4. EL COACH EMPRESARIAL

January 10, 2019 | Author: Ricardo Marín Tälero | Category: Strategic Planning, Knowledge, Liderazgo y tutoría, Leadership, Personal Development
Share Embed Donate


Short Description

En el presente documento se explican los pasos a seguir para obtener el título de "Coach Empresarial" con cará...

Description

5/4/2011

Coaching Instantáneo Autoayuda ®

4. EL COACH EMPRESARIAL

EFICIENCIA EN LA EFICACIA ® | Written by marintalero

Coaching Instantáneo Autoayuda ® EFICIENCIA EN LA EFICACIA ® 4. EL COACH EMPRESARIAL 05 04 11 Written by marintalero

About Deja un comentario PDF Artículo PDF Libro Como vimos en la introducción introducción,, que llevamos a cabo una reflexión sobre inteligencia emocional, en la vida se puede valorar positivamente a los demás si se siguen determinados criterios que allí expusimos. Más adelante, a modo de prefacio prefacio,, expusimos las aplicaciones claves del coaching empresarial. Ya en el capítulo I, I , hicimos una presentación de lo que es la empresa y el encajar en su planificación estratégica al coaching empresarial. En el capítulo II, II, la cuarta entrega de hoy, nos centramos en presentar al coach empresarial. Y en el capítulo siguiente, ya entraremos de lleno, en materia, en lo que son las herramientas y técnicas del coaching empresarial. Sólo cabe recabar una última información, por ahora: dado el incremento de archivos que vamos subiendo a Coaching Instantáneo Autoayuda ®, ®, es menester llevar a cabo una clasificación que permita localizar los archivos que correspondan al curso. Así, fundamentalmente hemos pensado que se puede acceder mediante categorías categoría s o tags de de “Autoayuda“; pero también, a través de “ Educación“ y “Club del Éxito “, así como “Éxito“, “Humanismo” e “Inteligencia Emocional“. La que os resulte más familiar. Una apreciación: se ofrece con carácter gratuito y estamos iniciando contacto con el órgano competente en materia de educación para la expedición de un diploma acreditativo, a fin de que puedan impartir coaching empresarial todas aquellas personas que se suscriban por correo electrónico en esta página página.. Cuantos más seáis los suscriptores, mayor peso tendremos ante a nte el Ministerio Mini sterio de d e Educación. Edu cación. También, estamos preparando pr eparando la documentación necesaria al efecto que incluye un test final y un eBook que recoge todo el curso y se obsequiará a todos los que se apunten aquí . Y por supuesto, el diploma que estoy seguro obtendremos con la ayuda de todos. Dicho esto, entramos en materia a continuación. A diferencia de otras disciplinas, el coach o tutor no instruye ni dirige. Como diferenciamos en la anterior unidad didáctica, el coach no ejerce un papel de maestro, ni de un consejero y mucho menos de consultor. El coach es un facilitador, un guía, alguien que da apoyo y que acompaña al cliente en su proceso de reflexión.

Además de esto, no debemos olvidar, que un coach tiene como última finalidad conducir a su cliente o clientes hasta el éxito de los objetivos marcados. Para esto, debe tener muy clara la misión y visión trascendente ganadora. Sus objetivos deben ser claros y alcanzables con algún grado de esfuerzo para que sean motivantes.

4.1 Tipos de Coach El coach que trabaja en el ámbito empresarial puede ser de diferentes tipos:

1. Coach externo El coach externo es un proveedor más de la empresa. Es una persona que la organización contrata pero que no se encuentra presente en el día a día de trabajo con su pupilo o sus pupilos sino que, regularmente, realiza sesiones de coaching con ellos con una frecuencia variable dependiendo de lo negociado por ambas partes. Generalmente, es el tipo de coach que se contrata en el Coaching Ejecutivo. También se puede contratar un coach externo para practicar Coaching Profesional entre los miembros de la organización, para intervenir en un equipo de trabajo y para prestar ayuda en el desarrollo de la planificación estratégica de la empresa, entre otras muchas posibilidades. El coach externo tiene como particularidad la de poseer una visión o perspectiva externa a la empresa, lo que le proporciona una gran neutralidad. Además, la variedad de sus experiencias en distintas empresas le aporta puntos de referencia que le guían en el acompañamiento de la persona. El personal suele mostrarse más abierto y sincero con un coach externo acerca de sus objetivos y preocupaciones. Por lo general, los individuos se muestran más reacios a revelar sus puntos débiles a alguien que pertenece a la propia organización. Una de las limitaciones de esta forma de coach la encontramos en el hecho de que el coach no se encuentre presente en el seguimiento o evaluación, lo que puede llevar a que el coachee o los coachees aflojen o suspendan el coaching.

2. Coach interno El coach interno se trata de un asalariado de la propia empresa, sujeto a sus reglas internas. El coaching que practica este tipo de tutor puede obedecer a una necesidad puntual y a un objetivo en concreto, sin embargo lo ideal es que forme parte del estilo de dirección de la persona aplicándolo constantemente en las relaciones con sus colaboradores. Ejemplos de miembros de la empresa que pueden realizar el papel de coach interno serían el supervisor de un equipo de ventas telefónicas que practica el coaching con los miembros del equipo que tiene asignado o un miembro del personal de recursos humanos que se asigna como coach a disposición de toda la organización. Si el individuo tiene la formación para hacerlo puede intervenir en las mismas áreas que un coach externo. La fortaleza de este tipo de coach estriba en conocer a fondo la cultura de la empresa lo que le permite ser más consciente de las directrices futuras y de las técnicas y competencias proyectadas. Aunque pertenecer a la misma empresa que el coachee es

una ventaja, a veces pueden existir dificultades para ayudarle a adquirir una nueva perspectiva en situaciones difíciles, al estar confrontado a las mismas restricciones. Otro aspecto a considerar es la proximidad relacional del coach con los superiores y compañeros del pupilo, lo que puede dificultarle garantizar una verdadera neutralidad afectiva, ya que por fuerza tiene personas que aprecia y otras que no tanto. Un elemento positivo del coaching interno es su presencia en el tiempo que permite realizar un seguimiento diario de los coachees y brindarles apoyo en el momento justo en que se hace necesario. Además, por la misma razón, un coach interno tiene más posibilidades de encontrar individuos o situaciones en las que se hace necesaria la practica del coaching.

3. El directivo-coach Al igual que el coach interno, el directivo-coach se trata de una persona sujeta a las reglas y a la cultura de la empresa, sin embargo a diferencia de aquel, el directivo-coach es superior jerárquicamente y practica el coaching con sus propios colaboradores y subordinados. Normalmente, las relaciones tradicionales entre directivos y empleados que están basadas en la jerarquía provocan en estos últimos sentimientos de temor y resentimiento. Actualmente, la mayoría de directivos reconocen la necesidad de un nuevo estilo de liderazgo basado en el apoyo y la colaboración frente al liderazgo basado en la dirección y el control. Esto no significa que los directivos tienen que dejar de ser directivos para convertirse en coaches ya que, como es lógico, el directivo tiene que dirigir y habrá veces en las que tenga que decirle a sus pupilos lo que tiene que hacer y como lo tiene que hacer. Sin embargo, el estilo de dirección de un directivocoach pasa también por orientar, estimular y potenciar el desarrollo de los individuos y además ejercer un coaching en todos los niveles de la organización. Cuando los directivos adoptan un perfil de coaching, la organización y el propio directivo se benefician de distintas formas. La práctica del coaching para el directivo le permite comunicarse con el resto de trabajadores de forma diferente, proporcionándole otro sentido a su papel habitual al situar como prioridad a la persona en desarrollo lo que genera un marco de compañerismo y confianza reciproca entre él y sus colaboradores. Además, el compromiso de los empleados con la visión y los objetivos de la organización se clarifican y potencian ya que estos no sólo se limitan a aceptar las órdenes de su jefe, sino que se comprometen activamente en lo que hacen y son más responsables en su trabajo. El propio director, contrariamente a lo que piensan algunos individuos, encuentra más tiempo para sus tareas diarias de directivo ya que los trabajadores se vuelven menos dependientes y más autónomos y se pueden delegar en ellos algunas tareas.

VENTAJAS DE CADA TIPO DE COACH A. Coach externo B. Coach interno C. Directivo-coach A. El personal se muestra más abierto con un coach externo que con un coach interno.

B. Tiene una visión neutra y objetiva de los trabajadores y de la empresa en sí. C. Tiene más experiencias en distintas empresas. A. Conoce de manera detallada la empresa y su cultura. B. Puede realizar un seguimiento diario y permite brindar el apoyo en el momento justo en que surge un problema. Se detectan con mayor facilidad nuevas oportunidades de coaching. C. Además de tener las ventajas citadas para un coach interno, el coaching practicado por el directivo: A) Permite la utilización de un estilo de dirección y liderazgo que estimula el desarrollo de los individuos. B) Le permite al directivo sacar más tiempo ya que puede delegar algunas de sus tareas en los trabajadores.

4.2 Cualidades que Debe Presentar un Buen Coach El coach perfecto no existe y su profesionalidad, como en cualquier carrera, irá aumentando con la experiencia. Sin embargo, aunque muchas técnicas de coaching se pueden adquirir mediante el aprendizaje y la práctica la investigación sugiere que hay una serie de características que son esenciales para desempeñar la función de coach. Algunas de las características más importantes que debe presentar un buen coach son las siguientes:

1. Tener autoconsciencia: Para ser un coach eficaz hay que tener un grado considerable de autoconocimiento y autorreflexión. Como en cualquier otra profesión que implique trabajar con las personas y ayudar a los demás, la consciencia de los propios motivos, de las limitaciones, de los propios temores, etcétera, es fundamental para practicar un buen ejercicio de coaching. De esta manera, el coach tener una capacidad capacidad de d e autoobservación con el objetivo de: Darse cuenta de que situaciones están más allá de su control. Tener una compresión realista de nuestros puntos débiles y fuertes. Saber controlar sus emociones y reacciones comportamentales en las intervenciones de coaching. Reconocer sus propios prejuicios. Aceptar la crítica y el feedback sin ponerse a la defensiva.

2. Ser flexible: El coach ha de estar preparado para adaptarse a cada situación de intervención ya que cada caso es único y cada cliente también lo es. Para hacer bien su tarea requiere poseer y trabajar con una actitud flexible con el fin de poder acompañar a su pupilo en el camino que éste necesite transitar para hacer su propia experiencia de aprendizaje y crecimiento.

Para ser flexible uno ha de adaptarse facilmente al estilo personal del individuo y a su ritmo de aprendizaje y ha de poder introducir cambios en el programa de intervención del pupilo cuando sea necesario.

3. Tener paciencia: La práctica del coaching a veces requiere de una buena dosis de paciencia. La paciencia es una cualidad indicadora de fortaleza. Es la fortaleza necesaria para mantener bajo control la ansiedad. La posee aquel que por haber percibido cual será el curso que naturalmente seguirán los acontecimientos en una situación dada, puede esperar pacientemente el tiempo que sea necesario. No se puede imprimir un ritmo acelerado a la sesión de coaching. El coach debe respetar el tiempo requerido en una sesión para comprender y asimilar lo tratado, acompañando el propio ritmo interno personal de su colaborador o cliente. En el coaching no sirve utilizar la expresión “es que se lo he explicado mil veces”.

4. Ser inspirador: Para inspirar a la gente hay que apelar a la satisfacción de sus necesidades. Un coach debe ser consciente de las necesidades de desarrollo de sus pupilos y debe inspirarles identificando sus valores y sus pasiones. Lo que se pretende es fomentar en el individuo la motivación intrínseca para que actúe movilizado por sus propios intereses y deseos personales, lo cual le proporciona un mayor grado de compromiso y satisfacción en la realización de su trabajo. Además de fomentar la motivación del individuo, un coach debe inspirar y animar a su pupilo para que asuma riesgos. Para ello, hay que adoptar una actitud positiva y entusiasta. Un coach inspirador debe ayudar a los individuos a reconocer las posibilidades que nunca habían detectado, debe de operar desde un modelo de puntos fuertes frente a centrarse en los déficits y debe trabajar con el pupilo la disposición a aceptar la responsabilidad de los posibles fracasos. El coach, en todo momento, debe actuar desde un modelo de rol.

5. Ser un buen observador: Para conocer en profundidad a nuestro pupilo y la realidad que a éste le rodea hay que ser también un buen observador. Siempre que tenga oportunidad, el coach que trabaja en la empresa debe mezclarse con los colaboradores y empleados y debe observar, que no espiar, cómo trabajan y qué problemas surgen en el trabajo diario. El buen observador también es consciente de aquellas cosas que no se expresan con palabras. El coach deberá estar atento al lenguaje no verbal del coachee. A través de los gestos y la prosodia entre otros aspectos una persona nos puede estar expresando emociones de inseguridad o miedo. 6. Ser buen comunicador: Comunicarse de manera efectiva es una cuestión crucial que se da en cualquier intervención de coaching exitoso. Para ser buen comunicador en el coaching es completamente necesario formular preguntas proactivas y oportunas y proporcionar y obtener un feedback continuado claro y directo. El coach debería disponer de una amplia gama de técnicas interpersonales y de comunicación y además mostrar una serie de actitudes ante los demás:

Empatía: El coach debe intentar comprender el mundo del coachee, sus necesidades, sus preocupaciones, etcétera. Para tener una relación exitosa de comunicación es importante ponerse en el lugar del interlocutor y verlo todo desde su punto de vista. Esto facilita el entendimiento.

Consistencia: Se debe observar una relación inequívoca entre lo que el coach dice y lo que el coach hace. Lo importante es comprender que quien es consistente, promueve confianza en el otro y crea la consiguiente credibilidad. Respeto: El coach debe respetar al coachee y escuchar las opiniones de éste aunque estén equivocadas. Cuando no estemos de acuerdo con lo que nos dice el coachee, esperamos a que acabe de hablar y le exponemos nuestro punto de vista. Claridad: El coach debe ser claro y honesto en sus comunicaciones, incluso en aquellas en las que se comunique algo negativo. No debemos “andarnos con rodeos”

para comunicar algo, aunque vaya a disgustar al coachee. Simplemente hay que encontrar una forma delicada pero sincera.

7. Saber escuchar: Algo primordial en el coaching para que se produzca una buena comunicación y se establezcan relaciones de confianza es escuchar con atención al pupilo. El saber escuchar parece muy fácil pero muchas personas tienen problemas para realizar una escucha efectiva. El buen coach debe escuchar más que habla. 8. Ser disciplinado: El coach empresarial debe mostrar máxima dedicación y una concentración disciplinada en los objetivos y planes de acción del pupilo. Se considera que el coach tiene capacidad de disciplina cuando se centra en la consecución de los objetivos del coachee así como en cualquier tarea que tenga entre manos a pesar de las dificultades que puedan surgir o de las posibilidades de fracaso. Un buen coach resiste la presión personal originada por esas dificultades así como la presión que pueden ejercer el coachee o la dirección de la empresa cuando tienden a buscar soluciones rápidas o se resisten al cambio. 4.3 ¿Cómo Puedo Saber que el Coach es el Adecuado? 0. Para que el Coaching Empresarial sea eficaz requiere de una serie de condiciones entre la que es destacable el rigor y la dedicación del coach. Eligiendo a un buen coach podemos obtener los mejores resultados del proceso y, en consecuencia, obtener la más alta rentabilidad. Sin embargo, ¿cómo sabemos que estamos eligiendo al coach adecuado? Seleccionar al buen coach es casi un reto. Para escogerlo correctamente debemos atender a diferentes aspectos:

1. Es fundamental conocer la metodología que el coach va a aplicar a lo largo del proceso. Aunque la metodología imprescindible, que es el diálogo, es la misma para todos los coach, cada uno puede basarse en modelos distintos y trabajar con técnicas y herramientas diferentes. 2. Es importante conocer las credenciales del coach. Tanto cual es su formación y cual es su trayectoria profesional como cual es su experiencia en las empresas en general y en el sector para el que se demande en particular. Esto, de manera aislada, no nos garantiza que el coach sea bueno pero nos puede dar una idea de si el coach entenderá adecuadamente la situación de la empresa, su problemática y sus retos. 3. Si vamos a contratar a un coach debemos saber cuales son las condiciones del contrato, como, por ejemplo, el coste de las sesiones de coaching, el tipo de acuerdos

que se van a llevar a cabo entre coach y coachee o cuales son sus condiciones de disponibilidad.

4. Debemos conocer el código ético del coach. El coaching es un proceso que requiere confidencialidad por ambas partes, sólo aquello que se autoriza puede ser transmitido fuera del proceso. Por tanto y aunque la ética es algo que se le debe suponer al coach, en la práctica hay que demostrarla. 5. Las cualidades personales del coach son también muy importantes para determinar si podemos estar ante un buen coach. Además de centrarnos en las características que hemos visto en el punto anterior, debemos considerar si el estilo personal del coach se ajusta a la organización concreta. Por otra parte, esto algo que iremos descubriendo a lo largo del proceso. En un principio, no quedará más remedio que fiarnos de nuestras impresiones en este aspecto. Antes de elegir a un coach conviene que nos hagamos una serie de preguntas con el fin de indagar en los aspectos anteriores. Muchas de ellas se le pueden formular al coach directamente:

Metodología ¿Qué modelos de coaching usa el coach? ¿Posee formación en técnicas de establecimiento de objetivos y desarrollo en planes de acción? ¿De qué manera establecerá los objetivos? ¿Qué herramientas y procesos utiliza? ¿Son adecuados para la compañía en cuestión? ¿De qué forma tiene previsto verificar y medir el éxito? ¿Tiene ideas creativas que ofrecer? ¿Es capaz de aplicar sus conocimientos para realizar una planificación estratégica de la empresa?

Credenciales ¿Cuál es su formación académica? ¿Cuál es su trayectoria profesional en el ámbito empresarial? ¿Cuál es su experiencia en el segmento de organización particular? ¿Comprende bien el coach su empresa?

Contrato

¿Cuál es el coste del coaching? ¿Hay costes ocultos? ¿Cuál es el sistema de pago? ¿Se ha pactado algún periodo de prueba con revisiones periódicas? ¿Se desarrollan en unas condiciones adecuadas las sesiones de coaching? ¿Cuál es la estructura del programa de coaching? ¿Cuáles son las condiciones de disponibilidad?

Código ético ¿Esta el coach sujeto a algún código deontológico? ¿Cuáles son sus parámetros de confidencialidad? ¿Existe algún sistema formal de presentación de informes? ¿Qué información deben contener? ¿Tengo derecho a alguna compensación si me siento insatisfecho con los servicios?

Cualidades personales ¿Se ajusta a la organización el estilo personal del coach? ¿Hace gala de la discreción y flexibilidad necesarias? ¿Es capaz de relacionarse con individuos de todos los niveles de la organización? ¿Se muestra maduro, sincero y digno de confianza? ¿Me siento cómodo con el coach o vulnerable e inseguro? ¡Muchísimas gracias a todos y a todas por vuestra atención! ¡Un cordialísimo saludo para todos y para todas desde el respeto hacia el respeto! RICARDO MARÍN TÄLERO Coach Profesional de AECOP

Categoría: autoayuda,, CLUB DEL EXITO, autoayuda EXITO, educación educación,, exito exito,, Humanismo Humanismo,, inteligencia emocional

PLANIFICACIÓN PLANIF ICACIÓN ESTRATÉGICA Y COACHING EMPRESARIAL Like

Be the first to like this post.

Deja un comentario Esperando que nuestra relación fructifique para mejor colaboración,

RICARDO MARÍN TÄLERO Doctorando en Derecho Fundador de CLUB DEL EXITO Socio Director de JCAC Socio Profesional de AECOP Miembro de Jurist of the World Colegiado 30322 del ICAB Abogado de Empresa Síguenos en la Red http://marintalero.wordpress.com http://es.scribd.com/marintalero [email protected]

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.