Laestrategiaenelajedrezakarpovamatsukevich 150430125700 Conversion Gate02

July 9, 2017 | Author: Juan Ochoa | Category: Chess, Chess Openings, Chess Strategy, Chess Theory, Game Theory
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: libro de estrategia de ajedrez por Anatoli Karpov y Anatoli Matsukevich...

Description

Colección

JAQUE

MATE

La estrategia en el ajedrez Cómo valorar posiciones y trazar planes

Anatoli Kárpov Anatoli Matsukévich

rJ.t \TJ

HISPANO EUROPEA

Director de la Colección: Sergio Picatoste

Título de la edición original:

Stellungsbeurtellung und plan Es propiedad © Edition Olms AG Willikonerstrasse 10, CH-8618 Oetwil am See, Zúrich (Suiza) ©de la edición en castellano 201 0:

Editorial Hispano Europea, S. A. Primer de Maig, 21 - Poi. lnd. Gran Via Sud 08908 L'Hospitalet - Barcelona, España E-mail: [email protected] hispanoeuropea.com ©de la traducción: Sergio Picatoste Toda forma de reproducción, distribución, comunica­ ción pública o transformación de esta obra sólo pue­ de ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo la excepción prevista por la ley. Diríjase al edi­ tor si necesita fotocopiar o digitalizar algún fragmen­ to de esta obra. Depósito Legal: B. 11165-2010 ISBN: 978-84-255-1921-5

Consulte nuestra web:

www.hispanoeuropea.com

IMPRESO EN ESPAÑA LIMPERGRAF, S. L.- Mogoda, 29-31 (Poi. lnd. Can Salvatella)- 08210 Barbera del Valles

PRINTED IN SPAIN

ÍNDICE Signos y abreviaturas . ...............................................................................................

5

Prefacio........................................................................................................................

7

1. Los comienzos .................. ..... ...................................... ... .... ..............................

9

2. Rasgos de la valoración de la posición. ..............................................................

19

2.1. Primera etapa: Comparación de criterios.. .......................................................

19

2.2. Segunda etapa: Elección de un plan.... ............................................................

22

2.2.1. En mejor posición.. ......................................................................................

22

2.2.2. En peor posición ... ......................................................................................

23

2.2.3. En posición igualada. ..................................................... .............................

26

3. El estímulo de un objetivo concreto ........ ............................................................

29

3.1. Relación de fuerzas en lo concerniente al material. .... ....................................

29

3.2. Existencia de amenazas directas...... ....... .................. .. . ...............................

33

3.3. Situación de los reyes.. .....................................................................................

34

.

3.3.1. El ataque al rey que no se ha enrocado....... ..............................................

35

3.3.2. El ataque al enroque: enroques situados en el mismo flanco . ..................

37

3.3.3. El ataque al enroque: enroques situados en flancos distintos...................

37

4. Líneas abiertas . .............................. ........ ...... ....... ....... ..... ....... ..... ....... ...... ..... ...... ...

41

4.1. Ruptura en el centro. .........................................................................................

41

4.2. Entre el centro y el ala ... ...................................................................................

46

4.3. Ataque por la columna «a» ........................ ......................................................

47

4.4. Diagonales peligrosas.......... .............................................................................

50

5. Estructura de peones, casillas fuertes y casillas débiles .. ..............................

53

5.1. Peones doblados.......... ....................................................................................

53

5.2. El maestro Capablanca. ....................................................................................

57

5.3. La estructura Karlsbad......................................................................................

60

5.4. Caballos eternos. ..............................................................................................

69

6. Centro y espacio ........ ............................................................................................

75

6.1. Centro cerrado. .................................................................................................

75

6.2. Centro móvil... ...................................................................................................

80

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

4

6.3. Centro abierto....................................................................................................

83

Ejercicios . .. ......... ......... ........ ........ ......... ........... ........... ............ ..................... ...........

87

6.4. Centro estático ..... ........ ........ .. .......... .......... ................................................ ......

88

6.5. Centro dinámico

90

..

.

. ...........................................................................................

...

.

7. La ley ajedrecística suprema

... ................................. ............. ..................... .......

..

.

7.1. Siete causas del constreñimiento ... .

7.2. Lazo al caballo .

. ..

...

.

..

.. .

...

......

. ... . .. ....

...

..

.. .

...........

.

....... . . ... .... ..

..

...

..

. .

..

......... .. ....... .....

...

....

...........

..

....

.

.

..

.

95

....

99

.

....... .. ... .

.....

.

95

. ....

7.2.1. ccCiub 12» .................................................................................................... 105 7.2.2. Estudios . ..

. .. . . . .. .. .. ...

....

.

.. .

..

..

..

..

.

.

....

.. . . ... .....

...........

. . .

.

....... .......

....

.

....... ... 107

.....

..

7.3. Caza al alfil . ...................................................................................................... 11O .

7.3.1. ccCiub 12» .................................................................................................... 120 7.3.2. Estudios . ..

. .

...

..

.. .. .. ... .. .

...

.

..

.

..

. ..

.

....

..

7.4. La difícil vida de las torres . . .. .. . . .

..

..

..

.

..

....

...

.. .

....

...

..

.... ....

....

.....

.

.... ....

...

...

... ....

.

....

.

. ..... . .....

....

..... .

..

.

....... ..... .

......

..

...

123

....... 125

. ....

7.4.1 cc Ciub 12» ..................................................................................................... 135 7.4.2. Estudios ...................................................................................................... 138 .

7.5. Rosas y espinas para la dama .. . ..

... .

...

.

..

... ...

....

...

..

..

..... .... .

...

....

..

......

. .....

......

...

.

140

7.5.1. ccCiub 12» .................................................................................................... 152 7.5.2. Estudios . . .

.... ......... ... .....

...

..

.

..

7.6. Peones díscolos . . ... .. .. . .

..

.

..

..

. ..

....

.

.

...........

... .. ..... ...

...

..

.

.

... . . .... ..

.......

.

.. .

.

..........

...

.... .. .....

.....

.

.

.... 156

........

.... ..... . ...... .... ..

....

.

.. ..

..

.

... 158

......

7.6.1. ccCiub 12» .................................................................................................... 160 7.6.2. Estudios . .. .. . ... .. ... .. ..

..

..

..

.

..

.

.

...

..

...........

7.7. Reyes entre rejas . ... . ....... ....... . ... .

..

..

.

.

..

.. ...

....

.

... ....

...

..

...... .....

.....

.

.. .... ... ...................

...

.

.

..

....... .. ... 161

.....

... .

...

. ...

.

.........

.

.. 163

.....

7.7.1. ccCiub 12 ...................................................................................................... 165 7.7.2. Estudios . . .. . ... . ..

7.8. Zugzwang

..

..

. . .

...

..

..

..

.

.. . .. .

....

.

.

. . .. . ... ..

...

..

..

..

.

.

..

.. .. ..... ... ..... ... ....... ....

....

.. ..

...

.

.

.

. .

....

..

.

.

. . ..

....

. .

.

.

..

.. ...

.....

..

.......

...

......

....

... ...... .. ....

......

..

...

..

..... 168

...

. ... 170

... ..

7.8.1. Estudios ..................................................................................................... 179 ..

Soluciones

Apéndice

..................................................................................................................

181

................................................................................................................... 195

..

Índice de aperturas . ................................................................................................ 195 .

Índice onomástico

. .. .

..

.

..

.

...

. ..

...

.

Índice de partidas . . ..... . .... . . .

..

..

.

.

..

......

.. ..

...

.

.. .. ... .

...

.

..

..

..

... .

.......

.......

... .. ........

......

.

...

... .. ..... .. .............. . ......

...

..

..

..

..

. .

...

.....

. . ..

... ... ..

... ..

....

.

.

199

... 201

.....

SIGNOS Y ABRE VIATURAS + ++

# !! !? ?! ?

jaque jaque doble jaque mate jugada brillante buena jugada jugada interesante jugada dudosa mala jugada

?? 1 -o �-� o -1

B N Cto. (D)

error garrafal las negras abandonan tablas las blancas abandonan (en un diagrama) juegan las blancas (en un diagrama) juegan las negras campeonato véase el diagrama

PRE FACIO ¿Quiere subir de categoría? Ya ha aprendi­ do mucho, pero ahora desea penetrar en el sistema nervioso de cualquier posición; dicho de otra manera, se propone seguir desarro­ llando su comprensión posicional. ¿Cómo se orienta uno en el tablero al en­ contrarse en una situación nueva, a veces desconocida por completo? ¿Cómo se obra en el orden correcto para realizar la tarea princi­ pal? ¿Cómo se aprende a distinguir,a separar lo esencial de lo secundario? Y si se logra es­ to, ¿qué se hace entonces? A todas estas pre­ guntas pretende dar respuesta nuestro libro. Como en la vida, así en el ajedrez. El plan es la idea general. Une una serie de jugadas y acciones tendentes a alcanzar el objetivo prin­ cipal. Emanuel Lasker observó con tino hace tiempo: «¡Es mejor jugar según un plan erró­ neo que sin ninguno!». Cuando la teoría ajedrecística todavía es­ taba en mantillas, los grandes maestros no creían más que en un principio de la lucha: el ataque directo al rey enemigo. En aquel enton­ ces, los ataques al enroque eran moneda corriente y constituían el contenido de las par­ tidas. Al aparecer Wilhelm Steinitz se vio con claridad que solamente podía plantearse un plan tras valorar la posición de manera obje­ tiva. Un plan saludable debe tener en cuenta las reservas de ambos bandos. Por el contra­ rio, un enfoque demasiado optimista, una so­ brevaloración de la posición propia conduce a planes de ataque precipitados,que están con­ denados al fracaso de antemano. ¿Cómo está estructurado nuestro libro? El capítulo 1 se dedica a la historia del aje­ drez. En él se refiere cómo ha evolucionado el pensamiento ajedrecístico paso a paso desde un punto de referencia a otro. Cómo reflejaba

aquellas situaciones que se originaban en el tablero bajo los dedos de los grandes maes­ tros. El capítulo 2 es el más importante. En él se especifican siete criterios fundamentales que posibilitan juzgar cualquier posición. Este capí­ tulo,como los siguientes,se ilustra con abun­ dantes ejemplos de la práctica de los grandes maestros más destacados. En los capítulos 3, 4, 5 y 6 se «descifran» con detalle los principios antes mencionados. Estudiarlos con atención ayuda a ver imáge­ nes habituales con otros ojos, y le enseñará también a encontrar nuevas posibilidades en posiciones que antes le parecían aburridas o estereotipadas. En el último capítulo, el 7, se trata la -en nuestra opinión- ley ajedrecística suprema. Es la ley de la dominación, de la supremacía de las piezas propias sobre las del adversario y, como lógica consecuencia de ello, la ley del constreñimiento de las piezas enemigas. Una partida que se conduce según un plan estratégico bien meditado da la mayor alegría al ajedrecista, y los conocedores la valoran mucho más que una victoria obtenida median­ te una bella combinación que se haya produci­ do por casualidad. Esperamos que este libro le resulte pla­ centero a todo tipo de lector -incluso al más exigente- y le ayude a comprender más pro­ fundamente nuestro venerable juego.

Anatoli Kárpov Anatoli Matsukévich

1

LOS COMIE NZOS Actos reflejos del novato, estrategia de siglos Philidor, un siglo por delante





Errar por la niebla

El cometa Morphy

Se tarda menos de media hora en explicarle a alguien las reglas del ajedrez. Cualquier per­ sona puede aprender cómo se colocan las pie­ zas,cómo se mueven,qué es el jaque y qué el mate. Si un principiante,tras esta preparación, juega con usted sus primeras partidas,el 90% de las veces que lleve las blancas sacará el al­ fil a c4 y la dama a f3 e intentará vencerlo dán­ dole el mate del pastor. Pasan varios días, semanas o,quizá,dos o tres meses antes de que el principiante com­ prenda que el ajedrez no es tan fácil y que no pueden hacerse auténticos progresos con me­ dios así,tan toscos. Para adquirir este conoci­ miento, sin embargo, se necesitaron siglos desde que empezó a desarrollarse el ajedrez... Testimonios literarios prueban que el ajedrez se contaba ya en el siglo xm entre las siete vir­ tudes del caballero, junto a la equitación, el manejo de la lanza,la esgrima,la caza,la na­ tación y la poesía. Chaturanga (indio), shatranj (persa), axa­ tranj (árabe). Poco a poco fue viniendo hacia nosotros,a Europa,este fascinante juego. La pieza más fuerte en aquel entonces era la torre. La dama solamente se movía en dia­ gonal a la casilla vecina; el alfil llegaba un po­ quito más lejos: a la casilla siguiente a la vecina. El enroque todavía no existía. La apertura apenas tenía interés. A lo largo de casi 20 jugadas, los adversarios se limi­ taban a maniobrar en campo propio. Para ace­ lerar el juego, los maestros del axatranj elaboraron posiciones de apertura llamadas tabiyas,en las que ambos jugadores tenían las mismas posibilidades.A partir de ellas se em­ pezaba a jugar.





El gran Steinitz

La tabiya «Doble Mujannah" era la más popular. Una reforma que tuvo lugar a finales del siglo vivificó el ajedrez y condujo al florecimiento de la tendencia romántica. Las partidas de aquella época eran ricas en sacrificios y ata­ ques ingeniosos,celadas elegantes e ideas auxv



*

En la historia del ajedrez, la palabra "romántico» posee

mayor alcance del que tiene en la historia de las ideas en ge­ neral. Se considera «era romántica» del ajedrez el periodo 1 450·1 870, en el que predomina el ajedrez combinativo, de ataque. En todo caso, conviene precisar que el romanticis· mo como fenómeno histórico surgió entre finales del siglo xvm

y principios del XIX, de modo que la tendencia romántica

en ajedrez propiamente dicha se sitúa en la primera mitad del XIX, con jugadores como La Bourdonnais (1 795·1840) y McDonnell (1 798-1835) y aperturas como el Gambito Evans, cuya invención data de 1 824. Los románticos reivindicaron el juego ofensivo y arriesgado de sus predecesores italianos del siglo xvn, y aun cuando por actitud pueda llamarse «ro­ mánticos, a estos últimos, no hay que perder de vista que, en realidad, pertenecen a un periodo bastante alejado del ro­ manticismo histórico en el tiempo.

(N. del t.)

10

daces. El sacrificio y su aceptación se conside­ raban cuestiones de honor. Los maestros de la escuela italiana siempre dirigían su juego de manera exclusiva contra el rey enemigo. El resto del tablero permanecía para ellos entre brumas, por decirlo así. Por eso,la mayoría de las operaciones tácticas no tenía base posicional. Con frecuencia,las vic­ torias muy espectaculares no eran más que consecuencia de una defensa débil. Los maestros italianos habían escogido co­ mo arma el juego de piezas abierto. Veían ca­ da posición concreta en el tablero solamente a través de los cristales de variantes forzadas. No puede decirse que desconociesen por completo la estrategia,pero semejantes princi­ pios los tenían en cuenta nada más que de modo intuitivo o por pura casualidad. Los planes bosquejados por los románticos del ajedrez eran bastante confusos y prác­ ticamente nunca estaban concebidos de ma­ nera lógica. Con todo, la escuela italiana primitiva realizó su tarea histórica. Las mag­ níficas ideas combinativas de Leonardo, Do­ menico, Polerio, Salvio y, en especial, Greco demostraron el dinamismo de los trebejos, mostraron la gran variedad de planes tácticos y fueron ejemplos modélicos de espectacula­ res ataques de mate. Gioacchino Greco ( 1600- 1634) nació en el sur de Italia,en Calabria.A los veinticinco años redactó un tratado extraordinario, cuya publi­ cación se hizo esperar mucho. La obra manus­ crita no se editó como libro hasta 1656 en Inglaterra. Luego se publicó en casi todas las lenguas europeas. Sus contemporáneos ya comprobaron que las partidas que había reunido Greco eran muy valiosas. Contenían muchas celadas as­ tutas y -aunque eran parcas en comentarios­ combinaciones ingeniosas y fáciles de enten­ der. Por eso, echemos un vistazo al libro del famoso calabrés. 1. e4,es 2. lt:Jf3, lt:Jc6 3. �c4,�es 4. c3, lt:Jf6

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

En otra partida,Greco indica la continuación siguiente: 4... . , 'iVe7 5. 0- 0,d6 6. d4, �b6 7. �g5, f6 8. �h4 g5 9. lt:Jxg5, fxg5 10. 'iVh5+, �d7 11. �xg5, 'iVg7 12. �e6+, �xe6 13. 'iVe8+, ct:Jge7 14. d5#. S. d4,exd4 6. cxd4, �b4+ 7. lt:Jc3, ct:Jxe4 8. 0-0, lt:Jxc3 9. bxc3, �xc3 10. 'iVb3, �xd4 11. �xf7+, �f8 12. �gS, �f6 13. .I:lae1, lt:Je7 14. �h S, lt:Jg6 1S. lt:JeS, ct:JxeS 16. �xeS, g6 17. �h 6+, �g7 18. z:t fS+, �e7 19. .i::f. e1+, �eS 20. ll1xeS+, �d6 21. 'iVdS# ,

N

¡Una partida típica con un final típico!

Tuvo que pasar un siglo más para que se empezase a jugar al ajedrez de otra manera. El fundador del nuevo estilo fue el maestro francés Fran�ois André Danican Philidor ( 1726- 1795). En la historia del ajedrez,Philidor ocupa un lugar especial no solamente como el jugador más fuerte de Europa en el siglo xvm, sino también, sobre todo, como creador de una manera de abordar el ajedrez según prin­ cipios nuevos,científicos,basada en las regu­ laridades objetivas de la posición. A los maestros italianos, que profesaban el culto al juego combinativo, Philidor les contrapuso la teoría posicional. Publicó sus puntos de vista en la obra L 'a­ nalyse du jeu des échecs. Este libro,cuya pri­ mera edición vio la luz en Londres en 1749,

LOS COMIEN Z OS

11

tuvo un destino de lo más feliz. Se tradujo a casi todas las lenguas europeas y se reeditó unas 100 veces en el transcurso de dos siglos. En el siglo xvm, sin ir más lejos, el libro del fa­ moso maestro francés se publicó 42 veces. «Mi objetivo principal es hacer comprender al mundo ajedrecístico una nueva idea», escri­ bió Philidor en el prefacio. Pensaba en la im­ portancia de los peones. celos peones son el alma del juego. De su posición, favorable o desfavorable, depende el éxito del ataque o la defensa; el arte de disponerlos bien decide el desenlace de la partida». Era esta una idea audaz y sorprendente. Hasta entonces se habían menospreciado los peones sin disimulo. Se sacrificaban con ale­ gría a cambio de ataques poco preparados. Philidor, por el contrario, defendía los peones, que, en conformidad con su juramento de fide­ lidad, solamente pueden ir hacia delante. Su estrategia no se basaba en ataques fortuitos y asaltos tácticos que eran fruto de cierta inspi­ ración o del débil juego del adversario, sino en una rigurosa valoración de la distribución de las tropas. En ella se encuadraban criterios co­ mo la estructura de los peones, la seguridad de la retaguardia y la base que tenía el ataque. El maestro francés gustaba de trasladar el centro de gravedad de la lucha al flanco de da­ ma y no rehuía las simplificaciones si podía pasar a un final ventajoso. Las partidas condu­ cidas con este estilo pocas veces acababan en un ataque directo al rey, pues según el pun­ to de vista de Philidor el objetivo del juego con­ sistía más en transformar los peones en piezas más fuertes y convertir la ventaja en victoria. •



Hay una copia facsímil de una traducción española del si­

glo x1x: F1uooR, A. D.:

Análisis del juego de ajedrez. Trad.

de D. C. deAigarra (1870). Librerías París-Valencia, Valen­ cia, 1992.

(N. del t.)

Desde luego, los ajedrecistas ya sabían co­ ronar los peones a la perfección mucho antes de Philidor. Pietro Carrera (// gioco degli scac­ chi, 1617) y Gioacchino Greco (Cuaderno de París, 1623) analizaron finales de peones. Lo hacían bajo el punto de vista de que coronar los peones aumenta el material y así es más fácil ganar. No fue hasta Philidor cuando toda la partida, desde la apertura al final, se vio ins. pirada por un plan uniforme. Los movimientos de las piezas y los peones se ejecutaban con lógica, y la táctica estaba subordinada a la estrategia. Réti designó a Philidor como ccel mayor pensador del ajedrez que haya vivido jamás en el mundo». Aquí tenemos una partida mostrada por Phi­ lidor en L'analyse du jeu des échecs. Tal como entendemos hoy en día el ajedrez, muchas de las reglas indicadas en su libro se nos antojan evindentísimas, a veces incluso cándidas. Sin embargo, en aquel entonces supusieron una auténtica revelación y una orientación impor­ tante para valorar las diversas posiciones. Han conservado su validez, de hecho, hasta la ac­ tualidad. Ahora tiene la palabra Philidor: «1. e4,e5 2. __tc4, ,i.c5 3. c3, ltJf6 4. d4, Usted juega el peón dos escaques hacia de­ lante para eliminar la presión que ejerce el alfil enemigo sobre el peón de f2 y ocupar el centro del tablero, lo que le reporta clara ventaja. 4. ...,exd4 5. cxd4,... Cuando tenga dos peones en el centro, de­ bería mantenerlos ahí hasta que el adversario le ofrezca un cambio de peones. El cambio puede usted evitarlo entonces adelantando el peón atacado. 5. ..., ..tb& En vez de retroceder, el alfil también podía dar jaque. En este caso, usted interpone su al­ fil. Si el adversario lo cambia acto seguido, to­ me a su vez con el caballo para sostener el peón de rey. 6. lZ'!c3,o-o 7. ttJge2, •.•

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

12

Si el caballo fuese a f3,obstaculizaría,en el transcurso posterior del juego, la marcha del peón de f2. Las negras pueden capturar ahora en e4 con el caballo y proseguir luego con d7dS,con lo que habrían abierto una brecha en el centro de peones de usted. 7. ...,c6 8. il,d3,... Usted retira el alfil para no verse obligado a cambiar su importante peón de rey ante el avance d7- dS. 8. ...,d5 9. e5, lL!e8 10. il,e3,f6 Él mueve el peón para abrir la columna a la torre. B

15. ..., ctJd7 16. lL!xe6,'iYxe6 17. f4,lL!c7 18. I:lae1,g6 Esta jugada de peón pretende obstaculizar que el peón «f» avance,lo que le procuraría a usted dos peones adelantados en territorio enemigo. 19. h 3,... Con esta jugada, usted prepara el posterior avance del peón «f». 19. ...,d4 20. ltJe4,h 6 Las negras dan este paso con el peón para que usted no pueda atacarles la dama con el ca­ ballo,lo que levantaría el bloqueo del peón «e». 21. b3,b5 22. g4, ctJd5 23. ltJg3,... Usted juega el caballo para posibilitar que el peón de alfil avance, pues entonces lo defien­ den tres piezas. 23. ..., lL!e3 B

11. 'iYd2,... Aquí,usted no debería cambiar el peón que le ofrece. En vez de eso,dele al adversario la posibilidad de tomar en eS.Acto seguido pue­ de capturar a su vez con el peón de dama y protegerlo después con el peón del alfil de rey. Dos peones pasados así unidos deberían ga­ rantizarle la victoria. 11. ...,fxe5 12. dxe5, il,e6 Él ejecuta esta jugada para adelantar luego el peón del alfil de dama. 13. lL!f4,jVe7 14. il,xb6, ... El alfil enemigo es peligroso en esta diago­ nal. Si usted no puede interceptar su acción mediante el peón ,,d .. , es menester que lo cambie por otra pieza si existe tal posibilidad. 14. ...,axb6 15. o-o,... Usted se enroca corto para apoyar el avan­ ce del peón a f4, puesto que este peón debe defender el objeto de ataque que hay en eS.

Con esta jugada,las negras quieren desba­ ratar el juego coordinado de las piezas y los peones de usted para poder hacer luego g6g5. Usted frustra,sin embargo,esta intención y sacrifica una torre por el caballo. 24. l::r xe3, dxe3 25. jVxe3, n xa2 26. l:te1,... Usted juega la torre para defender el peón de rey, que estaría amenazado si adelantase el peón «f». 26. ..., jVxb3 27. jVe4, jVe6 28. f5, gxf5 29. gxf5,'iVd5 El adversario ofrece el cambio de las damas para escapar de la amenaza de mate que lan­ zan la dama y el alfil.

LOS COMIEN Z OS

13

30. �xd5,cxd5 31. i.,xb5, lt:Jb6 32. f6,... Si al final de la partida todavía tiene un alfil, debería fijarse en que sus peones se encuen­ tren en escaques del color opuesto. Así se im­ pide que las piezas enemigas se pongan entre los peones de usted. Esta regla general se apli­ ca a los casos en que usted ataque y posea peones pasados,pero si se está defendiendo, la regla es justo la contraria: debe colocar los peones en casillas del color de su alfil. 32. ..., n b2 33. i.,d3, f7 34. .tts, .. Aquí tiene un ejemplo de la regla citada: si usted tuviese un alfil de casillas negras,el rey adversario podría ahora establecerse entre sus peones. 34. ..., lt:Jc4 35. lt:Jh 5, li g8+ 36. i.,g4, ct::ld2 37. e6+, Wg6 38. f7, J:ras 39. lt:Jf4+, Wg7 40. i.,h s,... Juegue él lo que juegue, usted avanza el peón de e6 y gana la partida.» .

Si bien también reconocemos al gran Stei­ nitz como fundador del juego de posición moderno, sin duda este juego ya había naci­ do gracias a la actividad de Philidor. En todo un siglo -hasta Morphy- no hubo nadie que ejerciese una influencia más profunda en el progreso del pensamiento ajedrecístico que Philidor. Paul Morphy (1837-1884) apareció en junio de 1858 en el firmamento ajedrecístico euro­ peo. Sus sensacionales actuaciones duraron en total ocho meses. En este tiempo, sin em­ bargo, venció a casi todos los maestros del viejo mundo. Philidor y Morphy. ¿Hay algo que los una? A primera vista es solamente el puesto que ocu­ pan en la historia del ajedrez, en la que los nombres de estos destacados maestros figu­ ran el uno aliado del otro. Sin embargo,tienen algo más en común: sus contemporáneos no estaban en condiciones de explicarse las cau­ sas del éxito de ambos. La solución de este

enigma la dejaron para las generaciones veni­ deras. Cuando Alekhine, futuro campeón del mundo,se ocupó del fenómeno Morphy,se dio cuenta en 1913 de que ••su fuerza radicaba en un juego de posición muy sólido de carácter predominantemente agresivo,. En una época en la que la mayoría de los comentaristas se entusiasmaba por los efectos externos, que se encuentran a montones en las partidas de Morphy, Alekhine había pe­ netrado en las verdaderas causas que expli­ caban los éxitos del famoso estadounidense y había descubierto el rasgo esencial de su juego. El juego posicional exige un plan profunda­ mente meditado,una disposición exacta de las piezas y los peones. Además, Morphy poseía un acusadísimo sentido de la oportunidad para realizar sus ideas.Al descubrimiento de Phili­ dor de que una falange de peones es un arma peligrosa, Morphy le añadió en sus partidas otro rasgo de calidad: la velocidad.

Morphy-Boden Londres,1858 8

21. lt:Jh 4,b6 22. f4, �g7 Un momento decisivo. Aquí es molesta la ju­ gada 23. f5,que excluiría del juego al alfil para siempre. ( Ejemplos así se tratarán con detalle en el capítulo 7.) A buen seguro, las blancas también ganarían la partida después de 23. f5 abriendo el juego en el flanco de dama,pero la lucha se prolongaría todavía un rato. Por eso,

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

14

Morphy toma otra decisión. 23. ttJxg6!,fxg6 24. eS, Las negras deben perecer por la debilidad del peón de g6. En nada les ayuda,por ejem­ plo, 24. . .., dxe5 25. fxe5, 'iVxd5 a causa de 26. exf6+, �f7 27. i.,xg6+. Por eso,el segun­ do jugador intenta bloquear la posición. 24 , I:I eS 2S. i.,b1!, �f7 26. e6+, �g7 27. 'iVd3, fS 2S. gxfS, 'iVf6 29. fxg6, 'iVxb2 30. fS,'iVf6 31. e7, La última sutileza. Si 31 . . . . , Il xe7,es deci­ sivo 32. l:,xe7+, 'iVxe7 33. f6+. 31 , c4 32. 'iVg3, c3 33. iie6, 'iVd4+ 34. 'iVf2,'iVxdS 3S. f6+, Las negras abandonaron. •••

antes de Morphy,pero él lo convirtió en una ley de hierro. También antes de Morphy se sacrifi­ caban peones para abrir líneas. Él,sin embar­ go, lo hacía nada más que cuando sus cálculos o su intuición en esta parte de la lucha le prometían ventaja ( ¡es decir,la victoria!).

Schulten-Morphy Nueva York, 1857

• •••

.•.



•••

.•.

Morphy poseía un fínisimo sentido de la oportunidad. Un principio irrevocable para él era desarrollarse de la manera más rápida po­ sible en la apertura. En cada jugada debía en­ trar en acción una nueva pieza. Hoy en día,los principiantes ya tienen en cuenta esta regla, pero alguien tenía que ser el primero en formu­ larla. Fue Morphy. En cuanto el maestro estadounidense había aventajado al adversario en la movilización de las tropas, ponía en marcha los peones. Abría el juego y brecha en la fortaleza enemiga. No en balde,el cáustico Savielly Tartakower mani­ festó con agudeza en cierta ocasión: «¡Peo­ nes! [ ...] Según Morphy, son el arma más importante para luchar por la victoria ... La mis­ ma opinión tenía el autor del mejor libro que se ha escrito sobre Morphy,el gran maestro hún­ garo Géza Maróczy: «Una peculiaridad característica de su ma­ nera de hacer era que siempre jugaba los peo­ nes en el instante oportuno y preparaba así el ataque de piezas. .. Resumiendo: Morphy no combinaba mejor que sus contemporáneos; solamente prepara­ ba mejor las combinaciones. El principio de un rápido desarrollo de las piezas ya se conocía

Gambito de Rey [C32]

1. e4,es 2. f4,dS 3. exdS,e4 4.lZJc3, éZJf6 S. d3, i.,b4 6. i.,d2, •••

6. ...,e3! Con el segundo sacrificio de peón, las ne­ gras abren la columna central. Este avance se encuentra hoy en día en todos los libros de aperturas. 7. i.,xe3, 0-0 S. i.,d2, i.,xc3 9. bxc3, treS+ 10. i.,e2, i.,g4 11. c4, Las blancas son demasiado frívolas. Era ho­ ra de salir de la clavada con 11. �f2. 11 ,c6 Semejantes jugadas de «voladura .. también las recomendaba Philidor. 12. dxc6,t¿jxc6 13. �f1, 1:(xe2! 14.lZJxe2, éZJd4 1S. 'iVb1, i.,xe2+ 16. �f2. ltJg4+ 17. �g1, Ahora sigue un mate en siete jugadas. 17 , éZJf3+ 18. gxf3, 'iVd4+ 19. �g2, 'iVf2+ 20. �h3, 'iVxf3+ 21. �h4,lZJe3 22. l::t g1' éZJfS+ 23. �gS,'iVh5# .•.

• •••

••.



•••

LOS COMIEN Z OS

15

Tras el brillo de las combinaciones de Mor­ phy, sus adversarios no reconocieron la esen­ cia de su marcado juego posicional. Para las futuras generaciones de ajedrecistas, el cam­ peón estadounidense sería el gran estratega de los juegos abiertos. Mijaíl Botvínnik opinaba: «Hasta hoy, Mor­ phy sigue siendo el maestro inigualado de las aperturas abiertas. Cuán enorme es su im­ portancia lo vemos en que desde él no se ha creado nada esencialmente nuevo en este ámbito».

imprudentemente su cadena de peones (12. d3 era correcta). La dama adversaria aprove­ cha al instante la brecha que se le ofrece. 12 ,�d31 Es importante, además de desarrollar los trebejos propios, obstaculizar el despliegue de las piezas adversarias. De manera transitoria, el flanco de dama blanco queda paralizado por completo. 13. b4,.,tb6 14. a4,bxa4 15. �xa4,.,td7 16. l::í,a2, l::í,ae8 17. �a6, • •• •

•••

N

Paulsen-Morphy Nueva York, 1857 Apertura de los Cuatro Caballos (C48)

1. e4, e5 2. lZ:\f3, lZ:\c6 3. lZ:\c3, lZ:\f6 4 .,tb5, .tes 5. 0-0, o-o 6. ll:lxe5, lte8 7. lZ:\xc6, Es más fuerte 7. lZ:\f3, pero esto se demos­ tró algunas décadas más tarde. 7 ,dxc6 8 .,tc4,b5 Por supuesto, 8. . . . , lZ:\xe4 perdería a causa de 9. ll:lxe4, l::í,xe4 10. .,txf7+. 9 .,te2,lZ:\xe4 10.lZ:\xe4, l::[xe4 11 .,tf3, l:le6 12.c3?, •

•••

• ••.







.••

N

La disposición de los peones decide el des­ tino de la partida; esta es la teoría fundamental de Philidor. Las blancas han debilitado aquí

17 ,�xf3!! Este sacrificio de dama fue lo que muchos ajedrecistas de entonces consideraron lo es­ pecialmente espectacular de esta partida. Na­ da más que unos pocos contemporáneos perspicaces y sus sucesores supieron apreciar la exacta labor posicional previa que había re­ alizado Morphy. José Raúl Capablanca explicó: «En contra de otras concepciones, defiendo la opinión de que la fuerza principal de Morphy no era su ta­ lento combinativo, sino su juego posicional y su estilo general. Las combinaciones no pue­ den llevarse a cabo sino cuando lo permite la posición. Y en este método tan simple como lógico reside la auténtica belleza del juego de Paul Morphy». 18. gxf3, ng6+ 19. �h 1,.,th3 20. �d1, .,tg2+ 21. �g1, .,txf3+ 22. �f1, .,tg2+ 23. �g1, Con posterioridad se descubrió que 22. . ., l;I g2 habría conducido al mate en cuatro juga• •••

•••

.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

16

das. Ahora el camino más corto hacia el triunfo era 23. . . . , i,e4+ 24. c;t>f1, i,f5 25. 'iYe2, i,h3+ 26. c;t>e1, .l::f.g1#. 23 , i,h3+ 24. c;t>h1, i,xf2 25. 'iYf1, i,xf1 26 .l::f.xf1, l:te2 27. l:la1, .l:th6 28. d4,i,e3 Las blancas abandonaron. Después de 29. i,xe31es aguarda 29. ..., � hxh2+ 30. g1, .l:_eg2#. •

...



En el tablero,Morphy podía planear el juego de manera excelente y prever el curso de los acontecimientos con mucha antelación. Otra suerte corrieron sus planes en la vida. . . Una vez que Morphy, sorprendentemente, se retiró del ajedrez, el alemán Adolf Anders­ sen (1818-1879) volvió a ser por un tiempo el principal jugador del mundo. Tras vencer en el 1 Torneo Internacional de Londres (1851), ganó también la segunda edición con autori­ dad once años después. El sexto puesto lo ocupó allí el joven de veintiséis años Wilhelm Steinitz, que en el futuro llegaría a ser el pri­ mer campeón oficial del mundo. Con este destacado pensador comenzó una nueva época del arte ajedrecístico. Cuatro años más tarde,Steinitz venció a An­ derssen por 8 a 6 en un encuentro y se convir­ tió así,de hecho,en el jugador más fuerte del mundo. Aquí tenemos una partida de aquel en­ cuentro de lucha a ultranza ( ¡no hubo ni unas tablas!) con los característicos comentarios de Emanuel Lasker.

Anderssen-Steinitz Encuentro (13),Londres,1866

que el alfil de b5 realiza sobre el caballo de c6. En consecuencia,el alfil de c8 y la torre de a8 obtienen más libertad de movimiento. Eso no es más que una pequeña ventaja, pero real, de las negras... 5 ,bxc6 6. h3,... «Las blancas desean impedir ..., i,g4 y pierden por ello un tiempo. Probablemente, Anderssen supuso que el caballo era más fuerte que el alfil, valoración que carece de fundamento. Con la jugada de la partida, las blancas,como pronto veremos,debilitaron su estructura de peones. Es posible que a Steinitz se le ocurriese la idea de desarrollar su teoría sobre la falange de peones gracias a esta par­ tida. .. 6. ...,g6 «Prepara el futuro asalto de peones en el sentido de Philidor. Además, las negras quie­ ren ejercer presión sobre el punto d4 con . .. , i,g7 y paralizar el centro blanco antes de montar un ataque por el flanco. .. 7. lL!c3, i,g7 s. o-o, o-o 9. i,gs, h6 10. i,e3,c5 ••Mediante esta jugada se fija el centro de manera transitoria. ,. • •••

8

11. l::lb1, ••Las blancas no poseen ventaja alguna; con todo,según el estilo de aquella época,intentan atacar. Las negras ganan tiempo así para pre­ parar un enérgico contraataque. Si Anderssen hubiese seguido la idea de Steinitz,ahora pasaría a la defensa. Lo proce•••

Partida Española [C65]

1. e4, eS 2. ltJf3, lL!c6 3. i,bS, lL!f6 4. d3, d6 5. i,xc6+, «Sin razón alguna, las blancas renuncian a la ventaja mínima que resulta de la clavada •••

LOS COMIEN Z OS

dente era fortalecer la posición y eliminar sus debilidades jugando el caballo de f3 a h2 o f1. Así se quitaría fuerza a posibles operaciones ofensivas del enemigo.» 11 , l¿¡e8 12. b4, cxb4 13. l:lxb4, eS 14 .l:ra4, i.,d7 15. l:!a3, f5 «La falange de peones se pone en movi­ miento.•• 16. 'ti'b1, �h8 17. 'ifb7, a5 18. Mb1, a4 «Las blancas no encuentran ningún objeto de ataque y deben batirse en retirada una vez que se les han agotado los recursos.•• 19. 'ifd5, 'ifc8 20. :b6, l:[a7 «Las negras amenazan 21 . ..., fxe4 y ..., i.,xh3. Ahora empieza un furibundo ataque.•• 21. �h2, f4 22. i.. d2, g5 23. 'iV c4, 'iY d8 24. l:i.b1, l¿¡f6 25. �g1, lbh7 «El peón de g5 está defendido,y las negras pueden impulsar hacia delante su peón "h".•• 26. �f1, h5 27. l¿¡g1, g4 28. hxg4, hxg4 29. f3, 'ifh4 30.l¿¡d1, l¿¡g5 •

17

40.l¿¡d5, l':txc5 41. 'ifxc5, 'ifxe4+ 42. �f2, l:tc8 43. l¿¡c7, 'ife3+ «Las blancas abandonaron.••

••.



B

«Las piezas negras han ocupado posiciones amenazadoras detrás de los peones. Pronto se abren líneas, y las piezas mayores tienen vía libre para acceder al rey adversario.•• 31. i.,e1, 'ifh2 32. d4, ... «¡Desesperación! A costa de un precioso peón, las blancas intentan poner en juego la torre de a3, pero Steinitz ya no se contenta con un obsequio tan modesto.,, 32 , gxf3 33. gxf3, lbh3 34. i.,f2, l¿¡xg1 35. dxc5, 'ifh3+ 36. �e1, l¿¡xf3+ 37. _: xf3, 'ifxf3 38. l¿¡c3, dxc5 39. i.,xc5, n c7 . . ••

Steinitz entró en la historia del ajedrez como el fundador de la teoría del juego posicional. Su esencia consiste en lo siguiente: Todo plan en la partida de ajedrez debe poseer una base, que no puede asentarse en las ideas predi­ lectas de uno o en conjeturas sobre la perso­ nalidad del adversario, sino que debe estar fundamentada en la posición que hay en el ta­ blero y su valoración. Por eso tampoco se puede esperar que el ad­ versario cometa errores. El plan debe derivarse siempre de un juicio realista de la posición. Mien­ tras el material esté equilibrado, Steinitz con­ sidera que lo decisivo es la acumulación de pequeñas ventajas. Según su concepción,estas ventajas tienen las características siguientes: 1) Adelanto en el desarrollo y dominio del cen­ tro, con lo que se garantiza la libertad de movimiento de las piezas propias. 2) Ocupación de puntos de apoyo y columnas abiertas. 3) Superioridad de material (aunque sea transi­ toria,nada más),lo que obliga al adversario a perder tiempos para obtener la compensa­ ción correspondiente. Entre tanto, habría que intentar hacerse con la iniciativa o con­ seguir ventaja de espacio. 4) Establecimiento de una estructura de peo­ nes ventajosa. 5) Creación de puntos débiles en campo ene­ migo, que pueden convertirse en objeto de ataque. Es en el momento en el que se altera el equilibrio de fuerzas -y no antes- cuando el bando que ha obtenido la ventaja posicional puede adoptar medidas activas. Entonces no solamente puede buscar el ataque, sino que

18

debe buscarlo de inmediato. De lo contrario, es fácil que la ventaja se transforme en perjui­ cio y el adversario se apodere de la iniciativa. El juicio de Emanuel Lasker: ccSteinitz fue un gran pensador que habría

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

merecido una cátedra en la universidad. No era,sin embargo,un gran jugador. Era dema­ siado profundo para ello. Finalmente, murió como jugador vencido,y el mundo apenas se dio cuenta.»

2

RASGOS DE LA VA LORACIÓN DE LA POSICIÓN •

Siete criterios inusitados



Desviar para salvarse

Contabilidad ajedrecística • Cada jugada, una amenaza •



Grandes consecuencias de pequeñas maniobras

Steinitz encontró el método. Desmenuzaba una posición en sus elementos,los comparaba entre sí y,como consecuencia de ello,daba su diagnóstico, el juicio de la posición. De esta valoración derivaba el plan subsiguiente para el juego. En el siglo xx, generaciones de ajedrecistas perfeccionaron y afinaron este método del pri­ mer campeón mundial. Poco a poco formula­ ron siete criterios valorativos generales que pueden servir de base para justipreciar cual­ quier posición: 1) Relación de fuerzas en lo concerniente al material. 2) Existencia de amenazas directas. 3) Situación de los reyes (peligros que les amenazan). 4) Dominio de las líneas abiertas. 5) Estructura de peones,casillas fuertes y ca­ sillas débiles. 6) Centro y espacio. 7) Desarrollo y disposición de las piezas. Por medio de estos siete criterios,el ajedre­ cista compara sus posibilidades con las del ad­ versario. Valora la posición y traza un plan en consecuencia. Después busca jugadas con­ cretas y calcula variantes.

2.1. Primera etapa: Comparación de criterios Anand-Kárpov Encuentro (4),Cto. del Mundo,Lausana, 1998 8

Análisis comparado -

--



el tablero hay igualdad de material. 2) No existen amenazas peligrosas. 3) !:a poSición de I?S reyes todavfa no irifluye de manera esencial en la valoración de la_ posición,pues de momento no se·puede atacar a ninguno de los dos. De cara al fu, turo,la-iniciativa blanca en el flanco de rey es algo más real. 4) La única colümna abi_ erta que hay en la posición es la columna «C».Todavía no la ocupa nadie. Las blancas tienen presión por la columna «e» semiabierta. 5) Las blancas poseen el peón aislado de d4, lo que, como de costumbre, deja el punto d5 E!n manos del adversario. Las negras, por otro lado, ceden al rival el ¡:?unto es y una leve iniciativa en el flanco de rey. , 1)

En

....______________ .__ .......,

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

20

6) los dos jugadores ejercen más o menos la

misma influencia en el centro y el espacio. 7) las piezas de ambos bandos están dis­ puestas de manera armónica, pero su dis­ tribución no da ventaja a ninguno de los jugadores.

12. h4!?, la idea de esta jugada se desvela en la agresiva variante -de todo punto real- 12. ..., J.,d7 13. 'i:Yd3, h6 14. ltJg5!?, g6 15. tLlf3, J.,g7 16. h5,g5 17. fLlxg5!!,hxg5 18. J..xg5, con ataque. 12 , ltJf5!? 13. 'i:Yd3, . . . las blancas especulan con 13. ... , g6 14. h5, que les da la iniciativa. 13 , fLlxc3 14. bxc3,h6 15. h5, tLld6 Cambiando el peligroso alfil, las negras pa­ ran la agresión del adversario. 16. fLle5, fLlxe4 17. 'i:Yxe4, J.,xe5 18. dxe5,f51 .•.



• • •



• • •

19. . . . , J.,d7 20. l:td1, J.,b5! 21. 'i:Yf3, 'i:Ye8 22. J.,f4, Uc8 23. Ud4, l:,c4 24. l::[ ad1,'i:Yf7!? Con la idea 25 .: feS. 25. .l:. xc4,J.,xc4 26. a3, l:l c8 las negras aprovechan sus oportunidades al máximo. Tienen dianas precisas a las que apuntar con el ataque y toda la razón para mi­ rar el futuro con optimismo. las blancas no po­ seen contrajuego y tienen los peones débiles de a3,c3 y h5,que les dificultan mucho la de­ fensa. 27. l:td4, �h7 28. J.,d2,J.,d5 29. 'i:Yh3, b5 30. a4,bxa4 31. 1::r xa4, 1:r c4! 32. � xc4, J.,xc4 33. 'i:Yh4,J.,b5 34. c4,J.,e8 35. c5, 'i:Yd7 36. J.,c3, 'i:Yd3 37. �d4, 'i:Yxd4 38. J.,xd4,a5 Pese a los alfiles de distinto color,el final es muy difícil para las blancas, y no pueden aguantarlo. 39. eS?!, . . . Era más tesonero 39. J.,c3, a4 40. J.,b4, pero luego de 40. ..., i.xh5! 41. c6, i,e2 42. c7, i,a6 las negras llevarían todas las de ga­ nar. 39 , i,xc6 40. f3, f4! 41. i,b2, i,e8 42. i,c1, a4 43. i,xf4, a3 44. i,e3, i.xh5 45. �f2, i,e8 46. i,d4,J.,cs 47. i,c3, a2 48. g3,h5! 49. g4,h4! las blancas abandonaron. .



. . .•

•.•



B

19. 'i:Ye2?!, . . . las blancas sobreestiman sus posibilidades. Era hora de jugar a obtener la igualdad con 19. exf6,'i:Yxf6 20. 'i:Yd4.



Partida extensamente comentada por Kárpov en su libro

Mis mejores partidas (págs. 264-267), publicado por Hispa· no Europea. (N. del t.)

RASGOS DE LA VALORACIÓN DE LA POSICIÓN

Capablanca-Aiekhine Encuentro (21),Cto. del Mundo, Buenos Aires,1927 B

Análisis comparado 1) En el tablero hay igualdad de material. 2) No hay amenazas concretas. 3) Los reyes están bien protegidos; hasta el momento,su situación no influye a la hora de valorar la posición. 4) Las dos columnas abiertas están controla­ das por los dos bandos. 5) Los peones están dispuestos de manera simétrica; así, ambos bandos dominan fuertes casillas centrales: las blancas,d4 y c5; las negras,d5 y c4. 6) En el centro, ambos bandos tienen más o menos las mismas posibilidades. 7) Las piezas mayores están situadas de modo simétrico. Las blancas poseen un caballo algo más activo; las negras, un alfil algo más activo.

21

16. j,g3, , Esto solamente impide una de las manio­ bras de caballo. Ambos trayectos podían inter­ ceptarse mediante t¿jb3-a5. 16. . . . , t¿jb6 17. �b3. lZJfd5 Toda la lucha gira en tomo al punto c4. Tras 18. t¿jxd5, J,xd5,el alfil obtendría la posibili­ dad de controlar esta importante casilla. Ade­ más,las negras habrían planteado la amenaza posicional 18. ..., tt:Jxc3 19. MXC3, J,d5 20. �b2, l:l xc3 21. �xc3,�as,seguida de 22. ... , :tea, con la que conquistarían la gran dia­ gonal y la columna «C». 1S. j,f3, l:!c4! •••

B

En comparación con la posición de partida, muchas son las cosas que han cambiado en favor de las negras. Sus piezas han tomado puntos fuertes,y el cambio en d5 les posibilita ocupar la columna «C». Las blancas deberían volver ahora a e2 con el alfil. 19. CZJe4,�es 20. l:txc4, Esto ya es claramente un error. La lucha por la columna debía continuarse con 20. �b2. 20. . . . , tt:Jxc4 21. �c1,�aS! Se amenaza 22. ..., t¿jxb4 o 22. ..., t¿jdxe3. 22. tt:Jc3, ti eS 23. t¿jxd5, J,xd5 24. J,xd5,'iYxd5 La ventaja negra es más plástica todavía. Se amenaza 25. ...,eS,obteniendo espacio. 25. a4,J,f6 26. t¿jf3,J,b2! En la valoración concreta de la posición, la situación de los reyes ahora ya representa un •••

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

22

papel. El monarca blanco, a diferencia del ne­ gro, no tiene ninguna ventana. Por eso, si 27. !:t. b1, ya es posible 27. ..., ltJa3!, y en caso de 27. �d1, sigue 27. ..., bxa4 28. 'i:Vxa4, ltjb6 29. �xd5, ltjxa4 30. .U d1, ltjc3 31. l:. e1, .1:. c4, y las negras ganan un peón. 27. l::f. e1, .J::! d8 28. axbS, axbS 29. h3, eS 30. J::t b1, e4 31. ltjd4, �xd4 32. .l:t d1, ltjxe3 Las blancas abandonaron.

siguiesen efectuar estas dos jugadas sin hacer especiales concesiones, la posición estaría igualada. Por eso, las blancas introducen una lucha de tiempos e intentan plantear una ame­ naza concreta en cada jugada. B

2.2. Segunda etapa: Elección de un plan La valoración objetiva de cualquier posición desempeña un papel decisivo para elegir el plan. Da igual que se trate de un ataque o una defensa. Aunque las posiciones, por regla ge­ neral, no se repiten y se diferencian entre sí por sus rasgos específicos y las posibilidades que ofrecen, existen principios bien determinados para inferir un plan cuando se tiene mejor posi­ ción (1), peor (2) o la posición está igualada (3).

13. eS!, ttJxeS 14. �xb7, I:t xb7 1S. 'i:Vxa6, 'i:Vb8 16. ltjc6!, ltjxc6 17. 'i:Vxc6+, ltjd7 18. ltjcS!!,dxcs Si 18. ..., I:I,a7, sucedería 19. ltjxd7, 1::[ xd7 20. �aS. 19. il,f4!, il,d6 O bien 19. ..., 'i:Vxt4 20. 'i:VcB+, �e7 21. 'i:Vxb7, Wf6 22. l::lxd7, ganando. 20. i,.xd6, l::tb6 21. 'i:Vxd7+!, Las negras abandonaron. No lograron eje­ cutar las jugadas de desarrollo necesarias. ••.

2.2.1. En mejor posición

Si se tiene ventaja de desarrollo, hay que in­ tentar impedir que el adversario movilice sus tropas. Según las posibilidades, deberían ele­ girse jugadas que planteen amenazas concre­ tas y obliguen al rival a sacrificar tiempo y efectivos para rechazarlas. No es infrecuente que estas jugadas vayan unidas a golpes tácti­ cos; mediante ellos se abre el juego con rapi­ dez y se avanza a toda máquina hacia el rey enemigo.

Smyslov-Kottnauer Groninga, 1946 Los errores cometidos en la apertura han dejado a las negras con dos tiempos de retra­ so en el desarrollo: ..., il,e7 y ..., 0-0. Si con-

Krámnik-Lékó Encuentro (14), Cto. del Mundo, Brissago, 2004 B

RASGOS DE LA VALORACIÓN DE LA POSICIÓN

AnáliSis comparado 1) En el tablero-hay equilibrio de- material. 2) A primera vista, parece que se han recha­ zado todas las amenazas de las blancas.

23

Ahora la situación de las negras no tiene re­ medio. Para ganar, las blancas deben organi­ zar un avance más en el flanco de rey y complementar el fuerte peón de b6 con reser­ vas que abran brecha. 25 , lL:lxd3 26. �xd3, l:lc8 27. �XC8+, �XC8 28. nc1+, i.,c6 29. etJXf7, 1:t xh4 30. lL:ld6+, �d8 31. �g 1, � h3+ 32. �e2, !:ra3 33. .l:.x g7, .l:.xa4 34. f4!, l:ta2+ 35. �f3, n83+ 36. �g4, :d3 37. f5, l:txd4+ 38. �g5, exf5 39. �f6, l:lg4 40. l:Xc7, �h4 41.ltJf7+, Las negras abandonaron, pues el rey ya no puede vivir mucho tiempo: 41. ..., �eS 42. l:. c8+, �d7 43. �d8#. •

•••

•••

2.2.2. En peor posición

22. a4!, Este bello sacrificio de peón siembra el caos en la línea defensiva de las negras, que nunca llega a cerrarse. 22 , �d8 Si se captura el peón, la torre penetra en la séptima fila. Aquí tenemos una variante que ejemplifica cómo podrían desarrollarse los acontecimientos entonces: 22. ..., i.,xa4 23. �c7, i.,c6 24. ltJg5, 0-0 25. �e3, con la amenaza 26. i.,e2. 23. ttJg5, _tes 24. b5,lL:lf4 Más resistencia oponía 24. ..., axb5 25. i.,xb5!?, b6, pero luego de 26. i.,xe8, I:!.xe8 27. lL:lxf7+, �d7 28. lL:ld6, la situación de las negras es asimismo preocupante. 25. b6!, •.•

• •••

.••

No pocas veces busca uno complicaciones tácticas también cuando está en peor posición. En este caso, la regla básica es: oponer la má­ xima resistencia al avance de las piezas agre­ soras para debilitar el ímpetu del ataque que ha lanzado el adversario. Uno de los mejores métodos consiste en simplificar la posición cambiando las piezas atacantes. Si se dificul­ ta todo lo posible el desarrollo del adversario, habría que pensar siempre en que la mejor de­ fensa es el ataque. Por eso, tras rechazar un ataque, se debe lanzar un contraataque a la primera ocasión.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

24

Tai-Botvínnik Encuentro (3), Cto. del Mundo, Moscú, 1960

Taimánov-Uhlmann Belgrado, 1970 N

8

Las negras poseen un peón más, por el que las blancas, prácticamente, no tienen compen­ sación alguna. El plan correcto para el segun­ do jugador consiste en desplegar su iniciativa en el centro y el flanco de dama por medio de , _tes, seguida de ..., j,d4 (o ..., j,b6) y avanzar los peones. Las blancas, por el contrario, siguen el plan de distraer las piezas negras del flanco de da­ ma. 27. t:i.h7, l:i.f8 Era mejor 27 ..., _tes y 28 ..., .:f. d7. 28. j,f4, 'iVd8 29. j,d3, �h8 30. l:lxh8, . . .

.

.

Desde luego, no 30. .1:[ xf7 a causa de 30. � es . 30 , �xh8 31. �a5!, Se ha atraído la dama negra al flanco de rey, y las blancas organizan un veloz contrajuego en el flanco de dama. Ahora a 31. ..., Wb7 si­ gue, sencillamente, 32. j,xbS!, cxbS 33. 'l:WxbS+, 'it>c7 34. �aS+, 'it>cB 3S. 'iVxa7, con oportunidades reales de contraatacar. 31 , �h1+ 32. 'it>a2, 'iVxf3 33. 'iVa6+, 'it>b8 34. �xc6!, �xf4 35. j,xb5, 'ifxe5 36. �e8+, 'it>b7 37. �c6+, b8 Las blancas salvaron medio punto, pues tie­ nen un jaque continuo seguro. . . .•

• .•.



•••

••.

Las blancas acaban de jugar 19. j,g3, y las negras ya no pueden evitar la pérdida de un peón. 19. ..., l:rd8 20. dxe5, j,xe5 21. j,d5, �e7 22. �xf7+, �xf7 23 .txf7+, 'it>xf7 24. j,xe5, .J::i. b7 25. j_ f4, I:t eS 26. f3,... Las blancas tienen la intención de amarrar la ventaja con 27. e4. 26 ,c4! Esto parece una jugada dictada por la de­ sesperación. En apariencia, las blancas pue­ den ganar este peón y quedar impunes. Después de 27. l::rd4, 27. ..., bS sería mala a causa de 28. axbS, axbS, pues las blancas ocupan la columna ••a» . Pese a ello, 26. ..., c4 es un astuto intento de desviarlas de su plan inicial, que era el correcto. 27. .l:t d4, t¿jc5 28 .l::rxc4, .tes 29. l:lb4, a5 30. nb2, .td7 31. nba2, ttJb3 32. l:ld1, t¿jc5 33. �d4, t¿je6 34. I:r c4,g5 Las blancas han ganado un segundo peón, sí, pero a cambio se ha perturbado de manera considerable la armonía de su juego de piezas. 35. j,d6, t¿jc5 36. t¿jd4, Si 36. j,xcS, las negras tendrían tiempo de jugar 36. ..., j,e6. 36 , t¿jxa4! 37. l:!.cxa4, j,xa4 38. .:Ixa4, l:lxe3 39. t¿jb5, l:re1+ 40. 'it>f2, l:!,b1 41. c4, Las negras han podido desestabilizar la si­ tuación en el tablero e inducen al adversario •

• •••



•••



•••

••.

RASGOS DE LA VALORACIÓN DE LA POSICIÓN

a efectuar jugadas inexactas. Era mejor 41. lt:Jd4. 41 , �d7 42. _tes, l:rd2+ 43. c;:t>e3, Aquí las blancas no pueden fallar: 43. c;t>g3, ti g1 44. c;t>g4, c;t>g6, y su rey está cercado. 43 , l:txg2 44. e4, l:tb4! Con el peón pasado, las negras se procura­ ron contrajuego y lograron hacer tablas en la jugada 64. •

•••



•••

25

•••

Krámnik-Lékó Encuentro (1O), Cto. del Mundo, Brissago, 2004

21 , .J:. g5! Las negras no dejan que el caballo vaya a a5 y activan la torre. 22.lt:Je3, Era más exacto 22. f4, �gd5 23. j,c2!, y el alfil destroza la defensa negra; por ejemplo: 23. ..., .l:.xd4 24. j,f5, l:td8 25. lt:Ja5 o 24. ..., 1:!. 7d5 25. j,e4. 22 , f8 23. h4, .U. a5!? Las negras realizan las tareas de defensa y desarrollo de las piezas de manera satisfacto­ ria. La torre permanece en el centro e impide que el caballo penetre en a5. 24. d5, Las blancas dejan pasar la que tal vez sea la última oportunidad de activar el alfil: 24. J,d1. 24 , l:lc5 25. ncd1' c6! • ...

•••



N

•••

•••



•••

B

Análisis comparado 1) En el tablero hay equilibrio de material.

2) Todos

los peones negros están disloca­

dos o aislados y necesitan protección.

3)

El rey negro

pe rturba la

coordinación ha­

bitual de las torres. 4) En la columna «e» abierta y en la colum­ na «C» semiabierta dominan las torres blancas.

5) Las blancas tienen el peón aislado de d4, pero los peones negros están más desor­ denados todavía.

6) La

influencia que pueda ejercerse en el

centro no es aquí de importancia decisiva porque no hay amenazas concretas. 1

7) Las piezas blancas están dispuestas con bastante armonía. El rey neg,ro impide a sus propias piezas realizar acciones con­ certadas.

La situación de las negras ha mejorado de modo considerable, pero siguen teniendo que jugar con cuidado y exactitud. 26.lt:Jf51, cxd5 27. l:rd4, l:rdc7 El intento de salvar el peón con 27. ..., h5 se refuta mediante 28. g4!, y las blancas ob­ tienen un peligroso peón pasado en la colum­ na de torre. 28. �ed1' .u. c1 29. j,xd5, nxd1 + 30. ll xd1, j,eS!

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

26

Naturalmente, no podían cambiarse los alfi­ les en d5 porque las blancas conservarían en­ tonces un poderoso caballo contra un pasivo alfil negro. 31. J.,e4,J.,xt5 32. J.,xt5, Si las blancas consiguen poner el alfil en c4 y afianzarlo con b3, darán a su torre la posibi­ lidad de atacar los peones negros por ambos flancos, pero... 32 ,b3! 33. l:td3, l:[c4 34 .i,d7, O bien 34. 1:: xb3, l:I xa4 35. .l:l bB+, Wg7 36. l:tb7, WfB, y no pasa nada. 34 , l:rb4 Las negras quieren llevar el alfil a d4 a tra­ vés de cs. 35. J.,c6, Después de esto, ambos jugadores acorda­ ron las tablas. .••

• •••



•••

• •••

•••

2.2.3. En posición igualada

Ambos jugadores han superado la apertura y tienen una posición más o menos igualada. Ninguno tiene debilidades palmarias. De ahí se derivan los planes de ambos bandos: crear­ le algunas debilidades al adversario o pertur­ bar la armonía de la disposición de sus piezas mediante un acertado voltejeo. 15 .l:.fe1, 'iVd7 16 .i,h2, t¿jfd5 17. t¿je2, .J:! fd8 18. ttJf4, j_ f5 Una pequeña inexactitud que permite a las blancas mejorar su posición un poquito. Era mejor 18. ..., t¿jxt4 19. 'iVxt4, t¿jdS y 20. ..., b5, con lo que las negras preservan el equilibrio. 19. t¿jxd5, t¿jxd5 20. j_c4!, j_e6 21. a4, l:tac8 22 .i,b3, 'iVc7 23. a5, Mientras que las maniobras de las negras parecen un tanto carentes de plan, las blancas subordinan cada jugada a una idea conducto­ ra. El resultado es que pueden apretar un poco al adversario. 23 , �d7 24. J.,a4, 'iVe7 25. j_g3, �c7 26 .i,b3, �d7 27 .i,h4, l::i,b8 28. J.,a4, 'iVc8 29. :ac1, Tras una serie de maniobras, las blancas han conseguido otra ventaja: las piezas mayo­ res negras han abandonado las columnas centrales, y la torre está situada en bB de ma­ nera bastante desafortunada. Con todo, las negras podían mantener la posición más o menos en equilibrio con 29. ..., b5. 29 , l::t.c4 30. i,g3,J.,t8 31. h4, Las blancas aprovechan la circunstancia de que las piezas negras se han desviado al flan­ co de dama e intentan abrir la posición del rey enemigo. 31 , t¿jf6 32 .i,b3, �xc1 33. ,Uxc1, 'iVd7 Es verdad que el rey negro está a salvo, pe­ ro las blancas se han apuntado otro tanto con sus maniobras: las piezas enemigas están to­ davía más apretadas, la columna «C» es del primer jugador y la casilla b6 es débil. 34. d5, i.t5 35. 'iVb4, .,te4 36. 'i:Yd4!, 'iVf5 37. t¿jd2, J.,xd5 38. .,txd5, t¿jxd5 39. t¿je4,J.,g7 •







..•

.••



Aquí la lucha adquiere un carácter especial. Por regla general, se conduce tranquilamente porque las acciones descuidadas podrían echarlo todo a perder enseguida. Se realizan largas maniobras, con las que ambos bandos intentan evitar que surjan debilidades en cam­ po propio y crear algunas en campo contrario.

Alekhine-Feigin Kemeri, 1937 B



••.





•••

•••

.••



RASGOS DE LA VALORACIÓN DE LA POSICIÓN

Se amenazaba 40. 'iYxd5. 40. lt:Jxd6, 'iYe6 41. 'iYd2, lt:Jf6 42. 'iYc2, b6 43. 'iYc7,lt:Jd7 44. lt:Jxf7, nf8 45. lt:Jd8, 'iVf6 46. l::td1,... Las negras abandonaron. Aunque el bando negro no cometió errores graves, las manio­ bras que realizaron las blancas, de aparien­ cia tranquila, les fueron dando poco a poco una ventaja significativa y, finalmente, la vic­ toria.

27

Es probable que 31 ..., l:tfe? fuera más exacta. Por ejemplo, las blancas difícilmente podrían aumentar la presión sobre el peón de d51uego de 32. f4, e4 33. lt:Jd4, i.,d7. 32. l:[e3, h4 33. h3, l:tf6 34. lt:Jd4, i.,b7 35. a41, l:f. d8 36. lt:Je2, bxa4 37. i.,xa4, lt:Jb6 38. i.,b3, .

•..

N

Spasski-Petrosián Encuentro (19), Cto. del Mundo, Moscú, 1966 N

38 ,e4 Las negras se ven obligadas a realizar este avance en situación desfavorable. De nada sir­ ve 38. ..., l:reS a causa de 39. lt:Jd4, lt:Jd7 40. i.,a4. 39. ltJd4, �h6 40. l:td1, l:tes 40 . .. , l:td7 era más tesonera. 41. fxe4,dxe4 42. lt:Je61, Se amenaza 43. lt:Jc5, y 42. ..., i.,d5 está prohibida a causa de 43. i.,xd5, lt:Jxd5 44. l::i.xe4. 42 , lZ)c4 43. i.,xc4, I:r xc4 44. lt:Jc5, 1:1 f7 45. l:ta1, �g5 46 .J::i. aS!, �f4 47. �f2, i.,d5 48. lt:Jb3!, ... Si ahora el alfil regresa a b7, surge la posibi­ lidad 49. lt:Jd4 y 50. lt:Je2#. Las blancas eran cada vez más superiores y ganaron en la juga­ da 68. • •••

Las negras han igualado el juego por com­ pleto. El plan correcto consiste ahora en do­ blar las torres por la columna «e•• y avanzar el peón de e5. Entonces habría una larguísi­ ma lucha por delante. Sin embargo, Petro­ sián, teniendo en cuenta la puntuación -iba por delante en el marcador-, estaba contento con las tablas y decidió hacer la transición a un final. 21 , 'iVf4 22. 'iVxf4, l:txf4 23. l:tf2,... Esta maniobra pretende provocar a las ne­ gras para que adelanten uno de los peones centrales, de modo que las blancas puedan atacar el que haya quedado rezagado. 23 ,g6 24. �d2,lt:Jb6 25. l::rde2,lt:Jd7 26.lt:Jd1, Las blancas son consecuentes y evitan re­ petir jugadas. 26 , b5 27. c3, l:I f7 28. i.,c2, �g7 29. i.,b3,h5 30. lt:Je3, lt:Jb6 31. lt:Jc2, lt:Jd7 • •••

• •••

..•

.

•••

.

•••



...



3

EL ESTÍMULO

DE

UN OBJETIVO CONCRETO •

Suma variable de errores



Posibilidades inusitadas de salvación

Hay que prestar atención hasta la última jugada

En el capítulo precedente se han enumera­ do siete criterios principales para juzgar cual­ quier posición. Se entiende que solamente la suma de estos elementos es lo que da una va­ loración exacta en cada caso concreto. Com­ pararlos no es sencillo. La capacidad de saber justipreciar bien una posición es, en el fondo, el rasgo más importante que acredita la cate­ goría de un jugador. -En este capítulo y los tres siguientes en­ tramos con más detalle en cada uno de es­ tos siete criterios valorativos. Los más concretos y, por lo tanto, los más sencillos de explicar son los tres primeros rasgos de una posición:





¡El rey en el punto de mira!

que se necesita luego es estar familiarizado con él. Philidor ya subrayó que el que domina el final es el que, en realidad, puede jugar al ajedrez. El bando que se defiende suele buscar com­ plicaciones tácticas para dirigir el juego a posi­ ciones embrolladas en las que la ventaja de material que tiene el adversario pierda impor­ tancia.

Alekhine-Euwe Ámsterdam, 1926 N

1) Relación de fuerzas en lo concerniente al material. 2) Existencia de amenazas directas. 3) Situación de los reyes.

3.1. Relación de fuerzas en lo concerniente al material Se empieza a juzgar la posición haciendo un inventario de las tropas. Si hay igualdad, se buscan otros criterios. Si se ha alterado el equilibrio de material, siendo iguales las de­ más condiciones, debería ganar el bando que posee la ventaja de material. Por regla gene­ ral, el objetivo se alcanza mediante el cambio metódico de las piezas, con lo que la cantidad de combatientes disminuye y la superioridad de material cobra cada vez más peso. La par­ tida desemboca entonces, las más de las ve­ ces, en un conocido final teórico, y lo único

Las negras se encuentran en situación difí­ cil. lienen mucho menos espacio que el ad­ versario. Además, se amenaza 'iYe1 y �h4. Esto no se puede frustrar con 36 . ..., l:[h7, pues la posición de la torre de g2 y la del rey de g8 se dejaría sentir de manera desagrada­ ble porque las blancas podrían jugar 37. f5! Por eso, Euwe recurre a medios tácticos. 36 , �h8! Las blancas deberían jugar ahora 37. :h2+, l:rh7 38. l:ixh7+, I!xh7 39. g2, seguido de l:[ h1 y 'iY'e1. Entonces el alfil po­ dría penetrar en la posición enemiga por h4. .

...

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

30

Sin embargo, ¿por qué no habría de aprove­ charse esta oportunidad enseguida? 37. �h4, 'ifxh4! ¡Ahí está lo malo! Es verdad que las negras pierden material, pero a cambio poseen la úni­ ca columna abierta, por la que pueden pene­ trar en campo enemigo. 38. 1:1 h2, .l:t h7 39. .l:t xh4, .l:t xh4 40. 'ife2, .l:.fh7 41. 'ifg2, �h3 La situación ha cambiado de manera decisi­ va. Ahora ya son las blancas las que deben pensar en defenderse. Solamente las salvan acciones activas. 8

42. f5!, La defensa pasiva 42. .l:t e1 conduciría a un hundimiento progresivo: 42. ..., l:rf3 43. "iYe2, 1:. hh3 44. g5, g7 45. g2, .1:. fg3+ 46. f2, f7 47. f1, d4! 48. exd4, e3 49. 'ifc4, �h2! 42 ,gxf5 43. gxf5, z:!. g7 44. fxe6, Se repite el medio táctico del sacrificio de dama. 44 , tt::\xe6 45. l:tf6, .l:t hg3 46. 'iVxg3, l:;.lxg3+ 47. h2, l:txe3 48. �xe6,d4 48. ..., 1:. f3 mantenía posibilidades de ga­ nar. 49. l:tg6!, Tablas. •••

• •.•



•••

•••

•..

Capablanca-Nimzowitsch Bad Kissingen, 1928 8

Las negras tienen una calidad de ventaja y una peligrosa cadena de peones en el flanco de dama. Las blancas no pueden salvarse em­ pleando medios sencillos. 31. d5!, 'iYxc3 31. ..., 'ifd6 era más cuidadosa; por ejem­ plo: 32. iVxd6 (o 32. 'iYd4, 'iYb6, pero no 33. d6 a causa de 33. ...' nxd6) 32 . ...' l:rxd6 33. e4, fxe4 34. tt::\xe4, l:th6 35. d6, t7, con buenas posibilidades de ganar. 32. d6, 'iff6 33. d7,c3 Comienza la escaramuza táctica, en la que la ventaja de material que tienen las negras pierde importancia. 34. tt::\xf5,c2 35 .i:d6, 'ifd8 La espectacular variante 35. ..., 'i:Vxd6 36. tt::\xd6, la xf4 37. d8'iY+, I:t f8 38. 'iYc7, 1:! xd6 39. 'iYxc2 daba más o menos las mis­ mas perspectivas a ambos bandos. 36. 'ife5!, �xf5 36. ..., J:lg2+ 37. xg2, 'ifg5+ 38. t2, c1 'iY tampoco basta para vencer a causa de 39. �d5+, con jaque perpetuo. 37. 'iVe8+, 1::! f8 38. .l:.xg6+, hxg6 39. 'ifxg6+, Tablas. •

•.•

Hay, sin embargo, otros intentos de salvarse en los que se aprovecha la peculiar situación que se ha producido en el tablero. Aquí tene­ mos algunos:

EL ESTÍMULO DE UN OBJETIVO CONCRETO

31

Mijalchishin-Frois Lisboa, 1986

Las negras acaban de sacrificar dos piezas por varios peones, tras de lo cual se ha origi" nado un final sumamente infrecuente. ¿Está ganado o es tablas? Es sabido que no se puede dar mate con dos caballos solos, pero el peón que todavía queda disminuye de manera considerable las probabilidades de salvarse que tiene el monar­ ca negro. En primer lugar, este rey se ve em­ pujado a una esquina por el rey blanco y un caballo, y luego el caballo que bloqueaba al peón acude a ayudarles. Mientras el peón as­ pire a coronar, es posible que se produzca el desenlace más desagradable para las negras. Mijalchishin procedió según este esquema hasta la jugada 97, pero la partida acabó en ta­ blas por la regla de las 50 jugadas. El compositor de estudios y problemas A. Troitski descubrió que en este final hay, en efecto, posiciones de tablas.

Si el peón negro se encuentra detrás de la lí­ nea serpenteante, las blancas pueden contar con la victoria. Si el peón, sin embargo, ya ha abandonado la zona de peligro -como en el caso que nos ocupa-, la posición es tablas. Este hecho es precisamente una interesante peculiaridad de este final.

Pietzsch-Fuchs ADA, 1963 N

Las blancas poseen un peón más y piezas más activas. Las negras se salvan mediante una idea brillante. 37 ,'YWd7+ 38. �e4,'YWc6+ 39. �f5,... ¿Cómo se sigue ahora? 39 , ét:Jg7+ 40. i,xg7, 'YWg6+!! Se capture como se capture la dama, las ne­ gras están ahogadas. •

•••



•••

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

32

Un sencillo ejemplo más:

Smyslov-Vasiukov Moscú, 1961 B

ra de expulsarlo de esta fortaleza. Es verdad que las negras pueden controlar la casilla g1 y «congelar» al rey en f1. Así obligarían a las blancas a jugar el peón de f3 y se lo embolsa­ rían. Todo esto no altera en nada el juicio so­ bre la posición: ¡sigue siendo tablas!

A. Petrosián-Hazai Schilde, 1970 N

Da la sensación de que las blancas podrían abandonar, pero ... 43. �f8+, �g7 44. �h5+!!, gxh5 45. ¡yd6+, ¡yg6 46. ¡vts+, ... Y tablas por jaque continuo. Ahora sigue un «atraco, increíble.

Polugaevski-Sajárov Leningrado, 1963 N

La consigna en situaciones así es: el que tie­ ne más material, debe cambiar piezas. Eso es lo que hicieron las negras. 53. ..., i,.c3+ 54. �d6, i,.xb2? 55. xc7, �f7 56. �d6!, �f6 57. �d5!, �f5 58. �c4!, ... Los adversarios acordaron las tablas. El rey blanco consigue llegar a f1, y ya no hay mane-

Las negras están en apuros. El plan blanco es claro: ¡vd2, �b3, lL'lb2, �a4. Si en esta situación el segundo jugador lleva el rey a b6, el caballo se traslada a b3, y el peón cae de to­ dos modos. Como no pueden hacer nada con­ tra este plan, las negras recurren a una treta. 45. ..., ¡vb6! Esta sorprendente jugada está de todo punto justificada. Las blancas deberían ate­ nerse al reagrupamiento previsto de las pie­ zas -46. �d2 y luego �b3, lL'lb2, �a4, lL'ld3-c1-b3- para ganar el peón de aS. No es difícil de entender con qué especulan las ne­ gras. Su astuta idea se comprueba ahora in­ voluntariamente ... 46.lbxb6??,cxb6 47. h4!?, ... En esto habían confiado las blancas. A pri­ mera vista, parece que la dama puede pene­ trar con suma facilidad en campo enemigo por la casilla h3, pero una vez más sucede otra co­ sa. 47. ...,gxh4 48. ¡vd2,h3!! 49. gxh3,h4!

EL ESTÍMULO DE UN OBJETIVO CONCRETO

B

33

La situación de las negras es crítica. Corre­ rán peligro por la diagonal a1-h8, sobre todo, en cuanto aparezca en ella la dama blanca. Por eso acuden a la táctica en busca de ayu­ da. 35 ,f4! 36. exf4, Un despiste. Pasar al final de alfiles de dis­ tinto color habría conducido a la victoria: 36. Jt,xd5!, Iixd5 37. l:Ixd5, 'iVxd5 (si no, sigue 38. 'iVc3!) 38. 'iVxd5, i,.xd5 39. gxf4. Enton­ ces las blancas continúan con su plan �g2g3, f5!, �f4 y ganan. 36 ,e3! Las negras abren paso al alfil. Si 37. fxe3, sucede 37. ..., 'iVh3 38. e4, l¿¡xt4! 39. Jt,g7+, J::1xg7 40. gxf4, 'iVg4+, con un contraataque decisivo. Ahora las blancas ya deben luchar por las tablas. 37. Jt,xd5!,e2! 38. l:le1, 'iVxd5 No, sin embargo, 38. ..., Jt,xd5 39. 'iVc3, 'iVe4 a causa de 40. 'iVh8+, l:th7 41. i,.g7#. 39. 'iVxd5, l:txd5 40. f3, l:td1 Se acordaron las tablas. A 41. �f2 habría seguido 41. ..., i_xt3! • •••

Se acabó: ¡Tablas! Una fortaleza única. El primer jugador tuvo que digerir el susto, pues todavía siguió: 50. �b3, �b7 51. �a4, �a7 52. 'iVg2, �b7 53. 'iVb2, �a7 54. 'iVc2, �b7 55. 'iVc3,�a7 Tablas.

3.2. Existencia de amenazas directas «¿Qué me amenaza? ¿Qué puede hacer to­ davía el rival? ¿Qué puedo hacer yo?». Estas preguntas deben contestarse una y otra vez al valorar cualquier posición. Da igual que la po­ sición sea mejor, esté igualada o sea peor. So­ lamente puede jugar bien al ajedrez el que está en alerta permanente durante la partida.

•••

• •••

Yates-Tartakower Hamburgo, 1927 N

Euwe-Keres Torneo AVRO, Países Bajos, 1938 N

Suponiendo que el final de peones se ganaba con facilidad, Tartakower jugó 56 , 'iVxb4? Sucedió: 57. axb4, axb3 58. �b2, �c4 59. �a3, b2 • •••

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

34

Después de 60. '\t>xb2, '\t>xb4 sería fácil ga­ nar. 60. '\t>a2!!, ¡Brillante! Si ahora 60. ..., 'it;txb4 61. 'it;(xb2, son mano las negras, y luego de 60. ..., '\t>c3 61. '\t>b1, '\t>b3 ahogan al adversario: tablas.

Colle-Grünfeld Karlsbad, 1929

•••

N

Marshall-Yates Karlsbad, 1929 8

Las blancas ganan con facilidad si continúan con 58. 'iYc2!, a3 59. '\t>c3, '\t>a1 60. 'iYb3, pero siguió... 58. '\t>c4?, b1'iY 59. 'iYxb1+, '\t>xb1 60. '\t>b4, ¿No está todo claro ahora? 60. . , '\t>b2! ¡No, en absoluto! Ahora las tablas son evi­ dentes. Es muy molesto dejar escapar la victoria al final cuando ya todo parece decidido, pero es más desagradable aún sufrir mayores daños morales por valorar mal la posición.

Aquí Grünfeld abandonó la partida, aunque podía salvar medio punto, como muestra la va­ riante siguiente: 77. ..., '\t>d3 78. '\t>g5, '\t>e4 79. '\t>xh5, '\t>f5 80. '\t>h6, '\t>f6 81. h5, '\t>f7 82. '\t>g5, '\t>g7 83. '\t>f5, '\t>h6 84. '\t>e5, '\t>xh5 85. '\t>d5, '\t>g6 86. '\t>c5, '\t>f7 87. '\t>b5, '\t>e8 88. '\t>xa5, '\t>d8 89. '\t>b6, '\t>c8.

3.3. Situación de los reyes

•••

.

.

Este criterio es uno de los más importantes -en muchos casos, incluso el decisivo- para valorar una posición. Por un victorioso ataque al rey se puede renunciar a muchas ventajas posicionales y asumir los mayores sacrificios materiales. El ataque al rey es un tema muy tratado en la bibliografía ajedrecística. Por eso, aquí nos limitaremos a tres tipos principales de ataque: al rey que no se ha enrocado, con enroques si­ tuados en el mismo flanco y con enroques si­ tuados en flancos distintos.

EL ESTÍMULO DE UN OBJETIVO CONCRETO

3.3.1. El ataque al rey que no se ha enrocado

Chigorln-Znosko-Borovskl Núremberg, 1906 N

35

16. cxdS,O-O-O En esta situación, el rey tampoco encuentra reposo en el flanco de dama. Contra 16. ..., lt:\xf1, Chigorin propuso esta variante: 17. dxe6, lt:\d2 1a. .txb7, .l::tba 19. i.c6+, �da 20. n c1!, fxe6 21. �g4, con la amenaza do­ ble 22. �xg7 y 22. �d4+. 17 .l:I e1, lt:\ c7 18. dxe6, fxe6 19. j,g4 , �heS Las negras han podido rechazar las amena­ zas que pesaban sobre el rey, enrocar y comu­ nicar las torres pero han pagado un alto precio por ello: el caballo de d2 ha quedado aislado del resto de las tropas. 20. �e2!, �b8 21 .t:i.ac1, l:i dS22. �e3, gS 23. _tes!,es 24. a3,lt:\ bS 2s. .,tb4,�da 26. .,txd2, ... Las negras abandonaron. Si 26. ..., I;i.xd2, 27. .U ca+ es decisiva. •



El juicio general de la posición resulta clara­ mente favorable a las blancas. El factor decisi­ vo en ello es la situación de los reyes. El blanco está mucho más seguro que el negro. En esta posición, las negras, sin duda, pen­ saron primero en enrocar largo. Si eso fuese posible, el segundo jugador habría pasado lo peor. Las torres estarían comunicadas, y el peón de d4 sería objeto de ataque. Después de 13. ..., 0-0-0, las blancas, sin embargo, pueden jugar 14. lt:\e5!, .txe2 15. �xe2, y las negras ya no pueden evitar pérdi­ das materiales ( 15 .., � xd4 16. lt:\f3). Por eso eliminan antes el caballo. 13 ,.,txf3 14 .,txf3, lt:\ d2 Parece que penetrar con el caballo es bue­ no. Después de 15. ,i'l e1, étJ xc4, las negras ya se sentirían mucho mejor, pero lo que aca­ ba decidiendo la partida es la mala posición de su rey. 1S. dS!, Un método típico. Para retener al rey enemi­ go en el centro, hay que abrir la columna. 1S. ...,cxdS A 15. .. ., lt:\xf1 seguiría 16. dxc6, lt:\d2 17. cxb7, lt:\xf3+ 1a. �xf3, .l:Ida 19. �C6+, �d7 20. �xa6, �xa6 21. ba�+, �da 22. �g3, con clara ventaja de las blancas. .

.

.•.

Steiner-Colle Budapest, 1926

.



•••

A 17. .,tg5, las negras acaban de replicar 17. ..., f6 1a. l::tae1+, .,te7 y esperan poder enrocar y concluir la movilización de las tropas paso a paso una vez que el alfil adversario se retire. Como las blancas tienen un peón me­ nos, deben obrar con energía. 19. li xf6!,gxf6 20 .,txf6,o-o El rey se ha escabullido, pero ahora aparece la torre blanca en la séptima fila. 21. l:rxe7, .l::rxf6 22. ,Uxd7, .,txd7 23. lt:\ e4!,... •

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

36

Después de 23. 'i:Yxb7, l:raf8 24. h3, l:r617, las negras aún podrían luchar con tesón. 23 , �f7 Era correcta 23. ..., l:t.g6. 24. 'i:Yg3+, J:g7 25. et:Jf6+, �h8 También sería desagradable para las negras 25. ..., �17 26. 'i:Yf4. La desfavorable situa­ ción de su rey fue el factor decisivo para justi­ preciar la posición. 26. 'i:YeSI, i.,h3 27. lZJh5, Las negras abandonaron. Los actores principales en la partida siguien­ te, que parece de fábula, son asimismo los re­ yes. .

8

. ••

•••

Si 15. g5, las negras tenían la intención de jugar 15. ..., h4, y contra 15. gxh5 querían hacer 15. ..., f5. 1S. �d2!, hxg4 16 .l:re1, �d8 17. lZJeS, et:Jxes 18. i.,xes, 'i:Yc6 19. et:Jg5, .l:r h5 20. i.,xg71, Después de 20. et:Jxf7+, �ea, el ataque blanco se extingue, pero ahora a 20. ..., 'i:Yxh1 sigue 21. et:Jxf7+, �d7 22. i.,xf8, fuer­ te, con la amenaza imparable 23. l::te7+. 20 , i.,xd6 21. et:Jxf7+, �c7 22. et:Jxd6, 'i:Yxd6 23. i.,g2, ngS 24. i.,h8, 'i:Yh6 Parece que la iniciativa blanca se agota. Además, el alfil está atacado. Sin embargo, cuando el rey está en peligro, las consideracio­ nes generales carecen de importancia. La si­ tuación se decide mediante el cálculo de variantes concretas. 25. 'i:Yg3+, �b6 26. �d1!, 'i:Yxh8 27. 'i:Yd6+, �as 28. �d2!, El rey blanco se queda marcando el paso. Eso, sin embargo, no sucede porque esté con­ fuso, sino porque es prudente. Se amenaza 29. b4+, �a4 30. i.,c6+!, bxc6 31. 'i:Yxc6+,' �b3 32. 'i:Yb5. 28 , i.,f5 29. i.,xb7, l:tg6 30. b4+, �a4 31. i.,c6+,�b3 32. 'i:Yg3+,�b2 •

Kopilov-Koroliov Correspondencia, 1981-1982 Defensa Siciliana [829)

1. e4, c5 2. et:Jf3, et:Jf6 3. eS, lZJdS 4. et:Jc3, s. et:Je4, et:Jc6 6. c4, lZJdb4?! Las negras se desvían de las sendas teóri­ cas acostumbradas. Esto pronto origina acon­ tecimientos fantásticos. 7. a3, 'i:YaS 8. 'i:Yb3, Si las blancas juegan enseguida 8. .l:rb1, si­ gue 8. ..., lDa2! Ahora las negras deben obrar con energía. 8 , d5 9. exd6, es 10. l:lb1, et:Ja6 11. g4!?, Las blancas quieren mantener su puesto avanzado en d6 a toda costa. Por eso es im­ prescindible impedir 11. ..., f5. 11 , 'i:Yd8 12. d4, exd4 13. i.,f4, 'i:Yd7 14. i,g3,h51 e6

•••



•••

•••



.••

•••



•••

•••

• •••

EL ESTÍMULO DE UN OBJETIVO CONCRETO

El duelo de los reyes entra en su fase decisi­ va. 33. l:[b1+1, i.,xb1 34. �xb1+, �xb1 35. 'iYb3+, �a1 36. �c1!, La última palabra la tiene el rey blanco. Des­ pués de 36 . ..., 'iYh6+ 37. �c2, d3+ 38. 'iYxd3, las negras son impotentes. De ahí que abandonasen. •••

3.3.2. El ataque al enroque:

enroques situados en el mismo flanco

Un procedimiento fundamental consiste en aprovechar las debilidades que haya en la es­ tructura de peones que hay delante del rey enemigo.

Uhlmann-Bonsch Groditz, 1976 B

37

Con el avance del peón de torre, las blancas han preparado la apertura de la columna cch». Ahora adoptan las últimas medidas. 38. l:th1' cuc5 39. 'iYb11,... La dama desea activarse en el flanco de rey. Por el momento se retira de modo que pueda controlar el centro. 39. ..., li f8 40. hxg6,... Nótese que abrir la columna cch» solamente ha sido posible porque el enroque negro está debilitado por el peón de g6. 40. ...,hxg6 41. 'iYg1!, i.,g7 42. 'iYh2,f5 Si 42. ..., l:te8, 43. 'iYh7+, �f8 44. .i,h6 termina la lucha. 43. 'iYh7+, �f7 44. i.,xf5,... El acorde final. Con el sacrificio de alfil, el rey negro se queda en cueros. 44. ..., gxf5 45. 'iYxf5+, �g8 46. 'iYh7+, �f7 47 .J:r h5!,e6 O bien 47. ..., CUd7 48. .i,h6, li ga 49. ,:tgs, 'iYf8 so. 'iYg6#. 48. l:tg5, l::tg8 49. 'iYg6+, �e7 50. i.,xc5, 'iYd7 Las negras abandonaron sin esperar res­ puesta. •

3.3.3. El ataque al enroque:

enroques situados en flancos distintos

Si ambos bandos han enrocado en flancos distintos, hay muchas más posibilidades de atacar al rey. El bando activo no se limita a ata­ car con las piezas, sino que involucra a los peones en el asalto al monarca enemigo. El asalto de peones es el método típico con el que se libra la batalla al estar los enroques en flancos distintos. Persigue el objetivo de elimi­ nar los peones que protegen al rey adversario y abrir líneas para lanzar un ataque con las piezas.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

38

Gligorlé-Larsen Manila, 1973 B

Ambos bandos están preparados para lan­ zar los peones al asalto, pero las blancas em­ piezan antes. 15. eS!,exd4 16. cxb6,dxc3 17. i,e3, ... Hasta ahora, el alfil no tenía perspectivas de futuro. Una vez que se han abierto líneas, sin embargo, se vuelve activo y peligroso. 17. ...,g4 Intento de distraer al adversario de su ata­ que por el flanco de dama. 18. bxc7, �xc7 19. .l::[ac1,... Se han eliminado los peones que protegían al rey enemigo, y las piezas blancas intervie­ nen en la lucha. 19. ...,d5 20. !:i. xc3,gxf3 21. �xf3,d4 22. �f5+, .l:id7 23. i,f4, 'iYb6 24. l:;lxc6+!, ... Comienza la fase final del ataque. 24. ..., i.xc6 25. éDcS, étJg4 26. l:tb1, �a7 27. éDxd7, i.xd7 28. �eS+!,... Las negras abandonaron.

Keres-V. Petrov la URSS, Moscú, 1940

XII Cto. de

B

Las blancas deben apresurarse. Su tarea la dificulta el hecho de que ya han jugado el peón "b", lo que da buen contrajuego a las negras. 15. h4,... Amenaza abrir peligrosamente la columna mediante h5xg6. 15. ...,h5 16. g4!,... Ahora a 16. ..., hxg4 sigue 17. h5. Por eso, las negras se ven obligadas a cambiar su im­ portante alfil defensivo para eliminar el peligro­ so peón. 16. ..., i.xe5 17. fxe5, ¡yxg4 18. �e3, éDxb4 B

Sería malo capturar el peón con la dama a causa de 19. e6, i.xe6 20. 'iVh6. 18. ..., i,e6 también fracasa por 19. l:rdg1, �xb4 20. 'iVh6. 19. e6!,... En semejantes posiciones, los peones no

EL ESTÍMULO DE UN OBJETIVO CONCRETO

desempeñan papel alguno. Lo único que im­ porta es dejar el camino expedito para las pie­ zas. La variante principal de Keres era 19. ..., lt:lxd3+ 20. cxd3, fxe6 21. l::l df1!, �f5 22. I;I hg1, 'íi;f7 23. l:. xg4, l:txf1+ 24. 'íi;c2, hxg4 25. ¡ve5!, y las blancas ganan. 19. ..., CZ'ld5 20. exf7+, l:txf7 Si 20. ..., 'íi;h7, es posible 21. �xg6+!, ¡vxg6 22. .U,xd5; por ejemplo: 22. ..., �g4 23. ,:gs, ¡vxt7 24. �g7+, y las negras de­ ben perder.

39

21. �c4!, e& 22. l:i.xd5, ¡vxc4 O bien 22. ..., cxd5 23. ¡vea+, �fB 24. �xd5+. 23. ¡ves+, Las negras abandonaron. Se seguirán mostrando las diversas clases de ataques al rey en muchos ejemplos de es­ te libro. En los próximos capítulos trataremos con detalle los cuatro criterios restantes que permi­ ten justipreciar una posición. •••

4

LÍNEAS ABIERTAS •

Ruptura en el centro



Entre el centro y el ala

Ataque por la columna «a»





Diagonales peligrosas

El controlar líneas importantes -horizonta­ les, verticales,* diagonales- influye de manera decisiva en la valoración de la posición. Sien­ do iguales las demás condiciones, dominar las líneas abiertas conduce, por regla general, a obtener ventaja. Examinaremos ahora algunos planes estra­ tégicos típicos que se emplean en la lucha por ocupar las diversas clases de líneas abiertas.

4.1. Ruptura en el centro Primero un ejemplo clásico.

Steinitz-Showalter Viena, 1898 Defensa Francesa [C02]

1. e4,e6 2. d4,dS 3. eS,eS 4. dxes, liJeS S. étJf3, .i,xes 6. .i,d3, tt:Jge7 7. 0-0, tt:Jg6 8. l:te1, .i,d7 9. e3, as 10. a4, 'iYb8 11. 'iYe2, .i,b6 12. tt:Ja3, o-o 13. étJbS, tt:Ja7 14. .i,e3, .i,xe3 1S. �xe3,ltJxbS 16. axbS,b6 17. étJd4,fS 18. f4, tt:Je7 19. 'iYd2, 'iVd8 20. I:t e3,g6 21. .I;t h3, 1::!. f7 22. �h1, �g7 23. étJf3, h6 24. J:lg1, hS 2S. 'iVf2, 'iVh8 26. tt:JgS, J:. ff8 27. 'iVh4, tt:Jg8



Sobre todo lo referente a las columnas abiertas véase el

espléndido estudio de Wolfgang Uhlmann y Gerhardt Schmidt Columnas abiertas, publicado por Hispano Euro­ pea. (N. del t.)

Las negras han conseguido detener el ata­ que por el ala, pero para ello han tenido, sin embargo, que situar mal algunas piezas en la esquina, de modo que se ha cortado la comu­ nicación entre sus tropas. Las blancas, por el contrario, han conservado la posibilidad de apuntar rápidamente con las piezas mayores a todos los sectores del tablero a través de las lí­ neas abiertas. 28. c4!,... Ya no puede impedirse la apertura de lí­ neas. 28. ..., dxe4 29. .i,xe4, .ti feS 30. l:td3, .i:a7 31. 1::rd6, .i:lb7 32. .i:lgd1,... N

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

42

En cinco jugadas se ha modificado de ma­ nera decisiva la situación existente en el ta­ blero. Las blancas dominan el centro, y el adversario ya no puede evitar las pérdidas. 32 ,.,tes 33.lL:lxe6+,.,txe6 34. ,i.xe6, 'i:Yh7 35. l:.d7+, l:Ie7 36. l:(xe7+,ltJxe7 37. 'i:Yf6+, �h6 3S. �dS, l::l e7 39. h3, Las negras abandonaron. • •••

••.

alfil de b7 interviene en el juego. Ya se amena­ za 24. ..., .,ta6. 24.ltJd2, 'i:Ye2 ¡Empieza la invasión! 25.l¿jf1, 'i:Yxe2 26. 1:(xe2, Si 26. ltJxe2, 26. ..., .,tf2 sería desagra­ dable. 26 , nd11 .••

• •••

8

Ahora un ejemplo del pasado reciente.

Furman-Lipnitski Kiev, 1951 Defensa Nimzoíndia [E51]

1. d4,lL:lf6 2. e4, e6 3. lL:le3, .,tb4 4. e3, 5 .,td3,d5 6.l¿jf3,dxe4 7 .i.xe4,lL:le6 s. o-o, .,td6 9 .,tb5,e51 Al atacar el caballo, las blancas querían frus­ trar esta jugada. Con todo, se efectúa la ruptu­ ra en el centro. Las negras sacrifican un peón por la iniciativa. 10. .,txe6, exd4 11. ,i.xb7, J,xb7 12.ltJxd4, 'i:Yd7 Ambos bandos han descubierto sus planes. Las negras han sacrificado un peón para po­ der atacar en el flanco de rey. La tarea de las blancas consiste en mantener el peón de e3 y cambiar uno de los peligrosos alfiles negros en cuanto surja la ocasión. 13. t¿jdb5, 'i:Ye6 14. f3, .,tes 15. 'i:Ye2, �fdS 16. a4, 'iYe4 Se amenaza 17. ..., 'i:Yh4 o 17. ..., .i.xh2+. 17. 'i:Yf2, .l:;Id3 1S. �h1, �adS A las blancas les va a salir cara la ganancia de peón. No han podido terminar el desarrollo, y el alfil de c1 perturba la comunicación de las piezas de su propio bando. 19. e4,a6 20.lL:la3, 'iYb3 21.lL:lab1,.,td4 22. 'i:Ye2, J,e5 23. l:te1,a5! Es verdad que las blancas han sobreprotegi­ do todas las casillas de invasión, pero ahora el o-o







Triunfo completo de la estrategia por el cen­ tro. La partida está decidida. 27.lL:lxd1, l:r,xd1 2S. h3, �xf1+ 29. �h2, .,tg1+ 30. �g3,lL:lh5+ 31. �g4,g6 32. b3, .,teS+ 33. �g5, .,td4 34. J,b2, ,i.xb2 35. l::rxt1, .i.f6+ 36. �h6,.,tg7+ 37. �g5,h6+ 3S. �h4, i.,f6#

Smyslov-Polugaevski Palma de Mallorca, 1970 Defensa India de Rey (A49]

1.lL:lf3, t¿jf6 2. g3,g6 3. b3, i.,g7 4. i.,b2, d6 5. d4,o-o 6. i.,g2,e5 7. dxe5,ltJg4 S. h3, ltJxe5 9.l¿jxe5,dxe5 10. 'i:YxdS, :xdS 11. lL:ld2,lL:ld7 12. o-o-o, .J::t.ea 13. lL:le4, lt:Jb6 14.lL:la5, l::t.bS La lucha en la apertura ha concluido en bene­ ficio del primer jugador. Sus piezas se han de­ sarrollado armónicamente. Aunque el caballo está en la banda, ejerce presión sobre el peón de b7 y va a obligar a la torre de b8 a defender­ lo durante mucho tiempo. Eso da tiempo a las blancas para ocupar una columna central.

LÍNEAS ABIERTAS

43

15. l:!,d2,c6 16. l::[hd1,f6 En realidad, las negras querían jugar 1S ...., _tes, pero eso pierde: 17. é¿jxb7, l::txb7 18. .,txcS, .1:1 bb8 19. _txe8, Mxe8 20. li d8. 17. l:,d8, .••

38. .,txc6, .,tb7 39. l::txa8, J,xc6 40. l:rxa7+, c;i;;g8 41. �a6, j,d5 42. c6, t¿je4 43. c7, .,tb7 44. l:,a8+, c;i;;f7 45 .,tb4, Las negras abandonaron. •

. ••

Evenson-Aiekhine Kiev, 1916

N

Defensa Philidor [C41)

1. e4, es 2. é2lf3, d6 3. d4, é'2lf6 4. t2lc3, t¿jbd7 5. j,c4, .,te7 6. o-o, o-o 7. dxe5, dxe5 8 .,tgs,c6 9. a4, V/;Hc7 10. V/;He2, t¿jc5 11. t¿je1, Al cambiar los peones en eS, las blancas han descubierto sus intenciones. Las piezas mayores debían enfrentarse en la columna «d» abierta. Sin embargo, de manera sorpren­ dente, el primer jugador cambia ahora de plan estratégico. Concentra las piezas en el flanco de rey y abandona la columna «d» voluntaria­ mente, puesto que supone que más tarde po­ drá impedirse que las torres negras penetren situando el caballo en d3. , t¿je6 12. j,e3, t¿jd4 13. V/;Hd1, 11 l:,d8 Las negras dan las gracias por el adorable regalo de la columna abierta. Su plan consta ahora de cuatro pasos: doblar las torres en la columna, expulsar el caballo de d3, penetrar en campo enemigo y realizar la ventaja obte­ nida. Para ejecutar este plan necesitan 30 ju­ gadas. 14. t¿jd3, _tes 15. .,txe6, é¿jxe6 16. V/;He1, l:Id7 17. f3, l:[ad8 18 .,tf2, t¿jh5 •

•.•

Si se compara este diagrama con el prece­ dente, se constatan algunas coincidencias. Ahora 17 . ..., _tes está prohibida a causa de 18 . .l::i.xe8+, M xe8 19. t¿jxb7. 17 , c;i;;f7 18. l:txe8, c;i;;xe8 19 .,ta3, é2ld5 De nuevo, 19 . ..., _tes sería mala a causa de 20. t¿jxb7, y si 19. ..., j,f8, las negras ya no tienen jugada razonable después de 20 . .,txt8, c;i;;xt8 21. �d8+, c;i;;f7 22. c4. 20 .,td6, M&8 21. c4, t¿je7 22 .,tc7, También la otra torre penetra hasta d8. A las negras les resulta cada vez más difícil soste­ ner su posición. 22. ..., c;i;;f7 23. .i:Id8, f5 24. eS, t¿jd5 25. j,d6, Las blancas podían ganar un peón, pero prefieren mantener la presión en el flanco de dama. 25 , j,f6 26 .l::tf8+, c;i;;g7 27. t¿jc4, Así el primer jugador tiene definitivamente la sartén por el mango. La realización de la ven­ taja, sin embargo, exige todavía exactitud y atención. 27 , e4 28. f3, exf3 29 .,txf3, j,g5+ 30. c;i;;d1, t¿jc3+ 31. c;i;;e1, t¿jb5 32 .l:Ie8, �f7 33. l::th8, .,tf6 34. t¿je5+, c;t>g7 35. ti e8, h5 36. e3, t¿jc3 37. é¿jxc6!, bxc6 •

•••







•••

••.

• •••

.

. •.



.••







••.



LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

44

B

32 . ..., g 4 33. axb6, axb6 34. j,h4, f6 35. j,e1, g3 36. �a6, ¡ves 37. �a3, b5 38. �b2, �b6+ 39. 'it>h1, : d1 B

Ha concluido la primera etapa. Ahora empie­ za el ataque al caballo de d3. 19. lt:J e2, c5 20. b3, lt:J hf4 21. l¿jdxf4, l¿jxf4 22. l¿jxf4,exf4 Se ha hecho la mitad del trabajo. Ahora se trata de penetrar en la posición enemiga por la columna abierta. 23.c3, ... Esta jugada se dirige contra la amenaza . . . , c4-c3, con la que las negras conquistarían la casilla d2. Sin embargo, ahora el punto d3 es débil. 23. ..., �es 24. Ma2, l::ld3 25. l:tc2, b6 26. �c1, �e6 27. �b1, j,f6 28. b4, c4 29. �c1,... N

El plan ha salido a la perfección. Se amena­ za 40. . . . , �e3 41. lie2, �xc3. 40. � c1, �e3 41. � a1, j,c7 42. �a2, llxa1 43. �xa1, �e2 44. 1: g1, j,b6 45. �a6, �e3 46. l:rf1, �d3 47. �xb6, �xf1+ 48. ¡vg1, �e2 Las blancas abandonaron. A pesar de haber sido un absoluto fracaso, el plan del primer jugador en esta partida es muy interesante. Las blancas incitaron al ad­ versario a jugar por la columna abierta, luego la obstruyeron con una pieza e intentaron cre­ ar contrajuego por el flanco de rey. En la parti­ da siguiente, este profundo y audaz plan se ve coronado por el éxito.

111

N

La situación se ha modificado claramente en favor del bando negro. Todas sus piezas a­ campan en posiciones ideales. Así comienza la última parte del largo plan. 29....,g5 30. h3,j,e5 31. �a1,h5 32. a5, ... Intento de crear contrajuego en el otro sector del tablero.

Vilner-Romanovski Cto. de la URSS, Moscú, 1924

LíNEAS ABIERTAS

45

28 , l:Ie6! Comienzo de un plan bien meditado. Las negras ceden voluntariamente la columna cen­ tral al adversario, llevan el alfil a d4 y lo afian­ zan allí. Luego abren la columna «f», por donde quieren penetrar en campo enemigo. 29. l:ld3, i.,f8 30. l:Ihd1, i.,c5 31. 'i!Ye2, i.,d4 32. �b1, Las blancas se defienden de manera dema­ siado pasiva. El sacrificio de calidad 32. l:Ixd4, exd4 33. .l:t xd4 les ofrecía mejores oportunidades de contraatacar. 32 ,es • •••

.••

• •••

Se han concluido los preparativos, y ha lle­ gado el momento de abrir la columna «f». 38 , f6! 39. gxf6, l::tfxf6 40. : g5, 'i!Yf7 41. i.,c2, Mf4 42. l:th2, .tldf6 Las negras han tomado plena posesión de la columna abierta. La próxima etapa del pro­ fundo plan prevé la entrada de las piezas en campo enemigo y el ataque final al rey. 43. l:f.gg2, i.,xf244. i.,d1, i.,d4 45. �c1, l:If1 46. �c2, l:;[ 6f3 47. 'i!Yd2, l::tc3+ 48. �b1, �f3 • •••

8

8

El alfil está firme en el centro, y ahora debe llevarse a cabo ..., f6. Eso sucede después de una cuidadosa preparación, porque con esta acción también se abre la columna «g», por la que las blancas pueden atacar el peón de g6. 33. Mf3, 'i!Yd8 34.h4, 'i!Ye7 35. l::tg1, .l:,f8 36. i.,d3, �h7 37. l:i.fg3, .i::Id6 38 .ri 1g2, •

N

¡Una posición de película! 49. U e2, l:rxb3+ 50. axb3, 'i!Yxb3+ 51. �c1, i.,b2+ Las blancas abandonaron. Este ejemplo constituye una fluida transición al tema siguiente.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

46

4.2. Entre el centro y el ala En la mayoría de los casos se trata de acon­ tecimientos que se desarrollan en las colum­ nas «b» o «C». StAhlberg-Taimánov Torneo de Candidatos, Zúrich, 1953

Defensa India de Dama [E15) 1. d4,'Llf6 2. c4, e6 3.lLJf3,b6 4. g3, j_a6 S. �a4, j_e7 6. j_g2, 0·0 7. tt:Jc3, c6 8.lLJeS, �eS!

Sutil jugada preparatoria. La dama no sola­ mente sobreprotege el punto c6 (tras de lo cual se efectúa ..., d5), sino también mantiene el punto b5 bajo control. Eso posibilita tener en perspectiva el avance corriente . . ., b5. 9. o-o, dS 10. .l:.e1, bS! 11. cxb5, cxb5 12. �d1, b4 13. 'Llb1, 'Llc6 14. tt:JxcG: �xc6 Ahora la columna «C» está abierta, y está claro que las mejores oportunidades de ocu­ parla se les van a presentar a las negras. . 1S. 'Lld2, 'iVb6 16. e3, l:.ac8 17. .i,f1, Uc618. j_xa6, �xa619.lLJf3, l:tfc8 B

tan fácil de realizar, puesto que las blancas no poseen puntos débiles palmarios. 20. �b3,'Lle4 21.lLJd2, l:[c2 22.'Llxe4, dxe4 23. aS, hS Las negras empiezan por atacar en el flanco de rey. Otra buena posibilidad era 23. ..., �d3 24. �xd3, exd3. 24. dS, .J::í. 8c4! 2S. I! d1, ... Después de 25. dxe6, �xe6 surge la amenaza 26. ..., l:.xc1 27. .Uaxc1, .l:[ xc1. 2S. ..., exd5 26. j_d2, �f6 27. l:[ab1, h4 28. �84, ... Deben tomarse medidas concretas contra el ataque. Si 28. ..., h3, las blancas planeaban 29. �d7. 28. ..., �f5 29. �xa7, j_ta 30. �b8, gS 31. gxh4, gxh4 32. �f4, �xf4 33. exf4, d4 ;.·

B

Una posición de manual. Las negras han lle­ vado su estrategia a la práctica por completo. 34. b3, l:rc6 35. axb4, f5 36. h3, 1:1 a6 37. l:[bc1, :xc1 38. .l:xc1, 1:[82 39. j_e1, l::rb2 40. wg2, .l::rxb3 41. nca, �b1 42. j_d2,e3! Las blancas abandonaron. Botvínnik·Aiekhine TomeoAVRO, Países Bajos, 1938

Se ha hecho la primera tarea. El plan ulterior de las negras es como sigue: Por la columna «C», las torres penetran en campo enemigo y reducen por completo a la defensa a las tropas blancas. Luego, en el instante decisivo, se to­ ca al ataque. La segunda parte del plan no es

Gambito de Dama [D41) 1. lLl f3,dS 2. d4, lLl f6 3. c4,e6 4.'Llc3,eS S. cxd5, tt:JxdS 6. e3, tt:Jc6 7. j_c4, cxd4 a. exd4, j_e7 9. o-o, o-o 10. .l::re1, b6 11. lLJxdS,exdS 12. j_bS!, j_d7 13. �a4,'Llb8

lÍNEAS ABIERTAS

47

Semejante retirada, desde luego, no contri­ buye a desarrollar las piezas negras. Por otra parte, después de la mecánica 13. ..., l:t,c8, las blancas jugarían, sencillamente, 14. .,td2, seguida de 1:! ac1, y el peón de a? sería un objeto de ataque. 14 .,tf4, .,txb5 15. 'iVxb5, a6 16. 'iVa4, .,td6 17. .,txd6, 'iVxd6 18. l:tac1, l:ia7 19. 'iVc2, •

•••

N

Las blancas han ocupado las dos columnas abiertas. Es verdad que las negras todavía pueden oponer resistencia en el centro, pero no están en condiciones de impedir que el ad­ versario penetre por la columna «C•• . 19 , l:te7 20. l:txe7, �xe7 21. �c71, 'iVxc7 22. 1:.xc7, Una circunstancia importante es que el ca­ ballo de b8 todavía no puede intervenir en el juego. El final de la partida consiste en realizar la ventaja blanca. 22 , f6 23. �f1, l:tf7 24. l:tC8+, l:_ f8 25. l:rc3, g5 26. l¿je1, h5 27. h4, l¿jd7 28. � c7, l:tf7 29. tD f3, g4 30. l¿je1, f5 31. l¿jd3,f4 32. f3, gxf3 33. gxf3,aS 34. a4, �f8 35. l:tc6, �e7 36. �f2, I:t f5 37. b3, �d8 38. �e2, lDb8 39. I:t g61, �c7 40. l¿jeS, ftja6 41. l:tg7+, �es 42. l¿jg6, .i:lf6 43. l¿je7+, �b8 44. l¿jxd5, l:.d6 45 .:t.gs, l¿jb4 46. l¿jxb4, axb4 47. Z:.xh5, l:tc6 48. n b5, �c7 49. l:Ixb4, � h6 50. l::lb5, l:,xh4 51. �d3, Las negras abandonaron.

4.3. Ataque por la columna «a» Si ambos bandos han enrocado corto, la apertura de la columna «a•• tiene su intríngu­ lis. La columna de torre del flanco de dama es la más alejada del flanco de rey. Hasta un de­ terminado momento, los acontecimientos que se suceden en esta columna no afectan a los enroques. El bando que planea ocuparla, sin embargo, debe tener siempre presente que el grueso de sus tropas se marcha del flanco de rey. Así se debilita involuntariamente la de­ fensa del rey propio, y a veces el adversario aprovecha esto para iniciar un peligroso jue­ go de piezas. Incidentes así son, sin embar­ go, infrecuentes porque el adversario también debe aprestar un contingente significativo de tropas para impedir la invasión por la columna "a". Marco-Müller Londres, 1899 8

• •••

.••

.

•••



•••

Las blancas están listas para abrir la colum­ na ••a» y ocuparla. Ahora mismo 33. axb6, axb6 34. 'iVa1 !, l:Ixa4 35. l:[ xa4 no sería ma­ lo. El primer jugador poseería la columna y tendría posibilidades reales de ganar debido a los peones débiles de b6 y e6. Sin embargo, las negras podrían organizar una tesonera de­ fensa con 35 ..., l:rd7! Por eso, y porque en el centro y en el flanco de rey todavía reina la paz, las blancas intensifican antes la presión por la columna «a•• . .

48

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

33. 'iYa1!, ... Una maniobra típica. Las tres piezas mayo­ res se han dispuesto de manera amenazado­ ra; la dama está detrás, como si quisiera empujar a las dos torres. Para no perder nin­ gún peón, las negras deben retirar ahora la to­ rre de a8. Eso significa, sin embargo, dejar la columna de torre por completo en manos de las blancas. 33 , l:tab8 34. axb6, axb6 35 .l::!,a7+, �h8 36. l:tc7, � as 37. !:raa7, l:r.xa7 38. 'iYxa7, .

• .•



•••

N

.

• .• .

•••

Las blancas han reagrupado peligrosamen­ te las piezas y ya ocupan también la séptima fila. Pronto se decidirá la lucha. 38 , !:i.b8 39. l:th7+, �g8 40. J::th6, 'iYe8 41. 'ifh7+, �f8 42 .l::[.xg6, Las negras abandonaron. •

Las 32 piezas están todavía en el tablero. Esta complicada disposición es típica de la Partida Española. Ningún bando posee una re­ ceta mágica que le diga cómo hay que seguir, pero la práctica tiene preparadas ciertas direc­ trices para obrar en posiciones así. A las ne­ gras, por ejemplo, se les puede recomendar que continúen reagrupando las piezas con ..., i,g7, ..., lt:Jfd7, .. , .l::t f8 y jueguen luego por ambos flancos. 18 , 1:! b8 Irse de la columna «a», que se abrirá más tarde, no era aconsejable. 19. l:ra31, Antes de abrir la columna, las blancas movi­ lizan las reservas. 19. ..., i,g7 20. l:ha1, i,ca 21. axb5, axb5 22. 'iYe1, i,b7 Las negras no tienen ningún plan activo y esperan por eso a ver qué emprende el adver­ sario. Ya está claro donde tendrán lugar los acontecimientos principales. De ahí que ahora debería dirigirse el otro caballo al flanco de da­ ma con 22. ..., lt:Jfd7. 23 .l:i.a7, Todo sigue el conocido modelo: conquista de la columna abierta, penetración en campo enemigo y ataque final decisivo. 23 , lt:J fd7 24. � 1a5, 'iYb6 25. 'iYa1!,

•••



•••



• .•

• ...

•• .

N

Kuzmín-Rukavina Torneo lnterzonal, Leningrado, 1973 N

Se ha conquistado la columna según las re­ glas del oficio: delante están las torres; detrás, la dama. 25 , i,f6 26. 'iYa3, i,d8 27. 'iYb4, i,a6 • •••

LíNEAS ABIERTAS

49

Esta jugada posibilita que las blancas aca­ ben la lucha de manera táctica, pero las ne­ gras tampoco podrían sostener el peón de bS con 27. ..., i,ca una vez que se hiciese la ma­ niobra étjd2-b1-a3. 28 .l:ixd7, �xa5 29. �xa5, i,xa5 30. 1:t xd6, Por la calidad, las blancas no solamente han obtenido un fuerte peón pasado, sino también -y eso es todavía más importante- han quita­ do el apoyo al caballo de eS y al peón de eS. Ahora las negras no pueden evitar más pérdi­ das. 30 , i,c7 31. l:tc6, I;lbc8 32. i,xc5, i,b7 33. l::txc7!, l:txc7 34. i,d6, l:!cc8 35. i,xe5, .l::t,a8 36. i,c7, .l::t,a2 Intentando orquestar un contrajuego por la columna abierta, pero ya no se puede impedir que las blancas lancen el ataque decisivo en el centro. 37. étJd4, .llxb2 38. étJf1, � as 39. étje3, l:ta3 40. d6, i,cB 41. étjd5, Las negras abandonaron. •

••.



Parece como si ambos bandos tuviesen los mismos derechos sobre la columna "a", pero esta impresión es engañosa. Coordinando las acciones de sus piezas por medio de i, d3 y � a2, las blancas pueden doblar las torres en la columna abierta. Esta posibilidad no la tie­ nen las negras. 19 , .l::i.f cB Merecía atención 19. ..., l::rfb8 20. i,d3, �ca, con lo que se oponía más resistencia a los planes de las blancas. 20. i,d3, g6 21. étjg3, i,f8 22. l:ta2, c4 23. i,b1, �dB • •••

•••

•..

Por supuesto, el adversario no siempre cede una columna importante sin luchar. Con fre­ cuencia hay que vencer una fuerte resistencia para conquistarla. Kárpov-Unzicker XXI Olimpiada, Niza, 1974 N

Después de 23 ... ., étjd8, las blancas tam­ bién salen victoriosas de la pelea por la colum­ na «a»: 24. .l:.e2, � xa2 2S. �xa2, �b7 26. ¡va1!, nas 27. l::ta2, l:i.xa2 28. �xa2. 24. i,a7!, Bajo la protección de este alfil, el primer juga­ dor reúne ahora las piezas mayores en el flanco de dama.Todas sus piezas tienen la posibilidad de ocupar posiciones naturales y fuertes. A las negras les resulta mucho más difícil conseguir esto porque el caballo de b7 está en medio. 24 , étje8 25. i,c2, étjc7 26. J::,ea1, �e7 21. i,b1, .,tea Las negras se han preparado para la lucha en el flanco de dama en la medida de lo posi­ ble, reagrupando las tropas. Sin embargo, está claro que el bando blanco posee las mejores cartas. Aprovecha la ventaja de espacio, así como la mayor movilidad de sus piezas, y se muestra activo también por el ala de rey. •.•

.

•••

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

50

28. tt:Je2, lt:J d8 29. lt:J h2, .,tg7 30. f4, f6 31. f5, g5 8

La posición se ha modificado de nuevo; por eso, las blancas corrigen el plan. 32. .,tc21, El alfil emprende un largo viaje con el objeti­ vo de excluir del juego a su homólogo negro para que las debilidades existentes en campo enemigo sean más patentes todavía. 32. ..., .,tf7 33. tt:Jg3, lt:J b7 34. .,td1, h6 35 .,1 h5, �eS 36. �d1, lt:J d8 37. .l::ra3, �f8 38. .: 1a2, �g8 39. tt:Jg4!, �f8 40. lt:J e3, �g8 41. .,1xf7+, lt:J xf7 42. �h5, lt:J d8 Con 42. ..., lt:Jh8, las negras habrían podido impedir que la dama penetrase, pero entonces habría sido posible esta variante: 43. tt:Jg4, �xh5 44. lt:Jxh5, �f7 45. .,1b6!, .l:t xa3 46. l:r xa3, l:ta8 47. � xa8, tt:Jxa8 48. .,tas, y las piezas negras están ahogadas. 43. �g6!, �f8 44. lt:J h5, • • •

4.4. Diagonales peligrosas El dominio de importantes diagonales fue determinante para el juego en muchos de los ejemplos examinados. En la práctica, hay sis­ temas enteros de apertura que desde la prime­ ra jugada pretenden valorizar al máximo los alfiles por las grandes diagonales. Por ejemplo, en la Defensa India de Rey y la Variante del Dragón de la Defensa Siciliana, el alfil de casillas negras es la pieza principal del segundo jugador. En la Apertura Réti o en la Partida Inglesa, el alfil de casillas blancas es de esencial impor­ tancia para el primer jugador. Para ocupar las grandes diagonales a veces se hacen sacrificios enormes. Vaganián-Velimirovié Ohrid, 1972 Defensa India de Rey [E64)



•••

1. d4, lt:J f6 2. c4, c5 3. d5, g6 4. lt:J c3, .,tg7 5. g3, 0-0 6. .,1 g2, d6 7. lt:J f3, e6 8. dxe6, ... La variante principal aquí es 8. 0-0, exd5 9. cxd5, lt:Jbd7 10. lt:Jd2, y hay igualdad de oportunidades. Con la jugada del texto, las blancas empiezan un juego forzado, que, sin embargo, se salda con un fracaso al no haber­ se realizado los preparativos correspondientes. 8. ..., i.xe6 9. tt:Jg5, .,txc4! 10. .,txb7, ... N

Las negras abandonaron.

LÍNEAS ABIERTAS

Esto parece bastante peligroso para las ne­ gras, pero estas refutan el plan del adversario por medios tácticos. 10 ,l2Jbd7! Ahora las blancas pueden ganar la calidad o un peón. En ambos casos, sin embargo, las negras, que dominan las diagonales importan­ tes, obtienen suficiente contrajuego. 11. �xd6,h6 12.l2Jge4,l2Jxe4 13. j,xe4, l:i.e8 14. 0-0, j,xc3 Después de esto, las blancas ya se ven obligadas a tomar la calidad; así, sin embar­ go, dejan de controlar por completo la diago­ nal h1-a8. 1S. j,xa8,j,e516. �d1,�xa8 17.�xd7, j,d4 Se amenaza 18. ..., j,e6 y 19. .. ., j,h3, seguido de mate. Las blancas se deciden a devolver la calidad solamente para eliminar el peligroso alfil. A la larga, sin embargo, eso tampoco les sirve de ayuda. 18. e3, j,xf1 19. xf1, j,f6 20. �a4, �h1+ 21. e2, .l:.eS 22. �d1, �xh2 23. j,d2, l:tfS 24. �g1, �h3 2S. .l:lc1, �g4+ 26. e1,�f3 27. l:rc4, j,xb2 28. g4, !:! eS 29. �h2, �dS 30. .l:.c3, l:.e8 31. �xh6, li d8 32. � c2, j,c31 Las blancas abandonaron. En la partida siguiente, las blancas sacrifican incluso una torre para dominar la gran diago­ nal.

51

8

• •••

Las negras obtendrían un juego cómodo después de 14. j,b2, e3! 15. fxe3, t¿jg4, pe­ ro las blancas realizan un refinado sacrificio. 14. t¿jdxe4!!, t¿jxe4 1S. l2Jxe4, j,xa1 16. j,gS, j,f6 En caso de 16. ..., �c7 17. �xa1, las ne­ gras, para evitar lo peor, deben jugar 17. ..., �g7; entonces las blancas obtienen mejor fi­ nal: 18. �xg7+, xg7 19. t¿jxd6. Una situación parecida resulta también de 16. ..., ¡ve8 17. �xa1, ¡ve5 18. �xe5, dxe5 19. l2Jxc5. 17.l2Jxf6+, l:txf6 18. �a1, f7 19. l:i.e1,

N

Géller-Velimirovié La Habana, 1971 Defensa India de Rey [E66] 1. t¿jf3,l2Jf6 2. c4, g6 3. d4, j,g7 4. g3, o-o s. j,g2,d6 6. o-o,es 7.t¿jc3,t¿jc6 8. dS, lZJaS 9. l2Jd2, es 10. e4, l2Jg4 11. b3, fS 12. exfS,e4 Las negras se apresuran a hacerse con la iniciativa. Más tranquila era 12. ..., gxf5. 13. f61,l2Jxf6

Las blancas tienen una torre menos, pero la sartén bien cogida por el mango en el escena­ rio principal de la lucha. 19 , .:bs La mejor defensa era 19. ..., �h8, que ha­ bría forzado el jaque continuo luego de 20. �c3, b6 21. l:[e6, l:rxe6! 22. dxe6+ (22. �xh8 sería mala a causa de 22. ..., l:.e1+ • •. .

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

52

23. Jtf1, l:lxf1+ 24. �xf1, Jth3+ y 25. . . . , l:i,xh8) 22. ..., .i,xe6 23. Vi'f3+, Jtf5 24. Vi'd5+, _tes 25. Vi'f3+. 20. l:te3, b6 21. l:i.f3, Jtf5 22. g4, 'iVh8 23. Jtxf6, El primer jugador pone rumbo a un final ga­ nado. ..•

, 'i:Vxf6 24. Vi'xt&+, �xf6 25. gxf5, 23 gxf5 26. � e3, 'Llb7 27. I:te&+, �f7 28. Jtf3, l:i.g8+ 29. �f1, �f8 30. Jth5, l:i.g5 31. l:te8+, �g7 32. l:.e7+, �h6 33. l:.xb7, l:lxh5 34. � xa7, Y las blancas ganaron el final de torres en la jugada 52. •

...

•..

5 ESTRUCTURA CASILLAS Y

DE

FUERTES

CASILLAS •

PEONES,

DÉBILES

Peones doblados • El maestro Capablanca Estructura Karlsbad • Caballos eternos

Siempre que se analiza una partida o se examina una situación, la posición de los peo­ nes influye directa o indirectamente en la elec­ ción del plan, en la continuación posterior de la partida y, por último, en su desenlace. Emanuel Lasker lo formuló así: «El peón es un componente de la posición. Su situación permanece inalterada durante mucho tiempo y, por lo tanto, influye de manera decisiva en el carácter del juego. Por consiguiente, el peón es un factor que determina el plan». José Raúl Capablanca opinaba: «La clase de estructura de peones desempeña un papel importante no solamente en el final, sino tam­ bién en el medio juego y la apertura. A menu­ do, una variante de apertura no fracasa más que por conducir a una mala formación de peones. Por eso, la disposición de los peones es un factor esencialísimo para elegir tal o cual camino en el medio juego». Las partidas siguientes deben servir de ejemplos gráficos de estas palabras.



8

¿Qué planes deben seguir ambos bandos? La circunstancia de que las negras tengan un peón doblado en el flanco de dama procu­ ra a las blancas cierta ventaja en el centro y el flanco de rey. Si ahora no estuviesen en el ta­ blero más que los reyes y los peones, el primer jugador podría crear un peón pasado con más facilidad que el adversario. Por eso es ventajo­ so para él, por principio, cambiar piezas. Las negras, por el contrario, deben intentar desa­ rrollar las piezas cuanto antes y aprovechar la fuerza de la pareja de alfiles. 5.d4,exd4 6. �xd4, �xd4 7. l¿jxd4, La posición se ha aclarado más. Ahora un fi­ nal de peones ya no sería aceptable para las negras. 7. ..., .td6 Solamente con 7. ..., .td7, seguida del en­ roque largo, pueden las negras obtener un jue­ go activo. a. l¿jc3, l¿Je7 9. o-o, o-o 10. f4, :tea 11. ftjb3, f6 12. f5!, ... •.•

5.1. Peones doblados Lasker-Capablanca San Petersburgo, 1914 Partida Española [C68) 1. e4, e52. ftjf3, ftjc6 3. .tbs,a6 4. .txc6, dxc6 Se ha originado la estructura de peones típi­ ca de la Variante del Cambio de la Española.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

54

27. �f3. J:t g8 28. �f4, g6 29. l:tg3, g5+ 30. �f3, tLlb6 31. hxg5, hxg5 32. 1:1 h3!, .:d7 33. �g3, �ea 34. � dh1, J.,b7

N

8

Una jugada muy comprometedora. El peón de e4 queda rezagado, y las negras obtienen el punto e5, pero Lasker advirtió que esta casi­ lla es difícil de ocupar y el peón de f5 restringe mucho la movilidad del alfil de ca. 12 ,b6 13. J.,f4, J.,b7 Un error. Después de la partida, Capablanca mostró que las negras podían conseguir buen juego con 13. ..., J.,xt4 14. l:txf4, c5 15. 1! d1, J.,b7. [Capablanca consideraba, ade­ más, que luego de 16. .l:t f2, l:rac8! las blan­ cas tenían problemas graves, pues el plan ..., tLlc6-e5-c4 es muy fuerte. Véase su comenta­ rio sobre el juego blanco reproducido al final de esta partida. (N. del t.)] 14. J.,xd6,cxd6 Es verdad que el segundo jugador se ha li­ brado del peón doblado, pero las blancas atis­ ban un nuevo punto de ataque, la casilla débil e6. Allí envían el caballo de b3. 15. tLld4, � ad816. tLle6, l::rd717. � ad1, tLlcB Las negras juegan con demasiada timidez. La estructura de peones exigía acciones acti­ vas en el flanco de dama. Por eso era más fuerte 17. ..., c5, y si 18. tLld5, 18. ..., J.,xd5 19. exd5, b5. Entonces las negras habrían po­ dido poner en movimiento el caballo de e7 a través de c8-b6-c4-e5, porque la casilla débil e5 en campo blanco es un criterio importante para valorar la posición. 18. l:tf2,b519 .:_ fd2, l:rde7 20. b4!, �f7 21. a3, J.,as 22. �f2, 11 a7 23. g4, h6 24. J::r d3, a5 25. h4, axb4 26. axb4, � ae7 • •••



35. e5!, Una maniobra característica. Las blancas sacrifican un peón y posibilitan así que el ca­ ballo de c3 ataque los puntos débiles existen­ tes en campo enemigo. Esto decide la lucha. 35 , dxe5 36. ttJe4, lZJd5 37. ttJ6c5, J.,ca 38. ttJxd7, ,.txd7 39. 1:[ h7, l::tf B 40. l:ra1, �d8 41. l:raB+,J.,c8 42. ttJc5, Las negras abandonaron. [No carece de interés ver qué opinaba Ca­ pablanca sobre el juego de Lasker en esta par­ tida. Tras hacer autocrítica, añade: ¡...] sus movimientos 1O y 12 me parecen muy débiles; después jugó bien hasta la 27. [,) que es mala, lo mismo que la 28. El resto de la partida es bueno, probablemente perfecto». CAPABLANCA, J. R.: Fundamentos del ajedrez. trad. de César Utrilla; rev. técnica de Julio Ganzo. Ricardo Aguilera, Madrid, 1979 (8.ª ed.), pág. 157. Re­ editado posteriormente por la Editorial Funda­ mentos. (N. del t.)] •••



•••

.••

..

Y ahora, dos ejemplos de otra apertura.

ESTRUCTURA DE PEONES, CASILLAS FUERTES Y CASILLAS DÉBILES

Ragozin-Boleslavski Sverdlovsk, 1942

55

15. 'ifxg6, y si 13. ..., g6, sucede 14. 'ifh3, con la amenaza 15. g4. 13 , CiJb6 14. 'ifxh5, CiJxc4 15 .,th6!, • •••



• • •

Defensa Caro-Kann [815] 1. e4, c6 2. d4, d5 3. CiJc3, dxe4 4. ltJxe4, CiJf6 5. CiJxf6+, exf6

N

B

Como en la partida anterior, las blancas, al cabo de pocas jugadas, ya poseen una mayo­ ría de peones, esta vez en el flanco de dama. También en este caso sería ventajoso para ellas hacer la transición a un final. Además, tie­ nen otras posibilidades de planear un juego activo. 6 .,tc4, .,td6 7. 'ife2+!, .,te7 Después de 7. ..., 'ife7 8. �xe7+, �xe7, las blancas tienen las mejores oportunidades en el final, aunque no es tan fácil realizar la ventaja mínima de que goza el primer jugador. 8. CiJf3, o-o 9. 0-0, .,td6 10. ne1, .,tg4 11. 'ife4!, Un plan original, que pretende provocar a las negras para que adelanten los peones del flanco de rey. En tal caso, se crearían claras debilidades; por ejemplo: 11. ..., f5 12. 'ifd3, .,txt3 13. 'ifxt3, 'ifh4 14. g3, 'ifxd4 15. .,td3, g6 16. .,th6, l:!d8 17. nad1, con de­ sagradables amenazas. 11 , .,th5 Mejor continuación era, sin duda, cambiar enseguida en f3, 11. ..., .,txt3. 12. CiJh4!, CiJd7 13. 'ift5, Ahora a 13. . .., .,tg6 sigue 14. CiJxg6, hxg6 •

•••

. .•.

•.•

¿Qué pueden hacer las negras? Si 15. ..., gxh6, las blancas no juegan 16. CiJf5 -a causa de 16. ..., .,tf4 17. 'ifg4+, .,tg5 18. h4, CiJd6!, y se ha rechazado el ataque-, sino 16. b3!, y luego de 16. ..., CiJb6 17. CiJf5, �h8 18. 'ifxh6, l::r. g8 19. l: e8! gana el primer ju­ gador. 15 , 'ifd7 16 .,txg7!, �xg7 17. CiJf5+, �h8 18. lle4!, .,txh2+ 19. �h1, Las negras abandonaron. • •••



•••

Levenfish-Konstantinopolski Moscú, 1948 Defensa Caro-Kann [816] 1. e4, c6 2. d4, d5 3. CiJc3, dxe4 4. CiJxe4, CiJf6 5. CiJxf6+, gxf6 B

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

56

Aquí las negras tienen otra estructura de peones. Con ella han cambiado también las in­ tenciones del segundo jugador. Quiere enrocar largo y aprovechar la columna «g», abierta, para atacar. A las blancas de nuevo les convie­ ne simplificar. 6. CiJf3, �g4 7. �e2, VJJ/c7 8. c3, CiJd7 9. VJJ/a4, Una táctica mecánica. Es verdad que, por lo pronto, se impide que las negras enroquen lar­ go porque el peón de a? está desprotegido, pero la dama está mal en a4. Eso ayuda al bando negro a poner en práctica sus planes activos. Lo correcto era 9. �e3 para, si 9. ..., 0-0-0, continuar con 10. VJJ/a4, d3, c;t>g6 42. d5, fxe4+ 43. fxe4, exd5 44. exd5, l:ta4 45. 1:. d1, c;t>xh6 46. d6, c;t>h5 47. d7, �aS 48. c;t>e4, 1:! d8 49. c;t>f5, c;t>h4 so. n h1+, c;t>g3 s1. n h3# [No resisto la tentación de transcribir una par­ tida de Kárpov cuyo tema principal es impedir el avance ..., c5 para dejar encerrado al alfil de da­ ma negro. Kárpov-Lautier, Biel, 1992, Defensa Semieslava: 1. d4, d5 2. c4, c6 3. lt::lc3, lt::lf6 4. e3, e6 5. lt::lf3, lt::lbd7 6. 'iYc2, �d6 7. JÍL,e2, 0-0 8. 0-0, .l:le8 9. .l:ld1, 'iYe7 10. h3, b6 11. e4, lt::lxe4 12. lt::lxe4, dxe4 13. 'iYxe4, JÍL,b7 14. JÍL,f4, l:tad8 15. JÍL,xd6, 'iYxd6 16. lt::le5, lt::lxe5 17. dxe5, 'iYc7 (las negras quieren dar juego al alfil mediante ... , c5, pero Kárpov va a seguir el consejo de Nimzowitsch y no va a per­ mitir este avance) 18. JÍL,f3, JÍL,a8 19. l:lxd8, l:txd8 20. � d1, � xd1+ 21. Jil,xd1, 'iYd8 22. Jil,f3 (las blancas están dispuestas a sacrificar un peón con tal de frustrar ..., c5) 22. ..., 'iYd2 23. b3, 'iYxa2 24. b4, 'iYa1+ 25. c;t>h2, 'iYa6 26. �d4, 'iYc8 27. c5, bxc5 28. 'iYxc5, a6 29. 'iYe7, g6 30. h4, h5 31. c;t>g3, 'iYb7 32. 'iYxb7, Jil,xb7 33. c;t>f4, c;t>f8 34. c;t>g5, c;t>e7 35. �e4, JÍL,a8 36. 13, �b7 37. g4, JÍL,a8 38. gxh5, gxh5 39. f4, JÍL,b7 40. JÍL,f3, Jil,a8 41. c;t>xh5, 1 - O. Cuando un jugador no incluye una partida así entre sus 100 mejores, no podemos ni ima­ ginar la calidad que tendrán esas 100. (N. del t.)]

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

160

7.6.1. «Club 12» Es probable que no haya partida de ajedrez en la que no se intente de algún modo obsta­ culizar el avance de Jos peones adversarios o bloquearlos. Aquí tenemos dos miniaturas de manual.

se le acercó por detrás y, situado a su espalda, jugó el caballo de e4 a d6. Esta trágica partida ha tenido varias predecesoras y sucesoras.

Vasiukov-Giterman Odesa, 1960 Partida Española [C64]

Gibaud-Lazard París, 1924 Apertura del Peón de Dama [A45]

1. d4,ltJf6 2. ltJd2,eS 3. dxes,l¿Jg4 En esta posición, posiblemente a nadie se le ocurriría jugar el peón «f». De las 20 jugadas restantes, una y nada más que una conduce a la derrota enseguida.

1. e4,eS 2. ltJf3, ttJe6 3. i.. bS, _tes 4. e3, fS S. d4, fxe4 6. t¿jgS, i..e7 (es mejor 6. .. . , exd4) 7. dxeS,ltJxeS Esto pierde enseguida, pero está claro que las blancas también tienen las mejores oportu­ nidades después de 7. . . ., _txg5 8. 'iVh5+, g6 9. 'iVxg5, 'iVxg5 10. _txg5, ttJxe5 11. i..f4! 8.

t¿je6!, ...

Las negras abandonaron.

4. h3??, ... Merci, monsieur Gibaud!

4. ..., t¿je3! O la dama o el rey (5. fxe3, 'iYh4+). Por eso, las blancas abandonaron.

Keres-Arlamowski Szczawno Zdrój, 1950 Defensa Caro-Kann [B1O]

1. e4,c6 2. ltJc3,dS 3. ltJf3,dxe4 4. ltJxe4, t¿jf6 S. 'iVe2, t¿jbd7?? 6. t¿jd6#!

Wehnert-Mechkarov Bulgaria, 1970 Apertura Tango [A50] 1 . d4, t¿jf6 2. e4, t¿je6 3. ltJf3,d6 4. t¿je3, _tg4 S. dS, liJeS

Es increíble que no falte más que una juga­ da para acabar la partida. 6. t¿jd2?? (6. t¿jxe5), t¿jd3+! Las blancas abandonaron.

Poldauf-Steudtmann Rerik, 1980

N

Apertura Inglesa [A29]

1. e4,eS 2. t¿je3, t¿jf6 3. ltJf3, t¿je6 4. g3, _tes Siciliana con los colores cambiados. En c5, el alfil no está demasiado bien. Lo correcto era 4. . . ., i..e7.

s. l¿Jxes, ... Cuando Arlamowski, conocido maestro pola­ co, hizo su fatídica jugada 5, se dice que Keres

Vano empeño. Aquí 5. i..g2 era natural y fuerte.

S. ..., ttJxeS 6. d4, 'iVe7

LA LEY AJEDRECÍSTICA SUPREMA

Una treta. Es interesante la variante 7. dxe5, 'ib'xe5 8. .,tf4, 'ib'e7 9. _txc7, d6 10 . .,ta5, b6 11. b4, .,txf2+ 12. c;t>xf2, ltJg4+, y las ne­ gras tienen clara ventaja.

7. dxc5??,

•••

"i LOs errores están ahí, para cometerlos! » (S. Tartakower)

7

, lbf3#!

• •••

16 1

7 6 2 Estudios .

1. d4, lbf6 2. c4,e5 3. dxe5,ltJg4 4. lbf3, •

Ejercicio 51

ttJgxe5 8. axb4??, liJd3# 8

De esta manera terminaron las partidas Woods-Ursillo, Nueva Jersey, 1957, Jaritónov­ Struchkov, Minsk, 1979, Taylor-Fauler, 1 Cto. de Zimbawe, 1980), lvánova-Belokopyt, VIl Cto. de Europa de Veteranos, Hockenheim, 2007. ¿Quién será el próximo?

.

Las soluciones de los estudios siguientes reflejan las diversas maneras que hay de domar peones díscolos. Los ejercicios 54 y 57-60 acaban en tablas. Los demás los tie­ nen ganados las blancas (soluciones en las págs. 189-192).

No pocas veces han sufrido las blancas se­ mejante tragedia en el Gambito Budapest.

liJeS 5 .,tf4, j,b4+ 6. lbbd2, 'ib'e7 7. a3,

.

Ejercicio 5 2 8

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

162

Ejercicio 53 B

Ejercicio 54

Ejercicio 56 B

Ejercicio 57

B

Ejercicio 55 B

Ejercicio 58 B

LA LEY AJEDRECÍSTICA SUPREMA

Ejercicio 59

163

Ejercicio 62

B

Ejercicio 60 B

B

7. 7.

Reyes entre rejas

En el final es donde el rey es más activo. Ya no debe esconderse e incluso puede «ir de ca­ za». Aquí nos interesa ver cómo se puede res­ tringir la movilidad del rey enemigo en esta fase de la partida.

F. Sackmann 1923

B

Ejercicio 61 B

Tablas La cosa pinta mal para las blancas. Después de la jugada obvia 1. �f8, la partida está per­ dida de veras: 1. . . . , �f6 2. �ea, �e5 3. �e7, �d4 4. �d6, �c3 5. �d5, �b2 6. �c4, �xa2 7. �c3, �b1. No abandona­ mos, y buscamos una salida:

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

164

1.�h8!, ...

M. Lewitt

¡Muy bien! De repente, hemos puesto rumbo a las tablas:

1. ...,�f6 2. �h7,�e5 3. �g6,�d4 4.�f5,�c3 5.�e4,�b2 6.�d3,�xa2 7.�c2, ...

1930 8

Se ha conseguido, el rey negro está ence­ rrado: 7. ...,�a1 8.�c1,a2 (8. ... , �a2 9. �c2 -sin fin-) 9.�c2, ahogado.

Ahora, nuestro próximo e interesante estu­ dio tampoco es difícil de solucionar. l.

Maizelis 1921

Las blancas ganan

1. c61, bxc6 2. a5,�c5 3. a4!, ... Refinada. Las negras no pueden hacer nada contra ella.

3. ...,�d6 4.�d8,c5 5. a6,�c6 6. a5!,...

8

Los peones blancos han trepado como alpi­ nistas expertos y se han asegurado mutua­ mente.

6. ...,c4 7.�es,c3 8. a7, ... Y todo ha terminado. O.

Duras 1908

Las blancas ganan

8

De f7 a a7 hay cinco pasos, que el rey, no obstante, puede ejecutar de varias maneras. No tendría objeto seguir en línea recta, pues entonces las negras lograrían llegar a c7. La mejor ruta de marcha es senoidal:

1.�e6,�c3 2.�d5!, ... Dando la espalda al rey negro. Ahora el se­ gundo jugador ya no puede salvarse. ¡Haga el favor de convencerse por sí mismo!

Las blancas ganan Es asombroso que incluso en un tablero ca­ si vacío el camino que conduce al triunfo esté marcado con precisión.

LA LEY AJEDRECÍSTICA SUPREMA

,.tb41, es 7. c;t>g7 •••

• •••

•••



.•.

lll 6 Fritz, 1950 La torre de a2 estropea un poco el cuadro, pero en cuanto se acomete la solución del ejercicio, eso se olvida pronto. 1 .l:.a1, .i_b7 Las blancas no solamente amenazaban ma­ te, sino también el ataque doble 2. 1:. c1. 2 .l::i.a7, 'Llb5 2. ..., .i_d5+ no ayuda nada, porque se pier­ de el caballo después de 3. c;t>f6. 3. !:t. xb7!, 'Lld6+ 4.c;t>e7, 'Llxb7 5. b4!, La jugada de peón, de manera sorprenden­ te, decide el destino de las negras. A su caba­ llo no le quedan más que tres jugadas de vida.

J.





•••

lll 7 H. Fahmi, 1922 1 .i_g4,éLJg7 Saltar a g3 sería funesto a causa de 2. lt)c3! y 3. c;t>f3. 2. lt)f6!, •

•.•

El caballo lo ha conseguido, y el rey blanco acaba fácilmente con los peones: 2 , a4 3. c;t>d3, a3 4.�c3, c4 5. �c2 • ...

lll 8 V. Fiódorov, 1947 1.éLJe6, 'Lla6 Si 1. ..., 'Lla2, sucede 2. 'Llc7+, y en caso de 1. ..., lt)c2 2. .i_h7 las blancas pueden elegir entre someter al caballo (3. .i_xc2) o al rey (3. .i_g6#). 2 .i_h7,c;t>f7 3. .i_d3, lt)b4 A 3. ..., 'Llb8 sigue 4. lt)c5. 4 .i_c4!, Se apunta con el arma al otro lado. Si 4. ..., lt)c2, 5. 'Lld4+. 4 ,c;t>f6 5. 'Lld4,c;t>g5 6. c;t>c5, Ganando. •



•••

• •••

.••

lll 9 H. Adamson, 1924 De dos jugadas en apariencia equivalentes que pueden hacerse con el caballo de e7 sola­ mente una es correcta (1. 'Lld5), mientras que la otra (1. lt)f5) no conduce más que a las ta­ blas. Aquí está la prueba: 1. lt)d5!, 'Lld7! Pero no 1. ..., éL!f7 a causa de 2. .i_h5. 2. c;t>d6!, ¡Trabajo de precisión! Si 2. .i_b5, las negras tienen 2. ..., c;t>d8, y ahora tanto 3. .i_xd7 co­ mo 3. c;t>d6, lt)b6! 4. lt)xb6 conducen al aho­ gado. El mismo resultado da 2. .i_h5+, c;t>d8 3. c;t>d6, 'Llb6! 4. lt)xb6. 2 ,c;t>d8 Lo único que requiere una aclaración es 2. ..., 'Llf8 3. .i.h5+, c;t>d8 4. 'Llf6. 3. .i_d3!,c;t>es El caballo se pierde asimismo en otras variantes: 3. ..., lt)b8 4. 'Llb6; 3. ..., lt)f8 4. lt)f6; 3. ..., �ca 4. lt)e7+, �d8 5. lt)c6+, c;t>ca 6. .i_f5. Desde luego, también es posible 6. .i_a6#. 4. 'Llc7+, c;t>dB 5. lt)e6+, c;t>cs 6 .i_a6+, •••

. ••.



183

SOLUCIONES

Y se gana el caballo. Ahora examinemos la otra vía: 1. tt::\f5?, tt::\f7! 2. �f6, �fa 3. ,ilf3, �ea! 4. tt::\g7+, �fa 5. tt::\e6+, �ga!, tablas. 10 F. Simjóvich, 1940 ¿Qué es lo que hay que cazar aquí? No hay ningún caballo negro en el tablero. Ahora mis­ mo se aclara la cosa. 1. ,ila3!, Retirarse a e1 no sirve de nada a causa de 1. ..., d2 (no hay nada más) 2. ,ilxd2 ahoga­ do. 1 , d2 2. tt::\e4, d1tt::\! De lo contrario, la horquilla en c3 pincha. 3. ,ilc5, �b5 4. �b3, �c6 5. ,ilg1, �d5 6. tt::\d2, El nuevo caballo se encuentra bien cerca­ do.

Tampoco reporta nada apartarse a la banda: 2. ..., tt::\g1 3. l:I g3, tt::\e2 4. �e3. 3. J:,g31, D a igual a donde vaya el caballo: sigue un ataque doble. • • •

¡;¡"]

• ••



• • •

. • •

¡;¡"] 11 l. Alioshin, E. Murazov y B. Sevitov, 1941 ¡Tres autores y ni un solo corcel negro! Pa­ ciencia. Aquí aparecerán dos caballos a los que habrá que cazar. 1. ,ile3, d1tt::\! Si no, sigue, sencillamente, 2. .l:.f1. 2. ,ild2, b1tt::\! En cambio, 2. ..., �g6 pierde con rapidez: 3. l::t. b4, �f5 4. �d6. 3. ,ilc1!, tt::\bc3 Irse con el rey no altera nada. 4 .l:If1+,�h5 5. J.,d2, El tiro de caballos se pierde ahora: 5. ..., �g4 6. .l:Ie1, �f3 7. �c6, �f2 a. �es, �f3 9. �c4. .

. •.

12 H. Rinck, 1923 Es importante que los caballos no obren juntos. 1. l:.f1!, tt::\e7 Se amenazaba 2. �f3, tt::\g5 3. .l::i. g3. 2. IU3, tt::\g5 ¡;¡"]

13 Berger, 1921 Una historia parecida. Las blancas poseen un caballo en vez de un peón, pero este ejem­ plo es algo más difícil. 1. ,:teS, tt::\ac4 2. tt::\f5,�g6 Las negras no consiguen reunir el ejército: 2. ..., tt::\g6+ 3. �f6, tt::\ce5 4. l:t,c7+, �ga 5. tt::\h6+, �ha 6. �f5. Después de 2. ..., �ga, 3. �e6, �ha 4. l:,c7, �ga 5. tt::\e7+, �fa 6. tt::\d5, �ga 7. tt::\f6+, �fa a. .tta7 conduce a la variante principal. 3.�e6,�h7 Es imposible ayudar al caballo: 3. ..., �g5 4. tt::\e3, tt::\xe3 5. .U. xe5+. 4 .l:t,c7+, �g8 4. ..., �g6 tampoco salva la situación: 5. l::i.g7+, �h5 6. l:tg3, tt::\c6 7. �f6. 5. tt::\e7+, �f8 6. tt::\d5, �g8 7. tt::\f6+, �f8 8. l::!a7, Se ha cortado la comunicación entre los ca­ ballos. ¡;¡"]

J.



•••

14 E. Somov-Nasimóvich, 1941 Esto ya es la parte final del estudio. La posi­ ción de partida es: Blancas: �c2, ,ilg1, tt::\d6, b4, b6; Negras: �f6, l:.aa, tt::\b2, tt::\c3, a4, c6, d5. La solución empieza por 1. b7, 1::!. ba 2. ,ila7, l:Ixb7 3. ,ild4+, �e6 4. tt::\xb7, tt::\a2 5. tt::\c5+, �d6. Así se llega a la posición del diagrama. La jugada natural 6. �xb2, tt::\xb4 no conduce a nada bueno. 6.�b1!!, tt::\xb4 7.�xb2, La posición es la misma; la diferencia es que las negras son mano y por eso pierden. 7. ..., 83+ 8.�b3 ¡;¡"]

• • •

184

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

Caza al alfil

lll 1S H. Rinck, 1927 ¿Cómo van a ganar las blancas? ¡Un poco de paciencia, por favor! 1. lLJc6+,�as No ha lugar 1. ..., �b7 2. lLJdB+. 2. ,i.f3!, Se ha cargado el cañón. El alfil tiene nada menos que cinco casillas, pero ninguna ofrece seguridad: 2. ..., .i,a2 3. tt::lb4+; 2. ..., .i,b3 (c4) 3. tt:Ja5+; 2. ... ,.tga (g6) 3. tt:Je7+. •.•

lll 18 R. Réti, 1922 ¿Quién vaticinaría aquí que el alfil ya no ha­ llará casilla salvadora después de dos juga­ das? Pero así es... 1.t¿jd4+,�CS 1. ..., �b7 2. �xh2, �a6 3. t¿jb3 condu­ ce a un final que no ofrece esperanzas. 2.�h111, Una idea genial. El rey negro debe vigilar el peón de a5. ¿Y el alfil? Intente encontrar un si­ tio seguro para él en todo el tablero. •••

,

lll 16 H. Rinck, 1926 Los cazadores ya están acechando desde su escondrijo. ¡Podemos empezar! 1.�b8,,.td7 2.�c7,,.tes El alfil, prudente, se retira. Presiente el peli­ gro: 2. ..., ..tes 3. lLJf4+; 2. ..., jla4 3. lLJc3+. 3.�d8, .i.f7 ¡Hay que permanecer en la maleza! Sería peligroso salir a campo abierto (g6 y h5) por 4. t¿jf4+. 4.�e7,jlg8 Si 4. ..., ,i.a2?, sucede 5. tt:Jc1+. S. �fB .i.h7 6. lLJf4+ sería gastar la pólvora en salvas a causa de 6. ..., �f2 7. �g7, �e3. Hay que jugar con exactitud hasta el final. 6.�g7, El alfil está perdido definitivamente. •

•••

lll 17 V. Neishtadt, 1929 1.�d1, .i.d2 A 1. ..., ,.tb2 (a3) sigue 2. t¿jc2+. 2. t¿jc61, El alfil ya no sale. 2 ,�d3 3. lLJeS+, Y las blancas dan el jaque decisivo en c4 o •••

• •••

f3.

•••

lll 19 H. Rinck, 1935 Al alfil no debería pasarle nada por la gran diagonal... 1. t¿jf7,jla1 2.�b1, .i,g7 Si 2. ..., ,i.c3 o 2. ..., ,i.d4, es decisivo 3. t¿jd6+, �xc7 4. t¿jb5+, y el alfil tampoco ha­ lla reposo situándose detrás del caballo. 3.t¿jd&+!,�xc7 4. t¿jeB+, La misma maniobra refuta también la jugada 2. ..., ,.tfs. •• •

lll 20 S. lsenegger, 1959 Si las negras consiguen cambiar el peón de f4, las tablas están aseguradas. Parece que no puede impedirse 1. ..., e5, pues si 1. t¿jd7, su­ cede, sencillamente, 1. ..., jlb5. 1. tt::ld7!,jlbs 2. �d8!, .i.xd7 3 .i.c7+, �e& 4. ..tes!, ... ¡Eso era! •

lll 21 E. Pogosiants, 1980 1 ..tea+, �as 2 .i,c&!, ... Solamente aquí; en cualquier otra casilla, el alfil estorba a su propio rey. 2. ..., .i,fS 3. �g8, .i,e7 4. �f7, jldS s.�es,,.tc7 6.�d7,,.tb6 La única posibilidad de salvar el alfil (6. ..., .i.bB 7. �c8), pero... 7. .i.d2#! •



185

SOLUCIONES

22 K. ltsikson, 1937 1. lL:\g3+,�e1 Es curioso, pero capturar el alfil conduce na­ da más que a las tablas: 2. lL:\xh1, �f1 3. �g3, �g1. 2. i,c3+!, �f2 3. i,d4+!,�g2 4. �h4!, �f3 5.�h3, i,g2+ 6.�xh2, Triunfo merecido. lil

•.•

lil 23 A. Havasi, 1922 1. lL:\b5+,�b2 2. lL:\xa3!, i,xa3 3. lL:\b4!,

Todo ha terminado.

••.

•••

lil 24 S. lsenegger, 1950 1. �d7,�a6 Si 1. ..., �b6, 2. .:tea, y todo sería muy sencillo. 2.�c6,i,a3 El alfil debe esconderse detrás del rey. Las blancas ganan con facilidad después de 2. ..., i,g1 3. �ga, i,xa7 4. �as. 3. llb81,�xa7 4. l:rb1!, i,f8 5. l::rh1!, Al alfil hay que prohibirle el acceso, sobre to­ do, a la casilla h6. Ahora ya no puede salvarse: 5 , i,b4 6. J:t a1+,�b8 7. :;[ b1 •••

.

lil 26 O. Bláthy, 1890 Para cazar el alfil de a1, las blancas deben antes escapar de él. 1. �d1!, i,b2 2. �e1, i,c1 3. �f1, i,d2 4. 'i!fg1 (g2), i,e1 5.�g2 (g1)!, i,d2 Desde luego, se lucha hasta el fin. A 5. ..., i,f2 sigue 6. �f1. El rey negro no puede mo­ verse de su sitio porque tiene que vigilar los peones pasados. 6. �f1, i,c1 7.�e1, i,b2 8. �d1, i,a1 9. 'i!fc1, Vemos la posición de partida en el tablero. Esta vez, sin embargo, son mano las negras. 9. ..., i,b2+ 10. �b1, Y las blancas ganan.

..•

25 Kéinig y A. Mandler, 1924 1. i,f7!, Tres piezas acaban superando a una fácil­ mente, pero hay que apresurarse. 1 , i,g6! 2. i,a2!, Esta estupenda maniobra es la única que conduce a la victoria. 2 , i,xh5 3. lL:\f5+,�g6 4. i,b1, Se ha hecho. Si el alfil juega, sigue, sencilla­ mente, 5. lL:\d4+ o 5. lL:\e3+. ¡Si el alfil blanco, sin embargo, estuviese en c2 (después de la inexacta jugada 2. i,b3 en vez de 2. i,a2), 4. ..., i,d1 salvaría el final!

La difícil vida de las torres 27 B. Horwitz, 1889 ¿Qué hace la torre en b7? Ahí está fatal. 1. lL:\f5+, h7 2. l:rh2+, �g6 3. l:lg2+, �f7 Una pequeña provocación -el rey también podía ir a h7-. Ahora las blancas no deben de­ jarse tentar por la variante 4. 1::[ g7+, �fa 5. �e6, lL:\h6! 4. .l::[xg8!, �xg8 5. lL:\e7+, �f7 6. lL:\c6, lil

lil

F.

N

•••

• ••.

• •••

••.

•••

¡Una comedia magnífica!

186

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

6 ,�f8 7.�f6!, ... 7. �e6?, inexacta, saldría cara a las blan­ cas: 7. ..., �e8 8. �e5, �d7 9. �d5, �c8 10. �e6, �b8! 7. ...,�eS 8.�e& Si 8. ..., �f8, ahora 9. �d7 es decisiva. 8. . . . , .ti. b8 también es una mera ilusión a causa de 9. tLlxb8, �d8 10. tLlc6+, �c8 11. tLlxa7+, �b7 12. tLlc6.

Después de 1. ..., �a4 2. J,c2+, �a3 3. �d6 o 1. ..., �a6 2. J,g8!, l:!.e3 3. J,c4+ es evidente cómo se gana. 2. J.g&!, l:te3 3. j,d2, D e momento, las acciones de las blancas parecen incomprensibles. 3 I:txe5 4.�d6!, Pero ahora se aclara todo: 4 ,.:tes s. J,d3+

28 R. Bianchetti, 1924 Aquí, en cambio, la torre tiene sitio suficien­ te. 1. tLleS!, f:txf6 ¿Por qué no hay que tomar el peón? Tam­ bién había que examinar, sin embargo, 1. ..., .l:xh3; por ejemplo: 2. f7, l:Ig3+ 3. �h7, .l::t h3+ 4. �g7, �g3+ 5. �f6, : g1 6. tLld3+, �c3 7. tLlf4:!, y las blancas ganan. 2.�g7!, Así ya se ha solucionado el estudio, pues se pierde la torre.

31 H. Rinck, 1922 1.�b5, .l:la7 2.�b6, Parece como si hubiese casillas libres, pero no puede encontrarse un rinconcillo tranquilo para la torre. ¡Ah, si no estuviera el peón de a3!

.

•..



• • •

lll

..•

29 H. Rinck, 1914 1.J,d6, l:tf7 En la banda del tablero, la torre está más constreñida todavía: 1. ..., 1:. h7 2. J,f5, .l:.h6 3. J,t4 (también es posible 3. J.,f8), f:t h8 4. J,e5+. 2. J.e6, .tlf3 Después de 2. ..., .l::th7, casi basta con que los alfiles se dediquen a marcar el paso: 3. j_e5+, �b1 4. J.,f5+. 3.�e2, .l:tc3 Es cierto que la torre ha logrado la libertad al escapar trazando un rectángulo, pero ... 4.J,e5,�b2 5.�d2 lll

lll 30 T. Gorgiev, 1929 Las blancas deben salvar los alfiles de la im­ portuna torre sin perder el peón. 1.J,e1+,�b5

• • •



.••



• • •

,

• • •

lll

• • •

32 Fritz, 1939 No se pueden salvar a la vez el caballo y el peón. ¿Tablas? No, un truquito de magia ayu­ da a las blancas a ganar. 1. tLlc6+,�d6 2. tLla5, .Uxb2 3. tLlc4+1, dxc4 4. D-0-0+! lll

J.

33 L. Kúbbel, 1934 1. l:.a4, ¿Ya ha terminado todo? A 1. ..., �b5 sigue 2. l:txb4+, �xb4 3. J,e1, y luego de 1. .. , .U. f3 basta 2. J,e1. 1 , l::ta3! ¡En absoluto, es ahora cuando empieza to­ do! En caso de 2. l::i. xa3, J.xa3+ 3. �xa3, �c3, el peón ya no puede salvarse. 2. l::lxb4+!,�xb4 3. J.,e1+, Atacar por la espalda tampoco reporta la vic­ toria: 3. J,c5+, �xc5 4. �xa3, �c4 5. �b2, �b4, tablas. 3 ,�a4 4.J,c3!, La torre está demasiado constreñida. lll

• • •

.



• • •

• • •



• ..

•.•

SOLUCIONES

187

lll 34 D. Petrov, 1955 ¿Cómo podemos hablar de ganar si a 1. 'Llc4 sigue, sencillamente, 1. ..., c;i(d3 2. 1:[ f4, .l::t. g4+? Entonces las negras dan las gracias al peón de h5 por estar ahí. 1. �e2!, l:[h1+ 1. ..., c;i(xb2 enseguida no sirve a causa de 2. .,te3+. 2. c;i(g3, c;i(xb2 3 .te1+1, c;i(c11 4. c;i(g2, c;i(d1 No pasa nada, ¡tomamos el alfil y salimos en libertad! 5. l::td2+!, c;i(xe1 6. n d4, Oh, si el peón de h5 no estuviera... 6 , l:If1 7. l:le4+

El rey negro debe dejar ahora a la torre en la estacada. ¿Por qué le hemos puesto dos sig­ nos de exclamación a la jugada 2? Porque precipitarse con 2. .,td2 habría posibilitado que las negras se salvasen mediante 2. ..., ,l::i. f5! Después de 2. .,te3!!, esta sutileza no sirve: 2. . ., l::tf5 3. .,txt5, d2, y el alfil de casi­ llas blancas puede elegir entre 4. .,tg4+, 4. .,tc2 o incluso 4. .,td7. .



•••

• .•.

lll 35 H. Rinck, 1921 1. l:[d1+!, Hay que empezar precisamente con este ja­ que. 1 , c;i(e6 Después de 1. ..., 'it;e4 se sigue de mane­ ra parecida al texto: 2. 1:[ e1+, 'it;f5 3. n f8+, 'it;g6! 4. l:.g1+!, .l:,g5 5. J:t g8+. 2. l:Ie8+, 'it;f5 Es evidente que 2. ..., 'it;f6 pierde: 3. .: f8+, �g5 4. �g1+, : g4 5. l:.g8+. 3. l:U8+, 'it;e4 4. l:.e1+, 'it;d3! El rey negro se enrosca como una serpiente. A 4. ..., 'it;d5 habría seguido 5. l:ld8+, 'it;e6 6. ,Ue8+. 5 .l:,d8+, �d4 6. l:[d1+ .••

• •••



lll 36 H. Mattison, 1930 Si las blancas quieren conservar los alfiles deben... dar la torre. 1. l:,í,d5!, .:t.xd5 2 .,te3!!, .l:,g5 3 .tf7+, l:lg6 Si 3. ..., 'it;h6, el alfil, atento, se retira: 4. _tea para no permitir 4. ..., 'it;g7 con ganan­ cia de tiempo. 4. 'it;h2!, •

.••



lll 37 L. Kúbbel, 1925 1. 'Llh6!, 'it;d3! La variante siguiente refleja el motivo princi­ pal de este estudio: 1. ..., �d8 2. tbf7, l:rxd7 3. tbe5+. 2. f3, 'it;e3 2. . .. , .l:.d8 vuelve a contrarrestarse me­ diante 3. tbf7. 3. 'Llf5+, 'it;d3 4. 'Lle71, 'it;e3 La variante es: 4. ..., l:td8 5. 'Llc6, l:,xd7 6. tbe5+. 5. 'Lld5+, c;i(d3 6. 'Llc7!, Y el final forzado: 6 , l:ld8 7. tbe6, .l:f. xd7 8. tbc5+ •.•

• •••

lll 38 A. Troitski, 1895 1. g7, .tf7 El rey negro todavía no puede intervenir en el juego: 1. ..., 'it;f7 2. �a7+, y cualquier pie­ za que se interponga en d7 (2. ..., 'it;ga 3. 'Llf6+) no evita 3. g8¡v+, c;t>xg8 4. 'Llf6+. La continuación 1. ..., l:tb5+ 2. 'it;a6, 'it;f7 3. 'Lld6+ tampoco reporta nada. 2. ttJ g5+, 'it;f6 3. lbxf7, 'it;xf7 Naturalmente, el peón blanco es lo principal, pero capturarlo, 3. ..., 'it;xg7, está prohibido a causa de 4. c;i(c6! 4. 1:[ a7+, 'it;g8 5. l:la8+, 'it;xg7 6. 'it;c6!, ¡Una jaula económica!

188

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

Rosas y espinas para la dama lll39 Berger, 1890 Las negras deben defenderse, pero todavía son muy optimistas. Al inofensivo ataque 1. �h4 replican 1. ..., �f2+! 1.�h6!, ... ¡Algo totalmente nuevo! El rey deja sitio a la dama para que maniobre. 1. ..., �f2! 2. �d5+!, . . Las blancas empujan la dama de vuelta a la esquina. Si 2. ..., �g1, sucede 3. �cs. 2. ..., �g2 3. �h5+,�g1 4. �C5+, ..t>f1 5. �d1# J.

.

lll40 H. Rinck, 1908 1. �f2+,�e5 A 1. ..., �c4 sigue un mate en tres jugadas. 2. �g3+,�d4 3. �d6!, 'iVxd6 No hay otra defensa contra 4. �d3#. Con todo, la dama blanca se traslada a esta casilla. 4. �d3+, ... Las negras deben abandonar: 4. ..., �es S. �a3+ o 4. ..., �es s. 'ij'g3+. lll41 L. Kúbbel, 193S Primero por la ccescalerita»: 1. �a1+, �h7 2. �b1+, �ha 3. �b2+, �h7 4. 'iVc2+, �ha 5. 'iVc3+, �h7 6. �d3+,�ha y ahora por el cctriangulazo»: 7. �h3+!, �h7 a. 'iVc3+, �ga 9. �ca, Se amenaza jaque en descubierta. Se impi­ de que la dama negra se una a su rey (9. ..., �f7? 10. �h6+). Las negras todavía pueden eludir esta acometida... 9. ...,�f7 10. �c5!, ... ¡Asombroso quid!

lll 42 L. Korski, 19S7 Las piezas blancas están tan alejadas que parece impensable ganar. 1. 'ij'da+!,�c5 Una cosa está clara: no hay muchas casillas a las que ir. 2. �a5+,�d4 De nuevo, la única posibilidad de eludir la horquilla de caballo. 3. �a7+!, ... Este jaque había que encontrarlo. Ahora las negras pierden la dama en dos jugadas. lll 43 l. Alioshin, 1947 1. lt:Ja6+,�aa 2. �g2+, 'iVb7 3. �d5!, ... Ir derecho al asunto con 3. �xb7+, �xb7 4. lt:JcS+ conduce claramente a las tablas a causa de 4. ..., �c6 S. lt:Je6, �d6 6. lt:JgS, �eS! 7. lt:Jxh7, �fS. 3. ..., h6! Aún es demasiado temprano para tomar el alfil: 3. ..., �xdS 4. lt:Jc7+, �b7 S. lt:JxdS, �c6 6. lt:Jf6, y el rey llega un tiempo dema­ siado tarde. 4. lt:Jb4!, ... El final lo tienen ganado las blancas: 4. ..., aS S. �xb7+, �xb7 6. lt:JdS, �c6 7. lt:Je7+, �d6 a. lt:JfS+, �es 9. lt:Jxh6, ..t>t6 1o. lt:Jg4+ y 11. h6. lll 44 Kling, 1849 1. .l:ta4!, 'ij'ca Si 1. ..., �xa4, dos jaques lo aclaran todo: 2. .l:Ih3+, �d4 3. .l:Ih4+. 2. n h3+!, �xh3 3. n a3+, ... Sin querer, uno recuerda aquí una composi­ ción de un viejo maestro: Blancas: �da, l:,a8, .i::t eS; Negras: �d6, .i::t h1. Las blancas se llevan el gato al agua con 1. �hS! Otro detalle interesante: si se gira la posición 180º se obtiene una segunda manera de ga­ nar: 1. 0-0!

J.

SOLUCIONES

45 D. Petrov, 1963 1. li d7+, impulsiva, pueden refutarla las ne­ gras mediante la astuta retirada 1. ..., aa. 1. .U h7!,'i}'xh7 2. .l:. d7+, a8! 3. c7!, 'i}'h6 Hace un momento había aquí una torre blanca. 4. z:r d8+, a7 5. c6,... Se obliga a la dama a ponerse delante de la puerta. Pero es casa ajena. 5. ...,'i}'g7 6. :ld7+ ¡;zj

¡;zj 46 V. Smyslov, 1936 1. i,b1!, ... Con 1. g7 enseguida, las blancas no alcan­ zan el objetivo: 1. ..., a1 'iY+ 2. i,a4, 'i}'g1 3. f6, i,xh4 4. i,b3, i,e1. 1. ...,a1'i}'+ 2. b5, i,g3 3. g7, i,b81 Con vistas a 4. g8'i}', 'i}'a5+. 4. g8i,!!, ... Las blancas amenazan 5. i,d5#. 4. ..., i,f4 5. i,ga2!, ... ¡Ahí está la gracia! 5. ..., i,xd2 6. f6, i,f4 7. f7, i,d6 8. c6, i,f8 9. c7, ... ¡Se acabó! Las negras ya no pueden evitar el mate.

47 H. Rinck, 1929 Un caso raro: el rey protege la dama. 1. ébd5+, f5 2. ébe7+, f4 3. l:rg4+, e3 4. ébd5+, d4 5. ébc6+, d3 6. ébcb4+, d4 7. ébc2+, �d3 8. ébdb4+, ... Ahora hay que desprenderse de la dama, y eso es el fin. ¡;zj

¡;zj 48 S. Kozlowski, 1931 Aquí la situación es todavía más infrecuente. El rey blanco caza la dama. 1. i,xb6+!, ¡vxb6 2. es, �b8 3. b6+, c8 4. e4!,h4 5. f5!,h5 6. e4!, ...

189

Se ha hecho. La dama cae en manos del monarca.

49 N. Kononov, 1929 Empieza de manera bastante inocente... 1. a8'i}'+,'it>h7 Pero entonces ... 2. étJb8!,'i}'xa8 3. �XC7+,g64 .J:.b7!,...

¡;zj



N

¿Para qué se han esforzado tanto las ne­ gras? Ahora la dama está aprisionada. El resto es cuestión de técnica. 4. ..., g5 5. g1' f5 6. f2, f4 7. h4, g4 8. h5, xh5 9. xf3, g5 10. e4, f6 11. d5 ¡;zj 50 A. Troitski, 1897 1. 'i}'b2!, ... Así ya se ha dado con la sorprendente solu­ ción. Contra la amenaza 2. d4 ya no hay nin­ guna defensa buena.

Peones díscolos ¡;zj 51 P. Carrera, 1617 Los peones blancos y el rey negro se en­ cuentran en Zugzwang mutuo. Por eso, la ta­ rea del rey blanco consiste en parar el trío f4, g4 y h4.

LA ESTRATEGIA EN EL AJEDREZ

190

1.c;t> g 11, La única posibilidad. Después de 1. c;t>f2?, h3! o 1. c;t>h2?, f3, las blancas incluso pueden perder. 1 ,h3 Si 1. ..., g3, sucede 2. c;t>g2, y 1. ..., f3 se contrarresta con 2. c;t>f2. 2. h2,f3 3.c;t> g3, Se han detenido los peones, de modo que el triunfo está asegurado. • • •



• • •

Ahora, en caso de 4. ...,e4 5. c;t>g5, las ne­ gras se ven obligadas a jugar enseguida 5. ..., c;t>f7, tras de lo cual 6. c;t>f4, c;t>g8 7. c;t>xf5 es decisivo. 4. , c;t> f7 5. c;t> g5, f4 6. c;t> g4, c;t> g8 7.c;t>ts,c;t>f7 8.c;t> e4,c;t> g8 9.c;t> xe5!, Y las blancas ganan con facilidad. • • •

• • •

• • •

lll52 J. Behting, 1894 Aquí el rey del primer jugador debe hacer un trabajo todavía más pulcro que en el ejemplo precedente. Además de vigilar los dos peones, tiene que detenerlos de modo que también se pueda atacar al rey negro. 1.c;t> f3!, Ir derecho al asunto con 1. c;t>e4, c5 2. c;t>d3, c;t>e8 3. c;t>c4, c;t>f7 no conduce más que a las tablas. 1 ,c6! 2.c;t> f4!,c5 3.c;t> e4, Ha llegado la hora. 3 ,c;t> ea 4.c;t> ds, También era posible 4. c;t>d3, pero así se va más rápido. Se amenaza mate en dos juga­ das. Por eso era importante ganar el tiempo. 4 ,c;t> d7 5. c;t> c4,c;t> e8 6. c;t> xc51, d3 7.c;t> d6, De nuevo se amenaza 8. c;t>e6. 1. ...,c;t>f7 8.c;t> d7 • • •



• • •



•••



• • •

• • •

lll53 M. Karstedt, 1921 Una situación parecida. En primer lugar es necesario debilitar el móvil par de peones ne­ gros -obligar a uno a adelantarse- y, en se­ gundo lugar, aguardar el momento en el que el rey enemigo vaya a g8. 1.c;t> f3,c;t> g8 2.c;t> f2!, 2. c;t>g3, carente de imaginación, no reporta nada: 2. ..., c;t>f7 3. c;t>h4, e4 4. c;t>g3, e3 5. c;t>f3, f4, tablas. 2 ,c;t> f7 3.c;t> g3,c;t> g8 4.c;t>h4!, • • •

• • •

.••

. . • .,

• • •

• • •

•.•

• • •

• • •



lll54 B. Horwitz y J. Kling, 1851 Las blancas deben estar muy alerta ante la tenaza que forman los peones. 1.c;t> f4!, c;t> b6 2.c;t> f5!,c;t>c7 3.c;t> f6!, Todavía no puede adelantarse ninguno de los peones negros sin que perezca. 3 c;t> b6 4.c;t> e6!, Ha llegado el momento de poner la mira en otro objetivo de ataque: el peón de d6. 4. , c;t>c7 5. c;t> d5, h5 6. b6+, c;t> xb6 7. c;t>xd6, El peón blanco llega a la meta antes que su competidor.

• • •

lll55 J. Mendheim, 1832 ¿Es que pueden pensar en ganar, las blan­ cas? ¿Acaso puede detenerse esta terrible ca­ dena de peones? 1. ftj g4!,f3 Las blancas agradecen 1. ..., h2 dando ma­ te con 2. ftjf2#. Se pasa a la variante del tex­ to mediante 1. ..., e5 2. ftjxe5, h2 3. Wf2, c;t>h1 4. ftjg4. 2.c;t> f2,es 3. tt:Jxe5,c;t>h2 4. ftj g4+,c;t>h1 s.c;t>t1,f2 6.c;t> xt21,h2 7. tt:Je3,g4 8. tt:Jt1, g3+ 9. ftjxg3# lll56 A. Seleznev, 1917 Aquí se trata, ante todo, de encontrar la di­ rección exacta en la que debe marchar el rey. 1.c;t> d6!, Ir hacia la derecha no reporta nada: 1. c;t>f6, c;t>f4 2. c;t>gs, c;t>g3 3. c;t>f5, h3 4. c;t>e5, h2 5. j,d5, b3. • • •

SOLUCIONES

19 1

1. ,
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF