Efectos de subjetivación y "sí mismo". Modificaciones en la ontología crítica del presente de Michel Foucault

December 9, 2018 | Author: Clara Navarro | Category: Michel Foucault, Truth, Subjectivity, Immanuel Kant, Age Of Enlightenment
Share Embed Donate


Short Description

Ponencia presentada en el III Congreso Internacional "La actualidad de Michel Foucault", celebrada del 6 al 8 ...

Description

Clara Navarro Ruiz III Congreso "La actualidad de Michel Foucault" 6 a 8 de Mayo de 201! niversidad Co#$lutense de Madrid

%&ectos de su'(etivaci)n y "s* #is#o" Modi&icaciones en la ontolog*a cr*tica del $resente de Michel Foucault

La presente comunicación pretende analizar las dos visiones que Foucault desarrolla en torno a la cuestión de la crítica y la Ilustración a lo largo de su obra, esto es, la intervención que realiza, en primer lugar, en ¿Qué es la crítica? (Crítica y Aufklärung), de 1978, y las posteriores ¿Qué es inte interv rven enci cion ones es que que real realiz izaa ya en el prim primer er lust lustro ro de los los aos aos 8! "en "en te#t te#tos os como como ¿Qué  Ilustración?,  pero tambi$n en su lección inaugural del curso de 198%&198' en el Collège de rance !o"ierno de sí y de los otros,  entre otros() *ste e+ercicio, muy le+os de resultar un mero pasatiempo

acad$mico, creemos lanza importantes conclusiones acerca de la capacidad de anlisis del llamado -.ltimo Foucault- con respecto a la realización de una ontología crítica del presente) /ara dar cuenta de dic0a capacidad de anlisis, nos centraremos en algunos apuntes que iorgio 2gamben realiza en su te#to ¿Qué es un dis#ositi$o? , en el que analiza y desarrolla 3tambi$n, ms all de

Foucault

 3 este concepto concepto del 4ilóso4o 4ranc$s) 5omencemos, por tanto, por la visión que Foucault tiene en 1978) *n este te#to, se presenta que la cuestión 4undamental en 6ccidente a partir de los siglos  y I en la re4le#ión y prctica  políticas 0a sido la cuestión de có%o go"ernar&  a lo que se 0abría opuesto un n.cleo crítico cuya intervención se podría resumir en el leit%oti$ cómo no ser gobernado de cierto modo:) 2sí, la crític críticaa es una una indoc indocili ilidad dad re4le# re4le#iva iva:, :, un arte arte de la inserv inservidu idumb mbre re volunt voluntari aria: a: que tendrí tendríaa esencialmente por 4unción la desu+eción en el +uego de lo que se podría denominar ;)))< la política de la verdad: 1) *l 4ilóso4o Immanuel =ant aparece aquí como padre de dic0a línea crítica en tanto 0a tenido como ob+etivo primordial el cora'e de sa"er  3y  3y de aquí la 4amosa invocación del  sa#ere audere ,

cora cora+e +e que que nece necesa saria riame ment ntee se trad traduc ucee en un reco recono noci cimi mien ento to de los los límite límitess del del

conocimiento) 5onocer, por tanto, el propio conocimiento, es tarea en la que se ci4raría nuestra salida de nuestro estado de minoría de edad %) 1 F6>52>L F6>52>L? ?, @)A BCu$ BCu$ es la críticaD críticaD ;5rítica ;5rítica y 2u4Elr 2u4Elrungna consecuencia importante de esta de4inición  3vista $sta en correlación con otros te#tos 4oucaultianos3 nos impide ya realizar una lectura de la .ltima etapa del 4ilóso4o 4ranc$s en t$rminos de una $tica individualista, o que 0abría olvidado los mecanismos de coacción que estn presentes en la con4ormación de la sub+etividad) 2l poner en el centro el problema de la constitución del su+eto como ob+eto para sí mismo, 0ay una convergencia entre ambos, lo que nos va a permitir dar un contenido positivo y di4erenciado a los dos t$rminos que son saber y poder 1H) 2l mismo tiempo, la insistencia en el problema de la constitución de la sub+etividad, esto es, el momento en el que el su+eto reali+a un tra"a'o so"re sí,   nos impide  permanecer en un marco teórico en que el ne#o de saber&poder que permite apre0ender lo que constituye la aceptabilidad de un sistema: citado anteriormente sea el resultado de la investigación, sino que, ms bien, se nos presente como  #ro"le%a al co%ien+o de la %is%a, suponiendo, pues, un vector ms en un campo de estudio muc0o ms rico) *n lugar de basarse en el trinomio poder&saber&su+eto, Foucault se propone a0ora con4rontarse con distintos +uegos de verdad 3y por +uego 0a de entenderse, a su vez, no ninguna comedia, sino un con+unto de reglas de producción de la verdad: 1S 3 en que act.an cuatro tecnologías especí4icasA 1( tecnologías de producción, %( tecnologías de sistemas de signos, '( tecnologías de poder y ( tecnologías del yo 17) Ki, atendiendo a la de4inición que el propio Foucault da, 0an de entenderse las tecnologías de poder como aquellas que determinan la conducta y suponen una ob+etivación del individuo, mientras que las tecnologías del yo nos permite la trans4ormación de nosotros mismos a  partir de ciertas operaciones, creemos que es di4ícilmente +usti4icable "siempre dentro del marco teórico del pensamiento 4oucaultiano tardío, por supuesto( la concepción del su+eto como mero resultado de las distintas coacciones, luc0as -cuerpo a cuerpo- entre los seres vivos y los dispositivos, tal y como quiere 2gamben) Qaste $sto en lo que respecta a la consideración de su interpretación del dispositivo 4oucaultiano, así como la imagen que su te#to arro+a del presente) 1' Cf* i"id ) ?ampoco podemos olvidar cómo el t$rmino pensamiento est ligado, a su vez, a lo que Foucault llama -4oco de e#periencia- que nos remite, al mismo tiempo, de una estructura muc0o ms comple+a de la que 0abía utilizado anteriormente) Ro se trata de meros ne#os poder&saber&su+eto, sino de un con+unto teórico que va a +ugar  con los siguientes elementosA 1( 4ormas de saber posible, %( matrices normativas de comportamiento, y '( modos de e#istencia virtuales para su+etos posibles) "c4) F6>52>L?,  9l go"ierno de sí y de los otros* Curso en el Collège de  rance 457:0457;, pp) 1%&1', @adrid, 2Eal, %!11() 1 F6>52>L?, @)A *ntrada @ic0el Foucault:, en WL2J*X WY*X, ZA o#* Cit*, pg) %%) 1H"cf* u go$erne%ent des $i$ants* Cours au Collège de rance, 456504578,  pp) 1%&1') /arís, allimard&Keuil, %!1%( 1S F6>52>L?, @)A La $tica del cuidado de sí como prctica de la libertad: , en 9stética, ética y >er%enéutica* B"ras esenciales, III,  pp) 1!&11) Qarcelona, /aidós, 1999) 17 F6>52>L?, @)A ecnologías del yo y otros te3tos afines,  pp) H&S) Qarcelona, /aidós, 199!)

H

/ues bien, y volviendo a Foucault, el centro en esta nueva constelación conceptual es la  #arre>sía, el acto de decir veraz) /or sorprendente que parezca, es aquí donde vamos a encontrar el

0ilo ro+o que une a la 4iloso4ía griega y a =ant como autores re4erentes de una posible 0istoria de la ontología del presente, lo que nos permite, a su vez, una nueva lectura 4oucaultiana de la pregunta ¿Qué es Ilustración? )  #arre>sía  con

 es que, a pesar de la importancia que 0a podido tener la noción de

respecto a la conducción de conductas y guías de conciencia en el cristianismo

 primitivo y la literatura 0elenística y romana, la  #arre>sía  tiene un origen 4undamentalmente  político) 2dems, las relaciones que la  #arre>sía política constituyen con4orma a su vez la bisagra que le permite a Foucault la posibilidad de plantear la cuestión del su+eto y la verdad desde el  punto de vista de la prctica ;M< ;del< gobierno de sí mismo y de los otros 18:, permitiendo el estudio de las relaciones entre verdad, poder y su+eto sin que se tengan que reducir unas a otras "lo que no quiere decir, en ning.n caso, que las relaciones vayan a ser 4luidas y armoniosas( 19, dado que la introducción de las prcticas gubernamentales dentro de este esquema analítico nos permite incluir la li"ertad  en nuestro anlisis %!) 18 F6>52>L?, @A 9l cora'e de la $erdad* Curso en el Collège de rance 457;0457K y J2QIR6VA  =ic>el oucault* =s all del estructuralis%o y la

S

Llegar desde aquí a la consideración de la 4iloso4ía moderna y la pregunta Eantiana quiz  parezca complicado) Kin embargo, es el propio Foucault el que en !o"ierno de sí y de los otros nos o4rece la clave de lecturaA la 4iloso4ía crítica moderna recupera lo real de la filosofía, tal y como lo  planteaba en cierto modo /latón en la carta II) *sto no es otra cosa que 0ablar con veracidad,  practicar la veridicción con re4erencia al poder: %1) a no se trata de leer la 4iloso4ía moderna como un mero cora'e de sa"er& si se quiere, limitando la intervención crítica de la 4iloso4ía moderna a la  primera de las Críticas Eantianas) La 4iloso4ía moderna, en esta relectura que realiza Foucault en su .ltima etapa intelectual, tiene tres características que ya nos permiten leerla en t$rminos meramente epistemológicos "lectura, que, por otro lado, sigue siendo posible y de 0ec0o, 0a 4undado la tradición que Foucault denomina analítica de la verdad %%:(A en primer lugar, una crítica de la ilusión y del engao, en segundo lugar, una 4aceta asc$tica, que busca la constitución del su+eto por  sí mismo, y en .ltimo lugar, una e#terioridad reacia 0acia la política, que constituye, al tiempo, la  prueba de su realidad %') Lo que el te#to ¿Qué es Ilustración? nos o4rece a luz de esta perspectiva es, precisamente, la pregunta que vertebra esas tres característicasA se trata de la pregunta por el  propio presente) >n cuestionamiento que, como sabemos, no se puede tomar ms que como un >er%enéutica+ >[email protected] @$#ico, 1988, @$#ico NF, pp) %'8&%!) F6>52>L?, @)A 9l go"ierno de sí y de los otros, pg) %!')

%1 %% ?al y como dice el propio FoucaultA *n e4ecto me parece que esas dos preguntas "qu$ es la Ilustración y qu$ es la revolución(, que son las dos 4ormas ba+o las cuales =ant 0a planteado la cuestión de su propia actualidad, no 0an de+ado de asediar, si no a toda la 4iloso4ía moderna desde el siglo I, sí al menos a una gran parte de ella) Nespu$s de todo, la 2u4Elrung, a la vez como acontecimiento singular que inaugura la modernidad europea y como proceso  permanente que se mani4iesta y se utiliza como moneda de cambio en la 0istoria de la razón, el desarrollo y la instauración de las 4ormas de racionalidad y t$cnica, la autonomía y la autoridad del saber, todo eso, esa cuestión de la 2u4Elrung 3si lo pre4ierenA de la razón y del uso de la razón como problema 0istórico3 0a atravesado, me  parece, todo el pensamiento 4ilosó4ico desde =ant 0asta nuestros días) La otra actualidad con que se topa =ant, la revolución 3la revolución a la vez como acontecimiento, como ruptura y conmoción en la 0istoria, como 4racaso, y como 4racaso casi necesario pero al mismo tiempo con un valor, y un valor operativo en la 0istoria y el progreso de la especie 0umana3 es tambi$n otra gran cuestión de la 4iloso4ía)  estaría tentado de decir que, en el 4ondo, =ant 4undó a mi +uicio las dos tradiciones, las dos grandes tradiciones críticas entre las cuales se repartió la 4iloso4ía moderna) Nigamos que, en su gran obra crítica  3 la de las tres 5ríticas y sobre todo la primera de ellas3, =ant sentó las bases, 4undó esa tradición de la 4iloso4ía crítica que plantea la cuestión de las condiciones en que es posible un conocimiento verdadero)  a partir de a0í podemos decir que todo un sector de la 4iloso4ía moderna, desde el siglo I, se presentó, se desarrolló como analítica de la verdad) *s este tipo de 4iloso4ía el que vamos a reencontrar  a0ora ba+o la 4orma de la 4iloso4ía, digamos, analítica anglosa+ona) /ero dentro de la misma 4iloso4ía moderna y contempornea 0ay otro tipo de cuestión, otro modo de interrogación críticaA la que vemos surgir, +ustamente, en la cuestión de la 2u4Elrung o el te#to sobre la revolución) *sta otra tradición crítica no plantea la cuestión de las condiciones en que es posible un conocimiento verdaderoP es una tradición que preguntaA BCu$ es la actualidadD Bcul es el campo actual de nuestras e#perienciasD Bcul es el campo actual de las e#periencias posiblesD Ro se trata de una analitica de la verdad, se trataría de lo que podríamos llamar una ontología del presente, una ontología de la actualidad, una ontología de la modernidad, una ontología de nosotros mismos)  me parece que la elección 4ilosó4ica a la que nos en4retamos actualmente es la siguiente) *s preciso optar, o bien por una 4iloso4ía crítica que se  presente como una 4iloso4ía analítica de la verdad en general, o bien por un pensamiento crítico que adopte la 4orma de una ontología de nosotros mismos, una ontología de la actualidad)  esta 4orma de 4iloso4ía, desde Oegel a la *scuela de FranE4urt, pasando por Rietzsc0e, @a# Veber, etc), 0a 4undando un tipo de re4le#ión al cual, desde luego, me asocio en la medida de ;mis< posibilidades:) " 9l go"ierno de sí y de los otros, pp) %9&'!() %'  I"id*, pg) '!8&'!9)

7

ét>os,

una actitud, que analice y cuestione la actualidad desde la perspectiva de nuestra  #osi"le

salida de nuestra minoría de edad, por tanto desde nuestra propia responsabilidad ante el proceso en su con+unto y la conciencia de nuestra contingencia, en suma, como tarea de ilustración, y no como  período ilustradoA como anlisis de nuestros límites en una ontología de nosotros %is%os ) ?area, como sabemos por el mismo te#to Eantiano, no e#enta de di4icultades) *stas di4icultades, no obstante son ms livianas ante la nueva perspectiva 4oucaultiana con respecto a la Ilustración y la 4iloso4ía modernaA no se trata, ya, de posicionarnos globalmente 4rente o contra $sta como un con+unto de doctrinas a los que adscribir caracteres de verdad o 4alsedad, sino, ms bien, comprenderla en el conte#to de otra 4iloso4ía críticaA una 4iloso4ía que no determina las condiciones y límites del conocimiento del ob+eto sino las condiciones y los límites inde4inidos de trans4ormación del su+eto: %) ?area que todavía tenemos que continuar)

% ?e#to perteneciente al manuscrito in$dito, base de una con4erencia en los **>> en 198!, citado por F) ros en su e#celente estudio sobre el curso de 1981&198%,  2er%enéutica del su'eto , en su edición 4rancesa "/arís, allirmard& Keouil %!!1( pgina H!8(, en WL2J*X WY*X, Z)A o#* Cit, pg) %9%)

8

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF