Despierta Volando Juntos

August 12, 2017 | Author: Alberto Avalos | Category: Pregnancy, Love, Caesarean Section, Mind, Childbirth
Share Embed Donate


Short Description

Download Despierta Volando Juntos...

Description

¡Despierta! Nadie puede hacerlo por ti

Gabriela Gardelin

Ami[email protected] Lector ¡Despierta! es un libro que ha nacido desde lo más profundo de mi corazón. Es un libro que encierra grandes enseñanzas a nivel personal.

Enseñanzas que hoy deseo compartir contigo al contarte una parte de mi vida que me ha permitido crecer tanto a nivel personal, profesional y espiritual.

De esta historia que hoy voy a contarte ha surgido www.VolandoJuntos.com Espero que mi historia te motive para despertar, para no tener que pasar por tantos sufrimientos y angustias para comprender que lo único importante es el AMOR.

www.volandojuntos.com

¡Despierta! Hoy recibí un correo electrónico que me estremeció cada parte de mi ser. Estallé en un llanto incontrolable. Una angustia, que creía había desaparecido de mí, llegó con gran fuerza e intensidad.

Deseo compartir contigo parte de ese correo dice así:

Cuando Kate y David Ogg, una pareja de australianos, eligieron los nombres para sus mellizos, no imaginaron lo que les depararía el destino.

www.volandojuntos.com

El parto se precipitó y a las veintisiete semanas de gestación, Kate tuvo que internarse de urgencia. Emily nació

saludable, pero la situación se complicó con Jamie

–que apenas pesaba un kilo–. Tenía graves dificultades: no respiraba. Lo intentaron todo… Durante veinte minutos el equipo médico le aplicó al

bebé las

técnicas

de

reanimación, pero no lograron que su corazón volviera a latir. “Hemos perdido a Jamie, lo siento”, le dijo el médico jefe a Kate y le entregó a su bebé envuelto en una manta para que le diera el primer y último abrazo. Ella se retiró la bata del hospital y acurrucó a Jamie en un hueco entre su pecho desnudo y su brazo. El papá también acercó su pecho contra el bebé y se fundió en un abrazo con su mujer. “Es el peor sentimiento que uno puede vivir”, comentó poco después David en el programa televisivo Today Tonight, de Australia. Jamie estaba inmóvil.

www.volandojuntos.com

Los tres estaban en contacto piel a piel, y casi instintivamente sus padres comenzaron a hablarle. Le dijeron qué nombre habían elegido para él, que tenía una hermanita –también recién nacida– y le contaron las cosas que hubiesen querido compartir con él. Le dijeron que lo amaban y que no querían que se fuera. De repente el bebé suspiró, pero los médicos dijeron que sólo eran actos reflejos. Durante dos horas, los Ogg estuvieron acariciando y hablándole al bebé, como si algo los impulsara a seguir haciéndolo, hasta que un jadeo sorprendió a la mamá. “Sentí que se movía como si estuviese asustado, y entonces empezó a jadear más y más regularmente. Pensé: ¡Oh, Dios mío! ¿Qué está pasando? Poco tiempo después, abrió las ojos. Fue un milagro”, asegura Kate, quien junto a su marido es muy creyente, y no deja de dar gracias a Dios por la vida de su hijo. “Todavía está vivo”, se

www.volandojuntos.com

animó a decir Kate, y de inmediato el bebé le agarró el dedo, abrió sus ojos y movió la cabeza de lado a lado.

La madre insistía diciéndole al médico que su hijo estaba respirando, pero éste seguía respondiendo que eran actos reflejos, que era imposible que siguiera vivo. Entonces Kate con su dedo puso un poco de calostro sobre los labios de Jamie, quien comenzó a respirar regularmente. “En ese momento, el médico regresó. Se colocó un estetoscopio, escuchó los latidos de Jamie y moviendo rotundamente la cabeza repitió: ¡No lo puedo creer! ¡No lo puedo creer!”, contó la madre durante una entrevista televisiva en la cual mostró a Jamie, de seis meses, totalmente saludable. Dos horas después de haberlo declarado muerto, Jamie respiraba normalmente. “Por suerte tengo una mujer muy fuerte e inteligente. Hizo lo que hizo, instintivamente.

www.volandojuntos.com

Si ella no hubiera hecho eso, probablemente Jamie no estaría vivo”, señaló David. El parto, muerte y reanimación del bebé quedaron registrados en imágenes grabadas por las enfermeras y el papá de Jamie. Se ve claramente la angustia de los padres y luego su alegría cuando el bebé vuelve a respirar.

Esta historia revivió viejas heridas, revivió la historia del nacimiento de mis amados mellizos Carolina y Santiago.

Hoy deseo contarte mi historia, la historia del nacimiento de mis hijos. Siento que debo hacerlo. Siento una gran inspiración a compartir esta información de manera totalmente gratuita para que a ningún otro bebé le suceda lo que nos sucedí a mis hijos y a mí.

www.volandojuntos.com

Es por ello que te pido que por favor me ayudes a difundir esta información. ¡Gracias!

Al quedar en embarazo de mis mellizos estaba feliz. Mi esposo y yo éramos las personas más felices de este mundo.

Mi embarazo fue maravilloso, no tuve ningún síntoma, ni náuseas, ni mareos, ni antojos, ni nada de lo que normalmente

suelen

hablar

las

mujeres

que

están

esperando un bebé.

Fueron meses maravillosos. ¡Cuánto disfruté mi embarazo!

Por aquellos días, yo estaba estudiando en la universidad, estaba a mitad de semestre.

www.volandojuntos.com

Tenía 7 meses de embarazo y mis piernas comenzaron a hincharse, me sentía cansada, mi barriga ya estaba muy grande y hermosa.

Recuerdo el día que fui al control médico y me diagnostico una enfermedad llamada preeclampsia. Se trata de una subida de tensión ocasionada por el embarazo. Es potencialmente peligrosa tanto para la madre como para el bebé.

Los daños que puede ocasionar la preeclampsia si no se trata a tiempo, afectará a la madre y al bebé, pudiendo dañar gravemente al hígado, riñones y sistema de coagulación de la sangre maternos, lo que causará complicaciones que suponen una amenaza para la vida de ambos.

www.volandojuntos.com

En mi caso el médico me preguntó si quedaba internada de una vez o si prefería hacerme unos exámenes y luego se evaluaba la posibilidad de internarme. Opté por la segunda opción.

Al día siguiente me realicé los exámenes correspondientes y el médico me internó de manera urgente.

Pasaron algunos días, ya me sentía muy bien. Pero los exámenes que siguieron luego de mi internación arrojaban que todo mi cuerpo estaba comprometido con esta enfermedad. Mis bebés se encontraban muy bien, aún no los había afectado, pero el médico tomó la decisión de hacer una cesárea y hacerlos nacer a las 21 semanas y media de gestación.

www.volandojuntos.com

Mis hermosos hijos nacieron un 14 de marzo.

Pesaron un kilo y medio cada uno. Mi esposo estuvo conmigo durante todo el parto. Yo estaba despierta ya que la cesárea fue con epidural (anestesia local).

Nació primero Carolina. Una enfermera se acercó con la niña colgando y me la mostró como a un metro de distancia. Al minuto nació Santiago. Me lo mostraron de la misma manera. Sólo los pude ver por fracciones de segundos.

Los colocaron en una incubadora

y se los llevaron a

neonatos, en cuidados especiales ya que no respiraban por ellos mismos.

www.volandojuntos.com

Una vez estaba restablecida de la cesárea me llevaron a mi habitación. No pude ver a mis bebés. No me lo permitieron. Me dijeron que quizás al día siguiente.

Pasaron las horas y comencé a sentir que cuando me acostaba me mareaba. Se lo informé a las enfermeras pero no me prestaron mayor atención.

A la media noche, realmente me sentía muy mareada. Llamaron a un médico de urgencia y detectaron que me estaba desangrando por dentro. Me llevaron nuevamente a quirófano. Me estaba muriendo.

Recuerdo que mi marido me decía mientras estaba en la camilla. ¡Abre los ojos, mírame! Lo miré.

www.volandojuntos.com

Esa fue la última vez que vi a mi esposo hasta varios días después que recobré el conocimiento.

Mientras me llevaban en la camilla al quirófano recuerdo que hablé con nuestro amado creador, le pedí que le diera fuerzas a mi esposo y que cuidara de mis bebés recién nacidos. No pedí por mí en ningún momento. Sólo pedía una y otra vez por mi esposo y mis hijitos recién nacidos.

Luego me enteré que tuvieron que quitarme el útero para poder salvarme la vida. También me dejaron unas compresas, por lo que entiendo, dentro mío para que parara la sangre. Al día siguiente me volvieron a operar para quitar esas compresas. De todo esto no recuerdo absolutamente nada.

www.volandojuntos.com

Lo único que recuerdo que en una de las operaciones, me desperté. No sabía si estaba viva o muerta. Pero estaba muy tranquila. Escuché una voz de mujer que dijo: “Bueno, nos vamos”. En ese momento alguien, creo que un hombre por la voz que recuerdo, dijo: “Se está despertando”. Después de eso no recuerdo nada más.

A los días, abrí nuevamente mis ojos.

La voz de mi amado esposo me estaba llamando. Estaba entubada. Al despertar me desesperé. No sabía dónde estaba,

ni

que

estaba

pasando.

Mi

esposo

muy

tranquilamente me dijo que me tranquilizara. Así lo hice. Recuerdo que pensé, si me pusieron esto de alguna manera tengo que poder respirar.

www.volandojuntos.com

También recuerdo que le pedí un papel para escribir. Le puse TE AMO. Le pregunté por mis bebés y le pregunté si aún podía ser madre. A lo que me respondió que sí. No sé por qué le hice esa pregunta. Fue una de las primeras cosas que le pregunté. Recuerda que estaba entubada. Yo no recordaba conscientemente nada de lo sucedido durante las operaciones. Pero algo en mí sabía que me habían quitado el útero, que ya no podría volver a tener hijos. Pero estaba tranquila. Creí en la respuesta de mi marido.

Incluso cuando me enteré de la verdad, días después cuando el médico, pensando que yo ya lo sabía, me explicó que fue necesario extrae el útero, mi reacción fue como si lo supiera.

www.volandojuntos.com

Luego le pregunté a mi marido porqué me había mentido ya que él nunca lo hace. Su explicación fue muy lógica, recién salía de estar cerca de la muerte, estaba entubaba, en cuidados intensivos, acababa de abrir mis ojos después de varios días, no podía decirme la verdad.

Esta parte de la historia es interesante porque es claro que a pesar que mi mente consciente no recordaba, y aún hoy no recuerda los hechos vividos, toda esta información se halla en mi mente subconsciente. Es el subconsciente quien alberga toda esta información que experimentamos. Es por ello que es tan importante aprender a comunicarnos con nuestra mente subconsciente. Además, la mayoría de nuestras creencias limitantes se alojan en el subconsciente. Y es gracias a estas creencias que no logramos avanzar en nuestras vidas, en uno o varios aspectos.

www.volandojuntos.com

Cuando conocemos esta información nos damos cuenta la importancia

que tiene nuestra mente subconsciente en

nuestras vidas.

Luego de estar dos días en cuidados intensivos me pasaron a una habitación. Mi cuerpo estaba totalmente deforme por la hinchazón y por las tres operaciones seguidas que tuve en 24 horas.

Estuve con sonda y no podía ni siquiera sentarme sola. Menos caminar para ir al baño. Esta situación se demoró varios días.

Finalmente pude comenzar a moverme en sillas de ruedas.

Y así fueron pasando los días.

www.volandojuntos.com

En todo ese tiempo sólo pude ver a mis bebés una sola vez. Fue cuando me pasaron de terapia intensiva a una habitación normal. Estaba en una camilla, con oxígeno y llena de aparatos. Sólo pude verlos por algunos breves minutos.

Esta es parte de mi historia.

Pero también deseo contarte la parte que vivieron mis hermosos hijos prematuros con apenas un kilo y medio de peso y sin ser capaces de respirar por ellos mismos.

Ya en silla de ruedas puede comenzar a visitar a mis niños. No me permitían cargarlos. Estaban con oxígeno dentro de la incubadora.

www.volandojuntos.com

Para mí toda esta experiencia era muy nueva. Nadie me había enseñado a ser mamá y quizás por la situación que viví no pude establecer ese contacto madre-hijo del que tanto se habla. Deseaba cargarlos, pero sabía que no era posible.

A los diez días de nacidos mis niños, me dieron de alta.

Salí de la clínica con mis brazos vacíos. Mis dos hijos estaban aún en la unidad de neonatos en cuidados especiales.

Comencé a ir todos los días a la clínica, realmente me sentía sin fuerzas, sentía que me caería en cualquier momento.

www.volandojuntos.com

Las primeras veces que comencé a ir sola a la clínica fui en taxi ya que no era capaz de moverme mucho por mi propia cuenta. Incluso debían ayudarme a bañarme porque no era capaz de hacerlo sola.

Por esa época nos dijeron que Carolina tenía una bacteria en la sangre llamada estrafilococo aurus. Esa bacteria, por lo que investigue en internet, es hospitalaria. Es decir que es frecuente en las clínicas y hospitales.

Los médicos dijeron que era una de las peores bacterias que existen porque no había tratamiento para combatirla. Se había hecho inmune a los medicamentos.

Nos dijeron, a mi marido y a mi, que mi hija tenía menos del 50% de posibilidades de vivir.

www.volandojuntos.com

Esta bacteria además de estar en toda la sangre, se aferró a la cadera y a uno de sus hombros. La pequeña bebé tenía mucho dolor a pesar de los analgésicos que le aplicaban.

Recuerdo un día en que la enfermera estaba arreglando la incubadora y la bebé lloraba desconsoladamente, para una madre su llanto era desgarrador. La enfermera me la entregó unos breves segundos, quizás un minuto. En cuanto la cargué, fue la primera vez que pude tener entre mis brazos a uno de mis hijos, la bebé automáticamente dejó de llorar.

Mi ignorancia de aquella época, mi inexperiencia, no me permitieron darme cuenta la importancia de este evento.

www.volandojuntos.com

Hoy comprendo que mi querida Carolina lo único que necesitaba era el calor y el amor de su madre.

Le realizaron dos operaciones. Era tan pequeña que no sabían si soportaría la anestesia.

Esos días fueron muy difíciles. Me aferré a todo lo que me dijeron. Armamos cadenas de oración, una enfermera bautizó a mis niños en neonatos una noche que un sacerdote amigo nos aconsejó hacerlo. Recuerdo que estábamos con mi marido en la puerta de neonatos, no se nos permitió ingresar. Y desde allí oímos la hermosa oración que la enfermera elevó a nuestro señor por mis amados hijos. Siempre agradeceré ese hermoso gesto de amor desinteresado.

www.volandojuntos.com

A los días, nos informan que Santiago también tiene la bacteria, él en la garganta.

Los días fueron pasando entre llantos, oraciones y desesperación. Finalmente los niños estaban fuera de peligro.

Santiago fue dado de alta a las tres semanas de nacido.

Carolina continuó en la clínica recibiendo tratamiento. Finalmente

la

medicamentos

bacteria y

varias

pudo

ser

combatida

transfusiones

de

con

sangre.

Prácticamente cambiaron toda la sangre de mi bebé.

Santiago ya en nuestro hogar, Carolina en la clínica recuperándose, yo regresando a la universidad.

www.volandojuntos.com

Por las mañanas iba a la universidad, en algún momento pensé en cancelar el semestre pero varios profesores y compañeros me impidieron hacerlo. Me brindaron toda su ayuda para poder terminar ese semestre. Almorzaba con mi marido y Santiago quien estaba al cuidado de mi madre. Y luego de almorzar iba a la clínica para estar con Carolina.

La parte de esta historia que más me atormenta fue el no comprender lo importante que era para Carolina que yo estuviera a su lado. Por esos días aún no podía cargar a Carolina. Tenía que ir a hacerle terapia en su piernita todos los días. Metía mis manos por los agujeros de la incubadora y le hacia su terapia tal como me indicaron los médicos. No supe brindarle a Carolina mi amor de madre. Y este es el principal motivo por el cual estoy escribiendo este libro.

www.volandojuntos.com

Para que ningún otro bebé en el mundo tenga que pasar por la soledad por la que atravesó mi pequeña bebé.

Cuando finalmente me permitieron cargarla, sentía que se me iba a caer de mis brazos. Estaba sola sentada en aquella silla tratando de cargar a mi bebé sintiendo que mis brazos no me respondían. Opté por no cargarla. Tenía miedo que se me cayera. A los pocos días comprendí por qué me sentía así. Eran tantos los medicamentos que me estaban dando para bajarme la presión, recuerda que tuve preeclampsia, que tenía la presión por el piso. Por ello sentía que mi cuerpo no me respondía.

Al quitarme los medicamentos, comencé a recuperar mis fuerzas.

www.volandojuntos.com

Me alejaron de mis hijos en cuanto nacieron. No pude cargarlos hasta muchos días después de nacidos. Nunca pude amamantarlos por la cantidad de medicamentes que recibí para salvar mi vida. Nadie me aconsejó. Nadie me dijo la importancia del amor de una madre. Obvio quizás para muchos. Para mí no lo fue.

Di lo mejor de mí en ese momento. Traté de hacer las cosas lo mejor que pude. Hoy se que no fue suficiente.

¿Recuerdas el texto que compartí contigo al comienzo de este libro?

Esa mamá por instinto supo qué hacer. Ella salvó la vida de su bebé.

www.volandojuntos.com

Ha sido muy doloroso para mí recordar esta historia. Espero que te motive para reflexionar sobre la importancia que tiene para una madre y su hijo sentirse, reconocerse, amarse.

Hoy soy la madre más amorosa y cariñosa que puedo. Brindo a mis hijos todo mi amor, mi comprensión. Los beso, los abrazo, les digo cuánto los amo, lo importante y maravillosos que son. Mis hijos tienen la autoestima muy alta. Así debe ser.

Como mamá te invito a reflexionar sobre el amor que tenemos hacia nuestros hijos. ¿Cuántas veces existen cosas en tu vida más importantes que pasar un momento con tu hijo?

www.volandojuntos.com

Las mamás que tienen que ir a trabajar y dejan a sus hijos al cuidado de alguien más. Los papás que llegan cansados del trabajo. Los abuelos que sólo los malcrían.

Un hijo es lo más precioso que tenemos. El regalo más grande que nos ha dado nuestro creador.

Un hijo es un lazo de amor para toda la vida. Nada ni nadie puede romper ese lazo, a no ser que tú se lo permitas.

Es cierto, llega un momento en que los hijos toman vuelo y emprenden su propia vida, pero eso no quiere decir que tú, mamá o papá, no tengas un lugar especial en sus corazones.

www.volandojuntos.com

N ues t ra

mi si ón

c om o

padres

es

am arl os

incondicionalmente, bendecirlos, cuidarlos y guiarlos en este hermoso camino que es la vida.

Somos

seres

espirituales

y

eternos

viviendo

una

experiencia física. Entonces ¿por qué corremos tanto detrás de un trabajo, un horario, un luchar para alcanzar algo material y descuidamos lo más importante? El AMOR.

Amor hacia una madre, un padre, un hijo, un abuelo, un vecino, un desconocido.

El amor es la energía más pura que existe. Nuestro creador es AMOR. Nosotros somos AMOR.

www.volandojuntos.com

Cuando comprendemos que vivimos en un universo mental, donde todo es energía, donde nosotros somos los creadores de nuestras vidas, donde nuestros pensamientos tienen el poder para crear nuestra realidad, nos damos cuenta que no es necesario ir detrás de nada ni de nadie.

Si esta información que hoy comparto contigo la hubiera conocido en la época en que nacieron mis amados mellizos estoy segura que la historia hubiera sido muy diferente.

Despierta. Tú estás a tiempo.

La vida es maravillosa y tú puedes crear tu vida tal como deseas vivirla. Esto es posible gracias a la ley de la atracción, la más importante ley universal que rige nuestras vidas, la conozcamos o no.

www.volandojuntos.com

[email protected] Lector ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta!

Nadie puede hacerlo por ti.

Hoy tienes en tus manos parte de mi historia, de mi vida, la cual espero te motive para despertar, para no tener que pasar por tantos sufrimientos y angustias para comprender que lo único importante es el AMOR.

El amor puro y desinteresado todo lo puede, todo lo abarca.

www.volandojuntos.com

Acerca de la Autora Hola ¿Cómo estás? Mi nombre es Gabriela Gardelin y soy escritora motivacional en temas como Ley

de

la

Atracción,

Crecimiento

Personal y Evolución espiritual. Permíteme contarte mi historia...

Nuestro Creador permanentemente está atrayendo nuestra atención. Pero, son pocos los que atienden su llamado.

Personalmente, a tocado a mi puerta infinidad de veces, incluso en dos ocasiones estuve al borde de la muerte.

www.volandojuntos.com

Pero esto no fue suficiente para centrar mi atención en su llamado. Cuando mi mellizos nacieron, las complicaciones comenzaron a aflorar una tras otras.

Fue a partir de esa desesperación, que finalmente comencé a escuchar el llamado de mi padre celestial.

Desde entonces, la lectura de libros espirituales, de éxito, de prosperidad, de autoayuda, de motivación, del más allá, entre otros, me acompañan en mi diario vivir.

Siempre creí en Dios, pero hoy lo comprendo, hoy lo escucho, hoy siento su presencia, siento su protección, siento todo su amor.

www.volandojuntos.com

Es por ello que mi vida tuvo un giro de 360°. Hoy estoy comprometida con mi crecimiento personal y espiritual. Pero siento que mi camino va más allá, es por ello que quiero compartir contigo uno de los dones que Dios me dio: mi amor por la escritura.

Gabriela Gardelin

www.volandojuntos.com

Volando Juntos

Hacia Tu Crecimiento Personal y Espiritual

Volando Juntos es un sito hecho con amor, donde encontrarás

valiosa

información

para

tu

crecimiento

personal y tu evolución espiritual. Visita www.VolandoJuntos.com donde encontrarás: Libros — Artículos—Videos—Conferencias— Meditaciones Y Mucho Más….

SUSCRÍBETE AL BOLETIN DE VOLANDO JUNTOS EN…

www.volandojuntos.com/boletin.html

RECIBE INFORMACION GRATIS TODAS LAS SEMANAS www.volandojuntos.com

InfoProductos — Libros Digitales

Encuéntralos en… http://www.volandojuntos.com/infoptos/000_infoproductos.html

Tienes mi autorización para regalar este libro digital a todos tus amigos y conocidos.

Muchas Gracias por ayudarme a difundir esta información Derechos reservados ©2010 www.volandojuntos.com Derechos reservados. El uso de cualquier parte de esta publicación para ser reproducida, transmitida de cualquiera forma o por cualquier medio, electrónico,

mecánico, grabado, fotocopiado u otro, o

almacenado en un sistema de recuperación, sin la previa autorización del autor, es una violación de la ley de los derechos reservados. Para más información por correo electrónico escribir a [email protected]

www.volandojuntos.com

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF