cada vez menos a los servicios religiosos

25 que se organizaron; la mayoría se casó con mujeres peruanas, desligándose poco a poco de las tradiciones judías. Muy pocos quedaron a principios del siglo XX, al iniciarse la inmigración de sefaraditas y luego ashkenazitas. Alrededor de 1910 hasta 1915 llegaron al Perú un grupo de judíos sefaraditas. Entre los primeros estaban Nessim Levi, N. Arovas, León Alalú, Sassone Sarfaty (1910) y luego se agregaron Alberto y Nessim Bessudo, Ju lio M aché, León Alcabés, Jacobo Mizrahi, Nahman Varón, Salomón Aragonés, Salomón Levy, Alberto Soriano, Isaac Amiel, Marcos Alhalel, Santos Behar, Alejandro Buchuc, Abraham Esperanza, Lami Cohén, Moisés Eskenazi, José Galimidi, León Dannón, León Aza, Morris Franco, Alberto Passi, José Palti, Marcos Jabiles, León Bueno, Isaac y Rafael Calvo, Alberto Mayo, Alberto Miara, Sam Niego, Shamai, y Menashe. En sus primeros años entre 1910 y 1923, se agruparon en la "Sociedad de Beneficencia Israelita" de los judíos alemanes, habiendo llegado a ser Sassone Sarfaty su vicepresidente en 1921 y Alberto Miara su tesorero en 1923. Simultáneamente, y al aumentar el número de sefaraditas, empezaron a congregarse separadamente (a iniciativa de Elias Avigdor) desde el 9 de Noviembre de 1920, creando su propia sociedad presidida por Saúl A. Sasone que fue inscrita en los registros públicos el 24/11/1925 con el nombre de "Sociedad de Beneficencia Israelita Sefaradí". La personería jurídica se obtuvo el 14de enero de 1928. Luego, el 17/09/1933, se inauguró el Templo y Local Social en la calle Enrique Villar #341 (que funciona hasta hoy), 5 meses después de la colocación de la primera piedra, que corrió a cargo de Marcos Alhalel en mérito a que desde 1920 ofició como "Jazán” y líder religioso de los sefaraditas (hasta 1949 en que fue contratado el rabino Abraham Shalem). Por otro lado, alrededor de 1912 empezaron a llegar a Lima los primeros judíos de origen ashkenazita, entre los cuales estaban Hermán Murkin, José Joselson, Alberto Gans, Alberto Keller, José Vainstein, N. Cherkusky (llegado de Japón y deportado luego por orden del prefecto de Lima), Rubén Soikes y Lipchak. Más adelante, en 1919 llegaron José Gleiser, Jacobo Kiperman, los hermanos Waisman y los hermanos Max y José Eidelman, a quienes se agregó en 1921 su hemano Samuel Eidelman, así como Jacobo Braiman, Bernardo y Mauricio Gleiser. Estos judíos vivían en el barrio de Chirimoyo. Precisamente en la calle Cangallo, en la planta baja de la casa en la que vivían Jacobo Braiman y Mauricio Reiter se fundó el 11 de junio del 923 la "Unión Israelita del Perú", a iniciativa y bajo la presidencia de Samuel Eidelman. Hasta entonces los judíos ashkenazitas al igual que los sefaraditas hasta un año antes, sesionaron junto con los alemanes de la "Sociedad de Beneficencia Israelita" de la cual el mismo Samuel Eidelman fue vicepresidente y Jacobo Kiperman secretario, en 1923. Sin embargo, en un afán de rescatar el idioma Yidish, el ritual y la cultura ashkenazita, e imitando la iniciativa de los sefaraditas, optaron por crear su propia sociedad que permita afianzar la identidad ashkenazita. La fundación oficial data del 11 junio de 1926, aunque el reconocimiento

26 jurídico recién se obtuvo el 16/11/1929. En el mencionado local se realizaron los primeros servicios religiosos según el rito ashkenazita; además, fue utilizado como un albergue temporal para los nuevos inmigrantes ashkenazitas que llegaban a Lima. En el año 1926 se trasladó a otro local, en la calle Gallinazos #586 (Jirón Puno), junto con la Organización Sionista del Perú que antes sesionaba en la calle Veracruz (actual local de las Empresas Eléctricas) en la casa de José Palti. Esta Organización Sionista fué fundada en 1926 y liderada por Sassone Sarfaty (su primer presidente) y el Dr. Haim Alcabés, que la presidió entre 1932 y 1935. En el local de Gallinazos, Roberto Feldman fundó Id primera biblioteca judía del Perú, en 1926. En 1927 se trasladaron a los bajos de la casa donde vivían José Jana, Nissim Alhalel y Samuel Eidelman con sus familias, en la calle Zavala #534, donde se abrió una escuelita hebrea para los niños. Para las Altas Fiestas se congregaban muchos judíos, por lo que se alquilaba el local de la logia masónica "Arca de Noé #8", en la calle Rufas. En 1929, la crisis económica mundial afectó también los negocios limeños y algunos judíos emigraron a Colombia y Venezuela, mientras que otros decidieron probar fortuna en las provincias, para lo cual se aprovisionaban de mercadería (textiles y pasamanería) en los negocios de los judíos de Lima, especialmente de los sefaraditas Varón, Franco, "Soriano y Levi", "Sarfaty primos", "Alalú y Eskena- zí", Miara, etc, quienes les daban el crédito necesario para sus operaciones comerciales. Igual modalidad siguieron los próximos inmigrantes judíos al Perú, muchos de los cuales viajaron a radicarse en las provincias, donde se les abrían grandes oportunidades de progreso. En 1931, luego de un temporal receso, entró Arón Lerner a presidir y a reorganizar la "Unión Israelita", alquilándose un nuevo local en la planta baja de la casona de la calle Piedra # 382. En este local funcionó la "Escuela Hebrea", dirigida por Antara Lerner de Silberman y Yetti de Drassinower; el "Círculo Cultural de Jóvenes Israelitas" presidido por Isaac Rotstain; la "Organización Sionista del Perú”; la "Sociedad de Damas Israelitas" y la "Sociedad de Ambulantes" (judíos). En 1933 se decidió comprar un terreno ubicado en la calle Iquique # 542, inaugurándose el "Hogar Propio" de la Unión Israelita el 29 de Julio de 1934 (bajo la presidencia de Arón Lerner), en cuyo 2do. piso funcionó la Sinagoga. Ese mismo año Arón Lerner obsequió un "Sefer Torah” y contrató al Rabino Moisés Brener, que era "Mohel", "Shojet" y "Jazán", natural de Tishevitz, en Polonia. Se quedó en Lima hasta 1962, impulsando la vida religiosa judía que hasta entonces recaía en los judíos religiosos quienes manteníanun "minyan " diario, conformado por Jaime Mandel, Zelman Biterman, Jaime Portnoi, José Frid,

27 Abraham Biterman, Jaime Schejler, Salomón Gabel, Jaskiel Sztuden, Abraham Gabel, Bención Malay, Lázaro Foguel, Aarón Hleap (que oficiaba los matrimonios) y otros. En ese año, el 10/8/1934, se fundó la "Asociación Mutualista Israelita del Perú", oficializada el 22/11/1937 y que luego cambió su nombre a "Asociación de Crédito Israelita del Perú" el 16/11/1940. Para 1935 la vida judía en Lima ya era muy amplia, cubriendo aspectos religiosos, sionistas, culturales, educativos y de beneficencia. Desde 1,931 circulaba el quincenario "Nosotros" y desde 1933 circulaba además el quincenario "La Voz Israelita". Por su parte el "Círculo Cultural de Jóvenes Israelitas" se ocupaba de promover la vida cultural yidísh, y la "Organización Sionista del Perú" bajo la nueva presidencia de Jaime Kirmayer daba un nuevo empuje a la actividad del Keren Kayemet Lelsrael y a la difusión de las ideas sionista en Lima. La mayoría de los niños judíos estudiaban en el colegio Anglo Peruano (luego denominado San Andrés) y las niñas judías estudiaban en el Lima High School (luego denominado María Alvarado). El 31-8-1940 se fundó el "Bikur Jolim" y "Jevra Kadisha" presidido por Aron Blank, con un local y "Hogar de Ancianos" en la calle Carhuaz # 1372. Este local fue adquirido luego por la Unión Israelita el 3-2-1945. Las presidencias más dinámicas y prolongadas de la Unión Israelita en aquellos años estuvieron a cargo de Aron Lerner 1932-1934,1937, 1944 y Max Heller 1938-1943, 1945-1946, 1949-1951. En 1942, se produjo una división interna en la "Unión Israelita", motivada por serias desavenencias en relación al Rabino Moisés Brener, a quien los judíos ortodoxos acusaban de abusar de su investidura para fines personales y de tener un comportamiento religioso no adecuado a sus expectativas ortodoxas. Un grupo de judíos abrió una segunda sinagoga ashkenazita llamada "Kneset Israel", en un local adquirido por Einoch Kiperstock que luego pasó a ser propiedad común de todos los asociados, situado en el pasaje Malvas # 135 Chacra Colorada. Este grupo, que logró mantener siempre dos rezos diarios, fue liderado por Leib Fishman (Gabay), Zelman Biterman, Abraham Chasiuk (varias veces presidente), Elias Furge (constructor del local), Zucher Fleischman, Fishel Malay y León Lacs, cuyo hijo José qu edó luego encargado de la secretaría y tesorería hasta que la sociedad se disolvió en los 1970'S. Además, Leib Fishman y Zelman Biterman administraron por muchos años un fondo para ayuda económica de los necesitados, quienes recibían préstamos sin intereses para atender sus urgencias.

28 Un segundo grupo que abrió su propio rezo, estuvo conformado principalmente por un núcleo familiar en el que estaban los Mandel (Aron, Hershel, Shlomo, Jaime), Isidoro Pinczowsky, Najman Y Pesaj Bajtner, Lázaro Fenig, Albush Rosenberg (shojet), Mauricio Halle y Jaime Portnoi, en cuya casa de la Av. Bolivia, en una de las habitaciones, se congregaban para rezar. Este grupo se denominó "Adat Israel" y en 1953 en ocasión de las Altas Fiestas inauguraron su local propio en la Av. Iquique # 360, que era comúnmente llamada la "Sinagoga de los Mandel". Esta Sinagoga fue liderada espiritualmente luego de la 2da, Guerra Mundial, por Abraham Shapiro Klein, gran talmudista y conocedor del judaísmo, que había culminado estudios rabínicos en Europa. Sin embargo, la sinagoga oficial de la "Unión Israelita" siguió siendo la de la Av. Iquique # 542, dirigida por el rabino Moisés Brener, que oficiaba además la mayoría de las ceremonias de "Brit Milá", "Bar Mitzvah", "Jupa-Kidushim", entierros, y muchas veces viajaba a provincias para las ceremonias judías. Un tercer sector de la comunidad judía del Perú la conformaron los judíos inmigrantes de Alemania con ideas y rituales más liberales, que se congregaron en la "Sociedad Israelita de Socorro Mutuo de los Judíos de Habla Alemana" desde 21/ 10/1935, que funcionaba junto con los servicios religiosos en la casa de Leopoldo Weil, en la calle Juan Fanning # 320 en Miraflores. Para ese entonces, los judíos alemanes más activos eran los Weil, Kahn, Neisser, Schydlowsky, Hermán, Rosenberg, Weinstein, Holzer, Danziger, Herz, Ephraim y Goldman. En febrero de 1938, este grupo recibió de Guillermo Zender y Gustavo Michael (descendientes de los judíos alemanes inmigrados en el siglo pasado) toda la documentación de la antigua "Sociedad de Beneficencia Israelita", con la cual se facilitó la inscripción de la sociedad en e! registro de personas jurídicas, inscribiéndose el 30/6/1938 como "Sociedad de Beneficencia Israelita 1870" (en homenaje al año de fundación de la sociedad antecesora), presidida por Moritz Weinstein y haciéndose cargo además de la propiedad y administración del "Cementerio Israelita de Baquíjano". Desde 1939 alquilaron el local del "Social Hall" de la "Sociedad Anglo Americana de Instrucción Primaria y Conferencias" (evangelistas ingleses) para los servicios de viernes, conferencias y festividades. Este local fue comprado definitivamente en 1948 e inaugurado con todas sus refacciones el 24/9/1948. En todos esos años los dirigentes más activos fueron Leopoldo Weil, Walter Neisser, Dr. Siegfried Holzer, Luis Schydlowsky y el líder espiritual Dr. Michael Siegel. Desde el punto de vista comunitario la década de 1940 fue la de la integración y consolidación de la unidad de intereses comunitarios, creando los mecanismos

29 directivos para que las tres "kehilot" sean efectivas en el logro de sus fines comunes. Posteriormente la de 1950 fue una década afortunada y de prosperidad, que por un lado posibilitó grandes inversiones y construcciones de los locales comunitarios existentes hasta hoy, y por otro lado permitió la creación de un sólido vínculo afectivo y diplomático entre el Perú e Israel. A continuación explicaré en detalle este periodo. Es importante recordar que los judíos del Perú estaban agrupados en 3 colectividades separadas, cada una de las cuales realizaba su propia vida comunitaria. La "Sociedad de Beneficencia Israelita 1870" que tuvo su origen en el siglo XIX, se reconstituyó como una nueva entidad a partir de la llegada de los inmigrantes alemanes desde 1933. Se institucionalizó originalmente el 21 de Octubre de 1935 conformando la "Sociedad Israelita de Socorros Mutuos de Judíos de habla Alemana", y posteriormente fue inscrita en la "Asociación de Personas Jurídicas" el 30 de Junio de 1938 con el nombre de "Sociedad de Beneficencia Israelita 1870". Por su parte los judíos de origen Sefaradí se congregaron el 26 de Octubre de 1922 para crear la "Sociedad de Beneficencia Israelita Sefardita", que adquirió su personalidad jurídica el 14 de Enero de 1928. Finalmente, los judíos de origen ashkenazí se empezaron a reunir a partir de 1923 fundando la "Unión Israelita del Perú" el 11 de Junio de 1926. Más adelante el 11 de Noviembre de 1927 recibió reconocimiento oficial y el 2 de Diciembre de 1937 adquirió personalidad jurídica como "Asociación de Personas Jurídicas". Hasta fines de la década del 30, los judíos solían congregarse y activar como grupos separados, cada uno en su Institución. Sin embargo habían ciertas ocasiones en las que actuaban en conjunto, como por ejemplo en las campañas de la "Organización Sionista del Perú" (Keren Kayemeth Lelsrael, Keren Hayesod). Igualmente en aspectos vinculados a la administración del cementerio y el apoyo a los inmigrantes. El 7 de Agosto de 1940, se constituyó oficialmente un acuerdo por el cual las tres colectividades en lo sucesivo administrarían el cementerio (que era propiedad de la "1870") y correrían con los gastos de su mantenimiento. Otro logro común fue la creación del "Comité de Protección a los Inmigrantes Israelitas al Perú", fundado el 13 de Mayo de 1935 a raíz de la visita al Perú del Dr. Samuel Guy-lnman, miembro director de la Alta Comisión Pro Refugiados procedentes de Alemania (de la Liga de las Naciones) quien vino a Sud-América con el objeto de conseguir permisos de inmigración a estos países para cierto número de refugiados judíos. El Dr. Inman había tenido éxito en sus gestiones iníciales ante el gobierno peruano, el que iba a facilitar una Inmigración de mayor escala en forma ordenada y organizada. Como consecuencia del debate que siguió a la exposición del Dr. Inman, se conformó oficialmente el "Comité de Protección a los Inmigrantes Israelitas", constituido por las siguientes personas: presidente. Leopoldo Weil, secretario Roberto Feldman, directores: Dr. Siegfried Holzer, Luis Schydlowsky, Gustavo Heiberg, Max Heller, J. Kirmayer y Halle Nothmann; estableciendo

30 Además formas de cooperación con las más importantes instituciones israelitas de Lima y Callao, quienes enviarían delegados especiales para esta finalidad. El objetivo del "Comité de Protección" era "regularizar la inmigración de refugiados al Perú, escogiendo solamente el elemento apto y capaz para establecerse en el país y, sobre todo, conseguir trabajo y ocupación para posibles inmigrantes que serían solicitados a la "HICEM" de París en su calidad de institución central de protección a los refugiados e inmigrantes en general". , El programa principal del Comité que se aprobó era el siguiente:

1. 2.

3.

4.

" E n t r a r en contacto en primer lugar con la "HICEM" París y después con otras instituciones israelitas de Europa, procurando su activo apoyo a los trabajos que se habían impuesto". "Buscar y procurar empleos en general y trabajos especiales para nuestros hermanos en desgracia, debiendo conseguir personas completamente aptas para los diversos empleos que pudieran presentarse". "Conseguir del gobierno del Perú toda clase de facilidades para el ingreso de estas personas al Perú, y procurar que se haga una inmigración ordenada de elementos deseables al país y para el futuro desarrollo de la colectividad israelita del Perú". "Buscar y recomendar posibilidades comerciales e industriales para personas o firmas que pudieran establecerse en el Perú por cuenta propia".

Se recomendaba además, que todas las futuras gestiones referentes a la inmigración israelita al Perú, sean tratadas por intermedio de este Comité para poder tener una entidad central que se ocupe de las múltiples labores que son necesarias para ayudar a los correligionarios inmigrantes. Desde ese momento se trabajó muy estrechamente con la oficina de "HICEM" en París y desde el principio de 1936 se recibió de ella una ayuda financiera mensual para ayudar al sostenimiento de los inmigrantes y transmigrantes. El flujo de inmigrantes al Perú durante los años 1936,1937 y el primer semestre del año 1938 no fue muy grande; sin embargo, había necesidad de fondos para los gastos en los que de todas maneras se incurría con quienes llegaban. En Octubre del año 1938 quedó formalmente conformada la relación entre la "Sociedad de Beneficencia Israelita" y la "HICEM”, de modo que la primera quedaba como subsidiaria de la segunda para los efectos de sus actividades en Lima. A partir de Setiembre de 1938 en adelante la cantidad de inmigrantes así como de transmigrantes hacia Bolivia, Chile y Ecuador creció considerablemente y en razón de eso el "Comité de Protección" estableció un Hogar para poder dar albergue y alimentos a los inmigrantes para los primeros meses de su establecimiento en el país y ofrecer un lugar de residencia temporal a los transmigrantes que tenían que

31 quedarse unos días en Lima. Esto causó un considerable aumento en los gastos que tuvieron que ser cubiertos por el JOINT, gracias a la intervención del Sr. Mauricio Hoschild. Posteriormente vino la guerra y esto detuvo prácticamente la inmigración llegando a una situación en la que el Hogar debió ser liquidado, orientándose los fondos que se destinaban a él para otros fines. Hasta que estalló la segunda guerra mundial, la "HIAS" y la "ICA" cubrieron el presupuesto de la"HICEM", pero desde ese momento la "HIAS" quedó obligada a cubrir sola todos los gastos, pues los reglamentos de guerra británicos prohibieron a la "ICA" enviar dinero fuera del país. Durante este período de guerra el "Comité de Protección" estableció un permanente contacto con la oficina de la "HICEM" en Lisboa, Portugal, con quien mantuvo la mayor parte de su correspondencia para los fines de su función. La oficina europea central de la "HIAS-ICA" estaba ubicada en Lisboa y se encargaba de arreglar los problemas de transporte y de navegación; la mayoría de los refugiados viajaban desde Lisboa hacia el Hemisferio Occidental, a Palestina, y a otros países, habiendo sostenido la "HICEM" activas sus oficinas en Casablanca, Fedalah, Marruecos Francés .Argelia y en Africa del Norte, colaborando con la United Nations Relief and Rehabilitation Administration en la asistencia de los refugiados en esos campos. Con el objeto de reiniciar su trabajo activo con los demás países de Europa la "HIAS" envió a Europa a varios empleados americanos poseedores de una vasta experiencia en el trabajo de emigración, para reabrir las oficinas e ir a los lugares donde fuere necesarios los servicios de la "HIAS" y de la "ICA". Fue en estas circunstancias que para proseguir su obra humanitaria y constructiva y para proveer a los que no podían pagar sus pasajes con los fondos necesarios para el viaje, la "HIAS" requería sumas considerables. Hasta el año 1945 la "HIAS" se había sostenido gracias a los fondos de los judíos de los EE.UU., pero las necesidades en ese momento eran mucho más grandes al haber finalizado la Segunda Guerra, y las demandas de ayuda y suministros eran también mayores. En virtud de eso la "HIAS" lanzó un llamado a todos los judíos de los demás países y especialmente a los de Centro y Sud-América donde existía la oficina de "HIAS- ICA", para que promovieran campañas entre los judíos locales para poder conseguir los fondos requeridos para las operaciones de estas oficinas. Paralelamente a estos acontecimientos, al terminar la guerra se incrementó el radio de acción de la Oficina del "Comité de Protección a los Inmigrantes Israelitas" estableciendo contactos con muchas organizaciones judías en todo el mundo. A pesar de las dificultades económicas, gracias a la visita del Dr. Shoskes, se resolvió afiliar el trabajo del "Comité de Protección" a la Organización "HIAS" y desde entonces se recibió una pequeña ayuda económica para cumplir con sus objetivos . El "Comité de Protección en esos años trabajaba como la Institución de contacto entre la ’HIAS" y las principales organizaciones judías del Perú, cuyos directivos eran miembros automáticos del "Comité de Protección". Las actividades que realizaba el Comité incluían: servicio de localización de

32 familiares, servicio de remisión de fondos y bultos, servicio de inmigración y tramitación de visas, servicios a los transmigrantes, servicios de información y propaganda, y una gama de actividades destinadas al manejo de fondos que se requería para que el "Comité de Protección cumpliera con su finalidad y para que los inmigrantes que hubieran recibido alguna forma de ayuda a condición de que esta fuese considerada como un préstamo, hicieran las devoluciones correspondientes para que el "Comité de Protección" pudiera utilizar ese dinero o remitirlo a las oficinas centrales de "HIAS" para poder seguir ayudando a otros inmigrantes. Todas las actividades que realizaba el "Comité de Protección" en Lima se informaban con resúmenes mensuales tanto a la oficina central de "HIAS" en Nueva York, como a la de Buenos Aires. Otra actividad que desempeñó el "Comité de Protección" fue la de establecer contactos con distintas autoridades del gobierno para todos los trámites que eran requeridos, así como para conseguir promesas y facilidades para las inmigraciones solicitadas al Perú y dar más facilidades aún a los técnicos y profesionales que buscaban su inmigración al Perú y que requerían de un agente que los representara ante el gobierno peruano. Para efecto de su trabajo administrativo el "Comité de Protección"' tenía una secretaría que podía mantener correspondencia en Inglés, francés, castellano y alemán, según las situaciones que se presentaban; las oficinas del "Comité de Protección" estaban localizadas en el Jr. de la Unión 554, Dpto. 7 en Lima, y estaban conectadas con las oficinas de la "Asociación de Sociedades Israelitas del Perú", de manera que los gastos generales de alquiler y otros habían podido ser reducidos considerablemente. Las actividades de este "Comité de Protección" tuvieron un rol histórico dentro del desarrollo de la colectividad judía del Perú y dentro de las delicadísimas funciones que había tomado a su cargo. El pilar fundamental de este Comité desde su fundación en 1935 hasta su extinción en 1948, fue su único y permanente Presidente Leopoldo Weil (1). En otro orden de cosas, el estallido de la segunda Guerra Mundial en el año 1939, generó entre los judíos gran preocupación con respecto a lo que pasaba en Europa, y junto con esto, la necesidad de luchar en forma unificada para protegerse, defenderse y darse seguridad dentro del marco peruano, que también ofrecía una serie de problemas por ciertos intentos antisemitas y por las dificultades de inmigración para familiares y amigos de los judíos residentes en Lima que querían traerlos desde Europa. Existían más de 20 periódicos y revistas antisemitas de pequeño tiraje que recibían subvención nazi, así como la radio Internacional (luego Victoria) que propagaba las ideas nazis. Por su parte las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores no simpatizaban con los judíos y había que lidear con innumerables problemas de visas. Esta política anti judía para efectos de la inmigración judía, que fue una de las que más limitó el ingreso de judíos en relación a otros países del continente, contrastaba abiertamente con las intenciones manifestadas por los diputados

33 nacionales, que en su sesión del 22/12/42 condenaron la masacre nazi contra los judíos. El texto, recogido por Nosotros # 86 de ese mes, dice lo siguiente: "Los representantes que suscriben, consecuentes con su té democrática y con los principios de humanidad, de libertad y de justicia que norman la convivencia entre pueblos civilizados y muy especialmente, la tradicional política internacional del Perú, proponen a la consideración de la Cámara la siguiente: Moción de Orden del Día condenando el exterminio de judíos en Europa. La Cámara de Diputados del Perú acuerda y expresa su más enérgica protesta por el execrable crimen del nazi-fascismo, que asesina brutalmente indefensas masas humanas en Europa con el propósito de exterminar a la raza judía y se adhiere a todas las medidas que adopten las Naciones Unidas para castigar este nuevo crimen de lesa humanidad. Lima, 22 de Diciembre de 1942 Firmado. - Ernesto More, - Miguel Angel Urquieta. - Luis Felipe Andrade. - Juan P. Luna.-Gustavo A. Gorriti. — Luis Guillermo de Noriega.-Pedro L. Repetto. -Emiliano Vélez. - José Ricardo Paniagua Rojas - Humberto Eduardo de Amat. -Leopoldo Pérez Salmón. - Javier Belaúnde. - M. Octaviano Hidalgo. Oscar Medelius. - Eduardo Risco Gilí. A esta moción se adhirieron los señores Adolfo Bayro Sánchez y Manuel A. Ganoza Chopitea”. Todo esto llevó a una situación natural de buscar coordinar las actividades en las cuales la comunidad debía estar presente como una sola unidad, generándose de esta manera la necesidad de crear una entidad que representara a todos los judíos de Lima. Por iniciativa del Sr. Max Heller, entonces presidente de la "Unión Israelita del Perú", se invitó a los presidentes de la Sociedad de Beneficencia Israelita Sefardi" y la "Sociedad de Beneficencia Israelita 1870", a una reunión que tuvo lugar el 4 de Febrero de 1942 en el local de la "Sociedad de Beneficencia Israelita Sefardi" a la cual asistieron los señores Max Heller, Jaime Kirmayer, Jorge Tendler ("Unión Israelita"); Sres. Leopoldo Weil, Luis Schidlowsky y Gustavo Heiberg ("Sociedad 1870") y los Sres. Jacobo Franco, Sassone Sarfaty y Sefania Levy ("Sociedad Sefardi") además del Dr. Isaac Wecselman en reconocimiento a su gran contribución en favor de la colectividad y por ser una persona capacitada para todos los fines legales que se iban a requerir. Por acuerdo unánime se creó un "Directorio" que se propuso los siguientes objetivos: 9 1 Representar a toda la Colectividad Israelita del Perú ante todos los poderes oficiales, locales y extranjeros, en representación de las Sociedades adheridas, de acuerdo con sus cartas de fundación y Estatutos vigentes, especial-

34 mente reconocidos por el gobierno debiendo ser netamente apolítico el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú". 2º

Coordinar los trabajos de la colectividad en lo que se refiere a actividades de beneficencia, asistencia social y cultural; asimismo uno de los fines del Directorio será la formación de la Comunidad Israelita del Perú.



El Directorio de la Colectividad Israelita del Perú formado, no tendrá ninguna participación en las actividades internas de cada Sociedad, pero esta limitación no impedirá que los acuerdos tomados por el Directorio unánimemente sean aceptados por las Sociedades.



El Directorio se reunirá una vez cada 15 días en sesión ordinaria y en forma extraordinaria cuando el Presidente lo crea necesario y las circunstancias así lo requieran.



En la constitución del "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú" se ha procedido de acuerdo con el deseo de cada directiva que representa a las Sociedades Israelitas del Perú y cuya formación ha sido aceptada por las respectivas directivas, no siendo necesarias futuras ratificaciones. A propuesta del Sr. Jacobo Franco, presidente de la "Sociedad de Beneficencia Israelita Sefardi", se ha acordado en forma unánime, en vista de la importante labor realizada por el Dr. Isaac Wecselman en favor de la colectividad, elegirlo como miembro permanente del "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú".





Se acordó que las sesiones fuesen presididas en forma rotativa por el presidente de cada Directiva y como secretario permanente del Directorio a don Sefania Levy.



Las sesiones del Directorio funcionarán con el quorum legal de los delegados en ejercicio.



Las resoluciones del Directorio serán tomadas por mayoría de votos y el mismo Directorio podrá reconsiderar las resoluciones adoptadas por el voto de dos tercios de los delegados en ejercicio, asistentes en la misma sesión.

10º

Las resoluciones del Directorio se harán constar en un Libro de Actas y estas serán firmadas por el presidente de turno del "Directorio" y por el Secretario designado. A continuación firmaron todos los asistentes con lo que quedó constituido el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú". Después de un primer período en el cual el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú" empezó a involucrarse en los diversos aspectos de la comunidad y pasó a erigirse en el verdadero representante de la colectividad judía del Perú,

35 empezaron a darse las primeras situaciones que requirieron un esforzado y decisivo trabajo en favor de los judíos del Perú y del mundo en general. Para ese entonces ya habían llegado al Perú una serie de noticias sueltas sobre lo que estaba ocurriendo en Europa y se había tomado contacto con una serie de organismos internacionales con la finalidad de coordinar actividades en pro de los judíos en Europa. El 4 de Mayo de 1942 el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú" presidida en aquel momento por el Sr. Jacobo Franco se dirigió al Dr. Stephan Wise, presidente del Congreso Mundial Judío, en Nueva York, con una carta que transcribimos a continuación: "Nuestro Directorio, en nombre y representación de la Colectividad Israelita del Perú, reunido en la fecha en sesión plenaria para considerar la sesión de emergencia que realizará el Congreso Judío Mundial, el 16 de Mayo de 1942 en Chicago, a fin de velar por los intereses de nuestros hermanos en desgracia hasta la terminación de la guerra, acordó los siguiente: Primero: La Colectividad Israelita del Perú, se adhiere moral y materialmente a la sesión de emergencia del Congreso Mundial Judío. Segundo: Todos los acuerdos y decisiones que en ella se tomen, serán considerados como propios de nuestra colectividad en general. Tercero: Solidarizarse para cooperar y colaborar con todo lo que esté a nuestro alcance a fin de velar en forma efectiva por la existencia de nuestros hermanos en desgracia. Cuarto: Rendir tributo de homenaje al Sr. Presidente Dr. Stephan Wise y a todos los miembros que integran dicho Congreso por sus esfuerzos y sacrificios sobrehumanos al servicio de nuestros infortunados hermanos". El 2 de Diciembre de 1942 llegó un cable al "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú" diciendo lo siguiente: "Conferencia Prominentes Organizaciones Judías incluyendo Congreso Judío Americano, Congreso Judío Mundial, American Jewish Committee, Bene Berith, Jewish Labor Committee, Mizrachi Agudath Ha Rabanim, proclaman unánimemente miércoles 2 de Diciembre sea conservado solemnemente por Judíos de todo el mundo como día de duelo, ayuno y oración por víctimas judías del crimen más grande contra la humanidad; hechos referentes, horrores cometidos contra el pueblo judío se niegan a publicarse en periódicos locales. Ahora tenemos confirmación Hitler ordenó asesinar todos los judíos en países

36 ocupados hasta el 31 de diciembre de 1942. Casi dos millones de judíos ya masacrados; mandamos informes completos; entre tanto urgente en cooperación con todas sus organizaciones observen Diciembre 2 como día conmemorativo asegurando la cooperación de comunidades no judías y comentarios -de prensa sobre estas atrocidades”. (Firmando) Stephan Wise Presidente "American Jewish Congress” y de "World Jewish Congress"

(Firmando) Dr. Chaim Weizman Presidente de la O.S.M.

Este cable llegó retrasado, de manera que se fijó el 13 de Diciembre como día de duelo, ayuno y oración, oficiándose un servicio religioso en la "Unión Israelita" habiendo recomendado a todos los miembros el cierre de sus establecimientos el día martes 15 de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. como señal de duelo y protesta. En esa fecha la colectividad israelita del Perú realizó un mitin de protesta acordando por unanimidad adherirse a la desgracia de los hermanos por la amenaza de exterminio de la barbarie nazi, comprometiéndose a no omitir esfuerzos hasta ver liberados a todos los judíos y el aniquilamiento total de los enemigos; se acordó pedir a la Liga de las Naciones que intervenga contra el exterminio de la población judía, tomando las represalias adecuadas; pedir al "Comité Interaliado” en Londres incluir en sus listas de criminales a los responsables de las masacres a los judíos, y pedir incluir a la representación judía en la Conferencia de Paz y reconocer los derechos a la restauración de la Patria Judía. Después de este primer año de existencia del "Directorio", esta entidad empezó a cobrar más fuerza como ente coordinador de todas las actividades de la colectividad, destinando una importante parte de su tiempo y de su esfuerzo a todo aquello vinculado a las campañas e iniciativas tendientes a ayudar a los hermanos judíos en desgracia. En Abril de 1944 el "Directorio" decidió enviar, por primera vez, a un delegado al Congreso Judío Mundial que iba a realizarse el 20 de Mayo de 1944 en Nueva York, eligiendo al Dr. Isaac Wecselman como representante de la colectividad judía del Perú. En el intento del "Directorio" por representar a todas las instituciones judías del Perú y no solamente a las de Lima, se hicieron los esfuerzos para tomar contacto con las comunidades judías de provincias y tratar de incorporarlas al trabajo unificado que realizaba el "Directorio” en nombre de los judíos del Perú. Con tal objeto se convocó a una reunión extraordinaria para el 28 y 29 de Julio de 1944 que fue la primera de su género que se realizó en el Perú, en la que participaron los delegados de las comunidades judías de los diferentes departamentos del Perú para ponerse al tanto sobre las diversas actividades ya realizadas hasta entonces y comprometer a los judíos de provincias en todos los esfuerzos y actividades del "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú”. El 20 de Junio de 1944 el "Directorio de la Colectividad Judía del Perú" fue inscrito en el Registro de las Asociaciones con personería jurídica bajo la denominación de "Asociaciones de Sociedades Israelitas del Perú", nombre que conservó

37 durante 30 años, ya que en 1975 cambió su nombre a "Asociación Judía del Perú". En el año 1946 se decidió extender la presidencia rotativa de 4 meses a un año, estableciéndose las pautas generales para la elaboración de los presupuestos de ingresos y egresos de la "Asociación", que tenía que atender las necesidades de la colectividad que incluían al Colegio "León Pinelo", al "Comité Peruano Pro- Palestina Hebrea" y a la "Overseas News Agency". Después de la correspondiente discusión se acordó que. el presupuesto de la "Asociación", debería ser cubierto con el aporte de los diversos grupos judíos del Perú, tomados en proporción a la cantidad y capacidad económica de sus miembros, y de esta manera quedaba establecido el 3 de 2 Setiembre de 1946 en la Sesión N 166 que los porcentajes para los aportes de cada Institución serían:,60% la Unión Israelita, 20% la Sociedad de Beneficencia Israelita 1870, y 20% la Sociedad de Beneficencia Sefardí. 2

El 12 de Setiembre de 1946, el "Directorio" decidió adquirir un terreno de 20,000 m anexo al Cementerio Israelita de Baquíjano, para ampliar su área disponible, hecho que se concretó con el aporte proporcionado de las tres kehilot. Con respecto al uso de los fondos que se recolectaban en la colectividad, se había acordado el 8 de Marzo de 1944 que de toda colecta que se hiciera, el 5% se iba a reservar para el Directorio excepto de la campaña "Pro-Víctimas de la Guerra" de la cual se iba a reservar el 10%. Para ese entonces las colectas que se hacían comprendían los siguientes items: "JOINT", "Congreso Judío Mundial", "ORT OSE", "Keren Kayemet", "Keren Hayesod”, "WIZO", "Universidad Hebrea en Jerusalem", "Campaña ProVíctimas de la Guerra”, "La Gota de Leche", el "Fondo de Construcción" y el mismo "Directorio" de la colectividad. Más adelante se inició lo que se denominó la "Campaña Unida" mediante la cual todos los donantes entregaban su contribución a un fondo único, ocupándose luego el "Directorio" de hacer la distribución de todos sus fondos, según porcentajes que se fijaron así: 50% para el "Congreso Judío Mundial", 20% para el "JOINT", 20% para la "OSE-ORT" y 10% para las necesidades locales (2). Estando por terminar la segunda Guerra Mundial a principios de 1945, se produjo un cambio significativo en la conducción de la "Organización Sionista del Perú", cuya presidencia pasó de Jaime Kirmayer al joven Dr. Marcos Roitman, que le dio un nuevo estilo a la actividad sionista en Lima apoyado por Marcos Perelman, Isaac Wecselman, José Rosembach,Israel y Bención Brodsky entre otros jóvenes dirigentes. Su gran prueba de fuego consistió en movilizar la opinión pública peruana y especialmente a los intelectuales, periodistas y políticos, en favor de la partición de Palestina que permitiría la creación del Estado Judío. Para este fin durante la presencia en Lima del insigne poeta e intelectual judío Natán Bistritzky, se creó el "Comité Peruano Pro Palestina Hebrea" (el 27 de marzo de 1945) presidido por el Presidente del Senado y 1 er. Vice Presidente de la República, don José Gálvez e

38 integrado por importantes políticos e intelectuales peruanos, quienes apoyaron la causa judía, y gracias a quienes el Perú votó a favor de la Partición en la histórica sesión del 29 de Noviembre de 1947. Más adelante en 1949, en mérito a su distinguida labor sionista en el Perú de aquellos años y temporalmente en EE.UU. durante su especialización médica, el Dr. Marcos Roitman fue nombrado representante de la Agencia Judía en el Perú" y luego en 1951 fue nombrado "Cónsul Honorario de Israel en el Perú", cargo que también ocupó oficialmente Fred Weisselberg en ausencia del titular, por unos meses, al año siguiente. En 1956 las relaciones consulares de Perú con Israel fueron elevadas al nivel de "Legación" y en 1958 se elevaron al nivel de relaciones diplomáticas plenas, siendo Tuvia Arazi, hasta entonces Ministro Plenipotenciario Israelí ante los gobiernos de Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador, (con residencia en Lima) nombrado primer Embajador de Israel en el Perú. En la década de 1940 también se produjo un importante adelanto en el campo informativo al servicio de la comunidad. A raíz de la llegada al Perú de Jacobo Landau en 1945, se creó un comité presidido por el Dr. Michael Siegel (líder espiritual de la Sociedad "1870" entre 1941 y 1957) cuya misión fue la de confeccionar un boletín diario con noticias llegadas de la"JEWISHTELEGRAPHIC AGENCY", que se enviaba a todos los suscriptores de la comunidad. Este servicio ha seguido ininterrumpido hasta hoy en día. Las mujeres judías no se quedaron atrás en su aporte comunitario y en su acción sionista. Varias organizaciones se fundaron en la década de 1940 y a principios de los 1950'S; en un comienzo dirigidas por las esposas de los líderes masculinos, pero más adelante integrando a la más variada gama de señoras de los diversos sectores de la colectividad. En julio de 1940, Teresa de Topf funda y preside la WIZO PERU, que más adelante tuvo entre sus destacadas presidentas y activistas a Regina Prag, Raquel Salem y Ada Burstein(hasta hoy). En Setiembre de 1944, Max Hellerfunda la ORT-OSE a raíz de la visita del delegado Boris Surovic; unos años después se desdobló en dos: ORT, presidido por Luis Schydlowsky y OSE, presidida por Paula de Heller y que por muchos años tuvo en Cecilia de Sterental y Rosa de Sínger (hasta hoy) a dos de sus incansables activistas. En Noviembre de 1949, Chama de Goldenberg funda y preside la PIONEER WOMEN ORGANIZATION, de la que fue presidenta 10 años hasta que falleció. Luego la siguió en la presidencia Masha de Stern(hasta hoy). En Octubre de 1952, Lucy de Batievsky funda el Comité P RO-AYUDA LOCAL, para ayudar a indigentes de la comunidad, que por muchos años fue presidido por ella y luego por Pola de Sterental, Sara de Krepostman, Esther de Wainberg y Clara de Rujman con Lola de Grunfeld (hasta hoy).

39 El 9 de Julio de 1953, se crea el Comité de DAMAS COLABORADORAS DEL COLEGIO LEON PINELO, presidido hasta 1963 por Corina de Varón (luego de Eidelman) y posteriormente copresidido por Maña de Prutschi y Ana de Yacher, quien lo preside sola hasta hoy a raíz del fallecimiento de Maña Prutschi en 1984. Finalmente en cuanto a los jóvenes, también la década de 1940 fue un período de integración y consolidación sionista de los movimientos juveniles cuyos cimientos se remontan a la década anterior. En 1932 Isaac Rotstain fundó el "Círculo Cultural de Jóvenes Israelitas del Perú", que congregaba a los jóvenes mayores de la Unión Israelita, quienes frecuentaban la biblioteca que se había inaugurado y se reunían para hacer teatro y otras actividades culturales principalmente en Yidish. Por su parte el sector más joven empezó a congregarse en torno al local social de sus padres, creándose los movimientos UNION MACABI UNIVERSAL, ASHA- JAR y HASHOMER, todos ellos apolíticos y con la intención de fomentar las actividades de tipo social y cultural entre la juventud de la comunidad que en aquella época solo se encontraba los días sábados en las tardes en estos marcos juveniles. La "Unión Macabi Universal", filial Lima, se creó en 1934; funcionaba en el local de la "Unión Israelita" en la calle Iquique y tuvo entre sus principales gestores a Jacques Alcabés, que fue su primer presidente. Congregaba a la juventud ashke- nazita de Lima. "ASHAJAR" se fundó el 4 de Octubre de 1936; congregaba a los jóvenes sefaraditas en el local social de sus padres, siendo Vitali Franco uno de sus principales gestores y activistas. "ASHOMER" se fundó en 1942 y fue presidido por Gerd Weinstein; congregaba a los jóvenes de la "1870" para actividades sociales, culturales y deportivas en el local del "Social Hall" en Miraflores que tenían alquilado sus padres para sus servicios religiosos y actividades sociales. El único movimiento juvenil que se creó en esa década con una intención claramente política, fue el BETAR (Brit Yosef Trumpeldor), fundado en 1938 por Ari Aprijaskis junto con Pascual Goldin y Rubén Feldman, congregando a los jóvenes en torno a la ideología sionista revisionista. Para sus actividades ocupaban el local de la "Unión Israelita" en la Av. Iquique 542, ya que este movimiento era considerado como la rama juvenil de la "Unión Israelita”. Incluso el "Betar" tenía u n delegado en la mesa directiva de la "Unión Israelita" y por muchos años Ari Aprijaskis, delegado del "Betar", fue secretario de la "Unión Israelita" hasta que se retiró a fines de los 1940's. En un principio, los jóvenes del "Betar" seguían siendo parte del "Macabi", que era un marco más social-recreativo. Inclusive Ari Aprijaskis presidió "Macabi" en

40 1937 y 1940. Pero conforme se fue consolidando el "Befar" como movimiento juvenil las discusiones al interior del "Macabí" se fueron haciendo más tensas, ya que Aprijaskis y los más activistas betaristas querían que "Macabi" asuma la ideología revisionista, a lo que otro sector se oponía. Finalmente los betaristas abandonaron "Macabi" alrededor de 1942. Aproximadamente en 1945 ya existía una capa mayor del "Betar" y con ellos se fundó el BRIT HATZOHAR. Uno de los mayores logros del "Betar" fue mantener un colegio hebreo dirigido por el mismo Aprijaskis, que daba clases a los menores los sábados en la tarde y domingos de mañana, y a los mayores los miércoles en la noche. Esta actividad terminó cuando se fundó el colegio León Pinelo en 1946. Los jóvenes del "Macabi" que no estaban interesados en introducir un factor político al grupo juvenil, o que no estaban de acuerdo con el "Betar", se quedaron en "Macabi" y al poco tiempo, el 8 de Febrero de 1943 la juventud judía apartidaría que se congregaba en MACABI, ASHAJAR y HASHOMER, resolvió unificarse en un solo movimiento juvenil, al que denominaron AJI (Asociación de Jóvenes Israelitas del Perú) cuyo presidente fue José Lemor y Secretario General Alberto Niego. Activaron los días sábados en el local de la "Sociedad Sefaradí", conformando dos grupos: los juveniles y los mayores. En 1944, enviaron a Jean Rotman a Trujillo donde fundó la filial de AJI-Trujillo, que fue presidida por Sara Blank. Por su parte el "Betar" abrió sus filiales en Callao y Arequipa en 1948. En aquella época existía un pequeño núcleo de jóvenes judíos, que consideraban que ni "Betar" ni "AJI" interpretaban adecuadamente sus necesidades como juventud judía politizada, fundando el 30 de Junio de 1945 la JJV (Juventud Judía Vanguardista) de tendencia izquierdista, cuyo Secretario General fue Rafael Rabinovich y su líder José Feldman. Para sus sesiones utilizaban el local que alquilaron entre las cuadras 10 y 11 de la Av. Brasil. Esta "Juventud Judía Vanguardista" tuvo una existencia muy breve, apenas 2 años, pero tuvo junto con el Betar el mérito de movilizar a la AJI hacia una postura más ideológica; es así que el 2 de Setiembre de 1945, la AJI bajo la Secretaría General de Alberto Niego resuelve declararse sionista y empieza a orientar sus actividades hacia las realizaciones judías en Palestina. Al año siguiente, deciden denominarse "Hanoar Hatzioní", eligiendo a Enrique Tinman como su primer "mazkir" (Secretario General), y afiliándose en 1947 al movimiento "Hanoar Hatzioní" mundial con sede en Israel. Hasta 1949, utilizaron el local de la Sociedad Sefaradí. El 28 de Agosto de 1949 inauguraron su local alquilado en la calle Varela; de allí pasaron a un local alquilado en la cuadra 6 de la calle Cailloma y finalmente en 1954 al inaugurarse el local del Colegio León Pinelo en San Isidro, el "Hanoar Hatzioní" pasó a ocupar el local de Húsares de Junín que desalojó el colegio. Para ese momento el "Hanoar Hatzioní" ya contaba con 180 "javerim”.

41 Desde su fundación el "Hanoar Hatzioní" mantuvo una sana competencia con el "Betar" lo que animó la vida juvenil sionista en las dos décadas siguientes. Mucho más adelante en 1962, la congregación "1870” bajo la conducción del rabino Lothar Goldstein decidió crear un capítulo juvenil que congregue a los jóvenes de esa comunidad en un marco judío y sionista pero apolítico. Este movimiento se denominó "Kineret” y fue fundado por Claudio Kaiser, Vicky Lewitus e Isi Claude Franco; utilizaron inicialmente el local de la "1870" pero en 1969 se trasladaron al local de la esquina de Comandante Espinar y José Pardo, en Miraflores, donde hoy tiene su sede el BANDESCO. El Kineret existió aproximadamente una década llegando a contar con 100 jóvenes, pero luego se disolvió. La década de 1950 fue u na década de afirmación sionista, forjándose a través del "Betar" y el "Hanoar Hatzioní" el liderazgo sionista de la generación siguiente. El "Hanoar Hatzioní" superó numéricamente al "Betar", y fue el único movimiento que mantuvo una existencia activa e ininterrumpida hasta la fecha, ya que el "Betar" cesó sus actividades en los años 1960'S, habiendo habido un intento el año pasado (1988) por reactivarlo. Sin embargo, debe reconocerse que ambos tuvieron un aporte importante para la formación sionista de los jóvenes judíos limeños y realizaciones loables como la escuela hebrea que mantuvo el "Betar" desde 1938 hasta que se fundó el Colegio "León Pinelo", o el programa de audiciones radiales de una hora que mantuvo el "Hanoar Hatzioní" todos los domingos en radio "La Crónica", sobre temas israelíes, dirigido por Jimmy Brodsky y con la locución de Eduardo Bigio, entre setiembre de 1955 y fines de 1959. En otros aspectos comunitarios también la década de 1950 fue muy exitosa, ya que la prosperidad para los adultos judíos les permitió invertir esfuerzos y di ñero para construir sus modernas instituciones comunitarias, liderados por una nueva generación de dirigentes, entre los cuales se contaban los primeros profesionales graduados en el Perú y prósperos comerciantes e industriales. Para ese entonces la comunidad contaba con unos 4,000 judíos. Su principal preocupación fue la educación judía. Se estaba gestando una generación de judíos peruanos que no tuvieron la experiencia educativa judía habitual en las familias de Europa o Medio Oriente, y que requería urgentemente un marco para este fin. En realidad la semilla de la idea de crear un colegio judío ya había sido sembrada en 1945 por Natán Bistritzky, quien movilizó los esfuerzos comunitarios tendientes a formalizar e intensificar la poca educación judía que se lograba impartir en las sinagogas y movimientos juveniles, lanzándose al proyecto de la creación de un colegio integral que congregue a todos los niños judíos. A fines de marzo de

42 1945 se conformó el "Comité Pro-Colegio Hebreo" dirigido por Israel Brodsky, apoyado por Marcos Roitman, Isaac Wecselman, Jacobo Franco, Lipa Gorn, Salomón Sterental, Abraham Batievsky y Moisés Niemand, inaugurándose el colegio el 24 de Abril de 1946, en el local del General Varela# 1241, con 53 alumnos, habiendo elegido el nombre de Colegio "León Pinelo". Como Director del Colegio se contrató al Dr. Manuel Beltroy, eximio catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos", quien además fue el que propuso el nombre de "León Pinelo" para este colegio, en honor del apellido de Antonio de León Pinelo, judío (marrano), estudioso, catedrático y Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en el siglo XVII (no estaba permitido poner el nombre de algún personaje que no fuera peruano). La licencia de funcionamiento se obtuvo gracias a las gestiones del abogado Dr. Isaac Wecselman. Ante la estrechez e inseguridad del local de Varela, se tuvo que completar el segundo semestre de 1950 en el local de la Sinagoga Sefaradí. En 1951 se inauguró un nuevo local en la esquina de la cuadra 15 de Av. Brasil y la calle Húsares de Junín, que albergó a los alumnos pinelinos por tres años, hasta que el 11 de Abril de 1954 se inauguró el local actual del colegio León Pinelo, en la calle Los Manzanos de San Isidro, cuando ya se contaba con 454 alumnos. Para los adultos que gustaban jugar naipes se creó el 3 de Diciembre de 1949 el "Círculo Social Israelita del Perú". Sin embargo, en un esfuerzo por contar con un club social cultural y deportivo para el esparcimiento de toda la comunidad, se adquirió un terreno en La Molina y se fundó el Club "Hebraica" el 11 de Octubre de 1956 bajo la presidencia de José Levy T. Como ya se mencionó, en 1944 la "Sociedad de Beneficencia Israelita de 1870" adquirió un local propio como Sinagoga y sede social, y la "Unión Israelita del Perú" hizo lo mismo unos años después, pero en medio de una situación de conflicto que derivó en una división de dicha "Kehilá", adquiriéndose y construyéndose dos sedes sociales y religiosas en 1958-9. La historia fue así: Un sector de los judíos liderados por Marcos Roitman y Marcos Perelman, que había tomado el control de la Organización Sionista y el manejo del K.H. desde 1945, políticamente se identificaba con los "Sionistas Generales", mientras que otro sector liderado por Michel Radzinsky, los criticaba por ser elitistas, y políticamente se identificaban con el Mapai. En el argot limeño se denominaban los "blancos" y los "negros", refiriéndose a una mayor capacidad económica y de poder comunitario acumulado por el sector de Perelman, frente al sector de Radzinsky. En los 1950's los Sionistas Generales (Perelman) manejaban la "Organización Sionista", el "Keren Hayesod" y el "Colegio León Pinelo", mientras que los del Mapai (Radzinsky) manejaban la "Unión Israelita" y al juntarse con los sefaraditas y alemanes en la "Asociación de Sociedades" se oponían a los Sionistas Generales. Para esta época ya existían entre los "negros" varios que se volvieron muy

43 adinerados y querían hacer sentir su peso en la comunidad. Esta confrontación de poderes entre la "Organización Sionista" y la "Unión Israelita" se hiza crítica al tener que nombrarse al Comité Organizador del X Aniversario de la Independencia de Israel, que a pedido del Secretario de la Embajada de Israel recayó en Marcos Perelman, generando malestar en la dirigencia de la "Asociación de Sociedades" que apoyaba a Michel Radzinsky (Presidente de la Unión Israelita desde 1955), ya que consideraban que esto debía recaer en sus manos como representante de toda la Comunidad Judía peruana. Una de las consecuencias de las tensiones generadas por este problema fue que la "Asociación de Sociedades", propietaria del Colegio "León Pinelo" retiró al Dr. Marcos Roitman de la Presidencia del Comité Directivo del Colegio "León Pinelo" y eligió en su lugar a Enrique Tinman (1958) Ese mismo ano estalló otro conflicto cuando se puso en discusión el lugar en el cual se debía construir la "Gran Sinagoga" de la "Unión Israelita". Según Michel Radzinsky, con el apoyo de Aron Goldenberg, Moisés Sterental, Salomón Landman, Isaac Feldman y otros, la sede debía construirse en el terreno que poseía la sociedad en la Av. Brasil, en parte del cual ya funcionaban las oficinas de la ""Unión Israelita", posición que obtuvo mayoría en un plebiscito convocado para tal fin. Frente a este resultado, el grupo liderado por Marcos Perelman, Israel y Bención Brodsky y Marcos Roitman, apoyados además por Aron Blank, José Rosembach, Samuel Greif, Simón Furer, Felipe Vaisberg, Lazar Feinstein, Bención Vainstocky Jacobo Rosco, quienes argumentaban que la zona de la Av. Brasil no era aparente y no tendría mucho futuro, habiendo propuesto que la sede se levante en San Isidro, decidieron separarse y el 25 de Setiembre de 1959,45 socios fundaron su propia asociación denominada "Círculo Social y Cultural Sharon", copresidida por Marcos Perelman, Bención Brodsky y Bención Vainstock, alquilando un local en la esquina de Av. Javier Prado y Los Cipreses. Diez años más tarde, se inauguraba su local propio y Sinagoga en lacdra. 18 de Av. 2 de Mayo (29 Noviembre de 1969). El local fue adquirido con la contribución de 81 socios y el Templo fue construido con el aporte de Marcos Perelman quien lo dedicó a la memoria de sus padres Benjamín y Brana Perelman. Sin embargo, institucionalmente sus integrantes seguían perteneciendo a la "Unión Israelita", que tenía su local en la esquina de la cdra. 15 de la Av. Brasil y la calle Húsares de Junín. La primera piedra de la "Gran Sinagoga" de la "Unión Israelita”, financiada por el grupo de Michel Radzinsky, se colocó el 14 de Octubre de 1958, inaugurándose poco tiempo después el local ya construido. También bajo la presidenciade Michel Radzinsky, el 18 de Noviembre de 1959 se inauguró en la calle Carhuaz 1173 el local propio y hogar de ancianos del "Bikur Jolim-Jevra Kadisha" de la "Unión Israelita”, institución que había sido reorganizada el 31 de Agosto de 1949 por Aron Blanc. Es importante anotar que las discrepancias al interior de la "Unión Israelita" se basaban más que nada en disputas del poder entre los mencionados Marcos Perelman y Michel Radzinsky, y no tanto en disputas de carácter ideológico o

44 político comunitario. No había realmente una división entre "ricos" y "pobres", y la pertenencia de unos u otros a los "Sionistas Generales"o al "Mapai" se basaba más que nada en afinidades o relaciones con ciertos sectores y personalidades políticas en Palestina (luego Israel), varias de las cuales, al hacer sus giras internacionales, llegaban al Perú y conformaban grupos locales de apoyo a ciertas causas o partidos. En ese sentido, más militante desde el punto de vista ideológico era la posición de los integrantes del "Betar”, y del pequeño grupo de la JJV (Juventud Judía Vanguardista; pro-soviética) que tuvo una breve existencia entre 1945 y 1946. Todo esto sin embargo, no constituyó un impedimento para que en los momentos en que había que participar en campañas comunitarias de toda índole, así como en el apoyo a Israel, ambas personalidades juntaran sus esfuerzos para las metas comunes. Tanto Marcos Perelman como Mlchel Radzinsky fueron grandes donantes y benefactores, y con su propio ejemplo motivaron a los demás correligionarios para apoyar las causas judías. Con el transcurso del tiempo las diferencias se fueron atenuando y ya para la década de 1960, al entrar a la escena comunitaria personalidades de la siguiente generación, estos problemas se terminaron de disipar. Finalmente, para completar este resumen de las obras realizadas por la comunidad judía en la década de 1950 cabe mencionar en relación al tema del "Holocausto", que se recordaba con un duelo anual desde 1946, que el 21 de Junio de 1959 se inauguró el "Monumento a los Caídos en Europa" en el Cementerio Israelita, enterrando una urna con cenizas traídas de Europa. Desde entonces y hasta hoy el acto religioso de recordación se realiza frente a ese monumento.

45

29/07/1930 Baile de laUnión Israelita del Perú , Local Calle Piedra N2 382

11/3/32 Baile Pro Revista "NOSOTROS". Local Calle Piedra N 2 382

46

2

(23-10-1932) Local Unión Israelita, cale Piedra N 382 De izquierda a derecha ? , Sr. Povlovsky, Samuel Eidelman, Aron Lemer, Sra. Lerner, Aron Goldemberg, Samuel Fihman, Jaime Mandel, ?

(6 Mayo 1934). Cementerio Israelita de Bellavista (Av Colonial) Marcos Alhalel, guía espiritual de laSociedad Sefaradita desde su fundación,caminando al centro, delante del férretro del S fallecido León Alalú Barracas. Acompañan entre otros, de izquierda a derecha: el 3 Sassone Sarfaty (sombrero oscuro), ? .Michel Lemor. Al otro lado del férretro León Bueno, ? , Aron Braiman,?,?.

47

2

(1931) Inauguración Biblioteca Unión Israelita, calle Piedra N 382 De izquierda a derecha: JoséVaisman, Marcos Roitman, Sterenberg, Aron Braiman, atrás? , Rotstain, Arturo Hechler, niña Olga Peck, Aron Lerner, ? , Isaac Rotstain, ? , José Foguel (terno claro), Fishel Gheiler, Félix Rotstain, niño ? , niño (terno oscuro) Ludmir.

2

(Aproximadamente 1933). Biblioteca de la Unión Israelita en Iquique N 542 Sentados de izquierda a derecha: Roberto Feldman(fundador de la revista NOSOTROS que circula desde 1931 hasta la fecha, con el nombre de NUESTRO MUNDO), Gregorio Prilutsky, Aron Lerner, Samuel Eidelman, Samuel Fihman.Parados de izquierda a derecha: Felipe (Fishel) Gheiler, Adolfo Saiman(fundador de la revista "La Voz israelita" que circuló entre 1933 y 1949), ? , , ? .Parnés, Rotstain, Shapiro, Jaime Mandel, Pedro Lehter, Pinjas Wolfenson, Isaac Vexelman.

48

49

(1936). Fiesta en la casa de Isaac y Sara Eskenazi (se les vé al fondo en el cuadro) De izquierda a derecha, desde más arriba: Rosa Barnatán, Mary Buchuc, AlegreMaya, Rosa Calvo, Rachel Lemor, Sara Palti. 2da. Fila:Michel Lemor, Rosa Sarfaty, Paula Povolovsky, Victoria Niego, Pola Eidelman, Odette Hanan (Alalú), BertaLerner, Victorine Levy, Perla Barratán, EstherShama, EvaShama, Laura Alcabés (de perfil al extremo derecho). 3ra. Fila: ? , Sara Avigdor, ¿orina Varón, Fanny Bonjour Levy, Molly Eskenazi, Rosa Hanan, Jane Castoriano, Raquel Salem, Sara Eskenazi, Eugenia Alhalel (solo se vé parte de su cara).Fila más baja: Victoria Carrillo, Alicia Alhalel , Juliette Peso, Delia Eskenazi, Graciela Chrem.De perfil en el extremo izquierdo inferior: Regina Alcabés.

De izquierda a derecha Sentadas: Sr. Povlovsky, Sra. Wolfenson, Sra. Braiman, Sra. Lerner, Sra. Goldenberg, Sra. Victorine Levy, Sra. Brodsky, Sra. Seinfeld, Sra. Rapaport. Paradas: Sra. Sterental,?,?, Sra. Dannon, Sra. Chlimper, Sra. Tendler, Sra. Schnaider, Sra. Vugman,?, Sra. Karacuchansky, Sra. Grossman.

50

1938 - Despedida a Max Heller, uno de los más distinguidos y valientes presidentesde la "Unión Israelita", en ocasión de un viaje a Europa. De derecha, a izquierda parados:Manuel Wolfenzon, Marcos Gabel, Ari Aprijaskis, Jaime Kirmayer, Roberto Feldman, Burstein, Israel Malay, Arón Mandel, Jacobo Rosco, Abraham Chlimper, Arón Braiman, Arón Lerner, Samuel Eidelman. ? Cabecera: Max Heller. Sentados:Nan¡ Chlimper, ? , Dr. Rosenzweig, Sujer Fleischman, Lázaro Fogel, Michel Topf, Hermán Zwillich, ? , Moisés Mandel,? ? ?

(1938). TEIVI EL LECHERO - Teatro Idish en el local de Iquique De izquierda a derecha: Jacobo Brener, Ari Aprijaskis, Nani Chlimper, Maña Ackerman, Marcos Gabel, Felipe Goldberg (TEIVI), Rubén Feldman, Feige Alkon, Sra. Goryn, Miguel Fogel, Fanie Sapler, Pinie Gabel, Harry Chimpler (cura), ? ?

51

(1o. de Octubre 1939) Colegio Hebreo en el local de la Sinagoga Sefaradí, bajo la dirección de Ari Aprijaski, Aliza Alcabés y Yetty Drassinower. De izquierda a derecha, adultos parados: Isaac Calvo, Ari Aprijaski, Sassone Sarfaty, Aliza Alcabés, Yetty Drassinower

(1947). Reunión Festiva del Brit Hatzoar (Betar - adultos) En el local de Iquique. Sentados, de derechaa izquierda: (apellidos actuales) Sonia Pinczovsky, Jenny Mandel de Feldman, Isaac Feldman, Zina Shneider de Feldman (al fondo en el margen derecho); Bruno Heller; Mina Kohn de Tatar; Etica Rapaportde Rotman, Teresa Isaevich, Marcos Brener, Samuel Bajtner, Ruth Larisch, Carolina Goldenberg de Aragonés, Lola Goldenberg de Gerstl, Marcos Shneider, Lola Grosman de Herzcovich, Juan Rozem- berg, Lily Prizant.Parados, de derecha a izquierda: Misha Prizant, Abraham Kalina, Arno Engelhardt, IsidoroKalina, Miguel Foguel, Minia Patch de Sllberman, Bención Gabel, Moisés Larish, Moisés Gabel, José Ludmir, Lily Moldauer, Sigfrido Moldauer, Esther Kohn de Feldman, Sonia Patch de Honigman, Raquel Bajtner, Niela First de Kipersock, David Kiperstock, Abraham Feldman, (¿ ?), Tilda Soijet de Brujis, Helga Namm de Engelhardt, Elisa Furmán de Bajtner, Simon Soijet, Pascual Goldin, Bertha Koltum de Feldman

52

30.04.41 Sesión de instalación de W.I.Z.O. en el Perú, con asistencia de la delegada de W.I.Z.O. mundial Sra. Bertha Gerchunoff, presidenta de W.I.Z.O. Argentina De derecha a izquierda, sentados:1ra. Fila: Sra. Raquel Blanc, Sra.Berta, Abramsky, Sra. Ruth Polturak, Sr. Edgar Heyman, Sr. Michael Topf (presidente de la Organización Sionista del Perú), Sra. Gerchunoff, Dra. Teresa Topf (primera presidenta de WIZO.), Sra. Gerogette Moldauer, Sra. Rosa Rosenzweig, Sra. Ilse Jaffe.2da. Fila: Sra. Heymann, Sra. Kocnen, Sra. (¿ ?). De derecha a izquierda, parados:Sra. REgine Balaban, Sra. Friedel Namm, Sr. Roberto Feldman, Sr. Abraham Rosenzweig, Sr. Jacobo Prizant, Srta. (¿ ?) , Sr. Hugo Hochstaeter, Sr. (¿ ?) Sr. Hugo Abramsky, Sr. Kochen, Sr. Jaime Kirmayer.

(1940'S) Directivos de la Sociedad de Beneficencia Israelita de 1870 Recorrido de personas ordenadamente desde el extremo superior derecho de la foto hacia la izquierda: Gerhard Schindler; Leopoldo Herz; Herbert Baruch; Arminio Inda; Lothar Danziguer; Hans Hoeflich (de blanco, vértice); Franz Herzka; Willi Simmenauer ( debajo de la persona parada que es el Sr. Prag.); Hugo Hochstadter; Josef Cahn; Herbert Nothman; sentado de cuerpo entero mirando al fotógrafo Polturak; Doctor Julius Karl (con michi); Dr. Siegfrid Holzer; Arno Weinstein; Leopoldo Weil; Walter Neisser (de blanco en el vértice inferior derecho); Hugo Rose.

53

(8 Junio 1944) Público Asistente al 1er. acto conmemoratorio del levantamiento del G hetto de Varsovia En el salón de la "Unión israelita"; 10a.m. En dicha ocasión la parte litúrgica estuvo a cargo del rabino Moisés Brenery el líder espiritual Michael Siegel; el coro de la sociedad 1870 dirigido por Edgar Heyman interpretó "Enoscn"; los discursos estuvieron a cargo de Jacobo Franco, Presidente del Directorio de la Colectividad Israelita y José Lemor a nombre de la juventud (Nosotros #104, Junio 1944).

(23 de Setiembre 1948) Sentado en un escritorio Leopoldo Well, Presidente del "Comité de Protección a los Inmigrantes Israelitas" (afiliado a la HIAS-HEBREW SHELTERING AND IMMIGRANT AID SOCIETY en New York) desde su fundación el 13 de Mayo 1935, hasta queterminó sus funciones en 1948.Se observa acompañado de Willi Lewin (Administrdor del Cementerio), y las señoras Julia Geisel (escribiendo a máquina), Ruth Polturak (parada al lado de la Sra. Shontal), Sra. Etty Shontal (hablando por teléfono), Sra. Dina Weil (al lado del Sr. Willi Lewin), Sra. Friedel Lewin (detrás de Sra. Weil).

54

Sinagoga "Adath Israel” estudiando con un rabino extranjero llegado a Lima De izquierda a derecha:1era. fila: Marcos First, Zalman Mandel, Abraham Shapiro Klein, Hersch Kriegler, Nachman Bajtner. 2da. fila: Pesaj Bajtner, Samuel Silman ? , ? , Abush Rosemberg. 3era. fila: ? , Jaime Mandel, Abraham Kirmayer, Michel Radzinsky. 4ta. fila: Bención Bergman, ? , A. Niemand, Jacobo Mandel, Eugenio Lindenfeld. 5ta. fila: ? , ? , ? .Lázaro Fenig, Joseph Deutch. 6ta. fila: Menajem Mandel (parcialmente tapado), ? , ? .

Lección (Shiur) a cargo del profesor y rabino (Sin Smijah) Abraham Shapiro Klein, en la Biblioteca de la Sinagoga "Adath Israel" De izquierda a derecha en torno a la mesa: Enrique Fenig, Lázaro Fenig, Eleazar Gutman, Eugenio Lindenfeld, Nachman Bajtner, Jaime Mandel, Abraham Shapiro Klein, David Winaver, Mordechai First, Aron Mandel, Samuel Silman, Gershon Grobman, Jaime Bajtner, Pesaj Bajtner, Abraham Feldman, Leib Fishman.

55

56

57

58

(1955). Activistas OSE y además en otras instituciones De izquierda a derecha, paradas: Eñe Hertemberg, Ita Silberman, Rebeca Vaiser, Arlette Varón, Lola Niego, Ana Finger, TeresaChrem, RosaSínger, Lily Varón. Sentadas: Victorine Levy, Sara Nathan, Cecilia Sterental (Presidenta), Fanny Levy, Susana Bobrowsky.

(1960). Damas activistas de la Colectividad De izquierda a derecha, desde la fila de abajo hacia las de arriba: Maria Shapiro, Elyz Drozdik, Regina Wolf, Susana Weil, Georgette Moldauer, EniaFinkelstein, Regine Abramsky, EttyShoental, JanCastoriano, Dina Weil, Raquel Salem, Estrella Franco, Betty Fogel, Berta Abramsky, Ita Rosenbach, Tania Fleishman, Sara Furer, Lea Levy, Leona Brodsky. Musia Fishamn, Yeny Levy, Ita Sliberman, Sofía Vugman, Paula Lichtenstein, Victoria Sarfaty, Lola Niego.

59

(1956) Coro litúrgico de la Unión Israelita para Yamim Noraim, en el local de Iquique De izquierdaa derecha, parados: José Cucher, Bubi Larish, Fishel Malay, León Ludmir, Samuel Ackerman, Natalio Alexandrovich, Dieter Kaufman, Federico Kristal, Josá Ludmir. Sentados: Peter Salamon, León Pistener, Aby Radzinsky, Leibale Schwarz (Jazán argentino), Bernardo Feuer- Fayer (argentino, organizador de coros), Jaime Ludmir, Meli Ludmir, Marcos Stern. El mismo Feuer organizó el coro HAZAMIRque se presentó en el teatro Municipal el 17 de Abril 1958, en un grandioso homenaje al 10o. Aniversario de Israel.

60

(12 Noviembre 1957). Dirigentes comunitarios abriendo una campaña De izquierda a derecha, parados: ? , Israel Brodsky, Jacobo Rosco, Fishel Vaisberg, Jacobo Franco, Salomón Sterental, Dr. Siegfred Holzer, Marcos Perelman, José Ftosembach. Sentados: Samuel Greif, Michel Radzinsky, huesped, Bención Brodsky, Aron Blank. Observése que para los efectos de las campañas, los Sionistas Generales y los del Mapai han activado juntos, al margen de sus diferencias personales. Lo mismo se aprecia en la foto siguiente.

(1950'S). Delegación peruana en Chile En ocasión de la visita de Moshé Sharet, Ministro de Economía de Israel, a Latino América, viajó a Santiago de Chile una delegación peruana, compuesta por los principales benefactores y activistas sionistas. En la foto, en casa de Roberto Aarón, se obseva de izquierda a derecha, parados: ? ,Michel Radzinsky, ? , José Lemor, Marcos Perelman, Marcos Roitman, Salomón Landman, Moisés Spack. Sentados en el nivel más alto: Bención Brodsky y Roberto Aaron, que carga en sus brazos a su hijo Jaim, futuro embajador de Israel en Colombia; al centro José Rosembach y sentado en el suelo Jacques Mayo.

61

(29 de Agosto 1958). herman Zwillich (parado hablando) en ocasión del Congreso Sionista del Poalei Zion en Buenos Aires. Obsérvese a los delegados riendo por las ocurrencias humorísticas del orador. De izquierda a derecha: ? , Itzjack Harkavi (Secretario General del Ichud Olami en Israel), Michel Radzinsky (delegado peruano), ? , ? , ? , .Participaron también Geula Hawkin, Representante de las Moatzot Hapoalot be Israel, y Dr. Kamenshein, Secretario General de Poalei Zion en Buenos Aires.

1965 Los Hermanos Feldman, familia de activistas De izquierda a derecha, parados: Isaac (Presidente U. Israelita 1961-2); Rubén (cofundador del Betaren 1938 y permanente activista revisionista); Natán. Sentados: Jacobo (Presidente Fed Sionista 1956-7) Alberto (radicado en Colombia), la madre Haya, Abraham (Presidente Fed Sionista 1958-9) José (distinguido intelectual).

62

8/7/1952 Menajem Beigin en visita sorpresiva a Lima motivado por una falla técnica del vuelo que lo llevaba a Brazil, M. Beigin líder del sionismo revisionista dió una conferencia en el local de la "Unión Israelita", totalmente repleta de coreligionarios. En la foto, de izquierda a derecha en la mesa de honor ? , MaxHeller, Rabino Shalem, Ari Aprijaskis, Menajem Beigin, Samuel Portnoi, Jaime Zaidman, José Schmerler, Samuel Cogan, ? , Rabino Brener, Isaac Wecselman.

8/7/1959 Visita a Lima de Golda Meir, Ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de David Ben Gurión De izquierda a derecha en el primer plano: Miriam Zwillich, Herman Zwillich, Golda Meir, Sra. Hana Brener, , Lea Radzinsky, Michel Radzinsky, Berta Feldman, Dr. Abraham Feldman.

63

(26 Enero 1960). Mesa Directiva de la Unión Israelita De izquierda a derecha, parados: Zanvel Halfin, Fishel Malay, Harry Lerner, Salomón Landman, Morris Halfin, Herman Zwillich, José Schmerler, Itzack Wallach, Dr. Moisés Rub, José Gleiser (Tesorero), Raúl Blanc. Sentados: Jorge Ghitis, Nahum Brender, Aron Goldenberg (Presidente), Michel Radzinsky (Past- President), Isaac Feldman (1er. Vice Presidente), Benjamín Zusman. Obsérvese el contraste con la generación siguiente en la foto que sigue.

20/9/1966 Tercera Generación de líderes de la UNION ISRAELITA Esta fotografía muestra gran parte de la junta directica del Ing. Azi Wolfenson, la mayoría de ellos profesionales graduados en el Perú, cuyos integrantes ocuparon los cargos dirigenciales de la comunidad en las dos décadas siguientes. De izquierda a derecha, primer plano parte baja: José Ludmir (2do. Vice Presidente), Guedale Rub (Scretario), Michel RAdzinsky (past President), Ing. Azi Wolfenson (Presidente), ing. Isaac Sterental (1 er. Vice Presidente). 2da. Fila: Éntre A. Wolfenson e Isaac Sterental; Manuel Burstein, Ing. Gerardo Rosenzweig. 3ra. Fila: Ing. Israel Slochowsky, Ing. Harry Lerner, Dr. Israel Malay, Samuel Bajtner, Dr. Jacobo Kaplivsky, Dr. Oscar Grunfeld, Ing. Jimmy Brodsky (Pro-Secretario). 4ta. Fila: Dr. José Zaidman, Dr. Leoncio Kisilevich, Ing. Hugo Lampl, Boris Kisner. Completaban la directiva Ing. Samuel Drassinover, Ing. Gabriel Loebl, Dr. Menajen Mandel, Ing. José Pinczowski, Isaac Sifnugel, Ing. Simón Wolloch e Ing. Jorge Bacharach (Tesorero).

64

65

SEGUNDA PARTE : LOS JUDIOS DE LIMA ENTRE 1966 – 1989 La vida judía en Lima en este siglo puede ser esquematizada a través de una secuencia de décadas en la que cada una se caracterizó por traer consigo algunos elementos particulares que en su conjunto permiten ilustrar claramente el proceso de expansión y luego reducción de la presencia y actividad judía en el Perú. La década de 1910, fue la década del tanteo, de la prueba. Inmigrantes solitarios, en su mayoría sefaraditas provenientes del Medio Oriente y Nor Africa, prueban fortuna en el Perú, estableciendo contacto con los remanentes de la casi extendida sociedad de judíos alemanes que se estableció el siglo pasado en la capital. La década de 1920 se caracterizó por ser una década de gran inmigración de jóvenes judíos al Perú, principalmente a las capitales departamentales costeñas, desde donde una gran cantidad de ellos se dirigió hacia las provincias del interior para intentar fortuna. La década de 1930, se caracterizó por la estabilización económica y la formación de numerosas familias judías en las provincias a las cuales habían inmigrado para asentarse, mientras que una parte importante quedaba en Lima donde en esta década se crearon las principales instituciones comunitarias que congregaron a los judíos en torno a sus tradiciones, costumbres e idioma ancestrales: los alemanes en la Sociedad "1870", los sefaraditas en la Sociedad "Sefaradita" y los ashkenazitas en la sociedad "Unión Israelita". Los alemanes reforzados poruña nueva ola inmigratoria proveniente de la Europa Nazi, alquilaron un local en Miraflores donde realizaron sus asambleas y servicios religiosos, mientras que los sefaraditas y ashkenazitas construyeron sus propias Sinagogas y sedes sociales. Estas tres congregaciones se juntaban muy ocasionalmente, a nivel de dirigentes, pero cada una realizaba su vida comunitaria por separado. La década de 1940, se caracterizó por la integración comunitaria y la unificación de los servicios que eran requeridos por igual por las tres congregaciones: cementerio, representación unificada de la comunidad ante el exterior, trabajo sionista, fundación del colegio judío, movimientos juveniles, campañas unidas, servicios informativos, etc. En esta década empieza el proceso migratorio de los judíos desde las provincias hacia Lima, tanto por un afán de buscar nuevos horizontes económicos como por la voluntad de darle a los hijos un marco educativo de mejor nivel, tanto escolar como universitario, y un marco social que permita la interacción entre los jóvenes judíos. No es casualidad que precisamente en esta década surgieron con fuerza los movimientos juveniles, inicialmente como marcos sociales y deportivos, y luego como marcos ideológicos y educativos. Tampoco es casualidad que en esta

66 década nace el Colegio "León Pinelo", y por otro lado se reciben los primeros profesionales judíos graduados en las universidades de Lima, principalmente "San Marcos". Ala par con este proceso, en esta década se crean diversas instituciones y comisiones, tanto masculinas como femeninas, en las cuales se enmarca la más variada actividad para fines comunitarios. Entre ellas tenemos: el "Directorio de la Colectividad Israelita del Perú", años después denominado "Asociación de Sociedades Israelitas del Perú”; las congregaciones religiosas "KNESET ISRAEL" (Malvas) y "ADAT ISRAEL" (Mandel) como grupos independientes dentro de la "Unión Israelita" (Iquique); los movimientos juveniles sionistas que surgen sobre las bases de las agrupaciones sociales apolíticas pre-existentes "Macabí", "Hasho- mer" y "Ashajar", que se transforman en el "Betar Hatzair” y la "AJI" que luego da origen al "Hanoar Hatzioní"; las comisiones masculinas y femeninas encargadas de las diversas campañas pro-víctimas del Holocausto y en pro de la edificación del Estado Judío en Palestina: "Comité de Protección al Inmigrante Israelita al Perú”; "Hogar para Inmigrantes"; "Campaña Pro-Víctimas de la Guerra"; "Cruz Roja Británica"; "Gota de leche"; "Talleres de Costura Pro-Víctimas de la Guerra"; "Comité del Costurero para Bebés"; "W1ZO Peruana", “Young Wizo"; "ORT-OSE"; Comité de Damas "Pioneer Women Organizaron"; Comité De Damas de cada una de las congregaciones para fines culturales y benéficos; Comité de "Bikur Jolim" y "Jevra Kadisha" de cada congregación; la nueva "Organización Sionista del Perú"; Comité del "Keren Hayesod"; se revitalizó el Comité del "Keren Kayemet Le Israel"; la "Campaña Unida"; "Comité Peruano Pro-Palestina Hebrea"; "Comité Pro- Construcción del Colegio León Pinelo"; "Asociación de Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalem"; "Asociación Médica Israelita del Perú"; "Comité para la enseñanza Hebrea"; "Asociación de Crédito Israelita del Perú"; etc. Finalmente se organiza el primer encuentro de delegados judíos de todas las provincias del Perú, en Lima, con la finalidad de concertar esfuerzos para alcanzar los objetivos comunes. La década de 1950 se caracterizó por la migración masiva de judíos provincianos a Lima, dejando reducida a números muy pequeños la presencia judía fuera de Lima. En la capital, los judíos prósperos y económicamente bien establecidos, empiezan a invertir grandes cantidades de dinero no solo para expandir sus propios negocios, sino para adquirir o construir locales comunitarios que permitan albergar dignamente a sus miembros para los fines más diversos, entre los que citamos brevemente los siguientes: construcción del colegio judío "León Pinelo" en su local de San Isidro; adquisición del local para la sinagoga de la "1870" en Miraflores; edificación de la Sinagoga de la "Unión Israelita" en la Av. Brasil; adquisición del local para el "Circulo Social Israelita del Perú”; construcción del Club Social, Cultural y Deportivo "Hebraica”; adquisición del local para "Bikur Jolim-Jevra Kadisha" (de la "Unión Israelita”); traslado del "Hanoar Hatzioní" al local de Húsares de Junín; construcción de la Sinagoga "Adat Israel” y construcción del Hogar de ancianos "Afilantis". Por su parte las organizaciones y comisiones comunitarias se van afirmando en su actividad, y aquellos grupos femeninos que se dedicaron en la década anterior a apoyar a los judíos víctimas de la guerra, se congregan en esta década

67 para actividades de apoyo a la comunidad local, entre los cuales tenemos al "Comité de Damas pro Ayuda Local" y el "Comité de Damas Colaboradoras del Colegio León Pinelo". Más adelante se crea también la "Asociación de Padres de Familia del Colegio León Pinelo". Por su lado, conforme se afianzan los movimientos juveniles y se va formando una capa de mayores o de egresados y/o universitarios sionistas, se realizaron los intentos para congregar a estos universitarios en un movimiento juvenil universitario sionista (CUIP-MUPI). No faltaron por supuesto los pleitos comunitarios, propios de una generación de gente dinámica y realizadora, que iba afirmando su influencia comunitaria y su ideología sionista, a lo que se agregaron las infaltables luchas por el poder y los conflictos personales. El más importante de estos conflictos fue el que ocurrió en el seno de la "Unión Israelita" que trajo la división comunitaria entre los partidarios de Michel Radzinsky y los de Marcos Perelman. Sin embargo, es remarcable que esta división no detuvo su obra y la actividad comunitaria, ya que ésta siguió vigoroza y sostenida. Es más, en los momentos críticos todos los esfuerzos comunitarios se congregaron hacia las metas comunes sin distingo de personalidades. La década de 1960 trajo una mayor estabilidad a la comunidad, y constituyó la década del cambio generacional. Una a una las instituciones comunitarias van pasando a las manos de la nueva generación de judíos, en su gran parte ya nacidos y graduados en el Perú. Las campañas se fortalecen; los vínculos con Israel se acrecientan; el colegio "León Pinelo" se afirma congregando a casi el 90% de los jóvenes judíos peruanos en edad escolar, elevando su prestigio hasta los lugares más elevados del reconocimiento público (judío y no judío); la comunidad crece hasta alcanzar su tamaño más grande con unos 5500 judíos; las comunidades judías de provincias quedan prácticamente extinguidas al terminar la migración de los judíos hacia Lima; se contrata a los nuevos rabinos para las Sinagogas y se traen profesores y al director israelí para ocuparse de la educación judía; el club "Hebraica" se vuelve el centro de la actividad social y deportiva de la comunidad. La década de 1970 constituyó el punto de giro para la comunidad, iniciándose la reversión del proceso de expansión comunitaria, que empieza a orientarse hacia la contracción. Varios factores influyeron en este cambio: el golpe Militar del Gral. Velasco en 1968, de orientación nacionalista, revolucionaria, izquierdista y reformista, que desestabilizó a mucha gente; el deterioro económico del país; el aumento de los matrimonios mixtos; la aparición de las primeras muestras de un periodismo antisionista y en ocasiones antisemita; el paulatino deterioro del nivel académico de las universidades nacionales y su politización con orientación principalmente comunista; el aumento de la delincuencia y la inseguridad; el incremento de la "aliyah" especialmente de jóvenes estudiantes universitarios y de familias enteras que salen a la búsqueda de una nueva oportunidad en Israel; etc. Para fines de esta década, la comunidad se reduce numéricamente hasta llegar a unos 4,500 judíos con tendencia al constante decrecimiento.

68 La década de 1980 es un período que exige grandes decisiones comunitarias, que al parecer van a quedar postergadas hasta la década siguiente. Se afianza la crisis económica del país, aumenta la delincuencia iniciándose la modalidad de los secuestros, y aparece en escena el terrorismo, cada vez con más fuerza, aumentando la inestabilidad e inseguridad de los peruanos; las perspectivas políticas y económicas del futuro en el Perú se hacen cada vez más inciertas y preocupantes, al aumentar las posibilidades de un gobierno marxista para 1990. Se incrementa la emigración, tanto a Israel como a EE.UU., Canadá y Latino América, lo que reduce la población judía a fines de 1988 a unos 3200 judíos. Junto con esto, la disminución de la tasa de natalidad reduce la población del Colegio Judío León Pinelo de 1014 en 1976 a 540 para el año 1989, con los consecuentes problemas de adaptación a la reducción y el manejo de la economía de un colegio que tiene exceso de capacidad instalada. Igualmente, todas las instituciones comunitarias pasan por penurias económicas, ya que se reduce el número de los donantes y cotizantes, y por la crisis disminuye la capacidad económica de los miembros de la comunidad. Resulta inevitable el redimensionamiento y la unificación de la comunidad, tanto en cuanto a sus locales, como en cuanto a los servicios que ofrece, su burocracia y el número de sus funcionarios y rabinos. Igualmente se requiere de una visión empresarial para poder racionalizar la economía comunitaria y asegurar la existencia actual y futura de los fondos que se requieran para mantener sus servicios esenciales. Se requiere de mucho coraje, visión de futuro y capacidad de tomar decisiones para enfrentar los desafíos de la década siguiente, especialmente para una comunidad que hasta hace poco tiempo crecía y se expandía y hoy tiene que aceptar el proceso inverso. Ahora todo parece estar librado a una carrera contra el tiempo y la inercia, que permitirá (o no permitirá) que ocurran los cambios comunitarios eficientes tendientes a adaptarse a las nuevas situaciones que se esperan para la próxima década, muchas de las cuales son claramente previsibles e inclusive han sido anunciadas desde años atrás a través de dirigentes previsores, así como por el colegio León Pinelo basado en sus estudios y proyecciones estadísticas. Hay razones para ser optimistas en cuanto a la capacidad de la comunidad de encontrar su camino, aunque parece ser que el proceso está resultando un poco lento. Indudablemente los cambios institucionales que se realizan libremente, por propia voluntad, son más lentos que aquellos que deben realizarse motivados por una amenaza exterior inmediata y tangible. Esta comunidad ha producido a lo largo de su desarrollo, el liderazgo que requería para manejarse con las nuevas demandas y circunstancias de cada época. Casi sincronizadamente, cada veinte años desde 1925 ha aparecido una nueva generación de dirigentes que han tomado en sus manos los destinos de la comunidad y la han conducido hacia

69 grandes realizaciones, por lo que ha logrado un bien ganado prestigio entre otras comunidades judías, por ser cálida, bien organizada y efectiva, por tener todos los servicios requeridos a un alto nivel y por haber generado sus propios líderes, muchos de los cuales tuvieron o tienen vigencia internacional. La generación de 1925-1945, tuvo en Samuel Eidelman, Aron Lerner, Max Heller, Jorge Tendler, Efraim Milcas y Nahun Brender, a los líderes de la pujante "Uni ón Israelita". A su lado hacían gran labor Sam Niego, Sassone Sarfaty, Jacobo Franco y Nahman Varón por el lado de los sefaraditas; Leopoldo Weil con Walter Neisser entre los alemanes; Dr. Haim J. Alcabés y Jaime Kirmayer en la Organiza ción Sionista y Michel Topf con Hugo Abramsky en el Keren Kayemet Le Israel. Entre los jóvenes destacó el líder sionista revisionista Ari Aprijaskis. Apijaskis fundó el "Betar" en Lituaniaen 1930 y fue dirigente hasta 1936, año en que emigró hacia el Perú. Por su perfecto dominio del Hebreo y su gran cultura judía, rápidamente asumió roles directivos en "Macabi", la cual presidió en 1937 y 1940. En 1938 fundó "Betar" y dirigió el Colegio Hebreo. Paralelamente, fue secretario de la "Unión Israelita" hasta 1948. Después de la 2da. Guerra Mundial tomó la conducción comunitaria una segunda generación de líderes, entre los cuales los más prominentes, colaboradores y de mayor figuración fueron Vitaly Franco, Jack Mayo, José Lemor, José e Isaac Varón, Moisés Behar, José Levy T. y Samuel Teveth entre los sefaraditas; Dr. Siegfried Holzer, Dr. Julius Karl, Kurth Nothman, Lutz Weinstein, Ing. Luis Schydlowsky, Kurt Berger entre los alemanes; y Marcos Perelman, Michel Rad- zinsky, Dr. Marcos Roitman, Dr. Isaac Wecselman, Israel y Bención Brodsky, Fred Weisselberg, José Rosembach, Salomón Landman, Aron Goldenberg, Aron Blank, Jacobo Rosco, Gershon Grobman, Moisés Spack, Samuel Portnoi, los hermanos Rubén, Isaac, Jacobo, Abraham y José Feldman, Izak Wallach y un poco más tarde Enrique Tinman entre los ashkenazitas. Veinte años más tarde, a mediados de la década de 1960, surge la tercera generación de líderes comunitarios encabezados por Carlos Eskenazi, Salvador Maya, Morico Levy, Nissim Mayo y el Dr. Mayer Zaharia entre los sefaraditas; Lutz Berger, George Gruenberg, Hans Rosenberg, Ing. Alfredo Rosenzweig, Hans Wachtel e Ing. Leopoldo Kahn entre los descendientes de los alemanes; el Ing. Eduardo Bigio en la "Organización Sionista”; Ralph Weinstein e Ing. Jimmy Brodsky en el "Keren Hayesod"; León Shnaider en el "Bikur Jo lim"; el Ing. Azi Wolfenzon, Boris Kisner, Pepe Ludmir, Ing. Simón Wolloch, Ing. Isaac Sterental, Ing. Hugo Lampl, Dr. Menajem Mandel (también destacado activista del Keren Kayemet Le Israel); León Rosler, Ing. Jorge Bachrach y Dr. Jacobo Kapilivsky en la "Unión Israelita"; Gerth Nathan y Samuel Bajtner en "Hebraica"; Ing. Bención Spack, Ing. Gabriel Loebl e Ing. David Cuckerman en el "Colegio León Pinelo". Para esa época José Feldman ya producía sus trabajos intelectuales que se proyectaban hacia toda la comunidad, especialmente por sus artículos en "Nosotros". Después de ellos se incorporaron año a año al quehacer comunitario en sus diversos ámbitos, una gran cantidad de jóvenes dirigentes que han tenido figuración hasta la década de 1980 en que surgió la cuarta generación de líderes que incluyen a Isaac Shnaider, Heinz

70 Ruhr, Isaac Meckler y Jack Feldman en el "Bikur Jolim"; David y RuthBurstein y Jaime Spak en el Colegio "León Pinelo"; Oscar Vexelman y José Palti en "Hebraica"; y Eli Scialom entre los sefaraditas. Junto a ellos se mantienen muchos líderes de la generación anterior, a los que se agregan algunos de sus contemporáneos que van asumiendo roles dirigenciales intensificando su actividad y figuración comunitaria, entre los cuales están el Ing. Benami Grobman, Ing. Boris Lender, Sioma Epstein, Ing. IsaacGheiler, Ing. Marcos Ackerman, Saúl Wolfenson, Miguel Rapaport, Hermán (Pincas) Blanc, Ing. Felipe Krikler, Ing. León Wolfenson, Ing. Zurik Radzinsky, Ing. Simón Barac e Ing. Hozkel Vurnbrand entre los ashkenazitas; Dr. Jaquir Dannón, Arq. José Behar, David Rodríguez, Dr. David Behar e Ing. Moisés Dannón en la "Sociedad Sefaradita"; Ing. Morty Weisselberg y Alberto Neisser en la "Sociedad 1870"; Ing. EricTopf, Tobías Gabriel, Ing. Samy Loebl y Arq. Marcos Kaliksztein en la "Federación Sionista", contando con el decidido respaldo de importantes benefactores de Instituciones comunitarias, entre los que destaca Isaac Galsky; junto con él mantienen la tradición de sus padres como generosos benefactores Jaime (Jimmy) Brodsky (discreto pero efectivo activista comunitario por más de veinte años), Nissim Mayo, Aby Radzinsky y Beny Perelman; a ellos hay que agregar a Ralph Weinstein y a muchos benefactores más que hacen posible cubrir las necesidades comunitarias. Cerrando esta sección sobre el liderazgo masculino de la comunidad, debe mencionarse a uno de sus personajes centrales, el Ing. Eduardo Bigio. Activista sionista desde su infancia y exitoso conferencista y polemista sobre la temática sionista y comunitaria en forums nacionales e internacionales. Gestor de los principales contactos con los políticos y periodistas peruanos, desde su origen preside el "Comité de Relaciones Humanas de la Comunidad Judía del Perú" y actualmente es Co-Presidente de la rama del Tercer Mundo del "Congreso Judío Mundial". A su lado cabe mencionar al profesor Yaacov Hasson, Director Ejecutivo de la Oficina de Relaciones Humanas, que realiza además las labores gerenciales de la "Unión Israelita" y la "Asociación Judía del Perú" desde hace cerca de 20 años. Entre las mujeres se organizaron en dos modalidades. Por un lado la de los Comités de Damas, que se dedicaron a apoyar las actividades propias de cada institución (Ozer Dalim- sefaraditas; Damas "1870"; Damas del Bikur Jolim- - "Unión Israelita"; Damas del "Sharon"; Damas de "Afilantis"). Por otro lado, para fines comunitarios y sionistas, se congregaron en función de sus afinidades generacionales y sociales, lo que ha permitido la coexistencia de múltiples instituciones, que por un lado nuclean a las activistas con más de 40 años de actividad (como "Pioner Woman Organization", "WIZO Perú", "Comité de Damas Colaboradoras", "Comité de Damas Israelitas de Ayuda Local" y OSE), y por otro lado nuclean grupos de activistas de menor edad como "WIZO Aviv”, "Naamat Shalom" (antes SHALVA), "WIZO Jen", "WIZO Yarden", "WIZO Rebeca Sieff", "ESHET JAYIL", y finalmente "WIZO Jai". En las agrupaciones más antiguas los liderazgos han sido más prolongados y continuos mientras que en los grupos más jóvenes los liderazgos han sido más

71 Variables y cortos, lo que refleja también las diferencias en la dinámica del activismo en cada sector y en cada época, y la voluntad de asumir iniciativas y responsabilidades presidenciales. La tabla del anexo VI ¡lustra esta situación con mucha claridad. Entre las damas pioneras de la labor comunitaria destacaron en los 1930's, Paula Povolotzky, Elisa Alcabés, Berta Lerner, Rosa Calvo, Maña Batievsky y Yetty Drassinower. Entre las damas que asumieron el liderazgo femenino desde la década de 1940 en adelante se destacó Maña Prutschi (hasta su fallecimiento en 1984), así como Regina Abramsky (antes Prag), Rosa Sínger, Masha Stern, Ada Burstein, Ana Yacher, (todas ellas activas hasta hoy), Paula Heller, Cecilia Sterental, Pola Sterental, Charna Goldenberg, Raquel Salem y Lucy Batievsky. Junto con ellas Corina Eidelman (antes Varón), Teresa Topf, las señoras Levy, Lemor, León, Odette Alalú, Jane Castoriano, Clementina Kappari, Frida Mayo, Sara Krepostman, Musia Fishman, Sra. Hoeflich, Irene Holzer, Raquel Blanc, Esther Wainberg, Clara Rujman y Lola Grunfeld. En las siguientes generaciones han tenido figuraciones presidenciales decenas de señoras tal como se aprecia en la tabla del anexo VI. Entre ellas, las que han asumido presidencias con más frecuencia o por períodos más prolongados están: Felisa Weinstein, Eva Barac, Susana Weil, Sara Nathan, Susana Gabel, Raquel Rosenzweig, Ana Behary más adelante Sonia Wallach (ex Stisin), Linda Ackerman y Nelly Szafir. La presencia de gran cantidad de damas activistas se debe a la gran cantidad de instituciones femeninas existentes, cada una de las cuales moviliza un núcleo social diferente con objetivos propios, aunque junto con esto debe mencionarse que la frecuencia de sus reuniones y actividades es obviamente menor que aquella que acostumbran las directivas centrales de la comunidad, por la naturaleza de las necesidades que deben ser atendidas. Además de las activistas de las instituciones, hay señoras que se dedican al silencioso trabajo de los Comités de Damas de cada "Kehilá", el apoyo al Colegio, ó a los Hogares de Ancianos, que no necesariamente llegaron a figurar en alguna presidencia, pero entre las cuales hay señoras que han tenido una larga trayectoria de servicio comunitario como Susana Bobrowsky, Berta Bachrach, Helga Engelhard, Eliza Bajtner, Lucha Reiter, Bienvenida Shnaider, Clara Chrem, Raquel Hasson y Raquel Brodsky, entre muchas otras. Finalmente, entre los jóvenes de los movimientos juveniles los liderazgos han sido más breves, por la propia naturaleza de estas agrupaciones. Sin embargo, hubo a través del tiempo algunos personajes que dejaron huella en su época. En el "Betar", luego de Rubén Feldman y Pascual Goldin, vienen Bención Gabel, Nahum Furge, Hozkel Vurnbrand, Isaac Kugler, Eric Topf, Jaime Petrocovsky, Salomón Pait. Luego José Brener, Salvador Pardo y Jaime Gorenstein, hasta que cesó sus actividades. En el "Hanoar Hatzioní", Enrique Tinman, Alberto

72 Niego y Jorge Bachrach; luego Eduardo Bigio, Morico Levy, Jimmy Brodsky, Enrique Lacs, Cuki Sheinfeld, Mímico Levy, José Cogan, Berta y Susana Blank. Más adelante, Leopoldo (Poldi) Kahn, Felipe Krikler, Ricardo Goldenberg, Tany Kaliksztein, a quienes siguieron Pepe Alalú, Siomi Lerner.Jack Drassinower, René Alalú, Jaco Malamud, Julio y Enrique Eckerman, y más tarde Moshe Furgang.Jack Ludmir, Rajmil Fishman, Aby Laznik, Jerry Ludmir, Israel Gabel, Daniel Topf, Bella Gabel, Jack Rodrich, José Rosemberg, Paul Zaidman Herschel Silberman, Israel Behar, Abraham Vurnbrand, Zuño Kristal, Jack Falkon, Rafael Treistman, Sammy Krikler, Jack Zilberman, Danny Seiner, Alain Falkon, Lucho Abramovich y Silvia Bigio entre los más recientes. Así como en los aspectos internos del desarrollo histórico de la comunidad judía pueden identificarse procesos muy claros y periódicos, cada uno con sus propias características y liderazgos, igualmente en la confrontación de los judíos con el medio ambiente gentil y nacional hubo una evolución generación tras generación. Los inmigrantes de la primera generación en los años 1910's a los 1930's, eran en su mayoría solteros, que se preocuparon principalmente por insertarse en el mundo económico, buscando primero sobrevivir y luego prosperar. Aquellos que formaron familia confiaron a las esposas las labores domésticas, lo que las excluyó de las opciones profesionales, mientras que los varones buscaban que asentarse económicamente. Los varones no tenían tiempo ni recursos para estudiar alguna profesión o para dedicarse a la educación judía de los hijos. Las necesidades sociales, culturales y más tarde educacionales judías se confiaron a las instituciones (en las sinagogas) y a los movimientos juveniles. En los años 1940's ya existía una juventud judía nacida en el Perú que accedía a los colegios y universidades peruanas. Los mayores de ellos, junto con los inmigrantes más jóvenes, empezaron a involucrarse en la vida institucional judía, simultáneamente con el proceso de identificación con el Perú y el abandono del complejo del inmigrante, aunque este tardó mucho en extinguirse porque las llamas del nazismo despertaron los temores e inseguridades de los judíos, afirmando el sentido de ser extranjeros y la necesidad de mantener un "perfil bajo". El sionismo y la restauración del Estado Judío constituyeron una enorme fuerza motivadora para la segunda generación de dirigentes, que dedicaron muchos esfuerzos a campañas sionistas. Simultáneamente los adultos se percataban del vacío educacional judío existente en sus vidas, lo que los llevó a crear el colegio judío "León Pinelo", mientras que la generación más joven abrazaba los ideales del sionismo desde la base de los movimientos juveniles "Betar" y "Hanoar Hatzioní". En la década de 1950 la prosperidad, que favoreció las relaciones económicas y sociales con las elites peruanas y la seguridad, que emanaba especialmente de los judíos peruanos que habían pasado por la universidad, permitió confrontar al medio ambiente peruano desde una perspectiva más horizontal e igualitaria,

73 embarcándose en la lucha por los derechos judíos en los terrenos del antisemitismo y del sionismo. Sin embargo, la inserción de los judíos en la sociedad peruana seguía siendo básicamente económica. Recién la tercera generación de judíos, nacidos en el Perú y mayoritariamente profesionales que recibieron diversos grados de educación nacional y educación judía, salió a la búsqueda de su inserción cultural, social y política en el Perú. Muchos jóvenes se interrelacionaron libremente con los gentiles en todos los terrenos y empezaron a involucrarse en el quehacer político nacional, lo que permitió la aparición de personajes judíos en la escena política desde los años 1970's. Entre ellos tenemos al Ing. Azi Wolfenson, Presidente de "Electro Perú" durante el Gobierno del gral. Francisco Morales Bermudez; Wilson Benzaquen y Teddy Bendayan, Diputados del Gobierno de Fernando Belaunde (1980-85); Jacobo Mishkin, Vice Ministro de Agricultura, José Abramovitz, Vice Ministro de Energía y Jayzuño Abramovich, Presidente de "Petro Perú", todos ellos durante el gobierno actual del presidente Alan García. Hoy en día, resulta cada vez más notoria la participación de los judíos en los diversos ámbitos del quehacer nacional, en un afán de participar en la construcción del destino de su patria. Simultáneamente, aquellos que orientan sus esfuerzos al activismo comunitario y sionista ya no lo hacen desde una perspectiva defensiva y temerosa, a la búsqueda de buenas voluntades, sino que enfrentan al medio político y diplomático con la fuerza y la seguridad que les dá el libre ejercicio de los derechos a expresar sus puntos de vista y sus motivaciones, con libertad e igualdad frente a cualquier otra tendencia. La existencia de regímenes democráticos desde 1980 ha permitido afirmar esta realidad, en la cual el judío ya no debe enfrentar las acusaciones de doble lealtad por su natural identificación con Israel, sino que debe confrontar ideológica y políticamente las posturas peruanas o israelíes respecto a situaciones conflictivas como, por ejemplo, la del Medio Oriente. Mientras estén garantizadas las libertades políticas, este proceso parece que seguirá su natural evolución en la década de 1990, con lo que se cerrará el ciclo del inmigrante judío para convertirse en el judío activista peruano plenamente insertado en la construcción del futuro de su patria, que comparte deberes y derechos con todos sus connacionales. En estas circunstancias, el desafío para fortalecer el espíritu judío y evitar la asimilación será mucho más exigente, y el rol de una sólida educación judía formal será mucho más decisivo. Este es el desafío para la nueva generación. Para graficar a modo de resumen la evolución de la vida comunitaria, hemos elegido un episodio del año 1966. Un momento culminante en el proceso del desarrollo del liderazgo comunitario

74 lo constituyó el paso de la segunda a la tercera generación, que ha quedado bellamente registrado por la pluma del periodista comunitario Hermán Zwilich, en su artículo "Una Asamblea Histórica de la Unión Israelita del Perú", en la que describe la emocionante escena de la elección del lng° Azi Wolfenson y la entrega de la presidencia que hizo Michel Radzinsky. "Fue en la asamblea general celebrada el día 20 de Setiembre de 1966 cuando el Presidente de la "Kehila" el Sr. Michel Radzinsky, judío nacido en la ciudad de Semiatich, Polonia, quien muchos años se dedicara con empeño a nuestros trabajos societarios, convocó a una asamblea para elegir una nueva Junta Directiva. Nadie de la vieja generación quiso postular; fue una asamblea sin lista de candidatos; entonces postuló el joven ingeniero Azi Wolfenson y asombró a la asamblea cuando dijo: yo si acepto la presidencia, y propuso una lista de integrantes con Pepe Ludmir el famoso animador de Radio y Televisión; Isaac Sterental un ingeniero de prestigio; los ingenieros Rub y Bachrach; Isaac Greif; Benzion Gabel; el Dr. y Radiólogo Israel Malay; Ingeniero Pinchosky; Dr. Menajen Mandel; Ingeniero Simón Wolloch; el joven Gerardo Rosenzweig; el Ingeniero Jimmy Brodzky e Isaac Sifnugel. Esta asamblea debe figurar como una asamblea histórica en nuestro "Ishuv". La lista propuesta fue elegida con aplausos de todos los asistentes; aplaudieron hasta los del grupo del "Sharon”. Cuando la directiva fue elegida, Michel Radzinsky, con lágrimas en los ojos, se despidió con un discurso que debe figurar en los anales de nuestra vida societaria, aquí en el Perú. Nosotros, dijo Michel Radzinsky, los de la vieja generación, hemos hecho todo para mantener nuestra tradición; hemos llegado al país pobres y sin familias, sin conocer el idioma del país; no hemos sabido nada de la cultura peruana; no hemos conocido sus tradiciones; para nosotros era un país desconocido. No sabíamos ni la historia ni la geografía, ni la literatura del país y así teníamos que crear la base de nuestra existencia y hemos puesto ladrillo sobre ladrillo para construir nuestros institutos; nadie de nosotros era experto en trabajos societarios pero sentíamos que debíamos organizamos; hemos ayudado uno al otro para no perdernos en este nuevo ambiente; sabíamos que de no organizamos estaríamos perdidos para la historia, como están perdidas para nosotros las emigraciones en tiempo de la colonia de las que sólo han quedado las actas del Tribunal de la Inquisición, o de muchos emigrantes que llegaron por los años 1860 de los que sólo quedan lápidas en el cementerio de Bellavista, y su hijos son desconocidos para nosotros. Por eso nos hemos empeñado en organizamos creando instituciones culturales y religiosas. Ahora, después de 40 años de trabajo incesante, ya estamos fatigados y entregamos a uds. nuestras institución mayor y os pedimos que cuiden como un tesoro, cada local, cada libro, cada objeto que hemos conseguido crear en el lapso de los años. Nosotros hemos adquirido todo esto con mucho esfuerzo, hemos cuidado cada cendavo como cosa sagrada; hemos traido un rabino; hemos edificado Sinagogas; hemos trabajado para el MAGBIT, K. k., para las instituciones juveniles y femeninas; hemos querido ser como herederos de una "kehila", como la de VARSOVIA, la de LUBLIN, la de CHELM, la de TISHEVITZ, la de KIESHE- NIOM, la de HOTIN y la de NOVOSELITZ que fueron destruidas por los nazis y por los polacos.

75 Nuestras discusiones fueron siempre en favor de una superación; siempre hemos querido más y más para nuestro "Ishuv". Muchos de los que han luchado con nosotros ya no están y nosotros somos los últimos mohicanos de una generación que ha sufrido 2 guerras mundiales y presenciado cómo el asesino Hítler ha aniquilado a la tercera parte de nuestro pueblo. Nosotros somos los últimos testigos de un pueblo asesinado por la furia nazi. Ahora nos vamos y os dejamos todo; os entregamos nuestro KEHILA con todas las instituciones; yo sé que conocen muy poco de nuestra cultura milenaria; sé que Uds. ni siquiera conocen nuestro idioma, nuestras tradiciones, pero de una cosa estoy seguro; que Uds. poseen corazones judíos. Estoy seguro que Uds. igual como nosotros están orgullosos de nuestros hermanos en Israel que han creado una Patria para un pueblo que vagaba por el mundo. Estoy seguro que cada noticia buena que llegue de Israel os enorgullece y hace felices y cada noticia adversa os pone tristes y amargados. Desde hoy Uds. son los dueños de todos nuestros Institutos, cuiden nuestros tesoros espirituales que hemos heredado de nuestros padres, cuiden nuestro Colegio que es un tesoro para vuestros hijos, y sean dignos dirigentes de nuestro "ishuv". Todos los que estaban presentes se quedaron por un momento mudos, se sentía que algo había cambiado en nuestro "ishuv". Se sentían pasos de la historia en esa noche memorable. La noche del 20 de Setiembre de 1966 abría un nuevo capítulo de la historia de los judíos del Perú. Entre grandes aplausos subió a la tribuna Azi Wolfenson hijo de los emigrantes Samuel y Perla Wolfenson, que llegaron de Besarabia, de la así llamada aldea PUCHUMBUCH; Azi Wolfenson nacido en Besarabia hizo todos sus estudios en Lima y es hoy un Decano de la Universidad alumno del ExPresidente F. Belaúnde Terry, un joven de 30 años. Dijo: "Sé que estoy ocupando ahora una silla que no es de mi tamaño. Sé también que no valgo este gran honor der ser Presidente de una colectividad que ya cuenta casi 400 años de su historia en el Perú; sé y conozco muy bien nuestro pasado, aquí en la grandiosa república peruana. Sé que hubo tiempos en los que se quemaron en los Autos de Fe a muchos judíos por ser mártires de la fe; y sé que hasta hoy existen calles con los nombres de Judíos, Mata Judíos; conozco la Plaza de la Inquisición, etc. Conozco también la así llamada Casa de Pilatos, donde según Palma en el siglo XVII era una sinagoga, y hoy es la Casa de la Cultura y sé muy bien que el dirigente espiritual de la colonia Judía en el Perú fue Bautista Pérez quemado vivo por su fe. Ahora soy yo, Asi Ben Samuel Wolfenson, un joven que ni siquiera conoce los rezos del Sidury Majzory tengo que llevar sobre mis hombros el peso de una responsabilidad para no defraudar a los que en mi han confiado. "Pero cifro mis esperanzas en que el Dios de Israel me dé fuerzas y coraje como a nuestros antepasados para mantener el espíritu judío y que a mi también me enseñará el camino y me dará fuerzas para preservar la herencia de generaciones que hoy recibo de Uds. Nosotros, la joven generación, respetaremos y mantendremos las tradiciones de nuestra vida cultural, social y religiosa, y espera-

76 mos no defraudarlos, y ser hijos dignos de nuestros padres para continuar con las labores societarias en bien de la colectividad". Y así nació un capítulo más en la historia de los judíos en el Perú". (3)

EPILOGO La historia se repite una y otra vez cada 20 a 25 años. Los discursos y las emociones se repiten, como si cada generación fuera un eslabón más en una interminable cadena que constituye la historia de nuestro pueblo. Cada generación enfrenta sus propios desafíos, y encuentra su propio camino. Pero lo que nunca debe olvidarse, son las enseñanzas, la inspiración, el coraje y la entrega que nuestros antecesores brindaron a su comunidad. Este libro intenta rendirles un homenaje, registrando su obra para la posteridad.

77

(14 Agosto 1965). Cena de la Hanagah del Hanoar Hatzioní, luego de un día de actividades Deizquierdaaderecha:Sentados: DoraSeiner, RenéAlalu, Enrique Eckerman, Alberto Levy.Leiballrman, Tomy Salomon, Siomi Lerner, José (Pepe) Alalú.Parados: Jaime Avigdor, Felipe Krikler, Saby Behar, Salomón Frenck, Sára Vainstock

78

(1960). Activistas Bikur Jolim en el Hogar de jr. Carhuaz De izquierda a derecha: Parados, IjielTinerman, ? , Sra.Timermann, HugoLampI, MarcosGabel, Samuel Kogan, Berl Gabel. Sentados desde la ventana entorno a la mesa: José Zaidman, Marcos Reinstein, Israel Reinstein, Jaime Zaidman, Leib Fishman, José Salomon, José Lacs, Moisés Cogan, Jaime Roseznic.

79

80

81

82

(14 Agosto 1978). Manifestación comunitaria frente a la Embajada de URSS. Manifestación organizada en apoyo a la minoría judía en Unión Soviética. En 1er. plano, de izquierda a derecha: Felisa Weinstein, ? , Tobías Gabriel, Marcos Gabel (tocando el shofar), Rabino Abraham Benhamú, Eduardo Bigio, Carlos Eskenazi, Raquel Eskenazi, Sara Nathan. En Noviembre 1983 se repitió la marcha "DEJA A MI PUEBLO", en repudio por la condena sufrida por el activistajudío Yosef Begun. Estas marchas se iniciaron el 31/12/1970 con una movilización de 200 activistas de la comunidad judía en protesta por los maltratos que sufren los judíos en Rusia.

(1981). Beit Yona. Ing. Marcos Ackerman, Presidente de la Unión Israelita y de la AJP, informando a los dirigentes comunitarios. En ia foto se observa de izquierda a derecha, bloque izquierdo, 1 ra. fila: Ana y José Behar. 2da. Fila: Rosi y Jaime Spak, atrás: Aby Radzinsky. Bloque derecho, 1 ra. Fila: Isaac Sterental, Baruch lvcher.2da. Fila: Linda Ackerman, Sra. Ackerman, Ari Loebl. 3ra. fila: Ana Kaliksztein, Miguel y Amalia Rapaport.4ta. fila: David y Ruth Burstein, Fany y Oscar Vexelman, Samy Loebl. Al lado del expositor Simón Barac

83

84

(MARZO 1973). KERMESE DE LA WIZO De izquierda a derecha: Embajador Moshé Avidán, Malvina Lemor, Eva Barac, Felisa Weinstein, Ada Burstein, Mery Sterental.

(19 Mayo 1988). Tres generaciones de WIZO. En ocasión del día de la Madre De derecha a izquierda: Regina Abramsky (ex-Presidenta de WIZO Perú), Embajador David Tourgerman, Fanny Treistman (Presidenta Federación WIZO), el artista Piero Solari y Ada Burstein (Presidenta WIZO Perú).

De izquierda a derecha : Sara Jabiles; en la parte delantera: Sonia Wallach (Presidenta del Consejo Femenino Judío del Perú), Elisa Lumbroso (Presidenta de Wizo Yarden), Margot Suster. En la fila posterior Mary Feldman, Bella Mandel, Renate Levy, Eva Zilberman, Nelly Franco, Ruth Lender.

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

En esta noche memorable, que es a la vez de hospedaje y de saludo, quiero expresar a la comunidad judía del Perú y particularmente a sus integrantes, el homenaje mío personal a sus esclarecidos componentes y al Estado de Israel, bajo cuya bandera los israelitas peruanos, confundidos sinceramente en la amistad con los peruanos de nacimiento, mantienen con honory con altura las viejas tradiciones de sus antepasados". Lima, 21 de Noviembre de 1981 J.L. Bustamante-Ex Presidente del Perú Es aleccionador comprobar que son los verdugos los que realmente mueren. Las víctimas, en el abrazo fraterno y anónimo de latosa común, son inmortales. ¿No sentimos aquí, acaso, palpitar con los nuestros sus corazones..? Su recuerdo no es sombra que se extiende sino luz que se acrecienta. Y estas seis antorchas una por cada millón de vidas sacrificadas- no se extinguirán, porque su fuego es legado de mártires. Inclinémonos, en silencio, en su memoria. Lima, 13 de Abril de 1988 Fernando Belaunde Terry, ex Presidente del Perú, orador en el Día del Holocausto y el Heroísmo (Sharon).

97 Lima, 28 de Mayo de 1987 1

Of. N 72 Señor Ministro de Estado en el Despacho de RELACIONES EXTERIORES La Cámara de Diputados en la sesión celebrada el día de hoy, aprobó la siguiente Moción de Orden del Día: "Los Diputados que suscriben; CONSIDERANDO: Que, un deterioro de la situación en el Oriente Medio puede amenazar gravemente la paz y seguridad internacionales. Que, es deber de todos los pueblos de la comunidad internacional contribuir en la búsqueda de una paz, justa y duradera en esa región, basada en el pleno respeto de la Carta de las Naciones Unidas y de los principios del derecho internacional. Que, diversas resoluciones de las Naciones Unidas auspician la solución pacífica y negociada del problema del Medio Oriente, con la participación de todas las partes involucradas. Presentan a la Cámara de Deputados la siguiente Moción de Orden del Día. LA CAMARA DE DIPUTADOS; ACUERDA: 1º Reafirmar la posición del Perú en favor de una solución pacífica, negociada, justa e integral del problema del Medio Oriente. 2º Rechazar toda medida o pronunciamiento cuya orientación no contribuya a una solución pacífica del problema del Medio Oriente, así como la inclusión de conceptos inaceptables, tales como la calificación del sionismo como una forma de racismo, efectuada por Resolución 3379 (XXX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Lima, 21 de Mayo de 1987 (firmado):-Luis Negreiros Criado.- Carlos Roca Cáceres.- Freddy Ghilardi Alvarez - Roberto Ramírez del Villar.- Hómulo León Alegría.- Nicanor Asmat Vega.- Ceisc Sotomarino Chávez.- María Colán Villegas.José Carlos Carrasco Távara.- Wilbert Bendezú Carpió.- José Barba Caballero.- Nelly Alvarado de Sarmiento.- Víctor Andrés García Belaunde".Lo que ponemos en conocimiento de usted, para los fines consiguientes. Dios guarde a usted.

98

BIBLIOGRAFIA GENERAL SOBRE LOS JUDIOS DEL PERU Colección "La Voz Israelita", cortesía de la Sra. María Saiman. Marazzani Míndreau, Emilio-”1870-1970: Cien Años de Vida Judía en el Perú“ Lima, Enero 1970. Trahtemberg Siederer, León - "La Inmigración Judía al Perú 1848-1948“, Lima, Mayo de 1987 y "Demografía Judía del Perú" Lima, 1988. Zwilich Hermán: "El vendedor de Chismes” - Lima, 1966. Para las referencias específicas sobre los nombres de los primeros inmigrantes se han utilizado los testimonios de los Sres. Isaac Calvo, José Gleisery Mauricio Gleiser, que figuran en las páginas 37, 132, 133 del libro de Marazzani. Del mismo libro se han tomado datos de la síntesis histórica de la "Unión Israelita” (Pág. 43-46;51-56) y de Iquique, Malvas y Adat Israel (Págs. 101 -105;170-173).. Se han utilizado los testimonios orales de los Sres. Israel Brodsky, Marcos Roitman, José Lemor, Menajem Mandel, Michel Radzinsky (en Israel) Zelman Fishman, Ari Aprijaskis, Eduardo Bigio, Marcos Gabel, León Shnaider, Ada Burstein, Sonia Wallach, Eric Topf, Odette Alalu, Nissim Mayo, Thea Kahn.

Para el caso de los sefaraditas se han consultado los libros de actas de la "Sociedad de Beneficencia Israelita Sefaradí”. Para el caso de los alemanes se consultaron los capítulos VII y XV del libro de León Trahtemberg (op.cit.) Muchas de las fotos antiguas constituyen la herencia fotográfica dejada por Aron Lerner, que fue facilitada por su nieto Roberto Lerner. Otras fotos fueron cedidas por Marcos Roitman, Israel Brodsky, Aby Radzinsky, Menajem Mandel, Susana Zwilich, Odette Alalú, Jessica Weil, José Rosenbach, Nissim Mayo, Pablo Shnaider, Jacobo Malamud, León Wolfenzon, Ana Yacher, Meyer Geller, Oscar Vexelman, Lutz Jacobson, Jessica Grobman, Felipe Krikler, Archivo personal, Archivo del Colegio León Pinelo, Archivo de "Afilantis" y los archivos de Yaacov Hasson, contando además de ellos con la valiosa colaboración de So fie Roitman de Vaserman, José Rosenbach, Marcos Gabel y Arminio Inda para la identificación de las personas que figuran en ellas. Los recortes publicitarios fueron extraídos de diversos ejemplares de la colección de "La Voz Israelita” y de “Nosotros", que eran los quincenarios que circularon en la colectividad desde la década de 1930. (1)Resumen del Capítulo X del libro "La Inmigración Judía al Perú 1848-1948“. (2)El recuento de la integración comunitaria en la década de 1940 ha sido extraído textualmente, con pequeñas enmiendas y recortes, del capítulo XIV del libro "La Inmigración Judía al Perú 18481948" del mismo autor León Trahtemberg, páginas 229-234. (3)"1870-1970: Cien años de Vida Judía en el Perú”; Emilio Marazzani Míndreau, Lima 1970, Págs. 213-214.

99

LOS JUDIOS DE CALLAO La comunidad judía del Callao estuvo conformada por un núcleo de personas muy unidas, que interactuaron permanentemente entre sí, especialmente en lo comercial, social y religioso, llegando a contar inclusive con dos casas de oración y tres "Sifrei Torah". Esta comunidad se empezó a formar en los años 1920'S con la llegada al Callao de inmigrantes sefaraditas, así como los ashkenazitas procedentes de Europa (especialmente de Rumania). Mantuvo su actividad judía hasta los años 1960'S en que prácticamente todos los judíos pasaron a vivir a la cercana ciudad capital de Lima. Las cabezas de familias judías que vivieron en el Callao fueron las siguientes: Samuel Ackerman, Eliezer Albala, Alcabes, Behar, Max Benderman, David y Elias Blanc, Moisés Bacal, Brener, Oscar Bromberg, Elias Caneti, Morris Cantor, Cordoví, Isaac y Alberto Colordo, Miguel Cotlear, Marcos y Fishel Cucher, José Davidovich, Mauricio Dikerman, Boris Dunayevich; Marco, Yehuda y Salomón Eskenazi, Hnos. Feller, Naftalí Fishman, Samuel Flint, Hnos. Folesteanu, Marco Franco, Samuel e Isaac Greif, Marcos Goldin, Lipa Gorn, Isaac Gross, Zanvel Gross, Carlos Grunstein, Idel Grunfeld, Ricardo Grunfeld, Moisés Gun, Gurfinkel, Herbst, Idesis, Adolfo Kaufman, Marcos Kisner, Mershel Kogan, Manuel Kugler, Salomón Lanberg, Jaime Landman, Lerner, Theodoro Malamud, Zelic Malamud, José Metch, Montag, Arón Napadenski, Nehaus, Jaime Pastelnick, Yehuda Perl, Marcos y Benjamín (padre) Perelman, Simón Porudominsky, Samuel Preiger, Gregorio Prilutsky, Michel Radzinsky (La Punta), Jacobo Rajman, Moisés Rajman, Moisés y Oscar Roif, Salomón Rubinguer, Oscar (Shikale) Rosemberg, León y Arturo Sandler, Sarfaty, Moisés Schkolnick, Selic, Nahum Shor, Moisés Soriano, Jacobo Stelmaj, David Tabachnick, Hermán Vainstein, Felipe Vaisberg, Adolfo Weinstein, Isaac Wolfenson. Si bien es cierto que la mayoría residió en Callao, hubo algunas familias que residieron en el distrito de la Punta y tenían sus negocios en la ciudad del Callao, entre ellos los Radzinsky, Gorn, Grunfeld, Malamud, Ackerman, Fishman, Weinstein y Rosemberg. Los primeros judíos en llegar al Callao fueron David Tabachnick, Aron Napadensky, Idel Grunfeld, Fishel Cucher y José Metsch. Para 1933 habían unas 60 cabezas de familia y adultos solteros que se asociaron creando la "Sociedad Israelita de! Callao", cuyo Presidente fue Moisés Rajman y su Secretario Marcos Kisner. Sin embargo, hubo poca preocupación para mantener una vida societaria ya que de todos modos los judíos se veían a diario en las sinagogas o la plazuela. A partir de 1934 Idel Grunfeld se hizo cargo de la dirección de los asuntos institucionales judíos y sus relaciones con la "Unión Israelita" de Lima, así como con el Rabino Moisés Brener a quien se traía al Callao para servicios religiosos especiales y para la "Shjita".

100 Muchos de los judíos que residieron en Callao eran muy religiosos y conocedores de la Torah. Varios procedían de hogares con ascendencia rabínica y eran muy versados en judaísmo, entre ellos Fishel Cucher, Idel y Ricardo Grunfeld, Zalman Gross y su hermana Rebeca (luego Grunfeld) que mantenía su casa casher, y que era donde el Rabino Moisés Brener hacía la "Shjita". También Moisés Rajman, José Metsch y José Davidovich eran religiosos. Al principio se hicieron 2 "minyanim" uno de ellos en la casa de José Davidovich, y el otro, que era conocido como el primer "shil" (sinagoga), ubicado en la calle Bolívar. Se trataba de dos habitaciones de la casa de Gregorio Prilutzky que fueron cedidas para ser usadas como Sinagoga y donde rezaban Grunfeld, Rajman, Cucher, Zelic Malamud, etc. En ambos lugares hubo "Sefer Torah". (El primer "Sefer" lo trajo al Callao Hermán Vainstein). Los rezos eran dirigidos por todos los mencionados. En los años 1940'S se pusieron de acuerdo los 2 "minyanim" para unificar su rezo, alquilando un local en la calle 2 de Mayo, donde contaron con 3 "Sifrei Torah". Este local tenía tres habitaciones, una para el rezo de los hombres, otra para el rezo de las mujeres y una tercera habitación fue habilitada como colegio para las clases de hebreo de los niños y las reuniones de movimiento juvenil. En 1962, cuando se cerró la sinagoga, los 3 "Sifrei Torah" fueron entregados a la "Unión Israelita del Perú" (Lima) La vida religiosa fue muy activa, y especialmente la festividad de "Simjah Torah" era muy apreciada, ya que se hacía un gran banquete y fiesta a la que venían inclusive muchos judíos de Lima. Para esas ocasiones Adolfo Weinstein, Gerente de Producción de la Cervecería Pilsen Callao, siempre donaba un barril de cerveza . También en Purim y Sucot se hacían festividades muy lindas. En ocasión de Yom Kipur, todos los judíos cerraban los negocios, y los judíos de la Punta iban caminando 2 horas de ¡da y luego de vuelta al "Shil", congregándose en la noche en la plazuela José Gálvez donde se quedaban conversando hasta altas horas. Se recuerda también que en Yom Kipur asistía religiosamente un moreno de apellido Maguiña, chofer de la línea de ómnibus de Grunfeld, quien ayunaba y rezaba todo el día, ya que decía ser hijo de padre judío. Samuel Flint tocaba el Shofar, y en los 1940'S venía de Lima José Schmerler, como jazán, ya que tenía muy buena voz y gustaba rezar en Callao. Hubo judíos que se casaron con mujeres no judías. Las conversiones las hacían los mismos correligionarios más entendidos, antes del matrimonio. En ocasiones el rabino Moisés Brener ofició la conversión, para la cual se conformaba un "tribunal" junto con otros dos "Shomrei Shabat". Sin embargo, muchas de las mujeres convertidas nunca llegaron a relacionarse socialmente con el resto de las mujeres judías, ya que éstas mantenían el idioma y costumbres diferentes a las mujeres locales. A los jóvenes se les prohibía relacionarse con parejas no-judías.

101 La vida social judía era bastante rutinaria, aunque permitió a los judíos mantenerse informados y juntos. En las tardes las señoras solían llevar a sus hijos al malecón Grau, y en las noches se visitaban en las casas. Los cumpleaños eran eventos celebrados por toda la comunidad y solían durar todo el día. Al almuerzo asistían los más íntimos, al lonche asistían las señoras con los niños y en la noche se realizaban cenas a la que asistían los hombres. Para los "Bar Mitzvot" y Matrimonios, se solía alquilar un local en Lima (generalmente el salón Majestic) y todos se trasladaban a Lima para las fiestas. En el verano, muchos judíos de Lima llegaban a la Punta, donde alquilaban casas para pasar la temporada, junto con los judíos de La Punta y Callao. Allí generalmente se reunían en las tardes en la plazuela "José Galvez". En el Callao, los judíos ashkenazitas tuvieron muy poco contacto con los judíos sefaraditas. Cada grupo realizaba su vida social por separado. Solamente sus hijos se encontraban en el colegio. Los sefaraditas solían viajar a Lima el viernes en la tarde y sábado de mañana para los servicios religiosos en el local de la "Sociedad de Beneficencia Sefaradí” en cuya directiva tenían un vocal que servía de nexo institucional entre Lima y Callao. A raíz del terremoto de 1940, los sefaraditas chalacos se trasladaron temporalmente al local social de Lima, donde vivieron hasta que lograron reconstruir sus casas. En cuanto a la relación con no-judíos, ésta era principalmente para fines comerciales. Para las necesidades sociales, se agrupaban entre sí. Además, los no-judíos no siempre estaban interesados en juntarse con los judíos. Sin embargo, no faltaron judíos que integraron las logias masónicas, y en muchas ocasiones las damas judías hicieron campañas de donativos para los pobres y huérfanos del Callao. La vida cultural judía era escasa, aunque se levantaron algunas obras de teatro idish con el profesor Stempel (1947-1948). Además, los judíos asistían a conciertos y a conferencias de personajes traídos de Lima. Muchas veces viajaban a Lima para asistir a espectáculos que allí se presentaban. En cuanto a los niños, asistían al colegio "Callao High School" (hoy "América del Callao") que era de protestantes y colegio mixto, bastante tolerante para los judíos (acostumbrados a diferencias por razones antisemitas). Los judíos podrían exonerarse del curso de religión, aunque rara vez lo hacían, ya que eran muy competitivos y querían cumplir con todos los requisitos para lograr las más altas calificaciones. Los judíos solían ser los primeros alumnos de cada promoción

102 La educación judía la recibían en casa, donde se hablaba idish y se aprendían los rituales judíos. Sin embargo, con el tiempo se creó una clase de hebreo en la Sinagoga. Ocurrió que Idel Grunfeld era muy amigo del Rabino Brener, quien hacía la "shjita" de pollos en su casa en el Callao. Gracias a este vínculo, Pinjas Brener (el hijo del Rabino) accedió a dar clases particulares de hebreo a los hijos de Grunfeld. Siguiendo esta modalidad, también los Gorn, Roif y Landman lo contrataron hasta que finalmente se estableció una aula para estudiar hebreo en una de las habitaciones del local de la Sinagoga. Para ese tiempo, la responsabilidad de las clases de hebreo pasó a Jacobo Brener (el otro hijo del Rabino) quien las daba dos veces por semana a cerca de 15 niños. Una clase era un día de semana y la otra el domingo. Estas clases se dictaban antes de las reuniones del "Betar" a las que se quedaban los jóvenes. Esto duró desde 1943 hasta 1952, en que Jacobo Brener viajó a E.E.U.Ü. a estudiar medicina, quedando las clases a cargo del profesor Stempel, que luego fue contratado por el colegio León Pinelo. También la Sra. Mally Snitzer tenía allí algunos alumnos. En el verano, viajaba a La Punta la señora Cotlear que daba clases de Hebreo. Fuera del Colegio, los jóvenes judíos frecuentaban los movimientos juveniles. En Callao, funcionaba el "Betar", y en la Punta la "AJI" y luego el "Hanoar Hatzioní" bajo la conducción de madrijim enviados desde Lima para dirigir la agrupación del Callao (entre ellos, las hermanas Blank). Paulatinamente a fines de los años 1940'S los padres empezaron a enviar a sus hijos a Lima en los fines de semana, para relacionarse con los jóvenes judíos de Lima de modo que puedan ampliar su círculo social y formar parejas para fines matrimoniales Los días domingo, Jaime Landman sacaba uno de sus camiones y llevaba en la en la parte trasera a los jóvenes judíos a Lima, para pasear, ir al cine, reuniones, etc. La vida comercial de estas familias evolucionó de forma similar a la de otras provincias. Primero, los inmigrantes fueron mercachifles que trabajaban a su "clientela", a la que vendían la mercadería que ellos traían diariamente en tranvía desde Lima. Poco a poco fueron prosperando e instalando tiendas, principalmente bazares, locerías, sastrerías, mueblerías, y líneas de transporte. Precisamente Idel Grufeld fundó la línea de ómnibus Lima-Callao, y más adelante Fishel Vaisberg asociado con el Sr. Bedoya (padre de Luis Bedoya) fundó la línea de ónmibus "Urbanito". El terremoto de 1940 destruyó muchos negocios judíos. En esa oportunidad en un acto de solidaridad judía los judíos limeños, a través de la "Unión Israelita" prestaron dinero a los porteños para volver a levantar sus negocios. En los años 1950'S empezó la emigración hacia Lima, por las razones habituales en todas las provincias, es decir encontrar más oportunidades sociales y educativas para sus hijos en la capital. Para 1962 el "Shil" tuvo que cerrarse quedando muy pocos judíos afincados en Callao. Hoy en día residen aún allí Vitaly Caneti y hna., Nelson Sheinfeld y familia y Arturo Sandler.

103

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS. -

Testimonios orales de Benjamín Benderman y Manuel Gun, entrevistados por los alumnos de la XXXIII Promoción del Colegio León Pinelo: Michel Naar, Karen Kleinberg, Sprinza Ackerman y Jessica Vaisman (1987).

-

Testimonios orales de Lea Eidelman de Malamud, Jacobo Malamud y Elias Grunfeld al autor.

-

Relación de donantes al Keren Hayesod que figura en "La Voz Israelita" s/n, 1934.

-

Relación de nombres que aparecen en las noticias sociales del Callao en "La Voz Israelita“ entre 1933 y 1949. Noticias varias en las colecciones de "NOSOTROS" y "La Voz Israelita".

104

105

106

LOS JUDIOS DE LAS PROVINCIAS DE LIMA (No incluye la ciudad capital ni el puerto del Callao) HUACHO En esta provincia de Lima residieron algunas familias ya desde los años 1920'S y especialmente en los 1930'S, entre ellos, Aron Grobman, Teodoro Malamud, Moisés y Abraham Spack (que vinieron de Huancayo), León Batievsky, Salomón Yacher, Abraham Alexandrovich, Vainberg, Felcembuch, Vitaly Behar, Honigman, Cori, Nissim Rodríguez, Harry Wexelblott, Fanny Goldenberg, Noe Blumen, Boris Roseznik. La vida religiosa se practicaba sólo en los hogares en ocasión de las festividades, y para los servicios de "Brit Mila", "Bar Mitzvah" y Matrimonios viajaban a Lima. Excepcionalmente se traía al Rabino Brener para algún servicio. Los cuerpos fallecidos eran trasladados en automóvil hacia Lima donde eran enterrados en el Cementerio Israelita. Como este traslado no era aceptado por las autoridades locales, se tuvo que pasar por muchas peripecias para lograr que los pocos fallecidos llegaran a Lima, para poder recibir la sepultura según la tradición judía, y para que los restos descansen en tierra de propiedad judía. Una anécdota relata la forma como un Sr. Behar, fallecido en Huacho, fue introducido vestido en un automóvil, para que pareciera dormido, y de esta forma llegó a Lima para ser enterrado junto con sus correligionarios. La actividad comercial habitual entre estos judíos era el comercio ambulatorio de ropa y telas, instalando luego bazares en locales propios. La familia Batievsky tenía una línea de ómnibus y además comercializaba repuestos para vehículos. En cuanto a los niños, ellos estudiaban en un colegio de curas, mientras que las niñas lo hacían en un colegio de monjas. SUPE PUEBLO. Aquí residió la Sra. Shapiro. BARRANCA Erf 1913 llegó a Barranca Abraham Baxter, posiblemente uno de los primeros judíos ashkenazitas que llegó al Perú en este siglo. Era lituano de Vilna, ciudad de la que viajó a Inglaterra donde posiblemente adoptó el apellido Baxter. De allí pasó a Argentina y luego a Lima instalándose a Barranca donde se dedicó al comercio hasta 1930 en que falleció. Hoy en día reside aún en Barranca su hijo mayor Elias Baxter. También en los años 1930'S residieron en Barranca Ezra Batievsky, Dr. Eidelberg, Moisés Sherman, Salomón Runstein y León Joels, hasta que se trasladaron a Lima.

107 HUARAL Alrededor de 1930 llegaron algunas familias judías a Huara!, conformando un pequeño núcleo judío integrado por Boris y Pola Pait, Salomón y Pola Coltun, Teobaldo Portnoi, León Kogan, Rosemberg; más tarde llegó el Dr. Moisés Furgang y el Sr. Gandelman. En total incluyendo hijos, unas 25 personas residieron en Huaral, aunque no todas simultáneamente. Estos judíos mantenían relación con sus correligionarios de Lima, para proveerse de mercaderías como zapatos, telas, ropa y artículos para el hogar que vendían luego en Huaral al crédito. El Dr. Furgang, médico graduado en la Universidad de Padua, no logró que le revalidaran su título, así que se dedicó a regentar una farmacia en la cual se reunían los judíos todas las noches para charlar. Para las festividades judías se reunían todos en una de las casas mientras que para las ceremonias rituales de "Brit Milá", "Bar Mitzvah", Matrimonio y para los entierros viajaban a Lima. Los niños estudiaban la primaria en el Colegio fiscal "Moderno" y para la secundaria eran enviados a Lima. Para 1955 ya no quedaba ningún judío en Huaral. Todos emigraron a Lima. CAÑETE. En la década de 1920, residieron en esta ciudad Lázaro y José Lerner, Samuel Rapaport, Trajman, Kiperman, y los’Palti, uno de cuyos hijos (David) ha sido recientemente Alcalde de Cañete por el Partido Aprista. (1985-1987). En la provincia de Mala residieron Israel y Lázaro Sadovnic y Marcos Yacher y Sra. En aquellos años los judíos viajaban cada fin de semana a Lima, adquirían mercadería y luego regresaban a Cañete para venderla en el sistema de "Clientela". Para las Altas Festividades se quedaban en Lima. Los judíos vivían en la zona donde actualmente se encuentra el Estadio Municipal. Como personaje público de la época se recuerda a Samuel Rapaport, que llegó a ser Teniente Alcalde de Cañete. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 1. Trabajos de investigación sobre Huacho y Cañete, realizados por [os alumnos Yair Nathan de la

XXXIII Promoción, Marcos Geller, y DafnaGoIdszmidt de laXXXIV Promoción, tomando testimonios a los señores Malamud, Miguel Rapaport y Rosita Batievsky de Chlimper. 2.

La Voz Israelita # 37, 24/5/1935, pág. 2, "Delegados del Keren Hayesod en provincias". La Voz Israelita, s/n, 1935, "Campaña del Keren Hayesoden Huachoy Barranca". La Voz Israelita, s/n 1935, "Lista de contribuyentes al Keren Hayesod".

108 3.

Trabajo de investigación sobre los judíos de Huaral, realizados por la alumna Susana Nudelman de la XXXIII Promoción y los alumnos Jacqueline Idiaquez Jonathan Pait y Vivían Vaisman, de laXXXIV Promoción del Colegio León Pinelo, tomando testimonios a los señores: Borís, Lola Paite hijos; Dr. Elias Furgang.

4.

La Voz Israelita # 37, 24/5/1935, pág. 2, "Delegados del Keren Hayesod en provincias". Testimonio de Jaime Palti. Para completar los nombres de los residentes en Huacho, Supe Alto y Barranca se contó con el testimonio de la Sra. Blanca Cohén de Blumen, por muchos años residente de Huacho y Ésther Baxter. Fotos cortesía de Susana Bobrowsky y Miguel Rapaport.

109

111

CAPITULO II

113

LOS JUDIOS DE PIURA Y TUMBES Los residentes en Piura fueron, Samuel y Rosa Wainsenker; Favel y Ana Bergman; Abraham y Pesia Nijemis; Alberto y Sara Levy; Hermán Schwartz y Sra.; Moisés Scherman y Sra.; Jacobo Goldstein y Sra.; Yomtov y Sol Sarfati; Isaac y Ana Oclander; Víctor Vaidergorn; Isaac Greif; Salomón Winkelstern; Marcos Franco; Luis y Morís Akerman; familia Vexler; Bernardo Cotlear; Elias y Salomón Rodrich; Yoeno Fleishman; José Foguel; Sr. Litman; Sr. Drassinower; Roberto Saúl; Simón Rosemberg; Isaac Lemor; Saúl Zighelboim. De todos ellos, que con sus hijos llegaron a ser unas 60 personas, quedan hoy en Piura solamente la familia Schwartz y algunos de los hijos de los Scherman. En las otras provincias residieron: en Sullana: Sr. Ackerman, Sr. Behar, Isaac Levi, Max Guisser, Roberto Cuzi, Speicher, Botom, Salomón Camhi y Víctor Pardo. En Paita: José Gandelman. En Talara: Manuel Goren, León Kahn, Aron Golden- berg y Moisés Vainstock. (1) En el departamento de Tumbes residieron: Boris Micviman; Shulem, Jaime, Velvel y Azi Kogan; Moishe Furman; Richard Gerstl y Jaime Kaufman. Todos ellos se mantenían en contacto frecuente con los piuranos. Los judíos se dedicaron al comercio y tenían tiendas y bazares donde vendían zapatos, locería y telas. Sus hijos estudiaban en el colegio religioso "De Lurdes" aunque estaban exonerados de aistir a los rezos católicos y misas. Para los servicios religiosos y las festividades se juntaban bajo la dirección de uno de los correligionarios más entendidos, entre ellos Yomtov Sarfati, Salomón Rodrich, Alberto Levi y Salomón Camhi, reuniéndose generalmente en el patio de la casa de Salomón Rodrich. Las circuncisiones las realizaba generalmente algún médico americano que trabaja en Talara. Para los entierros, se trasladaba al fallecido a Lima. Sin embargo, si las gestiones demoraban mucho, se le enterraba al fallecido provisionalmente en el Cementerio General, para luego desenterrarlo y enviarlo a Lima. Quien se ocupaba de todo esto era Favel Bergman, que era el presidente de la comunidad. No existían locales judíos, pero los judíos se reunían los jueves y domingos en la Plaza de Armas para escuchar la retreta de la banda de música y luego se iban a una de las casa para jugar a los naipes. Excepcionalmente llegaba algún emisario desde Lima para las campañas del Keren Hayesod, Gota de Leche o el Joint, en cuyo caso era recibido en una de las casas, asistiendo todos los mayores a las conferencias que dictaban, contribuyendo luego a las colectas. A raíz del viaje de los judíos piuranos a Lima y ante la necesidad de contar con los servicios y beneficios de pertenecer a la "Asociación de Sociedades”, resolvieron crear la "Sociedad Departamental Israelita de Piura”, como paso previo para que la "Asociación de Sociedades" los pueda afiliar y convertir a sus miembros en socios de la Asociación en Lima.

114 Para tal fin, se eligió una directiva compuesta por Favel Bergman (Presidente), Samuel Wainseker (Secretario), Abraham Nijemis (Tesorero), Aron Goldenberg (representante en Talara), Víctor Pardo (representante enSullana) y Boris Micvi- man (representante en Tumbes). (2) El 14 de febrero de 1945 se firmó la Escritura Pública #20 ante el Notario Público don Telésforo León, quedando registrado en el Registro de Asociaciones de Piura. Los estatutos aprobados se transcriben a continuación: (3)

I

NOMBRE, OBJETO Y DOMICILIO Art.1: La Sociedad Departamental Israelita de Piura es una asociación esencialmente social, que tiene por objeto prestar apoyo material y moral a los israelitas residentes en el Departamento, o que estén de paso en él, inscritos o no como socios en ella, y que necesiten su ayuda por enfermedad o indigencia comprobada. Se preocupará también de estrechar los lazos de fraternidad entre sus miembros y los demás israelitas del Perú. Art.2: La Sociedad formará su patrimonio con las cuotas que aporten sus asociados, con los legados que reciba, y con todos los bienes que, en cualquier forma, vaya adquiriendo. Art.3: El domicilio de la Sociedad será la ciudad de Piura.

II

DE LOS SOCIOS Art.4: Todos los israelitas de ambos sexos, mayores de dieciocho años y con residencia fija en el Departamento de Piura, serán considerados, de hecho, miembros de la Sociedad, siempre que por sus antecedentes no merezcan reparo de la Junta Directiva. Los correligionarios residentes en Tumbes, cuyo número es pequeño, por la cual no pueden formar una Sociedad similar, podrán ser incorporados como socios, a su solicitud, y siempre que medie aprobación de la misma Junta. Art.5: Todos los socios son iguales en sus obligaciones y derechos, y los que, por algún motivo, dejaran de ser miembros de la Sociedad perderán sus derechos a los bienes de ésta. Art.6: Son deberes de los socios: a) Cumplir puntualmente con el pago de sus cuotas;

115 b) Ayudar mora! y materialmente todas las iniciativas de la Junta Directiva; c) Tratar, por todos lo medios, de prestigiar a la Sociedad; d) Hacer anotar oportunamente en los Registros especiales que llevará la Sociedad, los nacimientos, matrimonios o defunciones que ocurran en el seno de sus familias. Art.7: Se perderá la condición de socio por acuerdo de la Junta Directiva. De ese acuerdo puede apelarse ante la Junta General de Socios, cuya resolución se cumplirá.

III

DE LAS JUNTAS GENERALES Art.8: Todos los años, el día 30 del mes de diciembre se celabrará una Junta General Ordinaria, formada por todos los miembros de la Sociedad, a los que se citará en la mejor forma que sea posible. Corresponderá a dicha Junta elegir a los miembros de la Junta Directiva, y ante ella dará cuenta la Junta Directiva cesante de la marcha de la Institución durante el año que termina.

Art.9: La Junta General se reunirá también extraordinariamente cada vez que sea convocada por la Junta Directiva, por su propia iniciativa, o porque se lo pidan diez socios. En ambos casos se indicará concretamente el objeto de la reunión.

Art.10:Para que haya sesión en la primera convocatoria se necesita que esten presentes, por lo menos, el 60% de los socios. Si a la primera convocatoria no se reúne este número, se hará una segunda, en la cual el quorum estará constituido por el número de socios que asista, cualquiera que sea.

Art.11:Las decisiones en la Juntas Generales se tomarán por mayoría de votos. En caso de empate, el Presidente decidirá con su voto.

Art.12:Los acuerdos tomados por las Juntas Generales son obligatorios para todos los asociados.

116 IV.

DE LA JUNTA DIRECTIVA Art.13: La Junta Directiva se compondrá de un Presidente, de un Secretario y de un Tesorero, elegidos por voto secreto en la sesión ordinaria que celebre la Junta General, y durarán un año en el cargo, pudiendo reelegirse indefinidamente a las mismas personas. Art.14: La J.D. tendrá amplias facultades para la administración de la sociedad y ejercerá su representación legal ante toda clase de autoridades. Art.15: La J.D. Podrá llenar, durante su periodo, hasta una vacante que ocurra en su seno, dando cuenta a la primera J. General que se realice. Art.16: La J.D. sesionará, por lo menos, una vez al mes y dos de sus miembros, uno de los cuales deberá ser el Presidente, formarán quorum. Art.17: El Presidente convocará y presidirá las sesiones de juntas directivas y Juntas Generales; ordenará las citaciones para ambas; dará cuenta, a la J.G. ordinaria de la marcha de la institución y cuidará de que ésta cumpla sus fines. Art. 18: El Secretario llevará los libros y la correspondencia de la Sociedad; notificará a los socios a las juntas que deban realizarse, y facilitará a los socios los informes que soliciten. Art.19: El Tesorero firmará los recibos de las cuotas que deben pagar los socios; hará los cobros y los pagos que ordene la J.D., para lo cual bastará el V°B° del Presidente; llevará los libros necesario para la cantidad de la Sociedad; dará aviso a la J.D. del atraso en que incurran los socios; presentará mensualmente a la misma Junta el estado de Caja. Art.20: Los fondos de la Sociedad se depositarán en una cuenta especial en algún banco local, no pudiendo exceder de doscientos soles oro los fondos en poder del Tesorero. Para retirar los fondos de la cuenta bancaria, deberán girar los cheques respectivos el Presidente y el Teso rero.

117 V

DISPOSICIONES GENERALES Art.21: La Sociedad, tan pronto como sus medios lo permitan, fomentará y mantendrá el culto de la tradición judía, construirá un Cementerio propio; organizará una Biblioteca; auspiciará la visita de correligionarios ilustres y de conferencistas que contribuyan a elevar el nivel moral de los correligionarios. Art.22: La Sociedad no podrá tomar parte en ningún asunto que se relacione con la política. Art.23: Los presentes Estatutos, una vez aprobados, serán elevados a Escritura Pública, con el objeto de inscribir a la Sociedad en el Registro de Asociaciones, y se gestionará su reconocimiento por el Gobierno del Perú.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS La referencia básica es el testimonio oral de Juana Bergman de Jacobí, entrevistada por Mariane Gross, alumna de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo, 1988. Además se contó con el testimonio de Sara Sarfati de Jacobson. Además: 1) 2)

3)

"La Voz Israelita" #37, del 24/5/35, pág. 2.;" Nosotros” año XV #112 Feb. 1945 "Campaña KKL en el Norte”; "Nosotros" #72 octubre 1941 "Campaña del KH en Pirua" Carta de Favel Bergman (Presidente) y Samuel Waisenker (Secretario) de la "Sociedad de Beneficiencia Departamental Israelita de Piura", al Director de la "Colectividad Israelita de Lima”, 14 de agosto de 1944. Copia de los estatutos de la "Sociedad Departamental Israelita de Piura" que está adjunta a la carta notificatoria enviada por ésta al presidente de la "Asociación de Sociedades Israelitas del Perú"- 22 de marzo de 1945.

118

119

LOS JUDIOS DE LAMBAYEQUE En este departamento, al rededor de 1930, habían varias familias judías concentradas en Chiclayo, mientras que unas pocas se encontraban dispersas en Reque, Motupe, Pimentel y temporalmente en Ferreñafe, ciudad de Lambayeque, Eten y Monsefú. Residieron en Motupe: Jacobo Rajman; Elias Eidelman; Jaime Rosenfeld; en Pimentel: Moisés, Isaac y Enrique Burstein (también en Chiclayo); en Reque: Alberto Shnaiderman y en Chiclayo: Jacobo Herschcovich; Samuel Gludnievich; Moñe y Samuel Zusman; Miguel Kisner; Juan Rotstein; Rubén Milbauer; José Gleiser; José Schmerler; Moisés Burstein; Enrique Burstein; Isaac Burstein; Julio Lechtig; José Rotman; Boris Sheinfeld; Pedro Blomberg; Hermán Hananel; Hans Hilfraht; Nissim Levy; S. Zighelboim; Israel Theiler; Ezra Zaharia; conformado una colectividad de unas 60 personas en total. Los judíos en Lambayeque se dedicaron al comercio de telas y bazar, así como al negocio de transporte público y camiones. Algunos se dedicaron al comercio de productos agrícolas y minerales especialmente oro y plata, generalmente como contraparte a la venta de telas y productos diversos. Como había mucho movimiento de judíos hacia Chiclayo, cuando llegaban visitantes se hospedaban normalmente en el hotel Tacna, en la calle Poeta Niño. Para la educación escolar, los varones eran enviados al colegio "San José" y al colegio estatal "221", mientras que las mujeres eran enviadas al colegio "Srta. Bulnes”. La educación judía se limitaba a lo que los padres enseñaban a sus hijos en los hogares. La vida societaria judía era muy escasa; los servicios religiosos de las festividades se realizaban en la casa de José Schmerler, quien los dirigía, mientras que para ocasiones especiales como "Brit Milá" o "Bar Mitzvah" se viajaba a Lima. Los fallecidos eran enviados a Lima para ser enterrados en el Cementerio Israelita de Baquíjano. Para la década de 1950 casi no quedaban judíos en Lambayeque. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS La Voz Israelita #16 del 30/6/1934, Informe de viaje al Norte de Adolfo Saiman . Trabajo de investigación de la alumna Mariella Rajman, de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo (1988), sobre Chiclayo, basado en el testimonio de Jacobo Rajman, Moisés Rajman, Lucho y Polly Schmerler. La Voz Israelita, lista del Keren Hayesod (1935). La Voz Israelita #37 del 24/5/1935, pág. 2, Campaña del Keren Hayesod en provincias. Nosotros Año XV, #108 de Oct. 1944, Campaña Keren Kayemet Le-lsrael en el Norte. Nosotros Año XV, #112 de Febrero de 1945, Campaña Keren Kayemet Le-lsrael en el Norte. La Voz Israelita #41, julio 1935, pág. 6

120

LOS JUDIOS DE CAJAMARCA En la capital del departamento residieron Moisés Niego (1), Felipe Berensz- tein, Loebl y José Goldstein, que había radicado previamente en 1929 en Chiclayo. En la ciudad de Cajabamba residieron entre 1929 y 1933 los hermanos José Kapilivsky y Simón Caplivsky (apellidos diferentes por problemas de anotación en los registros civiles). José Goldstein, nacido en Haifa, era "shomer shabat" y celebraba las Festividades; en su casa se hospedaban los judíos que llegaban a Cajamarca para bañarse en las aguas medicinales de los "Baños del Inca". También el líder Aprista Víctor Raúl Haya de la Torre, cada vez que venía a Cajamarca se hospedaba en su casa. José Goldstein se casó en Cajamarca y allí educó a sus hijos junto con los Berensztein; los varones asistían a la Gran Unidad "San Ramón" y las mujeres que antes estudiaban en el colegio laico "Indoamericano" luego pasaron al colegio de monjas primario y secundario "Nuestra Señora de Fátima". Los Goldstein tenían un bazar en lacalle Lima, donde se dedicaron al comercio hasta 1963, año en que emigraron hacia la dudad de Lima, a la cual conocían porque allí pasaban anualmente su período de vacaciones. El único fallecimiento ocurrido en Cajamarca fue el de la última hija de Felipe Berensztein, quién cayó al río Mashcón y nunca se llegó a encontrar su cuerpo. Actualmente, sólo queda en Cajamarca el Sr. Loebl, primo de los Loebl de Trujillo. REFERENICAS BIBLIOGRAFICAS 1) La Voz Israelita #37 del 24/5/1935, pág. 2 Testimonio oral de Moisés Rotstain a laalumna Raquel Falcón, de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo (1987). Testimonios orales de Rosa Caplivsky de Oxenstein y Nejama Goldstein de Ackerman (1988).

121

122

LOS JUDIOS DE LA LIBERTAD La inmigración judía al departamento norteño de La Libertad se inicia aproximadamente en 1920 con la llegada a Trujillo de Elias Amiel y los Eskenazi. Esto ha quedado testimoniado con la primera tumba judía en el "Cementerio General de Trujillo" donde en 1923 fue enterrado el niño Moisés Eskenazi; nacido en Trujillo, con 2 años de edad (víctima de meningitis) (1). La mayoría de los judíos se concentró en la ciudad de Trujillo; sin embargo hubo aquellos que radicaron en otras provincias. En Pacasmayo radicaron Alberto Eidelman.Tarnabutzky, Samuel Ackerman, Hermán Mircin, BorisSheinfeld (fundadores del Club de Ajedrez Pacasmayo). Además, Juan Marín, Mauricio Gleiser, Isaac Vaiser, Max Lechtig y Jacobo Rapaport (que luego pasó a Trujillo) (2). En Ascope: José Vaisman. En Chepén radicaron el Dr. Samuel Geller, Jacobo y Jaime Gorenstein, Isaac Goldenberg, Jacobo Goldstein, Moisés Goldenberg, Salomón Levy, Lázaro Mitrani y Pedro Lifshitz (3). En Trujillo, la capital del departamento de La Libertad, en los años 1930'S y 1940'S llegaron a congregarse unas 40 familias judías, con cerca de 150 miembros en total. De los diversos datos que se han podido recoger, tenemos los nombres de los solteros y las cabezas de familia de la mayoría de estos residentes: (4) Isaac Ackerman, Alexander, Jacobo Alcabés, Jaime Asseo, Baruch, Marcos Behar, José Behar, Santos Behar, Luis Bergman, Marcos Blanc, Pedro Blomberg, M. Boyarsky, Boris Broitman, Simón Caplivsky, Isidoro Eskenazi, Jacobo Eskenazi; Natán, Isaac y Jacobo Feldman; Y. Fleishman; Nahum, Tania y Abraham Frenk, Fridman, Bernardo y Miguel Gleiser, Abraham Goldfarb, Goldsbar, Benjamín Grobman, Marcos Grosberg, Max Grosberg, Jacobo Gross, Marcos Gross, Elias Halperín, Heimovich, Hans Horkheimer, Jaime Itzkovich, Jacobs, Samuel Karacuschansky, José Kapilivsky, Kuperstein, Lazarovic, Adolfo Larich, Levy, Herbert Loebl, Moritz Loebl, Colman Meckler, Kurt Meyer, Israel Markewitz, Dr. Armando Peck, Mauricio Peck, Jacobo Rapaport, Juan Scherf; Max Schnapp; Salomón, Naftali y Zalik Schpilberg, Gregorio Silberman; Moisés Sudit; Ijiel Tzimerman; Adolfo Unger; M. Vainfas, Isaac Vainstein, Salomón y Samuel Vainstein, José Vaisman, Leizer Vaiser, Wainraub, Aron Weitzman, Jaime Zaidman, José Zaidman, Aron Zwiebach, David Zilberman. En el año 1928, se fundó en Trujillo la "Sociedad Unión Israelita", como institución que congregaba a todos los correligionarios de la ciudad y adquirieron una casa de 4 ambientes entre las calles Pizarra y Orbegozo, con frente a la Plaza de Armas. En los ambientes del 2do. piso se instaló una sinagoga (con un Sefer Torah) donde rezaban bajo la conducción de Moritz Loebl y otros correligionarios conocedores de los rituales judío. El primer piso se usaba como club para jugar naipes; los otros ambientes quedaban disponibles para las actividades sociales y juveniles (5). También se instaló una biblioteca y se desarrollaron programas culturales basados especialmente en conferencias, aprovechando la visita de los

123 representantes llegados de Lima o "shlijim" que venían de Palestina al continente, para asuntos del Keren Hayesod, Keren Kayemet Le-lsrael o el Joint (5). Durante varios años fue Presidente de esta Sociedad Adolfo Unger, hasta que el 20/10/1934 renunció para irse a radicar a Lima. En esa oportunidad se eligió una nueva junta directiva conformada por: Presidente: Moritz Loebl; Vice Presidente: Jaime Zaidman; Secretario: José Zaidman; Pro Secretario: Herbert Loebl; Tesorero: Moisés Broitman; Fiscal: Nathan Feldman. (7) Una de las situaciones desagradables que tuvoque manejar esta directiva, fue el primer brote antisemita que agitó a los judíos de Trujillo, en 1935, cuando un grupo anónimo distribuyó por toda la ciudad volantes titulados "El Muchacho de la Calle" en que atacaba a los vendedores ambulantes judíos. La reacción de los judíos trujillanos no se hizo esperar y el 25 de mayo de 1935 publicaron en el diario "El Día" una carta de protesta que este diario publicó íntegra, y cuyo texto decía lo siguiente; (8) "Señor Director: Suplicárnosle dar a la publicidad en su prestigioso Semanario, la contestación que, en defensa de nuestros derechos individuales y colectivos, damos al VOLANTE "El Muchacho de la Calle", el cual de una manera descabellada, propia de muchachos ignorantes, ataca a nuestro comercio y a nuestra dignidad personal pretendiendo presentarnos como monstruos e indecente, lo que es completamente falso como pasamos a demostrarlo con razones y no con injurias ni insultos como lo hace ese pequeño volantito descarriado de la verdad. La plaga del comercio de Trujillo NO SON los vendedores ambulantes Turcos o Rumanos, porque nosotros a nadie FORZAMOS para que nos compre nuestras mercaderías ¡todas las personas son libres en sus actos; lo único que hacemos es dar facilidades para que puedan vestirse las gentes pobres que por no poder reunir una cantidad crecida de dinero no pueden ir a los grandes establecimientos a comprar su indumentaria, porque en dichos establecimientos no se espera. Las mercaderías que vendemos no son, MALHABIDAS como dice el CALUMNIADOR "Muchacho de la Calle". La mercaderías que nosotros expendemos son netamente NACIONALES, introducidas al comercio de esta plaza con todos los requisitos necesarios que la ley ordena, así como también pagamos los derechos correspondientes de carnets y ocupamos para nuestro servicio personal peruano dando facilidad de vida a numerosos hogares. Para colocar un pedazo de tela repetimos no forzamos a persona alguna para que lo tome. Cualquiera puede declararlo. Si cobramos semanalmente no imponemos que se nos pague inmediatamente; caminamos a cuestas en condición de mendigos recibiendo negativas y desprecios y ante todo ello somos contemplativos prorrogamos nuestros plazos y muchas veces las

124 personas que han recibido nuestras mercaderías se ausentan sin saber a donde han ¡do a parar. ¿Qué recargamos el doble del precio? Esto es falso, calumnioso y ruin, propio solamente de hombres envilecidos que no quieren ver la realidad. Cualquiera de las personas que hayan comprado nuestras mercaderías pueden comprobar la verdad. Que lástima que por darse de nacionalistas, se hagan apreciaciones tan erróneas. Nacionalista no es el hombre que quiere aislar a su pueblo de los demás privándole facilidades de vida; nacionalista es aquel que vela por su engrandecimiento; nacionalista es aquel que ansia que su pueblo no sufra miserias; nacionalista es el hombre que alivia en algo a la muchedumbre empobrecida; nacionalista es aquel que comprende que los aportes que benefician al pueblo no son perniciosos. Nosotros, pues, somos los distribuidores de los productos nacionales, recibiendo esas mercaderías e introduciéndolas en nuestros mismos hombros hasta los más últimos rincones, hasta de las selvas para hacer conocer a los habitantes de allá los productos nacionales en beneficio del comercio, del Estado y de la cultura, porque asearse y vestirse elegantemente es manifestación de cultura y adelanto de un pueblo. Eso somos nosotros los PERNICIOSOS EXTRANJEROS según "EL MUCHACHO DE LA CALLE". Este ataque no solamente atañe a nosotros, sino a las autoridades constituidas y a la sociedad toda. Somos extranjeros, pero la mayor parte nacionalizados, y asi no lo fuéramos somos los propendedores al lesarrollo de los productos nacionales. Luego ¿en dónde está nuestra perniciosidad? Nosotros, con nuestro sistema de ventas a plazos, aliviamos a numerosos seres pobres, que carecen de una frazada para cubrirse del frío, que carecen de un vestido para presentarse bien etc., etc., le ayudamos en todo loque está a nuestro alcance; introduciendo en esta forma los productos nacionales que de otro modo no lo han podido hacer. Deberían estar agradecidos, que hombres honrados y trabajadores lleguen a sus puertas a ofrecerles lo que necesitan; he allí lo único de que los ingratos desconocidos pueden acusar a nosotros los Turcos o Rumanos que gustamos del trabajo honrado y libre de las calumnias que le levanta el difamatorio y despreciable "Muchacho de la Calle", el cual ha incurrido en delitos previstos y penados en le Código Penal vigente, cuyo derecho lo ejercitaremos ante el señor Juez Instructor, para que nos pruebe el pasquinista A. Rodríguez C., los contrabandos, los engaños y los abusos que en muchachas humildes, dice que nosotros cometemos; así como la serie de injurias inmorales que nos hace.

125 Do esta petición, señor Director, denunciamos ante las autoridades políticas y judiciales la acción de difamación intolerable de que somos objeto, ya que no es posible que en un pueblo civilizado se cometa tan vil y descaradamente en contra de la cultura. En espera de la publicación de lo anterior, somos de Ud. señor Director sus altos y SS. SS. Un grupo de vendedores ambulantes" En Julio de 1935 con ocasión de la visita a Trujillo del Sr. Jacobo Gomberoff en representación del Keren Hayesod y alentados por las noticias que llegaban de Palestina, se creó un "Comité Sionista" integrado por las esposas de los señores Loebl, Larich, Sudit y Schpilberg y por los señores Herbert Loebl y José Zaidman, con la finalidad de desarrollar tareas de apoyo sionista en ¡a ciudad. (9) En diciembre de ese mismo año 1935, la "Sociedad Unión Cultural Israelita" renovó su directiva resultando electos: Presidente: Jaime Zaidman; Vice Presidente: Adolfo Larich; Secretario: Marcos Brodsky; Tesorero: Max Schnapp; Vocales: E. Halperin, J. Kaplivsky, M. Gleisery J. Penchansky; Fiscal: Boris Broitman; Bibliotecario: Isaac Helfgott. (10) A fines de los años 1930'S los judíos de Trujillo se encontraban en plena prosperidad y estaban muy bien relacionados con las autoridades locales que eran el prefecto, el alcalde y el vocal de la Corte Suprema, quienes ayudaban en las situaciones en que se les requería. Uno de pocos judíos que pudo ingresar como socio al exclusivo "Club Libertad’' fue José Zaidman, ya que era muy estimado en la sociedad gentil. En el campo profesional, hubo personajes muy destacados. Uno de ellos fue el Doctor Kurt Meyer, natural de Stuttgart (Alemania, 1905) que llegó al Perú en 1937 y fue contratado por el Dr. Meave, Rector de la Universidad de Trujillo, para fundar la "Escuela Superior de Farmacia", de la cual fue catedrático principal. Mas adelante fue Rector de la Universidad de Trujillo. Su esposa, Doctora Adelina Weinschel de Meyer, graduada en Alemania en Filosofía (1933), estudió en Trujillo enfermería especializada en operaciones, trabajando en el Hospital Belén de Trujillo por 20 años al seaicio del Dr. Acuña. También ayudó al Dr. Hans Horkheimer pn sus trabajos de Arqueología. Precisamente en 1939, por gestiones del Dr. Meyer se trajo a la Universidad de Trujillo al Dr. Hans Horkheimer, que vivió en su casa durante el tiempo de su instalación inicial. Horkheimer también nació en Stuttgart, en 1901, y estudió en las universidades de Heidelberg, Munich, Berlín y Erlanger. Se graduó como Doctor en Filosofía

126 en 1923 y íuego se graduó en Sociología y Arqueología. Escapando del nazismo, llegó al Perú en 1939, ejerciendo las cátedras de arqueología peruana y prehistoria peruana hasta 1947, dirigiendo además el Instituto de Antropología de la Universidad de Trujillo. En 1948, fue nombrado asesor aerocultural del Ministerio de Aeronaútica. Fue un gran experto en la cultura Chancay y descubrió la "Fortaleza de Chancay". También descubrió "Las Murallas de Huaura" e investigó el "Callejón de Huaylas", Huancayo, Jauja, Chimbóte, Paracas, Chillón, Lunahuaná, etc. Escribió varios libros y folletos destacando "HistoriadelPerú, Epoca Pre Hispánica" (1943); "Visitas Arqueológicas del Noroeste del Perú" (1944); "La Alimentación en el Perú Pre-histórico y su Interdependencia con la Agricultura" (1958); "Cultura Mochica" (1961). Estando en Lima fue el 3er. director de la JTA. Recibió además múltiples condecoraciones entre ellas: "Honor al Mérito" concedido por el Consejo Provincial de Trujillo (1944); “Medalla de la Universidad Comunal del Centro del Perú (Huancayo)”; "Medalla de la Facultad de Letras de la Universidad de Trujillo”, “'Medalla de la conferencia de Ciencias Antropológicas-Cuatricentenario 15511951" (1951); Finalmente, en su lecho de enfermo, el Presidente Fernando Belaunde Terry le otorgó la "Orden del Sol del Perú", por sus grandes méritos intelectuales y su aporte a la cultura del Perú (1965); falleció el 26/10/1965. En el aspecto de ayuda social trujillana, cabe destacarque así como los judíos se preocupaban por la ayuda mutua entre correligionarios, también fueron solidarios con los indigentes de la ciudad, especialmente niños y ancianos. Anualmente en ocasión de la Navidad solían hacer regalos a los niños pobres. Una de estas ocasiones en diciembre de 1944 fue muy elogiada en el diario "La Nación", a raíz de que se repartieron 400 paquetes de ropa para las madres más pobres del lugar. El comentario fue el siguiente: (12) "Hay otra institución en Trujillo que muestra a cada paso con hechos patentes su preocupación por las clases pobres a la que trata de alcanzar su ayuda en la medida de sus posibilidades: La Sociedad Cultural Israelita. Con motivo de la Pascua de Navidad, la mencionada institución semita hará llegar el 24 de los corrientes hasta los niños y madres de familia necesitados, un regalo que por pequeño que sea es significativo porque ha de proporcionarles alegría a los niños y ayuda a los padres; pues les distribuirán prendas de vestir aun total de cuatrocientas personas con un valor unitario de 5 soles, más o menos, lo que representa una inversión de más de dos mil soles en prendas útiles. Y este es, desde el ángulo que se mire, un gesto muy noble y muy simpático de la colonia Israelita de Trujillo que obliga el reconocimiento público, y al mismo tiempo es bello ejemplo para nuestras otras instituciones locales que bien podrían hacer cosa igual, como Rotary Club, el Club Central, Club Libertad, Asociación Departamental de Médicos, Club de Tiro, etc., a fin de que brinden su ayuda al ser necesitado con ocasión de Pascua de Navidad, haciendo llegar hasta ellos ese aguinaldo, que les niega su paupérrima condición económica..."

127 En el terreno económico los judíos, que originalmente fueron vendedores ambulantes y a plazos, ya para estos años tenían instaladas sus tiendas principalmente en las calles Bolívar y San Martín, dedicándose al comercio de telas y locería. Cada día al terminar el trabajo y cerrar las tiendas se reunían en la Plaza de Armas donde comían el "pan con cakliet" mientras los niños jugaban en la plaza. Para proveer las mercaderías, llegaban vendedores judíos desde Lima. Esto facilitó además el permanente contacto entre Trujillo y la capital para asuntos judíos de diversa índole, como la adquisición de "Matzot” para "Pesaj", calendarios Judíos, "Sidurim", artículos litúrgicos e inclusive para la llegada del Rabino Brener. En las casas se celebraba el "Kabalat Shabat”, mientras que los servicios religiosos para las festividades judías de "Rosh Hashaná” y "Yom Kipur” se realizaban en la Sinagoga, a la que llegaban además los judíos de pueblos de la zona como Chepén, Chiclayo, Pacasmayo, San Pedro, y a veces inclusive de Piura y Cajamarca. Los viajeros y transeúntes eran alojados en casas judías. Para las ceremonias de "Brit Mila", Matrimonios y "Bar Mitzvah", generalmente se traía al Rabino Brener desde Lima y se oficiaba en la Sinagoga. Otros preferían hacer estas ceremonias en Lima, para lo cual viajaban especialmente. Para el caso de los entierros, se enterraba a los judíos en el "Cementerio General de Trujillo". Sin embargo, en algunas ocasiones, las familias de los fallecidos querían que éstos sean trasladados al Cementerio Israelita de Lima. Es en relación a esto que se encuentran una serie de anécdotas de cómo se las arreglaban para llevar los ataúdes a Lima. Se cuenta que en varias ocasiones, estando ya enterrados los ataúdes y previo acuerdo con la autoridad municipal, estos fueron sacados del cementerio en horas de la madrugada, a los pocos días y a veces meses de haberse producido el entierro, y llevados así en taxi hacia Lima, donde luego fueron enterrados en el Cement erio Israelita. (Uno de estos casos fue el de Bernardo Gleiser). En cuanto a la educación de los niños, para los estudios generales ellos estudiaban en uno de 6 colegios trujillanos: Los varones asistían a los colegios "San Juan” y "Moderno" y las mujeres asistían al colegio "Liceo Trujillo", "Modelo” y "Renacimiento" y "Santa Rosa" (Religiosas). Para la formación judaica, además del aprendizaje en los hogares, se contaba con la Sra. Lechtig, el Sr. Jaime Itzkovich y luego el Sr. Samuel Vainstein, quien daba clases de Idish, Hebreo y judaísmo en el local de la comunidad. Los jóvenes adolecentes realizaban sus actividades juveniles a semejanza de Lima, primero activando en el "Macabí" que fue fundada en 1938 y presidida por Isidoro Loebl y luego a partir de abril de 1944 en la AJI (Asociación de Jóvenes Israelitas) que fue organizado por Jean Rottman quien vino de Lima para este fin, constituyéndose la primera junta directiva conformada por, Presidenta: Sara Blanck; Secretario General: Jorge Schpilberg; Tesorera: Rebeca Timerman; Vocal: José Zaidman; Cultural: N. Wainraub.

128 Este grupo juvenil fue muy activo mientras hubo abundante juventud en Trujillo, y fue el marco en el que se conocían las parejas para futuros matrimonios. Una vez que los jóvenes llegaban a la edad del matrimonio, solían casarse entre los judíos locales. Hubo algunos casos de matrimonios mixtos, aunque hubo mucha resistencia para aceptar estas parejas. Eventualmente venían de Lima jóvenes en busca de parejas, para los famosos "shidujim" clásicos en la vida judía. Habían también jóvenes limeños, que al no ingresar a la universidades limeñas, viajaban a Trujillo para ingresar en la universidad (especialmente a pre- médicas), y luego de uno o dos años hacían su traslado a Lima. A raíz de la necesidad de formar más parejas entre judíos, que no abundaban en Trujillo, y por otro lado darles educación judía integral a los hijos en edad escolar, las familias judías empezaron a emigrar a Lima a fines de los 1940'S. Lima constituía un gran atractivo; una gran capital, grandes oportunidades comerciales, un colegio judío para los hijos (León Pinelo, fundado en 1946), universidades para los futuros profesionales y una sociedad judía muy amplia que en esta época contaba con más de 4,000 personas. Precisamente sobre el período de desaparición de la comunidad judía de Trujillo, hemos escuchado una anécdota sobre el Sr. José Vaisman, el último Presidente de la Sociedad Israelita de Trujillo. El tuvo que hacerse cargo del "Sefer Torah" de la sinagoga que estaba ya inactiva. Como debía tenerla bien cuidada, la guardó en el Convento Santa Clara durante dos años y finalmente al hacerse evidente que era irreversible la extinción de la comunidad judía trujillana, decidió llevar el "Sefer Torah" a Lima, poniéndolo a recaudo de la "Unión Israelita" donde se encuentra hasta hoy. Actualmente quedan residiendo en Trujillo solamente las familias de Marcos Grossberg, Max Lechtig y Bernardo Halperín; el local de la Sinagoga ha sido demolido y ya no quedan huellas de aquella casa que sirvió también como sede social para la "Sociedad Unión Cultural Israelita de Trujillo". REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS Las referencias más importantes para la elaboración de este capítulo sobre Trujillo, fueron los testimonios orales de los Srs. Jacobo Kaplivsky, Armando Peck y Sra., Miguel Rapaport y Sra., Rosa Caplivsky de Oxenstein, Susy Meyer de Elon y el trabajo monográfico de la alumna Cynthia Vaisman de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo, quien entrevistó a su padre Luis Vaisman, que es oriundo de Trujillo (1987). Para algunos detalles adicionales, se ha tomado en cuenta las siguientes referencias: 1)

Trabajo de Investigación sobre los judíos deTrujillo, realizado por las alumnas T amara Gorlovezky y Sara Geller, de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo (1987), entrevistando a Carlos Eskenazi. Además testimonio de Benito Halperin a Gerardo Cailloma, año 1988, sobre Elias Amiel a quien se recuerda como el residente judio más antiguo de Trujillo.

129 2)

La Voz Israelita #18, 27/8/1934

3)

Trabajo de Investigación sobre los judíos de Chepén, realizado por la alumna Sara Halfin de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo (1987), entrevistando a Estella Benquiat de Levy. Además, datos de judíos en provincias aparecidos en las listas de contribuyentes al Karen Hayesod en La Voz Israelita (aproximadamente 1935).

4)

Nombres tomados de: la Voz Israelita (aproximadamente 1935); Nosotros #72, Octubre 1941 Campaña Keren Hayesod en Trujilloy de los trabajos de investigación sobre Trujillo realizado por las alumnas Vanesa Seinfeld, Tamara Gorlovesky y Sara Geller, Dafna Goldschmit y Cynthia Vaisman de la XXXIV Promoción del Colegio León Pinelo (1987), y por Leila Ackerman de la XXXIII Promoción (1987) entrevistando a Alicia Alohn Eskenazi, Carlos Eskenazi, Lucho Vaisman y Benjamín Meckler. Además, Nosotros Año XV, #112, Febrero 1945 Campaña Keren Kayemed Lelsrael en el Norte.

5)

Dafina Goldschmit, La voz Israelita # 5, 8/12/1933, pág. 2

6)

La Voz Israelita #16, 30/6/1934, pág. 16; La voz Israelita #39, 22/6/1935

7)

La Voz Israelita #20, Año II, 2/10/1934

8)

La Voz Israelita #41, Julio 1935, pág. 3

9)

La Voz Israelita #41, Julio 1935

10)

La Voz Israelita #52, Diciembre 1935, pág. 7

11)

"La Inmigración Judía al Perú 1848-1948" por León Trahtemberg, Lima 1987, pág. 275 y testimonio oral de Señora Susana Meyer de Elon. Nosotros Año XV, # 110, Diciembre 1944.

12)

130

131

132

133

134

135

LOS JUDIOS DE ANCASH En la ciudad-puerto de Chimbote, vivió Salomón Dajes entre 1928 y 1942, quien trajo también a vivir con éi a su hermana María. El se dedicaba a fabricar aguas gaseosas y proveía a las ciudades del norte. Su casa servía como un pequeño albergue para los comerciantes judíos que viajaban por tierra entre 1 Lima y Trujillo. < > También vivieron allí Farber, Coifman y Meckler. En la ciudad de Huaraz vivieron José Eskenazi, Samuel Lemlig y Abraham Dajes, quien luego trajo a Trujillo a su cuñado Alberto Bejar que residió en Huaraz entre 1948-1953. Todos se dedicaron al comercio especialmente de telas. Alberto Bejar llegó a ser concejal de Huaraz durante el gobierno de Odría, aunque al poco tiempo renunció por desacuerdos con la forma autoritaria como el Alcalde conducía las reuniones del consejo. En la ciudad de Yungay vivió un judío cuyo nombre no se ha podido identificar quien al fallecer fue trasladado a Lima para ser enterrado. También residió un señor Hubel, quien murió con el aluvión que desapareció a la ciudad de Yungay en 1970. Un hijo del Sr. Hubel está radicado en Israel. En el cementerio de Huaraz esta enterrado el Señor Lazarovich, quien vivió en esa ciudad sus últimos años. REFERENCIAS Testimonios orales de Alberto Bejar, Jorge Dajes y Jacobo Kaplivsky 1) La Voz Israelita #37 del 24/5/1935.

137

CAPITULO III

139

LOS JUDIOS DE ICA La vida judía en lea se remonta a fines de los años 1920'S, habiéndose desarrollado en tres ciudades. Pisco, donde desde 1930 residieron Moisés Carielsky; Shulem Fleischman; Elias Trajtman; Jaime Rozeznic; Cohén (dueño del Hotel) y más adelante Israel y Luis Roitman. Chincha Alta, a donde llegó en 1927 Manuel Vainstein y luego Raúl y Ezra Chrem (este último llegó a ser tesorero del Municipio); Marcos Vainstein; José Trajtman (militar) y Marcos Nemirovsky. Por último la capital lea, donde residieron José Alkón; Boris, Arón y Moisés Barmac; Víctor Boim; Salim Batushansky; Mauricio, Alberto, Cesar y Luis Fishman; Moisés Fishman; Abraham Fleischman; Isaac Fleishman; Ziseo Fleishman; Marcos Gabel (llegado de Lima en 1942); Moisés Galimidi; Dr. Samuel Gellery sus hermanos Marcos y Jacobo que llegaron de Quillabamba en 1945; Kleiman; Isaac Levy; Luciano Levy; Boris Milman; Morris (1) Pecker; Samuel Portnoi; Israel Reinstein; José Shnaider; Jacobo Zafransky. Se calcula que hubo unos 50 judíos en todo el departamento de ICA durante el período de mayor actividad, concentrándose la poca actividad judía en la provincia de lea, donde hubo unos 35 judíos, incluyendo a esposas e hijos. Allí se lograba reunir un "minyan" para las celebraciones de "Brit Milá"; "Bar Mitzvah" o para las festividades judías. Para las Altas Fiestas de "Rosh Hashaná" y "Yom Kipur", se congregaban en la ciudad de lea los judíos locales a quienes se agregaban los judíos de Pisco y Cañete. Aquellos judíos que no lograban llegar a lea de todos modos cerraban sus negocios y ayunaban en "Yom Kipur". Para las ocaciones de "Brit Milá" y "Bar Mitzvah" o matrimonios, algunos judíos viajaban a Lima, mientras que otros lo celebraban en la ciudad de lea bajo la conducción de Marcos Gabel, Morris Pecker y Salim Batushansky, en cuya casa de la calle Cajamarca se realizaban los servicios religiosos. Precisamente en un local de dos habitaciones cedido por Salim Batushansky se inauguró oficialmente una sinagoga el 15 de mayo de 1944, entregándose un "SeferTorah", contando con la presencia del (2> Rabino Moisés Brener e invitados de Lima. Luego, con motivo del "Rosh Hashaná", Moisés Fishman (3) donó un "umed" (altar) y Frida de Fishman donó el mantel de terciopelo para cubrir el "shuljan". Al emigrar Salim Batushansky y familia a Israel (1949) los objetos rituales y el "Sefer Torah" fueron trasladados al anexo del Hotel Colón cedido por Jacobo Geller. Al regresar Batushansky de Israel a lea, la sinagoga volvió a su casa nueva (1952). Luego, al fallecer él (1961) todo pasó a la casa de Morris y Ana Pecker, donde se realizaron desde entonces los servicios. Al desaparecer la comunidad judía, los Pecker trajeron a Lima el "Sefer Torah" y los implementos religiosos, donándolos a la "Unión Israelita", mientras que el mobiliario fue donado al "Bikur Jolim" (1966). Para la conducción de los servicios religiosos colaboraba Marcos Gabel, quien leía la "Torah" y preparaba a los jóvenes para su "Bar Mitzvah". El "Shofar" lo tocaban Víctor Boim y Marcos Gabel.

140 En ocación de un "Brit Milá" se traía de Lidia al Rabino Moisés Brener. Para el caso de los fallecimientos, los ataúdes eran trasladados en taxi hacia Lima para que sean enterrados en el Cementerio Israelita de Baquíjano. Los judíos se integraron a la vida educacional, social y comercial de lea. Los niños varones asistían al colegio "San Luis Gonzaga" y las mujeres al colegio de monjas dominicas "Arbulú" (ambos con primaria y secundaria). En Chincha, los niños judíos asistían al colegio particular inglés "Pardo". En Pisco, todos asistían al colegio estatal. La principal ocupación de los judíos fue el comercio, en bazares y tiendas de telas, que estaban ubicadas en las céntricas calles Grau, Cajamarca y pasaje Jesús María. La farmacia "Mundial" era propiedad de Samuél Portoni; la casa de repuestos, era propiedad de José Salomón y Víctor Boim, y el hotel "Colón", que quedaba en la Plaza de Armas, era administrado por Marcos y Jacobo Geller. El único profesional judío que había en lea era el médico Dr. Samuel Geller. Nacido en Galicia, estudió medicina en la Universidad de Padua (Italia), y contactado por el Dr. Eidelberg que también estudió allá, decidió inmigrar al Perú en 1930. En Lima revalidó su título en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y se trasladó a Quillabamba (Cuzco) para la campaña antipalúdica. Estando en Quillabamba trajo al Perú a su madre y a Marcos, hermano de ella. También le consiguió la visa de entrada al Perú a su primo hermano Marco Wínter que fue a residir también a Quillabamba. Del Cuzco, el Dr. Geller viajó a Chepén y en 1937 viajó a Viena, ya nacionalizado peruano, para especializar se en pediatría, regresando en 1938 a Lima, desde donde viajó a lea porque su madre tenía asma y no soportaba el clima de la capital. En lea instaló su consultorio en su casa, ubicado en la calle Lima 346, ganándose la estima y aprecio de toda la ciudad. Al cumplir 25 años de servicios (1978), la Municipalidad de lea lo premió con un Diploma de Honor en reconocimiento a su generosa y abnegada labor. La comunidad judía iqueña se mantenía en contacto con la comunidad judía de Lima por medio de correspondencia y viajes, especialmente para proveerse de mercadería. En otros casos limeños pasaban por las ciudades de Pisco, Chincha e lea cuando salían a pasar sus vacaciones al balneario de la "Huacachina” o su "Luna de Miel" en Paracas. En ciertas ocaciones llegaban a lea los "shlijim" del "Keren Hayesod", quienes daban charlas sobre Palestina; venían acompañados por dirigentes judíos limeños quienes traían noticias sobre la comunidad y el mundo judío. Precisamente una de estas visitas correspondió al Dr. Mibashán (octubre 1941) y otra de las visitas fue la de Yosef Tjornitzky, la cual fue resumida por Marcos Gabel en una carta enviada a la Voz Israelita en la que refiere la visita del "sheliaj"

141 del "IKeren Hayesod” quien llegó a lea acompañado de Bención Brodsky y Lipa Gorn, dictándo una
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.