Alto Rendimiento Deportivo (Grosser)

July 28, 2017 | Author: Noel Andrés Gil | Category: Muscle, Enzyme, Metabolism, Glycogen, Adaptation
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: El presente libro prende integrar conocimientos de diferentes áreas científicas para mejorar el entrenamien...

Description

Grosser, Brüggemann, Zintl

Alto rendimiento ~~•.l1i'9 Planificación y desarrollo

Manfred Grosser Peter Brüggemann Fritz Zintl

Alto rendimiento deportivo Planificación y desarrollo

m !J.Íi)

Gobierno de Navarra



1) l

• InStituto Navarro de Deporte yJuventud

Centro de Estudios, InvestIgacIón y Medicina del Deporte

Ediciones Martínez Roca, S. A.

t

Introducción

Colección dirigida por Joan Antoni Prat Traducción de Wolfgang Simon

j 1

No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni la recopilación en un sistema informático, ni la transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, por registro o por otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de Ediciones Martínez Roca, S. A

Título original: Leistungssteuerung in Training und Wettkampf Gráficos: A e Loipersberger, Barbara von Damnitz, Kartographie Huber, Hannes Limmer, H Peter Philips 1986 BLV Verlagsgesellschaft mbH, München 1989, Ediciones Martínez Roca, S. A Gran Vía, 774, 7.°,08013 Barcelona ISBN 84-270-1353-1 Depósito legal B.. 31.721- 1989 Impreso por Libergraf, S, A, Constitució, 19,08014 Barcelona

@

@

Impreso en España - Printed in Spain

El objetivo de todos los deportistas de alto rendimiento es alcanzar el máximo rendimiento individual posible durante las competiciones. El entrenador, con su amplio conocimiento teórico y su variada experiencia práctica, prepara el camino hacia esta meta (el entrenador se apoya en resultados científicos y técnicos). El camino al rendimiento máximo es a menudo duro y largo. Es decir, que la consecución de un rendimiento deportivo óptimo requiere conocimiento y paciencia y tiene una duración media de seis a doce años en todos los deportes, siempre que se dosifique correctamente el entrenamiento y que la periodización sea la adecuada en cuanto a las fases preparatorias, de máximo rendimiento y de regeneración. Empleamos el concepto de planificación y desarrollo del alto rendimiento para el proceso constitutivo del rendimiento deportivo o bien lo abreviamos con desarrollo del rendimiento. Los científicos del entrenamiento (médicos deportivos, biomecánicos, bioquímicos, psicólogos deportivos, etc.) descubrieron en los últimos años diferentes conocimientos y conexiones nuevas, enfocados directamente a los máximos rendimientos deportivos, de los que los entrenadores y atletas de algunos países aún no disponen. El presente libro pretende, pues, integrar estos conocimientos científicos dispersos (yen parte difíciles de entender) de cara a un desarrollo del rendimiento enfocado a la práctica, ofreciendo así a entrenadores, profesores de educación física, monitores, atletas y estudiantes pautas interesantes sobre esta temática que se presenta aquí, por primera vez, como un tratado compacto. La amplia experiencia de los autores como científicos del entrenamiento y docentes por un lado y como ex entrenadores de élite por otro, crea un requisito idóneo para establecer un puente entre la teoría y la práctica, ya que esta combinación es la idónea para planificar y desarrollar el alto rendimiento, la aplicación más importante de la teoría del entrenamiento. 7

Capítulo 1

I

I

¿Qué es la planificación del rendimiento?

Un ejemplo Introducción Vamos a introducimos en el campo del desarrollo del rendimiento (= planificación y desarrollo del alto rendimiento deportivo) mediante

un ejemplo de la vida cotidiana. Nos referimos aquí a un ejemplo de entrenamiento de velocidad en el atletismo, de interés para casi todos los entrenadores y atletas, puesto que: • la mejora de la velocidad de carrera es aplicable a muchos deportes individuales y también a los deportes colectivos, desde el punto de vista motriz, y • los aspectos teóricos del entrenamiento de este ejemplo son transferibles a la optimación del rendimiento en todas las disciplinas deportivas.

El ejemplo Los integrantes del grupo de entrenamiento de nuestro ejemplo serán cuatro atletas de velocidad, entre 19 y 22 años, con marcas personales en los 100 m lisos entre 10,4 y 10,7 segundos. El objetivo de toda la progresión es: 1" la mejora de todos los participantes para la temporada próxima en 11 lOs para los 100 m lisos y 2. la estabilización de su tiempo en los 100 m lisos, 1/l0 s por debajo de su marca personal. Las metas determinan unos límites muy concretos en el campo técnico y de condición física y para las diferentes partes de los 100 m lisos. En cuanto al último punto, por ejemplo, se deberían alcanzar fácilmente tiempos entre 2,6 (si los tiempos de 100 m se mueven entre 10,3

9

y 10,4 s) y 2,8 s (100 m: 10,5-10,6 s), para los 30 m con salida lanzada a

principios de la temporada competitiva. La planificación de la evolución del rendimiento a largo plazo se fija en seis-ocho años; nos encontramos en el presente ejemplo en el quinto año de entrenamiento. En cuanto a la periodización anual, nos situamos al final de la fase preparatoria de cinco meses (finales de abril/principios de mayo). Con respecto a las unidades de entrenamiento, se inicia en este momento un microciclo (7 días) con los siguientes objetivos: • mejora de la coordinación motriz y de la velocidad cíclica máxima (coordinación rápida), complementado con • la estabilización de la condición física general, sobre todo de la resistencia muscular (para reducir el peligro de lesiones), de la fuerza, de la flexibilidad y en parte de la resistencia aeróbica.

Introducción: calentamiento (30 minutos). Parte principal:

l. Trabajo de coordinación: carrera con saltitos, levantar talones, levantar muslos, skipping: sin avanzar, avanzando pequeñas distancias, seguidos o no de sprints, aumentando o disminuyendo la velocidad, con movimientos amplios o cortos de los brazos, etc. (20 minutos). 2. 6 x 30 m con salida lanzada a máxima velocidad, con descansos de tres a seis minutos entre cada serie (duración aproximada: 45 min). 3. Programa de gimnasia de acondicionamiento físico: 20 ejercicios con 40 repeticiones respectivamente (o bien de una duración correspondiente) sin descansos (unos 20 minutos).

Partefinal: fútbol-sala (unos 10 minutos). Sesiones de entrenamiento por semana: actualmente seis; además, tres complementarias de regeneración (baños de agua salina, sauna, masajes, juegos, etc.). Desarrollo y contenidos de las sesiones de entrenamiento Miércoles, 16.00-18.00 h, pista (pista de césped o tartán).

Carrera previa

\

/

\

Carrera final

/

\

/

\

/ /

\

\

/

\

/

/

\ \

\

/ /

Entr~dor

......

FIGURA

10

Comentario Deducimos de este ejemplo lo siguiente para el desarrollo del rendimiento:

30 m

15-20 m

La figura 1 representa el desarrollo y la organización de los sprints con salida lanzada, la posición del entrenador y sus opciones de información o de corrección.

1: Organización y posibilidades de información de los sprints de 30 m

• Antes de llegar a la ejecución práctica dentro de una sesión de entrenamiento se efectuaron diversas reflexiones. • El entrenador reflexiona primero -en relación a su disciplina deportiva y a los participantes- acerca del objetivo (por ejemplo, los 10,3 s, para los 100 m lisos) y de las metas a alcanzar en relación al mismo (por ejemplo, los 30 m con salida lanzada en 2,6 s). Objetivos y metas se orientan evidentemente en el nivel de rendimiento, la edad, los años de entrenamiento, el talento, las circunstancias organizativas, profesionales, etc. Todos estos puntos se analizan previamente al período de entrenamiento concreto (en parte, con métodos diagnósticos del rendimiento; véase p. 63). • Paralelamente a la determinación de objetivos y metas se establecen las etapas planificatorias y cíclicas como espacios anuales, mensuales y semanales (véanse pp. 66 y ss.). • El desarrollo del entrenamiento en sí se comprueba continuamente, se controla y en parte se analiza inmediatamente, siempre que los contenidos y medios técnicos del entrenamiento lo permitan. Nuestro ejemplo se refiere a las observaciones e instrucciones del entrenador en forma de información sincrónica y rápida (véase p. 88). 11

• Después del entrenamiento se darán eventualmente instrucciones a los atletas o bien se les informará de cambios (o acciones a mantener) para las sucesivas sesiones o ciclos de entrenamiento, basados en el nivel de entrenamiento observado (controlado) y analizado (información tardía; véase p. 88). A través de este método y de las informaciones sincrónicas y rápidas podemos corregir (regular) el entrenamiento. Todo el proceso de desarrollo implica en consecuencia procesos de regulación (observación, medición, análisis, corrección, mejora) dentro de una sesión de entrenamiento o bien la planificación de las siguientes sesiones.

Definiciones, rendimiento deportivo y esquemas Con este ejemplo del entrenamiento del sprint obtenemos una primera impresión sobre el proceso de un desarrollo del entrenamiento sistematizado (para ser exacto, se ha de hablar de planificación y desarrollo del alto rendimiento deportivo; en la práctica deportiva se emplea para ello el concepto «desarrollo del rendimiento» o también «desarrollo del entrenamiento». Para seguir esclareciendo o bien introduciendo la temática vamos a definir primero los conceptos más importantes que aparecen en el título del libro y en el ejemplo (como: entrenamiento, desarrollo del rendimiento/entrenamiento, planificación y desarrollo). Después expondremos los componentes del rendimiento deportivo (como objeto de planificación y desarrollo) y el proceso de planificación y desa~rollo del alto rendimiento deportivo en sí mismo, dentro de un contexto modélico.

Definiciones Veamos primero el entrenamiento como término más usado:

El entrenador (o el atleta mismo) se sirve de diferentes medidas (véase también nuestro ejemplo), que consisten inicialmente en un análisis del deporte y en un diagnóstico del estado actual de rendimiento, ambos previos a un nuevo período de entrenamiento de su(s) atleta(s). 12

De esta forma se coordinan las demás medidas, objetivos de entrenamiento y metas del rendimiento, la programación de entrenamiento y competición, la organización de los entrenamientos, el control del nivel físico y del rendimiento competitivo. Esto implica la constante comprobación del nivel de rendimiento mediante métodos de control (autoobservación, tesis, análisis del rendimiento, etc.) para así garantizar un óptimo rendimiento, teniendo en cuenta los resultados obtenidos para la programación de los días o semanas siguientes, modificando o bien manteniendo el tipo de entrenamiento. Ya mencionamos que estos procesos se abarcan con el concepto de desarrollo del alto rendimiento (del entrenamiento) que tendrá entonces la siguiente definición:

El término «desarrollo del rendimiento» se ha de sustituir, desde el punto de vista científico, por los conceptos planificación y desarrollo del alto rendimiento (deportivo), puesto que éstos ya existen en la ciencia y expresan con mayor claridad nuestra temática. Para explicarlo más detalladamente, he aquí un pequeño razonamiento: Planificación y desarrollo son conceptos de la cibernética (la ciencia de los sistemas [dinámicos]); en consecuencia tenemos que explicar estos conceptos también de forma cibernética (mediante la teoría de la información y regulación).. Como desarrollo entendemos el proceso que influye en una magnitud de salida (= output, por ejemplo, el resultado del entrenamiento), partiendo de un objetivo (objetivo del entrenamiento) interviniendo (= input, por ejemplo, instrucción, estímulo) en un sistema dinámico (ser humano). Se trata, simplificando, de un proceso de A a B que, sin embargo, no es ni regulado ni retroalimentado (es decir, que no se sacan conclusiones a base del resultado B para el valor inicial A). Podemos entonces explicar de la siguiente forma el proceso de desarrollo en relación con las medidas del entrenamiento. Determinación de objetivos y normas

FIGURA

Programación del entrenamiento

f---.

Realización del entrenamiento

Resultado del

---+ (=nivelentrenamiento de entrenamiento! rendimiento competitivo)

2: Proceso de planificación

13

La regulación se entiende como el «mantenimiento de la estabilidad de un s.istema dinámico» (K.LAUS, 1969, 523). Esto significa para el entr~namIento. que se puedan comparar los rendimientos de los entrenamIent?S o bien los resultados con las entradas realizadas, con el fin de corregirlas o mantenerlas a corto o largo plazo. Esta comparación se llama, en la cibernética, retroalimentación, o retroacoplamiento y en la fisiología, reaferencia. ' Uniendo el proceso de desarrollo y regulación resulta, simplificando, un desarrollo ~e A a B que vuelve a A. A consecuencia, podemos representar las m~dIdas o componentes de un entrenamiento de la siguiente manera, aplicando el proceso de desarrollo y regulación.'

regulación, es decir, que durante el entrenamiento y competición actúan estímulos de carga sobre el organismo humano a los que el deportista reacciona con un rendimiento, ya que por cada unidad de tiempo se produce una transformación energética (= rendimiento fisiológico) o bien un trabajo en un tiempo determinado (= rendimiento físico). El rendimiento deportivo como objeto de los procesos de desarrollo y regulación se puede definir actualmente desde cuatro perspectivas científicas del entrenamiento: l. Desde el punto de vista de la pedagogía del entrenamiento, el rendimiento es la unión entre la realización y el resultado de la acción deportivo-motriz, orientada en una determinada norma sociológica. 2. Desde el punto de vista de la física, el rendimiento es el cociente entre trabajo y tiempo empleado para ella: ren diimiento = trabajo ; P = -W ; puesto que tra bai ajo = c. tuerza por tiempo t

F,IGURA.3: tICO

Procesos de planificación (~).Ji regulación (. . . ) enforma de un modelo ciberné-

Tal como vimos hasta ahora existe una diferencia científica entre desarrollo y regulación, lo que significa que, para ser estrictos, tenemos que hablar en relación al rendimiento (y entrenamiento) -donde aplicamos es~os procesos- ~e d~sarrollo y regulación del rendimiento (del entrenamiento).. Pa;a simplificar y usar un lenguaje más corriente, empleamos para el título de este libro y resumimos a lo largo de casi todo el texto ambos procesos en el concepto de desarrollo del alto rendimiento (del entrenamiento). Es decir, que cuando hablamos como entrenadores de desarrollo del alto rendimiento (del entrenamiento) nos referimos a la vez al planificar y desarrollar. . El pr?ceso. d~l de~arrollo del rendimiento se ocupa en principio de la mflu~ncIa práctica directa entre entrenador y atleta, mientras que entrenamiento se entiende más como concepto colectivo para todas las medidas de mejora del rendimiento.

El rendimiento deportivo ~e nuestra anterior exposición se desprende que el rendimiento deportivo es el verdadero centro de interés de los procesos de desarrollo y . 1,. Hemos exp~est? la relación entre planificación y desarrollo muy simplificado, a conclen~la Una descripción detallada de los aspectos teóricos de información, sistemas y regulac!on se encuentran en BEULKE, H: Información, cibernética, desarrollo y regulación, En

Leistungssport 8 (1978) 1, 40-55

14

espacio, resulta P = ~; y puesto que

t

~ = ( = velocidad),

resulta:

t

3. Desde el punto de vista fisiológico, el rendimiento es la cantidad de energía transformada en un espacio de tiempo. 4. Desde el punto de vista psicológico, el rendimiento es la superación clasificable de tareas-test establecidas o bien la consecución de capacidades específicas cognitivas, afectivas y psicomotrices. Un rendimiento deportivo, por ejemplo, un salto de longitud, un partido de tenis, un slalom de esquí, es siempre la expresión de la personalidad entera y se ha de considerar como un complejo, compuesto por una multitud de capacidades y condiciones concretas. Todas estas componentes dan al rendimiento una estructura determinada que hemos de abarcar con nuestro diagnóstico. Esto recalca la importancia que tiene el conocimiento de esta estructura para el desarrollo sistemático del rendimiento deportivo en el entrenamiento. Por eso exponemos en la figura 4 un llamado modelo estructural del rendimiento deportivo, recordando siempre que los aspectos parciales del rendimiento, o sea, las capacidades y condiciones concretas, son por una parte distinguibles pero que no las podemos diferenciar como campos claramente separados del rendimiento deportivo (humano); tienen una marcada interrelación y el paso de una a otra a menudo no es apreciable (véanse EHLENz/ GROSSERlZIMMERMANN, 1985, 11-12). El modelo clasifica el rendimiento deportivo en seis campos: Técnica, subdividida en: • capacidades coordinativas generales, como: capacidades de diferenciación, adaptación y aprendizaje, etc., y en 15

Capacidades de coordinación

de fibras musculares) y el material técnico (por ejemplo, la construcción de los esquís). Condiciones externas como el tiempo, el clima, las características del suelo, los- espectadores, el ambiente competitivo, condiciones familiares, profesionales y económicas, interacciones entre entrenador y deportista, etc., pueden influir también enormemente en los rendimientos deportivos.

Destrezas motrices

Técnica

Condiciones básicas

Condiciones externas

(talento, salud, material, constitución)

(entorno, familia, profesión, entrenador)

FIGURA 4: El rendimiento deportivo y sus posibles componentes (fuente EHLENz/GRosSER/ 2IMMERMANN, 1985, 12)

Modelo de la planificación del rendimiento El desarrollo práctico-científico del rendimiento requiere, como ya dijimos anteriormente, una regulación continua y por ello se puede representar como un proceso cibernético (véase la fig. 5). En todo este contexto existen muchos componentes interrelacionados de los que cada uno tiene su importancia. Los llamados componentes intrínsecos del esquema de la figura 5 son aquellos que siempre intervienen en el proceso de planificación y desarrollo (con excepción del diagnóstico inicial que no siempre es necesario); concretamente son:

• capacidades motrices que podemos volver a dividir en elementales (por ejemplo, reptar, andar, correr, saltar) y específico-deportivas (por ejemplo, técnicas de natación, elementos gimnásticos-deportivos, saltos en el esquí, etc.). Con las capacidades y habilidades se caracterizan globalmente las estructuras, la precisión, el ritmo, la velocidad, la frecuencia, la elasticidad, la constancia, etc., de las técnicas motrices (véase GROSSERI NEUMAIER, 1982,8-13; WILLlMCZIKlRoIH, 1983,53-59).

• el diagnóstico del nivel actual de rendimiento y entrenamiento, los objetivos y metas, la programación de entrenamiento y competición; • los controles en entrenamiento y competición (observación, autoobservación, tests, mediciones); • comparación de resultados y metas, «autodesarrollo»; • información sincrónica, rápida y tardía. Los llamados componentes variables y condicionantes con la característica de que pueden cambiarse, modificarse y ser restringentes, son:

Condición física, subdividida en:

• capacidades de propiedades mayoritariamente energéticas, como la fuerza (máxima, explosiva, rápida) y la resistencia (de fuentes energéticas aeróbica/anaeróbicas) y en • capacidades en parte también de propiedades coordinativas, como la velocidad (de reacción, de movimiento y cíclica) y la flexibilidad articular (estática y dinámica). Capacidades táctico-cognitivas circunscriben los procesos de percepción, combinación e intelectuales (estratégicos) durante los rendimientos deportivos. Capacidades psíquicas son sobre todo la voluntad, la fuerza de la voluntad, la actitud, la motivación, el temperamento, el carácter, etc. Las condiciones básicas son aquellos componentes que mantienen el desarrollo del rendimiento dentro de unos determinados límites, como, por ejemplo, el talento, la salud, la constitución física (altura, porcentaje 16

• capacidades de condición física, técnico-coordinativas y psíquicotácticas; • métodos de entrenamiento y estrategias competitivas; • leyes de adaptación y aprendizaje; • principios, cargas de entrenamiento; • condiciones básicas, situaciones; • factores perturbadores. Los componentes del desarrollo del rendimiento dibujados en este modelo se explicarán en el capítulo 2 en cuanto a sus fundamentos científicos generales y a su metodología práctica. Los capítulos 3, 4 Y5 contienen asimismo exposiciones acerca del desarrollo del rendimiento para cada uno de los componentes del rendimiento (por ejemplo, técnica, fuerza), para una selección de deportes concretos y para el entrenamiento con niños y.jóvenes, 17

J

Capítulo 2

oj:.:.::

'" '"o

'"

\.:) l:: ";:

Fundamentos generales y métodos de planificación y desarrollo del alto rendimiento deportivo

~

~

C'

:=

"E '::l l::

~

:= ~ o :=

"E

~

Mecanismos de adaptación y principios de entrenamiento

l::

~

~

.s e... ... '::l ~

--!I..-

2l::

"E

.~

~ E Q)

e '"

~ Q) Q)

"O

ID

{ji

.2:

~

z

o

-g

D.

D.

.. O

U>

D.

~

""

>-

'"

"

O

a:

-S!

~

u.

U>

'::l

Q)

'::l

o

..

~

'O e

S"l::

~

N

,g

!!!

E

'::l

~

.

.::::

;>.,

€:::>

..

l::

s iE

'd"

..

U>

O

U>

D.

:~ ~

.;..; -c

'::>o"

¡,i:

18

Introducción El entrenador (o el atleta entrenando) ha de tener en cuenta una multitud de razonamientos y fases para conseguir el correspondiente incremento del rendimiento. Esto es lo que se deduce del anterior ejemplo y de la breve descripción introductoria del proceso de planificación y desarrollo del alto rendimiento deportivo, incluyendo los componentes y variables que intervienen en ello. Los verdaderos contenidos de entrenamiento y competición son -como todo el mundo sabe- el ejercicio de las capacidades físicas, coordinativas y psíquico-tácticas, todas ellas decisivas para el rendimiento. Estos ejercicios, por su parte, están sometidos en cuanto a su aplicación, organización, volumen e intensidades a determinadas leyes y principios que dan lugar a la consecución del incremento o mantenimiento óptimos del rendimiento del organismo humano. Nos referimos a las leyes de adaptación biológica. Estas leyes intervienen en el proceso de planificación evidentemente como factores limitadores.. La ciencia y la práctica del entrenamiento han formulado unas normativas que llamamos principios del entrenamiento; éstos dependen directamente de las mencionadas leyes, ya que tienen función de variable para la planificación y el desarrollo. Estos principios del entrenamiento (con sus fundamentos científicos) dan una estructura sistemática a las fases y pasos de los procesos de adaptación, fijando, en definitiva, las pautas metodológicas del entrenamiento (para más detalles, véase pp. 32 y ss.). A continuación nos centraremos más en las leyes de adaptación biológica y en los principios de entrenamiento interrelacionados entre sí, que tan importantes son para el desarrollo del rendimiento. 19

i~

Mecanismos de adaptación' Adaptación, homeostasis y supercompensación

Con estos tres conceptos se abarcan la temática central de la investigación científico-deportiva y, a la vez, los procesos prácticos del entrenamiento. En este contexto queremos aclarar primero el concepto del entrenamiento: ifica, desde el punto de vista mé ien un cambio detectable a niv fuerza, velocidad) en sentido:

Las siguientes explicaciones se refieren sobre todo al ámbito de la condición física. Con respecto a los fundamentos de las técnicas deportivas recomendamos a GROSSER/NEUMAIER, Técnicas de entrenamiento y con respecto al ámbito psicológico, a BAUMANN, Tratado práctico de la psicología del deporte. Una capacidad básica de la que gozan los organismos para sobrevivir en determinadas condiciones, es la adaptación. Cuando un organismo se adapta a una determinada situación, existe un equilibrio entre los procesos de síntesis y degeneración mientras no se interrumpan las exigencias normales. Esto se observa fácilmente en el ejemplo de los glóbulos de la sangre, la piel y otras estructuras celulares que se degeneran constantemente, mientras que se van produciendo nuevas en la misma medida. Lo mismo ocurre con la producción de hormonas y enzimas: los procesos inhibidores se han de compensar constantemente para mantener un nivel hormonal determinado y la concentración enzimática necesaria.

Si un estímulo interrumpe la homeostasis, el organismo intentará reconstituir un nuevo equilibrio correspondiente a la situación modificada: Si el tipo del estímulo constituía una carga elevada no experimentada ni por el organismo entero ni por uno de sus sistemas parciales (por . ejemplo, determinadas partes musculares, sistema cardiovascular), la homeostasis se interrumpe por un predominio de procesos degenerativos (catabólicos). La respuesta frente a este tipo de estímulo es un incremento de los procesos constitutivos (anabólicos), con el fin de proteger la estructura de un agotamiento excesivo de su capacidad en caso de que se vuelva a presentar la carga experimentada. Esto significa que los procesos regenerativos no sólo procuran recuperar el nivel inicial sino que lo van a superar. Este fenómeno se observa en todos los sistemas biológicos, si nos basamos en el conocimiento científico actual:

Si este estímulo se presenta de forma aislada, se pierde lentamente la supercompensación y la homeostasis se vuelve a establecer en el nivel inicial (fig. 6). Incremento de la adaptación Depósito incrementado (por ejemplo, de glucógeno) = factor para aumentar la capacidad de rendimiento Disminución (después de tres días, como mínimo) Nivel inicial del rendimiento

Ir-----I----~-+----...::::::!_------~

Desgaste de sustancias energéticas (en este caso: glucógeno) L-

Duración del esfuerzo (estímulos decisivos para los procesos de adaptación)

Tiempo de entrenamiento (días, semanas, meses)

Duración de la regeneración (por ejemplo, dos-tres días, se efectúa una renovación bioquímica hasta alcanzar el nivel inicial y por encima de él)

Cansancio 2. Las explicaciones sobre los procesos de adaptación se basan en las obras de ZIMMERMANN

20

GROSSER/

FIGURA 6: Esquema explicativo de la adaptación biológica, sobre todo para los procesos de aumento de los depósitos de glucógeno (modificado según JAKOWLEV, 1977, fuente GROSSER y

cols., 1985, 11).

21

Si la carga es mucho más baja de lo normal a lo largo de un determinado tiempo, el organismo se adaptará a esta situación: gasta menos, es decir, que los procesos constitutivos son inferiores, se instala un nuevo equilibrio a un nivel más bajo de rendimiento. Esta sobrecompensación (supercompensación) parece ser un mecanismo protector para prevenir un nuevo vaciado de reservas en caso de repetidas cargas superiores. La sobrecompensación es, por lo tanto, el primer nivel de adaptación del organismo a la actividad muscular (JAKOWLEW, 1977). La condición necesaria para la creación de este fenómeno de adaptación es la superación de un umbral crítico de entrenamiento. En este contexto existen los siguientes mecanismos: L Estímulo infracrítico _ no hay adaptación. Práctica: cargas en un 20% o más por debajo del rendimiento actual, o volumen elevado, intensidad demasiado baja. 2. Estímulos demasiado elevados _ sobreentrenamiento. Práctica: intensidad, volumen elevados, muy pocos descansos. 3. Estímulos adecuados _ adaptación. Práctica: relación óptima entre volumen, intensidad y descansos. El organismo pretende en todos los procesos de adaptación conseguir un efecto máximo con un mínimo de esfuerzo. Siempre que queramos incrementar el rendimiento de un organismo hemos de aprovechar estos procesos a través de medidas adecuadas. En el deporte de alto rendimiento se busca una adaptación a cargas cada vez mayores. Este contexto se representa en la figura 7. 100% 90 Reservas autónomamente protegidas 70 UM

25 Rendimientos automatizados

Rendimientos automatizados

o a) Sin entrenamiento capacidad máxima de rendimiento "" 70 % ( = umbral de movilización)

UM= umbral de movilización F,GURA

7: Modelo de la capacidad de rendimiento (modificado según Gu»¡ 1934 y 1980, fuente GROSSERIZIMMERMANN 1981, 115)

MANNIHETTlNGER,

22

b) Rendimiento máximo alcanzable a través del entrenamiento "" 90-95 % ( = umbral de movilización) al y b) se refieren en la capacidad absoluta de rendimiento del atleta que depende de la herencia HOlL

El esquema de la figura 7 pone de relieve que, en un esfuerzo, una persona en estado desentrenado no será capaz de liberar más que un 70% de sus reservas energéticas genéticamente preestablecidas. La hipótesis de que el organismo guarda una «reserva autonómicamente protegida» resulta de la observación de que se disponen de más reservas en situaciones extremas (por ejemplo, pasando angustia ante la muerte, pero también se consideran influencias del doping), paralizando los mecanismos inhibidores centrales. El entrenamiento nos permite entonces ampliar el ámbito de la energía disponible, es decir, subir el umbral de movilización. El deportista puede conseguir, en casos favorables, la activación de hasta un 95% de sus energías. Estas pretensiones requieren por encima del conocimiento de la supercompensación además la consideración de otros mecanismos. Se sabe que cuanto más desequilibrio produzca un estímulo con respecto al nivel dinámico característico, más se superará este nivel inicial en la fase de supercompensación, consiguiéndose un elevado incremento del rendimiento a pesar de la inestabilidad de dicho nivel superior. Sin embargo, si queremos crear una base estable de rendimiento para los sucesivos procesos de adaptación, de forma que el organismo se acerque paso a paso a su máxima adaptación posible y con ello a su máximo rendimiento, debemos emplear una metodología más diferenciada. Adaptaciones metabólicas

A través del entrenamiento sólo alcanzamos una base estable si los procesos de supercompensación concuerdan con la variedad de los factores determinantes para el rendimiento. Por eso hemos de tener en cuenta las siguientes observaciones: El proceso de supercompensación representado en la figura 7 expresa el comportamiento de un depósito de glucógeno, por ejemplo, del músculo. Otros componentes estimulados a adaptarse se comportarán de la misma manera, pero con otra dinámica temporal, de forma que algunos parámetros hayan acabado la supercompensación en un determinado momento, mientras que otros aún se están regenerando (véase la fig. 8; véanse también los procesos de regeneración en la tabla 1). Así sabemos que primero se termina la acumulación de los sustratos (por ejemplo, ATP, fosfocreatina), mientras que las enzimas alcanzan su actividad adaptada al mayor nivel de sustratos más tarde. Un entrenamiento requiere, pues, primero, una estimulación de forma que se evite un decrecimiento del nivel de sustratos ya alcanzado, motivando a la vez los procesos anabólicos (regenerativos) de la producción de enzimas. El paso siguiente para fijar el nivel incrementado de rendimiento requiere el perfeccionamiento de la regulación metabólica correspondiente al nivel más elevado de sustratos y enzimas (JAKOWLEW, 1977, 125). Partiendo del nuevo nivel constituido se puede efectuar un au-

23

~~



_~



Carga

n

§

s

.2

!

-

..-....

---

".~

Tiempo

FIGURA 8: Las diferentes constantes de tiempo para la recuperación de magnitudesfuncionales normales .Y gráficode lasfases de supercompensacion. Significan: 1, procesos cortos(segundoso minutos) de regeneración, por ejemplo, ATP, fosfocreatina; 2, procesos de regeneración de una duración media (la minutos hasta pocos segundos), por ejemplo, glucógeno; 3, procesos regenerativos de largaduración(de horashastadías), por ejemplo, enzimasy proteínas estructurales (fuente FINDEISEN .Y cols., 1976, 212)

mento en las cargas del entrenamiento con el fin de conseguir otro incremento del rendimiento. Lo que pasa es que una mayor capacidad de rendimiento no se caracteriza por un nivel superior de sustratos y enzimas; más bien se puede asegurar una mejor disponibilidad de las energías debido a la mayor actividad enzimática. Esta disponibilidad energética más rápida significa para el trabajo muscular que el ATP (adenosintrifosfato) degradado a ADP (adenosindifosfato) se resintetiza con mayor rapidez y el músculo dispondrá de más ATP (fuente energética necesaria en una contracción) durante un esfuerzo concreto (fig, 9). Energía para la contracción muscular

===~/~===~.

ATP ...

ADP

Energía pa:-;:resíntesiS de ATP Vía energética

Sustrato

Anaeróbico-alactácida Anaeróbico-Iactácida Aeróbica

+--- Fosfocreatina +--= Glucosa

~

Grasa

FIGURA 9: El ATP como proveedor energético para la contracción muscularse ha de resintetizar constantemente, en el ciclo energético necesario para ello se puede influir sistemáticamente a través del entrenamiento (fuente GROSSERIZIMMERMANN, 1981, 247)

La consecuencia es que en el esfuerzo concreto se acumula menos ADP. Ocurre, sin embargo, que la mayor cantidad de ADP constituye el 24

25

t

r criterio decisivo para iniciar los procesos de adaptación. Cuando la resintetización de ATP vuelve a cubrir el desgaste energético, ya no se interrumpe la homeostasis y el proceso de adaptación se puede considerar como adecuado para el tipo de carga.

1

La resinteti;zación del ATP, el fin decisivo de los procesos de adaptación Debemos hablar aquí de las diferentes posibilidades de resintetizar el ATP, puesto que cobra una importancia decisiva para los procesos de adaptación. . Diferenciamos entre la resintetización aeróbica y anaeróbica del ATP. El ATP es una fuente energética que la musculatura puede utilizar directamente. En la bibliografía aparecen valores de unos 5 mol/g del peso muscular como cantidad de ATP existente en el músculo esquelético, lo que debería ser suficiente para tres contracciones musculares de máxima intensidad. Ésta es la .rázónpor la que el músculo depende a los pocos instantes de otras fuentesenergéticas que aseguren la resintetización de ATP. La misma degradación del ATP activa las reacciones de su resíntesis. La primera vía, por su rapidez y por ser una reacción de máxima efectividad, es la de la creatinquinasa. En esta reacción, el enlace del fosfato pasa desde la fosfocreatina al ADP a través de la enzima creatinquinasa. Las r~servas musculares de fosfocreatina, sin embargo, sólo cubren un trabajo de 18 segundos máximo (a intensidad submáxima: a intensidad máxima son ocho segundos). ' Si el músculo hade seguir trabajando en condiciones anaeróbicas (por ejemplo, manteniendo una elevada intensidad de carga) puede conseguir la energía necesaria sintetizando ATP a través de la degradación de glucosa (proceso llamado glucólisis). Esta solución en situación de falta de oxígeno es de menor eficacia, a pesar de' disponer en este caso de unas grandes reservas. Esta reacción inhibe, además las enzimas decisivas en su efecto, ya que la degradación de los azúcares es en estas co~diciones incompleta y produce un cambio 'del medio (acidez). El trabajo muscular queda de esta forma pronto interferido. Si se ha de continuar con el ejercicio, se requiere una disminución de la intensidad de carga para asegurar una aportación suficiente de oxígeno (condiciones aeróbicas). La degradación de los azúcares será entonces completa, el agua y el dióxido de carbono producidos son fáciles de eliminar y apenas influyen en la concentración 'del entorno o en la función de las estructuras y materiasImitocondrias, enzimas) que intervienen en la consecución de la energía. El músculo dispone en condiciones aeróbicas también de las grasas como fuénte energética, aparte de la glucosa almacenada en forma de' glucógeno. Mientras que no parece factible incrementar la concentración del ATP por unidad de peso muscular, sí se puede aumentar su contenido en fosfocreatina y glucógeno a través del entrenamiento. Una multipli-

cación de las enzimas necesarias para las reacciones correspondientes permite al músculo garantizar una resíntesis de ATP suficiente para estas condiciones de trabajo. Pero no sólo el metabolismo funcional necesita el ATP, sino que también el metabolismo plástico depende de los compuestos fosfagénicos altamente energéticos, sobre todo cuando su función ha de cumplir pautas específicas dentro de los procesos de , adaptación. Estos procesos se llevan a cabo durante las fases de descanso. También en estas fases de descanso se requiere más ATP, ya que estos procesos gastan energía. La resíntesis de ATP durante los descansos se puede desarrollar en 'condiciones aeróbicas, contrariamente a algunas formas de trabajo muscular. Cuanto más seguras sean las posibilidades aeróbicas de conseguir energía, más rápidos serán los procesos de recuperación y también de adaptación, lo que explica la capacidad de los atletas de recuperarse rápidamente. Adaptaciones morfológicas

Evidentemente, no sólo se producen adaptaciones a nivel metabólico. Todas las estructuras implicadas, directa o indirectamente, por el tipo de carga, sufren modificaciones para optimizar el rendimiento del organismo, aparte de las necesidades primarias para disponer de la energía necesaria. A pesar de que los cambios dentro de las adaptaciones metabólicas (acumulación de sustratos, incremento de la actividad enzimática) mejoran ampliamente las fuentes energéticas, ello sólo no será suficiente en caso de exigencias máximas; además de la adaptación metabólica también se produce una morfológica. El ejemplo más impresionante de esta adaptación morfológica es la hipertrofia muscular que se observa con el entrenamiento de la fuerza. Ésta es resultado de una síntesis proteica más acentuada, en la que se multiplican, sobre todo, las proteínas del complejo actina-miosina. En correspondencia a las modificaciones metabólicas de almacenamiento energético (recuperación de la actividad de la ATP-asa, incremento de las existencias en fosfocreatina), se producen también cambios morfológicos (hipertrofia con incremento de las proteínas contráctiles, aumento de la consistencia por mayor producción de miofilamentos contráctiles que mejoran la resistencia y el rendimiento del músculo en cuanto a la fuerza. Si el tipo de carga se caracteriza sobre todo por rendimientos metabólicos, se observarán, aparte de cambios metabólicos, también adaptaciones morfológicas en las mismas fibras musculares a causa de la mayor actividad de enzimas aeróbicas (ApPEL¡JZIMMERMANN, 1978). Las siguientes adaptaciones se consiguieron con entrenamientos en altura (hipoxia), demostrando una clara posibilidad de reacción a nivel muscular, especialmente para mejorar el suministro de oxígeno. Esta

26

27

7

reacción debería ser parecida llevada a cabo a nivel del mar, siempre que se cree una insuficiencia en cuanto al suministro de oxígeno a través de determinadas medidas (entrenamiento de la resistencia) no compensables con cambios de tipo exclusivamente metabólico. Las fibras musculares se clasifican según su contenido de mitocondrias (las mitocondrias son las «centrales eléctricas» de la célula muscular), en fibras A, B Y C, teniendo estas últimas la mayor parte de mitocondrias. Después de siete días de hipoxia se incrementa el número de fibras C en la musculatura observada. Con el microscopio electrónico se demuestra que las fibras B aumentaron el número de mitocondrias para convertirse en fibras C. Además del aumento cuantitativo de las mitocondrias su localización favorable (en la zona de contacto entre fibra muscular y capilar) demuestra la finalidad de los procesos de adaptación de la musculatura, que es aprovechar todas las posibilidades disponibles para agotar al máximo el poco oxígeno existente. Las fibras B (tipo intermediario que se sitúa entre las fibras «blancas» [= fibras A] y «rojas») y que se parecen a las fibras C (llamadas también fibras «rojas» o ST) de características aeróbicas, experimentan unas modificaciones que incrementan su capacidad de trabajo aeróbico. Este efecto que describimos resulta ser una supercompensación si se mantienen las condiciones de hipoxia, innecesario en tanta cuantía, ya que la tendencia del organismo de explotar la oferta de oxígeno al máximo produce también cambios a nivel capilar. Después de 14 días en estas condiciones, por ejemplo, se observan curvaciones de los capilares que normalmente tienen una estructura recta y paralela a las fibras musculares (ApPELL, 1980). Resumiendo: Las primeras modificaciones que se producen para garantizar el abastecimiento energético (para el trabajo muscular) son de índole metabólico y, pocas horas después de la estimulación, se pueden considerar como primera señal de adaptación. Se centran sobre todo en la concentración de los sustratos, desencadenándose a la vez un incremento de las síntesis proteicas en las fibras musculares que, en primer lugar, mejora las posibilidades de las enzimas específicas para este tipo de cargas. Esta síntesis se extiende luego a proteínas estructurales de forma que según el tipo de carga se produzcan más proteínas a nivel de fibras y mitocondrias; todos éstos son procesos, sin embargo, que requieren un mayor espacio de tiempo (días). Otros fenómenos de adaptación a nivel de los sistemas, que pueden ayudar en la actividad muscular (en nuestro caso, la zona capilar), descargan las estructuras concretas (en nuestro caso, la fibra muscular). Sólo cuando se haya efectuado una óptima adaptación metabólica y morfológica, existirán las condiciones previas para un rendimiento máximo del atleta. El alcance de este objetivo presupone, sin embargo, la correspondiente planificación del rendimiento. Ya mencionamos que el rendi-

28

r I I l

miento sólo se incrementa de forma continua cuando el organismo tiene en cada nivel de entrenamiento la posibilidad de desarrollar la adaptación correspondiente por completo. El nivel de adaptación alcanzado en cada fase sirve de base para adaptaciones nuevas y más amplias, incrementándose el rendimiento de forma lenta y en función de los aumentos de las cargas. La influencia del sistema nervioso vegetativo en los procesos de adaptación A pesar de lo anteriormente citado, se puede inhibir una mejora del rendimiento en función de la metodología empleada. La creciente adaptación enfocada a mantener la tasa de ATP constante, mientras exista una estimulación, hacé que la homeóstasis quede cada vez menos afectada, con el resultadó que no se produzcan nuevos procesos de adaptación. Para superar esta situación inadecuada para el desarrollo del rendimiento, nos hemos de servir de procesos conocidos por su efecto trófico (amplificador) sobre las adaptaciones. El sistema nervioso vegetativo o bien el sistema simpático-adrenérgico interviene mayoritariamente en ello. Lo que nos interesa sobre todo son las siguientes relaciones: Estimulando las fibras nerviosas simpáticas se incrementa la capacidad muscular de trabajo y de reacción, y el cansancio del músculo estimulado parece eliminado. Se trata del efecto ergotrófico del simpático (que se entiende como el incremento de reservas energéticas bajo la influencia de las catecolaminas; en nuestro caso, se trata del efecto de la noradrenalina liberada en las terminaciones nerviosas vegetativas). El mayor agotamiento de las reservas energéticas significa evidentemente un estímulo más grande para los procesos de adaptación. El efecto simpático disminuye a medida que aumente la familiarización del organismo con el tipo de carga muscular. La activación inevitable del sistema nervioso vegetativo en la fase inicial del entrenamiento (es decir, mayor actividad muscular no acostumbrada) es una reacción inicial lógica del organismo que tiene la función de asegurar una adaptación rápida del músculo que le protege frente a sobrecargas. Los fenómenos de adaptación se afianzan con la mejora progresiva del nivel de entrenamiento, haciendo innecesaria la intervención simpática. Parece, pues, que, con la influencia de las catecolaminas se crean condiciones positivas para la adaptación. Un nuevo aprovechamiento del efecto catecolamínico también es factible en un nivel elevado de rendimiento o adaptación, siempre que el estímulo del rendimiento produzca una liberación de la catecolamina adrenalina a nivel de la glándula suprarrenal. Las células de la glándula suprarrenal son células ganglionares modificadas que producen la adrenalina y no la noradrenalina como las células ganglionares del sistema nervioso vegetativo. La liberación de adrenalina no constituye entonces una regulación nerviosa, o sea, un

29

proceso limitado y localizado (en las terminaciones nerviosas) y muy directo, sino que es una regulación endocrina, es decir, que la hormona puede tener su efecto generalizado por vía humoral (transportada por la sangre). La adrenalina tiene un efecto metabólico mucho mayor que la noradrenalina. Un potencial de energía que inicialmente parece poco económico por ser innecesario desencadena, incluso en el organismo muy entrenado, procesos de adaptación. Es muy difícil aplicar correctamente este efecto, ya que este mecanismo funcional favorece el peligro de provocar un estado de sobreentrenamiento (véase también p. 169 Y ss.). El desarrollo del rendimiento No parece factible un incremento rectilíneo del rendimiento hasta alcanzar su máximo, a pesar de los siguientes aspectos: el desarrollo de una base estable, la especialización progresiva que ahorra al organismo la energía para procesos innecesarios de adaptación y a pesar de los efectos tróficos de adaptación del sistema simpático-adrenérgico. Se observa más bien una trayectoria curvilínea del desarrollo del rendimiento (véase la fig. 10), que refleja el hecho de que en un nivel más elevado, el Rn

rendimiento

I

R

rendimiento se incrementa poco a pesar de un gran esfuerzo de entrenamiento. Ello depende probablemente del tipo de los procesos de adaptación: la homeostasis que se renueva en cada fase de adaptación representa un estado funcional dinámico en el que los procesos de regeneración y de degradación están en equilibrio. Los procesos de degradación se incrementan paralelamente a los de regeneración. En la zona límite de sus capacidades, el atleta debe encontrarse seguramente con muy pocas posibilidades de incrementar su rendimiento: Está obligado a escoger una carga elevada para mantener o aumentar su nivel. Pero no la puede fijar demasiado alta puesto que de esta forma fomentaría demasiado los procesos degenerativos sobrecargando al organismo en sus tareas de regeneración. El predominio de los procesos degenerativos, el llamado catabolismo, produce, sin embargo, una disminución del rendimiento. Condiciones genéticas y edad biológica A pesar de que será probablemente imposible demostrar individualmente las adaptaciones de una a otra sesión de entrenamiento, la posibilidad actual de medir parámetros concretos y el conocimiento de otros factores de influencia forman una fuente de información indispensable para dirigir el rendimiento correctamente. A continuación nombramos algunos puntos esenciales a tener en cuenta a la hora de valorar cada una de las posibilidades de reacción del organismo. Se trata de la influencia de: • los condicionantes genéticos y • la edad biológica.

(Semanas, meses, años) R=f(t)

~

~"---'-------------7n

Situación de origen

1

perturbada por estímulo de entrenamiento S,

primeros efectos de adaptación como reacción a S, _

1

fase de adaptación necesaria para conseguir un rendimiento máximo

FIGURA 10: Curvaidealizadade la evolución del rendimiento. Un incrementode los procesos de degradación a través de los estímulos del entrenamiento (s1-,J se responde con un incremento de losprocesos regenerativos. Mientras sepueda establecer un nuevoequilibrio (Ro_.,J' como señal de adaptación. va aumentando el rendimiento del organismo. Ro_n = adaptaciones; a interpretar como equilibrio entreprocesos regenerativos y de degradación. cada uno en un nivel más elevado (O- n). SI- n = estímulos de entrenamiento. que se han de presentar de forma que resulten en ordencronológico Ro. R¡, R 2. , R n• puesto que hemos de suponerque han de pasarse determinadas fases de adaptación (Ro- R,J, para crear una base estable (fuente GROSSER/ZIMMERMANN, 1981, 250).

30

Para muchos deportes es importante disponer de las medidas antropométricas para valorar los condicionantes genéticos, comparándolas con los valores óptimos procedentes de las investigaciones biomecánicaso El conocimiento de los condicionantes genéticos también podría contribuir a valorar las posibilidades de adaptación metabólica y morfológica a nivel de las estructuras celulares: se sabe, por ejemplo, que una estimulación sistemática obtiene su mayor efecto cuanto más corresponda el tipo de carga al perfil funcional de la estructura excitada (JAKOWLEW, 1977), mientras que una modificación definitiva no es posible si no, sólo dentro de unos límites. Esta observación no sólo abarca parámetros biomecánicos sino también fisiológicos y morfológicos. El ejemplo más importante en este contexto es el hecho de que un atleta sólo puede esperar buenos resultados en las carreras de velocidad cuando su musculatura crural contenga en gran parte fibras FT (fibras A, blancas, de contracción rápida). El entrenamiento aparentemente sólo puede fomentar esta aptitud, mientras 31

nismo de manera que este equilibrio se establezca en un nivel máximo para garantizar un rendimiento máximo con el citado incremento consecuente de la capacidad funcional. La tarea del desarrollo del rendimiento es, pues, el mantenimiento de este proceso, activando el aparato genético de la célula. Si conocemos las características de los procesos del aparato genético de la célula podemos dirigirlo en su actividad a través de una planificación sistemática del entrenamiento. Los procesos de reacción y adaptación de las estructuras celulares, por su parte, tienen un efecto regulador sobre las cargas de entrenamiento. Sólo se puede conseguir un desarrollo óptimo del rendimiento si incluimos estos procesos biológicos como variable reguladora en la planificación del rendimiento. Para poder cumplir esta exigencia deberíamos poder determinar el nivel de rendimiento actual del atleta; lamentablemente es imposible registrar los valores de todas las variables que intervienen. Disponemos, sin embargo, de un cierto conocimiento de los efectos provocados por una carga y de las probables adaptaciones a conseguir, procedente de datos obtenidos en investigaciones con atletas en entrenamiento y competición. Los métodos analítico-científicos actualmente disponibles se han de ampliar constantemente en este sentido. Es imprescindible poder estimar el efecto de una carga sobre el organismo para poder valorar el avancede la regeneración y, con ello, los posibles procesos de adaptación. La figura 11 representa que una alteración de la homeostasis puede tener distintos efectos en el organismo, que han de ser respondidos con las medidas correspondientes, si queremos conseguir un aumento del rendimiento.

que apenas será posible que transforme las fibras ST (fibras C) en fibras FT (KOMI y cols., 1976; HowALD, 1985).. Para estimar la capacidad de rendimiento en cada caso, hemos de conocer la edad cronológica y biológica. Sabemos que en edades infantiles y juveniles existen en sus fundamentos las capacidades decisivas para el rendimiento, pero con diferentes grados de desarrollo. Distinguimos las llamadas fases sensitivas durante las cuales el organismo es especialmente sensible al fomento de los diferentes componentes. Para conseguir un rendimiento máximo dentro de las posibilidades genéticas de cada individuo, parece evidente la necesidad de aprovechar óptimamente estas etapas. «Óptimamente» no quiere decir necesariamente «al máximo» (véase capítulo 5, pp. 199 Y ss.). La importancia de los años de entrenamiento

También tiene una importancia decisiva para la valoración de las posibilidades de reacción y adaptación del organismo, el conocer los años de entrenamiento (años que se lleven entrenando). Esto es evidente, tal como se puede deducir de las anteriores explicaciones, ya que la reacción frente a un estímulo cambia con el estado del organismo; es decir, que una misma carga tendrá diferentes efectos en función del incremento de la capacidad de rendimiento. Existen investigaciones (HOLLMANN/HETIINGER, 1980) que demuestran que el principiante ya empieza a desarrollar la fuerza con una intensidad del 30-40% de su fuerza máxima, mientras que el atleta muy entrenado necesita como mínimo una carga del 70% de su fuerza máxima, y esto sólo para mantener su nivel de rendimiento (véase también capítulo 3, pp. 197 Y ss.). En el ámbito del trabajo de resistencia aeróbica y anaeróbica se pueden determinar, hallando los niveles de lactato, las velocidades (correr, remar, nadar) necesarias en el entreno del deportista para conseguir, en los niveles elevados de rendimiento, todavía intensidades que provoquen adaptaciones en el organismo (véase capítulo 3, pp. 120 Yss.: la resistencia).

Período de estabilización Si la alteración de la homeóstasis provoca un incremento del nivel de resíntesis dentro de la capacidad del organismo se han de elegir cargas consecutivas de entrenamiento de forma que se garantice en primer lugar una estabilización de los procesos anabólicos _ «período de estabilización». Período de incremento de la carga Si el rendimiento se ha incrementado tanto que la carga de entrenamiento ya no produceninguna alteración considerable de la homeástasis, se ha de aumentar la carga _ «período de incremento de la carga». Este incremento puede ser uniforme o discontinuamente progresivo. Sobre todo, la segunda forma puede producir una carga para la capacidad funcional y estructural cercana a los límites de su capacidad, compensable sólo con exigencias máximas para el nivel de resíntesis.

Principios de entrenamiento Los procesos de adaptación biológica como variable reguladora y limitadora del desarrollo del rendimiento

Los procesos de adaptación se controlan a través del aparatogenético de la célula afectada por una carga. La actividad de la célula tiende, en este caso, a conseguir un grado de adaptación que le permita mantener un equilibrio entre los procesos de degradación y de resíntesis, en presencia del estímulo de la carga. De esta forma se incrementa la capacidad funcional del organismo. El atleta se pone comofin el aprovechar el comportamiento del orga-

Período de reducción de la carga Este método del incremento discontinuo de la carga sólo se puede 33

32

b

Efecto de la carga anterior

o

E

'"

'~" c

"'" '
View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.