Guía de uso y manejo de bombillas-LED.pdf

July 13, 2017 | Author: JesúsAMacíasValderrama | Category: Incandescent Light Bulb, Light Emitting Diode, Lighting, Compact Fluorescent Lamp, Light
Share Embed Donate


Short Description

Download Guía de uso y manejo de bombillas-LED.pdf...

Description

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED Características y aplicaciones de las bombillas LED

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

Tabla de contenidos 1. Introducción 2. Tipos de bombillas: incandescentes, halógenas, tubulares, compactas y LED 3. Algunos mitos y realidades sobre bombillas que debes conocer 4. Las bombillas LED 5. Color, temperatura del color, luminosidad y potencia de las bombillas LED 6. Equivalencias LED con otros tipos de bombillas 7. Cambiar bombillas incandescentes por iluminación con LED 8. Sustituir fluorescentes, bombillas compactas y lámparas tubulares por bombillas LED 9. Cambiar halógenos por LED 10. Los tipos de lámparas LED más apropiadas para cada espacio

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

2

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

3

1. Introducción La industria de la iluminación, y en concreto la dedicada a la producción y comercialización de lámparas y bombillas, vive uno de sus momentos de mayor transformación. Entre otros motivos, la progresiva extinción de las bombillas incandescentes tradicionales dispuesta por la directiva europea que acabó con su fabricación, definitivamente, en septiembre de 2012, junto a los grandes avances en investigación y desarrollo que han permitido encontrar alternativas con grandes ventajas, como las que ofrecen las bombillas LED, mucho más eficientes en todos los aspectos, han transformado de un modo radical la consideración de la iluminación en todo tipo de espacios. El objetivo de la presente guía es ofrecer algunos consejos sobre la manipulación y el uso de lámparas LED, brindando información esencial sobre este y otro tipo de bombillas, mediante comparativas y algunas especificaciones técnicas que permiten, al lector, aumentar su conocimiento sobre una tecnología que dará mucho que hablar en un futuro muy cercano.

Tipos de bombillas Antes

de

adentrarnos

en

las

especificidades

y

las

posibilidades que ofrecen las bombillas LED, es importante conocer

qué

tipos

de

bombillas

podemos

encontrar

habitualmente en el mercado, destacando las de uso más común y poniendo de relieve sus características principales. Los tipos de bombillas que manejaremos serán básicamente 5: las bombillas incandescentes, de tipo tradicional, que progresivamente irán desapareciendo del mercado europeo con la intención de reducir las emisiones de dióxido de carbono

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

y mejorar la eficiencia energética en todo el territorio de la Unión Europea; las bombillas halógenas, ampliamente utilizadas como soluciones para iluminación focal, y que siendo una variante de las primeras mejoran el aprovechamiento del consumo eléctrico transformando una mayor cuota de electricidad en luz, entre otras características que comentaremos en su momento; las bombillas tubulares, que en última instancia remiten a fluorescentes y bombillas con un reducido consumo pero con una alta peligrosidad medioambiental; las bombillas compactas, frecuentemente denominadas «de bajo consumo» pero que acostumbran a ser bombillas y lámparas fluorescentes compactas, y por último las bombillas LED, las grandes desconocidas por la mayoría del público general pero que presentan tantas ventajas que dejan, a sus rivales, fuera de combate en la mayoría de las comparativas realizadas.

Mitos y leyendas sobre bombillas También el mundo de las bombillas y la iluminación en general está repleto de mitos y leyendas urbanas, algunas de las cuales trataremos de desmentir y otras de corroborar como ciertas para que, ante la disyuntiva o la duda entre elegir uno u otro tipo de bombilla, tengamos a nuestra disposición las herramientas necesarias para actuar con el mejor criterio posible.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

4

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

Entre otros, los asuntos relacionados con la eficiencia, el consumo, la aportación de calor, la resistencia ante elementos externos, posibles golpes y otros percances, y los riesgos de contaminación que suponen los distintos tipos de bombillas ocuparán un lugar especial en este apartado.

Las bombillas LED Tras repasar las ventajas que ofrecen las bombillas LED frente a otros tipos de bombillas, nos adentraremos en algunos de los entresijos del universo LED para descubrir y conocer sus componentes y características

principales,

su

funcionamiento básico, sus equivalencias al detalle con otras bombillas disponibles en el mercado para, finalmente, exponer las ventajas que ofrecen este tipo de bombillas con el suficiente conocimiento de causa.

Componentes y funcionamiento Empezando por repasar algo de historia sobre la invención y el desarrollo de la tecnología LED, nos ocuparemos de los componentes principales que conforman este tipo de bombillas y de qué modo se combinan para hacerlas funcionar.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

5

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

Características Plenamente inmersos en el conocimiento de los detalles de la tecnología que incorporan las lámparas y bombillas LED, investigaremos y sacaremos a relucir algunas de sus características principales, tales como el color, la temperatura del color, la luminosidad y la potencia, todos ellos factores clave que nos pueden decantar hacia un lado u otro de la balanza en el momento de apostar por una solución lumínica que dé respuesta a nuestras necesidades.

Equivalencias Es evidente que, antes de elegir un tipo u otro de bombillas, debemos conocer las respectivas equivalencias de consumo, potencia y durabilidad, entre otras. Para ello usaremos tablas comparativas que ilustrarán, de un modo sencillo y comprensible, las diferencias y/o semejanzas existentes entre los distintos tipos de bombillas analizados.

Ventajas Finalmente, relacionaremos lo comentado en los apartados anteriores con las ventajas y los inconvenientes que representa apostar por la tecnología LED frente a otras posibilidades, usando información objetiva y valorando distintos casos concretos de aplicación. La conclusión, que puede avanzarse ya por evidente, es que las bombillas LED representan un

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

6

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

importante avance en cuanto a fiabilidad, seguridad, eficiencia y versatilidad.

Las bombillas LED y los espacios interiores Concluirá esta guía sobre el uso y la manipulación de bombillas LED un capítulo dedicado a ofrecer algunos consejos prácticos sobre la implementación de lámparas LED según el tipo de espacio que se trate, centrando nuestra atención especialmente en los espacios interiores. Las especificidades de espacios y estancias como baños y cocinas, salones y lugares de uso común, despachos, oficinas y comercios condicionarán la elección de un tipo u otro de soluciones lumínicas, que trataremos con detalle aportando respuestas prácticas a cada una de las necesidades expuestas, recurriendo a las últimas innovaciones del sector y mencionando algunos de los dispositivos de última generación para la gestión de la iluminación ya disponibles en el mercado, como el nuevo sistema de gestión Simon Scena.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

7

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

8

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

9

2. Tipos de bombillas: incandescentes, halógenas, tubulares, compactas y LED Saber distinguir entre los tipos de bombillas básicos que existen en el mercado es fundamental para sacar el máximo partido a lámparas y accesorios varios de iluminación, reduciendo a la vez el consumo de electricidad y, con ello, el coste de la factura del suministro de luz en nuestros hogares y negocios.

Es importante tener en cuenta que algunos tipos

de

bombillas

se

ofrecen,

habitualmente, con precios de venta al público algo superiores a los demás y que, aunque normalmente sea así, no en todos los casos se compensa el gasto en la compra con un ahorro en consumo. No obstante, esta cuestión la trataremos con algo más de detenimiento en el siguiente capítulo de esta guía, «Algunos mitos y realidades sobre bombillas que debes conocer».

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

10

Un poco de historia Aunque el titular de la primera patente de bombilla incandescente de larga duración fuese Thomas Alva Edison, como bien sabemos, la invención de la bombilla como tal no puede atribuirse a un único nombre. Henry Howard, Mathew Evans, William Sawyer, el ruso Alexander Lodygin, el alemán Heinrich Goebel o el científico británico Warren de la Rue fueron, entre otros, algunos de los precursores más ilustres de la bombilla incandescente de filamento de carbono con la que Edison logró pasar a la historia.

En un primer momento, las bombillas eran todas de tipo incandescente, compuestas por una base de casquillo metálico, una ampolla o bulbo de vidrio que contenía gas inerte, y en su interior un filamento que en un primer momento era de carbono (bombilla de Lodygin y Edison) y, más adelante, de wolframio (o tungsteno), el metal con el punto de fusión más alto y el elemento químico conocido con el umbral de ebullición más elevado. Hoy, las bombillas incandescentes que todavía se comercializan son principalmente de tungsteno, aunque en 2009 y por una directiva de la Unión Europea se empezó a limitar su producción y comercialización (en septiembre de 2012 se dejaron de producir definitivamente), con el fin de eliminar las bombillas incandescentes del mercado en pocos años, reemplazándolas por otro tipo de bombillas más eficientes, como las fluorescentes

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

11

compactas o las que usan tecnología LED. Claro está que, a parte de las mencionadas a continuación, existen otros tipos de bombillas disponibles en el mercado. Sin embargo, las hemos descartado de nuestra selección por ser más apropiadas para usos profesionales y revestir un escaso interés para el consumo doméstico.

Tipos de bombillas Bombillas incandescentes Es el tipo de bombilla más antiguo (como decíamos anteriormente) y de uso más extendido en todo el mundo. Se compone de un casquillo metálico con un pie de contacto eléctrico, aislado del resto de la bombilla, y de una envoltura de vidrio que contiene un gas inerte o noble (habitualmente kriptón) para evitar tanto la combustión del filamento, también contenido en su interior, como su volatilización debido a las altas temperaturas que adquiere. De ahí procede su nombre: el filamento entra en combustión por la corriente eléctrica que le transfieren dos hilos de contacto, de los cuales uno conecta con la base y el otro con el pie de la bombilla. La mayoría de las bombillas incandescentes se fijan a los portalámparas por el casquillo mediante un sistema de

rosca,

con

internacionalmente

por

medidas un

código

estandarizadas alfanumérico

compuesto por la letra E (en homenaje a Edison), un guión y un número que designa los milímetros de la rosca. Las más habituales son las bombillas E-27, de rosca estándar, y las E-14, de rosca menor y aptas para lámparas de baja potencia.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

12

Pese a ofrecer una luz cálida y acogedora, presentar un precio de venta muy asequible y ser, todavía hoy, las más usadas, las bombillas incandescentes se hallan en pleno proceso de extinción dada su escasa vida útil y ofrecer un rendimiento luminoso muy inferior al de otros tipos de bombillas (entre 12 y 18 lúmenes por vatio de potencia: 12-18 lm/W).

Bombillas halógenas Las bombillas o lámparas halógenas son una variante de las bombillas incandescentes compuestas, como las anteriores, por un filamento de tungsteno contenido en un bulbo de vidrio que encierra una mezcla de gas inerte con una pequeña cantidad de material halógeno, como bromo o yodo, todo ello manteniendo un perfecto equilibrio químico que aumenta la vida útil de la bombilla (hasta casi 4.000 horas en total) y la hace más eficiente que sus primas hermanas, las bombillas incandescentes, incrementando su rendimiento hasta los 20-30 lm/W aproximadamente. Algunas

bombillas

halógenas

necesitan

un

transformador para reducir la tensión que soportan hasta los 12 voltios, por norma habitual; pese a ello, y dada la reacción química que se produce en su interior, las bombillas halógenas alcanzan temperaturas de funcionamiento bastante superiores a las de las bombillas incandescentes.

Bombillas tubulares Como su nombre indica, este tipo de bombillas se distingue de los demás porque presenta una forma tubular, frente a la habitual forma abombada de las bombillas incandescentes tradicionales. Y aunque no es nada raro encontrar bombillas tubulares de tipo halógeno o

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

13

incandescente en el mercado, sobre todo destinadas a apliques y lámparas especiales, las más habituales y conocidas son las fluorescentes que, como los tipos de bombillas anteriores, también las podemos hallar en varias formas y de distintos tipos, potencias y espectros de colores.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de manipular bombillas tubulares fluorescentes es su peligrosidad: pese a su nombre, no suelen contener grandes cantidades de fósforo; en cambio, sí contienen vapor de mercurio, por lo que se debe evitar a toda costa el contacto directo con ellas en caso de rotura, y por supuesto se deben depositar en puntos de recogida especiales una vez terminada su vida útil. Pese a ello, las lámparas fluorescentes han evolucionado mucho en las últimas décadas, simplificando su instalación, reduciendo su peligrosidad para el consumidor y el medio ambiente, mejorando su eficiencia (entre 50 y 90 lm/W) y llegando a disponer, algunos modelos, de una vida útil de hasta 75.000 horas.

Bombillas compactas Las bombillas o lámparas compactas (o LFC, siglas de «Luminaria Fluorescente Compacta») son bombillas que presentan una forma muy similar a las incandescentes (casquillo y bulbo o tubo luminiscente), siendo en realidad pequeñas lámparas fluorescentes que, por este mismo motivo, deben ser tratadas con los cuidados y las atenciones

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

14

mencionados en el punto anterior. Pese a no ser todas las bombillas de bajo consumo iguales ni en forma ni en composición, es muy habitual identificar las LFC con las denominadas «bombillas ecológicas» o «lámparas de bajo consumo», sobre todo por su gran eficiencia (50-60 lm/W) y durabilidad (poseen una duración media de unas 8.000 horas aproximadamente).

Bombillas LED LED son las siglas, en inglés, de Lighting Emitting Diode, o lo que es lo mismo, diodo emisor de luz. Las lámparas LED pertenecen a uno de los tipos de bombillas más usados actualmente, y cuenta con una de las mayores perspectivas de crecimiento en cuota de mercado a corto y medio plazo dadas las grandes ventajas que presentan frente a otras clases de bombillas. Al contrario de lo que se suele creer, la iluminación LED no nace en un moderno laboratorio hace escasos lustros, sino que posee casi un siglo de historia, que repasaremos junto a algunas de sus principales ventajas a lo largo de esta guía.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

15

 

3. Algunos mitos y realidades sobre bombillas que debes conocer El mundo de las bombillas no está exento de mitos y leyendas, algunos de los cuales parten de una base real mientras que otros son completamente falsos e infundados.

Más allá de la mera curiosidad, conocer la verdad sobre estos mitos y diferenciarlos de la realidad puede afectar de un modo muy directo sobre su correcto uso, mejorar su rendimiento y reducir los peligros que entraña la manipulación y la gestión residual de algunos tipos de bombillas, tanto para las personas como para el medio ambiente.

Consumos Si en algún aspecto cabe resaltar algunas de las grandes

leyendas

que

existen

entorno

a

las

bombillas, este es sin duda el asunto del consumo.

Se ha escrito mucho acerca de la potencia y el consumo medio que presenta cada tipo de bombillas, algo

que

especificado

está por

perfectamente normativa

calculado

y

en los respectivos

envases, por lo que pocas dudas o confusiones caben al respecto en este sentido. Sin embargo, en

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

16

función de estos parámetros (potencia y consumo) se han sacado algunas conclusiones que en algunos casos han sido algo precipitadas y, en algunos otros, absolutamente desleales con la realidad.

Antes de entrar en detalles, veamos una tabla comparativa de la potencia eléctrica, entre 25 W y 125 W, de algunos de los tipos de bombillas que hemos comentado en el capítulo anterior de esta guía.

Incandescentes

25 W

40 W

Compactas

5W

8W

4W–9W

6 W – 12 W

LED

60 W

75 W

100 W

125 W

12 W

15 W

18 W

25 W

5W

10 W

12 W

15 W

Según esta tabla (y otras similares que podemos encontrar fácilmente en otras guías y manuales), resulta evidente que las bombillas LED son las más eficientes en la relación directa consumo-potencia, y que las bombillas incandescentes son claramente las menos eficientes en este mismo sentido. No obstante, algo que frecuentemente se obvia es que las bombillas incandescentes convierten en luz aproximadamente el 15 % de la energía que consumen, y en calor aproximadamente el resto de la energía consumida (el 25 % de un modo directo, y cerca de un 60 % mediante conversión previa en luz ultravioleta e infrarroja), con lo cual, en invierno o durante los meses fríos, la eficiencia total (emisión de luz + calor) de las bombillas incandescentes supera con creces la de otros tipos de bombillas, como las compactas, sobre todo cuando se usan en espacios reducidos y en lámparas de cercanía (mesitas de noche,

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

17

escritorios, etc.).

Con todo y pese a ello, la Unión Europea ha puesto fecha de caducidad a la fabricación y la comercialización de bombillas incandescentes, terminando con casi 140 años de historia. Y es que las cifras, estimadas en conjunto, no dejan lugar a dudas: sustituyendo las bombillas incandescentes por otras, como las bombillas de LED, se dejarían de verter a la atmósfera cerca de 20 millones de toneladas de CO2 al año, una cifra por supuesto nada despreciable y que permitiría cerrar para siempre algunas de las centrales eléctricas más contaminantes y obsoletas.

Peligros y riesgos de contaminación Claro que lo anterior está directamente relacionado con los peligros y los riesgos de contaminación asociados con el consumo de cada tipo de bombilla, pero por supuesto no es lo único que debemos tener en cuenta.

Todos los tipos de bombillas presentan algún que otro peligro, por pequeño que sea, para las personas y el medio ambiente, aunque algunos sobresalgan por encima de los demás. En este sentido, cabe destacar la facilidad con la que las bombillas incandescentes se pueden romper y fracturar, sobre todo cuando se manipulan en caliente. Esto, sumado a su alto consumo y baja durabilidad, las convierten en las menos

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

18

aconsejables de todas.

No obstante, los demás tipos de bombillas no están exentos de riesgos: los fluorescentes (tubulares o compactos), por ejemplo, entrañan grandes riesgos para la salud y el medio ambiente debido al vapor de mercurio que contienen; las bombillas halógenas, con menos sustancias contaminantes que las anteriores, alcanzan altas temperaturas durante su uso, hecho que obliga a tomar serias precauciones a la hora de manipularlas en caliente (pueden causar quemaduras de consideración), además de la fragilidad del cuarzo vitrificado con el que se fabrican, algo que obliga, en la mayoría de los casos, a eludir el contacto directo con la piel, incluso en frío, para evitar una más que posible rotura de la bombilla.

Por último, es evidente que las bombillas LED también presentan algunos inconvenientes en este sentido, aunque aquí el mito y la leyenda vuelva a hacer acto de presencia de un modo recurrente. Por ejemplo, al contrario de lo que se suele comentar en algunos ambientes y círculos de opinión, más o menos interesados, no es cierto que las bombillas LED contengan mercurio. Nada más alejado de la realidad. En cambio, sí es cierto que también las bombillas LED deben ser tratadas como residuos especiales cuando termina su vida útil, ya que también contienen otros materiales contaminantes. Sin embargo, su durabilidad es más alta que la de otros tipos de bombillas, y superan a las bombillas de bajo consumo, por ejemplo, en más de un 40 % respecto al aprovechamiento de la energía.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

19

4. Las bombillas LED La gran peculiaridad que presentan las lámparas de tecnología LED es que están compuestas, normalmente, por varias bombillas o ledes según la intensidad luminosa que se pretenda alcanzar. La tecnología que posibilitó el nacimiento de los ledes fue uno de los principales objetos de investigación y estudio de Oleg Lósev, un científico y prolífico inventor de origen ruso que en 1927 sentó las bases para que se inventara el primer LED. Sin embargo,

Lósev

falleció

durante

la

Segunda Guerra Mundial antes de que pudiese desarrollar plenamente la nueva tecnología lumínica que había descubierto. El primer LED fue inventado en 1962 por Nick Holonyak, científico asesor de la compañía estadounidense General Electric, y desde entonces hasta hoy la tecnología LED ha avanzado de un modo espectacular, postulándose actualmente como una de las más eficientes, ecológicas y rentables.

Evolución de las lámparas LED En un primer momento, durante la década de los 60 del pasado siglo, los ledes se empezaron a fabricar y a distribuir por circuitos comerciales con el fin de ser usados como indicadores de encendido y apagado, de fallos y otro tipo de estados que pudiesen afectar a aparatos eléctricos de cualquier tipo. El color de esos primeros ledes era básicamente rojo, aunque

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

20

también los había en verde y amarillo, y no era rara su utilización como indicador lumínico con código semafórico. Sin embargo, en la década de los 90, el desarrollo de la tecnología LED dio un gran salto hacia adelante con la invención de los ledes azules, blancos y ultravioletas, con lo que sus posibilidades de aplicación aumentaron exponencialmente hasta alcanzar el casi 95 % actual de adaptabilidad a cualquier tecnología de iluminación.

Componentes y funcionamiento Las bombillas LED están formadas por un ánodo (positivo) y un cátodo (negativo), y entre sus componentes principales destacan la lente (un encapsulado normalmente de plástico epoxi), un contacto metálico que realiza la función de hilo conductor, una cavidad reflectora (también denominada copa), un yunque y una plaqueta. Hay que tener muy en cuenta que los ledes admiten una potencia de entre 1,8 y 3,8 voltios, según el color y la potencia soportada por los componentes de cada tipo de LED, por lo que para

funciones

de

iluminación

suelen

presentarse en tiras de ledes que requieren el uso de un transformador, normalmente de 12 o 24 voltios, y por supuesto las correspondientes resistencias que limitan la corriente que pasa a través de ellos. No obstante, las soluciones comerciales de iluminación con LED incluyen todos estos componentes y en la práctica no requieren de ninguna instalación a parte o consideraciones especiales.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

21

Ventajas e inconvenientes de las bombillas LED Las ventajas que presenta la iluminación con LED frente a otro tipo de bombillas son múltiples y variadas, entre las cuales figura el importante ahorro energético que supone (cerca del 80 %), la gran fiabilidad y su resistencia a las vibraciones (lo que la hace especialmente indicada para su uso en alumbrado público y, sobre todo, en zonas con elevada actividad humana, ambiental y sísmica), su poco desgaste ante un uso continuado (incluso en intermitencia, o con apagado y encendido recurrentes) y su alto rendimiento lumínico frente a la escasa transformación que supone de energía eléctrica en energía calorífica, lo que la convierte en una iluminación muy segura a la hora de ser manipulada, incluso en caliente.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

22

Se estima que los ledes de luz blanca, los de más reciente creación y de mayor aplicación para alumbrado mediante focos y bombillas, pueden llegar a durar hasta 20 años, lo que equivale a una vida útil de más de 175.000 horas. Según el color y su longitud de onda, los ledes están formados por distintos componentes (algunos de los cuales, como ya hemos comentado, deben ser tratados convenientemente a la hora de reciclarlos dada su nocividad para el medio ambiente y la salud de las personas, como sucede con otro tipo de bombillas). Esta es la mayor desventaja que poseen los ledes, que por otro lado no es ni siquiera comparable a los peligros que supone el uso de otros tipos de bombillas.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

23

5. Color, temperatura del color, luminosidad y potencia de las bombillas LED En primer lugar, debemos advertir que la información contenida en este capítulo de la guía se considera complementaria, únicamente para que el usuario conozca más a fondo los detalles de la tecnología que tiene entre sus manos. De ningún modo, pues, su conocimiento es determinante para la correcta elección de una lámpara o bombilla LED. Los formatos comerciales que presentan las lámparas LED incluyen la información necesaria y disponen del color, la forma y la composición más idóneas para ser usadas con la máxima eficiencia y en función del fin al que se destinen.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

24

Color Una de las grandes asignaturas pendientes en cuestión de iluminación era la de lograr una alta determinación de color sin que eso supusiera un aumento considerable del consumo de energía, una relación que se establecía en proporción directa hasta la aparición de las bombillas LED. La capacidad de una fuente de luz para reproducir colores con fidelidad se determina o escala mediante un sistema internacional que toma como referencia la luz del día, el CRI (por su nombre en inglés, Colour Rendering Index) o Índice de Reproducción Cromática. Este sistema establece, en una escala del 0 al 100, la fidelidad con la que una fuente lumínica reproduce un determinado color. Como decíamos, antes de la irrupción de las bombillas y lámparas LED, a partir de 70 se consideraba un buen nivel de reproducción cromática, algo verdaderamente difícil (y caro) de conseguir. Sin embargo, actualmente la mayoría de ledes ofrecen un nivel cercano al 80, y algunos incluso del 90, sin que ello signifique un aumento en el consumo de energía, que se mantiene en mínimos (como corresponde a la tecnología LED). El CRI viene indicado en los embalajes y las informaciones contenidas en las lámparas y bombillas LED actualmente comercializadas. Normalmente, el nivel de CRI consta junto a la potencia, en un formato de 3 dígitos: ➔ Primer dígito: del 1 al 10. Indica el nivel CRI / 10. ➔ Segundo y tercer dígito: normalmente entre 30 y 65. Indica la temperatura del color / 100.

Así, por ejemplo, la fórmula 12W / 842 que podría aparecer en la caja de una bombilla LED indicaría, en primer lugar, que su potencia es de 12 W; el 842, a su vez, indicaría un CRI de 80 (por el 8), y una temperatura del color de 4.200ºK (por el 42), correspondiente a un blanco frío

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

25

Deluxe.

Temperatura del color Como ocurre con el resto de fuentes lumínicas, también la temperatura del color de las bombillas LED, es decir, su grado de calidez o frialdad, se determina por la correlación entre la medida de la temperatura (expresada en grados Kelvin) de una fuente incandescente y el color de la luz que esta emite. Según esto, la siguiente tabla identifica los distintos tipos de temperaturas de color según su medida científica, ordenados de mayor a menor calidez. Conocer esta correlación puede ser algo de gran utilidad a la hora de elegir correctamente el tipo de color según cada caso y en función de las propias preferencias y gustos del consumidor:

❖ Luz del día:

6.500ºK

❖ Blanco frío especial (normalmente descrito como Deluxe): 4.200ºK ❖ Blanco frío: 4.100ºK ❖ Blanco: 3.500ºK ❖ Natural: 3.400ºK ❖ Blanco cálido: 3.000ºK

Luminosidad La luminosidad que ofrecen los distintos tipos de LED varía según su composición, que como ya sabemos también determina el color del LED en cuestión. Los ledes de menor luminosidad son los de colores más tradicionales y usados desde hace décadas como indicadores lumínicos. Estos ledes de baja luminosidad, habitualmente

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

26

infrarrojos, suelen estar compuestos de arseniuro de galio y poseen una longitud de onda de unos 940 nm. En el otro extremo están los LED de alta luminosidad o ultralumínicos, principalmente blancos aunque también disponibles en otros colores, que se comercializan presentando varias formas, tamaños (desde los 3 hasta los 10 mm) y composiciones. Lo más importante a tener en cuenta a la hora de adquirir una bombilla o lámpara de ledes es su equivalencia de potencia con lo que nos es más conocido, es decir, con la que ofrecen las lámparas incandescentes y que normalmente encontraremos expresada de forma clara en los envases y envoltorios. Debemos recordar que cuanto mayor es la temperatura del color de las bombillas LED, mayor cantidad de lúmenes emite.

Potencia Como comentábamos en el capítulo anterior de esta guía, la potencia que admiten los ledes

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

27

cambia según el color y los componentes de los mismos. Por este motivo, es imprescindible conocer los valores de voltaje de cada LED que, como ya hemos comentado, varían según el color. La tabla siguiente refleja las correspondientes potencias soportadas por cada color de LED:

❖ LED rojo: 1,8 V – 2,2 . ❖ LED naranja: 2,1 V – 2,2 V ❖ LED amarillo: 2,1 V – 2,4 V ❖ LED verde: 2 V – 3,5 V ❖ LED azul: 3,5 V – 3,8 V ❖ LED blanco: 3,6 V

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

28

6. Equivalencias LED con otros tipos de bombillas En capítulos anteriores ya hemos avanzado algunas de las equivalencias más importantes entre las bombillas LED y otros tipos de bombillas, como las fluorescentes compactas (frecuentemente denominadas, de un modo genérico, «bombillas de bajo consumo») o las incandescentes.

Sin embargo, nos parece oportuno profundizar algo más en el asunto atendiendo a las correspondencias que nos serán más útiles a la hora de cambiar nuestras bombillas tradicionales por otras con ledes, ganando en eficacia, reduciendo nuestro consumo en luz hasta un 80% y ahorrando grandes cantidades en nuestras emisiones cotidianas de dióxido de carbono.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

29

Consumo y potencia Ya hemos visto con anterioridad una tabla simplificada de equivalencia de potencias entre distintos tipos de bombillas, que ahora ampliamos ofreciendo también información sobre las equivalencias de valor en lúmenes (lm) según tipos de lámpara, agrupando las compactas y las fluorescentes en un mismo apartado dadas las grandes similitudes que presentan entre ellas

Lúmenes

(lm)

Consumo aprox. en watts (W)

Incandescentes

Halógenas

Compactas

LED

50 - 80

10

-

-

1,3

110 - 220

15

10

5

3,5

250 - 440

25

20

7

5

550 - 650

40

35

9

9

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

30

650 - 800

60

50

11

11

800 – 1.500

75

70

18

15

1.600 – 1.800

100

100

20

18

2.500 – 2.600

150

150

30

25

Como vemos, el consumo de las bombillas incandescentes y el de las lámparas halógenas es prácticamente el mismo; el de las bombillas compactas y fluorescentes presenta notables reducciones frente a los anteriores y, definitivamente, las bombillas que ofrecen una mayor reducción de consumo son, a todos los efectos, las LED.

Durabilidad La durabilidad, o el tiempo de vida útil de una bombilla es fundamental a la hora de determinar su rentabilidad: cuanto mayor sea su duración media, mayor será su grado de amortización por lo que, considerada en relación a su precio de venta al público, la durabilidad de una bombilla determinará en gran medida su mayor o menor conveniencia en términos de desembolso económico e inversión. Esto es especialmente relevante, claro está, a la hora de calcular presupuestos de empresa, o para hogares que posean un gasto elevado de luz y electricidad.

Los datos expresados en la tabla siguiente han sido recogidos según el número mínimo de

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

31

horas de vida útil calculado para cada tipo de bombilla. Recordemos que una lámpara LED puede llegar a durar hasta 20 años.

Incandescentes

Compactas

LED

1.000 horas

10.000 horas

50.000 horas

Otras características Comparativamente, el precio de venta habitual que presentan las bombillas LED es alto frente a los de otros tipos de bombillas, siendo las incandescentes las más baratas de todas ellas si excluimos de la ecuación la durabilidad, la fragilidad y la resistencia de cada uno de los tipos de bombillas analizados.

Otra característica importante es el calor emitido por los distintos tipos de lámparas, ya no solo por cuestiones de comodidad y seguridad a la hora de manipularlas, sino sobre todo por el aprovechamiento energético que supone transformar una mayor cuota de electricidad en luz y no en calor. En este asunto, las bombillas LED ofrecen un grado de emisión de calor muy bajo, siendo medio el de las compactas y elevado el de las incandescentes. En el caso de las bombillas halógenas, el grado cualitativo de calor desprendido se eleva hasta el muy alto.

Otras de las ventajas que presentan las bombillas LED frente a otros tipos de bombillas son su rapidez de encendido (que en el caso de las primeras es instantáneo), su baja sensibilidad y gran resistencia ante temperaturas extremas y humedad, y los ciclos largos y sostenidos en el

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

tiempo de apagado / encendido / intermitencia que soportan.

Sin duda, pocas veces la balanza entre las ventajas y los inconvenientes que presenta un producto pesa tan a favor de las primeras como en el caso de las bombillas LED.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

32

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

33

7. Cambiar bombillas incandescentes por iluminación con LED Sin duda, sabiendo como sabemos que las bombillas incandescentes tienen los días contados (en la Unión Europea ya no se fabrican desde septiembre de 2012) y que pronto ya no las encontraremos disponibles en comercios de ninguna índole, ahora es uno de los mejores momentos para plantearse un cambio progresivo en el sistema de iluminación del hogar.

Poco a poco el stock de bombillas incandescentes de fábricas y tiendas se irá reduciendo hasta no poder cubrir la demanda durante más

tiempo.

En

ese

momento, los consumidores dispondrán básicamente de 3 opciones para sustituirlas: las bombillas fluorescentes compactas, tubulares

las o

lámparas

fluorescentes

tradicionales, y las bombillas LED. Sabiendo que estas últimas son, a todos los efectos, las más convenientes pero también las de precio más elevado, ¿por qué no empezar ahora mismo con el cambio, pudiendo hacerlo de un modo más

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

34

progresivo que cuando se terminen los stocks de bombillas incandescentes?

Aprovechemos el momento en el que se funda cualquier bombilla en nuestra oficina u hogar para reemplazarla por una bombilla LED, y si tenemos que reemplazar a la vez varias bombillas (como suele suceder), en el caso de tener que elegir demos preferencia a las lámparas que soporten una mayor actividad, no solo de alumbrado continuo sino (y sobre todo), de encendido y apagado, que es lo que más desgasta a otros tipos de bombillas reduciendo su vida útil (algo que no sucede con las lámparas LED).

Así, las luces de balizado, indicadores de paso, luces activadas por sensores de movimiento o focos de jardín pueden ser una buena primera apuesta por el cambio de las bombillas incandescentes por bombillas LED, sobre todo teniendo en cuenta que los ledes soportan mucho mejor que cualquier otro tipo de bombilla las temperaturas extremas y la humedad, haciéndolos especialmente indicados para exteriores y jardines.

Ideas para la iluminación con bombillas LED Si quieres tomar buenas ideas sobre decoración de jardines con una buena iluminación, o cómo empezar de cero con una instalación eléctrica en exteriores para incorporar soluciones lumínicas basadas en LED, puedes descargar completamente gratis nuestra Guía para la decoración de exteriores y jardines.

No obstante, si prefieres tomar buenas ideas y aprovechar lo que tenía que ser, en un principio, un simple cambio de bombilla para conferir un nuevo aspecto, moderno,

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

35

elegante y personal a tu espacio de trabajo o domicilio, pásate por la página en Internet de Simon Led y descubre, en el apartado Aplicaciones, las espectaculares posibilidades que ofrece la iluminación LED para la decoración de espacios interiores.

Además, si se trata de sustituir lámparas, instalar balizas, implementar sistemas de iluminación de cortesía o cualquier otro complemento que deseemos sin recurrir a las bombillas incandescentes tradicionales, sacaremos el máximo provecho a nuestra factura de la luz y la reduciremos con creces si optamos por sistemas de iluminación con bombillas LED.

Como hemos comentado en otras ocasiones, el consumo de las bombillas LED es un 80 % inferior al de las bombillas tradicionales. Y aunque su precio de venta sea algo más elevado, su vida útil puede alcanzar los 20 años, frente a las pocas miles de horas de iluminación que ofrecen, como máximo, las bombillas incandescentes. Y no olvidemos otro factor de mejora importante: la temperatura.

Si bien en entornos fríos y espacios reducidos el calor que desprenden las bombillas incandescentes puede ser reaprovechado para aumentar la temperatura ambiental, el ahorro que ofrecen las lámparas LED es significativamente mayor que las ventajas que presentan las lámparas tradicionales en este tipo de ambientes. Más aún si se trata de entornos calurosos, meses de verano o espacios de dimensiones medias en los que la energía calorífica emitida

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

36

sea contraproducente, innecesaria o imperceptible: recordemos que el 60 % de la energía eléctrica consumida por las bombillas incandescentes se transforma en calor indirecto, el 25 % en calor directo y tan solo el 15 % en luz.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

37

8. Sustituir fluorescentes, bombillas compactas y lámparas tubulares por bombillas LED Hemos visto, en el capítulo de esta guía dedicado a los tipos de bombillas, que a parte de las incandescentes y las halógenas (y de las LED, por supuesto), tenemos otros tipos bastante similares entre sí: los fluorescentes, las bombillas compactas y las lámparas tubulares. Recordemos que la mayoría de lámparas compactas son fluorescentes, y que las lámparas tubulares (que tienen forma de tubo), si bien pueden ser halógenas o incandescentes, son también y sobre todo lámparas fluorescentes, comprendiendo en este grupo a los fluorescentes clásicos, algunos todavía compuestos por reactancia y cebador, y otros (hoy ya la mayoría) con balasto electrónico. A la hora de plantearse sustituir fluorescentes por bombillas LED, o incluso plantearse si adquirir las llamadas «bombillas de bajo consumo» (normalmente bombillas fluorescentes compactas), de mayor precio que las incandescentes pero todavía inferior al de la mayoría de las LED, o decantarse por estas últimas lo primero que debemos hacer es repasar los motivos que convierten a las bombillas de ledes en la opción más ecológica, económica y eficiente.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

38

Por ecología ➢ Las bombillas LED, cuando llega el fin de su vida útil, también deben ser tratadas como residuos especiales. Sin embargo, las sustancias que contienen no son tan nocivas y contaminantes como el mercurio, componente presente en los fluorescentes y en la mayoría de bombillas compactas. ➢ La vida útil de una bombilla LED puede llegar a los 20 años, con un promedio cercano a las 50.000 horas, frente a las 10.000 horas de servicio que brindan las compactas. ➢ El consumo de energía de las bombillas LED es sensiblemente inferior al de los fluorescentes y las lámparas compactas (el ahorro se halla entre el 30 % y el 60 %).

Por precio ➢ Aunque el precio de las bombillas LED sea más elevado que el de fluorescentes y bombillas compactas, su amortización en términos de durabilidad y eficiencia energética está más que garantizada, superando con creces a la iluminación fluorescente en este sentido.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

39

Por eficiencia ➢ Como muestran los motivos anteriores, las bombillas LED son notablemente más eficientes que las lámparas fluorescentes o compactas en lo que a aprovechamiento energético se refiere. ➢ A la hora de conferir un ambiente especial, mayor luminosidad o una alta fidelidad cromática a la iluminación de una estancia, las LED ofrecen posibilidades casi infinitas sin que ello repercuta en sus costes económicos y energéticos. ➢ En el caso de neveras, cámaras y expositores frigoríficos que deben estar permanentemente iluminados (sobre todo en negocios y comercios de alimentos frescos), la iluminación con LED está altamente indicada frente a cualquier otra opción posible, incluyendo la que ofrecen las bombillas compactas y los fluorescentes. El motivo radica en la escasa energía calorífica que desprenden las bombillas LED, que contribuye enormemente al correcto mantenimiento de los productos y redunda en la mejora de la eficiencia energética general. Como vemos, las ventajas de las bombillas LED frente a las compactas son apreciables y se interrelacionan entre sí, aumentando

proporcionalmente

al

nivel

de

consumo

eléctrico requerido para iluminar un espacio cualquiera. Es evidente que, para realizar los cambios oportunos de bombillas fluorescentes por bombillas LED, en la mayoría de los casos necesitaremos manipular nuestras instalaciones eléctricas domésticas (aunque sea de un modo superficial y simple), o la instalación eléctrica de nuestra tienda o negocio. En ambos casos, puede resultar muy útil nuestra guía Cómo planificar la instalación eléctrica de tu vivienda, descargable totalmente gratis y en la que se exponen algunas buenas soluciones para estancias tradicionalmente iluminadas por bombillas fluorescentes, como cocinas, baños y garajes.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

40

9. Cambiar halógenos por LED Las bombillas halógenas, como hemos tratado en los primeros capítulos de la guía, presentan algunas ventajas frente a las bombillas incandescentes tradicionales; sin embargo, con ellas también mantienen importantes similitudes que, comparadas con las ventajas que ofrecen las bombillas LED, las convierten en bombillas perfectamente (y preferentemente) sustituibles. No es solo el consumo, que en las bombillas halógenas supera a las LED en cerca de un 80%; si tenemos en cuenta el precio, que para ambos tipos de bombillas es bastante similar, y lo unimos a la eficiencia energética, a la fiabilidad y a la calidad en la iluminación que logramos con las bombillas LED, las ventajas del cambio son más que notables.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

41

Más eficiencia, mayor ahorro Como decíamos, el consumo de las bombillas halógenas supera con creces al de las LED. Las equivalencias entre ambas no dejan lugar a dudas: el consumo de una bombilla halógena de 20 W equivale, en su homóloga LED, a una potencia de tan solo 3 W. Y la diferencia entre ambas aumenta a medida que incrementa la potencia. Pero los argumentos para abandonar los halógenos por LED no terminan ahí. Recordemos que una bombilla halógena es una variante de la bombilla incandescente tradicional, que incorpora un componente halógeno al gas inerte para que la energía desprendida con la incandescencia sea aún mayor. Esta energía no es tan solo lumínica, sino también calorífica; así es, las bombillas halógenas adquieren temperaturas mucho más altas que las incandescentes, con lo que su manipulación en caliente puede provocar quemaduras de cierta consideración si no se realiza adecuadamente, además de convertir a estas bombillas en poco deseables desde el punto de vista del aprovechamiento energético.

En cambio, la temperatura que adquieren las bombillas LED a pleno rendimiento no supera en modo alguno límites críticos que supongan un peligro para su manipulación, y las hace especialmente adecuadas para conservar el equilibrio de la temperatura ambiente en cualquier estancia.

Tengamos en cuenta que las bombillas halógenas se utilizan para una gran variedad de aplicaciones, sobre todo para iluminar espacios que requieran una luz focal. Desde focos empotrados en pasillos domésticos hasta focos para platós de televisión, obras y construcciones, pasando por un sinfín de posibilidades más (focos para lectura en bibliotecas,

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

42

enseres de iluminación para actividades médicas y quirúrgicas…), los focos halógenos se asocian tanto a la potencia de su haz lumínico como al calor ambiental que generan y al consumo que requieren, algo que sin duda se soluciona con su sustitución por focos con bombillas LED, salvaguardando en todo momento la potencia y la calidad de la iluminación, e incluso ganando en durabilidad y ahorro.

Además, recordemos que la mayoría de las bombillas halógenas se deben manipular evitando su contacto directo de la piel, para que los residuos de grasa que queden en ellas no pongan en peligro la estabilidad de la vitrificación del cuarzo cuando la bombilla se caliente, una precaución absolutamente innecesaria en el caso de las bombillas LED.

Cómo sustituir bombillas halógenas por LED La sustitución de bombillas halógenas por LED es

sencilla

y

no

requiere

de

grandes

modificaciones en nuestra instalación eléctrica. Solo

debemos

tener

en

cuenta

algunos

detalles, como la compatibilidad entre los casquillos de conexión de ambas bombillas o la tensión requerida en cada caso, que afectará al tipo de transformador que debamos utilizar.

Sin embargo, si no nos queremos complicar la vida innecesariamente, lo más aconsejable a todas luces es sustituir la lámpara halógena recurriendo a las lámparas LED que se comercializan incorporando todo lo necesario para ser conectadas directamente a la

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

43

instalación eléctrica de nuestro domicilio o centro de trabajo.

La colección Simon LED ofrece grandes posibilidades desde el punto de vista tanto del diseño como de la eficiencia, como ilustran perfectamente los proyectores LED de superficie y empotrados.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

44

10. Los tipos de lámparas LED más apropiadas para cada espacio Cada espacio de nuestro domicilio, oficina o centro de trabajo requiere una atención única y particular, sobre todo en lo que a iluminación se refiere. Y esta atención estará totalmente condicionada, como es lógico, por el uso al que se destine dicho espacio. Sobre este asunto, volvemos a hacer referencia a las tres guías disponibles completamente gratis sobre decoración e instalaciones eléctricas domiciliarias, que nos pueden ofrecer buenas ideas y consejos prácticos para dotar a cada espacio de una correcta iluminación según sus características y funcionalidades:

➔ Guía para la decoración de exteriores y jardines ➔ Cómo planificar la instalación eléctrica de tu vivienda ➔ Ideas de decoración para el salón

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

45

Cocinas y baños Las peculiaridades de las cocinas y los baños los convierten en espacios especialmente indicados para el uso de lámparas LED, sobre todo frente a la utilización de otro tipo de bombillas, como las halógenas. Los altos niveles de humedad, los riesgos de fugas de agua y otras sustancias que pueden dañar los componentes de la instalación eléctrica a los que se hallan expuestos cualquier cocina o baño sugieren que la mejor opción para iluminarlos pase por implementar bombillas LED. Entre otros motivos, porque las lámparas LED soportan niveles de humedad ambiental que para otro tipo de lámparas y bombillas serían críticos, y porque su exposición a temperaturas elevadas no comporta ningún riesgo añadido. Los focos de techo empotrados o apliques, como los modelos modernos y elegantes que ofrece la colección de Simon LED son opciones perfectas para este tipo de espacios, que requieren una alta luminosidad y exigen resistencia ante un uso intensivo, tanto de la luz como de los mecanismos de encendido y apagado, algo que en algunos tipos de bombillas, como las halógenas, reduce drásticamente su vida útil.

Salones, estancias comunes y aposentos Los salones y los espacios de uso común también requieren de una buena iluminación. Sin embargo, a diferencia de baños y cocinas, la luz ambiental juega un papel mucho más importante en ellos, y es conveniente que se combine adecuadamente con opciones de iluminación focal que faciliten la realización de tareas minuciosas, de lectura y otras similares. Una vez más, los apliques y los focos de techo empotrados LED pueden ser una opción estupenda para este tipo de ambientes. Incluso podemos optar, si así lo deseamos, por implementar una de las soluciones más novedosas del mercado en iluminación LED para la creación de ambientes únicos: Simon Scena.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

46

Simon Scena modela los espacios mediante el uso de la luz y el color creando efectos ilimitados de color e intensidad, permitiendo una gestión de la iluminación que se ajuste a las necesidades requeridas en cada momento, manual o programable, y todo mediante el uso de dispositivos digitales con interfaz sencilla y amigable. Y lo mismo podemos decir para las habitaciones y aposentos, con la peculiaridad que es en estas estancias donde habitualmente usamos bombillas halógenas para cubrir nuestras necesidades de iluminación focal. En este sentido, las ventajas que ofrecene las lámparas LED son más que destacables: máximo aprovechamiento de la energía eléctrica, transformando en luz un porcentaje mucho mayor que el presentado por las halógenas, y una drástica reducción de la energía calorífica desprendida por las bombillas son dos de los beneficios más destacados que nos puede aportar el cambio de halógenos por LED.

Despachos, bibliotecas y comercios En espacios en los que la importancia de la luz focal es tan preeminente como sucede con despachos, bibliotecas, salas de juego, salas de exposiciones y algunos tipos de comercios, que suelen requerir de una solución que permita un uso intensivo de las bombillas y la máxima reducción posible de los costes de la electricidad a un mismo tiempo, la sustitución de bombillas halógenas por bombillas LED puede significar un importante ahorro y una mejora sustancial de las condiciones lumínicas generales.

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

Guía para el uso y el manejo de bombillas LED  

Comparte la Guía en: Facebook • Twitter • Linkedin • Google+

47

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.