Curar Con Imanes

January 11, 2018 | Author: Monica Salvi | Category: Magnet, Water, Blood, Magnetic Field, Magnetism
Share Embed Donate


Short Description

Download Curar Con Imanes...

Description

Curar con imanes. La asombrosa terapia del Biomagnetismo La terapia de Biomagnetismo desarrollada por la Licenciada Graciela Pérez Martínez , involucra descubrimientos importantes para el futuro de la medicina Energética . en esta temática. En la práctica el Biomagnetismo demuestra que aplicando imanes de una determinada fuerza y polaridad en puntos específicos del cuerpo, se consigue exterminar en tiempo breve, virus, bacterias, hongos o parásitos, que son causa de la mayoría de las enfermedades graves del hombre, incluso algunas en las que la medicina oficial no siempre reconoce una etiología microbiana como la diabetes, el cáncer, la artritis y otras. Los que hemos tenido la fortuna de presenciar los resultados del Biomagnetismo, podemos testimoniar que en pocas sesiones, un gran porcentaje de pacientes experimentan rápidas y notables mejorías, que no se dan comúnmente con otros tratamientos.

Esto se debe principalmente al aniquilamiento de los escurridizos virus, que como sabemos son de muy difícil tratamiento para la medicina convencional, que sólo tiene éxito exterminando bacterias por medio de antibióticos.

El Biomagnetismo que ciertamente para muchos es difícil de creer, involucra muchos años de paciente investigación de Graciela Pérez Martínez en el campo de las terapias energéticas, también encuadradas en lo que se conoce como Medicina Vibracional, que pone de manifiesto la importancia para la salud, de las múltiples vibraciones energéticas u ondas electromagnéticas que recorren el cuerpo humano. Es en este ámbito que el Licenciada Pérez Martínez realizó en 1995 el descubrimiento y puesta en marcha del Método Azul Camet .

¿Qué es el Método Azul Camet? Podríamos describirlo como la existencia en el cuerpo de puntos específicos que van hermanados y presentando polaridades magnéticas contrarias, Norte y Sur como en un imán común. Lo anteriormente expuesto tiene su fundamento en la física clásica con conceptos de Electricidad, Magnetismo, óptica, electrónica, Fuidos, etc. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación de estas regiones biomagnéticas a tratar están definidos en el marco de un estudio del cuerpo humano, acompañado con técnicas de la acupuntura china . Lo sorprendente es el descubrimiento de que cuando estos centros energéticos se desequilibran – desequilibrio Bio- electroquímico-, en un ambiente de pH ligeramente más ácido, o en un medio de pH algo más alcalino que en el resto de los tejidos. El Metodo Azul Camet logró determinar además que entre las areas afectadas, se establece una comunicación a distancia – enlace neuropeptidico -, en forma de ondas electromagnéticas, en lo que se conoce como BIO-PSICO-Resonancia magnética, lo que permite la retroalimentación energética entre algunos microorganismos, los que se potencian en su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune. Es de hacer notar que la electricidad biológica , no es diferente de ninguna otra clase de electricidad ni obedece a otras leyes. Cuando a través de un singular test se identifican la conductancia electrolítica del paciente, para determinar en qué sentido tiene el sentido de conducción corpóreas, sobre los puntos correspondientes de estos lugares, se colocan imanes de polaridad y de una fuerza superior a los 2000 gauss, lo que produce una interrupción de la retroalimentación energética y simultáneamente se tiende a corregir el pH alterado. Esto redunda en el exterminio de los mencionados microorganismos que pierden su sustento energético. Hay que destacar que el Biomagnetismo extermina microorganismos que la medicina convencional hasta la fecha ha consiguido. Por su pequeñísimo tamaño y rapidez de reproducción del microorganismo, no soporta el impacto magnético y produce un verdadero cortocircuito en su estructura electromagnética,

produciendo sustanciales mejorías. El método Azul Camet con su Biomagnetismo fueron mucho más allá de lo que anteriormente se conocía como "Magnetoterapia", que ya había percibido ciertos efectos sedantes, y desinflamantes del polo norte del imán, o bien estimulantes y aceleradores del crecimiento de las células con el polo sur. Existen en el mercado distintos dispositivos como ser : mascaras, pulseras , collares, mantas, cinturones, etc. , magnetizados o provistos de imanes para ser usados con distintos fines terapéuticos.. Los estados de enfermedad pueden detectarse midiendo los cambios en las conductancias eléctricas de los tejidos, posibilitando diagnósticos tempranos. Los cambios eléctricos surgen `porque las células que proliferan y se trasforman rápidamente, tienen potenciales mas bajos en las membranas, en comparación con las células normales. Pacientes con enfermedades pulmonares (COINFIRMADAS EN RADIOGRAFIAS DE PECHO), tenias un 30% menos de conductancias eléctricas en los puntos del pulmón. Otra investigación demostró que específicamente infecciones virales y bacterianas, como también el cáncer , afectan el contenido de IONES, AGUA Y PH de los fluidos extracelulares, afectando los potenciales de membrana celular y la conductancia de los tejidos. Respecto de la diabetes por ejemplo la medicina convencional nos plantea normalmente como única posibilidad de tratamiento el empleo de ciertos fármacos hipoglicemiantes o, en los casos más graves el empleo de insulina para poder bajar los niveles del azúcar en la sangre. en la gran mayoría de los casos, la diabetes se origina por la agresión de microorganismos, ya sea directamente a las células pancreáticas, o bien por el daño químico que estos microbios producen por sus deshechos metabólicos en el torrente sanguíneo. Estos deshechos producen una disminución en el PH y en la calidad y en el aprovechamiento de la insulina.

Colocación de imanes Además se sugiere que algunos de estos microorganismos tendrían incluso la capacidad de ingerir y asimilar esta vital hormona producida en el páncreas. Todo lo anterior no pasaría de ser tan sólo una teoría si no fuera porque hemos visto como algunos diabéticos se han visto en la necesidad de reducir sus medicamentos o sus dosis de insulina, después de algunas sesiones de Biomagnetismo. A los que se han visto sorprendidos por la aparición repentina de esta dolencia, a veces a temprana edad, les sugerimos hacer memoria de qué proceso viral o infeccioso tuvieron poco antes de que se les descubriera el mal. Muchos lograrán recordarlo y darse cuenta de que nunca habían hecho tal asociación. En la familia de enfermedades afines que constituyen los distintos tipos de reumatismo, artritis o artrosis, los mencionados deshechos liberados por diversos

microorganismos, atacan la membrana sinovial que cubre el cartílago de las articulaciones, produciendo inflamación y luego degeneración que con el tiempo puede llevar a graves deformaciones. Al eliminar con Biomagnetismo los mencionados dolencias se puede producir primero notorios alivios del dolor y la inflamación, y luego con el tiempo una reparación de los tejidos dañados. Se puede presumir también el mismo dañino efecto -directo o a distancia- de diversos microorganismos, en otras enfermedades que son de difícil tratamiento para la medicina oficial, como son algunos tipos de Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, psoriasis, etc., especialmente causados por virus farmaco-resistentes, a los cuales se pueden añadir en su efecto nocivo, otras sustancias tóxicas como metales pesados -mercurio de las amalgamas, plomo, aluminio, etc.- también algunos preservantes, colorantes, drogas, pesticidas y otras, presentes en los alimentos industrializados, y que no alcanzan a ser eliminados por algunos organismos ya cansados y deteriorados por los años.

Para los que se pregunten: ¿y cómo es que esta maravilla no es más conocida y difundida en todo el planeta?, podemos preguntarles a su vez: ¿ cómo es posible que tan pocas personas, incluidos profesionales de la salud, conozcan la existencia y las bondades de equipos de Bioresonancia de muy sofisticada tecnología, capaces de detectar muchas variables fisiológicas importantes en el cuerpo y comparativamente de bastante más bajo costo que equipos como scaners y resonancias magnéticas? En efecto esta tecnología se remonta al año 1950 en que el médico alemán Dr. Reinhold Voll, acupunturista, desarrolló un aparato para medir la energía que fluía en los meridianos de acupuntura. Este aparato electrónico lograba captar pequeñísimas diferencias de voltaje entre los puntos conocidos por la acupuntura, contrastados con otros puntos que no lo eran. Esta fue una forma de comprobar tecnológicamente la real existencia de los citados puntos que sólo la medicina oriental conocía y trabajaba desde hace milenios, mientras que a la medicina occidental fármaco-dependiente, todavía le cuesta creer y aceptar. Con el transcurrir de los años estos equipos de bioresonancia fueron progresando en sus capacidades, hasta llegar en el día de hoy a detectar una cantidad impresionante de distintas variables fisiológicas en el cuerpo humano. En efecto con el simple contacto en la piel de algunos cátodos metálicos, estos equipos computarizados nos pueden decir por ejemplo, el nivel de metales pesados y otros oligoelementos presentes en nuestro organismo. También pueden detectar a qué somos alérgicos a partir del chequeo vibracional de miles de sustancias registradas magnéticamente en la memoria del computador, todo esto en contados minutos. Aún más, algunos de estos equipos son capaces de enviar la misma onda que produce la alergia pero invertida en su fase. Al cabo de algunos tratamientos, se puede producir así la desensibilización y la supresión de la alergia del paciente. Vamos percibiendo de esta forma la importancia crucial que tienen los fenómenos ondulatorios, energéticos o vibratorios para la salud humana y no es difícil imaginar que los grandes logros de la medicina del futuro irán por este camino. El problema es que casi la totalidad de las investigaciones médicas en la actualidad, son solventadas directa o indirectamente por los grandes consorcios farmacéuticos que sólo apoyan la búsqueda de nuevos fármacos para el tratamiento de las enfermedades.

BREVE HISTORIA DE LA MAGNETOTERAPIA Muchas culturas ancestrales, entre las que se encuentran la china, la hindú, la árabe, la hebrea y las antiguas dinastías egipcias, utilizaban imanes por sus propiedades terapeúticas. La leyenda cuenta que Cleopatra, para retrasar el proceso de envejecimiento, dormía con una piedra imán sobre la frente. En el siglo III A.C., Aristóteles escribió acerca de las propiedades curativas de los imanes naturales, que llamaba "imanes blancos". En el siglo I d C., Plinio el Viejo, historiador romano, habló sobre la utilización de los imanes para curar los problemas oculares. Durante ese mismo siglo, algunos geománticos chinos empezaron a documentar lo efectos sutiles del campo magnético terrestre en la salud humana y la enfermedad después de utilizar brújulas de gran precisión para la exploración de las condiciones geomagnéticas. En el siglo II, el célebre médico Galeno recomendaba el empleo de imanes para tratar el estreñimiento y diversos transtornos dolorosos. En el siglo IV, Marcel, el filósofo y médico francés, aconsejaba llevar un imán alrededor del cuello para aliviar los dolores de cabeza. En el siglo VI, Alejandro de Tralles utilizaba imanes para tratar el dolor de las articulaciones. Después, durante el siglo X, el médico islámico Ibn Sina, también conocido como Avicena, afirmó que era capaz de tratar la depresión mediante la terapia magnética. Alrededor del año 1000, un médico persa documentó la utilización de imanes para aliviar dolencias como la gota y los espasmos musculares. Un gran número de médicos y sanadores utilizaron los imanes para curar diferentes problemas médicos hasta el siglo XVI, cuando el célebre médico Paracelso no sólo abogó por los imanes para curar transtornos específicos, sino que además describió con detalle los diversos efectos curativos de las polaridades magnéticas en los seres vivos. Paracelso fue uno de los primeros en postular que la propia Tierra era un gran imán. En sus obras sobre terapia magnética, Paracelso defendía que el "imán es el rey de todos los secretos". En 1777 la Real Sociedad francesa de medicina examinó los estudios sobre curación magnética realizados por un abad francés llamado Le Noble. Sus informes sobre los efectos de los tratamientos magnéticos fueron tan favorables que concluyeron que el imán parecía destinado a desempeñar un papel tan importante en la práctica y la teoría médicas como el que estaba comenzando a tener en el campo de la física experimental. Curiosamente, unos pocos años después esa misma entidad condenó la obra sobre "magnetismo animal" de Franz Anton Mesmer, quien

utilizaba "pases magnéticos" en sus pacientes al tiempo que aplicaba la energía del "magnetismo humano" por contraposición a las piedras imán magnéticas. Mesmer entendía la curación magnética según una teoría astrológica según la cual el sol, la luna e incluso la tierra poseen energías magnéticas sutiles que pueden influir en el sistema nervioso humano y proporcionar energía al cuerpo. Las teorías de Mesmer se asemejaban mucho a las de Paracelso. Los dos afirmaban que existen un fluido magnético o una fuerza de la naturaleza invisible y sutil que se intercambia entre el cielo y la Tierra, y que dicha fuerza magnética puede curar y proporcionar energía a los seres vivos. Mesmer estaba convencido de que el ser humano posee una clase de magnetismo específico, que él denominó "magnetismo animal" para distinguirlo de la limaduras de hierro o "ferromagnetismo". Continuó su labor desarrollando técnicas que permitieran captar y utilizar ese tipo de energía con el objeto de curar a sus pacientes. Mesmer solía sustituir la energía de los imanes permanentes que había utilizado por su propio magnetismo animal. Si bien no fue comprendido durante su época, en el siglo XX los investigadores han hallado pruebas de que tal vez Mesmer no se encontraba tan lejos de la verdad en la relación con sus afirmaciones sobre el magnetismo animal. Los estudios efectuados durante los últimos 30 años han demostrado una notable similitud entre los efectos biológicos beneficiosos de las manos de un sanador y los efectos terapeúticos de los imanes permanentes en los seres vivos. Tan sólo unos ochenta años después, el famoso químico francés Louis Pasteur documentó los descubrimientos que había realizado en relación con los efectos de los imanes en el proceso de fermentación. Pasteur también desarrolló un tratamiento pata la rabia, así como el proceso de esterilización de la leche (pasteurización). Pasteur se percató de que si colocaba un imán cerca de una cuba de fermentación llena de fruta (tal como se utiliza en la producción de bebidas alcohólicas), el proceso de fermentación era más rápido. En aquella misma época Samuel Hahnemann, el creador de la homeopatía, también experimentó con los imanes con fines terapeúticos y acabó defendiendo el uso de los imanes para tratar un gran número de transtornos de la salud. El mayor defensor de la terapia magnética durante la segunda mitad del siglo XIX fue el doctor C., J. Thacher. Este médico explicaba que la energía de la vida provenía de la fuerza magnética del sol y era conducida a través de la sangre debido a su alto contenido en hierro. Aproximadamente un siglo después, en 1954, Linus Pauling recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las propiedades magnéticas de la hemoglobina, una sustancia presente en la sangre que contiene hierro.

A mediados del siglo XX, el interés por la curación magnética aumentó rápidamente en países como la India, Rusia y Japón.

Biomagnetismo Introducción. El Biomagnetismo es el estudio del efecto de campos magnéticos en sistemas biológicos. La energía biomagnética es nuestra fuerza de vida, tanto como lo es el aire, el agua y la luz del sol. Algunos que los efectos que producen los campos magnéticos en los organismos vivos son los siguientes: - Incremento de flujo sanguíneo y mejora de la capacidad de transportar oxígeno, facilitando la recuperación de la salud. - Cambios en la migración de los iones de calcio, que proporcionan calcio a los huesos deteriorados más rápidamente. -Se modifica el pH de los líquidos. - Se incrementa la producción de hormonas de las glándulas endocrinas. La terapia de la polaridad, imanterapia A cada uno de los polos le corresponde una forma de energía eléctrica distinta. El polo norte significa detención, frena, y el polo sur avance, acelera, da vida y energía. El polo Sur (+) - El polo sur de un imán transmite energía y vigor a los organismos vivos, refuerza los componentes ácidos, estimulando la producción de proteínas, y acelera el proceso de maduración. La energía del polo sur es positiva y transmite efectos positivos a los organismos vivos, semillas, animales y seres humanos. En el polo sur de un imán hay un remolino de electrones que gira en el sentido de las agujas del reloj, con una carga positiva. El polo Norte(-) - El polo norte de un imán produce una reducción del contenido ácido, además detiene las infecciones, ayuda a cerrar heridas y aliviar distintas dolencias que desaparecen sin dejar efectos secundarios. En el polo norte de un imán tenemos un remolino de electrones girando en sentido contrario a las agujas del reloj, con una carga negativa. Efectos en las enfermedades Los campos magnéticos trabajan sobre la circulación de la sangre, que contiene hemoglobina y hierro (la sangre es de color rojo debido al hierro, el hierro con oxígeno, oxidado, es de color rojo). Sin el hierro no hay energía, y sin energía se detienen el latido del corazón y la respiración, por lo que el hierro es esencial para la vida, y la influencia de un campo magnético sobre el hierro es considerable. Los campos magnéticos producen una pequeña corriente eléctrica debajo de la piel, lo suficientemente fuerte como para causar efectos biológicos como son: la reducción de dolor, la regeneración de células y nervios, etcétera.

Un campo magnético atrae y repele las partículas cargadas de la sangre, creando movimiento y calor. Esto dilata los vasos sanguíneos, incrementando la circulación de la sangre y acelerando los procesos de curación y de recuperación. Normalmente en imanterápia se aplica el polo norte (-) de un imán directamente sobre la zona a tratar, aunque en algunos casos se utiliza el polo sur (+). El insomnio responde rápida y eficazmente a la aplicación de un imán sin necesidad de medicación alguna. Los dolores de muelas se alivian aplicando el polo norte de un imán sobre la mejilla dolorida. Los dolores producidos por heridas se pueden aliviar con la aplicación de un imán. El imán resulta muy eficaz en algunos casos de epilepsia y reduce el número de ataques del paciente. También puede aplicarse un imán en los ojos: el polo norte le puede ayudar en algunos casos de cataratas precoces, inflamaciones de los ojos, vista cansada, etc.. Para la sordera puede utilizar un imán de barra con los polos en los extremos. Los misterios magnéticos y la vida La aplicación de campos magnéticos alivia el dolor y contribuye a acelerar el restablecimiento de la normalidad en el organismo humano. Existen indicios de que la exposición del organismo humano a dos poderosas fuerzas magnéticas cuyos vectores se corten en ángulo recto puede acarrear consecuencias desastrosas. Cuando aumenta el campo magnético, las bacterias del intestino humano se multiplican rápidamente. Hay gérmenes que desarrollan una enorme resistencia a los antibióticos mientras que otros se hacen mil veces más vulnerables. Se ha observado que los seres humanos que trabajan en las proximidades de imanes artificiales muy potentes experimentan pérdidas de memoria y que la exposición del cerebro humano a campos magnéticos poco intensos durante unos minutos al día aumenta sensiblemente la actividad cerebral. Hay investigaciones espaciales recientes que indican que es posible que los seres humanos estemos condicionados por fuerzas magnéticas procedentes de más allá de nuestro Sol. Tanto las plagas que atacan los cultivos agrícolas como la abundancia de las cosechas están directamente relacionadas con fuerzas magnéticas estrechamente dependientes de fenómenos cósmicos que tienen lugar en la inmediaciones del espacio, a enorme distancia de la Tierra. Aplicaciones Magnetización de líquidos El tratamiento del agua potable con campos magnéticos potencia la actividad iónica del hidrógeno del agua, y puede utilizarse para estimular la actividad mental, además de producir un efecto calmante, neutralizando las situaciones estresantes (tensión muscular, hipertensión arterial, palpitaciones, cefaleas, insomnio, irritabilidad, etc.). Si se mantiene el polo norte de un imán sumergido durante unos minutos en un vaso de agua y acto seguido medimos su pH, podremos observar que éste es alcalino; en cambio, si sumergimos el polo Sur hará que el agua se vuelva ligeramente ácida. Es decir, los efectos del campo magnético varían en función de la polaridad aplicada. El pH del agua puede cambiar de 7 a 9.2 mediante su exposición a un campo magnético

de 7000 gauss. Además de modificar la temperatura, tensión superficial, viscosidad y la conductividad eléctrica. Aunque el agua magnetizada no conserva sus propiedades magnéticas como una barra de hierro, la ingestión de agua magnetizada modifica la polaridad de los átomos del cuerpo, especialmente los de hidrógeno, que tienen un protón (positivo) y un electrón (negativo). Se modifica el eje de rotación y la órbita del electrón, cambiando su polaridad. Esto le proporciona un sabor a agua de lluvia, al mismo tiempo, que reduce el sabor a cloro y a flúor. El agua magnetizada también produce efectos positivos en los órganos digestivos y urinarios, en los nervios, en la presión de la sangre, ayuda a desbloquear arterias y normaliza el sistema circulatorio. No es necesario que el imán esté en contacto con el agua que se pretende imantar, puede colocarse en el exterior de un recipiente de cristal, cerámica, cobre o aluminio (nunca de un material que se magnetice, como el hierro). No se aconseja tener elementos magnetizables cerca del campo magnético (como los cubiertos metálicos). Retirar el imán antes de introducir una cuchara en el recipiente y/o retirar la cuchara antes de colocar el imán. Si la cuchara es de madera, de plástico o de cualquier material que no se magnetice no es necesario retirarla. Beneficios de la ingestión de Agua Magnetizada: 1. Mejor gusto. 2. Reduce la acidez y ayuda a regular el pH del cuerpo. 3. Produce efectos terapéuticos en el cuerpo, especialmente en los sistemas: digestivo, nervioso y urinario. 4. Ayuda a limpiar arterias bloqueadas, normaliza circulatorio y la función de regulación de temperatura. 5. Es beneficiosa para envejecimiento prematuro.

problemas

de

riñón,

gota,

el

sistema

obesidad,

y

6. Estimula la actividad cerebral. 7. Facilita la relajación y el bien estar. 8. Proporciona más salud y vitalidad. El agua magnetizada con el polo Sur tiene una tensión superficial menor que el agua magnetizada con el polo Norte. Además el agua magnetizada con el polo sur, proporciona energía y vitalidad. El agua magnetizada con el polo norte acelera los procesos curativos y relaja. La leche, se conserva fresca más tiempo si se mantiene dentro de un campo magnético de polaridad norte; en cambio, si se expone al polo sur se agriará a mayor velocidad. También se pueden magnetizar la leche con el polo sur de un imán durante media hora, para tomarla seguidamente, proporcionando vigor y vitalidad a personas débiles y cansadas. Los zumos de fruta pueden magnetizarse para aumentar su poder refrescante y nutritivo. Hay que tener en cuenta que la ingestión de agua magnetizada no produce efectos inmediatos, su acción es lenta y continuada. Normalmente se empiezan a notar sus efectos a partir de los dos o tres semanas del inicio su ingestión. (...)

Curiosidades Se ha descubierto que la polaridad correcta del cuerpo es la siguiente: el lado izquierdo es negativo, el derecho es positivo y el centro es neutro, tanto delante como detrás, hasta que llegamos al entrecejo, desde aquí hacia arriba parece que es positivo. Es sabido que todos los planetas generan campos magnéticos muy parecidos al de la Tierra, y se ha descubierto que el cerebro humano presenta una polarización magnética positiva y negativa. Se ha observado que, incluso a temperaturas muy bajas, los metales se contraen y dilatan alternativamente cada vez que varía siquiera mínimamente un campo magnético cercano. Unos experimentos han demostrado que es posible alargar la vida de ratones, ratas, conejos y otros animales, cuando estos viven cerca de campos magnéticos constantes. Se ha demostrado que es posible disolver el calcio y detener ciertos tipos de cáncer mediante imanes, con los que se puede aumentar la capacidad de regeneración del organismo y ayudar al desarrollo del hueso y de la materia fibrosa cálcica del mismo. Los campos electromagnéticos, magnéticos y eléctricos estimulan el desarrollo del hueso, aceleran la cicatrización de las fracturas y reducen el dolor producido por la presión de las esquirlas o fragmentos de hueso astillado sobre los nervios. Como sistemas electromagnéticos, nuestros cuerpos existen en equilibrio entre y bajo la influencia de fuerzas magnéticas positivas y negativas. La corteza terrestre ejerce un poderoso campo magnético negativo, aunque durante el día experimentamos un fuerza positiva procedente del Sol. Por la noche el campo magnético negativo de la Tierra incrementa el oxígeno de las células, facilitando el sueño, la curación, reduciendo las inflamaciones. En la antigua Grecia, Aristóteles fue la primera persona (en la historia escrita) que habló de las propiedades terapéuticas de un imán natural. Muchas de las civilizaciones antiguas incluyendo hebrea, árabe, india, egipcia y china, utilizaban imanes para la curación de enfermedades. La NASA conoce la importancia de los campos magnéticos sobre la salud, solucionaron una gran incidencia en enfermedades y pérdidas de densidad ósea en los astronautas, cuando regresaban a la Tierra, colocando imanes en los trajes y en la nave. Los imanes trabajan con le mismo principio que la acupuntura, equilibrando el flujo de energía, pero sin la utilización de agujas. PRECAUCIONES. No utilice imanes muy fuertes cerca del corazón o de la cabeza. No utilice imanes fuertes en niños pequeños. Empiece el tratamiento con imanes de poca o media fuerza. El imán no debe entrar en contacto directo con la piel en caso de quemaduras ni en heridas abiertas. Los imanes no son compatibles con los marcapasos, desfibriladores automáticos ni dispositivos eléctricos internos. Si tiene objetos metálicos implantados en su cuerpo, tenga cuidado con la utilización de imanes. Si nota molestias, deje de utilizarlos. No debería utilizar imanes en caso de embarazo.

No debería aplicarse imanes fuertes en el abdomen después de una comida fuerte, ya que altera la producción de ácido y la movilidad gastrointestinal. La energía del polo Sur constituye un eficaz tratamiento capaz de resucitar células supuestamente agotadas y desvitalizadas, pero hay que complementar inmediatamente dichas aplicaciones con otras de energía del polo Norte. Si se produce agravamiento de heridas y/o dolencias, se debe a que no se utiliza el polo adecuado, nunca a un uso excesivo, aunque no debería aplicarse un imán cerca de la cabeza durante un periodo de tiempo prolongado. No debería tener imanes cerca de: su ordenador, disquetes del ordenador , tarjetas de crédito, cintas de vídeo, cintas de cassette, y otros dispositivos que utilicen un sistema de grabación o lectura magnético, ya que puede perder la información almacenada. No ponga un imán en un microondas. No se ponga un imán sobre una herida abierta directamente, es decir, que el imán no entre en contacto directo con la herida. Si tiene problemas de corazón o de circulación consulte con su médico antes de utilizar un imán. No se aplique el polo sur de un imán en zonas donde existan procesos infecciosos, tumorales o dolorosos. En estos casos aplicar el polo norte. Los campos magnéticos demasiado intensos pueden llegar a ser perjudiciales en algunos casos, y no deberían utilizarse más que en enfermedades crónicas o muy agudas, y siempre con precaución.

Terapias con

Biom agnetismo

Muchas personas se preguntan ¿ qué es el biomagnetismo?, como funciona ?, que puede curar?., se puede utilizar junto a otras terapias?., cuánto tiempo dura el tratamiento?, es muy caro?, me volveré a enfermar de lo mismo?. A continuación intentaremos dar respuesta a estas interrogantes, incorporando en el futuro las preguntas que lleguen a nuestro correo, para ir completando con la información necesaria que les permita tomar una decisión lo más adecuada , respecto del mejor o más conveniente tratamiento para sus dolencias. ¿ Qué es el biomagnetismo médico? : Consiste en el reconocimiento de puntos de energía alterados en nuestro organismo y que en su conjunto están dando origen a una enfermedad o malestar de curso agudo o crónico. Este reconocimiento se efectúa mediante la utilización de imanes pasivos ( no electrificados ni conectados a máquinas electrónicas), que se aplican en diversas zonas del cuerpo como efectuando un rastreo o escáner biomagnético. Una vez reconocidos y confirmadas las zonas que están alteradas en su potencial energético ( y que corresponden con órganos y tejidos que están sufriendo la distorsión), el terapeuta aplica un conjunto de imanes en esos puntos por un tiempo que fluctúa entre 10 y 15 minutos por cada uno y generalmente se aplican en forma simultánea.

¿ Cómo funciona el biomagnetismo? : Para responder a esta pregunta debemos recordar que todos los seres vivos nos mantenemos en estado de salud cuando existe un equilibrio energético en nuestros sistemas, órganos y tejidos; compuestos finalmente por una delicada y compleja estructura de células que están en constante intercambio de información entre ellas. A su vez las células requieren de un medio ambiente apto para mantenerse en buen funcionamiento y en esto tiene vital importancia el equilibrio iónico en ellas y su entorno. Esto es: de cargas positivas y negativas, dando finalmente un equilibrio entre las cargas ácidas y básicas o equilibrio de pH. El cuerpo humano se mantiene en salud siempre que su pH o acidez interna se mantenga en un rango de neutralidad cercano al valor 7. Ahora bien, cuando hay una noxa actuando, llámese virus, bacteria, tóxico, hongo, trauma, etc., debido a la "mortificación" del tejido afectado, se produce una alteración de su acidez o pH y las células involucradas se ven alteradas en su función, perjudicándose su buen funcionamiento, al tiempo que se va favoreciendo la mantención o la alimentación del " problema" ( bacteria, virus, hongo, parásito, etc). Es decir, la enfermedad o alteración de una parte del cuerpo necesita que se mantenga la distorción o desequilibrio entre cargas positivas o negativas para poder sobrevivir como problema. Si se corrige la alteración iónica, desaparece el problema. ya que se vuelve al punto de equilibrio. De esto último se encarga

el biomagnetismo que gracias al efecto de su fuerza o energía de polaridad, la carga o polaridad magnética negativa es capaz de impactar a una carga similar patológica y al hacerla encontrarse con su similar inversa ( la positiva), anularlas hasta hacerlas de valor cero. ¿ Qué puede curar el Biomagnetismo? En teoría puede ejercer un efecto de corrección sobre todas las distorsiones energéticas que se alberguen en un organismo enfermo, cualquiera sea su origen. No obstante la curación absoluta sólo será posible cuando dicha distorsión energética no haya causado un daño estructural ( celular) irreversible y cuando la capacidad debida por efecto del agente causal o la droga aplicada previamente para intentar el control de la enfermedad. EL DOCTOR ISAAC GOIZ

Biomagnético.

EL PH Y LOS IMANES Como en su día explicamos cada órgano del cuerpo -y todos sus tejidos- tienen un mayor o menor grado de acidez o alcalinidad. Algo que se conoce midiendo la concentración de hidrógeno -es decir, el potencial de hidrógeno, lo que abreviadamente conocemos como pH-. Se trata de un dato útil porque la mayoría de las personas enfermas tienen un exceso de iones electropositivos (toxinas, radicales libres...) que acidifican las células, los órganos, la sangre y las secreciones. El pH normal de la saliva de una persona con una dieta naturista libre de productos químicos y que consume alimentos no procedentes de animales muertos es igual al de la sangre: 7.4. Es decir:, ligeramente alcalino (el pH neutro es de 7.0.) Sin embargo, la mayor parte de la gente enferma tiene un pH que oscila entre 6.0 y 7.0 (de ácido a neutro). Y cuanto más enfermos más ácido suele ser su pH. Así, las personas con cáncer terminal o metástasis masiva tienen por lo general un pH muy ácido (entre 5.5 y 6.0). Son muchos los investigadores y médicos que sostienen que para buscar el equilibrio cuando el organismo está acidificado éste hace básicamente dos cosas: buscar las sustancias que precisa para contrarrestar los radicales libres y expulsar del cuerpo toxinas (radicales libres y toxinas son las dos principales causas de la acidificación). Es decir, usa las vitaminas, minerales y oligoelementos antioxidantes que tiene a su alcance y, paralelamente, se deshace de las toxinas a través de las vías naturales de eliminación del cuerpo: las heces, la orina, las mucosidades y el sudor. Proceso de desintoxicación que cuando es intenso a veces da lugar a problemas dermatológicos -eccemas, acné, dermatitis, psoriasis y otros desórdenes de la piel- al salir las toxinas a través de la piel y que a veces es diagnosticado como una "enfermedad" cuando en realidad no constituye sino la consecuencia del rápido proceso de desintoxicación. Y otro tanto ocurre con las llamadas enfermedades

agudas o recurrentes que no serían en muchos casos sino la consecuencia de las disfunciones que produce en tejidos y órganos la carencia de las sustancias antioxidantes que el cuerpo se ha visto obligado a extraer de ellos para combatir la acidificación -cuestión de prioridades- algo que no habría tenido que hacer si la persona dotase periódicamente a su cuerpo de ellas mediante una alimentación adecuada o una suplementación inteligente. Evidentemente si esa aportación sigue sin tener lugar durante mucho tiempo aparecen las llamadas enfermedades crónicas ya que los tejidos y órganos empezarían a tener carencia de las sustancias que el organismo se ve obligado a "robarles" para combatir la acidificación y podrían producirse daños importantes que produzcan disfunciones. La gran aportación del Método Azul Camet para tratar de solucionar la acidificación es el uso de la influencia de los imanes sobre el intercambio celular de iones. El proceso de desequilibrio del pH comienza a nivel celular con el intercambio de iones a través de la membrana celular, acción bioeléctrica que se da en todas las células del cuerpo. Pues bien, si recogemos una muestra de sangre, eliminamos el fluido hasta quedarnos sólo con los glóbulos rojos y acercamos un imán podremos ver al microscopio cómo las células giran y apuntan en una dirección. El imán, en pocas palabras, ¡polariza los iones de las células! (un ión es un átomo con un electrón de más o de menos). Es más, comprobaremos que el polo Sur fuerza a los fluidos a girar en el sentido de las agujas del reloj, aumenta la producción de iones de hidrógeno, ofrece una carga positiva (+) de energía, acelera la actividad celular, refuerza los componentes ácidos, estimula la producción de proteínas y acelera el proceso de maduración. El polo Norte, en cambio, proporciona una carga negativa de energía (-), reduce la velocidad de la actividad celular, incrementa la alcalinidad, actúa para sosegar o inhibir el dolor, aumenta los iones de potasio, disminuye los iones de calcio anormales y disminuye la concentración de iones de hidrógeno. Desde este punto de vista, pues, puede afirmarse que el principal efecto del magnetismo en la salud es actuar sobre el ión de hidrógeno. El caso es que Graciela Pérez Martínez decidió aplicar en la práctica diaria las teorías basadas en la Física Clásica / Bioquímica y Fisicoquímica sobre la Terapia Polar del potencial de hidrógeno, el deterioro de los órganos y los imanes. Sólo que ante la imposibilidad tecnológica de conseguir una medición externa del pH interior de nuestros órganos comenzó a trabajar con mediciones indirectas." A lo largo de la aplicación de imanes en pacientes acepté que debido a la interacción de un campo magnético de polaridad bien definida con la carga biomagnética de un órgano éste se distorsiona hacia un pH anormal alcalino y se produce un acortamiento del hemicuerpo derecho constatable de forma objetiva; y que, por el contrario, el hemicuerpo derecho se alarga ante la presencia de un órgano con pH

acidótico. Las mediciones se hacen en el hemicuerpo derecho porque el izquierdo no sufre estas variaciones ya que es recorrido 80 veces por minuto en condiciones normales por una corriente electromagnética generada por la actividad autónoma del corazón y, por lo mismo, sirve como marco de referencia bioenergética para entender e identificar los pares biomagnéticos". El polo positivo -que se genera por exceso de H+ (iones de hidrogeno)- tiende hacía la acidificación y da lugar a la presencia y desarrollo de virus. Por su parte, el polo negativo se genera por déficit de H+ y por la presencia de radicales libres, tiende hacia la alcalinidad y lo que propicia es la presencia y desarrollo de bacterias . De hecho, a día de hoy -como en el caso de los puntos de acupuntura- la ubicación en el organismo de esos pares biomagnéticos está ya completamente definida. Es decir, cada enfermedad tiene su propio ESTADO VIBRATORIO, asociado a un patrón geométrico vibracional,generando ondas electromagnéticas asociadas y ello permite tratarla. ¿Cómo? Pues actuando sobre los polos adecuados en cada caso mediante imanes. Un principio fundamental al que llamó Nivel Energético Normal (NEM) y que define los límites bionergéticos en donde se llevan a cabo correctamente todos los procesos metabólicos celulares de los organismos humanos en estado de salud y que, en razón de temperatura, no pueden salirse de un grado (de 36 a 37), en razón de su absorción electromagnética está en el orden de los 400 amstrongs y en razón del pH está muy próximo al valor neutro de la escala convencional con una tolerancia de apenas tres décimas en ambos sentidos. En otras palabras, para que el organismo funcione correctamente la temperatura del cuerpo debe estar entre 36 y 37º, el pH entre 7,1 y 7,7 y el grado de absorción electromagnética ser de alrededor de 400 amstrongs. PARADIGMA BIOELECTROMAGNÉTICO El estado de salud Se denomina estado de salud al equilibrio entre todos los sistemas orgánicos que integran un organismo pluricelular. En el estado de enfermedad, las células han sufrido una alteración de su voltaje, se presenta un desequilibrio en el potencial de la membrana celular. Polarización celular La aplicación de campos magnéticos con intensidad adecuada, tiene influencia sobre el flujo sanguíneo y optimiza la oxigenación de los tejidos celulares. Su acción sobre la actividad eléctrica de la célula, contribuye a polarizarla y conducirla al estado de salud. Efectos de los imanes terapéuticos en la salud Los efectos más conocidos, producidos por la aplicación de los imanes de campo

estático permanente, son enumerados a continuación: Equilibrio del metabolismo del calcio y del hierro en el organismo. Limpieza de los depósitos de calcio y de grasa, que se hayan adherido a las paredes de las arterias y vasos sanguíneos en general. Armoniza el funcionamiento del sistema endocrino, reflejándose en el aspecto de la piel, el cabello y el tono muscular. Influye positivamente sobre la circulación de la sangre y la linfa, la limpieza de los tejidos y la nutrición celular. Equilibrio de la presión arterial. Acción sobre el sistema inmunitario, estimulan las defensas. Influyen sobre el rejuvenecimiento de los tejidos. Estimulan la tendencia a la homeostasis. Benefician el humor y vigorizan a los individuos que se sienten agotados energéticamente.

Terapia con imanes, salud y buena vida!!

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.