Kikomitin de Pascua 2018

November 28, 2018 | Author: Gloria Gna | Category: Christ (Title), Eucharist, Resurrection Of Jesus, Easter, Hell
Share Embed Donate


Short Description

Publicidad del Camino Neocatecumenal. Pascua 2018...

Description

ANUNCIO DE PASCUA En la parroquia Santa Catalina Labouré Miércoles, 21 de marzo de 2018

¾ Oración del párroco que preside la asamblea ¾ Invocación cantada al Espíritu Santo ¾ Presentación del video: “El Mesías león” KIKO: Vamos a comenzar viendo un video que he preparado que espero que os guste. Yo estoy leyendo algunos textos de los poetas cristianos de los primeros siglos y los contenidos más profundos de los mártires. Yo he puesto música a un texto de un mártir de principios de siglo IV que tiene unas expresiones poéticas muy bonitas. Este texto es de Victorino de Pettau, que fue martirizado por el emperador Diocleciano, y ha compuesto esta expresión poética: «El Mesías, león para vencer, se hizo cordero para sufrir», un texto sobre el que he compuesto también un canto. Y en este canto he añadido otra expresión poética de S. Quodvultdeus, que es del siglo V, que dice: «Subió al leño para ser esposo, para morir. Y su Sangre dejó, dote para su esposa virgen». O sea que en la Eucaristía el cáliz con la Sangre de Cristo es la dote que nos ha dejado Cristo como nuestro esposo. Pues a estas dos expresiones yo he querido ponerle música para que nos penetre más profundamente este texto y, si se escucha esta sinfonía en el mundo, pues se pueda anunciar esto. Vamos a escucharlo, espero que os guste. No sé, Dios me inspira como artista. Veréis el coro que canta esta frase: «El Mesías, león para vencer, se hizo cordero para sufrir». El Mesías león para vencer. Todos nosotros tenemos que aprender a hacernos corderos para sufrir, esto significa ser cristianos. Y tenemos una dote que es la Sangre de Cristo que alimenta nuestra fe y nos da fuerzas para obedecer a nuestro esposo. Escuchemos. ¾ Proyección del video1 1

Es importante que todos los itinerantes y catequistas tengáis mucha prudencia respecto de la publicación de este video en las Redes Sociales, que no debe hacerse de ninguna manera: debéis avisar a los hermanos que se abstengan de hacerlo. Es un video para uso interno del Camino Neocatecumenal y solo para la transmisión del anuncio de Pascua. La dirección que se os facilitará por correo electrónico a través del Centro Neocatecumenal Diocesano de Madrid, solo debéis utilizarla para descargar el video y grabar el contenido en un CDROM de cara a la proyección a vuestras comunidades; no debéis distribuir esta dirección.

1

ANUNCIO DE PASCUA 2018

KIKO: Así como los primeros cristianos hicieron arte, pues tenéis arte a través de vuestro catequista. Tenéis aquí las pinturas, la arquitectura y la música. Dios me hizo artista para vosotros. Yo mismo me sorprendo cuando escucho la sinfonía El Sufrimiento de los Inocentes, pues me parece imposible que la haya hecho yo que no he estudiado música ni sé nada, pero he comprendido que el Señor me inspira para vosotros, para que penetre más profundamente el mensaje de vuestra fe. Bien, hermanos, vamos ahora a presentarnos rápidamente. Yo estoy contento de veros, no sé cuántos años o cuántos meses me quedan de vida todavía para serviros y para ayudaros en vuestra fe, puesto que Dios nos ha unido desde antes de la creación del mundo para que el P. Mario y yo ––y ahora esta hermana también, Ascensión–– os ayudemos a ir al cielo si es posible. ¾ Presentación de las comunidades Comunidad del Centro Neocatecumenal 1ª Nuestra Señora del Tránsito 1ª San José 1ª Virgen de la Paloma y S. Pedro el Real 1ª San Sebastián 1ª San Roque 1ª Santa Catalina Labouré 1ª Santas Juliana y Semproniana (Barcelona) 1ª San Frontis (Zamora) Equipo responsable de la diócesis de Getafe Equipos itinerantes responsables de España y Portugal Algunos equipos itinerantes de Europa: Polonia; Rusia, Georgia y Estonia; Chequia y Eslovaquia; Irlanda; Lituania, Letonia y Bielorrusia; Gran Bretaña; Rumania; Alemania y Holanda; Escandinavia; Francia, Bélgica y Suiza. Seminario Redemptoris Mater de Madrid Rectores de los seminarios Redemptoris Mater de España Sacerdotes ordenados del Seminario Redemptoris Mater Equipo itinerante de pintores Equipo del Taller de arte litúrgico KIKO: Yo quisiera dar la palabra a Ascensión, esta hermana que, como sabéis, ha estado veinticinco años en Rusia, en Bielorrusia, en Kazajistán y, después, en San Petersburgo.

2

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Como sabéis, la Santa Sede nos ha instado a que después de que ha pasado año y medio de que Carmen faltara, nuestro equipo fuera completado. Y así, el Card. Farrell nos había escrito una serie de cartas pidiéndonos que teníamos que completar el equipo. Le habíamos dicho que debíamos hacer una convivencia y que pensábamos, en mayo pasado, encontrar a una hermana para nuestro equipo; casi nada. Entonces, le dijimos que en la convivencia mundial de itinerantes en enero lo haríamos. Nos insistió que era muy importante que nuestro equipo fuera completado con una hermana y nos daba como plazo el mes de enero pasado. Así que tuvimos que intentar, con la ayuda del Señor, elegir a una hermana. Ascensión estaba libre y nos pareció que era un regalo que nos hacía Carmen porque, nada más y nada menos, Ascensión es de Tudela, del mismo sitio donde era Carmen, y ha estudiado en el mismo colegio que Carmen. Ya sabéis que los de Tudela son brutos, más brutos y de Tudela. ¡Pues esta es de Tudela! Hemos recibido una carta del Card. Farrell, del Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que dice así: Egregio Doctor. El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida ha recibido Su carta de 30 de enero pasado, mediante la cual se ha encargado de comunicar el reciente nombramiento ––de conformidad con el art. 34 § 2 del Estatuto del Camino Neocatecumenal–– de la Señorita María Ascensión Romero Antón, como nuevo miembro del Equipo Responsable Internacional. Tomando nota de esta designación, me complace expresar a la Señorita Romero Antón mi más viva felicitación por el encargo recibido. Deseo que pueda asumirlo con fidelidad y compromiso auténtico al servicio del Camino y de la Iglesia entera, fructificando plenamente la gran herencia espiritual dejada por la Señorita Carmen Hernández. Aprovecho la ocasión para expresarle un cordial saludo en Cristo.

Kevin Card. Farrell Prefecto O sea, te dice el Card. Farrell que tienes que completar la gran herencia espiritual de Carmen Hernández; ahí es nada. Pues yo, después de esta presentación, le he pedido a Ascensión que diga unas palabras. ASCENSIÓN: Bueno, me puso muy contenta que la Santa Sede dijera que Carmen Hernández había dejado una gran herencia espiritual para toda la Iglesia, y eso nos ha llenado de gran alegría que esto haya sido reconocido. Y me dijo Kiko que dijera algo 3

ANUNCIO DE PASCUA 2018

de la Pascua. ¿Qué puedo decir de la Pascua? Pues que lo que yo he vivido estos últimos años en San Petersburgo es que siempre era dificilísimo, que siempre aparecía no un faraón, sino un montón de faraones que parecía que aquello era imposible. Y siempre el Señor aparecía salvando y celebrábamos la Pascua. No había hermanos y, de repente, aparecía una asamblea preciosa; no encontrábamos un lugar y encontrábamos un sitio donde celebrar; no había presbítero y aparecía uno. Siempre la Pascua estaba amenazada y siempre aparecía el Señor. Gracias a unos hermanos, a Charlie y a otros hermanos que están trabajando con él y que están trabajando muchísimo, han recopilado todos los comentarios de Carmen que ha hecho en los anuncios dándonos una palabra. Y he encontrado un anuncio del año 1984 cuando muchos de los que van a escuchar este anuncio ni siquiera habían nacido y en el que Carmen habla un poquito sobre la Pascua con un midrash muy bonito que habla del faraón y que os voy a leer. Dice Carmen: Solo eso quería decir para todos los itinerantes que tenéis dificultades, que estoy contenta de que existan las dificultades, porque no se puede celebrar la Pascua si no salen dificultades: el Faraón se reencarna siempre con la Pascua. Tanto es así que en este libro de Edmond Fleg (Moisés contado por los sabios) aparece un resumen gracioso, pero que tiene cosas profundas, aunque parece para niños. Yo estaba pensando en el Éxodo porque aquí mismo dice que en el Mar Rojo precipitó Dios a todo el ejército del Faraón, pero no al Faraón; por eso dice que Dios ha permitido la reencarnación del Faraón en todas las generaciones, en espera del Mesías que cumplirá la Pascua cósmica universal. Yo veo también una cosa estupenda en esta lucha por la Pascua con el Faraón, que no es una cosa concreta sino la encarnación del poder o de los problemas que siempre en el fondo son una política que impide al pueblo ser feliz, como está pasando en nuestra generación, que no tiene fiesta porque está rodeada de muerte a nivel cósmico. En nuestra generación hoy es lo mismo. Hoy la Iglesia puede decir lo que ha dicho la Virgen María: «No tienen fiesta, no tienen vino». Nuestra humanidad está buscando, está en una dimensión de muerte que es mucho más fuerte que en Egipto, porque está rodeada de misiles y está matando la matriz de la vida, que está en la mujer. Está rodeada por la muerte hoy la persona individual, la humanidad completa, y hoy también se levanta un grito de muerte. … y es muy interesante ver las diez plagas; leed lo de las diez plagas. Os daréis cuenta de cómo tenéis que actuar: no haciendo milagritos sino dejando actuar al Señor. Yo veo que la Iglesia en la situación de esclavitud del mundo, puede hacer delante del Poder muchos milagros, como Moisés que tira el bastón para hacer una magia: transformarlo en una serpiente. Pero el Faraón se ríe de esto y dice: «Incluso mis niños saben 4

ANUNCIO DE PASCUA 2018

hacer estas cosas y tú vienes aquí creyéndote no sé qué». El Faraón algunas veces intenta dejar partir al pueblo, pero se arrepiente inmediatamente porque aquellas cosas san solucionables humanamente. Pero llega el momento en que el Faraón ya no puede dar ninguna solución (como Dios está haciendo también hoy) y es cuando Egipto se encuentra circundado por la muerte de los primogénitos. Aquella noche ––dice un midrash bellísimo–– el Faraón no tuvo necesidad de que nadie fuera a despertarlo porque el grito del universo llegó a su corazón: «los brazos de las mujeres de todas las familias se levantaron en un grito de terror, como hoy toda la Humanidad, y ante esto el Faraón ya no tiene solución y deja partir al pueblo. El midrash es bellísimo, bellísimo. Luego continúa hablando y sigue: Esto de estar toda la noche despiertos no es una invención de los santos Padres, sino una Palabra de Dios. Es una Palabra de Dios que dice que en el corazón de la noche «Yo pasaré esta noche». Y el pueblo de Israel, que todavía no podía partir, está durante toda la noche preparado para partir, con un cordero, ceñida la cintura. Y todavía el Faraón no había dado el permiso; pero está esperando durante toda la noche. Porque el pueblo no parte de noche, parte al alba como al alba de la Resurrección; es el sol el que ilumina su salida. Dios ha preparado estas cosas para preparar, para que entendamos la Resurrección. Así, la muerte pasa esa noche y ellos son preservados de la muerte por la sangre, por la sangre del cordero; y cuando ellos están ya preparados, el Faraón oye el grito (vosotros sabéis que el Faraón tenía una madre, la misma madre que había amamantado a Moisés), el grito del universo por la muerte de los primogénitos. Por su imaginación el Faraón ve que su madre se le aparece (esto es una narración misdráshica), su madre le coge la mano y le hace decir delante de Moisés: «Deja salir a mi pueblo»; tres veces le hace decir: «deja salir a mi pueblo». Porque lo oye venir de ultratumba (esta imagen viene a decir al Faraón que existe la Resurrección) su madre le hace oír los cantos de todas las familias hebreas, que cantando se preparaban para partir, y le dice: «¿Por qué no dejas que todos estos cantos arrastren a todo Egipto a la salvación?». Y Moisés le da una respuesta estupenda: «¡Precisamente eso es lo que Dios quiere! Por eso ha llamado a Israel para arrastrar detrás de Él a todo Egipto; pero Egipto es libre de seguirlo o no». O sea, Dios ha hecho todo lo posible para arrastrar a Egipto en su paso, pero no lo hace sin la voluntad del hombre, y esto es estupendo. Entonces le dice: «¡Por lo menos, salva a mi primogénito!». Por eso, si leéis el paso del Mar Rojo no dice que muere el Faraón; dice: «sepultó en el mar a todo el ejército del Faraón».

5

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Por eso el Faraón se reencarnará en cada generación. KIKO: Nos hace pensar los sufrimientos que habéis tenido y que hoy tienen muchos hermanos porque el faraón se levanta y no les deja celebrar la Pascua. Me estoy acordando ahora de un obispo ––y de los hermanos que están consternados–– que les ha prohibido celebrar la Pascua, salir a otras parroquias… Bueno, una persecución tan tremenda que los hermanos no saben qué hacer, porque les obliga a ir a las vigilias de la parroquia que dura tres horas, que empieza a las 21:30 y a las 0:00 ya se ha acabado y no les permiten hacer nada. Yo les he dicho: «No sé, buscad un párroco que conozca al Camino y que le diga al obispo que él se encarga de hacer una Vigilia más larga y que los hermanos puedan participar». Lo que pasa es que como son tantas comunidades no caben allí; para los hermanos es un sufrimiento enorme no poder celebrar la Vigilia pascual, como nos pasaría a nosotros, porque la Vigilia pascual es el centro de la Iniciación cristiana. Por eso hemos sufrido tanto cuando, el año pasado, un párroco de Madrid les dijo a los hermanos que tenían que ir a la vigilia de la parroquia. Menos mal que escribí una carta al Card. Osoro y el cardenal llamó a este párroco y, al final, pues Dios hizo un milagro: cambiaron al párroco de causalidad y vino uno que conocía el Camino, que le gustan muchísimo nuestras celebraciones, y le dijo a este párroco que no tenía razón; con lo cual los hermanos respiraron. Primero se levanta el faraón y después Dios hace el milagro de que puedan partir, que puedan celebrar la Vigilia pascual toda la noche. Sabéis lo que ha dicho el Papa Francisco: «La Iglesia debe al Camino Neocatecumenal la recuperación de la Noche Santa»; eso ha dicho. La Noche Santa no la celebra casi nadie; casi solamente lo hacemos nosotros que estamos toda la noche esperando el paso del Señor. Y eso lo sabe el Papa Francisco y le gusta muchísimo. Esto les dijo a los obispos de Santo Domingo en una visita ad limina hace unos años entre otras cosas. Primero había comenzado diciendo: «De Kiko se pueden decir muchas cosas, pero una es innegable: que es un santo». ¡Toma ya! No es que con esto me esté dando bombo, sino que es muy importante saber cómo piensa el Papa de mí y del Camino. Después ha dicho que el Camino hace lo más importante que hay en la Iglesia y que es llevar adelante la Iniciación cristiana. En tercer lugar les dijo que la Iglesia debe al Camino la restauración de la Noche Santa que es el centro de la liturgia de la Iglesia. Y, por último, les ha dicho: «Y ¿queréis que os diga algo? Pues os digo nada más que esto: este año he ordenado a dieciséis presbíteros; trece eran del seminario Redemptoris Mater; solamente uno del diocesano y dos del seminario del Divino Amore; pues con esto ya os he dicho todo sobre la importancia que tienen los seminarios en el mundo». Así piensa el Papa Francisco. Bueno, como hemos invitado a hablar a la hermana de nuestro equipo, le he pedido al P. Mario que nos diga alguna palabra también. A ver si le animáis a que nos diga una palabra porque dice que no.

6

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Adelante, eres el presbítero del equipo. P. MARIO: Solamente dos pensamientos, dos cosas. El primero es que sabéis que el Papa Francisco, en las últimas catequesis de las Audiencias los Miércoles está acabando ahora las catequesis sobre la Eucaristía. Y os quiero leer simplemente un trocito donde ––a mí me lo parece y espero que también a vosotros–– resuena otra voz, que es la voz de Carmen. Y es maravilloso que las catequesis que nos ha dado Carmen lleguen a toda la Iglesia por medio del Papa públicamente. En la tercera catequesis sobre la Eucaristía dice: La Eucaristía es el memorial del Misterio pascual de Cristo. Nos convierte en partícipes de su victoria sobre el pecado y la muerte. Cada celebración de la eucaristía es un rayo de ese sol sin ocaso que es Jesucristo resucitado. Participar en la misa Y mucho más en la Pascua significa entrar en la victoria del Resucitado, ser iluminados por su luz, calentados por su calor. A través de la celebración eucarística el Espíritu Santo nos hace partícipes de la vida divina que tiene la capacidad de transfigurar todo nuestro ser mortal. Y en su paso de la muerte a la vida, Como dicen nuestras Catequesis del tiempo a la eternidad, el Señor Jesús nos arrastra también a nosotros… Esta palabra la utilizaba Carmen mucho: «Cristo resucitado nos arrastra con la fuerza de su resurrección, en la Pascua y en cada Eucaristía». el Señor Jesús nos arrastra también a nosotros con Él para hacer la Pascua. En la Eucaristía se hace Pascua. Nosotros, en la Eucaristía, estamos con Jesús, muerto y resucitado y Él nos arrastra, nos empuja y nos lleva adelante hacia la vida eterna. En la misa nos unimos a Él. Es más, Cristo vive en nosotros y nosotros vivimos en Él: «Yo estoy crucificado con Cristo —dice san Pablo— y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí» (Gálatas 2, 19-20). Así pensaba Pablo. Para no cansaros termino con este pasaje que, me parece, ha llegado a la Iglesia universal. Después, aunque esto merecería un aplauso, que haréis al final, estos días he encontrado una lectura que me ha tocado mucho que es de las Cartas pascuales de S. Atanasio. Me ha impresionado porque uno de los problemas que desde hace

7

ANUNCIO DE PASCUA 2018

años suscita dificultad para la celebración en pequeña comunidad, sea de la Eucaristía y, sobre todo, de la Pascua, es que se piensa que en la Pascua todos los fieles tienen que estar juntos, en la parroquia o donde sea. Pero esta es una teología muy coja, porque la unión no la realiza ni el lugar ni el tiempo; incluso ni siquiera el número de personas, que es algo de lo que se han preocupado muchos curas de tener mucha gente, que es en el fondo lo que le interesa más, pero la comunión no viene de celebrar todos juntos en el mismo lugar. Y esto es lo que señala, precisamente, S. Atanasio. Dice: El misterio pascual reúne en la unidad de la fe también a aquellos que están lejos con su cuerpo. Yo me siento unido a mi comunidad aunque voy pocas veces; y así también los itinerantes. Por tanto, Dios, que para nosotros ha instituido esta fiesta de la Pascua, nos concede también celebrarla cada año. Él, que por nuestra salvación entregó a la muerte a su hijo, por el mismo motivo nos hace el don de esta festividad que reluce, claramente, entre todas las otras fiestas del curso del año. La celebración litúrgica nos sostiene en las aflicciones que encontramos en este mundo. Sobre todo, los de cierta edad, tenemos periodos de achaques, de dolores, de oscuridad. Y en la Pascua Cristo resucitado nos arrastra hacia la vida eterna con la fuerza de su resurrección. Por medio de ella Dios nos concede aquella alegría de la salvación que acrecienta la comunión. Mediante la acción sacramental de la fiesta, de facto, nos funde en una única asamblea, nos une a todos espiritualmente. Nos hace encontrarnos cerca, también, de los que están lejos. Porque es obra del Espíritu Santo, él es el principio de la comunión del mismo modo que sucede entre el Padre y el Hijo en el Espíritu Santo. La celebración de la Iglesia nos ofrece la manera de orar juntos, de elevar, comunitariamente, nuestra acción de gracias a Dios. Ésta, es una exigencia propia de cada fiesta litúrgica, es un milagro de la bondad de Dios. Esto es, hacernos sentir unidos, solidarios, en la celebración, y fundir en la unidad de la fe a los que están lejos y los que están cerca, presentes y ausentes. Así que si una comunidad, por el bien de la comunidad, celebra la Pascua fuera de la parroquia está ausente corporalmente, pero está unida, por el Espíritu Santo, a la parroquia. (Aplausos). ¾ Introducción al Pregón pascual, primera parte 8

ANUNCIO DE PASCUA 2018

KIKO: Bien, hermanos. Podemos ahora pasar a escuchar un trocito de la mejor catequesis que se puede escuchar en preparación a la Vigilia pascual, y que es escuchar el eco de este canto inspirado por la Iglesia que se llama el Exultet y que dice: Exulten los coros de los ángeles, exulte la asamblea celeste, y un himno de gloria aclame el triunfo del Señor resucitado. Alégrese la tierra, inundada por la nueva luz. El esplendor del rey destruyó las tinieblas, destruyó las tinieblas, las tinieblas del mundo. Que se alegre nuestra madre la Iglesia, resplandeciente de la gloria de su Señor; y que en este lugar resuene unánime la aclamación de un pueblo en fiesta. Así comienza el Exultet que se hace en toda la Iglesia universal, que lo cantan en el Vaticano en gregoriano. Pero este es el contenido profundo de esta noche en la que nosotros celebramos el misterio de nuestra salvación. Bien, nos ponemos en pie. ¾ Canto: “Pregón pascual”, primera parte KIKO: Muy bien, hermanos, no voy a ser muy largo. Y si Dios me inspira espero daros una palabra. Pero como siempre, antes vamos a escuchar esta palabra de S. Juan que os va a ayudar, porque el Señor, que nos ha dado un don inmenso que es el Camino Neocatecumenal, un Carisma que tiene un sabor que recuerda a la Iglesia primitiva, con un sabor y una fuerza especial hoy en la Iglesia, en la que hemos sido convocados para anunciar el evangelio, para la nueva evangelización. Sabéis que todos hemos sido convocados para celebrar los 50 años del Camino Neocatecumenal en Roma, donde juntamente con el Papa Francisco cantaremos un Te Deum de acción de gracias a Dios por su amor y por su fidelidad durante estos cincuenta años. Este es el folleto que hemos entregado a los obispos para invitarles a este encuentro, en el que recibiremos al Santo Padre, que incensará el Icono, la cruz y nos saludará. Después presentaré yo a los doscientos mil hermanos que vendrán de todo el mundo. Escucharemos las palabras del Papa Francisco. Os lo digo porque estáis invitados todos y de Madrid os habéis apuntado muy poquitos; no sé por qué. ¿Es que no tenéis fe? ¿No tenéis entusiasmo? ¿No tenéis ganas de

9

ANUNCIO DE PASCUA 2018

ir a Roma y conmemorar los cincuenta años del Camino con el Papa? Lo tenemos todo previsto, incluso un aparcamiento que nos deja la universidad de Tor Vergata con capacidad para 2.500 autobuses. Podéis reservar en un hotel para dormir cerca de Roma, alquilar un autocar, vais al encuentro y después volver al hotel y, al día siguiente, pues vais a Asís y pasáis dos días juntitos tan a gusto. Espero que no seáis tontos. Después de presentar a los hermanos por naciones escucharemos lo que nos dirá el Papa y cantaremos juntos el Te Deum que el Señor nos ha inspirado en el Camino. Y haremos el envío delante de toda la Iglesia ––que, además, vendrán muchos periodistas, la televisión que lo retransmitirá en directo porque es una conmemoración importantísima esta celebración de los 50 Años del Camino Neocatecumenal–– y para que vean lo que es el Camino, el Papa enviará treinta y cinco Missio ad gentes. Irán al estrado los treinta y cinco presbíteros que están llevando adelante estas missio ad gentes en toda Europa y que aunque ya fueron enviadas tienen que ser confirmadas por el Santo Padre; porque todas estas misiones ad gentes, que tenemos cientos, han sido todas enviadas por el Papa Benedicto XVI y por el Papa Francisco. Éstas últimas que hemos enviado este año tienen que ser confirmadas y enviadas por el Santo Padre. Y también el Papa enviará veinte communitates in missionem. El mismo Papa ha dicho que la Iglesia tiene que estar en salida, que tiene que salir de las parroquias e ir a las periferias, a los arrabales de las ciudades, hay que ir y hacerse presente entre los pobres. Pues el Papa va a enviar veinte comunidades de Roma que van a partir a las periferias de Roma, que están llenas de rumanos, de emigrantes ––en muchas partes también de musulmanes–– y de gente pobre. Con estas comunidades tendré ahora un encuentro en Roma, en la Basílica de San Pablo Extramuros, con setenta comunidades que han terminado el Camino Neocatecumenal y haremos el sorteo. Veremos si están dispuestas a abandonar la comodidad de sus parroquias e irse a un arrabal de las afueras de Roma. Con los que estén dispuestos haremos el sorteo y, a estas comunidades, las enviará el Papa a las periferias de Roma. El envío se hace cantando el evangelio de Mateo 28: «Id y enseñadles a poner en práctica todo lo que yo os he mandado. Ánimo, que yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo». Esto se cantará y después el Papa dará el crucifijo a los presbíteros de la missio ad gentes y se acercarán los responsables de las comunidades en misión y el Papa le entregará un crucifijo a cada uno. Al final, todos cantaremos el canto Carmen 63: «Están rotas mis ataduras, pagadas mis deudas: ¡Me voy a todas partes!». Haremos un Padrenuestro y la bendición final. Esto haremos el 5 de mayo en la universidad de Tor Vergata. El Papa viene a las 11 de la mañana y tenemos que estar allí a las 9, más o menos. Ahora escuchamos una palabra del evangelio de S. Juan que es la que hemos hecho otras veces sobre el envío. ¾ Proclamación del evangelio: Juan 17,18-26 KIKO: Como veis, esta Palabra: «el amor ––que es el Espíritu Santo–– con el que tú

10

ANUNCIO DE PASCUA 2018

me has amado a mí, ese mismo amor esté en ellos». Y como ese amor no se puede separar de Cristo, porque es el amor que el Padre tiene al Hijo y no se puede separar del Hijo, por eso dice: que «el amor esté en ellos y yo en ellos». O sea, pensad lo que es el cristianismo, algo tan grande a lo que Dios os ha llamado y os ha elegido desde antes de la creación del mundo. Y os ha unido a nosotros, en su voluntad y en su diseño, algo verdaderamente impresionante: que el Señor viva en nosotros y esté en nosotros profundamente y que nos dé a participar, por el Espíritu Santo, de su amor. Y ese amor en nosotros nos lleva a hacer su voluntad. Y no hay cosa más grande que evangelizar, que salir, salir, como ha dicho el Papa, de nuestra comodidad, de nuestro sitio. Id. No es fácil, por eso yo estaba asustado de los hermanos, las comunidades que salieron en misión, pues tuve un encuentro con los responsables y las comunidades que salieron en misión y todos están muy contentos; no obstante que es difícil, que están lejos, etc. Porque el Señor nos acompaña. Yo les dije claramente a todos: mirad, ser enviados en misión es muy importante por una razón, porque el peligro más grande que tiene el cristiano es el instalarse, el aburguesarse; es la comodidad, es acomodarse. Y el acomodarse nos lleva a la tibieza, perdemos el celo. Y sobre la tibieza, las palabras más duras de la Biblia las emplea contra los tibios. «Porque no eres ni frio ni caliente, estoy para vomitarte» dice Dios, «Te voy a vomitar, porque ojalá fueras frío, un comunista ateo, poniendo bombas. Ojalá, porque no eres nada, ni frío ni caliente, eres un comodón y un burgués, estoy para vomitarte»; eso lo dice el Apocalipsis. Por eso, la tentación más grande que tenemos es el instalarnos. Yo se lo he dicho a los curas, a los párrocos: no hay cosa peor que un cura que se instala con su coche, con su dinerín, y pierde el celo por anunciar el Evangelio. Ese ya es un corrupto y le falta poco para que una mujer se lo cargue. «Porque no eres frío ni caliente estoy para vomitarte». Por eso, hermanos, os estaba diciendo que como ese es el peligro que tenemos todos ––yo también, por lo que sea, porque somos cómodos, porque somos unos burgueses–– estamos siempre huyendo de lo que nos incomoda o de lo que nos hace sufrir. Pero el hecho de que el Señor te envíe en misión, no eres tú el que has elegido ese lugar donde hay pobres o gitanos o musulmanes, lo que quieras, no lo has elegido tú, pues te ha mandado el Señor. Dice el Señor: «No me habéis elegido vosotros a mí», no habéis sido vosotros los que me habéis elegido y estáis en el Camino, «Os he llamado yo, os he elegido yo. Y os he elegido para vayáis y deis fruto y un fruto que permanezca». Bueno, pues estar en misión, como no eres tú el que lo has elegido, Dios te da una gracia, que es su presencia. Y eso hace que no te permita instalarte, porque no has ido allí a un barrio lejano buscando tu felicidad o tu comodidad. No, te ha mandado el Señor. Te guste o no te guste has sido enviado. No hay cosa más grande que el Señor crea en ti y te envíe a anunciar el Evangelio donde sea, con los esquimales, con los indios jíbaros o a las minas… Donde te mande a dar testimonio del amor de Dios en Jesucristo. No hay cosa más grande.

11

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Los que no tenéis ningún celo, que estáis tibios y sentados cómodamente, aburguesados, pues os tenéis que preparar porque Dios os ama y no puede dejaros que os vayáis al infierno. Por eso os va a mandar un cáncer, os va a mandar un follón… Algo os va a desinstalar, porque no hay mayor peligro para un cristiano que estar siempre buscando su comodidad. Es perder el celo: «el celo de tu casa me devora» dice Cristo. El celo, porque es el celo del Padre que viene de Dios que quiere salvar a toda la humanidad; y por ello es tan grande el celo que tiene Dios por ti, por salvarte del infierno, Acordaos de Jesucristo y las hijas de Jerusalén, la música del anuncio pasado: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, porque si esto se hace con el leño verde, qué no se hará con el leño seco». O sea, ¿qué es lo que tiene preparado el demonio para el leño seco? ¿Qué cosa es el infierno? Por eso Cristo ha venido a salvarnos, ha tenido que salvarnos de la muerte eterna, del infierno eterno. Que es eterno el infierno y existe es dogma de fe, no es un invento de la Iglesia para meter miedo a nadie; es real el infierno. Si no existiera el infierno, dicen, Dios no nos amaría, no nos habría hecho realmente libres. Porque así como Dios es infinito, el infierno también es infinito, digamos así. Y esto es un misterio grande. O sea, el hombre puede revelarse contra Dios y con toda voluntad irse al infierno porque le da la gana, porque odia a Dios y porque quiere. No hay cosa más grande que la libertad humana, donde Dios muestra el amor inmenso que tiene al hombre. Pensad que por el pecado original mató el hombre a Dios en su corazón y se puso él. Por eso toda la humanidad estaba condenada al infierno eterno; toda la humanidad. La muerte estaba sobre la humanidad por el pecado que cometieron nuestros padres Adán y Eva y que llamamos pecado original, que es un pecado que hacía que aún los Santos Patriarcas Abrahán o Moisés no pudieran entrar en el cielo, porque este pecado cerró las puertas del cielo. Y tuvieron que esperar en el sheol, que es un lugar cerca del infierno. Allí donde esperaban los Santos Patriarcas su santo advenimiento. Tuvo que bajar Jesucristo a los infiernos (ahí tenéis el cuadro) y sacad de los infiernos a Adán, Eva, David, Salomón, Juan Bautista, el profeta Daniel, Abrahán, Moisés, Noé, etc. Todos estaban en el sheol. Esto es lo que dice la Tradición, porque las puertas del cielo estaban cerradas. Por eso Cristo tuvo que venir a destruir la muerte y abrirnos las puertas del cielo y destruir las puertas del infierno (ahí en el cuadro veis que están rotas). Porque este es un misterio muy grande: el misterio de tu propia libertad. Te puedes cargar un matrimonio si adulteras, sabes que no lo debías hacer pero te acuestas con la secretaria. Bueno, te estás jugando tu salvación eterna. ¡Bueno, pues mejor, mejor! Y así está lleno de adúlteros por todas partes. El adulterio en Israel es un pecado de muerte. Tres pecados son de excomunión y de muerte que merecían la lapidación en Israel: el asesinato, la apostasía y el adulterio. Y hasta hace muy poco tiempo, en España, los adúlteros estaban penados por la ley, iban a la cárcel. Ahora ya han cambiado las normas porque estamos en una nueva cultura de una mal llamada libertad, de hacer lo que quieras porque todo el mundo te aplaude. Te puedes cargar el matrimonio y lo que quieras y lo hijos que sufran. Tú te acuestas con tu secretaria del trabajo, aunque esté casada y listo. Esto es la reali-

12

ANUNCIO DE PASCUA 2018

dad. Pero vosotros hermanos habéis sido llamados por Dios a ser testigos de un amor nuevo y nos ha dado ––si es que os lo ha dado–– de su Espíritu, que nos hace hijos de Dios, que nos hace santos, que nos hace amigos de Dios; y que nos hace partícipes de la vida inmortal. Por eso los cristianos brillan en esta generación perversa y adúltera como una luz en medio de las tinieblas. Si es que tú brillas, que a lo mejor tú no brillas nada porque eres una cómodo, no tienes celo. No sabemos. Yo quisiera ser un buen catequista y os he escrutado muy poco. Hemos sojuzgado poco vuestra fe, hemos sido benévolos… No era así en la Iglesia primitiva. Si un bautizado, en los primeros siglos, cometía un pecado mortal ––adulteraba, por ejemplo–– veinte años tenía que estar de penitencia. No se le permitía volver a la comunidad; así durante veinte años. Esto es la historia de la Iglesia. Y estos, a los que llamaban penitentes, querían volver a la Iglesia. Y aun llorando no se les permitía entrar. Entonces, unos siglos más tarde, se les permitió ponerse un traje de penitente, una especia de sayo franciscano, y tenían que estar en el nártex de la iglesia, a la entrada, de rodillas. Cuando entraba la gente a la Eucaristía; ellos no podían entrar. Esta es la historia de la Penitencia en la Iglesia. Fijaros si era importante que los cristianos fueran luz en medio de las tinieblas de un mundo pagano, un mundo que estaba lleno de lujuria, de adulterios y sobre todo de espectáculos inmorales y de espectáculos violentos. La gente iba al Coliseo y pagaba ––según cuentan las crónicas de la época–– para ver como un oso se comía a un hombre. Y hacían una especie de bosque, metían un esclavo, lo ataban a un árbol y después de tener a un oso cinco meses sin comer, lo soltaban. Hasta que el oso lo descubría y se lo comía delante de todo el mundo: eso el paganismo, los paganos. Tú, si eres un pagano, eres capaz de pagar para ver sádicamente los espectáculos sangrientos; estáis viendo películas llenas de muertes, que está prohibido a un cristiano ver eso. Las pompas de Satán que llama la Iglesia, que son los espectáculos no solamente inmorales de sexo, sino también espectáculos sangrientos. Porque a los paganos les gustaba ver la sangre correr y los espectáculos de los gladiadores. Y morían allí delante y todos decían: «¡Mátalo, mátalo!». Tenían que matarlo y que se viera la sangre porque eso es la degeneración del paganismo. El paganismo está en manos del demonio que es el príncipe de este mundo. Habéis sido sacados de las tinieblas y del reino de satanás y habéis sido metidos en una comunidad cristiana y se os ha dado un camino de educación a la fe, de formación. Digo esto para exhortaros, exhortaros. Bueno, pues Dios para ayudar a nuestra poca fe, porque somos todos pecadores y pobres, todos, porque la carne es débil, aunque el espíritu está pronto, entonces Dios ha establecido una ayuda impresionante que es la Santa Noche. Para ayudarnos a todos ha decidido pasar y destruir el imperio del faraón: el mal, la avaricia, la hipocresía, la lujuria, desterrarla de nosotros y sumergirlo en las aguas y resucitarnos con su Hijo, arrastrarnos a la resurrección. Por eso la Iglesia, desde la más antigua tradición, ha visto tan importante esa noche que nos ha dicho que te-

13

ANUNCIO DE PASCUA 2018

nemos que prepararnos durante toda la Cuaresma para que esa noche no nos pille dormidos o descuidados y perdamos esta ocasión que Dios nos da para nuestra salvación. Todos tenemos necesidad de la Pascua del año 2018; todos, todos. No sé cómo os estáis preparando para este Vigilia. No sé si ayunáis, la Iglesia nos invita a ayunar, a dar limosna abundante a los pobres y nos invita a rezar. Oración, ayuno y limosna, tal y como se nos ha invitado durante la Cuaresma, para tenernos vigilantes. Y, además, porque como sabéis, en esta Santa Noche, Dios ha prometido que retornará su Hijo. Porque la Vigilia Pascual está llena de escatología. Ya decía un gran teólogo, Bouyer, que en el Séder pascual hebreo se esperaba, el 14 de Nisán, en el que se reúnen todas las familias hebreas para celebrar la salida de Egipto, como sabéis está es el plato del Séder que conmemora con la comida esa noche ––y tiene que haber un hueso de cordero, un huevo duro, hierbas amargas, y tiene que haber también unas almendras machacadas… todo eso signo de Egipto, de la esclavitud, de la amargura de Egipto. Las almendras machacadas significan la arcilla que tenían que aplastar para hacer ladrillos; el cordero de la salida; el pan ácimo… Pero en esa noche, el 14 de Nisán, el pueblo hebreo, en la que conmemoran la salida de Egipto, dice que en esa noche harás Hagadá, que significa «contarás» a tu hijo quién soy yo, lo que hice por ti cuando estabais esclavos en Egipto: cómo yo te saqué con brazo fuerte y te he llevado a una tierra de libertad que mana leche y miel. Esa noche no dejarás de contar a tus hijos lo que Dios ha hecho por ti, que Dios existe; es el Hagadá pascual. Y después de haber contado y recontado, en la medida que hablan bien de Dios se hace presente Dios en esa noche. Hasta el punto que llega un momento en que, mientras cenan, después de cenar, el jefe de la casa cogerá una copa de plata tapada. Primero, cuando han hablado de la esclavitud de Egipto, ha presentado un pan ácimo. Y con esos dos símbolos, a parte del plato del Séder que recuerda a Egipto, el pan ácimo, que es el pan de la salida porque no le dio tiempo a fermentar y a meter en el horno, no dio tiempo porque tuvieron que salir de prisa, el pan ácimo es el pan de la salida de la esclavitud. Y cuando el jefe de familia cuenta las circunstancias de esclavitud, de amargura y de sufrimiento, muestra el pan. Y cuando habla de que Dios los sacó de la esclavitud, hizo una alianza con ellos en Egipto y les ha introducido en una tierra que mana leche y miel, y la prueba de que son libres es que hay vino, porque en el desierto no hay vino, entonces, el Jefe de la casa dice: «Con vuestro permiso demos gracias al Señor». Y todos se ponen de pie y dicen: «Es justo y necesario». Y hace una berakhá, una bendición, con el vino, diciendo: «Verdaderamente es justo y necesario, darte gracias Señor», porque ya han hecho presente en el Hagadá las maravillas de Dios. Y eso pasa todo a nuestra Misa. «Levantemos el corazón». Y todos decimos: «Lo tenemos levantado hacia el Señor». «Demos gracias al Señor». «Es justo y necesario, realmente es junto y necesario darte gracias, etc. …» ––continúa el sacerdote. En el Hagadá que hacemos nosotros en la Eucaristía viene todo el Hagadá pascual hebreo. Jesucristo, que era un hebreo, celebró la Pascua con sus discípulos. Y ahí tenía los dos signos fundamentales sobre los que gira la Pascua hebraica, que es el

14

ANUNCIO DE PASCUA 2018

pan ácimo y el vino de la Alianza. Pero sabéis que Jesucristo en esa noche hizo una cosa sorprendente. Cogió el pan ácimo y dijo: «Esto no será ya para vosotros el pan de la salida de Egipto: esto es mi Cuerpo que se entrega por vosotros». Y cogiendo la copa dijo: «Tomad y bebed todos de él, este es el cáliz de mi Sangre que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados». Los dos signos: el pan de la aflicción y la copa de la libertad. En esa noche, los hebreos hacen presente, hacen un memorial (cicarón = memorial). Y también lo dice el sacerdote en el Misa: este es el memorial o es el sacramento de nuestra fe. Y muestra el pan y el vino, que Jesucristo les da un nuevo contenido, pues dirá: «Este pan es mi cuerpo y este vino es mi Sangre». Porque Él realiza en su Cuerpo lo que significan estos dos signos. La esclavitud de Egipto, pues todos hemos nacido esclavos de las pasiones, esclavos del demonio que es la representación del faraón, el demonio. Y Jesucristo con su muerte quitará al demonio el poder que tiene sobre nosotros; lo dice la Epístola a los Hebreos: «que así como los hijos participan de la carne y de la sangre, participó Cristo de las mismas para aniquilar, para destruir, mediante su muerte, al señor de la muerte, esto es, al demonio, y liberar a cuantos por el temor que tienen a la muerte estaban durante toda su vida sometidos a la esclavitud». Esto es Palabra de Dios. O sea, esto que dice la Epístola a los Hebreos, que lo leemos en S. Cirilo de Alejandría a los catecúmenos, este centro catequético de que todos los hombres de la tierra son esclavos del demonio por el temor que tienen a sufrir, por el temor que tienen a la muerte ––por eso abortan, beben, tienen una amante–– están constantemente escapando del sufrimiento. Todos los hombres son esclavos por el temor que tienen a la muerte, durante toda su vida ––dice la Palabra de Dios–– son esclavos del demonio. Y Cristo ha venido para liberarnos de la muerte, para librarnos del temor a la muerte. ¿Y cómo nos libra? Él primero rompe la muerte, destruye la muerte y brilla la resurrección, la luz que celebramos en la noche de la Pascua, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y a nosotros nos hace participar a todos de su victoria sobre la muerte dándonos dentro el Espíritu Santo que nos hace poseer vida eterna. Los cristianos tenemos, como sabéis, vida eterna, no morimos, no morimos, porque Cristo ha muerto por nosotros. Por eso los cementerios cristianos se llaman «dormitorios», porque no están llenos de muertos, están llenos de gente que está durmiendo esperando la segunda venida de Cristo. No se llama «thanatos» que es la palabra muerte en griego; tanatorio es lo que dicen los paganos: thanatos. No así los cristianos, que lo llaman cementerio que significa dormitorio; esto es así, no sé si lo saben ustedes. Los cristianos jamás pensaron que los mismos cristianos mueren, porque hemos sido rescatados de la muerte. Y el «dies natalis» que llamaban los cristianos es el día de nuestra muerte física que es un día de victoria, de triunfo, es un día de felicidad y de resurrección. El P. Farnés nos decía que cuando tenía que hacer un funeral, venían los amigos del muerto, en Barcelona, y había un montón de gente; el 80% paganos y ateos. Y él hacía una monición: «Ustedes señores que asisten a este funeral van a ver aquí una cosa sorprendente: vamos a celebrar una fiesta». Y todos miraban, así, 15

ANUNCIO DE PASCUA 2018

al cura: «¡Una fiesta! ¿Pero no hemos venido a un funeral?». Y Farnés, que es un gran liturgista, explicaba que los funerales cristianos son un triunfo, una fiesta, pues se conmemora la entrada de este hermano en el cielo. Por eso se canta; no se llora; se hace una fiesta, una gran fiesta. El cristianismo, la victoria de Cristo sobre la muerte. Esta es nuestra fe, algo fantástico. Dios quisiera que nosotros, a un mundo lleno de tinieblas y sin esperanza fuéramos una luz y les trasmitiéramos lo que ha dicho Carmen en lo que hemos leído en esta catequesis. No sabéis todo lo que ha dicho Carmen, un mamotreto así de gordo, de todas las veces que os ha hablado durante estos 50 años de la Pascua y de Adviento; y tiene cosas extraordinarias, porque era muy inteligente y muy inspirada, que es vuestra catequista junto conmigo y con el P. Mario. ¡Y lo que nos ha inspirado el Señor por amor a vosotros! ¿Quiénes sois vosotros que os merecéis a Kiko Argüello, a un artista como yo? ¿Quiénes sois? ¡Qué cosa curiosa! ¿Por qué yo tengo que dar mi vida por vosotros? ¿Me pagáis algo? ¿Me habéis comprando una casa, un coche? ¿Es que alguien me obliga? ¿Es que tengo una ordenación de la Curia para algo? ¡No tengo nada! Pues es Dios el que nos ha unido y el que quiere que Mario y yo ––y ahora Ascensión–– pues os ayudemos en vuestra fe. Lo ha pensado desde antes de la creación del mundo para vosotros porque os ama. El amor que os tiene Dios es un sacramento del amor que tiene a los que no están aquí. Y vosotros tendríais que ser testigos del amor Dios os tiene para los que no están. Y tenéis siempre que predicar a Jesucristo dando testimonio de que tú eres peor que ese hermano: que has estado en la droga, que has sido un lujurioso, que has sido un sinvergüenza, que eres un hipócrita y un canalla y reconocer que incluso has robado. Tienes que convencer a la gente sobre la gratuidad del amor de Dios e invitar a ese hermano que te escucha a que reciba también él el encuentro con Jesucristo; porque tenemos que ser testigos del amor que nos tiene. Jesucristo nunca se escandalizó de nadie, de ningún pecador. Jesús afirma que Él no ha venido para los justos cuando le dicen que una prostituta o una ramera o lo que sea le estaba tocando los pie; que son un signo erótico los pies. Y esa mujer le descalzó y con sus lágrimas le bañaba los pies y los enjugaba con sus cabellos. Y dicen los fariseos: «¡Si supiera él quien es la que le está besando los pies, la que le está tocando!». Y Jesús les dirá a los fariseos: «No sabéis que yo no he venido para los justos, sino que he venido para los pecadores». Pues esto es una cosa maravillosa. Dios, Jesucristo, no se escandaliza jamás de ninguno de nuestros pecados, porque bien nos conoce y sabe quiénes somos. Sabe lo que hay dentro de nuestro corazón. Buenos, hermanos, esta noche tengo que daros una palabra: el kerigma. Y ¿qué es lo que dice el kerigma? Lo digo para que os vayáis contentos. Pues el kerigma dice una cosa sorprendente y es que nos hace mirar a Cristo crucificado. Y ¿por qué nos hace mirar a Cristo crucificado? Porque nos dice la Palabra de Dios que esto que veis (señala el crucifijo), en él está presente, está reflejada, la substancia divina. La substancia es una palabra filosófica. ¿Qué es la substancia? ¿De qué

16

ANUNCIO DE PASCUA 2018

substancia está hecho esta funda de la Biblia? Pues decimos: «De plata». La substancia es la plata. Y esto de bronce. Y ¿cuál es la substancia de Dios? ¿De qué está hecho? ¿Cómo está hecho? Pues la Palabra nos lo dice. Bueno, lo que nos dice es que miremos a Jesucristo, que él es imagen de la substancia divina, de Dios. Y ¿qué es lo que vemos en esa imagen de un hombre crucificado? Ya os he explicado muchas veces ––que no se habla bien en esta semana de Pasión–– lo que significaba la crucifixión, que dice el filósofo Cicerón que ni hubo ni habrá jamás un suplicio semejante. ¡Era un horror! Y era un horror que habían inventado los romanos, que eran unos bestias, un suplicio para dominar a los pueblos bárbaros. Un suplicio que no tocaba ningún órgano vital para que sufriera bien, horas y horas y días, para que sufriera días; que eso es horrible, no te dan tregua al sufrimiento. Por eso clavaban las manos y los pies y te dejaban allí. Pero al colgarte se necrosaban los pulmones porque les faltaba oxígeno y el propio cuerpo, la propia naturaleza, como no quiere morir ––porque está en nuestra naturaleza sobrevivir, no se puede suicidar–– el cuerpo actuaba independiente de la voluntad del condenado. Y, entonces, apoyándose en los clavos, por donde pasan unos nervios muy importantes que protegen a la mano para no que no la pierdas, apoyándose en los clavos se levantaba para coger aire, de forma que dice Cicerón que un crucificado nunca estaba quieto, siempre estaba moviéndose para coger aire. Y caía derrumbado con dolores terribles. Y gritaban y gritaban porque con los clavos terribles que tenían, cada vez que se movían, pues el dolor era terrible. A mí me impresiona esto cuando lo leo, pensando que la Virgen María ha contemplado este vaivén, este horror de sufrimiento. No sé cuánto gritaba Cristo, no lo dicen los evangelios, pero todos los crucificados gritaban y gritaban de dolor. Pues la Virgen ha visto desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde, que estuvo debajo de la cruz, contemplando este horror. Y fue tal el sufrimiento que sentía la Virgen que una espada atravesaba su alma. Y el sufrimiento del alma puede ser infinitamente superior al del cuerpo. Entonces, la Iglesia nos invita a mirar a Cristo crucificado. Ahí vemos una imagen muy bonita, pero no es esa la realidad: la realidad era algo espantoso. Pues nos invita a mirarlo porque nos dice que en ese crucificado, en ese hombre torturado, estaba Dios, era Dios. Y en esa crucifixión podemos contemplar la substancia divina, viendo a Jesucristo podemos ver la imagen de la substancia divina. ¿Y esa substancia qué es? Pues que ese pobrecito que está muerto en una cruz, lleno de dolores, está sufriendo por ti, por tus pecados. Y por mí. Y ¿qué es lo que vemos? Pues que ese hombre que está sufriendo tanto está sufriendo por ti y está sufriendo por mí. Cristo se entregó por todos los hombres. Claro que la Sangre de Cristo, que era Sangre de Dios, tiene valor infinito. Cristo lo entregó por ti, ha muerto por ti. Por eso los cristianos primitivos tenían mucho cuidado de no volver a crucificar a Jesucristo con el pecado. Lo dice la epístola de S. Pablo: «¡Ay del que vuelva a crucificar a Jesucristo, porque no tendrá ya salvación!». El que sabiendo lo que Cristo ha hecho por él, que con toda conciencia y habiendo sido bautizado y perdonado y metido en una comunidad, crucifica de nuevo a Jesucristo, pues que se prepare. Por eso tenemos que estar todos vigilantes, porque el demonio, a todos, y a los curas más,

17

ANUNCIO DE PASCUA 2018

nos ronda buscando a quien devorar. El Kerigma dice eso. ¿Qué dice? Que Cristo ha muerto por ti, sí, por tus pecados, y que Dios le resucitó para nuestra justificación. Porque si entregó su vida por ti y el Padre aceptó lo que se llama su oblación vicaria (vicario es uno que se entrega por otro), si el Padre aceptó que él se entregase por ti, que muriera por ti, entonces, si Él ha muerto en tu lugar tú ya no mueres. Y como Dios aceptó la muerte de Cristo por tus pecados su resurrección muestra tu justificación; murió y fue resucitado para nuestra justificación. Demuestra que Dios aceptó su oblación y ya no tienes que morir, eres libre de la muerte. Y ¿qué dice el Kerigma? Que no solamente fue resucitado para nuestra justificación, sino que lo elevó por encima de todo poder, de toda virtud y de toda dominación y lo sentó a su derecha. Eso de sentarlo a su derecha significa que lo constituyó Kyrios, sacerdote eterno para siempre, sumo sacerdote para siempre, para que intercediera por nosotros. Entonces, ahora mismo, en el cielo, Jesucristo está intercediendo por cada uno de los que me estáis escuchando. Y ¿por qué? Volvemos a la substancia: porque Dios, la substancia misma de Dios es amor a ti, a ti solo, a ti solo; en el universo no hay nadie más que tú. Dicen los Padres que el que no se ha considerado él y Dios únicos en el mundo no sabe lo que es la fe. Tú solo. Dios ¿por qué intercede por ti en este momento? Porque la substancia divina es amarte, amarte. Y ¿eso qué es? ¿Qué es el amor de Dios? No es un sentimiento como se siente por una chica o por un chico. ¿Qué es el amor de Dios? Pues Cristo mismo nos lo dice, lo hemos escuchado esta tarde en el evangelio: «Padre, yo en ellos y tú en mí para que sean perfectamente uno como tú Padre estás en mí yo estoy en ti, perfectamente uno». ¿Qué es esto de la unidad? ¿Uno? ¿Perfecta unidad? Dice Jesucristo que cuando nos eligió y nos dio una comunidad cristiana, nos dio esa comunidad con una sola condición: para que viendo cómo nos amamos mostremos esta unidad porque tenemos vida eterna dentro en la dimensión del enemigo; el enemigo que es tu mujer, que es tu hija que se fue de casa, que es tu marido, lo que sea, pues Dios te da la ocasión de amar a los demás, a tu prójimo, en una nueva dimensión: «Como yo os he amado». Cristo nos amó cuando éramos sus enemigos, no opuso resistencia a nuestras bofetadas ni a los salivazos ni a la tortura de la cruz. No, se ofreció como un manso cordero dándonos ejemplo de cómo tenemos que hacer nosotros. Tú, mujer, tienes que ser una corderita con tu marido; tienes que ser mansa, humilde, mansa con tu marido en casa; no puedes ser violenta, no puedes responder a la violencia con la violencia; no puedes. No, somos cristianos. Bueno, pues, amaos como yo os he amado. En este amor ––como este amor no existe en la tierra, pues existe un amor humano–– los que os rodean quedarán sorprendidos. Pero no solamente es para que os améis como yo os he amado, sino que os he metido en una comunidad para que seáis perfectamente uno. Y si sois perfectamente uno el mundo creerá, se convertirán, porque todos están buscando el amor y la perfecta unidad, es algo que está sembrado en el corazón mismo, en el fondo de todo hombre. Solamente que están esperando que aparezca. Y no aparece por ninguna parte. Aparece la violencia, los espectáculos inmorales y violentos. ¿Dónde

18

ANUNCIO DE PASCUA 2018

ven los hombres normales la perfecta unidad? ¿Dónde? ¿Dónde está eso? Dios ha suscitado el Camino Neocatecumenal. Claro, esa sería una pregunta muy importante para que os hagáis en la próxima convivencia: ¿Es que en nuestra comunidad somos uno?; primera pregunta. Y segunda: ¿Qué tenemos que hacer para ser perfectamente uno? Porque si no, mejor apaga y vámonos, porque solamente de esta forma, dice el Evangelio, cumpliremos nuestra misión. ¿Cómo se es perfectamente uno? A ver, no sé si alguno lo sabe. ¿Cómo es? ¿Tenemos que repartir el dinero? ¿Es eso? ¿Se refiere al dinero? ¿A qué se refiere ser «perfectamente uno»? Claro, si somos uno no podemos llamar por teléfono y criticar a un hermano, eso está prohibido: juzgar, criticar, hablar mal de nadie; por ejemplo. Que seamos perfectamente uno, uno. La substancia divina ––y esto es lo más importante de lo que voy a decir esta noche–– es que si conociéramos el amor de Dios sabríais que Cristo está en estos momentos delante del Padre, pensadlo bien, está en el cielo, presentando sus llagas gloriosas solamente por una cosa: que Dios quisiera realizarse como Dios en ti. Fíjate lo que he dicho: Dios quiere realizar su ser Dios en ti. ¿Cómo? Siendo uno dentro de ti. Como el Padre es uno con el Hijo, así Dios quisiera ser en ti perfectamente uno. «¡Ay, qué bonito, Kiko! Y eso ¿cómo se hace? ¿Cómo se come eso? ¡A ver, dínoslo tú! ¿Cómo puede ser en mí el amor de Dios perfectamente uno en mí?» Pues es una buena pregunta. Yo te respondería: «¡Con el Espíritu Santo!». Sin el Espíritu Santo tú no puedes ser uno ni con Cristo ni con su Padre. Dios te manda su Espíritu Santo. «Entonces, Kiko, según lo que tú no estás contando queda claro que yo no soy uno con el Padre ni con el Hijo, porque de alguna manera yo me resisto a la acción del Espíritu Santo. ¿Verdad? Porque es el Espíritu Santo el que logra que yo sea perfectamente uno con Cristo. Y ¿por qué me resisto al Espíritu Santo?». Piénsalo. Pues te respondería con el Evangelio: «el que no odia su vida la pierde». Más: «el que no odia su propia vida, no puede ser mi discípulo». Y aquí muchos no habéis perdido vuestra vida. Dirigís vuestra vida como os da la gana; vuestro matrimonio es como os da a vosotros la gana; vuestros hijos como quisieras que fueran. Todo así. En el fondo somos todos el centro de nosotros mismos, no nos hemos despojado completamente de nuestro hombre interior, de nuestro hombre viejo. No. Aunque os hemos dicho que el catecumenado es una escalera para que, poco a poco, a través de la comunidad conozcáis vuestros pecados y nos despojemos del hombre viejo y lo sumerjamos en las aguas de nuestro bautismo, eso no se ha hecho. Reconozcámoslo. O se ha cumplido muy poquito. Y eso es una resistencia que tiene el Espíritu Santo para que Cristo habite en ti porque habéis escuchado lo que ha leído de S. Atanasio el P. Mario, que dice S. Atanasio que ya no soy yo el que vive, es Cristo el que vive dentro de mí realmente. Entonces, esta noche como preparación a la Vigilia pascual, ya quisiera Dios que os convirtierais. Y ¿qué es convertirse? Pues creer, como dice el Evangelio, convertíos y creed a la Buena Noticia. Y ¿qué tenemos que creer, Kiko? Lo estoy diciendo: pues creed a la Buena Noticia. ¿Y esa Buena Noticia qué es? Pues que Dios ha entregado a su Hijo por ti para que tú ya no vivas tu vida, sino que Cristo 19

ANUNCIO DE PASCUA 2018

viva en ti y tú ya no hagas tu voluntad absolutamente. Porque tu vivir es Cristo. Así de claro. ¿Mañana te dice Cristo que te levantes pronto y que vayas a Misa o que reces los Laudes o no sé qué cosa, o que tienes que ir a buscar a los pobres y darles limosna, o que tienes que pedir perdón a todos los que detestas? No sé, no sé, yo no sé cuál es la voluntad de Dios para ti. La tienes tú que pedir: «¿Qué quieres Señor que haga? ¿Qué quieres Señor que haga? ¿Qué quieres de mí, Señor? Me quedan pocos años y tú has trazado un itinerario para mí, de mi vida. ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Te estoy obedeciendo? ¿Estoy viviendo la vida en ti, de verdad? O ¿qué estoy haciendo? ¿Estoy tocando el violón a cuatro manos? ¿O vivo como un idiota? Me levanto, trabajo, veo la televisión y ya está. Y pasó un día y otro día y otro. ¿Qué quieres de mí, Señor?». Sin duda ninguna que anuncies el Evangelio. Por eso es interesante lo de la Gran Misión en las Plazas. Os he traído el panfleto que Dios nos inspiró de que teníais que salir durante el tiempo pascual. Son cinco encuentros, durante los domingos de Pascua ––está escrito aquí–– para ayudar a vuestra fe. Porque dice S. Pablo que Dios ha querido salvar a los creyentes mediante la necedad de la predicación, del anuncio del Kerigma. Y ¿qué es el Kerigma? Es la noticia de tu salvación, del sufrimiento del pecado, la salvación del pecado y de la muerte. Cristo ha resucitado para que puedas tener una vida inmortal. Y para que llegues a esto habrá un primer encuentro, donde en una plaza, después de haber bailado y cantado e invitado a los jóvenes a bailar y a cantar, cuantos más jóvenes mejor, entonces elegiréis un hermano que dará testimonio, que dará esta catequesis con toda la gente que os rodea. Y si hay poca gente mejor, con uno que escuche desde la ventana, que ha oído los cantos y está escuchando, es suficiente. Pues en ese encuentro, ese hermano que habéis elegido vosotros, que lo elige la comunidad, de acuerdo con el párroco, tendrá que hablar ¿de qué? Pues: ¿Quién es Dios para ti? ¿Crees en Dios? ¿Por qué? ¿Es que has experimentado en tu vida que Dios existe? ¿Has sentido alguna vez la ayuda de Dios? Primer encuentro. En el segundo encuentro a lo mejor decidís que lo haga una hermana joven. Esta hermana joven hará este encuentro preguntando a los hermanos en la calle: ¿Quién eres tú? A uno que está allí, que a lo mejor es un pardillo que dice: «¿Yo? ¡Yo soy un emigrante que he venido en una patera!» o algo así. ¿Quién eres tú y para qué vives? «Pues para trabajar, para que no me coja la policía…». «Y ¿qué sentido tiene tu vida aquí hoy, en España?». «Pues, ganar dinero». «¿Eres feliz?» «Yo ¿feliz? ¡Anda su padre!». Este es el segundo encuentro. Tercer encuentro: buscáis un hermano, un catequista, que tiene que anunciar el Kerigma y decir a los hermanos: «Ayer hablamos del sentido que tiene tu vida. Y hemos visto que los hombres viven para morirse, todos nos morimos; mirad el cementerio lleno de gente. Bueno, pues yo os anuncio una buena noticia: que Dios ha enviado a su Hijo para sacarnos de la muerte, para que no vayamos al tanatorio, sino que vayamos al cementerio a dormir, y nuestra alma esté con Dios en el cielo gloriosa, contemplando su rostro». Y en ese encuentro dirá a los que escuchan: «Es-

20

ANUNCIO DE PASCUA 2018

ta es la noticia de tu salvación: si la escuchas y la crees te salvarás». Es el tercer encuentro. El cuarto encuentro es de nuevo el anuncio del Kerigma, el anuncio del evangelio. Y en ese encuentro hay que llamar a conversión y ofrecerles el sello de la conversión a través de la confesión. Tenéis que buscar a dos o tres curas que vengan con vosotros, que se pongan el alba, y el que quiera confesarse que venga. «¡Aquí hay tres curas que están deseando escuchar vuestros pecados!». Con que haya uno que se confiese y reciba la salvación, nos basta. Este es el tercer encuentro que se hace con una penitencial, una celebración que se hace en la calle. Ya lo habéis hecho otros años y ha funcionado muy bien. En algunos sitios se ha confesado tanta gente, En el quinto encuentro, entonces hablamos de la Iglesia. Y para hablar de la Iglesia tenéis que dar vuestro testimonio de qué es una comunidad cristiana, en qué consiste vuestra comunidad, qué significa vivir la fe en una comunidad. Y tenéis que entusiasmarlos invitándoles con esta pregunta: «¿Quieres ser ayudado por nosotros y entrar en una comunidad cristiana?». Y te responderán lo que quieran. Esto es lo que Dios nos ha inspirado. Y después, si algunos hermanos dicen que sí, entonces hablamos con la parroquia cercana y les invitamos a unas catequesis, en una local. Muchas veces, en muchos sitios, viene gente pagana, que les resulta muy difícil ir a una parroquia porque no les gusta la estructura eclesial. Es como si a mí me interesa escuchar qué es el Islam y he conocido unos musulmanes muy majos que me han dicho: «¿Quieres que te expliquemos que es el Islam?». Y les digo: «Pues muy bien». Pero después me invitan a ir a la mezquita y les digo que no: «¡No, a la mezquita no voy!». Pues eso sucede con mucha gente que nos escuchan, pero no les invites a una estructura, tienen miedo que los captes y los metas en una cápsula porque toda su vida han pensado que la Iglesia es un horror, que tiene encasillada a la gente, que son unos moralistas. Son todos los prejuicios que el demonio ha alimentado fuera de la Iglesia y de los que hemos participado muchos cuando estabais en el mundo. Por eso hay que ver cómo ayudar a esos hermanos que desean continuar. ¿Cómo lo hacemos? Pues a lo mejor buscamos una familia y vienen tan contentos con una familia. «Oye ¿tienes tú un salón en el que quepan doce personas? Es que son doce los que han pedido ser ayudados». «¡Sí, hombre, venid a mi casa!». Y allí es estupendo, hay muchas familias están haciendo así las catequesis. Como veis, es maravilloso que el Señor nos invite a anunciar el Evangelio por las plazas, por las calles. Yo os he dicho algunas pinceladas sobre lo que es el cristianismo y algunos habréis descubierto que si esto de lo que os he hablado es el cristianismo, no sois cristianos. Y, efectivamente, tienes razón. Por eso, esta es la mejor catequesis de preparación a la Vigilia pascual, porque Dios ha instituido una noche santa. Como sabéis, el Poema de las Cuatro Noches, que es muy antiguo, dice que Dios ha establecido unos jalones en la historia que son las cuatro noches. 21

ANUNCIO DE PASCUA 2018

La primera noche es la noche en la que Dios hace la Creación. «¡Hágase la luz! Y la luz se hizo», que son las lecturas de la Vigilia pascual, en la que la primera lectura habla de la Creación, los seis días de la Creación que crea de la nada. La segunda noche es cuando aparece la fe sobre la tierra. ¿Segunda lectura de la Vigilia pascual? ¡Abraham que va a sacrificar a su hijo! La fe es el don más grande que hay en la tierra; la fe, que es una virtud sobrenatural que viene de Dios; la fe es un regalo que Dios ha hecho a los hombres. Es la noche en la que aparece la fe sobre la tierra, es cuando Dios le dice a Abraham: «¡Mira las estrellas del cielo! Así será tu descendencia». Y sostenido por la fe que Dios le da a nuestro padre Abraham, y Abraham, dice S. Pablo, no miró su propio cuerpo; era viejo y sin vigor; y la matriz de su mujer estaba muerte, era estéril, pues era ya vieja y ya no tenía la menstruación. Pues no, no miró ni a la matriz muerta de su mujer ni a su vejez, sino, como dice S. Pablo, mirando al que le hablaba creyó. Aparece la fe sobre la tierra, pues Abraham creyó que Dios era capaz de realizar lo que le prometía. Eso es grandísimo, pues no dudó de que Dios le iba a hacer padre de una multitud de pueblos tan grande como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Y así es, hoy Abraham es considerado padre de tres religiones: de la hebraica, de los musulmanes y de los católicos y cristianos; también los protestantes; millones y millones de hombres, se ha cumplido totalmente esa palabra. La segunda noche es cuando aparece la fe sobre la tierra. La tercera noche es, como sabéis, cuando Dios abre el mar mostrando con ello que va a abrir la muerte, que va a abrir un camino a través de la muerte. Y el mar se abrió y su pueblo pasó; el mar que, como dos barreras a derecha e izquierda, le abrían paso. Y esa tercera noche anuncia la cuarta noche en la que viene Cristo. Os decía antes que los hebreos tienen su noche pascual llena de escatología porque el pueblo hebreo espera la venida del Mesías en la noche de la Pascua. Por eso, como sabéis todos, si os invitan a una celebración pascual hebrea, en la mesa habrá un sitio libre. Ese sitio es para Elías, porque en esa noche llamará a la puerta y anunciará la buena noticia de que ha llegado el Mesías. Y un niñito hebreo, pequeñín, tiene que decir a su padre: «¡Papá, papá, se mueve la puerta!». Y todos se quedan atentos. Y dice Bouyer: «¿Es que Cristo cuando celebró la Pascua cerró la puerta? ¡Ya estaba él! ¿No?». Y responde: «¡No, no la cerró! Porque la Iglesia espera la segunda venida de Cristo en su gloria y con sus santos ángeles en la noche de la Pascua. Y espera encontrarnos vigilantes escuchando a los profetas». Y antes del alba, de pronto, se abrirán los cielos ––esta iglesia se abrirá–– y llenos de luz veremos a Cristo que desciende del cielo y en todas partes lo verán. «Pero, oye Kiko: ¿Cómo es posible? ¿También lo verán los que están en Australia? ¿Y los de Asia?». «¡Sí, lo verán todos!». Un misterio que Dios hará, pues todos lo verán, sí, lo verán venir en su gloria y a sus ángeles con Él y con todos los santos. Y los que estén entonces en la Vigilia pascual serán arrebatados por los aires y sin pasar por la muerte física, mientras suben hacia Cristo, serán transformados. Eso es palabra de Dios, está escrito por S. Pablo. Y seremos transformados y nos veremos tal cual es Él, así sere22

ANUNCIO DE PASCUA 2018

mos transformados. No está revelado cuál será nuestro aspecto final, pues no nos ha sido revelado cómo será nuestra transformación. Y os hablo un poco del Triduo pascual, sobre todo para las comunidades más jóvenes. El Camino os ha enseñado que el Jueves Santo, normalmente, no vamos a la Misa In Coena Domini a las comunidades más jóvenes porque no queremos que se confunda con la Vigilia pascual, ya que hemos oído a S. Atanasio que dice que esta noche brilla ––esa liturgia–– por encima de todas. Pues en España la Vigilia pascual no brillaba nada porque las iglesias, el Jueves Santo, estaban llenas; también el Viernes Santo, pero el Sábado Santo había cuatro gatos. ¿Verdad? Teníamos nosotros que enseñar, catequéticamente, a nuestros paganos que venían a las Catequesis qué es esta Noche Santa. Y entonces os hemos dicho que existe esta tradición de que el Jueves Santo es la conmemoración de la Santa Misa, la institución de la Eucaristía que hace Jesucristo y los apóstoles, y en la que hacen en la parroquia una fiesta enorme, pues es como si fuera un doblaje de la Vigilia pascual. Y en muchas parroquias es más importante el Jueves Santo que la Vigilia pascual. Gracias a Dios esto ha mejorado, pero hace cuarenta años era así, que no se podía comparar la Misa In Coena Domini ––esa Misa de Jueves Santo–– con la Misa que se hacía en la vigilia a la que, además, no veía nadie, porque en España es primavera y casi todo el mundo se va de vacaciones y las iglesias estaban vacías; sin embargo el Viernes Santo sí estaban llenas de gente. Pero el Sábado Santo, en general, partían todos de vacaciones y asisten a la Misa de Resurrección en el pueblo de Málaga donde están de vacaciones; esto es lo que sucede tradicionalmente en España, de forma que la Vigilia pascual hay cuatro gatos. Nosotros os hemos enseñado que para prepararnos a la Vigilia pascual, es muy importante que la comunidad se reúna durante el Triduo Santo, y el Jueves Santo proclamen el evangelio de S. Juan los capítulos en los que Cristo está lavando los pies de los discípulos en la última cena. Y os hemos enseñado que durante esta celebración el cura ––si hay cura, claro, porque a lo mejor no tenéis un cura para todas las comunidades–– o el responsable lave los pies a los hermanos, y os decimos que veáis en ese gesto no al responsable, sino al mismo Jesucristo que os lava los pies; esto es el Jueves Santo. Tenemos un momento de oración, una liturgia de la Palabra, donde subrayábamos (lo hacemos desde cincuenta años) este signo. Después, el Viernes Santo, las comunidades tienen la Celebración de la Cruz, donde les decimos a los jóvenes que es muy importante esta celebración porque al final tendrán la adoración de la cruz donde se besa la cruz, un momento donde los hermanos deben pensar cuál es su cruz que están dispuestos a aceptar. Pero nosotros le hemos dicho a las comunidades que ya han terminado el Camino que, si quieren, el Viernes Santo pueden ir a la parroquia, que algunos curas protestan. No importa, nosotros tenemos que ser fieles al Carisma que Dios nos ha dado, pero por amor al párroco lo hacemos, porque también en la parroquia se hace la Adoración a la Cruz y puedo ponerme en la cola y, cuando beso la Cruz, pues pensar cuál es mi cruz hablando con el mismo Jesucristo.

23

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Y el Sábado Santo, en la Vigilia pascual. Pues este es el Triduo pascual: la Misa In Coena Domini, la cena del Señor, la institución de la Eucaristía con los apóstoles donde les lava los pies; el Viernes Santo, donde conmemoramos la Cruz de Cristo y se canta el Salmo 21, aunque en la Iglesia más antigua todo esto estaba resumido en la Vigilia pascual, porque no hace falta desdoblar el misterio porque la Eucaristía ya conmemora la Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión al cielo de nuestro Señor. Pero, de todas maneras, nosotros somos fieles y obedientes a la Iglesia. Y si dice la Iglesia que hay que celebrar el Triduo Santo, pues lo celebramos. Pero hace falta entender que a nosotros el Señor nos ha dado un Carisma que es llevar a la fe a los paganos, a los alejados de la Iglesia, algo que es prioritario y fundamental. Si hay algo de la liturgia que no entienden, nosotros tenemos que educarles verdaderamente. Por eso nosotros hemos hecho tantas cosas, educando a los paganos sobre la Santa Eucaristía. Y por eso celebrábamos la Misa sentados, donde pasa Jesucristo a servirnos tal y como dice el evangelio en el que afirma que pasará el Señor y los sentará a su mesa, y a aquellos siervos que vea obedeciendo lo que él les ha mandado, dice que los sentará a su mesa y él mismo pasará y les servirá (cf. Lc 12,37). Entonces, es catequético y muy formativo coger a un pagano que ha estado en la droga o que ha sido un ladrón o un proxeneta ––pues tenemos en las cárceles comunidades con gente de todo tipo, que ha robado, etc.–– y educarles en este sentido, porque vosotros, que sois los más antiguos, pues erais gente de Iglesia, pero ahora tenemos de todo, con gente de todo tipo. Entonces, a ese hermano que ha estado en el infierno y que ha sufrido mucho le enseñamos que Dios le sienta a su mesa y él mismo, en la persona del presbítero, pasa y le sirve. ¡No te puedes imaginar el escándalo! Muchos piensan que no tenemos reverencia a la Eucaristía porque recibíamos al Señor sentados; muchos clericales pensaban así que no entienden que evangelizar a los alejados de la Iglesia es una cosa totalmente prioritaria. Ahora, por amor a estos que piensan así, pues hemos hablado con el Papa y nos ha dicho que recibamos la comunión de pie y desde nuestro sitio, porque estos clericales no quería que lo hiciéramos así, no, querían que hiciéramos una procesión como se hace en todas las iglesias. «Pero ¿quiénes sois vosotros? ¿Quiénes sois?». No sabéis lo que hemos pasado. Dijo un cardenal una vez: «Yo jamás invitaré a Kiko a un Sínodo porque no se debe permitir que un laico tenga más de cien seminarios», como si fueran míos los seminarios; este cardenal debe tener una gran confusión, porque muchos piensan que los seminarios son míos y que todos los curas obedecen a Kiko y a nadie más, ni siquiera al obispo. Muchos están convencidos de esto. ¡Vete tú a sacarles de ese error y de ese prejuicio que tienen tantísimos! Pues han dicho que eso no se debe tolerar en la Iglesia. Bueno, no sé qué piensan hacer. Bueno, ya nos han denunciado. Porque decían que la Eucaristía que hacemos nosotros el sábado en pequeña comunidad no está según la Tradición y que tendríamos que ir a la Misa del Domingo con toda la parroquia. Y como en el Estatuto aprobado por la Santa Sede dice que el Camino Neocatecumenal celebra la Eucaristía en las Vísperas del Domingo, el sábado por la noche, y esto está escrito, en24

ANUNCIO DE PASCUA 2018

tonces era una acusación que acusaba indirectamente al Papa que lo había aprobado. Y ya sabéis lo que pasó, que la Virgen nos salvó; y lo hizo con este Papa. Bueno, el Señor ha provisto de una manera maravillosa porque sabéis que nosotros, nuestra misión, fue puesta a los pies de la Virgen de Pompeya; Don Dino Torreggiani nos llevó a Nápoles, donde está el cuadro muy famoso de la Virgen de Pompeya, donde está la Virgen entregando el Rosario a S. Catalina de Siena y su Hijo, el niño, está entregándoselo a S. Domingo de Guzmán. Y Don Dino Torreggiani dijo: «¡Esos son Kiko y Carmen!». Y nos llevó allí y nos dijo: «Mirad: todo lo que vais a hacer en Europa y en Italia lo ponemos bajo la protección de este santuario de Pompeya», que está en Nápoles. Y fijaros qué cosa tan grande que después de haber hecho este análisis sobre el Camino y su liturgia, nos llama el Prefecto y nos da una sentencia. Yo le dije: «¡Bueno, esto es la destrucción del Camino, pues ya no podrán nunca más celebrar la Misa por comunidades, sino que se debe hacer en altar consagrado y en la iglesia!». Pues sabéis lo que pasó. En esta situación que estábamos consternados, yo decía: «¡Solo nos puede salvar que el Papa se muera y venga el próximo Papa y sea más favorable!», digamos así. Bueno, no se murió, pero dimitió. Y después de que el Prefecto nos da la sentencia al P. Mario y a mí llamo por teléfono —cuando el Papa ya había dimitido, estaba la sede vacante–– al cardenal Prefecto. Y le digo: «Padre, ¿la sentencia es operativa?». Y me dice: «No, no, no es operativa. Tráigala usted aquí, devuélvala usted a la Congregación que le daremos otra». Bueno, después nos llamaron y nos dieron una sentencia que era peor todavía. A mí ni me miraban porque algunos en la Santa Sede deben tener un concepto de mí terrible, no me miraban siquiera. Y decía el P. Mario: «¿Y esto va a quedar en el “Acta Apostolicae Sedis”?». Y fijaros, en esta situación, el 8 de mayo, el día de la Virgen de Pompeya, nos llama el Secretario de Estado: «De parte del Santo Padre vengan ustedes aquí». Ya había sido elegido el nuevo Papa y nos dieron otro documento. Yo que estaba muy alegre porque habíamos devuelto la sentencia gracias a la dimisión del Papa y nos habían dado una sentencia todavía peor. Pues en esta situación nos llama el Secretario de Estado y, cuando llegamos, nos dice: «El papa Francisco ha decidido que esta sentencia no sea operativa. Pero fijaros si es bueno el Papa Francisco: nos recibe en audiencia privada y me dice: «Kiko, vamos a ver: en todos esos puntos que te han enviado en esa sentencia (que no podíamos celebrar más que en el altar consagrado y toda una cantidad de cosas tremendas, todas muy graves y difíciles), ¿has encontrado algún punto que puedas obedecer?». Y le digo: «No, ninguno». «Pues te voy a decir una cosa: lo que tú decidas yo te apoyo, te doy carta blanca». ¡Podéis dar un aplauso! Eso es verdad, aquí está de testigo el P. Mario. «Yo te prometo que lo que tú decidas para el Camino Neocatecumenal yo te lo apruebo, lo que tú decidas». Fíjate el concepto que tiene el Papa Francisco de mí y del Camino. Y me lo dijo delante del P. Mario: «¡Te doy carta blanca!».

25

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Bien hermanos, yo he acabado ya. Espero que alguna palabra os haya llegado en este ministerio catequético que Dios nos ha encargado hacer con vosotros. Tengo que deciros algunas cosas. El P. Mario os va a leer un comunicado que nos dan para vosotros, porque no sé cuántos pensáis venir a esta celebración de los 50 Años del Camino Neocatecumenal en Roma, que será maravilloso y espero que podáis venir. También os tengo que decir ––y aquí os enseño el cartel–– que haremos la sinfonía El Sufrimiento de los Inocentes en Soria. ¡Anda su padre, en Soria! Pero bueno, pues muy bien. Se empeñó el obispo, con las monjas Clarisas, que la hiciéramos en homenaje a Carmen, que es de Soria. La haremos en la Concatedral de S. Pedro, en Soria, el 27 de mayo presidida por el obispo Mons. Abilio Martínez. Si alguno queréis ir a Soria a escuchar la sinfonía, pues vais a Soria, que está a dos horas de Madrid. Os dais un viajecito por toda Castilla y veis la catedral. Como la Concatedral tiene bastante espacio y cabe mucha gente, no obstante, van a poner varias pantallas. Por ejemplo, el claustro, que es un claustro románico, grande, muy bonito, pondrán una pantalla y unas cuatrocientas sillas en el claustro; fuera, en otra zona, van a poner también pantallas para que podáis seguir esta celebración sinfónicocatequética El Sufrimiento de los Inocentes. Bueno, Carmen, por amor a ti hago esto, pero no tengo ni ganas ni fuerzas de ir a Soria. ¡Figúrate! ¡No he ido a Soria en mi vida! Bueno, pues así conozco Soria. ¿Hay alguno de Soria por aquí? Carmen era de Soria. Os lee el P. Mario un comunicado para la Celebración del 50 aniversario del Camino Neocatecumenal en Roma. P. MARIO: Kiko ha encargado hace tiempo a Álvaro de Juana, que es periodista y que trabajaba en la Conferencia Episcopal Española y que ahora se ha trasladado a Roma, y trabaja para una agencia católica de noticias, Kiko le ha encargado del servicio de Prensa del Camino oficialmente. Estos días, Álvaro ha tenido un encuentro con los responsables de prensa y medios de comunicación del Vaticano: con el Señor Burke, con Paloma García Ovejero, y otros. Y le han comunicado que como el Papa estará presente en este encuentro hay reglas muy estrictas, severas, tanto para periodistas como operadores de televisión. Os lo digo a vosotros porque todos los que quieran, de cualquier parte del mundo, televisar o escribir sobre este encuentro, tendrán que obtener, por medio de la Sala de Prensa del Vaticano, la acreditación que estará disponible. Pero nadie podrá pasar sin esta acreditación. Y también, por motivos de seguridad, ellos prepararán los pases para nosotros. Sobre todo, debéis avisar si hay periodistas que quieran participar no pueden hacerlo sin la acreditación del Vaticano. Cualquier periodista que lo desee podrá acreditarse más adelante para el encuentro a través de la propia Sala de Prensa del Vaticano mediante un módulo

26

ANUNCIO DE PASCUA 2018

de acreditación que estará disponible más adelante. Esto lo pondremos en el mamotreto del anuncio2 de Pascua para que lo enviéis a los periodistas que quieran informar que tienen que estar acreditados por la Sala de Prensa del Vaticano. KIKO: Este es un evento que tendremos que hacer un palco para los periodistas, para las televisiones y tenemos este asunto de la seguridad porque estará el Papa. No sé cómo se hará, porque el Papa viene muy pronto, a las 11 de la mañana: pues tendremos que estar allí a las 6 de la mañana para coger sitio. Bueno, ya el Señor nos ayudará, si estamos lejos pues no importa; espero que pongamos una buena megafonía y aunque algunos estén lejos oigan perfectamente. También habrá pantallas para que veáis este evento tan importante para celebrar los cincuenta años del Camino Neocatecumenal en Roma. Bien, oremos. Cantamos “Llévame al cielo”, que nos lleve al cielo el Señor. ¾ Canto: “Llévame al cielo” KIKO: Bien, hermanos, si hay alguno que quiera hacer una oración, aunque sea breve, tenéis que hacerla, porque no se puede hacer una reunión de cristianos sin que dé un fruto en ese sentido. Señor, yo te suplico que nos inspires tú la oración que tú quieres desde el cielo concedernos. Inspíranos tú, Señor, qué oración quieres concedernos a todos. Te lo pedimos, Señor. Si alguno queréis hacer una oración y la sentís del Espíritu Santo podéis hacerla con voz fuerte y breve. ¾ Oraciones espontáneas KIKO: Te pedimos por el Papa para que le des salud, fuerza profética y consuelo a su corazón. Sobre todo que le des discernimiento para gobernar tu Iglesia. Te pedimos también por todas las parroquias, por esta parroquia, por su párroco, por los presbíteros, las comunidades; por el Camino Neocatecumenal en Madrid. Te pedimos también por el Card. Osoro, ayúdale. Te lo pedimos, Señor.

2

Reproducimos al final del mamotreto la nota que cita el P. Mario.

27

ANUNCIO DE PASCUA 2018

¾ Padrenuestro ¾ Bendición final KIKO: ¡Buena Pascua a todos! Acordaos de rezar por mí, por el P. Mario y por Ascensión. Que tengáis una buena Pascua todos. Yo no sé si nos veremos, a lo mejor estamos en Israel si vivimos. ¡Buenas noches!

28

ANUNCIO DE PASCUA 2018

Comunicado para la Celebración del 50 Aniversario del Camino Neocatecumenal en Roma

Continuamos organizando el encuentro de los 50 Años del Camino con el Papa Francisco y estamos organizando también todo lo relacionado con los medios de comunicación y la prensa. Será un encuentro muy importante, y al estar presente el Papa hay que prepararlo muy bien según algunos requerimientos del Vaticano. Cualquier periodista que lo desee podrá acreditarse más adelante para el encuentro a través de la propia Sala Stampa del Vaticano mediante un módulo de acreditación que estará disponible más adelante. Para cualquier necesidad o asunto relacionado tenéis que poneros en contacto con Álvaro de Juana que, como sabéis, desde hace unos años nos ayuda en todo lo relacionado con la Prensa. Podéis escribirle a [email protected]

29

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF