Biblioteca m.a.o. Lb-240 Aguilas de Fuego b

September 9, 2017 | Author: Victor Francisco Carrasco Ferrada | Category: Aerial Photography, Santiago, Unidentified Flying Object, Chile, Nature
Share Embed Donate


Short Description

Download Biblioteca m.a.o. Lb-240 Aguilas de Fuego b...

Description

LIJ- 24 lf ,qo q .

L&*?&:

Fuego

Jorge Eduardo Anfrúns Dumont.

20()4

ru

ft,

Agradecimientos

Es común pensar que un libro, lo realiza en su totalidad su autor. Pero ese axioma resulta a veces irreal, en este caso especial de Águilas de Fuego es mi deseo dejar expresa constancia, de la ayuda recibida en términos humanos de las siguientes personas; Eugenia Pérez, Ximena Moya, Iris Andrade, Maggi Méndez, Norma Navarrete, María Elena Núñe2, LuzLópez, René Rossel, Jorge Lay, Ernesto Escobar y Emilio Zapata. ;it:'..

: ir:' #,r [?.:.,

li., ;Jr,

,fi 1,1,,

t",,

ii.

,

.:i '.i'

'Diseño de Portada: J, Anfrúns D. Qigitalizac ión : Roberto A lfaro Ploducción Fotográfi ca; Conrraportada: Eugenia Pérez Digitación Texto: Norma Navarrete Corección Estilo: Marci al )iménez tmprqsión: Eme - Ka lrl.sorqt lnqCrlpción N" 134309. Registro de Propiedad Intelectual. Santiago de Chile.

e

2003

AllRights

Reserved.

ft'

"A todas las niñas y niños de Chile,

a

'quienes tanto afecta'questra manera de

'vivir?'.

lr I

il§dos lss derechos; incluyendo la traducción en otros idiomas, quedan especificamente rcServados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida en ninguna forma o método.ya sea eléctricq/mecánico, fotográfico, grabaáo en cinta magietofónica, r,.Ylqeo'9 srsternas de procesamiento computacional, sin el previo permiso dado por el 'qu¿ sustenta losderechos de autor.

Presentpción

Indice Tapa interior

Dedicatoria.. Presentación

...........5 ............7

Noticias de última hora

.9

Enmontañado

ll

Citá, Proverbio Arabe....

t1

Rastreando a la Señora Vain ............

l9

Cita, Gordon Cooper

3l

I

El Matapiojos y el Gásfiter..................

JJ

Cita, Orfeo.

41

El Dedo sobre los Labios..

43

Thomas Mientras..... Cita, Andrew

Cita, Jean Chevalier y Alain

...............49 ..,........ 5l

Gheerbrant..

........................ 6l

La Libreta de la Señora Vain

79

9l

Cita, Eufémero

103

Escuchar no es Pecado

105

....:...,....... Oscuridad 81anca........... Cita, Srimad-Bhagavatam Cita. Andrew Thomas

..............1l5 .........117

........

123

El distinguido colega chileno Jorge Anfrúns Dumont nte distingLte. (¡Oh. redundancia consciente que expresa tanto!)"Solicitándome le prologue su quinto libro que se eleva como un águila de papel. por ahora en una autoedición. Hay en esta ¿novela? de todo y de todas las cosas' En ella ... ¿dónde están los límites de la realidad y la ficción? Y también ¿es deber del escritor señalar a qué genero literario ha echado mano para dirigirse a sus posibles lectores? Siempre sostengo que sí: Pero... ahora y aquí : ¿no será que este paisano de la incomparable Gabriela Mistral, la primera ovníloga de Chile tiene la oculta intención de ni siquiera obsequiamos gratuitamente ese dogma para que aprendarnos, pensando, a DISCERNIR, el verbo más importante de nuestro idioma, la contra-cara de "creer". esa palabreja infernal que cauía la§ guerras, el hambre y cuanto zafarrancho histórico estamos haciendo los auténticos humanoides (que somos nosotros mismos, y no los E.T.), poniendo, eso sí, caritas de ''buenos" en presentación fidedigna de nuestras creencias y "espiritualidades", tan puros que somos...? Intuyo, siento que sí" Y es ese ejercicio de la inteligencia que Jorge practica e intenta motivar en grado sumo, lo que le permitió transmitir a dos lumbreras humano-intelectuales de España. don Miguel de Unamuno (eñ 1920) y el ex sacerdete jesuita Salvador Freixedo (desde 1969), ovnílogo éste que llevábamos quince siglos viviendo intensamente equivocados, por pura pereza, militando Mal por Bien, montando ese potrillito de Troya in-adulto que sirve siempre para engañar al prójimo. Volemós, ¡por favor!, junto a estas Águilas de Fuego. Así quizás nos atrevemos a arder con ellas. De todos modos no existe peligro alguno. Lo único que se .nos irá quemando hasta convertirse en cenizas maldecidas será nuestra ignorancia cómoda.

¡Albricias!, o. como diría un traumafutbolizado: ¡GOOOOOLLLLLLLLLLI Héctor Antonio Picco Rep.Argentina, Provincia de Córdoba Capilla del Monte 7 Febrero 2003

6 ;"¡¿¡eiiúi-.

Presentacién Aguilos de fuego es un libro amigable, se deja leer. Cada capítulo nos va acercando a los objetivos finales que su autor persigue. El texto nos dibuja un territorio en que no podentos determinar los espacios de la realidad y la ficción. ' Jorge Anfrúns, utiliza los hilos conductores del relato con pinceladas que van conformando el gran rompecabezas que sólo podemos armar al final del libro. El libro es una investigación, también es un punto de vista muy particular sobre el fenómeno Ovni. Nos va detallando una cronología dq datos sobre los cuales se basa la trsis de fondo. Anfrúns recure a la historia, a las leyendas. a las creencias y a la literatura. Cada una de las piezas ordenadas de manera que podemos ir descubriendo las pistas. . Se puede creer o no creer, se puede estar de acuerdo o no, pero el texto se.iustifica desde donde lo miremos. Para los iniciados en el tema será la comprobación de una serie de hipótesis, para los ajenos al tema podría ser un libro entretenido que les puede evocar en algunos pasajes H. P. Lovecraft o Edgard Allan Poe. Si bien es cierto la distancia que se establece con los autores antes mencionado tiene que ver con los objetivos finales del lib1o, hay acercamientos y guiños que son interesantes. Hay que leerlo de la manera que uno quiera, es una puesta en escena de problemas globales contemporáneos sobre los cualed' es preciso reflexionar

NOTICIA DE ULTTMA HORA. DESDE HACE DOS AÑOS, NO HAYNOCHE QUE NO LLEGUE A LA ESTACION DE CAPE CLEAR LTN SIGNO, TNDESCIFRABLE,

INTRADUCTIBLE, NO CONTENIDO EN NINGLINA CLAVE DEL MLINDO; PERO EN TODO CASO IIN SIGNO REAL Y VERDADERO, CUANTO MISTERIOSO. CAPE CLEAR ES LTNA ESTACION DE TELEGRAFIA SIN HILOS SITUADA EN EL

PROMONTOzuO OCCTDENTAL MAS AVANZADO DE LAS ISLAS BzuTANICAS. ESA ESTACION ES LA MAS PODEROSA DEL MTINDO, Y HA SIDO INSTALADAALLI POR EL INGENIERO MARCONI EN PERSONA, INVENTOR DE ESTE MARAVILLOSO SISTEMA. PUES BIEN, TODAS LAS NOCHES EXACTAMENTE ENTRE LAS 12 Y LA 1, LA PALABRA TNCOMPRENSIBLE LLEGA INVARIABLEMENTE. Y DE ESTO HACE DOS AÑOS YA. ESE MENSAJE ES SIEMPRE EL MISMO, REPRODUCIDO POR LOS MISMOS SIGNOS Y CON LA MISMA INTENSIDAD. NO PERTENECE A LENGUAJE ALGUNO COMO HEMOS DICHO YA. ENTRACTO DELARTICULO

U

LASSEÑALES DE MARTE

REVISTAZIG ZAG Sergio Ojeda Barias Poeta y Periodista Profesor Universitario

Universidad Academy/de Humanismo Cristiano Director de la Biblioteca del Círculo de Periodistas

Santiago. Marzo l8 de 100-t

8

1907.

"

ENMONTANADO "La verdad es como el cemento" afirmaba don José. mientras lanzaba piedrecillas, hacia un estero ignorado en las alturas del fundo La Calchona, al interior del Cajón del Maipo. "¿Se ha fijado usted. que todos los trabajadores que cargan cemgnto colocan en sus hombros un saco de tela a manera de cojín?" y "¿Sabe usted por qué lo hacen?" "No sé, respondí con la mirada fija en el agua". "Simplemente porque el cemento se escapa del saco dada su fina porosidad". Después penetra por la camisa y comienza a raspar la piel, hasta acabar con ella dejando las carnes al aire. Así es la verdad, cuando se escapa comienza a sacar los pedazos sea el lomo de quien sea, pensaba en mi interno, en tanto miraba el estero sin nombre perdido allá en el interior de un punto que el cartógrafo había olvidatlo con una deliberada intención. Don José era hombre de montaña, perros y ganado, un triángulo eiistencial que no requería más cosas. Había en su rostro una cascada de líneas de expresión que testimoniaban hambre, frío, soledad y destierro voluntario que se inició una cálida noche de febrero en los años sesenta cuando su padre había acompañado a los profesores a una excursión, para ag¿urar insectos con mallas multicolores, alflleres y cajitas de vidrio que nufca se quebraban. Habitaba una choza de madera, por donde se colaban en verano todos los rayos del Sol y penetraban en invierno todos los hilos del viento montañés anunciando que venía la nieve, blanca y traicionera, que humedece hasta la última célula del cuerpo para-dar paso al enmierdecido éntumecimiento, que anestesia los huesos hasta congelar la sangre. Había presenciado el "dormir" plácido de su padre envuelto en unos aperos de montaña en la quebrada de "Los Tordos", había visto caer un avión de Línea Aérea Nacional en "Lo Valdés", había contemplado todo lo que un hombre de bien puede observar en las serranías montañosas, guardando el silencio de los hombres de antaño, mezcla de orgullo, mudez y valentía por callar lo que a uno no le corresponde, hasta el día del último sueño. Don José vivía en dos dimensiones;, !'la nuestra" y "la de é1" con un eterno mutis por todo, ya no le interesaban las noticias del mundo, simplemente porque había construido uno propio. Su perro "Troya". un mastín sini pedigree, ni padre altanero de estirpe racial, fiel compañero de 10

n

rniles de jornadas estaba atento al campo, ignorando todo aquello que conversábamos con devoción de seres idos por la otra existencia, que yo trataba de sacar adelante, con preguntas inverosímiles buscando el hilo corductor hacia rni verdad que no era la suya, ni lo sería más adelante, poreue don José estaba iniciando su partida hacia la Patagonia. Allá su cqmpadre le había prometido otras tierras más llenas de verdad y paz que acá, en la salida nororiente de Santiago de Chile. En las gélidas tienas sureñas, las ovejas se van solas hacia las planicies ordenadas pér los perros arrieros que hacen el trabajo del hombre, gaucho y arriero sureño. Equivalía a una jubilación más tranquila, con buena parrilla de almuerzo y de comida, pasaría menos frío, su estómago estaría fortalecido por gruesos trozós de filetes de ovino joven, tiemo y apetitoso. Y esa expectativa tenía don José, esperando Ia carta y el pasaje, como un viajero del tiempo de Marcel Proust. - ¿Usted me dijo que venía una gringa como capitana? ' - ¡Sí! Y los putiaba a todos por parejo. Afirmó don José.

-

¿Eraprofesora?

- No sé, pero tenía papeles que atestiguaban su mando y su saber. Mire Jorge, yo no conozco los títulos universitarios, nunca he visto uno en mi vida, si alguien me dice que es doctor. ¿cómo yo, acá en la montaña voy a comprobarlo? Tengo que creerlo no más y punto. - ¿,Cómo se llamaba la señora? - La nombraban por Ana. Era una gringa bien valiente, tomaba su mochila y partía donde se le paraba la cola, subía los cerros como liebre, a veces partía con un pedazo de pan y un tarro de leche condensada y se perdía por una semana, sin importarle la lluvia ni nada. Ella tenía que ir a buscar,unos bichos verdes chicos que volaban, los. ágarraba, los alfilereaba, y los metía en las cajitas de vidrio, creo que le pagaban buena plata p\se trabajo en la Universidad de Chile. Me irá a creer, no tenía amigos ni amigas, era bien rara la señora, pasaba ehmontañada todo el año. hasta el día que le tocó ver la luz verde cerca del "Infiernillo". - ¿Luz verde? - Sí. la misnrita que vio mi padre antes de morir. - ¿Pero de dónde venía esa luz verde? - Del cielo, de la cosa esa, platillo volador, creo que le dicen. 12

- Y ¿ qué pasó después?

- La gringa dejó todos sus instrurnentos en mi casa y nunca más volvió a subir cerros. Se fue como para adentro, a veces lloraba, en otras, reía como loca, y después volvía a irse para adentro. Dejó de comer, se enflaqueció como un pefro sin madre, se descuidÓ, ni siquiera se bañaba, decían sus colegas. Escuchaba radio todo el día. Hasta que vinieron unos doctores y se la llevaron de su casa allá en el banio Ñuñoa, y la internaron en una casa de reposo. Y ahí se fue como el zorro en la noche. Nunca volví a saber de ella. - ¿Vivirá? - Esa gringa tiene más vida que el "Troya" y, haciendo cuenta que a mi perro le ha salido el león más de tres veces y me 1o ha devuelto tripas afuera. Yo mismito lo cosí con cáñamo y una agujita de costura que siempre cargo para remendar el traje de huaso. Esa damita para mí que todavía se anda riendo solita por ahí. Pero, tengo una obsesión digamos, no sé si es el corazón o la cabezaqtJe algo me dice: "esa señora no está nadita de loca, para mí que se hizo la enfermita, para no trabajar más". - ¿Se acuerda del apellido o de otro nombre? - Mire, si la cabeza no se me ha enturbiado todavía con tanto frío o'Troya" con sus robos a los acá y con las rabias que me hace. pasar el o've" corta, esa vecinos, debe'seguir apellidandose Bain o Vain, con la que nunca aprendí en la escuela de La Calchona. -Pero, ¿qué le hizo la luz verde que la cambió tanto? -Señor Jorge, ¿qué le voy a decir yo?. Si a esas alturas yo apenas podía subirme al caballo de chico que'era. Mi padre dijo que esa luz achicharraba, secaba todo y el pasto no volvía a salir, además, que le venían unos dolores de cabeza que ninguna hierba (señaló todo el valle) de aquí le valía para salir de ese mal. - Para mí que la damita se aprovechó del accidente que dijo tener. Una luz es nada más que eso. Mire que dejar de comer y encerrarse en su casa como gato asustado. Teatro, nada más que eso, teatro igual que John Wayne cuando mataba indios. Teatro o películas. La gringuita estaba cansada de trabajar con los flojitos de la ciudad que andan encoloniados diciendo que son doctores, y todavía no descúbren una ayuda para el resfriado. Un simple y campesino resfriado. Doctores de papel igual que los sacos de cemento. Comamos mejor, mire que la

l3

liebre que traje hecha por la señora Antonieta está que salta de la olla. Aderniís, hasta cuándo se interesa en cosas que no son de su vida. No sea intruso, mire que estos señores no terminan bien. Cogí una pierna de la olla que salía apenas tibia por el calor de la mañana, y comencé a degustarla con mucha tranquilidad. Habían p.asado casi treinta años sin volver a escuchar esa palabrita mágica que las montañas me guardaban en el tiempo de los valles. "lnfiernillo" estaba impreso en un largo listado de casos Ovni que guardaba mi cómputador y que un día de 1990 le enseñé a J.J. Benítez, aparecía ese nombre con un signo de interrogación a su derecha. Mi próxima meta al bajar del monte sería corregirlo y colocar a su lado Ana Bain o Vain.

negativas. aquí y allá en barrios que nunca volveré a cruzar bajo la mirada atenta de los árboles que aún siguen en pie, esperando la sierra maldita del nuevo alcalde para ensanchar la avenida y ganar nuevos adherentes a esa manoseada palabra chilena, modernidad. Curiosa doctrina que permite establecer el ADN de un tatarabuelo, sin embargo, nos sume en una selva de papeles cadavez que debemos dirigirnos a ubicar a una persona ausente, al Registro Civil conespondiente. Mi carpa tenía más tierra que la existente en el suelo, doblarla era una hazaña, mientras el Sol hacía de las suyas sobre mi cuello y cabeza.El bronceador y los filtros solares a esas alturas resultaban ser un chiste de payaso tartamudo.

Curioso resultaba haberse remontado voluntariamente más de 1.550 metros de alturapara pasar el nuevo milenio en la tranquilidad de la naturaleza andina, en compañía de golondrinas, lagartijas, arañas pollito, águilas y pumas. Además de don José, ese .arriero que me estaba abriendo la puerta de un nuevo enigma, que sin sala de espera me lanzaba a retomar algo,que ya no deseaba, la pesquisa de personas alejadas del tiempo, inmersas en la gran masa de la ciudadanía, anónima e indiferente al pasado y los sucesos ocurridos en un lejano lugar de la cordillera de los Andes, en esa década donde los chicos usaban jeans y bailaban rock, paseando en "Vespas" y "Lambrettas" a las seductoras muchachitas de pelo largo y faldas plisadas. Ana Vairi ¿dónde estar᧠ahora, si vives? ¿Para qué recolectabas mariposas y bichitos verdes saturados de clorofila? Entomóloga, gringa, y ahora loca, según don José. Mientras guardaba en mi vieja mochila la cocinilla de los alpinistas y la vajilla de campamento, me laltaban las preguntas, al tiempo que mi compañero de correrías, seguíá tirando piedras al estero, mle la mirada impaciente de "Troya", ese perro,salvado de las garras del león andino, zurcido y remolón, que gemía. Exhalaba vientos por su hocico largo y puntiagudo. A lo mejor mis largas vacaciones habían terminado, junto a la callada de las musas que llevan por los caminos de la investigación. El espacio de las nuevas preguntas ya estaba preparado, faltaba la acción del brincar por las puertas, presionar las bombillas de los timbres para que las nacientes puertas se abrieran, encontrar nuevos rostros y también flamantes

Comenzamos el descenso por un desfiladero de cactus, rocas agresivas y el hilillo de aglla de un brazo del río principal, que alimentaba todo el año al estero sin nombre. Las tórtolas salían a mi encuentro, bandadas y bandadas sucesivamente, éxtasis para cualquier cazador, pero las arrnas ya no me interesaban como antaño, menos cargar una escopeta; laverdadera caza se iniciaba y terminaba en mis pupilas, pensando siempre en el momento del sueño final, como diría don José el momento en que pasa toda la vida en cuadros fragmentados. Ahí saldrían a.volar de nuevo las tórtolas que se me cruzaban.

t4

preguntarme sobre esa extrañísima luz verde, que causaba dolores de cabeza y que a la gringa lahizo retirarse del escenario de los insectos definitivamente, para terminar én un asilo. Y volvía

"'

a

No obstante, el camino en descenso seguía más pesado que antes, todas las correas del morral comenzaban a acomodarse sobre la piel, frotándola a cada paso que daba. Metros atrás don José silbaba el estribillo de una canción mexicana, entre tanto "Troya" se abría camino entre malezas y rocas moviendo la cola como el limpiaparabrisas del auto de Elizabeth. Seguramente ella estará preparando un excelente pie de limón para celebrar sus etemos veinticinco años. El cielo comenzó a nublarse con una velocidad abismante, negras nubes cubrieron su arco luminario; hubo un momento en que. la brisa andina se detuvo, la insonoridad comenzó a invadir el área, y cuando sólo sentíamos el

l5

ruido de nuestros cor¿Lzones, pulsando sangre para mover la máquina humana, acordé hacer un alto con el arriero. Me encontraba bajando de rnis espaldas la mochila que pesaba más que mi cuerpo, según mi entender, y vino el saludo de la montaña: un estampido de mil bombas de guerra sonó hacia el interior, después de un fogonazo de luz apareció sgbre las nubes el relámpago de Zeus. Era el nuevo invitado, y antes de sentarme en el suelo, cayeron úodas las gotas y goterones saludando nuestro descanso. A pesar de habemos arrimado a un viejo litre, el aluacero comenzó a colarse por sus ramas, hojas y telarañas. Abajo, dos ñguras humanas hincadas como orientales y un perro comenzaban a esperar. Sentí que el agua comenzaba a deslizarse por el espacio que ofrecían la parka y la polera. Un delgado humedecer, como el filo de un bisturí, bajó por mi columna vertebral hasta la zona lumbar. A mi lado don José se reía, mientras las gotas de su sombrero caían sobre sus amplias espaldas cubiertas con una manta. El hilo de agua se convirtió en segundos en un canal de regadío empapando los botines. ,,Troya,, gemía con cada trueno mirando hacia el valle igual que nosotros. Tan sólo a seis kilómetros de la carretera había que esperar, la combinación roca y agua es peligrosa para bajar montañas, había que aguardar que la cordillera andina otorgara el pase y la tempestad de verano siguiera al otro lado argentino. Había que confiar que el pastel de limón cuajara adentro del horno, al igual que mis pensamientos sobre Ana Vain lo hacían en el interior de mi mente. Y pensar que ese día soleado de enero iba subiendo, creyendo en descansar. Perro infeliz que gozas de buen olfato, porqué nunca avisaste que venía todo ese aguacero. Pero él se paraba, movía la cola y volvía a sentarse.

uSi te detienes cada vez que an

perro ladra, nunca,llegarás alfinal de tu camino".

Proverbio Arabe

'

La tierra comenzabaa so-ltar su arorna en,borbotones de múltiples esencias de pinos, coigües y sauces, todos unidos en similares proporciones, quizás la danza de fragancias al entrecruzarse con el viento anunciaban la llegada de Indra, el principal de los semidioses administradores y el rey de los planetas celestiales.

t6

t7

RASTREANDO A LA SEÑORA VAIN El único dato concreto que me había.entregado don José era que Ana Vain trabajó en la Universidad de Chile, vendiendo o cazando bichitos. Pensé que los académicos son sistemáticos y los encargados de la "Oficina del Personal" me lo confirmaron en breve plazo,indicándome que su último domicilio registrado correspondíaalacalle Los Naranjos 2A47. Cuando realizaba estas indagaciones una señora de pelo blanco se acercó por mis espaldas deslizando'una pregunta: - ¿Usted viene de la Fundación? - No, en ningún caso, trabajo en radio y deseo contactarme con la señora Vain. - Mire, como usted sabrá, la señora Vain está internada en un asilo. Aláeimer se llama la enfermedad, y dificulto que pueda conversar con ella. - Me interesa saber dgnde está ahora. - En el Hogar de Ancianos Metodista, busque en la guía telefonica, es

fiicil. - ¿Cuál es su apellido? - Lizama,.y soy la directora de esta oficina. - Le agradezco su atención.

Cuando salí de las oficinas de calle Paraguay tenía una sensación de alegnay también decepcién. Encontrar'a alguien de calidad académica paralaentréga de información sgbre un acontecimiento, es valiosísimo, pero encontrarlo con Alzheimer produce recogimiento. En un estricto rigor analítico, era hallar una afirmación fundida con una negación. No obstante había que seguir hasta el final, de lo contrario me sumirla en el océano de la conformidad, de dar cosas como negadas sin comprobación alguna. "El terreno siempre proporciona cosas nuevas'', sin trepidar en dar paso atrás, avancé a un negocio ubicado al frente de la calle, solicitando una guía telefónica logrando ubicar la primera hebra del grueso hilo a encontrar en días de calor y humedad, como el eterno enero que vivía en la capital. i'Avenida Independencia 2248", anoté en el cuaderno. Miré el reloj que marcaba las 10.40 A.M. y dirigí 18

t9

mis pasos hacia el paradero de buses. tomé el primero que anunciaba la avenida ya citada, optando por un asiento trasero junto al motor que inundaba de calor el ambiente, dándole sonido y temperatura al nuevo viaje ciudadano. El conductor escuchaba una radioemisora que anunciaba en su informativo un año lluvioso, seguramente plagado de inundaciones y avalanchas por el famoso ciclo de manchas solares que dejan su impronta cada doce años. Es más, se anunciaba interferencias electromagnéticas para las transmisiones de radio en todo el orbe. Lo único que esperaba era

que ñnalizara el viaje junto a la emisión de ese informativo, que consideraba unaguinda más en el pastel catastrofista que día a día nos llega vía medios de comunicación. Bastaba con el desastre de vivir acalorado y angustiado en una urbe llena de letreros y ruidos anexos gratuitamente, sin que ellos aportaran nada más que estrés. El bus se detuvo en el paradero y tuve frente a la puerta de bajada una colección dg casas antiguas, en su mayoría de dos pisos correspondientes al santiago que se nos va tras el chuzo y Ia reinserción de nuevas avenidas en las antiguas vías de coches tirados por caballos que murieron sin saber nada de la ecología.

Al

descender una gaviota extraviada de las costas centrales pasó

por encima del cielo chillando, para mí fue un signo de inevitable cronología, el tiempo había aflorado. Pulsé el timbre de la vieja casona y esperé, sintiendo unos ágiles pasos que av¿lnzaban por las enceradas baldosas, sin dejar de escuchar el roce de la goma por la limpieza del suelo. Todo bronce brillaba, las manillas de la puerta, los vidrios, inclusive el techo anun(aba nueva mano de pintura. La puerta hizo sonar la cerradura abriénddse hacia atrás, junto a ella unaloveri enfermera, de impecable delantal blanco, esbozó una sonrisa. - Buenos días, pase, indicándome con la mano una pequeñita sala de estar.

- Buenos días. Vengo á visitar a la señora Vain. - Un momentito, voy a ver si todavía está en cama. Mientras la enfermera direccionó sus tÍmidos pasos hacia el gran patio, ligado a un pasadizo de uha cuadra y más, sentí un suave aroma a flores. En el centro de la salita, una mesa de caña barnizadaostentaba 20

S,

s

#É,

*

$rl.

w

:

ü,

tr

ffi

$lt s.. E

¡,.

t

,1

un gran florero de rosas blancas. . Hacia la pared, una foto antigua con marco de madera oscura presentaba a un señor tipo lord inglés. vestido como a comienzos de siglo. Todos los adornos eran clásicos. las porcelanas, la platería, sólo una vieja victrola de impecable enchape

de roble americano anunciaba el cambio de épocas. Olía a rosas con tiempos pasados de mucha alcurnia, a mis espaldas un Cristo de madera finamente tallado en una sola pieza parecía sonreír. Tomé asiento en un sillón de cuero como esos que usan los ejecutivos de la banca. Volví a sentir el roce de las zapatillas de goma de la enfermera por encima del piso. Pero este andar era acompañado por otro muy similar. En el umbral de la sala aparecieron dos figuras de blanco, parecían religiosas. Una frondosa cabellera rubia mezclada con fondo ceniciento, anunciaba a la acompañante de la enfermera. De figura atlética, una mujer de aspecto sano y gran altura frunció el ceño, tratando de identificatrne, con la profunda mirada que pueden dar dos enonnes ojos verdes. Me incorporé, haciendo una venia, extendiendo mi mano amistosamente. - ¿Señora Ana?

.

Sí.

- Mucho gusto. Estábamos parados como dos actores esperando la orden del director de escena, para comenzar la rutina; - ¿Por qué no se sientan? - intemrmpió la enfermera. - De acuerdo, sentémonos. La señora Vain tomó delicadamente asiento en el otro sillón de espera, fijando su mirada en mis ojos. Al parecer, no había olvidado sus métodos de estudios de los insectos, tras el microscopio. Me sentía como un saltamontes tras el lente de la lupa. La enfermera se retiró aduciendo otras obligaciones. Quedamos solos, acompañados sólo por la foto añosa y el Cristo de madera. - Señora Vain, soy investigador del fenómeno Ovni y trabajo en Radio Nacional de Chile. No vengo con ninguna intención de molestarla, sólo deseo conversar brevemente con usted. Además soy portador de un saludo de don José, que vive en el Cajón del Maipo. Es el hijo de don Arturo, ese viejo campesino que aún guarda sus redes, mallas y equipos que usted dejó en la montaña. - ¿Todavía existe mi equipo? 21

- Sí. Lo guarda ahora don José. - Qué sutileza de su parte. mientras su mirada se perdía detrás de mis ojbs. - ¿Usted trabaja para la Fundación? - ¿Cuál Fundación? -Mental Foundation, USA, Ohio dijo deletreando enérgicamente. ' - No señora, apenas me da para trabajar en radio, y a veces en televisión. , - ¿Qué quiere saber de mí? - Quiero conocer su experiencia con la 'oltJz verde,, en el

"lnfiernillo".

- Y de qué valdrá la opinión de una vieja, y más si dicen que sufro de Alzeihmer. - Tendrá el valor que yo le otorgue, y paramí usted no sufre de esa enfermedad, tampoco para Arturo y don José. por eso estoy acá. .- ¿Cuál es su nombre? - Jorge Anfrúns. - Su trabajo es muy ingenuo y no tiene ganancial. - Difiero de su opinión. - Usted podría echarse muchos enemigos encima, y terminar charlando conmigo en este lugar. - Estoy dispuesto a correr el riesgo. - ¿Usted quiere fama y dinero por esto? - No señora. Quiero [a verdad solamente. - Señor Jorge, ¿tiene familia? - Sí. - t piensa en ella, cadavezque hace esto. Es décir, preguntar - algo que no logra asir con su mano. - Efectivamente, pienso en esto todos los días. - Estoy dispuesta a negar mi historia frente a cualquier persona, si alguien quisiera reeditarla nuevamente. - ¿Por qué ge'garla? - Porque la negación de ella es mi única garantía de estar tranquila acá, vale decir, en este aislamiento. Piense usted. que estoy acá hace treinta y un años, y me cuesta tanto recordar, sobre todo con esas famosas pastillas amarillas. que noche a noche me obligan a tomar 22

"para dormir". Sedantes autorizados por el Servicio Nacional de Salud y por mi médico de cabecera. - Señora Vain, con todo el respeto que se merece, ayúdeme a llegar a la piedra inicial de toda esta pirámide. - Pirámide, "piros": fuego. Si usted desea quemarse, lo haré con el mayor gusto. Hace años que visualizo esta entrevista con usted, o con quien sea. Sabía que algún día vendría alguien a visitarme. Se acomodó en el asiento y comenzó a desgranar su relato.

"A mediados de los sesenta tuve ocasión de asistir a un cóctel señor privado, organizado por un profesor de la Universidad, el Agüero, miembro de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas" y también a la formación de un grupo que se especializaría en ufología. Asistieron otros delegados, como se les llamaba amistosamente en esa época. La reunión se efectuó en una casa de la calle Brown Norte, concurrieron además cinco catedráticos. Todos ellos gente muy probada en sus respectivos campos: astronomía, biología, psiquiatría, ingeniería y pedagogía. Finalizada la parte del agasajo, brindis y degustaciones, Agüero nos hizo pasar a una cálida sala de reuniones, donde se dio o'platos voladores". Agüero había comienzo al estudio de los llamados recibido de la.Fundación todo un esquema preparado, procedimientos que incluían análisis de fotografias, metales, vegetales y un largo etc.; que nosotros debíamos seguir al pie de la letra, sin dejar de lado nuestro propio aporte a la fenoménica estudiada. Todos estuvimos de acuerdo, el plan era fascinante, y ala véz nos sentíamos honrados con tal designación que emanaba desde las más altas esferas del gobierno de la época. Y lo más importante, contaba con la aprobación del gobierno norteamericano. Lo único que nos solicitó Agüero era que ese asunto no transcendiera más allá de las paredes en que nos encontrábamos haciendo la reunión.

Es más hicimos

un

juramento de silencio sobre una Biblia.

Elaboramos un programa de reuniones semanales, la cual funcionaría aún en tiempo de vacaciones. Existían fondos triangulados, vale decir, llegarían de rebote a nuestras arcas y además un sueldo extra, incluidos viáticos y pensiones de trabajo articuladas.por la Fundación. Silencio era la consigna. Toda la documentación estaría en la calle Brown, y si 23

alguien enfermaba, debía dar cuenta primero a la comisión y después a la universidad. No existían suplencias en caso de deceso. El programa debía emitir informes mensuales que, con la firma de todos, iban a parar a la Fundación. un tiempo después de esta reunión nos fueron proporcionados a todos unos "rompefilas" otorgados por el Intendente de santiago, lo cual nos permitiría cruzar cualquier zona acordonada pbr carabineros de chile. El programa en sí era perfecto, todo estaba considerado, hecho a la manera americana, pero criollizado almáximo. P¿recía que las personas que lo elaboraron conocían en demasía nuestra burocrática manera de hacer las cosas, y eso había sido subsanado de antemano. En resumen todo concluía en obtener información, evaluarla y consignarla en fichas, con un inforrne apreciativo y concluyente si ameritaba hacerse. Existía planificadamente un área en ..observación,, que comprendía las ciudades de Buenos Aires, santiago y Río de Janeiro, todo lo que caía en esa zona sería conocido por nosotros, por in¡ermedio de teletipos que habían sido instalados en las respectivas universidades locales a cargo del Estado. Inicialmente estos equipos enviaban información eorrelativa a investigaciones universitarias en el área de la salud. Pero, pasadas las horas de trabajo, estos mismos teletipos quedaban actuando en red. como corolario de todo este programa supimos también que en oalle Beauchef N"850, estaba a disposición de noso[.os un modemo Jeep. Era cosa de sacarse los guantes y comenzar a trabajar. - ¿Por qué se eligió a Chile, Argentina y Brasil? - Por ser tres países, cuya cercanía con el poro sur les brindaba ventajas comparativas al respecto de lo que estaba sucediendo en esos tiempos en el Ártico.

-

:1".,X3[li.,fh',f::ff;':ii;,"

no estaba aún preparuau pu,u enfrentar ese tema. - ¿Tenían copocimiento las Fuerzas Armadas de este "programa" en los tres países q/re usted nienciona? -En términos oficiales no. -Entiendo, entonces, que esto se manejaba sólo a un nivel académico, con el eventual conocimiento de algunas autoridades de gobierno o los gobiernos. 24

- Así era.

- üQué vino después? - Tuve una reunión a solas con Agüero. en la cual se me hizo realizar un test. - üQué tipo de test? - Bueno, era un test muy especial, constaba de imágenes de paisajes y ciudades, cifras tales como: 767-867, rostros humanos de diversas razas, imágenes difusas, geometrías básicas, triángulos, cuadrados, círculos e imágenes tridimensionales. Una vez que revisé todos los documentos, Agüero extendió sobre la mesa, un plano de la Antártida. con todos los detalles habidos hasta ese entonces: bases científicas, topografía, latitudes. Completísimo. Entonces me solicitó que me vendara los ojos con un pañuelo, para posteriormente, colocar mi rnano derecha sobre el mapa. La idea era que "visualizara" bases subterráneas más allá de las conocidas. Hice lo requerido y extrañamente percibí un calor en la palma de mi mano, al pasarla por un extremo de la carta geográfica. Para mí fue una gran sorpresa, dado que por mi preparación profesional, esta experiencia estaba totalmente inmersa en la subjetividad. Una vez concluida la tarea, me saqué el pañuelo que tapaba mi visión y advertí que el profesor había colocado un alfiler de color rojo en el lugar donde yo había sentido calor. El "Director" sobrenombre con el cual denominábamos a Agüero, hizo una pequeña alocución referente a las ciencias, explicando que éstas andaban lento. Lo cual, asegrió, nos obligaba a incursionar en las cieácias alternativas, llamadas hoy en día, parapsicología o canalización. El programa estaba dispuesto a cubrirlo todo. Y que yo había sido elegida para ser adiestrada en espionaje psíquico, haciéndome ver que los vuelos noctumos de aviones equipados para vigilar las áreas antárticas salían muy costosos. Además ya se habían perdido máquinas y material humano. Me pidió no comunicara nada sobre lo recién tratado, era un aporte al programa elaborado que él denominaba fase l. Agüero me dio la sorpresa del siglo, nunca pensé que detrás de sus gruesas gafas ortodoxas y su doctorado en Física, se ocultara un chamán. En principio todo lo anterior me desconcertó, pero paso a paso fui internalizándolo 25

como algó que estaba dándose en mi provecho, como cualquier persona en mi lugar lo hubiera considerado. porque pensar que alguna universidad pagara sobre el sueldo base un agregado para estudiar platillos volantes en los inicios de los años sesenta, sonaba a broma en ese entonces. Lo que más oprimía mi quehacer era ese compromiso de no hablar, usted sabe perfectamente cómo somos las mujeres de óomunicativas. Ese silencio con el tiempo me comenzó a destruir lentamente, me sentia una traidora ante mis semejantes cuando salía a la calle en espera del bus, aprendí a conversar conmigo misma en las horas de soledad, a veces mentalmente y en otras ocasiones en voz alta

en mi dormitorio oscuro. Esa parte de mi vida fue densa, arrastrada y motivó un cambio hacia mi interior, me di cuenta que la inquisición seguía, ahora lejos del clero, pero se había posado donde nunca debió hacerlo, en la propia universidad, un lugar en el que todas las manifestaciones de opinión concurren libremente, donde deben nacer las nuevas fuentes del desarrollo cultural. - ¿Cómo se aplicaba el programa de investigación en Chile? - Bueno, en la primera etapa de -recopilación informativa, proporcionada por los partes policiales se estableció que en 1962 existían tres "zonas ventanas", es decir, áreas donde se había concentrado la mayor cantidad de avistamientos. La primera era santiago, luego venía Arica y Valparaíso. En la capital existía un pasadizo establecido en 1as latitudes comprendidas entre los cerros El Plomo por el norte y san Ramón por el sur. En Arica, chislluma por el norte y Tambo euemado por el sui. En valparaíso era el cerro La campana y Laguna verde. Generalmente, más del 50% de los reportes eran visualizaciones nocturnas. De 'Argentina recibimos información muy seguida de Neuquén, coñ vuelos rasantes en las estancias, otro tanto de Brasil, en la ciudad de

Manaos.

los resultados.

- ¿Cuáles fueron esos resultados? - En los primeros quince días nada, absolutamente nada. Pero, después a plena luz del día la cámara comenzó a detectar objetos de forma de platillo y puro. - ¿Eran fotografías nítidas o borrosas? - Totalmente nítidas, por sistemas de proyección aplicada logramos establecer que un "puro" de más de 150 metros de largo, había pasado encima de la casa a menos de mil metros de altura.

- ¿Cuántas fotografías lograron obtener en los primeros

tres

meses?

- Unas veinte. -¿Y qué se hizo con ese material? - Bueno, según el programa, las copias quedaron en archivo y los negativos viajaron a los Estados Unidos de Norteamérica, vale decir. a la Fundación. -¿Cuál füe la reacción del resto del equipo? - Estaban todos anonadados, euforicos y temerosos, no lo podían creer. Qué todo eso sucedía encima de sus cabezas, cuando estaban en sus respectivas funciones pedagógicas. Piense usted que el primer informe trimestral, pasó de las cien hojas, más los antecedentes colaterales.

)

- ¿Y qué fue lo primeró que se hizo en Santiago? - El director, en compañía del profesor Rosselot colocaron una cámara fotográfica, controlada por un sistema automático, digamos hoy en día un "timer", que obturaba él lente cada media hora. Trabajábamos con película de alta sensibilidad, en blanco y negro y también en 26

colores. La cámara tue instalada eir la tenaza de nuestro centro de operaciones. en calle Bro»'n Norte y grande fue nuestra sorpresa con

-¿A qué llama usted antecedentes colaterales? - A los factores climáticos. informes de radar del aeropuerto Los Cerrillos. - ¿También recibían esos reportes? - Sí y eran completísimos. "El director". tenía muy buenos contactos, en todas partes. 77

-

¿Entonces, esa

red trabajaba como un verdadero

servicio

secreto?

- En efecto. eso era, hasta que tuvimos el primer percance.

Después del percance el sistema comenzó a operar en un nivel más alto de seguridad. Esto se redujo a información en clave. La cosa estaba tan caliente, que nos anduvimos asustando. Y resultaba muy peligroso que la información que teníamos se deslizara a la prensa. Tuvimos información fidedigna de atenizajes y seguimientos en las afueras de la capital. Pero, vino el percance.

A qué se refiere usted con el percance? - En agosto de 1962, me acue.ho perfectamente. Agüero nos citó a eso de las 8.30 A.M., a la central de operaciones. Estaba muy pálido y sudoroso, como nunca lo había visto. Nos hizo pasar alatenaza donde se encontraba la máquina fotográñca y el timer, y tal sería nuestra sórpresa, cuando nos encontftrmos con un trozo de carbón apoyado en un trípode retorcido. Lo fantástico del'caso era que sólo la máquina fotográfica estaba carbonizada, el resto delatenazavale decir, asientos, jarrones, toldos para el Sol, faroles, estaban intactos. En otras palabras, una llama muy inteligente había quemado nuestro equipo dejando el resto intacto.

'

-¿

.

-¿Se analizaron

la

quedó de ellas? - Sí, se enviaron

había sido sometida

máquina y

el trípode, me refiero al carbón que

al IEM, y el informe estableció que la máquina a temperaturas elevadas, 'a los 1.000 grados

-Celsius. -¿1.000 grados Celsius? ¿Está segura señora Vain?

-

Completamentg segura. Incluso este informe resultó precario. Una contramueíñ de la cámara fue enviada a Estados Unidos v el informe arrojó 1.200 grados Celsius. -¿Y usted qué pensaba a esas altura de todo lo obtenido? -'Que fuimos por fotos y recibimos carbones.

28.

-iQué opinó el resto del equipo? . - Sudaban, nada más que sudaban en silencio. Eso no tenía respuesta en los parámetros científicos que manejábamos. El fenómeno que tratábamos de manejar nos había cazado en la primera intención de acercamiento. Estábamos igual que un niño chico, cuando se le revienta el primer globo de un cumpleaños, mezcla de risa y también pánico. No lloramos. Pero, de haber tenido la oportunidad, más de alguno lo hubiera hecho. Téngalo por seguro. Creo que habíamos cruzado la delgada línea imaginaria que separaba hasta esos instantes la "realidad" y la "ficción", por darle un nombre. Habíamos dado los primeros pasos en el mundo de lo desconocido, pudiendo apreciar en la primera fase de experimentación que el fenómeno nos dominaba, al contrario de lo que habíamos pensado inicialmente. Teníamos una cámara fotográfica reducida a carbón, un trípode retorcido, una película dañada y nada más, los interrogantes seguían posicionados en el mismo lugar en que dimos el vamos al proyecto.

La mirada de la señora Vain pareció perderse por las ranuras del piso alfombrado, afloró el silencio digno de un gran acontecimiento. Sentí nuevamente el dulce aroma de las rosas blancas, al tiempo que un murmullo exterior de voces y pisadas pregonaban la llegada de "algo". Por mi parte miraba como la grabadora seguía trabajando y giraba el cassette atrapando el tiempo y su silente actividad, quería preguntar, pero todos los interrogantes estaban de paseo en algún lugar de mi cerebro. Respiré profundo, guardé mi cuaderno de notas, presioné la tecla de.la grabadora de bolsillo, y el "click" de este artefacto me hizo alzar la mirada nuevamente hacia la señora Vain. Ella estaba con su rostro plácido e inmutable mirándome a los ojos, extendiendo una fina y delicada mano llena de venas azules y pecas, qu€ en su oquedad sostenía un chocolate. - ¿Le gustan las golosinas? - Sí, me encantan" muchas gracias. Y mientras desenvolvía el papel que guardaba este pasatiempo achocolatado apareció la enfermera, con su sonrisa habitual. - Es tiempo de almorzar, señora Ana. - Un momentito, antes de irse señora, la detuve. 29

- Diga. - ¿Puedo volver pasado mañana? - Sí, vuelva pero, sin grabadora. - Hasta luego señora Vain. - Hasta luego señor Anfrúns. Nos vemos

'

Al cerrarse la puerta del Hogar Metodista, el mundo seguía su giro, las calles tenían el ritmo de siempre,y la cordillera observaba a los lSumanitos transitorios en sus quehaceres. Los camiones y buses seguían lanzando humo a destajo, perros vagos jugueteaban, frente a la aceru principal y un vurdedor de maní paseaba su buque. Faltaban solamente los elefantes de Fellini, ese inolvi{able director de cine italiano que los lntroducía en las partes más brillantes de los diálogos de sus peliculas, y se notaba la ausencia de una pirueta de charles chaplin, pdÍz comenzar a hilvanar todas las dudas que seguían perdidas en mi mente. un bocinazo estrepitoso hizo que saltara, sacudiendo todo mi esqueleto. Fue entonces cuando volví a mi propia realidad, acordándome de esa frase que solía enseñar el profesor Raposo en el liceo: 'ocuando alguien te explique bien una idea, es hora de que entiendas que te han enseñado dos".

¿Por qué cree que intentan mnntener en secreto el asunto Ovni? "Desconozco el motivo exacto, y segurarnente hay varios. Creo que el secretismo comenzó durante la Segunda Guerra o muy poco después. Crelan que el público se asustaría si se enterara que alguien tenlg vehlculos mucho más avanzados que'los nuestros. Thl vez pensaron que eso crearla el pánlco, asl que empezoron a decir mentiras y luego ya no pudieron patan A estas alturas hon dicho tantas que, no saben cómo salb del atolladero. Sería muy incómodo admitir ahora que desde la Segunda Guerra todo han sido mentiras". Entl¡evhta de TXm Coleman. Revislu Año Cero/ a 0t-0402, Gordon Cooper, oslrunouta norteamcricano

30

3l

EL MATAPIoJoS.Y EL

cÁsrrren

Esperaba con ansias la llegada del día en que volvería a encontrarne

con la señora Vain. Mi memoria gudrdaba la imagen de su alta y atlética figura. sus delicados modales y sus penetrantes ojos verdes que lanzaban destellos al enfrentarse con la luz. Cada vez me resultaban más inauditas las razones que una cultísima mujer tuvo para aislarse del mundo común que todos disfrutamos, o que decimos disfrutar.

Me preguntaba los motivos que albergaba para solicitarme que concurriera sin mi secretaria electrónica, por qué escatimar en la reserva, si antes no hizo hincapié en ese detalle. Las grabadoras no hablan, sólo captan nuestras opiniones ¿O quizás lo que vendría sería jugaba la Fundación en toáo esto que casi todos hacían mención a ella? Una cosa me quedaba clara, la señora Vain no temía mis preguntas, pienso que ella deseaba recibir muchos más cuestionamientos sobre su pasado en aquellos dorados años sesenta. Una suave brisa veraniega barría las calles y avenidas de la comuna de Las Condes, bajando por los barrios olvidados que deslindan con la avenida Vespucio. El taxi enfiló hacia el casco viejo de la ciudad de Santiago, recostado en el asiento posterior dejaba bailar mi vista, entre rascacielos, casas y iírboles, el cielo estaba plomizo. A través del vidrio veía pasar los colores de los luminosos de la publicidad, estaban en su lado triste, no brillaban, pálidos como esas caras de las muñecas orientales; rnientras que la§ ventanas del auto reflejaban las vidriosas paredes de las construcciones modernas, mezcla de arquitectura y espejos, que ocultaban las nuevas colmenas de las empresas ejecutivas de la venta y compra de esperanzas, el futuro, el presente, la nostalgia y la ausencia de una urbe abandonada por sus ocupantes que asoleaban sus pieles en las costas del balneario central. Toda la noticia estaba concentrada en el alicaído Festival de Viña 20001 que para var,iar lo-invertido, había contratado para esta nueva oportunidad a los etemos y eternas de siempre, unos arriba y otros abajo, unos como artistas y otros jugando al jurado. Los titulares que los periódicos lanzaban eran los mismos, y los comunicados de las reporteras de televisión tenían sabor a bronceador y químicos para el de tal trascendencia, que no debíanquedar registros? ¿Qué papel

32

&

33

pelo rubio. Era la continuación de un largometraje que duraba ya 40 y para mi era el comienzo de un regreso al tiempo pasado, me acordaba de mi hija, que allá en venezuela se hacía camino con más calor y humedad, bebiéndose un rico cafe cortado en sabana Grande, la principal peatonal de Caracas, donde un día con oscar Guidi soñamos viajar a Praga, y beber la mejor cerveza del mundo, con el dinero del futtuo, la moneda eléctrica que abre las puertas del cajero automático inventado en el año 1967 y redescubiertopor los latinos en Jos ochenta. El dinero que no existe y que avala todo, ia moneda virtual que se enseñoreaba en las principales bolsas mercantiles del mundo, haciéndolas caer y subir, afianzando gobiernos y desarmándolos hasta dejarlos en el piso. Parte de este rqundillo era reflejado por los números 'rojos del taxímetro digital que, enloquecidos en cada esquina trepaban por mis bolsillos, tratando de acercarme a la calle Indepenáencia. El taxi se detuvo frente a la puerta de madera que esperaba, más lustrada que los días anteriores. cancelé la cuenta y al despedirse el conductor me dijo: "Que tenga un buen día". Agradecí, bajé del coche y volví a pulsar el timbre de bronce. Escuché nuevamente el clamor de las baldosas al ser raspadas por la suela de goma, el silencio y unos nuevos quejidos de las bisagras. Apareció la misma enfermera de la vez anterior, y su albo delantal. - Buenos días. - Buenos días señorita, ¿la señora Vain estará? - Un momentito, la voy.a buscar. Y de nuevo, la salita de recepción seguía igual, pero las rosas habían cambiado, ahora eran de color rojo intenso, encima de la mesita central una vieja revista ICARO BRASIL en lengua portuguesá, el anterior visitante, - seguftrmente, la había olvidado. Al abrirla, descubrí un mapa turístico, ávido de información localicé Manaos, al interior del pleno Amazonas, lancé una línea horizontal imaginaria hacia el polo sur y pasé rozando a Buenos Aires. vi emerger un fiángulgrgudo que cruzaba todo el continente sudamericano. santiago, Manaos, Buenos'Aires. cubría exactamente siete países. En ese entonces comencé a repensar lo escuchado en la entrevista anterior, las ties ciudades miradas desde arriba eran el corazón del continente, la pepa de la uva y mientras cavilaba en latitudes, en la puerta de la pieza apareció la sombra de la señora Vain. años

34

- Buenos días - Perdón estaba mirando el mapa y no alca4cé a percatarme de su presencia.

- No se preocupe. a veces me .pasa lo mismo, pero lo hago voluntariamente, es un ejercicio que perfecciono para evitar escuchar lo que no deseo oír de ciertas personas que me acompañan ocasionalmente. -¿Por dónde comenzamos hoy? - Ya comenzamos hace dos días, ahora me gustaría añadir ciertos detalles a este arbolito de pascua. Verá usted, que mi experiencia necesariamente pasa por lo que alcancé a sáber trabajando en ese programa denominado META7. - ¿Le había enseñado el nombre de este proyecto? - No. - Bueno, ahora lo sabe, sigo: todos los compañeros de trabajo, como usted recordará, estábamos bajo juramento de silencio. ¿Se acuerda? - Sí, eso lo retengo aún. - Ahora voy a pasar a otro capítulo que no guarda ninguna relación aparente con lo relatado en la entrevista del martes pasado. Sin grabar por favor, vamos a entrar a un terreno que tiene otras potencias. ¿Se acuerda de la tabla periódica que alguna vez us¿unos en ese maldito ramo llamado Química? - Sí, ¡y vaya que me hizo sufrir! - Mire Jorge, en el año 1956, apareció en la oficina de crónica del diario EL MERCURIO, un señor que había realizado un trabajo amateur, en su precario laboratorio, un gásfiter común y corriente que en sus tiempos de ocio había logrado descomponer en forma matemática el vuelo del matapiojos, como en el periódico no existía persona alguna que pudiera interpretar con números en la mano tal trabajo, el jefe de crónica optó por enviar a este señor a la Facultad de Ingeniería. donde el profesor Zamudio, quien verificó tras un mes de estudios, que el citado trabajo era único en su género. Las cifras calzaban perfectamente. Dicho de otra manera, según el gásfiter, el matapiojos en su vuelo crea una campana de vacíos menores, que le permite desplazarse en todos los sentidos geográficos: norte, sur, este, oeste y alavez, subir y descender. Piense usted, que el vuelo de este insecto es muy similar a los helicópteros y también a los platillos voladores, 35

Pero.lo sustancial radicaba en que el gásfiter había logrado llegar a esa conclusión nada más que por el método de la observación. Es más, logró hacerse de un matapiojos de madera de balsa que Iograba volar, mediante un sistema de elásticos retorcidos. Era algo tan artesanal y fantiístico a ra vez que dejó a todos los que este experimento con la boca abierta. É1, lo único que perseguía -vieron

con ese trabajo, era flnanciamiento y asesoría técnica en metales y propulsión, para dotar a chile de un pratillo volador, apricando

los conocimientos ya obtenidos con el matapiojos. Don Manuel Zamudio se vio muy entusiasmado con er proyecto, ,pero las aduanas académicas del daber lo abortaron. Nada con gásfiter ni maestros chasquillas.

El gásfiter dejó anotada su dirección en un papel de envorver, arrancado de la caja del matapiojos, ro depositó en-el escritorio de 2amudio y prometió volver algún día. Pasadas dos semanas de ra exhibición del vuelo der matapiojos, ar profesor Zamudio se le ocurrió invitarlo a una clase para que explicara a sus alumnos toda su experiencia. se trataba de incentivar a los asistentes

de la Facultad, con ejempros vivos. Zamudio fue al barrio Barrancas, hoy comuna de Pudahuel, llegando hasta la dirección señarada, pero encontró un sitio vacío. El número de la calle existía, pero en ese lugar no había nada. Y ahí se pierde la historia.

En el año 1962 llegó a la Facurtad de ciencias Físicas y Matemáticas, un ciudadano norteamericano llamado peter Lewis,

-

licenciado en Astrofisica en la universidad de Michigan, avalado con recomendaciones del director de la universidad en mención y con una carta del Doctor en Física Amold Laycin, que había participado en el 'oProyecto Mgúratfan", para que usted entienda, la fabricación de la Bomba Atóríica. Buene este gringuito fue recibido con todos los hánores que la Universidad de Chile puede organiza4. agasajos,

36

charlas, paseos a El Arrayán, asaditos y atenciones en mayúsculas. Todos andaban maravillados con el americano, y querían tomarse una foto con él para la posteridad.

Lewis alcanzóa dar unas charlas de alto nivel a todo el profesorado, y su pasión era revisar las ecuaciones o'no desarrolladas" de Einstein, pero ese rito era muy privado, nunca aceptó tener alumnos en la sala cuando jugaba con los números. Pero era tan volado el gringo. que un

día olvidó limpiar el pizarrón y vino el hecatombe. Varios profesores alertados por Zamudio llegaron a la sala para aprender un poco de la fisica para iniciados que manejaba Peter, y cuando revisaban sus cálculos, apareció el gringo, montando en yegua cólera, porque habían violentado su privacidad, entendiendo por esto, que no habían respetado sus conocimientos abordándolos sin su autorización. Ese día nosotros, me refiero al grupo de Agüero y los delegados, nos encontrábamos analizando el quehacer de la semana allá en calle Brown Norte, y haciendo el recuento misceláneo del fin de jornada. Entre esas cosas estábamos comentando una posible entrevista masiva de los integrantes del proyecto con é1, ya que le habíamos solicitado una entrevista privada en nuestra sede. Y por esas sincronías de la vida, el gringo nod ilu-ó por teléfono, anunciando que esa reunión no se iba a efectuar, por las razones que ya le expuse, y ademas que el había determinado abandonar este país de intrusos, por lo tanto, daba por cancelada la cita. A pesar de que Agüero le rogó en todos los términos posibles, el gringuito no dio su brazo a torcer y colgó el auricular indignado. Ahora viene lo fantástico, ese mismo día un camión dedicado a la distribución de bebidas había cortado el cable del teléfono que unía la red y la casona de Brown Norte, o sea, estábamos sin alimentación, sin embargo, la única llamada que entró al sistema fue la del gringo.

En renglón aparte, Zamudio me explicó en días posteriores, que una de las fórmulas expuestas por el gringo en el pizarrón era plagio de la que el gásfiter le había enseñado en su principal proyecto de sustentación del vuelo del matapiojos. No. recuerdo la fórmula pero, Zamudio lo tenía claro. Y como rebote final. el Director de la Facultad

5t

. Sí, téngo algunas hojas, pero son apuntes nada más. - ¿Qué materia abordan? - "Visién remota a distancia" o "espionaje psíquico,'elaborado por el stsnford Research Institute, Instituto de lnvestigaciones de stanford, Califomia, dirigido por el doctor Puthoff. - ¿Funcionaba eso? - Mucho más de lo que cualquier persona puede imaginarse, hoy, mañana y siempre. - ¿Puedo volver el próximo viernes? - sí, pero averigüe primero cómo se formó el laboratorio de Infiemillo. La señora vain se incorporó de su asiento, extendió su mano en ialudo otorgándome toda su palma, con un gesto de sinceridad, sentí una piel tibia y delicada, pero al mismo tiempo me di cuenta de un acercamiento más humano, habíamos logrado cruzar juntos ofra vez la línea de la comunicación. cuando se retiró de la sala de espera, vi entrar más luz, más claridad, más confianza. Esa mañana preferí caminar por las calles anexas a Independencia, mezclando hipótesis de todo, pero no lograba centrar toda la información recibida. Era mucho, sin embargo, no sentía necesario inmediatizarla en algún lugar. primero tendría que encontrar el molde. cuando revisaba mú anotaciones, me sentía como un alumno, que espera llegar pronto a casa para [acer la tarea. caminaba, miraba los papeles, y no me convencía, era un juego de realidades, caminar y aprender. El juego de letras cruzadas siempre lo detesté, pero en esta oportunidad asistí a un juego de ideas cruzadas. Este indudablemente era dificil, al menos para mí. euizás la señora Vain ya era cinturón negro en estos entretenimientos. Pensaba que había perdido mi tiempo en estadísticas dé avistamientos de ovnis, antes de eso existía una realidad paralela, una parte estaba en el terreno mismo de las operaciones ovnilógicas, ofta se escondía al interior de las paredes de algunos estamentos docentes, que jugaban a la oficialidad de la información. ¿En qué mundo vivíamos allá en los cincuenta o sesenta? Esa era la pregunta.

'

,

"Soy un hijo de la Tierra y del Cielo estrellado, pero mi razo es sólo del Cielou.

Los Miste¡ios de Orfeo

'

40

41

,.

EL DEDO SOBRE LOS IABIOS

; ' La señora Vain aparecié en la pueita del salón de visitas con una radio portátil, lo cual me sorprendió, éxtendiendo su conexión hacia un enchufe de la pared, sintonizó una radioemisora capitalina que en esos instantes invitaba a comprar una pulsera biomagnética, a la cual le Atribuían innumerables poderes y resultados comprobables en la salud. Realizada esta inexplicable actitud, se llevó su dedo índice hacia los labios en señal de silencio. Código que entendí a medias, pero que seguí con toda tranquilidad. -LLe gustan los lápices? - Sí, colecciono estos instrumentos, asentí. - Abra éste y observe su interior.

- Al

realizar esta operación, pronto apareció ante mis ojos su cápsula de plástico y su mina. No obstante surgió también un cilindro con una cubierta de material acrílico de color negro. - ¿Y esto qué es? - Es un micrófono que apareció en mi pieza, disfrazado de lápiz, no se preocupe, la banda de Frecuencia Modulada, interfiere su radio de acción. Luegg podemos conversar tranquilamente. Como ve usted, la Fundación tiene ojos y oídos en todas partes, el experimento de Marconi con la radiotransmisión sigue genialmente vigente desde el año 1901.

-¿ Averiguó algo del Infiemillo eomo le encargué en la última entrevista? - La verdad señora que muy poco, en la Universidad de Chile, sólo se acuerdan de que allí hubo un observatorio para el estudio de los rayos cósmicos, pero en ningún anuario de sus actividades a la fecha aparece. un librito ¡Qué extraño! Pensar que a finales del proyecto salió de Chile comparable a una guía telefonica. Alguien seguramente sacó partido de su inhabilitación temporal para extender una "memoria académica". - ¿Usted fuma señor Anfrúns? - SÍ, pero me abstengo durante estos casos, me refiero a este lugar, que es una casa de reposo de.aruci'e&os' 42

43

- Peimítame su paquete de cigarrillos, alcancé con mi mano su envoltorio, mientras la señora Vain extraía la totalidad de los cigarrillos ordenándolos. recuperando el papel plateado del envoltorio, que utilizó para envolver el micrófono que estaba aún sobre la mesita de centro. - El simple metal de este paquete de cigarrillos, acomodado en una lámina de papel nos dará la plena seguridad de conversar en 'silencio. La radio seguía encendida, anunciando un Mall persa del barrio Estación Central. De un bolsillo de su chaqueta de cuero café tipo cazadora,la señora Vain extrajo una libretita de cubierta de cuero, con signos de uso ,

constante, erosionada por el paso del tiempo. - Tome esto, es para que se entretenga. - Muchas gracias. ¿Puedo hojearla? - Desde luego, esto es lo único que me queda en Chile de mis .experiencias de los experimentos de Percepción Remota llevados a cabo en la década del sesenta. Se acuerda usted de los experimentos que realizábamos, cuando me obligaban a cubrir la vista con un pañuelo, para que percibiera sensaciones sobre los mapas extendidos en la mesa del taller de trabajo con la asistencia del profesor Agüero. - Sí, me acuerdo y lo encuentro aún muy loco, por decir lo menos. Bueno, de esa locura salieron algunos datos bastantes especiales. Con mi drano marqué una zona de Tierra del Fuego, otra marca quedó en Punta cono, que está en los inicios del canal Gabriel (que es ciego) y también mi mano se detuvo en el Estrecho de Magallanes. Ahora viene lo increíble que supe tiempo después por un marino que juntaba desastres náuticos. En 1913 el velero Malgorough apareció con una especie de pintura verde en sus mástiles y cubierta, en el timón estaba un marinero perfectamente vestido pero dentro de este uniforme habitaba un esqueleto. En la sala de comedor otros esqueletos. pero, lo que hizo irnos de espaldas fue que según la historia este velero había desaparecido con dos años de anterioridad en Tierra del Fuego. En Punta cono, mar territorial chileno, desapareció el barreminas Fournier con 70 hombres de fripulación, basta decir que el barco

44/

era argentino y que entre sus padajeros viajaba el Vicerrector de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires. señor doctor Raúl Guernique, en cornpañía de su hijo (21.09.1949). Y en octubre del año 1954 se toma conocimiento de la desaparición del barco General San Martín con 54 tripulantes a bordo. EI último mensaje que emitió el navío dando su posición fue el 11 de septiembre del mismo año. En los dos últimos casos, vale decir el Fournier y el General San Martín, extrañamente ninguno alcanzó a emitir el S.O.S. Y en esa fecha el telégrafo estaba aún vigente. Si por algún motivo alguien se hunde antes que esto ocurra, lo menos que se hace es pedir ayuda. Esto no ocurrió en los dos últimos barcos argentinos y simplemente desaparecieron en las profundidades marinas. Como usted debe saber la última guerra mundial terminó en 1945. La pregunta que debemos hacernos es, ¿qué tipo de guerra hundía barcos en los lejanos mares del sur? Pero, hay más. Desde 1963 hasta el 2001 hay 1l submarinos nucleares desaparecidos con trescientos tripulantes, tragados por el mar, incluyendo al último submarino ruso. Estamos hablando de "información oficial" vertida en innumerables periódicos del mundo. Vale la pena preguntarse, ¿cuántos accidentes de este tipo ignoramos por razones de seguridad nacional? Examine estos cuadros y busque una explicación. Cuadro

I

Accidentes Marinos Fecha

Clase

r0.04. 1963

21.05.1968

Scorpio Tresher

l97o

Alfa

197 I

Yankee

1977 09, r 983

Desconocida Echo I Charlie

03. r 984

Victor

09: I 984

Echo 2

0t.1986

Echo 2

08. I 980

I

Tipo

Sitio

Nuclear

Nueva Inglatcrra Desconocido

Nuclear Nuclear Nuclear Nuclear

N,lar De Japón

Guam

Nuclear Nuclear

Mar De China Mar De Japón Mar De Japón

Nuilear

Oeste De Japón

Nuclear Nuclear

A 75 Km. De Japón l\'far De Japón

45

Si consideramos la posibilidad de que cada submarino poseyera hasta el momento de su accidente sólo tres misiles nucleares en sus

Cuadro 2 Accidentes Aéreos

Fecha

Clase

12,02.1950 B-3s I,04.

950

B-29 '05.08.1950 B-29 10.03. r956 B-47 27.07.1956 B-47 1

I

22.05.1957 B-36 11.10.1957 8.47

,31.0r.1958 I

1.03.1958

B-47 Desc.

Tipo De Carga

Sitio-lugar

Bomba Atómica

Mar

BombaAtómica

Se estrella contra montaña

Bomba Atómica

Se estrella cerca de

BombaAtómica

Mediterráneo

Bomba Atómica

camping

Bomba Atómica

Choca con depósito armas nucleares (lugar desconocido) Pierde una bomba en welo

BombaAtómica

Se

Bomba de Hidrógeno

Se estrella

BombaAtómica

Deja caer por error una bomba

estrella

18.01.1959

F- 100

BombaAtómica misil a bordo

Se incendia en tierra con un

25.09.1959

P-5m

Bomba Atómica

Pierde una bomba durante el

B-s2

ateffizaje 2 Bombas Atómicas

5. I 0.

I

959

07.06.1960 Misil

24.0t.1961 B-s2

Anti Aéreo Bomarc BombaAtómica

Colisiona durante el aprovisionam iento combustible en vuelo Bomba nuclear rampa de lanzamiento Pierde 2 bombas en vuelohna

no es hallada

14.03.1961 B-52 13.01.r964 B-52 08.12.1964 B-58 l 1.10.

t

965

c-124

05.12.1965 A-4

17.01.

r

966

BombaAtómica

Se estrella

2 Bombas Atómicas

Se Estrella

5 Bombas

Se Incendja En Tierra

y deja caer 2 bombas

Varias Bombas Atómicas

Se lncendia

Bomba H

Cae al mar desde un porta-aviones. no pudo ser rescatada.

B-52

4 Bombas H

Palomares-España (Estalla la pre carga de dos de las bombas, derramando plutonio, debiéndose

remover ll mil 700 toneladas de tierra contaminadas enviadas a EE.UU. 21,01.

46

1968

B-52

4 Bombas H

Ahora, si usted verifica los cuadros No I de Accidentes Marítimos y el No 2 de Accidentes Aéreos, tendrá una visión de lo sucedido en estos últimos tiempos.

-

nuclear enjardín casa

I

respectivos depósitos, tendríamos como cifra final 33 bombas nucleares sembradas en los distintos mares de la Tiena, aguardando que alguien las rescate, o en su defecto esperando también que no se activen y estallen por factores desconocidos

Tule Croenlandia

Observé con atención una gama desconocida de incidentes aéreos y también sobre el mar, quedando atónito. ¿Dónde obtuvo esta información? - En revistas y diarios, pbr decir lo menos, estas noticias salen publicadas y nadie se detiene a pensar que algo pasa.

-

¿Usted cree que existe alguna mano que precipita estos

hechos?

-

Efectivamente, no puede ser que aviones, barcos y submarinos falfen, todavez,los transportes nucleares son revisados más asiduamente que los demás, por el peligro que implican sus cargas. - ¿Quién' obtendría provecho de todas estas situaciones catastróficas?

- Pienso que en el mundo opera una "tercera fuerza" más allá de las conocidas potencias y que trata.afanosamente de inoculamos una vacuna {e miedo hacia lo que tratamos de hacer en base al átomo. Es más, muchos miles de años antes de que se descubriera la bomba atómica, la humanidad conoció sus efectos en vivo. -

¿A qué se refiere en conéreto?

Mohenjo Daro, la ciudad de la muerte, ubicada a 350 km al norte de Pakistán, este lugar presenta un radio de kilómetro y medio de destrucción, en este sitio se encontraron cadáveres que tuvieron muerte súbita, inclusive parejas tomadas de las manos, aplastados por capas de tierra y otras sorprendidas durante el sueño. Esto fue descubierto el año l92l por los arqueólogos R.D. Banerjee, John Marshall y Martine Weeler. Se calcula que este incidente ocurrió hace 4.000 años por una 47

' explosién nuclear. Además se encontraron réstos de vajillas en estado carbónico, que el pueblo denomina las "piedras negras", lo que indica que estos utensilios fueron'fundidos. otro aspecto válido de tomar en cuenla radica en que los muros más bajos de la ciudad ubicados en su centro, estaban destruidos, y hacia las afueras, los de mayor altura también. Este particular suceso señala que la onda destructiva vino del aire. Todos los objetos encontrados experimentaron una temperatura superior a 1.500 grados Celsius. Hay una gran concordancia entre los restos de Mohenjo-Daro, Hiroshima y Nagasaki. sino existen volcanes enlazona,tampoco armas, un incendio común hubiera tenido que durar a lo menos dos semanas para alcanzar las temperaturas ya señaladas. Es lógico pensar que un incendio o una erupción volcánica tienen un enfriamiento lento, cosa que no ócurrió Uot De la "n una"n¡o-Daro. misma manera se puede concluir, que siendo ciudad rodeada de agua, ésta pudo ser destruida por una marejada, pero la pregunta del millón es: ¿El agua puede fundir vajillas? ' John Marshall encontró en Mohenjo-Daro y en Harappa ideogramas grabados en tablillas, exactamente iguales a los encontia¿os en Isla de Pascua, lo que indica un grado de conexión entre ambas curturas. Thor Heyerdahl, en entrevista concedida ala revista VM, en l9gg, relató haber estudiado las muestras de subsuelo de varios lugares de la Isla de Pascua, en especial los cráteres de Ranu-Raraku y Rano-Kau, las rnuestras de polen, etc. Él estableció que la isla tuvo un esplentoroso bosque en su pasado, pero que curiosamente desapareció junto a otras 40 diferentes plantas por un descomunal incendio. En ese mismo artículo Heyerdahl habla de un cataclismo en la polinesia, pero omite hipótesis alguna sobre su origen.

La información. recogerla?

"Hasta la revolución china de lgll,la bandera imperial de China era un drogón rojo, para conmemorar la espectacular llegada de los civilizadores extiaterrestres de la antigaa China en sus dragones vomitandofuego".

Lt

Herencia de los Señores de las Estrellas Andrew Tbmas

señor Anfrúns. sigue botada. ¿quiere ustei

Nota: La revista 6tvM" es chilena y se distribuía por suscripción.

4g49

MIENTRAS De retorno a mi departamento, encontré al cartero. que con una paciencia digna de artesano hindú, trataba de colocar una citación de retiro de correspondencia bajo la entrada de la puerta. Afortunadamente me evité una travesía al viejo correo de la capital, pudiendo acceder de inmediato a la entrega de un sobre, lleno de estampillas y carátulas internacionales proveniente de la hermana República Argentina. En su remitente aparecía el nombre de Jorge Santana, un sencillo escritor trasandino que siempre me ha cooperado en la búsqueda de la verdad, un camarada de trinchera que por allá en los ochenta me produjo un "click" mental suscitando una frase muy fuerte hoy en día: "los Investigadores de Ovnis deben dejar de andar buscando lucecitas en los cielos, objetos "afuera" cuando tienen las evidencias encima y no las ven". ¡Estan buscando donde menos pueden encontrar! En el interior del sobre venía un cassette y otros papeles referidos al tema en cuestión. Coloqué la cinta en la reproductora de sonido y como un fantasma lejano apareció su voz inconfundible. ¿Conoces la bandera de lapaz? Pertenece a Nicolás Roerich, junto a esta misiva encontrarás una fotocopia de ella, un grueso círculo con tres esferas circulares aglutinadas al centro formando un triangulo isósceles.

Toma nota de esto, extractado del libro "Heart of Asia" (1928) "Vimos algo brillante que volaba muy alto desde el noroeste hasta el sur. Teníamos tres poderosos prismáticos de campaña en las tiendas y vimos un cuerpo esferoidal que brillaba contra el Sol, claramente visible con el cielo azul y que se movía a gran velocidad. Después vimos que cambiaba agudamente de dirección desde el sur hasta el sudoeste y desaparecía tras la cima nevada de la cadena Humboldt. Todo el campamento vio la inusual aparición y los Lamas susurraron: "Es el signo de Shamballa". trnmediatamente vino a mi el.¡ecuerdo del famoso platillo volador de George Adamsky, al tiempo que extraía del sobre el emblema de la

Bandera delapaz: "Donde hay pazhay cultura,,N. Roerich.

5l

50

*

' paz de Roerich, que instantes más tarde comp araría con la clásica foto

metros por hora y hoy materiales similares a los que conforman un dan vueltas a la Tierra arazón de 24.500 kilómetros.

del plato volador adamskiano. Eran casi idénticas.

Más adelante Jorge relataba una referencia para mí desconocida a la fecha, el circuito de Adamsky y sus contactos con John Kennedy. Nikita Kruschev y Lord Mounibátt.n, todos fallecidos en trágicas circunstancias, por decir lo menos, cuando hojeamos las páginas de la historia. K¡uschev entra meridianamente sano a una clínica y sale de ella muerto de un infarto cardíaco, Kennedy se sube a un auto en Dallas y baja asesinado, Mountbatten, aborda un yate y vuela en mil

pedazos. ¿El precio? Haber tomado contacto epistolar cón Adamsky.

'

"Adamsky, ese viejo conta.rudo con extraterrestres, de pelo cano anunciaba en su discurso de los cincuenta, que los planetícolu, yu ,o volaban por los aires en viejos y remachados platillos voladores. Ellos ya estaban en la tierra, una hipótesis muy avanzada para los períodos dd posguerra. La represalia, no se hizo esperar, primero se le acusó de autodidacta, después de derirante. su versión sobre venusinos altos rubios y sabidoctos asesorando a los pobres terráqueos en las ciencias autorizadas era demasiado aria, antisemita y pronázi. Lo único inexplicable radicaba que esos mismos científlcos que asesinaron de carácter a Adamsky, a la fecha no han podido explicár lo inexplicable. Permíteme expandirme: 4 de julio de 1947 . Cae algo como platillo en Roswell. 14 de noviembre de 1947. El "Bell XI rompe la barrera del sonido,,. charles Yaeger, volando el Beil XI alcanza la velocidad de 1.07g kilómetros por hora. La proeza sólo dura 7 minutos a siete mil metros {e altura. 4,de octubre de 1957. (Diez años más tarde) La unión soviética consigue colocar un satélite artificial en la órbita de la Tierra. El aparato tarda solamente 95 minutos en realizar una revolución completa alrededor del pláneta, a una velocidad de 24.500 kilómetros por hora. El spúrnik pesa 83"6 kilógramos y mide 5g centímetros. Ese día los detractores de Adamsky amanecen con jaqueca saltando de sus respectivas camas. Algo no enca,ia en la informácibn. §er, en 1947, los aviones de prueba saltaban en átomos cuando sobrepasaban los 1.07g

¿De qué lugar salió la información sobre propelentes para cohetes materiales afines para la construcción de satélites que superaban los

tl:,'

.000 kilómetros a la hora?

Y cuando aún los científicos occidentales no solucionaban sus ¡,problemas digestivos-diarreicos, vino el golpe de gracia. El 3 de iembre de 1957, treinta y un días después de la paranoia más ,científica preanalizada del mundo, la misma Unión Soviética reolocaba media tonelada en el espacio con un ser vivo, la perrita Laika. Demostrando dos cosas al mismo tiempo: - Uno, se podía llevar una casita al espacio. - Dos, en ella se podía crear una atmósfera que permitiera a un ser vivo continuar su ciclo vital. A pesar que "Laika" murió antes de entrar

y

en órbita

Los denostadores de Adamsky salieron del paso diciendo: "que el programa norteamericano de información espacial sería reforzado". Esta es la historia escrita, masticada y engullida por la opinión pública. pregtmta que esta pendiente es ¿de donde salió tanto conocimiento La sobre combustibles y metales para viajar al espacio estelar?

-los ¿Serán

sueños de los arquitectos de

la

campaña espacial

ntT§:lu, las golondrinas de rayos láser, que iluminan al homus erectus? ¿O todo será una coincidencia coincidenciosa?

Para finalizar te informo que el 24 de enero de 1958 se logra la Primera Fusión Nuclear Controlada por científicos británicos y norteamericanos. Todo esto en e! Centro Nuclear brit¿ínico de Harwell. Las temperaturas alcanzaron a 100.000,000 millones de grados. iQué hornos construidos por humanos resistían esas temperaturas antes del4 de julio del 47?

s2 53

un mes antes de esta fecha, la misma unión soviética botaba al mar su primer rompehielos atómico. un barquito de 16.000 toneladas que alcanzaba una velocidad de 32 kilómetros por hora. El truco explicado a la prensa consistía en transformar el agua en vapor a presión que alimentaba los turbogeneradores. ¡eué simple Jorge! ¿no te parece? El4 de febrero de 1958, Estados unidos de Norteamérica, logra su lirimer triunfo, coloca al Explorer I, un satélite, en el espacio. párdón, se me olvidaba un detalle, el cosito volador aquéI, pesaba sólo un kilo. El l0 de diciembre de 1959, Pavel A. Chemkov, Igor y. Tamm e Illia M. Frank, tres científicos soviéticos reciben el pREMIo NOBEL DE FÍSICA, "poi inventar" un mótodo que permite medir la velocidad y la masa de las partículas elementales. Llevado al campo de la biología humana, en doce años (19471959) los científicos soviéticos y norteamericanos habrían logrado comparativamente, curar: el cáncer, el sida, el Alzheimer, el cólera, el hanta y la tuberculosis reforzada 2001 Felices sueños, y no te olvides de Apolonio de Tiana y Marconi en tus oraciones"-

Maldito cassette, tomé la caja de plástico y lo lancé sobre un sillón, pero mi rabia hizo que se ensartara bajo un cojín. Justo-cuando necesitaba algo de tranquilidad, pM,llegaba este mensaje con más información. En la tarde corrí a la Biblioteca Nacional, esa vieja amiga, y hurgueteando periódicos de la década cuarenta'-cincuenta, me pude . percatar que toda la información era fidedigna. y es más cadá vez que Jorge acertaba, sentía palpitar mi corazón de gozo humano. Los sentimientos más encontrados, miedo-alegría, se daban cita en las páginas amarillentas de los periódicos de antaño. Allí estaban El Mercurio, La Nación, El Diario llustrado, etc., diciendo lo mismo que Jorge magistralmente había condensado en una cintita de plástico con emulsiones microferrosas llamado cassette. En el momento que el tiempo termina, tomo la mejor Enciclopedia,

y busco la vida de Apolonio, resultando más o menos. lo que sigue. 54.

Según su biógrafo Flavio Filóstrato, nace en Capadocia, Turquía, el año 4 a.C., que coincide con la fecha en que se adjudica el nacimiento de Cristo. Cuando tenía la friolera de 14 años. sus profesores se niegan a proseguir enseñándole. se dan cuenta que aquel niño sabe más que ellos.

Se empapa en Pitágoras, ese viejo geómetra de la verdad, abraza el vegetarianismo como disciplina de vida, acogiendo también el celibato. Organiza, en tiempos en que los mapas eran muy escasos, la mejor expedición al Tíbet, se entrevista con los sapientes Lamas, vive meses con los Santos Maestros (Larchas) los cuales le encargan la sagrada misión de ocultar los más poderosos talismanes, en la geografía secreta del planeta. Y su logro final, llega a Shamballa donde reside el Rey del Mundo. Según Damis su discípulo más cercano de origen asirio, Apolonio accede a los conocimientos de levitación y teletransportación en su residencia en la mítica ciudad de Shamballa. Entre sus gracias más celebradas por los historiadores, una anécdota lo perfila: a los 85 años, desaparece tras un resplandor, cuando un grupo de soldados intentaba capturarlo. Nadie sabe si murió o reencaminó sus pasos hacia la ciudad más sagrada y oculta del Tíbet.

Guillermo Marconi Jameson, hijo de padre italiano y madre irlandesa, nace el 25 de abril de 7874, en la ciudad de Bolonia. A los 21 años en el jardín de su padre comienza a jugar con las ondas de Hertz y apoyado con un aparato transmisor facilitado por su profesor, más el cohesor de Branly y la antena de Popov, logra transmitir señales hasta un centenar de metros. Negado' en Italia por sus detractores, emigra a Inglatena para proseguir con sus experimentos donde obtiene el apoyo de Sir William Preece, director del Servicio de Correos, logrando obtener una patente. En 1897 establece una comunicación por telegrafía sin hilos entre Lavernock y Bream Down (Canal de Bristol) cubriendo una distancia de 9 millas. En 1899 logra la primera transmisión a través del Canal de la Mancha. En 1901 enlaza por el mismo medio el continente europeo con la isla de Córcega, después 'doblegando la curvatura de la Tierra cruza el Atlántico, con una antena montada en Roldhu. Descubre que la noche es el mejor escenario para transmitir ondas. En 1904 se da cuenta que las antenas horizontales dan mejor resultado con apoyo de la válvula de Fleming, creando el primer 55

servicio ,udiofóni.o en ltalia. Elegido senador italiano en 1914 con el título de marqués, presidiendo desde 1930 la Real Academia Itariana. comparte en 1909, el premio Nobel de Física con K.F. Braum. Esta es la historia oficial según la Enciclopedia Larousse universal. pero, en otros ámbitos más cerrados circula una historia paralela con otros devenires a saber: Marconi en 1924 durante la oposición del planeta Marte y a iugerencias de David P. Todd, director del observatorio de Amherst college y con la colaboración del ejército norteamericano, enfocaron lás antenas de la legión militar hacia el planeta rojo para la escucha de emisiones radiales marcianas. Marconi investigó la antigravedad y el envío de energía (eléctrica) sin hilos, tema que simultáneamente era investigado por Nicola Tesla, el rhás enfático colaborador de Edison, en la radioelectricidad. una idea, sin duda, demasiado avanzada para los intereses de la época. Renglón aparte el famoso investigador italiano, en sus tiempos libres, jugaba con el rayo de la muerte (¿ráser?) sorprendiendo al dictador italiano Benito Mussolini en 1936 con un experimento que logró paralizar a todos los coches que transitaban a eso de las tres de la tarde, por una autopista de Milan. La prueba duró 30 minutos, incluso la esposa del fascista dictador sufrió las consecuencias del experimento. Pero el Papa Pío XII no contempló con buenos ojos esta travesura de Guillermo Marconi, viendo la cola del maligno en todo aquello. Ante la hipotética práctica de un posible control de las comunicaciones mundiales por parte de Italia en tiempos de fascismo, las máquinas del poder mundial se alertaron. un año y días después de este insólito acontecimiento, Guillermo Marconi muere en forma pocb clara. otros piensan que el inquieto italiano simuló su muerte a través de la anestesia electrónica, pasando al igual que Apolonio al ánonimato. ' La historia secreta relata que, Marconi y, 98 científicos europeos, quienes visualizaron la garra del nuevo orden mundial, emigraron confldencialmente a Sudamérica, para construir una ciudad en el cráter de un volcán inactivo en la nación de venezuela. Allá en medio de la espesa y húmeda jungla anazónica con árboles que superan los cuarenta metros de altura y lejos de dictadores, papado y regulaciones absurdas de los monarcas del mercado de las comunicaciones, darían rienda suelta a sus proyecciones inventivas adelantadas quiás en dos 56

siglos por sobre la media conocida. Ellos no deseaban trabajar con la energía atómica que decoró más tarde Hiroshima con el pálido signo humano de destruir para convencer. Bajo la sombra de los vegetales glgantes amazónicos y con la música de las aves, Landini, Levet y ltiarconi siguieron aprendiendo de la radioelectricidad, la antigravedad y los rayos paralizantes de máquinas y humanos, en el silencio de lá distancia, que como un túnel cohesiona el mundo subterr¿íneo de Shamballa con el continente de los incas. La ruta de Apolonio. Roerich y Ferdinand Ossendowsky, era seguida por los sabios europeos. En este sincrónico y atemporal circuito humano de ires y venires está la clave de lo que hoy día buscamos como verdad. Y lo peor está ante nuestros incrédulos ojos, escrito en crónicas informales aceptadas por enciclopedias. Para quienes saben leer y entender. r

Como dijo una ciudadana rusa: "los hombres al franquear tan libremente sus manicomios y a los supuestos locos, sólo tratan de darse mutuamente la seguridad de que ellos no lo están".

57

inÉPf

,

El lenguaje del Bosque: N. Roerich

I

t §,

ffi

Fll Tesoro:

N. Roerich

"Las cflvernos son un pasaje hacia el dominio de los inmortales".

Diccionario de Los Slmbolos Jesn Chevalier Alain Gheerbranl

Nicolás Konstantinovich Roerich

6l

EL AGUILA.DEL TIBET En el año 1929 nace como idea en Estados Unidos de Norteamérica

el

denominado Pacto de Paz. Mediába el año 1931 y en la ciudad de Brujas, Bélgica se lleva a cabo la primera reunión internacional convocada por este "Pacto", recibiendo la adhesión de Alberto I Rey de Bélgica, Rabindranath Tagore, Maurice Maeterlink y el gobernador de Nueva York en esa época, Franklin Délano Roosevelt. Más tarde, en el año 1935, en la VII Conferencia Panamericana, se firma el Pacto Roerich ante la presencia de Henry Wallace.

Island of Rest. Colección de pinturas Roerich

¿Quiénes eran estos personajes tan asiduos a firmar pactos? Veamos, la historia oficial dice: Alberto I Rey de Bélgica asumió el trono en 1909 y murió el l7 de febrero de 1934, en un turbio accidente de alpinismo. En su retrato militar luce un parche en el cuello con tres estrellas en igual posición de las tres esferas que constituyen la bandera de Roerich. ¿Alcance de diseño? Rabindranath Tagore, Premio Nobel de Literatura 1913, estudioso de la filosofía en la India, en su libro "Recogiendo Frutos" se introdujo en el mundo de los ascetas indios y sus misterios. llevándolos a formas literarias de parábolas.

Maurice Maeterlink, Premio Nobel de Literatura 1911, místico por excelencia, inundó todas sus obras coh enigmas y los misterios que nos o'María Magdalena" y el envuelveñ. F,ntre sus mejores trabajos están: "Pájaro Azul".

Henry Wallace, político especializado en el área de la agricultura en el año 1940 fue elegido Vicepresidente de EE.UU. Pariente o quizás

bien relacionado con Alfred Rusell, Wallace definido como naturalista y viajero por los biógrafos de la época, entre sus obras figuran: i'El Archipiélago Malayo", "Viajes por el Amazonas" y "Río Negro".

Path. Colección de pinturas Roerich 62

Franklin Délano Roosevelt, Presidente de EE.UU.. relacionado con su tío y el trabajo de Teodoro Roosevelt. que también fue 63

presidente de los norteamericanos y explorador del río que hoy lleva su apellido, conocido antes como "Río de la Duda", uno de los más importantes tributarios del "Madeira". Que a su vez resulta ser el más importante afluente del río Amazonas. El río Roosevelt fue descubierto en el año 1914.

euriosamente dos de los firmantes principales estiin relacionados con parientes lejanos que recoryieron el río Amazonas y otros afluentes dé la zona más misteriosa e incógnita hasta la fecha, incluso la remozada Naciones Unidas, después de la Segunda Guerra Mundial, propuso desarrollar la producción de alimentos en dicha selva, especialmente aftoz. La finalidad era redescubrir'el Amazonas, mediante una fuerza intemaeional de paz. La última información sobre las Naciones Unidas aparece incluso en "La Gran Enciclopedia del Mundo", Tomo I página 955-956. Al parecer esta información llegó antes a las transnacionales, que coparon con maquinarias parte importante del área y cuenca amazónica incluida, para una rápida deforestación que hasta el día de hoy va a25 km por día. Basta agregar que el río Amazonas tiene una extensión equivalente a l4 veces España y a toda Australia. (La segunda carta de Jorge Santana relatando la llegada de Roerich a Shamballa, según relato escrito en su diario de viajes).

"El viajero llevaba docb días cruzando "La Residencia de las Nieves" más conocida por todos como el Himalaya o Himaleh eñ tibetano, a esas alturas ya no sentía su cuerpo. Sólo sabía que era el mes de la liebre o Yae, los pasos de su cabalgadura eran paulatinamente borrados por el viento proveniente de las montañas que inundaban el valle recorrido. Iba solo, atrás había quedado el resto de la expedición tan agotada como é1. Su mente divagaba en el lago Dangrayun, cuyo nombre significaba Madre Dangra, su extensiín alcanzaba a los trescientos kilómetros, en üna instancia de su trayectoria tomó la sabia decisión de "hacer un alto" para reconfortarse con un té verde, no sabía si era de noche o de día, la relación de tiempo y espacio estaban ausentes, sólo sentía que su garganta era atacada por un viento frío, sin embargo, la luz no estaba ausente y sus rayos decorabari el paraje

64

con una corona de infinitas luminosidades en la superficie del lago y sus alrededores. deteniendo la sensación que nada se había movido desde la creación. El nómada suspendió su marcha, se bajó de su pequeño caballito mongol y extrajo debajo de'la montura un ramo de hierbas secas que transportaba envueltas en un paño rústico, para dar inicio a lo que sería más tarde una fogata, en esas tareas se encontraba arrimando piedrecillas para equilibrar un viejo y enmohecido jano de hierro entremedio del fuego ya naciente cuando una ráfa§a de inusitado viento silbante apagó la pequeña hoguera lanzando el jarro, las piedras y las hierbas a un pequeño acantilado lateral al improvisado campamento. Era lo último que pudo haberle acontecido esa tarde o esa mañanao ya que el tiempo había perdido su propia identidad. Quizás "Yae" el mes de la liebre, no había sido en ese entonces la mejor elección para salir de expedición.Talvez eran sus últimas horas en este planeta casi fantasmal, los elementos estaban pero no cooperaban como otras veces. Más allá, hacia el sur, los montes Kuen-Lun y Karakorum lo seguían observando, mientras el agua hembra seguía su romance eterno con el cielo macho, creando y destruyendo formas de vida que los ojos humanos no alcanzan a ver, con el permiso del vacío que estructura en nuestras mentes la sensación de tiempo. El excursionista decidió entonces sentarse en una roca lisa para seguir embebido del paisaje, y caer en la ilusión transitoria del maravilloso lago. En esos trámites imaginarios se encontraba tratando de alcanzar una meditación para anular su presencia y suprimir también a"maya" la energía ilusoria de la materia, respirando acordemente, sintiendo en cada expiración, el retumbar de su corazón. Entonces, un trino agudísimo lanzado desde el aire lo interrumpió. Un águila blanca pasó rozando con las alas su sombrero de piel, anunciando su presenciapara luego remontar el vuelo en siete círculos en espiral, posándose en una loma muy cerca de la presencia del extraño. Era otra vez el símbolo solar, la hija de Zeus que en sus alas llevaba cada gota de luzlanzada por el astro rey, enemiga de la muerte y la fatalidad, la emisaria de los dioses, la conductora de las almas hacia la inmortalidad, la guerrera que no pierde su tiempo cazando moscas.

El ave retomó vuelo, danzando en torno a la ribera del lago, hasta 65

que llegó a posarse a escasos metros del aventurero, extendió sus amplias alas en señal de dominio, clavando sus ojos negros en las pupilas cenicientas de Nikolás Konstantinovich Roerich (lB7 4-1947), quien entendió en esos momentos, el mensaje oculto en el "código" del águila, símbolo secreto d.el planeta que conocen muy bien los Lamas tibetanos. Días antes un buitre negro lo habla acompañado por largos cáminos mont¿ñeses, pero en esa ocasión el buitre se había cruzado con algo brillante y hermoso que brillaba con los rayos del Sol. ' Recordó entonces que el Lama Tsa Rimpoche le había advertido en una conversación, que el pájaro había representado al enemigo que estaba ansioso de destruir su obra, pero la fuerza protectora de sus antepasados lo habían resguardado.' El águila seguía extendiendo sus alas, observando segundo a segundo su quehacer. No lo amenazaba, sólo lo vigilaba. Ahí fue cuando comprendió que aún era de día, y que hallaba sobre aquel lugar que siempre había soñado encontrar: Agharti y su capital Shamballa, o mejor dicho una de las entradas al mundo subterráneo donde habita "El Rey del Mundo". Los códices de la naturaleza,más sus frescos recuerdos de la conversación con el Lama,lo habían llevado a esa conclusión. Los mongoles ya le habían advertido que Agharti tenía conexiones por todas partes bajo los continentes, incluso bajo el suelo de los océanos, sabían también de la existencia de la "piedra negra", obsequio enviadopor el "El Rey del Mundo" al Dalai Lama, cuyo último paradero conocido fue Urga, Mongolia. La citada piedra guarda relación con la Kaabah de la Meca. Roca espacial herencia de la dinastía solar (Surya-Vansha), enlazadacon los Kumaras, aquellos siete hijos de Brahniá, loshijos del los dioses solares, esos primeros seres denominados "Mentes".

P.go,

.

Roerich sabía que Shamballa estaba en los "valles escondidos", sitios determinados para tiempos de necesidad. De la misma forma conocía ese ancestral aforismo que nos explica que la caverna representa la cavidad del corazón, considerado como el centro del ser. Shamballa venía a ser el "Huevo del Mundo". No en vano se encontraba en el "techo del mundo", la olvidada tierra celestial o tierra de los vivos. Estaba en los dominios del Rey Dawa Sangpo, aquel que recibió 66

en tiempos pasados la instrucción tántrica del Buda, conocida hoy como Kalachacra, lugar de donde emergen hacia la civilización los "emisarios". Patria insigne de aquellos que arriban a sus fronteras mediante la meditación, percibiendo el momento de su fugaz materialización, para luego desmaterializarse a nivel subatómico. La puerta de entrada a la Shamballa cósmica, ubicada allá aniba en los valles cósmicos del cielo eterno, oasis cercano al globo terráqueo que flota en los océanos universales. Hubo silencio detrás de todas estas reflexiones aisladas en la tierra de la soledad perenne. Sin embargo, el chillido del águila volvió a invadir el valle y en esa oportunidad se abalanzó sobre su observador rozando nuevamente su gorro de piel, ascendiendo a los cielos en semicírculos armoniosos, logrando que su blancura se mimetizara con la de las nubes, desapareciendo en el azril del cielo, allá donde la vista de Roerich no alcanzaba a formar imagen. Pero, a pesar de estas rememoraciones, seguían aflorando recuerdos en la pulsante mente del expedicionario, entre esas olvidadas evocaciones estaba aún presente el Kangyur-Teng-Yur, canon tibetano escrito por su maestro Pach'en Lama, rememorizó inmediatamente el código Bushido, que en una de sus. partes les señalaba, "que tener hambre con el estómago vacío, era un insulto", verdad aprendida por el símbolo del águila. El águila de Roerich, el garuda hindú, el Kami de Japón, enemiga acérrima de la serpiente atadora a la tierra, la materia que lucha hace millares de siglos en contra de la libeiación procedente de la cultura solar, representada por el ave emblema de la fierza uránica, sinónimo de la superación humana y su eterna batalla por ascender a planos negados por los avatares del engaño, que han sumido a esta humanidad, generación tras generación, induciéndolas a adorar el metal del odio y su máximo representante, el papel dinero. Nikolás había cumplido su sueño, estaba parado sobre el mundo subterráneo denominado Agharta o Asgharta, imperio del "Rey del Mundo" lugar de donde había partido vnavez Rama en su nave voladora según la epopeya hindú Ramayana, del mismo punto había iniciado viaje Manco Capac, aquel sabio que instruyó a los siete incas primordiales del Perú. Punto de partida de Quetzalcóatl el profeta de mayas y aztecas. Shamballa existió siempre, 67

inclusive antes de que apareciera la vida en este planeta, es mucho rnás antigua que Mu, Lemuria y la Atlántida. Sus emisarios siempre han estado corrigiendo los pasos de esta equivocada humanidad, que va corno un caballo loco tfas un modo de vida que no está muy cerca de lo que imaginamos como "ideal". En los tiempos finales del Kali Yuga, la edad del hierro, el período más denso que vivirán todos los seres humanos dirigidos por los sudras, entes de pensamientos bajos y retorcidos, los hombres y mujeres aprenderán a conocer sus verdaderos íalores. En este período surgirá la Verdad. Roerich comprendió todo esto paralo gizado frente al lago sagrado del agua hembra y la presencia del águila blanca, por eso calló su experiencia posterior, su viaje al interior del mundo subterráneo. El resto es sólo conocido por pocos que también guardan cómplice silencio. Sucede a veces, que mucha luz enceguece y la palabra humana, tratando de explicar lo simple, cae en lo abstracto, consiguiendo de paso la confusión. Debiéramos concluir por los antecedentes ya expuestos que todos los firmantes del Pacto de Paz estuvieron en conocimiento de ooalgo" mas allá del común saber de la humanidad. Alberto I, buscando la puerta mágica en los Montes de Bélgica, Tagore conversando con los ascetas de la India, Maeterlink, accediendo información por intermedio de los Rosacruces, Wallace y Roosevelt heredaron en conjunto infonnación sobre "culturas" adyacentes al río más grande del mundo, territorio de la civilizaciín atlante, 1, puerta de entrada al mundo subterráneo en lo que concierne a Sudamérica, información confirmada más tarde por expediciones inglesas y japonesas. Pero no nos aputremos, ya llegaremos a ese punto

Te anticipo que el Río Negro, frontera natural entre Colombia y Venezuela, es parte principal de la clave. Le sigue en importancia la Sierra del Roncador en Brasil, la Cueva de los Tayos en Ecuador, Thiahuanacu en Bolivia, el Cerro Uritorco en Argentina. Payaquisa en Chile. Es válido entender. que todos los accesos principales son vigilados por los centinelas del "Círculo Alado". En lo relativo al bontinente

68.

sur, los guardianes de las puertas'viven en el ámbito externo de la superficie y cubren cargos de importancia en los gobiernos del "nuevo orden". Algunos se mimetizan en la politica, la religión y la enseñanza. impidiendo constantemente el acceso a la información de aquellos que van despertando por los caminos de la búsqueda interna. El deshacer de intenciones investigativas es parte de las nuevas arrnas que emplea el sistema, para bloquear cualquier intento de acercamiento a estas verdades prediluvianas. En otro ¿írnbito, en el terreno mismo, tribus y razas originarias no dan tregua al hombre blanco que se atreva a cruzar las fronteras impuestas por sus antecesores. La imprudencia se paga con la vida. El hombre blanco primero debe atravesar los siete círculos del saber, luego dar a conocer sus intenciones, esperando dos Lunas la respuesta desde allá. Si sus antecedentes son meritorios, traspasará el umbral invisible para los hombres de la superficie, pero visible en otros códigos, para los guardianes de los mundos intraterrestres. Logrando vencer la puerta "externa" se logra acceder a la puerta "interna". La historia nos ha relatado ciertos acontecimientos en carácter de noticias, pero la verdadera realidad oculta apunta hacia otros objetivos, que no son otra cosa que vanos intentos de atravesar ambas puertas ya citadas. Esto se remonta hace más de un siglo, estudiemos ciertas versiones de la historia occidental.

Diciembre 21 de 1902. Venezuela es bloqueada por una acción germano-británica, dado a que el gobierno anuncia la suspensión de pagos de-la deuda externa.

Febrero 14 de 1903. Con la "mediación" de EE.UU., Inglaterra. Alemania e Italia firman un protocolo de paz con Venezuela, el cual será remitido al Tribunal Arbitral de La Haya. Septiembre 7 de 1904.El Tíbet es obligado a reconocer una'odeuda" con Gran Bretaña por 5 millones de dólares. Mientras esa deuda exista, no podrá ni vender ni hipotecar ni arrendar parte de su territorio sin el permiso de los que imponen este "tratado", por lo tanto, pasa a ser considerado como vasallo de esa potencia. China que ejercía soberanía nominal sobre el Tíbet, protestó enérgicamente. 69

Noviembre 8 de 1904. Los representantes de 45 estados que componen Estados Unidos, designan presidente de la nación a Theodore

los viejos textos sagrados los "indicios" a los caminos que llevan al mundo intraterrestre, y como todas las cosas hechas en ese país, van

Roosevelt.

Diciembre 6 de 1904. "En la eventualidad de la impotencia o reiterada malicia por parte de los Estados de América Latina, Estados Unidos de América asumirá el derecho de intervenir y asegurar que esos estados cumplan sus obligaciones financieras con otras naciones".

Síñtesis de la declaración del presidente Theodore Roosevelt. De esta manera EE.UU. se constituye en gendarme de América Latina, con exclusión de cualquier otra potencia que pretendiese intervenir como sucedió en Venezuela (diciembre 21'de 1902). Septiembre 10 de 1910. EI Tribunal de Arbitraje de La Haya fija una indemnización de 54.000 dólares que el gobiemo de Venezuela deberá pagar a los estadounidenses que puedan haber sufiido pérdidas con ocasión del movimiento revolucionario de 1889 (aquellos que desconocieron su deuda externa en 1902). Verás que con cinco fechas o'que pasan como historia", dos potencias

se las agencian, para marcar presencia geopolítica en territorios poco considerados en los tiempos que se vivían. Con una "mediaciórÉ'y un "tratado", dos puntos importantísimos de acceso al mundo subtemáneo

pasan a ser dominio de otro's. Cualquiera sea el pretexto, en ambos casos la deuda externa fue Ia razón esgrimida. Al parecer el recorrido' de Theodore Roosevelt por el afluente del Amazonas le hizo pensar demasiado en la información que recogió, que obviamente transmitió a sirs primos los ingleses. A todo esto, los chinos analizaban la verdadera razón de la ocupación del Tíbet. Septiembre 9 de 1951. Fuerzas del Ejército Popular de Liberación Chino ocupan Lhasa, capital del Tibet.

Marzo 28 de 1959. Los tibetanos se levantan en armas. Mueren 2.00A soldados chinos. La revuelta es aplastada y el Dalai Lama debe abandonar su tierra. China da vuelta ta pagina y comienza a buscar en 7A

fecha2l dejulio de 1969, Ecuador da lanoticia más espectacular de los tiempos modemos, Juan Moricz,, de nacionalidad argentina hace una declaración jurada en la notaría del doctor Gustavo Falconi, firmada por varios testigos cornunicando al gobierno de Ecuador y el mundo, que ha descubierto en la región oriental, provincia de MoronaSantiago, una seguidilla de vali«jsos objetos de amplio valor cultural para toda la humanidad. En resumen, lárninas metálicas que datan de fechas inmemoriales y dan a conocer una historia de una civilización extinguida. Las piezas en referencia, se encuentran en un verdadero laberinto de cuevas. En fin; un compendio de historia desconocida que revela el origen del hombre y una civilización ignorada, que se desarrolló bajo las profundidades del continente sudamericano. Hoy todo el mundo arqueológico la conoce como "La Cueva de los Tayos". Sin embargo, los agentes del nuevo orden, subvencionados por el sistema de la conformidad eterna, no dejaron escapar la oportunidad para ejercer la contrahistoria, aduciendo su origen a un flujo de corrientes de'aguas subterráneas. Juan Moricz aseguró hasta el día de su muerte que dicha caverna había sido construida y no por la mano de la naturaleza como algunos sostenían. Las fotos y videograbaciofles obtenidas recientemente muestran en forma clara, dinteles y ángulos rectos. Existían otro tipo de pruebas talés como un ideograma descifrado por el filólogo hindú, Dileep Kumar Kanjila que examinó una plancha de oro de 52 cm de alto por 14 cm de ancho. Esta placa propiedad del coleccionista particular Carlos Crespi, sacerdote católico, quien guiado En

por una inquieta necesidad, estaba siempre atento a comprar piezas que los aborígenes de lazonatraían para ganarse algunos dinerillos. La interpretación del filólogo hindú Kumar era aplastante y revelaba que en tiempos rnuy antiguos quizás tres siglos antes de Cristo, la civilización védica había marcado su paso antes de que el desacreditado funcionario del viejo orden arribara a estos lares, rne refiero en concreto a Cristóbal Colón. La traducción de la tablilla exponía: 71

"La ofrenda de las oblaciones y el murmullo de los orantes son espontáheos; el murmullo de los orantes puede por sí mismo llegar al cielo, como Sudasa quien también fue elevado. ¡Oh Tú, poderoso Señor! rezamos con los sutras (o) mientras sometemos los dolores físicos. Meditamos en Ti, que vives más allá de las aguas, que vienes con las nubgs y que posees agudas garras". El poderoso Señor tenía especiales particularidades, primero elevaba a las personas y segundo tenía garras. Según Kumar tenían origen en el período Asokan de la historia de la India. La pregunta que nadie hizo fue ¿quién era Asokan? pér los antecedent.r qr. íte alcánzado a recopilar"tl puedo informar que, este personaje es representativo de dos personas. A saber, Asoka fue un célebre rey budista de la dinastía Morya que reinó en Magadha, antiguo país de ia India. Existieron tal como te informaba dos Asokas, el primero Chandragupta denominado el "Constantino de la India", llamado también Piyadaso, que significa en palí: "El Hermoso", también le decían Devanam-Priya "El Amado de los Dioses". Tenía un nieto llamado Dharmazoka "El Asoka de la Buena Ley", éste seiía el Asoka a que hace referencia el escrito de Kuniar. Este célebre varón que mantenía en sus palacios 70.000 monjes y sacerdotes, envió misiones a CeyLín y a todo el mundo para expandir sus creencias. Punto aparte fue la orden de construir Stupas o monumentos cónicos. Reinó 36 años. Te hago la aclaración que por la necesidad de trasladar el idioma palí al castellano, la letra "n" de Asokan debe omitirse. La otra pieza arqueológica de importancia mayor según *i.iit"rio, es la relativa ala pirámide que está representada por cinco símbolos básicos:

'

I

) Los dos soles

2) Las dos serpientes 3) Los dos lotos 4) Los dos ciervos 5) El águila con sus alas extendidas

,

l

sobre la pirámide.

Sin pretender especular, te puedo asegurar: que la

serpiente ascendente, representa la abstracción del tiempo infinito en el espacio, cosa.que Albert Einstein sólo alcanzó a hipotetizar el año 1916. por lo .cual recibió el premio Nobel en 1921. 72

La serpiente hindú tiene la friolera de mil cabezas, y es el soporre de Vhisnú en el océano del espacio. Referente a las mil cabezas. comienzas a entender ¿Por qué Juan Moriczhabla siempre en plural? 'oTúneles" y "sistema". que en griego significa'oorden de cosas". Nunca olvides que la comunicación fonética tiene una interpretación instantánea y la escrita una reposada. A esta última recurrió Moricz cuando se presentó a la notaría, para realizar su declaración pública. El no deseaba morir con el secreto, por eso ofrendó a la humanidad todo su descubrimiento. Dicho sea de paso fue mal interpretado por el

investigador Erich von Dániken, quien jamás bajó a la "Cueva de los Tayos" y que plagió las fotografias del asistente de Moricz, terminando todo esto con una obra de baja originalidad conocida por el mundo literario como "El Oro de los Dioses". Qué otra actitud se le puede pedir a un hotelero de cuarta categoría. Quisiera terminar esta misiva pero no puedo hacerlo, tengo un secreto y deseo regalártelo,paÍaque lo conozcan todos los buscadores de Ia verdad.

Me quedó dando vueltas el nombre "Tayos", que es un pájaro que habita la cueva que tanto menciono, y fíjate, tomé un viejo librito de lenguas entre las que se incluye la idiomática china. ¡Oh sorpresa! Lo más cercano á la terminación española de Tayos es en chino, "Ta Yu" (Dá Yü), que significa "Yü el Grande", fundador mítico de la dinastía Hsia, se le llama también "Señor de las Crecidas". Un dios que puso fin a ese gran diluvio del cual existen mas de 70 versiones y, ¿sábes cómo puso fin a ese gran desastre ecológico?, simplemente perforando cordilleras para drenar las aguas, que ya llegaban hasta el cielo. Luego recorrió las "nueve provincias del mundo", fijando los cursos de las aguas y haciendo cultivables las tierras. En esta lectura queda claro la existencia de nueve continentes, y que la perforación de las cordilleras que obviamente originan los túneles estaban interconectados. Esto hablando exotéricamente, vale decir todo sobre la mesa.

El último detalle, en el año 1995 se declaró una inesperada guerra entre Perú y Ecuador, fomentada por las ansias petrolíferas de los economi.stas mundiales. Una de las zonas mas sensibles está.en los lugares de los túneles de Moricz. 73

Como corolario te agrego que el documental japonés sobre la cueva de los Tayos jamás ha sido comprado para exhibirlo en las grandes cadenas de la televisión mundial como Discovery y Fox. Tú sabes, esos nuevos periódicos virtuales que entretienen tratando de influenciar a una masa hipnotizada que asiste noche a noche al llamado de los "noticiarios y programas culturales", destinados a mantener a'tontilandia tranquila haciéndoles ver cositas bien molidas a nivel de puré de papas. Cosas fáciles de digerir y por supuesto con bajas caJorías intelectuales, para que el material gris de la asistencia no asimile obesidad cerebral. Todo esto es preparado hábilmente por los laboratorios de la contrahistoria con sedes en Hollywood, Miami,

Londres, Madrid. ' Debes saber que la expedición. inglesa a la Cueva de los Tayos recuperó material para alcanzar a llenar 60 cajas, las que fueron transportadas en helicópteros hasta la ciudad de Quito. Lamentable para ellos fue no encontrar la piedra triangular que contenía los mapas de las redes de túneles chinos, que hablan de Yü El Grande, y las descripciones de Asoka II el Dharmazokao cuando mandó su cuerpo expedicionario para América del sur, la mentada piedra fundamental fue trasladada por manos inteligentes a la cámara del Morro de Arica, en Chile, situada en los bordes del océano Pacífico, cuya gruta principal fue dinamitada en el año 1987, después de un terremoto, por instrucciones secretas del gobierno militar chileno cuyo mandatário a esa época tiene registrado un viaje privado a China.

Duerme feliz, piensa en aquellos que no imaginan toda esta telaraña de influencias reales que llevan hacia un solo fin: . 1) El anonimato de cualquiera civilización que se muestre más. antigua que los libros de historia. 2) El manejo del poder mundial, idiotizando a las masas, por intermedio de la telehipnosis electrónica Relájate y ubica el cerro Paiquina cuya situación geográfica está determinada al norte de la desembocadura del río Loa, esa es la segunda puerta de entrada a la civilización intraterrena en lo que respecta al desierto de Atacama. Por mi parte, iré a buscar la nreior pizza 74

de Buenos Aires al boliche de la esquina, tengo un hambre digna de escritor, ¡tú las conoces colega!, son esos apetitos que bajan a las 03.00 de la madrugada, cuando el refrigerador por lo general está vacío y la cubeta superior está copada de hielo, imagen que ningún recreador del cine muestra en nuestro "mundo feliz sudamericano"' Hasta la vista chileno hantudo, de cola larga y pensamientos humanistas". (Fin de la carta de Jorge). Roerich estuvo "perdido" por su propia voluntad doce días bn el interior de Shamballa en su pennanencia le fue enseñado el "Libro del Futuro" elaborado en planchas de oro, de ahí sacó la brillante idea del "Pacto dePal', que debe imperar en el planeta. Pero, no solamente paz entre los seres humanos, también paz con la Tierr4 el planeta que nos cobija, cosa que perdimos el día 16 de julio de 1945, cuando estalló la primera bomba atómica en el campo de pruebas Trinity, cerca de Álamo Gordo, Nuevo México, EE.W. A partir de ese año, cada minuto hacd retroceder una hora el tiempo existencial de "ESTA HUMANIDAD". Se calculaba que en la década de los ochenta, existían mas de 50.000 cabezas nucleares puestas en cohetes aptmtados a todos los centros estratégicos de la Tiena. Todo eso estaba ya escrito, en el Libro del Futuro.

i"w'' yru "El humanismo, en grilft'Pfrff/; *ü muertu No existe ya el estudioso, sino el especialista de una determinadísima rama particular de cualquier ciencia subsidiaria. El fitótogo no tiene ya idea mds remota del funcionamiento de una calculadora. Et médico ignora los orígenes de la civitización occidental. Et abogado no conoce la evolución de los estudio_s matemdticos que se han realizado sobre la constante espacio tiempo. Y este hecho, por desgracia,

::

es absolutomente irreversible, al menos con los planteamientos

culturales entre los que nos movemos".

\ Los Sobrevivientes de la Atldnlida Juun G. Atienza

Autorretrato. Colección de pinturas Roerich 76

77

LA LIBRETA DE LA SENORA VAIN Con una elaborada cubierta de cuero, como se hacían en antaño

del sobre amarillo. el regalo de la gringa, que en un inicio. pensé. era algo irrelevante. Al comenzar a curiosear en su interior, lentamente fui descubriendo un mundo que las libretas de apuntes. encontré al fondo

. ,(,

t,

!"'

us;l¡.|tt*[email protected];.

ya había partido casi unas cuatro décadas. las antiguas direcciones de las líneas aéreas tales como: LUFTHANSA, PANAGRA, SAS, LAN CERzuLLOS (96611), los cuatro bancos operativos en Valparaíso: Central de Chile, Crédito e Inversiones, Banco Chile, Español Chile. }+*"tóf § ¡ **ff i t¡a'

Ob¡ervatorio el Infi ernillo

Eran los finales de los años cincuenta- un pasaje regalado por una mano cordial, que deseaba hacer un poco de historia. Sumergirme en esos escritos fue también una zambullida en los recuerdos que todos

cargamos, saltaron al tapete de mi memoria: IL BOSCO, el VIOLÍN

GITANO, EI BIM BAM BUM, CI CAFÉ JAMAICA, CI GOYESCAS. el WALDORF, antiguos negocios que agitaban la vida nocturna de poetas, dramaturgos, locutores, actores y personas que se escabullían en las noches, buscando las musas perdidas, aquellas bellas y etéricas damas, que inspiraron a Neruda, Huidobro y De Rokha. Era el Santiago de la tertulia, donde la amistad era más valorada que

el dinero o la tarieta de crédito. Tiempos en que se podía conversar de fllosofía, religión o política, sin llegar a la agresión o [a disconformidad eterna, porque el antagonista pensaba en diferido. Los carabineros con sus altas gorras. hacían su trabajo ordenadamente sin llegar al arresto

Ovni fotografiado en Infiernillo 78

innecesario, eran tiempos de utopías, donde el Che Guevara tenía su sitial junto a los más dignos representantes de la banca mundial y el capitalismo. 79

Hojeando

julio encuentro

a manera de

Hermann Oberth. Sabio alemán.

informe lo que sigue:

La forma que comúnmente se atribuye a los platillos voladores una especial para aviones de energía atómica.

INFIERNILLO LaUniversidad de Chile creó en 1950 el Centro de Investigaciones

1

ds Física Nuclear y Radiación Cósmica. Ubicación:

33o. 10'lat S. 70".17'long W., ? 4.343 metros de

altura en la cordillera de Los Andes.

i

.

Equipamiento: Laboratorio de emulsiones nucleares, telescopio

es

marzo 1951 (LaNación)

Dr. Umer Liddel, Jefe de la rama físico nuclear de la Ofrcina de Investigaciones Navales de Minessota

"Ahora puede ser divulgado los platil los voladores eran simplemente globos usados en pruebas atómicas".

de radiaciones cósmicas. Microscopios para mediciones de difusión de las partículas nucleares. Micrómetro de láminaparamediciones de

ionización de partículas. Telescopio compuesto de 9 contadores geiger.

'

Diseño:

Arquitecto, Víctor

Proyecto:

Giussepe Occhialini.

Objetivo Central: Investigar

la

P

ir azzoli.

por hora. Techo 20.000 m.

naturaleza

de las

radiaciones 29 agosto 1958 (La Nación) Grabado de la Máquina Volante del inglés Mott.

Personal Destinado: Ana Vain, Carlos Fonseca.

Instituto Pedagógico en Macul.

Labores a Realizar: Percepción Remota. Emisiones de Radio Baja Frecuencia Otras anotaciones de importancia estaban relacionadas con algunos

pintorescos conceptos relacionados con

el origen de los platillos

voladores. í'\

Willy Ley. autoridad en

proyectiles cohete

y

vuelos

estratosféricos.

'

abril 1950 (La Nación) "Los'discos voladores estarían accionados con energía atómica"

80.

Con un asterisco aparecían las declaraciones de Hermann Oberth y Zborowski al lado de este símbolo aparecía indicado Peenemünde. Lugar donde salieron las bombas alemanas V1 y V2 en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. 3 agosto 1968 (Crónica Concepción) "Yo llevé a 4 de otro mundo"

"Guantes Plateados"

Incidente de taxista, 'Manuel Manríquez que transportó a 4 individuos que vestían de negro, lentes oscuros y guantes plateados en

8 abril 1950 (La Nación) -'Proyectiles militares secretos serían los discos voladores'?

17

Conde

Zborowski. El cigano volador es un invento francés. 2.300 kilómetros

cósmicas.

Centro de Apoyo:

l7 enero 1955 (La Nación) El cigarro volador, revolucionario avión diseñado por

dirección a cerro colindante a la población Los Cóndores' Ninguno de ellos habló durante el transcurso del viaje. Cuando descendieron los pasajeros el automóvil dejó de funcionar. Mes de agosto

El profesor Zamudio solicitó realizar incursiones en Percepción 8l

Remota apuñtando a áreas cordilleranas y espacio exterior, constelación de baja frecuencia (g-

orión. Fonseca trabajaría con un emisor de ondas l2 Hertz) VLF. Día I

Nos juntamos con Fonseca en el Instituto pedagógico de Mácul. Ahí estaba a nuestra disposición el flamante Jeep con todo el equipamiento para llegar hasta la mina, La Disputada y posteriormente calninar hacia el Infiernillo.

Día2

' Estamos asombrados con lás modernas instalaciones del laboratorio, pasamos una buena noche gracias a un calef,actor eléctrico. Afuera la nieve decoraba todo el paisaje de montañas aledañas, el cielo lucía transparente y celeste. El equipo del laboratorio funcionaba corho un reloj, el emisor de radio divagaba con sonidos propios de las frecuencias. Nuestra labor comenzaba a las 8.30 A.M. Día 3.

Inicio en la mañana de la primera experiencia, pasando mi mano sobre el mapa aereofotogramétrico facilitado por el Departamento de cartografia de la universidad, ayudada en esta ocasión por Foñseca. Fl procede a marcar con alfileres las zonas que más percibía como lugares de actividad ovni. Aparecen en la carta las siguientes zonas: El Descabezado,LaAntártida (Base Rusa) Purén y vilcún. Esa misma noche, Fonseca realiza las primeras emisiones hacia la atmósfera con pulsos de veinticinco segundos. l'{o obtiene ningún resultado en la escucha de su receptor de radio. Día 4 Fonseca amanece cou dolores de cabeza, ingiere aspirinas y se mantiene recostado todo el día. Acordamos no infbrmar su estadl de salud, para no alarmar al equipo de Santiago. Atribuye este malestar a la altura. Por mi parte sigo rastreando el mapa, señalando con un lápiz rojo las zonas energéticas. vuelvé a marcarse la Antártida, indago Con mayor celo. descubriendo el lago Vostok. 82

Día 5 Carlos amanece de buen ánimo y comienza a trabajar desde las nueve de la mañana, en cambio, yo me siento un poco cansada y lenta. Mi compañero rne informa que cambia dé veinticinco a treinta y cinco segundos los pulsos de transmisiones. En los receptores aparece un eco muy agudo que Fonseca atribuye a la basura sónica del espacio. Día 6 Las rutinas del día siguieron su normal dinámica, salvo que al atardecer a eso de las 19.30 horas, sufrimos un corte de energia eléctrica. Nos fundamos en ropa de alta montaña y encendimos una estufa a parafina, en espera de lograr contar con soporte técnico de la mina La Disputada en la mañana siguiente. ya que de esa industria salía el cable que alimentaba nuestro laboratorio. Los equipos estaban inertes.

Día7 El ingeniero Robles, de Ia mina, revisa la instalación y la encuentra en estado satisfactorio. Llama por equipo portátil a la base y ordena revisar

la cap distribuidora de energía

desde la mina. Llega el comunicado insistiendo que todo está en perfecto estado, luego envía una cuadrilla a revisar el tendido del cable. A las 6 de la tarde aparece el jefe de la cuadrilla de obreros, diciendo que el cable está en buenas condiciones. Pero la energía eléctrica no llega. Seguimos en emergencia con la estufa de parafina, hasta que a eso de las 20.40 ho¡as llega la luz. Carlos vuelve a iniciar sus trapsmisiones quedando largo rato con los audífonos puestos. Me invita a escuchar un eco agudo con frecuencia simétrica. Carlos piensa que está recibiendo un lenguaje de carácter trinario. Inicia grabaciones y me pide que lo asista con un equipo portátil que él llevaba a su cargo. Ambos receptores reciben la misma señal, con lo cual se descartó la basura sónica. A las 21.15 se intemrmpe la recepción de radio. Carlos se despoja de sus audífbnos y golpea la mesa diciendo, "escucho voces" pero no se en qué idioma. Día 8 Ese día ninguno.de los dos, sentimos ganas de trabajar. Un extraño letargo inundó nuestros suelpos. Optamos por darnos el día libre: la 83

y la enorme distancia de la humanidad quizás estaban minando nuestras resistencias. A lo mejor la blancura del soledad, el frío reinante

paisaje lleno de nieve y el cielo radiante hacían un trabajo estabilizador de conciencias. Me dediqué a escuchar radios santiaguinas y de Mendoza para matar el tiempo. A eso de las cuatro de la tarde, cuando amenizábamos unas sabrosas onces con dos tipos de mermeladas que carlos había conseguido en Santiago, observamos un destello de luz que alumbró la ventana principal del living. Pero fue algo que duró apenas milésimas de segundo. Pensamos en el reflejo de algún rayo de sol en la nieve. Interiormente preconcebí un espejismo de montaña. Finalizamos nuestras onces, comentando algunos detalles de nuestra lgsa f preparada permanencia en ese lugar. ya que el plan inicial consultaba una estada de treinta días. Después de lavar los utensilios de camping, Carlos colocó una máquina fotográfica en el "patio" del laboratorio, enfocando hacia el oeste para tener, según é1, un recuerdo de su estancia en el lugar. Hizo varias tomas y volvió al refugio, para dedicarse a la lectura. Entre sus libros figuratan "Tierra de ócéáno" de Benjamín Subercaseaux y'ol.o que el viento se llevé" de Margaret Mitchell. Por mi parte, en cambio, comencé a hojear unos apuntes de charles Morrow sobre la vida de los nematodos (gusano filiforme), extrañas formas vivientes que carecen de manos, brazos, nariz y cerebro, sin embargo, se las han ingeniado para engañar a las personas. viven dentro de la tundra polar o las húmedas selvas tropicales', en el interior de una ballen a o quizás en el intestino del hombre. Recién en el año 1965, se descubrían especies de vegetales resistentes al ataque de estos finos seres, manipulándo genéticamente la alfalfa para hacerla más fuerte. Quizás el olfato los traicione, a pesar de carecer de nariz, el olor que las plantas exudan a veces los repelen, como. ejemplo: las raíces de espárrago, mostaza, nabo. Y en este quehacel me encontraba cuando decidí apagar la radio y retirarme a mi dormitorio, mientras Carlos seguía hojeando la interminable novela de Mitchell. Sin alcanzar la perilla de la lámpara que daba luz. caí fendida al sueño. Habían' transcurrido más o menos 3 horas cuando el parpadeo de la lamparilla hizo que despertara: la energía eléctrica

llogaba como un telegrama. De pronto, comenzó una sutilísima vibración que hizo moverse la luz que colgaba del techo. pensé en uñ temblor, pero me di cuenta que el tiempo seguÍa su viaje y la B4

vibración se mantenía. Me incorporé.de la cama y fui a despertar a Fonseca. que se levantó de prisa y se asomó por la puerta, periibiendo ese extraño fenómeno vibratorio. Cuando estábamos en palabras van y vienen, sentimos que las bujías de las lámparas, aún estando apagadas. comenzaron a estallaq junto a otros materiales caseros y de investigación. Tratamos de abrir la puerta del refugio, pero se encontraba atascada, intentamos despegar una ventana y el resultado fue el mismo. Mientras esto sucedía, la vibración fue subiendo de tono hasta llegar a una intensidad indescriptible. Todo se cimbraba, hasta que la última ampolleta encendida en mi dormitorio estalló con estrepitosa batahola. La vibración se detuvo y una luminosidad verde comenzó alumbrar los entresijos de ventanas y puertas. Decidimos tomar como ¡efugio la zona del living, al tiempo que haces de luz, frnos como cabellos de ángel, comenzaron a manifestarse desde el techo. Era como una lluvia de miles de agujas de luces, que llegaban hasta el piso del refugio. Estábamos atónitos ante ese prodigio que nunca habíamos presenciado, de la misma manera la temperatura ambiente comenzó a subir, comencé a sudar tal como si me encontrara en un baño de vapor. Carlos se despojó de su cortaviento y luego de su chaqueta de cuero. Por mi parte sólo alcancé a sacarme una casaca de esquí. En esos menesteres nos encontrábamos, cuando Carlos en un desesperado intento, logró abrir una ventana a fuerza de empujar con un palo de escoba su base. Entró una ráfaga de aire frío inexpresable. Nos deslizamos hacia fuera, cayendo de bruces sobre un cojín de nieve, Carlos 1o hizo en última instancia, afuera se acordó de su chaqueta de

cuero y volvió a introducirse como un verdadero gato que va tras el ratón. A su vuelta traía mi chaqueta de'esquí en su mano. Cuando me la entregó miró hacia el cielo, quedando con la boca abierta. Yo hice lo mismo, alcé la cabeza y vi una nube verdosa con forma de círculo que iluminaba todo el paraje andino en una extensión que calculo en un kilómetro a la redonda. Decidimos ir a la mina que estaba a seis kilómetros más abajo, caminando por senderos y riachuelos en la serena noche azulada.Aniba el disco de luz verde seguia balance¿índose como un barco de papel en aguas de un mar agitado. Carlos dio vuelta su cabeza señalándome con la mano derecha el refugio. Al mirar, obedeciendo esta orden silenciosa, pude percatarme de que nuestra morada estaba envuelta en humos negros, al parecer parte de su estructura había cedido ante el calor reinante, derivado de- la luz veide que caía aún del cielo. En medio de resbalones y caídas fortuitas 85

en la nieve y el bano acumulado en los caminos que nos llevaban a la mina. vimos como la luz verde se desplazaba en dirección noroeste, con un rumbo lenúo e insonoro. A lo lejos sentimos una pequeña explosión. Seguramente los depgsitos de combustibles habían reventado ante la inesperada ola de calor, que ocasionaba el incendio de nuestro laboratorio.

Cuando logramos llegar a destino, hicimos llamar al ingeniero Robles, que apareció luego de media hora aún con rastros de sueño en su cara. Eran las 0.30 de la madrugada. Hizo los arreglos necesarios para que fuéramos trasladados a las dependencias de la casa de inviüádos. Antes de separamos Carlos con voz enérgica me advirtió que omitíera bajo toda circunstancia "el disco de luz vórde". Asentí con un movimiento de cabeza. Entrando al dormitorio, me despojé de mi ropa en el baño, golo¿ándome una muda de repuesto que ta mina me Labía facilitado. Cuando enfrenté el rostro con el espejo, me pude cerciorar de que mi cara estaba roja, como si hubiera eitado por largo tiempo en la playa. Mis manos también lucían quemadas. Tenía una sed poco usual, bebí dos vasos de agua helada y aún mantenía la mismá sensación. Me encuclillé en un rincón de la pieza a oscuras y comencé a musitar: ¡fue real!, ¡fue real! Día 9 Al despertar sentía la cara muy tirante, fui al espejo y pude oomprobar con espanto que mi rostro estaba cubierto de ampollas, al igual que mis manos. Rápidamente me vestí y solicité por citóñno que reservaran una hora de consulta con el médico de turno. Desayuné rápido y concurrí al consultorio donde un joven facultativo me recetó unas cremas para la epidermis, que más tarde tendría que adquirir en Santiago. En tratamiento de urgencia unto mi cara con pomadas. haciéndolo posteriormente en las manos. Hizo mención a los rayos soláres y que no debía asolearme para tener un,tostado lindo. Llamé a Carlos, pero su citófono no contestaba. Logré comunicarme con el dispositivo de seguridad de la mina, y supe que había abandonado temprano su pieza, tomando rumbo al observatorio. Me hice mil preguntas sobre cuál sería el verdadero motivo por el que Carlos regresaba a nuestro punto de trabajo. Quizás las fotografías, fal vez evaluar como había quedado el instrumental. Y realmente no tuve la respuesta adecuada. Lo esperé con ansiedad todo el día, me retiré al dormitorio en la noche. Asumiendo que la nube verde aún rondaba en mis recuerdos. como algo gatillante de un fin mayor. 86 ],

Día l0 Salí en busca de Carlos. Después de horas de caminata. llegué al Centro de Radiación Cósmica, como se le denominaba en la Universidad de Chile y entre restos humeantes, no encontré a nadie. Todo parecía un museo, los equipos de radio, los telescopios, los microscopios. los contadores, etc. El refugio estaba cubierto de una capa de cenizas, como mudo testigo de una experimentación sin dueño. Al atardecer volví. caminando con muchas diflcultades, pero llegué a la mina. En la oficina de guardia pregunté por Carlos y me respondieron que no existía registro de su regreso.

Día

ll

y cara tenían prioridad número uno y decidí regresar a Santiago en el Jeep. Me comuniqué con Robles para que Pensé que mis manos

iniciara los preparativos, y me lle-vé la sorpresa del año. Carlos se había montado en el Jeep, pero curiosamente yo no lo había avistado en el trayecto del camino. A pesar de todo, tomé la opción de volver a toda costa. Mi cara estaba supurante con el reventón de ampollas, y no deseaba llegar a los extremos de mi condición fisica. Esa tarde abordé un bus de la Compañiay regresé a la ciudad, no sin antes pasar por la Clínica Santa María, donde fui necesariamente hospitalizada con quemaduras de segundo grado. En la noche apareció Zamudio plenamente informado de lo acontecido, y'me pidió que guardase silencio. Permanecí más de una semana entre curaciones y reuniones con Zamudio. El hizo hincapié en no revelar los verdaderos motivos de mis lesiones cutáneas. Cuando le pregunté por Carlos, se remitió a evasivas, diciendo que andaba rondando por la mina y el laboratorio. Me retiré a riri domicilio, ubicado en calle Amapolas coñ Bilbao. Ahí una paramédico terminó con el tratamiento a mis quemaduras, que me originaron muchas dificultades, primero para alimentarme, y después para mis actividades diarias, tales como el baño, cocina y desplazamiento en mi hogar. Todo terminaba con un dolor, no invitado a la ocasión. Mi cara estaba profundamente dañada y temía por un desenlace fatal. Afortunadamente mi cuerpo resistió mas allá de 1o esperado. Tenía una piel nueva en la cara y en las manos. Pero esos siete o más días iniciales no se los deseo a nadie. Zamudio me pidió que guardara reposo por una Semana más, ya que todo se reanalizaría en una futura sesión que tendría la comisión MethaT.

87

Día 18 ' Luego de haber pasado una semana como un perrito encerrado en el patio, vale decir en mi casa, escuchando los informes policiales de las distintas emisoras, descubrí que nada se decía de lo ocurrido en nuestro laboratorio. La noticia no existía en ninguna parte. Sin embargo, Zamudio me invitó a una reunión en Brown Norte. Concurrí a eso de las seis de la tarde. Ahí estaba el selecto grupo con sus cuadernos de siémpre. Ellos vestían formalmente. Yo, añn ándaba con buzo y con la cara embadurnada de crema. Zamudio tras una larga exposición afirmó qu€ por el momento la comisión de estudios se atendría nada más que a consignar información en carácter de análisis. El fondo de la cuestfun era que no habría más salidas a terreno ya que había postulado un nuevo

proyecto para comprar una cámara-móvil, montada en una camioneta óon h cuál se recorrerían algunas lonur de la capital en determinados horarios noctumos. Se dieron a conocer informes de Brasil, Argentina, Peru y Bolivia. Cuando la reunión llegó a su fin, me pidió que aguardara en la sala, mientras los demás se retiraban. Salieron todos, él cerró la puerta y acomodó el sillón de cabecera junto al mío. Me felicitó por el trabajo realizado en torno a la percepción remota, pues Carlos le había ir,formado que gracias a mi labor se había llegado al "contacto". A decir verdad, hasta hoy no entiendo nada. Le expliqué que había detectado mucha energía en las zonas de la Antártida, Purén y Vllcún, el Descabezado, etc., pero Zamudio no le dio ninguna importancia. Me volvió a felicitar, insinuando que había logrado algo grande. Al preguntarle por Carlos, que era lo fundamental, me informó que estaba o'programa", en otro fuera del país, recordándome mantener el pacto de silencio.

Día

19

Me levanté

y

una gran preocupación sacudía mi cerebro. No dudé tomé el teléfono y pedí una comunicación "persona a persona". con el ingeniero Robles. Al salir su voz poi el auricular. indagué inmediatamente por Carlos, y Robles me hizo saber que el Cuerpo de Socorro Andino había suspendido la búsqueda y que no existía ninguna novedad más allá de la que ambos conocíamos, desde aquel día en que Carlos enfiló hacia el Infiernillo. En resumen, estaba desaparecido.

Entonces entendí que el distinguido profesor Zamudio jugaba con cartas marcadas. ya que de todo 1o sucedido arriba, ningún miembro de nuestra comisión tenía conoóimiento. A eso, le encontré un alto de cinismo. Luego de hablar con Robles me atreví a llamar a la Tngo 88 'ft'ri.' I

Prefectura de Carabineros de Santiago. y en esa repartición no sabían nada. Llamé luego a Socorro Andino y para mí vino el golpe final: la patrulla designada al caso se encontraba en entrenamiento en esa zona, al momento de nuestra experiencia con Carlos, y a ellos sólo se les había encomendado buscar un Jeep en el camino de ascenso. No había notificación alguna de tratar de encontrar a personas. El ingeniero Robles y Zamudio elaboraron un solo discurso, mientras yo convalecía en la Clínica Santa María. Ambos mentían. Todo era una vil maquinación y yo era parte de ella con mi pacto de silencio.

Día25 Después de estar una larga semana tendida en mi cama, repasando cada acción que me cupo realizar en la comisión de estudios, y bajo una fuerte depresión, donde mis intereses personales se enfrentaban a los

de mi grupo de origen, creí necesario escuchar otra voz. Una foránea a mi círculo de trabajo. Tomé el teléfono y solicité una entrevista con el embajador de mi país de origen, Suiza. La secretaria agendó una cita para las siguientes cuarenta y ocho horas en la sede de la representación.

Día27 Asistí a la cita convenida, el señor embajador me atendió a pedir de boca, con un chocolate batido excepcional. Charlamos de las fiestas nacionáles, y cuando abordamos el tema Chile, entregué un informe escrito de mis actuaciones. El señor Embajador a medida que profundizaba mi relato abría los ojos como si se estuviera ahogando, hojeaba mi texto, que estaba totalmente fechado con cada paso dado. Cerró la carpeta y me interrumpió. Hizo pasar a nuestra sala a un señor que tenía rdstrojuvenil, pero con un cuerpo y andar que reflejaban una avanzada edad. El señor escuchó instrucciones y me hizo pasar a una sala contigua, de paso solicitó todos mis datos personales, incluso de mi familia, y bajo un severo ceño fruncido, me ordenó hospitalizarme en un lugar acordado. A partir de ese instante, él y el embajador eran las únicas personas que sabrían de mi paradero ante el gobierno de Chile. Acaté el consejo y me retiré para hacer una maleta y partir a mi nuevo domicilio, quedando la responsabilidad de todo en manos del más alto dignatario de Suiza en Chile.

89

"Si se cogiera a todos los arqueólogos y se dlstilaron en una retorta, no se encontraría ni una gota de imaginacitin"

Vladimir I. Avinski Geólogo y Minerdlogo

Moscow l,lews. 1975

90 .l

91

LA LUZ Y EL CUERVO Una de las leyendas más significativas en¡aizada en las creencias de los pueblos aborígenes de América del Norte nos relata que el Cuerv'o es el cieador del mundo. Su nombre completo eS: 'oEl Se va a convertir en aquél cuya voz se ha de obedecer". según la tradición popular de estos pueblos, el cuervo dejó embarazada ni más ni menos que a la hija del Jefe del Cielo, transformándose en una aguja de pino, situándose en el agua que ella bebería. Su vástago nació mr¡iado en ser humano, pero en el fondo era un cuervo disfrazado. El nieto del Jefe del Cielo era de carácter irritable y llorón. Su abuelo para entretenerlo le dio una caja que contenía la Luna, pero ésta se le escapó y el niño lloró a todo pulmón. Entonces el Jefe del Cielo le entregó un nuevo regalo más grande en tamaño: esta caja contenía el sol. En esa oporfunidad el Cuervo adquirió su forma real, saliendo por una chimenea dé la gran casa. A esa acción se debe el colorido de sus plumas negras de hollín El Cuervo recorrió todos los cielos de la Tiena regalando con su caja abierta la luz del día.

Sin embargo, en la calle no había luz, una tupidísima niebla cubría todo Santiago, era el smog que engrosaba el aire y hacía del verano un nuevo aliado. El Cuervo de los indios Cherokee se había perdido en las inmensidades del espacio, quizás vagaba por las colinas de Tálcahuano, allá donde mis amigos Leonardo, sergio y claudio paseaban por la Avenida Cousiño de Lota Alto, cerca de la Parroquia donde esta el chiflón del diablo, esa tenebrosa bajada al.pique minero, donde el carbón ennegrece eL alma, mientras e[ océano bate las olas de nuestro azulado mar. b Ial vez el Cuervo se aqomodaba al otro lado de la cordillera, a los pies del Uritorco, el cerro mácho, cómo le llama mi.entrañable amigo Jorge Suárez, el trasandino queivenció la quietud realizando en Capilla del Monte los cuatro mejoreS Congresos de Ovnilogía acaecidos en Argentina, entre masitas y sodas para combatir el viento que insufla la ' Sierra de Punilla. cruzar la calle Gamero se detiene un taxi colectivo que va completamente vacío. Me ubico en el asiento trasero, bajo la ventanilla de vidrio y siento una brisa semicaliente, no.obstante prefiero esa.opción al calor interno de un vehículo. No resisto la tentación de revisar la libreta

Al

92

93

o'los de la señora Vain y demás papeles con recuerdos" de los años sesenta

y la comisión universitaria para el estudio e investigación del fenómeno Ovni encubierta bajo el título de una misión de estudios climatológicos. A la vezme cuestionaba: ¿Cuantas "comisiones encubiertas" funcionarán aún en Chile? Y tal vez en el mundo entero. Total, colocar una plancha de plástico en la fachada de una puerta, más dos timbres de goma y un decréto asignatario de funciones es, según el prisma que se le mire, tura inversión de bajo costo.

., ' ,

'

,

De esa forma se llevó a cabo la expedición alemana al monte "Las Tórtolas" de seis 6¡1 trescientos veintités metros de altitud con el propósito de "verificar adiestramiento clcn niínimos niveles de oxlgeno", tasladando a esas alturas un laboratorio móvil de 20 toneladas. Trabajaron helicópteros del Grupo l0 de la FACH, 36 soldados de la Escuela de Infantería de San Bernardo, quienes recibieron alimentación científica. Todo.calza perfectamente, a excepción de las 20 toneladas que llegaron a la cima del monte. Consulté en cierta oportunidad con un experimentado alpinista llamado Giorgo Cattoni qué significaba llevar veinte mil kilos a seis mil metros de altura. La respuesta no se dejó esperar: ¡locura! ¿Qué funciones desarrollaría ese laboratorio móvil? En el instante menos esperado el chofer se dio welta y me dijo: "hasta aquí llega el recorrido". Me bajé del automóvil en la interseceión de las calles Alameda y San Antonio, y acomodé la carpeta cruzando hacia la primera estación del ferrocarril subterr¿ineo. Mientas hacía la fila para adquirir el boleto, sentí que alguien golpeaba suavemente mi hombro. Volví y encontré a Fernandito Henríquez, un amigo de infancia que trabajaba de junior en la empresa DISA. Con su cara de niño tras tmos gruesos y azules lentes y una sonrisa de eterno agradecido me pregunta, ¿Qué hay de nuevo en materia Ovni? Le explico el reciente resultado de una encuesta llevada a cabo en el último Congreso de Investigadores Chilenos que anojó el efecto de que un93o6 de los ovnílogos creían que la hipótesis de origen de dicho fenómeno es dimensional. Entonces vino el golpe noticioso, sacó de su portafolio unas fotocopias y me las regaló. -Léelas te van a interesar, es algo nuevo. Eran ya demasiadas las coincidencias. Por 94

E

un lado venía cargado

de material inédito proporcionado por la señora Vain. Y por otra parte. mi amigo del Metro me hacíaentregade más documentación. Nos despedimos

cordialmente, partí hacia el sector Vespucio y Fernandito hacia el sector Estación Central. Nos separamos, Y en el interior del subterráneo. a bordo de un carro y mientras el vagón pasaba y pasaba estaciones, abrí la carpeta y encontré una entrevista a Robert Momingsky formulada por la revista alemana "Magazine 2000".

A grandes rasgos Morningsky establecía que: "El trece de agosto del año 1947 su abuelo se encontaba en una ceremonia Dakota, junto a un grupo de amigos de la danza, el tambor y el fuego nocturno. Estas ceremonias están realizadas con el propósito de alcanzar la "visión", antigua técnica para tratar de ver el futuro. En esa acción se encontraban los- danzantes áe las estrellas cuando sintieron un gran ruido y alzando la vista observan caer a tierra una gran luz. Como la danza estaba ofrendada a las estrellas, los nativos Dakota pensaron que había llegado una respuesta del cielo, ya que en esos instantes según el ritual nocturno ellos estaban bailando con los Señores de las Estrellas. Sin pensarlo se encaminaron al sitio de la gran luz, anibando al lugar del accidente antes que las patrullas de soldados. Inspeccionaron el área encontrando diversos metales retorcidos y grafl cantidad de humo, pero mayor fue la sorpresa, advertir que existía un sobreviviente entre tanto desperdicio de fierros. Sin consultiírselo, decidieron llevar al hombre de las éstrellas, o fu lugar cercano de los aposentos tribales. Transcurrieron algunos meses y el hombre estelar se recuperó totalmente de sus heridas lar hierbas y empastes que le daban diariamente los componentes de "on la tribu. Después vino la comunicación. El abuelo de Robert presenció en cierta oportunidad, que el hombre del cielo sacó de sus ropas un pequeño cristal verde'de aspecto redondo. Cuando lo sostenía en su mano, éste podía proyectar imágenes en las piedras. A través de las imágenes, los miembros del grupo de datua aprendieron muchas cosas, entre ellas, de dónde era originario el extranjero. Los integrantes de la datva ritual se juramentaron en mantener el secreto, todo el acontecimiento pasado y también los desarrollos de sus respectivos aprendizajes con este extraño ser. Días después el hombre del cielo recibió el nombre tribal de Anciano de las Estrellas. Él relató la historia de su patria y la forma de vivir en su lejano planeta de origen. Habló de guerras estelares que hasta hoy desconocemos. De la misma manera, sin el apoyo del cristal verde, é[ les dio a conocer lá historia de nuestro propio planeta Tierra y la hurnanidad. Hizo entender que su estada en la tribu Dakota sería sólo por un tiempo y 95

si se extendía debía hacerlo más que nada por la seguridad de la tribu que lo acogió. Conocía el accionar militar de los alrededores y su posición ética ante los seres de las estrellas. Transcurrieron cinco años y un día desapareció, pero antes en la última reunión con los integrantes del grupo :de danza, confesó sus intenciones de volver en agosto del año 1996. La mayor sorpresa de Robert Morningsky fue cuando presenció la famosa película de la autopsia extraterrestre conocida como el documental Santilli (1995). El Anciano de las Estrellas tenía el mismo aspecto que el ser de la filmación de Santilli. Nunca existió un muñeco de látex en la pelíctrla documental de Santilli. Para Momingsky el ser operado era real. El Anciano de la Estrellas también tenía seis dedos en sus manos y pies al igual que el ser de la película, similares a los dibujos dejados por nuestros antepasados en el Gran Cañón del Colorado. En la últirna entrevista nos habló delarazade los "Akhu", los hombres pájaros, de la misma manera, existe una lejana isla en el océano Pacífico, llamada Isla de Pascua, donde los nativos hoy en día le rinden culto a los Akhu. Morningsky establecía al final de su conversación que lo que nos venden como cierto no es verdad. El hombre cree en historias de alfombras voladoras (Aladino) y ratones parlantes (Mickey), pero ló han educado a creer que no existen discos volantes ni menos hombres en las estrellas. Es más fácil creer en diablos y demonios. En nuestra danza ritual del fuego nosotros danzamos lo más rápido posible con dos discos detrás de la espalda y esos discos giran y dan vueltas. ¿Cree usted que son adomos ceremoniales inventados por casualidad?

El vagón del tren

estaba detenido, era

el único que no

descendido, de pronto aparece un aseador y me dice: ¡Que señor, quiere pasearse toda la tarde!

,,Marcahuasi

Nazca en Perú, además de los Montes Mann en Australia, muestran Jnanos con sek dedos"'

y

Lu Herencia de los Señores de lss Eslrellas Andrew Tbmas

había

estrá esperando

Me encontraba en el tunel del cambio de vías, hube de esp,erar que pu§ieran el carro listo para enfilar a la [email protected]ón Ce4tral. Solamente en esa oportunidad pude descender en sentido contrario al que había anibado. Salí del Metro, con la sensación de que mis pies no daban roce con el suclo, Me acomodé en una'puerta de un banco, y quedé en blanco. ¿Qué pasaría si la muñecopsia de Santilli, término acuñado en España para ese documental, fuese una realidad no aceptada por el Colegio de Científicos del mundo global? Para que la humanidad ignorante siga siendo'ola vaca lechefa", cegada por una prensa escrita y electrónica que no tiene ninguna intención de informar la verdad. 96

97

PARAIL, Una vez leída la famosa libreta de la señora Vain, necesité mucho oxígeno para tratar de encuadrar sus ideas porque el paso del tiempo hacia las-situaciones allí descritas más difíciles de entender. Organizar escritos con una retrovisión de treinta y cuatro años implicaba algo espinoso de concretar, compromiso adquirido en el año nuevo 2000, cuando descendía del fundo La Calchona alláen el Cajón del \4aipo.

En el centro de Santiago se presentaba una tupida alfombra de vendedores ambulantes, mezclados con bomberos e inspectores de la Municipalidad vestidos de rojo negro, policías en motos que aparecían y Se ionfundían entre los transeúntes, pastores evangélicos que ánunciaban las penas del infiemo y cansados ciudadanos que irrumpían en medio de esle desfile de personajes tratando de alcanzar una calle liviana de caminar. Era la principal peatonal de Chile ubicada en calleAhumada- que un ¿

f

{;

á

98

k'i

día nació para descongestionar el tránsito vehicular, acumulando smog en las calies laterales saturadas de buses que, pagando una licitación, obtenían el beneficio de transitar por el centro. La oscuridad de la tarde se venía encima, al tiempo que ingresaba al cafe Haití. Una vez en su interior divisé.a mi gran amigo Federico Ferrada, que concentradamente preparaba la boleta de juego que sábado a sábado rellenaba como un iito. A su lado una buenamoza chica de largo pelo ondulado trataba de averiguar qué hacía este insólito escritor de números. Los sábados santiagiinos sL caracterizan por ser un {ía de comida para llevar. pago de cuJtas ep las principales casas comerciales y paseos para marcar la diferencia áe undía no laboral en medio de teatro callejero, mimos, mendigos profesionalgs, mujeres v§as bailando música moderna con unu ruJio portátil, niñoi conectados a tubos de oxígeno solicitando ayuda económicá para comprar el próximo tubo, perros vagabundos orinando en las vitrinas. En fin, una muestra del mejor desorden organizado que algún día un arquiteCto jovén diseñó como peaJonal, pensando que ru ,oñlbt. sería reóordado por las generaciones venideras. Mientras deleito un sabroso corto italiano goteado con leche,'veo a través de las puertas de vidrio del local desfilar a mis compatriotas como un batallón de zombies, caminando en cámara lenta.

99

'

'

'

; .

'

De pronto unas gotas de lluvia estival lavaron toda la vía y los personajes comenzaron a dispersarse como si alguien hubiera dispuesto otra escena en el eterno largometraje que se desarrollaba. El agua que caía renovaba el ambiente. Entonces vinieron hacia mí esos recordados dos meses que viví perdido en el tiempo allá en Puerto Raúl Marín Balmaceda, preciada isla donde conocí la verdadera tranquilidad, en compañía de un perro llamado Kazán" condenado a muerte por devorar una oveja. Estaba sentenciado, pero nadie se atrevía a ejgcutar la orden extrajudicial, porque el sujeto que debía realizarla aún no había nacido. Quizás sus brillantes colmillos y su enorne envergadura mantenían a raya al ejecutor. con su brillante pelaje se paseaba por todos los contornos de la isla. En ciertas oportuniáadés lo encontraLa en la'playa, en otras en el Interior del bosqúe de los pájaros carpinteros, pero siempre parecía que huía de algo. Antes del atárdecer aparecía por mi cabaña haciéndose el gracioso, jugueteando con algún envase de plástico. sin duda, el objetivo era llamar la atención para ser premiado con algún alimento que, por lo general, eran sobras de comida. La rutina finalizaba cuando se retiraba alzando su pata contra la escalera de la cabaña. En otras oportunidades lo visualicé sentado en la proa de los barquitos desafiando al río Palena, introduciéndose en los laberintos de agua que dibujan los canales sureños. Navegaba como una esfinge bamizadaen altanería propia de un perro que se enorgullece $e s9r pastor alem¿ín. Según el ZendAvesta: "el mundo subsiste por la inteligencia del perro", ormuz ya se lo había relatado a Zoroasfre, el fundador del mazdeísmo. Kazán estaba lejano de entender algo del costumbrismo humano. El cachorro ya se había mimetizado con la selva fría de los fiordos sureños, sabía que podía dormir y comer en cualquier lugar de sus dominios. Era libre como los delfines que tarde a tarde aparecían por la playa para mostrar sus nuevos saltos, entre chillidos agudísimos que atravesaban toda la ínsula. La última noche que lo divisé venía acompañado de una caterva $e canes, saliendo del bosque para llegar a la playa. Caminaban sigilosos sin hacer ruido, iban dispuestos a cruzar la noche y sus nieblas. Imaginé que iban a las tierras del "vaquero", un personaje de ascendencia norteamericana QUe había comprado las mayores extensiones de tierra sureña: ríos, montes y bosques que ninguna persona hubiese imaginado. En la isleta era secreto a voces que Kazán no guardaba simpatías al ,'vaquero,,, ya que le ladraba apenas aparecía su embarcación, enseñándole sus colmillos blancos. Un extrañísimo radar poseía Kazán y toda la. isla se lo.reconocía, por eso estaba perdonado de su condena. 100

E

Kazán quedó en los canales sureños mientras yo seguía sintiendo la lluvia, la humedad perenne, el viento que calaba mi traje de agua en el cayo Raúl Marín Balmaceda, con sus frutillas silvestres y ese aroma a pino mezclado con araucarias milenmias que llaman en singular lenguaje a los hombres que quieren nacer de nuevo, descubriendo el silencio y la paz en medio de montes verdes, cielo azul y aguas celestes.

Al

saborear mi café volvía de la isla, estaba ya en la capital. Kazá.r; daba la última mirada a sus reinos, olfateando el devenir. Sabía que estaba bien protegido al igual que el "vaquero" de ese tenebroso e inesperado I I de septiembre que en conjunción con el desplome de las famosas torres de Nueva York, había demostrado cual frágil es nuestra humanidad y su hermana mayor la modernidad. La nación más poderosa de toda la historia humana había fallado en considerar un hecho similar en su propia casa. La paz mundial es tan sólo una consecuencia de ia paz en los sentimientos del hombre. Después del incidente de septiembre ll, lo único seguro es que nada será seguro. Kazán olfateaba este razonamiento y conocía el evangelio de la cucaracha: aquel mensaje que le ha permitido sobrevivir por millones de años, había visto nacer el primer dinosaurio, paralelamente había presenciado surgir de la nada al primer hombre y seguramente verá caer muerto al último. Cuando terminé de beber mi café y salí a la calle, la lluvi4 seguía cayendo lánguidamente y la Luna aparecía en la panorámica santiaguina. Pénsaba en los apuntes de la libreta.

A lo lejos

Miguel Blanco, hombre de radio, periodista y aventurero, un español destacado por su cortesía y cultura, siempre impulsaba a sus colegas para que recorrieran las rutas que la vida nos otorga. Dado que el tiempo todo lo destruye. Y los investigadores somos parte del tiempo.

l0l

"El mito no es mds que la Historia bajo un disfraz".

Eufémero

ESCUCHAR NO ES PECADO El piso de baldosas seguía tan limpio como en la primera visita realizada un año y medio atrás, el bronce de las manillas seguía intacto en su resplandor. La mesa de caña tenía un aspecto de coligüe fresco, como si alguien hubiera terminado de barnizarla en los instantes previos a mi visita, la foto del señor que yo identifrcaba como un lord inglés se mantenía aún colgada del mismo clavo, el florero volvía a ofrecer rosas blancas con un intenso perfume. Los adornos de porcelana y plaqué hacían la escenografía más completa, con el apoyo del Cristo de madera que miraba hacia el sur. Todo se ambientaba, la señora Vain vestía de un celeste impecable con una larga falda plisada que llegaba hasta las hebillas de su calzado. Su figura atlética y fibrosa estaba ahí, erguida sobre el respaldo de ese gran sillón de cuero. Sin embargo, advertí en su mirada un rasgo de amistad, en sus finos dedos lucía una enorrne joya de una piedra clara y transparente. Percibía otra actitud hacia lo que iba a sucedpr. La esCena se alargó más de lo esperado y fue ella quien en una pose muy segura tomó la delantera, porque a mí, no se rfle ocurría nada. - ¿Slgue usted en esto? - Así es señora. - ¿Leyó usted mis apuntes de la libreta? - Lo hice.' - ¿ Qué piensa de todo lo sucedido? - Bueno, yo creo en lo que usted plantea en forma global, su experiencia es válida y hasta el momento no me merece dudas. - Permítame señora Vain ¿Cómo percibe usted después de más de 30 años lo que sucedió allá en el laboratorio del Infiernillo? - Como una experiencia humana enriquecedora, independientemente de sus consecuenbias, mis lesiones y también mi voluntario aislamiento de toda la sociedad. Acá he upr.ráido mucho más de lo que persona alguna puede imáginar. La prueba del silencio es la mayor opción que el ser humano puepa alcanzar. La lengua tiene los músculos muy cerca del cerebro y por ebo tiende a contestarlo todo. Cuando ese mecanismo que actúa por reflejo condicionado cesa en sus actividades se produce un ensanchamiento de algunas bandas mentales que están en nuestro cerebro, "abriendo ventanas" y captando "otras realidades". - Para una persona de formación científica como usted, ¿qué son los Ovnis hoy, discos voladores ayer? 105

- No son-espejismos, plasma, reflejos o estrellas. Tampoco

son

globos, luces de aeroplanos o chatarra espácial. Son, en efecto: máquinas

con características aerodinámicas que exceden en sobremanéra el

estado de la actual tecnología aérea ñumana. Su procedencia única es

. .

'

":

extraterrestre, más allá de nuestro sistema solar, más allá de aquello que los telescopios pueden estar escudriñando. usan a Marte y laiuna como base de apoyo para sus incursiones en este planeta. Su técnología es de tal perfección que les permite volar a veloiidades inconcebibies por el espacio, como así también "volar" bajo la superficie de los océános. El ovni es un desafio a la inteligeróiu humana y a toda la cultura planetaria. A la fecha no existe o'cieñcia" que logre álrun u, u, grapo del ovni, §omo concepto. si juntásemos a todos"lor pror"rÁ* de todas las universidades áe este planeta, quizás ugurruiíurnos un miligramo, pero tendríamos una gran tarea para tor"pro*imá, ci.n años, descifrar ese histórico milígramo. pará entendér el concepto ovni es necesario, primero entender la idea de ,,espacio,,. 2.000 afios de civilización, todavía nos mantienen en la disfusión pri-oráiui ¿Acaso el espacio está expandiéndose? ¿o en casó contrario está contrayéndose? Ese es nuestro actual nivei de preparación, la eterna discusión. A la fecha, no hay conclusiones sólidai. si no ienemos el concepto espacio en la mano, menos entenderemos el factor ovni que lo altera todo en nuestros conocimientos. Estamos tratando de metei el agua de todos los océanos en un dedal. - ¿Qué sáben los gobiernos de los Ovnis? saben exactamente lo mismo que un mono cuando desarmi un reloj- despertador. El simio trata de insertar por volumen, las en el interior de la caja, sin importarle la funcionalidad interná. lo, científicos manejan hipótesis, péro carecen de la caja para inr"rtuituEl mono les lleva la delantera, porque en su limitácón intelectual, al menos maneja la noción de un rnarco referencial. El hombre no gobierna aún ese marco referencial. y si el día de mañana lograra hacerlo, todo el trayecto recorrido para lograr ese fin le otorlaríá una nueva visión de la fisica espacial, que lo dejaría marcándo ocupado como y {icen los jóvenes hoy en día. lo más probable es que ya no existiría la prioridad de estudiar los Ovnis, se volcarían a estudiar el camino que los llevó a descubrir su funcionalidad. Al final quedariín maravillados con lo que descubran anexamente en el camino y se olvidarán del propósito que los llevó hacia el final del objetivo. ¿Quién se acuerda hoy de las famosas bombas voladoras y v2 inventadas por el equipo dirigido por werner von Braun, durante la

pi;;

vi

106

G

Segunda Guerra Mundial en Alernania? Hoy todos los ojos están puestos en las últimas hazañas del transbordador espacial Colunnbia de los Estados Unidos de Norteamérica, que tuvo un trágico final. - Entonces, según su prisma ¿Cuál séría el objetivo de las constantes visitas de los Ovnis al planeta Tierra? Al parecer no existe ánimo de invasión o conquista, tiempo han tenido de sobra. Lo más probable es que nos estén estudiando en nuestras potencialidades bélicas. Somos hasta el momento los únicos seres "inteligentes" que hemos realizado 1.017 pruebas nucleares en el patio trasero de la casa. Vivimos en un planeta en el cual las rocas emanan radiactividad y como no estamos conscientes de eso, simplemente. la aumentamos para que dos o tres científicos sean galardonados al'año, con premios seudocientífrcos y así alcancen una jubilación onerosa que les permita viajar, dormir y lucirse ante un grupo de estúpidos que los aplaude y que se aprontan a superarlos en las metas obtenidas, con nuevas explosiones secretas que'jamás son del conocimignto de la opinión pública. Todo esto mirado desde afuera, equivale a estudiar y observar el comportamiento de un niño muy inquieto que juguetea con una caja de cerillas junto a un barril de pólvora. Así de gráfico. En otro aspecto nunca debemos de olvidar que el planeta Tierra está inserto en un sistema planetario y si por a, b, c, motivo este globo terráqueo resulta destruido o mejor dicho, alivianado por un conflicto u accidente nuclear, este incidente necesariamente afectará al sistema planetario. Si comparamos este sistema con un edificio de diez pisos, nosotros ocuparíamos el piso quinto. Nadie a la fecha ha querido incursionar en un estudio comparativo de explosiones nucleares y cambios meteorológicos. El hoyo de ozono que aparece en el año 1985 en Chile, puede ser el resultado de una explosión nuclear en la atmósfera. Otro ejemplo, ¿alguien se acuerda de la explosión nuclear que realizó Francia el 2 de octubre de 1990? El juguete tenía una potencia de 15 kilotones y la prueba se realizó en el Atolón de Mururoa en el Pacífico Sur. Menos se acordarán que ese mismo día, un sismo de magnitud 4.9 en la escala de Richter afectó al Perú y que días antes ese mismo país había sufrido un terremoto. Como dijo Bertrand Russell, "la humanidad no quiere a la humanidad". Hiroshima equivale a una historieta en comparación a lo que puede acontecer en un futuro no deseado por esta frágil humanidad que depende de cuatro señores que ven al mundo como un corral de borregos. Algunos ilusos todavía ireen que si el día de mañana algo grave sucede en la.Tierra, acudirán "los hermanos extraterrestres a salvamos en SuS naves doradas

-

107

y confederadas". si estos misrnos hermanos miraron para el otro lado en Hiroshima. Nagasaki, chernobyl, tenga la más absoluta seguridad de que volverán a mirar en el mismo sentido cuando este planetita arroje fumarolas y hongos nucleares por arriba y por abajo. Es más, he considerado seriamente la posibilidad de que nos destruyan antes corno civilización toda. - - ¿No será rnuy pesimista su óptica respecto a esta eventual situación? - Nadie separa a dos escorpiones que están enganchados por una .. luúha sin pensar salir aguijoneado por uno de elloi. si su hogar está lleno de termitas ¿fumigaría usted? Ahora, si su casa está plagada de ratones ¿desratizaría el área? obvio, los científicos siempré ellgen 'cuando el.mal menor. un hombre le hace muchos problemas Jun siitema, éste sistema tiende a eliminar a su hombr. probl.*u: Gandhi, Kennedy Luther King, che Guevara, Torrijos, y podría darle cientos de nombres. La constante es la misma, se elige el mal menor. No está lejos la posibilidad que alguien fuera deúistema solar ya esté perlsando hacer lo mismo con los habitantes del planeta Tierra, salvo que considere una opción diferente pero igual de drástica. - Cuál sería la opción diferente? - Alterar el clima de la Tierra,,pues se sabe que existe una estrecha relación entre el factor clima y el carácter humano. La herencia, el medio físico y la cultura son factores principales de la distribución de la civilización. Historiadores como Heródoto, Tucídides, filósofos_como Platón_ y Aristóteles, médicos como Hipócrates y Gáeno, geólrafos como Estrabón y Ptolomeo tomaron este tema y lo desarroráron en la antigüedad. No olvide usted, que en las grandeJmigraciones de grupos humanos buscando climas más benéficos dieron como resultádo grandes estadios de civilización tales como: MeSopotamia, Egipto, México, India. - ¿Cómo cree usted que se podría alterar el clima de la Tierra? Modificando el eje terrestre de la Luna. Bastaría solo un "empujoncito" a su barra de giro y todo cambiaría en sólo horas afectando colateralmente al eje similar de la Tiena. No olvide que lq es sólo un satélite que hace las funciones de espejo pura lu -Lury radiación solar. De pronto quiás grandes terremotos lsolaríán ñuestro planeta y éstos vendrían acompañados de acción volcánica o en caso similar los mares comenzarían a congelarse por falta de rayos solares. Actualmente cerca de 15.000.000 de kilometios cuadraaos (Vt0 de las tierras emergidas) están cubiertas de glaciares de los cuales un g5% se

-

'

-

108

encuentran en la Antártida, en un 9oA en Groelandia y un 6oá en los territorios Árticos y de alta montañ4. El escenario es más propicio de lo que usted imagina, pues un 50% del trabajo está ya realizado' Una nueva glaciación le daría tiempo suficieirte a esta impensada humanidad para que enfriase su pasión. y pensarajunto a un brasero como no repetir los errores del pasado. Hoy día la tecnología nuclear puede lograr este objetivo. incluio desde la Tierra, imagínese lo que podrían realizar mentes perteneciente a una civilización que nos lleve por'ventaja 1 billón de años de antigüedad en lo que refiere a tecnologías similares u superiores, logrando realizar este trabajo por el lado obscuro de nuestro satélite, ese que no vemos nunca con los telescopios' -¿Por qué actuarían así los extraterrestres si suponemos que poseen una inteligencia superior al hombre? - Tengo antecedentes documentados que me permiten aflrmar que entre el hombre y los denominados seres extraterrestres, prácticamente las diferencias no existen. Uno de ellos es histórico, ¿se recuerda usted de ese pasaje bíblico dónde se nos enseña que los ángeles caídos, se mezclaion con las hijas de los hombres, y que posteriormente dieron origen a una raza de gigantes? - Sí. me acuerdo. - Bueno, esa simple mezcla de razas diferentes le indica que los códigos genéticos eran muy similares, de lo contrario, jamás hubiese nacido "algd'de esa crvza. Y si ellos tomaron a las mujeres para hacer una nueva raza, sabían de antemano con quienes lo hacían. Las hembras terráqueas estaban ya estudiadas en lo que se refería a su compatibilidad genética, con larazade ángeles caídos del espacio. Esto había ocurrido antes, pero no era conocido por los historiadores de la época. Hace poco tiempo se pensaba que los primeros organismos vivos (organismos unicelulares como bacterias) aparecieron hace 600 millones de años. Los paleontólogos encontraron en Sudáfrica y en Australia fósiles de cianobacterias de aproximadamente 3.600 millones de años de antigüedad. En Groenlandia en muestras de rocas volcánicas se hallaron vestigios de actividad biológica de hace 3.900 millones de años, prácticamente contemporánea a la formación del planeta, hecho que hóy se estima ocurrió hace 4.300 m-illones de años. Ahora, lo iómico del asunto es que cada vez que se recoge una muestra científica avalada con análisis y áocuinentación,,curiosamente la fecha del origen del planeta necesariámente la vamos coüierido hacia atrás. Me gustaría que reflexionara sobre egtp; ¿No le llama la atención que ningún otro 109

animal de la Tierra como el hombre posea un instrumento tan perfecto como nuestro cerebro? Ningún otro animal tiene crines tan lárgas ni siquiera en cautiverio. Ningún otro animal mata tan salvajemente a sus semejantes en masa. Ningún otro animal ha utilizado jamás er fuego, la rueda, ni herramientas de piedras. Ningún otro animal cultiva la tierra, trabaja metales y realiza escritos transmitiendo sus conocimientos. ¿Por qué el hombre y sólo el hombre ha evolucionado y qué le impidió un similar proceso a las 4.000 especies que le acompañan? s-egún mi c.ri.terio, QUo es científico, la especie humana nunca pertene;ió a latiena. somos unaraza moldéada e implantada en esta esfera planetaria por una humanidad similar a la nuestra pero, con billones de años de antigüe{ad. Los ufólogos andan buscando extraterrestres y no se dan cuenta qúe nosotros somos aquéllos que tratamos de encontrar. En otro aspecto, nuestros dioses más conocidos siempre le hablaban a su. pueblo escogido, luego estos señores poseían léngua, sin este precioso músculo apoyado por una cavidad pálatina, er püeblo elegido jamás hubiera escuchado algo. :¿Conoce usted algún animal que hable? 'Hasta el momento, no. -Entonces el dios que hablaba, eraun hombre. -cambiando de tema, ¿cuál fue el rol de carlos Fonseca ese día del incidente en Infiernillo? -Simplemente carlos encontró el código de comunicación que empleaba el artefacto volador no identificado que merodeaba eq el lnfiernillo y grabó la frecuencia de "aquéllas voces". La grabación obtenida fue llevada a Estados unidos, ahí fue decodificada árrojando un idioma cuya lenguamatrizes el maya. -¿Qué decía la comunicación? -No tengo la totalidad de los antecedentes,. perb le puedo decir con convicción que araizde la decodificación de la famo§a grabación se iludo establecer que: Existe otro orden de cosas allá afu-era y ese precepto no acepta especies involucionadas. -Además se suspendieron los famosos viajes a la Luna, se puso fin a la guerra de vietnam, y lo que hoy conocemos como ardea global y nugyo orden tiene mucha,relación con lo escuchado en Infiernillo. por ejemplo, nuestros cambios climáticos noticiosa, hoy sabemos todo lo del clima al minuto, y esto se debe exclusivamente a que el colegio de científicos que trabaja para las Naciones unidas sabe a cienc,ia cierta que la Luna está distánciándose de.nuestro planeta, de la misma forma está divulgado por el mundo

;.;;

110

;;;;ii;;;^il;.".i0"

del ciberespacio que los polos magrÉticos de" la Tierra amenazan con invertirse. Consulte los trabajos de Gauthiér Hulot, del Instiruto Geológico de Paris, pero por favor. dejemOs esla enuevista hasta este punto. Debo atender mis c§§as, pues€n es&a:no6€ yiajo a suiza y tengo que terminar de hacer rnis malétas, ya sabrá de ihí, vía correos. - Le agradezco su confianza, enseñanzas y sll'tiernpo. - No, ¡por:favor!, para cada cosa hay un tiempo en la vida.

La señora Vain se levantó con finura de su asiento, extendió su mano y se despidió como una dama con la delicadeza digna de una corte francesa del siglo XVI. Encaminando sus pasos hacia el corredor mientras yo escuchaba su lejano andar, apareció una enfermera y cerró la puerta por donde había salido mi etema desconocida.

y

Abandonando la antigua c¿sona de la calle Independencia, oriento mis pasos hacia el sector céntrico de Santiago, observando como los inocéntes estudiantes, mascan chicle, encapsulando sus cerebros con música proveniente de audífonos conectados a sus equipos de música, movienáo sus cabezas hacia los costados,como lo estilan hacer nativos zulúes del continente africano cuando van de cacería ignorando el futuro que les espera. Voy radiante, dejando que mis pensamientos fluyan y [iren como un carrusel, tratando de afrnar el eje temático de la última óonversación.con la señora Vain. De pronto suena una alarma telefónica anunciando un llamado, abro mi maletín y extraigo ese odioso aparatito negro lleno de claves numerales, oprimo la tecla y sale una melodiosa voi; "apúrate, el programa de televisión en Valparaíso es para hoy, en cuatro horas más. Te espero en la boletpría de Tur Bus" Eugenla una vez más me abre las puertas de la vida con esa incansable tenacidad de la mujer Sureña, segura y precisa como siempre, haciendo gala de una inteligencia que admiro cadavez que llega a su objetivo. Pienso que le debo más que a ninguna persona en este planeta. Indudablemente es mi maestra, cosa asumida desde ese cercano octubre en que los dioses me brindaron la oportunidad de conocerla. Código que tomaba forma en el año 1998, vigente en cada segundo del devenir en todo lo concerniente a la suiza refugiada en el asilo de ancianos. Desciendo al tren subterráneo, ingresando a una larga fila propia de un país. subdesenvolvido como decía en portugués la brasileña María Da Gracia, esa periodista que llegó asilada a nuestra patria por allá en los sesenta. La vendedora de boletos conVersaba por teléfono.móvil mientras una treintena de personas esperaban el fin de la charla para

tlr

alcanzar una tarjeta de viaje. Vivíamos gratuitamente el sauna de nüp§fto orgulloso Metro, guiado por sesudos ejecutivos que nunca han proyectado subir un peso las tarifas para instalar aire refrigerado en las estaciones. La diosa del metrotren, sigue conversando, me irnagino un traspaso de información entre dos damitas que buscan la fórmula perfecta; para denocar a una rival. La fila sigue sudando hasta que un supervisor le llama la atención, golpeando el vidrio trasero de su oficina con una moneda. Ella fr¡alizala cita y procede a vender los tickets con una sonrisa digna del mejor comercial de ventas de autos. Llega mi tumo y abordo el va§ón, las personas se acomodan rápidamente en los asientos como si fuera el último viaje de sus vidas, el ferrocarril con neumáticos de goma inicia su loca carrera. Pasan las estaciories, pasan mis ideas, desfilan los grapdes afiches comerciales, hasta que la voz anuncia por los parlantes: ¡Estación Central! Camino dos cuadras, arribo a las oficinas de la empresa de buses, Euge4ia esperaba cargando entre sus manos un portatrajes de cuero negro con una tenida apta para salir al aire en un estudio de televisión. Subimos al bus tomando posesión de nuestras respectivas butacas, reclinando la mía hacia atrás, cerrando los ojos para viajar al universo de los sueños, quería borrarme. Me precipité a un hoyo ñegro dónde el tiempo y el espacio no tenían signiflcado. Sólo percibía imágenes de: reuniones con Ana Vain, sus documentos antiguos, paisajes de Chile, Argentina, Venezuela, más una música sin autor que abría las pueÉas del silencio de par en par indicríndome la ruta hacia la nada. Un suave remezón en el hombro me despierta, es el auxiliar del bus, hace lo mismo con Eugenia, indicándonos la bajada, siendo los últiinos en descender del vehículo. Comenzamos a deambular por las calles adyacentes a la terminal, sintiendo la presencia del puérto, ciudad jamás fundada, lugar de hombres, cerros y bosques que huelen a mar. El viento decoraba todo, otorgando un sutil aroma a sal entremezclado con fragancias de flores del verano. Descansamos en el frontis de la bahía principal, aspirando ese frío oxígeno marino lleno de humedad y de historias humanas, cuyos protagonistas se hicieron hacia la mar, dejando en el olvido, familias pata alcanzar otros puertos, postergando las comidas caseras por alimentos enlatados, eliminando de sus memorias programas de radio, periódicos, revistas y mascotas, botando al tacho de basura presentes y pasados que unidos en si formaban una estela de espuma blanca sobre el océano. Era esa la huella que el poetaAntonio Machado

prohibió a su "caminante" mirar. Al fljar la vista en el infinito azul y esa iínea imaginaria denominada horizonte, sintiendo el fuerte choque de las olas con las rocas, entendí cual sería mi verdadera actitud ante todo lo conocido por mediación de la señora'Vain. Teniendo por claro que la persistencia de una gota, que cae sistemáticamente sobre un peñascb t.i*inu por romperlo, así ¿éUia usar mi verdad y estrellarla contra el muro de la complacencia que nos hace ver todo bien. Cuando las aguas se apaciguaron, contemplé el fondo del mar y vi la base del problema que vivía, en ese cimiento estaban todas las preguntas y respuestas. ^ logré-rescátar una sola idea que aún al escribir estas líneas persiste en mi memoria: "Lo que en realidad como género humano somos, ninguno de nosotros lo alcanzaa ver". Existimos y nos movemos en una celda de cristales polarizados y no accedemos alaluz. Sólo distinguimos las sombras de un mundo creado por nuestras ilusiones. Nuestra imagen colectiva de la humanidad es un terrible engaño y tiene sus días contados. La realidad fundamental existe, pero más allá de la ficcionaria idea que nuestras mentes han inventado como sucedáneo de ella. Las energías inteligentes que transitan por todos los rincones del cosmos, nos transportaiánde un sopetón en una millonésima de segundo a otro escenario, la única realidad existente. El día de la verdad está cerca y será eterno para nuestro infantil discemimiento, Se arrastrará en un ii"*po donde sblo existe el cero absoluto. En esas circunstancias, hito sensitivo de la nueva humanidad, entenderemos porqué los ojos hablan con lágrimas, mientras la lengua permanece muda.

,

112

113

"El sistema binario, base de los ordenadores modernos, fue descubierto por Leibniz en el siglo XVIII. Cuando el padre Bouvet, un misionero que regresaba de- China, le mostró el "I-King", Leibniz quedó sorprendido: ¡Su sistema binario era conocido por los chinos hacía miles de años!"

La Herencia de los Señores de las Estrellas

Andrew Tomqs

lt4

115

OSCURIDAD BLANCA Enero.

Como suaves pétalos de flores blancas que debidamente se encontraban en el cielo, pequeños y brillantbs copos de nieve comenzaron a cubrir los barrios aledaños a la cordillera en Santiago de Chile. Si algo había de inusual en dicho fenómeno, era la fecha de su manifestación. Enero, mes de pantalones cortos, sandalias y poleras de algodón en lo que respecta a varones, mientras las mujeres lucían trajes y pantalones de telas como la seda, ofreciendo la libertad de movimiento. Los niños salieron con sus vestimentas veraniegas a juntar nieve en los jardines particulares y también en las plazas públicas de los barrios altos, para intentar formar figuritas humanas y de animales. No obstante el Sol aún lanzaba tímidos rayos que engalanaban la escenografía de unos montes pintados de blanco. Lá inespérada llegada del frío con luz solar apareció como un agente extraño a la invitación veraniega. Sin embargo los copos de nieve no dejaron de caer esa tarde, ignorando el momento en qüe la población infantil y adulta retornó a sus respectivos hogares. Enero. 7

El día amaneció nublado, seguía cayendo nieve y una alfombra blanca cubría en su totalidad la capital de Chile. Sesudos comunicados prensa de la Oficina Nacional de Emergencia llamaban a no utilizar los vehículos motorizados en virtud a .que el hielo acumulado en las grandes vías estaba ocasionando accidentes, entorpeciendo el tránsito de vehículos de la locomoción colectiva. El transporte subterráneo, conocido como el Metro para los chilenos, aún seguía en funciones. Los anticongelantes de motores a explosión comenzaban a desaparecer de las vitrinas del mercado metropolitano. Las vacaciones en lugares como Algarrobo. El Quisco, Quintero, Valparaíso, Viña del Mar. Maitencillo y otros del litoral central, también habían sido afectados por este inesperado "frente de mal tiempo", obligando a sus participantes a retomar lentamente hacia la capital. Se notaba una congestión en las principales carreteras de acceso a la ciudad de Santiago. Al unísono los canales de televisién, comenzaban a mostrar vistas aéreas de las playas rlargas abandonadas de la V Región, combinadas con imágenes de filas de vehículos circulando a lenta velocidad. El frénte de nevisca de

116

fi7

ya afectaba'a todas las regiones localizadas al sur de la capital. El rnanto blanco comenzaba a mostrarse en su real magnitud. Los albergues empezaban a saturarse de damnifi cados por .rtu, ált.ruciones clirnáticas.

Enero.8

,

La mayoría de los galpones industriales ubicados en sitios rurales cedían ante el peso de la nieve acumulada en sus techos, aplastando en su interior los depósitos de acopio de granos, como así también módulos de crianza de aves, cerdos, vacunqs y caballares, rompiendo de esta fofma la rueda de abastecimiento normal a la que la urbe metropolitana estaba acostumbrada. Los campos de hortalizas de temporada estaban cubiertos por unos sesenta centímetros de nieve, ocasionando grandes pérdidas a los empresarios hortofrutícolas. Las comunicaciones y tendidos de alimentación eléctrica comenzaron a fallar. el peso dél hielo acumulado no tenía contemplación y seguía derribando todo aquello que antes se consideraba infalible. Cámaras subterráneas de electricidad se descomponían por la humedad, y otro tanto sucedía con las estaciones repetidoras de emisiones telefónicas y de televisión vía aire. El 40o/o de la capital conocía ya la falta de luz.

Enero,9

Una baja de temperatura ambiental comenzó a obstruir la' alimentación de agua a casas y edificios por el congelamiento de las tuberías que ese día recibieron una temperatura inferior a 17" e bajo cero. Los superrnercados fueron atacados por hordas de. consumidores que buscaban víveres. Algunos'cancelaron en efectivo y otros con cheques que no pudieron ser verificados ante la ausencia de energía eléctrica. Interminables colas ante las ex-funcionales ca.ias registradoras, fueron atendidas por señoritas que sumaban con calculadoras a bateria. El gobierno central recomendó a la población derretir hielo en cacerolas ante el colapso de los sistemai de agua potable. Era común observar en los antejardines la instalacién de fogatas. otros lugares como plazas" canchas de futbol. tenis. basketbol Iucían fogatas públicas donde los ciudadanos y pobladores.llegaban

il8

con sus ollas a fundir el hielo. La IV Región del país aún no af-ectada por el temporal de nieve, comenzaba a enviar camiones aljibes con el preciado líquido. El gobiemo nacional dictaba un decreto lormulando Estado de Sitio, antes los primeros saqueos de almacenes y supennercados acontecidos en las ciudades ¿e Íit-fit y Melipilla. Todas las actividades públicas fueron suspendidas. Enero. l0

Los sistemas públicos

de

salud estaban colapsados, no existían

camas para todos los sujetos afectados por enfermedades respiratorias

y congelamientos. Carpas proporcionadas por el Ejército iniciaban la instalación de hospitales de emergencia, posesionándose de Parque La Reina, Parque Bustamante, Parque Aragco, Parque Forestal y en las afueras del Aeropuerto Arturo Merino Benítez, que ya no estaba operativo. Enero, I I

El gobierno nacional recomendaba a todos los ciudadanos hacer acopio de víveres, ya que no existían indicios de que las condiciones climáticas variaran. Táblas de potencialidades proteicas de los alimentos eran exhibidas en todos los programas de televisión para que la población iniciara u¡a balanceada alimentación.

Enero, 12

El viento blanco, el gran enemigo de los alpinistas, comenzaba a soplar pór las grandes avenidas como la Kennedy, Grecia, Gran Avenida, Vespucio, Pajaritos y los caminos que llevan a Colina. El transporte urbano ya no existía. Las líneas del Metro estaban inutilizables, largas filas de transeúntes andaban lentamente por los caminos blancos de hielo y nieve hundiendo sus pies hasta la rodilla. El Sol ya no estaba, una capa de nubes blancas, tupida como la mejor alfombra, ocultaba el cielo y otra cubría la superficie de la ciudad de Santiago y alrededores. Emisiones de radio atemporales solicitaban calma a la población cada cinco rninutos. Los fabricantes de cadenas, para ruedas de vehículos eran los nuevos ricos de la ciudad, mientras a lo lejos, el viento traía sonidos de balas,' l,entas hileras de vehículos que habían alcanzado a conseguir petróleo o bencina iniciaban una

ll9

silenciosa marcha hacia la Ruta 5 Norte. Un puente aéreo montado en La Serena recibía ayuda de las naciones amigas de este país: Argentina, Paraguay, Brasil, Ecuador, Venezuela. El puerto de Valparaíso lucía una costra de hielo de extremo a extremo. no habían barcos en la bahía. Los trenes habían cesado de accionar. Comenzaba a reinar el silencio. que era interrumpido a veces, por el ulular del viento. Las ambulancias resogían a los primeros muertos en la vía pública. Todo había sido afectado por la oscuridad blanca. El termómetro de la Estación Quinta Normal marcaba en la noche 30" C bajo cero. La cadena de televisión ndrteamericana CNN anunciaba una etapa interglacial que afectaba mayoritariamente a Chile y Australia. Ese día, al dólar nadie lo aceptaba como moneda. La nueva moneda era el carbón y la leña. Los nuevos centavos eran la ropa de alta montaña y los botines. Las mascotas cáninas y felinas de los antiguos hogares santiaguinos comenzaban a ser sacrificados en beneficio de una alimentación basada en la came. De el Cajón del Maipo, ayer el mejor balneario campestre nadie tenía noticias, de Farellones y Cerro Nevado tampoco. Ninguna radio podía transmitir más allá de una hora, alimentada por generadores de bencina. Igual situación vivía el Canal Nacional de Televisión, único canal que funcionaba.

Enero, l3

No se escuchan radios. Hoy día el canal de televisión nacional de Chile TVN, no apareció en pantalla. Cuando el último rayo de-luz se retiró de nuestro territorio, el cielo quedó negro, más arriba de las capas de nube sólo existía una gran sombra oscura. La Luna estaba ausente, dejando sumidos en la inseguridad a los escasos sobrevivientes. Nadie sabe nada, la nieve sigue cayendo.

(, -

U a



*Fragmentos del Libro del Futuro correspondientes al año 2.012 dé nuestra era, escritos en lengua palí antiguo exftaídos por el filólogo

ecuatoriano Dámaso Pontilla Velásquez desde la Cámara de Arica, ubicada a los pies del Morro en el año 1978 120

Ideograliii, forre Entel baio la nieve: R. Alt-aro

121

,,Porfuerza del embaraza de Diti, la luz del sol y la de la Luna se debilitaron en todos los planetas, y los semidioses de varios planetas, perturbados por esafuerZa. Preguntaron al creador del universo, Brahmá: ¿Quté es ebta oscuridad que se extiende por todus partes?"

Srimad-Bhagavatam Canto 3. Cap. l5 Verso 2 K R I S NA- D VA I PAYA N A YYA SA

122

r23

,' Lo que conocemos comoficción, nace en las sombras del dtbol que aceptamos c,mo

"*'o;::,::::;T!;;,::;.v

verdad son pattes de

JEAD

clubaguilasdefuego20t)-1

@

hotnrail.corn

124 ,,

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF