13 Razones por qué (Larry Stylinson)

July 9, 2017 | Author: Karen Stylinson | Category: John Keats, One Direction, Truth, Love, Philosophical Science
Share Embed Donate


Short Description

Download 13 Razones por qué (Larry Stylinson)...

Description

13 Razones por qué Sinopsis: No puedes parar el futuro. No puedes retroceder el tiempo. El único truco para saber porque es apretando play… Louis Tomlinson no quiere nada que ver con las cintas que ha grabado Harry Styles. Sus secretos deberí an haber sido enterrados junto a el. Pero la voz de Harry le dice que el esta en las cintas- y que el es, de alguna manera, la causa de su muerte. Él sigue a lo que la voz grabada de Harry le dice por alrededor de Londres. Y lo que descubrirá , le cambiara la vida para siempre.

Prologo No puedes parar el futuro. No puedes retroceder el tiempo. El único truco para saber porque es apretando play… Louis Tomlinson no quiere nada que ver con las cintas que ha grabado Harry Styles. Sus secretos deberí an haber sido enterrados junto a el. Pero la voz de Harry le dice que el esta en las cintas- y que el es, de alguna manera, la causa de su muerte. Él sigue a lo que la voz grabada de Harry le dice por alrededor de Londres. Y lo que descubrirá , le cambiara la vida para siempre. Esta novela no es mia, la he traducido para que ustedes puedan leerla, es demasiado buena, y les juro que llore, me emocione y no podí a parar de leer porque esta es de las novelas que te atrapan. Esta novela esta basada en un libro. El principio en muy parecido, como para poder introducir la historia, pero lo que viene es 100% diferente. \Me detuve de frente al buzón y volvía ver el paquete nuevamente. Lo tuve durante 18 horas y cambio mi vida. Pero ahora no es igual que antes, hace 18 horas. Ahora tiene otro nombre escrito- un nombre falso que harállegar al paquete a una persona real. Y esa persona muy real, estaráapunto de tener su mundo pies arriba, como la mí a. Metíel paquete en el buzón. Nada más que hacer que seguir viviendo. ~*~ Cuando estuvo en mis manos, el paquete se veí a inocente. Estaba envuelto en un papel café , atado con una cuerda y muy bien sellado con cinta adhesiva. Estaba dirigido a una persona que estaba impresa en el papel que no pudo reconocer bien a simple vista- se veí a familiar, pero no podí a reconocerla. Habí a sido envidado a un falso nombre que yo ocupaba para mis correos privados en la parte de afuera del papel café . Luego de desenvolver el primer papel, me tope con el segundo papel, y este si tení a mi nombre real en é l. Adentro, habí a una caja de zapatos negra, que por adentro, contení a un rollo de esos papeles para envolver que tiene burbujas, con los cuales me divertí a mucho apretándolos. Habí a siete cassets y un walkman, con los audí fonos enrollados. Las cintas son blanco trasparente, enumeradas con una Sharpie rojo.

Comprobéel envoltorio, no habí a remitente. Penséque podrí a ser mama, quien me habrí a mandado las cintas de alguna presentación de mis hermanas o algo así . Me instale en la cocina, con una taza de téy las cintas. Puse el walkman en la cama, metíla primera cinta y apreté ‘play’. “Hola chicos, y chicas. Harry Styles aquí. En vivo y estéreo”. La taza que sostenia despreocupadamente en mis manos cayódirecto al piso, quebrá ndose en mil pedazos, y al medio, un charco de lí quido vaporeante. Pero ni siquiera lo note. Esto es imposible. No lo creí , no lo querí a creer. “No hay devolución. Tampoco te estoy pidiendo que las escuches, pero estoy seguro de que querrás hacerlo”. No podí a creerlo, Harry Styles se habí a suicidado, hace dos semanas, con tres botellas de pastillas y nunca despertó. Esto debí a ser algún tipo de mala broma. “Espero que estén listos. Estoy apunto de contarles la historia de mi vida. Mas especí ficamente, porque la he decidido terminar. Si estas escuchando estas cintas, es porque eres una razón de mi muerte.” Un momento. ¿ Qué ? No, no podí a ser. Harry me habrí a dicho si se estaba sintiendo mal respecto a mi. ¿Pero que pasa si…? Presione ‘play’. “No te diréen que cinta apareces en esta historia. Pero no te asustes, si has recibido esta adorable cajita, tu nombre aparecerá en la historia… Lo prometo. ¿Por qué un muerto mentirí a? ¡ Hey! Eso suena como una broma. ¿ Por quéun muerto mentirí a? Respuesta: Porque no puede hacerle frente. “ Aparte de lo cruel de la broma- y el contexto en el que la escucho- reífuertemente antes de cerrar mi propia boca con mis manos. Harry esta muerto y yo estoy aquí , riendo de una broma que dijo hace dos semanas.

Dios, esto debí a ser algún tipo de broma pesada hecha por un programa o una revista o algo así . Debieron haber contratado a una voz muy parecida a la de Harry y grabar las cintas para sacar una reacción de mí . Aun así , la mórbida curiosidad me estaba matando y me obligaban a presionar ‘play’. “Adelante, rí ete. Oh, bueno, penséque seria divertido. Séque algunos no creerán que soy yo. Vale, quizás ninguno de ustedes lo crea. Y esto es lo que necesitan para que sepan que sísoy yo. Yo, Harry Edward Styles, soy bisexual. He tenido tres novias, un novio y dos amigos con ventaja, si así podría llamarse. ¿Eso te prueba algo?”. Harry ya nos habí a dicho eso, primero a nosotros cuatro y luego a Simón. Dijo que dos de sus ex novias sabí an, y su novio. Nadie más. Ni si quiera su familia, o la producción sabia. Esta tenia que ser Harry. “Oh, ¿Escucharon eso? Dije ‘soy’. ¿Puedo usar esa palabra? Okay, sigamos. Las reglas son bastante simples. Son dos, asíque recué rdalas. Regla numero uno: Túsolo escuchas. Regla numero dos: Pásala. Sabrás a quien pasarla, esta descrito en el orden de las cintas. Como lo he dicho, cada cinta es una razón. Cuándo termines de escuchar los trece lados de las cintas- porque cada una tiene dos ladosrebobina las cintas, ponlas en la caja y mándaselas a quien sigue. Y tu, numero trece, puedes mandarlas al infierno si quieres. Depende de tu religión, quizás te vea allí . Conocié ndote, sé que te veréallí . Si te atreves a romper las reglas, recuerda que tengo unas copias de estas cintas guardadas. Estas cintas serás reveladas de una manera muy publica si esta cinta no termina en el numero trece. Y sabiendo que la mayoría de ustedes son ‘celebridades’, no querrían que estas cintas vieran la luz publica.” ¿ No soy la única celebridad en la cinta? ¿ Quié n más esta en la lista? No creo que a los otros chicos, pero entonces… ¿Quién mas? “Esto no fue una decisión de el momento.

No me den por sentado… otra vez. Estas siendo observado.” Siento que voy a vomitar. Harry no podrí a ser tan cruel. ¿ Podrí a? Hemos vivido juntos por dos años. Me gustarí a pensar que conozco lo suficiente a Harry como para decir que é l en realidad no tendrí a vigilados. Pero de nuevo, vivícon el mucho tiempo y no sabia que era suicida. Revise nuevamente el papel en el que iba forrado. No habí a remitente nada que me pudiese indicar de adonde venia. No tení a una pista de quien me lo habí a mandado. De quien me estarí a vigilando. “Y, oh, casi lo olvido. Si estas en la lista, probablemente recibiste un mapa. En las cintas, mencionare algunos puntos en esta adorable ciudad en donde he grabado estas cintas. No puedo obligarte a ir- y algunos de ustedes están muy lejos como para venir de todos modospero si quisieras tener la misma sensación que tengo ahora, mira a las estrellas. O simplemente tira el mapa a la basura y yo nunca lo sabré.” Tengo un mapa. En la pieza de Niall- é l habí a dejado una caja llena de cartas- supongo. A mi, me habí a dejado un mapa y nada mas- oh, bueno, y una nota hecha con un código que nunca supe descifrar. Los otros recibieron lo mismo, lo único que cambio fue el largo y el código de la carta. Este debí a ser Harry. “O quizás lo sepa, no se como funciona esta cosa de estar muerto. ¿ Quié n sabe? Quizás ahora este parado a tu derecha. Lo siento, eso no fue justo. Pero esta historia necesita empezar, y toda historia tiene un comienzo. ¿ Cuál es este comienzo? ¿Preparada, señorita Hadley?”

Cinta 1 “¿Preparada, Jenna?” En esta parte tuve que pulsar ‘stop’. ¿ Jenna Hadley? ¿ Conocí a yo a una Jenna Hadley? ¿ Alguno de nosotros conocí a a una Jenna Hadley? Subílas escaleras en busca de mi laptop, que estaba descansando bajo mi cama. No he estado en internet desde la muerte de Harry. No tuve tiempo para afligirme. Barríla taza quebrada mientras esperaba que se encendiera y saque otra taza mientras se cargaba. Desafortunadamente, este arduo trabajo no me sacaba de la cabeza el pensamiento sobre que mierda tenia Hazza en la cabeza mientras grababa las cintas y se suicidaba. Aun no sabia porque- y esa pregunta rondaba en mi cabeza muchas veces. Finalmente, el laptop campanea, avisándome que estaba listo. Abrígoogle y tipee Jenna Hadley. 1,350,000 resultados. La primera, era un perfil de Facebook, que obviamente, estaba bloqueada. La segunda era una cuenta de Twitter, con el nombre de Jennifer Hadley, nacida en Holmes Chapel y estaba pasando su año sabá tico trabajando como asistente de una profesora en un jardí n infantil en Alemania. Tení a una barra de búsqueda, entonces escribíel nombre de Harry. Muchos aparecieron, en orden del má s nuevo al má s antiguo. RIP Harry Styles. Te extrañaremos. ¿Quépaso, corazón? Tuve un email de Harry hoy, al parecer, todo esta bien. ¡ Felicidades Harry! ¡ Túy 1D lo están haciendo bien! Oh dios, me he vuelto en la ex novia platónica. Harry y yo rompimos, no se si llorar o reí r. Lo hice, después de todo, rompícon el.

Las cosas han ido raras entre Harry y yo. Hemos estado saliendo por dos semanas. Harry sigue siendo tan romántico y coqueto como siempre. ¡ Te quiero, corazón! Los chicos son raros, especialmente Harry. Entonces Jenna Hadley era una de las primeras novias de Harry. Y obviamente debióhaber pasado algo para que se siguiesen hablando despué s de haber terminado con el. ¿ Entonces por quéestaba en la lista de las razones? Solo había una forma de saberlo. Presiones ‘play’. “Jenna Hadley. Jenna, fuiste mi primer beso. Séque no lo sabes- en el colegio, siempre tuvieron esa imagen de mí , el don juan, del tipo de chico que dio su primer beso a los diez años. Tu no sabias esto, pero hace cuatro años- cuando te invite a salir, era la primera vez que invitaba a alguien a salir. Tu no sabias esto, me gustabas un año antes de que te invitara en una cita- y tuve muchos problemas para poder averiguar tu horario escolar mediante tus amigos y compañeros, y tuve que copiarlo todo para asegurarme de pasar frente a tu sala cada vez que salí as. Nunca tuve el suficiente coraje para hablar contigo. No hasta el dí a en el que te invite a una cita. Todos los que están escuchando esta cinta se deben preguntar “¿Qué tiene que ver la primera novia de Harry con su muerte?”. Bueno, como dije, todas las historias tienen un principio. ¿Y esto? Así es como empezó todo.” Pero si esto fue hace años, con una chica que nunca habí a mencionado, ni si quiera de pasada. ¿ Cómo algo que habí a pasado hace tanto tiempo pudo haberte hecho quitarte la vida? Sobretodo cuando las circunstancias eran distintas. “Cuando llegues al final de estas cintas, Jenna, espero que entiendas de porque eres tu, una razón. Ahora suena como un pequeño rol, pero una mariposa puede mover las alas y empezar un huracán. Parece pequeño, pero importa. De todos modos, todo importa.

Séque no era tu intención decepcionarme. De hecho, la mayorí a de ustedes no saben lo que hiciste- cómo las cosas que hiciste afectaron a los demás.” ¿ Y que hice yo? ¿ Dónde estoy en la lista, Harry? Porque la verdad es que no tengo idea. Esa noche, si es lo que creo que es en lo que estabas pensando, fue tan extraña para mícomo pudo haberlo sido para ti. Quizá s lo fue mas para mí , porque no séque mierda pasó, porque obviamente, Harry sabí a y entendí a al parecer. ¿ Soy yo el numero trece? “Sé que ahora estas en Alemania, Jenna, por lo que no puedo decirte que vayas a los lugares que tenia pensado que fueras. No te puedo pedir que vayas al rio. No te lo pedirí a, de todos modos. Te dolerí a mas a ti de lo que me dolerí a a ti. Cualquiera de ustedes, si quieren sentirse parte de esto, vayan por un abrigo y caminen hacia el parque más cercano. Busquen donde sentarse. Cierren los ojos. Y solo escuchen. Eso seria lo mas parecido.” Pause el walkman y me saque los audí fonos, dejándolos descansar en la mesa de la cocina junto a la taza de te. No quiero estar en este departamento, no en donde Harry vivióy murió. Ir a caminar suena bastante bien, de todos modos. Es extraño, escuchar a Harry hablar, despué s de mucho tiempo forzá ndome a pensar que solo lo volverí a a escuchar en grabaciones de canciones. Y obviamente, saber por quées algo totalmente diferente. No hubo una carta de despedida, solo una caja llena de mapas. Nosotros, como banda, decidimos que no querrí amos saber porque Harry se suicido. Creo que ahora sabemos por quéno hubo carta. Mientras estos pensamientos atravesaban mi cabeza, saque mis guantes y un abrigo. Me detuve cuando estuve apunto de sacar el gorro de lana de Harry, que se lo pedí a prestado tanto que prá cticamente ya era mio. De nuevo en la cocina, pase los audí fonos por mi cuello y deje las cintas que me esperaban en mis bolsillos. Cerréla puerta detrá s de míy baje las escaleras. No querí a tomar el ascensor. Cuando llegue al ultimo piso, presione ‘play’.

“Siento que debo advertirte. Esta no es una historia de amor. Es una historia sobre el amor, no una historia de amor en si. No solo esta historia, la historia de Jenna, si no que toda la historia. En fin, esta historia comienza cuando tenia quince años apenas. Para los que no saben, Jenna Hadley era una de las chicas más populares en el colegio. Era divertida, inteligente, y lo mas importante, todos sabí an que tenia un novio súper fabuloso y bla bla bla. A mi me gustaba, asíque cuando termino con su novio, salte al encuentro. Perdón por sacar esta historia a la luz, Jenna, pero nadie más que túy yo sabe esto. Y es- además- muy importante. Jenna, tu recuerdas esto, cuando era chico tartamudeaba cuando estaba nervioso”. Lo sabí a. Cuando conocía Harry, Harry hablaba rápido, tartamudeando con palabras simples, como ‘hola’. No se notaba si no lo escuchas, pero el problema era que todos lo escuchá bamos. Liam y Niall compartí an miradas pero no decí an nada. Eso era bueno, porque mientras mas confianza nos tení amos, su tartamudeo desaparecia. Solo la habí a escuchado de nuevo dos veces; la noche en la que ganamos un premio y ‘Esta noche’. “Entonces estuve dos días practicando en como invitarte a salir, hasta que deje de tartamudear, y podí a pedirle perfectamente el numero a alguien, incluso dormido. Después de tu clase de matemática, me acerque a ti y te dije ‘hola’. Tú me sonreíste y enredaste tu pelo en tu dedo. Te pedítu número y me lo escribiste en el brazo con un Sharpie rojo, con un pequeño corazón al final. Luego, juntos, caminamos hacia la clase de Ingles, la cual tení amos a la misma hora. Te llame ese dí a en la tarde. Tu mamácontesto el telé fono. Querí a saber porque estaba llamando. Dije que mi nombre era Harry Styles y que llamaba para invitar a su hija a salir. Ella rio y te paso el telé fonoestabas absolutamente mortificada, pero aceptaste. Planeamos ir a Chapels Park en sábado.” Estoy afuera ahora, estoy caminando por la acera. La gente camina rá pido, haciendo mucho ruido. Ellos no saben lo que estoy escuchando- y es extraño, porque me provoca risa. Harry era inteligente- una carta habrí a sido encontrada y publicada. Pero estas cintas, nadie sospecharí a. El parque mas cercano esta a cuatro cuadras, entonces doblo hacia la derecha y sigo caminando.

“El Sábado, fui a tu casa, conocía tus padres y a tu hermanito. Fuimos al parque y caminamos. Fui valiente y tome tu mano- y enroscaste tus dedos con los mí os. Caminamos y reí mos y nos dirigimos al zoológico, donde todos los niños van los fines de semana. Pasamos veinte minutos dentro de esas estúpidas cajas fotográficas, hacié ndole caras tontas a la cámara. Me llevaste hacia los pingüinos, te inclinaste hacia mí , y me besaste. No sabias que era mi primer beso- recié n lo sabes. Fue suave y lento, y tení as sabor a las palomitas que comimos. Al otro dí a en el colegio, escuche a gente hablar. ¿ Quédecí an? Que te estaba toqueteando y que casi nos atraparon en el baño del zoológico. Si eres de Holmes Chapel- y hay varios de la lista de allí - séque saben de este rumor. Pretendíque no me importaba, no lo neguéni lo confirme. Pero tú, Jenna, túlos enfrentaste. El viernes en la noche, fuimos al rio. Hay cuatro personas en esta lista que han ido al rio. Solo una sabe esta historia. Y los demás la sabrán… ahora.” Si Harry estaba hablando de lo que yo creí a que é l estaba hablando, habí a un rio cerca de su casa. Habí a un sitio de picnic y habí a una cuerda que colgaba de un á rbol. Harry me conto que ese lugar era famoso por ser el lugar donde las parejas tení an relaciones. ¿ Por quéestaba mencionando este lugar? ¿ Quéhabí a pasado allí ? “Jenna, tu fuiste a mi casa esa noche. Tocaste la puerta y mi mamáabrióy te pregunto que hací as. Mamásubiólas escaleras y le dije que eras mi compañera para un trabajo. Ella me pregunto para que. Le dije que era para biologí a. Que necesitarí amos buscar bichos- para cré ditos extra. Mama sonrióy dijo que túle habí as dicho lo mismo. Creo que lo dudo, pero nos dejo ir de todos modos. Entonces nos fuimos y nos dirigimos al rio. Habí a gente construyendo una fogata. Nos dirigimos hacia ellos y nos quedamos allíun rato. Tammy Davies hizo el ridí culo, pero a nadie le importo, estábamos todos riendo que nadie lo noto. Luego nos fuimos, a la oscuridad de la costa del rio. Jenna, tu sabes que paso despué s de esto. Pero todos los demás… ¿Qué están pensando? Vamos, díganlo. Puto.”

No Harry, no penséen eso. Pero, de nuevo, nunca habí a escuchado la historia antes. “Solo había estado saliendo con esta chica por una semana y nos fuimos a la oscuridad, un poco borrachos. Lo estas pensando, lo se. Estas pensando ‘Harry Styles es un puto, un mujeriego, como sea que lo llamen’ Ups, dije ‘es’ ¿Puedo usar es palabra de nuevo? ¿Puedo? Pero lo pensaste ¿ Verdad? Túpensaste que Jenna y yo nos escapamos para tener sexo. Es razonable que lo hayas pensado. Mi reputación influye. Pero nadie les dijo que mi reputación era una mierda basada en mentiras. Harry Styles no es, y nunca lo fue, un puto. Lo que nos lleva a la pregunta ¿ Quéhas escuchado? Escuchaste que yo era una persona que se acostaba con toda cosa que tuviese piernas, y túlo creí ste. ¿ Quépaso realmente? Jenna y yo hablamos. Eso es todo. ¿ Quémás pude haber hecho? Jenna, tu fuiste muy sincera conmigo- demasiado creo yo. Túme dijiste que eras lesbiana y que estabas saliendo conmigo para que nadie sospechara. Mi primer beso fue con una lesbiana, la cual no estaba interesada en mí . Imagí nense. Jenna, esa no fue la razón por la cual me suicide. Y ahífue cuando me pregunte sobre mi propia sexualidad. Y luego hablamos aun más- sobre que í bamos a hacer y la conversación cambio hacia que nos gustaba, nuestros gustos en la música. Y tu me sugeriste algo que mi iba a cambiar la vida por completo. ‘Creo que deberías audicionar para ‘The X Factor’. Estoy segura que quedarías’. Aplausos por favor. Ahímismo esta la razón de porque estoy donde estoy. Jennifer Hadley. Gracias a ella estoy aquí.” Eso no fue lo que nos habí a dicho. ¿ Esa era la razón por la cual ella estaba en las cintas? ¿ Su sugerencia?

“Tu sabes, ese no es el fin de la historia. Estaba bien al respecto de tu gusto por las mujeres. Estaba bien al respecto de ser tu ‘cubierto’ hasta que admitieras tu gusto por las mujeres porque eras mi amiga. Incluso estaba bien cuando le dijiste a todo el mundo que yo te folle. Pero no estaba bien con lo que hiciste despué s. Túsabes a que me refiero. Despué s de que terminaste conmigo, les dijiste a muchas chicas lesbianas que yo las podrí a ayudar siendo su ‘cubierto’. Y ellas me preguntaron si podí a- y dije que si. ¿ Has visto la pelí cula Easy A? Es sorprendente como esa pelí cula refleja bastante mi vida. Cambia el nombre de Olive con el de Harry y tendrás una imagen de como fue mi vida escolar-adolescente. Pero no terminamos de la misma forma. Yo termine con fama y ella, con el chico. Y en mi historia, nadie supo la verdad. Hasta ahora. Entonces sí , tení a reputación de mujeriego. ¿ Lo hacia realmente? No, absolutamente no. ¿ Me hartaba acaso cuando la gente me preguntaba si podí a llegar a ser asíde puto? Claro que si. ¿ Estaba deprimido cuando mi reputación influyo en todo lo que me pasaba? Si, y lo siento, eso contribuyo a que todo fuese peor. ¿ Trate de arreglar todo lo que paso? No, el daño ya estaba hecho. Recapitulemos. La cinta no es sobre ‘porque hiciste lo que hiciste’. Es por las consecuencias de tu sugerencia. Especí ficamente, es sobre las repercusiones que tuvieron sobre mí . Es sobre esas cosas que no planeaste- que no pudiste planear. Leíde nuevo la lista. ¿ Adivina que? Cada nombre, cada historia, en estas cintas, nos lleva de vuelta a ti. Todo lo que ha pasado y ha sido documentado, no hubiese pasado de no ser por ti. Jenna, tu participación en la historia termina aquí . Pero recuerda, fuiste el comienzo. He dejado una nota junto a estas cintas. Hay un nombre y una dirección en un código abajo. ¿Recuerdas el código ‘deadman’ que aprendimos todos de niños? Eso es. Decodifí calo y mándaselo a la dirección y a la persona indicada. Y listo. Bridget Hazel, tu eres la siguiente. Final de la cinta uno.”

No presione nada en el walkman y deje que zumbara y rellenara el silencio.

Cinta 2 Finalmente llegue al parque. Hay niños jugando a pesar del frio. O quizás la razón por la que está n jugando es porque tienen nieve con la cual jugar, en vez de lluvia. Las tres cuadras pasadas las camine lento, escuchando a Harry hablar. La gente a pasado chocándome el hombro, al parecer no se dan cuenta de que mi ‘cara famosa’ o de la tecnología ‘pasada de moda’ que llevo en mis manos. Harry tenia razón- la historia de Jenna parecí a ser importante. Si este era el comienzo, entonces las siguientes historias van a tardar un poco mas de lo que tenia esperado. ¿ Pero, que pasa si fue el comienzo de como todo termino mal, nadie lo noto? ¿ Por quéyo no note que algo pasaba? Vivícon é l, si alguien debióhaber notado algo, era yo. Y no lo hice. Alguien me toco el hombro y me voltee, dejando caer los audí fonos alrededor de mi cuello y transforme mi boca en una sonrisa. Tres adolescentes con una gran sonrisa impresa en su cara. -Hola, ¿ Eres Louis Tomlinson? – chillo la mas alta de las tres dando pequeños saltitos. Es impresionante como las fans se emocionan cuando uno de nosotros- cualquiera de nosotroscamina en la calle y se les topa. -Si, amor, ¿ Puedo ayudarte? -¿ Puedes darnos un autógrafo? Firme un par de hojas y sonreípara unas fotos. Casi, automáticamente, me fui a ese universo paralelo en donde Harry aun estaba allíantes de darme cuenta de que Harry solo estaba ahíen la voz de las cintas. Como si hubiese leí do mi mente, la más baja del grupo hablo. -Siento lo de Harry, lo extrañaremos mucho. -Si, era muy sexy – dijo una de las tres, con una risita ‘disimulada’, y recibió de inmediato un codazo. Aun asíse siente como una patada en el estomago. –Lo siento.

No mucho despué s, las chicas se fueron. Me sentéen una banca vací a y apretéel compartimento amarillo, para voltear la cinta hacia el lado B. Dude antes de presionar ‘play’. Apretar ‘play’ la primera vez fue fácil. No sabía que me esperaba. ¿ Y ahora? Ahora solo puedo esperar lo peor. Finalmente, apreté ‘play’. Por un momento, pensé que algo andaba mal con las cintas, ya que no se escuchaba nada. Pero luego aparecióla voz de Harry. “Si estas en un parque, como te dije que lo hicieras, probablemente verías a niños jugando, riendo y corriendo sin ninguna responsabilidad. Asíes como Bridget y yo empezamos, desde niños. Éramos vecinos, y al igual que todos los niños de la misma edad que viven cerca, ella y yo pasábamos mucho tiempo juntos. Pero nos convertimos en amigos en una biblioteca. Si buscas en los mapas, la cuadra 8J esta marcada, ve allí , o a cualquier librerí a que este cerca. Ve y siéntate en una de las mesas de estudio y solo escucha… Yo estaré allí…. Quizás. Lo siento, estoy siendo cruel”. Hay una librerí a a una cuantas cuadras. Vi el mapa, y sí , estaba marcado. Empezóa caminar en esa dirección, con los audí fonos puestos y pensando. ¿ Por quéestoy escuchando esto? Me refiero, ¿ Por quéme metídentro de esto? ¿ Por quéno saco la cinta y la tiro en el basurero más cercano? ¿ Por quéforzarme a escuchar la voz de alguien que me importaba mucho y nunca más estaráaquí ? La verdad es que podrí a. Trague fuerte y logre que las lá grimas no se escaparan. Séque finalmente no las botare. Yo séque no lo hare, por la voz de Harry, una voz que jamás penséque volverí a a escuchar. No puedo hacer eso, no puedo dejar que las palabras dichas no sean escuchadas. Y las reglas. Harry dijo que habí a hecho una copia. ¿ Pero y si eso era una mentira? Y si las cintas no se pasaban, no mandarlas, y listo. Nada pasa. Fin del juego. ¿ Y si esto no era una broma? ¿ Si realmente hubiese unas cintas esperando por ser reveladas? Lo único que tendrí a que hacer esa persona es mandar las cintas a E! o a Sugerscape, y seria. El

suicidio de Harry Styles y los sucios secretos de todas las personas de las cintas seria reveladas al público. No estarí a arruinando mi propia vida, sino la que de doce personas más. No soy nadie para tomar esa decisión. Desearí a jamá s haber visto la caja, o las cintas. Quiero pensar claramente y entender porque Harry harí a esto- lo que dada las circunstancias, es imposible. Encontréla biblioteca, un edificio de concreto, que desde afuera tiene la apariencia de ser una oficina de sitios web más que una biblioteca. Pero por dentro, es cá lido y confortable, y para mi suerte, no muy lleno. Subídos pisos y no fue difí cil encontrar una mesa vací a. Cuando apreté ‘play’ no hay nada mas que silencio por durante veinte segundos, en los cuales puedo escuchar el sonido está tico de la cinta, el zumbido de los audí fonos y respiraciones, mí as o de la cinta. La voz de Harry viene como un susurro, apenas audible sobre el zumbido de la cinta. “Shh… si estas en una librería. Shh… si estas detrás de un escenario. Y algunas veces, Shh… si estas solo. Si tuvieses que adivinar, ¿ Quéautor piensas túque es mi favorito? Adelante- adivina. ¿ Quié n es mi autor favorito?”. Harry nunca leí a que yo supiese. Dentro de todo, le gustaban las historias de terror, de misterio que te hacían no querer haber leído. Recuerdo haberlo visto leyendo ‘La chica de el Dragón Tatuado’ rápidamente y luego me habí a arrastrado para ir a ver la pelí cula- que era, y habí a que admitirlo- muy buena. “Apuesto a que nadie dijo Keats”. ¿ Keats? “Estas pensando ‘Si claro, lo dice para sonar profundo, suave e inteligente. Además, se de su reputación’.

¿ Quéte dije de mi reputación? Además, soy un hombre muerto. ¿ Por quétu opinión me importaría?”. Mierda Harry, no puedes decir cosas como esa. “No, mi autor favorito es Keats, hay algo… impresionante sobre un poema de amor de alguien que sabe que va a morir y aun así , lucha por el amor. Ajá, soy un ñoño. Como sea, escucha esto: ‘En la sombra escucho; y habiendo estado largo tiempo enamorado a medias de la relajante muerte, habié ndola invocado con suaves nombres en versos meditados para que elevara al aire mi aliento silencioso, ¡ ahora, más que nunca, me parece próspero morir, cesar en la medianoche sin dolor mientras túderramas tu alma hacia fuera en este é xtasis! Tu aún seguirí as cantando, pero mi oreja serí a inútil, convertido yo en tierra para tu alto ré quiem.’ Es de ‘Oda a un ruiseñor’. Keats lo escribió cuando tenía 24. Empezó a escribir cuando tenia 19.” Pause la cinta y me pare, dejando el walkman en mi bolsillo. Busque en las repisas de las iniciales K. Me encontrécon muchos volúmenes de poemas de Keats, saque el más grueso. Un libro pesado de portada de cuero titulado ‘Las obras completas de John Keats’. Oda a un ruiseñor estaba marcado en la pagina 83. Ojee las paginas y me encontrécon que el poema es mucho mas feliz de la forma que Harry lo habí a relatado. Me lleve el libro conmigo y me sentéen la silla. Uno de los estudiantes me esta dando una mirada rara, pero cuando me ve con el libro gordo y el walkman amarillo, sacude la cabeza y voltea. Casi rio- nadie espera ver a una celebridad, de todos los lugares en donde puede estar- en una biblioteca publica con un volumen enorme de poesía y con tecnología ‘pasada de moda’. Continúe ojeando las pá ginas mientras escuchaba la voz de Harry. “¿Y yo? Yo escribo poesía desde los trece años. Tontas, y cursis, pero en el fondo eso fue lo que me llevo a ser un escritor de canciones bastante decente. Probablemente eso nadie lo sabia, desde que deje de escribir. Lo extraño de todos modos.

La poesí a es mágica. Mientras mas abstracto, mejor. No sabes a que se referí a el autor- hay docenas de significados en cada poema. Una sola palabra puede significar veinte cosas distintas, y todas podrí an ser verdad. Son como puzles, con infinitas piezas y posibilidades. Cualquier emoción puede ser expresada en letras. Honestamente, no hay mejor forma de explorar tus emociones que en la poesí a. Bridget, nadie sabe mas de esto que tú. Despué s de todo, tu robaste mi libro de poesí ay publicaste el poema que escribí la primera vez que considere suicidarme.” ¿ Cuá nto tiempo estuviste asíHarry? ¿ Y porque ninguno de nosotros lo noto? “La mayoría de ustedes no han escuchado este poema. Se quedo en Holmes Chapel, pero todos los del lugar lo conocí an y tení an una opinión acerca de ello. Todos se preguntaban quien lo escribióy por qué , pero nunca dije que fue mio. Entonces, para que goce, la primera y última vez que Harry Styles llera este poema: Corazón roto. ‘No hay nada como los finales felices Nada como un ‘había una vez’ Solo miles y millones de mentiras Un millón de veces he mentido ‘estoy bien.’ Te juro que esto es nuevo Te juro que nunca quise decir adiós Podrí a decirte que me quiero quedar Pero ninguna palabra que digo es de verdad. Lentamente me estoy esfumando A la soledad que negra me espera El tiempo ya no tiene sentido Ya no tiene sentido mirar hacia atrás. Ahora te culpo por las palabras que pienso

Pensamientos que jamás creípensar Palabras que desesperadamente buscaba decir Música que no puedo escuchar. He pasado mucho tiempo Y sabia que esto podí a pasar porque Algunas veces pienso que seria mejor Si simplemente no estoy.’ No mucho, lo se. Pero fue un gran alboroto en Holmes Chapel. ¿ Quéte dijo tu profesora, Bridget? Oh, cierto. Es como analizar un poema de un poeta muerto, porque no sabes a que se refiere. La clase de lenguaje lo estudio, separándolo por palabras en búsqueda de nuevos significados y descubrieron significados que jamás penséque estarí a allí . Habí a significados que me asustaban. -Pero Harry, eso no es malo – me dijiste – Fue publicado anónimamente, ¡ Nadie sabráque es tuyo! Ese era mi punto. Ese fue el poema que escribícuando me sentí a sin ninguna esperanza, impotente. Tení a quince. Han pasado cuatro años. Cuatro años en los que túsupiste exactamente como me sentí a. Cuatro años donde sabias exactamente cuanto me esforzaba para sacar una sonrisa. Porque fui estúpido y te mostrémis poemas. Tan idiota como para pensar que jamás me traicionarí as. Después de que ‘Corazón roto’ fuese publicada, deje de escribir. Algunas veces, me encontraba a mi mismo buscando mi cuaderno de poesí a y me obligaba a mi mismo a sacar el de matemática. Algunas veces, leí a poemas de Keats millones de veces, hasta que quedaban impresos en mi memoria- ‘Oda a un ruiseñor’ es un ejemplo. Ahora que miro hacia atrás, deje de escribir en mi cuaderno cuando deje de querer seguir conocié ndome a mi mismo. Si escuchas una canción que te hace llorar, y no quieres llorar más, la pausas y no la escuchas nunca más. Pero no puedes escaparte de ti mismo. No puedes decidir dejar de verte o escuchar tus pensamientos, especialmente cuando la gente esta

discutié ndola o cortándola en pedacitos. No puedes decidir apagar los pensamientos de tu cabeza. Deje de escribir poesía porque necesitaba un descanso… de mi mismo. Quizás fue por eso que la primera noche que pase con One Direction como una banda, saque otro cuaderno y empezóa escribir nuevamente. Saque la primera que escribíy la doble y te la mande, sin dirección de vuelta o incluso el nombre del remitente. Sabia que ibas a saber que era yo, porque recibíuna carta de vuelta de parte de mi mamá la semana siguiente.” Creo que recuerdo eso. Habí a una librerí a a tres cuadras de la casa de donde nos estábamos quedando, y Harry y yo decidimos dar una vuelta. Volvimos con una variedad de papas fritas, lá pices de tinta y un cuaderno. Y luego unos sobre y unas estampillas. Le dirigíuna mirada extraña cuando lo paso por la caja registradora y luego lo olvide. Esa fue la última vez que pude salir a la calle sin tomar ninguna precaución de ser reconocido. Una semana despué s, Harry recibióun sobre, una carta que le hizo palidecer. Esa debe haber sido la respuesta de Bridget. “¿Alguna vez has pensado en lo que conlleva una reputación? ¿Qué cosas esta uno autorizado para hacer y no hacer? ¿ Quétipo de rumores y comentarios se dicen cuando se supone que eres un ‘mujeriego’? Claro que sabes, leí ste mis poemas. Viste como cada vez se tornaban más y más oscuros. Y viste las primeras cicatrices.” Hum…. ¡Espera! ¿Qué? ¿Cicatrices? ¿Qué cicatrices? “Oh, ¿Sorprendido? Lo escuchaste bien- puedes retroceder si quieres, para comprobar. Harry Edward Styles se dañaba a si mismo. A veces era con una rasuradora. Otras veces era con un encendedor. Pero Bridget, tu viste. cada. puta. cicatriz. ¿ Y que hiciste? No dijiste nada. Es impresionante como nadie noto las cicatrices cuando a mi me gustaba estar sin ropa por un largo rato. Pero eso es lo que hace una buena crema para cicatrices, supongo. Eso… o nadie lo vio porque nadie lo quería ver.”

Debo admitirlo, nunca vi una cicatriz, si alguien debióhaber notado algo, debíser yo. ¿ Cómo es que no notas algo tan obvio cuando vives junto a esa persona, duermes en la misma cama que esa persona prá cticamente, y te vistes en frente de esa persona? Bueno… note algo extraño, la noche de la fiesta, pero cuando tome el coraje suficiente como para preguntarle, Harry se habí a tomado unas pastillas y todo habí a terminado. Pero… jamás las había buscado. “Bridget, me encantaría saber si te las arreglaste para poder asistir a mi funeral.” No. “O si estabas muy asustada de mis amigos o mi familia para poder presentarte siquiera. Me pregunto si una cicatriz se nota mas cuando estas muerto, me pregunto si viste cada pequeña marca.” Ella no fue a tu funeral, Harry, porque… “Me pregunto” Porque… bueno, nunca hubo un funeral. “Bridget, si abres el libro que te he dejado encontraras un nombre y una dirección en la pagina 372- mándalas allí . Damas y caballeros, ahora avanzamos dos años más. Nunca se imaginaran quien viene. Final de la cinta numero dos.”

Cinta 3 No hubo un funeral. En todo caso, no hubo un cuerpo. Oh… bueno, hubo parte de ello. La noche en la que Harry murióyo estaba con Zayn y Niall; Liam tení a una cita con Danielle; Harry dijo que se estaba sintiendo enfermo y que se irí a a dormir temprano, posiblemente viendo el señor de los anillos de nuevo. Habí a estado actuando un poco raro los últimos dí as, por lo que ninguno de nosotros le dijo nada cuando el prefirióquedarse en casa. Yo, prá cticamente le habí a hecho una sopa, le habí a tapado con el cobertor y le di un beso en la frente cuando me fui. Era mi turno de conducir y mañana tení amos una entrevista bastante larga, por lo que no tome mucho, pero eso no detuvo a Niall y a Zayn. Los dos estaban bastante borrachos al extremo en el que tuve que ayudarlos para entrar en su departamento. Cuando volvíal departamento de Harry y mio, la televisión estaba encendida, pero en silencio. Y Harry no estaba. Me acosté en la cama y cambie el canal a ‘Doctor Who’. Pasaron diez minutos para que yo escuchara un dé bil gemido desde el baño asíque me levante y fui a investigar. Encontréa Harry, inconsciente, al lado de dos botellitas vací as de pastillas para dormir y media botella de anti-depresivos. Inmediatamente llame al 999. No recuerdo la conversación telefónica, pero estoy bastante seguro de que hubo gritos y lloriqueos. Me dijeron que me calmara y que explicara que sucedió. Las cosas pasaron muy rá pido despué s de eso. Una ambulancia llego y se llevo a Harry y como no era pariente, no podí a ir con el. Luego llame a Liam, quien inmediatamente dejo la casa de Danielle para encontrarnos en el hospital. Llame a Niall mientras Liam llamaba a Zayn- todos decidimos que no estaban aptos para conducir pero que nos juntarí amos cuando ellos estuviesen má s sobrios. La ida al hospital no fue nada como las pelí culas. Fueron treinta minutos de silencio convencié ndome de que Harry realmente no habí a hecho esto y luego treinta minutos de silencio en el que Liam y yo pensá bamos porque Harry harí a esto. En el hospital, descubríque ya no estaba en la lista de contactos de emergencia de Harry, pero que la habí a cambiado ayer a su hermana Gemma- que no estaba disponible porque estaba en

un retiro, como un campamento, de la tecnologí a por los próximos tres dí as. Y el segundo contacto era la mama de Harry, pero ella estaba en el retiro con Gemma. Tres horas despué s, nos echaron a Liam y a míde la sala de espera y nos dijeron que nos avisarí an si algo pasaba. Nunca recibíun llamado. En vez de eso, Simón nos llamo y nos dijo que ahora é ramos un cuarteto, y las noticias de la mañana siguiente nos informo acerca de la muerte de Harry. Y eso fue todo. La familia de Harry se rehusóa hacer un comentario frente a la prensa, por lo que hubo un memorial, no un funeral, y la vida continua. A nosotros, One Direction, nos dieron dos semanas de descanso y que después de eso, tendríamos entrenamiento ‘duro’ para poder rellenar los espacios en las canciones y hacer de nuevo las coreografí as. Empezamos la semana pasada, y no, no fue fá cil sabiendo que uno de nosotros se habí a quitado la vida a propósito. Ni si quiera hemos hablado de ello- nadie quiere sacar el tema. Y aquíestoy ahora, sentado en un parque lleno de niños escuchando la voz de mi mejor amigo muerto y sus cintas de suicidio. La vida es rara ¿ No? Valientemente, apreté ‘play’. “Haremos esto paso por paso, palabra por palabra, hasta que todas las historias hayan sido relatadas. Has llegado a la cinta dos, lado A. Ahora viene lo bueno- o depende desde tu perspectiva, peor- desde ahora en adelante. Les tengo una pregunta: ¿ Les gustarí a tener la habilidad de poder escuchar el pensamiento de los otros? Claro que si. Todos responden que si a esa pregunta hasta que lo piensan bien. ¿ Te gustarí a que alguien leyera tus pensamientos? ¿ Quésupiesen que están pensando… ahora mismo? ¿Qué escucharía yo… si escuchara lo que estas pensando? ¿Qué te gustaría que escuchara?” Escucharí as confusión y las palabras de un niño muerto. Un poco de ira y mucho dolor. “Las personas tienen pensamientos por una razón- para descifrar que es correcto, que es incorrecto y que no es correcto. Y tienen pensamientos, para guardar secretos.

Suertudo numero tres, yo se muchos de los tuyos ¿ De quien es la culpa? No lo se. Quizás porque soy perspicaz. Quizás eres como un libro abierto. O quizás… tu mismo me los dijiste.” ¿ Esta es mi cinta? Reviso mi reloj- son casi las siete. Milkshake estaráabierto por unas dos horas más. Aun con el libro de Keats, bajo las escaleras y dejan que la secretaria lo chequee por mi. Algo que leer para el camino. El autobús se detiene justo cuando salgo, entonces corro para alcansarlo. El conductor del bus resopla mientras busco mi pase de autobús en mis bolsillos- si, tengo una. Harry y yo descubrimos que era má s fá cil tener pases de autobús. Finalmente la encuentro y se la muestro y ella me hace una seña hacia la parte de atrá s del autobús. Me dirijo hacia el ‘pasillo central’. Abotono mi chaqueta para protegerme del frio. No hace en realidad tanto frio, pero no quiero encontrarme con los ojos de nadie, simplemente quiero dar la impresión de ser alguien normal. Hay un asiento vací o atrá s- en realidad es una fila de asientos vací a. Una fila en la que si nadie mas se sienta, serácompletamente mí a. Me sentéjunto a la ventana y presione mífrente al frio vidrio, pensando en la última vez que habí a hecho este recorrido. Harry y yo nos escapá bamos para hacer cosas normales de vez en cuando. Habí amos hecho exactamente este mismo recorrido cuatro veces en el último mes en el que Harry estuvo con vida. ¿ Era yo la razón por la que Harry nos estaba pidiendo ir allí ? La última vez que fuimos, fue el dí a despué s de que Harry se cortógran parte de su pelo- despué s de la fiesta. Harry se veí a completamente diferente, asítanto que podrí a salir a la calle usando un par de lentes y nadie lo reconocerí a. Se parecí a al antiguo Harry. Má s feliz, alegre y radiante de lo que habí a estado en varios meses. Penséque lo que le habí a estado molestando este ultimo tiempo habí a desaparecido y que ya estaba mejor. Estaba orgullo se el. Cuando llegamos a Milkshake city, tuve que esperar en una larga fila mientras Harry me esperaba en un banco afuera. Hablamos de cosas sin importancias en ese entonces. Bromee acerca de su cabello, y el me respondiócon comentarios acerca de mis ex. Él estaba haciendo algo en su celular, penséque estaba esperando el llamado de una chica. Me dijo que estaba esperando que su mamálo

llamase, en un tono un poco avergonzado. Ambos explotamos de la risa y esperamos veinte minutos antes de volver a casa. La parada del autobús- mucha gente se baja y solo algunos se suben. Entonces vuelvo la mirada a la ventana, y el autobús vuelve a partir. Entonces pienso que me quedan solo cinco minutos para llegar. Cuando me bajo del bus, evito las miradas y camino media cuadra hasta el Milkshake City. La fila no es tan larga, debido al frio supongo. Con mi sombrero y los lentes falsos que la producción me obliga a usar cada vez que salgo, nadie me reconoce, a pesar de la gran fotografí a de mi cara en la pared. Ordene uno de chocolate y crema de maní , como me habí a dicho Harry, y me senté . Apretó ‘play’. “¿Ya terminaste tu milkshake? ¿Estas mirando a la gente apurada sin sabes a lo que estas escuchando? ¿ Estas sentado en la banca opuesta a Milkshake City? Porque ahíes donde estoy yo. Tengo la capucha puesta y estoy usando la grabadora como si fuese un telé fono. Nadie me da un vistazo.” Mi piel se eriza cuando escucho a Harry decir lo de la banca. Habí a estado en el telé fono mientras yo estaba comprando los batidos, la última vez. ¿ Era esto lo que estaba haciendo? Quizás esta era mi cinta despué s de todo. Harry sabia todos mis secretos, pero no se cual puede haberlo decepcionado tanto. “Seguramente te estés preguntado porque te he pedido que vayas a Milkshake City. Especialmente tu, numero tres. Estas asustado, y sabes exactamente porque estas aquíy seguramente estas rezando para que esta no sea tu cinta, y que sea alguna de las de despué s. Ja, siento decirte que eso no seria muy bueno tampoco. Estamos recié n empezando. ¿ En serio? ¿ Piensas que estar en la próxima cinta sera mejor? Te prometo que las próximas cintas… son mucho peores. Estas en Milkshake City porque aquíes en donde yo descubríuno de los mas grandes secretos de uno de mis amigos mas cercanos. Descubríque Niall Horan…”

Harry inhala, como si se estuviese apoyandose a si mismo a seguir adelante, y yo automá ticamente me preparo. ¿ Niall? ¿ Quépudo haber hecho para estar en estas cintas? ¿ Quétipo de secreto podí a ser? Niall era como un libro abierto. Estas cintas estaban creando más preguntas que respuestas. “… es bulímico.” Bulímico. Já, Já, Harry. Alguno de nosotros lo habríamos notado. No puede ser posible… excepto… bueno, hacer cierto sentido. Empiezo a pensar que en realidad, las cosas no habían sido normales últimamente. “Bulimia es una de esas palabras, de esas que nuestra cultura no quiere saber. ¿Cuáles son las otras? Oh, ya recordé , anorexia, depresión, suicidio, cortarse. Cosas que nuestra cultura nos forza a hacer y luego niega su existencia. ¿ Me entienden? Nadie quiere hablar de ellas. Niall, eres uno de mis mejores amigos. ¿ Pero por quéyo? ¿ De todas las personas? ¿ Por qué decirme tu secreto? ¿ Por quépensaste que yo te podrí a ayudar más de lo que producción, Zayn, Liam, o Louis podí an? ¿ Por qué decirme que vomitabas cada vez que comías… y luego hacerme jurar que no lo volverí as a hacer? Solo para aclarar, nunca he revelado este secreto, hasta hoy. No creo que aun lo haya hecho. No le habrédicho a nadie hasta que Jenna abra el paquete. Y para entonces, voy a estar muerto, así que no va a importar.” Harry mencionando su propia muerte aun me hace marear. Pienso en que é l estaba grabando esto mientras yo estaba a diez metros de distancia. Me recuerda que esto es real, y no una broma. “Niall, tu mas que nadie, podrí a entenderme. Te contésobre los cortes y acordamos- yo te ayudarí a con la bulimia y túcon los cortes. Í bamos a mejorar juntos. Creo que todo recuerdan un tiempo, a fines del 2011, comienzos del 2012, cuando Niall y yo nos acercamos mas. Habí a muchas teorí as por parte de las fans, ¿ Pero cual era la real? Nos estábamos ayudando el uno al otro. Es difí cil cortarse cuando alguien te esta mirando 24/7, asegurándote que todo esta bien y que no necesitas hacer lo que estabas apunto de

hacer. No es que funcionara, para Marzo, estábamos tan atareados con los conciertos para seguir cuidándonos, y aun estábamos asustados de decirles a la producción. O a ninguno de los chicos.” Alguien me toca el hombro. Volteo y resulta ser Niall. ¿ Sabe que estoy escuchando esta historia? Probablemente. Niall es el que esta en estas cintas, el debió habérselas mandado a otra persona. ¿Si decidió mandarlas… que tan malo es lo que sigue? Su mirada va directo al libro de Keats. -Hey ¿ Cómo va todo? Esperare aquí– dijo Niall, mientras se dejaba caer junto a míy cierra los ojos, al mismo tiempo que mete sus manos en los bolsillos. “Dos años es mucho para guardar un secreto, y los secreto se hacen cada vez mas pesados con el paso de los dí as. Llego hasta el punto en el que no podí a comer en la misma mesa que tu, Niall. Sabiendo que luego irí as al baño a botarlo todo. Y túte estremecí as cada vez que jugaba con la banda de goma que llevaba en mi muñeca. Algo que los chicos pensaban que era un tic frente al nerviosismo, tu sabias que era un acto desesperado por tener un rasurador y un encendedor… algo con que desaparecer el dolor, incrementar la adrenalina. Finalmente, creo que nuestra amistad fue destrozada por nuestros secretos. Ahora les digo. Niall necesita ayuda, más de lo que yo jamás la necesité . El aun puede retroceder, algo que yo no puedo. Niall, lo siento. Pero se fuerte, amigo. Aun así , no te vayas. No creerás cuando volverás a escuchar tu nombre de nuevo en las cintas. Final de la cinta 3.” -¿ Bulimia? – digo, mientras volteo y me saco los audí fonos. El no intenta negarlo, solo me mira a los ojos. -Mmmhmmm. -¿ Otra cinta? Él se encoge de hombros esta vez.

-Es mala, pero hay cosas peores. Trece, para ser exactos. – Niall baja la mirada. – Trece personas que merecen un poco de culpa por la muerte de Harry, y luego… -¿ Quépasa? -Tienes que escucharlo – dice Niall, acomodándose. – Y pronto lo sabrás… y voy a conseguir ayuda. Cuando las cintas hayan pasado por toda la lista, voy a pedir ayuda, real. – Niall se levanta de la silla. -¡ Niall, hey! No es tu culpa. -No, pero necesito ayuda. Nos vemos mañana. - Niall agito su mano de una forma extraña. – Buena suerte, la vas a necesitar. Niall desaparece a travé s de la acera y me encuentro a mi mismo dándole vuelta a la cinta. Cinta 2, lado B. ¿ Quéotra historia me tienes preparada, Harry?

Cinta 4 Despué s de que Niall se fue, deslice la cinta dentro del walkman y lo pause antes de que se reprodujera. ¿ Esta es mi cinta? ¿ Fue por eso que Niall me habí a deseado suerte? “¿Por qué un niño vale la pena? ¿Una sonrisa? ¿Una risa? ¿Inocencia? ¿Cómo se mide el valor de un niño? Numero cuatro, te estas angustiando. Sabes que eres tú. Todos deben estar terriblemente confundidos sobre porque estoy sacando este tema.” Entonces esta no es mi cinta. No se porque Harry hablarí a sobre niños, o quien es el dueño de esta cinta. “Me gustan los niños. Son energéticos, ansiosos. Los que sé que nunca pararan de moverse y son brutalmente honestos cuando los adultos no quieren serlo. Creo que un niño vale más que una docena de adultos porque saben y entienden mucho, y nade les da cré dito por eso. Cuando tení a 14, fui niñera de un niño, que defendí a a su hermana mayor, con argumentos tan claros. Amor es amor, é l decí a. Sabes que un niño es especial cuando entienden temas sobre cosas que los adultos no dan importancia. Y es por eso que me siento culpable de haber ayudado a que un niño no viniera al mundo.” Esto no tiene sentido. Para nada. “No voy a decir quien es esta chica, todavía. Primero tengo que explicarles lo que sucedió antes de decir nombres. Tenia 19- estaba asustada. Era obvio que su novio la iba a apoyar, un poco decepcionado y confundido, pero la iba a apoyar. Y sí , el niño era de é l. Cré anme, si ella dijo que fue con el único chico con el que se habí a acostado, era é l único chico con el que se habí a acostado. Pero imagí nense en la posición de esta chica: aun ni si quiera habí a pasado por la universidad. Su novio era una superestrella con un perfil que cuidar. Cualquier noticia sobre un embarazo- incluso rumores- significarí a que su relación de bajo perfil asaria a estar en las portadas de revistas. Eso seria muy malo para ti.”

¿ Podrí a ser esta Eleanor? Hace dos años, justo despué s de que rompimos, hubo un rumor de embarazo, y ella se alboroto. Pero estoy muy seguro de que Eleanor no estaba embarazada, si lo hubiese estado, me habrí a dicho ¿ No? ¿ Esta esta persona relacionada con One Direction? Estoy pasando frente a un mini market y decido entrar y comer algo. Tengo el presentimiento de que no voy a cenar o dormir hasta terminar las cintas. Y quien sabe cuanto tiempo llevara esto. Estoy apunto de pasar por la cuarta de trece cintas, y llevo dos horas. Y si las historias está n siendo progresivamente mas malas… bueno, es lógica que serán mas largas. “No sabias que hacer, así que me llamaste, la única persona que podría saber sobre este tema. Con mi reputación, debiste haber pensado que esto era un asunto de todos los dí as para mí . Cuando hablamos, ya habí as tomado la decisión. No te vas a quedar con é l bebe y el papáno puede saber. Ya habí as hecho una cita, pero no podí as ir sola. Me rogaste que fuese contigo. Yo acepte.” Suena un suave campaneo cuando abro la puerta. En vez de dejar que de un portazo detrá s de mi, la sujeto de el borde y la cierro con cuidado, dejando que la campanita suene nuevamente. En la parte al fondo de la tienda, detrá s de un muro de vidrio, están las bebidas. Y aunque no tengo sed, camino hacia allí . Abro la puertecilla saco un caféhelado, la primera cosa que toco. Pago rá pidamente y me voy, dejando la botella en mi bolsillo. “Simplemente metete esto en la cabeza. Yo creo que el cuerpo de una mujer le pertenece solo a ella y ella decide que hacer con el. Si ella esta lista para ser una madre, estarálista para ser una madre. Pero si no, esta en su derecho de abortar al bebéo darlo en adopción. Yo creo que ella, do todas las otras personas, sabrási esta preparada para tener un hijo. Solo creo que el padre tambié n podrí a tener algo que decir, solo eso. Entonces, Danielle, ¿ aun crees que tomaste la decisión correcta al no decirle a Liam? Túy Liam se van a casar, corazón. ¿No crees que es justo que Liam sepa de su primer hijo?” Danielle. ¿Danielle… Peazer? Eso no es posible. Danielle y Liam son enfermamente cercanos. Están hablando constantemente por el telé fono todo el tiempo, al punto en el que la producción tuvo que sentarlos y hablarles de como

comportarse frente al público. No hay forma que Danielle no le haya dicho a Liam algo sobre un bebé , sabiendo que Liam ama a los niños. Es por eso que ella y Liam se van a casar, en vez de esperar años. Ambos quieren tener niños. Entonces… ¿Cuándo paso esto? “Danielle, entiendo porque hiciste lo que hiciste. Tenías 19, embarazada y asustada. No sabias como la producción iba a reaccionar y estabas aterrorizada. Y fui lo bastante estúpido para decir que sí . Nos juntamos el martes. Estabas usando jeans azules y una polera de tu novio. Escondími pelo con la capucha de mi pollerón y ambos usamos lentes de sol. Ninguno de nosotros querí a ser reconocido. Tomamos el bus- producción no podí a saber y cualquier auto era cometer un suicido. En la clí nica, te ayude a escribir los papeles y falsifique la firma de tu novio donde salí a si el padre sabia de esto y lo apoyaba. Me impresiona que nadie haya subido estos papeles a internet.” ¿ Los papeles de aborto está n al público? No creo que esté n. “La enfermera te vino a buscar y me dijo que esperara en la sala de espera. Una hora despué s dejamos la clí nica. No estabas hablando, pero estabas llorando. Cuando pasamos frente al cementerio, túte pusiste a llorar en serio. Terminamos entrando al cementerio porque la gente estaba empezando a voltear, y habí a una banca vací a adentro. Nos sentamos por un rato, tu y yo.” Mire el mapa, y habí a un cementerio marcado- espacio A-5. Estaba a dos calles de donde me encontraba ahora. Me voltee y empezóa caminar. “Alguien se detuvo atrás nuestro y dijo que lamentaba nuestra perdida de nuestro hijo. Me tomo unos segundos darme cuenta que estábamos en la parte del cementerio en donde se enterraban a los niños mas chicos. La tumba que estaba a nuestro lado tenía escrito ‘El jardín de Dios ha pedido una flor’. Era la tumba para una niñita llamada Lucy Payne. A Dios le gusta jugar bromas, ¿no?”

No puedo imaginar lo duro que debióhaber sido para Danielle ver una tumba con el nombre de Lucy Payne, considerando que Liam quería llamar a su primera hija “Lucy”. “Finalmente, te tranquilizaste y encendimos una vela dentro de la iglesia por el bebéque no nació. Probablemente era un sacrilegio, pero túdijiste que querí as, solo para convencerte de que hubiese alguien allíarriba cuidando de tu bebé . Me hiciste jurarte que no dirí a una palabra, luego nos separamos y yo fui directamente a una entrevista, mientras túfuiste a casa. Y eso fue. Un secreto más para la colección de Harry Styles. Cuando te deje, tome la ruta mas larga para la entrevista y llegue veinte minutos tarde. Despué s de haberte dejado y antes de llegar a la entrevista, explore callejones y calles secretas, que yo no sabia que habí a en Londres. Descubrícosas totalmente nuevas para mí como cuantos cementerios hay en esta pequeña ciudad, parques, pueblos. Y finalmente, descubríque estaba cansado de esta cuidad, esta vida y todo lo que tenia que ver con ella. No fue necesariamente por ti, Danielle. Solo que las cosas se estaban empezando a sumar y no sabia que pensar. Siempre me he preguntado si hubiese sido diferente si te hubieses quedado con el bebéo si hubiese decidido hablar con alguien más. Creo que ese es el tipo de pregunta que jamás tendrá una respuesta.” El cementerio es bastante largo, con tumbas y flores y pasto con nieve. Afuera, hay un hombre vendiendo flores. Compre un ramo- tradición familiar. Si vas a un cementerio, le llevas flores a una tumba, incluso si no conoces a nadie de allí . Abro la reja y entro, caminando sobre el piso de piedra pulido. “Esta cinta no es del arrepentimiento. No es sobre mi, sintiendo que no hice lo correcto al ir con Danielle a la clí nica. Séque hice lo mejor en ese momento- ella iba a abortar, no le importarí an cuales fueran mis pensamientos sobre aquello, y no la iba a forzar a ir sola. Nadie se merece eso. Fue su decisión y el respeto. No, esta cinta es sobre ‘que hubiese pasado si’. No puedes cambiar el pasado, lo único que puedes hacer es preguntarle que habrí a pasado si hubiese echo tal cosa, o tal otra cosa. No me arrepiento de haber ido a la clí nica con Danielle, y no me arrepiento de haber ayudado a restablecer la vida de Danielle. Pero si me arrepiento de la muerte del bebé , o la inexistencia, como quieran decirle. ¿ Habrí a sido diferente si hubiese habido un BebéDirection hace dos años? ¿ Cuál habrí a sido la reacción de las fans? ¿ Importarí a?

Es interesante pensarlo de esa forma ¿ no? Creo que la verdadera razón por la que esto me afecto mucho fue porque por mucho tiempo, no podí a entender porque Danielle no le dijo nada a Liam. Podí a no haberle dicho al público o a producción. Pero podí a haberle dicho al padre del bebé - excepto, claro, que el bebéno fuese suyo. ¿ Lo era realmente? No lo se. No es el tema, y algo me dice que si intento preguntar, ella se negarí a a contestarme. Siguiente cinta.” Me saco los audí fonos y me siento en una de las bancas. Wow. Miro hacia arriba e inconscientemente, leo los memoriales escritos en las tumbas- Ángel Bendecido… Gran hija… Se fue muy rápido… Los ángeles guardianes la protegerán… Estoy en la sección de niños del cementerio. Si es aquíen donde Danielle y Harry estaban, puedo adivinar por que Danielle se sentí a tan abrumada. Busco con la mirada la tumba de Lucy Payne. Ella tení a solo un año cuando murió, entonces el bebéde Danielle tendrí a la misma edad que la de Lucy cuando murió. La tumba de al lado parece ser la de su abuelo, y en vez de la simple lí nea que habí a escrita en la tumba de Lucy, en esta habí a un poema. ‘Considerado, amigo, que has pasado ya, Como estas ahora, es como yo he estado, Como estoy ahora, tútambién deberí as estar Preparado, después, para seguirme.’ Deslizo el ramo y pongo las delicadas rosas blancas en la tumba de Lucy y las rosas mas amarillas se las dejo al abuelo. Me siento en el pasto con las piernas cruzadas, este es un buen lugar para escucharla, y parece no haber nadie que me vaya a detener. Me pregunto cuantas personas que ya escucharon las

cintas se habí an sentado aquípara escuchar. Juzgando por las girasoles frescos sobre la tumba de Lucy, puedo deducir que al menos una persona. -Entonces, Lucy, ¿ Quées lo que nos espera?

Cinta 5 Estar sentado junto a una tumba no es tan raro como suena. El viento golpea suavemente mi cara y esta un poco frio. Pero hay silencio y las únicas personas que veo están a cien metros de distancia- y tiene sus mentes en otras cosas. La gente respeta a la otra gente en los cementerios. Probablemente tiene que ver con el hecho de estar rodeados de cientos y cientos de cuerpos muertos enterrados. “Ahora avancemos dos años. Esto seria un mes antes de grabar estas cintas. Y les adviertoesta es una cinta muuuy larga. Acomódate. Estaremos aquíun largo rato. Aquíes donde las cosas pasan y empiezan a cambiar. Aquíes donde las cosas empiezan a ponerse mucho, pero mucho peor. Hazme un favor y piensa en fiestas. Fiestas de celebridades. ¿ Quées lo primero que se te viene a la mente?” Alcohol, generalmente. Litros y litros de é l. Drogas, algunas veces, pero en las fiestas en las que í bamos. Las bandas deben mantener una imagen. Beber es legal- las drogas no lo son. Mientras tanto no causemos desordenes ni escá ndalos, podemos beber. “Alcohol. Si alcohol no fue tu primera respuesta, es obvio que nunca has ido a estas fiestas… porque bueno… las fiestas de celebridades se tratan de eso- emborracharte sin tantos ojos y cámaras mirándote. Y para relajarte con las personas que saben lo que es estar constantemente acosados por las cámaras. Las fiestas y el alcohol son el tema de las próximas dos cintas.” Me relaje despreocupadamente en el cé sped, tratando de comprender de quése trataba todo esto. Harry nunca habí a hecho algo cuando estaba borracho- ninguno de nosotros, creo. Todos velamos y nos cuidamos los unos con los otros, y además, tenemos muchas responsabilidades como para hacer una estupidez. “Pero esta cinta no es solo de alcohol, como deberí a ser. Esta cinta es sobre errores que cometemos cuando estamos borrachos… que pueden arruinar la vida de alguien. Esta historia no me afecta directamente. De hecho, nunca fui atacado o herido intencionalmente por ti, numero cinco. No tení as la intención de herirme, pero lo hiciste.

En esta fiesta, yo me ofrecípara conducir. Solo querí a tener una escusa para no beber. Empezaba a odiarme a mi mismo cuando me emborrachaba. Además, tení a muchos secretos que podrí an ser revelados a causa del alcohol. Entonces no bebí . Gran error. Gran, gran error. Termine acampando en una habitación con otra chica que se suponí a que debí a conducir. Hablamos, coqueteamos un poco. Ella no es el objetivo de la cinta, pero no se preocupen, ella reaparecerá, y no para mejor.” La única chica que recuerdo que podrí a ser la conductora de su grupo era Eleanor. O quizás Kara, una de las chicas lindas con las que salí amos. Pero ninguna de ellas tenía alguna razón para reaparecer en estas cintas de una manera ‘no buena’. Hablamos alrededor de dos horas, cosas triviales. Jugamos ‘Verdad o consecuencia’ de alcohol con una botella de agua y reí mos cuando una pareja dijo que querí a jugar tambié n. Seréhonesto- ella y yo nunca nos habí amos llevado bien, pero en ese momento, podí a ser la mejor amiga en el mundo… sin contar a Louis, por supuesto.” Me alerte cuando escuche mi nombre. Esta no podí a ser mi cinta ¿ cierto? Nunca le he hecho nada malo a Harry, borracho o sobrio. “Eventualmente, ella se tenia que ir porque sus amigas estaban listas para irse. Yo me quede, porque los chicos no estaban listos para irse aun. La pieza en la que estaba era probablemente, la del hermano menor de alguien, porqueaunque la habitación tenia mueble de tamaño normal y estaba muy ordenado- habí an de esas estrellas fluorescentes que brillan en la oscuridad pegadas en el techo y una lámpara pegada en la pared, que al encenderla, proyectaba pequeñas estrellas en las paredes. Era eso, o el dueño de la habitación no quería crecer.” Creo que séde que casa esta hablando- Karen Young. Hemos estado allípor múltiples razones, fiestas de celebridades y por razones publicitarias, como ha estado saliendo con Niall desde hace no má s de una semana. Esa debí a ser la pieza de su hermano menor. Pero creo que é l se fue a la universidad. Lo recuerdo porque un dí a me tope junto a Zayn y Liam mientras Karen, Niall, Harry y Sonya veí an una pelí cula.

Veo a una pareja a lo lejos en el cementerio y atraigo el libro de Keats a mi pecho. La cubierta es suave y pasa mi mano mientras escucho la voz de Harry. “No se por cuanto tiempo estuve sentado en el piso, al lado de el armario, observando las estrellas girar en las paredes de la habitación. Pero fue suficiente. Suficiente para pensar sobre todos los secretos que llevo en mi cabeza y a las personas que estoy hiriendo al guardarlos. Llevo muchos mas secretos de los que escucharas en estas cintas, y muchos de ellos nunca saldrán a la luz. Tenia tanto tiempo para pensar en que me estaba convirtiendo y quien era ahora y preguntándome… si era ya el momento de dejar este lugar. Pero mis pensamientos fueron interrumpidos por una pareja que irrumpio en la habitación. De hecho, que tropezaron en la habitación es más adecuado. Ellos estaban borrachos- o al menos ella lo estaba, y é l estaba más que feliz con eso. Hola numero cinco y compañía, estoy tan feliz que se nos hayan unido.” La ultima vez que hubo una fiesta en la casa de Karen fue hace un mes y medio- justo de lo que Harry esta hablando. Esa noche fue algo difí cil, para todos nosotros, pero no por la fiesta. Bueno. Algo así . Pero de lo que esta hablando Harry no es lo mismo que estoy pensando. ¿Y si ‘eso’ es parte de esta cinta? “Claro, nunca los vi entrar. Yo aun estaba en el piso, escondido en la esquina. Y estaba oscuro. El la ayudo cuando ella tropezó con el velador de mesa. Ella se cayo de cama… dos veces, y el la volvióa acomodar. Él ni si quiera rio. Pensaba que é l la iba a tapar y cerrar la puerta desde afuera. Y ese seria el momento perfecto para que yo me fuese. Final de la historia- pero todos sabemos que ese no es el final. Si eso hubiese pasado, no habrí a cinta. En lugar de irse, el empezóa besarla. Es obvio, ustedes piensan que yo me querí a quedar para poder ver este acto maravilloso y blablablá. Aun que hubiese estado parado, no me hubiese quedado a ver. Pero estaba escuchando. La cosa es que, no soy un pervertido, y no tengo el deseo de ver a mi mejor amigo teniendo relaciones con una extraña. No tení a deseos de verlos de ningún modo. Lo siento, no. Con ellos- distraí dos- ustedes creen que yo podría salir, o intentarlo.”

Harry nunca se hubiese quedado por voluntad propia. Quitando el hecho de su reputación, tení a la idea de que una relación era privada y nadie tenia el derecho de meter las narices. Me acomode en el pasto frio. Un pedazo de nieve se estaba metiendo en mis pantalones. Tení a frio y estaba mojado, pero no me querí a ir todaví a. “Pero algo me hizo quedarme dentro de la habitación. Las cosas parecían estar terminando por allí . Ella no esta solo borracha, sino que estaba siendo demaciado torpe. De lo que puedo decir, nunca fue nada más alláde los besos. Y parecí an ser besos en la mejilla, de hecho. Y nuevamente, de lo educado que era, no la presiono a ir a más. Quizás esa es la razón por la que nunca lo confronte por esta situación. El trato por mucho rato, sacar una reacción de parte de ella, y finalmente el realizo que ella no estaba de animo y que no lo iba a estar dentro de un rato. El la acostóen la cama y la tapo. Le dijo que la irí a a ver en un rato más. Después se fue.” ¿ Se fue? Entonces nada le paso a la chica. ¿ Por quéesta esto en las cintas? Abro el libro de Keats y contemplo las páginas blancas, tratando de pensar y comprender que esta pasando. En la fiesta, estaba en el primer piso. Habí a baile y alcohol, pero yo fui afuera con mi vaso y me quede mirando las estrellas. Todo esto estaba pasando mientras yo estaba afuera, y nunca me entere. Creo que aun no lo sabrí a de no ser por las cintas. Y honestamente, estarí a feliz de no saber. “Seguramente te estés preguntando por qué aun no he dado un nombre. Cálmate, no lo he olvidado. Si aun me queda algo, es memoria. Lo que es malo. Quizás si olvidara algunas cosas, no habrí a cintas. No, tendrás que esperar por un nombre. Antes de que diga el nombre en voz alta, necesito que este chico se concentre un poco… y recordélo que paso en esa habitación. Y lo recuerda, yo séque lo hace. Yo séque ella no era tu novia, que con suerte le habí as hablado una vez y apenas la conocí as, ¿ pero esa es tu mejor escusa para lo que paso despué s? ¿ O es tu única escusa?

De todos modos, no hay escusa. Me levante y me prepare para irme, pero tus zapatos- la sombra de tus zapatos, lo sientoeran visibles debajo de la puerta. Porque cuando te fuiste, no te fuiste realmente. Te paraste justo en frente de la puerta. ¿ Para que? No se realmente. Quizás pensaste que la estabas protegiendo. Pero no lo creo, considerando lo que pasa despué s. A mitad de camino hacia la puerta, apareció otro par de zapatos… y me detuve. La puerta se abriópero túla volviste a cerrar. -No, dé jala descansar- dijiste. Gracias a una pequeña ráfaga de luz, vi el closet. Y me escondí . Por mientras, tu amigo te estaba convenciendo de dejarlo entrar. La puerta se abriónuevamente. Pero de nuevo, la cerraste. Y trataste de hacer una broma respecto a ello. -No se va a mover, solo se va a quedar allí . ¿ Cuál fue su respuesta? ¿ Lo recuerdas? Porque yo si. Un vuelo. Él tení a un vuelo en la mañana y se tení a que ir pronto, unos minutos. Unos minutos era lo único que necesitaba. Te dijo que te relajaras y te hicieras a un lado.” Solo relájate… ¿Por qué eso me suena tan familiar? Siento que deberí a saber quien es esta persona, pero no entra en el papel. La pareja del otro lado del cementerio empieza a caminar en mi dirección, entonces me levanto y comienzo a caminar lentamente por el pasaje. “Y eso fue lo único que te basto para dejarlo entrar. No podí a creerlo. Y tu mejor amigo tampoco lo hacia, porque cuando tomo el picaporte, no se adentro de una vez. El espero que lo detuvieras. Me colapse en el piso del closet y me abrace a mi mismo en la esquina de é l. Mordími brazo para evitar gritar, porque solo Dios sabe cuanto querí a gritar en ese momento. Y podí a haberlo detenido. Si hubiese hablado, si hubiese visto, si me hubiese levantado y abierto las puertas del closet y detenerlo. Pero no lo hice. No hay una escusa. Solo me quede

allí , mordisqueando mi brazo hasta que sentíel sabor de la sangre y luego busque otro punto para seguir mordiendo.” Si el mordióun brazo hasta sangrar ¿ Por quéninguno de nosotros lo noto? “No se cuantas canciones pasaron. Pero finalmente, el terminó y se fue. Después de todo, no podí a perder el vuelo ¿ cierto? Les puedo apostar que están pensando ¿ Quié n es esta chica y este chico? La verdad, es que no lo se. El primer chico, aha, si lo conozco. Conozco a la chica, pero no la atare a esto. Su vida esta muy complicada por si sola, y realmente no se merece lo que le esta pasando. ¿ Pero el segundo chico? ¿ El que se violo a la chica anónima? No se quien es. Quizás nunca lo sepa. Pero nunca me voy a perdonar a mí - o a Zayn- por ello. Por no entrometernos y pararlo. Cualquiera de los dos pudo haberlo hecho. Y no lo hicimos. Esa es la cosa.” Pauso la cinta y la retrocedo, asegurá ndome de no haber escuchado mal, pero no, el nombre sigue siendo el mismo. Zayn era el primer chico… y ahora que lo pienso, creo que se quien es el segundo chico. No se si quiero saber, de todos modos. Soy amigo de casi todos los amigos de Zayn. ¿ Realmente quiero saber quien fue capaz de violarse a una chica? De todas maneras, nunca lo sabré . “¿Y que paso cuando el segundo chico se fue? Bueno, salí del closet- nadie haga ningún comentario sobre ello por favor, saben exactamente a lo que me refiero- corrífuera de la habitación y fui al hall. Y ahífue cuando te vi, sentado allí , mirando la nada, mientras yo me quede allí , congelado, mirándote a ti. Hemos pasado por mucho, Zayn. Desde ‘The X Factor’ hasta giras mundiales, hasta ahora. Y no podí a creer en que tipo de persona te estabas convirtiendo, incluso despué s de cuatro años e amistad.

Eventualmente, volteaste hacia mí. El color de tu cara… se fue. Tu expresión… blanca. Y tus ojos lucían exhaustos. ¿O era sufrimiento lo que veía allí?” No puedo imaginarme a Zayn de esa formo, no puedo. Abro la puerta de rejillas y salgo. Camino un poco y me siento en una banca frente a la iglesia. Dejo caer mis codos sobre mis rodillas y sostengo mi cabeza entre mis manos mientras escucho la voz de Harry. “Zayn, no tengo idea que tenias en mente. Quizás estabas muy borracho como para tomar buenas decisiones. Pero al juzgar tu caminar, no lo estabas. Quizás sabias que el tenia un sentimiento hacia la chica y pensaste que l estabas haciendo un favor. Quizás pensaste que estaba haciendo tonterí as. No se en que estabas pensando, pero ambos tenemos parte de la culpa de lo que le sucedióa la chica. Cualquiera de los dos pudo haberse metido en el medio y haber parado todo esto. Y ninguno de nosotros lo hizo. Somos los des responsables de arruinar su vida. ¿ Quéestas haciendo para aliviar la culpa, Zayn? ¿ Ya lo olvidaste? ¿ Te estas intentando convencer de que quizás eso era lo que ella quería? ¿Si ella estaba sobria? ¿O realmente… no te… importa? Tu amigo, Zayn. ¿ Quépiensas de tu amigo ahora? ¿ Lo odias? ¿ El amigo que se violo a la chica sigue siendo tu amigo? Si. ¿ Pero por qué ? Quizás te convenciste de que en realidad, es un buen chico. Que quizás é l tiene su temperamento, y seguramente, el usa a las chicas como usa ropa interior, pero honestamente é l es un buen chico y no hizo nada malo. Porque si el no hizo nada malo, tu tampoco hiciste nada malo. ¡ Y eso es genial! Espero que eso funcione para ti. Porque estoy mas seguro que la mismí sima mierda que no esta funcionando para mi. Y estoy aquípara decirte, que ambos somos culpables. La única diferencia es que yo no puedo vivir con la culpa. Final de la cinta cinco”

Con mi cabeza hacia abajo, empiezo a llorar.

Cinta 6 No se porque estoy llorando; la historia de Harry no fue ni más ni menos emocional que las otras. Y no me afecto personalmente. Quizás fue porque, a diferencia de las otras historias, yo estaba envuelto en esta. Yo estaba en esa fiesta, yo estaba con Harry. Habí a dejado solos a Zayn con esa chica apenas comenzóla fiesta. Bueno. Algo así . Llegamos como un grupo y fuimos juntos a buscar bebidas. Liam desapareciócasi de inmediato a buscar a Danielle y Harry fue al segundo piso. Niall se quedo rondando por su cuenta y junto a Zayn hasta que encontróa Kara. Y despué s quedamos Zayn y yo. Ambos tomamos nuestras bebidas y nos dirigimos a un grupo de chicas. Zayn fue a coquetear, yo solo fui a hablar hasta saber si Eleanor iba a ir o no. Zayn insistióque a ella no le iba a importar, como estábamos en un ‘periodo de descanso’; no estaba muy seguro si estaba de acuerdo. Pero fui con é l. El coqueteo con una chica linda morena mientras yo hablaba con sus dos otras amigas, quienes me hicieron saber que estaban orgullosamente juntas. Un rato despué s, Zayn me tiro indirectas para que me fuese sin mostrar sospechas. Las amigas de la chica se fueron, dá ndole algo que parecí a una advertencia. Me siento responsable, especialmente ahora que se todo el daño que causo aquel dí a, intencional o no. La cinta sale por si sola y yo me enjuago las lagrimas. Harry aun tiene mas historia que decir, y yo aun tengo que escucharla. La idea de deshacerme de las cintas se me ocurre nuevamente, pero la deshago de inmediato. Necesito saber donde estoy y que le hize a Harry. “De vuelta a la fiesta, damas y caballeros. Pero no se acomoden, porque vamos a ir a otro lugar. Despué s de que Zayn dejo de mirarme, baje las escaleras para llegar a la real fiesta. Y- sí , lo voy a admitir- bebícuando suponí a que no debí a. Soy bastante bueno con esto de que el licor no se me suba a la cabeza, de todas formas. Pero en ese momento, querí a totalmente lo opuesto. Querí a olvidar lo que habí a visto y oí do. A cualquier parte a la que fuese, habí a gente bailando y bebiendo, y lo único que querí a era paz. Encontréun lugar y empezóa llorar. Deje caer mi bebida, pero en ese momento no me di cuenta. Y ahíes donde numero seis me encontre.

Hola Cher. -Vamos, Harry, yo te llevo a casa. – dijiste, tendiéndome la mano.” ¿ Cher? Supongo que de cierta manera coincide, pensando en lo que sucedió. Recuerdo haberla visto allí , yendo de un grupo a otro. ¿ Y considerando lo que su ex novio le habí a hecho? Ella se habrí a ido con cualquier escusa. “No sé que te hizo ayudarme, quizás ya habías visto las cosas mala que podían pasar en estas fiestas, cosas sobre las que la gente no quiere hablar. Quizás consideraste el ejemplo de Zayno quizás algo similar te haya pasado alguna vez a ti. O quizás esa chica era tu amiga y quieras escuchar su historia. Pero por la razón que haya sido, me querí as ayudar. Y solo Dios sabe que hace dos años esto no habría pasado.” Yo te hubiese ayudado, Harry. Hubiese hecho más, pero no sabia que algo andaba mal. “-Vamos, yo te llevo a casa. – repetiste, y esta vez no me negué . Te deje ayudarme a ponerme de pie y enlazamos nuestros brazos. Deje que me guiaras al exterior, y allífue cuando empeze a llorar. No sabias por que estaba decepcionado, entonces, y probablemente no lo hubiese sabido de no ser por las cintas. Bueno, lo sabes ahora. Has escuchado al cinta 5. Te sentaste dentro del pequeño asiento a mi lado, abrazándome con fuerza, envolviendo tus brazos alrededor de mi cuello y acariciando mi pelo con tus manos. Tu tambié n lloraste, cualquier fuese la razón. No séque te estaba pasando, pero debióde haber sido tan malo como lo que me paso a mi, porque lloraste lo mismo que yo. Termine hablando, tratando de explicarte todo, pero tu solo levantaste mi manga, tocaste mis cicatrices y me besaste.” Su novio la habí a botado. De una forma muy cruel y pública. Y prácticamente se olvido de ella acostá ndose con otra chica. Ella llego al porche y se sentóconmigo, sin hablar. Ambos mirando las estrellas, y luego volvimos a entrar.

¿ Quépaso despué s? Portadas. “No fue un beso romántico, fue solo una presión de labios. Un beso de ‘estoy aquí contigo’. No fue mucho, pero fue cómodo y simple. Ninguno de los dos nos amabamos. Pero el contacto humano me hizo bien. Ambos estábamos enfrentando problemas más grandes de los que podí amos manejar, y simplemente querí amos saber si habí a alguien a nuestro lado. -Shh… esta bien. – dijiste, y luego tarareaste una canción de cuna. Creo que le tarareécontigo tambié n. Hablamos, lagrimas incluidas. Tus dedos bailaban sobre mis cicatrices, presionando mis ampollas. Y me mostraste las tuyas. Lí neas delgadas paralelas tapadas por un tatuaje y un poco de maquillaje. En algún momento, tomaste un Sharpie de el compartimiento y dibujaste algo en mi brazo- un signo de paz y un signo de pregunta, para combinar con la tuya, solo que la mía era mucho menso permanente.” Creo que recuerdo eso. Me refiero al auto. Habí a un auto y una pareja dentro de é l, pero no sabia quienes eran. ¿ Cher besando a Harry? Eso era raro, porque ellos habí an dicho que no eran nada más que amigos. Pero quizás fue lo que fue- un amigo besando a una amiga. “Estuviste conmigo hasta que mis lagrimas cesaron y te pasaste al asiento del conductor y encendiste el auto. Estaba lloviendo. Enormes posas de agua tapando las calles. El vidrio al interior del coche estaba empañado, haciendo que Londres se viese nublado y de ensueño. Se sentí a como estar dentro de un capullo, sanos y salvos. Yo sabia, en algún lugar de mi cerebro, que iba a ser castigado por dejar a los chicos solos, pero en ese momento no me importaba, porque estaba en un lugar que parecía seguro.” De vuelta en la fiesta, las cosas se estaban tranquilizando, ya que el drama estaba fuera del camino. Ninguno de nosotros sabí amos lo que estaba pasando. Ahora, volviendo al presente, me paro y camino por el lado de la mesa con las velas. Dejo caer una moneda en la caja y enciendo la vela, orando algo que ya pasó. Volteo hacia la puerta.

“Conducimos hacia tu departamento, tu decías que necesitabas un cambio. Yo sugerí un corte de pelo- túestuviste de acuerdo. Tomaste un par de hojas para afeitar de tu papá, que, según tu, las tení as en tu departamento porque al cambiarte, te confundiste. Cepillaste mis rulos, y los cortaste. Probablemente esta no fue una muy buena idea- una chica borracha cortándome el pelo con hojas para afeitas, pero estaba lo suficientemente borracho para no haberle dado importancia. No creo que lo hayas hecho mal, para estar borracha. Mi pelo es corto ahora, lo suficientemente largo como para que se curve un poco, pero no llega a ser lo necesariamente largo como para que se formen los rulos. Me sentí a como otra persona, una persona mas liviana.” El corte de pelo de Harry fue un gran cambio, y con todo lo ajetreado que estaba pasado, no me extraña que no lo hayan notado. Un aire frí o me choca la cara al salir de la iglesia. El sol ya se escondió, pero no estáoscuro, no aun. Es el ocaso, la hora en la que Londres duerme. Pasójunto a una pareja con una niña y me recuerda a la historia de Danielle. Dios, hemos cambiado irrevocablemente, ¿ no? Con todo lo de las cintas- y no podemos hacer nada má s que escucharlas. “En ese momento, ya tenias una botella de algo- no recuerdo lo que era- y lo tomamos en el baño, mis rulos sobre la sabana, entre nosotros. Tútomaste un mechón de tu pelo y lo cortaste. El mechón cayójunto a mis rulos sobre la sabana. Una hora mas tarde, mas o menos, notaste lo tarde que era y me ofreciste llevarme a casa. Te hice pensarlo antes, ya que túcasa esta a una hora en auto de la mí a, y solo Dios sabe cuanto habrí a tardado a pie. Todas las cosas bonitas terminan siempre, de todos modos” Oh Dios, no. No pudo. Harry no podí a estar allí . En algún lugar de mi mente, sélo que va a pasar. Sélo que, lógicamente, va a venir despué s de esto. Pero no quiero creerlo. No puedo creerlo. “Nada como un accidente automovilístico para devolverte a la estúpida realidad.

Túgritaste, tanto como yo. Nos quedamos quietos luego del choque, procesando, dándonos cuenta de lo que acababa de pasar, y si ambos estábamos vivos. Alargaste la mano para poder tomar tu telé fono, pero antes de hacerlo, me hiciste un gesto con la mano, para que saliera de el auto. Asíque me fui. Todo el mundo sabe del accidente de Cher. Todo el mundo sabe que Cher estaba muy ebria, y que habí a chocado con un poste. Lo que la gente no sabí a, es que habí a otra persona en el auto. Solo que una… simplemente se fugó.” La policí a no sabia por quéCher estarí a conduciendo tan lejos de casa. Creo que los que hemos escuchado las cintas, sabemos porque. Ella estaba llevándolo a casa. “Mas tarde, les dije a los chicos que había tomado un taxi, hacia la casa de una chica, y que habí a pasado toda a la noche allí . Mentira. Camine. Caminépor tres- o cuatro- horas. El tiempo no importa. Solo caminé , desvenándome los sesos, pensando en lo que habí a pasado. La lluvia caí a. Mi telé fono murió, probablemente fue por que cayóa la poza. Todos recuerdan el torrencial aguacero que hubo despué s de la fiesta- muchas personas se quedaron en la fiesta- todas las calles estaban inundadas. Fue la única vez en la que realmente fui feliz, simplemente un anónimo, un chico de pelo corto caminando sobre las calles de Londres.” Es casi sobrenatural, pensar que Harry y yo estuvimos caminando por estas calles, cargando secretos, claro que los suyos eran mucho mas pesados que los mí os. Despué s de todo, los mí os vinieron en forma de siete cassets. El peso de la botella del caféhelado esta arrastrando mi abrigo hacia la izquierda- saco la botella y la tiro al basurero. “Finalmente, lleguéa casa cuando el sol apenas estaba saliendo. Cher, pequeña, lo intentaste. Las cosas que nos habí an pasado nos habí an convertido en dos amigos llorones. Y supongo que debo darte las gracias por no haberle dicho a nadie que yo estaba contigo ese dí a- ¿ o simplemente lo olvidaste? Me inclino hacia el primero, despué s de todo, debiste haber encontrado mis rulos sobre tus sabanas. Debes saberlo. Tienes que recordarlo. E igual, no dijiste nada. Pasómucho en esa noche, más de lo que nosotros dos sabemos.

Otra oportunidad para arreglarlo todo, pero Cher, túla dejaste pasar. ¿ Quié n sigue? Alguien que definitivamente lo empeorótodo. Numero siete, túsabes quien eres. Te preguntas por que no ha llegado tu cinta aun ¿ no? Fin de la cinta 6”

Cinta 7 Continúo caminando. En extraño imaginarme a Harry con el pelo corto, aun que ya lo haya visto. Siempre pienso en Harry como el chico de los rulos rebeldes y la sonrisa picara, aun que al final hubiese sido sometido a un pelo corto, al menos par el Harry que yo imaginaba. Saco la cinta y la cambio cuando la voz de Harry vuelve nuevamente a la historia de Zayn. Una vez ya fue bastante- no quiero escucharla nunca mas. Paro el walkman y lo meto en mi bolsillo. Hay una cafeterí a abierta en frente mio, milagrosamente abierta. Entro y me ordeno un café . La chica del cajero no me reconoce- ni si quiera me mira. Tiene el cabello teñido de negro y muchos piercing, tatuajes y cicatrices, definitivamente no parece alguien que conociese a una banda juvenil. -Cafénegro simple, por favor – me encuentro pidiendo lo que Harry pedirí a, no lo que yo mismo harí a. -¿ Descafeinado o normal? -Normal – pago rá pidamente y voy a recibir el café . A diferencia de Harry, yo no puedo- y no quiero- beberlo negro, asíque le echo algunas muchas cucharadas de azúcar y un chorrito de leche. -¿ Eres Louis Tomlinson? – dice la chica de pronto, apareciendo a mi lado para llenar la taza de leche. Mi garganta se seca- no puedo lidiar con una fan ahora-. No te preocupes, no soy una fan- mi hermana chica tiene ocho años, y sinceramente estoy aburrida de escuchar las mismas canciones una y otra vez – ella sonrí e, mostrá ndome un piercing en el labio -. Harry solí a venir aquímuy seguido. Bueno chico, todos lo extrañamos bastante. Se entretení a mucho con las grabadoras y todo eso. -¿Grabadoras… de cintas? – digo, luchando para encontrar mi voz. Espero que esto no sea lo que estoy pensando y que no sea ella la que tenga las cintas. -Mhm – ella apunta un estante al lado de la ventana -. Al dueño le gusta incitar el uso de antiguas tecnologí as – ella rodea los ojos -. EL presta los grabadores de cintas para que ese tipo de tecnologí a no quede obsoleta. Harry solí a venir muy seguido y escuchaba las cintas de otras personas. No creo que haya grabado una el mismo, de todos modos. Por cierto, soy Janet.

En ese momento, entra otro cliente y tose dé bilmente. Janet roda los ojos y deja el tazón con leche, que ahora esta lleno, en la mesita. -Puedes ir a ver las cintas si quieres. No cerramos temprano, universitarios ¿ sabes? Asiento y voy hacia las grabadoras, hay cinco diferentes. Con cajas de zapatos llenas de cintas una al lado de la otra. La mitad de las cintas tienen etiquetas. La otra mitad, tienen iniciales y descripciones garabateadas al lado. Escojo una cinta al azar y la meto al walkman. Luego presiono play. Una voz de mujer, cantando una canción de cuna para un niño llorando, llega a mis oí dos. Escucho hasta que el niño se calla, y escojo otra cinta. Esta es sobre dos chicos discutiendo en la cafeterí a acerca de tareas de cálculo y hablando de Doctor Who- al de la voz grave parece no gustarle mucho Twelve. Escucho má s o menos una docena de cintas, antes de toparme con una gran sorpresa- la voz de Harry, má s ligera y despreocupada que en mis cintas. “Hey! Es Harry Styles, no tengo idea por qué estoy hablando esto, alguien va a encontrarlo y lo venderápor EBay o algo así . Pero querí a decirles algo antes de que toda la prensa se entere- ¡ ganamos un Brit! Se supone que no debemos saber hasta la ceremonia, pero el tí o Simon lo supo antes y nos dijo que preparáramos un discurso. Es raro ¿ cierto? Jamás creí que llegaríamos tan lejos…” Su voz de desvanece y la cinta gira en silencio. La saco con mis temblorosas manos. Es un irritante recordatorio- no estoy aquípara escuchar cintas, estoy aquípara escuchar a Harry. Despué s de vacilar un momento, guardo la cinta de los Brits de Harry en mi bolsillo, donde hace un sonido al chocar con las otras cintas. Busco dentro de mi bolsillo la cuarta cinta, que tiene los números ‘7’ y ‘8’ marcados con rojo. Me recuesto en el sillón y cierro los ojos. “Pasaron muchas cosas gracias a mi corte de pelo. La gente estaba insegura en cuanto a qué decir. La producción no estaba portándose de forma negativa, sino que confundida. ¿ Por qué me cortarí a mis distintivos rulos? Necesitaba un cambio, esa fue la respuesta que di. He usado mi pelo siempre largo, y los otros chicos se habí an cambiado el pelo al menos una vez. ¿ Por quéyo no? La producción se tragó mi mentira y me mandaron a un estilista profesional que hizo que mi pelo no se vea tan desastroso.

No habí a visto el corte de Harry hasta despué s que fue a la peluquerí a. Habí a sido raro- muy raro- ver a Harry con el pelo corto. Janet me saluda con la mano antes de empezar a limpiar el mesón. Le devuelvo el saludo distraí damente, pensando en las cintas. “No te estoy insultando, Cher. Eres genial para muchas cosas, y la mayoría son buenas. Simplemente un corte de cabello no es una de ellas. La primera consecuencia sobre mi corte, fue una discusión, con alguien que yo consideraba mi amigo. Pero antes de que les diga quien es esta persona, necesitan saber como era nuestra relación. Se impresionaran al saber que muchos de ustedes tení an una visión equivocada. ¿ Alguna vez te ha desagradado alguien sin ni si quiera conocerlo? ¿ Has tratado de ser amigo de alguien que siempre te reprocha? Siempre tuviste que ser el mejor para probar que eras el mejor, el mejor atleta, el mejor cantante, el mejor actor, el mejor amigo, lo que sea. ¿ Siempre tení as que ser el mejor? Tal vez tú, numero siete, tení as buenas intenciones. En realidad, séque lo hací as con buenas intenciones. Nunca le harí as daño a alguien intencionalmente. No es tu naturaleza, tratabas de velar por lo mejor para nosotros- todos nosotros- porque é ramos tan jóvenes, tan diferentes. Y como he dicho, todo esta conectado con todo. Y fue algo que dijiste- algo que siempre me decí as- me derribó. No sépor quélo dijiste. Tal vez celos, o ira, o quizás hizo algo malo, por la razón que fuese, me odiabas. Este es uno de los secretos más sucios de One Direction. Liam Payne odia a Harry Styles. Bien, eso es correcto. Yo tambié n te odiaba a ti, Liam. Pero eso no borra lo que ninguno de nosotros dos hizo. Liam, nunca pude saber que fue lo que exactamente hice para que me odiaras. ¿ Fue porque yo tuve éxito y tú no? ¿Era porque la gente me veía como el líder, y a ti no?” Eso no puede ser verdad. Liam no odia a Harry. Aunque Liam no lo dijese, é l se preocupaba por Harry, y siempre me decí a a míque me preocupara de que Harry durmiese lo suficiente, que comiese lo suficiente, que llegase a los lugares a tiempo. “Cualquier cosa que pasara, tu intentabas hacer de mi vida miserable. Siempre que cometí a un error- decir algo incorrecto en una entrevista o caerme en el escenario- estabas ahípara criticarme y reprocharme. Para gritarme y decirme lo estúpido que soy. ¿ Realmente pensaste que eso ayudarí a?

Liam, ¿sabías en realidad lo que estabas haciendo?” Una pareja entra, ordena y sale. “Cuando lleguéa casa despué s de el accidente de Cher, eran casi las diez de la mañana. No fue como si sintiese que fuese tarde a causa de las gruesas nubes grises que tapaban el sol. Pero lleguéa casa a las diez, y tu estabas esperándome, parado en frente de la puerta con una toalla, una taza de te, y una larga conversación por venir. -Louis estáen mi departamento- dijiste, con el ceño fruncido -. ¿ Quémierda esta pasando por tu cabeza? Me encogíde hombros y me abríde paso hacia la cocina. Te las arreglaste para pasar la toalla sobre mis hombros mientras pasaba. -Cortar mi cabello – dije brevemente. Túme viste mientras me preparaba el desayuno- avena y pan tostado, no muy difí cil. Mi cabeza estaba empezando a latir dolorosamente. Estaba empezando con la resaca, una de esas que pasan cuando no duermes durante toda la noche y sientes como si estuvieses contantemente golpeando tu cabeza contra una muralla.” Me estemensco en simpatí a y tomo un sorbo de mi café , quitando el amargo sabor que viene a mi boca cuando pienso en una resaca. Cada vez que tení amos una resaca, y al otro dí a tení amos una entrevista, Harry preparaba su receta anti-resaca. Avena, pan tostado y jugo de naranja. “Notaste mi resaca cuando encendiste la luz y fuiste al baño en busca de un paracetamol. Me diste las dos pastillas con un suspiro y te inclinaste sobre el mesón. -¿ Quéesta pasando contigo, Harry? – Me preguntaste, mientras el agua de la avena empezaba a hervir – Estas actuando muy raro. Te dije que estaba bien. Me diste una de tus miradas de “sé que me estas mintiendo pero voy a dejarlo pasar por esta vez” y empezaste con el reproche”

Todos hemos tenido de esas charlas con Liam. El nombre de ‘Daddy Direction’ no es solo para la televisión- Liam de verdad es como una mamácon nosotros. Generalmente con Harry es mas duro. Pero siempre eran bien intencionadas, por un sincero deseo de hacer el bien con nosotros. Pero Harry tení a un punto a favor. Las discusiones con Liam solí an ser repetitivas, ¿ y despué s de la noche que habí a tenido Harry? Estoy seguro que un reproche era lo último que necesitaba. “Sinceramente, me desconecté. Me habías dado tantos reproches durante cuatro años, así que para mi, todas sonaban iguales. No estaba de ánimo para escucharte, asíque no lo hice. Hablaste por unos buenos diez minutos sobre la responsabilidad, sobre la banda, sobre nosotros. Hablaste de mi cabello y de mi comportamiento y como estaba tomando todo por sentado, como serí a si yo me enfermarí a y cuales serí an las consecuencias para la banda, una docena de cosas que yo ya sabí a de antemano. Pero luego trajiste mi reputación a la conversación. Tal vez pensaste que estabas ayudando- velar por mi cuando nadie más lo hací a. No lo sé . Nunca lo sabré . Pero eso fue lo que me derribó. Ahífue cuando me enojé . Te dije que te fueras a la mierd*a y que te metieras tus reproches donde no entraba la luz del sol. Tútambié n te enojaste- y me gritaste. Me gritaste insultos, y finalmente, cuando terminaste, me miraste y dijiste una ultima cosa antes de irte. -Eres un puto de mierda, Styles. ¿Por qué eres el líder? No tengo ni la más puta idea.” Mis dedos aprietan la mesa. La puerta del cafése abre, dejando pasar a otro cliente. “Jenna, no tení as idea sobre como aquellos simples rumores que inventaste en Holmes Chapel me afectarí an, años despué s. Pero lo hicieron. Liam, tútambié n lo pensabas. Al menos, espero que lo hagas. Nunca dirí as-“ Una mano cae sobre mi hombro, como cuando Niall no hizo. -¿ Todo bien, Lou? – preguntóLiam suavemente.

Me levanto y le golpeo lo más fuerte que puedo. El walkman, las cintas, y el libro de Keats caen al piso. Liam da un paso hacia atrá s, llevándose una mano a la cara. -Bien, me merecí a eso – dice, frotá ndose el lugar donde mi puño hizo su primer impacto. Dejo de mirar sus ojos y su nariz y golpeo con fuerza su mejilla. Mis nudillos duelen, y agito mi mano. Liam hace un intento para tomarla, cuando lo hace, la inspecciona. -Vas a estar bien – dije finalmente -. Ahora escúchame. Me relajo lentamente y lo miro directamente a los ojos. -¿ ES una buena explicación? Liam se encoge de hombros. -Quizás, no lo sé .¡ Janet, este bien! Janet mira sospechosamente, pero luego vuelve a mirar al mesón. -Yo no sabí a, penséque estaba ayudando. -¿ Puto? Hace una mueca. -Perdímis estribos. No deberí a haberlo hecho. Pero ninguno de nosotros lo sabí a, y no tení amos ideas para poder adivinarlo. Estaba intentando ayudar- asegurarme de que no se perdiera. Pero no sabí a que ya estaba perdido. No tení a idea de cuanto le iba a doler – de pronto, Liam se ve viejo y cansado. Se frota los ojos -. Cometíun gran error. Todos lo hicimos, pero fui mayoritariamente yo. -¿ Cómo me encontraste? – dije, en vez de decir una docena de acusaciones que querí a decir. Estoy mas adelante en las cintas, quizás hice algo más malo. -Niall me envióun mensaje. Me imaginéque deberí as estar aquíahora. Nadie deberí a escuchar estas cintas solo. Sobre todo tú– su mirada se posa en el libro que estáen el piso -. ¿ Me prestas eso? Lo voy a leer un rato mientras escuchas. Acabas de terminar mi cinta ¿ no? -Casi, me falta un pedazo – Liam toma el libro y se dirige a una de las mesas cerca de los walkmans -. Liam, ¿ por quéestas haciendo esto?

Liam no responde de inmediato, en vez de eso, gira el libro de Keats. -La caguécon Harry, no voy a dejar que pase con el resto de ustedes. Me pongo de pie, con mi caféen la mano. -Caminemos entonces. Liam hace girar un juego de llaves que lleva en la mano. -O podemos conducir, solo… termina mi cinta. Luego iremos adonde quiera que quieras ir. Me siento de nuevo y retrocedo un poco- la cinta habí a seguido mientras yo conversaba con Liam. “-pensabas. Al menos, espero que lo hagas. Nunca dirí as algo para herirme. Estabas cansado y querí as que tu amigos fuesen como antes, antes de todos los problemas. Tení as tus manos llenas esa noche- Kara rompiendo con Niall, el extraño comportamiento de Zayn despué s de irse rápidamente, Louis probablemente más borracho que la mierda, yo desapareciendo y volviendo sin pelo, tu matrimonio, el nuevo tour, la lluvia… estabas cansado y querías arreglar todo lo que estuviese a tu alcance. Pero estabas intentando arreglar el problema equivocado. Usando el remedio equivocado para la herida equivocada. Pensaste que estaba perdiendo el enfoque, no a mi mismo. Cuando te fuiste, me deslicépor la pared para sentarme en el piso. Lloraba mientras reí a, con hipo, y probablemente me veí a horrible, con mocos y todo eso. La cocina estaba hecha un desastre, con la avena rebalsando, quemándose. No sépor quérecuerdo eso. La avena quemándose, me refiero. Me levantépara limpiar el desorden, y mis lágrimas cesaron. Otra cosa más que no pude hacer bien. Fin de la cinta siete.

Cinta 8 La cinta se termina de repente. Me siento allí , por un minuto a pensar en todo lo que Harry dijo, pero finalmente, me quito los audí fonos y camino hacia Liam, quien habí a ordenado una taza de caféy esperaba pacientemente junto a la puerta. Él pasa su mano sobre mis hombros y me dirige al auto, despidié ndose de Janet con la mano mientras nos vamos. Esto me recuerda a la cinta de Cher, solo que Liam no me abraza, solo me deja allí . -La próxima cinta no es muy fácil- advierte, arrancando el vehí culo -. Probablemente peor que la mí a. Aun no le pongo play a la cinta, aun no. -¿ Cómo me encontraste? – pregunto de nuevo. Liam saca con cuidado el auto del estacionamiento y se dirige a la cuidad. -Como te dije, Niall me mandóun mensaje. -¿ Por qué ? -Tuve una conversación con Niall despué s de escuchar las cintas- yo no deambule por todo Londres mientras escuchaba las cintas solo – sonrí e tí midamente -. Perdíel mapa. Pero fui y hablécon Niall, y me dijo lo que probablemente ya te habí a dicho a ti. -¿ Que esta tratando de conseguir ayuda? -Eso, y un poco má s – Liam gira con suavidad el manubrio del auto -. Pero me mandóun mensaje como hace una hora, dicié ndome que túya tení as las cintas, asíque me dispuse a encontrarte. Por suerte lo hice. Esperéen el cementerio, pero al parecer, túya habí as ido. Finalmente, una persona que iba saliendo de la iglesia me dijo que habí a visto a una persona muy parecida a la descripción que yo habí a dado de ti saliendo hacia esta dirección. En realidad fue pura suerte haberte encontrado. -¿ Encontraste la otra cinta de Harry? Liam me mira sin comprender. -¿ Quécinta?

-La que dejóen la cafeterí a, la de los Brits. Liam sacude la cabeza. -No. No creo que muchas personas hayan ido allí , y mucho menos a escuchar las cintas – le da al pequeño walkman amarillo que yace sobre mi regazo una mirada -. Creo que deberí as escuchar la siguiente cinta. Lentamente me pongo los audí fonos y presiono play, viendo la cara de Liam mientras lo hago. “No mucho es sagrado cuando eres famoso. Pequeños detalles se vuelven el pan de cada dí a cuando estas constantemente siendo observado- completos extraños saben todo sobre tu vida, desde cual es tu comida favorita, hasta que cosas le pones a tu té , o en quécolegio ibas hasta cuantos hermanos tienes y sus fechas de nacimiento. Simples acciones como ir a comprar la leche, son fotografiadas y puestos en las revistas. ‘Harry Styles ha ido a comprar leche’. Todo es parte del paquete, en realidad- parte del precio que debes pagar por hacer algo que amas. No me importa mucho todo eso- significa que le importamos a la gente. Lo que me molesta… son los rumores.” Los faroles de la calle ahora está n encendidos- no habí a notado, desde que entre a la cafeterí a, que la luz ya se habí a ido. Si esta cinta es sobre rumores, entonces no es la mí a. Solo quedan cinco cintas- ¿ Cuánto más me falta? “Los rumores tienen el poder de formar, o destruir una carrera, especialmente en una carrera como la mí a. Las reputaciones pueden hacerte ganar o perder el cariño del publico- si juegas bien tus cartas, puedes transformar un escandalo en una maniobra publicitaria. Lo malo de los rumores, es que te golpean en la parte profesional de tu carrera, por el tema de la moral y todo eso. Generalmente vienen de gente que es cercana a uno. Y cuando lo hacen, la producción se molesta- quieren saber de donde vienen, y quieren callar a esa persona antes de que siga dañando más carreras. Es por eso que la ‘Delta Source’ fue un gran problema.”

Yo me impresiono, escuchar el nombre que habí a inventado Zayn cuando estábamos aburridos en el bus del tour. La producción no sabí a que le llamábamos de esa forma. Liam me dio una mirada de confusión- claro, el no recordaba exactamente cada aparte de las cintas. -¿ ’Delta Source’? – me pregunta, el coche gira suavemente. Asiento y sus labios se forman en una sonrisa -. No puedo creer que haya usado ese nombre en las cintas. -¿Quién era ‘Delta Source’, entonces, si Liam pensaba que me iba a decepcionar escuchándolas? “Para aquellos que no están familiarizados con la producción, ‘Delta Source’ era una fuente anónima, en donde se filtraban informaciones, canciones, rumores, etc… Si el nombre suena cursi, es todo culpa de Zayn- a é l se le ocurrió, despué s de terminar de leer una de sus novelas románticas. La producción, en realidad, nunca usóesa palabra- ese era un nombre que nosotros le pusimos, como grupo. Ellos preferían llamarlo ‘The Leak’, que sonaba como si alguien tuviese ganas de ir al baño, para mí . ‘Delta Source’ era un problema contante para la producción .Se filtraban canciones, fotos, entrevistas, todo lo que estuviese al alcance de sus manos. No habí a patrones para las filtraciones- ni un indicio que nos indicara quien podí a ser. Podí an haber sido veinte personas. Entonces, cuando averigüe quien era, debíhabé rselo dicho a alguien, ¿ no? Bien. No. No era tan fácil. Hubiese deseado que fuese así.” Me quito los auriculares. -¿ Quéquiere decir con que no era fá cil? Podí a habé rselo dicho a alguien. Liam me mira de una forma simpá tica, que no logro descifrar. -Tienes que escuchar la cinta – abro la boca para hablar de nuevo, peor me da una mirada de dolor -. Por favor, solo escucha. “’Delta Source’ era alguien en quien confiábamos- nadie de nosotros sospecharí a. A caí a bien, de hecho, era alguien con quien hablaba en la fiestas cuando em tocaba manejar. Ella estaba saliendo con uno de mis amigos. Mi mejor amigo. El dí a despué s de la fiesta, fui a caminar. Pasépor un café ,¿ y que fue lo que vi?

No miren ahora, peor es mi amiga de la fiesta. ¿ Recuerdan a la otra chica con la que solí a hablar, la otra conductora?” En el fondo de mi mente, creo saber quien es, pero no quiero creerlo, no puedo creerlo. No puede ser ella. Tiene que ser otra persona dentro de la fiesta. Tiene que ser otra persona. “La vi sentada con un reconocido reportero, dándole algo que parecía ser un USB. El reportero le dio un paquete, la abrazóy se fue, chocando con mi hombro antes de salir. El me mirócuando iba a saliendo, pero luego negócon la cabeza- como si no pudiese reconocermepor mi pelo. Lo único bueno de mi corte de pelo. La chica guardóel sobre en su cartera y se dispuso a irse, pero chocóconmigo cuando iba a pasar por la puerta. Cuando vio que era yo, palideció. Lo siento mucho Louis. Esta chica es Eleanor Calder” Esas palabras fueron un duro golpe bajo. Eleanor. Su voz es baja y pronuncia las palabras como si no quisiera que nadie más lo escuchara. Eleanor era la chica; Eleanor era la persona que contantemente nos traí a problemas. Eleanor le hizo algo a Harry que lo empeorótodo. Esto no es posible, no quiero que sea posible. Liam gira hacia la izquierda, mirá ndome preocupadamente. “Eleanor, no sé que te hizo ser parte de ‘The Leak’, sé que te pagaban, ¿pero era esa tu única razón? ¿ Lo hiciste por la adrenalina? Me gustarí a pensar que no eres de esas chicas que inventan asquerosos rumores sobre sus novios y los amigos de é l, pero no sé . La conversación que tuvimos despué s de que chocaras conmigo en la cafeterí a no me aclaró nada. Me dejócon más preguntas que respuestas, y amenazócon hacerle más daño a la gente que yo querí a. ¿ Por quéharí as esto, Eleanor?

Te saludéalegremente y te tomédel codo, llevándote de vuelta a la tienda. Te obliguéa sentarte- estabas muy asustada, pero lo hiciste. Accediste a hablar conmigo porque no sabí as cuanto habí a visto ni cuanto información tení a en contra tuya. Asíque te sentaste. Por tu cara, tu mente estaba trabajando a mil millas por hora, para intentar averiguarlo.” Mis dedos está n apretando mis brazos- no quiero escuchar esto, no quiero. “Te pregunté con quien estabas hablando y me dijiste que era un ex compañero tuyo desde el colegio. Te preguntépor quéaceptaste dinero de su parte. Las cosas se pusieron interesantes. Te palideciste y me dijiste que no era nadie que me importara. Me encogíde hombros. -Me estaba preguntando por quéestas tomando cafécon otro tipo. No creo que a Louis le fascine mucho la idea. -No te atrevas. Y empezaron las amenazas. Dijiste que sabí as sobre mis cortes y sobre la bulimia de Niall. Que sabias que Zayn aun fumaba y que Louis era un mentiroso compulsivo, una larga lista de cosas que podrí an tener un efecto negativo salen a la luz. Dos de las cosas que dijiste era verdad- aun que ni tú supieses cuales eran. Estabas adivinando, pero acertaste conmigo y Niall.” Pestañeo. Creo que mi estomago da vueltas y apretófuertemente mis ojos. ¿ Cómo pudo Eleanor darse cuenta y nosotros no? “Te dije que sabía que eras ‘The Leak’ y que si administración supiese, estarí as hasta el cuello llena de deudas. Touche. Me miraste y yo sugeríuna solución: si dejabas de filtrar información- incluso falsa- yo no te delatarí a. Aceptaste. Túte fuiste por tu cuenta y yo por la mí a. Y dejéde pensar en ello.

Dos dí as despué s, Louis llegóa casa, sonando devastado. Cuando le preguntéque andaba mal, me dijo que tu habías terminado con él.” Trago, escuchando mi nombre de nuevo. Si esto- lo que Eleanor hizo- esta en este punto en las cintas… ¿Dónde estoy yo? ¿ Cuá nto daño le hice a Harry sin darme cuenta? “Supongo que solo estaba de novia con Louis para poder sacar información. Pero en el principio te gustaba, ¿ verdad? Eso fue lo que me dije a mi mismo, porque me sentímuy culpable de haber sido el causante del té rmino de la relación de mi mejor amigo. Pero no fue una relación sana- lo estabas usando. Aun que é l estaba feliz, tu no lo estabas. Y de todos modos ibas a romper su corazón. ¿ Quéexplicación le diste, Eleanor? ¿ Quéle dijiste despué s de haber terminado cuatro años de relación? Sé que no le dijiste lo del ‘Delta Source’. Cuando le pregunto a Louis si sabe algo, siempre me dice que no.” Ella me dijo que í bamos por diferentes caminos y que ella estaba lista para tomar el suyo. Y que estaba sintiendo cosas por otra persona. Eso fue. Mis ojos me arden. No por la sal de mis lagrimas, si no porque no los he cerrado desde que escuchélo que Eleanor habí a hecho. Todas las partes de mi cerebro me dicen que me quite los audí fonos y que niegue todo lo que acaso de escuchar, peor no puedo. No puedo hacerlo con Liam sentado al lado mio, mirá ndome con preocupación. -¿ Lou? ¿ Estas bien? Sacudo mi cabeza. -¿ Vas a estar bien? Me encojo de hombros. -No… no lo sé. Déjame… déjame terminar. Liam asiente con la cabeza.

“Solo hubo un rumor más despué s de que terminaste con Louis. No sési fuiste tu u otra persona- pero algo alguien empezóel rumor de que Louis terminócontigo porque te estaba engañando… conmigo. Lo dejépasar, porque ese tipo de rumor lo podrí a haber inventado cualquiera. Pero sinceramente creo que fuiste tu, algo así como tu ‘adiós’. Eras mi amiga, Eleanor. Y quizás fue un error haberte puesto en las cintas, porque aquí , tienes trece historias más para vender. Trece secretos que podrí an hacerte ganar una fortuna. Trece cintas escandalosas, como una bomba en contra de tu ex novio y sus amigos.” -Creo que voy a vomitar – digo. Liam estaciona el auto al lado de la calle y abro la puerta, tropezando con la acera. No vomito, pero me siento cerca de hacerlo. Mirando alrededor, me doy cuenta de que estamos en una calle residencial. Este todo oscuro, excepto por unos faroles. “Pero recuerda, tu también estas en estas cintas. Vende las otras historias y la gente se empezará a preguntar… ¿qué pasó con la cinta numero siete? Y recuerda que hay doce personas más que saben que eres tú, y que quizás te delaten. O quizás te perdonen, ya que hay cintas peores. Después de todo… estamos recién empezando. Fin de la cinta ocho.”

Cinta 9 Esta vez, de verdad estoy llorando, sacudiendo los hombros y todo eso. Mi estómago sigue sacudié ndose y quiero vomitar, pero no hay nada más en mi estómago ademá s de un milkshake y un cafédesde antes. Liam me mira con curiosidad. -Lou… ¿Cuándo fue la ultima vez que comiste algo? Me encojo de hombros. -¿ Almuerzo? Me toméun milkshake hace poco. -Necesitas comer, Lou. No puedes escuchar esto con el estómago vací o – Liam agarra mi muñeca y me ayuda ponerme de pie -. Vamos – me instala en el asiento trasero y me da una barra de granola – No irás a ningún lado hasta que no te comas esto. Me mira mientras trago y asiente, antes de encender el motor. Siento que es una mala idea comer, pero me siento menos mareado. -¿ La próxima cinta es mala? Liam aprieta las manos en el volante. -Aja, bastante mala. ¿ Peor que la de Eleanor? No lo sé . No soy tu, asíque no lo sé– se detiene en el luz roja -. ¿ Puedo ver tu mapa? Necesito llevarte a una dirección y quiero chequearla. Saco el mapa de mi bolsillo y lo deposito en sus manos. Me agradece y lo abre. Me pongo los audí fonos me abrazo a mi mismo. “Ve al punto F-12. Les contaréuna historia en el camino. ¿Cómo evitas una violación?” Mi estómago vuelve a girar. Abrazo mis piernas y meto mi cabeza entre mis rodillas. Otra cinta que no es mía… otra cinta que no quiero escuchar.

“Para las mujeres que estás escuchando esto, de seguro tienen una larga lista- no usar faldas cortas en la calle, estar siempre con amigas en una fiesta, no tener miedo de gritar ‘un violador’, una spray de pimienta. Mi hermana mayor tomóclases de defensa personal cuanto tení a quince- diez clases en la tarde sobre como protegerse y evitar ser violada. ¿ Y los hombres? Nadie nos enseña nada. No puedo recordar ningún momento de mi vida en el que alguien me hay dicho como prevenir un asalto sexual. Nos enseñan como proteger a otra persona y a no ocupar nuestra fuerza para dañar a otra persona. ¿ Pero protegerme a mi mismo?” Deja de hablar. Escucho un suave silbido en los audí fonos. Un suave zumbido estático, y nada má s. ¿ Quéestápensando? ¿ Tení a los ojos cerrados al hablar? ¿ Estaba llorando? ¿ Tení a el pulgar sobre el botón de ‘stop’, esperando tener la valentía para no presionarlo? En nueve cintas… ¿es este el golpe final? ¿ Quéestáhaciendo? No puedo verlo, solo puedo adivinar. “Nunca” Estaba enojado, y su voz tiembla. Conozco ese tono, es el tono que ocupa- ocupaba- cuando estaba molesto, pero intentaba mantener la compostura. “Quizás si alguien se hubiese tomado el tiempo, las cosas habrían sido diferentes. Hannah Asher… estás nerviosa.”

¿ Hannah Asher? ¿ Nuestra representante? No. No puede. No puede traer a administración a esto. La producción no puede saber de las cintas. Pero si tengo las cintas… ella ya las escuchó. “Si, señorita Asher, esta cinta es para usted. Si crees que estoy siendo tonto- si crees que soy un chico estúpido y rencoroso, que toma todo muy en serio, nadie la obliga a escuchar. Es

obvio que vas a quiere hacer tu cinta desaparecer. No me importa mucho lo que hagas con ella” En las casas por las que pasamos, familias están terminando la cena y preparándose para ir a dormir. Todo es normal para ellos. Me parece curioso como ha cambiado mi vida y mi mundoy el de los demá s. No es sorprendente que, cuando empiezo a reí r, Liam me mira con preocupación. -¿ Lou? ¿ Estas bien? Agito mi mano e intento explicar. -Todo es tan normal para los demás, y aquíestamos nosotros, escuchando las cintas de Harry. “Pero puedo nombrar una lista de nombres a quienes si les importaría. Pero recuerda, ocho personas ya escucharon esta cinta. Y todo el mundo la va a escuchar si no la pasas. Y tu carrera se habrí a terminado. ¿ Quié n en su sano juicio contratarí a a un acosador sexual? Porque si… eso fue lo que hiciste.” La barra de granola se siente pesada en mi estómago. Liam nota la expresión en mi rostro. -Si necesitas que pare, lo haré . -No. Sigue. “Todo empezó hace un año, cuando tú, señorita Asher, empezaste a trabajar con nosotros. Estabas mediados de los treinta, y eras muy buena en lo que hací as. Es por eso que la producción te contrató- podí as mantener los rumores fuera decurso, y en una banda, eso era un gran factor. ¿ Pero de verdad crees que esos rumores te dieron permiso para hacer lo que hiciste? No me violó, no se preocupen. Pero estuvo muy cerca.” Apretócon fuerza mis piernas y me muerdo el labio. “Además de tu talento con las bandas, tenías algo por mi. Ignoré tus miradas coquetas, peor despué s empezaste a invadir mi espacio. Y un dí a, cuando tuve una entrevista solo, me alejaste de los demás chicos. Invadiste mi espacio y me besaste. Te empujéhacia atrás y me

agarraste el trasero. No lo golpeaste, al igual que los muchachos, lo agarraste y lo apretaste, y me dijiste que solo estabas jugando. Hagamos un rápido cambio de roles. Donde túserí as joven, bonita, una gran celebridad, y serí a el representante viejo y supongamos que te hubiese hecho lo que túme hiciste, me hubiesen despedido antes de si quiera poder decir una palabra. Pero tu eres la mujer, y yo soy el hombre, no funciona de esa manera.” Empiezo a entender, empiezo a entender a que se refiere Harry. Y abre un nuevo hoyo negro en mi estómago. La señora Asher siempre ha sido tierna y educada con nosotros. Y se me hace muy difí cil situarla en esa posición… creer que estaba dañando a Harry se esa manera. Se me hace aun más difí cil que haya pasado bajo nuestras narices y sin que nosotros lo hubié semos notado. O detenerlo. “¿Y por qué no funciona de esa manera? Bueno, dos razones. La primera, nunca dije nada. ¿ Quié n me hubiese creí do? Mi reputación me procedí a. Hubieses dicho que fue idea de ambos y a los dos nos hubiesen castigado, y luego harías como si nada hubiese pasado. Y dos… no sabía como enfrentarme a ello. Nunca me enseñaron a lidiar con ello. Y para cuando lo descubrí , ya era muy tarde. Sabí as de mi reputación, es por eso que fuiste detrás de míy no de los otros chicos. Creí ste el rumor sobre Caroline- Eleanor, gracias por ello- y creí ste cada otro rumor. Creí ste que aceptarí a tu propocicion y que me gustarí a haber tenido una aventura contigo. Una luz nos ilumina por detrá s, Liam se detiene a un lado de la calle. “La primera vez, te alejé de mi. La segunda vez, te dije que no estaba cómodo con lo que estabas haciendo. Entonces… ¿Por qué no te detuviste?” Alguien golpea el vidrio y Liam baja la ventana para hablar con ellos. “Dije no y lo tomaste como un desafío. Continuaste agarrando mi trasero y preguntando. Cuando dije que paras nuevamente, te reí ste, dijiste que era broma y que yo estaba sobre actuando.

No estaba sobre actuando, Srta. Asher. Te pedí que pararas. No lo hiciste. Eso fue todo.” -¿ Pasa algo con tu amigo? -Se golpeóla cabeza bastante fuerte mientras estábamos en la casa de unos amigos - Liam explicó-. Lo estoy llevando a casa. -Estábien. Conduzca con cuidado. “Hice una pequeña investigación sobre cual serí a tu castigo por hacer lo que estabas haciendo. Diez años de presión. De hecho, te iba a presentarte esta información hasta que algo ocurrió. Las cartas de las fans.” Liam vuelve al trá fico. “Empecé a notar un patrón. Si estaba con los chicos, túno lo hací as. Si me sentaba junto a Niall, me darías miradas ‘provocadoras’, pero nada más que eso. Si me sentaba junto a Liam, no harí as nada. Asíque, durante las juntar con el PR, Liam se convirtióen mi mejor amigo temporal. Por lo que tuviste que llegar a míde otra manera. Y aquíes donde las cartas de las fans aparecen en esta historia.” Miro a Liam con sorpresa- despué s su cinta, habrí a pensado que Harry se habrí a alejado de Liam lo que má s pudiese. Pero si lo que la Srta. Asher hací a le hací an tan mal a Harry hasta el extremo de tener que pasar mucho tiempo con una persona con la cual no se sentí a cómoda, significaba que en realidad esto le estaba afectando mucho a Harry. “Las cartas de las fans son muy importantes para nosotros. Es como nos comunicamos y podemos saber que es lo que realmente piensan de nosotros. Si se toman el tiempo de escribir una carta real, les importa tanto como para notar cosas que nosotros no notamos. Recibimos los mensajes más tiernos en un pedazo de papel. Amaba recibir cartas. Era la mejor parte de mi dí a, alguien dicié ndome su real (y generalmente positiva) opinión. Era una forma de reafirmar mi autoestima- y para ese tiempo, era eso lo que necesitaba. Necesitaba de alguien que me dijese que yo era divertido y sexy- necesitaba a alguien que me dijese que no habí a nada malo conmigo. Entonces, cuando me empecéa sentar con Liam, empezaste a usar nuevas tácticas. Te quedabas con mis cartas para que estuviese obligado a hablar contigo para pedí rtelas, y así

tútendrí as otra oportunidad. Asíque dejéde leer las cartas- dejéesos pequeño mensajes que me estimulaban a seguir adelante- cualquier cosa para evitarte.” El auto gira hacia la izquierda, y mi cuerpo de inclina- cuando levanto la cabeza, noto que estamos a cinco manzanas de el edificio en el que tenemos las reuniones sobre la publicidad. Cierro mis ojos- no quiero ver el memorial que estáafuera del edificio. “No sé que te hizo pensar que quitar mis cartas era aceptable. Para ese tiempo, yo estaba al final de la cuerda, y necesitaba un poco de apoyo de las fans. Y túme apartaste de ellas. Decidiste que no las merecí a. Cuando te diste cuenta de que no estabas llegando a nada con retener mis cartas, dejaste de pasarme mis llamados. Eso estaba bien- no muchas personas intentaban contactarme a travé s de ti. ¿ Pero cuando tú, intencionalmente, no me dijiste que mi hermana habí a tenido un accidente automovilí stico? Eso me llevóal borde. Para los que no saben, mi hermana y yo somos muy cercanos. Nos mensajeamos, llamamos, y si algo anda mal, somos los primeros en intentar hacer que todo este bien. Y no lo hice. Mi hermana casi muere y no me dijiste. Esa es otra acusación: fraude de tutor.” El auto se detiene, pero Liam no habla. Mi cabeza aun esta hacia abajo, y mis ojos, cerrados. “Pero toda esta historia nos lleva de vuelta a Jenna. Es todo sobre el primer rumor que Jenna esparciósobre mí . Obvio, Eleanor ayudócon eso, pero todo esto no hubiese pasado, si Jenna no hubiese esparcido el primer rumor. No es una escusa para tus acciones, Srta. Asher. Pero fue la única escusa que necesitaste para ir tras mí . Srta. Asher, no le mandarás las cintas al número diez. Él ya las tiene. Mándaselas al número once- encontrarás toda la información en la carta que recibiste dos semanas antes de escuchar estas cintas. Si no, búscala, tienes contactos. Disfruta tu estadí a en el infierno, Srta. Asher, quizás te vea allá. Final de la cinta nueve.”

Cuando abro mis ojos, la primera cosa que veo es el memorial de Harry. Las flores y las fotografí as son iluminadas por las lá mparas e la calle. De repente, todo me llega como un golpe en la espalda. Todo se siente diferente ahora… Harry de verdadestámuerto. -No lo habí a extrañado hasta ahora –digo finalmente -. Digo, lo hice… pero no de verdad. Liam me mira de inmediato, y veo la pregunta en sus ojos. -¿ Asícomo si se hubiese ido de vacaciones? Asiento. -Exacto. Y ahora… se fue. Él de verdad está muerto.

Capitulo 10 Salgo del auto y camino hacia el memorial. Las flores estaban empezando a morir y las fotografí as se estaban destiñendo. Me arrodillo y recojo una pulsera de plata que alguien habí a dejado junto a una vela deshizo. Habí amos tenido un memorial. Todos nos reunimos y nos despedimos con discursos, todos muy shockeados como para llorar. Habí an fans que lloraron tambié n, pero para nosotros, quienes pasamos cuatro años de nuestra vida junto a é l, no pudimos. La familia de Harry tení a su cuerpo. No nos habí an invitado al funeral, pero era entendible. Era su único hijo, y lo matamos, en la forma en la que viví amos y en la que é ramos. Él aun estarí a vivo de no ser por nosotros. Su muerte se me hace aun más profunda cuando lo único que queda de é l son fotografí as desteñidas y flores marchitas, bajo la luz de un farol en una calle desierta. Me quito las lá grimas y le doy vuelta a la cinta. “Algunas veces, las promesas se hacen para ser rotas. A veces, hay cargas que uno no puede llevar solo- y algunas veces, hay veneno en tu sangre, y hay solo una manera de quitarla. Para aquellos que nunca se han cortado- asumo que la mayorí a, o todos- no saben lo liberante que puede ser, presionar una navaja en tu piel y sentir que todo el mundo se reduce a eso, un pequeño corte, sangre goteante.” Muerdo mi labio lo suficiente como para sentir el sabor de la sangre, el sabor a hierro en mi boca. “Nunca debí haber empezado de nuevo. ¿Pero con toda la presión que llevaba sobre mí? Necesitaba algo, cualquier cosa, y cortarme hizo ‘eso’ para mí. Sé que a alguno de ustedes les doy asco por cortarme. Pero es- era- más fácil lidiar conmigo causándome dolor, que cualquier otra persona. Era tan fácil que era mi salida. Y siempre fue más fácil- y mejor- lidiar con mis problemas sin herir a nadie más, excepto a mi.” Desearí a que me hubiese herido a mí . Siempre estuve ahíy pude haber ayudado, si hubiese sabido. El problema era que no sabí a.

Liam viene a sentarse a mi lado, con las piernas cruzadas. -¿ Cuá nto má s hasta la mí a? Liam no responde. “Número diez. Niall. Te dije que tendrí as represarí as en estas cintas. Túsabes por quéestás aquí . Túsiempre supiste por quéestarí as aquí . De hecho, túpensaste que fue por esto cuando te escuchaste la primera vez en las cintas. Lo que hiciste, de hecho, fue una traición. Me doliómás la segunda vez. Me encontraste mientras me cortaba. Me encontraste en el baño del ‘tour bus’ con una navaja entre mis dedos y sangre goteando por mi muñeca. Me encontraste colgando de un hilo, y por un momento- un solo momento- te dieron ganas de detenerme. Que mal que no durómucho. Búa búa, bebé.” ¿ A quése referí a con eso? “Me escuchaste llorando y abriste la puerta. Me encontraste acurrucado en la esquina, y te sentaste junto a mí , limpiando mis heridas con alcohol y vendándolas. Me confiscaste mi navaja y me dijiste que nunca más hiciese eso. Me juraste que si me veí as de nuevo cortándome, le dirí as a administración, tu propio secreto tambié n saldrí a a la luz. Niall, no tení as idea- lo único que querí a era una persona que tomase mis problemas por mi, y lidiase con ellos. No pude hacerlo por mi mismo- ni si quiera podí a admitir que tení a problemas. Creo que fue por eso que te besé.” Harry y Niall se… ¿besaron? Pestañeo, intentando procesar todo. No entiendo por quéme duele tanto- Harry no era mio. Nunca fue mio. Y despué s de todo, nunca lo será . Pero estoy más seguro que la puta madre que saber esto no se siente nada bien. Niall besando a Harry, cuando Harry estaba tan dé bil.

“Tu también estabas perdió, peleando una batalla perdida con tu enfermedad. Estábamos siendo destruidos desde afuera hacia adentro. Estábamos tan perdidos, que al parecer, nos veí amos como nuestros botes salvavidas. Resulta que el destruido no puede salvar al accidentado. Pude sentir tus costillas cuando mi mano se deslizópor tu cintura. Tus dedos estaban resbaladizos por la sangre. Y nos perdimos juntos.” Cierro mis ojos. Me duele hasta pensar en ello. No quiero. “Cuando desperté, te habías ido. Al desayuno, no dijiste nada, nada que me indicara que hablarí amos de ello. Pero sabí a que estabas allí - mi chupón estaba en tu cuello y mis brazos estaban vendados se una manera en la nunca pude haber hecho yo. Ahífue cuando toméla decisión. Iba a terminar con todo. El ahorcamiento era muy difí cil; no habí a una pistola que me pudiese conseguir; un atropello podrí a haber sido descrito como un accidente. Entonces lo decidí . Pastillas.” Eso fue lo que usó- una botella de antidepresivos y dos pastillas para dormir. “Ahí me di cuenta. No estaría allí mañana. Mañana… no habría un Harry Styles. Mañana sería mi último día. Yo sabría… y ustedes no. Me pregunto si alguno d ustedes notará algo diferente en mi mañana- cualquier cosa- antes de que todo pase. ¿ Quéfue lo último que me dijeron? ¿ Recuerdan que fue lo último que me dijeron? Podrí a haber sonado casual, pero créanme, lo planeé. Lo ultimo que les dije, lo dije por una razón.” ‘Diviértete, Lou. Yo estaré aquí cuando regreses.’ Eso fue lo último que me dijo. Creo que duele mucho má s ahora, con las cintas. Antes podí a pretender que la muerte de Harry fue algo que habí a decidido de último momento. Con las cintas, séque fue algo planeado. Y duele mucho más que todo lo que he escuchado. “Luego de que termine conmigo, luego de que me mate, no adonde iré. No al cielo, eso es obvio. Pero no se si creo que la vida despué s de la muerte.

Me gusta la idea de la rencarnación. Otra oportunidad, otra vida. Me gustarí a eso. Me gustarí a tener la oportunidad de tener otro cuerpo. Una oportunidad para hacerlo todo bienno como yo. Pero una oportunidad para poder sobrevivir.” Espero que sea eso. Espero que Harry este vivo en el cuerpo de otra persona. Le doy vuelta al brazalete y noto que tiene algo escrito. Nadie nunca muere, cuando han dejado buenos recuerdos atrás. La subo por mi muñeca, donde va a descansar junto con las otras pulseras hechas por las fans desde que empezamos la banda. “Una parte de mi espera que no haya nada. Oscuridad infinita. Podrí a hacerlo con una larga siesta, ahora. Dormir y nunca despertar suena genial para mí . Hay muchos sonidos en mi cabeza que un poco de silencio- incluso el silencio eterno- serí a hermoso. Pero si termino en el infierno, estarí a feliz. Cualquier cosa es mejor que estar en vida, perdido. Cualquier cosa serí a mejor que saber que a nadie le importas. Cualquier vida podrí a ser mejor que esta. Fin de la cinta diez.”

Cinta 11 Hay que llorar mucho para que se te lleguen a acabar las lágrimas. He llegado a ese punto. Una mujer en un traje de oficina sale corriendo desde un edificio, su cabello desordenado en su moño. No nos da- o al memorial- una segunda mirada. Es Hannah Asher, se ve pálida y cansada. Ahora que lo pienso, asíes como ha lucido los últimos cuatro o cinco dí as, probablemente desde que recibiólas cintas. ¿ Quié n mas estáen estas cintas? ¿ Quétan malo puede llegar a ser? Liam nota la pulsera y la gira para leer la descripción- no es una pulsera femenina, pero no es muy masculina exactamente- y resopla mientras lo lee. -Excepto que no se tomóel tiempo para crear buenos recuerdos – Liam dice con ironí a-. Dejó unos dolorosos. -Sin embargo, le herimos. Bastante mal. Liam levanta la vista para mirar a la señorita Asher abrir su auto. -Al parecer, Zayn atravesósu vidrio con una piedra – dice inexpresivamente. Cierra los ojos e inclina la cabeza hacia atrá s, su piel se ve amarilla por la iluminación en la calle -. Me di cuanta cuando encontrélas cintas. Él se quedóconmigo- Niall se quedócon é l. Ahora yo estoy contigo. Es curioso que los secretos que Harry pensóque nos separarí an, nos unieron. No tengo que responder, pero entiendo lo que dice. -Lo que no nos separa, nos hace má s fuertes –murmuro. La cabeza de Liam se endereza cuando mueve una pierna hacia adelante. Yo lo sigo -. ¿ Hacia donde ahora? -Unos departamentos a unos veinte minutos desde aquí– se muerde los labios -. Es una dura cinta. Me rio sin humor. -¿ No lo son todas? Sorprendentemente, Liam sonrí e.

-Si, supongo. No escucho la cinta mientras estoy en el auto. En vez de eso, Liam y yo discutimos el por qué , cómo, cuando no nos dimos cuenta y cómo todo empezó desde ‘The X Factor’. Nos estacionamos frente a unos edificios. Liam hace una mueca hacia el Mc’Donald que estáal final de la manzana, atrá s de un hotel. -Voy por comida – dice. No dice nada más, solo se detiene a mitad de camino hacia la puerta y me mira con cuidado. -Me quedaréaquí , escuchando la cinta. Liam asiente y me deja solo, en un auto, con un walkman amarillo, un libro de poesí a y las ultimas voces de mi mejor amigo muerto. Solo faltan tres más. No se den por vencidos conmigo ahora. Lo siento, creo que eso es algo raro de escuchar. Porque… ¿no es eso lo que estoy haciendo? ¿ Dándome por vencido? Si. De hecho, lo estoy. Y eso, más que nada, esto es lo que me lleva a hacer lo que estoy haciendo. No importa nada de lo que he dicho, no importa a quien le he hablado, todo se reduce a- todo termina en- mi. Bueno. Yo y otra persona. Pero no es su turno ahora, y cuando lo sea… vas a entender mucho mejor esto que te estoy diciendo. Cierro mis ojos y me inclino hacia atrá s. ¿ Quié n es la otra persona? ¿ Esta mal que espere que no sea yo? Solo quedan tres cintas, incluyendo esta, y despué s de todo lo que ha dicho, esta parece ser finalmente la mí a. Si no lo es… ¿Cuándo voy a aparecer? ¿Cuándo voy a saber que hice? Cosas malas les pasan a todas las personas. A veces, cosas buenas se transforman en cosas malas. Y cuando este tipo de cosas se quiebran, no hay nada que hacer que pueda curarlas. Lo que nos lleva a unos de mis últimos fines de semana. El fin de semana después de nuestro… asunto con Niall- en busca de mejores palabras para describirlo. Las memorias de ese fin de semana, me hace sentir mal de estomago.

No todos los recuerdos son asíde malos, claro está. Espero que no. Me gustarí a pensar que dejamos buenos recuerdos como grupo antes de que todo se desmoronara. Pero sabiendo como son estas cintas- sobre la muerte de Harry- lo hace aun má s improbable. Hay algunos recuerdos que son librantes, y otros que son aterradores. Hay algunas experiencias que no te hacen nada más que daño, y otras con las que sonrí es con solo recordarlas. Algunos recuerdos te dan la fuerza para seguir adelante, y otros te tiran hacia atrás. Dormir con Niall me ayudóbastante. No hicimos nada más, aparte de besarnos y masturbarnos (perdonen la expresión, pero no creo que haya una manera má s delicada de decirlo) pero ayudóa tener una liberación fí sica luego de tanta tensión psicológica. Pero no iba a convertirme en mi reputación. Eso serí a pedir más dolor, más daño- sin mencionar que administración me matarí a, bien muerto. Ni si quiera tendrí a que hacerlo yo mismo. Debo admitir que sentí a curiosidad. Las únicas personas con las que habí a tenido sexo fue con personas que me importaban, mucho, y querí a saber si tener sexo casual, con cualquier persona, era tan bueno como decí an. Querí a saber si valí an la pena todos los rumores, las miradas y todo lo malo por lo que he pasado. Pero eso significa que… Mi labio partido de quiebra una vez más cuando me lo muerdo, regalándole el sabor a hierro a mi lengua. Maldije y busquélos pañuelos que Liam tiene guardados bajo el asiento. Solo querí a sentirme bien de nuevo. Ser una celebridad mayor de edad significa que te invitan a muchas fiestas y clubs. Fue en una de estas fiestas en las que recurrí a a Caroline Flack. Dios, no. Esto solo puede terminar de una manera. Si alguien puede echarle más mierda a Harry, es Caroline. Me trago la sangre y paso mi lengua por el corte, haciendo una mueca cuando duele. Sé exactamente a que fiesta se refiere Harry ahora.

Últimamente, hemos visto a Caroline dos veces- una vez hace un mes y medio, y otra vez en el memorial de Harry. Pero por lo que sé , no pasónada con su última visita. Estuvimos en el mismo club, nada má s. Hubo rumores sobre nosotros hace mucho tiempo, pero murieron cuando ambos los negamos. Nunca hubo nada entre nosotros, en primer lugar- otro rumor, obra de Eleanor Calder- y administración lo habí a dejado pasar, porque en esos momentos, cualquier tipo de publicidad, era buena publicidad. Caroline, fue un poco sorprendente verte allí . Casi nunca ibas a fiestas, y dadas nuestras edades y trabajos, apenas corrí amos por los mismos cí rculos. Habí a planeado hacerlo con cualquier chica, ¿ pero verte allí ? Ese fue el mejor momento para saber si los rumores eran reales- que tu fuiste el mejor sexo que he tenido. Recuerdo esa fiesta. Todos nos emborrachamos y nos divertimos. Liam no estaba tomando, pero estaba má s relajado de lo normal. Coqueteécon una chica que se llamaba Claire- Zayn cambiónúmeros con una chica llamada Becky, con quien habí a estado saliendo hasta que todo se fue a la mierda. Pasóla noche en su casa la noche en la que Harry se suicido. La verdad es que no querí a apresurar las cosas. No estaba esperando que coquetearas conmigo. No estaba esperando que te lanzaras hacia mí . No estaba esperando verte allícon el propósito de encontrar alguien con quien poder dejarte llevar, al igual que yo. No estabas esperando encontrarte conmigo. Pero lo hiciste, y además culpaste a alcohol de lo que hiciste. Tu sabí a exactamente lo que querí as y como lo obtendrí as. No estabas borracha, ni si quiera habí as tomado. Lo que tu no sabí as era que yo tampoco. Séque desde afuera parecí a que me estaba tomando un trago con todos, pero la verdad es que lo mio solo era agua. Habí a estado tomando agua las últimas fiestas. Tení a la mala costumbre de contar secretos cuando estaba borracho y no querí a que nadie supiese que era lo que estaba planeando. No iba a contar mis planes para esta noche ni para los dí as que vení an. Eso arruinarí a todo. Me bajo del auto y camino hacia la pared de ladrillos, pasando mis dedos a lo largo de esta misma. Es á spero y tiene textura, recordándome que puedo sentir y que estoy aquíabajo, y Harry arriba.

Cuando nos encontramos, pude ver en tus ojos que yo me estaba convirtiendo en tu blanco de la noche. Algo cambio dentro de tu mente y de inmediato te colgaste a mi brazo y batiste tus pestañas. Hablabas bajo para que yo tuviese que inclinarme para escucharte. Me coqueteaste y yo te coqueteé . Use ese tipo de coqueteo que usaba cuando estaba borracho. Me preguntaste si querí a bailar y dije que si. Y no bailamos como bailaban las otras parejas. Acercaste tu pelvis a mis caderas y yo te deje. Bailamos lo suficientemente sucio que Liam me alejóun momento de ti para poder darme una lectura sobre la apariencia publica- otro momento de ‘Daddy Direction’ que no necesitaba, quería o apreciaba- y despué s tu tomaste de mi brazo y me lanzaste a la pista de nuevo. Y luego me invitaste a tu casa. Cuando abro mis ojos, deseo estar sentado sobre la azotea. No quiero ver más calles por donde Harry caminóla noche de la fiesta- no querí a ver los últimos lugar que pisóHarry mientras perdí a la esperanza. No soy estúpido. Sabí a que era lo que querí as hacer, y acepté . Tu departamento quedaba a dos cuadras, por lo que caminamos. Salimos por la puerta trasera y nadie se dio cuenta de que no estábamos. O… nadie se dio cuanta de que yo no estaba allí . Ya sabrás a que me refiero en unos minutos. Eso es verdad- nunca supe que se habí a ido- debióhaberse ido por una hora, máximo. Una vez que llegamos a tu departamento, me dedicaste una sonrisa sucia y me empujaste a la pared, besándome con fuerza. Te dejé , pero no te beséde vuelta. Debiste haber pensado que no te seguí el beso porque estaba ‘borracho’, sin saber que en realidad estaba sobrio, porque seguiste besándome. Me tomaste la mano y me llevaste a una habitación de sábanas amarillas y un edredón naranja. Y ahífue cuando te abalanzaste hacia mí , succionando mi cuello, con tus manos en la parte de delante de mis pantalones. Supongo que estabas viendo los lí mites. Viendo su en realidad era un mujeriego- o un puto. Golpeo la pared. La piel de mis nudillos se rompióy pude notar sangre en la muralla. Apretémi mandí bula y me tiraste un pelo, para ver mi reacción. Me forcéa relajarme. Y en dos segundos, sus dedos estaban de vuelta.

No, toda tu mano estuvo de vuelta, y cuando no te detuve, metiste tu mano por debajo de mi polera, sintiendo los músculos de mi estómago y con cuidado, me ayudaste a arrancármela, luego tu misma te quitaste la tuya y tiraste las dos juntas al piso. Guiaste mi mano hacia tu vientre, separando mis dedos para que mi dedo menique quedara sumergido bajo la cintura de tus pantalones y mi pulgar escondido bajo tu sosté n. Luego te quitaste los pantalones y abriste la cremallera de los mí os. Luego me besaste. Caroline debióhaber notado que algo andaba mal. Estoy casi seguro que lo notó- pero siguio hacié ndolo. Y Harry simplemente… la dejó. La gente que pasa a mi lado me mira divertida antes de volver a apresurarse en su camino. Supongo que mis cansados y rojos ojos no animan a nadie para mirarme por mucho más tiempo. Sobre todo cuando mi mano y mis labios están sangrando. Deberí a haber estado disfrutando esto. Se suponí a que debí a haberlo disfrutado. Pero en vez de eso… se sintió… mal. No me sentí a bien sin la emoción por detrás. Que conste, nunca le pedíque parara. Nunca dije ‘no’. Pero nunca dije que ‘si’ tampoco. Nunca la aparté . Lo único que hice fue girar mi cabeza, apretar mis dientes y esperar que mis lágrimas decidieran escapar. Volvía golpear la pared. Algo cruje- y no es la pared. Grité , más violentamente esta vez. Apretó mi puno y lo levanto hacia mi cara. Delante de mis ojos llorosos, veo la sangre correr por mis dedos. La piel estácortada en algunas partes, pero nada parece haberse roto. ‘Cálmate Harry’ susurraste, inclinándote hacia adelante, tu pelo hacié ndome cosquillas en mi cuello y mi cara. “Todo va a estar bien”. Como si tener sexo contigo fuese a resolver todos mis problemas. Debiste haberme visto apretar mi mandí bula. Debiste haber visto mis lágrimas. ¿ Esa clase de mierda te excita, Caroline? ¿ Caroline? Probablemente. Pero necesitaba algo. Y asícomo así , me dejéllevar. Mis hombros se aflojaron, y te dejéhacer lo que quisieses. Supe exactamente que estabas haciendo. Estabas tocándome… pero yo te estaba usando. Te necesitaba, para dejarme llevar, completamente.

Ni una sola vez me habí a dejado llevar por mi reputación. Nunca dejéque los rumores decidieran quienes eran mis amigos. Nunca… hasta ahora. Asíque, felicitaciones, Caroline. ¿ Quése siente ser la persona por la cual me dejéllevar por mi reputación? No, no lo contestes. De todos modos no escucharéla respuesta. Pero dé jame dejar esto bien claro: yo nunca me sentíatraí do por ti. Nunca. De hecho, me dabas asco. Manos frí as tocan mis hombros cuando voy a golpear la pared nuevamente. Cuando volteo, veo a Liam inspeccionando mis nudillos, como lo habí a hecho cuando lo habí a golpeado. La bolsa de papel de Mc’Donalds está en el piso, entre nosotros, olvidada cuando Liam fue a detenerme. Se va por un momento y vuelve con un maletí n de primeros auxilios- obviamente Daddy Direction tiene un maletí n de primeros auxilios en la parte trasera de su auto. Le pone desinfectante al corte y lo envuelve. Cuando terminamos y te quedaste dormida, busquémi ropa, te tapécon las sabanas, arreglé mi pelo y me fui. La noche se habí a llegado a su fin. Yo habí a terminado. Finalmente me dejéllevar por mi reputación. Finalmente fui exactamente como los otros pensaban que yo era. Fin de la cinta once. Me sacólos audí fonos y los tiro a las manos de Liam. Me dirijo hacia el basurero, metiendo mi mano en los bolsillos para buscar las cintas y el walkman. -No quieres hacer eso, Louis. -¿ Por qué , Liam? ¿ Para quéseguir escuchando, si solo van a empeorar? -Bueno – los ojos de Liam eran serios, tristes y honestos -. Porque túeres el siguiente. Lentamente, sin dejar de mirar la expresión de Liam, meto la cinta y presiono play.

Cinta 12 Hubo una pausa antes de que Harry empezase a hablar de nuevo, donde el único sonido que escuchaba era el zumbido en los audí fonos y su respirar, en coordinación el mio. Romeo, Romeo, Romeo, ¿ Dónde estás que no te veo? Asíes como empieza mi historia. Asíes como mi historia se entrelaza con la de Harry. La mirada de Liam se dirige a sus zapatos. Supongo que eso me hace ser Julieta. Pero séque mi historia no es como la de Romeo y Julieta- sin embrago, al igual que la de ellos, y como dije antes, la mí a no es una historia de amor. Es una historia sobre el amor, pero no una historia de amor. Hasta ahora, no han visto la parte sobre el ‘amor’ en mi historia. Y aquí…. Aquí es cuando empezamos a hablar sobre amor. No entiendo. ¿ Por quées mi historia, la de amor? Harry no me amaba. Nunca pude entender porque la gente decí a que Romeo y Julieta era tan romántico. Ambos murieron por falta de comunicación- y tení an catorce años. Seis años menor de lo que soy ahora. Lo que es estúpido. Todos saben que el amor juvenil no dura. El amor en general no dura- ¿ Cuántas veces he tenido que observar eso? Pero mi historia sí termina como la de Romeo y Julieta… con un suicidio. ¿ Cuantos de ustedes saben que esta no fue la primera vez que intentésuicidarme? ¿ Lo habí a intentado antes? Hubo otro intento antes de estas grabaciones. Tuve suerte, supongo. O en realidad no la tuve, si lo piensas. Antes de estas grabaciones, lo único que habí a dejado eran un par de cartas. Planeématarme el trece de enero. Tení a dos botellas de pastillas bajo mi almohada y mi s cartas. No tendrí a otra oportunidad dentro de dos semanas mas y tení a miedo de que, si no lo hacia en ese momento, no lo harí a nunca. Oh Dios. Recuerdo ese dí a. No tenia idea de lo que Harry estaba planeando hacer.

Cierro mis ojos e inclino mi cabeza. Liam apoya su mano sobre mi hombro, hacié ndome saber que estáahí . La quito con un movimiento brusco, y me inclino hacia la pared. Y entonces, el trece de enero estaba listo. Habí a llamado a mi mamála noche anterior y le dije que la amaba. Habí a pasado la noche con los chicos, pasándola bien. Estaba listo para irme. Pero algo- alguien- me detuvo. Alguien me detuvo ese dí a. Alguien no me dejóla oportunidad de estar solo aquel dí a. Ese soy yo. Yo estuve ahí - lo detuve una vez. ¿ Por quéno lo detuve la segunda? Ese ‘alguien’ no tenía idea de lo que estaba haciendo, que estaba salvando mi vida por un tiempo más. Ese ‘alguien’ me hizo darme cuenta de lo que me estaba- me estoy- apunto de perder. Y de lo mucho que me faltaba explicar. De lo que tení a que decirles a todos ustedes lo que pasó- de otro modo, lo seguirí an haciendo, llevando a otra miserable alma al borde, dejándolos listos para morir. Louis. Louis fucking Tomlinson. ¿ Quéhice para merecerte? Nada. En todo caso, fui yo el que no te merecí a, porque te tuve y luego te dejéir. Siendo honestos, nunca pensé ‘Louis Tomlinson, él es Él’. No lo fue. No lo es. Pero él es muy importante para mí , y para la historia que tengo que contar. Es por eso que estás aquí , Louis. Ese último dí a, te levantaste temprano. Estaba confundido y asustado de que quizás habí as descubierto mi plan- porque de todos lo que pudiesen haberlo averiguado, tu fuiste é l único al que me importaba dejar atrás- pero tu simplemente me tiraste una camiseta e insististe en irnos, rápido. Querí a a mi amigo de vuelta. Ni si quiera estaba pensando en lo que estaba haciendo en ese momento. Me dolí a la cabeza por la resaca por la fiesta de anoche- en la que Harry se acostó con Caroline Flack- y lo desperté , arrojá ndole mi camiseta.

Habí a parpadeado somnoliento y confundido- yo lo toméde la mano y lo llevéhacia la puerta en sus pantalones de piyama y mi camisa. El sol aun no habí a salido aun, pero túquerí a que yo viera el amanecer desde el techo de tu departamento. Aun en Londres era hermoso, rojos, rosados y grises contrastando el celeste del cielo. Pusiste tu mano sobre la mí a y nos fuimos. ¿ Sabí as? No lo creo. Túsimplemente estabas siendo Louis, y notaste que tu amigo estaba triste, por lo que lo quisiste hacer sonreí r. Y lo hice, ese dí a. Querí a que nos divirtié ramos juntos, tu y yo, yo y tu. Fuimos a todos lados, fuimos a todos esos tours para turistas- La Torre de Londres, el Palacio de Buckingham, Madame Tussauds. ¿ Puedes creer que vivimos en Londres por tres años y nunca hicimos ninguna de estas cosas antes? En Madame Tussauds nos detuvimos de improvisto, congelados- una docena de chicas se detuvieron a sacarse fotos con nosotros sin darse cuenta de que en realidad era Louis Tomlinson y Harry Styles de verdad, y no muñecos de cera. Una chica tocóel pelo de Harry y casi se desmayóal darse cuenta de que era un humano de verdad. Harry estallóen carcajadas y le dio un autógrafo como disculpa. Parecí a tan feliz en ese entonces. Terminósiendo un dí a perfecto. Túsuperaste a Eleanor, y yo no estaba muerto. Nos exploramos, túy yo. Casi olvido lo que habí a estado planeando hacer. Casi, palabra clave. Y al final, fuimos a la azotea del edificio. La verdad me sorprendióque la puerta estuviese abierta, pero lo estaba, no habí a nadie más aparte de nosotros dos. Asíque ahíestabas tú. Tení a tu brazo descansando sobre mi hombro y mi cabeza en el tuyo. Estabas ahí , dejándome vivir por otro dí a, dándome a conocer de lo que me estarí a perdiendo. Hablamos, de todo y de nada. Túeras exactamente lo que necesitaba. Asíque te besé . No, Harry, yo te besé .

Un beso dulce y suave. ¿ Y que fue lo me dijiste cuando nos separamos por un poco de aire? Sonreí ste de la forma más hermosa y me dijiste: -¿ Y eso por quéfue? Cierto, tu me besaste. A lo que respondí : -Eres un idiota. Y nos seguimos besando. Supongo que aun se pregunta porque decidíterminar con mi vida, despué s de vivir el mejor dí a de mi vida. Supongo que estas enojado conmigo, Louis, porque pensaste que pudiste haberme ayudado. Bien… no. Me… me hubiese gustado que fuese así de fácil. Louis, cuando me besaste, penséque podrí a comenzar todo de nuevo contigo. Nuevo comienzo, nuevo amor, nueva vida, nuevo todo. Haz estado conmigo cuatro años, cuatro años de amistad impenetrable. Cuatro años de amistad y confianza. El tono triste en su voz habí a desaparecido, remplazándose con nostalgia, y siento que mi pecho se aprieta al escuchar el tono de esta. Si é l sintióque podrí a empezar todo de nuevo, ¿ Por quéno lo hizo? ¿ Por quéno me dijo? Quise decirte, pero no podía. Yo… Y eso dolió, porque algunas cosas daban miedo. Otras que no entendí a ni yo mismo. ¿ Cómo podrí a decirle a alguien - incluso alguien en quien tanto confiaba- en todo lo que pensaba? No podí a. Era muy temprano, o quizás muy tarde. Su voz ya no era suave. Quizás é l quiere que yo escuche estas cintas para no sentirme culpable nunca más, peor lo único que puedo escuchar en su voz es amargura. Y duele mucho más que cualquiera de los secretos que haya revelado.

Yo no podí a dejar que te arrastraras junto con mis secretos, o que los cargaras en tus hombros. Tútení as esta luz que irradiaba felicidad. No podrí a quedarme de brazos cruzados y ver como mis secretos opacaban tu luz… pero aun así tuve que decirte. Y ese es el porquéde estas cintas. No están hechas para herirte- ni a nadie, salvo el numero trece. Están hechas para explicarle que le pasóal chico que gustaba de ti. Porque es verdad… Me enamoré de ti, Louis. Un suspiro escapa de mi boca, y parece ser inhumano, mientras me deslizo por la pared, cerrando los ojos para contratacar las lá grimas que amenazan con desbordarse. No. Por favor no. Lo siento. No perteneces aquí . No perteneces a estas cintas. Pero aquíestas, son embargo. Cuando me besaste, te beséde vuelta. Te dejéacercarte más y más, y me sentícomo si estuviese volando. Fue maravilloso. Los dos sentados en la azotea, tus manos en mis caderas, mis dedos enredados en tu pelo, en un intento de traerte más cerca. Y hablando por mi mismo, yo querí a más. Me inclino hacia adelante, apretando mi mano sobre mi boca para evitar gritar. Pero resulta que sígrito. El sonido se amortigua un poco por mi mano. Liam no reacciona, ademá s de apoyar su cabeza en el poste de luz. Pero nombres empezaron a llenar mi cabeza, incidentes, errores y secretos, flotando. Y no se iban. Habí a tantos nombres, Louis. Tres o cuatro docenas de ellos. -Para –dije, y puso mis manos en tu pecho para detenerte. Pero no abriste los ojos. Cerrélos ojos con tanta fuerza que era hasta doloroso, tratando de sacar todo lo que estaba metido en mi cabeza. Pero no funcionó- seguí a viendo todas esas personas de la lista. Todos los secretos invadieron mi cabeza esa noche. Recordarlos solo lo empeoró.

-Para –repetí , y esta síme separéde ti. Me tropecécuando me diste un empujón. Sílo recuerdo. Empezaste a hablar, pero te hice detenerte. Empecéa gritar para que te alejaras, y lentamente, lo hiciste. Estabas confundido, y tení as todo el derecho. No sabí as que estaba herido. No sabí as que estaba recordando a Jenna y a Bridget, Liam y Zayn, Danielle o Eleanor, Niall y Caroline, Hannah y Cher. No sabí as sobre los nombres y los secretos que flotaban sobre mi cabeza- hay docenas de secretos que ni siquiera están en estas cintas. No tení as idea. Lo único que sabías era que estaba gritando para que te fueras… y no sabías porque. Y lo hiciste. Pero te tomómucho tiempo darte cuenta de que estaba hablando en serio. Él se habí a dado vuelta. No podí a ver la expresión de su cara. Me tomómucho tiempo porque querí a que é l me gritara que volviese, que era una broma. Estaba seguro de que me odiaba, que habí a llevado las cosas demasiado lejos y que habí a dañado la amistad. Luego de que te fuiste, despué s de que finalmente te fuiste y me diste el espacio que tanto necesitaba, di un paso cerca de la orilla. Miréhacia abajo, toda la gente caminando. Considerésaltar y terminar todo allímismo. ¿ Porque lo escuhe? ¿ Por quéno me quedé ? Él me necesitaba y yo lo sabí a. Pero tení a miedo. Otra vez. Y me fui. Pero no lo hice. Necesitaba explicarte. Necesitaba grabar estas cintas, necesitaba disculparme, explicarte. Pero entonces, era tarde. Dormiste en la casa de Zayn esa noche, y la mañana siguiente fue igual como todas las otras. Y, sí , Louis. Lo siento. Mucho. Final de la cinta doce.

La cinta de termina con un click y empieza a relatar la cinta de Caroline de nuevo. La pauso con dedos temblorosos y levanto la vista a Liam. -¿ Vas a estar bien? – me pregunta, suavemente. Niego con la cabeza. -Lo extraño. Cierro mis ojos ante las memorias presentes que creíhaber borrado. Escucha a Liam sentarse a mi lado, estirando las piernas. No hay nadie en la calle, a salvo de una figura solitaria caminando bajo un abrigo, al otro lado de la calle. Cuando abro mis ojos, Liam estámirando hacia abajo. ¿ Estállorando? O quizá s estátratando de no llorar. -Todos lo hacemos. -La cosa es que, nunca antes lo habí a extrañado hasta ahora – sacudo mi cabeza -. No lo sé , pero te juro que no lo hací a. Liam no me responde, solo me abraza. Finalmente se encoje de hombros. -Solo falta una cinta y hay un parque a unas cuadras, ¿ quieres ir allá? -Cualquier lugar es bueno, supongo. Caminamos media cuadra antes de que una voz femenina nos detenga. -¡ Liam! ¡ Louis! ¡ Louis, Liam, hey, paren!

Ambos nos congelamos, volteá ndonos para ver a Gemma Styles corriendo hacia nosotros. -Hola, Gemma- dice Liam cauteloso. Él intercambia miradas conmigo- no sabemos quéquiere. Ninguno de los de la familia de Harry ha hablado con nosotros desde la muerte de Harry.

-Oh, gracias a Dios los encontré ,¡ he estado recorriendo todo Londres para encontrarlos! –dice sin aliento -. Okay, necesito cafeí na para lidiar con esto. Vamos, marchando, hay un Starbucks a dos cuadras de aquí . El paseo es tranquilo y energé tico, Gemma tatarea desafinada. -Harry era muy complejo- dice luego de un rato, ordenando un cafégrande fuerte, el mismo que siempre elegí a Harry -. ¿ Quieren algo? Ambos sacudimos nuestras cabezas, ella se encoge de hombros y lleva su bolso a su hombro. Un minuto despué s ella recibe su café . -¿ Donde estaba? Oh, cierto. Harry era infinitamente complejo. Habí an muchas cosas que nadie sabí a de é l. Toma un gran sorbo de tu café , suspirando felizmente. -Dios, amo la cafeí na. En fin, Harry tení a problemas y no sabia como lidiar con ellos. Entonces hací a lo que podí a –toma otro sorbo de café-. Y luego mandóesas cintas. Yo tengo el otro set, siendo honestos. No sépor que me eligióa mi., pero lo hizo. Quizás pensóque lo iba a ayudar porque soy su hermana -ella sonrí e con ironí a-, perdón, estoy divagando. Suele pasarme cuando estoy cansada. Sus ojos son el mismo color verde que los de Harry, pero los de ella parecen más frescos. Y sorprendentemente, no parecía triste, solo un poco cansada. En todo caso, los Style’s eran buenos bajo presión, hasta que explotaban. -Estábien –dice Liam-. No estámal irse por las ramas. -No, si lo está . No importa, vamos –dice Gemma acomodando su bolso y botando el vaso de caféen el basurero -. Tengo algo que mostrarles. Miro hacia el walkman- solo me falta una cinta, la número trece- y la sigo, Liam inmediatamente se pone a su lado. -Como dije, Harry era infinitamente complejo. Si é l creí a que algo estaba bien, estaba bien. Pero si algo andaba mal, é l no se darí a cuenta hasta que alguien se lo demostrara. Todos sabí amos que Harry tení a depresión- es algo gené tico, yo tambié n la tengo- pero é l brillaba tanto cuando estaba con ustedes cuatro que asumimos que estaba tomándose su medicina y sintié ndose mejor. Especialmente a tu lado, Louis –ella agrega -. Él te adoraba, porque nunca

te importo ni una mierda su reputación. Todos se dejaron llevar por ella, pero túsimplemente te quedaste a su lado. Todos está bamos muy emocionados cuando supimos que se iba a mudar contigo, porque sabí amos que eras una buena influencia, y estarí as a su lado 24/7. Lo siguiente, fue una llamada desde el hospital. Gemma camina más rá pido. -Y Harry habí a muerto –digo, tratando de mantener el ritmo. Liam se apresura un poco más -. ¿ Quétiene todo esto que ver? -Bueno –dice Gemma -. Todo. Ella voltea hacia un edificio y abre una puerta. Ella nos conduce a travé s de muchos laberintos y finalmente se detiene ante una puerta de madera. -Muchas cosas, de hecho, pero para principiantes… -ella abre la puerta lentamente -. Harry no estámuerto.

Cinta 13 Me congelo ante esa cara familiar, los rulos derramados sobre la almohada blanca. Detrá s de mi, Liam se ahoga con su propio aire. -Dios mio. Es Harry, de verdad es Harry. Pero estáquieto, inmóvil, salvo por cada vez que levanta su pecho, que significa que estárespirando. Su pelo estámas largo, los rulos se formaron, y su rostro esta ligeramente afeitada. Habrí a pensado que estaba dormido si no hubiese sabido que Harry se mueve mucho al dormir. Tiene una jeringa en el brazo y la habitación estállena del zumbido de las maquinas y el sonido del monitor de su corazón. Junto a su cama, su madre duerme en un sillón, con la cabeza inclinada hacia atrá s. A diferencia de Harry, su pierna de mueve de vez en cuando. -Hizo lo posible pero túlo encontraste a tiempo. El problema es que no ha despertado, y han pasado tres semanas. -¿ Pero por quéle hicieron creer a todos que estaba muerto? – pregunto, tratando de entender toda la situación. -No lo hicimos – Gemma se acomoda en la silla junto a su madre -. No intencionalmente. Una cadena de situaciones públicas que hicieron creer a todo el mundo que Harry estaba muerto – se quita su bufanda, y por primera vez, noto lo cansada que luce -. Esto es lo que de verdad pasó: Harry tuvo una sobredosis y se desmayósegundos antes de que túentraras por la puerta. Lo encontraste y, por suerte, Harry llegóa tiempo a la clí nica para que le vací en el estómago. Solo que no ha despertado. Pero unos reporteros vieron la ambulancia y supieron de la sobredosis de Harry. Sobredosis má s ambulancia más Harry sin salir del hospital más gente hablando significa que algunos medios crean la hipótesis de que Harry estámuerto. Y despué s ustedes aparecen en conferencias de prensa, tristes y sin Harry. Y luego dicen que son un cuarteto y boom, todos creen que la hipótesis en cierta y que Harry esta muerto. -¿ Y por quéno dijeron que se habí an equivocado? – Liam pregunta, mientras yo tomo la mano de Harry y la acaricio con mi pulgar. -No sabí amos. Mama y yo estuvimos en el retiro hasta el jueves pasado. No esta semana, la semana pasada. Perdón. Um… pero hemos estado aquí desde eso, trabajando con los doctores por las diferentes opciones, etc.- se trata de un tratamiento largo para pacientes con coma –

explica con retraso -. Usamos la puerta trasera. En fin, estábamos llenas de papeleo y diferentes doctores y transferencias de lugares y luego contactar a la familia y decirles el estado de Harry. Y luego cuando finalmente vuelvo a casa a buscar ropa limpia- lo que estaba en nuestras maletas se ensucio- habí a pasado una semana y alguien me abrazo y me dio sus condolencias por mi hermano muerto. Lleguéa casa y las cintas de Harry me estaban esperando, asíque las escuché , que me llevo como ocho horas. Revisélas revistas y contesté algunos emails y tratéde calmar el drama, peor no podí a contactarme con Simon y no iba a publicar nada en Twitter hasta saber con seguridad que estaba pasando. -Y entonces cuando decidíbuscar a las personas de las cintas- obviamente no pude encontrar a Jenna o a Bridget, Niall no contestaba su telé fono, pero sípude contactarme con Caroline, por medio de Hannah Asher, quien me dijo que ya habí a mandado las cintas. Estaba realmente avergonzada. Y esta es la cosa, mi set de cintas tení a solo doce cintas, doce historias. Las grabódos veces, por eso no estas en mi set de cintas, Louis. Se salta desde Caroline hasta Simon- asíque estaba tratando de contactarme con Simon cuando Niall llegóy me dijo que Liam estaba contigo y las cintas. No se me habí a ocurrido que las cintas podí an ser diferentes hasta que Niall me dijo. Gemma suspira y se inclina hacia adelante. -Ademá s, estála posibilidad de que Harry no sobreviva. Han sido tres semanas, y los doctores dicen que si no se despierta dentro de las dos siguientes, tendremos que desconectarlo. Cuando estas en un coma como ese, tienes que querer despertar para hacerlo. Y dadas las circunstancias… -Probablemente no quiere despertar – Liam termina -. ¿ Quévan a hacer? -Bueno, hay muchas cosas que podemos hacer. Podemos decirle a la gente que Harry esta vivo pero que puede no despertar, o esperar hasta que despierte, o no, para dar noticias. Pero no debemos preocuparnos de eso ahora, sino de las cintas. Louis, ¿ Quéopinas tú? -¿ Qué ?¿ Por quéyo? Gemma me mira. -La pelota estáen tu cancha, Louis. De todos los que estamos aquí , túeres el más importante para é l. Túeres el que má s se preocupópor é l. -¿ A que te refieres con eso?

-Digo… que tú puedes decidir si quieres terminar con las cintas ahora. No tienen por qué seguir. -Aun no las termino. Gemma se sonroja. -Oh, ¿ Cuá ntas te faltan? -Acabo de terminar la mí a, me falta una. Ella suspira. -Debes escucharla, entonces, antes de tomar cualquier decisión – ella voltea hacia Liam -. Li, ¿ Cómo lo está n llevando los demás? Liam le empieza a hablar en voz baja mientras me pongo los audí fonos y cambio la cinta. Mi… último… intento. Estásusurrando. La grabadora esta cerca de sus labios y puedo escucharlo respirar cada vez que dice una palabra. Vuelvo mi vista hacia la cama y los pulmones de Harry suben y bajan. Le darésolo una oportunidad a mi vida. Y esta vez, conseguiréayuda. Pediréayuda porque no puedo hacer esto solo. Ya lo he intentado. No estabas solo, Harry, podí as haber hablado con cualquiera de nosotros. Cualquiera. Te habrí amos escuchado. Te habrí aescuchado. Si cualquiera tiene el poder de ayudarme, es é l. Pero si é l falla, todo se termina. Yo me termino. Si é l lo logra, buscaréayuda de verdad. Pero obviamente, si estas escuchando las cintas, significa que é l me falló. Su secretaria me dio una hora, y tengo diez minutos. Diez minutos en los que é l puede decidir el rumbo de mi vida. Solo hay una persona entre tú, y esta colección de cintas: Simon Cowell. Oh Dios. No puede saber. Simon no puede ser el responsable de todo esto. Tí o Simon, veamos si puedes hacer esto.

Se escucha el sonido de un cierre y ropa movié ndose. Luego el cierre de nuevo, más fuerte. Echóla grabadora a un lado- por como se escucha, un bolsillo. Se escuchan pasos, y una campana, luego cuatro golpes de puerta, antes de que se abra la puerta y Harry hable. Hola Tí o Simon, gracias por verme hoy. -No hay problema, Harry. Mi agenda esta prácticamente vací a y siempre tengo tiempo para mis niños. ¿ En que te puedo ayudar? Es solo que… No estoy muy seguro. Todo, tal vez. -‘Todo’ creo que nos llevarámás de diez minutos. Perdón. -No lo esté s. ¿ No hay algo más chico con lo que te puedo ayudar? Haz que te diga, Simon. Haz que te diga que es lo que esta mal. No te des por vencido, por favor. No estoy muy seguro. -Okay… empecemos por como te sientes. No siento nada. -¿ Disculpa? Empiezo a dibujar cí rculos con mi pulgar en la mano de Harry. Mientras tanto, la madre de Harry se esta despertando, parpadeando varias veces. Nada. No siento nada. Perdido, quizás. Vací o. No me importa nada. -¿ Sobre? Cuando me ve, posa su mano sobre su boca y empieza a rodear la cama para abrazarme. Cuando Gemma y Liam lo notan, se mueven para detenerla. Todo. Simplemente nada más me importa. Ni la música, ni mi familia, ni los chicos… nada.

-Eso no puede ser verdad. Debe haber algo que te importe. Túy Louis son muy cercanos, ¿ no? ¿ No te importa é l? Hay un silencio. Él es la excepción. Me sonrojo, aun que ya sepa como Harry se sentí a. Aun se siente irreal, escuchar estas palabras- las palabras de Harry- sin ver su boca moverse. Es, incluso, doloroso verlo recostado en la cama sin moverse que todas las historias que he escuchado. -¿ Lo ves? Si te importa algo. No tango como deberí a. -A nadie le importan las cosas tanto como deberí an. Es la culpa del mundo. Es su problema. ¡ Una risa! ¡ Simon consiguióuna risa de Harry! ¿ Quépasódurante toda la conversación que Harry decidiódarse por vencido? Supongo. Es solo que… estoy cansado todo el tiempo. -¿ Tu y los chicos están trabajando mucho? Séque su agenda estállena, pero estoy seguro de que podrí a dejarles algunos dí as libres para que se relajen. No, no es ese tipo de cansancio. -¿Entonces cual? No creo que te entienda… Yo tampoco. Cansado de vivir, creo. -Esto es muy serio, Harry. ¿ Estas seguro que eso es lo que piensas? Harry siempre piensa lo que dice, Simon, ¿ no lo has notado? Sabí a que era lo que estaba diciendo. Estoy seguro, eso es lo que pienso. -Analicemos esto, ¿ Cómo llegaste a esta conclusión?

¿ Llegamos? ¿ O llegué ? -Tu, supongo, ¿ Cómo fue que llegaste hasta este punto? Siempre me he sentido igual -¿ Siempre? Siempre. Cada vez sigue empeorando, además…. Nada, no importa. Si importa, Harry. Escucha a Simon. Un doctor entra a la habitación, Liam habla unos segundos con el hombre, y el doctor se acerca a míe inspecciona mi mano vendada. -No, ¿ Quées? Es estúpido, creo, pero… ¿sabes como son los rumores? Empiezan, y todo esta en calma, hasta que se salen de control. -Si… El doctor se va. Me inclino hacia adelante, cerrando los ojos. Bueno, gracias a un rumor- antes de The X Factor- cosas me pasa, y me siguen pasando. -¿ Quétipo de cosas? Bueno… como Caroline. Y mi pelea con Liam. -¿ Tuviste una pelea con Liam? La voz de Simon muestra real preocupación. Él aun pensaba que é ramos perfectos y que nunca nos pelearí amos. Pero esa es una de las caracterí sticas de Simon, é l ve lo que quiere ver- y solo vio a Harry como un talento, no como una persona. Hace tiempo, porque él pensó que llegué a casa muy tarde, pero… -Harry, por eso hay reglas.

Lo sé , pero-Y Liam solo busca lo mejor para ustedes, o trata. Si sé , pero-Y Harry, los rumores son inevitables. A todos les puede suceder. Y tienes suerte de tener fama, amigos y dinero, estoy seguro de que se te va a pasar y te sentirás bien en un par de dí as. Te haréuna hora aun sicólogo. Veremos cuando tenemos tiempo para solucionar esto. Me muerdo el labio de nuevo, esperando no explotar de nuevo.Gemma me hace un gesto para que me saque los audí fonos, ya que las lá grimas amenazan con salir, pero sacudo mi cabeza y sigo escuchando. ¿ Cómo pudo, el tí o Simon, ser tan estúpido?

Epilogo -Las voy a mandar – susurré-. Las cintas. Se las voy a mandar. Gemma asiente, suspirando. -Esta bien. Mamá ,¿ quépiensas? Los ojos de Anne Cox son frí o como el hielo. -Simon Cowell merece arder en el infierno por lo que le hizo a mi bebé . Liam se estremece y da un paso hacia atrá s. Su expresión se suaviza. -Ustedes no. Ustedes no sabían. Yo hablé con Simon en ‘The X Factor’ y el sabia que algo así podí a pasar. Y simplemente dejóque pasara. Liam asiente, aliviado. -Okay, pero en serio ¿ Simon sabí a? -Él sabía. También Paul, Asher, la mayoría de las personas de administración… de hecho, pensé que ustedes tambié n sabí an. -No sabí amos- digo, mientras Liam sacude su cabeza en señal de ‘no’ -. Pero ahora esta vivo ¿ no? ¿ si? -No sabemos si va a despertar – señala Gemma- . Sinceramente creo que llegamos al punto en el que lo único que podemos hacer es rezar. -A veces escuchar voces familiares sirve- añade Anne -. Pero no ha despertado con las nuestras. -¿ Le van a decir a Niall y Zayn? –me pregunto en voz alta. Anne simplemente encoge los hombros con cansancio. -Yo creo. Despué s de todo, ustedes eran sus mejores amigos. -¿ Quétal si me acompañan al departamento para ir a buscar la caja de las cintas y así , mandá rselas a Simon? Y de paso vamos a buscar a Niall y Zayn – Liam sugiere-. Si lo necesitas, puedes ir a mi departamento, a ducharte, comer, lo que sea.

Gemma suspira. -Eso serí a estupendo, gracias Li. ~*~ Me quedo dormido desde que Gemma se va con Liam, hasta las 4 am. Anne esta leyendo el periódico cuando me quedo dormido de nuevo. Niall me despierta tres horas despué s con sus grititos y con los ‘puta madre’ de Zayn. -¿ Cómo? – escucho a Niall -. ¿ Cómo es siquiera posible? Zayn, por su parte, se congela en la puerta. -Oh mi Dios. Liam rí e con cansancio. -Es exactamente la misma reacción que tuvimos hace unas horas. Por la mañana, Anne, Louis, Gemma. Anne les explica lo mismo que Gemma nos explico a nosotros, claro que su versión tiene mas contenido medico y menos explicación sobre las cintas. Cuando termina, la cara de Niall se ilumina. -Entonces… ¿va a despertar? -Es posible, no probable. Liam me ayuda a empacar las cintas y el walkman dentro de la caja de zapatos, luego lo envuelve en un papel marrón. Él escribe una dirección que no reconozco en la parte de arriba. -Es su dirección personal – me explica- . Para que no lo bombardeen con audiciones o esas cosas. Él va a abrir este paquete, te lo aseguro. Además, dejéuna nota adentro. -¿ Cómo te sabes esa dirección? – pregunta Zayn. Liam se encoge de hombros. Tomo el paquete y me voy. Gemma me dijo que el buzón de correos más cercano estaba a dos cuadras.

El buzón es metá lico y rojo. Suena cuando lo abro, dudando Me detuve de frente al buzón y volvía ver el paquete. Lo tuve durante 18 horas y cambio mi vida. Pero ahora el paquete no es igual que antes, hace 18 horas. Ahora tiene otro nombre escrito- un nombre falso que harállegar el paquete a una persona real. Y esa persona muy real, estaráapunto de tener su mundo pies arriba, como la mí a. Metíel paquete en el buzón. No hay nada má s que hacer que seguir adelante. ~*~ Y sucede, finalmente, cuatro dí as despué s. Habí amos creado turnos, para que Harry nunca estuviese solo. Niall y Liam están lidiando con la prensa y administración (chicas, por si no lo habí an notado, administración es la traducción de management), Gemma esta en mi departamento, durmiendo; Zayn esta en su casa, durmiendo tambié n. Y Harry esta con nosotros, Anne y yo, esperando un milagro. Han sido cuatro dí as llenos de expectaciones, monotoní a y aburrimiento. Sin embargo, no hemos perdido la fe- fe es lo único que tenemos. Medicamente, los doctores dicen que ya deberí a haber despertado. Lo único que esta mal, es que aun no despierta. Harry suspira y se acomoda. Inmediatamente, Anne apretar el botón de emergencia- Dr. Frederick, el medico en guardia, se apresura en chequear los signos vitales de Harry. Me meto en el pasillo, dejando a Anne junto a Harry. Primero llamo a Gemma- ella contesta el telé fono somnolienta pero se despierta inmediatamente cuando menciono que Harry se movió. Las siguientes llamadas que hago son para Zayn (no contesta, quizás estédurmiendo), la otra para Niall (quien llama a Liam) y mi mama, quien ha estado al tanto sobre toda esta situación. Todos me aseguran que llegaran lo más pronto posible. Me ofrezco a quedarme en el pasillo, pero Anne insiste que entre a la habitación con ella.

La respiración de Harry se agita justo cuando Gemma entra a la habitación, despeinada, usando uno de los polerones viejos de Harry y un par de pantalones de pijama. Los cuatro aguantamos la respiración mientras el rostro de Harry y su expresión, cambian y entoncesSolo veo el verde en sus ojos.

Harry’s Coda The worst things in life come free to us Harry salióde la habitación y caminópor el pasillo, entrando al baño. Mirándose en el espejo, apneas se reconociócon los cí rculos negros bajo los ojos enrojecidos por el llanto y el pelo mas cortó. Su último recurso habí a fallado, a nadie le importaba salvarlo. Tomósu bolsito, en el que guardaba en cepillo y la pasta de dientes y sacóla delgada hoja de afeitar que guardaba en el fondo, y accidentalmente se cortólos dedos con ello. Automáticamente, se llevo el dedo a los labios y chupóla sangre, haciendo una mueca por el sabor metálico, ya familiar. Normalmente, é l no harí a esto tan a la ligera, pero no habí a nadie en casa y nadie iba a estarlo en algunas horas. Y ademá s, esta era su última noche. Tení a permitido algunos errores. Harry entróa la ducha, con la ropa puesta. No era como si le importara, y además, no querí a ver las pequeñas cicatrices rosadas en su antebrazo, muslos y caderas.

El agua estaba hirviendo, peor é l solo inclinóla cabeza hacia el chorro y, finalmente, empezóa sentirse limpio, como si capas de su piel se estuviesen saliendo, revelá ndose en el interior. Cuando no pudo soportar má s el calor, se dejo deslizar por la pared y tomóla hoja de afeitar, que habí a dejado al lado de la bañera. Él remangóla manga de su camiseta y presionóla navaja hacia abajo, moviendo su muñeca, para que la navaja pudiese cortar su piel. Una fina lí nea de rojo oscuro, para ser acompañada por otra, y otra, hasta que una docena de nuevas marcas se imprimí an en su piel. El agua se acercóa la piel de Harry, hirviendo contra su piel y el pegajoso liquido rojo que era la sangre de Harry. El reloj sonó, eran las diez. Tení a que empezar a moverse o Louis llegarí a a casa. Él se tiróla manga hacia abajo. Oscuras lí neas rojas mancharon la tela gris, pero no le importó. Se obligóa ponerse de pie. Cuando apagóel agua, se sintiófrí o y solo.

Caminando con dificultad por el pasillo hasta llegar a la habitación, sacóla bolsa de farmacia, en donde habí a estado guardando dos botellas para dormir. Luego suena el telé fono- eso no era parte del plan. Vacilante, lo recogió. -¿ Hola? -¡ Harry! Es mamá . Louis llamóy dijo que te estaba sintiendo mal. -Una pequeña fiebre, mamá , estarémejor mañana. El volvióla mirada ausente hacia las pastillas mientras su madre hablaba, recordándole tomar lí quidos, y luego le dijo como estaba su hermana. Finalmente suspiró. -Me gustarí a no vivir tan lejos, cariño. Te dejarédormir ahora. Mejórate ¿ bien? Harry mirócon culpabilidad a las pastillas. -Si, mamá– hizo una pausa -. Te amo. -Yo tambié n te amo, Harry. Duerme bien. -Lo haré . Harry colgócon cuidado el telé fono y suspiró, mirando su sangrienta manga. Ella no tení a idea. Él camino de vuelta al baño, parando en la cocina y casódos botellas de agua. Se sentócon las piernas cruzadas en el piso del baño, apoyado en la taza del baño. Las pastillas para dormir no lo iban a matar, pero una vez mescladas con antidepresivos, serí an letales. Sacudióun poco la botellita y depositólas pastillas en su palma y las estudió. Eran chicas, blancas, redondas. Sus antidepresivos eran delgados, ovalados y de color naranja. Mesclados entre si, llenaban la palma de la mano de Harry. Cuando se las puso en la boca, tení an un sabor amargo, pero luego tomóunos sorbos de agua para bajarlas. Le rascaron la garganta mientras bajaban, asíque decidiótomárselas de a porciones pequeñas. Harry repitióel proceso con las pastillas para dormir hasta que se terminaron y prosiguiócon los antidepresivos. Probablemente se estaba metiendo muchas a la boca, pero querí a asegurarse. No querí a volver a despertar.

El mundo se veí a confuso y difuso por los bordes. Vagamente, en el fondo de su conciencia, escuchóla puerta del departamento abrirse y alguien encendiendo la televisión. Entróen pá nico, pero los sedantes estaban tomando parte de su cuerpo ya y sus ojos se cerraron. El negro era fresco y acogedor, pero aun no habí a muerto. Dé bilmente, escucho un grito y el goteo del fregadero, y luego la voz de Louis. -¡ No, por favor, no, Harry! ¡ NO! Harry sintióque sus labios estaban empezando a formar palabras. -Te amo –dijo Harry, pero luego se sintiómuy, muy cansado. Cayóen el negro con mucho gusto.

Louis’ POV Louis llegóal departamento un poco atontado. No habí a tomado mucho, solo un poco para socializar, porque estaba preocupado por Harry. El más pequeño de la banda no estaba siendo el mismo de antes, y esa noche, habí a rechazado una ida a una fiesta. Las luces estaban apagadas pero la televisión estaba encendida, sin sonido. Se dejócaer en el sofá , subié ndole un poco el volumen, pero mantenié ndolo bajo de todos modos, para no despertar a Harry, quien, Louis supuso, estaba durmiendo. Harry habí a dicho que se habí a sentido enfermo últimamente. Louis escuchóun golpe desde el pasillo, seguido de un dé bil gemido. Se levantóy fue a investigar. Tocóla puerta del baño primero. -¿ Harry, estas bien? No hubo respuesta, asíque dio un paso hacia atrá s, frunciendo el ceño. Louis volteo y se dirigió a la pieza de Harry, la cual estaba tres puertas más alláen el pasillo. Lo que llamósu atención fue que la cama estaba bien hecha, y la caja de zapatos que estaba sobre ella, al lado de un celular parpadeante. Tomóla caja de zapatos entre sus manos, pasando a llevar la tapa. Se quedósin aliento al ver la pila de cartas con nombres escritos en ellas. Llevósu atención al telé fono y el lí quido rojo que cubrí a el teclado de esta. ¿ Era eso… sangre? Louis volteo y corrióhacia el baño, tratando de mantener la compostura. Se preparóa si mismo, esperando y rezando para no ver lo que é l creí a que iba a ver. La puerta se abrió, revelando a un Harry con una camisa manchada con sangre, empapado y acurrucado en el suelo. Tres frascos de pastillas yací an abandonados junto a é l. Louis gritó, cayendo de rodillas. Su entrenamiento en RCP del colegio se hizo presente y levantóla muneca de Harry, buscando el pulso. Era dé bil el inestable, pero estaba allí . Agarrólos hombros de Harry, sacudié ndolo ligeramente.

-No, por favor no ¡ Harry! Los labios de Harry se movieron si hacer ningún sonido antes de que su cabeza cayera en el piso por completo. Louis buscósu telé fono en su bolsillo trasero, sin darle importancia a la sangre entre sus dedos. No se habí a dado cuneta de que estaba histé rico hasta que el operador de emergencias le dijo que se calmara. Respiróvarias veces y contestólas preguntas lo más rápido posible- breves sollozos se escapaban mientras hablaba. Una vez que los paramé dicos llegaron, se llevaron a Harry. Louis llamóa Niall y a Liam. Fueron las dos llamadas má s difí ciles en su vida, intentando explicar lo que habí a pasado. Liam llego y ayudóa Louis a subirse al auto. Liam lo llevóal hospital, mientras Louis intentaba, sin é xito, contactarse e con la mama de Louis. Al llegar, Louis se bajócorriendo y fue donde la secretaria. -Estoy aquípor Harry Styles – dijo sin aliento -. Llegóaquícomo hace media hora. Soy Louis Tomlinson, debo aparecer en su lista de contactos de emergencia. Louis llegócorriendo mientras la secretaria buscaba el nombre de Harry. -Lo siento, pero usted ya no estáen la lista de contactos de emergencia del señor Styles. Liam fruncióel ceño. -Pruebe conmigo. Liam Payne. La enfermera sacudióla cabeza. -Los contactos de emergencia del señor Styles son Gemma Styles y Anne Cox. -Su mamáy su hermana – Liam explicó-. Pero ellas no están por toda la semana, no hay forma de contactarlas. La enfermera se encogióde hombros. -Lo siento, no hay nada que yo pueda hacer.

Liam, con cuidado, llevóa Louis, quien estaba gritando, hacia unas sillas y empezóa hacer llamados telefónicos. Tres horas despué s, los echaron del hospital. Una enfermera un poco más simpá tica le dijo a Louis que le avisarí a si algo pasaba antes de empujar a los dos chicos fuera de la habitación. Liam condujo hacia la oficina de Simon. Niall y Zayn ya se encontraban dentro. Los cuatro jóvenes se quedaron en silencio, observá ndose entre ellos. Los ojos de Niall estaban rojos y brillantes, los de Zayn estaban escondidos tras unos lentes de sol, los de Louis estaban inmersos en pena y los de Liam se veí an muy, muy viejos. -¿ Quévamos a hacer? – pregunto Niall rompiendo el hielo. -Lo mejor que podemos hacer – dijo Liam -. Rezar.

View more...

Comments

Copyright ©2017 KUPDF Inc.