Joe Dominguez Vicki Robin - La Bolsa O La Vida.pdf

January 14, 2018 | Author: Manuel Carmeli | Category: Industrial Revolution, Economics, Pension, Knowledge, Pollution
Share Embed Donate


Short Description

Download Joe Dominguez Vicki Robin - La Bolsa O La Vida.pdf...

Description

La bolsa o la vida

Joe Domínguez y Vicki Robín

La bolsa o la vida

Este libro no podrá ser reproducido, ni total ni parcialmente, sin el previo permiso escrito del editor. Todos los derechos reservados Título original: Your Money or Your Life Traducción de Alejandra Devoto © Vicki Robin y Joe Domínguez, 1992 Publicado de acuerdo con Viking Penguin, división de Penguin Books USA Inc. Derechos exclusivos de la traducción para todo el mundo, excepto los EE. UU.: © Editorial Planeta, S. A., 1997 Córcega, 273-279, 08008 Barcelona (España) Diseño cubierta: Marc Panero y Mónica Caparros Ilustración cubierta: Franc Aleu Primera edición: enero de 1997 Segunda edición: abril de 1997 Tercera edición: mayo de 1997 Depósito Legal: B. 24.815-1997 ISBN 84-08-01945-7 Composición: Víctor Igual, S. L. Impresión: Liberduplex, S. L. Encuademación: Serveis Gráfics 106, S. L. Printed in Spain - Impreso en España

ÍNDICE

Agradecimientos 9 Advertencia ai lector 11 Prólogo. ¿Para qué sirve leer este libro? 13 1. ♦ La trampa del dinero: el viejo plano del dinero 31 El primer paso: hacer las paces con el pasado 62 A. ¿Cuánto dinero ha ganado en su vida? 63 B. ¿Qué ha obtenido a cambio? 66

2. ♦ El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sido 74 El segundo paso: situarse en el presente. El control de la energía vital 95 A. ¿A qué precio está canjeando su energía vital? 95 B. Controle cada peseta que entra o sale de su vida 106

3. ♦ ¿Adonde va a parar todo eso? 113 El tercer paso: la tabla mensual 120

4. ♦ ¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho? 147 El cuarto paso: tres preguntas que le van a cambiar la vida 150

¿He recibido satisfacciones, recompensas y valores proporcionales a la energía vital que he gastado? 151 Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito 6 Indice que tengo en la vida? 156 ¿De qué forma cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para vivir? 166 Primera pregunta:

5. ♦ Comprobar los progresos 186 Segunda pregunta:

El quinto paso: hacer visible la energía vital 186

6. ♦ El sueño americano... con pocos recursos 207 Tercera pregunta: El sexto paso: valorar su energía vital gastando lo menos posible 211

7. ♦ Por amor o por dinero: valoración de la energía vital. Trabajo e ingresos 268 El séptimo paso: valorar la energía vital aumentando al máximo los ingresos 298

8. ♦ El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica 311

El octavo paso: el capital y el punto de equilibrio 315

9. ♦ Ahora que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 346

El noveno paso: el manejo de las finanzas 346

Epílogo. ♦ Nueve pasos mágicos para crear un nuevo plano 385 Bibliografía 395 Notas 399

Dedicamos este libro a todos aquellos que contribuyen activamente a dejar nuestro planeta

8 Indice

en un estado mejor que el que encontraron.

AGRADECIMIENTOS

Vaya nuestro agradecido reconocimiento a Monica Wood, que apadrinó este programa desde el primer momento. Queremos dar las gracias en particular a los pioneros que tuvieron la visión y la diligencia de utilizar este programa en su provecho en la década de los ochenta, cuando había tanta gente que iba en sentido contrario. Su aportación a este libro, a través de cartas, sus historias tan reveladoras y a menudo su colaboración práctica, ha constituido una manifestación ejemplar de su espíritu de servicio: Anita Cleary, Lu Bauer y Steve Branden, Marilynn Bradley, Tom Clayton, Amy y Jim Dacyczyn, Ken Freistat, Wanda Fullner, Diane Grosch, Paula Hendrick, Lynn Kidder, Kees y Helen Kolff, Terry Krueger, Evy McDonald, Karen McQuillan, Cari Merner, Marcia Meyer, June y Mike Milich, Gordon Mitchell, Tim Moore, Sally Morris, Chris Northrup, Lani O'Callaghan, Ted y Martha Pas- ternak, Roger y Carrie Lynn Ringer, Hilda Thompson, Rhoda Wal- ter, Steve West, Jason y Nedra Weston, Dwight Wilson, Lucy Woods y Penny Yunuba... por no mencionar más que a unos cuantos. Queremos agradecer especialmente a las más de treinta mil personas que han comprado nuestro curso en casetes, «Transforme su relación con el dinero y logre lá independencia financiera», por su interés en examinar con honestidad y valentía el papel que el dinero desempeñaba en sus vidas y por su constante estímulo para que este material llegase a un público más amplio mediante este libro. El Consejo de Asesores de la New Road Map Foundation merece un gran agradecimiento: Herbert Benson, Ernest Callenbach, Joyce y Rosh Doan, Duane Elgin, Robert y Diane Gilman, John Graham y Ann Medlock, Dorothie Hellman, Dorothea y Jim Je- well, la hermana Miriam MacGillis, Ann Niehaus, Roger Pritchard, Ivan Scheier, Bernie y Bobbie Siegel, Brian Swimme, Michael y Justine Toms y Paul Wachtel nos han ayudado a adaptar nuestro mensaje para que tuviera sentido para el público en general. Queremos enviar un agradecimiento especial a nuestro asesor Robert Muller, quien inspiró nuestro trabajo con su frase: «Lo más

importante que cualquiera puede aportar al planeta es la vuelta a la frugalidad.» Se supone que sabe lo que dice, porque ha sido secretario general adjunto de Naciones Unidas y rector emérito de la Universidad por la 10 Agradecimientos Paz. Nea Carroll, Jack Parsons, Bob Schutz, Carolyn Vesper, Mary Vogel y otros han hecho una lectura crítica de distintas versiones del libro y nos han dado valiosos consejos. Margaret Moore se ofreció voluntariamente a realizar parte del trabajo informático necesario para preparar un manuscrito para su publicación. Beth Vesel, nuestra agente, merece todo nuestro aprecio por convencernos de que todavía hay personas que leen y que el material del curso en casetes también se tenía que publicar en formato libro. Sin su persistencia, su colaboración creativa y su habilidad negociadora, este libro no existiría. Queremos dar las gracias, asimismo, a todo el equipo de Viking, que ha puesto todo su esfuerzo para que este libro sea legible y leído. Mindy Werner, la editora, procuró hacernos hablar con la mayor cantidad de público posible. Por último, queremos dar las gracias a tantos escritores, conferenciantes, profesores y activistas que nos estimulan a todos a replantearnos y a reestructurar nuestra relación personal y colectiva con el dinero, por el bien de la Tierra. ADVERTENCIA AL LECTOR Ya ha visto los anuncios, por lo general en la contraportada de catálogos o en otras publicaciones igualmente sensaciona- listas, o en la programación de madrugada de la televisión: «Rebaje 50 kilos en una semana, sin dejar de comer de todo.» «Gane un millón al mes mientras duerme.» El programa que aparece en este libro SE ATREVE A SER DIFERENTE. Le pide que HAGA algo. En realidad, le pide que aplique los nueve pasos que se describen. SÍ. Tiene que ponerlos en práctica. DE VERDAD. Tiene que seguirlos uno a uno, según las instrucciones. EL PROGRAMA NO SURTE EFECTO A MENOS QUE SIGA LOS PASOS REALMENTE Y CON HONESTIDAD. Sólo entonces comienzan a cobrar sentido los resultados que se describen en los testimonios personales.

De manera que no DESPERDICIE su preciosa energía diciéndose: «Eso es imposible» o «Nadie puede hacer una cosa así en una economía como ésta» o «Yo jamás podría ahorrar de ese modo» o ... En cambio, AHORRE su energía y SIGA LOS PASOS POR SÍ MISMO. Al cabo de unos cuantos meses, vuelva a leer el libro. ¿QUÉ LE PARECE?

PROLOGO

¿PARA QUÉ SIRVE LEER ESTE LIBRO?

Formúlese las siguientes preguntas: ♦ ¿Tiene suficiente dinero? ♦ ¿Dedica el tiempo suficiente a su familia y sus amigos? ♦ Cuando regresa a casa después de trabajar, ¿se encuentra lleno de vitalidad? ♦ ¿Tiene tiempo para participar en actividades que le parece que merecen la pena? ♦ Si perdiera el empleo, ¿lo vería como una oportunidad? ♦ ¿Está satisfecho con lo que ha aportado al mundo? ♦ ¿Se siente en paz con el dinero? ♦ Su empleo, ¿es un reflejo de sus valores? ♦ ¿Cuenta con ahorros suficientes para sobrevivir durante seis meses, sin reducir gastos? ♦ ¿Su vida es un todo integrado? ¿Existe coherencia entre cada una de las piezas (trabajo, gastos, relaciones, valores)? Si ha respondido negativamente a una sola de estas preguntas, le conviene leer este libro.

TRATE LA VIDA COMO UN TODO INTEGRADO

12 Prólogo

Actualmente hay muchos libros que tratan el tema del dinero: libros sobre la filosofía del dinero, la psicología del dinero, la contabilidad y el presupuesto doméstico, cómo ganarlo, cómo ahorrarlo, cómo invertir lo que gana y ahorra, cómo afecta al medio ambiente la forma en que lo gasta, cómo hacerse millonarios, cómo declararse en quiebra, cómo jubilarse... Estos libros tienen un elemento en común: todos suponen que su vida financiera es independiente del resto de su vida. En cambio, este libro vuelve a reunir todos los aspectos, ya que trata de integración, y hace un análisis holístico de la vida. Le devuelve a los aspectos fundamentales: los fundamentos de convertir su manera de gastar (y, si es posible, de ahorrar) en un reflejo de los valores y propósitos que tiene en la vida. Se refiere a la más fundamental de las libertades: la de pensar por uno mismo. Este libro tiene por objeto transformar su relación con el dinero, que no comprende sólo lo que gana, lo que gasta, lo que debe y lo que ahorra, sino que incluye también el tiempo que ocupan estas funciones en su vida. Asimismo, su relación con el dinero se refleja en la satisfacción que le producen sus vínculos familiares, comunitarios y planetarios. Toda transformación implica un cambio fundamental en la naturaleza o función de algo. Cuando haya cambiado la naturaleza y la función de su interacción con el dinero, después de seguir los pasos que se indican en este libro, se transformará su relación con el dinero y alcanzará nuevos grados de comodidad, eficacia y conciencia con respecto a la cuestión monetaria. Y esto no es más que el comienzo de las posibilidades que se le abren si se deja guiar por el nuevo plano del dinero.

EL VIEJO PLANO Suponga por un momento que se encuentra en una ciudad que no conoce y que en el lugar donde, según el plano, tendría que estar el zoo encuentra un centro comercial, y el camino que supuestamente conduce a la playa resulta que acaba en una estación de trenes. Al cabo de unas cuantas experiencias por el estilo, al final pensaría que el plano no sirve para nada; entonces lo observaría con atención y descubriría que ha sido trazado... ¡en 1890! Para llegar al lugar donde quiere ir, lo mejor será que consiga un plano nuevo. Volviendo al tema que nos interesa, así como nadie se puede orientar con un plano tan antiguo, tampoco conseguirá abrirse camino en el actual laberinto monetario con un plano financiero elaborado a finales del siglo xix, cuando se estaba fraguando la revolución industrial.

i'rólogo 13

La revolución industrial tuvo éxito en la medida en que suministró los bienes materiales que se consideraban necesarios para la sociedad estadounidense. El transporte (primero el ferroviario, a continuación el automóvil personal y, en último término, los aviones) tuvo una importancia vital en la expansión hacia el Oeste. La mecanización agrícola fue imprescindible para alimentar una población cada vez más numerosa; la energía barata y todos los medios que facilitan el trabajo, para destinar más energía humana a otros usos; los medios de comunicación masivos, para mantenernos en contacto a lo largo y a lo ancho del vasto continente. Como todas las revoluciones, ésta prometía una vida mejor para todos. Y lo consiguió, aunque sólo en la medida en que lo que realmente se necesitaba fuesen más bienes materiales. En el viejo plano, los carteles indicadores eran claros: trabajar de nueve a cinco hasta los sesenta y cinco; cuando sea mayor, la empresa se hará cargo de mantenerle; Estados Unidos es la mayor potencia económica del mundo y no se equivoca nunca; hemos de esforzarnos por mejorar el nivel de vida, dejando de lado las consecuencias morales, éticas, emocionales, culturales, espirituales, matrimoniales, ecológicas y políticas. En algún momento de los últimos cuarenta años, sin embargo, las condiciones comenzaron a cambiar. En el caso de muchas personas, los bienes materiales pasaron de satisfacer necesidades a aumentar las comodidades, y de allí a permitir el lujo, y más allá a convertirse en exceso. Pasamos de una economía nacional a una economía cada vez más internacional. A diferencia del pasado, comenzaron a surgir problemas que no se solucionaban con más bienes materiales. Además, estos problemas no se limitaban a los países occidentales industrializados sino que adquirieron un carácter global. El propio planeta empezó a dar señales de que se acercaba a los límites de su capacidad para absorber las consecuencias de nuestro crecimiento económico y nuestro consumismo: la falta de agua, el deterioro del suelo, el calentamiento global, los agujeros en la capa de ozono, la extinción de especies, la degradación y desaparición de los recursos naturales, la contaminación atmosférica y la acumulación de residuos son síntomas de que nuestra supervivencia peligra. En 1989, estos problemas eran tan graves y estaban tan extendidos que la revista Time dedicó todo un número, «El planeta del año», a plantear la gravedad de la situación. Además, ya hemos visto que nuestra dependencia del petróleo puede dar origen a conflictos internacionales. Aunque hayamos ganado la revolución industrial, los despojos de la guerra cada vez se han deteriorado más, sobre todo en lo que respecta a los

14 Prólogo

individuos. El viejo plano del dinero nos ha atrapado en el mismo vehículo que se suponía que nos liberaría del trabajo. Es evidente que este plano anticuado ya no nos conduce al sueño americano: ♦ Desde la década de los cincuenta, ha ido en aumento la cantidad de individuos que se ha arruinado. ♦ El número de individuos que gastan más de lo que ganan se ha incrementado considerablemente entre las personas cuyos ingresos se encuentran por debajo del percentil 40. ♦ En Estados Unidos, la cantidad de niños que vive por debajo de la línea de pobreza se ha incrementado del 14,9 % en 1970 al 19% en 1990. ♦ El 11 % de las personas entrevistadas preferiría pasar más tiempo con sus familiares y amigos, y el 38 % afirma que reduce las horas de sueño para disponer de más tiempo (para ganar más dinero). ♦ «El dinero es la causa del 90 % de los divorcios» según Victoria Felton-Collins, experta en planificación financiera y psicóloga. ♦ El porcentaje de divorcios ha aumentado un 34 % con respecto a 1970. ♦ Los ahorros de toda la vida de un individuo medio de cincuenta años ascienden a 2 300 dólares (unas 300000 pesetas). ♦ El estadounidense medio trabaja un 20 % más ahora que en 1973 y dispone de un 32 % menos de tiempo libre por semana. ♦ De 4126 ejecutivos de sexo masculino, el 48 % opinaba que su vida estaba «vacía y no tenía sentido», a pesar de los años dedicados a la competencia profesional. El (¿alegre?) tiovivo del dinero En otra época, ganarse la vida era un medio para conseguir un fin. El medio era ganar y el fin era la vida. Con el correr del tiempo, nuestra relación con el dinero (ganarlo, gastarlo, invertirlo, tenerlo, protegerlo, preocuparnos por él) ocupa la mayor parte de nuestra vida. La mayoría de nosotros dedica a ganar dinero mucho más de 40 horas del total de 168 que tiene la semana. Necesitamos tiempo para vestirnos, para ir a trabajar, para desplazarnos hasta el lugar donde trabajamos, para pensar en el trabajo tanto allí como en casa, para liberarnos de la presión del trabajo. Las tardes y los fines de semana nos vemos obligados a escapar para recrearnos. De vez en cuando nos hace falta ausentarnos del empleo, o acudir a la consulta del médico para recuperar la salud, afectada por el estrés laboral.

i'rólogo 15

Tenemos que planificar nuestras vidas profesionales, asistir a seminarios o reuniones sindicales, ejercer presión social u organizar piquetes. Mantener el puesto de trabajo nos cuesta dinero: la ropa necesaria, el transporte y comer en el trabajo, que resulta más caro. Hemos de gastar para que el lugar donde vivimos, la vivienda, el coche, el estilo de vida e incluso la pareja reflejen la posición que ocupamos en el mundo laboral. Después de gastar tanto tiempo y dinero en el trabajo y en relación con él, no tiene por qué extrañarnos el hecho de que nuestra identidad dependa de él. Si alguien nos pregunta a qué nos dedicamos, no decimos: «Hago trabajos de fontanería», sino «Soy fontanero». Cuando no obtenemos nuestra identidad de nuestro puesto de trabajo, se nos identifica como consumidores. Según el diccionario, consumir quiere decir «destruir, extinguir». Ir a comprar nos parece una diversión y lo hacemos continuamente. Queremos darle un futuro a nuestros hijos, de modo que trabajamos más, o trabajamos los dos miembros de la pareja, y confiamos la educación de los niños a una guardería o un canguro. Les compramos los mejores juguetes como prueba de amor. Ganamos dinero para enviarles a la universidad, pero dejamos de lado la oportunidad de estar con ellos durante sus años de formación. Nos quejamos de las influencias de las malas compañías, aunque nunca hayamos compartido con ellos el tiempo suficiente como para influirles. De nuestro precioso tiempo destinamos tanto a ganar dinero para gastar que no nos queda más para analizar nuestras prioridades. En lugar de ayudarnos a ser más independientes y a sentirnos más satisfechos, nuestro viejo plano financiero nos ha metido en una maraña de dependencias. Desde que nacemos hasta que morimos, somos dependientes financieramente: primero, de nuestros padres, que nos mantienen cuando somos pequeños; después, de la economía, para conseguir un buen puesto de trabajo al acabar los estudios; del empleo para sobrevivir; del paro para salir de apuros hasta que encontramos otro trabajo; de la pensión para mantenernos cuando somos mayores; de la Seguridad Social para completar la pensión (o sustituirla en caso de insolvencia de la empresa que tuviera que pagarla o del asegurador) y del seguro médico si enfermamos antes de morir. Pero el viejo plano ha llegado al final de su camino. El progreso material que, supuestamente, nos liberaría, nos ha esclavizado más. A pesar de que han cambiado las condiciones, seguimos operando financieramente de acuerdo con las normas establecidas durante la revolución industrial, unas normas basadas en la producción de más bienes materiales. Pero nuestro alto nivel de vida no ha traído como consecuencia

16 Prólogo

una mejor calidad de vida, ni para nosotros ni para el planeta. No olvidemos que el viejo plano no tenía nada de malo; al contrario, era sumamente práctico en 1890 y siguió siéndolo durante muchos años, pero ha cambiado el terreno y se necesitan nuevos instrumentos para orientarnos. Ahora precisamos un nuevo plano financiero que, partiendo de las actuales condiciones globales, nos ofrezca una salida.

LA CREACIÓN DE UN PLANO NUEVO ¿Cómo se crea un plano dinerario nuevo? Hace falta cambiar la manera de pensar, manejar la vida como un todo integrado y reconocer las viejas hipótesis. Cambiar la manera de pensar: la historia de la pierna de cerdo y la del queso A pesar de nuestra inteligencia, los seres humanos tenemos nuestros hábitos y solemos aferramos a viejos patrones de comportamiento. La historia que aparece a continuación es un buen ejemplo: Un día, una niña pequeña observaba a su madre, que estaba preparando una pierna de cerdo para asarla al horno. Entonces la niña preguntó: —Mamá, ¿por qué has cortado los dos extremos de la carne? —Pues, porque mi madre siempre lo hacía así —respondió la madre. —Pero, ¿por qué? —No lo sé; vamos a preguntarle a la abuela. Entonces van las dos a casa de la abuela y le preguntan: —Abuela, cuando preparabas la pierna de cerdo para asarla al horno siempre le cortabas los dos extremos. ¿Por qué? —Mi madre siempre lo hacía así —respondió la abuela. —Pero, ¿por qué? —No lo sé; vamos a preguntarle a la bisabuela. Y van las tres a casa de la bisabuela. —Bisabuela, cuando preparabas la pierna de cerdo para asarla al horno siempre le cortabas los dos extremos. ¿Por qué? —Porque la fuente del horno era demasiado pequeña —respondió la bisabuela.

Del mismo modo en que a veces caemos en patrones anticuados que se transmiten de generación en generación, podemos quedar atrapados también en nuestras propias convicciones obsoletas y en restricciones inconscientes e

i'rólogo 17

invisibles que limitan nuestra capacidad para pensar de otra manera, como queda demostrado en la siguiente historia: Érase una vez una rata. Era una rata común y corriente, con una inteligencia común y corriente, muy aficionada al queso y dotada de buen olfato. Un día inundaba el aire el olor de un buen queso. La rata se sentó sobre las patas traseras, frunciendo la nariz. —¿Dónde estará ese queso? —se preguntó. Frente a ella había cuatro túneles. Se introdujo rápidamente en el más próximo, pero no dio con el queso. En el segundo tampoco había queso. Correteó por el tercero, pero allí tampoco encontró el queso. Sólo faltaba un túnel. Penetró en el cuarto túnel donde halló un trozo de queso enorme y suculento, cuyo sabor era tan bueno como su olor. Al día siguiente volvió a percibir el mismo olor. Se metió en el cuarto túnel y... ¡queso! Y al día siguiente, y al otro, y al siguiente. La rata estaba muy satisfecha porque sabía dónde encontrar el queso. Un día notó el olor del queso pero no pudo hallarlo en el túnel de siempre. Salió corriendo y comprobó que no se había equivocado: sí, era el cuarto túnel. Volvió a entrar pero el queso no estaba allí. Salió y entró otra vez para intentarlo de nuevo. ¡Pero allí no había queso! Un momento. El olor seguía allí. Tal vez el queso estuviera en el tercer túnel. Lo probó. Nada. ¿Y en el segundo? Tampoco. ¿Y en el primero? ¡El queso! Y con gran satisfacción, se lo comió.

En cierto sentido, los seres humanos nos parecemos a esta rata. Olemos el queso, apuntamos nuestra vista y nuestro olfato al objetivo y, al cabo de algunos intentos, damos con el túnel donde se encuentra el queso. Y, por lo general, tiene un sabor excelente. Pero, ¿qué sucede el día que ya no está allí? Volvemos a introducirnos en el mismo túnel, observando y husmeando. Del queso, ni rastro. Lo intentamos una y otra vez. Llegado a este punto, la rata empieza a probar en los otros túneles. ¿Qué hacemos los seres humanos? Seguimos insistiendo con el cuarto túnel, y otra vez el mismo túnel, y otra vez, y otra más. ¿Cuál es, entonces, la diferencia entre ratas y seres humanos? A ellas sólo les interesa el queso; en cambio, a los seres humanos nos preocupan nuestro aspecto, tener razón, mantener las apariencias, estar a la altura de los demás, la tradición, la autoestima, hacer las cosas como siempre se han hecho. «Tengo que probarme a mí mismo», «Todo el mundo lo tiene», «Ya encontrará el Gobierno alguna solución».

18 Prólogo

De hecho, después de un cierto punto, es posible que ya ni nos preocupe si el queso está allí o no. Ya sea por una cuestión de hábito (la pierna de cerdo) o de tozudez (el queso), con frecuencia nos negamos a cambiar de forma de pensar, aunque sea nuestro fin... como podría ocurrir. Para saber si hay o no hay queso al final del túnel, tiene que empezar a pensar dejando de lado sus restricciones. En la figura P-l le presentamos un enigma: tiene que unir los nueve círculos con tres líneas rectas, sin separar del papel el lápiz o el bolígrafo.

Prólogo 21

FIGURA P-l El enigma de los nueve círculos No podrá resolver este enigma sin salir de su marco de referencia acostumbrado. Este libro se refiere al aprendizaje de nuevas formas de pensar, a encontrar otros túneles que recorrer, a ver más allá de lo que sabe que es verdad para descubrir un nuevo plano monetario. Pensar con independencia financiera Una de las claves para crear el nuevo plano es lo que llamamos pensar con IF. Se trata del proceso de analizar todos aquellos supuestos básicos que uno adopta de forma inconsciente, de evaluar su viejo plano. Son ejemplos de la forma de pensar con IF el hecho de darse cuenta de que ya no hace falta cortar los extremos de la pierna de cerdo, que el queso ya no está en el cuarto túnel y que el camino de la felicidad ya no se llama cuanto más, mejor. Pensar con IF es despertar del sueño americano. Pensar con IF está relacionado con la cartografía, con la elaboración de su propio plano, un plano que represente con precisión el terreno de su vida tal cual es en la actualidad. Este plano le permite elegir su propia senda a través del territorio de sus ganancias y gastos, e integrar esta senda con el resto de su vida. Pensar con IF es imprescindible para todos aquellos que deseen una relación clara y relajada con el dinero. Si no puede pensar de forma independiente, no puede ser independiente. Mientras no sea capaz de cuestionar su plano monetario de forma intencionada y objetiva, estará atrapado en un callejón financiero sin salida, en situaciones como las siguientes:

22 Prólogo

♦ ♦ ♦ ♦ ♦

Gastando más de lo que gana. Comprando caro y vendiendo barato. Con un trabajo que no le agrada, pero sin encontrar una solución. Necesitando dos sueldos paira llegar a fin de mes. En el momento preciso en que consigue llegar a fin de mes, viendo que alguien (el jefe, el Gobierno) lo hace peligrar. ♦ Estando tan confundido con respecto al dinero que lo deja en manos de expertos que, a su vez, sacan provecho de su ignorancia. Las consecuencias de pensar con IF Pensar con IF está relacionado con ser conscientes del dinero que pasa por su vida. El mero hecho de leer este libro le hace comenzar a pensar con IF, pero con esto no basta. En realidad, si sigue los pasos sencillos que aquí se indican podrá transformar su relación con el dinero, y así pasará de pensar con IF a vivir con IF. Pensar con IF conduce naturalmente a la inteligencia financiera, la integridad financiera y la independencia financiera. La inteligencia financiera La inteligencia financiera consiste en ser capaz de desprenderse de sus hipótesis y sus emociones con respecto al dinero para analizarlas objetivamente. ¿Es cierto que el dinero compra la felicidad? ¿Todos tienen que ganarse la vida? ¿El dinero es algo que hay que temer o ambicionar, amar u odiar? Si vendo la mayor parte de mi tiempo por dinero, ¿realmente estaré seguro? A fin de lograr la inteligencia financiera, en primer lugar tiene que saber cuánto dinero ha ganado hasta ahora, qué ha obtenido a cambio, cuánto dinero entra en su vida y cuánto sale. Pero esto no basta. También tiene que averiguar qué es realmente el dinero y lo que entrega a cambio de dinero en su vida. Una muestra tangible de inteligencia financiera consiste en quedar libre de deudas y disponer en el banco por lo menos de una cantidad suficiente para cubrir los gastos básicos durante seis meses. El programa que se presenta en este libro conduce inexorablemente a la inteligencia financiera. La integridad financiera El diccionario define la integridad como la cualidad de íntegro que se atribuye a una persona recta, proba, intachable y también a lo que no carece de ninguna de sus partes.

i'rólogo 23

Para lograr la integridad financiera hay que saber cuál es el impacto real de lo que gana y lo que gasta tanto sobre sus familiares más inmediatos como sobre el planeta. Es saber cuánto dinero y cuántos bienes materiales son suficientes para sentirse satisfecho, y qué es lo que sobra y lo que confunde. Es hacer que todos los aspectos de su vida financiera coincidan con sus valores. El programa que se presenta en este libro conduce inexorablemente a la integridad financiera. La independencia financiera La independencia financiera se obtiene como consecuencia de seguir diligentemente todos los pasos del programa que se explica en este libro. Consiste en disponer de ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades y comodidades básicas, procedentes de una fuente que no sea el empleo remunerado. Si bien puede que la independencia financiera no sea uno de los objetivos que se plantea en este momento, con el tiempo forma parte del futuro de todos. Piénselo. La independencia financiera es una consecuencia natural e inevitable de la vida. Llegará un momento a partir del cual ya no tendrá necesidad de ganarse la vida. La única opción que tiene al respecto es cuándo y cómo alcanzar ese punto. En algunos casos se logra en vida y entonces recibe el nombre de jubilación. En la actualidad, en numerosos sectores se tiende a una jubilación anticipada. Esta práctica a menudo evita el despido de mayor cantidad de trabajadores más jóvenes. Una de las finalidades de este libro consiste en dar a conocer los medios para lograr la independencia financiera mucho antes que la jubilación tradicional, sin depender de las fuentes de ingresos habituales, como son las pensiones y la Seguridad Social. Al avanzar en la lectura, verá asimismo que la independencia financiera comprende mucho más que disponer de unos ingresos seguros. También es desembarazarse del obstáculo que representan ciertas creencias financieras, de deudas que nos impiden actuar y de nuestra paralizante incapacidad para enfrentarnos a las comodidades de la vida moderna, desde reparar el coche hasta arreglar la calefacción central. La independencia financiera es todo aquello que no le hace depender del dinero para manejar su vida. ¿Qué es una PIF? PIF es la sigla que utilizamos aquí para designar a una persona que piensa con IF, que está adquiriendo la inteligencia financiera, aprendiendo la integridad financiera y avanzando naturalmente hacia la independencia

24 Prólogo

financiera. Llamamos PIF a toda persona que aplica el pensamiento IF en su vida, siguiendo los pasos de este programa.

¿CÓMO SE LLEVÓ A CABO ESTE LIBRO? Este libro no se basa en una teoría, en una buena idea ni en un nuevo enfoque. Es el resultado de sumar cincuenta años de experiencia (treinta de Joe Domínguez más veinte de Vicki Robin) viviendo según todos los principios que aquí se exponen. Éste es un libro que no surgió de repente, sino que fue creciendo. En 1969, a los treinta y un años, Joe se retiró de su carrera en Wall Street y nunca más volvió a aceptar dinero a cambio de un trabajo. A lo largo de su vida, Joe se acostumbró a pensar de otros modos y naturalmente aprendió a pensar con IF. Durante los diez años que trabajó como analista técnico y asesor para inversiones institucionales, se dedicó a tratar de alcanzar un objetivo secreto: adquirir conocimientos suficientes sobre el dinero para desarrollar un programa que le permitiera jubilarse con unos ingresos adecuados para mantener el resto de su vida el estilo de vida elegido; y todo partiendo de un salario modesto, sin especulaciones ni grandes éxitos financieros. Después de ensayar y fallar muchas veces, de hacer pruebas e introducir modificaciones, finalmente dio con un programa que no tenía nada que ver con estrategias de inversión arriesgadas ni con métodos analíticos originales y complejos. Por el contrario, se trataba de aplicar el sentido común, observando los usos comerciales elementales, reexaminando hipótesis pasadas de moda y siguiendo diligentemente nueve pasos sencillos. Joe se llevó una gran sorpresa al comprobar que lo que había elaborado como un proyecto puramente personal despertaba el interés de otras personas y que a los

demás les resultaba tan útil como a él, independientemente de su tipo de trabajo. Vicki fue una de sus primeras discípulas. Se conocieron en 1969, varios meses después de que ella abandonara una incipiente carrera teatral y cinematográfica en Nueva York con la intención de averiguar qué más podía ofrecerle la vida. Tras acabar el instituto con uno de los promedios más altos y de licenciarse con honores por la Universidad Brown, Vicki sabía lo que era el éxito, pero se preguntaba si para conseguirlo era imprescindible el tipo de estrés y egocentrismo que había encontrado en el mundo profesional. Su mente abierta y sus considerables ahorros le permitieron reconocer el valor del nuevo mapa monetario de Joe y aplicarlo a su propia vida. Tuvo que

i'rólogo 25

adaptar su estilo de vida a sus nuevos medios, pero los cambios no hicieron más que aumentar su sensación de libertad y de confianza en sí misma. En los veinte años siguientes, numerosos amigos y los voluntarios que trabajaban con Joe y Vicki en diversos proyectos de servicios les pidieron datos acerca del programa, los aplicaron y descubrieron así que se aclaraban todos los aspectos de su vida financiera: los ingresos y los gastos, el pago de deudas, disponer de tiempo para la familia, cumplir con las obligaciones impositivas tan temidas antes, ahorrar para permitirse una vivienda mejor, superar la conciencia de pobreza, la inseguridad laboral, el temor a la falta de... y muchas cosas más, sin plantearse siquiera como meta la cuestión de la jubilación anticipada. Durante todos esos años, ni Joe ni Vicki tuvieron la intención de organizar seminarios sobre temas financieros. Disfrutaban trabajando todo el día como voluntarios en una amplia variedad de proyectos, desde ayudar a establecer un centro para jóvenes con problemas de drogadicción hasta colaborar con otros proyectos para obras de caridad y de servicios para la comunidad. El seminario apareció de pronto, mientras estaban embarcados en otras actividades. Al principio, Joe se reunía con sus amigos, individualmente, en una charla informal; a medida que ellos fueron aplicando los pasos y comprobando su eficacia, hicieron correr la voz, entusiasmados. Y así fue como Joe empezó a dar unos seminarios por las tardes, con el título de «Transforme su relación con el dinero y logre la independencia financiera». La demanda fue en aumento y el curso se convirtió en un seminario que duraba todo el día, con la asistencia de numeroso público. En menos de dos años se llevaron a cabo seminarios en más de cuarenta ciudades de Estados Unidos, y la demanda seguía creciendo, siempre andando de boca en boca. En 1984, Vicki creó la New Road Map Foundation (la Fundación Nuevo Plano), una organización educativa y de caridad, sin fines de lucro, con el objetivo primordial de satisfacer esta demanda publicando una compilación compuesta por un curso en audio- casetes de ocho horas de duración y un libro de ejercicios que reunían lo mejor de los seminarios de Joe. Siguiendo su política, se vendieron a un precio económico (60 dólares, unas 7 500 pesetas) y los beneficios netos se han distribuido entre otras organizaciones sin fines de lucro que trabajan por un mundo mejor. Durante los últimos años, su entusiasmo por comunicar los principios de este nuevo plano financiero han llevado a Vicki a dar infinidad de charlas. Al igual que Joe, jamás ha aceptado dinero a cambio de su trabajo. Además, la New Road Map Foundation no paga salarios, ni derechos, ni honorarios, ni gastos personales.

26 Prólogo

En 1991, más de 30000 personas habían asistido al seminario «Transforme su relación con el dinero y logre la independencia financiera». El curso llegó a todo Estados Unidos, a todas las provincias de Canadá y a otros veinte países más; llamó la atención de los medios de comunicación estadounidenses, se realizaron entrevistas por la radio y aparecieron artículos en varias revistas y en innumerables periódicos. Prácticamente toda la difusión se hizo de boca en boca, o a través de la correspondencia. No se publicaron anuncios ni se hizo publicidad en televisión. A lo largo de los años, la reacción de los individuos siguió reforzando la idea de que el curso no se refería sencillamente a la jubilación anticipada, sino a cambiar la manera de pensar.

¿QUÉ PUEDE ESPERAR DE ESTE LIBRO? Los capítulos siguientes están estructurados para ayudarle a que aprenda a pensar con IF, enseñándole a reconocer su viejo plano monetario y a elaborar uno nuevo. Mediante la exploración de los conceptos que se presentan en el libro y la aplicación diligente de los nueve pasos, logrará transformar su relación con el dinero y obtener la IF: la inteligencia financiera, la integridad financiera e incluso la independencia financiera. Le contaremos el caso de otras personas (desde cocineros hasta asesores, desde personas que odian las matemáticas hasta gerentes de empresas, desde entrenadores hasta camioneros) cuyas vidas son ahora más completas y más satisfactorias, después de aplicar lo que han aprendido siguiendo los nueve pasos que aquí presentamos. A partir de los cientos de cartas que hemos recibido, sabemos cómo se han enriquecido las vidas de tantas personas después de seguir el programa: ♦ Por fin conocen los aspectos fundamentales del dinero. ♦ Se vuelven a conectar con sus viejos anhelos y encuentran maneras de llevarlos a cabo. ♦ Con una gran sensación de libertad y alivio, aprenden a distinguir entre lo esencial y lo superfluo en todos los aspectos de su vida y a liberarse de sus cargas. ♦ Ven cómo mejora la relación con su pareja y con sus hijos. ♦ Su nueva integridad financiera les permite resolver muchos conflictos internos entre sus valores y su estilo de vida.

i'rólogo 27

♦ El dinero deja de ser una cuestión fundamental en su vida y por fin consiguen el espacio intelectual y emocional para dedicarse a otros temas que tienen más importancia. ♦ En un plano material, cancelan sus deudas, incrementan sus ahorros y son capaces de ser felices viviendo dentro de los límites que les impone su presupuesto. ♦ Disponen de más tiempo libre porque al reducir los gastos no tienen que trabajar tantas horas. ♦ Dejan de solucionar los problemas con dinero y, por el contrario, utilizan las dificultades como oportunidades para adquirir nuevas aptitudes. ♦ En términos generales, desaparece la división entre su dinero y su vida que, de este modo, se convierte en un todo integrado. Todas las personas que siguen este programa consiguen algo exclusivo que mejora su vida. ¿En cuánto tiempo? Esto ya depende de cada uno... y de su propio plano. PARA PONERSE EN CAMINO Si pretende crear su propio plano financiero, lo único que precisa es una libreta, un bolígrafo y la voluntad de cambiar su manera de pensar. El enigma de los nueve círculos es un buen ejercicio para salir de los encasillamientos mentales habituales y para descartar hipótesis. Casi todos los que no son capaces de resolverlo a la primera suponen que no se puede salir del cuadrado imaginario que definen los nueve círculos. Pero río hay ninguna regla que prohiba prolongar las líneas hasta el borde del papel... o incluso más. Otra hipótesis frecuente es que esas cosas redondas son puntos, en vez de círculos de un tamaño razonable, con una parte superior, un centro y una parte inferior. ¿Ya tiene suficientes pistas? Si todavía no ha descubierto la solución, siga trabajando con los pasos del libro hasta que se le presente sola. Para crear su propio plano económico no hace falta ser experto en matemáticas; cualquiera es capaz de realizar los ejercicios aritméticos necesarios. Cada uno émpieza a partir de su propia situación económica (tanto si debe seis millones de pesetas como si dispone de cuantiosos ahorros) y psicológica (tanto si ama el dinero como si lo odia). Para seguir los pasos del programa hace falta dedicación pero cada paso trae consigo su recompensa. Tenga en cuenta que no obtendrá codas las compensaciones cuando acabe de leer el libro. Al principio, es posible que

28 Prólogo

tenga la impresión de que hace falta mucho tiempo para poner en práctica de forma coherente alguno de los pasos; no obstante, quieipes llevan varios meses practicando reconocen que realmente pierden menos tiempo en cuestiones económicas que antes de haceif el curso. El hecho de poder saldar siempre la cuenta corriente, de no tener que salir corriendo al banco para cubrir un descubierto, de no perder el tiempo en presupuestos absurdos, de no discutir más con el cónyuge por cuestiones de dinero, de no pasar horas tratando de averiguar «adonde ha ido a parar todo lo que tenían», y de llevar automáticamente un registro contable que les facilita las cosas cuando llega el momento de hacer la declaración de renta, no son más que algunos ejemplos de la forma en que la aplicación habitual de estos pasos le permite ahorrar uno de sus recursos más preciados: el tiempo. UN PLANO MÁS GRANDE No hay que olvidar que nuestro plano económico actual se elaboró para la comunidad estadounidense durante la revolución industrial. Se han producido muchos cambios en estos cien años, pero ha habido muy pocos cartógrafos. En la actualidad, nuestro plano económico se extiende más allá de nuestra propia familia, incluso más allá de la comunidad de nuestro propio país, para incluir a todos los pueblos del mundo. Además, teniendo en cuenta los graves problemas ecológicos que existen en todo el mundo, debemos abarcar también la naturaleza. En definitiva, ahora nuestra comunidad es todo el planeta. La nueva serie de necesidades de esta comunidad global requiere que los individuos vuelvan a examinar y a adaptar sus ideas y sus opciones con respecto a su vida financiera personal. ¡La revolución industrial ha triunfado! ¿Se ha adaptado usted a la economía de tiempos de paz? Su plano, ¿es el reflejo de una vida que ha alcanzado la máxima satisfacción? Si este libro le ayuda a desarrollar con plenitud su vida, hemos cumplido nuestro objetivo. Nuestra experiencia a lo largo de tantos años de presentar el programa nos ha enseñado que se puede llevar a cabo y que usted también puede hacerlo. Las personas que han alcanzado la independencia financiera han descubierto la emocionante satisfacción que se desprende del hecho de aportar tiempo, talento y amor al bienestar de nuestro planeta y sus habitantes. Los autores desean fervientemente que este libro le haga más libre para colaborar en nuestro mundo.

v< rt

LA TRAMPA DEL DINERO: EL VIEJO PLANO DEL DINERO

1

EL DINERO: ¿UNA TRAMPA?

«¡La bolsa o la vida!» ¿Qué haría si alguien le pusiera una pistola en las costillas y le dijera esta frase? Seguramente, entregarle la cartera. La amenaza surte efecto porque damos más valor a la vida que al dinero. ¿O no? Chris Northrup era una mujer que intentaba abrirse camino en una profesión dominada por los hombres: la medicina. Como tantas otras minorías que pretenden romper con siglos de costumbres y prejuicios, se sentía obligada a superar a sus pares en todos los niveles: hacía horas extraordinarias, participaba en las juntas, daba conferencias e incluso trataba de ser una súper-mamá y criar dos hijos sin perder comba. Su trabajo, ■ que en muchos sentidos le gustaba mucho, le consumía la vida a razón de ochenta horas a la semana. Después de acabar el instituto, Gordon Mitchell dedicó los primeros siete años a trabajar como organizador a nivel nacional dentro de una organización de militantes negros. No tenía ingresos fijos pero la organización cubría sus necesidades. Sus compatriotas eran su familia y su misión, su vida. No obstante, aparecieron fallos en este matrimonio perfecto de trabajo y sueldo. Gordon acabó por desilusionarse ante la disparidad entre lo que predicaba la organización y lo que practicaban sus dirigentes y al final se fue. Se incorporó al mercado laboral y se convirtió en un próspero asesor financiero en Michigan. Al igual que muchas otras personas que dejan que su trabajo les consuma la vida, el matrimonio acabó en divorcio y contrajo deudas por 120000 dólares (unos 15000000 de pesetas). Entonces se puso a soñar con los viejos tiempos, cuando vivía con sencillez y cumplía una misión interesante. ¿Podría volver a algo así? Penny Yunuba trabajaba como vendedora setenta horas a la semana y le iba muy bien, pero eso no le bastaba. Penny afirma que, «después de leer libros como The Poverty of Affluence (La pobreza de la abundancia) de Paul Wachtel, me di cuenta de que no era la única que experimentaba la sensación de que "me faltaba algo". Empecé a hablar con otras personas y descubrí que los demás también se sentían deprimidos muchas veces. Después de conseguir el premio de una vivienda cómoda con todo lo que hay que tener, me sentía insatisfecha. ¿Tengo que trabajar y trabajar hasta que llegue el momento de jubilarme, extenuada, y seguir así hasta que me pongan a criar malvas? ¿Y no hacer otra cosa que gastarme el dinero que he guardado y perder el tiempo hasta el fin de mis días?» El gran amor de Cari Mertier era la música, pero se ganaba la vida como procesador de datos para el condado de Snohomish, en el estado de Washington, y había perdido las esperanzas de hacer coincidir su amor y su vida. Sin saber a ciencia cierta qué quería decir ser un hombre, había asumido todos los atavíos de la adultez y esperaba que llegara un día en que hicieran de él un hombre. Tenía un título universitario, esposa, profesión, empleo, coche, casa, hipoteca y hasta un césped para cortar. Sin embargo, en vez de sentirse un hombre, cada vez se sentía más atrapado. Diane Grosch odiaba su trabajo de programadora. Aunque no hacía más que el mínimo necesario para no perder el empleo, lo hacía tan bien que no podían despedirla. Acumuló todos los símbolos del éxito: un Mazda RX-7, una casa de campo... pero apenas le servían para compensar el aburrimiento del trabajo. Se dedicó a viajar y a participar en diversos talleres, sin que ninguno de estos placeres le hiciera olvidar la tristeza de la semana laboral. Al final se convenció de que a lo mejor no podía pedir más, y que tenía que conformarse con que el trabajo le hiciera perder lo mejor de su vida.

Aunque a muchos de nosotros nos agrade el trabajo que hacemos, son pocos los que pueden decir con sinceridad que su actividad laboral es perfecta. Porque para serlo tendría que ofrecer cierto grado de dificultad para resultar interesante, pero sin ser demasiado difícil para resultar agradable; un cierto compañerismo para que podamos crecer como personas, pero también la soledad suficiente para resultar productiva; suficientes horas de trabajo para acabar la faena, pero el tiempo libre suficiente para descansar; suficiente servicio para sentirnos útiles, suficiente sencillez para resultar entretenida. Además del dinero suficiente para pagar las cuentas... y un poco más. La mayoría de nosotros ha dejado volar la imaginación viendo cosas así por la televisión. Pero hasta el mejor trabajo tiene inconvenientes. Uno llega a la mitad de su vida y se da cuenta de que ha estado haciendo lo que sus padres le han dicho. O peor aún, que lleva veinte años curando caries porque alguien, a los diecisiete años (¿es posible que fuera yo, realmente?), decidió que lo mejor del mundo era ser dentista. Nos hemos incorporado al mundo real, al mundo de las concesiones. Después de tanto entusiasmo por salir a ganar la medalla de oro, estamos tan cansados al final del día que lo único que pretendemos es un sofá donde caer rendidos. Sin embargo, todos nos aferramos a la noción de que hay una manera de vivir la vida que tiene más sentido, que brinda más satisfacción y le da un mayor significado. Las personas que aparecen a lo largo del libro han comprobado que esa otra manera existe. Hay una manera de vivir una vida auténtica, productiva, significativa, conservando al mismo tiempo todas las comodidades materiales que queremos o necesitamos. Hay una manera de equilibrar la vida interior con la exterior, de hacer que nuestro yo laboral se lleve bien con nuestro yo familiar y con nuestro yo más profundo. Hay una manera de resolver la cuestión de ganarse la vida que nos permita llegar más vivos al final. Hay una manera de plantearse la vida de tal forma que, si nos dan a elegir entre la bolsa y la vida, podamos decir: «Quiero las dos, gracias.»

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 33

En lugar de ganarnos la vida, nos matamos trabajando Muchos trabajadores, sin embargo, desde aquellos que disfrutan con su trabajo hasta los que apenas lo soportan, parece que no tienen una verdadera alternativa entre la bolsa o la vida. Lo que ellos hacen para conseguir dinero domina sus horas de vigilia, y la vida es lo que cabe en el poco tiempo que les queda. Pensemos en el típico trabajador estadounidense. Suena el despertador a las siete menos cuarto, se levanta y empieza a correr. La ducha. Ponerse el uniforme profesional: para algunos, un traje o una falda; un mono para otros; de blanco, los profesionales de la medicina; vaqueros y camisas de franela para los obreros de la construcción. El desayuno, si queda tiempo. Coger el bocadillo y la cartera (o la fiambrera) y montarse en el coche para sufrir el castigo diario de la hora punta. En el trabajo de nueve a cinco. Tratar con el jefe. Tratar con ese compañero que nos hace la vida imposible. Tratar con los proveedores. Tratar con los clientes/pacientes. Parecer atareado. Disimular los errores. Sonreír cuando nos piden que cumplamos metas imposibles. Suspirar con alivio cuando ese hacha llamada reestructuración o reducción de plantilla —o simplemente despido— cae sobre las cabezas de los demás. Hacerse cargo del trabajo adicional. Vigilar el reloj. Discutir con la propia conciencia pero darle la razón al jefe. Volver a sonreír. Las cinco. Otra vez el coche y camino a casa. Llegar a casa. Actuar como un ser humano con la pareja, los niños o los compañeros de piso. Comer. Mirar la tele. A la cama. Ocho horas de bendito olvido. ¿Y a esto le llaman ganarse la vida? Piense un poco. ¿Cuántas veces las personas parecen más espabiladas al acabar la jornada laboral que al comenzarla? Cuando llegamos a casa después de habernos ganado el sustento, ¿estarnos más llenos de vida? ¿Atravesamos la puerta alegremente, frescos y llenos de energía, dispuestos a pasar una velada espléndida con la familia? ¿Dónde está toda la vida que se supone que hemos ganado en el trabajo? Para muchos de nosotros, ¿en realidad no estamos más cerca de matarnos trabajando? ¿No nos estamos matando —nuestra salud, los amigos, la sensación de alegría y entusiasmo— por el trabajo? Sacrificamos la vida por dinero, pero tan poco a poco que apenas nos damos cuenta. Las sienes plateadas y la creciente calvicie, junto con ciertos signos dudosos de progreso, como un despacho, una secretaria o un cargo importante, son lo único que marca el paso del tiempo. Al final, a lo mejor conseguimos todas las comodidades, e incluso los lujos que habíamos deseado, pero la inercia nos impide salir de la rutina de trabajar de nueve a cinco. Después de todo, si no

trabajáramos, ¿qué haríamos con el tiempo? Soñábamos con encontrar sentido y La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 34 satisfacción por medio del trabajo, pero esos sueños se han desvanecido en la realidad de las intrigas, el tedio y la intensa competencia del mundo profesional. Incluso los que trabajamos en una actividad que nos agrada y sentimos que estamos aportando algo, reconocemos que podríamos disfrutar mucho más fuera de la rutina de nueve a cinco: la satisfacción que se siente cuando uno hace el trabajo que le gusta sin ningún tipo de limitaciones ni restricciones, y sin temer tampoco que nos despidan y sumarnos a las filas de los desempleados. ¿Cuántas veces hemos pensado o hemos sostenido: «Yo lo haría de este modo, si pudiera, pero los vocales de la Junta lo quieren a su manera»? ¿Cuántas veces hemos tenido que sacrificar nuestros sueños para conservar nuestros fondos o nuestro empleo? Creemos que somos nuestro trabajo Aunque nuestra situación financiera nos permitiera renunciar a un empleo que limita nuestra felicidad y atenta contra nuestro sistema de valores, a menudo no tenemos la capacidad psicológica para liberarnos, porque nos hemos acostumbrado a supeditar nuestra identidad y nuestra valía personal a nuestro empleo. El trabajo ha pasado a ocupar el lugar de la familia, el barrio, las cuestiones cívicas, la iglesia e incluso los amigos corno vínculo principal, convirtiéndose en nuestra principal fuente de afecto y lugar de autoexpresión. Reflexione un momento. Piense en lo que siente cuando le formulan la dichosa pregunta: «¿A qué se dedica?» y responde «Soy...». ¿Se siente orgulloso? ¿Avergonzado? ¿Quisiera decir: «No soy más que...» si no está a la altura de sus propias expectativas? ¿Se siente superior, inferior, a la defensiva? ¿Dice la verdad? ¿Bautiza con un nombre exótico una ocupación corriente y moliente para darse importancia? ¿Nos hemos habituado a medir nuestro valor como seres humanos en función del sueldo? ¿Serían más importantes los profesores que los médicos si ganaran más que ellos? ¿Cómo es posible que, en la década de los ochenta, un master en administración de empresas se convirtiera en la clave del éxito con el sexo opuesto cuando hasta ese momento las personas con ese título tenían fama de aburridos, en el mejor de los casos? Cuando nos reunimos con nuestros ex compañeros de instituto, ¿cómo evaluamos en nuestro fuero íntimo el éxito de nuestros iguales? ¿Averiguamos si se sienten satisfechos, si viven de acuerdo con sus valores, o les preguntamos dónde trabajan, qué puesto tienen, dónde viven, qué coche tienen y a qué escuela van sus hijos? Éstos son los símbolos del éxito que todos reconocemos. Paralelamente al racismo y al sexismo, nuestra sociedad posee una especie de sistema de castas según lo que uno haga por dinero. Este tipo de discriminación laboral se manifiesta en nuestra relación con los demás en el trabajo, en las reuniones sociales e incluso en nuestras casas. Si no, ¿por qué motivo las amas de casa se consideran ciudadanos de segunda? El elevado coste de matarse trabajando El psicoterapeuta Douglas LaBier documenta este malestar social en su libro Modern Madness (La locura moderna). La sucesión de profesionales de éxito que se presentaban en su consulta con el cuerpo agotado y el alma vacía le alertaron de los riesgos que implica nuestro materialismo para la salud mental y física. LaBier comprobó que, en el 60 % de los varios cientos de casos que abarcaba su estudio, el hecho de centrarse en el dinero, la posición y el éxito a expensas de la satisfacción y el sentido personales provocaba depresiones, angustias y otros trastornos relacionados con el trabajo, incluido el ubicuo estrés. Si bien ya ha transcurrido casi medio siglo desde que oficialmente se estableció una semana laboral de cuarenta horas, muchos profesionales creen que deben trabajar horas extraordinarias y los fines de semana para mantenerse al día. Según una encuesta realizada por Harris en noviembre de 1990 entre 1 255 adultos, el 54% de los estadounidenses opina que dispone de menos tiempo libre que hace cinco años. Otras encuestas de opinión han mostrado una notable disminución de la satisfacción laboral en todos los grupos de edad, en todas las ocupaciones, en todas las clases sociales, en todo el país, a pesar de que al mismo tiempo se produjo un incremento en la cantidad de personas con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años, aproximadamente, que tenían una carrera. Trabajamos más pero disfrutamos menos de la vida (y es posible, además,

que tengamos menos vida para disfrutar). Hemos desarrollado un mal-estar nacional que depende de nuestra forma de ganar dinero.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 35

¿Qué hemos obtenido a cambio? Aunque no seamos más felices, cualquiera diría que por lo menos disfrutamos del símbolo tradicional del éxito: tener dinero en el banco. Pero no es así. En realidad, nuestra capacidad de ahorro ha disminuido. El índice de ahorro (el porcentaje de ahorro en función de la renta disponible) era del 4,5 % en 1990 (y en 1988 incluso llegó al 4,1 %), mientras que en 1973 los estadounidenses ahorraban una media del 8,6 %. Los japoneses, por su parte, ahorran más del 15 % de su renta disponible. No sólo ahorramos menos sino que también ha subido (¡y mucho!) nuestro nivel dé endeudamiento. La deuda del consumidor superó los 735 mil millones de dólares en 1990, lo cual significa un 42 % más que en 1985 y un Í46 % más que en 1980; 3 000 dólares (unas 390000 pesetas) por cada hombre, mujer y niño que hay en el país. Cada ocho segundos llega a nuestra sociedad un recién nacido al que se recibe exclamando: «¡Bienvenido! Nos debes 3000 dólares», y eso sin tener en cuenta su participación en la deuda pública. No me extraña que se eche a llorar. La deuda es una de nuestras principales trabas. Con nuestro nivel de endeudamiento y nuestra falta de ahorros, caemos forzosamente en la rutina de nueve a cinco. Entre las hipotecas, la financiación del coche y las deudas de las tarjetas de crédito, no podemos permitirnos el lujo de renunciar. Cada vez hay más estadounidenses que acaban viviendo en el coche o en la calle. Y no nos referimos sólo a los pobres o a los deficientes mentales. La categoría de desempleados que aumenta con mayor rapidez es la de los empleados de oficina. La cantidad de despidos aumenta con creciente rapidez en todos los sectores, desde la industria maderera del noroeste, en la costa del Pacífico, hasta las altas finanzas de Wall Street.

Nos matamos trabajando para gastar durante el fin de semana Piense en cómo gasta el consumidor medio el dinero que ha ganado. El sábado, lleva la ropa al tinte, los zapatos al zapatero para que les cambie los tacones, y el coche al taller para que le roten los neumáticos y averigüen el motivo de ese ruido tan extraño. Después, al supermercado, a comprar comida para toda la semana y a quejarse de lo caro que está todo: pensar que antes gastábamos 50 dólares (unas 6000 pesetas) y ahora la cuenta no baja de 150 dólares (unas 18000 pesetas). (Desde luego, se podrían reducir los costes aprovechando las ofertas y buscando la tienda más barata, pero ¿quién tiene tiempo para eso?) A continuación, al centro comercial a comprar el libro que están leyendo todos los componentes del grupo de apoyo. Sale con dos libros, un traje (rebajado a mitad de precio) con sus correspondientes zapatos y una agenda nueva (una libreta de hojas sueltas, con cremallera y calculadora), todo pagado con la tarjeta de crédito. A casa. Ahora hay que ocuparse del jardín. ¡Vaya! Hay que ir a la tienda a comprar unas podaderas. Regresa con dos semilleros de prímulas y un adorno para el césped... ¡ah, sí!, y también las podaderas. Manipula el tostador que quema el pan por más que se seleccione la temperatura mínima. No consigue desarmarlo para localizar el problema y tampoco encuentra la garantía. Acude a la tienda de electrodomésticos más próxima a comprar otro. Vuelve con anaqueles y soportes para el cuarto de trabajo, muestras de colores para pintar la cocina... ¡ah, sí!, y el tostador también. Sale a cenar con la pareja y dejan a los niños con la canguro. El domingo por la mañana, crépes para todos. ¡Vaya! No queda más harina. Va al colmado a comprar harina y regresa con fresas y arándanos congelados para los crépes, jarabe de arce, café de Sumatra... ¡ah, sí! y la harina. Lleva a la familia a dar un paseo en coche por el campo; pone gasolina; conduce durante dos horas. Se detienen a comer algo en un restaurante y paga con la tarjeta de crédito. Se pasa la tarde leyendo revistas, donde los anuncios le hacen soñar con lo maravillosa que sería la vida si se comprara un Porsche, o al extranjero de vacaciones, o cambiara el ordenador, o... Lo malo es que pensamos que trabajamos para pagar las facturas, cuando en realidad gastamos más de lo que ganamos para comprar más de lo que precisamos, con lo cual volvemos a la cuestión de tener que trabajar para conseguir dinero para comprar más cosas para... ¿Somos felices?

Si el esfuerzo cotidiano nos hiciera felices, no nos importarían las molestias ni los inconvenientes. Si pensáramos que nuestro trabajo contribuye a hacer del mundo un lugar mejor, gustosamente sacrificaríamos horas de sueño y nuestra vida social sin sentirnos vacíos. Si las diversiones que adquirimos con nuestros afanes nos proporcionaran algo más que un mero placer momentáneo y la ocasión de superar a los demás, estaríamos contentos de pasar más horas trabajando. Pero cada vez resulta más evidente que, a partir de un mínimo de comodidades, el dinero no compra la felicidad que pretendemos. Todas las personas que han participado en nuestros seminarios, independientemente de sus ingresos, siempre decían que necesitaban más para ser felices. Hemos incluido en los seminarios el siguiente ejercicio: le pedíamos a cada una que se situara en una escala de felicidad que iba del 1 (desgraciado) al 5 (dichoso), en la cual el 3 equivalía a «no me puedo quejar», y establecimos una correlación entre las cifras que nos daban y sus ingresos. En una muestra de más de mil personas, tanto de Estados Unidos como de Canadá, el grado medio de felicidad se mantenía siempre entre un 2,6 y un 2,8 (¡ni siquiera llegaba al 3!), tanto para personas cuyos ingresos no llegaban a los 1000 dólares mensuales (130000 pesetas), como para las que superaban los 4000 dólares (520000 pesetas). (Véase la figura 1 - i.) Los resultados nos dejaron atónitos porque no sólo demuestran que la mayoría de las personas suele ser infeliz, sino también que puede serlo independientemente de lo que gane. Hasta las personas que se encuentran en buena posición económica no siempre se sienten satisfechas. En las mismas hojas preguntamos a los asistentes a los seminarios: «¿Cuánto dinero le haría falta para ser feliz?» La respuesta fue siempre entre un cincuenta y un cien por cien «más del que tengo ahora». Estas conclusiones se confirman con muchas otras investigaciones sobre la felicidad. En un estudio clásico, Roy Kaplan, del Instituto de Tecnología de Florida, siguió el rastro de mil personas que habían ganado la lotería durante un período de diez años. Fueron pocos los que se sintieron más felices o supieron qué hacer con el dinero. Una cantidad increíble de ganadores se sentía menos feliz al cabo de seis meses, después de dejar unos puestos de trabajo que constituían para ellos una fuente de autoestima y de ganar un dinero del que no se sentían merecedores. Muchos comenzaron a consumir drogas y a sentirse solos. De modo que así es la situación, la sociedad más opulenta que ha tenido el privilegio de habitar sobre la faz de la tierra, y no somos capaces de hacer otra cosa más que trabajar sin parar, de casa al trabajo y del trabajo a casa, mientras nuestro corazón anhela algo que apenas está un poco más allá del horizonte.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 36

FIGURA 1-1 Escala de valoración de la vida Elija la lista que describa mejor su vida actual 1

2

3

4

5

Incómoda

Insatisfecha

Satisfactoria

Feliz

Dichosa

Cansada

Sigo buscando

No está mal

Me hace crecer

Entusiasta

Insuficiente

Común

Satisfactoria

Plena

Incompleta

Las relaciones Aceptable Productiva podrían ser mejores A veces alegre, a Temerosa Relajada veces triste A menudo solitaria Me las apaño Sin tensiones Mejorando Estable Airada Eficiente demasiado Normal Necesitada de No Me alcanza el productiva amor Pocos riesgos tiempo Insegura Necesito Divertida Me adapto seguridad Segura Frustrada

Desbordante Apasionante Intensa Soy alguien

Calidad de vida en relación con el nivel de ingresos Ingresos mensuales: (en dólares)

0-1000

Promedio de la valoración de la vida de todos los participantes con el mismo volumen de ingresos:

2,81

1 001-2000

2001-3000

3001-4000

más de 4000

2,77

2,84

2,86

2,63

LA PROSPERIDAD Y EL PLANETA Si esto no fuera más que un infierno privado, ya sería suficiente tragedia. Pero no es así, porque nuestro estilo de vida tiene consecuencias cada vez más devastadoras para nuestro planeta.

Estamos agotando los recursos de la tierra, obstruimos sus arterias (ríos y caminos) y contaminamos el aire, el agua y el suelo. Los distinguidos miembros de la Comisión Mundial de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, al cabo de tres años de estudios y conferencias en todo el mundo, han acordado que una de las principales causas de los problemas ecológicos a escala mundial son los patrones norteamericanos de consumo excesivo. Si añadimos a este consumo la comprensible envidia y los deseos de los demás por conseguir los mismos lujos que nosotros, la situación presagia el desastre. Y el desastre no está lejos, sino que ya ha comenzado. Todos conocemos los indicadores trágicos de este desastre que se cierne sobre nosotros, desde el efecto invernadero hasta el agujero en la capa de ozono. Aparecen en las primeras páginas de los periódicos y nos convierten a todos en ecologistas renuentes y asustados. La situación empeora porque la industria publicitaria propicia la demanda de productos que no necesitamos y que se fabrican con materias primas que podrían agotarse en poco tiempo. En un programa de la Radio Pública Nacional, el comentarista económico Lester Thurow dijo que era como si nos hubiéramos endeudado hasta el cuello para celebrar la mayor fiesta de fin de año de la historia, durante la cual todo el mundo se lo pasa en grande pero, cuando llega el 2 de enero, la alegría ha desaparecido y sólo quedan las facturas por pagar. En la década de los ochenta la situación ha estallado y ahora parece que el 2 de enero se hará realidad en la próxima generación. Esto es particularmente grave porque en la última década Estados Unidos ha pasado de ser la principal nación acreedora del mundo a convertirse en la principal deudora del mundo. Cada vez en mayor medida, las empresas, las viviendas, el suelo y los bonos del Estado del país pertenecen a inversores extranjeros. Hemos hipotecado la granja y el cobrador del alquiler puede venir a golpear a nuestra puerta una década de éstas. Asimismo, en la última década se produjo una mayor separación entre ricos y pobres, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Existen millones de personas que no tienen hogar, porque no disponen de dinero para pagar una vivienda mientras que otros, en cambio, gastan millones en hogares de lujo. Históricamente, tal desigualdad es precursora de cambios importantes, e incluso violentos. Desde un punto de vista económico, social, político y espiritual, el afán desmedido por gastar que se apoderó de nosotros después de la segunda guerra mundial nos hizo contraer algunas deudas importantes. De un modo u otro, vamos a pagarlo todo, y con intereses.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 37

El gran perdedor en el juego del dinero Lo malo es que muchos de nosotros ni siquiera somos conscientes de esta deuda, porque nuestros principales benefactores no dicen nada y no teníamos ni idea de que ellos eran los que nos prestaban. No nos hemos limitado a pedirle dinero al banco. Nos han ayudado las generaciones futuras e incluso la generosa Madre Tierra. En este planeta cada vez más pequeño, la naturaleza es como el campo comunitario de la aldea donde pacen las ovejas de todos. Si nos respetamos mutuamente y respetamos el terreno comunitario, todas las ovejas consiguen su ración, y el campo y la comunidad prosperan. Pero si algunos sólo se preocupan de sí mismos y, por ejemplo, llevan más ovejas a pacer, de pronto desaparece la buena voluntad, todos llevamos más ovejas y el campo se arruina. La competencia entre los países ha agotado los recursos comunitarios de nuestro planeta. Todo lo que comemos, vestimos, conducimos, compramos y desperdiciamos procede de la tierra. Muchos de estos productos se fabrican con recursos no renovables. Cuando los tiramos, puede que esas partes de la tierra no sean capaces de sostener una vida significativa tal vez en miles y miles de años. Es un viaje sin retorno de la tierra a la fábrica, de la fábrica a la tienda, de la tienda a nuestra casa y de allí al vertedero. Hemos ignorado el hecho de que debemos nuestro nivel de prosperidad actual a los dones benéficos (y gratuitos) de la naturaleza: el suelo, el agua y el aire, que no cuestan nada y de los que exigimos al máximo. Ahora nos enfrentamos a la triste posibilidad de que tal vez un día la tierra ya no sea capaz de mantener la vida, o al menos la vida como la conocemos y como queremos que sea. Por civilizados y desarrollados que seamos, seguimos dependiendo del aire para respirar, del agua potable y del suelo fértil para nuestra existencia cotidiana. Pero hemos infligido a nuestro planeta unos daños enormes, tal vez irreparables.

Pero, ¿por qué? ¿Cómo nos hemos metido en este brete? ¿Y por qué no hacemos nada por salir de él? En primer lugar, muchos de nosotros ni siquiera nos damos cuenta, mientras que otros opinan que la felicidad está a la vuelta de la esquina. En su libro New World, New Mind (Un nuevo mundo, una nueva mente), Robert Ornstein y Paul Ehrlich señalan que nuestra mente ha sido diseñada para responder bien a los peligros inminentes, como tigres e incendios, y la cercanía de núes-

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 38

tros enemigos. Sin embargo, en el mundo actual los peligros ambientales se acumulan con tanta lentitud que nuestra mente es incapaz de registrarlos. Sostienen Ornstein y Ehrlich que debemos aprender a reaccionar ante las primeras La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 39 señales lejanas de complejas medidas ecológicas con la misma energía con la que solíamos trepar a los árboles para huir de las fauces del tigre. Además, aceptamos matarnos trabajando porque nos parece que no tenemos alternativa. Ya se afirmaba en la Biblia que «ganarás el pan con el sudor de tu frente». El trabajo de nueve a cinco, hasta los sesenta y cinco, tan reciente en la historia de la humanidad y sin embargo tan arraigado ya, parece la única opción para cualquier persona que no sea ni una superestrella del deporte o del espectáculo, ni un excéntrico. Después de todo, tenemos facturas que pagar y una identidad que mantener y, además, ¿qué haría de mi vida si no tuviese un empleo? ¿Más = mejor? Muchos de nosotros nos matamos trabajando porque nos han vendido la noción de que cuanto más, mejor. Aunque Buckminster Fuller compare la tierra con una nave espacial, seguimos aferrados a las imágenes cinematográficas de la Frontera, donde «siempre queda más en el sitio de donde viene esto». Construimos nuestra vida laboral sobre este mito, con la expectativa de ganar más a medida que pasan los años. Tendremos mayor responsabilidad y más prerrogativas a medida que ascendamos en nuestro campo. Con el tiempo, tenemos la esperanza de conseguir más bienes, más prestigio y más respeto de la comunidad. Nos habituamos a esperar cada vez más de nosotros mismos y cada vez más del mundo pero, en lugar de estar satisfechos, la experiencia demuestra que, cuanto más tenemos, más queremos... y menos satisfechos estamos con el statu quo. Más = mejor; he aquí el lema que nos impulsa. El lema que nos lleva a cambiar de coche cada tres años, a comprar ropa nueva para cada ocasión y cada estación, a cambiarnos a una casa más grande y mejor cada vez que podemos y a renovarlo todo, desde el aparato de música hasta el cortacésped, simplemente porque ha aparecido otro modelo con algún dispositivo automático nuevo. Paul Wachtel, el autor de The Poverty ofAffluence (La pobreza de la abundancia), cuestiona nuestra dependencia del «más = mejor» como la solución a todos nuestros anhelos. Demuestra que nuestro frenético afán por conseguir más al final resulta contrario a los mismos objetivos que pretendía conseguir: seguridad y satisfacción. En 1958, cuando el economista John Kenneth Galbraith describió acertadamente a Estados Unidos como la sociedad opulenta, el 9,5% de los hogares del país tenía aire acondicionado, alrededor del 4% disponía de lavavajillas, y en menos del 15% había más de un coche. En 1980, cuando Ronald Reagan logró reemplazar a Jimmy Cárter basando su campaña en la impresión generalizada de que el pueblo experimentaba dificultades económicas, el porcentaje de hogares con aire acondicionado se había quintuplicado, el porcentaje de lavavajillas se había incrementado más de un 700%, y el porcentaje de familias con dos o más vehículos casi se había triplicado. Sin embargo, a pesar del notable crecimiento económico —a pesar de poseer más dispositivos, aparatos y máquinas que se supone que facilitan la vida— según las encuestas los estadounidenses se sentían mucho menos afortunados que hacía veinte años.

Si su intención en la vida es tenerlo todo, nunca le alcanzará con lo que tiene. En un medio donde más es mejor, suficiente es como el horizonte que siempre se aleja. Uno pierde su capacidad para identificar ese punto de suficiencia donde puede decidir detenerse. Se trata justamente de ese callejón sin salida psicológico que describe Paul Wachtel, de esa situación insoluble del mito estadounidense de tener más. Si más es mejor, lo que tengo no me basta. Pero cuando consiga ese más que estoy seguro de que va a hacer que mi vida sea mejor, como sigo creyendo que más es mejor, el más que he conseguido todavía no me basta. Y así eternamente. Si pudiera conseguir más, entonces... y así sucesivamente. Cada vez caemos en más deudas, y a menudo en más desesperación. Ese más que se suponía que volvería la vida mejor nunca puede ser suficiente. Los límites del crecimiento La versión económica del cuanto más, mejor es que el crecimiento es bueno. La economía moderna venera el crecimiento. En teoría, el crecimiento pone fin a la pobreza, mejora nuestro nivel de vida, disminuye el desempleo, nos mantiene al ritmo de la inflación, alivia el aburrimiento de los ricos y la miseria de

los pobres, refuerza el PNB (Producto Nacional Bruto), hace subir el índice Dow Jones y derrota a los japoneses. La marea alta hace subir todos los barcos. Pero pasamos por alto el hecho de que lo que impulsa el crecimiento económico procede de la naturaleza e, incluso en las mejores circunstancias, la naturaleza no es infinitamente abundante. Los recursos se agotan en algún momento. La naturaleza tiene límites. En el terreno de lo físico, no hay nada que crezca indefinidamente. Todas las plantas y todos los animales alcanzan un tamaño óptimo y entonces comienzan a funcionar con madurez, a participar en la vida: dan hojas y frutos, reaccionan a los estímulos y proporcionan sustento a otras formas de vida de su entorno. Sabemos también que toda población vegetal o animal alcanza una cantidad máxima en función de los recursos limitados de energía, alimento, agua, suelo y aire, y que a partir de ese momento comienza a estabilizarse o a reducir su tamaño. Siempre se llega a un punto en el cual el individuo o la población en cuestión desaparece por falta de recursos o se estabiliza a un nivel que el medio puede asumir. Por ignorar esta realidad fundamental del mundo natural, nosotros como individuos y nuestra economía nos hemos acercado peligrosamente a los límites de la capacidad de la Madre Naturaleza para brindarnos lo que le exigimos. A pesar de todos los debates sobre la manera de calcular la cantidad de individuos de la especie humana que puede soportar el ecosistema terrestre (la capacidad de sustento terrestre), el científico Peter Vitousek calcula que en la actualidad los seres humanos nos apropiamos del 40 % de lo que ofrece la naturaleza, a pesar de no ser más que una de los millones de especies que vivimos de ella. El crecimiento continuado, ya sea en población o en consumo, podría provocar un desastre; las cifras de población y nuestras expectativas de un nivel de vida más alto siguen subiendo. Aunque resulta evidente que hemos de poner freno a nuestra adicción personal y colectiva al crecimiento, manifestamos la clásica resistencia al cambio que se conoce con el nombre de negación. No tenemos que cambiar porque estamos seguros de que la tecnología nos va a salvar. Después de todo, decimos, basta con echar una mirada al pasado. La ciencia y la tecnología han eliminado enfermedades mortales, desde la viruela hasta la difteria. Sin duda, vamos a desarrollar la tecnología necesaria para purificar el agua; la ingeniería genética nos dará semillas capaces de germinar a pesar del calentamiento global; acabaremos con la contaminación y hallaremos la clave para obtener una energía barata e ilimitada. Y si no nos salva la tecnología, sin duda lo hará el Gobierno. Basta con ver todos nuestros avances sociales como especie. Si nos manifestamos a favor de las apropiaciones, el Gobierno desarrollará un programa. Hay expertos que saben lo que ocurre y que se están ocupando del tema. De todos modos, en definitiva, no es un problema mío sino del Tercer Mundo. Si ellos dejaran de tener tantos hijos y de quemar sus bosques, podríamos sobrevivir. Son ellos los que tienen que cambiar. En cualquier caso, sería una tontería cambiar porque es probable que los informes se equivoquen. No es la primera vez que nos mienten los científicos, los políticos y los medios de comunicación. Seguro que este problema ecológico no es más que un invento de unos cuantos abogados listos y unos alarmistas indecisos. Y además, ¿qué puedo hacer yo? Después de todo, tengo deudas y no puedo dejar de recorrer 60 km por día para ir a la fábrica de chismes nucleares, aunque de ello dependiera la continuidad de la vida sobre la Tierra, que no es el caso, ¿verdad? Como personas y como planeta sufrimos un aumento de la riqueza y una disminución de la nobleza. Como mínimo, tenemos que detenernos y preguntarnos si realmente merece la pena, si nos sentimos tan satisfechos como pretendemos. Si no es así, ¿para qué persistir, como adictos, con hábitos que están acabando con nosotros?

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 40

La creación de consumidores Quizá nos aferremos a nuestra opulencia (aunque no nos favorezca ni a nosotros ni al planeta) por la naturaleza misma de nuestra relación con el dinero. Veremos que el dinero se ha convertido en la pantalla sobre la cual se desarrolla nuestra vida. Sobre él proyectamos la capacidad de cumplir nuestras fantasías, calmar nuestros temores, mitigar nuestro dolor y hacernos subir hasta lo más alto. De hecho, por medio del dinero satisfacemos la mayoría de nuestras necesidades y deseos. Todo lo compramos, desde la esperanza hasta la felicidad. Ya no vivimos la vida sino que la consumimos.

Los estadounidenses solíamos ser ciudadanos; ahora somos consumidores que (según la definición de consumir que aparece en el diccionario) son personas que «destruyen, extinguen; utilizan comestibles perecederos u otros géneros de vida efímera para satisfacer necesidades o gustos pasajeros». No obstante, el consumismo es un invento del siglo xx de nuestra sociedad industrial que se estableció en una época en la cual se consideraba necesario estimular a las personas a adquirir más bienes a fin de lograr un crecimiento económico constante. A comienzos de la década de los años veinte surgió una curiosa novedad en la economía estadounidense. La increíble capacidad de las máquinas para satisfacer las necesidades humanas había resultado tan eficaz que la actividad económica comenzaba a reducir su velocidad. Sabiendo por instinto que ya tenían suficiente, los obreros solicitaban una reducción de la jornada laboral y más tiempo libre para disfrutar del fruto de su trabajo. Esta tendencia alarmó a dos sectores de la sociedad estadounidense. Por una parte, a los moralistas, que habían asimilado la ética laboral protestante y opinaban que el ocio era peligroso y degradante y conducía, como mínimo, a la pereza, y quizá también al resto de los siete pecados capitales. El otro sector que dio la voz de alarma fue el de los industriales: el descenso de la demanda de la producción fabril amenazaba con frenar el crecimiento económico. Los trabajadores no parecían tener tanto interés por adquirir los nuevos bienes y servicios (coches, productos químicos, aparatos y entretenimiento) como los viejos (alimentos, ropa y cobijo). No obstante, la alternativa al crecimiento no se consideraba un signo de madurez sino precursora del estancamiento de la civilización y la muerte de la productividad. Hacían falta nuevos mercados para la creciente abundancia de bienes que las máquinas producían con tal celeridad y precisión... y para que los fabricantes siguieran percibiendo ganancias. Y entonces surgió una idea genial: estos nuevos mercados surgirían de las masas populares, pero se educaría al pueblo para querer no sólo los objetos necesarios de siempre sino artículos nuevos que no necesitaran. Así nació el concepto de nivel de vida, un arte, una ciencia y una industria creados para convencer a los estadounidenses de que estaban trabajando para elevar su nivel de vida en lugar de para satisfacer necesidades económicas básicas. En 1929, el Comité Herbert Hoover sobre Recientes Cambios Económicos publicó un informe sobre la marcha de esta estrategia nueva (y tan ventajosa):

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 41

La encuesta ha demostrado de forma concluyente lo que desde hace tiempo se consideraba válido en teoría: que los deseos son prácticamente insaciables y que un deseo satisfecho cede paso a otro. La conclusión es que, económicamente, se abre ante nosotros un campo ilimitado; que existen deseos nuevos que abrirán camino a infinidad de otros deseos más nuevos, tan pronto como se vean satisfechos (...) Nuestra situación es afortunada y nuestro impulso, notable.

En lugar de aprovechar el ocio como una actividad relajada, se transformó en una oportunidad para incrementar el consumo, incluso el consumo del propio ocio (en forma de viajes y vacaciones). Coincide Henry Ford: Cuando las personas trabajan menos, compran más (...) El comercio es el intercambio de bienes. Los bienes sólo se compran en la medida en que satisfacen necesidades. Las necesidades se satisfacen sólo en la medida en que se experimentan y se sienten más durante las horas de ocio.

El Comité Hoover estuvo de acuerdo. De hecho, el ocio no era un motivo para no trabajar, sino un motivo para trabajar más todavía. En cierto modo, la solución del consumo resultó satisfactoria tanto para los industriales hedonistas, empeñados en lograr un paraíso material, como para los puritanos que temían que el ocio sin ocupación condujera al pecado. En realidad, el nuevo consu- mismo favoreció todos los pecados mortales (lujuria, avaricia, gula, orgullo, envidia), a excepción, quizá, de la ira y la pereza. Tras apaciguarse ligeramente durante la Depresión, el consu- mismo volvió con renovado vigor en los años que siguieron a la segunda guerra mundial. Así lo proclamaba Victor Lebow, un analista del comercio al por menor estadounidense de los años de posguerra: Nuestra economía enormemente productiva (...) nos exige que hagamos del consumismo nuestra forma de vida, que convirtamos en rituales la adquisición y el uso de bienes, que busquemos en el consumo nuestra satisfacción espiritual y

la satisfacción de nuestro yo (...) Necesitamos consumir, extinguir, gastar, sustituir y tirar las cosas a una velocidad cada vez mayor.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 42

Y así comenzó la competencia inexorable que nos atormenta si no encontramos el término medio entre trabajar más para comprar artículos de lujo y disponer de tiempo suficiente para disfrutarlos. Con el entusiasmo inicial que despertó en nosotros nuestra nueva condición de consumidores, aprendimos a defender nuestros derechos, oponiéndonos a la falta de escrúpulos. No obstante, desde entonces los derechos han adquirido otro sentido. El derecho a comprar Hemos llegado a creer, en nuestro fuero interno, que tenemos derecho a consumir. Si disponemos de dinero, podemos comprar todo lo que queramos, tanto si lo necesitamos, lo usamos o al menos nos produce placer, como si no. Después de todo, estamos en un país libre. Y si no tenemos dinero... ¡no importa! Para eso están las tarjetas de crédito: para comprar. Gana el que muera con más juguetes. La vida, la libertad y la búsqueda de bienes materiales. Después de los derechos constitucionales a la libertad de expresión, de reunión, de un juicio justo y todos los demás, viene el derecho a tener todo lo que queramos, en la medida en que estemos dispuestos a pagar por ello (o al menos que prometamos hacerlo... a su debido tiempo). Se difama a los ecologistas que cuestionan el derecho a comprar un coche grande que consume mucha gasolina, o a los activistas sociales que cuestionan el coste social de que una persona posea una vivienda con cuarenta y cinco habitaciones mientras otros duermen en la calle, por considerar que interfieren con la libertad individual. Nadie cuestiona el derecho a la propiedad privada; simplemente destacamos lo a pecho que nos hemos tomado el derecho a consumir, situándolo quizá por encima de otros derechos, privilegios y obligaciones de una sociedad libre. En años venideros, puede que cada vez se cuestione más nuestro derecho a consumir lo que queremos, cuando queremos, como queremos y donde queremos, a medida que nos enfrentamos con cuestiones como el mercado global, los derechos humanos, el comercio libre, el daño ecológico y la merma de los recursos. ¿No sería más sencillo librar nuestras batallas personales contra nuestro afán de ostentación antes de comenzar con los enfrentamientos públicos? Éste sería un buen momento para aprender a tener menos, en vez de esperar a que unas normas estrictas y el clamor popular nos arranquen nuestros pequeños caprichos. Es mucho más fácil ser buenos por elección que por obligación. Comprar es bueno Tras desafiar y enfrentarnos con esa vaca sagrada que es el derecho a consumir, vamos a analizar otro tipo de derecho. Hemos incorporado el concepto de que es bueno comprar, que en el consumo estriba la fuerza de nuestro país. Hace poco, el titular de un periódico advertía que «Si los consumidores escatiman gastos, se perjudica la economía». Nos previenen de que, si no consumimos, habrá despidos en masa, las familias perderán su hogar, aumentará el desempleo, las fábricas cerrarán, poblaciones enteras perderán la base de su economía. Estamos obligados a comprar para que el país no pierda su fuerza. Los consumidores disponen de menos dinero para gastar en parte porque ahorrar se ha convertido, sin duda, en una cuestión anti-patriótica. El lenguaje mismo de la economía moderna promueve el consumo. ¿Qué otra cosa podemos hacer con la renta disponible más que disponer de ella? Es evidente que nadie quiere guardarla donde se pueda echar a perder. De modo que, si consumir es la manera de mantener fuerte la economía, y los ahorristas son personas a las cuales no les importa si sus conciudadanos pierden el empleo, pasar el día en el centro comercial se puede considerar una actividad totalmente patriótica. Lo único malo es que nuestras expectativas crecientes han mermado nuestros ingresos, endeudando cada vez más al patriótico consumidor medio. Esto nos coloca en un aprieto: la única forma que tenemos de poner en práctica nuestro patriotismo económico es endeudarnos más. Si alguna vez se ha sentido confuso frente a su afán de ostentación, puede que esto sea parte del motivo. Usted mismo y cada uno de sus conciudadanos se encuentran en una situación sin salida: hace mal si compra y también si no compra. Todo esto lo exacerba la publicidad. Cuando el adolescente medio acaba el instituto, ya ha presenciado más de 100000 anuncios publicitarios, a razón de entre tres y cuatro horas a la semana.

Alan Durning indica que «el ciudadano medio oye de cincuenta a cien anuncios cada mañana» antes de las nueve. La industria publicitaria gasta casi 500 dólares anuales por cada ciudadano estadounidense (unas 62 500 pesetas). Según las teorías de marketing, nos dejamos llevar por el temor, la promesa de la exclusividad, la culpa y la ambición, y la necesidad de aprobación se está convirtiendo en la nueva motivación de los años noventa. La tecnología publicitaria, con las armas que le proporcionan las investigaciones de mercado y una psicología compleja, pretende hacernos perder el equilibrio emocional... y después nos promete resolver nuestro malestar con un producto. De cincuenta a cien veces antes de las nueve de la mañana, todos los días.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 43

Si somos un cáncer, ¿cuál es la solución? Al mismo tiempo, entre tantos anuncios, la televisión, la radio y los periódicos nos traen malas noticias sobre el medio ambiente: los envases de los productos obstruyen los vertederos; su fabricación contamina el agua subterránea, provoca la deforestación de la región amazónica, ensucia los ríos, baja el nivel del agua, reduce la capa de ozono y modifica el clima. Si llevo tejidos sintéticos, contribuyo a agotar nuestras limitadas reservas de combustibles fósiles, pero si me pongo una prenda de algodón cultivado en Arizo- na, estoy pasando por alto los pozos de aguas profundas que aumentan la salinidad del suelo y que ponen en peligro los cultivos. Y si no llevo nada, contribuyo al desempleo. Está mal lo que hago y también lo que no hago; y está mal igualmente lo que hacemos sin pensar, como ocurre en la costa del Pacífico noroeste, donde las presas hidroeléctricas impiden que el salmón nade río arriba para desovar. Parece que no hay manera de que los consumidores hagan las cosas bien. Todo lo que hacemos representa un coste para el medio ambiente. Hasta la nueva moda de los productos biológicos, es decir, el consumo de productos que ocasionan menos perjuicios ecológicos, aunque resulta menos agresiva, no llega a ser totalmente inocua. Como consumidores, nos estamos convirtiendo en una especie de cáncer para el planeta; nos estamos cargando a nuestro anfitrión. Paul Ehrlich que, aparte de ser uno de los autores de New World, NewMind (Un nuevo mundo, una nueva mente) ha escrito también The Population Bomb (La bomba demográfica) y varios libros más, sostiene que en Estados Unidos, debido al uso excesivo de los recursos, un individuo perjudica cien veces más el medio ambiente que en otros países menos desarrollados. El consumo de energía per cápita es el doble que en Europa, a pesar de que el nivel de vida no es muy superior. Es evidente que ni nos lo planteamos cada mañana, cuando vamos a trabajar en coche. No sopesamos: «Consumir o no consumir, he aquí el dilema.» El concepto de que es bueno consumir tropieza cada día con la advertencia de que tenemos una deuda personal y, además, que estamos jugando a la ruleta rusa con el medio ambiente. Pero, ¿qué podemos hacer? En medio de nuestra ajetreada vida, ¿cómo vamos a ser conscientes, y mucho menos a tomar medidas, con respecto a la lluvia ácida, la deforestación, la extinción de especies, el agujero en la capa de ozono, el calentamiento global y el crecimiento exponencial de la población? «¿Qué puede hacer una persona sola?», nos preguntamos y buscamos otra emisora de radio. Y seguimos así, haciendo un esfuerzo por cambiar una semana, sin hacer caso la siguiente, escudándonos en la negación para protegernos de los duros cambios que se avecinan. Si seguimos limitándonos a introducir pequeños cambios, no obstante, no conseguiremos más que movernos con mayor lentitud hacia un futuro reducido y empobrecido. En realidad, no hace falta un cambio sino una transformación. No basta con variar la posición de las piezas; hay que cambiar de tablero. La transformación no consiste simplemente en probar una nueva serie de soluciones para unos problemas difíciles de resolver, sino en formularse preguntas nuevas que nos permitan ver los mismos problemas desde otro punto de vista. En 1981, Joñas Salk publicó World Population and Human Valúes: A New Reality {La población mundial y los humanos: una nueva realidad), un libro que presentaba las esperanzas y los peligros de transformar un mundo que giraba en torno al crecimiento en un mundo más sostenible, que girase en torno a los valores. A medida que se desacelera el crecimiento de la población y que nos acercamos a un estancamiento del tamaño de la población mundial, nuestras mayores

dificultades residen en el ámbito humano y social. Es posible que esos mismos problemas humanos y sociales (mejorar la calidad de vida, alimentar a miles de millones de personas, evitar el desastroso agotamiento de los recursos, crear sociedades que satisfagan las necesidades materiales y culturales de los individuos) que actualmente parecen insuperables con el tiempo dejen de ser insolubles, como ha ocurrido con otras dificultades que antes parecían imposibles, como el hecho de que pudiera volar un objeto más pesado que el aire, la agricultura moderna, la electrónica y los viajes espaciales. (...) En el proceso de reacción a las fuerzas y los límites de la naturaleza, sabremos si tenemos la capacidad suficiente para superar este desafío. Si es así, emergeremos del presente no sólo como supervivientes sino como seres humanos en una nueva realidad.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 44

Para realizar el cambio de una ética del crecimiento a una ética de la sostenibilidad sin duda hará falta que cada uno de nosotros transforme su relación con el dinero y el mundo material. Transformar nuestra relación con el dinero y reevaluar nuestra forma de ganar y gastar podría devolvernos a nosotros y también al planeta al buen camino. Hemos de aprender del pasado, determinar nuestra realidad presente y crear una relación nueva con el dinero, partiendo de la realidad y dejando de lado hipótesis y mitos ineficaces. Necesitamos un nuevo plano para el dinero y el materialismo que se ajuste verdaderamente al momento que nos toca vivir.

EL COMIENZO DE UN NUEVO PLANO DEL DINERO ¿Cómo es posible que el consumo lo consuma todo? Por más que la publicidad y la industria hayan conspirado para vendernos el materialismo, la cuestión es que lo hemos comprado. ¿Qué parte de nosotros se dejó desviar tan fácilmente de los placeres más intensos de la vida? Según los psicólogos, el dinero es el último tabú. Nos resulta más fácil hablar con el psicoanalista de nuestra vida sexual que con el contable de nuestra situación económica. El dinero —no tanto la cantidad que poseemos sino lo que sentimos al respecto— rige nuestras vidas tanto o más que ningún otro factor. Hay más matrimonios que se van a pique por culpa del dinero que por cualquier otra causa. ¿Por qué? Los patrones de creencias Para comenzar a comprender este hecho, hemos de saber algo sobre la mente humana. En apariencia, numerosas fuentes, desde los modernos investigadores del cerebro hasta los antiguos filósofos orientales coinciden en el concepto fundamental de que la mente es un mecanismo que elabora y repite patrones. Los científicos afirman que somos la única especie que no tiene una conducta fija de respuesta a cada estímulo porque creamos nuestros propios patrones de respuesta. Algunos derivan de la experiencia personal, fundamentalmente la de los primeros cinco años de vida; otros son genéticos, otros culturales y otros parecen ser universales. Se supone que todos nos ayudan a aumentar nuestras probabilidades de supervivencia. Cuando un patrón queda registrado, cuando se ha puesto a prueba y se ha decidido que contribuye a la supervivencia, resulta muy difícil cambiarlo. La boca se nos llena de saliva cuando percibimos el olor de un sofrito de cebolla; apretamos el freno cuando vemos una luz roja, y segregamos adrenalina si alguien grita «¡Fuego!». Es evidente que no sobreviviríamos si no hubiéramos incorporado una cantidad enorme de interpretaciones asociadas con conductas. Pero el problema reside en que no todos, ni siquiera la mayoría de estos patrones, guardan relación alguna con la realidad objetiva y, sin embargo, siguen rigiendo nuestra conducta. De hecho, son tan persistentes que a menudo ignoramos o negamos la realidad y damos prioridad a una de nuestras interpretaciones. Las serpientes que el niño ve en el suelo de su habitación y que desaparecen si la madre deja abierta la puerta son un ejemplo evidente de una interpretación de la realidad absurda pero convincente. Solemos dar el nombre de supersticiones a estas nociones evidentemente erróneas. Pero de todas las cosas que creemos, ¿cuáles son supersticiones y cuáles hechos? ¿Realmente trae mala suerte pasar por debajo de una escalera o romper un espejo? La mayoría de nosotros no hace caso de estas supersticiones primitivas. ¿Y qué hay de otras creencias menos sospechosas? ¿Cómo nos constipamos? ¿Por salir de casa con la cabeza húmeda? ¿Por culpa de los gérmenes? Reconocemos en la primera causa una antigua creencia popular. ¿Y la segunda? Después de

todo, hay muchas personas que pasan por el despacho sin pillar un constipado. ¿Cómo es que los gérmenes no les han atacado? Tal vez la teoría de los gérmenes no es más que una superstición moderna. La Tierra siempre ha sido redonda aunque para la conciencia humana no lo fue hasta el siglo xv. Nos resulta pintoresco el concepto de una Tierra plana. Seguramente, las generaciones futuras encontrarán pintorescas algunas de nuestras creencias.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 45

¿Qué dicen nuestras acciones? Como ocurre con la Tierra plana y el suelo del dormitorio lleno de serpientes, existen muchas realidades que nuestras creencias y nuestro comportamiento financiero no tienen en cuenta. Si bien en gran medida no somos conscientes de nuestras convicciones económicas, nuestra ceguera nos condena a un encierro que nosotros mismos creamos. Por más que afirmemos enfáticamente que sabemos que el dinero no compra la felicidad y que lo mejor de la vida es gratis, hemos de ser sinceros y profundizar un poco más, porque nuestro comportamiento presenta una versión distinta. ¿Qué hacemos cuando estamos deprimidos, nos sentimos solos, o pensamos que nadie nos quiere? La mayoría de las veces compramos algo para sentirnos mejor: ropa nueva, un cuba libre (o dos), un coche nuevo, un helado, un billete a una isla lejana, un pececillo para la pecera, una entrada al cine, un paquete de galletas de chocolate (o dos). Cuando queremos festejar nuestra buena suerte, compramos algo: un banquete de bodas, un ramo de rosas, un anillo de diamantes, o invitamos a los amigos a tomar una copa. Si estamos aburridos, compramos algo: una revista, un crucero, un juego, o apostamos en las carreras. Si nos parece que tenemos que sacarle más partido a la vida, compramos algo: un curso, un libro de autoayuda, un psicoanalista, una casa en el campo, un piso en la ciudad. Ninguna de estas soluciones es equivocada. Simplemente, esto es lo que hacemos. Hemos aprendido a buscar soluciones externas cuando la mente, el corazón o el alma nos envían señales de algún desequilibrio. Intentamos satisfacer necesidades psicológicas y espirituales mediante el consumo en el terreno físico. ¿Cómo ha ocurrido esto? He aquí un ejemplo. La curva de la satisfacción La curva de la satisfacción (véase la figura i-2) muestra la relación entre la experiencia de satisfacción y la cantidad de dinero que gastamos (por lo general, para adquirir más bienes). Al comienzo de nuestra vida, seguramente cuanto más teníamos, más satisfechos estábamos. Había que cubrir unas necesidades básicas: nos daban de comer, calor y protección. La mayoría de nosotros no recuerda el miedo al hambre y al frío, que se aliviaban con una simple manta o un pecho, y sin embargo todos hemos pasado por ello. Cuando estábamos incómodos, cuando llorábamos, algo venía de fuera para ocuparse de nosotros. Era como magia; nuestras necesidades quedaban satisfechas y hemos sobrevivido. Nuestras mentes han registrado cada uno de estos incidentes y recuerdan: busca fuera de ti mismo y quedarás satisfecho. Después pasamos de las meras necesidades (alimento, vestido, cobijo) a ciertas diversiones (juguetes, ropa, una bicicleta), y la relación positiva entre dinero y satisfacción se fue arraigando cada vez más profundamente. ¿Recordamos todavía la emoción que sentimos cuando recibimos nuestro primer coche de juguete, el primer balón de fútbol o la primera muñeca? Para algunos de nosotros, lo que nos compraban para ir a la escuela era una maravilla. Nuestros padres nos advertían: «Estas cosas cuestan dinero, cariño; dinero que ganamos trabajando para ti, porque te queremos.» Nos daban una asignación para que aprendiéramos a conocer el valor del dinero. ¡Fantástico! Así podíamos elegir y comprarnos la felicidad nosotros mismos. Y así sucesivamente, año tras año. Un buen traje, el corsage, la raqueta de tenis. Al final, salimos de las diversiones para llegar al auténtico lujo, y ni siquiera nos dimos cuenta del cambio. Por ejemplo, un coche es un lujo que el 92 % de la población mundial no disfruta jamás. En cambio para nosotros el primer coche marca el comienzo de una relación amorosa con el automóvil que dura toda la vida. Después llega el lujo que supone el primer viaje lejos de casa que, en

muchos casos, coincide con ir a la universidad. El primer apartamento. Y aunque La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 46 cada paso sigue siendo emocionante, cada vez

La trampa del dinero: el viejo plano del dinero 47

nos cuesta más entusiasmarnos y el entusiasmo se desvanece con mayor rapidez. Pero a estas alturas ya estamos convencidos de que el dinero produce satisfacción, de modo que apenas nos damos cuenta de que la curva deja de subir. La vida continúa: la casa, el empleo, las obligaciones familiares... Más dinero trae más preocupaciones. Dedicamos más tiempo y energía a nuestros compromisos a medida que ascendemos en la escala social. Pasamos más tiempo lejos de la familia. Tenemos más que perder si nos roban, de modo que nos preocupan más los robos. Pagamos más impuestos y más honorarios a los asesores fiscales. La comunidad nos exige más obras de caridad. Las cuentas del psicoanalista. Las facturas de las reformas en casa. Los gastos para que los niños se entretengan. Hasta que un buen día nos enfrentamos con nuestra insatisfacción, sentados en nuestra casa de 400 metros cuadrados, situada en un terreno arbolado de una hectárea, con una piscina climati- zada en el jardín y un equipo de submarinismo en el sótano, y echando de menos la vida que llevábamos cuando éramos unos estudiantes pobres que disfrutábamos de un paseo por el parque. Llegamos a un techo de satisfacción y jamás nos hemos dado cuenta de que la fórmula dinero = satisfacción no sólo ha dejado de tener validez sino que además se está volviendo en contra de nosotros. Independientemente de lo mucho que hayamos comprado, la curva de la satisfacción sigue descendiendo. Suficiente: el punto más alto de la curva En el gráfico de la pág. 57 encontramos un punto muy interesante: el punto máximo. Parecería que parte del secreto de la vida consiste en que cada uno identifique por sí mismo su punto de máxima satisfacción. Este punto de la curva tiene un nombre que le sirve de base para transformar su relación con el dinero. Es una palabra que empleamos todos los días y sin embargo prácticamente somos incapaces de reconocerla cuando nos topamos con ella: la palabra suficiente. En lo alto de la curva de la satisfacción tenemos lo suficiente (véase la figura i-3): lo suficiente para sobrevivir, suficientes comodidades y hasta suficientes pequeños lujos. Tenemos todo lo que necesitamos; no hay ningún elemento extra que nos frene, nos distraiga o nos moleste, nada que hayamos comprado a crédito, no ha-

yamos usado jamás y nos estemos sacrificando para pagar. Suficiente es un lugar valiente, seguro, honesto y reflexivo donde se aprecia y se disfruta plenamente lo que aporta el dinero a nuestra vida, sin adquirir jamás nada que no sea necesario o deseado. Cuando descubra lo que es suficiente en su caso, puede que su curva de la satisfacción cambie de sentido y empiece a subir. No la pierda de vista.

La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 48

La curva de la satisfacción: Suficiente La confusión: un destino peor que la escasez ¿Qué hay más allá del suficiente, del punto máximo a partir del cual la curva de la satisfacción empieza a descender? ¡Confusión!, eso es lo que hay. Confusión es todo lo que le sobra. Todo lo que tiene que no le sirve y, sin embargo, ocupa un espacio en su mundo. Librarnos de esa confusión no significa pasar por privaciones sino iluminar y abrir un espacio nuevo para que ocurran cosas nuevas. Por obvias que parezcan estas ideas, muchas personas experimentan una resistencia débil (o no tan débil) a aceptarlas. Por tal motivo, a veces se confunde la frugalidad con la privación, la carencia y la necesidad. ¡Todo lo contrario! Suficiente es como una meseta ancha y estable; un lugar de atención, creatividad y libertad. A partir de este lugar, quedar asfixiado bajo una montaña de confusión que hay que guardar, limpiar, trasladar, aprovechar y pagar a crédito es un destino peor que la escasez. Acabamos de recibir una carta de una madre soltera que está haciendo el programa de IF. Estaba a punto de instalar una bañera con equipo de hidromasaje cuando recibió uno de nuestros boletines. Igual que un personaje de dibujos animados, se detuvo a mitad de camino y se preguntó: «¿Realmente quiero una bañera con hidromasaje?» Después de todo, razonó, si quiero bañarme puedo sumergirme en una bañera normal, llena de agua caliente. La bañera con hidromasaje será una cosa más para limpiar, mantener, desinfectar y reparar. Pensándolo mejor, decidió que sería mejor subir la lavadora que tenía en el sótano, para acceder al cual tiene que levantar una puerta bastante pesada, e instalarla en el lugar destinado a la otra bañera. De este modo podría hacer la colada sin forzar la espalda (con lo cual no gastaría tanto en masajes), suprimiría los gastos de instalación y mantenimiento de la bañera con hidromasaje, ahorraría el tiempo que hubiese tenido que dedicar a recibir a los amigos que quisiesen aprovechar el hidromasaje, sin dejar de disfrutar de un baño caliente cuando quisiera. ¡Una ventaja desde cualquier punto de vista! Entonces experimentó lo que sienten la mayoría de las personas cuando se resisten a caer por la resbaladiza pendiente de la confusión: un gran alivio. El circuito absurdo ¿Cuál es el origen de la confusión? Se infiere de la curva de la satisfacción que la mayor parte de la confusión penetra en nuestras vidas por la puerta del cuanto más, mejor; procede del mal-estar que produce el materialismo, de buscar la satisfacción interna en las posesiones externas. Parte de esa programación temprana que nos acostumbra a solucionar los inconvenientes por medio de algo exterior: un biberón, una manta, una bicicleta, un diploma universitario, un BMW o, en fin, cualquier objeto material.

Procede también de un hábito inconsciente. Pongamos como ejemplo los La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 49 caprichos. Un capricho es cualquier cosa que no puede evitar comprar. Todo el mundo los tiene. Abarcan una amplia variedad de objetos, desde calculadoras de bolsillo y destornilladores diminutos hasta bolígrafos y bombones de chocolate. Se encuentra en un gran centro comercial, como una máquina de comprar en su recorrido semanal por el circuito absurdo. Llega a la sección de cosas inútiles y asalta a su mente una serie de pensamientos: «Fíjate, de color rosa... No tengo ninguno de ese color... ¡Oh! Éste funciona con energía solar... ¡Qué práctico!... ¡Vaya! Si es sumergible... Si no lo uso, lo tiro y se acabó... Antes de darse cuenta, una mano extraña (una prolongación de su cuerpo) se ha extendido para coger el capricho y ahora se dirige hacia la caja, como uno de esos muñecos de cuerda. Llega a casa con su nueva adquisición, la introduce en el cajón de los caprichos (junto con otros cinco o diez más) y se olvida de ellos hasta la siguiente vez que acude al centro comercial. Entonces llega a la sección de cosas inútiles y... Los rostros y las funciones de la confusión Aunque algo esté fuera del alcance de nuestra vista, no significa que no constituya confusión. Los diversos cajones donde guardamos caprichos (altillos, sótanos, garajes, guardarropas y trasteros) son paraísos de la confusión, repletos de proyectos y productos que probablemente no usaremos jamás. Los proyectos inconclusos nos debilitan. La ropa que dejamos de lado después de usarla unas cuantas veces nos deja una vaga sensación de insatisfacción y superficialidad. Tengo un amigo que tiene un garaje lleno de piezas electrónicas y demás chucherías que ha ido coleccionando a lo largo de los años, la mayoría de ellas sabiendo que nunca las usaría. Pero si limpiara el garaje, tendría que reconocer que su casa es demasiado grande para él y su mujer, ahora que sus hijos ya son mayores. En ese caso, tendría que mudarse. Entonces tendría que admitir que su matrimonio ha muerto hace años pero que le da miedo separarse de su mujer. Lo más sencillo es ignorar el garaje y aferrarse a la confusión. Cuando se haga a la idea de lo que es la confusión, la encontrará por todas partes. ¿Acaso una actividad sin sentido no es una forma de confusión? ¿Cuántas comidas de trabajo, cócteles, reuniones sociales e interminables veladas frente al televisor se pueden considerar confusión, es decir, actividades que no añaden nada positivo a nuestra vida? ¿Y esos días desorganizados, llenos de cosas que hacer, pero al final de los cuales nos queda la sensación de no haber hecho nada? ¿Y todas esas cosas que se apunta que tiene que hacer, sin encontrar jamás el momento para hacerlas? Tropezar con ellas todas las semanas es comparable a la frustración que nos produce navegar entre los periódicos y los juguetes infantiles que llenan las salas de algunas personas. También hay una confusión sonora. Muchos de nosotros filtramos cada día los ruidos de nuestra vida ciudadana y laboral. Para los habitantes de las junglas urbanas, el silencio del desierto puede resultar ensordecedor. Aunque no todos estamos hechos a la medida de los desertícolas, no deja de ser triste que al hablar de la vida moderna consideremos un lujo el hecho de controlar nuestro entorno acústico y de disfrutar sólo de los sonidos de la naturaleza y de la buena conversación. Lo habitual es la cacofonía de los coches y los autobuses, la televisión y la radio, los microondas y los lavavajillas, y las conversaciones triviales. Todo es confusión: elementos ambientales que no nos sirven pero que ocupan lugar. También hay motivos confusos, como cuando nos cuesta tomar decisiones acerca de todo, desde cuestiones políticas hasta personales. Cuando no planificamos suele haber confusión; así acabamos yendo dos veces al día al colmado para comprar lo que nos hemos olvidado en la compra semanal. Una afición resulta confusa cuando aumenta la proporción entre lo que tenemos y lo que usamos, como esos aficionados a la fotografía que viajan con maletas llenas de objetivos y filtros pero al final obtienen las mejores fotos con una cámara automática. A medida que se haga más consciente de la confusión, sentirá la tentación de hacer limpieza general con toda su vida. Al seguir los nueve pasos que se indican en el libro, elaborará su propia definición de la confusión y poco a poco, sin dolor, incluso con alegría, se irá librando de ella. El primer paso consiste en examinar el pasado para comprender y asumir la responsabilidad del presente.

El primer paso: hacer las paces con el pasado La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 50

¿Está dispuesto a examinar su propia relación con el dinero y las cosas que se compran con él? Este ejercicio tiene por objeto incrementar su conciencia, dejando de lado la arrogancia y la vergüenza. Sirve para situarle en el tiempo y el espacio, para revisar —sin culpa— su forma de ganar y de gastar en el pasado. Para sacar el máximo provecho de este programa, le conviene tomar notas de las respuestas que dé a las preguntas que se plantean en el texto y de sus cálculos para cada uno de los nueve pa

sos. Escriba en el mismo libro o en una libreta con espiral. Sea cual fuere el sistema que utilice, hágalo de modo que pueda volver so bre sus respuestas más adelante. Este programa inicia un proce so de toma de La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 51 conciencia y cambio que lleva muchos años. Revisar las notas cada seis meses, o una vez al año, le ayudará a profundi zar y a captar mejor este camino de transformación de su relación con el dinero. El primer paso comprende dos partes: A. Averiguar cuánto dinero ha ganado en su vida, es decir, la suma total de sus ingresos íntegros, desde la primera peseta hasta el último sueldo. B. Averiguar a cuánto asciende su patrimonio neto, elaborando un balance personal de su activo y su pasivo.

A. ¿CUÁNTO DINERO HA GANADO EN SU VIDA? En un principio, puede que la tarea le parezca imposible. «No lo tengo registrado», dirá cualquiera. Pero merece la pena hacer un poco de trabajo arqueológico. En primer término, saque sus de claraciones de la renta anterior, y adapte las cifras por si ha inclui do algún engaño: propinas no declaradas, trabajos cobrados bajo mano, asesoramientos informales, ganancias de los juegos de azar, regalos no declar ados recibidos de familiares, dinero robado, premios en efectivo que haya ganado, ingresos recibidos por alquilar una habitación de la vivienda o esa casa que nunca utiliza, y cualquier otro ingreso que no haya declarado. Retroceda con la memoria hacia esos trabajos de verano durante el instituto y la uni versidad, y hacia todos sus vericuetos financieros durante la edad adulta. Merece la pena dedicar algunos días a analizar todos los comprobantes que haya guardado: talonarios de cheques, libretas de ban cos, nóminas, libretas de contabilidad incompletas. Si tiene un curriculum vitae, puede servirle para rastrear sus antecedentes laborales año a año. Sea sincero con respecto a esos tres años que figuran como de reciclaje: ¿cuántos trabajos ha realizado y cuánto ha ganado recogiendo manzanas, trabajando de canguro, ocupándose del jardín o de los animales del vecino, o haciendo adornos de Navidad? Las personas que han trabajado como asalariadas durante toda su vida pueden encontrar todos estos datos registrados en la Seguridad Social; basta con ponerse en contacto con la agencia del distrito, de la comunidad autónoma, o del Estado y solicitar un certificado de ingresos. Pero si no se conservan datos en ninguna parte, ni siquiera en los ordenadores de la Seguridad Social, procure hacer los cálculos lo mejor posible. El objetivo consiste en obtener una cifra lo más exacta y honesta posible que represente todo el dinero que ha recibido en su vida. El valor del primer paso Este paso es beneficioso de diversas maneras: 1. Elimina los obstáculos que le impiden conocer su relación con el dinero en el pasado. La mayoría de las personas no tiene ni idea de la cantidad de dinero que ha ganado en su vida y, por lo tanto, no tiene idea del que podría ganar. 2. Acaba con mitos y conceptos falsos sobre uno mismo, del estilo de; «Soy incapaz de ganar mucho dinero», e incluso «No tengo que preocuparme porque siempre puedo ganar mucho dinero» (una afirmación bastante común en boca de personas que son mantenidas por otras). Si es usted una de esas personas que subestiman totalmente la cantidad de dinero que han ganado en su vida, este paso puede llegar a tener una importancia increíble, porque quizá descubra que vale más de lo que cree. 3. Le coloca en una situación de punto de partida, permitiéndole comenzar el programa financiero con las ideas claras y confiando en su capacidad para ganarse la vida. 4. Le permite identificar los secretos o mentiras que distorsionen su relación actual con el dinero y librarse de ellos. Para ilustrar la importancia de este paso, tomemos como ejemplo la historia de una mujer divorciada, de unos treinta y cinco años, que asistió a uno de nuestros seminarios. Durante la mayor parte de su vida adulta había sido un ama de casa de una zona residencial, afectada por problemas psíquicos bastante comunes en las personas como ella: se veía dependiente del marido, ingenua y (la verdad sea dicha) superflua. Sabía que este paso no tenía nada que ver con ella que, después

de todo, no había hecho ninguna aportación financiera al matrimonio; además, La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 52 hasta ese momento incluso le daba vergüenza aceptar el dinero que le pasaba su ex marido porque consideraba que no había hecho nada para ganarlo. Pero como las recomendaciones decían que era importante cumplir todos los pasos, solicitó un certificado de ingresos y comprobó que había ganado más de 15 000 dólares (1875 000 pesetas) con diversos trabajos discontinuos durante esos años de su matrimonio en los cuales no había aportado nada. A raíz de este certificado se dio cuenta, por primera vez, de que era capaz de ganar un sueldo. Sólo este paso bastó para darle la confianza suficiente para solicitar y conseguir un puesto de trabajo, ganando el doble de lo que hasta entonces suponía que merecía. Actitudes positivas Sin vergüenza ni culpa. Este paso puede hacer aflorar sentimientos de autocrítica, incluso de vergüenza. Existe un método para resolverlos poco a poco, un ejercicio valioso que sirve para hacernos cambiar de punto de vista y aprender a pensar de otra forma. Algunos lo llaman por su nombre en sánscrito: mantra. En realidad, se trata de cualquier palabra o frase sencilla que represente la actitud o el atributo en el cual queremos centrarnos. Contar hasta diez es una especie de mantra para las personas que enseguida montan en cólera. Los padres y otras personas que se enfrentan a menudo con conductas irracionales se suelen repetir: «Paciencia, paciencia, paciencia», antes de reaccionar frente a una crisis. Un mantra es como un timón que nos permite gobernar la mente, alejándola del peligro y orientándola hacia un horizonte abierto, despejado. Para seguir este programa económico, un mantra muy adecuado es: sin vergüenza ni culpa. Cuando alguien decide cambiar un comportamiento no deseado, tiene que distinguir entre recriminación y discriminación. La recriminación se refiere a la vergüenza y la culpa, el bien y el mal; en cambio la discriminación separa lo verdadero de lo falso. Si nos hundimos en la vergüenza y en la culpa, nuestro avance hacia la libertad financiera se vuelve más lento. La recriminación nos inmoviliza, nos desmoraliza y nos distrae. En cambio, la discriminación simplemente nos ayuda a alumbrar los posibles escollos para poder sortearlos. Es posible que caiga muchas veces en el error de culparse a sí mismo (o a otros) en función de lo que vaya aprendiendo con este programa. Entonces ha de recordar la discriminación y el mantra: sin vergüenza ni culpa. Tenga en cuenta que las ganancias de toda su vida no son más que una cifra; no son su cifra. Una cifra que no es ni mucho ni poco, que no demuestra lo que vale, ni tampoco que no vale nada; que no justifica ni la desesperación porque ya no queda nada de ese dinero, ni el recochineo porque su amigo ganaba mucho menos. Impecabilidad. Este paso constituye una de las piezas fundamentales del programa, y de él depende la eficacia de los ocho restantes. Puesto que cada paso requiere precisión y hacer cálculos, un comienzo impecable sienta un buen precedente. Además, la impecabilidad en este paso a lo mejor le ayuda a conseguir un trabajo mejor, con un sueldo más alto. De modo que compruebe otra vez si realmente ha dado este paso con integridad; si de verdad ha revisado sus apuntes y sus recuerdos para registrar absolutamente todos sus ingresos: busque los motivos que le impulsan a hacer un trabajo no del todo impecable en este paso. ¿Otras veces ha esgrimido los mismos motivos para no enfrentarse a las dificultades? Las personas que ponen poco entusiasmo en lo que hacen, suelen encontrar la misma respuesta en la vida.

GUÍA 1. Certificado de ingresos expedido por la Seguridad Social. 2. Declaraciones de la renta. 3. Talonarios de cheques. 4. Libretas del banco, actuales y anteriores. 5. Regalos. 6. Ganancias. 7. Préstamos. 8. Ganancias de capital. 9. Fuentes ilegales. 10. Ingresos no declarados a Hacienda (propinas, canguros, recados, etc.).

B. ¿QUÉ HA OBTENIDO A CAMBIO? La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 53

Durante el tiempo que ha trabajado en relación de dependencia, ha ganado cierta cantidad de dinero (que acaba de calcular). Lo que le queda en este momento de su vida es su patrimonio neto. Prepárese. Ahora va usted a calcular su patrimonio neto (todo su activo menos todo su pasivo) quizá por primera vez en su vida. ¡Ánimo! A lo mejor resulta que está endeudado hasta el cuello y que hasta ahora no se había enterado. Ha llegado el momento de enfrentarse a la cruda realidad. Algo así como pesarse después de las vacaciones: primero un momento de desánimo y después ya tendrá ocasión de introducir algunos cambios. O al contrario, puede que descubra que ya está en condiciones de disfrutar de su independencia financiera. Son muchas las personas que lo han averiguado así, simplemente con este paso. En la manera de plantear este paso hay un desafío implícito: «¿Qué ha obtenido a cambio?» Es mejor decirlo en voz alta, con diferentes entonaciones. Por lo general suena algo crítico, incluso despectivo. Pero no se asuste: su compromiso con la integridad financiera es más fuerte. De modo que siga adelante: «¿Qué ha obtenido a cambio de todo ese dinero que ha entrado en su vida?» Vamos a averiguarlo. Elaborar un balance personal no significa más que repasar su universo material y hacer una lista de todo lo que posee (su activo) y todo lo que debe (su pasivo). Los activos líquidos A esta categoría pertenece el dinero en efectivo, o todo lo que sea fácilmente convertible en efectivo. Hay que incluir lo siguiente: ♦ El dinero en mano, incluido el contenido de la hucha, el cambio que tiene en la cómoda, el dinero que guarda en un cajón para una emergencia. ♦ Las cuentas de ahorros. Revise todas las libretas viejas que tenga y busque esa cuenta que abrió con el saldo mínimo de 100 dólares (12 500 pesetas) para conseguir gratis cualquier chuchería digital de regalo. ♦ Las cuentas corrientes. ♦ Los certificados de ahorro o de depósito. ♦ Los bonos de ahorro (incluidos esos que le regalaron cuando acabó los estudios y de los cuales ni se acuerda). ♦ Las acciones. Calcular al valor actual de mercado. ♦ Los bonos. Calcular al valor actual de mercado. ♦ Los fondos de inversión. Calcular al valor actual de mercado. ♦ Los fondos comunes de inversiones. Calcular al valor actual de mercado. ♦ El saldo acreedor de las cuentas en agencias de valores. ♦ El valor en efectivo del seguro de vida. El activo inmovilizado En esta lista, comience por lo más evidente: el valor de mercado de sus bienes principales, como la casa y el o los coches. Para conocer el valor actual de mercado de la vivienda, consulte con un agente de la propiedad inmobiliaria. Para averiguar el precio actual del coche, según la marca, el modelo y el año de fabricación, hay que consultar la guía del motor. Revise el altillo, el sótano, el garaje y el trastero. Conviene detallarlo todo, sin hacer evaluaciones subjetivas del tipo: «Eso no vale nada.» Sea firme. Mediante un proceso tan sencillo como éste, más de un aficionado a guardar de todo o un coleccionista se ha enconlrado con un garaje lleno de auténticos tesoros. Recorra cada una de las habitaciones de la vivienda y haga un inventario de absolutamente todo. Mire hacia arriba para ver esos bonitos apliques decorativos; mire hacia abajo que hay allí un tapete. ¿Y esos hermosos anaqueles de nogal que ha colgado hace unos años, y aquellos objetos traídos de la India? Tiene que enfrentarse a todas estas cosas con equidad. Sea riguroso, pero sin caer en lo irracional; por ejemplo, no hace falta mencionar uno por uno cada cuchillo, cada cuchara, cada tenedor, pero sí ese juego de trinchantes caros, con el mango de palisandro, dentro de su caja de caoba. Y también los dos juegos de platos que conservan todavía el embalaje original. Debe dar a cada una de sus pertenencias un valor en efectivo. Nos referimos a su valor actual, es decir, lo que le darían por cada objeto en cualquier establecimiento de compra y venta, o en los lugares donde se venden artículos de segunda mano. Para hacerse una idea de su precio, revise la sección Ventas de los clasificados del periódico y de cualquier otra hoja informativa de la zona; o

dedique el sábado a recorrer tiendas de segunda mano, apuntando los precios de La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 72 los artículos que se parezcan a los suyos; incluso si tiene algunos más valiosos puede llevarlos a que se los tasen. No deje nada de lado. Algo que a lo mejor le parece inútil podría ser una antigüedad preciosa para otros. El hecho de que no valore algo no significa que no tenga valor. Tampoco deje de lado lo que le deben, por lo menos si tiene alguna esperanza de recuperarlo. Se incluyen los depósitos que se pagan por ciertos bienes o servicios, como el teléfono, la vivienda o el alquiler. Incluya todo lo que se pueda convertir en dinero. En este momento está desempeñando el papel de tasador de su propio patrimonio, pero tómeselo como una tarea agradable. No hace falta que venda nada si no quiere, de modo que no deje que el sentimentalismo le impida realizar el inventario. De hecho, no se deje invadir por ningún sentimiento. La tristeza no debe impedirle asignar un valor en efectivo a las herramientas que le ha dejado su marido. Aunque se sienta algo avergonzado por su compulsión a comprar, no puede dejar de asignar un valor a los veinte pares de zapatos que tiene en el armario y todavía no ha estrenado. Que la culpa no le impida catalogar todos los aparatos para hacer gimnasia que ha comprado y no ha usado jamás. Es preferible alegrarse. Por fin descubrirá para qué sirven la bicicleta estática y el aparato de gimnasia: no para hacerle perder esos kilos de más sino para conseguir algo de dinero cuando los venda en el establecimiento de artículos de segunda mano. Algunas personas resuelven esta cuestión en uno o dos días; en cambio hubo una señora que estuvo tres meses haciendo el inventario. Revisó cada caja, miró todas las fotos, abrió todos los cajones y los armarios, no sólo para hacer una lista de los objetos sino para recordar cómo habían llegado a su poder. El proceso le produjo una profunda sensación de gratitud por lo que tenía. Nos produce tanta insatisfacción pensar en lo que no tenemos, que el mero hecho de reconocer y valorar lo que sí tenemos a veces cambia totalmente nuestra perspectiva. Incluso hay personas que afirman que, una vez superado el nivel de supervivencia, la diferencia entre prosperidad y pobreza depende simplemente de nuestro grado de gratitud.

El pasivo La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 70 Esta categoría incluye todas sus deudas, ya sea que se paguen con dinero, con bienes o con servicios; comprende todo lo que debe, desde préstamos hasta facturas pendientes de pago. Si en la lista de activos figura el valor de mercado de la vivienda, tiene que hacer constar como pasivo la parte que todavía debe, y lo mismo ocurre con el coche. No olvide los préstamos bancarios, los de los amigos, lo que debe de la tarjeta de crédito, los préstamos para estudios y las facturas del médico y el dentista que todavía no haya pagado. El patrimonio neto Se suman las cifras correspondientes a los activos líquidos y el activo inmovilizado y se Ies resta la cifra del pasivo. En el sentido más sencillo, concreto y material, éste es su patrimonio neto actual. Es lo que ha obtenido a cambio de los ingresos de toda una vida; el resto son recuerdos e ilusiones frente a la realidad del balance. No hemos incluido los activos no materiales, como la educación, las aptitudes adquiridas, el buen nombre conseguido a fuerza de invitar a los demás a una copa, los comprobantes desgrava- bles de donativos a obras de caridad, la personalidad bien adaptada que nos ha costado ocho años de psicoanálisis, los negocios que conseguimos por pertenecer al club adecuado... Por valiosos que sean, son intangibles y, por lo tanto, es imposible darles un valor numérico, objetivo, como los métodos que estamos aprendiendo a aplicar a nuestras finanzas personales. Al finalizar esta evaluación de su patrimonio neto, algunas personas se dan cuenta de que en realidad su patrimonio es negativo; algunas se sorprenden de lo poco que han obtenido a cambio de los ingresos de toda su vida, mientras que otras se maravillan de la cantidad y el valor de los bienes que han adquirido con sus ganancias. Independientemente de los resultados, no olvide que una cosa es su patrimonio neto y otra muy distinta su valor personal. ¿PARA QUÉ SIRVE HACER UN BALANCE? 1. Aunque al principio no lo parezca, esta parte del programa es muy estimulante. Hasta ahora, su vida financiera apenas ha tenido rumbo ni conciencia. En términos económicos, es como si hubiese viajado sin ningún objetivo: consumiendo gasolina, gastando los neumáticos, sin llegar a ningún sitio. Es posible que conserve memorias gratas y otros elementos intangibles, pero que no tenga más que un puñado de auténticos recuerdos que pueda convertir en dinero en efectivo. Con toda la fuerza y los objetivos claros que le brinda el hecho de tomar las riendas de sus asuntos financieros, estará en condiciones de ser mucho más efectivo en el mundo. 2. Ahora tiene una visión global de su situación financiera y está en condiciones de decidir objetivamente si quiere hacer efectivos parte de sus activos fijos para incrementar así sus ahorros o para reducir un poco sus deudas. Al concluir este paso, una persona se dio cuenta de que podía liquidar los bienes que no necesitaba, invertir el producto líquido y disponer de suficientes ingresos en concepto de intereses para alcanzar de inmediato la independencia financiera en cuanto a comodidad y estilo de vida. Aunque no tomó esta decisión en ese momento, el hecho de saberlo le permitió correr más riesgos relacionados con lo que realmente le gustaba: el arte, y sigue haciendo los demás pasos y consiguiendo un valor tremendo. Otra persona observó que tenía demasiadas cosas que no utilizaba y que ya no le interesaban, aunque se aferraba a ellas porque «a lo mejor algún día las necesitaba». Encontró una solución creativa: vendió todo lo que no le hacía falta y reservó el producto líquido por si en el futuro tenía que volver a comprar alguna de estas cosas porque le venía bien. Mientras tanto, el dinero le daba intereses, su vida se simplificó y alguien que realmente precisaba esos objetos les estaba sacando provecho. Téngalo siempre presente: sin vergüenza ni culpa. Al realizar el balance, es posible que surjan muchos sentimientos relacionados con su universo material: tristeza, pesar, nostalgia, esperanza, culpa, vergüenza, desconcierto, ira. Conviene adoptar una actitud desapasionada y comprensiva para que este paso le sirva para reconocer realmente las cargas físicas y emocionales que ha soportado durante tantos años.

GUÍA PARA ELABORAR SU PROPIO BALANCE La trampa del dinero: ei viejo plano del dittéro 71

Activo líquido Efectivo disponible Cuentas de ahorros Cuentas corrientes Certificados de ahorros o de depósito Bonos de ahorro Acciones Bonos Fondos de inversión Fondos comunes de inversiones El valor en efectivo del seguro de vida Activo inmovilizado Vivienda Segunda residencia Coche/s Muebles Antigüedades Objetos de arte Prendas de vestir Equipo de música Aparato/s de televisión Vestido de bodas Zapatos / bolsos Lámparas Joyas Deudas a su favor Depósitos de garantía Despacho: máquina/s de escribir, ordenador/es Equipo deportivo Bicicleta / moto Objetos de plata Cuarto de-baño: báscula, toallas Cocina: nevera, horno, microondas Herramientas eléctricas Pasivo Préstamos bancarios Préstamos para estudios Deudas de las tarjetas de crédito Préstamos de amigos Facturas pendientes de pago: el médico, el dentista Lo que falta pagar de la vivienda Lo que falta pagar del coche Otros pagos a crédito Al finalizar este paso, uno entra en el aquí y el ahora. Ya ha analizado y llegado a un acuerdo con su antigua relación con el dinero, y ya ha averiguado cuánto ha ganado y qué ha obtenido a cambio, en términos cuantitativos. Ha llegado el momento de enfrentarse el presente.

RESUMEN DEL PRIMER PASO A. Averiguar cuánto dinero ha ganado en toda su vida. B. Elaborar un balance de su activo y su pasivo. ¿Qué ha obtenido con el dinero que ha ganado?

2 EL DINERO YA NO ES LO QUE ERA... Y NUNCA LO HA SIDO

A Jasort y Nedra Weston no les costó demasiado hacer el primer paso. Jason, un idealista de veintidós años, hacía años que era alérgico al dinero. Llevaba el pelo largo, alquilaba una habitación pequeña en una casa situada en una zona rural, y para él lo más apasionante del mundo era mantener conversaciones profundas. A pesar de evitar el dinero (o quizá precisamente por eso), había acumulado una deuda de 5000 dólares (unas 625 000 pesetas) que pensaba saldar algún día. Cuando conoció a Nedra en 1983, se sintió atraído hacia su personalidad atenta y generosa, no hacia su estilo de vida. Cuando se enamoró de ella, descubrió que debía ¡5000 dólares (1875 000 pesetas). Como para tantos jóvenes, para Nedra ser independiente significaba acumular objetos, equipar un apartamento y contraer deudas. Las deudas eran una forma de vida para los jóvenes profesionales urbanos y

noyatenía prisa por ylibrarse desido ellas. Pagar intereses era menos 72Nedra El dinero no es lo que era... nunca lo ha agobiante que saldar la deuda, sobre todo porque tenía cosas mejores que hacer con su tiempo. De modo que trabajaba de forma discontinua como auxiliar administrativa para cubrir los gastos inmediatos y se dedicaba de lleno a su crecimiento personal y a trabajar de voluntaria para las organizaciones que más le apetecían. Ya saldaría las deudas... más adelante. Cuando Jason y Nedra se fueron a vivir juntos, la mayoría de los muebles y objetos que ella tenía fue a parar a un depósito. De todos modos, Nedra no estaba preparada para despedirse de su afición a adquirir cosas. Desconfiaba tanto de la austeridad de Jason como él de la pasión de ella por comprar. Entonces vinieron a nuestro seminario y Nedra se dio cuenta de la disparidad que había entre su deseo de llegar a ser alguien en la vida y su deseo de ignorar las consecuencias de su deuda, cada vez mayor. ¿Cómo iba a ser libre para hacer las cosas que le importa- han si estaba limitada por la obligación de saldar su deuda, que seguía aumentando? Se comprometió a analizar y cuestionar su apego por «tener cosas bonitas». A su vez, Jason acordó que no la presionaría, que dejaría que ella misma descubriera lo que le convenía en lugar de obligarla a ajustarse a su sistema de valores. Decidieron casarse y cuando Jason dijo: «Sí, quiero» se refería no sólo a su amada sino también a triplicar su deuda. Durante el primer paso les hice enfrentar el hecho de que tenían un patrimonio neto de -20000 dólares (-2500000 pesetas). Así nacieron ambos a una nueva forma de vivir. Si ha completado el primer paso, usted también conoce su patrimonio neto. ¿O no? Al igual que los Weston, tiene una cifra de dinero (esperemos que sea positiva); pero, ¿sabe lo que eso significa? Ahora nuestra misión consiste en desentrañar el misterio del dinero. Después de todo, ¿qué es el dinero? Esto es importante porque no se puede mantener una relación efectiva con nada ni con nadie si no se sabe lo que es o quién es o, peor todavía, si se lo identifica con algo o alguien que no es. Sin una verdadera definición del dinero, universal y coherente, nuestro manejo de este elemento puede ser cualquier cosa, desde inepta hasta absurda, y casi siempre incapaz de brindarnos lo que creemos que queremos. Antes de seguir leyendo a toda velocidad, como un estudiante entusiasmado, para averiguar la respuesta correcta (es decir, la nuestra), es preferible que se detenga un momento, ahora mismo, y apunte la definición de dinero más precisa que conozca. ¿Cómo se podría definir el dinero de una forma universal y coherente? ¿Ya está? Entonces vamos a emprender un viaje hacia el corazón del dinero, en busca de la verdad absoluta.

UN ANÁLISIS DEL DINERO Normalmente, cuando hablamos del dinero, en realidad estamos hablando de lo que podemos hacer con él: cómo ganarlo, gastarlo, invertirlo, ahorrarlo, pagar (o tratar de no pagar) nuestros impuestos con él, y asegurarnos de disponer de él en abundancia cuando lleguemos a la tercera edad. Ya sea que lo odiemos o lo adoremos, lo denostemos o lo codiciemos, lo acusemos de

mal oyalo pory todo que hace, el dinero mismo es una 73todo El dinero no alabemos es lo que era... nuncaello bien ha sido realidad de la vida. Sin embargo, la mayoría de nosotros lo conoce mucho menos que a otras realidades de la vida. Y casi nadie se ha encontrado en su presencia como podría ocurrimos con una sequoia, un Rembrandt o una noche estrellada en el desierto. Puede que lo adoremos, le rindamos tributo o sacrifiquemos nuestra vida por él... pero no lo vemos. ¿Qué es el dinero? ¿Qué vemos cuando analizamos el dinero? El dinero como objeto de análisis es como un koan, el tipo de pregunta sin respuesta sobre la cual se medita en el budismo Zen. ¿Qué sonido produce una sola mano al aplaudir? ¿Cuál es la realidad del dinero? Hasta se puede uno imaginar una procesión de monjes silenciosos, deslizándose por jardines perfectamente recortados, malgastando poco a poco su mente racional con una pregunta inescrutable como ésta. «¿Qué es el dinero?» es el koan perfecto para todos aquellos que tienen un master en administración de empresas y el alma enferma, y que buscan consuelo en la religión cuando les falla el mercado. Nuestro primer impulso podría ser sacar de la cartera unos cuantos billetes o monedas y ponerlos en un pequeño altar. Así podríamos sentarnos delante, estirar la espalda, relajar los hombros, respirar profundamente y... contemplar el dinero. Pero lo que tiene delante no es el dinero, sino la mera forma física de la moneda que circula en cada país, desprovista de valor intrínseco. No se come, ni se viste y, en muchas partes del mundo, ni siquiera sirve para comprar nada. Es imposible que el dinero sea estos trozos de papel o estas piezas de metal. Pero entonces, ¿qué es el dinero? Para responder a esta pregunta hemos de ampliar nuestros horizontes. Debemos observar no sólo el aspecto material del dinero sino, yendo más allá, también los aspectos no materiales.

LAS CUATRO PERSPECTIVAS DEL DINERO Vamos a ilustrar esta visión más amplia realizando una excursión para contemplar el paisaje del dinero desde perspectivas cada vez más altas. Vamos a utilizar la imagen de una ciudad como metáfora porque, aunque la imagen será sin duda más vivida para los

urbanitas, casi todos tenemos algún conocimiento de las zonas metropolitanas. Vamos a comenzar en la calle de una gran metrópolis; después subiremos en ascensor hasta la plataforma de observación de un bloque de oficinas céntrico, la Torre Babélica; subiremos a un helicóptero para conseguir una visión más completa y después iremos en avión para ampliar todavía más nuestros horizontes. 1. El dinero desde la perspectiva de la calle. El aspecto práctico, físico Comenzamos a ras del suelo, donde se observa el caos habitual de la vida urbana: gente que va y viene en todas direcciones, algunas con un objetivo determinado, otras paseando y mirando escaparates. De coches, camiones y autobuses se oye el ruido del claxon, las explosiones del tubo de escape y el chirrido de los frenos por toda la calle. Los mensajeros pasan zumbando en bicicletas y motos. Algunas personas sin hogar exhiben un plato o un sombrero. Los sonidos son tan numerosos y variados que parecen desvanecerse en un solo rugido de fondo. El mero hecho de cruzar la calle se asemeja peligrosamente a arriesgar la vida. Sería difícil descubrir el lugar que ocupa cada uno dentro de la disonancia de esta calle en particular. Esto representa la perspectiva cotidiana, pedestre, del dinero. Se refiere no sólo al trozo de papel o el círculo metálico en concreto sino también a todas las transacciones económicas que realizamos desde que nacemos hasta que morimos. Nuestra primera asignación. Los esfuerzos por conseguir un empleo. Los esfuerzos por conseguir un empleo mejor. De hecho, se incluyen en este campo todos nuestros trabajos remunerados. Además, aquí se aprende a manejar el dinero. Dónde y cómo abrir una cuenta bancaria. La diferencia entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro. Cómo se obtiene un préstamo. Qué es una hipoteca. Cómo se comparan los productos en función del precio y la calidad. Cómo se liquida una cuenta corriente. Qué es un plan de jubilación individual. Qué obligaciones tiene uno con Hacienda. Qué tipo de seguro le conviene más: de enfermedad, de vida, de vivienda, de invalidez, del automóvil, de joyas. Qué son las franquicias, las actas adicionales y las primas de seguro. Y después está el terna de las inversiones. Hay que conocer las peculiaridades y las ventajas de los bo-

municipales dehadepósito de cupón cero. La compra y 78nos El dinero ya no es ylo los que certificados era... y nunca lo sido venta de acciones, futuros, opciones y bonos basura. Sin olvidarnos del típico rito de iniciación: la tarjeta de crédito, que abre las puertas del paraíso del consumo. Que a menudo nos lleva hacia esa crisis tan frecuente en mitad de la vida, con una declaración de quiebra. Reorganización. Y además la planificación impositiva y los planes de pensiones. Fondos fiduciarios. Donativos. Testamentos. El seguro de sepelio. Desde la información más simple hasta las fórmulas más complejas, esta perspectiva de la calle abarca toda la gama de transacciones financieras que encontramos a lo largo de nuestra vida. La mayoría de los libros que tratan sobre el tema del dinero nos enseña a orientarnos mejor y con mayor provecho a este nivel. Precisamente aquí bailamos al son del cuanto más, mejor y muy pocas veces, casi nunca, oímos otra cosa. Más, mejor y diferente Fíjese además en que, aparentemente, a este nivel se presentan la mayoría de nuestras dificultades financieras y que aquí tratamos de solucionarlas. Si estamos disconformes con nuestra ropa, el coche o la vivienda, compramos otros. Si nos falta dinero, sabemos que tenemos que mendigar, pedir prestado, robar o ganar más. Es evidente. ¿O no lo es? Un amigo me decía una vez: «Cada vez que consigo llegar a final de mes, el mes se alarga.» Él, como casi todos, seguimos practicando el más, mejor o diferente dentro del mismo campo limitado de opciones y oportunidades, sin cuestionarnos siquiera si merece la pena seguir jugando al mismo juego, o si no habrá otro juego mejor. Por ejemplo, es probable que la mayoría de los inversores particulares no tenga nada que hacer en la Bolsa; ellos toman decisiones a partir de corazonadas, caprichos, lo que hayan hecho la semana anterior, lo que les aconseja su agente y lo que prevén del futuro. En otras palabras, actúan impulsivamente en un terreno que los profesionales pisan con cautela. Pero cuando invierten en acciones y pierden dinero, ¿acaso se echan atrás y analizan sus motivos y su capacidad para invertir en la Bolsa? Todo lo contrario. Deciden que tienen que comprar más acciones, mejores acciones, u otras acciones diferentes para recuperarse de las pérdidas. ¿De qué manera afecta su vida el más, mejor y diferente? ¿Alguna vez se ha puesto a pensar que por cada supuesta solución surge un problema nuevo? Tratar de resolver nuestros problemas financieros exclusivamente a este nivel material es como mover las piezas de un tablero sin tener una visión global del juego. Eso no quiere decir que este nivel no sea importante. Forma parte del tejido y de la sabiduría popular de nuestra cultura, y todos deberían salir del instituto por lo menos con un mínimo de conocimientos sobre los aspectos fundamentales. Lamentablemente, ni Jason ni Nedra (ni casi nadie) han recibido este tipo de conocimientos. Nedra no comprendía las consecuencias de comprar a crédito. Pensaba que podía hacer frente a unos «pequeños pagos mensuales» y nunca calculó el coste a largo plazo de su apartamento lleno de muebles y sus armarios llenos de ropa. El concepto de invertir sus ahorros quedaba fuera de su alcance; jamás acumuló ahorros suficientes para invertir. Su responsabilidad fiscal se reducía a pagar las facturas y a controlar el saldo

cuenta corriente. Jason tampoco 79deElsu dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha tenía sido conocimientos suficientes en la materia pero su ignorancia se manifestaba de otro modo. Desde que se fue de casa al acabar el instituto, evitaba el dinero con bastante habilidad. Vivía con un grupo de personas que se dedicaban al crecimiento personal y la honradez, y le ofrecían alojamiento y comida a cambio de su trabajo. Para ganar el mínimo de dinero en efectivo necesario para sobrevivir en este siglo hacía trabajos temporales, como ayudar a mi- nusválidos o realizar trabajos de mensajería. En lo que respecta al dinero, tanto Jason como Nedra eran analfabetos funcionales... al igual que muchos de sus compañeros. Evidentemente, el dinero debe ser mucho más de lo que hemos dicho hasta ahora. Incluso entre las personas que no son analfabetas en el tema, algunas prosperan mientras que otras se hunden. Nuestra investigación sobre el dinero no puede acabar aquí, de modo que vamos a entrar en ese bloque de oficinas de acero y cristal de cuarenta pisos de altura, la Torre Babélica, y a subir en ascensor hasta la plataforma de observación, desde la cual aumenta nuestra perspectiva, se amplían nuestros horizontes y llegamos a captar otro aspecto del dinero. 2. El dinero desde la perspectiva del barrio. El aspecto emocional y psicológico Desde la plataforma de observación, miramos hacia abajo, a la confusión de la calle, y la situamos dentro del barrio. Encontramos un patrón ordenado en el trajín de las personas. Las vemos salir de un edificio y dirigirse a otro, trescientos metros más allá. Tienen un origen y un destino. Vemos niños que juegan en una calle menos transitada, mientras sus madres les vigilan desde los escalones de una casa en construcción. Vemos personas que van a la compra y se detienen a conversar entre sí. Esa actividad, que parecía no seguir ningún orden desde la perspectiva de la calle, adquiere cierta coherencia cuando empezamos a ver cómo se relacionan entre sí las actividades de las personas y de los vehículos. La perspectiva del barrio podría representar el primer nivel no material del dinero, la clave emocional y mental que aglutina nuestras interacciones cotidianas con él. En este nivel colocamos lo que pensamos y lo que sentimos con respecto al dinero, es decir, nuestro estilo o personalidad monetaria. ¿Es usted impulsivo, precavido, competitivo, generoso, ostentoso, mezquino, sexista («De eso se ocupa mi marido/mujer»)? ¿Se preocupa demasiado, es como el avestruz, o un esnob, o no tiene remedio? A este nivel nos damos cuenta de que nuestras propias actitudes con respecto al dinero dependen del ambiente psicológico en que hayamos crecido. ¿Su familia se consideraba rica, pobre o de clase media? ¿Se hablaba abiertamente de cuestiones relacionadas con el dinero, o se consideraba de mala educación tocar este tema? ¿Le daban alguna suma para sus gastos? ¿Tenía que desempeñar alguna tarea para ganar su asignación? ¿Se distinguía de sus compañeros porque recibía más o menos dinero que ellos? ¿Quién se encargaba de manejar la economía doméstica? ¿Cómo se sentían al respecto? ¿Ha crecido con la sensación de que su familia disponía de dinero suficiente para comprarle todo lo que realmente quería o necesitaba? Cuando sus padres le negaban algo que deseaba, ¿era por una cuestión de dinero? En el seno de la familia, ¿se asociaba el dinero con las recompensas, con las discusiones, con el hecho de que el padre no estuviera nunca en casa? ¿Qué mensajes le

enviaban padres al respecto? Lalomayoría 80 El dinerosus ya no es lo que era... y nunca ha sido de los divorcios tiene su origen en el dinero, como resulta fácil imaginar al ver que cada persona se ha desarrollado en un ambiente financiero diferente. El mero hecho de responder a estas preguntas podría cambiarnos la vida. Merece la pena que dedique un momento a reflexionar sobre esta cuestión, o que se ponga de acuerdo con su pareja y ambos dediquen la tarde a comparar las respuestas de cada uno. Les conviene profundizar todo lo que puedan. Podemos encontrar libros e incluso psicoanalistas que nos ayuden a comprender nuestra propia personalidad monetaria y a corregir los patrones disfuncionales de nuestro comportamiento en este tema. Es evidente que el hecho de comprender el primer aspecto no material del dinero puede ayudarnos a decidir mejor desde la perspectiva de la calle. El conocimiento de nuestra psicología financiera constituye otro nivel de complejidad con respecto al dinero. Esta segunda perspectiva comprende asimismo lo que significa el dinero para nosotros, nuestra mitología monetaria. Al explorar estos mitos profundos debemos ser conscientes de la posibilidad de que nuestra mente racional niegue lo que nuestro comportamiento manifiesta. A lo mejor decimos que no somos supersticiosos pero evitamos pasar debajo de una escalera. O decimos que el dinero no es más que trozos de papel y de metal que manejamos bien o mal, pero en realidad nuestras acciones contradicen nuestras palabras. Cada uno de nosotros vive en una red intrincada de creencias con respecto a estos trozos de papel y de metal. Ha llegado el momento de que se interrogue con respecto a sus propios mitos monetarios. El dinero como seguridad En su opinión, ¿el dinero significa seguridad? Este concepto del dinero como amortiguador entre nuestra fragilidad y vulnerabilidad y el mundo frío, cruel y a menudo imprevisible es uno de los más comunes. De hecho, muchas personas consideran que la seguridad es tener dinero en el banco y un puesto de trabajo fijo para poder tener siempre más. La tendencia a acumular que manifiestan aquellas personas que equiparan el dinero con la seguridad abarca un amplio espectro que incluye desde reducir al máximo los gastos (negándose no sólo lujos sino a veces incluso lo más necesario), hasta la adicción a las gangas (compre ahora, compre más, compre dos), pasando por el ahorro compulsivo (cuyo extremo patológico implica esconder fajos de billetes en colchones y cajas de cartón). Para muchas personas, la seguridad financiera implica seguridad emocional. Hay quienes utilizan el dinero para defenderse de situaciones emocionales desagradables, como el temor, la preocupación, la angustia y la soledad, comprando acompañantes, guardaespaldas, contables, amigos, haciéndose miembros de las organizaciones que más les convienen y, cuando falla todo lo anterior, pagando a un psicoanalista para solucionar el embrollo. En realidad, la creencia de que el dinero da seguridad es una de nuestras locuras más racionales. Viviendo en una cultura como la nuestra, conviene dar crédito a esta convicción en la medida en que podamos comer, vestimos y cobijarnos adecuadamente. Si fuera un mensajero que tuviese que atravesar el centro de una gran ciudad por la noche, con un maletín lleno de dinero esposado a la muñeca, ¿se sentiría seguro? Si el dinero fuese seguridad, la respuesta

queyaser afirmativa. lo tanto, mito de que el dinero da seguridad 81tendría El dinero no es lo que era...Por y nunca lo ha el sido no es otra cosa que un mito, precisamente. El dinero como poder ¿Y el poder? ¿Le parece que el dinero es poder? ¿Se comporta como si el camino hacia el poder estuviese empedrado de dinero? ¿Cree en el poder de tener la sartén por el mango? Parece que toda persona con poder para otorgar o denegar dinero es dueña del consentimiento y la lealtad (al menos en apariencia) de sus subordinados: familiares, empleados, beneficiarios de sus obras de caridad. ¿Cree que si uno no recibe una costosa educación universitaria, está condenado al fracaso? Cualquiera diría que el dinero confiere el poder de hacer lo que uno quiere hacer y de ir adonde uno quiera, en el momento que se le ocurra. Además, el dinero otorga el poder de no hacer algo que uno no quiere hacer: basta con pagarle a otro para que lo haga. Pero si el dinero es sinónimo de poder, ¿cómo se explica el poder de personas como Gandhi? El tipo de poder que liberó a la India de Gran Bretaña no tenía nada que ver con el dinero sino con lo que Gandhi llamaba satyagraha, la «fuerza del alma». El dinero carecía de poder frente al indomable Gandhi y sus seguidores, que vivían en lo que llamaríamos pobreza y sin embargo experimentaban una alegría irreprimible y ejercían una influencia tremenda. Si bien en nuestra cultura tiene cierta validez el concepto del poder que otorga el dinero, si nos comportamos en función de este mito perdemos las numerosas oportunidades de ejercer el «poder del alma» y este error nos vuelve mucho más débiles. El dinero como medio de aceptación social Algunos de nosotros obramos en función del mito de que el dinero implica aceptación social. Existe una profunda necesidad de formar parte de un grupo y la exclusión se experimenta, a nivel inconsciente, como una amenaza para la supervivencia. Puede que el deseo de tener más que el vecino no se base exclusivamente en la ostentación y la competencia sino también en el recóndito anhelo de ser aceptado por los demás. La industria publicitaria aprovecha nuestras epidemias de escasez de autoestima para pro- mocionar productos que nos vuelvan más soportables para nuestro prójimo: para oler mejor de la cabeza (champú) a los pies (polvos de talco), para tener una silueta más esbelta y el coche más adecuado, para que aprendamos a bailar... por dinero. Hasta la amistad parece costar dinero. ¿Tiene que gastar para disfrutar de la compañía de sus amigos? Analicemos otra forma de aceptación social: salir con alguien y formar una pareja. Históricamente y en todas las culturas, es bien sabido que el dinero (o las vacas, las cabras, o la tierra) figuraba casi siempre en el contrato matrimonial. ¿Qué ocurre con nuestra sociedad liberada? ¿Qué función tiene el dinero en las relaciones amorosas? En algún nivel, ¿seguimos creyendo que el dinero nos ayuda a tener éxito con el sexo opuesto? Como ocurre con las demás concepciones equivocadas sobre el dinero, actuar en función del mito de que el dinero implica aceptación parece tener cierto mérito. Después de todo, disfrutar de la compañía de otras personas mientras cenamos, vemos una película o tomamos el sol en la playa, son

que 82placeres El dinerode yalos no es lo no quequerríamos era... y nuncaprivarnos lo ha sido sólo porque cuesten dinero. Sólo se tornan peligrosos cuando perdemos de vista el hecho de que las personas que comunican su amor a los demás pueden disfrutar de compañía, amistad e intimidad de forma gratuita. Las distorsiones comienzan cuando equiparamos el dinero con la aceptación social. Es como ir a un buen restaurante, donde sirven muchos platos deliciosos, y elegir el menú en vez de comer a la carta. No tiene gracia, como tampoco la tiene gastar dinero para obtener aceptación sin experimentar jamás una verdadera intimidad. El dinero como mal Puede que vivamos en un mundo donde se considera que el dinero produce tristeza y dolor. En su mitología personal, ¿el dinero es malo? ¿Qué deja traslucir su comportamiento: que el dinero es sucio, deshumanizante o un instrumento de represión? ¿Lleva un registro mental de los pecados que ha cometido el dinero? Es probable que la noción de que el dinero es malo derive de la amonestación bíblica de que «el apego al dinero es la raíz de todo mal». Nuestra afición a las cosas, más que a las personas, es la que nos impulsa a obrar mal. Si reflexionamos por un momento nos damos cuenta de que el dinero no hace daño a las personas; son las mismas personas las culpables. El dinero no es malo; a veces las personas eligen actuar mal con el dinero. El dinero no es sucio; las personas se hacen cosas sucias las unas a las otras, y a veces lo hacen con dinero. El dinero es moralmente neutro. Nuestra adic- ción a lo que se compra con dinero nos lleva a obrar de un modo perjudicial para la vida. Las diferentes personalidades monetarias de Nedra y Jason eran el punto de partida para entrar en conflicto o para crecer. Nedra creció en una familia de clase obrera en el sur de California. Su padre murió cuando ella era pequeña y su madre trabajaba para mantener a los hijos, de modo que Nedra se quedaba en casa haciendo de madre. Después de sólo dos años en una escuela baptista, abandonó los estudios, decidida a llevar una vida mundana con muchas de las satisfacciones materiales que no tuvo de niña. Uno de sus mitos era que el dinero traía la felicidad y la buena vida. Los padres de Jason, por su parte, eran totalmente alternativos y se oponían con énfasis al materialismo. Creció viajando en un transporte escolar y haciendo marchas por la paz, y por la noche se iba a dormir mientras sus padres y los amigos de éstos hablaban de política hasta las tantas. Jason analizó los valores de sus padres, los consideró válidos y decidió seguir viviendo de acuerdo con ellos. En su mitología monetaria figuraba la convicción de que el «dinero no era importante». Y así fue cómo Jason y Nedra, dos adultos jóvenes con dos formaciones muy distintas, llegaron al matrimonio intentando combinar dos puntos de vista económicos opuestos. La tarea, por difícil que parezca, no es más dura que la que enfrentan la mayoría de las parejas jóvenes. ¿Y usted? Dedique unos cuantos minutos a pensar un poco para descubrir cuál es su posición con respecto al dinero. ¿Cuál es su personalidad monetaria? ¿Qué piensa sobre el dinero? ¿Cuál es su código personal? ¿Qué subterfugios y qué mitos utiliza? ¿De qué modo han afectado su relación con los demás sus

¿Qué relación existe entre el dinero y su 83orgullos El dineroyyaprejuicios no es lo queeconómicos? era... y nunca lo ha sido sentido personal del valor? En lo que respecta al dinero, ¿se siente superior o inferior a las personas que le rodean? ¿Qué significa el dinero para usted? Analice su comportamiento en relación con el dinero. ¿Alguna vez es irracional? ¿Qué revela? Ha llegado el momento de examinar con más profundidad lo que ha aprendido acerca del dinero y su relación con él, de verdad. ¿Cuál es realmente su personalidad monetaria? Es muy valioso curar las heridas que nuestra psicología y nuestra mitología monetarias nos han causado a nosotros mismos y a los demás. Evidentemente, comprender el dinero desde la perspectiva del barrio nos aclara y nos revela nuestras interacciones con su aspecto físico. Pero también es evidente que nuestro plano interno no es el territorio adecuado. Queda mucho por hacer en este viaje de descubrimiento de la verdad acerca del dinero. Todavía no hemos encontrado una verdadera definición del dinero que sea universal y coherente. 3. El dinero desde la perspectiva de la ciudad. El aspecto cultural Desde la plataforma de observación, emprendemos vuelo en helicóptero para obtener una visión de la ciudad todavía más completa. Desde aquí, las personas y los coches que circulan por la calle se funden en una corriente de movimiento. Ya no nos llaman la atención ni los individuos ni las relaciones entre ellos. Nos deja pasmados nuestra capacidad para ver toda la ciudad al mismo tiempo. Reconocemos las señales que identifican los distintos barrios pero, en lugar de ver cada uno como una isla, comprendemos que es más importante lo que mantiene unida la ciudad que lo que separa a sus habitantes en enclaves sociales o económicos. Todos pertenecemos a esta gran entidad metropolitana. Al analizar el dinero desde la perspectiva de la ciudad se incluyen las hipótesis que todos compartimos con respecto al dinero, nuestro concepto cultural. Vivimos y morimos suponiendo que el dinero es algo. Según los economistas, es un «depósito de valor» y un «medio de intercambio». Aunque lo consideremos todopoderoso, el dinero no tiene nada de sagrado. Es un invento humano que no tiene más de 4000 años. Dentro de la familia (normalmente) no se cobra por realizar las tareas domésticas como barrer, quitar el polvo, cuidar de los niños y ocuparse del jardín. Tampoco pagamos cada vez que comemos. Antes también era así en los clanes y las tribus. Pero con el tiempo las transacciones se volvieron demasiado complejas para resolverse con un simple trueque. De modo que al octavo día el hombre creó el dinero como un medio para pagar por los bienes o servicios recibidos. El dinero adquiere valor cuando se comercia. No es más que un símbolo, sin valor intrínseco, de algo que teóricamente, en algún momento, tenía valor para alguien. Pero todavía quedan muchas personas sobre la Tierra que no lo han tocado jamás. Y a pesar de nuestra arrogancia con respecto a su inmenso poder, no es aceptado en todas partes del mundo. Una anécdota debida al vertido de petróleo en Alaska en 1989 nos habla de un grupo de esquimales a los cuales Exxon no podía indemnizar porque el dinero no tenía ningún valor en su cultura. El dinero es un depósito de valor y un medio de intercambio sólo dentro de los límites de la aceptación cultural. Desde un punto de vista práctico, en Occidente, a finales del siglo xx, el dinero suele ser un medio de

Pero en la realidad más profunda 84intercambio. El dinero ya no es loestamos que era...tratando y nunca lode hapenetrar sido del dinero. Queremos llegar a la esencia, no al hipermercado. El dinero desde la perspectiva de la ciudad presenta no sólo su historia y los principios de la economía sino también la sociología y la antropología del dinero. Entonces nos damos cuenta de que nuestra definición del dinero está condicionada por muchas fuerzas culturales, y esta noción nos permite tomar mayor distancia. Por ejemplo, como norteamericanos compartimos ciertas hipótesis sobre el dinero y el trabajo que probablemente no tenemos en común con los italianos, ni con los habitantes de la selva amazónica. Como hemos dicho en el capítulo 1, una de nuestras hipótesis más persistentes es que el crecimiento es bueno. Nuestra economía depende del crecimiento para sobrevivir y nosotros, como ciudadanos, hemos incorporado esta ética del crecimiento a nuestras propias aspiraciones vitales. Si tenemos un coche, necesitamos dos. Si tenemos un par de pantalones, precisamos dos; si tenemos dos, queremos tres. Ignoramos el crecimiento intelectual, emocional y espiritual, porque estamos muy ocupados tratando de seguir creciendo físicamente, incorporando cada vez más posesiones. Ciertos temores que asoman su horrible cabeza A este nivel encontramos una serie de fantasmas económicos, como la inflación, el coste de la vida, la recesión y la depresión. Si el Producto Nacional Bruto crece un 1 % o menos, se dice que estamos en recesión y, se vean afectados o no nuestros ingresos, todos sufrimos las consecuencias. Nos tomamos los indicadores económicos como una cuestión personal. Si los economistas dicen que el coste de la vida es elevado, automáticamente nos sentimos más pobres, por más que lo que ahora se incluye en el índice de Precios al Consumo hace apenas veinte años fueran artículos de lujo, algo que nadie tenía ni nadie echaba de menos, como alojarse en hoteles o viajar en avión. Además, creemos en la inflación con tanto fervor como cree un niño en su amigo invisible. Pero nosotros, los autores, no experimentamos inflación desde hace veinte años. Si uno hace la compra con inteligencia (como se comenta en el capítulo 6), aunque se exponga al fuego del mercado no se quema. Puede que el precio de la vivienda haya aumentado en algunas zonas del país, pero muchos otros precios han disminuido y los productos de lujo de los años cincuenta ahora están al alcance de los consumidores del noventa en las rebajas de los grandes almacenes. Estos espectros (la inflación, el coste de la vida, la recesión y la depresión) nos asustan y nos obligan a plegarnos a la fórmula económica del bienestar, el crecimiento es bueno, y su corolario, el mito de cuanto más, mejor. Como cualquier religión basada en el miedo, este credo económico nos mantiene sometidos por nuestra propia ignorancia, dependientes de que los sacerdotes del Banco Central mantengan nuestro paso seguro desde el nacimiento hasta la muerte, ajustando nuestros ingresos según el coste de la vida para superar apenas el espectro de la inflación. No obstante, al comienzo de la década de los noventa muchos de nosotros hemos comprobado que Nuestra Señora del Perpetuo Crecimiento no nos ha brindado la seguridad y la felicidad que confiábamos merecer por creer en ella. Al mismo tiempo, vivir en este País del Nunca Jamás de la eterna inmadurez ha evitado que dedicáramos la misma energía a crecer en otros aspectos.

cuanto 85 El Estas dinerohipótesis ya no es loculturales que era... ydel nunca lo ha más, sido mejor y el crecimiento es bueno también crean en nosotros prejuicios económicos. Utilizamos criterios materiales, como el tamaño del sueldo, de la vivienda o de la cartera, para juzgar nuestra propia importancia y la de los demás. Nos medimos los unos a los otros y nos sentimos superiores o inferiores a partir de estas valoraciones casi inconscientes. Desde la perspectiva de la ciudad resulta bastante sencillo percibir este sistema informal de castas, en los demás y en nosotros mismos. A pesar de las diferencias psicológicas entre Jason y Nedra, ambos eran hijos del concepto de que cuanto más, mejor. Lo único que variaba era su respuesta al mensaje: Nedra lo aceptaba y Jason se rebelaba. Pero ninguno de los dos escogía libremente una relación madura con el dinero y con el mundo material. En cierto sentido, la actitud de Jason de que «el dinero no tiene importancia» era tan limitada como la búsqueda de la felicidad en las posesiones materiales por parte de Nedra. Al negarse a participar en el juego habitual del trabajo y el dinero, las opciones vitales de Jason quedaban seriamente limitadas. En este sentido, comprobó que perdía más tiempo haciendo trabajos ocasionales que si hubiese tenido un empleo fijo. Ninguno de los dos podía afirmar que vivía de acuerdo con su condicionamiento cultural. Ninguno había estudiado Economía ni conocía tampoco la definición clásica de dinero como un «depósito de valor». Eran típicos también en su inconsciencia porque ¿cuántos de nosotros crecemos con un conocimiento cultural claro de lo que es el dinero? La visión económica y cultural más amplia que conseguimos desde el helicóptero vierte abundante luz sobre nuestra psicología del dinero, así como también sobre esa actividad que irónicamente se denomina ganarse la vida. Se observan mucho mejor los motivos que hay detrás de algunas de las estrategias para ganar dinero en nuestro medio cultural en particular y la razón por la cual algunas de nuestras locuras monetarias parecen cuerdas: porque coinciden con lo que piensan los demás. Éste es el nivel que se estudia en la Universidad o en el mundo de los negocios. Por escla- recedora que resulte la educación a este nivel, la perspectiva no llega a brindarnos una definición del dinero que tenga validez universal y permanente, una con la que podamos contar en cualquier situación. El hecho de comprender las numerosas caras del dinero no conduce necesariamente a la verdad.

4. El dinero desde una perspectiva aérea. La responsabilidad y la transformación personales Ha llegado el momento de dar un paso atrás, de liberarse de todo lo que cree que sabe acerca del dinero, de poner la mente en blanco. Al igual que los monjes, hemos agotado todas las verdades aprendidas sobre el tema y tenemos que llegar a zonas más profundas de la Verdad. Allí se encuentra la entrada a otro aspecto del dinero. Dejamos el helicóptero y despegamos en avión para observar el dinero desde una perspectiva todavía más alta. En medio de un gran estruendo, el avión rueda por la pista de despegue y se eleva suavemente. En seguida alcanzamos una altitud desde la cual alcanzamos a ver la región entera. Entonces nos damos cuenta de que la ciudad no es todo el mundo. Más allá de sus límites, la agricultura y la naturaleza se extienden

el horizonte. aquí observamos 86hasta El dinero ya no es loDesde que era... y nunca lo ha sidoque todas nuestras convicciones y nuestras acciones en relación con el dinero dependen de la elección de una ciudad determinada para vivir. Saliendo de los límites de la ciudad, existen otras opciones. Nadie está prisionero de la gran metrópolis, condenado de por vida a ganar dinero en el mercado que ésta le ofrece. Aunque haya nacido allí, uno permanece porque ha decidido quedarse. Aquí comienza la responsabilidad personal. La definición del dinero que descubrimos en este ámbito de la responsabilidad personal atraviesa una enmarañada red de pensamientos, sentimientos, actitudes y convicciones. Esta definición es de otra calidad, tiene validez universal y permanente, y nos devuelve el poder que, inconscientemente, hemos entregado al dinero. Todos los conceptos falsos acerca del dinero que hemos sostenido hasta ahora tienen un defecto en común: identifican el dinero como algo exterior a nosotros. Es algo que con mucha frecuencia no tenemos, que luchamos por conseguir, en lo que depositamos nuestras esperanzas de poder, felicidad, seguridad, aceptación, éxito, satisfacción y valor personal. El dinero es el amo y nosotros los esclavos. El dinero es el vencedor y nosotros los vencidos. Entonces, ¿cuál es la solución? Hemos de encontrar una definición del dinero que siempre sea válida y que nos permita ser claros, decididos y poderosos en nuestra relación con él. El dinero es algo a cambio de lo cual decidimos entregar nuestra energía vital. Vamos a repetirlo por si no ha llegado a comprender todo lo que implica esta frase: El dinero es algo a cambio de lo cual decidimos entregar nuestra energía vital. Nuestra energía vital es el tiempo que nos toca vivir aquí en la Tierra, las preciosas horas de vida que tenemos a nuestra disposición. Cuando vamos a trabajar, cambiamos nuestra energía vital por dinero. Por sencilla que parezca, ésta es una verdad muy profunda. Aunque sea menos evidente, también es verdad que cuando recurrimos a la asistencia social cambiamos nuestra energía vital por dinero. Cuando vamos al casino, cambiamos nuestra energía vital por dinero (al menos, eso esperamos). Hasta una suerte inesperada, como una herencia, se gana en cierto modo antes de que pertenezca realmente al heredero: hay que cambiarla por energía vital. Se necesita tiempo para hablar con abogados, contables, administradores, agentes de bolsa y personas que se dedican a asesorar sobre inversiones para manejar el dinero. O dedica el tiempo a hacer psicoanálisis para analizar su relación con el difunto, o para elaborar su sentimiento de culpa por recibir tanto dinero. O dedica el tiempo a investigar con qué causas merece la pena colaborar. Todos éstos son ejemplos de energía vital que se cambia por dinero. Esta definición del dinero nos proporciona una información valiosa, porque tenemos una experiencia más real de nuestra energía vital que del dinero. Incluso se podría decir que el dinero es igual a nuestra energía vital. De modo que, aunque el dinero no posea una realidad intrínseca, nuestra energía vital sí, al menos para cada uno de nosotros. Es tangible y es finita. La energía vital es todo lo que tenemos. Es preciosa porque es limitada e irrecuperable, y porque las decisiones que tomamos acerca de la forma de usarla expresan el sentido y el propósito que tiene para nosotros el tiempo que nos toca vivir en la Tierra.

Nedra nuestro 87 El Cuando dinero ya Jason no es lo yque era... yhicieron nunca lo ha sido seminario a comienzos de la década de los ochenta, al tomar conciencia de que el dinero = energía vital, cambió la relación de ambos con él. En el caso de Nedra, esta fórmula acabó con su negación de la deuda. Se dio cuenta, con claridad y remordimiento, de que la energía vital que salía de su salario y la energía vital que dedicaba a mantener su estilo de vida nunca alcanzarían para saldar su deuda. Ya no podía seguir usando la tarjeta de crédito cuando su barco hacía agua. Llevaba demasiado peso y usar así la tarjeta era como arrancar las tablas que componen el casco de la embarcación. Reconoció que se estaba yendo a pique. En el caso de Jason, la fórmula le ayudó a darse cuenta de que, a pesar de sus buenas intenciones de «convertir el mundo en un lugar mejor», sus esfuerzos no servían de nada porque se empeñaba en ignorar este tema. Para llevar a la práctica su deseo de llegar a ser alguien en la vida, tenía que aprender a manejar el dinero. Fuera donde fuese en el mundo, en una marcha o en un piquete, a construir o a curar, tenía que mantenerse a sí mismo o ser una carga para otros. Aunque el dinero y la religión parecen dos polos opuestos, tanto para Jason como para Nedra la intuición de que el dinero = energía vital significó una experiencia muy enriquecedora. Su energía vital ¿Qué significa para usted que dinero = energía vital? Es evidente que el dinero le parece valioso porque, al fin y al cabo, dedica una cuarta parte del tiempo de vida que le corresponde a conseguirlo, gastarlo, preocuparse por él, fantasear al respecto, o reaccionar frente a él de una manera u otra. Es cierto que hay muchas convenciones sociales en relación con este tema que merece la pena aprender y respetar, pero en definitiva cada individuo ha de decidir qué valor le atribuye al dinero ya que se trata de su energía vital, porque paga con tiempo por ese dinero. Cada uno decide cómo quiere gastarlo. Una persona de cuarenta años, puede esperar disponer de alrededor de 329 601 horas (treinta y siete años) de energía vital antes de morir. (En la figura 2-1 encontrará la expectativa de vida para distintas edades.) Suponiendo que dedica la mitad del tiempo a las actividades necesarias para mantener el cuerpo en buen estado (dormir, comer, evacuar, lavarse y hacer ejercicio), le quedan 164800 horas de energía vital para usos tan variados como: ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦

Relacionarse consigo mismo. Relacionarse con los demás. Expresar su creatividad. Colaborar con la comunidad. Colaborar con el mundo. Lograr la paz interior y... trabajar.

Ahora que sabe que el dinero es algo que se obtiene a cambio de energía vital, tiene ocasión de establecer nuevas prioridades para usar un bien tan valioso. Después de todo, ¿hay alguna cosa que sea más vital para el individuo que su energía vital?

UNA PRIMERA APROXIMACIÓN A LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

88 El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sido

Ya hemos dicho en el prólogo que uno de los objetivos de este libro es incrementar su independencia financiera. Si sigue los paFIGURA 2-1 LA EDAD Y LA EXPECTATIVA MEDIA DE VIDA RESTANTE Edad

Expectativa media de vida restante Años Horas

20

56,3

493526

25 30 35 40 45 50 55 60 65 70 75

51,6 46,9 42,2 37,6 33,0 28,6 24,4 20,5 16,9 13,6 10,7

452326 411 125 369925 329601 289278 250708 213890 179703 148145 119218 93796

Datos obtenidos del Centro Nacional de Estadísticas Sanitarias de Estados Unidos, Vital Statistics of the United States, anuario. Impreso por la Oficina del Censo de Estados Unidos, Statistical Abstract of the United States: 1991 111.a edición, Washington, D.C., 1991, p. 74.

sos, se encaminará inexorablemente hacia la integridad financiera y la inteligencia financiera y algún día (esperemos que antes de morir) llegará a la independencia financiera. No obstante, para demostrarle que es posible alcanzarla, antes hemos de indicarle en qué no consiste. Para empezar, vamos a analizar qué impresión le produce la expresión independencia financiera. ¿Ganar montones de dinero en el mercado de valores? ¿Heredar una fortuna? ¿Ganar la lotería? ¿Cruceros, islas tropicales, dar la vuelta al mundo? ¿Joyas, coches de lujo, ropas de diseño? Casi todos representamos la independencia financiera como una fantasía inalcanzable de inagotables riquezas. Esta noción de que la independencia financiera implica riqueza procede de la primera perspectiva del dinero, la de la calle; se trata de la independencia financiera en un sentido material. Para lograrla, basta con ser ricos; pero aquí nos encontramos con otra palabra muy difícil de definir: ¿qué significa rico? La riqueza sólo existe por contraste con algo o con alguien. Ser ricos es tener mucho más de lo que tengo; es tener mucho más de lo que tienen casi todos los demás. Pero ya conocemos la falacia del mito del más, que es como un espejismo: jamás se alcanza porque no es real. John Stuart Mili dijo en una ocasión: «El hombre no desea ser rico, sino sólo ser más rico que los demás.» En otras palabras, en cuanto la riqueza se pone al alcance de las personas como nosotros, deja de ser riqueza. Sólo desde la perspectiva aérea, en el ámbito de la responsabilidad personal, hallaremos nuestra primera definición de la auténtica independencia financiera. Nuestra definición de independencia financiera supera el nudo gordiano de ignorar en qué consiste la riqueza porque no tiene nada que ver con ella. En realidad, la independencia financiera se refiere a la experiencia de tener lo suficiente, y un poco más. Como recordará, suficiente se encuentra en el

máximo delolaque curva la satisfacción. 89punto El dinero ya no es era...de y nunca lo ha sido Es algo cuantificable que cada persona define para sí misma a medida que va trabajando en los distintos pasos de este programa. La vieja noción de independencia financiera, como la riqueza permanente, es inalcanzable, pero no ocurre lo mismo con suficiente. Lo que es suficiente para uno puede que no lo sea para su vecino, pero será una cifra real para cada uno y está a su alcance. La libertad financiera y psicológica El primer paso que tiene que dar para experimentar la sensación de tener lo suficiente, y un poco más consiste en liberarse de la identificación con el nivel de la calle (la realidad material del dinero), la perspectiva del barrio (la realidad psicológica del dinero) y la perspectiva de la ciudad (los convencionalismos culturales acerca del dinero). Cuando lo consiga, habrá logrado la independencia financiera, sin importar en absoluto la cantidad de dinero que posea. Mientras no lo consiga, no logrará la independencia financiera, por más dinero que tenga. La independencia financiera es experimentar la libertad en el terreno psicológico. Uno siente que no está esclavizado por hipótesis acerca del dinero que asume inconscientemente, y que está libre de las culpas, resentimientos, envidias, frustraciones y angustias que tal vez haya sentido en cuestiones monetarias. Aunque experimente estas sensaciones, están allí como si fueran una camisa, que uno se pone y se quita cuando quiere. Ya no se siente obligado por los mensajes familiares y sociales que ha recibido durante la infancia en relación con la forma correcta de relacionarse con el dinero si uno quiere triunfar, ser respetado, virtuoso, seguro y feliz. Se ha liberado de la confusión que tenía acerca del dinero. Ya no le intimida mantener el saldo de la cuenta corriente, ni descifrar el parloteo de su agente cuando le habla de anualidades o fondos de inversión sin comisiones ni intermediarios. No compra jamás lo que no quiere ni le hace falta, y es inmune a la seducción de los centros comerciales, los grandes almacenes y los medios de comunicación. Su bienestar emocional ya no depende de su bienestar económico; su ánimo no baila al son de los índices económicos. Ya no le hace falta calcular mentalmente el tiempo que falta: las horas que faltan para salir del trabajo, los días que faltan para cobrar, las pagas que faltan para reunir el dinero de la entrada de una moto, lo que cuesta el proyecto para arreglar la casa y los años que le faltan para jubilarse. Al principio, el silencio es atronador. A lo mejor pasan días, incluso semanas, sin que piense en el dinero, sin que su mente recurra a la cartera para solucionar los problemas y las oportunidades de la vida. Cuando se alcanza la independencia financiera, el dinero funciona en su vida como usted quiera, sin depender de las circunstancias. De forma que el dinero no es algo que le pase, sino algo que incluye en su vida deliberadamente. Desde este punto de vista, lo que habitualmente es un drama como el «de nueve a cinco hasta los sesenta y cinco», matarse trabajando, salir adelante, ser rico y famoso —todas esas excusas que nos inventamos— se reduce a una mera serie de opciones entre tantas otras. La independencia financiera consiste en estar a salvo de la confusión y de los fanatismos que muchos sentimos con respecto al dinero. Si esto suena como la paz mental, lo es. Y la felicidad fiscal. Si le parece tan inalcanzable como la riqueza, no lo es. Así lo han experimentado los miles de personas que han cambiado su concepto del dinero como se describe en

libro,yaque pasos prácticos y las sencillas observaciones 90este El dinero no han es lo seguido que era... los y nunca lo ha sido que se recomiendan.

El segundo paso: situarse en el presente. El control de la energía vital ¿Cómo se manifiesta en su vida esta gran verdad: dinero = energía vital? Cuando pensaba que el dinero era algo que servía para comprar y vender, o que era seguridad, poder o un instrumento del demonio, o que era el primer premio de la feria, podía racionalizar su comportamiento en términos de conveniencias y obligaciones. Pero ahora ya sabe que el dinero = energía vital, su propia energía vital, y cada vez tiene más interés por saber realmente cuánto pasa por sus manos. El segundo paso en el camino hacia la libertad financiera saciará su curiosidad. Este paso comprende dos partes: A. Determinar los costes reales, en tiempo y dinero, que hacen falta para mantener su empleo, y calcular lo que gana realmente por hora de trabajo.^ B. Controlar cada peseta que entra o sale de su vida.

A. ¿A QUÉ PRECIO ESTÁ CANJEANDO SU ENERGÍA VITAL? Ya hemos dicho que el dinero no es más que algo que se recibe a cambio de energía vital. Vamos a calcular cuánta energía vital (en horas) está cambiando por cuánto dinero (en pesetas); es decir, cuánto dinero gana por el tiempo que trabaja. Esta proporción entre energía vital y ganancias casi siempre se determina de un modo irreal e inadecuado: «Si por semana gano 440 dólares (55 000 pesetas) y trabajo 40 horas, esto significa que recibo 11 dólares (1 375 pesetas) a cambio de una hora de mi energía vital.» Pero no es tan sencillo. Piense en todas las maneras en que utiliza su energía vital que se relacionan directamente con su empleo remunerado. Piense en todo el dinero que gasta en relación directa con su trabajo. En otras palabras, si no necesitara ese empleo para ganarse la vida, ¿qué gastos de tiempo y de dinero desaparecerían de su vida? Prepárese... Hay personas que odian su trabajo: las horas de monotonía, el aburrimiento, la política de la empresa, el tiempo que pasan lejos de lo que realmente les gustaría hacer, los conflictos de personalidad con el jefe o los compañeros; y muchas se sienten impotentes para cambiar sus circunstancias. Una respuesta a estos sentimientos de resentimiento e impotencia consiste en gastar dinero. «Ha sido un día tan duro que me merezco algo divertido. Salgamos a cenar/bailar/al cine/de compras.» Prepárese para averiguar cuántos gustos se da poniendo como excusa: «Odio mi trabajo.» Prepárese también para descubrir todo lo que gasta en alternativas caras a cocinar, limpiar, reparar y demás cosas que podría hacer usted mismo si no tuviera que trabajar.

Prepárese comprobar que91cuesta ambicionar una carrera El dinero ya no es lopara que era... y nunca lo lo ha sidii profesional de éxito, todo lo que se ve obligado a adquirir si pretende seguir escalando posiciones: el coche adecuado, la ropa adecuada, el lugar adecuado para ir de vacaciones, la casa adecuada en el barrio adecuado en la ciudad adecuada, la escuela privada adecuada para sus hijos; hasta el psicoanalista adecuado. Utilizando como punto de partida el análisis que le ofrecemos a continuación, descubra realmente cuánto tiempo y cuánta energía le hacen falta para mantener el trabajo de nueve a cinco. Puede que en su caso no se apliquen todas las categorías, y tal vez se le ocurran otras que no hayamos mencionado. En los ejemplos vamos a asignar valores numéricos arbitrarios para este intercambio de tiempo y energía, simplemente a los efectos de obtener una tabla hipotética. Cualquier similitud con su situación es mera coincidencia. Al final del análisis se tabulan estas cifras para averiguar cuanta energía vital dedica a ganar el dinero que recibe; pero no olvide que esta cotización horaria real sigue siendo arbitraria, a partir de nuestras cifras hipotéticas. Cuando haga sus propios cálculos, partiendo de cifras reales, sabrá lo que gana por cada hora de trabajo. Transporte Ir y volver del trabajo implica un gasto de tiempo o de dinero, o de ambos, tanto si se traslada en su propio vehículo como si va a pie o utiliza algún medio de transporte público. En este caso, vamos a suponer que utiliza el coche. No olvide incluir los gastos de aparcamiento y de peaje, y también el desgaste del vehículo. Digamos que el transporte le lleva una hora y media al día, es decir, siete horas y media por semana, a un coste, entre gasolina y mantenimiento, de 50 dólares (6250 pesetas) por semana. (Si utiliza el transporte público, seguro que las cifras varían.) 7VI horas/semana - 50 dólares (6250 pesetas)/semana Ropa Para ir a trabajar, ¿lleva la misma ropa que cuando está de vacaciones, o necesita ropa especial para estar acorde con el empleo? Esto incluye no sólo las prendas más obvias, como el uniforme de las enfermeras, las botas que llevan los obreros de la construcción y los delantales de los cocineros, sino también los trajes a la medida y los zapatos de tacón, las medias de nailon y las corbatas que son de rigor en cualquier despacho. Fíjese en esas prendas. ¿Se pondría un lazo al cuello o andaría todos los días con tacones de siete centímetros si no estuviera dentro de las expectativas del puesto de trabajo? Piense también en el tiempo y el dinero que gasta en su cuidado personal, desde la loción para después de afeitarse hasta los costosos productos cosméticos. Calcule todas las actividades relacionadas con la indumentaria, desde ir de compras a maquillarse, afeitarse y hacerse el nudo de la corbata. Digamos que dedica a esta actividad una hora y media por semana, con un coste medio de 15 dólares (1 875 pesetas) por semana (es decir, lo que gasta en ropa al año dividido por 52 semanas, más lo que cuestan los cosméticos). 1% horas/semana - 15 dólares (1875 pesetas)/semana Comida

costes tiempo y en dinero, por las comidas que se ven 92 El Los dinero ya noadicionales, es lo que era...en y nunca lo ha sido afectadas por el trabajo adoptan formas muy variadas; por ejemplo, lo que gasta en desayunar un café y una pasta, el tiempo que pierde haciendo cola en la cafetería de la empresa, la comida que compra más cara porque está demasiado cansado para preparar la cena, los gastos de restaurante que no le han reembolsado, los programas para perder peso que tiene que seguir porque el trabajo le impide alimentarse como corresponde. Digamos que acude a un grupo de apoyo para perder peso que le lleva una hora a la semana, y que cada día dedica cincuenta minutos a comer, lo que suma cuatro horas por semana y hace un total de cinco. La comida que compra preparada le cuesta unos 15 dólares (1875 pesetas) por semana más que si comiera en casa, y los cafés que se toma en las pausas que hace como recompensa por trabajar suman 5 dólares (625 pesetas) por semana. El total de gastos por este concepto asciende a 20 dólares (2 500 pesetas). 5 horas/semana - 20 dólares (2 500 pesetas)/semana Relajación diaria Cuando llega a casa después de trabajar, ¿está alegre y lleno de vida, dispuesto a dedicarse a proyectos personales o universales, o a compartir la intimidad con su familia u otros seres queridos? ¿O se siente cansado y vacío, se deja caer, taciturno, en el sillón delante de la televisión, cerveza o aperitivo en mano, porque ha tenido uno de esos días? Si le lleva un rato desconectar de las presiones laborales, ese rato constituye un gasto relacionado con el empleo. Podríamos calcular más o menos unas 5 horas por semana y 20 dólares (2 500 pesetas) en elementos recreativos. 5 horas/semana - 20 dólares (2 500 pesetas)/semana Distracciones Piense en la cantidad de veces que afirma necesitar distracciones de evasión. ¿Para evadirse de qué? ¿Acaso se encuentra en prisión o en circunstancias que le limitan y de las cuales quiere huir? Si su experiencia de la vida fuera siempre satisfactoria e interesante, ¿de qué tendría que escapar? ¿Seguirían siendo necesarias las horas que pasa delante del televisor o de la pantalla del cine? Prestemos atención a las circunstancias que rodean frases como: «Ha sido una semana de trabajo tremenda. Salgamos esta noche para compensar», o «¿Por qué no nos escapamos este fin de semana y nos vamos de viaje?» ¿Haría falta todo esto? ¿Cuál es el coste en energía vital y en dinero? ¿Qué parte de las diversiones del fin de semana le parece que es la recompensa que se merece por aguantar un empleo aburrido? Vamos a asignar a todo este tema cinco horas y 20 dólares (2 500 pesetas) por semana. 5 horas/semana - 20 dólares (2 500 pesetas)/semana Vacaciones y diversiones caras Si lo que hace cada día fuera realmente agradable, le llenara de alegría y satisfacción y le brindara la sensación de estar contribuyendo realmente a mejorar la vida de los que le rodean y de la gran familia global, ¿tendría necesidad de irse de vacaciones? ¿Le haría falta ese viaje al Caribe? ¿Y qué me dice de la casa de campo, la embarcación o el vehículo de recreo que sólo

unas al lo año, para93escaparse? ¿Qué proporción del Elutiliza dinero ya no espocas lo que semanas era... y nunca ha sidii tiempo y el dinero que implican estas adquisiciones se debe al trabajo? Tenga en cuenta las cuotas mensuales del club o de su organización profesional: ¿sería socio si no fuera por el trabajo? Sumándolo todo y dividido entre cincuenta y dos, da cinco horas y 20 dólares (2 500 pesetas) por semana. 5 horas/semana - 20 dólares (2 500 pesetas)/semana Enfermedades relacionadas con el trabajo ¿Qué porcentaje de enfermedades está relacionado con el trabajo, al ser provocadas por el estrés, por las condiciones físicas del empleo, por el deseo de tener un motivo legítimo para no ir a trabajar, o por conflictos con los jefes o los compañeros? Hay cada vez más pruebas médicas que indican que un alto porcentaje de las enfermedades es de origen psicosomático. Por decirlo en pocas palabras, las personas felices y satisfechas están más sanas. En nuestra propia experiencia a lo largo de los años, hemos visto muchas menos enfermedades y absentismo por causas médicas entre voluntarios que entre las personas que tienen un empleo remunerado. En esta categoría, hacen falta criterios más subjetivos para evaluar el porcentaje de costes médicos (en tiempo y dinero) atribui- bles al trabajo. Supongamos que en el curso de un año falta una semana al trabajo por alguna enfermedad relacionada con éste, lo que implica un gasto en efectivo de 15 dólares (1875 pesetas) por semana por la parte de los medicamentos que no cubre el seguro. 1 hora/semana - 15 dólares (1875 pesetas)/semana Otros gastos relacionados con el trabajo Fíjese en el balance de su activo y su pasivo (el primer paso). ¿No figuran en él objetos que no habría comprado si no estuvieran relacionados directamente con su trabajo? Preste atención a lo que paga en concepto de empleados de hogar: ¿precisaría un ama de llaves, un jardinero, un criado para todo o un mecánico si no tuviera que trabajar? Los gastos de guardería o de canguro en las familias donde hay un solo progenitor o donde trabajan los dos padres se llevan una buena porción de su sueldo y no harían falta si no trabajara. Hágase un registro horario de una semana típica. ¿Cuántas de esas horas corresponden estrictamente a actividades relacionadas con el trabajo? Por ejemplo, leer los anuncios clasificados para encontrar otro empleo, o las reuniones sociales para establecer contactos comerciales. Las horas dedicadas a transmitir a su pareja su frustración laboral, ¿son una actividad relacionada con el trabajo? A medida que recorre los distintos pasos del programa, tome nota de todos esos gastos ocultos que están relacionados con la actividad laboral. No olvide los gastos de perfeccionamiento y reciclaje, como programas educativos, libros, herramientas y conferencias. Recuerde que, aunque su situación sea única, son aplicables las ideas básicas. Descubra sus propias categorías de gastos de tiempo y dinero relacionados con el trabajo.

FIGURA 2-2 Energía vital - ingresos: ¿Cuánto gana realmente por hora?

94 El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sido Empleo básico

Dólares/semana

Dólares/hora

1sin incluir ajustesj Ajustes

Horas/semana 40

440

11

Traslados Ropa Comidas Relajación

+7,5 + 1,5 +5 +5

-50 -15 -20 -20

Entretenimientos de evasión Vacaciones Enfermedades relacionadas con el trabajo

+5 +5

-20 -20

+1

-15

Tiempo y dinero destinados

+30

-160

70

280

a mantener el trabajo (total de ajustes) Trabajo, con ajustes (total real)

4

Cada dólar que gasta representa 15 minutos de energía vital. Nota: las cantidades que aparecen están expresadas en dólares.

Cuánto gana realmente por hora Reúna todas estas cifras y confeccione una tabla, sumando a la semana laboral normal la cantidad aproximada de horas extras relacionadas con el trabajo, y restando de su sueldo habitual los gastos relacionados con el empleo. Para los apartados a largo plazo, como vacaciones o enfermedades, haga un prorrateo sobre cincuenta semanas (un año menos dos semanas de vacaciones). Por ejemplo, esas vacaciones que le costaron 1 000 dólares (125000 pesetas) y que no le habrían hecho falta si su trabajo le gustara, se computan como 1 000 dólares repartidos en cincuenta semanas, lo que equivale a 20 dólares (2 500 pesetas) por semana. Evidentemente, todas estas cifras no son más que aproximaciones, pero una persona diligente puede calcular cifras bastante ajustadas. La figura 2-2 ejemplifica el proceso de calcular lo que gana realmente por hora y, como corolario, cuántos minutos de vida representa cada dólar que ha gastado. Recuerde que estas cifras son arbitrarias y han sido elegidas exclusivamente por su valor como números redondos. Es probable que las cifras que maneje sean muy diferentes, y posiblemente también sus categorías. Conclusión: En la figura 2-2 queda demostrado, sin ninguna duda, que en realidad está vendiendo una hora de su energía vital por 4 dólares (500 pesetas), en vez de los i 1 dólares (1 375 pesetas) que calculaba al principio. De hecho, está ganando 4 dólares (500 pesetas) por hora de trabajo. En este punto, cabe formularse una buena pregunta: ¿Estoy dispuesto a aceptar un empleo con este sueldo? (Tiene que hacer este cálculo cada vez que cambie de trabajo, o que cambie los hábitos relacionados con el trabajo.) También resulta interesante la cifra que aparece como corolario. Según este ejemplo, cada dólar (125 pesetas, aproximadamente) que gasta representa quince minutos de su vida. Piense en esta cifra la próxima vez que meta la mano en el bolso o el bolsillo para comprar otro capricho. Pregúntese si eso vale ciento veinte minutos de su energía vital. Tenga en cuenta que en nuestros cálculos no hemos incluido elementos intangibles como el tiempo que dedica a planificar estrategias para ascender

la empresa, tiempo a una El en dinero ya no es loel que era... y que nuncadedica lo ha sidii 95 vida familiar deteriorada por las obligaciones laborales, y el tiempo y los gastos necesarios para mantener un estilo de vida acorde con su puesto de trabajo. Cuando Larry Graham acabó la primera parte del segundo paso, le cambió totalmente la vida. Llevaba diez años trabajando como director de proyectos en la industria de la construcción. Cuenta Larry que «No era feliz con el trabajo que hacía para ganarme la vida, pero como ganaba lo mismo que gastaba seguí adelante pensando que así se vivía siempre en las grandes ciudades». Entonces hizo el segundo paso y calculó lo que ganaba realmente por hora. «Cuando analicé nuestros gastos, comprobé que casi la mitad de lo que ganaba lo gastaba en el trabajo; es decir, en gasolina, aceite, arreglos, comidas, un poco por aquí, otro poco por allá, y casi todo irrecuperable. En resumidas cuentas, me convenía quedarme en casa, trabajar desde allí a tiempo parcial y, de hecho, ahorrar ganando la mitad.» Entonces, cuando se dio cuenta de que podía renunciar a su empleo y hacer lo que de verdad le gustaba, todo cambió. Aprendió a manejar esos asuntos financieros que siempre había llevado retrasados, desde los saldos de las tarjetas de crédito hasta eliminar comidas en restaurantes, o poder hablar de dinero con su mujer sin utilizar los mismos argumentos de siempre. Cuando reestructuró sus finanzas, él y su esposa se dieron cuenta de que podían vivir perfectamente con lo que ella ganaba en un empleo que le gustaba (dar clases a personas con problemas de aprendizaje), mientras él reanudaba sus estudios para dedicarse a la profesión que siempre había querido, como consejero y psicoanalista. «De hecho, nos sentimos menos es- tresados porque estamos intentando mejorar nuestra relación absurda con el dinero, sin pensar exclusivamente en éste.» Para qué sirve hacer este paso ¿Por qué es fundamental este ejercicio para transformar su relación con el dinero? 1. Este ejercicio coloca el empleo remunerado dentro de una perspectiva real y le demuestra lo que gana realmente, que es la conclusión a la que se llega. 2. Le permite evaluar de forma realista su empleo actual y futuro en función de sus ingresos reales. Conviene aplicar la información correspondiente a este paso a cualquier otro empleo posible; un empleo que requiera un mayor desplazamiento, o para el cual haya que ir mejor vestido, podría resultar peor remunerado que otro cuyo salario sea inferior. Compare las ofertas de empleo desde la perspectiva real de lo que obtiene a cambio de su energía vital. 3. El hecho de llegar a un mínimo financiero aceptable con respecto a su puesto de trabajo le sirve para clarificar aún más los motivos que tiene para trabajar y para preferir un empleo a otro. La historia de Larry Graham no es excepcional. Muchísimas personas gastan todos sus ingresos y algo más para conservar su puesto de trabajo... y se consideran afortunadas. Otro PIF afirmó que después de hacer este paso fue más consciente de los gastos innecesarios relacionados con el trabajo y que esto le permitió duplicar sus ingresos netos por hora. Cuando se dio cuenta de todos los gastos motivados por su trabajo consiguió reducir e incluso eliminar muchos de ellos. Por ejemplo, empezó a

casa, en lugar 96llevarse El dinerolayacomida no es lo de quesu era... y nunca lo ha de sidocomprarla preparada; dejó de ir a trabajar en coche y empezó a utilizar el transporte público (lo cual duplicó los beneficios de esta opción, al aprovechar el regreso como tiempo de relajación), reevaluó la supuesta necesidad de cambiar de ropa elegante tan a menudo y se acostumbró a salir todos los días a dar un paseo con su mujer (mejorando así la relación entre ellos y la salud de ambos). Otra persona utilizaba los resultados de este paso como criterio para aceptar o rechazar un empleo. Después de calcular exactamente cuánto ganaría por hora, sabía a ciencia cierta si el trabajo le convenía. De hecho, hay puestos que antes hubiera solicitado y que ahora ni se plantea. Sin vergüenza ni culpa No olvide que en este punto ¿floran a la superficie con más fuerza que nunca sus sentimientos acerca de su trabajo/empleo/identidad. La clave está en tomar conciencia de uno mismo y ser comprensivo. Observe cada sentimiento cuando se presente, sin criticarlo, sin determinar si el trabajo, el jefe, usted mismo, o este libro son buenos o malos. ¿Que ha estado pagando por trabajar? No importa. ¿Que se ha gastado todo lo que ha ganado en compensarse por sobrevivir una semana más? No tiene importancia. ¿Que lleva un ritmo de vida intenso y apenas gana 4 dólares (500 pesetas) por hora? No se preocupe. Todo esto pertenece al pasado. A todos les pasa antes de aprender que el dinero = su energía vital.

GUÍA: RELACIÓN ENTRE LA ENERGÍA VITAL Y EL SUELDO Tiempo Dinero + horas/semana -pesetas/semana Transporte: desgaste por kilometraje gasolina y aceite transporte público aparcamientos peajes neumáticos a pie o en bicicleta Ropa: ropa comprada para ir a trabajar maquillaje comprado para ir a trabajar una cartera elegante zapatos comprados para ir a trabajar afeitarse para ir a trabajar Comidas: almuerzos comidas invitaciones compensaciones gastronómicas por un trabajo que nos desagrada comida preparada Tiempo Dinero + horas/semana -pesetas/semana Relajación diaria: el tiempo que transcurre hasta que los hijos pueden seguir gritando el tiempo adicional hasta que uno se convierte en una persona civilizada elementos recreativos el tiempo que transcurre hasta que uno está en condiciones de realizar un trabajo productivo. Distracciones: cine bares televisión por cable salidas de fin de semana Vacaciones y diversiones caras:

vacaciones en _______

El dinero ya no lo que era... nunca lo ha sidii 97 aparatos de es gimnasia equipoy deportivo embarcación casa de verano cuotas del club Enfermedades relacionadas con el trabajo: resfriados, gripes, etc. hospitalizaciones Otros gastos relacionados con el trabajo: contratar personal para: limpiar la casa cortar el césped reparar el coche lavar y planchar la ropa canguros guardería programas educativos decorador publicaciones (profesionales) conferencias profesores para los hijos sistema de telecomunicaciones especial para no quedar anticuado

!

PESETA 98B.ElCONTROLE dinero ya no esCADA lo que era... y nuncaQUE lo ha sido ENTRA O SALE DE SU VIDA De momento hemos establecido que el dinero equivale a energía vital y hemos aprendido a calcular exactamente cuántas horas de energía vital nos cuesta cada peseta. Ahora tenemos que ser conscientes del movimiento de esa forma de energía vital llamada dinero en cada momento de nuestra vida; tenemos que controlar nuestros ingresos y nuestros gastos mediante un registro diario. La segunda parte del segundo paso es bien sencilla aunque no necesariamente fácil. A partir de este momento, controle cada peseta que entre o salga de su vida. Muchas personas se mantienen deliberadamente al margen del dinero. Según su mitología, colocan el dinero y el amor, la verdad, la belleza y la espiritualidad en dos compartimientos distintos. Existen numerosas variantes a esta dicotomía. Están, por ejemplo, las organizaciones populares de activistas que no consiguen que les cuadren las cuentas porque ni siquiera saben cómo llevar la contabilidad. Hay personas que no saben decir que no a un amigo que les pide un préstamo y a las que ni siquiera se les ocurriría hacerles firmar un pagaré por la operación (porque después de todo se trata de un amigo). También están las personas que asisten a talleres, grupos de trabajo y conferencias sobre el «desarrollo personal y planetario» y que todo lo pagan con cheques o tarjetas de crédito sin conservar ningún comprobante de sus gastos, porque dejan que el banco se ocupe de esos detalles. Hay iglesias que han ido a la quiebra por no saber presentar a la congregación sus necesidades financieras reales. Incluso hay parejas que se resisten a conversar sobre la situación económica que comparten porque... en fin, después de todo, se aman. Todas estas situaciones tienen su raíz en el mismo concepto: el dinero es el dinero y el amor es el amor, y jamás se deben mezclar. Preste atención a sus propias actitudes. ¿Justifica la inconsciencia financiera con preceptos espirituales? Una disciplina espiritual Las religiones antiguas y modernas y los grupos de crecimiento personal del movimiento del potencial humano cuentan con

técnicas para enseñar a la mente a estar aquí y ahora, a vivir el presente. Estas prácticas adoptan formas variadas e incluyen técnicas aparentemente tan diversas como contar cada vez que uno inspira y espira, concentrarse en la forma en que el aire entra y sale del cuerpo, repetir una frase una y otra vez para centrar la mente, concentrarse en un objeto sin prestar atención a los recuerdos pasados o a las fantasías futuras al respecto sino simplemente enfrentarse al objeto aquí y ahora, practicar diversas artes marciales (como el aikido o el kárate), desarrollar un testigo interior, objetivo, que se limita a observar lo que uno hace en ese momento. Vamos a añadir a esta lista otra disciplina más, diseñada para agudizar la conciencia, indispensable para el programa financiero y, quizá, más fácil de aceptar para nuestra mentalidad materialista occidental que otras prácticas más esotéricas. En lugar de observar la respiración, se observa el dinero. Es muy sencillo: Controle cada peseta que entra o sale de su vida. Las normas para este instrumento altamente desarrollado de la tecnología de la transformación son: Controle cada peseta que entra o sale de su vida. El método para esta maravilla de la metafísica monetaria es: Controle cada peseta que entra o sale de su vida. Por todas partes se encuentran seguidores de esta doctrina que se reconocen por el hábito infalible de introducir la mano en el bolsillo o la cartera en busca de una libreta y un bolígrafo cada vez que están a punto de recibir o de entregar dinero. No hay ninguna especificación para llevar este registro diario. No hay que comprar ningún libro oficial («por sólo 49,95 dólares, 5 995 pesetas, incluye índices, cuadros de referencia rápida y una calculadora solar»). Este registro diario es una parte del programa financiero en la que cada uno puede ser creativo y trabajar a su manera. Para muchas personas, una agenda de bolsillo es el compañero perfecto para apuntar hasta la última peseta que entra o sale de su vida, así como también el motivo del registro. Al cabo de años de perfeccionar el sistema, una mujer ha comprobado que una ficha de 7,5xf 2,5 cm y un bolígrafo que lleva en la cartera le permiten ser honesta y apuntar cada vez que gasta o recibe dinero. Otra persona que aprecia más el tiempo que el dinero registra los gastos y los ingresos en un apartado de su agenda. Y otra mujer, que antes era muy distraída con respecto al dinero, prefiere el peso y la significación de llevar consigo a todas partes su libro de contabilidad y registra cada artículo por categorías, dejando lugar para hacer cómputos diarios, semanales y mensuales. Sea cual fuere el sistema que utilice, lo importante es hacerlo (¡de lo contrario, el programa no sirve!) y hacerlo con precisión. Conviene adquirir el hábito de apuntar todos y cada uno de los movimientos de dinero, la cantidad exacta y el motivo del intercambio. Cada vez que gaste o reciba dinero, acostúmbrese a anotarlo enseguida. Tan valiosa es esta práctica que puede que al final siga haciéndolo mucho después de alcanzar sus objetivos financieros; en el caso de los autores, se ha convertido en un hábito para toda la vida. La figura 2-3 es un ejemplo ficticio de las anotaciones de dos días. Fíjese en lo detallado que está cada gasto; los gastos realizados en el trabajo se reconocen como tales; los gastos realizados en un centro comercial distinguen entre comida rápida («patatas fritas, salsa, agua con gas») y «un paquete de 3

cintas vírgenes». También distinguen 100 El dinero ya no es lo que era...se y nunca lo ha sidolas categorías de gastos en las compras del sábado en el supermercado. Las subcategorías o el desglose dentro del total son aproximaciones redondeadas (aunque conviene que sea preciso en sus aproximaciones, llevaría mucho tiempo calcular el coste exacto del papel higiénico, el vino, etcétera), pero la suma total tiene que ser exacta hasta la última peseta. ¿Cada peseta?... Pero, ¿por qué? Recuerde que este proceso tiene por objeto controlar cada peseta que entra o sale de su vida. Tal vez se pregunte: «¿Por qué hay que exagerar tanto?» Porque es la mejor forma de tomar conciencia de cómo entra y sale realmente el dinero de su vida en lugar de limitarse a juzgar por las apariencias. Hasta ahora, la mayoría de nosotros ha demostrado una actitud bastante irregular con respecto a nuestras pequeñas transacciones diarias. A menudo nos lo pensamos mil veces, e incluso lo consultamos con la pareja, antes de pagar 40 dólares (5 000 pesetas) por un nuevo trebajo para zurdos a cuatro colores aunque a lo largo del mes hayamos gastado, sin darnos cuenta, una suma mucho mayor en pequeñas compras insignificantes.

102 El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sido

«Pero, ¿debo controlar hasta la última peseta?», se preguntará. ¡Sí, hasta la última peseta! Pero, ¿por qué cada peseta, en lugar de usar cifras redondas o aproximadas? Porque esto sirve para establecer importantes hábitos de por vida. Después de todo, qué es una chapuza o qué significa bastante aproximado. Siendo la naturaleza humana como es, si empezamos a engañar, aunque sólo sea un poquito, ese poquito tiende a crecer y en poco tiempo empezamos a pensar: «No hace falta que apunte todo, todo; basta con los gastos principales»; y al cabo de un tiempo: «Pues ya he apuntado durante un mes entero; ahora creo que voy a comenzar a redondear en unidades de mil.» (Es como cuando hacemos un régimen para adelgazar: si se lo salta el martes por la mañana por comer una magdalena con mantequilla en vez de una tostada sin nada, cada vez se tiende a hacer más trampas y a la tarde se zampará una caja de helado y un trozo de pastel.) Para que merezca la pena tanto esfuerzo, hay que hacerlo bien. Puesto que el dinero está relacionado directamente con su energía vital, ¿por qué no respetar ese bien tan precioso, su energía vital, tomando conciencia de cómo lo gasta? Este paso es, en cierta medida, el que más impacta. Muchas veces algún participante entusiasta en los seminarios ha venido a decirnos: «Su seminario es lo más extraordinario que me ha ocurrido desde el punto de vista financiero. ¡Desde entonces controlo cada peseta!» Y nosotros replicamos: «¡Qué bien! ¿Y ha seguido los demás pasos?» «No, no tienen nada que ver conmigo. Pero sigo haciendo el programa y controlo hasta la última peseta.» Si bien este paso es importante, no es el único; no es más que una pieza del engranaje que hace funcionar el programa. El único resultado garantizado, si sólo hace este paso, es que al final tendrá una colección de libretas con registros de cada peseta que ha gastado desde el primer día. A lo mejor al principio le cuesta hacerlo de forma impecable, pero en última instancia hay que seguir este paso, sin tener en cuenta los sentimientos, porque se trata de una parte fundamental del camino real hacia el manejo del dinero: Controle cada peseta que entra o sale de su vida.

El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sidii 113

Actitudes positivas Sin término medio. O es partidario de la integridad financiera al cien por cien o no lo es. Un telescopio que tiene aunque sea un solo objetivo una pizca desviado ya no nos permite ver las estrellas. Lo mismo se aplica a la vida humana. Una pequeña mentira ya no deja pasar la misma cantidad de luz. Tiene que ser despiadado, riguroso y absoluto. En realidad, en este punto se pone a prueba su intención de aclarar su relación con el dinero. La mayoría de nosotros es propensa a perdonarse un desliz, y es grande la tentación de olvidarnos de controlar hasta la última peseta. Una de las claves para lograr el éxito en este programa (y en la vida) reside en un cambio de actitud, pasando de la negligencia a la precisión y la impecabilidad. (Dicho sea de paso, esta integridad a veces obra milagros en otros aspectos de la vida. Hay personas que han perdido peso, han mantenido sus escritorios ordenados y han recuperado una relación que habían perdido... por el mero hecho de seguir este paso. La integridad es integridad en todos los sentidos.)

112 El dinero ya no es lo que era... y nunca lo ha sido

Sin juicios de valor, con mucho discernimiento. Emitir juicios (culparnos a nosotros mismos y a los demás) consiste en clasificarlo todo en bueno y malo. Un juicio fue lo que expulsó a Adán y Eva del Paraíso terrenal: porque comieron el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal y entonces empezaron a juzgarlo todo, comenzando por su propio cuerpo, y se sintieron avergonzados. En el camino de la transformación de su relación con el dinero y de la obtención de la independencia financiera, verá que no le sirven los juicios de valor ni la culpa, y que en cambio el discernimiento es una aptitud esencial. Discernir significa distinguir lo verdadero de lo falso, separar el grano de la paja. Durante el proceso de apuntar cada peseta que entra o sale de su vida, tendrá que comenzar a discernir qué gastos son indispensables y resultan satisfactorios y cuáles son superfluos, excesivos o incluso totalmente embarazosos. El discernimiento tiene que ver con esa facultad superior que todos poseemos que nos permite conocer la verdad, saber lo que es necesario y deseable para la vida, reconocer como real el deseo de llegar a ser alguien en la vida. Esta facultad interviene cada vez más a medida que trabajamos con el programa financiero. En hacer coincidir nuestros gastos con esta facultad reside la clave de la integridad financiera. Al apuntar cada peseta que entra y sale de su vida está despertando esta facultad e invitándola a que dirija su vida cada vez más.

RESUMEN DEL SEGUNDO PASO 1. Determinar (con precisión y honestidad) cuánto dinero obtiene a cambio de su energía vital, y descubrir lo que gana realmente por horas. 2. Conocer su comportamiento con respecto al dinero mediante un control riguroso de cada peseta que entra o sale de su vida.

3 ¿ADONDE VA A PARAR TODO ESO?

¡Enhorabuena! Ha llegado al presente. Saber qué suma de dinero ha entrado y salido de su vida (hoy, la semana pasada, el mes pasado y desde que recibió su primera asignación) es una proeza monumental, un paso de gigante hacia la inteligencia financiera. Sin embargo, teniendo en cuenta hacia dónde nos conduce este programa, no ha hecho más que empezar. Lo que ha intuido, aunque le haya parecido muy intenso, no es más que una mínima parte de lo que le aguarda. Para hacer el primero y el segundo paso, le bastaba con aceptar las afirmaciones de ciertos supuestos expertos (los autores y todas las demás personas que han seguido este programa) que consideran que este tipo de recuento obsesivo es necesario para acabar con la influencia que tiene el dinero en su vida. Sólo ha tenido que nombrar y contar elementos tan tangibles como sus ingresos, gastos, saldos bancarios y posesiones. En cambio, con el tercer paso tendrá que poner más de su parte para que funcione. Ahora empieza el proceso de evaluación de la información recogida. Si lo comparamos con un régimen para adelgazar, el primero y el segundo paso consisten en contar las calorías, mientras que en el tercero hay que subirse a la balanza.

LOS PRESUPUESTOS, IGUAL QUE LAS DIETAS, NO SIRVEN ¡Presupuestos! ¿Alguien ha dicho presupuestos? Todos sabemos lo que son los presupuestos, ¿verdad? Hay que ir a la papelería y comprar uno de esos típicos cuadernos (y apuntar lo que ha costado, por supuesto). Entonces uno intenta por todos los medios adaptar su vida a las categorías estándar. Las vacunas que le pusieron al perro la semana pasada en la consulta del veterinario, ¿se incluyen en gastas médicos? ¿Lo que le damos de comer se

} Adonde va a parar todo eso i 114

pone en comestibles? Lo que le hemos prestado a Laura, ¿es un gasto? El combustible que le he puesto a la moto para correr en la pista de pruebas, ¿se considera transporte? Después de hacer todo lo posible para distribuir todas sus excentricidades entre las diez categorías básicas (¿cómo es posible que varios sume más que vivienda?), pasamos al plan de gastos. ¿Cuánto he de presupuestar para cada categoría para el mes próximo? Uno apunta lo que mejor le parece, dado que las categorías no cuadran del todo, y avanza tambaleándose hasta el mes siguiente. Este ritual se suele repetir dos meses más, hasta que al final llega a la conclusión de que tiene que llevar una vida más restringida y aburrida o abandonar la farsa. Abandonar parece mucho más sencillo. Muchos de nosotros hemos repetido este ritual del arrepentimiento fiscal varias veces en la vida, siempre en vano. No se preocupe. Relájese. ¡Este programa no tiene nada que ver con presupuestos! Volvamos una vez más al ejemplo del régimen de adelgazamiento con el fin de mostrar la diferencia fundamental entre este programa financiero y los presupuestos estándar. Al nacer, ninguno de nosotros sabía lo que eran las calorías. Durante una época comíamos galletas de chocolate, helados y grandes cantidades de mayonesa simplemente porque nos gustaban. Por lo general las calorías (y el primer régimen) aparecen en escena en torno a la pubertad, puesto que entonces, lamentablemente, nos hacemos conscientes de que no somos perfectos. A partir de ese momento, todo depende de la ropa. Si nos caben los pantalones rojos, estamos bien. Si no, somos inútiles, feos, indisciplinados e indignos, sin la menor oportunidad de perdón, proscritos hasta el próximo régimen. Pero los regímenes no sirven, porque combaten los síntomas en vez de ocuparse de las causas. En realidad, la causa de la gordura no son las calorías de los alimentos sino los deseos de nuestra mente. Una persona que sigue un régimen dirá que se muere de hambre cuando en realidad se está librando de la fijación que le sirve para eliminar el aburrimiento, castigar a su madre, pasar el tiempo, dominar la ansiedad, integrarse, sentirse más seguro de sí mismo, vencer la soledad y en general curarse de todas sus aflicciones. Y todo esto, ¿qué tiene que ver con el dinero? Mucho. Así como las personas que comen en exceso detestan subirse a la balanza, los que gastan en demasía temen el momento de hacer la declaración de la renta y, de hecho, cualquier otro momento en el que tengan que sumar gastos, porque se convierte en una especie de ocasión para hacer presupuestos. Los que hacen un régimen, al principio manifiestan incredulidad (se bajan de la balanza para comprobar que la aguja vuelva al cero). Después vienen las excusas («Estoy reteniendo líquidos», o «Es de esperar, después de Navidad», o «Estamos en invierno;

} Adonde va a parar todo eso i 115

todos los animales aumentan de peso en invierno»), A continuación vienen las recriminaciones («feo, indisciplinado, inútil, indigno»). Finalmente, con la cabeza gacha y el rabo entre las piernas, se someten al castigo que significa un régimen. Hacer frente a la realidad (la balanza) significa una pena. Lo mismo ocurre con los que gastan sin darse cuenta. Se niegan a mirar ningún papel que se parezca a una factura, cargan al límite toda la variedad de tarjetas de crédito que poseen, libran cheques posfechados esperando que les depositen el sueldo en la cuenta antes de que se hagan efectivos, piden préstamos a los amigos, solicitan préstamos de consolidación de deudas, desnudan un santo para vestir a otro, y así sucesivamente hasta que llega un momento, al cabo de meses o incluso años de negación y racionalización, en que al final se deciden y llevan sus registros, penosamente desorganizados e incompletos a un asesor financiero (o, por una cuestión de menos envergadura, al servicio gratuito de aseso- ramiento de crédito al consumo), al cual confiesan sus pecados y se someten para hacer un presupuesto de penitencia. Se acabaron las diversiones. Se acabó el cine. Se acabaron los fines de semana por ahí. Se acabaron la ropa bonita y los rayos UVA. Tan sólo las promesas desesperadas de no usar ninguna tarjeta de crédito («Por favor, no me pida que las cancele.»), vivir a pan y agua, y trabajar. Puede que estos ejemplos sean un poco exagerados, pero contienen cierto componente de verdad con respecto a los patrones del gasto inconsciente. ¿Alguno de ellos se parece a algo que haya podido sentir o hacer? Tal vez el núcleo de su adicción no sean ni el dinero ni la comida; millones de nosotros abusamos de una sustancia de un tipo u otro. La única diferencia es que algunos adictos van a la cárcel, otros a juicio, otros a grupos de apoyo para personas con problemas de peso, y algunos llegan a lo más alto de la escala social. ¿Le parece extraño considerar el dinero una adicción que goza de aceptación social? Sin duda, puesto que todos quieren dinero y lo quieren en abundancia, no puede ser una adicción. Pero, ¿cómo llamaríamos a una sustancia o actividad que buscamos de forma compulsiva aunque no nos produzca satisfacción? ¿Qué otro nombre le podríamos dar a algo sin lo cual estamos convencidos de que no podemos vivir? Evidentemente, la mera idea de no tenerlo nos abruma y nos llena de temor. ¿De qué otra forma llamaríamos a una necesidad intensa, crónica y que nos parece esencial para nuestra sensación de plenitud? ¿Cómo, si no, denominaríamos a algo que escapa a nuestro raciocinio, que llena al mismo tiempo nuestros sueños y nuestras pesadillas? ¿Qué nombre daríamos a algo que para nosotros adquiere mayor importancia que nuestra relación con la familia y los amigos, y cuya adquisición se convierte en un fin en sí mismo? ¿Cómo llamaríamos a algo que acumulamos

} Adonde va a parar todo eso i 116

hasta una cantidad irracional a fin de sentirnos seguros? Una adicción es una necesidad que se ha descontrolado, que se ha convertido en un cáncer que se traslada al tejido sano y al final consume a su anfitrión. No hace mucho tiempo, una amiga nos hablaba acerca de una amiga suya que, a pesar de gozar de una buena posición económica, había vivido atormentada por la inseguridad hasta que al final acabó suicidándose. En honor a la amistad que había unido a nuestra amiga con la difunta durante tanto tiempo, la familia la invitó a que eligiera un recuerdo de entre sus posesiones. Una tarea amarga y dulce al mismo tiempo; pero quizá lo peor de todo fue abrir un cajón que contenía treinta y ocho jerseys blancos, todos ellos cuidadosamente doblados. ¿Qué revelaba esta colección de prendas casi idénticas? A nuestra amiga le hablaban de una mujer triste y desesperada, adicta a la ropa y en particular a los jerseys blancos. Cada vez que la abrumaba la sensación de que le faltaba algo, salía de compras para animarse. Puede que el hecho de comprar cada jersey le proporcionara unos inscantes de placer, pero esta felicidad se disipaba, probablemente, en cuanto la prenda desaparecía dentro del cajón. Como decía el sabio, nunca se tiene suficiente de lo que no se precisa realmente. La codicia es otro componente de nuestra relación irracional y adictiva con el dinero. Como decía Gordon Gekko, el maniobrero de la película Wall Street, «La codicia es buena». No cabe duda de que es una motivación que goza de aceptación e incluso de estímulo social. Junto con su oscuro pariente, el temor, dirige el casino llamado Wall Street y aparece en los periódicos y revistas más respetables del mundo. La codicia, además, es lo que domina a tantos de nosotros cuando sobrepasamos el punto máximo de la curva de la satisfacción y acumulamos confusión. Con su tergiversada distribución de la riqueza, nuestra sociedad sitúa la codicia por encima de la necesidad; tanto es así que hasta parece un poco antipatriótico sugerir que los pobres merecen por lo menos una pequeña parte de los beneficios. «Que trabajen, como hago yo», dicen los que poseen suficientes bienes en lugar seguro. De hecho, la codicia forma parte de nuestra naturaleza hasta tal punto que ni siquiera la reconocemos como señal de adicción.

BASTA CON ACCEDER A TOMAR CONCIENCIA Con esto no pretendemos que se avergüence. De hecho, la vergüenza es señal de culpa y si se siente culpable es probable que caiga en estrategias drásticas como regímenes o presupuestos. En cambio, reconocer y ser sinceros

} Adonde va a parar todo eso i 117

con respecto a nuestro comportamiento irracional y adictivo frente al dinero constituye el primer paso hacia la cordura. En este punto precisamente es donde el programa se diferencia de las decenas o centenas de otras recetas para la salud fiscal. Este programa está construido sobre la base de la conciencia, la satisfacción y la elección, en lugar de hablar de presupuestos y privaciones. Volviendo a la analogía del régimen, en un libro de Bob Schwartz titulado Diets Don't Work (Las dietas no funciona?!) nos ofrecen cuatro reglas para salir del carrusel de los regímenes: 1. Coma cuando tenga hambre. 2. Coma exactamente lo que le pida el cuerpo. 3. Tome conciencia de cada bocado que come. 4. Deje de comer cuando el cuerpo tenga suficiente. Muy sencillo. Basta con tomar conciencia. Ni contar calorías ni ceñirse a costosas dietas líquidas. Ni pasar hambre. Ni medir las raciones de comida. Todas estas técnicas tienen que ver con los síntomas y uno deja de comer de forma compulsiva para hacer régimen de forma compulsiva. Ser consciente implica prestar atención a lo que uno piensa y siente cuando come. Hay que aprender a comer cuando el cuerpo tiene hambre, no porque uno está aburrido, sentado a la mesa, solo en la cocina, antes de comenzar a hacer alguna otra cosa, como premio por algo que ha hecho bien, muy deprimido, verde de envidia o irritado. Tiene que comer cuando el cuerpo le dice que lo necesita. Tiene que dejar de comer cuando haya comido lo suficiente. Hay que prestar atención. Sencillo, aunque no siempre fácil. Hace falta descubrir y ejercitar ciertos músculos mentales que tal vez se hayan atrofiado por falta de uso. Hay que reconocer lo que significa tener hambre, lo que significa estar satisfecho, lo que uno quiere de verdad en comparación con algo que uno anhela por sentir que siempre le ha faltado, y lo que uno come verdaderamente mientras está comiendo. Los dos aspectos importantes de la toma de conciencia, en comparación con hacer régimen, son los siguientes: 1. Tiene que reconocer y obedecer las señales interiores, en vez de las amonestaciones externas o los deseos habituales. 2. Tiene que cambiar sus patrones de alimentación a largo plazo, en lugar de lo que come a corto plazo. Este programa financiero apunta en la misma dirección. No se trata de ceñirse a nuestro presupuesto, ni al de ninguna otra persona, con categorías estandarizadas y un porcentaje de ingresos sugerido para cada categoría. No

} Adonde va a parar todo eso i 118

hace falta jurar al comienzo de cada mes que esta vez lo hará mejor. No se trata de sentirse culpable. Tiene que ver con reconocer, cada uno por sí mismo, lo que necesita en contraste con lo que quiere, qué adquisiciones o tipos de adquisiciones le hacen sentirse satisfecho, qué significa suficiente para usted, y realmente en qué se gasta el dinero. Este programa se basa en su propia realidad, no en un conjunto de normas externas. En consecuencia, el éxito de este programa depende de su honestidad e integridad. En el tercer paso comienzan a ejercitarse estos músculos. Si no está en buena forma puede que se sienta dolorido, pero de hecho este paso no tiene nada de doloroso. Al contrario, ¡es muy divertido!

SIN VERGÜENZA NI CULPA Recuerde el mantra: sin vergüenza ni culpa. Lo que hay que enfrentar no es más que la verdad acerca de las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. Sin vergüenza ni culpa. Es una suerte que pueda hacerlo por sí mismo y no porque se lo exige la Agencia Tributaria. Es una suerte que lo haga ahora y no cuando está a punto de abandonar la Tierra. Sin vergüenza ni culpa. No olvide utilizar el mantra en esos momentos en los que uno quisiera esconderse bajo la cama, salir a comprar como loco hasta olvidar la causa del problema, o decidir que este programa no sirve para nada y darse por vencido. Sin vergüenza ni culpa. Anita Cleary necesitaba algo parecido a este mantra para ser capaz de révisar su armario a la luz de una nueva conciencia. No cabía la menor duda acerca de su adicción: la ropa y la bisutería. Había sido adicta a comprar. Cada vez que cogía el coche sentía la compulsión de pasar por el centro comercial sólo por saber lo que tenían de oferta. En cierto modo, este ritual de ir de compras y gastar le ayudaba a sentirse bien consigo misma. Pero al cabo de años de adicción el resultado se encontraba allí, en el armario. No estaría mal si se hubiese convertido en ese momento, pero no fue así sino que siguió comprando hasta quedar en números rojos, y entonces dejó de sentirse bien por tener tantas cosas y no usarlas. Como medida provisional, justificó sus excesos dándolos como regalo. Se entretuvo así en dar a amigos y familiares cosas que no había usado jamás. Poco a poco se fue debilitando su deseo de comprar. Hasta que un día, en uno de sus grandes almacenes preferidos, mientras miraba los colores de los jerseys nuevos, tomó conciencia. «¿Voy a seguir haciendo lo mismo durante toda la vida? ¿Todo se reduce a esto? ¿Qué

} Adonde va a parar todo eso i 119

estoy haciendo? ¡Ya tengo suficiente!» Y salió de la tienda con las manos vacías, sorprendida ante esta revelación. Poco después de esta experiencia, Anita se dio cuenta de que había perdido el deseo de comprar. Si Anita hubiese seguido la estrategia del presupuesto estándar y el plan de gastos, tal vez no se habría dado cuenta de que corrí- prar era su adicción y habría seguido siendo una compradora compulsiva, como tantos bebedores compulsivos que no se consideran alcohólicos. Aplicando de forma permanente la conciencia y la comprensión a su hábito de comprar, al final consiguió caer en la cuenta de que ya tenia bastante. Ahora es tan alérgica a las compras que ha perdido algunas de sus viejas amigas cuyo principal rito social consiste en curiosear por el centro comercial. Pero ha ganado muchas más. Una vez establecido el contexto, prosigamos con el tercer paso: la creación de la tabla mensual.

El tercer paso: la tabla mensual Al cabo de un mes de controlar el dinero (segundo paso), dispone de amplia información específ ica sobre el flujo monetario en su vida, hasta la última peseta. En este paso tiene que establecer unas categorías de gastos que reflejen las características propias de su vida (en lugar de la simplificación que suponen las categorías impuestas, como comida, vivienda, ropa, transportes y salud). Aunque puede ceñirse, si quiere, a estas categorías básicas, dentro de cada una de ellas seguro que encuentra y define numerosas subcategorías importantes que le darán una visión mucho más exacta de sus gastos. Lo entretenido (y lo complejo) de este paso consiste en descubrir sus propias categorías y subcategorías de gastos, diferentes de las de los demás. Estas subcategorías son como un diccionario de sus hábitos exclusivos de gastos. Puede que le brinden la descripción más exacta y actualizada de su estilo de vida, incluidas todas sus peculiaridades y debilidades. Este retrato minucioso de su vida constituye su auténtico punto de partida. Olvídese de todos sus mitos; olvídese de las historias que se cuenta a sí mismo y a los demás; olvídese de su curriculum y de la lista de asociaciones a las que pertenece. Cuando haga el tercer paso, obtendrá una imagen clara y concreta de su vida real, sus ingresos y sus gastos a lo largo del tiempo. En esta imagen, verá exactamente lo que obtiene a cambio del tiempo que invierte en ganar dinero.

¿Adonde va a parar todo tsor 120

¿CÓMO SE ESTABLECEN LAS CATEGORÍAS? Para establecer sus categorías, conviene que sea minucioso y preciso, pero sin exagerar. Alimentación A menos que sea muy diferente del resto de los seres humanos, seguro que tiene una categoría muy amplia para la alimentación. Sin embargo, si se fija en los gastos del mes, tal vez note que en realidad aquí se incluyen distintos tipos de compras de comida. Por ejemplo, lo que se come en casa en familia y lo que se come en casa cuando hay invitados. Así que ya tenemos dos categorías: en casa en familia y en casa con invitados. Pero no exagere. No vigile a sus invitados para apuntar en su libreta lo que comen y en qué cantidad. La pregunta «¿Quiere algo de segundo, señor Martínez?» podría adquirir un significado completamente diferente. Basta con hacer un cálculo aproximado, dentro de los gastos totales de alimentación, de la proporción que ha correspondido a los invitados. Por ejemplo, si tiene cuatro invitados y habitualmente sólo compra para dos, aproximadamente se imputan a en casa con invitados dos tercios del importe. Los totales son exactos al máximo, pero los desgloses son estimativos. Tal vez le interese averiguar cuánto gasta en tentempiés. ¿Cuál es el coste mensual de esos cafés? ¿Y lo que come frente al televisor; las patatas fritas, las palomitas de maíz, los dulces y los refrescos que a menudo van mano a mano (o mano a boca) con ver la televisión? ¿Compra más caro por comprar los mejores productos de cultivo biológico y al final resulta que se salta los escrúpulos comiendo chucherías entre las comidas? Otra subcategoría que puede resultar interesante incluye las comidas en el trabajo, ya sean los almuerzos de trabajo con los clientes o el habitual filete con ensalada del restaurante de la esquina. Todos estos patrones de gastos aparecen si establece categorías que reflejen su comportamiento real en lugar de limitarse a apuntarlo todo en la columna de alimentación. La finalidad no es lograr mayor precisión cuando se confiese con su asesor financiero. Esto sirve para que, cuando alce las manos y exclame, enfadado: «¿Adonde va a parar todo? Si casi no compro nada» (que, traducido a los regímenes, equivaldría a «¿Cómo es posible que haya engordado tres kilos? Si no como casi nada...»), pueda responderse con voz firme y segura: «Va a parar a la máquina de golosinas del tercer piso del bloque donde trabajo.»

} Adonde va a parar todo eso i 121

Ropa En lo que respecta a la indumentaria, es posible que no reciba suficiente información sobre su manera personal de gastar si cuenta con una sola categoría llamada ropa. Tal vez necesite distinguir entre lo que compra por utilidad y lo que compra por vanidad (la necesidad de no aparecer jamás por el despacho dos veces seguidas con el mismo conjunto, por ejemplo, o de asistir a las reuniones sociales vestido con más elegancia que los demás). En otras palabras, concrete y realice las distinciones apropiadas. Para obtener un mapa exacto de su patrón de gastos, es posible que necesite varias subcategorías, como la ropa que se pone para estar en casa todos los días, la que estima más adecuada para ir a trabajar, y el atuendo especializado que le parezca necesario para sus actividades recreativas. Un médico que siguió este programa con la intención de averiguar cómo le desaparecía sistemáticamente el veinte por ciento de sus ingresos, descubrió que en realidad era aficionado a comprar zapatos. Tenía zapatos de golf, de tenis, para correr, para navegar, para andar, para salir de excursión y para escalar, aparte de zapatos para hacer esquí de fondo, botas de esquí y botas para después de esquiar. El mero hecho de incluir una categoría para los zapatos le ayudó a encontrar parte de esos ingresos que había perdido y a darse cuenta de que, en realidad, pocas veces usaba algo que no fueran zapatos cómodos para andar por casa. Pero no estaba solo en su fetichismo. El varón medio estadounidense posee una media de 2,5 pares de zapatillas deportivas y las mujeres, 2,6. Reebok calcula que, a mediados de la década de los noventa, sus clientes contarán con una media de seis o siete pares de zapatillas. He aquí un dato todavía más increíble: en Estados Unidos, el ochenta por ciento del calzado deportivo no se usa jamás para la actividad para la cual ha sido diseñado. Todo esto no se reduce a una mera contabilidad, sino que forma parte del proceso de descubrimiento de uno mismo. Puede incluso que sea el único proceso de este tipo que se compromete a dejarle financieramente en mejor forma al final que al principio. ¿Qué otras maneras existen de establecer categorías para la ropa? A menudo se utiliza el vestir como un medio de expresión, como un intento de compensar la subestimación de uno mismo, o de vender una imagen. Hacer un análisis por colores es una forma estupenda de dividir en dos los gastos en ropa. Además están los infinitos consejos (perversamente contradictorios) que aparecen en las revistas femeninas sobre cómo vestirse para ir a trabajar (un vestuario) o para conseguir pareja (otro vestuario). La ropa se utiliza también como tranquilizante o como estimulante: «Estoy tan deprimido que me parece que, para animarme, voy a salir a comprarme ropa nueva.» Un amigo nuestro lo

} Adonde va a parar todo eso i 122

llamaba terapia al por menor. En un periódico de Madrid apareció el siguiente artículo: Se está tratando a nueve mujeres por un problema curioso provocado por los hábitos sociales modernos. La enfermedad, que los expertos han denominado el síndrome de la moda, se caracteriza por la adquisición incontrolada de ropa, joyas y cosméticos en cantidades y a precios desproporcionados con las necesidades o los medios de las pacientes. El trastorno fue identificado por primera vez por un psiquiatra estadounidense en 1984. Otros médicos de distintas partes del mundo se han interesado asimismo por este problema. Este síndrome suele ir acompañado por otras alteraciones como la depresión y la bulimia (hartarse y devolver). Las mujeres manifiestan escasa autoestima, sentimientos de culpabilidad y una imagen distorsionada de su cuerpo.

Si sufriera el síndrome de la moda, ¿no preferiría descubrirlo mediante un sencillo ejercicio contable en lugar de tener que caer en situaciones más dolorosas o humillantes? Transporte Él uso de las subcategorías adecuadas dentro del transporte le ayuda a captar conceptos que pueden llegar a ahorrarle decenas de miles de pesetas al año. Sacar las cuentas le brinda una magnífica oportunidad para reflexionar sobre los motivos por los cuales tiene coche en lugar de utilizar el transporte público. ¿Tal vez por conveniencia, por su posición social, por necesidad, por no ser distinto, porque le da sensación de libertad...? También es la ocasión de revisar el seguro del coche: ¿qué parte del seguro es necesaria y cuánto es hábito, convención y dejarse convencer por las tácticas del vendedor? ¿En qué categoría pondría el segundo coche: transporte, afición u ostentación? Perfeccione sus categorías Esta especie de honestidad despiadada resulta soportable porque nos enfrenta con nuestras debilidades e indiscreciones en la intimidad de nuestro propio libro de contabilidad, en lugar de que alguien nos pille en falta. Por eso no escatime información verdadera si se encuentra cara a cara con alguno de sus defectos y flaquezas mientras realiza inocentemente la tabla mensual. ¿Hay una manera mejor de enfrentarse a la cruda realidad? Si piensa que las consecuencias de este ejercicio no son el castigo de ceñirse a un presupuesto sino la libertad de aceptarse tal cual es, seguirá adelante de todos modos. Por ejemplo, ¿en qué categoría entra esa parte del dinero para alimentos que destina

} Adonde va a parar todo eso i 123

a jugar en las máquinas tragaperras o a comprar billetes de lotería? Y otro momento de verdad llega cuando vacila sobre el lugar donde apuntar las bebidas alcohólicas: ¿son alimentos, entretenimiento o sustancias adictivas? También es importante diferenciar entre los gastos relacionados con el trabajo y los demás. Por ejemplo, en transporte se puede hacer una lista por separado del coste de los traslados hasta el lugar de trabajo y otros gastos de desplazamiento relacionados con el empleo (que no le reembolsen). Si utiliza el mismo vehículo para ir a trabajar que para pasear, divida los costes según el kilometraje correspondiente a cada categoría. Asimismo, si emplea el teléfono para llamadas relacionadas con el trabajo y también para las personales, conviene apuntar los costes en listas separadas. Dentro de la categoría médica, puede que encuentre varias subcategorías: enfermedad; bienestar (es decir, todo lo que compra para mantenerse en forma, como vitaminas, las cuotas del gimnasio, el club, el chequeo anual); el seguro médico; los medicamentos con receta; los medicamentos sin receta, etcétera. Es fácil comprobar por qué este proceso ha permitido a tantas personas transformar algo más que su relación con el dinero. Se puede perfeccionar aún más si decide cómo contabilizar los grandes gastos extraordinarios, como las primas anuales del seguro, los gastos en bienes de capital, como una nevera nueva, el dinero colocado en planes de jubilación o la amortización progresiva de la vivienda. Nosotros no sabemos cuál es la forma correcta de hacerlo. Al cabo de un año de oírnos utilizar la misma excusa todos los meses con respecto a todos los gastos extraordinarios («Este ha sido un mes extraordinario porque ha habido que pagar...»), nos hemos dado cuenta de que todos los meses son extraordinarios y que estos gastos extraordinarios son una parte permanente de la vida. Tal vez mejore las categorías con el tiempo. Tómese el ejercicio con tranquilidad y como una diversión, porque requiere una mezcla de honestidad y creatividad, estimula su imaginación y constituye un desafío a su moralidad, todo al mismo tiempo. Es mejor que la mayoría de los juegos de baraja, de televisión y de tablero, todos en uno. No olvide que tiene que registrar además todo el dinero que entra en su vida, y que tal vez desee establecer subcategorías también para los ingresos. Es importante distinguir entre los salarios/ sueldos/propinas y los ingresos por intereses/dividendos. ¿Dónde piensa registrar las monedas que encuentre en la acera, los duros que le devuelvan las cabinas telefónicas y lo que gane en las máquinas tragaperras? Si trabaja como autónomo, tendrá que decidir cómo y cuándo registrar los rendimientos irregulares procedentes de su trabajo.

} Adonde va a parar todo eso i 124

Después de examinar los apuntes desglosados en el registro diario y de crear las categorías que representan con precisión sus patrones de gastos, tiene que inventar una forma efectiva de registrar los gastos de cada categoría. La figura 3-1 puede darle una idea de cómo podría ser esta tabulación. Verá que hay cuatro líneas en blanco en la parte inferior de la tabla. De ellas hablaremos más adelante; de momento basta con que las incluya.

LA SUMA TOTAL Una advertencia. Seguramente, los lectores que sean fanáticos de la informática querrán buscar o diseñar un programa que les ayude en esta tarea contable. Cuidado. La tabla mensual es algo bastante sencillo y por lo general no requiere un programa complicado. Ambos autores hemos alcanzado la independencia financiera sin ordenador. De modo que compruebe que su relación amorosa con el ordenador no le dé minutos a cambio de las horas que le roba. Si bien no hemos hecho ningún estudio, apostaríamos

126 ¿Adonde va a parar todo eso?

} Adonde va a parar todo eso i 128

a que no existe correlación alguna entre el grado de complejidad de la contabilidad y la realización efectiva de los pasos de este programa. Más bien suponemos que todo lo contrario. Al final del mes, tiene que copiar cada anotación del registro diario en la columna correspondiente de la tabla mensual. Sume las columnas de ingresos para saber cuál es el total de ingresos mensuales. Sume los gastos en cada columna y apunte el total de cada subcategoría en la última línea de la columna correspondiente. A continuación, sume todos los totales de todas las categorías de gastos; el resultado es el total de sus gastos mensuales.

LA CONFECCIÓN DEL BALANCE A continuación, cuente el dinero en efectivo que tiene en la cartera y en la hucha y haga un balance real de los talonarios de cheques y las libretas de las cuentas corrientes y de ahorros. Ya dispone de información suficiente para saber con cuánta precisión ha sido capaz de controlar el dinero que ha entrado y ha salido de su vida el mes pasado. Si ha llevado un registro exacto (y no ha perdido dinero, físicamente), el dinero que tiene al final del mes (tanto en efectivo como en el banco) será igual al dinero que tenía al principio del mes más el total de ingresos del mes menos el total de los gastos del mes. Si no ha llevado una contabilidad rigurosa (o ha perdido dinero, físicamente), seguramente ha perdido o ganado un dinero en efectivo que no puede justificar. La diferencia entre los ingresos totales del mes y los gastos totales del mes (más o menos el error mensual) es la cantidad de dinero que ha ahorrado durante este período. Cuando el error del mes sea siempre cero, eso significa que ha conseguido el segundo paso (controlar hasta la última peseta). ¡Enhorabuena! Ha logrado un pequeño milagro. En la figura 3-2 aparece un ejemplo con cifras para que le sirvan de modelo, pero sólo eso. Lo divertido y lo importante es crear un tipo de balance que sea efectivo en su situación en particular.

CONVERTIR EL DINERO EN ALGO REAL Ahora llegamos a una de las claves mágicas de este programa. Lo que tiene delante, por más exacto y compensado que esté, to-

¿Adonde va a parar todo esof 129

davía no tiene poder para transformar su relación con el dinero. No es más que el resultado de un mes de controlar efectivamente trocitos de papel y trocitos de metal. Es posible que estas anotaciones le hayan producido una reacción emocional, que sin duda olvidará en cuanto se dirija a la tienda donde venden cosas inútiles. El hecho de gastar, por ejemplo, 88 trocitos de papel para comprar revistas no afecta directamente su experiencia de la vida. Sin embargo, recordando que el dinero es algo que recibe a cambio de su

130 ¿Adonde va a parar todo eso?

En el capítulo 2 hemos hecho un cálculo para demostrar que un sueldo que teóricamente representaba 11 dólares (1 375 pesetas) por hora al final podía convertirse en un sueldo real de 4 dólares (500 pesetas) por hora. Es evidente que su cifra puede ser diferente pero para este ejemplo vamos a partir de los 4 dólares (500 pesetas) por hora. En el caso del hábito de las revistas, se dividen los 88 dólares (11000 pesetas) por el salario real por horas (4 dólares, 500 pesetas) y el resultado es que ha destinado 22 horas de su vida a este placer en particular:

Ahora dispone de una cifra real (22 horas irrecuperables de su trayecto por la vida) con la cual comparar la pila creciente de revistas maravillosas (pero sin leer) que tiene en el cuarto de baño. Estas revistas le quitan energía tres veces: la primera, para ganar el dinero que necesita para comprarlas; la segunda, porque pierde horas de sueño para leerlas, y la tercera, porque se siente culpable por no haber acabado de leer una cuando ya le ha llegado el número del mes siguiente (eso sin contar que después hay que guardarlas o deshacerse de ellas). ¿No podría haber dado un uso mejor a esas 22 horas? ¿Todavía es cierto que no tiene tiempo para dedicarle a la familia? ¿Qué relación encuentra entre esta cifra y las postergaciones habituales? Siempre piensa que no duerme lo suficiente; ¿ya lo tiene resuelto? ¿Acaso valieron esas revistas cada una de las horas dedicadas a su adquisición? ¿Le han proporcionado 22 horas de placer, y algo más...? Pero no conteste todavía. Fíjese cómo el hecho de convertir las pesetas en horas le revela lo que le cuesta realmente mantener su estilo de vida. En el capítulo 4 vamos a seguir analizando estas cuestiones. Vamos a analizar otro ejemplo: lo que paga por el alquiler o la hipoteca. Digamos que paga 1000 dólares (125 000 pesetas) al mes

} Adonde va a parar todo eso i 131

por el privilegio de vivir en su casa o piso. Algunas personas dirán que es una cifra excesiva, otras que es muy poco. Recuerde que esta cifra no es más que un ejemplo y no significa que sea el precio adecuado. Si partimos del cálculo de que realmente gana 4 dólares (500 pesetas) por hora, dividamos esos 1000 dólares (125000 pesetas) entre 4 para obtener una cifra real. Mantener este techo determinado sobre su cabeza le está costando 250 horas mensuales. Teniendo en cuenta la jornada habitual de 40 horas semanales, es fácil darse cuenta de que la vivienda le cuesta más horas de las que dedica al trabajo. Cada hora de trabajo sirve para pagar una vivienda de la que quizá no disfrute más de dos o tres horas por día. ¿Merece la pena? No estamos hablando del mercado de la vivienda en su lugar de residencia. No nos referimos a lo que todo el mundo sabe que puede o debe hacer con respecto a la vivienda; simplemente estamos observando que le cuesta 250 horas mensuales vivir donde vive. Nada más. Sin vergüenza ni culpa... ni excusas. Ahora divida el total de la columna de cada subcategoría entre la cantidad de horas de energía vital que le ha costado (redondee en medias horas). La tabla mensual tendrá ahora un aspecto similar a la de la figura 3-3.

ALGUNAS IMÁGENES QUE VALEN MÁS QUE MIL PALABRAS Vamos a estudiar los casos reales de varios PIF que han obtenido provecho de este paso. Fíjese en las categorías que se estableció Rosemary Irwin en la figura 3-4. ¿No le parece que de la simple observación de la tabla correspondiente al mes de enero de 1991 podemos extraer algunas conclusiones acerca de su personalidad? Es evidente que valora mucho la belleza, puesto que utiliza para ella dos categorías (belleza y estética). Se nota que se ocupa de su cuerpo y está dispuesta a gastar dinero para mantener su salud. Resulta revelador que tenga categorías positivas, como productos para la salud y servicios de salud, en lugar de categorías negativas, como medicamentos y médicos. La categoría donativos indica que aporta lo suficiente para considerarla por separado en lugar de incluirla en varios.

132 ¿Adonde va a parar todo esof

Mes: enero

Año: 1991 Gastos

Sueldo real por horas: $ 6.75 Total en dólares

energía

} Adonde va a parar todo eso i 134

vital

Alquiler

200,00

30

Gas natural Electricidad

14,00

Ingresos

Horas de

2

Sueldo

1345,16

Reembolso por kilometraje

23,87

Otros

15,00

Servicios varios Teléfono Hogar Alimentación

3,72

0,6

18,96

2,8

55,00

8

Extras

2,22

0,3

Comer fuera

3,89

0,6

Alcohol

4,24

0,6

24,44

3,6

160,30

24

Gasolina/aceite Reparación/mantenimiento del coche Seguro/impuestos del coche Aparcamiento

0,25

Transporte público Seguro médico

36,06

5

Productos para la salud Servicios de salud

5,00

0,7

8,50

1,3

6,93

1

Higiene Belleza Ropa: necesaria Ropa: innecesaria

16,42

2,4

Regalos/tarjetas

12,00

1,8

Libros/revistas

16,20

2,4

2,03

0,3

Diversión Estética

Crecimiento personal Correo Papelería Fotocopias Donativos Cargo comisión por servicios bancarios Varios

0,40

Préstamos

50,32

TOTAL

640,88

7 TOTAL

FIGURA 3-4 Tabla mensual de Rosemary, incluidas las horas de energía vital

1 384,03

¿Adonde va a parar todo eso' 135

Si lo comparamos con la media del año anterior para la misma categoría, las cifras ¿aumentan o disminuyen? La categoría crecimiento personal no aparece normalmente en un presupuesto estándar. El proceso de elaboración de la tabla proporcionó a Rosemary información muy valiosa acerca de sus prioridades y le dio un método concreto para averiguar hasta qué punto estaba dedicando su energía vital a ¡as cosas que realmente le importaban. El ritual periódico de apuntar las cifras reúne todas las características de un juego emocionante. ¿Cuánto suma cada categoría? ¿Ha aumentado o disminuido con respecto al mes anterior? Vamos a analizar ahora las categorías que ha elaborado una pareja y su tabla mensual de control. Lu Bauer y Steve Brandon viven en una zona rural del Estado de Maine, en el noreste de Estados Unidos. Profesionalmente se encuentran en extremos opuestos: él es camionero y ella, contable; en cambio, en lo personal se llevan muy bien y disfrutan de la conciencia y la comunicación que surge de compartir ingresos y gastos. Para calcular su salario real por horas, sumaron los totales para obtener una sola cifra para ambos: 6,35 dólares (793 pesetas) por hora. Como se desprende de la figura 3-5, el total

de horas ajustadas de Lu suma setenta y siete y media, mientras que las de Steve son sesenta y siete y media, es decir, 145 horas entre los dos. Los ingresos totales de Lu fueron de 671 dólares (83 875 pesetas), mientras que los de Steve fueron de 250 dólares (31250 pesetas); sumando ambos resultan } Adonde va a parar todo eso i 138 921 dólares (115125 pesetas). Si dividimos los ingresos de ambos por las horas de ambos se obtiene la cifra de 6,35 dólares (793 pesetas) por hora; esto significa que cada dólar (unas 125 pesetas) gastado representa casi nueve minutos y medio de energía vital. Echemos un vistazo a la figura 3-6, su tabla correspondiente al mes de agosto de 1990. Verá que los ingresos no concuerdan con sus cómputos anteriores, algo bastante comprensible ya que ambos tienen un horario variable según la estación y otros factores. No obstante, como media sigue siendo válida la cifra de 6,35 dólares (793 pesetas) por hora. Miremos ahora las categorías que han incluido. Si nos fijamos en todas las subcategorías de animales, nos damos cuenta de que les gustan mucho. ¿Qué querrá decir ese otros? ¿Tal vez gatos callejeros, o invitados, o la vaca cuando no produce leche? También parecen generosos, porque los donativos incluyen dos categorías. Los gastos de la casa indican que pueden estar construyéndola o remodelándola poco a poco y, teniendo en cuenta el bajo coste de mano de obra del mes, es probable que lo hagan ellos mismos. Los 818 dólares (102250 pesetas) que han pagado de hipoteca incluyen otros 200 dólares (25000 pesetas) de amortización de capital. Ahorran muchos intereses de la hipoteca al amortizarla lo antes posible. Aparte de que Steve afirma que la propia tabla le ha hecho ahorrar de una manera insólita. Cierto mes (no este en particular), analizando la categoría golosinas, descubrió que estaba colgado de las galletas: había gastado el doble en galletas que en música, una de sus principales aficiones. «De no ser por la tabla», confiesa, «habría tenido que hacer terapia durante diez meses para modificar mi comportamiento a fin de aprender a controlar mi peso. En cambio así, la tabla mensual me sirvió para tomar conciencia de la situación». Sumar ingresos y gastos va bien para Lu y Steve; en cambio, para otras parejas la única forma de conseguir reflejar con exactitud sus patrones únicos ha sido separar las cifras de cada uno. Cualquiera diría que ya que Lynn y Cari Merner compartían la misma pasión (la música) y la misma profesión (la informática) lo natural sería que calcularan juntos los ingresos y los gastos. Pero si bien desde fuera parecían una pareja muy bien avenida, tenían personalidades totalmente diferentes. Cari era más racional, conservador y calculador, mientras que Lynn era más emocional, experimental y desorganizada. Tenían caprichos diferentes. Su forma de comprar era diferente. Sus aficiones (dejando apart.e la música) eran diferentes. La elaboración conjunta de la tabla mensual no les brindaba demasiada información útil. No sólo eso, sino que poco después de comenzar el programa, Lynn dejó de trabajar en informática y se puso a trabajar fuera de casa como profesora de piano a tiempo completo. Su horario y su sueldo dejaron de ser fijos de modo que, como compensación por aportar menos dinero a la economía familiar, se hacía cargo de las tareas domésticas. Este arreglo no monetario no se reflejaba en la tabla mensual de una manera

satisfactoria. Cuanto más se esforzaban para que saliera bien, más aumentaban las tensiones entre ellos. Entonces, para mantener las relaciones amistosas dentro del matrimonio y seguir haciendo el programa, decidieron separar sus finanzas. A Cari le pareció razonable; a Lynn, un } Adonde va a parar todo eso i 139 riesgo, aunque accedió a hacer la prueba. Se sorprendió mucho al comprobar que el hecho de llevar las cuentas por sí misma le brindaba una maravillosa sensación de autonomía. Descubrió que, durante los años de matrimonio, se había vuelto dependiente en muchas formas sutiles y recuperó entonces la fuerza y la independencia que tenía de soltera. Vamos a ver cómo hacía su balance otra PIF. Diane Grosch aplicó su mente lógica de programadora a la tarea de elaborar una hoja de balance a su medida. Las categorías de su tabla mensual se parecen a las de Rosemary y por eso no las incluimos; en cambio, su balance manifiesta tal precisión y corrección que merece la pena verlo (véase la figura 3-7). La elaboración de este balance personalizado le facilitó la contabilidad a fin de mes y, al mismo tiempo, le proporcionó mayor precisión. Constituyen su capital la suma de sus ahorros, una cuenta del mercado monetario y unos bonos. Todo ese dinero genera unos intereses que ella prefiere mantener al margen de lo que tiene en la cuenta corriente. Estos ejemplos no pretenden establecer un patrón, sino servirle de muestra para que pueda confeccionar una tabla mensual a su medida. Recuerde que esto no es un presupuesto ni un plan de gastos. Nadie pretende encasillarle dentro de la sociedad. La elaboración de este balance constituye un proceso de descubrimiento Agosto de 1990 Final

Capital: Ahorros

5,64

Análisis coste-beneficio Bonos Cuenta corriente Efectivo en caja

Principio

1 538,84 70000,00

5,61 3695,19 65000,00

1 341,61 69,44

0,03 -2156,35 5000,00

435,03

906,58

94,24

-24,80

T otal diferencia Total gastos

Dinero no

Diferencia

= 3725,46 + 537,38

Total ingresos

- 4272,40

contabilizado

= - 9,56

FIGURA 3-7 Balance de Diane

personal. No se trata de aprender cómo hay que hacerlo, sino de que cada uno lo haga a su manera. No hay una forma que esté bien y otra que esté mal; lo importante es hacerlo, como nos demuestra la historia siguiente. Lo más notable de la experiencia de Leslie Nelson con la tabla mensual no es la forma sino el impacto que ha tenido en su vida. Leslie vive en Santa Fe (Nuevo México), y es camarera y activista. Por naturaleza le interesa

mucho más la política que lo que gana. Mantener el control no se le daba bien por naturaleza, y tal vez por ese motivo este paso tuvo tanta importancia para ella. Antes de hacer el programa de la IF, «debía dinero y era totalmente inconsciente de cualquier cuestión monetaria». Las tablas le han } Adonde va a parar todo eso i 140 proporcionado un punto de apoyo. Cuando se le escapan de las manos, se da cuenta de que vuelve a endeudarse. Como su tabla tiene una forma que le permite registrar los gastos día a día, es mucho más minuciosa a la hora de apuntarlo todo. Esta diligencia ha rendido sus frutos: en cinco años ha reunido 20 000 dólares (2 500 000 pesetas) de ahorros, que son inviolables, aunque a veces se descontrole un poco y sienta la tentación de aumentar sus gastos. Y no sólo eso, sino que además la declaración de renta ha dejado de ser una pesadilla para convertirse en un sueño. Este paso es esencial para el resto del programa, por eso todos aquellos que afirman orgullosamente que siguen el programa porque controlan hasta la última peseta están completamente equivocados. Este paso le ayuda a darse cuenta de tantas cosas y a sentirse tan fuerte que habrá merecido la pena hasta el último minuto que dedique a su preparación. A continuación presentamos, a modo de ejemplo, algunas formas posibles de desglosar las categorías más extensas en subcategorías restringidas que reflejen su calidad de vida personal. Recuerde que se trata de un ejemplo y que no debe servir más que como tal. Si se limita a adaptarlo a su situación, se estará perdiendo una parte importante del paso, que consiste en descubrir y perfeccionar sus propios patrones de gastos. La intención del programa es hacerle tomar conciencia. GUÍA 1. Alimentación A. En casa, comidas principales B. En casa, comida rápida y dulces C. En casa, con invitados D. En el trabajo, comidas principales E. En el trabajo, tentempiés y descansos F. Fuera, restaurantes, por diversión G. Fuera, comida rápida, por comodidad mientras vamos de compras, etc. H. Comida sana, régimen especial, la última moda, etc. I. Golosinas, adicciones actuales J. Caprichos especiales: helados, tapas, etc. K. Artículos de jardinería: semillas, abono, etc. 2. Vivienda A. Amortización de la hipoteca (los intereses se incluyen en la categoría 11) o alquiler B. Hoteles C. Alquiler en vacaciones D. Arreglos en la vivienda E. Remodelación F. Impuesto sobre bienes inmuebles

3. Sevicios A. B. C. D. E. F. G. H. I.

Electricidad Calefacción Leña Butano o gas natural Carbón para la barbacoa Agua Teléfono Recogida de residuos Alcantarillado

} Adonde va a parar todo eso i 141

4. Mantenimiento del hogar

A. B. C. D. E. F. G.

Productos de limpieza Lavandería y limpieza en seco Ferretería y reparaciones Accesorios del cuarto de baño Artículos de cocina (excluidos alimentos) Servicios especiales: fontanero, empleada de hogar, jardinero. etc. Herramientas adquiridas para proyectos domésticos (aunque no se hayan llevado a cabo) H. Gastos de la terraza o el jardín. 5. Ropa y adornos (joyería, bisutería y accesorios)

A. Necesidades diarias, ropa para mantener el cuerpo vestido y protegido B. Ropa de trabajo C. Ropa de vestir D. Ropa de deporte: equipo para correr, equipo de tenis, zapatos de golf, botas para ir de excursión, equipo de ciclismo, trajes de baño, equipo de montar, mallas y calentadores para hacer ejercicio, ropa para bailes folcló- ricos, etc. E. Compra compulsiva F. Ropa comprada por razones psicológicas y emocionales 6. Transporte

A. Traslados de y hacia el trabajo B. Automóvil: gasolina

C. D. E. F. G. H. I. J. K. L.

Automóvil: aceite Automóvil: mantenimiento habitual Automóvil: taller mecánico } Adonde va a parar todo eso i 142 Automóvil: seguro, inspección, matriculación, carnet de conducir Transporte público, local Avión, tren, autocar interurbano Alquiler de coches Reparación y mantenimiento de bicicletas Cuotas del coche Peajes y aparcamientos

7. Comunicaciones

A. Teléfono: tarifa básica, llamadas de larga distancia, teléfono celular (todo repartido entre el uso laboral y el social) B. Correo, papelería, correo urgente, servicio de mensajería C. Fotocopias, imprenta D. Telegramas, cablegramas E. Fax F. Módem G. Servicio de correo electrónico H. Coste de las líneas 900 8. Salud

A. B. C. D. E. F. G. H. I.

9. Ocio A. B. A. B. C. D. E. F. G.

Médicos Odontólogos Seguro médico Medicinas alternativas: masajes, acupuntura, etc. Medicamentos con receta Vitaminas y suplementos Regímenes por recomendación médica Gimnasio Ortopedia, prótesis, ayudas técnicas: gafas, plantillas, etc.

Bebidas alcohólicas: en casa, en el bar Tabaco Drogas recreativas, sin receta médica Acontecimientos deportivos Teatro, conciertos, museos Cine Cintas de audio, discos, discos compactos Cintas de vídeo Equipo electrónico: cámara de vídeo, radio, televisión, radiocasetes, walkman, equipo estéreo, etc. J. Educación: talleres, clases, conferencias K. Libros, revistas, periódicos L. Aficiones, manualidades, artes plásticas M. Juguetes N. Ordenador personal y accesorios 0. Equipo de deportes y de acampada

P. Gastos relacionados con la práctica del deporte: telesillas, entrada a la pista de patinaje, etc. 10. Regalos y donativos } Adonde va a parar todo eso i 143 A. Regalos personales B. Iglesia C. Organizaciones de ayuda (Cáritas, UNICEF, etc.) D. Colectas en el despacho E. Activismo (igualdad de derechos, solidaridad con el Tercer Mundo, etc.) F. Contribuciones a grupos políticos G. Mendigos 11. Intereses y gastos bancarios (el coste de ganar y gastar) A. Intereses de la/s hipoteca/s B. Coste anual de las tarjetas de crédito C. Intereses por los pagos con tarjeta de crédito D. Intereses de las cuotas del coche E. Gastos e intereses de las compras a plazos F. Intereses y gastos por préstamos bancarios G. Coste adicional por comprar gasolina con tarjeta de crédito, en vez de hacerlo en efectivo H. Gastos de la cuenta corriente 1. Recargos por pagos atrasados J. IRPF Pérdidas A. Dinero perdido B. Dinero robado C. Dinero perdido en máquinas expendedoras y teléfonos D. Dinero prestado (se trata como ingreso en el momento de la devolución) E. Pérdidas en el juego, apuestas, etc. F. Billetes de lotería G. Diferencias en la contabilidad mensual 13. Caprichos Encontrará una lista parcial de posibles caprichos en cualquier catálogo de ventas por correo. Cada artículo de cada página lo es en potencia, desde los anillos hasta los zapatos. 14. Otros gastos 15. Ingresos A. Sueldo, salario, propinas: neto B. Dinero encontrado C. Devoluciones de préstamos D. Herencias, regalos E. Intereses de las cuentas de ahorros F. Intereses de las inversiones G. Dividendos

H. Devoluciones del IRPF I. Bonificaciones J. Devoluciones fiscales (cuando se reciben) K. Reintegros } Adonde va a parar todo eso i 144 L. Ganancias obtenidas por ventas particulares M. Ganancias obtenidas por la venta de obras de arte, artesanía N. Premios en efectivo O. Ganancias del juego 16. Ahorros. Capital A. Cuentas de ahorro en el banco B. Huchas, lata de galletas, bonos del Estado, certificados de depósito, etc. C. Inversiones aseguradas no especulativas: bonos del Estado, certificados de depósito, etc. D. Otras inversiones y especulaciones. Tenga en cuenta que le ha llevado más tiempo leer esta parte del capítulo que lo que tardará en rellenar la tabla mensual cuando la haya elaborado.

RESUMEN DEL TERCER PASO 1. Decida cuáles son las categorías y subcategorías exclusivas de gastos e ingresos del mes que le conviene que figuren en el registro diario. 2. Confeccione la tabla mensual. 3. Apunte todas las transacciones monetarias en la categoría correspondiente. 4. Calcule el total de gastos para cada subcategoría. 5. Sume el total de ingresos y el total de gastos del mes. Calcule el total del efectivo en caja y el saldo de todas las cuentas bancarias. Aplique la fórmula (el total de ingresos mensuales menos el total de gastos mensuales, más o menos el error del mes) para comprobar su grado de precisión. A fin de mes ha de tener el dinero que tenía al principio más los ingresos mensuales menos los gastos mensuales. 6. Convierta la cantidad de dinero que ha gastado en cada subcategoría en horas de energía vital, utilizando el método para calcular el salario real por horas que ha obtenido en el segundo paso.

4 ¿CUÁNTO ES SUFICIENTE? ¿QUÉ ES ESTAR SATISFECHO?

¿Qué es la satisfacción? Tanto en el sentido de alcanzar una meta como en el de disfrutar de un momento de profunda alegría, la satisfacción es la experiencia de cumplir un gusto o un deseo, como cuando alguien dice: ¡Aaahhh!... ¡Qué comida tan deliciosa! ¡Qué bien hecho está este trabajo! o ¡Qué buena compra! Pero para que uno quede satisfecho ha de saber lo que está buscando. Resulta bastante sencillo darse cuenta de lo que es la satisfacción en términos de comida o de otros placeres temporales. Pero para estar satisfecho en un sentido más amplio, para estar satisfecho con la vida, hace falta saber lo que uno pretende, tener una idea de lo que sería una buena vida. Sin embargo muchos de nosotros, al crecer, hemos dejado atrás nuestros sueños. En lugar de escribir un gran libro, uno se conforma con redactar anuncios publicitarios; en vez de convertirse en un orador inspirado, a uno le basta con llegar a ser administrador y mediador entre facciones en pugna. En vez de conocer de verdad a sus pacientes, saber cómo viven y lo que les preocupa, los médicos de hoy día visitan a tantas personas que no disponen de más de cinco minutos para cada una. Después de soñar con dar la vuelta al mundo, nos conformamos con dos semanas de vacaciones en lugares plagados de turistas. Llevar una vida satisfactoria y plena parece casi imposible, teniendo en cuenta lo que hace falta simplemente para resolver las necesidades y los problemas cotidianos. No obstante, en algún momento de nuestra vida casi todos soñábamos con llegar a ser algo. No importa donde se encuentre en estos momentos; deténgase y dedique unos minutos a reflexionar sobre sus sueños. Muchos de nosotros hemos pasado tantas horas, días e incluso años de nuestra vida trabajando por cuenta ajena que a veces nos cuesta ponernos en contacto con nuestros sueños. Muchos de nosotros hemos ido deshaciéndonos poco a poco de lo que nos hacía únicos para encajar en nuestro nicho social, y ahora nos parece que somos indulgentes con nosotros mismos si

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 146

nos preguntamos qué clase de nicho nos gustaría labrarnos para nosotros mismos. No importa, dése el gusto. Mire por una ventana o cierre los ojos, y trate de imaginar lo que sería para usted una vida verdaderamente satisfactoria. Para ayudarle a iniciar el camino, le planteamos los siguientes interrogantes: ♦ ♦ ♦ ♦ ♦

¿Qué quería ser de mayor? ¿Qué ha querido hacer siempre pero no ha hecho nunca? ¿Qué ha hecho en la vida de lo que realmente se sienta orgulloso? Si supiera que sólo le queda un año de vida, ¿qué haría durante ese tiempo? ¿Qué le produce mayor satisfacción, y cómo se relaciona esto con el dinero? ♦ Si no tuviera que trabajar para vivir, ¿en qué emplearía el tiempo? A lo mejor prefiere responder por escrito. Estas preguntas sirven para que se centre en lo que valora de verdad, en lo que da sentido a su vida. En este paso, vamos a averiguar hasta qué punto sus gastos coinciden con estos valores.

TODO EL MUNDO TIENE UN SUEÑO El sueño de algunas personas es bastante convencional y lo comparten gran cantidad de individuos. El sueño de Amy y Jim Dacyczyn, por ejemplo, era bastante simple: querían tener hijos y vivir en una granja enorme en medio del campo. Cuando se casaron, entre los dos llevaban más de veinte años en el mundo laboral; él como marino de carrera y ella como artista gráfica. Y sin embargo, sus ahorros apenas ascendían a 1500 dólares (187500 pesetas). Cuenta Amy que tuvieron el primer hijo «nueve meses y quince minutos después de casarnos». Se dieron cuenta de que para ellos la familia y la comunidad eran más importantes que el rápido ritmo de vida que llevaban y decidieron educar a sus hijos y hacer realidad su sueño con un solo ingreso: el sueldo que cobraba Jim en la Marina. Para hacer realidad su sueño, recurrieron a toda la experiencia de frugalidad obtenida de unos padres ahorradores e inventaron montones de estrategias de ahorro, pero sin tener jamás la sensación de carecer de nada. Disfrutaban de este desafío a su creatividad y la relación entre ellos prosperaba a partir del objetivo común. Al cabo de siete años tenían cuatro hijos y 49 000 dólares (6125 000 pesetas) de ahorros (todos procedentes de los ingresos de Jim, que ganaba menos

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 147

de 30000 dólares [3 750000 pesetas] anuales; Amy se quedaba en casa con los niños), suficientes para dar una entrada de una granja en Maine, saldar las deudas y comprar un coche, muebles y accesorios. Dos años después, Amy decidió aplicar sus conocimientos como artista gráfica para crear un foro donde intercambiar ideas sobre la austeridad. En junio de 1990 nació The Tightwad Gazette (algo así como La gaceta tacaña,), un boletín de ocho páginas lleno de consejos prácticos para vivir bien con poco dinero, y un año después nacieron los mellizos. Todavía son capaces de vivir bien. Su historia demuestra que los sueños sencillos, como vivir en el campo y dedicarse a tener hijos, no son inalcanzables. En cambio, hay personas cuyo sueño resulta menos convencional: A Wes Lambert le apasiona la naturaleza, tanto disfrutarla como conservarla. Para él, el programa de IF es un modo de hacer lo que siempre ha querido: contribuir a que la humanidad conozca y respete el mundo natural... a tiempo completo. Hace lo posible porque los distintos aspectos de su vida concuerden con su sueño. Como químico, su trabajo consiste en determinar la calidad del aire. Se ha ido a vivir cerca del lugar donde trabaja para poder ir a pie y no aumentar así la contaminación. En vacaciones, le gusta hacer piragüismo en zonas silvestres no contaminadas, y los fines de semana da clases de piragüismo para que otras personas aprendan a relacionarse con la naturaleza de forma segura y respetuosa. Su renta disponible le permite incrementar sus ahorros y apoyar a distintas organizaciones ecologistas. Toda su vida gira en torno al mundo natural y cada uno de sus aspectos apunta en esa dirección. Y algunas personas prefieren satisfacer varios sueños al mismo tiempo. Kees (se pronuncia keisj y Helen Kolff son un caso especial. Él es médico y dirige una clínica que brinda atención sanitaria a minorías y trabajadores inmigrantes. Helen ha sido maestra y ahora participa en programas de distintas organizaciones no lucrativas, aparte de ocuparse de la familia. Las vidas de ambos reflejan lo que ambicionaban cuando se conocieron en la universidad. Han disfrutado de sus veinticuatro años de matrimonio y de la educación de sus dos hijos, pero ahora esperan a que el nido quede vacío para volar ellos también. El programa financiero les ha brindado una forma de renunciar al empleo remunerado al mismo tiempo que dejan de ser padres a tiempo completo, y ya han comenzado a averiguar en qué proyectos pueden participar los dos juntos, tal vez en algún país del Tercer Mundo.

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 148

El cuarto paso del programa financiero le permite evaluar sus prioridades y corregir sus cuentas. Le ayuda a recuperar los sueños que tenía guardados y a incorporarlos a esa vida cotidiana en la que se mata trabajando hasta que, con el tiempo, descubra que por fin ha aprendido a ganarse la vida.

El cuarto paso: tres preguntas que le van a cambiar la vida En este paso tiene que evaluar sus gastos formulándose tres preguntas con respecto al total que ha gastado en cada una de las subcategorías. 1. ¿He recibido satisfacciones, recompensas y valores proporcionales a la energía vital que he gastado? 2. Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida? 3. ¿De qué forma cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para vivir? Para hacer este paso, vuelva a la hoja de la tabla mensual y fíjese en las tres filas en blanco en la parte inferior. Apunte en ellas la respuesta a estas tres preguntas (véase la figura 4-1). Ya ha convertido el dinero en horas de energía vital; ahora tiene que decidir cómo quiere gastar un bien tan precioso. Estas tres preguntas, aplicadas a cada una de las subcategorías de la tabla mensual, le darán una base para evaluar la forma en que se gasta el dinero.

PRIMERA PREGUNTA: ¿HE RECIBIDO SATISFACCIONES, RECOMPENSAS Y VALORES PROPORCIONALES A LA ENERGÍA VITAL QUE HE GASTADO? Esta pregunta le ofrece un modo de evaluar sus gastos. Examine cada subcategoría teniendo en cuenta esta pregunta. Si este gasto de energía vital le ha producido tanta satisfacción que incluso quisiera aumentar el gasto en esta subcategoría, dibuje un + (o una flecha hacia arriba) en la primera casilla. Si le ha producido poca satisfacción o ninguna, ponga un - (o una flecha hacia abajo). Si el gasto está bien tal como está, trace un 0. Este sencillo ejercicio le permitirá apreciar cuándo los gastos son automáticos, tal vez incluso porque hay una adicción. A lo mejor hasta encuentra sus

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 149

debilidades, sus caprichos. Al principio puede que se enfade y quiera defender estos hábitos. «Pues a mí me gusta tener un montón de zapatos. Cada par cumple una función. De todos modos, es mi dinero.» Nadie pretende quitarle sus caprichos. En realidad, ni siquiera hay nadie que le preste atención, porque este ejercicio requiere una franqueza que aflora mejor cuando estamos solos. Con el tiempo, cuando vea la cantidad de horas de vida que ha perdido sólo para regalarse otro capricho más, puede que hasta deje de considerarlos un tesoro y los vea como un premio de consolación. Evy McDonald, una enfermera de cuidados intensivos, habla de sus compras favoritas: «Me di cuenta de que cada mes me compraba por lo menos un par de zapatos, me los ponía unas cuantas veces y después los colocaba al fondo del armario, junto con los demás cuarenta y pico pares, para dejar sitio a otro par más. Calculé que, en un mes, un par de zapatos me costaba diez horas de duro trabajo. Puse un gran signo menos en la casilla

152 ¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho?

FIGURA 4-1 Ejemplo de tabla mensual con las tres preguntas

correspondiente a la categoría de los zapatos. Por más que lo racionalizara, nada me impedía comprobar una verdad tan sencilla: no ganaba nada teniendo tantos pares de zapatos.»

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 154

Puede ocurrir, por el contrario, que compruebe que ha sido mezquino en categorías que le brindan muchas satisfacciones. Destaque esos aspectos que le resultan tan agradables y ponga un + (o una flecha ascendente) en aquellas columnas donde en realidad gasta de menos. Lo principal a la hora de hacer esta evaluación es ser objetivos, sin tratar de encontrar explicaciones que justifiquen unos gastos excesivos o insuficientes y sin condenarnos por haber gastado tanto en tal o cual categoría. No debemos olvidar la frase clave: sin vergüenza ni culpa. También en el caso de las parejas este paso ha sido muy útil para conversar con ecuanimidad y objetivamente sobre las diferencias en su forma de gastar. Ted y Martha Pasternak comprobaron que esta pregunta les permitía acceder a un método más sereno para evaluar los patrones de gastos de cada uno sin colocarse a la defensiva ni agredirse. En vez de condenar abiertamente una de las compras de Ted, Martha le pregunta con mucha calma si realmente ha recibido satisfacciones, recompensas y valores proporcionales a la energía vital que ha gastado. De este modo están en condiciones de percibir, e incluso de hacer comentarios acerca de los caprichos del otro de una forma mucho más comprensiva. En el caso de Martha, son los libros: en el de Ted, los teléfonos (tiene un aparato en cada habitación, y no siempre funcionan). El hecho de ser capaces de conversar sobre opciones financieras sin pelearse ha sido muy valioso para ellos y de hecho les ha ayudado mucho en su matrimonio. Hay que establecer un criterio personal para medir el grado de satisfacción Encontrar una respuesta a esta pregunta le sirve para establecer un criterio personal para medir su grado de satisfacción y, al mismo tiempo, para librarse de cualquier hábito de compra perjudicial. Tal vez descubra que viene calculando su satisfacción o su insatisfacción en función de lo que tienen las personas que le rodean, o de lo que debería tener según la publicidad. Estar satisfecho es tener lo suficiente. Piénselo. Tanto para la comida como para el dinero o los bienes materiales, si no sigue un criterio personal que le indique cuánto es suficiente, pasará directamente del insuficiente al exceso, sin prestar casi atención al suficiente, que se pasa en un abrir y cerrar de ojos. Entonces no sabrá lo que es la satisfacción. Si trabaja con empeño en torno a esta pregunta aprenderá a distinguir un criterio personal que le servirá para saber cuánto es suficiente. Para establecer este criterio personal, lo primero que hay que hacer es tomar conciencia. No en vano se ha dado en llamar el sueño americano a esa opulencia

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 155

que nos rodea; en realidad estábamos dormidos. Despertamos cuando nos cuestionamos el sueño. Preguntarnos a nosotros mismos, todos los meses, si hemos recibido satisfacciones proporcionales a la energía vital que hemos gastado en cada subcategoría despierta en nosotros ese ansia natural por saber cuándo tenemos lo suficiente. Así aprende a diferenciar una ilusión pasajera de la verdadera satisfacción, ese punto de perfecto equilibrio en el cual desaparecen los deseos porque se han cumplido con creces. Menos sería insuficiente; más sería excesivo. Una comida nos resulta satisfactoria cuando todos los sabores, los olores y las texturas se funden a la perfección y nuestro apetito queda saciado sin el menor síntoma de haber comido en exceso. Asimismo, un coche es satisfactorio cuando cubre nuestra necesidad de transporte, cuando lo disfrutamos durante miles de kilómetros, cuando no perjudica a nuestro bolsillo ni a nuestros valores y cuando, con un buen mantenimiento, resulta fiable y placentero de conducir. Ese criterio personal desecharía cualquier deseo superficial de impresionar a los demás, de evitar el aburrimiento de conducir el mismo coche durante dos años seguidos, de poseer un Mercedes por lo que representa socialmente, o de tener un convertible azul que haga juego con el color de sus ojos. Todos éstos son criterios externos. Cuando una experiencia o una adquisición resulta verdaderamente satisfactoria, desaparece el deseo durante mucho tiempo. Uno se siente satisfecho, contento y en paz. Poseer un criterio personal de satisfacción de hecho forma parte de lo que llamamos integridad financiera. Uno aprende a tomar decisiones financieras independientemente de lo que la publicidad y la industria deciden que más le conviene. Uno queda al margen de la humillación de ser manipulado para que gaste su energía vital en bienes que no le producen satisfacción. Contaba Marcia Me- yer que antes de hacer esta evaluación se sentía incapaz de dominar el dinero que llevaba en la cartera. «Entraba en una tienda y el dinero salía volando de mi cartera. No literalmente, claro, pero me daba esa sensación. No podía evitarlo.» Una forma de independencia financiera consiste en ser capaces de frenar los gastos inconscientes. Recapitulación Al evaluar cada subcategoría, ponga un 0 en la casilla si le parece bien lo que ha gastado, un + (o una flecha hacia arriba) si le produce tanta satisfacción que incluso quisiera gastar más, o un - (o una flecha hacia abajo) si no está satisfecho con lo que ha gastado. Esta pregunta le brinda la oportunidad de comprobar el grado de satisfacción en su vida mediante el análisis de algo tan sencillo y

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 156

concreto como su manera de aprovechar su energía vital. Sin vergüenza ni culpa. No son más que hechos.

SEGUNDA PREGUNTA: ESTE GASTO DE ENERGÍA VITAL, ¿CONCUERDA CON MIS VALORES Y EL PROPÓSITO QUE TENGO EN LA VIDA? Esta pregunta resulta muy reveladora, porque nos proporciona una forma concreta de darnos cuenta de si estamos o no aplicando lo que defendemos. Como ha hecho con la primera pregunta, interrogúese acerca de cada subcategoría: «Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?» Si la respuesta es un sí rotundo, ponga un + (o una flecha hacia arriba) en la segunda casilla, en la columna correspondiente; si es un no, ponga un - (o una flecha hacia abajo). Si está bien, ponga un 0. Tómese el tiempo que haga falta para pensar cada respuesta. Las personas como Amy y Jim Dacyczyn tenían una escala de valores muy clara y sabían muy bien lo que querían cuando empezaron a vivir con austeridad. Lo mismo se puede decir de Wes Lambert y de Kees y Helen Kolff. Contrastar sus decisiones financieras con estos dos factores les ayudó a hacer coincidir sus finanzas con sus sueños. En cambio, hay muchas personas que disfrutan de un mayor bienestar económico y sin embargo sufren de pobreza de ideales. Entre los confusos encontramos muchos ricos herederos, bien preparados financieramente pero que no saben adonde van. Y muchas personas normales que han alcanzado el sueño americano y ahora se preguntan si la vida no tendrá algún otro sentido. ¿Qué le parece? ¿Tiene claros sus valores y el sentido de la vida?, ¿o están desenfocados, enterrados bajo el peso de un estilo de vida que no termina de cuadrar? Los valores Vamos a hablar primero de los valores. Nuestros valores son aquellos principios y cualidades que nos interesan, que son realmente importantes para nuestra sensación de bienestar. En un nivel, los valores son las ideas y las convicciones que nos sirven de base para tomar decisiones. Son como un ADN invisible, compuesto por lo que consideramos que está bien y está mal, del cual dependen nuestras opciones. Cuando elegimos proporcionar a nuestros hijos comida, casa y abrigo, lo hacemos a partir de unos valores. La decisión de pasar el

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 157

día paseando por el parque o de regresar al despacho depende de unos valores. La manera en que utilizamos nuestro tiempo libre y nuestra renta disponible refleja nuestros valores. De modo que nuestros valores son nuestras convicciones. Puesto que nuestra manera de actuar revela nuestras motivaciones reales, nuestros valores son asimismo conductas. (Los padres pretenden soslayar este hecho con la frase: «¡Haz lo que yo digo mas no lo que yo hago!») Este libro trata de una de las principales manifestaciones sociales de nuestros valores: la forma en que manejamos el dinero a lo largo de nuestra vida. Si mira su tabla mensual aprenderá mucho acerca de los valores que rigen su vida. ¿Qué revelan esos 100 dólares (12 500 pesetas, o 25 horas de energía vital, a 4 dólares, 500 pesetas, la hora, calculados en nuestro ejemplo del capítulo 2) destinados a comer fuera de casa? Hay muchas opciones: que valora la comodidad, que le gusta comer bien, o que quiere disfrutar de la compañía de sus amigos. ¿Y las 12 horas dedicadas a obras de caridad? ¿Y las 30 horas de la factura del teléfono? Es posible que esté de acuerdo con muchos de estos gastos y que cuestione otros. Tal vez le parezca bien destinar veinticinco horas de energía vital a comer fuera de casa... hasta que se da cuenta de que este mes apenas le ha dedicado ocho horas a uno de sus hijos. Para muchas personas, sus gastos expresan unos valores que no son los que les gustaría vivir. Al sumar algunas categorías, quizá compruebe que se ha dejado llevar por el hábito, la presión de sus compañeros, o incluso por el aburrimiento. Volvamos a las preguntas del comienzo del capítulo. Si no tuviera que trabajar para vivir, ¿en qué emplearía el tiempo? ¿Qué ha hecho en la vida de lo que realmente se sienta orgulloso? Si supiera que sólo le queda un año de vida, ¿qué haría durante ese tiempo? Su forma de responder a estas preguntas le dará una idea precisa de lo que realmente valora. Las tablas mensuales son como un espejo. Verá que todos los meses, al plantearse la pregunta «Este gasto, ¿concuerda con mis valores?», estará buceando en las profundidades de su ser. El mero hecho de formular y responder esta pregunta va a producir cambios, grandes y pequeños, que le acercarán a su integridad financiera, donde todos los aspectos de su vida financiera armonizan con sus auténticos valores. El proceso de llegar a la integridad es como el telescopio al que nos hemos referido en el capítulo 2. Los numerosos objetivos del telescopio permiten al observador ampliar y expandir su visión, pero sólo si cada uno de ellos está limpio y pulido, y sólo si todos están alineados y bien orientados entre sí. Si algún aspecto de nosotros mismos no coincide con nuestra totalidad,

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 158

no podremos ver muy lejos; al contrario, nuestra visión quedará completamente obstruida por ese objetivo que no está en línea. En 1985, Tom Clayton disponía de todos los factores para tener una vida agradable. Todas las piezas encajaban para proporcionarle el éxito: una esposa estupenda, dos hijos, dos coches, una casa preciosa y numerosas ventajas tangibles e intangibles que le brindaba su trabajo como administrador de una escuela. Gozaba de respeto, buenos ingresos y seguridad. Le iba bien pero no era feliz, sino todo lo contrario: estaba desesperado. Se sentía furioso e impotente ante un sistema que le había hecho creer que uno quedaba satisfecho cuando disponía de los medios adecuados (casa, coche, empleo, etcétera). Pero él no estaba conforme. Buscando una salida, acudió a uno de nuestros seminarios sobre la IF. Ese día tomó conciencia de algo que ya sabía: que la felicidad no viene del exterior, sino que deriva de integrar nuestros valores con nuestra relación con el dinero. Su vida no tenía nada de malo, sólo que al unir las piezas no obtenía nada de lo que sentirse orgulloso íntimamente. Su vida estaba bien pero era irreal. Al examinar sus valores se dio cuenta de que lo que más anhelaba era contribuir a resolver alguno de los problemas del mundo, en vez de ser uno de esos millones de personas que piensan que lo más importante es ocuparse de sus propios asuntos. ¿Qué podía hacer para vivir de acuerdo con sus valores? Su empleo, aunque no estaba mal, no manifestaba en absoluto su preocupación por los demás. Se arriesgó y, aunque ganando menos, abandonó el sistema educativo y puso una consulta privada de aseso- ramiento, y empezó a trabajar en una clínica en colaboración con un médico. Así fue centrando poco a poco su nueva carrera. Con el tiempo formaron una sociedad y se dedicaron a dar clases de formación y seminarios con el nombre de Bienestar Ilimitado. Tom y su socio ayudan a los demás a descubrir sus valores y lo que valen, su responsabilidad para consigo mismos y para con la sociedad. De este modo, Tom ha conseguido hacer que encajen las piezas de sus aptitudes, valores y preocupaciones en una vida de su agrado. Ahora, lo que piensa concuerda con lo que hace y así ha logrado ser feliz. ¿Qué es el propósito? Para responder a la segunda parte de esta pregunta, tiene que evaluar sus gastos en función del propósito que tiene en la vida. Seguro que tiene muy claro lo que significa tener una finalidad en la vida. Para algunos, como Amy y Jim Dacyczyn, su finalidad es trabajar en algo de su agrado o dedicarse a la familia. Puede ser que otros no lo tengan tan claro. Algunas personas pasan años buscando su propósito en la vida mientras que otras, como Wes Lambert, aparentemente lo

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 159

conocen desde que nacieron. Pero, ¿qué es exactamente eso que llamamos el propósito de la vida? En cierto sentido, se encuentra el propósito en la respuesta que uno da cuando le preguntan: «¿Para qué hace lo que hace?» Puede que la acción sea evidente, como cuando uno come, aunque la motivación puede variar, desde el apetito hasta el deseo de aceptación social o la necesidad de acumular hidratos de carbono con el fin de aumentar la resistencia física para ir a esquiar. El propósito es también el significado que cada uno atribuya a sus acciones. Ésta es la historia de tres picapedreros que están picando un bloque enorme cada uno. Una persona se acerca al primero de ellos y le pregunta: «Perdóneme pero, ¿qué está haciendo?» El picapedrero le responde con brusquedad: «¿Acaso no lo ve? Estoy picando este trozo de piedra enorme.» El curioso se acerca al segundo picapedrero y repite la pregunta. El otro lo mira con una mezcla de orgullo y resignación y le dice: «Me estoy ganando el sustento para mantener a mi esposa y a mis hijos.» Entonces, el preguntón se dirige al tercer picapedrero y le pregunta: «Y usted, ¿qué hace?» El tercer picapedrero lo mira con la cara radiante y le contesta con reverencia: «¡Estoy construyendo una catedral! » El significado que atribuimos a una acción procede de nuestro interior. Al igual que el primer picapedrero, tenemos la opción de negar que nuestras acciones tengan sentido más allá de la realidad física de lo que estamos haciendo. Como el segundo, podemos absorber el significado que nuestra cultura atribuye a lo que hacemos. Mantener una familia es un propósito aceptado culturalmen- te, como también lo son recibir educación, casarse y tener hijos, fundar una empresa de éxito, descubrir la manera de curar una enfermedad, ganar premios... y muchas cosas más. La respuesta del tercer picapedrero apunta a otro nivel de significado: a vivir de acuerdo con nuestros ideales más altos, a dedicarnos a algo que parece noble y merecedor de nuestra devoción constante. Además, hay una acepción genérica del propósito. Más allá de mi propósito muchos creen que está el propósito. Las religiones nos enseñan que dentro de cada uno de nosotros hay un núcleo de bondad, la capacidad para distinguir el bien del mal y el deseo de ohrar adecuadamente. Aunque los conceptos de bondad, verdad y belleza varíen en las distintas culturas, todas honran a los individuos que encarnan estos ideales. Por último, el propósito es también nuestra misión, ese compromiso apasionado que impulsa nuestras acciones. Cuando exponemos una misión, ya sea con una finalidad colectiva o individual, en general hablamos de algo tangible («Nuestra misión consiste en fabricar artefactos») y de algo intangible («Con la máxima precisión e integridad»). El hombre a menudo tiene esta sensación de misión para mejorar su comunidad o el mundo en general, por ejemplo, ayudando

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 160

a resolver problemas de hambre, desamparo, abusos en las relaciones familiares, calentamiento global. A veces, hay personas que encarnan ciertas cualidades, como el amor, la paz o la no violencia. En este contexto, el propósito se refiere a una prolongación de nosotros mismos hacia el mundo que nos rodea. Cómo encontramos nuestra misión Joanna Macy, educadora, ecologista y escritora, sugiere tres direcciones para buscar nuestra propia misión: 1. Trabajar con pasión en proyectos que le interesen profundamente. ¿Qué sueño tenía antes de dejar de soñar? ¿Qué trabajo haría aunque no le pagaran? No nos referimos a esas preferencias superficiales que aparecen en las pegatinas de los coches, como «Me encanta hacer submarinismo», sino a algo que le interese más que su propia comodidad y conveniencia. 2. Trabajar con el dolor, con personas cuyo dolor le conmueva. ¿Conoce la sensación de «a mí me ha pasado por eso sé lo que se siente» con respecto a la angustia, la tristeza, la desesperación, el hambre, el terror? ¿Es capaz de compartir con otros lo que esta experiencia le enseñó y le hizo sentir? ¿Existe algún aspecto del sufrimiento mundial que le impulse a actuar? Si se siente tan herido que ha perdido contacto con su capacidad para ayudar a los demás, ahora tiene ocasión de extender la mano para ayudar a otros que sufren. Es curativo. 3. Trabajar con lo que tenga a mano, con las oportunidades que surgen diariamente para responder a las necesidades sencillas de los demás. A menudo se ha comparado el hecho de encontrar el propósito con descubrir ese proyecto perfecto de trabajo o servicio que le santifique como a la madre Teresa. Esta sugerencia de trabajar con lo que tenga a mano sirve para recordarnos que todo el mundo está interconectado y que cualquier acto de servicio contribuye al bienestar de todos. Si tiene en cuenta que no existe un único acto de grandeza, sino una serie de pequeños actos llevados a cabo con mucha pasión o mucho amor, haciendo lo que le parece que hay que hacer (llevarle comida a un vecino que está enfermo, ayudar a un niño para que aprenda a leer, escribir cartas a los periódicos, defender a las personas sin hogar de su población), descubrirá una vida llena con la experiencia de tener un propósito por el cual merece la pena vivir. Sufrimiento, dolor, lo que tenga más a mano... que estas puertas le sirvan para descubrir un propósito más allá de la adquisición de bienes materiales. Cómo se miden sus avances hacia el propósito Vuelva, una vez más, a las preguntas formuladas al comienzo del capítulo. ¿Qué ha querido hacer siempre pero no ha hecho nunca? ¿Qué le produce mayor

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 161

satisfacción? Lo que reflexione para responder le servirá también para evaluar su propósito. Dedique ahora mismo unos minutos a apuntar cuál es el propósito que tiene en la vida. A lo mejor no tiene nada que ver con lo que hace. Puede que no tenga ningún valor para los demás. Hasta es posible que ni siquiera esté muy seguro. Haga todo lo que pueda. Tome como referencia este propósito para valorar sus acciones. Si con el correr del tiempo comprueba que el propósito ha cambiado, no se preocupe: simplemente escriba cuál es el nuevo propósito y siga tomando esta definición como punto de referencia. Sea cual fuere su definición del propósito, necesita un método para evaluar los resultados, alguna respuesta que le indique si está bien encaminado. A menudo tomamos como indicadores el éxito material o el reconocimiento profesional o social. Pero hay otro método más adecuado para saber si vivimos de acuerdo con nuestro propósito, un método que va más allá del éxito material y de cualquier recompensa o reconocimiento. Nos referimos a su respuesta a la pregunta «Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?». Si responde a esta pregunta con sinceridad, todos los meses, en relación con todas las categorías, esto le servirá para clarificar sus valores, vivir de acuerdo con la finalidad establecida y definir mejor su verdadero propósito en la vida. Cuenta la historia que en una ocasión George Bernard Shaw le dijo a una dama de la alta sociedad: «Señora, apuesto a que se acostaría conmigo por cinco libras.» Ella se mostró indignada. ¿Cómo se atrevía a pensar algo semejante? Entonces él hizo una pausa, como si pensara y añadió: «¿Y si le ofreciera i00000 libras?» Al dudar la mujer, su silencio la traicionó. Shaw dijo entonces: «De modo que el problema no es el acto en sí, sino el precio...» El dinero es una medida muy fuerte para todos nosotros, incluso para los más desinteresados. Otra forma de medir sus avances hacia su propósito consiste en realizar un test elaborado por Viktor Frankl. Después de sobrevivir a los campos de la muerte nazis, Frankl observó que había un factor, más allá de lo intelectual o lo psicológico, que hacía que algunas personas siguieran siendo humanas incluso en circunstancias inhumanas. Llegó a la conclusión de que este factor era el sentido (o el propósito), es decir, la capacidad para hallar, mediante un diálogo profundo con la propia conciencia, una significación positiva a los acontecimientos de la vida de cada uno. La voluntad de darle un sentido y un propósito a la vida, dice, es superior a la voluntad de poder o a la voluntad de placer. De hecho, prevalece esta última cuando se frustra la voluntad de hallar un sentido. Asimismo observó Frankl que «ser humano significa relacionarse y estar orientado hacia algo o alguien fuera de uno mismo». Responder al cuestionario de la figura 4-2, basado

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 162

en el profundo trabajo de Frankl, le servirá para medir sus propios avances hacia el propósito que tiene en la vida. Para averiguar su puntuación, sume todos los números marcados con un círculo. Si el total es inferior a 92, es probable que a su vida le falte sentido y propósito; si suma entre 92 y 112, la sensación de propósito es imprecisa y confusa; si ha superado los 112 puntos, tiene muy claro su propósito. Veamos qué puntuación obtiene. Recuerde que si se formula la pregunta: «Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?», esto le ayudará a definir y a reunir todos los elementos que componen la sensación de propósito. Dedique algo de tiempo a tomar notas. A lo mejor le interesa leer el libro de Frankl, muy conmovedor, titulado Man's Search for Meaning (La voluntad de sentido: conferencias escogidas sobre logoterapia). Volviendo a la integridad Volvamos a la segunda pregunta del segundo paso: «Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?» Ahora que ha examinado los valores y propósitos con mayor profundidad, formúlese otra vez la misma pregun-

164 ¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho?

¿Cuánto es suficiente$ ¿Qué es estar satisfechoi 165

ta, sin criticarse ni autocondenarse, sino con honestidad y objetividad. Fíjese en la evaluación que ha hecho antes de sus gastos; ¿sigue pensando lo mismo? Modifique las respuestas si ahora ha cambiado su evaluación de alguna categoría. Ahora dispone de una imagen en blanco y negro de sus patrones de gastos y su relación con los valores y propósitos que ha definido. Quizá encuentre diferencias entre el propósito expuesto y su manera de expresarlo, de las cuales tal vez no sea consciente. Para volver a la integridad (hacer coincidir valores y acciones) se pueden modificar bien los gastos o bien el propósito. De hecho, esta pregunta es la herramienta principal para alcanzar la IF en el sentido de la integridad financiera. Así lo indica también Charles Givens en su libro Financial Self-Defense (Autodefensa financiera): Cuando sus acciones no coinciden con sus valores, puede experimentar temor, culpa, frustración y desequilibrio emocional. Afortunadamente, para deshacerse de esos sentimientos negativos no deseados tiene dos posibilidades: 1. Modificar sus acciones para que coincidan con sus valores; o bien 2. modificar sus valores para que coincidan con sus acciones.

TERCERA PREGUNTA: ¿DE QUÉ FORMA CAMBIARÍAN ESTOS GASTOS SI NO TUVIERA QUE TRABAJAR PARA VIVIR? Utilice esta pregunta para evaluar cuánto le cuesta su trabajo y para empezar a centrarse con mayor claridad en su vida fuera de la actividad laboral. Pregúntese:

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 166

«¿Qué gastos se reducirían y cuáles desaparecerían si no tuviese que ir a trabajar todos los días?» En la tercera fila debajo de las categorías de gastos, ponga un - (o una flecha hacia abajo) si le parece que el gasto disminuiría, un + (o una flecha hacia arriba) si cree que aumentaría, y un 0 si es probable que se mantuviese igual. Si consigue llegar a una cifra aproximada, apúntela en una línea aparte en la tabla mensual. Esta pregunta le abre la posibilidad de llevar un estilo de vida en el cual no tiene que presentarse a trabajar una semana tras otra. ¿Cómo sería su vida si no trabajara por dinero cuarenta horas por semana, o más? ¿Qué gastos desaparecerían? Si no tuviera que trabajar para ganar dinero, ¿compraría más ropa? ¿Acaso menos? ¿Consumiría más gasolina? ¿Menos, quizá? ¿Vendería el coche? ¿Se trasladaría a una vivienda más económica, alejada de la zona comercial? Los gastos médicos, ¿aumentarían o disminuirían? (Quizá aumente el seguro, pero enfermaría menos.) ¿Pasaría el fin de semana en un hotel para descansar? ¿Gastaría más o menos en viajes? A medida que se va interrogando, es posible que llegue a conclusiones sorprendentes. Si no estuviera todo el tiempo buscando la aceptación de los demás, ¡sin duda la vida sería mucho más barata! Como dedica el día a trabajar, necesita dinero para manejar casi todos los demás aspectos de su vida, desde el cuidado de la casa hasta las reparaciones, desde la diversión hasta pagar a alguien para que le escuche. Un acertijo: ¿Quién es más independiente financieramente: una persona que puede arreglar la tostadora, o alguien que tiene que pagarle a otro para que se la arregle? En muchos sentidos, nos hemos vuelto más dependientes financieramente. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado sin saber qué hacer delante de un aparato que se negaba a funcionar? Si ío lleva al taller de reparaciones más cercano, le dicen que lo envíe a la fábrica y muchas veces los gastos de envío son superiores a los que supone comprar uno nuevo. Lo arreglaría yo mismo, pero no sé cómo. ¿Acaso el hecho de necesitar dinero para vivir no es una forma de dependencia? Si es así, formularse la pregunta «¿A cuánto se reduciría este gasto si dispusiera del tiempo y la habilidad necesarios para mantener yo mismo mis bienes?», le llevaría a depender menos del dinero para cubrir sus necesidades.

UNA EVALUACIÓN DE LAS TRES PREGUNTAS

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 167

Observe ahora la tabla. Busque todos los - (o flechas hacia abajo). Fíjese en qué categorías no le han resultado satisfactorias en función de la primera pregunta (porque no ha recibido satisfacciones proporcionales a la energía vital que ha gastado) o de la segunda (porque este gasto de energía vital no concuerda con sus valores y el propósito que tiene en la vida), y en cuáles corresponden a gastos que cambiarían de forma significativa si no tuviera que matarse trabajando. Mire ahora la lista. ¿Qué se deduce? ¿Ha aprendido algo sobre usted mismo? No se castigue y no se prometa que va a «mejorar el mes que viene». (Recuerde que esto no es un presupuesto.) Basta con que utilice esta información y todo lo que haya aprendido para clarificar mejor sus valores y su propósito. Y recuerde: sin vergüenza ni culpa. Volvamos a la tabla mensual del capítulo 3 y veamos cómo han hecho estas evaluaciones Rosemary y Lu y Steve. La tabla de Rosemary es bastante directa. Aunque decidió no calcular cuánto gastaría para cada categoría si dejara de trabajar para vivir, las categorías que cree que bajarían dan mucho que pensar. La de Lu y Steve resulta sumamente interesante, porque han surgido unas adaptaciones y unas interpretaciones muy originales. Lo primero que notará es que Lu y Steve han añadido otra pregunta más: «Este nivel de gastos, ¿resulta beneficioso para el pía- neta?» ¿De qué modo cambiarían sus patrones de gastos si se hiciera la misma pregunta? La otra peculiaridad que encontrará es que, después de conseguir la IF (es decir, cuando han alcanzado la autosuficiencia financiera y ya no trabajan por dinero) su cifra para obras de caridad coincide con sus ingresos. Esto se debe a que, según Lu y Steve, puesto que se han liberado del empleo remunerado, están en condiciones de dedicarse como voluntarios a tiempo completo a causas que les interesan. En lugar de entregar donativos mensuales, se entregan ellos mismos; sus vidas serán, así, su obra de caridad. Fíjese ahora cómo han hecho Kees y Helen Kolff para calcular sus gastos para cuando sus hijos acaben la universidad y ellos queden libres para dedicarse juntos a proyectos al servicio de la comunidad. En la figura 4-5 comparan la media de gastos mensuales de cada categoría correspondiente a 1990 con los gastos previstos para 1994. Llegaron a estas cifras al cabo de varios años de controlar gastos y de formularse las tres preguntas. Los cálculos correspondientes a 1994 no son un presupuesto sino lo que estiman según su experiencia, tras años de controlar y evaluar el coste real de una vida satisfactoria. No hace falta saber con toda precisión lo que haría si no trabajara. Ni siquiera hace falta que desee dejar de trabajar. Basta con que se formule la pregunta con

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 168

respecto a cada categoría de gastos: «¿Cómo cambiarían los gastos en esta categoría si no tuviese que trabajar para ganarme la vida?» Recuerde: sin vergüenza ni culpa. Por hacerse esta pregunta no está violando su compromiso con su profesión, ni es tampoco una manifestación de falta de lealtad hacia sus superiores, ni de insatisfacción laboral el hecho de plantearse cómo gastaría el dinero si hiciera alguna otra cosa. Si su trabajo le agrada, el sencillo ejercicio mensual de hacerse esta pregunta no hará más que incrementar su satisfacción laboral al aumentar su certeza de que trabaja porque le gusta.

LAS IMPLICACIONES DE ESTE PASO El cuarto paso es el núcleo central del programa. No se preocupe si no tiene demasiado claro el propósito de su vida ni el patrón interno para medir su grado de satisfacción. En el caso de algunos

¿Cuánto es suficiente? ¿Qué es estar satisfecho 'i 169 Mes: enero

Año: 1991

Gastos

Alquiler

Total dólares

Sueldo real por horas: $ 6,75 de en Horas energía vital

Satisfacción

Coherencia

0

0

Despué s de la IF

200,00

30

0

14,00

2

Teléfono

3,72

0,6

0

0

0

Hogar

18,96

2,8

0

0

0

Alimentación

55,00

8

0

0

0

Extras

2,22

0,3

0

Comer fuera

3,89

0,6

0

0

0

Alcohol

4,24

0,6

0

0

0

Gasolina/aceite

24,44

3,6

Seguro/impuestos del coche

160,30

24

Aparcamiento

0,25

Gas natural Electricidad

0

0

0

Servicios varios

0

0

_

Reparación/mantenimiento de! coche 0 0



0

0 0

Transporte público Seguro médico

36,06

5

5,00

0,7

Belleza

8,50

1,3

Ropa: necesaria

6,93

1

Ropa: innecesario

16,42

2,4

Regalos/tarjetas

12,00

Libros/revistas

16,20 2,03

0

0

0

Productos para la salud Servicios de salud

0

0

0

0

0

0

0

Higiene

0

0







1,8

0

0

0

2,4







0,3

0

7

Diversión Estética

Crecimiento personal Correo

0

0

0

0

0







Papelería Fotocopias Donativos Cargo comisión por servicios bancarios Varios

0,40

Préstamos

50,32

TOTAL

640,88

FIGURA 4-3 Tabla mensual de gastos de Rosemary, incluidas las tres preguntas

STEVE BRANDON Y LU Mes de agosto, 1990

BAUER - CUENTA DE ENTRADAS Y SALIDAS 1 990 IF Tercera pregunta

ENTRADAS Ingresos comerciales de Steve Sueldo neto de Steve Sueldo de Lu Subsidio por incapacidad laboral Regalos recibidos Devolución de impuestos pagados Ingresos por intereses Dividendos Dinero encontrado Varios

Steve Lu Total 684,64

684,64 2 075,31

150,00

Total/IF

lor comparable con las unidades de energía vital que cuesta este gasto?

1 505

Segunda pregunta de la IF: este nivel de gastos, ¿se ajusta a mi propósito en la vida?

2 075,31

Cuarta pregunta de la IF: este nivel de gastos, ¿resulta beneficioso para el planeta?

150,00 0,52

Dólares por hora de Steve y Lu: $ 6.35

0,52

Preguntas de la ÍF Unidades Steve

Total de entradas del mes

Lu de vida IF 12 4 12 4

SALIDAS Steve: Gastos de explotación Tributos y suscripciones Lavandería Publicidad y promoción Formación Teléfono Total de gastos de explotación Vehículos-Steve impuestos-Steve' Cargo comisión por servicios bancarios Donativos a obras de caridad Donativos-no deducibles Ropa Médicos/salud/asesoram iento Cuotas y suscripciones Películas y revelado Jardinería Regalos para dar Alimentación en casa Hogar-varios Hogar: reparaciones Hogar: material de construcción Hogar: mano de obra Hogar: pago de la hipoteca

834,64

2 075,83

2 910,47

1 505

(horas) 15,60

15,60

-

0

2,5

-

0

-

0

0

0

17,00

17,00

-

0

2,7

-

0

-

0

0

0

C52,Ó35

C32,ófr> 265,35

10,00

265,35

0

2,65

2,65

0

2,00

12,00

+

35,00

35,00

-

c "O

ciente en la parte superior. Aunque le parezca extraordinario en estos momentos, es probable que tenga que reservar suficiente espacio en la parte superior por si se duplican sus ingresos. Más de un PIF nos ha enseñado tímidamente una gráfica a la cual ha tenido que añadir otra hoja en la parte superior para hacer constar un nivel de ingresos que jamás se le había ocurrido pensar que podría conseguir. Calcule la escala de modo que la cifra más elevada (ingresos o gastos) de este mes quede más o menos por la mitad. La escala horizontal representa el incremento del tiempo mes a mes. En este eje le tienen que caber de cinco a siete años para poder comprobar las tendencias a largo plazo, y a lo mejor le basta para conseguir la independencia financiera. Al final de cada mes, marque las cifras correspondientes al total de ingresos y gastos de ese período. Le conviene usar colores diferentes, uno para los ingresos y otro para los gastos. Una con una línea cada punto con el del mes anterior. De este modo, le quedarán dos líneas de colores, una para los ingresos y otra para los gastos. Y eso es todo. Al hacer este paso, el primer mes, obtendrá una imagen inmediata, y muy reveladora, acerca de sus hábitos con respecto al dinero. Pero lo más interesante y lo más divertido es

marcar las cifras mes a mes, año tras año. La gráfica añade Comprobar los progresos 1 91 a las dos dimensiones de la tabla mensual la dimensión dinámica del tiempo. Es como transformar un álbum de fotografías en una película en movimiento: las tablas mensuales son como instantáneas de momentos determinados de su viaje hacia la independencia financiera; en cambio, la gráfica da vida al movimiento hacia la meta, al progreso en el tiempo. El diagrama será como una película en movimiento en más de un sentido, porque le presenta en movimiento y además le mantiene en movimiento, renovando su compromiso de seguir adelante.

EL CICLO INICIAL DE LA CONTENCIÓN Y EL DESPILFARRO Es posible que el primer mes que registre las cifras se enfrente a uno de los puntos débiles de nuestra cultura: puede que tenga menos ingresos que gastos, es decir, que haya gastado más de lo que ha ganado. (Después de todo, es lo que suele ocurrir.) Comprobar esta realidad quizá le resulte extraño y seguramente querrá cambiar, ahora mismo además. Acostumbrado a los presupuestos, los regímenes y las promesas que todos nos hacemos el día de Año Nuevo, jura sobre una pila de extractos de cuentas bancarias y tarjetas de crédito que el mes siguiente será mejor. Entonces se suele poner a dieta la cartera, con el celo característico de aquellos que acaban de comenzar un régimen: escatiman, ahorran, se aprietan el cinturón a sí mismos y a sus familias; sólo alubias, arroz y pasta. Todos los días se concentran en esta línea, decididos a reducir los gastos a la mitad en un solo mes. Muchos de ellos lo consiguen, por increíble que parezca. Al anotar la cifra del segundo mes, observan con orgullo que se ha producido un descenso importante. Lo malo es que resulta imposible mantener semejante austeridad. El tercer mes las cifras vuelven a subir, como si se vengaran, en compensación por las privaciones del mes anterior. Y ahora, ¿qué? Siguiendo la antigua forma de pensar, a lo mejor decide aceptar la carga de volver a ceñirse a un presupuesto... o se da por vencido. No se desaliente: existe un método mejor que, además, funciona. A Diane Grosch, la programadora que conocimos en el capítulo 1 y que odiaba su trabajo pero no encontraba otra salida, río le costó demasiado hacerse una gráfica: lo suyo eran los números y los controles. Aunque disponía de diversos trofeos que demostraban su éxito —desde un costoso automóvil deportivo hasta recuerdos de viajes a países exóticos— su gráfica no se diferenciaba demasiado de la de tantos otros que persiguen el sueño americano: tenía más gastos que ingresos. «Al verlo realmente quedé muy sorprendida. No tenía idea de que gastaba más de lo que ganaba. Pero no había la menor duda: ese mes tenía unos ingresos de 2 280 dólares (285000 pesetas) y unos gastos de 2 4 70 dólares (308 750 pesetas).» Lo tomó como un desafío. Si las probabilidades indicaban que no sería capaz de gastar menos de lo que ganaba, quiso demostrar lo improbable. Decidió probar distintas formas de reducir los gastos. En vez de salir a comer con sus compañeros de trabajo, o incluso de encargar comida más barata, decidió comer en el trabajo. Durante un mes no se compró ropa ni salió a comer fuera; después de todo, cualquier cosa se puede soportar durante un mes. Y así fue cómo, al mes siguiente, había conseguido gastar menos de lo que ganaba, demostrando así que era capaz de hacerlo.

«¡Fantásticol Al mes siguiente presté menos atención, recuperé Comprobar los progresos 1 91 mi antiguo hábito de gastar y perdí gran parte de lo que había conseguido el mes anterior. Mi gráfica tenía un aspecto horrible.» Entonces se dio cuenta de que en lugar de cambiar la gráfica tenía que cambiar ella misma. Sin embargo, a lo largo de los años había gastado montones de dinero en seminarios para cambiarlo todo, desde su autoestima hasta su eficacia laboral, mas los cambios nunca habían sido duraderos. Pero esta vez había algo diferente: la gráfica, que parecía cuestionar toda su forma de vivir la vida. Al trazarle una imagen de sus hábitos de gastos, le demostraba fehacientemente por qué no le alcanzaba el dinero hasta final de mes. Decidió seguir los pasos y averiguar adonde conducían. Había luchado contra las dificultades y había vencido en otras ocasiones, y estaba decidida a volver a hacerlo. (Véase la figura 5-2.) ¿Cómo se produjo este cambio en los gastos? Diane explica que a medida que iba siguiendo los pasos del programa y notando su efectividad, su autoestima fue en aumento y, al ver que era capaz de lograrlo, su insatisfacción se convirtió en el deseo de hacerlo lo mejor posible. Este entusiasmo transformó su experiencia laboral, algo que la sorprendió tanto a ella como a sus superiores.

190 Comprobar los progresos

de enero de 1986 a agosto de 1990

FIGURA 5-2 Gráfica de Diane con gastos

«En dos meses ya no tenía deudas y mis gastos se redujeron a 850 dólares (106250 pesetas). Los gastos de alimentación pasaron de 186 dólares (23250 pesetas) al mes a 105 dólares (13125 pesetas), sin siquiera proponérmelo. Tal vez se debiera en parte a que estaba más satisfecha con mi traba jo y, por lo tanto, necesitaba premiarme menos. Las facturas de restaurante se redujeron a 40 dólares (5000 pesetas) de los 120 dólares (15000 pesetas) anteriores, por el mero hecho de salir a comer fuera sólo cuando realmente me apetecía. Me fui a vivir a una casa donde pagaba menos alquiler, situada más cerca del trabajo, de modo que mis gastos de gasolina se redujeron en un 60 %. Los gastos médicos se redujeron tam- bién a la mitad, probablemente por el mismo motivo por el que se redujeron los gastos en alimentación: como me gustaba más el trabajo, ya no tenía necesidad de ponerme enferma. Nada de todo esto me hizo sentir que me estaba privando de algo; no me esforzaba por gastar menos. En realidad, ni siquiera era consciente de estar haciendo nada en particular. Todo fue ocurriendo poco a poco. Al mismo tiempo, me gustaba apuntar las cifras en la gráfica mes a mes y comprobar los cambios. ¡Qué emocionante!» La gráfica nos recuerda que la transformación de nuestra relación con el dinero requiere tiempo y paciencia. La impaciencia, la negación y la codicia en realidad forman parte de lo que se está cambiando. Hace falta tiempo para reflexionar sobre nuestras vidas y ver si todavía queremos ir al sitio al cual estamos yendo. Una intuición es instantánea pero cualquier evolución requiere tiempo. A lo mejor tarda sólo unos cuantos días en leer este libro, pero cambiar su relación con el dinero le llevará más tiempo. Recuerde los que ganaron la lotería. Por más que gane la lotería, esto no cambiaría su relación con el dinero y su vida no se llenaría de pronto de más alegría y tranquilidad. Si presta atención a su reacción frente a la gráfica en lugar de sentirse contrariado, podrá aclarar las actitudes y las creencias que le han llevado al lugar donde se encuentra actualmente. Existen dos claves para que este proceso funcione en su caso: 1. Comenzar. 2. Seguir adelante. Nos dicen a menudo que un largo camino empieza siempre por un primer paso. Lo que no nos dicen es que uno llega a su destino después de cientos de miles de pasos. Hay que seguir avanzando siempre, porque estos pasos son importantes para que siga desarrollando la conciencia y reforzando su

integridad día a día. Al final, uno empieza a sentir magia 1del Comprobar los la progresos 91 proceso. Sin siquiera intentarlo, verá que la línea de gastos empieza a bajar. ¿Cómo?

¿DE QUÉ MODO SE AHORRA CON LAS TRES PREGUNTAS? ¿Recuerda las tres preguntas del cuarto paso? Ahora va a comprobar el profundo efecto que tienen en su conciencia acerca del dinero y, por consiguiente, en la gráfica. La disminución automática de los gastos

La primera pregunta era: «¿He recibido satisfacciones, y Comprobar los progresos 1 recompensas 91 valores proporcionales a la energía vital que he gastado?» Si se formula esta pregunta todos los meses con respecto a cada una de las categorías de gastos, tendrá mayor conciencia de sus elecciones y de este modo conseguirá reducir automáticamente el total de gastos mensuales, con lo cual sentirá el placer de ver cómo desciende la línea de gastos de la gráfica. Corno hemos visto en el capítulo 4, aprender a distinguir los gastos que nos producen satisfacción de los que no activa nuestro mecanismo de supervivencia. En realidad, se está reprogramando. Cada uno de sus signos - constituye un ultraje a su instinto de supervivencia, ese movimiento automático hacia el placer para alejarse del dolor. Este poderoso mecanismo se convierte en su aliado cuando adquiere conciencia de que algunos gastos que consideraba una fuente de placer, o que realizaba por pura costumbre, en realidad no le resultan agradables en absoluto. ¿Se acuerda de los caprichos? En seguida sabrá cuáles son los suyos. Esos instantes de cegadora conciencia, cuando de pronto se da cuenta de que está a punto de gastar su energía vital para comprar otro capricho más, le ayudarán a reducir gastos. Vamos a ver cómo funciona. En el pasado, cuando intentaba cambiar de hábitos e incrementar así su experiencia de la satisfacción, no tenía una imagen global exacta de su patrón de gastos. En lugar de reconocer que la adquisición de caprichos era una fuente de insatisfacción, seguía pensando que era algo que tenía que continuar. A veces, tal vez haya intentado renunciar a alguno como castigo por ser tan dispendioso... para encontrarse otra vez delante de ellos en cualquier tienda pensando: «Uno más, sólo uno más.» Pero ahora ya lo tiene claro y observa el laberinto del dinero desde más arriba. Ya ha visto la luz: «En realidad, este gasto de energía vital no me produce satisfacción.» Se sentirá como cuando uno despierta de un sueño y se da cuenta, con alivio, de que no era real. De hecho, esto es justamente lo que ocurre. Este tipo de reprogramación tiene una fuerza increíble y empezará a actuar la próxima vez que esté a punto de comprar algo automáticamente. En cuanto estire la mano para coger otro capricho, se encenderá de pronto una luz roja en su cerebro: «¡Alto! ¿De verdad necesito otro? ¡No! Irá a parar al cajón junto a todos los demás. Cada uno de ellos me cuesta cinco horas de energía vital, y ni siquiera los uso.» Mientras se va alejando de su adicción a los caprichos exclama: «¡No!» (Al cabo de un tiempo, aprende a no perder la calma.) Toda la diferencia radica en ese instante de conciencia. Ahora que la relación entre gastar dinero y obtener satisfacción se coloca en el lugar que le corresponde, un capricho ya no significa satisfacción automática, sino todo lo contrario. Ahora puede ser coherente consigo mismo, sin violentarse ni tratar de

comprar felicidad ni satisfacción. Al contrario, ahora obtiene satisfacción utilizando su energía vital de otra manera; está valorando esa energía vital y, por consiguiente, se está valorando a sí mismo. Desde esta perspectiva, cambiar de dirección resulta sencillo. Comprobar los progresos 1 91 Ivy Underwood había tenido una infancia pobre como hija de padres mexicano-estadounidenses. Nunca tenían suficiente dinero, pero en lugar de reconocerlo y hablar de lo malo de la situación, le decían trivialidades. «Somos afortunados», decía su padre, que era católico, «porque sólo los pobres entrarán en el Reino de los Cielos». De este modo, se mezclaban la religión con la pobreza y la frustración de contar hasta la última moneda, dejando a Ivy confusa y resentida. Decidió que cuando creciera tendría suficiente dinero para no tener que preocuparse jamás del saldo de su cuenta corriente y para comprarse todo lo que quisiera. Ivy identificó sin esfuerzo su debilidad: la ropa. Al hacer el inventario, en el primer paso, recorrió rápidamente toda la casa, satisfecha ante su sencillez, hasta que llegó a su armario. ¿De dónde había salido tanta ropa? Evidentemente, procedía de distintas tiendas, y la mayoría de ellas era cara. Pero, ¿por qué? Su determinación de no volver a ser pobre nunca más se había convertido en la necesidad de ir siempre vestida a la perfección. Medía la distancia que la separaba de la pobreza por la cantidad de cumplidos que recibía cada día por su atuendo. Por supuesto que para su carrera profesional era importante ir bien vestida, pero para Ivy esto significaba varios conjuntos nuevos cada mes. Incluso se sentía poco elegante si se ponía la blusa del mes anterior con el traje nuevo del mes actual. Al hacer la tabla mensual en seguida se dio cuenta de que la satisfacción que sentía no era proporcional a las horas de energía vital dedicadas a ser clienta de varios grandes almacenes. Sin luchas, negaciones ni privaciones, dejó de comprar ropa que no necesitaba. Quedó muy sorprendida al observar que la cantidad de cumplidos diarios no disminuía en absoluto. Todo fue bien durante muchos meses hasta que un día, deprimida por algo, se encontró otra vez en la sección de ropa, buscando unos pantalones cortos. De pronto se dio cuenta. «¿Qué hago yo aquí, si ni siquiera me hacen falta unos pantalones cortos?» Salió de la tienda con las manos vacías y la sensación de que su propio poder y su integridad habían salido fortalecidos. Gordon Mitchell, el activista negro convertido en asesor financiero que hemos conocido en el capítulo 1, comprobó que sus categorías de gastos

inconscientes eran mucho más devastadoras que los la afición de1Ivy Comprobar progresos 91 por la ropa. Habría que llamarlas mega-caprichos, o sencillamente grandes debilidades. Para él, el curso de IFfue más parecido a una operación de cataratas que a conseguir un par de gafas nuevas. Al interrogarse a sí mismo acerca de la satisfacción y la coherencia, se dio cuenta de lo aburrido y cansado que estaba desde hacía ocho años. También vio con toda claridad cómo había llegado a esa situación. En primer lugar, había supuesto que como asesor financiero necesitaría un despacho caro, pero cuando comprobó la cantidad de energía vital que le estaba costando (2600 dólares, 325000 pesetas, al mes), se preguntó si realmente le compensaba. De hecho, resultó que no, puesto que la mayor parte de las operaciones se concretaba por teléfono, por correo o en casa del cliente. Nadie le visitaba nunca en su despacho. De modo que lo trasladó a su casa, con lo cual el coste mensual se redujo a 500 dólares (62 500 pesetas). El segundo punto débil para Gordon eran sus hijos, que vivían con su madre pero de cuyo sustento se ocupaba él, sin ningún problema. Pero el problema era que les daba más dinero cada vez que se lo pedían, porque se sentía culpable por no estar con ellos. Tiene nueve hijos, lo cual acrecentaba el problema. Por más que les diera, siempre querían más. Este proceso de honesta evaluación le ayudó a darse cuenta de que sus hijos se habían vuelto adictos y que él era el responsable. Decidió cambiar y, por más que ellos se hayan distanciado en cierta forma, Gordon está contento de no seguir pagando con dinero la culpa de ser un padre ausente. Incluidos algunos pequeños ajustes más, después de formularse las tres preguntas Gordon ha reducido sus gastos en un 50 %, y además se siente mucho más satisfecho. Si bien no hay muchos casos como el de Gordon, después de ver las gráficas de centenares de PIF podemos afirmar que aquellos que superan el período crítico de tres meses reducen sus ingresos un 20 %, aproximadamente, casi sin darse cuenta: sin sentir que se privan de nada, sin esforzarse por mantener un presupuesto; simplemente, se trata de un descenso natural. Cuando uno se da cuenta de que no obtiene una satisfacción proporcional a la cantidad de energía vital que ha dedicado a una subcategoría de gastos cualquiera, automáticamente genera un cambio autoprotector en su forma de gastar. Con el tiempo, acaba sintiéndose mejor cuando no gasta; no comprar un capricho se convierte en una fuente de satisfacción porque uno ha decidido que no le satisfacen. La coherencia y la integración personal Todavía podemos esperar mejores resultados del trabajo con la gráfica. Fíjese cómo desciende la línea de gastos a medida que se formula, todos los meses, la segunda pregunta: «Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?» Esto constituye un sistema de retroalimentación para la integridad. La manifestación de los valores y el propósito en la vida es un reflejo de su máxima aspiración, lo que cada uno desea realmente para sí mismo. Uno quiere actuar en la vida cotidiana de forma coherente con sus valores y su propósito. Sin embargo, por desgracia a veces no presta atención a lo que está haciendo y se comporta de una forma que no sólo no coincide con su punto de vista y sus intenciones, sino que en ocasiones incluso resulta totalmente contradictoria... y además sin darse cuenta siquiera. Lo peor es que, en ocasiones, cuando surge un conflicto entre los caprichos y esa máxima aspiración, se resuelve acallando la voz de la conciencia. La información sobre la manera en que gasta su energía vital le proporciona una medida tangible y real de esa integridad, y le brinda un apoyo inmejorable para hacer coincidir su

vida material con sus ideales y sus metas. Cuandolos hay coherencia Comprobar progresos 1 91 entre gastos y objetivos, se experimenta una sensación de plenitud e integridad; uno se siente bien consigo mismo. Cuando esta coherencia no existe, es decir, cuando la respuesta a la pregunta «Este gasto, ¿coincide con mis valores y mi propósito?» es un ¡no! rotundo, es probable que uno se sienta desilusionado o insatisfecho de sí mismo. El proceso sutil aunque eficaz del refuerzo (si gasto en x, me siento bien; si gasto en z, me siento mal) resulta de gran utilidad porque ayuda a romper con patrones de gastos automáticos. El mero reconocimiento de la falta de coherencia en una categoría determinada sirve para reorganizar su reacción a los estímulos correspondientes a esa categoría. Automáticamente uno empieza a gastar menos en objetos que no concuerdan con sus valores y su propósito en la vida, y se siente mejor consigo mismo, sabiendo que cada vez más pone el dinero donde está su propósito, integrando así la vida material con su conciencia interior. Esta integración es el núcleo de la integridad financiera. Aparentemente, Diane Grosch no tenía ningún propósito en la vida. Quería pasarla lo mejor posible, y buscaba el placer y huía del dolor todo lo que podía. Pensando en su infancia recordaba que, cuando su familia salía de excursión al campo, lo único que la hacía feliz era pasear por el bosque. En el momento en que comenzó el programa de IF, era la única de sus hermanos que había salido adelante. Uno era un recluso que vivía de la ayuda del Estado, otro se había suicidado y el tercero vivía en la calle. Con un empleo bien remunerado, un coche deportivo y una casa bonita, ella parecía una triunfadora... ante sus ojos y los de su familia. La cuestión de hacer coincidir sus gastos con sus valores hizo temblar su complacencia. Como siempre se había comparado con los demás, Diane comenzó a analizar disimuladamente a sus amigos y compañeros de trabajo para averiguar si tenían alguna meta superior. Una de sus compañeras de despacho era una de esas personas que pretendían salvar el mundo. El hecho de que no estimara su patrimonio neto en función de sus bienes materiales intrigó a Diane, que empezó a cultivar su amistad. Al poco tiempo, ambas asistían a las reuniones de un grupo pacifista y todas las personas que Diane conoció allí estaban buscando una manera de vivir más acorde con sus valores y de hacer algo por el mundo que expresara su propósito. Estas reuniones se convirtieron en su principal diversión. En lugar de asistir a cursos caros y de salir a ver los últimos estrenos cinematográficos, empezó a asistir a charlas y a participar en maratones telefónicas. Averiguó que había un parque enorme cerca de su casa y los fines de semana se pasaba horas paseando entre los árboles. Cuando llegaba el momento de hacer la gráfica, la línea de gastos seguía bajando cada vez más. De un desembolso mensual de más de 3000 dólares (375000 pesetas), pasó a gastar entre 600 y 800 dólares (de 75000 a 100000 pesetas). Buscarle una finalidad a su vida resultó ser un elemento clave en el cambio que estaba experimentando.

¿Y ESOS MESES ESPECIALES? Es evidente que habrá meses especiales en los cuales la línea de gastos dé un salto alarmante hacia arriba; por ejemplo, cuando vence el seguro, cuando hay que hacer un arreglo imprevisto, cuando tiene que hacer la declaración de la renta. ¿Qué se hace en estos casos? Por una parte, a lo mejor decide que todos los meses son especiales. Así, uno aprende a salvar estos obstáculos y a pagarlos en electivo, en vez de ocultarlos en la tarjeta de crédito. Un mes son los impuestos, otro es el seguro, otro es el médico. Con el tiempo, estos gastos especiales se equilibran.

Otra estrategia consiste en prorratear los gastos en1los Comprobar losanuales progresos 91 doce meses. Por ejemplo, si el seguro del coche le cuesta 500 dólares (62 500 pesetas) al año, podría (aparte de cuestionarse si el coche lo vale) dividirlo por doce y tomarlo como un gasto mensual. Lo mismo se puede hacer con el seguro médico, el pago de la renta, el impuesto sobre bienes inmuebles y todo lo demás. No hay una sola manera de llevar la contabilidad. Cada uno tiene que elegir el método que le proporcione la información que necesita de modo que, mirando la gráfica, pueda saber dónde se encuentra y hacia dónde se dirige.

SUS FINANZAS AL DESNUDO Hay otra manera para hacer que la gráfica funcione bien y es ponerla en algún lugar donde la vea todos los días. Con el fin de sacarle el máximo provecho, tiene que ser visible para darle ánimos a menudo, de forma que quiera seguir adelante. Pero, ¿dónde la ponemos? Algunas personas la cuelgan en el armario, en la parte interior. De este modo, sus asuntos financieros siguen siendo privados y, no obstante, los tienen a la vista todos los días mientras se visten para salir a trabajar, recordándoles que tienen que ser conscientes de la forma en que manejan el dinero. Para quienes optan por la independencia financiera, refuerza la conciencia de que trabajar ya no es pensar sólo en ganar dinero, sino en acercarse cada vez más a la meta de librarse de los temores financieros y los fracasos fiscales. Es un estimulante, igual que una taza de café o un abrazo. Ivy Underwood, que no quería ser pobre nunca, conoció a su Príncipe Azul. Entonces, igual que en los cuentos de hadas, se casó, tuvo dos hijos, una casa de ensueño a la medida, con tres plantas, dos patios y amueblada por un decorador de interiores, y ya no tuvo que volver a preocuparse del saldo de su cuenta corriente. Pero entonces volvió a la realidad. Las fantasías sobre las cuales había edificado toda su vida no tenían la fuerza suficiente para mantener su matrimonio ni su salud mental. En 1983 dijo adiós al marido, la casa, los muebles y el empleo estresante que tenía, cargó unos cuantos bienes escogidos en una furgoneta y se dirigió hacia el oeste con sus hijos. Siete años después, haciendo el curso de IF, encontró el camino hacia una mayor libertad. Ella y su amiga Margaret Parsons invitaron a un grupo de veinte amigos a hacer el curso a fin de apoyarse mutuamente para seguir el programa. Se reunían todos los meses, compartían impresiones, éxitos y obstáculos... y los detalles íntimos de su vida financiera. Cuando Ivy elaboró la gráfica, se planteó la cuestión de enseñársela al grupo y entonces reaparecieron algunos de sus viejos temores. Lo primero que pensó fue: «Mis padres creerán que me he vuelto loca. ¿Cómo voy a enseñarles a otros lo que gano y lo que gasto? Es... es... una cuestión de mal gusto. Es... es...» ¿Por qué le costaba tanto?¿Por qué le daba miedo mostrar sus finanzas? Entonces se dio cuenta de que el motivo era que los demás podrían juzgarla y decidir si era una persona que valía la pena. Podrían resumirla en unas cuantas cifras y dejarla de lado si no daba la talla. Con la misma decisión que la ayudó a salir de su matrimonio, presentó la gráfica al grupo: sus temores se esfumaron y experimentó un gran alivio interior con respecto al dinero. Gastaba sencillamente lo que gastaba y ganaba lo que ganaba. Ahora podía comentarlo con los demás con la misma facilidad con que hablaba del color del sillón de la sala. Así de simple.

Con el tiempo puede que varíen susComprobar sentimientos con respecto los progresos 1 91 a la gráfica como consecuencia del cambio producido en su relación con el dinero. La gráfica representa así si vive de acuerdo con sus valores y refleja la atención que presta a cada decisión relacionada con su mundo material. Se convierte en una fuente de orgullo, pero no de arrogancia, sino de esa profunda satisfacción característica de la integridad. Cuando esto ocurre, muchas personas se sienten tan contentas de sus progresos que sacan la gráfica del armario y la cuelgan en la pared. Éste es el momento de detenerse a reflexionar acerca de sus propios sentimientos con respecto a su relación actual con el dinero. ¿Se atrevería a colgar esta representación gráfica de su situación financiera en medio de la sala, en un sitio donde pudieran verla todas las personas que fueran a su casa? ¿Cómo se sentiría: cómodo o incómodo? El grado de comodidad está relacionado con el grado de malestar económico. No se preocupe, porque la desazón desaparece a medida que uno sigue los pasos del programa.

LA INDEPENDENCIA FINANCIERA COMO CONSECUENCIA DE SEGUIR LOS PASOS Las personas que ponen en práctica los pasos del programa comentan que el proceso de transformación de su relación con el dinero resulta complejo y a la vez fascinante. Apuntarlo todo con detalle se convierte en un ritual agradable cada vez que llegan a la caja y tienen que pagar, aparte de despertar la curiosidad de los demás, que quieren averiguar lo que está haciendo. El momento de rellenar la tabla mensual es fantástico. Las tres preguntas que se formula le brindan la oportunidad de hacer un rápido contraste con sus valores y su propósito en la vida. El momento de apuntar en la gráfica los ingresos y los gastos le sirve para reflexionar sobre si realmente es consciente con respecto al dinero. Al cabo de unos cuantos meses o un año de seguir el programa, comenzará a notar consecuencias muy satisfactorias: a medida que, mes tras mes, gana más de lo que gasta, con el tiempo queda libre de deudas y empieza a ahorrar. ¿Le parece imposible, teniendo en cuenta su situación financiera particular? Uno no avanza en función de las condiciones de su vida, sino según lo que haga con ellas. Entre los seguidores del programa, algunos debían mucho dinero y estaban en el paro, o no tenían estudios superiores, o tenían un curriculum vitae muy incompleto, o una familia que mantener, o vivían en zonas deprimidas del país. No marchaban viento en popa, sino que se limitaban a aprovechar hábilmente las condiciones que encontraban y a dejarse llevar. En el sentido más estricto, la independencia financiera, tal como la hemos definido, implica tener unos ingresos suficientes para satisfacer las necesidades y las comodidades más elementales que no procedan del empleo remunerado sino de alguna otra fuente. Pero ahora vamos a ver que hay otros aspectos de la IF, como saldar las deudas y ahorrar. La independencia financiera es no tener más deudas Para muchos, quedar libre de deudas constituye un acontecimiento importante, uno de los principales logros de la independencia financiera. A menudo no se dan cuenta de la carga que representa una deuda hasta que desaparece. Analicemos su caso. ¿Tiene deudas? ¿Sabe cuánto debe y a quién? ¿Sabe cuánto le cuesta estar endeudado? ¿O se limita a pagar la hipoteca, el/los coche/s y las tarjetas de crédito hasta que la muerte los separe? No hace mucho, un defensor de los sin hogar sostenía que la diferencia entre éstos y la mayoría de los estadounidenses eran dos meses de sueldo. Nos

pareció exagerado, casi increíble; sin Comprobar embargo, después de hablar con otros los progresos 1 91 profesionales que conocen en profundidad el funcionamiento de la deuda del consumidor, algunos nos han dicho que dos meses de sueldo era un cálculo bastante conservador. Un solo sueldo o una enfermedad grave bastarían para que muchos pasaran al otro lado. Actualmente, los jóvenes estadounidenses gastan una media de 1,20 dólares (150 pesetas) por cada dólar (125 pesetas) que ganan. ¿Es éste su caso, o lo ha sido? Una joven que participaba en un grupo de apoyo para deudores compulsivos comentaba que antes de cumplir los treinta años había acumulado una deuda de 30000 dólares (3 750000 pesetas). Hizo una carrera rápida y sus ingresos llamaron la atención de los tiburones de las tarjetas de crédito. Cuando American Express le envió la Tarjeta Oro, imaginó que había alcanzado la cima: si ellos pensaban que valía tanto, seguramente lo valía. Con la cabeza erguida y la espalda recta marchó a la mejor tienda de muebles de la ciudad y compró todo lo que quiso... sin darse cuenta de que sus compras generarían intereses. He aquí algunos datos de la cruda realidad para que los digiera. Por la deuda de la tarjeta de crédito está pagando entre un 16 % y más del 20 % de interés, algo así como trabajar cinco días a la semana y que le paguen por cuatro. Si la empresa anunciara que van a bajar los sueldos en esta proporción, todos los trabajadores se pondrían en pie de guerra. Las personas que consideran que las deudas son eternas y se limitan a pagar lo menos posible en realidad están optando por este sueldo inferior. No se dan cuenta de que comprando un nuevo aparato estéreo a crédito para festejar una subida de sueldo, pierden la ganancia... y algo más. Un coche comprado a crédito al final cuesta dos veces y media más que el precio de venta original. Una vivienda con una hipoteca a treinta años al 10 % en el momento de saldar la hipoteca podría llegar a costar tres veces el precio de venta. Según Deudores Anónimos, nos endeudamos para no hacer frente a nuestros sentimientos, sobre todo a los de privación. Como cualquier otra adicción, la deuda nos permite negar el dolor, la pena, la pérdida, la ira, la soledad y la desesperación. Su tendencia al uso de la tarjeta de crédito, ¿es simplemente un hábito o es una adicción? The People's Almanac menciona una encuesta según la cual se gasta el 23 % más al comprar con tarjeta de crédito que al comprar en efectivo. Las deudas se han convertido en algo tan habitual que apenas nos damos cuenta de que nos hacen depender de un empleo, que por ellas trabajamos sin parar para pagar unos placeres que hemos disfrutado hace tiempo y unos lujos que apenas tenemos tiempo de aprovechar. Después de admitir su adicción a las tarjetas de crédito, una amiga nuestra decidió tomar medidas drásticas: como no se veía capaz de limitarse a guardarlas, se sentó y las cortó por la mitad, una por una; con los trozos llenó una bolsa de plástico bastante grande. Es posible que no sea la única. Puede que, en la década de los noventa, seamos testigos de una revolución de las tarjetas de crédito y veamos a personas de clase media, dóciles hasta ese momento, levantarse y quemar sus tarjetas de crédito delante de los centros comerciales, así como en los años sesenta veíamos a los estudiantes universitarios de pelo largo que quemaban las cartas de convocatoria para hacer el servicio militar. «Pues no, no vamos», gritarán cuando les ofrezcan paquetes de vacaciones en Tahití. No se ría. Podría ocurrir... cuando despertemos y nos demos cuenta del lado oscuro de pagar con plástico.

Sally Morris solía decir que su vida eran «bombas de día Comprobar los progresos 1 91y paz por la noche». Para ganarse la vida, trabajaba como diseñadora gráfica para una empresa de alta tecnología que tenía importantes contratos con el Ministerio de Defensa, y porque le gustaba trabajaba en una variedad de proyectos de voluntariado patrocinados por la iglesia. Como debía 17000 dólares (2125000 pesetas), aparentemente no tenía alternativa. Y como ya se había repetido una y otra vez que no le quedaba otra alternativa, su conciencia había dejado de molestarla. El programa de IF le proporcionó un espejo implacable... pero la liberó. Pegó encima de la gráfica una nota que ponía: «Estoy en vías de saldar mis deudas.» Debajo pegó unos cuantos trozos de velero con cifras y se dedicó a controlar la cifra que debía exactamente. «Era como fundir una vela o adelgazar cincuenta kilos», nos dijo. Sin incrementos de sueldo y sin sentirse desposeída, en dos años quedó libre de deudas. Cuando se centró en lo que realmente le daba satisfacción en la vida, descubrió que con lo que más disfrutaba eran unos viajes cortos de trabajo en los que había participado, colaborando en tareas de construcción en lugares como Costa Rica y Kenia. Al regresar de su primer viaje a Kenia quedó muy deprimida: aunque había contribuido a levantar una parte de un hospital rural en una aldea perdida en las montañas se preguntaba: «Y ahora, ¿qué?» Ella seguía siendo rica mientras ellos eran pobres. De modo que comenzó a recoger medicamentos que si no se habrían tirado para enviarlos a Kenia con los turistas que iban de safari. Cuando logró saldar su deuda, Sally sabía exactamente cuál sería el paso siguiente. Había averiguado que en Kenia moría mucha gente por falta de tratamiento de los abscesos dentarios. Renunció al trabajo, alquiló la casa de campo y el coche, y se fue a Kenia por un año para ayudar a crear una clínica dental. Como no tenía deudas, el alquiler de la casa y el coche le proporcionó el dinero que necesitaba para vivir en Kenia, en el campo. Había alcanzado la liberación financiera. Al no tener deudas, tenía la posibilidad de elegir... y eligió hacer lo que le pedía el corazón. En consecuencia, saldar las deudas es una forma de independencia financiera. Al desaparecer la deuda, uno recupera la libertad de elegir. Sea cual fuere el clima económico, ser capaz de afirmar que uno no le debe nada a nadie constituye una declaración de salud mental, dignidad y libertad. Cuando uno no tiene deudas, puede elegir. Puede elegir, como Sally, seguir los dictados de su corazón hacia tierras lejanas, o cualquier otra cosa. O a lo mejor prefiere disfrutar del proceso de transformación de su relación con el dinero desde el mismo lugar donde se encuentra. A medida que sigue gastando menos de lo que gana (disfrutando de la vida al máximo) en la gráfica la línea de los ingresos se va distanciando cada vez más de la de los gastos. Esta diferencia tiene un nombre que es poco habitual en los últi-

Comprobar los progresos 1 91

FIGURA 5-3 Gráfica con gastos, ingresos y ahorros

mos años: se llama ahorros (véase la figura 5-3) y constituye otra forma de independencia financiera. La independencia financiera es tener dinero en el banco ¿A cuánto ascienden sus ahorros en este momento? ¿Cómo sería su vida si dispusiera de dinero para cubrir sus gastos durante un año, en algún tipo de ahorros de los que pudiera disponer fácilmente? Ya hemos indicado que las tarjetas de crédito incrementan sus gastos más de un 20%; por lo tanto, si las eliminamos, los gastos se reducirán en la misma proporción. Lo más interesante es que las personas que hacen el programa de apoyo para deudores compulsivos también comprueban que gastan alrededor de un 20 % menos. No olvide, además, el consejo de la famosa asesora financiera Jane Bryant Quinn que, partidaria del pagúese a usted primero (es decir, ahorre antes de pagar las cuentas y llenarse la cartera), observó que hasta que ella misma no logró ahorrar un 20 % no sintió que estuviera reduciendo gastos. Casi un 20 % del dinero se le escurría entre los dedos sin proporcionarle ningún placer apre- ciable. La capacidad de ahorrar está al alcance de cualquiera. Verá cómo ahorra si sigue los pasos. ¿Qué significa todo esto en su caso? Cuando uno dispone de ahorros, el paro deja de ser una tragedia. Si uno deja de cobrar un sueldo pero cuenta con algunos ahorros, no tiene que desprenderse de sus bienes. Además, tal vez encuentre la ocasión de analizar opciones que hasta ese momento no había considerado porque estaba demasiado ocupado. Por ejemplo, podría meter la familia en una roulotte y recorrer todo el país. O echarse una mochila a la espalda y dar la vuelta al mundo. O leer. O realizar en su casa todos los proyectos que tiene planeados. O aprender un oficio distinto. O explorar su creatividad, pintando cuadros o componiendo música por puro placer. O dedicar un año entero a buscar un empleo que le venga como anillo al dedo. O hacer una licenciatura o un doctorado que le permitan acceder a un nivel superior dentro de su ámbito laboral. O trabajar como voluntario a tiempo completo por una causa que le interese, y quizá conseguir un empleo remunerado. O recuperar los lazos familiares. Pruebe a hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué haría con su tiempo si pudiera estar un año sin cobrar un sueldo? Si su mente ha quedado en blanco, no se

sorprenda; es posible que la total identificación trabajo1haya Comprobarcon los su progresos 91 suprimido transitoriamente sus sueños y sus deseos. Pero no olvide la pregunta y descubra las posibilidades de lo que elegiría hacer si tuviera suficientes ahorros para no necesitar un empleo remunerado durante un año. ¿Qué le parece la idea de contar con ahorros? ¿Está a favor o en contra ? Tener ahorros, compromete la imagen que tiene de sí mismo ¿Representa el final de su juventud o una capitulación delante de sus padres? ¿Es usted un manirroto que opina que la expresión ingresos disponibles significa que tiene derecho a gastar todo lo que tiene en su bolsillo? Los ahorros, parecen un sueño imposible, teniendo en cuenta su actual situación financiera? ¿Cuáles son sus convicciones religiosas o políticas con respecto al ahorro? ¿Debería entregar todo el dinero que le sobra a la iglesia, a los pobres o hacer donativos para alguna causa? La cuestión en este caso no reside necesariamente en cambiar sus hábitos de ahorro, sino en analizar su actitud al respecto a fin de ser capaz de manejar con facilidad e integridad el incremento de los ahorros que se produce cuando uno sigue estos pasos. Los ahorros, por consiguiente, son una forma de independencia financiera que le proporciona más coraje en su trabajo y una nueva energía para analizar los aspectos de su vida que tiene descuidados; le permiten sobrevivir durante las malas épocas cuando trabaja como autónomo o en alguna actividad estacional; borran el temor inconsciente a quedarse en la calle y evitan las decisiones precipitadas a causa de la desesperación. Ahorrar es como construir una represa en un río. El agua contenida posee cada vez más energía potencial. Si almacena energía vital (dinero) en una cuenta bancaria, estará en condiciones de impulsar cualquier proyecto, desde pintar la casa hasta dar una nueva orientación a su vida.

¿Y TODO ESTO SÓLO POR UN GRÁFICO? La gráfica no tiene nada de mágico. Puede anotar las cifras a principios de mes y olvidarse de ella el resto del tiempo, y no pasa nada. Pero si la observa, presta atención a lo que indica y le hace caso, notará cambios con el correr del tiempo. Forma parte de la inteligencia financiera la permanente conciencia de sus patrones de ingresos, gastos y ahorros en el tiempo. ♦ Le recuerda constantemente su voluntad de cambiar su relación con el dinero. Contrarresta el síndrome de ojos que no ven, corazón que no siente. Le impide perder de vista su intención de cambiar sus hábitos inconscientes de gastos. ♦ Es una forma de retroalimentación que le presenta, de forma clara y gráfica, su posición actual y sus avances hacia la meta. Ya no tiene que destripar la hucha ni consultar la tabla para saber cómo va todo. Las dos líneas del gráfico o suben o bajan. ♦ Puede servir como inspiración, porque la satisfacción que experimenta al avanzar le sirve de incentivo para seguir adelante. Si le parece que no pasa nada, la gráfica le recordará que no es así. ♦ Puede ser una motivación, un estímulo para la constancia cuando cunde el desaliento y las energías flaquean. Ante la tentación, la idea de enfrentarse a la gráfica a final de mes tal vez le sirva para tomar una decisión más sana. ♦ Coloca su integridad en un sitio bien visible. Es difícil (o por lo menos más difícil) que se mienta a sí mismo con respecto a sus progresos delante de la gráfica.

♦ Constantemente le sugiere que aproveche vital. Comprobarsu losenergía progresos 1 91 Sus ingresos representan muchas horas de preciosa vida en esta tierra maravillosa y sus gastos representan las formas que ha elegido para usar esas horas tan valiosas. La gráfica le recuerda que tiene que administrar este tiempo lo mejor posible. ♦ Por último, le ayuda a conseguir un apoyo permanente. Al ponerla en la pared, al alcance de la vista de los demás, atrae su interés y les hace partícipes. Sirve de mucho tener amigos y familiares dando ánimos desde la barrera.

LO QUE HACE FALTA ♦ Papel milimetrado: una hoja de papel milimetrado de 45 X 55 cm o de 60 X 90 cm, aproximadamente, con 10 cuadrados por centímetro. ♦ Bolígrafos, uno negro y otros dos de distintos colores.

RESUMEN DEL QUINTO PASO Confeccionar y mantener al día una gráfica donde figuren el total de ingresos mensuales y el total de gastos mensuales.

6 EL SUEÑO AMERICANO... CON POCOS RECURSOS

Resulta triste y, al mismo tiempo, revelador el hecho de que no haya una palabra para designar la vida en el punto más alto de la curva de la satisfacción, teniendo siempre lo suficiente pero sin estar abrumado por el exceso. Esta palabra tendría que evocar la cuidadosa administración de los recursos tangibles (tiempo, dinero, bienes materiales) junto con el feliz desarrollo de los recursos espirituales (creatividad, inteligencia, amor). Por desgracia, 110 hay palabras para explicar esa mezcla de riqueza y frugalidad que se produce después de seguir los pasos del programa. Lo malo es que, en la segunda mitad del siglo veinte, la palabra frugalidad ha adquirido muy mala fama. ¿Por qué la frugalidad ha dejado de ser bien considerada? Después de todo, es un ideal permanente y uno de los pilares de la sociedad. Tanto Sócrates como Platón alababan «el justo término medio». Tanto en el Antiguo Testamento («No me des ni pobreza ni riqueza, sino sólo lo suficiente») como en el Nuevo (donde Jesús enseña que «no se puede servir a Dios y al Dinero»), se ensalza el valor de la sencillez material para enriquecer la vida espiritual. En la historia de Estados Unidos ha habido numerosos individuos (Benjamín Franklin, Henry David Thoreau, Ralph Wal- do Emerson, Robert Frost) y también grupos (amish, cuáqueros, mennonitas) que han impulsado la virtud de la frugalidad, tanto por respeto a la tierra como por el ansia de ganar el cielo. Y para construir esta nación ha hecho falta la frugalidad de la mayoría de los ciudadanos. De hecho, la riqueza que disfrutamos en la actúa- lidad es el resultado de siglos de frugalidad. Como ya hemos dicho, la cultura del consumismo, del cuanto más, mejor, se acaba de imponer. Tenemos una base de frugalidad y ya es hora de que nos acostumbremos a la palabra, y a ponerla en práctica. Vamos a explorar esta palabra, frugalidad, para ver si podemos recuperarla como la clave para la satisfacción en la década de los noventa.

LOS PLACERES DE LA FRUGALIDAD Según el Diccionario de la Real Academia Española, frugalidad quiere decir «templanza, parquedad en la comida y la bebida». No está mal; es una palabra práctica y bastante sosa, sin la elegancia ni la gracia de la suficiencia que experimentan los PIF. Pero si seguimos indagando, vemos que frugal tiene la misma raíz latina que frug (que significa «virtud»), frux («fruto» o «valor») y frui («gozar, disfrutar de lo que uno posee»). Esto ya es otra cosa. Frugalidad es gozar de la virtud de aprovechar el valor de cada minuto de su energía vital y de todo lo que uno posee.

Muy interesante. Más que interesante; en realidad, es todo un cambio. Frugalidad quiere decir disfrutar de lo que uno tiene. Si una mujer tiene diez sueño americano... 204ponerse, es probable que sea vestidos y El sigue pensando quecon nopocos tienerecursos nada que una manirrota. En cambio, si tiene diez vestidos y ha disfrutado poniéndoselos durante años, es frugal. Lo malo no es la cantidad de objetos que se posean sino el hecho de no disfrutar de ellos. Una persona no es frugal porque escatima el dinero, sino por el grado de satisfacción que obtiene del mundo material. ¿Obtener placer del mundo material? Pero, ¿eso no es hedonismo? Aunque ambos se refieren a disfrutar de lo que uno tiene, la frugalidad y el hedonismo son actitudes opuestas frente a lo material. El hedonismo se manifiesta en el placer de los sentidos e implica un consumo excesivo y una constante búsqueda de más. En cambio, a las personas frugales todo les produce placer, desde un diente de león hasta un ramo de rosas, desde una fresa hasta la comida más exquisita. Un hedonista bebería el zumo de cinco naranjas antes de un desayuno suculento; en cambio, una persona frugal se relamería comiendo una sola naranja, disfrutando del color y la textura de la fruta, del olor y la humedad que se desprenden al empezar a pelarla, de la transparencia de cada gajo, del sabor que estalla sobre la lengua... y de guardar la piel para cocinar. Ser frugal significa que la relación entre la felicidad y los objetos materiales sea intensa; es decir, que una persona frugal obtiene una unidad de felicidad por cada objeto material. En cambio, si necesita diez objetos para empezar siquiera a registrar algún cambio en el medidor de felicidad, significa que no le ha encontrado sentido al hecho de estar vivo. En castellano hay una palabra que resume todo esto: aprovechar,1 que significa «emplear útilmente alguna cosa, hacerla provechosa o sacarle el máximo rendimiento», tanto en lo que se refiere a una cremallera vieja de una prenda usada como a un día de sol en la playa. Quiere decir sacarle a la vida todo su valor, disfrutar de todo lo bueno que puede ofrecernos cada momento y cada cosa. Hemos de saber aprovechar una comida sencilla, un plato de fresas muy maduras o un crucero. Esta palabra no tiene nada que ver con la miseria, sino que es suculenta, llena de sol y de sabor, mucho más dulce que la palabra frugal. La mentalidad del cuanto más, mejor y nunca es suficiente fracasa en el test de frugalidad no sólo por el exceso sino también por no saber disfrutar de lo que se tiene. Aunque se ha calificado a los occidentales de materialistas, en realidad no es éste el término adecuado. Porque con frecuencia no disfrutamos tanto de las cosas materiales como de lo que éstas representan: conquista, posición social, éxito, satisfacción, sensación de valía e incluso el favor a los ojos del Creador. Después de conseguir la casa de nuestros sueños, un coche acorde a nuestra posición social y la pareja perfecta, pocas veces nos detenemos a disfrutarlos plenamente; en general, seguimos corriendo en pos de lo siguiente que anhelamos adquirir. Otra lección que se desprende de la definición de frugal que nos da el diccionario es reconocer que no tenemos que poseer algo para disfrutarlo; basta con usarlo. Somos frugales cuando disfrutamos de algo, nos pertenezca o no. Con respecto a muchos de los placeres de la vida, puede ser mucho mejor usar algo que poseerlo (y gastar tiempo y energía para su mantenimiento). Nos hemos comportado a menudo como señores feudales, reuniendo en todas partes la mayor cantidad de posesiones posibles y llevándolas dentro de los muros de nuestro castillo. Si queremos algo (o lo queríamos en el pasado, o imaginamos que podemos quererlo en el futuro), nos parece que debemos

1 N. de la t.: en castellano en el original.

introducirlo dentro de los límites del mundo que llamamos mío. Pero no nos damos cuenta de que lo que se encuentra fuera de estos muros de lo mío no americano... recursos pertenece El al sueño enemigo, sino a con lospocos demás. Y si205 consideramos que lo que está fuera de los muros en lugar de ser ellos es nosotros, nos podemos permitir no ser tan rigurosos con nuestras posesiones y abrir alegremente las puertas de nuestra fortaleza para que los bienes (materiales y espirituales) entren y salgan. Por lo tanto, frugalidad también es aprender a compartir, a considerar que el mundo es nuestro, en vez de ser de ellos o mío. Y, aunque no quede explícito en el término, ser frugal y estar satisfecho con lo suficiente significa que queda más para los demás. Aprender a compartir equitativamente los recursos de la Tierra es lo más importante; un poco de frugalidad creativa sería muy útil para mantener ese equilibrio. Frugalidad es equilibrio; es el concepto griego del justo término medio. Es saber cosechar felicidad en el mundo en que vivimos. Es manejar con sabiduría el dinero, el tiempo, la energía, el espacio y las posesiones. Como decía Ricitos de Oro al hablar de las sopas: «Ni demasiado calientes ni demasiado frías, sino justo en el término medio.» La frugalidad es algo parecido: que ni sobre ni falte; que haya lo justo. No se pierde nada, ni tampoco queda nada sin usar; como una máquina limpia, eficaz y perfecta; sencilla pero elegante. La palabra mágica es... suficiente. En lo más alto de la curva de la satisfacción, es el punto de partida de una vida de satisfacción, aprendizaje y colaboración con el bienestar del planeta. No debemos perder esto de vista cuando buscamos formas de ahorrar. No se trata de conformarse con cualquier cosa ni de caer en la tacañería o la avaricia. Estamos hablando de frugalidad creativa, una forma de vivir que proporciona la máxima satisfacción por cada unidad de energía vital que gastamos. De hecho, sabiendo que el dinero es su energía vital, sería una tontería pensar en gastarlo en cosas que no disfrutamos ni usamos. Volviendo a la aritmética del capítulo 2 recordará que, si tiene cuarenta años, apenas le quedan 329601 horas de energía vital. Tal vez ahora le parezcan muchas, pero serán muy preciosas al final de su vida. Si ahora las gasta bien, más adelante no se arrepentirá. En definitiva, esta frugalidad creativa es una manifestación de autoestima al valorar la energía vital que invierte en bienes materiales. Moderar el consumo para ahorrar esos minutos y esas horas de energía vital es la expresión máxima de respeto hacia uno mismo.

El sexto paso: valorar la energía vital gastando lo menos posible Este paso está relacionado con el uso inteligente de su energía vital (dinero) y con la reducción o eliminación consciente de los gastos. Hemos dispuesto los siguientes consejos prácticos en varias listas, basadas todas ellas en décadas de experiencia en vivir con frugalidad. También se incluyen algunas de las sugerencias que Amy y Jim Dacyczyn comparten con tanta generosidad en el boletín que publican, titulado The Tightwad Gazette (y subtitulado «La promoción de la frugalidad como un estilo de vida alternativo viable»), que hemos mencionado en el capítulo 4. Considere las siguientes listas como un menú de opciones. Explore las que despierten su curiosidad o le interesen y prescinda del resto. Todo el mundo encontrará algo que le sirva, pero no todo será útil para cada persona, aunque puede que le resulte instructivo preguntarse por el motivo que le lleva a desechar algunas ideas y a adoptar otras. Tal vez encuentre condicionamientos

que proceden de su infancia, algunos mitos culturales, e incluso cierta información reveladora acerca de sus valores. Tenga presente que estas ideas El sueño americano... con pocos La recursos 206 son oportunidades, no obligaciones. frugalidad está relacionada con el placer, no con escatimar gastos. Le deseamos unos felices ahorros o, mejor dicho, ¡feliz frugalidad!...

UN MÉTODO SEGURO PARA AHORRAR No trate de impresionar a los demás Es probable que los demás estén tan entretenidos tratando de impresionarle que, en el mejor de los casos, ni siquiera se darán cuenta de sus esfuerzos. Y en el peor de los casos, les molestará que intente superarles. bien la publicación en 1899 de The Theory of the Leisure Class (La teoría de la clase ociosa) de Thorstein Veblen no causó demasiada sensación, el autor acuñó una expresión, consumo conspicuo, que llegó al corazón de nuestra cultura. En el prólogo, el comentarista social y escritor Stuart Chase resume su tesis con las siguientes palabras: Las personas que viven por encima de la línea de subsistencia básica, en esta época y en todas las anteriores, no utilizan el excedente que les brinda la sociedad fundamentalmente con fines prácticos. En lugar de desarrollar sus vidas, de vivir de una forma más sabia, inteligente y comprensiva, pretenden impresionar a los demás con su excedente (...) derrochando inútilmente dinero, tiempo y esfuerzo en la agradable tarea de inflar su yo. El hecho de que el consumo conspicuo sea una aberración intercultural e histórica de la especie humana no significa que todo el mundo tenga que caer en esta práctica. Si deja de intentar impresionar a los demás, verá cómo ahorra cientos de miles, tal vez incluso millones de pesetas. (Y piense en lo impresionados que quedarán los demás con todo lo que ha ahorrado...)

DIEZ MÉTODOS SEGUROS PARA AHORRAR 1. No vaya de compras Si uno no va de compras, no gasta. Evidentemente, cuando realmente le hace falta alguna cosa, tiene que ir a comprarla. Pero no vaya de compras sin más. Según Carolyn Wesson, la autora de Women Who Shop Too Much (Mujeres que compran demasiado: cómo superar la pasión por el consumo), «En Estados Unidos, 59 millones de personas son adictas a ir de compras o a gastar». Alrededor del 53 % de los comestibles y del 47 % de las compras de ferretería son impulsivas. En una encuesta realizada entre 34300 compradores en centros comerciales de todo el país a los que se interrogó por el motivo fundamental de su visita, sólo el 25 % respondió que buscaba un artículo determinado. Aproximadamente un 70 % de los adultos visita una vez a la semana algún centro comercial. En 1957, había en Estados Unidos unos 2 000 centros comerciales; en la actualidad, según el Consejo Internacional de Centros Comerciales son más de 30000. Hace poco, la cantidad de centros comerciales superó el número de institutos de enseñanza secundaria que hay en Estados Unidos. No cabe duda de que ir de compras es uno de nuestros pasatiempos nacionales favoritos. Más allá del simple hecho de adquirir los bienes y servicios que necesitamos, ir de compras pretende satisfacer infinidad de necesidades (y evidentemente no lo consigue, puesto que vamos de compras

con tanta frecuencia): una forma de adaptación al medio social y organización del tiempo, como compensación por un trabajo bien hecho, como El sueño recursoscomo 207 una forma de afianzar la antidepresivo, paraamericano... aumentarcon la pocos autoestima, personalidad, para demostrar una cierta posición social, como símbolo de afecto. Un antropólogo procedente de Marte podría llegar a la conclusión de que el centro comercial es un lugar sagrado en nuestra cultura y que comprar es el ritual fundamental de comunión con la divinidad. Según observa Lewis Lapham, «Nuestro anhelo de lo inefable se expresa mediante la voracidad de nuestro apetito. (...) Así, las festividades del consumo se convierten en rituales de comunión». El consumo parece ser nuestra forma favorita y legal de drogadicción. De modo que no vaya de compras y no preste atención a la publicidad que le despierta la necesidad de tener cosas que realmente no quiere. Y no preste atención a las ofertas si quiere conservar su salud mental, por no hablar de la espiritual. 2. Viva dentro de sus posibilidades Este concepto está tan pasado de moda que es posible que muchos lectores ni siquiera sepan lo que significa. Vivir dentro de sus posibilidades quiere decir no comprar más de lo que uno se puede permitir, dentro de los límites de la prudencia, evitar las deudas a menos que uno esté seguro de que va a tener la oportunidad de pagarlas enseguida, y tener siempre alguna reserva por si acaso. Era una forma de vivir bastante corriente apenas una generación atrás, antes de que empezáramos a vivir por encima de nuestras posibilidades. La situación actual tiene ventajas e inconvenientes. Lo bueno es que uno puede tener ahora mismo todo lo que se le antoje. Lo malo es que lo paga con su vida. Cuando uno compra a crédito, ya se trate de coches, viviendas o vacaciones, suele pagar tres veces más. ¿Merece la pena pasar dos semanas de vacaciones en una isla lejana este año si el año que viene a lo mejor tiene que trabajar cuatro meses más para pagarlas? Esto no significa que tenga que cancelar todas las tarjetas de crédito; basta con no usarlas. Vivir dentro de las propias posibilidades implica esperar hasta tener el dinero antes de comprar algo. Esto le brinda la ventaja de que no tiene que pagar intereses y, además, así tiene tiempo para reflexionar y a lo mejor descubre que, después de todo, algunas de esas cosas ya no le interesan. El que duda ahorra. Lo bueno de vivir dentro de sus posibilidades es que uno usa y disfruta lo que tiene y cosecha así mucha satisfacción, tanto de su viejo coche, de un abrigo o de la casa. Implica también que podrá sobrevivir en períodos económicos malos, que siempre los hay. En 1987 Alfred Malabre, director de la sección económica de The Wall Street Journal, publicó un libro cuyo título lo dice todo: Beyond Our Means: How America 's Long Years of Debt, Déficits and Reckless Borrowing Now Threatens to Overwhelm Us (Más allá de nuestras posibilidades: cómo los largos años de deuda, déficit y de adquirir préstamos sin límite en América amenazan ahora con superamos), en el cual se lee lo siguiente: Resumiendo, la fiesta está a punto de acabar y, según la sabiduría que han acumulado todos los eminentes economistas de las distintas escuelas, no va a ser posible practicar una extirpación indolora en la situación difícil en que nos encontramos. Un motivo como cualquier otro para vivir dentro de nuestras posibilidades.

3. Cuide lo que tiene Hay algo que todos tenemos y que queremos que nos dure mucho tiempo: americano... con pocos recursos 208 el cuerpo. ElSisueño prestamos un poco de atención a las medidas preventivas de eficacia demostrada, podemos ahorrar mucho dinero. Por ejemplo, si nos lavamos los dientes, no gastamos tanto en el dentista; y si comemos lo que sabemos que le conviene al cuerpo (en función de la energía que produce, no a juicio de las papilas gustativas), también podemos ahorrar mucho dinero en procedimientos costosos e incluso llegar a salvar la vida. El mismo principio es aplicable a todo lo que poseemos. Está comprobado que los cambios frecuentes de aceite hacen que el coche dure más; si limpia las herramientas, duran más. (¿Cuántas veces se le ha estropeado el secador de pelo o el aspirador por no quitar las bolas de pelo que se quedan atascadas?) Si quita el polvo de la rejilla de ventilación de la nevera, ahorra energía y el aparato funciona mejor. Una de las principales diferencias entre los seres vivos y las máquinas es que éstas no se curan solas. Si le duele la cabeza y no hace nada, es probable que se le pase. Pero si un motor hace un ruido raro y no toma ninguna medida, podría desprenderse una pieza, quemarse la bomba de agua, o producirse algún otro tipo de inconveniente grave... y costoso. Muchos de nosotros hemos vivido rodeados de excesos durante tantos años que ya ni se nos ocurre mantener lo que tenemos. «Siempre quedan más en el sitio del que viene esto», nos decimos. Pero más cuesta dinero, y además es posible que llegue un momento en que ya no haya más. 4. Espere hasta que se gaste ¿Qué fue lo último que tiró porque estaba gastado? Los estadounidenses tiran 660 kg de basura al año (otro aspecto en el cual siguen siendo los primeros del mundo) y es probable que gran parte de lo que se tira se pudiera seguir usando perfectamente. Las fibras sintéticas son muy duraderas; en la actualidad, es difícil que la ropa se gaste de verdad. Si no fuera por la industria de la moda (y por el aburrimiento), podríamos seguir llevando las mismas prendas básicas durante años. Fíjese en lo que tiene. ¿Se limita a renovar o a duplicar los aparatos electrónicos, muebles, utensilios de cocina, alfombras y ropa blanca del año anterior, o realmente los sustituye cuando se estropean? Piense en lo que ahorraría si decidiera prolongar la vida de estos objetos aunque sea sólo un 20 % más. Si normalmente renueva las toallas cada dos años, procure hacerlas durar dos años y medio. Si cambia de coche cada tres años, espere hasta cuatro. Si cambia de abrigo cada dos inviernos, fíjese si no le va bien esperar al tercero. Y cada vez que esté a punto de comprar algo, pregúntese: «¿No tengo ya uno de estos que se puede seguir usando?» Otra forma de ahorrar consiste en preguntarse, antes de tirar algo a la basura, si no habrá otra manera de usarlo, en todo o en parte. El papel usado sirve para tomar notas; una taza desportillada sirve para guardar lápices; del tostador estropeado se recuperan los tornillos y también el cable eléctrico, la resistencia, una pequeña bandeja metálica y un asa resistente al calor; de los muebles viejos se puede aprovechar la madera para el siguiente trabajo de carpintería. Los expertos en frugalidad de los años treinta (y antes) guardaban siempre una pila de trozos de madera y cosas viejas, y tenían la habilidad de aprovechar las piezas para construir lo necesario: basta con reconocer que todo puede ser útil y tener la creatividad necesaria para descubrir para qué. Entonces, en vez de comprar algo, uno se pregunta: «¿No lo tendré ya en alguna otra forma? En tal caso, ¿qué necesito para que funcione como yo quiero?» Una advertencia a las personas que ya son frugales: usar algo hasta que se gaste no significa dejar que nos desgaste. Si tiene que estar luchando

constantemente con una lámpara para que funcione por más que haya tratado de arreglarla, puede que no valga la energía vital necesaria para hacerla El sueño con pocos recursos 209 en el taller que fuera, y le funcionar otro añoamericano... más. Si el coche pasa más tiempo cuesta más horas de mantenimiento (o más dinero en reparaciones) que de servicio, compre otro. Si le duelen las articulaciones de la rodilla porque las zapatillas deportivas han perdido elasticidad, le cuesta menos comprar otro par (en las rebajas) que pasar por el quirófano. 5. Hágalo usted mismo ¿Es capaz de regular el motor del coche? ¿Y hacer que el grifo deje de gotear? ¿Sabe hacer la declaración de la renta? ¿Y cambiarle la resistencia al tostador? ¿Sabe cambiar un neumático a la bicicleta? ¿Puede hacer un pastel? ¿Y construir una estantería para los libros? ¿Y arreglar el techo? ¿Y limpiar la chimenea? ¿Sabe hacerse un vestido? ¿Y cortarle el pelo a la familia? ¿Por qué no crear su propia asociación sin ánimo de lucro? Antiguamente, todas estas aptitudes básicas se aprendían con los padres mientras los hijos crecían, pero la revolución industrial envió a los padres a trabajar a las fábricas y a los hijos, al prohibirles el trabajo y con la aparición de la enseñanza pública obligatoria, a la escuela. Después, los abuelos fueron a parar a instituciones geriátricas y así desaparecieron las personas que tradicionalmente enseñaban a los niños las cosas de la vida mientras los padres trabajaban. Con el tiempo, hubo que incorporar a la programación clases de economía doméstica y talleres para completar la escasa formación que recibían los niños en su casa. En la década de los setenta, ya no estaba bien visto que las madres se quedaran en casa con sus hijos. No es de extrañar, entonces, que en la década de los noventa la única manera que conozcamos de cuidar de nosotros mismos sea como consumidores de bienes y servicios que nos brindan los demás. Si quiere invertir la situación, la próxima vez que esté a punto de llamar a un experto pregúntese: «¿Puedo hacerlo yo mismo? ¿Cuánto me llevaría aprender? ¿Es algo que me conviene saber hacer?» Los conocimientos básicos para vivir y sobrevivir se adquieren en escuelas para adultos, centros de extensión o divulgación, campamentos de verano y, en último término aunque no el menos importante, en los libros. Cada avería puede servir como oportunidad para aprender y crecer. Si hay algo que no sabe hacer, o que prefiere no hacer por sí mismo, siempre puede llamar a otro para que lo haga y colaborar en la medida de lo posible. Cada porción de energía que invierta para resolver estas dificultades no sólo le enseña algo que debe saber para la próxima vez, sino también a evitar errores y a pagar menos. Una PIF nos ha contado que un invierno se le estropeó la calefacción. Llamó a tres empresas para que le presentaran un presupuesto y cada una le dijo con toda certeza en qué consistía el problema. Por desgracia, las tres versiones eran diferentes. De modo que se puso a descifrar libros, analizó el laberinto de tuberías, llegó a una conclusión aproximada y eligió la empresa que más se acercaba a su análisis, con lo cual ahorró decenas de miles de pesetas en obras innecesarias y posiblemente destructivas. Cuando fue el especialista, se quedó a su lado viendo cómo trabajaba y así previno unos cuantos errores costosos y ahorró un tiempo (precioso) realizando algunas de las tareas más sencillas. Una familia típica en la cual los dos miembros trabajaran habría pagado diez veces más por el mismo trabajo y además se habría sentido satisfecha de tener dos sueldos, «porque es tan alto el coste de la vida moderna...» 6. Prevea sus necesidades Ser previsor a la hora de comprar permite ahorrar mucho dinero. Si prevé con la suficiente anticipación, seguro que los artículos que necesita estarán de

rebajas en algún momento, lo cual significa pagar de un 20 a un 50 % menos que el precio normal. Le conviene recibir los catálogos y folletos de rebajas de sueño americano... pocos recursos 210 los anuncios de ofertas en los grandesElcomercios locales con y nacionales; consulte el periódico de los domingos; busque las rebajas estacionales de invierno y verano, las de vacaciones y las ventas por liquidación de existencias. El mero hecho de fijarse en que el neumático izquierdo trasero del coche está en malas condiciones antes de que haya que tirarlo le permite anticipar una necesidad. Siendo consciente de ella, seguro que presta atención a la sensacional venta de neumáticos que se va a publicar en la sección deportiva del periódico dominical dentro de tres semanas, y sabrá que el precio es excelente porque ya ha hecho algunas averiguaciones. A corto plazo, comprar en la tienda más próxima resulta caro. Si prevé sus necesidades (que necesita algo para cenar, que se quedará sin leche en mitad de la semana, o que quiere grabar algo y no le quedan cintas vírgenes), no tiene que salir corriendo a comprar en la primera tienda que encuentre, sino que puede comprar lo que busca en el supermercado o cuando pase por la tienda donde estén mejor de precio, con lo cual consigue un ahorro considerable. Si se fija en el ejemplo del registro diario del segundo paso que aparece en la página 109, verá la diferencia de precio entre las cintas compradas el viernes en la tienda más próxima y las compradas el sábado en un supermercado. Al prever sus necesidades desaparece también uno de los mayores peligros para la frugalidad: las compras compulsivas. Si no ha previsto que necesita algo al salir de casa a las tres y cinco, es poco probable que lo necesite a las tres y diez cuando se encuentra frente al mostrador de los caprichos en la tienda de la esquina. No queremos decir que no pueda comprar nada que no haya apuntado antes en la lista de la compra (aunque esto no les vendría mal a los compradores compulsivos), sino que debe ser escrupulosamente sincero cuando vaya a comprar. No es lo mismo decir «Me parece que voy a necesitar uno de éstos», dejándose tentar por un trebejo para zurdos o un jersey de cachemir, que haber previsto que lo iba a necesitar y reconocer que ése en concreto está muy bien de precio. Recuerde el corolario de la ley de Parkinson («El trabajo se prolonga hasta abarcar el tiempo que nos dan para acabarlo»): «Las necesidades crecen hasta abarcar todo lo que sienta el impulso de comprar». 7. Valor comparativo, calidad, durabilidad y multiplicidad de usos Compare antes de comprar. Existen muchas publicaciones que brindan evaluaciones y comparaciones excelentes sobre casi todo lo que se puede comprar y que, además, son entretenidas de leer. Decida cuáles son las características que le parecen más importantes. No compre automáticamente el producto más barato. Puede que la durabilidad sea fundamental en el caso de algo que piense usar todos los días durante veinte años. Es evidente que ahorra si gasta menos en cada artículo que compra, pero también es cierto que si paga 40 dólares (5 000 pesetas) por una herramienta que dura diez años, en lugar de comprar una de 30 dólares (3 750 pesetas) que tendrá que cambiar después de cinco años, a la larga está ahorrando 20 dólares (2 500 pesetas). Otro de los factores que conviene tener en cuenta es la multiplicidad de usos. Si compra un artículo que cuesta 10 dólares (1250 pesetas) que sirve para los mismos usos que cuatro artículos de 5 dólares (625 pesetas) cada uno, está ahorrando 10 dólares (1250 pesetas). Un buen cazo de cocina puede (y quizá debería) reemplazar a media docena de utensilios especiales para preparar arroz, palomitas, paella, frituras y espaguetis. De modo que si realmente espera usar algo, comprarlo por su durabilidad y porque sirve para muchas cosas es una

buena forma de ahorrar. Pero si sólo piensa usarlo de vez en cuando, tal vez no le convenga pagar más por un producto de alta calidad. Primero tiene que El sueño americano... recursos saber exactamente qué es locon quepocos necesita y 211 después averiguar la gama de productos disponibles para poder elegir el más adecuado. Aparte de consultar las revistas para consumidores, se puede evaluar la calidad afinando el ojo y examinando cuidadosamente antes de comprar. Si va a comprar una prenda de vestir, fíjese en si tiene dobladillos anchos, si el acabado es bueno, si la tela es duradera, si es lavable o si tendrá que hacerla lavar en seco. Si compra un aparato eléctrico, mire si los tornillos que lo mantienen unido parecen resistentes y si está hecho de material fuerte o endeble. Observe si los muebles están clavados, grapados o atornillados. Aquí es donde hay que ser un materialista experto, porque tiene que conocer muy bien los materiales para calcular cuánto puede durar algo, del mismo modo que un silvicultor conoce la antigüedad y la historia de un árbol caído. Esto es justo lo contrario del materialismo sin más. Es una forma de rendir homenaje a las maravillas de la creación, como si estuviera en un bosque de sequoias. Todo, absolutamente todo lo que se compra viene de la tierra. Si sabe cómo se desgasta el aluminio en comparación con el acero inoxidable está honrando la tierra igual que si abogase por leyes más rigurosas para la protección del medio ambiente. 8. Consígalo más barato Hay muchas formas de buscar el mejor precio. He aquí algunos ejemplos: 1. Empresas de ventas por correo que hacen descuentos: cuando uno sabe exactamente lo que quiere, incluida la marca y el modelo, se puede obviar el intermediario y hacer pedidos directamente por correo. Los descuentos en carretes y equipo fotográfico, en ordenadores y toda la parafernalia informática, en cintas y en equipos estéreo y de vídeo son impresionantes; encontrará anuncios en las revistas especializadas. Consiga los catálogos correspondientes; no sólo los hay para material fotográfico, informático, de audio y de vídeo, sino también para herramientas, recambios para automóviles, deportes y muchas cosas más. Aparte de ayudarnos a ahorrar, estos catálogos son estupendos para darnos una lección sobre el consumo consciente. Pongamos como ejemplo esos enigmáticos trebejos para zurdos. ¿Para qué sirven? ¿Por qué aparecen en la sección «varios»? ¿Ya estaban en el catálogo del año pasado, o constituyen un adelanto tecnológico? Un solo trebejo, ¿me evitará el dolor de cabeza de tener que cambiar cada año esos @#[email protected]!!*%$ü! trastos? Nosotros somos adictos a la lectura de catálogos y hemos de reconocer que nuestra cultura general se ha enriquecido más con esta actividad que con nuestros años de universidad. 2. Cadenas de tiendas que venden a precios rebajados: por el mero hecho de comprar un artículo en la mejor tienda de la ciudad, no será de mejor calidad que el mismo artículo adquirido en una de esas cadenas de tiendas que venden a precios rebajados. Las tiendas con descuento y los grandes almacenes venden muchos productos de marca de gran calidad a precios reducidos, pero uno tiene que conocer los precios así que, aunque prefiera curiosear en alguna tienda cara porque sabe que allí sólo encontrará los mejores productos, no dude en comprar en las tiendas de rebajas. No obstante, tenga siempre presente que, por más que en la tienda de rebajas de la esquina tengan el estéreo que quiere comprar, eso no significa que le resulte más barato. Es posible que esta tienda tenga el precio más económico si el dueño le hace extensivos sus escasos gastos de fábrica, si tiene un exceso de existencias, si el producto se ha dejado de fabricar o de importar, o si se vende con pérdida (es decir, cuando se trata de artículos con un precio inferior a su coste que sirven de cebo para hacerle

entrar y comprar en una tienda). Pero también puede ocurrir lo contrario, por eso es importante saber los precios. ¿Cómo saber cuándo y dónde comprar? El sueño pocos 3, recursos 212 a continuación. Para eso tendrá queamericano... consultar con el punto que viene 3. Compare precios por teléfono: ¿dónde compra y por qué? ¿Porque compra allí desde siempre, porque es la tienda que le queda más cerca, porque allí compran sus amistades, porque la publicidad o su posición social determinan que es el mejor lugar para comprar? Nosotros compramos por teléfono. Cuando sabemos lo que queremos, empezamos a llamar por teléfono para averiguar dónde ofrecen el mejor precio. Cuanto más sepa acerca del producto y cuanta más información brinde acerca de la marca o modelo que quiere, mejor le irá en la búsqueda de gangas. Se sorprenderá de la variedad de precios que le pedirán por el mismo artículo. Si prefiere comprar siempre en la misma tienda o proveedor, busque el mejor precio por teléfono y después acuda a su tienda habitual para ver si ellos lo igualan. En 1984, después de muchas averiguaciones, decidimos que queríamos un Toyota Ter- cel con tracción en las cuatro ruedas. Entonces nos dedicamos a llamar a todos los concesionarios en un radio de 160 km y así ahorramos 4000 dólares (500000 pesetas, es decir un 33%) sobre el precio más alto comprando un modelo de muestra (un modelo de lujo que lo incluía todo menos el aire acondicionado) que ya había recorrido unos 6000 km. Siete años y 160000 km después, no hemos tenido ningún problema. 4. Regatear: se puede pedir un descuento por pagar en efectivo, o porque adquiere un producto que no se encuentra en perfecto estado. Puede solicitar una rebaja aunque oficialmente empiecen al día siguiente o hayan acabado el día anterior, o pedir un descuento mayor sobre un precio ya rebajado, o porque compra varios artículos al mismo tiempo. Se pueden pedir descuentos en cualquier momento y lugar. El que no arriesga no gana. El regateo es una tradición muy antigua. En general, el precio de catálogo de cualquier artículo está bastante inflado. Cuando le digan «Éste es el precio de catálogo...», pregunte siempre: «De acuerdo, ¿y cuál es el suyo?» Según Jim Dacyczyn, así se puede ahorrar hasta un 24 % del precio marcado en el coche, aunque la misma estrategia no sólo es válida para vehículos, viviendas y otras compras importantes. No tiene nada que perder por pedir un descuento en cualquier tienda, desde la ferretería donde compra habitualmente hasta una tienda de ropa. Hace poco nos ocurrió algo muy interesante cuando salimos a comprar unas zapatillas deportivas. Había un par que no tenía el precio marcado en un estante especial que ponía, como precio de catálogo, 60 dólares (7 500 pesetas). Eran de nuestra medida. Le preguntamos el precio a un vendedor y nos respondió: «24,99 dólares (3125 pesetas)». «¿Aceptaría 19,99 dolares (2499 pesetas)?», dijimos. Echó una mirada a lo que le quedaba y dijo: «Dieciocho dólares (2250 pesetas).» Podríamos haberle sugerido que, según las normas del regateo, su contraoferta debería haber sido más alta que la nuestra y no más baja, pero tuvimos la astucia de cerrar la boca, abrir la cartera y aprovechar una auténtica ganga. Un periodista de The Wall Street Journal que investigaba para un artículo acerca del incremento del regateo debido a la recesión de los años 1990 y 1991, hizo la prueba de regatear en su barrio, en la ciudad de Nueva York. Tanto en las ferreterías como en las tiendas de antigüedades o en los grandes almacenes, la mayoría de los comerciantes se mostró dispuesta a rebajar cantidades considerables del precio de venta. En consecuencia, regatee. No tiene nada que perder. 9. Compre productos usados Reconsidere su actitud con respecto a comprar productos de segunda mano. Si es adicto a comprar artículos usados, pregúntese si realmente ahorra

o si acaba comprando cosas que no necesita sólo porque «están tan bien de precio». Pero si ni por asomo se le ocurre echar un vistazo en una tienda de El sueño americano... pocos recursos 213 segunda mano, mire un pococon a su alrededor: estas tiendas se han puesto de moda. Así lo afirman hasta en Newsweek donde, en un artículo titulado «I Can Get It for You Resale» («Se lo puedo conseguir de segunda mano»), se afirmaba que «Comprar objetos usados es chic, aparte de ser barato... Este cambio refleja el nuevo espíritu de la época... Se da más importancia a la calidad y al valor que a comprar enseguida, sin pensar». En las tiendas de segunda mano se encuentra de todo, desde ropa y utensilios de cocina hasta muebles y cortinas, y se sorprenderá de la excelente calidad de muchos artículos. En realidad, muchos adictos a la compra compulsiva justifican sus excesos regalando cosas nuevas a las tiendas de segunda mano. Si le parece que no podría comprar en tiendas de segunda mano, piense en las tiendas que venden mercaderías consignadas, donde los precios son más elevados pero la calidad también es superior. Según nuestra experiencia, las tiendas de segunda mano van mejor para comprar ropa; en cambio, las ventas de particulares son más baratas (y más de fiar) para aparatos, muebles y utensilios de uso doméstico. Si se llega a primera hora (incluso antes de que los vendedores hayan tenido tiempo de desayunar) a menudo se encuentran cosas excepcionales. En cambio, cuanto más tarde vaya, más interés tendrán por librarse de lo que les queda por poco dinero. Los mercadillos o rastrillos son mercados callejeros donde todo tipo de vendedores expone todo tipo de mercancías; allí encontrará desde astutos vendedores ambulantes y coleccionistas de todo lo que se le ocurra hasta familias que pretenden vender lo que les sobra antes de trasladarse. Igual que para comprar en las tiendas que venden con descuento, hay que conocer bien los precios porque siempre habrá algún listillo en el circuito de los mercadillos que le venda herramientas, ropa importada, cristales y otros artículos a un precio superior al que pagaría en cualquier tienda. 10. Siga los nueve pasos del programa Miles de personas han seguido con éxito los pasos del programa y han comprobado que de este modo transforman su experiencia del dinero y del mundo material. Todos los pasos son importantes y se combinan para servirle de estímulo. Si ve que empieza a fla- quear, fíjese en si se ha saltado algún paso (pensando, quizá, que no se aplica en su caso) y, si así fuera, vuelva atrás y hágalo. Le garantizamos que recuperará el ritmo y la claridad. No hace falta estar convencido de que todos los pasos le van a dar buenos resultados; basta con aplicarlos de forma mecánica. Lo importante es hacerlos. De este modo, seguro que ahorra algo más que dinero. CIENTO UNA MANERAS SEGURAS DE AHORRAR DINERO Le presentamos a continuación otras estrategias de ahorro más concretas. Insistimos en que tal vez no todas vayan bien en su caso, pero le conviene ser flexible y probar todas las que pueda. No tiene nada que perder, aparte del saldo mensual de la factura de su tarjeta de crédito. Los pagos de intereses y las cargas financieras Una regla fundamental para ahorrar consiste en reducir lo que paga por el privilegio de usar dinero prestado. Después de todo, ya ha cumplido con su horario de trabajo para obtener el privilegio de meterse ese dinero en el bolsillo. ¿Por qué volver a pagar por lo mismo y seguir arrastrando el grillete de la deuda mientras avanza con dificultades por el camino de la vida?

1. Salde la deuda de sus tarjetas de crédito Las empresas que ofrecen tarjetas de crédito cobran entre un 16 y un 20% de interés

El sueño americano... con pocos recursos 214

sobre el saldo aplazado. En 1989, el tipo de interés medio sobre las tarjetas de crédito fue del 18,66%; esto significa que por cada 100 dólares (12 500 pesetas) de deuda se pagan 18,66 dólares (2 333 pesetas) de intereses al año, lo cual implica que una persona que paga un 28% de impuestos necesita unos beneficios antes de impuestos de 25,92 dólares (3 240 pesetas) para pagar por el privilegio de gastar esos 100 dólares (12 500 pesetas). Es evidente que las tarjetas de crédito son muy cómodas pero no son ninguna ganga. Cuando empiece a ahorrar, le conviene cancelar en primer término las deudas más elevadas.

2. Cancele todas las tarjetas de crédito menos una, para casos de emergencia, y no pague más cuotas anuales innecesarias. Salvo raras excepciones, cada tarjeta de crédito que tiene le cuesta al año entre 20 dólares (2 500 pesetas) y 300 dólares (37 500 pesetas; un precio exorbitante) por el privilegio de usarla, aunque cada mes pague la liquidación.

3. Pague todas las compras en efectivo, incluso las más grandes, como el coche. Si sigue una regla tan sencilla como ésta, pronto no habrá más deu das en su vida. Además, para hacer algunas compras tendrá que esperar a ahorrar el dinero suficiente... y puede ocurrir que entonces ya no le interese lo que antes le parecía imprescindible.

4. Cancele la hipoteca lo antes posible. Si prolonga los pagos durante los 30 años de rigor, puede llegar a pagar por su casa hasta tres veces el precio de adquisición, es decir, que si adquiere una vivienda por 100000 dólares (12 500000 pesetas) con una hipoteca a 30 años al 9,5%, en el momento de efectuar el último pago habrá desembolsado más de 300000 dólares (37 500000 pesetas). Puede que cancelar la hipoteca antes de tiempo sea más sencillo de lo que parece. Según un artículo periodístico, un incremento de apenas un 5% en los pagos podría reducir en casi 7 años la cancelación de una hipoteca a 30 años, y si paga un 10% más, se reduciría a poco más de 19 años.

5. Si la cuenta bancaria no le cobra por los cheques o le ofrece el servicio de forma gratuita a cambio de mantener un saldo mínimo, no baje de ese mínimo. Para ello hace falta la disciplina de llevar un registro actualizado de los cheques, pero resulta muy sencillo evitar estos gastos innecesarios. Y llevar un registro actualizado de los cheques no es una mala costumbre, de todos modos.

6. No devuelva los cheques. (Véase el número 5.) Además, los cheques devueltos hacen perder energía vital a muchas otras personas que tienen que dedicar parte de su precioso tiempo de vida tratando de cobrarle. No hay mejor manera de demostrarle al mundo que uno no es una persona con integridad que devolviendo un cheque.

Los gastos de transporte 7. Decida si realmente necesita o no un coche más (o dos). A lo mejor prefiere eliminarlo y reducir los gastos de gasolina, aceite, mantenimiento, taller mecánico, aparcamiento, seguro, matrícula y multas. Lu Bauery Steve Brandan habían heredado un coche de la típica anciana que sólo lo usaba para ir a la iglesia los domingos. Tenía el chasis en perfectas condiciones (algo increíble en una zona donde las carreteras se cubren de sal casi la mitad del año) y el motor funcionaba muy bien. No lo necesitaban, pero ya que lo tenían decidieron

conservarlo por si les hacía falta. Al cabo de un año de controlar los gastos que les ocasionaba, se dieron cuenta de que tener semejante maravilla sobre unosrecursos bloques El sueñoapoyada americano... con pocos 215 en el granero les estaba costando un montón de dinero en permisos y seguros; en cambio, si lo vendían en ese momento, cuando tuvieran que sustituir el coche que tenían habrían ahorrado mucho dinero. Además de que otra persona de su comunidad rural tendría el placer de conducir el excelente coche de la abuela. Steve West se encontraba en una posición semejante. Como decorador de interiores, calculaba que sus dos vehículos extras (un viejo camión todo terreno y otro coche viejo y destartalado) le resultaban útiles para transportar herramientas y material para sus obras. Puesto que no tenían mucho valor en el mercado, supuso que le convenía conservarlos. Pero se equivocaba. Al hacer la tabla mensual, se dio cuenta de todo lo que le costaba la comodidad de poseer (y mantener) estos vehículos adicionales. En vez de pagar por la transmisión, el seguro, la licencia y los litros de gasolina que consumían hasta en los viajes más cortos, Steve llegó a la conclusión de que por menos dinero podría alquilar un camión si llegaba a necesitarlo. Entonces vendió los dos y todavía no ha tenido que alquilar otro vehículo. 8. En la medida de lo posible, trasládese a pie para hacer gestiones. ¿Qué distancia es demasiado lejos para recorrerla a pie? Recorrer pequeñas distancias en coche, cuando el motor está frío, es una de las principales causas de desgaste y mayor consumo de gasolina. Analice los motivos que le impulsan a usar el coche para recorrer distancias inferiores a los 1500 metros. ¿Comodidad, velocidad, seguridad? Fíjese también en lo que le cuesta en términos de dinero y ejercicio. Pruebe a andar. 9. Utilice el transporte público. Por lo general, resulta muy rentable, sobre todo cuando hay problemas de aparcamiento. No olvide que el coste de ir en coche al centro de la ciudad no es sólo lo que le cuesta el aparcamiento, sino que también tiene que incluir la gasolina y el desgaste del vehículo. FIGURA 6-1 Ejemplo de registro del automóvil Fecha Cuentakilómetros

Galones (3,8 1) Coste Millas/galón

26/7

48317

12,8 $14,00 26,4

4/8

48634

13,2 $14,35 24

6/8

48750

1 1 de aceite Mobil 10/30

6/8

48750

Rotación de neumáticos - el posterior izquierdo se está quedando liso

Otros

aceite a 3/4

10. Lleve un registro del vehículo. Llevar un registro detallado del automóvil es una costumbre excelente que, además, le sirve como un valioso instrumento de diagnóstico porque allí se apunta todo lo que le ha hecho al coche, junto con la fecha y la correspondiente lectura del cuentakilómetros. No olvide apuntar la cantidad de gasolina que pone cada vez que llena el depósito, la cantidad de kilómetros recorridos por cada litro, la cantidad de aceite, la sustitución o rotación de los neumáticos, las puestas a punto, las reparaciones y los recambios. (Encontrará un ejemplo en la figura 6-1.) Todas las personas encargadas de un parque de vehículos utilizan

este tipo de registros que les permiten gastar menos en arreglos. No sólo tendrá contento al mecánico que así sabrá qué le han hecho al coche con anterioridad, sinoElque dispondrá de valiosa sobre el estado del sueñoademás americano... con pocos recursos información 216 vehículo. Por ejemplo, si aumenta el consumo de gasolina sabrá que le hace falta una puesta a punto. Se pueden sustituir algunos recambios a intervalos regulares, antes de que se estropeen, se rompan o empiecen a funcionar mal; y lo mismo podemos decir de las bujías, el condensador y los filtros de aire y de gasolina, las válvulas de PVC, el aceite y el filtro del aceite. Por último, todos los dueños de coches que tienen más de 160000 kilómetros coinciden en un sencillo procedimiento de mantenimiento: el cambio frecuente de aceite. Robert Sikorsky, el autor de Drive It Forever (Condúcelo para siempre), dice que cambiar el aceite a menudo es lo mejor que se puede hacer para prolongar la vida de cualquier vehículo; como mínimo, se han de respetar las recomendaciones del fabricante, aunque Sikorsky incluso aconseja que se reduzca el plazo en un 10% en verano y en un 20% en invierno.

11. Adquiera algunas nociones básicas de mantenimiento del vehículo. Seguro que es consciente de las dos hipótesis tácitas acerca del mantenimiento de los coches. Una sostiene que los hombres saben, natural e intuitivamente, cómo se arregla un coche-, según la otra, las mujeres no saben ni pueden arreglar su coche solas. Estas dos hipótesis fomentan la ignorancia. Si le parece que ya sabe algo, ya no le queda sitio para aprender más. Muchos hombres se siguen enfrentando a problemas mecánicos insondables para ellos, a unas herramientas que no saben utilizar (y que probablemente les han costado una barbaridad) y a una compañera impaciente ante la cual son incapaces de reconocer su ignorancia. Asimismo, si piensa que no sabe nada y además no puede aprender, ya no queda espacio para averiguar la respuesta. Muchas veces, cuando una mujer se encuentra con una rueda pinchada se queda esperando a que aparezcan la grúa o un buen samaritano, cuando en realidad todo lo que se necesita para hacer el trabajo se encuentra dentro del maletero. De modo que lo mejor es buscar a alguien que le enseñe y aprender. Esta persona puede ser ese cuñado suyo que se encarga del mantenimiento de su propio coche y puede enseñarle a cambiar el aceite, a poner a punto el motor y a cambiar un neumático. O a lo mejor prefiere apuntarse a una clase para adultos sobre el mantenimiento del vehículo para aprender a desempeñar algunas tareas fáciles y seguras, con la supervisión de un profesional y en un taller, donde los errores se detectan y se corrigen enseguida. A continuación le presentamos algunos cálculos bastante impresionantes para que se los plantee como incipiente mecánico de su propio coche: si un cambio de silenciador le cuesta 65 dólares (8125 pesetas) en el taller mecánico, puede ganar 32,64 dólares (4080 pesetas) por hora si lo cambia usted mismo. ¿Cómo? Si el silenciador y lo que lo sujeta cuestan 18 dólares (2250 pesetas) en una tienda barata de recambios para automóviles y hacer el trabajo le lleva dos horas, sale ganando 47 dólares (5875 pesetas), o los 23,50 dólares (2938 pesetas) por hora que le cobraría el taller por hacer el trabajo. Pero si se encuentra dentro de la categoría impositiva del 28%, tendría que ganar 65,29 dólares (8161 pesetas) para pagar el 28% del impuesto y que le queden 47 dólares (5 875 pesetas) después de impuestos para pagar la colocación del silenciador. Con lo cual pierde 18,28 dólares (2285 pesetas) más, incrementando así lo que gana por hora en 9,14 dólares (1143 pesetas). Sumándolo todo, ganaría 32,64 dólares (4080 pesetas) por hora si cambiara el silenciador, lo cual significa una cantidad de dinero considerable por algo que algunos consideraríamos una experiencia agradable, instructiva y potenciadora. (Dicho sea de paso, ¡con estos sueldos ganaría 67891 dólares, es decir 8486 365 pesetas, al año!)

12. Busque algún mecánico de confianza, y que cobre precios razonables, antes de necesitarlo.

En ocasiones son los propios talleres mecánicos los que ofrecen clases sobre el mantenimiento del automóvil para que los clientes conozcan su propio coche; de este modoamericano... podría llegar encontrar un mecánico de confianza. Del mismo El sueño cona pocos recursos 217 modo que le conviene contar con un buen médico antes de sufrir algún problema de salud, es importante elegir el mecánico antes de que se produzca alguna avería. Pregunte a sus amigos quién les arregla el coche. Al evaluar diversos candidatos para ocupar el importante puesto de ser su mecánico, he aquí una serie de preguntas que le conviene plantearse: si el taller está limpio; si le inspira confianza; cuánto cobra por hora; si está acreditado; si garantiza el trabajo. Seguramente, la mayoría de los mecánicos son honrados, pero también hay algunos que recomiendan trabajos caros e innecesarios que no le arreglan ni le mejoran el coche. Si vence su propia ignorancia, aprende a realizar el mantenimiento básico y elige un mecánico de confianza, podrá ahorrar un montón de dinero.

13. Adquiera los recambios para el automóvil después de comparar precios por teléfono. Si hace falta, haga que el mecánico se los instale. Los recambios oficiales de fábrica para el automóvil pueden llegar a costar mucho más que los del mercado secundario, y los dos son igualmente fiables. A menudo se consiguen recambios reconstruidos en lugar de originales, que se venden con la garantía de que duran lo mismo que los nuevos. Además, hinchar el precio de los recambios es uno de los recursos que emplean las estaciones de servicio para ganar un pequeño extra en cada trabajo. De modo que le conviene llamar por teléfono a las tiendas que venden recambios para automóviles; para ello tiene que saber la marca, el modelo y el año de fabricación del coche, el nombre del recambio y, si es posible, el número de referencia. No olvide regatear; averigüe si está rebajado o si le ofrecen algún descuento. Si no sabe instalarlo, pregunte a su mecánico si está dispuesto a instalarlo cobrándole sólo las horas de trabajo. Algunos le dirán que sí, otros que no.

14. Realice un mantenimiento regular (o lleve el coche al taller) para reducir la probabilidad de sufrir averías. Las puestas a punto y los cambios de aceite frecuentes alargan la vida del coche. De este modo, no sólo podrá sustituir los recambios antes de que se estropeen, sino que tendrá ocasión de observar el estado de todo el motor y del chasis. Compruebe el estado de las correas de transmisión, si los tubos flexibles se han debilitado, si se observa alguna fuga, si se está oxidando el silenciador, si los neumáticos se gastan de forma desigual... Los coches (como cualquier máquina) responden bien a este tipo de atenciones, igual que las personas.

15. Comparta el coche con otros para ir a trabajar. En algunas ciudades hay programas que facilitan que las personas que van a trabajar desde la misma zona compartan un vehículo. Ponga un anuncio en el tablero de anuncios del trabajo o en la tienda de alimentación que queda cerca de su casa. Pregunte a los vecinos. Un coche con cinco personas se conduce igual que cuando uno va solo, pero cuesta una quinta parte por persona. En ciertas ciudades donde hay mucho tráfico, se reservan algunos carriles para vehículos con varios pasajeros, que entonces tienen prioridad sobre los que llevan uno solo. (Además, uno tiene la satisfacción de contaminar menos, al mismo tiempo que gasta menos.)

16. Trabaje en casa, conectándose al despacho a través del ordenador, el módem, el fax, el teléfono y la nómina. De una manera formal o informal, muchas empresas están estableciendo este tipo de trabajo para los padres que prefieren permanecer en casa con sus hijos, las personas que quieren conservar su empleo aunque su cónyuge haya

sido trasladado a otra ciudad, y las que prefieren organizar el trabajo en función de su vida y no viceversa. Por ejemplo, en el condado de Los Ángeles hay 700 funcionarios que trabajan su domicilio, El sueño americano... conen pocos recursos 218con una mejora notable de la productividad. De este modo, no sólo ahorra dinero (y tiempo) eri traslados,

tintorería y comer fuera de casa, sino que la empresa adquiere un margen competitivo con sus empleados conectados con el despacho. Pregunte en el trabajo. A lo mejor hasta se hacen cargo de comprarle el equipo necesario. 17. Elija la vivienda y el trabajo de modo que pueda trasladarse a pie entre uno y otro. Muchas personas son conscientes de lo nocivo que resulta el automóvil para el medio ambiente y procuran vivir cerca de su lugar de trabajo a fin de desplazarse a pie. 18. Trate de trabajar cuatro días a la semana, diez horas al día. Así no tendrá que desplazarse por lo menos un día por semana. Además, no tendrá que utilizar el vehículo en horas punta. 19. Utilice la bicicleta cuando y donde pueda. ¿Qué distancia es demasiado lejos para recorrerla en bicicleta? Nosotros vivimos en Seattle, una ciudad con muchos desniveles y donde llueve mucho, pero también nacimos con un cuerpo de entusiastas ciclistas en permanente expansión que, con chubasqueros y diez velocidades, se enfrentan a cualquier tipo de terreno en cualquier tipo de clima. Hay un movimiento de repercusión nacional que pretende convertir las antiguas servidumbres de vía en carriles para bicicletas. Si en el lugar donde vive no hay afición por las bicicletas, tal vez pueda ser un precursor. Corno combustible basta con un buen desayuno. 20. Si piensa comprar un coche nuevo, averigüe a cuánto asciende el seguro, ya que algunas marcas y modelos pagan más que otros aunque no brinden mejor servicio. Se sorprenderá cuando se entere de lo que las compañías de seguros consideran un automóvil deportivo, por el cual cobran una prima más elevada. 21. Haga arreglar y conserve el coche viejo en lugar de comprar uno nuevo. Así también paga menos de seguro. En los años cincuenta y sesenta, tal vez tuviera sentido cambiar el coche cada tres años o cada 80000 kilómetros, pero ahora no ocurre lo mismo. Los fabricantes se pueden permitir unas garantías de siete años, porque saben que sus vehículos con encendido electrónico y motores de inyección tendrán un rendimiento excelente por lo menos durante ese tiempo. Cuanto más antiguo sea el coche, menos pagará de seguro.

22. Organice lo que tiene que hacer para conducir menos. Un viaje al centro comercial para comprar diez artículos consume mucha menos gasolina que diez viajes para un artículo cada uno. La lista de la compra reduce el coste del transporte. Si elige un solo día para hacer las gestiones, se podrá organizar y plantear mejor las necesidades de toda la semana. Al organizarse conserva también otra parte fundamental de su energía vital: su tiempo.

Los gastos médicos Los gastos médicos se han disparado de tal modo que mantenerse sano es tan recomendable para el bolsillo comorecursos para el219 organismo. Mantenerse bien, El sueño americano... con pocos en lugar de esperar a enfermar para aplicar un tratamiento, puede ser un buen sistema para reducir gastos. El cuidado de la salud comienza en el hogar y hay muchas cosas que se pueden hacer para no enfermar, en primer término. A continuación, le damos algunos consejos prácticos. 23. Plantéese la posibilidad de un seguro médico importante, con deducibles de 1000 dólares (125 000 pesetas) como mínimo. Norman Cousins afirmaba que el 85% de todas las enfermedades tiende a resolverse sin intervención. El cuerpo, si le damos descanso y una buena alimentación, se cura solo de la mayor parte de las enfermedades. La naturaleza, el tiempo y la paciencia son los tres grandes médicos. Aunque necesite acudir a un especialista y pagar esos gastos de su bolsillo porque no superan el deducible, el coste global sigue siendo inferior al que resultaría si estuviera pagando primas más elevadas por una cobertura contra todo riesgo. Como los consumidores se resisten a pagar el elevado precio de los seguros médicos, cada vez más compañías ofrecen este tipo de pólizas. Hay distintos tipos de compañías aseguradoras; averigüe a cuál pertenece la suya.

24. Compare los precios de los medicamentos, los análisis de sangre, las radiografías y demás procedimientos. Todos estos precios varían. A menudo nos dejamos guiar tanto por las instituciones médicas que hacemos lo que nos dicen sin cuestionar jamás el precio. Algunas clínicas y laboratorios, como reclamo publicitario, ofrecen análisis de sangre a precios reducidos para captar nuevos clientes.

25. Muchos médicos visitan a sus pacientes en distintos hospitales. Averigüe en cuáles visita su médico y cuál es el más barato. Se sorprenderá cuando sepa cuánto varían de un hospital a otro los gastos de internación y de uso de la sala de operaciones. Uno de los inconvenientes de que los pagos los efectúe la compañía de seguros es que los propios consumidores no pueden exigir de los hospitales unos precios más asequibles.

26. Siga una dieta equilibrada. El mantenimiento preventivo, en el terreno físico, implica escuchar y cuidar del propio cuerpo. Preste atención a lo que come y asegúrese de ingerir todos los nutrientes que necesita. Lo esencial es comprobar qué beneficia a su cuerpo, en vez de seguir estrictamente las últimas teorías nutricionales.

27. Haga ejercicio. Necesita tres tipos de ejercicio: aeróbico, de fortalecimiento y de estiramiento. El yoga, correr, el ciclismo, la natación y andar rápido le proporcionan uno o más de estos tipos de ejercicios. En el mercado encontrará numerosos libros que podrán ayudarle, pero antes queremos hacer una advertencia: para mantenerse sano no hace falta hacerse socio de un gimnasio ni comprar equipos costosos; a lo mejor acaba con un excelente estado físico y una pésima situación económica. Además, ¿no es más agradable cortar la propia leña y hacer la compra andando que pedalear en la bicicleta estática para no llegar a ningún sitio? Un libro que ha aparecido hace poco titulado Fitness Without Exercise (Estar en forma sin hacer deporte) da muchos ejemplos más sobre el valor de la actividad cotidiana como ejercicio. Un PIF nos ha comentado que ha vendido su antiguo cortacésped automático y ha vuelto al sistema manual, reduciendo de este modo la cuota elevada que pagaba en el

gimnasio y mejorando su salud al mismo tiempo. Según otro amigo nuestro,

pasar el aspirador es un buen ejercicio aeróbico, si se hace con mucha energía y trabajando bien con los pies. ¿Quién precisa un equipo de submarinismo cuando hay que sacar la basura, rastrillar la hierba El sueño americano... con pocos recursos 220 y limpiar las ventanas? Si se le ha obstruido el lavabo, no lo considere una tragedia sino una oportunidad de ejercitar los músculos pectorales. Recoger los juguetes de los niños es justo el tipo de ejercicio de flexión y estiramiento que necesita como precalentamiento antes de ponerse a correr vigorosamente de una habitación a otra para impedir que el pequeño haga algún desastre con sus cosas. Si gasta energía vital (dinero) en el gimnasio, tal vez sea un indicio de que tiene que gastar más energía vital natura] (tiempo) en sus tareas activas. Limpiar la casa uno mismo, en lugar de contratar personal de limpieza, quema las grasas y no sólo las de sus gastos.

28. Mantenga una actitud adecuada. El aspecto físico no lo es todo; el componente emocional y el psicológico de la buena salud tienen, como mínimo, la misma importancia, y posiblemente más. ¿Cómo alimenta su mente? Sabemos que las actitudes, las convicciones, los pensamientos y los sentimientos enfermizos crean tensiones que desempeñan una función fundamenta] en el origen de las enfermedades. Pregúntese qué gana cuando se pone enfermo. ¿Qué está tratando de decirle el cuerpo cuando enferma? Un médico amigo nos ha dicho hace poco que el 75% de sus pacientes no quería sentirse bien, mientras que otro médico afirma que esta cifra es demasiado baja. ¿Está dispuesto a sentirse bien? Estar bien se refiere a la persona en su totalidad y a ese malestar en su vida que se manifiesta en forma de malestar físico.

29. Reduzca el estrés. La vida no es demasiado estresante aunque puede que uno se sienta demasiado estresado por la vida. Tenemos la suerte de vivir en un país donde abundan las instrucciones sobre la forma de manejar el estrés para no agotarnos físicamente. La mayoría de las técnicas para reducir el estrés nos enseña a no dar una respuesta automática a los estímulos y a reinterpretar una situación estresante como «una oportunidad para crecer», «una aventura interesante», o sencillamente como «un problema que no me concierne». Contar hasta diez es otra táctica del mismo tipo que, por lo general, nos permite superar un ataque de ira sin que nos haga daño. Fíjese en cómo su cuerpo experimenta el miedo, la angustia, el terror, la aprensión y el nerviosismo, y así sabrá cómo funciona la relación cuerpo-mente. Por lo tanto, reducir el estrés podría suponer la habilidad de tomarse las cosas con más calma, o también replantearse las situaciones de su vida para que no desencadenen semejantes torrentes de sentimientos.

30. Deje de fumar. Los no fumadores no sólo tienen menos problemas de salud, sino que por este motivo las compañías de seguros les cobran menos. Además, una persona que empieza a trabajar a los veinte años fumando una cajetilla diaria podría jubilarse antes con lo que gasta en tabaco. Aquí tiene un ejemplo tomado de un periódico canadiense: Higgins empezó a fumar a los 15 años y cada paquete le costaba unos 50 centavos (alrededor de 50 pesetas). Ahora tiene 28 años y fuma una cajetilla y media diaria, a razón de 1,85 dólar canadiense (unas 175 pesetas) cada una. De momento, lleva gastados unos 6800 dólares canadienses (casi 650000 pesetas)... [Suponiendo que el precio del tabaco siga subiendo en la misma proporción, cuando tenga 70 años cada paquete le costaría 75 dólares canadienses (7 125 pesetas).] Si sigue fumando, habrá gastado 186708 dólares (casi 18000000 de pesetas). Pero si deja de fumar a los 30 años y coloca el dinero en algo que le

brinde exención fiscal, al 9%, obtendrá 1851 313 de dólares canadienses (más de 175 000000 de pesetas). El sueño americano... con pocos recursos 221 Evidentemente, se pueden hacer cuentas de este tipo en relación con cualquier hábito innecesario, desde el consumo de alcohol hasta la adicción al chocolate. Pongamos como ejemplo el caso del tabaco: tras comprobar que, en las colas de gente que vive de la caridad, el 60% de sus componentes fuma, un hombre se ufanaba: «Por lo que vale una cajetilla de tabaco al día yo podría comer muy bien, al menos desde el punto de vista de la nutrición. Todo se reduce a saber elegir bien.» A lo cual su amigo le desafió a que se lo demostrara. Y así lo hizo: decidió que durante un mes comería por un presupuesto diario de 1,45 dólar (181 pesetas), lo que costaba un paquete de tabaco en esa época. Al final del mes se encontraba en perfecto estado de salud y disponía de 9,73 dólares (1216 pesetas) en efectivo, y además le habían sobrado patatas, pasta, margarina, huevos y pan, entre otras cosas.

31. Descanse bien. ¿Ha calculado las horas de sueño perdidas al sumar lo que gana realmente por hora? Las personas que tienen mucho trabajo podrían estar privándose diariamente de hasta tres horas del descanso que necesitan. Según un artículo publicado por el Reader's Di- gest, cuando no había luz eléctrica por la noche se dormían nueve horas y media; en la actualidad, si uno duerme más de seis horas y media, los demás piensan que carece de entusiasmo o ambición. La falta de sueño produce pérdida de memoria a corto plazo y disminuye la capacidad para tomar decisiones y concentrarse. Uno de cada diez accidentes de tráfico está relacionado con el sueño, y hasta un 20 % de los conductores se queda dormido mientras conduce. Dormir menos de lo necesario no es bueno para la salud, y un buen descanso no se compra con dinero. Cada uno es libre de elegir por sí mismo.

32. Si pesa más de lo que los médicos consideran adecuado para su tipo físico, reduzca peso. Esto le permite ahorrar en alimentación, tanto por los productos costosos que consume como por los tratamientos, también costosos, para reducir peso. Si bien es posible que no haya ninguna relación directa entre lo que gana y el tamaño de su cintura, tal vez le convenga introducir una columna en la tabla mensual que ponga cosas que como que el cuerpo no necesita. En general, los médicos coinciden en que si uno supera considerablemente su peso ideal, tiene más probabilidades de caer enfermo.

Las circunstancias de la vida La vivienda suele ser uno de los elementos más caros de la tabla mensual. Por regla general, el 25% de lo que uno ganaba servía para pagar el alquiler, pero ahora la cifra se aproxima más al 33%. Hay muchas quejas acerca de las obligaciones que implica una hipoteca: estar atado a un trabajo para pagar la vivienda. La mentalidad del cuanto más, mejor nos tiene esclavizados en lo que respecta a comprar viviendas cada vez más grandes. He aquí algunas maneras de replantearse los costes de la vivienda. 33. Si tiene una casa para las vacaciones, alquílela cuando no la utilice. En los diez años que llevamos viajando para presentar nuestros seminarios y trabajar en proyectos de servicio, ha habido numerosas ocasiones en las que necesitábamos una casa durante varios meses y así nos enteramos de que en Estados Unidos cada unidad familiar dispone de entre 1,1 y 1,6 (los cálculos varían) viviendas. Esto incluye la segunda vivienda, las que están abandonadas, las de verano, las que están en venta pero no se venden, las que están implicadas en problemas de divorcios y herencias, etcétera. Son casas hermosas que están vacías. Algunas veces hemos localizado a los propietarios de las viviendas que

nos interesaban a través del asesor fiscal o de los vecinos, y entonces les preguntábamos si les interesaba alquilárnoslas por unos meses. Ofrecíamos una fuerte depósito garantía, aparte El suma sueño como americano... conde pocos recursos 222de referencias de otros caseros anteriores. Invariablemente, los propietarios quedaban satisfechos porque recibían unos ingresos extras, la vivienda estaba protegida de los ladrones, y se la entregábamos en condiciones inmejorables cuando nos íbamos. Incluso algunos nos invitaban a volver al año siguiente, y hasta nos reducían el precio del alquiler.

34. Alquile viviendas que no estén en alquiler. Esta estrategia sirve también para los alquileres por períodos prolongados. Recorra la zona donde le apetecería vivir en busca de signos evidentes de que las casas están deshabitadas, como la hierba sin cortar, las persianas bajadas o la falta de cortinas, los setos crecidos o el correo todavía en el buzón. Póngase en contacto con el dueño a través del registro de la propiedad, o haciendo indagaciones. Con bastante frecuencia, detrás de una casa vacía hay una muerte, un divorcio o dificultades con los anteriores inquilinos. Su disposición a cuidarla bien (que se manifiesta en un depósito generoso) suele ser un alivio para el propietario.

35. Pruebe a trabajar como cuidador. Jason y Nedra Weston, a quienes hemos conocido en el capítulo 2, recorrieron el camino hacia la IF como unos cuidadores de casas fabulosos. Para poner una flecha hacia abajo todos los meses en la categoría correspondiente al alquiler, se pusieron a buscar otra solución. Al poco tiempo vieron un anuncio en el que se solicitaba una pareja para hacerse cargo de un enfermo de cáncer a cambio del alojamiento (su propia casa de campo) y la comida. Sonaba bien pero la realidad fue mucho mejor, porque resultó que el hombre vivía en una finca preciosa, con piscina, bañera con equipo de hidromasaje y jardines. Lo único que tenían que hacer era la compra, preparar la cena, hablar de deportes mientras comían y limpiar. No sólo ganaban un lugar donde vivir y la comida sino que además él les pagaba 600 dólares (75 000 pesetas) al mes. Quedaron tan satisfechos con ellos que cuando el señor se curó del cáncer, les invitó a quedarse dos años más. Desde entonces, han tenido trabajo como cuidadores de casas a través de una vasta red de personas con suficientes recursos.

Hay agencias especializadas en conseguir trabajo de caseros, pero también puede buscar oportunidades por su cuenta, a través de amistades, de los tableros de anuncios y del periódico. Cuando demuestre lo que vale, no le faltará trabajo. 36. Si le sobra espacio en su casa, alquílelo. ¿Cuántos metros cuadrados tiene su casa? ¿Cuántos utiliza realmente? Alguna parte de ese espacio que sobra, ¿podría servir para hacer vida independiente? Penny Yunuba había conseguido un empleo lucrativo pero que no coincidía con muchos de sus valores y tenía muchas ideas sobre lo que podría hacer si no tuviera que ir a trabajar todos los días. Comprobó que siempre estaba buscando alternativas y formas de huir del trabajo, que le empezaba a pesar como una prisión. El curso de IF le abrió un túnel, pero fue su propio ingenio el que encontró la salida: se dio cuenta de que si se trasladaba al sótano de su casa y alquilaba su propia habitación, con el dinero del alquiler podía pagar la hipoteca. Eso fue lo que hizo y además, implementando otras estrategias creativas, consiguió dejar el trabajo con dinero suficiente para vivir.

37. Haga la prueba de vivir en una comunidad con otras personas que compartan sus inquietudes.

Comparta la vida con personas que defienden sus mismos valores, ya sea bajo el mismo techo o como parte de una cooperativa de cohabitación, una comunidad intereses, El sueño americano... con pocosde recursos 223 un fideicomiso sobre una finca o una comunidad planificada. Aunque los costes varían, cuando se habla de varias personas, los gastos individuales tienden a disminuir. La bibliografía que presentamos a continuación le ayudará a decidir cuál es la mejor opción en su caso: ♦ Corinne McLaughlin y Gordon Davidson, Builders of the Dawn. ♦ Intentional Cotmnumties: A Guide to Cooperative Living. ♦ Kathryn McCamant y Charles Durrett, Cohousing: A Contempo- rary Approach to Housing Ourselves.

♦ «Living Together», número 29 de la publicación In Context, Bainbridge Island, Washington.

38. Múdese a una zona más barata. Roger Ringer tiene un sueño: quiere que todos volvamos a vivir en zonas rurales. Cuando él y su esposa decidieron trasladarse al campo, comprobaron que lo mejor era volver a los propios orígenes, al lugar donde habían nacido. Mil habitantes. Una casa de tres dormitorios y sótano por 30000 dólares (3 750000 pesetas). Inconvenientes: ninguno. Ventajas: construir uno mismo una casa capaz de generar la energía necesaria para su sustento, cultivar el huerto, jugar con los niños, disfrutar de la pareja, escuchar música en el estéreo, alquilar un vídeo de vez en cuando... esto es justamente lo que hace Roger. Él sueña con que los jóvenes vayan a vivir a la ciudad durante cinco años, más o menos, hasta lograr la independencia financiera y después regresen a vivir al campo con suficiente liquidez y un alto nivel de vida.

Si el empleo no le obligara a vivir en la ciudad, podría trasladarse a cualquier otro sitio donde el dinero rindiera mucho más. Tomemos otro ejemplo, esta vez del índice comparativo del precio de las viviendas publicado en 1990 por The Seattle Times: una casa de doscientos metros cuadrados, con cuatro dormitorios, dos cuartos de baño y un aseo, cuarto de estar y un garaje para dos coches cuesta 916 666 dólares (más de 114000000 de pesetas) en Beverly Hills, California, pero sólo 81 666 dólares (algo más de diez millones de pesetas) en Corpus Christi, Texas... y si lo analizamos en su conjunto, sería más agradable vivir en Corpus Christi. La flexibilidad también ofrece ventajas en cuestión de alquileres. Una casa o apartamento con un dormitorio y un cuarto de baño podría llegar a costar hasta 980 dólares (122 500 pesetas) por mes en Honolulú, o apenas 305 dólares (unas 38000 pesetas) en Oklahoma City. Otros lugares que conviene evitar son Nueva York; Boston; San José, California; Washington D.C. y San Francisco. Son preferibles Colorado Springs, Colorado; Austin o San Antonio, Texas; Wichita, Kansas, e incluso Tucson, Arizona.

39. Venda la casa y vaya a vivir a una caravana. ¿Ha oído hablar alguna vez de esas parejas de jubilados que viven todo el año en una caravana? Y se lo pasan de maravilla. Con lo que obtienen de la venta de una casa modesta, compran una espléndida casa sobre ruedas que les ofrece las mismas comodidades que un hogar... y algo más. Viajan según el clima, de modo quejamás tienen problemas de calefacción o aire acondicionado. En las ciudades se acercan a la casa de algún amigo o familiar, se conectan a la corriente eléctrica y disfrutan de todas las ventajas de una vivienda urbana. Si son un poco más osados, pueden acampar en lugares ignotos en terrenos del Estado, por una cantidad ínfima. Si se instalan paneles fotovoltaicos en el techo, hasta generan su propia electricidad. Si le interesa explorar este tipo de vida, le recomendamos que lea los números atrasados de la revista Trailer Life. Si cerca del lugar donde vive hay algún campamento para caravanas, puede ir a conversar con personas que vivan allí de forma permanente y seguramente no tendrán ningún inconveniente en mostrarle cómo viven.

40. Compre un terreno e instale en él una caravana. Durante una entrevista que nos hicieron para un programa de radio, llamó por El sueño americano... con pocos recursos 224 teléfono una señora que comentó que ella y su marido habían comprado un terreno a cuarenta minutos de Seattle y una caravana usada, y que habían pagado por ambos 10000 dólares {1 250000 pesetas) en efectivo. No podía comprender que las demás personas que llamaron se quejaran de que pagaban 1000 dólares (125 000 pesetas) o más al mes por una hipoteca cuando había otras formas de vivir más baratas.

41. Haga usted mismo los arreglos en casa. Cuando uno es propietario, el mantenimiento de la casa significa un descenso importante de sus ahorros. Si cualquier obrero especializado cobra más de 50 dólares (6 250 pesetas) por hora, el simple hecho de arreglar una fuga de un grifo puede damos una sorpresa a la hora de pagar la factura. Aprender a hacerlo uno mismo no es tan difícil como parece. Existen numerosas guías excelentes que enseñan a realizar los arreglos domésticos (en la biblioteca, desde luego), pero además cuenta con otra fuente de información que a menudo pasamos por alto: los vídeos. De hecho, ver cómo trabaja una persona que sabe nos brinda más

información que el libro mejor escrito o ilustrado. Compartir ¿Utiliza todo el tiempo todo lo que tiene? Desde luego que no. De modo que, ¿qué hay de malo en dejar que otra persona use algo mío cuando no lo estoy usando, siempre que me lo devuelva en el mismo estado en que estaba? Una cierta flexibilidad en el concepto de lo que es mío hace que la vida sea más barata y más divertida. También puede intercambiar bienes y servicios con los vecinos, en lugar de pagar en efectivo. Presentamos algunos ejemplos que no son más que una mínima parte de lo que se puede hacer. 42. Comience en el barrio un intercambio de herramientas y conocimientos. Haga una lista de las herramientas y los conocimientos de que dispone. Agregue las demás herramientas y conocimientos que supone que deben tener las demás personas que viven en el mismo edificio o en la manzana. Haga una fotocopia de la lista para cada vecino y deje un espacio debajo de cada punto para que cada uno indique si dispone de algo y qué garantías precisa para estar dispuesto a prestarlo. En una manzana no hacen falta más que unas cuantas tijeras de podar, una escalera de corredera, varios corta- céspedes, un par de motosierras eléctricas, etcétera; sin embargo, por falta de comunicación, en casi todas las casas hay un artículo de cada clase que no se utiliza el 95 % del tiempo. Eso sin hablar de lo que cada uno sabe, o del tiempo de que dispone. A lo mejor la vecina se gasta los últimos ahorros para conseguir contratar a alguien que cuide de su marido que está en cama, mientras uno pierde tres horas todas las tardes viendo culebrones por la tele. Quién sabe si la ayuda que precisa no está en la casa de al lado. Estos intercambios brindan más beneficios que el simple ahorro de dinero. 43. Intercambie la ropa con amigos que usen la misma talla. Lo que es viejo para uno a lo mejor le brinda a otro toda la novedad que precisa. A menos que ambos trabajen en el mismo despacho, nadie tiene por qué conocer el origen de la ropa que lleva. 44. O intercambie la ropa con usted mismo... en el futuro. En lugar de revisar el armario y regalar la ropa que no le interesa, saque todo lo que no haya usado el año anterior, métalo en una caja y guárdela. La próxima

vez que tenga muchas ganas de ponerse algo nuevo, abra la caja en lugar de ir a una tienda. Encontrará allí viejos amigos que le encantarán. El sueño americano... con pocos recursos 225

45. Intercambie servicios: «un corte de pelo a cambio de cuidar a un enfermo». Dentro de los límites familiares, nos intercambiamos servicios de iorma permanente: cocinar, limpiar, ocuparse del jardín, lavar la ropa, quitar el polvo, pasar el aspirador y muchos otros. Nadie cobra por hacer lo que tiene que hacer. Entonces podemos ampliar la definición de familia e intercambiar servicios con los amigos. En algunos países están apareciendo organizaciones más formales en un marco nacional. Por ejemplo, un sistema de trueque por ordenador llamado LETS (Local Economic Trading System), establecido originalmente en una comunidad de Canadá, se ha extendido a Estados Unidos. Al prestar un servicio a algún miembro del LETS, uno gana un crédito que sirve para pagar después otro servicio.

46. Incorpórese a una cooperativa para cuidar niños. Numerosos padres se han unido con otros de la misma zona para formar una cooperativa para cuidar de sus hijos, con lo cual cada uno dispone de tiempo libre y flexibilidad, al mismo tiempo que ahorra dinero y las eternas dificultades de encontrar una canguro de fiar que esté disponible cuando haga falta.

47. Lea libros y revistas de la biblioteca, en lugar de comprarlos. La ventaja es que, con los programas de préstamo entre bibliotecas, la biblioteca de la ciudad o de la provincia le puede conseguir casi cualquier libro que se le ocurra, aunque tenga que pedirlo a la otra punta del país.

48. Comparta con un amigo la suscripción a una revista. El doble de placer por la mitad del precio. Y la mitad de papel para rédela i. además.

49. Haga correr la voz. Informe a sus amigos y familiares de lo que necesita. Es muy probable que alguien que conozca tenga justo lo que necesita en algún rincón de su casa y que esté encantado de prestárselo o incluso de regalárselo, así que no tema preguntar. La frugalidad consiste en aprovechar los bienes materiales, tanto los suyos como los de los demás. A lo mejor le hace un favor al donante al quitarle eso de enmedio, o tal vez se sienta menos culpable por haber comprado otro capricho. Ivy Underwood comentó en su grupo de apoyo de IF que necesitaba una máquina de coser normal y corriente. Resultó que Ellen tenía una que no había usado jamás. Ivy le preguntó a Ellen lo que quería a cambio, y lo que más le apetecía a Ellen era hacerse amiga de Ivy, porque acababa de renunciar a un trabajo como empleada administrativa para trabajar como autónoma sobre todo con el fin de tener más tiempo para dedicar a los amigos. Así que Ellen dijo que quería ir cuatro veces a casa de Ivy a comer comida casera... y así se han hecho muy amigas. Si hubieran hecho las cosas según el sistema tradicional, Ivy habría tenido que pagar unos 300 dólares (37500 pesetas) para comprar una máquina de coser y Ellen se habría perdido una buena amiga. De este modo, salen ganando las dos

Las compras - Marilynn, la «urbanita tacaña» Marilynn Bradley, que alcanzó la IF después de trabajar seis años como cocinera y restauradora, nos ha enseñado las estrategias que utiliza para

aprovechar hasta la última peseta que gasta en alimentación. Hace las compras para una familia compuesta por seis personas y gasta 2 dólares (250 El sueño americano... conusted pocos sólo recursos 226 para una o dos personas, pesetas) por persona al día. Si compra tenga en cuenta que muchas de las ideas de Marilynn se pueden adaptar a familias más reducidas. Ella sostiene que hacer las compras con cuidado le permite ahorrar no sólo dinero, sino también tiempo ya que, al hacer las compras deforma organizada, no tarda más de cinco minutos al día por persona. 50. Averigüe los precios. Dedique un día a averiguar los precios de todas las tiendas de la zona y apunte los precios de los artículos habituales en su lista de la compra. Si no compara precios, no se dará cuenta cuando algo es una ganga. 51. Confeccione una lista y cíñase a ella. Por suerte, Marilynn no es una compradora compulsiva; por eso es ella la que se encarga de las compras en lugar de su compañera de piso, que no sabe lo que quiere hasta que no lo ve. Marilynn tiene una lista de las cosas que se utilizan en la casa que le sirve para comprobar lo que hace falta.

52. Guarde los vales de descuento. Gracias a estos vales, Marilynn ahorra hasta 40 dólares (5000 pesetas) al mes.

53. Es preferible una compra grande cada siete o diez días que varias compras pequeñas más frecuentes. Aunque tenga una voluntad de hierro con respecto a las compras compulsivas, cuanto menos esté expuesto a la tentación, mejor. Esta estrategia permite ahorrar tiempo, además de dinero. 54. Prepare los menús con anticipación para los siete o diez días para los cuales realiza la compra, y aproveche los productos que hay en el mercado. De este modo gasta menos, no sólo porque compra lo que está mejor de precio, sino también porque no compra de más (que después le sobra) ni de menos (y entonces se ve obligado a comprar en cualquier tienda a mediados de la semana). 55. Compare precios, consultando el periódico y las ofertas semanales de los supermercados. Marilynn compra en tres o cuatro tiendas de alimentación diferentes para conseguir el mejor precio para cada artículo. Como todas se encuentran dentro de un radio de unos 3 km de su casa, no tarda mucho más pasando por todas en una sola mañana.

56. Compre en grandes cantidades los productos que utiliza con frecuencia, como harina, cereales y especias. En algunas tiendas se suelen vender productos en grandes cantidades, aunque no siempre a mejor precio. Una oferta especial para las bolsas de dos kilos y medio de harina de la marca del establecimiento podría ser una buena compra. En algunos artículos, Marilynn compra al por mayor sacos de veinticinco kilos y guarda h que le sobra en envases herméticos de plástico.

57. Entérese de cuáles son los productos de temporada que, por lo tanto, están mejor de precio.

Si no se empeña en comer pomelos en verano y melocotones en invierno, la cuenta de la frutería puede bajar considerablemente. Recuerde ley de la oferta y la demanda: El sueñolaamericano... con pocos recursos 227 lo que abunda siempre es barato y lo escaso resulta caro. 58. Cuando haya alimentos rebajados compre mayores cantidades, sobre todo si se trata de productos enlatados, aunque puede hacer lo mismo con la carne si dispone de espacio en el congelador. A estas alturas, Marilynn ya sabe cuántas latas de atún devoran en su casa en verano, lo cual le permite aprovechar las rebajas y comprar cajas enteras. No hay ninguna ley que prohiba vaciar las estanterías de la tienda de comestibles si algún artículo está especialmente rebajado, y comprar por ejemplo cincuenta kilos de harina o dos cajas de olivas en lata.

59. Fíjese dónde pone cada tienda los productos que tiene rebajados porque tiene interés en venderlos rápidamente. Las tiendas suelen rebajar muchos productos que todavía se encuentran en buen estado porque ya no están en su mejor momento. Si sabe mirar bien, podrá distinguir los productos que estén frescos y que le puedan servir. 60. Si dispone de un huerto donde cultivar algunas hortalizas, sea frugal y cultive aquellas que le permitan ahorrar más por el mínimo espacio y esfuerzo. Cada persona puede tener motivos diferentes para ocuparse de su huerto. Por ejemplo, para

Lu Bauery Steve Brandon forma parte de su compromiso de vivir de

acuerdo con la tierra y aprovechar sus recursos con inteligencia. Todo tiene que ser de cultivo biológico y fresco de modo que, aunque no resulte más barato que comprar en el supermercado, ellos lo prefieren así. Gracias a un congelador de segunda mano que les costó 50 dólares (6250 pesetas), disponen de hortalizas de su propia cosecha durante todo el año.

Muchas personas que viven en la ciudad consiguen encontrar un poco de tierra y de sol para plantar unos cuantos tomates y ahorrar, en vez de comprarlos en el mercado... aparte de la diferencia de sabor, desde luego.

61. Use la imaginación. Si está a punto de quedarse sin algo antes de la siguiente compra programada, trate de improvisar con lo que tiene a mano en lugar de salir corriendo a la tienda más próxima. Ya hemos dicho que solucionar los problemas con dinero suele anular nuestra creatividad. En lugar de insistir siempre en ciertos productos para cada día de la semana, procure alimentarse con lo que tenga en ese momento. No olvide que la masilla fue un error de laboratorio hasta que alguien descubrió su verdadera utilidad. A lo mejor incluso inventa un nuevo plato...

62. Asocíese con sus amigos y vecinos con el fin de formar una cooperativa para comprar al por mayor. Aunque no viva con otras personas, puede comprar en grandes cantidades juntando sus pedidos con los de otros. Conocemos un PIF que incluso ahorra un poco más porque es la persona que se encarga de recoger los pedidos y de distribuirlos entre el resto del grupo.

63. Coma un plato de carne menos por semana (o dos) y sustituyalo por uno de legumbres o de pasta. Busque unas cuantas recetas de su agrado que utilicen ingredientes económicos y combínelas en el menú semanal con otras más caras, con la doble

ventaja de ahorrar y, al mismo tiempo, introducir cambios saludables en su alimentación. El sueño americano... con pocos recursos 228

64. Compre en puestos callejeros y en donde venden los mismos productores.

En estos sitios se compra más barato porque no hay intermedia rios. ¿Sabía El sueño, normal americano... cotíenpocos recursos 229más de dos mil que un producto alimenticio recorre Estados Unidos kilómetros desde el lugar donde se cultiva hasta el lugar donde se consume? Enviar un camión cargado de mercancía al otro extremo del país puede costar hasta 4 500 dólares (562 500 pesetas). Todo esto se ahorra cuando se compran productos de la propia región. Además, cada dólar que se gasta en comprar productos regionales circula en la economía local, generando de 1,81 dólar (226 pesetas) a 2,78 dólares (348 pesetas) en otras actividades. Además, en este tipo de puestos los dependientes suelen estar más dispuestos al regateo que los cajeros de los supermercados.

65. Conozca las características de los mercados de la zona y los artículos que se venden a mejor precio en cada uno de ellos. Algunas tiendas de alimentación se especializan en ciertos productos agrícolas, otras en carnes o productos lácteos. Otras venden productos envasados con su propia marca a precios muy económicos. En otras encontrará un horno de panadería para atraer a los clientes.

66. Lleve sus propias bolsas para hacer la compra. En muchos supermercados de Estados Unidos cobran cinco pesetas por las bolsas de plástico. Con una bolsa de lona para la compra, que le puede durar diez años, podría ahorrar hasta 25 dólares (3 125 pesetas). Si la compra en una tienda de rebajas a un dólar (125 pesetas), significa un ahorro considerable.

67. No compre comida preparada. He aquí algunos ejemplos de los campeones de la frugalidad, Amy y Jim Dacyczyn: ♦ Su chocolate a la taza (VS de taza de leche en polvo, 1 cuchara- dita de cacao en polvo, 1 cucharadita de azúcar) les cuesta 7 centavos (9 pesetas) por ración, en comparación con los 25 centavos (31 pesetas) por ración que cuesta la mezcla que se vende ya preparada en paquetes. ♦ Su té helado casero les cuesta 20 centavos de dólar (25 pesetas) por cada medio litro, en comparación con el 1,29 dólar (161 pesetas) por cada medio litro que cuesta la mezcla instantánea. El agua con gas en botellas de dos litros cuesta 2,63 dólares (329 pesetas), las cajas de seis cuestan 4,28 dólares (535 pesetas), una botella de agua con gas en una cadena de comida rápida cuesta 7,64 dólares (955 pesetas) y 14,98 dólares (1 873 pesetas) si la compra en el cine. El agua del grifo, añaden, no cuesta nada. ♦ Amy y Jim hicieron un test meticuloso y científico para comparar las palomitas para microondas con las normales. Aquéllas costaban una media de 0,126 dólares (16 pesetas) por taza, en comparación con 0,01 dólar (1,25 peseta) por taza para las normales. Además, éstas se hacen más rápido.

Las vacaciones A medida que aprende a manejar mejor el dinero y su vida se vuelve más satisfactoria, uno tiene menos necesidad de salir de vacaciones. Después de todo, si está satisfecho con su vida, ¿qué sentido tiene irse a la playa durante una semana para achicharrarse la piel? 68. Relájese más cerca de casa. A lo mejor disfruta quedándose en casa. Todo el tiempo que trabaja por el privilegio de ser su dueño o inquilino le da derecho a relajarse y a disfrutarla durante una semana. Si necesita irse, la distancia da lo mismo: fuera de casa son tanto cinco kilómetros como

quinientos. Y si no se va muy lejos, no tendrá que pasar por el estrés de meter en una

El sueño, americano... cotí pocos recursos 230

maleta todo lo que necesita para una semana.

Chris Northrup llegó a la misma conclusión y empezó a pasar las vacaciones en una casa en la playa a una hora de su casa. Su familia está más relajada que antes, cuando pasaban unas costosas vacaciones para demostrar que disponían de una buena posición económica.

69. Compre los billetes de avión con bastante anticipación. Si compra los billetes de avión por lo menos un mes antes de viajar, conseguirá mejores precios.

70. Aproveche los precios más bajos que le ofrecen por viajar en mitad de la semana y quedarse a pasar el fin de semana. Cada compañía aérea tiene una política diferente, pero en general le ofrecen un descuento por pasar la noche del sábado en el punto de destino.

71. Sea su propio agente de viajes. No suponga que en una agencia de viajes le van a conseguir el mejor precio posible. Compare por teléfono los precios de los billetes, como los de cualquier otro producto, y después adquiéralos a través de su agencia, que a su vez se gana la comisión y ya le brindará mejores servicios en el futuro.

72. Vaya de acampada. En lugar de tomarlo como unas vacaciones baratas, plantéeselo como una excursión por su territorio. A cada ciudadano estadounidense 1 e pertenece 1,21 hectárea de tierra (1/250000 000 parte del total de los terrenos públicos, que hacen un total de 293 276 790 hectáreas para ser exactos). Le parecerá increíble lo relajante que es ir de acampada. Tiene todo lo que necesita y ya no le hace falta ir a comer a un restaurante y dormir en un motel. Está en pleno campo, así que no se siente obligado a ver paisajes ni a aprovechar el campo de golf de dieciocho hoyos del club. Nada de piscinas olímpicas, pistas de tenis, establos, juegos ni bailes de etiqueta. Relájese; aunque le crezca la barba o se le arrugue la ropa, no se preocupe. ¡Eso sí que son vacaciones!

73. Pase las vacaciones trabajando como voluntario en algún proyecto que sea compatible con sus valores y su propósito. A través de la organización Earthwatch (680 Mount Auburn Street, Watertown, Massachusetts 02272, 617/926-8532) uno se puede ofrecer como voluntario para trabajar en cualquier parte del mundo en proyectos de investigación sobre el medio ambiente. Por medio de diversas organizaciones puede viajar como observador internacional a países que mantienen tensas relaciones con su país, creando amistades que contribuyan a aliviar en parte las tensiones. Otra organización americana, Global Exchange (2141 Mission Street #202, San Francisco [California] 94110, 415/255-7296) organiza excursiones en grupo a países del Tercer Mundo para conectarse con proyectos populares de pacificación y desarrollo. En Volunteer Vacations (Vacaciones y voluntariado) de Bill McMillan (consulte la bibliografía, al final del libro) encontrará información en abundancia.

Las invitaciones y las salidas La clave para que las invitaciones y salidas sean frugales consiste en recordar su finalidad: disfrutar de la compañía de los demás. Cuando uno llega a la base misma de la cuestión, más allá de un cierto nivel de comodidad, el dinero no hace que el encuentro resulte ni más ni menos agradable. De hecho, las relaciones más profundas entre las personas no tienen nada que ver con cosas que se puedan comprar con dinero.

74. Organice una comida informal en la que cada invitado lleve algo, en El sueño, americano... cotí pocos recursos 231 lugar de una gran cena. Las comidas informales suponen el máximo grado de comodidad e igualdad con respecto a las invitaciones: nadie se siente obligado, no hace falta impresionar a los demás con platos muy complicados, siempre hay algo para todos los gustos y regímenes, y al final los invitados se llevan sólo la fuente, con lo cual al dueño de la casa le quedan las sobras para el día siguiente. Además, no dejan huellas profundas en su presupuesto.

75. invite amigos a comer, pero no prepare nada fuera de lo normal. Puede que el arroz y las lentejas sean viejos conocidos suyos, pero a lo mejor para sus invitados son una novedad. Tener invitados a comer no tiene por qué costar más que preparar una o dos raciones más. Algunos de nuestros amigos incluso han comido lo mismo cada vez que han venido a visitarnos, y no lo disfrutan menos por este motivo.

76. Invite a los amigos a comer el postre y a ver juntos una cinta de vídeo o un documental que le parezca interesante y sobre el cual puedan conversar después. Hemos utilizado a menudo esta estrategia social con excelentes resultados. Nuestros amigos saben que en estas reuniones conocen a personas interesantes y amenas, y se suelen quedar hasta tarde conversando. El vídeo constituye el punto de partida, la media hora de debate suele conducir a alguna perspectiva nueva, y el café y el pastel nos ayudan a reponer fuerzas para conversar toda la noche.

77. Organice una cena progresiva. Es un método que funciona muy bien en un barrio o en una ciudad pequeña, aunque se puede adaptar a ciudades más grandes y espacios abiertos. Se empieza en la casa de alguna persona con el aperitivo, se pasa a la casa de la siguiente a tomar la sopa, después a otra; y se sigue así, de casa en casa, para cada plato. Se parece a las cenas informales porque todos cocinan algo, pero ninguna familia tiene que fregarlo todo al final. Tenemos amigos que han adaptado esta variante en relación con los trabajos de la casa y del jardín. Dos amigos o más se ponen de acuerdo para ir cada uno a casa del otro para hacer esas tareas que resultan demasiado difíciles o pesadas para uno solo. Por ejemplo, en la primera casa todos podan el seto vivo, en la segunda frotan el suelo y en la tercera retiran las contraventanas. Realizadas en equipo, estas tareas resultan mucho más entretenidas, y al estar todos juntos el tiempo y las manos vuelan.

78. Vaya al cine el día del espectador, o a funciones matinales más económicas, si no puede esperar a ver una película en vídeo. Ir al cine suele ser una de las primeras actividades que se eliminan cuando uno se da cuenta de la cantidad de energía vital que gasta en establecimientos comerciales. Pero esa experiencia cinematográfica de vez en cuando puede ser maravillosa, de modo que averigüe si hay horarios o días más económicos. Si no, espere a que la película aparezca en vídeo y entonces alquílela una noche más barata o, mejor todavía, invite a sus amigos a verla. Si añade unas palomitas recién hechas, ya tiene una verdadera velada de cine en su propia sala de estar. Aparte de que así pueden reír a carcajadas, llorar y hacer comentarios tontos con total libertad.

79. Si es fanático del teatro, trabaje de acomodador en alguna sala.

Comuniqúese con algún teatro cerca de su domicilio y averigüe cuáles son El sueño,funciona americano... cotí con pocos recursos 232 sus requisitos. Este método también charlas, conferencias, talleres y ferias. En el caso de casi todos los eventos a los que le interese asistir, es posible cambiar horas de trabajo como voluntario por entradas o matrículas. Incluso como voluntario tal vez lo disfrute más que como un espectador común, porque a lo mejor llega a conocer al elenco o tiene que llevar al aeropuerto al orador principal y queda atrapado en un atasco durante cuarenta y cinco minutos con un compañero fascinante.

80. Saque de la biblioteca los discos compactos, casetes de au- dio y cintas de vídeo. Quedará sorprendido ante la amplia variedad de títulos fascinantes que tiene a su disposición. Muchas personas comprueban que les basta con leer (o escuchar o ver) algo una sola vez para obtener todo lo que desean. Puede escuchar buena música, aprender un idioma, formarse en una variedad de cuestiones, disfrutar de una película, y todo sin contribuir a la confusión ni recurrir a la cartera.

81. No salga más a comer fuera hasta que no vuelva a resultarle un verdadero placer. Comer en un restaurante es otra categoría de gastos que cuestionan los PIF cuando se dan cuenta de la cantidad de energía vital que les consume el hecho de comer fuera de casa, lo cual no significa, evidentemente, que tengan que suprimir este lujo de forma automática. Mary Yew y su familia (cuatro en total) viven en el campo en las afueras de Paonia, en Colorado. Tienen su propia casa, comen lo que ellos mismos producen y apenas gastan unos 300 dólares (37500 pesetas) al mes. Una vez por semana van todos juntos de compras al pueblo. Comen un trozo de pizza o un plato de sopa de brécol y después se quedan descansando en el restaurante, esperando a que se les funda la nieve de las botas y haciendo planes para el resto de la tarde (pasear en trineo, preparar salsa de tomate, hacer algún trabajo artístico), contando chistes y conversando con las personas que entran en el establecimiento. Puro lujo y satisfacción total... ¡por 20 dólares (2 500 pesetas) al mes! De ningún modo piensan renunciar a semejante ritual.

Chris Northrup ha llegado a la conclusión de que merece la pena que los cuatro miembros de su familia salgan a comer fuera, no porque la comida sea nada extraordinaria, sino porque así disfrutan del tiempo en fa- miña sin interrupciones.

En casa, al menos una persona (que suele ser ella misma) va y viene constantemente, sirviendo y recogiendo la mesa. Pero no hay motivo para que estas ocasiones especiales impliquen un coste elevado, sino que eligen restaurantes económicos para disfrutar del lujo de estar juntos frente a una comida nutritiva. Diane Grosch, nuestra exyuppy, estuvo un mes sin pisar ningún restaurante y durante ese tiempo aprendió mucho de cocina. A final de mes, ella y su compañero cogieron 15 dólares (1875 pesetas) y fueron a pie hasta el restaurante más próximo. Fue una cena muy especial y sin embargo Diane ni siquiera volvió a tener ganas de salir a comer hasta el mes siguiente. Se dio cuenta de que el verdadero valor estaba en lo que ella aportaba y no en lo que pagaba por la cena ni en la elegancia del restaurante. 82. Escriba cartas en lugar de hacer llamadas telefónicas a larga distancia. Si sus seres queridos (novia/o, abuela, ex profesor) viven fuera del radio de llamadas locales, cualquier conversación que vaya más allá de un hola y adiós cuesta más que escribir una carta. Además, es posible que por carta pueda decir cosas que no se atrevería a decir por teléfono

o personalmente. Aparte de que una carta se puede releer y conservar El sueño, americano... cotí pocos recursos 233 durante muchos años. 83. Y no olvide que lo mejor de salir con una persona es que no cuesta nada de dinero. Las aficiones 84. Procure que sus aficiones sean rentables y le ayuden a reducir gastos. Algo que muchas personas hacen cuando tratan de reducir sus gastos es buscar cosas que puedan hacer por sí mismas en lugar de comprarlas; se trata del síndrome del hágalo usted mismo. Por ejemplo, dedicar diez horas a la fabricación de una lámpara de mesa en un torno de madera puede ser muy entretenido y seguro que la lámpara queda preciosa y es muy práctica, pero semejante gasto de energía vital no se puede justificar como un ahorro. Una lámpara de segunda mano que le puede costar dos dólares (250 pesetas) resulta mucho más rentable que las diez horas que ha dedicado a la tarea. Lo cual no significa que esta actividad no tenga otras compensaciones más importantes que la mera rentabilidad, como la expresión artística, la satisfacción creativa y otros valores intangibles. A esa conclusión precisamente llegaron Lu Bauer y Steve Brandon con respecto a su huerto de cultivo biológico y entonces se limitaron a cambiar el nombre de la categoría: ahora, en lugar de alimentación, se llama aficiones.

85. Busque aficiones para las cuales no tenga que recorrer grandes distancias. Si pretende vencer el miedo, podrá lograrlo igual de bien en cualquier escuela de artes marciales que practicando rafting en los rápidos de Asia central. Y si le gusta escalar, antes de ir a Nepal trate de coronar todos los picos que encuentre a una distancia de un día de coche del lugar donde vive, a menos que viva en una zona de extensas llanuras, en cuyo caso tendrá que viajar un poco más. Pregúntese qué puede hacer para vivir una aventura, aprender algo y poner a prueba su valentía y su ingenio en el lugar donde vive.

86. Elija aficiones que pueda disfrutar sin necesidad de adquirir un equipo costoso. Todos conocemos a los fanáticos de los equipos. Son aquellos que, cuando se deciden a practicar golf, compran los mejores palos del mundo antes de pisar siquiera el green y, si se dedican a la fotografía, adquieren un montón de cuerpos de cámaras, objetivos, filtros y trípodes antes de hacer la primera foto. Hasta una afición sencilla, como salir a correr, les brinda la ocasión para invertir varias decenas de miles de pesetas en zapatillas deportivas, camisetas sin mangas, mallas, sudaderas, elásticos para el pelo, relojes de pulsera para tomarse el pulso y, evidentemente, un walkman. Nosotros utilizamos el método opuesto para practicar una afición. En primer lugar, si tenemos que comprar un equipo caro para iniciarnos en un deporte, lo pasamos por alto. Para los demás, no compramos más de lo que necesitamos para nuestro nivel y, cuando nuestro grado de capacitación supere al equipo, ya iremos poniéndonos al día poco a poco y según corresponda.

87. Haga útil su afición o convierta su afición en un servicio. Reunirse con otras personas que realizan actividades para contribuir al bienestar de los demás resulta entretenido en sí mismo, tanto si se trata de

reuniones informativas o de planificación, como de preparar correspondencia, controlar la cooperativa alimenticia o visitar un orfanato. Algunas personas han encontrado la manera de que su afición coincida con su escala de valores: hay quienes corren por motivos tan

variados como acabar con el hambre mundial o con el cáncer; en El sueño, cotí pocos recursos 234 muchas ciudades se hacen americano... bailes por la paz y los participantes recaudan fondos para colaborar con la paz mundial. Si le gusta cocinar, siempre se vende comida por causas altruistas. Incluso los aficionados a comprar utilizan su afición para encontrar gangas en artículos de uso doméstico que se envían a los refugios para las personas sin hogar. Si le gusta hacer algo, le gustará más si sabe que al mismo tiempo está ayudando a los demás. 88. Busque o modifique sus aficiones a fin de evitar pagar cuotas de asociación a clubes o gimnasios caros. Ya hemos mencionado que cortar la hierba con un cortacésped manual, aparcar el coche en el otro extremo del aparcamiento, desplazarse a pie para hacer las gestiones, ir a trabajar en bicicleta y subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor son métodos excelentes para ahorrarse la cuota del gimnasio. Hasta las tareas domésticas podrían ser una forma de hacer ejercicio. Los seguros ¿Por qué creemos que tenemos que asegurar cada aspecto de nuestra vida por millones de pesetas? ¿De qué tenemos tanto miedo? Un PIF llegó a la conclusión de que muchos hombres temían no dar la talla como proveedores eficaces y por lo tanto tapaban su inseguridad con pólizas de seguros: si no puedo proporcionar a mi familia lo que les hace falta, al menos les brindo un seguro que cubra sus necesidades. La negación es cara en más de un sentido. 89. El valor o estado actual de su coche, ¿justifica el seguro multirriesgo que paga por él? A pesar de los grandes avances de Marilynn Bradley con relación a las compras, adoptaba un comportamiento automático con respecto al seguro del coche. Después de dos años de independencia financiera, otro coche chocó con el suyo de costado. Aparte de la puerta, que quedó bastante estropeada aunque seguía funcionando, el resto del coche no sufrió ningún desperfecto. De todos modos, su compañía de seguros lo declaró siniestro total y le pagó 1000 dólares (125000 pesetas). Todo muy bien y Marilynn siguió pagando una cuota anual de más de 500 dólares (62500 pesetas) sin captar siquiera la ironía de la situación hasta que hizo las cuentas al final del año... dos años después. Cuando dejó de pagar un seguro multirriesgo que no precisaba, la cuota anual quedó por debajo de los 300 dólares (37500 pesetas).

¿No estará actuando como Marilynn? 90. ¿Está asegurando bienes heredados que jamás podría sustituir, ni siquiera si se los robaran? Kees y Helen Kolff interrumpieron sus tablas y evaluaciones mensuales al llegar al seguro de la vivienda: estaban pagando 6 dólares (750 pesetas) cada mes para asegurar unas joyas que Helen había heredado de su abuela. Aplicando la forma de pensar con IF se dieron cuenta de que no podrían sustituir esos tesoros y que tampoco lo harían porque lo que tenían de especial era, precisamente, su relación con el pasado. Entonces, ¿para qué pagaban esa cuota mensual? ¿Para que les devolvieran un dinero como consuelo? Aficionado como era a sacar cuentas, Kees calculó cuánto haría falta de capital para producir unos intereses de 6 dólares (750 pesetas) cada mes en el momento en que planeaban alcanzar la independencia financiera (mayo de 1993). La cifra (1000 dólares, es decir, unas 125000 pesetas) resultó tan convincente que cancelaron el seguro.

91. Si su mujer tiene su propia profesión, ¿necesita un seguro tan El sueño, americano... cotí pocos recursos 235 completo como el que pagaba su padre? Dedique un poco de tiempo a evaluar su seguro de vida. ¿Hasta qué punto constituye una protección razonable para que su familia pueda pagar el entierro, saldar las deudas y subsistir, y hasta qué punto servirá para aliviar esa incómoda sensación de temor, dolor y descontrol? ¿Acaso no hay mejores formas de manejar este tipo de sentimientos que pagar una póliza de seguro elevada, otras formas que servirían para profundizar la relación entre ambos y aumentar al mismo tiempo su autoestima? Los hijos En 1986 se calculaba que criar un niño en una gran ciudad hasta los dieciocho años en Estados Unidos costaba más de 100000 dólares (12 500000 pesetas). Los niños de hoy día, ¿son verdaderos agujeros negros (pozos sin fondo de necesidades, caprichos y deseos), o se pueden limitar los costes de la paternidad/maternidad? Si decide que se puede permitir el lujo de tener hijos, aquí tiene algunos consejos prácticos de otros PIF sobre cómo limitar los costes: 92. Utilizar la creatividad en lugar del dinero para planificar las fiestas de cumpleaños y los disfraces de carnaval. Amy y Jim Dacyczyn, los famosos tacaños de Maine, lograban ahorrar con el que él recibía de la Marina, incluso con seis hijos. Partiendo de la base de que

sueldo

«la tacañería, sin creatividad, es privación», Amy ha hecho cosas muy imaginativas, como convertir el interior del cobertizo en un barco pirata para el cumpleaños de su hijo, usando sábanas blancas viejas, cuerdas, los lados desmontables de una caravana y cajas viejas de madera, o sea con cosas que tenía por allí. Para carnaval, otro de sus hijos se disfrazó de astronauta, con un traje de cartón adornado con objetos de metal encontrados en la basura. (Ganó el primer premio.) En su ensayo sobre la creatividad, Amy prosigue: «Cuando falta imaginación e inventiva, la frugalidad significa privación; en cambio, cuando la creatividad se combina Con la frugalidad uno se las arregla sin dinero, pero no se priva de nada.»

93. Dé a los niños una asignación y deje que ellos decidan la forma de gastarla. Muchos PIF comentan que, en cuanto sus hijos se daban cuenta de que tenían que gastar su propio dinero para conseguir lo que querían, se volvían muy frugales... y emprendedores. 94. Limite sus propios gastos y sus hijos le imitarán. Tal vez requiera un poco de tiempo, pero si cambia su escala de valores, sus hijos harán lo mismo. En cuanto

Katey Ned Norris, abogado, dejaron de comprar ropa cara en unos

proveedores de venta por correo, su hija de seis años dejó de pedir pantalones Osh-Kosh. Cuando Kate empezó a comprar en tiendas de segunda mano, su hija disfrutaba poniéndose ropa usada (antes se había negado sistemáticamente). Cuando Laura cumplió los nueve años, empezó a hacer de canguro en el barrio. Aunque se gasta todo el dinero que le regalan sus abuelos, todo lo que gana va a parar a su hucha de la IF:

95. Si su hijo o hija no recibe una asignación y quiere que le compre algo, dígale que pueden volver a hablar sobre el tema al cabo de unos días. La mayoría de los caprichos pasajeros acaba desapareciendo. Si resurge la necesidad de algo, otra estrategia consiste en darle a elegir

entre dos o tres cosas que ha pedido últimamente. En lo que respecta a sueño, americano... cotí este pocosmétodo recursosfunciona 236 gastar, el que dudaElahorra. (En realidad, también para los padres y demás adultos. Un período de enfriamiento va de maravilla cuando uno se encapricha en comprar cosas que no necesita.) 96. Vuelva a plantearse la necesidad de unos estudios universitarios. Éste es un tema muy importante. Nuestro sistema educativo, sobre todo la Universidad, resulta tan costoso e insostenible como la alta tecnología médica. Vamos a comentar algunas alternativas a pagar 100000 dólares (12 500000 pesetas) por adolescente para darle una formación universitaria. Kees y Helen Kolff no lo tenían claro en la cuestión de la educación de sus dos hijos universitarios. Los padres de Kees le habían pagado sus estudios de medicina, de modo que él pensaba que tenía que hacer lo mismo por sus hijos. Entonces invitó a cenar a unos cuantos amigos y les preguntó si sus padres habían pagado su educación. Más de la mitad habían trabajado para pagarse los estudios. Después quiso saber quiénes pensaban que la educación universitaria les había resultado beneficiosa. Resultó que los que se la habían pagado por sí mismos eran los que la valoraban más. Muy sorprendido, le preguntó a su mejor amigo de la universidad qué pensaba hacer por sus hijos y éste le contestó que no pensaba pagarles toda la universidad. Después de analizar todos los factores, Kees y Helen decidieron ofrecer a cada hijo una cantidad fija por sus estudios superiores que, si iban a una universidad privada, les duraría dos años y medio, y en cambio, si iban a una estatal, les duraría seis años. La decisión era suya.

Ted y Martha Pasternak han pensado mucho en el futuro de su hijo. Aunque Willie sólo tiene tres años, han comprado bonos para proporcionarle de todo, desde los aparatos de ortodoncia hasta el primer coche. Sin embargo, no ahorran para enviarle a una universidad privada. Consiguieron su independencia financiera poco antes de su nacimiento y ocuparse de él es prioritario para ambos. «No vamos a volver a trabajar para pagar su educación. Nosotros somos su educación. Si estamos obrando bien ahora, no va a necesitar ir a Harvard para que le vaya bien en ta vida. No queremos que, a los dieciocho años, Willie nos diga que no quiere ir a la universidad pero que le habría gustado tener cerca a sus padres mientras crecía.» Ted y Martha son la educación de Willie, en lugar de comprarla.

Puede que cuando Willie cumpla los dieciocho años sea como el joven de la historia que le contamos a continuación: Cuando Tim Moore acabó los estudios secundarios, decidió dedicar más tiempo a la escuela de la vida porque se dio cuenta de que aprendía más en menos tiempo cuando trabajaba en sus propios proyectos. De modo que en lugar de estudiar ingeniería mecánica aprendió el oficio de mecánico y ahorró durante varios años. De día reconstruía motores, y de noche y los fines de semana se armaba un coche deportivo a la medida, pieza por pieza. Cuando acabó el coche, lo vendió y consiguió dinero suficiente para pagar dos años de universidad. Con una eficaz mezcla de pasión y madurez, ahora está construyendo un prototipo de un coche eléctrico en el laboratorio de la universidad y quiere llegar a ser un experto en transporte urbano. No cabe duda de que su experiencia vital refuerza su experiencia educativa para convertirlo en un magnífico defensor de soluciones inteligentes para plagas urbanas como la contaminación.

Los regalos Para muchas personas, regalar es una manifestación importante de cariño. Se puede gastar menos en regalos sin que el cariño se resienta. Un PIF comenta que, como amo de casa, tiende a hacer regalos de elaboración casera; en cambio su mujer, que es ejecutiva, expresa su cariño comprando cosas. En este punto, la pregunta 3 del cuarto paso nos ayuda a descubrir las opciones ocultas. Si no tuviera que trabajar para vivir, ¿daría regalos diferentes (y más económicos)?

97. Prometa a sus hijos uno, o como máximo tres, juguetes como regalo de El sueño, americano... cotí pocos recursos 237 Navidad y deje que ellos elijan lo que quieren. Más que eso sería más que suficiente. Ésta ha sido la estrategia de

Amy y Jim Dacyczyn desde que observaron el

funcionamiento de la curva de la satisfacción el día de Navidad. El primero o los dos o tres primeros regalos eran recibidos con gritos de alegría pero, a partir de ese momento el entusiasmo disminuía. En lugar de ponerse

a jugar con lo que tenían, los niños se sentían obligados a seguir abriendo regalos. Al final, quedaban cansados y de mal humor, y nada les venía bien. 98. Compre los regalos en tiendas de segunda mano y espere la ocasión

propicia. ¿De dónde le parece que sale todo lo que se vende de segunda mano? Son regalos que le hacen a uno y no utiliza jamás. Es una forma de hacer que el movimiento continúe. 99. Preste un servicio (dé un masaje, ofrézcase como canguro, dé un concierto personal o pode el seto) en lugar de dar algo. ¿No le apetecería más un masaje en la espalda o en los pies que una coctelera eléctrica? Y una semana sin fregar la cocina, ¿no le parece un espléndido comodín para canjear en el momento más oportuno? 100. Póngase de acuerdo con sus amigos y familiares para no intercambiar regalos en Navidad o en los cumpleaños. La época de Navidad se ha transformado en la temporada de compras por antonomasia y los comerciantes obtienen entonces la mayor parte de sus ingresos anuales. No hay motivo para que la celebración del nacimiento de Jesús o de una persona querida tenga que darnos ocasión de gastar. Parte del acto de dar un regalo es expectativa social. Y esto es algo que podemos cambiar con una conversación franca y sencilla. 101.

Si es una persona habilidosa, puede hacer regalos sencillos y únicos.

Para una ávida montañista, su cámara fotográfica forma parte del equipo imprescindible para escalar. Cuando llega a la cima y se harta de contemplar la vista, toma fotos sucesivas de los 360 grados de belleza. Después de revelarlas, las combina hábilmente para conseguir un solo montaje panorámico que entrega como regalo. Coste total: menos de 10 dólares (1250 pesetas). Valor total: incalculable.

Ya está: 101 métodos demostrados para ahorrar. Y hay muchos más. De hecho, falta una categoría en la que se podrían obtener considerables ahorros, tanto para los individuos como para el planeta: buscar formas de reducir el consumo de recursos. Como dicen los ecologistas: reciclar, reducir, recuperar, reutilizar, reparar. (De hecho, cualquier palabra que empiece por re tiene algo de frugalidad. Úsalo otra vez, Saín. Duplique el placer es un ejemplo de concepto frugal.)

GUARDAR DINERO ES SALVAGUARDAR EL PLANETA Estas sugerencias y consejos prácticos le permiten ahorrar energía vital y tener más dinero en su cuenta bancaria y más años de vida. Con la ventaja, además, de que el proceso resulta beneficioso para el planeta. Ernest Callenbach, el autor de Ecotopia (una fantasía futurista en la cual el norte de California, Oregón y Washington se separan de los demás Estados y fundan

una sociedad ecológica), advierte que entre su salud, su bolsillo y el medio amEl sueño, americano... cotí pocos recursos 238 biente existe una relación de apoyo mutuo, es decir, que si alguien hace algo que favorece a uno de ellos, casi siempre favorece también a los otros dos. De modo que si va a trabajar a pie o en bicicleta para contribuir a reducir el efecto invernadero, al mismo tiempo ahorra dinero y hace ejercicio. Si aprovecha los desechos orgánicos de la cocina para abonar el suelo del jardín (el medio ambiente), mejora también la calidad de sus hortalizas (su salud) y gasta menos en fertilizantes. Es muy posible que ahorrar le salve la vida y salve la Tierra al mismo tiempo. No es por mera coincidencia que existe una relación entre guardar dinero y salvaguardar el planeta. De hecho, en cierto sentido su dinero es el planeta. Vamos a ver. El dinero es un derecho de retención sobre los recursos de la Tierra. Cada vez que gastamos dinero en algo, estamos consumiendo no sólo el metal, el plástico, la madera o cualquier otro material que contenga el objeto en cuestión, sino también todos los recursos que ha costado extraerlos de la tierra, transportarlos hasta el fabricante, procesarlos, montar el producto, enviarlo al comerciante minorista y llevarlo de la tienda a su casa. Toda esta actividad y coste se incluye, en cierto modo, en los 9,99 dólares (1 248 pesetas) que gasta por el tostador nuevo. Aparte están los costes medioambientales, que no se incluyen en el precio, lo que los economistas llaman factores externos o indirectos: la contaminación y los desechos que pagamos de otras maneras, como enfermedades pulmonares, cáncer, problemas respiratorios, desertización, inundaciones, etcétera. De lo que se deduce que cada vez que gastamos estamos eligiendo el tipo de planeta que queremos dejar a las generaciones futuras. El dinero es un derecho de retención sobre la energía vital del planeta. Lo llamamos el principio de la Pogonomía, es decir, la economía desde el punto de vista de un personaje de cómic llamado Pogo. Quizá recuerde que la contribución de Pogo al día de la Tierra del año 1970 fue la siguiente observación: «Hemos encontrado al enemigo y él es nosotros.» Para nadie es un misterio que el planeta está contaminado y nosotros somos los responsables, porque siempre queremos algo más, mejor y diferente. Pensemos un poco. La prostitución sería la profesión más solitaria del mundo si no tuviera demanda. El cártel de Medellín sería un club de ayuda social si no hubiera demanda. En lugar de la OPEP habría un consorcio para la energía solar y la desalinización, si no hubiera demanda. Como enfrentarnos a cualquier verdad, aceptar el hecho de que nuestra demanda es la causa de tantos problemas puede darnos un poder inmenso. Nos hace sentirnos fuertes saber que el motivo principal de las dificultades del planeta no es el complejo militar- industrial ni el presupuesto nacional ni los gastos de defensa (esos asuntos frente a los cuales solemos sentirnos impotentes), sino nuestros propios patrones de consumo, nuestra demanda, que es algo que podemos cambiar, y al mismo tiempo nos beneficiamos nosotros mismos. La frugalidad creativa beneficia no sólo a nuestros bolsillos sino también al planeta. Revisemos las tres preguntas Como ya hemos visto en la curva de la satisfacción, ésta depende, por definición, de saber cuándo se tiene lo suficiente. Podemos formularnos las tres preguntas del capítulo 4 de otro modo, si tenemos en cuenta el planeta. Hemos de preguntarnos: ♦ ¿Es probable que el dinero gastado me brinde una satisfacción proporcional a los recursos que representa?

♦ Esta compra, ¿concuerda con los valores que todos compartimos: el El sueño, americano... cotí pocos recursos 239 deseo de sobrevivir y prosperar? ♦ ¿Cómo serían los gastos de esta categoría si yo trabajara por el bienestar de todo el mundo, en lugar de hacerlo por mi propia supervivencia personal? No olvide que plantearse estas preguntas no le privará de lo que realmente le produce satisfacción sino que, simplemente, le abrirá nuevas oportunidades de ahorrar y conseguir claridad en su relación con el dinero. Un ejemplo de forma de pensar pogonómica Joe Domínguez era el director del Departamento de Informática de un estudio de investigaciones médicas que buscaba la manera de llevar a cabo investigaciones de primer orden sin tener que solicitar financiación y con un mínimo de desembolsos. Al comenzar la fase estadística del estudio, para la cual había que imprimir cientos de estadísticas y gráficos, fue evidente que las cintas para la impresora tendrían una función fundamental. En una sola tirada se gastó una cinta. Joe hizo algunos cálculos y llegó a la conclusión de que, a 9,25 dólares (1156 pesetas) por cinta, este gasto elevaría considerablemente los costes del proyecto. Entonces se acordó de un pequeño anuncio publicitario en una revista de informática que ofrecía algo tan extraño como una máquina para entintar cintas. La compró por 60 dólares (7 500 pesetas), junto con medio litro de tinta especial por 18 dólares (2250 pesetas), y a un proveedor informático que vendía con descuento le compró 12 cintas a 8 dólares (1000 pesetas) cada una, confiando en que su inversión, a largo plazo, le produciría un ahorro considerable. Máquina para entintar Medio litro de tinta 12 cintas TOTAL de la inversión

$ 60 (7500 ptas.) $ 18 (2250 ptas.) $ 96 (12000 ptas.) $ 174 (21 750 ptas.)

Un año después de efectuar estas compras, Joe volvió a entintar cada una de las trece cintas en siete ocasiones. 13 X 7 X $8 = $ 728 (91000 pías.) Coste por entintar - 174 (21 750 pías.) TOTAL ahorrado en un año $ 554 (69250 ptas.) Rentabilidad de la inversión a un año 318% Este método le permitió ahorrar cientos de dólares... además de tener consecuencias interesantes para el planeta. Piense en los millones de despachos donde se tiran las cintas de las impresoras usadas. Calcule los vertederos que se han llenado con la demanda de cintas de nailon. Calcule la cantidad de petróleo destinada a la fabricación del plástico. Y además tome en cuenta lo siguiente, publicado en The Wall Street Journal: La producción de nailon, una fuente de óxido nitroso

Según los científicos, las plantas de fabricación de nailon producen gases que parecen estar implicados en la reducción del ozono de la atmósfera y en el aumento del calentamiento global. Ahorrar y salvaguardar el planeta al mismo tiempo No pretendemos con todo esto que se vaya a vivir al desierto, se alimente de frutos y se cubra con hojas de higuera. No olvide el mantra: sin vergüenza

El sueño, americano... cotí pocos recursos 240

ni culpa. Todos hemos nacido en un mundo donde parecía normal y beneficioso llegar a la felicidad a través del consumo. Para que el medio ambiente siga siendo viable hemos de introducir en nuestros hábitos actuales unos cambios que requieren una modificación sistemática y valiente por nuestra parte. ¿Para qué esperar al año 2000? Evitemos la fiebre del milenio y empecemos ahora a preocuparnos por estas cuestiones. Se pueden elegir muchos placeres no contaminantes que producen una satisfacción doble: para uno mismo y para el planeta. En realidad, disfrutar de la naturaleza y sentir nuestra conexión vital con la tierra, la fuente de toda vida, es uno de los mayores placeres que existen. En el aspecto celular, no hay demasiada diferencia entre un ser humano y un árbol. Experimentar esta afinidad sin consumirla corresponde a un estilo de vida tan ecológico como reciclar los restos de las hortalizas en forma de abono. Si quiere saber cómo guardar dinero y salvaguardar la Tierra, tiene a su disposición varios libros sobre el tema. Uno de los más populares es 50 Simple Things You Can Do to Save the Earth (50 cosas simples que puedes hacer para salvar la Tierrra), aunque hay muchos más que le pueden servir para reevaluar sus decisiones personales con respecto a su estilo de vida, teniendo en cuenta los conocimientos que poseemos actualmente acerca del impacto humano sobre el ecosistema. Si no hay libros sobre este tema en la biblioteca de su barrio, pida que compren alguno para que otras personas también puedan leerlos. Esto ya es bueno para la Tierra. Lo fundamental es recordar que todo lo que compra y no utiliza, todo lo que tira, todo lo que consume y no disfruta es un desperdicio de dinero, de energía vital y de los recursos limitados del planeta. Todo desperdicio de energía vital son más horas perdidas en competencia inexorable, matándose trabajando. Si no le alcanza el tiempo para disfrutar de los frutos de su trabajo, tal vez no necesite otro curso para aprender a administrar el tiempo sino un repaso a la frugalidad. La frugalidad es un estilo de vida sencillo y ecológico. Pero no se detenga aquí en su búsqueda de la frugalidad, el estilo de vida más avanzado y perfecto del planeta. Siga leyendo.

MIL Y UNA MANERAS SEGURAS DE AHORRAR DINERO Al cabo de un año de tablas mensuales, seguramente tiene alrededor de 1001 partidas en sus 15 a 30 categorías de gastos. Es muy probable que esté gastando menos en todas las compras (desde aceite hasta zapatos) sin que esto haya empeorado la calidad de los productos ni su calidad de vida. La actitud de respetar su energía vital es la que le señala el camino, en lugar de seguir la receta de otros para conseguir una vida frugal. Estará tan entusiasmado al descubrir lo que ha ahorrado como nosotros cuando entintábamos las cintas de la impresora o amueblábamos la casa con lo que comprábamos en mercadillos o nos regalaban. Esta potenciación procede de

El sueño, americano... cotí pocos recursos 241

su ingenio y su creatividad para hallar sus propios métodos de ser frugal. Por eso la llamamos frugalidad creativa. De modo que aquí tiene un espacio en blanco para que escriba sus propios mil y un consejos para vivir con menos y disfrutarlo. UN MILLÓN Y UNA MANERAS SEGURAS DE AHORRAR DINERO Preste atención a lo que piensa. Todas las personas que practican la meditación saben que nuestra materia gris es como un mono frenético que agita un flujo constante de pensamientos inconexos a una velocidad mínima de uno por segundo. En apenas 1 f ,6 días habrán pasado por su cabeza un millón y un pensamientos... y la mayoría de ellos tendrá algo que ver con sus deseos: quiero esto, aquello no me apetece, me gusta eso, aquello me desagrada. Buda decía que el deseo es el origen de todos los sufrimientos. También es el origen de todo lo que compramos. Si toma conciencia de los próximos un millón y un deseos, tendrá un millón y una oportunidades de no gastar nada en algo que no le va a producir satisfacción. No es la publicidad lo que hace que uno compre, sino las expectativas de los demás. No es la televisión lo que hace que uno compre, sino lo que uno piensa. Vigile lo que piensa porque sus pensamientos son peligrosos para su bolsillo... y para mucho más. No olvide que la frugalidad no tiene nada que ver con ser tacaño o mezquino, sino con respetar y valorar su recurso más precioso: su energía vital. Comprar con inteligencia, ahorrar, respetar el adagio: Úselo, gástelo, empléelo o prescinda no significa privarse de nada, sino quererse tanto a uno mismo y a la propia vida que no se quiera desperdiciar ni un segundo. Además, como ya hemos visto, también significa que uno ama tanto al planeta que quiere cuidarlo bien. Y por último, que uno se preocupa tanto por las generaciones futuras que quiere dejarles la Tierra mejor de como la ha encontrado. Cuando hablamos de preservar el medio ambiente, eso está relacionado con muchas otras cosas. Como creo que, en definitiva, la decisión procede del corazón humano me parece que lo fundamental es poseer un auténtico sentido de la responsabilidad universal. El Dalai Lama GUÍA: PIENSE ANTES DE GASTAR 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

No vaya de compras. Viva dentro de sus posibilidades. Cuide lo que tiene. Espere hasta que se gaste. Hágalo usted mismo. Prevea sus necesidades. Valor comparativo, calidad, durabilidad y multiplicidad de usos.

El sueño, americano... cotí pocos recursos 242

8. Consígalo más barato. 9. Compre cosas de segunda mano. 10. programa.

Siga los pasos del

RESUMEN DEL SEXTO PASO Reduzca el total ele gastos mensuales mediante una valoración de su energía vital y siendo más consciente de lo que gasta. Aprenda a preferir la calidad de vida antes que el nivel de vida. Sea frugal; es fantástico.

7 POR AMOR O POR DINERO: VALORACION DE LA ENERGIA VITAL. TRABAJO E INGRESOS

En el capítulo 6 hemos hablado de que tiene que valorar su energía vital siendo más consciente de sus gastos. En este capítulo vamos a hablar de valorar su energía vital fijándose en cómo utiliza su tiempo. ¿Obtiene el valor total de la venta de ese bien tan precioso que es su vida? ¿Trabaja el trabajo a su favor? A veces tenemos que hacernos preguntas obvias para llegar a la verdad. En este capítulo vamos a analizar la pregunta siguiente: ¿qué es trabajar? La respuesta evidente es, claro está, que trabajar es lo que hacemos para ganarnos la vida. Pero esta definición nos deja sin vida. Algunas personas respetan su trabajo y descuidan el resto de su vida. Otras soportan el trabajo y se recuperan durante las tardes y los fines de semana. En todo caso, sólo nos queda la mitad de la vida. En ninguno de los dos casos valoramos nuestra energía vital. En ambos casos, a menudo nos sentimos incapaces de introducir cambios. Ahora vamos a analizar si parte del problema no estará en la definición misma del trabajo. ¿Utiliza bien su energía vital tanto cuando trabaja como cuando no lo hace? Su trabajo, ¿le consume (agota, destruye, desperdicia) la vida? ¿Aprecia su vida y aprovecha cada hora (tanto en el trabajo como fuera de él) con cuidado? Como hemos dicho en el capítulo 2, nuestra energía vital es preciosa porque es limitada e irrecuperable y porque nuestras decisiones acerca del uso que le damos expresan el significado y el propósito de nuestro tiempo sobre la Tierra. De momento ha aprendido a valorar su energía vital estableciendo una correlación

entre sus gastos por una parte, y su satisfacción y sus valores, por la otra. Ahora Por amor o por dinero 243 vamos a enseñarle a valorar su energía vital sacando el máximo provecho de lo que obtiene (en cariño o en dinero) a cambio de las horas que invierte en su trabajo.

¿QUÉ ES EL TRABAJO? Como ocurre con el dinero, nuestro concepto del trabajo está compuesto de una cantidad de creencias, ideas y sentimientos contradictorios, de nociones que hemos recibido de nuestros padres, nuestra cultura, los medios de comunicación y nuestra experiencia de la vida. Las siguientes citas son un ejemplo de la incongruencia de las distintas definiciones del trabajo que conocemos: Según E. F. Schumacher, el trabajo humano tiene tres finalidades: ♦ Primera, proporcionar bienes y servicios útiles y necesarios. ♦ Segunda, permitir que cada uno de nosotros use y, por lo tanto, perfeccione sus dones. ♦ Tercera, hacerlo en forma de servicio a los demás y en colaboración con ellos a fin de liberarnos a nosotros mismos de nuestro egocentrismo innato. Según el economista Robert Theobald el trabajo se define como algo que nadie quiere hacer, y el dinero, como la compensación que se recibe por hacer algo desagradable. Studs Terkel comienza de este modo su libro titulado Working (Trabajar): Puesto que este libro se refiere al dinero, trata naturalmente de la violencia, tanto la espiritual como la física. Se refiere a úlceras y también a accidentes, a griteríos y a puñetazos, a ataques de nervios y también a malos tratos. Se refiere sobre todo (o por debajo de todo) a las humillaciones diarias. Sobrevivir día a día es todo un triunfo para la mayoría de nosotros... También se refiere a la búsqueda diaria de sentido y no sólo de pan, de reconocimiento y no sólo de dinero, de sorpresas más que de apatía; resumiendo, de un tipo de vida diferente al tipo de muerte que encuentra uno de lunes a viernes. Por su parte, Kahlil Gibran nos dice: «El trabajo es la manifestación visible del amor.» Pero entonces, ¿qué es el trabajo? ¿Es una suerte o una maldición, un esfuerzo o un triunfo, algo bueno para el alma o un infierno, como sugiere el caricaturista Matt Groening? Nuestra misión consiste en volver a definir el trabajo, como hemos hecho con el dinero, fijándonos en lo que se puede decir acerca del trabajo que sea cierto de forma coherente. Esta definición le brindará una nueva perspectiva de su trabajo, más acorde con su escala de valores y con su verdadera satisfacción, así como también con su mínimo aceptable.

EL TRABAJO EN LA HISTORIA Para comenzar, vamos a hacer un breve repaso de la historia del trabajo, porque así encontraremos nuevas oportunidades de dar forma a nuestra historia personal. ¿De dónde proceden los conceptos que tenemos del trabajo? ¿Por qué trabajamos? ¿Qué lugar ocupa el trabajo en nuestra vida? La obligación laboral mínima diaria En nuestra condición de seres humanos, todos estamos obligados a trabajar un poco para nuestra supervivencia mínima, pero la cuestión es ¿cuánto? ¿Existe una obligación laboral mínima diaria? Diversas fuentes, de origen tan variado como las culturas primitivas o la historia moderna, calculan una cifra de unas tres horas diarias durante la vida adulta. Marshall Sahlins, el autor de Stone Age Economics (Economía de la Edad de Piedra), descubrió que antes de que la influencia occidental cambiara su vida cotidiana, los hombres Kung salían de caza entre dos y dos días y medio por

semana, con lo cual trabajaban alrededor de quince horas semanales, mientras Por amor o por dinero 244 que las mujeres trabajaban en la cosecha durante el mismo período, más o menos. De hecho, con un día de trabajo, la mujer conseguía suficientes hortalizas para alimentar a su familia durante los tres días siguientes. Durante todo el año, hombres y mujeres trabajaban un par de días y utilizaban otros dos para descansar y entretenerse, cotillear, organizar los rituales y hacer visitas... Parece que antiguamente la jornada laboral no tenía nada que envidiar a los horarios actuales de los bancos. Según el Dr. Frithjof Bergmann: Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, apenas se trabajaba dos o tres horas por día. A medida que fuimos pasando de la agricultura a la industrialización, las horas de trabajo fueron en aumento, dando lugar a unos estándares que determinan que quien no trabaja cuarenta horas a la semana es un haragán. (...) El concepto de la conveniencia de que todos tuvieran un empleo no apareció hasta la revolución industrial. En su estudio sobre comunidades utópicas del siglo xix, John Humphrey Noyes, el fundador de la Comunidad Oneida, ha destacado lo siguiente: Todas estas comunidades han demostrado lo que decía el práctico Dr. Franklin (del siglo xvni): que si todo el mundo realizara tres horas diarias de trabajo físico no habría necesidad de que nadie trabajara más de tres horas. Pasando al siglo xx, en 1934 un sabio y visionario indio llamado Paramahansa Yogananda hablaba de comunidades autosufi- cientes en el mundo entero, con una orientación espiritual, en las cuales: Todos, pobres o ricos, tienen que trabajar tres horas diarias para producir tan sólo las necesidades extremas de la vida... trabajar tres horas diarias y vivir en medio del lujo de la riqueza literaria y tener tiempo para [hacer lo que nos parezca importante]. Todas estas citas sugieren que tres horas diarias es todo lo que tenemos obligación de trabajar para sobrevivir. Es posible imaginar que, en épocas preindustriales, este patrón tendría sentido. La vida era más coherente entonces y el trabajo se confundía con la vida familiar, los festejos religiosos y el juego. Después llegó la revolución industrial para ahorrar trabajo, la vida se subdividió en trabajo y no trabajo, y aquél ocupaba una porción cada vez mayor de la jornada de una persona normal. En el siglo xix, el hombre común, con una aversión justificada a trabajar tantas horas, comenzó a luchar por reducir la jornada laboral. Los defensores de los obreros sostenían que si trabajaban menos horas, se cansarían menos y aumentaría la productividad. En realidad afirmaban que menos horas era la expresión natural de la maduración de la revolución industrial. Trabajando menos horas, los trabajadores tendrían libertad para poner en práctica sus facultades, y la democracia se beneficiaría al contar con ciudadanos cultos y comprometidos. Pero todo esto acabó con la depresión. Después de caer en picado, de las sesenta horas de principios de siglo a las treinta y cinco durante la depresión, la jornada laboral se estabilizó en cuarenta horas para la mayoría y ha aumentado a cincuenta o incluso sesenta horas por semana en las dos últimas décadas. ¿Cuál es el motivo? ¿El derecho a la vida, la libertad y a ganar un sueldo? Durante la depresión, el tiempo libre se convirtió en sinónimo de desempleo. En su intento por reactivar la economía y reducir el desempleo, el pacto político-económico del presidente Roosevelt (new deal) impuso la jornada laboral de cuarenta horas por semana y al Gobierno como garante del empleo en última instancia. Se educó a los trabajadores para considerar que como ciudadanos tenían derecho al empleo en vez de a tener tiempo libre (¿a la vida, a

la libertad y a ganar un sueldo?). Benjamín Kline Hunnicutt, en Work Without Por amor o por dinero 245 End (Trabajo sin fin), nos aclara la doctrina del pleno empleo: Desde la depresión, pocos ciudadanos estadounidenses han pensado que trabajar menos fuese el resultado natural, continuo y positivo del crecimiento económico y de una mayor productividad. Por el contrario, se ha considerado que el aumento del tiempo libre implicaba una pérdida para la economía, un descenso de los sueldos y la renuncia al progreso económico. Los mitos de que el crecimiento es bueno y del pleno empleo se impusieron como valores fundamentales, ajustándose perfectamente

a la doctrina del consumismo total, según la cual el ocio es una mercancía que hay que consumir, en lugar de tiempo libre que hay que disfrutar. Durante el último medio siglo, el pleno empleo ha implicado más consumidores y una Por amor o por dinero 246 mayor renta disponible, lo cual quiere decir mayores beneficios, que a su vez implican la expansión del negocio, que significa más puestos de trabajo, que suponen más consumidores y mayores rentas disponibles. Como hemos visto en el capítulo 1, el consumo mantiene en movimiento las ruedas del progreso. Comprobamos así que nuestro concepto (como sociedad) del ocio ha cambiado radicalmente. Después de ser considerado un elemento deseable y civilizador de la vida cotidiana, se ha convertido en algo temible que nos recuerda al desempleo de los años de la depresión. A medida que el ocio ha ido perdiendo valor, el valor del trabajo ha ido en aumento. El empuje del pleno empleo, junto con el desarrollo de la publicidad, ha dado origen a masas populares cada vez más orientadas al trabajo y a ganar más dinero para consumir más recursos. El trabajo adquiere así un nuevo significado Además, según Hunnicutt, durante el último medio siglo hemos empezado a perder el entramado de familia, cultura y comunidad que daba sentido a la vida fuera del lugar de trabajo. Los rituales tradicionales, las relaciones sociales y el simple placer de la compañía de los demás servían para estructurar el tiempo que no se dedicaba a trabajar, brindando a las personas una sensación de propósito y de integración. Sin esta experiencia de pertenecer a un grupo y a un lugar, el ocio suele conducir a la soledad y al aburrimiento. Como la vida fuera del ámbito laboral ha perdido vitalidad y sentido, el trabajo ha dejado de ser un medio para convertirse en una finalidad. Destaca Hunnicutt: Ahora se buscaba en el trabajo un sentido, una justificación, un propósito, e incluso la salvación, sin hacer referencia obligatoriamente a ninguna estructura tradicional, ni filosófica ni teológica. Los hombres y las mujeres encontraban nuevas respuestas a las viejas cuestiones religiosas, y estas respuestas estaban cada vez más relacionadas con el trabajo, el ascenso, la ocupación y la profesión de cada uno.

La última pieza del rompecabezas encaja en su sitio si nos fijamos en el cambio en la actitud religiosa hacia el trabajo que se produjo como consecuencia del auge de la ética protestante. Antes, el trabajo era una cuestión profana y la religión era lo sagrado. Después, se empezó a tomar el trabajo como el campo donde uno se esfuerza por conseguir la salvación, y la prueba de una buena vida religiosa era que a uno le fueran bien los negocios. Y así llegamos al final del siglo XX, cuando nuestro empleo remunerado ha asumido una infinidad de funciones y nuestros trabajos cumplen la tarea que tradicionalmente correspondía a la religión: el lugar donde buscamos respuesta a las eternas preguntas: ¿quién soy?, ¿por qué estoy aquí? y ¿qué sentido tiene todo? También le corresponde al trabajo proporcionarnos la emoción de un romance y las profundidades del amor. Cualquiera diría que creemos que en alguna parte nos está esperando un trabajo azul (como el príncipe azul de los cuentos de hadas) que va a satisfacer todas nuestras necesidades y a elevarnos a la máxima grandeza. Nos hemos convencido de que por medio de este trabajo lo conseguiremos todo, en cierta manera: posición social, sentido, aventuras, viajes, lujos, respeto, poder, difíciles pruebas y fantásticas recompensas. Basta con encontrar el trabajo adecuado. Tal vez lo que hace que algunas personas se aferren al circuito de casa al trabajo y del trabajo a casa sea precisamente esta ilusión del trabajo azul. Somos como la princesa que insiste en besar sapos con la esperanza de que algún día se encontrará abrazada a un bello príncipe. Nuestro trabajo viene a ser nuestro sapo. Por último, pretendemos que el trabajo nos brinde una sensación de dignidad. Ser o hacer, he aquí el dilema Todos recordamos esa pregunta que nos formularon invariablemente durante toda nuestra infancia: ¿y qué quieres ser de mayor? ¿Recuerda la respuesta? ¿Era algo que le salía de dentro o acaso, con intuición infantil, respondía lo que los adultos esperaban oír? ¿Fue cambiando la respuesta con el tiempo? El

adolescente de dieciocho años, rebosante de hormonas, que eligió su carrera Por amor o por dinero 247 universitaria, ¿sabía lo que hacía? Los sueños de su adolescencia, ¿están guardados junto con las fotos de sus compañeros de instituto? Su historia laboral, ¿ha dado un salto y ha tomado un rumbo queja- más habría imaginado cuando estaba en el instituto? Si ha seguido estudiando hasta llegar a ser lo que quería ser, ¿ha cumplido sus expectativas? En realidad, el problema está en la pregunta en sí (¿qué quieres ser de mayor?). A uno le preguntan lo que quiere ser, cuando de hecho se supone que contesta lo que piensa hacer. No es de extrañar que haya tantas crisis de los cuarenta cuando tenemos que enfrentarnos al hecho de que lo que hacemos no expresa en absoluto lo que somos. Estamos tan ocupados con la actividad que realizamos para ganarnos la vida que, sin darnos cuenta, seguimos confundiendo hacer con ser. De hecho, si hacemos un cálculo por horas, es posible que estemos más unidos a nuestro trabajo que a nuestra pareja. Las promesas de permanecer juntos para bien o para mal, en la riqueza o en la pobreza, en la salud o en la enfermedad (y a menudo hasta que la muerte nos separe) a veces se aplican mejor al empleo que al cónyuge. ¿Acaso cuando nos presentamos no decimos: «Soy enfermera» o «Soy contratista», en vez de decir: «Soy padre/madre» o «Soy amigo/a»? En el capítulo 5 hemos visto que, si uno salda sus deudas y acumula algunos ahorros, el desempleo podría convertirse en una magnífica oportunidad para descubrir, aprender y renovarse. Pero, ¿qué ocurriría si uno pensase que lo que es depende de lo que hace para ganar dinero? Por más ahorros que tuviese, perdería su sensación de propósito y su autoestima. Vamos a ver que lo que uno es es mucho más de lo que hace por dinero, y su verdadero trabajo es mucho más que su empleo remunerado. Es posible que, al centrarnos en el dinero y en el materialismo, hayamos perdido el orgullo que podemos y debemos sentir por lo que somos como personas y por todas las maneras en que contribuimos al bienestar de los demás. Ahora nuestra misión consiste en recuperar el derecho a reconocernos a nosotros mismos como seres humanos, en lugar de como personas que actúan y ganan dinero.

¿HEMOS GANADO LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL? Estamos muy lejos de aquella época en que nuestros antepasados trabajaban tres horas por día y el resto del tiempo disfrutaban del placer de las relaciones sociales, los rituales, los festejos y los juegos. ¿Ha merecido la pena? No cabe duda de que hemos ganado mucho al centrar nuestra creatividad y nuestro ingenio en el dominio del mundo físico. Tanto la ciencia como la tecnología, la cultura, el arte, el lenguaje y la música han ido evolucionando y brindándonos incontables beneficios. Muy pocas personas preferirían volver atrás por completo y olvidarse de Bach o de la penicilina, o incluso del motor de combustión interna. Sin embargo, conviene que nos detengamos y evaluemos la dirección que llevamos. ¿Seguimos yendo en la dirección correcta? Vamos a hacer un rápido análisis de los modernos puestos de trabajo y los mercados laborales. ¿En qué lugar nos encontramos? ¿Es allí donde queremos estar? ♦ Algunas personas se sienten subempleadas porque cada día tienen que repetir las mismas tareas serviles o rutinarias que requieren muy poca creatividad o inteligencia. Otras, en cambio, sienten que trabajan en exceso, sobre todo ahora que las empresas tienden a reducir personal y los pocos afortunados que conservan el empleo ven que sobre sus hombros recaen cada vez más responsabilidades. ♦ La numerosa generación de los años cincuenta, tan famosa y documentada, está descubriendo que, al ser tantos, tan sólo un reducido porcentaje llegará a lo alto de la escala social, y muchos ya no podrán seguir avanzando en sus vidas profesionales. ♦ Una mayor conciencia de las cuestiones relacionadas con la justicia social y la ecología producen conflictos en algunos trabajadores: desde un punto de vista económico, precisan el empleo, pero desde un punto de vista ético no están de acuerdo con los productos o servicios que brinda la empresa donde trabajan.

♦ La seguridad en el empleo ya no es lo que era. Durante los últimos seis Por amor o por dinero 248 meses de 1990, la recesión dejó sin empleo a más de un millón de personas en Estados Unidos, y muchas más perdieron su puesto de trabajo en 1991. ♦ La jubilación ha dejado de ser algo seguro. Es posible que ni siquiera los empleados más leales puedan contar con una

pensión, ya que las malas inversiones de algunas empresas han llevado a la Por amor o por dinero 279 quiebra a muchos fondos de pensión. ♦ Si bien sólo la mitad de la población activa declara que está satisfecha con su empleo, apenas una tercera parte lo conservaría si no fuera necesario. ♦ Según una encuesta reciente llevada a cabo por John Robin- son para la empresa de hoteles Hilton, el 70 % de las personas que gana 30000 dólares (3750000 pesetas) al año, o más, renunciaría a un día de paga por semana a cambio de tener otro día libre más. Incluso entre los que ganan 20000 dólares (2 500000 pesetas) por año, el porcentaje sería del 48%. Parece que ya estamos hartos de matarnos trabajando en un mundo de locos. Dedicamos al trabajo la mayor parte de las horas que estamos despiertos y aparentemente no merece la pena. Consideramos el trabajo como la forma de satisfacer gran parte de nuestras necesidades y al final acabamos insatisfechos. ¿Por qué dedicamos los mejores años de nuestra vida a nuestro empleo?

¿CUÁL ES LA FINALIDAD DEL TRABAJO? Vamos a seguir explorando el trabajo, esta relación tan personal y tan profunda, haciendo una reflexión sobre algunas cuestiones: ♦ ¿Por qué hace lo que hace para ganar dinero? ♦ ¿Qué le motiva a levantarse de la cama cinco días a la semana para ir a un sitio a ganar dinero? ♦ ¿Qué propósito tiene, según su experiencia, su empleo remunerado? (Si le mantiene su cónyuge o algún familiar, puede reflexionar bien sobre el trabajo de esta persona o bien sobre alguna experiencia laboral suya anterior. Si está jubilado o en el paro, piense en algún empleo anterior.) Analice ahora la siguiente lista de posibles finalidades del empleo remunerado y elija la que se aplique en su caso.

Para ganar dinero Por amor o por dinero 278 ♦ Para atender a las necesidades: alimentación, vestido, cobijo (supervivencia). ♦ Para atender a las comodidades. ♦ Para atender a los lujos. ♦ Para obtener dinero destinado a otros (filantropía). ♦ Para dejar un patrimonio. Por la sensación de seguridad ♦ Para cubrir sus necesidades. ♦ Para que se reconozca su valor como ser humano adulto. Por tradición ♦ Para continuar con la tradición familiar de seguir una profesión determinada. ♦ Para mantener una sensación de continuidad y conexión con el pasado. Por placer ♦ Para estar en contacto con personas interesantes. ♦ Para obtener estímulo, diversión y entretenimiento. Por obligación ♦ Para contribuir en la medida que le corresponde con el fin de que la sociedad siga funcionando. Por servicio ♦ Para aportar algo a los demás, a la sociedad y al mundo. Para aprender ♦ Para adquirir nuevas aptitudes. Por el prestigio y la posición social ♦ Para recibir de los demás alabanzas, admiración y respeto. Por el poder ♦ Sobre las personas que le rinden cuentas y están a sus órdenes. ♦ Sobre el curso de los acontecimientos, influyendo en las decisiones. Por las relaciones sociales ♦ Para disfrutar de las oportunidades de relacionarse con sus colegas. ♦ Para entrar en contacto con el público y sentirse parte de la comunidad. Por crecimiento personal ♦ Por el estímulo y el desafío. ♦ Para desarrollar su vida emocional e intelectual. Por triunfar ♦ Por la retroalimentación que brinda el éxito. ♦ Por compararse con otras personas del mismo ámbito. Por creatividad y satisfacción ♦ Por lograr la satisfacción, esa sensación de dar todo lo que puede. ♦ Por el desafío, por mantenerse alerta, por crear algo nuevo. Por organizar el tiempo ♦ Para organizar el tiempo y darle a su vida un ritmo ordenado. Porque sí ♦ Porque todo el mundo lo hace. Habrá observado que el trabajo cumple dos funciones diferentes: una material o económica (es decir, que le paguen) y otra personal (emocional, intelectual, psicológica, incluso espiritual). La pregunta original era: ¿cuál es la finalidad del empleo remunerado? De hecho, el empleo remunerado cumple una sola finalidad que es la de que le paguen a uno. Ésta es la única conexión real entre el trabajo y el dinero. Las otras finalidades del empleo remunerado son compensaciones de otros tipos,

deseables sin duda, pero que no están relacionadas directamente con el sueldo y Por amor o por dinero 279 que también existen en actividades no remuneradas. Si nuestro empleo remunerado nos produce algún tipo de estrés, confusión o desilusión, rara vez se debe al propio sueldo. Ya hemos visto que, a partir de un cierto nivel de bienestar, más diñero no produce mayor satisfacción. A lo mejor el problema del empleo es que no satisface nuestra necesidad de estímulo, reconocimiento, desarrollo, contribución, interacción y significación. ¿Qué sucedería si retirásemos del empleo remunerado la mayoría de estas expectativas y nos diéramos cuenta de que las actividades no remuneradas cumplen todas las finalidades del trabajo, salvo ganar dinero? Esta observación nos conduce a un punto crítico en la revaloración de nuestra relación con el trabajo. El trabajo tiene dos aspectos. Por una parte, está nuestra necesidad y deseo de dinero, puesto que trabajamos para que nos paguen. Por la otra, y con total independencia del sueldo, está el hecho de que trabajamos para cumplir muchas otras finalidades de nuestra vida.

UNA NUEVA DEFINICIÓN DEL TRABAJO El verdadero problema con el trabajo, por lo tanto, no es que nuestras expectativas sean demasiado altas, sino que confundimos trabajo con empleo remunerado. Si definimos el trabajo sencillamente como cualquier actividad productiva o intencionada, el empleo remunerado se convierte en una actividad más, y esto nos libera de las falsas suposiciones de que lo que hacemos para llevar el pan a la mesa y para tener un techo sobre nuestras cabezas tiene que darnos, además, una cierta sensación de sentido, propósito y satisfacción. Al romperse la conexión entre el trabajo y el dinero, estamos en condiciones de recuperar el equilibrio y la salud mental. Nuestra satisfacción como seres humanos no reside en nuestro empleo, sino en el panorama general de nuestra vida: en nuestra sensación personal del sentido de la vida, nuestra relación con los demás y nuestras ansias de sentido y propósito. Al separar el trabajo del sueldo, reunimos los distintos aspectos de nosotros mismos y recordamos que nuestro verdadero trabajo consiste en vivir de acuerdo con nuestros valores lo mejor que sepamos. De hecho, confundir el trabajo con el salario significa que la mayoría de nuestros trabajos no ha obtenido ni la atención ni el crédito que merecen; nos referimos a trabajos como amar a nuestra pareja, ser buenos vecinos o desarrollar un estilo de vida satisfactorio. Cuando nos sentimos completos, no necesitamos abrirnos camino hacia la felicidad a fuerza de consumir. La felicidad es un derecho que se adquiere al nacer. Puede que su empleo remunerado le fascine, o puede que lo odie; da igual. De todos modos tiene que reconocer que tiene por finalidad que le paguen, mientras que es posible que su auténtico trabajo sea mucho más importante. Separando el trabajo del sueldo podrá ver con mayor claridad si valora (tanto cuando trabaja como cuando no lo hace) ese bien precioso que es su energía vital. ¿Recuerda lo que hemos dicho sobre la energía vital en el capítulo 2? Si tiene cuarenta años, según las tablas apenas le queda un saldo de 329601 horas de vida en su cuenta bancaria de energía vital. Eso es todo lo que tiene, porque no hay nada en la vida que sea más valioso que su tiempo, los momentos que le quedan. Nunca será demasiado consciente ni intencionado en su forma de invertir esos momentos. Si separa el trabajo del sueldo, puede obtener mejores resultados en todos sus trabajos. En el empleo remunerado, valora su energía vital trabajando con eficiencia, diligencia, inteligencia y por la remuneración más alta posible. En el resto de su trabajo, la valora trabajando con eficiencia, diligencia, inteligencia y con todo el entusiasmo y el cariño de que sea capaz. Romper el vínculo entre el trabajo y el sueldo tiene tanta influencia en nuestra vida como el reconocimiento de que el dinero no es más que «algo que recibimos a cambio de nuestra energía vital». El dinero es nuestra energía vital; su valor no depende de las definiciones exteriores, sino de lo que invertimos en él. Asimismo, el empleo remunerado recibe su único valor intrínseco del hecho

de que nos pagan por hacerlo. Todas las demás cosas que hacemos expresan lo Por amor o por dinero 280 que somos, no lo que debemos hacer por necesidad económica. Al romper este vínculo, recuperamos la calidad, los valores y nuestra propia estima como balance final. Al romper este vínculo, podemos dar una nueva definición del trabajo sencillamente como todo lo que hacemos de conformidad con el propósito que tenemos en la vida. Al romper este vínculo, recuperamos la vida. LAS INCREÍBLES CONSECUENCIAS DE UNA NUEVA DEFINICIÓN DEL TRABAJO Desde este punto de vista, resulta evidente el motivo por el cual su empleo remunerado se puede considerar una forma de matarse trabajando. Aparte de ganar dinero, es posible que no haga nada más que concuerde con su propósito, entre ocho y diez horas al día, cinco días a la semana, cincuenta semanas al año, cuarenta o más años de su vida. Esto abre una infinidad de preguntas: ¿cuánto dinero precisa para alcanzar la cima de su satisfacción? ¿Se lo proporciona su empleo? ¿Trabaja por menos de lo que vale y lleva a casa menos dinero del que necesita? ¿O gana mucho más de lo que necesita para estar satisfecho? ¿Cuál es el propósito de ese dinero de más? Si no sirve para ningún propósito, ¿preferiría trabajar menos y disponer de más tiempo para hacer otras cosas que le interesan? Si cumple algún propósito, ¿está ese propósito tan relacionado con sus valores que llena de alegría las horas que pasa en el empleo remunerado? De lo contrario, ¿qué tiene que cambiar? Vamos a explorar juntos algunas de las consecuencias de desvincular el trabajo del sueldo, de distinguir entre el empleo remunerado y el trabajo, es decir, el trabajo en el sentido de cumplir con el o los propósitos que tiene en la vida. 1. Redefinir el trabajo aumenta las posibilidades Supongamos que lo que más le agrada es enseñar, pero que trabaja como programador porque así gana más y está convencido de que necesita ese dinero. Según la vieja manera de pensar, cada vez que alguien le preguntase a qué se dedica, se vería obligado a afirmar: «Soy programador.» ¿Qué efectos supone que podría tener en su persona esta permanente incongruencia entre lo que siente internamente y su presentación exterior? A lo mejor sentiría una leve infelicidad, sin saber muy bien por qué. O podría enfermar, como le ocurrió a una amiga nuestra cuando renunció a su sueño de convertirse en concertista de piano para dedicarse a la programación. Padeció una enfermedad inexplicable y estuvo de baja durante casi un año. Otras personas recurren a la tarjeta de crédito para compensarse por hacer algo que realmente no les agrada. Sin embargo, es posible que uno pase por alto cuestionarse si es o no es programador por el mero hecho de trabajar como tal para ganarse la vida, Al romper el vínculo entre el sueldo y el trabajo, surgen otras opciones. Cuando le preguntan a qué se dedica, puede contestar: «Soy profesor, pero de momento trabajo como programador para ganar dinero.» Ser capaz de reconocer lo que uno realmente es le permite revisar la forma en que ha estructurado su vida profesional. A lo mejor decide ahorrar y volver a dedicarse a la enseñanza; o trabajar menos horas y dar clases como voluntario; o enseñar programación. Incluso podría incorporar una tercera afición, como el piragüismo, y enseñar esto los fines de semana mientras se gana la vida como programador. Al desvincular el trabajo del salario, los distintos compartimentos de su vida se separan, se desplazan y se reestructuran para prestarle un mejor servicio. Chris Northrup se abrió camino en un mundo que se solía considerar exclusivamente masculino y entonces vio que no cuadraba con su sensibilidad y su intuición femeninas. Como médico, se encontró tratando de promover la salud en un sistema insalubre, que exigía una semana laboral de 100 horas, no le permitía descansar lo suficiente y apenas le dejaba tiempo para ninguna otra cosa. Durante la residencia y los primeros años de ejercicio de la profesión, trabajaba tanto que no le quedaba tiempo para pensar en el dinero ni para preocuparse de cómo lo gastaba. Se casó con un cirujano ortopedista, con lo cual se duplicó la inconsciencia. Chris y su marido acumularon viviendas, coches e inversiones absurdas. Como ambos tenían trabajos muy lucrativos, no

les costaba nada respetar su única norma contable: gastar menos de lo que Por amor o por dinero 281 ganaban. Pero les resultaba inconcebible la idea de controlar los gastos: ¡no podían preocuparse de adonde iba a parar lo que gastaban! En realidad, confundían saber con preocuparse, y ya tenían bastantes preocupaciones con la práctica de la medicina. Pero los días de Chris como súper médico estaban contados porque pasó por esa experiencia íntimamente femenina de tener dos hijos. La maternidad le abrió el corazón y atemperó su voluntad, de modo que empezó a cuestionar la ética y la economía de la práctica estándar de la medicina. Quiso salir del negocio de la medicina y volver a su visión original de la medicina como servicio, donde tuviera tiempo para escuchar y atender a sus pacientes, aparte de tiempo para disfrutar de su familia. Con temor y decisión, renunció a un trabajo seguro, con todos sus beneficios, y abrió una clínica para mujeres, con personal femenino, que coincidía con sus valores. Durante este período, Chris comenzó a reconocer (en sí misma y en sus pacientes) patrones de pasividad y dependencia económicas. Algunas de estas mujeres habían crecido sin nada, y jamás habían podido satisfacer sus necesidades; otras habían recibido objetos en vez de cariño; muchas renunciaban a su propio poder y responsabilidad económicos al casarse. Aunque esta ineptitud parecía natural (o quizá comprensible) en mujeres de más de cuarenta y cinco años, lo raro era que incluso mujeres más jóvenes y con una carrera (como la propia Chris) mostraban síntomas de la misma subordinación económica enfermiza. Chris, honesta y valiente, empezó a indagar en su interior al mismo tiempo que recomendaba a sus pacientes que hicieran una reflexión profunda. ¿Cuáles eran sus hipótesis y puntos débiles con respecto al dinero? Más o menos por esa época escuchó el curso de IF en casetes. Entusiasmada, le planteó a su marido la pregunta que estaba empezando a formularse a sí misma: «¿Qué harías si no tuvieras que trabajar para vivir?», a lo que él le respondió: «¿Qué quieres decir? A mí me gusta mucho mi trabajo.» Pero ella insistió: «¿Y si jamás tuvieras que cobrar para cubrir tus gastos?» Incapaz de responder, él se fue a dormir enseguida. Al final, él también escuchó el curso, aunque no le despertó el mismo entusiasmo que a Chris por practicar la medicina de otra manera. Ella empezó a seguir los pasos del programa, pero su marido no la seguía. ¿Cómo hacerlo sin él? Hasta que llegó a la conclusión de que, incluso en una pareja convencional (o tal vez más en una pareja convencional), la mujer ha de estar dispuesta a vivir por sí misma. El matrimonio no acaba con nuestra necesidad espiritual de llegar a ser personas completas y autónomas. Incluso, para que una pareja funcione, cada una de las partes tiene que crecer como individuo Al final, realizó todos los pasos ella sola. A medida que fue creciendo su intuición personal, comenzó a replantearse la clínica. Evidentemente, era un paso en la dirección correcta, pero sólo le servía para saber todo lo que le faltaba por andar. Por ejemplo, como los ideales del personal de la clínica se ajustaban a la realidad financiera, todas, desde la recepcionista hasta Chris, tenían que hacer un análisis serio de sus convicciones financieras. Nadie quería trabajar según el horario que mantenía la mayoría de los profesionales médicos, pero a todas les costaba adaptarse a reducir sus ingresos. Los números no cuadraban. A medida que Chris empezó a dedicarse a procedimientos médicos menos radicales, se redujeron sus ingresos por paciente. Lo que más compensa a la mayoría de los médicos es la cirugía; en cambio, Chris prefería la prevención: enseñar a las mujeres a ser responsables de su salud. Veía una forma de practicar la medicina para curar tanto el cuerpo como el alma, pero los números la seguían llevando al antiguo sistema de trabajo. «O practico la medicina de otra forma o no la practico de ninguna.» Para Chris, la IF representa la oportunidad de tomar nuevas decisiones sobre la práctica de la medicina. Tiene mucho interés en hacer la prueba sin necesidad de un sueldo, y en escribir sin necesidad de que le paguen. A medida que avanza en su independencia financiera, tiene previsto dar más charlas y escribir más, y llevar a cabo cada vez menos prácticas. Todavía no está muy claro cómo va a salir todo esto, pero para ella la independencia financiera es todo el proceso de dejar atrás las viejas maneras de pensar con respecto al dinero, el trabajo, el sentido y el propósito. En realidad, la IF es un proceso de recuperación, igual que las curas para superar la adicción al alcohol o a las

drogas. Es el proceso de curación de todas las maneras en que hemos entregado Por amor o por dinero 282 nuestro poder a los demás y a circunstancias ajenas a nosotros, tratando de obtener la sensación de valor de los símbolos sociales del éxito y negando al mismo tiempo nuestra realidad interior. En este momento, Chris está tratando de definir cuánto le resulta suficiente para sentirse satisfecha y buscando formas que le garanticen esos ingresos mínimos que le permitan realizar el trabajo que más le agrada y entregar al mundo todos sus dones. Chris no es la única. Amy Saltzman, la autora de Downshifting: Reinventing Success on a Slower Track (Vivir con menos: reinventar el éxito a un ritmo más lento), ha entrevistado a numerosos profesionales muy prósperos y ha descubierto que muchos están dispuestos a aceptar voluntariamente una reducción de su sueldo y sus responsabilidades con tal de vivir una vida más equilibrada y más volcada al servicio de los demás. 2. Redefinir el trabajo le permite trabajar desde el interior hacia fuera Muchos de nosotros vivimos gran parte de nuestra vida de fuera hacia dentro, eligiendo nuestras funciones y personalidades como quien elige el menú en un restaurante chino. Una persona elige bombero en la columna Empleo, rubia, de ojos azules en la columna Esposa; dos en la columna Hijos; occidental en la columna Estilo; Ford, en la de Coches; conservador, en la de Política, y piso en la de Vivienda, y se figura que ya tiene la vida resuelta. Pero encajar nuestro yo en ese agujero cuadrado llamado Empleo refuerza la impresión de que la vida consiste en seleccionar opciones en una lista. A menos que sea artista o empresario, su trabajo consiste casi siempre en resolver los problemas de otra persona y, a cambio de sus servicios, recibe un sueldo. En el mundo laboral existe una especie de irresponsabilidad derivada y sin embargo permanente, esa sensación de que siempre estamos cumpliendo órdenes, tratando de complacer a alguien que tiene un poco más de poder que nosotros. En las grandes empresas, la mayoría de los empleados no tiene ni idea de quién da las órdenes; estas empresas no sólo compran nuestro trabajo sino también nuestra personalidad, con normas culturales tácitas acerca de quién habla con quién, cómo hay que vestirse, dónde comen los empleados según su categoría, cuántas horas extraordinarias hay que hacer para hacerse notar y cientos de otras opciones cotidianas. Evidentemente, si pensamos que somos lo que hacemos para ganarnos la vida, al final vamos a acabar adoptando el patrón que mejor nos permita sobrevivir en el trabajo. Por ejemplo, es probable que un programador haya absorbido una gran cantidad de actitudes y creencias con respecto a sí mismo al mismo tiempo que los conocimientos que le permiten realizar su trabajo. Pero si para usted no es lo mismo lo que es que lo que hace para ganar dinero porque ha separado el trabajo del sueldo, está en condiciones de recuperar su yo perdido. A medida que llegue a conocerse a sí mismo, sus valores, sus convicciones, sus verdaderos talentos y lo que le interesa, será capaz de trabajar de dentro hacia fuera. Podrá realizar su trabajo sin renunciar a su propio yo. Será responsable tanto dentro como fuera de su trabajo. Tendrá como prioridad la posibilidad de vivir consigo mismo y, si el trabajo se lo impide, podrá cambiar de trabajo. Margaret Parsons se encuentra en pleno proceso de dejar de vivir de acuerdo con los valores de los demás (defuera hacia dentro) para descubrir y vivir de acuerdo con sus valores (de dentro hacia fuera). Estuvo casada, tuvo dos hijos y se divorció. Su sentido del deber la impulsó a querer ganar lo más posible para mantener a su familia, de modo que descartó la enseñanza, para la cual estaba capacitada y, como experimentó este cambio de profesión en la década de los ochenta, en ese momento el mejor lugar para encontrar buenos ingresos eran los servicios financieros y la vía más rápida era conseguir el título de asesora financiera. De modo que eso fue lo que hizo, pero al cabo de varios años empezó a sentir las consecuencias del conflicto. Ella y sus clientes pensaban que su función era asesorarles y protegerles en el confuso mundo de las inversiones, pero en realidad era una vendedora trabajando a comisión, y algunos productos eran más lucrativos que otros. Empezó a sentir dolores de estómago y se dio cuenta

de que tenía que dejar de vender productos financieros a toda costa. Dejó de Por amor o por dinero 283 esforzarse por vender y, aunque su cuerpo mejoró, sus finanzas empeoraron. Se puso muy contenta al comenzar, junto con Ivy Underwood, el grupo de apoyo para la independencia financiera constituido por veinte personas que se habían comprometido a trabajar con el programa de la IF. Sus reuniones mensuales eran oasis de apoyo y salud mental donde se disolvía la cacofonía de la cultura del consumo y todos volvían a oírse pensando en voz alta. A medida que iban siguiendo los pasos del programa, se sentían cada vez más dispuestos a seguir el dictado de su corazón, que para cada uno de ellos adoptaba una forma ligeramente diferente. Por ejemplo, una mujer brillante e incisiva se dio cuenta de que su trabajo como funcionaría tenía un nivel de exigencia muy por debajo de sus posibilidades. Al respetar su energía vital, vio que estaba desperdiciando su talento en medio de tanta mediocridad. «No me pagan lo suficiente para lo que me hacen sufrir.» De modo que renunció y ahora vive de sus ahorros y está buscando una forma y un lugar para reinsertarse en el mercado laboral. Otra pareja renunció a la seguridad de un puesto institucional para abrir su propia consulta privada... sin endeudarse por ello. Todos estos cambios han surgido del proceso de seguir los pasos del programa. Si los miembros del grupo no hubiesen realizado los controles, registros y autoexámenes de rigor, es posible que estos cambios les hubiesen producido temor en lugar de esperanza. Si no hubieran encontrado sus 101 maneras de reducir gastos, muchos de ellos no se habrían arriesgado a cambiar. En sus reuniones mensuales realizaban los ejercicios del libro que acompaña las ca- setes del curso para reflexionar todos juntos sobre sus mitos y concepciones equivocadas acerca del dinero. Algunos descubrieron que, más allá de su trabajo, no tenían ningún propósito real en la vida y comenzaron a celebrar otra reunión mensual para hablar de propósitos. Unos cuantos tuvieron que buscar la manera de cambiar a pesar de sus costosos hijos adolescentes y de la falta de comprensión de su pareja. Después de realizar todos los pasos, lograban romper con la fórmula trabajo = sueldo y entonces conseguían encontrar nuevas maneras de organizar su vida para que coincidiera con sus verdaderos valores y propósitos. 3. Redefinir el trabajo vuelve a integrar la vida en un todo En aras del orden y la conveniencia, hemos dividido nuestra vida en compartimentos: tenemos la vida laboral, la vida familiar, la vida comunitaria, la vida interior y nuestra vida secreta. Esta administración de sistemas nos permite controlar y mantener en equilibrio nuestras numerosas responsabilidades. Pero no podemos decir que la vida sea una de esas listas de prioridades de cosas que tenemos que hacer que, en teoría, nos sirven de orientación pero, las más de las veces, acaban por dirigirnos. En lugar de percibir la vida como un flujo constante de experiencias en el momento presente, llegamos a la conclusión de que nuestra vida está atrapada en una carpeta con separadores de colores. Si nos limitamos a seguir las indicaciones y a conectar los puntos, surgirá ante nuestros ojos la imagen de la vida perfecta. Y las principales y más exigentes indicaciones que seguimos corresponden a nuestro empleo remunerado. En cambio, si desvincula el trabajo del sueldo, tendrá la oportunidad de descubrir que simplemente está haciendo cosas, de un tipo u otro, de la mañana a la noche. Haga una prueba durante los tres próximos días: cada vez que se acuerde, pregúntese «¿Dónde estoy?». La respuesta más evidente será siempre: «Aquí.» Entonces vuelva a preguntarse: «¿Y qué estoy haciendo realmente?» No se limite a responder que está trabajando durante esas ocho horas que pasa en el trabajo. Lo más probable es que esté escribiendo, o pensando, o limpiando, o hablando, o andando, o de pie, o levantando algo, o sentado, o escuchando, o tomando una decisión, o buscando algo... el mismo tipo de actividades que realiza el resto del día. Todo el día, todos los días, se limita a vivir su vida. A lo mejor esto resta importancia a su trabajo, pero también hará que el resto de su vida parezca más vivido y coherente... y se sentirá más vivo. Inténtelo. 4. Redefinir el trabajo abre nuevas perspectivas al desempleo Desde la depresión, el pleno empleo ha sido uno de los objetivos que se ha planteado el Gobierno. Pero existen varios impedí- mentos importantes para

conseguir este ideal. En primer lugar, evidentemente, debido al crecimiento de la Por amor o por dinero 284 población, para alcanzar el pleno empleo hay que crear más puestos de trabajo. Para asegurarnos de que habrá mercados para estos bienes y servicios adicionales, hemos de incrementar el consumo, no sólo en Estados Unidos sino en todas partes. Sin embargo, los límites que impone la base de los recursos, el planeta, lo convierten en un objetivo improbable e incluso absurdo. De modo que es posible que el crecimiento económico no pueda proporcionar puestos de trabajo suficientes para esta mano de obra en expansión. Además, como sugieren Willis Harman y John Hormann en su excelente libro titulado Creative Work (Trabajo creativo), la permanente eficacia de la revolución industrial y tecnológica hace que cada vez más mano de obra humana sea reemplazada por máquinas. Nos encontramos en un callejón sin salida. Nuestro progreso tecnológico representa cada vez más nuestro fracaso social, a medida que sigue en aumento el número de desempleados. Empeora esta situación el hecho de que hayamos considerado la enseñanza superior la formación para un puesto de trabajo, y sin embargo ahora hay cada vez más licenciados que se encuentran sin empleo o subempleados. Cada vez resulta más evidente que cualquiera de nosotros puede perder el empleo, pero si separamos el trabajo del sueldo estamos en condiciones de comprobar que nunca nadie está desempleado, por más que no tenga un empleo remunerado. En el peor de los casos, se encuentra en un período de transición. Ya hemos visto en el capítulo 5 que siguiendo los pasos se llega al ahorro, y que éste brinda una especie de protección o garantía en caso de perder el empleo. Además, al desvincular el trabajo del sueldo, se transforma el desempleo en un período de aprendizaje y descubrimiento. Una persona que está en el paro no es un paria ni un inútil. Se puede sentir millonario, aunque no gane una peseta. Su valor como persona no depende de lo que le paguen, sino de lo que es y de lo que da. Si consigue cultivar esta verdad en su interior, es posible que surjan posibilidades y oportunidades de empleo remunerado en los lugares más inverosímiles. 5. Redefinir el trabajo aporta vida a su jubilación Todo el mundo se jubila algún día. La única duda es ¿cuándo? Muchas personas se matan trabajando y mueren antes de tiempo, por lo que no se jubilan hasta llegar a la tumba. Otras respetan las reglas del juego y se jubilan cuando su empresa se lo sugiere u ordena. En los últimos años, los ejecutivos de algunas empresas que están reduciendo personal aprovechan la jubilación anticipada. Y otras personas han hecho el curso de IF (o han seguido algún plan semejante) y se han jubilado cuando todavía les quedaba mucha vida por delante. Independientemente del momento en que se jubile, la calidad de su jubilación mejora si ha sabido separar el trabajo del sueldo. De este modo, podrá tener la seguridad de que jubilarse significa abandonar el empleo remunerado, no la vida. Podrá seguir ampliando su trabajo real después del retiro tanto si renuncia a los cuarenta, como a los sesenta o a los ochenta. Si participa activamente en una vida plena de significado, nadie podrá afirmar que ya no sirve para trabajar. Puede perder el puesto de trabajo remunerado, pero no pierde su capacidad ni su dignidad. Piense en sus propias asociaciones con la palabra jubilación. Si le encuentra connotaciones negativas, fíjese en si redefinir la situación como hemos sugerido no modifica estos sentimientos. La jubilación sólo supone el fin de la vida si se define a sí mismo en función de su empleo remunerado. 6. Redefinir el trabajo enaltece las actividades no remuneradas Si le parece que sólo trabaja cuando gana dinero, hay millones de personas como usted que están muy ocupadas sin trabajar gran parte del tiempo. Las actividades cotidianas de cuidar de uno mismo, del hogar y de la familia son trabajos no remunerados. Es evidente que no pasan inadvertidas, pero no siempre les damos importancia. En nuestro interior, solemos considerar estas tareas meros obstáculos en el camino hacia nuestro trabajo de verdad, el que nos pagan. ¿Y todas las horas que dedicamos a estar con nuestros hijos, a ser buenos vecinos, a ocuparnos de nuestros amigos, a ser cariñosos con nuestra pareja, a ser buenos ciudadanos de la ciudad, el país y el planeta? Todas estas actividades, por

sí solas, podrían llenar una vida de sentido, de estímulo, de creatividad y de Por amor o por dinero 285 propósito. Sin embargo, como estamos ocupados con nuestro empleo remunerado, a menudo tratamos de cumplir con nuestro trabajo de relación según unas normas imaginarias. El padre o la madre ocupados suministran comida, ropa, casa, cursos, servicio de chófer y, cuando pueden, una velada compartida. El cónyuge bien intencionado pero ocupado comparte la cama, la casa, las tareas domésticas, el desayuno, la cena (si no tiene ninguna reunión de trabajo a esas horas), las finanzas y, en la medida de lo posible, una velada especial de vez en cuando. Como ciudadano, vota. Como vecino, se ocupa de las plantas del balcón o del jardín, conversa con los demás vecinos a la entrada o en el ascensor y acude a las reuniones de la comunidad. Como amigo, prepara una cena o habla por teléfono. En el fondo de nuestro corazón, sabemos que podríamos hacerlo mejor pero tenemos tantas cosas que hacer que no nos queda tiempo para simplemente estar con los demás. Otra víctima de nuestra confusión entre trabajo y sueldo es nuestro trabajo interno, el trabajo de autoanálisis, crecimiento personal y maduración afectiva y espiritual. Conocerse a uno mismo requiere tiempo: tiempo para reflexionar, para el silencio, para escribir un diario, para oraciones y rituales, para conversar con un amigo querido que nos ayude a curar las heridas del pasado, para desarrollar un estilo de vida coherente y un código ético personal, para fijarnos objetivos individuales y para analizar nuestra evolución. Sin embargo, en lugar de dar a todo esto la importancia que se merece, reducimos lo que podemos todo esto a las noches y los fines de semana mientras dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo al trabajo de verdad, que es el empleo remunerado. Redefinir el trabajo nos devuelve toda la experiencia y la expresión de estas otras actividades. Así enaltecemos las tareas domésticas, la relación con los demás y el trabajo interior, y concedemos a ese empleo no remunerado la misma creatividad, el mismo respeto y la misma atención que al remunerado. 7. Redefinir el trabajo lo vincula con el juego Puesto que, inconscientemente, hemos equiparado ingresos (que nos paguen) con trabajo, nos figuramos que si no percibimos ningún ingreso debe de ser porque no estamos trabajando, sino tan sólo jugando, un pasatiempo frivolo que no sirve para nada. En ocasiones, un juego parece trabajo, como en los partidos de ajedrez difíciles. Otras veces, un trabajo parece un juego, e incluso recibe ese nombre, como en el caso de los deportes profesionales. Incluso a veces hay trabajos que resultan tan agradables que algunos dicen, sintiéndose un poco culpables: «Es un trabajo tan divertido que no deberían pagarme por hacerlo.» Entonces, ¿cuál es la diferencia entre el trabajo y el juego? Vamos a revisar algunos parámetros comunes para ver si alguno nos proporciona un método infalible para distinguir el trabajo del juego. Pensemos en una persona que desempeña muy bien alguna actividad que los demás consideran valiosa, como por ejemplo el patinaje artístico, o conducir un autocar por caminos de montaña, o defender un caso muy importante en un tribunal. ¿Cuál es el factor decisivo para determinar si lo que hace es trabajar?

Competencia Cooperación Concentración Habilidad Absorción Satisfacción Sensación de poder Posibilidad de viajar Obtención de reconocimiento Autoexpresión Recibir dinero a cambio

Trabajo sí sí sí sí sí sí sí sí sí sí sí

Juego sí sí sí sí sí sí sí sí sí sí no

¡Por fin hemos hallado la diferencia! Si hay dinero de por medio, no cabe duda de que es trabajo. Si no lo hay, puede ser un juego (que equiparamos con diversión) o un deber (algo necesario, pero no necesariamente divertido). Uno lo hace porque quiere o porque tiene que hacerlo, pero no para ganar dinero. ¿Acaso no es cierto que toda actividad no remunerada, ya sea juego o deber, a

menudo se considera in-útil, es decir, no tan útil como una actividad Por amor o por dinero 286 remunerada? ¿Acaso no es una creencia casi generalizada en nuestra cultura que si uno no trabaja por dinero, no se labra un porvenir o no tiene un empleo, es un don nadie? 8. Redefinir el trabajo le permite disfrutar más del ocio En Downshifting, Amy Saltzman analiza el tema de reinventar el éxito a un ritmo más lento. Como profesional, le llamaba la atención el hecho de que su generación, por más que luchara, no parecia alcanzar la felicidad jamás. El libro comienza y acaba con una meditación acerca de los porches vacíos de las casas, esos mismos lugares que en otras épocas rebosaban de actividad y placer. El libro está destinado a «todos aquellos que hemos cumplido adecuadamente nuestro papel de profesionales dejando de lado, en algunos casos, casi todo lo demás que proporciona propósito y sentido a nuestra vida». Nos habla de profesionales que han cambiado de ritmo para disfrutar de una vida más pausada y más satisfactoria. Todos ellos reclamaban el valor de su tiempo libre, del disfrute de lo cotidiano. Para los antiguos griegos, el tiempo libre era el bien más preciado, la esencia de la libertad, un tiempo dedicado al crecimiento personal y a ocupaciones más importantes. Y sin embargo, henos aquí, a punto de acabar el segundo milenio sin saber relajarnos y disfrutar de nuestro ocio. Hasta el idioma mismo nos traiciona, llamándolo tiempo libre, como si se tratara de unos cuantos minutos para recuperarnos antes de volver al ruedo de la vida, a luchar con todas nuestras fuerzas. Si no nos identificáramos tanto con lo que hacemos por dinero, disfrutaríamos mejor del ocio. Vale la pena jugar; vale la pena relajarse en la penumbra y escuchar el canto de los pájaros; vale la pena pasear sin rumbo fijo. El ocio no supone una crisis de identidad cuando uno sabe que uno no es lo que hace. La dificultad reside, evidentemente, en considerar que esa ociosidad aparente merece la pena. Como destaca Saltzman: Para muchos de nosotros, el trabajo es una manera sencilla y aceptable de pasar el tiempo. En nuestra vida profesional, tenemos normas muy precisas que seguir y objetivos que alcanzar. En cambio, depende por completo de nosotros la invención de un marco ideal para nuestro tiempo libre. 9. Redefinir el trabajo vierte una nueva luz sobre la mejor forma de ganarse el sustento La mejor forma de ganarse el sustento consiste en el ideal de hacer coincidir su auténtico trabajo o vocación con su empleo remunerado. Si bien podría parecer que eso es lo que defendemos aquí, tan noble esfuerzo presenta unas cuantas dificultades que el programa de la IF soslaya hábilmente. La primera dificultad es que no se tiene ninguna seguridad de encontrar a alguien que nos pague por hacer lo que nos sentimos llamados a hacer. A lo mejor tarda diez años en desarrollar su arte, o su investigación, o su innovación social, o su nueva técnica hasta un grado que despierte el interés de los que tienen dinero. La mayor parte de las veces, esto tiene menos que ver con el valor real del trabajo y más con la suerte, la casualidad, la perseverancia, las relaciones o una amplia variedad de factores. Si renuncia a esperar a que le paguen para hacer el trabajo que le apasiona, puede hacer las dos cosas con mayor integridad: ganar dinero para cubrir los gastos y seguir los dictados de su corazón sin concesiones. Michael Phillips, en su libro titulado The Seven Laws ofMoney (Las siete leyes del dinero), advierte sobre las trampas y falacias que esconde el ideal de la mejor forma de ganarse el sustento y recomienda separar los proyectos de servicio de las necesidades de supervivencia: Por desgracia, muchas personas no pueden separarlos con lo cual a su convicción de que el proyecto en el cual trabajan es lo más importante que pueden hacer suman su convencimiento de que tienen que sobrevivir. La combinación de estas dos ideas les hace creer que el mundo tiene la obligación de mantenerlas. Otros factores que se han de tener en cuenta con respecto a este tema: 1. ¿Es posible, o incluso adecuado, recibir un salario a cambio del trabajo que nos sentimos llamados a desempeñar, ya sea nuestra colaboración informal

para resolver conflictos en la comunidad, nuestro trabajo de formación entre los Por amor o por dinero 287 niños del barrio que no tienen donde ir, las campañas telefónicas en favor de la paz, la amistad cariñosa hacia un moribundo? En At the Crossroads (En el cruce de caminos), un documento acerca de nuestra era elaborado por la Communications Era Task Forcé, llaman actividades comprometidas a estas actividades desempeñadas «por un sentido de compromiso personal y de compromiso con la sociedad»: Las actividades comprometidas son fundamentales para la salud de una sociedad. Sin embargo, las menospreciamos sistemáticamente y les negamos nuestro apoyo porque no encajan ni en nuestra economía de mercado ni en el sector público. El mercado no las apoya porque los beneficios que producen suelen ser a largo plazo, difusos y difíciles de definir. Y el Gobierno no las apoya porque no es fácil regularlas mediante procedimientos burocráticos. Steve Brandon, nuestro eamionero de Maine, tenía media docena de buenas formas de ganarse la vida: era enfermero diplomado, paisajista, masajista y agricultor. Para él, la mejor forma de ganarse el sustento estaba en la enfermería, en desempeñar un verdadero servicio en favor de los demás sin dejar por eso de pagar las facturas. Pero ésa no era la solución. Como enfermero, se veía obligado permanentemente a hacer gráficos y a redactar informes, y pasaba más tiempo con la pluma que con los pacientes. Y al final del día ya no le quedaban fuerzas para el trabajo voluntario que tanto le gustaba. Para trabajar como enfermero, tenía que hacerlo por amor, no por dinero. De modo que ahora se dedica a conducir el camión que reparte el propano; tiene mil clientes y una ruta que abarca varios miles de kilómetros de caminos secundarios que conducen a granjas y casas de campo muy aisladas. En invierno, a veces es el único ser humano que ven muchas de estas personas en toda la semana. Algunas son ancianas y están enfermas, de modo que él se detiene a conversar con ellas y averigua si están bien; a veces escucha sus quejas y les ayuda a decidir por qué vale la pena preocuparse y qué les conviene ignorar. Les enseña mucho sobre nutrición, sobre todo para aquellos que no tienen ni idea de lo que quiere decir el médico cuando les habla de una alimentación pobre en grasas y rica en fibra. En cierto modo, aunque no les tome la temperatura ni escriba ningún informe, ellos se sienten mejor después de hablar con Steve. Es un curador sin sueldo y está muy satisfecho. Se gana la vida repartiendo propano y entrega su amor a cambio de nada. 2. Si a pesar de todo le pagan por hacer el trabajo para el cual piensa que tiene vocación, fíjese bien en cómo administra el tiempo destinado a ese trabajo productivo que le proporciona la forma ideal de ganarse la vida. ¿Realmente hace el trabajo plenamente y bien hecho, o dedica demasiado tiempo a cuestiones económicas, como reunir dinero para seguir adelante con el trabajo? Hay personas con vocación de santos que muchas veces acaban recaudando fondos, y otras que, siendo entusiastas activistas, terminan escribiendo boletines para los miembros con el fin de que no se interrumpa la afluencia de donaciones. Cualquier actividad que dependa de fondos, tanto públicos como privados, está sujeta a caprichos y prioridades ajenos. Cualquier producto o servicio que dependa de un público consumidor inconstante puede dejar de sobrevivir en un mercado competitivo. De modo que fíjese en si su trabajo es seguro, o si existen dificultades futuras con respecto al dinero de las que tal vez le convenga ocuparse ahora. 3. ¿Seguiría desempeñando el trabajo de la misma forma si pudiera controlar sus necesidades económicas? De no ser así, ¿qué ajustes introduce porque necesita esos ingresos? ¿Le permite mantenerse fiel a su propia integridad? En la medida en que uno recibe dinero por el trabajo que realiza, cabe la posibilidad, por ínfima y sutil que sea, de que esto condicione su punto de vista, sus valores o sus convicciones. En The Biology of Art (La biología del arte), el zoólogo Desmond Morris menciona un experimento para introducir el motivo de la ganancia entre simios. El primer paso consistió en enseñarles a ser artistas y a realizar unos dibujos y pinturas francamente fantásticos. Una vez establecido su arte, comenzó a pagarles, dándoles cacahuetes a cambio de sus obras. El sistema de recompensas

hizo que su trabajo artístico se deteriorara rápidamente y que comenzaran a Por amor o por dinero 288 entregar rápidos garabatos a fin de conseguir los cacahuetes. Con el comercio, los simios dejaron de ser artistas y empezaron a pelearse por unos cacahuetes. Aquí aparece la necesidad de ser honestos. ¿De qué manera, por insignificante que parezca, está modificando su arte (ya sea carpintería, arqueología, cuidar niños o cualquier otra cosa) para seguir recibiendo cacahuetes? ¿Hasta qué punto está dispuesto a arriesgarse en sus sermones dominicales antes de empezar a pensar en la posibilidad de perder el empleo, los ingresos y la rectoría, además de su posición y su poder en la comunidad? ¿Utilizaría los mismos métodos de enseñanza si no se tratase de un empleo remunerado? ¿Escribe anuncios publicitarios en vez de esa espléndida novela con la que sueña desde hace cuarenta años? ¿Ha sacrificado su punto de vista de cómo debería ser la vida por la realidad de matarse trabajando? Rick Paul, ex ejecutivo de publicidad con un sueldo de 100000 dólares (12 500000 pesetas) al año, renunció a su trabajo para convertirse en escritor aunque no esperaba triunfar enseguida. Entonces consiguió un trabajo a tiempo parcial como guardabosques para que siguieran dándole cacahuetes e intenta dedicarse a escribir el resto del tiempo. En un artículo titulado «Getting a Life» («Hacerse un vida»), escrito por Richard Seven y publicado en la revista dominical Pacific, Rick decía: Nuestros amigos nos preguntan cómo es posible que [él y su mujer Kathleen] renunciáramos a buenos puestos de trabajo en Seattle para vivir al margen de la vida moderna. Desde que tengo uso de razón he tenido dos sueños: vivir al margen de la vida moderna y ser escritor. Tal vez descubra que soy un escritor pésimo, pero es mejor que jubilarse a los sesenta y cinco, y mirar hacia el pasado con un puñado de interrogantes por lo que pudo haber sido... Redefinir el trabajo le permite dar un paso atrás, contemplar sus sueños como lo que son, dar a su empleo el valor que le corresponde y sacar el máximo provecho de ambas cosas. El poder de redefinir el trabajo Redefinir el trabajo, rompiendo el vínculo entre éste y el sueldo, tiene consecuencias y ventajas increíbles. Así lo expresa Willis Harman, reconocido futurista y presidente del Instituto de Ciencias Noéticas: Aparecen infinitas oportunidades cuando la mente se libera a través de la separación entre las funciones de la labor creativa y la distribución de ingresos. Al romper el vínculo conceptual entre trabajo y dinero, se está brindando la oportunidad de descubrir en qué consiste realmente su trabajo. A lo mejor resulta que no guarda ninguna relación con lo que está haciendo en este momento por dinero. Tanto si su empleo le agrada y lo conserva como si decide cambiar, romper el vínculo entre trabajo y dinero deja sitio en su vida para otras partes de su propia personalidad que estaban demasiado ocupadas con su trabajo. Puede que por un momento sienta pánico ante el vacío que deja esta suspensión momentánea de la identificación de uno mismo con su empleo. Pero todos somos muchas cosas más: padres o madres, aprendices, amigos, aventureros, organizadores, voluntarios, artistas, soñadores y artífices de nuestra propia vida. Hace poco, un amigo nuestro le preguntaba a un compañero de trabajo por qué aparentemente no estaba estresado cuando todos los demás se quejaban de exceso de trabajo. El colega le respondió: «Es que mi trabajo no es lo más importante en mi vida.» Acabar con el vínculo entre trabajo y dinero le permite recuperar su vida, porque ya no necesita que ese distintivo de aprobación que llamamos empleo le brinde todos los beneficios afectivos, intelectuales y espirituales de la ocupación. Puede que descubra que no le hace falta trabajar de nueve a cinco el resto de su vida para mantenerse. Ahora que ha establecido que la única finalidad intrínseca del empleo remunerado es la paga (tanto si adora su trabajo como si lo detesta), conviene

averiguar si recibe lo que se merece a cambio de su preciosa energía vital. Ahora Por amor o por dinero 289 que sabe que su vida es más que su trabajo, le conviene buscar un empleo que realmente le compense, es decir, en el que le paguen bien. Ahora que está en condiciones de ver otras opciones aparte de matarse trabajando de nueve a cinco hasta los sesenta y cinco, compruebe si su empleo remunerado le compensa por el tiempo que invierte en él. De este modo llegamos al séptimo paso del programa de la IF.

El séptimo paso: valorar la energía vital elevando al máximo sus ingresos El séptimo paso tiene que ver con incrementar sus ingresos, al valorar la energía vital que invierte en su empleo y cambiarla por el sueldo más elevado posible que concuer- de con su salud y su integridad. Cuando cobra el sueldo, ¿realmente es justo lo que obtiene a cambio de la valiosa energía vital que ha invertido? La clave para liberarse del mundo del matarse trabajando está en valorar su energía vital. Ya hemos visto que el dinero no es más que lo que obtiene a cambio de su energía vital y también hemos caído en la cuenta de que la finalidad del empleo remunerado es la paga. ¿Acaso el sentido común y el respeto por uno mismo no sugieren que, cuando uno trabaja para ganar dinero, una opción es ganar el máximo posible por hora, de una forma coherente con su integridad y su salud? Aunque tal vez esto le suene a pura codicia, siga adelante y verá que se encamina en una dirección totalmente distinta. Siguiendo los pasos del primero al sexto ha definido qué es suficiente para usted. En lugar de ser más de lo que tengo ahora, con lo cual se condena a una perpetua pobreza, está descubriendo que es mucho menos de lo que imaginaba y que se encuentra perfectamente a su alcance. Recuerde que suficiente será un nivel de gastos que surja de hacer coincidir lo que gasta con la satisfacción que obtiene, y con el propósito que tiene en la vida y con sus valores. Suficiente no es el mínimo que necesita para sobrevivir sino la cantidad exacta que le brinda una satisfacción sin excesos. Como hemos señalado en el capítulo 5, esto suele ser bastante menos de lo que gana. Si gasta menos de lo que gana, esto significa que puede trabajar menos horas y seguir teniendo suficiente. Elemental, ¿no? Si le basta con 1 000 dólares (125 000 pesetas) por mes y gana 10 dólares (1250 pesetas) por hora, tiene que trabajar cien horas para cubrir sus gastos. Pero si le pagan 20 dólares (2 500 pesetas) por hora, le basta con trabajar apenas cincuenta horas cada mes en su empleo remunerado. Ahora empezamos a regresar al estilo de vida que los seres humanos disfrutaban antes de la revolución industrial. Podría trabajar dos o tres horas al día por dinero y pasar el resto de la jornada haciendo lo que le apetezca para relajarse, divertirse, crecer como persona, relacionarse con los demás, o participar en trabajos comunitarios o de interés mundial. Si decidiese trabajar más horas en su empleo remunerado, lo haría por una buena razón, puesto que valora mucho su energía vital. Tal vez lo haga para mantener a alguien o a algo; o para saldar sus deudas y experimentar ese aspecto particular de la libertad financiera; o con el fin de reunir algunos ahorros para sentirse seguro, sea cual fuere el clima económico; o para alcanzar alguna otra de sus metas en la vida, como seguir estudiando, o dar la vuelta al mundo, o incluso lograr la independencia financiera. La dimensión y la intensidad de sus metas determinará el tiempo y el esfuerzo que invierta en su puesto de trabajo. A lo mejor tiene tanta prisa por lograr su meta financiera que al final acaba buscándose otro empleo, y tan feliz. Porque, a diferencia del comportamiento de los adictos al trabajo, trabajar horas extraordinarias ahora está relacionado con su propósito. Para Rosemary Irwin, desvincular el trabajo del sueldo significó la posibilidad de buscar otros objetivos aparte del empleo, unos objetivos que abarcaban desde viajar hasta escribir, pasando por trabajar en proyectos en beneficio del planeta. Si bien le gustaba trabajar como directora de actividades en una residencia geriátrica, no tenía previsto dedicar toda su vida a esta tarea. Tenía muy claro que, cuanto más ganara, antes podría continuar con sus otras metas. Cuando recibió 10000 dólares (1250000 pesetas) de herencia de su abuela, enseguida sumó esta cantidad a sus reservas. En lugar de buscar otro

empleo con un sueldo más elevado (con la posibilidad de más estrés), decidió Por amor o por dinero 290 cambiar de estrategia y consiguió otro trabajo más, como empleada de guardia para una pequeña empresa de distribución de cintas de audio con la cual colabora varias horas por las tardes y los fines de semana. El horario es flexible; los compañeros, agradables; el estrés, mínimo y gana por horas lo mismo que en su empleo a tiempo completo. Aunque ahora trabaja más de cuarenta horas a la semana, ni su energía ni su estado de ánimo flaquean porque tiene muy claro su objetivo. Valorar su energía vital y pretender ganar lo máximo posible no tiene nada que ver con la mentalidad del cuanto más, mejor. Usted no quiere más dinero para tener más bienes materiales, sino para tener los suficientes... y más vida. Si consideramos que dinero = energía vital, al incrementar sus ingresos, aumenta la cantidad de vida que tiene a su disposición. Según lo que gane realmente por hora, un coche nuevo le puede costar un mes, seis meses o un año de trabajo. Pero no quiere el dinero para aumentar su posición social, ni para tener más prestigio, poder o seguridad, porque sabe que estas cosas no se compran con dinero, sino que lo quiere con el fin de tener más libertad para ser usted mismo sin preocuparse por el dinero. Asimismo, no quiere más dinero para aumentar su autoestima, sino como una expresión de la misma, de que valora su energía vital.

NUEVAS OPCIONES PARA EL EMPLEO REMUNERADO En este punto, dispone de varias opciones creativas que puede explorar, como ganar más con el fin de trabajar menos horas, intensificar su empleo actual o cambiar de trabajo. Ganar más: una cuestión de actitud Son muchas las personas pasivas, incluso fatalistas, con respecto a la cuantía de sus ingresos, que se comportan con mentalidad de víctimas totalmente sometidas a fuerzas externas, como el jefe, la escala de salarios, el paro, la recesión, la pobreza de la zona, la política económica del Gobierno, la competencia de los japoneses, y muchas cosas más. Tienen la actitud de que: «No puedo encontrar un buen empleo... y ellos tienen la culpa. Ellos me impiden librarme de un empleo mal remunerado.» Aunque la realidad económica en ocasiones pueda ser dura, la mente humana está capacitada para hacer realidad nuestros pensamientos y convicciones, y por tal motivo deberíamos poner mucho cuidado en el concepto que tenemos de nosotros mismos. Cuando uno se considera una víctima, a lo mejor pierde tiempo en sentir lástima de sí mismo en vez de darse cuenta de todas las oportunidades que tiene de cambiar su triste destino. Piense de qué forma valorar su energía vital podría transformar su experiencia y su rendimiento laboral, así como también su capacidad para conseguir otro trabajo si se lo propusiera. Con una actitud así, cada momento que dedique a su empleo remunerado es coherente con sus metas, objetivos, puntos de vista y valores personales. No importa dónde trabaje porque siempre trabaja para usted mismo. Se siente valioso, como responsable de su manera de distribuir su energía vital, como alguien que elige libremente entregar su energía vital a este trabajo en particular. Un factor importante que limita las ganancias potenciales es la actitud: la actitud que cada uno tiene con respecto a sí mismo (por ejemplo: «No soy lo bastante bueno»), con respecto al trabajo o a la empresa (por ejemplo: «Me quieren echar») y con respecto a las circunstancias actuales (por ejemplo: «No hay trabajo»). Estas actitudes que nos rebajan, nos debilitan y nos conforman se reflejan en la cantidad y la calidad de nuestro trabajo, en nuestra relación con la empresa y los compañeros de trabajo y en nuestra inseguridad laboral. Para triunfar, cultive actitudes positivas de respeto a sí mismo, orgullo por su contribución al trabajo, dedicación, cooperación con la empresa y con los compañeros, deseo de hacerlo bien, integridad personal, responsabilidad y control, y hágalo simplemente porque valora su energía vital. Y valora su energía vital porque valora la vida. Busca la perfección en su trabajo porque pretende una integridad al cien por cien, independientemente de lo que haga. Le sorprendería descubrir hasta qué punto la satisfacción laboral depende del trabajador en vez de

depender del trabajo en sí. Y suele ocurrir que esta integridad y la mejor calidad y Por amor o por dinero 291 productividad de su trabajo le harán acreedor de un aumento de sueldo sin que tenga que pedirlo. Steve West, el carpintero que conocimos en el capítulo 6, descubrió que uno de los regalos que le brindaba el programa de la IF era la ocasión de volver a conectarse con sus aspiraciones como escritor. Había crecido en una familia que trabajaba para las Fuerzas Aéreas y de adulto había seguido cambiando de lugar de residencia. Acabó el instituto en Gulfport, Misisipíy a continuación se trasladó a Austin (Texas), donde puso una empresa de decoración, con ocho empleados, hasta que la caída del precio del petróleo lo echó todo por los suelos. Entre esto y su divorcio, sus pertenencias quedaron reducidas a lo que cabía en una furgoneta (con lo cual el primer paso le resultó bastante sencillo) y decidió cambiar de aires. Tras pasar un año en Massachusetts, se fue a Oregón, donde vive actualmente. Después de poner en práctica durante un año el programa de la IF, Steve disponía de ahorros suficientes para mantenerse a salvo de dificultades financieras durante otro año. Entonces decidió tratar de escribir algunos relatos, que le acompañaban desde hacía años, basados en las experiencias vividas en Misisipí a comienzos de los años setenta, cuando construyó una iglesia baptista con unos viejos carpinteros negros. Con el fin de tener más tiempo para escribir, Steve empezó a pedir mucho más por sus trabajos de decoración, suponiendo que de este modo tendría menos trabajo. Lo que ocurrió le dejó muy sorprendido: muchas personas que habían visto su trabajo anterior estaban dispuestas a pagarle lo que pedía, así que le sobraba trabajo y ganaba mucho más. Deseoso de ofrecer la calidad que le pagaban, puso más empeño en sus trabajos de carpintería; de este modo, creció su fama de artista y le trajo más trabajo. Cada vez trabajaba menos horas en su empleo remunerado, cobraba más, tenía menos preocupaciones y más tranquilidad, y el tiempo que dedicaba a escribir le parecía eterno. Quedó muy sorprendido, pero no iba a cuestionar su buena suerte... ¿O sería tal vez su buena autoestima?

La independencia financiera como reducción de la jornada laboral Steve West se decidió por algo que solemos llamar trabajo a tiempo parcial o jornada reducida. Esta nueva concepción del dinero y el trabajo arroja nueva luz Por amor o pot amero 292 sobre esta expresión. Cuando el trabajo es sinónimo de identidad, un trabajo a tiempo parcial le convierte en una persona a tiempo parcial, sin valor permanente. Según esta línea de pensamiento, perdería muchas de las ventajas del empleo a tiempo completo, como el seguro médico y el plan de pensiones de la empresa; perdería también oportunidades de progreso y es probable que perdiese también las mejores posibilidades, teniendo que conformarse con las sobras que dejan los empleados a tiempo completo después de comerse la mejor parte del pastel. Sin embargo, según la nueva concepción, uno trabaja a tiempo parcial por cuenta de otra persona, a cambio de dinero o a fin de dedicar todo el tiempo posible a -trabajar por cuenta propia. Entrega a la empresa lo que se merecen a cambio de dinero, pero sin definir su valor personal en función de lo que hace durante esa pequeña fracción de su tiempo. El tema del trabajo a tiempo parcial ofrece múltiples variaciones. Hay personas que trabajan tres días a la semana, y así siempre les quedan fines de semana largos. Algunas trabajan seis meses al año por dinero y hacen lo que les place durante los otros seis. (Se sorprendería de la cantidad de artistas, escritores, activistas y aventureros que se encuentran entre los trabajadores estacionales.) Otras trabajan cuatro horas al día para estar con sus hijos antes y después de la escuela. Piense por un momento en el impacto que tendría el hecho de que cada vez más personas se decidiesen por un empleo a tiempo parcial. Dos personas podrían compartir un solo puesto de trabajo, reduciéndose así la competencia por los escasos puestos disponibles. Ya no se presionaría al Gobierno para que resolviese el problema del desempleo y la presión resultante del imperativo legal del pleno empleo no recaería sobre el medio ambiente. De hecho, compartir el puesto de trabajo se está convirtiendo en una opción respetada y bien vista. Como la forma de pensar con IF contribuye a reducir gastos, un empleo podría proporcionar a dos personas un sueldo que les permitiese vivir. Además, todos trabajarían mejor porque no experimentarían ni el agotamiento ni el aburrimiento ni el síndrome del por fin ya es viernes, tan habituales entre los trabajadores a tiempo completo. Pero... ¿y si me gusta mi trabajo? Si su trabajo le gusta, esta nueva perspectiva (valorar su energía vital) no hace más que incrementar su experiencia... y también sus ingresos. A Lu Bauer (la esposa de Steve Brandon el repartidor de propano) le encanta trabajar de contable. Trabaja con un punto de vista y una misión. Se considera una contable holística y se dedica a capacitar a los demás para que sean responsables de su dinero. Haciendo el curso de IF, descubrió los puntos débiles de sus propias finanzas personales. Cuando calculó sus ganancias reales, comprobó que, de los 60 dólares (7500 pesetas) que supuestamente cobraba por hora, en realidad le quedaban 5 dólares (625 pesetas) netos. ¿Adonde iba a parar el resto? Lu averiguó que había estado trabajando para sus clientes y sus empleados. Muy noble de su parte, pero poco rentable. Como quería brindar un servicio a aquellas personas que no pudiesen pagarlo, cobraba poco y siempre era ella la que hacía horas extras e iba donde nadie quería ir. Las tablas mensuales le demostraron que no avanzaba demasiado desde el punto de vista económico. Había olvidado la simple lección de valorar su propia energía vital. Decidió aumentar sus tarifas en un 23 % y limitar el personal a una sola secretaria. Además, decidió limitar también la cantidad de clientes, concentrándose sólo en los que tenían interés en aprender a ayudarse a sí mismos, y la cantidad de horas de trabajo. Después de introducir estos cambios, resultó que le quedaban exactamente la cantidad y el tipo de clientes que quería, de modo que ahora trabaja menos horas y gana más. Como Lu se valora a sí misma y a su energía vital, sus clientes valoran sus consejos y aprenden de ella a valorarse a sí mismos.

Cómo conseguir un trabajo con un sueldo y una integridad elevados Por amor o por dinero 293 Lo sentimos, pero este capítulo no es un manual para encontrar empleo. Ya hemos visto que no existe el trabajo azul. Las personas que presentamos en estas páginas han tenido que indagar mucho en el fondo de su corazón, correr riesgos, experimentar y poner a prueba viejas creencias para conseguir un trabajo que les diese un sueldo más alto y mucha integridad. Han tenido que descubrir que su vida era más importante que su trabajo, que las partes de sí mismas que habían quedado sofocadas por su empleo remunerado necesitaban espacio para volver a respirar. Han tenido que rescatar la imagen de la vida que tenían en la infancia y que había quedado escondida bajo la posición social, la seriedad y ese aire de importancia que supuestamente representan la adultez. Han tenido que ser sinceros con respecto a si su empleo remunerado cumplía realmente su objetivo, es decir, remunerarles. Existen en el mercado numerosas guías para buscar empleo, y cada día aparecen algunas nuevas, ahora que el empleo se ha convertido en un bien cada vez más escaso. La mejor que hemos encontrado es el clásico What Colour is Your Parachute? (¿De qué color es su paracaídas?) de Richard Bolles. Pero a partir de allí, tendrá que aguzar el ingenio. Le hacemos una advertencia. Como dijo P. T. Barnum en una ocasión: «Cada minuto nace un ingenuo». Hay una infinidad de talleres, agentes, cazatalentos, asesores, consejeros, e individuos por el estilo que, por un módico precio, se ofrecen para ayudarle a encontrar el trabajo ideal. Algunos de estos servicios son útiles, pero guíese por su criterio. Lea la letra pequeña de los contratos y preste tanta atención como cuando sale a comprar un coche o una nevera. A continuación, le ofrecemos una guía de actitudes que podría serle de tanta utilidad como un costoso especialista laboral. Guía para buscar trabajo 1. La finalidad. A fin de encontrar un empleo de gran integridad, con un gran sueldo, primero necesita una finalidad clara para tenerlo. Puesto que la finalidad del empleo remunerado es la remuneración, el gran sueldo será, sin duda, parte de su finalidad. Otra podría ser, sencillamente, el deseo de dejar un trabajo que no le agrada. Pero además tiene que clarificar su finalidad más amplia, ya sea su deseo de crecer como persona, de aprender, de aventuras o de aportar algo a los demás. Recuerde que, cuanto más le paguen, de más tiempo dispondrá para sus otros intereses. Lo que está en venta es su energía vital. Procure venderla al mejor postor, sin perder de vista su integridad, su salud y su bienestar personal. 2. La intención. La intención es la voluntad de cumplir un objetivo o lograr una finalidad. La mayoría de nosotros sabe lo que quiere o debe hacer, pero sin la intención de llevarlo a cabo a veces lo postergamos o nos desviamos de nuestro camino. El desánimo, la postergación y la falta de concentración suelen ser síntomas de convicciones paralizantes acerca de uno mismo y de la capacidad para alcanzar las metas. Mire en su interior y fíjese en si consigue identificar algún prejuicio que le reste fuerzas; después, abra su conciencia hacia otras posibilidades más positivas. La segunda causa de desánimo es la falta de claridad acerca de lo que uno quiere realmente. Es imposible encontrar algo si uno no sabe lo que busca. Cuanto más clara sea la definición del trabajo que pretende, más precisa será su búsqueda y mejor podrá discernir entre las ofertas que reciba. ¿Qué es lo más valioso de lo que sabe hacer, es decir, lo que más dinero le reportaría? ¿Cuánto pretende ganar (por hora)? ¿Cuáles son las condiciones geográficas? Es decir, si prefiere quedarse en el mismo lugar o, de lo contrario, ¿dónde estaría dispuesto a trabajar? ¿Cuáles son las condiciones éticas? ¿Qué condiciones laborales considera fundamentales? No olvide incluir lo que ha aprendido en el segundo paso (al averiguar lo que recibe realmente a cambio de su energía vital) como parte de su criterio para seleccionar un empleo. Puede que ya no le convenga un empleo que pague 20 dólares (2 500 pesetas) por hora si implica muchos gastos y tiene que recorrer grandes distancias todos los días. 3. La disponibilidad. Aparte de tener la intención, tiene que estar dispuesto a trabajar por lo que quiere. Aunque tenga toda la intención del mundo de beber un vaso de agua, no lo logrará si no está dispuesto a buscar un vaso y llenarlo de agua. Para encontrar o crear un empleo que se ajuste a sus intereses, ha de mostrarse activo; tiene que salir a buscar el empleo. Tiene que familiarizarse con las reglas de este juego y salir a jugar con confianza y agilidad. Puede que tenga

que ofrecer sus servicios por teléfono a personas desconocidas, asistir a Por amor o por dinero 294 reuniones para relacionarse con otras personas de la misma profesión, consultar a sus amigos, familiares y colegas, y hacer averiguaciones en la biblioteca. Ha de estar dispuesto a actuar con confianza, creatividad, inventiva y persistencia. 4. La conciencia. Durante todo el proceso, tiene que ser consciente. Por más que tenga toda la finalidad, la intención y la disponibilidad del mundo, a lo mejor todavía no se da cuenta de las oportunidades y los obstáculos que se le presentan. Sea consciente de todas las posibilidades laborales que hay a su alrededor. Siga todas las pistas. Si decide que un camino determinado no conduce a ninguna parte, olvídelo. Hablar con los demás para que le informen sobre un posible empleo, aunque ellos no tengan ninguno que ofrecerle, suele ser un método eficaz para descubrir una posibilidad oculta. Hable siempre con la persona que podría contratarle. En ocasiones, uno puede crear su propio puesto de trabajo si es capaz de demostrar al empresario que su empresa tiene necesidad de una persona con sus condiciones. Plantéese un camino para llegar al empleo ideal y manténgase abierto a lo inesperado. Encontrar un empleo es un proceso activo e interactivo. Si no pierde la conciencia, todo irá bien. Podrá conseguir el empleo que más le convenga si tiene la finalidad, la intención, la disponibilidad y la conciencia necesarias para encontrarlo. Si el empleo que tiene no es perfecto, revise la lista para averiguar en qué falla. ¿Tiene clara su finalidad? ¿Es realmente lo que pretende? ¿Está buscando sin mucho entusiasmo? ¿Se pierde las mejores oportunidades? Siga buscando. Tendrá más fuerza si sabe que maneja las riendas de la situación y controla la cantidad de horas, días, semanas y años que tiene que trabajar para ganar dinero; si sabe que puede establecer un objetivo exacto con respecto a la cantidad de dinero que precisa para mantenerse al nivel del estilo de vida que elija; si sabe que, una vez conseguida esa cifra, ganar dinero no tiene que ser el único criterio para hacer lo que haga. Puede que saber todas estas cosas le proporcione la motivación necesaria para elevar sus ingresos hasta alturas insospechadas. 5. El reconocimiento. Por último, tiene que ser capaz de reconocer si ha logrado alcanzar su meta. Triunfar significa simplemente lograr lo que uno pretende o intenta. Cada uno determina su propio éxito según lo que elige conseguir, y lo consigue cuando reconoce que ha llegado. La demostración del éxito no depende de lo que opinen los demás, sino de que uno haya conseguido o no lo que pretendía; y la única persona que puede decidirlo es uno mismo. Una señal externa, como un trofeo o un aumento de sueldo, puede ser un elemento adicional muy agradable, pero la verdadera señal está en que uno sepa en su interior que ha logrado lo que se proponía. Sin este conocimiento interior, por más que reciba recompensas externas, nunca tendrá la sensación de satisfacción interna, y por más honores que reciba nunca le parecerá suficiente. Con ese conocimiento interior, puede lograr todo lo que se proponga. Diez años antes de dar con el camino de la IF, Marcia Meyer había puesto fin a su matrimonio y se había ocupado sola de criar a sus cuatro hijos. Había oído hablar del programa financiero varios años antes de decidirse a hacerlo, y había comenzado a registrar meticulosamente todo lo que ganaba y lo que gastaba. No tenía idea de por qué eso era tan importante, pero le daba una cierta sensación de control en una vida por lo demás caótica. Cuando finalmente se decidió a escuchar las casetes del seminario, sus hijos ya eran mayores y Marcia era libre para buscar su propio camino. Aunque había madurado mucho espiritualmente desde su divorcio, todavía se sentía impotente e inepta en cuestiones de dinero. Ahora vivía con unos amigos y trabajaba a cambio de su alojamiento y su sustento. Decidida a lograr la independencia financiera, recorrió a pie el camino solitario entre el lugar donde vivía y un pequeño motel de la costa, donde solicitó trabajo como camarera. La contrataron enseguida y regresó a casa contentísima porque estaba en vías de conseguir la IF. Cuando sus amigos le preguntaron cuánto ganaría, se dio cuenta de que se le había olvidado preguntarlo. Al cabo de varios meses, Marcia se trasladó a Seattle en busca de un empleo donde le pagaran más que el sueldo mínimo. Lo que le faltaba en formación lo compensaba con su resolución. Pocas semanas después de llegar, estaba viviendo con una amiga, se había confeccionado ella misma toda su ropa de trabajo, y prestaba servicios para una empresa de empleo temporal. Enseguida

colgó la gráfica en un sitio visible y, al cabo de unos cuantos meses, había Por amor o por dinero 295 borrado unos cuantos cientos de miles de pesetas de deuda. Sus avances la estimularon a continuar. Para cada empleo temporal, calculaba su sueldo real por horas. Evaluaba objetivamente cada oportunidad, comparándola con el coste real del trabajo: tener que aprender a manejar un nuevo procesador de textos, recorrer grandes distancias y la personalidad de sus compañeros de trabajo eran factores que contaban en sus decisiones. Ya había duplicado sus ingresos, de menos de 4 dólares (500 pesetas) la hora a alrededor de 8 dólares (1000 pesetas), pero no se detuvo allí. En cada empleo temporal seguía buscando un puesto fijo. Usaba todos los contactos y todas las conversaciones: cuando un supervisor del hospital donde estaba trabajando le habló de una salida laboral como auxiliar administrativa a tiempo completo para uno de los jefes de departa-

Por amor o por dinero 296

De diciembre de 1984 a agosto de 1989

FIGURA 7-1 Gráfica de Marcia, con ingresos

mentó, Marcia se presentó y, en la entrevista, convenció al médico de que ella era justamente la persona que estaba buscando y así consiguió el puesto. Su paga aumentó rápidamente a más de 10 dólares (1250 pesetas) por hora y empezó a tener beneficios. A pesar de no haber tenido jamás un empleo semejante, recurrió a todo lo que había aprendido trabajando en oficinas durante años, al tipo de experiencia administrativa que hace falta para criar cuatro hijos y al respeto por uno mismo y a la integridad que derivan de seguir el programa de la IF, granjeándose así la admiración de todo el personal. Pero no dejó de buscar. Siguió leyendo los anuncios, entrevistándose con amigos en distintas profesiones y aguzando el oído. Mirando cada día la gráfica, siguió siendo consciente de que, cuanto más cara vendiera su energía vital, antes ahorraría, y antes recuperaría su tiempo. La siguiente oportunidad se produjo por un hecho inesperado, pero pudo aprovecharla porque estaba a la espera de oportunidades. Como consecuencia de su interés por temas relacionados con la salud, Marcia estaba trabajando como voluntaria en una conferencia médica anual. El primer día formaba parte de la mesa donde se vendían camisetas, cuando de pronto el director ejecutivo de la organización que patrocinaba el encuentro abandonó su puesto, dejando que los participantes se las compusiesen como pudieran. Marcia organizó el equipo de voluntarios que se presentaron para cubrir el vacío. Su habilidad y sus servicios no pasaron inadvertidos. Cuando la junta directiva se puso a buscar un nuevo director ejecutivo, Marcia fue la opción más evidente. De modo que pasó sus dos últimos años de empleo remunerado como directora ejecutiva de la organización. La junta directiva cada vez admiraba y confiaba más en su integridad y lo expresó aumentando sus compensaciones. Al final, llegó a ganar más de 14 dólares (1 750 pesetas) por hora, con un sueldo anual por encima de los 28000 dólares (3 500000 pesetas), una cifra tan impensable para Marcia cuando empezó como camarera que tuvo que pegar más papel milimetrado en la parte superior de su gráfica para apuntar sus ingresos mensuales, porque ya no cabían en la hoja. (Véase la figura 7-1.) La claridad en la finalidad, intención, disponibilidad y conciencia de Marcia le permitieron reconocer cada nueva oportunidad de ganar más, hasta llegar a cuadruplicar sus ingresos. Su imagen personal pasó de trabajadora que gana el sueldo mínimo a directora ejecutiva. Convirtió cada experiencia en una nueva plataforma para seguir avanzando. Sus aptitudes y sus antecedentes, que según ella le ayudarían a seguir una vida profesional sin demasiadas ambiciones, al final le permitieron acceder a la categoría ejecutiva. Lo único que tuvo que hacer fue valorar su energía vital, recordar su finalidad, comprometer su voluntad y prestar atención a cada oportunidad que se le presentaba. El séptimo paso consiste, sencillamente, en valorar su energía vital e incrementar sus ingresos, puesto que la única finalidad del empleo remunerado es el sueldo. El motivo no es la codicia ni la competencia, sino el respeto por uno mismo y la apreciación de la vida. Como efectos secundarios, a lo mejor consigue reducir la deuda y aumentar sus ahorros, su tiempo libre, su energía en

el trabajo, su energía fuera del trabajo, la satisfacción de sus clientes, la satisfacción de su familia y su tranquilidad de espíritu. Por amor o por dinero 297

RESUMEN DEL SÉPTIMO PASO Aumente sus ingresos valorando la energía vital que invierte en el trabajo y cambiándola por todo lo que pueda ganar sin perjudicar ni su salud ni su integridad.

8 EL PUNTO DE EQUILIBRIO: EL TESORO AL FINAL DE LA GRÁFICA

Siguiendo los pasos del primero al séptimo, avanzará inexorablemente hacia la IF. Con toda naturalidad, alcanzará la inteligencia financiera, la capacidad de alejarse de sus hipótesis y emociones con respecto al dinero y de observarlas de forma desapasionada. Sabrá cuánto tiene, cuánto gasta y cuánta energía vita) invierte en cada aspecto del estilo de vida que ha elegido. Ya no le llamará la atención la mayoría de sus viejos caprichos, y los pocos que compre le parecerán una tontería al poco tiempo. Siguiendo los siete primeros pasos también aumentará su integridad financiera. Su manejo del dinero estará cada vez más integrado con los demás aspectos de su vida. Todas las facetas de sus finanzas coincidirán con sus valores. Por sí solos, estos cambios tal vez produzcan un incremento sustancial de su independencia financiera. Es posible que sus gastos se reduzcan, que aumenten sus ingresos, que desaparezcan sus deudas y que crezcan sus ahorros. Puede que incluso comparta más y se dedique a arreglar las cosas, en lugar de solucionarlo todo comprando. Estos pequeños cambios le harán sentir una libertad que le parecerá milagrosa: un verdadero renacimiento financiero. El dinero dejará de ser un problema en su vida y la creatividad que tenía encerrada en la lucha permanente con sus finanzas quedará libre para hacer realidad otros sueños más importantes. Con el octavo paso, se abre la posibilidad de la total independencia financiera. Naturalmente, todos alcanzaremos la IF en algún momento comprendido entre el presente y el día de nuestra muerte. La cuestión es ¿cuándo? El octavo paso le enseña a cola-

borar con este hecho inevitable y, quiza, a dejar el empleo remu nerado mucho antes de lo que jamás habría pensado. También co noceremos el caso de otras personas que han llegado a esta meta y veremos en qué han decidido trabajar cuando el dinero ha dejado de ser un problema. En el capítulo 7, hemos visto la gráfica de Marcia Meyer, en la cual ya no cabía la línea de los ingresos. Vamos a volver a mirarla, añadiendo esta vez la línea de los gastos (véase la figura 8 -1). Después de vivir tantos años en los límites de la pobreza, Marcia no estaba acostumbrada a gastar demasiado, de modo que su línea de gastos se estabilizó enseguida en torno a los 450-550 dólares (de 55000 a 70000 pesetas) cada mes. Lo que no se nota en la gráfica es el cambio en la categoría de gastos varios, que han dejado de ser diversiones para llenar el vacío para convertirse en actividades de apoyo a mi propósito, ni tampoco el aumento constante de su paz interior. Como ya hemos mencionado en el capítulo 7, su línea de ingresos quedó fuera de la gráfica, no sólo como consecuencia de su labor profesional sino también por algunos trabajos a destajo que realizó para una pequeña empresa de la zona. La gráfica de Marcia es bastante característica de las personas frugales a toda prueba, cuya capacidad para generar ingresos sobrepasa su propio techo.

ENE JUL ENE JUL ENE JUL ENE JUL ENE JUL De enero de 1986 o agosto de 1990 FIGURA

8-2 Gráfica de

Diane con gastos e ingresos

La gráfica de Diane Grosch (véase la figura 8-2) es típica de una persona con unos ingresos bastante constantes y que gasta mucho, que ha aplicado enseguida los principios del programa, logrando de este modo reducir sus gastos a la mitad. Las primeras cosas que desaparecieron fueron los excesos que, evidentemente, no le producían ninguna satisfacción, como los viajes y las diversiones sin sentido. Después, desaparecieron los hábitos de gastos automáticos que no contribuían a su calidad de vida; por ejemplo, comer en restaurantes, todos los días y comprarse ropa cuando estaba aburrida.

Finalmente, encontró métodos menos costosos de conseguir lo que quería: se El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .300 mudó a un apartamento más económico; contrató paquetes de viaje económicos para ir a esquiar; cambió su enorme coche deportivo por otro que consumía menos gasolina, y aprendió a ocuparse ella misma de su mantenimiento. Afirma que todo esto ha mejorado su calidad de vida y su autoestima. En estas dos gráficas se aprecia una separación cada vez mayor entre ingresos y gastos, es decir, un aumento de los ahorros. Antes de adoptar la forma de pensar con IF, una persona normal consideraría que estos ahorros están destinados a un gasto importante en el futuro, como la entrada para una vivienda más grande o unas vacaciones espléndidas en los confines de la Tierra. En cambio, desde el punto de vista de la IF estos ahorros se consideran capital. ¿AHORROS O CAPITAL? Los ahorros son fondos que se reservan de vez en cuando y que no se gastan. Por lo general, uno ahorra por algún motivo, aunque sólo sea por si las cosas no van bien. En cambio, el capital es dinero que genera más dinero. El capital es dinero que sigue trabajando a su favor, produciendo unos ingresos del mismo modo que los produce su trabajo. Cuando uno deposita sus ahorros en un banco, éste no es más que un lugar seguro donde guardar el dinero hasta que lo necesite. El interés que obtiene es un derivado del hecho de tener una cuenta bancaria, pero no es el propósito de la cuenta. Sin embargo, cuando deposita un capital en un banco o en cualquier otro instrumento que produzca intereses, se trata de una inversión. Una inversión es la conversión de capital en alguna forma de patrimonio que no sea dinero en efectivo, con la expectativa de obtener unos ingresos. Fundamentalmente hay dos tipos de inversiones: la especulación y los documentos de reconocimiento de una deuda (préstamos). Las acciones, los bienes raíces, el capital riesgo y otros productos similares son inversiones especulativas porque uno espera (especula) que el valor de lo que uno compra se incremente y produzca ganancias. La deuda, por su parte, consiste en prestar su capital a un tercero y en cobrarle intereses por el privilegio de usar su dinero durante un período determinado, al cabo del cual se le devuelve el capital intacto para que pueda volver a prestarlo. Los bonos son un ejemplo de este tipo de documentos. En el capítulo 9 analizaremos en detalle un programa de inversión con ÍF, pero por ahora basta con que se dé cuenta de que sus ahorros de hecho son un capital que genera dinero a su favor. Los ingresos que recibe del capital son de un tipo diferente de los que recibe por su trabajo, porque le llegan tanto si va a trabajar corno si no. En lugar de limitarse a sumarlos al total de ingresos mensuales, tiene que introducirlos en la gráfica por separado, según la fórmula que le damos a continuación. Esta tercera línea recibe el nombre de ingresos mensuales derivados de inversiones. El octavo paso: el capital y el punto de equilibrio Cada mes, aplique la fórmula siguiente al capital total acumulado y apunte el resultado en la gráfica: capital x tipo de interés actual a largo plazo ------------------------------------------------------------- = ingresos mensuales derivados de inversiones 12 meses

Su capital total acumulado no es más que el dinero que tiene (por lo general en una cuenta de ahorro) y que no piensa gastar. Para el tipo de interés actual no tome el que le dan en la cuenta de ahorro, sino el rendimiento actual de los bonos del Tesoro a largo plazo. (Esta cifra aparece en la mayoría de los periódicos de las grandes ciudades, además del Wall Street Journal.) Esta cifra es una de las que mejor reflejan los tipos de interés vigentes para los instrumentos de la deuda. Es un cálculo conservador del rendimiento que puede esperar de una inversión a largo plazo como ésta. En el momento de escribir el libro, esa cifra rondaba el 7,5 %. Para simplificar los cálculos vamos a utilizar un 6%, aunque esto responde sólo a nuestra comodidad y no constituye ni una predicción ni una promesa sobre los tipos de interés cuando se decida a invertir. En su ecuación,

tendrá que anotar el tipo de interés en el momento en que empiece a invertir su El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .301 capital. Por ejemplo, supongamos que tiene ahorrados 100 dólares (12 500 pesetas). Si considerara que esos 100 dólares son su capital y los invirtiera en un bono que paga un interés del 6 %, la ecuación quedaría así (recuerde que estas cifras son hipotéticas y sirven sólo a modo de ejemplo): 100 dólares (12500 ptas.) X 6% „ --——— ------------------ = 0,50 dólares (62,5 ptas.) / mes Esto significa que por cada 100 dólares (12 500 pesetas) que invierta, obtendrá 0,50 dólar (62,5 pesetas) cada mes, durante la vigencia del bono. Los 100 dólares (12 500 pesetas) originales se mantienen intactos y al final le serán devueltos. De modo que, si el primer mes de su gráfica tiene ahorrados 1000 dólares (125 000 pesetas) y el tipo de interés actual es del 6 %, la ecuación será la siguiente:

Esto significa simplemente que los 1 000 dólares (125 000 pesetas) de las que El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .302 dispone actualmente en forma de ahorros pueden rendirle 5 dólares (625 pesetas) por mes, si las considera capital y las invierte en bonos. Según este ejemplo, 1000 dólares (125 000 ptas.) X 6%

- 5 dólares (625 ptas.) de ingresos mensuales derivados de inverapuntaría 5 dólares (625 pesetas) en la siones gráfica, con un rotulador de otro color. (Enseguida vamos a ver cómo aparece esto en la gráfica de Marcia.) No cabe duda de que es una cifra insignificante en comparación con los altos picos que representan sus ingresos laborales, pero de todos modos son 5 dólares (625 pesetas) al mes (60 dólares, 7 500 pesetas, al año) durante la vigencia del bono. Sólo por curiosidad, haga la conversión a algo tangible, algún gasto que considere imprescindible para su supervivencia, como cinco kilos de arroz por mes, o quinientos kilómetros de gasolina para la moto, o medio kilo de café recién molido por mes, o una parte de la factura del teléfono. Siga aplicando la misma ecuación a todos los ahorros que acumule cada mes. Por ejemplo, si ahorra 500 dólares (62 500 pesetas) el segundo mes, súmelas a los 1000 dólares (125 000 pesetas) anteriores, de modo que la ecuación para ese mes será: 12

1 500 dólares (187 500 ptas.) X 6% 12

= 7,5 dólares (937,5 ptas.) de ingresos mensuales derivados de inversiones

Apunte esta cifra en la gráfica y únala con la anterior. Al cabo de unos cuantos meses, en la gráfica comenzará a subir una tercera línea desde la parte inferior, una línea que representa los ingresos mensuales derivados de las inversiones (véase la figura 8-3). Cuando tenga ahorrados 5000 dólares (625 000 pesetas), podrá invertirlos de acuerdo con los criterios que se definen en el capítulo 9. Los ingresos procedentes de esa inversión formarán parte de la cifra que constituye sus ingresos mensuales derivados de inversiones, junto con la cifra que derive de aplicar la misma fórmula a sus ahorros posteriores. Los siguientes 5 000 dólares que acumule

El punto de equilibrio: el tesoro al final de la grafica 303

FIGURA 8-3 Aplicación de la fórmula al capital para obtener los ingresos mensuales derivados de inversiones y registrar esta cifra en la gráfica

se invertirán del mismo modo, y también los siguientes, y así su cesivamente. Regresemos a la gráfica de Marcia para ver qué aspecto tiene (véase la figura 8-4). Como al principio Marcia tenía algunas deudas, la línea de los ingresos mensuales derivados de las inversiones ni siquiera apareció hasta alrededor de un año después de que empezara a trabajar como camarera. Sin embargo, cuando comenzó a ahorrar y a convertir sus ahorros en capital, estos ingresos empezaron a subir y a subir. Fíjese, por ejemplo, en que en enero de 1987, Marcia gana 125 dólares (15625 pesetas) en concepto de ingresos derivados de inversiones, mientras que sus gastos ascienden a 490 dólares (61250 pesetas). En cambio, en enero del año siguiente, sus ingresos por inversiones se han elevado a 205 dólares (25625 pesetas) mientras que sus gastos se mantienen entre 450 y 550 dólares (de 55000 a 70000 pesetas). Mire ahora el mes de febrero de 1989: sus ingresos por inversiones suman 315 dólares (39375 pesetas) y sus gastos se mantienen dentro

De diciembre de 1984 a agosto de 1989 FIGURA 8-4 Gráfica de Marcia con los ingresos mensuales derivados de inversiones

de la misma franja. El factor determinante en este caso no es sólo el aumento de sueldo de Marcia, sino lo que se conoce como la magia del interés compuesto: el interés que produce el capital se suma otra vez al capital, generando así intereses sobre los intereses, y de este modo el capital se va incrementando. En su caso esto implica que, aunque la cantidad que se sume cada mes al capital sea un incremento constante (si todos los meses ahorra, por ejemplo, 500 dólares, 62 500 pesetas), el interés compuesto hace que, en la gráfica, la

línea de ingresos por inversiones forme una curva ascendente, en lugar de El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .304 mantenerse siempre en el mismo nivel. Verá que en la gráfica de Marcia se está produciendo una tendencia interesante: esa línea modesta, pero siempre ascendente, de ingresos por inversiones se acerca cada vez más a la línea de gastos, que es bastante estable. Enseguida advertiremos la importancia de este hecho. De momento, basta con que nos demos cuenta de que, por el mero hecho de seguir estos pasos, los ingresos de Marcia por inversiones crecen mes a mes. Y lo mismo ocurrirá en su caso.

Proyección de sus ingresos mensuales derivados de inversiones

Proyección de sus gastos mensuales

EL PUNTO DE EQUILIBRIO Un día, mirando su gráfica, se dará cuenta de que puede proyectar hacia el futuro la línea de ingresos mensuales por inversiones (véase la figura 8-5).

El punto de equilibrio

Como ya ha establecido una tendencia bastante estable en el total de gastos El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .305 mensuales, también puede hacer una proyección iutura razonable de esta línea (véase la figura 8-6). Verá que, en algún momento futuro predecible, estas dos líneas (el total de gastos mensuales y los ingresos mensuales por inversiones) llegarán a cruzarse; es lo que llamamos el punto de equilibrio (figura 8-7). Más allá de este punto, los ingresos procedentes de su capital de inversión superan los gastos mensuales. El punto de equilibrio nos proporciona nuestro concepto definitivo de la independencia financiera. En el punto de equilibrio, en el que los ingresos mensuales por inversiones se cruzan con los gastos mensuales, uno logra la independencia financiera en el sentido tradicional del término: ya dispone de unos ingresos seguros y constantes de por vida, procedentes de una fuente que no es el empleo. LA FACULTAD DE TRABAJAR DURANTE UN PERÍODO LIMITADO Este concepto ha tenido un impacto tremendo en muchas personas. Piénselo. Si su vida le parece más importante que su empleo y puede plantearse la necesidad de trabajar para ganar dinero sólo durante un período limitado y predecible, tiene probabilidades de llegar a ser un trabajador mucho más motivado y más íntegro. La propia seguridad, la mayor motivación, la dedicación, la integridad, el orgullo satisfecho por el trabajo bien hecho y la responsabilidad que uno adopta cuando aprende a valorar su energía vital se multiplican cuando uno se da cuenta de que está en sus manos decidir si quiere trabajar para ganar dinero sólo durante un período limitado. Dedique un minuto a plantearse lo que sucedería si supiera que tiene que trabajar por dinero durante un período limitado y predecible (por ejemplo, durante cinco años) en lugar de la vaguedad que implica trabajar hasta la jubilación tradicional. ¿No se esforzaría mucho más si supiera que sólo va a trabajar un tiempo limitado? ¿No le resultaría más soportable el aburrimiento y más interesantes las dificultades? Si está próximo a la edad de jubilarse, ¿qué le parecería restar algunos años de su trabajo y sumarlos a los de su jubilación? Una de las piedras angulares del programa para aquellos que desean alcanzar la independencia financiera, consiste en concentrarse ahora en ganar dinero para no tener que hacerlo más adelante. De este modo, uno se compromete a ganar dinero de forma intensiva (sin vender su integridad ni poner en peligro su salud) durante un período limitado. Hasta que Steve West (el carpintero del capítulo 6) no se dio cuenta de lo que implicaba el «período limitado», creyó que el curso de la IF no era más que una presentación bien articulada de unos principios que ya conocía. Incluso en algún momento de su vida había controlado todos sus gastos, pero como no supo qué hacer con las notas, al final dejó de hacerlo. Pero las casetes del curso le enseñaron a reunir todas las piezas para crear una vida que fuera significativa y que reflejara su verdadera personalidad. Nos escribió en una carta: «Para mí, lo más importante fue darme cuenta de que podía desempeñar mi trabajo durante un tiempo limitado. Eso me hizo cambiar totalmente de actitud. Mientras escuchaba la cásete, se me aceleró el pulso, me sudaban las manos, mi nivel de energía se disparó y me puse a gritar: ¡sí! ¡sí! Además, empecé a reír y a llorar al mismo tiempo. Me di cuenta de que podía dedicarme a mi trabajo con pasión y con un objetivo claro, aumentar mi productividad y obtener un resultado tangible, un resultado magnífico, el resultado tan anhelado, al cabo de entre cinco y siete años. No puedo describir lo liberadora que fue y sigue siendo esa sensación.» Dentro de no demasiados años, Steve piensa dedicarse de lleno a escribir. Espera ganar dinero con la literatura, sin tener que vender para cubrir gastos. Steve no va a ser un artista muerto de hambre. Va a pasar de ser un artesano de la madera a ser un artesano de las palabras, sin tener que preocuparse a la hora de pagar las facturas. Penny Yunuba tenía una casa en el campo donde se refugiaba los fines de semana que podía. Una vez iba paseando con unos amigos alrededor de un

estanque que había por allí y todos quedaron cautivados por la serenidad y la El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .306 belleza del atardecer, y la tranquilidad de la caminata. Entonces Penny se dio cuenta de que estaba calculando el tiempo que faltaba para tener que regresar a la ciudad y ponerse a trabajar. En ese momento, se decidió por el período limitado. Después nos dijo: «La independencia financiera significa que no tengo que disfrutar este minuto el doble porque al minuto siguiente habrá desaparecido. A partir de ese momento, mi vida ha adquirido una dimensión infinita. Ahora para mí el límite es el cielo.» Tal vez recuerde a Roger Ringer, del capítulo 6, aquel colono que quería que todos nos fuéramos a vivir al campo. Cuando él y su esposa, Carrie Lynn, decidieron ajustar su economía personal a la ecología del planeta, regresaron a su pueblo natal, en Kansas, le compraron a un amigo algunas tierras, derribaron un antiguo depósito de madera y levantaron una vivienda con energía solar con ayuda de sesenta amigos y el padre de Roger, que era carpintero y albañil. Al mismo tiempo, Roger trabajaba para su padre transportando basura mientras Carrie estudiaba en la escuela de enfermería para aprender una profesión que siempre resulta rentable. En todo lo que hacían, procuraban introducir sus valores: autosuficiencia, economía doméstica, rendimiento energético y la alimentación con los productos que ellos mismos cultivaban o que se producían en la zona. Lo hacían todo poco a poco, procuraban pagar sus gastos y no contraer deudas. Tenían la esperanza de eliminar más de la mitad de sus gastos habituales, como el alquiler y la mayoría de los comestibles y servicios, y vivir por debajo del nivel imponible. Recoger basura no le llevaba más de cinco horas por día. Roger no sólo disfrutaba con su trabajo sino que, además, así obtenía toda la ropa que necesitaba para trabajar: el máximo rendimiento con el mínimo de medios. Mientras tanto, Carrie Lynn trabajaba de enfermera dos días por semana. Llevaban una vida agradable y no se les acababa el dinero antes de final de mes... casi nunca. Pero sucedieron varias cosas en su viaje hacia el Paraíso: dos hijos, el seguro médico, comprarle al padre de Roger el negocio de la basura, se les estropeó el coche y la casa exigía algunas mejoras. Debajo de los atractivos de una vida sencilla, quedaron atrapados en los síndromes clásicos del todavía queda mucho mes por delante cuando se acaba el dinero y ¿adonde va a parar todo? Aparentemente, el Paraíso era una trampa, igual que las zonas residenciales de las grandes ciudades. Fue entonces cuando hicieron el programa de la IF. Cuando Roger descubrió lo que implicaba un período limitado, vio las cosas claras. Recoger basura estaba bien y resultaba rentable, pero no le atraía la perspectiva de seguir haciéndolo el resto de su vida. Pero lo que realmente hizo volar su imaginación fue la posibilidad de la autosuficiencia financiera y de dedicarse a explotar su hectárea y media de campo con un rendimiento sostenible, y también de ayudar a sus vecinos a encontrar la combinación y la rotación más rentables y adecuadas para criar ganado y cultivar cereales y otras plantas en las vastas praderas del oeste de Kansas. No sólo quiere hacerlo para sí mismo sino también para la comunidad, porque se da cuenta de que la figura del pequeño agricultor tiende a desaparecer. Cada año, en esta parte del país, disminuye la población y aumenta el promedio de edad. Quiere cambiar esta situación, dando él mismo el ejemplo. Considera que quizá los jóvenes puedan ir a vivir a la ciudad durante cinco años a fin de lograr la independencia financiera, regresar al campo sabiendo que alguien se encarga de satisfacer sus necesidades de liquidez y recuperar la agricultura de subsistencia y la vida en pequeños núcleos urbanos. Puede que sus pequeños esfuerzos contribuyan a mejorar la vida no sólo para su propia familia sino para muchas otras, incluso para toda la población rural del continente. El período limitado abrió las posibilidades de Roger de pasar años recogiendo basura hacia un futuro lleno de sueños prácticos. Cuatro años después de hacer el curso de la IF, Roger llegó a su propio punto de equilibrio, cuando los ingresos que tenía en inversiones alcanzaron el mismo nivel que lo que obtenía recogiendo basura. Ya podía dejar de trabajar para ganar dinero y dedicarse a trabajar en favor de sus sueños.

¿Y usted? ¿Existe otra vida profesional en su interior, aguardando a salir? El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .307 ¿Posee algún talento que no haya desarrollado jamás? ¿Disfruta el doble de esos momentos de libertad cuando no trabaja porque ya no tiene esperanzas de jubilarse antes de los sesenta y cinco? ¿Tiene algún sueño, con respecto a sí mismo o a la comunidad, que le gustaría hacer realidad? ¿Qué significa en su caso trabajar por un período limitado? Lo bueno de este programa es que la independencia financiera se logra como consecuencia de seguir los pasos; para conseguirla, no hace falta proponérsela como meta, sino que basta con dedicarse a hacer coincidir los ingresos y los gastos con sus valores y con lo que le produce verdadera satisfacción. El concepto de período limitado es un motor secundario que le impulsa hacia la IF, en lugar de ser el empuje inicial. Para aquellas personas que están muy motivadas para abandonar el empleo remunerado a fin de dedicarse a hacer realidad sus sueños, el período limitado es como el olor del establo para un caballo que regresa después de cabalgar mucho tiempo: se apodera de uno el instinto de regresar a casa y vuela en dirección a la meta. Tanto si logra la independencia financiera en cinco años como en veinte, a los treinta, como Joe (uno de los autores del libro), o a los sesenta y cinco, como la mayoría de la población, saber que uno trabaja sólo durante un período limitado brinda una motivación permanente para considerar la vida más importante que el empleo.

LA INDEPENDENCIA FINANCIERA: TENER LO SUFICIENTE... Y ALGO MÁS En el punto de equilibrio, cuando los ingresos que genera el capital invertido superan los gastos mensuales, sus necesidades vitales fundamentales, es decir, todos los elementos que componen el estilo de vida que ha elegido, quedan cubiertas por los ingresos que percibe mensualmente por sus inversiones. En el punto de equilibrio ya tiene suficiente... y un poco más. La gráfica le demuestra, sin lugar a dudas, cuánto le cuesta mantener su estilo de vida óptimo. Cada mes se ha formulado las preguntas con respecto a la satisfacción y los valores, y su línea de gastos constituye un elegante reflejo de ese proceso de autoevalua- ción. Ahora tiene la certeza de que no le interesa gastar más. Esto no significa que haya reducido sus gastos al nivel de mera subsistencia, sino que ha conseguido vivir con armonía y resulta que ahora tiene una idea exacta, hasta la última peseta, de lo que le cuesta esa armonía. Está seguro de que sus ingresos mensuales por inversiones son suficientes, no porque se lo haya propuesto, sino porque ha quedado demostrado con claridad. Pero, ¿qué me dice del y un poco más? Para confiar cómodamente en los ingresos mensuales por inversiones, es importante sentir que uno dispone de cierto margen de movimiento por si surge algún imprevisto. Esta necesidad de amplitud forma parte del programa. ¿Recuerda sus proyecciones sobre cómo quedaría cada categoría de gastos después de la IF? La diferencia entre el coste de su estilo de vida en función del trabajo y su estilo de vida con IF corresponde a ese y algo más. Es lo que le permite cierto margen de movimiento para explorar sus nuevas circunstancias. Incluso algunos PÍF han trazado una cuarta línea en la gráfica para controlar la cifra de gastos después de la IF, para tener la plena seguridad de ese y algo más. Pero no se alcanza el punto de equilibrio hasta que la línea de ingresos mensuales por inversiones no se cruza efectivamente con la línea de sus gastos mensuales, por más que uno determine, a través de la experiencia y de sus meticulosas proyecciones, que los gastos podrían ser más reducidos. En el capítulo 9 vamos a referirnos a otra parte de ese y algo más. a los ahorros adicionales que le recomendamos que acumule para cubrir las fluctuaciones de gastos que se producen de un mes a otro, así como también para casos de emergencia. También en el próximo capítulo vamos a analizar los detalles principales para diseñar un buen programa de inversiones con IF que le garantice de por vida unos ingresos seguros y constantes, incluida la forma de crear o incrementar su protección. De momento, es importante que simplemente reconozca que la gráfica es un antídoto poderoso contra la angustia relacionada con el futuro. En el punto de equilibrio, uno consigue la independencia financiera. Ha logrado destruir el vínculo entre trabajo y dinero... en su propia vida.

Festejemos la independencia financiera El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .308 ¡Estamos de fiesta! Ha logrado algo muy difícil. Ha reestructurado su vida en torno a lo que le resulta más satisfactorio y más valioso. Se ha dedicado a sustituir ficciones financieras por hechos financieros, desafiando muchas viejas creencias con respecto a sí mismo, a su dinero y a su vida. Se ha despertado del sueño de que cuanto más, mejor y ha definido lo que es suficiente en su caso particular. Ha comenzado a contabilizar su energía vital, controlando y evaluando el dinero que entra y sale de su vida. Ha establecido un criterio interno para la satisfacción, liberándose de las oscilaciones de la publicidad y la presión de los demás. Ha analizado sus valores y su propósito personal, y ha ido orientando su vida cada vez más hacia lo que realmente le interesa. Ha percibido las consecuencias progresivas de su relación con el dinero, entre ellas el impacto que sus hábitos de gasto podrían tener sobre los demás y sobre el planeta. Lo ha conseguido definiendo su finalidad, con la intención de alcanzarla, con su disposición a hacer todo lo necesario para lograr su objetivo y con plena conciencia en cada paso del proceso. Ha llegado el momento del reconocimiento, de darse cuenta de que ha llegado a su destino. Organice una fiesta, telefonee a sus amigos, envíe tarjetas a todas las personas que felicita para Navidad, o limítese a sonreír con satisfacción delante de una hoguera; en definitiva, haga lo que sea para darse cuenta de que acaba de atravesar el umbral de la libertad. Romper el vínculo entre trabajo y dinero en serio supone un incremento exponencial de las posibilidades de descubrir su verdadero trabajo, de recomponer las piezas dispares de su vida y de ser realmente una unidad. Tendrá libertad para trabajar en favor de sus valores y de sus sueños, no sólo para ganar dinero. Verá que esta libertad afecta su vida de muchas maneras, sobre todo porque ahora tiene más posibilidades para elegir, después de abrir la puerta a tantas opciones nuevas en su vida.

YA PUEDE DEJAR DE TRABAJAR PARA GANAR DINERO Esto no significa que esté obligado a dejar de trabajar para ganar dinero, sino que puede hacerlo. Si ha tenido un trabajo mecánico o agobiante que le ha robado los mejores años de su vida, ahora puede dejar de trabajar por dinero y explorar otras vías. Podría comenzar con algunos placeres sencillos, como no despertarse con el sonido del despertador, no llevar reloj, o quedarse todo el día en pijama. Disfrute de la deliciosa sensación de hacer novillos todo el tiempo que desee. No haga nada y siéntase orgulloso de ello en la medida en que realmente le produzca satisfacción. Ahora puede disfrutar del tipo de actividad o inactividad que tanto le apetecía cuando estaba sujeto al yugo del trabajo, durante el tiempo que quiera. La mayoría de las personas descubre que no hacer nada les resulta mucho menos agradable de lo que pensaban. Al final terminan desempolvando otros sueños; a lo mejor le ocurre lo mismo. Sea cual fuere el que elija, siempre le conducirá hacia otro modo de vida. O, si le gusta su trabajo (lo que hace), pero le disgusta su empleo (para qué o para quién lo hace), a lo mejor encuentra la manera de seguir haciéndolo, pero de otro modo. A Diane Grosch no se le escapa la ironía del trabajo que realiza después de alcanzar la IF. Después de conseguir la independencia financiera, se ha sentado muchas veces delante del ordenador para programar. Pero ahora es distinto. Utilizando unos conocimientos que para ella son tan naturales como hablar, ha ayudado a diversas organizaciones sinfines de lucro a mejorar su balance final, mediante la prestación de un servicio. Ha trabajado con un grupo de autoayuda para personas sin techo, con un instituto que da clases sobre cómo mantenerse y con un centro de reunión para ecologistas, entre otros. Visto de fuera, uno no sabría decir si Diane está diseñando un impreso para una compañía de seguros o ayudando a garantizar un futuro mejor para el mundo, pero ella aprecia la diferencia. Lo que hace es totalmente voluntario y totalmente gratificante. No aceptaría dinero a cambio de su trabajo. Aunque numerosos PIF, como Diane, han decidido no aceptar dinero por nada que hagan después de alcanzar la IF, esta decisión no forma parte del

programa sino que es totalmente personal. Sin embargo, cuando uno descubre la El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .309 satisfacción del trabajo voluntario, cada vez se muestra menos dispuesto a someterse a un sueldo y a todos los compromisos que suele llevar aparejados. Uno descubre por sí mismo y a partir de su propia experiencia un principio que comparten muchas de las religiones del mundo, como el que se expresa en el Nuevo Testamento con las siguientes palabras: Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.

Cuando llegue al punto de equilibrio, ésta es una de las numerosas alternativas morales que tendrá el placer y el lujo de resolver: «Trabajar por dinero o no trabajar por dinero: he aquí el dilema.» Evidentemente, no hay ningún problema en seguir trabajando por dinero, pero ahora lo puede hacer con un enfoque diferente. Hace varios años, nos contaron la historia de Ron Schultz, un próspero fabricante de té que vivía en Santa Rosa, California. Ya tenía una posición económica estable cuando él y su mujer fueron al Tercer Mundo para adoptar dos niños. Contemplar directamente el sufrimiento de estas personas cambió la vida de Ron. Lo que más le conmovió fue la situación de los niños, de los cuales quince millones morían cada año a causa de enfermedades y de la deshidratación provocada por diarreas. Quiso hacer algo pero no sabía qué; él no era médico, ni enfermero, ni siquiera sabía cómo obtener fondos. Lo único que sabía hacer era fabricar té. Y aquí está la clave de la historia. Ron volvió a Santa Rosa y comenzó a fabricar té de nuevo... pero dándole un giro inesperado. Viendo que podía vivir bien con los intereses derivados de su capital y sus inversiones, pudo donar todas las ganancias de su empresa a su nueva organización de asistencia: Medicinas para la Infancia. Durante el primer año de actividad, la empresa recaudó 20 000 dólares (2 500000 pesetas) para los refugiados en el norte de África, con una previsión de 30000 dólares (3 750000 pesetas) de un rendimiento total de 400000 dólares (50000 000 de pesetas). «A diferencia de las obras de caridad, esto no depende de lo que la gente dé sino de que les guste el té. De tan sencillo, resulta ridículo. La pega es que no hay ninguna pega.» El propio Ron es un ejemplo magnífico de lo evidente que resulta la forma de pensar con IF, tanto si sigue este programa en particular como si no. Mediante una pequeña reestructuración de sus finanzas, TedyMartha Pasternak lograron la independencia financiera poco después de hacer el programa de la IF. Aunque los dos eran conscientes de que pretendían que sus vidas tuvieran un objetivo superior, ninguno sabía exactamente en qué podría consistir éste. Como Ted había trabajado en el negocio inmobiliario, se le ocurrió que podía contribuir a solucionar el problema de las viviendas a precios accesibles y se hizo colaborador de Habitat para la Humanidad. Con el tiempo se dio cuenta de que, aunque la misión estaba bien, su forma de participar no era la más adecuada. Entonces tuvo una idea: lo que mejor se le daba era vender propiedades. ¿Por qué no hacerlo por amor y donar su comisión a las causas que él mismo o sus clientes eligieran? Ahora se pone de acuerdo con sus clientes para decidir a qué organización quisieran apoyar y, cuando se concreta la transacción, dona el 50 % de su comisión a la organización sinfines de lucro que hayan elegido. Todos salen ganando, aparte de servir de ejemplo para otros. En el caso de Martha, lo suyo es la maternidad. Cuando nació su hijo, ambos decidieron pasar todo el tiempo posible en casa para ocuparse de él. Tanto Ted como Martha siguen buscando la mejor manera de combinar sus actividades sin dejarse llevar por necesidades financieras. Según Martha, «la seguridad no procede de símbolos exteriores. La IF tiene menos de dirección que de ir haciendo camino, y las ventajas no paran de llegar. Existen tantas opciones de trabajos significativos... Ahora trabajar se ha convertido en el proceso de descubrir la manera de expresar lo que es la vida para mí, en lugar de una forma de ganar más». No fue la compasión lo que impulsó a Wanda Fnllner a conseguir la independencia financiera, sino la ira. Su divorcio le enseñó que las mujeres, al delegar su responsabilidad económica, al final acaban empobrecidas. Llegó a la

conclusión de que «las mujeres no tienen necesidad de vender su alma a cambio El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .310 de protección económica» y se propuso cambiarlo, empezando por sí misma. Comenzó enseñando lo que había aprendido con tanto esfuerzo sobre el manejo de las finanzas personales y al final siguió hasta convertirse en asesora financiera, con lo cual logró tanto el poder financiero como unos buenos ingresos. Además, encontró su propia estrategia para la IF: alquilaba habitaciones de su casa a estudiantes y el dinero que recibía de ellos le servía para pagar el alquiler, y algo más... En cinco años, acumuló una reserva suficiente para asegurarse de por vida unos ingresos mínimos pero que le permitirían subsistir sin necesidad de volver a depender de nadie. A partir de esta base, ha seguido aceptando que le pagaran por algunos trabajos, aunque ahora es libre de elegir lo que hace en función de lo que cree que es su misión, en lugar de hacerlo por una necesidad económica. Esta libertad le brindó el margen necesario para probar distintas opciones hasta dar con la más adecuada: en la actualidad trabaja como escritora y educadora para la Asociación Estadounidense de Jubilados, elaborando material sobre el poder económico de las mujeres de mediana edad y mayores. Tiene un horario flexible y trabaja lo justo. Brinda asesoramiento financiero particular a algunos clientes selectos. Se toma un mes de re-creación cuando quiere y dispone de tiempo suficiente para dedicarse a otros intereses. Para Wanda, la independencia financiera ha significado la libertad de hacer coincidir su vida profesional con su pasión, según sus propias normas. Ya no vende su alma a cambio de protección económica, ni a su pareja ni al mercado. ¿Qué nuevo giro podría darle a su trabajo o a su profesión si no tuviera que trabajar por dinero? A lo mejor podría seguir trabajando, pero donando parte o la totalidad de sus ingresos a las causas que le interesan. O tal vez probar con otra profesión que le ofrezca mayores satisfacciones, aunque gane menos. Para muchas personas, ganar dinero es una de las satisfacciones que les brinda el trabajo, pero esos ingresos adquieren un significado totalmente diferente cuando no son imprescindibles para pagar las facturas.

LA IF ES TIEMPO PARA USTED MISMO... ¿Se ha fijado alguna vez en esas listas que algunos cuelgan sobre la puerta de la nevera para recordarse a sí mismos todo lo que quieren hacer cuando tengan tiempo? ¿Cuáles son esas cosas que reserva para algún día? Por ejemplo, algún día voy a pintar la casa; o algún día voy a leer todas las obras de Shakespeare, o tendré tiempo para ir a pescar, o para dar la vuelta al mundo, o para pasar el fin de semana solo con mi mujer, ordenar el trastero, hacer un curso sobre mecánica del automóvil, trabajar como voluntario en alguna organización, aprender a manejar todos los programas del ordenador, recorrer a pie el camino de Santiago, estudiar lo que sea, meterme en política, correr una maratón... Dedique un poco de tiempo ahora y confeccione una lista de algunas de las cosas que le gustaría hacer algún día. Una vez superado el punto de equilibrio, desaparece el principal obstáculo para realizar todas estas cosas: el trabajo. En el segundo paso ha calculado la cantidad real de horas que dedica cada semana a su trabajo en total. Pero si deja de trabajar, todas esas horas quedan libres. En este sentido, la IF es el principal instrumento para organizar el tiempo. En lugar de ganar un minuto por aquí y otro por allá, mediante una planificación meticulosa, con un simple punto de equilibrio gana diez horas al día. Evidentemente, se va a encontrar con un conjunto de dificultades totalmente nuevas para estructurar el día en función de la infinidad de cosas que querrá hacer, pero el tipo de autoestima y autodisciplina que uno ha conseguido a estas alturas le ayudarán a resolver cualquier problema relacionado con el tiempo que tiene a su disposición.

... Y PARA SUS SERES QUERIDOS El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .311

El tiempo para estar con los demás (tanto con la familia como con los amigos) se convierte en una prioridad para muchas personas que logran la independencia financiera. Cuando la revista Time publicó un artículo sobre «La vida sencilla», presentó a Peter Lynch que, al renunciar a una vida profesional magnífica para pasar más tiempo con su familia, hizo de su vida una especie de cuento de hadas de la década de los noventa. Mientras que a sus cuarenta y siete años, la superestrella de las inversiones se dedicaba a convertir el fondo de inversión colectiva Fidelity Magellan en un coloso de trece mil millones de dólares (1,625 billones de pesetas), su hija menor cumplió siete años y él se dio cuenta de que apenas la conocía... Lynch disponía de una reserva acumulada de 50 millones de dólares (6250 millones de pesetas) de modo que bien podía permitirse el lujo de renunciar... En la actualidad, cuando otros gestores de carteras escudriñan la información del mercado a primeras horas de la mañana, Lynch se dedica a preparar la comida que sus hijos llevan a la escuela. Afirma que «me gustaba mucho lo que hacía, pero llegué a una conclusión, como muchas otras personas: ¿qué sentido tiene todo esto? No conozco a nadie que, en su lecho de muerte, se arrepintiera de no haber pasado más tiempo en su despacho».

Otros PIF están haciendo algo parecido, aunque en general con ingresos muy inferiores. Marcia Meyer logró la independencia financiera en mayo de 1990, justo después de salir airosa de la coordinación de su segunda conferencia médica. Desde entonces, ha mantenido su nivel de gastos en torno a los 500 dólares (62500 pesetas) mensuales, sin privarse de nada que verdaderamente quisiera tener o hacer. Su camino hacia la independencia financiera aclaró muchos aspectos de su vida y, una vez conseguida ésta, tuvo tiempo para trasladar esa claridad a sus relaciones con su familia y a cicatrizar las heridas del pasado, sobre todo lo que tenía pendiente como consecuencia de los problemas matrimoniales y su posterior divorcio. Recuperó la relación con diversos miembros de su familia y le dio prioridad. Al dedicarle su atención, salieron a la superficie muchas cuestiones dolorosas del pasado y fue capaz de enfrentarlas. Su reconciliación con sus hijos, sus hermanos y su madre requirió mucho esfuerzo y determinación, pero hubo tantas sorpresas y satisfacciones como antes había habido resentimientos y lamentos. A cambio del tiempo invertido, Marcia recuperó la paz, algo que ningún trabajo le habría proporcionado, por más lucrativo que fuese. ¿Cuántas relaciones han sido postergadas en su vida? En el lugar de la amistad, ¿ha colocado las relaciones que le convienen para su trabajo? ¿Se ha tenido que conformar su familia con el poco tiempo que le queda después de un trabajo que le ocupa casi todo el día? ¿Y qué me dice de su relación consigo mismo? ¿También ha sido relegada? ¿Y si tuviera el tiempo necesario para escribir en un periódico, o irse de pesca, o simplemente para sentarse en la ladera de una montaña a contemplar el paisaje exterior y el interior? Ser capaz de reflexionar sobre su vida mientras la vive (en lugar de esperar al instante de su muerte) es una de las claves de la satisfacción, sea cual fuere su manera de resolverlo. Cuando uno trabaja todo el día, sin embargo, un rato de tranquilidad es una cosa más que hacer en una jornada demasiado intensa. EL TRABAJO VOLUNTARIO: LA LIBERTAD DE ELEGIR LO QUE HACE Y DE HACER LO QUE ELIGE Como ya hemos dicho, aunque no tenga necesidad de trabajar después del punto de equilibrio, esto no significa que no pueda ni

deba hacerlo. Aunque su máxima aspiración haya sido olvidarse del despertador, uno siempre acaba por levantarse. Y después de hacer todas esas cosas que uno pensaba hacer algún día todavía le queda mucha vida El punto de equilibrio: el tesoro al final de ¡a gráfica 312 por delante. La mayoría de las personas que consigue la independenc ia financiera al final vuelven a trabajar, aunque lo hacen porque quie ren, no por obligación. Realizan un trabajo voluntario y a menu do le dedican más horas que al trabajo anterior, pero con alegría. ¿Cómo se sentiría con respecto a su trabajo si lo hiciera de for ma totalmente voluntaria, aunque fuese el mismo que realiza ac tualmente? ¿Qué aspectos se mantendrían inalterables? ¿Qué as pectos eliminaría por completo? ¿Qué decisiones tomaría que no puede tomar ahora? Si hace tanto tiempo que trabaja que no puede imaginarse un trabajo voluntario, piense en las cosas que realiza actualmente por que quiere. ¿Por qué limpia la casa, va a la iglesia, organiza comi tés, pertenece a asociaciones no lucrativas, juega con sus h ijos, riega el jardín, acude a las reuniones de la escuela de sus hijos, hace el amor, sale a comer una pizza con los amigos, y hace todas esas cosas que hace voluntariamente? Las hace porque quiere hacerlas, porque sabe de antemano que valen la pena. La actividad voluntaria puede ser útil para sus valores y también para el propósito que tiene en la vida. Una nueva definición del voluntariado En lugar de trabajo voluntario, podemos hablar de voluntaria do. En una época en la cual todo está profesionalizado, desde cuidar niños y realizar las tareas domésticas hasta comprar ropa, los voluntarios a veces se consideran ciudadanos de segunda clase porque están menos capacitados y son menos productivos que las personas que realizan un empleo remunerado y, sobre todo, que los profesionales que acompañan su nombre con tantos títulos. Sin embargo, la palabra voluntario solía indicar (y puede que vuelva a hacerlo) un tipo de actividad más vigorosa, más responsable y más expresiva que el concep to de voluntarios como accesorios del trabajo auténtico. Robert L. Payton, director del Centro de Filantropía de la Uni versidad de Indiana, indica que la palabra filantropía procede del griego phil, que significa «amor» y de anthropos, que quiere decir «ser humano». En este sentido, todos los voluntarios son filántropos porque expresan su amor al género humano. Todos los voluntarios son ricos y poderosos porque tienen la capacidad de cambiar el mundo por medio del amor. Existen infinidad de trabajos voluntarios. En un discurso pronunciado en la Universidad de Hofstra, Payton señaló que más de un millón de asociaciones voluntarias emplean a 98,4 millones de voluntarios (personas que dedican tres o más horas por semana) y 7,4 millones de personas en plantilla. Estas organizaciones administran 122 mil millones de dólares (15,25 billones de pesetas) en donativos de caridad. Muy alejada de la marginalidad, la población de voluntarios constituye un sector terciario poderoso. Puede que la filantropía no contribuya demasiado al Producto Nacional Bruto ya que, como señala Payton, el producto del voluntariado es el sentido de la vida, pero sí que aporta un saldo final igualmente esencial: los principios éticos fundamentales que mantienen unida la sociedad. Los voluntarios son personas libres para actuar en el momento, el lugar y de la forma que deseen, en contraste con los empleados, que tienen que cumplir las obligaciones que otros les imponen. Ellos trabajan en favor de sus valores y sus convicciones íntimas con respecto a la vida. Puede que esto ocurra también con los empleados remunerados, si bien en el trabajo que realizan éstos, suele haber tanto (o más) pragmatismo como principio. Los voluntarios nos recuerdan la mejor parte de ser humanos, justamente porque trabajan por amor, no por dinero. El voluntariado es la síntesis de la expresión personal: elegir lo que uno hace en función de un impulso interno es sumergirse en sus propios recursos (su compromiso y también sus condiciones, su amor y también sus conocimientos) para lograr en el mundo algo que considera que merece la pena. Si bien hay personas que temen que si hubiera demasiados voluntarios, acabarían compitiendo por el empleo con los trabajadores que necesitan el

sueldo para subsistir, el tipo de voluntarios creativos y motivados a los que nos El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .313 referimos funcionan más como empresarios que como esquiroles. A veces, los voluntarios ponen en marcha proyectos y procesos que al final requieren el concurso de empleados remunerados para llevarse a cabo. Desde siempre, los voluntarios se han orientado hacia necesidades sociales para las cuales recogen fondos y que, al final, se convierten en

FIGURA 8-8 La curva de la satisfacción: más allá del consumo

profesiones. Con el tiempo, los visionarios precisan muchos educadores que difundan sus ideas. Como voluntario, uno funciona como capital de riesgo humano, aumentando las oportunidades laborales para otros miembros de la comunidad. Cómo conseguir la máxima satisfacción Volviendo a la curva de la satisfacción, vemos que en el punto más alto uno encuentra alternativas: puede seguir trabajando para satisfacer sus propias necesidades y deseos, para adquirir más posesiones o experiencias, o trabajar en favor de algo más importante que uno mismo, ayudando a los demás y al mundo. Uno puede consumir o crear. Como ya hemos dicho, cuando uno tiene suficiente, es el compromiso de dar lo que hace que la línea de la satisfacción suba hasta la parte más alta de la gráfica. Eso es lo que aporta el voluntariado a su vida. (En la figura 8-8 encontrará este nuevo paradigma de la curva de la satisfacción.) Definir a los voluntarios como empresarios sociales y culturales podría producir tantas transformaciones como la nueva definición del trabajo o del dinero. Voluntariado y libertad Los voluntarios disponen de una libertad extraordinaria. Piense en todo esto mientras se plantea las posibilidades para su futuro. ♦ Como voluntario, es libre de desempeñar el tipo de trabajo que elija, sin estar limitado por su experiencia previa, sus conocimientos o la disponibilidad de empleo. Si uno no está capacitado, aprende. Si no tiene experiencia, la adquiere. Si no encuentra un hueco en ninguna organización, puede empezar solo u ofrecerse a crear el puesto que busca. Jamás es demasiado tarde para un voluntario; siempre puede volver a empezar, una y otra vez. ♦ Como voluntario, queda al margen de consideraciones económicas. Una PIF consiguió el puesto de enfermera que deseaba porque estaba dispuesta a trabajar gratis. Cuando uno trabaja para lograr la independencia financiera, le conviene invertir el tiempo en algún trabajo que le resitúe





♦ ♦





bien; pero cuando uno trabaja exclusivamente en favor de sus sueños y sus El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .314 valores, tiene la posibilidad de trabajar sin sueldo. Como voluntario, es libre de pensar lo que le parezca. Cuando uno trabaja por dinero, le pagan por pensar lo que el jefe o la empresa quieren que piense y tiene que dedicar su inteligencia y su creatividad a resolver problemas específicos. Los mandos intermedios del tipo que sean (las empresas, la Administración pública o las instituciones) resultan particularmente duros porque tienen que implementar políticas que les vienen impuestas desde arriba, con un escaso margen para la originalidad. En cambio, los voluntarios son libres de pensar lo que les parezca. Como voluntario, tiene libertad para expresar sus opiniones. Como no tiene que proteger un puesto de trabajo, puede decir lo que piensa y pensar lo que quiera. Como voluntario, es libre para vivir de acuerdo con su ética personal, sin necesidad de adaptar sus principios para sentirse seguro. Como voluntario, tiene libertad para adaptar su vida al sentido que le da. Ya no tiene que soportar «bombas de día y paz de noche», como le ocurría a Sally Morris antes de saldar sus deudas e irse a África. Como voluntario, puede organizar su tiempo como le plazca, fijar su propio horario y comenzar y acabar cuando quiera. Si le parece que empieza a estar agotado, siempre puede frenar y recuperar el equilibrio; en cambio, un empleado que cobra un sueldo muchas veces no tiene alternativa cuando le exigen un informe para el día anterior. Los trasnochadores que pocas veces se despiertan antes de mediodía pueden empezar a trabajar a esa hora. Como voluntario, a la larga uno rinde más por hora trabajada porque puede parar cuando disminuye su productividad y seguir cuando se encuentra en su mejor momento. Como voluntario, tiene libertad para seguir adelante con su profesión o para cambiar de campo de acción; para impulsarse a crecer o para dejarse llevar por la comodidad. Y también tiene libertad para no volver a realizar trabajos que le resultan insoportables o para acabar con sus prejuicios y au- tolirnitaciones. En resumen, como voluntario, puede elegir.

Conocimos a Jason y Nedra Weston en el capítulo 2, cuando iniciaban su viaje hacia la independencia financiera, y hemos vuelto a encontrarlos en el capítulo 6, cuando supimos que trabajaban como cuidadores a cambio de alojamiento, comida y un sueldo. Consiguieron la independencia financiera en el mes de agosto de 1990, después de crear y administrar una próspera empresa de limpieza de hogares. A partir de ese momento, se han dedicado al trabajo voluntario. Durante los primeros meses después de superar el punto de equilibrio, se dedicaron a visitar a familiares y amigos, a leer y a pensar todo lo que habían postergado durante el torbellino que significó dirigir una empresa complicada, y a indagar acerca de proyectos que pudieran interesarles. Cuando visitaron la Fundación Hesperia, fue amor a primera vista. Fundado por David Werner, escritor y conferenciante sobre la atención sanitaria en el ámbito rural y en países del Tercer Mundo, el Proyecto Prójimo de la Fundación Hesperia atiende a niños mexicanos discapacitados y se encarga de proporcionarles la asistencia quirúrgica que precisan en Estados Unidos y de conseguirles sillas de ruedas y muletas que se fabrican en México, en un taller que emplea a los mismos discapacitados. Jason y Nedra han disfrutado al máximo colaborando con este proyecto. A Nedra le apasiona estar con los niños. Después de muchos estudios sobre cuestiones de población y de un profundo análisis interior, ha decidido renunciar a tener hijos propios; después de todo, lo que menos hace falta en el planeta son niños. De modo que trabajar y jugar con los niños mexicanos, tanto en la zona de la bahía de San Francisco como en la sede del proyecto, en México, fue para ella una especie de paraíso. Mientras tanto, Jason se dedicó a instalar una bomba para mejorar el suministro de agua en la sede; era la primera vez que lo hacía, pero lo aceptó como un desafío. Además, tanto él como Nedra han conducido la furgoneta que transporta a los niños hasta San Francisco cuando tienen que operarles. Jason incluso hizo partícipe a su padre, y el hecho de colaborar juntos en un mismo proyecto despertó un nuevo respeto mutuo y una gran camaradería. Aparte del trabajo con Hesperia, Jason y Nedra han colaborado en un proyecto de reforestación en Oregón y en un proyecto de

conexiones medioambientales en Washington. Entre un proyecto y otro, han ido El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .315 de acampada con su caravana. Esta mezcla de movilidad, habilidad y entusiasmo por probar cosas nuevas los convierte en un excelente equipo de voluntarios.

TRES TIPOS DE TRABAJO VOLUNTARIO La verdad es que los voluntarios ya hacen gran parte del trabajo mundial; la diferencia es que no aparecen en los titulares de los periódicos con tanta frecuencia como las personas que ganan mucho dinero, como los políticos, los financieros y los famosos. A partir de nuestra propia experiencia y de la observación de muchas personas que buscan abrirse camino en el mundo del empleo no remunerado, llegamos a la conclusión de que existen tres grandes tipos de trabajo voluntario, todos imprescindibles para que el mundo siga funcionando. 1. Asistencia y atención. Hay muchas formas de ayuda extraoficiales y espontáneas, incluidos esos pequeños gestos que tantas veces pasan inadvertidos y no se reconocen, y el apoyo social y psicológico que se brinda de manera informal a amigos y vecinos. El mero hecho de escuchar, sin emitir juicios, puede ser una gran ayuda para alguien que está triste o estresado. La cortesía ha dejado de ser una costumbre, a pesar de que ayuda a levantar la moral. Estar alegres es un trabajo voluntario contagioso y positivo. Y en cuanto a la parte oficial, hay miles de formas de prestar ayuda. En muchas ciudades hay oficinas de información que orientan a los voluntarios hacia proyectos, instituciones u organismos que necesitan justamente la habilidad y el amor que uno está dispuesto a brindar. Un magnífico incentivo para esta actividad está en lo que se ha dado en llamar lo sano de ayudar. Alian Luks, ex director ejecutivo del Instituto de Promoción de la Salud, comenta que más del 70 % de las casi dos mil personas encuestadas (la mayoría de las cuales pertenecía a un grupo de voluntarios) experimentan una sensación física concreta (calor, tranquilidad, menos depresiones, disminución del dolor, más energía) en el momento en que están ayudando. Además, el 80 % de ellas afirmó que volvía a tener la misma sensación cada vez que recordaba esta experiencia. Estas sensaciones agradables también son buenas para la salud, según un informe de American Health. En un estudio sorprendente y controvertido realizado en la Universidad de Harvard, el psicólogo David McClelland mostró a los alumnos una película de la madre Teresa, símbolo del altruismo, trabajando entre los pobres y los enfermos de Calcuta. El análisis de la saliva de los alumnos reveló un aumento de in- munoglobulina A, un anticuerpo que ayuda a combatir las infecciones respiratorias.

Para los que son independientes financieramente, ayudar no tiene que ser una ocupación a tiempo parcial. La historia de Penny Yu- nuba es un ejemplo de asistencia y atención como forma de vida. Después del punto de equilibrio, la vida de Penny Yunuba es tan energética y variada como ella misma. Colabora con un grupo de Boston llamado Hermanitos de los Ancianos, y lleva flores y comida a una mujer de ochenta y tres años que ha dejado de ser cliente para convertirse en amiga. La relación ha enriquecido tanto la vida de Penny que ya no está muy claro quién ayuda a quién. Además, Penny colabora un día por semana con un colectivo que rédela papel blanco de oficina. Aparte de que el trabajo le encanta y que cree en lo que hace, obtiene el beneficio añadido de un seguro de salud para todo el grupo. También distribuye folletos para la cooperativa de alimentación del distrito; de este modo, no sólo consigue un 24 % de descuento en sus compras de alimentación sino que además, a causa de una enfermedad, le va bien andar y así tiene un buen motivo para hacerlo. «Los demás piensan que soy muy buena», confiesa riendo, «pero en realidad son ellos los que tienen que ir a trabajar todos los días mientras yo estoy al aire libre... ¡y después me dicen que soy yo la que lleva una vida dura!» Pero esto no es todo lo que hace. Ha puesto en marcha la sede local de una organización nacional de activistas para personas

ocupadas que se llama Visión 20/20. Ha presentado una solicitud de admisión a El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .316 la secta de los cuáqueros, un lujo para el cual no tenía tiempo cuando trabajaba setenta horas por semana. Y además es una verdadera amiga de sus amigos. «No estoy agotada y puedo escuchar a los demás. Soy una especie de terapia gratuita porque no tengo que ir a trabajar.» Penny trabaja tanto en grupo como sola; ahora se entrega a los demás a tiempo completo. 2. Activismo y promoción. Este tipo de voluntariado abarca de todo, desde la protesta hasta la educación ciudadana, pasando por la política. Decía Margaret Mead: «No cabe duda de que un grupo reducido de ciudadanos concienciados podría cambiar el mundo y que, de hecho, es lo único que lo ha conseguido.» La mayor parte de los cambios sociales y políticos del mundo ha surgido de grupos de voluntarios comprometidos. Es más, el ex gobernador de Colorado, Richard Lamm, sostiene que los líderes elegidos no lideran, sino que se limitan a seguir. La mayoría de los proyectos que aprobó durante su mandato surgieron del sector de los voluntarios. Esta noción resulta particularmente alentadora para aquellos PIF que quieren hacer algo con respecto a las múltiples presiones que la humanidad ejerce sobre el planeta. Como disponen de tanto tiempo, pueden educarse a sí mismos, educar a otros, escribir manifiestos políticos, ejercer presión social, proponer programas nuevos, conocer a otros activistas con los mismos intereses, escribir cartas y realizar cambios. Los estilos son diversos, desde enfrentamientos duros hasta presiones pacíficas, pero siempre con un impacto tremendo. Muchas organizaciones con las que se ha puesto en contacto nuestra New Road Map Foundation para hacer aportaciones preferían antes un voluntario a tiempo completo, con independencia financiera, que una ayuda financiera. «Consíganos personas en lugar de dinero», nos decían siempre. Un voluntario permanente, consciente y autónomo es capaz de dar nuevo impulso a un grupo moderadamente efectivo. Dwight Wilson es todo un caso. Perteneciente a una familia con una situación económica muy buena, se suponía que este joven brillante y decidido estudiaría en las mejores universidades, llegaría a ser abogado y después se metería en política. Pero su idealismo echó a perder todos estos planes. Pocos meses antes de recibir una herencia considerable, hizo el curso de IF y empleó dos días en vez de uno, como se recomienda, para encajar realmente toda la información. La herencia se convirtió en su capital de IF. Después de pensárselo bastante y de muchas dudas, decidió dedicarse al voluntariado a tiempo completo. La causa que más le atraía era salvar la incomprensión entre países y culturas que al final acababa en guerras. Trabajó como director ejecutivo de una organización de voluntarios de las Fuerzas de Paz que habían regresado y querían recuperar parte del espíritu heroico que habían experimentado mientras prestaban servicio en el exterior. Se dedicaron a crear un Parque de la Paz en su ciudad hermana, situada en lo que por entonces era la Unión Soviética, y tuvieron que superar innumerables dificultades para llevar adelante un proyecto en el cual participaron centenares de estadounidenses y soviéticos, en una empresa cooperativa y compleja. No cabe duda de que las amistades que surgieron del trabajo conjunto y la buena voluntad que nació de la creación del precioso parque contribuyeron a poner fin a la guerra fría. En la actualidad, Dwight está trabajando con otro grupo sin ánimo de lucro, organizando proyectos cooperativos para plantar árboles con jóvenes de todo el mundo. Es posible que cuando estos jóvenes se conviertan en los líderes del siglo XXI, el recuerdo de haber trabajado con jóvenes de otros países y culturas les ayude a crear un mundo más pacífico. Con estos proyectos, Dwight y los demás miembros de la plantilla han podido dedicarse no tan to a conseguir fondos sino a concretar proyectos, llenando la oficina cotí su inigualable combinación de entusiasmo e inteligencia. 3. Innovación y soñar un sueño nuevo. Martin Luther King Jr. tuvo un sueño y cambió la faz de Estados Unidos. En la actualidad, ¿quién se puede permitir soñar? La mayoría de los trabajadores se sienten tan prisioneros de unas formas rígidas de pensamiento como si estuviesen en un atasco en plena autopista. Los voluntarios tienen libertad para extender los límites de lo conocido y experimentar con nuevos planos para su vida. Como ya hemos dicho, los voluntarios se pueden permitir explorar territorios nuevos, fuera de lo habitual

social o intelectualmente. A menudo, la necesidad de fondos y lo que se percibe El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .317 como una amenaza al statu quo impiden que una empresa, Estado u otra institución se atrevan con una innovación creativa. Las verdaderas novedades por lo general no son lucrativas, y las pocas que lo son no suelen ser muy inspiradas. Las innovaciones sociales (como afirmaba el gobernador Lamm con respecto a las políticas) a menudo surgen de los voluntarios y posteriormente reciben el apoyo de las empresas o las instituciones. Le presentamos a continuación la historia de un proyecto de origen totalmente voluntario que desafía el statu quo de la investigación médica y también de la práctica de la medicina. Evy McDonald, enfermera y administradora sanitaria, liquidó todos sus bienes en 1981, cuando le diagnosticaron una enfermedad terminal. Consciente de que se retiraría al cabo de un año, de todos modos, rápidamente aplicó a sus finanzas el programa de la IF y se entregó de lleno a su trabajo como voluntaria. Renunció a una carrera estresante y se dedicó a llevar una vida que expresara el amor y la dedicación al servicio en los que siempre había creído, pero que nunca había tenido tiempo de practicar. Al mismo tiempo, atravesó un período de honda reflexión y gran sinceridad, decidida a vivir de verdad antes de morir. Pocos meses antes de que transcurriese el tiempo que el médico le daba de vida, los síntomas comenzaron a desaparecer, aparentemente como consecuencia de su proceso interior. Después de esta experiencia personal tan profunda y de darse cuenta, desde dentro, de las limitaciones de la medicina a pesar de toda su tecnifica- ción, decidió volver a introducir en la práctica de la medicina convencional la mente, el corazón y el espíritu. Dio conferencias y contó su experiencia personal. La comunidad médica la escuchó amablemente y desechó su historia por considerarla meramente anecdótica. Como no tenía ninguna vida profesional que proteger sino que sólo quería dar, Evy colaboró con la New Road Map Foundation para elaborar una estrategia que hablara al medio millón de médicos que hay en Estados Unidos en un lenguaje que pudieran comprender: el científico. Diseñó un complejo estudio sobre la interacción entre mente, cuerpo y espíritu en relación con una enfermedad que tenía perpleja a la comunidad médica: la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o enfermedad de Lou Gehrig. Pero lo más increíble es que decidió no solicitar ninguna ayuda económica y trabajar exclusivamente con voluntarios. La idea le fue inspirada por el doctor D. Carleton Gajdusek, premio Nobel de Medicina, que le había dicho a un grupo de investigadores de primera línea que buscaban fondos para resolver el problema de la ELA que el dinero jamás había solucionado ningún problema científico y que eran el amor y la dedicación, y no las ayudas económicas, los que producen milagros en medicina. De modo que Evy reunió un equipo de más de cincuenta personas, todas voluntarias, que incluía a un estadístico profesional, varios catedráticos, un psicólogo conductista y destacados médicos expertos en ELA, que trabajó en tres centros de investigación y tratamiento en distintos puntos del país. El equipo de entusiastas investigadores dedicó miles de horas y recorrió miles de kilómetros para entrevistar cada tres meses, durante un año y medio, a 144 pacientes que sufrían esta enfermedad, distribuidos por todo el territorio, mientras que otro equipo de voluntarios ayudó a cotejar y analizar la información. Algunos de los voluntarios ya habían logrado la independencia financiera, pero la mayoría aprovechó las horas que les dejaban libres su trabajo u otros proyectos. Los profesionales que también trabajaban en otros proyectos de investigación comentaron que en cierto modo este proyecto les produjo mayor satisfacción que los que contaban con ayuda económica, y todos los colaboradores afirman que les hizo crecer, mental y afectivamente. Los voluntarios pueden estar al tanto de todo y ser persistentes, pueden prestar atención a los detalles del sufrimiento humano que se filtran a través de las capas de burocracia y papeleo. ¿Recuerda el caso de Steve Brandon, de Maine, que prefiere practicar la enfermería mientras conduce el camión que distribuye el pro- pano para no tener que perder tiempo elaborando informes? Precisamente porque no son profesionales pagados, los voluntarios pueden hacer experimentos y guiarse por la intuición. Porque son atentos, porque pueden ser

activistas y promotores, porque tienen valor para soñar, los voluntarios tienen El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .318 una fuerza que no siempre poseen los empleados remunerados. Son fuertes porque son libres. Pero ¿qué puedo hacer yo? Si este tipo de libertad le resulta demasiado ambiciosa o le da miedo planteársela en este momento, vuelva al capítulo 4 (página 161), donde hemos hablado del propósito y los valores. Haga caso de las sugerencias de Joanna Macy. ¿Qué formas tiene de trabajar con pasión en proyectos y causas que le conmuevan y le lleguen al corazón? ¿Cómo podría trabajar con el dolor, ayudando a los demás a cicatrizar heridas que usted ya ha curado? ¿Por qué no trabajar con lo que tiene al alcance de la mano, con las pocas pero apremiantes necesidades que encontramos a nuestro alrededor si nos decidimos a verlas? Si está seguro de querer colaborar con un problema o un grupo concreto pero no sabe cómo comenzar, es probable que en el Ayuntamiento tengan una base de datos con los trabajos voluntarios disponibles. Seguramente tendrá muchos para escoger. Volunteer USA de Andrew Carroll ofrece una amplia variedad de respuestas a la pregunta «¿Qué puedo hacer yo?». El libro de Marlene Wilson You Can Make a Difference (Tú puedes aportarla diferencia) también puede ser útil para posibles voluntarios, al igual que How Can I Help? (¿Cómo puedo ayudar?) de Ram Dass y Paul Gorman. No importa lo que haga ni por donde empiece, recuerde que su vida como voluntario se desarrollará inevitablemente. Dicen que cuando le preguntaban al escritor Edward Ab- bey por su profesión, respondía: «No tengo una profesión, tengo una vida». En lugar de subir por la escalera de la vida profesional, seguirá los impulsos del corazón y la mente, y es posible que encuentre algunos caminos secundarios más interesantes y entretenidos que cualquier empleo que haya imaginado. Voluntariado 202 Si después de alcanzar la IF decide hincar el diente en algo realmente grande, aquí tiene una sugerencia de Robert Muller, ex secretario general adjunto de Naciones Unidas, que informa que The Encyclopedia of World Problems and Human Potential (Enciclopedia de problemas mundiales y potencial humano) contiene todos los problemas mundiales y todas las soluciones (todavía no implementadas) del mundo. Lo malo es que los problemas graves son más de mil. Lo bueno es que hay más soluciones que problemas. Con su estilo irresistible y optimista, Muller sugiere que escojamos uno cualquiera, como para empezar. Podría ser que unos voluntarios decididos consiguieran lo que no han logrado las grandes instituciones, con toda su riqueza y su cantidad de empleados, es decir que el mundo vuelva a ser lo que era. ¡Merece la pena intentarlo! La vida después del punto de equilibrio La esencia de la IF es tener opciones. Una vez superado el punto de equilibrio, uno puede elegir cómo va a ocupar las horas del día, y los días de su vida productiva. Steve West pretende escribir todo el día. La vocación de Roger y Carrie Lynn Ringer es la agricultura sostenible. Wanda Fullner disfruta de la libertad de trabajar como autónoma sólo en aquellos proyectos que merecen su respeto y aprovecha lo que gana para financiar por su cuenta otros proyectos especiales. Marcia Meyer ha empleado la libertad para estar con su familia, además de trabajar como voluntaria. Ted y Martha Pasternak se dedican a criar a sus hijos. Diane Grosch sigue trabajando con su ordenador pero le fascina poner su experiencia a disposición de las organizaciones que admira. Evy McDonald dedica hasta la última gota de su energía vital a contribuir al reconocimiento científico de la relación cuerpo-mente. Asimismo, a través de la New Road Map Foundation, los autores educamos a las personas para que asuman una responsabilidad personal con respecto a su dinero y también a su vida, y donamos todos los beneficios a organizaciones que trabajan a favor de un futuro sostenible para nuestro planeta. No hay ninguna fórmula sobre la forma de vivir después del punto de equilibrio. A partir de allí, cada uno es libre de inventar su propia vida. Es libre de encontrar un significado a la famosa frase de Buckminster Fuller: «Estamos llamados a ser los artífices del futuro, no sus víctimas.» La decisión es suya.

RESUMEN DEL OCTAVO PASO El punto de equilibrio: el tesoro al final de la gráfica .319

Todos los meses, aplique la siguiente ecuación a todo el capital acumulado y anote los ingresos mensuales derivados de inversiones en una línea diferente de la gráfica: capital X tipo de interés actual a largo plazo ------------------ ------------------------------------------------- = ingresos mensuales derivados de 12 meses inversiones

Cuando empiece a invertir el dinero siguiendo las directrices que le ofrecemos en el próximo capítulo, apunte en la gráfica los ingresos reales por intereses correspondientes a los ingresos mensuales derivados de inversiones (aunque siga aplicando la fórmula a sus ahorros posteriores). Cuando las tendencias se vuelvan evidentes, proyecte esa línea hasta el punto de equilibrio para obtener así una idea aproximada del tiempo que tiene que trabajar hasta alcanzar la independencia financiera.

9 AHORA QUE LA HA CONSEGUIDO, ¿QUÉ PIENSA HACER CON ELLA?

El noveno paso: el manejo de las finanzas Este paso le ayudará a llegar a ser un experto conocedor de las inversiones rentables a largo plazo y a administrar sus finanzas para obtener ingresos seguros, constantes y suficientes durante el resto de su vida. Este capítulo incluye los rudimentos de un programa de inversión para la IF: integridad financiera, inteligencia financiera e independencia financiera. Este programa de inversiones le brinda la posibilidad de obtener unos ingresos seguros y constantes, suficientes para cubrir durante el resto de su vida las necesidades básicas que tenga según el estilo de vida que haya elegido. La información se basa en lo que Joe, uno de los autores del libro, ha visto desde dentro del juego de las inversiones de Wall Street, en su investigación personal realizada para su propia independencia financiera y en las experiencias de ambos autores después de la IF. El hecho de que más de veinte años después de conseguir la IF sigamos teniendo unos ingresos seguros y estables, cada uno según sus necesidades, demuestra la efectividad del programa de inversiones. Así también lo demuestra la experiencia de muchas personas más que han sobrevivido a los excesos de la década de los ochenta con sus ingresos IF intactos y siempre suficientes. Este capítulo está dirigido a los novatos, aunque los aficionados, y también los profesionales, seguramente encontrarán bastante información que merece la pena considerar. RECUPERE SU PODER Una de las misiones fundamentales de este libro consiste en recuperar el poder que, sin darse cuenta, ha cedido al dinero. Ya veremos más adelante que esto incluye el poder que ha cedido a distintos expertos en inversiones, a las circunstancias externas, y a sus creencias y conceptos financieros. A lo largo de este programa hemos insistido para que se sienta cerca, cómodo y en paz en su relación con el dinero (su energía vital). Ya está en condiciones de dar el último paso: aprender un poco sobre el mundo de las inversiones. No se preocupe; esto no significa volver a adoptar la mentalidad de que cuanto más, mejor ni aprender a hacer grandes negocios con su capital. Después de seguir los pasos del programa, ya sabe cuánto es suficiente en su caso, y el programa de inversiones tiene por objeto asegurarle esa cantidad —y un poco más— durante el resto de su vida. Tampoco significa entrar en el campo de la macroeconomía, las grandes discusiones en las que siempre intervienen (aunque sin llegar jamás a ninguna conclusión) los pesimistas dedicados a la economía de todo el mundo. No supone tampoco estar en condiciones de discutir las teorías de los que defienden la oferta, los mo- netaristas, los fiscalistas, los partidarios de la coyuntura económica ni ninguna de sus variantes. Según un viejo dicho, si uno reúne a diez economistas, oirá quince opiniones distintas. Si todos estos señores no se ponen de acuerdo entre ellos, ¿para qué vamos a confundirnos tratando de comprender lo que dicen? Llegar a ser un experto conocedor supone aprender lo suficiente para liberarse del temor y la confusión (o el orgullo y el prejuicio) que invaden el mundo de las inversiones personales. Los principios y las estrategias financieras que se mencionan en este capítulo son seguros, razonables y sencillos. También resultan bastante económicos a la hora de ponerlos en práctica y no requieren demasiada gestión financiera ni experiencia.

La gran mayoría de los ciudadanos no tiene un plan de inversiones coherente. Todas estas personas que, por temor, prejuicios o una prolongada experiencia Ahoraconsideran que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer conde ella? 321Vegas tienen una profesional, Wall Street un suburbio Las necesidad evidente de hacerse fuertes y desarrollar un método seguro para gestionar su capital reduciendo al mínimo los costes, las dificultades y los riesgos. No hay nada en este apartado que se pueda interpretar como un consejo concreto de inversión. Toda la información que aparece, tanto aquí como en el resto del libro, parte de nuestra experiencia personal y se presenta a modo de directrices, principios y datos instructivos. No lo deje en manos de expertos ¿Cómo se hace para llegar a ser un experto conocedor de las inversiones rentables a largo plazo? La mayoría de los recién llegados al mundo de las inversiones recurre a los expertos. Después de todo, del mismo modo que se acude al médico cuando se está enfermo, o al mecánico cuando se estropea el coche, parece razonable que, cuando se tiene dinero para invertir, se consulte a un experto financiero. ¿O no? Pues no. El noveno paso se refiere a hacerse uno mismo capaz de tomar decisiones financieras sensatas, y lo primero que tiene que aprender es a instruirse para no caer en manos de intermediarios, programadores financieros o vendedores sin escrúpulos, que pretenden que uno participe en todo tipo de inversiones que para ellos representan espléndidas comisiones. Los agentes de Bolsa han recibido distintos nombres a lo largo de los años, corredores o agentes de cambio y Bolsa, pero básicamente siempre se trata de lo mismo: de vender. En la mayoría de los casos, sus ganancias proceden de las comisiones. Para obtener una comisión tienen que venderle un producto, aunque también obtienen una comisión cuando le convencen para que se deshaga del producto, haya obtenido o no ganancias. Algunos productos generan comisiones mucho más elevadas que otros; algunos resultan mucho más rentables para el jefe del vendedor que otros. Del vendedor se espera que genere un cupo de comisiones. Siendo usted una persona inteligente se dará cuenta de que un arreglo de este tipo no siempre pretende defender sus intereses, de modo que empieza a buscar un agente independiente hasta que encuentra un artículo como el siguiente en The Wall Street Journal: «LOS ASESORES DE INVERSIONES DISCUTEN LA ELABORACIÓN DE UN CÓDIGO DEONTOLÓGICO» Algunas de las cuestiones que se plantean los asesores son las siguientes: ♦ Si los asesores están obligados a anteponer los intereses de sus clientes a los suyos propios en cualquier circunstancia. ♦ Si los asesores están obligados a resolver los problemas de sus clientes mediante métodos financieros adecuados, como sugerir la cancelación de las deudas, antes que recomendarles productos financieros. ♦ Si los asesores están obligados a revelar la compensación que reciben cuando los clientes compran los productos que ellos recomiendan. Si esto no le quita las ganas de depender de los consejos de los asesores de inversiones, pruebe a comparar este debate con otro que seguramente se produjo cuando los proveedores de aceite de serpiente evolucionaron hasta convertirse en los farmacéuticos de hoy día. Cabe imaginar que cuestionarían la corrección de los usos establecidos de la siguiente manera: ♦ Si los vendedores de aceite de serpiente están obligados a anteponer los intereses de sus clientes a los suyos propios en cualquier circunstancia. ♦ Si al seleccionar un aceite de serpiente deberían darle al importe de la ganancia más o menos peso del que resulte beneficioso para el paciente. ♦ En caso de que lo único que haga falta sea quedarse unos días en la cama, si los vendedores de aceite de serpiente están obligados a recomendarlo así aunque pierdan la posibilidad de vender varios frascos de un tónico inútil.

En otras palabras, ¿por qué discuten estas cuestiones los asesores de inversiones? ¿Acaso estos principios éticos no son evidentes? No queremos que lalos haintermediarios conseguido, ¿quésean piensa hacer con ella? decir conAhora esto que deshonestos; nos322 limitamos a señalar que la única persona que no tiene otros intereses en la operación, más que los suyos propios, es usted mismo. En su best setter publicado en 1978, The Only Investment Guide You '11 Ever Need {La única guía de inversiones que necesitará en su vida), Andrew Tobias lo expresa con las siguientes palabras: «En general, conviene que cada uno administre su propio dinero. Nadie va a dedicarle tanta atención como uno mismo.» Y en el best setter que publicó en 1987, The Only Other Investment Guide You'll Ever Need (La otra única guía de inversiones que necesitará en su vida), se muestra más firme todavía: «No confíe en nadie. Cada uno tiene que asumir la responsabilidad de sus propios negocios.» Herbert Ringold, el autor de How to Lose Money in the Stock Mar- ket, manifiesta la misma firmeza: Repita conmigo: Todos los agentes de Bolsa son vendedores. Todos los agentes de Bolsa son vendedores. Todos los agentes de Bolsa son vendedores. El agente de Bolsa no es el oráculo de Delfos. Si quiere que le diga la verdad, se parece más a un revendedor de alto rango. De modo que, si no puede confiar en el consejo de los expertos, ¿significa esto que puede confiar totalmente en sí mismo? Es probable que no. El mercado es un juego donde tradicionalmente ganan los que están dentro, los profesionales, y los niños pierden. A nadie se le ocurriría meterse en el cuadrilátero si no sabe boxear ni conoce el reglamento, y si no tiene un representante ni un entrenador. Tampoco participaría en una partida de póquer en la cual se apuesten fuertes sumas si no dispone de suficiente capital, no tiene nociones de la teoría de la probabilidad y no sabe jugar bastante bien. De modo que aquí está la paradoja: lo más lógico sería que gestionara sus propias inversiones, estuviera capacitado para tomar decisiones y sólo recurriera al agente de Bolsa para la parte en la cual ellos están más capacitados: simplemente, concretar las órdenes de compra y venta. Pero realmente es muy difícil introducirse solo en el complejo mundo de las inversiones, porque existen innumerables productos, derivados e instrumentos. Los viejos recursos, acciones y bonos, han evolucionado, se han multiplicado, mutado y transformado en formas tan variadas y complejas como los juegos infantiles, con infinidad de nombres, apodos y siglas. ¿Cómo se puede aplicar el noveno paso y llegar a ser un experto conocedor cuando las condiciones son tan contradictorias? Puesto que invertir el capital que tanto nos ha costado ganar constituye una parte esencial del programa (los colchones sólo producen ingresos para una pequeña parte de la población), debe de haber alguna manera de resolver semejante dilema. La hay, pero no la creerá hasta que no hayamos analizado ese obstáculo que nos impide completar efectivamente el noveno paso: sus convicciones con respecto a la inversión. Hay que perder el miedo Al igual que las hipótesis relacionadas con el dinero y el trabajo, es probable que lo que opine con respecto a las inversiones sea una mezcla de lo que dicen los medios de comunicación, sus compañeros de trabajo, el tío Juan («Compra barato y vende caro, muchacho») y otras fuentes diversas y poco fiables. Para abrirse paso entre tanta confusión y prejuicios, le basta con admitir que casi todo lo que cree sobre la inversión se basa en dos impulsos fundamentales: la codicia y el miedo. Esperamos que haya podido dominar su codicia mediante la aplicación de los ocho primeros pasos del programa. Ya sabe por experiencia que más no es necesariamente mejor; en cambio, suficiente es muy satisfactorio y fácil de lograr, al mismo tiempo. De hecho, los mejores profesionales de Wall Street han llegado a la misma conclusión, sólo que ellos dicen: «Puedes ser un toro o un zorro, pero un cerdo, ¡jamás!»

El principal temor: ¿tendré suficiente mañana? El noveno paso trata de los temores que tantas veces encontramos por debajo Ahora queeconómicas. la ha conseguido, piensa hacer con ella? 323 es el miedo a lo de las decisiones Uno¿qué de nuestros mayores temores desconocido. Lo más desconocido es el futuro. El principal desconocido financiero del futuro es: «¿Seguiré teniendo suficiente dinero cuando pase el tiempo?» ¿Cómo se hace para reducir poco a poco este temor hasta convertirlo en una prudencia razonable? 1. Aplicando los criterios de inversión que vamos a sugerirle. 2. Estableciendo una reserva de acuerdo con las directrices que le vamos a dar. 3. Poniendo fin al temor irracional a la inflación. La enfermedad social de los años cincuenta en Estados Unidos fue el miedo a la depresión. En esa época, todavía nos basábamos en la frugalidad y la economía, y la educación infantil seguía partiendo de frases como un dólar que guardas es un dólar que ganas y muchas más por el estilo. Disfrutábamos de nuestra reciente prosperidad, aunque sentíamos desconfianza. Si retrocedemos hasta esa época, podemos comprobar que ese miedo irracional a la depresión nos impidió disfrutar de lo que actualmente consideramos aquella época tan buena. Asimismo, la enfermedad social de esta generación, el temor enfermizo a la inflación, nos ha impedido ver algunas verdades fundamentales y ha distorsionado mucho nuestras impresiones. La industria financiera enseguida ha aprovechado esta paranoia generalizada, con la consiguiente proliferación de tantos instrumentos de inversión dudosos que ya hemos mencionado y el rápido aumento del endeudamiento desenfrenado que ha provocado la caída de nuestras instituciones y ha producido el mayor índice de quiebras que se haya visto jamás en Estados Unidos.

LA INFLACIÓN Para comenzar a encontrar la salida en el laberinto de las inversiones, primero hemos de aclarar un poco ese mal llamado inflación que sirve de contexto para gran parte del actual enfoque de la inversión. ¿Están inflados nuestros temores a la inflación? El organismo que calcula la inflación es el Instituto Nacional de Estadística, que la presenta como el índice de precios al consumo o IPC. El IPC es el índice de los cambios de precio de una lista fija de productos y servicios en comparación con el precio de los mismos artículos durante el año de referencia. Los precios se ponderan en función de las preferencias de los consumidores, como se refleja en la encuesta de gastos al consumo del período básico. (Por ejemplo, si durante el período básico de referencia los consumidores encuestados han comprado el doble de carne vacuna que de pollo, se le da a aquélla un valor 2 y al pollo, un valor 1.) En 1970, el índice de precios al consumo de Estados Unidos fue de 38,8. En 1990, alcanzó el 129,9.

Pero aquí encontramos un dilema. Con estas cifras, ¿cómo es posible lo siguiente?: Ahora que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 324

1. En Í970, una familia de cuatro miembros gastaba entre 15 y 20 dólares en ir al cine, incluido el viaje en coche, las palomitas y los refrescos. En 1990, el cine y todo lo demás puede costar 4 dólares. 2. En 1970, una máquina de escribir costaba 247,99 dólares. En 1990, un aparato mucho más complejo cuesta 100 dólares y un procesador de textos con 16 k de memoria cuesta 239,99 dólares. 3. En 1970, la bicicleta de montaña de Joe, con tres velocidades, costaba 100 dólares. En 1990, una bicicleta magnífica, con diez velocidades, le costó 50 dólares. 4. En 1970, Joe gastaba habitualmente en torno a 2 dólares en comer. En 1990, pagaba 0,60 dólar por una comida mucho más sana. 5. En 1970, Joe gastó en gasolina 299,25 dólares, mientras que en 1990 por el mismo concepto gastó 177,31 dólares. 6. En 1970, Joe compró un radiocasete por 750 dólares. En 1990, la calidad del sonido era mucho mejor con un aparato que le costó 90 dólares. Reflexione un poco. Las cifras son correctas, no hay errores de imprenta. ¿Cómo es posible? ¿Qué más habrá cambiado para compensar el IPC? Vamos a seguir analizando datos reales. Los precios que se indican a continuación están tomados del catálogo primavera-ve- rano de 1970 de Sears Roebuck y de anuncios publicados en el periódico Seattle Times durante el mismo año. Los de 1991 son precios de venta documentados que se han hallado mediante las meticulosas técnicas de compra que hemos analizado en el capítulo 6 (del punto 50 al 67). Hemos buscado los productos más comparables que hemos podido, teniendo en cuenta los numerosos avances tecnológicos que se han producido a lo largo de estos veinte años. 1970 1991 Alimentación Pollo, precio/0,5 kg 0,69 0,47 Jamón, precio/0,5 kg 1,49 1,19 Pavo, entero /0,5 kg 0,65 0,47 Huevos, precio x docena 0,59 0,58 Patatas, 10 kg 0,98 0,57 Tomates, 1 kg 0,50 0,39 Harina, 10 kg 1,19 0,98 Pan, barra de 0,5 kg 0,37 0,33 Margarina, 0,5 kg 0,39 0,38 Artículos de uso doméstico Colchón doble Estufa eléctrica Trituradora de residuos Detector de humos Dispositivo para abrir la puerta del garaje

97,95 26,95 84,95 35,00 179,95

79,00 15,95 59,99 6,95 169,95

Herramientas y mantenimiento Sierra circular, 18 cm Sierra de cadena, 36 cm

62,49 139,95

39,99 59,99

Automóvil Neumáticos con 64000 km de garantía Gato, 1,5 toneladas Rampas para el coche, 2,5 toneladas

62,33 120,00 44,29

31,30 43,50 33,29

Pasatiempos y aficiones Máquina de coser Aparato de televisión, de 18-20 pulgadas Tablero de la canasta (para jugar a baloncesto) 69,95 Varios

246,00 349,95

219,00 249,96 59,00

Bolígrafos BIC, punta fina, f docena 2,49 0,89 Calculadora con función de multiplicar la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella?177,9529,87 325 [la deAhora 1991que incluye todas las funciones] Llamada de larga distancia, tarifa diurna, de Nueva York a Los Ángeles 4,50 2,50 El índice de precios al consumo (IPC) no es un índice del coste de la vida, por más que muchas veces se diga lo contrario, sino una lista de precios de bienes y servicios concretos. Supone la compra habitual de los mismos productos, sin tener en cuenta, por ejemplo, que nadie compra una nevera nueva todos los meses, ni siquiera todos los años, o que el aparato que compramos en este momento consume menos energía y tiene muchas más funciones que su predecesor y, si se elige bien, dura mucho más. Tampoco contempla el hecho de que el mejor modelo de hace unos años es superado, en todos los sentidos, por el modelo económico actual. El IPC no contempla los cambios en los hábitos de compra después del período básico. Los precios de los productos cotidianos siempre fluctúan. Cuando se produce una helada en Florida, se dispara el precio del zumo de naranja; en cambio, una cosecha estupenda de manzanas hace que el precio del zumo de manzana caiga estrepitosamente. Cualquier comprador un poco sensato cambia por el zumo de manzana, pero el IPC no obra igual. Los automóviles actuales son una maravilla en cuanto a avances tecnológicos: resistentes a la corrosión, mayor durabilidad, menos mantenimiento, sistema de encendido electrónico, cubiertas radiales con 100000 km de duración, siete años de garantía y un rendimiento de tres a cuatro veces superior al de los vehículos de hace veinte años. Es imposible compararlos. Cuando empezaron a subir los precios de los viajes y los hoteles, muchos descubrieron las ventajas de pasar unas vacaciones tranquilas, en algún campamento cerca del lugar de residencia, como pueden demostrar los guardias forestales de cualquier Parque Nacional. ¿Cómo tiene esto en cuenta el IPC? Para ampliar algunas cifras que se han mencionado en el capítulo 6, en 1989 el precio de una vivienda de 200 metros cuadrados, con 4 dormitorios y dos cuartos de baño ascendía a 382 000 dólares en el condado de Westchester (Nueva York); a 418 333 dólares en Wellesley (Massachusetts); 388 500 dólares en Wilmette (Illinois). La misma casa en Corpus Christi (Texas) costaba 81666 dólares; en Boise (Idaho), 82 667 dólares y en Fort Wayne (Indiana), 97250 dólares. ¿Cómo justifica el IPC a nuestra sociedad tan inquieta? ¿O tantas poblaciones pequeñas de aire no contaminado, distribuidas por todo el país, que se están quedando vacías, con viviendas a precio de saldo, simplemente porque la moda de los yuppies impone que hay que irse a vivir a zonas urbanas donde todo cuesta el doble? Fíjese, además, en la cantidad de viviendas que quedan vacías (segundas viviendas, casas de verano o de vacaciones, hogares abandonados). Se ha dicho en el Nicjhtly Business Report, un programa que se emite diariamente por la cadena de televisión PBS que, según la Oficina del Censo, en Estados Unidos, una de cada diez casas está vacía; la proporción más elevada se encuentra en Vermont, un estado con muchas pistas de esquí, con el 22%.

Los costes de la atención y el seguro sanitarios han crecido muchísimo, como también han aumentado nuestros conocimientos sobre la prevención de enfermedades. Disponemos de pruebas convincentes sobre las consecuencias perjudiciales para la salud que tienen el tabaco, la obesidad, el estrés, el colesterol, las grasas saturadas y otros factores nutricionales, la contaminación, el alcohol y el abuso de drogas, los carcinógenos, la falta de ejercicio físico y la exposición excesiva a la luz solar. Si bien cada visita al médico nos cuesta más, las necesitamos cada vez menos, en virtud de las decisiones que tomamos con respecto a nuestro estilo de vida. Pero esto no aparece en el IPC. En 1970, para estar en buena forma bastaba con trabajar en el jardín: pasar el cortacésped manual y barrer las hojas secas. En 1990, hacía falta ir al gimnasio y disponer de una bicicleta estática ergonómica que costaba 300 dólares (37 500 pesetas), y eso para la persona que dispone de un cortacésped eléctrico de 12 caballos y un aspirador de hojas de 140 decibelios.

La inflación, ¿es una creencia o una experiencia? Así como ha aumentado el nivel de vida, también ha aumentado el nivel para quevida la hapróspero. conseguido,En ¿qué piensa hacer conpersona ella? 326 tener un Ahora nivel de otra época, una tenía un buen nivel de ingresos cuando no tenía que pedir prestado al vecino el cortacésped manual; ahora cualquiera se siente pobre si no tiene uno eléctrico. (Tal vez recuerde la frase de John Stuart Mili que decía que nadie quiere ser rico, sino sólo más rico que los demás.) En otras palabras, nos hemos superado y hemos creado nuestra propia experiencia de la inflación, al margen de las cifras del IPC. Supongamos que, en los últimos años, ha ido adquiriendo los bienes básicos no perecederos, como el coche, la vivienda, los electrodomésticos, los muebles y un vestuario mínimo. Supongamos también que, como lo ha analizado todo cuidadosamente (véase el capítulo 6), ha comprado productos duraderos, fáciles de reparar, prácticos y flexibles. ¿No significa esto que el total de gastos será significativamente inferior la década siguiente con respecto a la anterior? (A menos, claro está, que se haya limitado a buscar la última versión del producto o lo que se llevaba en ese momento.) Varias veces han reñido a Joe por comprar en las rebajas numerosos pares de pantalones color caqui que llevó durante más de una década, pero no es el único. Ralph Nader, un defensor del consumidor, tardó «veinticinco años en gastar la docena de pares de zapatos del Ejército que compró en la tienda de la base militar, a 6 dólares (750 pesetas) el par, cuando dejó el servicio en 1959». Supongamos que de alguna manera dispone de más tiempo durante la semana y que ha aprovechado ese tiempo para leer un par de manuales sobre reparaciones domésticas y el programa de mantenimiento del coche (o incluso que ha hecho un curso de mecánica del automóvil) que además le resultó muy agradable y le hizo sentirse satisfecho. ¿No es probable que tenga menos gastos mensuales? Supongamos también que le ha parecido más conveniente (tanto personalmente como para el planeta) desplazarse en bicicleta que en automóvil, o vivir más cerca del lugar donde trabaja, o compartir el coche con otros para ir a trabajar. ¿No es probable que de este modo se reduzcan sus gastos anuales? Supongamos que, en lugar de ir a la tienda de bicicletas más próxima a comprar el último modelo de bicicleta de montaña, que cuesta 600 dólares (75 000 pesetas) —el BMW del yuppie ecológico— con neumáticos bologna, cuadro de cromo, veintisiete cambios de marcha hacia delante y doce hacia atrás, y derailleurs hidro- turbo, ha comprado una publicación donde se anuncian artículos a bajo precio y ha mirado en Venta de bicicletas usadas y allí encontró listas y más listas de bicicletas con diez marchas, que fueron fabulosas el año pasado y ahora están pasadas de moda, y que hoy se utilizan tan poco, como ocurrirá dentro de un año con la que hoy hace furor, a 50 dólares (6250 pesetas). ¿No se ahorraría una suma considerable, incluso comparando con los costes de hace veinte años? Supongamos que, en lugar de hacer cola para ver el último estreno cinematográfico en la pantalla grande desde lejos, la viera unos meses después, en una pantalla más pequeña pero desde mucho más cerca, en un ambiente mucho más tranquilo y con gran cantidad de palomitas, a un precio más bajo. ¿No es probable que así disminuya su presupuesto anual de diversiones? Supongamos que, en lugar de tragar a toda prisa la carne con patatas fritas en la tienda de comida preparada llena de gente que queda delante del despacho (como afirma Joe que hizo todos los años que trabajó en Wall Street, y así lo confirma su cardiólogo), se llevara alguna comida sana para comer tranquilamente en el parque que tiene delante del despacho... ¿No es probable que así disminuyan sus gastos anuales de salud, así como también el resto de los gastos? ¿Podría ser que por lo menos parte de nuestra experiencia inflacionaria se deba a hábitos inconscientes o automáticos y también al estilo de vida que hemos elegido? Tener un coche es una elección de estilo de vida; usarlo para hacer cosas que podríamos hacer a pie puede ser simplemente un hábito. Comprar el agua mineral en la máquina expendedora del despacho, simplemente porque está a mano, en lugar de comprarla en el supermercado por mucho menos, puede ser un hábito.

Con esto no pretendemos afirmar que no haya habido nada de inflación ni siquiera sin las distorsiones del IPC. Los precios del seguro del automóvil, la Ahora la ha conseguido, ¿qué piensacon hacer con ella? 327 habitación del que hospital, los medicamentos receta, la enseñanza superior y cientos de otros artículos se han disparado. No obstante, a pesar del aumento de precio, fíjese en cómo ha aumentado el número de familias con más de un coche, el abuso comprobado de los medicamentos con receta y la suposición infundada de que el nivel educativo en general de una universidad privada cara es mejor que el de una pública. Estos casos representan opciones en lugar de necesidades. Por otra parte, algunas veces el mayor coste se compensa con una tecnología avanzada o un mejor servicio, con lo cual los costes globales siguen siendo los mismos. Tomemos como ejemplo la mejora de las técnicas quirúrgicas y los tratamientos en los ambulatorios, que reducen la cantidad de días de hospitalización. ¿Una protección contra la inflación? Muchos analistas financieros sostienen que tradicionalmente este o aquel producto suponen una buena cobertura contra la in- ilación. Pero unos observadores más objetivos ponen en duda estas conclusiones. He aquí algunos datos: Las acciones con su alto coste, las carteras de renta variable y los fondos de inversión se ofrecen a menudo como protecciones contra la inflación. En la década comprendida entre 1964 y 1974, el IPC subió rápidamente y de forma casi permanente; en cambio, el índice Dow Jones de Valores Industriales, que a comienzos de 1964 estaba en 766, a finales de 1974 era de 616, lo cual quiere decir que muchas inversiones que dependían de la bolsa, como los fondos de inversión, en realidad perdieron valor. Asimismo, ha quedado demostrado que si se convierte el citado índice a dinero real, ajustado a la inflación, a finales de 1990 su valor era inferior al máximo alcanzado en 1929. En How to Lose Money in the Stock Market (Cómo perder dinero en la Bolsa), Herbert Ringold destaca lo siguiente: En el número del 16 de septiembre de 1985 de la revista Portes, apareció una lista que incluía 329 fondos de inversión, de los cuales había seguido los valores récord durante los últimos ocho años y medio, desde 1976 hasta el primer semestre de 1985. La media de todos los fondos era una ganancia del 14,39% durante el período indicado, que no representa más del 1,22% anual. Habría salido ganando si hubiera depositado el dinero en una cartilla de ahorros.

Hay otras maneras de generar ingresos, como sugiere el siguiente comentario, publicado en The Wall Street Journal. «De 1960 a 1988, la rentabilidad anual de los agricultores fue igual a la de Wall Street y los fondos de inversión, según un estudio realizado por la Universidad de Minnesota.» (Puede que el uso adecuado de fertilizantes orgánicos sea más efectivo para combatir la inflación que el que utilizan en Wall Street.) El negocio inmobiliario ha sido para muchos la principal protección contra la inflación, y hubo personas que perdieron gran cantidad de dinero en la depresión que sufrió el mercado inmobiliario en 1991. De Boston a Seattle, están bajando los precios que la gente pide para desembarazarse de propiedades que han comprado a precios inflados en la década de los años ochenta, cuando todo el mundo sabía que el precio de los bienes raíces no baja nunca. La cuestión es que no existe ningún método garantizado para adelantarse al índice de precios al consumo. Lo que se pone de moda en el ámbito financiero en una década se puede desmoronar en la siguiente, a un coste muy elevado para el capital ganado con tanto esfuerzo. En resumen: ♦ Aunque puede que la inflación sea un concepto macroeconó- mico válido, esto no significa que, automáticamente, tenga que dirigir su vida. ♦ Sus decisiones, actitudes, convicciones, hábitos, gustos, temores y deseos son, en definitiva, los que tienen consecuencias en el resultado final. ♦ La conciencia se define como la facultad de conocer lo que le afecta mentalmente y lo que le pasa por la mente.

♦ La conciencia puede crecer más aprisa que la inflación. ♦ Ningún producto ni programa de inversión brinda una cobertura Ahora que lacontra ha conseguido, ¿qué La piensa hacer consí. ella? 328 garantizada la inflación. conciencia Ahora está empezando a darse cuenta de que dos suposiciones muy comunes con respecto al manejo del dinero —que le conviene contratar a un experto y que lo primero que hay que tener en cuenta es la inflación— pueden ser erróneas. Ahora está a punto para dar el noveno paso: inversiones inteligentes e independencia financiera.

LOS TRES PILARES DE LA INDEPENDENCIA FINANCIERA: EL CAPITAL, EL COLCHÓN Y LA RESERVA SECRETA El programa básico de inversión de IF consta de tres elementos: El capital: es la cantidad de dinero que se invierte en activos financieros que generan rentas periódicas del mayor plazo posible y con la máxima seguridad, y que al final producen por lo menos los ingresos que se indicaban en el punto de equilibrio del capítulo 8. El colchón: una reserva de efectivo en cuentas corrientes o depósitos a corto plazo que le permite cubrir los gastos ordinarios de seis meses. El objetivo de este colchón es hacer frente a emergencias, así como cubrir posibles faltas de liquidez motivadas por el hecho de que los diferentes gastos no se producen de forma homogénea y continua durante todo el año (por ejemplo, cuando hay que pagar el seguro médico anual o el seguro del coche) y para cubrir los gastos deducibles y de coparticipación en relación con los seguros. La reserva secreta: la manifestación concreta de los ahorros permanentes que, para muchos PIF, resulta una sorpresa. Aunque no lo crea, uno puede seguir ahorrando después de conseguir la IF. Al comienzo del proceso de IF, en cuanto sus ahorros superen la suma que estima un colchón confortable, puede empezar a transferir dinero a inversiones a largo plazo como las que se describen en las próximas páginas, creando de este modo un capital generador de ingresos. Una buena forma de llegar a ser un experto conocedor consiste en determinar el tipo de cuenta que más le conviene para depositar el colchón, además del dinero que se va acumulando y que espera t

ser invertido. Compare las ventajas de las cuentas corrientes que ofrecen los bancos, las cajas de ahorro y las cuentas transitorias de los intermediarios financieros. Estas últimas sirven para liquidar corretajes, que se van cargando de forma automática y sin necesidad de enviar factura; al mismo tiempo, se invierte semanalmente el exceso de efectivo en FIAMM (Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario) en espera de la siguiente inversión. El mayor coste de estas cuentas debería ser compensado por la mayor rentabilidad de los FIAMM (respecto a cuentas corrientes o de depósito).

CRITERIOS BÁSICOS PARA INVERTIR SU CAPITAL Tanto si definimos la independencia financiera como estar libre de deudas, con ahorros suficientes para resistir los reveses económicos, o como una jubilación anticipada que le permita dedicarse de forma permanente a lo que más le interesa, se aplican los siguientes criterios a lo que haga con su capital: 1. Su capital debe producir ingresos. 2. Su capital debe estar absolutamente seguro. 3. Su capital debe tener una liquidez absoluta, es decir, que tiene que ser posible convertirlo en efectivo de inmediato, por si surgiera una emergencia. 4. En el momento de invertir, no debe haber ni comisiones ni gastos de gestión, rescate, promoción o distribución que mermen su capital. 5. Sus ingresos deben ser totalmente seguros.

6. Sus ingresos no deben fluctuar. Tiene que saber exactamente a cuánto ascenderán sus ingresos el mes siguiente, el año siguiente y al cabo de Ahoraaños. que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 329 veinte 7. Sus ingresos tienen que ser pagaderos en efectivo, a intervalos regulares; no se tienen que acumular ni diferir ni rein- vertir automáticamente. Todo el control debe estar en sus manos. 8. Sus ingresos no deben disminuir por comisiones ni gastos de gestión ni reembolsos, etc. 9. La inversión debe producir estos ingresos regulares, fijos y conocidos sin necesidad de más participación rti gastos por su parte. No debe requerir mantenimiento ni gestión ni presencia geográfica ni atención por causa de fuerza mayor. Los fundamentos de esta lista de criterios de inversión ya se han explicado en los capítulos anteriores, sobre todo en el 8. No está utilizando el capital que tanto le ha costado ganar para especular, para obtener más ganancias por casualidad, ni para tratar de hacerse rico rápidamente. Lo único que pretende es disponer de unos ingresos seguros y regulares con los que contar. No quiere preocuparse (al menos por su propia seguridad financiera) en caso de que se produzca una recesión o una depresión, si aumenta el desempleo, o si el Dow salta por encima de 4000 y cae por debajo de 1000. Como abogado, Ned Norris está preparado para ver las situaciones desde todos los ángulos y buscar vías de escape. Tanto los medios de comunicación como las conversaciones que oía en el despacho le hicieron pensar que tal vez los supuestos expertos y los profetas tuvieran razón cuando le advertían que en diez o veinte años tendría que duplicar sus ingresos para

mantener el mismo poder adquisitivo, por más que su experiencia le indicara que su conciencia crecía más aprisa que la inflación. ¿No le convendría incorporar a su programa de inversiones una protección contra la inflación? Ahora que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 330 «¿Por qué voy a creer lo que dice Joe Domínguez?», pensó. «Tengo que comprobarlo yo mismo.» Hizo algunas averiguaciones hasta dar con un boletín de inversión reciente que contenía información privilegiada de todo tipo. Se pasó horas comprando y vendiendo valores mentalmente... y después siguiendo el mercado para ver lo que ocurría con sus inversiones imaginarias. Cada boletín añadía un nuevo giro y otra vez volvía a comenzar, y así durante cinco meses, absorbiendo la mayor parte de la energía vital que no dedicaba al trabajo. Hasta que cayó en la cuenta de que, si los que hacían el boletín eran tan listos, ¿cómo era posible que no fueran millonarios y siguieran publicándolo para ingenuos como él? «De modo que la finalidad del boletín es que me aficione a él, no ayudarme a obtener unos ingresos seguros de por vida.» Dejó de lado su obsesión por la especulación y volvió a confiar en su propia experiencia y en los criterios que se indican en este capítulo, y así recuperó la tranquilidad. La seguridad es el factor decisivo en cualquier programa de inversión diseñado para llevar un estilo de vida independiente financieramente, No hay nadie que prefiera renunciar a un empleo para estar preocupado todo el día por lo que ocurre en el mercado bursátil, o si la empresa X está recortando dividendos, o si los bonos de Y no se pagan, o si el Movimiento de Ecomiópicos Empedernidos piensa sabotear su sociedad para la producción de energía eólica, o si el Fondo de Inversión Interespecies para la Unidad Cósmica no encubrirá alguna secta, o si su capital riesgo no estará arriesgando capital para mantener a algún cocainómano. La lista de criterios elimina de forma automática la mayoría de las especulaciones e inversiones más conocidas en estos momentos. Las acciones y los fondos de inversión en renta variable no le aseguran el capital ni le brindan la seguridad absoluta ni los ingresos constantes que pretende. Los ingresos procedentes de FIAMM experimentan profundas fluctuaciones según varíen los tipos de interés a corto plazo. Si invertimos en fondos de inversión de renta fija, estamos expuestos al riesgo de que el gestor del mismo acierte con la devolución de los tipos de interés. Todos los anteriores disminuyen su capital, e incluso sus ingresos, con diversas comisiones (con lo cual dejan de cumplir los criterios 4 y 8). Los certificados de depósito bancario, si bien son seguros cuando los emite un banco con garantía federal, tienen vencimientos a plazos demasiado cortos, por lo que tendría que reinvertir el capital con demasiada frecuencia, con lo cual corre el riesgo de encontrar tipos de interés mucho más bajos al llegar al vencimiento. Hasta una inversión que se supone más conservadora, como los bienes raíces, queda excluida, con la excepción posible de la primera vivienda. Sólo queda un tipo de instrumento de inversiones que se ajusta perfectamente a estos criterios: los bonos del Tesoro estadounidense y los bonos de organismos públicos a largo plazo. Una advertencia: las personas que viven fuera de Estados Unidos deberían informarse con respecto a los bonos de los organismos públicos de su propio país. Si bien se pueden comprar bonos del Tesoro y del Gobierno de Estados Unidos en casi todo el mundo, debido a las fluctuaciones en los tipos de cambio de las divisas, los ingresos por intereses resultarían demasiado inestables para cumplir las condiciones de un programa de inversiones de ÍF. Desde un punto de vista español, para un particular, el hecho de que los intereses de la Deuda Pública sean rendimientos del capital (sin un tratamiento especial) que tributan de forma menos ventajosa que los incrementos de patrimonio, puede hacer variar ligeramente este planteamiento. Aquí tiene la solución a la paradoja que hemos planteado al final del apartado titulado «Recupere su poder»: No hace falta convertirse en un experto en todo el terreno de la especulación y la inversión. Basta con centrarse en un pequeño segmento que se ajuste perfectamente a sus condiciones: los bonos del Tesoro y de los organismos públicos de Estados Unidos. Hay muchos libros que tratan de los bonos del Tesoro y los organismos públicos. Aunque la información que se incluye a continuación es un buen comienzo, nuestra intención no es proporcionarle el tipo de información global

que le conviene para llegar a convertirse en un experto conocedor de inversiones a largo plazo que produzcan ingresos. Ahora que la ha conseguido, piensa hacer con ella? 331 Un compendio sobre los bonos del¿qué Estado Un bono no es más que un pagaré por el cual el emisor se compromete a devolver al titular la cantidad que figura en el bono (el valor nominal) en una fecha determinada (la fecha de vencimiento). Además, la mayoría de los bonos paga un tipo de interés determinado (el tipo de interés según cupón); esta cantidad, aunque se suele ofrecer como un tipo de interés anual, por lo general se paga en dos cuotas semestrales. La mayoría de los bonos se puede comprar y vender en cualquier momento (son negociables) a través de bancos o agentes de Bolsa. (El emisor original no tiene nada que ver con las posteriores compras y ventas del bono, aparte de tener la obligación de enviarle a quien sea titular en ese momento el cheque semestral por los intereses.) Los precios de los bonos varían según el tipo de interés vigente de modo que si vende un bono antes de su vencimiento, puede recibir más o menos dinero del que le ha costado (el riesgo de mercado); en cambio, si lo conserva hasta el vencimiento, le darán exactamente su valor nominal, sean cuales fueren los tipos de interés vigentes en ese momento. Según los expertos, los bonos del Tesoro de Estados Unidos y los bonos de organismos públicos son las inversiones que ofrecen una mayor seguridad a la hora de recuperar el capital y cobrar los intereses. (No se deben confundir con los conocidos bonos de ahorro estadounidenses, serie E o serie H, que no ofrecen el alto interés a largo plazo que le conviene para sacar provecho del programa IF.) Los bonos del Tesoro son ideales para un programa de inversiones que pretende la independencia financiera. A continuación le presentamos una lista de sus ventajas: ♦ Máxima seguridad del capital. ♦ Máxima seguridad de los intereses (garantía absoluta con respecto al principal y los intereses). ♦ Exención del pago de impuestos estatales y municipales, a diferencia de España, donde sí cotizan. ♦ Sin amortización anticipada (la mayoría no puede ser amortizada antes de tiempo por el emisor). ♦ Máxima negociabilidad, absoluta liquidez, negociables en todo el mundo. Se pueden comprar y vender prácticamente al instante, con unos gastos de gestión mínimos y en valores convenientes, por ejemplo, 1000 dólares (125000 ptas.), 5000 dólares (625000 ptas.) y 10000 dólares (1250000 ptas.). ♦ Máxima disponibilidad: directamente del Gobierno nacional (Deuda Pública directa) y a través de casi todos los agentes y numerosos bancos, en cualquier parte del mundo. ♦ La disponibilidad más económica: sin intermediarios ni comisiones ni gastos. ♦ Duración: existe una vasta gama de vencimientos disponibles; se pueden comprar obligaciones o bonos que vencen en pocos meses, u otros que no vencen hasta pasados treinta años. ♦ Total estabilidad de ingresos a largo plazo: son ideales para la IF. Evitan las fluctuaciones de ingresos que se producirían con los fondos de inversión, el arrendamiento de bienes inmuebles, etc. Los dos riesgos que comportan los valores del Tesoro y de los organismos del Estado son el de mercado y el de la reinversión. Afortunadamente, ambos son bastante insignificantes en términos del plan de inversiones con la IF. El riesgo de mercado (es decir, la fluctuación del precio del bono entre la fecha de emisión y la fecha de vencimiento) no le afecta porque piensa seguir siendo titular del bono hasta su vencimiento y estas fluctuaciones no repercuten en sus ingresos. El riesgo de la reinversión se refiere a la posibilidad de que los tipos de interés sean mucho más bajos en el momento de producirse el vencimiento del bono y, por lo tanto, que no consiga los mismos ingresos al reinvertir los beneficios. Para evitar este problema, le conviene comprar los bonos al plazo más largo posible (treinta años y más aún). Además, si sigue durante un tiempo el mercado de valores de renta fija (de forma inteligente, no compulsiva) encontrará magníficas

oportunidades para prorrogar el vencimiento de su cartera de valores, manteniendo (o incluso incrementando) su nivel de ingresos. Estas técnicas de Ahora la ha conseguido, ¿qué piensa ella? 332 intercambio deque bonos parten de la base de hacer que, con si bajan los tipos de interés vigentes, los bonos lejanos al vencimiento con tipos faciales altos aumentan su precio de mercado en la misma proporción. Un bono de 10000 dólares (1 250000 ptas.) al 8,5 % que ha comprado a la par (es decir, al precio nominal) podría valer 11000 dólares (1 375 000 ptas.) si los tipos de interés bajan al 7,75 %. Este incremento de capital se puede reinvertir a un tipo de interés anual más bajo, con lo cual básicamente se mantiene el nivel de ingresos. Sin embargo, no confunda esta situación con la obsesión transitoria de Ned Norris por invertir y especular; no es habitual que haya que recurrir a este tipo de intercambio de bonos. Hablando de la fluctuación de los tipos de interés, hemos de destacar que, debido a los despiltarros tanto del Gobierno como de los individuos, los tipos de interés de los bonos del Tesoro y los organismos oficiales a largo plazo han alcanzado niveles insospechados. Durante la mayor parte del siglo, hasta finales de los años sesenta, los tipos de interés estuvieron por debajo del 5 %; en 1981, alcanzaron su punto máximo y desde entonces vienen recuperando la normalidad. Para lograr la IF, no hacía falta que el mercado de valores de renta fija alcanzara esas cimas insólitas, ya que el programa funciona incluso al 5 % o al 6 %. En 1969, cuando Joe logró la IF, tenía el capital invertido en bonos con un interés en torno al 6,85 % y con vencimientos hasta la década de los noventa. Gracias a unos cuantos intercambios inteligentes de bonos, y sin otros ingresos aparte de los procedentes de los bonos, en la actualidad su cartera de valores produce un rendimiento medio del 9,85 %, con vencimientos que alcanzan el año 2007 como media. Pero lo principal es que los ingresos que le producen los bonos resultan más que suficientes para cubrir sus necesidades, a pesar del aumento de la inflación previsto para este período. Los bonos del Tesoro y de los organismos públicos: qué son y cómo funcionan El Gobierno del Estado dispone básicamente de dos formas de conseguir dinero: los impuestos y los préstamos, de modo que cuando el gasto público supera lo que cobra de impuestos sólo tiene dos alternativas: o aumenta los impuestos o pide más préstamos. (Evidentemente, el Gobierno no se ajusta a los principios expuestos en el libro con respecto a gastar menos de lo que se gana.) Los valores del Tesoro son la forma que tiene el Gobierno de pedir un préstamo. Cada unos cuantos meses emite bonos nuevos que vencen al cabo de diez, veinte y treinta años. Con cada emisión, lo primero que hace es saldar la deuda que tiene con los titulares de las emisiones anteriores que van venciendo. El resto se utiliza para compensar el déficit del presupuesto federal. La deuda nacional es la principal obligación del Gobierno: el principal y los intereses de los valores del Tesoro se tienen que pagar en cuanto vencen, antes que todo lo demás; de lo contrario el Gobierno perdería su índice de solvencia en los mercados mundiales, colapsando nuestra capacidad comercial y empujándonos a la condición de país tercermundista. En los últimos años, los intereses que se adeudan cada año sobre la deuda pública han superado el déficit, de manera que todo el dinero que el Tesoro recibe en préstamo sirve o bien para pagar el principal que vence o bien para pagar los intereses de la deuda que queda. Los bonos del Tesoro se venden en subasta. El total de bonos que se emiten está predeterminado por las necesidades financieras del Gobierno, y no por la demanda de los bonos. Para simplificar, digamos que se sube el tipo de interés de una emisión hasta que se encuentra un nivel al cual se vende en su totalidad. Los compradores de la emisión de bonos pueden ser de todo tipo: bancos, compañías de seguros, agentes de Bolsa, fondos de inversión, cajas de pensiones o de jubilación, cooperativas de crédito, empresas grandes y pequeñas, y particulares. El dinero que se paga por los bonos del Tesoro sólo llega a éste en el momento de la emisión; a partir de la fecha de emisión y hasta su vencimiento, los particulares compran y venden bonos en el mercado secundario sin la intervención del Gobierno, que se limita a pagar los intereses al titular de los

bonos en ese momento. Los bonos que se adquieren a través de bancos y agencias de valores se compran en el mercado secundario. Ahorabono que ladel ha Tesoro conseguido, ¿qué piensa hacer con 333 se compra por 10 Un típico de Estados Unidos al 8ella? %, que 000 dólares (1250000 ptas.), devuelve 34000 (4250000 ptas.) a lo largo de sus treinta años de vida: 24000 dólares (3 000000 ptas.) en concepto de pagos de intereses semestrales y 10000 (1250000 ptas.) a su vencimiento. Últimamente se ha producido un cambio significativo en el hábito de ahorro de los ciudadanos estadounidenses que ha afectado al gasto público y los tipos de interés. Los ahorros han disminuido, pero el Gobierno ha seguido gastando de la misma forma, aunque la cantidad ha variado porque el Gobierno tiene que gastar más para subir los tipos de interés si pretende atraer a los inversores extranjeros para que compren bonos. Algunos piensan que invertir en bonos del Tesoro implica tolerar el hábito de gastar del Gobierno, pero los datos económicos lo niegan. Negarse a comprar bonos del Tesoro simplemente agrava la situación, porque el Gobierno se ve obligado a mantener altos los tipos de interés para atraer compradores, produciendo así un aumento del déficit al incrementarse el flujo de salida de los pagos de interés. Nuestros impuestos financian la mayoría de los gastos públicos. En realidad, cuanto más dinero ganamos, y cuantos más impuestos pagamos, más estamos apoyando el gasto de forma directa. En cambio, cuanto más invertimos en el Tesoro, más nos paga el Gobierno a nosotros; en realidad, nos está dando un subsidio, lo cual resulta una idea gratificante para algunos PIF que trabajan al servicio de su comunidad. Los bonos de los organismos públicos de Estados Unidos son emitidos por otras instituciones del Estado. Si bien muchos no son obligaciones con la plena garantía del Gobierno (la mejor garantía posible), se considera que la mayoría tiene una garantía implícita. Algunos emisores característicos son: The Federal National Mortgage Association («Fannie Mae») The Federal Home Loan Bank («Freddie Mac») The Federal Farm Credit Bank The Government National Mortgage Association («Ginnie Mae») The Student Loan Marketing Association («Sallie Mae») Aunque unos cuantos bonos de algunos de estos organismos reúnen todos los criterios que hemos establecido, su manejo resulta un poco más dificultoso: puede que haya que adquirir mayores cantidades, que la disponibilidad y la liquidez no se aproximen en absoluto a las de los bonos del Tesoro, que algunos organismos no ofrezcan los vencimientos más largos; en términos generales, son más complejos para quienes se aventuran con el noveno paso. Muchos de los depositarios habituales de nuestros ahorros (bancos, ahorros y préstamos, fondos de pensión, fondos comunes de inversiones, compañías de seguros) los reinvierten en parte en emisiones del Tesoro u otros organismos públicos. La diferencia entre que lo hagamos directamente y hacerlo a través de estas instituciones es que éstas obtienen una buena parte de las ganancias. Por ejemplo, los bancos adquieren bonos del Gobierno que rinden al 8 % y sólo nos pagan el 5 % por nuestros depósitos. La supresión del intermediario en la compra directa de bonos se denomina desintermediación. En España, es el Tesoro el organismo encargado de emitir la deuda del Estado. Existen varias modalidades: las Letras del Tesoro, que se emiten al descuento (con rendimientos implícitos a tres, seis y doce meses); y los Bonos y Obligaciones del Estado, a tres, cinco, diez y quince años, que tienen intereses explícitos, ajustándose el tipo facial a los niveles del mercado. El Tesoro presenta al principio de cada año un calendario de subastas, de manera que adjudica mayor o menor cantidad de deuda en función de sus necesidades de financiación y de la evolución de los tipos de interés. Para comprar Deuda del Estado, se puede hacer a través de un banco, una caja de ahorros o de un intermediario financiero (sociedades o agencias de valores), o bien de forma directa en el Banco de España, si bien en este último caso siempre va a necesitarse alguna de las entidades anteriores para depositar la deuda, cobrar los intereses o venderla de forma anticipada si se estima conveniente. Por otra parte, el Banco de España es un organismo no preparado para la atención al público, sin red de oficinas ni personal destinado a dicha función.

La desintermediación (o compra directa) y cómo se realiza La desintermediación consiste en adquirir un valor determinado (por que del la haTesoro) conseguido, ¿qué piensa hacer con de ella? 334 el dinero en un ejemplo, Ahora un bono directamente, en lugar invertir intermediario (como un fondo, un banco o cualquier otra institución), que a su vez lo coloca en las mismas inversiones, quedándose con una buena parte de las ganancias. (No son pocos los intermediarios interesados en quedarse con un trozo del pastel.) En un buen fondo de inversión, es decir, uno formado por valores de bajo riesgo y alto rendimiento, el 22 % de los dividendos y las ganancias producidas por los intereses jamás van a parar al bolsillo del inversor, sino que se destina a pagar gastos diversos: Gastos de gestión Gastos de distribución Comisión de transferencia Impresión Gastos legales Gastos de registro Auditoría Minuta de los directores Impuestos estatales Gastos de Depósito Otros Un conocido fondo común de inversiones producía un beneficio del 7,11 % en una época en la que los bonos del Tesoro y los organismos públicos de Estados Unidos producían un beneficio de entre el 8,3 % y el 9 , 3 % . Buena parte de esta diferencia se debía a que 1 3 centavos de cada dólar de interés ganado iban a parar a los bolsillos de los administradores del fondo. Nada de lo antedicho contempla las elevadas comisiones que se pagan a los agentes y asesores de inversiones por los fondos con comisión de suscripción. Según The Wall Street Journal, en i 990 cualquier agente ganó más de 79000 dólares (9875000 ptas.)... y se supone que fue un año malo para la industria. De modo que, ¿qué opciones le quedan? Los bonos del Tesoro se pueden comprar directamente a la Reserva Federal, sin pagar comisiones, mediante un programa llamado Deuda Pública directa. Sólo se puede comprar directamente en las subastas trimestrales que efectúa la Reserva Federal, que se celebra las primeras semanas de febrero, mayo, agosto y noviembre. La Reserva Federal abona los intereses semestrales directamente al banco o a la agencia de valores que se le indique y no le cobra por tener los bonos. Una desventaja de este programa consiste en que para vender un bono antes del vencimiento hay que transferirlo a una cuenta, con lo cual se generan gastos y demoras. Para obtener más información sobre el programa, hay que ponerse en contacto con la Reserva Federal o con cualquiera de sus sucursales. La otra manera que tiene un particular de comprar Deuda Pública (cualquier emisión, no sólo la más reciente) y la más habitual para comprar bonos de organismos públicos es a través del mercado secundario. Las principales agencias de valores y los bancos comerciales que ofrecen servicios completos son entidades delegadas del Tesoro y, por lo tanto, no cobran comisiones. No obstante, existe una diferencia o margen entre el precio de compra (el precio al cual la entidad se ofrece a adquirir el bono) y el de venta (el precio al cual se ofrece a venderlo). Tenga en cuenta que el precio que pague puede ser un poco más elevado que el que se cotiza en los cuadros de cotizaciones de bonos que publica The Wall Street Journal o los periódicos de las grandes ciudades, porque estas cifras corresponden a grandes operaciones (por lo general, de más de 1000000 de dólares, 125000000 de ptas.) y se supone que un particular compra sumas más pequeñas. Para interpretar un cuadro de cotización de bonos hace falta comprender los siguientes términos: Tipo de interés: es el tipo de interés anual que le paga el bono y se lee como un porcentaje; por ejemplo 9 1/8 quiere decir que el tipo de interés es el 9 1 /8 por ciento del valor nominal del bono. Vencimiento: es la fecha de vencimiento, cuando se le devuelve el préstamo que el bono representa. También conviene saber que el interés se paga semestralmente el día y el mes correspondiente a la fecha de vencimiento y seis

meses después; por ejemplo, por un bono que vence en mayo del 2018 le pagarán intereses todos los meses de mayo y noviembre. que la haesconseguido, ¿qué piensa hacer con 335 PrecioAhora de compra: el precio al cual la entidad se ella? ofrece a comprarle el bono y el de venta es el precio al cual se ofrece a venderlo. Al comprar el bono, paga el precio de venta, aparte de una prima por comprar picos de menos de 1000000 de dólares (125000000 ptas.). En estos cuadros, los precios se expresan sobre una base de 100. Para saber el valor real de un bono de 1000 dólares (125 000 ptas.), tiene que multiplicar el precio por 10. Además, en los cuadros, los precios de los bonos se expresan en puntos y 1/32 de punto; por ejemplo, un precio de compra de 101:21 o 101-21 corresponde en realidad a 101-21/32 o 1 016,56 dólares (127 070 ptas.). «Chg» es el cambio (aumento o disminución) del precio de compra con respecto al día anterior, tal como aparece en The Wall Street Journal; «Yld» es el rendimiento al vencimiento (se expresa en un porcentaje); se adapta el rendimiento actual para tener en cuenta si lo ha comprado por encima o por debajo del valor nominal y saber así si tendrá ganancias o pérdidas cuando se abone el bono. Cómo se efectúa la compra Cuando acuda al banco o la agencia de valores para formular un pedido, ha de identificar el bono que le interesa mediante el tipo de interés y el vencimiento (por ejemplo, bonos al 9 1/8 de mayo del 2018), Al decidir dónde va a formular el pedido, tenga en cuenta que, a menos que se dirija a alguno que esté incluido en el grupo selecto de las entidades delegadas del Tesoro, éste a su vez tendrá que recurrir a una entidad delegada y le cobrará una comisión por sus servicios, con lo cual ya tiene un intermediario. Numerosos inversores prefieren pagar el pequeño coste adicional que representa adquirir los bonos en el mercado secundario a través de una cuenta en una de las principales agencias de valores que funcionan como entidades delegadas del Tesoro porque pueden elegir la emisión, pueden comprar en el momento en que disponen del dinero (en lugar de tener que esperar al pago trimestral de la Reserva Federal) y pueden vender antes del vencimiento, sin previo aviso. Una de las incomodidades ocasionales de tratar con un agente (según las numerosas cartas que hemos recibido a lo largo de los veintiún años de existencia de «Transforme su relación con el dinero y logre la independencia financiera») consiste en que algunos pretenden convencerle para que no compre los bonos del Tesoro o de los organismos públicos que ha elegido, lo cual resulta bastante comprensible ya que la operación prácticamente no representa ningún beneficio financiero para el agente, en comparación con la cantidad de dinero de comisión que ganaría si invirtiera la misma suma en acciones de X, en el fondo Y o incluso en bonos Z; aunque también es imperdonable, puesto que la función del agente es prestarle un servicio. Si le ocurre algo así, pida que le transfieran a otro representante. (Los bonos del Tesoro y de los organismos oficiales son las inversiones más seguras y conservadoras del mundo. No pueden tener ninguna objeción legítima.) Marilynn Bradley, que llegó a la IF a través de la cocina y la restauración, creció al igual que muchos de nosotros con la profunda convicción de que las matemáticas y el dinero eran dos campos en los que no entendía nada. Los pasos del programa para la IF la ayudaron a perder en parte el temor y la ignorancia, pero cuando vio que disponía de suficiente dinero para comprar bonos por primera vez, volvió a sentirse abrumada. «Simplemente, no sabía cómo manejar la situación», confiesa. «Evidentemente había tanto que aprender que no sabía por dónde comenzar.» En el mercado de valores de renta fija se sentía como si estuviera en otro planeta. Deseó tener a alguien que le dijera lo que tenía que hacer y entonces se dio cuenta de lo que significaba el noveno paso: llegar a ser una experta conocedora formaba parte del programa. Con la determinación que la había conducido hasta ese punto, decidió aceptar el desafío y comenzar a aprender. Sacó de la biblioteca un libro sobre bonos bien sencillo y lo leyó... por lo menos diez veces. La primera vez fue como leer en griego; la segunda, como si fuera alemán, porque al menos conocía el alfabeto aunque no entendiera las palabras. Con cada lectura entendía un poco más. El paso siguiente consistió en

leer The Wall Street Journal, concretamente los cuadros de cotizaciones de bonos del Estado y la sección sobre mercados de créditos, donde explicaban lo Ahora la ha conseguido, ¿qué piensa hacer 336 sedesarrollaban que ocurría enque el mercado de valores de renta fijacon y aella? menudo los términos utilizados. A continuación, comenzó a hacer una tabla con los precios de los bonos del Tesoro a largo plazo que le permitió apreciar las fluctuaciones de precios, observar las subidas y bajadas y, con el tiempo, comprender la relación entre el precio y el rendimiento. Aprendió a calcular el rendimiento corriente: . . . . tipo de interés anual según cupón rendimiento corriente = ---------------------- : -------- -------------precio actual Ya estaba lista para adquirir bonos por primera vez. Provista de los conocimientos recién adquiridos y de su entusiasmo, se presentó en persona en la agencia de valores con el dinero en la mano y abrió una cuenta. El agente que le asignaron cuando telefoneó la condujo a su despacho e intentó asesorar a esa novata inexperta. —Quisiera informarle sobre un fondo de inversión muy interesante, justo a su medida —comenzó. —Le agradezco su consejo —replicó Marilynn— pero yo quiero 5000 dólares (625 000 ptas.) de bonos americanos al 9 7/8 de interés facial y con vencimiento en noviembre del 2015. —Los bonos del Estado son una inversión un poco conservadora para alguien de su edad. ¿Qué le parece...? Pero Marilynn no se dejó convencer. Sabía lo que quería y recordaba que Joe decía que había que mantenerse firme. —Se lo agradezco, pero lo que yo quiero es 5000 dólares (625000 ptas.) de bonos americanos al 9 7/8 de interés facial y con vencimiento en noviembre del 2015. Al cabo de unos cuantos intentos, Marilynn logró lo que quería y formuló su pedido, que le fue con firmado pocas horas después. Al salir se sentía fuerte, segura de sí misma y bien encaminada. Aprender por sí sola y llegar a comprar su primer bono representaba todo un triunfo. «Fue maravilloso», comentaba entusiasmada, «y lo hice yo sola. Aprendí a hacer algo que me parecía imposible. Si yo puedo hacerlo, cualquiera puede». Superó este obstáculo en 1985 y varios años después dejó de trabajar en la cocina y la restauración para dedicarse a superar los nuevos retos que le planteaba la vida. El poder que consiguió siguiendo los pasos que la condujeron hasta el sueño imposible de la independencia financiera (antes de cumplir los cuarenta años) le fue muy útil en su vida de libertad. Cada vez que se le presenta un nuevo desafío y está a punto de tirar la toalla, se acuerda de la primera vez que fue a comprar bonos y al final acaba diciendo que sí a cada invitación a seguir creciendo y superando sus propios límites. Ahora que ya tiene una idea general sobre los bonos del Tesoro y de los organismos públicos, ha llegado el momento de analizar los elementos de un programa de inversiones IF.

LOS COLCHONES FACILITAN EL ATERRIZAJE Sea cual fuere su nivel de gastos mensuales, ha de tener a su disposición seis veces esa cantidad en una cuenta bancaria o en un fondo común de inversiones. Uno no consigue la independencia financiera hasta que no dispone de un colchón para casos de emergencia y para sobrevivir durante los meses que transcurren entre un pago de intereses y el siguiente. Sin embargo, aparte de agilizar el flujo de dinero que entra y sale de su vida, el colchón tiene otra función primordial. Así como las dudas de Ned Norris acerca de su propia conciencia crecían más aprisa que la inflación, es posible que dude si lo que hoy le resulta suficiente seguirá siendo suficiente mañana. Un colchón hace desaparecer estas dudas. Rosemary Irwin se iba poniendo cada vez más nerviosa a medida que se acercaba el punto de equilibrio previsto. Estaba acostumbrada a su trabajo y le

asustaba la idea de renunciar a unos ingresos seguros y depender sólo de lo que produjeran los bonos. Si lo analizaba racionalmente, sabía que los bonos le Ahora que ingresos la ha conseguido, ¿qué piensa hacerpero con ella? 337 modos sentía un producirían unos más que suficientes, de todos temor irracional a no poder volver al mercado laboral en caso de que la IF no funcionara. «A lo mejor es lo mismo que les ocurre a los trapecistas cuando se deciden a saltar de un trapecio a otro» pensaba. Tenía la red de seguridad (el colchón) en el lugar justo, pero le parecía muy lejos. Entonces decidió acercar el colchón y asegurarse, duplicándolo. Con una cantidad mayor de dinero en el banco, le costó menos vencer el temor interior que insistía: «¿Y si pierdo el coche y me enfermo de gravedad y se me quema la casa, todo al mismo tiempo?» A medida que Cari Merner se iba acercando a la IF, igual que a Rosemary, cada vez le apetecía menos renunciar a las entradas que le brindaba su empleo y que llenaba sus arcas desde hacía más de doce años. Riendo, sostiene que el programa tiene que incluir un décimo paso: no dejar de renunciar al empleo, porque se dio cuenta de que, después de haber dedicado la mayor parte de su tiempo y su inteligencia a ser programador, se había acostumbrado a depender del dinero para solucionar las dificultades de la vida. Sus dudas tenían que ver con el mantenimiento de la casa y el coche si no tenía dinero suficiente para pagar un pequeño ejército de mecánicos, fontaneros, techadores y fumigadores. Para vencer el temor, decidió convertirse en un experto conocedor sobre la forma de mantener la casa y el coche, colaborando como aprendiz con algunos expertos y leyendo todo lo que encontró en la biblioteca. Transformar los temores en desafíos es la síntesis de la forma de pensar con IF. Ted y Martha Pasternak desarrollaron una estrategia distinta para sus temores, que tuvo especial importancia para ellos porque su hijo Willie y su IF llegaron casi al mismo tiempo. Aunque no tenían intención de que Willie se convirtiera en un niño estadounidense medio de 100 000 dólares (12500000 pesetas), sabían que sus dieciocho años de trabajar como padres a tiempo completo les depararían muchas sorpresas financieras, de modo que elaboraron lo que ellos llamaron un gráfico vital para los tres. Para cada año desde ese momento hasta que cumplieran los ochenta y cinco años se preguntaron qué necesidades o deseos podrían aparecer. Incluyeron todos los gastos normales para educar a un niño sano, sin mimarle en exceso, como aparatos de ortodoncia, profesores particulares, campamentos de verano y el primer coche, y calcularon lo que podría costar cada cosa. A continuación compraron un instrumento de inversión llamado certificado de depósito de cupón cero (es decir, bonos del Tesoro sin intereses, que se compran con grandes descuentos pero que se devuelven al valor nominal, muy adecuados sobre todo para cubrir necesidades futuras de efectivo) con distintos bonos que vencían en cada uno de los años en los cuales Willie necesitaría algo más caro. Y si Willie no precisaba ortodoncia o decidía no ir al campamento de verano, podían reinvertir ese dinero en bonos del Tesoro. También previeron sus propias necesidades razonables, como vivienda, atención sanitaria, educación y viajes, y calcularon cómo podrían moverse con tranquilidad con una combinación de colchón y reserva secreta. Incluso se plantearon el temor de que esto no funcionara, teniendo en cuenta que siempre podrían volver al empleo remunerado durante algún tiempo si tuvieran que solucionar cualquier cambio imprevisto en su estilo de vida. Después de analizar todos sus temores y de prever los fondos necesarios para resolverlos, en la actualidad están muy tranquilos y además tienen proyectada una vida feliz y satisfactoria para los tres, donde hasta los habituales reveses de la fortuna forman parte de la aventura de vivir. Ya se han embarcado en el futuro y han abandonado los temores y misterios que con tanta frecuencia mantienen a los demás aferrados a su trabajo. Su colchón les ayudará a manejar sus preocupaciones, tanto porque les demuestra que carecen de fundamento como porque les brinda el efectivo necesario para resolverlas. Y además está la reserva secreta, que sigue ampliando el colchón e incluso incrementa el capital que tiene para invertir en bonos.

¿QUÉ ES LA RESERVA SECRETA? Y ¿DE DÓNDE PROCEDE? Ahora que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 338

En tiempos de los pioneros, una reserva secreta era un hoyo en la tierra donde los viajeros enterraban las provisiones que resultaban demasiado pesadas para transportarlas, de forma que podían recuperarlas más tarde. En su programa IF, la reserva secreta es una reserva de dinero extra (aparte del capital y del colchón) que se acumula para usar más adelante. Los fondos que pasan a engrosar la reserva secreta proceden de diversas fuentes: f. En el cuarto paso uno se pregunta: «¿De qué forma cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para vivir?» La mayoría de las personas que elige la plena independencia financiera (jubilación anticipada) a fin de trabajar para hacer realidad sus sueños ve que sus gastos se reducen de modo significativo cuando abandonan el empleo remunerado: ya no se desplazan cada día para ir a trabajar, no gastan tanto en vestirse ni comen en restaurantes... De modo que como el punto de equilibrio depende del total de gastos mientras tienen un empleo remunerado, cuando alcanzan la independencia financiera, empiezan a acumular un ingreso extra. En esto consiste el y un poco más al que nos hemos referido en la definición de IF cuando hablábamos de tener lo suficiente y un poco más. 2. Continuar con los pasos después de la IF es algo natural; su experiencia de la integridad financiera y la inteligencia financiera está tan arraigada y resulta tan satisfactoria que no quiere detenerse. En realidad, incluso puede que aumente su entusiasmo porque, una vez alcanzada la IF, ya sabe que los principios funcionan. De modo que, entre los patrones de conciencia que ya están arraigados, la apreciación intelectual de la lógica evidente de los pasos y la experiencia de ver lo satisfactoria que resulta la vida cuando se tiene suficiente, puede que descubra que incluso gasta menos, aunque los ingresos se mantengan al mismo nivel, con lo cual aumenta su reserva secreta. He aquí lo que opina al respecto Wanda Fullner, una PIF que también es asesora financiera: En los quince años que llevo como asesora financiera, y teniendo en cuenta que los ingresos mensuales de muchos de mis clientes no superan los 1000 dólares (125 000 pesetas), no me he encontrado jamás con ninguna excepción a la regla de que si somos conscientes de los gastos, los orientamos deforma que coincidan con nuestro valores y tenemos un plan de ahorro adecuado, las oportunidades para que el capital crezca proliferan más allá de las expectativas.

3. A medida que pasa el tiempo, uno se da cuenta de lo sabias que han sido las decisiones que ha tomado en el sexto paso: los artículos adquiridos después de cuidadosos análisis no se estropean; su capacidad para mantener sus bienes materiales ha mejorado enormemente, y no hace falta reemplazarlos con tanta frecuencia como antes; ya no se deja tentar por las últimas novedades ni las mejoras más recientes; su universo material ocupa el lugar que le corresponde. Sin embargo, como el coste original de estas adquisiciones ha inflado sus gastos mensuales antes de llegar al punto de equilibrio, ahora descubre que gasta menos de lo que gana cada mes. Más reserva secreta. 4. El total de gastos mensuales incluía impuestos nacionales, autonómicos y municipales correspondientes a unos ingresos considerables que incluían cifras bastante elevadas que iban a parar a sus inversiones en IF. Después de la IF, el total de ingresos mensuales apenas supera el total de gastos y ahora paga mucho menos de impuestos. Más reserva secreta. Incluso bastantes PIF ya no tienen que preocuparse por pagar sus impuestos, porque han comprobado que pueden vivir perfectamente con unos ingresos inferiores al mínimo imponible. Esta situación resulta muy gratificante, tanto para los que no están de acuerdo con el uso al cual se destinan sus contribuciones, como para los que disfrutan dando la espalda al Estado. 5. Otra fuente de reserva secreta son los ingresos incidentales, que podrían incluir desde una herencia inesperada hasta que Hacienda le notifique que ha habido un error en una declaración de impuestos de hace dos años y le haga una devolución. 6. También se puede incrementar la reserva secreta como consecuencia de un empleo remunerado. Algunos PIF comprueban que, como consecuencia del nuevo sentido que han dado a su vida, a veces les conviene emplearse durante un

tiempo a fin de aprender algo nuevo. Para otros, unos ingresos extra les brindan una mayor seguridad, aparte de proporcionarles los fondos necesarios para que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 339 financiarAhora sus nuevos sueños. Wanda Fullner sabe que sus ingresos IF van a ser más que suficientes cuando inicie la siguiente fase de su vida, pero de momento los ingresos extra que recibe prestando servicios financieros en los que sólo cobra honorarios le permiten pagar los estudios universitarios de su hija. Marcia Meyer utiliza los ingresos que percibe por los trabajos temporales que realiza de vez en cuando para aumentar su reserva secreta a fin de viajar cuando le apetezca, como ha hecho hace poco, cuando enfermó un familiar que vivía a más 3 000 kilómetros de distancia. Cómo librarse de la reserva secreta Su objetivo primordial en el camino hacia la IF es conseguir una reserva en forma de tiempo y energía... además de utilizar ese tiempo y esa energía de la forma que le resulte más satisfactoria. Pero es muy posible que esa reserva llegue a sus manos también en forma de dinero. Para el lector que se encuentra por primera vez con las ideas que se exponen en el libro, o que hace pocos meses que aplica los distintos pasos, puede que el concepto de tener dinero extra le resulte el colmo de lo absurdo. El dinero que se acumula en su reserva después de la IF y que, por definición, no le hace falta para cubrir sus gastos cotidianos, tiene una función importante en el plan general de inversiones de IF. Como al lograr la ÍF uno rompe el nexo entre ingresos y opciones de estilo de vida (es decir, que el hecho de tener dinero no significa que tenga que gastarlo), este fondo de reserva no constituye una tentación. En primer lugar, esta reserva puede cumplir una función psicológica al demostrarle que tiene lo suficiente y, con el tiempo, un poco más, con lo cual desaparecen las dudas que le quedan. En el caso improbable de que, en alguna de sus categorías de gastos, la inflación creciese por encima de su creciente capacidad y su conciencia para utilizar los recursos con inteligencia, el fondo de reserva le permite superar el inconveniente. Con este fondo se reemplazan los artículos de mayor envergadura que necesita para seguir llevando el estilo de vida que ha elegido cuando finalmente se estropean, como el coche, la bicicleta o las coronas de los molares. Los proyectos y causas en las que participa a veces precisan una inyección de capital para cumplir un objetivo específico; en esos casos, usted puede proporcionar ese capital sin perjudicar su capacidad para brindar su aporte más valioso: su propia energía vital. Esta reserva le permite también manifestar su generosidad con sus familiares y amigos. Amy Dacyczyn, la directora de The Tightwad Gazette, explica la importancia que ha tenido esta generosidad para ella: Sin embargo, no gasto poco. Llamo a mi abuela a larga distancia y le dejo hablar todo lo que quiera, sin preocuparme por la factura del teléfono, porque sé que sólo la tendré durante un tiempo limitado. También hacemos donativos a la iglesia y a otras causas que se lo merecen. Si uno administra sus recursos para disponer de un excedente, se puede permitir ser generoso. Y esto forma parte de lo que le falta a nuestra cultura últimamente: estamos tan ocupados con el trabajo (para que al final nada nos alcance, ni el tiempo ni el dinero) que no trabajamos como voluntarios ni damos lo suficiente. Si reinvierte estos fondos en los mismos instrumentos donde ha puesto el capital de la IF, podrá obtener un fondo de ayuda informal. Puede entregar los ingresos que obtiene de esas inversiones a las causas y proyectos que despierten su interés. (A propósito, los fondos de reserva de los autores han servido para crear y mantener la New Road Map Foundation durante los primeros años. Aunque disponíamos y todavía disponemos de más que suficiente para nosotros mismos,

este servicio daba origen a gastos de impresión, franqueo y transporte que, en un principio, se cubrían con nuestras reservas.) Ahora queque la ha el conseguido, con ella? Es posible trabajo ¿qué quepiensa hagahacer después de340la IF le presente oportunidades interesantes en otras partes del mundo (como en el caso de Sally Morris, que deseaba establecer una clínica en África) y tendrá que pagarse el billete hasta allí. Sin embargo, fíjese en que no hemos mencionado ningún gasto absurdo como podrían ser dos semanas de vacaciones en el Caribe. No hay nada que lo prohiba en el programa IF, pero la mayoría de los PIF que conocemos encuentra su vida tan satisfactoria que irse de vacaciones les parece una tontería, a menos que tenga alguna relación con el servicio que prestan. De esta manera, Evy McDonald realizó el viaje a Europa que siempre había soñado, con todos los gastos pagados. Los planes de Evy McDonald dieron un giro radical cuando su enfermedad terminal remitió. Como le quedaba mucha vida por delante, se dedicó a diversos proyectos, uno de los cuales era buscar la manera de compartir con la comunidad médica todo lo que había descubierto en relación con la salud. Por lo único que sentía un poco de nostalgia de su vida anterior era por los viajes. Como profesional de éxito le encantaba subirse a un avión para ir a pasar un fin de semana con amigos o para cambiar de clima. No obstante, lo que nunca había hecho era viajar a Europa y ya había perdido las esperanzas, pensando que jamás podría reunir la reserva suficiente para darse semejante lujo, Pero además, sus valores cambiaron de tal manera que ni siquiera justificarían el tipo de viaje apresurado por todo el continente con el que siempre había soñado, de modo que renunció a su fantasía y siguió viviendo su realidad. Varios años después, recibió una carta de los organizadores de una conferencia médica internacional que estaban tratando de darle un talante valiente e innovador, y pensaban que su historia crearía el impacto adecuado. La invitaban a ir a Italia para hablar en el banquete de clausura, con todos los gastos pagados, desde luego. Por medio de los contactos que estableció en esta conferencia, Evy creó relaciones laborales que al final no sólo la condujeron hacia su proyecto de investigación sobre la esclerosis lateral amiotrófica sino que siguió recibiendo invitaciones para dar charlas en el extranjero. Evy dice que su servicio consiste en trabajar para Dios y comenta con ironía: «No son los sueldos que establece el sindicato, pero los incentivos son espléndidos.» Con frecuencia llegan hasta nosotros este tipo de historias con respecto a personas que han elegido invertir el cien por cien de su tiempo en proyectos acordes con el propósito que tienen en la vida.

SÍ, PERO ¿Y SI TODOS HICIERAN LO MISMO? El primero que pronunció esta frase fue un cavernícola de nombre Og cuando otro cavernícola descubrió el fuego. También se la dijeron a un agricultor de Mesopotamia cuando le comunicó a su esposa que quería irse a algo que llamaban la ciudad. Parece una reacción natural del animal humano que, cuando se le propone un cambio, lo primero que se le ocurre es pensar en inconvenientes, aspectos negativos, «sí, pero...», «y si...». La cultura y la economía estadounidenses han pasado por muchos cambios a lo largo de sus quinientos años de historia, cambios en aspectos fundamentales, modas y caprichos pasajeros. Hemos pasado por la agricultura, el mercantilismo, la industrialización, la tecnología, la información y los servicios. Ha habido una expansión hacia el Oeste, los años veinte y la gran depresión, el Ford T, la moda de los coches antiguos, la furgoneta Volskwagen, el Honda Civic. Las faldas cortas, las largas, las minifaldas, las faldas se- milargas y las faldas hasta el suelo. La generación del amor, la dei yo, la del nosotros... Si los cambios económicos responden a los ciclos del capitalismo, o si no son más que fruto del azar, no tiene mayor importancia en este libro. Lo importante es recordar que habrá cambios. Y si bien es cierto que ninguna tendencia aparece

en un instante, no cabe duda de que vamos a ver cambios de sentido. A continuación mencionamos algunos de los cambios posibles. Ahora que la ha conseguido, ¿qué piensa hacer con ella? 341

♦ A medida que aumente el número de personas que opten por un estilo de vida más frugal, se irán retirando antes del mercado laboral y dejarán vacantes más puestos de trabajo. (Ya hay muchas empresas que favorecen la jubilación anticipada con incentivos interesantes.) Se podría evitar el problema del creciente desempleo si tuviéramos empleo en serie, es decir, si constantemente se crearan nuevos puestos de conductores de autobuses, recolectores de residuos, maestros, vendedores e ingenieros a medida que más personas logran la independencia financiera. Y no sólo eso, sino que disminuiría la presión sobre el planeta al serenarse la demanda de pleno empleo y el consumo incesante. ♦ A medida que los individuos desarrollen un mayor sentido de propósito con respecto a sus empleos (según lo indicado en el capítulo 7), aumentará la productividad, se recuperará la integridad en el lugar de trabajo y disminuirán las pérdidas producidas por el absentismo, la corrupción y la indiferencia de los trabajadores. El resultado serán productos mejores y más baratos. ♦ Con la desaparición del mito del desarrollo, las ciudades serán más habitables y habrá cuantiosos ahorros al no hacer ya falta un gobierno de crisis para todo, desde la recolección de residuos hasta los atascos en las autopistas, y desde la contaminación ambiental hasta la falta de agua. ♦ Seguirá en aumento el número de voluntarios: personas que trabajan en lo que creen, lo cual les brinda un profundo sentido de la colaboración, sin connotaciones económicas. Es muy posible que sean los voluntarios, en lugar de los expertos, quienes nos ayuden a superar las dificultades que estamos encontrando como especie, los desafíos sociales, políti- eos y medioambientales de las últimas décadas del segundo milenio. Harán falta grandes cantidades de energía y creatividad humanas para dar el siguiente paso en nuestra evolución sin caer en el estancamiento ni explotar a causa de las enormes tensiones no resueltas. Los genios creativos que hacen falta para esta transformación se pueden liberar de matarse trabajando, ya sea trabajando por períodos limitados hasta lograr la independencia financiera, o poniendo en práctica otras opciones prudentes para entrar en terrenos financieros más sólidos. ♦ Perderá impulso el frenesí consumista alimentado por la publicidad y el crédito fácil durante un cuarto de siglo. Como hemos señalado varias veces a lo largo del libro, nuestro consumo está íntimamente relacionado con los problemas medioambientales, ecológicos, sanitarios, sociales y políticos que afectan a nuestro planeta. A medida que aumente el número de personas que avanzan hacia un estilo de vida más sostenible y hacia un uso más consciente y satisfactorio de su energía vital, la reducción del impacto sobre el planeta producirá dividendos incalculables.

Conclusión: está en vías de recuperar el poder que ha entregado al dinero y a los expertos en dinero. Está en condiciones de convertirse en un administrador de su energía vital consciente, amable y experto conocedor. Esperamos que aplique estos pasos a sus propias finanzas y que aplique su energía vital a los desafíos que afectan a nuestra especie y a nuestro planeta. Le deseamos mucho éxito.

RESUMEN DEL NOVENO PASO Llegar a ser un experto conocedor de las inversiones rentables a largo plazo y administrar sus finanzas a fin de obtener ingresos seguros, constantes y suficientes durante el resto de su vida.

EPILOGO

NUEVE PASOS MÁGICOS PARA CREAR UN NUEVO PLANO

No hay ningún atajo más directo. Todo este libro, con los nueve pasos, es el mejor atajo. Resumimos a continuación los pasos para revisarlos y para que sirvan de referencia y recordatorio. En los capítulos correspondientes encontrará el contexto y los detalles imprescindibles. Los pasos son prácticas sencillas y de sentido común. Es absolutamente necesario seguir diligentemente todos los pasos, porque cada uno de ellos se levanta sobre el anterior, produciendo la «magia» de la sinergia: del todo que es más que la suma de las partes. Es posible que no se dé cuenta hasta que no haya seguido los pasos durante varios meses. La aplicación consciente de todos los pasos transforma automáticamente sus finanzas en un todo integrado por ser éste un método global.

El primer paso: Haga las paces con el pasado A: Cuánto dinero ha ganado en su vida. Averigüe a cuánto ascienden sus ingresos, sumando el total de sus ingresos íntegros, desde la primera peseta que ganó en su vida hasta el último sueldo que ha cobrado. CÓMO: ♦ Seguridad Social: solicitar un «certificado de ingresos». ♦ Copias de las declaraciones de renta. ♦ Talonarios de cheques; certificados de las empresas. PARA QUÉ: ♦ Para tener una idea clara de su capacidad para hacer que el dinero entre en su vida. ♦ Para eliminar imprecisiones y falsas expectativas en este sentido. ♦ Para inspirarle confianza y ayudarle a establecer sus objetivos. ♦ Porque ésta es una costumbre básica y fundamental para cualquier empresa... y usted es una empresa. B: Qué ha obtenido a cambio. Para averiguar cuál es su patrimonio neto, elabore un balance personal de su activo y su pasivo: todo lo que posee más todo lo que debe. CÓMO: ♦ Haga una lista de todos sus bienes a su valor actual de mercado. ♦ Haga una lista de todo lo que debe. ♦ Reste su pasivo de su activo para conocer su patrimonio neto. POR QUÉ: ♦ Porque nunca sabrá cuánto es suficiente para usted si no sabe lo que tiene. A lo mejor descubre que posee una gran cantidad de bienes materiales que no le producen satisfacción y puede que quiera convertirlos en efectivo. ♦ Porque ésta es una costumbre básica y fundamental para cualquier empresa... y usted es una empresa.

El segundo paso: Situarse en el presente — El control de la energía vital A: ¿A qué precio está canjeando su energía vital? Averigüe los costes reales, en tiempo y en dinero, necesarios paraEpílogo 343 mantener su trabajo y calcule lo que gana realmente por hora. CÓMO: ♦ Reste de sus ingresos brutos semanales los costes de transporte y ropa para trabajar; el coste adicional de comer fuera de casa; las cantidades que gasta en descompresión, recreo, evadirse y alejarse del estrés del trabajo; las enfermedades relacionadas con el trabajo, y todos los demás gastos relacionados con el mantenimiento de su puesto de trabajo. ♦ Sume a su semana laboral las horas que tarda en prepararse para ir a trabajar, en desplazamientos, descompresión, recreo, evasión, alejarse y hacer compras para sentirse mejor porque odia el trabajo, y todo el resto del tiempo que dedica al mantenimiento de su puesto de trabajo. ♦ Divida la cifra semanal en pesetas obtenida de la resta por la cantidad de horas semanales que le ha dado la suma; esto es lo que cobra realmente por hora. ♦ Los individuos que tienen ingresos irregulares pueden aplicar su creatividad calculando medias mensuales, una semana media, o lo que les resulte más efectivo. POR QUÉ: ♦ Porque ésta es una costumbre básica y fundamental para cualquier empresa... y usted es una empresa. ♦ Porque se trata del negocio de vender su recurso más precioso: su energía vital. Le conviene averiguar a qué precio la vende. ♦ Porque la cifra que resulta de este paso —lo que gana realmente por hora— se convierte en un ingrediente fundamental para transformar su relación con el dinero. B: Controle cada peseta que entra o sale de su vida CÓMO: ♦ Invente un sistema de registro que le resulte práctico (por ejemplo, una agenda de bolsillo). Apunte meticulosamente todos los gastos diarios. Apunte también todos sus ingresos. POR QUÉ: ♦ Porque ésta es una costumbre básica y fundamental para cualquier empresa... y usted es una empresa. ♦ Porque se trata del negocio de canjear su recurso más precioso: su energía vital. Gracias a este registro, podrá conocer en detalle lo que recibe a cambio.

El tercer paso: ¿Adonde va a parar todo eso? (La tabla mensual) ♦ Todos los meses confeccione una tabla con todos sus ingresos y todos sus gastos, dividida en categorías que respondan a su propio patrón exclusivo de gastos. ♦ Haga un balance de sus ingresos y sus gastos mensuales. ♦ Convierta las «pesetas» que ha gastado en cada categoría en «horas de energía vital», partiendo de lo que gana realmente por hora según los cálculos del segundo paso. CÓMO: ♦ Mediante sencillas operaciones aritméticas. Sólo precisa una sencilla calculadora manual si ha olvidado cómo se suma y se resta a mano. Un programa informático de contabilidad sólo le será de utilidad si ya sabe utilizarlo. POR QUÉ:

♦ Porque ésta es una costumbre básica y fundamental para cualquier empresa... y usted es una empresa. 344 Epílogo se trata del negocio de canjear su recurso más precioso: su energía ♦ Porque vital. La tabla mensual le ayuda a trazar un retrato exacto de la manera en que vive realmente. ♦ Porque esta tabla mensual le sirve de base para el resto del programa. El cuarto paso: Tres preguntas que le van a cambiar la vida En la tabla mensual, formúlese estas tres preguntas en relación con los totales de cada una de sus categorías expresados en horas de energía vital y anote sus respuestas: 1. ¿He recibido satisfacciones, recompensas y valores proporcionales a la energía vital que he gastado? 2. Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida? 3. ¿De qué forma cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para vivir? Debajo de cada categoría, ponga alguna de las siguientes marcas: - Un signo menos (o una flecha hacia abajo) si no ha recibido satisfacciones proporcionales a la cantidad de horas de energía vital que ha dedicado a la adquisición de los bienes y servicios de esa categoría, o si ese gasto no concuerda con sus valores y su propósito, o si le parece que los gastos de esa categoría disminuirán cuando alcance la independencia financiera. + Un signo más (o una flecha hacia arriba) si piensa que al aumentar este gasto se incrementaría también su satisfacción, habría una mayor coherencia personal, o que el gasto aumentará cuando logre la independencia financiera. 0 Un cero si considera que la categoría está bien así como está. CÓMO: ♦ Con total sinceridad. POR QUÉ: ♦ Porque éste es el núcleo central del programa. ♦ Porque estas preguntas aclaran e integran sus ingresos, sus gastos, sus valores, su propósito en la vida, su sensación de satisfacción y su integridad. ♦ Porque le ayudará a descubrir cuánto es suficiente para usted. El quinto paso: Haga visible la energía vital Confeccione una gráfica grande donde figuren el total de ingresos mensuales y el total de gastos mensuales que aparecen en la tabla mensual. Colóquela en algún sitio donde la vea todos los días. CÓMO: ♦ Consiga una hoja grande de papel milimetrado (puede ser una hoja de 45 x 55 cm, o de 60 x 90 cm, aproximadamente, que tenga 10 cuadrados por centímetro). Elija una escala que le deje espacio suficiente por encima del máximo de gastos o de ingresos mensuales previstos. Use líneas de distintos colores para marcar los gastos y los ingresos mensuales. PARA QUÉ: ♦ Para conocer la tendencia de su situación financiera y darle la sensación de que avanza con el tiempo, y para hacer evidente la transformación de su relación con el dinero. ♦ Verá que la línea de los gastos baja a medida que la satisfacción sube, como consecuencia de la reducción «instintiva», automática, de los gastos en aquellas categorías que antes tenían un signo menos. ♦ Esta gráfica se convierte en la imagen de su avance hacia la plena independencia financiera, y le servirá durante el resto del programa. Le sirve de inspiración, estímulo, apoyo y como suave reprimenda.

El sexto paso: Valore su energía vital gastando lo menos posible

Si aprende a usar su energía vital (dinero) con inteligencia, tendrá menos gastos y más ahorros. De este modo obtendrá mayor satisfacción, integridad y coherencia en la vida. Epílogo 345

CÓMO: ♦ Todos los meses, formúlese las tres preguntas del cuarto paso. ♦ Aprenda a definir sus verdaderas necesidades. Epílogo 346 ♦ Tome conciencia de sus gastos. ♦ Domine las técnicas de gastar con sabiduría. Valor comparativo, calidad y durabilidad. POR QUÉ: ♦ Porque está gastando su bien más preciado: su energía vital. Sólo le queda una cantidad limitada. ♦ Porque está consumiendo los preciosos recursos del planeta. Lo que queda es una cantidad limitada. ♦ Porque no puede pretender que sus hijos —ni el gobierno— sepan lo que vale el dinero, si usted no se lo enseña. ♦ Porque la «calidad de vida» suele bajar a medida que sube el «nivel de vida». La curva de la satisfacción tiene un punto máximo; después de alcanzarlo, gastar más produce menos satisfacción.

El séptimo paso: Valore su energía vital elevando al máximo sus ingresos Respete la energía vital que invierte en el empleo. El dinero no es más que lo que recibe a cambio de su energía vital. Canjéelo teniendo en cuenta su propósito y su integridad por los ingresos más elevados que pueda. CÓMO: ♦ Pregúntese si se gana la vida o se mata trabajando. ♦ Examine la finalidad que le impulsa a tener un empleo remunerado. ♦ Separe el trabajo del sueldo a fin de abrir opciones nuevas para incrementar sus ingresos. POR QUÉ: ♦ Porque sólo le quedan una cantidad X de horas de vida. Decida cómo quiere utilizarlas. ♦ Romper el vínculo automático entre lo que es y lo que hace para «ganarse la vida» le dejará en libertad para elegir opciones más satisfactorias. El octavo paso: El capital y el punto de equilibrio Todos los meses aplique la siguiente ecuación al capital total acumulado y anote los ingresos mensuales de su independencia como una línea aparte en la gráf ica: capital Xlipo de interés actual a largoj>lazo = ¡ngresos mensuales derivados 12 meses inversiones

de

CÓMO: ♦ Averigüe cuál es el tipo de interés a largo plazo consultando el interés de los bonos del Tesoro a treinta años en la tabla de bonos del Tesoro que se publica en The Wall Street Journal o en los periódicos de cualquier ciudad importante. Cuando lleve unos cuantos meses siguiendo el programa, la línea del total de gastos mensuales habrá establecido otro patrón menor en zigzag a un nivel muy inferior al del comienzo. Trace una línea suave a lápiz para proyectar en el futuro la línea del total de gastos mensuales de la gráfica. ♦ Cuando lleve unos cuantos meses siguiendo el programa, la línea de sus ingresos mensuales derivados de inversiones habrá empezado a subir desde el borde inferior de la gráfica. (Si ha invertido el dinero según se indica en el noveno paso, la línea formará una curva ascendente, como consecuencia de la magia del interés compuesto.) Trace una línea suave a lápiz para proyectar hacia el futuro la curva de sus ingresos mensuales derivados de inversiones. En algún momento futuro, se cruzará con la línea del total de gastos mensuales. Esto es lo que llamamos el punto de equilibrio.

♦ La inspiración y el ímpetu irán en aumento cuando se dé cuenta de que sólo tiene que trabajar para ganar dinero durante un período limitado. POR QUÉ: Epílogo 347 ♦ Porque al llegar al punto de equilibrio habrá conseguido la independencia financiera. Los ingresos mensuales procedentes del capital invertido se habrán equiparado con los gastos reales por mes. ♦ Porque tendrá lo suficiente. ♦ Porque ahora tiene muchas oportunidades. ♦ ¡Celébrelo!

El noveno paso; El manejo de sus finanzas El último paso hacia la independencia financiera: llegue a ser un experto conocedor de las inversiones rentables a largo plazo. Invierta su capital de una manera que le proporcione unos ingresos seguros y suficientes para satisfacer sus necesidades básicas durante el resto de su vida. CÓMO: ♦ Capacítese para decidir por usted mismo acerca de sus propias inversiones, centrándose en los valores no especulativos más seguros, a largo plazo, de ingresos fijos, como los bonos del Tesoro y los de otros organismos públicos de su país. Razonando con claridad y con mayor conciencia, olvide el temor irracional a la inflación. ♦ Reduzca los elevados gastos, aranceles y comisiones de los intermediarios y los «productos» de inversión que tanto se comercializan. ♦ Confeccione su plan financiero sobre la base de los tres pilares: El capital: el núcleo rentable de su independencia financiera. El colchón: suficiente dinero en efectivo que genere intereses bancarios para cubrir seis meses de gastos. La reserva secreta: los excedentes de los fondos derivados de la práctica constante de los nueve pasos. Pueden servir para financiar su trabajo voluntario, o se pueden reinvertir para obtener un fondo de reserva que le sirva para reemplazar algún objeto que sea más caro, o para compensar las consecuencias ocasionales de la inflación, para regalar, etcétera. POR QUÉ: ♦ Porque la vida no se reduce a «de nueve a cinco» h

BIBLIOGRAFÍA

Argyle, Michael: The Psychology of Happiness, Nueva York, Methuen & Co., Ltd. 1987. Bender, Sue: Plain and Simple, San Francisco, Harper, 1989. Bergmann, Frithjof: On Being Free, Londres, University of Notre Dame Press, 1977. Bolles, Richard: What Color Is Your Parachute?, Berkeley, Ten Speed Press. Se reedita con frecuencia. Callenbach, Ernest: Ecotopia, Berkeley, Banyan Tree Books, 1975. (Trad. al cast., Enciclopedia Ecotopiana: guía para la supervivencia en la época de la inflación,

Miraguano, 1983.) Ecotopia Emerging, Berkeley, Banyan Tree Books, 1981. Carroll, Andrew: Volunteer USA, Nueva York, Fawcett Columbine, 1991. Center for Creative Community, director: Ivan Scheier, P.O. Box 2427, Santa Fe, Nuevo México 87504. Es un centro de investigación y práctica del voluntariado. Corrigan, Arnold y Phyllis C. Kaufman, Understanding Treasury Bills and Other U.S. Government Securities, Stamford, CT, Longmeadow Press, 1987. Dacyczyn, Amy: The Tightwad Gazette, Nueva York, Villard Books, 1992.

Daly, Hermán E. y John B. Cobb, Jr.: For the Common Good, Boston, Bea- con Press, 1989. Dappen, Andy: Cheap Tricks: lOOs Ways You Can Save l,000s ofDollars!, Brier WA, Brier Books, 1992. Dass, Ram y Paul Gorman: How Can I Help?, Nueva York, Alfred A. Knopf, 1985. During, Alan Thein: How Much Is Enough?: The Consumer Society and the Future of the Earth, Nueva York, W. W. Norton and Company, 1992. Ehrlich, Paul: The End of Affluence, Nueva York, Ballantine Books, 1974.

349 Bibliografía Eisenson, Marc: The Banker's Secret, Nueva York, Villard Books, 1991. Elgin, Duane: Voluntary Simplicity, Nueva York, William Morrow, 1993. 50 Simple Things You Can Do to Save the Earth, Berkeley, Earthworks, 1989. Frankl, Viktor E.: Man's Search for Meaning, Nueva York, Washington Square Press, 1963. (Trad. al cast., La voluntad de sentido: conferencias escogidas sobre logoterapia, Herder, 1994.) Freedman, Jonathan: Happy People, Nueva York, Harcourt, 1978. Harman, Willis y John Hormann: Creative Work, Indianápolis, Knowledge Systems, Inc., 1990. How Earth Friendly Are You? A Lifestyle Self-Assessment Questionnaire. Seattle, New Road Map Foundation, 1990. ($ 3, en Quality Tape Services, P.O. Box 15352, Seattle, WA 98115.) Kline Hunnicutt, Benjamín: Work Without End, Filadelfia, Temple Univer- sity Press, 1988. Intentional Communities: A Guide to Cooperative Living, Evansville, IN, Fellowship for Intentional Community, y Stelle, IL, Community Pu- blications Cooperative, 1990. Johnson, Warren: Muddling Toward Frugality, San Francisco, Sierra Club Books, 1978. Levering, Frank y Wanda Urbanska: Simple Living: One Couple's Search for a Better Life, Nueva York, Viking, 1992. «Living Together: Sustainable Community Development»: la Context, número 29. P.O. Box 11470, Bainbridge Island, WA 98110. $ 6 cada número. Longacre, Doris Janzen: Living More with Less, Scottsdale, PA, Herald Press, 1980. Lynberg, Michael: The Path with Heart, Nueva York, Fawcett Columbine, 1989. Malabre, Alfred L„ Jr.: Beyond Our Means, Nueva York, Random House, 1987. McCainant, Kathryn y Charles Durrett: Cohousing: A Contemporary Approach to Housing Ourselves, Berkeley, Ten Speed/Habitat Press, 1988. McLaughlin, Corinne y Gordon Davidson: Builders of the Dawn, Shutes- bury, MA, Sirius Publishing, 1985. McMillan, Bill: Volunteer Vacations, Chicago, Review Press, 1989. Meadows, Donella H., Dennis Meadows, Jorgen Randers: Beyond the Li- mits, Post Mills, VT, Chelsea Green Publishing Company, 1992. (Trad. al cast., Más allá de los límites del crecimiento, Aguilar, 1993.) Mellan, Olivia: Ten Days to «Money Harmony»: A Workbook for Individuáis and Couples, Para obtenerlo, hay que ponerse en contacto con Olivia Mellan & Associates, Inc., 1841 Columbia Rd„ N.W., Suite 209, Washington D.C. 20009, (202) 483-2660. Mogil, Christopher y Anne Slepian con Peter Woodrow: We gave Away a Fortune, Philadelphia, New Society Publishers, 1992. Myers, Norman, editor: Gaia: An Atlas of Planet Management, Nueva York, Anchor Books, 1984. (Trad. al cast., Atlas Gaia: la gestión del planeta, Blume, 1994.) Nader, Ralph y Wesley J. Smith, The Frugal Shopper, Washington D.C., Center for Study of Responsive Law, 1992.

Needleman, Jacob: Money and the Meaning ofLife, Nueva York, Doubleday, 1991. (Trad. al cast., Dinero y el sentido de la vida, Temas de Hoy, 1993.) Nichols, Donald: Treasury Securities: Making Money with Unele Sam, Chicago, Longman Financial Services Publishing, 1990. Ornstein, Robert y Paul Ehrlich: New World, New Mind, Nueva York, Doubleday, 1989. Saltzman, Amy: Downshifting: Reinventing Success on a Slower Track, Nueva York, Harper Collins, 1991. Schor, Juliet B.: The Overworked American, Nueva York, Basic Books, 1991. (Trad. al cast., La excesiva jornada laboral en Estados Unidos: la inesperada disminución del tiempo de ocio, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1994.) Schumacher, E. F.: Good Work, Nueva York, Harper and Row, 1979. Small Is Beautiful, Nueva York, Harper and Row, 1973.(Trad. al cast., Lo pequeño es hermoso, Blume, 1990.) Shames, Laurence: The Hunger for More, Nueva York, Times Books, 1989. Shi, David: The Simple Life, Nueva York, Oxford University Press, 1985. Slater, Philip: Wealth Addiction, Nueva York, E. P. Dutton, 1980. Terkel, Studs: Working, Nueva York, Ballantine Books, 1974. The Tightwad Gazette, RR1, Box 3570, Leeds, ME 04263-9710. Doce números por 12 dólares. VandenBroeck, Goldian: Less Is More: The Art of Voluntary Poverty. Roches- ter, VT, Inner Traditions International, 1991. Wachtel, Paul: The Poverty of Affluence, Filadelfia, New Society Publishers, 1989. «What Is Enough?: Fulfilling Lifestyles for a Small Planet», In Context, número 26. P.O. Box 11470, Bainbridge Island, WA 98110. $ 6 cada número. Wilson, Marlene: You Can Make a Difference, Boulder, CO, Volunteer Management Associates, 1990.

hfci —

NOTAS

PRÓLOGO. ¿Para qué sirve leer este libro? 16 desde la década del cincuenta: «Personal Bankruptcies — the Big Leap» (gráfico), Wall Street Journal, 18 de junio de 1991. 16 por debajo del percentil 40: Kelley Holland, «Two Studies See Consu- mer Savings Rate Staying Slim», Seattle Post-lntelligencer, 13 de agosto de 1991.

16 el 19% en 1990: Oficina del Censo de Estados Unidos, Statistical Abstract Notas of the United 351 States: 1991 ( I I I a edición), Washington D.C., 1991, pág. 462. 16 ganar más dinero: Carol Hymowitz, «Trading Fat Paychecks for Free Time», Wall Street Journal, 5 de agosto de 1991. 16 Victoria Felton-Collins: Rebecca Teagarden: «The Last Taboo: Couples Must Learn to Talk about Money», Seattle Post-lntelligencer, 17 de febrero de 1990. 16 con respecto a 1970: The World Almanac and Book of Facts 1991 (Nueva York, Pharos Books, 1991), pág. 839. 16 individuo medio de cincuenta años ascienden a 2300 dólares: anuncio de Merrill Lynch, Wall Street Journal, 18 de septiembre de 1990. 16 tiempo libre por semana: «Are We All Working Too Hard?», Wall Street Journal, 4 de enero de 1990. 16 la competencia profesional: George Leonard, «An Avalanche of the Spirit», conferencia pronunciada en la asamblea anual de la Asociación de Psicología Humanística, el 17 de agosto de 1989. CAPÍTULO 1. LA TRAMPA DEL DINERO: EL VIEJO PLANO DEL DINERO 36 el ubicuo «estrés»: Douglas LaBier, Modern Madness (Reading, MA, Addison-Wesley Publishing Co„ 1986), según se publica en Cindy Skrzycki: «Is There Life After Success?», Washington Post Weekly, 31 de julio - 6 de agosto de t989. 36 hace cinco años: «Shoppers Are a Dwindling Species», Business Week, 26 de noviembre de 1990. 36 entre los 25 y los 45 años: Opinión Research Corporation. 1984; citado en La Bier, op. cit., pág. 13. 37 4,5% en 1990: «Incomes Jump in U.S., But Not Enough», Seattle Post- Intelligencer, 30 de enero de 1991. 37 en 1988 incluso llegó al 4,1 %: Mary Ganz y Cari Irving, «Americans Bo- rrow to Consume, Japanese Pay Cash and Save», Seattle Post-lntelli- gencer, 19 de junio de 1989. 37 8, 6 % : Charles Wolf, Jr., «Our Problem Isn't So Much Borrowing», Wall Street Journal, 28 de setiembre de 1984. 37 su renta disponible: Marcus W. Brauchli, «U.S. Tells Japanese Thrift Isn't a Virtue If Imports Are Low», Wall Street Journal, 6 de setiembre de 1989. 37 más que en 1980: Rick Gladstone, «Frugality Is a Key Word for 1991», Seattle Post-Intelligencer, 24 de diciembre de 1990. 37 desempleados: «Young, Gifted and Jobless», Newsweek, 5 de noviembre de 1990, pág. 48. 39 sentirse solos: investigación de Roy Kaplan, según se cita en Kathleen Brooks, «Will a Million Let You Feel Like a Million?», Seattle Times, 9 de octubre de 1985. 43 las fauces del tigre: Robert Ornstein y Paul Ehrlich, New World, New Mind, Nueva York, Doubleday, 1989. 44 según las encuestas: Paul Wachtel, «The Case Against Growth», New Age Journal, noviembre-diciembre de 1988, pág. 23. 45 millones de especies: Hermán E. Daly y John B. Cobb, Jr., For the Com- mon Good, Boston, Beacon Press, 1989, págs. 143-144. 48 impulso, notable: Benjamín Kline Hunnicutt, Work Without End, Fila- delfia, Temple University Press, 1988, pág. 44. 48 horas de ocio: ibídem, págs. 45-46. 49 una velocidad cada vez mayor: Víctor Lebow en Journal of Retailing, según se cita en Vanee Packard, The Waste Makers, Nueva York, David McKay, 1960, según el extracto publicado en Alan Durning, «Asking How Much Is Enough», en Lester

50 51 52 53

Brown y otros, State of the World 1991, Nueva York, W.W. Norton & Company, 352 Notas 1991, pág. 153. el titular de un periódico advertía: «Penny Pinching by Consumers May Tarnish Economy», Seattle Post-lntelligencer, 15 de marzo de 1991. antes de las nueve de la mañana: Durning, op. cit., págs. 162-163. países menos desarrollados: Paul Ehrlich, según se cita en Dianne Du- manoski, «The People Problem», Boston Globe, 5 de febrero de 1990. una nueva realidad: de Joñas y Jonathan Salk, World Population and Human Valúes: A New Reality, Nueva York, Harper and Row, 1981, según el extracto publicado en el folleto The S-Shaped Curve: Emerging Valúes in a New Reality (Beyond War, 222 High Street, Palo Alto, CA 94301, págs. 38-39).

CAPÍTULO 2. EL DINERO YA NO ES LO QUE ERA... Y NUNCA LO HA SIDO 91 antes de morir: Datos obtenidos del Centro Nacional de Estadísticas Sanitarias de Estados Unidos, Vital Statistics of the United States, anuario. Impreso por la Oficina del Censo de Estados Unidos. Statistical Abstract of the United States: 1991 ( I I I a edición), Washington, D.C., 1991, pág. 74.

CAPÍTULO 3. ¿ADONDE VA A PARAR TODO ESO? 117 tenga suficiente: Bob Schwartz, Diets Don't Work, Galveston, TX, Breakthru Publishing, 1982, pág. 173. 122 ha sido diseñado: «You and Your Shoes», revista Parade, 15 de julio de 1990, pág. 6. 123 de su cuerpo: tomado de una fotocopia sin fecha de un artículo publicado en el diario El País de Madrid: «Nueve españolas afectadas por el síndrome de la moda.»

CAPÍTULO 4. ¿CUÁNTO ES SUFICIENTE? ¿QUÉ ES ESTAR SATISFECHO? 149 con poco dinero: Amy y Jim Dacyczyn publican un boletín mensual, The Tightwad Gazette, RR 1, Box 3570, Leeds, ME 04263-9710. 161 nuestra propia misión: Joanna Macy, disertación pronunciada durante la conferencia «Espíritu de Servicio» en la Fundación Seva de Vancouver, Columbia Británica, en mayo de 1985. 163 fuera de uno mismo: Viktor E. Frankl, «The Feeling of Meaningless- ness: A Challenge to Psychotherapy» («La sensación de falta de sentido: un desafío para la psicoterapia»), American Journal of Psy- choanalysis. vol. 32, n. 1, 1972, pág. 86. 163 en la vida: Test del sentido de la vida; los derechos pertenecen a Psy- chometric Affiliates, Box 807, Murfreesboro, TN 37133. Hay que obtener su autorización para utilizar este test. 165 con sus acciones: Charles Givens, Financial Self Defense, Nueva York, Simón and Schuster, 1990, pág. 23. 176 cuidaba hasta la última peseta: Robert L. Rose. «For Welfare Parents, Scrimping Is Legal, but Saving Is Out», Wall Street Journal, 6 de febrero de 1990. 180 ambos al mismo tiempo: Buckminster Fuller, «Livingry: Artifacts for Human Success», Forum, J. C. Penney Co., Inc., noviembre de 1983, pág. 7.

181

182 182 183

aproximadamente 200 esclavos: Jeremy Rifkin, Entropy, Nueva York, Bantam, Notas 353

1981, pág. 136. (Trad. al cast., Entropía: hacia el mundo invernadero, Urano, 1990.) estaba de moda: Janice Castro, «The Simple Life», Time, 8 de abril de 1991, pág. 58. símbolo principal de una elevada posición social: Ronald Henkoff, «Is Greed Dead?», Fortune, 14 de agosto de 1989, pág. 41. egoísmo e irresponsabilidad: Lewis Thomas, «The Iks», Island in Space, Asociación de las Naciones Unidas de Canadá, 1986, págs. 18-19.

CAPÍTULO 5. COMPRUEBE SUS PROGRESOS 200

201

cada dólar que ganan: Alfred L. Malabre, Jr., Beyond Our Means, Nueva York,

Random House, 1987, pág. 27. El autor sostiene que, después de la Segunda Guerra Mundial, en Estados Unidos se solicitan cada vez más préstamos; recientemente, las compra-ventas a plazos ascendían a casi el 20 % de los ingresos personales. comprar en efectivo: David Wallechinsky y Irving Wallace, The Peo- pie's Almanac, Nueva York, Doubleday, 1975, pág. 341.

CAPÍTULO 6. EL SUEÑO AMERICANO... PERO CON POCOS RECURSOS 212 inflar su yo: Thorstein Veblen, The Theory of the Leisure Class, Nueva York, Modern Library, 1934, pág. xiv. 212 o a gastar: Carolyn Wesson, autora de Women Who Shop Too Much, Nueva York, St. Martin's Press, 1990 (Trad. al cast., Mujeres que compran demasiado: cómo superar la pasión por el consumo, Paidós Ibérica,

1991.), según se cita en Carole Beers, «Talking Shop to Those Who Can't Stop», Seattle Times, 6 de marzo de 1990. 212 algún centro comercial: «Big Spenders: As a Favored Pastime, Shop- ping 354 Ranks High with Most Americans», Wall Street Journal, 30 de julioNotas de 1987. 213 Council of Shoppmg Centers: «The Pleasure Dome: Offering More than Merchandise, Malls Today Are Centers of Community Life», Wall Street Journal, 13 de mayo de 1988. 213 Estados Unidos: Durning, op. cit., pág. 163. 213 rituales de comunión: Lewis H. Lapham, «An American Feast: You Are What You Buy», Wall Street Journal, 13 de mayo de 1988. 214 en la situación difícil en que nos encontramos: Malabre, op. cit., pág. 145. 215 se pudiera seguir usando perfectamente: John E. Young, «Reducing Waste, Saving Materials», en Brown y otros, op. cit., pág. 44. 222 el precio de venta: Jeffrey A. Trachtenberg, «Let's Make a Deal», Wall Street Journal, 8 de febrero de 1991. 223 comprar enseguida, sin pensar: Nina Darnton, «I Can Get It for You Resale», Newsweek, 3 de junio de 1991. 224 gastar esos 100 dólares: Georgette Jasen, «Paying Ofí Credit Card Debt Spells a Hefty Return», Wall Street Journal, 27 de noviembre de 1989. 224 el privilegio de usarla: David B. Hilder y Peter Pae, «Rivalry Rages Among Big Credit Cards», Wall Street Journal, 3 de mayo de 1991. 225 poco más de 19 años: «Paying Off Mortgage Early Doesn't Take Much», Seattle Times, 19 de marzo de 1991. 227 en invierno: Robert Sikorsky, Drive It Forever, Nueva York, McGraw- Hill, 1989, pág. 71. 230 mejora notable de la productividad: Maryrose Wood, «Phoning It In», Desktop, vol. III, n. 2, pág. 46. 231 las enfermedades suponen un límite: Norman Cousins, discurso pronunciado en la Unity Church de Seattle, en 1989. 233 de la actividad cotidiana: Bryant A. Stamford y Porter Shimer, Fitness Without Exercise, Nueva York, Warner Books, Inc., 1990. 235 obtendrá 1851313 de dólares canadienses: «Financial Security Going Up in Smoke», Vancouver Sun, 2 de diciembre de 1985. 236 entre otras cosas: Bob Keith, «Eating on a Pack a Day», Living Well (boletín de la Northwest Health Foundation), verano de 1988, págs. 3-4. 236 mientras conduce: Natalie Angier, «Surprising Fact about Sleep», Reader's Digest, junio de 1991 (condensado del New York Times del 15 de mayo de 1991), pág. 33. 239 lugar donde vivir: Home Price Comparison Index, Seattle Times, 27 de mayo de 1991. 239 e incluso Tucson, Arizona: «Rent Variations», Parade, 1 de diciembre de 1991, pág. 16. 247 en otras actividades: Daly y Cobb, op. dt., pág. 361. 248 se hacen más rápido: Tightwad Gazette, op. cit. Véanse los números 7, 2

y 1. 249

para ser exactos: World Almanac and Book of Facts 1991, Nueva York, Pharos

Books, 1991, pág. 550 y pág. 389. más de 100000 dólares: «Updated Estimates on the Cost of Raising a Child», Family Economic Review, 1987, pág. 30. 257 no se priva de nada: Tightwad Gazette, op. cit., octubre de 1990. 261 una relación de apoyo mutuo: Ernest Callenbach, «The Green Trian- gle», In Context, n° 26, verano de 1990, pág. 13. 264 calentamiento global: «Nylon Production Named as a Source of Ni- trous Oxide». Wall Street Journal, 22 de febrero de 1991. 256

266 de la responsabilidad universal: My Tibet, texto escrito por Su Santidad el 14° 355 Dalai Notas Lama del Tibet, fotografías e introducción de Galen Ro- well, Berkeley y Los Ángeles, University of California Press, 1990, pág. 55.

CAPÍTULO 7. POR AMOR O POR DINERO: VALORACIÓN DE LA ENERGÍA VITAL. TRABAJO E INGRESOS 269 nuestro egocentrismo innato: E. F. Schumacher, Good Work, Nueva York, Harper and Row, 1979, págs. 3-4. 269 por hacer algo desagradable: Robert Theobald, Rapids of Change, India- nápolis, Knowledge Systems, 1987, pág. 66. 270 tipo de muerte: Studs Terkel, Working, Nueva York, Ballantine Books, 1985, pág. xiii. 270 la manifestación visible del amor: Kahlil Gibran, The Prophet, Nueva York, Alfred A. Knopf, 1969, pág. 28. (Trad. al cast., El profeta: palabras de sabiduría y luz, Obelisco, 1994.) 271 horarios actuales de los bancos: Marshall Sahlins, Stone Age Economics, Chicago: Aldine-Atherton, Inc., 1972, pág. 23. (Trad. al cast., Economía de la Edad de Piedra, Akal, 1993.) 271 la revolución industrial: «From Joblessness to Liberation» (un artículo sobre Frithjof Bergmann), Green Light News, vol. I, n. 1, 1984, pág. 19. 271 más de tres horas: John Humphrey Noyes. The History of American Socialista, Filadelfia, Lippincott, 1870. 271 nos parezca importante: Paramahansa Yogananda, textos inéditos, 1934. 272 durante la depresión: Hunnicutt, op. cit., pág. 311. 272 al progreso económico, ibídem, págs. 313-314. 273 sin empleo: Rick Gladstone, op. cit. 277 si no fuera necesario: Michael Argyle, The Psychology of Happiness, Nueva York, Methuen and Co., 1987, pág. 50. 277 el porcentaje sería del 48 %: Carol Hymowitz, op. cit. 277 volcada al servicio de los demás: Amy Saltzman, Downshifting, Nueva York, HarperCollins, 1991, pág. 17. 289 reemplazada por máquinas: Willis Harman y John Hormaun, Creative Work, Indianápolis, Knowledge Systems, Inc., 1990, págs. 23-24. 293 propósito y sentido: Amy Saltzman, op. cit., pág. 16. 293 para nuestro tiempo libre: ibídem, pág. 200. 294 obligación de mantenerlas: Michael Phillips, The Seven Laws of Money, Menlo Park, Word Wheel, 1974, pág. 8. (Trad. al cast., Las siete leyes del dinero, Libros del comienzo, 1995.) 295 procedimientos burocráticos: At the Crossroads, Spokane: Communications Era Task Forcé, 1983, pág. 22. 296 por unos cacahuetes: Desmond Morris, The Biology of Art, Nueva York, Alfred A. Knopf, 1962, págs. 158-159. 297 lo que pudo haber sido: Richard Seven, «Getting a Life», Pacific, el dominical del Seattle Times, 4 de agosto de 1991, pág. 8. 297 distribución de ingresos: Willis Harman, «Work», en Alberto Villoldo y Ken Dynchtwald, eds., Millennium: Glimpses into the 21st Century, Los Ángeles, J. P. Tarcher, Inc., 1981.

CAPÍTULO 8. EL PUNTO DE EQUILIBRIO: EL TESORO AL FINAL DE LA GRÁFICA

328356 a Dios y al Dinero: Mateo 6:24, El Nuevo Testamento, Nueva versión Notas internacional, Grand Rapids, MI, Zondervan Bible Publishers, 1973. 328 no hay ninguna pega: Randi Rossman, «His Charity Is in the Bag», Santa Rosa Press Democrat, 9 de setiembre de 1984. 331 en su despacho: Janice Castro, op. cit. 334 mantienen unida la sociedad: Robert L. Payton, Centro de Filantropía, Universidad de Indiana-Universidad Purdue en Indianápolis, 550 West North Street, Suite 301, Indianápolis, IN 46202-3162. También discurso pronunciado en la conferencia de la Universidad Hofstra «Money - Lure, Lore and Liquidity», del 21 al 23 de noviembre de 1991. 339 recordaba esta experiencia: Alian Luks, «Helper's High», Psychology Today, octubre de 1988, pág. 42. 339 combatir las infecciones respiratorias: Eileen Rockefeller Growald y Alian Luks, «The Healing Power of ... Doing Good», American Health, marzo de 1988. 340 que lo ha conseguido: Margaret Mead, citada por Ivan Scheier en su monografía «Rules from Dreamers». Centre for Creative Community, P. O. Box 2427, Santa Fe, NM 87504. 340 del sector de los voluntarios: de un discurso pronunciado durante la conferencia «Choices for the Future» en Windstar, Snowmans, Colorado, en junio de 1986. producen milagros en medicina: de un discurso pronunciado en un intercambio informal de opiniones sobre el tema «Hacia dónde se encamina la investigación sobre la esclerosis lateral amiotrófica», celebrado en San Francisco del 12 al 13 de julio de 1986. soluciones (todavía no implementadas): Encyclopedia of World Problems and Human Potential, 2.a edición, Nueva York, K. G. Saur, 1986. no sus víctimas: citado en un discurso pronunciado por el Reverendo Alfred F.

Swearingen en una ceremonia para dedicar uno de los sueños de Ivan Scheier: una Cápsula del tiempo sobre el voluntariado, que se abrirá en el año 2050.

CAPÍTULO 9. AHORA QUE LA HA CONSEGUIDO, ¿QUÉ PIENSA HACER CON ELLA? 348 349

350

fondos de inversión y las acciones: «51 Million Americans Own Stocks, Poli Finds», Associated Press, Seattle Post-Intelligencer, 22 de mayo de 1991. productos que ellos recomiendan: Karen Slater y Earl C. Gottschalk, Jr., «Financial Planners Squabble over Creating Code of Conduct», Wall Street Journal, 14 de marzo de 1991. tanto como uno mismo: Andrew Tobías, The Only Investment Guide You'll Ever Need,

Nueva York, Harcourt Brace Jovanovich, 1978, pág. 95. 350 sus propios negocios: Andrew Tobías, The Only Other Investment Guide You'll Ever Need, Nueva York, Simón and Schuster, 1987, pág. 13. 350 de alto rango: Herbert Ringold, How to Lose Money in the Stock Market, Nueva York, St. Martin's Press, 1986, pág. 13. 356 el22 %: oído en un programa diario de la cadena de televisión PBS, titulado Nightly Business Report, el 26 de abril de 1991. 357 servicio en 1959: Patricia McLaughlin, «Nader May Look Like an Air- bag, but Fashion Doesn't Bankrupt Him», Seattle Times, 24 de julio de 1991. 359 cartilla de ahorros: Ringold, op. cit,, págs. 76-77. 359 estudio realizado por la Universidad de Minnesota: Business Builetin, Wall Street Journal, 18 de abril de 1991. 371 para la industria: «Brokers Averaged Pay of $79.169 in '90, Survey Says», Wall Street Journal, 24 de junio de 1991.

381 ni damos lo suficiente: Amy Dacyczyn en «What Is Enough?», producido por David Notas 357 Freudberg para Marketplace, en la Radio Pública Estadounidense, el 21 de junio de 1991.

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF