el libro negro de la corrupción politica

November 18, 2017 | Author: pellejudo | Category: Madrid, Spain, Democracy, Politics, Government
Share Embed Donate


Short Description

Download el libro negro de la corrupción politica...

Description

INDICE

Prólogo

5

Nota preliminar I. LOS ESCÁNDALOS POLITICO-FINANCIEROS. 1979-1990 1. El caso Puerta: Los primeros «donativos» municipales 2. En el iceberg empresarial del PSOE: El asunto Sellberg 3. Emilio Alonso Sarmiento, el amo del holding

4. «Ni Flick ni fiock» 5. Strauss da dinero a Fraga 6. Traficantes de influencias monetarias 7. Las tragaperras de la política 8. El voto decisivo de Nicolás Piñeiro 9. Los cien millones de Broker Durán 10. ¿Catarsis para todos? De Lluís Prenafeta a

Pedro

Pacheco

II. EL SUMARIO «NASEIRO-SANCHIS» Introducción: Del principio al fin 1. Las grabaciones telefónicas de Sanchís-Palop-Naseiro 1. Sanchís-Palop. 12 de diciembre 2. Naseiro-Palop. 3 de febrero de 1990 3. Naseiro-Palop. 29 de marzo de 1990 4. Finch-Palop. 5 de abril de 1990 5. Sanchís-Palop. 5 de abril de 1990 6. Rafael Palop-Salvador Palop. 6deabril de 1990 7. Palop-Naseiro. 6 de abril de 1990 2. Declaraciones de los detenidos ante el juez de Instrucción n.° 2 de Valencia, Luis Manglano Sada

1. Salvador Palop. 11 de abril de 1990 2 Prosigue Palop 3 Segunda declaración de Salvador Palop 4. Rosendo Naseiro. 13 de abril de 1990 .......... 5. Prosigue Palop ............................................... 6. Segunda declaración de Rosendo Naseiro .....

PRÓLOGO

Decir aquí dinero negro es hablar de capitales escondidos, ocultos a la transparencia pública, fuera del control. No es lo mismo que dinero sucio, un término policial que define directamente los beneficios de una actividad delictiva (por ejemplo, el narcotráfico «lava» dinero sucio). En términos bancarios, una «caja B» es aquella en la que se guarda y/o desvía un capital obtenido legalmente pero que se gasta fuera de la contabilidad oficial o a pesar de ella. Por que un libro negro de la corrupción política en España? ¿Para qué realizar este tránsito por la «Caja B» del sistema parlamentario? El lector hallará la respuesta leyendo esta investigación sobre la vertiente monetaria de la política española, con sus «affaires» desde el caso Puerta al caso Naseiro; pero también con la rotundidad objetiva de las cifras: esos miles de millones de pesetas insuficientes, gastados sin luz ni taquígrafos, obtenidos en ocasiones con métodos que unas veces rayan en la picaresca y otras en la ilegalidad, mientras las entidades bancarias aprietan las clavijas para cobrar sus créditos. El lector tiene en sus manos una radiografía ajustada y objetiva del último gran tema político que se esconde tras los últimos escándalos: la realidad de la financiación de los partidos en España.

Mmíuro SÁNCHEZ 10

de

mayo

de

1990

NOTA PRELIMINAR

Para la elaboración de este trabajo de investigación periodística en la línea de rigor y profundidad iniciada en EL LIBRO SECRETO DE JUAN GUERRA y QUIEN ES QUIEN EN EL LIBRO DE VISITAS DE JUAN GUERRA, las dos entregas anteriores, junto a las informaciones de primera mano, informes acopiados durante años, documentos y testimonios políticos recabados desde 1981, el autor ha recurrido a numerosas informaciones, crónicas de alcance y artículos publicados en los periódicos Diario 16, La Gaceta de los Negocios, El Independiente, Liberación, El Nuevo Lunes, El País, El Periódico de Catalunya, Las Provincias, La Vanguardia y Ya; así como a ciertos reportajes, que enriquecen y complementan a los ya publicados por Tiempo, de las revistas Actualidad Económica, La Calle, Cambio 16 y España Crítica... Dos libros han aportado claves importantes: De Fraga a Fraga, de Luis Herrero y Carlos Dávila, y La otra cara del PSOE, de Fernando Barcieia. Ha sido fundamental la aportación de Elena Mazorra, documentalista de Tiempo, a la búsqueda siempre de los datos perdidos en la memoria.

I

LOS .1979-1990

ESCÁNDALOS

POLITICO-FINANCIEROS

1

El caso Puerta: Los primeros «donativos» municipales

El 31 de agosto de 1981, el gabinete de dirección del Ayuntamiento de Madrid se reunió en el despacho del alcalde Enrique Tierno Galván. La calma del verano, con la mitad de la corporación de vacaciones, apenas presagiaba el estallido del primer escándalo politico-financiero desde que la izquierda, en 1979, arrasó en las primeras elecciones municipales democráticas desde 1939. Cuarenta años de corrupción consistorial en los que el acceso al cargo, «a dedo», por supuesto, implicaba el derecho a traficar con los municipios, enriquecerse con la recalificación de terrenos, utilizar en beneficio propio el poder y la información privilegiada. Son numerosos los casos de ex-alcaldes franquistas convertidos en multimillonarios. Que cada cual haga memoria y ponga a esta evidencia nombres propios. La corrupción era una herencia que las primeras elecciones democráticas, ganadas por unos partidos tan honrados como inexpertos, quisieron borrar para siempre. Pero aquella calurosa mañana del mes de agosto, uno de los asuntos a tratar por el gabinete de dirección del Ayuntamiento fue la concesión de una contrata de limpieza para los distritos de Fuencarral, San Blas y Hortaleza, en la zona norte, con un presupuesto de cuatro mil millones de pesetas y una duración de cinco años.

El asunto era políticamente intrascendente, aunque importante en el terreno económico. En la reunión, el socialista Baltasar Aymerich, delegado municipal de Hacienda, pidió permiso para conceder la concesión por procedimiento de urgencia. -Todo está correcto -dijo, con excesivo interés, ante la sorpresa de Alonso Puerta, hoy dirigente del PASOC y entonces teniente de alcalde responsable del área, encuadrado en el sector crítico del PSOE, quien insistió en que debía ser el departamento de Saneamiento «el indicado para resolver». Al inesperado interés del delegado de Hacienda, se sumó también el concejal José Barrionuevo, actual ministro de Transportes. Como consecuencia se creó una comisión mixta para estudiar las concesiones, en la que participó Alonso Puerta, como responsable del área. Allí, Jesús Espelosín, delegado de Saneamiento, habló bien del informe técnico. -Existen dos empresas, FOCSA y CYCSA, bien colocadas, y otras intermedias muy interesantes; a una de ellas, SEMAT, hay que darle un distrito. Manuel Mella, concejal de Saneamiento y superior de Espelosín en el organigrama municipal, puso reparos al elogioso informe de Aymerich y Espelosmn. -Creo que puede haber errores -se limitó a decir. Y las concesiones fueron dadas con total facilidad. Días más tarde, el concejal centrista florentino Pérez Rodríguez, entonces director general de Ordenación del Transporte y anterior delegado municipal de Saneamiento bajo el mandato de José Luis Alvarez, abordó a Alonso Puerta en los pasillos de la Casa de la Villa.

-Los socialistas sois unos sinvergüenzas -dijo. -(Fe exijo explicaciones por semejante afirmación! -inquirió un sorprendido Alonso Puerta. -¿Quieres explicaciones? -añadió Florentino Pérez-. Estáis sesgando la concesión de contratas de limpieza a cambio de comisiones para el partido. Florentino Pérez Rodríguez había hablado también del asunto con Joaquín Leguina, secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM) y concejal responsable de Hacienda, y con Baltasar Aymerich en una reunión celebrada en el despacho de José Barrionuevo. -Lo han reconocido expresamente -añadió el alto cargo centrista-, y han dicho que esto no sólo ocurre en Madrid, sino en otras ciudades. Ese mismo día, Alonso Puerta trató el tema con el concejal Manuel Mella y con Juan Barranco, secretario de polltica municipal del PSOE madrileño. -Allí me enteré -relata Alonso Puerta, después de casi una década- de la existencia de una comida, el diez de agosto de 1981, entre Jesús Espelosín y Pedro Galindo, representante comisionista de SEMAT, y de otra, al día siguiente, entre Espebosín y Vicente Torres, representante de SELLBERG, que le insinuó la comisión. Pedro Galindo, militante socialista del distrito de Tetwin, ya fallecido, poseía una empresa, EQUIMO, que vendía mobiliario a los ayuntamientos del área metropolitana de Madrid mientras actuaba como comisionista.

A raíz de la crisis municipal desatada, la Federación Socialista Madrileña, Juan Barranco abrió un expediente en el que reconocía las «insinuaciones» de Galindo a Espebosín. En los primeros días de septiembre de 1981, Barranco reconoce una nueva insinuación del empresario socialista a un miembro de la ejecutiva regional del PSOE. En su carta a la Comisión de Conflictos, el responsable de política municipal escribe: «La justificación era, según Galindo, una operación que había realizado con el Ayuntamiento de Madrid, y de sus beneficios deseaba entregar 500.000 pesetas a la FSM (...). Una de las cosas que averigüé a través de los compañeros del ayuntamiento es que Pedro Galindo no había hecho ningún tipo de operación comercial con el citado ayuntamiento. (...) El día 18 cité a mi despacho de Tomás Bretón a Pedro Galindo y le pedí explicaciones sobre sus actividades. Verbalmente negó cualquier actividad irregular y, sobre el tema de las quinientas mil pesetas, me dijo que él era un militante que estaba muy ocupado, que le podía dedicar poco tiempo al partido, que no podia pegar carteles y que si alguna vez quería hacer un donativo para ayudar al PSOE, eso no era ningún delito». Barranco reconoce también que EQIJEMO, la empresa de mobiliario de Galindo, había mantenido «relaciones comerciales, legales, claras y transparentes» con ayuntamientos del área metropolitana madrileña con alcalde socialista. «En algún caso, Pedro Galindo hizo alusiones vagas a supuestas ayudas para alguna Casa del Pueblo, pero de forma tan imprecisa que los compañeros no se atrevían a formular ninguna acusación concreta. En Leganés, por ejemplo, ofreció el cinco por ciento sobre el montante de venta y los compañeros le indicaron que lo entregara en mobiliario para el ayuntamiento...» Existe, sin embargo, constancia documental de la entrega de un talón de cincuenta mil pesetas al PSOE de Leganés, el 30 de mayo de 1981, firmado por Galindo. Alonso Puerta no se sintió satisfecho por esta explicación y, en los pasillos de la Casa de la Villa, interpeló al instructor Barranco.

-Es verdad que Galindo...? -inquirió el teniente de alcalde. -Pedro Galindo -zanjó Juan Barranco, quitando hierro al asuntofue a la sede y puso sobre la mesa de un compañero de la ejecutiva quinientos billetes, y después lo fue contando a los demás. Después de estas palabras, Puerta se enteró de que la empresa favorecida por los errores o «sesgos» del informe técnico de Saneamiento pertenecía al grupo SEMAT. -En la reunión del gabinete de dirección municipal -recuerda ahora Alonso Puerta-, Leguina me trasladó su preocupación. «Hay que acabar con esta situación», me dijo Pero cuando le comenté a Espelosín su comida con Galindo, se lo tomó a broma. «El salmón estaba cojonudo», fue su respuesta. El nerviosismo, sin embargo, hizo mella en el equipo municipal, y para acabar con el asunto se encomendó al delegado de Obras y Servicios, Juan Claudio de Ramón, la elaboración de un informe sobre la conflictiva propuesta de concesión. De Ramón detectó un cambio de posición entre las empresas originariamente mejor situadas, de entre las que, por error, había desaparecido CESPASA, y había aparecido, en cambio, una nueva: INGENIERÍA DE MUNICIPbS, S.A., en grupo con SEMAT. La evidencia hizo inhibirse del asunto a Baltasar Aymerich, futuro subsecretario de Obras Públicas, quien aconseja no otorgar la concesión a SEMAT. Mientras tanto, Alonso Puerta recurrió institucionalmente al alcalde. -Usted sosiéguese, que va a contar con todo mi apoyo -le dijo Enrique Tierno. Juan Claudio de Ramón, al mismo tiempo, expresó al alcalde sus sospechas y Tierno decidió convocar a UCI) para suspender la reunión en la que debía darse la concesión.

Joaquín Leguina, que durante una semana había negociado con los concejales centristas una forma de «tapar el asunto», anunció solemnemente: -Ya se han devuelto las quinientas mil pesetas. Con el conocimiento de Pablo Castellano y Luis Gómez Llorente, entonces líderes de la corriente Izquierda Socialista, en vísperas del congreso del PSOE, el teniente de alcalde de Madrid, Alonso Puerta, solicitó formalmente, entre otras cuestiones, la dimisión de los delegados de Hacienda y Saneamiento, Baltasar Aymerich y Jesús Espelosín. -Tierno manifestó su grave preocupación por el tema -recuerda Puerta-, aunque se mostró reticente en cuanto a pedir responsabilidades a Aymerich. El asunto estaba ya en los periódicos y la máquina del partido comenzó a funcionar. Alonso Puerta trasladó el problema al presidente de la FSM, Feliciano Santos. -Tenía opiniones muy críticas -comenta Puerta-, pero nunca las utilizó. En el despacho del alcalde, Tierno y Leguina presionaron a Puerta para que firmara una carta quitando gravedad al asunto. -En la conversación, muy violenta -añade Alonso Puerta- se cambió repetidamente de borrador, pero no quise firmar y la carta quedó en un comunicado de la alcaldía. Llegué incluso a ofrecer mi dimisión como teniente de alcalde, que no me fue aceptada. Pero lo que sí hicieron Tierno y Leguina fue suspender una reunión del grupo de concejales socialistas que yo había convocado. «Sosiéguese, Puerta», me repetía el alcalde, «porque vivimos un momento de grave tensión». Sin embargo, no había tensión para organizar en la Casa del Pueblo un tribunal que avergonzaría al

propio Jomeini, con la ejecutiva regional como juez y parte. Eso sí, salieron nuevas cosas a relucir, como que una de las empresas favorecidas ofrecía un «donativo» de entre cinco y nueve millones de pesetas, y la otra empresa el cinco por ciento del contrato; que las quinientas mil pesetas devueltas eran el importe de una comisión por la adjudicación de bancos públicos en Carabanchel; que Espelosín reconoció sus comidas con los comisionistas; que Baltasar Aymerich había pedido a Juan Claudio de Ramón que diera un colector a CYCSA como compensación, aduciendo «órdenes de arriba», aunque aclaró que «arriba» era él mismo, porque trabajaba en un tercer piso... Pero lo que sí surgió del «juicio» fue el inicio de la expulsión de Alonso Puerta del partido y del ayuntamiento. Así recuerda el ex teniente de alcalde socialista aquel episodio. -Me llamó Tierno a su despacho y me dijo: «Yo, como usted sabe, le aprecio, pero me veo obligado a cesarle como teniente de alcalde, dada la delicada situación en que me encuentro.» No se atrevió pero sí formó una comisión investigadora compuesta por mis enemigos políticos de entonces: María Gómez de Mendoza, Javier Angelina, Eduardo Mangada, que ya actuaba en connivencia con la dirección del PSOE, y José Luis Martín Palacín, un curioso personaje de quien mejor es no hablar. La rápida expulsión de Alonso Puerta fue acelerada por los miembros de la Ejecutiva Federal: Emilio Alonso Sarmiento, tesorero del PSOE, Luis Fajardo, Enrique Múgica y Carmen García Bloise, anterior responsable de finanzas del partido. El dinero socialista parecía temer desmasiado al «critico» Puerta, quien sigue creyendo, después de los años transcurridos, que su expulsión fue una decisión personal de Felipe González, humillado por el sector crítico en la elección de compromisarios al XXIX Congreso del PSOE. Alfonso Guerra, que entonces como ahora apenas controlaba la FSM, opuso cierta resistencia cuando advirtió a Felipe González:

-Si tú te cargas a Puerta, ya veremos qué hago yo después con Leguina. Tras la expulsión, motivada entre otras razones, por «el considerable daño que ha hecho a la imagen del partido», Joaquín Leguina reconoció ante el pleno del ayuntamiento la existencia de cohecho. -Pero cometido por las empresas -matizó el futuro presidente de la Comunidad de Madrid. También el hoy ministro José Barrionuevo habló «de un intento de soborno». En el mismo pleno, a petición de UCD, se aprobó una moción para que el ayuntamiento presentara querella criminal contra las empresas de la contrata, que, gracias a los quehaceres de Barrionuevo, se convirtió en denuncia y jamás llegó a presentarse. Quien sí se querelló a título personal fue Alonso Puerta contra las dos personas que habían ofrecido comisiones: Pedro Galindo, por SEMAT, y Vicente Torres, por SELLBERG. -Creo que Aymerich y Espelosín -dice Puerta- inauguraron en el Ayuntamiento de Madrid un peligroso sistema presiones. El papel de Tierno era de total subordinación a la ejecutiva del PSOE. Optó, como el partido, por la solución menos ética posible, achacándome la responsabilidad de una situación que yo intenté aclarar. En mi camino se cruzó un grave caso de corrupción, y hube de pagar un alto precio por no declinar mi responsabilidad. 2 En el iceberg empresarial del PSOE: El asunto SELLBERG La cabeza de Puerta no acabó con el escándalo. El 17 de mayo de 1984, con Felipe González instalado en La Mon'cloa, el caso resurgió de sus cenizas en forma de acta notarial, extendida a

requerimiento del alcalde de Murcia. Carlos Franco Arandilla, ex directivo de Sellberg, señaló ante notario: «El talón por un importe de diez millones de pesetas con cargo a la cuenta corriente de Saneamientos Sellberg, S.A. fue entregado para su cobro a Vicente Alejandro Torres García (miembro del PSOE relacionado con Emilio Alonso) siguiendo instrucciones de los consejos de administración de INGENIERÍA URBANA, S.A. y Saneamientos Sellberg, para que el citado señor Torres García, después de cobrado, entregara su importe en efectivo a don Emilio Alonso Sarmiento, del PSOE, en calidad de «donativo». El despido de Franco Arandilla, según él «por negarse a comprar concejales», hizo planear de nuevo la duda ante los métodos empleados por los partidos politicos en el poder para obtener fondos. Y el PSOE llevaba casi dos años en el gobierno central y casi el doble en los principales municipios de España. Así, las querellas de Puerta y el pleito de Franco sacaron a la palestra los quehaceres del responsable de finanzas de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, el empresario mallorquín Emilio Alonso Sarmiento, hombre de confianza de Alfonso Guerra y heredero del método financiero artesanal de Carmen García Bloise. Junto al responsable de finanzas, Luis Fajardo Spínola, encargado de la política municipal, aparecía como responsable politico de supuestas canalizaciones de dinero, obtenido en comisiones ilegales, hacia las arcas del partido. La clave estaba en el empresario socialista Vicente Alejandro Torres García, que sustituyo a Franco Arandilla en la dirección general de SELLBERG, empresa que fichó a Torres ante los numerosos éxitos conseguidos al frente de SEMAT en la obtención de empresas en La Laguna, Algeciras, Marbella, Ibiza, Elche y Sagunto. Acababa de obtener un contrato de limpieza para SEMAT de doscientos millones de pesetas en la capital ilicitana cuando SELLBERG le llamó para que obtuviera la contrata de limpieza de Murcia, de cuatrocientos millones de pesetas. Tras conseguirla, logró después la de Lorca, Mahón y Mérida.

Según el acta notarial suscrita por Carlos Franco: «Los acuerdos tomados por el señor Torres para la consecución de número 3, dirigida al grupo de concejales socialistas, fechada en Alicante, el 11 de octubre de 1979, y firmada por Pedro Lorca Rubio, responsable de finanzas del PSPVPSOE. López rubio escribe: «No se os escapará la importancia tanto económica como política que tiene, para el Partido, el control de la contratación (ejemplo, plan general de ordenación urbana, recogida de basuras, mantenimiento del alumbrado público, etc.). Es propósito de la C.E. del PV que, al igual que se ha establecido en otras Federaciones del Partido, y más concretamente en aquellos grandes ayuntamientos donde el volumen económico de estas contratas, podría suponer una fuente extra de financiación, el establecer en esta Federación una metodología que nos permita estar enterados antes de su resolución, y con tiempo suficiente, de todas aquellas contrataciones, lisitaciones y subastas, al objeto de poder concurrir a ellas.» La prueba notarial de Carlos Franco abunda en afirmaciones sobre la responsabilidad política en el caso de las contratas de limpieza. «Todas las gestiones encaminadas a conseguir dicho contrato fueron realizadas por el señor Torres. Fui informado de que Emiliano Alonso le mandó entrevistarse con el señor Leguina. El señor Leguina le indica que debe tratar el asunto con los señores Espelosín y Aymerich. Toma contacto con el señor Espelosín y organiza un almuerzo en el Club 31, al cual asisten los señores Espelosín, Manso, Maturana, Vicente Torres y Carlos Franco. En esa comida el señor Espelosín manifestó la conveniencia de que en nuestro proyecto incluyamos una propuesta de Empresa mixta, ofreciéndose a entregarnos una copia de los estatutos de una empresa similar recientemente creada (en 1981) en La Coruña. Efectivamente, días después nos fueron entregados dichos estatutos por el propio señor Espelosín, en su despacho de la calle Divino Pastor.» El caso del presunto cohecho en el Ayuntamiento de Madrid, que costó el cargo a Puerta, quedó archivado en 1984, sin que

prosperasen las querellas contra Vicente Torres y Pedro Galindo. Los jueces aceptaron la existencia real del delito, pero la inesperada muerte de Pedro Galindo, por un ataque de corazón, y la falta de pruebas definitivas contra Torres, provocaron el archivo del proceso. En la época en que el PSOE se encontraba a las puertas del poder y en los primeros meses de detentarlo, el partido recibió numerosas ofertas para proyectos inmobiliarios, negocios de importación-exportación y servicios. Tras el escándalo desatado en el ayuntamiento de Madrid, Felipe González dio instrucciones estrictas para extremar la cautela y no caer en actividades que pudieran provocar acusaciones. Así, por ejemplo, la ejecutiva federal del PSOE rechazó en 1984 un negocio consistente en la recaliflcación de unos terrenos próximos a Madrid, por los que el partido habría obtenido entre 800 y 900 millones de pesetas, casi la sexta parte de los 6.000 millones de deuda que acumulaba el PSOE en 1983, según el informe de Emilio Alonso presentado al Comité Federal. El affaire SELLBERG condujo a tal crisis política que, el 25 de septiembre de 1984, el presidente Felipe González, en una rueda de prensa posterior a la inauguración de la Feria del Mueble de Valencia, advirtió visiblemente nervioso: -En vista de que hay una cierta preocupación, ciudadana sobre este tema -dijo refiriéndose al supuesto cobro de comisiones ilegales en varios ayuntamientos socialistas-, o preocupación en los medios de comunicación, quiero proponer al partido y al Grupo Socialista que investigue y aclare seriamente el procedimiento de financiación y captación de recursos de todos los partidos politicos en España desde 1977 hasta hoy, y que ofrezca los resultados a la opinion pública. »Dicho en otros términos -añadió-: ya está bien de bromas que a mí a veces me producen impresiones difíciles de transmitir. Por consiguiente que haya una comisión parlamentaria, esto para empezar, y para el futuro, que también investigue cuales son los medios que sostienen, a su vez, a los medios de comunicación social,

para que los ciudadanos los conozcan. Esto se llama transparencia para la democracia. Por primera vez desde su llegada al poder, el presidente aremetia contra la prensa, una actitud muy parecida a la empleada en enero de 1990 cuando estalló el escándalo «Juan Guerra». Pero entonces resultaba tan nuevo que Diario 16, en su editorial del 26 de septiembre, escribía: «Ningún periodista habría podido imaginar hace dos años que interrogado sobre un escándalo que afecta a su partido, el líder del PSOE fuera a contestar con las palabras intimidatorias que anteayer pronunció en Valencia. Nada hay que oponer a la idea de que, además de «la financiación de los partidos» -y muy especialmente la del PSOE- se «investigue también la de los medios de comunicación -o la de cualquier otro estamento o institución-, pero vincular ambas iniciativas de forma tan extemporánea revela un ánimo disuasorio impropio de un gobernante democrático». 3 Emilio Alonso Sarmiento, el amo del holding

En 1976, antes del XXVII Congreso, «la Tesorería» del PSOE estaba en manos de un mecánico ajustador de 45 años llamado Eduardo López Albizu, «Lalo». Eran tiempos de clandestinidad, en los que la UGT financiaba al partido con los caudales donados por los sindicatos europeos; cuando los socialistas presumían de sus cien años de honradez y no se postulaban como «alternativa de poder» bajo la monarquía parlamentaria. Entre 1977 y el congreso extraordinario de 1981, «la Administración» recayó en Carmen García Bloise, socialista educada en el exilio y acostumbrada a contabilidades demasiado domésticas para un partido que había obtenido ciento dieciocho diputados en las primeras elecciones democráticas de 1977. Bloise se llevó consigo como lugarteniente en la administración del PSOE, a Aida Alvarez, esposa del chófer de

Alfonso Guerra e íntima amiga del vicepresidente desde los tiempos de la oposición. Se cuenta incluso que le planchaba las camisas en aquellos tiempos heroicos. El resultado electoral sirvió al PSOE para consolidarse, abrir sedes, ampliar el número de militantes, atraer a personalidades de prestigio y, en el terreno más interno, estabilizar las finanzas del partido que, hasta ese momento, habían dependido en gran medida de la entrega directa de fondos de la Fundación Ebert, vinculada al Partido Socialdemócrata Alemán, por medio de su representante Dieter Koniecki y de las bondades del italiano Nerio Nesi, presidente de la Banca Nacionale del Laboro y amigo personal de Alfonso Guerra. Eran tiempos en los que el presidente mejicano Echeverría ayudaba económicamente a la Junta Democrática, y, aunque el PSOE siempre negó oficialmente la llegada de dinero americano para sus finanzas, es todavía recordada la generosidad de Venezuela y Méjico con los socialistas, en forma de dólares llegados de Méjico en 1977 o ciertos cheques entregados por Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela, según recuerdan algunos militantes del PSOE histórico. El XXVIII Congreso, en mayo de 1979, supuso un cambio en las necesidades financieras del partido que ya giraba en torno a la figura personal de Felipe González, e inauguraba lo que muchos socialistas de izquierda han denominado «la era del Felipismo». El mallorquín Emilio Alonso Sarmiento, hombre de Alfonso Guerra, fue encargado por el partido de articular un sistema de empresas, un holding que constituyera el soporte financiero del PSOE. ¿Quién era realmente ese hombre? El periodista Fernando Barciela en su libro «La otra historia del PSOE» diseña un retrato del personaje tan ajustado como jocoso que merece la pena reseñar: «Alonso es calvo y mallorquín. Está casado pero parece que es soltero. Salta a la vista que es un magnate, no importa que se encuentre de vacaciones en sus negocios. Salta a la vista que proviene de cuna empresarial cuando nos encontramos con su alta

figura llena de autoridad, y ese estilo Chicago años 30, ese traje de rayas, tan parecido a los de Fraga Iribarne. »Durante años, Alonso dirigió las empresas de su familia y algunas otras que su esposa aportó al clan, fábricas de zapatos que llegaron a tener más de quinientos obreros; fábricas de curtidos, zapaterías y la más importante empresa de exportación de calzado de España. Cuando Alonso empezó a significarse en las Islas Baleares, en los ambientes ciudadanos de Palma, como dirigente socialista, cambió su trabajo en las empresas por las tareas del Partido, y dejó los asuntos de negocios en manos de parientes cercanos. »Como paso a formar parte del Olimpo de los jefes socialistas a escala nacional? Fue en el XXVIII Congreso. Alonso era por aquel entonces un personaje importante entre los socialistas de Les Illes, nada menos que el secretario general de la Federación. Estaba en el Congreso cuando se le acercó Alfonso Guerra, el confeccionador de todas las lineas el "Señor de las Listas", para pedirle que se encargara de la Secretaría de Administración del Partido. El ambiente era tenso en aquel momento; se sabía que Felipe iba a dimitir y Guerra se esforzaba por evitarlo. Andaba con un fajo de papeles en la mano, como siempre, y tenía una Secretaría para la que no había ningún interesado. Le había preguntado a Félix Pons, un demócrata cristiano del grupo de Peces-Barba, si quería el puesto, y éste le había contestado: »-No, hombre, yo no soy el más indicado para ese cargo. Ahí tienes a Emilio Alonso que es empresario y está acostumbrado a esas cosas de negocios, contabilidades y dineros. »Emilio le dijo a Guerra que sí. Pese a que el tono dominante en el Congreso no era el más favorable, Alonso le contestó: »-Con vosotros iré a donde haga falta.

»Pero no hizo falta que se moviera de donde estaba, pues media hora después de esta conversación, Felipe subía al estrado para decir que se marchaba. »Unos meses más tarde, cuando se reunió el Congreso Extraordinario, Guerra volvió a acercarse al mallorquín y, olvidándose que éste era amigo de hombres tan antipáticos para su persona como Carlos Zayas y Enrique Sarasola, le dijo: »-Mira, Emilio, antes nadie quería venir con nosotros porque se sabia que íbamos a perder. Ahora quieren todos Pero tú has estado a nuestro lado en el peor momento, así que te renuevo el ofrecimiento de la Secretaría de Administración. »Con la entrada de Alonso se puso término al reinado de Carmen García Bloise en los temas de dinero. Desde el primer día, Alonso se tuvo que enfrentar a la frialdad, casi hostilidad, del equipo saliente, el de Carmen, pero le ha pagado con la misma moneda. Después de ponerse a trabajar, a organizar inventarios, a estrujarse las meninges para sacar ideas transformables en dinero, Alonso no ha escatimado reproches para la gestión de Carmen. Algunas veces se ha llevado las manos a la cabeza y ha exclamado: »-Cuando llegué, esto no había quien lo entendiera. »Parece que uno de los errores que cometió Carmen en su gestión financiera fue pedir créditos a los bancos sin tener muy claro cómo los iba a pagar, a liquidar». Poner en la secretaría de Finanzas a un hombre con experiencia empresarial como Alonso definía totalmente la estrategia económica del partido, para la que contaron, ademas, con dos compañeros de viaje, sacados del enmarañado mundo de los negocios y unidos por su amistad con Felipe González: los empresarios Enrique Ballester y su tocayo «Pichirri» Sarasola.

La etapa Ballester Primero recurrieron a Enrique Ballester, un gallego de 48 años que ingresó en el PSOE en 1975 tras conocer personalmente a Felipe González en una visita a Argel. En 1980, Ballester, su hermano José, su socio, Luis Barredo y Domingo Ferreiro Picado, secretario particular de Alfonso Guerra durante la transición democrática, se hicieron cargo de MANAGEMENT, S.A., la empresa madre del holding socialista, encargada de poner orden y concierto a la caótica y apenas rentable estructura empresarial del partido. MANAGEMENT, S.A. se dedicaba a la importación-exportación, especialidad de este empresario gallego. Ballester fundó empresas como MANAGEMENT DE INGENIERIA Y REALIZACIONES, S.A. (MIRSA), una filial de MANAGEMENT dedicada a la ingeniería y la construcción, cerró otras, como OREX, S.A., y reestructuró cuantas pudo. En 1982, Ballester dejó el holding y su cargo de gerente fue ocupado por Luis Velasco con el objetivo de firmar contratos con Argelia. El 2 de diciembre de 1982, Velasco renunció a este cargo una semana antes de ser nombrado secretario de Estado para el Comercio y negociar, como primera actividad, el contrato de suministro de gas argelino acompañando al vicepresidente Alfonso Guerra. Las discrepancias con Emilio Alonso fueron las causas de la dimisión de Ballester, como él mismo ha explicado recientemente a Cambio 16: -En la sociedad no había profesionalidad, predominaba la política. Emilio y su gente de confianza, entre la que se encontraba su hermano Miguel y amigos de Mallorca, lo controlaban todo. Teníamos enfrentamientos constantes. Obsesionado por decir siempre la última palabra, Emilio Alonso redactó una circular interna en la que acusaba a Ballester de aprovecharse del nombre del PSOE para realizar negocios

personales. Era la manera del poderoso responsable de finanzas de agradecer los servicios prestados.

Las víctimas de Valencia

El entramado de empresas montado por los Ballester tuvo serias dificultades entre muchos militantes socialistas, que no veían con buenos ojos la nueva vertiente empresarial del partido. Así, con la vida interna del partido sembrada de sectores críticos a la Ejecutiva, el 27 de febrero de 1982, los diputados del PSOE en la Diputación de Valencia, Francisco Soria y Julián Crespo, hicieron público un comunicado en el que explicaban el motivo por el que habían sido cesados de sus cargos, expedientados y expulsados del partido: : «'-a razón se debe -escribieron-- a nuestra reiterada .. Minutos antes, el hoy filosocialista Jorge Verstrynge, desde el estrado, había preguntado a González en el debate del 13 de noviembre: -Señor González... nadie da dinero por nada, y mucho menos Flick. Queremos la verdad clara y desnuda. Se habla de «agujero» del PSOE, que no se explica bien.

-No voy a caer en la provocación. Usted se ha desviado hacia otros temas y ese no es el camino. Yo no he recibido dinero ni de Flick ni de Flock, y eso se lo digo hoy y se lo diré dentro de un mes y de tres años. Quien afirma algo tiene que probarlo. Y así quedó el asunto, aunque para la historia sirvan las dos cartas enviadas por los dos dipudos alemanes, presuntos causantes del affaire. La más breve y tajante fue remitida por Hans J. Wiscnewski y decía: «Estimado amigo: Considero una vez más muy necesario expresarle personalmente cómo lamento las falsas informaciones que, desgraciadamente, han sido relacionadas también con mi nombre. Declaro aquí bajo juramento: Que nunca he llevado dinero a España. Que ni a usted ni a cualquier otro español he dado dinero. Hago esta declaración con pleno conocimiento del significado de una declaración jurada... Con saludos cordiales. Suyo... En su misiva, el diputado Peter Struck, entonando el mea culpa, tuvo que dar más explicaciones:

«Querido Felipe González: » Con gran consternación me he enterado de los artículos de prensa publicados en España, sobre presuntas declaraciones mías en relación con mi trabajo en la Comisión investigadora de Flick, delparlamento alemán. »Para aclarar y para su información, muy estimado señor presidente, me permito, sin embargo, presentar el desarrollo real de los acontecimientos:

»El martes, dzz 30 de octubre de 1984, coordine, por invitación del Grupo de trabajo de Juristas socialdemócratas, una reunión a la que también fueron invitados periodistas. Entre ellos, el corresponsal del Frankfurter Rundschau, de Hannover, Eckardt Spoo. El señor Eckardt Spoo escribió después un reportaje el día 1 de noviembre de 1984, en el Frankfurter Rundschau, que en lo referido al asunto en cuestión afirma: » "El SPD pasará horas amargas -auguraba Struck-, pero tenemos quepasar por ello. " Pero ya tenía preparado un bálsamo: una parte de los cuatro millones de marcos que se supone habían afluido desde el consorcio Flick al SPD, no habrán sido utilizados en el interior, sino ese dinero se lo habici pasado Hans-Juerguen Wischnewski inmediatamente, en una maleta, al líder socialista español Felipe González, el cual financió con ello su campaña electoral. "Pero eso, sin duda, hubiera sido un buen objetivo' opinaba Struck »Este reportaje, por su descripción abreviada y la omisión de más declaraciones mías, no es correcto. »Por el contrario, lo correcto es: A la pregunta de un oyente de que por qué no había informado que la fundación Friedrick Ebert había recibido dinero de Flick, dinero que había pasado a continuación al SPD, yo contesté en primer lugar, que, según los resultados obtenidos hasta el momento a raíz de nuestras investigaciones, la Fundación Ebert no había sido un sitio donde se blanqueaba dinero sucio, tal como ha bía confirmado expresamente la Fiscalía de Bonn a la comisión. Y yo añadí a ello que, según la declaración ante la comisión del antiguo directivo de Flick, Guenther-Max Paefgen, la fecha 24 de mayo de1984, el donativo de un millón de marcos en el año 1976 había sido entregado para apoyar el

trabajo de la Fundación Ebert. Paefgen aclaraba además que también la Agencia Alemana de Prensa (DPA), en una noticia del 5 de noviembre, reiteraba en un resumen sobre el trabajo de la Comisión investigadora de Flick, que no ha habido ninguna relación entre el donativo y la exención fiscal, Al contrario, así lo dijo Paefgen, deberían ser apoyados los esfuerzos de la Fundación en relación con los procesos de democratización de España, Portugal y América Latina. »Esta manifestación de Paefgen, que yo había citado en Hannover, ha sido publicada en su día, después de su declaración del 24 de mayo de 1984, también en los periódicos españoles, según mis conocimientos. »Desgraciadamente, durante esta explicación mía, se dio la circunstancia de que el nombre de Wischnewski fue mencionado, o por mío por alguien desde las filas de los oyentes, y yo aludi completamente imprudente y jocosamente, que Hans-Juergen Wischnewski había viajado de un lado a otro con una maleta llena de dinero, como se sabía. A posteriori, sólo puedo explicarme esta referencia sobre Hans-Juergen Wischnewski porque éste, efectivamente, viajó con una ma¡eta llena de dinero en el caso de los rehenes alemanes en Mogadiscio, para pagar el rescate exigido. » Considero que esta imprudente expresión mía es la gran culpa que tengo con el PSOE y también con usted, muy estimado señor presidente. Sin embargo, jamás he declarado que con ello fuera financiada la campaña electoral de 1982 del PSOE, o que le fuera entregado a usted en cualquier forma dinero alguno. » Que sirva esta carta como aclaración, porque el reportaje del Frankfurter Rundschau es incorrecto. »Después de haberme sido entregada la traducción del artículo de La Vanguardia del 2 de noviembre, quedé consternado al ver que, además de las noticias falsas ya desmentidas por mí, se cometían nuevos errores.

»Finalmente, estimado señor presidente, permítame expresarle mi gran pesar por haber sido utilizado por sus adversarios políticos para ensuciarle a usted y a su partido con insostenibles acusaciones. Pongo tanto énfasis en esto porque mi primer encuentro inolvidable con usted está unido a su discurso en el Congreso Federal del SPD, en el año 1975, en el Mannheimer Rosengarten, en el cual participé como delegado. » Tengo la gran esperanza que con esta carta haya conse guido la necesaria clarificación para eliminar, de una vez por todas, la injustificada sospecha que había recaído sobre usted y su partido». S Strauss da dinero a Fraga -Ojalá todos los problemas que yo tenga -exclamó Manuel Fraga en Granada- sean explicar esos dos millones y pico de pesetas que m e haya dado el señor Strauss! Me niego a tom ar en serio discutir esto ahora. Aparte de que si a m í el señor Strauss m e hubiera dado dos m illones y pico de pesetas, nadie tendría nada que decir, porque seria un gesto perfectam ente correcto de un pequeño partido que tem a m terés por lo que pasaba en España. El presidente de Alianza Popular no negaba la evidencia, como lo hizo su delfín Verstrynge al asegurar que su

partido «no había recibido ni un duro del extranjero» mm tiendo descaradamente. -Al hacer esa afirmación -dijo Verstrynge al rectificar- yo me refería a mm experiencia de cargo con responsabilidad importante en el partido, como secretario general, desde hace cinco años. En la etapa posterior, la única relación con Alemania ha sido una colaboración con la fundación Hans Seidel. En medio del escándalo Flick, Alianza Popular quedaba salpicada. Según el semanario germano Der Spiegel, el socialcristiano Franz Josef Strauss, presidente de Baviera, contribuyó directamente a silenciar el caso para salvar la venta a España de la licencia de fabricación del carro de combate Leopard 2, producido por el consorcio Flick-Krauss-Maffei. Así lo relataba Der Spiegel: «El escándalo Flick en España asustó al presidente del Gobierno bávaro, quien, enfurecido, preguntó a sus colaboradores en España quién fue el "idiota" que desencadenó la campaña.» Strauss se refería directamente a Jorge Verstrynge El peligro de perder un «lucrativo negocio para el comercio hispano-alemán, en el que está altamente interesada Arabia Saudita» había enfurecido al dirigente conservador, quien -según reconoció a la comisión parlamentaria del Bundestag- recibió donativos de Flick desde 1949 y su partido mantuvo desde 1969 un contacto muy estrecho con Friedrich Flick, el fundador del ¡inpeno. En 1977, ciertos miembros de Alianza Popular recibieron sobres con dinero y transferencias bancarias del presidente Strauss. Ese año, Manuel Fraga recibió personalmente de Strauss 2.872.000 pesetas, a través del cónsul honorario de Alemania en Málaga, Juan Hoffmann, presente en la Costa del Sol desde los años cuarenta, donde era amigo y socio del falangista José Antonio Girón de Velasco.

El 4 de julio de 1977, la agencia del Banco Pastor situada en la antigua calle del General Mola, enviaba a Antomo Abeijón Veloso, hombre próximo a Fraga, una comunicación que decía textualmente: «Participamos a usted que con fecha 15-6-77 hemos atendido y cargado en su estimada cuenta el cheque nominativo extendido por usted a favor de Manuel Fraga Iribarne por pesetas 2.872.000 (dos millones ochocientas setenta y dos mil), y posteriormente, con fecha 1 del actual, hemos atendido y cargado en su misma cuenta otro talón por pesetas 1.957.071 (un millón novecientas cincuenta y siete mil setenta y una), también a favor de Manuel Fraga Iribarne.» El receptor agradeció el donativo en nombre propio y de España. El cónsul Hoffmann entregó también dinero a Federico Silva Muñoz y Cruz Martínez Esteruelas, ex ministros franquistas, que pertenecían al partido de Fraga. La razón por la que Strauss dio dinero a Fraga era, una vez más, «el peligro comunista» y el vehículo de reparto de fondos lo constituía la fundación Seidel. El gran problema para Manuel Fraga, desde el principio de la transición, fueron las mermadas y descontroladas finanzas de su partido. Sus apuros económicos le condujeron a almorzar varias veces con el banquero José María Ruiz-Mateos, el amo de la entonces boyante Rumasa, quien, en su comedor privado, llegó a ofrecerle a don Manuel un millón de pesetas de ayuda financiera, pero al oír: la cifra, según cuentan, el líder de Alianza Popular montó en una de sus famosas cóleras, y al final la oferta alcanzó cantidades más razonables. La situación es relatada por Dávila y Herrero en su libro De Fraga a Fraga: «En el 78, Fraga -es decir, Alianza Popular- ya alcanzaba números rojos cercanos a los mil millones de pesetas. Cuatro años después, en el 82, cuando Carlos Robles Piquer convenció a su cuñado, Manuel Fraga, de que incorporara como tesorero al ex

propietario del "Nuevo Banco", Angel Sanchís Perales, éste reconocía una deuda de tres mil millones. Es probablemente la última cifra que ha reconocido palmanamente porque, entre finanzas y economía domestica, de todo lo que sucedió desde 1982 a 1986, el feliz cuatrienio de Fraga, el primer responsable fue Sanchís. Para bien, y quizá también para mal. En el 82, Sanchís se encontró con una doble y contradictoria realidad. Por una parte, aún existía, agonizante, acosada, la Unión de Centro Democrático. Por otra, pujante, soberbio, se movía el PSOE.» Los dos periodistas relatan en su famoso libro un episodio ejemplificador del funcionamiento financiero de AP: «La historia de las campañas de AP -escriben- está cuajada de mil incidentes -vamos a llamarlos así- que configuran, al menos, una administración poco rigurosa. Tres meses antes de las elecciones generales (de 1982), pasadas apenas las autonómicas andaluzas, Jorge Verstrynge recibió en su despacho, aún en la calle Silva, a uno de los responsables de la campaña. Sin rodeos, Verstrynge habló: »-Creo saberlo todo; de esta campaña tú te has llevado cuatro millones de pesetas limpias para tu cuenta corriente y... (citó un nombre) nada menos que doce. »El increpado comenzó a llorar. El otro citado, no lo va a ser; ya está muerto. El increpado comenzó a llorar y prometió corregirse. Verstrynge le dijo: »-Ve a ver a Fraga, y si él te perdona yo no tengo más que hablar.» Cuando estalló el escándalo Flick, Alianza Popular puso en práctica dos métodos de financiación descritos por Luis Herrero y Carlos Dávila, que merecen reseñarse: »Los mayores contribuyentes de UCD y también de los primeros tiempos triunfales de AP -hablamos del 82,

cuando AP pasó a llamarse "el primer partido de la oposición"fueron las compañías eléctricas y, también, justo es decirlo, algunas empresas de seguros Gobernaba a golpe de decreto Miguel Boyer, con petulancia y seguridad imparables, y las sociedades anónimas estaban, por lo menos, en situación de "prevengan". Más o menos como en el Servicio Militar cuando los soldados temen alguna que otra bronca. La Banca, claro está, tenía, aparentaba tener o hacía como que tenía, problemas para conceder créditos a los partidos, y la situación de AP se puso francamente incómoda. Había que urdir una estrategia, imaginar un método, y los más ingeniosos "economólogos" de la derecha se inventaron uno: »-Se trata -dijo cierto consejero- de que quien puede (los autores creen que "quien podía" era la CEOE) gire cuotas patronales extraordinarias a las grandes empresas, que el patrón de patrones las reciba y actúe como "cámara de compensación" y que, a voluntad, dirija los dineros resultantes al partido. Como resulta que quien se comporta como cámara de compensación no tiene que pasar inspección, el resultado -añadió el ingenioso- es que por un lado entra dinero blanco y por otro sale dinero negro. »Un método que de haberse llevado a la práctica hubiera permitido, o permitió, la financiación de Alianza Popular. (...) Desde 1982, la financiación de AP se realizó además gracias a otra fórmula. Una el "impuesto voluntario" a empresarios, profesionales y gentes de buen vivir, y otra, las cartas a los militantes y simpatizantes sin distinción. El muñidor de la primera de esas fórmulas fue naturalmente Angel Sanchís. Cuando el emprendedor negociante valenciano llegó a Alianza Popular, no existían -según tiene declarado- "ni siquiera balances". Llevaba las cuentas artesanalmente -todo era entonces en AP como "una gran familia"- Begoña Urquijo, una mujer sin mácula, que bastante hacía con ordenar la vida de aquel partido en edad de merecer, marcado por la incapacidad de su fundador para articular una economía seria.»

6 Traficantes de influencias monetarias El término «Tráfico de influencias» es de nuevo cuño, no está tipificado como delito y, por lo tanto, es una actividad mercantil más. En resumidas cuentas, el término se refiere al uso del poder de que disponían en el pasado para beneficiarse en el presente, consiguiendo influir en decisiones a favor propio o de sus allegados. Así, al menos, la definió el presidente Felipe González en 1988. Mientras otros países desarrollados saben mucho de estos traficantes, en España puede decirse que nació con la democracia. Pero la consolidación del sistema democrático trajo consigo nuevas maneras y una de ellas, elegante y europea donde las haya, es el tan moderno tráfico de influencias. El primer caso, escandaloso para una derecha acostumbrada a sofisticaciones, lo protagonizó José María

poco

Qilviño, ex director general de RTVE con los socialistas, con su fallido lanzamiento de «Canal 10». Alianza Popular denuncio que Calviño era un ex alto cargo, vinculado por cierto a Alfonso Guerra, que había utilizado el poder de su anterior responsabilidad para organizar una empresa paralela a TVE, privada, via satélite, que, al emitir desde Lonches, traspasaba sutilmente los límites de la Ley reguladora de la Televisión Privada española. -Su comportamiento no es ético -repitieron los populares. Con el revuelo, según el cual buen número de diputados compatibilizaba su escaño con intereses mercantiles ajenos, el Congreso montó una comisión para investigar el Tráfico de Influencias entre los politicos que, como suele ocurrir tantas veces, no dio ningún resultado de importancia.

El primer presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, es otro de los supuestos traficantes de influencias más citados. Dedicado a los negocios, desde su despacho de abogado, fue él quien anduvo tras la recalificación urbanística de unos terrenos cercanos al campo de fútbol del Sevilla. Escuredo defendía los intereses de la empresa Construcciones y Contratas. Su nombre también aparecía en el contencioso entre la Junta y Sevillana de Electricidad, que mantuvo su primer consultorio, Frontera 2000, en el que trabajaban con él tres ex-altos cargos Junta: Fernando Feijoo, ex-director general de Industria, Enrique García Gordilo y José Antonio Saenz, ex-asesor del presidente. Andalucía ha dado un buen número de ex-altos cargos dedicados a negocios que han desatado polémica por conseguir suculentas contratas de las entidades públicas. Algunos nombres: José Recio Arias, ex-consejero de Salud de la Junta, que consiguió la gestión comercial del Mundial de Ajedrez; José Miguel Salinas Moya, ex-vicepresidente de la Junta, que consiguió, a través de su consulting BLR, trabajar el proyecto del Puerto del Guadalquivir que la Junta había auspiciado cuando él era vicepresidente; Segunda de Pedro Mediavilla, la suegra costurera del alcalde socialista Manuel del Valle -que evidentemente jamás tuvo cargo alguno dedicada a pingües negocios inmobiliarios. El asunto Costa Doñana, proyecto de urbanización con el que estaba relacionado Francisco Palomino, cuñado del presidente del Gobierno, merece también una reseña. Y en este universo picaresco, no podía dejar de salpicar la expropiación de Rumasa. En julio de 1987, José María Ruiz-Mateos presentó una querella contra Miguel Boyer y su esposa, Isabel Preysler. El empresario jerezano acusaba a Preysler de haber recibido unas supuestas comisiones de Loewe durante el proceso de reprivatización. También la compra-venta de Galerías Preciados, comprada por el venezolano Gustavo Cisneros por 1.500 millones de pesetas y vendida tres años después por 30.000 millones, fue motivo de que AP pidiera la creación de una comisión de investigación.

Julio Feo, secretario particular de Felipe González hasta junio de 1987, también ha estado en el centro de la polémica. Al abandonar su cargo y saltar a la empresa privada, Feo ingresó directamente en la Trilateral y creó el consulting de Comunicación y Dirección, asociado al ex-secretario de Estado para el Turismo, Ignacio Vasallo. La otra empresa de comunicación es Eventos, con la que se dedica a la organización de actividades de todo tipo y la búsqueda de patrocinadores. Entre sus clientes, Julio Feo cuenta con Ronald Anthony Clegg, presidente del grupo Montleigh, que compró Galerías Preciados a Cisneros. En el Congreso, el 5 de mayo de 1988, AP lanzó su última traca ruidosa sobre supuestos traficantes de influencias. En un escrito, el «principal partido de la oposición» mathfestaba «La falta de procedimientos legislativos específicos, exige que la comisión estudie supuestos reales que le permitan inducir criterios claros para la tipificación y sanción de las referidas conductas». Después, a renglón seguido, solicitaba la comparecencia de ocho ex-altos cargos por el siguiente orden: «Miguel Boyer, ex-ministro de Economía, como responsable del departamento de Economía y Hacienda durante la primera fase de la reprivatización de Rumasa. »Javier del Moral, ex-director general del Patrimonio del Estado, como Presidente de la Comisión asesora del Gobierno para la enagenación de las acciones y sociedades del grupo Rumasa. »Julio Feo, ex-secretario general de la Presidencia del Gobierno y empresario de publicidad, para que amplíe información sobre su actividad de mediación entre empresas privadas y organismos públicos. »José María Calviño, ex-director general del Ente Público RTVE, para que amplíe información sobre sus actividades de

mediación y asesoramiento a empresas privadas con relación a las Administraciones públicas. »Rafael Escuredo, ex-Presidente de la Junta de Andalucía, para que amplíe información sobre el ejercicio de su actividad profesional y de mediación ante organismos públicos. »Joan Majó, ex-Ministro de Industria y Energía, ex-director general de Electrónica e Informática, presidente actual de Hispano Olivetti, para que amplíe información sobre determinados aspectos de gestión pública. »Manuel del Valle, Alcalde de Sevilla, para que aporte su experiencia sobre inversiones urbanísticas. »Y Donato Fuejo, presidente del consejo de Seguridad Nuclear, para que informe sobre las inversiones inmobiliarias del consejo de su Presidencia». Todas las propuestas de Alianza Popular, evidentemente, fueron rechazadas.

7

Las tragaperras de la política

A mediados del mes de septiembre de 1987 -escribe Antonio Fernández, enviado de Tiempo a Galicia-, cuatro hombres saborean una copa en la cafetería del Centro Colón de Madrid mientras hablaban de negocios. Eran las cinco de la tarde y dos de ellos habían acudido a la capital tras una llamada de un empresario del juego a la Xunta de Galicia. Por aquellos días se iba a debatir una moción de censura contra el Gobierno autonómico que presidía Xerardo

Fernández Albor y quien había de darle la puntilla al hombre de Fraga era Xosé Luis Barreiro, que había ostentado el cargo de vicepresidente de la Xunta. -Si ustedes quieren hundir a Barreiro y abortar la moción de censura, nosotros tenemos las pruebas que les permitirán hacerlo -señaló el diputado aliancista y ex vicepresidente del Parlamento gallego, Mariano Rajoy, un comunicante de Madrid. Según un alto cargo del PP, Rajoy no se lo pensó dos veces y voló hasta la capital sin tener ni idea de lo que iba a encontrar. Estas mismas fuentes aseguran que los vendedores de las supuestas pruebas para abortar la moción y procesar a Barreiro eran dos personas, una de ellas Juan Carlos Olano Fernández, un empresario que se había llevado la concesión del juego de boletos en Galicia un año antes. La versión que ofrece la cúpula del partido fraguista se sustenta en el hecho de que los empresarios del juego pidieron a Rajoy, en la misma Cafetería, unos 550 millones de pesetas. «Es lo que nosotros hemos pagado ya. A cambio, les damos el documento que demuestra que Barreiro había concedido el juego de boletos a una empresa inexistente y antes de consultarlo con nadie.» Rajoy, evidentemente, no llevaba el dinero encima y no llegó a pagar ni un céntimo, pero a partir de aquel momento los populares gallegos sabían dónde hacer daño a Barreiro. En realidad, Barreiro, en un documento fechado el 18 de marzo de 1986, había adjudicado el juego de los boletos a una empresa llamada Sociedad General de Juegos de Galicia, S.A., propiedad de Olano. Pero el 18 de marzo de 1986, la compañía no existía todavía. Tras la concesión, sí se constituyó la empresa, con un capital social de 100.000 pesetas, ampliado posteriormente a treinta millones y vendida finalmente por unos mil millones, licencia de concesión incluida, a un grupo en el que se integraban los principales empresarios del sector del juego español -entre ellos, los hermanos Franco, de Recreativos Franco.

A pesar de lo que pudiera parecer, el documento del 18 de marzo, irregular o no, apareció en las oficinas de la Xunta, debidamente registrado y con él se fue al juzgado de guardia el entonces director general de los servicios jurídicos de la Xunta, Clemente González Peón. El Gobierno autonómico acababa de ahorrarse 550 millones de pesetas. Como consecuencia de la denuncia de González Peón fueron procesados Xosé Luis Barreiro -a pesar de su condición de aforado-, Juan Carlos Olano y Javier Rosón Pérez, hermano de Juan José Rosón y del ex presidente del Parlamento gallego Antonio Rosón, por los supuestos delitos de prevaricación y cohecho. Olano y Rosón eran socios en un despacho que tenían en la madrileña calle de Galileo. En la cúpula del actual PP se cree que en la operación de adjudicación Barreiro se embolsó unos 275 millones de pesetas y que el documento que había dado a la empresa Sociedad General de Juegos de Galicia era un recibo del dinero recibido. El documento había de ser devuelto a Barreiro cuando el Parlamento hubiese dado luz verde a la concesión. En su declaración ante el juez, Javier Rosón reconoció que Mariano Rajoy le llamo para concertar una entrevista que tuvo lugar en el propio despacho de Roson y Olano, en Madrid. A esta entrevista asistieron, además de Rosón y Rajoy, el delegado de la Xunta de Galicia en Madrid, Angel Mario Carreño, y el secretario general de AP, Arturo García Tizón, afirmación que es también corroborada por Carreño. Rosón manifestó al juez que los emisarios de AP le ofrecieron «alguna contrapartida por las posibles pruebas que pudiera tener contra Barreiro». Esta oferta, según la declaración del abogado y economista, no se concretaba en dinero, «sino que de una forma "etérea" parecía que le ofrecían gestión de obras de la Xunta. La referencia a la palabra "etéreo" es en el sentido de que la gestión de obras ofrecidas no eran obras concretas y determinadas, pero sí era cierto el ofrecimiento directo de gestión de obras de la Xunta de Galicia». El ofrecimiento,

económicamente hablando, tampoco era desorbitante si tenemos en cuenta que lo que estaba en juego era el Gobierno autónomo de Galicia. Ante el juez, sin embargo, los dirigentes aliancistas de la Xunta declararon que no ofrecieron dinero u otra cosa a Rosón, sino que fue éste, así como algunos empresarios del juego, quienes querían cobrar a cambio de las pruebas para empapelar a Barreiro Quien, posteriormente, fue absuelto de todos los cargos. Lo único que ha hecho -declararon algunos dirigentes de Coalición Galega- es adjudicar el juego a una empresa. Como todas las grandes concesiones que licitan en las ofertas públicas, la compañía no estaba formada, sino que se concurre con una declaración de intenciones. Lo que se deja entrever, en este caso, es una venganza de tipo personal contra Barreiro por parte de alguien o de un sector de AP. Esta venganza personal, según algunos documentos entregados en la Audiencia de La Coruña, podría partir del presidente del actual PP, Manuel Fraga. Los documentos demuestran que Fraga inentó que la concesión del juego de boletos en Galicia, esos 8.000 o 9.000 millones anuales que dicen los aliancistas que mueve el sector, fuesen a parar a un pariente suyo, concretamente a un primo segundo llamado José Sanjuijo Lozano, un villalbés que goza de una saneada situación económica en la villa natal de Fraga.

Sanjurjo Lozano presentó una petición a la Xunta el día 24 de junio de 1986 para obtener la concesión del juego. En el documento oficial consta como opositora la sociedad Inversiones La Torre, S.A., formada por el propio Sanjurjo, por Valeriano Fernández Gayoso y por Luis Meljida Bóo. En el escrito dirigido a la Xunta, los tres socios manifiestan que se comprometen «a partir de la autorización, en el plazo establecido, a disponer del capital exigido, totalmente suscrito y desembolsado y que para el momento que se requiera tenemos preparado las normas de organización prácticas y desarrollo del juego, ajustado a lo dispuesto en el decreto 167/86».

Pero como el industrial vilalbés esperaba encontrar una dura competencia, se decidió a atar todos los cabos y el 15 de julio escribió a Fraga con el objeto de obtener su apoyo institucional. En la misiva, no exenta de faltas gramaticales, Jose Sanjurjo pide a su «querido pariente» que «encarecidamente me eche una mano a ver si es posible que nos sea concedida la explotación, práctica y desarrollo del juego de boletos en Galicia». Desde su despacho de la calle Génova, Fraga recogió la solicitud de Sanjurjo y el 22 de junio enviaba una misiva al entonces vicepresidente de la Xunta, Xosé Luis Barreiro: «Amigo Barreiro: Le adjunto una carta de un pariente mío que habla por sí misma, con el ruego de que me diga qué puedo contestar. Un cordial abrazo.» Esta carta, protocolizada ante un notario de Santiago de Compostela, ha sido remitida también a la Audiencia de La Coruña. En el mismo sobre, Fraga adjuntaba una copia de la petición de su pariente a la Xunta para que los responsables del Gobierno autónomo pudiesen tener a mano el registro de entrada del documento en cuestión. En su contestación, el 15 de septiembre, Barreiro señalaba a Fraga que en la Xunta «han sido recibidas más de 20 solicitudes y todas ellas cumplían básicamente lo exigido en el decreto 167/86 de 4 de junio, por el que se regula el juego de boletos en Galicia, ante lo cual se optó por conceder la explotación del juego al solicitante que lo hizo en primer lugar. La instancia del señor Sanjurjo fue presentada el 24 de junio, lo que supuso ocupar el lugar número dieciséis.» En realidad, Barreiro había decidido convocar a la comisión del juego para el 28 de agosto, en plenas vacaciones, y en esa reunión adjudicó oficialmente el juego de boletos a la compañía de Olano, actuación que fue recurnda por via administrativa por el diputado socialista Fernando Martínez, en representación del PSG-PSOE y por parte de José Luis Martín Palacín, subsecretario del Ministerio del Interior, en representación del Gobierno central. Y aún meses después, en noviembre de 1986, con Barreiro fuera del Gobierno de Fernández Albor, el nuevo conselleiro de la Presidencia,

Manuel Angel Villanueva Cendón, enviaba un informe al presidente de la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Territorial de La Coruña en el que subrayaba: «Esta conselleria se reafirma en la legalidad absoluta del otorgamiento realizado, en ejercicio de las competencias de apreciación del mejor y más conveniente modo de servir a los intereses jurídico-públicos de la Comunidad Autónoma.» En Coalición Galega y el PSG-PSOE resaltaron el hecho de que un año después de que el propio Gobierno de Fernández Albor apoyara la actuación de Barreiro, fuese ese mismo Gobierno el que buscase criminalidad en una actuación del líder de CG. -Habría que saber si hubiese pasado esto en el caso de que Barreiro no apoyase la moción contra Albor o en el caso de que la concesión hubiese ido a parar a manos del pariente de Fraga -señalaron fuentes de este partido. Para los que le conocen, Sanjurjo ha debido contar con el asesoramiento de alguien para llevar adelante sus negocios, ya que por su propia formación empresarial difícilmente hubiese alcanzado su actual situación. Y también se subraya el hecho de que Fraga hubiese dejado constancia de su presión a los dirigentes de la Xunta a favor de un pariente «con una empresa que no tenía ni antecedentes ni solvencia». Fuentes oficiales del PP, por su parte, niegan que haya habido presión alguna por parte de Fraga hacia los dirigentes de la Xunta y prefieren guardar silencio sobre la carta escrita por Fraga a Barreiro para que los boletos gallegos fuesen adjudicados al villalbés. Un informe del PSG-PSOE recogió alrededor de una docena de cartas de recomendación de Fraga hacia dirigentes de la Xunta. Una de ellas, remitida por un industrial coruñes cuyo padre fue compañero de estudios de Fraga, solicita un puesto de trabajo para un muchacho en Radio Televisión Galicia. El industrial recuerda a

Fraga que ha hecho varios donativos para el partido y le ofrece un millón de pesetas a cambio del puesto de trabajo. Manuel Fraga remitió la carta, con su recomendación personal al vicepresidente de la Xunta. Pero el escándalo no se detendría en Galicia, el 26 de marzo de 1990, Santiago Echauz, corresponsal de Tiempo en el País Vasco era el primero en destapar el escándalo de las máquinas tragaperras en Euskadi con esta información. El consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan Lasa; el director de Juego de Euskadi, José Joaquín Portuondo, y la Diputación Foral de Vizcaya discrepan sobre el número de licencias concedidas a los operadores del sector de las máquinas, tragaperras. El baile de cifras ofrecidas por los representantes de las citadas instituciones controladas por el Partido Nacionalista Vasco ratifican las denuncias sobre el control del mercado de las tragaperras y el tráfico de permisos entre empresarios del sector. El desfase de permisos se sitúa alrededor de 5.000 maquinas, legalizadas al margen de la propia normativa reguladora. En este sentido, fuentes de los empresarios del gremio del juego han señalado que «en el mercado negro de permisos de tragaperras se ha llegado a pagar hasta un millón de pesetas por licencia» Este caos ha sido propiciado fundamentalmente por Portuondo, Alfredo Peña, Nájera Carrillo y Aitor Alcalde, funcionarios de Interior que permitieron que en Vizcaya aumentara considerablemente el parque de máquinas tragaperras. Asimismo, la Diputación de Vizcaya consintió que en el año 1988 se pagaran tasas, algunas sin recargo, correspondientes al ejercicio de 1984, que abrieron las puertas a la legalización de las ilegales tragaperras de tipo B. Hay que reseñar que el director de Juego de Euskadi, José Joaquín Portuondo, avalado por el ex consejero Luis María Retolaza y secundado por Alfredo Peña y Nájera Carrillo, redactó un decreto regulador del mercado del juego en el que se especificaba que

obtendrían licencia provisional aquellos operadores que hubieran devengado las tasas fiscales correspondientes al año 1984. La normativa entra en vigor en el mes de julio del año 1985. Curiosamente, en Vizcaya existen propietarios de tragaperras que hacen efectivas sus tasas en el año 1988 y, lo que es más grave, se crean empresas cuyo objeto social es la actividad del juego, en el año 1986, que se hacen con una buena parte de las licencias del tipo B. La explicación a esta situaciór, de descontrol del mercado, en la que todavía no cuadran las cifras de la Hacienda Foral con las de Jose Joaquín Portuondo, que firma las licencias, esta en la política llevada a cabo por funcionarios del Interior, ligados al Partido Nacionalista Vasco, que según denuncias efectuadas por miembros de la Ertzantza se dedicaron a «otorgar permisos a amigos del partido y ciertos operadores del juego». Las anómalas actividades ejercitadas por los responsables de la dirección del juego del Gobierno vasco, que ha beneficiado a empresarios ligados al Partido Nacionalista Vasco y que se inician en el año 1985, han sido denunciadas an la judicatura por el sindicato progresista de la Ertzantza, ESAN, y un grupo de ciudadanos constituidos en acción popular. Tras la querella subyace la necesidad de clanficar «los presuntos casos de corrupción en 11 el Gobierno vasco, la Diputación de Vizcaya y la financiación del PNV», señala un miembro de la acción popular. Esta medida permitirá que se investigue el patrimonio, actividades y el presunto tráfico de influencias en que han incurrido los responsables de la Consejería de Interior. Investigación que paralelamente no podrán ejercitar los parlamentarios autonómicos en la Cámara vasca. El rodillo PNVPSOE impedirá que se cree una comisión parlamentaria auspiciada por Eusko Alkartasuna y Euskadiko Ezkerra, a la que se han sumado el Partido Popular, Centro Democrático y Social y Unidad Alavesa.

Por si las cosas se tuercen, Portuondo, Peña, Xabier Aguirre, implicado en las escuchas a Garaikoetxea, y Peio Caballero, viceconsejero y hombre de Retolaza en Interior, se han. presentado:: a unas oposiciones restringidas a los trabajadores del Gobierno vasco, para conseguir una plaza en propiedad como funcionarios de la Administración vasca. La convocatoria se ha hecho pública en plena precampaña electoral y ha pasado inadvertida. Entre los ilustres opositores también se encuentran Xabier Inda; Emilio Olabarría, parlamentario del Partido Nacionalista Vasco; Xabier Albinarrate, ex subdirector de la academia de Arkaute; Pedro Ignacio Altamira, que maneja el presupuesto de la Ertzantza, y Nicolás Basarrate, abogado de Interior. En círculos de la Ertzantza se interpreta esta operación como una fórmula idónea en buscar una salida a los quemados en Interior. En el Partido Nacionalista Vasco las aguas bajan revueltas. Luis María Reto!aza, ex consejero de Interior, que mantiene a sus hombres en e! Departamento, ha perdido e! aya! de! partido. Bajo !as órdenes de Luis María Retolaza se producen !as escuchas ¡legales a Carlos Garaikoetxea, se da en exclusiva e! juego de! Raspe y Gane, que genera unos beneficios de varios miles de millones de pesetas a una empresa ligada a! Partido Nacionalista Vasco, funcionarios de Interior y de !a Administración autonómica, y se produce e! desmadre de !as licencias de tragaperras. Además se investiga a !os GAL, información que todavía no ha salido en su tota!idad a !a luz publica y que se puso en manos de! juez Garzón a requerimiento de! propio magistrado. Asimismo se archi van expedientes de corrupción de funcionarios, como e! abierto a Aitor Alcalde, ex miembro de !a Brigada de! Juego en Vizcaya, y se obstruyen !as denuncias que sobre irregularidades en !a concesión de licencias de juego ponen en conocimiento de! Departamento varios policías autónomos. En esa época, que va del año 1984 a 1988, se ven implicados en actividades de !a consejería cualificados militantes de! PNV, que nada tienen que ver con Interior.

Xabier Arza!!us, presidente de! Partido Nacionalista Vasco, e Iñaki Anasagasti, portavoz en e! Congreso de !os Diputados, están decididos a encabezar e! núcleo favorable a limpiar una consejería que ha funcionado como un verdadero poder fáctico en Euskadi y que en !a actualidad es un polvorín a punto de estallar: El detonante puede ser activado en cualquier momento. Las irregularidades en !a concesión de !as tragaperras, !as investigaciones sobre !os GAL, junto con e! maletín de Amedo, !a utilización privilegiada de! Departamento por parte del PNV, constituyen una patata caliente que !a dirección de! PNV y algunos cargos de Interior quieren desprenderse de las manos. En medios nacionalistas se confirma e! divorcio existente entre e! ala económica del partido, con Reto!aza y Mitxe! Unzueta a !a cabeza, de! sector politico, que representa Xabier Arzallus. En e! centro de !a pelea se han quedado !os responsables de juego de !a Ertzantza, que han hecho y deshecho con el beneplácito de Luis María Reto!aza, Pe!!o Caballero y, ahora, de Juan Lasa, actual consejero de Interior. Los Intocables de Interior, entre !os que cabe destacar a! denominado, con soma entre !os ertzainas, el superagente Campo Amores, implicado en !as escuchas a Garaikoetxea y en actividades de la Brigada de! Juego, y que se encargaron de preparar el operativo de seguimiento a los policías Amedo, Domínguez y miembros de los GAL, también están en el ojo de! huracán. Miembros de la Policía autónoma vasca han señalado a tiempo que, a pesar de esos movimientos tácticos de la dirección de! PNV, «será difícil que se aplique el bisturí porque hay muchas cosas que callar y existen intereses mutuos». La tormenta política y social que intenta apaciguar como buenamente puede Juan Lasa tiene su origen en las irregularidades

detectadas en el Departamento de Interior a raíz de la legalización del juego de maquinas de azar, tipo B, en el País Vasco. Si se sigue al pie de la letra el decreto regulador, el parque de máquinas legalizadas no debería sobrepasar, en el mejor de los casos, las 14.000. Actualmente, el desfase se sitúa en unas 5.000, la mayoría ubicadas en Vizcaya. Juan Lasa recitó, el pasado día 21 de febrero, ante la Comisión de Interior del Parlamento vasco, un discurso de 63 folios, redactado por Xabier Aguirre, ex portavoz del PNV y ahora viceconsejero, y José Joaquín Portuondo, en el que intentaba clarificar el tema. Portuondo, unos días antes visitó las dependencias de la Hacienda Foral vizcaína para poner orden en sus números. Cuestión que apenas consiguió ya que el discurso de Lasa adolecía de varias contradicciones. Resulta significativo que el propio director de Juego, que da los permisos, viaje a Bilbao para cuadrar sus cifras. Juan Lasa, al situar el número de máquinas tragaperras legalizadas en Euskadi, entró en colisión con las cifras aportadas por Portuondo. El responsable de la Ertzantza dio como válidas 16.722, mientras su subordinado, Portuondo, elevaba el montante a 18.970. Para enmarañar más el tema un informe interno de la Policía autónoma vasca, firmado por Nájera Carrillo, ubica la oferta en 17.074 máquinas. A alimentar esta confusión no es ajena la Diputación de Vizcaya, territorio que recauda autónomamente los impuestos, regida por el Partido Nacionalista Vasco, y que todavía no ha aportado a los grupos politicos de oposición la evolución del parque de máquinas que han ejecutado sus impuestos en los últimos ejercicios. Las contradicciones detectadas en los datos que aporta la Diputación de Vizcaya, según miembros de la patronal del Juego, se debe a que «el propio Portuondo, junto a un alto cargo del PNV,

propicio que se legalizaran permisos de maquinas en situación dudosa, al no devengar las tasas correspondientes al año 1984. El empresario Otero Fariñas distribuyó buena parte de esos permisos», añaden. Juan Lasa admitió que el número de máquinas que circulan en Vizcaya asciende a 10.328. Pero, según la Diputación de Vizcaya, las máquinas que hicieron efectivas sus tasas en 1984, y por tanto legalizables, fueron 8.460. Existe en este caso un desfase de 2.000 permisos. Pero, además, la propia Hacienda Foral vizcaína se contradice, al indicar en otro informe que la recaudación de 1984 ascendió a 714 millones de pesetas, que a 125.000 pesetas de impuesto por maquina, correspondería a 5.7 10 maquinas legalizables. Juan Luis Laskuraín, diputado de Hacienda de Vizcaya, avisado de los peligros que encierra el tema de las tragaperras, se mostró favorable, ante los reproches de sus compañeros del PNV y sus aliados del PSOE, de crear una comisión de investigación que aclare estos desfases. Como muestra del desmadre contable de la Hacienda Foral vizcaína, dirigida por el PNV, basta indicar que el ente recaudatorio vizcaíno ofreció a Eusko Alkartasuna unas cifras de ingresos, procedentes de las maquinas B, correspondientes al ejercicio 1986, de 820 millones de pesetas. A Euskadiko Ezkerra, por el mismo año, le computaron unos ingresos de 1.200 millones de pesetas.

8 El voto decisivo de Nicolás Piñeiro En mayo de 1989, la Comunidad de Madrid vivió una singular batalla. La Asamblea de Madrid estaba integrada por cuarenta diputados del PSOE, que gobernaba en solitario, 30 de AP, 17 del

CDS, siete de Izquierda Unida y dos del Grupo mixto, ocupado por los «tránsfugas» de AP: Nicolás Piñeiro Cuesta, de 48 años, y José Luis Ortiz, quienes, tras su salida del grupo popular, fundaron el Partido Regionalista Independiente de Madrid, el PRIM. Cuarenta y siete votos de izquierda contra cuarenta y nueve de la derecha. La gestión socialista en el gobierno regional podía caer fulminada por los flamantes pactos del pendulimte Centro Democrático y Social, de Adolfo Suárez, con el refundado Partido Popular, de Manuel Fraga El «pnmista» Ortiz ya había anunciado que apoyaría la moción de censura contra Leguina, cuando su compañero Piñeiro dio el campanazo en las mismas narices de las aspiraciones populares: -No apoyaré la opción centro-derecha porque me parece un proyecto poco definido, poco serio; además, el PRIM, como partido corre un mayor riesgo de diluirse que con los socialistas, donde evidentemente nunca me voy a integrar. Esta decisión que he tomado ha sido un acto tan independiente, tan reflexionado, tan valorado dentro de un planteamiento... Viudo y con cuatro hijos, teniente de alcalde del ayuntamiento madrileño de Algete desde 1983 a 1987, Piñeiro Cuesta se dio de bruces contra la fama porque, después de ciertas querencias, decidió dar su voto en apoyo del presidente socialista Joaquín Leguina, contra el que se cernía una mortal moción de censura para quitarle el gobierno autonómico. Piñeiro echó al traste con toda la estrategia de la derecha en España. Y todo con la única arma de su voto, originariamente popular. En el fragor de la batalla, y desde las páginas de Tiempo, José Carlos Blanco lanzó al diputado la pregunta del millón de dólares: -Señor Piñeiro, el presidente Leguina reconoció en público que él ha mejorado la oferta que a usted le hizo el centro-derecha. En concreto, ¿qué es lo que le ofreció Leguina? Un cansado Piñeiro contestó:

-A mí Leguina no me ha ofrecido nada, y lo digo con la mayor honradez del mundo. He explicado muchas veces mi postura, a la que he llegado después de sopesar bastantes razones. Al proyecto de centro-derecha se le ha pasado el tiempo. Yo ahora, lo que realmente quiero es cambiar los hábitos de los socialistas. Diez días antes de pronunciar tales palabras, el PRIM decidió abstenerse en el tema de la moción de censura. Piñeiro se salió con la suya por una votación de cinco a tres. Cuatro de los cinco síes de la Comisión Fundacional del PRIM fueron aportados por él mismo, su hermano, su cuñada y Rosa Solá, concejala de Algete y responsable de la secretaría general del partido.

Solá, a quien en Algete consideran la actual compañera sntitnental de Piñeiro, consiguió el año pasado con su voto e la aprobación de los presupuestos del ayuntamiento, supeditándolo a que se cambiara la calificación de 300.000 metros cuadrados de terreno rústico para poder edificar un hotel, un campo de golf y 358 chalets adosados. Hasta que el pleno municipal no aprobó el proyecto, los presupuestos no tuvieron luz verde. Sin embargo, meses más tarde, la Comunidad de Madrid se opuso a la recalificación por considerar que la obra proyectada era excesiva. Al menos ésta era la acusación fomentada por el Partido Popular, en la cruenta campaña que se desató contra este tránsfuga al que denominan el Virrey. Un ejemplo de polltico que utiliza su cargo de una manera, cuando menos, singular. El PRIM era -y es- un grupo político de laboratorio, inventado al margen de las urnas. Y, como repitieron con soma los ex-compañeros de Piñeiro, toda una manera de vivir... bien. Aunque el PP puso toda la carne en el asador de los insultos, las acusaciones jamás llegaron a los tribunales y el diputado regionalista rechazó la oferta del centro-derecha, según la cual si votaba contra Leguina dejaban en manos de su partido las consejerías de Presidencia, Agricultura y Ordenación Territorial, así como la presidencia del Canal de Isabel II, que abastece a Madrid de agua. Uno de los negocios politico-empresariales de Piñeiro, negado por el hombre del PRIM pero del que existe abundante documentación, se refiere a la creación de una gasolinera en la carretera de Burgos, concedida pon el Ayuntamiento en el que era concejal. Nicolás Piñeiro estuvo presente en la reunión de la Comisión de Gobierno del 8 de abril de 1987, donde se concedió por unanimidad licencia de obra y enganche de agua a la Compañía Arrendataria de Petróleos, S.A. (CAMPSA) para la instalación de una estación de servicio en la Carretera Nacional I a Algete, punto kilométrico 5,800, cuya explotación corre a cargo de la empresa TESAY, formada entre otros por Isabel Pérez González, la esposa, ya fallecida, de Nicolás Piñeiro; a cuya muerte fue sustituida por su hijo José Manuel Piñeiro Pérez. Según otro documento, Piñeiro solicitó a los servicios técnicos del Ayuntamiento de Algete un estudio para

ver «si es factible la implantación de un servicio-gasolinera en el polígono número 35» de Algete, casi dos años antes de la solicitud de esa gasolinera por parte de CAMPSA. Unos meses después de la «Operación Gasolinera», Nicolas Piñeiro figuro en el numero diecisiete de la lista de Alianza Popular a la Asamblea de Madrid, y salió elegido Antes de que transcurriera un año, en jumo de 1988, se marcho del grupo popular y creo el PRIM, un partido que, como reconocen sus estatutos, no tiene más ideología que el regionalismo. Como diputado popular cobraba 18.200 pesetas por su asistencia a cada pleno o sesión de comisión; pero al fundar el PRIM y pasarse al Grupo Mixto, los dos únicos militantes de la nueva formación -Piñeiro y Ortiz- comenzaron a contar ya con los quince millones y medio de pesetas anuales de subvención fija, más 1.664.000 de subvención variable y 5.200.000 pesetas como aportación a estudios e investigaciones. Todas estas cantidades, sumadas, no dan, sin embargo para pagar la renta anual de las lujosas oficinas del nuevo partido en la calle madrileña de Rafael Calvo, cifrada en veinte millones de pesetas, ni la nómina de sus veinte trabajadores entre ellos, el jefe de prensa y el adjunto al jefe de prensa. -El dinero sale de las cuotas de afiliados -explicó Piñeiro-, aunque ahora no puedo decir el número porque hay atascos de nombres en el ordenador. Los asuntos le van bien, porque Piñeiro ha reemplazado su Citroen por un BMW. El Virrey de Algete echó la culpa de su desahogo a que trabaja dieciocho horas diarias. Y en el último tramo del affaire, surgió un nuevo personaje llamado Gustavo Durán, un intermediario vinculado a Piñeiro a través del antiguo jefe de Gabinete de Jesús Sancho Rol, en sus tiempos de ministro de Obras Públicas: Juan Figueroa, con quien, tanto Durán como Piñeiro compartían amistad y negocios immobilianios.

Figueroa era, además, el encargado de la «imagen» de Nicolás Piñeiro desde las filas del PRIM. Experto en tales fides, Juan Figueroa fue el promotor de la imagen de José Luis Barreiro, cuando se pasó de vicepresidente de AP en la Xunta de Galicia al mismo cargo bajo la presidencia del socialista Fernando González Laxe. Figueroa, además, denunció públicamente que Gustavo Durán había tratado de comprar el voto de Piñeiro para el Partido Popular por quinientos millones de pesetas. Afirmación negada por el Broker y motivo de una querella criminal. Aunque en la operación Durán implicó a otro ilustre personaje: Rosendo Naseiro, el tercero de Fraga.

9

Los cien millones del Broker Durán

El lunes 19 de mayo de 1989, Gustavo Durán citó a su despacho al joven, y recién llegado al cargo, diputado autonómico Miguel Angel Olmos, de Izquierda Unida. -Tú no me conoces -le había dicho Durán al citarlo-, pero represento a una serie de empresas y quiero hablar contigo. Esta frase, y el resto de la conversación de más de cuarenta minutos, fue grabada en un pequeño magnetófono que el diputado Olmos llevaba guardado entre sus ropas, siguiendo el consejo de su abogada, Cristina Almeida. Miguel Angel Olmos, antes de acudir a la cita, realizó una declaración notarial en la que manifestaba su sospecha de que Duthu podía querer sobornarle. -Pues mira, Miguel Ángel, te voy a... -comenzó a decir Durán, sin saber que sus palabras estaban siendo grabadas.

-Estoy intrigadísimo, -le interrumpió Olmos. -Nada, nada, no tiene nada de particular. Lo que pasa que es un tema que está así de actualidad. Verás, yo, este despacho proviene un poco de relaciones de tipo de negocios con la gran constructora. Es decir, todos mis asuntos y todos mis, digamos, todos mis negocios están alrededor de Entrecanales, Dragos, Agromán, Huarte, Hispano, Ferrovial, FOCSA, CYCSA... Entonces dentro de la gran construcción, que además hay hasta asociaciones de las grandes constructoras, un poco para defenderse. La cuestión está en que todos los presidentes son íntimos amigos míos y yo me llevo muy bien con ellos. Yo colaboro con ellos en que consigan obras importantes, ¿entiendes? Entonces si consigo la obra yo gano dinero. Lo típico. La labor comercial típica. »Entonces -añadió-, todos éstos me comisionan a mí con una labor para, digamos de alguna forma, intentar aclarar en un sentido o en otro, el famoso, tan controvertido y tan discutido de la Comunidad. A mí me han dado sus teléfonos ellos. Porque yo les decía: ¿Cómo localizo a Miguel Angel Olmos, por ejemplo La cuestión esta en que entonces Leguina no puede gobernar y aunque Piñeiro le votara, tampoco, porque empata, en cuyo caso tampoco... »A mí me parece que estamos abocados a que los que gobiernen sean los del centro-derecha, para que alguien pueda gobernar y que realmente se pueda dirigir la Comunidad. De inmediato, Durán entró de lleno en el asunto: -Bueno, yo realmente por parte de la construcción estoy completamente... digamos, tengo poderes generales amplios y absolutos, y esta gente domina totalmente el centroderecha. Totalmente. Yo no sé si el socialismo domina en esto, creo que no, creo que no.

-No tengo ni idea -respondió Olmos-. Yo llevo en esto muy poquito, porque yo entré... Lo que pasa es que me ha tocado vivir una época muy complicada porque... -Tu postura es la más... -le interrumpió Durán. -Claro, claro, yo soy consciente de ello -dijo Olmos-; tengo en mi mano la gobernabilidad de la Comunidad. -Imagínate, Miguel Angel, tu tienes algo, porque Piñeiro ya no tiene nada por gilipollas ya no tiene nada. Porque... Irse a centro-derecha, todo el mundo va a decir u... -Soy joven, pero consciente. -¿Irse con Leguina? -inquirió Durán-. Hizo una breve pausa para dar a sus palabras mayor énfasis y dijo: Tú me dices, oye, mira, Gustavo, yo quiero ¿qué te parece? Yo te puedo aconsejar. Yo diría, pues dinero. Todo el oro del mundo está ahí. No digamos la gran construcción. Para estos tíos, no sé, cien millores de pesetas, Miguel Angel, es poco dinero. El Broker ofreció después a Olmos una discreción total. -Eso te lo garantizo absolutamente si es con el PP, porque en definitiva el pacto yo voy a hacerlo con Manuel Fraga. Yo te lo aseguro, Miguel, es que te juro, y puedes informarte hasta si quieres de Ramón Tamames. Yo te aseguro que esto va a misa por encima de todo porque respondo yo personalmente. Tan novelesco diálogo se producía mientras el PP y el CDS intentaban conseguir los apoyos necesarios para ganar varios gobiernos municipales y autonómicos desde que, un mes antes, los partidos de Manuel Fraga y Adolfo Suárez habían sellado un acuerdo político de colaboración. Momento de pactos cargados de escollos como el protagonizado por Nicolás Piñeiro.

A Gustavo Durán Romero, de 51 años, siguen llamándole «El Broker», el intermediario por excelencia, a pesar de que su nombre ha estado en el centro del huracán en vanas ocasiones. Campeón de España de squash para veteranos, Durán posee un estupendo chalet en la zona residencial Somosaguas -junto al de la familia del exministro Gregorio López Bravo, ya fallecido- y teóricamente se dedica a amueblar cocinas, como administrador único de la empresa GDR -sus iniciales-, así como a la promotora inmobiliaria DUPIOL, S.A., que sólo ha realizado una promoción en la calle Arturo Soria, de Madrid. Desde su despacho de la calle Zurbano, de Madrid, acecha sobre la aparición de nuevas promociones de urbanizaciones en las afueras de la capital. Cuando descubre un nuevo grupo de chalets adosados, este pequeño empresario emplea sus mejores oficios para ser el suministrador de cocinas y electrodomésticos a las viviendas todavía en construcción. En su tarjeta de visita se presenta con el término inglés «broker» Con ello quizá intenta impresionar a sus posibles clientes, ya que, según un conocido empresario de la construcción que le conoce muy bien: -El negocio de Durán es una cosa de poca monta; uno de esos que pueden funcionar con un pequeño local, una secretaria por horas y un contestador automático. El caso Durán no fue el único en saltar. En Fuengirola, Málaga, dos concejales del grupo mixto, antiguos militantes del PSOE, denunciaron haber recibido una oferta de ocho millones de pesetas cada uno por renunciar a sus escaños. En Lérida, un concejal de Convergencia i Unió que recientemente había apoyado al PSOE contra el alcalde de su propio partido, fue denunciado ante los tribunales por un presunto delito de estragos. El tropezón de Gustavo Durán, acostumbrado sin duda a cambalaches más sencillos, trajo consigo graves consecuencias políticas, mientras una querella por supuesto soborno era presentada en el juzgado de guardia por Miguel Ángel Olmos.

El presidente Joaquín Leguina aseguraba que el Partido Popular estaba tras los intentos de Durán, mientras comenzaba a correr noticias sobre una serie de supuestos contactos presuntamente mantenidos por el Broker con ciertos dingentes populares para preparar la operación. «A ese señor Durán no le conozco -declaró Alberto Ruiz-Gallardón, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid y aspirante a ocupar el puesto de Leguina, el lunes 22 de mayo-. No he hablado nunca con él. Hasta el sábado, que salió su nombre en los periódicos, no sabía quién era. Y nadie del partido me ha hablado jamás de él. Por otra parte nunca aceptaría ser presidente con el voto de un diputado de Izquierda Unida.» Todo un ataque de amnesia en un máximo dirigente del PP, como Ruiz-Gallardon, porque Gustavo Duran, no era una persona desconocida en la organización de Fraga. Ya en el libro aquí citado de los periodistas Luis Herrero y Carlos Dávila, se le presentaba, desde 1984, como «una ayuda eficaz» del tesorero de Alianza Popular, Angel Sanchís. «Durán tenía amistades por doquier -escriben- y poseía capacidad suficiente para desviar dinero desde la empresa a los partidos» En las cenas a las que asistían Duran y Sanchís se les «extraía» a los empresarios asistentes entre medio millón y dos millones de pesetas como donativos, aunque hubo quien obsequió a Sanchís «con diez millones, de pesetas que fueron a parar a las arcas de AP», según el fibro. En esas cenas, Durán asistía como «asesor para la terapéutica del convencimiento». Herrero y Dávila aseguran que el Broker, al menos, ha prestado dos servicios importantes de carácter financiero al partido de Manuel Fraga Uno, cuando Ángel Sanchís viajo ,a Galicia, en 1986, para conocer las posibles responsabilida-des de José Luis Barreiro en el tema del juego. Durán, según parece, asistió a la entrevista entre Sanchís y Barreiro.

La segunda, anteriormente, en 1984, en la sede de AP en la calle Génova, se decidió apoyar a una constructora interesada en edificar las dependencias de la televisión gallega. En aquella reunión se dijo según el texto: -Hay cien millones de pesetas para Alianza Popular. De nuevo cien millones, el número tótem de las últimas acusaciones de corrupción en España. Y es que Gustavo Durán siempre fue amigo de estar cerca del poder y de las influencias. Quizá por eso, y con la misma naturalidad, ha mantenido relaciones tanto con Juan Guerra, el hermano «conseguidor» del Vicepresidente del Gobierno, como con el tesorero Sanchís. Por otra parte, hasta comienzos de 1989, Durán mantenía otra oficina abierta en la calle Ríos Rosas, Madrid, a medias con la secretaria socialista Aida Alvarez, ya citada en el capítulo 3 de este libro. El negocio que el Broker mantenía con Aida Alvarez se cerró en diciembre de 1988, después de que un ejecutivo de una importantísima constructora les denunciara por un posible tráfico de influencias. Los negociadores de los pactos de centro-derecha, José Ramón Caso, secretario general del CDs, y Federico Trillo, en representación del PP, dieron la cara atacando. -Con la practica que ha puesto de moda el PSOE de que todo vale para tomar o permanecer en el poder -declaró Caso-, no es de extrañar que salgan intermediarios como Durán, que crean que es una idea excelente hacerse con los servicios de un tipo cuyo voto vale tanto, para tratar de ofrecérselo luego al mejor postor. Los socialistas ven normal el ofrecer puestos para alcanzar el poder, y de eso a ofrecer dinero para el mismo fin, sólo hay un paso.

El secretario general adjunto del PP, se mostraba indignado por una información salida del PRIM, que le acusa personalmente de haberse reunido con Durán antes de su entrevista con Olmos. No he visto a Durán en mi vida -dijo Trillo, tajante-. Todo esto es una cortina de humo del PRIM, una burda maniobra que trata de desviar la atención sobre el caso Piñeiro, para que no se investigue el porqué de su apoyo a Leguina. lo

¿Catarsis para todos? De Lluís Prenafeta a Pedro Pacheco Alfonso Guerra, espoleado por el escándalo de su hermano Juan, habló a finales de febrero en el ya famoso mitin de Sevilla que Damborenea calificó de «franquismo puro y duro» Sus palabras hoy, 7 de mayo, a tenor de los posteriores acontecimientos, tienen una significación especial. El vicepresidente del Gobierno afirmó ante veinte mil personas -...Y pretenden deteriorarnos desde el punto de vista de la ética. Pero en los próximos meses vamos a ver grandes cosas. Porque los socialistas les vamos a tomar la palabra. ¿Quieren catarsis? Hagamos la catarsis para todos, para ellos también. Los socialistas muchas veces hemos estado haciendo de muro de contención, y nos pide la derecha que sigamos haciéndolo para seguir golpeándonos. Pero un día vamos a dejar de hacer de muro de contención de la demagogia y vamos a tomarles la palabra. ¿Es pura coincidencia que, después de tres meses del «caso Juan Guerra», la catarsis haya irrumpido en partidos tan distintos y distantes como Convergencia i Unió, Partido Andalucista y el mismísimo Partido Popular de Jose Maria Aznar? ¿Han dejado los socialistas de ser, como anuncio Guerra, el muro de contención de la corrupción?

Setenta días después de las palabras de Alfonso Guerra, el presidente González salió a la palestra para retomar el tema. Lo dijo en el congreso de las Juventudes Socialistas, celebrado en Madrid el domingo 6 de mayo: -Un poder hipotecado hace la democracia inútil, y la hipoteca del poder nace de la corrupción. Después defendió la independencia del poder politico para hacer frente a la corrupción. Se cerraba la catarsis', ,o el cataclismo provocado por el levantamiento de la veda? En el camino quedó el secretario general del president Pujol, Lluís Prenafeta, mientras se aireaba una querella contra Pedro Pacheco, líder del Partido Andalucista, uno de los gmpos más beligerantes contra el PSOE en el caso «Juan Guerra».

La dimisión de Prenafeta

Fue una sorpresa porque Lluís Pmenafeta, a sus cincuenta años, brazo derecho de Jordi Pujol, estaba considerado el hombre que concentraba mayor poder en Catalunya cuando se le acusó de utilizar su cargo para beneficiar sus negocios privados. Se negaba a ser el «caso Juan Guerra» de Pujol, como manifestó en una entrevista a Tiempo: -La oposición -preguntó Antonio Fernández- le ha acusado de aprovechar su cargo en la Generalitat para realizar negocios de su esfera privada, en particular relacionados con las empresas de piel de su familia. Incluso se ha insinuado que algunos viajes de Pujol habían sido realizados por sus intereses profesionales, ajenos a la Generalitat. ¿Qué dice a eso? -Nunca han demostrado nada -respondió Prenafeta con voz tajante-. Eso es un estilo de hacer política que ahora, finalmente, se

ha vuelto en contra de algún partido. Pero nunca me han demostrado absolutamente nada ni nunca me lo van a demostrar, porque es totalmente falso. Eso son invenciones de maniqueos que, a fuerza de decirlas, acaban creyéndolas. -¿Qué actividad privada ha desarrollado durante estos diez años? -Yo solamente he ocupado, y ocupo, un cargo en el consejo de administración de una compañía de seguros desde el año 89 Accedí a el porque pedí la compatibilidad y me fue concedida. Si no fuera así, no habría aceptado ese cargo. -Valóreme el caso Guerra. -Le voy a contestar escuetamente primero, creo que casos como éste no ayudan a la credibilidad de la clase polltica, y segundo, pienso que es un tema exclusivo e interno del Partido Socialista, que tiene que resolver él. -,Cree que Guerra debería dimitir? -A mí no me incumbe entrar en ese tema. Tengo la sensación de que es un problema interno de un partido y no quisiera ir más allá de lo que estoy diciendo. A veces, una dimisión se presenta por incompatibilidad o por dolo o por razones muy pequeñas, pero no tenemos todavía lo que podríamos llamar: historial de dimisión. -,Y a qué se debe la precipitación de su dimisión como secretario general del presidente Pujol? -No ha habido precipitación en absoluto. Lo que pasa es que en este país la gente no está acostumbrada a que alguien dimita, y eso que sería bueno que hubiese una dimisión de tanto en tanto. Que la gente dimita cuando tiene que hacerlo o cuando está obligado. Pero no me negará que una de las acusaciones que se hacen a la clase política es que los políticos no dimiten nunca.

-Se dice que la Fiscalía de Barcelona, al iniciar una investigación sobre sus negocios, ha acelerado su decisión de dejar el Gobierno. -Yo tengo la impresión de estar permanentemente investigado, inspeccionado, fiscalizado, perseguido y escuchado desde hace años. Por tanto, no me sorprende cuando me informan que se está preparando una investigación. Pienso que es una más, como tantísimas. Para mí no constituye ninguna sorpresa y, evidentemente, no ha sido motivo para acelerar mi decisión. Yo reacciono con total indiferencia. Es más, en esta casa tenemos mucha experiencia en esto de las querellas, ¿sabe? Le recordaré la de Banca Catalana, que por cierto, propició la misma Fiscalía que ahora propicia la mía. -Se ha llegado a comentar que, en realidad, su dimisión fue un cese para evitar un «caso Guerra» en Cataluña. -Esto es absurdo completamente, yo no soy el caso Guerra de Cataluña. El presidente ha sido suficientemente explícito y convincente en sus declaraciones sobre el tema. Esta fue una decisión mía tomada ya hace tiempo. Mire, yo hasta ahora he actuado en un escenario, entre los decorados entre las candilejas, por el foro, pero a partir del uno de jumo voy a salir al escenario, aunque cambiando de teatro. -Su nombre se ha asociado a la futura creación de un gran banco catalán. ¿Pasan por ese banco sus aspiraciones? -No. A partir de junio voy a desarrollar varias actividades, algunas relacionadas con la vida pública, que no quiere decir política. Y entre estas actividades no puedo negar que haya algunas relacionadas con el campo financiero. -Se ha hablado de un posible pacto entre el PSOE y algunas fuerzas políticas debido a la postura mantenida en el debate sobre

este caso en el parlamento. Entre estas fuerza se encuentra Convergencia Democrática. ¿Hubo o no pacto con el Gobierno? -No ha habido ningún tipo de pacto. Se ha dicho que Miquel Roca pronunció un discurso blando en el Congreso. Yo creo que fue un discurso responsable y equilibrado. Era el que tenía que hacer. A los ocho días, el Partido Socialista votó aquí, en Cataluña, a favor de que se formara una comisión de investigación sobre tráfico de influencias. Por ello, pacto no hubo ninguno. Es más, probablemente el PSOE resulte incoherente porque, mientras pide aquí la comisión, se niega a formarla en Madrid. Nosotros hemos votado no en ambas partes porque entendíamos que no tenía lugar. -Resulta curioso que al poco tiempo los grandes temas que habían estado bloqueados durante años se pongan de nuevo en marcha, como la financiación autonómica, el Tren de Alta Velocidad (TAP) y el de la Junta de Seguridad, que trata sobre las competencias de la policía autónoma. -La Ley Orgánica de Financiación autonómica y el TAP no están todavía desbloqueados. El de la policía autonómica sí, pero ya había sido pactado hace meses. -Cómo están ahora las relaciones con el gobierno central? -Parece que en estos momentos, por las razones que sean, sobre todo por razones suyas, las relaciones ya no están tan heladas. ¿Cuánto durará este deshielo? No lo sabemos. ¿Se volverán a helar? Es posible. Pero nosotros intentaríamos entendernos con el Gobierno siempre desde la base de defender los intereses de Cataluña. -En pleno caso Juan Guerra, se destapó en Cataluña el «caso Casinos» cuando el ex-director general de ese sector interpuso una querella contra el presidente de los casinos, Arturo Suque, por presunto desvío de fondos para financiación política. ¿Ve oscuros intereses detrás de esto?

-Cuando se presentó la querella no se adjuntó ningún tipo de documentación porque no existía. Por eso fue retirada, era todo falso. Pero no creo que hubiera ningún interés oculto. -Se ha insinuado que pactaron caso contra caso. -Nosotros no tenemos interés en buscar pactos de este tipo, porque no tenemos que temer nada. Siempre se han dado insinuaciones, presunciones, manipulaciones... Hace diez años que estamos sufriendo este estilo de hacer política y creo que, ¡oiga, ya está bien!, ¡nunca, nunca han demostrado absolutamente nada! Tenemos la sensación de haber estado hasta hoy perseguidos de una manera constante, y en algunos casos deliberada, para llegar siempre al mismo sitio: a la conclusión de que nada se nos puede atribuir. -En la querella de «Casinos», el ex director general afirmaba que se había trasbasado dinero hacia su partido... -Nunca se ha demostrado nada. Volvemos a entrar en el capítulo de las insinuaciones.

¿Una trampa contra Pacheco?

A mediados del último abril, cuando la tormenta Juan Guerra comenzaba a «escampar», según la expresión del presidente del Gobierno, Luis Portero, fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, comenzó una investigación judicial para determinar si Pedro Pacheco, alcalde andalucista de Jerez, intervino en favor de un grupo de empresarios, vinculados a su partido, en la expropiación de unos terrenos sobre los que se ubicará Sherryworld, un parque de atracciones de reminiscencias disneyanas. Las investigaciones del fiscal Portero, aireadas por la prensa, partían de una empresa consultora denominada STUDIO 4, que el

ayuntamiento jerezano había contratado para tasar el valor de las cuarenta y tres parcelas de la finca Los Garciagos, de 58 hectáreas. Los funcionarios municipales ya habían fijado el valor de los terrenos en 120 millones de pesetas el 10 de noviembre de 1988. Los dueños de las parcelas, sin embargo, reclamaban 850 millones. Ante el desacuerdo se realizó una segunda tasación encargada a STUDIO 4, que, en mayo de 1989, valoro Los Garciagos en 235 millones de pesetas Aunque se quejaron los dueños, Pedro Pacheco mando expropiar llamando «catetos» a los hasta entonces propietarios de las parcelas. Un mes más tarde, un grupo ecologista denuncio que dos de los socios de STUDIO 4 eran al mismo tiempo funcionarios: José García Serrano, jefe provincial de Obras del Instituto Andaluz para la Reforma Agraria, y Javier Pérez de Eulate, tasador de la Delegación de Hacienda en Jerez. Y ahí no quedó la cosa: ambos «tasadores» eran, además, socios en tres de las empresas que promocionan el proyecto Sherryworld. En tan oportuno momento de catarsis, mientras el Partido Andalucista, después de consultar el libro de visitas de Juan Guerra, presentaba contra el hermano del vicepresidente una querella criminal, el fantasma del cohecho y la corrupción planeaba sobre la cabeza de los acusadores. Pero, entonces, a todos, les estalló el «caso Naseiro», el gran escándalo financiero de la derecha política española.

II

EL SUMARIO NASEIRO-SANCHIS Jutjat d'Instrucció n.° 2 de Valencia. PREVIAS. Número 0295/90. Reg. Gral. : 5037/89 Fecha de incoación: 25-1-90. Sobre: DELITO CONTRA LA SALUD PÚBLICA, INTERVENCIÓN TELEFÓNICA. Denunciante: Policía. Introducción

DEL PRINCIPIO AL FIN

1. La primera diligencia. 28 de diciembre de 1989

«Solicitud autorización del comisario jefe de la sección de la brigada de estupefacientes de la Policía Judicial de Valencia al magistrado juez del Juzgado de Instrucción número 2, para intervención del teléfono 35136 18, a través del cual se están produciendo llamadas de interés policial, toda vez que se ponen en contacto individuos pertenecientes a una organización internacional de traficantes de cocaína para establecer contactos y citas. El titular del teléfono es Rafael Palop Argente, padre del concejal del PP Salvador Palop.» 2. La última: Auto dictado por el juez Luis Manglano Sada

Valencia, 14 de abril de 1990. «En el curso de las presentes actuaciones se ha constatado la implicación en las mismas de personas que, tras la correspondiente comprobación formal, son aforadas en virtud de su condición de diputados de las Cortes Generales.» Tras relatar los fundamentos jurídicos, el juez dispone: «La inhibición en esta causa en favor de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.» Y aparte el informe del fiscal, que dice: «Primero.-Que de las actuaciones practicadas se desprenden indicios de criminalidad contra D. Angel Sanchís Perales. »Segundo.-Que igualmente en las actuaciones practicadas se hace referencia a D. José María Aznar y a D. Manuel Fraga sobre hechos o actuaciones que deben ser totalmente esclarecidos para depurar posibles responsabilidades. »Tercero.-Que con fecha de hoy se ha tenido conoci miento por diligencia levantada por la Sra. Secretaria de este Juzgado de la condición de miembro del Congreso de los Diputados del citado D. Angel Sanchís Perales y de D. José María Aznar. »Cuarto.-Que siendo la competencia de lo Penal del Tribunal Supremo, para la instrucción de estos casos, no puede ya procederse por el Juzgado a tomar declaración a otras personas posiblemente implicadas en los presentes autos o que pudieran serlo.»

I LAS GRABACIONES TELEFÓNICAS SANCifiS-PALOP-NASEIRO Diciembre 1989-abril 1990

DE

Diccionario en clave

Pãlop, Naseiro y Sanchís utilizaban en sus conversaciones telefónicas financiero-políticas algunas palabras en clave para no dar demasiadas pistas sobre sus actividades. He aquí las más destacadas:

Dragones: la empresa Dragados y Construcciones, S.A. D: la misma empresa. C: Construcciones y Contratas, S.A. Los primos: Alberto Cortina y Alberto Alcocer. Fotocopias: dinero (en cheque o efectivo). Moros: los representantes d la compañía kuwaití MO. Llevar el maletín: hacer un pago. El caminito: el método (negociar con ellos) para conseguir algo en Madrid. 1. 12 de diciembre. A las 15.42 horas. Angel Sanchís telefonea a Salvador Palop.

SALVADOR: ¿Sí? ANGEL: ¿Salvador Palop? S.- Soy yo. A.- Hola, soy Angel. S.- ¿Qué tal Angel? Espera que me cambie de teléfono. A....,Alguna novedad?

S.- No. Que el jueves va al pleno, y te cuento otra novedad, que ésa sí que tal... Bueno, el jueves va al pleno y se aprueba y no hay ningún problema. Es decir que pasado mañana ya... ya está claro. No... el tema es que estuve con José María Aznar, y José María me bajó... A Naseiro... Y... A.- Ya me lo acaban de decir. Te llamaba yo para eso. Pues metiste la pata con Naseiro, ¿eh? S.- ¿Por qué? A - Claro Porque hay que ser mas prudente Es que yo acabo de comer con él, y me ha contado toda la entrevista, y yo le he tratado de calmar lo que fuese ¿no? Pues no se fía de ti Porque, claro, tu por ejemplo le dijiste Yo soy legal y tal. Y éste me decía... fíjate en mí, estos que presumen de legal, son lo menos legal, patatín, patatán... Claro, le dijiste varias cosas, que a él le han hecho sospechar. Una, que tú... que los socialistas hacen lo que tú mandes, y él haciendo este comentario añadía... S.- Sí, sí... A.- Añadía... O es al revés, o hace él lo que los socialistas le mandan. Después, tú te has metido en el tema Torrevieja que él lo tenía ya pactado... S.- ¡No, no! Yo no me he metido en Torrevieja. A mí lo de Torrevieja ¿eh?, a mí lo de Torrevieja, yo no me he metido. A nil justo esta semana me viene y me dice: lo de Torrevieja, tal y cual, y salta... Entonces ahí se metió Arturo. A.- ¿Qué Arturo? S.- Arturo Moreno.

A.- En estos casos, hay que hablar muy poco Porque la impresión que le diste no fue muy buena. Que eres un tío nervioso, que tal, que no se que que patatín, que patatán. Osea, no, no quedo, el es un gallego muy resabiado y muy desconfiado, muy, muy desconfiado. S.- ¡Joder! A.- O sea que en caso de duda siempre desconfía. S.- Pues a mi me cogió Aznar y me dijo sube para arriba! Y a mí el que me obligó es Aznar. A.- Me lo ha dicho él, me lo ha dicho él. Sí, sí, que tú estuviste hablando con Aznar y Aznar dijo que todos estos temas a... Rosendo. S.- ¡No, no, no!... ¡Fue al revés! Rosendo te ha buscado un tío que te interesa mucho. Eso fue lo que le dijo por teléfono delante de mí. Y a mí me llamó. A.- ¿Cómo, cómo, cómo fue? A ver. Eso no me lo ha dicho él. ¿Cómo? S.- ¡Ah! Es que él no estaba en la conversación. A él sí que lo llamaron por teléfono. A.- No. Ya sé. Pero luego tú bajaste a ver a... S.- ¡No, no, no! Le llamó, me acompañó Aznar a mí A.- ¿A dónde? S - Por, por A Rosendo Arn-Abajo.

S.- Si, si, si Y Rosendo subía y en mitad de la escalera dice este, que es de un confianza Ya lo sabes tu Y por teléfono cuando le llamaba dice te voy a presentar a un tío que interesa mucho. A.- Si, si, si Porque Aznar, como todos muy bien Saben aquí, te lo he dicho yo, esta por la labor de hacer lo que nunca ha hecho el otro. -Está haciendo uno en cada comunidad. Si me lo ha explicado Va un tal Uno en Galicia y otro en en Castilla León, yo se quien es Este que iba a entrevistarme esta tarde a mí. El de economía ese. A Lo que pasa es que claro, en el mismo instante en que tu des demasiadas informaciones, entonces todo tiene que ser para Rosendo y nada para ti A.- Hay que andar con prudencia... S.- Y yo que hago? Yo que hago? Cuando me sacan el tema de Torrevieja, digo, no, no Y hay este si lo quiere hacer el partido. A.- Bueno. Para el futuro haz una cosa. Para el futuro... S.- ...Y claro yo en ese momento en la encerrona es cuando le cuento la posibilidad que hay en Cullera... A.- Bueno, pero... S. ¡Déjame que te cuente! Y entonces cuando él le digo bueno aquí tienes mas temas pero eso yo no me quiero meter, si el partido no dice nada. Y entonces él me dice: sí, adelante. Yo digo: pues si me has metido tú adelante, pues yo lo haré. Que es lo que yo tenía metido en la cabeza. Yo digo, pues tema de hecho aún no he hecho nada, ni tengo ninguna conversación, ni nada. A.- De Cullera, ¿no? S.- Claro, pero es que no tengo ninguna... m hay cantidad de dinero.

A.- Escúchame una cosa que diga. Para lo sucesivo, mi criterio, tú... S.-Sí... A.- Mucha prudencia en lo que hablas y no te olvides nunca, de que tú eres dueño de tus palabras mientras no las dices, y eres esclavo de ellas cuando han salido de tu boca. S.-Sí. A.- Tú y yo decidiremos, tú y yo, de común acuerdo decidiremos cuáles de esos temas se los pasamos a Rosendo y cuáles no. S.- Claro. A.- Lo decidiremos tú y yo. Por la propuesta de vía que habíamos hecho. Por lo tanto todos los temas no los sepa Rosendo, ni nadie antes que yo... S.- No, no... A - Que lo sepamos tu y yo todos, porque de toda esta operación lo bueno que hay es que aún cuando le hayas infundido algún tipo de sospecha, o no le hayas caído de primeras bien, lo cierto es que te han encargado del tema y eso ya te da una pátina ¿comprendes? S.- Y además por Aznar. A.- Exactamente, eso es lo que... S.- Que yo voy a Aznar y le digo: éste es un burro, y Aznar me hace más caso a mí que a Rosendo. A.- Entonces, por eso digo eso... S.- ¿Pero tú sabes que Aznar me hace más caso a mí que a Rosendo?

A.- Bueno, no, no no te lo creas. S.- Mira, pues yo te digo una cosa, para que te te voy a poner un ejemplo. El día que vino José María Aznar, ¿sabes lo que hizo? Se levantó allí delante de todos los candidatos y dijo Bonto, a ti te espero en el Astona Y el único que fue a comer y se sentó al lado de su mujer en la zona particular de él, de Valencia, fui yo, y no Agramunt. A.- Eso con respecto a Valencia y tal, bien. Pero con respecto a Aznar lo que Aznar, pero, en fin... S.- No, eso me lo dijo Aznar a mí. A.- No, pero con respecto a éste... le tiene mucha confianza y tal, pero en fin, no adelantemos acontecimientos, eso tampoco importa. Sea el que sea el que esté, está hoy Rosendo y mañana es otro. El asunto es el siguiente, sea el que sea, aquí lo ideal es que siempre tú y yo filtremos... S.- Lo que nos interesa. A.- Qué es lo que pasa y qué es lo que no. Y que lo que pase, puesto que Rosendo a mí todo me lo cuenta, y puesto que Rosendo todo me lo pasa y no mueve un pie sin que yo le diga cómo lo tiene que mover y tal... S.- Sí. A.- ...Pero no porque él me daba ningún tipo de respeto ni nada, sino porque tiene mucha fe y mucha confianza en mi criterio y en mi conocimiento y en... S.- Claro, y en la experiencia como yo, no te jode

A.- Y él de estas cosas, ¿comprendes?, entonces bueno, pues por eso el hombre no mueve un pie sin que yo le diga si sí, o si no. ¿Eh? y me lo consulta todo y me lo habla todo. Bueno, pues entonces para el futuro, ya no hace falta que hables mucho con él, primer punto, porque no es bueno. Segundo, cuando hables con él, con extremada prudencia, sin nerviosismos y tranquilo, y tal como es él, un cachazas, en el buen sentido de la palabra. Tercero, nada de pasarle nada directamente a él. Háblalo conmigo, y entonces yo, porque además él si tú le dices o yo le digo, yo voy a ser el interlocutor de Boro, él dirá que sí. En el mismo instante en que tú o yo digamos: oye que en el futuro Boro no hablará contigo, hablará conmigo y si... S.- Díselo ya. A.- Pues sí, se lo diré yo, sí, sí... S.- No. Yo te digo cuándo viene. El lunes que viene. A.- Bueno, pues entonces dime si de aquí tenemos que hacer algo, tengo que ver a alguien de aquí, ¿eh?... S.- No. Nada, nada. Han venido ellos. Han venido a través del arquitecto y me lo ha insinuado el arquitecto. A.- Pero es que en estos casos lo bueno es, lo bueno es, que a la hora de cobrar, en vez de cobrar tú, lo cobre por ejemplo Romero. Porque si resulta que lo has pactado con un tres por cien o con un cuatro... S.- No, no. Ahí, ahí yo te digo lo que hay. A.- No, no. Pero me refiero a otro tema concreto... S.- No, pero te cuento lo que hay. Es decir, viene el arquitecto, el arquitecto que está llevando el plan general de urbanismo de Cullera y me dice: mira, éstos me están pidiendo doscientos millones y unas animaladas, entonces, yo estos te los traigo con una condición, dice:

que de los chicuenta, veinticinco para mí y yo pongo el informe técnico favorable y veinticinco para tu partido. A.- ¿Por qué no lo cierras más? S.- No. Porque eso es lo que ha cerrado el otro. Porque él pone el informe técnico. A.- No, ya. Pero si le habían pedido doscientos y él quiere dar cincuenta nada más... S.- No, no, no... él lo que pasa es que dan aparte cien de un campo de fútbol. A.-Ya. S.- A la ciudad. A.- Bueno pero es que en este caso, claro como ya le has dicho lo de los cincuenta, habrá que dárselos a Rosendo todos... S.- No Porque entonces, entonces si hago la operación, no la hago porque no sale. Porque yo no puedo quedar mal con el arquitecto. A.- No, no. Me refiero... No me refiero a los veinticinco... S.- ¡Ah!, eso sí. Eso sí. Yo lo que le puedo decir al arquitecto... A.- ...Tengas ocasión dársela toda a él y se acabó, claro. S.- No, pero yo le puedo decir al arquitecto, oye, que aparte algo. A.- Claro, a eso me refiero. S.- Eso sí. A.- Pues eso es lo que te estoy diciendo...

S.- Pues lo voy a intentar... A.-...Que le digas al arquitecto... S - Pero lo que pasa es que el dice yo pongo el informe técnico y tú pones el voto. Sin mi informe técnico no sale. A.- Bueno, ya. Pero tú dile que lo has hablado y que has dicho que setenta y cinco, que veinticinco para él y cm cuenta para el partido. S.- No sé porque esto lo tendré cerrado con la empresa al cincuenta, ¿eh? De lo que podemos quitar es de la franja de él. A.-Ya. S.- Pero eso es chocolate. A.- ...Que lo aumente un poco. Bueno, haz la gestión porque también te digo una cosa, la peor gestión es la que no se hace. Entonces yo hablaré con Rosendo cuando lo tengas un poco más claro, le explicaré en qué interviene el arquitecto y que eso es así y que son veinticinco para el partido, pero tú tienes que haberle conseguido por lo menos doce y medio más que dé la empresa y doce y medio que se quede él, o diez o en fin, los que sean, consíguele algo más. S.- Bueno, yo voy a intentar lo máximo. A.- Inténtalo. Exacto. Y yo me encargaré de hablar con Rosendo de esto cuando tú me des más información, de momento no le voy a decir nada todavía. S.-O.K. A - Porque no conviene decir nada todavía.

S.- O.K. Hombre podemos darle a Rosendo veinte sólo... A.- Sí, pero si tú le has dicho cincuenta... S.- Yo he dicho que no estaba nada claro, yo no he dicho que nada estaba claro Sin ellos aun no lo tenemos cenado. A.- Si, pero si tu no lo hubieses dicho por eso te he dicho yo que hay que hablar menos Si tu no lo hubieses dicho lo del cincuenta, claro le damos veinte y se ha acabado la historia. Entonces si le has dicho cincuenta, bastante será con que le convenzamos de que en vez de cincuenta son veinticinco, porque los otros veinticinco se los ha llevado el arquitecto, que el pensara que no es el arquitecto, sino que es cualquier otro. S.- Pues me cargo la operación. A.- Bueno, por eso lo que hay que hacer es tratar de que el arquitecto reduzca un poco lo suyo, y la empresa aumente un poco lo suyo y en esta ocasión ya que la cosa ha venido así, pues mala suerte, dejamos los veinticinco y quedamos bien, siempre y cuando saquemos cinco o diez más por otros lados. ¿Comprendes? S.- Sí. A.- Claro, en esta ocasión es que tú ya has dicho cuenta, joder... S.- ¡Mecagoen...!, en mala hora... me pillaron en un renuncio ahí. Me dijo: oye es que yo me esperaba estar en esa entrevista... Yo no me esperaba estar en esa entrevista... A.- ...Ya lo sé... S.- ¡Hombre!... si, yo te hubiese... Yo te digo, me ha llamado... ¿te acuerdas que te lo dije?, y dice: ¿tú vas a hablar de eso?, y yo, ¡no!...

A.- Si llegas a hablar conmigo antes, antes no te dejo yo meter la pata... S.- Pero... vamos a ver. Si a mí me hubiese dicho, queda y habla al día siguiente con Rosendo, yo ya sabía que tenía que hablar de eso porque tú me dijiste, ¿vas a hablar de eso?, y yo te digo, no entonces yo no lo sabia Segundo, cuando salgo es el mismo José María el que me baja hasta abajo y me acompaña hasta... hasta mitad de la escalera, que es cuando subía y dice: aquí a éste... 2. 3 de febrero de 1990. A la 19,26 horas. Rosendo Naseiro telefonea a Salvador Palop

RosEo: Boro... SALVADOR: Bueno. R.- ¿Qué tal te va? S.- Te cuento... Te cuento porque he estado con los dragones hoy. Y entonces eh... yo he quedado. Bueno, no he quedado aún, no he cerrado porque aún no hemos ilegado. Primero; los moros, se han llamado andanas (sic). R.- ¿Ah, sí? S.- Sí. Pero claro, éste me dice que nosotros tenemos que llamar y los otros tienen que dar la cara... Porque es que a lo mejor se han creído que nosotros... que ellos están por ahí intermediándose sin oficio ni beneficio. Cosa que eso... No pueden ni pensarlo, pero que llamemos y que demos la cara. Que den la cara. De todas maneras, yo hablaré contigo... R.- Sí, sí.

S.-... y ya lo veremos. Segundo; me dicen, de Alicante cero coma cinco, y cero coma cinco son igual a siete cinco. R.- Por la... por lo de Alicante. S.- Sí. Y yo le he dicho que no y tal. Que como mínimo cien. Es que a mí esa cifra es la que más me gusta. R.- ¿Cuánto? S.- Cien. R.- Cien. S.- En vez de siete cinco y tal... ahora no puede ser y tal y yo digo; mira, entre todo te tiene que salir dos, cero, cero. Y que arréglalo como sea y tal y cual porque entre las tres, dos, cero, cero. Te tiene que salir a ti. R.- Sí. S.- Y yo tal y cual, y ellos están plantados en uno siete cinco. Y en todo caso vería si hay alguna solución más favorable en Alicante, que le apoyaremos ésa y entonces sacaría eh... sacaría uno... sacaríamos dos, cero, cero. Dice que no, que luego habrá más cosas y que podremos sacar, pero que ahí sólo puede dar siete con cinco, al contado, ¿eh? R.-Sí. S.- Que equivale a uno cinco cero tal. Dice que los otros, nuestros oponentes, le han pedido exactamente dos coma cero. R.-j,...Dos? ¡Dos! Sí.

R.-Coño! 5_ Y que eso no puede ser que R.- ¿Nuestros oponentes? S.- Si Y que nuestros oponentes ahí dicen que solo han conseguido rebañar hasta uno coma cinco, ¿eh?, porque dicen que son autosuficientes que tal y cual y dicen que no, tal y cual... -¿Ellos hablar o sea que ellos han pactado con los oponentes? S.- Sí. Sólo. R-Eh S.- Sólo. R- Y entonces quieren el pacto nuestro? S.- Sí. Y a nosotros lo que nos dan es cero coma cinco. Que equivale a siete con... A siete cinco. R.- Setenta y cinco. S.- Si Entonces yo le dicho que no Que haga lo mifimo cien. Que sumado al total, al global con los tres... R.- Sí, sí. S - Es dos, cero, cero Que es lo que digo yo Digo a mi dejarme los tres dos cero, cero, y a tomar por culo. Y me conformo. R.-Ya. S.- ¿Eh?

R.- Muy bien. S.- Y éste dice que uno... uno siete cinco. R- Bien. S.- Entonces ahí estamos, en ese tema. R.- Ya, ya. S.- Y bueno, yo le he dicho que tú te ibas a enfadar. Que yo te iba a llamar pero que tú te ibas a enfadar. Y entonces yo mañana le llamaré y le diré que tú te has enfadado, que eso no puede ser que tal y cual y cual y cual que en fin mando... y tal y cual. R.- Que es una burla a nosotros. S.- Exactamente. Y que nosotros seguimos con dos cero, cero. R.-Sí. S.- ¿Eh?, ¿te parece bien? ¿Un global así? R.- Sí, sí, sí. S.- Bueno, y ahí estamos, yo mañana le volveré a llamar, se lo diré y... y que nada por el total los tres cero, cero, cero. Y ves pensándote lo de los moros. Qué hacemos. Joderlos vivos ahí en Madrid. R.- Sí, si tenemos oportunidad, dónde. S.- En la Plaza Castilla. R.- ¡Ah, coño...!, vamos a ver lo que podemos...

S.- Que nosotros tenemos que hacer una reunión, con un tal John Gómez Hall, es el que manda allí. R.- Pues eso para la semana que viene. S.- Tenemos que hacer una reunión. ¿Y cómo hacemos? Le llamas tu directamente y que se acople el, o le llamo yo, o cómo? Dice; pero tú tienes que ir allí, coño, y exigirles Dice es que mira, yo dice tres dice, dice yo tenía una ilusión entre todo, entre estos tres temas, sacar tres cero, cero. R - Ahora, que ellos no sean tan cabrones que que hayan pactado entre ellos y que digan que los otros no dan nada, ¿no? S.- No es que los otros... Los que son unos cabrones... Exactamente los que son unos cabrones son los moros. Los que son unos cabrones son los moros. Porque los moros aquí no ponen una, y reciben lo mismo por beneficio de los otros. R.- Qué maricones... Bueno, pues hay que ir a por ellos. S.- Claro. Ese es el tema. R.- ¿Sabes quién tiene ahí... A quién le puedo pedir? S.- ¿A quién? R.- ¿O quién nos puede introducir? S.- ¿Quién? R.- Pues seguramente si pido para hablar con él y me recibe, igual pido mañana. El... uno de los que se separan, uno de los que iba a ir también al tema. S.-Sí.

R.- Eh... De los que estamos arreglando con ellos ahora. Había uno que entiende el tema de Alicante... Los de... los demonios. S.-Sí. R- ¿Eh? Los demonios. La D. S.- Sí, sí. R.- Van a un... van a un tema que lo tenían otros. S.-Sí. R.- Que era C. S.-Sí. -Y la C. sí.

R.- Eran socios de estos S.- Si, exactamente R.- La, la, la... Qué no sí si siguen o no. S - Pues yo creo que si PL- 6LaC S -Si, la C Los dos herma Los dos pnmitos, los pnmitos si que eran socios a través del hermano de un pnmito R -¿Ellos eran socios, teman ' La S.- Si A través del hermano de un pnmito siguen allí. R.- Bueno, pues... S-Queessu que es R - Si, si, bueno S-Eh R- No hables mas, no hables mas S.- Un primito sí. El hermano de un primito está allí. R.- Pero yo puedo ir a hablar con... con... con uno de ellos.

S.- Claro. R.- Y decirle oye, quiero una introducción para esta gente. S.- Sí, llámales y que te hagan una introducción sin embajadores, sí. R- Claro. S.-Sí. R- Digo oye, quiero que me hagáis esto S.- No, que te presenten al... al tal John Gómez... Hall, ¿eh?, apúntate el nombre. R.-Sí. S.John Gómez Hall. R.¿John como suena? S.- John, John, Gómez... John Gómez Hall. Pero John Gómez, vamos... R- ¿John Gómez? S.- Sí. R.Bueno. ¿Ese es el que decide? S.- Sí. R.- Bueno, yo mañana trataré de hablar con éstos. S.- Sí. R- ¿Eh? S.- Y que te presenten a éste. R.- Y que me presenten a ése. S.- Exactamente, y quedas con ellos. R- Es que ellos tienen que tener... claro. Y además así charlo con ellos y tal y cual. S.- Muy bien. R- ¿Eh? S.- Muy bien Oye una cosa, y esto y y entonces de Alicante tienes que llamar ya para... a Maribel para... para dar la orden de apoyo, me han dicho. R.-Ya.

S.- ¿Eh? Llamas a Maribel. R.- Mañana por la mañana. S.- Lo llamas y le dices, oye, los dragones se llaman. Y entonces yo a éste le voy a decir que del total dos. Claro, porque yo del total con todo... R.- Sí. S.- Yo del total entrando los moros y todo, yo había pensado en tres cero, cero. P-- Ya. S.- Pero yo ahora me he descolgado con veinticinco, porque en vez de un... un... un cero cincuenta. En vez de un uno, le dan un cero cincuenta. R- Sí. S.- Yo a él le estoy pidiendo un cero setenta y cinco. Qué es eso, porque si yo hubiese sacado el uno, hubiese sacado el dos del otro sitio y hubiese sacado lo que he pactado aquí, a mí me salía trescientos algo. Entonces yo tres cero cero, es lo que me que... pensaba yo de todo este maremágnum. R.- Ya, ya. S.- Pero se han ido los moros y los dragones me lo hacen al cero cinco. R.- Bueno pues... S.- Y eso son setenta y cinco. Yo creo que también está bien. Porque van apretados, ¿eh?

R.- Bueno, pero vamos a hacer una cosa. Yo mañana empiezo lo... S.- Lo de los moros. R.- Sí. S.- Y yo a éste le aprieto y le digo que tú me has dicho que dos cero, cero por los tres. ¿Te parece? R- Sí. S.- ¿Eh? R.- Sí, sí, sí. S.- Y ya está. R - Bueno, yo mañana voy a ver al al este tipo, el jueves nos vamos a... S.- ¿En qué avión salís? R.- Eh... salimos en el avión de las nueve de la mañana. S.- ¡Ah!, entonces que te tienes que ir ¿el miércoles por la noche? Para ir. R.- Arturo se iría en el mismo... el mismo jueves, ¿eh? S.- Y se vuelve a quedar ahí. R.- Yo me quedo allí. S.- ¿Y qué haces? ¿Qué tienes que currar allí?

R.- Me voy a quedar allí en alguna cosilla por allí... Pero también ver alguna cosa mía. S.- ¡Ah! Pues entonces si aparte hay faena, ya no voy yo. Este fin de semana voy... la semana que viene. R.- Por qué Arturo... O sea, marchamos en el de las nueve. S.- Sí. R.- Y Arturo se vuelve en el de las ocho. S.- Sí, pero yo si el viernes no estás tú... R.- Sí. S.- Ya me da igual porque yo no voy a dedicarme a Currar, ahí. R.-Ya. S.- Entonces depende de que tú estés ahí para cunar o no. Tú lo que veas. R.- Yo mañana voy a hacer una cosa. S.-Sí. R.- Yo mañana, al... al John Gómez. S.- Sí. R.- Yo lo tengo que localizar mañana. S.- Sí. R.- Ponerlo a... contra las cuerdas.

S.-Sí. R.- Vamos a ver. Me voy a ver cómo me muevo, ¿no? S.-Sí. R.- Y a ver lo que tengo que preguntar también es qué... éstos son los que se han quedado con la... S.- Oye, espera Rosendo, no cuelgues, no cuelgues. Espera que están llamando a un, a un telefonillo, espera... R.- Vale. S.- Rosendo, perdona pero es que estaba solo. R.- Y que me presenten a ése. S.- Exactamente, y quedas con ellos. R.- Es que ellos tienen que tener... claro. Y además así charlo con ellos y tal y cual. S.- Muy bien. R.- ¿Eh? S.- Muy bien Oye una cosa, y esto y y entonces de Alicante tienes que llamar ya para... a Maribel para... para dar la orden de apoyo, me han dicho. R.-Ya. S.- ¿Eh? Llamas a Maribel. R.- Mañana por la mañana.

S.- Lo llamas y le dices, oye, los dragones se llaman. Y entonces yo a éste le voy a decir que del total dos. Claro, porque yo del total con todo... R.- Sí. S.- Yo del total entrando los moros y todo, yo había pensado en tres cero, cero. R- Ya. S.- Pero yo ahora me he descolgado con veinticinco, porque en vez de un... un... un cero cincuenta. En vez de un uno, le dan un cero cincuenta. R.- Sí. S.- Yo a él le estoy pidiendo un cero setenta y cinco. Qué es eso, porque si yo hubiese sacado el uno, hubiese sacado el dos del otro sitio y hubiese sacado lo que he pactado aquí, a mí me salía trescientos algo. Entonces yo tres cero cero, es lo que me que... pensaba yo de todo este maremágnum. R.- Ya, ya. S.- Pero se han ido los moros y los dragones me lo hacen al cero cinco. R.- Bueno pues... S.- Y eso son setenta y cinco. Yo creo que también está bien. Porque van apretados, ¿eh? R.- Bueno, pero vamos a hacer una cosa. Yo mañana empiezo lo... S.- Lo de los moros.

R.- Sí. S - Y yo a este le aprieto y le digo que tu me has dicho que dos cero, cero por los tres. ¿Te parece? R- Sí. S.- ¿Eh? R.- Sí, sí, sí. S.- Y ya está. R- Bueno, yo mañana voy a ver al... al este tipo, el jueves nos vamos a... S.- ¿En qué avión salís? R.- Eh salimos en el avión de las nueve de la mañana S.- ¡Ah!, entonces que te tienes que ir el miércoles por la noche? Para ir. R.- Arturo se iría en el mismo... el mismo jueves, ¿eh? S.- Y se vuelve a quedar ahí. R- Yo me quedo allí.

S.- 6Y que haces? Que tienes que currar allí? R- Me voy a quedar allí en alguna cosilla por allí...

Pero también ver alguna cosa mía.

S.- ¡Ah! Pues entonces si aparte hay faena, ya no voy yo. Este fin de semana voy... la semana que viene. R- Por qué Arturo... O sea, marchamos en el de las nueve. S.- Sí. R.- Y Arturo se vuelve en el de las ocho. S.- Sí, pero yo si el viernes no estás tú... R- Sí. S.- Ya me da igual porque yo no voy a dedicarme a Cu rrar, ahí. R-Ya. S.- Entonces depende de que tú estés ahí para currar o no. Tú lo que veas. R.- Yo mañana voy a hacer una cosa. S.-Sí. R.- Yo mañana, al... al John Gómez. S.-Sí. R.- Yo lo tengo que localizar mañana. S.-Sí. R.- Ponerlo a... contra las cuerdas.

S.- Sí. R.- Vamos a ver. Me voy a ver cómo me muevo, ¿no? S.- Sí. R.- Y a ver lo que tengo que preguntar también es qué... éstos son los que se han quedado con la... S.- Oye, espera Rosendo, no cuelgues, no cuelgues. Espera que están llamando a un, a un telefonillo, espera... R.- Vale. S.- Rosendo, perdona pero es que estaba solo. R.- Sí, ya, ya. Oye... S.- Sí. R.- Yo mañana me pongo en contacto con Maribel... S.- Sí. Y con los primos. R.- Y me voy a poner con los primitos, me voy a poner en contacto con ellos y a ver que me presente esto. Pero yo lo que quiero saber por qué la cosa es en la Plaza de Castilla, ¿no? Y han quedado con ellos. Se han quedado con ellos sólo los que..., ellos, los africanos esos. S.- No, lo de la Plaza... En, en Valencia... Aquí ni se han movido. Los africanos. R.- Sí, sí. Pero quiero decirte... S.- En Madrid no han hecho nada. R- Ya, de acuerdo. Pero eso era una sociedad.

S.- Sí. R.- Que era de los primitos... S.- Los primitos se quitaron de en medio. R- Se quitaron del medio, ¿no? S.- Sí. Pero ellos sí que tienen el contacto. Porque sí que tienen negocios aparte por fuera. R.- Ya, ya... Ellos tendrán otros negocios con ellos que (NO SE ENTIENDE). S.- Exactamente. R.- Y entonces les vamos a decir que... que les hagan... o sea que me lo presenten... S.- Sí. R.- Y yo decirles que... S.- Que si no los cogemos en Valencia, los enganchamos en Madrid, pero que los vamos a perseguir como a conejos. R.- Claro, y que si no es aquí, pues que será en la luna... S.- Sí, sí. R- ¿Eh? S.- Sí, sí. Claro, porque eso... eso de no dar la cara es que ya está bien.

R- Claro, claro. Coño... Lo que dices tú. Que aprendan el camino. S.- ... El caminito. Que aprendan el caminito, si no luego, puede ir por ahí por libre. S.- ¡Ajá! R.- ¿Eh? S.- Bueno, pues entonces la semana que viene ya... . R.- El lunes además yo tengo que estar aquí como un tiro. Porque estará todo lo otro. ¿Te das cuenta? S.- ¡Ah, bueno!, ¿lo de Madrid? R - Que no me han llamado m nadie me ha dicho nada S.- Pues tendrán que llamarte Oye por cierto, por cierto, mira, yo... R - Ayer era el ultimo día que se presen el ul S.- Sí. R.- Eh... Lo abrirían hoy o lo abrirán mañana o veremos a ver, ¿no? S.- Sí. Lo abrirán hoy. R.- Sí, pero no me han dicho nada, no me ha llamado ni... S.- No, pero mañana o pasado ya están llamándote. R.- Ya... Ahora, ¿llamaste a tu... a nuestro amigo?

S.- No, voy a llamarlo porque es que te voy a... te voy a pedir permiso para una cosa, mira, el tema es el siguiente para Fallas, se nos ha apuntado mas gente de lo previsto, porque se ha apuntado también aparte Félix Pastor... para eso que estábamos aquí organizando. Que viene Aznar, vienes tú... Entonces vienen, aparte invitados, ¿eh?, se ha apuntado Margarita Retuerto, sabes quien es?, la que tenemos nosotros en el con... en el Defensor del Pueblo. R.-Sí. S.- Que es la defensora... R.- Me has dicho... ¿que es para Fallas? S.- Invitados para Fallas. R.- Pero a mí no me importa nada, si no tengo que ir yo no voy. S.- No, no. Tú sí que vienes. Tú sí que vienes. Pues claro que vienes Hombre, yo mi zanja la ocupo No, el tema es el siguiente. Te cuento. Yo en vez de... Tengo invitados, pero mira, viene Juanjo... R.- Sí. S.- Viene... vienes tú, Carlos, Arturo, Miguel Angel, José María, Margarita Retuerto, Félix Pastor, también se ha apuntado, que el Claramunt lo han metido, y yo no sé cómo, este... Jorge Fernández. Que le ha apuntado el hermano Rafael Sanchís. ¿Eh? R- ¡Joder...! S.- Y entonces... en total que sumamos diez. Entonces yo he ido cara a la Alcaldesa y le digo mira; el grupo por fuera paga una cosa y tú pagas otra pero, joder, yo quiero que todos sean invitados oficiales. Es que ya sabes, es que los gastos de protocolo eso es mucho y tal. Y yo digo mira, arréglalo como sea pero todos éstos van a entrar. Yo lo que sí que te digo es una cosa, hacemos un pacto, yo

pago una cosa y tu pagas otra Y dice mira, tu pagas las habitaciones y yo me quedo con todo. No hay ningún problema... Bueno, de acuerdo, de acuerdo. Pues bueno, vale... R.- ¿Y ése quién era... quién era ése? S.- Eso con la Alcaldesa yo. Yo lo negociaba. R. - La Alcaldesa... S.- Sí pero te acuerdas que Martín te pidió quinientas mil para no tener que pedirle nada a la Alcaldesa. R.-Ya. S.- Pero claro, como somos diez, pues le hemos tenido que pedir algo más. Bueno, pero da igual. Y aun así nosotros en vez de necesitar quinientas mil, necesitamos uno. Y yo le he dicho a Martín que tú no pondrías inconvenientes ni nada. Y yo le digo, pues coño de uno de éstos que eso, aparto uno para aquí y se lo doy a Martín para que él compre pues, pues pague la habitación de todos R.- Sí. S.- ¿Eh? Todos, porque además venís, un fo... un follón y luego eh... para conseguir pues entradas de toro y cosas de ésas y luego una comida por fuera para que vayamos todos los del grupo fuera, dejando aparte a los embajadores, a los de otros grupos politicos, en fin que... que eso estaremos en todas como... como mezclados, pero podemos hacer una... R- ¿Y Félix lo llevó...? S.- ¿Eh? R.- A Félix lo apuntó Lucas, ¿o qué?

S.- No... Claramunt. R.- ¡Ah, Claramunt ha apuntado a...! ¡Me cago en el Claramunt de los cojones! S.- Entonces son diez. No, el problema es que somos diez. Pero yo digo entre quinientas y uno, como Martín se va a portar bien con los... con los dragones... R.- Sí. S.- Pues los tenemos callados para toda la vida, tú le traes uno, se lo das y tal. Entonces yo lo que había pensado es que en uno de ésos, en una de las tacadas, el primero que sea, eh... O Pepe o los dragones... R..- Sí. S.- Aparto uno, se lo doy a éste y se queda callado. ¿Te parece? R.-Ya. S.- ¿Te parece bien? R.- Sí, sí. R.- Bueno, pues entonces nada, yo lo que quería es consultarlo contigo, para hacerlo, si no no... R.- Vale, vale. S.- Entonces yo mañana, le diré que tú has dicho que sí. Que tendrás uno. R.- No, nada. Tú no le digas ni puta coña... S.- Nooo. Yo a... a Martín a mi portavoz.

R.-Sí. S.- Le voy a decir que tú sí que has dicho que le vas a dar uno. R.- Y de aquí. S.- De aquí, claro. R.- De aquí, de aquí. S.- Claro, es lo que yo te digo. R.- Claro, que él no sepa ni puta... S.- Claro. Si éste no lo sabe, claro que no. R- Pero además le dices una cosa. Que de uno de allí, que él lo aporta, pero que eso no... que los... S.- No, no, no. R.- Que lo sabéis tú y él y punto. S.- Exactamente, que se lo das... que tú se lo das a él... R.- Sí. S.- Pero que sólo se lo vas a saber... que sólo tiene que saber él. Que tú le das el dinero. R.- Los tres y ya está. S.- ¿Vale? R.- De acuerdo.

S.- Vale, pues yo se lo diré a... a Martín a ver si se queda contento esta noche, ahora mismo le voy a llamar. Y que diga que se calle. Que sea pagado como... que diga que se ha pagado por el fondo del grupo y ya está. R.- Bien. S.- ¿Eh? R.- Pero, pero ¿tú llamaste a... a Balaguer? S.- No. Ahora mismo le voy a llamar. R- Sí. S.- Pero, hombre, yo lo decía por comodidad. Apartar uno o me lo das tú a mí o me da igual pero eso ya me lo di rás tú cómo lo hago. Pero yo vamos para de todas formas los dragones... están ahora negociando con los oponentes, lo de Valencia. Que eso es a lo mejor lo sacan en dos semanas. Que a mitad de la semana que viene a lo mejor... del mes que viene ya tienen que estar... apoyando. R.- ¿Quién, los dragones? S.- Sí. R.- Bien. S.- Con lo cual... liquidez vamos a tener. R.- O sea que nosotros de ahí sacamos en realidad dentro de poco algo. S.- Sí claro, por eso. Por eso le he dicho a Martín que sí, que sin problemas. R.- Bien.

S.- ¿Eh? Que yo vamos que tú no tendrías problemas, pero que yo... R.- No hay problema ninguno... Tú, due que va directamente de aquí y que se esté... (Se corta la llamada). S.- Rosendo... R.- Que se había cortado. Oye mira, el, el tema es... has hablado conmigo y lo has conseguido de aquí. S.- Y punto, y que nadie más lo tiene que saber. R- De ahí fuera. S.- Sí. R.- Y ni Rita entre los dos y tal, porque ésta es una gestión que he hecho yo con él... S.- Sí. R - Y como la he hecho yo con el y tal y cual, y esto y lo otro, pues él a mí no me falla, y además tratándose de quién viene y cómo vienen todos y tal pues ha dicho que sí y punto. Fuera. S.- Vale. R.- Porque así ahorramos especulaciones ni... S.- Y líos. R.- ¿Eh? S.- O.K., sobre eso no va haber problema con Martín.

R.- Bueno, bueno. S.- Y lo otro ya me hablas tú. Ya me cuentas a mí y me llamas con los primos si tengo que ir yo a decirles que es lo que tienen que hacer o no... R.-Sí. S.- Y con... con el... con el africano que diga. R.- Sí. S.- Y, y lo de... lo de los dragones yo le diré que tú dices que dos cero cero. R.- A lo mejor el africano, yo hablo con éstos... 5.-Sí. R.- Y a lo mejor el africano lo vamos a ver los dos. .- Claro, porque es un tema de Valencia y siempre les presionaremos. R.- Claro. Y entonces está el que tiene que llevar los temas y está el otro que te respaldamos los dos... Así mejor. Y dos siempre son dos. S.- De acuerdo. R.- Y y yo lo que pasa que voy a contar el buscar el contacto rápidamente. S.- Muy bien. 3. 29 de marzo de 1990. A las 17,43 horas. Grabación de una conversación de Rosendo Naseiro con Salvador Palop

SALVADOR: Sí. ROSENDO: ¡Hola! Bandido. S.- ¿Eh? R.- Bandido, me dejas tirao, ya no me llamas. S.- ¿Cómo no te llamo?

S.- Me dejas tirao, te vas por ahí, desapareciste dos o tres días. R- Sí. S.- Eh, yo no sé si llamar a la Guardia Civil pa que te buscara, bueno, ¿te quedaste contento de la comida? R.- Sí. S.- ¡Eh! R.- Que sí, pero ahí hay una... S.- Otros más ahora faltan dos, pero ahora hay uno que a lo mejor yo lo contacto. R- Escucha una cosa, tú Agromán... conoces. S.-No. R.- Nada. S.- Nada.

R.- Es que ése es fundamental además. S.- Bueno pues. R.- Es que además aquí no trabajan, si trabajaran conmigo aquí pues ya sería la solución, claro. S.- Nos falta Agromán y Ferro. • R.- Ferro, claro; y no, y entre. S.- También. R.- Entre, y ese entre, es el que estoy yo detrás también, esos tres, esos tres poco a poco caerán. S.- ¿eh? R.- Poco a poco caerán. S.- Sí, sí. : R.- Porque ya más o menos na más trabajen conmigoaquíR.- Sí. S.- Pero no están haciendo nada de..., como aquí hay mucha edificación. S.- Ya. R.- No se entiende... mucha edificación y como tambien hay mucho en el Conseil, porque hay mucho en el Consell, pues están dedicándose a lo del Conseil y ahora, ahora cuando baje vendrán, y entonces cuando baje ahora un poco el nivel, esto, porque este año va a. empezar a bajar el nivel de edificación, entonces (no se entiende) entonces es cuando vendrán cara a mí, sabes. S.- Bien. R.- Oye, cuándo te vas tú, ¿mañana? S.- Hombre.

R.- ¿Pasado? S.- Qué coño, yo me voy el día, vamos a ver, que tengo por aquí el billete. R.- Bueno, te estuve buscando ayer, yo en la radio oigo que te habían puesto no sé qué de mi secretario y decían que un pirulo que había hecho mi secretario y como loco comprando periódicos y no lo conseguí encontrar. S.- ¿Y viene en la radio? R.- En la radio lo dijeron que en un periódico lo decía. S.- En Tiempo. . R.- Ah, en Tiempo. S.- Ya no sé si en Tiempo o Mundo. R.- En Mundo me lo compré yo y no, no lo encontré. S.- Pues debía ser en Tiempo entonces. No, pero eso no es así, ¿eh? . , R.- Bueno, me da igual yo quena ver lo que ponían, yo... si ponían ahí y tal, eso es rango de.. no. S.- Sí. R.- Eso es fundamental, macho, si no. yo hablo con éste, qué pena que no, no... éste lo que pasa es que irá el viernes y han de estar ipperlíados, como está saliendo todo tan bien. S.- Bueno, pero ahí hay una cosa, o sea, eso no... lo que han dicho no es verdad, lo que pasa es que el de prensa ( ) R- Sí.

S ¿Eh?, hablo con estos de, de, de con los periodistas estos y entonces le digo que José Maria Aznar a ultima hora había decidido que yo era el que me encargaba de las..., de las finanzas y que era, vamos, dice que les había dicho que mi nombn era el coordinador de administración y finanzas, pero que mi rango era de dicho secretario que lo había dicho él. R- Muy bien, muy bien. S..- Entonces ellos no pusieron nada de coordinador, dijeron que era secretario, que era vicesecretario tercero, que llevaba, que no era un hombre politico, y que me dedicaba, más bien a llevar las finanzas, tal y tal del partido, en general bien, una nota bien, no estaba mal, pero tampoco era eso, pero vamos está bien. R.- Lo que pasa, es que éste como no pueda publicar en adelante sobre el comité electoral... y eso es fundamental, y eso es de otro tipo (inaudible) tu hablaste con Villona ¿eh?, que te dijo VilloÑi, ¿eh? S.- ¿De nosotros? R- Si, ¿que les iba a arreglar algo o qué? S.- Si, si que lo iba a arreglar a base de darles por ahí otras cosas. . R- Ese es un cabrón, macho, y qué te dijo que no sabia nada . .... S.-Eh? . .. R.- También te-dijo que no sabía nada. S.-.- Cómo que no sabia nada.

R.- Te lo dijo asi el otro día. S Que no sabia nada ¿de qué? R Que no sabia nada, no te lo dina a ti este, Villona. S.- Pero cómo no iba.a saber nada. R.-Eso atinotelodjrfa, S.- No, no, él me dijo ami que los iba a compensar por otro sitio, lo que pasa es que ¿1 ahora no había podido quitar el 10 por ciento, eso no era viable, claro, esa chapuza la ha bían hecho anteriormente, pero que eso que no era, o sea que si está dividido en cuatro zonas, son cuatro zonas y que se adjudican las cuatro zonas y una vez que se han adjudicado las cuatro zonas tú no le vas a decir ahora le quito a usted, aquí esto, y dijo no, no puede ser, y dijo yo le buscare para que, para que tenga, por aquí otras cosas, en fin, hubo un fallo ahí y ya está. R.- Jo, qué cara, se lo has comentado a éste, a Couso. S.- Sí, sí. R.- Y qué te dijo Couso. S.- Que va a decir, que iba a ver, y yo le dije que cuando hubiera cosas, coño, empezara a presionar, hay mantenimiento de edificios, de la casa de campo, de tal, escucha una cosa, aquí hay el Plan RECTA, ¿eh? y eso aunque es un concejal del otro lado. R.- Sí, pero tú has tomado nota de los aparcamientos. S.-Sí.

R.- Y quién los va a dar. S.- Pues aún no lo sé. R.- Pues ahí hay un mogollón, ahí hay que pedir 50 por cada. S.- Bien. R.- Hay un mogollón, se puede sacar, bueno, el lunes se aprobó en Comisión lo de Valencia, para el Jueves Santo, por lo demás para la semana siguiente o para la otra, irá, pero luego tiene que salir la convocatoria del concurso, se aprobó las bases y luego se presentan, y luego se adjudican y luego aparece, es cuestión de un mes. S.- ¿Qué hicimos?, ¿nos opusimos? R.- No, no, no, nosotros muy bien, por ahora muy bien, y de hecho éste me llamó para ver si lo podíamos solucionar lo de Alicante y le he dicho que a la vuelta del Congreso, ya le llamaría. S.- Ya, ya, voy a llamarla yo ahora mismo, a ver qué hablo con ellos y que diga. que le diga al PSOE que nosotros apoyamos a ésos. R.- Sí. S.- Que apoye a Dragones a tope y ya está. R.- Sí. S.- Y entonces los del PSOE se pegarán con la muralla y ya está. R.- Sí, sí. S.- Oye, qué me cuentas, ¿estás contento entonces? R.- Sí, sí, sí estoy contento.

S.- Joder macho. R.- Sí estoy contento pero aquí macho hay que seguir, hay que funcionar. S.- Si, si, no, no seguimos al quite, fijate que ya con éste hemos hecho marcha con lo que de la comida del sábado, del viernes y con eso ya hicimos marcha, y ya tendremos que hacer marcha con más cosas. R.- Sí, sí. S.- Ahora, esto no sería nada, yo tengo un plan que ya te lo contaré ahí en el Congreso. R.- Es mejor no... S.- Sí, ya te lo contaré allí y verás tú qué cosa más guapa, es que además como las perspectivas son tan buenas, oyes, como quedo lo de Melilla?, testan contentos todos? R.- Joder. S.- Y Arturo ¿estaba contento también? R.- Joder. S.- Tú sabes lo que yo le decía. Arturo tú tienes que poner, hasta que no ha habido un secretario de acción electoral como Dios manda no se han ganado las elecciones (risas) ese es el informe que temas que hacer (risas) yo es, lo que le digo y el tipo se muere de risa, porque claro la de Fraga es siendo él secretario electoral, porque aunque no salió no hizo nada él, pero bueno le salió, la segunda es ésta. R.- Joder.

S.- Fíjate, digo yo, eso es que tiene suerte, por lo menos para esto. R.- Para esto trabaja bien, se trabajó bien, se hizo un buen mailing, se funcionó, fue mucha gente de aquí, allí y Aznar se batió el cobre allí, dio la cara, el secretario general ya ves el follón que armó, el secretario general armó un follón de cojones, diciendo que el folleto 2.000 que hay quien dice que van a abandonar a Ceuta y Melilla y ahora les van a pedir allí y les van a prometer y nosotros diciéndole eso eran secretos de Estado, y lo que está escrito en folletos es secreto de Estado, armó ahí la de... El Benegas estaba que mordía, unos enfrentamientos acojonantes. S.- Que se fastidie, que se fastidie. R.- Me parece que José María ayer salió muy bien, ¿eh? S.- Sí, muy bien, creo que sí, y también lo que he leído es el ABC que es muy imparcial, pero es que El País le ha heho una crónica muy buena. R.- Eso me dijeron, la editorial o algo así. S.- Sí. R.- Bueno, pues muy bien. S.- Bueno, ¿estás contento entonces? R- Sí, sí hombre, coño. S.- Estás contento. S.- Sí, muy contento (...).

4. 5 de abril de 1990.'A las 20,57 horas. Palop descubre que le han intervenido el teléfono por una llamada de Eduardo Finch, director bancario, a su padre Rafael Palop. EDu&iwo: ¿Tu hijo se llama Salvador? RAFAEL: Sí. E.- Se ve que tiene algo por ahí con algún juez, porque ha venido alguna nota preguntando por todos los saldos que tiene en la banca de Valencia, tu hijo, eh. R.- Espera un momento; por qué no se lo cuentas a él, eh. (Eduardo Finch comunica a Salvador Palop que ha Ilegado una orden de Madrid, que supone que ha sido enviada a toda la banca de Valencia, requiriendo todos sus saldos y movimientos bancarios.) SALVADOR: No me digas. E.- Tú eres Salvador Palop Martínez. S.- Sí. Pues sí, sí. E.- ¿Tú tienes algo que ver con el PSOE o algún lío de esos?

5. 5 de abril de 1990. Minutos después de la anterior conversación. Angel Sanchís telefonea a Salvador Palop

SancHIs: ¿De Madrid?, ¿y a quién ha llegado esa orden? Piop: Pues de algún juez o algo así. S.- Y eso por qué. P.- Entonces yo las cuentas las tengo claras.

S.- Claro. P.- Entiendes; entonces es el tema; entonces no sé si tú puedes enterarte de algo por ahí. S.- No tengo ni idea. P.- Eh, del... bueno, yo qué sé; me refiero a ver si ha sido algún juez o qué están moviendo los del PSOE. S.- La putada es que mañana yo me voy de viaje. Me voy fuera, como sabes, por quince o veinte días. P.- ¡Vaya! S.- No tengo m idea, no se qué podrías... P.- Pues eso; vamos, me ha llamado muy en serio un direçtor muy amigo de la casa diciendo que habían recibido una circular su banco y todos los bancos, y claro, yo en ese banco no tenía nada y no tengo nada en bancos. S.- Ya, ya, pero de dónde crees que vengan los tiros. P.- No tengo ni idea. S.- El otro día a mí, estando en ese sitio, cómo se llama, en Sevilla, Pedro me dijo tengo que hablar contigo y tal y bueno dime lo que sea. Dice no, no, ya hablaremos, no sé qué, no sé cuántos, y no me dice nada y ni hoy tampoco me ha dicho nada; no sé yo si sería por algo. P.- No, no; eso no lo sabe nadie, ni en el partido ni en la prensa. S.- ¿No lo sabe nadie?

P.- Nadie.

(La conversación continúa con preguntas y respuestas relativas al teléfono pinchado. Ese mismo día, minutos después, Angel Sanchís vuelve a hblar con Salvador Palop.)

S.- Se me ocurre que eso tiene que ser de la inspección fiscal. P.- Joder, si me han hecho una hace poco, me inspec cionaron el año 83 y 84 (...). Pero la molestia ahí la tienes y si empiezan a investigar pues investigan y luego si fiscalmente me tocan cuarenta mil duros o treinta mil duros como me tocó, como la vez pasada que lo tenía todo claro, pero me habían descontado un gasto. De un gasto de treinta mil peillas por tres años con más multa, más el triplo, doscientas y pico mil pesetas la broma. S.- Si te investigan siempre te encuentran cualquier chorrada que te has olvidado en la declaración. P.- Coño, doscientas y pico mil pesetas la última vez, maldita la gracia, un cuarto de kilo. 6. 6 de abril de 1990. Rafael Palop telefonea a su hijo Salvador para decirle por qué lo investigan

RAFAEL: Oye Boro, esto es del juzgado número 2 Valencia sobre un delito contra la salud pública. SALVADOR: Eso significa «droga» y no tengo nada de miedo a eso. No tengo ningún problema. R.- Bueno, pues bien, eso es lo que te quería decir. Es que el papá de buena mañana no ha hecho otra cosa más que pensar en esto, ha llamado a Eduardo y Eduardo me lo ha dicho, un

procedimiento del Juzgado de Instrucción número 2 de Valencia sobre eso, sobre un delito de salud pública, y han dado la orden a todos los bancos de España. Espero que estés más tranquilo. S.- Han dado a todos los juzgados de España por este tema. R.- A todos los bancos de España. Hombre, por si hay dinero negro, claro, has comprendido. S.- Ah, pero de eso no hay, de eso no tengo miedo. R.- Bueno, bueno, yo creo que está claro, por lo menos ya te ha calmado. S.- Sí, no sé yo ahora por dónde vendrá la putada. R.- Bueno, pues oye eso se ve, porque debe de haber un denunciante, no. S.- Sí, veremos. R.- Bueno.

7. 6 de abril de 1990, a las 10,59. Salvador Palop telefonea al número 319-20-27, de Madrid, y habla con Rosendo Naseiro.

ROSENDO: Boro... SALVADOR: ¿Sí? R.- Andas durmiendo. ¡Coño!, andas de juerga. S.- No, no, estoy en casa, cuenta. R- ¿Eh?

S.- Estaba en casa. R.- Ya lo... ya lo sabíamos. S.- Ah. ¿Has llamado aquí? R.- Sí, sí, pero te ha llamado la secretaria, nos dijo que seguramente estabas en Madrid, y yo le dije a mi secretaria «llame a casa de Boro». S.- Claro, ya tengo el despacho abajo. R.- (y me dice «esta *comunicando»). Y le dije si esta comunicando es que le está llamando la secretaria, ya te temamos descubierto, ¿eh? S.- Es que tengo el despacho abajo con el mismo teléfono. R.- Pero controlado.

como

comprenderás

que

estás

perfectamente

S.- Ya, controlado totalmente. R.- Oye mira, yo estuve en Alicante. S.- Sí. R.- Ayer. S.- Sí. R.- Y fui a hablar personalmente los temas. S.- ¿Eh? R.- y... el caso es que el «hijo de puta» del presidente.

S.- Sí. R.- El presidente construcciones.

estaba

hablando

con...

con

los

de

S.- Vaya tela. R.- ¿Eh? S.- Vaya tela... por su cuenta. R.- Por su cuenta. Claro, sin haber dicho nada, y ayer pues claro, le saque allí en la sede y tal y cual, yo estuve hablando con Maribel y entonces a raíz, a raíz de lo que... de que entran a ZAPLANA el grupo se ha dividido del Ayuntamiento, ¿entiendes?, y entonces tuve que intentar o sea, como uno ya no es tonto, desconectaron un poco con unos y con otros para que no se me divida el grupo, ¿te das cuenta? S.- Sí. R.- ¿Eh? Bueno, eso ya lo he hecho, ya me voy a ir a Alicante hoy o mañana y voy a pasar estos días de semana santa en Alicante. S.- Ah, muy bien. R.- Voy a estar ahí en Alicante, que me apetece además un huevo estar ahí una semana con los cojones al sol y no hacer nada, pero algo tendré que hacer, pero voy para allí, voy a controlar eso, porque eso es el lunes, pero escucha una cosa, escucha una cosa, no sé si ya te lo dije en Alicante me han dicho, me volvió a decir Maribel, que todos los rumores y todo lo que ellos oyen es que se lo van a dar a los otros.

S.- Ah, ¿sí? R.- Sí, sí, pero... esto en persona hablando con ella, pero lo que pasa es que después hablo con mas, ¿-eh?,. hablo con FELIPE PÉREZ BALLOS. S.- Sí. R.- Hablé con ese Joaquín RIPOLL y hablé con uno que es muy amigo de ZAPLANA S.- ZAPLANA RIPOLL R.- ¿Eh? S.- El amigo de ZAPLANA es RIPOLL. R.- Bueno, pues hablé con éste que también le controla mucho que es de él... Andrés Muñoz. S.- Ah, también, sí. R.- Bueno, hablé con Andrés MUÑOZ, que es abogado, ¿eh?, hablo con el y le digo lo que hay tal y me dijo «No, no, yo controlo con Maribel, controlamos el Grupo no te preocupes, yo controlo a los otros y tal». Pero también me vuelve a decir que claro, la información que ellos tienen es que los técnicos han dictaminado a favor de los otros. S.- ¿De los actuales? R.- Sí, con lo cual no sé si vamos a perder todo ahí. S.- Pues estoy por llamar a éste. R- ¿A ése, a quién? S.- Al de aquí.

R.- No, no, yo llamé ayer, con todo eso llamé al jefe de aquí, ¿eh?, ¿ya sabes a quién? S.- Sí. R.- Y le dije ¡joder!, nos decís que tenéis todo arreglado, porque éste me lo dijo. . S.- Sí, a mí también. R.- Y ahora me entero yo aquí de que a éste, yo no lo sé, pero no me jodáis, coño, yo doy la cara por vosotros y tal, yo estoy intentando hoy contactar con los otros para venderle la burra a los dos, ¿qué te parece? S.- Sería un tema «in extremis» pero espera a que tengan el informe técnico verdadero. R.- Sí, sí, pero el informe técnico verdadero lo van a tener el lunes. S.- Ah, pues el -lunes mismo. . R.- Pero el lunes mismo... el lunes mismo... qué cojones el lunes ellos se encierran, ellos hacen una cosa, mira, el alcalde ha tomado la siguiente decisión, guardar el informe técnico bajo llave, bajo llave. ¿Eso cuánto era? ¿Veinte mil o así? ¿No? S..-... Sí, quince mii millones

R-- ¿Y para nosotros que era? Medio ¿no? S.- SL R- Mecliopunto ¿no?, es así ¿no?

S.-.- Sí, sí. R.-..- Medio, bueno, pues yo creo que son algo más de quince mil millones, ¿eh Son veinte mil millones o algo así. S.- No, son quince. R.- No, no, me dijo Maribel que eran más, o diecinueve o algo así, bueno es igual, bueno y entonces pues ahí esta la coña de ése, tu habla con ése de ahí S.- Sí. R- Y due que mueva eso porque nos ha jodido si eso no sale, claro, ahí lo qt ha podado, ¿sabes?, lo que ha podido pasar la B le dio un palo en ELCHE, entonces estos pueden decir «ahora nosotros .también vamos a ir a la baja», ¿te das cuenta? S.-Sí. R-

Y qué pasa9, nosotros nos quedamos fuera del ne

gocio, O estoy intentando hablar con éstos para decirles: si os puedo apoyar os voy a apoyar porque tú suponte que el PSOE les apoye a ellos. S.-. Claro. R.- Nosotros, qué hacemos, ¿nos ponemos en contra? S.- No. R- Pues ¿qué hacemos? S Pero tampoco le sacarán nada a estos, porque estos se lo darán todo al PSOE y ¡a tomar por culo!

R.-.-

Y no crees que no me van a pagar nada?

S.-. ¿Eh? R Hombre! veinticuatro... veinticuatro.

Juan

Antonio

tiene

para

todo

S.- ¡Joder! K- Y yo le dije: oye, Juan Antonio, que hablara con el de allí y que le dijera que cien, porque yo ya me tentiendes? . S.- Sí. R Tengo que andar por los dos sitios y yo ya no se S.- Claro, claro. It- Entonces yo me voy a ir a Alicante para estar allí el lunes. . S.- Ah, muy bien, R- Y dominar el cotarro a ver cómo están las cosas, entonces ellos el lunes se encierran, pero no se encierran en el Ayuntamiento, que no sabe la oposición m siquiera a dónde les llevan, y se van afuera del Ayuntamiento, como es un tema muy importante, y se encierran ahí y ahí toman el acuerdo. SPu . llame.

ás salgan 1 t es nada m, que

alguien:

R.- Claro, nada más salgan... S.- ¿Quién le toca en esa comisión? A Andrés MUÑOZ... R.- Yo ya no me acuerdo bien... Andrés MUÑOZ está. ---E---Está en esa comisión.

e

R.- Andrés MUÑOZ está y creo que RIPOLL también. S.- Ah pues que te llamen los dos o ZAPLANA (no se entiende). R.- Estuve hablando con ZAPLANA ahora ¡coño! S.- Los dos son de ZAPLANA. R- ¿Eh S.- Que los dos son de ZAPLANA. R.- Claro, bueno, estuve hablando con él y le dije que mañana estaría con él. S.- Ah, muy bien, muy bien. R.- Bueno, pues ya te tendré informado. S.- De acuerdo. R.- Oye, yo estoy en Alicante, tienes un bolígrafo S.- Espera, voy a cogerlo. R- Ya tenias., que tenerlo en la mano. S.- Ya lo tengo, espérate, di. R.-,Eh S.- Di, di, ya, ya. R.- Vamos a ver, 26.08.73 y pon un cinco delante, ya sabes, es que si no no me sale el teléfono, porque como no... lo digo a la antigua. S.-. Sí, sí yate entiendo. R.- Esa es mi casa. S.- ¿De Alicante? R- Claro, igual te voy a ver a Valencia o te digo sal... yente a tal sitio... Cullera o al otro lado... a Denia... S.- A comer. R.- Y entonces. comemos con Eduardo y tal. S.- Sí, es buena idea, muy buena idea. R.- ¿Quién te quiere S.- Menos mal queme: ayudas tú, di que sí. R.- Coño, qué bien te. quiero yo a ti. S..- Oye, gracias por todo. R.- Bueno... S.- Un abrazo. R.- Hasta luego. S.- Hasta ahora.

(Fin de la conversación.) 2

DECLARACIONES DE LOS DKfENIDOS ANTE EL JUEZ DE INSTRUCCIÓN NÚMERO 2 DE VALENCIA, LUIS MANGLANO SADA

1. Salvador Palop. Mañana del 11 de abril de 1990.

A preguntas de S. S.a Ilma. manifiesta: Que el declarante es concejal por el Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia, y como tal desempeña las funciones no ejecutivas, sino informativas a través de su pertenencia a las comisiones Hacienda, Cuentas y Compras, siendo presidente de esta última comisión. Expuesto por S. S.a, la existencia de siete cintas magnetofónicas que contienen las grabaciones practicadas en el teléfono 35136 18 perteneciente al declarante, manifiesta estar dispuesto a escucharlas y a pronunciarse sobre su contenido. Colocada en el magnetofón habilitado al efecto la cinta con el fl.° 1 de las obrantes en autos, comienza la audición de la primera de las conversaciones perteneciente a la llamada realizada el día 12 de diciembre de 1989 por Angel Sanchís Perales al declarante. Oída esta conversación manifiesta que ha existido en la realidad tal y como está grabada y que los interlocutores son efectivamente Angel Sanchís Perales y el declarante, deseando puntualizar los siguientes extremos: Que en relación al tema de Cullera el declarante tuvo como intervención la siguiente: el arquitecto Javier Domínguez, que trabajaba por entonces para el ayuntamiento de Cullera, le puso en conocimiento la existencia de un solar en dicho término municipal, que por sentencia se había declarado urbano, por el Tribunal Supremo, y que el alcalde de Cullera perteneciente al partido Unión Valenciana había concebido un nivel de edificabilidad muy bajo, lo que perjudicaba en grado sumo a una

inmobiliaria cuyo nombre no recuerda. La propuesta de Javier Domínguez, que era un mero portavoz de la inmobiliaria, era que el Partido Popular evitara que se cercenaran los derechos de la inmobiliaria y a cambio de los votos que en aquella época eran tres los concejales del P.P. y sin fijar un plan muy concreto ayudarían con los votos tanto en el ayuntamiento como ante el Consell. Que Javier Domínguez no era un mero portavoz, sino un conocedor de la realidad. A cambio cabría la posibilidad de que ayudarían económicamente al partido, esta conversación fue puesta en conocimiento de Angel Sanchís Perales, manteniéndose al respecto la conversación que consta en la grabación escuchada, aclarando que esta operación no llegó nunca a proceder. Que en toda conversación las referencias al arquitecto vienen atribuidas en todo caso a Javier Domínguez. Que quiere hacer constar expresamente que en ningún momento ha utilizado la palabra portavoz con relación a Javier Domínguez. Que las referencias a Torrevieja fueron debidas a un contacto de Romillo, digo Romillo, con el Partido en Madrid, interesándose por unas obras que se realizaban, digo un asunto o problema de Torrevieja y que le consultaron al declarante. Que se inhibió de la cuestión, aclarando (que Romillo), ignora el cargo que desempeña Romillo en Dragados y Construcciones, aclarando que en Torrevieja, el alcalde es del Partido Popular. Seguidamente se procede a la audición de la llamada del 13-12-89, 22,40 horas de Salvador Palop a Ángel Sanchís, de la cinta n.° 1. Que efectivamente reconoce las voces como la suya propia y la de Angel Sanchís, sin que recuerde lo que refiere en dicha conversación, en lo referente a Cufiera y Torrevieja. En lo referente a las certificaciones que le pedía Ángel Sanchís y a las fotocopias que iba a recibir a cambio debe de tratarse de algún tipo de información polltica que no recuerda. Preguntado en relación a la persona que en nombre de Dragados y Construcciones intenta negociar en Valencia el asunto de Torrevieja, cuando era un tema que se llevaba por

Rosendo Naseiro en Madrid con Romillo, responde que era Luis, digo el delegado regional de dicha constructora, cuyo nombre es Luis Janini, aclarando que el asunto lo pasó a Madrid inhibiéndose. Que en relación a los urinarios públicos o bañetes que le planteara Angel Sanchís se limito a escuchar su proposición, a plantear las dificultades del tema y en ningún momento realizo actividad en tal sentido, queriendo concretar que la relación que mantenía con Angel Sanchís era para seguirle la corriente, que nunca le decía que no, pero no hice nada. La conversación que mantiene el día 13-12-89 a las 22,34 horas con Alberto Furrat es un negocio licito, sin motivaciones políticas y no guarda relación con los hechos de autos, siendo cierto su contenido. Respecto a la llamada del día 15-12-89 (19,32 horas) con Angel Sanchís, reconoce las voces de ambos, y su contenido añadiendo que cuando Angel Sanchís se refiere a que no hay que ser avaros se está refiriendo a que hay que repartir con Rosendo, según cree el declarante se referirá al tema de Cullera. En esa conversación se limita a seguirle la corriente a Sanchís Perales, no recordando la documentación que le remite, aclarando que por fotocopia se refiere a papeles o documentación. Respecto a la llamada del día 18-12-89 (18,26 horas) con Javier Domínguez, reconociendo las voces de ambos y su contenido. Respecto de la llamada efectuada el día 18 de diciembre de 1989 (18,32 horas) a Alberto Furrat, reconoce las voces de ambos y su contenido, sin que tenga nada más que aclarar. Exhortado en este momento por S. 5,a, para que manifieste si continúa en condiciones físicas para proseguir la declaración, manifiesta siendo las 18,07 que desea continuar declarando y que si no se encuentra en condiciones lo manifestara.

Respecto de la llamada del día 19-12-89 (19,37 horas) con María, cuyas voces reconoce, aclarando que María Beltran es cargo ejecutivo de la empresa Futuro Financiero Respecto de la llamada del día y hora antes mencionada, que se corta y después coge el teléfono Javier, reconociendo las voces y que simplemente se trata de operaciones de negocios privados que no han llegado ninguno a tener efecto, son meras especulaciones sobre posibilidades de negocio. Respecto de la llamada del día 19 de diciembre de 1989 a las 20,13, recibida en el domicilio del declarante, y efectuada por Angel Sanchís, reconociendo los interlocutores y que la conversación viene referida al tema de Cullera en el que no hace nada. Que en su opinión todos los partidos ponen el cazo para recoger dinero para las elecciones. Visto por S. S.a, la duración del desarrollo de esta declaración, lo que queda por realizar, y el estado físico de los presentes, se da por finalizada esta diligencia que ha durado cuatro horas, con una hora y media de descanso para comer a mitad de la misma. Leída, la ratifica y firma después de S. 5., representante del ministerio Fiscal y letrado de oficio de todo lo cual doy fe. La palabra cercenarán corregida a mano es correcta, reitero fe. Lo tachado «Que Romillo» no se lea «Romillo» escrito a mano es correcto. Reitero fe. A preguntas de S. 5•a Ilma. manifiesta, siendo las 9,45 horas del día de la fecha se reanuda la presente declaración respecto a la conversación entre Angel Sanchís y Salvador Palop a las 20,13 del día 19 de diciembre de 1989, reconoce las voces e interlocutores, correspondientes a Ángel Sanchís y el declarante. No recordando a qué se refiere Angel Sanchís cuando le menciona que tenía que haberle dado parte de los dos kilos. Que en relación a la mención que hace Ángel Sanchís al arquitecto y los 25, no hace sino seguirle la bola a Angel Sanchís, y que el arquitecto en cuestión no sabe nada.

Respecto a la grabación de la llamada realizada el 2112-89, es relativa a la conversación con la Agencia Inmobiliaria AG5, manifiesta que no recuerda haberla tenido. Respecto de la conversación mantenida por el declarante con Sanchís Perales, efectuada a las 13,23 del día 23 de diciembre de 1989, reconoce la conversación y a sus interlocutores, añadiendo que la referencia a Pepe Balaguer es en relación a su calidad de empresario bien considerado en la CEV, quien tiene una empresa tecnológicamente puntera, dicha persona es modélica en su desarrollo personal y empresarial; ya que partió de cero hasta hacer una gran empresa, siendo éste el motivo por el cual lo acompañó hasta Madrid para presentárselo a Rosendo Naseiro, a fin de crear una relación fluida entre ambos, presentándoselo también a otras personas; ya que pretendía que se llevaran bien. Que sabia que a largo plazo iba a haber algo en Madrid y Pepe Balaguer quería introducirse en cualquiera de sus actividades de su empresa en el ámbito de Madrid. Que es cierto que la referencia que le propone Angel respecto al Parque Tecnológico fue una propuesta de Angel que -nunca se llevó a cabo, a la que el declarante le siguió la corriente, ya que no quiere oponerse políticamente al mismo, que ignora lo que quiere decir cuando se refiere al Banco B, así como la referencia de 800 o 1.000 fotocopias. Que la mención de Cullera que le hace Angel Sanchís, es por seguirle la comente Preguntado por el M Fiscal si cuando se habla en las conversaciones de fotocopias habla de dinero, manifiesta que no. Respecto de la conversación efectuada entre Salvador Palop y Angel Sanchís, a las 19,08 del día 28 de diciembre de 1989, reconociendo las voces de los interlocutores y como realizada la conversación entre los mencionados, que cuando hablando Agramunt y el declarante manifiesta su temor a que monte un quiosco se refiere a política y a su deseo de que ello no se utilice cara a financiar el

partido no recordando por qué manifiesta que con autorización de Rosendo podría hacer en algún caso. A preguntas del señor fiscal, manifiesta que lo referente al requerimiento que Angel Sanchís le hace de una notificación oficial contesta que él no quiere saber nada de ese tema y que lo único que hace es darle largas, entre otras cosas porque se va de vacaciones a la nieve. La pregunta respecto de un contrato (de cojones, macho) y que va a suponer una adjudicación de una animalada y que parece que se va a encargar Rosendo, contesta que no le recuerda y que debió ser también una farolada. Que la referencia al quiosco económico que es simplemente la referencia a llevar las finanzas del partido, puesto que cuenta Montesinos con el apoyo tanto de Rosendo como de Angel. Que donde se habla de finanzas del partido se refiere al área económica. Respecto a la conversación efectuada entre Salvador Palop y Angel Sanchís el día 7 de enero de 1990, manifiesta: Que reconoce las voces de los interlocutores y como realizada la conversación entre los mencionados, y dice que no sabe a lo que se refiere Ángel Sanchís cuando menciona que necesita el documento oficial para que le suelten la tela. Y a preguntas sobre el tema de Cullera que sale en la conversación que se limita a darle largas porque no quiere saber nada del tema, pues ni habla con el arquitecto ni con la inmobiliaria y pone como excusa la dimisión de Blasco. Respecto a la conversación efectuada entre Salvador Palop a Arturo Moreno el día 8 de enero de 1990, manifiesta que reconoce las voces de los interlocutores y como realizada la conversación entre los mencionados y dice que cuando menciona que va a conseguir financiación por tener un pago en Valencia lo está relacionando con grupo Futuro Financiero. Que cuando habla sobre Balaguer se refiere a José Balaguer empresario de ETRA y en relación a su presentación en Madrid. Que ignora a qué se refiere cuando se menciona a Arturo que tienen una operacion cerrada que es una virguena y que empezó con 20 y pretende llegar a 74 a entregar al partido en dos tandas.

Respecto a la conversación efectuada entre Angel Sanchis y Salvador Palop el día 9 de enero de 1990, manifiesta que reconoce las voces de los interlocutores y como realizada la conversación entre los mencionados y dice: Que es cierto el contenido y la mención a INES en relación a una contrata de mantenimiento de dependencias municipales cuya adjudicación fue muy apretada creyendo que van a perder dinero. Respecto a la conversación efectuada entre Arturo Moreno y Salvador Palop el día 9 de enero de 1990 manifestando que reconoce las voces de los interlocutores, y añade que es una conversación de negocios entre ventas de acciones de Futuro Financiero. Respecto de la conversación mantenida el 10 de enero de 1990 entre Salvador Palop y Ángel Sanchís, manifiesta que reconoce las voces de los interlocutores así como la conversación mantenida y manifiesta: digo, que en relación con esta última audición se da por conclusa la cinta numerada con el dos. Leída la presente se afirma y ratifica y firma después de S. S.", y todos los asistentes a la declaración, doy fe. Tras un descanso de 45 minutos se continúa la audición de las cintas, numerada con el tres. Respecto a la llamada de las 13,07 del 13 de enero de 1990, efectuada por José Luis a Salvador Palop, manifestando que no se entiende nada por lo cual no emite juicios sobre la misma. Respecto de la llamada efectuada a Arturo Moreno por Salvador Palop a las 22,04 del día 16 de enero de 1990, manifiesta que no reconoce bien a su interlocutor por el sonido deficiente de la cinta, pero de la transcripción literal que obra en autos, el declarante ha realizado o intentado la compra de acciones de Futuro Financiero por parte de terceros.

Respecto de la llamada a las 9,09 horas del día 17 de enero de 1990, realizada por Luis a Salvador Palop. Que no reconoce la identidad de su interlocutor y no sitúa bien la conversación como para comprender de lo que se trata ni de con quién habla. Respecto de la llamada efectuada a las 20,12 el día 22 de enero de 1990 con Javier Domínguez por parte de Salvador Palop, manifiesta que este asunto era una posibilidad de negocio que en su día si se estudiase por parte del arquitecto en cuestión, Javier Domínguez, que si debe jurídicamente, intentar ponerlo en contacto con los propietarios del suelo y llegar a un acuerdo y asesorar a las dos partes y percibir honorarios, puesto que no existía ninguna ilegalidad ni incompatibilidad m se pretendía ninguna recahficacion Se pregunta concretamente si existía zona comercial al efecto en ese PAU, Plan de Actuación Urbanística, que él no conoce el PAU y por eso pregunta la posibilidad. Que dicho negocio no se llevó a efecto, quedando en una mera posibilidad. Respecto a la llamada efectuada a las 21,19 del día 22 de enero de 1990, con Juan Francisco, reconoce como mantenida con Juan Francisco García por el contenido de la conversación mantenida, no reconociendo la voz por la audición, sino por la lectura de su transcripción y del contexto de la conversación. En lo referente al 10 por ciento que se obtiene normalmente de la Administración, digo de comisión que menciona en folio 167 Juan Francisco se refiere a la comisión que se obtiene en los contratos de formación según tiene entendido, a lo que el declarante no dice nada, no dándole mayor importancia por no ser más que un comentano. Respecto de la llamada efectuada por Angel Sanchís a Salvador Palop a las 20,11 del día 27 de enero de 1990, manifiesta que no recuerda que quedara con Angel Sanchís en Motilla, pero lo que sí está seguro es que nunca ha estado con Angel Sanchís en Motilla. Que ignora el motivo por el que menciona que iba a coordinar el asunto de Torrevieja.

Respecto de la llamada efectuada a las 14,54 del día 29 de enero de 1990 con Javier, manifiesta que es una conversación de negocios relativos a Futuro Financiero, mantenida con Javier Taylada, que no reconoce las voces en la cinta y que Ib deduce todo de la transcripción de la cinta a que se le ha dado lectura. Respecto de la llamada de Salvador Palop a Angel Sanchis a las 21 horas del día 29 de enero de 1990, manifiesta que no recuerda a lo que se refiere Angel Sanchís cuando le manifiesta que ya tiene los cheques nominativos al portador, sin que esto tenga que ver con nada relativo a fotocopias. Que no recuerda el destino que le dio al cheque, creyendo que se trataría de cantidades pequeñas, no recordando ni la cantidad ni el banco librado, y que no lo recibí. Respecto de la llamada del día 29 de enero de 1990 a las 21,09, manifiesta que la cinta, digo la grabación es muy mala y según la transcripción de esta conversación y de la siguiente conversación del siguiente día puede decir que se trata de cuestiones de negocios privados con Alberto Furrat perfectamente lícitos. Respecto de la llamada realizada a las 22,47 del día 30 de enero de 1990 con Javier Domínguez, que insiste que la cinta es mala, pero de la transcripción comprueba que la conversación es con Javier Domínguez y en la primera página se están refiriendo al negocio que tienen en Cullera, siendo éste un negocio que mantiene con Alberto Furrat y que no tiene nada que ver con el asunto hablado de Cullera con Angel Sanchís. Respecto de la conversación de Salvador Palop con Alberto Furrat el día 30 de enero de 1990 a las 22,58, manifiesta que sigue tratándose de negocios lícitos con Alberto Furrat, poniendo de manifiesto que la cinta no se oye bien. Respecto de la llamada efectuada el día 31 de enero de 1990 a las 17,28 horas efectuada por Angel Sanchís a Salvador Palop,

manifiesta que fue una conversación con Angel Sanchís para quedar a verse en Madrid y hablar de política del partido. Siendo las 14,25 horas del día de hoy se hace un descanso para comer, y seguidamente es leída, ratificada y firmada por todos los presentes de todo lo cual doy fe.

2. Prosigue Palop, en la tarde del 11 de abril de 1990.

A preguntas de S. 5.' Ilma. manifiesta: Siendo las 16,45 se rea.., digo, del día de hoy, once de abril de 1990, se reanuda la declaración comenzando la audición de la cinta número cuatro con la llamada del día 4-21990 a las 11,48 horas. Que ignora a lo que se refiere cuando habla con Pepe Balaguer y le dice que salgan 80 pero hay que conseguir que entre todos salgan 100, no sabiendo a qué se refiere cuando hablan del 2 por ciento juntos. Que tampoco recuerda a qué se refería cuando hablaba de ponerse de acuerdo los cuatro a fin de hacer una oferta muy pareja. Que no recuerda a lo que se refiere cuando habla de una comida de los cuatro con Villona, con Rosendo y con Eugenio, aclarando que Villona es un concejal del Partido Popular del Ayuntamiento de Madrid, con el que nunca ha comido, ignorando de quién pueda tratarse el tal Eugenio. Que ignora quién es el tío de Urbaluz siendo todo esto cosas que le comentaba Pepe Balaguer. Oída la cinta del día 4-2-1990 de las 19,29 horas, de Angel Sanchís a Salvador Palop: Manifiesta que toda la conversación con Angel Sanchís son todo propuestas que éste le hace al declarante a las que él le dice que sí o le da largas pero que en realidad no hace nada.

Conversación 17,02 del día 5-2-90: Que no recuerda si hizo una entrega a un trabajador de Dragados llamado Vicente de un sobre grande en la sede de Dragados en la calle Jaime Roig, pero en cualquier caso sería intrascendente lo que entregó. Conversación 19,26 del día 6-2-90: Que es cierto que le comenta Angel Sanchís el asunto de la adjudicación de 400 por subasta con único postor y ante la postura de Angel el declarante le dijo que no había nada que hacer y no se hizo nada, y que su intención era inhibirse del asunto. Que cuando le menciona a Angel Sanchís que el tema de Cullera se ha frustrado pues se han retirado y no dan la cara por lo del caso Blasco estaba intentando quitarse de encima un tema del que no sabía nada a fin de cerrar un asunto que mantenía para seguirle la corriente a Angel. Conversación de 6 de febrero de 1990, hora 22,46: Manifiesta que respecto a lo que le dice Pepe de que si somos adjudicatarios cada uno tendría que pasar por el Partido a pagar, contesta que esto no es así, insistiéndole Pepe que esa es la orden que han dado y como se sabe de qué es el tema le dice a Pepe que hablará con Rosendo para enterarse. Que respecto a lo de los luminosos que no lo recuerda y lo mismo que tampoco recuerda lo referente a la empresa Siemsa. Que todo lo referente a Mercadona, a Richard Gautier son negocios privados lícitos del grupo Futuro Financiero, S.A. Que respecto a la pregunta que le hacen en orden a quién va a sacar semáforos y quién los adjudica que es correcta la contestación que da, si bien quiere aclarar que él no sabe que van a sacar la contrata de los semáforos, que es por Pepe Balaguer por quien se entera (...). Al requerirle Pepe Balaguer información sobre quien es la que adjudica dichas contratas y de ahí que conteste que es la alcaldesa porque lo deduce porque es competencia del Conseil Metropolità del Horta. Llamada del 11-2-90 a las 13,22: que cuando su amigo Eduardo Saplana le menciona que se va a la Expo a ver si ahora que han echado a Juan Guerra el lo sustituye y que va a ver allí al jefe Riera

manifiesta que va todo de broma, siguiendo la broma cuando el declarante le pide que lo meta en el ajo. Que es cierto que el declarante tiene una empresa inmobiliaria denominada Torneo que hace áticos y bungalows. Que la S.L. la quería para funcionar en su despacho, aunque después no hizo nada. A preguntas manifiesta: ¿Quiénes son los dragones? No lo sé. Que con respecto a esta grabación no quiere manifestar nada. La presente declaración finaliza a las 18,05 horas habiendo durado cinco horas y media con un descanso de dos horas para comer. Leída la ratifica, afirma y firma con S. 5a los demás asistentes al acto, doy fe. Digo, que quiere aclarar respecto de la conversación 19,26 del día 6-2-90 que no sabía nada y que el arquitecto Javier Domínguez tampoco sabía nada. Respecto de la conversación del 6-2-90 a las 22,46 horas manifiesta que todo lo que ha declarado es lo que deduce después de conocer o mejor dicho haber conocido la transcripción de la conversación. Reitero fe.

3. Segunda declaración de Salvador Palop. Mañana del 13 de abril de 1990.

A preguntas de S. 5•a Ilma. manifiesta. Que siendo las 10,45 horas prosigue la declaración de Salvador Palop Martínez en relación a la cinta número cuatro, respecto a la llamada realizada a las 19,26 horas del 13-02-90, en la que conversa con Rosendo Naseiro, manifestando que no recuerda a qué se refiere cuando habla de los dragones y los moros no pudiendo recordar tampoco qué quiere decir cuando él dice a Naseiro lo de Alicante 0,5 y cuando le dice que 0,5 es igual a 7,5 y como mínimo a 100, cuando hablan sobre Alicante, digo, de lo de Alicante, de que a Rosendo le

dice 100 y el declarante contesta que la cifra que tiene que salir es 2,00 que no recuerda. Que tampoco recuerda las cifras que se dan a continuación de un 7 por ciento que es lo que sacaría y que la solución más favorable a Alicante es que se apoyara eso y que entonces se sacaría 2,00. Que cuando habla de nuestros oponentes le ha pedido exactamente 2,00 que no recuerda en este caso concreto a qué oponentes se refería si bien con Rosendo en general en un lenguaje particular utiliza muchas veces, digo, en un lenguaje coloquial, algunas veces utiliza la palabra oponente para referirse a miembros del Partido Socialista Obrero Español. Que tampoco recuerda las siguientes frases en la conversación que se citan a continuación. Que tampoco recuerda cuando Rosendo le pregunta si quieren el pacto nuestro a que se refería y que tampoco recuerda cuando contesta afirmativamente y que lo que les queda es un 0,5 que equivale a 75. No recordando todas las cifras que se mencionan a continuación «porque es un lío mental lo que llevo que no me aclaro», según sus propias manifestaciones, en este acto, refiriéndose a los números que se barajan en la conversación, ya que en este momento se encuentra en perfectas condiciones físicas y mentales. Que no recuerda tampoco a quién le dijo que Rosendo se iba a enfadar. Que las dos frases que siguen a continuación de que es una burla para ellos y que nosotros seguimos con 2,00 tampoco recuerda. Que tampoco recuerda lo de la Pl. Castilla. Que tampoco recuerda quién es John Gómez Hall que es el que manda allí. Que tampoco cuando habla de que los que son unos cabrones son los moros, no recuerda. Que la referencia de Rosendo y que le hace que esto lo tenemos que arreglar y que hay uno que entiende el tema de Alicante lo de los demomos tampoco lo recuerda. Que no recuerda a qué se refiere cuando habla de primitos y de C., insistiendo en que no conoce quién puede ser Jon Gómez Hall. Preguntado si la Maribel que menciona a continuación referida a Alicante es María Isabel Díaz de Lastra que piensa que hay muchas Maribeles y que cree que no es ella. Que no sabe a qué se refiere cuando dice 3,00, no recordando a qué pueda referirse cuando le dice a Rosendo que me he descolgado con 25 en vez de 0,50 así como las cifras que menciona

a continuación de 0,75, pensando que es un lío lo de 3,00 y que todas las cifras es un follón. Insistiendo en que es un follón lo de los moros y los dragones que se lo hacen al 0,5 y eso son 75 y que no recuerdo nada. No recordando tampoco si para las gestiones de las que habla coge un avión. Que a la pregunta de que Rosendo dice que llama Maribel, que no sabe porque hay infinidad de Maribeles. Que tampoco recuerda quiénes son los africanos en su manifestación de que aquí en Valencia, tampoco se han movido. Que tampoco recuerda lo que dijo acerca de que si no los cogemos en Valencia los enganchamos en Madrid y los perseguiremos como conejos. Que lo que respecto a la referencia de los caminitos, que, digo, que aprendan el caminito, tampoco lo recuerda. Que toda la conversación referente a lo de Madrid en que no le habían llamado y que era el último día y que Rosendo le dice extrañado, sí pero no me han llamado, y le contesta que mañana o pasado ya están llamándote, no recuerda nada. Que no recuerda nada a la referencia que hace a un tal Martín que se va a portar bien con los dragones. Que la referencia que hace a Pepe o los Dragones tampoco lo recuerda. Que no tiene ni idea tampoco a qué se podía referir las frases a que se refiere según el aparte uno se lo doy a éste y se queda callado, que no sabe a qué se refiere en estos momentos. Que la conversación siguiente en lo referente al apartado uno y dárselo a Martín a mi portavoz se ha pagado con el fondo del grupo que no recuerda nada. Que lo que sí que sabe es que el declarante ha recibido un talón de la sede nacional del Partido Popular para gastos de falla por valor de 1.000.000 y que se lo dio a Martín para que junto con él lo ingresara en la cuenta del Banco Manhattan. Que la conversación mantenida en la página 31 de la cinta, digo, de la transcripción de la cinta número cuatro no la recuerda. Que de la transcripción de la página 32 tampoco recuerda absolutamente nada. Respecto a la grabación de las 18,18 horas del 15-2-90 manifiesta que es cierto que muchas veces Pepe le ha contado sus problemas en Madrid y que en esa ocasión cuando Pepe Balaguer le llamó Pepe le dijo recordando tan sólo de esa conversación que le comentó problemas del concurso al que había ido a Madrid

hablándole de tres o cuatro más contratistas y que según él le habían gastado una putada, digo, faena, no recordando los precios de las respectivas ofertas, ni los nombres de los demás contratistas; pero sí que la empresa de Pepe Balaguer es el Grupo Etra. Exhibido el expediente del ayuntamiento de Madrid del Proyecto para la mejora del alumbrado público del distrito Fuencarral-El Pardo obrante en la pieza documental número cinco manifiesta que no lo ha visto nunca. Que le consta que la empresa BACER es del grupo ETRA conociendo digo, que no recuerda quién es Angel Couso Que es cierto que le presento en Madrid a Rosendo Naseiro al empresario Pepe Balaguer y cuando Pepe le manifiesta en su conversación telefónica que va a ir a ver a Rosendo no sabe si la entrevista se llegó a producir. Añadiendo que cuando le mencionó que 23 personas llamarían a Lloria fue una exageración para tranquilizar a Pepe Balaguer. Que no cree que nunca hubiera pactos en este tema o en general pensando que Pepe exageraba. Preguntado si llegó a hablar con varias personas y si es cierto que se comprometió a hacerio con Rosendo y Arturo en el tema de Balaguer manifiesta que no recuerda haberse comprometido a nada pero el caso es que él no ha hablado de esos temas con Arturo, habiéndolo comentado sin trascendencia con Rosendo. Puesto de manifiesto la existencia de una grabación referida a la conversación que mantuvo a las 19,14 horas del día 18-2-90 con Marta manifiesta que es una conversación de índole personal y que solicita formalmente sea apartada del procedimiento. A continuación se procede por S. S.a a la audiencia a dicha grabación en privado y visto que no guarda relación con los hechos objetos de la investigación tomando en cuenta el derecho a la intimidad de Salvador Palop y viendo la nula eficacia de su permanencia en autos, teniendo en cuenta la petición de dicho inculpado y la postura favorable del Ministerio Fiscal y aplicando por analogía el art. 586 y 587 de la L. E. Criminal, y siguientes, por S. S.s, se acuerda que sea borrado el texto de la conversación de la grabación telefónica y le sea

entregado al declarante la transcripción de dicha conversación, procediéndose a realizar lo acordado y a petición del declarante se destruyen las transcripciones así como se borra las grabaciones referidas en dicha declaración. Respecto la conversación de la cinta número cinco llamada del día 5-3-90 a las 12,25 horas entre Salvador Pahop que llama a Rosendo Naseiro manifestando que es cierto que cuando estuvo hablando con Rosendo Naseiro se encontraba con fiebre concretamente con 37,8 aunque exageró un poco diciendo que tenía 38,30 recordando que dijo que estaba a punto de morirse. Que es cierto que el de Hispano Alemana quería que el declarante ho presentara a Naseiro, digo, a Madrid, al aérea, es decir a Rosendo Naseiro y que de momento no podía ser. Aclarándole al declarante que Hispano Alemana es igual que Huarte. Que la petición de conversaciones futuras con Rosendo la formuló en Valencia Carlos Bonet, a fin de que en Madrid se conocieran Rosendo Naseiro y los jefes en Madrid de Carlos Bonet. Que no recuerda que Rosendo le dijera que había hablado con Villoria, que éste le había dicho que lo de Bacer lo tenía muy difícil y que se iba a adjudicar a los tres restantes. Que tampoco recuerda que Rosendo le dijera que había hablado con Carlos López Collado. Que cuando Rosendo le comenta lo de OCISA el declarante opinó que se fueran a hablar a los de enfrente, es decir, con los del PSOE, y es que cuando Rosendo le pregunta si lleva mucho tiempo, deduce el declarante que es el tramo del río Turia el «Viches Tu». Que cuando Rosendo le pregunta si se han retratado y que luego han de pasarse por taquilla contesta que no lo recuerda. Que cuando Rosendo le dijo que éste me llama mucho y que vino con el clásico paquetito y lo había traído, y que luego añade que venía con lo ¿lo entiendes? el declarante contesta que no recuerda esa conversación y que no entiende a qué se refería. Que lo que sigue en la conversación en la página 12 de la transcripción de la cinta número 5 respecto al Viches Tu, que no lo recuerda, pero que el declarante siempre ha tenido una oposición política respecto a ese tramo. Que todo lo transcrito de la cinta número cinco en la página 13 no recuerda nada.

Que oída y leída, digo, leída la transcnpcion que figura a la página 14 de la cinta cinco, no recuerda nada. Que leída la transcripción de la cinta número cinco a la página 15 manifiesta que no recuerda nada. Leída la transcripción de la cinta número cinco, que figura a la página número 16, folio 333 de autos manifiesta que no recuerda nada. Que de la transcripción de la cinta que figura al folio 334 no recuerda nada. Que lo referente a la transcripción de la cinta número cinco que figura a los folios 335 y 336 se refiere a cotilleos del partido. Leída la transcripción de la cinta que figura al folio 337 manifiesta igualmente que son comentarios intrascendentes del partido que no recuerda. Que respecto a la grabación existente el día 5-3-90 a las 13,01 manifiesta que no sabe las gestiones que Pepe y la gente de Madrid pudieran hacer acerca del concejal Viloria, siendo ésta una llamada de que le consta en la que Pepe Balaguer le cuenta una serie de noticias de las que el declaraste no sabe nada y se entera por primera vez y se limita a escuchar, sin que recuerde las referencias sobre los técnicos municipales m de Imes Que las referencias sobre las conversaciones sobre, digo, con Rosendo son cosas particulares de Pepe Balaguer que no recuerda. Que ignora a qué se refería Pepe cuando le dice hacer gestiones acerca del concejal y cuando le dice que a lo mejor le iban a decir «diez y eso es tuyo». Que el declarante le indicó que hablara con Rosendo sin recordar para qué debía hacerlo. Llamada del día 5-3-90, a las 15,48 horas, oída la grabación y leída la transcripción que figura a los folios 341 y 342 manifiesta que no recuerda bien la conversación, pero del contexto entiende que aun para desplazarse a Madrid y presentar a Rosendo Naseiro, Carlos Bonet y el tal Aguilar, consejero delegado de Hispano Alemana Huárte. Si bien añade que no puede precisar si era uno o dos, porque estaba con todo el tema de los compromisarios, que por Valencia iban al congreso del partido.

Grabación 21,48 del 11-3-90, leída la transcripción manifiesta, digo, y visto su contenido, manifiesta que ha escuchado la grabación, reconociendo la voz de Luis Janini sin que recuerde nada de su contenido, si bien aclara que Luis Janini es delegado regional de Dragados y Construcciones en Valencia, y Romillo es el jefe en Madrid. Que no sabe a qué podrá referirse Luis Janini cuando habla de incumplimiento de pacto ni cuando plantea que los asuntos de la Comunidad Valenciana deben tratarse en este ámbito y no cuestionar los demás asuntos de ámbito estatal. Grabación de las 22,03 del día 11-3-90. Que respecto a la conversación que mantiene con Luis Janini y los problemas de Madrid no recuerda nada, no comprendiendo a qué se refiere las explicaciones que le da Janini. Grabación 8,55 horas del día 13-3-90. Que en la conversación que mantiene con Luis Janini debía de estar un poco dormido, porque cuando hablan de la concejalía y le refiere algunos epítetos no recuerda de quién puede tratarse, ignorando quién pueda ser Esperancita. Luis JaniIIi lo que pretendía (era que los) digo, que los problemas, se los solucionara él, pero no recuerda qué temas. Grabación del día 15-3-90, a las 11,35 horas. Que reconoce la voz de Milagros, que es la secretaria de Arturo Moreno, añadiendo que es una persona muy eficaz. Que re cuerda que a continuación mantuvo una conversación con Rosendo Naseiro sobre su imposibilidad de acudir a las Fallas de Valencia y los perjuicios que ello ocasionaba. Que respecto a lo que contesta en las transcripciones obrantes a los folios 353, 354 y 355 manifiesta que no recuerda nada de la conversación mantenida con Rosendo respecto a lo de Dragados de Alicante y lo de Esperancita, y que lo referente a Martín de no dejarle colgado y que le tiene que mandar Rosendo por Seur de su contexto, entiende que debe de ser un talón del Partido Popular de un millón de pesetas, que se ingresó en la cuenta del Grupo Popular para sufragar los gastos de las Fallas. Que el resto de lo que consta en la presente llamada, tras leer la transcripcición manifiesta que del

contexto deduce que son cuestiones internas del partido de carácter político, pero que no recuerda dicha conversación. Grabación de las 19,45 del 25-3-90. Manifiesta que reconoce perfectamente esta llamada y que se acuerda igualmente de la misma. Que los datos los conoce a través, digo, que recuerda perfectamente la misma porque el lunes en que se le detuvo le iban a dar fotocopias que le iba a dar José Luis Olivas (concejal del PP) relativa a la licencia de la construcción del hotel de la plaza San Agustín, habiendo un soplo telefónico de que por la concesión de la licencia de obras Clementina Ródenas había percibido veinte millones de pesetas, habiendo negociado, según el anónimo, dicho asunto el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Joan Ballester. Que para comprobar este extremo hay que remitirse al expediente en el que consta la empresa que ha obtenido la licencia. Que la licencia otorgada por la alcaldesa Clementina Ródenas es irregular, porque es contrario al informe técnico, como le consta por lo que le manifestó el concejal Olivas. Siendo las 15 horas se interrumpe por S S .a la presente declaración a fin de comer y descansar. Aclaración.- En la linea 8 y siguientes del folio 3 vuelto de la presente declaración quiere aclarar que lo escrito obedece a dos preguntas distintas que se han mezclado. Lo que quiere contestar es que a lo que se le dice de « 10 y basta» la respuesta es no lo sé ni lo recuerdo. Y respecto a la segunda pregunta, lo que hizo el declarante es indicarle que hablase con Rosendo. Lo interlineado a mano «no» «infinidad» y «de la Sede Nacional del Partido Popular» es correcto, leída es hallada conforme y firman los presentes después de S. S.a, de todo lo cual doy fe. 4. Rosendo Naseiro. Tarde del 13 de abril de 1990. Valencia, a las 15,15 horas del día trece de abril de mil novecientos noventa.

Que cuando manifiesta que va a poner a John Gómez contra las cuerdas, se refiere a que va a hacer activas gestiones acerca de él, aunque en realidad lo que pretendía es quitarse de encima a Boro Palop. Que cuando comienza a hablar sobre «los primitos», debe entenderse a los primos Alberto Alcocer y Alberto Cortina, como directivos de Construcciones y Contratas, y la mención de la plaza Castilla viene referida al problema que existía con las dos torres de dicha plaza, deseando el declarante tener información en torno a la cuestión porque lo ignoraba. Que quiere hacer constar que él no ha comido con John Gómez Hall, pero si que hablo una vez con el, que estuvo Boro Palop. Que cuando habla de que tiene que pasar por «el camino», quiere decir que deben ser encauzados por si quieren dar algún donativo de forma que lo hagan a través de la sede central del partido. Que esto es la interpretación que él hace de lo que consta en la transcripción al folio 298. Que ignora lo referente a la presentación o apertura de la que hablan al final del folio 298 de la transcripción de su conversación. Que todo lo siguiente referido a las fiestas de Fallas en Valencia y al viaje colectivo que preparaba Boro con varios compañeros lo recuerda, pero que al final el declarante no llegó a venir a Valencia, a pesar de que dijo que al principio que sí venía. Que cuando Boro le pide un millón de pesetas para gastos de desplazamiento y estancia, el declarante le envió un cheque contabilizado entre los gastos de desplazamiento, y que el cheque era nominativo a favor de Boro. Que no conoce en nada al Sr. Martín Quirós. Que ignora a lo que se refiere Boro cuando dice que Martín se va a portar bien con «los dragones».

Que conoce al empresario Balaguer, debido a que Boro se lo presentó en Madrid, ya que ese empresario tenía interés en una contrata de alumbrado en Madrid, y manifestaba su deseo de hacer un donativo al partido, llegando incluso a mencionar cifras de 25 millones de pesetas, aunque nunca terminó de dar cantidad alguna. Que el Sr. Balaguer insistió en ésa y en otra ocasión para que apoyaran su oferta al Ayuntamiento de Madrid, pero el declarante nunca llegó a realizar ninguna gestión favorable a ese empresario, que finalmente perdió la adjudicación debido a que su oferta era más cara, y técnicamente peor que las otras. Que al respecto el declarante llegó a tener una conversación con el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Sr. Villoria, indicándole éste que la oferta de la empresa del Sr. Balaguer no era buena, ya que había un informe técnico que la desaconsejaba. Que cuando en el folio 301 de las actuaciones interpreta la información que le suministra Boro y la referencia a «los dragones» como piensa que debe ser, pero no tiene la seguridad una comida que había varias personas con Boro, y entre las que se encontraba Janini, el de Dragados, y otras más, que incluso no conoce, y que se habló pero muy técnicamente sobre un P.A.U. y sobre unas obras, y cree que se referia todo a lo mismo al ser en Valencia, pero insiste que la conversación fue muy técnica, y que ésta es una de las comidas que menciona antes que Boro le decía que tenía con empresarios. Que cuando en la transcripción obrante en el folio 302 Salvador menciona al «Africano» y a «los dragones» y la cifra 200, el declarante manifiesta ignorar a qué se refiere, siguiéndole la corriente a Boro, ya que lo considera «bastante fantasma». Respecto de la llamada registrada en la cinta número 5, correspondiente a la llamada realizada a las 12,25 horas del día 5 de marzo de 1990, efectuada por Salvador Palop a Rosendo Naseiro, manifiesta que se encuentra en perfectas condiciones físicas y mentales y desea continuar prestando declaración. Que reconoce la conversación mantenida con Salvador Palop. Que es cierto que

Salvador le dijo que el de Hispano Alemana-Huarte, quería conversaciones, siendo cierto que poco después tuvo una comida con dos directivos de dicha empresa, cuyos nombres no recuerda, estando presente Salvador Palop en la comida de Madrid. Hablando de cosas generales, solicitando que les echaran alguna que otra mano en Madrid, en algún otro sitio, a fin de que no se les discriminara, ya que el PSOE no les daba nada, no hablando para nada de un tema de Valencia, o al menos no recuerda ningún tema en concreto.

Que lo relativo a la conversación con Villoria respecto a la empresa del Sr. Balaguer, Bacer, lo recuerda bien, y coincide con lo ya manifestado anteriormente de que los informes técnicos no eran buenos, recordando también que habló sobre el tema con el concejal Gómez Collado de Madrid, quien le dijo que estaba fuera de precio. Que respecto a la empresa OCISA, recuerda que un representante habló con el declarante y le expuso en Valencia que el Partido Popular se encontraba poniendo pegas a su trabajo, y les solicitó que intermediara para echar una mano. Que en esa conversación, el declarante menciona la petición de OCISA a Boro y éste le pone al corriente del trabajo que realiza esa empresa en Valencia y de las vicisitudes que había tenido, explicándole las razones por las que se habían opuesto a esa empresa. Que cuando el declarante le dice a Boro que debían haber pasado por taquilla OCISA, quiere decir que después de ocho años era tarde para venir a pedir ayuda, cuando antes no habían dado ni un solo duro, que sepa el declarante. Que es cierto que OCISA en periodo electoral les trajo el clásico «paquetito» conteniendo dinero, cree recordar, con quinientas mil pesetas, que son muy tacaños, utilizándose para ayudar al partido en campaña electoral. Que recuerda que en lo relativo a la conversación

con HUARTE, la conversación de Huarte con Boro, que cuando le dijo que «para entrar por la puerta que traiga algo», se refería a que para hablar o conversar, era conveniente que trajeran un pequeño donativo al partido, aunque esta empresa nunca llegó a darles nada, ni el partido le pidió nada. Que cuando manifiesta que no tienen derecho a avasallar por dar un donativo, se refiere a varias personas que hayan podido llegar como empresarios a ofrecer donativos. Que cuando habla de 5, quiere decir quinientas mil pesetas. Que quiere aclarar que los donativos, a veces, no los recoge el declarante, sino que los recibía el presidente Fraga y se los hacía llegar al declarante, en presencia de los donantes y en forma de sobres, con dinero o cheques. Que cuando en el folio 330 de autos, al final, comentan lo de una adjudicación a Dragados, y hablan de cifras, explica por qué Boro le pidió información acerca de un tema de Dragados en Madrid que necesitaba, interpretando que, al parecer, son 9 millones en 13 años. Que no recuerda si la adjudicación de la contrata era de 10.000 millones, y cuando Boro le plantea el porcentaje del 2 por ciento sobre esa cifra se refiere a los planes que Boro tema de pedirles ese porcentaje a esa empresa, pero sin que le conste al declarante que llegaran a pedírselo, estando seguro de ello, puesto que las obras estaban ya adjudicadas Que Boro tema mucha fantasia y, al igual que pensaba pedir un 2 % a Dragados en Madrid, pensaba pedir a esa constructora un 0,50 % de la contrata de Alicante, de la recogida de limpiezas. Que el declarante lo único que hizo en este tema de Alicante fue lo ya dicho antes con Maribel. Que Boro debía pensar que con esos porcentajes podía tener los fondos para subvencionar las elecciones andaluzas, según supone el declarante. Que no recuerda el significado de la mención de Boro de que estaban con todos hablando, tanto los oponentes, Janini y ellos, pero

supone que debe referirse al tema anteriormente relatado de Dragados y Construcciones en Valencia sobre el P.A.U. Que quiere hacer constar que se encuentra en perfectas condiciones físicas y psíquicas, que solicita continuar la declaración, bajo la promesa formal de que si se encuentra mínimamente cansado, lo advertirá, habiéndole tomado el pulso el médico-forense que lo encuentro normal, así como su estado general; habiendo estado dicho facultativo presente a lo largo de toda la declaración, puesto que en el momento en el que se ha ausentado se ha hecho un pequeño descanso. Que recuerda su conversación con Boro sobre su anulación de viajes a Valencia. Que recuerda la conversación en lo referente a Maribel (María Isabel Díaz de la Lastra) sobre el tema de Alicante, creyendo que le dijo a Palop una serie de cosas inventadas. Que es una farolada cuando el declarante le dice a Boro que tienen ellos la garantía de que el partido les iba a ayudar. Que Esperancita es una concejala de Madrid. Que cuando habla del patrón de Galicia se refiere a don Manuel Fraga y quiere significar que los dineros que se entregaron al partido debían de estar centralizados en Madrid, sin que debieran entregarse en Galicia, significando que se refiere a donativos, aclarando que cuando menciona los trescientos millones se refiere a que en Galicia ya tienen cubiertos los trescientos millones de gastos del partido en esta región. Que todo era un farol para contentar a Boro, puesto que contándole eso a Boro se quedaría contento con respecto al patrón. Que reconoce la conversación con Boro en la que le pide que consiga contacto para conocerse con empresas tales como Agroman, Ferrovial y Entrecanales Que es cierto que hablan de la contrata de Madrid de la empresa de Balaguer y que nunca llegó a serle adjudicada por las razones anteriormente indicadas. Hablando y

comentando la posibilidad de compensarle para que no se perdieran puestos de trabajo, motivado por conciencia social. Que reconoce la conversación y los interlocutores. Que no sabe a qué se refería cuando dice a Boro que había hablado con el jefe de Madrid, negando que fuera el vicepresidente de Dragados, Sr. Romillo, pensando entonces, como el tema no iba bien, contentar a Boro para que no se desilusionara de sus fantasías y por ello le dice lo de vender la burra a los dos, refiriéndose, aunque no lo hizo, que podría pedir dinero a los dos contratistas, sabiendo que el actual contratista era Construcciones y Contratas, el otro Dragados y Construcciones. Que si hubiera querido apoyar a Dragados habría cumplido su promesa ante Boro y hubiera asegurado que saliera Dragados, puesto que tiene suficiente autoridad política para ordenar al grupo municipal de Alicante que apoyaran a esta empresa siempre y cuando se haya debatido, dentro de los órganos del partido, la conveniencia políticia y se haya tomado esa decisión de apoyar. Que cuando hablan de quince o veinte mil millones de pesetas no sabe exactamente de lo que habla, sino que se limita a seguir la corriente a Boro para levantarle la moral, ya que estaba muy caído. Cuando le pregunta «si para nosotros es medio» se limitaba a seguirle la corriente. Que el motivo de que Boro se interesara en el tema de la contrata de Alicante era por el entusiasmo que tema por ayudar al partido. Que el resto de la conversación hasta su finalización estuvo en la misma tónica de seguirle la corriente. Que nunca ha visto en Boro una persona seria por su apasionamiento, lo que motivaba que no le hiciera mucho caso. Que jamás en la vida ha coaccionado a ningún funcionario ni le ha dicho lo que tenía que hacer ni comprar y que si alguna vez se hubiera dirigido a algún concejal o diputado autonómico o nacional o a sus grupos respectivos sería en condición de acuerdos politicos tomados en las altas esferas del partido.

Dándose por finalizada la presente en la que se ha invertido, digo, siendo las veinte horas cincuenta minutos del día de la fecha. Leída y hallada conforme y firmada por el declarante después de S. s.a todos los concurrentes, de que doy fe.

5. Prosigue Palop, en la tarde del 13 de abril de 1990.

A preguntas de S. S." Ilma. manifiesta: Sigue las 17 horas 10 minutos del día de la fecha se proceda a la continuación de la declaración con la audición de la llamada a las 19,08 del día 26 de marzo de 1990, correspondiente a la cinta numero seis, entre los interlocutores Salvador Palop y Javier Tayada, que reconoce la voz de Javier Tayada admitiendo que mantiene con él una conversación sobre negocios en cuyo transcurso conversan sobre diversas posibilidades de inversión, entre las que se encuentran los bonos del Estado al 24 %, y cuando se refiere a su deseo de invertir 5 o 6 kilitos debe entenderse que era dinero que pensaba captar de una o dos personas, a fin de conseguir fondos para la empresa Futuro Gestión, S.A., que es una empresa de administración de Futuro Financiero. Respecto de la conversación mantenida a las 18,04 del día 27 de marzo de 1990, entre Salvador Palop y Carlos Bonet, y manifiesta que es cierto que comentó con Carlos Bo~ net la conveniencia de que comprara el periódico «Levante» del día 28 de marzo de 1990, puesto que por fin se había dado una salida al contencioso existente entre Huarte y el Ayuntamiento que consta perfectamente relatado en el expediente municipal reférido al polideportivo de la calle Dr. Lluch, unido a autos como pieza documental n.° 2. Que el problema era que el equipo del concejal Puente en el año 1988 había paralizado las obras de dicho polideportivo y con posterioridad el nuevo equipo del concejal Albuixech había llegado a un principio de convenio con

Huarte que desbloqueaba la situación, acordando indemnizar a dicha compañía con 22 millones de pesetas. Ese preacuerdo no tuvo el apoyo sino de la oposición del Partido Popular y de todos los demás grupos, porque creían que era perjudicial para el Ayuntamiento, pero a la vista del informe favorable, técnico, de este preacuerdo de la jefe de contratación del Ayuntamiento y de la conformidad del secretario general el grupo Popular del Ayuntamiento decidió en beneficio del Ayuntamiento modificar su posición e iniciar conversaciones a fin de llegar a un pacto similar al preacuerdo que tema el PSOE, y que se refleja en el informe presentado por el Servicio Jurídico Municipal el 26 de febrero de 1990 (folio 700 del expediente municipal), que el motivo que el declarante le dijera a Carlos Bonet que se comprara al día siguiente el «Levante», era que iba a publicar una información relativa al polideportivo en la calle Dr. Lluch que reconoce como el recorte del diario «Levante» que se encuentra unido en los autos a la segunda pieza de autos. Que todo eso se lo comentó a Carlos Bonet porque éste estaba preocupado con este tema, llamándolo a fin de informarle de las gestiones municipales en lugar de Pepe Sellés, que era la mano derecha del concejal Albuixech. Que la alegría de Carlos Bonet al recibir la noticia es debido al cambio de postura del PP, que implicaba un apoyo al desbloqueo de la situación. Ello, digo, el propio día 28 de marzo de 1990 cuando se reúnen la comisión de compras del Ayuntamiento de Valencia, de la que el declarante es presidente, deciden, dejar el contencioso sobre la mesa y comenzar a negociar en el sentido del informe jurídico y del de contratación ante dicho servicio. Que le recuerda a Carlos Bonet que deberá aceptar el acuerdo antiguo al que llegó con el concejal Albuixech, del PSOE. Que ello explica el agradecimiento de Carlos Bonet y de la empresa Huarte, hasta el punto que le ofrece una mariscada, polvo incluido, aunque lo del polvo ofrecido no lo oyó. Respecto de la llamada de 27 de marzo a las 19,15, entre los interlocutores Salvador Palop y Luis Janini, y manifiesta que reconoce a los interlocutores como el declarante y Luis Janini. Que el principio de la conversación es simplemente para poder quedar un día y encontrarlo para comer los dos juntos y charlar de sus cosas sin

que tenga más trascendencia. Que un amigo le llamó diciéndole que tenía un problema en el Consejo de Estado y Luis Janini le dice que no, porque su cuñado está en el Consejo de Estado y todo está arreglado y pagado. Que Luis Janini quería saber si tema el apoyo del Congreso, y que no se acuerda cual era el problema que tenía que solucionar en dicho Congreso, personal y particular. Respecto de la llamada a las 9,35 del día 28 de marzo de' 1990, reconoce como interlocutores al declarante y Tarsilo Piles. Que es cierto que Tarsilo Piles, al que llama familiarmente Tachi, concejal de Unión Valenciana en Valencia, y le ofrece un décimo de lotería premiado con dos millones, por si quiere adquirirlo al 12 % para aflorar dinero negro, contestando el declarante que no le interesa porque es poco dinero y a él le interesa más cantidad, diciéndole esto para seguirle la corriente, diciéndole que le interesa de ocho o más para darle carrete. Respecto de la llamada del día 28 de marzo de 1990, llamada realizada por Tachi a Salvador Palop, manifiesta que reconoce a los interlocutores como Tarsilo Piles, Tachi y el declarante. Respecto de la llamada del día 28 de marzo de 1990 a las 17,42 horas entre Rosendo Naseiro y Salvador Palop, y manifiesta: que reconoce has voces como de los interlocutores mencionados. Que es cierto que Rosendo le dijo en esa conversación que había que trabajar a constructoras, tales como Agromán y Entrecanales, a fin de que se conocieran lícitamente. También ho mismo respecto a Ferrovial. Que eh propósito era que cuando las empresas, las grandes, de la construcción dejen de trabajar para el Consell, dijo para otros y empiecen a trabajar para el Ayuntamiento, el declarante se los presentaría a Rosendo Naseiro. Que Naseiro le informa que se han adjudicado ya las contratas en Madrid, sin que se le hayan adjudicado a Balaguer, hablando entre ellos que hay que compensar a Balaguer por esto, ignorando si Naseiro llegó a hablar con el concejal Villoria, suponiendo que no habló con él. Que cuando Naseiro le habla del plan RECTA, mencionando a un concejal, se refiere a un concejal del CDS, y en la mención que hace Naseiro a 50, debe entenderse que no lo entiende a qué se refiere, aclarando que se refiere todo al Plan RECTA de Madrid. Que lo dice a ,continuación

el Sr. Naseiro tendrá que explicarlo el por qué el declarante no ho entiende. Respecto de la llamada, digo, con relación a la anterior llamada no recuerda cuando le dice a Rosendo que el 26 de marzo de 1990 se aprobó en comisión el tema de Dragados. Que cuando habla de lo de Alicante, no sabe a qué se refiere. Respecto de la llamada con Pepe Balaguer y el declarante, realizada el día 3 de abril a las 20,50 horas, realizada en valenciano, manifiesta que reconoce los interlocutores Que cuando habla con Pepe Balaguer le comenta un propósito que tiene de fundar una empresa mixta entre una empresa valenciana y las grúas municipales, comentándoselo a Pepe Balaguer por pensar que tiene tecnología en su empresa para ello. Que en esa conversación tanto el declarante como otras personas del partido le dieron ánimos después de que no se le adjudicara la contrata de Madrid. Respecto de la llamada a las 16,34 horas del día 4 de abril de 1990, manifiesta que los interlocutores son Luis Janim y el declarante, que en su conversación con Janini primero habla de política y después en lo que hablan de Ahcante no recuerda nada, añadiendo que Maribel Díaz de Lastra es la portavoz del partido en eh Ayuntamiento de Alicante, persona a ha que no conoce, que le da el teléfono de Maribel para que se conozcan en Alicante, ignorando con qué finalidad Que conversa sobre la contrata de obras de mantenimiento del Ayuntamiento de Valencia, informándole que se acaba de abrir el pliego y que se ha informado de casualidad, y que ignoraba que Dragados y Construcciones se iba a presentar.

Respecto de la llamada a las 20,57 horas del día 5 de abril de 1990 de Eduardo Finch al doctor Palop y después a Salvador Palop, manifiesta que es cierta la conversación con Eduardo Finch, reconociendo las voces de los interlocutores mencionados. Respecto a la llamada a las 12,00 del día 5 de abril de 1990 con los interlocutores. Que conversa con Angel Sanchis sobre su preocupación por si tiene el teléfono intervenido y acerca de la investigación de sus cuentas, haciendo cábalas sobre has causas. Respecto de la llamada efectuada a las 10,03 del día 6 de abril de 1990, que mantiene el declarante con su padre sobre la cuestión anterior. Conversación mantenida a las 10,50 horas del 6-4-90 con Rosendo Naseiro. No sabiendo a qué se refiere cuando Rosendo le dice que «se lo van a dar a los otros» y que los técnicos han determinado a favor de los otros aclarando que no sabe quién es Félix Pérez Bayo y que tanto Maribel como Joaquín Ripoll y Andrés Muñoz «son concejales del PP en el Ayuntamiento de Alicante». Preguntado para que diga a quiénes se refiere Rosendo y el declarante cuando hablan de «a los de aquí y a los de allí», dice que lo ignora. Que cuando Rosendo le habla de «vender la burra a los dos», dice que lo ignora Preguntado para que diga que quena decir cuando ambos comentan si son 15.000 millones o 20.000 millones y el porcentaje, dijo, contesta que no lo asocia. Preguntado que acerca de qué se referían cuando hablan sobre «medio punto», dice, digo «,Y para nosotros que era? Medio, ¿no?» y cuando dicen «medio punto, no», manifiesta que no lo entiende. Preguntado acerca de a qué se refieren tanto Rosendo como el declarante cuando hablan de 15.000 millones o 20.000 millones y mencionan a Maribel, dice que no lo sabe. Preguntado qué quiere decir la frase de Rosendo «Claro que dijo Maribel que era mas, 19 o algo así», dice que no recuerda y que no lo asocia. Que las frases siguinte parecen ser «movidas políticas», que cuando Rosendo dice 24 referido a Juan Antonio, no sabe quién es Juan Antonio, ni sabe tampoco el significado de 24. Que ignora el significado de la frase «Juan Antonio, que hablara con

el de allí y que le dijera que 100». Que cuando Rosendo le hace las menciones de Emilio Muñoz, Andrés Muñoz y Ripoil lo interpreta como que se refiere a una comisión, dice que no tiene ni idea, añadiendo que Zaplana es, digo, no sabe quién es Zaplana, ya que conoce a varios Zaplanas, ignorando el significado de la frase «que los dos de Zaplana». Que no recuerda nada de la conversación anteriormente escuchada. Por la señora secretaria se hace constar que la segunda cara de la cinta n.° 6 se encuentra pendiente de transcripción y de su siguiente cotejo, habiéndose escuchado íntegramente la grabación, ocurriendo lo mismo respecto a los minutos de grabación de la cinta n.° 7. Que quiere aclarar que con José María Aznar no ha tenido más relación que cuando estuvo en Valencia con ocasión de las elecciones generales, comiendo entonces con dicho diputado presidente del partido en el H. Astoria. Sin que haya tenido con él ninguna reunión más.

6. Segunda declaración de Naseiro. 14 de abril de 1990.

A preguntas de S. S.' manifiesta que el declarante es el coordinador nacional de administración y finanzas del Partido Popular. Que la misión del declarante es recaudar fondos para el partido, elaborar los presupuestos ordinarios y extraordinarios, controlar el gasto, intervenir todo tipo de gasto e incluso hacer auditorías a todos los grupos institucionales del Partido Popular. Que función similar a la del declarante se desarrolla en cada ámbito geográfico por una persona encargada de la misma, ya sea desde el ámbito local, provincial o regional, sin que se produzca una relación directa y estrecha con el declarante, con los responsables de estas áreas, ya que gozan de una cierta autonomía, desconociendo a la mayoría de esas personas.

Que no conoce a la persona que se encarga del área de finanzas y administración en la ciudad y provincia de Valencia, ignorando cómo se encuentra la situación económica y financiera del partido en Valencia y su Comunidad, sin perjuicio de que tiene alguna información al respecto dentro de la organización central del partido. Que en Valencia no tiene ningún interlocutor para discutir las cuestiones propias de su área y, concretamente, no mantiene ninguna relación con persona alguna en cuestiones de captación de fondos o recursos para el partido. Que del área valenciana conoce como cargos públicos a poca gente, entre ellos Carlos y Jose Luis Manglano, Rita Barberá, al presidente provincial Agramunt, Boro Palop, sin que recuerde más personas, tambión a Leopoldo Ortiz. Que a Boro Palop lo conoce personalmente por haber ido por la sede de Génova, 13, en Madrid, ya que tiene amistades con la gente joven del partido, habiendo estado en Valencia dos veces; una de ellas comió con él, derivado de su condición de alto cargo, y Boro Palop, como conocedor de Valencia y de las cuestiones del partido en esta ciudad, y la segunda de las veces para que Boro le presentara a unos empresarios, a instancias del propio Boro. Que nunca ha mantenido correspondencia postal con Palop, ya que no escribe a nadie normalmente, y por teléfono ha mantenido muy pocas conversaciones, hablando en esas conversaciones telefónicas sobre cuestiones tales como quién va a ir al Congreso, quiénes integrarán el comité ejecutivo y, en general, de política del partido Que sabe que Boro es concejal de Valencia, pero ignora el área en la que trabaja y desempeña su actividad municipal, ignorando que era presidente de la intermunicipal de concejales de la Comunidad Valenciana. Que conoce a Angel Sanchís del partido, habiendo ocupado el área que ahora desempeña el declarante en toda la etapa de Fraga, alcanzando en los últimos años, y después, en la etapa de Antonio

Hernández Mancha, pasa a desempeñar esa función el declarante a partir del congreso de refundación del partido Respecto de la llamada, cinta numero 4, efectuada el cha 13 de febrero de 1990 a las 19,26 horas, entre el declarante y Salvador Palop, que consta en la transcripción al folio 294 manifiesta que si, que reconoce la conversacion, pero que no sabe exactamente de qué hablaban ni reconoce las cifras, y que incluso es posible que la cinta este manipulada., Que como en alguna ocasión han denunciado que el PSOE les grababa sus conversaciones, por eso puede en alguna ocasión referirse a los mismos, con palabras gruesas o con siglas. Que a lo que le dice Boro, el declarante le sigue la corriente, pero en ningún caso ha dado órdenes para que se obtengan fondos de las empresas. Que no sabe que «dragones» puedan ser Dragados y Construcciones, aunque no lo desearla, ignorando también que «los moros» pueda ser el grupo MO y «los primitos» Construcciones y Contratas. Que niega saber a lo que se refiere Boro cuando, refiriéndose a Alicante, habla del 0,5 que es igual al 75. Que el declarante nunca le ha pedido al Sr. Palop y al Sr. Janmi que intervengan en Alicante. Que nunca ha dado órdenes para que intervenga acerca de la contrata de la recogida de basuras en la que intervenía Dragados y Construcciones, por lo que cuando le informa sobre esos números Salvador Palop, el declarante le sigue la corriente. Que quiere aclarar que como dirigente politico de alto cargo del partido a veces da instrucciones políticas a otros cargos de inferior, rango para que voten en un sentido o en otro, pero sin que ello. suponga nunca la existencia de beneficios económicos por tales órdenes. Que cuando Salvador le relata cifras como 75 o 100, el declarante no comprende a lo que se está refiriendo, pero le sigue la comente, porque si hay alguna conversación con algima empresa en el sentido de que pueda haber algún pacto entre ellos, el declarante

podrá beneficiarse algún día de hacer alguna petición o donativo en algunas elecciones. Que en el supuesto de que Salvador Palop se estuviera refiriendo a pesetas cuando habla de cifras, no sabe a qué cantidad de pesetas se esta refiriendo Que ignora a lo que se refiere Boro cuando habla de oponentes, insistiendo que ignora las cantidades que Boro le decía a qué podía referirse, aunque deduce que debiera haber alguna negociación política de los partidos opuestos al del declarante. Que no sabe si la referencia de Boro a cien como cantidad es de cien pesetas o de cien millones. Que conoce por referencias a John Gómez Hall como un alto cargo de una empresa del grupo KIO, hablando con Boro de la conveniencia de hablar con este empresario para conocerlo y mantener contacto como posible donante algún día para el partido. Que es cierto que Boro le pide que llame a Alicante a Maribel para que apoye el tema de la contrata de Dragados y Construcciones, aunque el declarante nunca llegó a hacerio, limitándose a nadar y a guardar la ropa con Boro. Que por regla general cuando le consultan sobre la adjudicación de una contrata el declarante da instrucciones para que se apoye a la empresa mejor situada técnicamente, esto en ocasiones, pero también a veces en reuniones del partido a altos niveles se pide explicación en qué sentido se va a votar y qué es lo que más conviene políticamente, con eso obtengo una información privilegiada que le permite poder decirle a alguna empresa que, seguramente, le van a adjudicar una determinada obra con el fin de aparentar que se les apoya, lo que llega a suponer a veces el que si tiene información sobre tres o cuatro empresas puede incluso, digo, llegue incluso a llamar a todas ellas para comunicarles la posibilidad de que se les adjudique, para que cuando, en tiempo electoral, si se les hace alguna petición de dinero siempre dentro de la normativa legal de la Ley de Financiación de Partidos Políticos, hagan algún donativo. Que cuando habla de Maribel se ha referido a María Isabel Díaz de Lastra, a la que conoce hace años y que es portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Alicante. Que aclara que llamó a

Maribel un tiempo después y habló con ella, pero no recomendó lo que le pedía Boro, sino que votaran la que fuera más conveniente. Leída la ratifica y firma después de S. y los demás presentes, habiendo tenido una duración de hora y media y siendo las 15 horas del día de la fecha, doy fe. Leída, quiere aclarar que nunca ha forzado ni se ha comprometido a nada a cambio de obtener ninguna cosa, ni siquiera dinero. Quedando en él la posibilidad de acudir algún día a pedirles algun dinero como que les ha hecho algún favor, aunque noO se lo haya hecho. Leída, la ratifica y firma después de S. 5a y los demás presentes, de todo lo cual doy fe.

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.