Laminitis en Caballos Metodologia

August 13, 2018 | Author: Lensiy Flores Ornelas | Category: Nonsteroidal Anti Inflammatory Drug, Foot, Prescription Drugs, Aspirin, Horses
Share Embed Donate


Short Description

Download Laminitis en Caballos Metodologia...

Description

Laminitis enEquinos Rubén Anguiano Islas

[email protected] Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. Universidad de Guadalajara.

Resumen

La laminitis o infosura es una inflamación ósea o edema de las laminas sensibles del casco, la laminitis se considera como una isquemia transitoria asociada con coagulopatia, que causa la descomposición y degeneración de la union entre las laminas cornea y sensible. A menudo, los caballos afectados tienen mucho dolor y algunas veces deben sacrificarse debido a la extensa lesión presente en las láminas. Es de destacar que la degeneración laminar se puede asociar con alteraciones metabólicas sistémicas que afectan al estado cardiovascular, renal, endocrino, de la coagulación y acido- base. Las principales causas de laminitis son: ingesta excesiva de grano, fiebre alta prolongada, cólico severo, retención placentaria, neumonía, pleuritis, colitis por  salmonella, fiebre de Potomac, movimientos constantes (de un lado para otro), depravación del agua o deshidratación, cojera unilateral: cuando un caballo sufre un daño severo en uno de sus miembros puede desarrollar laminitis en el miembro opuesto por soportar todo el peso en el miembro que no está dañado. Tres fases ha sido identificadas dentro de la enfermedad de la laminitis, las cuales son: la fase de desarrollo, la fase aguda y la fase crónica. La laminitis debe tratarse siempre como una emergencia sea cual sea la causa y el rango de severidad en el que se encuentre el caballo. La laminitis no se puede revertir por completo, solo se repara, y por ello los caballos afectados tienen una mayor probabilidad de desarrollar una infosura de nuevo en comparación con los animales que no han sufrido ningún ataque previo.

I

Introducción Aun con todo y los avances tecnológicos de hoy en día, algunos aspectos de la laminitis todavía permanecen en el misterio. La palabra laminitis infiere temor entre los caballistas debido a que la asocian con el final de la carrera del caballo y algunas veces con su propia vida. La laminitis es un suceso catastrófico que debe tratarse siempre como una emergencia sea cual sea la causa y el rango de severidad en el que se encuentre el caballo. Recientes estudios y nuevas técnicas usadas para el tratamiento de esta afección han hecho posible salvar caballos que están propensos a morir o darles eutanasia. Este desorden puede afectar caballos jóvenes o caballos viejos, atletas ecuestres o caballos de paseo. Se encuentra en todas las razas, es decir que todos los caballos son susceptibles a la laminitis. El nombre de la enfermedad implica una inflamación o reacción inflamatoria, que en realidad se adquiere; sin embargo, la laminitis puede no presentar ningún signo de inflamación clínicamente. Hay algunas enfermedades que pueden predisponer de laminitis, pero en la mayoría de los casos, las causas de laminitis son hechas por el hombre debido a prácticas inadecuadas en el manejo del caballo. El caballo atleta puede beber grandes cantidades de agua fría que pueden tener como resultado una reacción inflamatoria dentro de sus cascos. La laminitis es una afección en que los desordenes gastrointestinales y reproductivos pueden también tener como consecuencia lesiones en el interior del casco de los caballos. Este trastorno es una enfermedad muy difícil de definir por lo que la laminitis queda con enigmas en muchos sentidos. Las causas más comunes de laminitis son: ingesta excesiva de grano, fiebre alta prolongada, cólico severo, retención placentaria, neumonía, pleuritis, colitis por salmonella, fiebre de Potomac, movimientos constantes (de un lado para otro), depravación del agua o deshidratación, cojera unilateral: cuando un caballo sufre un daño severo en uno de sus miembros puede desarrollar laminitis en el miembro opuesto por soportar todo el peso en el miembro que no está dañado. Tres fases han sido identificadas dentro de la enfermedad de la laminitis, ellas son: la fase de desarrollo, la fase aguda y la fase crónica de las cuales hablaremos más a fondo a lo largo del desarrollo del tema. El estudio de la Laminitis es importante porque se puede prevenir el desarrollo de la infosura o laminitis, disminuir el dolor o el ciclo de hipertensión, reducir o prevenir la lesión laminar  permanente, mejorar la hemodinámica capilar laminar dermica y prevenir el movimiento de la falange distal.

Objetivo general

II

Describir la anatomía y fisiología de las láminas sensitivas del casco del caballo, así como los efectos que causa la laminitis sobre estas.

Objetivos específicos    

Explicar los aspectos más importantes de la laminitis equina. Analizar las causas más comunes de la laminitis equina. Determinar las consecuencias de la laminitis equina. Reconocer los signos de la enfermedad y su tratamiento.

Hipotesis La revisión y análisis de este trabajo investigación permitirá al estudiante de la carrera de Medico Veterinario y Zootecnista adoptar conocimientos sobre el tema laminitis en equinos, puesto que en el encontrara las principales causas de la infosura, su prevención, diagnostico, tratamiento y pronostico.

Índice

III

Resumen

I

Introducción

II

Objetivos

III

Hipótesis

III

Revisión de la literatura

1

1. Laminitis

(Infosura, fiebre de los pies) ………………………………………………………………………....1 tres fases de la 2. Las laminitis……………………………………………………………………………………..1 Fase de 2.1 desarrollo……………………………………………………………………………………………...1 Fase 2.2 aguda……………………………………………………………………………………………………...1 Fase 2.3 crónica……………………………………………………………………………………………………..1 y 3. Etiología patogénesis..............................................................................................................................2 de la Tercera Falange 4. Anatomía …………………………………………………………………………………3 5. Anatomía del casco …………………………………………………………………………………………. ……..4 modelo de sobrecargo por carbohidratos 6. Patogénesis: ........................................................................4 clínicos 7. Signos ……………………………………………………………………………………………………...5 7.1 Infosura aguda……………………………………………………………………………………………….…...5 7.2 Infosura crónica………………………………………………………………………………………………..….6 8. Diagnostico ………………………………………………………………………………………………………. ….6 terapéuticos 9. Objetivos …………………………………………………………………………………………….7 Prevención 10. …………………………………………………………………………………………………………..7 Tratamiento 11. ………………………………………………………………………………………………………….7 11.1 Tratamiento antiinflamatorio………………………………………………………………………………....7 11.1.1 Antiinflamatorio no esteroideo…………………………………………………………………...7 11.1.2 Dimetilsulfoxido………………………………………………………………………….………..7  11.2 Tratamiento antiendotoxina………………………………………………………………………………….8 11.3 Tratamiento con vasodilatadores…………………………………………………………………………...8 11.3.1 Acepromacina……………………………………………………………………………………. 8 11.3.2 Isoxsuprina………………………………………………………………………………………...8 11.3.3 Pentoxifilina………………………………………………………………………………………..8 11.3.4 Nitroglicerina……………………………………………………………………………………….8 11.4 Tratamiento anticoagulante………………………………………………………………………………… 8 11.4.1 Aspirina………………………………………………………………………………………….…8 11.4.2 Heparina…………………………………………………………………………………………...8 11.5 Otros tratamientos médicos………………………………………………………………………………….9 11.5.1 Suplementos con metionina y biotina…………………………………………………………..9 11.5.2 Suplementacion con hormona tiroidea ………………………………………………………...9 11.5.3 Agonistas de la dopamina o antagonistas de la serotonina ………………………….……...9 12. Cuidado del casco…………………………………………………………………………………………………...9 12.1 Rebajado y confinamiento…………………………………………………………………………………..9

12.2 Apoyo del pie…………………………………………………………………………………………………9 12.3 Herrado ……………………………………………………………………………………………………...10 13. Tratamiento quirúrgico…………………………………………………………………………………………....10 13.1 Desmotomìa del ligamento frenador carpiano…………………………………………………………...10 13.2 Tenotomía del flexor digital profundo y desrotaciòn de la falange distal……………………………...10 13.3 Resección de la pared del casco ……………………………………………………………………….…11 13.4 Ranurado coronario…………………………………………………………………………………………11 14. Pronostico…………………………………………………………………………………………………………...11 Metodología

12

Conclusión

12

Bibliografía consultada

12

IV

1.

Laminitis (infosura, fiebre de los pies)

Tradicionalmente definida como inflamación ósea o edema de las laminas sensibles del casco, la laminitis se considera ahora como una isquemia transitoria asociada con coagulopatia, que causa la descomposición y degeneración de la union entre las laminas cornea y sensible. En los casos refractarios, la rotación del hueso pedal es una secuela común que puede progresar a perforación de la planta o suela. La enfermedad es una manifestación local de una alteración metabólica mas generalizada, y los problemas del casco pueden clasificarse, a grandes rasgos, como agudos, subagudos y crónicos. Puede ocurrir en los miembros anteriores (pies delanteros), en los miembros posteriores (pies traseros) o en los cuatro miembros o extremidades. La laminitis biomecánica puede ocurrir en una sola extremidad, normalmente como complicación de una cojera grave o enfermedad ortopédica en la opuesta. (Gispert 2000) Aunque se ha propuesto numerosos mecanismos para la degeneración laminar, la patogénesis de la infosura sigue siendo desconocida. Sin embargo, se piensa que el resultado de la enfermedad incluye la hipoperfusiòn del dedo, conduciendo a la isquemia, necrosis y el edema de las láminas. A menudo, los caballos afectados tienen mucho dolor y algunas veces deben sacrificarse debido a la extensa lesión presente en las láminas. Es de destacar que la degeneración laminar se puede asociar con alteraciones metabólicas sistémicas que afectan al estado cardiovascular, renal, endocrino, de la coagulación y acido- base. (Stashak, 2002)

2.

Tres fases de la laminitis

Tres fases ha sido identificadas dentro de la enfermedad de la laminitis, las cuales son: la fase de desarrollo, la fase aguda y la fase crónica.

2.1

Fase de desarrollo

Es ese periodo de tiempo en el que el caballo es expuesto a los factores que causan la laminitis. Esta fase finaliza a los primeros síntomas de cojera que nos indica el inicio de la fase aguda.

En esta forma de laminitis tiene una gran repercusión económica. No produce signos clínicos claros inmediatamente, pero se sospecha que esta presente en el caballo si hay una alta incidencia de enfermedades como la ulcera del casco. (Gispert, 2000) 2.2

Fase aguda

Esta fase puede durar mucho tiempo. La falange distal puede rotar. Los cuatro miembros pueden estar involucrados. Sin embargo miembros anteriores se afectan con mayor frecuencia. El pulso digital es muy palpable, hay dolor  extremo y la pared del casco emite calor.

2.3

(Riegal, 2000) Fase crónica

Tan pronto como hay rotación de la tercera falange o si la cojera ha persistido por más de 48 horas el caballo entra a la fase llamada crónica. Desafortunadamente esta fase puede durar días, semanas, meses o por el resto de la vida del caballo. (Riegal, 2000)

1

3.

Etiología y patogénesis

Hay numerosos y variados factores predisponentes que suceden en la iniciación de la etapa de desarrollo de la laminitis y son:

1.

Sobre carga de carbohidratos, tal como una ingestión de grandes cantidades de grano (cereal): Esta afección se le llama laminitis por grano (grain founder). Esto se da cuando el animal está recibiendo diariamente cierta cantidad de grano y por accidente el caballo se sale de su caballeriza y tiene acceso a grandes cantidades de grano. Trigo, maíz y cebada son normalmente los culpables de esta sobrecarga. La avena no causa típicamente el problema aun cuando injiera grandes cantidades fuera de lo normal.

Cuando esta gran cantidad de grano pasa al intestino, se crea un cóctel (bloom= florecer) bacteriano dentro de ciego favoreciendo a los lacto bacilos y estreptococos. Esto causa un incremento en el acido láctico y un descenso en el PH. Este medio ambiente dentro de los intestinos causa una lisis de la pared celular de las bacterias gram negativas que da como resultado un desencadenamiento de las endotoxinas. Estas endotoxinas y el acido láctico de los intestinos se absorben al sistema circulatorio.

Normalmente se lleva de 3 a 6 horas de tiempo de la ingestión para que surga un nivel significativo de acido láctico y endotoxinas dentro del sistema circulatorio. La cojera es normalmente observada dentro de las 24 horas después de la ingestión. Clínicamente es muy común encontrarnos con estos casos después de episodios de cólico o diarrea.

2.

Exuberante consumo de pasto y leguminosas

Similar a la ingestión de grano en grandes cantidades es la ingestión exuberante de pasto que también causa laminitis en los caballos. Estos pastos normalmente son ricos en leguminosas como lo son los tréboles y alfalfa.

Los caballos están normalmente con sobrepeso y son removidos al pasto sin estar precondicionados a este nuevo tipo de alimento. Esto sucede en la primavera con los caballos que han sido estabulados en el invierno. Los pastos son exuberantes y verdes; sobre el día primero los caballos son cambiados a pastar por alrededor  de 4 a 5 horas cuando no han pastado sobre esos pastos en los últimos 4 y 5 meses. El mecanismo detrás de esta etiología es desconocido.

Esta materia alimenticia no es rica en carbohidratos y no causa el mismo florecimiento o crecimiento bacteriano (bloom) como el que ocurre con el grano. Teóricamente se piensa que el factor hormonal puede jugar una parte en este mecanismo.

3.

Septicemia. Esto normalmente ocurre durante una infección bacteriana.

La laminitis es a menudo una secuela de cualquier clase de infección severa. La infección puede originarse en el útero o aun en una neumonía severa. Es siempre muy importante en las yeguas post- parto que las membranas fetales o placentas sean expulsadas de manera oportuna, cuando son retenidas puede dar lugar a una afección sistémica, que da como resultado laminitis a la yegua.

4.

Concusión/ impacto resultante por ejercicio forzado sobre superficies duras.

La laminitis traumática (Road Founder) es provocada por un traumatismo concusivo constante del miembro o pie se refiere normalmente a laminitis por concusión. Esta se observa frecuentemente en caballos que se trabajan sobre superficies duras. Esta se acentúa cuando dichos animales no están condicionados para esto. Es común en corredores Standard Breeds porque corren y entrenan en pistas de superficies duras.

5.

Hormonal. Relacionada con los cambios hormonales durante el estro.

Ha habido casos de laminitis que han sido inducidos por influencia hormonal. Las yeguas que están en continuo estado de calor o estro pueden desarrollar laminitis. La yegua en anestro una vez inducidas a ciclar, cesan los síntomas de laminitis que ellas mostraron antes de entrar en calor. Los mecanismos de este factor etiológico no están aun bien entendidos.

2 6.

Viral, causada por una fiebre alta.

Los problemas virales respiratorios que dan como resultado una elevación severa de la temperatura corporal pueden ocasionar un caso de laminitis. En estos casos, la laminitis comúnmente se manifiesta de 2 a 3 semanas después de este incidente viral. El efecto de esta afección deja sobre la muralla del casco anillos alrededor de toda la circunferencia de la muralla del casco. Estos están relacionados con la fiebre viral por lo tanto en llamados Viral Rings, así que un caballo con este antecedente clínico puede tenerlos sobre sus cascos.

7. Inducida por fármacos. Normalmente ocurre en conjugación con la administración de corticoides. La administración de dosis altas o prolongadas de corticoides predispone al equino a laminitis. (Redden, 1998)

4. Anatomía de la tercera falange o falange distal La falange distal o tercera falange esta enteramente incluida en el casco, al cual se adapta. Presenta, para su estudio tres superficies, tres bordes y dos ángulos: La superficie articular  esta en dirección proximal y palmar y fundamentalmente esta adaptada a la cabeza de la falange media, pero presenta una zona lisa y estrecha a lo largo del borde palmar, para articularse con el sesamoideo distal. El borde proximal o coronario presenta una eminencia central, la apófisis extensora, en la que se inserta el tendón del músculo extensor común. A cada lado, existe una depresión para la inserción del ligamento lateral. La superficie parietal o dorsal  esta inclinada en dirección dorsodistal. El ángulo de la inclinación, con el plano del suelo, es de unos 45 a 50 º. Lateralmente, la altura disminuye y la inclinación es mas profunda, en especial en su lado medio. De un lado a otro, la curvatura es casi semicircular. La superficie, rugosa y pomorosa, algunas veces recuerda a la piedra pómez. Esta perforada por numerosas foraminas de distinto tamaño; una serie, de las más anchas, esta situada sobre o cerca del borde solar. A cada lado, el surco parietal pasa dorsalmente, a partir del ángulo, y termina en una de las foraminas grandes. En estado fresco, esta superficie se halla cubierta por el corion de la pared del casco. El borde solar es delgado, cortante e irregularmente escotado; hay una escotadura dorsal mas ancha. La superficie solar esta arqueada y dividida en dos partes por una línea rugosa curvada, la línea semilunar. La zona mayor, dorsal a la línea es cóncava y tiene forma de una media luna y comparativamente lisa; se corresponde con la cara palmar del casco. La parte posterior, la palmar a la línea, es mucho más pequeña y semilunar y se encuentra relacionada con el tendón flexor digital profundo, de aquí que se denomine superficie flexora. Presenta una prominencia central rugosa que en cada lado, en la cual descansa el surco solar, que lleva hacia el foramen solar. La foramina conduce al canal solar dentro del hueso, a partir de la cual unos pequeños canales conducen algunos de los forámenes de la superficie parietal. El tendón del músculo flexor digital profundo se inserta en la línea semilunar y en la zona rugosa central palmar a el. Los surcos solares y las foraminas alojan las terminaciones de las arterias digitales palmares dentro del canal solar, donde se anastomosan y forman un arco terminal del que salen las ramas, a través de los canales del hueso, y emergen por medio de las foraminas de la superficie parietal. Las apófisis palmares (ángulos) son masas prismáticas que se proyectan palmarmente a cada uno de los lados; la medial es en general mas corta. Cada uno se divide en parte proximal y distal por una escotadura, o se encuentra perforado por un foramen o canal que conduce al surco parietal. El borde dorsal recibe al cartílago. Los cartílagos de la falange distal son placas curvas romboideas, situadas encima de los ángulos de casa lado. Son relativamente largos y se extienden por encima del borde del casco, suficientemente, para que sean palpables. La superficie lateral  es convexa, la medial  es cóncava. El borde proximal es sinuoso y delgado; el distal es más grueso y en parte esta unido a la apófisis palmar. El extremo dorsal esta unido por el ligamento al lateral de la falange media. El extremo palmar se curva hacia su homologo en el talón y esta perforado por una serie de orificios para el paso de venas. (Getty, 1993)

3

5. Anatomía del Casco

Para hacer más entendible la patogénesis de la Laminitis, se necesita un verdadero conocimiento sobre la anatomía del casco. Si se corta el casco por la mitad desde la superficie de la muralla hasta el hueso de la tercera falange encontraremos los siguientes tejidos de lo superficial a lo profundo: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Estrato externo. Estrato medio. Estrato laminado. Corium. Periosteo. Tejido óseo de la falange distal.

La afección de la Laminitis se relaciona particularmente con el estrato laminar. Las capas contienen las láminas y la división entre la epidermis y la dermis. El termino de la lamina sensitiva simplemente quiere decir que este tejido esta inervado. La lamina sensitiva incluye la lamina dermal y el estrato germinativo de la lamina epidermal. La lamina insensitiva carece de cualquier inervación y se refiere básicamente a la lamina epidermal sin el estrato germinativo. Cuando se examina el aporte sanguíneo arterial para el pie especialmente el de la lámina, el aporte suministrado va de palmar a dorsal y distal a proximal. Este flujo sanguíneo vascular esta contra fuerzas gravitacionales. Cualquier  condición que comprometa este flujo sanguíneo es exagerada debido al flujo contrario gravitacional requerido en esta región. La microcirculación del casco es una densa red de arterias y capilares interconectados. El drenaje venoso va desde el corium laminar y pasa primeramente a nivel de la lamina dermical. El drenaje venoso ocurre dentro de la dermis mas profunda. Estas clases de maniobras cortas directas proporcionan un camino fácil a la circulación laminar. La pulsación o pulso de las arterias digitales, que es palpable previo al inicio de la cojera, es un signo de diagnostico que nos indica que un desvió arteriovenoso ha ocurrido. La inervación del casco esta dada por los nervios digitales dorsal y palmar. Estos nervios son primeramente sensoriales en su función pero pueden también contener fibras simpáticas del sistema nervioso autónomo, que tiene influencia sobre la función vascular motora. Las anastomosis (Bypass= abertura. 1. Comunicación entre dos vasos por conductos colaterales. 2. Abertura creada por medios quirúrgicos, traumáticos o patológicos entre dos espacios u órganos normalmente separados) arteriovenosas están más inervadas ampliamente que otros vasos arteriales. Estos vasos son más susceptibles a la vasoconstricción y a la vasodilatación. Entendiendo la anatomía del pie, los patrones o modelos de la circulación e inervación encontrados dentro de la lámina nos permitirán una comprensión más completa para los mecanismos que existen detrás de la Laminitis. Hay una reducción en la perfusión capilar causada por un incremento en el desvió arteriovenoso, que da como resultado una necrosis isquémica de la lamina, que se traduce en dolor. Este es un circuito vicioso desde que el dolor esta presente, el nivel de vasoconstricción es mayor, dando como resultado un incremento en el desvió arteriovenoso y de este modo una mayor necrosis de la lámina. (Getty, 1993)

6. Patogénesis: modelo de sobrecargo por carbohidratos El poco conocimiento que ha sido adquirido en tratar de entender la patogénesis de la Laminitis ha sido ganado a través del uso del modelo de sobrecarga de carbohidratos. Este modelo esta basado en una sobreingestión de grano en el equino. Existe una flora intestinal en el sistema digestivo del caballo. Cuando el intestino llega a ser sobrecargado con carbohidratos esta flora intestinal llega a desbalancearse causando una elevación del acido láctico produciendo bacterias. El medio ambiente dentro del intestino, que es normalmente neutro debido a la producción de acido láctico, se torna acido. Este medio ambiente acidificado causa una destrucción masiva de bacterias gram negativas. Debido a la destrucción de estas bacterias se desencadenan las endotoxinas. El acido láctico daña la mucosa intestinal y permite que incremente la cantidad de acido láctico y endotoxinas dentro de la circulación portal.

4 Esta endotoxemia sistémica da como resultado otras numerosas complicaciones. Se inicia una respuesta inflamatoria que libera: catecolaminas, prostaglandinas, Cachectin e interleucina uno  alexina leucocitica y endolescia leucocitica (substancia sintética termoestable que se extrae de los leucocitos polimorfonucleares y que actúa, particularmente, sobre el bacillus anthracis y sobre otros microorganismos aerobios esporogenos). Estos

mediadores inflamatorios tienen un profundo efecto sobre el pie. Hay un incremento en el flujo sanguíneo al pie dentro de las arterias digitales, el desvió arteriovenoso (paso directo de la sangre de las arterias a las venas sin ir a través de la red capilar) dentro de la microvasculatura, y una disminución de la profusión capilar dentro de la lamina del casco. Por ultimo hay una necrosis isquemica que ocurre a nivel laminar. Las catecolaminas (miembros de un grupo de compuestos semejantes que tiene acción simpatomimetica, en los cuales la porción linfática de la molécula es catecol y la porción alinfatica es una amina que incluye dopamina, noradrenalina y adrenalina que participan en la función nerviosa) son liberadas por las glándulas adrenales desde donde proviene el estimulo de este dolor. Estos mediadores influyen además en la vasoconstricción de la anastomosis arteriovenosa dentro de la lámina. Esta vasoconstricción incrementada da como resultado mas tarde una necrosis isquemica de los tejidos laminares. (Riegal, 2000)

7. Signos Clínicos 7.1 Infosura Aguda. La infosura aguda puede subdividirse en subaguda (forma leve), aguda (forma grave) y refractaria (sin respuesta). La infosura subaguda es una forma leve de la enfermedad con signos clínicos menos pronunciados. Se le puede observar en caballos que están trabajando sobre superficies duras, aquellos con cascos que se rebajan demasiado cortos y aquellos que están expuestos a la viruta de madera nogal. A menudo, los signos de la infosura subaguda se resuelven con rapidez sin lesión laminar permanente y no se produce la rotación del hueso del casco. Los signos clínicos de infosura leve son: un moderado aumento del pulso digital, pisar sobre el pie (elevando cada 20 segundos aprox.) leve claudicación y dolor. Los caballos con infosura aguda tienen solo lesión laminar menor. Con la forma aguda de infosura, los signos clínicos son mas graves, la enfermedad no responde con rapidez al tratamiento y es más probable que se produzca la rotación del hueso del casco. Los caballos con infosura refractaria son aquellos con infosura aguda que no responden, o lo hacen en grado mínimo, al tratamiento dentro de los 7 a 10 días iniciales. Se cree que la infosura refractaria indica degeneración e inflamación laminar grave y, por lo general, tiene un pronóstico malo para la recuperación. Los caballos con una infosura laminar mínima tienen signos mas leves y los caballos con una lesión laminar extensa tienen signos mas graves. La forma agua (grave) de la infosura afecta con mayor frecuencia a las patas de ambos miembros anteriores, pero se pueden afectar los cuatro miembros (anteriores y posteriores). Cuando se encuentran afectados los dos miembros anteriores el caballo lleva los miembros posteriores por debajo del cuerpo y lleva los miembros anteriores hacia delante, colocando el peso sobre la región de los talones. Cuando los cuatro miembros (anteriores y posteriores) están afectados, los caballos tienden a echarse durante periodos prolongados. Cuando se levanta, el caballo lleva sus patas traseras bajo el cuerpo y coloca las patas delanteras caudalmente de tal forma que sea estrecha la base de la sustentación. Si se afecta solo un miembro, como resultado del soporte de peso sobre dicho miembro (infosura de apoyo), el caballo comenzara a desviar el peso hacia el otro miembro opuesto, dando la impresión de que la alteración que conduce al apoyo selectivo esta mejorando. Además, algunos caballos muestran temblores musculares, ansiedad, aumento de la frecuencia respiratoria y temperatura elevada. A la palpación se puede sentir o percibir calor sobre la muralla y el rodete coronario. Es evidente un aumento de la fuerza de pulsación en la zona adyacente, se puede provocar dolor utilizando las tenazas de exploración sobre la región de las lumbres. Obel clasifico desde un punto de vista clínico la gravedad de la claudicación: - Grado 1: En reposo, el caballo levanta el pie incesante y alternadamente, a menudo con intervalos de unos pocos segundos. La claudicación no es evidente al paso, pero al trote se puede observar un paso acortado. - Grado 2: El caballo se mueve con torpeza mientras camina, pero la marcha es pomposa. Puede elevar una pata del suelo sin dificultad. - Grado 3: El caballo se mueve con rechazo y resiste energéticamente los intentos por elevar la pata del suelo. - Grado 4: Los caballos rechazan moverse y no lo harán a menos que sean forzados. (Stashak, 2002)

5 7.2 Infosura Crónica.

La infosura crónica es una continuación de un estadio agudo y comienza con el primer signo de movimiento (desplazamiento) de la tercera falange dentro de la capsula del casco. Se puede dividir en: crónica precoz, crónica activa y crónica estable. El estadio crónico precoz comienza con el primer signo de movimiento de la tercera falange (engrosamiento laminar, rotación o desplazamiento distal). Esto puede durar desde días hasta meses. Algunos casos se resuelven con un mínimo desplazamiento mientras que otros continúan desplazándose y, en algunos casos, se produce el desplazamiento en sentido distal o el desprendimiento del casco. En el estadio crónico activo la tercera falange esta rotada, permanece inestable y puede haber perforado la suela. Los abscesos palmares son frecuentes. En el estadio crónico estable, la tercera falange se encuentra estable, el casco y la suela comienzan a crecer nuevamente y por lo general hay una mejoría clínica. Las alteraciones en el crecimiento del casco incluyen depresiones en la pared dorsal, una convergencia dorsal de los anillos de la muralla, lumbres en mal estado y descenso de la suela. Se presume que todos estos cambios son el resultado de la alteración de la irrigación vascular y la perdida de la interdigitación laminar. La respuesta a las tenazas o pinzas de exploración puede ser variable durante las fases crónicas, presumiblemente por la muerte laminar y la perdida subsiguiente de la sensibilidad una vez producido el corte laminar. La rotación de la falange distal puede variar desde grave a leve. Una rotación grave puede producir la separación del rodete coronario sobre la región de la apófisis extensora, pudiendo emerger suero a través de este defecto. El examen de la superficie palmar del pie puede revelar la separación semicircular de la palma justo dorsal al vértice de la ranilla, indicando que la punta de la falange distal esta comenzando a perforar la palma. Los caballos con infosura crónica asumen con frecuencia una postura en estación como caballete, prefiriendo girar  sobre los miembros posteriores y quitando peso de los anteriores. Con unas lumbres muy deformadas se puede presentar una suficiente separación de la línea blanca, permitiendo que la infección ingrese en la lámina. (Stashak, 2002)

8. Diagnostico El diagnóstico de infosura se basa en los signos clínicos y radiográficos y solo en ocasiones en la anestesia local diagnosticada. Este último procedimiento se realiza sobre nervios palmares a nivel de la superficie abaxial de la región de los huesos sesamoideos proximales o por bloqueo de campo a nivel de la cuartilla, eliminando así la claudicación en los caballos con laminitis aguda. Sin embargo, en ocasiones un caballo con infosura crónica no mostrara una respuesta completa al bloqueo, lo que podría ser el resultado de la permanencia de un foco álgido muscular en porción superior del miembro. Las radiografías se deben realizar ante el primer signo de laminitis aguda, para servir como dato basal para la posterior comparación y determinar si hay cambios radiográficos preexistentes que sugieran infosura previa. Se puede fijar con esparadrapo un objeto metálico sobre la cara dorsal de la muralla para ayudar a identificarla y también se puede colocar una chincheta sobre el vértice de la ranilla si se plantea emplear un soporte sobre esta estructura. Los signos radiográficos precoces que sugieren infosura incluyen una leve reacción ósea junto a la cara dorsal de la falange distal y la ampliación de la distancia entre la falange distal y la cara dorsal de la muralla. Esta distancia debe ser inferior a 18 mm (promedio, 14.6 mm) en los caballos normales o menos del 30% de la longitud palmar de la falange distal medida desde la punta del hueso hasta su articulación en el hueso navicular. El espesor  de los tejidos blandos debe estar dividido por la longitud cortical palmar de la falange distal para corregir los efectos de la magnificación radiográfica. Un incremento en esta distancia sugiere hemorragia, tumefacción laminar y edema. Si no se detectan anormalidades en las radiografías iniciales pero los signos clínicos de infosura no ceden después de 10 a 14 días, es probable que se haya producido la rotación o desplazamiento distal de la tercera falange. Por lo tanto se deben realizar radiografías seriadas para controlar la progresión de la enfermedad y determinar el éxito de los tratamientos elegidos. (Flores, 2006)

6

9. Objetivos Terapéuticos

Los regimenes terapéuticos para la infosura aguda se basan, principalmente, en la experiencia y en los resultados de estudios retrospectivos. Los objetivos del tratamiento son: 1. 2. 3.

4. 5.

Prevenir el desarrollo de la infosura. Disminuir el dolor o el ciclo de hipertensión. Reducir o prevenir la lesión laminar permanente. Mejorar la hemodinámica capilar laminar dermica. Prevenir el movimiento de la falange distal.

La infosura aguda debe considerarse una urgencia medica, debiéndose iniciar el tratamiento lo mas pronto posible, siendo lo preferible antes de que se desarrollen los signos clínicos. (Gallo, 2006)

10. Prevención Ya que muchas de las alteraciones patológicas que se piensan predisponen al caballo a una infosura están asociadas con endotoxinas circulantes y procesos infecciosos, es importante combatir los efectos de la endotoxemia y la sepsis. Los tratamientos recomendados incluyen fluidoterapia intravenosa (si es necesario), administración de antimicrobianos por vía parenteral, meglumine de flunixine y suero o plasma hiperinmune. Medidas preventivas adicionales incluyen la administración de fármacos antiinflamatorios (antiinflamatorios no esteroideos- AINE), vasodilatadores, heparina, acido acetilsalinico (aspirina) por vía oral y la colocación del caballo en un establo de arena. En algunos casos, el rebajado correcto y el herrado pueden estar indicados. Muchos tratamientos utilizados para prevenir la laminitis o infosura se emplean también para tratarla una vez presentados los signos clínicos. Se ha propuesto la administración de antibióticos por vía oral (virginiamicina) a caballos con dietas ricas en grano y pellet como medida preventiva. La administración de virginiamicina a una dosis de 4 a 8 g/Kg. durante 12 días dio lugar a un pH fecal normal y bajas concentraciones de D- lactato en sangre. A menudo se administra aceite mineral líquido por vía oral en los casos de sobrecarga por granos (carbohidratos). Este no solo actúa como un laxante sino que también tapiza la pared intestinal inhibiendo así la absorción de las endotoxinas. (Stashak, 2002)

11. Tratamiento 11.1

Tratamiento antiinflamatorio

11.1.1 Antiinflamatorio no esteroideo. La fenilbutazona es el AINE utilizado con mayor frecuencia para el tratamiento de la infosura aguda. En un primer  momento se administra a razón de 4.4 mg/Kg, por vía oral o intravenosa, cada 12 horas durante 3 o 4 días. Luego, la dosis sufre una disminución gradual a 2.2 mg/Kg los siguientes 7 a 10 días, o durante el tiempo que sea necesario. Se cree que la fenilbutazona es importante para tratar cualquier forma de infosura debido a su potencial para reducir la inflamación, el edema y el dolor dentro del casco, previniendo de esta forma una lesión laminar  progresiva. Perecería ser más eficaz para controlar el dolor digital que el megluminato de flunixin (1.1 mg/Kg cada 12 horas o 0.25 mg/Kg cada 8 horas), este puede ser utilizado solo o con fenilbutazona a una dosis más baja si el caballo tiene signos que sugieran endotoxemia o sepsis. El ketoprofeno funciona de forma similar al megluminato de flunixin, siendo que su empleo puede ser  intercambiable. El ketoprofeno (2.2 mg/Kg cada 12 horas) actúa tanto sobre la vía lipoxigenasa como de las prostaglandinas en la cascada del acido araquidonico; por lo tanto, puede producir una disminución más eficaz de la inflamación que el megluminato de flunixin o la fenilbutazona. El ketoprofeno a una dosis de 3.63 mg/Kg reduce el dolor originado en el casco mucho más que la dosis 2.2 mg/Kg. (Stashak, 2002) 11.1.2 Dimetilsulfoxido El dimeltilsulfoxido (DMSO; 0.1 g/Kg cada 12 horas, durante 2 o 3 días) es un captador de radicales libres y un potente antiinflamatorio que puede evitar la lesión por reperfusión a nivel de los tejidos isquémicos. No hay estudios que documenten la eficacia del DMSO en el tratamiento de la infosura aguda, pero la impresión clínica dicta la continuación de su empleo. (Stashak, 2002)

7 11.2

Tratamiento antiendotoxina

Los tratamientos están dirigidos al proceso patológico primario y endotoxemia. Los tratamientos antiendotoxinas incluyen el uso de antimicrobianos por vía parenteral, megluminato de flunixin, ketoprofeno y suero o plasma

antiendotoxina hiperinmune. La decisión de utilizar uno o todos estos medicamentos depende de la gravedad de la enfermedad primaria y endotoxemia simultanea. La eficacia de estos tratamientos es desconocida. El empleo de la terapia antiendotoxina se apoya en un estudio que documento una potencial disminución del flujo sanguíneo laminar  dérmico y del flujo sanguíneo en la arteria digital palmar después de la administración de bajas dosis de endotoxinas. (Stashak, 2002) Tratamiento con vasodilatadores. 11.3 El objetivo de uso de vasodilatadores o antihipertensivos es mejorar la perfusión laminar. 11.3.1 Acepromacina Se han utilizado dosis de Acepromacina de 0.01, 0.02, 0.04 y 0.066 mg/Kg por vía intravenosa, a efecto de mejorar  el flujo de la sangre hacia el casco en caballos sanos en estación. Con una dosis de Acepromacina de 0.55 mg/Kg se ha documentado una mejora del flujo sanguíneo y un aumento real en el diámetro de la arteria metatarsiana. Con una dosis de 0.066 mg/Kg provoca un aumento significativo del flujo de sangre en el casco, pero no en la lámina. Desde un punto de vista clínico, este agente se administra por lo general a una dosis de 0.03 y 0.06 mg/Kg por vía intramuscular cada 6 u 8 horas durante 3 a 5 días o a veces hasta semanas. La dosis y la duración del tratamiento se ajustan según la alteración de la intensidad del pulso digital. A medida que el pulso digital disminuye también se reduce la dosis y la frecuencia de administración de Acepromacina. La administración de este agente también disminuye la ansiedad y el caballo parece echarse con mayor facilidad. (Stashak, 2002) 11.3.2 Isoxsuprina. Se recomienda la administración oral del clorhidrato de Isoxsuprina a una dosis de 1.2 mg/Kg cada 12 horas. La Acepromacina se utiliza al comienzo del tratamiento de infosura aguda, cuando se observa signos de mejoría, el tratamiento continua con Isoxsuprina. Los aparentes beneficios clínicos de la Isoxsuprina en animales bajo condición isquémicas del casco pueden ser resultado de un mecanismo diferente que mejore la perfusión o que la medicación solo sea beneficiosa en caballos con alteraciones isquémicas del casco. (Stashak, 2002) 11.3.3 Pentoxifilina. Este agente mejora la circulación y la liberación de oxigeno. La administración oral de Pentoxifilina (4.4 mg/Kg cada 8 horas) no causa efecto en el aumento del flujo sanguíneo laminar en caballos saludables. La absorción oral del fármaco es mala y errática para el tratamiento de laminitis debido a que es afectada por el consumo del alimento en el momento de la administración (Stashak, 2002) 11.3.4 Nitroglicerina. Es un ungüento aplicado de forma tópica en la región de la cuartilla, reduce subjetivamente el pulso de la zona adyacente y disminuye la claudicación en ponies. Dosis inicial 60 mg (0.3 mg/Kg al día) durante 2 días. Si la presión sanguínea disminuye y la claudicación mejora, se reduce la dosis a 40 mg (0.02 mg/Kg al día) durante 2 días y por  último a 20 mg (0.01 mg/Kg al día) durante 2 días. Debido a que el trinitrato de glicerilo es un ungüento que se absorbe con facilidad a través de la piel, es necesario el uso de guante para su aplicación. No existe evaluación segura de los efectos terapéuticos de este ungüento. (Stashak, 2002) Tratamiento anticoagulante 11.4 11.4.1 Aspirina. Se ha observado que la aspirina, a una dosis de 10 a 20 mg/Kg oral en días alternos, inhibe la agregación plaquetaria aumentando la síntesis de tromboxano. Esta dosis de aspirina tiene mínimas propiedades antiinflamatorias y no se le conocen efectos colaterales, pudiendo utilizarse con seguridad en combinación con otros AINE, tales como la fenilbutazona y el megluminato de flunixin. (Stashak, 2002) 11.4.2 Heparina. A una dosis de 40 a 80 UI/Kg por vía intravenosa o subcutánea, cada 8 a 12 horas, evita la infosura experimental en caballos con sobrecarga de carbohidratos. En la actualidad la heparina se utiliza como medida preventiva en caballos con alto riesgo de desarrollar infosura. (Stashak, 2002)

8 11.5

Otros tratamientos médicos

11.5.1 Suplementos con metionina y biotina.

La suplementación dietética con metionina y biotina para mejorar la calidad y cantidad de crecimiento del casco puede utilizarse en el tratamiento de la infosura. La suplementación de biotina en la dieta a una dosis de 15 mg/día ha demostrado aumentar la tasa de crecimiento y endurecer el casco en caballos normales. Es probable que la suplementación con biotina no importe en el tratamiento inicial de la infosura aguda, pero puede ser útil para la terapéutica a largo plazo de los caballos que se están recuperando de una infosura. (Stashak, 2002) 11.5.2 Suplementación con hormona tiroidea. Aunque no hay una base científica que apoye el empleo de la suplementación de la hormona tiroidea, esta aun se utiliza en algunos caballos que sufre infosura crónica. Se recomienda el uso de la caseína yodada o la sustitución oral directa. De las dos, se prefiere la sustitución oral directa con 6 a 10 tabletas de 0.3 gramos de hormona tiroidea por cada 450 kg. Este tratamiento parecerá ser más beneficioso en los caballos con un fenotipo hipertiroideo (crines largas, con depósito de grasa sobre la grupa o el dorso) o en ejemplares con rápido aumento de peso. Las hormonas no solo revierten los signo de infosura sino que también mantienen la lámina en estado sano. (Stashak, 2002) 11.5.3 Agonistas de la dopamina o antagonistas de la serotonina Los caballos con disfunción de la pars intermedia de la pituitaria (enf. de Cushing) que exhibe infosura a menudo son refractarios al tratamiento. El manejo medico de estos casos implica el uso de agonistas de la dopamina o antagonistas de la serotonina. La bromocriptina y la pergolida son dos antagonistas dopaminergicos utilizados con frecuencia. La dosis de esta última es de 1 a 5 mg/caballo. Por lo general, la respuesta clínica tarda de 3 a 4 semanas. La ciproheptadina inhibe la secreción de ACTH desde la pars intermedia por la vía antiserotoninergica. La dosis varia desde 0.25 mg/Kg al día; algunos caballos requieren 0.36 mg/Kg 2 veces al día antes de observarse cambios en los signos clínicos. Para los caballos que necesitan altas dosis, se recomienda reducir la posología después de 30 días durante tanto tiempo como la respuesta clínica siga siendo favorable. (Stashak, 2002)

12. Cuidado del Casco

12.1 Rebajado y confinamiento. El único rebajado que debe realizarse al principio del examen de un caso con infosura aguda es el rebajado (nivelado) de la lumbres de la pared de la muralla en aproximadamente 15 a 20 º. Esto se puede llevar a cabo con tenazas o escofinas. Se utilizan las tenazas de exploración para determinar cuanto deberá extenderse el rebajado de las lumbres dentro de la palma; se comienza dorsalmente a la región dolorosa de la palma. Este rebajado de las lumbres se realiza para disminuir la fuerza de apoyo sobre la cara dorsal de la muralla reduciendo, de esta manera, la continua rotura de la lámina y disminuyendo el brazo de palanca requerido para el despegue del pie durante la marcha. También reduce la tensión sobre el tendón flexor digital profundo durante dicha fase del paso y expone la porción trasera del pie de apoyo, la cual es en la mayoría de los caos la región, menos dolorosa del pie. En lo casos de infosura grave, se retrasa el rebajado hasta que el caballo tenga la comodidad suficiente como para soportar este procedimiento. Los caballos que han rotado su falange distal y tienen un estado crónico y estable deben someterse a un rebajado de casco para realinear esta estructura con la falange distal. (Stashak, 2002) 12.2 Apoyo del pie El apoyo de la ranilla se puede mantener con almohadillas (Lily o Thera- Flex), soportes termoplásticos de la ranilla, almohadillado 3M, o rollos de gasa o Vetwarp. Hay estudios que afirman que la almohadilla Lily a veces causa mas dolor que alivio para el caballo. Como alternativa puede utilizarse una almohadilla de espuma de poliestireno de 5 cm de espesor, con un diámetro de similar a la parte inferior del pie, para proporcionar apoyo a la ranilla y a la mitad o dos tercios caudales del pie subyacente a la falange distal. Antes de colocar este almohadillado se rebaja 3 cm del casco delante de la ranilla, para favorecer el despegue del pie. Luego se utiliza una cinta tubular para fijar el almohadillado a la parte inferior del pie permitiendo el apoyo del miembro. A las 24 o 48 horas el almohadillado se comprime a un espesor de 2 cm, posteriormente se retira. En general, los animales con infosura aguda requieren de 3 a 4 estratos comprimidos de espuma de poliestireno recortados y adaptados a la porción caudal de la palma del pie antes de que estén cómodos. Una vez logrado esto, se puede colocar herraduras Equine Digit Support System. (Stashak, 2002)

9 12.3 Herrados

Los herrados terapéuticos juegan un importante papel en el tratamiento de la infosura. Los tipos de herrados que se utilizan con mayor frecuencia incluyen las herraduras en barra de corazón (ajustable y no), invertidas con almohadillados, tipo barra de huevo, con almohadillados, con talones levantados y las del Equine Support System. También se ha aconsejado el uso de herraduras plásticas. La herradura en barra de corazón es básicamente una herradura de barra con una extensión en V a nivel de la ranilla. Esta diseñada para ejercer presión sobre esta ultima estructura, dando así apoyo a la falange distal. Para ser  eficaz debe extenderse dorsalmente (hacia delante) para cubrir al menos los dos tercios caudales de la longitud de la falange distal. Esta herradura es difícil de hacer y de colocar de forma apropiada y ha recibido revisiones contradictorias respecto a sus beneficiasen el tratamiento de la infosura. En un estudio in Vitro se observo que la herradura en barra de corazón mejoro el flujo sanguíneo en la arteria dorsal hacia la porción dorsal de la lamina del pie. Es de uso limitado. La elevación de los talones disminuye la tracción del tendón del flexor digital profundo y parece mejorar el flujo de sangre sobre la lámina dorsal a partir de la arteria dorsal del pie. Se recomienda el uso de una cuña en los talones con 18º. La elevación de los talones debería minimizar el desgarre físico de la lamina susceptible durante el estadio agudo de la enfermedad y disminuir potencialmente la cantidad de movimiento de la falange distal dentro del casco. La herradura del Equine Digit Support System se puede aplicar una vez estabilizado el caso de infosura aguda. El objetivo principal cuando se aplican estas herraduras es el de transferir peso a la cara palmar de pie, debajo de la falange distal. Estas estructuras de apoyo incluyen la suela, la ranilla y las barras. Para lograrlo, se rebaja el pie para quitarle el giro desde la parte mas ancha del pie hacia los talones. Se hacen radiografías laterales para documentar el grado de rotación y determinar la cantidad de talón que se debe eliminar para proporcionar un alineamiento normal de la palma y de la falange distal. La elevación por suplementos seleccionada se determina en base a la comodidad evidenciada por el caballo. En la mayoría de los casos, los suplementos en cuña hacen volver la falange distal en no más de 5º por encima de lo normal. El caballo se herra nuevamente cuando el casco haya crecido lo suficiente y necesite un nuevo rebajado. Se deben hacer radiografías en cada sesión de rebajado. (Stashak, 2002)

13. Tratamiento Quirúrgico 13.1

Desmotomìa del ligamento frenador carpiano.

Algunos investigadores han aconsejado la Desmotomìa del ligamento frenador carpiano para disminuir la tensión sobre el tendón del flexor digital profundo reduciendo, de esta forma, la rotura subsiguiente de la lámina. Este puede ser un procedimiento útil en caballos con infosura crónica de bajo grado. (Stashak, 2002) Tenotomía del flexor digital profundo y desrotaciòn de la fa lange distal. 13.2 La tenotomía del flexor digital profundo se ha recomendado para ayudar a aliviar el dolor en caballos con infosura crónica que no hayan respondido a otras formas de tratamiento. Esta técnica parece ser más eficaz en los casos de infosura crónica y menos eficaz en los casos agudos, aquellos con desplazamiento distal de la falange distal (falange “hundida”) y en aquellos con evidencia de enfermedades en la falange distal. Se recomienda combinar la tenotomía del flexor digital profundo con la desrotaciòn de la falange distal, pudiéndose ofrecer una posibilidad de recuperación completa incluso en aquellos caballos con infosura perforada. La tenotomía del flexor digital profundo en la región metacarpiana media es la técnica preferida. Se puede realizar  con el caballo sedado o bajo anestesia general, y puede repetirse. El pie se desrota de tal forma que se produzca el alineamiento normal de la palma y la falange distal. El procedimiento, cuando se hace de manera apropiada, restablece las fuerzas de apoyo del casco por debajo de la falange distal. Se necesitan radiografías para ayudar a la desrotaciòn. Una vez realizadas las radiografías y luego de haber determinado cuanto talón debe quitarse, el pie se rebaja desde su parte mas ancha en dirección palmar, de forma que la ranilla, las barras y la palma tengan una carga equitativa. Debido a que la tenotomía del flexor digital profundo causa subluxacion de la articulación de la corona e hiperextension del casco, suele utilizarse una herradura con extensión en los talones para dar apoyo palmar a estos. Como alternativa se puede utilizar una herradura del Equine Digit Suport System con suplementos (ramas) en cuña.

10 La herradura se mantiene en el pie con acrílico para casco, yeso o clavos en una posición de apoyo a la región palmar del pie y crear un despegue del pie justo dorsal a la punta de la ranilla. Se aplica una pasta de moldear en

dos partes en la cara inferior del pie por debajo del nivel de la falange distal y se ha utilizado para ayudar a mantener  la herradura alejada del pie y así desrotarlo de manera apropiada. Los suplementos en cuña se aplican a la herradura para elevar los talones, previniendo así la subluxacion de la articulación de la corona que se produce después de la tenotomía del flexor digital profundo. Los suplementos disminuyen el estrés sobre el tendón del flexor  digital profundo mientras cicatriza y mantiene la carga de apoyo en la región de los talones. El caballo se vuelve a herrar cuando el casco ha crecido lo suficiente como para requerir un nuevo rebajado. (Stashak, 2002) Resección de la pared del casco. 13.3 La resección de la porción dorsal de la pared del casco no se recomienda en los caballos con infosura aguda. Este procedimiento se reserva para los caballos con infosura crónica en los que se ha producido la separación física entre las láminas sensible e insensible. El valor de la resección de la pared del casco se ha cuestionado y se carece de información sobre un beneficio claro. (Stashak, 2002) 13.4 Ranurado coronario El ranurado coronario se ha aconsejado para estimular el crecimiento de la porción dorsal de la pared del casco en caballos con infosura crónica que esta mostrando un crecimiento anormal en esta región. En esta técnica, se utiliza una fresa motorizada para crear un surco de 20 cm de ancho en el casco, paralelo al rodete coronario. Este surco comienza 1.5 cm distal a la union pelo- periople y se extiende desde el centro de las cuartas partes laterales hasta el centro de las cuartas partes del lado medial. Este surco se profundiza hasta llegar a los cuernos translucidos blandos. Por lo general, solo se necesita sedición. Como alternativa, se puede utilizar una escofina de casco para crear el surco (Ovnicek, 1998) (Stashak, 2002)

14. Pronostico Predecir el pronóstico y la supervivencia de los caballos con infosura aguda puede ser difícil. La evaluación clínica de la gravedad de la claudicación basada en los grados de Obel (del 1 al 4) es el medio más fiable para determinar  la gravedad de la infosura. Otro tipo de pronóstico se puede hacer mediante la toma de radiografías para observar  mejor la rotación de la tercera falange y así determinar la gravedad de la infosura. Cuanto mas rápido responde el caballo al tratamiento, la lesión laminar que se produce es menor y el pronostico es mejor para la recuperación de un episodio de infosura. Sin embargo, los caballos que se recuperan de una infosura son más susceptibles a un episodio recurrente de la enfermedad. La venografia digital se utiliza para definir la interrupción de la estructura vascular del casco y ayuda a determinar el pronóstico. Se debe informar a los propietarios de los caballos que la lesión laminar, es decir la infosura o laminitis, no se puede revertir por completo, solo se repara, y por ello los caballos afectados tienen una mayor probabilidad de desarrollar  una infosura de nuevo en comparación con los animales que no han sufrido ningún ataque previo. (Stashak, 2002)

Metodología

11

La realización de este trabajo de investigación se llevo a cabo en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, ubicado en Carretera a la facultad de agronomía y carretera a Nogales, Las Agujas, Nextipac, Zapopan, Jal. La técnica de investigación que se utilizo esta basada en el método científico y es de tipo documental. Se baso principalmente en la búsqueda, recopilación y análisis de diversas fuentes bibliograficas de tipo primario y secundario, la búsqueda fue hecha en libros, revistas y algunas páginas de Internet. Después de obtener la información acerca del tema de estudio (Laminitis en caballos o equinos), se procedió a la extracción de los artículos para citar los temas y subtemas más interesantes para la elaboración del contenido temático (revisión de literatura). Se desarrollaron y organizaron los temas más importantes y finalmente se plasmaron en el trabajo de investigación realizado.

Conclusión La Laminitis es causada principalmente por la sobrecarga de carbohidratos, es decir, dietas que contiene grandes cantidades de granos en la ración. Estos carbohidratos cuando son administrados en raciones grandes pasan al ciego y colon ventral del caballo en cantidades anormales, generando la proliferación de bacterias necesarias para dicha degradación, por lo cual el tejido corneo del casco es dañado, lo que provoca la rotación de la tercera falange y el desprendimiento del casco.

Bibliografía consultada • •

Castelijns H. 2005. La laminitis y su prevención. Italia. En: http://www.mascalcia.net/articoli/a2005_76.htm Flores Colin E. MVZ. 2006. El casco del caballo: Laminitis. México. En: Revista Cabalgando y mas. Pág. 14.

Gallo M. MVZ. 2006. Laminitis e Infosura. Florida, EE.UU. En: http://www.produccionanimal.com.ar/produccion_equinos/produccion_equina_en_general/13-laminitis_e_infosura.pdf  Getty R. DMV. 1993. Anatomía de los animales domésticos Sisson y Grossman. Filadelfia. Quinta edición. •





Gispert C., Vidal J. A, Chalem R. 2000. Manual de Merck. En: Cojera en caballos. Pág. 916



Redden R. 1998. Understanding Laminitis, the horse health care library. Estados Unidos. 2edición

Redden, R. 1997. Shoeing the Laminitic Horse, Proceedings American Association of Equine Practitioners. Phoenix, Ariz. •

Riegal, Ronald J. DMV, and Susan E. Hakola DMV. 2000. Illustrated Atlas of Clinical Equine Anatomy and Common Disorders of the Horse. Marysville, OH. •



Stashak T. S. 2002. Adams’ Lameness in horses. Estados Unidos de América. Quinta edición

12

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF