LA POESÍA PUNEÑA - JOSÉ LUIS VELASQUEZ GARAMBEL

August 27, 2017 | Author: Mack Mcclain | Category: Avant Garde, Poetry, Surrealism, Sonnets, Languages
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: historia de la poesia puneña...

Description

253

¿Qué es poesía? “La poesía no transmite información, si transmitiera información dejaría de ser poesía. La poesía suscita sensaciones singulares, toca el sentimiento y la emoción. Además, emplea el lenguaje para llamar la atención sobre el mismo lenguaje. Para destacar como están dichas las cosas. (…) el juego y la libertad conducen al poema. Podríamos decir que el trabajo del poeta consiste en dominar los artificios para producir un efecto único con la mayor economía del lenguaje, en otras palabras decir mucho con muy poco” (taller de escritura creativa de Barcelona). En efecto la poesía es lo que la cita precedente refiere; posee además planos como el fonológico (el ritmo poético y su relación con la especialización), el sintáctico (empleo de la sintaxis), el léxico (el valor general y personal de las palabras, su uso novedoso. La resemantización), el semántico (el asunto, las figuras retóricas, la imagen y sus variedades y los campos semánticos). En 1913, Moises Yuychud, un maestro normalista puneño, egresado de la Escuela Normal de Varones de Lima, se había propuesto efectuar un estudio sobre la literatura puneña, este trabajo se perdió en la memoria de sus contemporáneos, ninguno de los que le sobrevivieron llegaron a consignarlo. “Ensayos Literarios” se constituye en el primer trabajo orgánico que aborda temas de historia de la literatura puneña, un homenaje a Telésforo Catacora y una exquisita prosa lírica. En verdad es poco lo que se sabe de la poesía colonial, el incendio de la prefectura (lugar en el que se conservaba el mayor archivo documental de toda la región) perjudica de sobremanera a los investigadores que buscan desentrañar aspectos referidos a la literatura desarrollada en esta región (también en el resto de disciplinas del saber), se ha perdido gran parte de información; se conservan sólo algunos documentos de la iglesia (en el archivo del obispado de Puno), la mayoría de los cuales consignan poemas y cantos dedicados a la vida clerical y al ejercicio del sacerdocio (todo en idioma Latín), es fácil determinar que los sermones empleados en las misas dominicales eran preparados con anticipación, y en dichas ejecuciones los sacerdotes empleaban estos poemas y cantos exhortativos. Durante los primeros años de la república el desarrollo de la poesía fue polimorfa, de visiones coloniales de forma española, en algunos casos sus contenidos refieren a actividades cotidianas y al logro de ciertos recursos, entre quienes practicaban estas artes destacan: S. D. M. M. Basagoytia, quien era una especie de versificador, que en su

POESÍA: QUECHUA AIMARA

LA POESÍA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

254

condición de hombre culto publicó innumerables poemas en bandos (pro libertarios) del mismo modo se trataba de uno de los alarifes del panfleto, el mismo personaje años después llegó a ocupar la prefectura de Puno y en tal condición ante la muerte del padre D. Juan Pablo Cabrera (creador de la paco – vicuña), párroco de la provincia de Carabaya y natural de Cabanillas, llegó a componerle un hermoso poema en quechua: Al creador del Paco- Vicuña Dr. Cabrera (+) (Versión original en quechua) Mana cacmanta cachispa, Pachakcamacman ricchanqui, Chiric llaquiypa racrampi Pachacta Cápac yachispa. Huicuña-allpaca churinta Tuta punchao yupipanqui: Huatan huatan ñauzaytampi, Tarinqui poric corinta. Mana cacmanta cachispa, Pachakcamacman riccharinqui! (Traducción al castellano) A un Dios imitas en su poder extenso De la nada arrancando un ser viviente Entre auras crudas y en soledad paciente Descorres de natura el velo denso. Tú lo descubres rico valor… ¡inmenso! En la Paco-Vicuña que tu afán presente, Ofrece de caudal cual una fuente, Que de oro corre hasta el mar más denso: Este tesoro, que al mismo oro excede, Es el hallazgo de tu desvelo intenso Entre tinieblas y entre luz naciente. Para honra tuya a tu memoria puede: “!que a un Dios imitas en su poder extenso, De la nada arrancando un ser viviente!” La primera versión de este poema corresponde al quechua, y es ahí donde radica su valor, Basagoytia, resulta ser uno de los fundadores de la poesía escrita en esta lengua, además de orientar su preocupación en temas regionales y de cuestiones de relevancia cultural (quizá lo cuestionable, hoy, sea el hecho de haber abrazado la forma española; sien embargo hay que señalar que se trata de un tiempo anterior en que las influencias eran insalvables). Se trata de un soneto que toca el tema del cruce entre la alpaca y la vicuña y de cuya mezcla resulta la Paco-vicuña. Basagoytia era además un sonetista dotado y su poesía funda el tema de lo que será lo puneño. Este es el primer momento de la poesía Puneña. En donde el dominio de las formas clásicas, comporta ventajas como encontrar el marco organizador del pensamiento y como poder encarar un riguroso proceso de selección del lenguaje, fundamental. De dibujo simétrico que encierra el

255

Posteriormente, en el segundo momento, se tiene la presencia del romántico Gabino Pacheco Zegarra, poeta que fue rescatado por Samuel Frisancho Pineda y Omar Aramayo (quien, este último, por primera vez lo considera como fundador de la poesía puneña; punto con el que se puede discrepar ya que existen algunos poetas anteriores como el mencionado Basagoytia, o Andrés Miguel Cáceres – quien también publicó un libro de poesía -, entre algunos otros). Sin embargo nadie mejor que Aramayo ha calificado la poesía de Pacheco (Romántico) como: “dulce y sentimental (…), arraigada en el espíritu quechua, de primera fuente, es una expresión verdaderamente original”, efectivamente su voz es cálida y la palabra fluye como un manantial de dulzura en el corazón mismo de lo quechua, el valor de su poesía estriba entre la herencia de Melgar y el tema sentimental, común en la humanidad entera, si se pudiera manifestar que el espíritu de la dulzura del quechua posee sangre, esa sangre transcurre en la poesía de Pacheco Zegarra. Craig Raine menciona que el romanticismo es una forma que sobrevivió al romance desarrollado en la España de los albores. El Vanguardo-indigenismo (llamado por el Omar Aramayo: La Eclosión Indigenista – Vanguardista y considerado por Juan Luis Cáceres como poesía indigenista o de la tercera época), el tercer momento, se constituye en uno de los períodos de mayor riqueza poética, tanto en Puno como en América entera. Sin embargo Cáceres aborda el tema desde una perspectiva sociológica (la de la reivindicación indígena, “que abordó el tema del indio, poniendo el acento en el aspecto social, la explotación, la rebeldía, el desamparo y lo volvió en chillones y breves ponchos de colores andinos o sea surrealistas”, en donde “el indio ocupa el primer plano en la literatura y en el arte”), lo que es de vital importancia en el estudio de la formación de los imaginarios locales (construcción de mataforas vivas, como lo menciona Ricoeur: el paisaje y la condición social son elementos para determinar el cómo se construyen e interpretan las metáforas), mientras Aramayo apuesta por una postura literaria al mencionar que el indigenismo: “como corriente literaria, se origina en un estado de ánimo expresionista Whitmaniano, de universalidad y conquista de los derechos humanos. El indigenismo de los años veinte, es verso libre y defensa del indio. El verso libre se había demorado en llegar al Perú, y lo hace con las vanguardias”,y es que las vanguardias (entre ellas el surrealismo, el dadaísmo, el cubismo y demás ismos) lindan con las construcciones desarrolladas en el mundo onírico y por tal motivo no eran susceptibles a los análisis clásicos (prosódica, estilística) y exigían análisis semánticos más complejos, ya no sólo el verso era libre sino que también la construcción estructural de la poesía se daba en los espacios visuales. Entre estos poetas podemos mencionar a los insulares surrealistas: Alberto Mostajo, Emilio Armaza (miembro del Grupo Orkopata), Carlos Oquendo de Amat, que se caracterizaron por la pureza de la palabra y la universalidad de sus contenidos, al respecto de Alberto Mostajo, nadie a excepción de Aramayo pudo rescatarlo del olvido, se trata de un poeta vanguardista de vuelo propio, que se adelanta a Oquendo en las concepciones visuales de la poesía; lo mismo ocurre con Emilio Armaza, quien a pesar de pertenecer al Grupo Orkopata desarrolla universalidad en el contenido de su poesía y explota la unidad semántica de cada verso, su ritmo es cadencioso y humanamente telúrico; qué más se puede decir sobre Carlos Oquendo y de su poesía cinematográfica que los críticos del mundo no hayan dicho sobre el valor universal y su capacidad de

POESÍA: QUECHUA AIMARA

soneto, en donde la confluencia de los sonidos (resultante de los diferentes tipos de rima), así el último de los versos recoge toda la imagen de los versos anteriores, además de existir toda una tipología de sonetos como lo menciona Rengifo: sonetos continuos (aquellos que conservan los dos elementos de los cuartetos, también en los tercetos ABBA ABBA ABA y BAB), los sonetos acrósticos (las iniciales comprometidas para formar nombres u otros mensajes), los sonetos con eco (aquellas que al final repiten casi o toda la palabra que los preceda).

POESÍA: QUECHUA AIMARA

256

alarife perfecto, se trata como se dice de una de las voces mayores de la poesía latinoamericana y universal, un verdadero “Brujo de la Palabra” como lo califica Mario Vargas Llosa. Y a los Vanguardo-indigenistas propiamente dichos como: Gamaliel Churata, Alejandro Peralta, Emilio Vásquez, Luis de Rodrígo y Aurelio Martínez (que compartieron el mismo período). A excepción de los poemas registrados en “El Pez de Oro” la poesía de Gamaliel Churata era desconocida, con el hallazgo de “Interludio Brunildico” (Cuzco – 1932) y vuelto a Publicar en “Apumarka” (Puno – 2007) y en “Wayra” (Suecia – 2007) se difunde su obra poética de reflexiones humanas profundas con un sentido de nostalgia y tristeza, que la caracterizan y la hacen inconfundible, Churata, no es sólo un ensayista calificado, ideólogo incisivo, narrador dotado, sino un intelectual completo de estatura universal; Alejandro Peralta, la mayor voz del grupo, posee una frescura en las metáforas que discurren en “Ande” y en “Kollao” como si se tratara de una vena que nutre al espíritu de lo andino, en su momento su poesía fue reconocida por los intelectuales de toda América, entre ellos César Vallejo, José María Eguren, Juana de Ibarborou, etc.; en oposición Emilio Vásquez ha quedado casi en el olvido, siendo su poesía una rica muestra de disposición visual y metafórica, en este libro se le rescata, para la crítica nacional, en la dimensión que se merece; tanto Luis de Rodrigo como Aurelio Martínez son poetas expresivos y descollantes en uso de las metáforas y en la disposición temática. Otro punto merece Andrés Dávila Martínez, su poesía posee un ritmo melódico parecido a las canciones instrumentadas y cabe rescatar las acertadas palabras del escritor Feliciano Padilla cuando sobre él dice: “El hecho de presentar su poesía arropada de música, tono melancólico y ritmo, lo acerca a la poesía quechua o aymara; pero, lo separa el hecho de que no es anónima ni oral”.

En el cuarto momento aparecen figuras como las de Nava (inmediatamente y casi a la par del Grupo Orkopata), su poesía está llena de un erotismo romántico (como Báquica febril), algunos han mencionado que su poesía se adscribe al “cholismo” otros al “nativismo”, su tema entabla al indio y lo estetiza mediante los sonetos; casi dos décadas después aparece la figura de Efraín Miranda Lujan (1950), quien explora el mundo vivencial indígena, sus ritos y su mitología, en base a lo que construye una poética basada en una reflexión ideológica en torno a lo andino, su poesía es muestra de compromiso y amor a la cultura altiplánica; así también José Paniagua Núñez, quien rememora la vida a través de la palabra y la nostalgia amalgamada en bellas imágenes poéticas. En el quinto momento, destacan las voces de: Omar Aramayo, considerado como creador de la poesía imaginista en el Perú, quien tuvo una activa participación con los poetas de la generación del 70; José Luis Ayala, Percy Zaga, Gloria Mendoza, Serapio Salinas y Gerardo García Rosales (quienes formaron parte de la Promoción Carlos Oquendo de Amat). Paralelamente Jorge Flórez-Áybar muestra un lirismo insular con una muestra humana y de temperamento profundo. La creatividad ha marcado a parte de este grupo, algunos de los mismos han logrado reconocimiento nacional. En todo este periodo predomina la experimentación en la metáfora y en la presentación visual de la poesía. Adoptaron nuevamente los postulados vanguardistas, propiamente del surrealismo, en segunda línea, por las lecturas a Oquendo; sien embargo destacan por la creatividad Omar Aramayo y por la audacia José Luis Ayala. En el sexto momento, aparecen figuras orientadas por las poéticas de Alejandro Peralta, Carlos Oquendo de Amat, Efraín Miranda y Omar Aramayo (obviamente en relación a la tradición puneña); José Velarde, Boris Espezúa, Alfredo Herrera, Lolo Palza, de los mismos que podemos decir que su poesía es elaborada y rica en imágenes. Postularon

257

que “la poesía es liberar lenguaje con un sentido estético, coherente no con la realidad sino consigo misma. Puesto que para ello debemos buscar nuestro propio lenguaje poético”, como lo habría sostenido también Huidobro.

Finalmente se considera la presencia importante de Luís Rodríguez Castillo, José Luis Velásquez, Rubén Soto, Saúl Castellanos, Glinio Cruz Mendoza y Luis Incacutipa Ortega, como un último momento (octavo momento) que intenta configurar una imagen propia de una etapa actual.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

En el séptimo momento, a través de los talleres difundidos por Boris Espezúa se formó un grupo de poetas con una gran versatilidad en el manejo de la palabra, entre ellos tenemos a Simón Rodríguez, Walter Paz Quispe, etc.; paralelamente se desarrollaron otros poetas como Edy Oliver Sairitupac y Luis Pacho. Sin duda existen representantes que alcanzarán el estro poético de los grandes maestros de la poesía puneña a través del ejercicio escritural y la lectura constante.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

258

CANTO CEREMONIAL DE SALUDO DE CHUCHIQ DHAPAQ SINCHI DE LOS JATUN QOLLAS AL INKA WIRAQAOCHA CON MOTIVO DE LAS BODAS DE ESTE

Cam Cuscocapaca Nuña Collacapaca Upiasun Micussun Amapi rima (chun) Ñuca collque tiyacani Viracocha Pachayachiq Mucha, Ñucac Inti mucha, etc. Tu eres el Rey del Cusco. Yo soy el Rey de los Qollas. Beberemos. Comeremos. Hablaremos. Que nadie hable ya. Yo soy rico en plata. Yo soy rico en oro. De Viracocha, el Hacedor. Yo soy adorador. Yo (soy) del Sol adorador, etc. Texto original corregido, tomado de Antigüedades deste Reyno del Perú del yamqui Santa Cruz Pachacuti, con anotaciones de Horacio H. Urteaga Lima, 1927.

259

En la lengua general quichiua aymara dice así: Haray haraui acayraquicho coya; raquiríuanchic tiyoy raquicho ñusta raquiriuanchic cicllalay-chinchircoma captiquicho urnallaypi soncorurollaypi apaycachayquima unoyrirpo elullamcanqui yacuyrirpo pallcomcanqui maytac-zallayuan caynayeonicho chay pallco mamayquim uanoypac raquicninchicca; chay auca yayayquim uaechacninchicca. Ychapas coya capacapo dios niptinca uaquitac tincuson diostac tinquiuason chay asec nauiquita yuyarispa utinipuni; chay pucllac nauiquita yuyarispa oncoyman chayani chicalla ynca chicalla-cino ua caynic llauaytas suncoyoccho tianqi yacuytam, yacta uocaspa cantus patapi zapiuaycopi suyayque cicllallay. TRADUCCIÓN “Un sino adverso nos separa Coya una ilusión de los sentidos nos separa Ñusta. ¿Eres tú mi querida Siclla, flor de Chinchircoma? Así podría llevarte conmigo en mi cabeza y en el fondo de mi (corazón). Tu eres una ilusión cual el reflejo de las aguas. Tú eres un engaño cual el reflejo de las aguas. Tu madre falsa que nos separó ha causado mi muerte; tu padre malo es la causa de nuestro infortunio. Al recordar esos tus ojos que solían reír pierdo el sentido; al recordar esos tus OJOS juguetones llego a enfermar". (Versión de Wamán Poma de Ayala, traducción de Arthur Posnanski).

POESÍA: QUECHUA AIMARA

UN SINO ADVERSO NOS SEPARA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

260

LOS DOS SIEMPRE JUNTOS

En la lengua aymara llamado Uanca, dice asi: Panipani chunaychuna humaca humaca moczatipi equecista moczati umacitaman uca uecchiritaycaman uca haucha auquimin humacapani asquichuy mamanca caualluchan mulachan collatatan zaranacatana uno chamcana alochamca canquiusin cauracha zacana caucinpi zaranacat humacachuma tantacamaca equecista nacapanipoquechanpi hacascac humacachuna persarachanca yquiscat pascotacha yquista yu cochapca hunpachi payatca parachamca haticista yacuchapam chunaychuna chuyma mapina cacinta chicachachuna acha mi tama hani cutiri hama canquicinca haniucsa putiluritamti ucay uruspi hacharpayasman soncochay.

TRADUCCIÓN “Los dos siempre juntos por los lugares más fríos: para mí, tú, solamente tú, rebozante de ternura. Me tienes absorbido y cuan dulce es esta bebida. Tu madre nos ha separado por ese tu padre perverso. Ven sola tú, te recibiré en mi dichoso corazón Luego, ensillaré un caballo o una mula, y así andaremos de día y noche cual dos huérfanos errantes, alimentándonos de hierbas y raíces como las llamas con las que tú solías andar. El que quiera robarme tu canto, morirá en mis manos y quedará dormido para siempre como un hilo reventado. Te suplico me escuches en esta noche fría... ven de una vez a mi corazón donde te llevaré para siempre. Pero si me dices no, llorará mi corazón...”. (Traducción libre de la canción aymara que indudablemente es de época posterior por la intercalación de términos en español. Existe cierta incoherencia en la versión, pero es todo cuanto hemos podido traducir consultando las más autorizadas obras filológicas). (Versión de Wamán Poma de Ayala, traducción de Arthur Posnanski).

261

[Hombres:] ¡Aya milla saynata, saynata! ¡Ah... ah... oh! ¡Ah... ah... oh!.. [Mujeres:] Kay kiropi manataq saynata. Konarupi manataq saynata. [Hombres:] ¡Aya milla saynata, saynata! ¡Ah... ah... oh! [¡Ah... ah... oh!] [Mujeres:] Minaro [ki] tipi manataq saynata. Toqllo Kacharo [ki] tipi manataq Saynata.

[Hombres:] Charupim kanqa, Akarupim kanqa. ¡Shali... shali! ¡Aña... aña..! [¡Ja... ja... ja... já!] [¡Ja... ja... ja... jáy!]

POESÍA: QUECHUA AIMARA

QOLLASUYO TAKIKUNA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

262

ENTIERRO

Jihuirinacan ucaupuni cun huchása, camashisa. Donde están los muertos, ahí siempre pondré algo, cualquier cosa. Versión de Huamán Poma de Ayala.

Canto fúnebre, y agradecimiento a la Pachamama por la lana ofrecida por las vicuñas. Cuadro del pintor Benigno Aguilar Paucar.

263

POESÍA: QUECHUA AIMARA

Los pobladores que moran al rededor del lago Umayo relatan entre sus tradiciones orales que antiguamente existía una ciudad en el lugar del lago, pero que en ella habitaba gente sobervia por lo que un anciano visitó dicha ciudad durante los festejos de un matrimonio, no fue atendido, por el contrario fue vejado. En castigo esa ciudad fue cubierta por una granizada roja que más tarde se configuró en el lago Umayo. Bella fotografía de una mujer emprendedora que hace del turismo vivencial una forma de vida, cortesía de Alfredo Quispe Tutacano

POESÍA: QUECHUA AIMARA

264

CHACO DEL ZORRO

Señores mandones, vamos al chaco, vamos abuelos y abuelas, vamos todos, con un cordón humano que formaremos con los cuatro Ayllus de Santiago vamos a aprisionar al astuto rapaz. Aquí está, aquí está el rapaz de larga cola el invencible, el astuto, el señor de las Punas, ya cayó en nuestras manos, ya lo hemos cogido, ya no nos causará daños en nuestros ganados, si alguno queda ese no más medrará. Para el año que viene trensemos a hondas, hondas de siete “talas”, que nunca fallan, traeremos perros adiestrados, perros cazadores que nos ayuden a extinguir el flagelo de nuestros ganados.

Versión de Lizandro Luna.

265

Phasna saltachi (Q'aswa) Allinchá tatay wañurqan allinchá mamay karupi mañanan rikuanqachu (bis). Munallawan munasqaikin warman kani sirviqaiki mana sirviqayki chaipis warma sonqoytaqokayky (Canto de mujeres en el chaco, versión de Lizandro Luna).

Danza de los colores en los puntos de Benigno Aguilar Paucar, el artista expresa el espíritu festivo y la ritualidad que se practica en la cotidianidad del poblador andino.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

DANZA DE DONCELLA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

266

CHACO

Tatucapar, wichhuñatapas, wiphaschay maj adamanta, faqaxsi cani, wiphaschay Chayllarachhus, mayllarachhus, wiphaschay munasqaytaqa mana thaqayman, wiphaschay.

CHACO (Traducción)

A los venados, a la vicuña, wiphaschay de su majada, lo sé separar, wiphaschay. Siendo así, siendo asá, wiphaschay al que quiero, no separaré, wiphaschay.

267

¿Khitis thayan sarnaqijja? ¿Khitis maikinak satayi? ¿Khitis laq' aqhullintijía? ¡Khitis wankasijj sach'ans quqansa? ¿Khitis tlaqhisijj taqitsipanjja? ¿Khitis antawaran qhipaj japan chhaqantijja ¿Khitis uma irpthapijja? ¿Khitis hachijj thaya manqhipanjja? ¿Khitítans panpachajja?

naya juma naya juma naya juma naya juma Thayapitamwa

NOSOTROS ¿Quién camina en el frío? ¿Quién mueve las hojas? ¿Quién orada el suelo? ¿Quién canta en el árbol? ¿Quién sufre más que nadie? ¿Quién corre tras los celajes? ¿Quién reúne agua de los ríos? ¿Quién llora dentro del viento? ¿Quiénes somos tú y yo?

yo tú yo tú yo tú yo tú El viento

POESÍA: QUECHUA AIMARA

NANAKA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

268

CANCION DE PULI PULI

Allinchá tatay wañurqan allinchá mamay kapuri manañan rikuanqachu (bis). Munallawan munasqaikin warman kani sirvisqaiki mana sirvisqayki chaipis warma sonqoyta qosqayki.

CANCION DE PULI PULI (Traducción)

Bien hecho que mi padre murió bien hecho que mi madre está lejos ya no me verán, ya no me verán. Quiéreme y te querré soy joven y te serviré y caso de no servirte te daré mi corazón. Versión de Lizandro Luna

269

La mujer canta: Ima chinkaytas chincayman chinkay-chinka chhulla ponchoyak makthawan chinkay-chinka.

Los hombres contestan Ima chinkaytas chikayman chinkaychinka chhulla phulluyok phasñawan chinkaychinka.

INKA PERDIDO (traducción)

La mujer canta Cómo llegaría a perderme chinkaychinka con cholo de un solo poncho chinkaychinka.

Los hombres contestan Cómo llegaría a perderme chinkay-chinka con chola de un solo mantón.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

CHINKAY—INKA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

270

ALLPAQARU, QARWATAKI WANKANA

Chullumpi waway jawutxitay Juq'ull waway jawutxitay mantusa waway jawutxitay la, la, la, la, la, la, (bis). Arqat waway jawutxitay Ch'ixi waway jawutxitay chiliru waway jawutxitay la, la, la, la, la, la, (bis).

CANTO A LLAMA Y ALPACA (Traducción)

Linda pequeña Chullumpi, ven hacia mí linda pequeña gordita, ven hacia mí linda pequeña Mantusa, ven hacia mí la, la, la, la, la, la, (bis). Linda pequeña Erqati, ven hacia mí linda pequeña gris, ven hacía mí linda pequeña finita, ven hacia mí. la, la, la, la, la, la, (bis).

271

POESÍA: QUECHUA AIMARA

Francisco Carrillo en su libro “Literatura quechua” menciona que entre los actuales distritos de Huata, Coata y Capachica exixtían centros ceremoniales pre hispánicos, en donde se efectuaban ritos teatralizados. Fotografía de capachiqueñas cortesía de Alfredo Quispe Tutacano.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

272

UYWATAKI WANKANA

Uwijitay pastxay churaskaraksma uwijitay churaskaraksma uwijitay awatiskaksma. Kunatakirak samaqtaxay janikill k'ithasimti janikill k'ithasimti la, la, la, la, la, la. Mayürunpis payürumpis awafawakimama qamaqarus liwkatasirjama tiwularus liwtasirjama uwijitay janikill k'itasimti uwijitay janikill samaqayistati. la, la, la, la, la, la.

CANTO A LA OVEJA (Traducción) Ovejita, te estoy dando también pasto ovejita, te estoy dando también agua ovejita, te estoy pastando también ¿porqué pues escapas? no huyas de tu manada la, la, la, la, la, la. Un día, dos días te pastaré no más huyes como para hacerte atrapar con el zorro huyes como para hacerte atrapar con el Tío ovejita, no huyas pues de tu manada ovejita, no me hagas andar tanto, la, la, la, la, la, la. (1-2-3) Versiones de Víctor Ochoa Villanueva.

273

Suma panqaritay pulliritamasa suma fuyukiw muyfi lakitamasay suma wilakiwa chuymaj lunthatirjamawa.

CANCIÓN DE PASTOREO (Traducción)

Hermosa florecita, tu pollerita da vueltas como linda rueca tienes boquita linda, coloradita, Parece que vas a robarme el corazón.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

AWATIÑA

POESÍA: QUECHUA AIMARA

274

PAMPA DE ACORA

Pampa de Acora, me estaba yendo tú me hacías regresar. Pampa de Pomata, me estaba yendo tú me hacías regresar. Con mi papá me has hecho coger, con mi mamá me has hecho coger, tú siempre eres la culpable, tú siempre eres la culpable.

Un hito de la literatura aimara, donde nos presenta la cultura aimara en toda su dimensión (tradición oral, ensayo, lengua, filosofía y cosmovisión) correspondiente al prolífico intelectual José Luis Ayala.

275

Rumi qirupis wachakuaqa mamayqa llaki ñuñuntas ñuñuchiwasqa waqaspa. Wiql ñawinwan hurqariwasqa taytayqa warmi wawayqa waqananpaqmi kan nispa Ima millay p'unchayllachari nuqaqa paqarinqani milla usuqpaq waqaqpaq. Qulluchun ari chay paqarisqay p'unchayqa Tuta tukuchun, ñakasqa kachun Winaypaq.

Cuadro de Benigno Aguilar Paucar, donde retrata a la mujer andina trabajadora.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

WAYCHU

POESÍA: QUECHUA AIMARA

276

HUERFANITO

En vaso de piedra dio a luz mi madre dióme de lactar pechos cargados de penas llorando. Con ojos lagrimeantes me había levantado mi padre mi hija destinada está para sufrir diciendo: Que mal día habrá sido en que yo habré nacido para sufrir para lamentarme. Desaparezca pues de mi nacimiento el día convertido sea en noche, maldecido sea para siempre.

Tragedia que trasluce el dolor por la pérdida de lo querido. Bella obra del artista puneño Benigno Aguilar Cuadro Paucar.

277

MARIATEGUI, AMAUTA Jahqe masinakajnanawaki jahkañapataki nayajja uskusta. Cchama tukta gamonalata, Murata, maykuta qehspeñataqi, samanañ pataki. Mariáteguin jihwatapata hawki llakista, chuyma usuysta. Jupajja waynanakna, jaqen kna wali tahki uñachaysna waliru irpirinawa, perwanunaka jaca cuy churasnaqehspiynrunawa. Ukat thahqatapatjj almamanqahtpackhawa jachañmunta. Taqe marasa jihwasana munasiñapjja jahniwa arumañaniti; qelqatanakapsa, jahqe masisna waliña palayku cama tkutapsa amtañani chuyma qanjtayasisna. Unancchiwa arup katuqasisnjja. Taqe waynanaka machaqaru jutayaña munatapjja. Juhpanakarakiwa jinchajja machaq chachanakuru aru churapjjani, kktampi qahtayasna pohqaykani Mariáteguina qellqatapa yatisma. “Paqallqo yatita” qellqatapajja nayatakijja kriñawa. Mariáteguijja maya trajadorawa cheqaqa tacaña markanakana, indyuna waliñapataki unanchatawa sistwa. Unanchasiñataki katustwa uka satapa arunaka pohqañataki, Jahccha oraqenaka patpsama, liwqatqsama jhqenaqaru. Ufana-kaniwa wali chacha achoqattajja: Indyo masis, jihlatanakasaru chuyma qolltajja.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

Manuel Z. Camacho

278

POESÍA: QUECHUA AIMARA

MARIATEGUI, AMAUTA Lloro en nombre de mis semejantes y la humanidad. Me agoto peleando contra el gamonal, el cura, el juez, para seguir soñando lo que sueño. Mi corazón se desangra de dolor por la muerte de Mariátegui El señaló el camino de la Juventud y el Socialismo, para que emerjamos los peruanos. Me dan ganas de llorar por su alma limpia. Por los siglos. Nosotros jamás lo olvidaremos, su mensaje escrito, agotó sus fuerzas luchando por el Hombre, lo recordaremos con el corazón encendido. Amauta, sembró palabras. Quiso que la nueva juventud llegara temprano. Ahora ella entregará su palabra aún más iluminada, la palabra que sabemos la escribió Mariátegui. Los “siete Ensayos” los escribió exactamente para mí. Mariátegui recogió la estatura de los trabajadorse, señaló la ruta que seguirán los Indios. Para hablar de su doctrina le he prendido fuego a la palabra y hablo desde la cumbre del mundo a los hombres libres. Y llegará el día que el hombre madure: Nuestros semejantes los indios, nuestros hermanos cuyos corazones se desangra.

El maestro Julián Palacios Ríos entrevista a Manuel Z. Camacho (el creador de la escuela de Utawilaya y precursor de la escuela rural en América Latina), se trata sin duda de uno de los luchadores sociales indígenas más importantes del siglo XX, gracias a su lucha en el Perú se logró el derecho a la libertad de cultos.

279

Inocencio Mamani

TRADUCCIÓN

rruphay jina miqjuyqun llantuqunata pakaryninmanta pacha paymi qarkan runaqunaj yawarnenka ÑAWIN CHCHIRMIYQUNANPAJJCHARI ¡ teofanoj qutimunkaña! (¡ aqu! ¡aqu! ¡aqu! ¡tata! ¡tatata!) musoj runa jamunkaña (¡mama! ¡mama! ¡atha! ¡atha!)

Como la luz se traga a las sombras Desde que amaneció en la tierra Él ha sido la sangre de los hombres ¡sería para cerrar los ojos! Teófano ya volverá (acú acú ¡papá! ¡papá!) el hombre nuevo ya viene (mamá mamá ¡levántame!)

cusi samin kqawayqunka tariqunkatajj manaskanta yuyarenkataj wakaskanta qusiquspatajj wakanka

mirará el regocijo alegre encontrará lo que adoraba recordará su llanto y volverá a llorar de alegría

ttisqo ttisqo liso majjta ¡tatan qusichejj jamunkaña! Sumajta takiriquspa Mamantataj sonkochayqunka

¡muchacho pícaro! ¡saltamontes! Vendrá por alegrar a su padre Cantando bellamente Pero su madre sentirá el corazón renovado (*) En el Boletín Titikaka de febrero, 1928, encontramos el siguiente poema.

Es un poema en quechua de hondo dolor, inspirado en la muerte del hijo de Churata. Nuevamente surge la pregunta: dónde expresar nuestros sentimientos, ¿en la lengua hispana? Y esto, es suficiente para tener una sola identidad o sigue siendo el lenguaje del otro. Cualquier lector de habla quechua sentirá la profundidad del mensaje. Las traducciones no suelen interpretar aquello que se sintió en la lengua primigenia. En este caso, estaríamos hablando de un idiolecto interferente. Es que la metáfora andina brota espontáneamente en los Andes, difícil de traducir. El choque de culturas se hace presente y nos hacen decir lo que no hemos dicho. Para un occidental, al leer la traducción encontrará que hay una ruptura lógica del lenguaje, pero un andino no percibirá este fenómeno cuando lea en su propia lengua, sea el quechua o el aymara. Leamos otro poema de Inocencio Mamani, esta vez del tomo II, número XXVII, del Boletín Titikaka.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

TEOFANOJ QUTIMUNKA (*) (A José G. Cosio)

POESÍA: QUECHUA AIMARA

280

Inocencio Mamani (el halcón collavino), se trata de uno de los integrantes más jóvenes del Grupo Orkopata, ahijado espiritual de Gamaliel Churata, José Carlos Mariategui habría dicho de él que es el primer representante del teatro y poesía quechua (en los siete ensayos de interpretación de la realidad peruana).

281

LOS LEKECHOS

Kochapatapi lekechuqunas Yawar cchara ñawintin Wakaspa maskkanqu chinqaska urpisitunta Kayna ppunchay qqaya tuta Machananqumanta tapunaqunqo Musfaspa wañunata jina Puqa ñawisituntin komer achurunaqunaka Lekechituy lekechitu imapajtaj machayqurkanki Chkisituykiqunapas tturo junttallañan qaskian Allinta kawakuy chaymantataj Puquy puquy jina Qajniykita atipachiquaj Wajhacchaquspa kapariy Ojj wallpita jina Chaupi tutaj sonkonta takisajniskaykipi Sapa ppunchay Wakaskianki quqaj wallinqunapi Pachasuttiyaypaj machu phesqkitun Warmiykej wijsantapas mana yupaychaspa Ama ari yupata machaycho Ichaka yuraj qaquy Chaupi ppunchay keulla jina.

Dicen que los lekechos a la orilla del lago, Con ojos inyectados de sangre, Buscan, llorando su palomita ausente. Desmayados, como si fueran a morir Los picos verdes y los ojitos colorados Se preguntan por la borrachera de ayer Y por la mañana y la de hoy... ¡lekechito! ¡lekechito! ¿Para qué te emborrachaste? Hasta tus patitas se llenaron de barro Ah, pero ten cuidado: no sea que como el búho Pierdas la partida, Que por cantar al corazón de la noche Ahora grita como una gallineta. Viejo pajarito del alba! Todos los días En los cocales del valle Estás llorando Sin respetar el vientre de tu hembra... No te alucines pues, Y sé blanco como la gaviota al medio día!

Inocencio Mamani es un personaje controvertido, convendría un estudio exhaustivo sobre su trabajo literario. El autor de esta nota fue un amigo muy cercano de Inocencio Mamani y comprobamos, junto al antropólogo, que no tenía muchos trabajos y no le gustaba hablar sobre creación literaria. Mucho más allá de la admiración que pudo despertar en el gran Amauta, José Carlos Mariátegui, por su comedia en quechua “TUCUIPAC MUNASHCAN” que fue comentada por José Gabriel Cosio y Gabriel Collazos en la revista Amauta, números 12 y 14. Inocencio Mamani nació en Puno y vivió casi toda su vida también lo hizo en Huancayo donde fue alpinista- en el barrio Mañazo, en el lugar que él denominó “El nido de los cóndores”. Dejó de existir en Puno en el año de 1990. Las traducciones al español de la poesía de Mamani, corresponden al Profesor Antonio Colca y al Dr. Omar Aramayo.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

LEKECHUQUNAS

POESÍA: QUECHUA AIMARA

282

Eustaquio Rodríguez Aweranka

PANACEA DE POBRES (*) Los tres pajaritos de oro; Qori Sonqo, Qori Qoyllor y Qori Kkito. Para la digna señora doña Rosa Butrón, hoy gozando las caricias del Ande: transformada en flores de Qhantutas, salliwas, ayranpus: (música “Ayarachis, de Paratía”) Nadie sabrá desde este día su lindo olor a salvia, todas las flautas del Ande se van con ella llorando. Ima sumajjqori umiña jurajj, kkanchajj qoyllo ñawiyojj ttikakunajj sonqon ukuhnpi chinkaykapun wiñayninpajj. Jjhanqqo panqara, suma tutini achamaka aruma warawara wiñay wiñaya jichah qehparaska jachasisna.

En mi chujjlla a 10 de marzo de 1935. (*) traducción de Samuel Álvarez Enríquez.

283

Paray parascha amas nishuta paramunkichu Hoq'orqamuankimanmi ichapis allinta pararimuy allinta hoq'orqoy sarmayanaypaq aonqochanta pasaqta munakunawampaq. Paray parascha uyariykullaway churiykin kashiani wawaykin kashiani wawqeykin kashiani ch'iñipilkon kashayku mueoqmi yawarninchispas kashian waqayninchista tupaykuchisun hanaq pachata waharikuspa qespiricheqta kachamuchun ratilla chaykamataq tusurillasun, takirikullasun puqllarillasun toqoronchis, pinkillunchis wankarninchiskuna t'ohianan kama kay atún pukllaypi chaykuna chayamuqtintaq altuman halarichisuna KAUSACHUN CHIÑIPILCO kausachun kullaka llanta kausachun atún orqo llaqtakuna pukllay (* ) traducción de Samuel Álvarez Enríquez.

POESÍA: QUECHUA AIMARA

PARAY PARASCHA (*)

POESÍA: QUECHUA AIMARA

284

LLUVIA LLUVIECITA (*)

Lluvia lluviecita mucho no llueves mucho puedes mojarme, mejor, llueve mucho mójale mucho de mi amada su corazoncito para que bastante me quiera no sufrir mucho, como lo hago. Lluvia lluviecita yo soy tu hijo yo soy tu párvulo yo soy tu hermano Chiñipilcos somos vientos nuevos nos han envuelto nuevas son hasta nuestras sangres nuestras tristezas quepar hagamos llamando a la madre tierra de allí quien la libertad pronto enviará.

Mientras lleguen esos tiempos bailaremos, acntaremos jugaremos en el carnaval hasta cuando nuestros toqoros y pinkillos bombos y tambores rómpanse y revienten en los días estos del gran carnaval; Mientras tanto flamearemos en alto, VIVAN LOS CHIÑIPILCOS Viva Juliaca Viva el Ande grande. Carnaval.

(* ) Traducción de Samuel Álvarez Enríquez.

Eustakio Aweranka, (Puno 1902 - 1971). Fue uno de los poetas quechuas más importantes del siglo XX, trabajó bajo la tutela de Gamaliel Churata y Manuel Núñez Butrón, integrante del Grupo Orkopata y del Rijcharismo. Fue el Director artístico de la Compañía Teatral Orkopata. Tradujo al Quechua el Himno nacional.

285

Gabino Pacheco Zegarra

P O E S Í A

YARAVÍ Al sol que en el occidente Va hundiendo triste la frente Le pregunto ¿dónde estás? Más cuando mi voz te nombra Sólo me dice la sombra Que no te veré jamás, ¡Jamás, jamás corazón!

Así en noches solitarias Te dirijo mis plegarias, Que ya amante no oirás; Sólo el eco con voz dura Repitiendo mi amargura Parece decirte jamás, ¡jamás, jamás, corazón!

En la fuente tersa y pura Que reflejó tu hermosura Pienso encontrarte quizás; Pero al llegar a su orilla, La luna que al fondo brilla Dice que allí ya no irás ¡Jamás, jamás corazón!

Desdichado pajarillo Que con cántico sencillo A tu amor buscando vas; Como tú también yo lloro El bien perdido que adoro, A quien no veré ya más, ¡jamás, jamás, corazón!

A aquella luna tan triste Le digo por qué te fuiste, Y si un día tornaras: Al ocultarla una nube Negra que a los cielos sube Le dice al alma, jamás, ¡jamás, jamás, corazón!

Fuentes, arroyos y ríos, Llorad, llorad, ojos míos; La muerte venga además, Y se apagó la centella Del vivir, que sólo es ella, ¿Dará dicha detrás? ¡jamás, jamás, corazón!

Así cuento, una tras una, Las horas de mi fortuna, De acerbo llanto al compás; y sólo escucha mis quejas El vacío que me dejas Que ya nunca colmarás, ¡jamás, jamás, corazón!

Sin ella, ni el sol fulgores, Ni aroma tienen las flores, Ni el canto dulce compás, Ni hay estrellas en el cielo, En la tierra hay un consuelo, No olvidar nunca jamás, ¡Jamás, jamás, corazón! (Diario Los Andes, abril de 1953)

286

P O E S Í A

PIQUI CHAQUI (*)

Una paloma he criado que perdí en un momento busca en la comarca atenta, y averigua donde está pues ella tiene por nombre por su rostro tan gracioso Ccoyllur, nombre armonioso que dice con su beldad su lozana frente iguala a la luna en su hermosura, cuando brilla en la ternura. De la celestial región y los dos resplandeciendo con singular bizarría y hechizando el corazón. (*) De la Antología de la Poesía Puneña del Dr. Omar Aramayo Cordero.

Eustaquio Awranka, en un inicio fue parte del Grupo Orkopata posteriormente abrazó las causas del Rijcharismo liderado por Manuel Nuñez Brutón. Fotografía de Vicuña en madera, muestra de la belleza artesanal de nuestro departamento.

287

CANTO DE DONCELLAS (*) P O E S Í A

Dos queridas palomitas tienen pesar, se entristecen, gimen, lloran, palidecen con un inmenso dolor, ambas fueron sepultadas de la nieve en la espesura y la guardia dura en un árbol sin verdor. La luna su compañera perdióla súbitamente un día que fue inocente. Su manutención a buscar al pedregal vas tras ella pero la encuentra ya muerta. Empezando, al verla yerta triste en su lenguaje a cantar: corazón donde están tus ojos? Y ese tu pecho amoroso? De corazón virtuoso que con ternura me amó? Y donde tus labios dulces? Que adivinan mis penas? Sufriré pues mil condenas; ya mi desdicha concluyo.

(*) De la Antología de la Poesía Puneña del Dr. Omar Aramayo Cordero.

“Gabino Pacheco Zegarra nació en la ciudad de Ayaviri en 1846. A temprana edad, sus padres lo trasladan a la ciudad del Cusco. Hizo sus estudios en el Colegio Nacional de Ciencias y en la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, donde obtuvo la licenciatura de abogado. Gabino Pacheco Zegarra fue un escritor erudito, su conocimiento de varias lenguas hizo posible la traducción del drama “Ollantay” al francés y al idioma español. Sostuvo la tesis incaísta del Ollantay en ardorosa discusión con Ricardo Palma, quien se quejó de haber sido agredido verbalmente: “Hasta de mal patriota nos acusó un quechuista; y un Sr. Pacheco Zegarra, entre otros cultos piropos, nos llamó ignorante y charlatán”. Pacheco Zegarra bebió la savia indígena en mitos y tradiciones, abriendo senderos para expresar el espíritu del hombre andino. “Es indudable que Pacheco Zegarra contribuyó como el que más al conocimiento del drama y a desentrañar su espíritu, corrigiendo manifiestas modificaciones coloniales” (Tamayo Vargas; 1965: 105). Recordemos, que la etapa del romanticismo en el Perú se da entre los años de 1840 hacia 1900; y, la obra de Pacheco Zegarra se inscribe dentro de estos cánones, aunque en Puno se extendió más allá de esa fecha”. Jorge Flórez-Áybar.

288

P O E S Í A

Gamaliel Churata

INTERLUDIO BRUNILDICO I Se elogia el nombre de la Amada

Tu nombre fue un tibio cristal de madrugadas Venías, hornalla, sonando, desde la garganta del arroyo. Te vertiste como la leche dulce Sonrisas solares - hasta atenuar mi gesto, ¡copo de nieve! ¡pluma suave! ¡trino auroral! Ya confundo mi grito, atestado de voces, en tu rosa mejilla, dormida en amor, dulcemente engreída en mis fogatas… muñeca de ojo asiático, trigueña de Inti; te besamos, tierna mama, caricia de tu pulpa reclinada en mi músculo… ¡Brunilda: sorbo tu nombre desnudo, bañado en rocíos empapado en canciones!

Gamaliel Churata (el alarife de la cultura andina) en el velorio de Brunilda, su esposa. Fotografía cortesía de Pedro Pineda Aragón.

289

II Holocausto de todo el amor para El

era un alegre tiro de mi honda, la piedra de mi chujlla, el dominador justiciero que floreaba! ¡Ya no quiero el seno de la imilla, ni su pezón pintado de mieles, no quiero para mi su pierna ni su brazo: ¡serán para mi wawa que ya viene!

VI Liturgia de su carne virgen

Tímida insolación de gaviotas en el lago. Adentro, el orto del sol y el respiro inhollado del agua. Estoy jadeante en el dintel de tus ovarios, y me atacan las espadas del frío. ¿Quién está, pues, más intenso? Luego se agarran a mi piel lobos de fuego… ¡Oh, bestia en mi, y yo bestia en ti, soledad! ¡Temerario y fragante, cimbro el sexo con esta sed de carne virgen!

P O E S Í A

Yo perdi mi wawa una mañana, cuando mejor danzaban los tuqus enternecidos en mi canto! Le he gritado fuerte desde entonces, y desde entonces mis orejas, están llenas de agua, están llenas de viento… ¿Para qué le lloras? Me dicen las imillas, dándome sus senos, al gozar del ñuñu me he sentido como la leche, nuevo! Más otra vez yo lo reclamo, hozando sangre entre las nubes, al filo de la madrugada, en el vientre del agua; porque esta wawa que se me fue un ratito, no mas, del pensamiento,

290

VII

P O E S Í A

Exaltemos su cadáver desnudo

Trilla el sol en los campos. Las mañanas se alegran de niñez. La tierra es virgen; en las parvas hay cantos y en las aleluyas de la fuente… Brinca la imilla kalatita: ¡se desnudó la muerte en sus caderas! Y una noche duerme cien años, pero está preñado de cielo, su vientre redondo de esperanza… Canto de albas, de trinos, la imillita revestida de campos. Las flautas en el aire tienen tonadas de virgen. ¡Oh, tu dulce, tu hedionda desnudez! IX La cólera del Achachila Me robé tu corazón, mama-kota, y un día de sol reventó pajchas en mi kepi… ¡Cómo eran claros mi puñal y mi beso! (Nunca querré callar bien dicho todo) y se abrió un boquete maligno, allá, por donde duerme el trasero del cielo! Desde entonces me baña la suciedad; se me atraganta la sombra, y me ahoga! ¡No fue el rayo, no! ¡Fue la línea escalonada de los awichos! ¡Ellos, ellos son: todavía tienen hambre de wawas! ¡Todavía! ¡Todavía! ¡Así aprendí para no llorar, a llorar!

291

XII Y finalmente, el vacío.

Muy de mañana se acercaron a mi alma! Mi alma que está oyendo unos pasitos en el patio, y unos phusiris que rompen a bombo mis montañas, llegaron en bandada, y cada cual se trajo un airecito de lejanía, y cada cual segó la mies de mi distancia. Están yendo y viniendo. Salen y entran de mi alma… Y cada vez, afanosos, traen una dulce alegría y se van barriendo una tristeza.

Gamaliel Churata abrazando a sus hijos Quemensa y Teofano, tiempo después fallecerán junto a su esposa Brunilda. Gamaliel en signo de dolor rompió la fotografía que llega hasta nosotros gracias a Pedro Pineda Aragón.

P O E S Í A

Temblorosos de trinos, vienen los pichitankas… Despacito se descuelgan en el kañiwal lleno de besos… ¡Son los cantores de la solana! Cuando rompen el aire a trueno, hay latigazos de luz entre sus alas. Cada uno viene de muy lejos… Si pudiésemos apresarlos, dirían, callarían lo mucho que saben de nosotros. ¡son un piar continuo, y un hilito de agua de siempre! Todos son buenos. El canto los educa; y si al canto se unen las alas a eso llama un pichitanka…

P O E S Í A

292

Nicho donde descansan los restos de Gamaliel Churata, en el cementerio Laykakota de Puno.

DISCURSO DE ERNESTO MORE EN EL SEPELIO DE GAMALIEL CHURATA A nombre de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas Traigo, Gamaliel, el emocionado mensaje de la Asociación de Escritores y Artistas, y la' transida y húmeda palabra de quien vio en tí al hombre cabal, honesto, luchador. Estamos aquí para despedir a un hermano mayor del espíritu y a uno de los más caracterizados y representativos, no ya de las letras puneñas, sino del alma y del misterio collavinos. Debo decir que desde que tú llegaste a Lima, Gamaliel, todo tú cargado de los efluvios que hacen de nuestra legión algo grandiosamente singular, sentí en lo más íntimo de mí, presentí mejor dicho, que habías penetrado por el camino más escabroso de tu vida de hombre de gleba andina. Con más experiencia que tú en estos menesteres, por cuestión de años de residencia, comprendí de inmediato que, pese a tu inteligencia y tu vasta cultura, y poco al sentido de responsabilidad humana que el destino insufló en tu corazón, habías de pasar horas y días muy difíciles y, al verte desambientado en tu propio país, me trajiste al recuerdo de Vallejo cuando llegó a esta ciudad de los Reyes. Y es que, Gamaliel, en el Perú hay dos corrientes de sensibilidad distinta, que no se oponen entre sí, pero que no se juntan. Los de allí y los de aquí, por mucho que hablemos el mismo idioma, tenemos un respaldo imaginativo diferente, porque al oído de los nuestros llega todavía el eco del keshua y del aimara. Yo no pertenecí a tu grupo. No tuve ese privilegio; pero cuando he tratado de leer y penetrar en tus escritos, he comprendido que en ti hay algo más que un escritor, hay algo de la Biblia y algo de Hesíodo, un pasado muy lejano y una promesa indefinible, bellísima, porque se desvanece como las nubes. En ti convivían el apóstol y el aeda. Amaste y sufriste, y dejas huellas vitales por lo primero y ningún rastro de amargura por lo segundo. Y es por eso, caro Gamaliel hermano, que tu tumba tiene mucho de surco. (En “Antología y Valoración”. Discurso leído en el entierro de Gamaliel)

293

Alberto Mostajo (1900 1940)

P O E S Í A

CANCIÓN INFINITA

III Una mano infinita abre los candados de mi alma salgo a pasear. Miro y escucho por todos los lados Telepatía veloz de mi pasado alguien murmura y cita mi nombre en la lejanía. Está de más. Venzo mi soledad con el grito de mi alegría Desecho en ánforas musicales. Ya la tarde muere ensangrentada bajo la huella de mis ojos. Sobre el eje del silencio hago girar la pirámide invisible de mis canciones

294

V

P O E S Í A

Perspectiva indecisa de esta mañana vestida de azul. Explosión de pájaros campestres El disfraz mendigo de las gentes no cesa de manchar mis ojos con cintas de color Ahora siento la voz de la vida más dura y desigual que el variado paisaje de ayer Tosca barricada de palabras a mi gesto libertador A todas partes llevo el mensaje triste y vagabundo de mi eléctrica canción

VII Minuto de sangre En la callada estancia Arde el circuito de mi angustia total En el calendario rojo de los días, sólo soy dueño de mi pensamiento y de mi larga órbita de viajero Surzo y enmiendo los harapos de la existencia Veo distinto el cuadro de las cosas y hasta la torre de mi destierro viste traje nuevo Con el incendio de mis cantos adivino mi nombre en la línea quebrada del dolor

Cascadas de estrellas sobre mis sienes cansadas de pensar En el doblez quemante de mis huesos tengo todavía las huellas del grito de un convoy de pasajeros Fotogenia total de mi corazón abro los puños para encerrar las trágicas linees de los caminos VI Me encuentro solo, El pastor de Cielos arranca mis huesos de los muros de la Tierra Metafísica invencible de mi vuelo. Las horas -arañas del enigmaescarban la vida en los cuadrantes. Puñados de tragedias trenzan sus redes en los senderos Fuera del mundo despierta triunfante la aurora de mis himnos

Tomado de la Revista “La Sierra” de Cusco Alberto Mostajo fue uno de los poetas considerados en la vanguardia peruana, llevó una vida trágica, fue recluido en el Hospital psiquiátrico Larco Herrera, lugar que compartió con Martín Adan y Víctor Humareda. Murió a causa de esos tratamientos tortuosos que les era aplicado a los enfermos epilépticos, electrocutado en una tina de agua. (J.L.V.G.)

295

Alejandro Peralta

P O E S Í A

L

a

p

a

s

t

o

r

a

Los ojos golondrinas de la Antuca Se van a brincos sobre las quinuas. Un cielo de petróleo echa a volar 100 globos De humo Hacia las basílicas rojas Sube el sol a rezar el novenario. Sale el lago a mirar las sementeras. El croar de las ranas se punza en las espinas. Los ojos de la Antuca Se empolvan al pasar por los galpones. Ha guturado la campana El asma tatarabuela del pueblo Din-don, din-don, Como Tijeras de trasquila Se han hundido en el vellón de la ovejas.

f

l

o

r

i

d

a

P O E S Í A

296

Alejandro Peralta el poeta más grande con espíritu andino a lado de Demetrio Peralta (Diego Kunurana), el pintor. Fotografía cortesía de Pedro Pineda Aragón.

297

o

n

f

a

n

o P O E S Í A

ONFANO hostia de gamaliel mi anillo de lapislázuli el panteón está azul desde tu ausencia Montaña de vértebras espantadas onfano aquí trabajo como el borrico chacarero Tu boquita caliente en el hoyuelo de mi pena EL CAMPO HUELE A TUS PAÑALES En orkapata eres más alegre Llegas encendiendo las luces del pueblo i el charango se pone a chillar Onfano Onfano Onfano ya tiene veinte años charango de conchaperla tamboril de piel de cielo flauta de almíbar yema del Sol Teófano trae en las manos un nido de albas

(B. titikaka marzo 1927)

298

e

c

h

e

r

a

s

d

e

l

P O E S Í A

l

El cielo limpia sus lozas de madrugada CLARINES CENTINELAS AL TRABAJO Chozas claveteadas de relámpagos ovejas i aerogramas de humo hacia la pampa La tierra está cruzada de motores humanos AL BARBECHO A LA SIEMBRA A LA TRILLA El sol se ha detenido a ordenar las labores Los campesinos de Huaraya apuntalan las carpas del viento Brazos i piernas vibrantes de cordajes en el gimnasio de la mañana Balseros del Ayllu ya enarbolaron el arco del día en pleno lago A lo largo del camino embanderado de rebozos manzanares musicales la Ernestina la Lucía la Felipa la Martacha VIENEN DE ORDEÑAR EL ALBA

la Tomasa

a

n

d

e

299

Hbría dicho también Juana de Ibarborou que: “a Alejandro peralta que realiza Bellos juegos malabares con las palabras y que desde el trampolín azul del verso hace un guiño despectivo a las viejas formas y un ademán luminoso a la musa libérrima y novísima”. y si no basta con ello apreciemos lo que J. S. Chocano escribe sobre Peralta: “un gran poeta ha surgido del gran lago del que surgiera el Inca. No me interesa la escuela en que quiera clasificársele. Mi individualismo no admite artes colectivas. Lo que me interesa es hacer constar que Alejandro Peralta, autor del libro titulado “Ande” es un poeta. Es un gran poeta Incaico; da impresión a veces de grandiosidad máscula, da impresión otras de melancolía sensual. Salvo dos o tres imágenes y expresiones demasiado “europeas”, todo el libro produce una emoción vernácula. Es con mayor complacencia el que anoto el surgimiento de este poeta del Titicaca, cuya obra promete la fundación de un nuevo Imperio en nuestra lírica. Así sea!”. Del mismo modo habría escrito Vallejo: “querido y gran poeta: le envìo un entrañable abrazo por su magnìfico libro “Ande”. Me doy cuenta de que se trata de un artista mayor, de vasta envergadura creadora. Su libro me ha emocionado de la emoción de mi tierra. Mil gracias por este presente inapreciable. Siga U. Por su vìa. Puede estar seguro de que sus poemas quedarán. Son ellos de los versos

que andan y viven. Lo demás esta en los estantes y eso nos tiene sin cuidado”. Y José Carlos Mariátegui: “su libro es la más afinada e inspirada creación de poesía andina. Es U. El poeta moderno. “occidental”, de los Andes primitivos, hieráticos y, por ende, un poco orientales. Nos ha dado U., al mismo tiempoque una magnífica y acrisolada obra de arte, un fehaciente testimonio de la realidad de un Perú nuevo”. Y Magda Portal: “este poeta con sus lentes de ultravidencia desde el observatorio del cerebro, tiene instalada su central en el andamio de los andes, y se decora el espíritu con el aguamarina del titicaca-fotógrafo del vasto panorama del cielo” Maurilio Arriola Grande anota sobre Peralta lo siguiente: Nacido en Puno, en 1899. y muerto en 1973. es el poeta indigenista por antonomasia. Aparte de funcionario publico, dirigió en su tierra natal el boletín Titikaka fundado por él y su hermano Arturo. Luis Monguio encuentra en Peralta el más significativo de los poetas indigenistas. En su poesía dice se encuentran el amor a lo indio y por el indio, el amor a la tierra, y el sentido social angustiado por la situación del aborigen y por su miseria. Ha escrito fundamentalmente Ande(1926) y el Kollao (1934). Estuardo Núñez sostiene que s puede comprobar la existencia de varias corrientes de poesía que reconocen su fuente en Vallejo y que diversifican su naturaleza de este modo: a) indigenismo y terrigenismo andino; b) poesía social o “comprometida”; c) poesía de pura esencia interior; d) terrigenismo no andino. Añade que la nota indigenista la dio, en el decenio del 20, un grupo de poetas del sur, en su mayor parte radicados o nativos d en Puno, cuyo tema insistente era el hombre indio y la tierra andina: alejandro Peralta, Emilio Vasquez, Luis de Rodrigo, Emilio Armaza, Alberto Cuentas, Carlos Dante Nava. Luis Alberto Sánchez anota acerca del poeta: “De profesión Maestro, miembro de una familia dotada para el arte, fue uno de los animadores del Boletín Titikaka, publicación periódica en la que se recogían cuentos y poemas relativos a la vida y sentimientos del

P O E S Í A

Así como del universalismo de la poesía lírica de los incas se deriva de la intensidad en la expresión del sentimiento, la hondura filosófica de sus postulados, la revelación plena del ser en el amor y esa especie de secreta magia que se manifiesta en sus creaciones verbales. La poesía hecha por puneños resulta trascendente en la historiografía literaria nacional aunque algunos estudiosos la desestimen- me refiero desde “Ande” de Alejandro Peralta que hubo de recibir grandes elogios a nivel continental: J. Moraga Bustamante de Santiago de Chile en “El boletín Titikaka”, de agosto de 1926 diría lo siguiente: “mar de imágenes galopantes, Alejandro peralta, poeta de Vanguardia del Perú, desde las páginas revolucionarias de “Ande” alza una airosa bandera de combate y dibuja con carbones eternos ciertos gestos originales suyos que le dan una personalidad propia y audaz entre los jóvenes de su generación”

P O E S Í A

300

indio del altiplano. No es exacto-aclara LASque haya “trazado el camino de la poesía nativista”, según dicen los autores de la antología general, es más justo el comentario de Monguio y de Mariátegui, quienes consideran Ande, el primer y vigoroso poemario de Peralta, como una interesante y significativa muestra de la fusión del tema secular, nativo, con el verso exótico, ultra moderno. Peralta no ha publicado sino otro libro más, El Kollao, de análogo contenido y tendencia que el anterior. La importancia de la poesía de Peralta reside fundamentalmente en lo que podría llamarse la nueva versión de lo indio; esa versión consiste en el empleo de un instrumento distinto al tradicional; un verso descoyuntado, a base de imágenes, y de imágenes vanguardistas, ágiles, deportivas,

plásticas. Cuando por ejemplo, habla de las gaviotas bataclanas, introduce en el tema andino la figura de las danzarinas de bataclan de Madame Rasimi...aquella oleada de compañías de revistas frívolas, picantes y hasta pornográficas que se había desencadenado por entonces desde Buenos Aires. Posiblemente Peralta, había leído con provecho las últimas producciones del creacionismo y el ultraísmo, y estaba quizás al tanto del primer manifiesto surrealista de André Breton; además se discutía en ese momento las teorías que, inspiradas en aquellos movimientos literarios, difundían Jean Epstein, en su libro la poesía, nuevo estado de inteligencia. Esa actitud que sobre sale en Peralta, es la que predomina en todo el grupo del Boletín Titikaka”.

Alejandro Peralta junto a su poemario “Ande” publicado en 1926, poemario por el que recibió todos los comentarios que anteceden a estas fotografía. Fotografía cortesía de Pedro Pineda Aragón, fotografía de la portada de Ande perteneciente al autor, asimismo los textos consignados anteriormente fueron publicados en la eidción facsimilar de ANDE (publicado la OUPSE-UNA-Puno).

301

JUANA AURORA

a Carlos Zegarra.

Un grito a tus hijos fue la señal de la muerte Temías por ellos porqué sabías que vivíamos acechados como viven todos los que se defienden trabajando A poco de tu muerte los hombres cebaron en mí sus odios y nuestro pueblo se puso inconosiblemente triste, Orkopata nos franqueó su cobijo y su pan duro y nuestros chicos lo adornaron con siempre vivas. Orkopata ya ha dejado de ser la casita dé cuatro piedras para ser sustancia de espíritu que alimenta a los hombres Qué fuertes nos sentíamos sabiéndonos del Kollao vientos crispados del inkario, hombres despojados de su terrazgo rocas y Sol rebelde Eso es nuestra altipampa Aquí plasmamos nuestro destino Erasmo, Gabriela y Magda tres niños pobres dignificaron tu fervor por tu escuela del pueblo pero pronto comprendimos que la vida que vivíamos tenía dueños y entonces fue todo un forcejear hacia la muerte. Nunca podré olvidarlo Así como cayeras para no levantarte sangre de troglodita un rábula funcionario en tu ramo te mandó dejar el lecho, para eso se te pagaba y eras maestra y te acabaste a los treinta años. Erasmo y sus hermanitas no saben nada de esto, sólo crecen y sus ropitas raídas les dan el frío que viene de tu muerte Y sufrimos como los hombres de nuestros cerros agazapados para el salto.

P O E S Í A

Pongo mi corazón a tu sombra Amada y entristecida.

302

Nocturno

P O E S Í A

a Luis de Rodrigo

Soy el único habitante de la noche el viento es mi capa romántica la luna flor de mi solapa Estoy solo en medió de casas con jardines con arbolados con grandes salones noche adentro vuestra merced no os asusteis que soy el único habitante de la noche refugiado en el quicio de una puerta En lo alto el emparrado luminoso

Demetrio Peralta Miranda, hermano menor de Arturo y Alejandro. se trata de un pintor olvidado por la historia, que en su tiempo tuvo gran influencia de los muralista mexicanos. en el año 2006 el Congreso de la República y la Asociación Cultural Brisas del Titicaca le tributaron un homenaje. Estas pinturas se hallan bajo la custodia del heredero: Pedro Pineda Aragón.

303

E l

i n d i o

a n t o n i o A Francisco Pastor

EN LA PUERTA HA MANCHADO LAS CORTINAS DEL SOL Las palabras le queman los oídos y en la crepitación de sus dientes brincan los besos de la muerta Anoche Envuelta en sus harapos de bayeta la Francisca se retorció como un resorte mientras el granizo apedreaba la puna y la vela de sebo corría a gritos por el cuarto desde el vértice de las tapias aullará el perro al arenal del cielo de las cuevas de los cerros los indios sacarán rujidos como culebras para amarrar a la muerta hacia el sur corta el aire una fuga de búhos y un incendio de alcohol tras de las pircas prende fogatas de alaridos A rastras sobre las pajas La noche ronda el caserío

P O E S Í A

Ha venido el indio Antonio el habla triturada los ojos como candelas

304

P O E S Í A

El Kolly

Con sus dedos esqueléticos deshilvana las bambalinas del alba Lo s v i e n t o s q u i e b r a n s u s c o l m i l l o s En el frontal de la peñolería EL SOL a saltos a aleteos arroja sobre la pampa alegres paletadas de jilgueros Detrás de los galpones cenobiarcas el Kolly atisba el cielo tiene curvadas las espaldas del peso de los cerros Desde el amoronamiento de sus ojeras destila sobre las quemadas mejillas de la tierra un desvaído llanto de acuarelas El crepúsculo se acuesta sobre los rebozoz rosados que han dejado las indias en las cumbres Al descender el sol detrás de la montaña las estrellas invaden la barriada Saltan como pedradas del socavón de la noche P e lot o n es

d e

lad rid o s

Las pupilas se astillan en las ramas ATALAYA DE LA ALTIPAMPA DIRIGE EL VERTIGINOSO TRÁFICO DE LOS VIENTOS

305

Emilio Armaza

P O E S Í A

Entregué mis conciencias

a las entrañas

a tus surcos

O H

T I E R R A

H U M E D E C I D A

hasta quedarme a solas con mi sangre

P O E S Í A

306

Árbol el huracán devasta pira el viento apaga espíritu el tiempo domina savia el microbio enferma roca el agua pule

Lava

¡OH MARAVILLOSA LAVA!

ACASO NUNCA

307

He malgastado la alegría

¡cómo se ha acostumbrado a mi huella de dolor!

¿y esto terminará? SERÉ UN PARALÍTICO QUE SE CALIENTA AL SOL Noche llegas por las más anguladas sugestiones del odio

que adentro estás de mi pasado

los años por venir saben que has llegado más temprano que nadie

entraste en ósmosis por los muros de casa

inquieres en mi cuna ¿porqué llegaste más temprano que nadie?

antes que me hable la montaña termina mi pedazo de madre

Mira

no te diré jamás que te me alejes

PERO DEJA ESE TRASTO DE MI CUNA

P O E S Í A

la esperanza es un perro tras el amo

P O E S Í A

308

Me han negado la vida

¡qué cirios alumbraran cuando me dio mi madre!

No creo en ti LIBERTADORA MÁXIMA

T u quietud a p e n a s e s un M I T O

en tanto hollar las sendas no he encontrado un árbol un río una cabaña

Pálida de hastío el alma anda sin ruido por la alcoba apagando los cirios

En las tardes de sangre quise llenar de amor los horizontes

309

Un día soltaron el ancla en el puerto brumoso

P O E S Í A

la voz de un marinero se despidió del mar

No era puerto de olvido más bien trataba de mirar todos los puertos a su playa llegaban visiones de proas en todos los mares

PUERTO EXTRAÑO MUDO

EXTATICO

INFINITO

Los barcos que te han hecho guijarros de su ruta la han perdido

y los hombres se avientan arenal adentro

lejos del mar los que vinieron de sus islas

P O E S Í A

310

Naturaleza de primavera date a mi fuego

fúndeme en tus entrañas

seré alma del picacho y vibraré en el surco

tu río de febrero y mi cuerpo se estremecen de vida

311

Carlos Oquendo de Amat

P O E S Í A

P

o

e

m

a

d

e

l

m

a

n

i

c

Tuve miedo y me regresé de la locura Tuve miedo de ser una rueda un color un paso

PORQUE MIS OJOS ERAN NIÑOS Y mi corazón un botón más de mi camisa de fuerza Pero hoy que mis ojos visten pantalones largos veo a la calle que está mendiga de pasos

o

m

i

o

P O E S Í A

312

El Poeta Carlos Oquendo de Amat junto a sus padres Zoraida y Carlos Belizario.

Oquendo demostrando sus dotes de músico en una reunión celebrada en Huancané

313

u

a

r

t

o

d

e

l o

s

e

s p

e j

P O E S Í A

c

o s

En esta media noche con rejas de aire se agitan la manos Dónde estará la puerta? Donde estará la puerta? y siempre nos damos de bruces Con los espejos de la vida Con los espejos de la muerte ETERNA Juventud Vejez ETERNA Ser siempre el mismo espejo que le damos la vuelta se agitan las manos amarillas y se pierden las otras manos y en este todo-nada de espejos ser de MADERA y sentir en lo negro HACHAZOS DE TIEMPO

1923

314

r

é

c

l

a

m

Hoy la luna está de compras

P O E S Í A

Desde un tranvía el sol como un pasajero lee la ciudad

las esquinas adelgazan a los viandantes y el viento empuja los coches de alquiler

Se botan programas de la luna (sedarálatierra)

película sportiva pasada dos veces L

s o

m s

u p

b e

l r

a f

n u

e m

r e

b

s a de miradas internacionales El policeman domestica la brisa y el ruido de los clacksons ha puesto los vestidos azules. r Novedad o Todos los poetas han salido de la tecla U. de la Underwod s n e c s a u n

compró para la luna 5 metros de poemas 1923

315

p

o

e m a

d e

l

m a

r

y

d

e

e

l

l a

Tu bondad pintó el canto de los pájaros

P O E S Í A

y el mar venía lleno en tus palabras de puro blanca se abrirá aquella estrella y ya no se volarán nunca las dos golondrinas de tus cejas el viento mueve las velas como flores yo sé que tu estás esperándome detrás de la lluvia y eres más que tu delantal y tu libro de letras eres una sorpresa perenne DENTRO DE LA ROSA DEL DIA

1925

P O E S Í A

316

Tan frágil, tan débil que todos buscan tu imagen en la flor mas delicada.

317

a

P O E S Í A

m

r

Yo tenía 5 mujeres Y una sola querida El Mar por ejemplo haremos otro cielo Para el marino que nos mira de una sola ceja con su blusa como una vela en la mañana El viento es una nave más Quién habrá dejado caer las rosas de las islas?

Se prohíbe estar triste Y la alegría como un niño juega en todas las bordas Un contador azul el año 2100 El Horizonte El Horizonte —que hacía tanto daño— se exhibe en el hotel Cry Y el doctor Leclerk oficina cosmopolita del bien obsequia pastillas de mar

1925

P O E S Í A

318

m

a

d

r

e

Tu nombre viene lento como las músicas humildes y de tus manos vuelan palomas blancas Mi recuerdo te viste siempre de blanco como un recreo de niños que los hombres miran desde aquí distante Un cielo muere en tus brazos y otro nace en tu ternura A tu lado el cariño se abre como una flor cuando pienso Entre ti y el horizonte mi palabra está primitiva como la lluvia o como los himnos Porque ante ti callan las rosas y la canción

1925

319

Luis de Rodrigo

P O E S Í A

YO SOY UN ÁRBOL JOVEN

Yo soy un árbol joven mordido por el ansia de frutos. Hay un íntimo temblor en cada brote cuando la vida canta la esperanza de ver enraizados los surcos. Árbol joven que en tierra de dolores se nutre y tiende ásperos brazos hacia jugos vitales. Esta es fuerza, mi fuerza: rumor de ramas, casto perfume. ¡Oh árbol, amigo de tristes y de errantes! El azul de la tarde se enmaraña en mi copa: canta entonces la savia su canción embriagada y cuatro aves mías rompen cuatro horizontes. . El árbol canta y llora, llora porque la vida le hiende con su hacha y tiene amargos los cuatro pezones. . . Al viento que pasa hueco lo emborracha de música y perfume y el viento, tras de dar la vuelta al mundo, humildemente torna a dormirse en su seno. Las albas lo sorprenden cargando sus laúdes y el Sol lo mira extático con sus ojos de buho.

Árbol joven que tiene muy hondas las raíces; árbol joven: tu copa ha perforado el cielo entonando la savia su embriagado poema. El llanto de los cielos y de la tierra exprimes, y aunque no tienes alas como tu hermano el viento, entonas el paisaje con una lírica fuerza. Yo soy un árbol joven mordido por el ansia de frutos: mis canciones son las frescas canciones de las montanas, las aves y el agua y a mis raíces nutren entrañas de futuro.

P O E S Í A

320

Ernesto More, Luis de Rodrigo, Alejandro Peralta y Ricardo Arbulu Vargas (el Instituto Puneño de Cultura))

321

P O E S Í A

ZAMPOÑAS Habitante señero de la gruta nevada, vigila el clamor de los riscos. SE HAN DESPLOMADO YA LAS MIL ALAS DE LOS VIENTOS en el desfiladero. Está blando el corazón de mi puna zampoñas zampoñas zampoñas DE LOS CARRIZOS HA VERTIDO SANGRE CUANTAS VECES SE HABRÁ DECAPITADO EL SILENCIO Qué mal se van cerrando en la noche LAS HERIDAS DE SOL qué mal...

322

P O E S Í A

JORNADA Media noche sobre la plataforma giratoria de la pampa. Camino con 10 leguas vigías y descalzas apoyado a la pértiga de una estrella. Me cruzo con el viento que pastea tropas de nubarras hacia el aprisco de la cordillera. Será él, que apretando la reata de su abrazo me grita: ¡buen viaje, compañero! Trajín de minutos en la jornada... Me da miedo envolverme en la sombra y sentirme, como me siento ahora, tan a solas con la honda isocronía de mis pasos. ¡Adelante! sombra que clava un metro setenta más de vértigo en el asta borrosa del paisaje. Allá lejos desgarran los perros, a ladridos, el fantasma de su miedo. Silba por sobre mi cabeza la curva del silencio y de pronto el farol de una choza sobre los pajonales REVUELCA MI SANGRE ARDIDA CON SU GRITO ROJO Y SOCABA EL DERRUMBE DE MIS OJOS ENTERRADOS EN SOMBRA. Así se aligeran mis alforjas de soledad Y EN EL OJO MAGNÉTICO DE LA PUNA EL CAMINO SIGUE LA RUTA IMANTADA DE MI PASO.

323

Escala de hitos. Tiempo lazarillo, ruge Dios en el pentagrama de las montanas; ecuador de las almas en potencia relampaguea el granito del verbo creador. Puntales de leyendas, delta de sangres vírgenes; hace siglos que en mareas de glóbulos apunta el ojo del mito solar. Por detrás de una geometría de horizontes, irrumpe el korakenke con su hélice keswa enredada en fragores milenarios: ¡Aquí, aquí en el cielo de las frentes el vuelo por todos los ritos que saludan con las manos crispadas! Alto de clamores, vieja liturgia, silencio germinadur en la entraña de un korikancha redivivo. Hoy no seremos sino un canto plástico. Aguzad el oído: YA VIENE LA SINFONÍA DEL GESTO HIERATICO silencio tamboriles y zamponas ¡silencio! AHORA ESTAMOS GIRANDO COMO WARAKAS ¡guay! Del que Todavía AVIENTE SU GUIJARRO Y ROMPA SU MAÑANA

P O E S Í A

HONDA

324

P O E S Í A

EL INDIO PACCORI

Sin poder llorar más en la flauta de cinco lamentos ateridos, mujer de terracota del bohío, Paccori te ofrece la soledad de sus cinco sentidos Con su manojo de ternuras en las pupilas, besa en el aire el ala rosa de tu rebozo, te atisba tras los tapiales floridos donde retoza el amor curucuto y deshojan su risa los geranios. Dulce soledad sin lágrimas la de Paccori que es tan fuerte como su fuerte instinto primario y su cara de bronce... Por eso y porque es pastor de ovejas y de estrellas y zumba la tempestad al filo de su waraka, corretean sus ojos por el Ayllu haciendo huir a las mujeres como vizcachas... Baja un grito rodando por el cerro: ¡“Paccori se ha vuelto loco”! Lo vio la pasña hablando con el kolli y en su chuglla nunca acampa la noche. Paccori canta a toda hora: —airecillo ligero y brisa mañanera— con el alba y con la noche, y la luna, los lekelekes y las golondrinas... Paccori besa la tierra fecunda, buen Sol labrador de todos los días, dale tú las plenas gracias del Ayllu, porque en la gota verde de su locura errante nos trae la palabra de la tierra hecha sangre el clamor religioso de los Apus y el lírico huaiñito del amor exultante. SIN PODER LLORAR MÁS EN LA FLAUTA DE CINCO LAMENTOS ATERIDOS MUJER DE TERRACOTA DEL BOHÍO, PACCORI TE OFRECE LA SOLEDAD DE SUS CINCO SENTIDOS.

325

Emilio Vasquez

T I A W A N A Q U

Cargado de crepúsculos se tumba el día sobre las montañas Un coro de nubes sensuales bailan en pandilla amores lácteos de fuegos subterráneos Arriba allá lejos imposible allá lejos se quedan llorando celestes lágrimas Las kenas titikakas desojan su poemario

OH CANTOS INCREADOS DE LA SANGRE

El rezongo del lekecho centinela cantan la carne de URURI desnuda A silvos altipampa arrea a la noche I chasqueando sobre el camino de Santiago galopa a la pesca del alba Dentro de un charango alocado huyen a danzar sus kaschwas rosadas estrellas El día desnudo monolítico DEJO A LA NOCHE PREÑADA DE TRINOS

La Tea órgano oficial del Grupo Bohemia Andina, donde participaba Emilio Vasquez.

P O E S Í A

P O E M A

P O E S Í A

326

A M A N E C E R El sol pisotea la peste de la comarca Algodones de nubes yodados de aurora

Pulverizadores de la mañana para las llagas i los pecados i los riachuelos de Ankasaya

En el agua limpia de las estrellas se bañarán los cuerpos enfermos

Un danzar hediondo de hombres i mujeres perfumará la orquestación de las zampoñas

Hasta el aprisco de las alpakas viajarán las miradas vírgenes c e n t i n e l a s

del

A n d e

A Y M A R A

327

P O E M A

D E

L A A G O N ÍA

La mechachuwa de la chujlla a brincos nos lame en las caras viajeras

Auqi Mariano alma trizada avienta su rebaño de penas por los cielos plomizos

Chitas sin destino las llagas ramonean en sus carnes majadas

Mama Ruqa difunta por un acervo de penas Las espinas del sankayu de junio la tendieron siempre claveteando su pensamiento Sus labios nidos de entusiasmo silvan la pena helada de la muerte

Mama Ruqa yuyo nutricio con sus ojos fue el pozo de los celajes

I entró la noche invasora con s u

u b r e d e l lantos

P O E S Í A

E L

P O E S Í A

328

D O M I N G O

P U E B L E R O

Indios del ayllu con alma de pozos imillas que se traen en los ojos las rinconadas

Ponchos i phullos que hablan por sus colores

Palabras de murmuntas arrullo de qitulas La mañana tiene sabor a ventiscas de junio El poblacho le hace atenciones al domingo

La indiada granea las simientes de los Buenos días tata mientras el sol llovido de amor de los papales nos trae hasta las narices el residuo de las watias Las callejuelas la plaza central están de visitas cordiales Los campanarios de la vieja parroquia están limpiandoles el llanto a las chujllas guardianas Quizá una esperanza en la alegría de un mañana revulsivo Mientras esto en el pueblo vestido de domingo en las moyas triscan las Martinas i las chitas bebidas de paisaje i aguas del riachuelo cancionero

329

E S T A

E S

LA M U J E R

I N D I A DE L A N D E Rasgas con tus acentos todos los cielos tachonados de nubes Patucas Paulinas Santusas Marías Rosauras Épicas cantoras de palabras astrales fecundas incubadoras de palpitaciones i acervo de puños crispados La cantilena de tu pecho dolido la echaste con el último waiñu de san juan te estamos viendo Lamida por el viento vas orquestando en tu pecho de peñascos música de llamaradas i tonos fuertes Con el sol de la mañana lavas tu vida i a hondonadas tiras tus penas hasta el pastal azul del espacio En ovillos encarnados portas el nuevo abecedario Ovario de la puna flamante HOY ERES EL TONO FUERTE DEL ANDE ANCIANO

P O E S Í A

Honda tejida de kaitos de auroras armonía de pututus i sonrisas deicidas

K O L LA

P O E S Í A

330

C A N T O

D E A Ñ O R A N Z A

Sorbo a sorbo de las ubres mañaneras bebiamos la leche en sus luces

Hoy sólo la desolación de mis huesos me cubre con la bayeta de su memoria Sin embargo charango amigo vivimos en las cuerdas de su garganta Recordemos esos waiñus abandonados i bailemos con el pañuelo de aquellas risas

Será entonces que ella con pasos tardos torne tras de las pircas de los moros cantando sus kajhelos incendiarios Yo fui su pastal de granilla i en su boca mi nombre como dulce de kantutas me ramonea en los surcos ya escarbados de las chacras que ambos sembramos Ahora sí las seis colinas de su llamada g a l o p a n a

a p r i s i o n a r m e e l

a l m a

331

E P I N I C I O

D E L

C H I O

K O R I

O N F A N O airampu de los misikus miel de los trinos matinales

C I N C O C U E R D A S amasador de inquietudes Tu canto es la campanilla de los achachilas En el kolli curvo de nuestros brazos eres e t e r n a m e n t e el penachito wailluri de los luceros Tramo casto de la tierra desde tu nido de arreboles azótanos a relámpagos el alma

Vienes p h u s a de orégano tierno flotando en el sabor de las meriendas del chako espesador i el proletario perejil Desde el Asunqini guardían de las totoras en la savia del chhullu vienes a la chujlla de nuestros pechos Balserito de celajes Onfano Chio Kori anunciador con tu escalilla musical de pinqillus ortales has de tornar otro día cantando con el sol

P O E S Í A

Hondero de cenitales celestes eres tú el pastor de las albas plateadas

332

P O E S Í A

Dante Nava Silva

LA LAVANDERA

Buena lavandera de ojos de venado. de cutis de bronce, de espaciosa frente, de cabellos negros, de boca candente, de pollera roja, de mantón rosado. Lavandera buena que todo has lavado en el arroyuelo, junto a la vertiente desde la camisa valiosa y decente hasta el calzoncillo pobre y remendado. Ho lavanderita de ojos de venado, ho lavanderita que todo has lavado con las manos blancas de tu dulce amor Con el agua alegre de tu risa amena I el jabón rosado de tu carne buena, Lava mi alma sucia…sucia de dolor…

Nicho en el que reposan los restos del poeta del Orgullo Aymara: Carlos Dante Nava Silva.

333

ORGULLO AIMARA

El Lago Titikaka templó mi cuerpo fiero En los pañales tibios de su agua cristalina, Me amamantó la ubre de un torvo ventisquero I fue mi cuna blanda la más pétrea colina. Las montañas membrudas educaron mis músculos, Me dio la tierra mía su roqueña cultura, Alegría las albas y murria los crepúsculos. Cuando surja mi raza que es la raza mas rara, Nacerá el superhombre de progenie más pura, Para que sepa el mundo lo que vale el aimara.

P O E S Í A

Soy un indio fornido de treinta años de acero, Forjado sobre el yunque de la meseta andina Con los martillos fulgidos del relámpago herrero I en la, del sol, entraña de su fragua divina.

P O E S Í A

334

LOCURA Perdido en los abismos de mi propia locura Llegué hasta la orilla de tu nívea presencia Era la aurora misma quien me anunció la esencia De cuerpo hecho luces bajo una noche oscura. Entonces me hice bueno por la loca cordura De amar hasta las heces la divina existencia De tu voz, alegría de elocuente ternura, I de tus ojos, fuentes de inmensa inteligencia. Pero tu incomprensiva te alejaste orgullosa De ese amor que te adora y que es la única cosa Por la cual mi tristeza es tristeza de llanto. Yo quisiera, algún día, hallarte en mi sendero, Despedazar tu carne como un vil carnicero, ¡ i ver que cosa tiene para que te ame tanto ¡

335

La lavandera linda que, con sus ojos buenos Rodeo mi joven de un encendido amor, Tenía frente grande, fuertes muslos morenos I una pollera que era una volcada flor. I aquella chola alegre que con sus labios buenos, Me dio la esencia pura de su tibio dulzor, Tenía amplias caderas, unos redondos senos I unas mejillas tersas preñadas de rubor. I la otra, la sumisa, la pálida y la pura. Aquella que se dio a mi febril locura, Por un pan con chancaca tras un viejo portón —cuando era yo un muchacho apenas de quince añossolamente tenía trece abriles huraños, un alma de querube y un blanco corazón.

P O E S Í A

RECUERDOS

336

P O E S Í A

ROMANCE IMPERFECTO DEL AMOR ABANDONADO A la chola que yo amaba El agua la conocía; Cuando llegar la sentía Se alegraba, se alegraba. Ella lavaba, lavaba I el sol que la quería Le entibiaba el agua fría I luego le coloreaba El bronce de sus mejillas. Los dedos se le ponían Rosados como las okas I cuando la espuma crecía, Sus manos no se veían Si no dos blancas palomas. Sus grandes ojos de alpaca Tras los párpados de airampo. Tintos de largas pestañas, Eras luceros lavados Por el agua de los campos. La aurora se la llevaba, La noche me la traía. Oliendo a andina alegría Como su ropa lavada. Con sus cabellos trenzados, Con su pollera plisada I el rojo mantón planchado, Ella tenía sus carnes, Yo mi caricia insaciable. Su amplia mirada de azúcar -clara mirada de luna-, endulzaba más su boca.

Su fiel boca de tomate. Tizana de manzanilla O anestésico de coca, Oh collavina ambrosía, En su fuente de rubí, Me daba besos de quina I mordiscos de benjuí. Pero llegado el invierno Botó su canto el “chihuanco” Sobre los árboles secos Se fue, a su nube, el riacho, Se hundió, en su peña el venero; No hubo agua para lavar, Entonces aquella chola Que amaba el agua sonora De las pampas y los montes Poniendo lluvia en su voz I entre sus labios granizo Húmedamente me dijo: -no hay agua para lavarla aurora se la llevó i no la trajo la noche; i yo me puse a llorar. I aún prosigo llorando, Lloro como un arroyuelo, Lloro y ahogo la pena, Lloro y rebalzo el pañuelo Lloro y desbordo al llorar; Quién sabe de esta manera, si es que vuelve cuando vuelva ¡haya agua para lavar ¡

337

DANTE NAVA: RASGOS BIOGRÁFICOS* La familia Nava después de visitar la ciudad de Buenos Aires, pasó a Montevideo, el Sr. Nava pensaba quedarse a vivir en Buenos Aires pero no le gustó el tráfico de esa gran metrópoli, la indiferencia de la gente, etc., lo obligaron a dejar esos parajes, así que, regresó con toda su familia al Perú, nuevamente al puerto lacustre de Puno, los esposos Nava desde que se establecieron en Puno se dedicaron a la industria hotelera, primero trabajaron en el Hotel Ferrocarril, luego en el Hotel Central (hoy Hotel Extra) y por último instalaron un pequeño al que le pusieron el nombre de Hotel Nava, situado entre la Av. La Torre y la calle Carlos B. Oquendo, este hotel era frecuentado por la élite de Puno, pues además de dar alojamiento, preparaban una exquisita comida, muy apreciada por numerosas personalidades que fueron sus pensionistas. Dante Nava, aprendió las primeras letras en una escuelita que era regentada por un sacerdote apodado “El Cura Matraca”, éste era un sujeto cruel, su lema era “La letra entra con sangre”, por lo tanto hacía sufrir mucho a los niños (tal vez por culpa de este cura Dante Nava era anticlerical) por este motivo, sus padres se vieron obligados a buscar una escuela donde los maestros fueran más humanitarios, y los cambiaron a la escuela fiscal 881, donde fue alumno de José Antonio Encinas, que era el director; allí se vinculó con amigos coetáneos, entre los que se encontraban los hermanos Peralta, Aurelio Martínez, Leonidas Enrique Anchieta y otros que con él, formaron una pléyade de literatos y poetas. Dante Nava no llegó a terminar ni la primaria por ser muy inquieto, pero llegó a saber más que un abogado o un médico, fue un gran autodidacta. Su único interés era leer y aprender, se hacía mandar libros de todas las materias directamente de Madrid, Buenos Aires, Santiago de Chile, etc., llegando a tener con el transcurso de los años una gran biblioteca. Como Dante, era tan diferente a sus demás hermanos parece ser que tenía problemas con su padre, por lo que su mamá lo mandó al puerto de Mollendo, a fin de que allí trabajara al lado de su tío que allí tenía llamado Adán Calderón, que también trabajaba en la industria hotelera. Era dueño del Gran Hotel que funcionó por muchos años en el local de la casa redonda. El tío de Dante era muy bueno y procuró siempre dar buenos consejos a su sobrino, pero Dante tenía ideas muy avanzadas, admiraba a Marx y empezó a inculcar sus ideas a los empleados del hotel, lo que causó problemas al tío que se vio obligado a devolverlo nuevamente a Puno. En esta ciudad Nava se dedicó a la bohemia, frecuentando cantinas, billares. Tuvo muchas aventuras con buenas y malas mujeres, escribió y compuso ya hermosos poemas; nuevamente tiene problemas con su padre y decide en 1919 abandonar su casa. Viajo a la república de Bolivia llegó a La Paz, dirigiéndose a Cochabamba donde encontró nuevos desengaños. Luego se fue a Oruro, allí tropezó con muchas dificultades. Como llevaba consigo poco dinero, éste estaba a punto de agotarse y comenzó, a tener muchas dificultades, incluso hambre, pero decidió seguir adelante llegó a Potosí y pensó irse a la Argentina llagando hasta un punto fronterizo llamado San Pablo, pero como ya había sufrido tanto en su disparatada aventura,

P O E S Í A

“El día 8 del mes de abril de 1898 nacía en Chorrillos (Lima) el poeta laureado Carlos Dante Nava Silva, cuarto hijo de los esposos Luis Nava Fumagalli y Josefina Silva Salazar, el padre del poeta era italiano, y la madre criolla, desciende de españoles venidos al Perú durante la colonia ella nació en Lima. Esta breve reseña, está destinada ha hacer conocer al poeta y de paso descartar datos antojadizos sobre su persona, pues lo que se consigna en esta reseña, todo es fidedigno. Importa indicar que Carlos Nava llegó a Puno cuando tenía recién un año de nacido, vale decir el año 1899, luego de una breve estadía en la ciudad del lago, sus padres decidieron viajar a la ciudad de La Paz (Bolivia) lugar donde nació el quinto vástago de la familia Nava Silva; por razones obvias la indicada familia dejó Bolivia volviendo a Puno. Pasaron los años y el medio telúrico fue influyendo en la personalidad del niño Carlos Dante, quien empezó a amar la tierra del altipampa, ya su espíritu se había saturado del azul profundo del cielo y del lago milenario, todo lo de esa región influyó en él, el acercarse a una furibunda tempestad, el estallido de los rayos y el tamborileo del granizo sobre los cristales de las ventanas, el aire diáfano, el sol brillante, un amanecer, lo vespertino, miradas de estrellas que tachonan el firmamento, la Vía Láctea que parece que se puede tocar con las manos; todo se había gravado en su espíritu (nació el poeta). Cuando Dante llegó a los diez años, nació el penúltimo de sus hermanos Alfredo (cabe hacer notar que los Nava Silva fueron diez y que Alfredo fue el hermano al que más quiso Dante y estuvo más unido a él que los demás) estando el niño de pocos días de nacido; don Luis Nava que era de espíritu aventurero decidió hacer un viaje con toda su familia a la Argentina, su meta, Buenos Aires, Para poderse trasladar a esa metrópoli tomaron en el puerto de Mollendo una nave de la compañía Alemana Cosmos, el nombre del barco era Elkam, en aquella época nop estaba todavía en servicio el canal de Panamá, así que el movimiento marítimo se desarrollaba por el litoral sur, la nave en cuestión zarpó de Mollendo rumbo a Valparaíso, para luego salir adelante tocando puertos de la costa chilena, enfilando después al dedalo de islas que allí existen, para tomar el estrecho de Magallanes, tocando por último el Puerto de “Punta Arenas” al final el buque sale de Magallanes y se adentra al Océano Atlántico, dirigiéndose hacia el norte hasta tocar el puerto de Buenos Aires. El viaje fue una verdadera odisea, durante el mismo, Carlos Dante se mostró muy emocionado, pues mientras sus hermanos correteaban por la cubierta del barco, jugando y cometiendo travesuras, Carlos Dante contemplaba el mar, miraba las olas que rugían; contemplaba extasiado el raudo vuelo de los albatros, gaviotas y otras aves marinas, lo emocionaba también lo infinito del mar, lo abrupto del acantilado, lugar donde morían con estruendo las olas, los ocasos en el mar son apoteósicos, en especial cuando el sol se zambulle en el horizonte, parece que el mundo ardiera, las olas en su regleteo se muestran de oro y púrpura, el espíritu de Carlos Dante se restauró de ese fuego divino.

P O E S Í A

338

no le quedó más remedio que regresar al Perú, desilusionado después de tan amarga experiencia; llegó a Puno en un estado que ya es de imaginar, aquí su madre que lo adoraba lo recibió con gran amor y Dante comenzó a trabajar con más seriedad que antes en el hotel de sus padres. El año de 1920 se realizaron elecciones. Muchos ciudadanos notables lanzaron sus candidaturas, a la sazón Nava se quedó al frente del hotel, pues sus padres fueron a Mollendo a administrar por un buen tiempo el Gran Hotel propiedad de su pariente. Pese a su juventud el poeta administró a maravilla el pequeño negocio. Los candidatos que deseaban obtener curules en el parlamento ofrecían agasajos a sus allegados en el Hotel Nava, en especial el candidato Noriega que pretendía a una senaduría usaba con frecuencia los servicios del hotel haciendo preparar banquetes y comilonas. El poeta que también era una gran cocinero preparaba deliciosos platos. Ese mismo año editó su primer libro titulado “Baquita Febril”. Para Carlos Dante Nava el tiempo pasó velozmente como para cualquier otro ser, siguió adelante, ya no sólo escribió versos de amor, sino que comenzó a componer versos indigenistas, era amigo de los intelectuales púnenos, simpatizó con el grupo Orkopata, escribió para muchos periódicos y revistas, siguió frecuentando barcitos y llevando una vida bohemia acompañado de un amigo directo Emilio Armaza Barrionuevo, excelente poeta y escritor, tenía también un amigo íntimo Neptalí Cano Romaní, éste no era poeta ni literato pero si un buen amigo, noble y generoso que admiraba y quería mucho a Dante Nava; también hizo gran amistad con el Dr. Manuel Quiroga y con los hermanos More Barrionuevo; e esta época escribió “Orgullo Aymara” La Tristeza del Karabotas, y muchos otros de sus mejores versos. El vate Dante Nava tenía un hermano, poseedor de una voz cálida y agradable, le gustaba cantar, la naturaleza lo había dotado de buenas facultades de cantante, por lo que la madre de los Nava que era una mujer inteligente y comprensiva decide enviar a su hijo Alfredo a Italia para que estudie canto cultivando así su buena voz, en efecto el joven estudio música y canto en Milán llegando a ser un buen tenor, pero desgraciadamente, la situación en Europa se tornaba mala se acercaba la guerra, por lo que joven cantante tuvo que dejar Italia y volver al Perú. Volvió por supuesto a Puno, medio muy reducido, pero a pesar de aquello, estaba decidido a hacerse conocer como cantante así que los hermanos Dante y Alfredo Nava se presentaron al público puneño el 19 de julio de 1934 ofreciendo un recital concierto, actuación que tuvo éxito sin precedentes; ambos artistas recibieron atronadores aplausos como jamás se escucharon en Puno. Los hermanos Nava actuaron juntos durante muchos años en muchas veladas y funciones, deleitando al culto público puneño que siempre asistía con entusiasmo a dichos actos. Cuando se llevaron a cabo los festejos del centenario de la ciudad del Cuzco, estuvieron también presentes los artistas Dante y Alfredo Nava, en esa ciudad tuvieron gran éxito artístico, en la presentación intervino también Emilio Armaza B. Que fue a la ciudad imperial como reportero del diario El Sur de Arequipa, cuyo director era Ernesto More. También actuaron diversas veces en Arequipa y Tacna.

Los Nava fueron miembros activos del Instituto Americano de Arte de Puno, que en ese entonces se enorgullecía de tenerlos como socios. Cuando el Dr. Amadeo Landaeta era presidente de dicha institución, participaron de las exposiciones rodantes de pintura, recitales de música y poesía puneña, que se realizaron en todas las provincias del departamento de Puno siendo siempre los engreídos del público. Cuando, El Hotel Nava se cerró Dante dejo de trabajar dedicándose de lleno a escribir y a la vida incansable bohemia. El año de 1956 el Instituto Americano de Arte organizó unos hermosos juegos florales, siendo presidente el Dr. Enrique Cuentas Ormachea. Dante Nava presentó su poema titulado “Canto a Puno” bella composición que fue premiada, obteniéndose el poeta La Cantuta de Oro, galardón que lo coronó poeta laureado.} Después que el vate triunfó en los juegos florales, fue a Lima llamado por ciertos amigos que le ofrecieron dar una ocupación honorable, sensiblemente los tales amigos no cumplieron con ayudarlo, uno de ellos era diputado, Dante Nava creyó encontrar apoyo en éste pero no fue así. Dante Nava permaneció en Lima junto a su madre buena y adorada durante varios meses, como quiera que en la capital no encontrara ocupación volvió a su querido Puno, para trabajar luego como secretario de su íntimo amigo el Dr. Manuel A. Quiroga en Juli, después de un tiempo se produjeron roces con Quiroga y Dante Nava se regresó a Puno; a pesar de que su hermano Alfredo le brindó ayuda y hospitalidad, el prefirió su independencia e hizo contacto con un amigo de sus mocedades el Sr. José Díaz Bredregal que trabajó por muchos años en el poder judicial como escribano, Díaz fue integrante de la estudiantina Dunker la Valle, Dante Nava y Díaz acordaron instalar una quinta donde pensaban dar buena comida criolla; cuando la quinta estaba casi lista con sus instalaciones arregladas, el poeta cayó gravemente enfermo con un derrame cerebral, los Díaz lo llevaron al hospital San Juan de Dios y después de varias horas recién buscaron a su hermano Alfredo. El hermano lo hizo trasladar a la clínica, los médicos hicieron muchos esfuerzos por salvarlo, pero desgraciadamente no pudieron hacer nada y el deceso se produjo cerca de las seis de la noche del día domingo 28 de septiembre de 1958 a la sazón el poeta tenía 60 años, su hermano Alfredo estuvo presente y lloró amargamente su desaparición. Tuvo un gran entierro, poetas y escritores púnenos, leyeron lindos discursos y poemas de despedida, resaltando en que pronunció Don José Solórzano Castilla al paso de su féretro una señorita recitó su marcha fúnebre, cambiando lo de Ernesto More ha muerto por “Dante Nava ha muerto”. Arrastraron el duelo su dolido hermano Alfredo y su sobrino Augusto Nava Vela que se encontraba en Puno, como ingeniero jefe de la Oficina de Caminos, todos lloraron. Dante Nava, descansa desde entonces en el cementerio de Laykakota en la tierra que él amo tanto y todos los 28 de septiembre, la Asociación Cultural Los Chasquis recuerdan su muerte y se encargan de difundir su obra” (NAVA Costa Nina, 1989: 7-10). * En “Antología Poética de Carlos Dante Nava” de Nina Nava Costa de De Marco.

339

Aurelio Martinez

P O E S Í A

O¡ en mis salas interiores D N A ¡S R O I L ¡M O PASEO S Q S A U A Z E I E N D T N E O S U N (S L M I N E F O E I R C I I N M S T A T N) Me salen chorritos de músicas suaves, de las fuentes hondas de tantas melancolías… que tienen melomanías… Por los recuerdos dulces que se han hecho músicas de colores EVOCADOS Por los pincelazos, en las tardes…

¡P A S M O S O!

(Puno — 1894 —1 976) poeta, periodista y bibliotecario. Autodidacta defensor de la identidad del hombre andino, lastimosamente no publicó un libro orgánico, sus escritos pueden ser encontrados en diversas revistas que circularon en el tiempo en que vivió (como lo son: El Boletín Titikaka, la revista Titikaka, Qosqo, Alma Quechua, etc.). Perteneció al Grupo Titikaka, hoy conocido como Grupo Orkopata. “…el poeta Aurelio Martínez tuvo la característica de un amor entrañable por Puno, cuyo paisaje multifluorescente tanto amó. Fue el único de los intelectuales del Grupo Orkopata que se atrevió a quedarse en esta tierra tan querida. Después que Gamaliel Churata se alejo a Bolivia, el Grupo se disgrego, yendo sus integrantes a engrandecer y fertilizar otras tierras… en 1947 entra a trabajar como bibliotecario del Colegio Nacional San Carlos, asumiendo las tareas de la cultura y la lucha política subterránea…” ( En “Piedras Titikaka y Cantos Andinos, de Aurelio Martínez”, —Obra póstuma—, publicada por su hijo. Zeus Martínez Neira, 1997. Pp.4.).

340

P O E S Í A

Efraín Miranda Lujan

EE ¡no me grites de calle a plaza: cholo; grítame de selva a cordillera, de mar a sierra, de Tahuantinsuyo a la República; INDIO! ¡Lo soi! ¡A puntapiés, insultos y balas: lo soi! ¡Explotado, robado, asesinado; lo soi! ¡Con mi esqueleto, mi ecología y mi Historia: lo soi! En iglesias, coliseos, municipalidades me gritan: ¡indio! Los descendientes de galeotes, criminales, indultados aventureros hispanos me gritan: ¡indio! Todos los descendientes de Adán y Eva me gritan: ¡indio! ¡Soi indio! Tengo el color mismo de mi Madretierra, raíces en mi misma Madretierra, nací en mi y de mi Madretierra, nací de y en sus elementos energéticos, de su cinética activa y germinal; soi indio: una de sus variadas formas de su creación. ¡soi indio!. Y, para los genealogistas, regalo en mi choza lustrosos pergaminos de animales pur sang, con el árbol verde virgen, a partir de un tronco nobiliario, o, si lo desean, desde un origen cavernario o, si lo estiman, desde una cuna extraterrestre o, si lo creen, desde una concepción antinatural.

341

P O E S Í A

Efraín Miranda Luján, autor de “Muerte cercana” y “Choza”, entre otros libros. Se trata uno de los pilares de la poesía puneña contemporánea.

P O E S Í A

342

EC

Entre cerro y pampa está dichosa-, para millones de años. Mi pueblo la ha proyectado, mi pueblo la ha calificado y pueblo le ha dado su nombre. Mi pueblo me hizo nacer, mi pueblo me ha alimentado, mi pueblo me ha educado y me ha dado lo que necesito. Mi pueblo está aquí, mi pueblo me ha dicho que hable a su nombre, de su condición universal: Como: domino animales, vegetales y minerales antes de (ser procesados para la cámara húmeda de mi boca; me visto: extraigo productos para elaborarlos en la (maquinaria de mis manos; habló: transformo acústica para representar las imágenes (de mi mundo; me connaturalizo: ofrendo a la Madretierra, a su (descendencia y a sus fenómenos mis homenajes vitales; creo me desgarro para hacer mis modelos de tiempo y (de espacio; me gregarizo: origino costumbres individuales y de grupo; pienso: de mi prelógica ideofuncional evoluciono al (conceptualismo; mi terapéutica: funciono medicina biotelúrica y anímica; mi sabiduría: he heredado ciencia; la compensó, la (profundizo ida extiendo hacia los mundos.

343

Ha caído mi cuerpo; he extraviado mis ojos; y mi cabeza no está. Me decapitaron en el Golgota sin nadie para impedirlo. Es causa por la que ando sin saber cómo, a dónde. Los prelados miran tesoros en octubre; y, están seguros, que he sido enterrado en las inmediaciones de la humanidad. Es injusto lo que ha ocurrido. Si alguno habría sentido lo que yo es de saber que lloraría por eso mismo. No soi nadie; sólo nombres. El indio me ve como es cada uno. En el Calvario desarmaron mi cruz: una viga se llevaron con mi cuerpo y, la otra, con mi cabeza.*

* En varios lugares de los Andes hai sólo cabezas talladas con la imagen del Mártir.

P O E S Í A

ML

P O E S Í A

344

Los poetas Jorge Flórez-Áybar y Efraín Miranda Luján. (Fotografía cortesía de Jorge Flórez-Áybar).

345

EP

Sabe que quiero ser igual a él y me retiene en la oscuridad, se esfuerza para que de aquí yo o salga me ata de pies y manos amenazándome con el gobierno; cierra mis puertas; desvía mis caminos. Me obliga callar; me convence que no tengo derecho a nada que es una ley natural la existencia de las estructuras sociales graduadas; y, que la mía, está debajo de la más baja por su índole de incapacidad productora. Y ríe con risa inimitable. Aunque nada reclamo de todo me prohíbe, o que se llama enteramente. ¿Qué más quiere? ¡Me ha convertido en lo que se propuso!

“En la generación del 50, hubo un oeta que en vez de salir a buscarse en el extranjero (Europa o estados unidos) y de buscar la tan ansiada identidad peruana desde una óptica occidental y distante, se fue a vivir en una comunidad aymara del altiplano peruano (Jachanwinchoca) para integrarse a la vida indígena y paulatinamente convertirse en uno de los más connotados representantes de la poesía indigenista en el Perú. Efraín Miranda es un poeta de quien Ernesto More ha dicho que rompe las barreras del indigenismo para llegar a formular un discurso indio. El poema EE es parte constitutiva de un discurso mayor representado por el poemario Choza (1978). Nos acercamos al discurso latente a partir del discurso manifiesto”.(“Entre lo real e imaginario”. ESPEZÚA, Dorian).

P O E S Í A

Quiero suplantar a un niño blanco; regresar, yo, a su casa; tener todo lo que él tiene, comer lo que él come, recibir lo que él recibe, pertenecer a su clase y pensar lo que él piensa.

346

P O E S Í A

José Parada Manrique

MIS BOLITAS DE CRISTAL

Unas son azules, blancas, opalinas, verde-mar; otras simulan querubes de un destello singular.

Y otras son más vanidosas: en color son el vergel, en su pecho el arco iris es un soberbio broquel…

— jugaremos a la “Troya” — a los “Tijchos” a “matar” —mejor juguemos al “ñoco” —¡lo que tú quieras jugar!

¡oh bolitas tan queridas! Fantasías de cristal sois los mundos siderales de algún Cosmos oriental.

Sois mi sueño mi alegría sois música Mejor…

347

P O E S Í A

Único de traje blanco, poeta José Parada Manrique, entre ellos Vicente Benavente (Fotografía cortesía del Dr. Omar Aramayo).

P O E S Í A

348

LOS PAJARILLOS Metal de trinos los pajarillos tejen endechas por las mañanas son las estrellas que se han comido las refulgen en sus gargantas En sus piquitos y sus alitas está la dicha tejiendo himnos Los pajarillos son el mensaje de amar la vida con toda el alma

349

NIÑOS POBRES

agitado un avión…? ¡Nunca! Que ese privilegio solamente es de los niños a quien porfía, sonríe la fortuna. Vosotros no tenéis nada: Ni siquiera viejos zuecos, para colocarlos cerquita a vuestros humildes lechos. Deambuláis por las calles con el alma saturada de esperanzas, fulgidos los ojos por la incesante miel del deseo; en vuestra andanza loca hacéis mil altos, para contemplar las vitrinas cuajadas de juguetes, que nunca serán vuestros… ¡Vana ilusión!... vosotros aunque sea “Noche Buena” aunque ella sea en recuerdo, del que nació en Belén, quién sabe si de pan un mendrugo en el estómago tendréis, quién sabe si una caricia recibirán vuestras mejillas, o de amor, una mirada, en vosotros posarán… ¡Ah niños pobres! Serafines celestes sobre la tierra: El, os contempla y coloca en su vera sacrosanta cada perla de vuestro lloro, para desgranarla mañana sobre la faz de la tierra convertida en bendiciones.

(Ayaviri — 1924), entre sus obras se cuentan: “Guijarro Elemental” (1964) (Cusco — 1954), “Banderas al viento”, (Arequipa —sin fecha de publicación),“Bolitas de Cristal” (1965) y “La filiograna de tu nombre ó 7 Banderas”, “Transparencias del Olvido” (este último publicado en Francia en 1991). “Fogatas en la pampa” (1989 —fue traducido al francés).

P O E S Í A

Sois los angelitos venidos del éter para poner un matiz de penas, desventuras en la faz enorme de este mundo; De este mundo que día a día se torna más injusto… En el que hay palacios con brocados y diamantes, tapiz de Persia y porcelana de Damasco, en los que hasta los perros están hartos de pan… Y en donde cada niño coge el mejor juguete (de los tantos que tiene) lo mira con desprecio, la mosca… zarandea… Y luego lo arroja todo destrozado y no lo ve más. Mientras que vosotros pobrecitos niños en vuestra casita, hincados por el hambre que tiene diente agudo, mordidos por el frío; con muchas ventanas, por donde asoman vuestras carnes tiernas; sois una carcajada más de esta vida con sus mil ironías… Sois el anverso en presentación perfecta, de todo aquello que se llama dicha. Habéis montado un caballito? Rodado un carrito, disparado un fusil…? Tocado una corneta, deslizado un trencito,

350

P O E S Í A

Omar Aramayo Cordero

EL KARABOTAS

El Karabotas a muerto sobre el ojo del agua la nieve roja de su poncho lo vela

Desde un agujero del cielo el Karabotas viene zurriago de relámpagos

A tiros lo han matado su sangre de abigeo se mezcla con la nube azul del agua

Se arrea unos ganados por unos tragos más charango a la bandolera

Lloran los charangos preñados de jilgueros el silencio negro silva en el pajonal

En la precoz mañana los astros le regalan un camino como traje nuevo

Su caballo de crin hirsuta huye por los cerros perros ásperos las nubes anuncian lluvia tenaz

El Karabotas baila al pie del ojo de agua está bailando sus espuelas son rayos y centellas

Su muerte estaba escrita en los alcoholes del alma el eco procaz confirma su partida

El cadáver de su caballo mostrenco veloz trepador de cordilleras enano relincha al sol de mediodía.

Las perdices de la puna tumbo a tumbo riegan la noticia han matado al Karabotas

351

P O E S Í A

Omar Aramayo visto por Kon el Dios de la Primera humanidad andina. (Fotografía de Carlos Domínguez).

P O E S Í A

352

ESTELA DEL ROCÍO (*)

Para que camines el planeta extiende sus manos y su sangre va cantando cuando pisas adivinas el pensamiento de los astros como los bemoles de una canción danzas en los sueños de las guitarras Faro de esperanzas los Himnos del arco iris peinan en tu recuerdo Yo soy el rocío que te espera

(*) de Estela del Rocío.

353

En la noche sin fin los niños piensan en las olas antes de nacer y llaman al dominio de los hechos por su nombre la Madre Tierra se destroza los pies en los breñales sin oídos para su queja ni tan sólo una hoja lenitiva que mitigue su dolor

Los Willcas viajan por la noche infinita en las entrañas de la Madre Tierra el espíritu encarnado en una mujer relámpago de fruta y nieve Una lluvia de pétalos nos moja desde dentro Alta se mira la Madre Tierra en las sombras de la montaña en la raíz de sus abismos en las paredes ondulantes sucesivas sin un atajo a su destino

(*) De El Nacimiento del Sol y la Luna.

P O E S Í A

UN TIEMPO DE OSCURIDAD TOTAL (*)

P O E S Í A

354

Algunos poetas como Jorge Pimentel, Tulio Mora, entre otros, manifiestas que Omar Aramayo es el quasar de la poesía peruana. (Fotografía cortesía del Dr. Omar Aramayo)

355

LOS CUERVOS

Los cuervos señoritos de frac.

después de vivir (los árboles pueden testificar). Animales que aman. Esto es raro.

Pasen los días al Sol, suman, admiran los jardines, la soledad.

Fuman astros, cuentan las hojas del estío, los cuervos sueñan las galaxias.

También los cuervos palidecen a la hora del crepúsculo.

En ciertas ocasiones no son las nubes las que dan sombra a la tierra, son los cuervos, animales que cuidan sus alas.

P O E S Í A

Los cuervos mueren

P O E S Í A

356

MADRE

Viene una lágrima un río de luz de sus ojos que todo lo han tocado

Al polen de la luna llena los labios del aire dibujan su cariño sobre los arroyos dormidos

Sus manos son la tierra de los grandes bosques su semilla los árboles que cruzan el río su voz camina como la lluvia madura del estío Canta rosa en sus manos ríe las aves abren vuelo en su pecho de montaña.

357

Una flor camina sobre los cristales de la mañana De tu voz se desprende una margarita la lluvia es impalpable cuando ríes tus brazos una avenida interminable de rocío Las begonias abren sus manos numerosas mis manos buenas conductoras de los taxis que van por las playas mis manos llevarán tu sueño por caminos extraños Escúchame con tu boca siénteme con tus ojos un lobo huye por los ríos de mis glándulas Mata a la tristeza de las begonias mientras te siga contando del guerrillero que murió con una violeta en las manos.

P O E S Í A

MADRIGAL

358

P O E S Í A

AMOR

Pájaro entre las zarzas ola de cielo amor

De la rosa lastimada su pétalo amor

De la mar tranquila espuma azul amor

De golondrina sangrante la herida amor

Dentro de la sangre y de la hierba un pájaro temprano como reloj repitiendo va amor es el amor y el amor duele.

(Puno, 1947) entre sus obras se cuentan: “Aleteos del Horizonte (Puno, 1963), “El llanto de los bolsillos” (Arequipa, 1964), “Estela del Rocío” (Arequipa, 1964), “Antigua Canción” (Arequipa, 1966), “Lámpara Ciega” (Arequipa, 1969), “Prohibido pisar el grass” (Arequipa, 1970). “Axial” (….), “Antes de los mil días en que estuve bajo la sombra de un árbol de diamantes” (libro de cuentos…) y “Gluekerekeda (Novela...); “Los dioses” (Lima, 1992); “Caleidoscopio” (Lima, 2002). Entre otras publicaciones tiene: “Carlos Oquendo de Amat”, selección realizada junto a Rodolfo Milla (Lima, 2004), “El Nacimiento del Sol y la Luna (2004), “El Gallo de Cristal” (2006). Su poesía, narrativa, y ensayo, están dispersas en publicaciones de revistas y diarios del país. Es considerado por la Crítica literaria como uno de los creadores de la poesía imaginista del Perú, llamado también el Quasar de la poesía, un hombre dotado con el don de la palabra, capaz de vitalizar los versos e impregnarles movimiento en cada imagen, su presencia e importancia en la poesía peruana y puneña es innegable así como su influencia en los poetas posteriores, sin duda se trata del poeta con vida más importante de la literatura Puneña.

359

Jose Luis Ayala Olazabal

P O E S Í A

(*)

He perdido toda la vida buscándote en viejas fotografías o en cada persona nueva que conocí Yo te pienso dentro de la lluvia hablas por mi voz y vigilas la estrella cerca al estanque en que mis sueños se ahogan Sé que a estas horas escribes huyes viajas y amas y desesperas o mueres por mí (*) de ausencia del poeta, 1970, poema sin título.

P O E S Í A

360

El poeta José Luis Ayala al lado de Ricardo Badini (italiano), este último, investigador churatiano, ha dedicado gran parte de su vida a estudiar a los vanguardistas y vanguardoindigenistas puneños, por lo ha sido declarado hijo ilustre de la ciudad de Puno en el año 2006. Fotografía cortesía de José Luis Ayala.

361

Al que anduvo persiguiendo constelaciones y le dieron a beber ceniza A quien conoce el destierro de sus sueños y ha tenido la espalda ensangrentada Nada trae a cambio el viento Para el siempre triste todas las formas del olvido todo el odio para él Para el extraño en su propia casa para el que tuvo confiscado el corazón y lo puso contra el fuego Que poco a cambio trae el viento (**) de ausencia del poeta, 1970, poema sin título.

P O E S Í A

(**)

P O E S Í A

362

EL POETA

A través de cada mano palpa permanentemente Todas las manos. Junto los cristales dispersos del día Y súbitamente arden conmigo. Crecen violetas a mi lado Y las sumerjo hasta la edad de la tierra húmeda. Pero sucede algo que ya no me sorprende: Estoyme acostumbrando extraordinariamente A contener vientos de estaño. Y alguien agoniza en mí sin que nadie lo detenga.

363

P O E S Í A

Omar Aramayo junto a José Luis Ayala miembros del PICOA.

364

P O E S Í A

MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS SECRETAS

Tal vez hubiera sido mejor no decir nada y ser estoico frente a la realidad. pero la poesía exige y uno se deja llevar por la magia de las palabras. Se reconoce en espejos del ensueño. Escucha esa voz que viene de lejos y qué difícil es traducirla. Creí en el amor y sólo así pude sobrevivir. Tuve fe en la poesía y redención del hombre. Crucé las misteriosas fronteras del tiempo resucité varias veces bajo el invierno y escribí a ciegas bajo tierra. Juraron cortarme las manos. Me prohibieron hablar de la esperanza mas regreso del confín de la agonía Y vengo a dejar este testimonio. Amé y por sólo haber amado tanto hoy sé que la vida sí tiene sentido. Porque por amor también es posible no sentir miedo a la muerte. (Huancané 1942). Escritor imponente en cuanto a producción se refiere, ludista de la palabraformó junto a Omar Aramayo El Grupo Intelectual Carlos Oquendo de Amat en la década de los 60. Ganó en 1967 el Primer Premio “Sankayo de oro” de los II Juegos Florales de Poesía Sur Peruana, realizados en Juliaca, organizado por el Rotary Club. El poeta José Luis Ayala a llegado a publicar hasta la fecha más de una veintena de textos literarios, destacando para el mundo literario andino — aymara, los poemarios: “Jake Aru” (“Lengua del Indio”),” (Editorial El Pez de oro, Lima — 1980); “Pacha Mama”(“Madre Tierra”) (Editorial Juan Mejía Baca, Lima — 1986) y “Wary Nayra” (“Ojos de Vicuña”), (Edición bilingüe aymara — español, (Editorial Horizonte, Lima — 1999). El poeta en la época de los 70 abandona Puno para ser un fuereño en Europa, luego volver a Lima, donde radica actualmente. De los otros libros que ha publicado tenemos: “Geografía del corazón”, (Puno 1965); “Viaje a la ternura” (Editorial Rosas, Arequipa — 1966.); “Canción de Junio” (Editorial Porvenir, Puno - 1969); “Carta de Residencia” (Graphos 100 editores, Lima - 1971); “Cocolín” (Graphos 110 editores, Lima — 1973); “Celebración del Universo” (Editorial Juan Mejia Baca, Lima — 1976); “Canto Sideral” (Editorial Juan Mejía Baca, Lima — 1984); “Pacha mama” (Editorial Juan Mejía Baca, Lima — 1986); “Antología general de la poesía puneña”, (Lima — 1987); “Poesía para videntes” (Editorial Juan Mejía Baca, Lima — 1989); “Wancho Lima” croninovela (Editorial Kollao, Lima — 1989); “Confín del orbe” plaqueta (Editorial Antares, Lima — 1989); Yo fui canillita de José Carlos Mariátegui (autobiografía de Mariano Larico Yujra) “Kollao”, Editorial periodística S.R.L., Lima — 1990; “Política cultural y política para la cultura”(ensayo). Firmat S.A.C., Lima — 1992; “América Cósmica y otras canciones haitianas” (poesía). Firmat S.A.C., Lima — 1993; “Sinfonía al señor de Sipán” (Poesía). “Kollao”. Editorial periodística S.R.L., Lima — 1994; “El Cholo Vallejo”. Firmat. S.A.C., Lima — 1994; “Carlos Oquendo de Amat. Biografía y crítica literaria”. (Editorial Horizonte, Lima — 1998); “Poesía cotidiana. El poeta en Tlatelolco” (Poesía). (Editorial Horizonte, Lima — 1998); “Titi qaqa” Puma plateado. (Editorial Horizonte, Lima — 1998); “Eternidad de Manuelita Sáenz”. (Poesía). (Firmat S.A.C., Lima — 2001; “Nosotros también somos humanos” (Poesía). Firmat S.A.C., Lima — 2001; “Cábala para inmigrantes” Antinovela (Sólo para lectores Zahoríes; “Literatura y cultura aymara” (2005), etc. (Se agradece la gentileza de Walter Bedregal Paz por haber investigado la cantidad de publicaciones que tiene José Luis Ayala, puesto que se trata de un autor sumamente prolífico).

365

DOMINACIÓN MASCULINA Y EL GÉNERO EN LA LITERATURA PUNO*

La intención de este trabajo es indagar sobre la visión desarrollada por diversos estudiosos de las literaturas regionales en la variante altiplánica (Puno como referente cultural o espacio cultural), para ello se nos hace necesario desarrollar conceptos sobre: el mundo andino, las relaciones de género, el género en la literatura del altiplano.

Numerosos son los estudiosos que han abordado el estudio de la literatura desarrollada en la región de Puno, de entre ellos podemos citar en orden cronológico a moisés Yuychut (cuyo ensayo sobre literatura vendría a ser el primero ya que se publicó en 1913), Federico More (notable periodista que habría realizado un breve ensayo sobre las literaturas del sur del país, bajo el título “La Hora undésima del señor García Calderon -en Colónida”), Samuel Frisancho Pineda (quien en forma primigenia habría realizado una antología sobre poesía, que posteriormente fuera incluido en su ya célebre “Album de Oro”), Alfredo Macedo Arguedas, José Portugal Catacora (en su recordado libro: “el cuento puneño”), Jorge Floréz-Áybar (en sus libros: “la Novela Puneña” y “Literatura y Violencia en los Andes”), Omar Aramayo (con su antología de poesía), recientemente Feliciano Padilla (en su “Antología Comentada de la Literatura Puneña”), además de Zelideth Chávez (quien ha trabajado un ensayo relacionada a esta temática). La mayoría de estos estudiosos, a excepción de Portugal Catacora, Floréz-Áybar, Zelideth Chávez (cuyo trabajo no es una antología) no consideran a Mujeres en sus respectivas antologías (vease que quizá la visión que orienta sus investigaciones no considera la diferencia de género, y que una “violencia masculina” (P. Bourdieu) se esconda en sus respectivos discursos, ello no es de extrañarse, ya que hasta los años cincuenta la visión del mundo era preponderantemente masculina. Algunos nombres que hemos podido hallar son muchos, sin embargo las que más producción presentan (de acuerdo a la regularidad de su trabajo son las siguientes_ entiéndase que me refiero bajo este denominativo a un modo personal de contemplar tal producción), son las siguientes: Aurora Chacaltana (¿?), María L. Ancieta de Lazo (1894), Consuelo Ramírez de Torres Luna (1899), Mercedes Bueno Morales (1910 - 2003), Nilda Quiroga del Castillo (1912 - 200?), Irene Sánchez viuda de Guillén (1912-¿?), Victoria Saavedra (1913¿?), Aurora Paredes de Tello (1914- ¿?), Agripina Gutiérrez viuda de Cornejo (1914-¿?), Elvira Murguía (1915-¿?), Carmela Chevarría (1915- ¿?), Gloria Mendoza Borda, Zelideth Chávez Cuentas, Mílida Castillo, Liliana Quinto Laguna, Alexandra Talavera y Miriam Bustinza. * Publicado en APUMARKA No 09 por J.L.V.G.

P O E S Í A

Poco y casi nada se puede decir sobre cuál fue el tratamiento que se dio a la asignación de los roles, al sentido de la equidad, durante el período del desarrollo autónomo en lo que nosotros hemos venido a denominar “Culturas Andinas”, se han realizado diversos estudios en torno al manejo de las economías en el sur del país (Puno Rural, CISEPA Dr. Christían J.l. Bertholet. Genero e Interculturalidad En Los Proyectos de Riego de Ricardo Claverías, ésta última en relación a Género y economía) desde la década del 70; sin embargo el dominio masculino en la “subjetividad de las construcciones mentales” (Pierre Bourdieu) se ha hegemonizado siempre, digamos, incluso, que aquello que ha sobrevivido en la mitología (la igualdad en la creación de Wiracocha) no es sino una representación ideal de un imposible, en tal sentido wiracocha representa a las igualdad y equidades que los “indígenas” buscaban con añoranzas al verse oprimidos por los “mistis” (que en su mayoría eran dueños de propiedades, tierras -eran los denominados “gamonales”) cuando Wiracocha crea una humanidad (destruye a la creación de Kon, creación que se caracteriza por ser torpe y por no respetar a su propia naturaleza, que está simbolizada por la oscuridad- la llamada primera humanidad llena de vicios) que se caracteriza por la igualdad, en oposición a las concepciones occidentales (en donde, el primero en ser creado es el hombre cuya extensión complementaria es la mujer, el mito de la soledad se a puesto siempre en el discurso y para aliviar esta soledad el hombre -Adán-, recibe una compañera, y sólo lo hace para que no se sienta solo, nótese que el actante principal es el varón, no así la mujer representada por Eva); sin embargo esta igualdad sólo existe hoy en “la subjetividad de las representaciones mentales” (P. Bourdieu). Los diversos estudiosos (en su mayoría defensores de las culturas andinas) sesgados por el afán de mostrar el perfeccionamiento de las mismas desarrollan, en actitud de defensa, postulados de equidad e igualdad de género en la división de trabajo según los roles que cumplen los mismos.

366

P O E S Í A

Gloria Mendoza Borda

LA TARDE Llueve con furia sobre la ciudad tu nombre humedecido se refugia por los bosques de los abuelos sinfonía de truenos recorre impasible la tarde oh la apacible tarde de los pueblos. ENTRE LAS GARZAS (de Dulce naranja dulce luna) En Huancané aprendió el lenguaje del vientre del lago sinfonía de nuevos peces susurro de balsas en Huancané fue enterrado el padre cuya legendaria vida sin remo ni sombrero bajo la lluvia revoluciona la olas.

365

PALABRA A la poeta chilena Cristina Larco este libro también es la tierra que habla

Capitana silvestre no huyas enfrenta la guerra la ansiedad poderosa de las piedras del viento estrellado en las rocas el grito rotundo de los Mariano Paco de las Leocadia Ponce del relámpago airado en el corazón de los míos no me dejes bella mía Eterna.

P O E S Í A

Te aguardo sin prisa mi antiguo fervor piedra máscara flor agua pena furia silencio madre padre kullakita

P O E S Í A

368

Gloria Mendoza Borda, una de las poetas más destacadas e importantes del departamento de Puno, ha efectuado labor cultural en Puno en la década del 60, en Cusco en el 70, Ayacucho durante los años 80 y en Arequipa desde 1990.

369

La lluvia arrasó los caracoles de mi pena la lluvia siguió su curso en mi travesía el río siguió creciendo en nuestras voces asombradas haciéndose barquitas los sueños de la infancia bajo esta piedra de tea incendiaria te amo brazada de lago desbordado en mi pequeña historia Padre.

P O E S Í A

LA LLUVIA

370

P O E S Í A

LAS EMBARCACIONES DE EPIFANIA SUAÑA “El agua es el espejo de nuestra conciencia” Yasuko Notoy Naito Chile Mi nombre es Epifania Suaña Con los años mi nombre crece en el agua mi nombre está poblado de manzanilla danza de peces y olas el legendario Titicaca enmascaró mi rostro el agua guarda mi nombre junto a los helechos en la límpida orilla de Puerto Puquis en las pequeñas embarcaciones que atravesaron mi infancia el río serpiente y ave retiene mi nombre en el susurro de los eucaliptos soy Epifania Suaña venida de Puerto Puquis una kantuta profunda alegra mi camino busqué mi nombre en el trébol

el frío quemó mis trenzas mis manos son balsas de agua dulce catarata señala días especiales el recuerdo wala wala de madre y niño esculpidos en piedra compuerta de Ayabacas mi nombre gira en la paja brava mi nombre piedra eterna en el lago de los patucos que cobijaron mi adolescencia para seguir viviendo no basta el presente hoy en la urbe la lejana brisa enciende llamas en mis ojos carajo soy Epifania Suaña venida de puerto Puquis.

(Huancané — 1948), ha publicado “Los Grillos tomaron tu Cimbre” (Cusco — 1971), “Wilayar” (Cusco — 1972), “Lugares que tus ojos ignoran” (EE.UU. Texas —1985), “El legendario lobo” (Lima — 1997), “La danza de las balsas”, Tomo IV Festival del libro huancaneño, Prólogo de Manuel J. Baquerizo. Edit. Horizonte- (Lima.1998), “Dulce naranja dulce Luna” (Arteidea editores, Lima 2002).

371

LA POESÍA DE GLORIA MENDOZA* la luna/ en los brazos/ pensando en ti/ poesía. Y se funde con ese espíritu, con esa realidad que es la palabra en una misma memoria que no es sino un estadio de Mendoza Borda (la mañana/ se desliza/ necesito renovarme/ devorando/ la flor de la infancia/ delgadas calles/ tambores de la pampa/ han reunido/ nuestra antigua/ y débil voz). En lo real sólo un objeto puede deslizarse, y “la mañana” no es precisamente un objeto como tampoco la infancia posee una flor. Como se nota_ en la construcción que efectúa Mendoza Borda_ existe un manejo calculado de la imagen poética (con más frecuencia en “Deja que el Viento Cante” en la pág. 25), Poesía, como ser sustantivado se convierte en una deidad a la que recurre la poeta a la que en actitud suplicante le pide: /“deja que los girasoles/ permanezcan/ para siempre abiertos/…”. El universo que observa, Mendoza Borda, es del silencio, el de la soledad, en donde su única compañía es la Poesía (su confidente: en “Silencio” y en “Cuando la abuela Gumercinda decidió habitar en el vientre de la tierra húmeda” y también “Cotidianamente” pág. 35) que cobra y se personifica ya como ser animado o como espacio: “mi infancia/ mi canasta de fruta”; se realiza a través de las imágenes amalgamadas y estructuradas con maestría y conciencia poética. La soledad (como ser) en la condición humana se refleja como voz poética expresada en “Intacto está el río Mukuraya”. Por otra parte esta poesía no es ajena al sincretismo cultural y a los nuevos espacios dialógicos que aperturan discursos como este, en donde lo lingüístico y lo cultural se disponen a crear un universo armónico (en la “La cueva”, “Incansable” y “Cotidianamente” Págs. 32, 33 y 35) “munasiña/ mi luciérnaga/ (…) / ccota/ mi cuculí/ (…) / siripita / mi tempestad/ (…)”. Sin embargo la conciencia de lo real se vuele a fundir y el único espacio es la “Palabra” (que a su vez es todo: es memoria y es “piedra/ máscara/ flor/ agua/ pena/ furia/ silencio/ madre/ padre/ kullakita /…/”) la memoria y la sensibilidad de Mendoza Borda están en la Poesía (“Reverdecidos en la Poesía”, “Como la montaña” y “Detrás del Aguacero”) que precisamente constituyen unidades o inventarios de definiciones semánticas que conducen a justificar la correspondencia entre Palabra y soledad, elementos que constituyen la forma personal del habla poética siempre creativa en Mendoza Borda. Y todo acaba y todo vuelve “EN UNA FOTOGRAFÍA” Querencia están tus ojos cuidándome como madre lluvia que cae y despierta mamapacha bálsamo en la retama cuando la tarde se pierde en una balsa.

DELIRIO ENTRE LOS GIRASOLES DE MOHO (I) “Poesía” (en la Pág. 21) poema al que se refiere De la Puebla no es tema de la poesía de Mendoza Borda, sino su confidente (aludiendo al poema “Silencio”, anterior a este) en más de un texto y es quizá por ello recurrente en el tema de la soledad y de la incomprensión (temas humanos desde siempre), la Poesía deja de ser para la poeta: subjetiva, gaseosa y creada para ser su compañera (con mayor notoriedad en “Demasiado Pronto”) Amanezco / con

*

Palabras expuestas por J.L.V.G. en la presentación del libro “Qantati deshojando margaritas” de Gloria Mendoza

P O E S Í A

Gloria Mendoza Borda pertenece a la generación más importante después de Los Orqopata, si bien es cierto en este grupo no existió la versatilidad en la difusión (frene a la presencia del Boletín Titikaka de los Orqopata) Sur Intenso aguarda e invita a un estudio serio sobre esta Promoción (PICOA/ Promoción Intelectual Carlos Oquendo de Amat)_ que dicho sea de paso_ nadie podrá escribir sobre los mismos si antes no conoce la revista Sur Intenso_ como decía_ después de más de 35 años el espacio cultural puneño volvió a tener poesía con características vanguardistas (sin mencionar a Efraín Miranda quien incorpora elementos milenaristas). Esta promoción estuvo compuesta por Omar Aramayo Cordero, José Luis Ayala, Gerardo García-Rosales, Percy Zaga Bustinza, Serapio Salinas (+) y según las entrevistas el músico y arreglista Américo Valencia Chacón. La presencia de Mendoza Borda, en esta Promoción incorpora lo femenino en la literatura puneña, después de la presencia de Mercedes Bueno Morales, sin duda se trata de la figura más importante. “La poesía como tema” no es el primer plano del discurso, porque el discurso no tiene planos (sino intenciones: significativa, pragmática, psicológica; condiciones para la interpretación y comprensión del texto discursivo, estilos y sentidos, acciones de texto y de contexto, etc.) y mucho menos “se expresa con el lenguaje más afectuoso” (como lo manifiesta Manuel de la Puebla en la presentación del libro “Qantati deshojando margaritas”), porque poesía es ante todo construcción de metáforas, imágenes, es el arte de expresarlo todo con el habla poética a la que aludía Antonio Cornejo Polar en su Loor de la Poesía. Por ello mediante este texto trataremos de estudiar el cómo funciona el tipo de texto que produce Gloria Mendoza (sólo en dos poemas), no trataremos de describir cómo debería de funcionar, sino mas bien de descubrir cómo funciona. Ningún texto se hace sólo porque se hace sino porque a través de él se busca conseguir un fin. Sabemos que el lenguaje (por lo menos el sistemático y el que da lugar a la aparición de la lengua y sus variedades) es una construcción humana), en donde además el aprendizaje humano va íntimamente asociada con este lenguaje, en donde por tradición se afirmaba que la repetición literal de algo era prueba de comprensión, error lamentable puesto que lo mencionado es sólo muestra de un ejercicio de buena memoria; por supuesto hoy sabemos que la comprensión de un texto no pasa por su repetición sino por su reconstrucción en un texto distinto, en tal sentido cómo concibe Gloria Mendoza a eso que se representa en lo real y cómo lo expresa con eso a lo que nosotros denominamos uso textual de los términos de lengua (en este caso lengua poética).

372

P O E S Í A

Percy Zaga Bustinza

V Róeme rata hermosa, esta extraña terca, este hueso duro y este ojo tuerto, y estos brazos tiesos que aguardan la madrugada imposible que añoran. Consume en tu pira uno a uno mis huesos, tritúralos y sus cenizas hecha al río más hondo; cabalga de tu bestia, sus cascos en mi vientre, y enmadeja mis entrañas en tus crines. Destruye mis cabellos, quema mi boca, golpea mi lomo, castiga mis plantas, mis venas destroza y ultima mi sexo, mátame diez, veinte, cien mil veces… y deja que los buitres devoren mis carnes… Pero no toques nunca mas, oh, rata o, dulce, tierna y añorada rata mía no toques nunca más mi pecho, ni controles los mal latidos de mi corazón.

373

PIDO PERDÓN A LOS LAGARTOS

P O E S Í A

En mi país gobiernan los lagartos. Verdes, crudos, solazados entre las piedras los lagartos nos gobiernan. Dan decretos, se orinan; dan leyes, se orinan; dan saliva y no se orinan. Pido perdón a los lagartos por esta Comparación.

Serapio Salinas, Percy Zaga y Omar Aramayo. (Fotografía cortesía del Dr. Omara Aramayo.

374

P O E S Í A

POEMA II Existes como rocío en silencio de lejos y con flores de retama. De las estrellas tu voz viene con garfios y olas clandestinas. Cuando el eco de tu voz nos llega se adornan de pastizales los caminos. Y cuando callas, garúa un manto De oquedades y azucenas verdes.

(Puno -1945); parte de la “Promoción intelectual Carlos Oquendo de Amat”, fundó el Grupo de Arte “Utaraya” y el Grupo “Qlisgen”, también el Centro Federado de Periodistas y el Colegio de Periodistas. Dirigió “Don Pepe” y “Cancionero del Folklore Puneño”. Es autor de libros de poesía: “A Mayte” (1968); “Mi País” (1971); “Cantos (1988); “Cinematógrafo de lienzo y bambú” (1992).y “Mi ciego mi gallo y tú”, (2003) con Prólogo y edición de Omar Aramayo.

375

Gerardo Garcia Rosales*

P O E S Í A

AGUA CALMA Me dieron a escoger entre perpetuidad de viento o infinitud de mar. Nunca llegué a volar ciertamente. Mi vida era el agua calma y el agua embravecida. Definitivamente no éramos de tierra. El mar nos absorbía a plenitud, volando nos conducía, jugando nos arrastraba a sus entrañas; dormidos, sobresaltaba la quietud y era nuestro juego. Ahora somos de agua y arena caminante.

P O E S Í A

376

VOCES En aquel Relieve latente, los peces golondrina dormían atrapados en redes de añiles corales, recuerdo. Escritas, hoy, mis primeras voces, siguen esperando que mis manos acaricien su frío sueño. Descansando sobre la arena descubrimos los relieves del litoral. Uno, fulguraba hacia adentro buscando el corazón de la humedad; el otro, picando vuelos, se confundía con las crinadas luces de los crestones.

377

¿Sabes qué imagen tienen los deseos? ¿Cómo son sus fantasmas, cómo su flora y su dicha? ¿Cómo sus nebulosas y sus garfios, cómo su bitácora, sus laberintos y su licor esperanzado? Todo ello tiene las formas del ardiente mar. La noche entera remozaron historias los viejos lobos de mar, memoriosos retoñaron caminos y encendieron el agua. Dijeron que volverían a estas playas, a juntar caracoles. ¡Ah!, el mar ardiente de frágiles barcos.

P O E S Í A

DESEOS

P O E S Í A

378

ETERNIDAD Visité por última vez la esbeltez de mi mundo y contemplé mis peces de arena sin brillo alguno. Tenían el decoroso color de la vida. Duermen entre plumas y ramajes, reclinados en mantos de blanca arena. La eternidad grabó en sus ojos las dulces corolas del descanso. Aquí, un cangrejo labrado con la tenaz persistencia de la vida. Duermen, y sus sombras vienen a nosotros en marejadas inaudibles.

379

“la generación Oquendo: Tiene como figura modelo al poeta frágil Carlos Augusto Oquendo de Amat, quien encandilado dejó fluir las imágenes de su mundo interior, tal vez asediado por un contenido impulso de expresar su voz, el juvenil autor carecía de una exacta noción de la realidad. No estaba armado para afrontar las prosaicas urgencias de la vida cotidiana, y por eso contempló la escena humana desde una altura virtualmente aséptica, sin resbalar en los complejos meandros del amargado, ni contaminarse con las impertinencias del arribista. Conservó la diafanidad de su fe en la nobleza original y el destino del hombre, y sublimó sus amarguras personales hasta alentar una viril solidaridad con los desheredados y oprimidos, y sufrir por ello la prisión del destierro y la muerte en tierra extraña.”( TESIS:”Características del vanguardismo de Carlos Oquendo de Amat” Rufino Anastacio Pacompiá Hualpa 1992). Esta tesis obvia a Gerardo García Rosales. “El grupo Carlos Oquendo de Amat estuvo integrado por: José Luis Ayala, Percy Saga Omar Aramayo, Serapio Salinas, Gloria Mendoza, y otros, cuyas voces son disímiles”. ¿Obviarlo quizá porque no es puneño?. Una reciente tesis desarrollada por Patricia Belón Jara sobre el fenecido poeta Serapio Salinas, coge como título “El Grupo Oquendo”, en ella, nisiquiera menciona a Gerardo García Rosales ello es un error graso, del mismo modo comete la imprudencia de teorizar sobre “Sur Intenso” (revista de este grupo), y sólo consigna lo siguiente: “Generalmente los movimientos, corrientes, escuelas o grupos literarios han tenido su propio vocero o revista literaria, el grupo “ Carlos Oquendo de Amat “ no estuvo extinto de esto, tuvo la revista mimeografiada denominada “ Sur Intenso “ la misma que circuló en la década del 60, fueron 3 o 4 números editados. La importancia de esta revista radica sobre todo por la evolución poética de cada uno de sus integrantes”(APUMARKA; 2002: 111), esto hace pensar que no existe rigurosidad en los trabajos de investigación. La intención no es quitar crédito a la tesis de PBJ; sin embargo algunos de esos presupuestos hay que corregirlos. “Aunque ya en poemas indigenistas de Peralta aparecen ciertos síntomas de renovación formal y de predominio de imagen y de la ilógica, será más justo señalar como verdaderos iniciadores del Surrealismo, en orden de nacimiento a Alfredo Quipe Asin, mas conocido con el seudónimo de Cesar Moro. Carlos Oquendo de Amat cultor de la llamada poesía pura, con tendencia surrealista, se muestra seguidor de Eguren. La poesía de Oquendo “Cinco Metros de Poemas” está cargada de un intimismo lírico, sus versos respiran suavidad, delicadeza un lenguaje descargado rígido por la imagen, siendo un poeta antológico, colaboró en revistas como “El Mundial” ( SÁNCHEZ; 1966, Pg 504). Así también la poesía de Gerardo García Rosales posee características propias, como el de sus contertulios. Lástima que ya no podamos decir que ha roto con las imposiciones tradicionales de la poesía, sino más bien que se circunscribe a las líneas del surrealismo, es decir a sus características: – Transforma radicalmente los presupuestos tradicionales. – Penetra en el subconsciente. – Los sueños son esencia del arte literario. – Rehúsa toda pretensión formal. – La poesía Surrealista está dispuesta a ser creada libre del control de la razón, busca hallar una nueva realidad absoluta o superrealidad. – Encarna los deseos y preocupaciones de los hombres mediante un lenguaje oculto, lleno de símbolos y asociaciones. – Contempla el retorno de las fantasías de la niñez a la omnipotencia de los sueños. – Toda lógica es desterrada, deja brotar sin obstáculos el subconsciente hasta el papel, las imágenes, palabras y fantasías. * Selección publicada por J.L.V.G. en APUMARKA No 03.

P O E S Í A

Gerardo García Rosales es una figura olvidada en la poesía desarrollada en Puno, pocos son los que saben de su arte poética, desde su salida de Puno se ha mantenido alejado y es quizá la figura de la que menos se dice con relación a la Promoción Intelectual Carlos Oquendo De Amat (Grupo que fuera integrado por Omar Aramayo, José Luis Ayala, Serapio Salinas (+), Gloria Mendoza, Percy Zaga y Gerardo García Rosales). Encontramos abundantes errores en los trabajos desarrollados con relación a esta generación, uno de los más saltantes es obviar a este poeta, como prueba ofrecemos los siguientes extractos:

380

P O E S Í A

José Paniagua Núñez

BOHEMIADA

UNAS VECES La calle sombría como el rostro de un muerto, Las pupilas como bujías desvanecidas, La cruz imprescindible de cuatro calles, Y la tumba enlutada de la noche. El viento, una oración muy triste, Mis pasos latidos del silencio, Mi sombra sin sombra, una esperanza, Los árboles enigmáticos, centinelas callados. El frío travieso buscando mis pulmones, Mis ojos trajinando las sombras, Los cerros lejanos repicando misterios, Y mi vida atisbando un verso nocturno. Otras veces, La música danzando con mis tímpanos, La mesa cansada de mis codos, El espacio aburrido con mis palabras, Las paredes arrojando mis miradas. Los cigarrillos mordiendo mi garganta, Las copas suspirando recuerdos, Mis manos estrangulando la vida, Mis penas mojadas de licor.

El café respirando el fondo de las cosas, Los amigos recordando alguna amada, Los labios humedecidos de consuelo, Y el espíritu tranquilo en su festín. Siempre, Cuatro paredes aburridas con mi presencia, La ventanilla que me alcanza un pedazo de cielo, Una mesa bordada con mis poemas, Una silleta crujiendo su fatiga. Una cama con la rima de mis sueños, Una mesa de noche preguntando del día, Un cenicero con la escoria del ayer, Un reloj imperativo que me bota a la calle, Mis libros, camaradas del Universo, Mis papeles arrugados de dulces fantasías, Mis periódicos enjugando los hechos, Y mi vida tambaleando en la nada de la vida.

381

P O E S Í A

José Paniagua Núñez, Samuel Frisancho Pineda y Jorge Flórez-Áybar, pocos días antes del fallecimiento insigne periodista puneño Samuel Frisancho Pineda. Fotografía cortesía de Jorge Flórez-Áybar

382

P O E S Í A

EN LA CALLE

Las calles y yo conversamos Sobre el viejo trajinar del día Que se mece en las miradas. Somos un beso furtivo Chispeando con la energía eléctrica, Y el temblor de nuestros labios Que se incendian de amor. Somos una sombra alargada Sobre el perfil del tiempo Que aún tiene mis sonrisas de niño Mis lágrimas de adulto. Cuando vamos de la mano La calle y yo somos dos escolares Que abrazamos las noches Y golpeamos las madrugadas. La calle y yo, dos almas sin norte En algún puerto remoto, Las palabras se mecen tercamente Como barcos sin rumbo Con los brazos del viento. Yo y la calle, diálogo sin respuesta Mientras pasa por nosotros raudamente La niñez, la juventud, mis sueños. La calle transpira cada instante La vida del vecindario.

(Puno 1929). Poeta y Periodista, publico obras como:“Presencia de Lejanía”, Edit. Eco. Puno. (1962), “Tríptico Libertario”, “Tránsito del amor”, “Pequeña Biografía para un Gran Maestro”, “Fantasía del silencio”, Edit. Altiplano, Puno. (1996), destacó también con sus comentarios en el diario “Los Andes”. Tambien se cuenta entre sus obras “La ternura del Creyente” y “Puno en la Poesía Peruana”. Gran amigo de Dante Nava y de todos aquellos poetas que hicieron tradiciónm poética en Puno, sin duda un exponente importante por su carisma y su constancia en la poesía de la Región.

383

Alberto Valcárcel Acuña

P O E S Í A

PEDRO VILCA APAZA Pedro nuestro amado Vilca Apaza qué difícil manera de multiplicarte has escogido y es más hermoso aún tu grito que hacia las cuatro sangres matinales expandió el verdugo Mientras el cómplice sonríe miles de interminables veces en todo cuerpo renaces Vilca libertario plural y generoso alzado tu voz de luz y agua buena visita la cueva del ladrón y salta temblando acobardado en tanto el Sol sus miembros reconstruye Apaza insurrecto descubridor de la fuente donde cantó la tierra (la vida misma que ya nació el futuro) el desconsuelo no soñado por la especie tuerce ahora su pena en fiero paso en paso libre en libre canto Inevitable amante de la patria sereno hacedor del día y la lluvia del hombre venidero y las cosechas PEDRO NUESTRO TERRIBLE VILCA APAZA INCONTENIBLE ROMANO ¡ETERNAMENTE NUEVO!

384

P O E S Í A

CUANDO LA NOCHE AMANECE PRONTO VUELVESE CAMINO INTRANSITABLE LA PALABRA (84)

Así como el clavel se muere quedo y mudo pero es tenaz el canto de su aroma. así mi corazón se duerme como un loco y despertar es siempre su agonía.

De izquierda a derecha: Zeus Martinez, Omar Aramayo, Alberto Valcarcell, Aurelio Martinez, xx, José Luis Ayala. Fotografía cortesía del Dr. Omar Aramayo.

385

HACHAÑA MA´KARABOTASATAQ (Responso a un Karabotas) Con tu zurriago de nieve Ay karabotas hermano Y tu chalina de espuma

P O E S Í A

En esta tierra la grande La de mis viejos y abuelos Regresas para bailar Buscando nuevos olvidos Penas saltando y cariños Que nos alegren la noche Cantando hay karabotas Por los perdidos viajero Y por los buenos bailando Pastor de calmas y flores Despiertas cuando florecen Las quenas y los dormidos Es que siembras entonando Besos más dulces que el agua Jinete mientras la muerte Con las otras gentes se marcha (Tus botas de cuero allanan El frío destos linderos Airampo de tus mejillas) Ay karabotas renaces Con cada trino y valiente Y te reencarnas en silvo Que va de oído en oído Hasta llegar a la vida Amante de las alturas Ay karabotas Guerrero Mi reluciente Y querido.

(Juliaca — 25 de mayo de 1944), Publicó los libros: “Cantos Extraviados” (Lima, 1975), Ediciones Arte/Reda; “Túpac Amaru” (Tingo María, 1976), Dirección de Investigación y Proyección Social de la Universidad Nacional Agraria de la Selva; “Tres Poemas Corales” (Tingo María, 1976), Edición de la Universidad Agraria de la Selva; “Breve Selección poética” (Lima, 1976), ICPNA; “Alberto Valcárcel” (Neuquén — Argentina 1994), Editorial Siringa Libros. Colección de Poesía L atinoamericana; “Poemas Corales” (Lima, 1994) Municipalidad de Lima Metropolitana, Comisión de Educación y Cultura, Colofón de Alberto Tauro; “Cantares de Maruja Acuña”, Biblioteca Nacional del Perú, (Lima, 2000), Prólogo de Luis Jaime Cisneros y Colofón de César Miró. En prosa: “Suray Surita habla de Theodoro”, (Lima, 1986 y 1991), Instituto Nacional de Cultura, en la que se incluyen fotografías, dibujos y partituras; y tercera y definitiva edición corregida y aumentada, Ed. San Marcos, Lima 2005.

386

P O E S Í A

Jorge Flórez Áybar

MÁS ALLÁ DE LAS NUBES

Yazgo en todas partes como sombra escondida en los pliegues de la luz Yazgo hasta en el sonido de las hojas que c a e n Montadas sobre el viento, hasta en la lluvia que cae como un inmenso telón; blanca transparente lluviosa yazgo escondido en un extremo de la lluvia abriendo surcos en las nubes para esconder las estrías rojas verdes y amarillas de arco iris.

387

P O E S Í A

Escritor Jorge Flórez-Áybar. Fotografía publicada en “Antología comentada de la Literatura Puneña” del escritor Feliciano Padilla.

388

P O E S Í A

ADIÓS AL EXILIO 1

6

Cuando llegaron los invasores, se repartieron nuestras tierras, nuestras minas, nuestros hombres, nuestras mujeres.

Yo sé que un día, volverán nuestros apus, porque nuestros dioses son más fuertes. Volverán montando nubes blancas y negras, escupiendo rayos y relámpagos.

Desde esa vez mi país, es un pueblo cautivo. 2 Los dioses huyeron por un túnel de olas, y un cóndor de piedra creció en la noche, y en el fondo de sus ojos una terrible pena me miraba danzando su tristeza. (…)

5 Soy un aymara que habita en las zampoñas. Un aymara que boga en su caballo de totora.

Entonces danzarán en todas las playas del lago: los aymaras la lluvia las zampoñas mi corazón. 7 Mientras llegue ese día los aymaras van regresando del exilio: como ríos que se deslizan en el lecho de cien mares, o, como la lluvia que se incendia y que se apaga. Yo estoy, también, en mi trinchera. más allá de las nubes, allí donde se bifurcan los caminos, allí estoy esperando con los rayos y truenos en ristre.

Soy como los sikuris que guardan en sus antiguas cañas: la música la nieve el viento. (Puno- 1942) ha publicado los libros: “Obaydina” (1969), Qosqo; “El Vuelo de Aytié” (1970), Qosqo; “Oración Prohibida”, (1972), Puno; “Poemas sin rostro” (1977), Qosqo. En narrativa: “La tierra de los vencidos”, cuentos (1987), Puno; “Dos narradores en busca del tiempo perdido” (1999), Puno; “Alay Arusa” voces que llegan de arriba (1995), Puno; (los dos últimos libros al alimón con el narrador Feliciano Padilla), “La Novela Puneña en el siglo XX”, “Literatura y Violencia en los Andes”, “10 años de Literatura Puneña” (estos tres en ensayo); así mismo publico “Mas Allá de las Nubes” (Novela) y “La Dnza de la Lluvia” (cuentos). Se trata de un escritor multifacético que ha logrado una versatilidad rica gracias a su disciplina y constancia, su trabajo ha enriquecido al debate y al conocimiento de las literaturas regionales en el Perú.

389

Es importante la llegada de JFA a Puno porque con su presencia se vitaliza el movimiento cultural, a partir de ese momento, aparecen escritores como Luis Gallegos Arreola (considerado como la bisagra entre la generación de los Orkopatas-inicios y la generación de la consolidación en la narrativa desarrollada en Puno), del mismo modo aparecen Vicente Achata Vargas, Feliciano Padilla; es así que desde el diario “Los Andes” estas voces se hacen sentir y hasta se imponen llevando acabo una serie de actividades culturales, tal es así que el primer registro encontrado es “ARUJA” (en el año 1974), se encontrará también en el diario “Los Andes” (Del día sábado 17 de Agosto de 1974) un valioso comentario: “en forma inesperada ha salido el primer número de la revista “ARUJA”; como órgano de actualidades del NEC N° 1 y del instituto cultural Tupac Amaru II, bajo la dirección del conocido joven intelectual Jorge Flórez-Áybar, con la colaboración como jefe de redacción de Edilberto Coila Pari.

Esta revista ha sido muy bien acogida en los medios educacionales e intelectuales, porque trasunta las inquietudes que mueven a los hombres de esta época, que tienen hambre de superación y deseos fervientes de orientar a la opinión pública, en un mundo de crisis social y humana. Dentro de esta época de un cruel materialismo la presencia en nuestro medio de una revista que trasunta las inquietudes del espíritu, tiene que ser acogida con simpatía por quienes buscamos en el quehacer cultural la razón primordial del progreso de la humanidad. Felicitamos a sus gestores por este primer número de la revista “ARUJA” que traducida al castellano significa “Mi Voz”, pero que ella no sea silenciada y al contrario cada día sea más fuerte y encuentre el eco en otras jóvenes inquietudes, de nuestra tierra”. Efectivamente, esa voz no ha sido silenciada, por el contrario, se ha ido haciendo cada vez más sonora, años más tarde aparece en escena la revista “MOSAICO” (revista del Instituto Americano de Arte-1977) que trae como director a Jorge Flórez-Áybar, y como jefe de redacción a Luis Gallegos Arreola; en 1981 aparece “TITIKAKA” (Órgano Cultural de la Asociación Nacional de Escritores i Artistas del Perú-Filial Puno) revista dirigida por JFA y entre cuyos colaboradores oscilan nombres importantes como el de José Tamayo Herrera, Enrique Cuentas Ormachea, Pablo Ojeda, Omar Aramayo, Emperatriz Escalante, Jesús Cabel, Livio Gómez, Raúl Brozobich, Guillermo Daly Romero, Alberto Cáceres, Percy Zaga B., Francisco Montoya. En 1990 aparece una edición de “APUMARKA” (una edición no conocida, me refiero a una edición anterior a la sacada en 1997). ella a cargo de “Editores Grupo Titikaka”, bajo la dirección de Jorge Flórez y Feliciano Padilla, en ella reúne a los más selectos intelectuales de ese momento: Luis Gallegos Arreola, José Paniagua Núñez, Efraín Miranda Lujan, Vicente Achata, Jovin Valdez Peñaranda, Gamaliel de Amat, Angel Dueñas A., Pacha J. Willca (más conocido como Alberto Cáceres Gómez), Aurelio Medina (Mosho), Dorian Espezúa Salmón y Samuel Frisancho Pineda, esta revista es importante debido a que la posición asumida por los narradores y poetas del sur del país está reunida en ella, firman con plena convicción escritores de Cusco, Arequipa, Tacna, Moquegua y Puno; ellos emiten un manifiesto el día 06 de febrero de 1989 que es publicado tardíamente en esta revista, presidente de la mesa directiva es pues Jorge Flórez-Áybar; vicepresidente, Julio Miranda Bernal; vocal, José Ruiz Rosas; secretario, Feliciano Padilla. Desde 1997, ha venido trabajando incansablemente en la edición de la revista “APUMARKA” (segunda época) bajo el auspicio de la Universidad Nacional del Altiplano (U.N.A.), ha sido él quien ha institucionalizado los juegos florales llevados acabo en la U.N.A. (ello cuando él fuera Director de la Oficina de Proyección Social), promotor de la revista “Universidad y Pueblo” (revista Universitaria). Por demás está seguir dando constancia que Jorge Flórez-Áybar es un escritor consecuente y en plena vigencia, no haré mención a sus obras individuales puesto que por razones de metodología he iniciado por el aspecto que había decidido iniciar al final (un esbozo del trabajo literario de JFA en revistas). * Publicado en “El Pez de Oro” por J.L.V.G.

P O E S Í A

Después de la muerte de José Carlos Mariáteguí y del exilio de Gamaliel Churata (como lo menciona el Dr. José Tamayo Herrera) el movimiento indigenista declina en todo el país. En Puno, algunos de los integrantes de Orkopata emigran a las ciudades cercanas y a la misma capital, el movimiento cultural se ve enormemente afectado, no existen figuras que se puedan apreciar claramente; no hasta la aparición esporádica de la “Agrupación Cultural Chasqui” (integrada por José Paniagua Núñez, Alberto Zúñiga, Iván Cuentas, etc.) ello durante la década del 50, esto nos hace notar que del 30 al 50 el movimiento cultural en Puno fue empobrecido fuertemente ( a pesar que en este período el diario “Los Andes” se hacía de un muy buen mercado, y el diario El “ECO” iba perdiendo fuerza, sus páginas culturales eran limitadas); posterior a este fenómeno surge en la década del 60 una promoción singular, la “Promoción Intelectual Carlos Oquendo de Amat”, integrado por Omar Aramayo, José Luis Ayala, Serapio Salinas, Gerardo Garcíarosales, Percy Zaga y finalmente Gloria Mendoza Borda (en su momento todos fueron afectados por la singular postura poética del surrealista Carlos Oquendo de Amat, y su trabajo estuvo dedicado a revalorar e investigar sobre este vate fenecido tempranamente), mediante la revista “Sur Intenso” dieron movilidad cultural a Puno, colaboraron en revistas como “Jornadas Poéticas”, etc; sin embargo pronto emigraron de Puno, ninguno de los integrantes de esta generación permanecieron en Puno o lo hicieron esporádicamente y el registro que dejaron en su momento fue escaso, esta generación explosiona gracias a su trabajo en las décadas posteriores, por el esfuerzo individual de sus integrantes, y hoy son figuras importantes en el quehacer literario nacional. De ese modo Jorge Floréz-Áybar irrumpe en el escenario puneño a finales del 60 e inicios del 70, si bien es cierto es ya un nombre conocido en los ámbitos intelectuales cusqueños, su retorno a Puno se da en un momento crucial. El grupo Oquendo ya fuera, el grupo Chasqui tan esporádico hacen que Puno se encuentre en la orfandad cultural, a pesar de la existencia del Instituto Americano de Arte (que muy esporádicamente sacaba a luz sus revistas, las últimas bajo la dirección del Dr. Juan Luis Cáceres Monroy). Entonces se lee un artículo curioso en el diario “Los Andes” (del día sábado 04 de noviembre de 1972): “Trilogía de Túpac Amaru: Túpac Amaru: humano, Túpac Amaru: héroe, Túpac Amaru: trágico (firmado por Jorge Flórez-Áybar), este artículo (uno de los más importantes en ese momento) marca a nuestro parecer su vida literaria en Puno, ya que JFA tuvo sus primeras experiencias durante la década del 60 en Cusco, por eso está considerado en las antologías cusqueñas y dentro de la historia regional de la literatura del Cusco.

390

P O E S Í A

Vladimir Herrera

POEMA Y NOTA “Comenzó a tocar una melodía quejumbrosa, uno de esos tangos desdichados que todos hemos oído cantar en la infancia a las sirvientas”. J.R.R.

Te he amado y mordido como una musaraña ama y muerde a la salida de su cuadra el pedazo de sol de junio que le toca Gorda Calíope Vaca Salvaje preñada por el olvido como dice el tango.

391

MEDITATIONS ON ECCLESIASTES I

P O E S Í A

Y la luna Ojo de Pez Caída en una suerte de hojas y Yerba seca Al lado opuesto de los Crisantemos Era lo que escribimos y vimos Ayer.

POEMA DEL REY I “Hoy eres menos” Una mesa blanca larga y dispuesta a la que no se sienta nadie

En mi castillo eres moras del año de ayer bajo la ventana de los sirvientes. 2 En qué sueño, con qué incienso con qué comodidad la noche en barbecho se hiere con mis torres con cuales hojas de coca se adivina que ya no hay fiebre y sólo una rabia dulce de primavera como en una capilla queda en mí.

P O E S Í A

392

ESCENA Todos tienen su mujercita La más triste pobre y sucia mujercita Pero la tienen y la mantienen Y la muestran a la calle o la ocultan en la casa. Muchos se casan y son hijos o padres o esclavos Otros buscan otra mujer siempre, y van solos de negro en las procesiones o llevan flores en la solapa y saben que la procesión va por dentro O hacen anotaciones en libros grandes como plazas. Son poetas. Escriben poemas Y tienen y no tienen su mujercita / vaya derecho, En cambio los que se van, los que todo el año miran el rostro de las muchachas los que sin alharaca parten, Los que no tienen una pálida mujercita en la cocina porque después de todo no tienen nada Esos, los poetasde marras los aquelarres, están solos Aquéllos Sólo tienen la boca de la reina Victoria para besar Para morder y la muerden pero viven lejos de su reino Deseando.

393

PRIMER POEMA MENOR

de bendiciones, o mejor dicho: porfiadamente presente con pelos en la lengua y telarañas en la voz del sol que mece este y otros otoños: Esposa todavía como un camino de malvas; es martes hace un año.

(Lampa — 1950), Publicó los libros: “Mate de cedrón” (Lima — 1974); “Verano Inculto” (Lima, 1976); las revistas “Condición Humana”, “Haraui”, “El Comercio, “Eros” está a cargo de Awqi ediciones, la misma que ha recibido elogios de Enrique Vilamatas. Herrera es un poeta olvidado por los estudiosos de la Literatura Regional, si embargo su poesía es de la más alta calidad por el manejo de la palabra y las innovaciones en las imágenes que emplea.

P O E S Í A

Podemos desmembrar tumbar todavía de un soplo los álamos que dan cara y/ o sombra al presente todavía lleno de juramentos o bien dicho:

394

P O E S Í A

Jovín H. Valdez Peñaranda

ROTACIÓN Rotación mi reloj atisba las fisuras de mi bolsillo, y se mustia cuando la plata me da la mano para despedirse. Tantas veces me ha visto andar taciturno viendo arder las leñas de mis horas grises; me ha visto mojarme en la lluvia del alma y arrancarle a la sombra destellos de esperanza. Mira la arruga obscura de mi propio abismo y se abraza como un niño de mi lánguida muñeca. Rotación, y mientras tú ovillas las estaciones de mi viaje, él marca con sus remos tus pasos fluviales, y mientras tú señalas el rumbo del planeta, él busca en sus archivos la edad de tu oceanía. A veces recuerda cuando estuvo ausente en playas glaciales, y se para a contemplarme sigilosamente, Yo, mis ingratitudes le pido que olvide, y él, con acto romántico, se hecha la bufanda al hombro y empieza a silbar la melodía del tiempo. Hoy va alegre y presuroso. ¡Cuándo se irá para siempre! rotación, mi reloj es un velero, el día menos pensado anclará en algún puerto. Tú y Yo somos dos cauces en el Universo, somos árbol y labriego, escultor y cantera, somos hombre y somos río. ¡Nada podrá detenernos!

(Moquegua — 1949), entre sus libros publicados podemos contar: “Solo los rastros”, poemario, ganador del Segundo Premio en la UNSA — Arequipa; “Visión en la noche” (Cuentos — 1993); “Mansión del habitante” (Poesía — 1994); “El anuncio de los búhos” (Cuentos — 2002).

395

Jesús Cáceres Velásquez

P O E S Í A

FRÁGIL NOSTALGIA

Montes donde silva el viento son la nostalgia de volverte a ver tierra mía en el pueblo infinito, de las estrellas y los cielos Antes de dar música con las flores los recuerdos de mi soledad serán versos ilusos sin el perdón de las personas que me amaron de las personas que yo amé. Brindo a los cuatro vientos de la rosa náutica del destino donde proa mi nave, pensativa corazón medita tu vida y que el cerebro responda en la tonta actitud encerrada en el vuelo de las aves que vuelan hacia su destino con las estaciones del año.

Se trata de uno de los poetas olvidados de la generación del 70, su desparicián tempran privó a Punode uno de los verdaderos alarifes de la poesía. Después de la antología de la poesía puneña preparada por el Dr. Omar Aramayo, se presentan estos poemas.

P O E S Í A

396

VIAJE

El tren parte a las nueve mis cuatro trapos la preocupación, la confusión al no saber decir siempre un adiós pasajero están ya ocupando la valija. Tú seguro me darás un beso cuando pasando el marco de la puerta empiece yo ha sentir mi ausencia acaso de la ventana asomes una mirada o tan sólo un ademán de la mano echándome en tu memoria algunos recuerdos. La calle abrirá entonces sus brazos tomaré el bus hasta la estación e iré más allá cavilando la diferencia de nuestra vida y veré tal vez en el tren alguna otra persona su pasaje su tristeza y una mirada profunda como la mía.

397

En los días de asfalto: El sol, vieja llamarada El humo de los barcos La playa ¡Canta! Retorcido fragor Donde son horizontales las palabras. Dime amada: ¿Cuántas cartas? Hilaron el hijo en tus entrañas, Esperándome.

(Juliaca - 1945), publicó su primer libro en 1965, “El hombre interno” (Ediciones Illari), lastimosamente falleció un 12 de mayo de 1986, su obra póstuma fue publicada bajo el título de “Homus, Humano, Hombre” (1992), gracias a la labor del poeta José Luis Ayala.

P O E S Í A

ANTOLOGÍA

398

P O E S Í A

Boris Espezúa Salmon

CAZADOR DE GRILLOS A Beto, Liliana, Walter, Simón, Hugo y Fernando (In Memorian). Por el taller de poesía.

No es la vida la que hace a los hombres sino sus trampas, cada uña rota no es del cuerpo vivido, sino del cielo arañado que se quiso vivir. La lluvia de abril no ha mojado el camino, sino el tiempo que lo ha embarrado de recuerdos y lamentos. El hombre tiene ojos henchidos de pocos afectos que se eternizan en los ponientes ve, el dolor nocturno de amores intermitentes, los mudos vientos al contorno de labio, la cabeza girando demente en las sombras, la frente manchada de ignotos besos, los deseos ardorosos, móviles de pecados y delitos, pensamientos extendidos en la entraña de una canción horrísona, el descalzo de una mirada fatigada de atravesar los muros, la boca del abismo acercándose a los huesos del pavor, unas llaves oxidadas para abrir el vacío del aposento al fondo una delicada luna que traza de azul profundo el paisaje. Al cese del miedo el hombre lanza un gemido y desdibuja su palidez. No es la furia de los truenos los que lo persiguen sino su conciencia turbada de ceniza. ¿En qué esquina sin refugio anduvo escapándose para aprisionarse?

¿En qué barro hundió los zapatos del optimismo y la noche desató su aguacero? No es la canción quién toca su hueso, es la rosa que con su resplandor lo ha sacudido. no es el muñeco de madera quien está herido, es el crepúsculo quien rompió sus sueños. La espiga sin grano besa la tierra y el lloro del río, con el ave lejana fragua los olvidos en el zócalo del invierno, en el lomo de los años. ¿En qué destierro cruzaste los vientos y atormentaste tu alegría que nunca tuviste? ¿En que abrazo dejaste tu vida para recibir esta residencia ajada de poemas y ausencias rotas? El hombre está listo, para despedirse del mundo y enlutar los girasoles.

399

DESMENTIDO

Debiste hacer amistad con las rosas. Porque no te iba a durar el aroma de tu cuerpo, ni el encaje de tu rostro. Yo quería llevarte al prado y eternizarte para no morir anhelando tus besos.

Debiste hacer amistad con las rosas. Y sólo ellas te hubieran salvado de hincarte con tus propias espinas, y permanecer lozana y fresca en el Recuerdo.

Poeta Boris Espezua Salmón.

P O E S Í A

Debiste hacer amistad con las rosas Tus años se fueron antes que tus temores. Los avisados amores eran aires tercos a tus desdenes. Ahora no tienes miradas que apuren tus inútiles andares.

400

P O E S Í A

VECINO DEL FRENTE

En un distante tren nocturno llevas un atado de impulsos, te ibas Abraham. Para que la canción de la hierba sea escuchada por los romeros y el polvo peregrino de tus adioses, te trajera siempre para partir de nuevo. Sin embargo los acantilados no callaron sus ecos, los ciegos vientos desnudaron los parques y los rostros despavoridos de los años. En un extraño día supimos que no tenías un riñón, una compañera, pero sí un gran ánimo para ser trovador. La vida te envolvió con un armazón de sombras, para borrarte tus sueños que aún juegan en el barrio. Y ahora están dormidos eternamente en tu ventana, donde te asomas para llamarme.

(Juli — 1960). Estudió Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Publicó en 1988 “A Través del ojo de un Hueso” y “Tránsito de Amáutas” en 1990, “El Alba del Pez Herido” en 1988, “Tiempo de Cernícalo” en el 2002. Fue finalista en el COPE de Poesía en los años 1995 y 1996. Sus poemas han sido traducidos al inglés por Jhon Oliver Simon y al francés por Monserrat Fito.

401

Alfredo Herrera Flores

P O E S Í A

LEVEDAD DEL TIEMPO mejor no hablar de la distancia si todo tiene principio y fin ni la delgada línea que separa el mar del cielo ni del fino polvo que levanta el crepúsculo no mencionar los espejismos ni los sueños que la memoria ha traicionado no pensar en la sutil respiración con que desaparece el día una vez más las palabras vendrán como pájaros a poblar la tarde o como nubes o niños y en cada palabra niño nube o pájaro habrá una historia y en cada historia un silencio insoportable un aire inquieto nos envuelve y amenaza la mirada arde el tiempo y se detiene el peso de un insecto amenaza la Hierba.

P O E S Í A

402

El mar tiene ojos para ver. Le han crecido en las crestas dos pupilas sin tregua. No renuncia a sus sueños ni olvida palabras. Viejo mar de mirada entera. A veces trae un murmullo que en la playa revienta en un alboroto de aves. Escribiré como aquel que retorna al mar con una canción en las manos dispuesto a ofrecer su alma al exilio. Volveré la mirada a viejas historias. En silencio recordaré nuestros breves paseos, la solitaria alameda. Megube, mira cuántas letras de tu nombre tiene el mar.

Alfredo Herrera Flores

403

(Lampa 1965). Estudió Periodismo y Literatura en Arequipa, trabajó en diferentes diarios, en los que se desempeñó como reportero y editor. Publicó “Etapas del Viento y de las mieses” en 1986, “Recital de Poesía” en 1990, “Elogio de la Nostalgia” en 1996, “Montaña de Jade” en 1995 y “Mares” en el 2002. Ha logrado importantes premios como: El Premio Copé de Poesía en 1995, Premio Poeta Joven del Perú en 1990 y el Premio Nacional convocado por la Municipalidad de Paucarpata en 1995.

P O E S Í A

Algo de noche y candor derraman tus mejillas. Veo a través de tus ojos el amanecer. Frente a mí una ventana me muestra la enredadera y las rosas, más allá la tarde. Nace el poema como una tregua. A cierta distancia un incendio y tu presencia se confunden. La lluvia es otra prueba de la necesidad del silencio. Y el poema que he puesto a tus pies es ahora un nido de azul y sombras. Sin embargo no se puede dejar de estar triste. Hay un rostro que no se olvida. Ya no perteneces a la imaginación. Aparecerá un ángel para enredarme en tus cabellos. En cada mejilla tendrás una ventana. Cuando tu piel ya no te pertenezca comprenderás mi desnudez. Las palabras no nos abandonan, felizmente. Mantengo mi esperanza en una tregua. Silencio entre tú y yo. Soledad. Para entender la pena hay que llorar de alegría. Mientras tú te acercas la nostalgia me devora. Pensamientos. Más palabras. Poesía. En voz baja. Silencio y miedo. En cambio la distancia no la veo. La agonía es tu llegada. No sabes nada. Criatura en un universo de hombres conmovidos por el silencio.

404

P O E S Í A

Lolo Palza Valdivia

ESTE CIELO & ESTE LAGO

Si tuviera que decir adiós emprendería el camino de regreso Haría de mis pasos grandes surcos en la tierra para que los ríos pudieran regresar preñados de distancia hasta lo más alto de las montañas a discurrir por sus antiguos y delgadísimos cauces Si tuviera que dar la espalda a las últimas palabras regresaría sobre mis pasos para beberme de golpe este cielo y este lago

405

ELEGÍA

II Ya en el ocaso del tiempo que me guardo mi vuelo marchito me dejó caer y heme aquí con los sueños rotos enraizándome en el revés de la vida poco a poco con los pies cansados de buscar un nuevo horizonte

P O E S Í A

Como de la janca a la puna como del río al mar como de la total negrura a la tibieza de esta luz He venido del tiempo como la vida de mí mismo como la muerte A negarme el ser si es posible el nombre.

406

P O E S Í A

III Se mi día En parte mi poca paz mi eterno cansancio Se mi día y por todas las horas camina junto a mí Se mi tarde pura de nostalgia se mi tarde andariega por crepúsculos por nubes rojas por el manto oscuro en que nace la noche Luego entonces Se mi sueño de viva imagen se mi sueño de viaje imaginario de fantasía en fantasía volveré despierto a la realidad

(Juliaca 1964), estudió Arquitectura e ingeniería Civil en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Fue editor de “Escritos” entre 1987 y 1991. Publicó “Ser Cardeno”, bajo el seudónimo de Manuel María, “Subversión o versión menor de la palabra” en Alemania (1988); “Ars poética” en 1993, “Nunca más al pie de los campanarios” (1993) y “Naufragio de Noé”, Lago Sagrado Editores, Lima (2000).

407

José Alberto Velarde

P O E S Í A

HOJAS DE COCA

Puedo leer hoja por hoja aquello que nunca escribí. Puedo sentir la boca del beso que abre el libro sin memoria. Hoja del alba como una grada húmeda escalinata de los hombres que madrugan sin cansancio.

408

P O E S Í A

NUDOS

Aquí el mar y la pesada manta aquí la profunda marejada y los campos de quinua y la moviente espuma. Éstos son nuestros colmados graneros estos otros los maizales. He aquí el Misti, aquí el Kapía. He aquí mi mirada sobre la inmensa pampa. Y he aquí mi voz sobre la ligera cuerda y nuestros amigos ausentes y nuestros corazones despoblados. Éste es el largo de nosotros esos de allá son los puños separados nuestra lasitud. Aquí la cordillera, toda nuestra fuerza. Éste es el nudo madre y éste su vertical desenlace. Aquí está nuestro indiferente amor y aquí este otro el manjar de nuestra inmensa pena.

409

Rostros. Ladeo la cabeza desde tu lecho y vuelan mis piernas ágiles hasta el accidente blando donde descansas para captar como un murciélago en muchos rostros el rostro que yo miro tu cuerpo lubricado tus brazos como dos ríos que se juntan.

Otra vez rostros. Me abandono a la visión interior y evoco en la bruma evanescente tu primera sonrisa con el índice sigiloso en los labios y estalla la señal del rostro que yo miro en todos los rostros que como vítreas apariciones se disipan cargadas de preguntas.

(Yunguyo — 1954). Estudió Psicología en Cordoba — Argentina y Lengua y Civilización Española en la Universidad de la Sorbonne Novelle — París III, Francia cuentan en su haber los libros: “Casa sin puerta” (Lima 1990) y; “Palabras anudadas” (“Paroles Nouées”, Paris 1998), en su juventud fue líder del “Grupo Cloaca”, que marcó la irreverencia en la literatura peruana de inicios de los 80.

P O E S Í A

VISIONES

410

P O E S Í A

Simón Rodriguez Cruz

HE VENIDO A TI He venido a ti A deshilar tus bayetas Y después de una tormenta de azúcar Andar y descansar la frescura de tu cuerpo Encortinar con besos esos blancos caminos Y estrangular la tristeza entre nuestras caricias -Bajo lluvia del silencio nuestros ojos encienden Se deshojan tus senos en gemidos gaviota Como caracoles claros Tejen cintas tus brazos en mi espalda...He llegado a ti jaloneando tu fragancia de muña* Huyendo como un silbido de la pena Para desnudar nuestros fuegos Y astillar la noche en cientos de pequeños días.

* Muña: planta aromática, digestiva.

411

P O E S Í A

Simón Rodríguez Cruz, el poeta que libera las palabras en un manantial de imágenes, juega con ellas como si se trataran de finas filigranas de un tiempo bronco.

P O E S Í A

412

AGIL MARIPOSA ROJA

Las mismas ansias, los mismos deseos Empapelaron tu cuerpito con el papel más tibio. Las mismas ansias, los mismos deseos Que trasmutaron tu piel en fresca totora. Allí habitaré sin enero ni tres en punto, allí integro y contento como garabato siemprevivo. Agil mariposa roja Eco de rocío sobre la mañana Escribiré sonrisas en las luces de tu pecho Invadirá tu vientre tercamente mis dominios Y como espiga, como risa de los campos Crecerá el nuevo latido que en un hilo de sueños imaginamos juntos.

413

Ven conmigo, con mi pobreza, Dame apenas un minuto para ser felices. Arrojaremos los ojos tristes por la ventana, Despertarán sin lágrimas las mejillas. Encenderemos una tibia fogata Como se enciende en el rostro una mirada. Poblaremos de música y cantos colectivos Los pechos solitarios. Labraremos horizontes En la complejidad de las horas. Miraremos atentamente La igualdad imposible de los hombres. Recojeremos las penas en nuestras manos Como hojas secas o polvo muerto Las echaremos al viento. Se abrirá camino el amor entre las pestañas Que por tanto tiempo Se mantuvieron pálidas en la garganta. Desataremos definitivamente Este nudo que oprime la existencia. Será violento el tránsito hacia la alegría. No sorprenderá el canto de una mañana distinta Y viviremos libres como las vizcachas En cualquier rincón de este claro día.

P O E S Í A

DESATANDO PENAS

414

P O E S Í A

PANEGIRICO Soy el pez que se hunde y se levanta desde el cántaro de arcilla de tu pena La inquietud, la calma transcurren son ríos, vientos tempestuosos. De día y de noche no somos más que cruciales segundos de estos minutos que ruedan. Y el polvo incierto nos llama pronto. Así las cosas un verso no solo resulta posible sino trágicamente necesario. Para nacer crecer y multiplicarse. Para vencer la muerte o morir al lado tuyo. Un verso piensa en tus ojos y en la sórdida paloma de tu dolor y miseria seculares. Te llama sin egoísmos con voz de pájaro o murmullo loco de arbusto alborotado. Besa tu frente y escucha el eco pausado de tus sueños.

Presiente la luz diaria de tu enojo y el cristal de tus miedos injustificados. Comprende y dimensiona el silencio herido, la insurgencia desesperada que acontece en tu sonrisa. Y cae suavemente para procrear desde el primer indicio de sol. En un verso encuentras un himno distinto un huracán insólito una danza de tijeras tintineantes. Con un verso dices te amo y caminas hacia ese horizonte que se descubre como una flor perfecta ante nosotros. El verso ama la tierra aquella madre incomparable que nos cría sin reproches y a la que miras atentamente cuando estás pensativa. Por él dejamos de angustiarnos y nos erguimos imbatibles como el fuego de los años.

415

Walter Paz Quispe Santos

P O E S Í A

BABLU TRES Eres como una orquesta que haces bailar un vals a la luna en el agua de mis ojos. Me basta cerrarlos para aprisionarlos en una sortija de papel. Siempre has preferido la soledad en los colores y arbustos. En una rama lastimada por enredaderas de cadenas. Me gusta acariciar la hierba de tus cabellos y jugar a las escondidas como un niño en esos bosques hilados. Trazar en sus rizos emociones como el caracol y arrastrando caricias y borrando ese suspiro incandescente. En los follajes de tus trenzas anidó sus mil años el amor.

Walter Paz Quispe y el reconocido poeta Alejandro Romualdo.

416 102

P O E S Í A

BABLU SEIS La soledad hace su cabaña en la mirada del medio día. Allí descansa la tristeza en una telaraña. Herido por mi mismo silencio escalo sus aristas entre punzantes ironías y me hacen sangre. Acuden a consolarme mascaradas de risas, me regalan su angustia zodiacal. Una avecilla enrojecida por el bálsamo de las aguas de carmín. Muere mi infancia glacial por crear el amor. Lo prometo, imaginaré la felicidad en el sabor de la fresa. La biografía del otoño es la historia de unos rastros de sangre desparramada en la nieve.

Hoy que en tus labios arden bosques de risas Ariadna los árboles sueñan con un bosque.

417

“sur le plumaje instrumental Musiciente du silence…” Mallarmé “Ahora firmes que voy a disparar” Pablo Neruda

Una hormiga Cargada de imágenes en su mochila de sueños trae en su pañuelo de hojas una canción de anteguerra escritas con su mirada afilada que furiosamente cae. Una hormiga cargada de una ciudad no cartografiada sobre las páginas de la geología fue autorizada a partir. Su misión: acribillar la luna y escribir un poema en la palma de sus manos.

P O E S Í A

OFICIO

418

P O E S Í A

I

En el movimiento de la luna la cronología del amor es la oscilación de la ternura. Un ciclo de andanzas íntimas donde los rastros son péndulos que cuelgan como enredaderas enamoradas del muro de la angustia. Huellas de continuidades donde la actualidad se encuentra depositada en la maleta de viajes de la nostalgia. La coronación de la soledad tiene por ceremonia la desintegración de horizontes que trazan las aves sobre alfombras destruidas. Y el universo es un dulce cajón donde las inmóviles florescencias de tu cara permanecen como gastados materiales de un tiempo sepultado de sonrisas.

Walter Paz junto a la tumba de Pablo Neruda en la Isla Negra (Chile).

419

P O E S Í A

II

Tengo un reloj de sol que se rehúsa a obedecer y un calendario mural que anuncia un día sagrado pero el tiempo es profano a reconstruir un relámpago. Es un día que gira redondo y quiero fraccionar ese momento en multitudes de solsticios donde las miradas estallen en risas y los ojos estén llenos de girasoles. La edad ha construido sobre nuestros cuerpos sus estaciones y la lluvia ha regado de liquidámbares en esa patria constelada de caricias. Se que la ronda completa de los años nos devolverá por medio de la hojarasca y de la memoria erosionada y con voz tímida la noche esa que fundamos los dos sobre la llamarada ardiente de la locura.

420

P O E S Í A

III

Vivo mi vida en un reloj viviente, medido por una clepsidra y el calendario, no se si soy un río o la tormenta. Su brevedad abre círculos a mi tristeza y me hace girar en torno a ella, a veces pienso que soy un coro de melancolías extraviadas en las aguas. Un silencio corto en medio de notas musicales que pertenecen a dos partituras distintas. Un pentagrama mudo que sólo contiene una melodía no tocada. Tal vez soy un suspiro incandescente florecido en un manantial que brota del pozo de tus ojos.

(Acora, 1968). Inició sus estudios en el Instituto Pedagógico de Puno, luego se licenció en Lengua y Literatura en la Universidad Mayor de San Marcos, Lima. Lingüística Andina y Educación en la Escuela de Post Grado de la Universidad Nacional del Altiplano, Educación Superior en la EPG de la Universidad Mayor de San Marcos. Con la beca IFP, realizó su doctorado en Ciencias del Lenguaje y Lingüística Aplicada en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España. Como poeta ha logrado premios regionales como: “Ciudad de Huancané” (1944), “César Vallejo” ELEGÍA (1995) y en el Concurso Nacional y Regional de Poesía de Lima y el Callao (1999), el Premio Nacional de Educación “Horacio — 1999”, sus artículos se leen en revistas de carácter internacional.

421

Prosa y verso, verso y prosa, poesía y poema, poema y poesía se estructuran “en la morada de la alameda” en “una cueva húmeda bendecida por un espejo sin reflejo”/ “en la piel del polvo sacudido por sueños muertos” en “la mejilla izquierda de la media noche” para demostrar que se trata de un poeta marcado por la violencia y por la ternura, un orfebre de la palabra que más allá de estar comprometido con su generación está comprometido con la metáfora y el manejo de la palabra, su poesía es un laboratorio en donde se construyen, destruyen y reconstruyen imágenes, en ese sentido ¿puede el silencio reír al lado de alguien? ¿Puede una hormiga llevar en sus espaldas una mochila de imágenes? Y si esto es posible de seguro también “la soledad hace su cabaña en la mirada del medio día”, y es que la poesía debe, en nuestra cultura, hacer didáctica de inteligencia, de espíritu crítico y manifestarse a través de su propio lenguaje, es decir del habla poética. Y claro que hay una diferencia entre habla común y habla poética, Walter Paz sabe de estas diferencias y como los de su generación su compromiso va más allá de su tiempo y se instala en el corazón mismo de la palabra. “Obituario del Búho” buscará sus lectores y estos construirán sus propias metáforas en cada verso, sólo el tiempo nos dará una idea de su valor, valor del que no dudo (…). (Publicado en el diario “Los Andes”.

Walter Paz junto al lingüista holandes y crítico literario Teun Van Dijk, en Barcelona, España.

P O E S Í A

De 1982 a 1995 el enfrentamiento armado y discursivo entre las Fuerzas Armadas, Sendero Luminoso, M.R.T.A. y el pésimo manejo económico de los gobiernos azotaron a la población causando muertes físicas y espirituales, una vez más somos un pueblo con una memoria frágil y barata que no deja de ser adolescente por temor a la madurez. Amanece y la literatura también es alimento y obituario de búhos, todavía se encuentra lozana gozando de la memoria suficiente para rendir su testimonio a través de poetas como Simón Rodríguez, Walter Paz Quispe, Gabriel Apaza, Fidel Mendoza (entre otros) y quiere además extender sus manos llenas de metáfora y entregarnos el libro del segundo de los mencionados (Walter Paz): “Obituario del Búho”.

422

P O E S Í A

Edy Oliver Sayritupac

IV Cuando mañana serás una flor. Dormir a tu lado, serme silueta de sol lluvia intensa Desflorante: porque eres una mañana flor, porque trae las mismas calles. Y estás cerca siempre tan cerca de todo, Agonizante.

LA BARCA Asomo mi ojo en tu ojo Y navego en la barca que me llevará al poniente Por esa libertad que cruza el horizonte Como una bandera o una paloma dorada Por la comarca que cultivó la lluvia en sus ojos. Como el mismo sol que creció entre las cochas y manantiales Que voló con las aves que lo anidaron. En esa piel que hace de mar furioso. Con el esqueleto que articula a la luz, Navego porque mi barca está en tu ojo desliando ese sueño.

423

LA MANO

X Pruebo a la mañana criada como un ave; sus párpados ovales que derraman días, la mañana que vuela de una de las ramas de tus manos niñas. pruebo a la mañana vertida en el agua de tus ojos.

EL DÍA I

El día es una puerta inevitable. Las personas tienen puertas y ventanas. Tienen puertas y ventanas las personas que habitan a las personas. Las personas con las cortinas abiertas de su pecho. Acumulan días y noches en forma de aros que hacen de horizontes. Desde su puerta lanzan puentes a otras personas. Levantan la mano y paran una noche. Se sujetan y vuelan. Mastican la luz crecida de los ríos.

P O E S Í A

La mano que llevo, me saluda, me despide. Me lleva de la mano que llevo adentro. La mano que llevo, crece…y es un río. Sus dedos caen oblicuos; son lluvia. La mano que llevo son señalizaciones. Son las fuerzas de la libertad. Que impulsan el vuelo de la palabra. Que construyen un día Las manos que llevo son proyectiles de la voz. Y armaduras del esqueleto. Las manos que llevo son las ramas del árbol, Que nos crece y hacen el bosque.

P O E S Í A

424

VII

Una paloma desdobla su sueño en forma de paloma. Un trilobites agujerea la intemperie, Una manada de mamuts cornea a unos transeúntes sonámbulos Son las 10 pm y mi cabeza orbita los brazos de las personas giran y marcan Las 10 pm en punto en la pared. En las ventanas, zócalos, en el magma de los volcanes son las 10 pm Es hora que la piel se deslice en las olas de un océano manso. El aire se solidifique, las manos flameen como sueños. Los ojos vuelvan a sus racimos originales, los cabellos, los brazos, las piernas, dedos crezcan en las praderas, los cráneos se reproduzcan como tuberculosis. El rayo picotee, desgarre a la noche y sangre la luz.

425

Luis Pacho

P O E S Í A

Rastro de lejanía

I

Un poema duerme al filo de un lápiz Afuera la noche es un cadáver azul de donde jamás se han movido nuestros ojos Inútilmente busco un lugar bajo el humo de las piedras A pesar de este tiempo fuera de tus huesos mis ojos son dos coleópteros ateridos: mil noches sin dejar la tarde desde que olvidaron a vivir en silencio.

Luis Pacho, poeta de la generación de los 90.

426

TITIQAQA

P O E S Í A

(O LA VOZ DE LAS OLAS)

La certeza empieza en las nubes En sus formas de balsa

Detrás de un espejo azulino que cobija cielos y leyendas el lago es el destino de hombres y gaviotas (El embrión nativo o la concreción vital de rostros milenarios) Eleva sus voces en espirales de viento apilando islas qarachis soñadores y territorios embrujados Su génesis es el lenguaje de relámpagos de hombres-dioses que enamoraron montañas y de ciudades dormidas bajo el lecho de su mitología Las nubes son los rostros que la edifican los que habitan sus lejanas travesías pero ellos arremeten al destino sin tregua —desovando balsas— en nombre de quienes fundaron imperios Al principio —eso saben los gentiles— giraron diseminados en amnios matinales oteando la distancia para despeñar las sombras después de las alboradas las totoras con púas en el cielo horadaron el silencio en sus raíces dialécticas Así supimos lo que dijo Katari. de la profundidad maternal de sus turbulencias nacimos libres con el eco de los pututos

427

A mamá María, en la distancia. 1. Amanecía y su rueca hilaba nubes Ella escogía los últimos granos y nosotros dormíamos en una alfombra de lluvia El silencio como su voz era tierra de todos Un día - cuando la noche huía de mis ojos Deletree su nombre atardecido

2. El pico del halcón que trajimos servía para atravesar la tinta de los crepúsculos Mirábamos a los pájaros extraviados que solían anidar en los muros alejados de la noche No importaba El cielo caía en sus espaldas pero ella tenía el tiempo para acunar en sus manos la sonrisa de la luna

P O E S Í A

CUERPO PRESENTE

428

P O E S Í A

Luis Rodríguez Castillo

UN ELEFANTE EN LA CIUDAD

Tú no sabes Pero a veces Nace un elefante en la ciudad Un elefante pertenece al orden de los paquidermos Los paquidermos son animales muy grandes Y los animales grandes son Una amenaza constante para los otros animales Un elefante es un peligro en las calles Porque va en sentido contrario al de los carros Y se detiene en las esquinas Para discutir la velocidad con los semáforos Tu no sabes Que cruzo las calles Equilibrando Tu nombre en la orilla de mis labios Claro que no lo sabes Porque un elefante asusta a las damas Un elefante a pesar De su torpe apariencia es capaz De arrancar, delicadamente, una flor Y entregarla junto a su corazón Tú no has visto Lastimarme Con un mondadientes el corazón Y tampoco sabrás Cómo es que quiere un elefante en la ciudad.

429

Deja niña que tu sonrisa Le haga cosquillas a un girasol Ayer fui el niño Que borraba la luna con su borrador Ahora soy El mago esperando la maga que lo hará desaparecer Y El cielo es la gran mesa a la que nos sentaremos a cenar Esta noche mi amor Se pierde/una calle en la ciudad siguiendo Cada uno de tus pasos.

P O E S Í A

I

430

P O E S Í A

PÁJARA La noticia fue Que un gallo puso una manzana En / el corazón del mar

Y vi Escapar tu voz como pájaros enjaulados

Los lunes fueron Un antiguo bolero Que sólo los ancianos parecían disfrutar Hubo un viernes Que se alzaba alegre y fresca como la falda de una muchacha Pero aquel día Se despidió para siempre verde Tocando Con su armónica una canción

Ensayé / muchas veces tu nombre En el corazón de una paloma mensajera Garabateé muchas más Con versos inútiles el mar Le puse un nombre a tu rostro Y / tuvo un nombre mi dolor

Fuiste Todas las flores de mayo Y / me dejaste un beso como navaja Yo Me quedé En mis labios con un colibrí hasta parecer una vieja postal La vida estaba Servida como el pan Sobre la mesa todas las mañanas Y decidí Inventarme una herida grande Muy grande Para el dolor que ya empezaba a sentir Miré al cielo Y el cielo era Una carta escrita para náufragos (Yo jugaba / con una estrella a no parpadear) Miré la noche Y dije: Alguna vez escribiré Que la noche es un alguien degollado Que su sangre desparrama Hasta el último rincón en la ciudad Ahora la noche es Una hoja en blanco Donde Garabatearé — toda la noche tu nombre Dijiste: Me gustan tus manos

Hasta entonces no conocía La verticalidad del miedo Ni / la belleza horizontal del silencio Empuje la ventana Y mi corazón se suicidó del piso 200 bajé como si nada hubiera pasado Y tiré Una a una Las otras partes de mi cuerpo Una mañana Escuché / la canción del día que para siempre se perdió Y pensé/ en / recuperar mi viejo corazón Pero ya lo tenía puesto otro muchacho Miré la ventana Traté de medir La distancia que me separaba / de / tu / corazón Y / en la radio sonó Una joven banda de peces Que inundaban la ciudad con una nueva canción Entonces / decidí Fabricarme un corazón capaz de rebotar Y contraté Un ángel ebrio Una mariposa que la flor inventó Y a un niño el más malvado / la costurera fue mi mamá Ahora empujo la ventana Con ambas manos todas las mañanas Y les hago sentir El vértigo del vacío Y el terrible dolor de dejar caer pájaros disecados.

431

TOMA ESTE POEMA QUE NO ES POEMA

Toma este poema que es un cuchillo Y húndelo En el pecho de cualquiera Ten este poema y Repártelo Como pan a las manos de todos los que esperan Toma este poema que no es poema Ni pan ni cuchillo ni lanza Y conviértelo en paloma mensajera.

UNA MANZANA BAJO LA LLUVIA

Raquel está dormida en el huerto Soñando una manzana bajo la lluvia (La hierba sobre el campo el verde aliento de la tierra) Pero Raquel está dormida Y este poema necesitará de un vals Que humedezca el rostro de Raquel Para que Raquel siga dormida Les contaba de un huerto Y que también había lluvia Pero no amo a Raquel Aunque Raquel sea bella como un canto bajo la lluvia.

P O E S Í A

Toma este poema que es una lanza Y amenaza El cielo con ella

271

JANAÍ Mi mar no está en tu cuerpo Mi mar está mar adentro Donde la luna se te hunde como el más hermoso verso Donde lloran los peces Sólo para que la mar siga creciendo Mi mar no esta en tu rostro que se me rebalsa Ni en tus manos de como peces se me escapan Mi mar se está dañando mar adentro Y tú no eres mi mar Ni mi mar es tu cuerpo Pero cada vez que te pienso Me golpeas al compás de las olas el techo.

P O E S Í A

P O E S Í A

102

433

U

R

E

C

U

E

R

D

O

El sol llega puntual como un empleado más El día se amarra los zapatos en mi cuarto y se abotona la camisa dejando ver su pecho con tu nombre tatuado

Desde las calles se viene escuchando el quejido del pan

En mi cama el mundo tiene cinco frazadas para el frío

Se detiene mi corazón en la esquina de tu casa como un semáforo

P O E S Í A

T

434

P O E S Í A

José Luis Velasquez Garambel

en la sombra vería tus ojos y si todo dejara de existir si miraras en tu rostro vería a través que del tiempo q u i z á todo d e s a p a r e z c a y milagrosamente

c o n e s A

t u m i r ada

ESCONDIDA en algún lugar digas que la vida n o e x i s t e

Poliedro, sueño tímido, ves por donde no se puede mirar, tus ojos dos margaritas gigantes se abren como si fuera un girasol, tus pétalos caen y tus caricias me despiden para no volver más.

435

Caricia

a

l

n

a

c

e

r

tus ojos se abren como una margarita mi sueño se confunde en tus trenzas El silencio

Se viste de tu sombra el futuro es una canasta de manzanas

Detrás de tus manos

N

mi vida es un ramo de ilusiones una rosa ebria

a

d

a

Se esconde debajo de una piedra Se desliza por tu vientre

Acaba de nacer como tú

P O E S Í A

Eres mi gitana escondida

436

En los ojos de una gitana la mar está inquieta

P O E S Í A

Su cuerpo es una gota de agua

En tus manos su corazón es de cristal

Por diez centavos un caracol hace de conejo saltarín, saca una mano de su sombrero y el futuro juega en cada línea

Se acerca

tímidamente susurra

Tu vida la está recreando un tubérculo

Te abraza

Tu perfil se parece a un beso

e

l

l

a

d

e

s

p

i

e

r

t

a

437

Es un manojo de lluvia que cambiamos por un poco de felicidad

Tu corazón solo tiene cinco letras y un ramo de olvido

Gitana

Tu corazón es una oruga en el pecho de una mariposa, un pez duerme y te sueña danzando con un lirio

Gitana

tu corazón

mi corazón

el corazón del viento

es apenas un suspiro

P O E S Í A

Tu corazón es una prisión donde encierras al canto de los pájaros

438

P O E S Í A

Saul Castellanos

A3 Al nacer un niño piensa que los ojos son labios beso verde

azul

Miseria Locura Alma Todos los rincones se pueblan de sueños La vida se esconde en un fémur El miedo se ha colgado en los ojos La mar ha lanzado una cuerda al paisaje

sobre

El día muere su vestido de noche

439

A18

el epílogo de tus pupilas dibuja malvas con la lluvia que cae

para leerte en las tardes en la espalda de la lluvia

mirada descalza ala perfecta

Para ti: Tyané mis manos mis palabras te acarician Niña tu cuerpo es de lluvia y eres día

A 21

Esta noche te leeré sin desnudarte robaré tus pies desataré tus pasos porque has dejado crecer tu mar hasta mis labios

P O E S Í A

Tócame los ojos

440

P O E S Í A

Glinio Cruz Mendoza

I

A veces la lluvia se esconde en tus ojos y a mí se me olvida que tú dibujaste la primera sonrisa pero es viernes y mi corazón caerá como una alcancía de rosas que tus manos no tomaron.

441

II

Tus ojos no anidan mis sueños pero mis sueños están en mis ojos.

P O E S Í A

Los versos son caprichos de las letras que ensayan la pintura mas el v i e n t o es un juego de golondrinas que la tarde ha inventado para peinar tus cabellos. Sé que las mariposas han copiado la danza de tus manos y sé también que esas manos son veleros que bosquejan la distancia.

V Este silencio se

des cua ja

como el llanto de un niño y des li za

extraviado

su VOZ por pasillos

de miradas que se apagan sólo para que la noche siga creyendo que sus ojos son oscuros y que tú la esperas con la lluvia en los párpados.

442

P O E S Í A

Luis Alberto Incacutipa

DANZANTE SIN MULETAS A ella, estas partituras

Vacío

tu mirada es universo vacío Y Yo tengo trenzada mi tristeza en tus pasos

443

Escultura

Te esculpo con suavidad sedienta

P O E S Í A

Tus oteros blandos abren ojos fijos

Danzante

mariposa costurera

Mis demonios zapatean día tras día Soy un danzante sin muletas

Paisaje

Sonrisa en lienzo blanco Rosa

constelada

Paisaje de ojos pintores Sabor a canela azucarada

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.