Álvaro Tineo - El Hombre Manual de Instrucciones PDF

November 21, 2017 | Author: Lozano Diego | Category: Brain, Homo Sapiens, Woman, Love, Dogs
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: Un libro muy bueno...

Description

El Hombre. Manual de Instrucciones

Alvaro Tineo

El hombre. Manual de Instrucciones www.profesortineo.com

1ª Edición

Título original: El hombre. Manual de Instrucciones

Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del Copyright, bajo las sanciones establecidas en leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático.

© 2012. Álvaro Tineo Todos los derechos reservados.

www.profesortineo.com ISBN: 978-84-616-1784-5 Impreso en España - Printed in Spain

A mis padres, las personas más importantes de mi vida. Que siempre me han hecho sentir querido y valorado por lo que soy y cuyo ejemplo ha inspirado todos y cada uno de los días de mi vida.

Índice

 Nota importante 13 Introducción 15 PRIMERA PARTE Erase una vez un mono y una mona Los “cerebritos” del ser humano El cocodrilo La selección natural y las variedades de manzanas Las necesidades del hombre Los genes y la vida real Darle a la tendencia un “premio de consolación” Los perros hacen “guau”, los gatos hacen “miau” Los chinos hablan chino El chino que habla alemán Aceptar la realidad No simplifiques algo complejo Ni blanco, ni negro: gris Hombres y mujeres

17 19 21 25 29 33 37 39 41 43 47 49 53 57 59

SEGUNDA PARTE Diferencias entre hombres y mujeres Hay de todo. Cada persona es un mundo Diferencias entre sexo y género Los automatismos naturales

63 65 81 83 85

9

TERCERA PARTE 87 El gran error. El botón de la autodestrucción 89 Las dos áreas 93 La Galletita A y la Galletita B 97 Galletita-Bofetón 101

10

CUARTA PARTE La importancia de su estatus social El estigma social Resaltar un error, sin molestarle La lista negra Los laureles del triunfador Cuestiones finales sobre el estatus

105 107 109 113 117 127 133

QUINTA PARTE Qué le atrae a un hombre de una mujer La cantidad El maravilloso engaño La cama y la vida Chica selectiva, pero accesible Modelos eróticos por excelencia La ropa y el índice de penetrabilidad La Inteligencia Sexual Último apunte

137 139 145 147 157 159 163 171 173 177

SEXTA PARTE Hazte respetar El Bofetón Avisa antes Falta, Tarjeta Amarilla, Tarjeta Roja Las Tarjetas Rojas. Cómo actuar ante una falta de respeto Tarjetas amarillas. Él no te cuida Faltas leves o faltas de excelencia Bofetón B La lista secreta

179 181 183 187 189 191 195 199 203 209

El Bofetón B en la práctica Ten una vida muy ocupada El Bofetón A

215 223 229

SÉPTIMA PARTE La princesa y el Gorila Los reproches OCTAVA PARTE Los estados o modos Modo resolución de problemas Modo sexo Modo héroe protector Modo lucha Modo huída Modo “des-estrés”

235 237 243 255 257 261 265 267 277 271 275

Corolario 279 Agradecimientos 281 Bibliografía recomendada 283

11

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

12

Nota importante Entre hombres y mujeres hay muchas diferencias, pero hay una cosa común que es más importante que cualquier otra en la vida: el respeto. Todos los seres humanos del planeta merecemos el máximo respeto. Nuestra dignidad personal, nuestra autonomía y nuestra valía como personas deben estar por encima de lo demás, al margen del sexo, la raza o el estatus social. Ningún hombre está por encima de ninguna mujer. Y ninguna mujer está por encima de ningún hombre. Hombres y mujeres somos iguales en derechos y, en la práctica (aunque por desgracia el mundo no es todo lo justo que debiera) también tendríamos que serlo en posibilidades. El hombre, a lo largo de la historia, ha tenido una actitud deleznable, miserable y abusiva hacia la mujer de la que todos tenemos que aprender. Aún a día de hoy, en muchas partes del planeta, el hombre utiliza su fuerza física para aprovecharse de la mujer. Y esto es algo que se debe perseguir y castigar. En este libro se habla de muchas diferencias entre sexos, y se plantean cuestiones acerca de lo que estamos naturalmente “pensados” para hacer… pero me gustaría que quedase claro que en ningún momento hablo de leyes fijas. Que la naturaleza y la cultura hayan creado ciertas tendencias no quiere decir que todos debamos cumplirlas. En una relación sana y armónica, el hombre ofrece unas cosas para cuidar a la mujer… y la mujer ofrece otras para cuidar al hombre. Todo ello deberá hacerse siempre desde el más profundo respeto. Jamás deberás perder la dignidad para gustar, atraer o satisfacer a un hombre, ni permitir que un hombre te falte al respeto, sea de la forma que sea. Te recomiendo encarecidamente que eches de tu vida a cualquier hombre que no te dé el respeto que te mereces.

13

Todo lo que se explica en en las páginas que siguen intenta conseguir que tú tengas herramientas para entender y hacer feliz a un hombre, siempre que él, a su vez, te esté haciendo feliz a ti. Todo ello desde el más profundo cariño entre ambas partes y entendiendo que al final, la balanza tiene que estar equilibrada. La dignidad como seres humanos debe estar por encima de todo. Y [email protected] y cada [email protected] de [email protected] somos seres maravillosos con anhelos y capacidades únicas. Tú eres excepcional y te mereces un hombre que te quiera y te respete por lo que realmente eres.

Álvaro Tineo

14

Introducción

Querida amiga:

Lo que expongo en este libro son mis conclusiones en base a lo que he leído y estudiado durante los últimos diez años acerca del cerebro y la mente humana. Aunque todo ello tiene una base científica ampliamente demostrada… tampoco defiendo que sea la verdad absoluta y, en el fondo, no deja de ser mi opinión personal de lo que es la realidad. No pretendo crear dogmas de fe, sino dar herramientas útiles que sirvan para mejorar tu vida y ayudarte a entender mejor lo que hacemos los hombres. Sé que a veces hacemos cosas inexplicables y absurdas que te cuesta mucho comprender. También sé que a veces os hacemos daño sin querer, que no escuchamos y que podemos ser poco detallistas y algo brutos. A menudo decimos cosas que no debemos y metemos la pata a diestro y siniestro. Sí, casi todo esto es cierto, al menos en parte. Pero también podemos ser cariñosos, cuidadosos, protectores, nobles, sensibles y sinceros, si se nos trata de la forma adecuada. Es decir, que todo hombre puede ser un “cafre sacado de la época de las cavernas” o un “encanto total” según la forma en que tú te comportes con él. En este libro te explicaré cómo tienes que tratar al hombre para recibir este trato de PRIMERA CATEGORÍA por su parte y también te diré por qué los hombres nos comportamos como lo hacemos, para que tú misma puedas entenderlo todo y no desesperes en el camino.

15

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Es importante que seas consciente de que los hombres y las mujeres somos bastante distintos. Sé que esto se dice mucho, pero no te puedes ni imaginar lo cierto que puede llegar a ser. Casi nada se “siente” ni procesa igual en la mente de un hombre que en el de una mujer. Digamos que es como si un italiano y un español se ponen a hablar sin saber el idioma del otro. El español dice una cosa y el italiano entiende otra. Como hay palabras parecidas, hay muchos malentendidos, porque el italiano está convencido de que está entendiendo al español pero en realidad no se está enterando de nada. Y viceversa. El español puede decir al italiano la palabra “burro”, que en español significa “animal de carga parecido a la mula”, pero el italiano está entendiendo la palabra “mantequilla” (que es lo que significa “burro” en italiano). El italiano está encantado, pensando que entiende perfectamente el concepto de mantequilla, pero al cabo de un rato de conversación, cuando el español le diga que “la mantequilla vive en un establo y se encarga de trabajar la tierra”… el italiano se quedará con cara de póquer y pensará que el español se ha vuelto loco. ¡No! El español no está loco… lo único que ocurre es que está hablando OTRO idioma. Pues bien, con los hombres y las mujeres ocurre lo mismo. Hablamos idiomas distintos. Sé que hay veces que cuando un hombre habla te parece que está diciendo algo tan absurdo como lo del burro y la mantequilla. Pero te aseguro que, en el mundo de un hombre, todo eso tiene sentido. Así que, permíteme que te enseñe el “idioma” de los hombres. En las páginas que siguen te daré un pequeño paseo por nuestro mundo… y te traduciré todas esas frases que tan confundida te han tenido todos estos años. Pero para ello… comencemos por el principio.

16

PRIMERA PARTE De dónde venimos y por qué los homres soncomo son

Erase una vez un mono y una mona Erase una vez hace cientos de miles de años… un mono y una mona. El mono era un macho muy apuesto, fuerte y dominante, que se dedicaba a hacer el “bruto” por la selva y la sabana. Y la mona era una hembra menos fuerte, más apuesta y menos dominante que se dedicaba a cuidar sus crías, como podía. Como en cualquier otra especie de animales, los monos y las monas tenían dos finalidades muy claras:

1- Sobrevivir. 2- Tener un mínimo de dos hijos y, si se podía, alguno más.

¿Por qué dos hijos o más? Porque es el mínimo necesario para que la especie sobreviva. Las cuentas son muy fáciles: si cuando mueren dos padres (padre y madre), nacen dos hijos, esa especie siempre contará con el mismo número de miembros. Pero si los padres tienen más de dos hijos, entonces no sólo la especie sobrevive, sino que se hace más grande, más fuerte y se garantiza su supervivencia para el resto de los días. Los genes de los monos estaban pensados para tener a toda la especie pendiente de hacer estas DOS ÚNICAS COSAS. Sí, ya sé que los humanos no somos monos, pero eso lo explicaré luego, de momento quédate con el concepto.

19

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES En la mente del mono, era todo instintivo. Es decir, que lo hacía porque se lo decían sus genes, pero él no se daba cuenta. De hecho, por no tener, no tenía ni conciencia. Simplemente, era lo que había que hacer y todos hacían lo mismo. Pero claro, entre el mono y la mona había diferencias. La reproducción se entendía de forma muy distinta desde la perspectiva de la hembra y el macho. La hembra se quedaba embarazada; el macho no. El macho era físicamente más fuerte que la hembra. Y, lo más importante, como en todas las especies… el macho intentaba fecundar en términos de cantidad, y la hembra buscaba ser fecundada en términos de calidad. Los genes del macho le decían: “Fecunda todas las hembras que puedas para tener muchos hijos, por todos sitios, y así cumples tu función con la especie.” Y los genes de la hembra le decían: “Fecunda sólo a los más listos, los más fuertes y los mejor posicionados dentro de la manada… para asegurarte de que tus hijos salgan espabilados y protegidos por ser los hijos del jefe.” De esta forma, los monos intentaban tener relaciones con todas las monas… y las monas se negaban y se dejaban fecundar sólo por los más “guays” de la tribu. En resumen, los genes de la mona le hacían pensar en términos de calidad (fecundar poco pero bueno), para asegurarse de que los hijos sobrevivían sanos y protegidos. Y los del mono se centraban en términos de cantidad (fecundar todo lo posible para que luego, por estadística, varios sobrevivirán). Esta pequeña diferencia a la hora de reproducirse hizo que machos y hembras tuvieran comportamientos, sentimientos y pensamientos muy diferentes a lo largo de toda su evolución como especie. Los seres humanos no somos monos, pero hay unas pequeñas zonas en nuestros cerebros que hemos heredado de ellos y que nos hacen tener ciertos instintos primarios que es sano y útil comprender.

20

Los “cerebritos” del ser humano Estos monos y monas, fueron evolucionando… sus genes se hicieron más listos, más complejos y más capaces de adaptarse. En definitiva, nos hicimos más inteligentes. Nuestro cerebro incorporó nuevos “superpoderes”: las emociones y la mente analítica. Y así surgió el cerebro moderno, que tenemos hoy en día. Según los científicos, nuestro cerebro actual se divide en tres mini-cerebros, que están físicamente localizados en partes concretas de la cabeza: - El cerebro reptiliano, que tiene este nombre porque es el mismo que tienen los reptiles desde hace 200 millones de años y que tiene como única función la supervivencia y la reproducción. Este es el cerebro del mono que hemos comentado antes. - El Cerebro Límbico, que es la parte de nuestro cerebro encargada de gestionar las emociones como el amor, el odio, la tristeza, etc. - El Cerebro Neocórtex, que viene a ser nuestra mente analítica capaz de hablar, memorizar, imaginar, crear, buscar soluciones, etc. Es lo que determina nuestra inteligencia racional.

21

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Es muy importante tener en cuenta que el neocórtex está al servicio del cerebro límbico y éste, a su vez, está a las órdenes del cerebro reptiliano. Es decir, que la mente analítica está al servicio de las emociones y éstas, a su vez, obedecen a los instintos. Resumiendo, que si tienes mucha hambre (instinto primario del cerebro reptiliano), todas emociones (cerebro límbico) y tus pensamientos (cerebro neocórtex) se ponen a buscar comida. Y si, de repente, le pasara algo a tu hijo (tu descendencia) tus tres cerebros también se pondrían a trabajar para protegerlo, incluso perdiendo la vida por él, si fuera necesario. Siempre que tu supervivencia o la de tu descendencia estén en peligro, tu cerebro va a estar 100% concentrado, con sus tres “minicerebros” trabajando unidos para solucionar el problema. Ahora bien, si tu supervivencia no corre peligro y tu descendencia está a salvo… entonces tu cerebro goza de “tiempo libre” para utilizar en otras cosas. En cualquier caso, quédate con estos conceptos: - Nuestra finalidad como especie está en sobrevivir y reproducirnos. - Cuanto más solucionado tengamos esas dos cosas, más espacio podremos dedicar a cosas “superiores” como el amor, la amistad, el arte, el crecimiento personal, la felicidad, etc. - Nuestro cerebro reptiliano es el encargado de que la supervivencia y la reproducción y eso es lo que nos hace estar vivos. Nadie puede ser feliz si no satisface estas dos necesidades básicas en la vida. Si nos estamos muriendo de hambre y enfermos, nos llevamos mal con la gente de nuestro entorno y no somos capaces de tener una vida sexual plena es muy complicado que podamos estar a gusto. - La mayoría de las cosas importantes en la vida, tienen relación (aunque sea indirecta) con estas dos funciones básicas. Por eso hacemos cosas como: estudiar, buscar un

22

Los “cerebritos” del ser humano buen empleo, montar un negocio, buscar pareja, ponerse [email protected], comprar ropa, salir los fines de semana, tener una buena casa, un buen coche, amigos, familia, etc. En esencia, todas esas cosas intentan garantizar una mejor supervivencia y más posibilidades (aunque sea hipotéticamente) de reproducción en el futuro. - Los hombres y las mujeres han heredado estrategias vitales un poco distintas para sobrevivir y reproducirse. Pero al final buscamos lo mismo: una vida basada en el bienestar y con gente especial que nos llene. La meta es común, aunque los procesos para conseguirlo varíen. Esto son buenas noticias, porque quiere decir que en el fondo no somos tan distintos.

NOTA: Cuando hablo del instinto reproductivo no estoy diciendo que consciente y racionalmente todo el mundo quiera tener hijos. De hecho hay muchísima gente que ha decidido no tenerlos. Pero nuestros genes e instintos están pensados para “tender” a tenerlos. Del mismo modo que una persona puede decidir y acostumbrarse a hacer una dieta concreta, aunque la tendencia natural del cuerpo sea comerse una tarta de chocolate.

23

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

24

El cocodrilo Como hemos dicho en el apartado anterior, todo parte del cerebro reptiliano. El cerebro reptiliano digamos que es como el ordenador central de las necesidades básicas. Es el inicio de todo. Es una máquina muy primitiva, pero que tiene muchísima fuerza, y es tremendamente eficiente. Sería como el motor de un coche. El coche puede tener la tapicería de cuero, un sistema antirrobo último modelo y una ingeniería electrónica espectacular para garantizar la seguridad en carretera. Pero todo ello obedece a un único fin: que el coche ande. Y para eso, lo más importante de todo es el motor. Lo demás son aspectos secundarios que están a las órdenes de que el coche sea capaz de moverse. Nuestro cerebro reptiliano funciona de la misma forma. Es el motor del coche, y por muy bien amueblada que tengamos la cabeza (con conocimientos, inteligencia emocional o capacidad de comunicación y razonamiento) todo sirve para que el este cerebro haga su cometido: sobrevivir y reproducirse. Al cerebro reptiliano, de forma graciosa y cariñosa yo le llamo “el cocodrilo”. Así pues el cocodrilo sería esa parte de nuestrao cerebro que se encarga de gestionar los instintos primarios para garantizar que estemos vivos. Recuerda este nombre, porque a partir de ahora, usaré la palabra cocodrilo para designar al cerebro reptiliano. Hagamos lo que hagamos en la vida, directa o indirectamente estamos satisfaciendo al cocodrilo.

25

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Estudiar, conseguir un buen trabajo o tener pareja no dejan de ser formas de garantizar una buena supervivencia y tener descendencia. Hemos dicho que el cocodrilo tiene la meta de sobrevivir y reproducirse, pero más concretamente, podemos decir que tiene cuatro funciones fundamentales: 1- Estar sano y sin dolor. 2- Conseguir alimento. 3- Llevarse bien con los seres del entorno. 4- Reproducirse Por este orden de importancia. Para sobrevivir y estar a gusto en el planeta tierra, tenemos que tener esas cuatro funciones básicas cubiertas, al menos en parte. Es imposible ser feliz sin esas funciones y el hombre no va a estar a gusto en una relación si tú no le ayudas a satisfacer esas cuatro áreas, directa o indirectamente. Así que vamos allá con la primera regla de oro: “El hombre se enamora, encariña y tiende a emparejarse de la mujer que es capaz de ayudarle a satisfacer esas cuatro áreas.” Y no sólo el hombre. Tú, como mujer, también. Si un hombre te ayuda a satisfacer esas cuatro funciones tu cerebro está pensado y programado genéticamente para enamorarse. Los seres humanos estamos pensados para estrechar lazos y generar conexión emocional con las personas que nos ayudan a satisfacer una o más áreas de esta lista. Por eso queremos tanto a nuestros padres (nos ayudan a conseguir las tres primeras), nuestros amigos (satisfacen sobre todo la tercera) y a nuestras parejas (en un caso ideal, nos ayudan a conseguir las cuatro). Es decir, que todo ser vivo del planeta va a estrechar lazos con aquellos que le ayuden a satisfacer una o más necesidades de la lista.

26

El cocodrilo Primero te hablo del ideal, y luego ya nos volvemos realistas, ¿te parece? Lo ideal: Que la mujer ayude al hombre siempre a satisfacer las cuatro necesidades de su cocodrilo con un alto nivel de excelencia. En la práctica: cuanto mejor hagas eso, mejor te irá, pero tampoco te agobies, es lógico que al principio cueste y si no lo haces perfecto, tampoco pasa nada. Ve mejorando poco a poco y disfrutando del proceso. No hay que olvidar que el ser humano es MUCHO más que simplemente instintos. El amor o la compasión son buenos ejemplos de ello. La vida se volvería miserable si no tuviéramos amor en nuestra vida. Y en una relación de pareja influyen muchísimas más cosas que la simple parte instintiva. Lo cual no quita para que sea útil y positivo tener en cuenta también la parte biológica, para no dejarnos ningún cabo suelto. Y, por último, es importante recordar que lo que diferencia a una pareja de un amigo es la “atracción”. Cuando una persona además de encantarte como persona, te atrae sexualmente, es cuando surge la magia y aparece el enamoramiento. Así que, tener en cuenta la parte instintiva (que es la más relacionada con esa atracción), nos va a ser muy útil para cuidar de una persona que nos guste y hacerle mantener su atracción hacia nosotros. Si quieres que ese hombre que te encanta, esté fascinado con tu compañía ¡será muy útil tener en cuenta a su cocodrilo!

El cocodrilo del hombre y de la mujer Lo primero que hay que tener claro es que el cocodrilo del hombre y de la mujer, aunque persigan las cuatro mismas metas, para conseguirlo siguen estrategias distintas. Y ahí es donde todo se complica.

27

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Ya vimos con los monos del comienzo del libro, que para reproducirnos cada sexo aplica criterios de selección distintos. Pero es que para conseguir alimento, estar sano y llevarse bien con la gente que nos rodea, también tenemos programadas, genéticamente hablando, estrategias diferentes. El cocodrilo del hombre está pensado para conseguir las cuatro áreas básicas de una forma, y el tuyo de otra. Son cocodrilos distintos, que valoran cosas distintas y se sienten atraídos por cosas diferentes.

28

La selección natural y las variedades de manzanas Es importante que entiendas una última cosa. En la antigüedad, sobrevivían los mejores. Esto quiere decir que, en la prehistoria, de los veinte cazadores de la tribu… sobrevivía el mejor. Ese era el líder, ese generaba descendencia y ese vivía más años. Y dentro de las mujeres, la que sobrevivía era la que mejor se manejaba cuidando a los hijos y gestionando la recogida de frutos silvestres. Nosotros somos los herederos de los cazadores más fieros y de las madres más empáticas. Esto es muy parecido a lo que ocurre con los controles de calidad de las empresas de alimentos. Imaginemos, por ejemplo, la industria que produce manzanas. No todas las manzanas saben igual y tampoco se usan para lo mismo. Las manzanas Smith tienen un sabor muy ácido, de un color verde muy intenso, con la piel muy dura pero lisa y de gran tamaño. Y las manzanas Reineta, por el contrario, son pequeñitas, con la piel blanda pero rugosa, muy dulces (de hecho es la manzana de los postres por excelencia) y de color marrón. Si yo veo un escaparate con una manzana Smith y una Reineta y las pruebo por primera vez… puedo incluso llegar a pensar que son dos frutas diferentes, aunque con algunas similitudes. Son la misma

29

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES fruta pero de variedades RADICALMENTE distintas, con sabores, procesos de producción, abonos y cuidados diferenciados. Quizá hace miles de años… estas manzanas entre sí no eran tan diferentes y simplemente, diferían un poco en sabor, un poco en tamaño y un poco en color. Pero hubo, en su momento, un productor avispado que pensó que era interesante darle personalidad a cada una de ellas por separado. Y con eso en mente intentó potenciar las cualidades de cada una de ellas a base de seleccionar y mutar las mejores semillas de ambas variedades. Con los años se ha conseguido que el verde de las manzanas Smith sea un verde mucho más intenso que el original, y que las Reineta tengan un marrón mucho más tierra. El sabor de una se ha hecho aún más ácido y se ha potenciado el dulzor de otra. Las Reineta se han mantenido pequeñas, para mantener su percepción de sofisticación… y las Smith se han agrandado para parecer grandes y frescas. Y por último la piel de la Reineta se ha mantenido blandita y manejable (porque es para cocinar, sobre todo) y la de la Smith ha sido endurecida para reforzar su imagen de salud y frescura. Pues bien, la evolución ha hecho con los seres humanos algo parecido a lo que han hecho los productores de fruta con estos dos tipos de manzanas. Al principio (hace unos 200.000 años) hombres y mujeres tenían rasgos diferentes, como en cualquier especie de animales, pero no tan diferentes como ahora. Con el devenir de los milenios, la selección natural fue cogiendo los hombres más fieros y las mujeres más femeninas (porque eran los que mejor sobrevivían). Nosotros somos los herederos de esa selección. Y es por ello que cuando analizamos estructuralmente los cerebros femenino y masculino encontramos unas diferencias muy grandes entre ambos. Al igual que ocurre con las manzanas Reineta y Smith. La especie humana nació con los sexos diferenciados por tener sistemas reproductivos distintos, pero en los primeros años de supervivencia precaria de la especie… sólo pudieron sobrevivir los modelos de hombre y mujer aún más diferenciados entre sí.

30

Las selección natural y las variedades de manzana Así que lo primero que tenemos que entender y asumir, es que los hombres y las mujeres somos diferentes. Estructuralmente en cuanto a genes y físico se refiere, la especia humana apenas ha cambiado en los últimos 150.000 años. Pero los sexos sí que han sufrido entre sí una diferenciación estructural en muchas funciones cerebrales y fisiológicas que les han hecho más aptos para la supervivencia (del mismo modo que ocurrió entre las manzanas). Y, por si esto fuera poco, la cultura en la que vivimos hace que estas diferencias se potencien aún más a base de promover lo que es “bueno” y “malo” para cada sexo. En resumen: - Hace unos 200.000 años la especie humana apareció en la tierra más o menos como es ahora. - Ambos sexos estaban bastante diferenciados, pero no tanto como en la actualidad. - Con el devenir de los primeros milenios, y porque las condiciones de vida eran muy precarias se fue haciendo una diferenciación por la selección natural en la que sobrevivieron los hombres más fieros y las mujeres más femeninas. - Eso ha hecho que los hombres y mujeres actuales hayamos heredados cerebros y fisiologías tremendamente diferenciadas. - Los hombres y las mujeres somos estructuralmente distintos. Y los últimos estudios científicos han demostrado esto más allá de toda duda (luego veremos estas diferencias cerebrales y fisiológicas en detalle y te aseguro que no te dejarán indiferente). - Por si esto fuera poco, la cultura no hace más que aumentar aún más estas diferencias haciendo que los hombres aprendan a comportarse y sentir las cosas de una forma totalmente distinta a como lo hacen las mujeres.

31

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Con cerebros y educaciones tan dispares, nos encontramos ante el hecho de que hombres y mujeres somos diferentes. Y sentimos, pensamos, nos comunicamos y preocupamos de forma totalmente distinta.

32

Las necesidades del hombre En el ser humano no todo es instinto. Como hemos dicho, tenemos un cerebro evolucionado que nos ha dado “superpoderes” nuevos. Además, en los países ricos… tenemos un nivel de vida muy alto que hace que estemos menos preocupados por sobrevivir y que tengamos tiempo libre para disfrutar del placer de vivir, y de actividades que ya no son tan primarias como amar, leer, pensar, autorrealizarnos, escuchar música, meditar, etc. Digamos que los “hobbies” o las aficiones están en este grupo. Pero todo ello tiene lugar cuando sentimos que nuestras necesidades primarias (sobrevivir y reproducirnos) están cubiertas. Tu éxito como mujer en una pareja tendrá mucha relación con ser capaz de entender, satisfacer o manejar con efectividad todas esas “necesidades” básicas que el hombre, tiene innatamente configuradas. Bien participando activamente en satisfacerlas (y no sólo estoy hablando sólo de sexo, al contrario) o bien “dejándole” espacio para que él las satisfaga por sí mismo. Pero en ambos casos, es importantísimo que entiendas dos cosas: 1- Si no tienes en cuenta sus necesidades, es muy difícil que él pueda sentirse a gusto y querido. 2- Si no puedes ayudar directamente a satisfacer alguna

33

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES de sus necesidades, no pasa nada, pero entonces será bueno quele permitas que las satisfaga él por sí mismo. El hombre es capaz de tener emociones muy profundas y de gran nobleza. Y en una relación necesita muchas más cosas que las que le marca su instinto. Sin compasión, sin confianza, sin amor, sin cariño o sin empatía una relación no podrá ser sana ni duradera. Pero si no entendemos nuestra parte instintiva y la de nuestra pareja, tampoco podremos hacer que una relación dure, porque al final sentiremos que nos falta algo. Tenemos que encontrar un equilibrio entre todas estas dimensiones que nos definen como personas. Cuando el hombre tiene una necesidad instintiva, no es necesario que tú le ayudes a satisfacerla, pero sí que será muy positivo que le dejes espacio para que lo haga él por sí mismo. Pondré un ejemplo, para que veas a lo que me refiero. Si él está preocupado porque tiene un problema en su negocio (necesidad básica de supervivencia)… y tú no puedes ayudarle a solucionarlo, será muy bueno dejarle espacio y silencio, sin molestarle… para que él pueda resolverlo tranquilo. Si le molestas, quizá pueda agobiarse más. Los hombres somos buenos en hacer las cosas solos… somos muy independientes. Agradecemos mucho la ayuda, pero normalmente contamos con saber gestionarlo sin ella. Ahora bien, lo que no solemos llevar tan bien es que se le interrumpa mientras está resolviendo un problema/necesidad. Y este es uno de los errores más frecuentes que cometen las mujeres. Sin darse cuenta, y sin querer, frustran al hombre en la satisfacción de sus necesidades. Tranquila, que luego te explico cómo evitarlo, ya verás cómo es muy fácil. Con seguir ciertas reglas, él estará de lo más contento. Como ya hemos visto, las necesidades instintivas son las que se basan en la reproducción y la supervivencia. Es decir, que son necesidades sexuales y de alimento y cobijo. Todo lo que tenga que ver con el sexo (el sexo propiamente dicho, ligar, el cortejo, etc.) o con mejorar nuestra calidad de vida a nivel físico (alimento, una casa, estar sano, hacer deporte, etc.) tiene relación con estas necesidades primarias. Es-

34

Las necesidades del hombre tas necesidades son muy importantes. Si no tenemos estas necesidades bien cubiertas… no funcionamos bien. Para ser felices y tener una vida plena debemos ser capaces de satisfacer y conjugar ambos mundos: el instintivo y el emocional/ racional. Aunque tú, como mujer, seas capaz de satisfacer al hombre a un nivel intelectual o espiritual… también es importante que dediques tiempo a ayudarle a que su parte instintiva esté equilibrada y satisfecha. Si no lo haces, es posible que él al final se sienta frustrado e infeliz. Un fallo que veo muy a menudo en mis cursos y charlas es que las mujeres intentan dedicar todos sus esfuerzos a cubrir las necesidades emocionales o intelectuales del hombre, dejando de lado la parte más primitiva. La vida es equilibrio y hay que cuidar todas las áreas por igual.

35

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

36

Los genes y la vida real Ahora bien, tú me podrás decir: “vale Álvaro, todo esto de la reproducción está muy bien ¡pero es que hay mucha gente que no quieren tener hijos!”. Y yo te contestaré que tienes razón, pero sin tenerla. Me explico. Hay que saber diferenciar entre deseo y tendencia. Deseo: Un deseo es algo que yo quiero racionalmente. Algo de lo que soy consciente y que decido hacer porque considero que es lo mejor para mí y que me va a generar felicidad. Es algo consciente y decidido. Tendencia: Una tendencia es algo que ocurre sin que yo me dé cuenta ni lo decida. Es una orden que está en mis genes y que, aunque yo pueda decidir hacerlo o no, va a influir indirectamente en mis decisiones. Pues bien, la necesidad de reproducirnos es una “tendencia”. El querer tener hijos es un “deseo”. Y las tendencias genéticas y los deseos racionales no siempre van en armonía, porque depende muchísimo de cada persona, de su educación, su entorno, sus valores, etc.

37

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Que nuestros genes tengan la tendencia de intentar reproducirse, no quiere decir que luego nosotros, en la práctica deseemos hacerlo conscientemente. Por un lado yo puedo tener la tendencia de tener hijos… pero por otro puedo pensar que es muy pronto, que no estoy preparado, que no tengo suficiente dinero, que mi pareja no es alguien estable que me pueda ayudar en esa tarea, etc. Pondré algunos ejemplos más de tendencia y deseo para que entiendas bien el concepto. “Si alguien me está molestando o está invadiendo mi espacio físico, tendré la tendencia de ser agresivo para “repeler” el ataque. Eso es algo instintivo. Pero como esa persona no se merece eso, conscientemente decido y deseo no hacerlo y me reprimo porque eso no está bien. He podido tener un “pronto” de disgusto, pero luego me he dado cuenta de que esa persona estaba de broma y que no procede responder de forma agresiva.”

Vamos con otro ejemplo:

“Yo tengo la tendencia de comer todo lo que “pillo”, pero puedo estar haciendo dieta y decidir adelgazar a base de alimentarme sólo de ensaladas y proteínas. La tendencia está por un lado y mi deseo por otro. Habrá veces que la tendencia pueda al deseo y que me salte la dieta, aunque en el fondo no quiera. Pero, en líneas generales, mi deseo era seguir la dieta.” Parte de la vida es entender nuestras tendencias y saber dirigirlas para poder así satisfacer nuestros deseos. Si no entendemos nuestras tendencias naturales, estamos condenados a ser presa de ellas en algún momento u otro. Además, entender las tendencias no sólo es importante para ti misma… sino que va a ser algo básico para que consigas entenderle a él.

38

Darle a la tendencia un “premio de consolación” Cuando la mente tiene una tendencia que se opone a nuestros deseos (como por ejemplo querer comerse una tarta de chocolate estando a dieta), el mecanismo más inteligente es darle a nuestro cerebro reptiliano (el cocodrilo) un pequeño aperitivo para calmar la tendencia sin que se nos desajuste la vida y así poder seguir atendiendo a nuestros deseos. Esto lo hacemos constantemente de forma natural y espontánea… pero es bueno saber hacerlo intencionada y conscientemente. Veamos un ejemplo. Tu cocodrilo te dice: “¡si ves comida, come todo lo que puedas por si acaso!”. Tú en este momento puedes querer hacer dieta… pero la tendencia de tu cerebro está ahí ¿qué hacemos? Le damos un “premio de consolación”: comemos una barrita con sabor a chocolate que NO engorde. Al hacer esto, tu cerebro se sacia con un sabor dulce… y se queda más o menos tranquilo por haber comido “azúcares” ¡Todos contentos! Después de cierto tiempo siguiendo la dieta y comiendo barritas de adelgazar, tu cerebro puede empezar a ver que hay gato encerrado… y la tendencia de conseguir más azúcar se puede intensificar… te pueden entrar muchas ganas de ponerte “morada” comiendo de todo ¿Qué hacemos? Nos saltamos la dieta UN día. Pero eligiendo con cierto cuidado los alimentos y evitando comer las cosas más nocivas. Estos premios de consolación que le damos a la tendencia se aplican en todas las áreas.

39

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Si estamos enfadados, el premio de consolación es pegarle puñetazos a un cojín para aliviar tensión sin necesidad de hacer daño a otra persona. Si estamos estudiando y estamos cansados, nos podemos tomar un pequeño recreo para luego seguir. La tendencia será descansar, pero nuestro deseo es seguir estudiando. Le damos a nuestra tendencia un pequeño premio y luego seguimos a lo nuestro. El 90% de la vida consiste en aprender mantener una armonía entre nuestras tendencias y nuestros deseos. Así que es REALMENTE importante que entiendas cómo funciona nuestra mente. Porque cuando estés con un hombre, no sólo vas a tener que entender y controlar tus tendencias sino también las suyas. Y gestionar los premios de consolación será básico para que ambos seáis felices.

40

Los perros hacen “guau”, los gatos hacen “miau” Los perros hacen “guau” y los gatos hacen “miau”. Así es la naturaleza. Podemos enfadarnos, frustrarnos o desesperarnos, pero la realidad es innegable: los perros ladran y los gatos maúllan. Esto es algo que no se puede cambiar. Si ya de por sí es complicado que un perro deje de ladrar cuando naturalmente le nace hacerlo (educar a un perro a que reprima sus ladridos es realmente complicado)… hacer que maúlle es, directamente, imposible. El perro es perro y está pensado para ladrar. No pasa nada. Es como es. Y vale para lo que vale. Si intentamos conseguir que el perro maúlle estaremos, simplemente, persiguiendo un imposible y aplicando un comportamiento totalmente irracional. Nadie en su sano juicio intentaría conseguir que un perro ladrara haciendo “miau”. Además, la función que tiene el ladrido en el perro, no es la misma que tiene el maullido en el gato. El perro ladra para ahuyentar las amenazas. El gato no. Son animales distintos con procesos y modos de conducta diferentes. ¿Cuál es la forma racional de relacionarse con estos animales? Utilizando a cada animal para lo que naturalmente está pensado. Si yo pongo a un gato a proteger una propiedad privada, no sólo será inútil, sino que podrá llegar a generarme graves problemas.

41

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Con la relación entre hombres y mujeres ocurre lo mismo. Los hombres no son mujeres. No hacen “miau”. Hacen “guau”. No suelen hacer cosas como empatizar, generar armonía en el grupo, cooperar o expresar sus emociones de vulnerabilidad. No están pensados para eso. Repito que NO HACEN “MIAU”. HACEN “GUAU”. El hombre, en cambio, sí suele ser bueno para solucionar problemas del mundo físico (como arreglar máquinas y buscar estrategias de acción), proteger, defender su territorio o liderar grupos de forma asertiva. Al igual que el perro, el hombre tiene naturalmente unas cualidades, unas funciones y unas habilidades innatas que le hacen perfecto para ser HOMBRE. Y él, como hombre, es distinto a ti, que eres mujer. Pretender que él escuche como tú, valore lo mismo que tú o sienta lo mismo que tú, es tan absurdo e irracional como pretender que el perro maúlle. Eso es ir en contra de la naturaleza. Los perros hacen “guau” y los hombres hacen cosas de hombres. No pasa nada. No hay nada malo en ello. Y precisamente porque los hombres y las mujeres somos tan distintos, la relación entre ambas partes es tan bonita y tan enriquecedora. No intentes cambiar a los hombres. Ellos son distintos y precisamente por eso, son tan fascinantes y útiles al relacionarse contigo. Si los entiendes y aprovechas las cosas buenas que, naturalmente, están pensados para hacer… tu vida será plena y feliz. Si, por el contrario, intentas conseguir que él haga, piense y sienta lo mismo que tú, estarás condenada a fracasar, haciendo que ambos sufráis. Así que el primer concepto realmente importante de este libro… es que entiendas que, realmente (y a todos los niveles) el hombre es distinto a la mujer. Asumir esta realidad es el primer paso para que puedas entenderte y tener una relación sana con ellos.

42

Los chinos hablan chino Si voy a China de vacaciones lo más probable es que me encuentre muchos chinos. Los chinos, por norma general hablan chino. Y es un idioma difícil de entender. Puede ocurrir que al llegar al aeropuerto me cruce con un inglés, o un alemán. También es posible que en el hotel me atienda un hombre de padre chino y madre inglesa que hable inglés perfectamente. O incluso puedo encontrarme por el pasillo a un español. Pero si me voy fuera del hotel y me adentro en Pekín, lo que me voy a encontrar son MUCHOS CHINOS. Y el idioma que voy a escuchar una y otra vez, en cada una de las calles de la ciudad será el chino. Uno puede ir a China y encontrarse algún extranjero que no sea chino, ni hable chino. Pero eso NO ES LO NORMAL. ¿Se puede afirmar que el 100% de las personas que hay en China sean nacidos en China y hablen chino? No. En China hay de todo, y hay gente viviendo ahí que ni son chinos, ni hablan su idioma. Pero si hablamos a nivel estadístico, el idioma de China es el chino mandarín, lo que habla la inmensísima mayoría de la población es el chino… y extranjeros que hablen otros idiomas, hay pocos. Con los hombres ocurre lo mismo. Los hombres, normalmente, hablan todos el mismo idioma, sienten las cosas de forma parecida y tienen aspiraciones similares. Los hombres entre sí, se entienden sin problemas. Hay alguno que puede ser un poco diferente, pero lo normal es que entre ellos se entiendan a la perfección a la primera.

43

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Las mujeres también se entienden bien entre ellas. Si los hombres hablan “chino”, las mujeres hablan “alemán”. Entre alemanes todo es fácil. Las mujeres tienen entre ellas más o menos la misma forma de comunicarse y de sentir las cosas. Y en pocos minutos se entienden y relacionan bastante bien. El problema está en mezclar chinos con alemanes. Ahí ya es todo más difícil. Si tú hablas alemán y te quieres ir a vivir a China tienes dos opciones: 1- Intentas buscar la reducidísima población china que hable alemán. 2- Aprender chino. La primera opción está bien para unas vacaciones de una semana. Pero como intentes vivir en China y llevar una vida normal sin aprender a hablar chino… lo tienes bastante complicado. Si vas a vivir en China, aprende chino. Está claro. Ese es el camino. Si quieres tener una vida plena y feliz con los hombres que te rodean tienes que aprender su idioma. Podrías intentar dedicarte a buscar ese hombre de cada mil que se comunica y siente las cosas como tú, pero eso no te va a hacer feliz, porque dependerás de “ese” hombre que te entiende, en vez de ser capaz de que cualquier hombre te entienda y de entenderles tú a ellos. Al igual que en China hay gente que no habla chino… también hay hombres que son excepciones estadísticas y que no siguen los patrones que se comentan en este libro. Pero eso no es lo normal. Tú me podrás decir: “Álvaro, yo conozco un hombre que no es como tú dices en el libro y que se comporta de otra manera”. Y tendrás razón. Al igual que en China puede haber una persona que hable italiano, en vez de chino. También me puedes decir: “Álvaro, este chico hace cosas parecidas pero no del todo iguales”. Del mismo modo, en China puede haber un chino que hable con acento cerrado de provincias y use palabras que sólo se utilizan en su región.

44

Los chinos hablan chino Las excepciones y los casos que se ajusten a la media de forma parcial existen y existirán siempre. Pero no es lo normal. Aquí te voy a enseñar el “chino mandarín” oficial del idioma de los hombres. Es decir, el patrón estándar que más o menos explica cómo funciona la mente masculina. Habrá hombres que se salgan un poco de la media y otros que sean realmente atípicos. Pero te aseguro que serán excepciones. Y, aunque no lo creas, los hombres son entre sí muchísimo más parecidos de lo que aparentan. Después de más de cinco años dedicado profesionalmente a dar conferencias sobre comunicación entre sexos y seguimientos personalizados a cientos de clientes, te puedo decir que sólo he sabido de un par de casos que realmente me parezcan excepciones reales a la medida.

45

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

46

El chino que habla alemán Lo que sí que ocurre, en cambio, con mucha frecuencia, es encontrar chinos que estudian alemán y que intentan chapurrear el idioma. Y esto es lo que os suele despistar a las chicas. Hay hombres que, por imitación e intuición, se medio comunican en vuestro idioma y hacen cosas que parecen propias de mujeres. Pero eso no es lo que les sale natural, sino algo que han desarrollado con los años. Es por ello que aunque el hombre no tenga innata mucha capacidad para escuchar… los hay que han trabajado esa habilidad y son muy buenos escuchando. También hay hombres que han desarrollado su empatía, su inteligencia emocional y sus habilidades de comunicación. Pero no es lo normal y no es algo que tengan tan innato como las mujeres. También hay hombres que pueden tener más controlado su deseo sexual… que pueden entender que para una mujer puede ser muy invasivo ver tanta actividad sexual en un hombre y que hayan aprendido a reprimirlo. Hay chinos que se pueden avergonzar de ser chinos e intenten disimularlo cuando están con extranjeros. Esto ocurre mucho con los hombres. Muchísimos hombres, se avergüenzan de las tendencias innatas de su sexo (como la agresividad, la excesiva actividad sexual o la falta de empatía) y las reprimen por miedo y por vergüenza.

47

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Pero no te equivoques… reprimir algo por vergüenza no quiere decir que esa tendencia no esté claramente presente. Al igual que un chino, por mucho que intente disimular su acento, al final es chino y se ha criado en China. Ten en cuenta que no sólo hablamos de diferencias genéticas u hormonales. También hablamos de factores culturales. El hombre se cría en una cultura que diferencia entre géneros y que potencia estas diferencias marcando lo que se supone que deben sentir y pensar. O sea que por genes y cultura, estás ante un chino, criado en china, que habla como un chino, y piensa e interpreta la realidad como tal. No te dejes engañar. El hombre es hombre y aunque hay alguna excepción… en la radical mayoría de los casos, se guía por un patrón común. Puede estar oculto, puede no parecerlo al principio, pero al final tiene unas necesidades distintas a las de la mujer. El chino habla chino, el perro hace “guau” y el hombre hace cosas de hombre.

48

Aceptar la realidad El primer paso para poder cambiar la realidad, es aceptarla. Es imposible mejorar en algo, si no se es capaz de entender el punto de partida en el que nos encontramos. La principal causa de fracaso en la vida reside en que la gente NO suele ser capaz de aceptar la realidad. Se ponen a sí mismos mil excusas negando la realidad e intentando convencerse de que las cosas son de una forma que no son. Aceptar la realidad no significa ser una persona negativa. Todo lo contrario. Las personas pesimistas son aquellas que piensan que todo va a ir mal. Las personas optimistas son las que piensan que todo va a ir bien. Pensar que todo va a ir bien es una actitud muchísimo más eficiente, poderosa y útil que pensar que todo va a ir mal. Pero tanto el pesimismo como el optimismo son formas de “predecir” el futuro. Aceptar la realidad no tiene nada que ver con lo que puede o no puede pasar el día de mañana. Sino que es la habilidad de saber percibir con efectividad lo que está pasando HOY. Hay que ser muy optimista con respecto a lo que puede pasar en el futuro. Pero muy realista con lo que ocurre en el presente. Aceptar la realidad no es algo emocional, sino racional. No hace falta perder el optimismo, ni el buen ánimo. Simplemente hay

49

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES que tener la valentía de aceptar que las cosas son como son, al margen de que luego nosotros intentemos cambiarlas y seamos optimistas a la hora de predecir ese cambio. La realidad entre hombres y mujeres es que somos muy distintos. No te imaginas cómo de distintos somos. Tenemos cerebros; masas corporales, tamaños; fuerzas; inteligencias; y sistemas reproductores diferentes. Es decir, que somos totalmente distintos en estas cuatro áreas: - Estructuras cerebrales - Complexión y fuerza física. - Habilidades intelectuales - Sistemas reproductivos Esto hace que casi nada se procese igual en la mente de un hombre que en el de una mujer. Ni se le da la misma importancia, ni se siente de la misma forma, ni se valora con la misma relevancia, ni se expresa de la misma manera. Esta es la realidad. Es algo que está demostrado, que día a día se comprueba y que no tiene ningún sentido negar. Cuanto antes aceptemos la realidad y nos adaptemos a ella, más rápido podremos avanzar. La frustración en las parejas está en que ninguna de las dos partes asume esta realidad. Una y otra vez intentamos pensar que la otra persona siente lo mismo que nosotros, que sus palabras significan lo mismo, que las necesidades son las mismas y que se expresa el amor y el cariño de la misma forma. Y esto es negar la realildad. Ni sentimos igual, ni pensamos igual, ni buscamos las mismas cosas. El problema de no ser capaz de ver la realidad y entenderla como es… es que luego, las interpretaciones y las conclusiones que sacamos de la misma, son erróneas. Y al final nos acabamos disgustando por cosas que NO están pasando, y descuidamos y dejamos de lado cosas muy importantes que SÍ están pasando.

50

Aceptar la realidad

Veamos algunos ejemplos:

“Estás con un chico que te gusta y le cuentas un problema. Él no pregunta, ni te anima a hablar de ello. Por el contrario te intenta dar una solución práctica de lo que debes hacer. Tú sientes que él no te aprecia, porque si te apreciase, tendría interés en ESCUCHAR, en vez de en intentar pasarse de listo, diciéndote lo que tienes que hacer.” Este es un claro ejemplo de negación de la realidad. Él NO es como tú. Su cerebro es distinto al tuyo y para él, tener cariño a alguien no se expresa ni se plasma de la misma forma que si fuera mujer. Para él, darte una solución, es su forma masculina de mostrar interés y cariño. Porque el modo “escuchar”, “empatizar” y “simplemente estar ahí para ti, sin hacer nada más que darte cariño”, no está tan presente en su cerebro de forma natural. Lo cual no quiere decir que no pueda desarrollarlo. De hecho, hay hombres que gracias a una buena educación emocional… a lo largo de los años, han desarrollado mucho su capacidad de empatía. Pero no es algo NORMAL para ellos. Les cuesta mucho trabajo y conlleva esfuerzo.. Veamos otro ejemplo: “Llegas con un peinado y un vestido nuevo y él no te dice nada. Tú sientes que ya no le gustas. Él, simplemente, no se ha dado cuenta, porque su cerebro no está programado para percibir los pequeños cambios en las cosas si antes no se le ha pedido que lo analice. Tenemos mentes muy prácticas. Eso no quiere decir que no le gustes.” Aunque te parezca increíble, realmente NO se ha fijado. Pero ni en ti, ni en nadie. Un hombre no se suele fijar en los cambios de apariencia de ningún amigo, o conocido. No lo hacemos con nadie. Esa es la realidad. Si no lo hacemos con nadie, tampoco tendremos la tendencia natural de hacerlo con nuestra pareja. Y eso no significa nada malo. Si tú te disgustas, estarás haciéndolo por algo que “no existe”, a consecuencia de estar interpretando mal la realidad.

51

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Y también puede ocurrir lo contrario, que él esté muy frustrado con algo y tú pienses que no tiene importancia, porque a ti, eso no te preocuparía. En cualquiera de los dos casos, será importante aceptar la realidad. Hombres y mujeres somos distintos y somos perfectos tal y como somos. No hay mejores ni peores… El hombre y la mujer no son iguales, pero son equivalentes. Esto quiere decir que ambos sexos somos igual de válidos como seres humanos, pero diferenciados en cuanto a cualidades, aptitudes y genética.

52

No simplifiques algo complejo Si negar la realidad es la principal causa de fracaso en la vida… la segunda quizá sea intentar simplificar las cosas que son complicadas. Las cosas normalmente son complicadas, porque el ser humano es inteligente y hay muchos factores que entran en juego al mismo tiempo. Las acciones de una persona NUNCA son motivadas por una sola razón. Son un cúmulo de muchas pequeñas razones que, en conjunto, nos hacen actuar de una forma u otra. Cuando decidimos no ver de nuevo a una persona… son muchas las variables que están ocurriendo a la vez. Puede ser que haya una razón principal, como que, por ejemplo, no nos divertimos suficiente con ella, no nos parece suficientemente atractiva, o no sea buena en la cama. Pero habrá muchas otras cosas que influyan a la vez. Por ejemplo, que hemos tenido una experiencia previa con una persona de las mismas características y no funcionó, que en este momento de nuestra vida no nos sentimos preparados para tener otra relación seria, que nos da miedo que nos hagan daño, que consideramos que es demasiado buena para nosotros y nos asusta la idea de no estar a la altura, etc. El éxito o el fracaso de una relación entre dos personas no va a estar en UNA cosa, sino en un conjunto de muchas. Por eso las relaciones humanas son tan complicadas, porque se tiene que producir un equilibrio entre muchas variables.

53

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Si un chico no te llama, no intentes hacer una reunión entre amigas para determinar cuál ha sido LA CAUSA. A no ser que haya algo que claramente hagas fatal y que te ocurra siempre… lo más probable es que sea una mezcla de muchas pequeñas cosas que han ido mal. Como digo, no intentes transformar algo complejo en algo sencillo. Las personas son complejas y las decisiones se toman siempre en base a varias razones. Aunque, como digo, puede haber una razón que tenga más peso (de hecho, siempre suele haberla), hay muchos más factores que estarán influyendo. Cuanto más capaz seas de percibir los matices en las cosas… cuantas más variables seas capaz de tener en cuenta, y cuanto más en conjunto seas capaz de percibir las situaciones… más poderosa serás a la hora de tomar decisiones y cambiar tu realidad. Esto es lo mismo que intentar arreglar una mala situación económica. Si falta dinero no ha sido por UNA sola causa. El dinero mal administrado se debe a muchas pequeñas cosas: gastar un poco de más en comida, salir un poco más de la cuenta, darte un par de caprichos más de los que deberías, gastar algo más de lo razonable en regalos, etc. A no ser que seas drogadicta o ludópata, lo más normal es que si a final de mes te falta dinero, sea por culpa de muchos pequeños motivos. Aunque haya claramente algo que te haga gastar más dinero que el resto, en conjunto siempre habrá muchos pequeños factores extra que agraven el problema. Los hombres nos solemos sentir frustrados siempre en las mismas áreas, pero nunca será tan fácil como parece. Se podría decir lo siguiente: “El hombre es muy simple en las áreas en las que la mujer suele ser compleja… y muy complejo en las cosas que la mujer suele ser simple”.

54

No simplifiques algo complejo

Por eso para algunas cosas los hombres os parecemos simplísimos (como por ejemplo para excitarnos sexualmente), pero para otras (como gestionar el compromiso de una relación) parecemos extraterrestres venidos de otro planeta.

55

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

56

Ni blanco, ni negro: gris En la vida nada es blanco o negro, las cosas suelen ser siempre grises. Ni tu jefe es un tirano despiadado, ni un monje tibetano… lo normal es que sea un hombre complejo, bueno para algunas cosas y malo para otras que, aunque difícil de entender, con un poco de “maña” se puede manejar bien y tener una buena relación con él. Las personas siempre somos grises. Cuanta más precisión tengamos a la hora de percibir esa complejidad, más felices seremos. En este libro comentaré mil cosas que no deben ser tomadas como blancos o negros. Si hablo de sexualidad, compromiso o amor siempre será con matices y sin extremismos, porque en la vida debe haber un equilibrio entre las cosas. Y nada puede aplicarse de forma aislada y totalitaria. Hablaré sobre la importancia de la sexualidad, pero no todo en la vida es sexo. A eso hay que añadirle más cosas y por eso es importante que entiendas que estaré hablando de un “gris” y no de un “negro”. A la hora de entender las emociones, ocurre lo mismo. No se trata de amar locamente u odiar con sadismo. Normalmente las emociones correctas son matices intermedios. La inteligencia no es otra cosa que la capacidad de darle a las cosas estos matices intermedios. La persona poco inteligente sólo ve blanco o negro. La persona muy inteligente ve millones de grises.

57

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES El ser humano poco inteligente se enfada o ama. El que es muy inteligente es capaz de amar de mil formas, de tener cariño pero poniendo cierta distancia, de poner mucha distancia pero sin enfadarse, de enfadarse pero levemente, de enfadarse mucho, etc. Y así con todo. Cuanto más inteligente es una persona, más sutilezas ve y aplica en las cosas. Es por ello que te pido que entiendas que todo lo que aquí expongo debe ser comprendido con matices. No son cuestiones simples ni extremistas. Son explicaciones y teorías que analizan muchas cosas a la vez, y cada una de ellas con muchas variables. Cuanto más se perciban y entiendan estos matices, más eficiente será la comprensión de la realidad y más herramientas tendrás para mejorar tu relación con los hombres.



58

Hombres y mujeres Este libro pretende tan solo “explicar” cómo funciona la mente masculina. No intento defender, justificar o aprobar su comportamiento. Simplemente tengo la intención de que comprendas lo que pasa por nuestra cabeza. Habrá cosas graciosas, otras preocupantes y la mayoría de ellas serán curiosas para ti, que eres mujer. En muchas cosas, los hombres tenemos una mente simple, con necesidades simples. A veces tanto, que te asombrará saber las cosas que pueden hacernos REALMENTE felices. Pero también podemos ser muy complejos en otras áreas. Aunque con un toque de humor, este libro se basa en estudios científicos y antropológicos que explican y demuestran por qué el hombre y la mujer son como son… y por qué se sienten autorrealizados y felices con ciertas cosas. Todo tiene un por qué. Ya explicamos antes que el ser humano tiene tres cerebros, con sus tres respectivas dimensiones: la parte más instintiva y primaria (cerebro reptiliano o cocodrilo), la emocional (cerebro límbico) y la racional (cerebro neocórtex). Nuestras necesidades instintivas (las del cocodrilo) son 100% genéticas y no se pueden cambiar. Nuestras necesidades emocionales son mitad genéticas y mitad culturales (aprendidas). Y nuestras necesidades racionales son casi 100% culturales. Es por ello que podemos

59

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES modificar lo que sentimos y lo que pensamos, pero no podemos cambiar lo que necesitamos para sobrevivir (dimensión fisiológica) o las actividades que nos hacen sentirnos realizados a un nivel primario e instintivo. Digamos que hay como un 30% de cosas de nosotros que son genéticas y no podemos cambiar…y un 70% de nuestra personalidad de cosas que sí podemos cambiar. Hay ciertos rasgos que nos van a despertar atracción, aunque no queramos y ciertas cosas que nos van a dar un nivel de placer y autorrealización enormes porque, simplemente, están en nuestros genes. Entender esto es importantísimo. Hay cosas que el hombre necesita que NO puede elegir o negociar porque está en su naturaleza. Al igual que tú, como mujer necesitas ciertas cosas que tampoco puedes elegir. Respetar esto y actuar en consecuencia es la base de una relación sana y feliz. Nuestro cocodrilo (tanto el masculino como el femenino) es puramente egoísta. Sólo le interesa realizar sus funciones. Pero, por suerte, como digo, el ser humano tiene unas emociones y una mente racional que podemos utilizar para otros valores superiores. La felicidad en la vida depende de saber conjugar esa parte egoísta, inevitable… con nuestras otras herramientas superiores que nos hacen ayudar a otros… y ser útiles a los demás. En una relación es bueno que ambas partes puedan mirar por sus intereses, al mismo tiempo que contribuyen a satisfacer los de la otra parte. Es decir que si tú estás bien y tienes lo que tú necesitas como mujer, será muy sencillo que te sobren ganas de darle a él lo que necesita. Y viceversa. Él estará encantado de hacer mil y una cosas por satisfacerte siempre que sienta que tú le estás dando lo que él necesita. Para poder ser generosos con nuestra pareja de forma sostenible, tenemos que estar recibiendo la parte que NOSOTROS necesitamos. Y como estas necesidades son distintas en hombres y mujeres, la mayoría de los problemas dentro de una relación son causados por problemas de comunicación y malentendidos al pensar que

60

Hombres y mujeres estamos ofreciendo algo valioso a la otra persona cuando, eso que le damos, no tiene el valor que nosotros creemos. Si, por ejemplo, cuando él llega de trabajar tú le ves preocupado y le haces mil y una preguntas para que te cuente lo que le pasa… él es muy probable que no valore tu interés. Si, en cambio, tú le dejas espacio, te preocupas de que no haya ruido ni estímulos cerca y eres paciente… se le pasará el agobio y, de pronto, estará encantado y satisfecho. Ahí está la belleza de la relación entre hombres y mujeres. Somos muy distintos. Y para poder generar un clima de felicidad, es necesario amoldarnos mutuamente y entender en profundidad lo que la otra persona necesita, que, en el 90% de las veces, será algo diferente a lo que necesitarías tú. Una vez dicho esto, veamos cuáles son esas diferencias.



61

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

62

SEGUNDA PARTE El hombre y la mujer

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

64

Diferencias entre 1 hombres y mujeres 1 Para ampliar la información de esta sección, puedes consultar la bibliografía de la pag. 283.

La gente no termina de creérselo: los hombres y las mujeres somos diferentes. Los últimos estudios científicos han demostrado más allá de toda duda unas diferencias cerebrales y estructurales tan grandes que es algo que ya no se puede rebatir. Cuanto mejor conozcamos esas diferencias estructurales, más herramientas tendremos para entender al sexo opuesto. Así que, antes de nada, vamos a ver esas diferencias para que tengas una visión general de lo que estamos comentando. Analicemos primero los cerebros.

Las conexiones interhermisféricas El cerebro humano tiene dos hemisferios, que básicamente son como dos mitades, que se dividen la actividad y las funciones entre sí. Pues bien, la mujer tiene estos hemisferios un 30% mejor conectados entre sí que el hombre. Es decir, que el cerebro femenino tiene un 30% más de conexiones interhemisféricas. Esto es lo que hace que podáis hacer dos cosas a la vez con mucha más facilidad. Y también lo que

65

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES provoca que tengáis mucha más dificultad para diferenciar la “derecha” de la “izquierda”. Por eso la mujer suele ser mucho mejor haciendo actividades y trabajos multitarea (que requiera hacer y gestionar varias cosas a la vez), mientras que el hombre es muchísimo peor en estas habilidades. Como contrapartida, el hombre, en cambio tiene mayor capacidad de concentración. Por eso no puede escucharte mientras está viendo la televisión, o mientras está terminando un proyecto del trabajo. Esto tiene un principio evolutivo muy lógico. Hace 150.000 años cuando la especie humana empezaba a poblar la tierra… Los hombres que mejor se concentraban en la caza, sin pensar en nada mas, ni escuchar nada más, eran los mejores cazadores y las mujeres que mejor hacían multitarea siendo capaces de cuidar a los hijos, mientras hacían la comida o mientras recolectaban frutos, eran las mejores madres. O sea que cuando tú intentas hablar con tu pareja mientras él ve la televisión… lo más probable es que él no te esté escuchando, porque ha heredado el cerebro de los mejores cazadores de la antigüedad, que eran los que NO escuchaban a nadie mientras cazaban. Esto es cierto hasta el punto de que el cerebro masculino se vuelve científicamente SORDO cuando está concentrado. O sea que realmente no escucha lo que estás diciendo, porque directamente no está oyendo sonidos. No somos mejores ni peores, somos distintos. Cada uno tiene facilidad para unas cosas. Y esto no debe ser una competición sino una colaboración.

El sexo, la comunicación y las emociones El cerebro masculino tiene en 2.6 veces más región dedicada al sexo que la mujer. Es decir que hay una zona en el cerebro que gestiona la actividad sexual que es casi tres veces más grande en el hombre.

66

Diferencias entre hombres y mujeres No te alarmes, eso no quiere decir que a él sólo le importe el sexo, pero sí que es bueno tener en cuenta el dato. La mujer, en cambio, tiene más del doble de regiones dedicadas a la comunicación y las emociones. No en vano hay diez veces más incidencia de tartamudez y disfunciones del habla en hombres que en mujeres. Las mujeres tienen mucha más capacidad de comunicación que el hombre. Por eso la mujer puede hablar durante horas y el hombre a las pocas frases ya ha perdido el hilo de la conversación. Así mismo, aunque los niveles de inteligencia y de capacidad de memorización es equivalente en hombres que en mujeres, en la práctica, esta inteligencia se expresa de forma diferente. Por ejemplo, la mujer tiene más memoria emocional, y el hombre tiene más memoria racional. La mujer tiene mucha más facilidad para recordar cosas con relevancia emocional, como una discusión, el cumpleaños de su hijo o lo que llevó puesto en su primera comunión. Y el hombre, en cambio tiene mucha más facilidad para recordar secuencias de trabajo, disposiciones geométricas o modelos de coche. Por eso el hombre no recuerda los detalles de una discusión, o la fecha de vuestro aniversario. Pero sí que recuerda exactamente su modelo de coche preferido o las últimas prestaciones que incluye su ordenador.

Testosterona Hay una hormona, llamada Testosterona, que se dedica a regular las siguientes funciones: - Agresividad. - Territorialidad

67

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Actividad sexual - Ego - Necesidad de estatus - Ejercicio físico - Necesidad de espacio Pues bien, el hombre tiene entre 10 y 20 veces más cantidad de testosterona en sangre que la mujer. Esta es la mayor diferencia entre sexos y no nos podemos ni imaginar las implicaciones que esta diferencia tiene en el día a día. El hombre tiene constantemente en sangre una hormona que le hace ser más sexual, más agresivo, más territorial, más egocéntrico, más activo, etc. que la mujer. Los estudios más conservadores dicen que el hombre puede tener cuatro veces más deseo sexual que la mujer. Pero hay por ahí estudios que indican que podríamos estar incluso hablando de hasta un deseo sexual veinte veces mayor. En cualquier caso, un deseo sexual cuatro veces mayor ya es una barbaridad. Son unas diferencias abismales. Ten en cuenta que, por ejemplo, la diferencia entre un pigmeo y un jugador de baloncesto es tan sólo un 30% más de altura. En el tema del deseo sexual estamos hablando de una diferencia de entre el 400% y el 2000%. La testosterona es lo que hace que el hombre sea mucho más egocéntrico, más dominante, más territorial y más sexual. Y también por eso tiene más facilidad para el liderazgo, los enfrentamientos y la gestión de conflictos en situaciones críticas. Una vez más, esto tiene todo el sentido del mundo a nivel evolutivo. En la caza, la testosterona era muy útil. Porque estaban constantemente sometidos a situaciones de mucho estrés donde la agresividad, la territorialidad y el ejercicio físico eran imprescindibles. Cuando volvían a las cuevas con sus familias, tenían que fecundar mucho y rápido para aumentar la probabilidad de reproducción (por eso tienen tanto deseo sexual). Y dentro de la tribu tenían que intentar ser los líderes o tener una buena posición dentro del grupo.

68

Diferencias entre hombres y mujeres

Fuerza física La mujer tiene de media un 40% menos de fuerza física que el hombre. Y cuando se intenta desarrollar esta fuerza, el hombre tarda la mitad en conseguirlo. Es decir, que para incrementar, por ejemplo un 10% la fuerza de un músculo, la mujer necesita el doble de tiempo que un hombre. Como contrapunto, la mujer aprende más rápido las funciones motoras y tiene más coordinación. El hombre es más fuerte, pero más patoso en cuanto a psicomotricidad fina se refiere. Y la mujer, a su vez, es más débil pero tiene mayor coordinación. Para comprobar esto no hace falta más que irse a cualquier pista de baile del mundo y ver que las mujeres bailarán muchísimo mejor que los hombres. Y en todas las profesiones para las que la coordinación y la psicomotricidad fina sean puntos fuertes, la mujer estadísticamente hablando destacará por encima del hombre. Esto no es algo trivial. Unas diferencias tan grandes en estas áreas hacen que las estrategias vitales de hombres y mujeres no pueden ser iguales. La mujer históricamente no se ha podido permitir ser igual de emprendedora, irresponsable y “loca” que el hombre, porque era menos fuerte (recuerda que hablamos de la parte instintiva; la mujer moderna se enfrenta con frecuencia a retos muchísimo más arriesgados que los hombres).

69

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

La visión Los sistemas de visión masculinos y femeninos también son muy diferentes entre sí. El ojo del hombre ve la mitad de colores (literalmente) que la mujer, porque los receptores del color que están presente en el ojo se fabrican gracias al Cromosoma X. Y como la mujer tiene dos Cromosomas X en lugar de uno (que es lo que le ocurre al hombre), eso hace que vea el doble de colores. O sea que cuando él no ve la diferencia entre blanco marfil y beige es porque sus ojos no lo están viendo. Con tiempo y mucho esfuerzo un hombre puede entrenar su habilidad para diferenciar colores, pero está en desventaja. Por eso para vestir o para combinar colores, él tendrá muchas más dificultades a priori que tú. Por si esto fuera poco, el hombre tiene mirada en túnel. El ojo masculino está pensado para mirar muy bien y precisar los detalles de lo que ve a lo lejos. Él será muchísimo más hábil que tú leyendo un cartel escrito a larga distancia. Pero esta cualidad, hace que no tenga visión periférica. Es decir, que no ve por los lados. De hecho, el ojo del hombre tiene 45 grados menos de visión por cada lado. Su ojo sólo ve lo que está justo delante de donde está enfocando. Por eso no es capaz de encontrar la mantequilla en la nevera, necesita hacer un barrido visual para ver tu escote o tus zapatos y no se fija en tu peinado si no le dices que te lo mire. Como contrapartida a esto, la mujer tiene menos y peor visión espacial. El ojo femenino está pensado para prestar atención a todo lo que ocurre en el entorno a la vez. Digamos que es un ojo pensado para vigilar y ficharlo todo. Pero para las habilidades de la caza y la gestión de los espacios, está menos preparado. Para aparcar y calcular distancias la mujer es, de media, peor que el hombre. Y por eso en las carreras de ciencias hay una desproporción muy grande entre hombres y mujeres.

70

Diferencias entre hombres y mujeres Como siempre digo, no somos ni mejores ni peores. Somos distintos. Esto tiene grandes implicaciones en la práctica, porque día a día, la mujer se frustra cuando el hombre no ve cosas. Se frustra cuando no ve los pequeños cambios, cuando no presta atención a los detalles o cuando es demasiado descarado mirando a la gente. No puede hacerlo de otra forma porque no ve por los lados. O se gira o, literalmente, no lo ve. No te enfades si un hombre te hace un barrido con la mirada. Si no lo hace, no te ve. Un hombre muy educado puede reprimirse y no mirarte, pero ten claro que si no hace el barrido, no sabe cómo eres de cuello para abajo. Si te mira descaradamente haciendo un “escáner” es porque le gustas y al no tener visión por los lados, necesita mirarte de esa forma para verte entera. Antes o después tendrá que hacerlo. Los hombres muy inteligentes socialmente, lo hacen cuando tú no te das cuenta, y con cuidado. Pero lo hacen igual que todos. Eso es tan seguro como que hay vida en la tierra.



Reproducción Los hombres y las mujeres tienen órganos reproductivos totalmente distintos, con implicaciones completamente diferentes. Para cualquier especie de mamíferos, la fecundación es muchísimo más complicada para la hembra que para el macho. El embarazo, la lactancia y la gestión de la infancia de la cría la llevan a cabo las hembras de las especies. Los machos suelen despreocuparse. El ser humano intenta ser más responsable y los padres varones tienen una parte mucho más activa en la crianza del niño de lo que la tienen el resto de mamíferos. Pero aún con eso, el hombre y la mujer no pasan por el mismo proceso. No es lo mismo quedarse embarazada, dar a luz, amamantar y criar a un hijo, que, simplemente fecundar un óvulo y estar “cerca”

71

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES durante todo eso ocurre. La mujer está biológicamente obligada a ser más cauta, más responsable y más selectiva que el hombre a la hora de tomar sus decisiones. Sobre todo en lo que a elección de parejas sexuales se refiere. Da igual que conscientemente se haya decidido NO tener hijos. Los genes de la mujer la van a hacer tender a ser más responsable y selectiva que el hombre.

La Oxitocina Una diferencia más entre hombres y mujeres es una hormona llamada oxitocina. La oxitocina es la hormona del apego. Básicamente, es una sustancia que te hace desarrollar un cariño casi incondicional con la persona que tienes delante. Cuando el cuerpo segrega oxitocina el cerebro registra la siguiente orden: “A partir de ahora, sentirás apego por la persona que tienes enfrente”. El hombre segrega esta hormona en menos cantidad que la mujer y cuando lo hace, los altos niveles de testosterona que tiene en sangre hacen que el efecto de la misma se reduzca. Es decir que, en la práctica, los efectos de la oxitocina en el hombre son muy pequeños. En la mujer, por el contrario, los efectos de esta hormona son muy poderosos. La mujer está pensada para liberar oxitocina en tres tipos de situaciones: - Durante el parto. Al dar a luz a sus hijos. - Durante la lactancia. Al alimentar a sus hijos. - Después del sexo. Con su pareja.

72

Diferencias entre hombres y mujeres La oxitocina es una hormona muy útil. Gracias a que la mujer tiene esta hormona los hijos sobreviven. Si la mujer no desarrollara un apego incondicional hacia los hijos, la especie moriría. La razón de que todos y cada uno de nosotros estemos vivos es que esta hormona está funcionando. Pero esta hormona, a su vez, es la que también hace que la mujer tenga más tendencia hormonal a desarrollar apego hacia sus parejas sexuales, al margen de que hubiera conexión real entre ambas partes antes del sexo. Esto tiene sentido evolutivo también, porque las mujeres que desarrollaban apego por sus parejas, en la prehistoria sobrevivían mejor. Los hombres, por el contrario, y como dije anteriormente… tienen esta hormona bastante inactiva. Conocer las implicaciones de esta hormona es muy importante, porque, dentro de la relación, con mucha frecuencia va a jugar en contra de la mujer. Especialmente al principio. Ten en cuenta que tú, como mujer, tienes en tus genes una hormona que va a hacer que tengas más tendencia a encariñarte de tus parejas sexuales, de la que tienen ellos. O sea que estás en desventaja. Incluso aunque sea para un rollo de una noche. Incluso aunque no quieras nada serio, estadísticamente hablando, la mujer va a tener siempre la tendencia de que haya más cariño en la interacción de la que tiene el hombre. Hay tres casos en los que este proceso de encariñamiento puede no tener lugar: - Cuando la mujer tiene genéticamente programada menos liberación de oxitocina de lo normal. Una excepción estadística que ocurre de vez en cuando, aunque no es lo normal. - Porque culturalmente haya aprendido a frenar este proceso. Por ejemplo, en familias muy liberales, en las que se educa a no asociar tanto el sexo con el emparejamiento y donde las mujeres han recibido una educación desde la in-

73

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES fancia más igualitaria con respecto al hombre, los efectos de este proceso hormonal es menos acusado. Este ejemplo es similar a los hombres que aprenden desde pequeños a reprimir su testosterona para resolver conflictos de forma no agresiva. Este tipo de educación es muy sana y sería lo ideal: una educación que ayude a eliminar las desventajas hormonales de cada sexo ayudando a los niños a controlar sus procesos hormonales y no a ir a la deriva siendo “presa” de ellos. - Cuando la mujer ha tenido muchas parejas sexuales. Cuantas más parejas sexuales se tiene, menos Oxitocina libera el cuerpo femenino después del sexo. Es decir, que una mujer tiene mucha más probabilidad de enamorarse o encariñarse de la persona con la que pierde la virginidad que de su pareja sexual número treinta. Teniendo todo esto en cuenta, es lógico que hombres y mujeres tengan procesos emocionales tan diferentes al enfrentarse a una relación estable.

La empatía Por si esto fuera poco, los últimos estudios científicos están demostrando que es muy probable que, el hombre, directamente, sienta menos que la mujer. Cuando un útero se fecunda, el sexo del feto es siempre femenino. Es a través del embarazo cuando el embrión varón sufre una descarga masiva de testosterona que le va configurando con cualidades masculinas. Aún así, cuando un niño nace, las diferencias que tiene con la mujer son los genitales y algunas pocas distinciones fisiológicas más. Su cerebro es, en ese momento, muy parecido al de una mujer.

74

Diferencias entre hombres y mujeres Ahora bien, una vez que el niño se hace mayor, su cerebro recibe un par de descargas masivas de testosterona (primero a los 5 años y luego a los 12) que provoca que su estructura cerebral cambie completamente. No sólo el hombre adulto tendrá siempre en sangre diez veces más nivel de testosterona que la mujer, sino que a estas edades tempranas, su cerebro recibe tanta testosterona en su desarrollo que sufre cambios estructurales radicales que la mujer NO tiene. Sé que parece increíble pero te aseguro que es cierto. La testosterona hace que la estructura cerebral cambie durante la infancia y su cerebro se vuelve muy diferente al de la mujer. Concretamente, los cambios que la testosterona produce en la gestación del cerebro masculino son: 1- Se le “fríen” gran proporción de las conexiones entre las emociones y la capacidad de expresarlas en el rostro (es decir que mientras un niño tiene facilidad para poner muchas caras distintas de miedo o dolor, el hombre adulto de pronto tiene sólo capacidad para poner un par de ellas). Esto también tiene un por qué evolutivo. En la antigüedad, el hombre sobrevivía mejor sin mostrar las emociones. Cuanto más se le viera en la cara el miedo o la ira, más probable era que los atacantes supieran sus puntos débiles. En cambio, los hombres que eran capaces de ocultar sus emociones sobrevivían mejor. Por eso los hombres ven como algo bueno NO mostrar sus emociones. Es algo que tienen en los genes. No lo pueden evitar. Y también por eso a las mujeres les atraen tanto los hombres con mirada inescrutable, que dan sensación de misteriosos y de impenetrables. Evolutivamente son ese tipo de chicos los que mejor sobrevivirían en situaciones precarias. Esta incapacidad para mostrar emociones, es lo que hace que cuando él está pensando ponga la misma cara que cuando está enfadado. No está enfadado. Simplemente tiene menos “caras” que tú, y usa la misma cara para las dos cosas. En una discusión,

75

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES habrá muchísimas veces que tú pienses que está enfadado, le preguntes qué le pasa y, esté pensando en cómo solucionar el problema. Tú te disgustarás porque no entiendes por qué se ha enfadado. Él te dice que no le pasa nada (cosa que es cierta porque simplemente está pensando), tú te enfadas porque piensas que él te miente. Él se enfada porque le llamas mentiroso. Y al final los dos discutís por un problema “imaginario” que no existe. 2- La otra cosa que provoca la descarga masiva de testosterona en la infancia, es que al hombre se le reduce un poco la capacidad de empatía con la gente que le rodea. Una vez más, el hombre en la prehistoria no se podía permitir ser muy empático. La empatía es la capacidad de “sentir” por la otra persona. Si un cazador, a mitad de lucha con un león, veía morir a un amigo y se ponía triste y sentía el dolor del amigo… el león se lo comía. Tú estás viva, gracias a que tus antepasados “masculinos” no eran muy empáticos. Gracias a esta falta de empatía el hombre es capaz de hacer cosas como proteger mejor de un ataque, defender con uñas y dientes lo que le pertenece y dirigir a grupos inmensos de gente en situaciones de muchísimo estrés. Pero como contrapartida él no es tan capaz de ponerse en tu lugar cuando tú le cuentas un problema y, a menudo, sólo te habla para darte soluciones. Tú te disgustas porque consideras que no te entiende y no te escucha, y piensas que eso significa que no te quiere, y lo único que está pasando es que no tiene la misma habilidad que empatizar. No es casualidad que haya diez veces más incidencia de problemas antisociales en el hombre que en la mujer (como pueden ser el autismo o el síndrome de Aspergen). Es decir, que el hombre tiene menos emociones. Las expresa menos y las entiende mucho menos.

76

Diferencias entre hombres y mujeres Pero tranquila, que tampoco somos hombres de las cavernas. Tenemos nuestro corazón y nos gusta ayudar y cuidar a la gente que nos importa. Lo único que ocurre es que nos cuesta un poco más. Antes de terminar, me gustaría aclarar el concepto de “empatía”. La empatía como cualidad emocional y cerebral consiste en ser capaz, literalmente de “sentir” lo mismo que la otra persona. Es decir que, empatizar, en su acepción más fisiológica significa hacer “espejo” (de hecho, la empatía se produce precisamente gracias a las “neuronas espejo” que son las que activan esta función). Esta es la cualidad que los hombres tienen menos que vosotras (la mujer tiene más neuronas espejo que el hombre). El hombre puede entender tus emociones si se las explicas, pero no va a ser capaz de hacer espejo y sentirse igual de triste, emocionado o alegre que tú. Al menos no con la misma facilidad que tendría una mujer. Gracias a que las mujeres sentís lo mismo que los demás, sois capaces de satisfacer las necesidades de los hijos de forma tan espectacular sin necesidad de hablar. Una madre con sólo mirar al niñ@ siente lo mismo que él/ella y gracias a eso es capaz de cuidarle con ese increíble nivel de excelencia. Para el hombre llegar a este nivel de comunicación interpersonal sería realmente complicado, por culpa de la testosterona. Así que recuerda: - El hombre no es capaz de expresar emociones con la finura, precisión y riqueza de matices que lo hace una mujer. - El cerebro masculino no procesa la empatía del mismo modo que el femenino. Él no “siente” tanto las cosas cuando ve emociones en los demás. Sé paciente porque estamos muy limitados en este sentido. En todas las culturas del planeta, no ha habido ni un solo enfrentamiento, guerra o conflicto iniciado masivamente por mujeres. Jamás. Esto NO es casualidad.

77

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Las mujeres sois empáticas y eso os hace cooperativas, menos territoriales, más generosas e inmensamente más capaces de generar armonía, paz y equilibrio a vuestro alrededor. Habilidades que son valiosísimas e imprescindibles para que una sociedad sobreviva y goce de bienestar. Recuerda que siempre estoy hablando a nivel estadístico. Hay hombres que han dedicado años a desarrollar la empatía, o incluso que hormonalmente tienen menos testosterona y que, en ese sentido, naturalmente tienen un cerebro muy parecido a las mujeres (estos casos están clínicamente demostrados). Y mujeres que son más agresivas, territoriales y autodeterminadas que el resto. Bien porque hayan decidido trabajar durante años sus habilidades de liderazgo o porque, al igual que en el caso de los hombres, hayan tenido un desarrollo hormonal con más testosterona de la cuenta y gocen de un cerebro con habilidades masculinas. Pero estos casos NO son lo normal. Por si esto fuera poco, contamos con una diferencia más que ya comentamos anteriormente. Las zonas en el cerebro dedicadas a la comunicación y el procesamiento emocional son casi tres veces más grandes en el cerebro femenino que en el masculino. Es decir que tú, en tu cabeza, tienes un ordenador casi tres veces más potente que el suyo para gestionar las emociones y comunicarlas. Digamos que vosotras sois como catedráticas de universidad del tema de las emociones, y los hombres somos como alumnos de bachillerato. Algo sabemos, pero no tenemos vuestro nivel de compresión ni de lejos. Y cuando nos expliquéis este dipo de cosas, más vale que nos lo deis masticadito porque nos va a costar mucho entenderlo.



78

****************************************

Diferencias entre hombres y mujeres Si mezclamos todas estas diferencias cerebrales, hormonales, estructurales y reproductivas… nos daremos cuenta de que cuando estamos ante una persona adulta, su forma de interpretar la vida, las emociones, las palabras, los hechos y las vivencias será totalmente distinta siendo hombre que siendo mujer. Los hombres, entre sí, tienen millones de cosas en común, y lo mismo ocurre con las mujeres. Cuanto antes aceptemos esta evidencia científica y social, más cerca estaremos de tener una relación sana y feliz con las personas del sexo opuesto.

79

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

80

Hay de todo. Cada persona es un mundo Si yo cojo una muestra al azar de mil seres humanos, encontraré personas de todos los tipos. Habrá una persona ciega; otra con una vista excepcional, una persona coja y otra con una capacidad física extraordinaria; algunos muy tontos y otros extremadamente inteligentes… y encontraré rarezas de todas las clases en cuanto a gustos, genética, enfermedades, cualidades, etc. Pero eso no quita para que la inmensa mayoría de las personas tengan una inteligencia normal, una vista normal, dos piernas, dos brazos, dos orejas… y que, más o menos, funcionen igual a nivel fisiológico. Con los hombres y las mujeres, ocurre lo mismo. Si yo selecciono mil hombres al azar, tendré una inmensa mayoría de casos que se comportan de forma similar, pero alguna excepción habrá tanto en un extremo como en otro. Si los hombres, por norma general, son poco cariñosos… eso no quiere decir que no haya UN hombre que pueda serlo mucho. Pero estaremos ante una excepción. Igual que el niño superdotado intelectualmente es una “excepción”. Lo normal es tener una inteligencia en la media. Si los hombres, por ejemplo, suelen tener mejor visión espacial que las mujeres. Eso no quiere decir que no haya un hombre que no pueda ser un NEGADO aparcando, que los hay. Pero tampoco es lo más normal. Y, cuando decimos que los hombres se comunican peor… tampoco estaremos diciendo que no haya hombres que no se puedan co-

81

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES municar fenomenal. Incluso tampoco te estaré diciendo que no intentes buscar ese hombre entre un millón que se comunique de maravilla. Lo que te estaré diciendo es que NO es lo normal y que, cuanto mejor sepas manejar la natural tendencia de los hombres a comunicarse peor… más fácil será tu vida. Esto no quiere decir que todas estas habilidades no se puedan trabajar. Al contrario. Los hombres pueden y deben intentar mejorar su capacidad de comunicación, su empatía, etc.

82

Diferencias entre sexo y género Lo expuesto en el apartado anterior, hace que debamos diferenciar entre dos conceptos: el sexo y el género. El sexo es lo que fisiológicamente hace que seamos hombre y mujer. Todas las diferencias que acabamos de mencionar es lo que determina el sexo de una persona. Si nacemos con los “componentes” de un hombre, tendremos sexo masculino. Y si nacemos con los “componentes” de una mujer, tendremos sexo femenino. El sexo es algo que no podemos cambiar, al menos en principio (la cirugía moderna ha avanzado mucho). Pero el género, es otra cosa. El género es lo que la cultura asocia que debe hacer cada sexo. Que los niños vistan de azul, y las niñas de rosa es una cuestión de género (lo que la cultura considera que debe hacer cada sexo). Pero que el niño sea más activo físicamente que la niña, es un tema de sexo. Que los hombres vean películas de acción y las mujeres vean películas románticas es una consecuencia del género. Que el hombre sea más agresivo y dominante que la mujer es una cuestión de sexo. Y así, sucesivamente. El problema es que cuando hablamos de hombres y mujeres, no sólo estamos hablando de diferencias de sexo, sino que también tenemos que tener en cuenta el género. Porque nos hemos criado en una

83

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES cultura que nos ha hecho configurar la mente para actuar en base a lo que se considera que debe hacer cada sexo. Es decir, que tú no sólo estás ante un hombre más dominante y territorial que tú, sino que también estás ante una persona a la que le gustan las películas de acción. En la mayoría de las diferenciaciones de género suele haber una base fisiológica. No es casualidad que los hombres vean películas de acción, porque sus altos niveles de testosterona hacen que esa tendencia social sea fisiológicamente lógica. Y tampoco es casualidad que las mujeres vean películas de amor, porque sus estrógenos y las amplísimas zonas del cerebro dedicada a la gestión emocional hace que esa conducta sea estructuralmente muy probable. Pero en todo ello se mezcla el sexo con el género. El sexo no se puede cambiar. El concepto de género sí. Pero conseguir que un ser humano adulto reprograme lo que él considera propio de su sexo, es muy difícil. Así que, cuando estés ante un hombre que te guste, ante todo tienes que entender que él tiene un sexo distinto, y que le han educado en un género masculino, y no femenino. Con lo cual, estás ante una persona MUY diferente a ti. En un mundo más sano y positivo, la educación promovería que los géneros intentaran disminuir las diferencias entre los sexos, haciendo que los hombres desarrollaran más su parte emocional y comunicativa, y que las mujeres incrementaran sus habilidades de liderazgo y resolución de problemas, desde la infancia. Eso haría un mundo más justo y más igualitario, y permitiría a ambos sexos tener herramientas para enfrentarse al mundo como seres mucho más completos. También haría que la comunicación entre ambos fuera más fácil y sana. Pero hoy por hoy, las diferencias de género son abismales. Así que, en la práctica, tienes que tener en cuenta las DOS cosas: el sexo (lo que estructuralmente es distinto en hombres y mujeres) y el género (lo que culturalmente han aprendido ambos acerca de cómo se espera de ellos que se comporten).

84

Los automatismos naturales Un automatismo es algo que, instintivamente, nuestros genes tienen instalado para que salga de forma natural. Ejemplos de automatismos son: respirar, los reflejos, andar, hablar, el acto de tragar, etc. El ser humano tiene cientos de automatismos que hacen que estemos vivos y sanos y que sobrevivamos en el entorno. De hecho, la inmensa mayoría de acciones que hacemos en la vida diaria… originalmente se basan en algún automatismo. Por ejemplo, jugar al fútbol se basa en el automatismo de andar. El canto se basa ante todo en el automatismo de respirar y de la fonación. Y así sucesivamente. Pues bien, los hombres y las mujeres tenemos, de forma innata, los automatismos necesarios para relacionarnos de una forma positiva y eficaz. El problema es que la cultura ha reprimido la mayoría de ellos, provocando que lleguemos a la edad adulta con muchísimos problemas para que esas respuestas salgan de nuevo. Por ejemplo, el hombre tiene el automatismo natural de querer proteger, cuidar y ser útil a la mujer que ama. Y la mujer tiene el automatismo de entregarse emocionalmente a un hombre que la cuida. La capacidad de amar, proteger, cuidar, entregarse, etc. son automatismos que todos tenemos en nuestros genes. Los hombres tienen en su fisiología TODO lo necesario para, de forma natural, darte a ti lo que tú necesitas. Al igual que tú lo tienes para dárselo a él.

85

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Pero hay varias cosas a tener en cuenta: 1- Culturalmente nos reprimen muchos de estos automatismos. Por ejemplo está socialmente muy mal visto que sea la mujer la que se entregue al hombre o que el hombre sea el que proteja a la mujer. Es lógico porque el hombre se aprovechó en el pasado de estos automatismos. Pero hoy día ya no tiene sentido intentar negar esto, cuando la comunidad científica ha demostrado que son procesos hormonales que realmente tienen lugar en la mente de ambas partes. 2- Lo ideal es que estos automatismos estén activos. 3- Los automatismos no se pueden forzar. Tienen que surgir de forma natural. Y se activan cuando ambas partes sienten sus “necesidades” satisfechas. Cuando el hombre siente la entrega de la mujer, le sale el automatismo de la protección y cuando la mujer siente la protección le sale el automatismo de la entrega. Tiene que haber un equilibrio entre ambas partes. Y, como dije antes, nadie está por encima de nadie. 4- Aunque culturalmente tengamos estos automatismos reprimidos. Si tú entiendes sus necesidades y te sabes comunicar en su idioma, estos automatismos se pueden restablecer. Y esa es la habilidad que espero poder enseñarte con este libro.

La salud y plenitud de una relación va a estar en saber activar estos automatismos naturales en ambas partes de forma que los dos tengan sus necesidades cubiertas y eso provoque el automatismo de cubrir las de la otra parte. Es un proceso precioso y tremendamente enriquecedor que te va a hacer sentir un nivel de bienestar y felicidad asombroso, porque es lo que naturalmente estamos pensados para hacer.

86

TERCERA PARTE Escuela de idiomas. El idioma del hombre

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

88

El gran error. El botón de la autodestrucción El mayor fallo que cometemos a diario una y otra vez en las relaciones entre hombres y mujeres es pensar que la otra persona siente y comunica las cosas igual que nosotros Siempre que pensemos que algo es igual para el otro sexo estaremos cayendo en el mayor error posible de comunicación. En el momento en el que un alemán se crea que va a poder hablar con un chino y que éste va a entenderle… es cuando estará firmando su sentencia de muerte. A este gran error yo le llamo el BOTÓN DE LA AUTODESTRUCCIÓN. Siempre que asumas que él expresaría algo igual que tú, que sentiría algo del mismo modo, o que si te quisiera “realmente”, haría ciertas cosas por ti (que a ti te sale naturalmente hacer por él) estarás apretando el BOTÓN DE LA AUTODESTRUCCIÓN. Esto es igual de malo al interpretar lo que él hace o dice… como lo es para expresar tú emociones hacia él. Hay que tener cuidado de no apretar nunca el botón de la autodestrucción, sea cual sea el contexto. A partir de ahora, me gustaría que siempre que tiendas a pensar que él siente y expresa las cosas igual que tú… visualizaras en tu cabeza un botón rojo gigante iluminado. Este es el botón de la autodestrucción. No aprietes ese botón. Si intentas interpretar sus acciones o palabras bajo tu criterio natural estarás andando camino para que la relación se resienta y sufra.

89

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Por eso le llamo el botón de la autodestrucción y quiero que te lo imagines grande y rojo. Si aprietas ese botón e intentas razonar sus acciones de la forma que lo harías tú, ese proceso mental siempre estará condenado a fracasar. Los hombres y las mujeres somos diferentes. Tenemos necesidades, procesos y prioridades distintas y nos hacen feliz cosas diferentes. Antes dijimos que en el fondo buscamos las mismas cosas (y en eso no somos tan diferentes); y también dijimos que muchas veces, nuestras diferencias están en “cuánto” sentimos las cosas, más que en el hecho de sentirlas. Pero eso no quiere decir que no seamos distintos. Al contrario. Y la inmensa mayoría de los problemas que hay en las relaciones entre hombres y mujeres radican en que se intenta negar esta realidad. Una y otra vez, tenemos la inercia lógica de intentar agradar a la otra persona de la forma que nos gustaría que lo hicieran con nosotros. Evitamos hacer las cosas que nos molestan. Y nos enfadamos cuando vemos que nuestra pareja hace ciertas cosas que para nosotros serían una gran ofensa. Pero es que para la otra persona esto NO funciona así. Si tú, por ejemplo, todos los días cuando él llega del trabajo, le preguntas qué tal le ha ido y le animas a que te lo cuente todo… es probable que estés teniendo el típico comportamiento que te gustaría que ÉL hiciera contigo. Porque tú, al ser mujer, tienes en tu cerebro el doble de áreas dedicas a la comunicación y las emociones que él. Al llegar a casa él posiblemente quiera ir al gimnasio o ver la televisión para relajarse del estrés de la competitividad en la oficina. Contarte sus cosas podrá ocurrir de vez en cuando, pero no será una prioridad para él, y haciendo el esfuerzo de preguntarle y escucharle, la mayoría de las veces estarás usando tu energía inútilmente en algo que a él no sólo no le interesa tanto. Otro ejemplo que ilustra esto… es que cuando un hombre grita, no significa lo mismo que para una mujer. La mujer no grita casi nunca, porque tiene muchísima menos testosterona que el hombre (la hormona de la agresividad), pero para el hombre es distinto. Teniendo

90

El gran error. El botón de la autodestrucción una ingeniería genética y hormonal que está básicamente pensada para competir, cuando él grita o se pone serio, o se enfada, no significa nada. Es algo normal en él. Entre hombres lo hacen constantemente. La mayoría de las mujeres interpretan estos comportamientos como grandes ofensas y como síntomas de que algo grave le pasa al hombre. Y, normalmente, no estará ocurriendo nada grave (aunque dependerá de cada caso, claro). El equivalente a alzar la voz en un hombre, quizá es el llanto en la mujer. Expresar las emociones de indefensión es algo muy natural entre mujeres (y de hecho algo muy positivo que muchos hombres deberían aprender a hacer), pero entre hombres no es igual. Para un hombre, mostrar indefensión o tristeza es un rasgo de debilidad que le haría ser percibido como un mal candidato para el liderazgo dentro de sus círculos sociales. En su mundo, llorar significa perder estatus. Él está programado social y hormonalmente para llorar muchísimo menos que tú y sólo ante situaciones de extremísima frustración. Es por ello que cuando él te ve llorar, se activan todas las alarmas de que algo gravísimo está pasando. No es capaz de procesar que quizá es, simplemente, una forma de desestresarte, de liberar tensiones, o de mostrar tus emociones para que él sepa cómo te sientes. Él interpreta eso como un problema gravísimo que requiere solución inmediata (que es lo que él necesitaría si llorase). Y si ve que después de todo, no era algo tan grave, pensará que lo hacías como chantaje, cometiendo un grave fallo de interpretación. Una vez más, él está cometiendo el error de pensar que tú eres igual que él. Y estará apretando el botón de la autodestrucción. El primer paso para que tu relación con los hombres sea sana, es aceptar, asumir y ser consecuente con la idea de que ÉL NO ES COMO TÚ. Y de que tú no eres como él. Las emociones y las palabras significan cosas distintas. Las acciones se hacen por cosas diferentes. No hay mejores, ni peores. Cada sexo tiene sus habilidades y sus necesidades. Y la felicidad consistirá en entender y aplicar esto de forma eficiente.

91

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Un enfoque eficiente y muy enriquecedor es el siguiente:

“Como él es distinto a mí y tiene habilidades que yo no tengo, voy a aprovechar mi relación con él para usar sus habilidades a mi favor, porque esas cosas a él no le cuestan esfuerzo y las hace fenomenal”.

Un enfoque poco eficiente es:

“Voy a intentar que él haga por mí las cosas que se le dan fatal, pero que a mí se me dan bien (como escuchar, por ejemplo) intentando que él sea como yo, porque eso me hace sentir comprendida”. El segundo enfoque no es útil ni viable, y está condenado a fracasar. El primer enfoque, por el contrario, es la base de una relación sana y feliz.

92

Las dos áreas Teniendo todas estas diferencias en cuenta y a modo de simplificación, te voy a decir, las dos áreas que el hombre tiene como prioridad a nivel instintivo en sus genes: el estatus y el sexo. Recuerda que estamos hablando sólo de su parte instintiva; de su cocodrilo. Estas dos áreas son tremendamente primarias. Culturalmente no están bien vistas, y a causa de ello, la mayoría de las veces, los hombres intentamos negarlo para no tener mala prensa. En algunos casos, incluso nos hemos autoconvencido de que esas no son las cosas que buscamos. Pero créeme, sus genes están pensados y programados a fuego para necesitar, apreciar y sentir una satisfacción increíble al obtener cualquiera de estas dos cosas. La mente del hombre siente una descarga brutal de emociones positivas al conseguir estatus social (del tipo que sea) y sexo de calidad. Es algo que no podemos evitar. Tú me podrás decir que a ti también te pasa, y que también valoras el sexo de calidad y sentirte respetada, y en parte tendrás razón. Pero no te equivoques. Tu relación con el sexo no es ni remotamente parecida a la que puede tener un hombre. Una vez más recuerda que NO sois iguales. Él tiene entre cuatro y veinte veces más deseo sexual que tú. Tiene diez veces más testosterona corriendo por su sangre, y la zona dedicada a la actividad sexual es, en su cerebro, casi tres veces del tamaño de la tuya.

93

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES En muchas ocasiones, la diferencia entre un hombre y una mujer no está en “qué” sentimos sino en “cuánto y cómo” lo sentimos. La cantidad y el tamaño sí importa. La mujer siente placer sexual y deseo sexual, claro. Pero no tanto como el hombre, ni a través de las mismas situaciones. Con respecto a la parte emocional, el hombre siente y se comunica, pero no tanto ni tan bien como la mujer. Lo que cambia es la importancia, no la emoción en sí. Su necesidad de estatus tampoco se parece ni remotamente a la tuya. Su testosterona en sangre le hace ser más competitivo; tener más ganas de liderazgo; anhelar más ser respetado y admirado y recibir muchísima más satisfacción cerebral al hacerlo. Eso no significa que sea mala persona, ni que sea un animal insensible que no te pueda cuidar. Simplemente quiere decir que esas dos áreas, para él, son más prioritarias. Su salud mental y su felicidad tiene mucha relación con tener esas dos áreas cubiertas. Y su amor por ti crecerá si él ve que le ayudas a conseguirlo. El hombre tiende a incrementar su enamoramiento cuando empieza a sentir que la mujer entiende, puede y quiere proveerle de estas dos cosas a largo plazo. Recuerda, una vez más, que estoy hablando de la parte más primitiva e instintiva. El amor y la felicidad dependen de muchas más cosas. Pero es muy difícil ser feliz y estar enamorado si las cosas más básicas te faltan. Es por ello que merece la pena tener en cuenta estas cuestiones. Una mujer que constantemente se preocupa de que el hombre tenga estatus y sexo de calidad, tendrá el interés del hombre por los siglos de los siglos, porque estará yendo a favor de la naturaleza. La mujer que descuide estas dos áreas, tendrá a su parte instintiva descontenta y esto no es lo ideal. Por supuesto, cada persona es un mundo. Habrá algún hombre que no sienta placer ni con el sexo, ni con una posición privilegiada dentro de sus círculos sociales. Pero creo sinceramente que son casos raros.

94

Las dos áreas El estatus social hay que entenderlo en toda la amplitud del término. Ejemplos de estatus social pueden ser tener un buen puesto de trabajo, ser útil para la sociedad, que sus amigos le consideren una persona inteligente, ser respetado por su familia o tener buenas dotes de liderazgo. No hablo (o al menos no sólo) de estatus económico, sino de un concepto amplísimo de liderazgo entendido como una posición privilegiada dentro de un grupo de personas, obteniendo así el respeto y la admiración del mismo. Y el sexo, no es sólo el coito o el acto sexual explícito. El sexo puede ser que la chica se arregle y se preocupe por gustarle, una vida sexual que no caiga en la rutina o saber que tiene el cariño y el deseo de su pareja en esa área. En muchas ocasiones el hombre preferirá sentir la entrega de la mujer, antes que tener una relación sexual, porque el comportamiento simbólico es poderosísimo en el ser humano. Esto lo veremos luego en detalle, pero de momento quédate con que estas dos áreas (estatus social y sexo) son las que su cocodrilo (cerebro reptiliano o primario) tiene grabadas a fuego como prioritarias. Por si esto no está claro, analiza las cosas que los hombres hacen y valoran en su vida diaria, y la relación que tienen con conseguir estatus: - Tener un buen coche. - Ser competitivo en el trabajo y los estudios. - Montar su propio negocio. - Comprarse un buen ordenador, un buen móvil, etc. - Organizar en casa los eventos de fútbol para que todos sus amigos vean su televisión nueva. - Presentar a su novia encantadora a todo el mundo. - Alardear de sus logros. - Etc. Todas estas cosas, no dejan de ser formas de sentirte “importante”. La necesidad de sentirse importante es una función evolutiva que su cerebro instaló hace cientos de miles de años para hacerle ser

95

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES buen líder y tener una buena posición social. No luches contra ello, porque es un rasgo que se activa por la testosterona. Y te aseguro que en el mundo masculino, sin esta función, estás condenado a que te pisoteen. En una relación sana, tú puedes pedirle que controle un poco esa necesidad, o que lo encauce y exprese de una forma más positiva. Y sería equivalente a que él te pidiera a ti que hablaras menos o que no pusieras atención a los detalles. Para el hombre es, ha sido y será importantísimo sentirse importante y tener una posición privilegiada dentro del grupo. Cuanto antes lo aceptes, más feliz será tu relación con los hombres y más fácilmente entederás lo que les preocupa.

96

La Galletita A y la Galletita B Una vez entendidas estas dos necesidades básicas masculinas (el estatus y el sexo), vamos a organizar un poco los contenidos. Siempre que él se porte bien y se lo haya ganado, a base de tratarte y cuidarte como tú te mereces, lo ideal es que le premies ayudándole a mejorar alguna de estas áreas: estatus o sexo. A estos premios, yo les llamo “galletitas”. Las galletitas son las acciones que tú haces para cuidarle, satisfacerle y premiarle a él, una vez que sientas que él está haciendo por ti las cosas que tú necesitas. Si él no te está tratando como tú te mereces, entonces, en vez de dar galletitas, habrá que darle un pequeño “Bofetón” simbólico (NO se trata de darle un bofetón real, sino de quitarle “privilegios” para que recapacite y se dé cuenta de que tiene que darte un trato de primera categoría). Resumen: si se porta bien, premio; si se porta mal, le quitamos privilegios. A premiarle incrementando su estatus, le llamaremos “Galletita A”. Y a hacerlo a base de cosas de índole sexual (recuerda que pueden ser cosas simbólicas y no explícitas) le llamaremos “Galletita B”. GALLETITA A = Hacer cosas para incrementar su estatus.

97

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES GALLETITA B = Hacer cosas que le den una vida sexual plena. Estas galletitas las recibe DIRECTAMENTE el cocodrilo y con ellas estarás satisfaciendo dos de sus necesidades más primarias. La palabra “primaria” viene de “primero” y están primero por algo. Si las primarias están cubiertas te puedes centrar en las secundarias (como tener cosas en común o que tengáis el mismo sentido del humor). Pero como las necesidades primarias no estén cubiertas, es realmente difícil que la relación funcione. No olvides que lo que diferencia a un amigo de una pareja o de alguien que te gusta es la atracción física, primitiva. Una mujer que sepa administrar magistralmente sus galletitas será capaz de mantener en el tiempo el interés de cualquier hombre. Pero, por desgracia, son poquísimas las mujeres que saben hacer esto correctamente. Las galletitas NO deben regalarse nunca. Él siempre deberá ganárselas antes. Si él no te está mostrando respeto y entrega con su comportamiento NO puedes darle las galletitas. Porque entonces te estarás vendiendo muy barato te perderá el respeto y el interés. Tú te mereces un hombre que te cuide. Tú te mereces un trato de primera categoría. Y tú te mereces que te quieran, te respeten y te valoren por lo que eres. Si el hombre no te da ese trato de primer nivel, no es correcto que tú le des nada a cambio. Hacerte valer y respetar es básico para tener una relación sana con los hombres que te rodean. Tú estás primero, no lo olvides. De hecho, tú eres la absoluta protagonista de este libro. Así que, antes de nada, estás tú ¡Que se lo curre! Además, verás una cosa muy curiosa: cuanto más le exijas que te trate como tú te mereces... más interés tendrás por su parte. Así que ya tenemos varios datos muy importantes: 1- Las dos áreas que más nivel de felicidad, bienestar, satisfacción y plenitud le dan al hombre tienen que ver con conseguir estatus social y una vida sexual activa, variada

98

La Galletita A y la Galletita B y plena. Hasta el punto de que para él son estímulos adictivos, por el nivel de satisfacción que le generan. 2- Si el hombre siente que una mujer sabe y quiere darle estos dos estímulos de forma continuada, es muy probable que esté encantado a su lado y que tienda a enamorarse y encariñarse e intentar mantener la relación con esa mujer a toda costa. 3- Si te vendes barato y le regalas estas dos áreas sin que él haya trabajado y mostrado respeto para conseguirlas, él dejará de respetarte y perderá el interés. 4- Para evitar esto, introducimos el concepto de galletitas. Las galletitas son los premios que tú le das para recompensar su buen comportamiento. Las Galletitas A serán premios para ayudarle a subir su estatus. Y las Galletitas B serán recompensas de índole sexual, recordando que la mayoría de las veces no serán sexo explícito, sino acciones que le recuerden la idea de que está con una mujer que le desea y que tiene ganas de gustarle. 5- Como estas dos galletitas apelan a emociones tremendamente primarias e instintivas, su cerebro NO puede evitar sentir atracción, interés, respeto y cariño por la mujer que se las suministra. 6- Si no eres tú la persona que entiende estas dos necesidades y que le ayuda a conseguirlas, es muy probable que la relación acabe haciendo aguas. Por supuesto que una relación entre dos personas tiene muchísimo más que simplemente estatus y sexo. Con el tiempo, se generan millones de emociones y afinidades intelectuales y espirituales que hacen que se sienta una increíble plenitud en todos los sentidos. Pero no hay que olvidar que la afinidad emocional e intelectual también podemos tenerla con nuestros amigos o familiares. Lo que diferencia una amistad profunda y duradera de una relación de pareja es que en la pareja hay todo lo que tendríamos en la amistad, más la variable de la intimidad sexual y una alianza de futuro.

99

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES No le quito importancia a todo lo que potencia la amistad y complicidad dentro de la pareja. Estas áreas son muy importantes. Pero cuando una relación empieza bien y se va deteriorando poco a poco sin saber por qué, con explicaciones tan vagas como “la rutina”, “que se ha perdido la magia”, “que ya no es como al principio” o “que se ha perdido la ilusión”… estamos ante un grave problema de galletitas por ambas partes (porque los hombres también tienen que daros galletitas a vosotras). Recuerda que lo que te diferencia de una simple amiga es tu capacidad para darle estas dos galletitas. No lo olvides. Si dejas de dárselas… se apagarán las emociones de atracción y se activarán las emociones de “simple amistad”.  

100

Galletita-Bofetón Como hemos dicho antes, siempre que él se porte bien, lo ideal es que le premies con galletitas… pero ¿qué ocurre cuando no se está comportando como debe? Entonces es cuando entra en juego la dinámica de galletita-bofetón. El Bofetón es una forma simbólica y graciosa (espero que entiendas que lo digo con humor para hacer más amena la lectura) de decir que cuando él no te muestre respeto y entrega, tú debes quitarle “privilegios”. Y, al igual que con las galletitas, tendremos dos tipos de bofetones: BOFETÓN A: hacer cosas para quitarle estatus y liderazgo. BOFETÓN B: quitarle privilegios sexuales, o incluso el sexo. Dominar los bofetones es tan importante como dominar las galletitas. No puedes comportarte igual cuando él trabaja para cuidarte que cuando pasa de ti. Es tan grave no premiar un buen comportamiento, como premiar un mal comportamiento.

101

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Si él no ha sido cariñoso ni atento contigo esa noche, no debería poder tener sexo contigo. Porque entonces le estás dando la Galletita B gratis. Y no sólo gratis, lo que estás subcomunicando es que te trate como te trate, va a tener de ti todo lo que él quiera. Lo repetiré una vez más: tú te mereces lo mejor; te mereces un hombre que te cuide, que te respete y que te ame por lo que tú eres. Te mereces un trato de primera categoría y el mayor de los cariños cuando hable contigo. Si no te lo da, debes ser fuerte y atreverte a decir que no. Esto es algo mucho más profundo que llevarse bien con un hombre. Aquí entra en juego tu identidad como mujer y como persona. No es correcto premiar a alguien que no te está tratando como te mereces. Eso no puede ser. Si él no hace su parte, tú no debes hacer la tuya. Tiene que haber un equilibrio y un intercambio. Además, y por si fuera poco, si regalas las galletitas sin estar justificadas, estarás mostrando debilidad. Y eso hará que él pierda el interés porque te verá sin personalidad ni criterio. El hombre quiere respeto, no sumisión. Una persona sumisa es débil. Una persona agradecida y respetuosa es poderosa. Él buscará siempre lo segundo. Lo voy a repetir, porque esto es muy importante: el no quiere tu sumisión. Él quiere tu respeto y tu entrega, que no es lo mismo. Y este matiz es clave para entender el equilibrio que él necesita ver en ti para mantener su interés. Aunque luego veremos todo esto en detalle, quédate con los siguientes datos: - Si él se porta bien y te muestra su cariño, su entrega y sus cuidados, debes premiarle con galletitas. - Si él no te está tratando con todo el respeto, cariño y entrega que te mereces, tendrás que castigarle y quitarle privilegios. Se acabaron las galletitas hasta que él no rectifique su comportamiento.

102

Galletita-Bofetón Además, ten en cuenta que aunque esto pueda parecer un poco duro, su testosterona le hace disfrutar del proceso de “conquistar y superar dificultades”. Es decir, que un buen Bofetón (recuerda que es un bofetón metafórico) le supone un reto perfecto para que su testosterona le ponga a trabajar. Si das bien el Bofetón, él no lo percibirá como una frustración sino como un reto/problema que debe resolver. Y como el hombre adora este tipo de actividades, lo que estarás haciendo, en realidad, será incentivarle de la forma que él necesita. Sé que esto parece muy manipulador, pero te aseguro que él no lo verá así. Es un mecanismo muy humano que todos utilizamos de forma instintiva a diario (algo básico para educar a un hijo, por ejemplo) y que es importante que interiorices en tu relación con los hombres. Aquí voy a volverte a mencionar el concepto de “automatismo”. Todos y cada uno de nosotros tenemos en nuestros genes la capacidad de hacernos valer y de ser justos con la gente que nos rodea. No es justo que premies algo que está mal. Ni tampoco es justo que le castigues cuando hace algo bueno por ti. Me gustaría mucho pensar que este libro te puede ayudar a tener una relación justa y equilibrada con los hombres importantes en tu vida (no sólo con tus parejas). Puede que al principio sea un poco lioso u ortopédico, pero te aseguro que con un poco de práctica, te saldrá completamente sólo el automatismo de las galletitas y bofetones, y serás capaz de ser siempre justa con la persona que tienes delante. Piensa que es una experiencia maravillosa sentir que tienes una relación basada en el respeto y en la gratitud mutua, y que ambas partes se premian y se entregan cuando hay cariño detrás. Aprender a amar de una forma sana es una asignatura pendiente que casi todos tenemos. Y no es fácil, pero merece la pena dedicar tiempo a ello. Así que, aunque aquí pueda parecerte un poco lioso... espero de corazón que entiendas que no son “truquitos” para ligar, sino que el sistema de la galletita-bofetón, es una forma divertida de explicar la justicia, la belleza y la salud de una relación sana y feliz. Si no te respetas tú, no te respetará él. Para conseguir su respeto tienes que estar dispuesta a perderle, si realmente él no te trata como tú te mereces. Debes exigir para ti misma un trato de primera categoría. Nunca te conformes con menos.

103

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES En la vida tenemos lo que dejamos entrar. Si tú permites que él tenga sus galletitas gratis, te utilizará porque tú le estarás dejando. No le dejes. Encuentra un equilibrio interno que te haga premiarle cuando lo merezca y quitar privilegios cuando no se esté comportando como deba.

104

CUARTA PARTE

La Galletia A. Dale estatus social

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

106

La importancia de su estatus social Cuando un hombre se siente frustrado en una relación, con mucha frecuencia es, directa o indirectamente, por motivos de “sabotaje” en su vida social como líder. Así que, un buen ejercicio que puedes empezar a hacer a partir de ahora es preguntarte una y otra vez: “Esta acción mía… ¿cómo le hace ser percibido a él dentro del grupo? ¿Le hace sentirse líder e importante?” Si algo le haga sentirse inferior, débil, etc. será bueno que lo evites. Y si eso se hace en público será aún más importante que lo evites. El resumen de todo este apartado es que él necesita sentirse útil e importante. Útil, porque tiene que sentir que no sólo es respetado por su “cara bonita”, sino que realmente es una persona de valor, que aporta calidad y utilidad a la gente que le rodea. E importante, porque eso reafirma su posición de ventaja dentro del grupo. Es por esto que tienes que tener muchísimo cuidado de nunca hacerle sentir inútil o poco importante, ni en privado, ni en público. Ya vimos anteriormente que el hombre tiene diez veces más nivel de testosterona en sangre que la mujer. La testosterona es la hormona que activa tanto la necesidad de ser percibido como el líder,

107

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES como la función de la importancia social (verse a sí mismo como un triunfador que hace bien las cosas). Los hombres no aceptan bien las críticas, porque se las toman de la siguiente forma: 1- Un desafío a su autoridad. 2- Una falta de respeto. 3- Algo ofensivo que deja en evidencia que no es útil, ni capaz de resolver los problemas por sí mismo. Para el hombre es importantísimo sentir que puede hacer las cosas de forma autónoma y sin ayuda. Su capacidad de supervivencia, en la antigüedad, dependía mucho de esta habilidad, y es por ello que ha heredado unos genes que le hacen tender mucho más hacia la autonomía que las mujeres. Por eso, si vas con una amiga conduciendo, y te pasas una salida de la autopista, tu amiga te lo dirá y las dos os podréis incluso reír del despiste… mientras que si lo mismo ocurre con un hombre y le dices su error y te intentas reír… es muy probable que él se moleste y lo vea como una falta de respeto.

108

El estigma social Por si esta función genética de supervivencia fuera poco, el hombre cuenta con un problema añadido. Desde que es pequeño se le ha educado en una cultura que le ha hecho asociar siempre el éxito con la capacidad de resolver problemas. Una y otra vez, al hombre se le bombardean con patrones de “género” que le dicen que el hombre de éxito es aquel que se hace a sí mismo, que es hábil resolviendo problemas, que es capaz de hacerlo todo solo y tener grandes habilidades, etc. El hombre adulto, por ello, asocia el éxito a ser hábil haciendo las cosas y resolver bien los problemas. La mujer, por su parte, tiene un estigma social equivalente, pero en otra área. A la mujer se la bombardea socialmente con la idea despiadada de que tiene que ser físicamente perfecta. No es casualidad que haya una incidencia muchísimo mayor de problemas como la anorexia en mujeres que en hombres. La sociedad ejerce una presión tremenda y absurda hacia la mujer para que esté siempre físicamente perfecta. Esto no es genético. Es cultural. Pero como nosotros nos criamos y educamos en esta cultura, no podemos evitar, que en la edad adulta, tengamos esas creencias atacando nuestra mente. Incluso aunque racionalmente sepamos que no debemos tenerlas y que no es lo queremos en la vida, no podemos evitar que ciertos comentarios nos hieran.

109

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Aunque una mujer no esté obsesionada con su físico, no puede evitar sentirse mal si alguien dice en público que tiene el “culo gordo” y se ríen de ella. Mientras que con otros comentarios acerca de lo “mal que lee los mapas”, no se sentiría igual de atacada. En el área del atractivo físico la mujer tiene un estigma social. Eso hace que las críticas no se reciban igual. Pues bien, lo mismo que a la mujer le pasa con el atractivo físico, al hombre le ocurre con su capacidad de resolver problemas y ser buen líder. Todos y cada uno de nosotros debemos tener cuidado de no hacer comentarios que hieran a la gente que queremos. Y en estos temas tan delicados, mucho más. Así que, ahora me gustaría que hicieras un ejercicio de análisis. Imagina que estás con un hombre… y te desnudas ante él por primera vez… imagina que al verte dice, de broma, que tienes un pecho feísimo… ¿Cómo te sentirías? Sería devastador, ¿a que sí? Pues bien, cada vez que tú le dices a él que hace algo mal, o te ríes de él (aunque sea con cariño) sobre algo que no se le da bien o sobre un problema que no fue capaz de resolver, él se siente del mismo modo. El hombre tiene que ser igual de cuidadoso a la hora de criticar el físico o la apariencia de una mujer, como ella debe serlo con la capacidad del hombre de hacer bien las cosas. Si tú criticas su forma de hacer las cosas o bromeas sobre sus errores, poco a poco se le quitarán las ganas de cuidarte. La mujer necesita sentirse deseada por su pareja, y el hombre necesita sentirse admirado e importante. Si este equilibrio no se mantiene, la relación fracasará. Esto es tan profundo que a veces es incluso más importante que el sexo. De hecho, el hombre se excita en función de lo importante que se siente. Cuando un hombre tiene problemas de impotencia, la inmensa mayoría de los casos, es porque la mujer le impone y él no es capaz de sentirse importante y buen líder ante la situación.

110

El estigma social

Hagamos un pequeño resumen: - El hombre evolutivamente tiene la necesidad de ser buen líder y una persona autónoma capaz de resolver problemas con mucha eficiencia. Esto le hace sentirse muy bien y sus altos niveles de testosterona le obligan a tener esto como una prioridad constantemente. La mujer, por tener procesos hormonales, fisiológicos y evolutivos distintos, no le da tanta importancia a esta área y, sin querer, desatiende mucho esta necesidad masculina. - Hombres y mujeres nos criamos en una cultura que marca ciertos cánones que debería seguir cada “sexo”. Hay patrones de “género” que tenemos instalados todos en la cabeza. Al hombre se le educa a asociar el éxito con el liderazgo y la capacidad de ser duro, independiente y resolutivo. Y a la mujer se le educa para que asocie la belleza y el atractivo físico como síntoma de valía. Esto es triste, pero es una realidad. Y si tenemos cariño a una persona, debemos entender que tanto el tema del atractivo físico para las mujeres, como el de ser capaz de resolver problemas con eficiencia y ser buen líder para el hombre, son áreas muy delicadas. - Un buen novio/pareja/amigo jamás debería hacer un comentario despectivo, ni gracioso sobre un defecto físico de una mujer, o sobre una prenda que no sienta bien. - Una buena novia/pareja/amiga jamás debería hacer un comentario despectivo o gracioso sobre una situación en la que un hombre no ha sido capaz de resolver un problema, ha cometido un error o no se ha dado cuenta de algo. - Para la mujer es muy importante sentirse deseada y que gusta a su pareja. - Para el hombre es muy importante sentirse admirado y que es útil para cuidar y proteger a la mujer. - Si el hombre se preocupa de que su pareja se sienta sexy y deseada, ella estará encantada siempre de arreglarse y estar guapa para él.

111

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Si la mujer se preocupa de que su pareja se sienta importante, útil y admirado, él siempre estará deseando cuidar de ella, protegerla y ayudarla.

112

Resaltar un error, sin molestarle Como acabamos de ver, expresar en alto que un hombre se ha equivocado es una muy mala forma de incentivarle para que se involucre en cuidar y mantener la armonía dentro de una relación. Pero claro, el hombre a veces puede hacer mal cosas que tú necesitas que sean de otra manera. En este caso, no pasa nada, se pueden decir, pero con cuidado y siguiendo unas pequeñas reglas. Ante todo me gustaría enfatizar que sólo deberías plantearle sus fallos si se dan estos tres factores juntos: 1- Es algo sobre el futuro. 2- Él no se ha dado cuenta y claramente va a seguir haciéndolo. 3- De verdad te afecta a ti directamente. Si, por ejemplo, se ha pasado una salida de la autopista conduciendo, no tendría ningún sentido decirlo en alto, porque lo pasado, pasado está. Y si se ha dado cuenta, ya hará por prestar atención la próxima vez. Como mucho, lo que puedes hacer es que si otro día volvéis a repetir esa ruta te asegures de que él está pendiente, pero sin hacerle sentir mal por habérsela saltado la última vez. Es decir, que cuando sean cosas puntuales que hayan pasado y no haya muchas probabilidades de que se vuelvan a repetir, lo mejor

113

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES será que no digas nada y le dejes tranquilo. Ya sabes que es un tema delicado, cuanto menos lo comentes, mejor. Sácale el tema sólo si realmente son cosas que de verdad te afectan directamente y que, claramente va a volver a hacer mal porque no se ha dado cuenta. Ahora sí, en esos casos, yo recomiendo seguir las siguientes reglas: 1- Nunca te lo tomes como algo personal. No pienses, ni digas que lo ha hecho porque no te quiere o porque no te cuida bien. Quítale toda la connotación moral de si está “bien” o “mal” y céntrate en las cosas prácticas. Si, por ejemplo, ha llegado tarde a recogerte un día y eso te ha perjudicado… y se va a volver a repetir, porque tiene que llevarte todas las semanas, lo primero es que no te enfades. Quizá se ha organizado mal, pero no debes pensar que es porque no te respeta o porque no valora tu tiempo. Es una persona que te quiere y merece el beneficio de la duda. 2- Antes de dar soluciones o sacar fallos, pregunta por qué ha cometido el error. Quizá el problema no ha sido culpa suya sino que, te recoge después del trabajo y no puede salir antes. Muchas veces simplemente son problemas de organización y hablándolo se encuentra una solución muy fácilmente. 3- No lo digas justo después de que la acción haya ocurrido. Preguntar por qué ha cometido el error de llegar tarde, por ejemplo, sí puede preguntarse en el momento. Pero si quieres/necesitas hablarlo con él en serio para que no vuelva a ocurrir, no lo hagas en ese momento. Espera a encontrar un hueco en el que él esté de buen humor y que las cosas no estén recientes. Lo ideal en el caso del ejemplo sería que lo hablaras con él cuando hablarais o confirmarais la cita del siguiente día en el que él tiene que recogerte.

114

Resaltar un error, sin molestarle 4- Se práctica, y busca la fórmula para que no se vuelva a repetir, en vez de buscar culpables. En el ejemplo del coche, lo ideal sería que, planificarais de antemano los horarios con más precisión buscando alternativas, y sin culpar a nadie. 5- Si puedes, échale la culpa a otro. Por ejemplo, en el caso del trabajo, el culpable puede ser el jefe, que le hace quedarse hasta tarde… o el dueño de la empresa que no se organiza bien. 6- Hazlo con cariño, y de buen humor. El hombre tiene un ego muy frágil y se va a quedar rápidamente con el tono de tus palabras. Dilo siempre con cariño. 7- Plantéalo como un favor y no como una exigencia. Es mucho mejor decirle que “te gustaría hablar con él un tema que es importante”, que decirle que “no puede llegar siempre tarde”. Cuanto más indirecto, sutil y en tono de ayuda se pidan las cosas, mejor. Al hombre no le suele gustar que le den órdenes. Pero en cambio le encanta ayudar y cuidar a la mujer que quiere, así que, si lo planteas como una “damisela” en apuros, todo será más fácil. Al principio del libro comenté la importancia de activar los automatismos naturales, pues bien, ha llegado el gran momento de usar este concepto para grabarte a fuego en la cabeza lo siguiente: “El hombre necesita sentirse importante y que hace bien las cosas”. Si consigues mantener este automatismo activo, él estará a pleno rendimiento trabajando para que tú estés bien, pero si cometes el error de decir las cosas sin tacto, ni cuidado, acabarás consiguiendo que pierda las ganas de cuidarte.

115

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

116

La lista negra Son muchas las cosas que una mujer puede hacer en el día a día para darle estatus social a un hombre y conocerlas se vuelve de vital importancia para hacer que un hombre esté a gusto a su lado. Pero antes de enumerar las cosas que se pueden hacer para incrementar estatus, vamos a analizar algo muchísimo más importante: las acciones que minan su estatus y le hacen sentir a él poco importante. Si no aumentas su estatus y, simplemente, te encargas de NO reducírselo, ya tendrás muchísimo terreno ganado. A continuación te enumero una lista de las cosas que NUNCA debes hacer. Es decir, es una lista NEGRA, que debes evitar a toda costa.

No Resaltes un error de ejecución al hacer algo Si él no es capaz de configurar la televisión, si cuelga un cuadro torcido o si un día se le olvida comprar queso rallado en el supermercado es mejor que evites comentarlo.

117

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Si está haciendo algo para cuidarte o para mejorar en la vida y se equivoca, no digas nada. Él tenía toda su buena intención al hacerlo y resaltando ese tipo de cosas lo único que vas a conseguir es que no quiera volver a hacer nada por ti. Te aseguro que el ego masculino es muy frágil y por cada comentario que hagas acerca de lo que hace mal, estás perdiendo muchos puntos a sus ojos y le estás haciendo sentir muy incómodo.

No le des más de lo que puede gestionar El hombre necesita sentirse útil e importante. Y esto se consigue a través de hacer cosas para su pareja y la gente que le rodea. Si tú no le das nada que hacer por ti, se sentirá poco útil (y esto es tan grave como que tú no te sientas deseada por él). Pero si le das más de lo que puede hacer y se ve sobrepasado por no poder hacer suficiente por ti, entonces tendrás un problema mucho mayor. Así que, pídele ayuda siempre en cosas que sí que pueda hacer bien y con las que él esté orgulloso con el resultado. Alguna vez él intentará hacer más de lo que puede hacer (como por ejemplo intentar arreglar el fregadero sin tener ni idea de fontanería), y lo hará mal. Pero si eso ocurre: 1- Que sea él el que lo proponga y no tú. 2- Intenta hacerle sentir lo menos mal posible, quitándole hierro al asunto. Una vez más, el ego masculino es, por norma general, muy frágil. Si te lo cargas, es muy probable que él acabe perdien-

118

La lista negra do el interés en ti. Así que trátale de igual forma a como lo harías con un niño pequeño. Con mano izquierda, tacto y mucho cariño.

No le critiques en público Las mujeres tienen mucha capacidad de ver sus errores y reírse de ellos, pero los hombres no. Por eso, con frecuencia las mujeres comentan de forma graciosa los errores de sus parejas en público para tomarse con humor la situación y lo hacen con buena intención… pero no se dan cuenta de que están cometiendo un gran error. Porque los hombres y las mujeres son diferentes. Y al hacer eso, la mujer está criticando públicamente la incapacidad del hombre de hacer bien las cosas y cuidar de ella. El hombre se toma eso como un insulto, como algo personal… y encima, pierde estatus directamente dentro del grupo. Sus amigos se ríen de él y la mujer le hace perder una posición privilegiada dentro de su grupo. Él no está cómodo con este tipo de bromas, te lo aseguro. Hay que tener mucho cuidado con esto. Si el hombre es muy seguro de sí mismo y tiene mucho sentido del humor podrás mencionar alguna cosa sin importancia con gracia… y él puede ser capaz de reírse de sí mismo en momentos aislados. Igual que a una mujer muy segura de sí misma se le puede decir un día de broma que la semana pasada se puso un vestido que no le quedaba bien. Pero es terreno peligroso. Y el 90% de las mujeres se tomarán eso de forma negativa y se sentirán mal ante ese comentario. Los hombres nos sentimos igual cuando se cuestiona si hacemos bien las cosas. Evita hacerlo en privado, y reprímelo todo lo que puedas en público.

119

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

No le quites liderazgo El hombre no necesita que estés todo el rato detrás de él haciéndole la pelota. Y tampoco necesita que estés a sus órdenes. Pero sí necesita que le dejes liderar un poco. Si es en algo importante y tú necesitas intervenir, hazlo. Pero cuanto más puedas cederle a él las riendas de las cosas (o hacerle sentir que las tiene) más tranquilo, confiado y a gusto estará él. Sobre todo esto es importante si él está interesado en cuidarte y realmente está invirtiendo en ti en esa área de forma positiva. Si él se lo ha ganado, no le maltrates socialmente. Y ten en cuenta que para él es muy importante sentirse buen líder. Repito que esto sólo debe hacerse cuando él se lo haya ganado. Pero si se ha portado bien, intenta no desacreditarle, discutirle o quitarle liderazgo. Es muy probable que él se tome como una falta de respeto que su “niña”, la persona a la que cuida y ama, le discuta, desautorice o ningunee en público. Cuanto más le dejes a él sentirse importante, mejor.

No le pongas motes “empequeñecedores” Al hombre le gusta pensar en sí mismo como alguien grande, fuerte, importante, valorado, magnífico y casi divino. Le encanta sentirse poderoso y triunfador. Él no quiere sentirse ni pequeño, ni débil, ni poco importante. Es por ello que cualquier mote cariñoso, sin mala intención que lleve cualquier tipo de diminutivo en el nombre es un gran error.

120

La lista negra Te recomiendo que te plantees eliminar de tu vida de pareja los motes como: - Pequeñín - Gordito - Nombre + ito (Pablito, Juanito, Danielito, Jorgito, etc.) - Cariñito - Tesoro - Pitufín - Etc. Y por supuesto, olvida también cualquier mención empequeñecedora a su pene. Nada de “¿dónde está mi pequeñita?” ni cosas por el estilo. Elimina eso completamente de tu vida si quieres que ese chico dure a tu lado. Tampoco te sugiero que utilices posesivos como: - Mi niño. - Mi cielo. - Etc. Los posesivos (mi, en este caso) hacen sentir a la otra persona poco poderosa, porque es como si dependieras del otro. Al hombre esto no suele gustarle. Al menos por norma general. Como mínimo te sugiero que le preguntes si le parece bien y que confirmes sin lugar a dudas que él está cómodo con este tipo de motes. Podrás encontrar algún hombre al que no le importe. E incluso quizá uno de cada millón puede disfrutar con estos nombres. Pero no es lo normal. Él es un descendiente de cazadores, está pensado para matar bestias y proteger a su tribu… no para estar al servicio de una mujer que le trate como a un niño pequeño. No le va a gustar sentirse así.

121

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Evita discutir Discutir es la forma menos inteligente de hablar las cosas. Es inútil y poco eficiente sea cual sea la persona con la que lo hagas. Y enfadarse y ponerse a discutir sólo debería hacerse cuando se está ante una situación de peligro que hay que parar a toda costa. Por ejemplo: - Una agresión física. - Una injusticia ante alguien desvalido. - Un accidente de coche. - Etc. Es decir, que ante situaciones extremas, sí que se debe recurrir al enfado y la discusión, si es necesario. Pero en el resto de situaciones, discutir y enfadarse es siempre la forma menos inteligente de hablar las cosas. Si esto es cierto para cualquier grupo o par de personas… en una pareja es aún más importante, especialmente si estás discutiendo con un hombre. Luego veremos que el hombre no es capaz de procesar los reproches sin enfadarse. Y también veremos que ante una discusión está programado o para atacar, o para huir (por eso el hombre al hablar las cosas lo normal es que, primero se enfade y luego se vaya). Yo no recomiendo nunca discutir. Pero menos a una persona que te está intentando cuidar. Y que busca sentirse importante. No te estoy diciendo que te calles las cosas, o que toleres acciones que no te gustan. Lo que te estoy diciendo es que esas cosas las trates con mano izquierda, con cariño y sin perder los nervios. Sé que esto es muy difícil, pero todo el esfuerzo que hagas por decir las cosas con cariño es poco. A una persona que quieres, merece la pena que te preocupes de decirle las cosas con cariño. Si tú no le tratas con cariño a él y no haces un esfuerzo por hacerle sentir bien y a gusto al plantearle las cosas, es muy difícil que él quiera darte cariño a ti.

122

La lista negra Si quieres recibir, da primero. Además, en el modo “discusión” siempre se acaban diciendo cosas que no se quieren, de la forma errónea y en el momento equivocado.

No hagas reproches No te puedes ni imaginar lo desagradable que es para un hombre el que una mujer le haga un reproche. Le estás dando donde más le duele. Si se ha portado fatal, adelante. Si es un desgraciado sin corazón, adelante. Pero si es una persona a la que quieres y que tenía buena intención de fondo al hacer las cosas, pero que se ha equivocado al hacerlo, jamás le hagas un reproche. Y como hombres y mujeres somos distintos… voy a aclarar lo que un hombre entiende por un reproche. Para un hombre, un reproche es cualquier cosa que implique, directa o indirectamente una de estas cosas: 1- Que ha hecho algo mal. 2- Que debería haber hecho algo que no ha hecho. 3- Echarle la culpa sobre algo que haya salido mal. 4- Decirle que no te está cuidando bien.

Ejemplos de reproche son: - “Manolo, no has venido a recogerme a la hora y he llegado tarde”. - “Nunca me dices que estoy guapa”. - “No me tienes en cuenta”. - “Tendrías que haber llevado el impreso ayer y ahora por tu culpa tenemos que demorar el trámite un mes”.

123

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Ante cualquiera de estas frases el hombre se pondrá a la defensiva, y lo más probable es que se enfade, se disguste y diga cosas que no piensa, que te harán daño. Si ha hecho algo mal y aún tiene arreglo, dilo con mucho cariño, sin echárselo en cara y sin echarle la culpa. Y si ya no tiene arreglo, ¿qué sentido tiene decírselo? Si sientes que es importantísimo compartir con él y evidenciar algo que ha hecho mal… entonces hazlo con mucho cuidado, pero ¿realmente necesitas minar su autoestima con algo que ya no tiene arreglo? ¿Te parecería útil y constructivo que él te resaltara lo poco atractiva que estabas el otro día en casa? Pues esto es lo mismo.

No exageres ni utilices las palabras “Nunca” o “Siempre” La mujer tiene más un lenguaje de corte emocional, y el hombre suele tener un lenguaje más basado en hechos. Por supuesto, con matices, pero para simplificar, podríamos decir que el hombre habla más sobre cosas, sucesos y números, y la mujer suele hacerlo sobre personas, emociones y relaciones humanas. La mujer utiliza el lenguaje para expresar emociones. El hombre lo hace para expresar datos. Por supuesto, esto es una simplificación. Hay muchas mujeres que son capaces de hablar de datos, y hombres que pueden hablar de emociones y de hecho lo hacen. Pero aún en esos casos, no se utilizan las mismas palabras. La mujer, normalmente, utiliza las palabras “nunca” o “siempre” para enfatizar sus emociones ante un problema. El hombre utiliza las palabras “nunca” o “siempre” para expresar acciones que REALMENTE nunca ocurrieron o que siempre

124

La lista negra ocurrieron. En este sentido, hablan con propiedad matemática. Si un suceso se produjo una vez, no dirán que nunca se produjo. Y si un suceso no se produjo en un par de ocasiones, no dirán que siempre se produce. Porque esas excepciones hacen que matemáticamente sea inapropiado decir nunca o siempre. De igual forma, a los hombres les gusta hablar con precisión y suelen tender a evitar la exageración numérica. Para los hombres los números y los sistemas de medida son muy importantes. Y, de hecho, son muy buenos midiendo cosas y haciendo estadísticas y balances. Los datos se les dan muy bien. La mujer suele redondear cantidades con mucha menos precisión y no tiene problema en exagerar un poco los números para expresar la importancia de una idea. Frases como: - Nunca me haces caso. - No me tienes en cuenta. - Siempre me dices lo mismo. - Nunca me dices que estoy guapa. - Siempre tengo que ir yo detrás de ti. - Tú nunca me dices de quedar. - No salimos casi nunca. - Estamos siempre haciendo lo que tú dices - Etc.

En el hombre provocan varias cosas: 1- Lo ve como algo totalmente falso, porque matemáticamente le están dando medidas que NO son correctas. Si él ha piropeado de vez en cuando a la mujer, si de vez en cuando salen a cenar, o si a veces pide opinión a su pareja para saber dónde ella prefiere ir, ya NO es correcto utilizar las palabras “nunca” o “siempre”. Sé que para ti, cuando hablas sobre eso no te refieres a que siempre, siempre, siempre, matemática, racional, estadística y rigurosamente hablando él haya obrado de esa forma. Pero eso es lo

125

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES que él va a interpretar. 2- Lo va a ver como una técnica de manipulación, basada en la mentira y el engaño. 3- Se lo va a tomar como algo personal y como juego sucio. 4- Va a sentir que es un reproche y que se le está atacando directamente ante lo cual, se defenderá. 5- Verá a la persona que se lo dice como una extraña que le ataca y cambiará su lenguaje corporal, su expresión y sus emociones siendo muy distante. 6- Se acabará enfadando. 7- Y, si no reculas, se irá. Elimina las palabras “siempre” y “nunca” de tu vocabulario cuando hables con un hombre, a no ser que REALMENTE y de verdad, objetiva, racional, estadística y matemáticamente ese suceso no se haya producido jamás, o que, se haya producido en todos los casos.

126

Los laureles del triunfador Vamos a ver ahora que cosas puedes hacer para, no sólo no quitarle estatus sin querer sino, además, potenciarlo y ayudarle a incrementarlo.

Alaba lo que hace Tanto en público como en privado, alabar lo bien que un hombre hace las cosas es un recurso maravilloso y tremendamente poderoso que le va a tener trabajando para ti de mil amores. Recuerda que al hombre le gusta más que le digan las cosas buenas que “hace”, que las cosas que “es”. Decirle a un hombre que es guapo, no es tan poderoso como decirle que viste bien. Decirle que es inteligente no es tan poderoso como decirle que sabe mucho o que es excepcional resolviendo problemas. Porque para el hombre, la capacidad de superación está mucho más valorada que el talento innato. Digamos que en el mundo masculino, el que nace con todo hecho (dinero, guapura, inteligencia, etc.)

127

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES tiene muchísimo menos mérito que el que se hace así mismo. Por eso es tan importante que alabes lo que hace. Especialmente si se trata de cosas que él ha hecho por ti. Recuerda que toda esta sección habla de las galletitas. Subir su estatus son los premios que tú haces para recompensar que él esté cuidándote como te mereces. Sólo debe hacerse cuando él te esté tratando de maravilla y, si no lo hace, entonces habrá que castigarle (y eso lo veremos en el siguiente apartado al hablar del “bofetón”). Pero de momento estamos hablando de los premios. Para él es muy importante sentir que es tu “héroe”. Si él hace algo bien, díselo, y dale las gracias. Te aseguro que esto le importa mucho. Somos muy sensibles a este tema. Nos preocupa mucho hacer bien las cosas y si no somos capaces de hacerlas bien nos sentimos realmente frustrados. No es algo que mostremos, pero es realmente desagradable sentirse así. Y si sentimos que una mujer no valora y admira lo que hacemos, lo que solemos hacer es poner distancia con ella y alejarnos. Alaba lo que hace, y más cuando lo hace por ti. Estando en público, también. En vez de contar una historia donde él hacía algo mal, cuenta una historia donde él hizo algo bien. Te lo estarás ganando para los restos.

Sé agradecida Si él hace algo por ti, agradécelo. Esto no sólo es importante para que él se sienta importante, sino que es algo que TODOS deberíamos hacer con todo el mundo. Nunca se agradece demasiado. Nos pasamos la vida diciendo lo malo de la gente y las cosas que no nos gustan. Ya es hora de centrarse en las cosas que sí nos gustan y en ser agradecidos. Si cualquier ser humano de este planeta hace algo por ti, preocúpate de agradecerlo. Dedica tiempo a que esa persona sepa que va-

128

Los laureles del triunfador loras que él esté en tu vida. Simplemente con ser más agradecidos, hombres y mujeres, mejorarían tremendamente sus relaciones personales. Esto es algo que funciona para ambos sexos. Sé siempre una persona agradecida. Y, si estás con un hombre, es muy efectivo que acompañes el agradecimiento de una pequeña frase final que enfatice que él te ha “salvado” de una situación desagradable. Ejemplos de este concepto serían: - “Muchas gracias por traerme a casa, la verdad es que si no me llegas a traer, habría perdido toda la tarde. Eres un sol.” - “Muchas gracias por arreglarme el ordenador, estaba realmente agobiada porque tenía que presentar un trabajo en la oficina. Me has salvado la vida.” - “Muchas gracias por venir a la cena con mis padres. No hacían más que insistirme en conocerte y les has encantado.” Es decir, la estructura es: - Gracias + decirle en qué te ha ayudado + resaltar lo importante que era. Eso le posiciona a él como el héroe y, además de inflar su ego, que ya hemos comentado que es muy frágil, le anima a seguir cuidándote. Si tú le inflas el ego, gratuitamente sin que él se lo gane, entonces perderá el interés en ti. Pero si lo haces de forma justificada, cuando él realmente haya hecho cosas por ti, estarás premiándole de forma positiva y sana, de la forma que él más aprecia. Y eso hará que esté deseando seguir cuidándote.

129

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Gánate a sus amigos Tener una novia encantadora es una herramienta buenísima para ser valorado dentro de un grupo de personas. Que todo el mundo hable de lo simpática y estupenda que es su pareja le hace ser percibido con muchísimo valor. Así que, una muy buena forma de ayudarle a ser un líder es preocuparte de ser encantadora y muy amable con su círculo cercano. Si tienes que decirle algo que no te ha gustado, o incluso discutir con él, intenta que nunca sea delante de sus amigos y familiares. Esta es otra de esas cosas que son importantes tanto para hombres como para mujeres, aunque por motivos distintos. A ti también te gusta que él sea encantador con tus amigas, y que en público muestre buenos modales. Así que, haz lo mismo. En público intenta ser agradable, simpática y cariñosa. Y si puedes aprovechar la situación para hablar bien de él a sus amigos, mejor que mejor. Una mujer que se nota que admira, respeta y alaba a su pareja abiertamente, está demostrando una solidez tremenda dentro de la relación… y está ayudando mucho al hombre a sentirse importante dentro de sus círculos sociales. Te garantizo que si él te ve orgullosa de él y que hablas bien de él a sus amigos, estarás haciéndole sentir de una forma increíble. Y es un detalle que valorará.

Regálale objetos/cosas/máquinas que le hagan sentirse importante No es necesario regalar cosas costosas a un hombre para que él esté a gusto dentro de una relación. Pero si decides que quieres gastarte

130

Los laureles del triunfador dinero en él porque es una ocasión especial y te nace agradecer algo con un regalo físico… suele ser mejor olvidarse de los regalos emocionales y centrarse en regalos que le den estatus. El impacto que tiene regalarle un “Ipod” último modelo jamás será superado por una alianza con vuestros nombres. Recuerda que sois distintos. Él disfruta con los regalos que le dan estatus y que son considerados como lo MEJOR. No hace falta que sea un regalo caro, pero sí tiene que ser un regalo que transmita estatus y calidad.

Ayúdale a organizar eventos A los hombres nos encanta ser líderes y que nos respeten por ello. Y entre nosotros hacemos reuniones para hacer cosas de “hombres” como puede ser: quedar para jugar al póker, ver juntos un partido de fútbol, una tertulia literaria, una fiesta en casa, etc. Por supuesto esto son tópicos, y cada persona es un mundo. Hay hombres a los que no les gusta el fútbol y otros a los que no le gusta la literatura, pero a todos ellos les encanta sentirse capaces de liderar a sus amigos. Por un lado te aconsejo que intentes ayudarle en todo lo posible a que estos eventos salgan bien, tomando parte activa en la organización y ejecución de los mismos. Pero, así mismo te sugiero que también le animes a hacerlo. Es decir, que no sólo es bueno que colabores cuando lo organice, sino que también es muy positivo que él vea que a ti te encantan y que eres tú misma la que le sugiere organizarlo. Además, es bueno porque este tipo de cosas sacan de la rutina a la pareja, os da proyectos comunes y le anima a organizar eventos también con tus amigas. Socializar la pareja es algo poderosísimo. Siempre que vosotros organicéis eventos sociales juntos (aunque sean de pequeña escala, como una cena con amigos) os estáis posicionando como un equipo a ojos de los demás. Y esto es una forma buenísima de salir de la rutina.

131

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Ponte guapa El hombre desea a una mujer atractiva que se arregla y está guapa por varios motivos. Primero, porque genéticamente estamos programados para que eso nos resulte atractivo, pero también porque estar con una mujer que todos consideran atractiva, le da a él el respeto de sus círculos sociales. Esto puede que no esté bien visto ni ser lo políticamente correcto. Pero es la realidad. Una vez más, yo no defiendo ni condeno los comportamientos, simplemente los explico. Para un hombre, estar con una mujer atractiva y que sabe arreglarse supone una descarga tremenda de emociones positivas al presentarla en sociedad e ir con ella por la calle. La mujer atractiva y la mujer que cuida los detalles de su imagen de forma sexy, genera estatus social. Por muy maduro e inteligente que sea el hombre, siempre responderá a este patrón. Puede que no le dé tanta importancia como otros hombres, o que para él arreglarse bien se “plasme” en otras cosas. Pero en la cultura urbana que ese hombre esté inmerso, sus genes valorarán que la mujer que le acompaña sea atractiva, vaya bien arreglada y sea una mujer “deseada”. Él no lo puede evitar. Una cosa es que un hombre esté con una mujer sólo para mostrarla como trofeo, lo cual es deleznable, triste y miserable. Una mujer es, ante todo, una persona, y tiene mucha más valía que un simple físico. Ahora bien, como ya dijimos antes, la diferencia entre una amiga y una pareja es que la segunda contribuye a que el hombre tenga estatus y una vida sexual plena. Y en ese sentido, cuanto más guapa te pongas tú, más estatus le estarás dando. Los hombres no podemos evitar pavonearnos con las mujeres con las que vamos. Nos encanta estar con una mujer que todos los hombres desean, pero que ha elegido estar con nosotros. Esto también os pasa a las mujeres: estar con un hombre que socialmente está bien posicionado, que viste bien, cuida su imagen y que cae bien a todo el mundo, os hace sentir muchísimo mejor que cuando ocurre lo contrario ¿a que sí?

132

Cuestiones finales sobre el estatus Por último voy matizar un par de cosas que me parecen muy importantes que tengas en cuenta a la hora de entender la necesidad masculina de estatus. Como el hombre sabe que el líder siempre consigue lo “mejor” y porque también sabe que teniendo lo mejor es más fácil que te respeten (es triste pero entre los hombres funcionamos así y esta regla se cumple al 100%), el cocodrilo del hombre está constantemente preocupado de tener las cosas más valoradas socialmente. La tendencia del del hombre es tener siempre el mejor coche, el mejor ordenador, el mejor reproductor de música, el altavoz más grande, el reloj más caro, el mejor puesto de trabajo, el mayor reconocimiento como líder, el número más grande de empleados a su cargo, etc. Esto es inevitable y cuanto antes lo entiendas y aceptes, menos problemas tendrás con tu pareja. El hombre reafirma su posición de líder y persona importante dentro del grupo a base de hacer alarde de tener lo “mejor”. Entre nosotros somos muy competitivos y es una forma normal de relacionarnos. Los hombres maduros y evolucionados, cultos e inteligentes llevan esta tendencia instintiva con mucha más dignidad y tranquilidad que los hombres rudos y primitivos. Pero la tendencia está en los dos casos. Veamos esto en detalle.

133

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Las ganas de destacar en el hombre maduro e inteligente Un hombre educado, seguro de sí mismo, maduro y moderno expresará la tendencia de “yo quiero lo mejor” estudiando y siendo el mejor en su trabajo… siendo la persona más cultivada y más educada y ganándose una reputación de persona comprensiva y tolerante, considerado como un “sabio” dentro de sus grupos de amigos. Su superioridad se basará en una superioridad emocional, intelectual y democrática en la que no se utiliza la fuerza y donde los símbolos de poder no están en cosas “físicas” como un coche, sino en factores del carácter, como la fortaleza, el autocontrol, los estudios, etc. Cuando elija a una mujer, se centrará en encontrar la mujer con más madurez, con más educación, con más inteligencia y sensibilidad, con mejores habilidades sociales y con mayor capacidad de amar. Pero también preferirá una mujer atractiva. Este tipo de hombre se rodeará de una “tribu” de personas con mucha sensibilidad y educación que le respetarán como alguien de valor, por elegir este tipo de enfoque vital. Pero no te confundas. Este tipo de hombre busca el liderazgo igual que el hombre inmaduro y poco inteligente. La única diferencia es que se basan en símbolos distintos y que el hombre maduro tiene más margen para conseguirlo. Trabaja más en metas a largo plazo.

Las ganas de destacar en el hombre inmaduro y simple Un hombre primitivo, inseguro, simple e inmaduro querrá tener el mejor coche del grupo, la tele más grande, el pene más grande,

134

Cuestiones finales sobre el estatus el mejor reproductor de música, la mujer más atractiva, la corbata más llamativa, el reloj más caro, los músculos más desarrollados, etc. Su posición social depende de todas estas cosas. Y sus esfuerzos se centrarán en conseguirlo. Normalmente no inviertirá mucho tiempo ni energía en los estudios… y considerará que una chica debe servirle de “trofeo” para afianzar su posición dentro del grupo y demostrar que él tiene la mejor mujer, como parte congruente de su personalidad de líder. Sí, lo sé, esto es muy triste, pero es parte de la naturaleza humana (o al menos lo es en algunos hombres). Ocurre en todas las tribus, en todas las culturas, y en todos los círculos. Los hombres poderosos tienden a estar con las mujeres más atractivas... y socialmente tienden a exhibirlas como parte de sus ganas de mostrar superioridad social. Este tipo de hombre simple e inmaduro NECESITA demostrar constantemente superioridad en las cosas que hace, compra o exhibe. Cuanto más inmediata sea esa demostración, mejor. Yo no estoy diciendo que esto esté bien. De hecho, considero que este enfoque vital es algo realmente triste, patético y reprobable. Pero ante todo quiero que este libro te sirva para entender. Y estoy seguro de que en tu camino por la vida te encontrarás con hombres así, porque están en el mundo que nos rodea. Si te encuentras con este tipo de hombres, identificarlos y entenderlos rápidamente te puede ahorrar mucho tiempo y disgustos. No permitas que un hombre te utilice como trofeo. Si identificas a un hombre de este tipo, plantéate que quizá no es el tipo de persona que necesitas y que puede que un hombre más maduro y evolucionado pueda hacerte más feliz.

Las exhibiciones del hombre maduro e inteligente Hemos comentado que un hombre maduro e inteligente tenderá a hacer exhibiciones de poder mucho más suaves y más dilatadas en

135

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES el tiempo que el hombre simple e inmaduro. Pero no te confundas. Al hombre inteligente también le gusta mostrar poder. No conozco a casi ningún hombre que no le guste tener un buen coche y mostrarlo de vez en cuando. Para un hombre maduro esto NO es una prioridad. No es algo necesario para ser feliz. Pero una vez tenga sus metas principales cubiertas, empezará a pensar que, además de tener metas superiores como el respeto, el amor o la admiración de personas respetuosas… también será bueno tener un buen coche. No es una prioridad como para el hombre simple, pero a nadie le amarga un dulce. En sus relaciones con las mujeres, el hombre no usará nunca a la mujer como un trofeo. La respetará y la valorará por lo que es. Ahora bien, si ella un día se pone preciosa y sexy en una reunión con sus amigos y todos se quedan embobados al mirarla, ese hombre inteligente y maduro se va a sentir DE MARAVILLA. No es una prioridad para él. No necesita eso para ser feliz, pero si la mujer hace eso, el hombre estará encantado y muy agradecido. Es decir, que al margen de la inteligencia o de lo prioritario que sea para unos y para otros… a TODOS los hombres les gusta que su pareja sea considerada atractiva dentro de su grupo de amigos. Y a todos los hombres les gusta, al margen de su status, tribu o nivel intelectual, tener cosas de calidad que refuercen la idea de que son relevantes dentro del grupo. Según el entorno, esos baremos estarán en función de unas cosas u otras.

136

QUINTA PARTE La Galletita B. El sexo y su ecosistema

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

138

Qué le atrae a un hombre de una mujer Antes de nada quiero que entiendas que esto de lo que voy a hablar ahora, es sólo la parte instintiva, primaria e inconsciente del hombre. El hombre no es 100% así. Normalmente sus deseos (lo que él racionalmente quiere) no van en esta dirección, pero su tendencia (lo que le marca su instinto y que él no puede evitar) sí. Es decir, que esto es algo que está ahí, y tienes que entender, como mujer, para saber cómo funciona la mente de un hombre, pero es sólo una pequeña parte de lo que el hombre es. En este capítulo te voy a hablar únicamente de la “atracción” sexual, pura, instintiva. Es importante que entiendas esto, porque la atracción sexual juega un papel importante dentro de la relación. Y si, además de poder hacer las cosas por “intuición”, tienes detrás un poco de teoría que te ayuda a entender qué cosas excitan al hombre y por qué, dispondrás de muchas más herramientas para hacerle feliz e innovar en una dirección que os haga más plena la relación a ambos. Por todo ello, voy a darte una pequeña introducción acerca de qué cosas excitan/atraen a un hombre para que luego tú puedas hacer “a medida” lo que más os guste y os haga disfrutar a los dos. Siempre te hablo de forma general y, antes de nada, será bueno, que le preguntes y confirmes que efectivamente las cosas que quieres hacer con él, le gustan. Una vez dicho esto, vamos a explicar qué cosas gustan instintivamente al hombre y por qué.

139

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES A los genes del “mono/hombre primitivo” le interesaba que la mona estuviera sana, joven y fuerte, para poder tener un embarazo efectivo… pero, en cambio no necesitaba como “protección, liderazgo, inteligencia, etc.” para sobrevivir durante el embarazo como os ocurre a vosotras. Es por ello que para la mujer, la apariencia física del hombre es importante, pero es sólo una cosa de MUCHAS. Vosotras sois muchísimo más selectivas que nosotras y no os quedáis simplemente en el físico. Para que un hombre os excite tremendamente hacen falta muchísimas más cosas. En cambio, para un hombre, la parte “visual” y los detalles que vemos en vosotras físicamente, son muy, pero que muy importantes. La excitación nos entra por los ojos casi al instante. Como digo, salud/fertilidad y juventud van a ser las dos variables que más atracción van a despertar en un chico. Y lo interesante de todo esto es que con el maquillaje, y la forma de vestirte y arreglarte, puedes transmitir esos dos rasgos con muchísima facilidad. Pero antes de nada, veamos en concrecto, qué rasgos son atractivos para un hombre y por qué: - Caderas anchas. Esto es importante porque hace más probable dar a luz con éxito. Al tener las caderas anchas, la apertura para que el niño salga es mayor, y en caso de que en el parto el niño estuviera en una postura complicada… esta mayor apertura aumenta las probabilidades de éxito. Muchos antropólogos consideran que es uno de los pocos rasgos físicos que han sido considerados como atractivos en las mujeres de todas las culturas. - Pelo sano, con las puntas cuidadas. El pelo es la zona que más refleja la salud de una persona. Cuando hay anemia lo primero que se cae es el pelo y en un drogadicto, por ejemplo, los residuos de drogas se mantienen por mucho más tiempo en el pelo que en el resto del cuerpo. Es decir, que un pelo bonito y cuidado le está gritando al hombre: “fecúndame que soy sana y fértil”. Esto las mujeres lo saben instintivamente, por eso un gesto que

140

Qué le atrae a un hombre de una mujer hacéis inconscientemente cuando os gusta un hombre es jugar con el pelo, para que el hombre fije su atención en el cabello. - Vientre plano. Según algunos antropólogos el vientre plano en una mujer puede ser atractivo por dos razones: por un lado, porque culturalmente está asociado con la delgadez y la vida saludable (recuerda que todo lo que transmita salud, transmite fertilidad). Pero además de eso, el vientre plano es un claro síntoma visual de que la mujer no está embarazada de “otro macho”. Es decir que cuando un hombre ve a una mujer con el vientre plano, su cocodrilo está bastante seguro de que esa mujer está “libre” de una fecundación anterior. Mientras que con un vientre abultado, el cerebro reptiliano masculino tiene ciertas “dudas” de que pueda haber sido fecundada anteriormente y eso lo hace todo mucho menos atractivo, a nivel instintivo. - Las uñas. Además del pelo, las uñas también son un indicativo muy bueno de la salud de una persona. Una vez más, alguien enfermo tiene las uñas débiles y sin color, mientras que una persona sana tiene unas uñas coloridas y fuertes. Es por ello que, instintivamente las mujeres siempre han cuidado y pintado tanto sus uñas… con colores vivos que llamen la atención y transmitan vitalidad. - La piel. Una piel cuidada, al igual que las uñas y el pelo, transmite salud. Por la calidad de la piel también se puede saber mucho acerca de la salud de alguien. - Juventud. Cuánto más joven es una mujer, más probable es que sea fértil y que pueda dar a luz con éxito. - Piel depilada o con poco vello. El vello es uno de los indicativos más claros para diferenciar sexos. El hombre tiene más pelo y más fuerte que la mujer. Es por ello que, la feminidad está culturalmente asociada con la ausencia de pelo. Cuanto más depilado tenga la mujer el cuerpo, más atraído se sentirá el hombre hacia ella.

141

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Atributos asociados con la salud. Esto varía con cada cultura y el momento histórico. En las postguerras, cuando la gente muy delgada se moría… lo que se consideraba sano y atractivo era estar obeso…y ahora, que en el primer mundo una de las principales causas de muerte son los problemas cardiovasculares y la diabetes derivadas de la obesidad, lo que resulta atractivo para un hombre es la delgadez. Como digo, esto varía con cada cultura, y no es igual de atractivo una mujer para un peruano que para un senegalés o un español. Hay matices culturales muy importantes a tener en cuenta en este tema. - Culo redondo. Por herencia de los primates, una de las primeras cosas en las que el hombre se fija al ver a una mujer es en el culo. Algunos primates tienen los glúteos altamente coloreados, como un pavoneo natural que atrae al sexo opuesto para el coito. Por si esto fuera poco, el culo nos da información sobre la anchura de la cadera, lo cual ya dijimos que era de vital importancia porque con caderas anchas se tiene más efectividad en el parto. - Pecho grande. El atributo femenino por excelencia es el pecho. El pecho, además de ser un símbolo cultural asociado con la feminidad, es lo que el bebé va a amamantar en sus primeros meses de vida y es un símbolo que refuerza inevitablemente en la mente de un hombre que la mujer que tiene buenos pechos es más fértil y femenina que la que no. Y por si esto fuera poco, algunos antropólogos consideran que el escote femenino se parece un poco a la curva que hacen los glúteos. Y como ya dijimos, los glúteos son una parte muy importante del cortejo. Así que, tanto por un lado como por el otro, estamos ante algo MUY atractivo para un hombre. Hay cosas de tu físico que no se pueden cambiar. Pero siempre se podrá mejorar, cuidar y potenciar lo que naturalmente tienes. Además, recuerda que el atractivo sexual NO lo es todo. Una relación tiene muchísimas más dimensiones que la puramente instintiva.

142

Qué le atrae a un hombre de una mujer Aún así, ¿por qué te digo todo esto? Porque sabiendo a nivel instintivo qué cosas le pueden atraer a él... tendrás en tu poder un conocimiento muy útil para luego saber cómo premiarle, cuando se lo haya ganado y cuando tú sientas cariño verdadero hacia él. Es por ello que será interesante cualquier técnica de maquillaje, estilismo o cuidado físico que potencie cualquiera de los rasgos mencionados anteriormente. Por ejemplo, para una noche especial, puedes tener en cuenta ropa que haga percibir el vientre plano; trabajar el pelo para darle más color o pintar tus uñas de color rojo. Así mismo, cualquie prenda que acentúe la curva de la cintura con la cadera o/y que enfatice el escote o el culo… ¡tambíen será muy eficaz! Muchos de estos trucos son ampliamente conocidos por todo el mundo, pero la mayoría de la gente desconoce su relación con la explicación “evolutiva”. Y considero que es útil conocer esa relación para poder controlar mejor el proceso y no hacer las cosas “porque sí”. Ahora bien, estos son los rasgos que te harán atractiva a los ojos de un hombre, pero esto no tiene por qué interesarte siempre. Saber estos rasgos es importantes tanto para sacarte partido (en el caso de utilizar el conocimiento para potenciar estas cualidades) como para saber vestirte y arreglarte sin llamar la atención con tus atributos sexuales (como por ejemplo en una reunión de trabajo). Ir siempre despampanante no tiene por qué ser la solución. Esta es una pequeña introducción para que seas consciente de, en detalle, cuáles son los rasgos físicos que te hacen atractiva y quéte interesará potenciar cuando quieras satisfacer, atraer o gustar a un hombre. Pero como digo, habrá muchísimas situaciones en las que te interese hacer precisamente lo contrario.

143

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

144

La cantidad Ya dijimos que los genes del hombre están pensando constantemente en “fecundar” el mayor número de hembras posibles. Esta es su tendencia, pero como dijimos… sus deseos en la vida, pueden ser formar una familia y ser monógamos. Lo único que digo es que, para un hombre, mezclar los dos puntos anteriores sería el mayor nivel de eficiencia a nivel reproductivo posible. Y sus genes van en esa dirección. El hombre tiende a la “cantidad” pero, al mismo tiempo desea UNA sola pareja (calidad). Aquí me podrías decir perfectamente que no se puede tener todo en la vida. Pero te equivocas, ¡sí que se puede! Y se puede por una sencilla razón: el cerebro reptiliano es muy simple. Es decir, que es muy fácil de engañar. El gran secreto de las mujeres que son GRANDES SEDUCTORAS capaces de tener a los hombres comiendo de la palma de su mano durante años, reside en ser capaces de engañar a DIARIO al cocodrilo sin que éste se dé cuenta. Estas mujeres le hacen creer al cocodrilo que está fecundando muchas mujeres, cuando en realidad está fecundando siempre la misma. Si consigues activar este engaño, tus problemas se habrán acabado. Es decir, que si tú eres capaz de engañar a su cerebro reptiliano haciéndole pensar que tiene cantidad y variedad de mujeres, jamás ten-

145

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES drás ningún problema con tu pareja, porque su tendencia estará “tranquila” y tú podrás ocuparte de hacerle feliz sin preocuparte de que el día menos pensado se aburra de la relación y sus genes le hagan querer tener sexo fuera de la pareja. Este es el secreto mejor guardado de todas las grandes seductoras de la historia: le hacían creen al cocodrilo del hombre que estaba con muchas mujeres distintas, cuando sólo estaba con una sola. Así que, sin más preámbulos… vamos a meternos en harina. Te voy a enseñar a engañar a su cerebro reptiliano.

146

El maravilloso engaño En esta sección vamos a estudiar todos los trucos que tú, como mujer, puedes utilizar para convencer al cocodrilo del hombre de que está teniendo sexo cada día con una mujer distinta. La mente reptiliana del hombre es MUY simple. Y el engaño es muy sencillo. Pero, de momento te voy a dar el concepto principal: cuanto más monótona sea vuestra vida sexual, más se refuerza la idea de que está fecundando UNA sola mujer. Y, por el contrario, cuanto más VARIADA sea vuestra vida sexual, más se refuerza la idea de que se está fecundando un gran número de mujeres. Así que sí, lo que dicen en las revistas es cierto: sorprendiéndole, variando e innovando estás convenciendo a su cerebro de que tiene un “harén”. Te adelanto ya que te vas a asombrar de lo fácil que es engañar a su cocodrilo. Ten en cuenta que estás trabajando con la parte más primaria de su cerebro. Ante cambios muy pequeños, ya piensa que está con una mujer nueva. Veamos en qué deben consistir esos cambios.

Los peinados Los hombres no nos fijamos conscientemente en los detalles, pero una mujer que cambia radicalmente de peinado hace que incons-

147

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES cientemente nos atraiga muchísimo más, porque refuerza la idea de que es una “chica nueva”, en vez de nuestra pareja de siempre. Te recomiendo que cada cierto tiempo cambies tu corte de pelo… Lo ideal es que nunca estés más de 3 meses con el mismo estilo/corte. Pero sobre todo, algo muy sencillo y poderoso: hacer peinados diferentes con pequeños cambios. Si cada día cambias un poco el estilo… dándole un poco de vida con “pinzas”, “orquillas”, “coletas”, “rayas”, “flequillos”, “cintas”, “pasadores”, “lacitos”, etc. Te estás curando en salud con algo fácil, sencillo y de lo más eficiente. Es una inversión de 10 minutitos al día que te van a dar una garantía de éxito a largo plazo inigualable. Él no te va a decir nada, porque la mente del hombre no es capaz de percatarse de estos detalles conscientemente (recuerda que su cerebro no está pensado para atender a los pequeños detalles), pero tú notarás que el truco funciona. Antes de nada me gustaría aclarar que esto NO hay que hacerlo siempre. Una relación es mucho más que ir peinada. Y parte de la convivencia con una persona a la que amas, consiste en tener una rutina juntos, en la que ambas partes estén sin “arreglar” y disfruten de la compañía del otro. Lo cual no está reñido con que, para darle una sorpresa, de vez en cuando, cambies de estilo y “engañes” a su cocodrilo.

El maquillaje Lo mismo que te dije de los peinados…. te lo digo del maquillaje. Si cada día le das un toque distinto al maquillaje, mejor. Despístale. Pon cada día algo distinto. Un día píntate con poco maquillaje, otro día con mucho… un día con sombras otro día sin sombras. Un día mucho rímel y el ojo muy resaltado. Otro día el énfasis en los pómulos. Un día de niña buena, otro día de niña mala. Acuérdate de que lo importante es variar. Cuanto más aprendas a ser la mujer de las mil

148

El maravilloso engaño caras, los mil peinados, los mil vestidos, los mil maquillajes, etc. más fascinada vas a tener a tu pareja. No se trata tanto de ir perfecta como de ir distinta. En serio. El hombre más que la “armonía” identifica la “novedad”. Aunque está claro que con armonía todo mejora. Pero este es un error muy común que cometéis las mujeres: a veces os queda especialmente bien un tipo de peinado y tenéis miedo a cambiar por estar un poco menos guapa. El hombre prefiere la variedad antes que la perfección. Lo que te quiero decir es que, aunque te parezca increíble, habrá veces que a un hombre le va a excitar el maquillaje hortera de una película porno porque es llamativo y diferente. Pero tampoco te obsesiones con esto. No es cuestión de cambiar de personalidad a diario, sino de ir dando pinceladas cuando te sientas de humor y con ganas de sorprenderle.

La ropa Estamos en las mismas. Cuanto más varíes, mejor. A veces no es cuestión de comprar más ropa, sino de combinar la ropa de forma original. Como te dije antes, los hombres no identificamos la estética como lo hacéis vosotras. Pero en los cambios, nos fijamos inconscientemente. Te ocurrirá que un día te cortarás el pelo, el peinado, la ropa, el maquillaje, con un cambio radical de imagen totalmente diferente a como estabas la semana anterior y todo lo que recibas del hombre será “Te noto distinta” pero sin saber explicar por qué. Sí. Los hombres a veces somos así. No nos enteramos de nada. Pero nuestros genes sí. Ese “te noto distinta” suele quiere decir que sus genes están procesando lo siguiente: “chica nueva que fecundar”. La mente del hombre es muy simple a nivel visual. Él necesita verlo todo mucho. Como si fuera un niño de 3 años. Hay que poner

149

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES muchos colores, todo muy llamativo, muy evidente, muy fácil de encontrar, tocar y saborear. Usa muchos colores. Llama la atención. En serio. Llama la atención vistiendo cuando estés con él. Es poco frecuente encontrar hombres que se fijen en lo sutil, su cerebro no fue diseñado para eso. Es mucho más probable que se fije sólo en lo evidente. Sobre todo cuando estés a solas con él: cuanto más fácil/evidente, mejor. Tienes que entender un principio: el cerebro masculino se queda totalmente colapsado cuando ve muchos estímulos sexuales. Nuestra mente no puede pensar en otra cosa si tenemos a una mujer enseñando cosas de forma llamativa delante. Nos quedamos embobados pensando sólo en eso y se nos olvida todo lo demás. Comprender este principio es muy útil, porque si un día quieres premiarle y gustarle, éste es el efecto que tienes que conseguir: que tu pareja esté atontada mirándote y no pensando en otra cosa que no sea “fecundarte”. Te recomiendo que tengas claramente dos personalidades: la de gustar a tu pareja y la de hacer tu vida normal. En el look social sé tú misma, sé discreta, hazte respetar, no uses el componente sexual para gustar, hazte valer, etc. Pero en esas ocasiones en las que quieres hacer algo especial y dedicar tiempo a que él disfrute de ti, entonces será bueno tener en cuenta todo lo dicho anteriormente. En esas ocasiones especiales pónselo fácil.

La ropa interior La mayoría de los hombres no saben mucho de ropa interior, e incluso pueden sentirse incómodos hablando de ello. Pero en la práctica, cuando una chica se pone sexy nos gusta y lo valoramos. Además, cuidar la ropa interior y que ésta sea sexy no es algo especialmente laborioso, como ir maquillada o con el pelo cuidado. Hoy en día la mayoría de la ropa interior femenina es muy sensual y cómoda a la

150

El maravilloso engaño vez. Y por poco dinero puedes encontrar un montón de modelos que te sentarán genial, que sean cómodos de llevar y que a él le encanten. En el tema de la ropa interior, cada hombre tiene gustos distintos. Y tambíen según el tipo de cuerpo que tenga cada mujer sientan mejor unas prendas que otras. Por ello te recomiendo que, abiertamente, le preguntes al chico en cuestión por sus gustos y que te dé su opinion sobre lo que él cree que mejor te queda y lo que más le gusta. Aún así, y al margen de esa valiosa información, recuerda que la variedad es un GRAN aliado. Y que, habrá veces que aunque una prenda no sea su preferida, por el efecto “novedad”, le encante verte con ella puesta. Por último, no olvides que lo más importante es que tú estés cómoda y que si algún día decides ponerte algo especial, siempre debe ser cuando a ti te apetezca.

Disfraces No hay nada que refuerce más la idea de que un hombre está con una mujer “diferente” que un disfraz. El disfraz es, literalmente, vestirte de otra persona. Recuerda que eso es que a sus genes les encanta. Al margen de que en tu vida diaria explotes un poco el “disfrazarte” sutilmente para que él te vea distinta… te recomiendo que en la intimidad con él te disfraces por completo de vez en cuando. Hay disfraces ya hechos que puedes encontrar en cualquier Sexshop, pero también hay infinidad de formas de improvisar disfraces caseros echándole imaginación. Los disfraces ya “preparados” a veces no son de mucha calidad, pero lo más probable es que a él eso le dé igual. En ese momento él estará disfrutando de lo lindo porque te verá muy cambiada y vestida de forma distinta y eso le maravillará. Ante esa situación, lo último que va a mirar es la estética.

151

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Además, piensa que invertir en disfraces es algo muy práctico porque se pueden usar cada cierto tiempo y suelen tener casi siempre el mismo efecto (casi igual que en el primer día). Al cerebro reptiliano del hombre se le olvidan las cosas con bastante rapidez. Es decir, que si usas un disfraz un día y te lo vuelves a poner al cabo de un mes y medio, para él será casi como vértelo puesto por primera vez. Entender este tipo de mecanismos es muy útil y facilita mucho las cosas.

Ubicaciones para el sexo Una buenísima forma de reforzar la idea de que está con mujeres distintas, es tener sexo en sitios diferentes cada vez. Sé que parece simplísimo pero no lo es para nada. Te garantizo que su cerebro funciona así. Si su cocodrilo tiene sexo en un sitio nuevo, para él es como si hubiera estado una mujer nueva. Por eso los hombres tenemos tantas fantasías con tener relaciones sexuales en todas las habitaciones, en la cocina, encima de muebles… o en sitios como probadores, coches, servicios públicos, etc. Cambia la ubicación del coito con frecuencia y te estás curando en salud con algo facilísimo de hacer y que a él le va a encantar. Te doy algunas ideas que suelen gustar siempre: - Realizar el acto en todas las habitaciones de la casa. - Dentro de cada habitación hacerlo en distintos muebles. - En cada mueble de cada habitación probar varias posturas. - Hacerlo improvisadamente en el coche. - Realizarlo en baños públicos. - Hacer viajes siempre que se pueda y aprovechar cuantas más localizaciones del viaje se puedan para darle variedad

152

El maravilloso engaño (cama del hotel, baño del hotel, ducha, sofá del hotel, silla del hotel, etc.). Es decir, que cuanto más te busques la vida para tener sexo con él en sitios diferentes, mejor. Cuanto menos uses la misma cama de siempre en la misma postura de siempre, más contento le tendrás. Dale estímulos nuevos, en sitios nuevos. Ya verás cómo se va a poner. Cuando su cerebro perciba la novedad se activará sexualmente como si fuera la primera vez. Ten en cuenta que el ser humano no estaba pensado para cambiar de hábitat, ni para viajar. Si cambiaba de hábitat lo normal era encontrar mujeres de otras tribus, y no a su pareja de toda la vida. Así que, si cambias de “hábitat” te aseguro que su cocodrilo se va a poner como loco. Tampoco es necesario hacer esto a diario, ni mucho menos. Simplemente ten en cuenta que un cambio de ubicación de vez en cuando le da una inyección de “vida” a vuestra relación sexual que le tendrá de lo más contento.

Posturas Al realizar el acto sexual en sí, también es bueno también evitar la monotonía. Hacer siempre la misma postura no es muy recomendable. Cuanto más se varíe, mejor. El hombre ha nacido para cazar, para estar constantemente en la selva, atacando, corriendo, y cambiando de actividad cada dos por tres. Una relación estable le suele reforzar la idea contraria y se puede sentir como un animal encarcelado. Pero esto no tiene por qué ser así. Si tú de antemano entiendes este principio puedes utilizarlo a tu favor. Dale variedad sexual y le tendrás ENCANTADO con todos sus genes y su instinto animal deseando estar contigo a todas horas.

153

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Hay miles de libros de sexualidad publicados con infinidad de ideas que aplicar y hacer con él. Investiga. Cúrratelo. Lee. Sé la mejor en ello. No hay mejor inversión en este mundo para mantener una pareja que eso. Te recomiendo también que investigues todo lo que puedas sobre el tipo de pornografía que a él le gusta. A casi todos los hombres les gusta y la ven de vez en cuando. La mayoría lo niegan, porque no está bien visto. Y con mucha frecuencia puede verse a escondidas de la pareja. Pero te aseguro que lo más probable es que la vea o la haya visto. No en vano es una de las industrias más poderosas del mundo. Aún así, tampoco estoy diciendo que todos los hombres lo hagan. Pero como mínimo, te sugiero que barajes esa posibilidad y que lo hables con él para poder sacar ideas de qué cosas le gustan más. En cualquier caso, lo importante de la cuestión es que los hombres tenemos fantasías y éstas suelen ser bastante simples. No son nada complejas. El problema es que ni estamos cómodos hablando de ellas… ni somos muy conscientes de cuáles son. Simplemente sabemos que hay cosas que nos “ponen” y que queremos hacer. Por eso la pornografía o las películas eróticas pueden servirte de ayuda. Dile que te diga qué escenas y películas le gustan/excitan y saca ideas para ir incorporando a vuestra vida real todo lo que a él le hace disfrutar cuando está a solas… Y para esto no hay nada más importante que la comunicación. Te recomiendo que, de vez en cuando, lo hables con él sinceramente. Dile que quieres hacer las cosas que a él más le gusten. Que él sepa que estás de su lado y que entiendes que tiene necesidades y que le quieres ayudar con eso. Te garantizo que lo va a valorar. En el caso de que él no vea porno, una buena idea puede ser ver películas eróticas juntos por primera vez y que ambos comentéis qué cosas os gustan/excitan y cuáles no.

154

El maravilloso engaño

Personajes Además de variar la ropa, el maquillaje, los peinados, etc. también es bueno darle un toque teatrero a las interacciones haciendo personajes. Haz de niña buena… de niña mala… de secretaria servicial… etc. El principio general de todo esto es muy sencillo: dale variedad. Cuanto más varíes más estás demostrando a su cerebro reptiliano que está con muchas mujeres en vez de con una sola. ***************************************** Hasta aquí has visto multitud de trucos e ideas para “engañar” al cocodrilo de un hombre y darle esa “variedad” que tanto le gusta. Pero, por favor, me gustaría que lo utilizaras en su justa medida. No se trata de estar haciendo esto a diario, ni de darle al sexo más importancia de la que debería tener. Se trata, simplemente de tener estos principios en cuenta para darle una “inyección” de vitalidad extra a la relación, haciendo que ambos estéis más a gusto.

155

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

156

La cama y la vida Antes de seguir me gustaría aclarar una cosa. Los hombres separamos claramente lo que nos gusta en la cama de lo que nos gusta en la vida normal. Y en una mujer son muy diferentes las cosas que esperamos a nivel sexual de lo que nos gusta de ella en el resto de facetas. Ya dijimos que las dos áreas que más importan al cocodrilo de un hombre son la vida sexual y el estatus social. Pero un ser humano es MUCHÍSIMO más que su cocodrilo (su parte instintiva). Las emociones, una relación madura, el amor, la complicidad o la confianza son cosas igual de importantes y la vida debe ser un equilibrio entre todas ellas. Si una mujer satisface plenamente a un hombre sólo a un nivel puramente sexual, al final perderá el interés de este, porque estará dejando de lado todo lo demás. Es por ello que lo que el hombre pueda demandar en la cama no tiene nada que ver con las cosas que el hombre va a necesitar fuera de ella, en su vida diaria contigo. Es importantísimo que interiorices esto. Una cosa es la cama, y otra la vida fuera de ella. Cuando se hagan cosas de cama (parte instintiva), estarás trabajando con un estado de excitación en él que hace que no piense con otra cosa que con la testosterona (por no decir otra cosa). Y en la vida normal este extraño proceso hormonal no estará teniendo lugar.

157

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES En la vida diaria él no se comportará ni necesitará cosas tan primarias como las que necesitará en su vida sexual. Cuando hablemos de lo que a él le excita sexualmente, mencionaremos cosas que pueden parecerte extrañas, pero eso no quiere decir que en el resto de su vida él sea así. Son, simplemente cosas que le gustan para los momentos especiales de intimidad contigo. No cosas que espera que hagas en el resto de facetas de tu vida. El no quiere estar con un chica que sólo le da sexo. El ansía estar con una persona especial, que le llena a nivel humano y que, ADEMÁS de eso, en la cama, también sabe cuidarle y satisfacerle como él necesita.

158

Chica selectiva, pero accesible Para dar bien las Galletitas B (las que tienen componente sexual) hay dos conceptos que debes dominar y saber aplicar a la vez siempre: el de chica selectiva y accesible. Una mujer selectiva es aquella que pone mucho cuidado a la hora de seleccionar sus parejas sexuales. Una mujer accesible es aquella que, una vez habiendo seleccionado pareja, se muestra siempre accesible para tener sexo con esa pareja. A ningún hombre le gusta estar con una chica poco selectiva, que puede irse con cualquiera. Pero tampoco le gusta estar con una mujer que, una vez siendo su pareja, le pone trabas para tener sexo después de habérselo ganado. El ideal es que la mujer sea selectiva a la hora de seleccionar parejas sexuales, pero que, una vez las seleccione, muestre entrega y ganas de estar con ese chico y de disfrutar el sexo con él. El hombre necesita saber que la mujer que tiene delante es selectiva a la hora de “elegir” amante/pareja sexual, pero no a la hora de ofrecer sexo a esa pareja que ha elegido. Es decir, que viene a ser algo como “a mí no me liga nadie, pero el que consiga ligarme tiene el premio de que estaré deseando estar con él y disfrutar juntos del sexo”. El tope de la sensualidad consiste precisamente en poner la miel en los labios… pero dejar claro que eso sólo lo consigue el hom-

159

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES bre que se lo trabaja y que realmente es valioso. Es muy parecido a un premio al mejor trabajador del mes. El premio debe ser muy bueno, pero tiene que darse sólo a UN trabajador. El problema que tienen las chicas poco selectivas es que están subcomunicándole a los genes del cocodrilo que hay probabilidades de que haya sido “fecundada” anteriormente por otro macho. Y eso hace muy poco interesante el invertir tiempo en esa chica. Al cocodrilo no le cuadra. Mucho riesgo/inverisón para poca ganancia. Los genes de un hombre nunca se pueden permitir estar con una mujer poco selectiva. Cuanto más selectiva es una mujer, más la respeta el hombre y más atraído hacia ella se siente. Una chica selectiva, cuadra al cocodrilo (los genes del hombre) porque le demuestra que no ha habido fecundación previa… pero despierta las alarmas por otro motivo: si no es accesible en el día a día, va a haber pocas oportunidades para intentar “esparcir la semilla”. Estadísticamente hablando esto es muy poco interesante. Recuerda que estamos hablando sólo de la PARTE INSTINTIVA. Luego puede haber chicos que se enamoren y tengan interés en una chica en base a otras cosas. Pero su parte instintiva, normalmente va a considerar como rasgos muy atractivos esta mezcla de “selectividad” y “accesibilidad”. Resumiendo, podríamos decir que una mujer que es “accesible” sexualmente con frecuencia tiene muchas más probabilidades de ser fecundada, que una mujer que sólo accede a tener sexo una vez al año. El cocodrilo se basa en este principio para darle excitación sexual al hombre. Cuanto más selectiva y accesible es una mujer, más excitación/ atracción despierta en el cocodrilo. Cuanto menos selectiva y accesible es una mujer, más acaba creando repulsión en el hombre.

El efecto reto Al concepto de la mujer selectiva/accesible hay una pequeña matización que hacer. Al hombre le encantan los retos. Las situaciones

160

Chica selectiva, pero accesible en las que él demuestra que es el triunfador superando la adversidad son altamente estimulantes. Esto hace que, en ocasiones, las mujeres selectivas que NO son accesibles puedan mantener la atención, la excitación y el interés del hombre por algún tiempo. Porque el hombre puede sentir que es un desafío o un reto que la chica le está poniendo para probar su fortaleza y perseverancia. Jugar con la idea de que están siendo selectivas y están poniendo pruebas al hombre, puede mantener el interés del hombre por bastante tiempo. Pero llegará un punto en que el hombre se canse de tener que estar peleando para tener sexo. Y una vez lo tenga por primera vez, debe sentir que, cumpliendo unos mínimos va a poder tenerlo con frecuencia. Si no, su cocodrilo empezará a preocuparse, frustrarse y enfadarse y las cosas se pueden empezar a torcer. El secreto está en conseguir ponerlo “un poco” difícil, pero sin pasarse, para que las dos necesidades del cocodrilo (estar con una hembra selectiva que garantice que no se va a dejar fecundar por otro hombre; y a la vez que sea accesible para asegurar que la “fecundación” es estadísticamente probable) queden satisfechas.

161

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

162

Modelos eróticos por excelencia Aquí vas a leer personajes que son tan atractivos para un hombre que el simple hecho de hablar de ellos, aunque no tenga una imagen de la chica delante… puede provocar una erección antes de que él se dé cuenta. Son modelos eróticos que los hombres tenemos tan asociados con la sexualidad y la accesibilidad que provocan una respuesta sexual poderosísima en el cuerpo masculino sin que podamos hacer nada por evitarlo. Es importante que tengas estos roles claros para explotarlos a tu favor. No se trata de hacerlo a diario, pero sí que es muy sano y positivo que, de vez en cuando, cuando quieras hacer una noche especial con él, los tengas en cuenta para causar un impacto poderoso en él que seguro agradecerá. Verás que en el atuendo hay cosas que se repiten. Y que las fantasías masculinas a veces son muy simples y parecidas entre sí. Aunque no te disfraces exactamente de los personajes que menciono abajo ten en cuenta que hay varias directrices que suelen gustar a la mayoría de los hombres: - Es preferible minifalda a pantalón. - Es preferible escote a la falta de él. - Es mejor tacón que zapato plano. - Es mejor medias que panties.

163

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Y, una vez más, estos son atuendos que deben ser entendidos como Galletitas B, es decir, como premios a su buen comportamiento. No como algo normal en tu vida diaria. Porque entonces estarías demostrando que eres poco selectiva. No es lo mismo buscar sexo sin criterio, que premiar con buen sexo a un hombre que te está amando, cuidando y protegiendo. Una vez dicho esto, veamos cada modelo erótico por separado.

Colegiala Todo lo que refuerce la idea de que estamos ante una chica “joven y maleable”, nos suele excitar. Hay una jerarquía clara cultural de obediencia de la estudiante hacia al profesor. Esa jerarquía es lo que hace tan atractivo este rol. Además, el atuendo típico de colegiala demuestra mucha accesibilidad al sexo: falda corta, escote amplio. Por si esto fuera poco, la piruleta recuerda una y otra vez la imagen de la felación y los calcetines altos dirigen la atención hacia la ingle. Los tacones estilizan las piernas y lo hace todo de lo más apetecible. Fíjate cómo será esto de poderoso que si yo le cuento a un amigo que una chica con la que estoy se ha vestido de colegiala para mí, no sería raro que sólo de imaginarse la escena, mi amigo pudiera tener una erección pensando en ello. Aún cuando no conociera a la chica, ni supiera ningún detalle más. No subestimes jamás el poder de un disfraz de este tipo.

Enfermera Otra jerarquía clara de poder se establece entre un médico y las enfermeras. E incluso entre un paciente y la enfermera puesto que ésta está al servicio del enfermo para lo que él necesite.

164

Modelos eróticos por excelencia Es por ello que este personaje es tan atractivo para un hombre. Además, el disfraz de enfermera que aparece en las películas pornográficas, enfatiza mucho el atributo de accesibilidad que comentamos una y otra vez: - Vestido corto. - Calcetines altos/medias. - Tacones que estilizan la pierna. - Escote. - Pelo recogido. - Labios pintados de rojo para dirigir la atención a las zonas erógenas.

Secretaria Otro rol que ejemplifica la relación de poder/sumisión es el del jefe con su secretaria. La secretaria tiene que hacer todo lo que el jefe le pide. Y se cumplen todos los atributos de accesibilidad y sexualidad que comentamos siempre: - Falda corta - Tacones altos - Medias - Escote - Pelo recogido Más el añadido de las gafas… En el tema de las gafas… depende un poco del chico. Hay algunos a los que les excita muchísimo y otros a los que no les llama

165

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES especialmente la atención. Pero molestar no suelen molestar. Es decir, que aunque a un chico no le pongan especialmente, lo normal es que tampoco le corten el rollo. En cualquier caso, pregúntale antes.

Azafata Al igual que en los casos anteriores, la relación entre piloto y azafata; y también entre cliente y azafata refuerza totalmente la relación poder/sumisión, en la que la azafata sirve y atiende a todo lo que piden los pilotos y los clientes. Y, se siguen dando los mismos patrones de accesibilidad sexual: falda corta, escote, etc. También puede ser una imagen muy poderosa.

Conejita de playboy La imagen típica de una chica playboy vestida de conejita es muy poderosa también porque se encasilla dentro de la modalidad de “tía buena no muy lista”. Recuerda que esto sólo se aplica en la cama. Él no quiere de novia a una chica tonta. Pero cuando está excitado, el sugerir que se es una chica sumisa/poco inteligente/despistada, sí es muy erótico para él porque refuerza su posición de “macho dominante de la manada”. De hecho, no verás en el porno muchas escenas de chicas “intelectuales y brillantes” que comienzan la escena dando una conferencia de física cuántica. Pero chicas que se hacen las “tontas” verás a miles. Además, originalmente las conejitas de playboy trabajaban de camareras en el local de Playboy atendiendo a clientes ricos, vendiéndoles cigarrillos, etc. Lo cual también tiene mucho morbo.

166

Modelos eróticos por excelencia En el caso de las conejitas, no llevan falda, porque van directamente en ropa interior, que es más accesible todavía. Sí que llevan tacones, escote y el pelo recogido.

Strippers y Gogós Tanto las strippers como las gogós son mujeres que se dedican a llamar la atención de los hombres a base de enseñar su cuerpo y desnudarse o semidesnudarse para excitarles. Estos dos roles son muy poderosos y son tremendamente atractivos también. Un hombre que diga a sus amigos que se ha “ligado” a una gogó o a una stripper será considerado como un líder y una referencia dentro de su grupo de amigos. Son dos arquetipos muy valorados. El hombre probablemente no considera como ideal tener una novia que sea realmente stripper. Pero sexualmente es algo que le excita, así que es un disfraz estupendo para premiarle.

Prostitutas Una prostituta es, literalmente una mujer que cobra dinero por ser accesible. Y sigue cumpliendo los típicos clichés visuales: minfalda, medias, tacones, escote, etc. Hacer un juego de roles de este tipo no es tan recomendable porque es un tema bastante tabú, pero si tienes confianza con él, no descartes que eso pueda excitarle mucho. Una vez más: la comunicación es la clave. Háblalo con él. Yo te presento ideas, pero lo importante es que luego esas ideas a él le gusten.

167

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Látex/cuero Aquí estamos ante un tema un poco más controvertido en el que CLARAMENTE tienes que preguntarle a él antes. Culturalmente la tribu urbana asociada con el látex y el cuero se relaciona con el sadomasoquismo. El sadomasoquismo consiste en obtener placer precisamente explotando la relación de poder/sumisión pero llevándolo hasta puntos más extremos. En la cultura popular y en las películas pornográficas más famosas se ve el látex pero sin la práctica sadomasoquista extrema. En cualquier caso, látex implica sumisión. En el látex de vez en cuando hay pantalón en vez de falda… pero los pantalones normalmente tienen una abertura a la altura de la ingle… con una cremallera para que se pueda penetrar a la chica directamente sin quitar la ropa. Así que, aunque de forma un poco más atípica… la accesibilidad se sigue cumpliendo. Como comentario diré que también existe el sadomasoquismo en el que la mujer es la dominante, pero este tipo de pornografía es claramente minoritaria. Lo normal es que sea el hombre el que “manda” y la mujer la que “obedece”. No te recomiendo que te vistas de mujer sadomasoquista. Pero un pequeño toque de látex/cuero (como por ejemplo llevar unos pantalones de cuero o un top bonito de latex) en la vestimenta puede tener un impacto sexual bestial en él. Es un recurso muy poderoso.

Actriz porno La pornografía tiene tanto impacto en la mente masculina que ya no sólo son atractivos los personajes que representan las actrices

168

Modelos eróticos por excelencia porno en las películas, sino que el propio personaje de actriz porno, como persona que se dedica a ese mundo, es también muy atractivo para un chico. Una vez más, decir que hemos conquistado a una actriz porno es ALTAMENTE respetado y valorado por los amigos de un hombre. No solemos quererla de novia (aunque hay excepciones, claro) pero es un logro social. Aunque hay actrices porno que visten con mucho estilo… el prototipo que les viene a la cabeza a los hombres cuando piensan en una actriz porno es una mujer vestida excesivamente provocativa, como lo puede hacer una prostituta de lujo, con los atributos típicos: minifalda, tacones, escote, etc. Pero con un añadido: tienen un toque hortera. Y repito que esto sólo ocurre en la cama. El hombre no quiere una novia hortera. Pero en la cama sí le puede excitar esto. Así que un último muy buen recurso puede ser vestirte de actriz porno. Quizá la idea te espante pero a muchísimos hombres les encanta. En este tipo de gustos y disfraces sexuales cada persona es un mundo. Aquí te doy muchas ideas para que las hables y las pruebes con él. Unas le encantarán y otras no le gustarán nada, pero teniendo todos estos arquetipos… ya tienes ideas para empezar.

169

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

170

La ropa y el índice de penetrabilidad Cuando quieras premiar a un hombre que sea especial con la Galletita B, mostrando accesibilidad, hay un concepto que debes tener en cuenta y es el índice de “penetrabilidad” de una prenda. Lo digo con un toque de humor, pero realmente cualquier hombre inconscientemente presta atención a este principio, y siente mayor o menor atracción en función del mismo. El índice de penetrabilidad de la ropa que una mujer lleve puesta indica cómo de fácil es realizar el coito sin quitar ninguna prenda. Por ejemplo, un vestido corto con un poco de vuelo, con un tanga, tiene un índice de penetrabilidad del 100% (porque se podría penetrar a la perfección sin quitar ninguna prenda). En cambio, un pantalón de invierno, con pantys y unas bragas gordas, tendría un índice de penetrabilidad del 0% (es imposible penetrar sin quitar la ropa). Cuando estés en la intimidad con tu pareja te recomiendo que intentes llevar prendas con un alto índice de penetrabilidad. Pónselo fácil. La mente inconsciente del hombre no puede evitar ser práctica. A veces más práctica que estética y una vez está excitado, va a valorar mucho más la facilidad que la armonía visual. Si un hombre te ve muy sexy y se excita y luego, cuando intenta tener una relación sexual contigo, es complicadísimo quitar la ropa

171

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES para poder llegar al coito, es probable que se ponga nervioso o incluso que pierda la erección. Hay hombres de todo tipo, pero no es agradable estar con la cabeza en modo “sexo” y de repente, tener un problema logístico al quitar la ropa y tener que pasar al modo “resolución de problemas” para quitar las prendas. Lo ideal es que una vez que el hombre está excitado, pueda acceder al sexo con facilidad. Aunque luego esas prendas decidan quitarse… su mente no va a reaccionar igual si piensa que las prendas se están quitando porque se “quiere”, que si esas mismas prendas se tuvieran que quitar obligatoriamente porque si no, la penetración sería imposible. Por eso en la inmensa mayoría de la filmografía erótica y pornográfica las chicas se vistan con minifalda y tanga. No digo que esto sea obligatorio… pero estas dos prendas son la combinación, sin duda alguna, con más índice de penetrabilidad y por eso son tan sexies para un hombre.

172

La Inteligencia Sexual Aunque en este apartado he dado muchos detalles sobre cómo ofrecer a la mente masculina una sensación de alta satisfacción sexual, en el fondo , lo ideal es que tú interiorices un cambio interior, que haga que desarrolles al máximo tu Inteligencia Sexual. La Inteligencia Sexual es la capacidad que tiene una persona de entender y manejar las necesidades sexuales propias y de su pareja. Sería un poco como la habilidad de disfrutar del sexo y hacer que tu pareja también. Pero claro, esto tiene varios niveles de “excelencia”. Se puede simplemente disfrutar un poco, o se puede gestionar bien para tener una vida sexual INCREÍBLE. Lo ideal sería lo segundo. Para los hombres el sexo es muy importante. Mucho más de lo que nos atrvemos a confesar. Es un tema tabú pero la realidad es que muchísimos problemas de pareja ocultan problemas de índole sexual. Es por ello que tener una alta Inteligencia Sexual te va a prevenir de muchos problemas. Una persona sexualmente inteligente se conoce muy bien a sí misma, se masturba o ha masturbado con frecuencia, explora sus fantasías, está desinhibida, tiene una relación de alta autoestima con su cuerpo, se saca partido, viste de forma sensual y sexy y no tiene miedo de darle una situación de alto estatus a su sexualidad. No teme que las personas del sexo opuesto (e incluso del mismo sexo) la deseen y es

173

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES capaz de entender y prever qué excita y anima a sus parejas sexuales con mucha facilidad. Digamos que para desarrollar la Inteligencia Sexual, primero se debe trabajar en uno mismo (tener un buen autoconcepto, conocerse bien, tener asumida la propia sexualidad, etc.) y luego en entender las necesidades, gustos y fantasías del sexo opuesto (en general) y de tus parejas (en concreto). No hay absolutamente nada más poderoso para una mujer a la hora de gustar a un hombre que un alto nivel de Inteligencia Sexual. Una mujer que sea capaz de tener al hombre 24 horas al día pensando en tener sexo con ella… tendrá a ese hombre entregado sin condiciones. Tú no puedes luchar contra su libido. Sólo puedes unirte a ella. La libido del hombre no va a cambiar. Está ahí y siempre lo estará. Si aprendes a usarla a tu favor, el hombre se sentirá tremendamente feliz a tu lado. Culturalmente la mujer ha sido castigada durante milenios por desarrollar su vida e Inteligencia Sexual. Entiendo que es un tema delicado; que muchas veces no es agradable y que es especialmente complejo porque una y otra vez la mujer ha sido utilizada como objeto sexual. Soy consciente de todo ello. Pero los genes del hombre no pueden cambiar. Su cerebro es como es. Y la libido del hombre es muy superior a la de la mujer. Otra cosa es que ellos lo admitan. El sexo sigue siendo tema tabú y los hombres ponemos mil excusas para intentar justificarlo de otro modo. Pero la realidad, una vez más, es que esto nos importa muchísimo y que, normalmente, las mujeres no son capaces de dar a los hombres lo que necesitan en este sentido. Una mujer con buena Inteligencia Sexual, debería ser capaz de: - Vestir de forma sexy y sensual para su pareja. - Darle a la relación una gran variedad sexual en todos los sentidos.

174

La Inteligencia Sexual - Ofrecer una vida sexual muy activa. - Conocerse a sí misma para disfrutar del sexo a la perfección y saber expresar a su pareja de forma no invasiva sus gustos. - Conocer a la perfección a su pareja para saber qué y cómo le gusta. - Tener una comunicación amplia, sincera y positiva en lo que al sexo se refiere para que ambas partes tengan un clima de confianza a la hora de expresar sus gustos, fantasías, frustraciones, etc. Y, por cierto, que esto no sólo es bueno para las mujeres. Lo que acabo de decir es algo fundamental y positivo para cualquier ser humano. Es imposible ser feliz en la vida si no estamos en armonía con nuestra propia sexualidad, ni sabemos satisfacer sexualmente a nuestras parejas sexuales. Es algo de vital importancia.

175

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

176

Último apunte Para cerrar esta parte del libro, me gustaría aclarar una última cosa. Al igual que mencionamos en el apartado de la Galletita A, hay algunas diferencias entre un hombre muy maduro e inteligente, y otro que sea más primitivo y simple, también a la hora de plantear el tema sexual. El hombre maduro valorará muchísimas más cosas además del sexo. Pero no te equivoques. Todos los hombres valoran el sexo y sienten una increíble descarga de emociones positivas al recibirlo. Así que, si él se lo ha ganado y te está cuidando bien. Sea cual sea si nivel sociointelectual… se sentirá increíblemente realizado si le das una vida sexual plena. Recuerda que por muy inteligente, maduro y estable que sea un hombre, tiene un cerebro reptiliano, como todos los demás. Sus necesidades básicas para sobrevivir son las mismas. Y la diferencia entre él y un hombre menos maduro, es que el que sí es maduro, además de las necesidades básicas, tiene otras más superiores y de índole más emocional e intelectual. Pero las necesidades básicas, las tienen los dos. A los dos les gusta comer bien, sentirse importantes, estar sanos, tener muchos amigos y gozar de una vida sexual activa, variada y de calidad con sus parejas. Que no te engañen. El sexo es básico para cualquier hombre.

177

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

178

SEXTA PARTE El Bofetón

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

180

Hazte respetar Hasta ahora hemos visto cómo premiar a un hombre que está cuidándote y tratándote como tú te mereces. Pero ahora vamos a ver qué debes hacer cuando esto no ocurra. Todos los hombres pueden ser estupendos o unos insensibles…. al igual que todas las mujeres pueden ser maravillosas o desatentas, según la situación. Y normalmente, la gente nos trata como nosotros permitimos que nos traten. Jamás debes permitir que un hombre se aproveche de ti, que te utilice o que te falte al respeto. NUNCA debes permitir que eso ocurra. Cada vez que permitas que eso ocurra, le estarás subcomunicando con tus actos que puede hacer eso siempre que quiera. Nadie nos utilizará o nos faltará al respeto si realmente sabemos lo que somos y no tenemos miedo de hacernos valer y respetar. No sólo debes exigir para ti misma el máximo respeto, sino que… en caso de que él no lo haga… debes estar dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias: echarle fuera de tu vida. Él tiene que saber que hay unos límites y que nunca debe cruzarlos. Y esos límites tienes que marcárselos tú. Tú tienes que tener muy claro qué cosas te mereces y cuáles no. Debes verbalizarlo para que él lo sepa y, con tus acciones, dejar claro que no vas a tolerar que se salga de lo que tú, como persona y como mujer te mereces.

181

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Además, esto es muy importante porque el hombre pierde el interés si siente que está ante una persona débil. Que cedas por un hombre o te pierdas el respeto y la dignidad sólo va a conseguir que él pierda el interés y te considere menos valiosa y atractiva. Así que, saber dar bofetones (metafóricamente hablando, claro) cuando él se pase de la raya o cuando no te trate como tú te mereces va a ser algo fundamental para tener una relación sana y duradera con cualquier hombre. Si el hombre es inteligente y maduro, los bofetones tendrán que darse, tan sólo al principio de la relación y de forma muy suave. Si estás ante una persona menos madura, tendrás que hacer un poco más de énfasis en este punto, y repetirlo con frecuencia. Y, si estás ante un hombre que repetidamente te obliga a marcar los límites y castigarle por saltárselos, entonces es que ese hombre NO te interesa. Lo digo muy en serio, si estás ante un hombre que constantemente te falta al respeto o que no te cuida como te mereces, ese hombre no merece estar a tu lado. Y es muy importante que estés dispuesta y preparada a que este tipo de hombre salga de tu vida, porque es algo que los hombres notamos en seguida. Los hombres sabemos con mucha rapidez si estamos ante una mujer débil o fuerte. Una mujer fuerte es la que respetamos, admiramos, valoramos y amamos. Es la que nos atrae y con la que estamos dispuestos a tener una relación seria y la que nos preocupamos de cuidar. Pero cuando una mujer muestra debilidad perdemos el interés y el respeto y le damos un trato de segunda categoría. No dejes que eso te ocurra. Este es un mecanismo que ocurre en ambos sexos. Cuando un hombre muestra debilidad, la mujer acaba perdiendo el interés también. Nadie quiere estar con una persona débil. Una vez dicho esto, analicemos el bofetón en profundidad.

182

El Bofetón El bofetón es cualquier acción que una mujer hace para demostrarle al hombre lo siguiente: 1- Que ella espera de él el máximo respeto. 2- Que hay unos límites que él tiene que aceptar. 3- Que hay una serie de cosas que él tiene que darle a ella. 4- Que si él no hace esas cosas, ella no hará su parte. 5- Que si ese comportamiento se repite, la mujer está dispuesta a dejar al hombre. Estos 5 puntos te los tienes que grabar a fuego en la mente. Y siempre que el hombre no los cumpla, habrá que “castigar”, pero siempre de una forma proporcionada y eficaz. Así pues, un bofetón es un pequeño “castigo” que has ponerle al hombre cada vez que no te trate como tú te mereces. Como digo, ese castigo debe ser proporcionado (si él comete una falta leve, se merecerá un bofetón suave; y si hace una grave, el bofetón debe ser fuerte) y eficaz (hay que asegurarse de que estás dando un bofetón que REALMENTE es efectivo y que en su mente masculina tiene impacto).

183

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Estos dos conceptos son muy importantes, así que los repitiré: - Un bofetón debe estar proporcionado. Si das menos castigo del debido, no te respetará, pero si le das más del que se merece, serás tú el que le estará tratando mal a él, y si ese hombre se respeta a sí mismo, entonces será él el que pueda decidir que no le merece estar con alguien injusto. Encontrar este equilibrio es importante - Y un bofetón debe ser eficaz. Porque si él no se está enterando de que le estás castigando, entonces no tiene sentido hacerlo. Él debe, primero, saber el motivo del castigo (si él ha hecho algo mal, debe saberlo) y, segundo, tienes que “abofetearlo” de forma que genere un impacto en él.

Muchísimas mujeres abofetean de forma poco efectiva y eso NO funciona. Si, por ejemplo, él llega tarde, no pide ni disculpas y no está cariñoso durante el viaje… lo que hacen muchas mujeres es, preocuparse, no decir nada, ponerse de mal humor e intentar que él “adivine” lo que está mal. Si él no lo adivina, ella se enfada más… y al final, tanto se enfada ella, que acaba enfadándose mucho y le da un bofetón desproporcionado y poco eficaz (porque una discusión NO es eficaz NUNCA, y además, puede que, después de la discusión el hombre no termine de entender bien qué es lo que ha hecho mal). Un “bofetón” bien dado, nunca se debe hacer discutiendo, ni con palabras. Los bofetones se deben hacer con ACCIONES. El hombre es un ser de acción, para que te entienda de verdad y te respete de verdad tiene que ver acciones. Así que, dale acción. Recuerda que tú tienes más del doble de áreas en el cerebro para la comunicación que él. Tú hablando te expresas muy bien y lo entiendes todo muy bien, pero él no. El hombre no es capaz de “pillar” las sutilezas de la comunicación. O se lo haces claramente con acciones, para que lo entienda bien, o estás condenada a que todo sea inútil. Sé valiente y dale ACCIONES.

184

El Bofetón Otro aspecto que debes tener en cuenta a la hora de “abofetear” es el hecho de identificar si él hace esa conducta con todo el mundo o solo contigo. Esto es MUY importante. Como nociones básicas para dar los bofetones debes tener en cuenta los siguientes aspectos: 1- La forma más eficiente de evitar problemas es avisando las cosas antes. Dar avisos e invertir tiempo en prevenir conductas es muchísimo más efectivo que ningún bofetón. Por ejemplo, en el caso de la puntualidad, si tú dejas claro desde el principio que para ti es importante que él llegue puntual. Lo normal es que avisándolo desde el principio, en la mayoría de los casos te ahorres el problema de tener que castigar una mala conducta. Así que, antes de nada, en las cosas importantes, es bueno que te comuniques previniendo que el problema ocurra. 2- El bofetón debe estar proporcionado a lo que él ha hecho. Si es una falta leve, bofetón suave. Si es una falta grave, bofetón fuerte. 3- El bofetón debe ser eficaz. Esto implica que tiene que darse de forma que él entienda por qué está siendo castigado. Y también que tienes que abofetearle de modo que generes impacto y que le haga espabilar. 4- El hombre es un ser de acción. Dale el bofetón siempre con acciones, no con palabras.

185

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

186

Avisa antes Un rasgo muy característico de una persona de éxito es que sea capaz de prevenir los problemas antes de que ocurran. Y una cualidad imprescindible en una persona fuerte, autónoma y valiente es que sepa lo que quiere y no tenga miedo de exigirlo. Así que, antes de permitir que él se equivoque, intenta prevenir. El arte de prevenir es muchísimo más poderoso que el de castigar. Lo ideal es que tú le hagas saber lo que es importante para ti y las cosas que esperas de él, desde el principio. Por supuesto, no puedes prever todas las situaciones, pero sí podrás hacerlo con las más frecuentes (las que más suelan ocurrir, por ser fallos comunes en los hombres). Y sobre todo esto es importante en las cosas que sean fáciles de cambiar. Esto es básico, porque si tú no avisas, luego no está tan justificado dar un bofetón. Si estáis en vuestra primera cita y tú no le avisas de que la puntualidad para ti es importante y él llega tarde a ti te faltará información (porque aún no le conoces). Y a él también, porque no le has avisado. Y no estará tan justificado castigarle como si de antemano le has avisado de que para ti es importante la puntualidad y que si va a llegar tarde, por favor avise con tiempo para no hacerte esperar y poder organizarte con antelación.

187

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES En el caso de la puntualidad tú me podrás decir que quizá le haya pasado algo… y que tampoco sería justo irse sin más. Ante lo cual yo te contesto lo siguiente: 1- En toda mi vida como hombre, no recuerdo ni una sola vez que realmente haya llegado tarde porque me haya pasado algo grave sobre lo cual no haya podido ni siquiera llamar o avisar a la persona. Claro que alguna vez he calculado mal el tiempo, o he podido tener un imprevisto, pero nunca tan grave como para no poder ni avisar. La única situación de estas características sería la muerte o la inconsciencia. La primera no tiene arreglo y ninguna es probable. 2- En el caso de que algo grave haya realmente pasado y de que él no haya podido avisar, no tiene sentido esperar, porque él no podría aparecer en ningún caso. Y cuando estuviera recuperado, te aseguro que si tiene interés en ti, se preocuparía de llamar para disculparse. Este caso de la impuntualidad es sólo un ejemplo. Pero te lo desarrollo para que te des cuenta de que las faltas de respeto nunca están justificadas. Y, si bien es verdad, que pueden surgir imprevistos, eso no es excusa. La gente educada y respetuosa se encarga de que los imprevistos no afecten a la otra persona. Y en caso de que lo hagan, pide disculpas por ello. Así que, resumiendo: si algo te molesta y los hombres suelen hacerlo con frecuencia, avísalo de antemano.

188

Falta, Tarjeta Amarilla, Tarjeta Roja Para hacer esto más ameno y claro, voy a diferenciar tres tipos de faltas que puede cometer el hombre: - Faltas de excelencia o faltas leves. Que son cosas que el hombre hace por ser cosas propias de su sexo como: ser poco empático, no escucharte cuando ve la televisión, no recordar cosas de carácter emocional (como un cumpleaños o un aniversario), etc. - Faltas medias, o faltas a la hora de cuidarte. Que son las que tienen que ver con no cuidarte, protegerte, estar pendiente de ti o hacer cosas por ti que él como hombre SÍ está programado a hacer. Estas son las faltas más interesantes de todas. Porque sí que son propias de su papel como hombre, pero no llegan a ser faltas de respeto. Así que, a la hora de dar el bofetón, van a ser las más complejas, las más frecuentes, y las que más tienes que tener en cuenta. - Faltas de respeto. Estas son igual para ambos sexos y no deben tolerarse jamás, sea cual sea la circunstancia. Al igual que en el fútbol, una falta leve, puede pasar desapercibida, pensarse suavemente o incluso dejarse pasar, entendiendo que

189

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES la mayoría de ellas van a ser cosas que el hombre no puede evitar y que no tienen nada que ver contigo sino con habilidades que él no tiene. Las faltas medias, a la hora de cuidarte, son como tarjetas amarillas. Es una falta seria, pero que quizá no haya hecho con mala intención. Este tipo de falta es la de Bofetón, por excelencia. Aquí es donde más vas a aplicar el Bofetón y donde más práctica tienes que tener. Las faltas de respeto son, directamente intolerables. Jamás deberás permitir que ningún hombre te falte al respeto. Si lo hace una vez, deberá recibir una amonestación grave (tarjeta roja). Y si lo hace repetidamente, ese hombre debería salir de tu vida. No te recomiendo que permitas que un hombre que no te tiene respeto esté en tu vida. Este tipo de personas son gente con problemas, personas inestables que son incapaces de tener una relación sana con la gente que le rodea. Y en la vida tenemos lo que dejamos entrar. No permitas jamás que un hombre que te falte al respeto repetidamente esté presente en tu vida. Así que, resumiendo, tenemos: - Faltas leves, que normalmente deberás dejar pasar y que simplemente ocurren porque el hombre NO es como tú. - Tarjetas amarillas, que recibirán Bofetón siempre y que tienen que ver con todo aquello en lo que él falle a la hora de cuidarte, protegerte, mimarte o tratarte como a una princesa. - Tarjetas rojas, que se sacarán cuando él te falte al respeto. Y si lo hace con relativa frecuencia, deberá ganarse totalmente la expulsión de tu vida.

190

Las Tarjetas Rojas. Cómo actuar ante una falta de respeto Vamos a empezar por el final. Por las faltas más graves de todas, las de respeto. Yo considero (y creo que es una lista bastante lógica) como faltas de respeto las siguientes cosas: - Cualquier tipo de maltrato físico o psicológico. Este es el grado máximo de falta de respeto que puede existir. No permitas esto jamás. Nunca. Bajo ninguna circunstancia. Y este es el único punto que considero que merece la expulsión inmediata de tu vida. El maltrato del tipo que sea es INTOLERABLE. Esto jamás deberá ser negociable. Un hombre que te maltrate, merece la cárcel y la expulsión de tu vida. No permitas que un maltratador esté en el más mínimo contacto contigo. - Cualquier tipo de insulto directo o indirecto. - Hacerte perder tu tiempo repetidamente (puede ser llegando tarde, puede ser teniéndote esperando a cosas que él no hace, no cumpliendo su palabra a la hora de quedar contigo, de hacer planes que no cumple, etc.). El tiempo es la vida, literalmente. Nuestra vida es nuestro tiempo y no debemos permitir que nadie juegue con él. Hacerte perder el tiempo es una falta de respeto gravísima.

191

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Gritarte y hablarte de forma inadecuada. - Cualquier tipo de engaño o mentira. En una relación debe haber sinceridad. Y más cuando se trata de cosas importantes. Si un hombre te miente… debes tomar cartas en el asunto. No cedas ante esto. - Faltar a su palabra. Un hombre sin palabra no vale ni el suelo que pisa. Estar con un hombre sin palabra es muy parecido a estar con un animal. Alguien que no tiene palabra y no es capaz de cumplir lo que dice no es de fiar. Tú te mereces una persona que vele por ti y cumpla. - Tratarte despectivamente o de forma inferior/humillante. Cualquier tipo de trato vejatorio, o humillante, como reírse de ti en público de forma ofensiva, anularte del modo que sea o tratarte de forma inferior es una gran falta de respeto que tampoco debes permitir. - Decirte las cosas sin cariño. Tú, como persona que eres, te mereces que se te digan las cosas en el mayor tono de cariño posible y siempre de forma agradable. Si tiene un mal día o está estresado será problema suyo, pero tú no tienes la culpa, no eres responsable de eso y no tienes por qué pagar las consecuencias. - Darte órdenes. No toleres jamás que otro ser humano te dé una orden y menos un hombre. No lo permitas NUNCA. - Asumir que estás obligada a hacer cosas por él. Todos los seres humanos somos libres y autónomos. Si hacemos algo por otra persona será siempre por cariño, por agradecimiento o porque nos llena hacerlo, pero jamás porque otra persona nos obligue a ello. En una relación podéis tener “acuerdos” con respecto a las tareas de la casa, etc. Y ambas partes debéis pactarlas y cumplirlas. Pero siempre será un acuerdo entre ambos. Recuerda que el respeto es igual para ambos sexos. Así que aquí nadie da órdenes a nadie. Se acuerda y se cumple de forma equitativa.

192

Tarjetas rojas. Cómo actuar ante las faltas de respeto - Cualquier muestra de valor en la que él te haga sentir que está por encima de ti. Si, por ejemplo, hace alarde de dinero y te trata por ello de forma despectiva por tener tú menos dinero que él. Si se ríe de ti por tener poca fuerza o poca inteligencia. Si asume que por él ser el hombre está por encima de ti en CUALQIUER área, estamos ante una falta de respeto muy grave que tampoco debes tolerar. Ante un caso de agresión física te imploro que eches a ese hombre de tu vida para siempre. Y ante un insulto, también. Para el resto de casos, lo mejor suele ser seguir el siguiente esquema: 1- Parar en seco lo que estés o estéis haciendo. Si estás paseando, deja de pasear. Si estás esperando, deja de esperar. Si estás conduciendo, aparca el coche. 2- Decirle que no te parece bien que te falte al respeto de esa forma (lo que sea de la lista anterior). Si te ha alzado la voz, dile que no te parece apropiado que te hable en esos términos. Si te ha mentido en algo, le dices que tú no te mereces un mentiroso y que tienes claro que no quieres eso en su vida. Sé firme y dile directamente lo que ha hecho mal. 3- Dejar claro que no vas a tolerar ese tipo de actitud en tu vida en ningún caso. 4- Decirle que te vas a ir, para que recapacite, e IRTE. Vete de verdad, porque esto es importantísimo. El hombre necesita ver ACCIONES, no palabras. Tiene que ver que vas en serio. 5- Esperar y dejar pasar tiempo. Lo que se llama crear hielo. A partir de este momento, no le vuelvas a contactar tú a él jamás. Si él no te contacta ya te está demostrando qué tipo de persona es. Y si es un ser humano normal con moral y ciertos principios, te aseguro que te contactará de

193

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES nuevo. De hecho, dudo muchísimo que encuentres algún hombre que ante esta conducta no te vuelva a contactar. 6- Aguantar hasta que él se dé cuenta de su error y realmente esté arrepentido. No vale con que te contacte como si nada. No. Tiene que pedir disculpas y le tienes que ver realmente arrepentido. Un hombre de verdad es capaz de pedir disculpas cuando se ha equivocado. Si él no considera que faltarte al respeto sea algo por lo que pedirte disculpas, es que no te merece. Tú eres la persona más importante de tu vida, eres un ser humano excepcional y jamás debes permitir que otra persona te falte al respeto sin disculparse de forma genuina. 7- Exigir que lo compense. Las palabras son palabras… y se las lleva el viento. Debes exigir compensación y decírselo directamente. Dile que aceptas sus disculpas, pero que haga algo especial por ti a cambio, porque estuvo muy feo lo que hizo. 8- Hasta que no lo compense con algo que realmente lo equilibre, no vuelvas a la normalidad. Son los ocho pasos de oro para ganarte el respeto de un hombre. Soy consciente de que esto puede no ser tan fácil. Especialmente cuando hablamos de un hombre que te gusta y al que amas. Pero esto va mucho más allá de tu relación con tu pareja. Estamos ante un área que tiene que ver con el respeto que te tienes a ti misma, como persona. Además, como ya dijimos antes… permitiendo que el hombre te trate de esta forma lo único que estás demostrando es debilidad. Y ese rasgo no es atractivo. Si un hombre ve que puede hacer contigo lo que quiera, perderá el interés por ti. Tienes que ponerle límites. Y más en acciones tan graves. Una vez explicado cómo reaccionar ante faltas de respeto, vamos a analizar qué hacer cuando el hombre no te está cuidando como tú te mereces.

194

Tarjetas amarillas. Él no te cuida Si se porta bien, hay que darle galletitas, pero si se porta mal, hay que quitarle privilegios. Sobre todo al principio de una relación. ¿Por qué al principio de una relación? Porque cuanto menos conoces a una persona, menos entran en juego la parte emocional (límbica) y racional (neocórtex). A una pareja de cinco años, si sientes que te está cuidando poco puedes plantearlo con cariño y directamente de forma racional, comunicándote directamente con él. Esto es posible porque ya hay amor entre ambas partes, hay cariño y ganas de cuidarse mutuamente. Hay un profundo conocimiento y cualquier conversación se va a poder plantear con matices y sutilezas. Pero al comienzo de una relación todavía no hay esta complicidad racional y emocional y estamos tratando directamente con el cocodrilo (su cerebro instintivo o reptiliano) del hombre. Y a esta parte de su cerebro sólo se le puede educar con acciones. No es un cerebro que entienda de razonamientos. Así que debes centrarte en expresar las cosas con acciones para que esa parte de su cerebro registre cómo funcionan las cosas y cómo debe actuar. en esos primeros momentos, causar una mala impresión o ser percibida como una mujer débil no va a hacer otra cosa que perjudicarte. Ejemplos de situaciones en las que él no te está cuidando como debiera (causa de tarjeta amarilla):

195

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Quedó en llamarte un día y no lo hace para hacerse de rogar… - Sin apenas conocerte asume que vas a quedar con él cuando él diga. - Intenta tener sexo contigo de forma sucia o poco esmerada (esto es malo al principio de una relación, una vez haya confianza puede ser algo positivo). - No muestra intención de cuidarte y preocuparte por tus cosas. - No es cariñoso en el trato. - No es cariñoso físicamente (sólo te toca para tener sexo y luego no te besa, ni te acaricia, ni te abraza, etc.) - No te dice cosas bonitas ni te piropea. - No te invita nunca a nada. - No dedica tiempo a estar contigo y/o cuidarte al margen del sexo. Por ejemplo quedando contigo sólo explícitamente para el sexo. - Te trata como a una cualquiera, sobándote de más, sin respetar tu imagen pública y/o yendo borracho. - Te da los peores momentos de la semana. - Etc. En todos estos casos, estaremos ante una tarjeta amarilla que te obligará a quitarle privilegios. Quitar privilegios consistirá en quitar o bien la Galletita A, o bien la Galletita B, o ambas. ¿Cuál es la actitud correcta de un hombre que quiere conquistarte y conseguir tus galletitas? Puedes tener como referencia las siguientes pautas: - Que te haga sentir especial y te diga cosas bonitas más allá de la parte sexual. - Que dedique tiempo a estar contigo como algo más que un simple sexual. Por ejemplo yendo juntos al cine, dando un paseo, yendo de compras, etc. - Que antes y después del sexo sea cariñoso. Los abrazos después del sexo son muy importantes.

196

Tarjeta amarilla. Él no te cuida - Que sepa diferenciar la intimidad de la vida pública y que entienda que no es lo mismo besaros apasionadamente delante de tus padres que a solas en una habitación. - Que se preocupe por escucharte, por tus problemas, etc. - Que haga cosas activas por ayudarte ante esos problemas. Si tú un día le dices que estás un poco triste, él debe cuidarte, estar ahí, ofrecerte su ayuda, etc. Si no lo hace, mal síntoma. - Queda contigo teniendo tiempo libre, por ejemplo un sábado por la tarde. Sin prisa y en un día muy bueno de la semana. Es decir que te da los días “buenos”, que son el viernes y el sábado por la tarde o por la noche. Esos días son los días de alta categoría. El resto de días suelen ser migajas. - Etc. Teniendo de referencia los conceptos das listas del apartado anterior, ya tienes una idea de cuándo dar y quitar galletitas. Siempre que él cumpla la segunda lista, deberás dar galletitas. Cuando las incumpla y haga alguna cosa de la primera lista, entonces deberás quitárselas.

197

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

198

Faltas leves o faltas de excelencia Habrá muchas veces que él haga cosas mal, pero que no sea porque no te respete, no te valore o no te quiera… sin porque él, como hombre, no sabe hacerlo mejor. Ante estas cosas, yo recomiendo que no te lo tomes como algo personal y que lo veas como algo que él no sabe hacer mejor. Porque tú le puedes echar en cara no cuidarte, pero no puedes culparle por haber nacido hombre. Faltas de excelencia en cosas que tú harías bien, que él hace mal por ser hombre pueden ser: - No recordar cosas de relevancia emocional como los detalles de una discusión, lo que llevabas puesto el día de vuestro aniversario o incluso la fecha del mismo. - Poca capacidad de escucha. El hombre tiene muchas menos áreas para la comunicación que tú. No pretendas que te escuche como una amiga, porque no tiene las funciones cerebrales suficientes para conseguirlo. - Incapacidad para expresar las emociones. Una vez más, es muy probable que esto no se le dé bien, y en parte será porque experimentará procesos emocionales muchísimo más simples que los tuyos. - Falta de mano izquierda al expresar las cosas. El hombre no tiene mano izquierda, no presta atención a los detalles. Nos cuesta mucho hablar con delicadeza y finura. Si falla

199

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES en esto, entiéndelo. La mayoría de las veces no lo hará a propósito. - No ser capaz de escuchar mientras hace otra cosa. El hombre se vuelve científicamente sordo cuando hace algo. No esperes que te escuche mientras está en el ordenador, o mientras ve la televisión porque esto no es posible. - Agobiarse cuando le hablas mucho rato y desconectar. Esto es muy complicado de evitar. Si le hablas mucho, desconectará la atención, porque su cerebro no da para más. Dentro de los hombres, los hay con más capacidad de escucha y con menos, pero en general, tenemos muchísimo menos margen que vosotras. - No ser capaz de seguir una conversación multi-hilo. Si le hablas de muchas cosas a la vez, se pierde. El hombre necesita hacer UNA cosa cada vez. Y esto se aplica tanto a las acciones como a las conversaciones. - No ser capaz de hacer dos cosas a la vez. Reafirma todo lo dicho anteriormente. - Ser poco empático o “frío” ante conflictos emocionales. El hombre es muchísimo menos empático que la mujer. Cuanto antes lo aceptes más fácil será tu vida, y esto es muy difícil de cambiar. - Poca coordinación física, para cosas como el baile o la maña para no romper cosas. Él es más patoso y menos coordinado que tú. - Incapacidad para darse cuenta conscientemente de tus cambios de look. No pasa nada, no es que no te quiera. De verdad que no se da cuenta de ninguna de esas cosas. - Vestir mal. Asúmelo, es algo que nos cuesta. - Meter la pata en público, sin querer. Al no prestar atención a los pequeños detalles es complicado tener el mismo nivel de pericia social a la hora de no despertar antagonismo que tenéis vosotras.

200

Faltas leves o faltas de excelencia Ante cualquiera de las cosas de la lista, te recomiendo que no te enfades ni te lo tomes como algo personal. En esas áreas NO somos buenos. Y, de hecho, si además de no enfadarte, eres capaz de preverlo y no ponerle a él en situaciones que le hagan fallar en eso, mejor. Es decir, sabiendo todo esto… es preferible que, por ejemplo, evites hablarle de muchas cosas a la vez, molestarle cuando está trabajando, contarle cosas muy largas o esperar de él que empatice ante tus problemas. No le obligues a hacer cosas que se le dan mal, porque al final se enfadará/agobiará/frustrará, y con razón.

201

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

202

El Bofetón B Si bien en una relación duradera la Galletita A (la del estatus y el liderazgo) es tan importante o más que la Galletita B (la de índole sexual), al comienzo de esa misma relación, la Galletita B suele ser más impactante y poderosa. Así que, esta sección vamos a empezarla hablando del Bofetón B, es decir, el del sexo. Al principio de la relación, hasta que se produce el primer coito el hombre tiene todo su cerebro en el modo “conquistar”, es por ello que en esa primera fase es cuando más tienes que aprovecharte de toda esa energía, ganas y tiempo que él está dispuesto a invertir para conquistarte, a tu favor. Si en esa primera fase en la que él está totalmente entregado y dispuesto casi a lo que sea para tener una intimidad contigo (porque no hay nada más atractivo para un hombre que tener una primera relación sexual con una chica que le gusta) tú no le acostumbras a que te respete… y pierdes esa oportunidad para marcarle lo que esperas de él… es muy complicado que luego puedas rectificar. Resumiendo: si le “regalas” el primer coito sin él haberte cuidado como tú te mereces antes… en su cabeza vas a ir directamente a la categoría de “rollo o follamiga” (chica que no ha despertado mucho su interés, y que sólo le interesa para tener sexo de vez en cuando sin compromiso), y será muy complicado que en su mente puedas cambiar esa categorización.

203

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Así que, la primera regla del bofetón es:

Para que él reciba su Galletita B (permitirle avanzar en la intimidad contigo), él tiene que estar cuidándote y haciendo cosas bonitas. Si no hace cosas bonitas por ti ni muestra ganas de cuidarte, tú deberás impedirle seguir avanzando física y sexualmente contigo. Si el cuida, tiene premio. Si no cuida, le haces esperar. Así se hace un equilibrio perfecto entre sexo y protección. Y es importantísimo que le eduques desde el principio a mantener este equilibrio. Veamos un ejemplo. “Tú estás en una discoteca y conoces a un chico. El chico te gusta y os caes bien. Empezáis a charlar y sale un tema de tu trabajo. Tú le empiezas a contar un problema y él se lanza y te da un beso. ¿Está haciendo algo bonito? No. Si cuando tú le cuentas un problema él no te cuida y en vez de eso te intenta besar (que es el primer paso para iniciar una intimidad sexual posterior) quiere decir que ese chico no te está cuidando como te mereces. Así que, en ese momento lo que deberás hacer, será apartarte, hacerte la sorprendida y decirle que le estabas contando un problema y que te ha sorprendido un poco que en vez de escuchar… se haya lanzado a besarte”. ¡No permitas que te deje de cuidar! Si tú le permites que te deje de cuidar al principio, ya le estás malacostumbrando. Su obligación es intentar poner a prueba tus límites. La tuya es marcárselos y hacerle ver que tiene que currárselo. Lo digo muy en serio, cualquier hombre que se precie pondrá a prueba tus límites al principio de una relación (las mujeres hacéis lo mismo inconscientemente con nosotros). Y si, al hacer eso, él ve que tú cedes, ya te tendrá donde él quiere. Esto no puede ser. Debes hacerle invertir en ti, antes de dejarle escalar físicamente. Si tú tienes claro que jamás en la vida vas a tener ni la más mínima gana de repetir con ese chico, ni tener NADA serio con él…

204

El Bofetón B entonces puedes saltarte esta regla. Ahora bien, como haya una remota posibilidad de que ese chico acabe gustándote y empieces la interacción cediéndole terreno, vas a tener MUY complicado que ese chico te vea como algo más que una simple “follamiga” (y a veces puede que ni eso). Antes de seguir, es importantísimo que tengas claro dos conceptos básicos de la mente masculina: las chicas de primera categoría y las de los domingos por la tarde.

Las chicas de los domingos por la tarde y las de primera categoría Te voy a revelar un secreto que ha permanecido oculto durante años en el mundo masculino… y que ahora por primera vez va a salir a la luz: “Los hombres tenemos categorizadas a las mujeres en dos grupos: las mujeres que consideramos de primera categoría, y con las que estaríamos dispuestos a llegar a tener de pareja/novia; y las chicas que nunca podrán acceder a esa categoría porque claramente la hemos catalogada como un simple rollo.” A las mujeres que los hombres catalogamos como un simple rollo no le damos privilegios. No las cuidamos. No las tratamos como a princesas y nos da igual perderlas. Con este tipo de chicas sólo quedamos los domingos por la tarde, cuando no tenemos un plan mejor que hacer. Con una chica que de verdad nos interesa y encanta no tenemos problemas para quedar un sábado, un viernes o cuando ella pueda. Nos adaptamos, invertimos y damos lo mejor de nosotros. Pero a una

205

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES chica que sólo vemos como un rollo (y que no nos interesa realmente ni valoramos más allá del sexo) sólo le damos las migajas, tanto en cuestión de cantidad de tiempo, como en calidad de ese momento (sólo quedamos cuando nos aburrimos y no tenemos nada mejor que hacer), etc. Pues bien, una mujer puede ser catalogada como un simple rollo (con todo lo que eso conlleva) por los siguientes motivos: 1- Que al hombre no le parezca suficientemente atractiva. 2- Que el hombre en cuestión esté en un momento de su vida en el que no busque nada serio (e incluso en muchos de estos casos, si la mujer lo hace bien, es posible que acabe queriendo algo serio con ella). 3- Que la mujer se haya vendido muy “barato” al principio, mostrando debilidad de carácter. El punto número uno realmente no dependen de la chica. Habrá chicas que no despierten suficiente química en un chico, al igual que hay chicos que no la despiertan en una chica. En estos casos, a priori, no hay mucho que se pueda hacer. Y, en muchos casos, hay hombres que pueden no sentir suficiente química como para que una relación dure mucho, pero que pueden sentir una mínima atracción que haga que le interese tener una relación esporádica no-seria con esa chica. Esto ocurre en ambos sexos. Hay personas que por el nivel de atracción que despiertan en nosotros (no sólo a nivel sexual, sino también a nivel personal) no nos cuadran para algo serio, y sólo nos despierta interés para una relación eventual. El punto número dos, también puede ocurrirle a una chica: si no es un buen momento en la vida, hay veces que las cosas no pueden ser. Pero estos dos puntos no dependen de ti, y es poco lo que puedes hacer por cambiarlos. Ahora bien, el punto número 3, que es el más interesante SÍ depende de ti. Y he de decir que, las mujeres también aplicáis este principio, aunque de forma diferente. Lo que está claro es que, si un

206

El Bofetón B hombre muestra debilidad de carácter, se vuelve menos atractivo. La diferencia está en que, si el hombre muestra debilidad de carácter, la mujer, por norma general, suele perder la atracción totalmente, y no se plantea tener con él nada: ni rollo, ni relación seria. Y lo mismo ocurre con el punto número uno: si la mujer no siente química suficiente, lo más frecuente es que entre ambas personas no pase nada. En cambio, en el hombre, debido a su altísimo nivel de testosterona y su tan elevado nivel de deseo sexual… las cosas cambian y mucho. Para un hombre, sentir poca atracción sexual por una chica o que ésta muestre debilidad a la hora de regalar interés… NO hace que no quiera no con ella… sino que lo que ocurre es que sólo la tendrá como ”chica de los domingos”, con la que tendrá sexo sólo cuando le fallen los planes de las chicas que sí le interesan de verdad. Lógicamente, para una mujer esto es muy confuso, porque no es lo que ella haría. Si un chico no despierta mucha atracción en ella y le parece débil de carácter, inmediatamente ese chico será un simple amigo y nada más. Por norma general no se plantea tener sexo con él “algún día” suelto que no tenga nada mejor que hacer. Porque ese chico no ha despertado suficiente atracción en ella. Y la mujer, al ser más selectiva que el hombre a la hora de buscar posibles parejas sexuales, no siente que ese chico sea un buen candidato. De hecho, yo considero que ser selectivo es bueno. Y en los cursos y libros que hago para chicos, les recomiendo intentar parecerse a la mujer en ese aspecto. Tener rollos de poca calidad, sólo para tener sexo esporádico NO es una buena estrategia a largo plazo y es muy probable que quite calidad de vida a ambas personas. Pero en este libro intento hablarte de la realidad, no de lo que “debería” ser. La realidad es que los hombres con MUCHA frecuencia tienen sexo esporádico repetidamente con “rollos o follamigas” a las que no quieren como novias, pero que sólo tienen en la recámara para cuando les fallan las chicas de “primer nivel”.

207

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Pues bien, entendiendo esto, cuando un chico te interese, tienes que tener en cuenta lo siguiente: 1- Es muy importante que sepas identificar con mucha rapidez en qué grupo de los dos estás. No es lo mismo ser una candidata de primer nivel, que haber pasado a ser un simple rollo de los domingos por la tarde. 2- No siempre tiene por qué interesarte ser una chica de primer nivel. Si tú sólo buscas un rollo, estar en el segundo grupo es lo ideal. Si estás en un momento de tu vida en el que no quieres nada serio, o con esa persona en concreto, no ves viable tener una relación estable, entonces será perfecto ser un “rollo” para él. Pero que sea algo que os parezca bien a los dos. Lo que no puede ser es que a ti él te guste de verdad, pero tú para él seas un rollo... y por falta de información y por no saber identificar en él cuando eres de un grupo o de otro, alimentes falsas esperanzas y pierdas tu tiempo, tu energía y tu bienestar emocional, por esa persona. 3- Si quieres ser una candidata de primer nivel, al menos al principio, porque ese chico te interesa y puede ser un buen candidato para algo más que simplemente sexo, entonces preocúpate y mucho de que NO te vea como alguien con una personalidad débil, sobre todo en lo que a ofrecer galletitas se refiere (especialmente si se trata de la Galletita B). ¿Cómo se puede saber si un hombre te tiene como chica de primera categoría o como un simple rollo? Si estás en el grupo de primera categoría el hombre va a preocuparse de cuidarte como a una princesa. Si estás como un simple rollo, hará por ti lo mismo que por un amigo o incluso que por un conocido. Pero esto es muy vago… así que veámoslo en detalle.

208

La lista secreta Una vez explicado todo esto, te voy a revelar cuáles son las pautas concretas para saber cuándo estás en el grupo de las chicas del domingo por la tarde (un simple rollo o follamiga). Cuando un hombre NO quiere nada serio contigo, se comportará de la siguiente forma: - Te da los peores días de la semana (domingos sueltos, horas raras, etc.). - Queda contigo con poca antelación y sin planificarlo bien, ni con tiempo. Por ejemplo, te llama un viernes justo a mitad de noche (cuando se ha quedado sin plan). O te llama entre semana un día que le apetece de repente. Siento ser franco, pero en esos momentos simplemente está “cachondo” y quiere desahogarse. Si tú tienes claro que con ese chico no buscas nada serio y que tú buscas lo mismo que él (un desahogo) entonces estupendo, pero no se te ocurra ceder ante este tipo de citas si quieres estar en el grupo de primera categoría. - Te manda mensajes cortos y poco cariñosos, en vez de mensajes largos o llamadas. Mensajes del tipo: “Hoy tengo la tarde libre, ¿quedamos?”, deben hacerte sospechar. Cuando una chica nos interesa, nos preocupamos mucho de no hacerla sentir una más y nos curramos los mensajes.

209

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - En general cualquier cosa que se haga con poco esfuerzo, de forma chapucera, sin tiempo o sin cuidado, implica que algo falla. Por ejemplo: llegar tarde, invitarte a cenar pero que la cena sea un desastre (como pizza congelada), hacer planes aburridos como ir a ver el fútbol, etc. Ahí no se lo está trabajando. Está siendo vago a la hora de cuidarte. Eso es muy mal síntoma. - No se preocupa por tus problemas, ni se muestra disponible para ayudarte a solucionarlos. - Te da sexo de poca calidad. Termina rápido y no se preocupa mucho de que tú disfrutes. Cuando una chica nos gusta de verdad intentamos impresionarla en este sentido. - Que no sea cariñoso, especialmente después del sexo. - Que no te dedique tiempo después del sexo. Esto es importantísimo. El más importante de todo. Cuando un hombre tiene realmente interés en una chica, no sólo ocurre que se preocupa mucho de protegerla y cuidarla después del sexo, sino que es un automatismo natural muy difícil de fingir. Cuando un hombre tiene sexo con una chica que no le gusta mucho o que es un simple rollo, el cuerpo le pide ponerse a hacer otra cosa e incluso marcharse. Porque como sólo quería un desahogo, una vez se ha producido éste, su cuerpo le pide irse. Así que, si después del sexo ves que él tiene prisa por marcharse, es uno de los síntomas más claros de que ese chico no tiene verdadero interés en ti. - No propone ni le apetece hacer planes en los que tenga que pasar mucho tiempo contigo (como pasar un fin de semana juntos, etc.). - No quedará contigo estando sus [email protected] Quedará simplemente a solas. - No quedará contigo para hacer cosas que no impliquen un coito. Si tienes la regla, no quedará contigo, por ejemplo. Si no tienes la regla, pero no hay perspectivas de

210

La lista secreta poder acabar la velada en un entorno donde pueda producirse algún tipo de encuentro sexual, tampoco. Irá a lo que irá. - No te presentará a su entorno íntimo de personas (familia, amigos, etc.). - No te dará la mano al pasear ni será cariñoso contigo en público. - Si se encuentra con alguien, no te presentará, o te presentará como una amiga. No dejará lugar a interpretaciones erróneas. El resumen es que NO quiere que se sepa que estáis juntos. Esto no es una obviedad. Cuando una chica nos gusta de verdad, y estamos orgullosos de ella, se la presentamos a todo el mundo. - No se hace fotos contigo ni las cuelta en las redes sociales. Al menos no por iniciativa propia. - Intenta gastarse el mínimo dinero en ti. No te invita a cenar fuera, ni nada similar. - No dice cosas bonitas nunca. El carácter romántico nos sale cuando la chica nos gusta de verdad. Por supuesto que cada persona es un mundo. Si un chico con el que estás, falla sólo en UNA cosa de la lista, no tiene por qué pasar nada. Por ejemplo puede que él sólo pueda quedar los domingos por la tarde, porque trabaje el resto de días. En cuyo caso, eso no significaría algo malo. O puede que no te invite a cenar porque tenga muchos problemas de dinero. Ahora bien, cuando empieces a ver más de cinco o seis puntos de la lista, sobre todo en algunos puntos claves como lo de irse después del sexo, no presentarte a sus amigos, o no invertir energía en cuidarte… entonces preocúpate. Lo que sí tienes que tener muy claro es que para un chico tener sexo con una mujer, por norma general, no tiene por qué significar nada. Y él no tiene apenas oxitocina. Con lo cual, por mucho sexo que tenga contigo, sus emociones no van a cambiar. Acuérdate de que la oxitocina es la hormona que segrega la mujer en el parto, en la lactancia y después del sexo que hace que sien-

211

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES ta apego y encariñamiento por la persona que tiene delante. Es decir que una mujer, puede acabar enamorándose de un simple rollo, sin querer y por un simple proceso hormonal. Pero un hombre NO. Eso no suele ocurrir. El hombre no se va a encariñar por mucho sexo que una mujer tenga con él. Esta diferenciación entre sexos hace que a menudo se produzca la siguiente situación: “Una mujer conoce a un chico y quiere algo serio con él. El chico sólo busca en ella un rollo. Ella lo intuye/sabe, pero accede a tener sexo con él con la idea de que él, poco a poco la conozca, se encariñe y ofreciéndole sexo de calidad, y haciendo lo que a él le gusta, finalmente llegue a conquistarlo.” Eso NO va a ocurrir. Lo único que está consiguiendo esta chica es que el chico la respete aún menos. Así que, si estás en la categoría de un simple rollo, es momento de tomar decisiones. ¿Tú a él le ves también como un simple rollo? Genial. ¿Quieres algo serio con él? Es momento de quitar privilegios (si aún estás al principio), e incluso de cortar por lo sano (si ya le has malacostumbrado durante demasiado tiempo). Porque, de antemano te digo que, en la cabeza de un hombre, es muy difícil pasar de rollo a novia. Al igual que en la mente de una mujer, pasar de “amigo débil” a candidato para sexo salvaje y/o relación seria, es MUY complicado.

Evitar ser una chica de los domingos por la tarde Aunque nos hemos desviado un poco, no te preocupes que ahora volvemos a lo que estábamos. Cuando tú conoces a un chico que

212

La lista secreta te gusta, tienes que tomar una decisión: ¿voy a querer tener la posibilidad de repetir con él (tanto para una relación seria o para un rollo) alguna otra vez o realmente sólo quiero que ocurra algo esta noche? Si tienes claro que, SIN LUGAR A DUDAS, sólo quieres que algo pase entre vosotros esa noche, y que nunca más vas a querer volver a verle, entonces no te compliques. Déjate llevar, olvídate de los bofetones y, mientras no te falte al respeto, vive la situación y ten sexo con él si es lo que te apetece. Ahora bien, como quieras poder repetir, conocerle más o incluso tener la posibilidad de ser una candidata a novia en un momento dado, entonces tienes que ponerte MUY seria con las galletitas y los bofetones y educarle desde el principio a que tiene que invertir en cuidarte para poder avanzar en la intimidad contigo. Porque incluso aunque sólo quieras ser su “follamiga o rollo”, si quieres volver a verle, tienes que tener su interés. Y si le has dejado “avanzar” muy rápido, para él ya no serás un reto y es muy probable que eso le haga perder ese interés inicial. Esto también ocurre con vosotras. Si el chico es un reto, despierta vuestra atracción muchísimo más que si sentís que está todo hecho desde antes de conoceros (porque le veríais como un desesperado sin opciones). Vamos a hacer un pequeño resumen de conceptos para que todo esto esté claro: - El hombre tiene en la mente clasificadas a las mujeres en tres grupos: las que no son nada atractivas y con las que jamás tendría sexo; las que pueden ser atractivas, pero que son chicas que no han despertado suficiente interés y con las que sólo puede querer tener sexo un día que esté “cachondo” o que no tenga nada que hacer; las mujeres de primera categoría a las que ve como posibles candidatas a pareja estable y a las que está deseando cuidar y tratar genial. - Aunque hay algunas cosas que no dependen de ti (como el hecho de que haya más o menos química entre vosotros) hay mucho que sí depende de ti, para posicionarte en un grupo u otro.

213

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Si le dejas avanzar en la intimidad física, sin cuidarte y tratarte como te mereces, estarás posicionándote inmediatamente como una chica de los domingos por la tarde. Si desde el principio le educas a que para estar contigo, tiene que cuidarte y tratarte como una princesa, entonces tendrás todas las opciones posibles para ser candidata a lo que tú quieras, porque estarás manteniendo todo su interés. - El hombre necesita retos. Si tú se lo pones todo muy fácil, perderá el interés por ti. - Si tienes claro que ese chico sólo te gusta para UNA noche, entonces todo lo anterior debería darte igual.

214

El Bofetón B en la práctica Vamos a ver primero un par de ejemplos de cómo sería una buena forma de avanzar por parte del chico. “Conoces a un chico en la universidad y quedáis a tomar un café. Él te dedica su atención durante un par de horas. Está cómodo y relajado (sin prisa). Al terminar te dice que se lo ha pasado genial contigo y te besa.” ¡Aquí sí! Aquí si debes dejarte besar (si el chico te gusta, claro), porque él se lo ha currado. Dedicarte su tiempo, estar relajado a tu lado (sin prisa) y decirte al final algo bonito te está demostrando que él “ofrece” cosas por ti. La cita ha sido bonita y él se ha preocupado de no hacerte sentir como una cualquiera. Será muy acertado dejarte besar. De hecho, y hablando en rigor, si el chico te gusta… ante una situación así no recomiendo que te apartes, porque si él ve que después de tratarte como una princesa… tú te apartas. Va a pensar que no tienes interés y que sólo estás jugando con él. Si él invierte en estar contigo, eso ya es suficiente como para que esté justificado un beso. Ahí puedes ir tranquila. Siempre que el chico te guste, claro, y a ti también te apetezca el beso. El factor tiempo es MUY importante porque no se puede falsear. Sométele siempre al factor tiempo. Invertir tiempo en ti y que él

215

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES esté sin prisas… es el síntoma más claro de que te respeta y tiene interés en conquistarte y cuidarte. Veamos otro ejemplo: “Conoces a un chico en una sala de conciertos por la noche. Empezáis a hablar y surge una conversación interesante. El chico te gusta y él está relajado, charlando contigo y disfrutando de la conversación. Te dice que está muy a gusto contigo y que ha sido una grata sorpresa conocerte. La conversación sigue y después de llevar una hora hablando, aprovecha una pausa para darte un beso en los labios, pero nada lascivo, sólo un “pico” sutil y bonito.” En este caso también está justificado dejarte besar. Él ha invertido tiempo en estar contigo y te ha dicho cosas bonitas. Perfecto. Ahora tú me podrás decir: “Álvaro, pero es que esto es todo muy forzado, estas cosas deben surgir espontáneamente. Y si a los dos nos apetece, eso quiere decir que será siempre un buen momento”. Y tendrás razón en parte, pero estarás sólo entendiendo tu parte como mujer, y no estarás analizando la parte masculina. Así que maticemos: 1- Todos sabemos que si el chico te gusta, puedes ilusionarte de más de lo debido y dejarte besar aunque no se esté portando 100% como tú te mereces.. Así que no, no te dejes llevar siempre, porque hay veces que uno se acelera más de la cuenta y luego perderás su interés y las opciones de que algo más ocurra entre vosotros. 2- A los chicos NO nos surge el beso. Lo digo muy en serio, no somos como vosotras. Lo normal es que el chico esté pensando en tener sexo con la chica desde el minuto uno. En cuanto un hombre ve a una mujer que le gusta, lo normal es que surja en él un impulso sexual claro. De hecho, si el hombre se dejara llevar plenamente por sus impulsos, es probable que tuviera sexo con la chica, sin hablar, ahí mismo. Por eso hay tantísima prostitución para hombres (tienen sexo exactamente así, sin hablar y

216

El Bofetón B en la práctica sólo mirando) y tan poca para mujeres (porque sois más selectivas). Es decir, que el hombre frena su velocidad en función de lo mucho que le guste la chica. Cuanto más le gusta la chica, más dispuesto está a frenar. Hazle frenar. Aunque sea un poco. Él no es como tú. No es tan emocional y no “siente” que surja el beso de forma bonita cuando hay complicidad. Él tiene un deseo sexual muy difícil de controlar que le hace quererte besar desde el principio. Si no le pones un poco de freno a eso, le darás todo lo que él quiere, sin que él tenga que invertir para conseguirlo. 3- Tienes que tener cuidado con una cosa con la que quizá no has contado: hay chicos MUY experimentados que te pueden hacer “el lío” porque tienen mucha labia. Ten cuidado y aplica la lógica. Si él se lo está currando mucho y te dice cosas bonitas, pero no está dispuesto a aplicar el factor tiempo (estar contigo un buen rato haciéndote sentir a gusto) ¡ten cuidado! Por mucho que tú sientas que podría surgir y apeteceros a los dos, si él no está dedicando tiempo a estar contigo y cuidarte, es que algo falla. Si un hombre tiene interés en una chica, y esa chica se deja besar a los 15 minutos de conocerse, automáticamente esa chica pasa a ser una chica para “rollo”. Por supuesto esto no ocurre en todos los casos. Cada persona es un mundo. Y tampoco estoy defendiéndolo. Pero, como hombre, te aseguro que es muy complicado que un chico te respete y te vea como alguien especial o candidata a algo serio, si te has dejado besar muy rápido. De hecho, me gustaría que hicieras memoria y analizaras lo siguiente: “¿Cuántas parejas que tú conozcas que han durado más de tres meses juntos empezaron teniendo sexo la primera noche, o besándose en los primeros quince minutos de conocerse?”

217

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Estoy seguro de que te va a costar mucho encontrar casos. Hacer una escalada física más lenta aumenta muchísimo la probabilidad de que le relación entre esas dos personas sea duradera. No te niego que pueda haber algún caso excepcional que no aplique ese principio… pero la INMENSA mayoría de las parejas se han asentado en base a una intimidad física incial más lenta. Te lo garantizo, si te dejas besar rápido, estarás perdiendo el interés y el respeto del hombre. Como mínimo, él debe invertir una hora de tiempo antes de besarte, para considerarte una chica de primera categoría. Si intenta besarte antes de ese tiempo, apártate y dile que va muy rápido. Ahí le estás quitando la Galletita B. Pero no seas muy brusca, hazlo con cariño para que se dé cuenta de que tiene que trabajar más, y que no es una negativa completa. Tampoco le des mayor importancia. Su obligación es testear tus límites y llevar la iniciativa. Que tenga interés en ti y lleve la iniciativa (intentando besarte) es buen síntoma. Lo único es que tienes que transmitirle que se lo tiene que currar más. Aún así, el concepto de “rapidez” o “lentitud” es muy subjetivo y depende mucho de cada persona. Y aquí hay que aplicar el sentido común. Si el chico es muy religioso/tímido, los tiempos serán diferentes en cuanto a la cantidad de tiempo que es capaz de esperar sin sexo. Pero hay una cosa que es común para todos los chicos: si tienen sexo contigo en las primeras cinco o seis horas después de conocerte… lo más probable es que pierda el interés y te considere un simple rollo. No quiere decir que te respete menos, pero simplemente, su cocodrilo no te ve como una candidata para una relación estable. Al no suponer un reto, él pierde el interés. Así que, en general recuerda que: - Para que él tenga interés genuino en ti le tienes que dejar claro que no puede “correr” en la escalada física contigo.

218

El Bofetón B en la práctica - Si intenta correr (como por ejemplo en el beso) no te lo tomes a mal… ni le des mayor importancia porque es parte de su naturaleza. Pero tampoco se lo permitas. Rechaza el avance con suavidad, sin ser brusca y transmítele que tiene que currárselo más. - Dejarse llevar y sentir las cosas es importante, pero hay factores que no dependen de ti. Y al igual que, por mucho que te apetezca comer tarta de chocolate, no siempre será buena idea… por mucho que te pueda apetecer besar a un chico, no tiene por qué ser un buen movimiento. Esto no quiere decir que tengas que estar siempre reprimiéndote. Sino que habrá momentos en los que no sea lo adecuado. Sobre todo al principio de una relación. - Aunque los tiempos varían según la persona… lo normal es que un hombre no tenga interés auténtico en una chica que se deja besar antes de una hora… ni que le permita tener sexo antes de cinco. En el caso de que el chico no esté dispuesto a cumplir estos tiempos, tendrías una información nueva: tenía sólo un calentón y no le gustabas realmente. Un chico que no quiere invertir ni una hora en conocerte antes de besarte es un chico que claramente no tiene interés en ti más allá de tener sexo rápido y fácil, sin posibilidad de repetición. Así que, como dije antes, si tú sólo quieres sexo de una noche, (y tienes claro que nunca vas a querer volver a verle) entonces adelante, déjate llevar. En ese caso no hay problema. Ahora bien, si el chico puede gustarte para algo más, y no está dispuesto a cumplir esos tiempos, entonces ese chico no te interesa. Habrás identificado un sujeto que no reúne lo que tú buscas. Y cuanto antes tengas esa información, mejor.

219

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Quitar la Galletita B en una relación estable En una relación estable, las cosas cambian un poco, porque ya no estamos tratando directamente con el cocodrilo. Entre ambas partes ya hay cariño, amor y un profundo conocimiento mutuo. Si tú sientes que en una relación él no te está cuidando como te mereces, lo ideal es que, antes de nada, lo habléis. En una pareja, se deberían poder hablar las cosas. Siempre con mano izquierda y recordando cómo tienes que explicárselo para que no se ofenda ni se lo tome como un ataque (recuerda que explicamos esto anteriormente cuando expliqué cómo premiarle con la Galletita A). En una relación estable, sólo se debería quitar la Galletita B en casos extremos. Y ante esos casos, quizá sea incluso mejor acabar con la relación. En el resto de casos, lo ideal es aplicar lo siguiente: - Hablarlo primero, de una forma que él pueda entenderlo (sin hacerle reproches, ni hacerle sentir que se ha equivocado, ni echándole la culpa y hablando desde lo que tú necesitas, en vez de desde lo que él ha hecho mal). - En cuanto lo haga bien, premiarle inmediatamente. Cuando tienes cariño a un hombre y tienes con él una relación de respeto y confianza mutua, funciona mucho mejor premiar lo bueno, que castigar lo malo. Ten en cuenta que en esta fase de la relación ya no estás dialogando con el cocodrilo directamente, sino que tienes más margen de maniobra. Pongamos un par de ejemplos: “Tú sientes que hace mucho tiempo que él no hace algo especial por ti, como por ejemplo un viaje de fin de semana romántico. Y te apetece hacer uno con él. La estrategia más inteligente es, buscar un

220

El Bofetón B en la práctica buen momento, y plantearle (sin hacer reproches de ningún tipo) que a ti te haría mucha ilusión hacer un viaje y que él te cuide (apelar a su parte de protector siempre funciona) haciendo un viaje juntos. Lo más probable es que él acceda y de repente se active el modo “cuidar”. Una vez se active ese modo y te lleve de viaje. Durante el viaje, encárgate de premiarle con las Galletitas A y B, TODO EL VIAJE.” Si haces esto, como el hombre es un ser de acción, al ver un viaje lleno de premios, anclará el refuerzo de que eso es lo que tiene que hacer. Como digo, el diálogo (sin reproches y pidiendo que te cuide) sumado a los refuerzo positivos suelen ser suficiente. Y si dialogando él no tiene ni el más mínimo interés en cuidarte, entonces sí que habrá que quitar privilegios de verdad. Porque ahí estaremos casi ante una falta de respeto. Un hombre que no te quiere cuidar ni se preocupa de que estés bien, no se merece ninguna Galletita. En ese momento, lo ideal es que actúes con el protocolo que dijimos ante una falta de respeto: 1- Paras lo que estés haciendo (en este caso la conversación). 2- Le dices que no te parece razonable que él no tenga interés en cuidarte, y que tú te mereces un hombre que tenga como prioridad tenerte en cuenta y ayudarte a ser feliz. 3- Te vas (si vivís juntos te vas a casa de tu madre, tu amiga, tu prima o lo que sea). Para recapacitar (en este caso es mejor que le digas que te vas para recapacitar tú). 4- Esperas a que él te contacte (creas hielo durante algunos días) y aprovechas para pensar. 5- Cuando él te contacte, de buenas maneras, le dices que de verdad necesitas ese tipo de detalles y que si él no es una persona dispuesto a hacer eso por ti, lo respetas, pero que entonces prefieres estar con otra persona que sí lo haga. Aquí habrá un punto de inflexión. Si él no cede, te estará demostrando que no le importas. Si él cede, habrás marcado los límites de una relación sana. Lo cual es tremendamente positivo.

221

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES 6- En caso de que él ceda, le dices que, por favor te cuide como te mereces y que haga algo especial contigo. 7- Una vez lo haga y si sientes que es suficiente, le premias con el mejor sexo que le hayas dado en su vida. 8- Todo vuelve a la normalidad. Hay cosas que no debes permitir nunca. Si un hombre no te cuida en algo, puede ser porque no se ha dado cuenta. Pero si de verdad no muestra ni siquiera interés por estar ahí para ti y ayudarte cuando se lo pides por favor… entonces hay que tomar medidas. Y darle un buen bofetón (siempre metafóricamente hablando). El hombre es muy territorial. Y pocas cosas hay que sean TAN impactantes para su mente que ver que su mujer abandona su territorio y se va. Este es el bofetón por excelencia. Si un hombre ve que eres TÚ la que abandona el hogar, o la que le deja a él… su mente va a ponerse a trabajar al 100% en conquistarte de nuevo. No hay nada más potente, impactante y desarmador para un hombre que esto. Es por ello que este bofetón sólo debe usarse para casos extremos, pero si llega el caso y él de verdad no te cuida como tú te mereces y no pone ni siquiera interés por hacerlo o por cumplir las cosas que te ha dicho, entonces hay que abandonar su territorio y tomar acción para que él sienta que ha fallado y te ha perdido (o que está ante una situación con altas probabilidades reales de perderte). No es suficiente con decirlo. La acción es lo que cuenta. Vete. Como dijimos anteriormente, no hay mejor resolución que la prevención. Mucho mejor que llegar a una situación desagradable es prevenirla. Y antes de que él llegue a una situación en la que no te esté cuidando como tú te mereces, es muy positivo que sepas prever eso y que tomes acción para eviarlo desde el principio. ¿Cómo se previene que él no pueda dejar de cuidarte? Teniendo una vida muy ocupada.

222

Ten una vida muy ocupada El hombre está pensado para cazar y conquistar. Sus genes le configuran para eso y es lo que más estímulos positivos le generan. La mujer que es capaz de tener al hombre constantemente conquistándola… es la que tiene éxito en todas sus relaciones. La mujer que es conquistada una vez y luego ya se posiciona como algo estable y “conseguido”, hace que el hombre acabe perdiendo el interés. Es muy positivo que el hombre sienta que constantemente tiene que conquistar territorio. Y ¿cuál es la forma más fácil de conseguir esto? Estando siempre ocupada. Si tú siempre estás haciendo cosas y tienes poco tiempo libre le estarás obligando a él a darte algo de mucha calidad para que a ti te compense estar con él. Pongamos un ejemplo: “Tú tienes una vida totalmente desocupada en la que tienes muchísimo tiempo libre… en la que te aburres y en la que estás deseando estar con tu pareja, porque el tiempo con él es lo que más valoras (por desgracia esto ocurre en muchísimas relaciones).” ¿Qué necesita ofrecerte el hombre para que tú quieras estar con él? Nada. ¿Qué necesita ofrecer el hombre para que tú quieras tener sexo con él? Nada. Pasar tiempo con él y tener sexo con él es algo que él da por supuesto. Ya no eres un reto, ya no está en modo conquista y no tiene ninguna razón por la que trabajar para cuidarte.

223

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Ahora veamos el ejemplo contrario: “Tú eres una mujer muy ocupada que tiene siempre mil cosas que hacer y una vida social muy activa. Conseguir quedar contigo no es fácil, pero siempre eres capaz de sacar un hueco para tu pareja, siempre que sean planes de un gran enriquecimiento mutuo.” Si tú estás muy ocupada y tienes mil planes que hacer él sentirá que tiene que dar siempre un tiempo de primera categoría para poder pasar tiempo contigo y para tener sexo. Déjale claro, con tus ACCIONES del día a día, que tiene que darte algo de calidad. Esto no se puede falsear, o realmente tienes una vida llena de actividades o él no sentirá que tiene que invertir para cuidarte. Cuanto más ocupada esté tu vida, más le estás obligando a que te cuide. Sí tú haces esto desde el principio de la relación y siempre tienes mil cosas que hacer, es muy complicado que lleguéis a un punto en el que él no quiera cuidarte, porque desde el principio le estarás educando a que te dé un trato de primera categoría. Lo que no va a ocurrir es que después de cinco años de tener una relación donde él no ha tenido que trabajar nunca para cuidarte, de repente, con una simple conversación, cambie totalmente de forma de actuar. Esto tiene que ser algo que esté presente en la relación desde el PRIMER día.

La convivencia, la conquista y el territorio Ten en cuenta una cosa. El hombre y la mujer no estaban pensados, evolutivamente hablando, para convivir.

224

Ten una vida muy ocupada En la prehistoria, el hombre salía a cazar y podía estar varios días fuera. Cuando volvía, estaba unos pocos días y se volvía a ir. E incluso hace cincuenta años… el hombre se iba a trabajar al campo en jornadas de catorce horas y no regresaba a casa hasta bien entrada la noche. El que el hombre y la mujer puedan convivir y tener tantísimo tiempo libre del que disfrutar juntos es un lujo moderno para el que evolutivamente no estamos pensados. No estoy diciendo que sea malo, pero sí que te digo que tenemos que aprender a saber llevar la convivencia con ciertas reglas. La convivencia es positiva, pero la excesiva disponibilidad, no. Si hay convivencia común, que NO sea porque no hay nada mejor que hacer. Ese enfoque maltrata la relación hasta la muerte. La rutina no es otra cosa que una mala gestión de la convivencia y el tiempo libre modernos (dos cosas para las que el hombre no está pensado). El ser humano no estaba diseñado para tener ni tiempo libre, ni los lujos que tenemos hoy día, ni una vida en pareja con tanta convivencia como tenemos hoy. Es verdad que tener tiempo libre y una vida en pareja es algo positivo. Pero si no nos preocupamos de darle “vidilla” a la relación y hacer que haya un poco de conquista y reconquista dentro de ella, estaremos TAN alejados de lo natural, que la relación fracasará. El hombre necesita cazar y conquistar. Necesita ganar y perder territorio y es feliz a base de estar trabajando constantemente para conseguirlo. En el momento en el que se lo des todo hecho, le estarás aburriendo y perderá el interés. En ese momento dejará de tener como prioridad cuidarte, y la relación empezará a hacer aguas. No hay mejor forma de activar su automatismo de la protección hacia ti, que tener una vida ocupada y estar poco disponible. Él tiene que sentir que siempre puedes hacer un hueco para verle, pero con la condición de que él te dé el mejor de su tiempo, con

225

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES la mayor calidad posible, en ese tiempo que tú le dedicas. Y que, en el caso de que te dé un tiempo de poca calidad, tú te pondrás a hacer otra cosa. Veamos un ejemplo: “Él te dice que le apetece verte. Te invita a cenar a su casa. Te hace la cena y al terminar te dice que si te importa que él vea el fútbol. Tú le dices que no te importa pero que entonces te vas porque tenías cosas que hacer y así aprovechas para avanzarlas en casa.” El impacto que tiene este tipo de comportamiento en la mente de un hombre es espectacular. De repente ha perdido el territorio conquistado, se ha quedado solo y ha preparado una cena con la que luego NO va a tener sexo. Te garantizo que esto lo hace sólo el primer día. Es un comportamiento que no se volverá a repetir. Pero tienes que tener el valor y la seguridad en ti misma para hacer este tipo de acciones. No desperdicies tu tiempo jamás. Si él no te da momentos de primera categoría, elige otras cosas que hacer. Ten claro que, por mucho que quieras a tu pareja, si te pone a ver el fútbol, hay mil cosas más interesantes que hacer. Si él quiere ver el fútbol está bien. Pero que no te haga perder tu tiempo. Vamos con otro ejemplo: “Estáis viviendo juntos y el viernes por la noche él te propone quedaros en casa y aprovechar para disfrutar el uno del otro. Tú accedes y cuando llega la cena, él está poco cariñoso y se pone con el ordenador.” En ese momento, vete. Queda con amigas y vete. No te lo tomes a mal. No te enfades. Él tiene todo el derecho del mundo a tener ganas de estar con el ordenador y no estar especialmente cariñoso. Pero entonces que no te haga perder tiempo a ti. Así que, lo mejor que puedes hacer en ese momento es irte y decirle que no quieres molestarle pero que es viernes y que te apetecía aprovechar el tiempo libre.

226

Ten una vida muy ocupada La clave está en NO enfadarse. No te enfades nunca ante este tipo de situaciones. Pero tampoco te quedes sin hacer nada. Recuerda que el bofetón por EXCELENCIA es irte. Amenazar su territorio. No hay nada más poderoso que esto. Cuando él, físicamente no te ve ahí es cuando su cerebro se pone a trabajar para cuidarte. Pero tienes que irte de verdad. Que él vea que no estás.

227

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

228

El Bofetón A Otra buena forma de “castigar” el que no te cuide es quitándole la Galletita A. Si la Galletita A consiste en inflar su ego, hacerle sentir importante y ayudarle a ser el líder… al quitarle esta galletita vamos a conseguir lo contrario. Y esa sensación de no-estatus, y no-liderazgo puede ser una herramienta muy poderosa. Realmente, abofetear al hombre amenazando su territorio y desapareciendo de su presencia, va en la misma dirección, porque además de quitarle el sexo y el territorio, le estás quitando también liderazgo y estatus dentro de vuestra relación. Así que, también en este grupo, desaparecer e irte es clave para abofetear. Digamos que es un recurso que quita las Galletitas A y B de golpe. Y por eso es TAN efectiva. Aún así, hay más cosas que puedes tener en cuenta a la hora de tomar medidas cuando él no te esté cuidando sin que sean tan radicales. Al igual que comentamos con en el apartado anterior, tenemos que tener claro que hay dos actuaciones diferentes, en función de si estás conociendo a un chico al principio de una relación, o si ya lleváis tiempo juntos. Al principio, recuerda que estás hablando sólo con su cocodrilo, que es el que va a decidir el 90% de sus acciones, sin consultar apenas a los otros dos cerebros. Es por ello que debes actuar con más cuidado que después.

229

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Una vez ya tengas una relación con esa persona, lo interesante será poder hablar las cosas y mantener su interés de una forma más sana y sostenible. Pero cuando estás empezando una relación con él, en las primeras, fases, sí que será muy útil utilizar este recurso. El Bofetón A debe utilizarse para los siguientes casos: - Cuando el se pase de arrogante/chulito. - Cuando asuma que te tiene y que tú vas a hacer lo que él quiera. - Cuando no tengas suficiente interés por su parte.

El Bofetón A en la práctica Siempre que él tenga el ego muy inflado o que asuma que te tiene donde él quiere, será el momento de aplicar un buen Bofetón A. ¿En qué consiste el Bofetón A? En hacerle perder estatus, liderazgo y/o bajarle el ego. El Bofetón A se puede dar de las siguientes formas: - Decirle cosas que hace mal. En un nivel leve esto se puede hacer un poco de broma y en privado, pero si tiene una actitud demasiado arrogante lo puedes hacer incluso en público y en serio. - Tontear/hablar con otro chico delante suyo. - No hacer caso de lo que dice, y desobedecerle. - Llevarle la contraria con las cosas que dice cuando hay gente delante. - Irte de su presencia (ya comentamos que esto sirve para los dos bofetones). - Alabar lo que hace OTRO miembro de su grupo de amigos o lo bonito que es algún objeto/artículo/máquina/coche que tenga alguien que no sea él. - Decir que otro hombre es atractivo (o muy atractivo, si el nivel lo exige). - Impedirle que te cuide.

230

El Bofetón A Es decir que le atacas su ego directamente. Si él se porta bien, te cuida bien y es una persona que te trata como a una princesa jamás deberás hacer ninguna de las cosas de la lista, porque entonces estarás cavando tu propia tumba. Y este es un error que cometen muchísimas mujeres: dan el Bofetón A, sin querer, cuando el hombre no está haciendo nada malo. Y esto no es la clave para el éxito, te lo aseguro. Ahora bien, si se pasa de arrogante y se empieza a creer que estás para lo que él diga, entonces tu obligación será abofetearle simbólicamente para marcar los límites de lo que puede y no puede hacer contigo. Especialmente cuando estás al principio de una relación. Veamos algunos ejemplos de cómo aplicar los Bofetones A de la lista: “Acabas de conocer a un chico que te gusta en una discoteca y ves que él empieza a actuar de forma arrogante y sin tratarte con cariño. Tú le dices que tiene una forma rara de hablar y que se nota que no está cómodo hablando con gente que no conoce”. ¡Pedazo de bofetón! Más o menos le estás diciendo que es un inútil social. Otro ejemplo: “Después de besarte con un chico él cambia su lenguaje corporal y su actitud y se pone arrogante, como asumiendo que ya te tiene donde él quiere. Tú le dices que el camarero es muy “mono”.” El ego masculino es muy frágil, con un par de pinceladas su cocodrilo estará otra vez trabajando en lo que tiene que trabajar. “Acabas de conocer a un chico y os besáis demasiado pronto. Él pierde un poco el interés en seguir contigo y se va con sus amigos. Es el momento perfecto para ponerte a hablar con otro chico delante de sus narices.”

231

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Otro ejemplo más:

“Estás empezando a salir con un chico y quedáis con unos amigos de él para tomar algo. Él se pone a hablar con una amiga suya durante mucho rato. Tú te pones a hablar con un amigo suyo.” Te aseguro que esto es matemático. Si ve su estatus y territorio amenazado se va a poner a trabajar para reconquistarlo. “Has quedado con un chico para tomar algo, llega un poco tarde (unos 10 minutos) y no te pide discuplpas. Vais juntos a una cafetería y él dirige la situación para sentarse en una mesa. En ese momento tú le dices que no, que prefieres otra mesa, porque esa no te gusta y tiene poca luz (o la excusa que sea).”

Si él llega tarde, pierde privilegios. Otro ejemplo:

“Él te invita a su casa a cenar y está poco cariñoso después del sexo. Te propone ver una película. Tú le dices que esa no te gusta. Él propone otra. Le dices que esa tampoco. Y eliges una tercera.” Y así sucesivamente. La idea es que le dejes claro que una cosa es que te proteja y tenga Galletitas A (donde tú le das voluntariamente el liderazgo) y otra es que se crea que estás a su merced. Eso no puede ser. En el equilibro entre los bofetones y las galletitas, le enseñas a que te cuide y te respete y a que vea que siempre que te trate bien él va a tener de ti la mejor de las actitudes, con los mejores premios y recompensas. Si aplicas bien los bofetones al principio de la relación, sigues a RAJA TABLA la regla de tener siempre una vida ocupada y te encargas de ser excepcionalmente buena en darle sus galletitas… ese hombre será increíblemente estable y feliz a tu lado. Y te dará la mejor versión de sí mismo.

232

El Bofetón A Aunque todo esto ha sonado muy técnico, el resumen es el siguiente: - Debes hacerte respetar y exigir para ti misma el mejor de los tratos y cuidados posibles. - Cualquier hombre que no actúe en consecuencia debe ser amonestado. Y si lo repite con frecuencia tendrás que estar dispuesta a echarle de tu vida. - Cuando un hombre te cuide bien, tú debes ser una persona cariñosa, justa y generosa y cuidarle también a él de la forma que él más valore. - Parte de tu crecimiento personal como mujer debe ser entender a los hombres y su mundo y saber qué cosas le hace feliz a él. - Todo esto debes combinarlo con una vida ocupada, activa y llena de cosas que hacer, que haga de ti una persona independiente y libre, que no tenga que mendigar por el cariño o el tiempo de ningún hombre. Si combinas todo esto en tu día a día y consigues interiorizarlo, tu vida personal será un auténtico éxito y los chicos se pelearán por estar contigo.

233

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

234

SÉPTIMA PARTE Usa todo esto para conseguir cosas

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

236

La princesa y el gorila Hasta ahora hemos visto como cuidar, castigar, satisfacer y tener contento al hombre, pero ¿qué pasa contigo? Tranquila que no me he olvidado de ti. De hecho tú eres la persona más importante de este libro, todo esto es para ayudarte a que tú consigas lo que necesitas. Ya sabes qué es lo que más quiere en el mundo el hombre a nivel instintivo: una vida sexual plena y sentirse un triunfador. Sabiendo esto, estás en posición de negociar. Si tiene esas dos cosas es feliz, si no… se estresa y hace cualquier cosa para conseguirlas. El hombre necesita sentirse útil para estar a gusto con una mujer. Y para sentirse útil, necesita que tú le pidas cosas. La mujer moderna ha sido educada para no necesitar nada de un hombre. Lo cual está muy bien. Y socialmente es algo básico. Pero en la intimidad de una pareja todo cambia. Y para que él esté a gusto contigo, necesita sentir que es útil y que tú le pides cosas. Siempre que te haga falta algo que a él se le dé bien, pídeselo. Que lo haga él. Dale el problema a él. Los hombres tenemos algunas ventajas. Una de las mejores es que tanto nuestros genes, como nuestra educación nos hacen unos INCREÍBLES SOLUCIONADORES DE PROBLEMAS. Llevamos toda la vida entrenando para esto. Nos encanta ser totalmente capaces de resolverlo sin pedir ayuda a nadie y sintiéndonos

237

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES tremendamente autorealizados en el proceso. Yo sé que tú como mujer quieres ser independiente y resolutiva. Eso está muy bien en tu vida diaria. Pero en la intimidad de la pareja es bueno que él se sienta útil y necesario. Ponle a trabajar para ti. Él necesita que se lo pidas para sentirse útil, necesario e importante en la relación. Eso sí, cuando lo haga, es muy positivo que él reciba un premio. En una relación sana, la mujer pide mucho y a cambio da muchas galletitas. Es el equilibrio perfecto. La inmensa mayoría de las mujeres o piden poco… (y él las deja de respetar) o piden mucho pero no ofrecen nada a cambio (él se acaba cansando de dar sin recibir). Si tú pides constantemente dando siempre premios a cambio… ese hombre estará entregado a cuidarte y tratarte como a una reina. Ahora bien, ten cuidado de no pedir más de lo que pueda gestionar, porque entonces entrará en modo frustración y eso le va a hacer huir a la larga. El secreto es tenerle ocupado siempre en cosas que pueda hacer con facilidad y que no le estresen demasiado, pero que, a la vez, le hagan sentir como un héroe gracias a tus sutiles, increíbles y estupendos premios después de cada acción.

El arte de pedir Hay dos reglas que tienes que saber a la hora de pedirle cosas a tu pareja: 1. Lo mejor es que se le “ocurra” a él. Si eres capaz de NO pedir las cosas directamente, mucho mejor. Si consigues que él piense que la idea ha sido suya, estás consiguiendo la máxima excelencia en la ejecución. Recuerda que él necesi-

238

La princesa y el gorila ta sentirse el héroe. Se va a sentir mucho más realizado si las cosas se le “ocurren” a él… que si se lo dices tú directamente. El problema es que los hombres somos simplísimos y no pillamos las indirectas ni a tiros. Así que te sorprenderás de lo obvio que tienes que decir las cosas para que a él se le “ocurra” lo que tú necesites. Pero no te preocupes porque el mismo mecanismo que hace que no pille la indirecta también hace que no se dé cuenta de que se lo has puesto a “tiro” de forma evidente. Para esto yo siempre recomiendo que cuando quieras conseguir algo de él… le plantees un problema en el que él tenga que pensar una solución. De esta forma activas el modo “resolución de problemas” que, como veremos en el siguiente capítulo, es poderosísimo. El método sería el siguiente: 1- Le propones un problema tuyo para el que él tiene que ayudarte a “buscar” una solución. Tú le planteas el problema de forma simplificada y sesgada para que la solución sea lo que tú quieres. 2- Él empezará a darte soluciones. Si te da soluciones que no valen, le dices sutilmente y con cuidado por qué eso no es “tan buena idea”. 3- Si te da la buena, le dices que es una MUY BUENA idea y le pides que si podría ayudarte… 4- Infla su ego y dile que él para estas cosas es el mejor y que te ayudaría mucho… que te haría un gran favor. 5- Si por magia cósmica él te ofrece una solución aún mejor de lo que tú tenías en mente, entonces dile que es increíble, que menos mal que le tienes en tu vida, y que es fascinante cómo te resuelve siempre todos los problemas.

Veamos un ejemplo de esto en la práctica:

“Tú quieres quedar con él a comer en un rato que tienes libre, pero no quieres moverte lejos para no perder tiempo. Quieres que él

239

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES vaya a donde estás tú. Planteas la situación de la siguiente forma: le llamas diciendo que te apetece mucho verle… y que le echas de menos. Después le dices que tienes un ratito para comer y que te encantaría pasarlo con él, pero que tienes un problema: sólo tienes una hora para comer y no te da tiempo a desplazarte… le pides ayuda y su opinión. Le preguntas que si se le ocurre alguna forma de poderlo coordinar. Poco a poco él irá pillando la indirecta y sugerirá que se acerca él a verte. Tú le premias diciéndole que es un “sol” y que tienes muchísima suerte de tenerle en tu vida. Le has hecho “el lío” totalmente pero él se queda encantado y se siente un héroe. Todos contentos.” Sé que estás pensando que esto es muy manipulador, pero es que él PREFIERE que lo hagas así. Él prefiere sentirse importante que pensar que no es útil para ti. Y él prefiere que le sugieras las cosas indirectamente y sentirse importante dando soluciones. Él necesita ser tu héroe. Te lo digo muy en serio. Él necesita sentir que te cuida y que trabaja para ti. Si él está contigo, es porque te quiere... y te garantizo que cuando un hombre ama... no hay nada que le guste más que cuidar a su “niña”. Pero es bueno que se lo pongas un poco fácil, para que no se frustre. Por eso es tan importante decir las cosas indirectamente y dejando que las cosas se le “ocurran” a él. Así es como se sentirá realmente importante y útil. Y de vez en cuando te sorprenderá dando una solución aún mejor que la que tenías tú en mente. 2. Pídelo como un favor de una chica indefensa Otro modo muy útil de conseguir que él haga cosas quedándose encantado al hacerlo es que se lo pidas como un favor, apelando a tu indefensión y a su GRAN valía como salvador. Siempre que él quede como un héroe lo hará de mil amores. Pero tienes que poner de tu parte para que eso ocurra. La idea es que tú le pides un favor diciéndole lo útil que sería para ti y que te estaría ayudando mucho. Los pasos serían los siguientes:

240

- Le dices que tienes un problema y que tienes que pedirle un favor…

La princesa y el gorila - Le comentas que si te pudiera ayudar sería estupendo porque no sabes qué hacer y te sientes muy frustrada. - Le dices lo qué quieres que haga. Y le preguntas si podría hacerlo. - Él accede (si lo haces bien es imposible que no acceda). - Tú le premias diciéndole que es el hombre más maravilloso del mundo, que tienes muchísima suerte de tenerlo y que no sabes qué harías sin él (dale un poco de “emoción” a tus palabras, que se trata de dar un refuerzo positivo, no de ser “realista”). Ejemplo de esto en la práctica. Te lo pongo a modo de “discurso” para que lo veas claro: “Cariño quería contarte una cosa… tengo un problema y no sé qué hacer. He llevado el coche al taller y me han dicho que tienen que cambiar las ruedas pero no me fío. Yo no sé mirarlo bien y me da miedo que me timen… la verdad es que me vendría muy bien tu ayuda. Sé que a ti estas cosas se te dan genial. Entiendo que estás muy ocupado y que quizá no te venga bien, pero me harías un gran favor si pudieras venir conmigo y ayudarme con el mecánico. Yo no me veo capaz de hacerlo sola… y contigo me sentiría protegida y estaría segura de que todo va a ir bien porque sé que tú para estas cosas eres muy bueno. ¿Me podrías ayudar? Te lo agradezco muchísimo, cariño. De verdad pufff, es que eres un cielo… tengo muchísima suerte de contar contigo. Eres estupendo. Mil gracias, me haces un gran favor porque no sabría qué hacer yo ahí sola. Un besito.” Esa es la conversación que todos los hombres querríamos escuchar cuando una mujer nos pide algo. Que no sea una orden, que nos pida algo que se nos da bien y que podemos solucionar y que nos deje como auténticos héroes. Si quieres que él haga algo por ti de mil amores, no le des una orden directa. Sea lo que sea, hazlo siempre de forma indirecta.

241

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Dar una orden directa refuerza la idea de que es un perdedor (en el mundo de un hombre, recibir órdenes es lo peor de lo peor) y así sólo conseguirás motivarlo para que haga lo contrario.



242

Los reproches Si hay algo devastador, imposible de manejar y desagradable para un hombre son los reproches. El hombre no está preparado para manejar las quejas y aceptar abiertamente que se ha equivocado. En la mente de un hombre, aceptar un fracaso (por insignificante que sea) es de las cosas más dramáticas que te puedes imaginar. MUCHÍSIMO CUIDADO CON ESTO. Si el hombre ha hecho algo mal, no recomiendo que le eches la culpa, le hagas un reproche o se lo eches en cara directamente. Imagina que es un niño pequeño que depende totalmente de ti y que hace algo mal pero con toda su buena intención. Jamás le dirías directamente que ha “fracasado”, ¿a que no? Recuerda que el ego masculino es aún más frágil que el de un niño pequeñito. Cuanta más mano izquierda tengas, mejor. Este tema es muy serio. Digas lo que digas, intenta que no sea un reproche por no haber hecho algo, o por haberlo hecho mal. Su capacidad para resolver problemas es importantísima para él. Toda su valía como hombre se basa en eso. Un comentario que se escape en contra de esa valía es bastante duro. Ahora bien, tampoco estoy diciendo que permitas sus fallos toda la vida. Para que no se vuelva a repetir hay que recurrir a estrategias diplomáticas. Vamos a ver trucos para reencauzar cosas que no haga bien o que sean mejorables.

243

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Recuerda que un reproche no es lo mismo para un hombre que para una mujer. Y muy frecuentemente las mujeres hacen comentarios que para ellas NO son reproches, pero que la mente del hombre CLARAMENTE sí los reconoce como tales. Merece la pena tener cuidado con esto. Los hombres entre nosotros no comentamos abiertamente nuestros fallos, ni nuestros defectos. No nos tomamos a broma hacer mal las cosas y jamás nos echamos la culpa de algo, a no ser que sea totalmente necesario. Todo ello lo consideramos cosas muy desagradables de gestionar. Lo que quiero decir es que es muy fácil que tú, hablando simplemente de las cosas que te gustan o no, o comentando en alto tu opinión sobre las cosas, puedas decir algo que él se tome como un ataque personal y como un reproche. Esto a ti te sorprenderá porque, muy probablemente, con tus amigas no te pasase nunca, pero él no es como tus amigas... y ya comentamos al principio del libro que culturalmente, el hombre tiene un estigma social muy grande con no ser capaz de hacer bien las cosas. Así que, tal y como dije en su momento: ten tanto cuidado con resaltar sus errores o echarle algo en cara... como te gustaría que él lo tuviera a la hora de comentar o criticar tu aspecto físico, tu cuerpo o lo bien o mal que te queda una prenda.

244

Corregir errores de ejecución Ya hemos explicado que cuando el hombre haga algo mal, olvide algo, te haga daño sin querer, meta la pata en una conversación o sea insensible con algo… hay que saber manejar la situación con mucho cuidado para no frustrarle. Para ello tienes que servirte de varios trucos que te van a ayudar a manejar y corregir sus errores minimizando el daño casi a cero.

1. Empieza siempre diciendo lo que ha hecho bien Sea lo que sea que quieras corregir, será mucho más efectivo que empieces diciendo lo que sí hace bien, para empezar con su ego en modo “alto”. Si empiezas inflando un poco su ego, te puedes permitir mucho más margen en la conversación que si empiezas directamente a “machacar” con el fallo. Si, por ejemplo, se le ha olvidado un aniversario y eso te ha hecho daño… las mejores introducciones son:

245

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Algo que me encanta de ti es que eres una persona muy detallista y que me cuidas fenomenal… - Antes de nada quiero que sepas que eres el hombre de mis sueños y que me haces increíblemente feliz siempre… - Lo primero que quiero decirte es que sé que estás muy ocupado y que haces todo lo que puedes y más para cuidarme… a tu lado me siento siempre protegida… - Hay que ver qué bien me cuidas siempre y qué pendiente estás siempre de mí… Después de eso ya puedes ir metiendo el tema en cuestión, pero una introducción de refuerzo de ego no está nunca de más.

2. Háblale de lo que te ha dolido a “ti”. Pero no le eches la culpa a él Cuando hables con él, puedes decirle cualquier cosa. Contarle cualquier problema y pedirle ayuda en lo que sea… todo eso puede manejarlo. Aceptar que la culpa es suya, en cambio es algo que en muchos casos le puede hacer muchísimo daño. Las únicas veces que he visto llorar a un hombre ha sido por darse cuenta de que había fallado en algo que era su responsabilidad. Si quieres hundir a un hombre es tan sencillo como atacar a su capacidad para resolver los problemas, o echarle la culpa de haber hecho algo mal. Así que recuerda, intenta no echarle la culpa (aunque la tenga). Si te sientes dolida porque es poco cariñoso… no le digas que lo ha hecho mal. No asumas que debería saberlo, porque no es así. A los hombres no nos educan para entenderos. Nos educan para luchar,

246

Corregir errores de ejecución pelear, ascender y resolver problemas. No entendemos a las mujeres y no nos damos cuenta de las cosas evidentes. No le hagas sentir culpable por ello. Por el contrario, dile lo que tú necesitas, centrando la atención en ti, no en él. En este caso podrías decir algo como: “Cariño, sé que estás muy ocupado con tu negocio y es estupendo porque eso hace que no nos falte de nada y te lo agradezco muchísimo (refuerzo positivo inicial)… pero quería comentarte una cosa… últimamente estoy teniendo unos días un poco duros en el trabajo y me hacen falta más “mimitos” de la cuenta. Estoy un poco agobiada y me ayudaría mucho que me abrazaras por las noches antes de dormir.” Es probable que esto le cueste incorporarlo a diario nada más decírselo, porque para un hombre esto no es nada intuitivo, pero no desesperes, que también hay formas de que se “acostumbre”. El primer día se lo comentas, como hemos dicho y le dices que te abrace por las noches en la cama. Empezará a hacerlo pero es probable que se le olvide muchos días. No te preocupes, cuando eso ocurra, puedes hacer lo siguiente: “Cariño, ¿me abrazas, por favor? Estoy un poquito triste y me vendría bien que me cuidaras un poco.“ Aquí apelas a su papel de héroe que tantas veces hemos mencionado. Jamás se te ocurra decir frases como: - Cariño, te dije que me abrazaras y no me abrazas nunca, parece que no te importo y que no me quieres… - ¿Por qué no me abrazas? ¿No te gusta estar conmigo? - No me haces caso… - ¿Estás bien conmigo? - ¿Estás viéndote con otra?

247

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - ¿Por qué eres tan distante? - ¿Qué te pasa? - ¿Qué tal el día? Cuéntame cosas de ti, que nunca me cuentas nada.

Lo más normal es que si no hace las cosas sea por despiste o porque no le da importancia. Recuerda que el hombre es un ser simplísimo en estas áreas. Los matices de cariño y cuidado sutil no encajan en su mundo. Le puede costar mucho adaptarse al hecho de ser cariñoso y atento en los detalles porque no está pensado ni educado para eso. Así que ten paciencia y jamás le reproches que se le haya olvidado… o dudes de su amor hacia ti. A los hombres nos agobian mucho las preguntas sobre las emociones, porque no sabemos contestarlas. Es como preguntarle a una persona que sólo ve en blanco y negro por el color de un objeto. No entendemos, no percibimos y no somos capaces de explicar lo que sentimos. Si le preguntas sobre eso, le vas a generar muchísima ansiedad y frustración. Y va a ser completamente inútil. Si quieres algo, céntrate en que aprenda a hacerlo. Pero no intentes dialogar con él porque no es una mujer.

3. Dale pautas concretas con directrices temporales claras La forma de hablar con un hombre es en lenguaje militar/racional/concreto. Es decir, con datos objetivos, fiables y matemáticos sobre las cosas. Al hombre no es muy práctico decirle: me abrazas poco, me gustaría que me dieras más cariño.

248

Corregir errores de ejecución Es mucho mejor decirle: me gustaría que me abrazaras durante un par de minutos una vez al día antes de acostarnos, cuando estamos en la cama. Este último planteamiento es mucho mejor porque le das una solución matemática “cuantificable”. Un abrazo al día, de dos minutos es algo que su mente puede computar a la perfección. “Ser más cariñoso”, por el contrario es algo que le suena a chino y que le costará comprender. Pero recuerda que no debes decirlo como una orden. Sí, ya sé que es muy difícil pero es que para la comunicación somos un poco “especialitos”. Ármate de paciencia. Si, por ejemplo, quieres salir más con él a cenar es bueno que le digas exactamente cuánto te gustaría salir con él para que él se organice. Le puedes decir: “Cariño, quería comentarte una cosa… he estado pensando que lo que más ilusión me hace de la semana es cuando salimos a cenar juntos… me ayuda a olvidarme de todo y me hace sentir como una princesa (dale teatro, no pasa nada, en su mente esto funciona). Ahora que tengo más tiempo libre… he pensado que podríamos dedicar una noche a la semana (le das un dato concreto matemático) a cenar juntos fuera de casa… ¿te importaría? Me harías un gran favor y sería algo muy especial para mí.” Si, por ejemplo, quieres que te lleve de fin de semana romántico más a menudo… dale cifras: “Cariño… no te puedes ni imaginar cómo me gusta pasar de vez en cuando un fin de semana contigo, a solas en plan romántico. Me da la vida y me hace olvidarme de todo. Me desestreso mucho y me hace mucha falta para estar concentrada luego en el trabajo. Cada vez veo que me hace más falta porque me hace desconectar. Te quería pedir el favor… de si te importaría que lo hiciéramos una vez cada 3 meses más o menos… para mí sería estupendo y me ayudarías mucho con eso. A cambio ofrezco recompensas a cambio.”

249

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

Pues así con todo. Si quieres que haga algo, sé concreta. Dale directrices que él pueda medir, controlar y manejar matemáticamente. Cosas con las que puedes aplicar este principio: - La frecuencia con la que esperas que hagáis cosas juntos: ir al cine, pasear, ir al teatro, viajar, comer juntos, ver a tus padres, etc. - Cantidad de cariño físico. Dale cifras. Cuántos abrazos, cuántos besos y cuándo, etc. - Estructura de las cosas. Le puedes dar esta estructura con el sexo, por ejemplo. Si necesitas “calentamientos” previos, díselo, qué tipo de calentamientos, con qué intensidad, etc. Sé que puede parecer muy triste pero es que esto es necesario. Al hombre no se le van a ocurrir estas cosas. Tenemos mentes racionales, matemáticas, resolutivas… no emocionales. No sabemos hacer las cosas a “ojo”. No sabemos “intuir”, ni “fluir”, ni dejarnos llevar. Pero sí que sabemos basar un comportamiento en parámetros medibles como la frecuencia, intensidad, etc. Así que, tienes que hacer una traducción práctica de tus necesidades a su lenguaje. Si no lo haces, luego no te quejes de que no haya cambiado apenas su comportamiento. Puede que él crea que ha cambiado pero que para ti no sea suficiente y no se esté dando cuenta ¡Dale cifras! Recuerda: datos matemáticos, pero sin dar órdenes. Infla su ego, sugiere indirectamente. Todos estos trucos, funcionan. Quizá tu pareja sea un hombre con mucha empatía y mucha capacidad de comunicación. Hay hombres así y eso es una ventaja. Pero hay muchos que NO son así. Y en esos casos, te vendrá muy bien saber todos estos principios, para poderte comunicar bien y no llevarte disgustos innecesarios.

250

Corregir errores de ejecución

4. Céntrate en lo positivo. No en lo negativo A la hora de corregir un problema es mucho más efectivo centrarse en lo positivo, que en lo negativo. Mira siempre hacia adelante, centrándote en lo que quieres que haga o corrija y nunca en lo que ha hecho mal. Olvídate de lo que ha hecho y céntrate en lo que puede hacer a partir de ahora. Es mucho más útil decir: - ¿Te importaría llevarme mañana al trabajo? ¿me harías el favor? Que decir: - Estoy harta de que nunca me ofrezcas llevarme a trabajar. No me cuidas y me siento frustrada. Es mucho más efectivo decir: - ¿Me das un abrazo, por favor? Que decir: - Nunca me abrazas.

Y así sucesivamente.

251

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

5. No lo hagas como si él tuviera que haberlo sabido Ya lo hemos comentado antes pero lo repito. No asumas que él debería saber lo que necesitas porque no es así. No te lo tomes como algo personal. No es un problema de que no te quiera. Es un tema de que no se le ha ocurrido porque nadie se lo ha explicado. Y si se le ocurre, lo más probable es que se le olvide porque no tiene el hábito de hacerlo y para él no es instintivamente importante cubrir las necesidades sutiles, emocionales y detallistas de una mujer. La mujer es infinitamente más perceptiva que el hombre. Recibe, procesa y maneja muchísima más información sensorial y emocional que el hombre. La mujer ve el doble de colores, tiene 45 grados más de visión por cada lado del ojo… identifica mucho mejor las expresiones faciales, tiene más inteligencia social y emocional, tiene la piel más sensible, etc. Tú tienes un procesador emocional mucho más avanzado que el suyo. Donde él ve tres cosas, tú ves diez. Donde a él se le ocurren un par de detalles, a ti se te ocurren veinte. Y donde él se da cuenta de un fallo a la hora de tratar a alguien, tú ves treinta. Como contrapartida, él tiene otras habilidades en las que destaca más. Así que sé benévola, comprensiva y paciente con él. Estás enseñando a un “hombretón” a cuidar a una princesa. No es tarea fácil y tienes que darle refuerzos positivos para que se acostumbre a hacer lo que tú quieres/necesitas. Cuando se equivoque… acuérdate de esto. Intentar razonar con un hombre es complicado, es mejor que le des un premio y te centres en que lo haga bien la próxima vez.

252

Corregir errores de ejecución

6. Confía en él plenamente y hazle ver que sabes que lo va a hacer genial Cuanto más refuerces su papel de héroe más fácil es que haga lo que tú necesitas. Déjale siempre claro que sabes que lo va a hacer genial. Dile una y otra vez las cosas que hace bien. Que él sienta que confías en él es una sensación maravillosa. A los hombres nos encanta sentir que tenemos la lealtad y la confianza de la gente que nos rodea. Y más si es una mujer a la que amamos y queremos cuidar. Si él siente que confías en él, se desvivirá por estar a la altura y no defraudarte. Es mucho más efectivo reforzar lo positivo que castigar lo negativo. Especialmente si se trata de un hombre.

7. Nunca lo digas en caliente. Hazlo siempre cuando no venga a cuento

Si hace algo mal… díselo cuando no venga a cuento y cuando su mente no asocie emociones a las acciones. Es mucho más probable que se sienta atacado si se lo dices justo después de hacerlo que si se lo dices pasadas unas horas.

253

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

254

OCTAVA PARTE Los “modos masculinos”

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

256

Los estados o modos La mente humana funciona por estados. Esto quiere decir, que cuando estás haciendo una actividad concreta, tu mente te da el estado de ánimo adecuado para esa situación. Si, por ejemplo, estás estudiando, tu mente te mete en un estado de concentración, si vas a tener una relación sexual entras en un estado de profunda excitación y si vas a, por ejemplo, jugar un partido de fútbol, automáticamente te pones en modo competición. En esta sección vamos a analizar los estados de ánimo característicos y más frecuentes en los hombres. Estos estados de ánimo también los podéis tener las mujeres eventualmente, pero en los hombres son INCREÍBLEMENTE frecuentes. La mujer se mete en “estado” también, pero hay que matizar dos cosas: 1- Cuando la mujer se mete en estado, es capaz de hacer más cosas a la vez, el hombre no. 2- La mujer, al ser más adaptable y tener mejor conectados los hemisferios cerebrales, es capaz de salir del estado con más facilidad. Él en cambio necesita más tiempo para entrar en estado y más tiempo para salir. A cambio luego es capaz de mantener más la concentración. El hombre tiene una capacidad de concentración asombrosa. Sólo puede hacer una cosa a la vez, pero esa cosa la hace con un nivel de concentración extremo.

257

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Recuerda que hay estudios científicos que han demostrado que en el cerebro masculino se llega a registrar “sordera” cuando está concentrado. Es decir, que cuando el hombre está absorto en alguna actividad NO OYE. Literalmente. No es una forma de hablar, su cerebro se vuelve “sordo” del exterior y no permite que entre ningún estímulo que no sea la actividad que está realizando. Esto es lo que hace que el hombre fuera buen cazador y protector. Cuando cazaba, SÓLO cazaba. Cuando protegía, SÓLO protegía. Y lo hacía con un nivel de eficiencia impresionante. Tienes que entender que la mente del hombre funciona con un planteamiento muy sencillo: hacer pocas cosas, pero MUY bien hechas. El cerebro masculino es como una cafetera profesional, sólo hace cafés, pero los cafés, los borda. No le pidas que te haga té, infusiones, zumos o limonada. La cafetera sólo hace café, pero el nivel de calidad de los cafés es inigualable. Si tú eres capaz de entender esto y saber cuáles son esas tres o cuatro cosas que la mente masculina sabe hacer, lo tendrás todo ganado, porque podrás utilizarlo a tu favor. Moraleja: en vez de frustrarte por las cosas que no sabe hacer, céntrate en sacar partido de las cosas que sí que puede hacer bien. No le pidas limones a un naranjo. Si tienes un naranjo, haz zumo de naranja. Estas tres o cuatro cosas que el cerebro del hombre es capaz de hacer las hace en “monotema”. Si está excitado, sólo va a pensar en llegar al orgasmo; si está enfadado sólo pensará en atacar; y si no ve salida, sólo pensará en huir. Le digas lo que le digas en estos momentos es como si le hablaras al “aire”. Ni te va a escuchar, ni te va a hacer caso, porque estará concentrado a lo suyo. Recuerda lo que te dije de la sordera. Cuando un hombre está en algún “modo” de acción… su cerebro NO oye. Si quieres razonar con él, es mejor que esperes a encontrar un momento en el que recupere la audición y la atención. Pero es que no sólo es un tema de que no te oiga. Si le hablas mientras está en algún “modo de acción” vas a agobiarle, estresarle y ponerle de muy mal humor. Estás recibiendo mucho malo para ganar poco bueno.

258

Los estados o modos Y, como dice un buen amigo mío: no es rentable meterse en batallas en las que tenemos mucho que perder y poco que ganar. Esta es una de ellas. Cuando identifiques alguno de los modos de acción que vienen a continuación, déjale espacio, silencio y tranquilidad. Si le molestas lo único que vas a conseguir es que se enfade, y con razón. Sin más preámbulos, veamos cuáles son los “modos de acción” más frecuentes en los hombres.  

259

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

260

Modo resolución de problemas El estado o modo que quizá con más frecuencia aparece en la vida del hombre es el modo “resolución de problemas”. Y es el único modo que puede aparecer a la vez que cualquiera de los otros “modos de acción”. El cerebro masculino, con la invasión masiva de testosterona que recibe, se configura para que el hombre esté constantemente pendiente de ganar status social, resolver problemas y tener una fuerte y dominante actividad sexual. En la prehistoria, el hombre tenía que saber resolver los problemas con eficacia y rapidez, porque al cazar y al huir de los depredadores tenían que organizarse rápido, buscar caminos de huída y encontrar soluciones inmediatas para poder sobrevivir. Esto hizo que a lo largo de los milenios, los hombres que fuesen sobreviviendo fueran aquellos que tenían un cerebro mejor preparado para resolver problemas. Los que los resolvían mal se murieron sin dejar descendencia. Es por ello que el hombre de hoy en día tiene un cerebro que, genéticamente está altamente preparado para esta tarea. Y, por si esto fuera poco, la cultura no hace otra cosa que bombardear una y otra vez la mente del niño con una educación que le fuerza, aún más, a ser altamente resolutivo. Esto provoca que el hombre adulto (por genética y cultura) esté intensivamente programado a ser capaz de resolver cualquier si-

261

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES tuación con efectividad… y para sentirse culpable y fracasado siempre que no lo logre. Por un lado, estamos altamente cualificados, y por otro tenemos una tremenda presión social para ser capaces de hacerlo. Las dos únicas veces que he visto llorar a mi padre en mi vida, fueron por haberse tenido que enfrentar al hecho de que podía haber fracasado resolviendo el problema de cuidar a su familia. De antemano te advierto el peligro de decirle a un hombre directamente que se ha equivocado en algo. Sé que para una mujer es una crítica constructiva, pero para un hombre es algo realmente desagradable y doloroso. Una vez más te recuerdo que sería como si a ti él te dijera que estás gorda o fea, o que no le gusta tu pecho. No será algo trivial. Y si lo dice a menudo... acabaría destrozando vuestra relación sin remedio. Aún así, el hombre es, por lo general bastante hábil resolviendo problemas. Y en cuanto oye, detecta, observa o presiente un problema su mente se mete TOTALMENTE en el modo “resolución de problemas” y no para de pensar y actuar hasta que lo soluciona. Como dije antes, está programado social y genéticamente para entrar en este estado a todas horas. Lo repetiré porque tienes que tener esto muy claro: Cuando el hombre detecta un problema no puede dejar de pensar en ello hasta que lo resuelve. Este estado mental le genera al hombre un nivel de felicidad altísimo. Primero porque se concentra totalmente y fluye con el momento al 100%. Y segundo porque se siente útil y reafirma su posición de miembro útil de la manada. Es por eso que el hombre NO es capaz de, simplemente, escuchar un problema de su pareja. En el momento en que su cerebro empieza a detectar que hay un problema… automáticamente deja de escuchar y se centra en resolverlo. Su mente le da mil soluciones y una y otra vez las repetirá en alto para demostrar que es útil y que está cumpliendo su “papel” en la relación.

262

Modo resolución de problemas Ante esta situación, la mujer, por lo general, se siente frustrada porque lo único que esperaba del hombre era comprensión y escucha. Y lo que recibe, en vez de eso, es un aluvión de órdenes acerca de cómo actuar. Pero es importante que entiendas que no lo hace para fastidiarte. Simplemente es la forma en la que trabaja su mente. No es eficiente ni lógico que esperes de un hombre que sea como una mujer. La mujer es excepcional escuchando. El hombre no. Los hombres entre nosotros jamás nos escuchamos si no es para solucionar cosas. Entre nosotros no nos contamos un problema si no es para buscar soluciones. No es nada frecuente hablar sobre algo que nos frustra para “compartirlo”. En nuestro grupo de amigos seríamos percibidos muy a menudo como unos hombres de segunda categoría, débiles, fracasados y sumisos incapaces de afrontar la vida con autonomía. El modo de resolución de problemas, para el hombre, es como ladrar para un perro. Es la tendencia natural innata… y a la mínima que te descuides, y aunque no lo planearas en un primer momento te encuentras al perro dando ladridos sin saber por qué. Cuando menos te lo esperes y en las situaciones más insospechadas te lo encontrarás absurdamente concentrado en el modo “resolución de problemas”, sin saber por qué y siendo muy difícil pararle o sacarle de ese estado. Cuando esto ocurra, no te sientas frustrada. Tienes que aprender a aprovechar esto a tu favor, consiguiendo que el modo “resolución de problemas” te beneficie y realmente te solucione los problemas, que para eso está. A partir de ahora, reinterpreta la situación de la siguiente forma: en vez de pensar que estás emparejada con un extraterrestre que no sabe escuchar y que a intervalos aleatorios se pone a dar órdenes y soluciones a problemas sobre los que nadie le ha preguntado… piensa que tienes a tu lado a un experto en resolución de problemas que está deseando resolverte cualquier incidente, problema o situación incómoda que tengas en tu vida y que es lo que más ilusión le puede hacer en este mundo. Es un súper poder masculino que está a tu disposición ¡Aprovéchalo!

263

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

264

Modo sexo Ya hemos comentado varias veces que el hombre piensa en sexo con más frecuencia que la mujer. No sólo piensa más, sino que lo hace con más intensidad y se le nubla el raciocinio al hacerlo. Cuando un hombre entra en el “modo sexo” es muy difícil sacarle de ese estado. La mejor forma de conseguir que un hombre salga del modo sexo es permitiéndole eyacular, de la forma que sea. Si no te apetece tener una relación sexual con él en ese momento, déjale que se satisfaga a sí mismo. Pero no te recomiendo que pretendas que deje el tema porque eso no es probable que ocurra. Lo máximo que puede pasar es que no lo diga en alto y por dentro maldiga sobre ti una y mil veces por frustrarle su “modo sexo”. ¿Cómo saber cuándo está en modo sexo? Porque tiene una erección que dura más de unos pocos segundos. Una erección consistente y “decidida” tiene al hombre TOTALMENTE metido en “modo sexo” y de ahí no le vas a poder sacar con “lógica”. Su cocodrilo ha decidido que tiene que actuar y no se le va a ir de la cabeza le expliques lo que le expliques. No te enfades, no te agobies, no accedas a hacer algo que no te apetece… pero deja que él se desahogue. Recuerda que una vez que se carga el “modo sexo” no hay quien pare al cocodrilo. Su cerebro reptiliano tiene que eyacular como sea. Si no le dejas, interiormente va a

265

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES despotricar contra ti y eso a la larga es REALMENTE perjudicial. Que su mente asocie contigo la frustración sexual no es muy buena idea.

266

Modo héroe protector Una función muy importante del hombre es ganar status social y ser reconocido como líder. Esto hace que ser percibido como un “héroe protector” sea de las cosas que más nivel de felicidad le puede generar. Por eso, el hombre tiene un modo de acción que se encarga de ayudarle a conseguir esto una y otra vez: el “modo héroe protector”. Este modo es el que hace que un soldado se ofrezca voluntario para una misión difícil y peligrosa. Es el mismo modo que hace que un hombre quiera ser capitán del equipo de fútbol o el primero de la clase y es también el modo que hace que quiera cuidarte y ofrecer un nivel de excelencia alto dentro de la pareja. Esto son muy buenas noticias: tu pareja tiene un montón de genes preocupados única y exclusivamente de ser tu héroe salvador personal. Tienes a un “tiarrón” que quiere dedicar gran parte de su vida a ser tu protector y cuidador. Le pidas lo que le pidas, si él ve que eso le va a dar status de triunfador dentro de la pareja o socialmente… su cerebro le va a obligar a hacerlo. Es por eso que frases como “¿a que no hay valor?”, “¿eres un gallina?” o “nadie se ha atrevido a hacerlo antes” son unos detonantes increíbles para cosas realmente ABSURDAS. Son incontables las estupideces que ha hecho el hombre después de oír alguna de esas frases.

267

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Cuando el cerebro masculino escucha un desafío sobre si es capaz de hacer algo o no, automáticamente se activa el modo héroe protector… y su mente no para de trabajar hasta que lo consigue. Como siempre digo, el secreto es que seas capaz de usar este modo de acción a tu favor. El “modo héroe-protector” es el que más puedes utilizar para conseguir lo que quieres. Especialmente si lo combinas con el “modo resolución de problemas”.

Trucos para utilizar a tu favor el modo héroe-protector Conseguir cosas de un hombre es muy fácil, simplemente tienes que activar su modo héroe-protector y plantearle una situación donde él acabe siendo el “salvador”. Para conseguir esto es bueno seguir estos pasos: 1- Le cuentas un problema dándole dramatismo y exagerándolo un poco. 2- Le pides el favor de que te ayude. 3- Le haces la pelota diciéndole lo bien lo que lo hace todo siempre. 4- Le confirmas de nuevo lo mucho que te ayudaría que hiciera eso por ti. 5- Cuando lo haga le das las gracias y le dices lo importante que es para ti. 6- Si el favor es grande prémiale con una galletita.

268

Modo lucha Otro modo muy asentado en la mente del hombre es el “modo lucha”. En la antigüedad, sólo sobrevivían dos tipos de hombre: los que luchaban a muerte y los que huían. Cuando hay una situación de conflicto, la mente masculina está pensada para elegir sólo dos opciones: luchar o huir. Olvídate de que intente escuchar, de que razone o de que comparta su punto de vista. Su mente no le va a dejar. Y gracias a dios que no le deja. Porque si alguien os atraca un día por la noche, este mecanismo es lo que hace que no os pase nada. Cuando algo le pase a vuestro hijo, este mecanismo es el que le hace tomar decisiones rapidísimas y efectivas en microsegundos para protegeros. Y esta habilidad es también lo que hace que sea una persona poderosa y respetada en el mundo laboral, que tenga un alto estatus y que goce de una posición privilegiada dentro de su entorno, porque ser bueno en el “modo lucha”, te garantiza ser respetado y temido (en el buen sentido) entre tus iguales. Es decir, que él gana dinero, es respetado y te puede proteger mejor que nadie gracias a este modo. Pero claro… este modo tiene ciertos inconvenientes cuando estamos hablando de la intimidad de una relación. Recuerda que ante un conflicto él es muy posible que sólo sepa hacer dos cosas: pelear o huir. Pelear implica acabar con agresividad

269

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES discutiendo fervientemente o incluso llegando a las manos (entre hombres discutimos con muchísima más efusividad y agresividad que vosotras). En cuanto él vea un conflicto, del tipo que sea, lo más natural es que se active su “modo lucha” e intente atacar, defenderse, ser agresivo, y recurrir a la ira y el enfado para solventar el problema. Está en sus genes. Así que aquí te lanzo otra regla: siempre que el hombre se siente amenazado, cuestionado, atacado o faltado al respeto, activa el modo lucha y se enfada. Sacar al hombre del enfado, es complicado, así que, lo ideal es que NO actives este modo.

270

Modo huída Cuando el hombre siente que no puede hacer frente a la lucha aparece es el “modo huída”. En la prehistoria se sobrevivía luchando o huyendo. El hombre no podía dialogar con los depredadores, escuchar los puntos de vista de una serpiente o encender fuego a base de empatizar con sus congéneres. Es por eso que el hombre no tiene estrategias para comunicarse con efectividad sobre sus emociones. Es algo que puede desarrollar a base de entrenamiento, pero no esperes que le salga de forma natural si no le enseñas tú antes.

Discutir con el modo lucha-huída Una vez vistos los modos huída y lucha vamos a ver lo que ocurre al intentar discutir con un hombre. Una mujer empieza haciendo un reproche de algo que esperaba que el hombre hubiera hecho y no hizo. El hombre se siente atacado porque se ha puesto en duda su capacidad de resolver problemas y cuidar a su “princesa”. Se siente frustrado y en conflicto. Como su mente procesa un momento de conflicto,

271

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES sale el modo lucha, que es el mecanismo de defensa natural que él tiene para resolver los conflictos. No se pone a escuchar, ni a entender. No intenta comprender el punto de vista de ella, ni se para a pensar racionalmente en nada que no sea defenderse del ataque. Lo normal es que se defienda del conflicto atacando y dando mil razones de por qué él no tenía que haberlo sabido, que la culpa era de su pareja, etc. Al decirlo es demasiado efusivo y agresivo para ella. Al cabo de diez o quince frases en este tono la chica (su princesa) acaba o dolida o llorando o gritando, etc. El hombre nota que hay más conflicto y se pone de PEOR humor. Le están entrando ganas de atacar con las manos, pero sabe que no puede porque está ante su “niña”… la persona que él más quiere y a la que tiene que cuidar. Así que, como es una batalla que no puede pelear… y que no puede ganar por la fuerza… se reprime de pronto el modo lucha y se activa el modo huída. Cuando el cabreo empieza a escapársele de las manos se levanta muy enfadado… da un portazo y se va. Esto lo hace porque TE QUIERE. Si fueras un chico que le dice lo mismo por la calle, es muy probable que la cosa acabara a bofetada limpia (y no bofetones metafóricos). Él huye para no enfadarse más y no hacerte daño. Es MUY buen síntoma que se vaya. El hombre maltratador es el hombre que se queda. Así que, a partir de ahora, cuando él huya, cambia el enfoque y NO vayas detrás de él. Pero eso no suele ser lo que hacen las chicas. Al contrario, lo más frecuente es que en vez de dejarle ir… la chica vaya detrás. La mujer va detrás, porque quiere y necesita arreglarlo. El hombre se siente perseguido y huye más, se enfada más, se bloquea totalmente, le pega a la pared, no sabe qué hacer. La mujer está generando un estrés en el hombre INIMAGINABLE. Le está obligando a reprimir su agresividad huyendo y le está bloqueando la huida. Esta escena no puede acabar bien. El hombre está acorralado y no tiene estrategias para salir de ahí si no es atacando más. Empieza a gritar y atacar verbalmente y es tremendamente hiriente y ofensivo. Hace mucho daño a la mujer y la relación se resiente. Es lógico que la mujer quiera expresar un problema a su pareja y comunicarle lo que no le gusta. También es lógico que el hombre se

272

Modo huída lo tome como un ataque, porque no está ni genética y culturalmente preparado para procesar un reproche sin entrar en conflicto. Es perfectamente entendible que la mujer se tome a mal una respuesta de enfado por parte del hombre, que debería estar escuchando en vez de estar a la defensiva. También es comprensible que el hombre se enfade mucho más y que por no hacer daño huya. Y es legítimo que la mujer se sienta abandonada e intente ir detrás para solucionarlo… así como lo es también que el hombre se sienta acorralado e intente defenderse. Todo es lógico y comprensible. Pero el que sea comprensible no lo hace bueno, ni útil, ni eficiente. Todo lo contrario. Es una dinámica tremendamente destructiva que genera un nivel de agresividad, ira, dolor, estrés y distanciamiento tremendos en ambas partes. Si no se corrigen y entienden estos mecanismos de actuación… la relación está condenada a fracasar. El hombre puede mejorar mucho. Pero este libro no es para hombres, sino para mujeres. Así que me voy a centrar en hablar de la parte que tú puedes cambiar. Te daré algunos consejos: - Si, por lo que sea, ves que has empezado una conversación que ha acabado como una discusión… para, y relájate. Deja que él se calme, y se le pase el enfado. Ya lo hablaréis más adelante, sin prisas, sin el modo “ataque” activado. - Si no has parado la discusión a tiempo y él se enfada y se va JAMAS VAYAS DETRÁS DE ÉL. Si se va, es que ya has llegado a un punto de no retorno. Y si le persigues, siempre va a acabar mal. Eso no lo hagas nunca. - Tanto en el modo lucha, como en el modo huída, es mejor retirarse, esperar y dar tiempo para que ese modo se desactive.

273

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

274

Modo “des-estrés” Por último, hay otro estado muy importante del hombre que debes conocer y es el modo “des-estrés”. Cuando el hombre hace cualquiera de los modos dichos anteriormente, su mente se concentra totalmente y se pone a trabajar consumiendo muchísima energía, para realizar la actividad con la máxima precisión y eficiencia. Es decir, que cualquiera de los modos anteriores, le hacen al hombre estar muy estresado, concentrado y activo… gastando muchos recursos intelectuales. Cuando eso ocurre, su cerebro le pide des-estresarse y ahí es cuando, valga la redundancia, se activa el modo des-estrés. El hombre, para des-estresarse hace dos tipos de actividades: - Retirarse a la cueva. - Ejercicio físico ocupando espacios abiertos. Son dos técnicas totalmente opuestas entre sí. Y las dos se tienen que hacer SOLO. Si no es solo, a veces se pueden hacer con amigos. Y si no es con amigos, se puede hacer con una mujer, pero en SILENCIO. En estos momentos el hombre necesita silencio absoluto. Y sólo admitirá sonidos, si esos sonidos son de la televisión, el cine o música.

275

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES Si el hombre está en modo des-estrés olvídate de hablar. Y, si puedes, incluso olvídate de estar. Cuanta más soledad le des, mejor. Veamos en detalle las dos modalidades de des-estrés que tiene el hombre.

Retirarse a la cueva Para que cuando el hombre se retira a la “cueva” esta actividad realmente le des-estrese necesita: - Un espacio cerrado. - Que este sea solitario. - Que no tenga ruido. - Que le permita descansar físicamente. - Que le permita no pensar en nada. - Que no tenga limitación de tiempo para luego hacer otra cosa. Es decir, que es como un móvil totalmente descargado, recién conectado a la corriente. No lo toques, no lo desenchufes, no lo enciendas, no lo utilices. El hombre entra en el modo “retirarse a la cueva” cuando además de estar estresado mentalmente, está cansado físicamente. Si molestas al hombre cuando está en este estado… se enfadará y con razón. Los modos masculinos requieren tanta concentración que cansan mucho. No es como vuestros modos de acción adaptables, sutiles y eficientes. Entiéndelo y déjale soledad y tranquilidad cuando esté en este estado.

276

Modo des-estrés

Ejercicio físico ocupando espacios abiertos Cuando él no está físicamente cansado, sino que simplemente está agobiado, estresado, preocupado o harto de estar en un sitio cerrado y pequeño (recuerda que él es cazador y sus altos niveles de testosterona le hacen necesitar mucho ejercicio físico) lo que hará es salir al exterior, con muchos espacios abiertos y hacer actividades físicas. Por eso hay tantísimos hombres que van horas y horas al gimnasio, que salen a correr, que juegan al fútbol, al tenis, etc. Es su forma de des-estresarse. No te puedes enfadar porque él necesite esto. Si no hace esto su mente no funcionará bien y al final no podrá cuidarte como te mereces. Son los modos que el hombre tiene para liberar tensión, mantener el cuerpo en forma, liberar testosterona y des-estresar la mente. El hombre que está mucho tiempo en casa, no funciona bien. Cuanto más salga de casa, mejor. Los cazadores no estaban pensados para estar en casa. Sólo estaban en casa cuando estaban agotados. El resto del tiempo estaban haciendo mil cosas en el exterior. Así que, que no te extrañe que de vez en cuando lo necesite.

277

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

278

Corolario A lo largo de este libro has leído mil y un conceptos para poder entender y cuidar a un hombre que te guste, e incluso para poder comprender el comportamiento de cualquier hombre que sea importante en tu vida. Pero no olvides que todos esos conceptos no dejan de ser herramientas. No son dogmas de fe. Habrá muchas cosas que puedan no funcionarte a ti. Y muchas explicaciones que en el hombre que tú tienes delante no se apliquen al 100%. Como dije al principio del libro, cada persona es un mundo, y aunque pueda haber ciertas similitudes… al final hay excepciones para todo en esta vida. Soy consciente de que de la teoría a la práctica hay un gran paso. Y aplicar en la práctica todos los conceptos que has leído de golpe sería realmente complicado. Así que mi recomendación es que te lo tomes con filosofía y los trabajes poco a poco, de uno en uno. Date tiempo para interiorizaros. Permítete vivir el camino del cambio, aplicando las cosas de una en una, sin prisa y disfrutado del proceso. Si lo haces poco a poco, será un cambio que se irá produciendo de forma gradual y sostenible, activando los automatismos naturales que tiene tu cerebro en esta área. Espero de corazón que este libro te haya ayudado a entender mejor el mundo masculino... o por lo menos, a tener herramientas para,

279

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES poder gestionar mejor algunas de las situaciones que se presenten en tu vida con hombres a los que quieras. En cualquier caso, muchas gracias por dedicar tiempo a leer mi trabajo. Te deseo el mayor de los éxitos y el máximo nivel de felicidad posible en tu vida.

Álvaro Tineo

280

Agradecimientos A mi familia, por haber estado siempre ahí. A David Pozo, por su infinita ayuda y cariño en todo el proyecto. A Rafael de la Cueva por su amistad y por la de conceptos que hemos mascado juntos analizando situaciones sociales. A Amaya, por haber potenciado tanto mi trabajo y cursos para mujeres al comienzo. A Vicente Martínez por su increíble trabajo en la página web y en la difusión on-line. A Elia, por su inigualable colaboración a mi visión de las relaciones entre hombres y mujeres, por su valentía a la hora de plantarme cara cuando estaba equivocado y hacerme rectificar mi camino. A todas mis alumnas por haberme enriquecido y apoyado tanto. Miguel Pálmez e Ismael Hugueros, por apostar tanto por el proyecto y contribuir a su idifusión audiovisual. A Sergi Fuss por su genialidad, su amistad y su gran profundidad de análisis a la hora de entender la psicología social. A Roberto Checa, por su inestimable colaboración en ideas, tiempo y cariño.

281

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES A Alejandro Esteban , por proveernos del espacio necesario para las conferencias y los cursos de los que tanto hemos aprendido y que me han ayudado a darle una forma más realista a muchísimos conceptos.

282

Bibliografía recomendada En vez de darte una lista larguísima, creo que es más útil decirte pocos títulos que REALMENTE te pueden servir mucho. Si yo fuera tú y quisiera ampliar información que realmente fuera útil, empezaría leyendo estos libros, que están MUY bien escritos, son muy entretenidos y comletos: - El cerebro masculino. LOUANN BRIZENDINE, 2010. RBA LIBROS. La autora (Louann Brizendine) es la mayor experta del mundo en diferencias cerebrales entre sexos. Es neurpsiquiatra y profesora de la Universidad de San Francisco . No hay nadie que sepa más sobre los cerebros femenino y masculino, y en estos dos libros, realmente viene todo. - El cerebro femenino. LOUANN BRIZENDINE, 2007. RBA LIBROS,.Es de la misma autora que el libro anterior. Sencillamente sublime. - El clan del oso cavernario. JEAN M. AUEL, 1980. EMBOLSILLO. La primera de una serie de novelas (Los hijos de la tierra),que explican en increíble detalle cómo era la vida de los primeros hombres y mujeres primitivos. Leer estos libros es muy útil para antender de dónde venimos y por qué somos como somos. - Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas. Allan y Bárbara Pease, 1999. AMAT. Un entretenidísimo libro, escrito por un matrimonio australiando (los dos son psicólogos), donde detallan los últimos estudios científicos sobre las diferencias entre hombres y mujeres de forma muy divertida y amena. Este matrimonio tiene muchos otros libros en este estilo. Son todos muy buenos y los recomiendo como guías básicas para ampliar información sobre las diferencias entre hombres y mujeres.

283

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES - Los hombres son de marte y las mujeres son de venus. John Gray, 1992. DEBOLSILLO. Un clásico. De forma menos rigurosa, pero increíblemente certera analiza en profundidad cómo sienten y procesan las emociones los distintos sexos... y las repercusiones que eso tiene en el día a día de una relación. - Fluir. Mihaly Csikszentmihalyi , 1990. DEBOLSILLO. Una guía fascinante sobre los últimos estudios científicos acerca de la felicidad, y las rutinas diarias y el enfoque que debemos tener para no depender de los demás a la hora de crecer individualmente. Este libro considero que es muy importante sobre todo para aplicar lo dicho en el capítulo Ten una vida muy ocupada (pag. 223).

284

www.profesortineo.com

EL HOMBRE. MANUAL DE INSTRUCCIONES

286



Sígueme en mi blog: www.eljardindeadan.com

Y en Facebook: www.facebook.com/profesortineo

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.