G. Brooke - El Factor Rubor

August 29, 2017 | Author: Eva Lourdes Cienfuegos | Category: You Tube, Email, Coffee, Suit (Clothing), Business
Share Embed Donate


Short Description

Eleanor Ashcroft está en la cima de su juego. Reverenciada por los accionistas, temida en las salas de juntas y por los ...

Description

El Factor Rubor (The Blush Factor) Por Gun Brooke Traducido por: Martha Lo 2016

2

Sinopsis Eleanor Ashcroft está en la cima de su juego. Reverenciada por los accionistas, temida en las salas de juntas y por los empleados en todo el litoral del Este, su vida cambia cuando decide restaurar una heredada compañía de maquillaje a su antigua gloria. Mientras hacía la investigación, Eleanor descubre a los gurús de maquillaje de YouTube y el canal de mayor éxito, "The Blush Factor," se convierte en su placer oculto. Ella encuentra a la mujer mucho más joven en los videos fascinante y profundamente atractiva de una manera que nunca había sentido sobre una mujer antes. Addison Garr ama el maquillaje. Una celebridad de YouTube, sus tutoriales en vídeo y comentarios atraen a multitud de espectadores. Cuando Eleanor quiere que Addison haga la consultoría para su compañía, Addison necesita el dinero y sabe que no puede negarse a la infame mujer de negocios. Trabajar con Eleanor, a Addison le resulta difícil actuar estrictamente profesional mientras teme a sus miedos y sueños de ganar su corazón. Eleanor a su vez se da cuenta de que su atracción por Addison no es una simple crisis de la mediana edad en absoluto, sino que se parece muchísimo al amor.

3

Capítulo 1 Algo sobre esta joven mujer hizo imposible para Eleanor que simplemente cerrara su laptop y dejar de ver. Eleanor se dio cuenta de los casi transparentes ojos color avellana inmediatamente. Una encantadora banda de pecas bailaba a través de su nariz, que, junto con la boca plena, suave, rosa, le daba un aura de inocencia. Su sonrisa cegadora, amplia e inocentemente abierta, tiró de Eleanor. Se llamaba a sí misma ‘Blush’ (Rubor), y esta chica parecía saberlo todo sobre productos de maquillaje, cabello, piel - todo lo relacionado con la belleza. Blush actuaba de manera natural en frente de la cámara, ya sea en su vestidor o en cualquier otra habitación de su casa. Su voz era melodiosa y su risa contagiosa. Eleanor había encontrado el canal de esta mujer en YouTube durante su búsqueda de los gurús de belleza que tenía la mayoría de suscriptores. Con más de 350.000 suscriptores y millones sobre millones de accesos a sus más de quinientos clips, Blush era una de las más exitosas. Las jóvenes chicas y mujeres no parecían tener suficiente de su consejos, sus comentarios o sus tutoriales. Eleanor resopló. Ella no era diferente. Esta era la tercera noche en fila que se había sentado durante horas, pensando que iba a hacer clic en un enlace más, ver un clip más de esta joven mujer de rostro fresco. Y así lo hizo, como una adicta. Entro a la representación de Blush y su rostro ya familiar apareció a la vista. El cabello en una cola de caballo y sin maquillaje, parecía estar llevando sólo un albornoz, que hizo a Eleanor tragar dos veces. Con el ceño fruncido, ella trató de concentrarse en lo que estaba diciendo Blush. "Hola, gente maravillosa," Blush dijo, saludando con la mano. "Ha sido una semana entera, lo sé, y lo siento. La vida real entró y tuve que ... ocuparme de asuntos." Una sombra destello a través de sus rasgos pero se había ido tan rápido que Eleanor sabía que estaría reproduciendo el clip más tarde para ver si lo había imaginado. "Hoy pensé en mostrar cómo se puede lucir mejor por menos. Sé que a todas nos gustan las marcas caras, pero bueno, la mayoría de nosotras no pueden pagarlas. No puedo, normalmente. Algunas de las marcas de lujo me envían muestras y nuevos productos para probar, pero ya saben mi regla: si no lo compré, no va en mi canal. Por lo general termino dando esos artículos a la caridad. Los sellados, claro esta." Ella se encogió de hombros, un pequeño movimiento divertido de sacudida de su hombro izquierdo. "Construí este canal por ganarme su confianza, chicos, y no voy a la ruina por ser codiciosa. Por lo tanto, aquí está mi idea para una apariencia agradable para el trabajo que puede transformarse

4

fácilmente en una apariencia para la noche, si ustedes no tienen tiempo para ir a casa y cambiarse." Blush expertamente puso un maquillaje neutro, utilizando marcas de las que Eleanor nunca había oído hablar, como no compraba su maquillaje en la farmacia o el supermercado local. Sin importar lo que ella usara, Blush se veía espectacular. Ella conversó acerca de todo y cualquier cosa mientras aplicaba su maquillaje, riendo cuando cometía un error con el delineador de ojos líquido, pero que luego se volvía en una lección en sí misma, mostando cómo quitarlo y volverlo a aplicar. Una vez hubo terminado, Blush se inclinó más cerca de la cámara, girando la cabeza en todas direcciones para mostrar el resultado. "Allí, ves? No es este color precioso? Recuerda, esto va con la mayoría de los colores de los ojos, sobre todo verdes y marrones, por supuesto, pero cualquier persona puede lucir esta apariencia." Con una amplia sonrisa, de repente se veía fuera de cámara. "Sí. Estoy grabando. Sí, terminaré pronto. Vuelve a la cama, cariño." Eleanor se sentó, con el ceño fruncido. Era que un marido? Un novio? "Lo siento chicos. Mi hermana necesita mi ayuda, por lo que será mejor terminar esto. Estaré subiendo un nuevo clip mañana que he filmado hoy cuando conseguí algunas cosas nuevas en el correo. Sé que les gustan esos videos de recorrido." Ella sonrió ampliamente y ahí estaba de nuevo, esa sombra que se deslizó a través de sus rasgos sin previo aviso. "Si tienen alguna pregunta o deseas solicitar vídeos, puedes escribirme a través del servicio de mensajería de YouTube. Si tienes un problema profesional o pregunta, no dudes en utilizar mi e-mail de negocio abajo. Buenas noches!" Blush saludo de nuevo, y la pantalla se quedó en negro por un segundo antes de que apareciera la configuración predeterminada de YouTube. Eleanor tenía mucho que pensar. Copió la direccion de e-mail de Blush en sus contactos, sabiendo que tenía que acercarse a esta joven. Heredar una antigua empresa de maquillaje que había estado decayendo durante casi treinta años, mal administrada por nada menos que su padre, Eleanor necesitaba un enfoque innovador para girar alrededor de su fortuna. Los medios sociales habían sido una revelación, y se había unido a Facebook, Twitter, Tumblr y YouTube usando un seudónimo. Ahora que estaba a punto de ponerse en contacto con Blush, tendría a uno de sus asistentes utilizando el correo electrónico de su empresa. Mientras tanto, seguiría investigando que jóvenes mujeres y hombres, para el caso, piensan en productos de belleza modernos. Finalmente cerró su laptop, se levantó del amplio sillón junto a la ventana, y se dirigió hacia su cama. Era más de medianoche, y tenía varias reuniones en fila antes de la comida del día siguiente. Mientras se metía en la cama extra grande y se acomodaba en contra de las almohadas de plumas, cerró los ojos, completamente agotada. Aún así, ojos color 5

avellana y una boca sonriente rosada apareció en su mente. El cutis perfecto, las yemas de los dedos rápidos, afilados que aplicaron el maquillaje con seguros trazos y la voz… Eleanor resopló con impaciencia y se puso de lado. "Necesito dormir." La risa de la joven mujer sólo se limitó a asentirle a ella en su mente y le sacó la lengua a un lado mientras pintó una línea de ojo perfectamente alada. "Oh Dios. Me estoy volviendo loca." Eleanor tiró de otra almohada cerca y cedió ante lo que su mente estableció en mostrar. Ella sabía que no debía luchar contra ello. El sueño vendría eventualmente.

***** "Me duele la cabeza hoy." Stacey apareció en pijama de franela rosada, sosteniendo su sien izquierda. "Todavía tengo que estar en la escuela. El Sr. Geller publicara el resultado final de las audiciones." "Y quieres ser Elphaba." (*)Addie Garr miró con afecto a su hermana menor. Ella recordó con terror y nostalgia ser una estudiante en la secundaria. "¿Sabes de cualquiera de las audición para Glinda?" El club de júbilo estaba produciendo Wicked-el musical para la primavera, y cinco chicas, su hermana entre ellas, se encontraban compitiendo para interpretar a Elphaba. El hecho de que su cabeza le dolía era más preocupante sin embargo. "Sí, una de ellas. Charlene está en mi clase de francés. Ella es muy buena. Creo que lo conseguirá, a menos que el Sr. Geller de repente sea sordo." "Él ha mostrado algunas tendencias?" Addie se sirvió un poco de café y luego sacó algún Tylenol extra fuerte de un gabinete. "Aquí. Toma dos. Si lo cortamos de raíz, todavía puedes lograrlo hoy." "Uf. No me gusta tragar pastillas, pero no tengo otra opción, ¿verdad? "Stacey hizo una mueca de disgusto y tragó las cápsulas. "Yuck." Addie comprobó el calendario. Stacey necesitaría la cirugía tan pronto como sea posible, y ella todavía no tenía idea de cómo conseguir el dinero suficiente para la rehabilitación. Medicaid pagaba por el cuidado básico, pero el médico le había hecho hincapié en lo importante que era para Stacey tener un terapeuta físico de primera categoría. No sólo una vez a la semana en la clínica, sino todos los días durante las primeras semanas. Si no, con toda probabilidad perdería la mayor parte de su primer año y definitivamente no estaría interpretando a Elphaba en Wicked. (*) Personaje de ficción de la obra musical Wicked

6

El estómago de Addie dolió al pensar en todo, y todavía no había dicho a Stacey los fríos hechos. Ella había estado controlando una virtual campaña de persuasión dirigida a su contacto bancario para obtener un préstamo, incluso si no tenía ningún tipo de garantía o equidad. Los milagros todavía podrían ocurrir, ellos no podrían? "Voy a agarrar un plátano ahora y conseguir algo más tarde en la escuela, de acuerdo?," Stacey dijo mientras se ponía la chaqueta. "Si voy ahora, puedo irme con Maureen y su madre. El autobús escolar es un asco cuando me duele la cabeza." "Lo se, cariño. Agradecele a la Sra. Henderson correctamente." "Sí, sí. Siempre lo hago, hermana." Stacey le dio un abrazo mientras pasó en su camino para agarrar su mochila. "Buena suerte con la sesión de maquillaje de hoy. Algún nuevo pervertido envió más cosas?" "Mocosa. Y no. Bueno, no he comprobado mi correo desde el mediodía de ayer. Entonces quién sabe? Prometo que te haré saber cuando llegues a casa." "Te escribire mensaje cuando sepa sobre el papel." "No puedo esperar!" Addie agitó la mano mientras Stacey salía por la puerta y por el estrecho camino a la acera, donde un SUV simplemente se había detenido. Ella observó a través de la ventana como Stacey se subió y abrazó a su amiga Maureen. Ellas se conocían desde que tenían cuatro años. Abriendo sus e-mails, estaba una vez más muy contenta de que tenía un gran sistema de filtro. Era maravilloso conseguir lo que Stacey llamaba ‘cartas de admiradores de Addie’, y trataba de responder a la mayoría de ellas, pero por lo general tenía que recurrir a alguna versión de respuesta automática. De ninguna manera podía escribir cientos de correos electrónicos individuales todos los días. Todavía pensaba que era totalmente surrealista recibir correos electrónicos de desconocidos totales que sentían que la conocían. Ella desplazó su mirada a la carpeta en la que todo lo relacionado con la empresa terminaba. Tres nuevos correos electrónicos. Ella hizo clic en la carpeta, esperando que no fuera el habitual tipo de correo electrónico. ‘respalda nuestro producto y le enviaremos toda la máscara de pestañas que necesitará siempre’. Los primeros dos correos electrónicos eran más de eso, y Addie suspiró profundamente mientras hacía clic en el tercero. Era del presidente de una compañía, Face Exquisite. Addie frunció el ceño, golpeandose ligeramente el labio inferior. El nombre de la empresa le era familiar. Una búsqueda rápida a través de Google confirmó que se 7

trataba de una marca de maquillaje. Que solía ser de gran prestigio, pero la mayoría de la gente ahora pensaba en ella como una marca para mujeres de edad avanzada, clientes fieles atrapados en una rutina, que no iban a cambiar de marca en cualquier caso. Que podría Face Exquisite querer de ella? Addie dejó perfectamente claro que ella era principalmente acerca de marcas accesibles de farmacias y similares. Sorbiendo su café, ella comenzó a leer. Estimada Sra. "Blush" Mi nombre es Eleanor Ashcroft, presidente de Face Exquisite y también del Grupo Ashcroft, un conglomerado de empresas ubicadas en todo el litoral del Este. Tengo una propuesta de negocios para usted. No estoy pidiendo que avale algún producto, sino más bien una consultoría con nosotros y nos ayude a presentar nuevos, emocionantes productos de belleza bajo la etiqueta de Face Exquisite. Como podrá ser consciente, siendo independiente como un consultor es financieramente beneficioso y le permitirá mantener el excelente trabajo en su canal de YouTube. Si esta propuesta le interesa, por favor llame a mi asistente para agendar una cita. Si se encuentra lejos de Nueva York, estaremos encantados de cubrir cualquier gasto que pueda tener para volar aquí. Usted encontrará todos los detalles que necesita para ponerse en contacto con nosotros a continuación. Atentamente, Eleanor Ashcroft De regreso en Google, Addie encontró al instante la información sobre Eleanor Ashcroft que quería. La mujer no sólo era increíblemente hermosa, sino también era extraordinariamente rica. La foto oficial de ella en el sitio web del Grupo Ashcroft mostraba a una mujer de edad indefinida, tal vez de unos cuarenta años. Cabello rubio y corto, mantenido en un elegante peinado, ondulado, apenas tocando los lóbulos de las orejas. Cejas perfectamente cuidadas enmarcando claros ojos grises. Su rostro, con sus pómulos altos y mandíbula ligeramente cuadrada, sugiría fuerza de carácter. Echando un vistazo a través de la pequeña biografía en el sitio oficial, realmente no decía mucho aparte de que la Sra. Ashcroft era soltera y muy exitosa, Addie luego se volvió a otros sitios, más de chismes. 8

Allí se leía que Eleanor Ashcroft era infame por ser una directa, sensata, y no siempre muy bien querida mujer. Ella sabía lo que quería y se aseguraba de que obtendría su objetivo, ya sea en los negocios u otra cosa. Lo que esta ‘otra cosa’ implicaba no era muy claro, pero tal vez la poderosa empresaria estaba utilizando para encontrar el hombre que quería por el momento también. Tal vez una barracuda tanto dentro como fuera de la cama? Addie podía verse a sí misma estando asociada con alguien así? Volvió a leer el correo electrónico y seguía volviendo a la frase que hablaba de que su potencial colaboración sería financieramente beneficiosa. Era esta la respuesta a sus oraciones? Esta era la oportunidad de Stacey para conseguir la rehabilitación que necesitaría? Como una mesera en Starbucks, Addie no hizo lo suficiente para apoyar y mantener la casa, pero el ingreso extra de los anuncios en su canal de YouTube llenó los huecos a no ser que algo imprevisto sucediera. El seguro de vida de su padre había sido suficiente hasta que Stacey se enfermo. Fue una bendición que había hecho posible para ellas mantener la casa después del accidente. Como de costumbre, el pensamiento de sus padres hizo temblar el estómago de Addie. Ella empujó las imágenes en el fondo de su mente. Addie consultó su reloj. Ella estaba en el turno de noche hoy. Sin importar qué, necesitaba mantener su molestía evasiva de su jefe feliz hasta que encontrara algo más. Impulsivamente, ella colocó el teclado más cerca y comenzó a escribir. Estimada Sra Ashcroft, Mi nombre es Addison Garr, pero usted me conoce como "Blush". Gracias por escribirme con su propuesta. Como usted puede darse cuenta, consigo una gran cantidad de correo electrónico de la audiencia y bastantes propuestas de empresas de maquillaje que desean mi apoyo, el cual estoy indecisa para dar a menos que encuentre y pague por el producto yo misma. Admito que ha llamado mi atención con su e-mail, sin embargo, y llamaré a su asistente Sra. Fuller, verdad?, para ver si podemos encontrar una fecha que funcione para las dos. Vivo en Newark, así que estoy al otro lado del Hudson. No se requiere boleto de avión. Espero verle pronto, Sra Ashcroft! Atentamente, Addison Garr aka Blush

9

Capítulo 2 Addison maldijo el tren, ya que desaceleró y se detuvo de nuevo. Echando un vistazo a su reloj, se dio cuenta que si esto continuaba, ella llegaría tarde a pesar de haber dado un montón de tiempo para su reunión. Desesperada por llamar al restaurante, comprobó su celular y maldijo los bares inexistentes del indicador de conectividad. Eleanor Ashcroft estaba probablemente entrando en Aquavit, un elegante, muy de moda restaurante escandinavo, en este mismo momento. Si pensaba que Addison la había plantado, estaría encabronada a más no poder y retiraría su oferta en un instante. La idea de perder la oportunidad de hacer algo de dinero real la hizo sentir náuseas. Ella aún no había dicho a Stacey acerca de este nuevo desarrollo, ya que no quería que estuviera afligida si esto no resultaba. Fiel a su naturaleza, Addison habían investigado a Eleanor Ashcroft y su compañía más allá y en realidad había llegado a través de unos clips de ella en YouTube. Un clip la mostraba dando el discurso de graduación en Harvard Business School hace dos años. La mujer era carismática, en una especie de manera intimidante. Ella ejercía un considerable encanto mientras dirigía a los graduados, sino también los clavó con sus helados ojos grises, como desafiandolos. Ella no había dicho: ‘Si no cumples con tu potencial, te pondré en la lista negra en el mundo de los negocios,’ pero eso fue lo que Addison se llevó de su discurso. Cómo sería ser el destinatario único de ese enfoque similar al láser? Addison se estremeció. A menos que el tren quedara atrapado para siempre en la maldita vía, ella lo averiguaría pronto.

***** Eleanor miró su Rolex y frunció el ceño. Addison Garr tenía casi quince minutos de retraso. No estaba segura de por qué no se adhería a su regla habitual: esperar diez minutos y, si la persona culpable de la tardanza todavía no se había presentado, irse. Dando golpecitos al vaso de agua mineral con uñas romas perfectamente cuidadas, echó un vistazo sobre los clientes del restaurante. Pasos apresurados hicieron a Eleanor girar la cabeza hacia la entrada. Addison se apresuró hacia ella, su largo cabello castaño ondeando libremente alrededor de una cara maquillada expertamente. Por supuesto. "Sra. Ashcroft? Oh, Dios, lo siento mucho. El tren se encontró con algunos problemas y simplemente se detuvo, y ni siquiera tuve la oportunidad de saltar y correr aquí. Juro que salí de Newark a tiempo. Por lo general nunca llego tarde." Addison estaba de pie junto a la mesa, moviendo nerviosamente la correa del hombro del bolso marrón pálido. La imitación de cuero tenía grietas a lo largo de los pliegues y claramente no era 10

nueva. Estaba vestida con mallas negras y una largo top de punto de color verde oscuro, su gran escote ligeramente salido de su hombro derecho. "Tome asiento, Sra. Garr." Eleanor señaló la silla frente a ella. "Me tomé la libertad de pedir algo para nosotras dos para ser servido a su llegada." Ella observó como Addison apresuradamente se sentó después de doblar su chaqueta sobre el respaldo. "Normalmente no esperó si alguien llega tarde, pero también soy consciente del sistema de transporte poco fiable de esta ciudad." "Gracias por ser tan comprensiva. Y por favor, llámame Addie. Todo el mundo lo hace." "Por supuesto. Soy Eleanor." Ella levantó una ceja deliberadamente, sabiendo muy bien el efecto que esto tenía en la gente. "Nadie me llama Ellie." "Nunca?" Addison sonrió con timidez, pero ella no parecía intimidada, lo cual fue una sorpresa. "Nunca." Un mesero llegó con sus ensaladas, lo que dio a Eleanor la oportunidad de observar a Addison mientras se comunicaba con el joven. Su sonrisa era amable, pero no coqueta. Ella evidente era atenta y bien educada, y a pesar de que el joven era adulador con ella, Addison parecía más interesada en la comida. "Esto se ve maravilloso," Addison dijo a Eleanor. Empujó su tenedor a través de un pedazo de manzana, sumergiéndola en el aderezo, y poniendola en su boca, en realidad gimiendo cuando lo masticó. "Manzana, queso azul ... y esta vinagreta ... mmm." Ella sonrió. "Estupendo." Eleanor había cenado en Aquavit muchas veces y, admitió, quedando algo hastiada por la fantástica comida, aunque todavía disfrutaba, por supuesto. Mirando a la joven mujer a través de la mesa, claramente en un estado de felicidad sobre una simple ensalada, se preguntó si alguna vez había sido tan joven e impresionable. Ella estaba bastante segura de que nunca había sido esto inconscientemente sensual. "La primera vez en Aquavit, supongo?" Eleanor empezó a comer su propia ensalada. La fusión de sabores era exquisita, y estuvo a punto de tararear también. "Oh, por supuesto. He oído hablar de este lugar, sin embargo. Quiero decir, incluso Obama viene aquí. Un poco fuera de mi alcance, para ser franca." Addison miró con algo de pesar a la ensalada desaparecer rápidamente.

11

"No te preocupes. Esta es una comida de dos platos." Eleanor sintió que su boca se rizaba en una sonrisa en contra de su voluntad. "Admito que me muero de hambre. Demasiado ocupada hoy para comer algo. Sólo una taza de café esta mañana y eso fue todo. Pensarías que estaría enferma del café por ahora, pero en realidad, quien puede enfermarse de la mejor bebida caliente que conoce la humanidad? "Addison calmada, su impecable frente fruncida. "A menos que sea más de una persona de té?" "No me gusta el té." Eleanor no podía recordar a nadie atreviendose a hablar con ella como esta joven lo hizo. Por qué no se intimida? Nerviosa, sí, pero no miedo y pánico. "Yo también." Sonriendo más ampliamente ahora, Addison mostró más de su personaje de YouTube, Blush, con cada momento que pasaba. "¿Por qué te llamas Blush?" "Cuando decidí crear mi propio canal, Stacey insistió en que necesitaba un nombre muy fresco y pegadizo. Hicimos lista tras lista, incluso yendo tan lejos como para crear un documento de Excel y combinar palabras. Eventualmente a Stacey se le ocurrió con el The Blush Factor. Eso cubre mucho. Rubor como en el maquillaje, rubor como en la forma en que estaba nerviosa al estar en la cámara. La palabra ‘factor’ alude a la vieja marca de maquillaje, Max Factor, que solía comprar todo el tiempo antes de que dejaron de venderlo en los EE.UU. Y a partir de eso, eligí como Blush mi seudónimo porque no quiero que la gente conozca mi verdadero nombre. Un montón de gente rara por ahí." "Y Stacey es?" "Stacey es mi hermana menor. Ella vive conmigo." "Menor, dices? Cuánto más joven? " "Ella esta en primero en la escuela secundaria." Chasqueando la cabeza hacia arriba, Addison pareció alarmada. "Eso va a ser un problema? Es decir, tengo mis responsabilidades y tal?" Parpadeando, Eleanor fue sorprendida por el pánico en los ojos de Addison. "No veo por qué. Prevé un problema?" "No. No, no en absoluto." Addison sonrió débilmente. "Es sólo que ... algunos empleadores lo hacen cuando se enteran de que alguien de mi edad cuida de una adolescente."

12

"Yo no sería su empleadora. Sería su cliente." Eleanor se echó hacia atrás cuando terminó su ensalada, e inmediatamente el atento mesero estaba allí para quitar el plato. Addison había terminado la suya, y él sonrió cálidamente a la joven cuando retiró su plato también. Addison devolvió la sonrisa, luego volvió su atención de nuevo a Eleanor. "Eso es cierto." Ella parecía reflexionar sobre esto mientras se tomaba su agua. "Hice un poco de investigación. Yo no era consciente de que Face Exquisite pertenecía a su conglomerado." "No es así. Es una compañía independiente que pertenecía a un pariente mío. Lo heredé y encontré que necesitaba una reparación completa. Ciertamente que la industria de la belleza no es algo que he tenido motivos para examinar antes, lo que significa que necesito rodearme de la gente adecuada." "Y de verdad crees que puedo hacer esto? De ver algunos de mis videos en YouTube?" Addison parecía asombrada. "Todos ellos." Eleanor maldijo por admitir eso. Al menos no había revelado cuantas veces había visto algunos de ellos. "Yo quería determinar por mí misma la razón detrás de su éxito. Tener tantos suscriptores y tantos exitos, no es común." "Dios, tengo que pellizcarme todos los días. Es decir, soy sólo una chica normal de Newark, que sirvó café como mi trabajo diario." "Sirves café?" Eleanor había levantado el vaso para beber su agua, pero se detuvo a medio camino de sus labios. "Soy una mesera en Starbucks en NewPark Mall." "Yo tenía la impresión de que hacías The Blush Factor a tiempo completo." Eleanor estaba furiosa. Una mesera? Cabezas iban a rodar en su departamento de investigación. El mesero volvió con su plato principal, pechuga de pollo Penobscot, y pareció notar el estado de ánimo deteriorado. Él murmuró, "Disfruten de su cena, señoras," y se fue rápidamente. "He pensado en dejar Starbucks, pero necesito el dinero y el seguro. Si hubiera sido sólo yo, bien, pero tengo a Stacey. No puedo correr el riesgo de no ser capaz de proveer para ella." Sus hombros caídos ahora, Addison empujó la comida alrededor con apatía. "Usted parece decepcionada." Eleanor consideró a Addison y la vio cerrar los ojos con fuerza durante un segundo antes de ponerse derecha y cuadrar los hombros. Esto le impresionó más que todo. Addison veía que Eleanor estaba retractandose de la oferta y estaba tratando de no verse devastada. 13

"No lo estoy. Sólo desconcertada, un sentimiento que cada persona que trabaja para mí puede atestiguar no sienta bien conmigo." Eleanor hizo un gesto hacia el plato de Addison. "Come mientras está caliente. Creo que lo disfrutaras." "Por lo tanto, aún estás interesada en utilizarme. Es decir, mi experiencia?" Addison cortó un pedazo de pollo y colocó un trozo de calabaza en la parte superior antes de meterlo en la boca. Sus labios llenos se cerraron alrededor del bocado y tarareaba mientras masticaba. "Sí." Addison tragó rápidamente. "Oh, bien." El alivio fue evidente mientras se iluminaba. "Supongo que tendrá que decirme lo que quiere de mí. Necesita. Asesoramiento para nuevo maquillaje? Perspicacia de lo que es actual? Tendencias? Una evaluación de las líneas existentes?" "Eso es un buen comienzo." Eleanor dejó los utensilios. "Supongo que has oído hablar de Face Exquisite. Alguna vez has utilizado alguno de sus productos?" "Eh ... no." Addison se encogió de hombros como disculpándose. "Son demasiado caros para mí, y, para ser honesta, no están hechos con mujeres de mi edad en mente. Quiero decir, recuerdo a mi abuela usando cosas por el estilo. Incluso mi madre pienso que lo era, uh, destinado a las generaciones de más edad." Eleanor quería estrangular a su padre. Cuando él se hizo cargo de la empresa, Face Exquisite había sido la marca preferida entre las modelos, actrices y celebridades. Cómo demonios había sido él capaz de mantenerlo en el suelo a tal grado de que incluso las mujeres de su generación y mayores pensaron que era una marca para la tercera edad? "Es decir, no hay nada malo en eso," Addison dijo contritamente, "si eso es lo que esta buscando. Algunas personas sólo confían en una marca y se pegan con ello toda su vida. Pero si desea ampliar la demográfica de sus productos, tiene una difícil jornada por delante." "Y sabes esto porque ...?" Eleanor era consciente de que su voz se había hundido a una muy helada octava. "Porque sé maquillar. Sé lo que las mujeres y chicas compran." Addison había respondido calmadamente y luego terminó su plato de entrada. "Seguramente te das cuenta de esto, o no perderías tu tiempo con un gurú de la belleza de Newark." Addison tenía agallas. Eleanor no estaba segura de cómo había ocurrido, pero ella parecía haber tropezado con una de las pocas personas que no intimidaba automáticamente. Claro,

14

si lo intentara, probablemente podría asustar todo lo posible a la chica, pero la mirada directa y abierta de Addison mostró promesa. "Muy bien. Tienes un abogado?" "Um, por así decirlo. El hermano mayor de mi amigo es un abogado, y él me ayudó cuando empecé a ganar dinero con YouTube." "Entonces te sugiero que lo traigas contigo cuando vengas a mi oficina la próxima semana para firmar su contrato." "Esta bien. Lo único que sé de los contratos es que nunca firme nada sin leerlo primero." Eleanor tuvo que sonreír. "Esa es la regla fundamental. Si vuelves a llamarme en un par de días con información sobre tus honorarios, puedo tener a mi abogado trabajando en ello. De esta manera se ahorra tiempo. Quiero tener este espectáculo en marcha tan pronto como sea posible." "Honorarios. Está bien." Addison asintió y luego se iluminó. "Espero con ansias esto. Me encanta el maquillaje, como podrás haber imaginado." Ella se rió, sonando un poco sin aliento. El sonido de la risa nerviosa de Addison, emparejado con el entusiasmo que irradiaba, mando un agradable escalofrío a través de Eleanor. Ella no podía comprender lo que era acerca de esta joven mujer lo bastante para ser su hija que le hizo responder de esta manera. Fuera lo que fuese, tenía que obtener un control antes de ponerse en el camino de los negocios. Mientras Eleanor se hizo cargo de la cuenta después de enviar mensajes de texto a su conductor, empleó esa parte rebelde de sí misma que encontró a Addison absolutamente encantadora. En su lugar puso su cara animosa, cerrandose de golpe en su lugar con una fuerza que de hecho dañaba. Esto era acerca de salvar la compañía de Priscilla, sobre deshacer lo que el padre de Eleanor había hecho a su única hermana. No podía permitir que ninguna atracción extraña, inoportuna entrara en el camino de esto. Cuando dijo un severo adiós a Addison, ella podría decir que la otra mujer sintió la diferencia. "Gracias por el almuerzo, Eleanor. Te veré la próxima semana. "Addison le dio la mano y parpadeó cuando su sonrisa fue dejada sin corresponder. Eleanor salió de Aquavit y encontró donde su conductor estaba estacionado. Entrando en el coche, tomó una profunda respiración.

15

"La oficina". El conductor se introdujo en el tráfico al igual que Addison salió del restaurante. Ella estaba hablando por teléfono con alguien, sonriendo ampliamente y gesticulando de forma descriptiva en el aire, como si la persona en el otro extremo de la conversación en realidad pudiera verla. Su largo cabello desplegado en el viento mientras saltaba a lo largo de la acera a pocos pasos. Los neoyorquinos sólo caminaban como si no vieran nada extraño sobre alguien saltando de alegría. No. Eleanor apretó los labios. Ella tenía que recordar, sin importar cuán encantadora era esta mujer, Eleanor Ashcroft no dejaba que nada se interpusiera en el camino de los negocios.

Capítulo 3 "Y bien?" Los rizos de chocolate negro de Stacey rebotaron alrededor de su cara mientras ella saltaba en el pasillo. "Qué dijo ella? Es tan temible como los periódicos la hacen parecer? Vi un clip de ella y es impresionante, no es así? " Addison tuvo que reírse de sus payasadas. Desde que Stacey se había enterado de que iba a interpretar a Elphaba, sus niveles de energía se habían disparado. Ella cantó por toda la casa hasta que Addison tuvo que sobornarla para estar en silencio cuando ella estuviera filmando sus videos de maquillaje. "Ella es ... bastante extraordinaria. No creo que sea temible. Al menos no lo era hoy, pero ella es muy sensata. Puedo ver cómo podría intimidar a la gente. No hay manera de que alguna vez entre a una reunión con ella desprevenida." "Y ella es tan sexy como en esas imágenes del artículo de Forbes?" "Qué artículo de Forbes?" Addison colgó su chaqueta. "De qué estás hablando?" "Hice lo que tu hiciste. La busqué en Google. Encontré una entrevista que le hicieron el año pasado. Aquí, ven a ver, y tienes que contarme todo." Ella arrastró a Addison hacia su habitación. El corazón de Addison se lleno de alegría por la felicidad en los ojos de Stacey. Stacey había pasado tanto tiempo agarrando su cabeza en agonía absoluta que verla tan entusiasmada era increíble. "Llegue tarde, así que estaba muy nerviosa. Pensé que me ensartaría o algo, pero como esto resultó, ella estaba un poco fría. Exigente, sí, pero eso era de esperar. Creo que la encabrone en un punto, pero por alguna razón decidió pasar por alto eso. No parecía como su habitual manera de actuar, pero- " 16

"Ella realmente debe quererte." Stacey trajo una segunda silla a la mesa. "Sigue hablando. Voy a sacar las fotos." "Bueno, al final, se volvió bastante helada, por alguna razón. No estoy segura de lo que era, pero voy a llevar a Peter conmigo para negociar los honorarios, horas, ese tipo de cosas. Si el compromiso de tiempo son más de treinta horas por semana, voy a tener que recortar mis horas en Starbucks." "Renuncia." "¿Qué?" "Me has oído, hermana. Renuncia." Stacey se volvió y sonrió ampliamente. "Esta es tu oportunidad de hacer lo que amas. Entre la consultoría y lo que ganas de YouTube, va a ser suficiente para ganarte la vida para nosotras." "No solo eso. Voy a ser capaz de conseguir el fisioterapeuta del que el Dr. Reimer habló. No perderas la mayoría de tu primer año." Stacey dejó de escribir. "De verdad?" Su voz era de repente pequeña, como la de un niño. "Realmente he estado preocupada por ... sé que es ridículo y debería pensar en la parte académica en primer lugar, pero he estado muy preocupada que fuera a perder la oportunidad de interpretar a Elphaba." Conteniendo las lágrimas al ver la expresión esperanzada de Stacey, Addison puso un brazo alrededor de ella. "Cariño, lo entiendo. De verdad. No podría llevar una melodía si mi vida dependiera de ello, pero si pudiera, y si ardiera por la música como lo hago por mi canal, me habría asustado también." "Así que va a pagar lo suficiente como para hacer esto?" Stacey sorbio sus mejillas, un signo revelador que estaba a punto de llorar. "Sí. Así que vamos. Dónde están esas fotos?" Distrayendo a Stacey, Addison hizo un gesto hacia la pantalla. "Oh si. Aquí. Ella es guapa! " Addison se limitó a mirar. Estas eran fotos profesionales y la cámara amaba a Eleanor Ashcroft. La primera foto mostraba a Eleanor vestida con un suave traje de pantalón azulgris y una blusa de seda blanca. Estaba sonriendo débilmente pero no parecía muy amigable. Más como una sonrisa de tiburón, en realidad. En la segunda imagen, llevaba un traje de falda marrón oscuro, la chaqueta desabotonada y mostrando una profunda incisión, de la blusa crema cruzada. Ella estaba medio sentada frente a un escritorio 17

antiguo con una pierna doblada; la forma en la pose resaltaba sus piernas y las zapatillas Louboutin eran increíblemente atractivas. Al darse cuenta de dónde se dirigía su mente, Addison se tambaleó. Ella no podía entrar en este acuerdo de negocios pensando que su futura cliente era sexy y atractiva. Fue entonces cuando Stacey hizo clic en la tercera y última imagen. Aquí Eleanor estaba afuera, apoyada contra un BMW negro, la puerta del conductor abierta como si estuviera a punto de decir adiós e irse. Su vestido rojo sin mangas, de forma ajustable, se adaptaba sin ser apretado, y sus sandalias rojas haciendo juego perfectamente. "Cielo santo." Addison parpadeó y siguió mirando. "Necesitas un cubo para la baba, hermana?," Stacey dijo en una falsa voz angelical. "No puedes sentarte con tu lengua de fuera mientras estás en reuniones con ella." "No estoy babeando y mi lengua está donde se supone que tiene que estar." "Podría decir algo realmente vulgar, pero no lo haré." Stacey rió. "Todas las bromas aparte, Addie, estás mirándola como si fuera una propiedad de primera o algo." "Oh, eres tan graciosa. No." Stacey le sacó la lengua y luego volvió a mirar la pantalla. "Ella es increíble, y no soy una lesbiana. Ella es totalmente sexy." "Sólo porque soy lesbiana no significa que encuentre a todos los tipo de mujeres sexys." Addison suspiró. "Ya lo sé!" Stacey golpeo ligeramente su hombro. "Y sabes que lo sé." "Lo sé." "Entonces?" "Qué?" Addison comprendió lo que Stacey le estaba preguntando pero no estaba segura de poder, o querer, responder sinceramente. "Oh vamos. Nunca te he visto actuar o mirar de esta manera cuando se trata de cualquier mujer. Ella desencadena algo. Dime que estoy mintiendo." "Estás ... no estás mintiendo." Tapándose los ojos con la mano, Addison gimió. "Ella es realmente algo, en más de un sentido. Yo ya estaba consciente de que era impresionante." Ella bajó la mano y miró la foto de Eleanor de nuevo. "Entonces doy traspiés en ese restaurante, toda jadeante, sudorosa, y atrasada, y ella está sentada allí. Tranquila, fresca, 18

bastante áspera, y preciosa. Juro que sus ojos eran como chispeantes carámbanos. Sólo llevaba un maquillaje muy ligero, muy elegante." "Confió en tí para notar esto." "Mocosa." "Así que, continúa." Addison entrecerró los ojos e inclinó la cabeza. "Sólo debería dejar esto. Borrarlo de mi mente y ser totalmente profesional. Voy a aconsejar a su empresa. Estoy segura de que no voy a trabajar en cualquier lugar cerca de ella, de verdad, pero todavía debo asegurarme de que la considero sólo como un cliente." "Uh huh. Seguro. Eso funcionará." Stacey resopló. "No tienes idea de que simplemente lamiste tus labios, verdad?" "¿Qué? No lo hice." "Lo hiciste. Así." Stacey se lamió los labios lentamente y con un exageradamente dichoso rodar de sus ojos. "Oh, horrible mocosa!" Undiendo las yemas de los dedos en el costado de Stacey, Addison le hizo cosquillas. "Retráctate." Chillando de risa, Stacey trató de escapar del castigo de su hermana, pero Addison había encontrado el lugar secreto que haría a su hermana indefensa de risa y siguió haciendole cosquillas. "Me rindo. Me rindo." Addison se rió y detuvo el ataque de cosquillas. "Ves lo que ocurre con los mentirosos?" "Pude haber exagerado, pero la parte que lamiste tus labios no era una mentira." Stacey se movió rápidamente fuera de su alcance. "Hiciste eso." De alguna manera, esta vez Addison le creyó. "Dios. Estoy jodida si dejo que lo más mínimo de esto ... esto, lo que sea, enamoramiento instantáneo, se muestre." "Podría ser realmente vulgar ahora, pero eso sólo podría tenerme castigada, así que no ah!" Saliendo de la habitación, Stacey se apresuró a entrar en el cuarto de baño y cerrar la puerta. "Estaba bromeando, estaba bromeando!" Ella se reía tan fuerte que apenas podía hablar.

19

Addison no pudo evitar reírse. Stacey era un poco pícara, eso era cierto, pero al verla tener realmente un buen día valía la pena todo. Ella tocó a la puerta. "No creas que estás a salvo por siempre. Todavía tienes que ayudarme con la cena, y nunca se sabe cuando voy a conseguir mi venganza." "Oh, sí, lo hago. Tan pronto como empieces a cocinar, tu venganza comienza." Addison se carcajeó al rápido ingenio de Stacey. Su falta de habilidad en la cocina era legendaria, pero al menos no había envenenado a nadie todavía. "Oh, por favor. Voy a tener piedad de ti y haré los espaguetis y salsa de carne. Esas cosas que te gustan. De lata?" "Oh, gracias a Dios." Stacey abrió la puerta y de repente Addison se encontró envuelta en un fuerte abrazo. "Gracias." "No tienes que exagerar. Es sólo pasta con salsa de carne enlatada." Addison dio unas palmaditas en la espalda de Stacey. "No es así?" "Sí. Eso y el hecho de que estás tomando este paso, este increíble salto hacia lo desconocido. Sé que lo estás haciendo por mí. Es decir, habrías tenido que poner en marcha una carrera ya que tantos suscriptores y teleespectadores te aman, pero ... es por mí que lo estás haciendo ahora." "Hey, no te preocupes, cariño. Estoy muy entusiasmada con esta oportunidad. Sí, confieso que iba a trabajar en las alcantarillas si eso significaba conseguir el mejor terapeuta físico, pero ahora tengo la oportunidad de trabajar con lo que me gusta. No es exactamente un sacrificio de mi parte, Stace." "Quizás. En cierto modo creo que lo es." Stacey empezó a tirar de Addison hacia la cocina. "Estás renunciando a un trabajo estable, aunque no es exactamente tu trabajo ideal, para dedicarte a los negocios por tu propia cuenta con todo lo que esto trae consigo. Me alegro de que Peter será capaz de ayudarte. Sólo deja al pobre tipo con delicadeza, de acuerdo? Él está totalmente loco por ti." "¿Qué?" Addison se dio la vuelta tan rápido que casi se golpeó la cabeza en la puerta de la despensa que acababa de abrir. "Peter? Es una broma." "Uh-uh. Se ve como un lamentable San Bernardo cada vez que él y Janet vienen. No te has preguntado alguna vez por qué él se junta con ustedes dos? Él espera que va a ser el que te hara cambiar de equipos." "Oh, Dios." Cerrando los ojos, Addison se colocó débilmente contra la puerta de la despensa por un momento. "Bueno, no importa, voy a mantener las cosas muy profesional-" 20

"¿Y dónde he oído eso antes? Hmm? Oh, sí, en mi habitación hace unos minutos cuando alguien me dijo que sería muy profesional cuando ella se siente atraída por su nueva cliente. Veo una tendencia aquí." "Y veo una adolescente que va a estar cocinando el resto de la semana si no se cierra la rutina de sabelotodo." Estrechando los ojos deliberadamente, Addison dio a Stacey su mejor mirada antes de sacar la pasta, sonriendo al chillido de Stacey. "Esta bien, esta bien. No voy a mencionar nada acerca de profesionalismo, enganchamientos, cambios de equipo, o mujeres de mediana edad buenisimas. Nuh-uh." Addison trató de mantenerse severa, pero como de costumbre, Stacey la hizo reír como si fuera todavía una adolescente ella misma. Agarrando los espaguetis, se rió desválidamente mientras se sostenía en la encimera. Stacey se le unió, en realidad terminando sentada en el suelo sosteniendo su estómago y secándose las lágrimas de la risa. "Mocosa," Addison logró, y comenzó a llenar una olla grande con agua. "No sé lo que hice mal contigo." "Veamos, incluso eso es tu culpa," Stacey señaló amablemente. Unos momentos más tarde, su rostro se puso serio y se acercó a abrazarla por la cintura. "En realidad, eres bastante impresionante, Addie." Ella presionó su frente contra los hombros de Addison. "Eleanor Ashcroft sera mejor que se de cuenta de eso y te trate de forma adecuada, o tendrá que verselas conmigo." Addison cerró los ojos brevemente. Stacey no estaba bromeando.

Capítulo 4 Viajando en el ascensor hasta el vigésimo primer piso del edificio del Grupo Ashton, Addison se encontró dando golpecitos con el pie y jugueteando con la correa de hombro de su bolsa de mensajería. La otra mano la abrió y cerró repetidamente hasta que logró relajarse. Esto era ridículo. Toda la materia legal fue subsanada, gracias a Peter, que la había acompañado cuando se reunió con el gerente de marketing y el gerente de personal. Ella iba a trabajar a tiempo completo con Face Exquisite y combinar esta posición con la gestión de su canal de YouTube. Sin lugar a dudas, tendría una gran cantidad de días largos, que le preocupaba. Una vez que Stacey tuviera su cirugía, Addison se sentiría desgarrada, pero ganando lo que para ella era una cantidad inconmensurable de dinero le hacía valer todo el esfuerzo. Que no se podía comparar a su trabajo como mesera, ni mucho menos, y ahora podía cuidar de las necesidades de Stacey. 21

Cuando llegó a la planta superior, una de las asistentes principales que había conocido antes estaba esperando por ella en el ascensor. Impecablemente vestida con un traje de falda de color gris claro que hizo a Addison preocuparse que podría haberse vestido completamente equivocada, la mujer la guió a través de un laberinto de pasillos muy iluminados. Addison no estaba mal vestida, pero no poseía ningún traje de poder o conjuntos formales de oficina. En su lugar, llevaba un vestido de lino verde. Sobre ello, una chaquetilla de punto de color blanquecino y una chaqueta negra, corta la ayudaba a mantenerse cálida. "Ellos están esperando por usted, Sra Garr." Susan, la asistente que se había reunido con Addison, abrió una puerta y le indicó que pasara al interior. "Gracias." Addison sonrió cortésmente a Susan y entró en la sala de conferencias. Cuatro individuos estaban sentados alrededor de la mesa de conferencias ovalada y, para su sorpresa, Eleanor Ashcroft sentada a la cabecera de la mesa, centrándose en su teléfono celular. La última vez que Addison estuvo aquí, Eleanor había estado fuera de la ciudad por un asunto de último minuto, y por alguna razón Addison no había esperado estar en su primer encuentro con el CEO y diferentes gerentes de Face Exquisite. "Bienvenida, Addison." Eleanor se levantó y rodeó la mesa, extendiendo la mano. "Toma asiento. Conoces a todos?" "Sólo a la Sra. Leighton. Hola de nuevo." Addison asintió al gerente de marketing, saludando con la mano. Vanessa Leighton era de la edad de Eleanor y tan elegante, si no tan impresionante. "Este es Keith Berger, ingeniero químico de Face Exquisite." Un hombre escaso de cerca de sesenta años permaneció de pie mientras la saludaba. Parecía escéptico cuando él la observó a través de lentes rígidos, de montura negra. "Es un placer, Sra. Garr." "Por favor, llámeme Addie." Él asintió enérgicamente y se sentó. La última persona en saludar a Addison era una mujer más cercana a su misma edad. "Soy Linda West, la coordinadora y la persona a la que acudir en lo que sea que necesites para ponerte en contacto con alguien." Su tono ligeramente dominante hizo a Addison hacer una pausa y tomar nota. Era evidente que esta Linda considera su posición como importante.

22

"Gracias, Linda. Es bueno saberlo," Addison dijo amigablemente, y se sentó a la derecha de Eleanor. Creyó ver a Linda estrechar sus ojos y se preguntó si sentarse a la derecha del mandamás era indicativo de algo. "Pronto conoceras a todo el equipo que estamos armando para reactivar a Face Exquisite." Eleanor sacó unos documentos de su maletín. "Todos aquí han tenido la oportunidad de examinar tu canal de YouTube. Vanessa, creo que tenías algunas ideas?" "Sí, Eleanor. Las tengo." Vanessa se giró a Addison. "Tan popular como tu canal es, todavía creo que se puede hacer mucho para hacerlo más eficiente y más profesional." ¿Qué? Addison entrelazó los dedos temblorosos juntos y escuchó a la mujer realizada hablar mientras trataba de averiguar por qué su canal estaba en la agenda. "Continua." "Te felicito por la calidad de tus videos. No están mal ya que están hechos desde tu casa. Bastante bien para un aficionado. Aún así, es claro que necesitamos pasar a un estudio y- " "No." Addison sonrió suavemente y sacudió la cabeza. "Eso no va a funcionar." "Si se trata de una cuestión de costo -" "No lo es. Bueno, lo sería, si pensara que fuera una buena idea. Lo siento, Sra. Leighton, pero no lo es. Mi canal permanece en la forma en que está, hasta que yo decida que tiene que cambiar. Estoy aquí para ser su asesora, señora. No al revés." No estaba segura de si era prudente llamar a Vanessa ‘señora’ o tomar una postura tan prematura en la reunión. En el interior estaba temblando, temiendo que Eleanor pudiera romper el contrato y dejarla y no hubiera forma de pagar por la rehabilitación de Stacey. "Seguramente puedes entender que necesitamos optimizar tu canal y hacerlo lo mejor que puede ser con el fin de promover nuestra marca." Los labios de Vanessa se adelgazaron. "Eleanor?" "Creo que está empezando en el extremo equivocado," Addison dijo rápidamente, temiendo que Eleanor podría matar todo el proyecto. "Mi canal está creciendo con cada semana que pasa. No necesito asesoramiento o la optimización, al menos, no todavía. Pero su empresa y su marca están en extrema necesidad de CPR (*). Si vamos a hacer algo al respecto, es necesario determinar lo que no funciona. He estado revisando todos los productos que Eleanor me envió, y sé por qué no se están vendiendo." (*) Reanimación cardiopulmonar

23

"Por supuesto." Eleanor le indicó a Addison para continuar. "Pero Eleanor ..." Vanessa se encogió de hombros cuando Eleanor lentamente sacudió la cabeza. "Bien." "Comencemos con sus lapices labiales. Los colores son anticuados. La fórmula se está secando y tiene una tendencia a dejar los labios agrietados y un aspecto poco uniforme. Y ellos huelen. Es decir, ese olor químico labial pasado de moda que recuerdo de los labiales de mi abuela." "Ya veo. Continúa." Eleanor puso sus codos sobre la mesa. "Sus rímeles son igualmente anticuados. No ha investigado alguien lo que todas las otras marcas están haciendo con el cepillo solo? Mientras lo aplicaba intenté todas las técnicas que he recogido a lo largo de los años, y aún así acabe con patas de araña." "Disculpa?" Las cejas de Eleanor se alzaron. "Patas de araña?" "Un término utilizado cuando el rímel aglomera las pestañas juntas varias a la vez. Hace que parezca como si tuviera cinco hebras gruesas en lugar de toneladas de hebras definidas, voluminosas, largas. Se necesita una gran fórmula y un cepillo aún mejor." "Eso se puede hacer. Continúa." "Bien. Sombras de ojos. No del todo una falla, pero la gama de colores necesita ampliación. Algunos son demasiado polvorientos y otros no bastante pigmentados, pero a lo largo de toda su línea de productos, veo un defecto principal que es necesario abordar." Addison dejó que sus ojos se encontraran deliberadamente los de todos los demás, asegurándose de que estaban prestando atención. "He investigado su modo de producir los productos de maquillaje y rostro, y es triste, pero no me sorprendió por completo encontrar que no sólo ustedes, sino también sus proveedores, todos prueban los productos en animales." "Lo mismo ocurre con muchas de las grandes empresas!" Vanessa se enderezó. "Es necesario asegurar-" "No lo es!" Addison dio un toque a la carpeta delante de ella. "Ustedes puede obtener incluso mejores resultados mediante pruebas con personas. Voluntarios. Y lo que es más, haciendo toda la marca libre de crueldad es un punto de venta en sí mismo." "Tienes un punto, pero es una gran tarea el cambiar toda la cadena de producción." Eleanor miró sus notas. "Asumo que tendrá un veredicto en todos nuestros productos una vez que pase a través de todos ellos?"

24

"Sí. Realmente di a los que he probado el beneficio de la duda, pero al igual que usted tiene una marca para cambiar, para salvar – yo tengo un canal que mantener que me ha llevado cuatro años construir. Mi audiencia me considera como una fuente veraz, imparcial de la información. Tal y como está todo ahora, no puedo revisar ni uno solo de los productos bajo una luz favorable ya que ninguno de ellos esta libre de crueldad. Tampoco podría permitirmelos – aún." "Qué?" Los ojos de Eleanor se entrecerraron delgados. "Su trabajo como nuestro asesor, de acuerdo con su contrato, es trabajar con nosotros para hacer de Face Exquisite visible para los espectadores." "Tan pronto como pueda dar mi opinión honesta de una manera positiva, cuando se cumplan todos los criterios, lo haré. Y como usted sabe, no reviso cualquier producto que no me he comprado. Peter se aseguró de que eso está en mi contrato tambien." Tratando de no dejar sobre como la fría mirada de Eleanor la hizo temblar internamente, Addison no se dejó intimidar. "Después de haber tomado una posición sobre este tema el año pasado, después de educarme a mí misma sobre el asunto, yo no compro ninguna marca que no esta libre de crueldad." "Incluso si decidieramos en el punto de estar de acuerdo con esta idea poco realista y romántica de los métodos de fabricación libres de crueldad, esto tomará tiempo. Tiempo que no tenemos." Linda habló con sequedad. "Una cosa es tener una lista de deseos para una marca, pero otra cuestión es ejecutarlos. Su falta de experiencia cuando se trata de actividades de negocios evidentemente hace tan difícil que usted pueda entenderlo, Sra. Garr." "Puede que no tenga un título universitario en economía, pero puedo sumar y restar, Sra. West." Addison enroscó los dedos de los pies para impedir que sus piernas temblaran. "Su compañía ha estado en una cuesta abajo en los últimos veinte y tantos años. No me corresponde a mí juzgar, pero no hay dinero que haya ido a la investigación o desarrollo de productos. No tengo que examinar todos los libros para decirle eso. Es como si el tiempo se hubiera detenido. El maquillaje es como ... como la pasta y cepillo de dientes. No ha visto cómo están subiendo cada temporada con el nuevo material de alta tecnología, tanto para los cepillos y la pasta? La competencia es feroz para ellos y para la industria del maquillaje." Giró su total atención a Eleanor y tuvo que tragar en la intensidad con que la mujer estaba mirandola. Tal vez ella estaba arriesgando todo, pero esto era por lo qué había sido contratada. "Así que este es su consejo?" Eleanor habló lentamente, su voz incluso. "Puedo entender el razonamiento detrás de la modernización de los productos para satisfacer el mercado actual, pero esta empresa no tiene un gran presupuesto debido a la falta de acción de la gestión anterior. De hecho, es un milagro que esta empresa no este en quiebra por ahora."

25

"Tenemos una base de clientes estable que siempre ha utilizado Face Exquisite," Vanessa dijo defensivamente. "Ellos confían en nuestros productos, y me temo que podríamos perderlos si adoptamos todos los cambios que la Sra. Garr sugiere." Addison no podía comprender el razonamiento de Vanessa. Estaban tan decididos en abastecer a la población más vieja que estaban dispuestos a no tener en cuenta a todos los menores de sesenta años? Ella no podía decir eso en voz alta, por supuesto, pero tal vez su punto de vista era claramente visible en su cara, ya que Keith se enderezó en su silla. "La creación de mejores fórmulas y mejores productos en general no nos hará perder clientes." Él tocó con la punta de los dedos contra su tableta de ordenador. "En cuanto al aspecto libre de crueldad, no estoy tan seguro. No creo que la gente se preocupe por ello lo suficiente para tal esfuerzo ser financieramente solvente." "Eso es lo que estoy pensando," Eleanor dijo. Ella miró rápidamente a Addison. "Tendré que ver que esto destroza los números antes de tomar una decisión. Seguramente puedes ver la realidad de esto, Addison?" "Estoy empezando a sentir que soy la única aquí haciendo eso." Addison se echó hacia atrás y cruzó las piernas. "Los comentarios que recibo en todo apunta en la misma dirección. La mayoría de mis suscriptores afirman que quieren productos libres de crueldad, preferentemente vegetarianos." "Vegetarianos?" Keith miró boquiabierta. "Que demonios? Nadie se va a comer la maldita sombra de ojos! " Addison quería pegarse en su propia frente de pura frustración. Cómo podían ser tan despistados? Le estaban tomando el pelo, tal vez? Era una prueba para ver cómo iba a acercarse a ellos si pretendían ser unos totales idiotas? "Addison, quiero que trabajes con Keith para crear algunas muestras de algunos productos clave. Quiero que ellos las hagan en dos versiones: la forma tradicional y de acuerdo con tus especificaciones ideales. Mientras están trabajando en los productos, quiero que Vanessa controle los números, lo cual es en última instancia a lo que esto se reduce, a mantener la empresa viva." Dejó que su mirada se encontrara con todos los suyos, uno a la vez. "Y que no haya ningún error - que es mi objetivo aquí. Devolver a esta empresa a su antigua gloria." Concentrándose en Addison, agregó, "Encuéntrame en mi oficina cuando hayas terminado por hoy." Eleanor se levantó y se fue. Addison la estudió subrepticiamente, cuando hizo su camino alrededor de la mesa, moviendose con tal elegancia y frugalidad y, sí, con total feminidad. El resto de la reunión consistió en Keith y Addison trabajando en un calendario que les convenía a ambas. Vanessa y Linda añadieron unas cuantas reuniones, y sus tonos convencieron a Addison que no serían fáciles de tratar. Por qué las dos mujeres parecian 26

tan hostiles y prepotentes? Era por ella, o porque Eleanor había traído alguien de fuera de la empresa? Diciéndose que podría aguantar tanto mientras ganaba el dinero que Stacey necesitaba, Addison finalmente amablemente deseó a todos un buen día y se dirigió para encontrar la oficina de Eleanor. Justo cuando estaba cerrando la puerta detrás de ella, oyó la ácida voz de Vanessa. "Puede alguien decirme por qué Eleanor no simplemente contrató a una agencia con experiencia en la marca?" Estremeciéndose en el tono malintencionado, Addison alargó su paso mientras caminaba hacia el vestíbulo para localizar a Susan. De ninguna manera iba a tropezar en torno a este laberinto de pasillos sin ayuda, especialmente sabiendo que Eleanor odiaba que le hicieran esperar.

Capítulo 5 Eleanor levantó la vista de su laptop cuando el intercomunicador zumbó y apretó el gran botón rojo. "Sí." "La Sra. Garr para verla, Sra. Ashcroft." Susan habló en su habitual manera eficiente. "Hágala pasar." El intercomunicador hizo clic, y luego la puerta se abrió y Susan le indicó a Addison entrar. Era bastante revelador ver la reacción de Addison a la oficina de Eleanor. Sus ojos se hicieron más grandes y su boca se abrió mientras se acercaba a una parada completa, mirando por las ventanas panorámicas. Tal vez la joven nunca había visto esta particular vista de esta manera antes? Con vistas a una gran parte del centro de la ciudad y en la distancia los famosos rascacielos, la vista era impresionante. Cuando niña, durante su visita a su padre en esta misma oficina, Eleanor había estado intrigada por la vista y había permanecido allí durante horas a veces, con la nariz pegada al cristal. Ella firmemente había creído que él gobernaba el mundo, que el pueblo en miniatura ahí abajo por debajo de ellos eran sus subordinados. Lo triste fue que Kenneth Ashcroft había completamente comprado la idea de lo lejos que se extendía su poder. Es posible que él haya residido en esta torre de marfil y ejercido su poder despiadadamente, pero para Eleanor, él cayó de la gracia el día que traicionó a su hermana. Esto había dado a Eleanor el inmenso placer de destronar a su padre. "Toma asiento." Eleanor señalado en una de las sillas de los visitantes.

27

Addison se sentó, posada en el borde del asiento. Parecía tensa y algo brillaba en sus ojos, una sombra o un atisbo de dolor. "Estás satisfecha con los arreglos que discutiste con el equipo hoy?" Eleanor se inclinó hacia delante en los codos, entrelazando sus dedos. La sonrisa de Addison parecía educada en el mejor de los casos. "Partes de ello, sí." "Qué quieres decir?" Sorprendida en su propia molestia en cualquiera que dijo algo para borrar la chispa de esta joven de alegría innata, Eleanor frunció el ceño. "Para ser honesta, qué tan bien exploró la idea de traerme en este proyecto con el personal de Face Exquisite? Creo que esperaban a alguien dentro de la industria, una persona con amplia experiencia en los negocios, quiero decir." Sus ojos avellana tan abiertos y honestos, Addison se veía un poco cansada. "Tenemos una gran cantidad de experiencia de negocios fácilmente disponible. Necesito a alguien que conozca el maquillaje, que entienda a nuestros futuros clientes y lo que están dispuestos a pagar. Si alguien - y me refiero a cuelquiera - de Face Exquisite no entiende esto, estoy segura que se darán cuenta de que serán más feliz en otro lugar." Era bastante divertido ver a Addison seguir su razonamiento. Eleanor impidió una amplia sonrisa aparecer cuando la joven se vió completamente atónita. "Oh Dios. No puede simplemente despedir a alguien por no gustarles mi presencia. Es decir, soy la nueva chica en la cuadra aquí. Ellos ... quiero decir, simplemente no puede." Pálida ahora, veía implorante a Eleanor. Claramente, Addison sabía muchísimo sobre el maquillaje y muy poco sobre el despiadado mundo de los negocios. "Si se interponen en el camino de lo que es mejor para la empresa y no funcionan como un equipo de acuerdo con las directrices que he puesto, ciertamente que puedo. Face Exquisite es mi empresa. Soy dueña de un ochenta por ciento de las acciones, y voy a hacer lo necesario para que vuelva a su antigua gloria. Fue seriamente mal administrada antes." "Por tu padre," Addison dijo, y asintió. Eleanor se encogió y trató de ocultar su reacción. "Has hecho tu investigación." "Sí." Addison sonaba a disculpa. "Me arriesgué mucho al renunciar a mi trabajo de día para hacer esto a tiempo completo en cambio. Necesitaba averiguar todo lo que pudiera. Peter, mi abogado, me ayudó, pero Stacey y yo hicimos la mayor parte de la investigación en línea." "Ah, sí. Tu hermana." 28

Addison se mostró sorprendida. "Lo recuerdas." "Por qué no lo haría? Estabas tan preocupada de que yo viera el hecho de que tenías responsabilidades personales, privadas como algún tipo de problema." "Sí." Viendose nerviosa ahora, Addison en realidad se retorció un poco en su asiento. "No puedo decirle lo mucho que este trabajo significa para Stacey y para mi." "Bueno. Imagino que la consultoría paga mejor que trabajar como una mesera. Nada en contra de esa profesión, en absoluto. Las meseras me ayudan a mantenerme cuerda." "Tienes razón. El dinero no es bueno. Es decir, había estado allí el tiempo suficiente para tener un seguro básico para nosotras, pero de esta manera, puedo reservar dinero para cuando ... cuando lo necesitemos." Era obvio Addison quería decir algo más, pero Eleanor no presiono. Muy pronto descubriría lo que ella podría estar escondiendo. Su mente rozó la cuestión de por qué se molestaría en primer lugar, pero no se aventuró demasiado lejos en este ámbito. Estaba curiosa acerca de la mujer que sería fundamental para salvar la compañía de Priscilla. Por supuesto que ella era. No podía permitir que nada, ni nadie, fallara. Eleanor de prisa cambió el tema. "Necesito que asistas a una fiesta de cóctel este Viernes." "Viernes?" Addison sacó rápidamente su teléfono y pasó los dedos sobre la pantalla. "Lo siento. No puedo." "Si examinas tu contrato, verás que estás obligada a participar en eventos que mostrarán nuestros productos y nuestra empresa." Eleanor miró con severidad a Addison, asegurándose que infundía en sus ojos la fuerza que sabía hacer temblar incluso a las personas más endurecidas. "Los enlaces sociales en ocasionales actos es parte de nuestro acuerdo." "Entiendo." Por extraño que parezca, su penetrante mirada experta no parecía afectar a Addison. "Mi hermana va a una fiesta, algo que ha estado esperando durante meses, y tengo que asegurarme de que ella llegue allí y regrese a salvo." "Estoy segura que puedes arreglar para que el padre de una de sus amigas la lleve." "Usted no entiende. Tengo que estar allí para acompañarla en el metro." Addison se encogió. "Tendré que quedar fuera de esto, Eleanor. Lo siento." Nada contenta, Eleanor golpeó sus uñas contra el escritorio de madera de cerezo. A regañadientes, tuvo que admitir que incluso si este obstáculo le molestaba, admiraba la lealtad de Addison a su hermana. La única vez que había estado en el extremo receptor de un amor incondicional fue cuando había pasado un tiempo con su tía Priscilla cuando era 29

una niña. Su padre había expresado nada más que insensibilidad la mayor parte de su vida, y su madre había estado ausente, emocional y físicamente, durante todo el tiempo que podía recordar. Redujo la velocidad de sus dedos mientras pensaba en un compromiso. "Qué pasa si puedo organizar un transporte seguro para tu hermana? Sólo dame la dirección y el tiempo de inicio y finalización de esta fiesta." Fue interesante ver cómo Addison realmente se quedaba boquiabierta ante esta sugerencia. Eleanor no podía entender por qué esta sugerencia podría causar tal respuesta pero la encontró bastante refrescante. La mayoría de las personas a su alrededor vivían vidas donde tales disposiciones eran comunes, pero tal vez ese no era el caso en Newark. "Es importante que asista?" Addison se enderezó en su silla, sus ojos entrecerrados. "Sí. He dispuesto para ti un contacto con varios otros expertos en maquillaje. Bastantes de ellos están viendo a la diversificación y expansión. Quiero que pongas tu oído en el terreno y escuches el cotilleo, luego te conectes a internet y compares lo que te enteraste con lo que los blogueros de belleza están diciendo." "Y Stacey tendrá un aventón a la fiesta?" "Sí." Addison miró por la ventana, claramente evaluando la posibilidad. Eleanor sabía cuál sería su respuesta antes de que ella se volviera y dijera: "Está bien entonces. Gracias por darse cuenta de que Stacey es mi prioridad número uno." Ella suspiró y se dejó caer contra el respaldo. "Sé que probablemente no es mucha destreza en los negocios para expresar eso, pero es la verdad." Eleanor pensó que podía detectar la fatiga en el rostro de Addison sin importar cuán perfectamente su maquillaje estaba aplicado. "Tal vez no, pero aprecio la honestidad." "Esta bien. Gracias." Addison tiró de su bolsa hacia ella y se levantó. "A menos que tenga algo más que necesita discutir conmigo, me voy. Tengo dos nuevos videos para subir a YouTube. Pensé filmar el ‘gran anuncio’ acerca de mi nuevo trabajo y tenerlo listo para cuando piense que sea el momento para ponerlo." Era bastante ridículo sentir cerca del vértigo al pensar en nuevos videos que aparezcan en The Blush Factor. Desde que habían hablado en el restaurante, Addison había publicado sólo una vez a la semana. Para tener acceso a los dos nuevos iba a tener que volver a casa a su enorme condominio en el penthouse un poco menos ... sola. Enojada por sentirse vulnerable en presencia de la única persona que había logrado penetrar las paredes cuidadosamente construidas por primera vez en mucho tiempo, Eleanor asintió 30

enérgicamente. "Por supuesto. Mi asistente hará que los choferes contacten contigo el Jueves, al mediodía, a más tardar." "Choferes?" Addison se detuvo y se giró tan rápido que tuvo que aferrarse al respaldo de la silla de visitante. "Choferes, en plural?" "Por supuesto. Necesitas que te lleven al acto." "Oh. No, no. No es necesario, Eleanor. Voy a tomar el tren. Estoy acostumbrado a eso." "Estoy segura que lo estás." Eleanor arrugó la nariz ligeramente ante la idea de estar rodeada por completos extraños vestida con un vestido de cóctel. "Cuántas veces has viajado en tren vestida con un traje de diseñador?" Addison parecía ofendida. "Vestido de diseñador? Lo siento, pero no tengo suficiente dinero para tener en mis manos uno de esos. Pero tengo un vestido que sera genial para la ocasión. Es de Forever 21 (*)." Eleanor parpadeó. "Forever 21. No puedo decir que alguna vez he frecuentado la cadena." "Estás apenas en su destinación poblacional." La expresión de Addison cambió y ahora tenía la desfachatez de verse divertida. Demasiado vieja. "En serio?" El tono helado de Eleanor habría enviado a sus asistentes al exilio en Canadá. "Uh huh. De estantería. No es lo suficientemente elegante." Eleanor se preguntó si Addison sabía cuántos puntos se había anotado por no jugar la carta de la edad. "Puede que tengas razón. Y todavía tiene que mantener un vestido que sea apropiado." "Lo hago. Además, dónde consigo un vestido de diseñador?" El cabello de Addison fluía por su hombro izquierdo mientras inclinaba la cabeza. Su belleza era alucinante y suficiente para que Eleanor cruzara sus piernas, una reacción que no podía recordar haber experimentado antes. "Yo te hubiera abastecido con un surtido, por supuesto. Soy tu cliente, pero también representó a Face Exquisite. Es estrictamente negocios."

(*) Cadena de tiendas de ropa, calzado y complementos de moda para jóvenes

31

"Me doy cuenta de eso. Qué otra cosa podría ser?" Pequeños diablillos descarados brillaron en los ojos de Addison. "Exactamente." Eleanor pensó rápidamente. "Te importaría enviarme en un mensaje la foto de ti misma en este vestido?" Ella levantó la mano como la cara de Addison se oscureció. "Escucha. No desconfío de tu gusto o tu capacidad para elegir un traje, pero hay mucho en juego contigo haciendo una buena primera impresión." "Oh, esta bien. Puedo hacer algo mejor. Si me das tu sobrenombre en Skype te puedo mostrar en mi webcam." Addison sonrió, y de nuevo los destellos desconcertantes aparecieron entre el translúcido avellana. Eleanor estaba tan cerca de estar sin habla como alguna vez llegó. Esta mujer no era como cualquier persona que alguna vez se había topado, ya sea en privado o profesionalmente. Por qué ella no esta respondiendo a sus medios infalibles de intimidación? "Muy bien," se oyó decir, tirando de un bloc de notas más cerca. Ella escribió su nombre de usuario de Skype. "Cuál es tu alias así sabré para aceptar tu llamada?" "Blushaddict. Una palabra." "Lo suponía," Eleanor murmuró, y entregó la nota. "Estaré en casa después de las nueve de la noche." "Nos vemos entonces." Addison tomó el papel y lo miró. " 'Valkyrie'. Genial." Eleanor se encogió de hombros, decidida a no parecer tan nerviosa como se sentía. "Es el que uso en mi laptop privada." "Está bien." Addison guardó la nota en su maletín. "Nos vemos esta noche entonces, más o menos." "Bien. Sí." Eleanor se sentó inmóvil mientras Addison saludo con ese pequeño movimiento de sus dedos que había hecho antes y se fue. Acababa de cometer un gran error, dando a Addison su nombre privado de usuario de Skype? Normalmente utilizaba la versión premium de la empresa mientras realizaba negocios, pero no parecía apropiado para ver a Addison mostrando trajes en la máquina de la empresa. Su laptop en casa no estaba en la intranet de la empresa.

32

En cambio se conecta a Internet a través de una tarjeta aérea. Eleanor no estaba segura de si estaba protegiendose a sí misma o a Addison con estas medidas de seguridad, pero ella confiaba en su instinto visceral que era lo más inteligente por hacer.

***** Addison colocó dos vestidos en su cama. Se había olvidado del vestido de cóctel de color azul media noche de su amiga Katie que había dejado atrás cuando ella no pudo deshacerse de las libras adicionales después de su embarazo. Era un vestido precioso, de Calvin Klein, no menos. Tal vez Eleanor consideraría que era más adecuado para el Viernes. "Así que cuando este desfile comienza?" Stacey asomó la cabeza. "Debo traer palomitas?" "Hey, no vas a estar aquí. Todavía no has terminado con ese ensayo." Addison negó con la cabeza, luciendo su mejor severidad. "Puedo prescindir de tus comentarios sabelotodo." "Ah, ese lenguaje, Sra. Garr. Estás segura de que es apropiado con los ricos y famosos de Manhattan? Estoy segura de que besan el aire alrededor de las mejillas del otro y van, 'Oh, querida, ha pasado mucho tiempo desde que jugamos al polo.'" "Por favor." Addison tuvo que reírse de las payasadas de Stacey. "Razón de más para que hagas tu tarea en tu habitación y dejarme hacer lo mío aquí." "Y lucir los sexy vestidos para la sexy Eleanor." "Eso es. Vuélvete más lista. Si es posible." Addison empujó Stacey fuera través de su puerta. "Y no bromas tontas. Recuerda, esto es importante." "Sí, sí, sólo estoy bromeando." Stacey puso mala cara. "Dónde está tu sentido del humor?" "Oh, tengo sentido del humor, pero no puedo estar toda risueña cuando hablo con mi primer gran cliente a través de Skype. Ella me va a ver, y voy a tener que tratar de no parecer una idiota total en estos vestidos - por no hablar de los zapatos." Rápidamente poniéndose seria, Stacey dio un rápido abrazo a Addison. "No te pongas así. Ella es la que tiene suerte de tenerte salvando esa compañía de ella. Te ves increíblemente impresionante en ambos de esos vestidos, y por mi parte creo que es genial que finalmente consigas un uso de ellos. Cuándo fue la última vez que fuiste a clubs?" Como nunca? Addison trató de recordar. Sus días consistían en preparar bebidas de café, la filmación para YouTube, cuidar de Stacey, y hacer las tareas domésticas. Clubs? Como si. "Gracias por los cumplidos, cariño." 33

Stacey tiró de los extremos de la cola de caballo de Addison, algo que hacía cuando estaba demasiado sensible y no quería mostrar sus sentimientos demasiado abiertamente. Ella desapareció en su habitación y pronto el sonido de One Republic golpeó contra la puerta. Checando el reloj en la pared por encima de su escritorio, Addison vio que tenía sólo cinco minutos para prepararse. Corriendo, se puso el vestido negro de Forever 21. Añadió una pulsera de puño remachada plateada, pero no quería verse ‘demasiado’, por lo que dejó el collar a juego en la caja. Un minuto antes de las nueve, los tonos de timbre familiares de Skype hicieron a Addison saltar en la silla del escritorio. Sus dedos estaban fríos mientras hacía clic en respuesta. Sintiéndose audaz, dejó que su laptop se conectara con la cámara web directamente. Eleanor apareció a la vista y claramente acababa de llegar a casa. Ella estaba de pie a unos pocos pies de su computadora, quitándose un abrigo de color mostaza. Arrojándolo en una - era eso una cama? Estaban ambas en sus respectivos dormitorios? Addison tragó. "Hola, Eleanor." "Buenas noches, Addison. Es ese el vestido que vas a llevar?" Eleanor se acercó y se sentó frente a la computadora, inclinando la cabeza. "Tienes que ponerte de pie y retroceder un poco." "Encontré uno más que olvidé que tenía, si no crees que este es bastante bueno." Addison se sentía torpe y estaba agradecida que no había pensado ponerse los tacones también. Llevaba un sujetador bajo el vestido, pero su único negro que funcionaba con la delgada tela era bastante endeble. De repente muy consciente de cómo sus pechos se balanceaban mientras se movía y se levantaba, se mordió el interior de su mejilla para no pensar en ello demasiado. "Más atrás," Eleanor dijo, y cruzó las manos bajo la barbilla. "Girate." Esto era totalmente incómodo. Addison sabía que no tenía el físico de modelo; ella era demasiado baja y demasiado curvilínea para eso. Miró el espejo de cuerpo entero en el otro extremo de la habitación. El vestido se ceñía en el lugar correcto, dándole más una figura de reloj de arena. "Y?" Addison puso las manos en las caderas y se encontró con la mirada de Eleanor. "No está mal. Confío en que el material no es demasiado barato como parece?"

34

"No. No lo creo. Mira." Addison se acercó a la cámara web y tiró de la tela en su hombro para conseguir que la cámara se centrara en ello. "Ves? Tiene flores muy sutiles, tejidas con un hilo de seda." Eleanor tosió. "Um. Sí. Ya veo." Addison echó un vistazo al monitor, donde vio su propia imagen en una versión más pequeña en la esquina. Cuando se dio cuenta de que había más o menos presionado todo su escote en la cámara para mostrar la tela, retrocedió tan rápido que casi se cae. "Oops." "Cuidado, ahora." Eleanor no parecía ofendida, y por qué iba a estarlo? Las dos eran mujeres. No era como si Eleanor fuera un tipo que se la comia con los ojos o algo así. Rapidamente sin tener en cuenta el hecho de que los papeles habían sido invertidos, Addison habría sido la que se la comiera con los ojos, recogió el vestido azul. "Voy a cambiarme en el otro. Vuelvo enseguida." Ella se metió en su cuarto de baño, donde pasó los primeros diez segundos golpeando su frente contra el espejo. "Soy una idiota!" Siseando a sí misma, ella finalmente cambió los vestidos. El vestido azul no era tan delgado cuando se trataba de la tela, pero era decididamente más corto. No tanto que se viera indecente, o por lo menos ella no lo creía, pero sexy, en expresión de Stacey. Conteniendo la respiración, ella regresó a su dormitorio.

***** Eleanor trató de calmar su pulso acelerado. La naturaleza impulsiva de Addison y la forma que utilizaba para estar en la cámara eran obvias. Cuando ella se acercó a la computadora y se inclinó para mostrar la tela, Eleanor había conseguido más de una vista del escote de piel satinada de lo que esperaba. Impecable en alta definición, el pecho de Addison había estado demasiado cerca e hizo que la garganta de Eleanor se secase y su corazón latiera con contracciones dolorosas. Ahora la puerta en el otro extremo del dormitorio de Addison se abrió y salió en un vestido azul oscuro que simplemente robó el último aliento de Eleanor que había contado en mantener. Corto, pero no sórdido, abrazó cada hermosa curva del cuerpo de Addison. Era como si estuviera hecho a medida para ella, e incluso si este vestido significaba problema – debido a que Addison tendría que luchar tanto para hombres y mujeres para mantenerlos fuera de ella – Eleanor sabía que este era el indicado. Addison giró lentamente, sus manos levantadas. "Qué piensas?" "Creo que ... este es." 35

"De verdad?" La boca de Addison se abrió. "Es un poco corto." "Te sientes incómoda con eso?" "No, bueno, en realidad no. Es bastante indulgente. Elástico. Creo que voy a estar bien. Tengo unas zapatillas negras de vestir con- " "No. Tengo que objetar. Este vestido necesita una declaración cuando se trata de los zapatos. Necesitas unos en el mismo color. Dale a Susan tu talla y haré que te manden algunos." Podría decir que Addison estaba a punto de discrepar; sus manos estaban hacia atrás en esas curvilíneas caderas. Eleanor levantó la mano derecha, anticipándose a las palabras. "No negociable. Si llevas esto con los zapatos incorrectos, lo rebajaras. Es un vestido de diseñador, verdad?" "Calvin Klein," Addison dijo, su voz apenas más que un murmullo. "No tengo más que decir." Eleanor agitó la mano con desdén. "Tendrás varios pares para elegir. Me aseguraré que mi comprador personal los entregue a tiempo para que te acostumbres a ellos." Addison se sentó con un golpe seco en la cama. "Comprador personal?," Preguntó débilmente. "Sí. Un uso muy eficiente de mi tiempo, no tener que navegar a través de las tiendas cuando Yvette lo hace diez veces más rápido y sabe exactamente lo que quiero." Eleanor miró su reloj. "Se está haciendo tarde. Tengo trabajo que hacer y estoy segura de que tú también." Ella vaciló por un momento, sintiendose bastante tonta. "Enviaste el nuevo video a tu canal?" "Sí," Addison dijo, y se acercó a la mesa, viendose un poco más relajada. "Debería estar listo para ser visto ahora. En realidad es un tutorial de cabello y una mini explicación de maquillaje económico de Walmart y Target." Eleanor disfrutaba de este tipo de vídeos, cuando llegaba para mirar a Addison y ver su personalidad brillar a través. Al igual que ahora, se dio cuenta. Ahora que Addison no actuaba de manera consciente de sí misma, la chispa estaba de vuelta en sus ojos y su sonrisa era lo suficientemente brillante como para iluminar la mitad de Newark. "Bueno. Si tengo tiempo, lo veré más tarde." Eleanor sabía que ella era tal fraude. Ella tenía varios informes importantes para ver y contratos para leer, pero vería el video de Addison primero. "Oh, genial. Bueno, supongo que me encontraré contigo en la fiesta de cóctel?"

36

"Sí. Buenas noches." Eleanor hizo clic en el botón rojo y cerró la videollamada. Con embarazosa ansiedad, hizo clic sobre el canal de YouTube de The Blush Factor y luego se cernió con el cursor sobre el enlace al video más reciente. Ella no estaba preparada para analizar por qué estaba como una temblorosa colegiala ante la perspectiva de tener unos minutos más de Addison, pero tendría que hacerlo mejor antes que después. Ahora que sabía más sobre Addison y la vería de forma regular en Face Exquisite, necesitaba tener este ... este maldito encaprichamiento bajo control. Viendo a Addison desfilar en atractivos vestidos de cóctel ciertamente no había ayudado. A pesar de su razonamiento, Eleanor hizo clic en el enlace y se hizo hacia atrás cuando Addison vino a la vista. Vestida con un conjunto de chaqueta de punto azul de aspecto suave, su cabello castaño fluyendo hacia abajo a través de su hombro izquierdo, ella sonrió y saludó con la agitación familiar de las yemas de los dedos de nuevo. "Hola a todos. Te gustan los rizos Rita Hayworth? Puedes fácilmente hacerlos con una plancha de cabello. Sí, una plancha de cabello, no estoy bromeando." Addison se rió. "Todo lo que tienes que recordar es usar un poco de spray termoaislante en tu cabello para protegerlo ..." El video duró quince minutos, y cuando Eleanor actualizó el navegador web, vio que más de 175.000 personas habían visto el tutorial y explicación de Addison. No podía decir que estaba sorprendida. Independientemente de la calidad que Addison poseía para generar tal intereses, claramente esto funcionaba en magnates de negocios de mediana edad también. Una pequeña voz en el fondo de su mente insistía en que este interés podría muy bien ser su perdición.

Capítulo 6 "Una limusina? Una maldita limusina?" La voz de Stacey se quebró al mirar detrás a la mujer en la puerta. "Qué - quiero decir, tu Eleanor organizó esto?" Se volvió a Addison. "Primero que nada, ella no es mi Eleanor, pero sí, por lo que parece." Addison negó con la cabeza mientras saludaba a la mujer esperando pacientemente para ser reconocida. "Lo siento mucho. Perdona nuestros menos que sofisticados quejidos. Soy Addison. Esta es mi hermana, Stacey." "Soy Gina Gallo, Servicio de Limusina de Gallo," dijo la morena compacta. Llevaba el pelo recogido en una cola de caballo debajo de su gorra de chófer y su uniforme negro era impecable. "El Grupo Ashcroft tiene una cuenta con nosotros, y estoy para conducir a la Sra. Stacey Garr a una fiesta en un local en el centro. Voy a esperar por ella hasta la media

37

noche, o si ella quiere ir a casa más pronto, y también quedarme con ella si no hay nadie en casa." "Dios, eres una niñera también?" Stacey claramente estaba dividida entre el temor y la indignación. "Eso parece." "Sin ofender, pero no puedo dejar un extraño en nuestra casa para 'hacer de niñera' de Stacey, incluso si es una buena idea." "No soy una extraña, en sí. Soy la presidente del Servicio de Limusina de Gallo, y la Sra. Ashcroft ha conocido a mi familia y a mí por más de una década. Puede verificar esto si es necesario." Gina parecía amigable y tranquila. "En aproximadamente una hora, Piotr, uno de mis empleados, llegará para llevarla a su acto, Sra Garr. Él recogerá a la Sra. Ashcroft en el camino también." "Ah. Ya veo." Addison realmente no lo hacía, pero tenía que admitir que Eleanor había pensado en todo. "Muy bien. Tiene mi número de celular en caso de que tenga que ponerse en contacto conmigo?" Addison mirado fijamente a Gina, que asintió con la cabeza. "Lo tengo y, por supuesto, los detalles de la Sra Ashcroft." "Está bien, cariño." Addison abrazó a Stacey rápidamente. "Tienes tu medicamento?," susurró en su oído. "Sí, sí. Me los has preguntado ya dos veces." "Y sabes-" "Si lo necesito, voy a ir a casa temprano. También lo sé." Stacey quiso decir lo que dijo. Si ella tenía una de sus migrañas, no sería capaz de tolerar los niveles de sonido de una fiesta llena de adolescentes. "Bien. Ahora vamos a divertirnos. Te ves fantástica." "Gracias." Poniendose un poco rosada, Stacey señaló la limusina blanca. "Supongo que debería al menos probar el bar en esta cosa." "Ella está bromeando," Addison dijo a Gina, quien se encogió. "No es cierto, Stace?" "Claro que lo estoy. No bebo." 38

"Eso es un alivio," Gina dijo, y empezó a caminar hacia la acera. Addison observó como Stacey entró en el vehículo y sonrió cuando oyó otro chillido de Stacey. "Whoa, hay unas alucinantes estrellas en el techo!" Gina se introdujo en la calle, e incluso si Addison no podía ver a Stacey a través de los cristales polarizados, ella estuvo en la puerta abierta hasta que la limusina estuvo fuera de la vista. Suspiró profundamente, sintiéndose feliz por su hermana pero también extrañamente nerviosa. Esta no era la primera fiesta a la que Addison había asistido, pero era la primera vez que iba a ir a un evento tan grande. El hecho de que se llevaba a cabo en Manhattan no estaba haciendo que sea más fácil. "Por lo menos voy a estar en la misma zona, más o menos," murmuró para sí. Ella cerró la puerta y entró. Ya se había puesto su maquillaje pero tuvo que secarse el pelo y vestirse antes de que llegara la siguiente limusina Gallo.

***** Eleanor ajustó los tirantes de su vestido de cóctel negro de Chanel. Fue cortado justo por encima de las rodillas, estaba agradecida por tener una piel joven, por no mencionar los medios para complacerse en masajes y tratamientos faciales. Aunque no muy vanidosa, sabía que un aspecto atractivo era parte de ser exitoso en los negocios, lo que era aún más cierto para las mujeres. Se roció el cabello una vez más para colocar el perfecto ondulado en su lugar. Con poca paciencia para tener estilistas y maquilladores hurgando y pinchandola, Eleanor había aprendido a perfeccionar su apariencia distintiva por sí misma. También había recogido varios consejos de Addison a través de YouTube, y se preguntó brevemente lo que sería tener a la joven haciendole su maquillaje. Se llevó la mano a su sección media y obligó al pensamiento a alejarse. Comprobando la hora, se puso su abrigo negro de piel de imitación de visón. Llegando hasta las caderas, esto le dio una silueta agradable. El ascensor bajando al vestíbulo tocaba jazz experimental como de costumbre, claramente con la intención de sonar con clase, pero Eleanor pensó que era ridículamente pretencioso. Haciendo una nota mental para tener a Susan presentando una queja, salió al vestíbulo. El portero sostuvo la puerta para ella. "Creo que su coche está aquí, Sra. Ashcroft." Él sonrió, que hizo su bigote blanco enroscarse. Un antiguo detective de homicidios, él había trabajado como guardia y portero durante el tiempo que Eleanor había vivido en el penthouse. "Gracias, Bernard." Eleanor asintió de pasada.

39

Afuera, el viento había arreciado y la farola se balanceaba por encima de ella. El chófer, un hombre joven con el cabello rubio casi blanco, mantuvo la puerta abierta. Maldiciendo en voz baja, Eleanor entró a toda prisa antes de que el viento destruyera completamente su cabello. "Buenas noches," Addison dijo suavemente desde el otro extremo del asiento trasero. "Parece que vamos a tener una tormenta." "Addison." Eleanor dejó que su mirada viajara por el cabello sofisticado, castaño que se ondulaba alrededor de los hombros de Addison. El vestido de Calvin Klein parecía aún más espectacular mientras Addison estaba sentada, haciendo el dobladillo subirse y mostrar más de esos muslos torneados. Llevaba un abrigo simple de lana gris oscuro, haciendo a Eleanor desear haber pensado para preguntar sobre eso. Miró hacia abajo a los pies de Addison y estaba contenta de ver zapatillas de cuatro pulgadas azules de Jimmy Choo (*). "Pase la inspección?" Addison inclinó su cabeza y su brillante cabello se deslizó hacia adelante sobre su hombro izquierdo, una pose con la que Eleanor ya estaba demasiado familiarizada. "Por supuesto." Eleanor se instaló, disfrutando del asiento con calefacción. "Tú, por el contrario, te ves increíble. Es sólo - " Addison se interrumpió y se sonrojo débilmente. Ella hizo un gesto hacia el cabello de Eleanor. "El viento…" "¿Qué?" Eleanor se escuchó ladrar en ese gruñido bajo que normalmente enviaba a sus subordinados a correr. No a Addison. En cambio, abrió su cartera de mano y sacó un compacto. Lo abrió y se lo entregó a Eleanor. "Mira. Quieres que lo arregle?" Eleanor comprobó su aspecto y frunció el ceño cuando vio cómo el viento había causado estragos con su cabello. Era evidente que el spray para el cabello que había usado antes de que dejara el penthouse no había tenido tiempo para fijarse antes de que ella saliera. "Maldición," murmuró. "Sí. Gracias." "Está bien." Sacando un mini spray para el cabello de otra marca diferente y el cepillo más pequeño que Eleanor había visto nunca, Addison se acercó más.

(*) Jimmy Choo Ltd es una compañía de Reino Unido dedicada a la manufactura de accesorios y zapatos de lujo

40

"Tienes que inclinarte un poco, o yo podría terminar sobre tu regazo." Addison rió, un sonido nervioso, pero sus manos eran firmes mientras ladeó la cabeza de Eleanor. "Así. Sí." Los dedos de Addison trabajaron rápidamente mientras reordenaba los mechones errantes, y todo lo que Eleanor pude hacer fue centrarse en su respiración. Ella realmente quería cerrar los ojos, para evitar la impresión visual de la hermosa criatura sentada tan cerca. Podía oler el perfume de Addison, discreto y mezclado con algo más, algo decididamente más inocente. Aceite de bebé? Champú para bebé? La visión de Addison era ciertamente no inocente. En un intento por evitar mirar directamente a ella, Eleanor dejó que su mirada se extendiera pasando del cuello de Addison, hasta su pecho. El escote profundo fue suficiente para hacerla temblar. Qué demonios está pasando? En todos sus cuarenta y nueve años, Eleanor no podía recordar alguna vez antes teniendo este tipo de reacción física a otra mujer. Sí, trabajaba en una empresa normalmente dominada por hombres en traje oscuro. A su nivel, las mujeres todavía no estaban bien representadas. Mientras cerraba los ojos, su mente saltó entre los diferentes recuerdos de diferentes amigas y colegas, algunas de ellas tal vez incluso físicamente más hermosas que Addison. Ninguna de las imágenes provocó ninguna reacción en absoluto. Ni una. Ella abrió los ojos y encontró a Addison más cerca de lo que había estado hace unos momentos. Eleanor apretó los músculos abdominales a fin de no apoyarse más cerca para inhalar más de esa mezcla sensacional de olores. "Ahí. Mucho mejor. Me gusta cuando fija el flequillo así. Esto hace resaltar sus cejas, que a su vez te hacen verte incluso más joven." "Incluso más joven?" Eleanor hizo eco, y sus palabras parecían dar color a las mejillas de Addison de nuevo. "Sí. Bueno, te ves increíblemente joven, Eleanor. Sin duda te das cuenta de eso." "Yo - yo no lo hice. Um. Gracias." Eleanor levantó el espejo compacto y escrutó su apariencia. Su cabello parecía más aumentado y, bueno, esponjoso, lo normal, pero Addison estaba en lo cierto. Ella se veía rejuvenecida. Devolviendo el espejo, asintió con la cabeza y miró por la ventana polarizada. "Ya casi llegamos." "Justo a tiempo entonces." Addison sonrió ampliamente, pero su agarre en su bolso hizo que sus nudillos se volvieran blancos. Al darse cuenta de que Addison estaba profundamente ansiosa, de hecho parecía estar lista para echar a correr, Eleanor puso su mano en la parte superior de uno de los puños apretados. "Vas a estar bien," dijo en voz baja, sinceramente. 41

"Gracias." Addison giró su mano alrededor y entrelazo la de Eleanor con fuerza durante unos momentos. "Aquí vamos, entonces." Eleanor vio la puerta abrirse y su chófer extender una mano hacia ella. Ella salió con gracia con una maniobra practicada. Antes de que el chófer pudiera hacerlo, Eleanor se dio la vuelta y tomó la mano de Addison. No estaba segura de lo que la impulsó a hacer esto, y sabía que no iba a pasar desapercibido cuando las cámaras de los fotógrafos se dispararon como si estuvieran celebrando el 4 de Julio. "Quién es la chica, Sra. Ashcroft?" Varias voces dijeron. "Es su novia, Eleanor?" "Mire hacia aquí, señora bonita!" "Oh, Dios mío." Addison se puso rígida junto a Eleanor, sosteniendose estrechamente de su mano. "Qué demonios están haciendo?" "Sonríe." Eleanor sabía que sonaba ronca, pero pareció funcionar. Addison sonrió, de manera amplia y cegadoramente. Si las cámaras repiquetearon antes, estaban ahora estallando en una cacofonía ensordecedora. "Preciosa, querida!" Algún paparazzi cerca de ellas gritó. "Más cerca juntas. ¡Más cerca!" "Vamos." Eleanor movió su mano y la puso en la parte baja de la espalda de Addison, esperando que siguiera sin caer en su cara. Este era el bautismo de fuego, y si ella fallaba esto, la participación de Addison con Face Exquisite podría llegar a su fin. "¡Oh! Mira. ¡Mira! ¡Blush! Es Blush!" La voz chillona de la chica llamó. "Juro que es ella. ¡Blush! Me encantan tus videos." Eleanor se giró para encontrar el origen de la voz detrás de las palabras inesperadas. Justo detrás de la banda de los paparazzi vio a un grupo de chicas adolescentes, tal vez jóvenes de primero o de último año de secundaria. Las dos chicas más cercanas estaban saltando arriba y abajo mientras sostenian las manos y gritaban: "Blush," una y otra vez. "Santa mierda." Addison jadeó al lado de Eleanor, dando un paso más cerca de ella. "Me conocen?" "Tienes medio millón de seguidores. No me digas que nunca has sido reconocida en público?" "No lo he hecho. Me veo diferente cuando no estoy toda maquillada. Simple."

42

Eleanor casi soltó una carcajada en ese último comentario. Simple? Addison? Probablemente no. "Es hora de que salgas de tu caparazón entonces." Ella empujó a Addison hacia las chicas. "Sigue. Firma algunos autógrafos." Esto sin duda llamara la atención de los fotógrafos. Parada detrás al principio, observó a Addison caminar hacia las chicas, amplia sonrisa en su lugar pero con pasos ligeramente vacilantes. Por razones no del todo claras a sí misma, dio dos rápidos pasos hacia adelante y una vez más puso su mano en la parte baja de la espalda de Addison.

***** Addison ralentizó sus pasos, sintiendose mareada. Frente a los fotógrafos y estas chicas gritando, la mayoría de ellas de la edad de Stacey, era demasiado, demasiado pronto. Entonces, esa mano. La presencia de Eleanor irradiando a través de su mano contra su espalda. Ella suspiró de alivio y sintió que su sonrisa se tornaba genuina. "Hola. Disfrutas de los vídeos de YouTube?" Addison no prestó atención a los paparazzi volviendose locos a su alrededor. Vio la adoración en los ojos de estas chicas y de repente en todas ellas estaba Stacey. "Oh si. Te miramos, todas nosotras. Compré todas las cosas de Revlon que recomendaste." Una alta chica afroamericana tendió un pequeño bloc de notas. "Me das tu autógrafo?" Dudando, Addison aceptó el artículo y tomó una profunda respiración mientras firmaba The Blush Factor a través de la hoja, asegurándose de que ‘Blush’ estuviera subrayado. Hasta ahora no había compartido su verdadero nombre en YouTube o cualquiera de los otros medios sociales. Eataba más allá de lo surrealista, pero después de unos momentos, Addison había firmado al menos veinte autógrafos, algunos de ellos de gente que estaba bastante segura no tenían idea de quién era Blush. "Es hora de irse." Eleanor la guió de vuelta a la alfombra roja y entraron en el hotel. En el interior, los abrigos mágicamente desaparecieron en manos de Susan la asistente de Eleanor. Se subieron en el ascensor con dos hombres y una mujer. Parecía extraño y tal vez ella lo estaba imaginando, pero parecía que ellos se cuidaron de no encontrarse con la mirada de Eleanor y darle a ella y a Addison mucho espacio. La sala donde se realizaba la fiesta de coctel era enorme. Addison nunca había visto a tanta gente tan bien vestida en un solo lugar. Ahora estaba agradecida de que había recordado que tenía el vestido de Calvin Klein. Si hubiera llegado en el vestido de Forever 21, se habría sentido aún más fuera de lugar. Ridículo, pero era cierto.

43

"Ven, te presentare a algunas personas." Eleanor la guió colocando su mano en la espalda por tercera ocasión. Su piel se estremeció bajo el vestido, haciéndola temblar. Esto era tan incorrecto en muchos niveles. Eleanor estaba siendo complaciente y asegurándose de que su incursión en el mundo de los negocios fuera bien. Ella no podía permitir que su cuerpo respondiera a los inocentes toques así. Eleanor lo iba a notar y, Dios, eso sería terriblemente embarazoso. Se detuvieron junto a un grupo de personas, y la forma en que se dispersaron en un círculo alrededor de ella y Eleanor era bastante interesante. Eleanor la presentó. Todos estaban trabajando en diferentes empresas que tenían una cosa en común: pertenecían al Grupo de Ashcroft. Eleanor era su jefe superior. "Addison Garr?" Una de las mujeres, Kit Nielsen, dijo, y frunció el ceño. "De qué rama?" "Oh, no te diste cuenta." La sedosa voz de Eleanor era como el ronroneo de un tigre. "Addison no trabaja para mí. De hecho, soy su cliente. Ella es un contratista independiente con la que voy a trabajar estrechamente para dar nueva vida a una de mis empresas. Addison contribuirá más decisivamente y servirá como nuestra conexión con el público. Todos nuestros productos se originaran a partir de ella. Prometo, la próxima vez que la veas, que sabrás exactamente quién es ella." Ella sería qué? Qué quiso decir Eleanor con los productos se originarían de ella? Tendría que dar su aprobación a todos los productos de Face Exquisite? Echando un vistazo a Eleanor, vio la expresión de satisfacción que le recordaba al Sr. K., el gato que sus padres le dieron cuando cumplió los ocho años. Él solía lucir la expresión exacta cuando agarraba un pájaro o un ratón. Addison casi esperaba que Eleanor escupiera una pluma elegante de la comisura de la boca. Inhalando suavemente, Addison trató de controlarse a sí misma. La mano en la espalda saltó un poco, apenas perceptiblemente, pero suficiente para Addison pusiera sus rasgos en algo sin expresión. "Vamos a buscar un camarero. Quiero un poco de champán." Eleanor simplemente comenzó a caminar, claramente tan segura que la gente se aparto de manera que ella no se ralentizo. Addison la siguió, extrañando la mano y de hecho sentiendo un poco de frío ahora que se había ido de nuevo. Un camarero se acercó y Eleanor cogió dos copas de champán. Entregando una a Addison, levantó la suya, sonriendo débilmente. "Aquí está a la fama." "Fama?" Addison frunció el ceño. Qué tipo de brindis era este? "No estoy en esto por la fama. Vas a estar realmente decepcionada si eso es lo que esperas de mí. Si eso es todo lo que esperas?" Ella no levantó la copa. En cambio, hizo girar el alto tallo entre los dedos. 44

"Entonces por que querrías brindar?" Eleanor apretó los labios. "Oh, eso depende de con quién estoy. En este momento, en esta particular situación, simplemente te diría gracias." Eleanor parpadeó. "Gracias. A mi? Por qué?" "Gracias por llevarme contigo para que pudiera comenzar este nuevo trayecto. Gracias por hacer posible que conociera a esas chicas allí afuera. Gracias por hacer posible que Stacey asistiera a su fiesta." Addison levantó su copa por cada frase y luego finalmente tomó un sorbo. El champán no era lo que ella esperaba. No muy dulce, no muy burbujeante, e incluso un poco amargo. "Esto realmente es verdadero champán?," Preguntó, arrugando la nariz. Eleanor se rió, una risa baja, discreta, pero sonaba auténtica. Raro. "No, esto es una imitación barata. Bastante lamentable de los anfitriones para ahorrar en champán cuando están entreteniendo a todos y cada uno de los que mueven los hilos del mundo empresarial de Manhattan." "Estoy un poco contenta de que esto no fue. Supongo que puedo tener una visión romántica de lo que el champán debería ser, pero esto ciertamente no es." "En la primera oportunidad apropiada, te invitaré verdadero champán." Los ojos de Eleanor se suavizaron por una fracción de segundo. "Esta bien?" "Es una cita." Addison quería patearse a sí misma por su elección de palabras, especialmente cuando las pupilas de Eleanor se expandieron, oscureciendo sus ojos. "Um. Es decir, es un trato. Sí." "De acuerdo entonces. Ahora, vamos a trabajar en la habitación. Prestar atención y memoriza los nombres. Puede ser que incluso obtengas algunas tarjetas de negocios. Deberías darles las tuyas - qué?" Eleanor se detuvo a medio paso. "Vas a pensar que soy una idiota, pero no tengo ninguna tarjeta de negocios impresa." "Cómo es eso posible? Todo el mundo tiene-" "No. No todo el mundo. Recuerda, llevo a cabo mi negocio en línea. Tengo tarjetas de negocios digitales. Mucho más fácil de compartir, conservar y mirar." "De verdad."

45

"Sí. Si alguien quiere mi tarjeta de negocios, puedo enviarles una con un toque en mi teléfono inteligente. Seguramente haces eso también?" Addison no podía creer que una poderosa empresaria como Eleanor no estaba usando la última tecnología. "No confío en la tecnología de la forma en que tú lo haces." La tensión se incrementó alrededor de los perfectos labios rosados de Eleanor. "Tal vez una cosa generacional." "No, no lo creo. Sólo diferentes hábitos." Addison hizo todo lo posible para calmar la repentina incomodidad entre ellas. Eleanor se quedó en silencio por un momento, y luego se dio la vuelta y se dirigió hacia otro grupo de personas. Addison sólo podía suponer que ella quería que la siguiera, así que lo hizo. Se le ocurrió durante el resto de la noche que las personas generalmente no se acercaron a Eleanor. Ella era quien inició el contacto. Se apartaban alrededor de ella como si fuera la reina y el resto de ellos sus leales súbditos. En cuanto a leal, Addison no estaba tan segura de ese punto de la analogía. Había visto una serie de emociones en los rostros de las personas que las rodeaban. Codicia, envidia, ira, renuente admiración, pero rara vez devoción o lealtad. Tenían todos miedo de ella? Sí, era intimidante, eso era cierto, pero miedo? Qué pensaban que ella haría? Despedirlos en el acto? Correrlos de Manhattan? Mandarlos fusilar al amanecer? Finalmente, y ahora los pies de Addison le dolían tanto, que estaba lista para caminar descalza todo el camino a Newark, Eleanor hizo una señal a Susan para traer sus abrigos. "Es hora de irnos antes de que te caigas." Eleanor echó un vistazo a los zapatos de Addison." Asegúrate de caminar a menudo en los otros pares que mande. Se espera que asistas a las funciones en una base regular. No podemos tenerte cojeando y sosteniéndote a las paredes por apoyo." Addison soltó la mesa en la que había estado sigilosamente apoyada. "Lo siento. Estoy un poco adolorida." "Apuesto que lo estas. Susan debería tener el coche detenido. Vamonos." Gracias, Deidad sin nombre. Addison logró caminar sin caerse o cojear sólo para más o menos zambullirse en la limusina. Ella se quito las zapatillas inmediatamente y sacó los pies sobre el asiento mientras gemia en voz alta. "Oh demonios. No puedo esperar para sumergirlos en alguna solución salina helada." "Solución salina helada? Tus pies?"

46

"Un truco que aprendí de alguien en YouTube. Duele al principio, pero entonces realmente calma los pies. Lo usé cuando estaba de pie cuarenta y ocho horas hace un tiempo." Cambiando rápidamente de tema, ya que no quería pensar en el momento en que Stacey había estado tan enferma de las migrañas que tuvo que ser hospitalizada, Addison se movió hacia los lados y se masajeó la bola de su pie derecho. "Ow." Eleanor se aclaró la garganta y parecía haber perdido el hilo de sus pensamientos. Addison siguió su mirada y se dio cuenta de que mientras había puesto los pies en alto, el corto vestido había subido y mostraba su muslo derecho casi hasta el borde de sus bragas de encaje. Tratando de moverse casualmente, bajó el pie del asiento y tirando de su vestido. Sus mejillas se calentaron y no sabía qué decir. ¿Por qué estaba Eleanor siquiera mirandola de esa manera? Si hubiera sido cualquiera de las pocas chicas con las que Addison había salido, tal mirada hubiera sido fácil de descifrar. Tales miradas significaban que había una clara atracción. Alguien dandole tal mirada tan acalorada significaba que ella estaba cachonda por ti, de una u otra manera. Pero esta era Eleanor Ashcroft y ella no era lesbiana. Era una magnate consumada, de mediana edad, hetero cuyo único interés en Addison era puramente comercial. Addison se enderezó y se encontró la mirada de Eleanor de frente. Y totalmente perdio el aliento. Algo estaba mal. O al menos extraño como el infierno. La mirada de Eleanor quemó a través de su ropa mientras viajaba de su cara, hacia su vestido, a lo largo de sus piernas, y lentamente volvió a subir. El coche se detuvo, enviando una sacudida a través de Addison. "Buenas noches," Eleanor dijo, y salió de la limusina antes de que el conductor tuviera la oportunidad de abrir la puerta. Ella corrió hacia la entrada donde un oso de hombre abrió la puerta para ella. Addison cerró los ojos después de comprobar la hora en su teléfono. Stacey debería estar en casa y en la cama. Ella tenía que tener algo de tiempo para sí misma para tratar de averiguar exactamente qué demonios había sucedido hace un momento. El vehículo se retiró introduciéndose en el tráfico concurrido de Viernes por la noche. Addison no podía esperar a llegar a casa.

47

Capítulo 7 Eleanor se detuvo dentro de su puerta principal, cerrándola con su espalda. Qué demonios está pasando? Lo que debe estar Addison pensando de ella? Su boca seca, echó el abrigo en una silla en la sala de estar y su bolso en la mesa de centro. Sirviéndose un bourbon Four Roses, hizo una mueca a la forma en que quemó y calmó al mismo tiempo. Normalmente se conformaba con una sola copa de vino tinto, pero eso no sería suficiente en una noche como esta. Se sirvió un vaso más de bourbon y lo llevó con ella a la habitación, donde se quitó el vestido de cóctel. Moviéndose más por costumbre que por una preocupación real por el vestido de diseñador, lo colgó cuidadosamente en una percha en su guardarropa. Después regresando al dormitorio, se vio reflejada en la longitud completa, del espejo triple. Se detuvo, mirandose a sí misma. Deseó poder verse a sí misma con los ojos de Addison. O tal vez no. Para una joven en sus veinticinco años, alguien cercano a cincuenta era vieja. No solo vieja, sino vieja aburrida, sin duda. Tratando de hacer un balance objetivamente, Eleanor recorrió un área de su cuerpo tras otra. Piernas. Sí, no estaba mal. El pilates hizo maravillas para mantenerlas tonificadas. Ninguna celulitis de importancia. Caderas, con curvas. Cintura, no era tan estrecha como lo que solía ser, pero más pequeña que sus caderas. Eso estaba bien. Pecho ... se desabrochó el sujetador. Sus pechos eran la única cosa que se había arreglado hace unos años. Ningún implante, pero se los había levantado lo suficiente para no parecer caídos. Por lo tanto, los pechos estaban bien. Piel. Suave y lisa. Eleanor se rió; luciendo sus partes cuando esto no reveló toda la verdad. Era cuando puso todas las piezas de ella juntas y emparejadas con su persona entera que las cosas se pusieron interesantes. Addison había visto algunas de las reacciones que ella inducía en las personas con las que se habían encontrado. No muy alentador cuando combinado con tener el doble de la edad de Addison. "Joder. Esto no tiene ningún sentido!" Eleanor se dirigió al cuarto de baño y abrio la ducha. Se quitó la ropa interior y salió de sus medias antes de entrar bajo el chorro de agua caliente. Gimiendo, cerró los ojos mientras lavaba quitando el spray del cabello y el maquillaje. Esto resultó ser un error. Tan pronto como cerró los ojos, una visión de Addison apareció detrás de sus párpados. Su cabello largo, castaño colgando sobre su hombro izquierdo, como de costumbre, y estaba vestida con ese vestido pecaminosamente sensual. Se había alzado al igual que antes, pero esta vez en ambas piernas. La piel de Addison brillaba como pálido satén. Ella estaba masajeando el pie, y con cada movimiento de su muñeca, el encaje azul parpadeaba entre sus fuertes muslos.

48

"No, no. No" Desesperada por algo para distraerla, Eleanor apoyó la frente contra una baldosa fría. "No" Por qué estas imágenes, estos pensamientos, atormentandola? Se enjuagó y envolvió una bata de felpa suave alrededor de su cuerpo tembloroso. Apresurandose a su dormitorio, estaba lista para meterse a la enorme cama cuando oyó un sonido de pinchazo. Escuchando con atención, lo oyó de nuevo; venía de su escritorio. Su laptop. Ella inició sesión para conseguir pasar su protector de pantalla y vio que Skype estaba activo. Inmediatamente, vio el sobrenombre de Addison. "Blushaddict está en línea." No segura de que la poseyó, Eleanor llevó la laptop a su cama y escribio un mensaje. Valkyrie: Esta tu hermana en casa sana y salva? Nada pasó durante un par de minutos, pero entonces Eleanor pudo ver el símbolo de pluma moverse, un indicador de que Addison estaba escribiendo. Blushaddict: Sí. Ella se la paso muy bien. La limusina era la parte más genial, según ella. Valkyrie: Excelente. Otro silencio de un largo minuto. Valkyrie: Bueno. Buenas noches, entonces. Blushaddict: Espera. Por favor? Lo siento si te avergoncé en el coche. Eleanor se quedó mirando la pantalla. Ella lo sentía? Tecleó rápidamente antes de que empezara a corregirse a sí misma. Valkyrie: Yo soy la que debería disculparse. Lo siento también. Blushaddict: No, yo no tenía intención de ostentarme de esa manera. No estoy acostumbrada a este tipo de vestidos cortos. Valkyrie: No hiciste nada por el estilo. Varios minutos pasaron. Blushaddict: Podemos hablar? Quiero decir hacer una videollamada? O podrías haber tenido suficiente de mí por una noche. Blushaddict: Oh, Dios, no puedo creer que acabo de escribir eso.

49

Eleanor pensó rápido. Ella estaba en una modesta bata de baño, completamente libre de etiquetas, pero esta era sólo una breve conferencia de vídeo, verdad? Su corazón latía mientras hacía clic en el botón que marcaba en la computadora de Addison. Tan pronto como la cámara web de Addison se había centrado, Eleanor supo que estaba en problemas. "Hola," Addison dijo, y puso su laptop más cerca en lo que tenía que ser su cama. Estaba vestida con lo que lo más probable era su atuendo de noche: una camiseta sin mangas anteriormente negra, ahora de color gris carbón que llegaba al hueso de la cadera y pantalones de pijama de franela azul claro. "Gracias. Estaba un poco intranquila ya que habíamos dejado las cosas un poco raras." "Estoy segura de que no sé de lo que estás hablando." Eleanor se acurrucó en el gran diván blanco. "Estás diciendo que te imagine más o menos escapando del coche?" Addison levantó una ceja mientras ponía su barbilla en la mano. "No hice nada por el estilo. Esperabas alguna charla sin sentido o ser invitada a tomar una copa?" Interiormente haciendo una mueca ante su tono, Eleanor esperaba que Addison le colgara en su instante. En cambio, Addison se vió pensativa durante unos instantes antes de hablar. "Sabes que no lo esperaba. Creo que estás tratando de hacerme enfadar, o incluso molestar, así que no osaré preguntarte de nuevo." Esto era algo inaudito. De toda la gente que ella contemplaba en una base diaria, la única que se atrevió a llevarle la contraria era esta ... esta chica. Sin embargo, no había nada femenino en la forma en que Addison la miraba ahora. Sí, ella era joven, pero algo en sus ojos y la forma en que se conducía mostraba la clase de madurez que sólo se desarrollaba de experimentar sufrimientos de un modo u otro. "Y así que persistes." Eleanor pasó una mano cansada por la frente. "Por qué necesitas saber algo tan personal?" "Porque siento que fue mi culpa. Hice algo que te hizo avergonzarte o incómodarte. No quiero que pienses que estaba, ya sabes, insinuandome ante ti o algo." Eleanor trató de inhalar, pero su sistema respiratorio estaba fallando claramente. "De qué de qué estás hablando?" Se quedó mirando la visión de Addison, su cabello largo y todo extendido sobre las almohadas a su alrededor, el escote de la camiseta vieja colgando de lado, mostrando la parte superior de su pecho derecho.

50

"Tal vez debería habertelo dicho. Es decir, antes de que firmaramos los contratos y todo, pero sinceramente no pense que fuera a tener ningún tipo de impacto." Ella empujó impacientemente en algunos mechones errantes de cabello. "De qué estás hablando ahora?" Agotada de repente, Eleanor cedió y llevó la laptop a su cama. Pusó el edredón hacia abajo y se deslizó dentro, todavía en su bata. "Um. Eh. Vas a la cama. Es tarde." De repente se invirtieron sus roles y Addison era la única siendo evasiva. "Estoy cansada y, sí, se está haciendo tarde. Hablando de eso, tu hermana se divirtió?" "Lo hizo. Encontré una nota al llegar a casa. Todo fue un éxito, desde la limusina para el baile." Sonriendo suavemente, Addison se veía tan hermosa. "Gina fue invitada sin demora a ser una de las chaperonas en mi lugar. Ella era 'lo más interesante allí’, según Stacey." "Excelente. Yo sabía que no enviarías a tu hermana afuera para ser supervisada por cualquiera. Gina Gallo es una amiga de mi familia y lo hizo como un favor." "Eso fue muy amable de tu parte, Eleanor. No puedo decir lo mucho que aprecio eso. Ella es todo lo que tengo." Era como si Addison se hubiera acurrucado alrededor de la laptop. Ella estaba más cerca, y claramente su cámara era increíble. Eleanor podía ver todo en perfecta alta definición. De repente consciente de sí misma, se acordó de que no llevaba ningún tipo de maquillaje en absoluto. Ella sin duda vería su edad y algo más. "Tiene suerte de tener una hermana tan compasiva." Viendose más suave ahora, Addison se limitó a sonreír. "Yo soy la afortunada. Ella es una gran chica, y nunca me da ningún problema como algunos de sus amigos en la escuela lo hacen a sus padres. Supongo que nuestra unión es fuerte en una manera especial. No soy su madre. Nunca lo seré. Soy su padre en el sentido de que proveo para ella y la quiero muchisimo, pero no soy su madre." Eleanor quería extender la mano y acariciar la de Addison, lo cual no era su respuesta habitual. Ella rara vez se involucraba en conversaciones privadas, y nunca con nadie con quien trabajaba. Aún así, la voz de Addison era cautivante y Eleanor se encontró realmente interesada. "Entiendo. Tal vez por eso ella no es tan inclinada a rebelarse." Addison sonrió, viendose felizmente sorprendida. "Sí, bien podría ser." Ella tiró de su labio inferior entre sus dientes, vacilante. "Eleanor. No era mi intención realmente exhibirme a tí."

51

"No lo hiciste." Eleanor apretó los labios. Su estómago se contrajo, al igual que sus muslos cuando su mente recordó las intensas imágenes de largas piernas, desnudas. "Sé que estabas incómoda. Puesto que vamos a trabajar juntas, no podemos tener esto entre nosotras. Tarde o temprano vas a averiguar ... sobre mí. Pensé que también debería decírtelo de frente." "Decirme qué?" Ella casi no podía respirar. Que estaba Addison planeando decirle? Fuera lo que fuese, estaba claro que Addison pensaba que tendría un importante impacto. Ella entrecerró los ojos. Estaba Addison con los ojos llorosos? Que esta pasando? "No importa lo que sea, sólo dilo. Ya es tarde. No tengo tiempo para ningún drama." "Soy lesbiana." Los ojos de Addison se abrieron enormes y siguió parpadeando. Eleanor miró a la mujer que no podía sacar de su mente. "Eso es todo?" Ella se esforzó por sonar como una cuestión de hecho. "Sí." Su voz débil, Addison pasó una mano por sus largos mechones. "Y no estaba insinuandome ante ti. No deliberadamente." No deliberadamente? Eleanor cruzó las piernas por debajo de la bata. Qué significaba eso? Addison estaba atraída por ella? Eso era completamente ridículo. Ella había pasado en su mente cada simple razón por qué ella era demasiado vieja. Y eso era un punto discutible. Sin importar si Addison era lesbiana, la joven era encantadora y amable, y podría conseguir a cualquier mujer que quisiera, sin duda. "Tu orientación sexual no tiene ninguna consecuencia para este proyecto." Eleanor agitó la mano con desdén. "No me percate de nada desfavorable esta noche -" "Entonces por qué prácticamente corriste de la limusina?" Maldita sea, Addison era demasiado persistente por su propio bien. "Estaba ... estoy cansada." Addison se dejó caer en las almohadas y la laptop se movió, inclinando la cámara para hacer un zoom en su cara aún más. Su barbilla temblaba, y Eleanor supo que estaba pasando más de lo que fue su primer pensamiento. "Addison. Tú no me ofendiste. Tengo que admitir que estaba sorprendida por mi reacción a - a tí. No quería que lo notaras. No avergonzarte." Le dolía admitirlo tanto, pero la imagen vulnerable de Addison era más de lo que podía soportar. Esto era tan impropio de ella; se negaba a reconocer solamente cuanto.

52

"En serio?" Addison miró hacia arriba, tirando una manta de color rosa más cerca. "No soy buena en esta parte de declararme gay. Nunca lo fui." "Soy consciente de que puede ser incómodo, pero este es el siglo XXI. Sin duda hemos recorrido un largo camino." Addison levantó la vista y se limpió las mejillas a toda prisa. "Sí. Se podría pensar así. Estoy bendecida con un grupo de amigos que siempre me aceptaron. Stacey sabe y está de acuerdo con eso." Sus labios se tensaron de nuevo. "Pero el declararme gay a los diecinueve años mató a mis padres."

***** Addison no podía creer que acababa de soltar su mayor fuente de dolor y su vergüenza, como si nada. Qué fue lo que Eleanor simplemente dio origen a este ... este candor, en ella? Normalmente iba a través de sus días empujando estos pensamientos oscuros lejos mientras se ocupaba de Stacey, filmando sus videos, y siendo mesera siempre dispuesta a servir. "Qué quieres decir, Addison?" Oh no. La voz de Eleanor se había suavizado. Sólo marginalmente, pero era obvio para ella. "Hace siete años, cuando tenía diecinueve años, salí del clóset con mis padres. Digamos que odiaban la idea de tener una hija gay. Ellos discutían entre sí, echandose la culpa, y trataron de impedirme juntarme con cualquiera de mis amigas. Creían que una de mis amigas me había convertido en gay. Entonces, sólo unos pocos días después de mi gran anuncio, cuando se dirigían a casa de visitar a unos amigos. Me llamaron por el teléfono celular de papá mientras estaba cuidando a Stacey. Ella tenía diez años en el momento. Mamá estaba muy molesta con papá y siguieron discutiendo en el coche. Traté de distraerlos, hacer que se detuvieran ... hacerlos escuchar. Papá me gritó que me callara, que yo había dicho lo suficiente durante bastante tiempo - y entonces el teléfono se cortó." Addison se secó los ojos de nuevo. "Como dijeron. Ellos condujeron directo sobre las vías del tren. Algo estaba mal en los brazos de cruce. La policía dijo que probablemente nunca vieron al tren de carga que se precipitó directo en la camioneta." "Y has vivido con la culpa desde entonces," Eleanor dijo en silencio. "Sólo en mi cabeza. Nunca he dicho nada a Stacey. No puedo arriesgarme a que ... me odie." La mano de Eleanor pasó por la lente de la cámara y Addison se dio cuenta de que estaba tocando la pantalla. "No me tengas lástima. No puedo tomar eso en este momento."

53

"No te tengo lástima." Eleanor sonaba con su auto severo habitual, pero sus ojos brillaban con recelo. "Lo encuentro improductivo y una pérdida de tiempo." Eleanor movió la mano y Addison se preguntó qué parte de la pantalla estaba tocando. O qué parte de su Eleanor estaba tocando ... si estaba haciendo eso en absoluto. Ella echó un vistazo a la pantalla más pequeña que mostraba a sí misma junto a la imagen de Eleanor. La camiseta cubría la mayor parte de ella, pero se había deslizado un poco de lado, mostrando un poco el escote en el fondo de la pantalla. Ruborizandose profusamente, Addison se preguntó si eso era lo que Eleanor estaba trazando con los dedos, hacia atrás y adelante. "Sin embargo, no perdono el fanatismo o la intolerancia. Puede que tenga una reputación de no tener ninguna paciencia para los tontos, y esto es cierto. Pero no tienes que temer ninguna repercusión por confiar en mí con respecto a tu preferencia sexual." Eleanor tragó fuerte. "Y ya que estamos siendo confesionales en el medio de la noche, debería hacerte la misma cortesía." Addison se lamió los labios secos, y Eleanor siguió el viaje de la punta de la lengua bastante abiertamente. "¿Sí?" Addison la instó suavemente. "Reaccioné de una manera completamente inusual cuando afronte con tu belleza. Me disculpo, ya que fue inapropiado y fuera de lugar." Eleanor retiró su mano y apretó el puño. "Es por eso que huiste," Addison susurró. "Muy astuta observación. Se está haciendo demasiado tarde ahora. Disfruta tu fin de semana. Nos vemos el lunes. Buenas noches." La imagen de Eleanor parpadeó una vez y luego desapareció. Gimiendo, Addison puso una almohada entre sus brazos. Joder. Esto iba a ser un infierno de fin de semana después de tales confesiones. "¡Oh!" Cerrando los ojos, extrajo la imagen de la hambrienta mirada de Eleanor de su memoria. Por lo tanto, no se lo había imaginado después de todo. Santo Dios.

54

Capítulo 8 Addison se frotó los cansados ojos. Había estado mirando las muestras de color hasta que estuvo mareada y no se sentía mucho más cerca de una solución. Ella tenía una fuerte sensación de que esta no era la manera de ir sobre esto. Lo que era más, sospechaba que Keith, el químico, y Linda, la persona ‘a la que recurría’, como ella la había introducido en su primera reunión hace cuatro semanas, habían sugerido este proyecto para sacarla del camino. De repente enfadada porque estas personas estaban desperdiciando el dinero de Eleanor por no utilizar su tiempo de manera adecuada, se levantó de un salto. Empujando las muestras en su bolso de mano, salió de la solitaria sala de conferencias. Este piso de propiedad de Face Exquisite era apenas utilizado, lo que sólo reforzó su sentimiento de que estaba siendo deliberadamente excluida. Su presencia realmente amenazaban a Keith y Linda tanto? Sacudiendo la cabeza ante esta idea ridícula, tomó las escaleras hasta el piso de arriba. Este era el lugar donde los principales mandamás de la compañía tenían sus oficinas, con Linda como la araña en la web como XO (*) de Eleanor mientras la compañía se sometía a la seria reestructuración. Addison caminó hasta la joven teñida de rubio, que trabajaba como asistente de Linda. "Hola de nuevo, Christa," Addison dijo, y sonrió amablemente. Christa era el tipo de chica que le hacía doler los dientes. Ella era todo para no juzgar, pero esta mujer daba un mal nombre a mujeres hermosas, parecidas a modelos. Christa era desdeñosa y despectiva; por qué había elegido trabajar en una profesión de servicio era algo que nadie sabía. "Necesito ver a Linda." "Oh, bueno, no sé. Permitame comprobar si está disponible esta semana." "Esta semana?" Llamas de molestia lamieron el interior del vientre de Addison y se elevó a través de su garganta. "Me estás diciendo que es imposible para Linda, quien se refirió a si misma como mi 'persona a la que recurrir’, darme diez minutos de su tiempo esta semana?" Christa palideció. "Um. Sólo déjeme - déjeme ver." Ella tecleó en su computadora. "Lo siento, Sra. Garr, no veo ningún-" "Bien. Bien!" Furiosa ahora, Addison sacó su teléfono celular y marcó el número de las oficinas de Eleanor en el Grupo Ashcroft. Bastante segura de que Susan no le daría dar evasivas, golpeó el pie con impaciencia. (*) Directivo Oficial es generalmente una persona responsable de la ejecución de una organización

55

Esto no ayudo a aliviar sus temores ante la idea de escuchar la voz de Eleanor por primera vez en tres semanas. Ella había estado en un viaje de negocios en Europa, que había dado a Addison tiempo suficiente para lograr inquietarse sobre su última conversación en Skype. La voz amigable de Susan interrumpió sus pensamientos. "Grupo Ashcroft, oficina de Eleanor Ashcroft." "Susan, hola, es Addison Garr-" "Addison! Maravilloso. La Sra. Ashcroft y yo estábamos hablando de ti. Ella ha estado lejos, como tu sabes, y entre tú y yo, tu eras el primer tema de la agenda cuando llegó esta mañana." Yo era? Addison tosió para despejar el repentino nudo de su tráquea. "Hmm. De verdad. Me he encontrado con un obstáculo, Susan. Realmente necesito diez minutos de su tiempo." "Por supuesto." Susan sonaba como si estuviera sonriendo. "Te la pondré ahora mismo." "Oh. Guau. Gracias." Se sentía totalmente no preparada, no sólo por el hecho de que ya había sido el tema de conversación de Eleanor en su primer día de regreso, sino también que Eleanor estaba lista para tomar su llamada al instante. "Addison? Todo esta bien?" "No." Enojada consigo misma por no ser capaz de recomponerse y estabilizar su voz, Addison tomó una profunda respiración. "Tienes que saber que me estás pagando por sentarme en mi culo y mirar muestras. Desde hace varios días ahora. Están perdiendo el tiempo y tu dinero. Todavía me pagan, pero esto no era por lo que firme." "Voy en camino. Nos vemos en ese pequeño lugar italiano en la esquina enfrente de la calle en quince minutos." "Oh. Está bien." Addison parpadeó mientras miraba a su teléfono celular ahora desconectado. Ella redirigido su atención a Christa, que supuso que había estado escuchando y presentaría un informe de cada palabra que escuchó a Linda. Afortunadamente Christa soló había oído la parte de Addison de la conversación. "Bueno, como Linda no tiene tiempo para intentar salvar esta empresa de acuerdo con las especificaciones de la Sra Ashcroft, me voy de aquí." "Oh, pero-"

56

"Más tarde, Christa." Regresa a esa presentación de uñas en la que eres tan buena. Addison salió a toda prisa hacia las grandes puertas de cristal y al ascensor. Afuera, el sol estaba haciendo a los vehículos brillar, y seguramente las personas estaban sonriendo más de lo que lo hicieron la semana pasada. O era su actitud, el saber que iba a ver a Eleanor en pocos minutos? Cruzó la concurrida calle, simplemente sonriendo a un taxista maldición que acabó sonriendole por pura sorpresa, sin duda. El restaurante, que resultó ser un lugar muy pequeño, íntimo, acababa de ver la última hora del almuerzo de la multitud, al parecer. Un camarero estaba limpiando una de las mesas de la esquina cuando Addison entró, pidiendo el almuerzo para dos. "Oh lo siento. No tenemos ninguna mesa disponible, señora," el maître dijo con una condescendiente sonrisa. "Por lo general, el almuerzo aquí es reservado en -" "Veo que mi mesa favorita está disponible, Rodolfo." La voz de Eleanor sonó desde atrás. "Muy amable de tu parte que no se la das a cualquiera, pero esta es mi asociada, la Sra. Garr. Espero que la trates como lo haces conmigo en el futuro. Como familia." Addison enérgicamente cerró la boca cuando su mandíbula amenazó con aterrizar en algún lugar alrededor de sus pies. Había dicho Eleanor familia? Hoy el día se perfilaba para ser surrealista. El maître ciertamente parecía que estaba de acuerdo. "Sra. Ashcroft. No tenía ni idea. Por favor, por aquí." Él las guió a una mesa en la esquina hábilmente metida detrás de una pared de altas plantas verdes, ocultándolas de cualquiera de los otros clientes. "Dora estará con usted en breve para tomar su orden." "Gracias," Addison murmuró. Dora, la mesera, apareció al instante. Ambas ordenaron agua mineral y aceptaron los menús. Addison abrió el suyo pero apenas lo miró. "Estoy teniendo un día bastante interesante, Eleanor. Qué hay de tí?" Eleanor puso sus codos en su menú abierto e inclinó la cabeza mientras descansaba la barbilla contra los dedos entrelazados. "Dime." "Permíteme preguntarte algo primero. Qué tipo de informes estás recibiendo de Linda y Keith?" "De Keith, nada. Todo pasa a través de Linda. Ella es mis ojos y oídos en Face Exquisite." "Me estás diciendo que ella está actuando con tu completa aprobación?" Su estado de ánimo cayo en picada, Addison se preguntó si había malinterpretado el entudiasmo de Eleanor para verla. 57

"Sí." Eleanor sacó la palabra de una sola sílaba, no sonando del todo segura. "Como debes saber, he estado visitando seis de nuestras oficinas centrales europeas y una en Dubai. He recibido correos electrónicos de Linda de los cuales deduje que estabas luchando para conseguir una idea de algunas de las ideas básicas." "¿Qué?" Era posible ponerse rojo cuando enfurecía después de todo. Probablemente la presión arterial disparada. Addison se agarró al borde de la mesa, lo que le impedió cerrar sus puños en la superficie revestida de lino. "Déjame adivinar. Linda no menciona nada acerca de mis tentativas diarias para conseguir balancear la bola. Tampoco escribió una sola frase acerca de las tres veces en que mis reuniones con Keith han sido interrumpidas por ella, o por él. Sí, he estado teniendo algunos problemas con las muestras, eso es cierto, pero sobre todo porque eso es todo lo que he estado haciendo. He estado mirando esas raras cosas tanto, que todas ellas podrían ser puntos púrpura y verde, y todavía me quedaría con ellas sólo para seguir adelante con las cosas." Addison jadeaba por aire, sintiendo sus pulmones contraerse. "Todavía me pagan por mis horas, pero están malgastando tu dinero por perder mi tiempo. ¿Qué pasa con esta Linda? Soy una gran amenaza a su posición en Face Exquisite?" La cara de Eleanor no ofrecio nada mientras escuchaba a Addison. Ella parpadeó lentamente y Addison se dio cuenta de que este movimiento era indicativo de enojo, cuidadosamente enganchada hasta liberarla. "Linda ha trabajado para el Grupo Ashcroft durante varios años y por Face Exquisite desde que me hice cargo. Nunca he tenido razón para dudar de su lealtad o su honestidad." Eso fue todo. Hasta aquí el sueño de hacer este trabajo, de hacer lo que era mejor para Stacey. El estómago de Addison se apretó, y por supuesto la mesera eligió ese momento para volver a tomar sus pedidos. Las náuseas ahora de pura decepción, y de alguna otra cosa, una angustia derivada de algo que no podía descifrar, Addison sacudió la cabeza. "Lo siento. No tengo hambre." Ella cerró de golpe el menú y se lo devolvió a Dora. "Déjame pagar sólo por el agua mineral ..." Ella escarbo en su bolso, buscando su cartera. "Alto." La voz de Eleanor hizo a Addison saltar y levantar la mirada, sus ojos punzantes. "No saltes a conclusiones." Se volvió hacia la mesera. "De el menú de nuevo a la Sra. Garr. Ahí. Recomiendo el pollo parmesano o el ravioli de salmón, pero todo en su menú del almuerzo es muy bueno." Addison vio algo nuevo en los ojos de Eleanor, algo duro así como implacable. La pregunta era, hacia quien estaba dirigido? Su estómago todavía estaba reaccionando como normalmente hacía cuando estaba ansiosa, pero terminó por ordenar los raviolis de todos modos. Dora les dio las gracias, reunio los menús, y se fue. Addison tomó un sorbo de agua mientras esperaba que Eleanor continuara.

58

"Sólo un minuto." Eleanor sacó su teléfono celular y pulsó un botón una vez. "Es Eleanor Ashcroft. Consígueme a Linda. Ahora." Un pequeño ceño fruncido apareció entre las perfectas cejas. ‘Ahora.’ Su voz, tan suave antes, había vuelto a sonar letal. "Linda. Hola. Sí, estoy de vuelta. Voy a almorzar con Addison Garr." Oh Dios. Addison cerró los ojos brevemente al imaginar que cuento Linda podría estar hilando. "Por qué no te has hecho disponible para la Sra. Garr como acordamos?" Eleanor escuchó durante diez segundos. "Tú opinión sobre esto es conocida, pero realmente me tiene sin cuidado. Esta no es tu área de especialización. Tú eres el enlace entre el Grupo Ashcroft y Face Exquisite. Tú eres una mediadora. Addison es la experta en lo que es actual, lo que significa alta calidad, y lo más importante, ella es mi elección personal. Tú has sido un gran activo para mi compañía hasta ahora, lo cual es la única razón por la que estoy dispuesta a darte una oportunidad más para hacer esto bien. Espero que sigas mis instrucciones mañana, o puedes empacar tus maletas y marcharte sin una favorable carta de recomendación de tu cargo que generalmente obtendrías. No tengo que entrar en detalles de cómo te afectará en cualquier esfuerzo futuro en Manhattan, hmm?" Ella escuchó de nuevo. "Eso pensé. No. No me digas eso a mí. Deberías dirigir cualquier disculpa a la Sra. Garr." Inclinando la cabeza de nuevo, Eleanor chupó el labio inferior entre sus dientes. "Y ya que estamos en el tema del empleo? Despide a Christa Mueller y encuentra un asistente que no sea un completo desastre. No me gusta la forma en que se ha desempeñado." Addison casi dejó caer su vaso. Eleanor acababa de decirle a Linda despedida en términos muy claros. No sólo eso, se había asegurado que Linda supiera que su futuro empleo con las empresas de Eleanor dependía de lo bien que se manejara a partir de ahora. Y Christa estaba fuera. Guau. Addison se sacudió cuando Dora colocó los platos de comida humeante delante de ellas. "Seguramente tu apetito volvió ahora?" Eleanor pinchó un trozo de pollo y miró fijamente al plato de Addison. "Um. Sí. Sí." Ella no estaba tan segura de eso, pero al menos ahora podía respirar. Relajandose contra el respaldo del reservado, masticó el primer bocado de sus raviolis mientras estudiaba a Eleanor de cerca. Por primera vez en el día, vio signos de fatiga. "Oh Dios. Aquí llegas a casa después de ese maratón de saltar oficinas centrales y te doy más pesares. Lo siento." Addison bajó su tenedor y tomó la mano libre de Eleanor antes de darse tiempo para considerar este movimiento audaz. "Esto tiene que ser la última cosa que necesitas." "En realidad, Face Exquisite es más prioritaria que cualquiera de las oficinas centrales en este momento. Sólo fui porque había sido planeado durante mucho tiempo. No tengo que decirte cuán despiadados los negocios corporativos en los EE.UU. pueden ser. En cuanto a 59

lo que necesito? Sentada aquí, relajada – finalmente – es justo lo que necesito." Ella bajó la mirada hacia sus manos unidas. "Es bueno verte de nuevo, Addison." Su cara calentada rápidamente cuando se dio cuenta de que aún sostenía la mano de Eleanor. La soltó y jugueteó con su cuchillo. "Igualmente. Quiero decir, me alegro de que estés de vuelta." "Me he mantenido al día con tus vídeos de maquillaje," Eleanor dijo, y luego ante el asombro de Addison, sus pómulos colorearon en un rosa pálido. "Lo hiciste? Eso es genial. Espero que los hayas encontrado siendo del calibre necesario para un representante de Face Exquisite." "Sí. Absolutamente." Eleanor empujó un poco de pasta penne (*) alrededor del plato. "He aprendido mucho acerca de labiales que no conocía. Especialmente sobre los de larga duración que no se untan." Addison cruzó los tobillos y tiró de sus pies bajo la silla. La idea de Eleanor y labiales untandose era ardiente. Demasiado ardiente para una conversación durante el almuerzo. "Me alegro que resultara de utilidad," murmuró. "Oh, lo fue." Los ojos de Eleanor le quemaron cuando se alojaron en su cara, y luego viajaron hasta sus manos y arriba de nuevo. "Tenemos que discutir los detalles relacionados con el trabajo adicional, pero tengo una reunión en treinta minutos y lo que quiero es tener mi almuerzo y algún café. Vas a estar en casa esta noche y disponible en Skype?" Nada había malo con su corazón. Latía simplemente bien entre sus pulmones. "Claro. 8? 8 y ½ ?" "8 y ½ ." Eleanor asintió y metódicamente comió la mitad de la comida en su plato. El apetito de Addison no había regresado, pero el peso aplastante que la había presionado en el suelo momentos antes había sido levantado un poco, y ella tomó unos bocados a fin de no revelar como Eleanor le afectaba. Todavía no podía entender cómo había sostenido la mano de Eleanor. Sintiéndose culpable por la mujer agotada por el desfase horario por completo, había estado preparada para asumir la responsabilidad, incluso por cosas que no eran su culpa.

(*)Los

penne son un tipo de pasta originario de la cocina italiana. Hechos a base de grano duro y generalmente disponibles en forma de pasta seca, tienen forma cilíndrica, y pueden tener estrías en su exterior o no

60

Pronto, Eleanor pidió la cuenta, y cuando Addison comenzó a buscar su cartera de nuevo, Eleanor la sorprendió deteniendola con una mano en su brazo. "Invito yo." Su voz severa no permitía objeciones. "Sólo si me dejas comprar el almuerzo la próxima vez." Gimiendo internamente en su costumbre de hablar antes de pensar, Addison presionó la lengua con fuerza en el paladar de la boca. "Por supuesto." Eleanor firmó el recibo y luego se puso de pie, poniendose el abrigo. "Te veré más tarde." "Sí." Vacilando sólo brevemente, Addison puso una mano sobre el brazo de Eleanor mientras ella pasaba. "Gracias," dijo suavemente. "Por escuchar y creerme." "Addison, no posees mucho una cara de póquer. Sabía que me estabas diciendo la verdad." Ella puso su mano en la parte superior de la de Addison, que todavía estaba en el brazo de Eleanor. "No cambies." Addison no podía pensar en una sola cosa sensata que decir a eso. La forma en la voz de Eleanor que había caído una octava cuando dijo: ‘No cambies’ fue suficiente para dejarla muda, obviamente. "Hasta luego." Eleanor salió del restaurante, acompañada en los últimos pasos por Rodolfo, que estaba casi tropezando con sus propios pies para llegar a la puerta y mantenerla abierta. Él todavía estaba parado allí cuando pasó Addison, claramente no estaba seguro en qué categoría pertenecía. "No se preocupe. Sin resentimientos," Addison dijo, disfrutando de su confusión un poco demasiado cuando ella salió. El sol todavía seguía brillando, la gente seguía sonriendo. En general, era una señal bastante prometedora.

Capítulo 9 Eleanor se sentó en su escritorio en el estudio y se aseguró de tener suficientes luces para evitar parecer como un fantasma descolorido en Skype. Ella miró la hora. Ocho cuarenta y cinco pm. Maldición, llegaba tarde. Ella encendió su laptop y observó la carga de Skype, y luego frunció el ceño. Addison no estaba en línea. Por supuesto, por qué debería esperar? Sin duda la vida de Addison estaba ocupada como era, haciendo malabarismos con un nuevo trabajo, su canal de YouTube, y el cuidado de su hermana. 61

La decepción no era sorprendente en sí misma, pero el nivel de la misma era desconcertante. Ella tenía hambre de la vista de esos chispeantes ojos avellana, oh Dios, esa sonrisa. Cuando Addison la miraba, sonriendo, e inclinando la cabeza simplemente, era como si nada más importara. Molesta consigo misma por esta obvia debilidad, estaba a punto de cerrar la tapa de la laptop cuando la familiar señal anunció la presencia de alguien. Echando un vistazo a la ventana de chat vio el sobrenombre de Addison resaltado. Por fin. Antes de que Eleanor tuviera tiempo de reaccionar, apareció un mensaje. Blushaddict: Dios, siento llegar tan tarde, Eleanor. Sigues ahí? Valkyrie: Estoy. Blushaddict: Me perdonas? Tenía una ... Oh, maldición. Te llamo. La señal de Skype sonó desde la laptop y Eleanor se quedó mirando la última línea de Addison. Algo andaba mal. Hizo clic en el icono de receptor verde para aceptar la llamada. "Qué está pasando?" Eleanor estudió el aspecto despeinado de Addison con creciente preocupación. Su pelo estaba en salvaje desorden, y estaba vestida con una camiseta sin mangas de camuflaje con un tirante medio salido de su hombro. "Que pasó?" "Estamos bien ahora. Es decir, vamos a estar bien. Yo estaba haciendo la cena y oí a Stacey ponerse enferma. Yo ... fue uno malo. Ella está en la cama ahora, durmiendo, pero yo-" Addison se secó los ojos. "Y se me paso el tiempo, y ..." Ella dejó de hablar y se dejó caer en su silla, con los ojos vacíos mientras miraba fijamente a algo más allá de la pantalla. "Addison. Por favor. Qué pasa con Stacey?" "Puedo manejarlo." Los labios de Addison ahora estaban delgados, tensos, como si ella no estuviera dispuesta a que temblaran. "He manejado esto durante años. Este es sólo otro ... este es ... " Ella ocultó la cara entre las temblorosas manos. "Addison." Sintiéndose impotente mientras observaba la angustia de Addison, Eleanor llegó a tocar la pantalla. Algo tenía que estar realmente mal para ella quebrarse así. "Vas a decirme lo que sucede?"

62

Addison se frotó las mejillas y luego apartó los mechones que se adherían a las húmedas sienes. "No, no. Todo está bien. No hay nada que no pueda manejar, lo prometo. Vamos a ir al grano. Por eso estás aquí. Quiero decir allí." Ella sonrió con autodesaprobación. "Sabes lo que quiero decir." Addison respiró profundamente y de pronto se puso de pie, y la imagen balanceándose indicó que llevaba la laptop con ella. La boca de Eleanor se abrió. Addison no tenía alguna idea de la vista que presentaba mientras presionaba la laptop contra ella, sus pechos más o menos colocados en el teclado? Su camiseta sin mangas se había deslizado hacia abajo aún más, y la extensión de piel cremosa llenó la pantalla. Eleanor se negó a permitir que el gemido en construcción en su interior se escapara. Cómo había esta joven empujado más allá de todas sus defensas? Sin mencionar que causaba estragos con su libido de una manera que nunca había experimentado antes? Finalmente la imagen balanceándose se instaló cuando Addison se sentó. O se acostó, por así decirlo. Eleanor suspiró internamente cuando Addison se acomodó con la laptop reposando claramente en su estómago. Su rostro, antes tan atormentado por el dolor, ahora claramente mostraba sus intentos de ser estoico y recomponerse. "Lo siento. Simplemente no podía tener un minuto más en esa silla. Tengo que conseguir una nueva. Está matando mi espalda." Addison resopló tristemente. "Bueno dónde estábamos? Sí. Negocios. Tengo una idea de cómo anunciar mi participación con Face - " "Espera. Quiero oír esto. Realmente quiero." Eleanor levantó la mano. "Pero me tienes preocupada. Qué está pasando con Stacey? Por favor dime. Lo prometo, es extraoficial y no saldrá de aquí." Eleanor no recordaba tener que pedirle a alguien para confiar en ella. Por lo general, ella se desprendía de tales situaciones muy rápidamente, no muy interesada en un corazón a corazón. No era de extrañar que estaba abriéndose camino a través de esta conversación. El labio inferior de Addison se estremeció. "De verdad? Es decir, es apenas algo que impacta nuestro acuerdo de negocios, y sé que eres todo sobre negocios. Esa es la razón por la que ... que ... " "Addison," Eleanor dijo con severidad. "Deberías saber a estas alturas que nunca digo algo que no quiero decir, y si digo que quiero escuchar sobre lo que sucede con tu hermana, entonces eso es lo que quiero decir, de acuerdo?" "Oh. Correcto. Hmm. Está bien." Addison habló de manera entrecortada que Eleanor había llegado a asociar con ella sintiéndose insegura. "No te estoy obligando, o, tal vez estoy en un sentido, pero realmente me interesa. Nunca te he visto así transtornada." 63

"Trastornada? Oh chico. Creo que me veo un desastre." Apareciendo consciente de sí misma ahora, Addison aplanó con la mano el salvaje cabello. "Stacey tiene un aneurisma cerebral. Hasta hace poco ha estado químicamente mantenida. Ahora, un equipo neurológico la esta viendo y ha decidido que necesita una cirugía pronto. Un montón de de días no sabrías mirandola que le pase nada malo. Entonces en otros días, como hoy, vomita y le duele la cabeza." Addison miró hacia el techo por un momento, parpadeando rápidamente mientras el resto de su palabras salieron desligadas, su voz áspera. "Y cada vez me temo, ya sabes, que esto sea todo. Esto es cuando la puta cosa reviente y ella - ella se desangre justo en frente de mí. Tiene diecisiete años. Diecisiete!" Addison ahora estaba mirando suplicantemente a Eleanor con los ojos hinchados. "Lo siento mucho, Addison." Eleanor se sentía completamente impotente e inadecuada, sentimientos que despreciaba. "Puedo entender lo preocupada que debes estar. Stacey tiene la mejor hermana posible para ayudarla a superar esto." "Ayudarla. Sí. O tal vez no? Supongo que siento que estoy desplomandome ante la presión mucho últimamente." Addison dio su encogimiento de un solo hombro. "Extraño a mis padres. Es decir, los extraño todo el tiempo, pero últimamente he echado de menos tener a alguien con quien compartir esta situación. Sólo alguien." "Compártela conmigo. No es eso lo que ya estás haciendo?" De repente ansiosa por mostrarle a Addison que significaba lo que dijo, Eleanor se inclinó más cerca de la cámara web. "Háblame de ello. No te desplomes, como tú dices. No estas sola. Estamos comprometidas en una iniciativa empresarial juntas, algo en lo que ambas estamos muy interesadas. Por qué no aprovechar las ventajas de nuestra situación en otras formas también? Si necesitas un sabio consejo, y un hombro, a veces, y yo ... " Ella vaciló, su estómago se agitó ante la idea de estar tan al frente con Addison. Al ofrecerse así, no su dinero, no sólo el acuerdo de negocios, sino también a sí misma y su tiempo, estaba casi haciéndola marearse. "Disfruto de nuestras conversaciones, independientemente del tema." "En serio?" Los labios llenos de Addison formaron un perfecto ‘O’ "Realmente? Quiero decir, me encanta charlar y esas cosas, pero debes ser la persona más ocupada en Nueva York. No siempre vas a tener tiempo para mí y mis preocupaciones." Ella tenía el ceño fruncido ahora. "Escucha." Maldiciendo el hecho de que ella no estaba físicamente presente y no podría al menos tomar la mano de Addison, Eleanor se frotó la sien. A pesar del miedo de que sus siguientes palabras pudieran hacer a Addison sentirse incómoda, ella todavía tenía que ser honesta. "Para ser franca, no estaba tan bien durante mi viaje. Mis acertados negocios fueron un éxito y logré mis objetivos. Por qué estabas tanto en mi mente, no lo sé. Fue completamente inesperado, y cuanto más luché contra ellos, más resistentes estas imágenes se hicieron. No estoy muy segura de lo que está pasando con nosotras, o 64

conmigo, más bien, pero si puedo ayudarte - y a Stacey - de cualquier forma, desearía que me lo permitieras." "Nuestro contrato me ha ayudado a pagar por un mejor cuidado y también por la terapia física y el cuidado después de la cirugía. No necesito más dinero." Apretando sus manos fuera de la vista, Eleanor sabía que Addison no entendía. "No estoy hablando de dinero, exactamente," dijo en voz baja. Si eso era todo lo que Addison pensaba que era capaz de contribuir, un nuevo mundo de dolor podría abrirse para Eleanor. Addison miró hacia arriba, de repente haciendo una mueca de dolor. "Oh Dios. Eso no es lo que querías decir, verdad? Soy una idiota. Tienes razón. Me vendría bien un, lo que has dicho, un sabio consejo? Alguien que se ... preocupe?" Sus pómulos se volvieron un rosa pálido. "Y absolutamente me encanta hablar contigo. Aquí o cara a cara." Ella parecía nerviosa y se cubrió los ojos por un momento. "Realmente no soy tan superficial." "Lo sé." Un pequeño brillo de alivio en el pecho hizo que fuera más fácil respirar. Eleanor trató una sonrisa alentadora. "Te sientes mejor?" "Oh, Eleanor." Addison empujó la laptop quitándola de ella y la dejó sobre la cama. Enroscandose sobre la almohada, tiró una manta sobre su hombro. "Estoy exhausta." "Por qué no te vas a dormir?" "No puedo dormir por mucho tiempo." Addison bostezó, tapándose la boca. "Tengo que comprobar a Stace." "Deja Skype abierto, entonces. Te despertaré en una hora o así." Eleanor podía ver cómo Addison se relajó ante sus palabras. "Voy a silenciar el micrófono para que yo pueda trabajar sin molestarte." "Esta bien. Gracias, Ellie." El corazón de Eleanor se contrajo dolorosamente en la versión abreviada de su nombre. Normalmente habría corregido tal tentativa, pero Addison había hablado sin filtrar, y el apodo había sonado extrañamente correcto. Familiar. "Ve a dormir. Voy a estar aquí." Eleanor silencio el micrófono y mantuvo una pequeña ventana de la forma de dormir de Addison en la esquina superior de la pantalla de su laptop.

65

Decidiendo seguir el ejemplo de Addison y meterse en la cama, Eleanor suspiró profundamente en el pensamiento de los dos documentos que necesitaba leer detenidamente. Ella había sido honesta con Addison. El viaje de negocios había sido más difícil de lo que debería haber sido, ya que el sueño le había eludido. Había intentado relajarse, incluso yendo tan lejos como contar malditas ovejas, pero la mayoría de las veces, terminó donde realmente no quería estar. Ella era consciente de cuán desesperada y patética su adicción al canal de YouTube de Addison le hacía parecer. El único alivio era que nadie más sabía lo mucho que ansiaba escuchar la melodiosa voz de Addison y observar sus expresiones animadas al compartir lo que estaba pasando en su vida con sus espectadores. Ahora, cuando Eleanor estaba llegando a conocer a Addison y aprender acerca de sus circunstancias particulares, se dio cuenta de que Addison no compartía muchos detalles con sus espectadores, aunque parecería que sí. Ella nunca reveló dónde vivía o lo que hacía, o solía hacer, para ganarse la vida. La sección de comentarios debajo de los clips de vídeo siempre mantenía preguntas personales, pero Addison sólo contestaba los que se ocupaban de temas relacionados con la belleza. Algunos de los comentarios eran bastante odiosos. En un primer momento, Eleanor se había horrorizado e indignado en las horribles palabras de la gente lanzadas contra Addison. Algunos quejandose por su apariencia, otros acerca de las marcas de las que hablaba. Comentarios lascivos eran marcados por lo general de forma inmediata y eliminados, pero entonces había estos los que realmente molestaban a Eleanor, los que sugerían que Addison no era nada más que una comprada y pagada por difamadores de maquillaje. La integridad de Addison era irreprochable ante sus ojos, lo que le hizo darse cuenta cuán cuidadosamente tendrían que trabajar en la introducción de Face Exquisite a través de su canal. Ahora Eleanor ni siquiera trató de leer los documentos. Sabía que no sería capaz de concentrarse. En cambio, comprobó su correo electrónico por alertas de actualización, y sí, allí estaba. Una nueva actualización al canal The Blush Factor. Haciendo doble clic en el enlace, Eleanor esperó con impaciencia mientras la introducción de Addison siguió su curso. Addison apareció a la vista y Eleanor tuvo que reírse. El cabello castaño envuelto en torno a grandes rulos azules adornaban la cabeza de Addison, haciéndola parecer un extraterrestre. "Hola, mis amigos." Addison llevaba una pijama y una bata de lana. "Tengo una importante reunión mañana, así que tengo que verme lo mejor posible. Y no, no voy a tratar de dormir en estas cosas. No estoy tan desesperada. Estoy, sin embargo, yendo a mostrarles un truco cuando sabes que preferirías dormir en lugar de hacerte un peinado a las 6 am." Eleanor realmente no se preocupaba por el consejo inteligente, sino en escuchar la voz de Addison con el mismo entusiasmo que un hombre hambriento consideraría una carne sin 66

deshuesar. Dejó que sus ojos recorrieran la cara limpia, fresca de la joven mujer. Addison era increíblemente hermosa cuando se había aplicado sus queridos productos de belleza tan expertamente, pero así, tan cerca de la cámara y con la cara desprovista de maquillaje, era preciosa. Sus etéreos rasgos sugerían que podría ser frágil, pero Eleanor sabía que esto no era cierto. Addison era fuerte y resistente. Capaz de levantar a su hermana menor sola y todavía encontrar el tiempo y la energía para producir este canal de vídeo todo por su cuenta. Nada en su comportamiento sugería cómo se esforzaba, enfrentándose a la enfermedad de Stacey y la incertidumbre de los resultados de la cirugía de su hermana. Echando un vistazo al dormir sereno de Addison en la transmisión en vivo en la esquina de su pantalla, Eleanor sabía sin duda que su vida había cambiado. Mucho antes de que conociera a Addison, ella había sido atraída en la naturaleza bien parecida y apariencia agradable a los ojos. Ahora que sabía lo maravillosa que esta joven era en la vida real, Eleanor se dio cuenta de que estaba en problemas. Sin importar si esto era una crisis de mediana edad, o simplemente inducida hormonalmente, iba a tener que conseguir un agarre adecuado de sí misma. Todo lo que debería hacer era estar allí para Addison cuando la necesitara, asegúrarse de que Stacey consiguiera el tratamiento médico que requería, y trabajar en la resurrección de Face Exquisite. Cualquier otra cosa remotamente personal, íntima, tendría que hacerla retroceder a los rincones más oscuros de su mente. Addison no la necesitaba para confundir las cosas. El video de YouTube terminó con Addison viendose absolutamente preciosa, por supuesto, su cabello en ondas perfectas, su maquillaje impecable, y su sonrisa flameante a través de la pantalla. Eleanor agarró una de las almohadas en la cama y la apretó cerca, gimiendo a la vista. Cómo demonios iba a sacar esto adelante cuando quería con todo su ser, en cuerpo y alma, conseguir un taxi, ir a la casa de Addison, y abrazarla fuerte? Impaciente consigo misma, Eleanor se sentó abruptamente y arrojó la almohada al otro lado de la habitación con un gruñido. Jaló de su laptop sobre sus piernas, su agarre duro mientras ponía encima sus documentos. Frunciendo el ceño a ellos, sabía que quienquiera que los escribió probablemente se desmayaría a la vista de todas las correcciones de color rojo en el margen. Sin duda de que ellos se quejarían de que ella era imposible de complacer, pero no le preocupaba. Tenía menos de una hora para desahogarse de esta frustración antes de que despertara a Addison. Alguien tenía que sufrir por toda esta angustia reprimida, y era seguro que no iba a ser la joven mujer durmiendo bajo su guardia.

***** "Addison. Ha pasado una hora. Tiempo para comprobar a Stacey." "Qué? Stacey? Oh!" Addison casi tiró la laptop mientras se sentaba, tratando de encontrar la fuente de esa voz sonora. "Eleanor?" 67

"Justo aquí." Eleanor se rió entre dientes. "Viendote despertar es tan informativo." "Eh?" Addison se apartó el cabello salvaje de la cara y se quedó mirando la pantalla en la que Eleanor la estaba estudiando mientras estaba claramente acostada en su propia cama. "Siempre estas desorientada?" "Sólo cuando no puedo encontrar quién está hablando. Voces incorpóreas me hacen esto." Addison se cubrió la cara por un momento. "Uf, gracias por dejarme dormir. Me siento un poco fuera de esto todavía." "No es de extrañar. Has tenido bastante por la noche. Por qué no se vas a ver a tu hermana, y yo estaré aquí cuando vuelvas. Todavía estoy trabajando en este pésimo intento de un análisis." "Oh wow. Suena como que alguien va a llevarse una sorpresa desagradable cuando ellos vuelvan." "Exactamente." Addison rápidamente fue de puntillas a la habitación de Stacey donde dormía tan sólida, que ni siquiera se movió cuando Addison comprobó su pulso y le tocó la frente. Sin fiebre. Fuerte, incluso el pulso. Todavía preocupada, Addison cosquilleo en las plantas de los pies de Stacey y suspiró de alivio cuando ella hizo una mueca y tiró de sus piernas. Regresando a su habitación después de un desvío hacia el cuarto de baño para lavarse los dientes y ponerse una camiseta de gran tamaño, Addison se detuvo cuando Eleanor jadeó. "Qué?" Addison no tenía idea de lo que estaba pasando. "Oh, Dios." Eleanor presionó los dedos a sus labios. "Estás tratando para que deje de centrarme en mi trabajo, es eso?" "Por qué habría de hacer eso? Y cómo?" Addison se metió en la cama, tirando de nuevo de las mantas. "Cómo está Stacey?" Eleanor tiró de su collar largo, sus ojos recorriendo sobre el cuerpo de Addison. "Dormida. Ella está bien, gracias." Addison tiró del edredón y alcanzó por la laptop. "Gracias. Por estar aquí." "De nada. No hice mucho. Estaba aquí trabajando de todos modos." Eleanor hizo un gesto desdeñoso. 68

"Hiciste más que eso. Sabes que lo hiciste." Addison pasó el dedo a lo largo de la mejilla de Eleanor en la pantalla. "Si sólo supieras cómo se siente tener a alguien aquí ... en cierto modo. Quien se preocupa." "Oh, Addison." Parecía como si Eleanor pusiera la mano en la pantalla también. "Me hubiera gustado estar allí en persona. Me hubiera gustado abrazarte." Ella habló en voz tan baja, el micrófono apenas atrapó sus palabras. "Odio verte afligida." "No me gusta mucho tampoco." Addison trató por un poco de humor. "Me hubiera gustado que estuvieras aquí. Para ser capaz de hablar contigo cara a cara. Ya sabes." "Lo sé." Sus ojos tan suaves ahora, que casi parecían azules, Eleanor suspiró. "Se está haciendo tarde. Debes volver a dormir." "Sí." Addison no quería apagar el Skype y perder de vista a la mujer de la que no podía tener suficiente. Podía mirar a Eleanor por siempre, memorizar cada uno de sus rasgos: los altos pómulos, la mandíbula fuerte, labios de color rosa pálido, y, oh querido Dios, esos expresivos ojos. Confesó a sí misma que ella también quería deslizar los dedos por el cabello corto, ondulado. Parecía que sería sedoso, y ella podía imaginarlo encrespandose alrededor de sus dedos y tirando de ella. "Um, puedo pedirte un favor?" Eleanor asintió brevemente, un pequeño ceño fruncido en su frente. "Podemos mantener Skype sólo un poco más? Puedes apagarlo si comienzo a roncar." Ella tiró de su hombro derecho en un encogimiento rápido. "Si eso está bien." Eleanor sonrió. "Si quieres. Seguro." "Gracias." Addison se acurrucó y agarró una de las almohadas para sostenerla contra ella. "Noches." "Buenas noches, Addison." No segura de dónde vino su valor, Addison presionó sus dedos contra sus labios y luego la pantalla. Cerrando los ojos, escuchó el débil sonido de Eleanor escribiendo y usando el teclado táctil de su laptop. Era extrañamente reconfortante, y en pocos minutos se volvió a dormir.

69

Capítulo 10 Addison entró y dejó caer las bolsas de supermercado en el suelo del pasillo. Agotada, se frotó el cuello. Pasar todo el día editando video clips seguro dejo su marca en sus músculos trapecios. Llevar cajas de leche y jugo de naranja a tres cuadras de la tienda de comestibles no era exactamente relajarlos tampoco. A decir verdad, había estado tan tensa durante dos días, desde que Stacey tuvo su mal ataque de migraña. Colgó su chaqueta y frunció el ceño al ver la chaqueta y la cartera de Stacey colocada en el suelo. Era realmente demasiado pedir que utilizara uno de los ganchos? Estaban justo allí mismo. Murmurando, Addison colgó la chaqueta de cuero negro que había trabajado mucho tiempo extra para poder comprarla para el cumpleaños de los diecisiete años de Stacey. Mientras caminaba por el pasillo y encontró la puerta cerrada de Stacey. Llamando a la puerta, ella frunció el ceño cuando no obtuvo respuesta. "Stacey?" Ella abrió y la encontró acurrucada, silenciosamente abrazando una almohada grande. "Estás bien, cariño? Es la cabeza?" Olvidando su molestia, mientras rodeaba la cama. La cara de Stacey estaba surcada de lágrimas y rímel corrido, y su cabello chocolate estaba tirado en mechones húmedos contra sus mejillas. "No. La cabeza esta bien." Stacey habló en voz baja, rasposa. "Soy fabulosa, pero claramente no soy Elphaba." "¿Qué? ¿Qué quieres decir? "Addison la tomó en sus brazos. "Pensé que estaba decidido." "Lo estaba. Estaba." Stacey se liberó y tiró de las piernas hacia arriba, abrazándose las rodillas. "Hasta que mi supuesta amiga Christine se dirigió al director y le explicó que yo no estaba en condiciones de cantar despues de que tuviera la cirugía y pudiera tener un puto daño cerebral permanente después." Poniéndose rígida, Addison apretó los dientes con tanta fuerza, que estaba preparada para oírlos romperse antes de que fuera capaz de relajarlos lo suficiente como para hablar. "Ella hizo qué?," murmuró. Su tono de voz rompió a través de la tristeza de Stacey, y ella se estremeció. "Oh Dios. Esa voz significa que vas a matar a alguien. Lo sé." "Ella fue con el director y esta persona escuchó a dicha basura?" No podía permanecer sentada. "Quiero que me des el número de teléfono del director. En este momento." 70

"Addison. Por favor. No enciendas la mecha en él." "Oh, confía en mí, mis mechas están jodidas." Addison sacó su teléfono celular. "Bien?" "Está bien, está bien. Caray." Stacey agarró una carpeta de la repisa encima de su escritorio, hojeandola con dedos temblorosos. "Aquí. Ese. Sr. Hiller." "Bien." Addison marcó mientras salía de la habitación y entró en su propio dormitorio, cerrando la puerta. Ella no iba a matar a este hombre por teléfono en presencia de Stacey. Él también podría hacer preguntas difíciles que no estaba preparada para responder frente a ella. "¿Hola?," dijo una voz masculina, sonando ligeramente sin aliento. "Sr. Hiller?" Addison se sentó en la cama, abrazando una almohada. "Sí?" "Soy Addison Garr, la hermana de Stacey Garr. Simplemente vine a casa y encontré a mi hermana llorando, completamente destrozada." "Sra. Garr. Lo siento. Estoy de camino a una reunión en la facultad - " "No me importa. Por qué tomó el papel de Elphaba quitándoselo a Stacey? " "Debido a que era lo mejor para ella, Sra. Garr. Su condición médica solo- " "Su condición médica? Usted no sabe nada acerca de eso." Golpeteando con su pie ahora, Addison luchó por mantener la calma. "Por supuesto no en gran detalle, pero he sabido de uno de los otros estudiantes que Stacey no había explicado su situación por completo, y ni yo ni la escuela podemos asumir la responsabilidad por su seguridad." "¿De qué diablos está hablando? Es una obra de teatro escolar. No Sobreviviendo en una isla desierta." "Es una obra escolar donde Elphaba se balanceará del techo en un arnés, Sra. Garr. Si Stacey se pone mal o se deteriora su condición, ella podría caerse o, peor aún, su aneurisma puede reventarse. No fue una decisión fácil de tomar. Yo sé lo feliz que Stacey estaba por estar en el elenco como Elphaba." Él sonaba sincero, incluso angustiado. "Desearía poder hacer algo, de verdad, Sra. Garr. La voz de Stacey era la mejor por mucho, y su presencia en el escenario es increíble. Cuando su salud este 71

restaurada, creo que puedo garantizar que será lanzada en el próximo musical en su último año. Sería un crimen no hacerlo." Addison dio un sollozo silencioso, amortiguandolo contra la almohada. Ella no tenía conocimiento de Elphaba balanceándose del techo. "Me disculpo por gritarle," dijo. Casi no podía hablar, su voz era tan ronca. "Lo entiendo, Sr. Hiller." Ella lo hizo. La escuela sería considerada responsable si algo le sucedía a Stacey mientras ensayaba o actuaba. La verdad era, hasta que el aneurisma de Stacey fuera tratado, ella era una bomba de tiempo. No podía culpar a Stacey por meter la cabeza en la arena y pretender que todo estaba bien. Ella había estado haciendo lo mismo. "Voy a hablar con ella. No estoy segura de que entenderá, al menos no de inmediato, ya que este era su papel soñado." "Si sirve de consuelo para ella, digale que unos amigos míos estarán presentes en el ensayo general. No sé si ha oído hablar de Chicory Ariose. Son un grupo femenino bastante famoso." "No, no lo creo. Stacey podría ser, sin embargo. Ella es la que tiene el talento musical en nuestra casa." "De todos modos, dos de ellas, Eryn y Mike, han sido amigas mías desde que vivia en East Key. Estaba tan entusiasmado con el elenco de este año, incluyendo a Stacey, que les pregunté si les gustaría venir a escuchar. Cuando vengan, voy a insistir en que escuchen a mi Elphaba original cantar. Podría por favor hacerle saber a Stacey esto?" Addison cambió su opinión inicial del Sr. Hiller completamente. "Gracias. Realmente aprecio su honestidad y que está preocupado por mi hermana. Ella ha pasado por mucho a lo largo de los años y todavía va fuerte, como usted puede imaginarse." "A sus órdenes, Sra. Garr. Y por favor, cuando sea el momento para la cirugía de Stacey, mantenganos informados." "Lo haré. Gracias por tomarse el tiempo de explicar." Addison dijo adiós y desconectó la llamada. Suspirando, se frotó la sien. Se sentía muy mal por Stacey. Sintiendo su dolor y decepción, que quería aliviar la pena de su hermana. Justo cuando estaba a punto de levantarse y volver con Stacey, su teléfono sonó, notificandole un mensaje de texto. ¿Cómo le va a Stacey? E.

72

Cómo podía un mensaje de texto infundir más oxígeno en el aire? Addison sonrió y sostuvo el teléfono con fuerza. Tocando la pantalla escribió su respuesta. Su cabeza esta mejor. La gran decepción aquí hoy sobre: musical de la escuela. Perdido su papel. Voy a tratar de animarla ahora. Addie Metió el teléfono en el bolsillo de su sudadera así lo sentiría vibrar, Addison pensó en cómo Eleanor había cuidado de ella mientras dormía, completamente agotada, hace dos noches. La forma en que habían interactuado después de que Addison se despertó aún la hacía ruborizarse. Temblandole las rodillas, recordó la voz de Eleanor llamándola por su nombre, despertandola a través de Skype. Detuvo su mente de ir allí y se apresuró a regresar con Stacey, que ahora estaba sentada en su escritorio con indiferencia, mirando su tarea sin moverse. "Dulce niña, escucha." Addison arrastró un taburete de color rosa y azul para sentarse junto a ella. "No vas a interpretar a Elphaba, eso es cierto." Ella explicó sobre la responsabilidad y cómo funcionaba, pero se podría decir que esto no ayudó a levantar el estado de ánimo de Stacey en absoluto. "Has oído hablar de Chicory Ariose?" Addison acarició la espalda de Stacey. "Qué? Chicory …? Oh, sí, el grupo de improvisación de jazz y blues. Lo he hecho, sí. Principalmente porque han hecho varias canciones con Noelle Laurent." Stacey pareció interesada por primera vez desde que Addison llegó a casa." Por qué?" "El Sr. Hiller esta en realidad bastante destrozado por perderte como Elphaba. Dijo que serás una ganadora segura el año siguiente cuando hagan el musical en tu último año. Y" levantó una mano cuando los ojos de Stacey se oscurecieron de nuevo- "y este año, en el ensayo general, dos miembros de Chicory Ariose van a estar presentes. El Sr. Hiller esperaba que estarías disponible para cantar incluso si no puedes interpretar Elphaba." "Espera. Repíteme eso de nuevo." Stacey se sentó derecha. "El Sr. Hiller conoce a alguien de Chicory Ariose y piensa que ellas deben oírme cantar? A mí? En serio?" Una sonrisa se abrió paso, y aunque sus ojos estaban rojos e hinchados, esa sonrisa iluminó toda su cara. "De verdad. Creo que las llamó Eryn y Mike." "Mike? Oh sí, la baterista es una chica, pero su nombre es Mike. Creo que ella es la que está con la cantante de ópera. Ya sabes, la que perdió la vista?" Addison jadeó. "Vivian Harding? Incluso he oído hablar de ella."

73

"Y Eryn, la otra que el Sr. Hiller mencionó, está casada con una mujer también. No recuerdo su nombre, pero ella es súper rica. Tal vez tu Eleanor la conoce." "Ella no es mi Eleanor." Las mejillas de Addison se calentaron. "No sigas diciendo eso. Alguien podría escucharte un día y eso podría significar un problema." "Sólo si era remotamente cierto o si - oh, Dios, estas ruborizandote!" Los ojos de Stacey crecieron enorme. "Estás totalmente sonrojada y sólo puede significar una cosa. Algo pasó." "De qué diablos estás hablando?" Molesta ahora, y también un poco aliviada de que Stacey no estaba llorando, Addison se puso las manos en las caderas. "La última vez que hablamos de Eleanor Ashcroft, estabas toda obsesionada con ella por no escucharte y cómo esos yoyos en Face Exquisite estaban socavandote. Y ahora ... te ruborizas cuando la mencioné. Cuando la llamé tuya." Stacey imitó la postura de Addison. "Y qué es esto? Tú sólo vas 'oh, soy tu hermana mayor así que no me vengas con eso' a mí cuando estoy cerca de averiguar algo. Honestamente. Como quitarle un caramelo a un bebé." La chica era demasiado inteligente por su propio bien, Addison pensó oscuramente, y la fulminó con la mirada. Sin embargo una parte de ella quería alentarla ya que esto era suficiente distracción para mantener a Stacey sonriendo. "Eleanor y yo-" "Ves? Prueba A, 'Eleanor y yo'," Stacey dijo, poniendo su dedo índice en el aire. "Cállate. Eleanor y yo hemos tenido skyped un par de veces, principalmente sobre negocios, pero también aquella noche hace unas noches, cuando estabas tan enferma, recuerdas? Ella ha sido muy agradable y comprensiva. En realidad recibí un texto de ella preguntando por ti en este momento. Ves?" Sacó su teléfono celular de su bolsillo, entregándoselo a Stacey. Stacey punteó en la pantalla un par de veces, y luego las cejas parecían volar de la cara. "Um. Addie? Estás segura de que dices este texto en particular?" "¿Qué quieres decir?" Tomando de nuevo el teléfono, Addison revisó los mensajes. Vio el que había respondido y luego descubrió el otro de Eleanor que se había perdido mientras se centraba en Stacey. Me gustaría poder estar allí para tí. Sigo pensando en nuestras charlas. Te eche de menos anoche. Esta noche a las 8? Espero que esto me ayude a dormir. E. Mierda. Y por supuesto Stacey tuvo que verlo. 74

"Ella te echo de menos? Pensé que trabajaban juntas?" Stacey parecía más confundida que las bromas en el momento. "Lo hacemos, pero principalmente en la distancia. Ella es muy participativa, realmente-" Su cara encendida después de ese comentario estúpido, Addison siguió adelante. "Trabajo principalmente con su representante en otro edificio y el jefe químico ahora mismo. Te dije eso. Estamos llegando con nuevos productos. Y ella no me echo de menos a mí. Ella me echo de menos ya que no pude llegar a la charla anoche." "Ha. Creo que tengo razón y tú estás equivocada. En cuanto al maquillaje, sí, lo recuerdo. Libre de crueldad animal." Stacey ladeó la cabeza. "Así que ya que ustedes dos no están trabajando juntas en el mismo lugar, ella te echa de menos. Eso es impresionante." Stacey hizo un guiño. "No es lo que parece. Te olvidas de algo, Stace. Eleanor no es lesbiana." "Hablamos de eso ya. De acuerdo con la prensa sensacionalista, ella no ha estado en una relación a largo plazo durante años. Casi nunca, por lo que he descubierto. Sé que no quieres, pero la he investigado un poco más ya que estas tan ida por ella." "Ida por ella? Oh, Dios mío, Stace. Me parece atractiva, pero eso es todo. Ella es atractiva. Lo pensaría incluso si yo fuera hetero." Cubriendose la cara con las dos manos, Addison echó un vistazo a Stacey entre sus dedos. "Lo que demuestra mi punto. Estás totalmente obsesionada con ella." Viendose orgullosa de sus propios poderes de deducción, Stacey enumeró más argumentos en sus dedos. "Por lo tanto, ningún novio a largo plazo para Eleanor. Ella es muy privada y es una adicta al trabajo. Incluso si ella no es consciente de por qué esta ardiente por tí-" "Stacey!" Sorprendida y divertida al mismo tiempo, Addison golpeó el hombro de Stacey. "Ni una palabra más. Eres imposible." Y ella estaba demasiado cerca de la verdad. Eleanor había confesado estar confundida acerca de Addison. Seguramente eso es lo que quería decir Eleanor cuando dijo, ‘me encontré pensando en ti mucho más de lo que es lógico, o prudente, para el caso.’ Dicho esto, Addison todavía estaba aterrorizada de leer algo más de lo que Eleanor estaba diciendo. Las mujeres heterosexuales que había conocido que tenían curiosidad y ganas de experimentar, sólo para decidir que eran realmente muy heteros, una vez que habían satisfecho su curiosidad. Después de haberse enamorado por eso una vez, lo había puesto justo encima de su lista de cosas que no le importaba hacer de nuevo. Si eso ocurría con Eleanor, le rompería el corazón. Era mucho mejor mantenerse a distancia y disfrutar del hecho de que Eleanor parecía que le gustaba ella, así como sus esfuerzos en el trabajo. 75

"Te sientes mejor?" Addison deslizó una mano por debajo del cabello de Stacey y agarró la parte posterior de su cuello. "Sí. Un poco. La idea del Sr. Hiller que debería interpretar para la mitad de Chicory Ariose no es mala. Hace que sea difícil permanecer enojada con él." "Y tendrás un papel el próximo año." Addison sonrió alentadoramente. "Parece estar muy lejos, pero eso está bien." Stacey suspiró y miró a su escritorio. "Mejor sigo con mi tarea de francés. Cómo una lengua puede tener tantas excepciones a las reglas de su gramática esta más allá de mí." "Lo sé. Recuerdo arrancandome las toneladas de cabello cuando tomé francés." "Y tu francés todavía no funciona, verdad?" Stacey le sacó la lengua y sonrió. "Compórtate, o la cena te - disparara!" Recordando los comestibles que estaban en el suelo del pasillo, con el helado derritiendose por todo el lugar, sin duda, Addison se puso en pie. "Haz tu tarea y voy a empezar la cena, de acuerdo?" "Está bien." Stacey se quedó inmóvil por un momento antes de abrazar de pronto a Addison fuerte. "Gracias. Eres la mejor," susurró. "Oh, dulce chica." Ella abrazó a Stacey en respuesta. "Te amo." "También te amo." Mientras se dirigía a lo comestibles abandonados, Addison respondió al mensaje de Eleanor. Gracias. Crisis evitada, creo. Esperando las 8 pm. Addie La respuesta llegó justo cuando vertía los comestibles en la mesa de la cocina. Bien. Hasta entonces. Si hay algo que pueda hacer por Stacey, sólo dimelo. E. Esta no era la primera vez que Eleanor se había ofrecido para ayudar con Stacey. Qué podría posiblemente Eleanor hacer para cuidar a una chica que no conocía? Tal vez ella era simplemente una persona solidaria a pesar de su reputación de barracuda en la sala de juntas? Para ser honesta, Addison no había visto ninguna de la personalidad barracuda dirigida hacia ella. Sí, Eleanor había tratado con dureza y metódicamente con los de su personal que no estaban haciendo su trabajo a su satisfacción. Eso era cierto. Aún así, 76

Eleanor parecía realmente preocuparse por ella. Addison quería creer en las buenas intenciones de Eleanor y la atracción que casi había confesado, pero cómo podría posiblemente bajar la guardia cuando sabía tan poco de ella? Guardando los comestibles, Addison trató de alejar los pensamientos de lo que sería como ceder a su deseo cuando se trataba de Eleanor. Qué si iba sobre Eleanor y ella se daba cuenta de que estar con una mujer que no era lo suyo? Eleanor podría totalmente rechazarla, lo que aplastaría a Addison de una vez por todas. Addison no entendía cómo podía estar tan segura, pero lo estaba. Cuando se trataba de Eleanor, tendría que ser muy cuidadosa, pero una pequeña voz en la parte posterior de la cabeza reía insistentemente, "Demasiado tarde!"

Capítulo 11 Eleanor consideró el mensaje de texto en su teléfono celular con partes iguales de miedo y excitación. Sé que dijimos que hablaríamos a la hora habitual. Qué acerca de cenar con Stacey y yo en cambio? Es noche de pasta. No podía creer lo rápido que sus nervios se activaron tan pronto como algo nuevo se desarrollaba que implicaba a Addison. Después de tres semanas de skyping, al menos una vez cada cada otra tarde, se había vuelto casi adicta a oír esa clara voz. Ellas hablaron de trabajo sobre todo, que era un hecho, pero antes de cerrar la sesión, temas personales podían colarse, y Eleanor había confiado a Addison cosas que era reacia a decir a nadie más. Nada alucinante, simplemente pequeñas cosas personales que eran especiales de un modo humilde. Addison parecía captar este punto. Ella nunca hizo un gran problema acerca de lo que Eleanor le dijo, pero escuchó atentamente, con la cabeza inclinada y sus grandes ojos estrechos y completamente enfocados. Anoche, Addison le había preguntado acerca de cómo llegó a heredar Face Exquisite. Incluso si Eleanor se hubiera contenido, ella no hubiera mordido la cabeza de Addison, que lo habría hecho con cualquier otra persona que se atreviera a plantear el tema. La idea de lo que su padre hizo a su querida tía Priscilla era todavía una herida abierta. Qué pasa si los temas más delicados terminan en el orden del día cuando fuera a la casa de Addison? Había pensado dar con una excusa, pero tanto la atraía hacia Addison. Ella no estaba engañandose con respecto a lo mucho que la quería ver. También tenía curiosidad de conocer a Stacey. 77

Al menos esperaba no parecer demasiado evidente una vez que estuviera realmente allí. Había aceptado a través de otro texto, y ahora era hora de prepararse. Mirando a las filas de ropa en su guardarropa, ella se quejó. Qué diablos lleva alguien para una cena informal en Newark? Ella no había sido nada informal en años. Cenas de negocios, almuerzos, banquetes, cenas solitarias en habitaciones de hotel y cenas de lujo en restaurantes - de esos en los que fácilmente podría vestirse. Cuán patético era para ella una simple cena de tipo familiar para dejarla perpleja. Eleanor trató de imaginar lo que estaría usando Addison. Jeans. Sí, mezclilla, seguro. Stacey también. Ella incluso tiene algunos jeans? Se acercó a donde guardaba su ropa informal. Ignorando la ropa de entrenamiento, encontró no sólo uno, sino tres pares de Levi’s en el extremo izquierdo. Comprobando la talla, asintió distraídamente. Esto funcionaría. Ahora, que debe llevar con los jeans para que no verse como si estuviera esforzandose demasiado. Ella resopló. Tan fuerte como en realidad estaba. Se decidió por una camisa blanca abotonada, a medida, que decidió no meter en los jeans. Un collar que recordaba a Addison expresando admiración y su nuevo reloj de hombre Hublot (*) completaba el atuendo muy bien. El dueño de la tienda había tratado de convencerla de comprar el reloj de un millón de dólares, pero incluso si pudiera permitirselo, ella nunca derrocharía en un artículo tan ridículamente caro. Le gustaban los relojes sin embargo, y el Classic Fusion en su brazo era una obra maestra. Vestida con botines negros y una chaqueta de cuero negro, Eleanor tomó su bolso y una botella de Cabernet Sauvignon, y dejó su penthouse. En la planta baja, uno de los porteros había sacado su Maserati Coupé. El coche negro tarareaba a la vida bajo sus manos mientras ella lo dirigía hacia el tráfico temprano por la noche en Manhattan. Ella utilizó el comando de voz para introducir la dirección de Addison en su sistema GPS y pronto estaba cruzando el Hudson. Por un momento pareció que dejaba todo lo viejo y familiar detrás y moviéndose hacia algo totalmente nuevo. Después de quince minutos, Eleanor giró en una calle hogareña, un lugar donde los niños jugaban en las aceras, montaban sus bicicletas, y sin duda era el truco o dulces a todos los vecinos en el Otoño. Ella se detuvo por una casa de color azul claro que contaba con un gran porche con una barandilla blanca. Agarrando la botella y su bolso, salió del coche e inhaló el aire fresco. Podría el aire ser realmente tan diferente entre Newark y Manhattan? Parecería que sí. El camino del jardín estaba hecho de losas tradicionales y el césped bien cuidado. Addison estaba en la jardinería también, o tal vez Stacey? De alguna manera Eleanor puso en duda esto último. Para su sorpresa, la puerta estaba entreabierta, y Eleanor se quedó indecisa a las afueras al oír voces. (*) Hublot, marca relojera suiza, colecciones de relojes de lujo para hombre y mujer 78

"No te puedes ir, Stacey. Sabes eso," Addison llamó desde el interior de la casa. "Todos los demás están. No es como que voy a estar haciendo algo peligroso." "No voy a firmar el formulario de consentimiento." Addison sonaba afligida. "Tienes que dar cuenta-" "No tengo que dar cuenta de nada. Ningún Elphaba. Está bien. Pero todo el mundo va en este viaje!" "Todo el mundo no tiene la cirugía a punto de hacerse en menos de dos semanas, Stace." Eleanor había levantado la mano para tocar sobre el marco de la puerta cuando una muchacha joven retrocedió hacia la puerta, gesticulando desordenadamente con los brazos a alguien dentro de la casa. "Para que lo sepas, odio esto. Te odio!" "En serio?," Eleanor dijo desde donde estaba a menos de un pie detrás de la chica. "Estoy destrozada." Girandose, la chica que tenía que ser Stacey Garr la miraba con grandes ojos marrones. "Oh, Dios, Eleanor. Sra. Ashcroft. No me refería a usted. Lo siento tanto! "Ella levantó las manos, con las palmas hacia adelante. "Lo siento mucho." "Desde mi punto de vista, pienso que la disculpa podría ser mejor dirigida a tu hermana?" Eleanor ladeó la cabeza, viendo claramente el parecido familiar incluso si el cabello y los ojos de Stacey eran más oscuros y ella también era más alta que Addison. "Qué? Oh. Ha escuchado todo, verdad?" Stacey se apoyó contra la pared. "Por favor, pase. Si no ha cambiado de opinión debido a mí." "Se necesita más que eso para disuadirme." Eleanor ocultó una sonrisa y entró. Stacey cerró la puerta detrás de ella. "Eleanor está aquí. Perdón, quiero decir, la Sra Ashcroft." "Ya? Es decir, ella esta? Quiero decir, adentro?" Addison atravesó una puerta a la derecha, con un delantal azul que decía ‘Sucia pero Linda’! Sus ojos se agrandaron al ver a Eleanor. "Estás aquí!" Ella miró su reloj. "Pero, oh, Dios, son las siete ya? Jod - quiero decir, caray." "Hola, Addison." Eleanor miró hacia atrás y hacia adelante entre las dos hermanas. "Creo que puedo adivinar por qué has perdido la noción del tiempo." "Puedes?" Addison echó un vistazo a Stacey. "Oh no. No me digas que escuchaste eso." 79

"Parte de esto, sí." "Bienvenida a la familia del concurso de gritos." Secándose las manos en el delantal, Addison sonrió ampliamente. Su cabello estaba recogido en una coleta alta y llevaba poco maquillaje, lo que la hacía parecer tan joven y fresca, el corazón de Eleanor dolía. Tan inalcanzable. "Stacey?," Eleanor dijo, mirando fijamente a la más joven de las hermanas Garr. "Um, sí. Uh, hermana? Siento haberte gritado." Ella suspiró. "Sabes que no te odio. Te quiero. Sólo estoy muy decepcionada." Eleanor se dio cuenta de que Stacey estaba a punto de llorar y decidió intervenir. "Cuando es este viaje en que no puedes ir?" Eleanor le dio la botella de vino de Addison. "Espero que te guste esto." "Gracias." Addison echó un vistazo a la etiqueta. "Guau. Estoy segura de que me va a encantar. Va a ir muy bien con la pasta, incluso si mi comida no le hace justicia. Stace, Eleanor te preguntó algo." "Oh si. Es el martes de la próxima semana. Estamos ... quiero decir que van a un parque acuático bajo techo y luego salir a cenar en Connecticut. Un día entero de diversión en cosas. Realmente no debería haber sido una perra contigo. Oops, lo siento de nuevo, Sra. Ashcroft." "Llámame Eleanor, Stacey." "Bueno, yo sabía desde el principio, creo, que sería demasiado para mí. Especialmente cuando puedo entrar en la cirugía casi cualquier día después de la próxima semana. Cuanto antes, mejor, dijo el Dr. Reimer." "De hecho podría utilizar tu ayuda ese día, si todo está bien con tu hermana," Eleanor dijo mientras se quitaba la chaqueta y se la daba a Stacey para colgarla. "De verdad? Haciendo qué?" La cara de Stacey se iluminó. "Me gustaría hacer algo más que sentarme en la escuela y estar aburrida de mi mente. Lamer estampillas. Vaciar papeleras. Cualquier cosa." Eleanor se rió entre dientes. "Lo que tengo en mente debe ser un poco más desafiante y divertido que lamer estampillas." Por alguna razón, la mirada de Eleanor se traslado a Addison, que estaba moviendo algo que olía muy bien en una gran olla en la estufa. La cocina era hogareña, si un poco cálida, con un desayunador donde una mesa redonda estaba puesta para tres. "Estoy planeando pasar todo el Martes y Miércoles en Face 80

Exquisite, y si Addison dice que está bien, puedes ser mi asistente personal y ayudarme a mantener un registro de todas las muestras. Vamos a hablar mucho sobre maquillaje, publicidad y promoción. A menos que te aburra hasta las lágrimas, por supuesto. Te pagaría un salario de nivel asistente." "Addie? Por favor dí que sí." Stacey sonrió trémulamente cuando Addison ya estaba asintiendo. "¿Sí? Oh, genial. Gracias!" Stacey abrazó a su hermana y luego se volvió a Eleanor, viendose como si estuviera lista para abrazarla también. Entonces se contuvo y se limito a empujar las manos en los bolsillos traseros. "Oh, esto es impresionante. Gracias, Eleanor. Lo haré lo mejor que pueda. No se arrepentirá de esto. Tengo que decirle a Maureen. Llámame cuando la cena este lista. Vendré a ayudar." Ella salido de la cocina antes de que tuviera la oportunidad de decir algo más. "Así que esa es Stacey," Eleanor dijo de manera casual. "Chica encantadora." Se acercó a Addison y la besó en la mejilla. "Hola, Addison." "Oh. Hola." Ruborizandose débilmente, Addison tocó la mejilla que Eleanor había besado. "Te ves genial. Muy relajada. No creo haberte visto tan informal. Si no cuentas la pijama durante nuestras sesiones de Skype." El tono rosa dejó sus mejillas. "Oh Dios. No puedo creer que dije eso." Ella se cubrió los ojos con la mano. "No me escuches. Puedo ofrecerte algo de beber?" "Un poco de agua mineral sería agradable, gracias." Eleanor apenas podía respirar pero hizo lo posible para ocultarlo. La mejilla de Addison era tan suave y la sensación aún permanecía en sus labios, casi como una sensación de zumbido. Luego estaba la cuestión de su corazón tronando. Cómo era posible reaccionar de esta manera debido a un simple beso en la mejilla? Debido a que es ella. "Marchando." Addison se sumergió en la nevera y salió con dos botellas. Sirvió un poco en un vaso alto después de agregar unos cuantos grandes cubos de hielo. "Aqui tienes." "Gracias." "No. Gracias a ti. No tienes que hacer eso por Stacey. Eso fue muy dulce de tu parte. Ella estaba bastante molesta, seguro que ya sabes." Addison se frotó la sien. "Últimamente he tenido que cerrar de golpe los frenos sobre prácticamente todo lo que ha Stacey le gusta hacer. Es difícil ser la persona que entrega las decepciones todo el tiempo. Estoy segura de que siente como todo lo que hago es decir ‘no’ hoy día, y tiene razón. Apesta." "Y yo aquí me lanzo en picada y actuó como un hada madrina." Eleanor quería patearse a sí misma. "No fue mi intención hacerte parecer la ‘policía mala’, Addison." 81

"Hey, ni siquiera pienses eso. Si tengo que ser la 'policia mala' para mantenerla viva y lo suficientemente sana como para aguantar la cirugía, lo haré. Sé que Stace me quiere sin importar lo que me grite al otro lado de la casa. Y para ti, a la que ya idolatra de muchas maneras, venir aquí y mostrarle que puede ser útil y que confias en ella para todavía hacer un buen trabajo – eso es increíblemente fantástico." Los ojos de Addison brillaban. "Sigo diciendote gracias pero eso no es suficiente. No realmente." "Tonterías. No tienes que agradecerme." Eleanor miró a su alrededor. "Si tienes un sacacorchos puedo abrir el Cabernet Sauvignon que traje. Dejalo respirar un poco." "Por supuesto. El cajón de arriba." Eleanor sacó el sacacorchos, que resultó no tener nada en común con la versión de alta tecnología que había montado en la pared de su cocina en el penthouse. "Veamos si todavía puedo hacerlo con baja tecnología," Eleanor dijo, frunciendo los labios. Al final resultó que, a la antigua usanza funcionó muy bien y el corcho salió sin contratiempos. "Viola." "Estupendo. Quieres echar un vistazo a nuestra casa? No es grande, por lo que será un recorrido rápido." Addison se quedó allí, viendose bastante adorable en su delantal azul con las manos entrelazadas detrás de la espalda. "Absolutamente." De hecho, tenía mucha curiosidad. Especialmente sobre el espacio privado de Addison en esta modesta casa. "Bueno, ya conoces la cocina íntimamente ahora, como ya sabes donde guardo el sacacorchos. Por aquí es la sala de estar, que también funciona como nuestra sala familiar y sala de entretenimiento." Addison comenzó el recorrido por la casa donde ella y Stacey crecieron y más tarde heredaron cuando sus padres murieron. "Arriba tenemos los dormitorios y el cuarto en que hago la filmación. La mayor parte de la filmación. A veces uso otras habitaciones o incluso voy al aire libre, dependiendo del tipo de filmación que es." Subiendo por las escaleras, Addison abrió la puerta del pequeño estudio de su casa primero. "Ves? No es muy grande." "En los clips de vídeo parece que es mucho más grande. Haces un gran trabajo, Addison, especialmente desde que has tenido que solucionar todo esto y conseguir el equipo por tu cuenta." Ella echó un vistazo a algunos recipientes de plástico llenos la mayor parte de la pared del fondo, que estaban fuera de la vista de los espectadores cuando Addison filmaba. "Qué diablos es todo esto?"

82

"Te dije lo que sentía que la gente pensaría que no era creíble si permitiera a cualquiera de las marcas que pagaran por algo, o incluso enviarme cosas gratis. Como puedes ver, esto todavía sucede. Cuando lo hacen y no puedo devolverlo por alguna razón, tengo concursos o rifas y una especie de cadena de favores de esa manera." Addison se giró para salir de la habitación, lo cual Eleanor no estaba preparada. De repente ellas estaban de pie en el espacio personal de cada una, cara a cara. "Oh. Lo siento." "Está bien." Eleanor avidamente inhaló ese olor especial que era todo Addison, con algo picante añadido, tal vez de la cocina. "Hueles muy bien." "Yo – lo hago? Es simplemente la loción de la ducha. Sin perfume. Bueno, hoy no." Addison luego se inclinó un poco hacia delante, inhalando mientras cerraba sus ojos. "Llevas algo suave, un poco oscuro, pero no pesado. Qué es?" "Burberry Body." Eleanor apenas podía hablar cuando Addison estaba así de cerca. "Maravilloso. Te queda bien." Ella abrió los ojos y pareció darse cuenta de lo cerca que estaba. "Um. A la derecha de nuevo es mi dormitorio. Allí." Señalando, se vio confundida cuando Eleanor no se movió. Se sentía enraizada en el lugar y no podía obligar a sus pies a moverse. Sólo una lámpara de pie junto a la ventana iluminaba la habitación y también proyectaba sombras sobre los suaves rasgos de Addison. Eleanor apretó las manos fuerte para hacer que se comportaran y no hacer algo completamente inapropiado. Las manos de Addison no se hacían esas restricciones, al parecer. Ahuecando la mejilla de Eleanor en su mano derecha, Addison susurró, "Eres impresionante, Ellie. Gracias por venir esta noche." Ella deslizó sus dedos a lo largo de la mandíbula de Eleanor, que estuvo a punto de que se le doblaran las rodillas. "Es un placer." Dios. Eleanor se aclaró la voz. "Quiero decir, me alegro de estar aquí." "Me alegro de que estés aquí." Bajando la mano, Addison miró a los ojos de Eleanor, como si paralizada. "Lo admito, he estado nerviosa como el infierno todo el día. incluso ensayé qué decir cuando abriera la puerta, y luego, como resulta ser, todo se fue al infierno de todos modos cuando entraste justo con nosotros gritando como desaforadas." "No me importó." Eleanor miró hacia abajo. "Me gusta tu delantal. Da la casualidad que estoy de acuerdo." "De acuerdo? Con qué? "Addison miró hacia su frente y luego chasqueó los ojos de nuevo otra vez. "Estás bromeando." 83

"No estoy haciendo nada por el estilo. Te ves maravillosamente despeinada y definitivamente linda." Ella se rió cuando Addison se quedo sin habla por segunda vez esta noche. "Linda," Addison finalmente alcanzó a decir con un gemido. "No puedo creerlo." "Muy linda." Eleanor apartó un mechón ondulado de cabello castaño detrás de la delicada oreja de Addison. "Ligeramente desarreglada." "Ellie, tú – tú no deberías decir cosas como esas. Y no deberiamos tocarnos ... de esa manera." Claramente temblando ahora, Addison presionó sus dedos a los labios. Separando la mano de los labios llenos, curvos de Addison, Eleanor la sostuvo y se la llevó a su cara. La colocó de nuevo contra su mejilla y luego se deslizó lentamente hacia adelante hasta que pudiera presionar los labios contra la palma de Addison. Addison a su vez negó con la cabeza lentamente. "Ellie ..." "Addison ..." Eleanor susurró contra la mano que sostenía. "Por favor." "Hermana? Estás aquí arriba? Maureen puede venir también? Hay suficiente comida?" La voz de Stacey hizo eco en toda la casa. Eleanor soltó a Addison y dio un paso hacia atrás. Sus ojos enormes, Addison se aclaró la garganta. "Claro, Stace. Si sus padres dicen que está bien." "Genial. Gracias!" Stacey gritó. "Será mejor que vayamos a la cocina y me asegure de que tengo suficiente pan de ajo para todos." Addison pasó junto a Eleanor y bajó las escaleras. "Podemos terminar el recorrido más tarde." Eleanor estaba todavía mareada por las emociones infundiendo cada parte de ella. Atracción. Excitación. Ella se tambaleó y siguió a Addison por las estrechas escaleras. Sí, iban a terminar el recorrido despues. Ella insistiría en ello, como sabía muy bien cual habitación quedaba por explorar. El dormitorio de Addison.

84

Capítulo 12 Tomó a Addison solo unos pocos segundos darse cuenta de que elegir espaguetis durante la noche de pasta cuando estaba teniendo a alguien especial visitandola era un error. Era imposible comer sin hacer un desastre. Bueno, a menos que estuviera Eleanor Ashcroft con perfectos modales en la mesa. Stacey y Maureen no estaban siendo de ayuda tampoco. Giraban los espaguetis alrededor de sus tenedores pero terminaron por sorber las últimos pulgadas mientras reían. "Creo que las dos tienen que aprender la forma correcta de comer espaguetis de Eleanor," Addison dijo, y agitó su tenedor reprendidamente. "Mira quién habla," Stacey dijo, apuntando al plato de Addison. "No estás exactamente en posición de criticar demasiado, verdad?" Addison miró hacia abajo y vio pequeñas salpicaduras de salsa de pasta sobre la mesa alrededor de su plato. "Típico", dijo, y suspiró. "Y aquí estaba yo, tratando de impresionar a nuestro invitada." Ella levantó la vista justo a tiempo para ver a Stacey menear las cejas sugestivamente. "No vayas por ahí, hermana." Addison podía ver Stacey estaba profundamente en uno de los estados de ánimo tontos que ella y Maureen tendían a caer en las noches. "Aw, vamos, Addie," Stacey dijo. "Nunca le diría a Eleanor - oops. Estoy siendo callada ahora." Ella podía obviamente comprender que se estaba moviendo hasta estar en serios problemas. "Decirme qué?" Eleanor preguntó, frotando delicadamente con la servilleta en la esquina de su boca. "Oh, estás en problemas ahora," Maureen dijo, golpeando el hombro de Stacey. "Tú y tu gran boca." "Hey, de qué lado estás?" Stacey hizo un puchero y chocó con su amiga de vuelta. "Estoy bromeando, Eleanor. No me hagas caso." "He dicho que me importaba?" Eleanor ladeó la cabeza y miró a Addison. "Supongo que lo averiguaré pronto o más tarde si es importante." "Yo creía que sabía cómo usar un tenedor y una cuchara," Addison dijo, tratando de volver sobre el tema, "pero parece que hago algo mal. Todavía salpica."

85

"Así. No demasiado sobre el tenedor y mueve tu mano lentamente." Eleanor lleva a cabo la maniobra perfectamente antes de meter el bocado de la pasta en la boca. Mordió meticulosamente, sólo para empezar a reírse una vez que había tragado. "No creo que he tenido un público tan cautivado, nunca." "Estamos tratando de aprender a no tener los modales en la mesa de un hombre de las cavernas." Stacey imitó a Eleanor retorciendo el tenedor presionado a una cuchara. "Está bien, aquí va." Ella colocó la pasta con cuidado en su boca y masticó. "Whoa. ¡Lo hice! Mira, hermana." Ella repitió su maniobra con el mismo éxito. "Ahora yo." Maureen tuvo que intentarlo dos veces antes de arreglarselas para evitar la salsa de pasta en la barbilla. "Hurra. Tu turno, Addie." Stacey miró expectantemente a ella. Oh, genial. Las manos de Addison eran demasiado inestables, demasiado sudorosas, todo de repente. Miró a Eleanor, que estaba sentada a su derecha en la mesa redonda de la cocina. "No tan rápido," Eleanor dijo suavemente, y puso una mano sobre el brazo de Addison. "Es entonces cuando se salpica." "Supongo que tiene sentido." Disponiendo sus manos para no temblar, Addison hizo girar su pasta y la colocó en su boca. Y maldita sea cerca de ahogarse en la expresión de hambre en los ojos de Eleanor. "Supongo que sabríamos más acerca de estas cosas si mamá y papá habrían estado por más tiempo," Stacey dijo, luego gimió mientras se metía las manos por el pelo. "Lo siento, Addie. No quise decir eso." "Hey, Stace. Está bien." Addison sonrió a través de la punzada de dolor. Stacey se había perdido el consejo paternal más de lo que ella lo había hecho. "Tienes razón. Nos metimos en nuestros propios hábitos después de que murieron." "No te tortures," Maureen dijo calmadamente, y clavó un trozo de mozzarella. "Ustedes todavía tienen mejores modales que la mayor parte de mi familia. Mis hermanos podrían usar algunas lecciones." "Ahí lo tienes," Eleanor dijo, y sonrió, sus ojos suaves ahora al mirar hacia atrás y adelante entre Addison y Stacey. "A pesar de que pueda parecer como si hubiera nacido durante la era Jurásica, confía en mí. Me he cruzado con algunos mocosos en mis tiempos. Ninguna de ustedes se asemeja a ninguno de ellos, ni de cerca. Puedo ver que extrañan a su madre y padre, pero no se nota en el exterior."

86

Addison sólo podía concentrarse en inhalar y exhalar, muy lentamente, o podría haber lanzado sus brazos alrededor de Eleanor y agradecerle de una forma que la otra mujer no hubiera contado. Terminaron la pasta mientras conversaban sobre el trabajo escolar de las niñas y su examen de Frances, que era en una semana. Cuando llegó el momento de postre, Stacey se volvió a Addison, los pequeños demonios regresaron en sus ojos. "Si Maureen y yo lavamos los platos, podemos tomar el postre en mi habitación después? Queremos ver Vampire Diaries. He grabado los dos últimos episodios desde que nos lo perdimos." "Por qué no?" Addison respondió antes de darse cuenta que eso significaba que ella y Eleanor tendrían la sala de estar para sí mismas. Addison llenó dos copas con helado y chocolate y las llevó a la mesa de centro, Eleanor siguiéndola. "Estoy equivocada o Stacey nos hizo simplemente un guiño a nosotras y meneo las cejas. De nuevo?" Eleanor frunció los labios y Addison sospechaba que estaba tomandole el pelo. De nuevo. "Stacey puede ser una listilla a veces," murmuró, y luego no pudo evitar reírse. "Ella es también muy perceptiva." "Debo tomar eso como una advertencia?" Eleanor se sentó en el sofá. "Eso sería un sí. Ella es una tomadura de pelo insoportable, y nunca te dejaría ir una vez que cree que está en algo." Addison se detuvo justo cuando estaba a punto de sentarse en el sofá. "Dios, dónde está mi cerebro esta noche, o mis modales? Quieres un poco de café para ir con el helado? Lamento no puedo ofrecer nada con alcohol. Ya sabes. Los adolescentes a menudo tienen la casa para sí mismos mientras trabajo." "Estoy bien, gracias, además estoy conduciendo." Eleanor miró su postre con algo parecido a la sorpresa. "Helado. No puedo recordar la última vez que tuve un helado regular." "Oh." Sintiéndose tonta e insegura, Addison, finalmente se sentó y jugó con su cuchara. "Espero que no sea demasiado ... ordinario." "De ningún modo. Por lo general salto el postre totalmente, pero esto trae recuerdos de mi infancia. Yo solía adorarlo." "Tal vez todavía lo haces?" Addison tomó una cucharada y cerró los labios alrededor de ella. El sabor de chocolate y frambuesa del helado cubierto con salsa de chocolate la hizo gemir. "Esto es tan bueno." 87

Los ojos de Eleanor se entrecerraron oscuros. "¿Estás tratando deliberadamente de volverme loca?," Murmuró. "Qué?" Addison dejó caer la cuchara en su tazón. "Yo no – yo – oh." Eleanor no respondió, pero se comió una cucharada de helado y meticulosamente limpio su cuchara girándola en su boca y chupandola. "Mmm." Addison apretó las piernas juntas para evitar el dolor creciente. Su traviesa mente evocó imagen tras imagen de Eleanor usando su boca en simplemente cualquier parte sobresaliente del cuerpo de Addison. Era incomprensible tener a Eleanor aquí en su casa, en su sofá. La gente esperaba en la cola para tener a Eleanor prestando su presencia a su círculo social. Si cualquiera de los contactos de negocios de Eleanor supiera que estaba aquí, se habían preguntado qué hechizo mágico Addison había tejido a su alrededor. "No estoy tratando de volverte loca," Addison murmuró, un poco más preparada para ser franca. "Honestamente." "Hmm. Así que es algo natural para ti, entonces?" Eleanor tomó otra cucharada. "Que significa?" "La forma en que me miras. La forma ... que pareces hacer que me olvide de lo que he estado tan segura toda mi vida. Ni siquiera le di a mi orientación un segundo pensamiento." Eleanor puso su tazón en un posavasos en la mesa de centro. "Tú me has confundido desde el primer día." "Lo siento?" La cabeza de Eleanor se precipito. "No, no lo estés." Ella se deslizó más cerca y puso una mano sobre el hombro de Addison. "No lo sientas." "Está bien." Addison contuvo la respiración hasta que quedó mareada. "Realmente siento esta ... esta conexión, pero he tratado de contenerme. Es decir, no quiero ... no pensé que tú ..." Suspirando, Addison tiró de su cola de caballo. "No quiero alejarte." "No lo haces. No puedes." Eleanor puso su pierna encima y se inclinó de costado contra el respaldo. Sentada media girada hacia Addison, apoyó la cabeza en la mano. "En serio?" Addison esperaba con todo su corazón que esto fuera cierto. Eleanor parecía relajada con la excepción de su pie derecho, el cual movía hacia los lados, hacia atrás y adelante. "Bueno."

88

"No eres sólo importante en la resurrección de Face Exquisite. Admito que me he acostumbrado a tí estar ahí, a través de Skype, en YouTube. Te extrañaría si no estuvieras." No fue tanto lo que dijo Eleanor, sino cómo lo dijo. Ella pudo haber sonado como su yo individual de costumbre, su declaración podría haber llegado como algo sin importancia, educado en el mejor. En cambio habló en este tono bajo, intenso, como si cada sílaba fuera importante. "Sé exactamente a lo que te refieres. Las noches en las que has estado ocupada, me he sentido tan rara. Como si algo estuviera mal cuando no hablamos." Addison jugueteaba con el dobladillo de su camisa. "Y tanto como me preocupa como Face Exquisite está haciendo progresos, eso no es todo lo que me importa." "Tienes razón. Siento que podemos hablar de casi cualquier cosa. Me he dedicado a los negocios durante tanto tiempo." Los ojos de Eleanor de repente se hicieron brillantes. "Creo que desde que murió mi tía, en realidad. Me encantaba pasar tiempo con ella. Ella era sólo diez años mayor que yo, y sentía que era la única que me entendía. Ella fundó la compañía y le gustaba maquillarse de la manera en que tu lo haces. Ella lo vio como una forma artística de fortalecer a las mujeres. Mi padre nunca lo entendió. Él lo vio como algo ridículamente frívolo. Un lujo redundante y superficial ... Bueno, estoy segura que has oído eso antes." Pellizcando el puente de la nariz, Eleanor suspiró. "Lo he hecho." Addison tomó la mano libre de Eleanor en la suya, sorprendida por el frío que sintió. Calentandola con las suyas, ella sondeó suavemente. "Así que tú y tu tía eran cercanas?" "Ella era algo entre una madre y una hermana. Era la niña más pequeña, la que tenía todo el encanto cuando se compara con sus hermanos. Ella era rápida para amar y un poco en el lado ingenuo. Cuando los hombres de los que se había enamorado reclamaron su amor en respuesta, ella nunca les cuestiono. Ella creía lo que le decían y se metía de cabeza en las relaciones. Ellos le rompieron el corazón, cada vez." "Oh Dios. Ella era toda emoción, todo corazón, y se aprovecharon de ella, eh?" Eleanor asintió con rigidez. "Sí. Y allí estaba yo, una adolescente impresionable, parada al margen, mirando sus relaciones estrellarse y arder, una y otra vez. Mi padre la ridiculizó por lo que él consideraba eran sus defectos. Todo esto tuvo un profundo impacto en mí. Crecí cuidadosa de las relaciones y termine detestando a mi padre." Eleanor sonrió sin alegría. "Qué piensas? Aún estás segura de que quieres continuar Skype?" "Sí." Addison apretó la mano de Eleanor. "Dime. Qué le pasó a tu tía?"

89

"Priscilla se enamoro, una vez más, y esta vez el hombre propuesto. Incluso mi padre estaba de mala gana optimista. Priscilla había manejado Face Exquisite durante unos cinco años y era 'la marca' entre las estrellas y supermodelos de Hollywood. Yo tenía diecinueve años en ese entonces y pasé mi verano después de la graduación de la escuela secundaria interna como su asistente. Ella y yo planeamos la boda y nunca la había visto tan feliz. El hombre en cuestión literalmente la dejó en el altar. De hecho, él no se presentó en la iglesia en absoluto. A través de su padrino de boda le envió una nota en la que le dijo que se había reconciliado con su ex prometida." "Oh, maldición." Addison se acercó más, sosteniendo la mano de Eleanor. "Que pasó?" "Priscilla dijo que necesitaba tiempo para pensar y tomó su coche, el que yo había conducido a la iglesia, ya que ella había llegado en una limusina." Tragando de manera visible, Eleanor se aferró a la mano de Addison. "Ella se marchó al muelle en el puerto. La gente vio al coche entrar al agua y llamaron al 911. Un hombre y una mujer saltaron al agua y lograron sacarla. Le hicieron CPR (*). Le salvaron la vida. No estaba viviendo, sin embargo. Ella vivió en un estado vegetativo hasta hace dos años. La vi todos los días durante los primeros meses. Luego cada semana. Cada otra semana, cada mes. Cada dos meses, con el tiempo. Mi padre nunca fue a verla. Para él ella ya estaba muerta." "Y la empresa se estancó." "Sí. Mi padre se convirtió en su tutor legal. Hizo todas las decisiones médicas de ella y llevó a la empresa a la quiebra, más o menos. Yo estaba impotente." "Trataste de ayudar con el negocio?" "No durante los primeros años, ya que era estudiante en la Universidad de Wellesley y más tarde graduada en la universidad de Harvard. Pero después de eso, le pedí a mi padre, le supliqué, en realidad." La cara de Eleanor expresó lo mucho que había resentido tener que rogarle. "Se negó a escuchar y dejó la empresa funcionar en vacío. Sólo el hecho de que algunos clientes fieles amaban la marca hizo posible que Face Exquisite sobreviviera – apenas – año tras año." "Y ahora te pertenece." "Sí. Cuando Priscilla finalmente se le permitió la paz y murió, su voluntad me dio todas sus acciones. Para entonces yo había superado a mi padre y nadie del Grupo Ashcroft le era leal a él. El hecho de que ahora he añadido Face Exquisite al conglomerado no exactamente lo emociona." (*) Resucitación cardiopulmonar

90

"Por qué te haciste cargo del Grupo Ashcroft, para empezar?" Addison se preguntó si era solamente un acto de venganza. "Varias razones. Mi familia la había construido por generaciones, y mi padre carecía del sentido del negocio requerido para llevarla adelante en el siglo XXI." "Eso suena como cuidadosamente.

una

explicación

confeccionada,

ensayada,"

Addison

dijo

Parpadeando, Eleanor la miró con los ojos oscurecidos. "Ese es un punto de vista presuntuoso." "Sí, probablemente, pero creo que hay más en el. Tu padre maltrataba a su hermana más joven, una mujer que tú idolatrabas y realmente te importaba. Entonces, estabas en una posición de poder, con un sentido increíble para los negocios. Tomando el Grupo Ashcroft de tu padre y mostrandole cómo realmente hacerlo debe haber sido tremendamente gratificante. El hecho de que finalmente tomaste Face Exquisite lejos de él tambien fue la última pieza del rompecabezas, o me equivoco?" Addison sabía que estaba arriesgando mucho al mostrar a Eleanor que estaba lista para escuchar la verdad en lugar de alguna explicación prefabricada. La mano de Eleanor se sacudió del agarre de Addison, pero no la liberó. "Y si esa es la verdad?" Los labios de Eleanor se tensaron. "Me probarías que eres un ser humano y apasionada. Protectora." "Qué tal vengativa e implacable?" "Sí quizás. Creo que va más allá, y en lo que a mí respecta, la persona culpable aquí es tu padre." "Qué?" Eleanor parecía que no podía entender lo que Addison estaba diciendo. "Tú - qué te hace decir eso?" "Me imagino que puedes ser dura cuando se trata de negocios, y también puedo entender que resentías cómo tu padre trataba a Priscilla. Lo que baso en mi opinión es la forma en que él actuó a lo largo de los años. Ni siquiera la visitó durante esos años que estuvo en estado de coma." "No." La mandíbula de Eleanor parecía tan tensa ahora era como si le pudiera hacerse añicos como el cristal. "No, no lo hizo."

91

"Y tú lo hiciste - todos esos años. No tengo nada más que decir." Addison se encogió de hombros, sus ojos ahora escorcidos. "Y lo siento si hice nuestra noche ... esto. No era mi intención que sintieras como que te puse en un compromiso." "Es un tema delicado," Eleanor reconoció, la piel alrededor de sus ojos apretada. "No podías saber." "No. Pero podría haberlo imaginado." Preocupada ahora que pudiera haber arruinado la noche, Addison tomó la cara de Eleanor con ambas manos. "Sólo quiero que seamos reales. Ya sabes. Autenticas la una con la otra. Sin escondernos." "No puedo prometer eso. No siempre, no de inmediato, pero es algo por lo que esforzarse," Eleanor susurró, viendose pálida. "Sí." Addison apenas podía respirar, su corazón latía tan rápido. Eleanor no la odiaba por presionar. Podría ser que ella realmente entendía? Quizá Eleanor de alguna manera vio que Addison necesitaba lo que fuera que tenían juntas para ser real. Pero si Eleanor no podía manejar esto, podría Addison ser igualmente comprensiva?Aún así, las palabras de Eleanor también tenían una débil esperanza para más momentos juntas, más días en los que podían aprender a ser ‘reales’. "Addison, por favor," Eleanor dijo, su voz poco más que un murmullo. "Sí?" Preocupada ahora, Addison se movió más cerca para ser capaz de entender lo que estaba diciendo. "No puedo dejar de pensar en ti." Eleanor miró hacia el pasillo. "Parece que te has convertido en una parte integral de mis fantasías. Nunca solía fantasear mucho, pero ahora sí. Si no consigo hablar contigo, voy a tu canal de YouTube y todo lo que tengo que hacer es escuchar tu voz y estoy ... estoy ... " Ella tomó una profunda respiración. "Estoy ahí contigo. Cierro los ojos y todos esos escenarios juegan en mi mente. Eres tan hermosa, pero esa no es la única razón. Es la forma en que eres, la forma en que comprendes, y cómo hueles. Dios, sé que no tiene mucho sentido." Addison estaba absolutamente impresionada. "Oh, Ellie. Esto tiene sentido. Lo hace. Si supieras lo que a las imágenes de mi cerebro se le ocurren. Y hablando de voces, la tuya es alucinante. Creo que he estado preocupada que pudiera hacerte sentir incómoda. Ya sabes, desde que salí del clóset? Eres una mujer tan hermosa, carismática, y me imaginó que tienes toneladas de chicos que quieren que los acompañes a funciones y todo eso. Soy muy consciente de que estás fuera de mi alcance. Realmente no lo entiendo. Sólo el saber que me encuentras atractiva suficiente para ... para fantasear es más de lo que esperaba, o incluso podría esperar."

92

"Temí que pudieras encontrarlo un poco patético. Es decir, una mujer de mi edad." Eleanor trató de aflojar el agarre apretado alrededor de su mano, pero Addison se negó a dejarla ir. "Ni mucho menos," Addison dijo enfáticamente. "La edad no me importa. Soy la llamada desválida aquí. Eres rica. Eres poderosa, famosa, y sofisticada. No soy ninguna de esas cosas, pero si puedo pasar por alto esto, seguramente tu puedes pasar por alto la cosa de la edad?" "Cuando lo pones de esa manera." "Bien." Addison intentó poner su respiración bajo control. Su conversación se había convertido como en un paseo de montaña rusa que ella estaba tratando de envolver su cerebro alrededor de lo que se había dicho. "Así que, no estemos enloqueciendo en cualquiera de nuestras partes, de acuerdo? Estamos bien?" "Sí. Yo diría que mejor que bien." Eleanor deslizó su pulgar sobre la parte posterior de la mano de Addison. "Eres maravillosa." "Guau. No me molesta en absoluto. Siendo maravillosa para ti, eso es." Ella sonrió con cuidado, empezando a sentir que el suelo debajo de ella estaba más firme. Recuperando un poco de color, Eleanor relajó su mano en el agarré de Addison. "Yo diría que es incluso una atenuación. Eres impresionante." Addison no pudo detenerse. Ahuecando la parte posterior del cuello de Eleanor con su mano libre, ella buscó en lo más profundo de su alma por el valor. "Puedo besarte?"

Capítulo 13 Addison quería besarla? Eleanor estaba segura de haber oído mal. Eso o ella estaba alucinando debido a todos los carbohidratos en la pasta. Todavía asintiendo, sobre todo porque sabía que había perdido su voz. "Puedo? Muy suavemente? De esta manera," Addison susurró, y se acercó más. Cautelosamente, al parecer, cepilló sus labios contra los de Eleanor – suave caricias como plumas, sin presión en absoluto. Eleanor suspiró y ladeó la cabeza. Ser cauteloso no era suficiente, ni por mucho. Ella presionó los labios más firmemente contra los de Addison, queriendo prolongar los besos demasiado castos. Había tanta suavidad, y la fragancia de la piel de Addison estaba casi 93

conduciendo a Eleanor a la locura. Nunca habiendo besado a otra mujer, ella se deleitó con la sensación satinada, la plenitud de los labios de Addison, y la ausencia de barba. "Mmm." Eleanor trató de murmurar contra los labios de Addison, pero lo único que podía pensar era en lo mucho que quería probar esta increíble boca de la joven mujer. Impaciente ahora, Eleanor separó los labios de Addison. Mientras puso sus brazos alrededor del cuello de Addison, deslizó la lengua por el interior de su labio superior. Addison gimió, un absolutamente atractivo sonido que causó a Eleanor empujar su espalda contra el reposabrazos, su boca deslizandose a lo largo de la mandíbula de Addison. Prendiendose a su cuello, presionó sus labios contra la piel de terciopelo donde el pulso de Addison se agitaba violentamente. "Tú ... oh, Dios, hueles tan bien." Addison gimió. "Y la forma en que me tocas es ... oh, Ellie ..." Eleanor no podía comprender cómo ella, normalmente tan restringida, podría llegar a ser tan ávida y devorar a Addison así. En algún lugar en el estado nebuloso estaba perdida, ella podía decir lo que esto hizo a la mujer en sus brazos. Las fuertes manos de Addison agarraron los hombros de Eleanor y la abrazó mientras le ofrecía su cuello. "Tan hermosa." Eleanor pasó la punta de la lengua por todo el camino hasta los labios de Addison, que cubrió con los de ella. Esta vez ambas profundizaron el beso, saboreando, bailando, y reclamandose entre sí. Eleanor deslizó sus manos lentamente arriba y debajo de los brazos de Addison, sintiendo cómo este movimiento creaba la piel de gallina. Intrigada, dibujó los patrones a lo largo del cuello de Addison y luego enredó sus dedos en la larga cola de caballo, rizada. En ese momento, Addison cambió los ángulos y profundizó el beso aún más. Eleanor gimió en la boca de Addison y jaló involuntariamente en la cola de caballo que agarró tan fuerte ahora. Sus dedos temblorosos, desabrocharon el broche sosteniendo el cabello de Addison. Addison a su vez empujó sus dedos en el pelo mucho más corto de Eleanor. Ambas zumbaban ahora, Eleanor sabiendo plenamente que nunca había respondido así a nadie. Nunca. Pasos ruidosos en la escalera afuera de la puerta de la sala de estar y dos voces riendose mientras Stacey y Maureen se acercaban las separó. Su separación causó dolor físico puro, y Eleanor tuvo que morderse el interior de la mejilla para evitar lamentarse en la desesperación. "Mamá, el papá de Maureen está aquí para recogerla," Stacey dijo cuando asomó la cabeza, junto con Maureen. Eleanor vio los ojos de Stacey ampliarse mientras las observaba. La chica claramente no era tonta. 94

"Saludos a tus padres, Maureen," Addison dijo, sonando demasiado sin aliento para solamente estar sentadas y charlando en el sofá. "Lo haré. ¡Nos vemos! Y fue un placer conocerte, Sra. Ash - quiero decir, Eleanor." Maureen se ruborizó y agitó la mano antes de que las dos chicas desaparecieran por la puerta. "Oh Dios. Eso fue doloroso. "Addison se llevó una mano a la frente. "Qué?" Eleanor no estaba segura de qué pensar de la elección de las palabras de Addison. "Dejando de lado cuando las oí en las escaleras. Fue doloroso romper el beso. Es solo que…" Addison jugueteaba con el dobladillo de su camisa y luego miró a Eleanor a través de sus pestañas. "Yo todavía no acababa." Aliviada y todavía sin aliento, Eleanor se rió entre dientes. "Sí, fue doloroso. Y no había terminado tampoco." "Oh, bueno." Addison tiró de su pelo despeinado, que escapó del broche una vez más. La puerta principal se abrió y se cerró de nuevo. Stacey estaba de vuelta. Eleanor palpó el cabello, tardíamente por supuesto, ya que Stacey ya la había visto despeinada. Extrañamente en realidad no le preocupaba tanto. "Maureen y su padre están en camino a casa?," Addison preguntó. "Sip. Nos lo pasamos muy bien. Qué hay de ustedes dos?" Stacey sonrió. "Esta fue una noche maravillosa. Gracias. Es hora de que me vaya a casa." Eleanor sabía que sonaba demasiado formal, pero a Addison no parecía importarle. "Si, estuvo genial. Más que genial." Stacey se acercó, y ahora Eleanor podía fácilmente detectar los destellos en sus ojos. "Maureen cree que eres fabulosa, Eleanor. Yo también." Ella sonrió y se echó hacia atrás y hacia adelante en sus pies, sus manos metidas en los bolsillos traseros. "Estoy deseando el Martes." "Te veré a las 8 a.m. en el nivel ejecutivo de Face Exquisite." "Es difícil de encontrar?," Stacey preguntó, lo que hizo reír a Addison. "No cariño. Es el último piso alto."

95

"Ah. Por supuesto." Stacey se rió. "Eso es lo mío. Ir directamente a la cima." "Gansa tonta." Addison dio la vuelta a la mesa de centro y puso su brazo alrededor de Stacey. "Me alegro de que Maureen y tu lo pasaran bien también." "Sí." Stacey extendió su mano a Eleanor. "Me voy a ir a la cama. Buenas noches." "Buenas noches, Stacey. Nos vemos la próxima semana." Eleanor apretó la mano de la niña, sólo para ser tomada por sorpresa cuando Stacey dio un paso hacia delante y la besó en la mejilla. "En verdad me agradas," Stacey susurró en el oído de Eleanor y luego se apresuró a salir de la habitación y subir las escaleras. "Oh, Dios mío. Eso fue bastante el sello de aprobación." Eleanor sabía que esta noche sería recordada como una noche de ‘primeros’ para ella. "Te diré. Stacey no se impresiona fácilmente. Ella es muy extrovertida, pero también es muy protectora." "No puedo decir que la culpo. Eres su familia. Estoy aliviada de que le gusto." "Estoy muy aliviada de que te gustó." Addison le hizo un guiño y tomó la mano de Eleanor. "Deja que te acompañe a tu coche." Genuinamente encantada por una Addison abiertamente coqueta, Eleanor reanudó sostener su mano después de ponerse su chaqueta y agarrar su bolso. Justo cuando llegaron a la puerta principal, Addison se detuvo bruscamente. Tirando de ella, Addison las maniobró hasta que Eleanor sintió la pared contra su espalda. Eleanor dejó caer su bolso, aturdida cuando echó los brazos alrededor del cuello de Addison. Jadeando en la sensación de pechos llenos prensionando en los suyos, respirando con vehemencia contra la oreja de Addison. "Oh, mi." "Sólo tengo que ..." Addison besó a lo largo del cuello de Eleanor, siguiendo la línea de la mandíbula y luego sus labios. Eleanor empujó una mano debajo de la camisa de Addison. Gimiendo, se encontró con la piel desnuda en la parte baja de la espalda de Addison y extendió sus dedos para sentir tanto de ello como fuera posible. La piel de Addison era como la seda, y Eleanor deslizó sus dedos suavemente, ligeramente por encima, y de nuevo, la piel de gallina estalló a su paso.

96

Addison chupó el labio inferior de Eleanor y pasó la punta de la lengua a través de ello hasta que Eleanor gimió con cada respiración. Pasó una de sus manos al frente de Addison. El aumento de la intimidad fue suficiente para que Addison apartara sus labios de Eleanor y mirara firmemente a los ojos. "No puedo tener suficiente." Addison trazó una línea caliente con su lengua por el cuello de Eleanor y, oh Dios, a través de su clavícula, empujando la impecable camisa a un lado con su nariz. "Parece que no puedo mantener mis manos lejos de ti tampoco," Eleanor dijo, sin aliento. Ella extendió sus manos de nuevo, esta vez yendo desde la cintura de Addison hasta las costillas. "Qué hechizo has lanzado sobre mí? Me gustaría saber cómo puedes manejar tal magia." "Ninguna magia. Sólo esto. Nosotras." Addison tembló. "Y tú ... tú eres tan malditamente preciosa y te sientes tan bien - ah!" Ella mordisqueó la clavícula de Eleanor y luego calmó el lugar con más besos. Eleanor gimió en voz baja y tuvo que hacer un esfuerzo para recordar que no estaban solas en la casa. "Así es, tenemos que estar en silencio," Addison respiró contra la piel de Eleanor. "Oh, Dios. Si no nos detenemos, no creo que pueda estar en silencio." Eleanor a regañadientes movió sus manos lejos de la tentadora piel de Addison. "Debería irme. Quiero decir, tengo que irme. Me voy." Maldita sea, ella estaba balbuceando. Hablando acerca de sentirse como una persona completamente diferente. Eleanor Ashcroft normalmente era elocuente y precisa, y ciertamente no balbucea. "Tienes razón. Por supuesto que tienes razón. Tengo que dejarte ir." Addison dio un paso atrás, luego se inclinó y recogió el bolso de Eleanor. "Aquí tienes." Ella, al igual que Stacey había hecho antes, se metió las manos en los bolsillos traseros. "Extrañaré tenerte tan pronto como te marches. Sólo quiero que sepas eso." Ella arrastró su pie izquierdo en un pequeño círculo en la alfombra. Mirando a Eleanor se las arregló para sonreír y morderse el labio superior al mismo tiempo. "Addison." Sintiendo ahogarse, Eleanor brevemente besó la suave mejilla de Addison. "Buenas noches." "Noches, Eleanor." Eleanor abrió la puerta y casi tropezó mientras corría hacia su coche. Ella tenía miedo de dar la vuelta y ver si Addison estaba allí. Si ella estaba, no sería capaz de mantener la 97

compostura. Mientras pulsaba el botón para el sistema de bloqueo central, se atrevió a mirar hacia atrás en la puerta principal de la acogedora casa. Addison estaba en el porche, apoyando su cadera contra la columna por encima de los escalones. La farola combinada con la luna le dio un inquietante, pero hermoso, resplandor. Ella agitó la mano cuando Eleanor se metió en el asiento del conductor, luego volvió a entrar en la casa. Mientras manejaba a casa a Manhattan y su penthouse, Eleanor experimentó sus caricias y besos una y otra vez. Cómo podría cambiar la vida en tan sólo unos minutos? A decir verdad, su vida había cambiado mucho antes de esta noche. En el primer momento en que había puesto los ojos en la hermosa cara de Addison y cuando se reunieron esa primera vez, algo había caído simplemente en su lugar; ella no se dio cuenta en el momento. Dudaba que ella volvería a ser la misma otra vez. Ahora, todo lo que podía pensar era en cómo Addison se había sentido contra ella, como su aroma la había sumido y estimulado su excitación aún más. La excitación física no era todo, sin embargo. De hecho, ella había hablado de Priscilla, algo que no había hecho durante años. Addison había escuchado con tanta atención que había sido fácil, todo de repente, para contar los detalles horribles del intento de suicidio de Priscilla. Simplemente mirando a los ojos sin prejuicios y sin ver más que compasión y comprensión había aflojado las inhibiciones habituales de Eleanor. Addison no tenía segundas intenciones por lo que había dicho o hecho. Ella era genuina de una manera que Eleanor había olvidado que existía. En su despiadado mundo de guerra corporativa, era siempre un error mostrar alguna debilidad o dejar al descubierto la garganta. Ahora, ella había hecho lo mismo con Addison, y algo maravilloso había venido de eso. Parecía que Addison realmente la deseaba. Por otra parte, ella era más de veinte años menor que ella, de un ambiente muy diferente, y, sin olvidar, una mujer joven que sabía quién era, sexualmente hablando. Todavía sorprendía a Eleanor el descubrir cómo su libido se disparó y todo debido a Addison. Por qué nunca se había sentido de esta manera alrededor de otra mujer? Ella simplemente había guardado cualquier tipo de emociones en el fondo de su mente y se negó a reconocerlas, o era todo a causa de Addison y el efecto que tenía sobre ella? Eleanor no lo sabía, y ahora este tipo de preguntas no parecía importante. Lo que importaba era cómo Addison la hacía sentir. Enamorarse locamente probablemente le rompería el corazón. Eleanor había sido testigo de primera mano, una y otra vez, en relación con su tía. La idea de Priscilla y su siempre presente deseo de encontrar al indicado para amar le dio a Eleanor la pausa. Priscilla había creído que sentía tan fuertemente sobre los hombres de los que se enamoró como Eleanor se sentía por Addison ahora. Y mira como había resultado todo. Tenía que mantener este escalofriante pensamiento en mente.

98

Agarrando el volante con más fuerza, Eleanor trató de decirse a sí misma que tenía que andar con mucho cuidado. Ella quería confiar en Addison, pero siendo testigo de la fría relación de sus propios padres, así cómo de los hombres que habían tratado a Priscilla no hizo que sea fácil dejar caer su guardia. Necesitaría unos días para reagruparse antes de que volvieran a hablar. Ella se detuvo en su garaje, donde un valet se encargó del Maserati. Viajando en el ascensor hasta su condominio en el penthouse, Eleanor se convenció a sí misma de que Addison tendría una razón aún mayor para ser cautelosa cuando afrontara tanto en el frente interno con la próxima cirugía de Stacey. Seguramente ella no tendría tiempo para cualquier drama de relación cuando su hermana tenía que ser lo primero. Cuanto más Eleanor pensaba en ello, más decidió que era lógico suponer que Addison sentiría lo mismo dando un paso atrás. Entrando en su penthouse echó la chaqueta en una silla, de repente sintiendose inquieta y nerviosa. Ella no estaba acostumbrada a tener algún caso de nervios, por lo que entró en la cocina y fue a buscar un vaso grande de jugo de manzana. Para ser honesta, hubiera preferido servirse un whisky, pero beber solo para calmar sus nervios nunca fue una buena idea. Impulsivamente, entró en su estudio y encendió su computadora de escritorio. Tal vez Addison estaba en línea, y si ella no era ella podría trabajar un poco. Eleanor rió con auto desaprobación. Eso, o ver uno de los vídeos de YouTube de Addison. Ella gimió y apoyó la frente en la mano. Ella era una tonta. Estaba a punto de levantarse cuando la distintiva señal indicó un mensaje de chat. Addison.

Capítulo 14 Addison vio a Eleanor iniciar sesión y sabía que sus acciones podrían ser vistas como necesitadas o pegajosas, pero sólo tenía que asegurarse de que estaban bien. Después de que Eleanor se marcho, Addison se había entretenido a una serie de pensamientos y escenarios. Por supuesto, su mente le había dado un tiempo difícil por la evocación de un desenlace pesimista tras otro. Ella había dicho las buenas noches a Stacey y sin permitirle hacer cualquier pregunta. Era obvio que Stacey estaba muriendose por preguntarle acerca de ella y Eleanor, podía verlo en el entero comportamiento de Stacey, pero era demasiado pronto. Demasiado frágil y ... se dio cuenta de que tenía demasiadas preguntas para sí misma.

99

Tomando su valor en ambas manos, comenzó a escribir. Blushaddict: Hola. Me alegra ver que hayas regresado a salvo. Hubo una breve demora y luego Eleanor respondió. Valkyrie: Lo hice. Acabo de llegar a casa. Blushaddict: Gracias por venir. Nos encantó que estuvieras aquí. Valkyrie: Gracias. Fue una agradable velada. Parpadeando contra una sensación ardiente detrás de sus párpados, Addison hizo una pausa con sus dedos cerniéndose sobre el teclado por un momento. Eso sonaba muy educado. Demasiado educado. Blushaddict: Estás bien? Todo bien entre nosotras? Ahora fue el turno de Eleanor para retrasar la respuesta. Valkyrie: Estoy bien. Blushaddict: Te arrepientes de besarme? El corazón de Addison tronó, pero pensó que era mejor saber por adelantado si Eleanor estaba seriamente arrepentida de lo que había pasado entre ellas. Valkyrie: No. En absoluto. Aliviada, pero sólo parcialmente, Addison suspiró, frustrada con esta forma de comunicación sin rostro, sin voz. Blushaddict: Me gustaría poder verte. Puedes utilizar la voz y la cámara web? O tienes trabajo esperando? Otra pausa, esta vez más larga, Addison se preguntó si Eleanor había dejado la computadora o tal vez recibió una llamada telefónica o algo. Ya eran más de las once, pero quien sabía cuando la gente hacía negocios en el extranjero? Valkyrie: Muy bien. Permíteme cambiar a la laptop y prepararme para la cama. Cama? Oh Dios. Los dedos de Addison temblaban mientras escribía su respuesta. Blushaddict: Está bien. Haré lo mismo. 100

Se levantó de la silla de la cocina y llevó la laptop con ella mientras se aseguró de que todas las luces estaban apagadas y la puerta cerrada antes de dirigirse a su habitación. Una vez allí, se acordó de como nunca había podido conseguir mostrarselo a Eleanor. Addison se dio una ducha rápida, se cepilló los dientes, y fue a través de su rutina de desmaquillaje nocturna. Luego se puso una de sus camisetas favoritas de dormir. Esta era una camiseta de la gira de Grateful Dead (*) que había pertenecido a su padre. A veces casi podía oler su loción de afeitar que emana de ella, sin importar cuántas veces la había lavado. Se deslizó en su cama. Como si Eleanor se moviera exactamente al mismo ritmo, apareció el logotipo de Skype. Addison pulsó en la parte que dice ‘Contestar con vídeo’ y esperó a que la cámara web se conectara. Eleanor apareció a la vista, y no fue una sorpresa verla vestida con un camisón elegante. Lo que hizo a Addison jadear y su mandíbula caer en como el camisón se adhería a la forma de Eleanor y cómo completamente era. No era exactamente transparente, pero seguro que no cubría mucho tampoco. "Estás tratando de matarme?" Addison logró con voz ronca. Había algo peligroso, casi imprudente, acerca de cómo Eleanor se movió más cerca de la laptop en la cama. Ella agarró lo que parecía ser un mando a distancia de su mesa de noche e hizo clic en un botón. La luz en la habitación de inmediato se atenuó. "De ningún modo. Por qué lo preguntas?" Eleanor ladeó la cabeza. "Debido a que ... que ..." Addison hizo señas hacia el camisón de Eleanor. "Esa cosa." Mirando hacia abajo en sí misma, Eleanor sonrió débilmente. "Por lo tanto, tomo que apruebas mi camisón?" "Puedes tomarlo de cualquier maldito modo que quieras. Sólo voy a centrarme en no desmayarme por aquí." "Eres tú la que habla con esa espantosa camiseta, apenas-existe-allí." Los ojos de Eleanor se estrecharon. "Es casi raída." Addison imitó a Eleanor y se miró a sí misma. "Creo que cubre lo que tiene que cubrir." "Apenas cubre nada." Eleanor agitó la mano con énfasis. "Cómo puedes decir lo contrario?" "Una vez más - cubre lo que tiene que cubrir." (*)

Grateful Dead fue un grupo de rock y folk rock estadounidense influido por la psicodelia. El grupo fue creado en 1965.

101

"No es asi." "Así que puedes decir si llevo ropa interior o no?" Addison sonrió angelical. Eleanor jadeó y sacudió la cabeza. "Vas a ser la muerte para mí. Lo sé." "Del mismo modo, si sigues apareciendo en Skype vestida así." Eleanor vaciló, mirando hacia abajo en algo fuera de cámara, una expresión de pesar escrita sobre su cara. "Yo iba a sugerir que, um, retrocedamos un poco," dijo con voz ronca. El corazón de Addison aterrizó en el centro de su vientre con un ruido sordo. La sensación de ardor en los ojos regresó, peor que antes. "¿Por qué?," Preguntó, su voz apenas llevada. "Yo no había contado con ... esto. En como terminamos en un huracán virtual sólo por un beso." "Y te arrepientes." No era una pregunta. Era obvio. Addison quería terminar la sesión de Skype al instante, pero se sentía congelada. Estaba a punto de llorar, pero se maldeciría antes de que se viniera abajo y llorara como un niño delante de Eleanor. "No. ¡No!" Eleanor finalmente levantó la mirada, una expresión de alarma en sus ojos. "Dije que estaba. Sólo se necesitó que tú me dieras un toque, para yo ver un mensaje que 'Blush' quería charlar conmigo, y tiré la idea de dar marcha atrás por la ventana. No va a funcionar." Confundida ahora, Addison tragó con fuerza contra las lágrimas amenazantes. "Qué no va a funcionar? Nosotras? Qué?" Se las arregló para preguntar. "Echarme atrás no va a funcionar." Eleanor habló lentamente, pronunciando cada sílaba. Estaba pálida, pero parecía determinada, aunque algo inestable. "No estoy preparada para dejar que esto, lo que hemos encontrado, se vaya. No sin explorar a lo que esto podría conducir. Lo admito, lo encuentro intimidante, pero ... ya lo sabes." Addison lo sabía. "Sí. No me asustes así. Pensé que querías terminar lo que podríamos tener antes incluso de que tuvieramos la oportunidad de descubrirlo plenamente." "Vine malditamente cerca." Eleanor cerró los ojos brevemente y se tumbó sobre las almohadas. "Estoy exhausta." "Entonces podemos sólo acurrucarnos?" Addison estaba cansada también. "Me gustaría que nos quedaramos dormidas juntas, si te parece bien?"

102

"Mmm. Lo es." Eleanor se puso cómoda y ajustó el ángulo de la cámara web. "Ahí. Ahora, dime, tu pequeña hermana luchadora tuvo algún comentario después de que me fui?" Addison se rió mientras empujaba la almohada debajo de la cabeza. "Ella intentó. Creo que sólo el hecho de que ella estaba bastante cansada me salvó de tener que esquivar más preguntas. No me da vergüenza y no me importa que ella sepa como me siento, pero esto es tan nuevo." "Sí. Entiendo lo que quieres decir." "Y si me siento de esa manera, puedo imaginar que es por eso que estás actuando un poco aturdida. No es como si estuviera gritando a los cuatro vientos que soy gay, pero no estoy en el clóset tampoco. Tienes un montón por averiguar." Miró a Eleanor cautelosamente, no segura de ser declarada trabajaría a su favor o asustaría a Eleanor. La última vez que había esperado por la aceptación de un ser querido, sus padres habían perdido la vida. "Si, lo hago. Ni siquiera he considerado que podría no ser hetero. Y aquí resplandeces en mi vida y cambias toda idea preconcebida que tengo de mí misma." Eleanor sonrió con cansancio. "Como una maldita fuerza de la naturaleza." "Tú has hecho lo mismo por mí. Mi trabajo ha cambiado, mi vida cotidiana ha cambiado, y la manera en que me veo a mí misma ha cambiado. Nunca pensé sentirme de esta manera. Sobre alguien." "Qué quiere decir?" Eleanor parecía deslizar sus dedos sobre la pantalla de la laptop. "Así toda eclipsada. Tan consumida." Addison no estaba segura de que se estaba explicando correctamente. "Mi vida ha sido acerca de Stacey, los vídeos de YouTube, e ir a trabajar. Correcto? Y todavía se trata de eso, lo es, pero es más que eso ahora. Todo lo que hago ... Eleanor, pienso en ti todo el tiempo." "Qué es lo que piensas, cuando estoy en tu mente?" Eleanor apoyó la cabeza en su mano. "Me pregunto cuándo voy a verte de nuevo. Ahora mismo, por supuesto, mi mente se tambalea, reviviendo los besos. El tacto. Cómo hueles y cómo suenas. Especialmente cómo suenas cuando te acaricio. Cómo me haces sentir cuando me acaricias." Eleanor estaba claramente nerviosa ahora. "Oh Dios. Addison." "Sí exactamente. Así es como me siento." "Hace menos de diez segundos estaba cansada, agotada. Ahora me tienes ruborizada de pies a cabeza." Eleanor frunció el ceño y tiró de su edredón encima. 103

"Debo pedir disculpas?" Addison se retorció. "Tienes que dejar de hacer eso." Confundida, Addison trató de averiguar a lo que Eleanor se refería. "Hacer qué?" "Eso. Ese meneo. Honestamente, no está ayudando." "No estoy meneandome." "Sí. Tú. Estás." Su voz un gruñido bajo ahora, Eleanor apretó el borde del edredón. El sonido de Eleanor usando ese registro bajo de su voz envió un torrente de humedad entre las piernas de Addison. Sabiendo que nunca había estado así cachonda, se dio cuenta de que estaba en efecto retorciendose. Cómo no iba a hacerlo? Ella estaba en llamas. "Lo siento. Eres demasiado hermosa. Demasiado ardiente," Addison dijo con un gemido. "Vas a hacerme auto-arder." Los ojos de Eleanor se desorbitaron. "Addison!" "Tú mencionaste el retorcerse. Yo sólo estaba tratando de explicar." Empujando una mano entre sus piernas, Addison cerró los ojos. La presión de su muñeca contra sus bragas de algodón húmedas era casi suficiente. "Qué estás haciendo?" Eleanor susurró, haciendo que Addison abriera los ojos. "Lo siento. Ha sido una noche tan loca. No quiero hacerte sentir incómoda." "No lo haces. Pero si estás haciendo lo que creo que estás haciendo, voy a ponerme muy enojada contigo si no me dices la verdad. Si no compartes." Eleanor sonaba tan severa, Addison casi se corrió con su solo tono. "Estaré bien. Tenemos que descansar. Dormir. Sí, eso es lo que necesitamos. Dormir. Toneladas de sueño." "No lo creo." Eleanor observó de cerca de Addison. "Estás temblando, sudando, y tu piel esta enrojecida. Cómo puedes posiblemente relajarte lo suficiente para dormir si no te provocas el alivio primero?" Sus impactantes palabras colgaban entre ellas, tan inesperadas y desafiantes al mismo tiempo.

104

***** Eleanor se preguntó si Addison había dejado de respirar por completo. Ella debería haberse dado cuenta de que Eleanor era siempre sincera. Incluso cuando se trataba de sexo. "Aliviarme ... como ahora?" Addison parecía sorprendida, con la boca ligeramente abierta, sus ojos enormes. "A menos que prefieras hacerlo por tu cuenta." Eleanor sabía que tenía que parecer estar actuando terriblemente fuera de lugar. La verdad era, que esta era la primera vez que había reconocido algunos de los viejos rasgos desvergonzados en sí misma que había pensado que habían muerto cuando Priscilla condujo su coche hacia el agua. "No. Um, supongo. Es decir, oh Dios, alguna vez ... no? Bueno, yo tampoco!"Addison era adorable en la forma en que se sonrojó y se veía excitada al mismo tiempo. "Addie, por favor. Escucha. No tienes que hacer nada. Te das cuenta de eso, verdad?" Eleanor se preguntó cómo ella alguna vez pudo haber pensado que fuera posible dejar a esta joven ir. Con cada momento que ellas pasaban juntas, así o cara a cara, ella se encontró más unida, más enamorada que antes. "No me importaría," Addison dijo silenciosamente, mirando a través de sus pestañas en Eleanor, "si no fuera solamente yo." Perdiendo la respiración, Eleanor tragó convulsivamente. "Oh." "Te correrías, conmigo?" Eleanor apenas podía respirar en absoluto. "Ciertamente no tardaría mucho. No cuando me miras así." "Oh, por favor, mira quién habla. Tú eres la que sacó el tema." Addison rió débilmente y miró a Eleanor a través de sus dedos. "Sólo después de que comenzaras a retorcerte." Eleanor levantó una ceja deliberadamente. El efecto sobre Addison no la defraudó. Se movió inquieta y se apartó el pelo largo, ligeramente despeinado de su cara. "Eres tan hermosa." Eleanor trazó el contorno de Addison en su pantalla, imaginando cuán suave y cálida su piel se sentiría bajo su toque. "Yo – tú eres la hermosa," Addison dijo, su voz un leve murmullo.

105

"Podríamos discutir de ida y vuelta, pero eso no es lo que quiero." Eleanor apretó los muslos juntos. "No es lo que quiero en absoluto." "Dime lo que quieres." Addison jaló una almohada pequeña de encaje, rosada en sus brazos, abrazándola cerca. "Estás segura de que quieres oírlo?" "Estoy segura." Addison se lamió los labios. "Addison." El tono de advertencia en la voz de Eleanor sólo hizo a Addison sonreír y repetir la maniobra, esta vez lentamente. "Sí? Estabas diciendo?" "Quieres oír esto o no?" "Definitivamente. Quiero." Acercándose aún, Addison se centró en Eleanor. "Si estuvieras aquí, o yo allí contigo, sin duda no estarías llevando nada," Eleanor dijo en silencio. "Soy nueva en esto, recuerdo, por lo que tendría que familiarizarme con tu cuerpo," ella dijo seriamente. "Yo empezaría periféricamente y trabajaría hacia el centro." "Oh, Dios." Addison gimió, y Eleanor sonrió internamente en como la voz y las palabras afectaban a Addison. "La pregunta ahora es, cuánta exploración vas a permitirme que haga?" "Puedo ser menos principiante en esto, pero no soy exactamente experimentada tampoco." La voz trémula de Addison hizo a Eleanor temblar. "Entonces, sólo voy a tener que entregarme y confiar en que te gustará lo que encuentres, lo que veas." "Ya sé que me va a gustar lo que encuentre." Su centro estaba en llamas ahora y Eleanor sacó la longitud del muslo del camisón para enfriarse un poco. En cambio, se sentía más expuesta, como si Addison en realidad pudiera verla. Ella cerró los ojos y sigilosamente pasó una mano hacia abajo, cubriéndose. "Mmm." El susurró apacible de Addison hizo a Eleanor rápidamente abrir los ojos. Su espalda ligeramente arqueada, Addison estaba temblando visiblemente. La vista era tan atractiva, tan diferente a todo lo que Eleanor había visto en su vida, ella gimió en voz alta. "Addison, te quiero." Sus dedos estaban apenas rozando su piel empapada, y aún así era como si una llama lamiera a lo largo de sus pliegues. Eleanor miró con ansia a la pantalla, 106

desesperada por cualquier señal de que no estaba sola, que Addison estaba tan consumida como ella. "Ellie, Ellie." Poniendose rígida, Addison abrió los ojos y miró a Eleanor por varios segundos. Entonces cayó hacia atrás, jadeando por aire mientras aferraba la almohada en sus brazos, como si se estuviera ahogando. Sabiendo sin duda que Addison acababa de correrse, justo en frente de ella, mirando directamente a ella, Eleanor presionó la palma de su mano contra su sexo y eso fue todo. Mantuvo la mirada en Addison durante el tiempo que pudo mientras las olas se estrellaban dentro de ella. Nunca había sentido esta seguridad, este derecho a su propio placer. Cómo sabía que podía confiar en Addison de la manera en que lo hizo? Cuando ambas recuperaron su aliento y se colocaron contra sus almohadas, Eleanor sabía que había hecho callar a sus propias dudas, al menos por ahora. Addison merecía su confianza y su honestidad. "No puedo creer que acabamos de hacer eso," Addison dijo, y se estiró. "Te veías increíble." Eleanor sonrió y sacudió la cabeza. "Pero sé lo que quieres decir. Totalmente fuera de lugar." "En serio." "Crees que puedes dormir ahora?" "Sí. Y tu?" "Medio dormida ya." Eleanor no estaba mintiendo. Ella estaba somnolienta de una maravillosa manera. "Podemos mantener Skype un poco?" Addison se acercó más. "Sí." Eleanor apagó la lámpara de noche. Sólo la lamparilla desde el privado cuarto de baño extendió un débil resplandor. "Buenas noches, Addison." "Noches, Eleanor." Ella escuchó la respiración de Addison, y cuando lo hizo incluso sólo tomó unos instantes para dormirse también.

107

Capítulo 15 El metro estaba abarrotado de personas como de costumbre a esta hora del día. Addison consideró a Stacey con una sonrisa indulgente. Su hermana había estado vertiginosa y rebotando alrededor de la casa desde hace dos días ahora. "Puedes creer que voy a ser la maldita asistente de Eleanor Ashcroft durante un día entero? Nadie más de mi escuela tendrá esto en su currículum. Esto se compara con cantar para las miembros de Chicory Ariose." Addison sólo sonrió y la observó detenidamente siendo feliz. Ella había estado entrando y saliendo de un estado de ánimo melancólico desde que perdió el interpretar a Elphaba, pero esta oportunidad parecía sacar la Stacey antigua, positiva. Ella parecía más vieja que sus diecisiete años mientras vestía con una camisa blanca de Addison, pantalones color carbón, y una chaqueta negra. Addison la había ayudado a poner el pelo recogido en un moño bajo, lo que acentuaba los altos pómulos de Stacey. "No hemos estado en Manhattan juntas en años," Stacey dijo, y se volvió en el asiento y sonrió ampliamente. Era tan hermosa, el corazón de Addison dolía. "Qué dices? Cena en algún sitio genial antes de volver al aburrido Newark esta noche?" "Por supuesto. Absolutamente. Por qué no piensas para lo que estés de animo, y podemos preguntarle a Eleanor si quiere venir." Addison se detuvo. "A menos que quieras que seamos sólo nosotras. Eso está bien también." "No tienes que fingir a mi alrededor, hermana. Sé que estás loca por Eleanor. Es decir, Maureen y yo prácticamente te atrapamos comiéndole la boca la semana pasada. Qué?" Stacey sonrió. "Odio esa expresión." Addison hizo lo posible por parecer severa. "Nos besamos," dijo. "Besaron. Cumplimentado. Tenías a la perfecta Sra. Ashcroft que parecía como que estabas totalmente explorando en ella. "Stacey!" Conmocionada, sobre todo porque era parcialmente cierto, Addison pellizcó el muslo de Stacey. "Ay. Abuso de hermano!" Stacey chilló y se movió hacia los lados lejos de Addison. Luego inclinó la cabeza e hizo su ‘adorable’ cara, algo que había intentado hacer desde que tenía cuatro años, que consistía en parpadear rápidamente y aspirar sus mejillas. "Aw, vamos, Addie. Sabes que estoy jugando contigo. Ustedes dos estaban totalmente lindas. Si ella está contigo, entonces estoy realmente feliz por ti."

108

"Ella parece estar. Hemos Skypeado durante el fin de semana." "Oh, un poco de materia caliente pasando?" Stacey movió las cejas. "En realidad no." Eso era verdad, pero Addison no estaba dispuesta a compartir algo remotamente íntimo con ella. De hecho, tanto ella como Eleanor se había comportado, más o menos, después de la noche del Viernes, la cual estaba tan clara en su mente y tuvo un efecto tan profundo en ella. Sólo imaginarse la forma en que Eleanor se veía mientras superada por la excitación hizo a Addison perder por completo la noción de dónde estaba. Ella no se atrevía a pensar en ello a menos que estuviera sola. "Hmm. Me pregunto. Estás totalmente roja. Pensando en ello, no creo que quiera saber." Ella hizo una mueca divertida. "Nuestra siguiente parada, verdad?" "Sí." Addison se puso de pie, al igual que Stacey, y codearon su camino hacia las puertas. Junto con lo que parecía ser la mitad de la población de Manhattan, finalmente llegaron al nivel del suelo y Addison parpadeó por el sol bajo. "Ay. Maldición." Stacey se protegió los ojos. "Jodida luz del sol." "Lo sé. Precioso día sin embargo." "En más de un sentido." Stacey se puso sus gafas de sol. "Me pregunto lo que voy a hacer. Soy feliz lamiendo estampillas, pero sonaba como si ella tuviera algo un poco más desafiante en mente." "Estoy segura de que tiene algo especial planeado. Voy a trabajar con algunas personas de la promoción. Es hora de empezar a averiguar cómo implicar a The Blush Factor." Stacey metió el brazo debajo del de Addison mientras entretejían dentro y fuera de las masas en la acera. "Te preocupa que vayan a tratar de cambiar todo alrededor y tomar el control?" "Sí, un poco. Ya sabes lo orgullosa que estoy de mi canal. Ellos mejor que no intenten reestructurar en algo que ni siquiera reconocen." "No creo que Eleanor les dejaría," Stacey dijo con confiadamente. "Cómo puedes estar tan segura?" Stacey le apretó el brazo. "Debido a que te encontró, entre todos esos gurús de belleza en línea, y ella te quiso a tí y lo que representas. Por qué iba cambiar un concepto 109

ganador? De hecho verifiqué tus estadísticas este fin de semana. Uno de tus últimos vídeos, ya sabes ese donde te ves como un marciano con los rulos, ha sido visto dos millones de veces. Es decir, santo caramelo de azúcar, hermana. Eso es impresionanate. Más allá de impresionante." "Gracias. Realmente no puedo imaginar tales números. Es decir, se trata de rulos y cómo verse mejor, sentirse bien. Es decir, claramente no soy la única que piensa eso. Supongo que estoy bastante impresionada por esos números. No es increíble lo importante que parece ser para la gente? Para las mujeres, principalmente." "Y algunos chicos, puedo decir. Eso o están simplemente felices de ver a una bonita chica ponerse aún más bonita." "Graciosa." Arrugando la nariz en la risueña cara de Stacey, se rió cuando entraron en la doble puerta de cristal que conduce a la oficina central de Face Exquisite. "Whoa. Lujoso. Un poco anticuado sin embargo?" Stacey se quitó las gafas de sol y recorrió el vestíbulo. "Un montón de oro y mármol." "Muy observadora," dijo la voz de Eleanor desde atrás. "Sabía que te había elegido por una buena razón hoy." "Hola." Stacey sonrió intensamente. "Estoy lista para meterme de lleno." "Me alegra escuchar eso. Buenos días." Eleanor sonrió y puso una mano en el hombro de Stacey. Sus ojos fueron de cálidos a ardientes mientras miraba a Addison. "Es maravilloso volver a verte." "Sí." La lengua atada de repente, Addison sólo podía sonreír como una idiota. Eleanor se veía increíble en una falda de tela a rayas, terminando justo encima de las rodillas, blusa azul claro y una chaqueta negra corta. La llevaba plegada sobre su brazo y sostenía un maletín Pineider. "Oh, Dios." Stacey puso las manos en las caderas. "Es esto lo que va a ser? Cambio de ropa cuatro veces en la mañana para hacernos llegar tarde y entonces – sonrisas embobadas?" "Estabas indecisa sobre qué ponerte?," Eleanor sonrió. "Me halagas." "Sí. Stacie estaba lista para dispararme. Ella casi me cargo aquí, acusándome de ser, y cito, ‘un dolor’ esta mañana." Addison sonrió afectuosamente a Stacey. "Esta ansiosa por ser tu ayudante." 110

"Ella está parada justo aquí, gracias." Stacey chasqueó sus dedos. "Basta ya de miradas pegajosas. Qué está pasando hoy, Eleanor? Oh. Debería llamarte Sra. Ashcroft en el trabajo, tal vez?" "Eso podría ser mejor. No queremos confundir a la gente." Eleanor hizo un gesto hacia el ascensor. "Tengo una reunión en diez minutos. Te necesito para tomar notas, Stacey. Eres rápida?" "Estás bromeando? Es decir, sí, Sra. Ashcroft, soy muy rápida. Si tuvieras a la Sra. Núñez en historia como lo hago yo, serías super rápida tomando notas también. Juro que la mujer parece como si se hubiera tragado un par de castañuelas." Entraron en los ascensores. Addison entró con ellas, pero presionó el botón a algunas oficinas dos pisos por debajo del piso ejecutivo en la parte superior. "Castañuelas? De verdad. Parece doloroso," Eleanor dijo. "Dime sobre eso. La mitad de la clase se queja de síntomas del túnel carpiano," Stacey dijo, y sacudió la cabeza. "Estoy bien, sin embargo, sin problemas de mano. Me han dicho por varios médicos que mis problemas son todos en mi cabeza." Ella se rió de su propia broma, pero los nervios de Addison dieron un salto mortal. Addison se encontró con los ojos de Eleanor en el reflejo del interior cromado de la puerta. Notando cuán cuidadosamente Eleanor estaba estudiandola en cambio, Addison luchó para encontrar algunas palabras, cualquier palabra, para arreglar sobre el intento de Stacey en el humor patibulario. "Stacey y yo vamos a cenar en algún lugar por aquí después del trabajo. Te gustaria unirte a nosotras?" Aliviada de que su voz sonara normal, Addison se atrevió a girarse a Eleanor. "Cualquier cosa excepto pasta, creo." "Me encantaría. Tengo que volver a mi oficina arededor de las ocho, pero si lo hacemos bastante temprano, digamos alrededor de las cinco, seré capaz de unirme a ustedes." "Cinco es entonces. Nos encontraremos chicas en el vestíbulo. Si surge algo, simplemente mensajeame o llamame." Addison sonrió más fácilmente ahora. El ascensor sonó y se detuvo en el piso de Addison. Ella salió y se dio la vuelta a tiempo para coger la sonrisa brillante de Stacey y la mirada de anhelo de Eleanor. Caminando hacia su oficina con una nueva alegría en su paso, Addison sabía que la cena de esta noche sería genial. Stacey idolatraba a Eleanor y Eleanor parecía que realmente le gustaba Stacey. Que bendición. 111

***** La reunión se alargó un poco, y Eleanor se volvió para asegurarse de que Stacey no estuviera aburrida hasta las lágrimas donde ella se sentó más atrás en la habitación. En cambio, la chica asintió sutilmente a ella como queriendo indicar que estaba bien y manejándose profesionalmente. Concediendo, Eleanor había albergado alguna duda después de ofrecer a Stacey un día de prácticas, especialmente después de que se dio cuenta de que tenía un travieso y rápido sentido del humor. Hasta ahora, esas preocupaciones estaban fuera de lugar. Tan pronto como habían entrado en la sala de conferencias, Stacey había agarrado un bolígrafo y bloc de notas de su bolso mensajero, preparándose para tomar notas ‘a toda velocidad’, lo que sea que signifique. Eleanor esperaba que la chica no hubiera bromeado sobre su capacidad para tomar notas. Su siguiente tarea sería la de escribirlas en formato digital. Normalmente Eleanor grababa el audio de las reuniones de negocios, pero esta CEO particular era bastante paranoica respecto de dichos asuntos. A fin de adquirir su compañía los derechos del material de rimel, como en el tubo y cepillo aplicador, tuvo que acomodarlo. Lo que realmente quería era maniobrar su personal para Face Exquisite, como una inversión a largo plazo. Así sin ninguna grabación de audio, sólo apuntes. "Sr. Tanner, estoy muy satisfecha con nuestros acuerdos iniciales, y creo que ahora podemos entregar el ajuste de nuestros contratos a nuestros respectivos asociados." Eleanor se levantó y estrechó la mano de Patrick Tanner. "Espero poder hacer negocios con usted." "Del mismo modo, Sra. Ashcroft." El hombre fornido se inclinó y salió de la habitación, su equipo quedo atrás para terminar los detalles. Eleanor se levantó para hacer lo mismo, indicandole a Stacey para que la siguiera. "Necesito un café. Que en cuanto a tí? ¿Café? Té?" Eleanor se dirigió hacia el salón ejecutivo. "Soy más de una persona de té, a diferencia de Addison. Ella puede tomar café a cualquier hora del día. Me gusta más el té de hierbas." Stacey se apresuró para mantener la puerta abierta para Eleanor. "Bueno, creo que tenemos bastante variedad de té aquí. Soy una persona de café también." "Oh wow. Tienes té chai en esos pequeños contenedores. He estado muriendo para que consigamos una de esas máquinas. Tal vez Addison pueda conseguir una ahora que se le esta pagando mejor." Stacey dejó de hablar abruptamente. "Oops. Lo siento. No es de buena educación hablar de dinero. Especialmente a otras personas." 112

"Prometo no contarlo." Eleanor se hizo un espresso doble, usando uno de las Keurigs (*). Se acercó el otro extremo del salón y se sentó junto a la ventana mientras observaba a Stacey hacer un té chai. "Así que esta mañana fue lo que te esperabas?," Eleanor preguntó cuando Stacey se acercó. Sorbiendo su café espresso, pensó en cómo utilizar a Addison como consultora debió ser un cambio de vida para Stacey en algunos aspectos. Ella hizo una nota mental para sorprender a Stacey con una máquina de café y una variedad de sabores. "Sí. Y no." Stacey sopló su té y luego bebió con cuidado. "Fue casi tan exigente para tomar notas como en la escuela, pero luego comence a escuchar al mismo tiempo. Ya sabes, para tratar de averiguar si podía entender lo que estaban hablando. Yo estaba totalmente anonadada cuando me di cuenta de que lo hice. Es decir, la mayor parte de ello. Había esperado que todo fuera esta cháchara legal y de negocios, pero en realidad fue bastante genial." "Cómo es eso?" Intrigada por el razonamiento de Stacey, Eleanor se inclinó hacia atrás y escuchó. "Addie dice que está aprendiendo sobre el negocio de abajo hacia arriba. Escuchando. Pensé que si ella puede hacerlo, yo también puedo. Es decir, las matemáticas y las ciencias sociales son mis materias más fuertes, si no cuentas la música, y eso tiene que ser una buena base para el negocio, verdad?" Stacey miró expectante a Eleanor. "Sí, diría que sí. Es algo que has pensado? Entrar en el mundo de los negocios?" "Sí. He pensado en ello. Me gustaría trabajar con Addie. Ella es genial en lo que hace, pero creo que mi cabeza para los negocios podría ser mejor que la de ella. Ella es demasiado dulce." Stacey se puso seria. "Hice un montón de investigación sobre ti cuando decidiste darle una oportunidad. Y sólo estamos hablando de la parte de negocios por ahora." Por ahora? Eleanor parpadeó. La chica parecía muy seria, y Eleanor reconoció una ligera aparición de los nervios. "Y de qué te has enterado?," Preguntó sin comprometerse. "Tu reputación de negocios es bastante interesante," Stacy dijo, y asintió pensativamente. "Me ha gustado lo que he encontrado. Te llaman Directiva Barracuda, pero creo que eso es porque haces que todos los demás parezcan estúpidos. Y cuando se trata de los tipos, generalmente piensan que ellos gobiernan ... sólo porque nacen con ... ya sabes." Stacey se sonrojó y movió la taza de té de ida y vuelta entre sus manos. (*) Marca de cafetera con un sistema de preparación de bebidas para uso doméstico y comercial.

113

"Oh, lo sé. Créeme." Sonriendo ampliamente, Eleanor se encontró totalmente encantada por la perspicaz chica pero refrescantemente no precoz. "Has pensado en tu último año aún, que temas te interesan?" "Lo he hecho." Stacey apoyó los codos en la pequeña mesa, sus ojos brillando. "Matemáticas, por supuesto, siendo el gran problema. Estoy bien allí. También estoy pensando en m-macroeconomía pre-uni - universidad, no, universidad p-por supuesto - oh! Maldición, Addie me v-va a matar ... es su camisa." Tartamudeando, Stacey empezó a balbucear y el té fluyó sobre la mesa mientras trataba de agarrar la taza que acababa de caerse. Su mano parecía inerte, como si no estuviera funcionando. "Stacey?" Alarmada, Eleanor se hecho hacia atrás, lejos del río de té chai. "Te quemaste?," Preguntó bruscamente. "N-no? La taza. No puedo agarrar - la taza." Stacey fue a tientas sobre la mesa todavía, pero parecía no ser capaz de agarrar la taza. "Ay. Oh, joder esto duele. Mi ojo ... EleaEllie?" Eleanor miró por unos instantes que parecían no tener fin, en un principio no pudo entender lo que estaba pasando. Un momento Stacey estaba alcanzando la taza, prácticamente persiguiendola por encima de la mesa con su mano temblorosa, y al siguiente, ella estaba presionando la misma mano sobre su ojo, alcanzando por Eleanor con la otra. "Ellie". Stacey articulando mal su nombre. "Oh Dios. Stacey." Eleanor rodeó la mesa y abrazó a la chica mientras caía en el piso con ella. "Llamen al 911!" Miró a su alrededor y vio a una de las recepcionistas sacar su teléfono celular. "Emma? Asegúrese de que sepan que es una joven con un sabido aneurisma que se desplomó. Alerta a seguridad para que muestre a los paramédicos donde estamos." "Sí, Sra. Ashcroft." Emma corrió hacia la puerta. Eleanor se centro en la persona más cercana, una mujer que vagamente reconoció. "Tú, agarra mi celular de mi maletín. Luego busca una manta y unos cojines del sofá en mi oficina." Eleanor pensó recordar algunos cojines decorativos y una manta en el sofá de cuero en la esquina de la oficina.

114

La mujer resultó ser rápida y eficiente al tiempo que entregaba a Eleanor el teléfono celular. Sentada en el suelo con una lloriqueante Stacy acurrucada en sus brazos, Eleanor movió rápidamente su dedo pulgar sobre su lista de contactos. A. Addison. "Los paramédicos vienen en camino, señora," la voz de Emma dijo justo cuando Addison contestó. "Hola." Addison sonaba como si estuviera caminando. "Sólo estaba-" "Addison, escucha. Stacey se desplomó en el salón ejecutivo. Los paramédicos están en -" "Stacey?" La voz de Addison se elevó una octava. "Oh Dios. Que pasó?" Eleanor oyó que Addison empezó a correr. "La tengo. Estamos cuidandola hasta que los paramédicos lleguen. No voy a colgar. Sólo tengo que ver como esta, de acuerdo? Seguiré conectada hasta que llegues aquí." "Sí. Sí. Oh Dios mío. Stacey. Dile que estoy en mi camino." Eleanor puso el teléfono en el suelo y colocó a Stacey, que estaba extrañamente tranquila, de su lado en el suelo. Alguien le pasó almohadas y mantas, que metio alrededor de la figura inmóvil. Eleanor trató de pensar lógicamente. Si el aneurisma estaba reventado o filtrandose, debía ser elevada cualquier parte de Stacey? Ella mantuvo sus dedos en la muñeca de Stacey, donde las pulsaciones palpitaban un poco demasiado rápido. La piel de Stacey estaba húmeda y fría, y Eleanor podía decir que estaba entrando en estado de shock. Tirando de las mantas más cerca alrededor de la chica, Eleanor se inclinó sobre ella, hablando en su oído. "Addison está en camino. Ella estará aquí en cualquier momento. Simplemente relajate, Stacey. Te tengo hasta que Addison llegue." Ella cogió el teléfono. "Addie?" "¿Sí?" La voz de Addison se hizo eco de una manera extraña. "Ella está respirando. Su pulso es rápido, pero incluso. Estás en las escaleras?" "Estoy casi en el piso ... ejecutivo..." Jadeando, Addison sollozó. "Dile de nuevo que casi estoy allí." "Lo haré." Eleanor se inclinó, colocando sus labios contra la oreja de Stacey. "Esa era Addie. Ella está corriendo tan rápido como puede subiendo las escaleras para llegar a ti. Ella estará aquí en cualquier momento y te llevaremos al hospital, de acuerdo? "

115

"Mamá." Stacey gimió y abrió un ojo. El otro permaneciendo cerrado, lo cual Eleanor se dio cuenta de que era una muy mala señal. Mirando estrechamente, pudo ver que la esquina de la boca de Stacey en el mismo lado no se movía. Casi como una respuesta a los gemidos de Stacey, el sonido de pies corriendo anunció la presencia de Addison. "Nena." Ella sollozó y se tiró al lado de Eleanor, que evitó que Addison se cayera sobre Stacey. "Estoy aquí. Estoy aquí." Addison estaba temblando toda, sus dientes repiqueteando. "Los médicos dijeron que el riesgo de una ruptura era mínima. Qué le está pasando, Ellie?" "No lo sé, pero los paramédicos están en camino. Ella va a ser llevada a la sala de emergencia y ellos le ayudaran." "Mamá." Stacey gimió. "Te tengo. Estoy aquí." Addison besó la frente de su hermana. "Tranquila ahora." "D-Duele." Lamentándose, un sonido bajo, desgarrador que heló a Eleanor, Stacey levantó el brazo y lo presionó contra su ojo. "Tan fuerte. Tan fuerte." "Te tenemos. verdad, Ellie? "Addison miró hacia Eleanor con los ojos hinchados, el rímel corrido. "Absolutamente. Te tenemos." Eleanor abrazó a Addison estrechamente y envolvió un brazo protector alrededor de Stacey. Se negó a dejarlo mostrar, pero se admitió a sí misma que no había estado tan asustada desde que tenía diecinueve años. "Ella esta tan fría." Addison sostuvó la mano lánguida de Stacey, masajeando como si pudiera despertarla por su simple toque. "Déjennos pasar, por favor," una calmada voz femenina dijo por detrás. Eleanor levantó la vista. Los paramédicos habían llegado.

Capítulo 16 "Vamos a ayudarle ahora. Cual es su nombre?" "Stacey. Stacey Garr. Ella es mi - mi hermana." Addison tuvo que soltar a Stacey, pero dolió peor que cualquier otra cosa. Las lágrimas inundaron sus ojos pero desafiaron la gravedad y se negaron a caer, haciendo la ráfaga de actividad alrededor de Stacey dentro 116

de un ensueño difuminado. Buscando a su alrededor por algo, o alguien, sintió los fuertes brazos envolverse alrededor de ella desde atrás. "Ellos van a cuidar de ella, Addison," Eleanor murmuró en su oído. "Stacey se va a poner bien." "No sabes eso," Addison susurró. "Mirala. Algo está muy, muy mal." "Sí. Veo eso, pero ellos van a hacer todo lo que puedan. Sé que es difícil ... sólo permiteles hacer su trabajo." Eleanor ahuecó la parte posterior de la cabeza de Addison y la abrazó. Enterrando su cara en el calor de cuello de Eleanor, Addison inhaló profundamente. Después de un par de respiraciones se sentía más calmada. "Gracias." Miró a Stacey, donde los paramédicos la habían colocado en una camilla. La paramédico mujer había insertado una cánula IV, y el hombre había envuelto a Stacey en mantas y estaba sujetándola. El hombre se volvió a Addison, su expresión amable y simpática. "Tenemos que llevarla al hospital. El Presbyterian es el más cercano y no podemos permitirnos perder el tiempo." "Vamos también." Eleanor ayudó a Addison a ponerse de pie. Su voz no dejaba lugar a discusión. "Esta bien. Una de ustedes tiene que subirse adelante, entonces." Addison apenas recordó el viaje en el ascensor después. Se aferró a la mano de Stacey, queriendo asegurarse de que su hermana supiera que ella estaba allí. De repente estaban en la ambulancia. Eleanor tomó el asiento del acompañante mientras Addison aún se aferraba a Stacey. "Lo voy a notificar, Mike," la paramédico mujer le dijo a su colega. "Tienes que apurarte." "Entendido." Mike condujó la ambulancia hacia el tráfico y pronto estaban arrasando a través de Manhattan, las sirenas sonando, cada uno de sus chillidos agudos uniéndose como un coro adolorido en la cabeza de Addison. "Puedes mirar hacia mí, Stacey?," Dijo la paramédico después de que ella habló con el personal en el Presbyterian, y Addison observó como el párpado derecho de Stacey se agitaba, pero no el izquierdo. "Eso es. Buen trabajo. Tu hermana está aquí. Estamos cuidando de ti y de ella también." Ella miraba con simpatía profesional hacia Addison. "Cómo lo llevas?" Ella inflaba el manguito de presión sanguínea mientras hablaba.

117

"Estoy bien." Tragando con dificultad, Addison acarició la mano de Stacey. "Todo va a estar bien, Stace. Lo prometo." "Tengo que cortar tu camisa, Stacey." La paramédico empujó unas tijeras de aspecto extraño contra la tela. "Vamos a colocar unos electrodos en tu pecho y comprobar tu corazón." "No. No, es de Addie. Ella se va molestar." Stacey trató de apartarla con su mano lánguida, lo cual obviamente no consiguió. "Es una Cal - Callie. No, joder. Una camisa Calvin Klein." "Estate quieta, por favor, Stacey." La paramédico sonrió suavemente mientras cortaba a través de la parte delantera. "Puedo prometerte, que tu hermana no estara molesta." " Bien." La paramédico empujó la camisa y colocó los electrodos. "Te voy a comprar todas las camisas que quieras, nena. Simplemente deja que ella haga su trabajo." Addison forzó a su voz para no temblar. Stacey estaba pronunciando mal y parecía tener muy poco control de su brazo izquierdo. La paramédico asintió con aprobación. "Llegaremos pronto." Miró por la ventana estrecha por encima de ellas. "El tráfico no esta tan mal. Yo diría que un minuto más." "Duele, Addie." Stacy gimió. "Mi ojo. Voy a ... perder el ojo?" "No, no lo harás. Te vas a poner bien." Addison se limpió la ocasional lágrima errante, mientras trataba de no desmoronarse. Recuerdos de otro hospital, otro accidente la hicieron tener náuseas. "Casi llegamos al hospital, nena." Ella vio las lágrimas correr del ojo cerrado de Stacey y las sacudió suavemente de su pálida mejilla. "No me voy a ir de tu lado. Lo prometo." "Sólo un consejo permanezca fuera del camino del equipo de neuro y ellos podrían permitirle quedarse en la habitación. Si esta atestado, solamente espere justo afuera." La paramédico cabeceó hacia la parte delantera de la ambulancia. "Deje que su amiga le ayude con el papeleo. Ya tiene suficiente en sus manos." "Sí. Gracias." Addison besó el dorso de la mano de Stacey. "Aquí estamos," la paramédico dijo, y metió su informe en una carpeta. "Stacey, estamos en el hospital. Vamos a estar en la sala de emergencias en un santiamén, de acuerdo? Cuando estés dentro, un montón de personas van a agruparse a tu alrededor. No te alarmes. Están todos ahí para ayudarte." 118

"Mmm, bien." El ojo izquierdo de Stacey se abrió una fracción. "Addie ..." "Aquí, Stace. Justo aquí. Tengo que soltarte la mano mientras ellos sacan la camilla, pero luego me sentirás de nuevo." "Prometes." "Lo prometo." Oh, Dios. Addison saltó fuera de la ambulancia y se encontró a Eleanor ya allí, llevando los maletínes de ambas y el bolso de Stacey. Sin siquiera pensar en ello, Addison agarró la mano de Eleanor y más o menos se aferró a su brazo mientras descargaban a Stacey. "Cómo está?" La voz de Eleanor era espesa y sonaba casi enojada, que era extrañamente reconfortante. "Igual. Creo. El lado izquierdo se ve afectado. Articula mal, pero al menos está consciente." "Hice que mi asistente llamara con antelación, y encontró alguna de la información que el hospital necesita para empezar un historial para Stacey. Estoy en lo cierto al asumir que ella nunca ha estado en este hospital?" "Sí. Su neurólogo mencionó el centro aneurisma aquí y que podría ser una manera de ir si tuviéramos complicaciones." Temblando, Addison sollozó una vez. "Supongo que esto califica. Oh, Dios, dónde está mi bolso?" "Aquí. Me ocupé de ello." Eleanor lo sostuvo en alto. "Lo necesitas?" "No. Quiero decir sí. Los documentos de Stacey están ahí. Siempre los llevo. Puedes - ?" Viendose confidente y como una mujer en una misión, Eleanor asintió. "Yo me encargo de todo. Sólo enfocate en Stacey y vendré a buscarte cuando haya terminado. Esta bien?" "Gracias." Addison apretó el brazo de Eleanor y luego se soltó y tomó la mano de Stacey en un agarre suave. "Volví." "Ellie?" La voz de Stacey era gruesa y áspera. "Eleanor nos está ayudando. Ella está ahí ocupandose del papeleo, y se unirá a nosotras más tarde. Gracias a Dios que estabas con ella." "Mmm."

119

Addison alargó su paso cuando los paramédicos corrieron por el pasillo hacia un equipo que estaba parado esperando por ellos. Un hombre alto, confiado estaba parado en la puerta a una gran sala de revisión. "Hola. Soy el Dr. Stromberg. Así que esta es Stacey Garr. Veamos con qué podemos ayudarte, señorita." Se giró a Addison. "Se siente lo suficientemente fuerte como para permanecer a su lado? Me gusta involucrar al pariente más cercano si es posible. Esto calma al paciente." Gratamente sorprendida, Addison mantuvo un agarre firme pero suave de la mano de Stacey. "Estoy bien. Gracias." "Bien." Él se volvió hacia una mujer joven a su izquierda. "Un taburete para la Sra. Garr." Él ladeó la cabeza. "Es su hermana?" "Sí. Su hermana y tutora legal." Estrechando sus ojos, Addison lo desafió a cuestionar este hecho. Ya había ocurrido antes, especialmente cuando eran más jóvenes. "Muy bien. Vamos a ver lo que está pasando." Después de eso, la ráfaga de actividad se hizo demasiado para Addison intentando seguir el paso. Ellos sacaron sangre, hicieron preguntas, y entonces el Dr. Stromberg colocó una mano gentil en el hombro de Addison. "Vamos a tomar a Stacey para una imagen de resonancia magnética. Dependiendo de lo que encontremos allí, vamos a elegir el mejor método para tratar con ello. Entonces le pediremos que firme un formulario de consentimiento que nos permite hacer lo que sea necesario de la cirugía para proporcionar a su hermana las mejores posibilidades de recuperación." "Entonces no puedo entrar?" "No puede ir con ella, no. Nos puede acompañar a la unidad de radiología, o puede esperar aquí." "Voy por todo el tiempo que me permitan." Empujando hacia atrás el comienzo de fatiga y náuseas, Addison sostuvo la mano de Stacey a medida que avanzaban por el pasillo hacia los ascensores. Mientras estaban esperando el ascensor para llegar, Addison pensó en algo. "Una amiga nuestra, Eleanor Ashcroft, está ayudando con las formas. Cuando le pregunte por Stacey, por favor tratela como a un pariente cercano. Ella es una amiga muy cercana." "Me aseguraré." Dijo una joven enfermera, y palmeó el brazo de Addison antes de precipitarse a lo largo del pasillo hacia el puesto de enfermeras. 120

***** Eleanor levantó las cejas a la mujer detrás del mostrador. "Creo que tiene todo lo que necesita en estos documentos." "Todavía necesito a la tutor legal la Sra. Garr para firmar los formularios." La secretaria apretó los labios. "Hay una cuestión o aseguradora y-" "Estás diciendo que me estás retrasando aquí porque te preocupa que al hospital no se les pague?" Dando golpecitos con el pie, Eleanor estaba lista para llegar en el mostrador y estrangular a la molesta mujer. "Hemos estado en contacto con la compañía aseguradora, y puesto que la tutora la Sra. Garr ya no es empleada de Starbucks, parece ser que hay un-" "Oh, por el amor de Dios. Aquí." Eleanor puso su tarjeta Platinum en el mostrador. "Voy a cubrir el costo de Stacey Garr. Facture esta tarjeta para cualquier prueba, procedimiento, y rehabilitación que la chica necesite." Ella miró severamente a la mujer ahora boquiabierta. "Y no moleste a la hermana de la Sra. Garr con cualquiera de estos detalles o voy a involucrar a mi buena amiga Mónica Beyer. Sí, esa Mónica Beyer, un miembro de la junta de este fino hospital." "Por supuesto, Sra. Ashcroft. Me aseguraré de que se le facture." La mujer tomó la tarjeta y la registró. "Si firma aquí, entonces la Sra. Garr puede centrarse en la recuperación de su hermana." "Tenemos un consenso. Perfecto." Eleanor firmó el acuerdo financiero y se fue a buscar a Addison y Stacey. Caminando por los pasillos, preguntando a unas cuantas personas que sabían claramente nada, Eleanor podía sentir los temblores reverberando a través de ella. Ella había mantenido su máscara en su lugar por Stacey y Addison, pero a decir verdad, había estado aterrorizada. Por un aterrador momento, se había imaginado a Stacey muriendo en sus brazos antes de que Addison llegara. Luego cuando Addison estaba arrodillada junto a Stacey, temía que todavía fuera demasiado tarde para la joven por la que ella ya se preocupaba. No sólo porque Stacey era la hermana de Addison, sino porque la adolescente era increíble y mostraba tal promesa por derecho propio. Eventualmente Eleanor encontró una joven enfermera que la iluminó cuando le preguntó sobre Stacey.

121

"Srita. Ashcroft, verdad? Ellos solamente llevaron a Stacey para hacer una resonancia magnética. Su hermana me dijo que eres considerada como familiar cercano también, cuando se tratara de Stacey." Ella describió la forma de llegar a radiología. Eleanor le dio las gracias y optó por las escaleras en lugar del ascensor. Ella sólo quería estar al lado de Addison antes de que Stacey hubiera terminado con la resonancia magnética. Estaba bastante segura de que Stacey podría necesitar algún tipo de procedimiento y sospechaba que Addison sentiría el peso de este tipo de noticias, incluso si ella supiera esto. Después de todo, Stacey ya había sido programada para la cirugía antes de que esto sucediera, así que era probable que asumiera que iba a suceder más pronto que tarde. Cuando llegó a la zona de sala de espera, vio a Addison inmediatamente. Por primera vez desde que la había conocido, Addison parecía pequeña, frágil, y muy joven. La sala estaba llena de gente esperando, y Eleanor quería que Addison tuviera más privacidad que eso. Vio un área más pequeña con sólo unas pocas sillas que estaban todas vacías. "Addison?" La cabeza de Addison se alzó. "Oh, gracias a Dios. Eleanor." Se levantó vacilantemente y se acercó a Eleanor, que simplemente la tomó de la mano y la guió hacia la zona libre. No sintiendo la más mínima culpa, Eleanor tomó los abrigos y los colocó en las otras sillas, junto con sus bolsos y su maletín, para hacerlos parecer ocupados por personas temporalmente ausentes. "Tienen a Stacey en una resonancia magnética," Addison dijo, temblando. "El médico cree que el aneurisma está filtrándose, pero no se ha roto. Aún no. No ... oh Dios, dime que esto no pasara, Ellie. Por favor, por favor, por favor." El corazón de Eleanor se rompió en las frenéticas palabras de Addison, susurrando con tal frenesí. "Escucha, querida, ella está en el mejor lugar posible para ella. El Presbyterian tiene una renombrada clínica de aneurisma y unidad cerebrovascular. Ellos se ocuparán de ella y verán que pase a través de esto. Vas a estar ahí para ella y yo también." "Su neurólogo dijo que el riesgo de esto era mínimo y que tendría la cirugía la próxima semana. Próxima semana! Cómo podía él decir eso? Cómo podía estar tan seguro y jugar con su vida de esta manera? Por qué no la programó más pronto? Por qué no presione con más fuerza?" "Shh. Addie, por favor. Estás poniendote enferma. Cálmate. Escúchame." Eleanor tomó a Addison en sus brazos donde estaban sentadas en el pequeño sofá." Esto no es tu culpa. Hiciste lo que pensaste que era lo mejor para Stacey y has tomado el mejor cuidado 122

para ella, incluso impidiendole las cosas divertidas en las que ella quería participar, con el fin de mantenerla a salvo. Ni se te ocurra pensar que no eres el mejor padre para ella, porque lo eres. La he oído decirte mamá." "Ella - ella lo hace cuando esta realmente molesta o asustada. Lo hacía con más frecuencia cuando era pequeña, justo después de que nuestros padres murieron. Ella tomó la decisión consciente de que yo era su mamá ahora." Limpiando más lágrimas, Addison se adherio a Eleanor. "Cuando nos enteramos de su aneurisma, ella era la más fuerte al principio. Ella me consoló y me tranquilizó. Así que, por eso no puedo evitar sentir que le fallé en algún lugar a lo largo de la línea." Tanta culpa. Tanto dolor innecesario. Eleanor sabía que no podría borrar esos sentimientos erráticos de Addison, pero esperanzadamente, sólo por estar allí, ella podría ser de algún consuelo. "Sra. Garr?" Un joven se acercó a ellas. "Hola, soy el Dr. Walker. La condición de Stacey es de status quo, desde que llegó aquí a radiología. Por lo que podemos ver, el aneurisma se está filtrando y el sangrado está presionando su cerebro. Ella está en camino a la cirugía así que si usted quiere - " "Quiero estar allí." Addison se paró. "Ella tiene que verme antes de que ... de que la seden." "Puede verla muy brevemente, pero ella está apenas consciente, Sra. Garr." Él les indicó que lo siguieran por el pasillo y entraron en otro. "Dijo que su condición era de status quo." Eleanor miró al médico. "Sí," Addison dijo. "Ella estaba comunicandose anteriormente, aunque algo." "Lo siento. Ella no se está comunicando ahora." Él apretó el paso y todo su comportamiento sugirió gran urgencia. Eleanor era buena para juzgar a la gente, usando para leer el lenguaje corporal de la oposición y la expresión facial. Todo acerca de este joven médico le dijo que Stacey estaba empeorando.

123

Capítulo 17 Addison besó la frente de Stacey varias veces, pero podía decir que su hermana estaba también fuera de ello para corresponder. Sólo podía esperar que Stacey pudiera sentir su presencia. Eleanor la sorprendió al inclinarse hacia abajo y susurrar algo al oído de Stacey. Entonces el personal rodó a Stacey en la sala de operaciones. "Tenemos una habitación privada para usted donde puede permanecer mientras espera por noticias." Una joven mujer las guió por el corredor. "Espero que la encuentre cómoda. Si necesita algo de comer, encontrará un menú de servicio de habitaciones en el escritorio. La habitación también tiene acceso a Internet inalámbrico y cable." "Como un maldito hotel," Addison murmuró cuando entraron en la habitación. Se veía como una habitación de hotel, de hecho. Se quedó allí, en medio de ello, mirando alrededor de la decoración de buen gusto y la televisión de pantalla plana. Todo su cuerpo le dolía y no podía recordar incluso sentir este frío. El mundo parecía borroso en los bordes. Estaba a punto de desmayarse? Fuertes brazos se doblaron alrededor de ella y la jalaron hacia el sofá. "Vamos, Addison. Siéntate y voy a ordenarnos un poco de sopa y café. Necesitas comer." "No me siento con ganas de comer." Addison no estaba segura de por qué se resistía a Eleanor cuando ella la estaba guiando hacia el sofá, pero de alguna manera se sentía más segura de pie allí en el medio del piso, sintiendo frío. Si cedía al abrazo de Eleanor, ella comenzaría a llorar y lo más probable es que nunca pararía. "Cariño, ven aquí. Podemos postergar la comida. Sólo siéntate conmigo." La voz de Eleanor era baja, relajante, y todavía muy autoritaria. Era extrañamente reconfortante, como era la forma en que ella había llegado a percibir esta mujer. "Está bien." Sus piernas tambaleantes, Addison se acercó al sofá de cuero y se sentó. Eleanor envolvió una manta alrededor de ella y luego la extendió alrededor de Addison. "Estás tan fría. Aquí. Apóyate en mí." Las manos de Eleanor la atrajeron hacia sí. "Vamos a sentarnos aquí y serenarnos." "Gracias." Addison habló a pesar del nudo en la garganta. "Gracias. Sé que debes tener cosas que tienes que hacer. Es decir, otros lugares en los que tienes que estar." "Ni siquiera pienses eso. Había planeado pasar todo el día con Stacey. Nosotras tuvimos realmente un buen comienzo. No estoy alejándome de ese compromiso." Abrazando a Addison más cerca, Eleanor le acarició la espalda. "Además, quiero estar aquí. Para ella. Para ti. Absolutamente para ti." 124

"No me malinterpretes. Estoy contenta de que estés aquí. Yo – yo realmente te necesito." No fue fácil de decir. De alguna manera se sentía presuntuosa y demasiado exigente, el necesitar a Eleanor de este modo muy básico. "Si la situación fuera a la inversa, si lo que ocurrió con Priscilla hubiera sucedido ahora, yo te hubiera necesitado tanto." Eleanor presionó los labios contra la sien de Addison. "Ves?" "Sí. Tienes razón." Sabiendo sin lugar a dudas de que hubiera dejó todo para estar allí para Eleanor si sus papeles se hubieran invertido, Addison se permitió relajarse en el abrazo. Se sentaron en silencio durante la primera media hora. Era demasiado pronto para una información, pero Addison se encogía cada vez que pasos pasaban por su puerta, esperando y temiendo, que alguien se detendría y tocaría. Ella cerró los ojos y pensó en Stacey. "Hasta hace poco, ella siempre fue saludable," Addison dijo en voz baja. "Recuerdo cuando nuestra madre llegó a casa desde el hospital después de tener este pequeño paquete de cabello oscuro. Yo tenía nueve años de edad y no me gustaban las muñecas en absoluto, pero amaba a mi hermanita más que nada. Aprendí a cambiar pañales, mezclar la fórmula, y comprobar la temperatura de su agua de la bañera." "No es de extrañar que estés tan cercana." Eleanor le acarició la mejilla. "Sí. A medida que se hacía mayor, le enseñe a montar en bicicleta, deletrear su nombre, hacer un sándwich de mantequilla de maní y jalea, y operar el control remoto para la televisión." Addison resopló suavemente pero luego se puso seria y se estremeció. Eleanor la sostuvo aún más cerca. "Cuando nuestros padres murieron, lo que Stacey necesitaba de mí, sin contar con el suministro de alimentos en la mesa y un techo sobre nuestras cabezas, era debatir los conceptos de la vida y la muerte. Dónde estaban mamá y papá? Por cuánto tiempo iban a estar allí? Podrían oírla? Años después tuvimos la charla, donde traté de explicarle sobre el sexo. No es muy fácil cuando tu propia experiencia es limitada. Fue también cuando le dije acerca de cómo yo era diferente de la mayoría de las chicas que Stacey conocía. Cuando le comuniqué la noticia de que me sentía atraída sólo por las mujeres, Stacey lo tomó como algo totalmente natural. Estaba pasmada. De hecho, exigió conocer a mi novia. Me sentí bastante mortificada, pero tuve que confesar que no estaba en una relación en ese momento, la verdad era, que estaba teniendo problemas a la hora de dejar a alguien - pero le prometí a Stacey que se la presentaría en cuanto empezara a salir con alguien." Enroscandose contra Eleanor, Addison suspiró. Inmediatamente, Eleanor presionó los labios contra la sien de nuevo. "Dos años después, pensé que podría estar bien para dejar que Stacey conociera a mi novia de entonces, mi primera seria. Su nombre era Julianne, y resultó ser una catástrofe. Stacey estaba tan llena de expectativas. Creo que en su mente creía que 125

llegaríamos a convertirnos en una familia, algo que ella anhelaba. Cuando le presenté Julianne a Stacey, no me tomó mucho tiempo saber que esa relación había terminado, menos de una hora, creo. Julianne pasó de ser seductora y divertida a autoritaria y demostrativamente exasperada, lo que hizo a Stacey defensiva y enojada. Pude ver cuán dolida y decepcionada estaba Stacey. Simplemente me disculpé por cometer tal error y le pedí a Julianne marcharse." "Oh, cariño. Las dos tenían tantas esperanzas, verdad?" "Sí. Después abrace a Stacey, como me estás abrazando ahora, y la consolé. Ella, siendo típicamente Stacey, se culpó por 'arruinar mi vida.' Tomó algunas semanas persuadir, de hecho, antes de que pudiera convencerla de que ella era la única persona que me importaba." Girando la cara en el cuello de Eleanor, Addison murmuró, "Nunca lleve otra cita a casa." "Qué?" Eleanor saltó. "Así que cuando me pediste que fuera a ...?" "Fue un pequeño momento estresante." Addison echó la cabeza hacia atrás. "Stacey ya sabía cuán atraída estaba yo de ti. Dios, sólo le tomó minutos para darse cuenta de eso." "Y todavía querías que fuera a cenar." "Sí. Yo tenía un plan B calculado." Addison tembló, pero trató de sonreír de todos modos. "Plan B?" "Sí. Si tú y Stacey no se caían bien, no sería capaz de engañarla, lo sabía, pero todavía sería capaz de dejarle creer que se trataba estrictamente de negocios. Por suerte, nos besamos." "Lo que por supuesto tu hermana se imagino." Eleanor rió irónicamente. "Nunca he sido atrapada besuqueándome en el sofá. Nunca." "Yo tampoco. Y cuando Maureen ... Maureen!" Addison se incorporó tan rápido, que casi tira a Eleanor. "Tengo que llamar a Maureen. Ella tiene que saber. Han sido mejores amigas desde hace años. Ella tiene que-" "Cálmate, Addison." Eleanor tiró de ella con suavidad. "Vamos a esperar hasta que tengamos la primera información de los cirujanos. Por ahora, no tenemos realmente nada que decirle. Además, ella está en esa salida que Stacey no pudo asistir, no es así? En Connecticut?"

126

"Oh. Oh, sí, ella esta. Maldición, se me olvidó. Ella no estará en casa hasta tarde esta noche." Reclinándose contra Eleanor, Addison ocultó la cara contra su cuello. "Siento que estoy perdiendo la cabeza. Debes estar totalmente no impresionada." Ella suspiró.

***** Eleanor sacudió la cabeza. "Eres todo lo contrario." De hecho, ella admiraba como Addison logró controlarse como lo hizo, teniendo en cuenta que esta era su única pariente cercana, su pequeña hermana querida, en esa mesa de operaciones. Si hubiera sido Addison en esa mesa, ella incluso habría sido peligrosa para estar alrededor. Sin duda que ella habría arremetido y despedido a la mitad de su personal. Por así decirlo, sólo el hecho de que tenía que estar allí para Addison mantuvo a Eleanor fuerte. Había pasado sólo unas pocas horas con Stacey, si se les sumaba, pero la chica había rápidamente llegado en ella. Ella no tenía ninguno de los rasgos que encontraba molesto en algunos otros adolescentes con los que se había cruzado, pero no era una precoz mini adulta tampoco, que podría ser tan exasperante. Su dulzura, combinada con un gran sentido del humor, hacía a Stacey Garr irresistible e imposible de no gustar. Ella bajó la mirada hacia Addison, que ahora había cerrado los ojos mientras apoyaba la cabeza en el respaldo del sofá. Eleanor quería proteger a Addison, y a Stacey, de cualquier dolor o sufrimiento. No era una persona muy protectora normalmente, Eleanor se preguntó dónde esta ferocidad vino de parte de ella. Pero sabía que no tenía intención de dar marcha atrás. Addison la necesitaba y Stacey también. Eleanor podía imaginar exactamente que la gente alrededor de ella tendría un problema con esto. Accionistas y asociados que les parta un rayo. Se sentía atraída por una mujer. A ella no le importaba lo que otros pensaban. Una puerta se cerró fuerte en el pasillo y Addison saltó. "Ellie?" Ella trató de levantarse, pero Eleanor la contuvo. "Shh. Veamos si es algo concerniente a Stacey. Ellos vendrán aquí si es así." Rígida, Addison se sentó en el borde del asiento. Tensa, su cuerpo se estremeció de un modo apenas perceptible, como si fuera a romperse incluso si sólo la mirabas. El dolor contrajo el corazón de Eleanor y mantuvo sus brazos alrededor de Addison. "Por favor. Recuestate de nuevo, querida." Tirando suavemente, Eleanor logró convencer a Addison en recostarse de lado en su regazo, la cabeza apoyada en el hombro de Eleanor. Addison inhaló y exhaló profundamente, claramente tratando de recuperar la calma.

127

"Eso es. Lo estás haciendo bien. Te tengo." "Me siento como que estoy cayendo a pedazos. Que demonios? Qué tipo de ayuda soy yo para Stace cuando estoy actuando como una pelele total?" Addison hizo una mueca. "Ella va a necesitarme para ser fuerte, y se siente como si estuviera a punto de desgarrarme de las costuras por todas partes." "Entonces desgarrate aquí conmigo. Sólo déjate llevar ahora, y entonces puedes ser fuerte para Stacey después." Eleanor pasó la mano en un círculo en la parte posterior de Addison. "Todo está bien." "Pero qué si no puedo recomponerme de nuevo? Entonces qué?" Volviendo la cabeza, Addison miró a Eleanor, sus ojos hinchados y la cara pálida. "Lo harás. Eres fuerte, y cuando sea el momento de ir por Stacey, habrás soltado algo de este vapor. Sólo sujétate a mí." Eleanor se aseguró de que sonaba a partes iguales firme y comprensiva. "Cuando el médico venga a hablar con nosotras, te ayudaré a volverte de nuevo en la hermana fuerte de Stacey otra vez." En esto, Addison pasó un brazo alrededor de Eleanor y lloró silenciosamente. A medida que la blusa de Eleanor se empapó de lágrimas, trató de encontrar las palabras perfectas para hacer a Addison creer que todo iba a salir bien, pero no existía ese tipo de palabras. En cambio, la única cosa que podía hacer que tuviera cualquier efecto era abrazar a Addison estrechamente. Ocultando sus propios ojos llenos de lágrimas presionando su cara en el cabello de Addison, Eleanor sabía que cuando se trataba de hacer a Addie sentirse querida y segura, no podía imaginar siquiera querer dejarla ir.

Cpítulo 18 En la llamada a la puerta, Addison se paró sobre las piernas tan inestable que estaba segura de que se caería de cabeza en la pared de enfrente. Afortunadamente, Eleanor se paró con ella y la estabilizó. "Déjame ver eso." Eleanor se acercó a la puerta y la abrió. "Sra. Garr?" Un hombre alto miraba sobre los hombros de Eleanor en Addison. "Stacey? Esta Stacey bien?" "Entre, Dr. Stromberg." Eleanor levantó la vista de su credencial. "Soy Eleanor, una amiga de la familia." Se dieron la mano antes que el Dr. Stromberg se girara hacia Addison. 128

"Sólo han pasado unas pocas horas. Cómo está?" Addison se sintió palidecer. "Stacey está descansando cómodamente después del procedimiento," el doctor dijo rápidamente. "Por qué no nos sentamos y le daré un informe detallado de la cirugía." Sosteniendose ciegamente a la mano de Eleanor, Addison se sentó en el sofá de nuevo. "Descansando cómodamente? Se acabó?" "El procedimiento fue muy bien, Sra. Garr. Después de revisar los resultados de la resonancia magnética mi equipo y yo estábamos en un consenso total en cuanto al método. El enrollar era la única alternativa, como el aneurisma de Stacey se localizaba en un lugar donde no hubiéramos podido llegar quirúrgicamente sin poner en riesgo las funciones vitales." "El Dr. Reimer dijo que enrollar era la forma en que él quería operar también," Addison murmuró, luchando contra las náuseas. "Stephen Reimer? Lo conozco bien. Me pondré en contacto con él cuando revise a Stacey, para ponerle al corriente del hecho de que nos hemos adelantado en esto." "Que implica enrollar?" Eleanor preguntó. "Como el aneurisma de Stacey estaba localizado cerca de sus centros del habla y había comenzado una filtración lenta, pero obvia, no podíamos cortar quirúrgicamente sin poner en peligro el tejido cerebral circundante. En cambio utilizamos el enrollar, un tratamiento endovascular. He insertado un catéter en un vaso sanguíneo en la cadera de Stacey, y, con la ayuda de eso, mi equipo y yo comprimimos enroscados dentro del aneurisma hasta que el flujo sanguíneo no pueda llegar a más. Que fue extremadamente bien, y la condición de Stacey se mantuvo estable durante todo el procedimiento." "Podemos verla?" Addison juntó las manos, tirando con fuerza en sus dedos. "Sí, tan pronto como sea instalada en la ICU (*). Vamos a monitorearla de cerca hasta que estemos seguros que no hay más inflamación del cerebro. Hasta ahora, solamente vemos sólo mínimas señales de ello. La filtración también era leve, y esperamos ver una reversión completa de los síntomas que tenía cuando fue admitida." "Oh, Dios." Addison estaba temblando bastante fuerte para sus dientes traquetear. Sintió la mano de Eleanor tomar las suyas, suavemente separándolas y tirando de ellas. "Te vas a lastimar, querida." Eleanor masajeó las manos de Addison. (*) Unidad de Cuidados Intensivos

129

"Oh." Tomando una profunda respiración, Addison volvió su atención al médico. "Así que el sangrado se ha detenido por completo?" "Sí. Como el Dr. Reimer podría haberle explicado, Stacey necesitara chequeos regulares, como el riesgo de un problema recurrente es mayor que con la cirugía abierta en el cerebro." "Quiero verla. Cuánto tiempo antes de que esté en la ICU?" El Dr. Stromberg comprobó el reloj de la pared. "Oh, yo diría que podríamos empezar a dirigirnos allí ahora." "Oh si. Vamos a verla. Ahora mismo." Rebotando desde el sofá como si estuviera electrocutandose, Addison miró suplicante a Eleanor. "Vas a venir también, verdad?" "Trata de detenerme," Eleanor murmuró. "Esta sigue siendo su sala de espera privada, que puede mantener durante el tiempo que Stacey sea una paciente en la ICU. No espero que vaya a necesitar más que unos pocos días, a menos que tenga complicaciones. Ella debe ser capaz de ir a la clínica de rehabilitación después de eso." El Dr. Stromberg cortésmente mantuvo abierta la puerta para ellas. "Oh, la tarjeta de acceso?" Addison se detuvo afuera de la puerta, girandose demasiado rápido y regresando de nuevo en la habitación. Dentro buscó y buscó, pero todo daba vueltas y no podía encontrar el pequeño folleto con las llaves. "No, no, no. Dónde está? No puedo ... no puedo ... " Unos fuertes brazos se envolvieron alrededor de ella. "Las tengo, querida," Eleanor susurró al oído. "Estás entrando en pánico. Todo está bien. Vamos a ver Stacey y ella va a estar bien también." "Sí." Addison se apoyó en Eleanor por unos momentos. "Sí. Gracias. Vamos." Calmada ahora, ella pasó al Dr. Stromberg, su mano de forma segura en la de Eleanor.

***** Stacey estaba pálida, pero no de la forma en que había estado cuando el aneurisma comenzó a filtarse. Eleanor estaba detrás de Addison, quien estaba sentada en una silla al lado de la cama de Stacey. Sosteniendo la mano de Stacey con cuidado, Addison murmuró expresiones de cariño. Eleanor mantuvo sus manos sobre los hombros de Addison mientras estudiaba la forma inmóvil en la cama.

130

El cabello largo de Stacey yacía en un río marrón de rizos por encima de su cabeza. Su cara, ahora desprovista de maquillaje y viendose muy joven, aparecía serena, y Eleanor no quería pensar en como retorcida de dolor había estado hace sólo unas horas. La forma en como Stacey se había aferrado a ella cuando ambas cayeron en el salón, viéndose en completo terror y agonía ... Eleanor rezó para que nunca tuviera que atestiguar eso de nuevo. Una enfermera se acercó a la cama y comprobó los signos vitales de Stacey. Ella sonrió alentadoramente en Addison. "Todo ha sido verificado. Su presión sanguínea está bien y también lo están su pulso y respiración." "Qué significa eso?" Addison señaló en un monitor. "Tengo la parte del pulso y la respiración en ello, menos ese, que dice 98?" "Ese es su nivel de oxígeno. 98 es normal por lo que no necesita oxígeno." La enfermera revisó los fluidos por vía intravenosa. "Soy responsable de Stacey hasta que termine mi turno. Sólo grite si tiene una pregunta, Sra. Garr." Eleanor agarró otra silla, cuando sus pies empezaron a objetar el estar parada en sus tacones altos. Se sentó al lado de Addison y puso una mano en la pierna inferior de Stacey. "Me alegro de haberte podido persuadir a comer antes." Eleanor acarició el hombro de Addison. "Por no mencionar de que en realidad te dormiste durante media hora." "Pude hacer eso sólo porque tu estabas allí. Realmente." Addison inclinó la cabeza hasta que su mejilla tocó la parte posterior de la mano de Eleanor. Alrededor de ellas, las enfermeras realizaban su trabajo, eficientes y amables. El Dr. Stromberg parecía satisfecho con la condición de Stacey y había ido y venido dos veces desde que tomaron su vigilia. "Addison? Tengo que ir a hacer unas llamadas." Eleanor se inclinó y habló en voz baja para no molestar a Stacey. "Ya vuelvo." Su cabeza alzandose, Addison asintió solemnemente. "Está bien. Te he mantenido de tus citas y reuniones todo el día." Eleanor se dio cuenta de que Addison había entendido mal. "Ya vuelvo. Sólo estaré fuera durante media hora más o menos. Como pasaremos la noche aquí, pensé que ahorraría tiempo si trabajaba desde aquí. También necesitamos un cambio de ropa."

131

Parpadeando rápidamente, Addison articuló "Oh" y luego sonrió. "Gracias a dios. Realmente te necesito aquí. Tengo tanto que hacer mañana con todo el papeleo. Estoy sorprendida de que nadie ha venido para empujar una factura debajo de mi nariz todavía." "Hmm. Sí. Bueno. Voy a pedirnos algo de comer para esta noche." Eleanor miró su reloj. "Son casi las ocho. Qué te gustaría comer?" "Cualquier cosa. Algo ligero. Pollo?" "Ya lo resolveré." Eleanor hizo una nota mental acerca de que hacerles traer a Addison. Ella rodeó la cama y presionó sus labios suavemente en la frente de Stacey. "Te veré pronto." Se volvió como si fuera a salir y luego se giró, dio dos pasos rápidos hacia Addison, y la besó suavemente en los labios. "Aguanta ahí. Tengo mi celular si me necesitas." "Bueno saberlo." Eleanor salió al pasillo, su teléfono celular ya en su oído. "Susan, hola." "Eleanor? Cómo está la niña?" Susan sonaba aliviada al saber de ella, y Eleanor supuso que ella había estado más o menos sentada con su teléfono en la mano, lista para responder. "Lo está haciendo bien teniendo en cuenta que acaba de tener una cirugía. Addison esta con ella y nos vamos a quedar aquí esta noche. Tenemos una habitación privada, lo que significa que vamos a necesitar ropa. Enviame un traje de negocios para mí, el carbón con la camisa de marfil. Las zapatillas negras Manolo Blahnik. También voy a necesitar algo de ropa de dormir. Cualquiera de las franelas. Dos conjuntos de ropa interior. Algo cómodo para mis pies. Mis tenis Nike. En lo que se refiere a Addison, comprale dos atuendos deportivos. Dos juegos de camisetas, calcetines, y ropa interior. Ella es talla ocho. Ah, y algunos tenis Nike para ella también. Numero 8½. También necesitamos dos porciones de ensalada de pollo, agua mineral y jugo de naranja. Lo tienes todo eso?" "Sí, Eleanor. Haré que lo envien en tu habitación." "Bien. Ahora, asegúrate de que todos los documentos que necesito para mañana estén disponibles en el servidor. Tengo mi laptop aquí conmigo, y quiero que establezcas teleconferencias para todas mis reuniones mientras este aquí." Eleanor dio Susan el número de Addison y su habitación. Desconectando la llamada, Eleanor cerró los ojos brevemente. Ella confiaba en Susan implícitamente después de haber trabajado con ella durante años, pero también estaba segura de que su asistente era curiosa y preguntándose por qué Eleanor estaba tomandose un interés tan personal en Addison y Stacey 132

Garr. Eleanor también sabía que Susan era demasiado profesional, y también muy agradable, para hacer preguntas o chismes acerca de algo que no le concernía a ella. Volviendo a la habitación de Stacey, se detuvo en la puerta, teniendo a la vista de las dos hermanas. Addison se inclinó apoyando la parte superior del cuerpo en la cama con su cabeza junto a la de Stacey, con sus ojos cerrados. Los ojos de Stacey, sin embargo, estaban abiertos. Eleanor se acercó lo más silenciosamente que pudo, a pesar de sus tacones, hasta la cama. "Hola, Stacey," dijo ella en voz baja. "Como te sientes?" "Se-sedienta." La voz de Stacey era pastosa, pero sonaba como si fuera más porque tenía la boca seca. Sus ojos parecían un poco hinchados, pero aparte de eso, se veía notablemente bien. "Addie esta durmiendo." "Ella esta cansada. Ella ha estado muy preocupada por ti." Eleanor movió su silla al otro lado de la cama. "Deberíamos llamar a la enfermera." Ella presionó el botón en el panel junto a la cama. "Addison?" Colocando su mano en la parte superior de la cabeza de Addison, rascó suavemente el cuero cabelludo. "Addie?" "Mmm? Qué?" Viéndose pálida y somnolienta, Addison parpadeó hacia ellas y luego sus ojos se abrieron enormes. "Stace? Stacey!" Ella tomó un agarre más firme de la mano de Stacey. "Estas despierta." "Y se ve muy bien," la enfermera de antes dijo desde el pie de la cama. "Voy a llamar al Dr. Stromberg." "Puede tener algo para beber? Ella tiene sed." Eleanor parpadeó lágrimas de sus pestañas a la vista de la expresión de Addison de alivio total. "Voy a traer un poco de hielo hasta que el Dr. Stromberg apruebe otra cosa. Estoy segura de que los fluidos estarán bien dentro de poco." La enfermera hizo una nota en el gráfico y se marchó. "Cómo te siente, nena?" Addison dio unas palmaditas en el brazo de Stacey. "Brumosa. Que pasó?" "Qué es lo que recuerdas?" Eleanor preguntó. "Tomando notas. El té ... D-dolor." Su ceño fruncido. "Terrible dolor de cabeza." 133

"Y ahora? Te duele ahora? "Addison se sentó, mirando alarmada. "No" Stacey se desplazó hacia ella. "Oops. Oh. Sí. Mi cadera? Ay?" Una voz masculina interrumpió. "Hola ahí. Tranquila. Te dolerá un poco durante unos días. Hurgamos justo por encima de tu muslo un poco con un catéter. Soy el Dr. Stromberg. Realicé el procedimiento con mi equipo." El médico le tendió una taza con una cuchara metida en ello. "Aquí. Comenzamos con algunos cubitos de hielo, y si no tienes náuseas de eso, podemos pasar al agua, jugo de manzana, y así sucesivamente." "Jugo ..." Stacey dijo en una voz anhelante. Eleanor tomó la taza y recogió unos cubitos con la cuchara. Colocandola en los labios de Stacey, mientras observaba a la chica chuparlos con lo que tenía que ser descrito como una mirada dichosa. "Sabes por qué estás en el hospital?" El Dr. Stromberg sonrió amablemente, pero sus ojos color gris acero se centraron como láser en la cara de Stacey. "No recuerdo, ya sabe, exactamente lo que pasó, pero supongo que mi aneurisma reventó o algo así." Stacey estaba recuperando su voz y le hizo señas a Eleanor para darle más hielo. "No exactamente tan dramático, pero comenzó a filtarse. Que recuerdas?" "Como le dije a Eleanor y Addie, no mucho. Sólo momentos. Y el dolor. Y gente hablando en mi oído y hurgándome." "Me disculpo. Nosotros empujamos y pinchamos mucho por aquí." Apoyandose en el pie de la cama, el médico sonrió torcidamente. "Puedes decirme los nombres de estas dos encantadoras damas y tu relación con ellas?" Eleanor quería rodar los ojos, pero supuso que Stromberg había adoptado ese tono ligero y coqueto para el beneficio de Stacey. "Por supuesto." Stacey en realidad parecía bastante ofendida. "Esta es mi hermana Addison Meredith Garr. Y esa es su novia, Eleanor Maryanne Ashcroft." Eleanor nunca, nunca dejó caer la mandíbula. Nada la sorprendía mucho en estos días, pero ahora, este muchacha adolescente de aspecto frágil había logrado impactarla y sorprenderla con sólo unas pocas palabras. Novia, en efecto. Y cómo demonios Stacey sabía su segundo nombre? Oh, eso era correcto. Ella había confesado ese mismo día sobre la investigación de ella en Internet.

134

"Stacey." Addison se cubrió los ojos y cautelosamente la miró entre sus dedos. Esto dio a Eleanor un recuerdo de cuando ellas habían skypeado hace sólo cuatro noches. Oh, Dios . Ella obligó a esas imágenes a salir de su mente al instante. "Bueno, eso lo aclara, entonces." El Dr. Stromberg sonrió aún más ampliamente. "Ahora, quiero realizar algunas pruebas neurológicas básicas para ver cómo lo estás haciendo. Aprieta mis manos tan fuerte como puedas, por favor." El se movió al lado de Stacey y le tomó las manos. Eleanor trató de determinar si Stacey era más fuerte en la mano que había sido afectada antes, pero era difícil de juzgar con sólo observar. "Bien," El Dr. Stromberg dijo sin comprometerse. "Cierra los ojos y apunta a tu nariz así." El demostró con amplios gestos. Stacey hizo lo que le dijo, y esta vez fue obvio que ella perdió su nariz por un par de pulgadas con su mano izquierda. "Maldita sea," Stacey dijo, y lo intentó de nuevo, pero con el mismo resultado. Su barbilla comenzó a temblar. "No te preocupes por eso. Es pronto todavía y vas a mejorar. Prueba esto." El doctor movió sus manos hacia atrás y adelante. Stacy lo hizo mejor con ese movimiento, que la hacía parecer un poco menos estresada. Después de varias otras pruebas, el Dr. Stromberg sonrió alentadoramente. "Bueno, primero, voy a dejarles a las enfermeras saber que puedes tener agua y jugo. Si esto va bien, puedes tener un poco de yogur o helado." "Oh. helado." Stacey se iluminó. "Entonces quiero que tengas una buena noche de sueño. Es tarde." Él miró su reloj. "Casi medianoche. El personal estará comprobandote varias veces durante la noche, pero en medio de eso, espero que seas capaz de dormir." "Esta bien. Gracias, Doc." "Stacey." Addison miró a su hermana con tierna amonestación. "Lo siento. Gracias, Dr. Stromberg." "Eres muy bienvenida. Y si no estoy sobrepasando fronteras, sugiero que ustedes damas descansen un poco también. Prometemos llamarlas a su habitación si Stacey las necesita." Él asintió con la cabeza y salió de la habitación. "No te voy a dejar!" Addison pareció sorprendida. 135

"Hermana, honestamente. Estoy bien. Voy a beber un poco de jugo y esperanzadamente tener un poco de helado y luego dormir. Estoy muy cansada." "Pero puedo sentarme aquí y - " Su voz cautiva, Addison agarró la ropa de cama como si pensara que ellos la sacarían de allí. "No, hermana. Por favor." Stacey tiró débilmente en la manga de la camisa de Addison. "Dame un gran abrazo y luego ve a dormir un poco. Te prometo si te necesito, voy a hacer que ellos te llamen." Addison chupó el labio inferior entre sus dientes y parpadeó rápidamente. "Estás segura?" "Mucho. Voy a necesitarte mañana cuando algunos alegres de terapia física me obliguen a salir de la cama." Eleanor sabía que en ICU, no permitían permanecer dentro de la habitación, pero no vio la necesidad de informar a Addison por el momento. Ella esperaba que Addison escucharía a Stacey y sentirse tranquila lo suficiente como para irse, pero si no lo hacía, ella tendría que dejarle saber a la mujer terca y preocupada. Addison miró entre ellas, su barbilla levantada como para desafiar a alguien, pero entonces sus hombros se hundieron y se apartó el pelo detrás de las orejas con una expresión derrotada. "Esta bien. Sólo prométemelo, Stace. De acuerdo?" "Estás bromeando? Crees que sufro algo sin tí aquí?" Stacey estaba también más pálida ahora y parecía feliz solamente de descansar contra las almohadas en la cama del hospital y cerrar los ojos. "Solamente me voy a quedar despierta lo suficiente como para persuadirlos sobre el helado." "Cualquier cosa por un helado. Esa es mi chica." Addison besó la frente de Stacey. "Descansa, y te veré mañana por la mañana, a primera hora." "Duerme bien. Estoy bien, recuerdas? Recién enrollada y cableada." "Dios," Addison murmuró. Eleanor se inclinó y besó la mejilla de Stacey. "Me haré cargo de ella," susurró en su oído. Stacey asintió. "Buenas noches. Gracias por estar aquí por Addie y por mí." "Me alegro de poder ayudar. Duerme un poco, Stacey." Eleanor rodeó la cama y envolvió su brazo alrededor de la cintura de Addison. "Te veo mañana." "Noches." Stacey cerró los ojos y parecía como si se durmiera al instante. 136

Eleanor guió a Addison de regreso a su habitación. En el interior, se dio cuenta de que Susan había cumplido su encargo cuando dos maletas de noche estaban colocadas justo en el interior. Dos bolsas de guardarropa colgadas en la puerta del armario. "Quien -? Oh, tú organizaste esto?" Addison miró las bolsas con la sorpresa escrita en su rostro. "Pero cómo?" "Susan. Tuve que adivinar lo que te podría gustar llevar mientras te quedas aquí con Stacey, pero estoy segura que estaras cómoda." "Y yo aquí temiendo tener que llevar la misma ropa interior un día más. O llevando ropa interior." Addison dio media sonrisa, pero parecía incómoda. "No creo que mi seguro cubre esta habitación, Eleanor." "No te preocupes. Está incluida. Lo comprobé." Ella cruzó los dedos, con la esperanza de que Addison no haría más preguntas a fondo esta noche. Addison necesitaba descansar, ambas lo necesitaban. "Sí?" Frunciendo el ceño, Addison se frotó la sien. "Bueno, si estás segura." Ella parecía demasiado fatigada para permanecer centrada. "Me muero por una ducha. Puedo ir primero?" "Por supuesto. Cuando hayas terminado, hay una ensalada de pollo con tu nombre sobre ello en la mesa." "De verdad? Guau. Me había olvidado de eso." "Es por eso que me tienes aquí. Para asegurarme de que descanses y comas, para que puedas centrarte en Stacey." La expresión de Addison se alteró inmediatamente. Sus ojos brillaban con un suave ámbar, y luego echó los brazos alrededor del cuello de Eleanor. "Dios, Ellie. No sé lo que habría hecho sin ti aquí. Eres increíble. Absolutamente increible." "No soy una santa," Eleanor dijo, cautelosamente. "Tengo un gran interés en las dos." "Lo tienes?" Inclinandose hacia atrás para mirar a los ojos de Eleanor, Addison la miró inquisitivamente. "Cómo es eso?" "Me preocupo por ti, y por decirlo como tú, no puedo imaginar lo que haría sin ti." "Ellie ..." Addison le acarició la mejilla y se acercó para darle un suave beso. "Por qué no comes mientras estoy en la ducha, y pueda hacer lo mismo? Estoy muy cansada, y todo lo que puedo pensar en este momento es dormir a tu lado." 137

Capítulo 19 Addison se secó después de una ducha rápida, caliente. Su estómago estaba gruñendo, y aunque era muy tarde, ella estaba lista para consumir la ensalada de pollo. Se puso un par de bragas blancas y franelas de rayas azules y blancas que la asistente de Eleanor había traído. Echando un vistazo en la bolsa de aseo colocada en el mostrador, descubrió nuevos cepillos de dientes y pasta dental. Ella tendría que lavarse los dientes otra vez después de comer la ensalada, pero se moría por sentirse fresca por todas partes. Se encontró a Eleanor en el sofá, centrándose en su laptop con un plato medio vacío a su lado. "Te retrasaste mucho después de hoy?" Addison se acercó a la mesa y levantó la tapa del segundo plato. Después se sirvió un poco de agua mineral, cogió un tenedor y se lo llevó todo al sofá. "Ellie?" "Mmm? Oh, lo siento. Qué dijiste?" "Si te perdiste muchas cosas importantes hoy?" "Algunas, pero nada ni siquiera se acerca a lo importante que era para mí estar aquí." La pequeña flama en su estómago que siempre estaba encendida cuando estaba alrededor de Eleanor estalló en una hoguera. Addison comió en silencio mientras observaba a Eleanor trabajar. Era fascinante ver cómo la mujer se centraba mientras pulsaba en el panel táctil mientras hojaba sus documentos densamente escritos y gráficos. De vez en cuando ella fruncía el ceño, pero finalmente sonreía, suspiró y cerró la laptop. "Ahí. Ahora voy a ducharme." "Te importa si sólo me lavo los dientes primero para poder meterme en la cama?" "Adelante." Addison puso su plato vacío sobre la mesa y se dirigió al cuarto de baño. Cepillando sus dientes, saltó cuando Eleanor entró detrás de ella y empezó a desvestirse. Addison quería apresurarse, darle a Eleanor su privacidad, pero entonces de nuevo, Eleanor sabía que ella estaba aquí. Ella no tenía que desnudarse aquí, mientras Addison se cepillaba los dientes. Podría ser que Eleanor ya estaba cómoda alrededor de ella? No parecía como una persona ocasional, de espíritu libre que se desnudaba fácilmente delante de cualquier persona. Y puesto que Addison era apenas alguien ... "Puedo oír las ruedas girando aquí," Eleanor dijo en voz baja, con una leve sonrisa en los labios. "No, no estoy tratando de avergonzar a ninguna de las dos, o hacer alarde de algo, 138

o incluso burlarme. Estoy sólo ansiosa de tomar una ducha para que finalmente podamos acostarnos y dormir un poco." "Por supuesto. Entendido."Addison pudo confirmar su rubor en el espejo mientras se enjuagaba la boca antes de apresurarse a salir de allí. De todas las formas de actuar inmaduras, idiotas. Comiéndose con los ojos a Eleanor a través del espejo como una completa idiota. Addison rodeó la cama tamaño queen en el lado izquierdo, y, por alguna razón, cayó en la cuenta de que estarían realmente compartiendo una cama. "No es exactamente lo que fantaseé sobre ello." Murmurando, empujó dos de las almohadas hasta que estuvieron colocadas a su gusto. Mientras se acurrucaba, sus brazos envueltos alrededor de su sección media, cerró los ojos y trató de quedarse dormida al instante. Por supuesto, el débil sonido de agua corriendo en el baño no ayudó. Parecía como si las imágenes parpadeantes en su mente fatigada eran bien las de una inconsciente Stacey o una Eleanor medio vestida. "¡Ah!" Ella empujó su puño en una de las almohadas. "Oh. Qué hizo la almohada?" Addison se volvió sobre su espalda. Eleanor parada en el lado opuesto de la cama, también vestida en franela. Ella estaba colocando su reloj y teléfono celular en la repisa doble como una mesita de noche. "La almohada es inocente," Addison dijo con tristeza. "Sólo - siento como si estuviera a punto de volverme loca." "No es de extrañar. Este día ha sido horrible para ti." "Sí, pero no sólo eso. Comenzó de maravilla, luego se cerró de golpeó directo en horrible, y lentamente se hizo bastante bien otra vez cuando Stacey salió después de la cirugía. Lo que ha sido genial de esto es lo maravillosa y preocupada que has estado por nosotras. Entonces estamos duchandonos y durmiendo juntas ... bueno, estoy desgarrada." "Desgarrada sobre quién realmente estabas dando un golpe bajo?" "No estaba golpeando a una persona!" Horrorizada, Addison se quedó mirando a Eleanor, hasta que se dio cuenta de que le estaba tomando el pelo. "Oh. Hmm." Se cubrió la cara con las dos manos. "Soy un desastre. Una idiota total. No me escuches." La cama bajó cuando Eleanor se instaló en su lado. "Sí, estoy de acuerdo, estás hecha un desastre después de hoy, pero eso no es culpa tuya. En cuanto a ser una idiota, no estoy de acuerdo." Ella hizo rodar a Addison suavemente hasta que terminaron justo al lado de la otra. "Y quiero escuchar, pero qué tal si hablamos mañana cuando hayamos tenido tiempo para dormir y recargar?" 139

"Suena estupendo. Eso me impedirá seguir plantando más pies en mi boca." Addison inhaló el aroma lujoso del gel de baño de Eleanor. Eleanor se rió entre dientes. "Entendido. No más plantas de pies." El hecho de que Eleanor pueda quitarle gravedad a la situación y parecer a gusto simplemente relajándose junto a ella hizo posible para Addison respirar. "Stacey comienza a sonar como ella misma." "Sí, diría que sí, si te refieres cuando me presentó como tu novia." "Lo sé. No puedo creer que ella hizo eso. Sin duda que va a culpar el salir de la anestesia." Addison gimió. "Eso tiene sentido. Ella sale de la anestesia pensando que es una brillante idea que salgamos del clóset con su neurólogo." Era más difícil ahora saber si Eleanor estaba bromeando o no. "Um. Sí. Esperemos que se encuentre dentro de la confidencialidad médico-paciente." "No somos los pacientes." "No éramos las que haciamos la excursión." "Cierto." Eleanor se giró completamente sobre su lado y colocó una mano ligeramente sobre el hombro de Addison. "Hora de dormir." "Bien. Buenas noches." "Buenas noches." Addison estaba segura de que sería imposible dormir, pero esperaba un poco de descanso de calidad al menos. Para su sorpresa, le tomó sólo tres o cuatro minutos para sentirse mareada. Junto a ella, la respiración de Eleanor ya indicaba que estaba profundamente dormida. Alguna luz brilló a través de las cortinas e iluminó los reflejos rubio platino en su cabello y perfiló su rostro. Addison se dejó absorber por la belleza desgarradora de Eleanor hasta que no pudo mantener los ojos abiertos por más tiempo.

***** Eleanor se despertó de un dolor leve en el costado. Ella gimió y trató de cambiar para encontrar una posición más cómoda. Un gemido la sobresaltó y luego algo duro golpeó su espinilla. 140

"Qué demonios?" Girandose cautelosamente hacia Addison, simplemente apenas alcanzó un largo brazo, balanceándose antes de que la golpeara de nuevo. "Addie? Addison!" Ahora bien despierta, Eleanor rápidamente se dio cuenta de que Addison estaba sumida en medio de una pesadilla. "Cariño, despierta. Por favor." Addison estaba temblando, y cuando Eleanor trató de apartar el largo cabello de las sienes sudorosas de Addison, podía oír los suaves quejidos con cada respiración. No podía soportar ver a Addison en un tormento. Capturando el otro brazo agitado con la mano libre, ella puso sus labios en la oreja de Addison. "Despierta. Addison!" Ella habló severamente, esperando abrirse paso, pero estaba claro que la pesadilla había cavado sus garras profundamente en Addison, temiblemente mal. "St-Stacey." Addison jaló para liberarse. "No, no, no ..." "Stacey esta bien. Todo está bien. Soy yo. Es Eleanor. Por favor, despierta, querida." Addison pateó con las piernas y golpeó la espinilla de Eleanor de nuevo. Gimiendo de dolor, enganchó la pierna por encima de las dos de Addison para tratar de someterla. "Addie, abre los ojos. Es solo un sueño. No es real. Lo que sea que estés soñando, no es real." "Ellie. Eleanor!" Los ojos de Addison se abrieron de golpe, las lágrimas brotando de ellos. "Se fueron. Estaban aquí y luego se habían ido y no puedo encontrarlos. Estaba sosteniendolos y luego desaparecieron y me dejaron detrás -" Su voz temblaba tanto, que era difícil entender lo que estaba diciendo. "Detente, por favor. Por favor, Addie. Estás a salvo. No me he ido y tampoco Stacey. No estás sola. No lo estás. Lo prometo." "Ellie?" Addison parpadeó y lentamente dejó de luchar. "Qué-oh. Oh." "Una pesadilla. Una mala." Tan aliviada de que Addison estaba finalmente despierta, Eleanor la soltó y se dejó caer sobre la almohada. Mantuvo un brazo protector alrededor de la cintura de Addison, no iba a dejar que se sintiera abandonada. "Estoy aquí." "Oh, gracias a Dios. Lo estás. Lo estás." Addison ocultó su cara en el cuello de Eleanor. "Estaba tan asustada y era tan real. Estaba corriendo a lo largo de algunas vías y había restos de carros por todas partes, pero no había señales del tren. Y vi tu coche. El Maserati. Y te habías ido. Y Stacey también."

141

"Suena muy espantoso. Tu mente parece haber mezclado el accidente de tus padres con lo que más temes en este momento. No es de extrañar que estés tan perturbada después de ver a Stacey tan enferma ayer." "Fue horrible. Estaba completamente sola." Apartando el cabello de la cara, Addison tomó una profunda respiración. "Gracias por despertarme. Lo siento, te desperté sin embargo." "No tienes que disculparte." Eleanor besó la frente de Addison antes de comprobar la hora. "Todavía podemos conseguir dormir otras dos horas y media si tenemos suerte." "Sí." Addison no sonaba segura. "Tienes miedo de volverte a dormir?" Ella tomó la mejilla de Addison. "Estoy aquí. Te despertaré si ocurre de nuevo. Lo prometo." "No lo sé. Estoy inquieta por todas partes, como si todas mis terminaciones nerviosas estuvieran en alerta. Ya sabes, como puedes ponerte cuando una tormenta está a punto de golpear? "Addison se abrazó a sí misma y se frotó los brazos. "Es la cosa más rara." "Qué si te acuestas de espaldas a mí? Puedo abrazarte, y si te despiertas, lo sentiré." "Eres tan fabulosa por no perder la paciencia conmigo estando tan jodidamente necesitada." Addison se desplazó hasta que estaba sobre su costado, y Eleanor se acurrucó con ella por atrás. "Tú harías lo mismo por mí, verdad?" "Si por supuesto. En un instante." "Bien entonces." Eleanor envolvió su brazo derecho alrededor de Addison. Leves temblores reverberaban de ella a Eleanor. "Shh. Solamente relájate." Eleanor cerró los ojos y mantuvo a Addison apretada. Cuando todavía estaba tan tensa después de varios largos minutos, Eleanor empezó a frotar su vientre lentamente para tratar de relajarla. Extrañamente, esto parecía poner a Addison aún más rígida e incluso alejarse del contacto del cuerpo con ella. "Cariño? Qué ocurre? Sigues afectada?" "No. No, solamente no estoy cansada. Bueno, estoy, pero no puedo relajarme e ir a dormir." Addison estaba balbuceando, lo que mostraba lo nerviosa que estaba. 142

"Quieres que te suelte?" "¡No!" Addison alcanzó la mano de Eleanor y tiró de su brazo de nuevo a su alrededor. "Te necesito. Realmente te necesito." "Dime que necesitas. Por favor, vas a compartir conmigo por qué estás tan nerviosa?" Eleanor comenzó a acariciar el estómago de Addison de nuevo, de vez en cuando deslizando su mano por su cadera y arriba y abajo de su muslo. "Relájate, querida. Te tengo." "Sin tu toque, tengo frío y tiemblo, y contigo abrazandome, estoy ardiendo y sacudiendome por todas partes. Estoy totalmente jodida." Enterrando su cara en el cabello en la nuca de Addison, Eleanor inhaló profundamente. "Qué necesitas? Puedo pensar en algo que te ayudará a relajarte." Ella deslizó su mano y tomó el pecho derecho de Addison en el exterior de la chaqueta de la pijama. "Ellie!" Arqueándose, Addison puso su mano en la parte superior de la de Eleanor, manteniéndola más firmemente contra su pecho. "Por favor." "Te tengo. Confia en mí, Addie. Déjame ayudarte." "Oh Dios. Estoy tan exitada. Joder." Su voz un mero gemido, Addison se retorció contra Eleanor. "Shh. Ahí. Cómo es eso?" Eleanor sintió la protuberancia dura del pezón de Addison contra la palma de su mano y masajeó suavemente. Besando el cuello de Addison, presionó la pierna derecha hacia adelante, entre las de Addison. El centro de Addison se encendió contra su muslo, como si estuviera en llamas. "Oh, Dios, Ellie. Por favor, por favor, por favor." Los susurros febriles de Addison fueron directamente al centro de Eleanor, pero no iba a dejar que esto fuera por ella, ni por un momento. Esto era sobre estar allí para Addison. "Quiero que te corras por mí, querida," Eleanor dijo, apretando los muslos mientras sus propias palabras hicieron a Addison gemir. Ella no había contado bastante en que Addison necesidad de su toque tanto. Tampoco había esperado ella misma responder de la manera en que lo hizo. "Tócame, por favor?" Addison susurró. Por un momento, Eleanor no consiguió lo que Addison quería decir, pero entonces sus mejillas ardieron y ella deslizó su mano hacia abajo. Ella no iba a tocar la piel de Addison, 143

como de alguna manera parecía ir demasiado lejos, demasiado pronto, y en el momento equivocado. Empujando sus dedos entre las piernas de Addison, ella se sorprendió de lo caliente y húmeda que Addison estaba. Maniobró su pierna apartando las de Addison un poco más, para un mejor acceso. Addison estaba temblando y jadeando por aire ahora. Empujando hacia adelante, ella trataba claramente de hacer un firme contacto con la mano de Eleanor. "Así?" Eleanor murmuró, haciendo círculos con los dedos frotando contra Addison sobre la costura de la franela de la pijama de los pantalones. "Sí, oh, sí, así. Ellie, no sueltes." "Nunca." "Estoy ardiendo. Tan caliente. Tan - ¡oh! Oh!" Addison se puso tan rígida que Eleanor temió que pudiera hacerse daño. Entonces cayó hacia atrás contra Eleanor, jadeando por aire en largas respiraciones que sonaban dolorosas. "Ellie, Ellie ..." Enroscandose por detrás de Addison mientras la abrazaba fuerte, Eleanor tarareó con dulzura mientras movía su mano para acariciar su cadera. "Mmm. Eso es. Eso está mejor." "Qué - qué hay de ti?" Addison trató de mover su cabeza para mirar a Eleanor. "Estoy bien," mintió. "Estoy bastante cansada y habrá otros momentos." "Estás segura?" "Por supuesto." Eleanor ocultó su rostro en el cabello de Addison de nuevo. A decir verdad, ella estaba en llamas también, pero este no era el momento adecuado para tener un encuentro mutuo. Ella trató de pensar más allá del calor que irradiaba de Addison. Ahora mismo ella no permitiría que cualquier libido despertado de repente deambulara libremente. Addison necesitaba cada minuto de sueño que podía conseguir para hacer frente a un nuevo día al lado de Stacey. Ella ciertamente no necesitaba a Eleanor deseándola. "Te he querido desde el primer día." Addison habló en voz baja. "No está bien que esto sea unilateral. Hacer el amor, quiero decir." "Tienes que dormir, y si me encuentro ... afectada por tu presencia, entonces es para mí ocuparme de ello."

144

Gimiendo internamente, Eleanor cerró los ojos con fuerza, como si eso fuera a ayudar con su falta de autocontrol. "Afectada por mi pres – que – como cachonda?" La expresión de Addison pasó de sorprendida a cariñosa. "Ellie." Ella presionó los labios contra los de Eleanor en un beso suave. "Por qué sería embarazoso o inapropiado? Estoy de acuerdo que he imaginado nuestro primer tiempo real juntas en otro entorno y definitivamente cuando no estuviera tan hecha un desastre." "Aún así, no soy tan vulnerable como tú eres, sin importar lo mucho que he llegado para cuidar de Stacey. Yo debería ser capaz de controlarme." Eleanor limpió las manos húmedas sobre la chaqueta del pijama. "No creo que puedas controlar la excitación cuando golpea. Seguramente sentiste lo mal que estaba hace un momento? Francamente crees que no me doy cuenta siendo sacudida en la cercanía después de tal trauma que podría hacernos encender en todos los aspectos?" Cómo podría ser Addison así tan comprensiva, tan fuerte, después de haber pasado por el infierno y luego despertado de una horrible pesadilla? No es de extrañar que la amara tanto. Los pensamientos de Eleanor se detuvieron tan rápido, que podría haber jurado que dejaron marcas de neumáticos en su cerebro. Ámarla? Pero por supuesto. Por supuesto que amaba a esta maravillosa joven mujer. Eleanor sabía de la capacidad de Addison para amar también, pero eso no quería decir que Addison alguna vez regresaría sus sentimientos de la misma manera, toda eclipsada. Aún así, admitiendose lo mucho que amaba a Addison, y lo mucho que se preocupaba sinceramente por Stacey, hizo posible que dominara su excitación y calmarse. "Tienes toda la razón, querida," Eleanor dijo, apretándose más cerca de nuevo. "Pero por favor, vamos a dejarlo para cuando estemos más descansadas y en un mejor estado de ánimo." "Si insistes." Addison parecía querer decir algo más, pero luego suspiró y se instaló contra ella. "Duerme, Addie. Mañana será mejor." "Eso espero. No puedo soportar la idea de otra manera." Eleanor no sabía por qué de repente se preguntó si Addison estaba hablando sólo de Stacey.

145

Capítulo 20 Stacey estaba sentada en la cama con su desayuno cuando llegaron Addison y Eleanor. Ella alzó la vista hacia ellas, sonriendo ampliamente, y para el alivio de Addison, la sonrisa no era desigual y ambos ojos se arrugaron de la misma manera, haciéndolos brillar. "Mira quién está haciéndolo mucho mejor," Eleanor dijo, sonando tan aliviada. "Buen trabajo, Stacey." "Hey, deberías elogiar al Doc Stromberg. Él es el que me llenó la cabeza con chatarra. En un modo de hablar. No hay duda de que activaré los detectores de metal." Stacey terminó su yogur y agarró una taza. "Y llamé a Maureen." "¡Oh Dios! Maureen! "Addison se dio una palmada en la frente. "Sabía que había algo que olvidé ayer. Lo siento mucho, Stace. " "No hay problema. Fue genial que consiguiera llamarla, hermana. Menos tiempo para preocuparse, y ahora ella sabe de inmediato que estoy mucho mejor. Nueva y mejorada, por así decirlo. Ella va a visitarme esta tarde, cuando este en esa otra sala." "Qué otra sala?" Addison se preguntó si su cerebro estaba funcionando mal también, como sus procesos de pensamiento parecían haber ido más despacio hasta inamovible. "Doc dijo que estaba bien para mí para moverme a una sala neurológica regular. La persona físico terapéutico se supone que debe aparecer en cualquier momento para ayudarme a empezar con mis ejercicios, y luego si ella es feliz con la forma en que estoy haciéndolo, no tengo que permanecer aquí en la UCI. Genial, eh?" Stacey tomó un sorbo de té. "Y cómo están las dos? Las recuerdo a ambas alcanzando la etapa de zombie ayer. Te ves un poco más ... um, menos pálida. Más como ruborizada." Ella levantó una ceja. "Aha." "No me vengas con aha a mí, pequeña mocosa." Addison sabía que estaba ruborizada, podía sentirlo, y ahora abrazó a Stacey y ocultó el rostro en el hombro de su hermana demasiado perspicaz. "Estoy emocionada de que lo estás haciendo muy bien, pero por favor ten cuidado y escucha al personal." "Estoy bien. Yo estaré dando vueltas alrededor de ellos bastante pronto." "Stacey, por favor." Addison acercó una silla y se sentó junto a ella. "Escúchame. No seas demasiado engreída y presumida. Soy consciente de que estás aliviada de que el procedimiento se ha terminado y solucionado, pero tienes que tranquilizarte." 146

"Esta bien, esta bien. Sólo estoy bromeando. Deberías haberme visto cuando tuve que ir al baño esta mañana. Tenía dos enfermeras sosteniendome, pero yo estaba como totalmente inestable." "Ves?" Addison acarició la mejilla de Stacey. "Pero qué pasa con ustedes dos? Debes tener cosas para hacer en el trabajo. No tienes que sentarte alrededor de aquí para sostener mi mano ni nada." Stacey volvió su atención a Eleanor. "Y sin ofender, chicas, pero se ven como si no hubieran dormido nada, ninguna de las dos." "Encantadora," Eleanor dijo, colocando una mano en la cadera mientras le daba a Stacey una mirada de burla. "Y tengo que estar en una reunión con los miembros de la junta y ser capaz de impresionarlos. Ahora me dices que me veo horrible." Ella sacudió la cabeza ante Stacey. "Ah, no me escuches. Todavía te ves impresionante. Estás balanceándote en ese conjunto de falda, y apuesto a que Addie no podía apartar los ojos de tí cuando te pones esa blusa. Ow! No puedes pellizcar a alguien en un estado debilitado." Ella golpeó juguetonamente en Addison. "Dios, Stacey. Pareces empeñada en avergonzarme. Mocosa!" Addison deseaba que un pozo negro se abriera. Miró a Eleanor, y al principio pensó que la otra mujer estaba molesta, pero luego Addison se dio cuenta de que Eleanor sólo estaba tratando de no reírse. "Como cuestión de hecho, he elegido esta blusa para ese mismo propósito," Eleanor inexpresiva, que casi hizo a Addison sofocarse. "Y ahora tengo que regresar a mi oficina. Las dos tienen mi número, cierto?" "Lo tenemos." Addison se levantó y la besó en la mejilla. "Gracias. Hablo contigo más tarde?" "Estoy contando con ello. Nos vemos de nuevo en la habitación, de acuerdo?" Eleanor le devolvió el beso y luego se volvió a Stacey. "Cuídate, Stacey. Saluda a Maureen." Ella besó la frente de Stacey y luego salió de la habitación, sus tacones haciendo eco por el pasillo. "Guau. Ella es tan impresionante. Realmente lo es." Stacey empujó a un lado la bandeja y se tumbó sobre las almohadas. "Y ella está loca por ti, hermana." "Yo no iría tan lejos, pero sí parece .... interesada" Addison no sabía cómo expresar cómo ella y Eleanor se sentían la una para la otra. Por supuesto que era más que interés. Las palabras como alucinante pasión vinieron a la mente, pero había un límite a lo que ella 147

podría compartir con Stacey. Una pequeña voz insistía en que no era tanto lo expresado como las emociones en conflicto después de su noche juntas que lo hacía ser más difícil. Por qué se sentía tan incómoda y en guardia? Era por la angustia de ayer a la espera de noticias sobre Stacey - o tenía que ver con lo que ella y Eleanor tenían juntas? "Y has sobrepasado de estar simplemente interesada, verdad?" Stacey sonrió suavemente. "Sé que soy una tomadura de pelo insoportable, pero es tan obvio para mí como ambas se sienten. No puedo evitarlo." "Qué quieres decir, obvio?" Addison cruzó los brazos sobre su pecho. "Estás totalmente ida por ella." Stacey enunció las palabras como si Addison estuviera en el hábito de leer los labios. "Eleanor no puede apartar los ojos de ti y mantienen el contacto entre sí. Señales típicas." "¿Y tú como sabes esto?" "Cosmopolitan. Lees esa revista también. Vamos, Addie. Todo el mundo sabe esto." Addison no sabía si abrazarla o estrangularla. Por supuesto su pequeño oráculo de hermana tenía razón. Ella amaba a Eleanor Ashcroft tanto que era casi incomprensible. "Addie? Te ves como si estuvieras a punto de caerte de la silla. No era mi intención molestarte." Sus ojos enormes, Stacey tiró de la manta. "No lo hiciste, nena. Sólo tengo muchas cosas en la mente. Voy a hablar con la oficina de facturación y tratar de arreglar todos los documentos. Ya sabes, ese tipo de cosas." Addison esbozó una sonrisa, sabiendo que no estaba engañando a Stacey. "Por qué no descansas hasta que ellos vengan y comiencen a meterse contigo? Me puedes mensajear cuando lo hagan, así que puedo ir contigo al nuevo alojamiento, de acuerdo?" "Mmm-hmm. Estoy bastante aniquilada, así que quedarme por un ratito suena como un plan." "Bien." Addison abrazó a Stacey. "Nos vemos más tarde, nena." "Nos vemos." Stacey cerró los ojos inmediatamente y se le veía agotada. Addison recordó que Stacey tendría tiempo para recuperarse y este era sólo el primer día después de la cirugía. No era de extrañar que estuviera cansada.

148

Addison regresó a la habitación para llamar a la administración de facturación y sacó la información sobre el nuevo seguro que había dispuesto para cuando comenzó a trabajar con Face Exquisite. Una mujer contestó en el otro extremo, recitando su título y el nombre. Addison sólo captó el nombre Colleen pero pensó que era suficiente. "Hola, Colleen." Ella se presentó, explicando por qué Stacey estaba en el hospital en primer lugar, y luego le preguntó acerca de cómo el proceso de facturación funcionaba ya que nunca había estado en Presbyterian antes. "Estoy viendo la información de su hermana aquí, y me temo que no entiendo su preocupación. Le dimos toda esta información cuando su hermana fue admitida." "No, no lo hizo. Yo estaba con mi hermana. Una amiga mía entregó los detalles y la documentación de Stacey. Nuestros papeles del seguro estaban entre ellos. Tengo el sobre aquí." "Ya veo. Bueno, todo ha sido atendido ya, por lo que su hermana puede centrarse en la recuperación. Espero que encuentre su estancia en el Presbyterian satisfactoria." "Hey. Hay un pequeño detalle de la factura. Qué quiere decir, todo atendido? No he firmado nada, excepto un formulario de consentimiento para la cirugía." "La cuenta esta siendo pagada continuamente a través de una tarjeta de crédito." Addison se estremeció, perdiendo un latido. "Qué?" "Todo, incluyendo la habitación de invitados, esta siendo facturada automáticamente a una tarjeta de crédito perteneciente a - oh, no es suya. La tarjeta pertenece a Eleanor - " "Ashcroft." "Sí. Esa sería su amiga entonces? Desearía tener una amiga así." Colleen se rió pero luego se dio cuenta de que Addison probablemente no estaba muy emocionada. "Um, hay algún problema, Sra. Garr?" "Sí, lo hay. Quiero una cuenta detallada por el cuidado y procedimientos de mi hermana hasta aquí. Tengo una nueva compañía de seguros, y voy a enviarselos. También puede ponerse en contacto con ellos. Aquí está la información." Addison leyó la información de la compañía de seguros. "Sra. Garr, todos los gastos hasta la fecha se han facturado a la tarjeta de crédito de la Sra Ashcroft." 149

"Entonces reembolselos." "No estoy segura de cómo hacerlo. Voy a tener que hablar con mi jefe." Colleen definitivamente sonaba estresada ahora. "Haga eso. Espero que pague a la Sra. Ashcroft de vuelta lo antes posible y envíe una carta o correo electrónico para mí confirmandome la transacción. Voy a llamar a mi compañía de seguros y les diré que esperen su llamada. También espero que no facture a la Sra. Ashcroft un solo dólar más. Espero haber sido clara?" "Clara como el cristal, Sra. Garr." "Bien. Estaré en contacto. Adiós." Addison desconectó la llamada y miró alrededor de la habitación. Una habitación de lujo, digna de un hotel de cuatro estrellas. Estaba lista para estrangular a Eleanor por mentirle, por actuar detrás de su espalda, y – ninguna mierda – por añadir esta habitación sin duda super cara a su cuenta. Por qué Eleanor no le había dicho de la disposición de facturación? Por qué había pagado por el cuidado de Stacey en primer lugar? Addison le había dado todo lo que necesitaba para iniciar las cosas, incluyendo el sobre con la información del seguro. Por qué Eleanor usaba su propio dinero? No tenía sentido. Un pensamiento se le ocurrió. Ella había preguntado a Eleanor por esta habitación. Claramente recordando cómo Eleanor había afirmado que estaba incluido en el seguro y para que ella no se preocupara de eso, ella gimió y se cubrió la cara con las manos. Qué tipo de mentira extraña era esa? Esto era una locura. Necesitaba hablar con Eleanor. Marcó el teléfono celular de Eleanor, pero la llamada fue directamente al buzón de voz. Ella esperó cinco minutos mientras caminaba por la habitación, sin saber muy bien por qué estaba tan preocupada. Eleanor había estado sin duda simplemente tratando de ayudar. Cierto? Ella volvió a marcar; la llamada fue enviada al correo de voz nuevo. "Hola. Eleanor. Es Addison. Necesito hablar contigo tan pronto como tengas un momento." Ella pensó en algo y añadió; "Oh, por cierto, no te preocupes por Stacey. Lo está haciendo muy bien. Esto es acerca ... de algo más." Desconectó la llamada y se sentó. Mirando alrededor de la habitación, se dio cuenta que tenía que hacer las maletas muy rápido para no tener que pagar otra noche. Mirando a las dos maletas de noche y las bolsas de ropa, ella suspiró. Esto iba a ser un dolor para llevar todo en el tren si Eleanor no se presentaba antes de tener que volver a casa.

150

***** Eleanor salió de la sala de conferencias, su cabeza dolía después de haber tenido que escuchar a un charlatán tras otro divagar y seguir sobre qué dirección tomar una de las empresas asociadas. La mayoría de las opiniones presentadas habían estado en oposición directa entre sí, lo que hizo a Eleanor bendecir el hecho de que ella tenía el cincuenta y cinco por ciento de las acciones en el Grupo Ashcroft. Todavía tenía que escuchar a la junta directiva, pero ella tenía la última palabra. Levantando su teléfono, ella vio que tenía varios mensajes de voz, dos de ellos de Addison. Instantaneamente preocupada, se hizo a un lado y marcó. Eleanor escuchó el mensaje de Addison y tomó una profunda respiración. Stacey estaba bien. Sin embargo, algo en la voz de Addison sonaba apagado. De algún modo había hablado de una forma más precisa de lo habitual. Eleanor miró su reloj. La reunión se había prolongado, pero si se apresuraba podría ser capaz de ir al Presbyterian y tomar el almuerzo. Eleanor marcó a Addison y siguió caminando por el pasillo. Addison contestó enseguida. "Hola, Eleanor. Acabó la reunión? "Su voz era apretada y hueca. Eleanor frunció el ceño. Podía escuchar los sonidos alrededor de Addison que ella estaba afuera. "Sí, finalmente. Dónde estás?" "Estoy en casa. Acaba de pagar el taxi." Eleanor dejó de caminar de manera tan abrupta que tuvo que mantener el equilibrio contra la pared. "En casa en Newark? Por qué?" "Dejé la habitación. Tengo tus cosas aquí, y te las daré cuando nos veamos la próxima vez." Algo dolorosamente frío corrio en forma de zigzag a lo largo de la espalda de Eleanor. "Ya veo." Pero en realidad no lo hacía. "No me dijiste la verdad, Eleanor." El ruido del viento desapareció por el teléfono, y oyó el sonido de una puerta cerrándose. O ser cerrada de golpe, más bien.

151

"Tenías que centrarte en Stacey," Eleanor dijo. Echando un vistazo a su alrededor, vio una de las salas de conferencias más pequeñas y entró en ella. Colocó su maletín sobre la mesa y cerró la puerta detrás de ella. "Yo estaba tratando de ayudar." "Tenemos un seguro. No necesitabas usar tu tarjeta de crédito." "Ellos dijeron que tu seguro no era suficiente para cubrirlo." "Tengo un nuevo seguro con material extra añadido a ello por el bien de Stacey. Yo no necesito tu dinero." Addison sonaba tan enojada ahora, y herida, que Eleanor no podía permanecer quieta. Andando de ida y vuelta ella trató de explicar. "Quería estar contigo y Stacey lo más rápido posible. No quería molestarte con esa persona detrás del mostrador que claramente no estaba haciendo su trabajo correctamente, ya que ella nunca encontró nada acerca de una nueva póliza de seguro en tus documentos." "Por lo que sólo empuñaste tu tarjeta de crédito y zas, como magia, pagaste por todo, incluyendo la habitación, que no estaba cubierta, por cierto. Que cuesta una fortuna. Por no hablar de la ropa que compraste, los artículos de tocador de alta gama, y la comida. Tú intención de pagar por todo eso, puesto que pensaste que yo no podía hacerme cargo de nada." "Me estás regañando por comprarte una maldita ensalada de pollo?" Poniéndose enojada en el razonamiento de Addison, Eleanor dejó de caminar y apoyó la cadera contra el respaldo de una silla. "No es más importante la parte del hecho de que Stacey está mejorando?" "No te atrevas a sugerir que no tengo mis prioridades en orden cuando se trata de mi hermana. No tienes derecho a hacer eso. Jamás. Bastantes personas trataron de quitarmela declarandome demasiado joven, demasiado ingenua, y, oh sí, también ‘sin perspectivas’ a lo largo de los años." La voz de Addison se hundió a un gruñido. "No soy ellos. Nunca haria eso." "Entonces por qué no le dijiste a esta persona incompetente detrás del mostrador que la tutora legal de Stacey Garr podría pasarse por ahí y arreglarlo más tarde?" "Debido a que tenías que estar con ella y yo poder fácilmente permitir -" "No. Respuesta equivocada. "Addison tomó una profunda respiración. "Realmente no creo que debamos hablar más sobre esto. Estoy tan enojada que podría decir algo que lamentaré."

152

"No entiendo por qué estás enojada. Realmente no lo entiendo." Eleanor no podía soportar que Addison le colgara cuando estaba en este estado de ánimo. "Es sólo dinero, Addison. Medios para un objetivo." Addison se rió sin alegría. "Sólo alguien como tú dirías eso." "Como yo?" "Nacida en dinero viejo. Nacida con esa proverbial cuchara de plata, o en tu caso, estoy segura de que era oro o platino, metida firmemente en la boca. Sólo dinero." "Addison. Estás siendo irracional. Si piensas en ello claramente - " "Soy clara. Soy más clara acerca de como me siento de lo que he estado en las últimas semanas." "Así que lo que tenemos no vale la pena luchar?" Su pecho dolía ahora y Eleanor se inclinó en la mesa, apoyándose con la mano libre. "Lo que tenemos? Yo estaría dispuesta a luchar por lo que creía que teníamos. En este momento estoy tan confundida y molesta que no debería tomar cualquier decisión. Tengo que irme. Le prometí a Stacey regresar cuanto antes." "Espera." Eleanor tragó fuerte, su mente corriendo en todas las direcciones mientras trataba de resolver esta situación con su lógica generalmente confiable. "Yo iba a unirme a tí -" "No. Por favor. Vamos - vamos a esperar un poco. Necesito tiempo para pensar." "Pero -" Presa del pánico ahora, Eleanor luchó para mantener las lágrimas a raya. Ella no entendía de donde toda la ira y el resentimiento de Addison provenía. Cómo podría tratar de ayudar estaba tan mal? Ella supuso que habían llegado a una bifurcación en el camino y que sólo podía ceder, o ella podría perder alguna posibilidad de salvar esta relación. "Muy bien. Dile a Stacey que estoy pensando en ella. Voy a darte tiempo y esperar tu llamada." Eleanor se preguntó si sonaba tan derrotada como se sentía. Esperaba que no. "Gracias." La voz de Addison sonaba distante, como si hubiera dejado su teléfono y alejado de él. "Tengo que irme. Adiós." La llamada se cortó y las rodillas de Eleanor se doblaron. Se dejó caer en una de las sillas, inclinando la cabeza hacia atrás, como si esta posición hiciera que las errantes lágrimas regresaran de nuevo en sus lagrimales. Qué demonios había sucedido?

153

Capítulo 21 Addison mantuvo la puerta abierta para Stacey. Maureen estaba justo allí, su brazo alrededor de la cintura de Stacey mientras la guiaba por el sendero del jardín. "Honestamente. Soy perfectamente capaz de caminar, chicas. Realmente." Stacey resopló con buen humor a su adulación sobre ella. "Lo sé," Maureen dijo, sonriendo radiantemente. Ella todavía mantenía su brazo en su lugar alrededor de Stacey mientras se movían en el interior. El taxista de habla rusa llegó con sus bolsas, y Addison le dio una propina generosa, lo que le reprodujo un sincero " Spasibo. (Gracias)" Adentro, las chicas se enroscaron debajo de las mantas en el sofá para ver una vieja película, y Addison subió a su dormitorio. Ella estaba feliz de que Stacey estaba en casa después de nueve días en el hospital. Eufórica. Había pasado la mitad de sus días al lado de Stacey, la mitad en Face Exquisite – y las noches dando vueltas en la cama. Tenerla en casa y volver al colegio en una semana o dos traería algo de normalidad a su vida finalmente. Eleanor la había llamado todos los días, pero sólo ver su nombre en la pantalla del teléfono dolía. Ella sabía que estaba tomando el camino del cobarde por esquivar las llamadas, pero era demasiado confuso y doloroso escuchar la voz de Eleanor. Dicho esto, escuchó los dos correos de voz que Eleanor había dejado una y otra vez, como algún rito masoquista por la noche. Como si sus pensamientos se hubieran transmitido a través del ciberespacio, sonó su teléfono celular, haciéndola saltar. Eleanor. Tal vez se imaginó que llamar temprano en la tarde haría a Addison más propensa a contestar. Esta bien. Por qué no? Ella tocó el botón verde. "Hola, Eleanor." Aliviada de que su voz no estaba temblando, Addison se sentó en su cama, juntando sus dedos alrededor de la manta de ganchillo de su abuela. "Addison." Eleanor sonaba sorprendida; tal vez ella no había contado con que Addison contestara. "He estado intentando localizarte." 154

"He estado ocupada. Ya sabes. Stacey. El lanzamiento del maquillaje. Todo." Dios, por qué su garganta dolía tanto sólo de hablar? "Sí, por supuesto, pero no nos engañemos. Si no hubieras estado tan molesta conmigo, habrías tomado el tiempo." "Sí, quién sabe?" Ahora Addison trató de sonar impertinente, pero falló y tuvo que cerrar de golpe la mano sobre su boca para sofocar los sollozos que amenazaban con liberarse. "Qué puedo hacer por ti?" "Podrías decir que quieres verme. Preferentemente esta noche." "Esta es la primera noche de Stacey en casa. No puedo ir a ninguna parte." "Stacey ha sido dada de alta?" El agarre en la voz de Eleanor hizo a Addison caer sobre su lado en la cama y tirar de las piernas hacia arriba. "Y tú - tú no me lo dijiste? Seguramente debes saber cuánto me preocupó por ella?" "Yo-" "Y tú no contestas tu maldito teléfono!" Eleanor levantó la voz. "Nunca en mis sueños más salvajes se me ocurrió que podrías ser cruel." Cruel? "Ahora esperar un maldito minuto! Me estás pintando ser la mala aquí? Me mientes y actuas como si fuera una completa idiota e incapaz de hacer nada por mi hermana, y- " "No hice nada por el estilo. Sabes muy bien que sólo tenía buenas intenciones." "Sí. Por supuesto. Buenas intenciones contigo dando las órdenes, tú siendo el héroe, y tú ... tú actuando como la encargada de tomar decisiones no sólo en una de tus malditas salas de juntas, pero en mi casa ... mi familia." "Es así como me ves? Como algún ... algún tirano que trata de hacerse cargo de tu familia?." "Yo no he dicho eso!" Addison levantó la voz para coincidir con la de Eleanor. "No pongas palabras en mi boca." "Oh, creo que eso es exactamente lo que querías decir. Tú has sido la madre de Stacey durante los últimos ocho años, y verías cualquier intento de cualquier persona como una amenaza. Tú misma lo dijiste. Las personas dudan de tu capacidad para cuidar de ella desde el primer día. Así que cuando trato de ayudar- "

155

"Realmente ayudaste. Ayudaste maravillosamente cuando estabas allí para Stacey, cuando el aneurisma comenzó a filtrarse. Eso y por darle la oportunidad de ser tu asistente durante el día. No tomando mis responsabilidades y exhibiendo esa tarjeta de platino tuya. Entonces acumulas más gastos sin consultarme y mentir al respecto. Y piensas que es extraño que me moleste?" "Lo hago. Sabes que tengo más dinero que no sé qué hacer con él. Doy todo lo que puedo para la caridad de todos modos, por qué no iba yo- " "Caridad?" Horrorizada, Addison se incorporó, secándose furiosamente las lágrimas. "Puedes escucharte a tí misma, Eleanor? Puedes? Así que Stacey es un caso de caridad ahora?" "Dios, eres exasperante. No escuchas lo que digo, escuchas lo que piensas que digo!" La voz de Eleanor era como un témpano que perforaba la piel de Addison e iba directamente a su corazón. "Estás diciendo que no mentiste sobre el pago, sobre agregar la habitación de invitados?" El silencio desde el otro extremo se prolongó durante un par de látidos. "No. No niego retener esa información para tí." La voz de Eleanor temblaba ahora, y Addison se dio cuenta para su sorpresa que Eleanor estaba llorando. "Estaba tratando de estar allí para tí, aliviar tu carga por lo que podrías centrarte en Stacy. No entiendo por qué no puedes ver eso." "Mira, obviamente no puedo hacerte entender que se siente parecer ser algo o alguien que necesita arreglo. Como esa noche en el hospital. Hiciste el amor conmigo, o debería decir, me ayudaste a llegar al orgasmo para relajarme. Utilizaste el sexo como una forma de calmarme y no me dejaste corresponder. Porque necesitaba ser arreglada." Gritando abiertamente ahora, Addison golpeó la caja de Kleenex colocada en su mesa de noche. Ella alcanzó por eso y de repente se encontró sentada en el suelo. "No podrías estar más equivocada. Has mal interpretado y mal entendido todo lo que he dicho y hecho desde ese día en que Stacey se puso enferma. Creo que tienes miedo de dejarme entrar, o tal vez no te preocupas por mí tanto como pensabas. Un capricho pasajero, por así decirlo. Bueno, al menos sabemos dónde estamos. Quizas fue igual de bien que lo descubrimos antes de dejar que esto vaya demasiado lejos." Eleanor tragó audiblemente. "Supongo que no hay nada más que decir a título personal. Tendremos que vernos la una a la otra con respecto a la marca de maquillaje, pero me aseguraré de que se mantenga al mínimo. No querría que te sientas incómoda en el trabajo." Hizo una breve pausa y Addison trató de imaginarse a Eleanor, lo cual era demasiado fácil. Sin duda ella estaba de pie con una mano en la cadera, la otra sosteniendo el teléfono, mirando a través de una ventana mientras trataba de mantener su ira bajo control. "Adiós, Addison."

156

"Adiós." Desconectó la llamada y se enroscó en el suelo al igual que su puerta se abrió. "Addie? Addie? Qué ocurre? Escuchamos los gritos hasta abajo a pesar de todas las explosiones de la película. Qué está pasando?" Stacey se arrodilló junto a Addison y pronto Maureen hizo lo mismo. "Voy a estar bien." Las dos chicas sentadas allí con los ojos abiertos y ella no tenía ningún deseo de explicar. Ella sólo quería estar allí tirada y dejar que el dolor remitiera por sí solo. "Ni siquiera lo intentes," Stacey dijo, sus ojos tempestuosos. "Estabas gritando a alguien a voz en alto, y apuesto a que ese alguien era Eleanor." "Qué – qué te hace decir eso?" Addison parpadeó las lágrimas y se sentó. "Debido a que la amas. Es la única cosa que tiene sentido. Estoy en casa, haciendolo toneladas mejor, tu trabajo es fabuloso y paga bien. La única pieza que falta es Eleanor. No la he visto desde el día después de la cirugía. Has tenido tantas excusas cuando te he preguntado por ella que hubiera sido divertido si no fuera tan malditamente triste. Ustedes dos tuvieron una pelea, verdad?" Ahuecando la mejilla de Addison, Stacey deslizó su pulgar sobre su pómulo, secándole las lágrimas. "Yo - sí, tuvimos una pelea, se podría decir." "Pero la amas?" Stacy frunció el ceño. "No ves lo que estoy viendo en este momento, pero hermana, parece que lo hubieras perdido todo." "Por supuesto que no. Estás aquí. Eso es lo más importante." "No lo creo. Sí, bueno, por supuesto que es importante que estoy viva y coleando, pero ahora mismo, justo aquí, no creo ser lo único que importa. Necesitas arreglar esto con Eleanor. Ella te ama. La forma en que te mira, es obvio. No lo dijimos ya cuando estuvo aquí el Viernes por la tarde, Maureen?" "Lo hicimos. Te miraba como si estuviera tratando de saber más sobre ti y como ella te adora." Maureen sonrió con cuidado. "Es algo por lo que vale la pena luchar, ¿verdad?" "Ella me mintio." "Qué?" Stacey pareció sorprendida. "Qué pasó?"

157

"No importa. Ella me hizo sentir como alguien menos ... menos capaz, como si fuera alguien con quien tú no puedes contar. Como ella asumió que no se podía confiar en mí. Oh, maldición, no puedo explicarlo." "No lo entiendo. Hizo algo sin que lo sepas? Qué?" "Más o menos." "Eso es una mierda. Ella te admira. Lo ha dicho - muchas veces. Eleanor cree que eres única por ser madre soltera, prácticamente, todos estos años. Por que criaste a una adolescente y tienes tu propia compañía por encima de eso. Ella vino a tí debido a tu experiencia, recuerdas? Tú trajiste algo para Face Exquisite que nadie más puede. O al menos, no de la forma exacta en que tu puedes. Eleanor es inteligente. Ella no entregaría el futuro de la empresa que significa tanto para ella a alguien que sienta que tenga que agarrar de la mano todo el tiempo." "Pero no sabes todo." Addison se negó a hablar de su última noche. "Simplemente no lo sabes." "Y no me vas a decir, así que cómo podría? Sólo sé que cuando dos personas se aman a pesar de todo, como Ellie y tú lo hacen, necesitas resolver las cosas." Stacey se sentó a la izquierda de Addison, apoyando la espalda en el lado de la cama. Maureen tomó el lugar de la derecha. "Si estás pensando en aquellos días en que ese idiota de Servicios de Protección al Menor nos mantuvo acosandonos, bueno, sólo tienes que dejar eso atrás. Eleanor no esta para probar que eres incompetente. Por qué iba hacerlo?" Stacy apretó el brazo de Addison. "Tienes que conseguir un agarre aquí, hermana, o perderas lo mejor que te ha pasado nunca - si no me cuentas, por supuesto." Ella arrugó la nariz, pero sus ojos eran tan serios cuando sostuvo la mirada de Addison. "No vas a perdonarte a tí misma si no lo haces, Addie. Te conozco. Llevas tanta culpa alrededor, y más o menos lo usas como un escudo." "No sé de lo que estás hablando," Addison dijo, pasando sus manos sobre su cara. "Sí, lo sabes. De alguna manera retorcida, siempre has sido extraña sobre cómo murieron mamá y papá. Como si tomaras la culpa por ello o algo así. Has hablado en círculos alrededor de ello durante años y nunca me has dejado entrar." Stacey estaba en lo cierto, por supuesto. Era hora. Con náuseas, forzó su voz para no temblar. "Porque – porque fue mi culpa que ellos chocaran." El dolor en el estómago de Addison entró en erupción de nuevo, exacerbado por la agonía ya allí debido a Eleanor. "Eso no tiene sentido. Estabas aquí conmigo. Estabas en el teléfono – uh – oh. No me digas que se gritaban el uno al otro de nuevo por algo y lo escuchaste. Ellos lo hacían todo el tiempo." 158

"Cómo puedes saber lo que hacían todo el tiempo?" "Porque yo tenía nueve, no dos. Recuerdo toneladas. Los recuerdo gritandote a ti en particular, aunque no entendía por qué en ese momento. Ellos eran serios homófobos, especialmente papá. No lo entendí entonces, pero recuerdo algunas de las palabras que él lanzó alrededor. Sé lo que significan ahora, y él estaba equivocado." "Papá me estaba gritando a través del teléfono, mamá lo estaba fastidiando por estar en el celular mientras conducía, y ellos estaban discutiendo, y luego gritaron ... y, y ..." Addison se relajó contra la cama y simplemente se rindió a la verdad de cómo se había sentido todos estos años. El alivio de decirle la verdad a Stacey era inmenso. "Y ellos se encontraban en una estúpida vía de tren." Stacey sollozó. "Tuvieron un accidente porque eran descuidados. No sólo con su propia vida, sino eran descuidados contigo. Con tus sentimientos. Con tu autoestima. Nos hicieron sentir menos – " Stacey dejó de hablar y miró hacia atrás y adelante entre Addison y Maureen. "Eso es. Eso es exactamente lo mismo. Maldita sea, Addie, lo entiendo ahora. No lo ves? Sea lo que sea Eleanor te hizo sentir como antes. Como mamá y papá te hicieron sentir. Como si fueras menos de una persona. Toneladas de tontos hicieron lo mismo cuando estabas luchando contra el sistema para mantenernos juntas. No puedes ver lo que ha pasado? Incluso si Eleanor estaba equivocada o lo que sea, eso no es lo que ella estaba tratando de hacer." Stacey abrazó con fuerza a Addison, esnifando contra su hombro. "No creo que Eleanor realmente quisiera decir eso." Maureen habló en voz baja, sus pensativos ojos azul pálido. "No creo esto en absoluto. Tienes que asegurarte, Addie. Si no lo haces, siempre te preguntarás." "Sí, esa es mi brillante Maureen - y ella es malditamente cerca siempre de tener la razón. Su coeficiente intelectual está jodidamente fuera de la tabla, sabía eso?" Stacey sonrió afectuosamente a su amiga. "Por lo tanto, tienes que hablar con Eleanor de nuevo y asegurarte." "Creo que no hay vuelta atrás incluso si quisiera. Dijimos algunas cosas muy malas la una a la otra. Ella no va a querer hablar conmigo de nuevo." "No es verdad. Ella te ama. Si le das una oportunidad y simplemente le dices la verdad sin gritos y esas cosas, por lo menos sabras que diste lo mejor, tu todo. Si aún así no funciona, entonces puedes sanar y seguir adelante. Eres valiente, hermana. Puedes hacerlo." "Dios, Stacey," Addison susurró, y apoyó la cabeza en su hombro. "Quién es la tutora madura aquí?"

159

"Yo diría que lo soy, pero ambas sabemos que soy muy buena en joderla la mitad de las veces. Escucha, Eleanor me hizo creer que yo realmente puedo ser algo - alguien - cuando estábamos en nuestro descanso. Ella es una gran mentora. Cuando se trata de ti, ella simplemente descubrió que está toda ardiente por una chica, quiero decir, una mujer, y esto en sí mismo debe ser bastante importante. Entonces la mujer que está interesada necesariamente en ayudarte y apoyarte, y sólo hace lo que sabe mejor, hacerse cargo y compensar en exceso. Básicamente ella no conoce nada mejor." Stacey se encogió de hombros. "Por favor dale la oportunidad de hacer las cosas bien. Nunca te he visto tan consumida por otra persona, Addie." Addison asintió lentamente. Era insoportable de imaginar su vida sin Eleanor en ella. Su dolor cuando se sentía descalificada como una tutora, como una persona, no era nada en comparación con el tormento de la idea de perderla por completo. Eleanor había tratado de acercarse y hacer las cosas bien, pero ella le había disparado despiadadamente. Qué posibilidad podría posiblemente soportar ahora?

Capítulo 22 Eleanor entró en su penthouse y se quedó parada allí en el pasillo. Nunca se había sentido tan fría, o tan sola, ni tampoco su casa parecía tan desolada como lo hacía ahora. Decidida a no pensar en la casa acogedora, modesta en esa calle bordeada de árboles en Newark, que por supuesto terminó haciendo justamente eso. Desde luego no iba a pensar en las dos mujeres jóvenes que viven allí. Lanzando su abrigo en la silla junto a la cómoda, entró en su sala de estar y otra vez a las ventanas. Ella podía ver una gran parte de Manhattan desde aquí, y brillaba como la joya metropolitana que era. El aire fresco, frío hizo posible ver aún más lejos de lo normal, pero no lo suficiente. No sobre aquella casa donde su felicidad parecía vivir. Oh, a quién estaba engañando? Su felicidad? Debería haber sabido que tales esperanzas tontas de amor y algo que dura toda la vida no eran para ella. No tenía suficientes empleados y socios de negocios maldiciendola bastantes veces, por no hablar de su competencia en el mundo de los negocios, para saber que al menos algunas de esas maldiciones tendrían que afianzarse y adherirse a ella como alfileres en un muñeca vudú? Seguramente algunos de esos hechiceros habían vendido sus almas al diablo y por lo tanto estaban bien conectados. Eleanor rió con tristeza y siguió a su dormitorio y desde allí a su baño. Ella se quito la ropa y la dejó yacer a donde cayó. Más o menos cayendo en la ducha, dejó que el agua abrasadora martilleara en los hombros, pero no sirvió de nada. Pronto ella estaba presionando su frente a las baldosas de cerámica italiana, llorando en sollozos profundos y 160

dolorosos. Imágenes de Addison parpadeaban a través de su mente - cómo se veía a través de la mesa de la cena cuando bromeaba con su hermana. Pero sobre todo las imágenes inquietantes mostraban cómo Addison se veía cuando Eleanor había besado sus labios abultados. Tropezando saliendo de la ducha, ella tiró de su bata de seda, sin molestarse en secarse. Frotó una toalla contra su cabello, quitando suficiente agua para que no gotee por su espalda. Desenredandolo con sus manos, no se tomó el tiempo para peinarlo. Ella simplemente quería meterse dos de sus pastillas para dormir y arrastrarse en la cama, olvidarse de todo lo demás, y preferentemente dormir el fin de semana. La última llamada telefónica posada en su cerebro al igual que un aneurisma amenazante, a punto de estallar y hacerla derrumbarse en un momento dado. Las palabras que se habían gritado la una a la otra – palabras acusadoras, horribles – la perseguían. Pronto, lo cual no tenía ninguna duda, ella no sería capaz de escapar más tiempo. Ellas la perforarían por todas partes y sangraría emocionalmente. Nunca habría otra Addison en su vida. Nadie podría hacerla sentir así de nuevo. Addison había sacado lo mejor de ella, y sin embargo ella había fallado cuando más importaba. Sus acciones habían convertido a Addison en una extraña – quien claramente la odiaba. Era descorazonador. Eleanor abrió el botiquín y agarró el frasco de pastillas. Estaba a punto de abrirlo cuando el intercomunicador junto a la puerta sonó. Suspirando con impaciencia, corrió al vestíbulo y respondió. "Sra. Ashcroft, soy Matt." Matt era uno de los porteros. "Tengo una señorita aquí que quiere verla. Addison Garr." ¿Qué? Agarrándose a la solapa de la bata, Eleanor cerró los ojos. Qué podría Addison posiblemente tener que añadir después de su pelea a gritos anterior? "Señora? Está allí?" "Estoy aquí, Matt." "Creo que se tiene que tener cuidado de esta chica," Matt dijo en voz baja, amable. "Ella esta claramente molesta." Oh Dios. Eleanor no estaba segura de poder manejar más ‘molesta.’ Cerrando los ojos brevemente, respiró de manera uniforme a través de la nariz. "Muy bien. Hágala subir." Ella presionó el botón de nuevo para cerrar la llamada. Un minuto después sonó el timbre de la puerta. Yendo de puntillas saliendo al vestíbulo, Eleanor comprobó la mirilla. Era Addison. Eleanor no quería dejarla entrar, y ciertamente

161

no estaba lista para otra ronda. Tenía tanto dolor que apenas podía respirar, abrió la puerta. "Sí?" Ella estaba lo suficientemente rígida para romperse incluso si alguien soplaba sobre ella. "Puedo entrar?" Addison preguntó en voz baja, temblorosa. Se veía pálida, pero tenía la barbilla valientemente levantada. "Te prometo que no he venido a pelear o incluso discutir." "No sé qué propósito esto podría posiblemente servir. Estoy camino a la cama, y estoy segura de que estás tan cansada como yo estoy." Hablando de manera cortante, Eleanor permitió a la Directiva Barracuda tomar el mando. "Estoy muy cansada, sí, pero esto no puede esperar." "Bueno, va a tener que" De pronto elevando su voz, Eleanor hizo a ambas estremecerse. Eso fue un error. Ella no sería capaz de manejar a Addison estando en su casa después de todo. "Por favor. Eleanor, te lo ruego." Addison estaba temblando más fuerte ahora, su cara, desprovista de maquillaje, tan pálida como lo había estado cuando Stacey estaba teniendo su cirugía. "Stacey fue a casa de Maureen para quedarse a dormir, porque esto es muy importante. Esto sólo tomará unos minutos, y si todavía no quieres tener nada que ver conmigo después de esto ... me iré. Lo prometo." Unos minutos de tortura. Sus últimos minutos con Addison y entonces ella estaría de vuelta a la normalidad. Sola. Eleanor asintió rígidamente y se apartó. "Muy bien." Addison colocó su bolso de mano en el suelo y empezó a desabrochar la chaqueta. Cuando la tenía hasta la mitad de sus brazos, se detuvo y miró a Eleanor con los ojos enormes. "Está bien si yo -" "Por el amor de Dios, quitate la chaqueta." Lanzando sus manos en el aire, Eleanor se dirigió a la sala de estar. "Voy a tomarme un bourbon. Y tú?" "Nada, gracias." Addison se sentó en el sillón en ángulo al lado del sofá. Ella esperó mientras Eleanor se servía una bebida y luego se sentó delante abriendo la boca para hablar, pero nada salió. Cuando Addison había intentado hablar dos veces sin ser capaz de hacer un sonido, Eleanor estaba empezando a preocuparse. Addison estaba tironeando de los reposabrazos, sus ojos mirando salvaje, sus labios tan tensos que estaban blanqueados en las comisuras de la boca. 162

"Qué querías decir? O necesitabas decir?" Eleanor mantuvo su voz aún. Sorbiendo su bebida, sintiendola quemarse. "Ellie." Addison se corrigió. "Eleanor. Quiero pedirte perdón. Sin importar si me perdonas, quiero que sepas que lo siento. Lo siento mucho, muchísimo." Gruesas lágrimas corrían por sus mejillas, pero era como si Addison no se diera cuenta. "Te hablé de una manera imperdonable. No debería haber desconfiado de tí de esa manera o dejar que mis inseguridades sacaran lo mejor de mí. Todo en lo que podía pensar era en cómo me sentí dejada de lado de muchas maneras, y todo simplemente me hizo volver de nuevo a cuando ... cuando Stacey era pequeña y las autoridades siguieron tratando de alejarla de mí. Cuando te hiciste cargo - o parecía, al menos - yo ... no pude manejarlo. No de tí. Esto me destrozó." Addison enlazaba y desenlazaba sus dedos repetidamente. "Stacey y Maureen me oyeron gritarte por teléfono. Supongo que podrías decir que me hicieron entrar en razón." Ella sonrió débilmente. "Así que estás aquí porque Stacey escuchó?" "No. Sí, pero-" "Bueno, puedes ir a casa con tu hermana y decirle que te disculpaste." Tomando lo último del bourbon, Eleanor puso el vaso sobre la mesa de centro. "Eso era todo?" "Pensé que habías decidido que yo no era lo suficientemente buena," Addison susurró. "¿Qué?" Eleanor estaba medio parandose pero ahora se volvió a sentar otra vez. "Dejé que el pasado me dominara, y pensé que no podías sentir remotamente lo que siento por ti. Era como si te hicieras cargo tan fácilmente, sin tener en cuenta mis preocupaciones y mostrando tu superioridad tan claramente. Me sentí tan pequeña. Tan incompetente, en cierto modo." Limpiando sus mejillas húmedas, Addison hipó. "De qué estás hablando? Incompetente para hacer qué?" "Para dirigir mi vida. Para ser lo mejor para Stacey. Para proporcionar lo mejor para ella. Me dio miedo de que fuera tan fácil para ti mentirme. Cuando no me dejaste corresponder en - en la cama, sentí que utilizaste el sexo para sujetarme, para relajarme, porque estaba bien para mí, no porque no podías esperar para tocarme. No me malinterpretes, me encantó tu tacto, realmente, pero tuve problemas con este extraño sentimiento de humillación después. " "Estoy tratando de seguir esto. Sentías que me hice cargo en el hospital y por lo tanto te hizo sentir superada? Ni una sola vez pudiste dar un paso atrás y ver que sólo estaba tratando de ayudar?" Eleanor sacudió la cabeza. Esto era tan complejo y difícil de entender. 163

"Yo podría haber sido capaz si me hubieras dicho de inmediato. Tuviste muchas oportunidades de hacermelo saber. O es que piensas que me derrumbaría porque había un problema administrativo?" Addison tiró de su cabello. "Y luego esa habitación en la que estuvimos. Yo sólo podría haber aceptado con gratitud así podría estar cerca de Stacey, si me lo hubieras dicho." "Ya veo." Eleanor finalmente comenzó a entender dónde había juzgado mal la reacción de Addison. "Me disculpo por mentir. Lo hice por una razón, pero aun así, estaba equivocada." Ella subió sus piernas y se aseguró que la bata la cubría, de repente recordando que estaba desnuda debajo. "Nunca querría que te sientas imcompetente o inferior de ninguna manera. Sucede que admiró cómo comduces tu vida en todos los niveles. Deberías recordar que lo encuentro increíble." "Te creo," Addison dijo en voz baja. "Prácticamente me llamaste una tirana, dijiste que yo estaba tratando de hacerme cargo de tu familia, tenía intenciones ocultas para mi transgresión." La garganta de Eleanor dolió mientras tragaba. "Lo sé. No debería haber dicho todo esto porque no es cierto. Sé que lo arruiné todo durante nuestra conversación telefónica, y voy a estar pagando por ello todos los días de mi vida. Lo siento por lastimarte. Estoy aquí para pedirte si podrías por favor no abandonar a Stacey." Levantandose, Addison levantó las manos, con las palmas hacia Eleanor. "Por favor. Ella te ama. Tiene un alto concepto de tí como persona, como una mentora. Un miembro de la familia." Ella susurró las últimas palabras y ellas atravesaron el corazón de Eleanor. "Y tu? Cómo me consideras?" Eleanor se levantó y se detuvo frente a la temblorosa Addison, teniendo que forzosamente frenarse de envolver sus brazos alrededor de ella. No podía correr el riesgo. "Te amo." Las palabras salieron con tanta honestidad y sin ningún tipo de drama. "Debería disculparme por decirtelo de esta manera, pero tú preguntaste, y prometí a ambas a Stacy y a mí no más mentiras, ni gritos, ni más acusaciones. No más protejerme, porque, en realidad, es demasiado tarde para eso." "Dimelo de nuevo." "Te amo." "Me amas, pero no tienes ninguna fe en mí?" "Te amo y tengo muy poca fe en mí misma. No te merezco. Incluso desde el principio lo supe. O, más bien, pensé que tú merecías algo mejor que yo. Y pensé, si pudiera entender 164

eso, está claro que tú, siendo mucho más mundana y experimentada, tenías que ver eso también. Cuando utilizas tu dinero en la forma que lo haces, esto hace una especie de sentido cruel." "Y cuando traté de protegerte en la cama dando un paso atrás, terminé haciendote daño en cambio." Eleanor habló lentamente mientras su mente empezó finalmente a centrarse de nuevo. Su corazón se aceleró también, cuando las cosas empezaron a tener sentido. "Tú, que tomaste la culpa del accidente de tus padres, que asumiste la culpa por Stacey no tener la cirugía antes ... asumiste que vi todos estos defectos percibidos y pensé que tenía que hacerme cargo y que tú no eras - como lo llamó Stacey - ‘material de novia’?" "Sí." "Pareces haber olvidado algo aquí. Ni siquiera me lo has preguntado." Tratar de mantener su voz severa ahora era casi imposible. "Qué?" Los párpados hinchados de Addison parpadearon lentamente mientras claramente no podía continuar. Ella parecía agotada. "Ni una vez has tenido en cuenta cuán profundamente te amo." Las rodillas de Addison se doblaron y comenzó a caerse de lado. "Mierda." Eleanor apenas la atrapó pero entonces mantuvo cerca a Addison. "Oh, por qué me dices eso? No deberías hacerlo. Puede que lo haya jodido tan mal, pero decirme eso es simplemente cruel. Demasiado cruel. Deberías haberme dejado ir y pensar que podrías haberte procupado por mí un poco por un rato, pero ... no puedes decirme eso y esperar que simplemente sea capaz de continuar sin- " "Si por un segundo piensas que puedo dejarte ir otra vez, estás muy equivocada, Addison." Eleanor se aferró a ella, a pesar de que estaba luchando. "Ambas cometimos errores. No estaba siendo comunicativa, sino era demasiado protectora. Lo siento mucho. Realmente." Eleanor esperaba que sus palabras pasaran a través de Addison. "Ahora escúchame, querida. Te amo, y ahora que sé que me amas, no te iras. Stacey esta segura en la casa de Maureen con sus padres presentes, verdad?" "¿Sí?" Una pequeña sonrisa, sorprendida apareció en el rostro de Addison.

165

"Y le vas a mandar un mensaje sólo uno pequeño y le diras que te vas a quedar aquí conmigo este fin de semana, y luego resolveremos como proceder quién se queda dónde, pero no vas a ir a ninguna parte. Entiendes?" "Sí." Addison echó los brazos alrededor del cuello de Eleanor. "Sí. Oh, sí, lo hago." Eleanor apenas podía comprender que Addison estaba ahora en sus brazos, aferrándose a ella como si su vida dependiera de ello. El calor estalló en su vientre y se extendió a través de su sistema. "Será mejor que le mensajees. Ahora." "Oh. De acuerdo." "O puede que no haya tiempo por bastante rato." Eleanor podía ver exactamente cuando Addison se dio cuenta de lo que significaba. "Déjame sacar mi teléfono." "Dile a Stacey que dije hola." Quería hablar con ella y asegurarle lo mucho que se preocupaba por ella, pero haría eso en persona, no a través del teléfono celular de Addison. En cambio, disfrutó viendo a Addison pinchar en las letras con dedos temblorosos. Se veía nerviosa y sus ojos hinchados brillaban. Nunca había sido más hermosa.

Capítulo 23 Addison puntea en la pantalla de su teléfono con dedos inestables. En la casa de Ellie. Comunicado. Tomé tu consejo. Permaneceré el fin de semana. La respuesta de Stacey llegó en cuestión de segundos. ¡ESTUPENDO! Ella te perdonó? Y la has perdonado? Estás feliz? Addison pensó por un momento antes de responder. Así parece. Estoy. Sí, feliz y nerviosa. Te escribo mañana. Respondiendo con un simple "OK", Stacey parecía satisfecha al final. Addison deseaba sentirse tan confiada. Montar estas emociones como un caballo sacudiéndose estaba crispándola de los nervios, pero Eleanor valía la pena todos los esfuerzos, incluso los que intimidaban y la asustaban. "Esta Stacey bien?" Eleanor murmuró desde detrás de ella. 166

"Ella quería saber si nos habíamos perdonado la una a la otra." Addison se giró después de colocar su teléfono de nuevo en su bolso de mano. "Lo hice," Eleanor habló lentamente. "Y tú? Me has perdonado por usar mi riqueza como lo hice?" "Sí. Una vez que me di cuenta de por qué y que estabas actuando de la única manera que sabes cómo, porque querías protegernos, te perdoné." "Gracias." Eleanor alisó el cabello de la cara de Addison. "Dios, eres tan hermosa. Incluso cuando estás agotada con círculos oscuros bajo los ojos." "Supongo que el corrector que estoy en el proceso de evaluación no hace el truco por mucho tiempo." "No, supongo que no." Bajando la cabeza, Eleanor presionó los labios suavemente a los de Addison. "No me importa." Ella dibujó una línea a lo largo de la mandíbula de Addison con los dedos. "Hambrienta? Sedienta?" "Frío." "Me gustaría sugerir un baño caliente entonces." "Esta bien." Eleanor se estremeció. "Permíteme realizar uno para ti. O prefieres una ducha caliente? Acabo de tener una." "Como puedes ver, estoy un poco tambaleante. Tal vez un baño es mejor?" "Baño es entonces." Addison siguió a Eleanor a través de las amplias habitaciones, todas ellas perfectamente diseñadas pero un poco sin vida, de alguna manera. El hecho de que era muy tarde y estaba agotada podría estar cambiando su percepción. En el cuarto de baño, Addison se quedó mirando como Eleanor abrió el grifo de la bañera ovalada. A medida que se llenaba rápidamente con agua, se volvió a Addison y comenzó a desnudarla con suaves manos. "El baño te parecera agradable y cálido en algún momento." Ella jaló detrás la camisa de Addison, sacandola de sus brazos. Addison sólo llevaba una camiseta de tirantes debajo. Dejando esto por ahora, Eleanor desabrochó el botón y la cremallera de la bragueta de los jeans de Addison. Empujándolos por las piernas de Addison, Eleanor sacó sus tenis, junto con sus calcetines, y luego ayudó a quitarse los jeans.

167

Ella frunció el ceño cuando ahueco las rodillas de Addison. "Estas muy fría. Mejor que entres en este jacuzzi de inmediato." Sin ceremonias, Eleanor quitó la camiseta de Addison y los calzoncillos. Entonces pareció vacilar, sus ojos rastrillando arriba y abajo el cuerpo de Addison, lo que marco el inicio del proceso de calentamiento bastante bien. Ella estaba bastante segura de que no se imaginó el hambre en los ojos de Eleanor. Addison trató de entrar en la bañera, pero no era fácil moverse; sus piernas se sentían como si estuvieran a punto de ceder. De pie desnuda frente a Eleanor la hizo temblar, y tuvo enérgicamente que tratar de no imaginarse esas manos explorandola más a fondo. Ella hizo otro intento de entrar en la bañera, que tuvo más éxito. El agua estaba caliente, pero no hirviendo. Se sentó con un gemido. "Gracias a Dios. Oh, esto es tan agradable." "Aquí. Deja que te ayude a mantener todo el cabello seco. Una vez que estés fuera de allí tengo otros planes para ti que no incluyen secadores de mano en esa melena tuya durante horas." Eleanor utilizó una pinza de pelo grande para mantener los largos rizos castaños fuera del agua. "No está mal. Un buen aspecto para ti." Addison sonrió y se hundió en la bañera, el agua hasta la barbilla. "Divino." "Puedes lograr no dormirte y ahogarte mientras me encargo de algunas cosas?" Eleanor levantó una ceja interrogante. "Creo que si. Me tienes demasiado curiosa sobre tus ‘otros planes’" Ella levantó la ceja burlonamente. "Bien." Eleanor se levantó y salió del baño. Addison podía oír a Eleanor entrando y saliendo de las habitaciones de su penthouse. Que estaba haciendo? Temerosa de que pudiera quedarse dormida después de todo, Addison examinó la larga fila de jabones líquidos y baños de burbujas colocados en los estantes a lo largo del borde interior de la bañera. Eligiendo uno basado en el jengibre, se frotó por todas partes de ella. Sólo cuando estaba masajeando el gel de baño en sus piernas se dio cuenta de cuán cerca de la superficie estaba su excitación. Y si había mal entendido a Eleanor y sus ‘otro planes’? Nerviosa ahora, se puso de pie mientras el agua del baño comenzó a escurrir y se enjuagó con la ducha de mano. Saliendo de la bañera, tomó una toalla de un gabinete con puertas de cristal sobre los lavabos.

168

Mientras se envolvió se dio cuenta distraídamente de que su ropa faltaban en el piso del baño. Caminó de regreso en el dormitorio y se encontró con Eleanor llevando una bandeja con lo que parecía jugo y fruta. "Ya está hecho?" Eleanor dejó la bandeja en una de las mesitas de noche y se acercó a ella. Acariciándole el brazo y el cuello con el dorso de los dedos curvados, Eleanor asintió. "Estás más cálida. Bien." "Estás parada tan cerca de mí en lo que tiene que ser la bata más pura conocida por la humanidad. Estoy sorprendida de que no estoy estallando en llamas." "Oh, dame tiempo, querida." Eleanor tiró de ella más cerca. "Eso todavía podría suceder." "Wow." Tragando contra la repentina sequedad de la parte posterior de la garganta, Addison soltó la toalla y se aferró a los hombros de Eleanor para mantener el equilibrio. La toalla comenzó a resbalar y sólo sus cuerpos estrechamente presionados la mantuvo en su lugar. Eleanor no estaba teniendo ningún problema con estar fría. Addison registró la enorme cantidad de calor que irradiaba de su cuerpo vestido de seda, y demostó que Eleanor tenía razón. Se estaba poniendo en llamas. "Me parece que no puedo mantener mis manos lejos de ti." Eleanor pasó las manos por la espalda de Addison. "No tengo ninguna defensa contra esto ... contra tí." "No necesitas ninguna defensa." Addison se hizo hacía atrás lo suficiente como para perder la toalla. Allí de pie, desnuda, tendió los brazos. "Soy tuya." "Oh, demonios," Eleanor susurró. "Eres tan hermosa. Yo - yo ... " "Está bien si nos deshacemos de esto?" Addison tiró del cinturon en la parte delantera de la bata de Eleanor. "Quiero verte, sentirte, tanto." "Por supuesto." Eleanor se quedó muy quieta mientras Addison desató el cinturón y empujó la bata de sus hombros. "Santo cielos." Addison deslizó sus manos por encima y reverentemente ahuecó los pechos de Eleanor, incapaz de esperar un segundo más. Había soñado con tenerla, tocarla y acariciarla así durante tanto tiempo. Besó un sendero por el cuello de Eleanor, tomó un desvío alrededor de su hombro, y siguió a su clavícula hasta el esternón. Trazando hacia abajo entre los pechos de Eleanor, ella movió sus pulgares sobre los duros pezones rosados.

169

"Addie." Gimiendo, Eleanor agarró sus hombros, manteniendo tan estrecha a Addison podía sentir sus uñas romas hacer muescas en su piel. Addison se enderezó y colocó a Eleanor en un abrazo firme cuando le dio un beso a fondo, sondeando la boca con la lengua, invitando a su contraparte a jugar. "Cama, Addison. Ahora." Eleanor estaba claramente tratando de dar órdenes, pero sonaban más como mendicidad. Addison no quería que Eleanor suplicara, o creer que tenía que recurrir a dar órdenes, así que siguió besándola, cambiando los ángulos mientras exploraba la dulzura de esos labios letales. Moviendose hacia la cama, Addison no estaba segura de cómo, se encontró a horcajadas sobre los muslos de Eleanor, sus labios todavía fundidos. Aún más interesada en que otros lugares del cuerpo de Eleanor debía explorar, Addison dejó que sus labios se deslizaran por el cuello de Eleanor. "Mmm. Addie ... sí." Eleanor empujó sus manos en el cabello de Addison, cerrándolas en puño en su cuero cabelludo y tirando suavemente. "Así. Tu boca, querida." "Aquí? Así?" Addison besó por la suave pendiente de un pezón duro, fruncido. Deslizando la punta de la lengua alrededor de él, hizo a Eleanor gemir, un sonido al que ya era adicta. Mientras cerraba su boca alrededor del pezón y lo succionaba contra el paladar de su boca, el quejido de Eleanor se volvió en un débil gemido. Ella fácilmente podría quedar enganchada en ese sonido también. Addison trabajó el pecho izquierdo de Eleanor hasta que manos débiles la empujaban, mientras pedía clemencia. "Sensible." "Puedo ver eso." Addison miró con ojos brillantes en el pezón ahora de color rojo brillante. "Veamos si el otro puede llegar a ser tan sensible." "Oh Dios."

***** Eleanor se arqueó, gimiendo en voz alta, alentando a Addison solamente apenas a hundir sus dientes en su pezón derecho. Tan excitada ahora, estaba sudando suficiente para que la sábana se pegara a su espalda, Eleanor sabía que era su momento de actuar. Addison se había agasajado con ella lo suficiente para casi enviarla precipitadamente en un orgasmo. Aún no. Necesitaba más. 170

Tomando una fortificada respiración, Eleanor empujó sus dedos en el cabello de Addison de nuevo y agarró la parte posterior de la cabeza. Ella presionó con su pierna izquierda con fuerza suficiente para hacerlas rodar, lo que probablemente sólo funcionó porque Addison estaba preocupada con devorarla. "Ellie!" Addison estaba de espaldas, su cabello extendido sobre la almohada y mirando a Eleanor con la boca entreabierta. "Mi turno." Eleanor beso la sorprendida boca y pasó la lengua por el labio inferior de Addison. "Mi turno ahora para ser la que esté a cargo." "Pero siempre estás a cargo." Addison puso mala cara, sus ojos relucientes. "Sí, lo sé," Eleanor dijo casualmente, "y hay una razón por la que siempre estoy a cargo." "Oh, existe, verdad?" Addison arrugó la nariz ante ella. "Y por qué podría ser?" Inclinándose, Eleanor besó la parte blanda justo detrás de lóbulo de la oreja de Addison, sonriendo contra la piel mientras lo hacía. "Porque," murmuró en la casi transparente apariencia de la oreja de Addison, "Soy tan buena." "Oh, Caray. En todo?" "Tarde o temprano me aseguro de dominar todo lo que yo decido que quiero hacer." "¿Y ahora?" Addison estaba jadeando por aire. "Y ahora quiero hacer .... esto" Eleanor se rió de cómo sus palabras hicieron a Addison chillar. Esto resultó que, Eleanor apenas fue capaz de pasar los pechos de Addison. Esos globos perfectos con las puntas oscuras, marrón eran simplemente demasiado deliciosos, demasiado maravillosos. Cuando finalmente se dejó ir - y por ahora, Addison estaba en realidad ronroneando – la besó hacía abajo a un vientre ligeramente redondeado. Vio el ombligo perforado de cerca por primera vez, y de alguna manera, ya que era el ombligo perforado de Addison, era lo más adorable y la cosa más sexy con la que se había encontrado. Tiró de ello suavemente con sus dientes, haciendo a Addison aullar antes de este acto de mordisquear finalmente haciéndola separar las piernas y hacer espacio para Eleanor. Eleanor no había estado segura de cómo se sentiría cuando estuviera en estrecho contacto con el sexo de Addison. Al final resultó que - y esto no lo había esperado - ella tenía el impulso de tocar y probar cada pulgada de los pliegues empapados; en otras palabras, quería devorar a Addison al momento. Sin embargo, tenía cuidado de hacer algo que 171

pudiera herir a Addison, lo cual para ella era inconcebible, por lo que se acercó a su amante lentamente. Comenzando con los flexibles muslos, no estaba muy sorprendida de encontrarlos resbaladizos hasta la mitad de las rodillas de Addison, ya que estaba tan húmeda ella misma. Eleanor lamió y besó su camino a lo largo de los muslos de Addison hasta la unión de sus piernas. "Ellie, oh, Dios, Ellie, me estás volviendo loca. Sabes eso, verdad? Absolutamente loca. No puedo ... oh, mierda ... " Addison separó más las piernas y flexionó sus rodillas. "Tus labios, tu boca ... oh, Dios, tu boca!" "Dónde quieres mis labios? Mi lengua? Aquí?" Eleanor intentó aplanar la lengua contra el clítoris duro. Presionandola en pequeños círculos parecía funcionar bien, mientras Addison gritaba y empujaba sus dedos en el cabello de Eleanor. "Sí. Sí!" Sus caderas ondulantes bajo la boca de Eleanor, Addison gimió más fuerte con cada caricia. "Si, así. Así. Oh, vas a hacer que me corra. Por favor. Por favor!" Después de eso, las palabras de Addison se volvieron ininteligibles cuando clavó los talones en el colchón y empujó contra la boca de Eleanor. Eleanor podía sentir las palpitaciones comenzar contra sus labios y sabía que el orgasmo de Addison estaba ocurriendo. Con cuidado, empujó primero un dedo y luego dos dentro de su amante, queriendo experimentar el placer de Addison con ella tanto como fuera humanamente posible. "Ellie!" Addison gritó y apretó los dedos de Eleanor en un ritmo apasionado que la llevó más lejos. Eleanor se movió lentamente por el cuerpo de Addison, besando su camino, tratando de mostrar con cada beso que la había perdonado, esperaba que Addison hubiera hecho lo mismo a cambio. Ella estaba temblando con excitación desenfrenada, pero estaba dispuesta a esperar a Addison para recuperar la fuerza suficiente para tocarla. Ella quería que su amante disfrutara de cada segundo del dichoso placer, abrumador, y no quería perderse ni un segundo de cómo Addison se veía y sonaba y sentía como temblaba en sus brazos. Eventualmente, y sorprendentemente rápido, Addison se empujó hacia arriba en el codo, ya que ahora yacían lado a lado. "Guau." "Eso es? Guau?" Eleanor se llevó una mano al pecho. "Y yo que pensé que había sacudido tu mundo."

172

"Hiciste más que eso. Lo meciste, le diste vuelta arriba y abajo, lo arrojaste alrededor, y lo estrellaste, pulverizaste, y luego ... "Addison la besó con ternura. "Luego lo juntaste de nuevo. Pusiste todo en mi mundo de nuevo en su lugar, pero también dejaste una nueva marca. Y lo hiciste mejor." Casi sollozando por la repentina avalancha de emociones que las palabras de Addison causaron, Eleanor se secó las pestañas húmedas. "Hey, sin lágrimas. Eso fue un cumplido." Addison deslizó su mano hacia abajo a lo largo del cuerpo de Eleanor. Temblando en su despertar, Eleanor puso su propia mano en la parte superior de Addison y la empujó hacia abajo entre sus piernas. "Estoy tan lista para ti, querida. Sufro por ti. Por favor, coloca mi nuevo de nuevo en una nueva y mejor forma también." Los ojos de Addison se suavizaron y sin embargo un nuevo fuego pareció encenderse al mismo tiempo. "Un placer." Ella empujó dos dedos dentro de Eleanor, que no podía apartar los ojos de la mujer decidida cerniendose por encima de ella. "Sí. Mía." Addison comenzó lentamente un movimiento de empuje intensificado, el talón de su palma presionando y acariciando su clítoris hinchado, sensible. Eleanor echó los brazos alrededor del cuello de Addison, necesitando sostenerse mientras todo su universo se salía de control. "Respira, Ellie. No puedes seguir aguantando la respiración." Cierto. Respirar era bueno. Eleanor tomó una profunda respiración y luego explotó su mundo, comenzando en medio de su vientre; penetrando por sus piernas, a través de su pecho, y a su cerebro donde crepito por largos, maravillosos momentos. Aferrándose a Addison, ella lloró, simplemente porque había olvidado cómo usar las palabras. "Addie, Addie," ella gimió cuando su cerebro finalmente le permitió formar sílabas de nuevo. "Oh, por favor." "Te tengo. Te tengo aquí mismo y, oh, Dios mío, eres increíble." "Crees que fue increíble? Imaginate .... cómo me sentí." Para ser honesta, el sexo nunca había sido tan bueno. Rara vez incluso había estado bien. "Te amo, Addie. Te amo." Ella tiró de Addison cerca. "Pase lo que pase, sin importar lo locas que nuestras próximas semanas se pongan, nunca dudes de ello. Te amo, y es la emoción más egoísta y desinteresada que he tenido." "Eso hace la más extraña sensación." Addison rió y presionó rápidos besos a través de la frente de Eleanor y por sus sienes. "Y yo te amo y te adoro. Pase lo que pase." 173

Eleanor abrazo a Addison, no para dejarla sin movimiento. Necesitaba la sensación de este contacto de cuerpo completo. En cambio, deslizó la mano hacia abajo y tiró de la pierna de Addison, persuadiendola por encima de su cadera. "No he terminado contigo. Aún no. Jamás." "¿Qué? Oh!" Addison se arqueó cuando Eleanor colocó uno de sus pezones en su boca. Succionando en largos, lentos movimientos, haciendo que Addison jadeara y gimiera antes de soltarla. "Tienes los más hermosos pechos. Tan impresionantes." Su boca ávida por el otro, ella se aferró a él, tirando con los dientes y disfrutando de la rugosa, textura aterciopelada. Addison empujó sus dedos en el cabello de Eleanor, tirando suavemente de ella, claramente queriendola aún más cerca. "Esto ... es jodidamente increíble," Addison dijo, gimiendo más fuerte con cada tirón de su pezón. "Segura que no has hecho esto antes?" "Segura." Eleanor dijo contra el flexible pecho, lamiendo el pezón. "Supongo que soy natural". "Oh Dios." "Date la vuelta, querida." Eleanor dio un codazo a Addison y la guió sobre su estómago. "Eso es. Muy bien." Queriendo explorar cada pulgada cuadrada de Addison, deslizó las yemas de sus dedos, de vez en cuando sus uñas romas solamente, arriba y abajo de la espalda de Addison. Piel impecable, satinada, tan seductora al tacto, hizo las manos de Eleanor cosquillear. Se levantó y se sentó a horcajadas sobre la parte posterior de los muslos de Addison, ahuecando su trasero con manos codiciosas. Eleanor apenas podía respirar, su excitación elevándose de nuevo en la simple vista de las curvas de Addison. No podía comprender el hecho de que se le estaba permitiendo tocar, probar, a esta preciosa criatura. Ella apretó los firmes glúteos y luego empujó las piernas de Addison separándolas con sus rodillas. Se dio cuenta de lo excitada que Addison estaba. Estaba temblando, y su cuerpo parecía ondularse por su propia voluntad. Eleanor extendió sus rodillas, abriendo más las piernas de Addison. Temblando con una necesidad de ser una con Addison de nuevo, para sentir la confianza de Eleanor con su placer, se inclinó para poder colocar sus labios al oído de Addison. "Tan sexy, tan hermosa," susurró con vehemencia. "Tan húmeda que será tan fácil llenarte. Es eso lo que quieres también, querida?"

174

"Oh, maldición, sí." "¿Sí?" Ella rodeó la entrada de Addison con los dedos, ligeramente, ligeramente. "¡Sí! Oh, por favor. Ve adentro. Por favor." Su propio sexo contraído en anticipación, Eleanor lentamente entró en Addison con dos dedos. "Más." "¿Más? Oh." Cuidadosamente, Eleanor añadió un tercer dedo, y esto era claramente lo que necesitaba Addison. Empujándose abajo y arriba hacia Eleanor, ella se empaló completamente y luego se meció hacia atrás y adelante en el más hermoso movimiento fluido que Eleanor alguna vez había visto. Hipnotizada por la visión de cómo Addison se movía con abandono, Eleanor se inclinó de nuevo hacia delante, a horcajadas sobre el muslo izquierdo de Addison, y apretó los pliegues hinchados contra ella. Addison se levantó en sus manos y rodillas y empujó hacia atrás en Eleanor. "Ellie, oh, Ellie," sollozó. "Te amo. Me encanta - lo que - haces." Eleanor aumentó el ritmo y envolvió su brazo alrededor de la cintura de Addison. La jaló hacia arriba contra ella, sosteniendo a Addison en su lugar mientras se movía al unísono. "Agachate y tocate," murmuró roncamente. "Como lo hiciste esa vez en Skyped. Me pusiste tan caliente sólo por retorcerte delante de tu cámara web, y no podía tener suficiente de ti, viendo tu piel enrojecida y la forma en que te veías cuando te corriste." Addison gimió y empujó sus dedos entre sus piernas. "Oh, mierda." Ella comenzó a temblar al instante. "Me ... me voy a ... ah! Ellie ... " Sacudiéndose contra la doble embestida de dedos, Addison gritó y se corrió, inundando la mano de Eleanor. Esto hizo que Eleanor empujara con más fuerza contra la cadera de Addison, y no pudo contener el impulso irresistible de la oleada de placer que inundó sus sentidos. Las llamas estallaron, lamiendo a lo largo de sus piernas, a lo largo de sus caderas, y se convulsionó una y otra vez. Eleanor logró sostenerse de Addison y retiró suavemente sus dedos antes de que se desplomaran sobre las almohadas, agotadas y tratando de recuperar el aliento. Acomodándose, tiraron de las mantas encima y crearon una especie de capullo, donde Addison se enroscó en el hombro de Eleanor. "No soy demasiado pesada, verdad?" Addison miró hacia ella, todavía viendose aturdida.

175

"Estás bien. Quédate donde estás." Eleanor finalmente estaba relajada, y no creía que podría moverse incluso si un incendio envolvía el edificio. "Mmm-hmm. Estaba esperando que dijeras eso." Addison envolvió su brazo alrededor de Eleanor. "Te amo." "Te amo también, Addie. Espero que nunca jamás te dé ninguna razón para dudar de esto." "Yo también." Ellas simplemente se acostaron allí, abrazadas, su respiración casi sincronizada y, Eleanor no tenía ninguna duda, sus corazones en conjunto también. Tan apasionada y llena de excitación, como había estado hace sólo unos momentos, ahora se sentía tan relajada y segura en los brazos de Addison. Cerrando los ojos, Eleanor sabía que finalmente sería capaz de dormir - por lo menos hasta que su amor y el deseo por Addison la despertaran de nuevo.

***** "El truco es añadir un poco de agua mineral fría para la masa." Addison levantó una botella de Pellegrino como evidencia y Eleanor parecía debidamente impresionada, al menos hasta que comenzó a reírse donde estaba sentada en un taburete en el otro lado de la isla de la cocina. "No creo que vaya a hornear waffles en la mañana en cualquier momento, querida." "Por qué mantienes una cocina completamente equipada con todos estos alimentos, por no mencionar todas estas máquinas? Es decir, estoy esperando que un robot aparezca como un lujoso rascador de espaldas o algo." "Ah, te refieres a Sean el Butler 3.0? Él resultó ser demasiado juguetón por lo que tuvo que volver a la tienda de robot." Addison se echó a reír. Apoyada en la encimera, se rió a carcajadas en esta broma inesperada. Y podría solamente ser más de esto ahora que Eleanor estaba empezando a estar más relajada a su alrededor. "Bueno, buena cosa me tienes ahora, entonces. Para rascarse la espalda, quiero decir." "Sí." El brillo travieso en los ojos de Eleanor se transformó en ternura. "Es una cosa muy buena."

176

Sonriendo a la mujer que amaba, Addison quitó los waffles de la plancha y los colocó en un plato antes de verter más pasta sobre la superficie caliente. "Stacey puede comer por completo cinco o seis de ellos. Mi límite es de dos o tres, como máximo." "Dónde diablos van? Ella es tan delgada." "Toda esa maldita energía. Tú sólo la conoces desde que el aneurisma se dio a conocer. Sin duda llegaras a ver a toda velocidad a Stacey una vez que este totalmente recuperada." Addison sonrió feliz. "Eso es sólo una cosa tan impresionante que esperar, incluso si la niña puede hablar hasta que se te caigan las orejas." "Así que tengo que prepararme para una adolescente habladora, enérgetica para mantenerme alerta?" Eleanor no parecía preocupada. "Eso suena como una conclusión lógica. Stacey te adora. Ella no es la razón por la que quería venir aquí ayer por la noche, pero ella me ayudó a encontrar el valor para afrontarte." Eleanor saltó del taburete y rodeó la isla de la cocina. Apartando algunos mechones errantes de cabello de la cara de Addison, la besó levemente. "Sobre eso. No debería haber dejado esto tanto tiempo. Debería haber venido a verte y arreglado esto mucho antes." "Fui una completa idiota al respecto." "Y no estaba muy comunicativa. No me extraña que sospecharas." "Pero estamos bien ahora?" La incertidumbre más pequeña se ocultaba en la voz de Addison. "Estamos bien. Me siento muy segura y bastante maravillosa, aquí contigo. Cuando llegué a casa, este penthouse se sentía como una prisión fría, lujosa. Quería ir a tu casa en Newark y olvidarme de este lugar." "Es esa tu forma de decir que vamos a vivir nuestras vidas juntas en Newark? Eso podría decepcionar a Stacey. Creo que ella y Maureen están a la espera de la vida en la vía rápida en Manhattan." Eleanor tuvo que reírse. "Oh Dios. Sólo puedo imaginarme. Bueno, si trabajan duro en sus respectivos colegios educativos, yo podría ser capaz de ayudarlas de alguna manera con respecto a la parte de Manhattan, por ejemplo ayudando con prácticas apropiadas. También tengo esta gran necesidad de estar allí para ti y Stacey cuando se trata de su estado de salud. Ahora, en cuanto a la vida en la vía rápida, yo no sé nada de 177

eso. Planeó pasar mucho tiempo en Newark en esa pequeña casa acogedora donde el amor de mi vida reside." "Tú – te quedarías allí conmigo? Con nosotras?" Addison sabía que estaba boquiabierta, pero eso era tan inesperado. "Si me quieres allí contigo, sí, absolutamente. Realmente me gusta mucho tu casa, querida. Y cuando querramos, qué era eso? La vía rápida? Tendríamos este penthouse, o tal vez un piso en el Upper East Side o algo así. Mientras estemos juntas, soy feliz. Cuando se trata de nosotras no puedo pedir nada más que eso." Abrazando a Eleanor, Addison enterró la cara en su cuello. Ella entendía exactamente lo que quería decir Eleanor. En cuanto a los deseos que quería, ella tenía lo que deseaba aquí en sus brazos.

Epílogo Siete meses después "Bienvenidos todos!" Eleanor estaba junto al micrófono y, junto a ella, agarrada del brazo, Addison estaba sonriendo ampliamente a los invitados reunidos y miembros de la prensa. Apenas podía creer que el día por el que había trabajado tan duro durante los últimos ocho meses estaba finalmente aquí. Cuando Eleanor había sugerido la creación de su propia marca, más económica y orientada hacia las farmacias y supermercados, ella aprovechó la oportunidad. "Estamos aquí para lanzar una nueva línea para Face Exquisite y para lanzar una nueva marca de maquillaje, The Blush Factor. Nada de esto hubiera sido posible sin la mujer parada a mi lado, Addison Garr." Eleanor besó la mejilla de Addison. "Disfruten de las canastas de regalo y, por supuesto, el buffet de allí por la pared del fondo." Se apartaron del micrófono mientras todo el mundo aplaudía y se dirigieron hacia Stacey y Maureen. "Se vé fantástica," Eleanor murmuró al oído de Addison, haciendo un gesto hacia Stacey. "Nadie podría creer lo enferma que estaba hace tan sólo unos meses." "Gracias a ti. Gracias al Dr. Stromberg y el personal de la clínica de terapia física que me pude permitir debido a que te tengo como cliente." Addison se negó a derramar ninguna lágrima en un día tan feliz, pero estaba cerca.

178

"Ella hizo mucho más por nosotras, por mí, de lo que pueda llegar a ser capaz de hacer por ella." La sonrisa de Eleanor se tambaleó un poco también. "Tu hermana es nuestro propio ángel, verdad? Ella consiguió que nos comuniquemos de nuevo." "Ella es y lo hizo." Addison envolvió su brazo alrededor de la cintura de Eleanor. "Por otro lado, este, su primer éxito, debe de habersele subido a la cabeza. Ella parece pensar que tiene un futuro en la formación de parejas." "Cualquier oportunidad que podamos dirigirla hacia Broadway en cambio, ahora que impresionó a los mujeres de Chicory Ariose tanto?" "Hay esperanza, supongo. Nunca seré capaz de dar las suficientes gracias a su profesor de música por hacer posible que a medio espectáculo del club de regocijo como Elphaba después de todo. La otra chica también, que no le importó renunciar a la mitad de la pieza, por así decirlo, cuando Stacey hizo una recuperación tan rápida." "Lo sé. Ella es muy talentosa, pero tengo la sensación de que esta tras de mi trabajo en lugar de Broadway. Tal vez por lo menos puedo mantenerla alejada de la fomación de parejas." Eleanor parecía esperanzada. "O tal vez no." "Oh, Dios." Eleanor se rió entre dientes. "El cielo ayude a cualquier soltero a la vista. Ella va a hacer que todo el mundo en Face Exquisite y The Blush Factor una familia feliz." "Te estás riendo. Debes saberlo mejor ahora. Stacey es una luchadora. Si ella siente que alguien está actuando en contra de sus propios intereses, por no hablar de su corazón, se movera sobre ellos ... como este misil de amor o algo." "Bueno, ella tiene mi bendición. Podría mantener a la gente centrada en ella y mantenerlos apartados de nuestras espaldas un poco." Addison se puso seria y dejó de caminar. "Ha sido demasiado horrible? Es decir, tener gente entrometida o ser unos totales idiotas?" Preocupada, Addison se centró sólo en la mujer a su lado. "Ellos no se atreverían." Mostrando los dientes en una sonrisa salvaje, Eleanor logró espantar a uno de los miembros de la junta que se dirigía de nuevo con una sonrisa de felicitación en su rostro. "Creo que por nuestra conducta, por no disculparnos o tratar de ocultarnos, hemos dejado perplejos a los que confían en las sombras para atreverse a atacar." "Hablando de eso," Addison murmuró, bajando la voz.

179

"De que? Atacar en las sombras? "Eleanor ladeó la cabeza. "Mmm-hmm. Sí." "Sabes lo que me haces cuando ronroneas así." Eleanor hizo lo posible por parecer severa. Addison sonrió mientras bajaba la voz otro par de tonos. "Oh, pero te gusta cuando me haces ronronear ... en las sombras, o la luz del día. Casi cualquier hora del día, cuando pienso en ello." "Te encuentras en un mundo de problemas, querida," Eleanor dijo con un gruñido, manteniendo su amable sonrisa mientras asentía a algunos nuevos invitados entrando en el vestíbulo. "Oh, bebé, dices las cosas más dulces." "Y no me digas bebé." "Si no te gusta, no voy a hacerlo, caramelo." "Addison." Riendo ahora, Addison ofreció su brazo a Eleanor. "Oh, está bien, voy a ser buena. Por ahora. Vamos a mezclarnos y hacer nuestro trabajo. Si dejamos a Stacey tener todo el campo de juego, va a tener a todos ellos casados entre sí antes de que termine el año." "Dios no lo quiera." Eleanor miró a Addison de una manera que sólo puede ser descrita como adoración. "Por otra parte, es una chica inteligente con una gran cantidad de ideas brillantes." "¿Qué?," Addison preguntó. "Stace? Acerca de qué?" "Tú misma lo has dicho." Eleanor apretó el brazo de Addison mientras continuaron caminando. "Matrimonio."

FIN

180

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.