El encanto de la comunicación-libro

August 8, 2017 | Author: crisbove | Category: Homo Sapiens, Love, Personal Development, Communication, Emotional Intelligence
Share Embed Donate


Short Description

Download El encanto de la comunicación-libro...

Description

El Encanto de la Comunicación

1

2

Juan Bravo C.

Estimado lector: Hemos visto cómo este libro agrega valor para la humanidad a través del conocimiento que aporta, por lo tanto, con mucho agrado empleo también este medio digital. Esta es una versión completa y actualizada del libro en 2009, sin costo durante este año como forma de contribuir en la solución de la crisis que nos afecta a nivel mundial. La serie de libros aporta motivación, conceptos, técnicas y herramientas que han probado ser efectivas en cientos de casos narrados en los mismos textos. Observará que grandes avances fueron logrados justamente en alguna otra crisis. Esas soluciones tuvieron siempre, al menos, algo de conocimiento y una dosis de esfuerzo personal sereno, responsable y con fe. Le saluda cordialmente, Juan Bravo C. Doctor por la Universidad de Lleida Presidente Evolución Centro de Estudios Avanzados www.evolucion.cl

3

El Encanto de la Comunicación

EL ENCANTO DE LA

COMUNICACIÓN Segunda Edición

Porque el vínculo con nuestros seres queridos es lo único que realmente cuenta…

Juan Bravo Carrasco

4

Juan Bravo C.

 JUAN BRAVO CARRASCO, 1998 Inscripción Nº 106.395, noviembre de 1998 Derechos reservados. I.S.B.N.: 956-7604-06-1 [email protected] Segunda Edición: Junio de 2007 Edición revisada y actualizada en mayo de 2009

Valor versión digital: $ 5.000 (Chile) ó US$ 7 (sin costo en 2009) Puede complementar bajando los Modelos de la Gestión de Procesos y la Revista de Responsabilidad Social (www.evolucion.cl).

EDITORIAL EVOLUCIÓN S.A. www.evolucion.cl, [email protected] Alameda 171 of. 307, fono (56-2) 6389717

Santiago de Chile

El Encanto de la Comunicación

5

A Sonia, mi esposa, con todo el amor del mundo. Porque juntos hemos conversado y practicado gran parte de los mensajes de este libro, porque sus palabras de estímulo han resultado decisivas y por ser mi ejemplo favorito de amplia superación personal, de lo cual tenemos el privilegio de disfrutar en casa.

6

Juan Bravo C.

Prólogo a la Segunda Edición Es muy grato para mi ver que el libro mantiene su vigencia nueve años después de la primera edición. Es verdad, la comunicación es un tema central en nuestra vida y parece ser cada vez más importante con los desafíos de la vida actual. Veo que el libro nos ayuda porque de alguna forma nos invita a detenernos, reflexionar y actuar. Ha sido interesante retomarlo, porque confirmo que no se trata de una investigación académica sino que de experiencias de vida, organizadas de tal forma que nos sirvan para pensar, cambiar y lograr una vida más plena. En cuanto al contenido, esencialmente el libro se mantiene similar al primero, solamente agregué algunos casos, corregí detalles y actualicé alguna información contingente. De todas formas, en comentarios al pie de página hago algunos alcances cuando es necesario. Lo que sí enriquece esta nueva edición es el testimonio de Sonia, mi esposa, quien quiso compartir una vivencia relacionada con la comunicación con uno mismo (en la primera versión no incluí sus palabras porque este libro fue una sorpresa para ella). Por mi parte, me despido y les deseo éxito en las acciones que seguramente derivarán de la lectura. JBC

El Encanto de la Comunicación

7

Palabras de Sonia Zamora Quiero compartir con ustedes una experiencia personal relacionada con la comunicación interior. Es que la comunicación con uno mismo nos permite escuchar la voz de la intuición. A fines del 2000, tuve un sueño donde me veía mis piernas heridas. En ese entonces tenía que realizar un viaje a España con Juan e inconscientemente comencé a retardar día a día la búsqueda de mi pasaporte. Mi intuición me decía “no viajes”, el mensaje era muy fuerte, hasta que lo tomé como un aviso, porque no me agradaba la idea de tener un accidente lejos de casa y de mis seres queridos. Juan comprendió y viajó solo. A los dos meses, en diciembre de 2000, tuve un accidente donde me dañé una pierna. Al hacerle caso a mi intuición, el suceso ocurrió en Chile, rodeada de mis seres queridos. Hacía sólo cuatro días que había terminado de dictar en Cenfa un curso de desarrollo personal, donde uno transmite y recibe fuerza, energía y pensamientos positivos. Eso me sirvió de mucho porque quedé impregnada de muy buenas energías. Al evaluar mi situación y viendo que podría haber sido peor, me dije a mi misma: Ah., es sólo una pierna, me voy a sanar y a recuperar. Sin saber que el diagnóstico de mi accidente era grave, que habían varias complicaciones, así es que el proceso de sanación fue más largo de lo que pensaba.

8

Juan Bravo C.

Sin embargo, tuve una buena recuperación, gracias a la excelente atención del IST en Viña del Mar y al trabajo de joyería realizado por el Doctor José Pedro Simonetti. También me ayudó sentir el inmenso cariño de mis familiares, amigas, compañeras de Cenfa y de personas a quienes había ayudado en terapia o en cursos de desarrollo personal. Por supuesto, el cuidado y atención de Juan y de mis hijos fue muy importante. También me ayudó el pensamiento positivo, el cual estimula la espiritualidad de la persona y de su recuperación. Al año retomé mis actividades y en una sesión en Cenfa tuve un insight, sentí una enorme angustia, no sabia lo que me pasaba. Pedí hora con una sicóloga que me quedara cerca de casa, rogaba a Dios que me tocara un buen profesional, que fuera acogedora y que me ayudara a salir de ese estado. Dios me escuchó y me envió a Tania Rajcevic, un ángel tremendamente empático y acogedor, quien con dos preguntas se dio cuenta que el insight estaba relacionado con mi accidente, el cual estaba bloqueado en mi mente, donde muchos sentimientos luchaban por aflorar a la superficie. Realicé con Tania una larga terapia, fue cerca de un año y salí muy fortalecida. Me ayudó, por ejemplo, a escuchar e interpretar sueños que han resultado ser muy significativos en mi vida. ¿Qué mensaje recibí de este accidente? Que la vida nos manda muchas lecciones, en este caso el mensaje fue

El Encanto de la Comunicación

9

“un frenazo brusco en mi andar en la vida” (las piernas representan nuestro andar). Estaba realizando muchas cosas en la vida y no me daba tiempo para detenerme y reflexionar. Me he convertido en un ser muy reflexivo y valoro la meditación, la lectura, el estudio y la comunicación con otras personas que nos lleva a mayor conocimiento. Tal como dice Brian Weiss: “A través del conocimiento se llega a Dios”. Espero les sirva mi testimonio y que la lectura de este libro les ayude en su propio proceso de superación personal. Sonia Zamora R.

10

Juan Bravo C.

Reconocimientos Agradezco los aportes de los amigos que revisaron y comentaron diferentes versiones del libro: Patricia Valenzuela, Sima Nisis de Rezepka, Rolf Achterberg, Juan Carlos González, Sergio Valenzuela, Manuel Videla, Jorge Israel, Alberto Israel, Isaías Aguayo, Eugenio Díaz, Rodolfo Ramírez, Christian Andrews y Patricia Barraza. Realmente su ayuda enriqueció el libro y si después de tantas revisiones todavía quedó algún error, es de mi exclusiva responsabilidad. He tenido el privilegio de realizar talleres sobre comunicación en muchas empresas, el aprendizaje ha sido mutuo. A sabiendas del riesgo de dejar fuera a personas extraordinarias de esas empresas, quisiera agradecer a: Giancarlo Gandolini Ambrosoli y Bernardo Cienfuegos de Industrias Ambrosoli; Claudio Nitsche, Carlos Seemann, Gustavo Chamorro y Jaime Valdés de Tecsa S.A. Quinta Región; María Isabel Ibarra y Francisco Javier Ibarra, de la empresa Modella; don Paco, Pedro Medina y familia de Autoservicio Maipú; Jorge Domingo y su hijo Mauricio de Molino El Puente; Patricia Valenzuela y Marcela Astorga de Plásticos Chorrillos; Rodolfo Ramírez, Juan Ferrari, Luis González, Rodolfo Ayala y Juan Bugueño de Enami; Verónica Juliá y Patricio González. La portada de la primera edición (Madame Recamier) fue diseñada en conjunto con Bernardo Cienfuegos Areces, a quien además debo agradecer sus comentarios sobre el texto, su apoyo y contagioso entusiasmo.

El Encanto de la Comunicación

11

La portada de esta edición es diseño de mi hijo Juan Pablo junto con mi esposa Sonia. También reconozco que gran parte de lo aprendido proviene de una extraordinaria comunicadora, alguien que siempre practicó intuitivamente “El arte de amar”, me refiero a mi madre. Una mujer a la que he visto amar en la adversidad, buscar siempre el ángulo positivo de toda persona, vivir el perdón, mantener su mente limpia y guardar en secreto los secretos que le confían y, aun acogiendo todos los comentarios, detener un rumor a través de un silencio comprensivo. He disfrutado estos últimos tiempos de la cercanía y apoyo de mi padre. Asimismo, resulta enriquecedor compartir con mis hermanas Yoly, Laly, Silvia y Olga y sus respectivas familias, sobre todo después de la muerte de mi hermano Jaime a comienzos de 1998. A propósito, escribir acerca de Jaime en mi libro sobre sistemas de ese mismo año fue una verdadera terapia sobre pérdidas. Allí detallé sobre la búsqueda del sentido de su muerte, que creo haberlo encontrado… en la vida. Se aprecia, por ejemplo, en reconciliaciones, oportunidades de dar, reencuentros y propósitos de avance personal que surgieron producto de su partida. De Sonia, mi esposa, me declaro el más profundo admirador, al mismo tiempo que le ofrezco todo mi reconocimiento. La veo llena de una gran vitalidad, sensibilidad, una capacidad de acogida extraordinaria y sobre todo, de amar. Abocada a su desarrollo y a su familia. Además de su título de Educadora de Párvulos, agregó el de Consejera Familiar en CENFA (Centro Nacional de

12

Juan Bravo C.

la Familia), dicta cursos y talleres sobre temas de la familia y de superación personal, incursiona en temas como la educación sexual en adolescentes, las escuelas para padres y la consejería a través de un programa en la radio de Quilpué. Ella pone en práctica su dicho: no temas ir despacio, sólo teme no avanzar. El cambio ha sido grande, aunque, ¿no será que ella ha estado siempre ahí, con la misma potencialidad y que sea mi propio cambio el que me lleva a verla diferente, a una revalorización?. Nuestros hijos, Juan Pablo, Daniel y Mauricio, han sido fuente de inspiración para esta obra. Sin embargo, sus aportes llegan mucho más allá, en la forma de vivencias y reflexiones conjuntas que han ido modelando buena parte del libro. Sobre todo, debo agradecer en ellos el aprendizaje que me han brindado sobre el comportamiento natural humano y me sorprenden, como cuando Daniel prefiere privarse él para darle prioridad a su hermano mayor en tener computador, Mauricio practica lo de escuchar y ser escuchado, buscando las palabras precisas y repitiendo con sus palabras el mensaje de la otra persona, o Juan Pablo se ofrece a grabar el programa de su madre en la radio1. JBC

1

Nota 2ª edición: Aunque Sonia ya se retiró de Cenfa, continúa con su proceso de desarrollo personal y sigue contribuyendo en el mundo. Juan Pablo ya se tituló en la universidad y Daniel y Mauricio están cursando sus estudios superiores.

El Encanto de la Comunicación

Contenido RECONOCIMIENTOS 10 CONTENIDO 13 PRÓLOGO 15 INTRODUCCIÓN 20 CAPÍTULO 1. SOMOS COMUNICACIÓN 28 La comunicación es magia 30 La comunicación es seducción 33 Estilo colaborativo de interacción 35 Comunicación en libertad 41 La comunicación es energía 43 Un ambiente cálido y acogedor 48 La cultura del grupo 50 Siempre comunicamos 54 Negociación efectiva 57 CAPÍTULO 2. COMUNICACIÓN ES TRANSFORMACIÓN 62 Avanzar, en línea con el bien común 63 El momento de la verdad 64 ¡Tenemos libre albedrío! 68 Disfrutar el tiempo presente 70 Cambios en nuestro estado de ánimo 72 Armonía 74 Emoción e intensidad 77 El cambio, adaptación e innovación 80 Revisar soluciones antiguas 85 CAPÍTULO 3. LA TRANSFORMACIÓN COMIENZA POR UNO MISMO 88 Transformación personal permanente 91 Buscar el significado 93 Personalidad y propósito 95 Estar alegres 97 Armonía interior 98 Autocontrol 102 Automotivación 103 Autoobservación 106 Educación total 108

13

14

Juan Bravo C.

CAPÍTULO 4. EN LA DIRECCIÓN DE LOS SUEÑOS 111 ¿Cómo se gesta una visión? 115 ¿Cómo se materializa un sueño? 117 Hacer el cambio 119 CAPÍTULO 5. CULTIVAR RELACIONES DE CONFIANZA 124 La confianza es un puente de plata 126 Compromiso 127 Participación total 129 Respeto 133 Pensamiento positivo 139 Humanidad y colaboración solidaria 141 CAPÍTULO 6. ESCUCHAR CON TODO, A LAS PERSONAS Y A LA VIDA 142 Saber escuchar 143 Empatizar 151 Saber decir 154 Seguimiento y cumplimiento de los compromisos 159 ¿Cómo resolver el conflicto? 161 Comprensión 164 Perdón 166 Proceso de compensación 169 Hacer silencio 172 CAPÍTULO 7. EL AMOR 173 Formación Integral 177 Cultivar las virtudes 180 Haciendo feliz a los demás 183 Querer el cambio 187 ¿Quién puede ser líder? 192 Trate a los demás como le gustaría que le trataran 194 Fe y optimismo 197 BIBLIOGRAFÍA 201

El Encanto de la Comunicación

15

Prólogo Algunas admiradas y queridas personas, totalmente inmersas en el tema de lo humano, Sima Nisis de Rezepka, Patricia Barraza, Jorge Israel Russo e Isaías Aguayo han tenido la extraordinaria gentileza de aportar algunas palabras para enriquecer la presentación de este libro. Intentar una catalogación es un reduccionismo que nunca reflejará la amplitud de sus intereses, por tanto, junto con mis disculpas, intentaré un modesto acercamiento, sólo como una breve presentación a los lectores. Sima es una destacada educadora que valora en mucho haber estudiado personalmente con maestros de la altura de Carl Rogers, Viktor Frankl, Reuven Feuerstein y Humberto Maturana. Patricia es enfermera y orientadora familiar, con muchos cuestionamientos y reflexiones cercanas que ayudan en la superación personal. Jorge es un destacado consultor de Naciones Unidas, extraordinario profesor y director de un diplomado en el Instituto de Ciencias Políticas en la Universidad de Chile. Isaías es un maestro inspirador, formador internacional de capacitadores en educación, liderazgo y comunicación. Sima Nisis de Rezepka El título es este libro “El encanto de la comunicación”, refleja lo que su autor Juan Bravo ha expresado a través de los temas elegidos como ¿qué es la comunicación?, avanzar en línea con el bien común, cultivar el amor, saber escuchar, confiar, visionar, la transformación co-

16

Juan Bravo C.

mienza por uno mismo, etc. Estos interesantes temas, elegidos como piedras preciosas, están incrustados con pensamientos muy bellos, seleccionados de autores que han dejado huellas profundas en sus lectores por haber sido capaces de descifrar el alma humana. Lo que el autor logra en forma muy sencilla, ágil y honesta, es mostrar como en un hermoso arcoiris, sus preocupaciones personales por conocer «su alma» a partir de su experiencia en la vida cotidiana, con sus alumnos y familia, contactándonos con la apasionante aventura del “Encanto de la comunicación”, que sin duda, es el arte más sublime a que un ser humano puede aspirar. Lo logra, invitándonos a elevar nuestra preocupación por la esencia de lo humano, al hacer crecer nuestra alma al infinito. Patricia Barraza Me llenó de emoción que Juan me pidiera formar parte del grupo de revisores del libro, porque de alguna forma me transmite su confianza y la confianza es un estupendo ingrediente para afianzar los lazos de amistad… Con respecto al libro, a medida que iba avanzando en la lectura, ésta comenzaba a formar cuerpo y a emerger en su profundo sentido; en el sentido de ser persona, en el sentido humano, en el profundo sentido que tiene tomar consciencia de que “somos con otros”. Esto me conectó con el “descubrimiento” más grande que he hecho a lo largo de toda mi carrera y que tiene ver con considerar al otro “como un legítimo otro en convivencia

El Encanto de la Comunicación

17

con uno”. En eso he estado trabajando por largos años y creo que no terminaré de trabajarlo hasta el final de mis días. Lo más valioso que le encuentro al libro es justamente que permite este tipo de reflexiones que ayudan a crecer y desarrollarnos en lo que es propio nuestro, lo humano. Jorge Israel Russo Ha sido un privilegio conocer a Juan Bravo. Espíritu inquieto y muy estudioso. Autor de muchos trabajos que con pasión y no pequeña cuota de sacrificio convierte en libros de gran utilidad para la formación de las personas, actividad que es una de sus vocaciones. Este nuevo libro es una vivencia del autor. Es una demostración de amistad con el lector. Una invitación a compartir con él sus experiencias, sus reflexiones, sus lecturas. Nos conduce a leer no solamente a especialistas en gestión, sino también a mensajeros del espíritu. Y cada vez más necesitamos esa integración sistémica para darle humanidad a la gestión. La comunicación lo es casi todo y tiene que ser permanentemente cultivada, con una visión amplia y elevada. Por eso, temas como: somos comunicación, el arte de amar, en la dirección de los sueños y cultivar las virtudes, nos motivan a ser mejores para hacer mejores a los demás. Sus sugerencias son tan ricas y sus citas tan pertinentes que nos invitan a seguir nuevas rutas incursionando en nuevos conocimientos.

18

Juan Bravo C.

Un documento de gran valor, que junto con sus otros libros, aporta nuevos escenarios para la construcción de una sociedad mejor, misión en la que Juan Bravo está comprometido. Y nosotros también. Isaías Aguayo A modo de reflexión… ¿Qué hace el que algunas personas brillen con luz propia en este complejo mundo de las cosas, objetos materiales y también de lo intangible, lo espiritual, los sentimientos y la emoción? ¿Es que acaso están llamados a producir un gran Big Bang en la sociedad para romper con lo clásico, lo tradicional, creando un caos que llevará mayor orden a nuestro mundo? Así es Juan Bravo Carrasco, una persona que crea una exquisita inestabilidad y que se vale del Encanto de la comunicación, que aflora espontáneo de sí mismo, para abrirnos las puertas al visionamiento, al liderazgo que demanda esta nueva época. Lo hace con la sabiduría de un monje Taoísta y con el encanto de un infante… lo que inevitablemente me lleva a evocar unos versos que aprendí de niño y que tan bien reflejan su personalidad de maestro: ¿Quién es ese del cabello cano como la piel del armiño que juntó su candor de niño con experiencia de anciano? Cuando se tiene en la mano un libro de tal varón abeja es cada expresión, que volando del papel deja en los labios la miel y pica en el corazón.

El Encanto de la Comunicación

19

Este texto está llamado a cambiar muchas conductas, a remover muchas conciencias, a alertar a muchos para enfrentar mejor preparados el nuevo milenio. Profesores, alumnos, empresarios, profesionales en general, padres e hijos, encontrarán en él una fuente inagotable de inspiración y orientación. ¡Déjate picar por la sabiduría de esta abeja y sentirás en tus propios labios y vida, la miel que escurrirá a tu corazón y transformará tu existencia!…

20

Juan Bravo C.

Introducción

“No seremos nunca segadores de frutos dorados y maduros si no hemos sido sembradores que han regado con lágrimas los surcos”. Johann Wolfgang von Goethe

El Encanto de la Comunicación

21

E

ste es un libro orientado a las personas.

Está dirigido a todas las personas que quieren comunicarse mejor con quienes les rodean, personas que intuyen el cambio personal como relevante para incrementar la calidad de vida. Me desempeño como consultor de empresas desde hace doce años, orientándome cada vez más hacia sus componentes más vitales… las personas. Comencé trabajando en el área informática y llegué a ser gerente del área en una empresa. Descubrí que la solo aplicación de la tecnología no es suficiente para lograr el cambio en las empresas… ni en las personas. Después de mucho conversarlo con mi esposa y, no obstante tentadoras ofertas de mayor renta, me independicé el día de mi cumpleaños número treinta, fue mi principal regalo, la idea era armonizar la calidad de vida personal y familiar con mi apoyo a las empresas. Así, poco a poco, fui experimentando y preguntándome ¿qué realmente funciona para elevar la productividad dentro de las empresas? Además debía ser fácil de aprender y estar claramente alineado con el bien común. Con el tiempo, quedó claro que el camino principal es a través de las personas. Así surgieron las orientaciones sobre comunicación contenidas en este libro, las que no pretenden ser verdades ni palabras finales, sino que tan solo muestran las mejores respuestas que hasta ahora encontré.

22

Juan Bravo C.

Algo que también influyó en mi decisión de hacer este libro, fue apreciar que la mejora de las comunicaciones en la empresa tiene un inmediato efecto en la vida familiar y social. Es más, en asesorías y cursos a empresas, muchas personas se han acercado a comentar que los mensajes y vivencias han tenido un impacto profundo en sus familias, trayendo una mejor calidad de vida. Nada mejor que compartir algunos de esos testimonios: —Bernarda: “Este curso me ha servido mucho, me siento un poco distinta a como era antes, tanto en mi hogar con mi familia y también en mi trabajo, me ha servido para crecer y aprender”. —José: “El curso me ha permitido ordenar mi forma de actuar con mis subalternos. Es decir, he entendido que lo estaba haciendo bien y que ahora con seguridad lo haré mejor. Reconozco que no lo he hecho bien con mi esposa, pero me comprometo a manejar un mejor trato con ella”. —Graciela: “Lo que más me gustó del curso es la manera de explicar, la entrega entre profesor y nosotros”. —Roberto: “Una motivación muy rica en sabiduría. Le doy mis sinceros agradecimientos por esta enseñanza que me motiva a superarme cada día más. Los temas expuestos son muy bien recibidos ya que con esto me honra mi fe y espíritu de grandeza en mi familia”. —Catherina: “Para mi, el curso ha sido una experiencia realmente positiva, he podido aprender a conocer valores importantísimos que estaban dentro de mi, los cuales he podido aplicar tanto dentro de mi trabajo como en mi hogar con mis familiares”.

El Encanto de la Comunicación

23

—Adolfo: “El curso me pareció estupendo, muy claro con respecto al objetivo deseado. Personalmente esto me ayuda mucho en mi vida familiar (esposa e hijos). En mi vida laboral me abre nuevas expectativas ya que deseo seguir avanzando en mis metas que me he propuesto”. —Evelyn: “El curso me ha servido mucho para entender a las demás personas y ponerme en el lugar de ellas. Lo que más me gustó es que me sirvió para entender a mi hijo Brian”. —Luis: “Don Juan, le doy las gracias por usar un lenguaje simple que es muy bueno. Es una cosa que debiera ser lo primero, muy provechoso en lo que a uno en lo personal respecta. Esto me ha ayudado a hacer un alto en el camino y meditar unas cositas que descuidadamente estaba pasando por alto”. Tampoco se trata de apurar, el cambio tiene su propio ritmo y es diferente para cada persona. En esto debemos ser comprensivos con nosotros mismos, moldeados por muchos años de una “educación” fría y mecanicista, con poco espacio para la buena comunicación. El viejo dicho que usa mi esposa es muy aplicable No temas ir despacio, solo teme no avanzar, esas palabras han guiado mi propio avance. Mi propio avance Escribir este libro fue para mi una oportunidad de cuestionamiento. Reconozco que no he llegado a ninguna parte, aunque noto con mucha satisfacción que tengo una vida más plena y aprendo a dar mejores respuestas

24

Juan Bravo C.

a los desafíos habituales del medio, son pequeñas señales, como mis éxitos del día a día en controlar mis reacciones, tener más claridad en lo que quiero hacer, el reencuentro con mi familia, los grandes amigos que me rodean, las palabras de personas que “me encuentran cambiado” o más sereno, aunque también hay personas que esperan que yo esté aplicando siempre todo lo dicho en este libro. Por otro lado, el libro no tiene la pretensión ni la rigurosidad de una investigación científica que refleje el estado del arte en el tema de la comunicación, tampoco es la intención presentar una revisión bibliográfica acabada, comparativa o siquiera representativa. Es un testimonio de mi vida, familiar, profesional o social, si fuera posible hacer esas distinciones. Incluyo en el libro referencias a las palabras de quienes considero destacados maestros, porque la lectura o exposición resonó en mi interior, tuvo un significado que me ayudó en mi transformación. La lectura de un buen libro es un privilegio, porque es una forma de comunicación con un autor que tal vez dedicó su vida a profundizar en el tema. Esas citas, y otras observaciones, van en párrafos con margen izquierdo más amplio y letra más pequeña. Son comentarios que pueden ser omitidos en una primera lectura sin perjudicar la comprensión del tema. ¿Por qué los incluyo en forma aparentemente caótica? Porque siguen el orden natural como tratamos los temas en la vida diaria. ¿Ha visto como salta el hilo de la conversación en una reunión? Es lo más parecido a la vida.

El Encanto de la Comunicación

25

En fin, yo me encuentro viviendo mi propio sueño. Alguna vez fue para mi una loca fantasía escribir un libro, hablar en público o asesorar a una gran empresa, y más lejano aun considerando una timidez muy arraigada o la pobreza de mi familia. Igual he cumplido esos sueños y muchos más, por ejemplo, la acogida que me brinda mi esposa o las largas caminatas con mis hijos son también sueños realizados. ¿Quién soy? Es una pregunta recurrente sin respuesta definitiva porque me considero un ser humano en construcción más que un producto terminado. Busco una vida plena y en armonía con los demás, me gusta la tranquilidad y la vida doméstica, de ahí que trabajo principalmente en casa. Me gusta compartir con personas colaborativas. Disfruto de comenzar a trabajar temprano y luego hacer algo de ejercicio, ojalá cerca del mar. Cooperar en el desarrollo de las empresas que atiendo es una labor social sumamente útil, por la repercusión en el empleo y en la calidad de vida de toda la comunidad. Me siento tranquilo, realizado y he llegado a disfrutar la incertidumbre de la vida, porque la naturaleza es así, impredecible y llena de sorpresas. Al comenzar un nuevo año, me veo con una sonrisa pensando en qué me deparará la vida, ¿qué clientes?, ¿qué proyectos abordaré? Es un sabor dulce, que genera un cosquilleo de satisfacción, como en la víspera de un paseo. Este camino no ha sido fácil, igual he perseverado en trabajar la calidad de mi hacer y de mis interacciones, hasta ir descubriendo el encanto de la comunicación.

26

Juan Bravo C.

El encanto de la comunicación La comunicación es encanto, porque hay magia y seducción. Es magia porque al comunicarnos nos transformamos, nosotros mismos y los demás. Es magia que se muestra en todo su esplendor cuando al menos una persona cree en nosotros, y entonces nos ponemos al nivel de esa fe. Es seducción porque hay atracción, misterio y mucho agrado en hacer feliz a los demás y por ende a nosotros mismos. En esencia, comunicación es amor, más bien, la buena comunicación es la principal manifestación del amor, sino ¿de qué otra manera tendríamos la motivación para tratar de comunicarnos cada vez mejor con nuestra pareja, hijos o compañeros de trabajo?. Somos comunicación, es decir, el resultado de todas nuestras interacciones. Nada hay de relevancia que no haya sucedido en el espacio relacional, así aprendemos y cambiamos, por eso la comunicación es transformación. Transformación que comienza por… uno mismo, en la medida que nos abrimos al cambio y permitimos que la fluidez de la vida se manifieste en nosotros. Por otro lado, podemos influir en el cambio y orientarnos hacia donde sea nuestro genuino interés, es decir, en la dirección de los sueños. En este camino de vida, vamos acompañados de muchas personas con quienes nos comunicamos una y otra vez, incluso, hasta las relaciones que creemos ocasionales influyen y a veces vuelven. Por lo tanto, el asunto es cultivar relaciones de confianza, donde tengan un lugar destacado el respeto, la cortesía, el reco-

El Encanto de la Comunicación

27

nocimiento y, por supuesto, escuchar con todo, a las personas y a la vida. En el fondo, cultivar el amor. El espíritu de este libro es que nos sirva de guía práctica en esta tarea de toda la vida destinada a comunicarnos mejor. ¿Por qué? Porque nos conduce a una mejor calidad de vida personal y social. Porque estamos vivos, y lo más característico de la vida es la transformación. Y porque el vínculo con nuestros seres queridos es lo único que realmente cuenta, lo demás es ilusión, falsas seguridades que nuestra inesperada muerte, un terremoto o una crisis pueden demoler. A propósito, en la dura crisis económica de 1982 presencié varias crisis matrimoniales que terminaron en separaciones. Evidentemente esas relaciones no estaban construidas sobre la roca de la buena comunicación sino sobre la arena de lo material. Harold S. Kushner es un destacado escritor y rabino judío, en su libro Cuando nada te basta, cómo dar sentido a tu vida, dice estas bellas palabras: “Todas las cosas de nuestra vida, las complicadas estructuras en las que volcamos tanto tiempo y energías, se alzan sobre cimientos de arena. Lo único perdurable es el vínculo con nuestros semejantes. Tarde o temprano vendrá una ola y echará por tierra todo lo que tanto nos costó construir. Cuando eso ocurra, sólo el que pueda tomar a otra persona de la mano será capaz de sonreír”. Son palabras que han calado hondo en mí y quise que fueran la primera cita.

28

Juan Bravo C.

Capítulo 1. Somos Comunicación

“Cuando amas a una persona de verdad, ese amor despierta el amor a tu alrededor. Te sensibiliza para amar y comienzas a descubrir belleza y amor a tu alrededor”. Anthony de Mello

El Encanto de la Comunicación

C

29

recemos y aprendemos en la comunicación.

En la comunicación nos realizamos como personas, es donde realmente podemos darnos y disfrutar del amor, ¿dar que? Lo que somos y tenemos, porque, aunque parezca una obviedad, no podemos dar lo que no tenemos. Todo comienza por tener dentro de nosotros muchas cosas para dar. Eso es cultivarnos, eso es superación personal. LA PERSONA QUE AMA, SE AMA A SÍ MISMA Leo Buscaglia fue un reconocido educador, escritor y orador internacional. Se le llamaba cariñosamente doctor Amor, desde cuando creara una cátedra universitaria sobre el amor. En su primer y más conocido libro, Vivir, amar y aprender, dice: “creo que lo más importante en la persona que ama, es que se ama a sí misma… una persona que se quiere a sí misma porque comprende que sólo se puede dar lo que uno tiene, y más vale que nos propongamos tener algo. Si deseamos ser los individuos más educados, brillantes, versátiles y creativos del mundo es porque así podemos entregar todo eso”.

Ese es el sentido del libro, la comunicación como transformación, como amor, no como a veces se entiende: una exposición llena de mecanismos tecnológicos que aleja al auditorio. Es cierto que ocasionalmente son una buena ayuda, sin embargo, lo importante no está ahí, sino en la entrega del expositor, en su coherencia, su

30

Juan Bravo C.

integridad, sus valores. Tengo el privilegio de haber participado en muchas conferencias y seminarios, y, haciendo un recuento con toda honestidad, puedo decir que las exposiciones que más me llegaron, y ayudaron en mi propio cambio, han sido las de grandes maestros que han cautivado al auditorio solamente con su palabra, sin apuntes, sin ayudas audiovisuales, sin escenografía, solo ellos mismos y su palabra, tal como lo hicieran grandes maestros de la antigüedad: Jesús, Confucio, Aristóteles, Mahoma, Buda o Salomón, solo por nombrar algunos, con el debido respeto. Por eso y mucho más es que la comunicación tiene encanto, porque es magia y seducción. La comunicación es magia Es magia porque la comunicación es el crisol donde se transforma nuestro espíritu y luego la conducta. Todo lo que decimos, pensamos y creemos acerca de los demás, condiciona nuestra acción y la reacción de ellos. ¡Los pensamientos no son neutros! Ellos ayudan a formar nuestro entorno. Lo mismo es válido para cualquier proyecto, si usted cree, se puede. Por eso Henry Ford decía “si usted cree que se puede o que no se puede, siempre tiene razón”. Mi estimado amigo y gran comunicador, Alberto Israel, al concederme el privilegio de revisar un borrador de este libro, me aportó estas palabras tomadas del libro de John Adair, El arte del pensamiento creativo. Dice el autor: “La comunicación forma parte de la tendencia

El Encanto de la Comunicación

31

humana de completar un círculo inconcluso. La mente, ciertamente conecta cosas en formas increíbles. Para Leonardo da Vinci, los mundos de la ciencia y el arte estaban profundamente interconectados. Sus libretas de notas científicas estaban llenas de cuadros, colores e imágenes, su libro de bosquejos de pinturas abundaba en geografía, anatomía y perspectivas. El escribió: «Para desarrollar una mente completa estudie la ciencia del arte; estudie el arte de las ciencias. Aprenda a ver. Comprenda que todo se conecta con todo lo demás». Todo pensamiento creativo proviene de ver o hacer conexiones, pero nuestra mente no siempre puede observar los círculos. Por eso en la comunicación es tan importante la palabra. Una palabra es como el centro de una tormenta, donde están irradiándose interminablemente significados, sonidos y asociaciones, tal como lo hacen las ondas en un estanque. Eso es lo que produce la magia de la comunicación”. En la comunicación ocurre que se tiende a ver lo que se quiere ver. Entonces, una conclusión evidente es evitar la calificación negativa de las personas, sobre todo si tienen poca edad, porque van a tender a parecerse a esa expectativa, o descalificación —incluso la calificación positiva es discutible, porque es una forma de manipulación que dificulta a la persona llegar a ser su propia potencialidad y singularidad. Por ejemplo, un spot de televisión mostraba como poco a poco se destruía la personalidad de un niño cuando sus padres le decían: “no tiene dedos para el piano” o “no tiene cabeza para el estudio”, al mismo tiempo que

32

Juan Bravo C.

en la pantalla se borraba una parte de su cuerpo hasta dejarlo convertido en… nada. Incluso, la forma en que pensamos acerca del dolor condiciona lo que sentimos, es más, en diferentes culturas hay dolores que “no se sienten” y otros que tal vez no imaginamos. Por ejemplo, diferentes culturas asumen de diferente manera el parto de un hijo, algunas con dolor y otras como plenitud, y la forma de asumirlo influye sobre la percepción del dolor. CAMBIANDO EL DOLOR El doctor David B. Morris, en su libro La cultura del dolor, escribe: “El dolor, después de todo, sólo existe mientras lo percibimos. Anule la mente, y el dolor también se detendrá. Cambie la mente (con fuerza bastante) y muy posiblemente también cambie el dolor. Cuando reconocemos que la experiencia del dolor es temporal y cambiante, producto de períodos específicos y de culturas determinadas, podemos reconocer también que podemos actuar para cambiar nuestro futuro o influirlo”.

El Profesor Paul Watzlawick es austríaco, conocido como uno de los mejores expertos en comunicación, es autor de 15 libros, entre ellos, la “Teoría de la comunicación”. En un seminario en Viña del Mar recomendó visionar: “Imagine que ya no hay problema, ¿cómo se siente?”, es una técnica que él denomina “como si”, para crear escenarios mentales que luego se transformarán en realidad, porque la comunicación es magia.

El Encanto de la Comunicación

33

SUS ACTITUDES SON SUS PENSAMIENTOS El Profesor Wayne W. Dyer (Ph.D.) es uno de los autores más conocidos en la superación personal y autoayuda. Con su libro Tus zonas erróneas marcó un hito al ayudar a muchas personas. El Dr. Dyer ha dado testimonio con su propia vida del desarrollo personal. En su libro Lo verá cuando lo crea, dice: “sus actitudes ante la vida son en resumidas cuentas sus pensamientos sobre la vida… sus relaciones con la gente de su vida no son sino pensamiento… la idea del éxito es realmente el pensamiento del éxito”.

El doctor Watzlawick también señaló la importancia de la simpatía, creatividad, empatía y el buen humor, que practicó durante el evento. Es que, la comunicación también es seducción. La comunicación es seducción También el encanto de la comunicación es seducción, en el sentido de sentirnos atraídos y sumamente gratos con todas las personas que nos rodean. Si logramos dejar contentas a esas personas, estarán más proclives a crecer como personas, comprar nuestros productos, aceptar nuevos proyectos, actuar con respeto o satisfacer nuestras necesidades, aunque, no se trata de causa-efecto ni de intentar comprar o usar a alguien, sino de fortalecer y cultivar cada relación. El asunto es elevar el nivel de satisfacción de las personas que nos rodean, hasta lograr que sean felices ¿por qué? Porque dar es una de las conductas más genuinamente humanas y porque, en el fondo, nuestra felici-

34

Juan Bravo C.

dad depende de la felicidad de quienes nos rodean, sin necesidad de fomentar permisividad u otras conductas discutibles. Esa es la esencia del amor. Así, resulta evidente la importancia de las relaciones. Relaciones En todo grupo humano se puede apreciar dos grandes ocupaciones de las personas, las tareas y las relaciones, éstas, nos damos cuenta, son la gran motivación. De hecho, la calidad de la tarea mejora grandemente cuando las relaciones están bien. Por ejemplo, al término del primer día de trabajo de una vendedora en mi empresa, me llamó por teléfono a otra ciudad en la que yo me encontraba para contarme que había logrado una venta. Se le notaba muy contenta. Evidentemente la felicité con entusiasmo (yo realmente me sentí muy contento). ¿Me llamó sólo para darme una información que podría haber seguido un conducto regular? Por supuesto que no. Ella está viviendo y el grupo que está recién integrando coopera en ofrecerle interacciones humanas indispensables, en este caso, reconocimiento y empatía. Las personas tenemos una gran reserva energética que puede ser liberada y guiada en beneficio de todos. ¿Cómo? A través de la comunicación y el énfasis en el estilo colaborativo de interacción.

El Encanto de la Comunicación

35

Estilo colaborativo de interacción El estilo colaborativo de interacción entre las personas es la forma auténticamente humana de comunicación. Es más que permitir la participación de las personas en la familia u organización, es ayudarles a encontrar sus verdaderos intereses, darles autonomía, fomentar un ambiente creativo, acoger y dejar que las personas asuman sus responsabilidades. Es el único esquema donde es posible el necesario clima de confianza, base de la creatividad y de la superación personal. Así como desde el punto de vista ético y moral la colaboración es la forma esencial de comunicación, también lo es desde un punto de vista evolutivo en los seres humanos. Podríamos decir que nuestro cerebro fue evolucionando por capas, progresivamente más ricas y variadas. La raíz funciona principalmente según una estructura de dominación y sometimiento; sin embargo, muchos millones de años de evolución formaron en nuestro cerebro la neocorteza, rica en comunicación, percepción, acogida, creatividad, reflexión y colaboración. Esta misma secuencia evolutiva, desde lo más elemental a lo complejo se reproduce en nueve meses en cada ser humano, durante el período de gestación. Cuando nos dejamos llevar por nuestros impulsos agresivos o por la competitividad, estamos descendiendo en la escala evolutiva y dejando de lado las posibilidades netamente humanas, mediante las cuales podemos acceder a una vida productiva y de plena realización. El Dr. Maturana dice que “la competitividad nubla la mirada

36

Juan Bravo C.

y cierra la inteligencia, mientras que en la colaboración la vista se amplía y la inteligencia se abre”. Humberto Maturana Romecín es el más destacado biólogo chileno, galardonado en 1994 con el Premio Nacional de Ciencias Naturales, se encuentra propuesto al Premio Nobel por la Universidad de Bruselas. En un seminario realizado en Santiago, destacó que la Tierra es como un acuario, un ecosistema formado durante miles de millones de años cuyo equilibrio es la conservación de la vida y donde se da una fuerte dinámica interna, una red interconectada entre todos los seres vivos; agrega que nuestro origen es común a las plantas y animales y que en la medida que afectamos nuestro entorno, nos afectamos nosotros mismos. Reitera que el ser humano es plenamente tal en la interacción con los demás y con su entorno. Indicó que la identidad de un sistema humano, está dada por el modo en que nos relacionamos. Somos coherencia entre la corporalidad y las relaciones, persona y entorno van cambiando juntos. A continuación se preguntó: ¿por qué no nos deja indiferente el sufrimiento de otro ser humano o el daño ambiental, cuando nos permitimos verlo? (esto de “cuando nos permitimos verlo” tiene que ver con el amor, como al decir “no ves que estoy a tu lado, no me quieres”), concluye que estamos hechos para la colaboración, no para la competencia. Hace unos tres millones de años comenzó la evolución independiente del ser humano, como así también la del ser chimpancé, ambos con una "madre" común.

El Encanto de la Comunicación

37

De hecho, agrega, tenemos una constitución genética similar a la de ellos en algo así como un 97% ¡Pero nuestros respectivos comportamientos son muy poco comparables! ¿Qué hace la diferencia? La dominación en el caso del ser chimpancé y la colaboración en el ser humano. Durante millones de años de evolución en las sabanas africanas, viviendo en grupos pequeños muy unidos, practicando la recolección (por eso el éxito de los supermercados), compartiendo mucho, cuidando a los niños a través del juego (tanto hombres y mujeres estamos armados genéticamente para enseñar y disfrutar con nuestros hijos), acariciándonos (nuestras manos están especialmente acondicionadas para eso), con un estilo de sexo frontal que estimula lo estético, aprendimos a comunicarnos de forma mucho más avanzada y diferente de lo exclusivamente instintivo, al principio con toda una estructura de gestos y sonidos transmitidos de generación en generación, hasta llegar a la estructura actual de múltiples emociones, gestos y lenguaje hablado y escrito. Termina señalando que el lenguaje surge de una superemoción, el amor, al cual define como dominio de aquellas conductas en las cuales el otro surge como legítimo otro, en convivencia con uno. Se refiere a la biología del amor, a la recuperación fisiológica que se produce en el niño cuando la madre acaricia la zona magullada después de una caída, al aumento de la inteligencia, al superior rendimiento producto de la consensualidad y a la colaboración.

38

Juan Bravo C.

¿Cómo se avanza hacia la colaboración? Siempre me sorprende que diferentes personas, de variadas organizaciones y realidades lleguen a la misma conclusión, la educación, o lo mismo, un fuerte desarrollo personal basado en profundas reflexiones y búsqueda de opciones. Educación no es lograr una destreza específica, eso es capacitación. Educación es formación que conduce a un proceso de transformación, porque, quien en verdad aprende, cambia. La verdadera educación sucede solamente en un ambiente de acogida y colaboración. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Tal como dice Daniel Goleman en su conocido libro La inteligencia emocional, se requiere el desarrollo armónico de las personas, en todas sus formas de expresión: emocional, corporal e intelectual. Incluso, un estudio completado en 1998 en la Universidad de Nijmegen confirmó algo que ya intuíamos, la inteligencia emocional —que se refiere a comunicación, autorrespeto, simpatía, empatía, autocontrol y otras habilidades sociales— es más importante para el éxito que el coeficiente intelectual (a su vez, una pequeña parte del intelecto).

Podríamos decir que, gracias a la colaboración, asistimos a una revolución de las comunicaciones, de todo tipo, comenzando por nosotros mismos hasta llegar a Internet. Así queda en evidencia la interconexión entre todos los seres humanos.

El Encanto de la Comunicación

39

La evidencia de la interconexión La mayor comunicación es un anhelo entre las personas que evidencia la interconexión natural entre nosotros. Entre muchos otros beneficios, abre las puertas a una mejor calidad de vida y a conductas de socialización, sin hablar de los males que evita. La comunicación entre diferentes poblaciones, lo que hoy denominamos globalización, genera el comercio y se produce un fenómeno mágico: la riqueza de todas las poblaciones que participan se incrementa. Me refiero a toda forma de comercio: entre personas, organizaciones, ciudades, naciones o regiones. INTERCONEXIÓN ESENCIAL CON TODA LA HUMANIDAD Riane Eisler, antropóloga, socióloga y abogado, es conocida a nivel mundial por su brillante visión de nuestro pasado, en su obra El Cáliz y la espada, dice: “este tema de nuestra interconexión —que Jean Baker Miller llama afiliación, que Jessie Bernard denomina el “ethos femenino de amor/deber” y que Jesús, Gandhi y otros líderes espirituales han llamado simplemente amor— hoy también es un tema de la ciencia. Esta “nueva ciencia” en desarrollo, de la cual la teoría del “caos” y los estudios feministas son partes integrales, por primera vez está centrándose más en las relaciones que en las jerarquías. Como escribe el físico Fritjof Capra, este enfoque más holístico es una desviación radical de gran parte de la ciencia Occidental, la cual se ha caracterizado por un enfoque jerárquico y con frecuencia mecanicista”.

40

Juan Bravo C.

La comunicación tecnológica, como Internet, telefonía satelital, radio, etc… acerca a las personas y se produce una nivelación cultural que luego se traslada a lo económico en la forma de mayor equidad. Tal como ya ha sucedido en territorios cada vez mayores, la comunicación produce una nivelación de la riqueza, una distribución natural. El conocido futurólogo Alvin Toffler, en su libro El shock del futuro, nos dice: “lo que afectó a algunas personas en el pasado, hoy nos afecta a todos debido a la interdependencia total. ¿Resistir el cambio? Es no ver la realidad, evadirse y envejecer antes de tiempo”. Agrega que “debemos aprender a navegar en un nuevo mundo de cambios rápidos, si no, al vernos sobrepasados se nos produce una sobrecarga de los sistemas síquicos y físicos de adaptación, lo cual afecta especialmente el proceso de toma de decisiones”. A propósito, el señor Toffler ofreció una conferencia en Chile (Casapiedra, octubre de 1998) donde hizo hincapié en la extraordinaria comunicación en la humanidad, señala hechos ocurridos en lugares remotos con una repercusión global casi inmediata, en base a un complejo encadenamiento de sucesos imposible de seguir en detalle. Esto explica los rápidos avances mundiales de la crisis asiática, la democratización, nuevos medicamentos para combatir viejas enfermedades o la sorprendente difusión del Viagra. Así está nuestro querido mundo. Yo encuentro excitante y un gran privilegio estar viajando juntos en él.

El Encanto de la Comunicación

41

La interconexión queda de manifiesto cuando se abren espacios de libertad entre las personas y la comunicación se incrementa rápidamente. Comunicación en libertad Podríamos decir que la comunicación requiere tanto de la libertad como nosotros del aire. Libertad para interactuar y crear. Libertad para tomar el control de uno mismo, con responsabilidad. En libertad asumimos riesgos y renunciamos a las “seguridades” de las dependencias. También se da a la inversa: con la “seguridad” renunciamos a la libertad, seguridad entre comillas porque es algo muy relativo. UNA RELACIÓN PLENA EXIGE LIBERTAD David Viscott, psiquiatra, autor del conocido libro El lenguaje de los sentimientos, en otro de sus libros, Te amo, sigamos juntos, dice: “Una relación plena exige que ambos esposos se sientan libres. Cuando uno le cuestiona al otro el derecho a obrar con libertad, se crea un enorme resentimiento. Los seres humanos no somos propensos a perdonar a quien se aprovecha de nuestra debilidad para coercionarnos. Pero lo peor es que el rencor que uno siente hacia sí mismo por ser débil y renunciar a su derecho a menudo se transforma en un sentimiento de rebeldía y en una necesidad exagerada de demostrar que se es independiente. Una persona libre no necesita hacer cosas para demostrar que lo es”.

42

Juan Bravo C.

Comunicación en libertad incluye apertura y transparencia. La apertura permite que las personas tomen mejores decisiones. Es como si estuviéramos en una habitación en penumbras que poco a poco comienza a iluminarse y podemos ver los objetos en su interior. Transparencia es permitir la fluidez de la información, en una organización o familia, significa acceso a personas y datos que alguien considere de interés. No basta con las palabras para crear un ambiente de libertad, apertura y transparencia, es necesario emprender acciones concretas para asegurar a las personas que no se verán penalizadas cuando ofrezcan ideas o expresen opiniones distintas a las de la “autoridad”. Muchas situaciones terminan en una catástrofe cuando alguien no informa las señales evidentes que la anticipan, porque han “aprendido” que eso es peligroso para ellos, debido a que “la autoridad” se “molesta” cuando le traen noticias negativas o hacen observaciones a sus planes. En esos casos, consciente o inconscientemente, los padres “enseñan” a sus hijos —o un gerente a sus colaboradores— a guardar silencio y comportarse con temor. Un aspecto clave en la comunicación es que los mensajes siempre existen, el oscurantismo (la falta de transparencia) hace que sean rumores y supuestos desproporcionados, la apertura hace que sean información válida. Me explico, si en la oficina la gerencia quiere mantener en secreto los datos del balance, lo más probable es que las personas exageren en varias veces el dato que se quiere ocultar. Lo mismo sucede con las especula-

El Encanto de la Comunicación

43

ciones respecto a qué hace un integrante de la familia cuando se empeña en aislarse. ENTREGARNOS A LA VERDAD La sicóloga y consultora Susan Campbell, en su libro Del caos a la confianza, nos indica a su vez que al permitirnos sentir cosas desagradables, como al recibir una crítica o una mala noticia, éstas: “pueden contener la información indispensable para tomar la decisión de soltarnos. El intento de evitar esos sentimientos nos mantiene alejados de la realidad y nos impide cambiar y aprender”. Luego agrega: “¿Cómo aprendemos a sentirnos mejor con los sentimientos que no nos gustan, para así tener acceso a la información que nos ofrecen? La mayoría de las veces, cuando algo nos causa dolor, suponemos que no es bueno para nosotros y lo evitamos. Sin embargo, la única forma de salvarnos de una verdad desagradable es entregándonos a ella”.

Solamente en libertad la comunicación se manifiesta en activar vida, porque es energía. La comunicación es energía La energía de la comunicación se aprecia en la creatividad, las visiones, la emoción y la colaboración, entre otras características de la vida. Podemos comparar la energía de la comunicación con otras formas de energía, como la energía solar o la energía eléctrica y apreciar muchas similitudes. Por ejemplo, esas formas de energía pueden ser converti-

44

Juan Bravo C.

das en movimiento, luz o calor. La comunicación también es energía que conduce al movimiento y a la acción. Con la comunicación iluminamos nuestra vida y nuestro horizonte, además, al comunicarnos aprendemos de nuestro entorno y “comenzamos a verlo”, es el fuego de Empédocles —filósofo de la Grecia clásica— que sale por nuestros ojos. La comunicación nos ofrece calor humano, allí donde hay comunicación hay amor. Como la comunicación es energía, no existe la “causaefecto”, como cuando doy algo y espero recibir algo preciso a cambio, por eso las mujeres dicen: no es cosa de apretar botones. A lo más existe la multicausalidad, es decir, muchas posibles causas que explican una mayor probabilidad del efecto. Esto explica en parte los fracasos de la terapias que se orientan a la búsqueda de causas cuando hay un problema de comunicación. Por ejemplo, Marta tenía algunos problemas de relación con su esposo y, con la intención de solucionarlos, inició una búsqueda de las causas que motivaban esas actitudes, pasó por explicaciones astrológicas, siguió por buscar las raíces en la infancia, continuó en el sicoanálisis y derivó hacia la religión. Mientras tanto, el abandonado problema se agravó hasta llegar a una separación matrimonial. Gracias a esta crisis, tuvo la motivación de un cambio de actitud, reflejada en acciones de cambio concretas, que le permitieron reiniciar su matrimonio con mejor calidad de vida. La energía también se aprecia en el principio sistémico: lo que afecta a una parte, afecta al todo.

45

El Encanto de la Comunicación 2

Se aprecia, por ejemplo en terapias sistémicas , cuando se reconoce a un integrante “problema” de la familia como un síntoma de un problema mayor que afecta a toda la familia. En un caso, el “problema” era Benjamín, un adolescente de 15 quince años, quien logró superar “sus” carencias gracias al involucramiento de toda la familia, quienes también realizaron su parte en los cambios. Con cariño y creatividad toda la familia obtuvo mejor calidad de vida. Si la comunicación es energía, ¿qué es la energía?. ¿Qué es la energía? La energía es una fuerza similar a la gravitación, atómica o el electromagnetismo. No hay una representación física de la energía en la comunicación, no obstante, se manifiesta en la forma de interacciones en el ser humano, familia o empresa. La energía es potencia que nos ayuda a permanecer saludables y generar el cambio. También facilita el surgimiento de todo tipo de elementos intangibles y recursos materiales que ayudan a lograr nuestros sueños y a llevarnos a la plenitud de nuestras posibilidades. Wayne W. Dyer, en su libro La fuerza de creer, lo dice poéticamente: “Calcular el número de semillas en una manzana es muy fácil. Pero, ¿cuántos de nosotros pueden llegar a establecer el número de manzanas latentes en una semilla?”.

2

En mi libro Análisis de Sistemas hay un detalle mayor acerca del enfoque sistémico.

46

Juan Bravo C.

La energía surge del movimiento, es captada desde la energía vital del universo. por eso, a mayor comunicación, mayor energía. Una clave que uno puede apreciar es que las personas, familias y empresas más desarrolladas están plenamente relacionadas con el medio. ¿Cómo se incrementa la energía? Sin que sean respuestas definitivas y sólo en carácter de ejemplo, porque mi respuesta es el libro completo, la energía se incrementa a través de: • Mantener despejados los canales de comunicación. • Tener apertura al mundo y mantener relaciones intensas en confianza. • Mantener armonía en general, en particular, coherencia entre la intención, el decir y la acción. • La emoción, que conduce a la motivación. En su esencia y raíz etimológica, ambas palabras se refieren al movimiento, a actuar, a crear o usar energía. • La firmeza en la conducción ética del movimiento, o del hacer. • Del respeto, disciplina, confianza, seguridad, calidad, productividad, colaboración, creatividad, etc… • Soñar, hasta llegar a tener una visión, ojalá grupal, como los matrimonios exitosos que aprendieron a soñar juntos. • La limpieza de pensamiento y lenguaje, de aquí la importancia que hoy se le da al pensamiento positivo, porque influye rápidamente sobre la “realidad”. Sin que sea una definición formal, para mí, hacer cosas, con cariño y mucho entusiasmo, es activar vida, crear o usar la energía presente en el universo, producir una

El Encanto de la Comunicación

47

fluctuación. Mi representación mental de ese hacer, personal y gráfica, es un elástico tenso que levanto al medio y luego suelto ¡pruébelo! durante algunos momentos el elástico vibra y se ve como si hubieran muchos elásticos danzando. Esa vibración es como activar vida. Por ejemplo, al dar vida a este libro, me doy cuenta que muchas cosas sucederán, aunque no sé cuales. Su propia lectura es una forma de comunicación entre nosotros que necesariamente le transformará, ¿en qué? No lo sé. Sí comprendo que la dirección general de los sucesos será positiva, o de bien común, porque estos siguen la dirección valórica que uno le imprime al hacer. DIRIGIR LOS ESFUERZOS A LOGRAR LO QUE SE QUIERE Russell Ackoff es científico y autor de 21 libros utilizados en las principales universidades del mundo. El doctor Ackoff enseña acerca de estrategia, síntesis y energía. En su libro Rediseñando el futuro, dice: “Hay que dirigir los esfuerzos a lograr lo que se quiere, no a pretender eliminar lo que no se quiere”. Agrega que: “Los errores más graves no están en lo que se hizo mal, sino en el no hacer”.

La energía en las comunicaciones no puede ser vista en forma aislada, así que nuestro enfoque es síntesis, es decir, avanzar hacia la comprensión, o entendimiento global del sistema. Aquí no se trata de dividir el objeto de estudio, sino observarlo en su contexto. Por ejemplo, la familia debe ser observada como parte del sistema social del que forma parte. Otro ejemplo: en la película E.T., El Extraterrestre, de Steven Spielberg, Elliot, un niño de 10 años defiende a E.T. de los científicos que quieren “estudiarlo”, es decir, dividir el objeto de estudio.

48

Juan Bravo C.

Sin embargo, Elliot lo ama y lo ve como un ser vivo que tiene un lugar en el universo, eso sería algo cercano a lo que entendemos por síntesis. Una de las principales manifestaciones de la energía es el ambiente físico y cultural que uno crea, en casa o en el trabajo, evidentemente, debiéramos buscar que sea un ambiente cálido y acogedor. Un ambiente cálido y acogedor El ambiente es todo lo que rodea a la persona, lo que se ve y lo que no se ve. Lo que se ve es todo lo que se percibe a través de los sentidos y que está diseñado dentro de los límites de lo humano. Podríamos decir que es la parte “física” del ambiente, incluye: • Calidad de la construcción, con diseños apropiados a las necesidades humanas. • Iluminación apropiada, temperatura aceptable, bajo nivel de ruido, aire limpio, etc… • Máquinas dispuestas de tal forma que armonicen con las necesidades de las personas y con apropiada mantención. • Decoración con colores que llamen a la acción o a la reflexión, según sea el caso. • Texturas convenientes al tacto de la piel humana. • Aromas y esencias según el lugar. • Limpieza y orden del entorno. • Silencio o música de fondo según el tipo de labor, igual con opciones grupales o personales.

El Encanto de la Comunicación

49

AROMATERAPIA En cadenas hoteleras, tiendas y centros terapéuticos ya es habitual que el ambiente se llene de aromas apropiados a la ocasión, algunos sirven para crear una sensación de agrado, otros son estimulantes y los más usados ayudan a la relajación. Son decenas de miles de posibilidades que tienen las más variadas aplicaciones, como en la mantención y recuperación de la salud. Esto es claramente un nuevo avance en humanidad, porque prácticamente estamos recuperando el sentido del olfato. MUSICATERAPIA Ya existe todo un mercado que provee la música adecuada a la estimulación o el estado de ánimo que usted quiere lograr, por ejemplo, si desea mayor capacidad de concentración para realizar trabajo intelectual, la música de Mozart es apropiada. Para efectos románticos los valses son recomendados, así como la música suave. Incluso hay toda una serie de comprobaciones respecto a los efectos sanadores de la buena música.

El ambiente también incluye lo que no se ve, el temperamento, la calidad de las interacciones, la energía o la calidez de la acogida, lo cual es una responsabilidad para ayudar en la motivación y el desarrollo de todas las personas que ahí habitan. El destacado sicólogo Carl Rogers, quien revolucionó la sicología desde los años 50 con su “terapia centrada en la persona”, de línea humanista y no invasiva, con énfasis en acoger empáticamente al cliente y crear un ambiente de aceptación. En su extraordinario libro El pro-

50

Juan Bravo C.

ceso de convertirse en persona, dice: “Me ha gratificado en gran medida el hecho de poder aceptar a otra persona. Cuanto más me abro hacia las realidades mías y de la otra persona, menos deseo «arreglar las cosas» y puedo confiar en mi experiencia… gozo al encontrar armonía en la experiencia… he aprendido que mi percepción de una situación como organismo total es más fidedigna que mi intelecto… la evaluación de los demás no es una guía para mí”. El ambiente que se logra queda reflejado en la cultura del grupo. La cultura del grupo Todo grupo humano forma una cultura propia: hay reglas, costumbres, ritos, ceremonias, señales, valores, principios, creencias y particulares modalidades de actuación. La cultura incluye cosas que se sienten, aunque no se ven, como la armonía, intensidad y energía. Es como las diferencias entre las familias: en algunas tienen por costumbre acostarse temprano y participan todos en los quehaceres domésticos, en otras la disciplina es férrea, en aquella son alegres y desinhibidos, en esta son muy sociables, en esa otra gustan de la buena mesa. En el fondo y sin pretender catalogar, bien sabemos que no hay una familia igual a otra. Para ayudar en el cambio del grupo, lo mínimo es apreciar su cultura y alinear con ella nuestras acciones. Porque, precisamente por el efecto de comunidad, el grupo tiende a rechazar aquello que es ajeno a su cultura y

El Encanto de la Comunicación

51

preserva lo que armoniza con ella. Este es un mensaje fundamental: el contenido del cambio y la forma de implementarlo, deben armonizar con la cultura del grupo. Podríamos decir que la cultura del grupo es una acumulación de interacciones en la forma de energía que influye sobre la conducta de todos los integrantes, a eso se le llama aprendizaje a través de campos morfogénicos. Aprendizaje a través de campos morfogénicos En los sistemas sociales predominan las conductas más fuertes, las que pasan a formar parte de la cultura. Si nos aseguramos que sean positivas, como la calidad, disciplina o buen servicio, el aprendizaje ambiental jugará a nuestro favor. La teoría de los campos morfogénicos explica este tipo de aprendizaje. Señala que cuando una o un grupo de personas aprende algo, eso facilita al resto el mismo aprendizaje, también opera cuando dos personas están prácticamente pensando lo mismo, investigando acerca de materias similares u obteniendo conclusiones muy parecidas, algo que ocurre con frecuencia entre los investigadores. También los campos morfogénicos explican la unión entre todas las cosas del universo. Por ejemplo, si ocho niños aprenden a andar en bicicleta, resulta obvio que al noveno niño se le simplifica porque observó como se hace y por último, sabe que es posible. ¿Y como explicamos que al décimo niño se le simplifique igual, aunque no sabe que los otros nueve niños aprendieron? Lo explicamos a través de los campos morfogénicos.

52

Juan Bravo C.

EL CAMPO UNIFICADO DE LUZ Deepak Chopra, conocido médico que muestra la armonía entre la ciencia Occidental y la filosofía Oriental, en su libro El sendero del mago, muestra las profundas enseñanzas del mago Merlín. “¿Cuán lejos crees que está esa estrella?, preguntó Merlín. No lo sé, imagino que está más lejos de lo que yo pueda medir o siquiera imaginar, contestó Arturo. Merlín sacudió la cabeza, no está a ninguna distancia, piensa en esto: para poder ver la estrella, su luz tiene que entrar en tu ojo, ¿correcto? Los rayos de luz fluyen continuamente de aquí para allá, como puentes invisibles. ¿Qué es una estrella sino luz? Por lo tanto, si todo es luz —tanto aquí como allá y también el puente que une los dos puntos— entonces no hay separación entre tú y la estrella. Ambos son parte del mismo campo unificado de luz. La separación es sólo una ilusión”.

Existen muchos ejemplos de este tipo de situaciones, como los avances paralelos en el cálculo de Leibnitz y Newton, el desarrollo del automóvil en Europa y Estados Unidos, lo mismo con el teléfono y el computador. Es similar a lo que sucede con los estudios sobre biotecnología o inteligencia artificial, se produce una corriente que muchos siguen. Ken Keyes, en su libro El centésimo mono, lo ejemplifica con una investigación acerca del comportamiento de una especie de monos. En una isla cercana a Japón algunos monos aprendieron a lavar un tipo de tubérculo (papas) antes de comerlos. El resto de los monos comenzó poco a poco a imitarlos. Cuando el número de monos que hacia lo mismo creció, se pudo apreciar el mismo comportamiento de los monos en otras islas a

El Encanto de la Comunicación

53

miles de kilómetros de distancia, “sin comunicación” con los monos que habían iniciado la práctica. Dice Keyes que cuando un comportamiento alcanza una “masa crítica” (por ejemplo, el centésimo mono que aprende una práctica) se produce el aprendizaje a nivel de la especie. El destacado comunicador y profesor chileno, Alberto Israel, Premio nacional de publicidad y autor de seis libros que son lectura obligada en las universidades de Latinoamérica, en su último libro, El consumidor del siglo 21, dice: “La masa crítica es un verdadero alud; es algo así como un deslizamiento de tierra, es cuando una tendencia se convierte en megatendencia; es el punto en el cual un paradigma social aceptado deja de tener sentido y es reemplazado por otro: es una idea a la cual le ha llegado su momento”. Agrega el profesor Israel que: “La democracia moderna con su base fundamental de libertad se estableció en 1776 en los Estados Unidos. Una vez que se alcanzó la masa crítica en los años 70, el número de democracias se duplicó en apenas un decenio. En 1900 existían sólo 13 democracias. En 1919 alcanzaban a 25 y al llegar los años 70 el número llegaba a 30. El número de países democráticos se duplicó en los años 80 para llegar a más de 60. En 1990, más del 50 por ciento del mundo, por primera vez en la historia de la humanidad, habitaba en países democráticos”. Ya sea mediante la cultura, los campos morfogénicos, el silencio, la presencia, una sonrisa o la indiferencia, siempre comunicamos…

54

Juan Bravo C.

Siempre comunicamos Comunicamos cuando callamos y cuando hablamos. Comunicamos cuando miramos a los ojos o cuando desviamos la mirada, comunicamos con nuestra presencia o nuestra ausencia, comunicamos al sonreír y al llorar. ¡Cuánta sabiduría transmiten los maestros con un silencio oportuno! Y en esto los componentes no verbales tienen un rol muy destacado. Por ejemplo, tuve el privilegio de ver recientemente en el Teatro Municipal de Viña del Mar al gran mimo Marcel Marceau, quien, en una de sus muchas rutinas, simula un juicio. De fondo, el escenario totalmente desocupado, aparece Marcel Marceau y simula ser un juez que da la entrada a una persona (siempre él mismo que cambia de papel con una simple vuelta) que uno reconoce inmediatamente como el fiscal. Luego vuelve a ser juez y le da la entrada al abogado defensor, después al acusado y así sucesivamente. A continuación el fiscal hace la representación del crimen desde su punto de vista, y después le toca el turno al abogado defensor, para qué seguir, basta con decir que durante los 10 ó 15 minutos que dura su representación a mi me pareció que efectivamente estaba en un juicio con muchos actores y con locución. Claro, sin darme cuenta yo mismo construía los diálogos. En una entrevista que le hiciera El Mercurio, Marcel Marceau dice: “El silencio no existe. Uno cree que se produce silencio mientras no habla, pero este tiene corrientes magnéticas como la telepatía. El arte del mimo logra crear esa energía sin hablar. Si no consigo crear

El Encanto de la Comunicación

55

esa fascinación para producir en la soledad de cada persona la solidaridad, el arte no contribuye con nada, porque éste debe iluminar el espíritu. La pintura no habla, pero habla. La música no explica nada, pero toca la fibra del corazón. El arte del mimo es la música del silencio”. A propósito de teatro, no debemos confundir a los actores con la actuación, más formalmente cuidar de no confundir el contenido con la relación. No confundir el contenido con la relación No confundir las acciones de una persona con la persona misma: la tarea quedó mal hecha, él no es… (aquí usted puede poner algún descalificativo que haya escuchado y que probablemente dañó la relación). La relación se resiente cuando de una u otra forma se ataca a la persona en lugar de a los hechos (los contenidos de la relación). Es una frase típica aplicable a muchas situaciones, le sugiero cerrar el libro algunos instantes y reflexionar sobre ella. Sin desconocer que hay muchos caminos, una conducta muy sabia para solucionar conflictos es recurrir a los hechos concretos, abstrayéndose de rumores o apreciaciones personales prejuiciadas. Más de la mitad de los problemas entre las personas se “disuelven” simplemente recurriendo a los hechos, en lugar de interpretaciones, realizadas por terceras personas o por uno mismo.

56

Juan Bravo C.

También con los hechos hay que ser cuidadosos, porque no se trata de tomar decisiones con base en fotografías, sino en películas completas, en otras palabras, ver la secuencia de hechos. Secuencia de hechos Apreciar toda la secuencia de hechos es equivalente a “ver el continuo”, es la visión completa. Ayuda a controlar el pánico en una crisis, porque para ver la secuencia de hechos hay que serenarse y apreciar todo el espectro, incluso las oportunidades que ahí están. Por ejemplo, la mamá de Carlos se molestó muchísimo cuando vio a su hijo llegar con un cuaderno menos, antes de escuchar a Carlos contarle que la profesora lo felicitó por una tarea y le pidió su cuaderno prestado para mostrarlo en otro curso. Un día lunes temprano en la mañana llamé por teléfono a mi secretaria en Santiago con la intención de decirle que el teléfono estuviera lo más libre posible porque esperaba algunos llamados importantes. Ring, ring, ring. Nadie contesta. Insisto cinco minutos después y tampoco nadie contesta, progresivamente más inquieto, insisto algunas veces. Aproximadamente una hora después de la hora de entrada de la secretaria, opté por mandar un fax indicando que me llamara en cuanto llegara. Inmediatamente recibí su llamado de vuelta, un poco sentida, me dijo que había estado en la oficina todo el rato y que el teléfono no había sonado. Ese fue mi primer error, suponer que ella llegó tarde.

El Encanto de la Comunicación

57

También me contó que justo el día viernes anterior, a última hora, habían instalado una planta telefónica pendiente por varias semanas. Aunque se habían hecho pruebas, resultó evidente que algo había fallado en la instalación, entonces, llamé al amigo que hizo la instalación para decirle que al menos ese día dejara todo tal como estaba antes, él envió un técnico y ya a mediodía quedó en evidencia mi segundo error: la planta telefónica estaba bien instalada y el problema era común a todo el edificio (¿error de la Cía de Teléfonos? Lo más probable es que no). Resultado, en una misma mañana tuve que pedir disculpas dos veces. Ya que siempre comunicamos, nuestra comunicación debiera ser fluida y amplia, debemos evitar confundir el contenido con la relación e intentar ver la secuencia completa de hechos. ¿Y cuando no logremos esas tan grandes metas y cometamos errores? Entonces hay que negociar. También debemos negociar cuando los intereses individuales difieren, y generalmente difieren.. Negociación efectiva Aunque uno no quiera, siempre está negociando, de hecho, si uno decide no negociar, es más o menos equivalente a decidir que otras personas decidan por uno, y en base a sus intereses. Se negocian rentas, condiciones de trabajo, mejores relaciones familiares, caprichos, etc... en otras palabras, todo es negociable, jugando con el título de un libro de Herb Cohen.

58

Juan Bravo C.

¿Qué es la negociación? es una conversación creativa destinada a lograr la más alta satisfacción de los intereses mutuos. Es lo contrario de lo que sucede en la dominación, donde prácticamente no se da el proceso de negociación y sí la apropiación, produciéndose que alguien gana y otro pierde. En la negociación se tiene tan en cuenta el interés de las otras personas u organizaciones como el propio. Esto exige que la negociación se produzca al interior de una relación de confianza. El punto crucial de toda negociación no es ganar, sino que ganen todos. Solamente cuando todas las partes se sienten satisfechas con el resultado, se puede hablar de una negociación exitosa, de otra manera, sólo postergamos un enfrentamiento que después tendrá dimensiones mayores, como la negociación del término de la primera guerra mundial, que dio origen a la segunda. Se trata de independizar el problema de los negociadores, así todos se concentran en resolver creativamente el problema, en lugar de defender sus posiciones. La idea central es colaborar en lugar de competir. El esquema colaborativo tiende a un resultado del tipo: yo gano, tu ganas, hay satisfacción mutua de necesidades en una relación continua, el clima es de confianza, la negociación se orienta a resolver un problema compartido, con amplia creatividad, existe comprensión y se exponen francamente las necesidades finales, en lugar de ultimátums. Por ejemplo, en vez de un “tiene que abrir la ventana”, podría decir: “mi problema es que tengo calor” y tal vez surja más de una solución creativa.

El Encanto de la Comunicación

59

En la negociación, la propia actitud condiciona a la otra parte (nótese que no quise emplear palabras como adversario, contrincante, oponente o rival), significa que si usted actúa tratando al otro como a una persona honesta, él se adecua a esa expectativa. James Sebenius, director del Programa de Negociación en Harvard, en un seminario en Chile, decía: “La negociación es un medio para promover la totalidad de sus intereses mediante una acción decidida conjuntamente”. Pone el ejemplo de un solo plato de postre de frutas y queso para dos personas. Algunas alternativas serían: devolver el postre, ir 50 y 50 o averiguar nuestros intereses y apreciar que tal vez usted prefiera el queso y yo la fruta, entonces la negociación es obvia: la mayor parte del queso para usted y más fruta para mí, logrando la más alta satisfacción mutua. Agrega Sebenius: “No discuta, dé un paso en dirección hacia ellos. No rechace, reformule. No edifique un muro para separar «el problema de ellos», más bien constrúyales un puente de plata. Hágalos caer en cuenta, no caer sobre sus rodillas, use el poder para educar”. CONOCER LA CULTURA DE LOS NEGOCIADORES Señala James Sebenius la importancia de conocer la cultura de los negociadores y cuenta la siguiente historia: “Una nueva compañía de ingeniería estaba intentando penetrar el lucrativo mercado del Medio Oriente. Luego de varios meses de negociar un multimillonario contrato, el vendedor de la compañía le presentó la propuesta final a una empresa de Arabia Saudita. La propuesta fue presentada en una carpeta de cuero de cerdo —considerado vil a los ojos de la mayoría de los

60

Juan Bravo C.

Musulmanes. La propuesta fue quemada junto con la carpeta, el vendedor fue echado fuera del país y la compañía fue puesta en la lista negra para futuros negocios en la región”.

Algunos comentarios acerca de negociar: • Antes de negociar, aclare que es lo que quiere usted. Recuerde que, como dice sabiamente don Quijote de la Mancha, estar avisado es estar armado. • Tenga un MAAN (Mejor Alternativa Al No), es decir, una opción en caso de que la negociación concluya sin acuerdo. Por ejemplo, al negociar las condiciones de un nuevo empleo, su MAAN es el trabajo actual. • Conozca la cultura de los negociadores, no sea que por desconocimiento se cometan errores. • No reaccione impulsivamente. No reaccionar Un aspecto fundamental de cualquier negociación es no reaccionar. Consiste en evitar la reacción impulsiva e “ir al balcón” (real o metafóricamente). También se usa contar hasta 10 o hasta 100 o hasta 1000, lo que sea necesario. Otra posibilidad es caminar, hacer un ejercicio de relajación o cualquier otra cosa que le permita calmarse. Dice Daniel Goleman (La inteligencia emocional) que una emoción fuerte requiere hasta una media hora para atenuarse y volver a pensar con serenidad. He tenido el privilegio de participar en cursos de negociación con destacados expertos mundiales (tales como James Sebenius, William Ury y Edward de Bono) y es

El Encanto de la Comunicación

61

curiosa la coincidencia en su mensaje: no reaccionar. Porque los mayores problemas no son los problemas sino las malas reacciones a los problemas, ahí es donde está la verdadera dificultad. No reaccionar se puede complementar con colaborar creativamente, remando todos para el mismo lado. Remar todos para el mismo lado En la negociación, remar todos para el mismo lado significa alinear las emociones, si se trata de entusiasmo, deberíamos todos sentir el entusiasmo a la vez, si luego el asunto es criticar, todos lo hacemos a la vez, así se concentran las energías en un solo punto y el grupo se beneficia y crece con la sinergia. Cuando las personas asumen posiciones, y emociones, diferentes entre sí y las hacen chocar, se produce un enorme desgaste de energía que deja al grupo empobrecido. Por ejemplo, en la familia se está decidiendo un paseo familiar del fin de semana, la propuesta es ir a la montaña. Algunos de los integrantes están muy entusiasmados y lo reflejan en su rostro, los otros no quieren ir y lo hacen sentir en toda su expresión. Como ambas cosas suceden a la vez las energías se anulan y es muy posible que la idea termine en un conflicto. Con el alineamiento de las emociones, en un momento del tiempo todos le buscan los aspectos positivos al paseo en la montaña, luego todos asumen una actitud de buscar los inconvenientes. Así la conversación es creativa y se buscan opciones y consensos.

62

Juan Bravo C.

Capítulo 2. Comunicación es Transformación

“El ser hombre propiamente comienza por tanto allí donde deja de existir el ser impulsado, para a su vez cesar cuando cesa el ser responsable. Se da allí donde el hombre no es impulsado por un ello, sino que hay un yo que decide”. Viktor E. Frankl

El Encanto de la Comunicación

63

L

a transformación se da en la comunicación.

Los seres humanos aprendemos de toda forma de comunicación, y al aprender nos transformamos. No existe la comunicación neutra. Puede ser una transformación dañina para la sociedad, como cuando el niño ve demasiadas películas violentas y asume la agresión a otros como una conducta válida. O puede ser una transformación social, en la misma dirección del bien común, al vivir en una familia armoniosa, a este tipo de transformación le llamamos avanzar. Avanzar, en línea con el bien común Significa que avanzar como personas no es neutro en lo valórico. Hay un compromiso con el comportamiento ético y el fomento de las virtudes. Es decir, la superación personal siempre sigue la dirección general del bien común —si no, no sería superación. Igual hay infinitas posibilidades avanzando en esa dirección y la forma de identificarlas es a través de los sueños, hasta formar una visión, o un ideal. Por eso el filósofo y catedrático español Alfonso López Quintás, dice: “La vida del hombre adquiere sentido cuando se orienta a la realización de un ideal auténtico. Mi ideal es auténtico cuando responde a mi vocación profunda de hombre”. Avanzar es cumplir el mandato espiritual y biológico de ser cada día un poco mejores.

64

Juan Bravo C.

No se trata de estresarse acelerando el paso, sí es indispensable la percepción de ir avanzando. ¿Avanzar con la cabeza inclinada y la sensación de obligatoriedad? ¡No! Mejor no lo haga. Necesitamos ánimo, pasión, perseverancia y alegría, como el niño que aprende a caminar, porque ¡siempre estamos aprendiendo a caminar! ¿Por qué avanzar? Porque en la transformación personal está la vida, así como en el estancamiento se encuentra la muerte. La forma más representativa del avance son los cambios logrados ahí “donde las papas queman”, como cuando en una relación un contacto típico ha sido hiriente y ahora decidimos responder diferente. Es el momento de la verdad. El momento de la verdad El momento de la verdad es todo contacto con otros seres humanos, personal o a través del ambiente, como cuando llega una visita a la casa y observa. Ese es un momento de la verdad para la dueña de casa aunque no este presente. Cada momento de la verdad es una oportunidad de comunicación que debe ser bien aprovechada en hacerlo bien y dejar una excelente impresión. De ahí el antiguo dicho: la esposa del Rey debe ser y parecer virtuosa. Algunos ejemplos de cambio concreto en momentos de la verdad:

El Encanto de la Comunicación

65

• A Rosa le molesta que su esposo Alberto salga a encontrarse con su amigo Pablo, aunque reconoce que a su esposo le agrada y sabe que el encuentro con Pablo es de una sana conversación. En el próximo momento de la verdad, cuando Alberto se acerca —con cierta dosis de temor que se revela en su mirada— a decirle que saldrá con su amigo Pablo, Rosa lo abraza, le ayuda a ponerse su abrigo y le desea de todo corazón que lo disfrute (de propia iniciativa Alberto comenzó a realizar encuentros más breves con Pablo para volver a casa cuanto antes). Rosa hizo el cambio sin mayor cuestionamiento, en un trabajo personal activo. Cabe agregar que nada había logrado antes, hurgando en su pasado para intentar buscar “la causa” de su actitud. • A Víctor no le agrada que María, su esposa, use maquillaje, aún reconociendo que ella se pinta moderadamente. En el siguiente momento de la verdad, al salir al trabajo en la mañana, Víctor le hace notar lo bien que se ve y aprecia como María cambia desde estar preocupada hacia una sensación de alivio. A la mañana siguiente repite los halagos y a los pocos días le regala un set de maquillaje, del gusto de María (después de un tiempo, de propia iniciativa María disminuyó la cantidad de maquillaje). • Juan está recién casado con Camila. A él no le gusta la comida con cebolla y sabe que Camila es una excelente cocinera. Se da cuenta que Camila estaría dispuesta a no usar cebolla si él se lo pidiera, aunque aprecia la limitación que eso significaría en las posibi-

66

Juan Bravo C.

lidades de la cocina. Decide entonces aprender a comer la cebolla en todas sus variedades, al mismo tiempo que agradece la cocina de su esposa (Camila se dio cuenta que a Juan no le gustaba la cebolla y apreció su trabajo de aprender a degustarla, así que la usó relativamente poco hasta que Juan realmente aprendió a disfrutarla). • Javier tiene el mal hábito de llegar atrasado o justo a la hora de cursos o reuniones. En el próximo momento de la verdad, en una cita con su novia, llega 10 minutos antes y disfruta relajadamente esos minutos de espera (Javier aplicó la nueva conducta a todos sus compromisos y ganó mucho en calidad de vida, su novia adquirió con mucho agrado el nuevo hábito). Ni las terapias ni los cursos ni los títulos ni las lecturas ni la devoción religiosa son avances en comunicación, sí son herramientas que ayudan al cambio según como nos impacten personalmente y sean palancas de cambio. El cambio existe cuando hay una decisión consciente de hacer una acción diferente en un momento de la verdad. Tenemos la voluntad para alcanzar esa pequeña gran meta. Es un desafío personal perfectamente posible y que está por sobre los condicionamientos de la infancia, del medio o de otro tipo. CUIDADO CON LAS EVASIONES Siendo excelentes herramientas para el cambio, veo con demasiada frecuencia que la religión o la sicología se usan como vías de escape para mantener intactas las conductas que tanto nos afectan y a los demás. Se muestra el título o la dedicación, pero el testimonio

El Encanto de la Comunicación

67

personal está ausente. Para ser justo, en la religión, sicología y otras formas de ayuda hay frecuentes llamados a poner en práctica buenas orientaciones. Que a veces se nos pasen por alto es otro tema.

Por otro lado, al dar reiterativamente una respuesta diferente, estamos creando poco a poco un nuevo condicionamiento, útil a nuestros actuales objetivos, reconociendo que requiere un trabajo consciente al principio. ¿Sabe usted qué obtendremos al dar las mismas respuestas de siempre? Resultados cada vez peores, porque ni siquiera se da la adaptación a la natural transformación del medio. Mis amigos María Isabel y Francisco Ibarra, de la empresa de Confecciones Modella han internalizado tanto la frase: si uno sigue haciendo las misma cosas de siempre obtendrá, a lo más, los mismos resultados de siempre, que esta ha sido la base de la motivación para remodelar la tienda, abrir otras, viajar a Estados Unidos, hacer lanzamientos, etc… A propósito, otro gran amigo, Francisco Guerrero, fundador de Integramédica y otras organizaciones (a quien se puede ver paseando tranquilamente por Viña del Mar con su familia los fines de semana), al igual que Heráclito, dice: “lo único permanente es el cambio”. Hacer un cambio en el momento de la verdad, solamente depende de nosotros, de “hacer las tareas”, porque ¡tenemos libre albedrío!.

68

Juan Bravo C.

¡Tenemos libre albedrío! Uno de los aspectos que más obstaculiza la transformación personal, reflejada con particular énfasis en los momentos de la verdad, es nuestro conjunto de creencias, o prejuicios: “las cosas son así”, “el mundo es como es”, “Dios así lo quiere”, etc… Entre ellas, la creencia en un Dios responsable de todos los sucesos del día a día es una de las más inmovilizantes. La creencia en un Dios que actúa a nivel de cada suceso de nuestra vida, hizo que durante la Edad Media la expectativa de vida disminuyera a niveles cercanos a los treinta años. Si un obrero se caía de un andamio era obvio que Dios así lo quería y eso no tenía que ver con protecciones, sin un niño moría de alguna enfermedad eso era la mano de Dios y nada tenía que ver la limpieza, ¡ah, sí, las pestes obviamente eran un castigo de Dios!. Esta forma de pensamiento justificó (y todavía justifica) todo tipo de irresponsabilidades y desatenciones, como salir, o permitir salir, de noche por lugares peligrosos, evitar trabajar en la limpieza de los lugares donde pasamos, dejar de lado la prevención o no dar oportunamente un remedio a un niño, es que… Dios así lo quiere. Durante el siglo XIII y después de la cuarta cruzada (que no llegó a Jerusalén, porque los nobles cruzados se desviaron a saquear Constantinopla, la capital de sus aliados del Imperio Bizantino), Stephan, un adolescente pastor francés, organizó una cruzada de los niños para combatir a los Turcos. El Rey de Francia la prohibió, pero el fervor popular en Alemania hizo que muchos

El Encanto de la Comunicación

69

niños se enrolaran en esta aventura, sus padres creían que la fe de un niño valía más que la espada de un caballero. Y partieron, sin armas ni provisiones, porque estarían protegidos por Dios. La mayor parte falleció en el camino por hambre, frío o enfermedad, los pocos que llegaron a la costa del Mediterráneo fueron vendidos como esclavos por mercaderes… cristianos. Esta creencia de dependencia sólo comenzó a cambiar durante el Renacimiento, cuando se retomó la senda de mayor humanidad y se volvió a una creencia muy anterior: Dios nos da libre albedrío. ¡Somos libres! Con deberes y derechos (no es casual que pusiera los deberes primero). Así, es nuestra responsabilidad cuidar nuestra salud, forjar nuestro futuro, aplicar creatividad en las relaciones, proteger el entorno, aprender, avanzar, etc… Dios no nos hace las tareas, aunque sí nos da las herramientas para que las hagamos. ¡Cierto! Es como la agobiante sobreprotección o el libertinaje en los niños (ambos aspectos sorprendentemente cercanos) versus una educación que reconozca la individualidad, acepte el error, tenga orientación al bien común, busque incrementar la calidad de vida y deje aprender, entre otros lineamientos. Hacer, realmente, todo lo que podemos hacer por nosotros mismos y los demás, no significa dejar de lado la complejidad del mundo y los misterios de la vida. ¿Dejar los resultados en manos de Dios? Sí, después de hacer las tareas, es decir, después que hayamos aplicado el sentido común y la inteligencia que Dios nos dio.

70

Juan Bravo C.

El libre albedrío nos obliga a tomar en nuestras manos el destino de nuestras vidas, construido con ladrillos que llamamos momentos de la verdad, aplicados cuando las cosas suceden, ¡ahora!, no sirven para cambiar el pasado ni para vivir la teoría que es el futuro, sólo sirven para disfrutar el tiempo presente. Disfrutar el tiempo presente El tiempo presente no se pierde ni se gana, sólo se aprovecha o no para avanzar a través de crecer, aprender, compartir, construir y crear cada momento de tal forma que tenga significado, que nos ayudemos nosotros mismo o a los demás. El tiempo presente es lo único que realmente tenemos, lo que vivimos conscientemente segundo a segundo. El maestro Osho, creador del movimiento Zen, dice: “Hagas lo que hagas, si lo haces gozosamente, si lo haces amorosamente, si el acto de hacerlo no es puramente económico, entonces es creativo. Si eso hace que se origine algo en tu interior, si te impulsa a crecer, es espiritual, es creativo, es divino”. ¿ACASO NO ES EL TIEMPO INDIVISIBLE COMO EL AMOR? Ya lo decía el poeta Khalil Gibran en su libro El Profeta: “Lo eterno de ti es consciente de la eternidad de la vida. Y sabe que el pasado es sólo la memoria del presente y que el futuro es el sueño del presente. ¿Quién no siente que su capacidad de amar supera todos los límites? ¿Acaso no es el tiempo indivisible como el amor?”.

El Encanto de la Comunicación

71

Así, el ideal es diseñar y construir cada momento como si fuera una obra de arte. ¿Nos llaman por teléfono? Qué bien, probemos una voz grata y palabras de acogida (tal vez incluso nos pregunten cuán ocupados estamos y si podemos hablar en ese momento). ¿Preparamos una exposición? Excelente, entreguémonos a ella como si fuera la más importante de nuestra vida (y lo es). ¿Disponemos de algún tiempo solos? Qué buena ocasión para reflexionar o relajarnos. ¿Hay que dar las buenas noches a nuestros hijos? Maravilloso, que buen momento para transmitir mensajes positivos junto con la bendición. ¿Nuestro cónyuge viene llegando a casa? ¡Qué alegría! Es una estupenda oportunidad para dar abrazos apretados y escuchar con toda nuestra atención (con el televisor apagado. Ah… sí, y el celular). INSTANTES (JORGE LUIS BORGES, EXTRACTO) Si pudiera vivir nuevamente mi vida. En la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto. Me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido, de hecho, tomaría muy pocas cosas con seriedad. Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres. Y jugaría con más niños. Pero ya ven, tengo 85 y sé que me estoy muriendo.

Siempre que aprovechamos el tiempo presente para beneficiar a los demás, nos beneficiamos ampliamente nosotros mismos: ganamos energía, limpiamos nuestro organismo de toxinas, mejoramos las relaciones e incrementamos nuestra calidad personal.

72

Juan Bravo C.

EL DÍA DE LA MARMOTA Hay una curiosa película —El día de la marmota, rebautizada en español como Hechizo del tiempo— protagonizada por Andie McDowell (Rita) y Bill Murray (Phil). Ambos tienen que hacer un breve reportaje en un pequeño pueblo, pero Phil queda atrapado en el tiempo en ese día específico, el que vive una y otra vez. Trata de sacar partido de la situación y comienza a buscar todas las experiencias posibles. Con el tiempo, se obsesiona por conquistar el amor de Rita, cada día averigua un poco más acerca de sus gustos y simula que también son los suyos. Evidentemente, Rita se da cuenta de esa incoherencia y el “día perfecto” que tiene planeado termina siempre en una bofetada. Poco a poco, aprende que el asunto no es fingir el comportamiento que a Rita le gustaría. Así comienza un proceso de avance personal verdadero: aprende a tocar un instrumento, ayuda a los demás, hace cada vez mejor su trabajo, se viste y presenta bien y disfruta los momentos que Rita libremente le otorga. Tal parece que, sin proponérselo, es ella la que un día se enamora de él y entonces…

Para vivir intensamente el tiempo presente es necesaria cierta predisposición emocional, que podemos lograr haciendo cambios en nuestro estado de ánimo. Cambios en nuestro estado de ánimo Mejorar el estado de ánimo también es una forma de avanzar, porque ayuda a crear ambiente y una predisposición positiva para disfrutar la vida. Desde un punto de vista totalmente práctico, ¿cómo lograr un cambio de

El Encanto de la Comunicación

73

estado? Por ejemplo, cuando nos vemos entrar de lleno en la melancolía, caemos en un túnel de recriminaciones personales o hacia otras personas, nos ponemos pesimistas, temerosos, etc… ¿Cómo salimos?. Sin pretender dar respuestas definitivas ni agotar la profundidad del tema, sugiero algunas acciones que he visto funcionar: • Obtener éxito, me refiero tanto al éxito en cosas relativamente mayores (que también ayuda mucho) como a los pequeños éxitos del día a día: una felicitación de alguien, terminar de ordenar un cajón, completar la lectura de un libro, un piropo, poner las cuentas en orden, etc… • Darle perspectiva a la vida y comprenderse a través de leer y escribir un diario de vida, donde los pensamientos positivos tengan un sitio especial. • Una conversación con un amigo o amiga, de esas personas que a uno lo dejan liviano, que transmiten paz y optimismo aunque no hablen. • Una visita a la iglesia o al terapeuta. • Hacer algún deporte, bailar o sólo caminar. • Arreglarse con la mejor vestimenta, aunque se quede en casa. Por supuesto, mejor si aprovecha de pasear o va de compras. • Trabajar en los pensamientos positivos, para ver las cosas de manera diferente, yo le llamo hacer una limpieza mental. Por ejemplo, si se trata de la pareja, en lugar del resentimiento que hasta nos hace mascullar, darle un vuelco y partir de la base que la per-

74

Juan Bravo C.

sona es buena, perdonar y bajar el perfil al problema, por algo se casó con él. • Repasar la lista de chistes que más le hacen reír. Si no la tiene, es un buen momento para hacerla. • Revisar la lista de fotografías con las experiencias más felices en su vida. Intente reproducir la emoción que sentía en esos momentos. • Si nada de eso resulta, le recomiendo ver alguna película motivadora y con mensajes positivos, como las que comento en el libro. Como beneficio adicional, un cambio positivo en el estado de ánimo le ayudará a buscar mejores soluciones a sus problemas en un ambiente de armonía. Armonía Lograr armonía consiste en mantener la coherencia interna y con el medio en todo ámbito de planos, por ejemplo, entre lo que pensamos y decimos, y entre lo que decimos y hacemos. SINCRONÍA ENTRE LAS PERSONAS Daniel Goleman muestra como la sincronía “transmite” los estados de ánimo entre las personas, dice: “el grado de compenetración emocional que las personas sienten en un encuentro queda reflejado por la exactitud con que se combinan sus movimientos físicos mientras hablan, un indicador de cercanía del que típicamente no se tiene conciencia. Una persona asiente con la cabeza mientras otra hace una observación, o ambas se mueven en su silla al mismo tiempo. Esta sincronía parece facilitar el envío y recepción de esta-

El Encanto de la Comunicación

75

dos de ánimo, incluso si son negativos”. Luego agrega que generalmente la dirección de envío es desde la persona más expresiva hacia la más pasiva.

También es armonía la integridad, es decir, estar comprometidos con nuestros propios valores y convicciones, asumiendo la responsabilidad y el riesgo por lo que dijimos o hicimos. Se hace indispensable alinear el interés personal con el interés del grupo, lo cual logramos a través de amplios y permanentes procesos de negociación. Entendiendo la negociación como la satisfacción de intereses mutuos. Por ejemplo, en la salud, alinear intereses significa que a los médicos debería convenirles que estuviéramos sanos. A diferencia de la situación actual, donde su interés económico está en que hayan muchos enfermos. A propósito, una costumbre de los emperadores chinos de hace dos mil años era pagar los sueldos a los médicos de la corte solamente si la familia real estaba sana. También se logra armonía cuando hay consistencia entre el decir y el hacer, entre los objetivos que se desean obtener y las señales que se envían, por ejemplo, si queremos fomentar la puntualidad hay que dar el ejemplo, asegurarse que los relojes estén a la hora y establecer compromisos con la debida anticipación. Las señales no son palabras ni arengas sino acciones concretas, por ejemplo, si se declara el propósito de mantener la limpieza, a simple vista se requiere: el ejemplo de la autoridad, depósitos limpios y cercanos para echar la basura, alguien encargado de la limpieza, etc… Tal como ocurre en el Metro de Santiago.

76

Juan Bravo C.

Establecer señales está lejos de dar sermones o de llamar la atención a alguien. Es más, tales conductas deberían evitarse porque precisamente tienden a reforzar la conducta que se quiere evitar. La premisa es: las personas hacen lo que hacen porque les conviene hacerlo, es decir, hay estímulos para ello. Tampoco son efectivas las prohibiciones, porque al considerarse injustas o absurdas, las personas u organizaciones encontrarán maneras correctas e incorrectas de no cumplirlas. Tomemos como ejemplo las señales que algunas autoridades públicas —funcionarios del estado, parlamentarios animadores, académicos, políticos, actores, dirigentes sindicales o gremiales, etc…— envían sobre el alcoholismo o la adicción al tabaco, por una parte los reprueban verbalmente y por otra los fomentan a través de mostrarse con un vaso de bebida alcohólica en la mano, fumando o participando y permitiendo la publicidad de alcohol y cigarrillos en la TV, la que enseña con efectividad a los niños. Un adulto puede entender que son autoridades diferentes, ¡los niños no! Está bien permitir el consumo, porque la prohibición es reducción artificial de la complejidad, pero de ahí a fomentarlo… Y la situación es similar con las drogas, el embarazo infantil y otros problemas sociales. El mismo cuidado con las señales deben tener las autoridades privadas: padres, profesores, ejecutivos de las empresas, líderes de grupos, etc…

El Encanto de la Comunicación

77

TOLERANCIA CERO Es impresionante la disminución de la delincuencia en Nueva York en los últimos años, los crímenes y asaltos han disminuido en más de 40 por ciento. ¿Qué se hizo?. Dar señales claras en el sentido de no aceptar el delito —tolerancia cero. Así, la atención está en las pequeñas faltas, como una discusión pública o hurtos, logrando reducir esas faltas y los grandes crímenes. El alcalde, Robert Guliani, dice que se trata de combatir el rayado de murallas y los vidrios rotos.

Buscamos averiguar qué motiva a la persona, para ayudar en el cumplimiento de esos intereses (estudio, viajes, vivienda, desarrollo técnico, crecimiento personal, etc…) y, a su vez, la persona se comprometa con los objetivos comunes. De aquí surge mucha emoción e intensidad. Emoción e intensidad De la emoción deriva lo que siempre ha hecho una diferencia en las familias o en los negocios: la intensidad. Esto es lograr una profundidad y una atención en el hacer del día a día que no se logra con imposiciones o manipulación. La intensidad es un mayor nivel de actividad que permite lograr objetivos que de otra manera serían inalcanzables, porque es estar ahí, con ganas, con todos los sentidos, la mente y el corazón puestos en lo que hacemos.

78

Juan Bravo C.

Hay quienes le llaman eutres —o estrés positivo. Trabajar con intensidad es saludable para la persona, su familia y su trabajo. Aquí no se trata de comprar el tiempo de alguien, lo que queremos es que nos entregue su corazón, eso es adentrarnos en un terreno muy conocido: la emoción. LUCHAREMOS… En Junio de 1940, el poder Nazi en la Segunda Guerra Mundial había invadido gran parte de Europa, Inglaterra luchaba prácticamente sola. En este contexto, las palabras de un hombre, Winston Churchill, infundieron ánimo y valor a los ingleses y sus aliados. Dijo: “…continuaremos hasta el fin, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, y lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire; defenderemos nuestra isla a cualquier precio, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas aéreas, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos…”

La emoción tiene muchas fuentes, surge, por ejemplo, de nuestros sueños, historia, de satisfacer necesidades sociales concretas, etc… En muchos casos, la emoción e intensidad provienen de los valores, como los principios éticos, morales o el cumplimiento del deber con los colaboradores, los clientes, la familia o la patria. Cuidar el desarrollo de nuestras virtudes es también fuente de mucha intensidad. También proviene de nuestro intrínseco deseo de superación, del altruismo y de los procesos de compensación. Los procesos de compensación consisten en reali-

El Encanto de la Comunicación

79

zaciones positivas que benefician a quienes nos rodean y, especialmente, a nosotros mismos. Compensamos con relaciones colaborativas las agresiones que hemos hecho o recibido, aunque los destinatarios sean diferentes a quienes originaron las carencias. En los investigadores hay consenso en señalar la visión compartida y la justicia como fuentes inagotables de emoción. Independiente del tipo de emoción, la fuerza que ésta genera solamente podrá ser canalizada hacia las realizaciones concretas si existe fe y confianza. LA ENERGÍA Frederick Harmon y Garry Jacobs estudiaron detenidamente el tema de la intensidad. Sus conclusiones las plasmaron en el libro La diferencia vital. Dicen los autores: “El primero y probablemente el más importante de nuestros hallazgos fue el papel esencial que la energía del ser humano desempeña en el desarrollo de los individuos, las compañías y las sociedades. Observamos que las compañías que han alcanzado el éxito convierten esta energía en una atmósfera de intensidad, que no existe en otras empresas. Nos propusimos descubrir los orígenes de esa energía y el proceso a través del cual ésta se transforma en intensidad, para encontrar en ellos una clave del secreto del éxito duradero”.

La emoción e intensidad hacen una diferencia en nuestro avance hacia la buena comunicación, nos ayudan a profundizar en la transformación o en el cambio. ¿Cuáles cambios? Todos, nuestra adaptación a nuevas condiciones del medio o la innovación que nosotros hacemos y que cambiará al medio.

80

Juan Bravo C.

El cambio, adaptación e innovación Ya sea que el cambio sea personal o grupal, podemos apreciar que éste sigue dos sentidos, uno que viene desde el exterior hacia nosotros, al cual llamamos adaptación y otro que va desde nosotros al exterior, y le llamamos innovación. Adaptación es la respuesta al cambio que se genera en el medio o que responde a leyes naturales inmutables, como los cambios de la moda, estaciones o edades, que debemos aceptar y compensar con un cambio interno equivalente. Innovación es creatividad y su efecto es cambiar el medio, los demás se adaptan a nosotros, como cuando hacemos un cambio de conducta y los demás se adaptan. El mínimo indispensable para sobrevivir y tener una vida satisfactoria es la adaptación al cambio. Adaptación al cambio Entendemos por adaptación al cambio la necesaria reacción en uno mismo o un grupo como consecuencia de algún cambio en el entorno. Ejemplos de adaptación al cambio serían el surgimiento de una nueva tecnología, como el televisor o el computador, pasar desde la niñez a la adolescencia o el adaptarse a una ciudad con edificios o a nuevos estilos en el vestir. Robert Kriegel, en su libro Si no está roto, rómpalo, nos indica que: “usted no puede controlar lo inesperado, pero sí puede controlar su respuesta a lo inesperado”.

El Encanto de la Comunicación

81

INNOVACIÓN Y ADAPTACIÓN EN LAS PERSONAS Dice Alvin Toffler: “la movilidad de los ciudadanos de la era del conocimiento es total, cambios rápidos de casa, ciudad y trabajo son cada vez más habituales. Estamos presenciando un derrumbe de la jerarquía y un incremento notable en la comunicación lateral. La diversidad nos obliga a elegir diariamente entre muchas opciones personalizadas”.

En los seres humanos, familias u organizaciones, existe una fuerza natural de resistencia al cambio que tiende a dejar las cosas tal como están, es el instinto de conservación del sistema. Cuando uno reconoce la existencia de estas fuerzas, deja de criticar y efectuar luchas estériles, ahora puede orientar su energía con variadas herramientas. Las principales y de carácter permanente son la educación y autonomía, además de las acciones concretas antes y durante la realización de un cambio específico: anticipación, participación y compromiso, entre otras. • Educación: significa que las personas verdaderamente aprenden a dar mejores respuestas ante los desafíos de la vida, tiene que ver más con el desarrollo de habilidades personales y sociales que con el conocimiento de materias específicas. Conduce inevitablemente a los cambios conductuales y al desarrollo de la persona, por eso, aprender es cambiar. • Autonomía: cuando existe verdadera autonomía, el interés de las personas está centrado en su desarrollo y el cambio es natural.

82

Juan Bravo C.

• Anticipación: es introducir gradualmente la nueva idea, para situarla poco a poco en la perspectiva de quienes resultarán “afectados”. Por ejemplo, es visitar junto con los niños la nueva casa de la familia. Significa informar y escuchar antes de efectuar el cambio. A veces, los oponentes a la nueva idea se transforman en colaboradores cuando se les permite expresar sus temores, sin rechazar sus opiniones. ¿Cuántas veces hemos efectuado cambios sin haber “preparado” a quienes viven con nosotros?. Por ejemplo, un error típico de algunos hombres es solicitar apoyo a su mujer cuando pretenden hacer un cambio laboral o iniciar un negocio. En cualquiera de esos casos debiera ser al revés, ellos tienen que apoyar a su esposa en la aceptación del cambio y ser extremadamente cuidadosos en evitar subproductos de inseguridad, tales como extender la jornada de trabajo o comenzar con inestabilidad económica. • Participación: es lo ideal, porque origina una autoaceptación del cambio. En la medida que los involucrados generen y perfeccionen ideas, las sentirán como propias. Dar participación es diferente a informar una decisión, es compartir la toma de decisiones. Por ejemplo, si la familia está decidiendo un cambio de casa, el ideal es que la decisión sea consensual. • Compromiso: es el resultado combinado de la participación y realización de las personas, cada una aporta al éxito de las actividades que realiza. Esto conlleva

El Encanto de la Comunicación

83

un esfuerzo en buscar los intereses personales y comunes en lo laboral, personal y familiar. Otras recomendaciones son: asegúrese que lo nuevo es mejor, dosifique la cantidad de cambios, implemente en forma gradual, contacte un agente externo si surgen dificultades y, sobre todo, comprométase usted. Algo fundamental y que a veces no se percibe claramente: toda persona está siempre en cambio continuo, destinado a incrementar la calidad de vida y el bien común. Lo que debemos hacer para ayudar en el cambio personal es crear las condiciones para que ese cambio sea autogenerado. Como dijo Confucio: es la diferencia entre dar un pescado y enseñar a pescar. MUCHOS PASOS PEQUEÑOS SON UN GRAN PASO Robert Kriegel (Si no está roto, rómpalo) dice que: “una gran cantidad de pasos pequeños lo pondrá en capacidad de alcanzar sus metas más rápido y más fácilmente de lo que creyó posible. Toyota utiliza esta mentalidad para hacer innovaciones. Mientras que muchas otras empresas luchan por avances espectaculares, Toyota se mantiene realizando gran cantidad de cosas pequeñas y haciéndolas cada vez mejor”. A propósito, Giovanni Battista Ambrosoli, fundador de la empresa Ambrosoli en Italia a principios de siglo, decía: “las cosas pequeñas hacen la cosa grande”.

Kaizen es la filosofía japonesa de cambio continuo, con base en lo espiritual, se busca destacar y perfeccionar lo bueno. En Occidente, a veces se malentiende el mejoramiento continuo como “corregir lo malo”.

84

Juan Bravo C.

La adaptación al cambio es el mínimo indispensable del cambio, una reacción necesaria aunque más bien pasiva, porque debemos adaptarnos a algo que ya sucedió. Puede ser algo de fuerza mayor o una iniciativa de otras personas, la realidad es que no tuvimos injerencia en la gestación de ese suceso que cambia nuestra vida. Sin embargo, hay un tipo de cambio muy seductor, porque provoca una vida más excitante y el deseo de vivirla en toda su profundidad… la innovación. Innovación Entendemos por innovación algo diferente que se genera al interior de uno mismo o de un grupo y que afectará al medio, produciendo cambios de diferente índole: nuevos hábitos, otras formas de interacción, etc… En este caso no hay una reacción directa a sucesos del medio o de la vida, nosotros activamos el cambio, principalmente a través del cambio en nosotros mismos. Es deseable que las innovaciones se transformen en un proceso permanente, es decir, ensayemos constantemente nuevas formas de hacer las cosas. Esto presupone la aceptación del error como forma de desarrollo y la convicción de que cualquiera puede hacer grandes aportes, por ejemplo, un niño o una niña. La sicóloga Susan Campbell (Del caos a la confianza), dice: “Me gusta experimentar para descubrir qué funciona y qué no. No doy por sentado que lo que funcionó la última vez va a funcionar la próxima. Mi bienestar proviene de estar siempre atenta a mí misma y a mis circunstancias, y del proceso de aprendizaje constante

El Encanto de la Comunicación

85

que deriva de esta actitud de atención y de mi incursión en nuevos territorios”. Muy bien, innovamos y encontramos una solución creativa a un problema, la aplicamos, y ¿qué pasa después de un tiempo?, ¿la solución seguirá siendo tan efectiva en un medio cambiante?. tenemos que revisarla. Revisar soluciones antiguas Después de un tiempo, puede que hayan aparecido mejores soluciones, o algo del problema o del entorno cambió y sea necesario adaptar la solución. Incluso puede ocurrir que el problema ya no exista y que la solución sea innecesaria, sin embargo, seguimos aplicándola. Por ejemplo, la relación de la mujer con su esposo ha sido más bien de dependencia y después de un tiempo, eso deja de funcionar. ¿Debemos dejar las cosas así sólo por inercia? El doctor Carl Rogers (El proceso de convertirse en persona), nos contesta: “La vida, en su óptima expresión, es un proceso dinámico y cambiante, en el que nada está congelado”. Veamos algunos ejemplos acerca del congelamiento de las soluciones. Uno doméstico: en una casa goteaba una llave en la cocina, entonces, se tomó la costumbre de cerrar la llave de paso, al cabo de un tiempo, la llave fue reparada, sin embargo, los niños continúan cerrando la llave de paso después de usar el agua de la cocina. En una empresa: administración envía un formulario con datos contables al gerente de producción para ciertos cálculos que él hace, después de un tiempo, el gerente

86

Juan Bravo C.

se va y a su reemplazante le sigue llegando el formulario, que su secretaria exige y archiva ordenadamente, sin embargo, al nuevo gerente de producción no le interesa ese formulario. También se produce el congelamiento de las soluciones con la experiencia, cuando se transforma en fuente de seguridades, porque entonces nos quedamos en repetir soluciones antiguas, que funcionaron en otro tiempo y lugar. Les ocurre a aquellas personas “experimentadas” que se van poco a poco rigidizando y enmoheciendo. Por ejemplo, en la conocida película Titanic, de James Cameron (protagonizada por Leonardo di Caprio y Kate Winslet), el investigador que descubre el Titanic en el fondo del mar, dice respecto al hundimiento: “todo lo que el capitán sabía estaba mal”, es decir, el barco era tan moderno para la época, que la experiencia del capitán jugaba en contra. ¿Como será ahora en este tiempos de cambios rápidos? ¿y en el futuro?. En sus cursos, Anthony de Mello explicaba que seguir a Jesús no es pretender repetir al pie de la letra lo que él hizo en aquel momento y lugar, señalaba que ese comportamiento es precisamente el que Jesús combatía, el de las personas que siguen como ovejas lo que otra hiciera antes, por muy importante que fuera. Seguir a Jesús, decía, es despertar y llamar a las cosas por su nombre, proponer nuevas formas de convivencia que claramente beneficien al ser humano, es pensar por sí mismo. El mismo Anthony De Mello cuenta la siguiente historia:

El Encanto de la Comunicación

Cuando, cada tarde, se sentaba el Gurú para las prácticas del culto, siempre andaba por allí el gato del Ashram distrayendo a los fieles. De manera que ordenó el Gurú que ataran el gato durante el culto de la tarde. Mucho después de haber muerto el Gurú, seguían atando al gato durante el referido culto. Y cuando el gato murió, llevaron otro gato al Ashram para poder atarlo durante el culto vespertino. Siglos más tarde, los discípulos del Gurú escribieron doctos tratados acerca del importante papel que desempeña el gato en la realización de un culto como es debido.

87

88

Juan Bravo C.

Capítulo 3. La Transformación Comienza por Uno Mismo

“Para transformar el mundo debemos empezar por nosotros mismos; y lo importante al empezar por nosotros mismos es la intención. La intención tiene que consistir en comprendernos a nosotros mismos”. Jiddu Krisnamurti

El Encanto de la Comunicación

A

89

ctuar.

El aspecto más reiterativo en mis cursos y asesorías es que nuestras conversaciones están dirigidas solamente a quienes ahí participan. Es decir, el cambio está orientado a nosotros mismos y la principal recomendación es actuar, no hablar —lo mismo sería válido para este libro. Eso sí, a sabiendas de que un cambio personal siempre generará un cambio en el grupo completo, en esto aplicamos un principio sistémico: cualquier cambio que haga una persona cambiará a quienes le rodean. Le ruego reflexionar al respecto, este libro está solamente destinado a usted, no sirve para ayudar a salvar otras personas, porque si usted cambia, cambia el mundo. En el fondo, cada uno debe probar por su cuenta, cada uno aprende por sí mismo. En esto coinciden plenamente los grandes autores que escriben acerca de lo humano, Carl Rogers indica que “yo no creo que nadie haya enseñado jamás a otra persona”, Russell Ackoff agrega: “sólo se aprende por sí mismo y aunque nadie puede desarrollar a otro, se le puede ayudar si él quiere”. Leo Buscaglia aporta: “El hombre aprende solo. Si tomamos la palabra educador, veremos que viene del latín educare, que significa guiar, conducir”. El reconocido sacerdote jesuita Anthony de Mello cuenta esta historia en su libro El canto del pájaro: “El sufi Byasid dice acerca de sí mismo: De joven yo era un revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios: ‘Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo’. A medida que fui

90

Juan Bravo C.

haciéndome adulto y caí en la cuenta que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: ‘Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque solo sea a mi familia y mis amigos. Con eso me doy por satisfecho’. Ahora, que soy un viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo estúpido que he sido. Mi única oración es la siguiente: ‘Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo’. Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida”. Una manera en que yo mismo me relajo en cuanto a intentar cambiar a los demás, y concentrarme en mi propio avance, es darme cuenta que el mundo continuará igual sin mí, seguirá girando. Las personas seguirán comunicándose y amando, y lo harán cada vez mejor, porque hay un avance natural hacia la mayor complejidad, escrito en las entrañas mismas de la naturaleza, es un avance a formas cada vez mejores de organización, tal como ha venido sucediendo. En fin, reconozco haber sido muy sobreprotector en mis relaciones con personas cercanas y aprecio con mucha satisfacción los avances de esas personas desde que “las solté” y les permití evolucionar por su cuenta. SALVANDO A LOS PECES DE MORIR AHOGADOS Marcia Grad, en su bello libro La princesa que creía en los cuentos de hadas, cuenta que la princesa, en su recorrido para crecer como persona, debe pasar por el Valle de la Ilusión, ahí ve, en el borde de un lago, unos monos que se afanan en evitar que los peces se aho-

El Encanto de la Comunicación

91

guen, los sacan del agua y los tiran junto a un árbol. Dice la princesa: “No podemos hacer algo nosotros”, Willie (el encargado del lugar) le contesta: “No es necesario. Los peces de por aquí ya saben lo que tienen que hacer cuando los monos intentan salvarlos (vuelven a saltar al agua)”. Replica la princesa: “¿quieres decir que esto pasa siempre?”, dice Willie: “Sí, esto y mucho más. Si te parece mal que los monos intenten salvar a los peces, deberías ver lo que pasa cuando unas personas intentan salvar a otras”.

Entonces, ¿cuál es la primera relación que debemos trabajar? La relación con nosotros mismos, buscando la transformación personal permanente. Transformación personal permanente Somos personas en transformación permanente desde todo ámbito, espiritual, corporal, intelectual o emocional. La transformación personal permanente es vital, porque las fuerzas de la vida se encuentran en el cambio y la inestabilidad, no en las seguridades. George Dionne y Enrique Reig, en su libro Reto al cambio, dicen: El motor de la vida es el cambio. Los seres humanos cambiamos aunque no nos lo propongamos; cambia nuestra edad, talla y peso. Cambia nuestro metabolismo, estado civil, situación económica; nuestras amistades, lugares de trabajo. El paso del tiempo es inexorable”. AMOR INCONDICIONAL A UNO MISMO Marcia Grad, (La princesa que creía en los cuentos de hadas), relata que un mago muy especial instruye a la princesa: “Cuando aceptas el milagro de lo que eres y

92

Juan Bravo C.

te amas de forma incondicional, es fácil cambiar todo lo que necesitas cambiar”, también le dice: “La forma en que viviste el ayer marcó tu hoy, y la forma en que vivas hoy condicionará tu mañana. Cada día es una nueva oportunidad para ser como quieres ser y para que tu vida sea como tú quieres que sea. No sigas atrapada en tus viejas creencias”.

Lograr la transformación personal comienza por la propia aceptación, de todo cuanto hemos sido y somos, de nuestra historia y de la historia de nuestros padres. Es nuestra experiencia, hay que hacerse amigo de ella y no usarla de excusa para evitar la transformación hoy. ¿CÓMO QUITARSE LA ARMADURA? Robert Fisher, en su libro El caballero de la armadura oxidada, relata la historia de un caballero muy rígido que debe iniciar un viaje para aprender a vivir, y quitarse la armadura. Hacia el final del recorrido, está a punto de caer de una montaña, “pensando que moriría, se dejó ir y se precipitó al abismo, a la profundidad infinita de sus recuerdos. Recordó todas las cosas de su vida de las que había culpado a su madre, a su padre, a sus profesores, a su mujer, a su hijo, a sus amigos y a todos los demás. A medida que caía en el vacío, fue desprendiéndose de todos los juicios que había hecho contra ellos”.

La transformación personal permanente se activa, o refleja, en la mayor sabiduría con que miramos los sucesos del mundo y nuestra propia experiencia, comenzamos a reflexionar en buscar el significado.

El Encanto de la Comunicación

93

Buscar el significado Hay personas, como Carl Rogers, Harold Kushner, Viktor Frankl o Ignacio Larrañaga que nos invitan a buscar el significado de nuestra existencia. La pregunta más vital es: ¿cuál es el sentido de la vida?. Viktor Frankl es profesor de neurología y psiquiatría en la universidad de Viena, creador de la logoterapia, disciplina orientada a la búsqueda del sentido, y autor de numerosos libros traducidos a varios idiomas. Veinte universidades le han otorgado el grado de doctor honoris causa. En su libro La presencia ignorada de Dios, dice: “Cuando la psicoterapia considera el fenómeno de creer no como una fe en Dios, sino de una manera más amplia como fe en un sentido, entonces le es enteramente legítimo ocuparse de este fenómeno. En ese caso lo ve precisamente con los ojos de Albert Einstein, para quien preguntarse por el sentido significa ya tener religión”. Agrega algunos comentarios que nos ayudan a reflexionar: “El sentido no puede ser dado, sino que ha de ser encontrado. El sentido ha de ser encontrado, pero no puede ser producido. Para encontrar el sentido el hombre es guiado por una conciencia. En una palabra, la conciencia es un «órgano del sentido». Podría definirse como la facultad de descubrir y localizar ese único sentido que se esconde detrás de cada situación”. A su vez el Sacerdote Ignacio Larrañaga, creador de los Talleres de Oración y Vida, de amplia difusión en el mundo, en su libro Del sufrimiento a la paz, dice “El drama no está en sufrir, sino en sufrir inútilmente. Una doble finalidad puede dar a la persona que sufre tal gra-

94

Juan Bravo C.

tificación que el dolor pierda, parcial o completamente, su garra y estigma, inclusive para transformarse en fuente de satisfacción y alegría. Es el caso de la madre. La mujer, dice el Señor, al dar a luz sufre apreturas, a veces hasta el espasmo; pero sabe que es el precio de una vida. Y al tener al hijo en sus brazos, el dolor se le transforma en una inmensa alegría”. La clave es la trascendencia. Preguntarnos qué significa para el mundo nuestro paso por la vida. También significa hacer aquello que más nos gusta y entretiene, lo que nos motiva, nos da placer y felicidad, aquello que uno haría ¡gratis! ¡Qué bello es vivir! Es el título de una antigua película de Frank Capra, protagonizada por Donna Reed y James Stewart. Es la historia de un hombre, querido y con una bella familia, que dedica su vida a dirigir una institución que financia casas para la gente modesta del pueblo. En un percance, su tío pierde una gran suma de dinero y este hombre, desesperado, intenta suicidarse. Sin embargo, en el último minuto, lo distrae una persona a punto de ahogarse que pide ayuda, se trata de un ángel que le ayudará a cambiar de idea, para eso, le muestra que habría sucedido si él nunca hubiera existido. Así, este hombre se transforma en una persona sin identidad, recorriendo un pueblo que no lo reconoce. Poco a poco comprende que sin él, su hermano habría muerto, la gente modesta viviría en forma miserable, un malvado sería dueño del pueblo, su esposa sería una mujer solitaria, no tendría hijos y su madre se vería en

El Encanto de la Comunicación

95

serias dificultades económicas. Se da cuenta que su vida sí tuvo y tiene sentido. Buscar el significado es una mirada a nosotros mismos, a descubrirnos, hasta que comience a surgir nuestra esencia, la personalidad y propósito. Personalidad y propósito Cada uno de nosotros tiene personalidad, un conjunto de atributos físicos, de carácter y propósito que nos identifican. Somos una singularidad. La búsqueda de propósito tiene que ver con identificar nuestras mejores habilidades, actuales y deseables. Es ir más allá de “conocernos” —por lo demás utópico, porque estamos en transformación permanente. Las habilidades actuales son nuestras fortalezas, las que podemos seguir desarrollando. Las habilidades deseables son aquellas que quisiéramos tener, son nuestros sueños, que también nos identifican, nos ayudan a ver más allá y a reconstruirnos. Un ejemplo de este punto es el rediseño de la conducta de Henry en la película La fuerza de la verdad (“Regarding Henry”, Harrison Ford). Allí el protagonista sufre una agresión que le provoca daño cerebral, lo cual lo lleva a perder totalmente su memoria. Luego, en forma lenta y paciente se recrea a sí mismo con la ayuda de su familia. El resultado es una personalidad radicalmente diferente a la original. ¿Podemos realmente separar nuestros propósitos de nosotros mismos? Es difícil, porque nos identifican.

96

Juan Bravo C.

A propósito, Susan Campbell (Del caos a la confianza) nos enseña que: “no podemos aprender sobre nosotros mismos si no estamos dispuestos a ser nosotros mismos”. Agrega que: “una de las grandes lecciones que se impone en esta época para la civilización humana es que debemos poner más energía en lo interno (formarse uno mismo) que en lo externo (ganarse la vida). Cuando nos concentremos en las cosas que nos ayudan a lograr una sensación de control sobre nosotros mismos, no gastaremos energía tratando de controlar el mundo externo, que es prácticamente incontrolable”. AMAR LO QUE UNO HACE Robert Kriegel nos dice que: “El ingrediente básico en la mayoría de los proyectos exitosos es amar lo que uno hace”. También agrega: “hacer de su negocio un placer es un buen negocio”. Describe un estudio donde se hizo un seguimiento a 1.500 personas durante 20 años, señala: los datos revelaron algunos resultados sorprendentes: 1) Al finalizar el período de veinte años, 101 de los 1.500 participantes se habían convertido en millonarios. 2) Los millonarios, con una sola excepción, pertenecían al grupo de personas que habían decidido dedicarse al trabajo que les encantaba (el 17% del total)”.

Ser verdaderamente humanos es desarrollar nuestras fortalezas y la potencialidad, lograr una alta satisfacción y productividad precisamente porque estamos haciendo lo que queremos hacer en todo momento. Evidentemente, si estamos haciendo lo que queremos hacer estaremos contentos y alegres.

El Encanto de la Comunicación

97

Estar alegres Una de las señales más efectivas de avance y superación personal es la alegría. Los grandes maestros se caracterizan por su enorme alegría, aun con las duras pruebas de la vida. Por eso a San Francisco de Asís se le veía flotar de alegría, el padre Hurtado decía “contento, señor, contento”, Violeta Parra escribió esa bella canción titulada “Gracias a la vida”, La madre Teresa de Calcuta decía: “el resguardo más eficaz es la sonrisa”, se filmó esa película sobre la India: “La ciudad de la alegría”, etc… EL ESFUERZO DE SUPERACIÓN VIENE ACOMPAÑADO DE ALEGRÍA

El conocido psiquiatra Enrique Rojas Montes, en su libro La conquista de la voluntad, dice: “cualquier esfuerzo que se haga para sacar lo mejor de uno mismo viene acompañado de alegría, que alienta la ruta y mueve a obrar en consecuencia. El resultado de todo esto es un hombre recio, sólido, firme y consistente, que no se desalienta fácilmente. Una persona así consigue lo que se propone. Por eso está contenta”.

Ya es del saber común que la risa es una de las mejores terapias para mantenernos sanos y optimistas. La alegría se manifiesta en la sonrisa y en el compartir, por ejemplo, mi esposa, Sonia, aprendió de los enormes beneficios de “tres abrazos al día”, lo practicamos entre nosotros y con los niños. Debo reconocer que a veces nos pasamos de esa cuota, aunque, no hay problema, porque es una de los pocas cosas en que uno se puede exceder sin efectos secundarios indeseados.

98

Juan Bravo C.

Leo Buscaglia, en su libro Amar a los demás, dice: “muchos de nosotros nos pasamos la vida buscando la felicidad con desesperación, rara vez nos pasa por la mente que la felicidad está en nosotros. Soren Kierkegaard (uno de los grandes poetas suecos) al reconocer que cuando «un hombre, que como ser físico tiende siempre a volcarse hacia su exterior, pensando que su felicidad se encuentra fuera de él, mira finalmente en su interior y descubre que la fuente está dentro de sí», expresa una de las grandes verdades de la vida”. La alegría se retroalimenta y confunde con otra señal del avance: la armonía interior. Armonía interior La armonía interior surge de la coherencia entre cuerpo, mente y emoción, partes de una unidad indisoluble que es uno mismo. Se manifiesta en que cualquier cambio en uno de ellas tiene un efecto inmediato sobre el todo. Por ejemplo, al hacer deporte obtenemos una sensación de bienestar general que influye sobre el estado emocional y los pensamientos. Asimismo aplicando el intelecto y pensando en positivo también logramos una sensación de bienestar general que repercute favorablemente en la emoción y en el cuerpo. Sima Nisis, en el prólogo del libro de Humberto Maturana El sentido de lo humano, refiriéndose a su experiencia como su alumna, dice: “había que convertir el aprendizaje en una educación para el amor. El amor, contra todo lo que creíamos, no era inalcanzable, esta-

El Encanto de la Comunicación

99

ba ahí, junto a nosotros, porque eso era lo natural del hombre”. En el mismo libro, Sima le plantea al Dr. Maturana: “En muchas oportunidades usted ha manifestado que un alto porcentaje de enfermedades en el adulto tiene por causa la falta de amor”. Contesta el doctor: “¡Y no solamente en el adulto! El organismo como sistema existe en una armonía o coherencia interna que se pierde cuando sus relaciones e interacciones dejan de ser congruentes con esta armonía. La negación del amor rompe esta congruencia y da origen a alteraciones fisiológicas”. EL MIEDO Y LAS ALTERACIONES A LA VISTA El Dr. Raúl Flint, en un artículo en la revista Uno Mismo dice: “Los orígenes de la miopía y de otras alteraciones de la vista tienen, habitualmente, un elemento común. Se trata de un sentimiento muy difundido y a veces muy difícil de tolerar; me refiero al miedo. Además de la posibilidad de ver, los ojos poseen otra función muy destacada: la toma de contacto con el medio y con los otros seres. Nos comunicamos por medio de ellos. Podemos tener una mirada tierna, de acercamiento, compasiva, anhelante; dura, agresiva; inexpresiva como la del jugador de póker, temerosa o lastimosa, altiva, pícara o de complejidad, esquiva, franca o transparente”. El miedo —y especialmente el miedo al miedo, presente en estas alteraciones— suele dificultar nuestra visión y la posibilidad de comunicarnos con la vista. También bloquea para expresar con la totalidad del ser otros sentimientos, como la rabia y la pena. Para poder hacerlo, necesitamos lo opuesto completamente del miedo: confianza.

100

Juan Bravo C.

Lo corporal incluye, entre muchos otros aspectos: alimentación, deportes, ambiente y la aceptación de gestos y posiciones. Por ejemplo, el proceso de aprendizaje tiene toda una corporalidad asociada, tal como mirar arriba y tomarse la barbilla cuando uno tiene dudas. Lo intelectual es conocimiento, lenguaje y pensamiento, el que podemos usar para soñar y visionar, por ejemplo, una mejor calidad de vida. Lo emocional es el origen de los sentimientos, principal componente de las decisiones. Algunas emociones básicas son: ira, tristeza, temor, placer, amor, sorpresa, disgusto, vergüenza y felicidad. Cada una tiene múltiples variaciones que calificamos de diferente manera. Por ejemplo: el placer puede ir desde un pequeño agrado hasta la euforia, a su vez la tristeza se puede expresar como una leve melancolía o llegar hasta una depresión. Buscar la armonía es volver a aceptar una realidad que nació con los seres humanos: somos organismos altamente complejos y unitarios, donde están indisolublemente trenzadas las emociones, la razón y el cuerpo. Desde hace poco más de tres siglos —con la publicación del Discurso del método de René Descartes— comenzó la disociación entre la razón, la emoción y el cuerpo. Bajo una concepción mecanicista, se pensaba que los sentimientos no eran seguros y que no se podía construir sobre ellos. Sólo la razón era firme, sin embargo, estaba fuera del cuerpo.

El Encanto de la Comunicación

101

El doctor Antonio Damasio es profesor de la Universidad de Iowa y uno de los neurólogos más importantes del mundo. En su libro El error de Descartes, muestra la influencia de la emoción en nuestros actos. Precisamente el título del libro alude al error de Descartes, cuando éste consideró al pensamiento fuera del cerebro y planteó su célebre frase “pienso, luego existo”, El doctor Antonio Damasio demuestra que la emoción precede biológica, evolutiva y operativamente al pensamiento, dice que una mejor frase sería: “siento, luego existo”. Agrega: “El gran público aún no comprende totalmente el problema creado en la medicina occidental por la grieta entre cuerpo y mente, si bien ahora último parece estar tomando consciencia de la situación. Sospecho que una respuesta compensatoria se traduce en el éxito que hoy en día conocen las medicinas alternativas”. Ya hablaban los griegos de la interacción: mente sana en cuerpo sano. Nosotros hemos aprendido todavía más para lograr armonía y salud, por ejemplo: • Mente, cuerpo y emoción deben trabajar en conjunto. • Meditar, reírse y comunicarse es bueno para la salud y para vivir más. • No imponer nuestros punto de vista, sino que escuchar, dar a las opiniones de los demás el mismo valor que a las nuestras y obtener conclusiones en equipo. • Equilibrar la vida en familia con la vida en el trabajo. La armonía interior es un trabajo, como toda la transformación consciente. No sucede espontáneamente, sino que depende de nosotros, nosotros guiamos lo que sucede en nuestra mente, eso exige mucho autocontrol.

102

Juan Bravo C.

Autocontrol Autocontrol es tomar control de nosotros mismos. Es frenar el impulso inmediato, aplicar realmente nuestras exclusivas características humanas y cambiar ese impulso por otra acción. También es postergar la gratificación, hasta cuando corresponda. Como cuando el niño está tan seguro de completar el dibujo que decide tomar antes los chocolates destinados a premiar el término del trabajo. Incluso algunos padres llegan a fomentar la dependencia de los impulsos cuando anticipan ese tipo de gratificaciones. En su libro La inteligencia emocional, Daniel Goleman presenta casos que muestran una correlación entre ser capaces de gratificarse cuando corresponda (no antes) y el mayor éxito en la vida. Harville Hendrix es un conocido sicólogo norteamericano, en su libro Amigos y amantes, dice que podemos dividir nuestro cerebro en dos partes principales, el cerebro antiguo y el nuevo. El antiguo responde a impulsos y genera reacciones automáticas, es un estado primitivo de evolución que tienen todos los animales. El nuevo se encuentra más desarrollado en el ser humano y es el que provee la interacción con el mundo real, es analítico y permite moderar las reacciones instintivas del cerebro antiguo. El cerebro antiguo está siempre alerta y su principal ocupación es la sobrevivencia y la seguridad física. “Decide” basado en la información que recibe del cerebro nuevo. No tiene sentido lineal del tiempo ni es capaz de distinguir sutilezas como personas individuales, lo único

El Encanto de la Comunicación

103

que reconoce es: a quién apoyar, quién nos apoya, con quién tener relaciones sexuales, de quién se debe escapar, a quién hay que someterse y a quién atacar. El cerebro nuevo está en contacto con el medio, toma decisiones, piensa, proyecta, organiza información, crea abstracciones y tiene sentido cronológico del tiempo. En las funciones del cerebro antiguo no existe el concepto de dar, sino solamente recibir. Por esta razón es que para nosotros es tan gratificante dar en las relaciones interpersonales, porque cuando damos, nuestro cerebro antiguo lo interpreta como recibí. ¿Cómo se avanza hacia el autocontrol? Una parte de la respuesta es a través de aprender a identificar y tomar conciencia de la emoción, para evitar la reacción impulsiva. Aunque no debemos confundir el necesario autocontrol en lo emocional con la riqueza de la espontaneidad cuando no hay agresión hacia otros seres humanos. Directamente relacionado con el necesario autocontrol de las emociones, se encuentra internalizar que nuestro foco de acción es interno, es decir, las decisiones que tomamos en la vida y la dirección que ésta toma son nuestra responsabilidad, es automotivación. Automotivación En esencia, automotivación significa centrar la motivación en nosotros mismos, sólo de nosotros depende hacer lograr realizaciones, superarnos, lo que queramos.

104

Juan Bravo C.

La automotivación surge cuando nos desprendemos de las dependencias, o las excusas destinadas a evitar nuestra propia evolución. Decimos: no puedo, porque, no tengo dinero, mi familia se molestaría, no tengo habilidad o es muy difícil. Es que necesito las pastillas para dormir, el alcohol, o una residencia —durante un período de inundaciones en Chile, resultaba sorprendente ver a personas que se rehusaban a dejar su casa, a riesgo de perder la vida, y algunos la perdieron. Otro mecanismo conocido para evitar tomar la vida en nuestras manos es la postergación: comienzo mañana, lo haré después, estudiaré más adelante. En el fondo, se trata de permitir que la vida fluya, dejar ir las cosas que no necesitamos, para que no nos pesen en la mochila e inmovilicen. En especial, la culpa. Podemos juntar y desechar tranquilamente toda la culpa personal y la que hemos cargado a los demás. Las culpas son el mecanismo más socorrido para evitar la motivación personal: llegué tarde porque había mucho tráfico y el despertador falló, el gobierno anterior no se preocupó del tema, mis padres me criaron así, mi esposo se puede molestar, etc… NADIE PUEDE SEPARAR AL JUSTO DEL INJUSTO A propósito de la culpa, el poeta Khalil Gibran (El Profeta), dice: “El justo y el bondadoso no son inocentes de cuanto hacen el injusto y el malvado. Nadie puede separar el justo del injusto, ni al bueno del malvado. Porque están juntos a la luz del sol, como lo están el hilo blanco y el hilo negro en la trama del tejido. Quien lleve a juicio a la mujer infiel, ponga también el co-

El Encanto de la Comunicación

105

razón de su marido en la balanza y pese la verdad de su espíritu. Quien deba castigar al ofensor, examine también el alma del ofendido”.

El asunto es querer estar y disfrutar con las personas, o, guardando las proporciones, con las cosas, sin que se transformen en una propiedad o una dependencia. A comienzos de los años 90 Sonia (mi esposa) y yo vivimos una gran crisis —que recién estamos realmente superando. Esta crisis dio origen a una separación. Yo me sentía tan solo, dolido y abatido que me parecía ver entrar la soledad y la tristeza por debajo de la puerta, como si fuera neblina. También sabía del dolor de Sonia y nuestros hijos. En esas circunstancias, pensé que debía hacer muchos cambios: decidí eliminar las pastillas para dormir y cualquier otra, para vivir la vida, comenzando por sentir en toda su intensidad el dolor de aquellos días y aprender. También dejé de fumar, culpar a otros y corté dependencias familiares destructivas. Unos pocos años antes me había independizado en mi trabajo y, con mayor libertad de acción, nos trasladamos desde Santiago a residir en Quilpué. Aquí Sonia comenzó nuevamente a estudiar, esta vez consejería familiar y yo volví a escribir libros, además de hacer consultoría a empresas y dictar cursos en universidades de la zona. Cabe destacar otros cambios claves que realicé en esta década: prácticamente deje la informática y orienté mi trabajo hacia las personas, comencé a hacer deporte en forma regular y estudiar mucho, particularmente a través de seminarios con grandes maestros, como los que cito en este libro.

106

Juan Bravo C.

También me acerqué a la religión y a otras fuentes de renovación espiritual y debo reconocer que seguimos caminos muy similares con Sonia, aunque en forma independiente. Ahora, estoy cultivando el hábito de agradecer y aprender a ser feliz, cualquiera sean las circunstancias de la vida. Automotivación es aceptar que cada uno de nosotros tiene todos los elementos para ser lo que quiera ser, o hacer lo que quiera hacer. No hay limitaciones reales, ellas sólo están en nuestra mente, lo cual nos lleva a realizar una revisión acuciosa de nuestros pensamientos, creencias y hábitos, es una autoobservación. Autoobservación La autoobservación consiste en observarnos a nosotros mismos y tomar decisiones que nos conduzcan a donde queremos ir. Podemos observarnos individualmente o al interior de los equipos que integramos, en la familia, trabajo, vida social, etc… La principal manifestación de la autoobservación es darnos cuenta que podemos ser felices ahora, tal como somos y con lo que tenemos, y también encontrar felicidad en el cambio hacia niveles superiores. Por eso es que el sabio Don Quijote de la Mancha le dice a Sancho: “La felicidad se encuentra entre posada y posada”. Una forma de autoobservarnos es haciéndonos conscientes de nuestra vida, por ejemplo, a través de escribir lo que hacemos en el día a día. No conozco estadísticas formales al respecto, las mías, informales, me señalan

El Encanto de la Comunicación

107

que las personas que llevan un diario de vida han aprendido a ser un poco más felices. ¿Por qué? Porque al describir algo nos obligamos a reflexionar, a poner atención ordenadamente y así nos damos cuenta de sus posibilidades, y si es tan interesante leer a otros, ¿cuánto más será leernos a nosotros mismos?. Lo mismo se logra cuando reflexionamos sobre nuestras acciones y nuestro futuro, cuando hacemos silencio interior o exterior o cuando conversamos nuestras acciones en grupos y nos reírnos de tantas actuaciones absurdas. Por ejemplo, un amigo cercano a los 80 años —me encanta conversar con la gente mayor, realmente aprendo de ellos, además, tienen una gran sabiduría que desean compartir— me decía que había logrado ser más feliz destinando unos minutos al final del día a reflexionar sobre las experiencias de ese día, degustarlas de nuevo, buscar su significado y pensar en como hacerlo mejor, en una forma de comunicación consigo mismo. Doy fe que funciona la propuesta de mi amigo, cuando la practico, no sólo me ayuda a superarme y ser un poco más feliz, también me ayuda a dormir mejor. La autoobservación, junto con la automotivación y el autocontrol, a su vez parte de la armonía y alegría de vivir, del desarrollo de personalidad y propósito, de buscar el significado y de la transformación permanente que comienza por uno mismo, se funden y logran en un sólo gran tema: la educación total.

108

Juan Bravo C.

Educación total Educar es lo principal y la forma en que se haga es fundamental: con cariño y acogida. Además, la educación es continua, alcanza a toda nuestra vida. Por eso es que el poeta Khalil Gibran (El Profeta), dice: “El maestro que camina entre sus discípulos no intenta, si es un verdadero maestro, ofrecerles su saber; prefiere darles su cariño y su fe”. La verdadera educación es aquella que conduce a cambios conductuales voluntarios en beneficio propio y de los demás. Además, entre muchas otras posibilidades de bien común, debiera dar origen a: • Averiguar qué es lo que queremos, ejercitando la imaginación para soñar y visionar. • Desarrollar la potencialidad personal, habilidades e intereses, esto significa averiguar cuáles son mis fortalezas y trabajarlas a fondo. • Pensar por cuenta propia y gestar opiniones personales, en otras palabras, tender hacia la autonomía. • Desarrollar la emocionalidad. Reconocer y querer la experiencia propia, sentir las emociones y trabajar la intuición y la empatía • Reconocer y aceptar las expresiones corporales, tales como una expresión de duda o una posición física de entusiasmo. • Tomar mejores decisiones personales teniendo en cuenta el bien común. Vivimos en un medio que debemos respetar.

El Encanto de la Comunicación

109

• Mejorar las relaciones interpersonales. Es indispensable un trato digno, respetuoso, agradecido y cortés entre las personas. • Aceptar el error como una forma natural del aprendizaje. Realmente aceptarlo. • Aprender a aprender, permitiendo, con una actitud de apertura, que se desencadenen en forma natural los cambios dentro de nosotros. • Ejercitar responsablemente la libertad en el medio social, la cual sólo se puede lograr practicándola. • Cultivar la comunicación en todas sus formas. • Trabajar en equipo, esquema natural para el ser humano, reconociendo también su individualidad. • Fomentar un ambiente libre de agresión, en particular sin calificación individual. • Trabajar y estudiar con alegría. El trabajo y estudio pueden ser fuente de realización personal. • Cuidar la salud física y mental, propia y ajena. • Utilizar un lenguaje limpio, sano y respetuoso. • Pensar en positivo. • Una formación integral, y generalizada. • Adaptarse a los cambios, propio de un proceso de aprendizaje y de la inteligencia de todo ser humano, hasta llegar al cambio continuo. Hacia fines de 1998 fui invitado por mi amiga Sima Nisis a participar en un gran evento de la Universidad Diego Portales, nada menos que con el Dr. Reuven Feuerstein, eminente educador israelita, uno de los más influyentes pensadores actuales en este ámbito.

110

Juan Bravo C.

La propuesta del Dr. Feuerstein se centra en fortalecer las bases del aprendizaje en los alumnos, tales como los conceptos de espacio, tiempo, comunicación, reflexión, precisión, autocontrol, etc… Destaca las diferencias de ritmo de cada ser humano y la importancia de aprender el proceso mental de solución de problemas, para aprenderlo y reutilizarlo en múltiples materias. Así, dice, el niño que tiene dificultad en matemáticas y al mismo tiempo es un buen jugador de fútbol puede hacer una transferencia de métodos para lograr buenos resultados en ambos ámbitos. Saliéndose de la absurda especialización que existe en los colegios, recomienda que los profesores enseñen diferentes materias —matemáticas, física, castellano, etc…— para que aprecien la facilidad de la transferencia y perciban que el conocimiento es uno solo. El Dr. Feuerstein se refiere a la modificación permanente del comportamiento de las personas, cuando se han cimentado bien las bases del aprendizaje. En el fondo, es enseñar a pensar. Para apoyar al alumno, el profesor debe hacer mediación y ayudar a entregar esos conceptos que le ayudarán en cualquier materia, trascendiendo los contenidos. Mediar es una bella labor que usa mucho la comparación. Me viene a la mente, ¿cómo las parábolas con que enseñaba un carpintero hace 2.000 años?.

El Encanto de la Comunicación

111

Capítulo 4. En la Dirección de los Sueños

“Una idea puede movilizar a los individuos para que participen en una cruzada social en búsqueda de un ideal. Les puede inducir a deshacer y rehacer lo que ya han hecho consciente o inconscientemente, y a volver a obtener el control del todo del cual son parte, y lo que es más importante, el control de ellos mismos”. Russell L. Ackoff

112

D

Juan Bravo C.

arnos una visión.

Las personas o grupos debemos darnos una visión de futuro. Una definición con cierta dosis de ambición que nos indique dónde o en qué nos gustaría estar en algún futuro. Es un sueño más elaborado, aunque siempre difuso y un poco incierto. La visión es pura emoción, es repetir incesantemente un sueño, hasta un punto que el visionario se siente allí. Su cuerpo aun está aquí, aunque su alma ya está viviendo el sueño. De ahí a la realización concreta hay sólo un pequeño paso. LAS IMÁGENES MENTALES PRECEDEN A LA ACCIÓN Robert Kriegel (Si no está roto, rómpalo) describe una investigación realizada por el neurofisiólogo Karl Pribam, dice: “La investigación de Pribam demostró que una imagen en la mente pone en actividad en el sistema nervioso autónomo las misma conexiones neuronales que se activan en el acto real de hacer algo. De modo que en lo concerniente al sistema nervioso autónomo ¡no hay diferencia entre pensar y hacer!”. Sugiere Kriegel que pensemos en lo que nos gustaría, en lugar de lo que no queremos que suceda.

Joel Arthur Barker, en su video Paradigmas, indica que una visión es formulada por líderes, compartida y apoyada por el equipo, es suficientemente amplia y detallada como para ser entendida por todo el grupo humano al cual se quiere llegar y, por último, es positiva y alen-

El Encanto de la Comunicación

113

tadora. No olvidemos que la mayoría de las empresas —una organización comercial o una familia— nacen de una visión concebida por una o varias personas, a partir de un anhelo largamente acariciado. Por ejemplo, formar una familia es la materialización de un sueño. No es asunto de dinero y conocimientos, es una empresa que surgió de una visión. Es pura emoción. Mientras exponía acerca de este tema, invitado por mi amigo Robinson Ormazabal, a las autoridades municipales de la comuna de Quillota, en la Quinta Región, el Alcalde, Dr. Luis Mella, dijo: yo tengo un ejemplo, y comentó el caso de un proyecto que languidecía año a año. En cada ejercicio anual se pedían unos 200 millones para su realización, siendo sistemáticamente rechazado. Cuenta el Alcalde que: “decidimos hacer algo creativo, replanteamos el proyecto, lo hicimos más amplio e incorporamos a la comunidad y esta vez pedimos más de ochocientos millones que fueron aprobados”. Dice el Dr. Mella: “no es cuestión de recursos, sino de pensar en grande”. Lo curioso es que las personas trabajan, se afanan, alegran y sufren lo mismo para llegar hasta una meta cercana que a una lejana. Entonces, ¿qué limitaciones impiden pensar en grande? En un ambiente típico donde se inventan todo tipo de objeciones para evitar realizar un sueño y liberar las energías, la pregunta debiera ser: ¿por qué no?. Se puede apreciar una correlación entre el éxito personal y la convicción del gestor, o gestores, de estar

114

Juan Bravo C.

haciendo algo que responde a sus auténticos intereses, a su visión. Entonces, tenemos que buscar aquello que nos motiva como personas, para lograr: una incontenible, desbordante, arrolladora, deslumbrante y contagiosa motivación. Visionar se postula hoy como una ayuda de superación aplicable a las personas y a las empresas. Y mucho mejor si es una visión compartida. En Modella, una empresa de la moda ubicada en Viña del Mar, requerían hacer el lanzamiento de su colección primavera-verano a fines de 1996. Históricamente se había hecho de manera informal en el salón de un edificio de departamentos y con amigas modelando. Al aplicar la técnica de visionar, la pregunta fue: ¿cuál es el ideal?. A María Isabel y Francisco, los dueños, les brillaron los ojos de emoción y describieron cómo realmente les gustaría: en el mejor hotel de Viña del Mar (Chile), con modelos profesionales, locución, música y servicio del mejor nivel, trescientas invitadas, muchos regalos y amplia cobertura de la prensa especializada, etc… Al discutir sobre cómo llegar a ese ideal, descubrimos que era factible. Modella realizó el lanzamiento de su colección primavera-verano en el Hotel Gala de Viña del Mar. Este evento contó con el apoyo de muchas personas y empresas que hicieron viable un proyecto inicialmente “imposible”. Cabe destacar que parte de las actividades se lograron a través de canjes por vestuario, otras fueron gratuitas: las fotografías, la filmación en video, la locución, etc….

El Encanto de la Comunicación

115

Durante el lanzamiento, las invitadas recibieron varios obsequios donados a Modella por empresarios amigos. ¿Qué se logró? Todo y más, resultado evidente cuando se tiene una visión. Integramédica es la principal asociación médica privada de Chile, ya posee tres torres en Santiago. Nació como la visión de un médico, Francisco Guerrero, que ha inspirado a grupos cada vez mayores de médicos, varios de ellos aportaron los ahorros de toda su vida sin más seguridad que la palabra de Francisco. El Dr. Humberto Maturana, en su libro El sentido de lo humano, dice que podemos ser cualquier tipo de ser humano que queramos ser, en contraposición a la negación de si mismo que significa la etiquetación de cualquier tipo: eres alegre, desordenado, estudioso, malo para las matemáticas. También señala que para aprender hay que hacer y disfrutar el hacer, así es como aprenden los niños, con sus juegos, en contraposición a la rígida estructuración de la pseudoenseñanza actual. En esto de la visión y los sueños, debemos hacerlo como los niños, ellos se creen y viven sus fantasías, realmente saben, intuitivamente, gestar una visión. ¿Cómo se gesta una visión? Gestamos un visión mediante un proceso de idealización. Durante este proceso dejamos volar nuestra imaginación, nos damos permiso para sentir nuestras emociones y concentrarnos en buscar lo que quisiéramos lograr, no lo que queremos evitar, independiente de la

116

Juan Bravo C.

realidad actual. Soñamos. De este modo obtenemos un ideal. Luego, en otro momento, razonamos hasta “aterrizar” el ideal, buscando qué es realmente posible y realizable, para llegar a un ideal factible, resultado del proceso de idealización. Cuando el criterio es buscar lo deseable, se establece una clara dirección hacia un objetivo preciso. Las preguntas son: ¿qué queremos?, ¿por qué? o ¿cuál es nuestro sueño?. TODO ES IMAGEN MENTAL El doctor Wayne W. Dyer, en su libro Lo verá cuando lo crea, dice: “Todo lo que usted hace responde a la imagen que se ha forjado en su mente antes de traducirla en acción. Una vez que sus pensamientos reflejen lo que usted verdaderamente quiere hacer, el comportamiento y las emociones correspondientes afluirán espontáneamente. ¡Créalo y lo verá!”. El profesor Dyer Considera tan importante este punto que en su libro Los regalos de Eykis llega a citar al filósofo Henry David Thoreau: “Si uno avanza confiadamente en la dirección de sus sueños, y se propone vivir la vida que ha imaginado, se encontrará con éxitos que no esperaba”.

A propósito, la historia del extraordinario Walt Disney muestra la concepción y materialización de un sueño, el señor Disney, de humilde origen, llegó a formar una de las más grandes empresas del mundo dedicada a la fantasía. ¿Sólo fantasía? ¿o una compañía que también ayuda a concebir y materializar sueños?.

El Encanto de la Comunicación

117

¿Cómo se materializa un sueño? Diseñar como llevar los sueños a la práctica es pura creatividad. Se produce aquí un fenómeno muy especial: toda vez que tenemos una meta, se provoca una tensión creativa entre la situación actual y esa meta. La tensión creativa es el conflicto que se produce cuando uno está en una parte pero quisiera estar en otra. Mientras esos puntos estén separados, el conflicto continúa: debemos tratar de llegar a la meta u olvidarnos de ella. Destaquemos este aspecto: la existencia de una distancia entre lo que quiero y lo que tengo es un conflicto que nuestro cerebro, en forma natural, hace lo posible por corregir, de ahí surgen muchas ideas prácticas. La creatividad es una de las cualidades más típicamente humanas y, por ende, fruto de profunda motivación para todas las personas, está siempre presente, no se atrofia ni disminuye, aunque un medio confrontacional la inhibe. Ya tenemos una visión y sabemos que es posible llegar ahí, ahora debemos establecer una estrategia de cambio. Estrategia de cambio Se trata de establecer una estrategia a partir de la visión. Comenzamos por definir objetivos, para cumplirlos es necesario formular un programa de acción, es decir, señalar con precisión las actividades necesarias para 3 cumplir los objetivos . 3

En mi libro Planificación sistémica profundizo en el tema de estrategia.

118

Juan Bravo C.

No se trata de establecer una receta, una estrategia es algo muy rico y variado, donde al mismo tiempo que definimos objetivos, pensamos en cómo realizarlos. El conjunto de acciones que decidimos emprender, nos permiten cumplir los objetivos establecidos, aunque, ¿estamos solucionando el problema correcto?, ¿son realmente soluciones apropiadas?. Acerca de las soluciones Buscar soluciones es algo relativamente sencillo, la mayor dificultad está en saber si efectivamente estamos trabajando en el problema correcto. Aunque a veces nos encandilamos con algún tipo de solución y forzamos el problema para lograr un ajuste, como si anduviéramos con un martillo en la mano. Así, en la confusión sólo creemos reconocer clavos. Me sorprende que excelentes profesionales, antes de aclarar una situación confusa ya tienen armada la solución, de su especialidad. Sucede con todo tipo de especialistas, ya sean ingenieros en informática o sicólogos, tienden a aplicar su solución para resolver el problema que creen ver. Es que, escarbar en la confusión hasta visualizar un problema concreto demanda cierto esfuerzo, es más cómodo estar en la luz de lo conocido. BUSCAR EN LUGAR EQUIVOCADO (ANTHONY DE MELLO) Un vecino encontró a Nasruddin cuando éste andaba buscando algo de rodillas.

El Encanto de la Comunicación

119

—¿Qué andas buscando, Mullah?. —Mi llave. La he perdido. Y arrodillados los dos, se pusieron a buscar la llave perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino: —¿Donde la perdiste?. —En casa. —¡Santo Dios! Y entonces, ¿por qué la buscas aquí?. —Porque aquí hay más luz.

Por eso Edward De Bono, uno de los mejores expertos en creatividad en el mundo, destaca lo que llama la “trampa de la inteligencia”, personas que se creen buenos pensadores por tener alto C.I., muchos títulos o éxito. Ellos tienden a: defender sus puntos de vista, porque piensan que están en lo correcto; probar que el otro está equivocado, ya que ser constructivo es más difícil; y a obtener conclusiones rápidas, que son pobres en información objetiva. Señala que la creatividad proporciona oportunidades, así somos más libres, porque podemos elegir. En el enfoque sistémico, se estudia que cuando uno logra identificar y enunciar el problema correcto, la solución viene incorporada. En fin, sea como sea, ya tenemos una o varias soluciones, ahora hay que hacer el cambio. Hacer el cambio Hacer el cambio se trata, simplemente, de llevar a la práctica aquello que tenemos planeado. Si se trata de mayor puntualidad, hay que hacerlo, si es mayor tiempo

120

Juan Bravo C.

con los hijos, hay que hacerlo. Por ejemplo, conozco varios amigos que abandonaron el TV cable para incrementar su calidad de vida, ¡y les resultó! Yo mismo he reducido casi a cero mi consumo de noticias por televisión, porque no refleja ni cercanamente lo que en realidad sucede en el mundo, especialmente todo lo positivo que se hace en silencio. Es curioso esto del cambio, las personas u organizaciones que están en cambio permanente, sólo lo hacen, a veces inconscientemente, ni hablan de él. Al revés, las personas u organizaciones que preferirían detener el mundo y quedarse pensando y haciendo lo mismo que el día anterior, el año anterior, el siglo anterior o el milenio anterior, son quienes más se resienten con el cambio. Entonces, por estar obligados a cambiar tienden a culpar a las crisis, los chinos, el gobierno, al cónyuge, etc… Comencemos por ver qué sucede con el cambio en sistemas que están funcionando. El cambio tiene como piso la situación anterior Algo que funciona bien, es una joya que debe ser tratada cuidadosamente. Se pueden limar sus asperezas e introducirle modificaciones graduales, aunque sin cambios bruscos, porque se arriesga la destrucción de la joya. Me permito estos comentarios porque he visto casos en que una solución antigua se desmantela antes de tener la nueva probada, en funcionamiento o con un diseño factible y los resultados son caóticos. Por ejemplo, el

El Encanto de la Comunicación

121

esposo no está del todo contento en su trabajo, entonces, sin tener una opción independiente clara ni otro empleo, decide renunciar. Lo más probable es que se avecine un drama. La dueña de casa decide aceptar una oferta de trabajo, sin mucha claridad respecto a que sucederá con su esposo, hijos pequeños y su casa. Otra vez se acerca el caos. Asimismo, en el área social, cuando deben introducirse cambios, estos deben ser graduales, cuidando que el bien común vaya siempre en aumento. Nadie tiene por qué sufrir al hacerse cambios supuestamente de bien común, eso sucede cuando las cosas se fuerzan, como cuando nada se ha hecho antes y de pronto se viene la crisis encima. Lograr que el cambio mantenga siempre el bien común en una curva ascendente, significa que deberíamos estar haciendo cambios de primer y segundo orden. Cambios de primer y segundo orden En sicología se habla de cambios de primer y segundo orden. Los de primer orden son cambios menores de adaptación a las circunstancias de la vida que todos debiéramos hacer en forma habitual. Los de segundo orden son cambios radicales, que también debemos hacer cada cierto tiempo, antes de que sean obligatorios como producto de una crisis matrimonial o como cuando recurrimos a la ayuda de terapeutas. Paul Watzlawick (Teoría de la comunicación) se refiere también a los cambios de primer y segundo orden. Los de primer orden, dice, son las adaptaciones del día a

122

Juan Bravo C.

día, como la velocidad que se logra en una marcha específica en un automóvil. Los de segundo orden, son mayores, como los cambios estructurales en la personalidad, por ejemplo, la nueva velocidad que se logra en el automóvil al pasar el cambio desde tercera a cuarta. Especialmente en el cambio de segundo orden, es necesario preparar el terreno de lo nuevo y despedirse de lo antiguo, es todo un trabajo en lo emocional y luego hacerlo y llegar hasta el final. Por ejemplo, en una situación de cambio de casa es fundamental que los niños la conozcan antes de cambiarse, que la visiten varias veces, asimismo, debe permitírseles despedir la casa antigua, podría ser volviendo un par de veces después de haberse cambiado. En todo caso, la idea es obtener un avance consistente, un proceso continuo de cambios. Porque, dice el refrán popular, si uno sigue haciendo las mismas cosas de siempre obtendrá los mismos resultados de siempre. En realidad, debería decir resultados cada vez peores. Es un principio sistémico que para absorber el cambio externo debe producirse un cambio interno equivalente. Así se mantiene la coherencia. De otra forma, se producen desajustes y dificultades de adaptación. Es decir, para que un cambio se arraigue, deben producirse acciones permanentes en su ámbito y en el entorno. Algunos ejemplos: • Un cambio en los hijos sólo resultará con un cambio equivalente al de los padres.

El Encanto de la Comunicación

123

• Un cambio en los padres desde un estilo autoritario a uno participativo sólo resultará con una preparación de toda la familia. Cambio y aprendizaje están íntimamente ligados. Para entenderlo, lo mejor es ir a la raíz, a los niños. Robert Siegler dice que ha comprobado cómo en el desarrollo del niño, el cambio es un proceso continuo. Agrega Siegler: “un tipo de descubrimiento muy importante es que, en cada momento, los niños poseen muchas maneras diferentes de pensar, en vez de pensar de una sola forma sobre un cierto concepto. Ellos realmente piensan de varias formas. Otro tipo de descubrimiento muy interesante, es que desafiar a los niños a explicar los razonamientos de otras personas que saben más que ellos, es una excelente manera de promover el aprendizaje creativo”.

124

Juan Bravo C.

Capítulo 5. Cultivar Relaciones de Confianza

“La amistad es el vivir en la aceptación del otro, en la legitimidad del otro en la convivencia, sin exigencia, sin peticiones y sin juicios, como un espacio en el cual todo es posible y legítimo en la conversación incluso el desacuerdo y la discrepancia. Cada vez que uno le exige al amigo o amiga que sea de una cierta manera, se acaba la amistad”. Humberto Maturana Romecín

El Encanto de la Comunicación

A

125

l cultivar la confianza se anula el temor.

Porque el enemigo del amor no es el odio, sino el miedo. En las relaciones de confianza las energías se orientan al fortalecimiento mutuo. Significa buscar la amistad, destacar lo positivo, respetar, ser cortés, reconocer, agradecer o señalar un camino equivocado. Humberto Maturana y Sima Nisis, en su libro Formación humana y capacitación, dicen respecto al proceso educativo: “Un niño o niña que crece en respeto por sí mismo puede aprender cualquier cosa si lo desea. Todos los seres humanos, por el solo hecho de existir en el lenguaje somos igualmente inteligentes”. Agregan algunas sabias reflexiones: “El profesor debe saber que los niños aprenden (se transforman) en coherencia con su emocionar. El amor es el dominio de conductas relacionales a través de las cuales el otro surge como un legítimo otro en convivencia con uno. No hay que enseñar valores, hay que vivirlos desde el vivir en la biología del amor. Lo central en la formación del profesor debe consistir en tratarlos del mismo modo como se espera que ellos traten a sus alumnos. Hay que respetar las distintas dinámicas temporales en el aprendizaje de los niños, permitiéndoles tomar todo el tiempo que necesiten sin que sus aparentes demoras sean vistas como faltas en su ser, sino sólo como insuficiencias circunstanciales en el hacer que se corrigen con más dedicación en él”.

126

Juan Bravo C.

LAS PERSONAS PERCIBIMOS LA INTENCIÓN Dice Susan Campbell (Del caos a la confianza): “Todo tipo de comunicación genera confianza o la debilita. Detrás de todo lo que decimos, hacemos o sentimos con respecto a otro hay una intención. Las personas siempre perciben si nuestra intención es entender o controlar. Cuando la intención es controlar, se sienten usadas, no respetadas y anuladas. La relación se limita. Perdemos la capacidad de resolver problemas de forma conjunta o de contribuir al aprendizaje mutuo”.

A propósito, mi estimado amigo Rolf Achterberg revisó un borrador de este libro, tal como lo ha hecho con todos los otros. Al lado de la cita a Susan Campbell me escribió: “no pienso controlar a nadie, ni criticar, es así como es, pues yo no critico a cualquiera, únicamente cuando siento la confianza del otro”. Por la misma confianza que yo también siento es que me permito compartir estas joyas, perdón, palabras. Cultivar relaciones de confianza es abrir la comunicación, es como tender un puente sobre un abismo. La confianza es un puente de plata Confiar es tender un puente de plata entre uno y el otro, a través de ese puente es posible la comunicación. Comienza por confiar en uno mismo. EN BUSCA DEL DESTINO Hay una película, titulada “En busca del destino”, donde queda muy claro este concepto de establecer primero una relación de confianza para llegar al corazón de las personas. Robin Williams hace el papel de un

El Encanto de la Comunicación

127

terapeuta que atiende a un joven genial y muy conflictivo (Matt Damon). En la relación profunda y honesta que se establece entre ambos, no sólo el cliente sale transformado.

El puente de plata que construimos desde la confianza nos lleva hacia el compromiso. Compromiso Comprometerse es realmente decidirse a actuar, esencialmente es un compromiso con uno mismo que tendrá amplias repercusiones personales, con una relación específica, con los demás, con un proyecto, etc… Y cuando nos comprometemos, muchas cosas suceden, es magia. El gran Goethe decía: “En el momento en que uno se compromete definitivamente, la Providencia también se mueve. Ocurre toda suerte de cosas en apoyo de algo que, de otra manera, nunca habría ocurrido. De la decisión surge toda una serie de incidentes imprevistos, encuentros y ayuda material que ninguna persona podría haber soñado que surgirían en su camino. Todo lo que usted sueñe que puede hacer, comiéncelo ya. La osadía contiene genio y magia. Comience ahora”. Por ejemplo, un amigo y participante en uno de mis cursos, Carlos Aguirre, nos deleitó con su testimonio: cuenta que su hija había sido invitada a Mar del Plata, Argentina, a participar en una actividad deportiva. Normalmente la respuesta habría sido que no podía ir, porque el gasto del viaje, unos US $ 500, no estaba en el presu-

128

Juan Bravo C.

puesto. Sin embargo, pensó que justamente ese deporte era del interés de su hija y que debía ayudar a realizarlo, además tuvo fe en que podría reunir el dinero o estrecharse el cinturón por varios meses. Se comprometió, y la magia comenzó a actuar. Cuando correspondía pagar la primera cuota de US $ 200, su esposa, que había estado observando lo que sucedía, le contó que tenía unos ahorros para algunas cosas personales que podrían esperar y que prefería cooperar con el viaje de su hija y pagar esa cuota. Después, cuando correspondía pagar la segunda cuota, de US $ 300, milagrosamente le llegó poco días antes un reembolso por gastos médicos que ya había dado por perdido, de un valor cercano a la cuota. Carlos destaca que en su compromiso no había irresponsabilidad, porque él sabía que el monto comprometido podía pagarlo con sus ingresos regulares, aunque con mucho esfuerzo. Cierto, buscamos el coraje, no el ser temerario. Yo apostaría que usted también tiene, como mi amigo Carlos, alguna anécdota acerca de como la Providencia se puso de su lado cuando asumió un compromiso. Un compromiso total. El niño de nueve años venía escuchando desde hacía días que su hermana pequeña estaba muy enferma, que su sangre estaba mala y que debían cambiársela, sino moriría. Un día, sus padres le explican que van a hacer una transfusión de sangre a su hermana y, como es del mismo tipo que la de él, le piden de su sangre. Sus padres se extrañan que se quede en silencio por un rato y luego asiente: sí, está bien. En el hospital lo adormecen ligeramente y le sacan algo

El Encanto de la Comunicación

129

de su sangre, al rato despierta y nuevamente sorprende a sus padres porque comienza a mirar muy extrañado para todos lados, se toca y dice: ¡no me morí!. Recién ahí los padres comprenden lo que el niño había entendido y se maravillan. Comprometerse y actuar es la norma en un clima de participación total. Participación total En un ambiente realmente participativo, las decisiones no son impuestas por la mayoría sino que son resultado de acuerdos y consenso. Las relaciones interpersonales son de excelente calidad, aunque superficialmente se observan muchas diferencias, ellas son parte de la vida, no se reprimen y se busca el consenso. Se entiende y aplica lo que algunos llaman amor: mi propio bienestar depende del bienestar de las personas que me rodean. Participación significa que todas las personas toman decisiones en diferentes asuntos, particularmente en lo que se refiere a su persona, para lo cual disponen de la información necesaria. ¿Interesa sólo cumplir con la misión del grupo? ¡No! Todos necesitamos también la emoción del juego, el sentirnos útiles luchando por algo que vale la pena. En otras palabras, tan importante que la misión es el proceso para cumplir con la misión.

130

Juan Bravo C.

LOS BUENOS SIEMPRE GANAN ¿Acaso esta conducta altruista es inconveniente para el bolsillo? Todo lo contrario. En 1993, un estudio de la revista Fortune demostró que las empresas que respondían a una conducta ecológica eran también las más rentables. ¡Es lógico! En un mundo con mayor información, preferiremos la colaboración. Sólo el oscurantismo y la ignorancia permiten que prosperen negocios antisociales.

Como en el juego de los niños, ellos trabajan tenazmente por escalar un cerro o ganar mayor cantidad de bolitas. Llegar a la cumbre u obtener muchas bolitas no es lo más importante, lo vital para su desarrollo personal y social es estar ahí jugando. Me explico, si usted ve a un niño esforzándose por ganar bolitas y, con muy buena intención, decide ahorrarle el esfuerzo y regalarle una gran bolsa llena de bolitas, le producirá más decepción que alegría, porque le quita la emoción del juego y lo ablanda para los siguientes retos. Es como el sabor amargo que produce ganar un partido por ausencia del rival. Es como el exceso de incentivos, que poco a poco son más importantes que el juego. Es como pagarle a los niños por las buenas notas en el colegio. La participación lleva implícita una autoaceptación del cambio. Vamos aceptando poco a poco una modificación de nuestro entorno que nosotros mismos estamos provocando gracias a compartir la toma de decisiones. Conozco el caso de una pequeña empresa donde realmente se aplica la colaboración. Se trata de Plásticos Chorrillos, en Viña del Mar, dirigen la empresa dos mu-

El Encanto de la Comunicación

131

jeres, Patricia Valenzuela, gerente, y Marcela Astorga, su asistente. De ser dueña de casa, Patricia pasó a hacerse cargo necesariamente de una empresa prácticamente quebrada, con deudas de varios cientos de millones de pesos y una estructura sumamente jerarquizada. En fin, después de cinco años, muchos cambios, grandes esfuerzos y duros sacrificios, la empresa va saliendo adelante, con la participación de todos. Los ocho trabajadores funcionan en forma tan colaborativa que en los tiempos malos ellos mismos han renunciado a parte de su sueldo para adquirir materias primas, colaboran en conseguirla en pequeñas cantidades, se encargan de la reparación de las máquinas, son consultados cada vez que se requiere hacer trabajos especiales, se ayudan entre sí para estudiar y señalan que lo pasan bien. No obstante la carencia total de capital, los proveedores han confiado en Patricia y de una u otra forma le van proporcionando material y ofreciendo créditos. Los clientes están plenamente satisfechos y aunque los precios no son los más bajos, prefieren trabajar con Patricia porque la calidad es algo sagrado, así como el cumplimiento en los plazos y medidas, además, como valor agregado, cuando llegan a comprar se les recibe bien, conversan, se relajan y se van como mejores personas. Esta es una verdadera historia de valor, Patricia ha sido firme en hacer honestamente los negocios y en mantener un estilo participativo, dice: “estoy dispuesta a cerrar la fábrica antes que volver al esquema anterior”.

132

Juan Bravo C.

Es sabido que en la medida que los mismos interesados generen e implementen ideas, las sentirán como propias, lo cual ayudará a incrementar su nivel de compromiso. Mejor todavía si ellos mismos han elaborado las reglas del juego. Las reglas del juego Me refiero a que las pautas de interacción, o reglas del juego, sean elaboradas por las mismas personas que deben operar. Así se logra el compromiso de cumplirlas. Toda pauta de interacción personal está en permanente reformulación, no existe aquí la última palabra. ¿Qué sucede cuando una regla del juego no se cumple? Eso produce que el juego se arruine, a menos que la persona sea rápidamente llamada a terreno por el mismo grupo. Observemos por un momento el juego de los niños: ellos definen consensual y previamente las reglas del juego, luego, si alguno de los jugadores no las cumple, lo cual sucede solo ocasionalmente, se le llama severamente la atención, a veces bruscamente, y si persiste en su actitud, es excluido del juego, incluso con consecuencias para su participación futura; esto provoca generalmente una reacción en el niño “afectado” que le hace cambiar su actitud para pedir ser reincorporado. Especialmente me parece interesante observar la conducta de un “niño problema” con sus pares; ellos simplemente no le aceptan sus mañas y entonces se produce un milagroso cambio, el niño problema decide ac-

El Encanto de la Comunicación

133

tuar socialmente y por lo general se integra satisfactoriamente al juego; a no ser que haya un adulto para “protegerlo”. Quiero reconocer y rectificar un error que cometí en las líneas precedentes, dije “niño problema”, debiera decir, niño hijo de “padres problema”, permisivos o autoritarios, por ejemplo. En un ambiente colaborativo lo natural es que los acuerdos sean cumplidos, no por temor a la represalia sino como una conducta de socialización, de profunda humanidad. También es natural que el grupo se proteja de la agresión que significa el incumplimiento de un acuerdo, debe estar claro “qué pasa si no...”. Aunque en un grupo muy educado, no necesariamente con muchos conocimientos, sino de amplio desarrollo personal y social, el respeto por los compromisos contraidos es una conducta básica. En equipos con tales miembros se puede abandonar tranquilamente la negociación de las represalias por incumplimiento de los acuerdos, porque si algo no se cumplió, sería solamente por causas de fuerza mayor, muy ocasionalmente. Es decir, hay respeto, una virtud inseparable de la participación y base de la confianza. Respeto El respeto consiste, simplemente, en considerar a la otra persona como un ser humano, libre, autónomo y con derechos. En el respeto hay algunas consideraciones elementales:

134

Juan Bravo C.

• • • • • • •

Cortesía. Seriedad. Destacar lo positivo. Limpieza del lenguaje. Aceptar el error, en nosotros y en los demás. Credibilidad, o coherencia entre el decir y el hacer. Aceptar los ritmos propios y de los demás. Somos diferentes y hacemos las cosas a diferente velocidad. Cada uno de nosotros tiene su propio ritmo para comer, vestirse, trabajar o cambiar. • Cuidar de no invadir el espacio personal, como cuando alguien se acerca mucho a una persona y ésta se corre hacia atrás, manteniendo la distancia, su distancia, la cual está influida por múltiples factores, individuales, familiares, culturales, etc… • Inclusión, es decir, dar cabida a los contrastes de la realidad. Inclusión es lo contrario de la exclusión, pensamiento excluyente o dicotómico, donde se dice: esto es o no es, está dentro o afuera, conmigo o contra mí. La inclusión acoge en su seno a las más variadas interpretaciones de la realidad. • Aceptar la curiosidad, que tan bien nos hace y nos lleva hacia la sorpresa y el entusiasmo. La familiaridad genera falta de respeto. Es un dicho que en inglés rima y que incorpora mucha sabiduría. ¿Por qué a veces tratamos mejor a los extraños que a los integrantes de nuestra propia familia?. Profundicemos más en la cortesía, seriedad, destacar lo positivo y la limpieza del lenguaje.

El Encanto de la Comunicación

135

Cortesía Don Costantino Ambrosoli, el fundador de Industrias Ambrosoli, tiene 90 años de edad. Cuando, junto con su nieto Giancarlo, le entregamos el libro que escribimos acerca de la historia de la empresa, me emocionó que se pusiera de pie con mucho esfuerzo para saludarme. Él considera de cortesía elemental saludar de pie a una dama o a un caballero. Es importante, en tribus de África el saludo es incluso una forma de reconocer la existencia de una persona (y todo indica que nuestros ancestros vienen de allá). Dicen que la cortesía es como el aceite en los motores, indispensable para un funcionamiento suave y sin roces. La cortesía suaviza, armoniza las relaciones y es ampliamente generadora de energía. Se expresa en devolver las llamadas, enviar notas de agradecimiento, dar el asiento, sonreír, preguntar ¿en que puedo ayudar?, etc… Y en algunas palabras mágicas: por favor, gracias por llamar, mucho gusto, muy amable. ¿Será posible dar al niño o a la niña el mismo respeto que a los adultos? Debe ser así. La cortesía también consiste en agradecer a todos quienes permiten que usted esté ahí, a los que le ofrecen el placer de su compañía, a su cónyuge, hijos e hijas, amigos, familiares, proveedores, colaboradores, jefes y clientes. ¿Qué haría usted solo o sola? La gratitud no es caridad, ¡es justicia!

136

Juan Bravo C.

ACERCA DE AGRADECER Tom Peters, en su libro En busca del ¡Uauu!, dice: “¡No olvide escribir sus notas de agradecimiento! Acaba de leer el consejo más importante contenido en este libro, la fuerza del agradecimiento, expresado de cualquier otra manera, es casi imposible que sea derrotada”.

Muy cercano a la cortesía, se encuentra fomentar la seriedad en las relaciones. Seriedad Seriedad y alegría van juntas, buscando una amplia zona de armonía, donde se eviten los extremos, por un lado la gravedad , que se manifiesta casi siempre con el ceño fruncido, y por el otro la liviandad, que se expresa en tallas hirientes y en la imposibilidad de sostener diálogos constructivos. Julio Olalla, destacado comunicador internacional, en un seminario en Chile hacía hincapié en que la seriedad es respeto e incluye la alegría, no es falta de humor ni llega a la gravedad. A la inversa, la trivialidad es destructiva, porque todo es motivo de bromas o “tallas”, casi siempre hirientes y descalificadoras. La “talla” es reírse del otro, a diferencia del humor, que es reírse con el otro o de uno mismo. A su vez, Humberto Maturana y Sima Nisis (Formación humana y capacitación), agregan: “lo que se vive en el espacio relacional es siempre válido, aunque se le considere un juego o una broma. Esto es fundamental: nin-

El Encanto de la Comunicación

137

guno de nosotros acepta como broma o algo irrelevante las negaciones o aceptaciones del ser, cualquiera que sea la circunstancia”. En la seriedad de una relación es donde se crea el espacio apropiado para destacar lo positivo de la otra persona, es el valor del reconocimiento. Destacar lo positivo Quiero destacar en forma especial que lo que hace la diferencia en una persona o grupo, no es lo que hace menos mal sino lo que hace muy bien, esto significa destinar a las fortalezas el máximo posible de tiempo y mejorar las debilidades solamente para llevarlas a un nivel aceptable. ¿No le parece sorprendente? Es exactamente al revés de como lo aprendimos en el colegio, donde nos gastábamos todo el tiempo en llevar las debilidades a un punto de rendimiento medio y las fortalezas quedaban abandonadas. Una aplicación concreta de este punto es dejar de lado los diagnósticos, aquellos que buscaban lo que “estaba fallando” en la organización, en la familia o en la persona. Los cambiamos por preguntar por lo mejor que tenemos y por lo que queremos tener y eso es lo que trabajamos. Destacar lo positivo se manifiesta en el reconocimiento, es como la alegría del reencuentro. También es celebrar logros y compartir honores y elogios, como cuando alguien es premiado y él lo señala como un logro compartido con el grupo a que pertenece.

138

Juan Bravo C.

Podemos aprovechar el refuerzo positivo, siempre y cuando la alabanza sea sincera: ¡te felicito! ¡qué bien te ves! ¡excelente trabajo! ¡muy puntual! Aprovechar las sugerencias no sólo beneficia al grupo en cuanto permite avanzar a un nuevo nivel o solucionar un problema, también es fuente de satisfacción y reconocimiento para quien aportó la idea. Imagínese la satisfacción de un niño que dio la idea de empapelar un sector de la casa con un papel especial antihumedad. Destacar lo positivo también se expresa a través de la limpieza del lenguaje. Limpieza del lenguaje Usar un lenguaje positivo, directo, limpio y sano no sólo ayuda en lo social, sino también en la salud. Las groserías y muletillas hacen poco creíbles los mensajes y envenenan los pensamientos. Usar un lenguaje impecable, es como sentirse limpio y usar un traje nuevo. En fin, es indispensable cuidar el condicionamiento que se produce a través del lenguaje. Cuando alguien dice reiterativamente me enferma tu actitud, logrará enfermarse a la larga. Si dice: se me olvidó, le está ordenando al cerebro cerrar la carpeta sobre el asunto. Si dijera, ya me acordaré, le dice a su cerebro que continúe buscando y entonces recordará rápidamente el número de teléfono, el nombre de aquella persona o lo que sea.

El Encanto de la Comunicación

139

EL LENGUAJE REFLEJA LA CULTURA El sacerdote jesuita Carlos Vallés, residente en la India por muchos años y discípulo de Anthony de Mello —incluso escribió un libro sobre su maestro, Ligero de Equipaje— en su libro No temas, dice: “El lenguaje refleja la cultura. Mientras que a nosotros nos basta con una sola, los esquimales tienen una docena de palabras para decir nieve, porque las diferentes clases de nieve tienen para ellos una importancia que no tienen para nosotros. En las lenguas de la India hay palabras distintas para decir «hermano del padre», «marido de la hermana del padre», «hermano de la madre» y «marido de la hermana de la madre», que son todos «tíos» en castellano; lo cual nos recuerda que los lazos de familia son más fuertes y sutiles en la India que en Europa”.

A partir del lenguaje se generan pensamientos y de ahí sentimientos y efectos corporales; esto significa que ¡el lenguaje, a través de los pensamientos, afectará positiva o negativamente sus sentimientos y su cuerpo! Además del efecto social. Ya sabemos que nombrar las cosas es hacerlas presente. Están tan unidos lenguaje y pensamiento que ambos deben operar en positivo. Pensamiento positivo ¿Sabía usted que los malos pensamientos, rencores, resentimientos, venganzas, etc... son desgastadores y pueden producir depresión? A la inversa, los pensamientos sanos son generadores de energía. Por favor, detenga un instante la lectura del libro, levante la cabeza hacia arriba e imagine que está exprimien-

140

Juan Bravo C.

do lentamente la mitad de un limón sobre su boca entreabierta, siga el juego y sienta que algunas gotas del limón están sobre su lengua. Ahora vea lo que pasó con su saliva, ¡aumentó! Eso significa que su pensamiento tuvo un inmediato efecto fisiológico. En esto tienen gran importancia el conjunto de creencias que uno decide tener. Decidimos qué creencias adoptar desde nuestra adolescencia en adelante, independiente de que cuando niños nos adherimos a las creencias de nuestros mayores, aunque, debemos reconocer que muchos “mayores” siguen adheridos a creencias que les perjudican o disgustan, porque lo creían otras personas en otro tiempo y lugar. Algunas creencias perjudiciales son del tipo: la vida es dura, el amor no existe, hay que tener dinero para estudiar, los tiempos de antes eran mejores, etc… ¿Qué sucede con este tipo de creencias? Inmovilismo, resignación y resentimiento. Otras creencias, positivas, generan optimismo y fe y ayudan a una participación activa en el mundo para solucionar distorsiones pasajeras, por ejemplo: la vida está llena de posibilidades, las personas son buenas por naturaleza, todos somos capaces de grandes realizaciones, el amor es más fuerte, a partir de nuestros sueños podemos lograr y disfrutar cuanto deseemos, la riqueza es el camino para superar la pobreza, la vida es hermosa, hay un avance hacia mayor bienestar en la humanidad, ¡tú puedes!, vivimos cada vez más y mejor. Por favor, ¿me ayudaría usted a completar esta lista?…

El Encanto de la Comunicación

141

El pensamiento positivo condiciona la conducta porque es esencia de la humanidad y colaboración solidaria. Humanidad y colaboración solidaria Somos seres humanos y resulta evidente que debemos desarrollar la humanidad. Es decir, reconocer que las personas requieren un trato de seres humanos, donde prevalezca la colaboración y el respeto. La colaboración solidaria es la principal inversión que conduce a mayores niveles de energía. Apreciemos cómo nos gusta lograr acuerdos, tanto en una conversación trivial como en un proyecto mayor. Es en la colaboración y la solidaridad donde podemos encontrar las fuentes de la vida. Nos gusta colaborar, así somos. Por ejemplo, imagínese que su hijo tiene una colección de estampillas, ¿cómo se sentiría usted si recibe una rara estampilla de Timbuktu? Con toda seguridad querrá entregársela cuanto antes a su hijo, ¿quién siente mayor satisfacción en esos momentos? ¿Él o usted? ¿Acaso no ocurre que muchas veces somos los padres quienes estamos más preocupados que nuestros propios hijos por sus colecciones? Es que nos gusta cooperar. La humanidad y colaboración hacen indispensable la autonomía de las personas. ¿Realmente aceptamos tratar a los individuos como adultos responsables de sus acciones, sin pretender influir sobre sus decisiones personales?, ¿permitimos que cada persona asuma el costo más real posible de sus acciones.

142

Juan Bravo C.

Capítulo 6. Escuchar con Todo, a las Personas y a la Vida

“En la soledad podemos encontrar un nuevo comienzo, una oportunidad de romper con antiguas costumbres. En la soledad es posible encontrar mayor sensibilidad, compasión y empatía. En la soledad, es posible encontrar la verdad sobre nosotros mismos, estimular nuestros sentidos embotados y aclarar y reordenar nuestras prioridades. Sobre todo, en la soledad podemos encontrar a Dios y llegar a oír su voz. La soledad es la más fundamental de todas las disciplinas espirituales, y a ella debemos regresar una y otra vez si queremos oír la suave voz de la inspiración, si queremos vivir vidas plenamente realizadas”. Dale Salwak

El Encanto de la Comunicación

143

E

scuchar con todo, a todos y a todo.

Es oír las débiles señales de condiciones cambiantes y actuar rápido, antes que debamos hacerlo obligatoriamente, es darle audiencia a nuestras emociones y sentimientos. Es oír el aleteo de la mariposa y actuar antes que llegue el huracán. Es posible que a veces no escuchemos bien y nos equivoquemos. ¿O usted prefiere no hacer nada para evitar correr riesgos?. Por eso mi buen amigo Isaías Aguayo dice: “el tata Dios nos dio dos ojos, dos orejas y una sola boca, para que veamos y escuchemos el doble de lo que hablamos”. Es despertar y escuchar, al cónyuge, al amigo que hace una sugerencia, lo que nos grita ese cuasiaccidente, esa idea, ese ruido en el motor del automóvil, esa intuición que no nos deja dormir. Se trata de escuchar con el intelecto y el corazón el mensaje más profundo de cada suceso, ¿qué sentimos?, ¿qué nos quiere decir la vida?, ¿qué haremos al respecto?… Es necesario saber escuchar. Saber escuchar Saber escuchar es lo natural al ser humano, ofrece enormes satisfacciones y como mejor se aprende es observando a los niños.

144

Juan Bravo C.

En sicología se estudia que cuando una persona no se siente escuchada eso le provoca frustración, y la persona frustrada tiende a agredir con demasiada facilidad. Aquí hablamos de orador y oyente, el orador habla y el oyente escucha —dejando momentáneamente de lado que la interacción hace que esos roles pueden ser simultáneos—. UNA APLICACIÓN EN LA EDUCACIÓN He aprendido —con la ayuda de destacados educadores, tales como Isaías Aguayo, Sima Nisis de Rezepka, Humberto Maturana o Reuven Feuerstein— que en la mayoría de los casos, los problemas de aprendizaje de los alumnos en realidad son dificultades de comunicación de los profesores. Es más, la típica situación que en los colegios se acepta como “normal” es verdaderamente frustrante: pocos alumnos a quienes les va mal, otros pocos a quienes les va bien y la mayoría en una zona de mediocridad. La verdadera normalidad sería donde a la mayoría le va a bien y a una minoría con especial interés en el tema, muy bien. ¿Y los pocos a quienes les va mal? No debieran existir, porque no se trata de puntos estadísticos, sino de seres humanos a quienes los profesores deben ayudar.

Desde cierto punto de vista, lo que llamamos saber escuchar comprende: atender, reflejar, aportar y aprender, son herramientas que cada uno verá como aplicar, con las sutilezas propias de cada situación. No se trata de una receta, sino de fomentar una actitud orientada a la buena comunicación.

El Encanto de la Comunicación

145

Atender Atender es confirmar al orador que se le está escuchando, puede ser un “aló”, una mirada, asentir con la cabeza o con pestañeos, un hola, etc… Es, en el fondo, cualquier señal que confirme “la conexión” en el mismo canal de comunicación, independiente de los mensajes que se envíen. Es confirmar al destinatario si le llegó una carta, aunque todavía no la lea. Cuando no hay señal de recepción del mensaje, el silencio se percibe como una agresión; de hecho, en las malas y crónicas relaciones interpersonales la indiferencia es una forma de venganza que complica mucho las cosas. Imagínese que la esposa llega a su casa después de asistir a un curso de todo un día, abre la puerta y dice con voz melodiosa a su esposo: Gordi, amado mío… llegué. No hay respuesta. Intenta por segunda vez, ya pensando que no está, dice: Ignacio, cariño, llegué. No hay respuesta y por su mente cruza un pensamiento fugaz de preocupación. Para el tercer intento, ya está francamente inquieta y frunce el ceño ¡algo pasa! Tal vez no esté, por si acaso, alza la voz y mientras camina hacia el dormitorio, dice en voz un poco más alta y ya sin el tono melodioso. Ignacio... Al llegar al dormitorio, ve a su esposo viendo televisión —también se da cuenta que sí la había escuchado y que, pudiendo hacerlo, no le contestó. Así, bastante molesta, lo increpa: ¿Por qué no me contestaste? Y el dice: ¿Acaso no ves que estoy ocupado? ¿Por qué me gritas? Desde aquí en adelante puede pasar cualquier

146

Juan Bravo C.

cosa. Diferente sería si desde la primera vez que escuchó a la esposa, Ignacio hubiera dicho algo así: Hola, estoy en el dormitorio. Si ya atendimos y dijimos: Sí, escuché. Ahora el desafío es decir qué escuchamos, lo mismo que reflejar. Reflejar Reflejar es confirmar el contenido del mensaje, el oyente recibe un mensaje y le explica al orador lo que entendió, a satisfacción del orador. Es típico de las relaciones de mala calidad que cada uno de los locutores (me pareció más apropiado ese término que interlocutores) no escucha al otro, la interacción es limitada y cada uno desarrolla sus propias ideas. Al reflejar, captamos el contenido del mensaje y lo resumimos, a satisfacción del orador. Si éste dice: ¡sí, eso es lo que dije! entonces podemos darnos por satisfechos, porque se trataría de un mensaje bien recibido. Dicen que, si solamente aprendiéramos a reflejar, resolveríamos la mayoría de los conflictos. Incluso, Carl Rogers sugiere la practica del arte de reflejar para solucionar los problemas entre los países. Esto no significa que estemos de acuerdo con el contenido, reflejar, es, simplemente, escuchar activa y correctamente, repitiendo el mensaje con nuestras propias palabras.

El Encanto de la Comunicación

147

Por ejemplo: 





Alberto dice: Mi posición frente al divorcio es que el matrimonio es para enriquecer la vida, no para complicarla, por lo tanto, si se presentan problemas de relación o de cualquier otra índole, entonces hay que separarse y tratar que la pareja y los niños queden en la mejor posición que sea posible. Javier contesta: Déjame entenderte, tu dices que el matrimonio debe ser gratificante y si no resulta así, entonces mejor separarse y cuidar el buen destino de los niños y los padres. Alberto agrega: hum... sí, así es, ese es mi pensamiento.

Hacia la segunda mitad de la Edad Media, nacieron varias órdenes religiosas, tal como los Franciscanos y Clarisas, tal vez como respuesta a un mundo muy poco humanitario donde la misma jerarquía eclesiástica estaba empeñada en guerras y otros aspectos mundanos. Los integrantes de las órdenes se recluían masivamente en monasterios o en campamentos, ellos simplemente llegaban allí, sin pasar antes por un seminario o escuela especializada. En este ambiente, eran frecuentes los conflictos interpersonales, los cuales generalmente la autoridad “resolvía” repartiendo latigazos. Hacia fines de la Edad Media, comenzó a aplicarse un estilo de resolución de problemas al que llamaban “disputación”, consistía en reflejar. Enfrente de todo el grupo, una persona describía su posición y luego el otro le tenía que decir, con sus propias palabras, lo que había escuchado, el proceso ter-

148

Juan Bravo C.

minaba cuando cada uno de ellos se sentía satisfecho del resumen que había hecho el otro. ¿No le parece sorprendente? No se esperaba un cambio de posición sino simplemente escuchar al otro. Esta técnica permitía solucionar gran parte de los conflictos. En un curso que dicté en una empresa, una de las participantes, una mujer joven, quedó muy impresionada con el ejercicio de reflejar. Luego comentó que desde hacia tiempo tenía problemas con su hijo pequeño, Brian, porque cada vez que el niño quería decir algo, lo repetía insistentemente, y por más que le dijeran ¡Sí! o ¡Ya! el asunto terminaba cuando ella o su esposo lo retaban. Muy emocionada, comentó que ahora entendía al niño, porque se dio cuenta que cuando ella le repetía lo que él decía se quedaba inmediatamente tranquilo. Por ejemplo, dijo, si mi hijo dice “vamos a ver a la abuelita”, se queda tranquilo cuando yo le digo “sí, vamos a casa de la abuelita”. ¡Un «sí» o un «ya» no eran suficientes, el niño igual no se sentía escuchado!. Reflejar es el mínimo esperado en una conversación donde hay respeto y, por supuesto, debe hacerse antes de elaborar una respuesta que incluya nuestros puntos de vista, lo que denominamos aportar. Aportar Aportar es elaborar nuestra propuesta personal, compartir nuestro punto de vista, el que puede ser coincidente con el del orador o complementario. Esto de complementario es muy importante, porque en la buena comunicación no hay posiciones antagónicas ni contrin-

El Encanto de la Comunicación

149

cantes, solo hay diferentes puntos de vista que enriquecen el tema en discusión. Siguiendo con el ejemplo, Javier le dice a Alberto: 

Yo creo que el matrimonio debiera ser para toda la vida, porque cuando uno está dispuesto a separarse frente a la menor contingencia, no lucha con la suficiente fuerza.

Suponemos que Alberto también escuchó y reflejó la opinión de Javier. Al reflejar, Javier escuchó y entendió la posición de su amigo, y ahora plantea su propia opinión respecto al tema, la cual complementa la posición de Alberto. Es un diálogo constructivo porque ambos se escuchan y no necesariamente esperan estar de acuerdo. Saben que cada uno puede aprender con los desacuerdos del otro. Rousseau lo dijo genialmente: “no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero daría mi vida por su derecho a decirlo”. Al aportar, el profundo respeto por la opinión ajena es la principal enseñanza, aun cuando difiera de nuestra propia posición inicial, digo inicial porque si la comunicación es fluida se produce un aprendizaje natural que nos transforma. Aprender Aprender es no apropiarse de las palabras, mejor dicho, que las palabras no se apropien de uno. De esta manera desaparecen las posiciones rígidas, los principios indisolubles y la defensa a ultranza de una opinión. Tan-

150

Juan Bravo C.

to mi punto de vista como el de mi amigo quedan tirados en el tapete, ahora ¡no pertenecen a nadie y a todos! Entonces, podemos apreciar como aparece una figura distinta a la que proponía cada uno, más nítida, más social y más simple. ¿Cuál será mi nueva posición después de este proceso? Nadie lo sabe y está muy bien que así sea, porque significa que se está produciendo la retroalimentación. Es el proceso de aprendizaje. Así, es natural que decidamos enriquecer nuestro saber a la vista de la figura sobre la mesa. Por ejemplo, Alberto quedó un rato pensativo con el aporte de Javier y algo sucedió, porque las últimas noticias que tenemos de él muestran que flexibilizó sus opiniones iniciales. Yo mismo, cuando dicto un curso o integro un grupo que escuchará a un maestro, mi disposición es: ¿Qué pasará conmigo? ¿Qué nuevos rumbos tomará mi vida? Porque espero aprender y contrastar lo que recibiré con lo que ya sé, para decidir qué agrego, dejo, elimino o reparo de “mis” conocimientos. En el aprendizaje, la retroalimentación es instantánea y continua. Para generar el proceso se requieren dos condiciones esenciales, una de tipo práctico, la reflexión, y otra de profunda humanidad, la humildad. • La reflexión es necesaria para repasar el evento o las opiniones de mi amigo, para no desaprovechar la oportunidad de aprender.

El Encanto de la Comunicación

151

• La humildad es el fuego que fundirá las duras posiciones individuales para producir una aleación infinitamente más sólida y duradera. Hasta ahora, con atender, reflejar, aportar y aprender, hemos hablado de saber escuchar de una forma más bien intelectual, nos falta la mayor parte, la comunicación emocional, a la que llamamos empatizar. Empatizar Empatizar es la forma más refinada de comunicación, es sentir lo que la otra persona siente. Implica una sintonía emocional. Es la mejor forma de acoger. Si ya al reflejar el oyente se siente mejor y baja su nivel de angustia, en la empatía la sensación es de sintonía y resonancia. Es un forma de reflejar emocionalmente y es la base de la aceptación y del cambio, aunque suene paradójico. La empatía opera mejor en el silencio. Ese amigo que sufre, tal vez sienta más alivio al sentir nuestra comprensión que al escuchar nuestras palabras. En la empatía sentimos las motivaciones, penas y alegrías de la otra persona, hasta llegar a pronunciar las palabras mágicas: “en tu caso yo habría hecho lo mismo”. ¿Cuántas veces criticamos la actuación de otros guiándonos por reglas generales y una visión superficial de la realidad?.

152

Juan Bravo C.

¿Cuáles son los niños con mayor probabilidad de éxito integral en la vida? Aquellos a quienes sus padres han formado en la comunicación empática. Es que, tal como señalan Daniel Goleman (La inteligencia emocional), Antonio Damasio (El error de Descartes) y otros autores, la comunicación empática representa un 86% del total, versus un 14% de la comunicación verbal. Lo paradójico es que nuestra educación formal, particularmente en la escuela secundaria y universidad, se concentra solamente en ese 14%. Permítame un testimonio para ilustrar el punto, años atrás, cuando estaba recién en la universidad y de lleno solamente en el desarrollo intelectual, asistí a una fiesta familiar en el campo, allí, tarde en la noche y cuando todos compartíamos alrededor de un gran fuego, riendo y contando chistes, uno de mis tíos se aisló del grupo y yo me acerqué a acompañarlo. Con un poco de pesar, me confidenció que no era bueno para contar chistes, entonces yo, con mi gran inexperiencia, aunque con la intención de ayudar, le conté de un artículo que había leído acerca de como era el proceso de contar un chiste, ¡qué comentario más tonto! Mi tío me miró con la misma paciencia y resignación que los niños miran al profesor cuando les habla de los procesos, los métodos y la vida, mientras están encadenados a su asiento. En fin, esa experiencia me ayudó a comprender que si quiero contar chistes, sólo debo hacerlo —y la practica enseña— y si quiero ayudar a otros, debo crear un ambiente acogedor, empático, sin palabras, no hacer ni exponer un estudio científico al respecto, válido para un

El Encanto de la Comunicación

153

muy reducido grupo de eruditos con finalidades difíciles de entender. Es tan humana la empatía que en ambientes de agresión institucionalizada se toman medidas para evitarla. Durante la época Victoriana, y antes, existía en el Imperio Británico el dicho “el que habla dos lenguas es un ladrón”, en parte como producto de una política donde se desincentivaba que los ingleses aprendieran las lenguas de los pueblos que dominaban, para evitar entenderlos y empatizar con ellos. En los tiempos de la Alemania Nazi, hasta los miembros de la Gestapo debían pasar algún tiempo en reentrenamiento porque, a veces, el contacto permanente con las personas les hacia tener conductas más humanas. SÍNDROME DE ESTOCOLMO El llamado Síndrome de Estocolmo se produce cuando la víctima de un secuestro prolongado empatiza y llega a establecer una relación, incluso sentimental, con el secuestrador, hasta llegar a defenderlo.

Hilando muy fino, es posible que la empatía sea la manifestación más concreta del verdadero amor, aquel que ayuda a la autonomía y evita la dependencia. La persona siente que es amada. Es la propuesta del doctor Carl Rogers (El proceso de convertirse en persona), para ayudar en el desarrollo de las personas, lo que él denomina comprensión empática. Cuando el terapeuta empatiza con el cliente, logra la sintonía emocional que es base para que el cliente inicie un cambio.

154

Juan Bravo C.

Es lo que debiera hacer siempre un facilitador. Practicar la empatía nos ayuda a desarrollar la humildad, en el sentido de reconocer como válidos los pensamientos y emociones de la otra persona. Nos hacemos más tolerantes a otros puntos de vista y a reconocer los intereses de otras personas en una negociación. Desarrollar la empatía también es permitir y permitirse la expresión de los sentimientos, escuchar los reclamos o agradecimientos de los demás, dejar que las personas expresen su pena o su alegría. Por ejemplo, su hija llega radiante del colegio con una buena nota, empatizar es reproducir en usted el entusiasmo que ella siente. ¿cómo?, dejándose llenar también del gozo. Recuerde que pena compartida es pena disminuida y alegría compartida es alegría aumentada. Hemos visto algunas formas extraordinariamente efectivas para comunicarnos: el entendimiento intelectual y la sintonía emocional. Corresponde entonces que comentemos algo sobre saber decir. Saber decir En el saber decir está todo lo que ya vimos sobre respeto y cortesía en la comunicación, también incluye la limpieza del lenguaje para hacerse comprender bien. Tan solo nos falta agregar algunas recomendaciones: • No se extienda demasiado. Como decía el filósofo Epicteto: “Cuando te hallares en compañía, no te extiendas demasiado en contar tus hazañas ni los peli-

El Encanto de la Comunicación

• •





• •

155

gros que has pasado. No has de creer que los demás tengan tanto placer de escucharte como tu tienes gusto de discurrir”. Precise el mensaje, porque la redundancia excesiva y el “irse por las ramas”, confunden y dejan la sensación de que el orador no sabe lo que dice. Confirme el mensaje, es una medida que los buenos comunicadores siempre aplican: el líder escucha a sus seguidores, los maestros piden a sus discípulos explicar con sus propias palabras el problema que se les acaba de entregar (antes de hablar de las soluciones), tal como lo hacen los padres cuando escuchan con atención a sus hijos, especialmente cuando intentan repetir lo que sus padres dijeron. Póngase “a la altura” del oyente, puede ser literal, como al inclinarnos para hablar a un niño, o metafórico, cuando las palabras que empleamos están al nivel de comprensión del oyente (disgustan las palabras rebuscadas fuera de lugar). Mire a los ojos, un complemento indispensable de la buena comunicación. No se trata de fijar la vista permanentemente, sino dejar fluir las expresiones que tanto ayudan a comprender el mensaje. A propósito, siempre me sucede que no oigo bien cuando mi interlocutor —más habitual, interlocutora— tiene puesto sus lentes oscuros. Cultive la coherencia entre el decir, la expresión corporal y la emoción. Hable bien de los demás.

156

Juan Bravo C.

Otros temas directamente relacionados con el saber decir son: saber reclamar, evitar el perfeccionismo en la comunicación y como dar y recibir la crítica, comencemos por los reclamos efectivos. Reclamos efectivos Los reclamos efectivos conducen a la aceptación, son legítimos e importante base de la transformación personal. Los reclamos siguen la técnica XYZ. Después de exponer el contexto, señalamos: qué pasó (X), que sentimos (Y) y que proponemos (Z). Tal vez mi testimonio sirva para ilustrar el punto: en abril de 1996 fuimos víctimas, con mi hermana Silvia, de una cámara indiscreta donde simulaban un asalto. Fue una experiencia fuerte y durante el minuto que lo vivimos fue un verdadero asalto. Además, por esos días la brutalidad de tales filmaciones había superado los límites de lo humano. Decidí entonces hacer algo al respecto: preparé una carta al Consejo Nacional de Televisión y envié copia del documento a los principales medios de comunicación, prácticamente todos lo publicaron e incluso uno de ellos me hizo una entrevista. El resultado fue que ese tipo de programas prácticamente desapareció de la televisión. ¿No le parece increíble? Yo sólo invertí unas diez horas de mi tiempo y se logró un cambio de amplio alcance. El mensaje es que cada uno de nosotros tiene un gran poder potencial, que podemos usar y así lograr cambios positivos para todos. Sólo quejarse, es considerarse una víctima de las circunstancias y de quienes le rodean, conduce inevita-

El Encanto de la Comunicación

157

blemente a la resignación y de ahí al resentimiento, hasta llegar a amargarse la vida por la lluvia, el frío, el sol, los vecinos, etc… Generalmente la queja se canaliza a través de rumores, copuchas y pelambres. A la inversa, reclamar es legítimo, es una forma efectiva de canalizar rabias o molestias, se establecen los hechos y su entorno, se describe el sentimiento que produjo y se hace un pedido concreto que permitiría solucionar el problema, esto es dignidad. El reclamo pasa por la aceptación y conduce al mejoramiento personal y social. Evidentemente, cuando no se permite el reclamo, se retrocede hacia el resentimiento. El reclamo incluye el respeto, la cortesía y evitar el perfeccionismo, para evitar caer en el colapso catastrófico. El colapso catastrófico en la comunicación El colapso catastrófico consiste en la inminente catástrofe que se produciría entre un buen resultado y la perfección. En esa zona puede suceder cualquier cosa. Por eso se dice: lo perfecto es enemigo de lo bueno. El colapso catastrófico, es una crisis que puede derivar en un fuerte retroceso, tal vez superior a todo lo avanzado. Por ejemplo, es lo que puede pasar cuando usted discute con su pareja, quien manifiesta francamente: sí, en realidad tú tienes razón, no fue cortés la forma en que te recibí y procuraré hacerlo mejor la próxima vez. Excelente resultado, si lo dejamos hasta ahí. Pero, usted lo quiere todo, y, tentando la suerte en un temerario acto de soberbia, comienza a darle un sermón sobre respeto, ¿qué sucederá entonces? Cualquier cosa, des-

158

Juan Bravo C.

de que sólo queden ambos molestos hasta la posibilidad de una ruptura. Otro buen ejemplo de colapso catastrófico es cuando ya tenemos una tuerca apretada y, para que no se suelte, la apretamos un poco más, entonces… El mensaje es saber detenerse a tiempo, sobre todo si pretendemos criticar a otra persona. La crítica, dar y recibir ¿Cómo recibir la crítica? Con agradecimiento y devolviendo un sencillo gracias, luego se toma ese regalo y se aprovecha para mejorar en la porción de verdad que contiene ¡Jamás intente una defensa y menos un contraataque! ¿Es una crítica exagerada? No le de importancia, ni pretenda precisar qué acepta y qué no, la persona que le hizo la crítica probablemente está a la defensiva esperando su reacción. No le recomiendo comenzar una defensa, porque será muy desgastadora, la otra persona tratará a su vez de demostrarle que tiene razón y será necesario recurrir a ejemplos, tal vez de un pasado, lejano o reciente, que es mejor dejar descansar en paz. Mucho menos pretenda contraatacar, porque ahí sí que el conflicto será demoledor, solamente escuche, agradezca y aprenda. ¿Cómo hacer una crítica? Estudie si realmente debe hacerla, de ser así, actúe de manera franca, directa y honesta, nunca con resentimiento ni alusiones personales, ajustándose a los hechos con precisión. Sea preciso en lo que tiene que decir y evite a toda costa el “si, pero”. Eres una buena persona, pero… El “pero” niega lo

El Encanto de la Comunicación

159

anterior, es preferible hacer primero la crítica y después destacar lo positivo de la persona, para cultivar y fortalecer la relación. PAGAR MULTAS En una empresa constructora, los atrasos a las reuniones se pagan con chocolates, helados o tortas. Una medida de alta efectividad que hace evidente la falta con gran dosis de buen humor. Se notan grandes avances.

¿Cuándo no hacer la crítica? Cuando realmente se comprende al otro y se le acepta tal cual es. En fin, una gran parte del saber escuchar y decir —la mayor parte según el Dr. Humberto Maturana— está dirigida a contraer diversas formas de compromisos, como cuando nos comprometemos a hacer una tarea, llevar los niños al cine o completar un informe. Así, es importante destinar algunas líneas a comentar sobre el seguimiento y el cumplimiento de los compromisos. Seguimiento y cumplimiento de los compromisos El buen cumplimiento de los compromisos se aprecia en dos aspectos fundamentales: • La disciplina de quien comprometió su palabra. • El seguimiento que necesariamente debe hacer el mandante, es decir, la persona ante quien se adquirió el compromiso.

160

Juan Bravo C.

No es suficiente con establecer el acuerdo y esperar el resultado final, muchas cosas pueden suceder entremedio, que excedan las capacidades o disciplina personal de los involucrados. El mandante tiene la responsabilidad de apreciar lo que sucede y ofrecer la ayuda en cada hito del acuerdo. Esto es válido para el acuerdo de hacer la cama que establece la mamá con su hijo, como para la elaboración de un curso que el director de un colegio negocia con un profesor. En ambos casos, al cumplirse el plazo acordado hay que verificar. Es lo contrario de permisividad y no tiene nada que ver con el autoritarismo, es como la acción de dueñas de casa que llevan a su familia a un sitial de excelencia. GRANDES EMPRESARIOS Y EL SEGUIMIENTO Conozco algo de la trayectoria de varios grandes empresarios: Juan Decebal-Cuza, de Termosistema; Francisco Guerrero, de Integramédica; Costantino Ambrosoli, de Industrias Ambrosoli; Claudio Nitsche, de Tecsa; sólo por nombrar algunos. Todos ellos tienen en mucha estima hacer un seguimiento de los compromisos que contraen sus colaboradores.

¿Y cuando se cumple un compromiso? Hay que cumplir con dos elementos vitales de la comunicación, los que podríamos resumir como: está listo y gracias. Quien se comprometió a hacer algo debe señalar que terminó su labor —terminé, está listo, etc…— es la “recepción del trabajo” por el mandante, a su satisfacción, si no, eventualmente hay multas, nueva negociación, etc… Una gran fuente de conflictos es no avisar el

El Encanto de la Comunicación

161

término de una labor al mandante, mucho más cuando él se ve en la obligación de preguntar ¿está listo? y ni hablar si la respuesta es “casi”. Luego, cuando se avisó el término y el compromiso está “recibido” a satisfacción del mandante, es indispensable agradecer, gracias, excelente labor, ¡muy buen trabajo!, etc… Esto es parte de la expectativa y no es reemplazado por un pago u otra forma de compensación. Escuchar, decir, comprometerse, cumplir, agradecer, etc… son partes tan activas de la comunicación que generan roces y los conflictos son inevitables, entonces, el asunto es ¿cómo resolver el conflicto?. ¿Cómo resolver el conflicto? ¿Por qué intentar el esfuerzo de resolver el conflicto? Porque llevar una vida de resignación o cortar una relación sin haber hecho verdaderos intentos de cambio es llevar una vida poco efectiva. Por otro lado, son inmensas las gratificaciones personales producto de la superación de un conflicto. ¿Qué resulta? Sin ser una receta ni una recopilación exhaustiva, he visto prácticas sumamente efectivas: • Reírse, juntos y de buena gana, del absurdo de la situación. La alegría y el conflicto no van juntos. Podemos elegir que camino tomar. • Comprender el punto de vista de la otra persona. Como mínimo, aceptar que su posición es tan válida como la nuestra. ¿O acaso tenemos la pretensión de

162









Juan Bravo C.

creer que nuestra posición es la verdad? Si fuera así, la otra persona estaría equivocada y nosotros necesitaríamos un altar (Ah… y sin olvidar la rama de olivo en la frente y la expresión de “santo de cuadro” mirando hacia el cielo). Conversar el hecho y nunca, bajo ningún punto de vista, atacar a la persona o la relación. Toda discusión del conflicto debe ser hecha con altura de miras, manteniendo muy en alto las personas y relaciones. Recuerde no confundir el contenido con la relación. Evitar los arrebatos emocionales y, si llegan a producirse, aceptar la responsabilidad de sus consecuencias. El arrebato emocional no llega porque sí, ni es producto del hecho o de lo que nos dijo la otra persona, es porque nos resuena en nuestro interior y porque no hemos trabajado suficientemente el autocontrol (no reaccionar), simplemente tenemos un conjunto de creencias que debemos cambiar. Conversar el conflicto con buenas personas, mejor si son amigos. Aquí la clave es encontrar esas personas. Las personas buenas o amigas se reconocen porque serán honestas en ayudarnos a ver nuestro error. No se trata de las personas que son sólo “corte”, es decir, que nos reverencian y siempre están de acuerdo con nosotros. También se reconocen en que no toman partido y evitan atacar a la otra persona. Sus consejos son sabios. Negociar y llegar a acuerdos creativos. El punto es lograr un acuerdo ganar-ganar.

El Encanto de la Comunicación

163

• Visionar, es decir, soñar la solución del conflicto. “Verse” como se siente con el conflicto solucionado, mejor si esto se hace en conjunto. • Recordar los aspectos positivos de la persona y de la relación, porque bajo el influjo del conflicto, tendemos a generalizar y ver todo negro. • Revisar los hechos y evitar las interpretaciones (yo creo…) particulares que inevitablemente conducen a malos entendidos. • Orar para recibir sabiduría en la búsqueda de las soluciones (mejor si se hace en conjunto), orar por la otra persona, por su éxito y felicidad. • Aceptar de corazón, sin ninguna forma de resentimiento, que la otra persona es como es y que no tenemos derecho a intentar cambiarla. Esto es una manifestación de amor. • Buscar algo de soledad para encontrar inspiración y armonía interior. • Hacer calma interior con una buena caminata o algún ejercicio de relajación. En la pareja, resolver el conflicto cuanto antes. Nunca, jamás, deje pasar una noche. Esa noche de mal dormir, en que nadie sabe que pasa con la otra persona es desastrosa para la convivencia. Mejor acercarse, pedir disculpas o llamar por teléfono. En los conflictos, el tiempo juega en contra. Me refiero a dejar pasar horas o, en el extremo, más de un día, y no a la necesaria serenidad que es indispensable lograr para conversar el conflicto. Si estamos bajo el influjo de una fuerte emo-

164

Juan Bravo C.

ción, es indispensable hacer primero paz interior y eso le llevará al menos una media hora. Evidentemente, también influyen en la solución del conflicto las actitudes personales que ya hemos tratado en otros puntos: respeto, cortesía, reconocer los errores, recibir la crítica, reflejar el punto de vista de la otra persona, empatía, disposición al cambio, aceptación y perdón, etc… ¿CÓMO NO SE RESUELVE EL CONFLICTO? Hay formas en que el conflicto no se resuelve, por ejemplo: transfiriendo la frustración, y la agresividad resultante, hacia otras personas u objetos. Solamente con oración o pensamiento positivo, sin otras acciones concretas, es poco probable el avance. Tampoco se resuelve haciendo caso omiso del problema o acumulando resentimiento hasta “la gran batalla”. Otra fórmula inútil, y cara, es intentar comprar a la otra persona con un regalo. Tampoco se resuelve con evasiones, por ejemplo, la joven que se casa para evitar seguir teniendo conflictos con los padres.

Es tan importante esto de solucionar conflictos que es útil profundizar un poco más en la comprensión. Comprensión La comprensión es abarcar una situación completa en el tiempo y el espacio, para lograr darnos cuenta que la persona no quiso atacarnos, simplemente estaba momentáneamente cegada.

El Encanto de la Comunicación

165

Por ejemplo, una típica situación es la del agresor que se moviliza en automóvil y que se atraviesa delante suyo, adelanta en curvas, etc... ¿Usted cree que se trata de algo personal cuando le bloquea el paso? ¿Qué hace usted? ¿Lo persigue y le bloquea el paso, iniciando una espiral de violencia? O prefiere entender que aquella persona no tiene nada personal en contra suya, que fue una simple casualidad. Déjelo ir, tranquilícese, su ego no tiene porque quedar lastimado porque nada personal ha sucedido, por último, consuélese pensando que ese señor se va a encontrar con un poste y que probablemente solo uno sobrevivirá. Hasta cierto punto, la comprensión se contrapone a la asertividad, porque no intentamos cambiar lo que nos molesta sino que aprendemos a tolerarlo. Por ejemplo, encargué un trabajo a un amigo a quien reconozco ampliamente por la calidad de su trabajo, sin embargo, al momento de entregármelo, se confundió y me pasó una versión anterior del trabajo, con pequeños errores que no demoré mucho en solucionar. Con mi amigo Giancarlo Gandolini discutimos largamente el punto de si debía señalar el error. Concluimos que en este caso no valía la pena, era un detalle que no mejoraría la excelente calidad que ya tenía. ¿Por donde debiéramos comenzar en esto de la comprensión? Por comprendernos nosotros mismos. El Profesor Wayne W. Dyer en su libro Lo verá cuando lo crea, dice: “Por encima de todo, sea amable y comprensivo con usted mismo. Sea especialmente amable consigo mismo si está comportándose de un modo que

166

Juan Bravo C.

le disgusta. Concédase el perdón. Cuanto más amable sea con usted mismo, mayor será su respuesta espontánea hacia los otros”. A propósito, el tránsito por la comprensión nos conduce nada menos que a la aceptación y el perdón. Perdón Perdonar es un gran avance en la solución de los conflictos. ¿En qué consiste? • En aceptar que también podría haber fallado uno. • En aceptar que lo que pasó, pasó. • En no volver a tocar el tema y aplicar la suficiente disciplina mental para dejar pasar los pensamientos que recuerdan la acción, ahí hay que decirse algo así: “está perdonado(a)”. Desde esta perspectiva, uno debe perdonar muchas veces la misma “falta” de la otra persona. En el párrafo anterior puse la palabra “falta” entre comillas porque en el proceso de comprensión y aceptación necesario para llegar al perdón, las más de las veces sucede que descubrimos que ¡no había falta! Era solamente un problema de visión nuestra y nos considerábamos una víctima de esa otra persona. En lo más simple, es lo que sucede con una acción que interpretamos erróneamente. ¿Tal vez el temor a descubrir que no había nada que perdonar sea una causa de no perdonar más a menudo?.

El Encanto de la Comunicación

167

Caminando por un paseo en Viña del Mar, me sucedió ver la siguiente escena: un niño de unos 8 años, moreno, risueño y simpático, va saltando y corriendo por la vereda, detrás viene su hermano mayor en una bicicleta, “jugando” a atropellarlo, y en una de esas lo consigue. La rueda delantera de la bicicleta toca al niño pequeño en un tobillo y cae al suelo. Se comienza a levantar, con esfuerzo y algunas magulladuras. Al ver esa escena de pocos segundos, me apenó la caída del menor y sentí rabia por el abuso del mayor. Entonces, decidí acercarme al mayor para hacerle ver lo tonto y peligroso del juego. Me puse delante de él y mi intención era evidente, él se avergonzó y desvió la mirada. No alcancé a pronunciar ni una palabra cuando el menor, irguiéndose para que yo viera que estaba bien, salió en su defensa, diciéndome que no había pasado nada, que nada le dolía y que “es mi hermano y yo lo perdono”, con la vista agregaba que si él perdonaba a su hermano, con que derecho yo venía a llamarle la atención. No solo me desarmó, también me hizo reflexionar sobre recuperar el tipo de perdón que tan bien saben ofrecer los niños. El perdón es sanador. Más preciso, el perdón, completo, amplio, de cuerpo, mente y emoción, es un verdadero gozo del corazón y trae consigo alivio. ¿Qué sucede cuando las acciones del otro son reiteradamente agresivas? Depende, en un extremo está un nivel bajo de “faltas” que perfectamente pueden ser continuamente conversadas y perdonadas, probablemente

168

Juan Bravo C.

a la larga se dé un cierto equilibrio que igual permite una vida efectiva. En el otro extremo hay violencia que es inhabilitante para la vida, hay mucho temor y la persona se limita, aquí entra a jugar un rol la recuperación de la dignidad, tal vez llegó la hora de buscar nuevos horizontes. En esto del perdón debemos tener en cuenta que si comprendiéramos más, necesitaríamos perdonar menos, y tampoco necesitaríamos perdonar si practicáramos el deporte de amar. El Sacerdote Ignacio Larrañaga, en su libro Del sufrimiento a la paz, dice: “El arte que vengo a enseñarte es difícil, casi utópico, pero de milagrosos efectos liberadores. Son muchos los que lo practican; así que es factible, se trata de dedicarse a amar precisamente a aquellos de quienes has recibido desilusión o te han traicionado. Cada vez que recibas un impacto negativo, concéntrate, tranquilízate y dedícate a amar a esa persona, a sentir amor por ella; a transmitirle ondas amatorias, a envolverlo, mental y cordialmente, en ternura y cariño. Fulano te ha insultado, te ha retirado la palabra, ámalo incondicionalmente. Ni siquiera tienes que dedicarte a perdonarlos, sino a amarlos. En fin, cada vez que alguien te haga sufrir, retírate al silencio de tu cuarto, y, en lugar de enviarle ondas agresivas (que sólo a ti te dañan), inúndalo de dulzura mentalmente, llénalo de cariño, ámalo incansablemente”. Es fácil perdonar al otro automovilista desconocido que casi nos choca en una maniobra loca, más difícil es hacerlo con los padres que supuestamente nos afecta-

El Encanto de la Comunicación

169

ron en la infancia o con la pareja que nos ofendió con faltas mayores. Especialmente en estos casos de perdón más avanzado, es conveniente el complemento de un proceso de compensación. Proceso de compensación El proceso de compensación consiste en realizaciones positivas que benefician a quienes nos rodean y, especialmente a nosotros mismos. Muchas veces la compensación es indirecta, como cuando los abuelos “corrigen” en sus nietos los “errores” cometidos con sus hijos (puse esas palabras entre paréntesis porque son muy relativas). Generalmente se utiliza la palabra reparación, significa volver a dejar un mecanismo en buen funcionamiento, su origen se remonta a una visión más bien mecanicista del funcionamiento de nuestra mente. Prefiero el término compensación, porque hoy sabemos que no hay nada que podamos borrar o cambiar de nuestra mente, por otro lado, lo que pasó, pasó. El asunto consiste en mirar hacia adelante y compensar con nuevos pensamientos, reinterpretación de los hechos, comprensión y acciones concretas el eventual daño causado, hasta que las nuevas acciones pesen más que las antiguas. Se confunde a veces con castigo, es un error. Porque el castigo viene del exterior y muchas veces genera un efecto de resentimiento que conduce a que la persona que agrede refuerce esa conducta.

170

Juan Bravo C.

La compensación es una negociación, interna y con otras personas, que culmina en una aceptación de la necesidad de reparar, surge del interior de la persona y se transforma en una herramienta de cambio personal de amplio beneficio social. Con las acciones positivas, cambiamos lentamente los paradigmas. Por ejemplo, si para alguien la palabra “padre” le trae a la memoria alguna forma de agresión, puede realizar el proceso de compensación con otras personas, buscando establecer relaciones sanas y equilibradas que van a compensar las primeras imágenes negativas. Así avanzamos hacia una sanación personal, al mismo tiempo que nos llevamos mejor con los demás. Compensar tiene muchos beneficios, veamos algunos: 1. El “agresor” acepta la falta, la reconoce como un error y aprende nuevas conductas socialmente aceptables. Es un camino de amplio desarrollo personal. 2. La “víctima” aprecia una actitud que facilita el perdón y la convivencia. Se siente realmente comprendida y eso impulsa a nuevas acciones positivas en un proceso de crecimiento mutuo retroalimentado. 3. Se produce un efecto de “reinterpretación del pasado”. Las acciones originales no cambiaron, pero se las “ve” de otra manera, la idea es buscar nuevos puntos de vista que nos ayuden a comprender y perdonar, por ejemplo, ¿realmente la persona quiso dañarnos? Por otro lado, a veces es conveniente recuperar la emoción original, tal vez una experiencia fue

El Encanto de la Comunicación

171

grata cuando se vivió y después nosotros, en algún momento, hicimos una interpretación negativa. Permítame aportar mi testimonio. Cuando estudié en la Universidad Técnica Federico Santa María y saqué mi título de ingeniero, esos años los viví como de intensa lucha, estaba muy motivado y eso me ayudó a superar todos los obstáculos, de preparación, económicos, etc… Cuando terminé la carrera, mi nivel de satisfacción era muy alto, había logrado lo que para mi era una gran proeza. Al cabo de unos 10 años, coincidiendo con las grandes crisis familiares, mi ánimo decayó y comencé a hacer una interpretación negativa de aquellos años de universidad, hasta llegar al extremo de guardar el título. Luego, entendí que debía recuperar la emoción original y volver a limpiar mi período de estudio en la universidad. Así, he vuelto a considerar que fue un gran logro, junto con agradecer la oportunidad que la universidad me otorgó. Melanie Klein, en su libro Amor, odio y reparación, dice: “Una buena relación consigo mismo condiciona el amor, la tolerancia y la buena disposición hacia los demás. En parte esta buena relación deriva, como intenté demostrar, de una actitud amistosa, comprensiva y afectuosa hacia los demás, o sea hacia aquellos que tanto significaron para nosotros en el pasado y cuyo vínculo con nosotros integra nuestra mente y personalidad. Si en lo más hondo del inconsciente logramos superar los rencores contra nuestros padres y perdonarles las frustraciones que debimos sufrir, podremos entonces vivir en paz con nosotros mismos y amar a otros en el verdadero sentido de la palabra”.

172

Juan Bravo C.

El proceso de compensación es perdonar y transformar las agresiones en realizaciones positivas, decir: es mi padre y yo lo perdono, es mi madre y yo la perdono. Para obtener un logro de ese nivel es indispensable hacer silencio. Hacer silencio Hacer silencio interior y exterior para lograr escuchar las señales del ambiente y a nosotros mismos, es la base del proceso de transformación. Por otro lado, resulta de simple sentido común que si no hemos aprendido a escucharnos a nosotros mismos, menos podremos escuchar a los demás. Jiddu Krisnamurti, en su libro Urge transformarnos radicalmente dice: “Solo cuando la mente está serena hay una posibilidad de que alguna cosa llegue y nos transforme. Mas no podemos buscarla, ella debe venir. Y solo puede venir cuando la mente es capaz de recibirla”. LOS ENCANTOS DE LA SOLEDAD “Los encantos de la soledad”, es el título de un pequeño libro de Dale Salwak, donde presenta la perspectiva de grandes hombres y mujeres de la humanidad acerca de la soledad, y de su importancia en el desarrollo espiritual. Por ejemplo: “Un jardín interior constituye a menudo el mejor solaz que podamos encontrar”, Sue Patton Thoele.

El Encanto de la Comunicación

173

Capítulo 7. El Amor

—¡Apiádate de mí, Reina mía! Hacedme jardinero de vuestro jardín. Os serviré en vuestros días de ocio. Mantendré verde la hierba del sendero por donde vas cada mañana, y mis flores os colmarán de bendiciones. Os meceré en un columpio que haré para vos y la luna crepuscular besará vuestra falda entre las hojas. Cambiaré el aceite perfumado de la lámpara de vuestra alcoba. —¿Y qué querrás por recompensa? —Que me dejéis entre mis manos vuestras manitas perfumadas y enlazar vuestras muñecas con cadenas de flores; que me dejéis pintar vuestros pies con agua de rosas y quitaros el polvo con mis besos. —Desde hoy eres el jardinero de mi jardín. Rabindranath Tagore

174

A

Juan Bravo C.

mar es comunicarnos.

Es un grato trabajo y un verdadero agrado cultivarlo, porque, ¿quién gana más, el que da o el que recibe? Comienza por aceptarnos, perdonarnos, amarnos y tener una buena comunicación con nosotros mismos. De aquí que nuestra primera tarea sea darnos cuenta que tenemos todo lo necesario para ser felices ahora. La buena comunicación surge naturalmente del amor a los demás. No es cuestión de técnica, por eso es que omití definiciones complejas y palabras como emisor o receptor. Con el amor a los demás el deseo de querer compartir surge desde adentro. Como los buenos marinos, a quienes se les reconoce por la pasión con que hablan de sus travesías por el mundo, en esencia, por su amor al mar. La verdad es que me costo ponerle el título a este capítulo, desde un principio decir “El Amor” me parecía evidente, sin embargo, a veces, todavía tiendo a sujetarme de “soportes académicos o empresariales” que le darían apariencia más científica al libro, por ejemplo, haber puesto por título: “bases del amor”, “entendiendo el funcionamiento del amor” o “el amor es la última fase de la comunicación”. En fin, decidí soltarme y llamarle simplemente, El Amor. CULTIVAR NUESTRO PROPIO JARDÍN Y Eykis empezó a hablar —Los regalos de Eykis, Wayne W. Dyer— “Ante todo, tenéis que aprender a

El Encanto de la Comunicación

175

cultivar vuestro jardín. He observado que la mayor parte de vuestros problemas, de vuestras dificultades, de vuestros sufrimientos y actitudes autodestructivas nacen de que ignoráis esa necesidad. Cultivar vuestro jardín significa que, como individuos que sois, debéis centraros primeramente en el único terreno sobre el cual disfrutáis de dominio absoluto, es decir, vosotros mismos. Después, cuando hayáis puesto en orden vuestra vida, podréis ayudar a quienes necesiten y pidan vuestro auxilio”.

Cultivar el amor es ir descubriendo lo que Dios nos tiene preparado, para eso considero indispensable “hacer las tareas”, es decir, prepararnos en todo lo que podamos, sin forzar ni buscar porque, en un pestañazo llega lo que tiene que llegar. El maestro Osho, creador del movimiento Zen, dice: “primero medita, sé dichoso; luego el amor sucederá por sí mismo”. Tal como dice Erich Fromm (El arte de amar): “El primer paso a dar es tomar conciencia de que el amor es un arte, así como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería”. Intuyo que hay un orden de nivel superior, desde donde se aprecia que todas las piezas encajan, nada sobra y nada falta, somos perfección. Por sobre el caos aparente y la complejidad que no logramos entender, hay armonía y calidez. Y nos acercamos a ese orden en la medida que somos y dejamos ser, cuando no forzamos las cosas y dejamos que ocurran en libertad.

176

Juan Bravo C.

David Viscott, (Te amo, sigamos juntos), dice: “El amor es siempre un don. Uno no lo gana porque ha hecho algo, lo merece por ser como es. La esencia del amor es que es libre. Cuando se lo usa como recompensa, se envilece. Nadie puede amar porque lo obliguen. La única condición para entregar el amor es que uno sea siempre libre de amar o no amar. Cuando el amor se debe, la cuenta queda siempre sin pagar”. En la medida en que seguimos la armonía y nos dejamos llevar por la fluidez de la vida, sin oponer resistencia a lo que nos propone de múltiples maneras, estaremos acercándonos a nuestra plenitud, y a nuestra ubicación correcta en el gran escenario de la vida. Aceptando que las cosas serán cuando deban ser. En relación a los demás, cultivar el amor comienza por tener fe en las personas. Como Carl Rogers (El proceso de convertirse en persona), cuando dice: “Uno de los conceptos más revolucionarios que se desprenden de nuestra experiencia clínica es el reconocimiento creciente de que la esencia más íntima de la naturaleza humana, los estratos más profundos de su personalidad, la base de su “naturaleza animal” son positivos, es decir, básicamente socializados, orientados hacia el progreso, racionales y realistas”. Desde un punto de vista más espiritual, Harold Kushner (Cuando nada te basta, como dar sentido a tu vida) agrega: “El ser humano tiene necesidad de ser bueno, de que se lo considere capaz de tener una conducta moral. Y Dios nos demuestra que nos toma en serio cuando espera de nosotros un comportamiento moral. Nos sentimos poco auténticos cuando no somos fieles a nuestra naturaleza moral, olvida-

El Encanto de la Comunicación

177

mos lo bien que uno se siente cuando obra con bondad”. George Dionne y Enrique Reig (Reto al cambio), dicen: “En la verdadera relación de amor uno acepta al otro tal como es, crea espacios en que la otra persona se siente cómoda y aceptada siendo tal y como es. Y con este apoyo la otra persona puede probar y decidir lo que quiere cambiar. Esto da como resultado un crecimiento en la relación”. Luego citan a Carl Rogers. Tal como hemos visto, cultivar el amor consiste también en cultivarnos nosotros mismos, es decir, prepararnos con una formación integral. Formación Integral En la formación integral avanzamos con varios tipos de educación a la vez, sin intentar separar una de la otra, porque están todas indisolublemente unidas. Es más, siempre se transmiten juntas. Pongamos un caso, un profesor de matemáticas que tiene que enseñar sobre ecuaciones de segundo grado. El profesor se preparó bien y entrega un mensaje intelectual consistente. Sin embargo, igual no representa más allá de un 10% de la comunicación. El otro 90% es el modelo emocional, moral y corporal que al mismo tiempo presenta el maestro. Es lo mismo que ocurre con el mensaje intelectual sobre buena conducta que el padre transmite a su hijo, lo verbal es una pequeña parte comparado con: como lo dice, que posición corporal

178

Juan Bravo C.

adopta y cuanta coherencia existe con su ejemplo del día a día. Sin ser una lista exhaustiva, los tipos de educación a que me refiero son: Educación emocional: es decir, tomar consciencia de las emociones, lograr autocontrol o control del impulso, demorar la gratificación hasta unirla al cumplimiento o a la obtención de logros mayores, enfrentar las decepciones, escuchar, empatizar, llevarse bien con los demás, ser alegre, trabajar en equipo, liderar, comunicar bien y aprender, resolver conflictos, trabajar su armonía interior, serenarse, ser capaz de autoobservarse (y reír de uno mismo) y desarrollar la automotivación con pensamientos positivos y persistencia. Aceptar a los demás como son y fomentar el cambio en uno mismo. Comprender que tenemos la autonomía y las herramientas necesarias para lograr las metas que sean de nuestro interés. Educación moral: que nos ayude a hacer explícitos nuestros valores con una clara orientación al bien común y a conductas éticas. La educación moral nos debería llevar hacia la superación espiritual avanzando en virtudes universales, tales como: autodisciplina, compasión, alegría, generosidad, respeto, responsabilidad, amistad, trabajo, coraje, templanza, perseverancia, honestidad, confianza, esperanza, lealtad, entusiasmo, optimismo, fe y amor. Educación corporal: que nos ayude a conocer nuestro cuerpo, a expresar nuestros sentimientos a través de él y a cuidarnos. También debe orientarse a educar cada

El Encanto de la Comunicación

179

sentido. Ya que “la percepción hace al órgano”, es necesario que la vista sea entrenada en muchas posibilidades visuales, lo mismo el oído con las posibilidades auditivas e igual con el tacto, el gusto y los aromas. Buscar la armonía de los ritmos del cuerpo con los de la naturaleza. Bailar mucho y reconocer en nuestro cuerpo las emociones por las que pasamos —y aprender a manejarlas a través de nuestras posiciones y gestos. Educación intelectual: que nos permita conocer las maravillas del lenguaje, de la historia, de las ciencias, de la naturaleza y tantos otros temas. Pero, por favor, ¡de manera humana y entretenida! En ambientes alegres, acogedores, en forma práctica y con movilidad. También la educación intelectual debe señalar el camino para lograr tener control de las emociones a través del pensamiento, es decir, cómo educar el pensamiento y decidir que pensamientos tenemos para armonizar con las emociones y la corporalidad. En esencia, se trata de un bello trabajo: crear las condiciones para que “aprendamos a pensar” —porque, en rigor, ya que el aprendizaje es un acto voluntario, no existe enseñar, solamente existe aprender. Al conjunto armónico de formas de educación le podemos llamar, simplemente amor. En su conocido libro El arte de amar, Erich Fromm dice: “No obstante el profundo anhelo de amor, casi todo lo demás tiene más importancia que el amor: éxito, prestigio, dinero, poder; dedicamos casi toda nuestra energía a descubrir la forma de alcanzar esos objetivos y muy poca a aprender el arte del amor. El amor maduro signi-

180

Juan Bravo C.

fica unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad. El amor es un poder activo en el hombre, un poder que atraviesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás; el amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separatividad, y no obstante le permite ser él mismo, mantener su integridad. En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos”. Tal vez la más abandonada de todas estas formas de educación sea la formación moral, es decir, cultivar las virtudes. Cultivar las virtudes Las virtudes corresponden a las facetas más universales de la formación del carácter, tienen que ver con la superación espiritual, el comportamiento ético y la orientación al bien común. Desde este punto de vista, están más allá de los valores, los cuales son relativos a la cultura individual o colectiva. Hay un entretenida película de Jamie Uys, Los dioses deben estar locos, protagonizada por Marius Weyers, Sandra Prinsloo y Xao, un bosquimano que personifica a un bosquimano, Xi. Los bosquimanos son un pueblo que vive de la misma forma desde hace miles de años y la película comienza relatando su forma de vida, totalmente colaborativa, donde la inocencia de su quehacer hace que la aplicación de las virtudes sea totalmente natural, es una prueba más de que los seres humanos

El Encanto de la Comunicación

181

somos intrínsecamente buenos. La trama de la película se desarrolla en torno a Xi, quien debe devolver a los dioses una botella de Coca-Cola que dejaron caer del cielo (como no conocían los aviones no imaginaron que un aviador descuidado tiraría una botella en las tierras que habitan). Buscando a los dioses, Xi llega a un poblado “civilizado”. El sacerdote Carlos Vallés (No temas) también vio esta película y destaca de ella que cuando le tratan de explicar a Xi que es culpable de haber robado y matado una cabra (Xi no tenía idea de los derechos de propiedad), descubren que es muy difícil, porque en su lengua no hay ninguna palabra para decir “culpable”. Dice Carlos Vallés: “No hace falta ser lingüista para caer en la cuenta de que, si la palabra que denota un concepto se encuentra ausente de un lenguaje, también se hallará ausente el propio concepto”. Con las virtudes no debiera suceder “que por sabidas se callan y por calladas se olvidan”, como dice el Padre Jaime, en Quilpué. SIN VIRTUD NO HAY LIBERTAD El gran filósofo hindú Jiddu Krisnamurti, en su libro La libertad primera y última, dice: “Para crear un mundo nuevo, una nueva estructura alejada de la antigua, tiene que haber libertad para descubrir; y para ser libre tiene que haber virtud, pues sin virtud no hay libertad”.

William Bennett, en su conocido texto de alfabetismo moral, “El libro de las Virtudes”, señala que las virtudes más ampliamente reconocidas son: autodisciplina, com-

182

Juan Bravo C.

pasión, responsabilidad, amistad, trabajo, coraje, perseverancia, honestidad, lealtad y fe. Lo especial de su libro es que enseña las virtudes a través de historias, propias de la cultura de la humanidad. Dice William Bennett, autor de El libro de las virtudes: “Las fábulas, poemas, ensayos y otros escritos que presentamos aquí están destinados a ayudar a los niños a adquirir herramientas para que no sean analfabetos morales”. Agrega: “Lo cierto es que la formación del carácter de los jóvenes es, educativamente hablando, una tarea anterior al debate de las grandes y arduas controversias de la actualidad. Primero lo primero. Y lo primero es sembrar en los jóvenes las ideas de virtud y bondad”. También dice: “Y creo que si los adultos leen este libro a solas, en un lugar tranquilo, lejos de toda distorsión, disfrutarán de este material «simple, sentimental y anticuado»”. También la cultura y las virtudes se transmiten a través del cine (aunque siendo muy selectivos). Por ejemplo, una de las mejores películas de todos los tiempos es Casablanca, está ambientada en la segunda guerra mundial, en una ciudad abierta donde Rick (Humphrey Bogart) tiene un famoso café. Habiéndose presentado como un hombre frío y egoísta, Rick y varios de los otros protagonistas terminan haciendo generosos actos de sacrificio personal. En esta película hay coraje, compasión, amistad, lealtad, fe y otras virtudes. Incluso el extraordinario rabino Harold Kushner (Cuando nada te basta, cómo dar sentido a tu vida) comentó también acerca de esta película, dice: “al final Rick re-

El Encanto de la Comunicación

183

nuncia a la posibilidad de huir y ser feliz en un acto de generosidad para con la mujer amada. La vida deja de tener sentido para él si se preocupa únicamente de sí mismo. Sólo cuando decide entregarse a los demás su vida comienza a tener valor”. Sin que sea una lista ni remotamente exhaustiva, otras películas que me llaman la atención porque aportan en lo valórico (en forma entretenida) son algunas como: Héroe por accidente (Dustin Hoffmann), Perfume de mujer (Al Pacino), La sociedad de los poetas muertos (Robin Williams) y, por supuesto, todas las de Walt Disney y de Charles Chaplin. FORMACIÓN CON DISCIPLINA Zig Ziglar en su libro Cómo criar hijos con actitudes positivas en un mundo negativo, dice: “Uno de los sinónimos de disciplina es educación. La palabra disciplina viene de discípulo, que es el que «sigue a un maestro». El discípulo no debe seguir al maestro por temor al castigo sino por amor o convicción. Los padres de espíritu positivo y amantes querrán que sus hijos los sigan y sigan sus reglas porque los aman y confían en ellos, y no porque les teman”.

Tal vez la virtud más destacada sea la capacidad de amar y una forma concreta de aplicarla es buscando la felicidad de los demás. Haciendo feliz a los demás Sabemos que nuestra propia felicidad depende de la felicidad de los demás. Entonces, el asunto consiste en

184

Juan Bravo C.

buscar maneras de elevar la satisfacción de las personas que nos rodean: pareja, hijos, compañeros, clientes, proveedores, etc… comenzando por nosotros mismos, porque también hacemos una negociación personal y tenemos necesidades que satisfacer. Aquí aplicamos las tres C: Calidad, Colaboración y Creatividad. Leonardo da Vinci ocupó intuitivamente y con éxito esta técnica de las tres C hace 500 años, cuando, al querer abandonar Florencia para vivir en la corte de Francesco Sforza, señor de Milán, le enviara una carta donde expresaba: “Además de abrir canales, construir diques, baluartes, inventar las más extrañas e inauditas máquinas de guerra, carros armados, cañones para hacer granizar piedras sobre el enemigo (calidad). Me especializo en modelar estatuas y esculpirlas, pintar cuadros, en dibujar palacios y fortalezas (creatividad)”. También agrega que: “ha estudiado el trabajo de otros maestros y que no hay secreto que le sea desconocido en su especialidad (colaboración)”. Calidad Por calidad me refiero a calidad personal, es decir, superación personal y buscar satisfacer las expectativas razonables de quienes nos rodean ¿qué esperan de usted sus hijos? ¿Su cónyuge? En el ejemplo de la carta de Leonardo, tenemos que situarnos en la época para entender que la expectativa de Francesco Sforza estaba en la ingeniería y en la guerra, por eso Leonardo le ofrece abrir canales, construir diques, baluartes, inventar máquinas de guerra, etc…

El Encanto de la Comunicación

185

Colaboración La colaboración permite abrirse, comunicarse y ganar mucha energía. Así uno puede enterarse como hacen el queque inglés en otras casas o que soluciones han dado otras familias a potenciales conflictos en la pareja. En los negocios permite saber como lo hacen otras empresas parecidas a la nuestra. Una advertencia, a veces esto se malentiende como un afán competitivo, nada más lejos del espíritu colaborativo del compartir, como cuando se reúne un grupo de parejas en una cena. En su carta al duque de Milán, Leonardo dice que ha estudiado el trabajo de otros maestros. Creatividad Consiste en sorprender gratamente a las personas que nos rodean, si en calidad les damos lo que esperan, aquí les ofrecemos lo que no esperan, es decir, un regalo. Observemos la excitación de los niños con la lámina que viene en su paquete de papas fritas, el agrado de la señora cuando su esposo la invita a cenar —sin ser aniversario ni cumpleaños— o la sorpresa de él cuando ella lo espera con una cena romántica. Asimismo, en la empresa podemos apreciar el pecho henchido de gusto de ese empleado a quien su jefe felicitó por hacer las cosas bien, o viceversa, el regocijo del jefe cuando sus colaboradores le reconocen. Las personas agradecen esas atenciones creativas, aunque, debemos aceptar que los beneficios de cualquier innovación son efímeros, por lo tanto, cada cierto tiempo hay que variar.

186

Juan Bravo C.

En su carta a Francesco Sforza, Leonardo le ofrece algo que el duque no espera: modelar estatuas y esculpirlas, pintar cuadros, dibujar palacios y fortalezas, etc… En un evento sobre creatividad, Humberto Maturana pregunta ¿qué es la creatividad? y se responde: es un regalo. Porque cada ser humano es una creación única y original, en consecuencia, lo que de él se genere será original y los demás le regalarán la creatividad por ser auténtico. Agrega que la creatividad no sería nada especial si todos la dejáramos fluir en la colaboración, sin estar encadenados a la imagen o la dependencia, entre otras distorsiones al ser humano. Dice: “La persona creativa tiene mirada abierta, explora, es coherente y vive el presente, sólo hace lo que tiene que hacer, y cultiva su propio jardín”. Yapa viene de la voz quechua: yaponi, que significa añadir. Se define generalmente como “un plus sobre la compra, una atención del vendedor hacia el cliente”. ¿Recuerda el término? La yapa fue alguna vez como una institución, uno esperaba y se alegraba al recibir algo más, como cuando compra un kilo de tomates y recibe de regalo una manzana. Era algo que surgía en forma natural, con cariño, no como la aplicación de una receta. Mi testimonio puede ayudar: a los quince años tenía una verdulería y practicaba en forma instintiva el dar la yapa a las clientas: una fruta, algo de albahaca, un aliño o un kilo con más de mil gramos. La verdulería estaba siempre llena y las clientas eran leales. No quisiera reducir la yapa a algo tan simplista como una “receta del éxito”, también habían otros hábitos

El Encanto de la Comunicación

187

igualmente instintivos y, ahora me doy cuenta, ¡efectivos!: calidad de los productos, claridad en los dineros, un local ordenado, cortesía, buen trato, alegría (un juego con las mismas clientas consistía en sacar las cuentas mentalmente), compartir, etc… Un poco como lo hacen los niños cuando juegan a los negocios. Hacer felices a los demás buscando incrementar su nivel de satisfacción, es, como dice un antiguo dicho alemán, cultivar nuestro propio jardín. Lo ideal es lograr armonía en las tres C: Calidad, Colaboración y Creatividad, más que privilegiar alguna en particular. Un aspecto de importancia en esta materia es que las tres C se orientan al cambio y, este es un punto crítico, porque para hacerlo bien tenemos que llegar a querer el cambio. Querer el cambio La idea es hacernos amigos del cambio, aprender a quererlo, comenzando por el cambio personal… Para entender la importancia de querer el cambio, podemos hacer una comparación con andar en bicicleta. Si uno se mueve en la bicicleta, está equilibrada, sin embargo, si se detiene, se cae. En la vida es igual, mientras nos mantenemos en movimiento, hay fuerzas de la vida que nos ayudan a mantener la armonía. Si nos detenemos, nos caemos. Tengo un amigo a quien le sucedió un grave accidente y estuvo seis meses con yeso en casi todo el cuerpo, sin poder moverse. Ya recuperado, me contó que el acci-

188

Juan Bravo C.

dente es lo mejor que pudo pasarle en su vida, porque aprovechó el tiempo para reflexionar y luego hacer grandes cambios en su vida (vivir fuera de Santiago, más tiempo con su familia, otro trabajo, etc…). Está bien, porque podría haber sido peor, sabemos que hay quienes ni siquiera con un grave accidente entienden. Es lo mismo que llama la atención de los doctores que realizan transplantes de corazón y otras intervenciones vitales, los pacientes recuperados es como si tuvieran otra personalidad. Sin embargo, tanto en el caso de mi amigo como de quienes sobreviven a intervenciones quirúrgicas de peso, me sorprende por qué tiene que sucedernos ese tipo de traumas para que hagamos los cambios que debimos hacer oportunamente y que tal vez nos habrían ayudado a evitar el accidente o la intervención médica. ¿No será mejor hacer a tiempo los cambios que debemos hacer? En forma natural, porque el cambio bien definido, planeado y realizado no tiene porque ser algo traumático. Entonces, siendo el cambio algo natural, debemos aceptarlo como parte de nuestra autenticidad, porque, aunque resulte paradójico, conservamos nuestra personalidad aunque cambiemos prácticamente todo, de hecho, en sólo un año cambiamos la mayor parte de las células de nuestro cuerpo, y seguimos siendo nosotros mismos. Mi amiga Patricia Barraza lo dice más poéticamente: “Un día, mirando el mar, pensé que no era posible captarlo estático, que las olas se sucedían unas a otras en una constante, que no era posible fijarlas como

El Encanto de la Comunicación

189

en una fotografía, y sin embargo el mar no perdía su forma, su identidad, su fuerza, su dramatismo, su grandiosidad. Lo encontré tan espectacular que cuando leo sobre el cambio me gusta pensar en mí desde esa metáfora”. Entonces, lo primero es la disposición a querer superarnos o lograr alguna meta y así cambiar antes de que debamos cambiar, como lo hacen los niños. EL MÓVIL DE LA CREATIVIDAD El Doctor Carl Rogers (El proceso de convertirse en persona), dice: “El móvil de la creatividad parece ser la misma tendencia que en la psicoterapia se revela como la fuerza curativa más profunda: la tendencia del hombre a realizarse, a llegar a ser sus potencialidades. Con esto me refiero al impulso a expandirse, crecer, desarrollarse y madurar que se manifiesta en toda vida orgánica y humana”.

Es indispensable soñar el cambio y diseñar una visión grata para nosotros y los demás, así es como vamos construyendo la realidad, con imágenes mentales que preceden a la acción. Siendo preciso, esto tipo de cambio ya no es adaptación sino innovación, nosotros cambiamos al medio. Por eso Leo Buscaglia (Vivir, amar y aprender), nos dice: “podemos crear una nueva persona. Si no les gusta el escenario donde están colocados, construyan uno nuevo. Si no les gusta el elenco de personajes con quienes se manejan, aléjense de ellos y empiecen con un grupo nuevo. Pero son ustedes quienes deben hacerlo. Saint-Exupèry incluye una frase

190

Juan Bravo C.

magnífica: «tal vez el amor sea el proceso por el cual yo te conduzca delicadamente de regreso a ti mismo»”. Un amigo, Maximiliano Brandt, escribió en Costa Rica un libro prácticamente testimonial, Reingeniería a escala humana, dice: “Debemos analizar las zonas de comodidad; es decir, aquellas zonas laborales en las que el individuo se siente más cómodo, y donde la comodidad se convierte en un factor esencial para el buen desempeño de su labor. En palabras más simples, lo que realmente nos gusta hacer. Esto es muy importante tanto en la vida privada como en la laboral del individuo, puesto que le permite demostrar su verdadera capacidad”. Max trabajaba en Chile en un alto cargo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de un día para otro comenzó a sufrir los devastadores efectos de una poco conocida enfermedad, la fatiga crónica. Con su esposa e hijos se fueron a Costa Rica y luego de una convalecencia de varios años, y de una reconstrucción personal y profesional, recién está reintegrándose a la vida laboral como consultor. EL SECRETO ESTÁ EN LA CONCENTRACIÓN El sacerdote Carlos Vallés (No temas), dice: “El miedo impide la concentración. Por consiguiente el miedo es el responsable de que hagamos las cosas mal, sin hacernos justicia a nosotros mismos, quedando muy por debajo de nuestras posibilidades y traicionando nuestras aspiraciones legítimas”.

Tenemos que hacerlo tal como Mary en la extraordinaria película de Walt Disney Mary Poppins, protagonizada por Julie Andrews y Dick Van Dyke. Ella aplica su magia

El Encanto de la Comunicación

191

—la misma que todos nosotros tenemos— para cambiar su entorno a gusto y gratificarse y gratificar a los demás a través de un ambiente cariñoso y acogedor. Por ejemplo, cuando lleva a los niños al parque, se encuentra con su compañero Bert, quien ha pintado dibujos con tiza en la vereda. Uno de los cuadros es un bello paraje de la campiña inglesa, Mary Poppins los lleva de paseo al cuadro y allí suceden todo tipo de aventuras en un ambiente de gran alegría y colorido, las flores se transforman en mariposas y los animales hablan. Todo el grupo participa en una carrera de caballos que gana Mary Poppins, recibiendo el reconocimiento de todas las personas presentes. Permítame compartir con usted algo que me sucede cada vez que veo la película, tiendo a identificarme con Bert, no se si sea porque colabora activamente en llevar alegría al mundo, por la libertad de que hace gala o por la sencillez con que cambia de oficio: en un momento puede ser hombre orquesta o vendedor de volantines, luego pintor y más tarde deshollinador, lo que venga mejor para el momento. Me hace recordar los aprietos que pasan algunos amigos o familiares cuando deben contestar a qué me dedico: consejero, asesor, consultor, investigador, empresario, escritor, profesor, editor, gerente, conferencista, analista de sistemas. ¿Cuál está más cerca de la realidad? ¡Todas! Y al igual que Bert, elijo el oficio más apropiado al momento. Por ejemplo, ahora soy escritor, tal vez en un rato más sea consultor y luego administrador, ¿quién sabe? Tal vez por esto es que Salvador Dalí decía: “Hay que provocar sistemáti-

192

Juan Bravo C.

camente confusión. Esto da rienda suelta a la creatividad. Todo lo que es contradictorio da lugar a la vida”. Para hacer felices a los demás, y en consecuencia, nosotros mismos, no sólo debemos aceptar el cambio, sino que debemos llegar a quererlo. Es una faceta esencial de cultivar el amor, que justamente poseen los líderes. ¿Quién puede ser líder? Todos, de una u otra forma, debemos ser líderes, porque líder es distinto de jefe o de estructura formal, es quien realiza alguna influencia positiva en cualquier grupo humano, tal como debemos hacerlo en la familia o en el trabajo. Es tan válido el liderazgo que ejercen personas como Gandhi o la madre Teresa de Calcuta, como la madre que guía a sus hijos o el hijo que realiza acciones de superación y que influye sobre toda la familia. Un líder debe estar disponible para escuchar y motivar a su familia y colaboradores y más aún, debe ser fuente de inspiración para ellos. Si no, ¿para qué es un líder?. Líder es una persona que cuenta con seguidores, aunque no los busca. Dice: ¿en qué puedo ayudar? Y se concentra en buscar y destacar lo positivo de quienes le rodean. Benjamín Franklin decía que la pregunta más noble del mundo es: ¿En que puedo ayudar?. Un líder avanza, agradece, experimenta y “sabe lo que quiere”. Se relaciona con confianza, escucha con atención y puede ponerse en el lugar de la otra persona, hasta llegar a sentir lo que ella siente. Es alguien soña-

El Encanto de la Comunicación

193

dor, capaz de aceptar y pedir ayuda para cumplir con un ideal bueno para los demás y para sí mismo. A propósito de aceptar y pedir ayuda, hay un viejo cuento que dice más o menos así: un hombre de fe tenía su casa al lado de un río, el cual comenzó a subir en un invierno especialmente crudo. Pasó por ahí un vecino en un carretón y le ofreció llevarlo a tierras altas, el hombre le dio las gracias y le dijo que no se preocupara, que Dios lo ayudaría. El río siguió subiendo y llegó a cubrir toda la planta baja de la casa, entonces pasó otro vecino en un bote y le ofreció llevarlo, el hombre le agradeció y contestó que Dios lo ayudaría. El río subió y sólo quedó sobre el agua una pequeña parte del techo, ahí estaba el hombre a punto de ahogarse, cuando llegó un helicóptero a salvarlo, el hombre agradeció y dijo que Dios lo ayudaría. El hombre se ahogó y llegó, muy extrañado, a las puertas del cielo, ahí lo primero que hizo fue increpar a Dios por no haberlo ayudado. Y Dios le contestó: ¿Cómo que no te ayude? Te envié un carretón, un bote y un helicóptero. Un verdadero líder sabe decir “no sé” y aprendió a delegar. Es coherente, versátil y disciplinado. Establece y respeta los compromisos, también es firme en exigir el cumplimiento. Definitivamente no le gustan las actuaciones incorrectas y las señalará con precisión y respeto. Es un verdadero educador que facilita el proceso de sacar lo mejor de cada persona. En fin, un líder es un ser humano que busca ser feliz a través de la felicidad de quienes le rodean, trata a los demás como le gustaría que lo trataran a él.

194

Juan Bravo C.

Trate a los demás como le gustaría que le trataran Cuando tenía unos diez años, en una de las múltiples lecturas que hacia a esa edad —probablemente en alguna revista Disneylandia— me encontré con la máxima de Confucio, “No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti”, recuerdo haberla reflexionado mucho y poco a poco internalizado, hasta transformarla en acción regular. Ahora entiendo que ese proceso se vio facilitado al estar libre a esa edad de las creencias o prejuicios que tenemos la mayoría de los adultos y que obstaculizan la práctica de la buena comunicación y, en esencia, del amor. Además, me fui dando cuenta que el mensaje central de las religiones es similar: “No entraré al Nirvana hasta que no vea la espalda del último hombre”, señala Buda. “Ama a los demás como a ti mismo” es la máxima del Cristianismo. ¿Como le gustaría que le trataran? ¿Con respeto, acogida, empatía, dignidad, llamándole por el nombre que a usted le gusta y permitiéndole expresar su sentir? No hay problema, comience por tratar así a los demás. Tratar a los demás como le gustaría que le trataran a usted (suponiendo una orientación positiva y de bien común), es actuar con visión de futuro, avanzar día a día hacia el ideal de un buen trato, independiente de las pruebas de la vida diaria. Se produce un efecto maravilloso, porque siempre se avanza un poco hacia la armonía y el amor. Note que nuestra vara de medir no está en la mezquindad de las pequeñas venganzas de una relación mediocre, sino en la altura de miras de la relación que quisiéramos disfrutar.

El Encanto de la Comunicación

195

Verónica Juliá, dueña de casa en Santiago, casada con Patricio, un prestigioso médico, recibió en herencia una parcela en el sector de Ovalle. A pesar de varias opiniones en contra, insistió en hacer producir su tierra y sembrar uva de exportación tema en que su padre había sido un visionario precursor y su madre había llevado parcialmente a la práctica. Al comenzar la plantación de parras hacia fines de 1995, se encontró con un problema inesperado: no había trabajadores disponibles, y no tuvo más alternativa que recurrir a quienes nadie quería contratar: personas mayores, alcohólicas o conflictivas. Así comenzó un sueño que surgiría de su profunda fe en las personas: hacer que ese grupo humano fuese productivo a pesar de su historia. Para lograr el cambio, se propuso comenzar ella primero porque, dijo, “el cambio de mis trabajadores es un esfuerzo mío”. Luego aplicó intuitivamente una serie de pautas de mucho sentido común: hizo que cada uno de ellos aprendiera de todo: construir la base del parrón, plantar, podar, cosechar, embalar, etc… Les regaló las herramientas e instauró reuniones regulares con todo el grupo para capacitarlos y buscar en conjunto soluciones a los problemas que aparecían. Les dijo: “necesito que ustedes piensen y que me digan cuando yo estoy equivocada”. Les enseñó que las cosas se hacen bien a la primera vez, para evitar repetir el trabajo. Incluso, se pone alerta cuando alguien comienza a apurar, porque desmejora la calidad. Les explicó el por qué de las medidas de seguridad, tal como el uso de la polera a pleno sol. En la fiesta de Navidad que Verónica preparó a sus trabajadores y sus familias el gran ausente fue el alcohol,

196

Juan Bravo C.

aunque ella misma preparó champagne con fruta en cantidad suficiente para un vaso por persona. Entregó un regalo a cada uno de los hijos de los trabajadores y una bolsa con los insumos para la cena navideña, con una innovación: la cantidad de carne no era fija, sino que dependía del tamaño y necesidades del grupo familiar. Hubo muchos abrazos emocionados, la firme declaración de lealtad de sus trabajadores: “usted cuenta con nosotros” y la recomendación (de parte de ellos mismos) que les exigiera más, porque podían rendir más. A Patricio se le notaba emocionado y destacó la “mucha comunicación espiritual”. ¿Qué dicen los trabajadores? Además de verse contentos, motivados y defender públicamente su uva, opinan que el éxito conseguido se debe a que la señora Verónica “cuida a su gente”. A su vez, sin que Verónica se los pidiera, ellos le dan un trato personalizado a cada parra. ¿Los resultados? La producción de la tierra de Verónica fue una de las más altas de la zona y el equipo de trabajadores, uno de los más productivos. Un aspecto fundamental es que quienes eran alcohólicos dejaron de serlo. Patricio y Verónica destacan el extraordinario impacto positivo que esta aventura ha tenido sobre la vida familiar y, sobre todo, en algo que parecía difícil después de más de 20 años de buen matrimonio: robustecer todavía más la relación de pareja. Dice Patricio: ver las realizaciones de Verónica es una nueva forma de respeto. Dice Verónica: sin su apoyo no lo habría logrado.

El Encanto de la Comunicación

197

Tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran, realmente exige actuar con fe y optimismo. Fe y optimismo Por fe me refiero a creencias positivas y firmes, al coraje, a la convicción de que podemos tener un mundo mejor. Es hacer todo lo que podamos por la buena comunicación, o la transformación personal, es decir, hacer las tareas y luego aceptar el resultado que nos ofrece Dios, sea cual sea la imagen que tengamos de él. Tal como decía San Agustín, tener Fe es creer en lo que no vemos y la compensación es ver lo que creemos”. Erich Fromm (El arte de amar) dice: “Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión. Quien insiste en la seguridad y la tranquilidad como condiciones primarias de la vida no puede tener fe; quien se encierra en un sistema de defensa, donde la distancia y la posesión constituyen los medios que dan seguridad, se convierte en un prisionero. Ser amado, y amar, requiere coraje, la valentía de atribuir a ciertos valores fundamental importancia —y dar el salto y apostar todo a esos valores—. La fe puede practicarse a cada momento. Requiere fe criar un niño, se necesita fe para dormirse, para comenzar cualquier tarea. Mantener la propia opinión sobre una persona. Mantener las propias convicciones aunque no sean populares: todo eso requiere fe y coraje. Tomar las dificultades, los reveses y penas de la vida como un

198

Juan Bravo C.

desafío cuya superación nos hace más fuertes y no como un injusto castigo, requiere fe y coraje”. Tengo profundo optimismo porque percibo que todas las señales indican que avanzamos hacia allá: desde una expectativa de vida inferior a los 40 años a comienzos de siglo, ya vamos en alrededor de 80 años. Las personas llegan con notable salud a la vejez, de sólo 13 democracias se pasó a más de 100 (más de la mitad del mundo). El nivel de escolaridad de los niños de los sectores más pobres del país es el doble que el de sus padres. A pesar de lo que dicen las noticias, el mundo es un lugar cada vez más seguro. La participación de la mujer se incrementó notablemente en este siglo, entre otras señales de avance hacia el bien común. Aun cuando todavía nos falta para llegar al desarrollo pleno, durante el siglo XX la riqueza de Chile se ha incrementado más de cien veces. Hay gran cantidad de evidencias concretas: disminución de la mortandad infantil, sistemas de salud públicos y privados, rentas varias veces mayores en términos reales, educación, alfabetización, superación del hambre, agua potable, alcantarillado, redes viales, viajes, sofisticados medios de transporte y comunicación, variadas fuentes de expresión, etc… Esto es levantando la cabeza por sobre problemas del momento que igual debemos trabajar, y conservando el optimismo, porque eso nos ayuda a tener sueños en positivo y sabemos que las visiones son importantes.

El Encanto de la Comunicación

199

Las visiones son importantes Si somos optimistas, vemos buena comunicación y trabajamos en ello, el mundo será mejor. Daniel Goleman, en su libro La inteligencia emocional, señala que actuar con optimismo es saludable para la persona, incluso le hace avanzar más en la vida. También le hace abandonar la falsa autosatisfacción de las seguridades y le habilita para correr riesgos razonables. En el adormecimiento que provocan la seguridad y la estabilidad habita el peligro. SOLTARSE DE FALSAS SEGURIDADES En la película Contacto (Jodie Foster) la protagonista debe viajar en una nave construida según los planos enviados por los extraterrestres. Sin embargo, con buena intención y para su seguridad, los ingenieros agregan un sillón a la estructura. Cuando el viaje comienza, el sillón vibra y con ella la protagonista, hasta que, en un acto de fe, se levanta de la silla y descubre que puede flotar.

La madre Teresa de Calcuta decía: “El regalo más bello es el perdón, el obstáculo más grande es el miedo, el mejor remedio es el optimismo, la fuerza más potente del mundo es la fe”. Ver morir a alguien realizado, como la madre Teresa de Calcuta, es una despedida con profundo respeto, pero ver morir a alguien que no ha vivido es una enorme tristeza. Julio Olalla, indica que los estados anímicos son contagiosos. Que es bueno tener las cuentas saldadas con la vida, estar tranquilos y agradecidos de lo que somos. Que a veces nos oponemos a nuestras posibilidades cuando decimos: no puedo. Agrega que las conversacio-

200

Juan Bravo C.

nes son fuerzas y energías en movimiento que nos hacen pasar por diferentes estados anímicos, los cuales incluso hoy pueden ser vistos a través de fotografías del aura. Pregunta, ¿a quienes les pasan más cosas? A los desconfiados, porque el mundo tiende a comportarse según el perfil que vemos. Tener fe y cultivar el optimismo son los principales activadores de la superación personal, que a su vez nos conduce a una vida más rica y variada, que tiene como característica principal cultivar el amor. ¡Hasta pronto! Al decir ¡hasta pronto! y agradecer su lectura, le regalo el mensaje que considero más valioso de este libro: para disfrutar el encanto de la comunicación se requiere ¡pasar a la acción! Es decir, crear, confiar, acoger, respetar, reconocer, soñar, agradecer, escuchar, perdonar, negociar, reír y amar. ¡Mucho éxito!

El Encanto de la Comunicación

201

Bibliografía Ackoff, Russell L.. Editorial Limusa, México, Rediseñando el futuro. 1979. Un concepto de planeación de empresas. 1972. Cápsulas de Ackoff. 1987. El arte de resolver problemas., 1981. Adair, John. El arte del pensamiento creativo. Legis, Sao Paulo, 1992. Albrecht, Karl. La revolución del servicio. Legis, Colombia, 1992. Bandler, Richard. Use su cabeza para variar, Submodalidades en programación neurolingüistica, Cuatro Vientos, Chile, 1988. Beal, George; Joe Bohlen y Neil Raudabaugh. Conducción y acción dinámica del grupo. Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1964. Bennett, William. El Libro de las Virtudes. Vergara, Argentina, 1995. Brandt, Maximiliano. Reingeniería a escala humana. Edición Roxana Kop. San José de Costa Rica, 1998. Bravo Carrasco, Juan. Editorial Evolución, Chile. Desarrollo de sistemas de información, 1988. Reingeniería de negocios, 1995. Diseño y construcción de sistemas computacionales, 1996. Planificación sistémica, 1997. Análisis de sistemas, 1998. Ambrosoli, desde Los Alpes a Los Andes, 1998. Carlzon, Jan. El Momento de la verdad. Díaz de Santos, España, 1991. Apuntes del seminario “Más allá del «Momento de la verdad»”, Seminarium, Santiago de Chile, 12 de mayo de 1998. Campbell, Susan. Del caos a la confianza. Paidós. Argentina, 1997. Chopra, Deepak. Viaje hacia el Bienestar. Editorial Vergara. Argentina, 1995. El sendero del mago. Editorial Norma. Colombia, 1997. Clásicos: Cervantes, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. Dostoievski, Fiodor. Niétoschka Nezvanova, Noches Blancas, Los hermanos Karamazov.

202

Juan Bravo C.

Goethe, Johann Wolfang. Fausto. Shakespeare, William. Romeo y Julieta, Hamlet, Sueño de una noche de verano, La tragedia de Macbeth. Tagore, Rabindranath. Obras Selectas. Cohen, Herb. Todo es negociable. E. Planeta, Buenos Aires, 1992. Collins, James C. & Jerry Y. Porras. Empresas que perduran. Editorial Norma, Colombia, 1996. Coppens, Yves. Ver Reeves. Crosby, Philip B. Liderazgo, el arte de convertirse en un buen gerente. McGraw-Hill, España, 1991. Reflexiones sobre calidad. McGraw-Hill, México, 1996. Dale Salwak, Ed. Los Encantos de la Soledad. Norma, Colombia, 1997. Damasio, Antonio R. El Error de Descartes, La razón de las emociones, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1994. De Bono, Edward Ideas para profesionales que piensan, Paidós, B. Aires, 1989. El pensamiento práctico, Paidós, Buenos Aires, 1989. Seis pares de zapatos para la acción, Paidós, B. Aires, 1991. De Mello, Anthony El canto del pájaro, Editorial Sal Terrae, B. Aires, 1982. ¡Despierta! Charlas sobre la espiritualidad, E. Norma, 1994. Dionne Duddy, George y Enrique Reig Pintado. Reto al cambio. Editorial McGraw-Hill, México, 1994. Drucker, Peter F. La sociedad poscapitalista. Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1993. Dyer. Wayne W. Tus zonas erróneas. Editorial Grijalbo, Buenos Aires, 1982. Los regalos de Eykis. Edit. Grijalbo, Buenos Aires, 1983. El cielo es el límite. Editorial Grijalbo, Buenos Aires, 1985. La fuerza de creer (título original en inglés: Lo verá cuando lo crea). Editorial Grijalbo, Buenos Aires, 1989. Eisler, Riane. El cáliz y la espada. Cuatro Vientos, Santiago, 1995. Feldemann, Paul. Aprender a aprender. Plaza & Janes, Barcelona, 1988. Fisher, Robert. El Caballero de la armadura oxidada, Ediciones Obelisco, Barcelona, 1997.

El Encanto de la Comunicación

203

Frankl, Viktor La presencia ignorada de Dios. Ed. Herder, Barcelona, 1991. Fromm, Erich. El arte de amar. Editorial Paidós, Buenos Aires, 1992. Gibran, Khalil. El Profeta. Nuevo Extremo, Chile, 1988. Gilbreath, Robert. La estrategia del cambio. McGraw-Hill, México, 1990. Goleman, Daniel. La inteligencia emocional. Javier Vergara Editor, Buenos Aires, 1996. Grad, Marcia. La princesa que creía en los cuentos de hadas. Ediciones Obelisco, Argentina, 1998. Harmon, Frederick G. & Garry Jacobs. La diferencia vital, Editorial Norma, Colombia, 1988. Hendrix, Harville. Amigos y amantes, la relación de pareja ideal. Editorial Norma, Colombia, 1991. Israel, Alberto.. El Consumidor del siglo 21. Ediciones Cerro Huelén, Chile, 1997. Israel, Jorge. Creatividad. Apuntes del seminario dictado en la Universidad UNIACC, Chile, en enero de 1996. Jacobs, Garry. Ver Harmon. Klein, Melanie y Joan Rivière. Amor, odio y reparación. Ediciones Horme, Buenos Aires, 1937. Kriegel, Robert J. Si no está roto, rómpalo. Norma, Colombia, 1994. Krisnamurti, Jiddu La libertad primera y última. Sudamericana, Argentina, 1958. Urge transformarnos radicalmente. Ed. Krisnamurti, Argentina, 1956. Kushner, Harold S. Cuando nada te basta, cómo dar sentido a tu vida. Emecé Editores, Argentina, 1987. Larrañaga, Ignacio Muéstrame tu Rostro. Cefepal y Paulinas, Chile, 1979. Del sufrimiento a la paz. Cefepal y Paulinas, Chile, 1990. Sube conmigo. Cefepal y Ediciones Paulinas, Chile, 1991. Lobos, Julio. Calidad a través de las personas, Dolmen, Chile, 1993. Margerison, Charles & Dick McCann. Administración en Equipo. Ediciones Macchi, Buenos Aires, 1993. Maturana, Humberto. El sentido de lo humano. Ediciones Dolmen, Chile, 1991. Desde la biología a la psicología. Synthesis, Chile, 1993.

204

Juan Bravo C.

Formación humana y capacitación. Con Sima Nisis de Rezepka. Unicef Chile y Dolmen, Chile, 1995. Morris, David B. La cultura del dolor. Editorial Andrés Bello, Chile, 1994. Nisis de Rezepka, Sima. Ver Maturana. Ohmae, Kenichi. El mundo sin fronteras. McGraw-Hill, México, 1991. Olalla, Julio. Escuchar, confiar y visionar. Apuntes del curso dictado en el centro de Extensión de la Universidad Católica, Chile, en julio de 1997. Peters, Tom En busca de la excelencia. Junto con Robert Waterman. Editorial Norma, Colombia, 1984. En busca del ¡UAUU!, Editorial Atlántida, Buenos Aires, 1995 (Título original: The Pursuit of Wow!, 1994). Porras, Jerry. Ver Collins. Prigogine, Ilya. El fin de las certidumbres. Andrés Bello, Chile, 1996. Reeves, Hubert El sentido del Universo, Emecé Editores, Argentina, 1993. La más bella historia del mundo, junto con Joël de Rosnay; Yves Coppens y Dominique Simonnet.. Editorial Andrés Bello, Chile, 1997. Reig Pintado, Enrique. Ver Dionne. Revista Uno Mismo. Una nueva visión, Argentina, año 1 Nº 7, julio de 1990. Rivière, Joan. Ver Klein. Rogers, Carl R. El proceso de convertirse en persona, Paidós, México, 1992. Rojas Montes, Enrique. La conquista de la voluntad. Temas de Hoy, Chile, 1994. Rosnay, Joël de. Ver Reeves. Sebenius, James. Negociación efectiva. Apuntes del seminario dictado en CasaPiedra, Chile, en mayo de 1997. Senge, Peter M. La quinta disciplina. Coedición Editoriales Granica y Vergara. Buenos Aires, 1992. Shapiro, Eileen C. En la cresta de la ola. Grijalbo. Barcelona, 1997. Sherman, Stratford. Liderazgo. Apuntes del seminario dictado en CasaPiedra, Chile, en noviembre de 1995. Toffler, Alvin

El Encanto de la Comunicación

205

El "shock" del futuro. Editorial Plaza & Janes, España, 1972. La tercera ola. Editorial Plaza & Janes, España, 1980. El cambio del poder. Editorial Plaza & Janes, España, 1992. Las guerras del futuro. Plaza & Janes, España, 1994. Vallés S.J., Carlos G. Ligero de Equipaje; Tony de Mello, Un profeta para nuestro tiempo. Editorial Sal Terrae, España, 1987. Dejar a Dios ser Dios. Editorial Sal Terrae, España, 1987. No temas. Editorial Sal Terrae, España, 1995. Viscott, David. Ediciones Emecé, Buenos Aires, Editorial Antártica, Santiago. El lenguaje de los sentimientos. 1985. Para triunfar en la vida, guía de un psiquiatra. 1987. Te amo, sigamos juntos. 1989. Watts, Alan. El futuro del éxtasis. Edición Kairos, Barcelona, 1973. Watzlawick, Paul. Teoría de la comunicación humana. Con Janet Beavin y Donald Jackson. Wheatley, Margaret J. El liderazgo y la nueva ciencia, Co-edición de Granica S.A. y Javier Vergara Editor, Argentina, 1994. Whittaker, James. La psicología social en el mundo de hoy. Editorial Trillas, México, 1979. Zajonc, Arthur. Atrapando la Luz. Andrés Bello, Santiago, 1995. Ziglar, Zig. Cómo criar hijos con actitudes positivas en un mundo negativo. Editorial Atlántida, Buenos Aires, 1986.

206

Juan Bravo C.

LIBROS DEL AUTOR PUBLICADOS POR EDITORIAL EVOLUCIÓN S.A.

GESTIÓN AVANZADA DE PROCESOS Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2009, 190 Págs., 21 x 14 cm.) El objetivo del libro es aportar métodos concretos para el rediseño y mejora de procesos en la organización, como un medio para lograr la eficiencia y agregar valor para el cliente en una relación de confianza. Surge de una profunda inquietud por el despilfarro de recursos en nuestra sociedad y, sobre todo, por la subutilización del enorme potencial de las personas. La gestión de procesos es un deseo que se intuye como importante en las organizaciones. Sin embargo, es poco lo que logra realizarse porque no se sabe cómo hacerlo, provocando grandes pérdidas en las mismas organizaciones y en la sociedad por proyectos mal planteados o fuera de costo y plazo, trámites que demoran más de la cuenta, mala atención de clientes, productos defectuosos, entregas con retraso, equivocaciones médicas, errores, pérdidas de clientes y tanto más… En el libro se enseña cómo incorporar a la organización un modelo integral para la gestión de procesos. Este libro complementa, aporta técnicas y muestra aplicaciones de los conceptos desarrollados en el libro Gestión de Procesos, el cual es prerrequisito para éste.

El Encanto de la Comunicación

207

GESTIÓN DE PROCESOS

GESTIÓN DE PROCESOS Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (2006, 2ª edición, 400 Págs., 24,5 x 17,2 cm.) (1ª edición de 2005) Es fácil aceptar la necesidad de cambio en nuestro mundo. Más difícil es cambiar nosotros mismos o que cambie nuestra organización, o la forma cómo hacemos las cosas, a las cuales podríamos llamar… procesos. La gestión de procesos nos insta a detenernos, reflexionar acerca de lo que hacemos y preguntarnos: ¿por qué?, ¿para qué?, ¿cómo?. Porque, si profesionales capaces tienen ideas brillantes que permitirán ganar o ahorrar mucho dinero, al mismo tiempo deberían inventar los nuevos empleos de las personas que serán liberadas de funciones obsoletas. Lo pueden hacer, porque son capaces. Lo deben hacer, por su condición de seres humanos. La gestión de procesos es un medio para lograr grandes metas organizacionales, como la calidad, competitividad, productividad, comunicación y rentabilidad.

208

Juan Bravo C.

GESTIÓN DE PROYECTOS Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2006, 260 Págs., 21 x 14 cm.) El objetivo de este libro es ofrecer un método para la gestación, evaluación, planificación, dirección y buena ejecución de los proyectos, principalmente de procesos y tecnología. Es importante hacer bien los proyectos, porque a través de ellos se materializa el cambio propuesto por la estrategia de la organización o por las oportunidades que el medio ofrece. El método tiene como base un amplio estudio de las mejores prácticas de la gestión de los proyectos y del cambio en las personas. Las empresas públicas y privadas de Chile pierden anualmente más de 2.000 millones de dólares debido a fallas evitables en proyectos de gestión. De una u otra forma esa ineficiencia la pagamos todos y con creces, porque tampoco disfrutamos de los beneficios del proyecto si hubiese sido bien hecho.

MODELANDO UNA SOLUCIÓN DE SOFTWARE Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (2008, 392 Págs., 24,5 x 17 cm.) El objetivo de este libro es cooperar en aumentar la productividad del desarrollo y la calidad de la solución de software mediante la excelencia de su modelación. Comenzamos por asegurarnos que la serie de modelos (correspondientes a las etapas de análisis y diseño) efectivamente dan solución a una necesidad bien comprendida y evaluada. Modelar soluciones de software es una labor bella y creativa que origina verdaderas “obras de arte”. Sin perder la belleza y creatividad, ¿será posible profesionalizar su elaboración? ¡Sí! Definitivamente el diseño de sistemas puede ser arte y tecnología a la vez.

El Encanto de la Comunicación

209

EL ENCANTO DE LA COMUNICACIÓN Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2007, 2ª edición 230 Págs., 18,5 x 13 cm., 1ª edición de 1998) Es un libro orientado a todas las personas que quieren comunicarse mejor con quienes les rodean para incrementar la calidad de su vida. El espíritu de este libro es que nos sirva de guía práctica en esta tarea de toda la vida destinada a relacionarnos mejor y a transformarnos. ¿Por qué? Porque la comunicación es cambio que podemos guiar hacia la superación personal. Estamos vivos y lo más característico de la vida es la transformación. Y porque el vínculo con nuestros seres queridos es lo único que realmente cuenta, además la mejora en las comunicaciones en las empresas tiene un efecto inmediato en la vida familiar y social de sus trabajadores.

RESPONSABILDAD SOCIAL (RS) Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (2007, 380 Págs., 24,5 x 17,3 cm.) En los países de Latinoamérica podemos ganar miles de millones de dólares al año con la RS. Surgen de dejar de perder evitando la Irresponsabilidad Social (accidentes, delincuencia, corrupción, mala educación, etc.) y de ganar fomentando la Responsabilidad Social (investigación, innovación, emprendimiento, comunicación, etc.). Por eso la RS es la nueva causa de la riqueza de las Naciones. Se puede lograr, tenemos ejemplos de buenos diseños que han disminuido grandes males sociales en un 80%. Es el caso, en Chile, de la disminución de la tasa de accidentabilidad de los trabajadores desde el 35% de los años 60 al actual 7%. Por supuesto, el énfasis ha estado en la prevención.

210

Juan Bravo C.

HISTORIA DEL IST, 50 AÑOS Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000. (2007, 164 Págs., 25 x 25 cm.) Cumplir 50 años es un gran logro para toda organización y mucho más para una que se dedica a la seguridad social por el gran impacto que tiene en la comunidad. La historia del IST es a la vez parte de la historia de la seguridad del trabajo en Chile, cuyos avances se pueden resumir en una sola palabra que bien conocen en el Instituto: prevención. Es un avance de Responsabilidad Social que se puede proyectar a otros ámbitos para contribuir al Bien Común. Ya sabemos que una historia puede inspirar a las personas para lograr fines superiores, al menos para encontrarle sentido a su quehacer y motivarse. También permite aprender, porque de la lectura se podrá extraer una buena manera de gestionar una empresa, comenzando por una gran dosis de visión.

EMPRESAS DE ÉXITO Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2005, 150 Págs., 21 x 14 cm.) Este es un libro acerca de las empresas de éxito, aquellas con una gestión que las lleva a diferenciarse. En un contexto de buenas prácticas de gestión la tesis es que las empresas exitosas se distinguen por algunas pocas prácticas excepcionales. Así como existe la gestión por competencias dirigida a las personas, también existe una gestión por competencias corporativa. Además de hacer las cosas bien, las empresas exitosas se distinguen por un pequeño número de prácticas que hacen muy bien, les hemos llamado “sistema de diferenciación”. Se presentan los ejemplos de IST, ENAMI Ventanas, Termosistema e Integramédica.

El Encanto de la Comunicación

211

GESTIÓN, EL CASO ENAMI VENTANAS Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (2005, 224 Págs., 25,5 x 19,5 cm.) Es importante destacar lo positivo de la gestión de las empresas, así aprendemos de experiencias concretas. La idea fue desafiante: compartir y aprender de la gestión realizada en una unidad de negocios de una importante organización. Se trata de la Fundición y Refinería Ventanas de la Empresa Nacional de Minería, ENAMI. Tiene una cultura distintiva que se aprecia en la ingeniería o innovación permanente, en su contribución al bienestar del país, en el sentido de honor, en la pasión por aprender, entre otras. Se identificaron varios factores relevantes, por ejemplo: liderazgo, productividad, entorno y personas

TAYLOR REVISITADO Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2005, 140 Págs., 21 x 14 cm.) Pocas veces se ha visto una distancia tan grande entre la excelencia de las contribuciones de un hombre y el pobre sitial que le hemos asignado en la historia. A Frederick W. Taylor los países ricos le deban su condición de tales, dice Peter Drucker. Taylor sigue aportando a la creación de riqueza a través de la mayor productividad. Fue precursor del entrenamiento o capacitación y de la gestión por competencias. Buscó evitar el derroche de materiales y se le reconoce como padre de la ingeniería industrial y de la ergonomía. Buscó que se compartieran los beneficios de la mayor productividad, entre empresarios, trabajadores y la sociedad. ¿Por qué es tan actual su mensaje? Porque su mensaje de fondo está orientado a la superación de la pobreza y porque sus propuestas, debidamente actualizadas, podrían generar grandes beneficios en la economía de Latinoamérica.

212

Juan Bravo C.

A LA SALIDA DEL TÚNEL Precio versión en papel: US$ 15, Chile $10.000 (2000, 231 Págs., 23 x 16 cm.) Es un libro creado con las entrevistas realizadas a los participantes del programa de televisión del mismo nombre en donde se extrajeron sus mejores ideas, propuestas y mensajes. Fue un programa de UCV TV, conducido por el dinámico y querido periodista Atilio Macchiavello. Este documento recrea la vida de muchos visionarios y podría ser la salida de su propio túnel. Es un Texto obligado para profesores, estudiantes, profesionales y público en general. Una inspiración para pequeños y grandes empresarios y orientación vivencial para nuestras autoridades.

AMBROSOLI, DESDE LOS ALPES A LOS ANDES Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (1998, 133 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) Coautor: Giancarlo Gandolini Ambrosoli. Este libro es un reconocimiento a la labor de don Constantino Ambrosoli y a todos los emprendedores que ayudan a crear un mundo más humano. Es un ejemplo inspirador que queremos compartir, porque excedió en mucho nuestras expectativas. ¿Para qué sirve una historia? Para conocer, entender y difundir la cultura de una organización, establecer un vínculo entre sus integrantes, comunicar una causa común, preservar las tradiciones y seguir adelante unidos. Es un gran desarrollo, inseparablemente unido a la historia de la familia Ambrosoli, así que para entender la evolución de este negocio, necesitamos conocer la rica tradición acumulada en esta familia.

El Encanto de la Comunicación

213

ANÁLISIS DE SISTEMAS Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000. (1998, 415 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) Debemos descubrir los sistemas y aprender de ellos para ayudar en el desarrollo de las organizaciones. La vieja cosmovisión mecanicista, que considera el mundo estable y predecible, abre paso a los sistemas: donde prevalecen las interacciones, lo evolutivo, el caos, la complejidad y sus compensadores, la humanidad, educación, comunicación, libertad, creatividad y otras respuestas. Si pretendemos ignorarla, dar órdenes o sólo poner reglas, la complejidad se abrirá paso igual, como las aguas de un río que se pretenden frenar con un “prohibido el paso”. ¿Cómo hacer análisis de sistemas? Con un enfoque al problemasolución que pasa por comprender la confusión. Algunas herramientas sistémicas son: la teoría del caos, la teoría de la catástrofe, los círculos virtuosos, la orientación al cliente, etc.

PLANIFICACIÓN SISTÉMICA Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (1997, 240 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) Tradicionalmente, hemos hecho planificación suponiendo que las condiciones ambientales se mantendrían más o menos constantes. ¡Hoy nos damos cuenta que el entorno varía con mucha rapidez! y que la velocidad del cambio sigue y sigue aumentando. Para adaptarnos a esta realidad, la planificación sistémica recurre a herramientas tales como: participación, creatividad y manejo de la incertidumbre del medio. La planificación sistémica nos ayuda a cumplir los sueños, siguiendo un camino que comienza por determinar qué es lo que queremos, en nuestra empresa o… en nuestra vida. Luego, establecemos un sistema de diferenciación y un plan.

214

Juan Bravo C.

LA NUEVA VISIÓN, DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COMPUTACIONALES Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000, (contenido actualizado en libro Modelando una solución de software) (2ª edición 2007, 272 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) (1ª edición de 1996) Sólo colección. Este libro trata sobre el desarrollo de sistemas computacionales, tales como inventarios, contabilidad, remuneraciones o facturación. Se busca aumentar la productividad en ese ámbito. En especial se estudia el diseño de sistemas computacionales, una labor bella y eminentemente creativa que origina verdaderas “obras de arte”, a veces artesanales. Siempre conservando la creatividad, ¿Será posible que los métodos de trabajos y las herramientas sean de uso general? ¡Sí! Definitivamente el diseño de sistemas dejó de ser arte para transformarse en tecnología. Esta propuesta de la ingeniería de software tiene su base en tres sólidos pilares: La planificación estratégica en informática, el diseño orientado al objeto y las herramientas de productividad.

REINGENIERÍA DE NEGOCIOS Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (1995, 300 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) La finalidad de la reingeniería es lograr grandes desafíos, por ejemplo: aumentar la productividad de las personas, las ventas o la producción, no en un 30%, sino en 400% y más. ¿Cómo lograrlo? A través de efectuar grandes cambios en los procesos del negocio, potenciar a las personas, definir una estructura organizacional flexible e incorporar tecnología. Todo en sintonía con la cultura y estrategia de la organización. ¿Para qué hacer reingeniería? Para cumplir con la misión de la organización, tarea en la que deben estar empeñadas todas las personas que ahí laboran, sirviendo los intereses de los clientes en armonía con los valores de la empresa y de la comunidad.

El Encanto de la Comunicación

215

MODELAMIENTO DE SISTEMAS DE INFORMACIÓN Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (contenido actualizado en libro Modelando una solución de software) (1994, 250 Págs., 24,4 x 18,2 cm.). Sólo colección. Da una visión de conjunto sobre el desarrollo de sistemas de información, comenzando por la planificación estratégica del negocio. En el texto se incorporan los conceptos de evaluación de proyectos informáticos, los lenguajes de cuarta generación y la orientación a objetos. Especial relevancia tienen la Ingeniería de Software y las herramientas de apoyo en cada etapa del desarrollo del sistema de información. En las últimas décadas la “computación” ha sido un agente de cambio al interior de la organización, hoy las áreas de informática o de sistemas también deben cambiar. Se trata de lograr el desarrollo de software de calidad, económico y en plazos convenidos.

DESARROLLO DE SISTEMAS DE INFORMACIÓN Precio versión en papel: US$ 24, Chile $16.000 (1996, 3ª edición, 204 Págs., 26,5 x 18,5 cm.) (1ª edición de 1987) El objetivo de este libro es servir de guía práctica en el desarrollo y en la mantención de sistemas de información orientados a empresas. Está especialmente dirigido a todos quienes laboran en el área de informática, y que podrían hacer uso de las materias prácticas, que buscan mejorar el rendimiento, mediante la aplicación de pautas simples y lógicas, donde el criterio predomina sobre la reglamentación. También se orienta a estudiantes de carreras del área computación e informática, quienes podrán ver facilitado su aprendizaje al enfrentarse con metodologías y ejemplos concretos, sobre la base de una visión de conjunto del desarrollo de sistemas de información. El libro ha sido de gran ayuda para académicos de las áreas mencionadas.

216

Juan Bravo C.

ACERCA DEL AUTOR:

Juan Bravo Carrasco Doctor por la Universidad de Lleida (España). Master en Dirección de Informática (Ide Cesem, España) e Ingeniero de Ejecución en Sistemas de Información (USM, Chile). Es Presidente de Evolución, Centro de Estudios Avanzados y editor de la Revista Responsabilidad Social. Con más de 30 años de experiencia como ejecutivo, consultor y relator de seminarios, el Dr. Bravo ha ayudado a clientes tales como: Mutual de Seguridad, ENAMI, BancoEstado, Rolec, Transbank, Isapre Colmena, Municipalidad de Quillota, Banco Itaú, Empresa Portuaria de Valparaíso, Constructora TECSA y Termosistema. El Dr. Bravo es profesor de programas de postgrado en la Pontificia Universidad Católica, Universidad Técnica Federico Santa María (Chile y Ecuador), Universidad de Chile y otras destacadas instituciones. Publicó los 18 libros indicados.

El Encanto de la Comunicación

217

LA SERIE DE LIBROS EN MAYO DE 2009 Todos los libros están disponibles en papel. Su disponibilidad en digital y actualización se explica a continuación. Libros en digital y actualizados Estos seis textos están disponibles y actualizados en digital. Son los libros más relacionados con el hacer actual de consultoría: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Gestión Avanzada de Procesos Gestión de Procesos Gestión de Proyectos Modelando una Solución de Software El Encanto de la Comunicación Responsabilidad Social

Los siguientes doce libros no tienen actualización: Seis son históricos (A la salida del Túnel, Ambrosoli, Enami, Taylor, IST y Empresas de éxito). Otros seis (Desarrollo, Modelamiento, Reingeniería, Diseño, Planificación y Análisis) perdieron tanta vigencia que no basta con la actualización para su permanencia. En este caso aplica el rediseño, en la forma de nuevos textos que heredan contenidos reciclados posibles de rescatar de los antiguos. Por ejemplo, el libro Modelando una Solución de Software heredó algunos contenidos de los textos Modelamiento y Diseño. Libros en digital sin actualización Estos siete libros están disponibles en digital en su versión original del año que se indica: 1. 2. 3. 4.

Reingeniería de Negocios(1995) Diseño de sistemas computacionales (1996) Planificación Sistémica (1997) Análisis de Sistemas (1998)

218 5. 6. 7.

Juan Bravo C. A la Salida del Túnel (2000) Taylor Revisitado (2005) Empresas de Éxito (2005)

Libros sólo en papel sin actualización Estos cinco libros están disponibles sólo en papel desde las fechas que se indican: 1. 2. 3. 4. 5.

Desarrollo de sistemas de información, (1996, tercera edición, primera versión de 1987) Modelamiento de sistemas de información (1994) Ambrosoli, desde Los Alpes a Los Andes (1998) Gestión, el caso Enami Ventanas (2005) Instituto de Seguridad del Trabajo, historia (2007)

INFORMACIÓN GENERAL Cada texto puede ser adquirido en la forma de una versión corporativa en papel o digital. Editorial Evolución S.A.: Av. Libertador Bernardo O’Higgins Nº171, of 307, Santiago, fono: 6389717 www.evolucion.cl, [email protected]

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF